Está en la página 1de 19

Cómo Cambiar la Bobina de un Parlante o

Bocina
A continuación aprenda paso a paso como hacer una de las reparaciones más frecuentes en
los parlantes.

En este manual explicaremos una forma


casera de como cambiar la bobina de un parlante que se encuentra averiada, por una bobina
nueva. Este es uno de los daños más comunes que se ven en los parlantes. Antes de
comenzar haremos una breve explicación de lo que es una bobina.
La bobina está formada por un alambre de cobre esmaltado, enrollado de forma
perfectamente circular sobre un cilindro. Éste cilindro puede ser de aluminio, kapton e
incluso fibra de vidrio. La bobina se encarga de convertir la energía eléctrica de la corriente
alterna, en movimiento que transmite a un cono de cartón o de material plástico.

Funcionamiento de una bobina

Cuando la corriente eléctrica proveniente del amplificador llega hasta la bobina. Allí se crea
un campo magnético. Esto es gracias a un imán fijo que rodea la bobina. Como éste campo
magnético es producido por una corriente alterna, su polaridad cambia al ritmo del sonido.
Así que la bobina es atraída y repelida al ritmo de la música o sonido emitido por el
amplificador. La bobina va pegada al cono del parlante. Así que ésta al moverse, también
mueve el cono. El cono empuja el aire, produciendo el sonido característico del parlante.

Ahora bien; en ocasiones el parlante comienza a sonar mal y a veces ni siquiera suena, esto
se puede deber a 3 causas principales.
1) Exceso de potencia llega a la bobina: Este es el factor más común. Muchos conectan
los parlantes a los amplificadores, sin ni siquiera mirar si la potencia es compatible. Al
hacer pasar por la bobina más potencia de la que ésta soporta, se aumenta su temperatura.
Al pasar el límite de calor soportado por el alambre, se pierde el barniz de aislamiento,
generando un corto que al final revienta el alambre.
Otras veces el exceso de temperatura llega a deformar la perfecta forma circular del cilindro
que sostiene el alambre, rozando el alambre contra el entrehierro.

2) Mal armado: He visto pésimas reparaciones de personas con poca experiencia o ética,
que dejan la bobina mal centrada, haciendo que ésta rose contra el entrehierro, hasta que el
alambre se pela y luego se revienta.

3) Deformación de la canasta: En ocasiones cuando la canasta recibe un golpe, puede


llegar a desformarse, descentrando el entrehierro con respecto a la bobina. Esto genera una
fricción entre ambas piezas. Cuando esto pasa, El primer paso es enderezar la canasta.
Luego revisar que el imán no se haya despegado. De ser así, lo invitamos a ver nuestro
tutorial de Cómo Colocar Correctamente el Imán de un Parlante.

Para los casos 1 y 2 la reparación se hace cambiando la bobina por una nueva.
A continuación veremos como se hace este proceso.
Herramientas necesarias para el cambio de bobina

– Un Mototool
– Tijeras de buena calidad
– Cautín
– Tolueno o Toluol (En caso de no conseguirlo, puede usar disolvente para pinturas
epóxicas)
– Soldadura de estaño
– pinzas de punta delgada
– Cinta de enmascarar
– Acetato de radiografía
– Resina epóxica
– Cemento de contacto negro del mismo usado en zapatería
– Un soplador o un compresor con pistola de aire.
Procedimiento

Lo primero que debemos hacer es retirar el tapa polvo. Esta es la única forma de acceder a
la bobina, sin afectar ninguna otra parte del parlante. Si el tapa polvo está en buen estado,
se debe hacer una marca para que cuando lo volvamos a colocar, quede en la misma
posición. Así no se notará que fue retirado. Pero en éste caso como el tapa polvo también
está algo estropeado, lo cambiaremos por uno nuevo.


Aplicamos Tolueno en el pegue del tapa polvo con el cono. Cuando el cono es opaco o de
color negro mate, podemos aplicarlo con un gotero. Pero si el cono es brillante, se debe
hacer con una jeringa y de manera muy cuidadosa, para no decolorar el cono.
Se deja un tiempo hasta que el Tolueno disuelva el pegante y luego se retira el cono con
ayuda de un trozo de acetato de radiografía. También se puede usar una tarjeta plástica. Por
ningún motivo use el bisturí, porque puede rasgar el cono.

IMPORTANTE! La manipulación prolongada e inapropiada del Tolueno, puede ser un


causante de cáncer. Así que si usted piensa hacerse reparador de parlantes, es
imprescindible el uso de guantes y tapabocas. Existe otra opción diferente al Tolueno, que
es el disolvente para pinturas epóxicas, Sin embargo no es tan eficaz y algunas veces
puede llegar a manchar el cono.
Retirando la bobina defectuosa

Antes de retirar la bobina averiada, debemos soltar sus terminales de las trencillas. Esto se
hace con el cautín. Debemos desoldar los hilos de alambre de la bobina con mucho cuidado
para no estropear las trencillas. En cuanto hacemos esto, miramos bien a que altura está
colocada la vieja bobina y apuntamos esto. Éste dato será muy importante al momento que
coloquemos la nueva bobina. Se debe observar muy bien la cantidad en milímetros que
sobresale el alambre sobre la ranura.


Luego vamos arrugando hacia adentro los bordes de la bobina. Si la bobina tiene el borde
bastante alto, lo podemos hacer con los dedos, de lo contrario podemos ayudarlos con unas
pinzas de punta delgada.
A medida que vamos arrugando la bobina, se va despegando de la boca del cono. Esto se
hace con mucho cuidado para no ir a romper el cono. Al final la bobina debe salir y
podemos ver el mal estado en que se encuentra.
Arreglar la boca del cono

Como el alambre de la bobina se quemó, muy seguramente el entrehierro o ranura donde va


la bobina debe estar llena de esquirlas, trozos de alambre, barniz y papel quemado. Así que
con un soplador debemos soplar la boca del parlante hasta que salga toda la mugre posible.


NOTA IMPORTANTE! La manera de cambiar esta bobina, es únicamente para parlantes


que tienen la boca del cono pegada con la boca de la araña. Si el parlante que va a reparar
tiene un espacio entre la boca de la araña y la boca del cono, el trabajo es más delicado al
momento de retirar la bobina. En estos casos se requiere aplicar pegante en las dos partes,
al momento de colocar la nueva bobina.

Luego tapamos la ranura o entrehierro con cinta de enmascarar para que no vuelva a entrar
mugre. Y con ayuda de un mototool vamos puliendo la boca del cono, para retirar todo el
pegante epóxico que sostenía la bobina anterior. Esto se hace poco a poco y se debe ir
midiendo la nueva bobina hasta que ésta entre en la boca del cono y baje hasta el fondo del
entrehierro.
Limpieza final de la ranura o entrehierro

Ahora que ya pulimos y retiramos el pegante viejo, procedemos a limpiar nuevamente la


ranura donde irá la bobina. Solo que esta vez la limpieza se hace más minuciosamente.
Primeo soplamos para sacar el polvo que haya podido entrar en el entrehierro, al momento
de pulir con el mototool.


Luego procedemos a hacer una paleta con un trozo de acetato de radiografía, que
envolvemos con cinta de enmascarar. Pero teniendo en cuenta de que el pegante quede
hacia fuera. Con esta paleta comenzamos a limpiar la ranura, pasándola de manera circular
para que las partículas de mugre y metal que puedan estar adentro, se paguen en la cinta.

Vemos como sale la cinta con residuos de metal y óxido. Este proceso se repite tantas veces
sea necesario, hasta que la cinta salga totalmente limpia.
Ya tenemos la ranura del parlante lista para introducir la nueva bobina.
Alistando la nueva bobina

En muchos casos cuando compramos una bobina, no viene con los alambres pre-
estañados. Es decir ésta que no viene lista para su colocación y obviamente no está apta
para saldar sus terminales con las trencillas.
Así que; con ayuda de un encendedor o un fósforo, debemos retirar el barniz dieléctrico que
trae el alambre de la bobina. Luego se lija el alambre con una lija de grano 280
aproximadamente.


Ahora viene la parte de más cuidado que es instalar la nueva bobina en su sitio y de manera
correcta.
Antes de haber sacado la bobina vieja, debemos mirar bien la altura a la que se encontraba
el alambre. Por lo general está ¼ del alambre salido de la ranura, pero esto no siempre es
así. Lo mejor es SIEMPRE mirar bien y medir la bobina vieja, para que luego la nueva
bobina quede exactamente como estaba la original del parlante. De no hacer esto, puede
pasar que al trabajar el parlante, la bobina se salga de la ranura, por haber quedado muy
alta. También puede pasar que por el contrario la bobina pegue contra el fondo del
entrehierro, por haber quedado muy abajo. Así que analice muy bien esto y recuerde
estudiar nuestro artículo de Reparación general de un parlante.

Ahora que ya colocamos la bobina en su altura ideal y sus hilos apuntan hacia los orificios
de las trencillas, se asegura y se centra. Usando trozos de acetato, se van introduciendo en
redondo entre la bobina y la ranura. Esto hace que la bobina quede perfectamente en el
centro y que no se mueva mientras se le aplica el pegante.
Pegando la bobina a la boca del cono

El pegante usado para pegar la bobina es el pegante epóxico, también conocido como
soldadura epóxica. Es un pegante transparente o en algunos casos de color blanco. Viene en
dos componentes (resina y endurecedor), que se secan luego de hacer una mezcla
homogénea.


El pegante se aplica alrededor de la bobina, uniendo la boca del cono con el cuello de la
bobina. Se aplica con un palillo delgado y debe quedar un cordón limpio y uniforme. Se
debe evitar hacer regueros y sobre todo que vaya a caer en el fondo de la bobina. Esto
podría arruinar el trabajo.
Inmediatamente es aplicado el pegante, se le da la vuelta al cono mientras el pegamento
seca. Así evitamos que alguna gota de pegamento se vaya hacia el fondo.
Soldando los hilos de la bobina a las trencillas

El punto de soldadura que une cada terminal de la bobina con su respectiva trencilla debe
ser pequeño, pero suficientemente efectivo, como para que No se suelten. También es
importante recalcar que el hilo no debe quedar templado. Se debe dejar holgado y se paga
al cono, tratando de que de una vuelta algo larga, antes de llegar al punto de unión con la
trencilla.

Luego se cubre el punto de la soldadura y los hilos que vienen de la bobina, con una mezcla
de cola vinílica o más conocida como pegante para madera. Se mezcla con un poco de
pintura a base de agua de color negro o del color del cono.
Cuando ya ha secado el pegante, se retiran los trozos de acetato y se procede a probar que
la bobina ha quedado bien colocada. Para esto se empuja hacia abajo el cono con los
pulgares y no se debe sentir ninguna fricción.


Si todo está bien, procedemos a colocar el tapa polvo, usando cemento de contacto de color
negro. Se coloca un peso sobre el tapa polvo y se deja secar unos 10 minutos. Al cabo de
esto nuestro parlante estará reparado.
Parlante con su nueva bobina

Para hacer la prueba de sonido a todo


volumen, debemos espera al menos 24 horas. Sin embargo, al cabo de una hora podemos
hacer una prueba técnica, usando el archivo de sonido que entregamos al final de este
artículo.
El archivo de sonido consiste en varias ondas senoidales de diferentes frecuencias que
hacen que el cono suba y baje de manera uniforme, permitiendo que escuchemos si hay
alguna fricción en la bobina.
La primera frecuencia es a 5 Hz. Esto no es audible por el oído humano, pero si podemos
ver el movimiento del cono y percibir si hay alguna fricción de la bobina contra el
entrehierro. Las otras frecuencias son 10Hz, 20Hz, 60Hz, 100Hz, 500Hz y 1Khz.
Prueba de sonido del parlante

La manera correcta de hacer la prueba de sonido de nuestro parlante es de la siguiente


manera:
Conectamos la salida de audio de nuestro computador a la entrada de un amplificador que
tenga al menos 30W de potencia a la salida.
Conectamos el parlante que vamos a probar en la salida del amplificador.
El volumen del amplificador debe estar en un punto medio.
Le damos play al archivo de sonido que se encuentra a continuación del video y
observamos detenidamente el comportamiento del parlante. No deberán escucharse sonidos
extraños, sólo el sonido de la onda senoidal, a partir de los 20 Hz. Las frecuencias
anteriores solo hacen mover el cono para que verifiquemos que el movimiento es fluido y
perfecto.