Está en la página 1de 2

GIMNASIA RÍTMICA

La gimnasia rítmica es una disciplina deportiva que


combina elementos de ballet, gimnasia y danza, así
como el uso de diversos aparatos como la cuerda, el
aro, la pelota, las mazas y la cinta.1
En este deporte se realizan tanto competiciones
como exhibiciones en las que la gimnasta se
acompaña de música para mantener un ritmoen sus
movimientos, realizando un montaje con o sin
aparato. La gimnasia rítmica desarrolla la armonía,
la gracia y la belleza mediante movimientos
creativos, traducidos en expresiones personales a
través de la combinación musical, teatral y técnica,
que transmite, principalmente, satisfacción estética a
los espectadores. Practicada principalmente por
mujeres, en los últimos años está aumentando el
número de practicantes masculinos. Las pruebas se realizan sobre un tapiz y la
duración de los ejercicios es de aproximadamente 90 segundos en la modalidad
individual y de 150 en la de conjuntos. Al igual que otras disciplinas de la gimnsia,
tiene sus antecedentes en los estudios de Rousseau, transformándose con el
paso de los años siempre ligada a la danza y la musicalidad, hasta llegar a la
década de 1930, cuando en la Unión Soviética comienza a practicarse como
deporte y empiezan en Alemania a introducirse los aparatos que hoy conocemos.

Está regida por la Federación I nternacional de Gimnasia (FIG), quien elabora


el Código de Puntuación y regula todos los aspectos de la competición
internacional de élite. Las competiciones más destacadas son los Juegos
Olímpicos, el Campeonato Mundial de Gimnasia Rítmica, el Campeonato Europeo
de Gimnasia Rítmica y la Copa del Mundo de Gimnasia Rítmica.

HISTORIA DE LA GIMNASIA RÍTMICA


Antecedentes
Rousseau estableció los primeros principios de la gimnasia deportiva.
La gimnasia rítmica tiene sus antecedentes históricos en los movimientos y
sistemas gimnásticos que surgieron en el siglo XVIII en toda Europa Occidental.
La procedencia ideológica de la rítmica se halla en la gimnasia con base en el
ritmo, en el ballet y en la llamada gimnasia natural. Si en el ballet hay que destacar
las aportaciones de Jean-Georges Noverre, con respecto a la gimnasia natural hay
que decir que toma su punto de partida en las teorías de Jean-Jacques
Rousseau(1712-1778) respecto al desarrollo global del niño, que incluían los
aspectos corporales, hasta entonces no considerados en las teorías sobre
educación.
El pedagogo alemán Johann Bernhard Basedow (1723-1790) plasmaría las ideas
de Rousseau en la realidad, convirtiendo los ejercicios físicos en parte esencial de
una educación armónica e integral. Hacia finales del siglo XVIII, continuarían las
ideas naturalistas de Rousseau pedagogos como Christian Gotthilf
Salzmann,Johann Heinrich Pestalozzi o Guts Muths. Este último, considerado el
padre de la gimnasia pedagógica, escribió los primeros escritos en profundidad
sobre la finalidad de la gimnasia, indicando que los ejercicios realizados debían
ser agradables, además de desarrollar a la persona por completo. Sin embargo, la
llegada de la gimnasia nacionalista de Friedrich Jahn acabaría ahogando las ideas
pedagógicas de Guts Muths en Alemania. Estas, sin embargo, tendrían mayor
acogida y continuación en los países nórdicos, especialmente en Suecia

LA GIMNASIA RÍTMICA TIENE EN EL BALLET UNA DE SUS BASES.


El médico sueco Pehr Henrik Ling, iniciador del llamado Movimiento del Norte,
desarrolló aún más las ideas de Rousseau, creando la llamada gimnasia sueca
hacia 1814. Se trataban de unos ejercicios de carácter rígido con poco espacio
para la creatividad y la expresión artística, pero que aportaron unos principios
primordiales y pedagógicos a la actividad física, ausentes en aquellos años. A él
se debe la clasificación de los ejercicios en pedagógicos, militares, terapéuticos y
estéticos, aunque Ling no cultivó estos últimos por considerar que debían ser
desarrollados por otros educadores. En la gimnasia estética promovida por Ling,
los estudiantes expresan sus sentimientos y emociones a través del movimiento
corporal. Esta idea fue extendida por Catharine Beecher, quien fundó el Western
Female Institute en Ohio (Estados Unidos) en 1837. En el programa de gimnasia
de Beecher, llamado grace without dancing, las chicas jóvenes se ejercitaban al
ritmo de la música, pasando de una calistenia simple a actividades más intensas.
Hacia 1864, el profesor estadounidense Diocletian Lewis (Dio Lewis) va más allá
de Beecher, incluyendo en sus clases para chicas ejercicios de coordinación
mano-ojo y la utilización de aros de madera, pesas ligeras, y mazas indias.
A mediados del siglo XIX, con el músico y profesor francés François Delsarte,
empiezan a darse componentes más estrechamente relacionados con la gimnasia
rítmica subsiguiente, al ser el primero en poner en marcha sus ideas con respecto
a la expresión de sentimientos a través de los movimientos del cuerpo. Más que
un método de gimnasia, intentaba ayudar a los actores a encontrar posturas
naturales y gestos más expresivos. Esta nueva manera de entender el movimiento
fue llevada a Estados Unidos por Genevieve Stebbins, quien abrió una escuela de
expresión en Nueva York y publicó en 1885 el libro El sistema Delsarte de
expresión, lo que popularizó el método. A partir de las ideas de Delsarte y los
ejercicios de Ling, Stebbins creó un método personal en el cual el cuerpo debía
ser un instrumento capaz de expresarse de manera artística. Aunque su ideología
no fue capaz de arraigarse en la mentalidad americana, el trabajo de sus alumnas
sí influyó de forma relevante en
Europa en el desarrollo de la gimnasia
y danza femenina moderna. El trabajo
de Delsarte está considerado el
principal inspirador del Movimiento del
Centro, corriente en la que se
enmarcó el proceso de creación de
la gimnasia moderna (la primeriza
gimnasia rítmica).