Está en la página 1de 2

“Una juventud sin liderazgo es como un ave sin alas: se le denomina ave pero no podrá

volar”

Muy buenas tardes compañeros y maestro es un placer para mi dirigirme ante ustedes y
presentar el discurso titulado “Líderes juveniles: Camino hacia la transformación
económica y cambio social”

A lo largo de la historia, grandes líderes han surgido y han cambiado de manera


significativa el rumbo de la vida de muchas personas y de sociedades por igual.

Sin duda alguna México, país rico y diverso, pero sin embargo aletargado por el desánimo,
violencia y escasez, un pensamiento nada nuevo para este siglo, todo parece indicar el
mismo destino de los padres e hijos, parece ser que lo que queda es resignarse, ante la
escasez, ante la violencia ante la inconformidad de muchas generaciones pasadas, y sí este
mismo panorama ideológico lamentablemente es el caracteriza a cientos de mexicanos, y
lo peor a miles de jóvenes del país quienes conformamos más del 50% de la población.

Sin embargo, ante este panorama sombrío y desalentador como joven me pregunto
¿Cómo puedo ser un líder que se dirija hacia la trasformación económica y que produzca
un cambio social?

Es necesario que seamos jóvenes que tomemos en serio nuestra realidad social y
económica que vivimos en muchas ocasiones sin posibilidades de progresar, porque
simplemente no se nos mostrado una perspectiva más allá de lo que vemos en nuestra
región o en casa, como educarnos, también por que la situación económica en la que nos
desarrollamos nos exige trabajar en cuanto podamos.

Es aquí donde deben salir a flote en nosotros los jóvenes las cualidades de liderazgo, que
se deben promover como parte de su formación integral como personas. Estoy
convencida que el liderazgo no sólo es asunto de carisma; es, sobre todo, una cuestión de
ejemplaridad, de convicción y de un auténtico espíritu de servicio. Por tanto, no es
pretensión decir que todos en nuestro ambiente: en su familia, en el colegio, en el barrio y
en la ciudad, podemos y debemos ser líderes.

Para ello débenos buscar información real, libros, investigaciones, aunado a la posibilidad
de discutir sobre temas al respecto de forma seria, crítica e imparcial y ser de este grupo
los dirigentes de los otros jóvenes, quienes les enseñemos: ¿El por qué aferrarnos al deseo
de ser un buen líder de éxito?
Aquí es donde radica la importancia de la educación, que aunque es tema de otro
planteamiento es vital para que se propicie esta apertura de mente y el pensar
críticamente entre los jóvenes como población mayoritario en México.

En muchas ocasiones sin una educación adecuada somos vulnerables a la manipulación a


partir de no saber que hacer en el futuro pues no se tiene nada seguro y la dirección
social que necesitamos, es por ello tan necesario desarrollar una perspectiva crítica con
una misión al observar la realidad, interesarse por ella, para llegar al descubrimiento de
nuevas maneras de ver, hacer , entender , reinventar, es decir no solo reproducir viejas
formas o costumbres en relación al cómo se desarrolla la economía en nuestro entorno,
sino ser autores en ella ya sea de manera local, nacional y mundial. Basta ya de esperar
que se nos forme un camino en el que se diga que los jóvenes caben muy bien,
necesitamos tener nosotros un pensamiento diferente que promueva el interés y la visión
crítica respecto a las necesidades o reformas políticas en un país subdesarrollado.

¿Estás dispuesto a no solo observar si no a contribuir al desarrollo económico y social de


tu entorno?

Joven las necesidades de nuestra sociedad nos lo demanda y el mundo lo reclama. Porque
cada uno de nosotros tenemos el potencial y la capacidad para llegar a ser hombres y
mujeres de éxito.