Está en la página 1de 12

INGENIERÍA INDUSTRIAL

CULTURA E IDENTIDAD NACIONAL

Investigación No. 2

ANÁLISIS DE LA REALIDAD NACIONAL


ALUMNOS:

AGUILAR LEDESMA MARCO ANTONIO

BAUTISTA JÍMENEZ ALAN ROBERTO

ESPARZA MADRID PAMELA ARIADNA

LÓPEZ ZARAGOZA PAULINA ALEJANDRA

MARTÍNEZ NEGRETE KAREN PAOLA

VÁZQUEZ MOSQUEDA MOISÉS

SEMESTRE:

ENERO-JUNIO 2017

DOCENTE:

GOROSITO PÉREZ WASHINGTON DANIEL

IRAPUATO, GTO. 30/01/2017


INTRODUCCIÓN

Sabemos que en México, se goza de una gran historia. Es un país lleno de diferentes
culturas y tradiciones. Pocas personas saben realmente cuáles son sus raíces, o cuál es su
identidad. Muchos han conocido escasas cosas de México, por falta, tal vez, de interés.

Sus costumbres, gastronomía, arquitectura, hasta su arte, llevan marcada una línea de
tiempo. Nada está hecho o escrito de la misma forma. Y es necesario saberlo. Pero ¿Dónde
está toda la información?... Si tan solo, los mismos mexicanos, abriéramos nuestros “ojos”,
nos daríamos cuenta que, las personas marginadas, señaladas y denigradas, son la ventana de
nuestra historia. Los indígenas.

Y es que, existen trabajos de investigación de campo que, señalan que la educación


indígena siempre se ha referido a aquello que se considera que los indígenas deben saber, y
no a la instrucción o enseñanza que ellos mismos imparten o impartieron, hablar de educación
indígena supone una apreciación externa de sus culturas. La educación dirigida a estas
poblaciones es ajena a sus necesidades e intereses, no considera los conocimientos que
poseen en esta investigación consideramos que la educación dirigida al indígena, debe ser
planteada “desde” ellos, reconociendo su cultura, sus formas de construir conocimiento, y
expandir o difundir, la verdadera historia.

Somos mestizos, y debemos apreciar nuestra cultura sin denigrar a otras personas.
Esta investigación, permite analizar, 3 temas, que enriquecerán a cada uno de los integrantes
para la exposición de ideales, críticos y razonables.

“Cualquier destino, por largo y complicado que sea, consta en realidad de un solo
momento: el momento en que el hombre sabe para siempre quién es.”

Jorge Luis Borges.


CULTURA E IDENTIDAD MEXICANA

Los elementos de identidad de los mexicanos son múltiples y abarcan un sinnúmero


de valores tangibles e intangibles: costumbres, gastronomía, relaciones familiares,
manifestaciones artísticas, para sólo mencionar unos cuantos aspectos.

En gran número de países del mundo la cultura y la identidad de los mexicanos es


reconocida por su originalidad. Se forjó esta originalidad en el crisol de las altas culturas
mesoamericanas y en el diálogo con una gran diversidad de culturas del mundo. Lo que marca
en especial la cultura de México es que, a lo largo del siglo XX, la mexicanidad, como
voluntad colectiva nacional, forma parte dela combinatoria tanto del nacionalismo como del
cosmopolitismo de diversas fuentes políticas. Se basa esta mexicanidad, tanto en la fuerza de
compartir una historia que nos hiere, como en el deseo de comunicar e intercambiar
diversidades, lo que explica la gran creatividad cultural de los mexicanos. Se ha comentado
esta creatividad, tanto en México como entre los mexicanos que salen a vivir al extranjero.
Lo expresa con acierto el poeta Michael Schmidt, mexicano galardonado con la Orden del
Imperio Británico, al decir que “…esa pluralidad internalizada es nuestro privilegio porque,
ahí donde estemos, también estaremos en otro lugar; al mismo tiempo, es, quizá, nuestro mal,
porque nos es difícil habitar por completo el momento”. Recordemos que México es el cuarto
país del mundo en biodiversidad y, no por coincidencia, es también uno delos diez primeros
en densidad cultural. Hasta hace diez años, era también uno delos diez principales en la
producción de artesanías y en innovaciones museológicas y culturales. Por su peculiar
situación geográfica, México es una nación mega cultural que recibió la llegada de una gran
diversidad de culturas de todos los puntos cardinales: del este de Asia, del oeste de Europa y
del suroeste de África, por no mencionar las expediciones míticas mediterráneas, atlánticas
y de Polinesia. Se reconocen estas migraciones en la riqueza del legado paleontológico,
arqueológico e histórico de México, en el número de lenguas y culturas originarias
mesoamericanas. La riqueza siguió floreciendo con las creaciones culturales posteriores al
encuentro con los europeos, que incluyen culturas mestizas que se desbordan en música,
danza, artesanías, patrimonio cultural de todo tipo y que han nutrido un arte de fama mundial.

Hoy en día, sin embargo, el crecimiento exponencial de las telecomunicaciones, los


audiovisuales e Internet, características dela nueva globalidad, están creando nuevas
homogeneización esculturales y, al mismo tiempo, nuevas diversidades. Como reacción ha
surgido con gran fuerza una voluntad de recrear la identidad y en México, como en otros
países, se hace evidente una gran efervescencia en la creación de nuevos códigos identitarios,
sobre todo entre los jóvenes, digamos, con el rock en náhuatl y la renovación del huapango
en el ir y venir de Veracruz a Los Ángeles. Vale mencionar también, en el arte pos objetual,
el performance y el videoarte.

Los mexicanos toman nuevas posiciones en el marco dela pantalla comunicacional


global y se vuelven hacia lo que más comparten: la cultura, ya que ella hace visibles, tangibles
e intangibles, sus memorias, sus deseos y sus búsquedas de futuro. Sólo que ahora están
cambiando a tal velocidad los soportes tecnológicos para la comunicación que cabe
preguntar: ¿cómo se va a recrear, reinventar y difundirla cultura y la identidad delos
mexicanos a través de los mini mensajes de los celulares, el infinito delas redes sociales como
el Facebook, los chispazos del Twitter y el mundo por descubrir del multimedia? ¿Cómo
seguirá conviviendo esta nueva vibración tecno virtual con el mundo clásico delos libros, las
conversaciones largas, las tertulias que situaban a cada quien en cada lugar, las fiestas
coloridas y el abrazo de las amistades y parientes?

No hay duda de que los avances actuales en teorías llevan a una nueva definición de
la cultura que la sitúa en el corazón de la relación entre las sociedades, las divisiones políticas
—naciones, etnias, religiones y sectas— y los ecosistemas. Por eso hoy es vital afirmar que
la cultura no está conformada por objetos, sino por formas de relación en las que interviene
la libre decisión de las personas de asumir, portar y practicar un comportamiento cultural. Si
no se considera la cultura como este acto delibre decisión, se niega el derecho delas personas
de cambiar las vetas de su propia cultura a través dela originalidad y la creatividad. Sin
embargo, esas vetas tienen siempre un designio político, entendido éste como la conciencia
de saber que se necesitan alianzas y lealtades para asegurarla sobrevivencia de todos. Ésta es
hoy la frontera extrema que impone el planeta, a partir dela cual hay que hacer un camino de
regreso para recrear la política y la cultura. Es decir, la relación con los demás y con nosotros
mismos. Sin embargo, la cultura puede ser utilizada para unir, pero también para dividir. En
la última década se ha utilizado también para crear barreras insalvables cuando no se razona
en torno a una creencia, cuando se clava como dogma para exigir que todos los demás se
ciñan a ella. Es lo que practican los fundamentalistas, como los islamistas, incapaces de
negociar y capaces de destruir con tal de imponer su dogma. El resultado es siempre el
mismo: el conflicto y el ansia de destruir a quien piensa de diferente forma. En México, a lo
largo del siglo XX se fortaleció una cultura de libertad que permitió la convivencia de
ideologías y doctrinas de gran diversidad. Hoy amenaza esa cultura el regreso, en gran
medida soterrado, de acciones para imponer un orden ultraconservador que, además, es ya
imposible en la etapa de evolución actual del mundo. Por añadidura, esas acciones acaban
por infringir la propia moral que quieren imponer y que terminan por abrir resquebrajaduras
morales que se han profundizado en México en los últimos años. En México en el momento
actual, después de un clamor ingenuo en el sentido de que todo se reinventaría, no se ha hecho
más que seguir con lo mismo, ahora disminuido, banalizando la memoria colectiva sobre el
pasado y negando los logros culturales realizados a lo largo del siglo XX. Al contrario, haber
seguido el paso adelantado de México en la cultura habría requerido centrar la atención en la
libertad cultural, en fortalecer la fuerte adhesión de los mexicanos a aquello que consideran
valioso en sus culturas y que quieran rehacer y proyectar, lo que implica haber valorado sus
códigos de respeto profundo por lo propio, por sus formas de relacionarse y por su patrimonio
cultural. Pero, sobre todo, haber impulsado políticas para hacer que el mercado asegurara las
condiciones de vida y de despliegue de sus habilidades para conservar esa intensa producción
imaginativa que creaba empleos y pequeñas empresas, nutría un imaginario colectivo y tejía
una gran capacidad de convivencia. Ello sólo se podría lograr situando a México otra vez en
los movimientos internacionales que mueven el mundo de la cultura.

Hoy ha resurgido el tema dela identidad. ¿Quiénes somos los mexicanos? Después de
hacer exactamente la misma pregunta desde la década delos años veinte, a lo largo del siglo
pasado se desarrollaron iniciativas culturales sumamente diversas pero que fueron
negociadas para forjar esa “pluralidad internalizada” dela que habla el poeta. Demuestra la
vigencia de aquella discusión este hecho: después de infinitas discusiones acerca de “¿quién
es un indio?” a fines de los cuarenta, Alfonso Caso respondió: “un indio es el que se siente
indio”. En una editorial del International Herald Tribune del 8 de agosto de 2011, un
editorialista comenta otros artículos que han discutido si ser judío es ser miembro de una
religión, una nacionalidad o un pueblo, y concluye que: “es judío el que se siente judío”. Lo
importante es rescatar la idea de que tantas iniciativas culturales, discusiones intelectuales,
aportaciones culturales, políticas incluso tecnológicas en México siguen siendo vigentes. Lo
que hay que combatir, con toda convicción, es la idea de que aquí nunca se ha hecho nada de
valor y por tanto, hay que importar todo.

Por definición, toda identidad es relacional y múltiple. Los mexicanos somos, al


mismo tiempo, oriundos de un pueblo, barrio o ciudad, portadores de una cultura étnica —
originaria maya o nahua, o de inmigración, afro y otras—o regional—oaxaqueña, jarocha,
tapatía, norteña, yucateca—, practicantes de una dirección, profesión, oficio o subempleo,
miembros de una feligresía religiosa, adherentes de grupos sociales diversos, y aficionados a
tales o cuales tipos de música, o deporte o lo que sea. Cada una de estas filiaciones y
adhesiones nos une a una gran variedad de grupos y entreteje nuestra identidad total. Hoy,
además, varias de estas pertenencias múltiples nos unen a grupos en otros lugares del mundo.
Así sucede con los mexicanos migrantes, artistas y viajantes de la cultura que viven en otros
países.

MÉXICO PAÍS PLURICULTURAL

Nuestro país se reconoce como una Nación pluricultural, sustentada originalmente en


sus pueblos indígenas, todavía no es un Estado-nación que promueva, de manera plena, y que
acepte, como parte de su condición, la diversidad y las muchas identidades que generan las
culturas indígenas que conviven en un territorio de cerca de dos millones de kilómetros
cuadrados.

La sociedad nacional no conoce cabalmente a sus diversos integrantes que hablan más
de 60 lenguas originarias. Muchos mexicanos piensan que su país tiene una historia única y
desconocen las otras historias que construyeron los pueblos indígenas a lo largo de más de
cinco siglos.

En la tierra mexicana se comparten diversos territorios, lenguas y culturas, historias


particulares, cuyos protagonistas no siempre son reconocidos pues han sido y son indígenas,
campesinos, líderes, intelectuales, gestores que han tratado de negociar como iguales con los
otros y los otros no los reconocen como iguales .
La pluralidad de la Nación la dan los pueblos indígenas, la diversidad también. Ellos
nunca han dejado este país. Sus patrimonios naturales, sus propiedades, sus conocimientos y
sabidurías, sus esfuerzos en el trabajo, el dinero que ganan, está a disposición de sus familias,
de sus comunidades, de México.

Reconocer que hoy tenemos más de 12 millones de personas que son indígenas
quienes poseen alrededor de la quinta parte del territorio nacional, que sus recursos naturales
son uno de los orgullos de México. Nos habla de su decisión de ser mexicanos y de
permanecer con sus propias identidades y culturas. Pero son mexicanos iguales, son
mexicanos kikapús, mayas, tzeltales, tzotziles, mixtecos; viven en pequeñas localidades y en
las ciudades. Están en casi toda la República, pero muchos no los ven.

Los pueblos indígenas han participado, de muy diferentes formas, en comunidades


políticas más amplias o en sectores de población que los han amparado como parte de un
cuerpo social mayor. Estas distintas maneras de participación han afectado, modificado y
adaptado sus propias concepciones culturales, sus usos y costumbres, sus formas de gobierno
y el tipo de relaciones que han establecido con la sociedad nacional.

Para lograr ser reconocidos, en ocasiones se ha recurrido a la violencia. Pero, la


mayoría de las veces el apego a la ley y el diálogo han sido los instrumentos de la lucha por
el acceso a espacios de poder en los estados y los municipios; o por la instauración de
autogobiernos basados en sus tradiciones políticas; o en su reconstrucción cultural; o en el
hecho de creer que esa forma es mejor que la que han vivido.

A lo largo de la historia han existido un sin fin de culturas y al relacionarse unas con
otras, han surgido avances culturales, cambios políticos o sociales, conflictos y guerras por
territorios y diferencias. México no queda exento de complicaciones de este tipo, pues siendo
un país que alberga múltiples culturas indígenas, tiene que lidiar también con los conflictos
que surgen entre ellas.

Al existir una pluralidad dentro del país, debiera venir con ella un reconocimiento del
otro a partir de la diferencia, evitando todo acto discriminatorio, corrigiendo así las
desigualdades, ya sean sociales, económicas o culturales.
El pluralismo en México se ve enfocado al marco político en primera instancia. Se
habla de reformas, leyes y artículos que estipulan un carácter plural para con las culturas
indígenas del país. El gobierno forma una parte esencial en la construcción de la sociedad
pluralista a la que se desea llegar, de éste depende también que las visiones pluralistas no se
queden en una mera utopía, sino que se logre formar una sociedad con valores y con la
capacidad de alcanzar el diálogo intercultural.

MÉXICO PAÍS MESTIZO, LOS VALORES DEL MEXICANO


Los conceptos de mestizo y mestizaje son muy utilizados en el lenguaje común,
especialmente cuando se habla de culturas y de razas.
Mestizaje es el encuentro biológico y cultural de etnias diferentes, en el que éstas se
mezclan, dando origen a nuevas. Se utiliza con frecuencia este término para describir el
proceso histórico sucedido en Iberoamérica que la llevó a su estado racial y cultural actual.
Sin embargo, puede también referirse a otros pueblos que hayan atravesado un proceso de
encuentro entre varias razas o culturas, como Filipinas, Sudáfrica o Estados Unidos, cada
caso en distinto contexto y medida.
Este proceso ha sido definido como uno de transculturación, que ha definido la
identidad latinoamericana. El proceso de mestizaje en América Latina se originó con la
llegada de los europeos al continente y subsecuentemente de los esclavos africanos que
vinieron con ellos. En este encuentro de culturas surgieron tres tipos de mestizos:
 Mestizos: mezcla de indígena y europeo.
 Mulatos: mezcla de africano y europeo.
 Zambo: mezcla de africano con indígena.
 Castizo: mezcla de mestizo con europeo.
 Criollo: españoles nacidos en la Nueva España.
Científicamente, solo existe una raza en el planeta Tierra, “La raza humana”. También
debemos apuntar que su origen se ha determinado científicamente en África. Esto es, que
todos los humanos venimos de un mismo tronco común y que éste se originó en África, por
lo que, a través de mucho tiempo, los seres humanos hemos ido poblando el planeta y hemos
creado diferentes variantes raciales.
Racialmente no existe ninguna “raza pura”, todos los pueblos del mundo vienen de
un sin fin de mezclas a través de mucho tiempo. El concepto de “raza pura” o “pureza de la
raza”, proviene de la ignorancia y del racismo. En todo caso, y a manera de sarcasmo más
que de realidad, podríamos suponer que los únicos “puros” serían los miembros de algún
pueblo del África, pero sabemos que esto no es así. No existen “razas” y menos puras, los
seres humanos no somos perros, vacas o caballos.
La ignorancia hace que se etiquete a una Cultura con una raza. Pero esto es decadente
racismo o infame ignorancia.
En la Historia de la Humanidad solo existieron seis civilizaciones con “origen
autónomo”, es decir, que no tomaron “prestamos culturales” de ninguna otra civilización.
Mesopotamia, Egipto, China India, México y la Zona Andina son las únicas civilizaciones
que tienen “Elementos Culturales” propios, todos los demás pueblos y culturas posteriores,
han tomado Elementos Culturales de estas seis civilizaciones y los han ido mezclando y
enriqueciendo a través del tiempo.
México, por ejemplo, le dio a la humanidad el maíz, el chocolate, la vainilla, el cero
matemático, la cuenta del tiempo, etc. Nadie “importó” estos elementos culturales, fueron
creados por nuestros Viejos Abuelos a través de su sabiduría.
México es a todas luces un país donde prevalece el mestizaje, principalmente entre
linajes indígenas y europeos, pero también de origen africano a raíz del intercambio de
esclavos en tiempos coloniales. Sin embargo, a diferencia de otras regiones del mundo donde
el colonialismo europeo dio lugar a una disminución significativa (o en algunos casos total)
de la población nativa, en México la población indígena no sólo contribuyó en grandes
proporciones al proceso de mestizaje, sino que actualmente constituye un segmento
importante del total de habitantes.
Se decía en tiempos coloniales que Unos mestizos vivían como indios y otros
mestizos vivían como criollos, de estos se desarrolló una cultura completamente distinta a la
indígena y la española, la sociedad de la Nueva España se fue construyendo como una mezcla
de sincretismo indígena, europeo, africano y asiático. Después de la independencia de
México, se estimaba el 50% de la población del país era indígena, un 10% de criollos y el
5% eran negros; el resto, el 25% de la población se le consideró mestizos y fueron parte
importante del movimiento secesionista del territorio ante la corona española.
Como clara de la combinación de culturas entre y pueblo mexicano y el español
podemos tener la bandera nacional que combina el águila que devora una serpiente sobre un
nopal, símbolo de la fundación de Tenochtitlan, con tres colores que originalmente
significaban la independencia (el verde), la religión católica (el blanco) y la unión entre
europeos y americanos (el rojo).
El problema del mestizaje cultural en México, es que ha sido “manipulado
negativamente” por la colonización. En efecto, la Cultura Madre indígena es muy fuerte y
estructuralmente sostiene nuestro rico y diverso mestizaje, pero la colonización mental y
espiritual, ha hecho que los mexicanos despreciemos nuestra parte indígena (la raíz), que la
desconozcamos, que la rechacemos a pesar de ser la parte más vigorosa de nuestro Ser.
Los mexicanos somos mestizos racialmente y debemos de trabajar mucho, a través de
la descolonización mental, para llegar a lograr la plenitud de un mestizaje cultural.
CONCLUSIÓN
Dentro de esta investigación, encontramos información que nos a dejando
anonadados, y es la supuesta postulación para la presidencia Mexicana, de una “Mujer
indígena Nahua”. ¿Por qué anonadados?, en los artículos, mencionan, que los indígenas al
fin, se reúnen para salir adelante y eliminar el concepto erróneo en el que se les tiene
considerados.
<<Sí se puede>>, es lo que menciona la candidata María de Jesús Patricio, ella será,
un nuevo símbolo, sobre todo en las distintas comunidades. Recordando que es doblemente
denigrada, una por ser indígena, y dos por ser mujer. Ya que, en México, aún pulula el
machismo.
¿Será un cambio radical para México?
Si la identidad nacional es necesaria para legitimar las políticas de los estados
nacionales, estudiar el desarrollo histórico del estado nación mexicano permite comprender
que intentó responder la intelectualidad en busca de la mexicanidad y como está identidad
mexicana a la vez incidía en las políticas nacionales.

FUENTES DE INFORMACIÓN
 Un País Pluricultural, Consultado: 27/01/2017 en:
https://es.scribd.com/doc/51344525/Mexico-Un-Pais-Pluricultural
 Historia, México como país Pluricultural, Consultado: 28/01/2017 en:
https://www.clubensayos.com/Historia/Mexico-Como-Pais-
Pluricultural/757963.html
 Pluriculturalidad, Consultado: 29/01/2017 en:
http://multicultura6.blogspot.mx/2009/06/la-pluriculturalidad-en-mexico-lo-
largo.html
 J., Nación pluricultural, Consultado: 29/01/2017
https://prezi.com/xwfi0uijdces/mexico-nacion-pluricultural/
 R, Antonio . (23 de agosto de 2011). El mestizaje en México. 26 de enero de 2016,
de Mestizos Sitio web: http://www.mestizos.net/article718.html
 AJ+ ESPAÑOL, Una candidata indígena. Consultado 29/01/2017 en:
https://www.facebook.com/ajplusespanol/videos/1391906630861682/
Maestro: Lic. y Soc. Washington Daniel Gorosito Pérez Materia: Análisis de la Realidad Nacional

Unidad: 1 Tarea: No2 (Trabajo en equipo) Fecha de Entrega: Lunes 30 de enero 2017

Investigación: Documental (Bibliográfica). Modalidad: Semestral

Temas: Cultura e identidad mexicana, México país pluricultural, México país mestizo, los valores del mexicano.

Nombre del alumno: AGUILAR LEDESMA MARCO ANTONIO | BAUTISTA JÍMENEZ ALAN ROBERTO | ESPARZA MADRID
PAMELA ARIADNA | LÓPEZ ZARAGOZA PAULINA ALEJANDRA | MARTÍNEZ NEGRETE KAREN PAOLA | VÁZQUEZ
MOSQUEDA MOISÉS Grupo: D

CRITERIO EXCELENTE BUENO REGULAR DEFICIENTE PUNTAJE COMENTARIOS


DEFICIENTE OBTENIDO
Portada (5%) Contiene: logo y Falta un elemento Faltan dos o más No tiene portada
nombre del ITESI, elementos
carrera, título de la
actividad, nombre de
la materia, del
alumno y del profesor
y fecha 4 puntos 2 puntos 0 puntos
5 puntos
Introducción Incluye el propósito, Falta un elemento Faltan 2 o más Carece de
(10%) exposición general elementos introducción
del tema, objetivos
claros y 8 puntos 0 puntos
subdivisiones 5 puntos
principales.
10 puntos
Desarrollo (50%) Todo el contenido Falta un elemento Faltan 2 o más Carece de
10 cuartillas tiene relación directa elementos desarrollo
contenido de la con el tema. Existe
investigación. una coherencia en el
orden y redacción del
contenido. Cada
tema es separado
por subtítulos.
50 puntos 40 puntos 20 puntos 0 puntos

Conclusión (10%) Presenta opinión No es clara, Su opinión no No tiene


personal sobre el coherente pero corresponde con conclusión
documento de una corresponde al los objetivos del
forma clara y tema trabajo
coherente. 0 puntos
10 puntos 8 puntos 4 puntos
Fuentes de Escritas de acuerdo Falta algún Tiene un formato No tiene fuentes de
información (10%) con el formato APA elemento del diferente al APA información
formato APA
10 puntos 8 puntos 5 puntos 0 puntos
Formato (10%) Cuenta con Letra Falta un elemento Faltan 2 elementos No toma en cuenta
tamaño 12 puntos, de los requisitos de los requisitos los requisitos
interlineado de 1.5, establecidos establecidos establecidos
márgenes superior e
inferior 2.5, derecho 4 puntos 2 puntos 0 puntos
e izquierdo 3.0
5 puntos
Ortografía Ni tiene ninguna falta Tiene una falta Tiene 2 faltas Tiene 3 o más
(5%) de ortografía ortográfica ortográficas faltas ortográficas.
5 puntos 4 puntos 2 puntos 0 puntos