Está en la página 1de 4

Interpretación social de masculinidad y feminidad.

El proceso mediante el cual las personas definen su condición de hombres o mujeres, y


determinan los comportamientos propios de su sexualidad es muy complejo. En este
proceso se conjugan aspectos biológicos, sociales, psicológicos y afectivos que dan origen a
la identidad sexual de cada persona.

La identidad sexual forma parte de la identidad total de las personas, la cual posibilita el
reconocimiento, la aceptación y el desenvolvimiento como seres con una dimensión sexual
definida.

La masculinidad y la feminidad se empiezan a desarrollar desde el momento en que


nacemos, se adoptan comportamientos establecidos por la sociedad. La masculinidad y la
feminidad empiezan con la identidad de género que es la convicción de pertenecer a un
determinado sexo y es seguido por el rol de género que es el que nos da la pauta de cómo
actuar y como tomar nuestro rol según lo que la sociedad nos impone. La masculinidad y la
feminidad también hacen referencia a nuestra orientación sexual, que puede ser
heterosexualidad, homosexualidad o bisexual, ya que a la hora de la elección de pareja
entra en juego nuestro rol de género, es decir la posición que vamos a asumir en la
relación.
La masculinidad y la feminidad como tiene que ver con lo que es aceptable por la sociedad
ha creado estereotipos y construcciones sociales, como que a los niños desde chiquitos se
les enseña a jugar al aire libre para ganar fuerza y a las niñas se les enseña a ser sumisas.
En conclusión la masculinidad y la feminidad no son más que construcciones sociales que
solo limitan la libertad de las personas para realizar ciertos tipos de cosas como que los
hombres no lloran, interfiriendo así nuestro desarrollo, sin embargo todos nosotros
podemos tener en claro cuál es nuestra identidad de género sin formar parte de estos
estereotipos

¿Cómo se desarrolla la identidad sexual?


La identidad sexual está constituida por tres componentes:

Identidad de género: es la convicción íntima y profunda de pertenecer a uno y otro sexo. Se


forma entre los 3 ó 4 años de edad y es muy importante porque determina la socialización
del rol de género o rol sexual.

La construcción social de la masculinidad


y feminidad en cuanto a la identidad de
género es el proceso mediante el cual una
persona se define referente a su sexo
cuando decide como actuar, como vestir,
como desarrollarse como persona en la
sociedad.
Rol de género: es la manera particular en que una persona construye, interpreta y expresa su
masculinidad o feminidad, de acuerdo con las reglas establecidas por la sociedad o
cualquier otro grupo.

Orientación sexual: se refiere a las preferencias sexuales en la elección de pareja. Gustos y


elecciones por personas de distinto sexo. Al no tener bien establecido su identidad acerca
de su sexualidad puede llegar a verse afectada al elegir como pareja a personas de distinto
sexo, o en otros casos toma interés por ambos sexos. Por eso es muy importante y necesario
tener en claro el tipo de sexualidad y lo que ello contribuye a escoger a la persona del sexo
correcto.

A SOCIALIZACIÓN Y LA DEFINICIÓN DEL ROL DE GÉNERO

El aprendizaje de los roles de género empieza inmediatamente después del nacimiento.


Inicia con el trato, los juegos y los límites diferenciados que rigen a niños y niñas.
Muchas personas
opinan que los
roles sexuales
tradicionales son
inadecuados. Sin
embargo, todos los
seres humanos,
tanto hombres
como mujeres,
necesitamos ser
dependientes y
asertivos para
desarrollar una
elevada autoestima
y alcanzar el éxito.

LA ORIENTACIÓN SEXUAL.
La orientación sexual es el grado de atracción que siente hacia los miembros del género
opuesto, del mismo género o de ambos géneros para la elección de pareja. Está relacionada
con el comportamiento sexual y con la manera de establecer las relaciones sentimentales.

Los hombres y las mujeres hoy en día la identidad la formamos por parte de la construcción
social lo cual hace, que no tengamos nuestra identidad propia algo que nos pertenezca sino
que se basa en puro prejuicio y estereotipo, como los comunes de colores o patrones. De
comportamiento.
Lo cual hace que se repriman ciertos sentimientos o pensamientos de cada individuo y no
se puedan manifestar debido a lo misma construcción social que hasta crea tabús
innecesarios.

La masculinidad y la feminidad son construcciones sociales porque han sido conceptos


creados por la sociedad y porque ha evolucionado con el tiempo, por lo tanto la feminidad y
la masculinidad ha evolucionado a través del tiempo, al igual que han cambiado entre cada
cultura.

La masculinidad en la mayoría de culturas y en casi toda la historia ha predominado sobre


el femenino, e incluso en la actualidad, a los hombres se les educa de tal manera que
predominen sobre las mujeres y a las mujeres a tomar una actitud sumisa y a que tengan
menos aspiraciones que los hombres, a parte de esas pocas aspiraciones que sufren las
mujeres, existe la discriminación laboral pues teniendo las mismas capacidades y
desempeñando los mismos trabajos, los hombres obtienen una mayor remuneración que las
mujeres, al igual que las empresas prefieren contratar a hombres. De igual manera las
mujeres sufren exclusión en otras áreas como la política donde a pesar de que en algunos
países son la mayoría de la población, estas están menos representadas políticamente.
Estos casos de discriminación se dan a causa de la construcción social de la masculinidad y
de la feminidad, por lo que se dan con mayor frecuencia e intensidad dependiendo del
entorno social.
Acerca de la masculinidad y feminidad autentica, en necesario que tanto los hombres y las
mujeres mejoren su comunicación, comprensión y tolerancia por las diferencias de
opiniones y puntos de vista que tengan ambos, para poder convivir en una mejor sociedad
donde ninguno de los dos géneros se situé por encima de otro.