Está en la página 1de 12

II.

ANTECEDENTES

1. DEMANDA
El dieciséis de julio de dos mil trece, mediante escrito obrante a fojas dieciséis,
subsanado a fojas veintinueve, la Sucesión de Ermilio Monroy Santos interpuso
demanda de otorgamiento de escritura pública contra la Asociación Pro Vivienda
Propia San Martin de Porres; con ella pretende la adjudicación a favor de la
Sucesión de Ermilio Monroy Santos y Ana Maria Gereda Galindo, respecto del predio
denominado Lote N° 74, Manzana E. con un área de 247.50 metros cuadrados,
inscrita en la Partida Registral N° 60027619 del Registro de Propiedad Inmueble de
Huaral, argumentando que:

Lea también: El plazo para demandar el otorgamiento de la escritura pública, por


Alan Pasco Arauco

 Adquirieron la propiedad del inmueble antes mencionado mediante el Título


Provisional otorgado por la demandada de fecha veinticuatro de setiembre
de mil novecientos setenta y cuatro, en el que se expresa que se les
transfiere el dominio del lote de terreno y libre disposición.
 En el Expediente N° 01580-2009 sobre nulidad de acto jurídico, seguido
contra su hermano Augusto Monroy Gereda y su cuñada Amelia Reyes
Flores, se ha declarado nula la adjudicación de la propiedad que hiciera la
Asociación a favor de éstos últimos, Asimismo, se ha declarado nula
la escritura pública de adjudicación de fecha veinticinco de junio de dos
mil cuatro, respecto del terreno Lote 74, Manzana E ubicado en la
Asociación.
 Como consecuencia de dicha sentencia y en ejercicio legítimo de su
derecho de propiedad, ha solicitado el otorgamiento de la escritura
pública del inmueble, sin embargo, ante el incumplimiento de las
obligaciones de la Asociación es que solicitan que judicialmente se le
otorgue la Escritura Pública de Adjudicación.

2. CONTESTACIÓN
Mediante escrito de fojas cincuenta y siete, la Asociación Pro Vivienda Propia San
Martin de Porres contestó la demanda negándola y contradiciéndola en todos sus
extremos, argumentando que:
 Al momento de interponer la demanda no se ha tenido en cuenta la
declaratoria de herederosde Ana María Gereda Galindo, quien falleció el
nueve de julio de dos mil once.
 No se ha tenido en cuenta que existe un proceso de nulidad de cosa
juzgada fraudulenta, signado con el N° 2490-2011 que se tramita ante el
Primer Juzgado Civil de Huaral, por lo que resulta falso que el Expediente
N° 1580-2009 se encuentre terminado.
 De darse la escritura pública, ésta tiene que ser a favor de los hermanos
José Antonio y Augusto Monroy Gereda ya que la madre de éstos ha
fallecido con mucha antelación a la interposición de la presente demanda.
 Sobre el predio materia de litis existe renuncia expresa de sus propietarios
por haberlo entregado en cesión de posesión a Augusto Monroy Gereda,
ante ello, con fecha treinta de junio de dos mil trece por mandato de
Asamblea se procedió a adjudicar el bien al socio y posesionario Augusto
Monroy Gereda y a su cónyuge Amelia Flores Reyes.

3. PUNTOS CONTROVERTIDOS
El veinte de diciembre dos mil trece, se llevó a cabo la Audiencia Única, expidiéndose
la resolución número cinco, en la que se declaró saneado el proceso, fijándose como
puntos controvertidos:

1. Determinar si le corresponde el derecho a otorgarse a la parte


demandante Sucesión de Ermilio Monroy Santos la escritura
pública conforme lo ha solicitado en su petitorio
2. Determinar si la Asociación Pro Vivienda San Martin de Porres se
encuentra obligada a otorgar escritura pública respecto del inmueble
en litis.

4. SENTENCIA DE PRIMERA INSTANCIA


El treinta de julio de dos mil catorce, mediante resolución número nueve, obrante a
fojas setecientos treinta y seis, el Primer Juzgado Civil de Huaral de la Corte Superior
de Justicia de Huaura declaró improcedente la demanda; señalando que:

 Del “Título Provisional” cuya copia obra a fojas cuatro de autos, no se


aprecia que en él se haya estipulado cláusula alguna que consigne el
precio, siendo ello así, tal acto jurídico no puede equipararse a un contrato
de compra venta, pues para que exista contrato de compraventa es
necesario que exista el objeto y precio tal como se desprende de la lectura
del artículo 1529 del Código Civil, por tanto, no le asiste lo dispuesto por el
artículo 1549 del Código Civil; en consecuencia, no habría mandato de la
ley para el otorgamiento de escritura pública de dicho documento.
 Por otro lado, de la lectura del documento mencionado, no encontramos en
ninguno de sus párrafos donde la Asociación demandada se haya obligado
de manera expresa a otorgar escritura pública a favor de
la sucesión demandante.
 El documento Título Provisional no es un contrato pues no contiene los
elementos exigidos por el artículo 1351 Código Civil, asimismo, no hay
acuerdo pues solo ha intervenido la Asociación demandada, mas no la parte
demandante.
 Y en el hipotético caso de que se tratara de una donación, donde solo hay
una parte, tenía que haberse realizado por escritura pública, como lo
dispone el artículo 1625 del Código Civil.
 Así las cosas, se trata de un petitorio jurídicamente imposible, por lo que la
demanda resulta manifiestamente improcedente.

5. RECURSO DE APELACIÓN
El once de agosto de dos mil catorce, mediante escrito de fojas setecientos cuarenta y
cinco, la parte demandante apeló la citada resolución, bajo los siguientes argumentos:

 Como está acreditado en autos, Ermilio Monroy Santos y Ana Maria Gereda
Galindo adquirieron el dominio del lote de terreno y libre disposición
mediante el Título Provisionalotorgado por la Asociación de fecha
veinticuatro de setiembre de mil novecientos setenta y dos.
 La sentencia apelada ha señalado que el titulo provisorio no ha estipulado
un precio, cuestión que contraviene el considerando 2.3 de su propia
sentencia cuando señala que el otorgamiento de escritura pública procede
para formalizar el acto celebrado por las partes, cuando así resulte de la ley
o del convenio de las partes. Así pues, no se requiere necesariamente el
precio, pues el presente caso se trata de una adjudicación a título gratuito.
 No es cierto que, en el Título Provisional, no se haya obligado
expresamente al otorgamiento de escritura pública, pues el mismo título
indica que queda pendiente el titulo definitivo conforme a ley. demostrando
así que existe una obligación de formalizar y sanear la transferencia.

6. SENTENCIA DE SEGUNDA INSTANCIA


El treinta y uno de octubre de dos mil catorce, la Sala Civil de la Corte Superior de
Justicia de Huaura emite la resolución de vista de fojas setecientos sesenta que
confirma la resolución número nueve, que declara improcedente la demanda, bajo los
siguientes argumentos:

 Como regla general tenemos que la voluntad constitutiva del contrato no


requiere de formalidad salvo que la ley o las partes lo establezcan. Además,
en los procesos de otorgamiento de escritura pública el objetivo es
otorgar formalidad al acto jurídico celebrado, conforme lo establece el
artículo 1412 del Código Civil.
 La ley no establece “numerus clausus” los casos en los cuales procede
específicamente su exigencia, por lo que serán las partes quienes lo fijen o
la ley quien lo determine de forma expresa.
 El documento de fojas cuatro, denominado “Título Provisional”, constituye
una certificación de sus autoridades respecto a la persona que posee el lote
74 ubicado en la manzana E, reconociéndole el dominio de dicho lote y libre
disposición, lo que acredita el derecho de posesión, derecho de contratar la
construcción de la casa habitación, pago de arbitrios o impuestos. Sin
embargo, ello no está sujeto a ningún perfeccionamiento convencional ya
que no ha sido establecido en su texto.
 No constituye un contrato, ya que en ella no hay la conformidad expresa de
las partes, siendo un documento unilateral de constancia o certificación de
un presunto derecho, por tanto, no es aplicable el artículo 1412 del Código
Civil.
 Tampoco podría tratarse de un acto jurídico gratuito, porque ello no se ha
consignado en el documento de forma expresa, en todo caso, tratándose de
bienes inmuebles en los cuales la transferencia es a título gratuito,debe
exigirse la formalidad prevista por las normas que regulan la donación
según el Código Civil de 1936[1], vigente a la fecha de su expedición.
Concluyéndose que, el documento que obra a fojas cuatro, no puede ser
perfeccionado, al no encontrarse dentro de los presupuestos establecidos
en la norma material, y que si bien correspondería haber expedido una
resolución de mérito; sin embargo, estando a que no puede empeorarse la
situación de la apelante, la misma deber ser confirmada.

III. RECURSO DE CASACIÓN

El primero de diciembre de dos mil catorce, la parte demandante Sucesión de Ermilio


Monroy Santos, mediante escrito de fojas setecientos setenta y tres, interpone recurso
de casación contra la sentencia de vista, siendo declarado procedente por este
Supremo Tribunal mediante la resolución de fecha veintinueve de abril de dos mil
quince, por las siguientes infracciones:

a) Infracción normativa del artículo 1412 del Código Civil, señala que el juzgador
de primera instancia y de grado superior han concluido que en el título provisional no
se aprecia que se haya estipulado precio; por ende, no puede equipararse a un
contrato de compra venta, en la cual es necesario para su validez que exista el precio,
conforme al artículo 1529 del Código Civil, afirmación que contraviene lo expuesto por
el propio juzgador, cuando señala que el otorgamiento de escritura pública procede
para formalizar el acto celebrado por las partes intervinientes, cuando así resulte de la
ley o del convenio de las partes. En tal sentido no se requiere necesariamente el
precio, pues en el presente caso se trata de una adjudicación a título gratuito, por
cuanto surge de la adquisición de propiedad de un grupo de personas, reunidas y
conformantes de una Asociación, cuya finalidad es la adquisición de inmuebles para
ser adjudicados a título gratuito a sus asociados.

b) Infracción normativa del artículo 923 del Código Civil, indicando que en el
expediente de nulidad de acto jurídico se ha determinado que la sucesión de
Ermilio Monroy Santos y Ana María Gereda Galindo, adquirieron la propiedad en
litis, mediante el Título Provisional otorgado por la Asociación Pro Vivienda
Propia San Martín de Porres de fecha veinticuatro de setiembre de mil novecientos
setenta y dos, con la cual transfieren al causante Ermilio Monroy Santos y Ana María
Gereda Galindo el dominio del lote de terreno y libre disposición, estableciendo clara y
literalmente “el dominio del lote de terreno y libre disposición, como para acreditar
derecho de posesión, derecho de contratar la construcción de la casa habitación, pago
de los arbitrios y además citar domicilio y que el título definitivo quedaba pendiente en
tanto finalicen los trabajados de urbanización”, lo que demuestra el otorgamiento de
facultades inherentes al derecho de propiedad con arreglo al artículo 923 del Código
Civil.
IV. CUESTIÓN JURÍDICA EN DEBATE

En el presente caso, la cuestión jurídica en debate consiste en determinar si la Sala de


mérito ha incurrido en infracción de los artículos 923 y 1412 del Código Civil, al
considerar que no corresponde otorgar escritura pública al no haberse señalado
el precio en el documento Titulo Provisorio.

V. FUNDAMENTOS DE ESTA SALA SUPREMA

Primero. – Que, el recurso de casación tiene por fines la adecuada aplicación del
derecho objetivo al caso concreto y la uniformidad de la jurisprudencia nacional por la
Corte Suprema de Justicia, conforme lo señala el artículo 384 del Código Procesal
Civil.

Segundo. – Que, la fundamentación de la infracción normativa material debe estar


dirigida a cuestionar la inadecuada aplicación del derecho objetivo, que en
concordancia con el artículo 386 del Código Procesal Civil debe incidir directamente
sobre la decisión contenida en la resolución impugnada, esto es, debe ser
determinante.

Tercero. – Que, corresponde emitir pronunciamiento en lo que respecta a las causales


contenidas en la Sección referida al Recurso de Casación, esto es, la infracción
normativa de los artículos 923 y 1412 del Código Civil.

Cuarto. – Que, el artículo 1412 del Código Civil prescribe que “Si por mandato de la
ley o por convenio debe otorgarse escritura pública o cumplirse otro requisito que no
revista la forma solemne prescrita legalmente o la convenida por las partes por escrito
bajo sanción de nulidad, éstas pueden compelerse recíprocamente a llenar la
formalidad requerida (…)”(lo resaltado es nuestro).

Quinto. – Que, al respecto debe señalarse que los procesos de otorgamiento de


escritura pública están destinados a la formalización de un acto jurídico cuya
finalidad es otorgar seguridad al tráfico jurídico, y, si bien es cierto no es un elemento
necesario para que se perfeccione la transferencia, constituye una formalidad
establecida por ley o por convenio entre las partes, en el cual no se discute el derecho
que emana, sino que solo se exige el cumplimiento de la formalidad pactada por ley o
por convenio entre las partes.
Sexto. – Que, así pues, estando a lo expuesto en los antecedentes de la presente
resolución, esta Sala Suprema considera que tanto el Juez de primera instancia, como
la Sala revisora han errado al considerar que el Título Provisional otorgado por la
Asociación Pro Vivienda Propia San Martín de Porres a favor de Emilio Monroy Santos
el veinticuatro de setiembre de mil novecientos setenta y cuatro no puede ser elevado
a escritura pública porque del análisis de dicho documento no se advierte que se
haya consignado el precio de la transferencia, por tanto, no sería un contrato.

Sétimo. – Que, el proceso de otorgamiento de escritura pública no es exclusivo


para contratos de compraventa en el cual, por prescripción del artículo 1549 del
Código Civil, es obligación esencial del vendedor perfeccionar la transferencia de la
propiedad, sino a todo acto jurídico, salvo aquellos para los que la norma exija
formalidad alguna bajo sanción de nulidad, ello por respeto a la libertad de
contratación. Por tanto, el hecho de que en el Título Provisorio no se consigne precio
por la transferencia, no es motivo para desestimar la presente demanda. Ello aunado a
que en el proceso de nulidad de acto jurídico (Expediente N° 1580-2009) se ha
declarado nula la adjudicación de la propiedad otorgada por la Asociación demandada
a favor de Augusto Monroy Gereda y esposa, y si bien se ha interpuesto demanda de
nulidad de cosa juzgada fraudulenta, ello no enerva la validez de lo resuelto en el
proceso de nulidad de acto jurídico, mientras no exista sentencia judicial que declare
lo contrario.

Octavo. – Que, siendo ello así, y teniendo en cuenta que del análisis del Título
Provisorio se advierte que se ha señalado que el Titulo Definitivo quedaba pendiente,
lo cual constituye el convenio de formalidad efectuado unilateralmente, convenio que
debe ser observado, y, por tanto, ante el incumplimiento de la formalidad convenida,
puede compelerse a cumplir con ella. Además, que. del texto del Título Provisorio se
advierte que éste otorgaba facultades inherentes al derecho de propiedad establecidas
en el artículo 923 del Código Civil, lo que ha sido corroborado también en el proceso
de nulidad de acto jurídico antes mencionado.

Noveno. – Que, debe tenerse presente además lo estipulado en el artículo 140 del
Código Civil, en cuanto señala que “El acto jurídico es la manifestación de voluntad
destinada a crear, regular, modificar o extinguir relaciones jurídicas”, de modo que, es
por medio de los actos jurídicos que se producen las relaciones jurídicas de carácter
patrimonial que hacen viable el tráfico jurídico.
Décimo. – Que, entonces puede colegirse claramente que la intención
del otorgante al momento de suscribir el mencionado acto jurídico, fue la de en un
futuro formalizar la transferencia de propiedad del inmueble denominado Lote N° 74,
Manzana E, inscrita en la Partida Registral N° 60027619; en consecuencia, este
Supremo Tribunal estima que merece ampararse el recurso de casación por las
infracciones normativas de orden material denunciadas.

VI. DECISIÓN

Por tales consideraciones, esta Sala Suprema, en aplicación de lo dispuesto en el


artículo 396° del Código Procesal Civil, modificado por la Ley 29364, resuelve:

1. Declarar FUNDADO el recurso de casación interpuesto por la Sucesión de


Ermilio Monroy Santos a fojas setecientos setenta y tres; en
consecuencia, CASARON la resolución de vista de fojas setecientos
sesenta, del treinta y uno de octubre de dos mil catorce, expedida por la
Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Huaura.
2. Actuando en sede de instancia REVOCARON la resolución apelada de
fojas setecientos treinta y seis, su fecha treinta de julio de dos mil catorce,
que declaró improcedente la
demanda, REFORMÁNDOLA declararon FUNDADA la demanda, en
consecuencia, la Asociación Pro Vivienda Propia San Martin de
Porres debe otorgar escritura pública del Título Provisional de fecha
veinticuatro de setiembre de mil novecientos setenta y cuatro.

3. DISPUSIERON la publicación de la presente resolución en el Diario Oficial


“El Peruano”, bajo responsabilidad; notificándose; en los seguidos por
la Sucesión de Ermilio Monroy Santos con la Asociación Pro Vivienda
Propia San Martin de Porres sobre otorgamiento de escritura pública.
Interviene el señor Juez Supremo Miranda Molina por licencia de la señora
Juez Supremo Del Carpió Rodríguez. Interviene como ponente el señor
Juez Supremo Almenara Bryson. –
El cual en su articulo 1474 establecía: “(…] la donación de inmuebles debe hacerse
por escrituca-tfublica. expresándose en ella individualmente los bienes donados, su
valgr y él de las cargas que debe satisfacer el donatario. La aceptación podrá
otorgarse ¡n la misma escritura de donación o en otra separada, pero no surtirá efecto
si no se hiciese en vida del donante y se le notifica a éste ” (lo subrayado es nuestro).

PROCESO DE OTORGAMIENTO DE ESCRITURA PÚBLICA (gaceta Juridica)


El otorgamiento de escritura pública es entendido por la jurisprudencia como un deber
de las partes de perfeccionar el contrato. Ante el incumplimiento de este deber, el
propietario podrá iniciar este proceso, atendiendo a los artículos 1412 y 1549 del
Código Civil, a fin de que la parte renuente firme la escritura de formalización y si a
pesar del mandato judicial se mantiene en su negativa, es el juez quien se sustituye en
el obligado.
1 GENERALIDADES

Nuestra jurisprudencia no ha tenido mayores problemas en advertir la verdadera


finalidad del proceso de otorgamiento de escritura pública, cual es formalizar la
celebración de un acto jurídico y no la discusión sobre la validez o eficacia del acto
jurídico, ni mucho menos la transmisión de la propiedad, la entrega del bien o
cualquier otro tipo de prestación que las partes deban cumplir.

¿Cuál es la finalidad del proceso de otorgamiento de escritura pública?

El proceso de otorgamiento de escritura pública tiene por finalidad dar una mayor
seguridad a la celebración del acto jurídico, brindándole solemnidad o formalidad
revestida de garantías (Cas. N° 2069-2001-Arequipa, 03/07/2002).

En un proceso de otorgamiento de escritura, ¿puede discutirse la validez del acto


jurídico?

En el proceso de otorgamiento de escritura pública solamente se busca revestir de


determinada formalidad el acto jurídico, no discutiéndose en esta vía los requisitos
para su validez, de allí que se sustancia en la vía sumarísima. El hecho de que en un
proceso judicial se pretenda el otorgamiento de una escritura pública no impide que en
otro proceso se pretenda declarar la invalidez del acto jurídico contenido en dicho
instrumento, pues entre ambas pretensiones no existe identidad de petitorios, lo que
ha de sustanciarse en vía de conocimiento (Cas. N° 2952-2003-Lima, El Peruano,
31/03/2005).

El Otorgamiento de Escritura Pública constituye una formalidad del contrato de


compraventa, por tanto, este acto no tendría existencia jurídica sin la existencia previa,
en el caso de autos, del contrato de compraventa y siendo petitorio del proceso
principal la Nulidad Absoluta de la Escritura Pública de traslación de dominio, del acto
jurídico que lo contiene, nulidad y cancelación ante la Oficina Registral y
Reivindicación y Entrega Material de parte del predio, carece de asidero lo alegado por
la recurrente en el sentido que se ha demandado la nulidad de la Escritura Pública de
Compraventa y no la nulidad de la minuta que le dio origen (Cas. N° 795-2000-Junín,
20/03/2002).
En un proceso de otorgamiento de escritura pública, ¿procede demandar la entrega
del bien?

No resulta procedente la entrega del bien desde que este proceso solo pretende la
formalización del derecho de propiedad que tiene esta parte (Exp. N° 47420-98, 1.a
Sala Civil de Lima, 20/03/2000).

¿En qué se distinguen las pretensiones de otorgamiento de escritura pública con las
de rescisión contractual?

La pretensión de otorgamiento de escritura pública es diferente de la pretensión de


rescisión del contrato, en tanto que la primera supone la sola formalización de un acto
jurídico en donde no se discute su validez, aunque haya sido ordenado por mandato
judicial; mientras que en la pretensión de rescisión de un contrato, el cuestionamiento
de su validez es fundamental. Por tanto, el fallo obtenido en el proceso de
otorgamiento de escritura pública no puede ser considerado como cosa juzgada a
efectos de resolver posteriormente la pretensión de rescisión del mismo acto jurídico
(Cas. N° 1646-99-Lambayeque, El Peruano, 30/04/2003).

2 OTORGAMIENTO DE ESCRITURA PÚBLICA Y PRESCRIPCIÓN

Un tema trascendental que la jurisprudencia ha abordado es la prescripción de la


pretensión de otorgamiento de escritura pública. Al respecto, según nuestros jueces,
dado que se trata de un ejercicio del derecho de propiedad, nos encontramos frente a
una pretensión imprescriptible; por consiguiente, el abandono procesal no la puede
afectar, según el artículo 350.3 del CPC. Sin embargo, a nivel teórico esta opción es
discutible, puesto que se trata de una
“imprescriptibilidad” otorgada por la jurisprudencia y no por la ley en forma expresa.
Asimismo, la pretensión de otorgamiento de escritura pública, al derivarse de un
incumplimiento de los deberes del vendedor, se enmarcaría en lo que el Código Civil
conoce como “acciones” personales, cuyo plazo prescriptorio es de diez años. Pese a
ello, la opción de la imprescriptibilidad está prácticamente consolidada por nuestros
tribunales.

¿Es imprescriptible la pretensión de otorgamiento de escritura pública?

Si bien es cierto ha transcurrido dicho plazo, también lo es que la pretensión materia


del presente proceso es el otorgamiento de escritura pública que corresponde a una
pretensión de naturaleza imprescriptible, desde que en esta clase de procesos se
debate la formalización de la compraventa celebrada por las partes de conformidad
con lo establecido por el artículo mil cuatrocientos doce del Código Civil; (…) siendo
así, el abandono solicitado deviene en improcedente, porque el inciso tercero del
artículo trescientos cincuenta del Código Procesal Civil señala que no hay abandono
en los procesos en que se contiendan pretensiones imprescriptibles (Exp. N° 29374-
97, Sala Civil para Procesos Sumarísimos y no Contenciosos, 30/11/1999).

En los procesos sobre otorgamiento de escritura no procede el abandono, pues, la


finalidad de esta institución es sancionar la inactividad del litigante impidiéndole
reiniciar el proceso en el plazo que estipula la Ley y en caso de reincidencia la
extinción del derecho pretendido. El abandono resulta inaplicable para la formalización
de la transferencia, pues constituye el ejercicio que confiere el derecho de propiedad
(Exp. N° 1238-2002, 1.a Sala Civil de Lima, 21/01/2003).

3 CUESTIONES PRÁCTICAS
A pesar de que el proceso de otorgamiento de escritura pública no parece traer
demasiadas complicaciones, lo cierto es que los casos que a la jurisprudencia le toca
resolver pueden adquirir gran complejidad. Con el recuento de los extractos que
presentamos a continuación, podrán verificarse las situaciones que nuestros jueces
han tenido que solucionar y que, a nuestro parecer, lo han hecho bien.

Si un propietario desea obtener la escritura pública correspondiente a su compraventa,


pero ha extraviado el documento que acredita su derecho, ¿qué debe hacer?

Cuando el propietario con el título respectivo desee una mayor formalización del
mismo y obtenga un pleno efecto erga omnes, peticionará entonces el Otorgamiento
de la Escritura Pública correspondiente, de conformidad con los artículos 1412 y 1549
del Código Civil; sin embargo, si el título comprobativo de su derecho se pierde,
extravía o deteriora al punto de hacerlo inútil, desapareciendo así el documento que
acredita su derecho pero no la condición de propietario, puede optar por ejercer la
pretensión de Títulos Supletorios, para que supla el anterior; así lo establece el artículo
504, inciso uno del Código Procesal Civil cuando prescribe qué puede interponer
demanda “el propietario de un bien que carece de documentos que acrediten su
derecho, contra su inmediato transferente o los anteriores a este, con sus respectivos
sucesores para obtener el otorgamiento del título de propiedad correspondiente”. Sin
embargo, ello no significa que el propietario de un bien con título extraviado, perdido o
deteriorado esté obligado a interponer única y exclusivamente la pretensión de Título
Supletorio; toda vez que, siendo el fin defender, cautelar o preservar el derecho de
propiedad, el titular del derecho, puede hacer uso de todos los mecanismos que le
franquee la Constitución y la ley para la obtención de dicho fin; en tal virtud, si una
persona que se considera propietaria de un inmueble ha extraviado su título de
propiedad, esta se encuentra perfectamente legitimada para optar por interponer
demanda de Prescripción Adquisitiva de Dominio respecto del bien, con lo cual estará
renunciando a la acreditación de su derecho mediante el título que obtuvo pero se
perdió y se sujetará a la acreditación de los requisitos de la usucapión establecidos por
el artículo 950 del Código Civil, con el riesgo latente de resultar vencido dentro de un
debido proceso; pero que será de cargo suyo, puesto que por dicha vía se
decidió(Cas. N° 1006-2006-Lima, Prescripción Adquisitiva de Dominio, 12/03/07).

La interposición de la demanda de otorgamiento de escritura pública ¿constituye fecha


cierta?

Un documento privado de fecha cierta se caracteriza porque en una controversia


adquiere eficacia jurídica en los supuestos regulados en el artículo 245 del Código
Procesal Civil. De acuerdo a los incisos 2 y 3 del precepto legal precitado, un
documento privado tiene la calidad de fecha cierta cuando se presenta ante
funcionario público, o se presenta ante notario público para que certifique la fecha o
legalice las firmas. En el presente caso, la minuta no fue ingresada a una Notaría
Pública, razón por la cual la fecha cierta solamente resulta de la interposición de la
demanda de otorgamiento de escritura pública, en que se presentó ante el juez de la
causa. Según la cláusula quinta de la escritura de compraventa, el proceso de
otorgamiento de escritura pública se inició en el juzgado el veintiocho de octubre de
mil novecientos noventitrés, que es la fecha que le da certeza, por lo que se configura
el error in procedendo denunciado, pues la recurrida infringe la regla procesal anotada;
por lo tanto declárese fundado el recurso (Cas.
N° 643-2004-Huánuco, El Peruano, 30/11/2005).

La existencia del acto jurídico que se busca formalizar ¿es imprescindible para la
viabilidad del proceso de otorgamiento de escritura pública?
Si bien el proceso se orienta al cumplimiento de la formalización del acto celebrado, no
es menos cierto que para que ella sea exigible es requisito sine qua non la existencia
del acto, de modo que no puede configurarse la contravención alegada por el
recurrente porque la resolución contractual ha quedado perfeccionada en los hechos y
como consecuencia de ello no existe ya acuerdo contractual que requiera formalizarse;
resultando oportuno diferenciar que una cosa es efectuar la resolución extrajudicial
que permite nuestro ordenamiento civil y otra distinta es discutir la resolución del
contrato o resolver el mismo, siendo esto último lo que no puede hacerse, pues lo
primero es solo la verificación factual de la situación que ha causado el conflicto de
intereses a dilucidar en este proceso conforme al artículo III del Título Preliminar del
Código Procesal Civil (Cas. N° 3119-2003-Lima, El Peruano, 30/05/2005).

En los procesos de otorgamiento de escritura pública, ¿qué tipo de iniciativa probatoria


puede tener el juez?

En un proceso de otorgamiento de escritura pública resulta imprescindible acreditar el


extremo referido a los límites y linderos del inmueble. Sin embargo, a fin de concretar
los fines de la actividad probatoria, y a falta de aportación de parte, el juez cuenta con
la facultad de ordenar la actuación de medios probatorios adicionales. Por lo tanto, si
bien no existieron pruebas tales como la presentación del asiento registral del bien,
una inspección judicial o algún otro peritaje, para determinar la ubicación y linderos del
inmueble, dichos medios probatorios deberán actuarse de oficio a fin de individualizar
el inmueble (Cas. N° 1998-2003-Ica, El Peruano, 01/08/2005).

Un proceso de otorgamiento de escritura pública ¿puede constituir una defensa previa


en un proceso de resolución de contrato?

El instituto de la defensa previa tiene la finalidad de postergar la pretensión, en tanto


se cumpla una condición a la que está subordinado el hecho que motiva su
exigibilidad. No puede ampararse la defensa previa sustentada en la existencia de un
proceso de otorgamiento de escritura pública, pues ello no es condicionante de la
acción de resolución del contrato (Exp. N° 2138-98, Sala N° 3, 16/08/1998).