Está en la página 1de 40

233

Sarando vuelve al mundo LA

de las matemáticas
CIENCIA
PARA
TODOS

MATEMÁTICAS

CARLOS
PRIETO DE CASTRO
SARANDO VUELVE AL MUNDO
DE LAS MATEMÁTICAS
La Ciencia
para Todos

Desde el nacimiento de la colección de divulgación científica


del Fondo de Cultura Económica en , ésta ha mantenido
un ritmo siempre ascendente que ha superado las aspiraciones
de las personas e instituciones que la hicieron posible. Los
científicos siempre han aportado material, con lo que han su-
mado a su trabajo la incursión en un campo nuevo: escribir de
modo que los temas más complejos y casi inaccesibles puedan
ser entendidos por los estudiantes y los lectores sin formación
científica.
A los  años de este fructífero trabajo se dio un paso ade-
lante, que consistió en abrir la colección a los creadores de la
ciencia que se piensa y crea en todos los ámbitos de la lengua
española —y ahora también del portugués—, razón por la cual
tomó el nombre de La Ciencia para Todos.
Del Río Bravo al Cabo de Hornos y, a través del mar océa-
no, a la península ibérica, está en marcha un ejército integrado
por un vasto número de investigadores, científicos y técnicos,
que extienden sus actividades por todos los campos de la cien-
cia moderna, la cual se encuentra en plena revolución y conti-
nuamente va cambiando nuestra forma de pensar y observar
cuanto nos rodea.
La internacionalización de La Ciencia para Todos no es
sólo en extensión sino en profundidad. Es necesario pensar
una ciencia en nuestros idiomas que, de acuerdo con nuestra
tradición humanista, crezca sin olvidar al hombre, que es, en
última instancia, su fin. Y, en consecuencia, su propósito prin-
cipal es poner el pensamiento científico en manos de nuestros
jóvenes, quienes, al llegar su turno, crearán una ciencia que, sin
desdeñar a ninguna otra, lleve la impronta de nuestros pueblos.
Comité de selección de obras

Dr. Antonio Alonso


Dr. Francisco Bolívar Zapata
Dr. Javier Bracho
Dr. Juan Luis Cifuentes
Dra. Rosalinda Contreras
Dra. Julieta Fierro
Dr. Jorge Flores Valdés
Dr. Juan Ramón de la Fuente
Dr. Leopoldo García-Colín Scherer
Dr. Adolfo Guzmán Arenas
Dr. Gonzalo Halffter
Dr. Jaime Martuscelli
Dra. Isaura Meza
Dr. José Luis Morán López
Dr. Héctor Nava Jaimes
Dr. Manuel Peimbert
Dr. José Antonio de la Peña
Dr. Ruy Pérez Tamayo
Dr. Julio Rubio Oca
Dr. José Sarukhán
Dr. Guillermo Soberón
Dr. Elías Trabulse
Carlos Prieto de Castro

SARANDO VUELVE AL MUNDO


DE LAS MATEMÁTICAS

la
ciencia/233
para todos
Primera edición, 

Prieto de Castro, Carlos


Sarando vuelve al mundo de las matemáticas / Carlos Prieto de Castro. — México : FCE,
SEP, Conacyt, .
 p. ;  ×  cm — (Colec. La Ciencia para Todos ; ) Texto para nivel medio y medio
superior
ISBN ----

. Matemáticas — Historia . Matemáticas . Divulgación científica I. Ser. II. t.

LC QA  P Dewey 508.02 C569 V. 233

Distribución mundial

La Ciencia para Todos es proyecto y propiedad del Fondo de Cultura Económica,


al que pertenecen también sus derechos. Se publica con los auspicios de la Secretaría
de Educación Pública y del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

Diseño de portada: Paola Álvarez Baldit

D. R. © , Fondo de Cultura Económica


Carretera Picacho-Ajusco, ;  México, D. F.
Empresa certificada ISO :

Comentarios: editorial@fondodeculturaeconomica.com
www.fondodeculturaeconomica.com
Tel. () -; fax () -

Se prohíbe la reproducción total o parcial de esta obra, sea cual fuere el medio,
electrónico o mecánico, sin la anuencia por escrito del titular de los derechos.

ISBN 978-607-16-0638-9
Impreso en México • Printed in Mexico
A mis adorados hijos,
Adrián y Sebastián

A la memoria de mi padre
ÍNDICE

Prólogo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5

I. Primera aventura: de primos y gemelos . . . . . . . . . . . . . . 19


Los números primos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
¿Cuántos números pr[imos hay? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
Números primos grandes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
Criba de Eratóstenes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
La geometría de los números primos . . . . . . . . . . . . . . . 28
Una fórmula para primos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
Los primos gemelos y la conjetura de Goldbach . . . . . . 32
La función zeta y la hipótesis de Riemann . . . . . . . . . . . 35
Eratóstenes de Cirene . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38
Euclides de Alejandría . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
Christian Goldbach . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
Georg Friedrich Bernhard Riemann . . . . . . . . . . . . . . . . 45
Stanisław Ulam . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49

II. Segunda aventura: conquistando terrenos y haciendo


pompas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52
La fundación de Cartago. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
El problema isoperimétrico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55
Figuras convexas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55
Paralelogramos isoperimétricos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58

11
Triángulos isoperimétricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
Polígonos isoperimétricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64
Solución del problema isoperimétrico. . . . . . . . . . . . . . 66
Optimación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
Pompas de jabón. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
Superficies mínimas y el problema de Plateau . . . . . . . 70
Joseph Antoine Ferdinand Plateau. . . . . . . . . . . . . . . . . 72
Karl Theodor Wilhelm Weierstrass . . . . . . . . . . . . . . . . 74

III. Tercera aventura: empacando naranjas y canicas . . . . . 77


Empaque de discos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78
La densidad en el plano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
Teselaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
Densidad en el espacio. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88
La conjetura de Kepler . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93
Células de Voronoi . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
Johannes Kepler . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97
Axel Thue . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101

IV. Cuarta aventura: ¿qué tan grande es el infinito? . . . . . . 103


Los números naturales, paradigma del infinito . . . . . . 104
Conjuntos equivalentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105
Conjuntos numerables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108
El Hotel Infínitum . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110
Conjuntos no numerables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114
La hipótesis del continuo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116
El principio de inducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 118
Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125
Georg Ferdinand Ludwig Philipp Cantor . . . . . . . . . . . 126
Kurt Gödel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 130

V. Quinta aventura: ¿paradojas en matemáticas? . . . . . . . 135


La paradoja de Zenón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135
¿En realidad es infinito el universo?. . . . . . . . . . . . . . . . 137

12
La paradoja de Russell . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 140
Las paradojas de Laplace . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 141
La paradoja del cumpleaños. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143
Otras triquiñuelas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 146
Bertrand Arthur William Russell . . . . . . . . . . . . . . . . 147
Zenón de Elea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 150

VI. Sexta aventura: sobre lazos y pelotas . . . . . . . . . . . . . . 153


La conjetura de Poincaré . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154
La prueba de la conjetura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163
¿Qué se gana con la prueba de la conjetura? . . . . . . . 167
Grigory Yakovlevich Perelman . . . . . . . . . . . . . . . . . . 168
Jules Henri Poincaré . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 171
William Paul Thurston . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 175

VII. Séptima aventura: de puentes, toros y tazas . . . . . . . . 177


Los puentes de Königsberg. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 178
La fórmula de Euler. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 183
Superficies topológicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 187
La fórmula de Euler para superficies . . . . . . . . . . . . . 190
Felix Hausdorff . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 192
Solomon Lefschetz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
Stephen Smale . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 198

VIII. Octava aventura: colocando losetas en el piso. . . . . . . 201


Teselaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 203
Teselaciones regulares. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 204
Teselaciones semirregulares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 208
Grupos de transformaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 209
Simetrías . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 214
Grupos de permutaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 215
Los 17 grupos cristalográficos planos. . . . . . . . . . . . . 216
Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 233
Teoría de los grupos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 234
Por qué son exactamente 17 grupos. . . . . . . . . . . . . . 239

13
La característica de Euler. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 239
Arquímedes de Siracusa. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 243
Roger Penrose . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246
George Pólya . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 250

IX. Novena aventura: dibujando con regla y compás. . . . . . 254


Construcciones con regla y compás . . . . . . . . . . . . . . . . 255
Construcción de polígonos regulares. . . . . . . . . . . . . . . 257
Los problemas imposibles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 260
Irracionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 261
El campo de los racionales y extensiones . . . . . . . . . . . 265
Números construibles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 267
Teoría de Galois . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 271
Niels Henrik Abel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 276
Evariste Galois. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 281
Carl Louis Ferdinand von Lindemann . . . . . . . . . . . . . 286
Pierre Laurent Wantzel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 289

14
PRÓLOGO

En la tranquila calle Albatros sigue viviendo la familia Portes. Su


jardín es cada día más bello, pues doña Violeta se ocupa con afán
de él. Los niños, Adrián y Sebastián, lo disfrutan mucho. Pero
quien más disfruta es Sarando, el duende que vive escondido en
una acogedora cueva debajo del pirul, detrás del macizo de hor-
tensias. Su pasión por las matemáticas sigue plena y ha manteni-
do su costumbre de colarse a la biblioteca de don Joaquín, quien
constantemente llega con nuevos libros, a cual más de atractivos.
En estas nuevas aventuras Sarando disfrutará de muy va-
riados temas de las matemáticas. Va a intrigarse con preguntas
aún no respondidas sobre los números primos, tratando de
demostrar la conjetura de Goldbach o la de los primos gemelos.
Aprenderá cómo Dido, la reina de Cartago, echó mano de las
matemáticas para fundar su grandiosa ciudad-Estado al com-
prender en qué consisten los problemas isoperimétricos.
Pensará en la mejor manera de acomodar balas de cañón
para que ocupen el mínimo espacio estudiando la conjetura de
Kepler y calculando las mejores opciones. Después hará un
viaje al infinito y comprenderá los distintos infinitos que ma-
nejan los matemáticos. Meditará sobre la existencia del infinito
en el universo. Más adelante se confrontará con cuestiones pa-
radójicas en matemáticas, averiguará si la tortuga le ganó la
carrera a Aquiles y sabrá quién rasura al barbero del pueblo.

15
Se romperá la cabeza tratando de entender la emoción del
señor Portes al enterarse de que la conjetura de Poincaré había
sido demostrada. Tratar de comprender qué significa la dichosa
conjetura mete en camisa de once varas al duende, quien des-
pués de grandes meditaciones logra entender más o menos de
qué trata. Esto lo lleva a estudiar un poco de topología. Estudia
los orígenes de esta área de las matemáticas y entiende la dife-
rencia entre topología y geometría.
Agasaja su vista con hermosos mosaicos y decoraciones, pre-
sentes ya sea en las tumbas egipcias, en las paredes de la Alham-
bra o en los embaldosados de Praga. Pero más le asombra que
haya matemáticas involucradas y que haya teoremas que los
expliquen. Finalmente acaba estudiando las construcciones geo-
métricas con regla y compás, y comprendiendo los tres proble-
mas insolubles de la geometría griega.
Concluye cada una de sus aventuras leyendo las biografías
de personajes centrales para cada uno de los temas con los que se
confronta en sus aventuras, y se asombra de su pasión y de sus
contribuciones a las matemáticas.*
Sarando, nuestro duende matemático, no es sólo un cice-
rone que nos guía en nuestro paseo por el mundo de las mate-
máticas, sino que trata de representar al lector e intenta poner-
se en sus zapatos para ayudarle a entender mejor los temas
que se tratan en este libro. Partiendo de que las matemáticas no
son una disciplina sencilla de entender, y de que es necesario
manejar el idioma en el que están escritas, Sarando se transfor-
ma en una especie de intérprete, en un alter ego del lector, que
le ayuda a entender y también a comprender que no todo se
puede entender, aunque se puede apreciar y en cierta medida
disfrutar.

1
* Veinticinco de las 26 biografías presentadas se basan en los textos de J. J.
O’Connor y E. F. Robertson, disponibles en http://www-groups.dcs.st-and.ac.uk/
~history/BiogIndex.html (MacTutor History of Mathematics Archive). Sólo la de
Bertrand Russell se basa en un artículo de A. D. Irvine (misma página web). En
español pueden leerse versiones ampliadas en http://www.matem.unam.mx/cprieto.

16
Las matemáticas no se leen como una novela. Hay que leer
y releer y volver a leer cambiando el orden. El orden de las
aventuras no guarda una lógica estricta; es un tanto aleatoria,
por lo que el lector no tiene que leerlas en orden. Siempre será
conveniente tener papel y lápiz a mano para poder hacer mate-
máticas y reproducir la idea que se presenta en el texto. De
igual modo, la escritura de cada capítulo no es rígida; intenta
parecerse a una plática informal sobre matemáticas (Sarando
revisa uno y otro libro, sin mayor orden, al colarse a la bibliote-
ca del señor Portes). De repente se cambia de tema, para luego
volver al tema central.
Agradezco a Michael Barot por haberme proporcionado la
espiral de Ulam y la distribución de los primos y de los primos
gemelos que se presenta en la primera aventura, y a Francisco
Martín, por su anuencia para usar sus imágenes de las superfi-
cies mínimas. Las imágenes de las teselaciones provienen de la
Wikipedia.

17
I. Primera aventura:
de primos y gemelos

La matemática es la reina de las ciencias, la teoría de los


números es la reina de las matemáticas.
Carl-Friedrich Gauss (-)

El cielo tronaba y a lo lejos se apreciaban los relámpagos que amenazaban


con una fuerte tormenta aquella noche de verano. Hacía un par de horas
que don Joaquín había regresado a casa y estaba sentado frente a su escri-
torio leyendo con avidez un libro, cuya portada estaba decorada con nú-
meros dibujados a colores.

Como ya había ocurrido en otras ocasiones, esta portada intrigó a


Sarando, nuestro viejo amigo, el duende del jardín de la casa, quien conta-
ba los minutos para que se apagaran todas las luces y poder colarse de
nuevo a la biblioteca a revisar ese libro que tanto interés despertaba en el
señor Portes.
Poco antes de la medianoche se fueron oscureciendo las ventanas de
la casa. Doña Violeta había atendido a sus perros y finalmente se fue a la
cama. La ansiedad de Sarando se desbordaba e, inmediatamente, entró en
el estudio y revisó aquel libro. Los números primos era su título.
—Vaya —meditó Sarando—, números primos. De ellos no había yo
aún escuchado.
Y observó aquellos números que aparecían en la portada del libro: 2,
3, 5, 7, 11, 13, 17, 19, 23, 29, 31…
—¿Qué misterio encierran estos números? —se preguntó intrigado.

19
Comenzó a meditar sobre ellos y observó que todos eran números
impares (o nones, como había escuchado a unas niñas decir durante la
fiesta de cumpleaños de Adrián), salvo el primero, que era 2. Pero vio que
no estaban todos los impares, pues faltaban 9, 15, 21, 25, 27… Gracias a
su perspicacia no le costó trabajo percatarse de que los impares que falta-
ban eran 3 × 3, 3 × 5, 3 × 7, 5 × 5, 3 × 3 × 3…, es decir, eran productos de
algunos de los números que sí aparecían. No tardó en darse cuenta tam-
bién de que los que se enlistaban en la portada del libro eran precisamente
aquellos que no podían descomponerse como un producto de números
más pequeños. Entonces abrió la primera página del libro.

Los números primos

Los números primos son los átomos de las matemáticas.

—¿En qué quedamos? —pensó Sarando—. ¿Es esto matemáticas,


química o física? ¿Átomos?

Son los átomos, pues como la etimología de la palabra lo


dice son indivisibles; además son los elementos con que se cons-
truyen todos los demás números.
Se dice que un número mayor que  es primo si sólo puede
dividirse entre sí mismo y entre , es decir, si no admite ningún
otro número que lo divida. Equivalentemente, un número na-
tural es primo si tiene exactamente dos divisores distintos:  y
él mismo. Resulta que cualquier otro número, como , , ,  o
, puede escribirse como producto de primos; además, salvo
por el orden, estos primos son únicos para cada número. Por
ejemplo,  =  × ,  =  × ,  =  ×  × ,  =  × ,  =  × . De
hecho, si un número no es primo, entonces se dice que es com-
puesto, es decir, se puede expresar como un producto de núme-
ros distintos de  y de él mismo. Cada uno de estos factores, o
ya resulta primo o a su vez puede expresarse como producto de
factores más pequeños. Como es imposible expresar a un nú-

20
mero entero como un producto infinito de enteros distintos de ,
resulta que debe poder expresarse como un producto de nú-
meros primos, como en los ejemplos de arriba. De hecho, como
ya dijimos, esta descomposición en primos es única para cada
número, excepto por el orden de los factores (que no altera el
producto).

Por supuesto que Sarando se sintió fascinado, pues había descubierto


por sí mismo el concepto de número primo y había entendido por qué
estos números son los átomos de las matemáticas.

Una de las primeras preguntas que surgen respecto de la


colección de los números primos es si hay un número finito de
ellos o, por el contrario, si hay una infinidad.

—Buena pregunta —se dijo Sarando—. Si son sólo un número finito,


eso simplificaría mucho la aritmética; facilitaría los cálculos. ¿Pero cómo se
podrá averiguar eso?
Sarando se puso a pensar y comenzó a alargar la lista de los núme-
ros primos que contenía la portada de aquel libro: 37, 41, 43, 47, 53, 59,
61, 67, 71, 73, 79, 83, 89, 97, 101, 103, 107, 109, 113, 127, 131, 137,
139…
—¡Caramba! Parece que no se acaba esta lista; pero también se vuel-
ve cada vez más difícil de continuar, pues hay que hacer muchas divisiones
para ver si salen exactas o no —reflexionaba Sarando.
Tratando de continuarla, el sueño lo venció y cayó dormido sobre la
página del libro. Al empezar a clarear la mañana despertó súbitamente y se
levantó para salir a esconderse en su cueva antes de que la familia Portes
apareciera para desayunar. No obstante alcanzó a leer algo más del libro:
“Hay una infinidad de números primos”. Salió corriendo, mas alcanzó a
discurrir:
—Tenía yo razón, hay una infinidad. Pero, ¿cómo verificar esto?
Durmiendo, ya metido en su cueva bajo el árbol, Sarando tuvo un
sueño. En él se vio a sí mismo hablando con un antiguo griego que decía
llamarse Euclides. Por supuesto, quien en su sueño se aparecía era el gran

21
matemático del siglo III antes de nuestra era. El sabio le preguntó a Saran-
do qué le preocupaba, y Sarando le respondió:
—Son los números primos; quiero saber por qué hay una infinidad de
ellos —le respondió el duende, y Euclides le dijo:
—Pues esto es muy sencillo de verificar. Si fueran sólo un número fi-
nito, entonces podría tomarse el producto de todos ellos y a este produc-
to sumarle 1. Ahora es muy sencillo ver que si tomamos cualquiera de los
primos, ninguno de ellos dividirá al resultado. Esto significaría que ningún
número, salvo 1 y él mismo, lo dividirá, por lo que el resultado tendría que
ser un número primo, obviamente, mayor que todos los que se habían to-
mado, lo cual es una contradicción, pues supuestamente ya habíamos
tomado a todos los números primos.
—¡Vaya! —meditó Sarando en sueños—, una contradicción.
Y continuó el resto del día durmiendo. Al caer la tarde despertó y re-
cordó vagamente su sueño. No había olvidado, sin embargo, la pregunta
con la que se había escapado de la biblioteca temprano esa mañana. Más
o menos intuía cómo estaba la prueba: si la colección de números primos
es finita, se toma el producto de todos y se le suma 1; con ello construi-
mos un nuevo número que no puede ser divisible más que entre 1 y entre
sí mismo, por lo que debe ser primo. Esto contradice la hipótesis de que
ya habíamos tomado todos los primos. Luego, la suposición de que hay un
número finito de primos debe ser falsa. Con esto en su cabeza, esperó
ansiosamente volver a entrar a la biblioteca para continuar su lectura de la
noche anterior. Entrada la noche, al oscurecerse la casa, penetró y, ho-
jeando el libro de la velada pasada, encontró la prueba del teorema.

¿Cuántos números primos hay?

Teorema. Hay una infinidad de números primos.

Demostración. Supongamos que el teorema fuese falso y, por lo


tanto, que sólo tenemos un número finito de ellos (tal vez mu-
chísimos). Denotémoslos por p, p…, pn. Ahora consideremos
el número

22
k = p × p × … × pn + ,

que es mayor que todos los primos que tomamos y, por tanto,
debe ser compuesto. Si ahora tomamos cualquiera de los nú-
meros primos, digamos pi, donde i es alguno de los índices en-
tre  y n, y dividimos k entre pi, nos queda siempre un residuo
de , es decir, k no es divisible entre ninguno de los primos más
pequeños y, por tanto, debe ser primo. Esto es absurdo, pues ya
habíamos tomado a todos los primos.
Esta demostración, probablemente debida a Euclides, es
uno de los primeros ejemplos que hubo de una demostración
por reducción al absurdo.

—¡Mira nada más! —consideró Sarando, que empezaba a recordar su


sueño—, éste es el señor que vi en mi sueño diciéndome precisamente la
prueba que acabo de leer —y continuó leyendo.

Es posible reformular esta prueba, para hacerla directa y no


indirecta, como arriba, construyendo, al menos teóricamente,
una infinidad de primos. Supongamos que ya hemos encon-
trado n primos, digamos p, p…, pn, y consideremos el número
k = p × p × …× pn + . Tenemos que como ninguno de los pri-
mos que ya tenemos divide a k, entonces, una de dos, o k es
primo o hay un primo distinto de los que ya teníamos que sí lo
divide. Así, cada vez que tengamos una colección finita de pri-
mos debe haber uno más que no está en ella. Esto sólo puede
ocurrir siendo infinita la colección de todos los primos.

Sarando había visto nuevamente cómo era una demostración en ma-


temáticas y no podía más que estar fascinado, pues veía en ella una gran
frescura. Entendía perfectamente que las verdades matemáticas eran
eternas y, con ello, modernas, aunque tuvieran más de 20 siglos de haber
sido probadas. Las matemáticas no envejecen y sus verdades son hoy por
hoy tan vigentes como lo han sido siempre. Esto no ocurre en otras cien-
cias, en que las teorías sobre los fenómenos dejan de ser satisfactorias, a

23
veces, muy pronto. Al longevo duende le encantaba la idea de haber en-
contrado un conocimiento a su medida: un conocimiento eterno.

Números primos grandes

Si observamos la lista de números primos nos encontramos con


, , , , etc. Todos éstos son de la forma  – ,  – ,  – ,
 – . Esto no significa que, en general, n –  sea primo. Hasta
la Edad Media se suponía que si n es primo, entonces n –  es
primo. Esto tampoco es cierto; por ejemplo,  –  =   = 
× . Sin embargo, es frecuente encontrar primos de esta for-
ma. A este tipo de números primos se les conoce como primos
de Mersenne. Llaman la atención los números primos más
grandes que se conocen desde septiembre de . Éstos son
de Mersenne; a saber, se trata de

p =    – ,

es decir, dos elevado a treinta y siete millones ciento cincuenta


y seis mil seiscientos sesenta y siete menos uno. Éste es un nú-
mero con más de  millones de cifras. Hay uno aún más gran-
de que el anterior, pero de la misma forma, se trata de

q =    – ,

es decir, dos elevado a cuarenta y tres millones ciento doce mil


seiscientos nueve menos uno. Éste es un número con casi 
millones de cifras. Por supuesto, los exponentes    y
   son también números primos.

Sarando se quedó asombrado. Trató de pensar en el número más grande


en el que hubiera pensado alguna vez. Recordó que el universo había apareci-

1
Véase http://www.primzahlen.de.

24
do a partir de una gran explosión que tuvo lugar hace aproximadamente
13 750 millones de años. No le costó demasiado trabajo calcular que este
lapso corresponde a 433 917” 000 000’ 000 000 segundos (más de 430 000
billones de segundos), que es apenas un número con 18 cifras.
–Realmente estos matemáticos tienen mucha imaginación –caviló
Sarando–. Mira que “inventar” números con casi 13 millones de cifras.
Esos números seguramente no son concebibles ni como “cifras astro-
nómicas”.
Finalmente, salió de la biblioteca y se fue a dormir. Mientras inten-
taba conciliar el sueño, le daban vuelta alrededor de la cabeza números
gigantescos. Se preguntaba cuáles de ellos serían primos y, de ser así, si
darían origen a primos de Mersenne. Finalmente logró dormir. Ya estan-
do en sueños, apareció un profesor de aspecto taciturno y cabello cano
que dice: “Los números de la forma 2p – 1 no son primos, si p no es
primo. La prueba es muy sencilla –seguía diciendo y escribiendo en el
pizarrón—; supongan ustedes que p = mn, donde m y n son números
naturales diferentes de 1. Entonces es muy fácil verificar la siguiente
identidad

2p – 1 = (2m – 1)(2m(n – 1) + 2m(n – 2) + 2m(n – 3) + … + 2m + 1)”.

En medio de su sueño, Sarando extrajo papel y lápiz y, siguiendo la


propuesta del viejo profesor, calculó, multiplicando primero 2m por todo el
chorizo del lado derecho, y luego restando el producto de 1 por el mismo
chorizo:

(2mn + 2m(n – 1) + 2m(n – 2) + … + 2m) – (2m(n – 1) + 2m(n – 2) + … + 2m + 1) =


= 2mn – 1 = 2p – 1.

Se quedó asombrado de la precisión de sus cálculos, para los cuales


aplicó la ley de los exponentes, que asegura que 2a2b = 2a + b. Pasó el resto
de la noche con una sensación de placidez, que en la mañana lo hacía sen-
tir descansado y ávido por aprender más. Fue grande su asombro, pues al
despertar, ahí estaba la hoja de papel y su demostración de que si p no
es primo, entonces tampoco lo es 2p – 1.

25
Criba de Eratóstenes

No hay una receta para producir uno a uno los números pri-
mos; para verificar que lo son hay que probar dividirlos entre
todos los números (primos) más pequeños que ellos. De he-
cho, si un número n es producto de otros dos números k y l,
entonces claramente uno de los dos debe ser menor que o igual
a la raíz cuadrada de n, mientras que el otro tendrá que ser ma-
yor o igual a dicha raíz.
Esto significa que si deseamos averiguar si un número es
primo, basta probar su divisibilidad entre los números primos
menores o iguales a su raíz cuadrada. Por ejemplo, si n = 9991 y
queremos saber si es primo, ya que √9991 es un poquito menor
que 100, basta ver si es divisible entre los primos menores que
100. Vemos que no lo es más que entre 97 (y el resultado de la
división es 103, que también es primo); así 9991 = 97 × 103, y
por tanto no es primo.
De hecho se tiene:

Teorema. Un número es primo si y sólo si no es divisible entre


ningún primo menor que o igual a su raíz cuadrada.

Eratóstenes diseñó un método para buscar primos; a saber,


se elabora una lista ordenada de todos los números desde 
hasta N.
Primero se tachan a partir del  todos los pares (de  en );
luego a partir de  los múltiplos de  (de  en ), a partir de 
los múltiplos de  (de  en ), etc. De acuerdo con el teorema
de arriba, basta con tachar hasta los múltiplos del primo más
grande que es menor o igual a la raíz cuadrada de N. Los que
no se tachan en este proceso —es decir, los que no se atoran en
la criba (o coladera)— son los números primos menores o
iguales a N. A éste se le conoce como método de la criba de Era-
tóstenes.
En una tabla se ve así:

26
Números
naturales 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22
Criba de 2: 2 3 – 5 – 7 – 9 – 11 – 13 – 15 – 17 – 19 – 21 –
Criba de 3: 2 3 – 5 – 7 – – – 11 – 13 – – – 17 – 19 – – –
Criba de 5: 2 3 – 5 – 7 – – – 11 – 13 – – – 17 – 19 – – –

Sarando se quedó muy contento de conocer un par de métodos se-


guros para encontrar números primos.
—Eso de echarlos en una coladera y sólo los que no pasan son primos
suena muy conveniente —consideró.
Le quedaba claro, no obstante, que el proceso es laborioso. Decidió
regresar a su cueva y continuar la noche siguiente su excursión al mundo
de los números primos. Esa noche sus sueños lo llevaron a pasear por un
bosque donde cada árbol era un número natural. Se detenía ante cada
uno, preguntándose si el número del árbol era primo o no. Lo acompañaba
el viejo profesor, que había cambiado su tiza por una varita mágica en for-
ma de brocha. Cada vez que Sarando verificaba que el número de algún
árbol era primo, el profesor hacía un movimiento con la varita y el árbol se
volvía rojo. Así, había árboles verdes y rojos en aquel bosque. Al despertar,
Sarando aún se sentía rodeado de árboles. Pero pensando en los primos,
se preguntó si había una regla que dijera cómo estaban acomodados los
árboles rojos entre los verdes, es decir, los primos entre los naturales. Lle-
gada la noche, en el mismo libro que había estado leyendo, encontró la
siguiente tabla:

N Número de primos menores que N


1 000 168
1 000 000 78 498
1 000 000 000 50 847 534
1 000 000 000 000 37 607 912 018
1 000 000 000 000 000 29 844 570 422 669
1 000 000 000 000 000 000 24 739 954 287 740 860

En otras palabras, entre los primeros   números natura-


les, .% son primos; entre el primer millón, son .%; entre el
primer millardo, sólo son .%; mientras que entre el primer

27
billón sólo son .%; en el primer billardo son .%, y en un
trillón son .%. Los matemáticos especialistas en la teoría de
los números ya tienen una fórmula para calcular esta distribu-
ción; es conocido como teorema de los números primos, que ase-
gura que el número de primos menores que N, denotado por
Π(N), cumple
Π(N) ~ N / ln N,

donde ln N es el llamado logaritmo natural, o logaritmo de base e


(donde e es el número de Euler) de N. Es decir, Π(N) es aproxi-
madamente N dividido entre el logaritmo natural ln N de N.

Si bien Sarando entendía la fórmula, no supo bien a bien cómo inter-


pretarla para entender cómo estaban distribuidos los árboles rojos en su
bosque. Continuó, curioso, su lectura.

La geometría de los números primos

Un físico y matemático polaco, Stanisław Ulam, alguna vez


tuvo la ocurrencia de poner todos los números naturales sobre
una espiral cuadrada, donde los números primos se escriben
en rojo, como se aprecia en la figura i..
Observó que hay ciertas diagonales en las cuales se concen-
tran más los primos. La figura i. concentra varios miles de nú-
meros en la espiral de Ulam, que sólo se ven como pequeños
puntos de colores. Los puntos rojos marcan los primos.

Sarando se asombró de ver que en la distribución de los números pri-


mos aparentemente sí hay geometría. Se preguntó si hay alguna manera
de formalizar esta situación geométrica de los números primos. Finalmente
se quedó dormido y, para su asombro, en sus sueños comenzó a volar en
un globo de Cantoya. Desde ahí veía su bosque de la noche anterior, que
más bien era un huerto, con todos los árboles acomodados en forma de
una espiral cuadrada. Como en su sueño ya era otoño, la estación favorita

28
37 — 36 — 35 — 34 — 33 — 32 — 31
| |
38 17 — 16 — 15 — 14 — 13 30
| | | |
39 18 5 — 4 — 3 12 29
| | | | | |
40 19 6 1 — 2 11 28
| | | | |
41 20 7 — 8 — 9 — 10 27
| | |
42 21 — 22 — 23 — 24 — 25 — 26
|
43 — 44 — 45 — 46 — 47 — 48 — 49 …
Figura i.1.

Figura i.2.

29
de Sarando, los árboles eran amarillos. El viejo profesor caminaba en es-
piral, pintando de rojo con su varita cada árbol correspondiente a un nú-
mero primo. El globo se elevaba cada vez más y Sarando veía los árboles
apenas como pequeños puntos amarillos y rojos en aquella espiral de
Ulam.2 El profesor también pintaba con azul los primos que aparecían en
parejas, es decir, los de la forma p y p + 2, como 3 y 5, 5 y 7, 11 y 13, 17 y
19, 29 y 31, etc. El paisaje que veía Sarando desde la altura se veía como
en la figura I.2.
Con la agradable imagen del enorme jardín de árboles amarillos, rojos
y azules, Sarando acabó de pasar la noche tranquila y descansadamente.

Una fórmula para primos

Un grupo de matemáticos —Jones, Sato, Wada y Wiens— ob-


tuvo en  un complicado polinomio en  variables, cuyos
valores positivos para valores enteros de las variables son todos
los números primos. Si denotamos esas variables por las  le-
tras a, b, c, … , x, y, z del alfabeto (inglés), el polinomio es:

(k + ){ – [wz + h + j – q] – [(gk + g + k + )(h + j) + h – z] –


– [n + p + q + z – e] – [(k + )(k + )(n + ) +  – f ] –
– [e (e + )(a + ) +  – o ] – [(a – )y  +  – x ] –

– [r y (a – ) +  – u ] –


– [((a + u (u – a)) – )(n + dy ) +  – (x + cu) ] – [n + l + v – y] –
   

– [(a  – )l  +  – m ] – [ai + k +  – l – i] –


– [p + l(a – n – ) + b(an + a – n  – n – ) – m] –
– [q + y (a – p – ) + s(ap + a – p  – p – ) – x] –
– [z + pl(a – p) + t(ap – p – ) – pm]}.

—¡Vaya, fórmula! —pensó Sarando—. Además, dicen los que la


encontraron, que sus valores positivos dan números primos; eso no lo
2
Agradezco a Michael Barot por permitirme reproducir su espiral de Ulam.
3
Véase Richard Courant y Herbert Robbins, ¿Qué son las matemáticas? Conceptos
y métodos fundamentales, fce, México, 2002.

30
entiendo —censuró Sarando de inmediato—, pues tiene dos factores:
uno es k + 2 y el otro es algo larguísimo. De esta forma, yo no entiendo
cómo va a salir un primo.
Continuó su lectura.

A primera vista podría pensarse que esta fórmula es contra-


dictoria, toda vez que es equivalente a (k + ){ – M}, donde M es
una suma de cuadrados, es decir, un número mayor que o igual
a . Así, el resultado de la fórmula es un producto.

—¿No lo decía yo? —exclamó Sarando.

Mas no es el caso, pues siendo M una suma de cuadrados es


positivo. Así, la fórmula da un valor positivo si y sólo si M = ,
y entonces su valor es k + . Puesto en otros términos, M como
función de k y otras variables es  si y solamente si k +  es un
número primo.

—¡Esto sí que me ha rebasado y me ha dejado completamente ano-


nadado! ¡Estos matemáticos y sus fórmulas! —meditó Sarando—. Me
imagino tomando números enteros para cada letra del alfabeto, ponerme
a hacer las cuentas y luego me sale que la tal M no es 0. Entonces debo
volver a empezar. Yo creo que habría que poner a trabajar a alguna super-
computadora para hacer las cuentas.
Esa noche fue demasiado para Sarando. La fórmula lo había apabulla-
do, y en sus intentos por calcular con ella se había dado cuenta de que, en
primer lugar, era una verdadera lata hacerlo y, en segundo, de que era
bastante difícil que ese término, que en el libro se denotaba por M, resul-
tara igual a 0.
Decidió irse a su cueva. No obstante semejante fórmula, su curiosi-
dad no disminuía y empezó a pensar en los números primos de otras ma-
neras. Primero escribió nuevamente su lista de primos, recordando los ár-
boles azules del viejo profesor en el jardín. Pensando en eso cayó
profundamente dormido. Sus árboles numerados estaban alineados en
una fila que parecía infinitamente larga. Los árboles que no eran primos

31
seguían siendo de un hermoso color dorado, los primos eran rojos, y ha-
bía pares de árboles, con sólo un amarillo intermedio, que eran azules. A lo
lejos se veía al viejo profesor pintando de rojo los árboles primos y de azul
las parejas de números impares consecutivos, tales que ambos son pri-
mos, a saber: 3 y 5, 5 y 7, 11 y 13, 17 y 19, 29 y 31, 41 y 43, 59 y 61, 71 y
73, 101 y 103, 107 y 109, 137 y 139, etcétera.
En su sueño empezó a ver que algunos números primos, cobrando
vida, se desprendían de los árboles y aparecían muy arregladitos, con sus
sombreritos y sus pantaloncillos cortos. Venían cogidos de las manos, de
dos en dos, y era notable que cada pareja constaba de números primos
que son impares consecutivos. Además, entraban danzando y salían y vol-
vían a entrar otros y cada vez más y más. Luego empezó a ver que se ele-
vaban en el aire de la noche, luminosos, hasta confundirse con las es-
trellas, y lo hacían por cientos y por miles de parejas que se perdían en el
infinito. Al despertar retumbaba aún en sus oídos la música al ritmo de la
cual bailaban las parejas de primos. Y, por supuesto, surgía la pregunta:
¿habrá una infinidad de tales parejas? Inmediatamente encontró, en su
lectura de la siguiente noche, una sección del libro que había estado le-
yendo que abordaba parejas de números primos.

Los primos gemelos y la conjetura de Goldbach

La distribución de los números primos es un misterio, toda vez


que, a pesar de la larga fórmula del párrafo anterior, no es posi-
ble dar una fórmula recursiva que diga cómo, dados los primeros
primos, se puede encontrar el siguiente. Una cuestión relaciona-
da con lo anterior es la de los primos gemelos, es decir, pares de
la forma p y p + , de modo que ambos sean números primos.
Hay una conjetura famosa que afirma que la familia de estos pa-
res de primos gemelos es una familia infinita; hoy por hoy, aun-
que hay muchas evidencias de que eso sea cierto, no hay indicios
de una prueba para arribar a este resultado.
También existe una conjetura relacionada que afirma que
para cada número k hay una infinidad de parejas de primos

32
k-gemelos, es decir, números de la forma p y p + k, de modo
que ambos son números primos.

Para Sarando resultaba muy tentador encontrar tantas preguntas


sobre los primos, aparentemente inocentes, que los matemáticos aún no
podían responder. Para su agradable sorpresa, al seguir leyendo encontró
lo siguiente:

Otro de los problemas famosos de la teoría de los números


primos es la llamada conjetura de Goldbach, la cual parte de la
observación de los primeros números pares. Por ejemplo:

 =  + ,  =  + ,  =  + ,  =  + ,  =  + ,  =  + ,
 =  + ,  =  + ,  =  + , … ,  =  + , …
 =  + , … ,  =  + , etcétera.

En , Goldbach, en una carta dirigida a Euler, observó


que, con excepción del , todos los números pares que conside-
raba, siempre era posible escribirlos como la suma de dos nú-
meros primos. Deseaba saber si Euler podía probar que: Todos
los números pares mayores que  se pueden escribir como suma
de dos números primos.
Euler nunca respondió a esta pregunta y hasta el día de hoy
nadie ha podido proporcionar ni una prueba ni un contra-
ejemplo (es decir, un número par mayor que  que no sea suma
de dos primos). Parece que la dificultad en esta afirmación es-
triba en que el concepto de número primo está íntimamente
4
A ésta se le conoce como conjetura de Polignac.
5
Para información detallada de lo que pudo haber enunciado la conjetura como
Goldbach la escribió en su carta a Euler, véase César Guevara Bravo y Juan Ojeda
Uresti, “¿Formuló Goldbach la conjetura de Goldbach?”, Ciencias, 81: 72-79, 2006.
Artículo disponible en http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?
iCve=64408112.
6
Muchos años después, en 1894, Georg Cantor publicó una lista de los primeros
1 000 números pares junto con su descomposición como suma de dos primos. Esto fue
muy extraño pues 40 años atrás ya había sido publicada la lista de los primeros
10 000 números pares y la descomposición de cada uno como suma de dos primos.

33
vinculado con la multiplicación, en tanto que la conjetura se re-
fiere a una operación muy distinta, a saber, la suma. A ésta se
le llama la conjetura de Goldbach.

—¡Qué interesante está esto! —masculló Sarando—. Me gustaría en-


contrar una prueba contundente para todas estas conjeturas. Me haría
famoso, no sólo entre los duendes. Pero quizá se pueda probar algo más
sencillo, por ejemplo, que todo número par es suma de tres primos.
Con esta idea se fue a la cama. En su sueño apareció un duende de
lentes de aspecto un tanto taciturno, que le preguntó qué era lo que le
producía ese sueño tan intranquilo.
—La conjetura de Goldbach —respondió Sarando—. Dicen que no
se puede probar y yo trato de ver un resultado más sencillo, pero que esté
relacionado.
—Pues claro que lo hay —respondió el duende de lentes—. Usando
la conjetura de Goldbach puedes probar que cualquier número entero
mayor que 5 es suma de tres números primos.
—¿Cómo es eso? —cuestionó Sarando.
—Muy fácil —respondió el duende de los lentes; sacó un gis y en un
pizarrón que apareció de la nada empezó a escribir mientras decía—:
Toma un número mayor que 5. Si es par, sólo réstale 2 y vuelves a obtener
un par, ahora mayor que 3, y éste lo escribes, por la conjetura de Gold-
bach, como suma de dos primos. Así, el par con el que empezaste es la
suma de los dos primos y de 2, es decir, la suma de tres primos. Si el nú-
mero que tomas es impar, entonces réstale 3 y obtienes un par, que otra
vez es la suma de dos primos; por lo tanto, el impar que tomaste es la
suma de esos dos primos y 3.
—Vaya prueba —pensó Sarando, aún en sueños, cuando un ruido en el
jardín lo despertó. Era don Joaquín que salía corriendo a su trabajo. Intrigado
por el sueño, Sarando esperó la noche para volver a hurgar en el libro de
teoría de números. Y, en efecto, encontró el resultado del duende de lentes.

A la siguiente se le conoce como la pequeña conjetura de


Goldbach: Todo número entero mayor que  es la suma de tres
números primos.

34
Si la conjetura de Goldbach es cierta, entonces la pequeña
conjetura de Goldbach también lo es. A saber, supóngase que n
es un número entero. En caso de que n sea par mayor que ,
tómese n – , que también es par y es mayor que . Por la con-
jetura de Goldbach, hay primos p y q tales que n –  = p + q,
por lo que n = p + q + . En el caso en que n es impar mayor
que , se tiene que n –  es par mayor que  (y, así, también ma-
yor que ) y, por tanto, nuevamente por la conjetura de Gold-
bach, debe ser de la forma n –  = p + q, por lo que n = p + q + .
Así, en ambos casos, n es la suma de tres números primos.
Tanto la conjetura original como la pequeña conjetura de
Goldbach —aunque esta última aparentemente es más simple—
siguen siendo problemas abiertos. Han sido verificadas, usando
computadora, con números pares hasta  billones ( × ).

La función zeta y la hipótesis de Riemann

En los muchos intentos que se han hecho para estudiar la dis-


tribución de los números primos, así como para muchos otros
problemas de números primos, incluidas las conjeturas de Gold-
bach, ha jugado un papel importante una función descrita por
Riemann y una conjetura que el propio Riemann formuló.
Consideremos para cada número entero k las siguientes sumas:
1 1 1 1
V n = 1+ + k + k +…+ k
2 k
3 4 n
Resulta que si k = , aunque los términos pueden hacerse
tan pequeños como se quiera, puede verificarse que estas su-
mas parciales sn pueden hacerse tan grandes como uno desee,
es decir, pueden sobrepasar cualquier número positivo. Se dice
que la serie —es decir, la suma infinita— diverge al infinito. Por
el contrario, puede demostrarse que si k es mayor que , enton-
ces la suma infinita converge a un valor finito. Es decir, para un
número entero k mayor que , tenemos una función de k:

35
1 1 1 1
] (k) = 1 + + k + k +…+ k +…
2 k
3 4 n

De hecho, ya que es posible definir potencias con exponen-


tes que sean cualquier número arbitrario, si x es cualquier nú-
mero mayor que , se tiene la siguiente función de él:

1 1 1 1
] (x ) = 1+ + x + x +…+ x +…
2 x
3 4 n

A ésta se le conoce como función zeta (por la letra griega z)


de Riemann. El propio Riemann demostró que es posible ex-
tender esta función a todos los números complejos z = x + yi
distintos de . Es fácil demostrar que para números reales x > 
esta función coincide con el siguiente producto infinito:

§ ·¸ § ·¸ § ·¸ §¨ ·¸
¨¨ ¸¸ ¨¨ 1 ¸¸ ¨¨ 1 ¸¸ ¨¨ 1 ¸¸
¨¨ 1 ¸¸˜¨¨ ¸¸˜¨¨ ¸¸˜…¨¨ ¸¸
¨¨ 1 ¸¸ ¨¨ ¸¸ ¨¨ ¸¸ ¨ ¸¸˜…,
¨¨1  x ¸ ¨1  1x ¸¸ ¨1  1x ¸ ¨ 1
¸¸¸
© 2 ¸¹ ¨© 3 ¸¹ ¨© 5 ¸¹ ¨¨©1  p x ¸¹

donde cada factor corresponde a cada uno de los números pri-


mos p. Esta coincidencia plantea una muy interesante relación,
puesto que la función zeta de Riemann está descrita en térmi-
nos de todos los números naturales, mientras que esta segun-
da función está dada en términos de los números primos.
Pero volvamos a la función zeta, ahora evaluada en x = :

1 1 1 1
] (2) = 1 + 2
+ 2 + 2 +…+ 2 +…
2 3 4 n

7
Véase Carlos Prieto de Castro, Aventuras de un duende en el mundo de las mate-
máticas, fce, México, 2005, p. 33.
8
Véase R. Courant y H. Robbins, op. cit.

36
Resulta que esta expresión tiene una connotación geomé-
trica, pues su valor es precisamente
S2
,
6
es decir que el número z() es igual al cuadrado del número del
círculo p = .… dividido entre . El va-
lor común de estas tres expresiones es

S2
] (2) = = 1.6449340668482264364724151666460…
6

Tenemos, pues, una estrecha relación entre los números


naturales, los números primos y la razón entre el perímetro y el
diámetro de un círculo, es decir, p.

—¡Vaya, vaya! —exclamó Sarando—, es como si Dios hubiera codifi-


cado la lista de los números primos en la longitud de la circunferencia de
radio 1/2.

La función zeta de Riemann ha representado uno de los más


grandes misterios de la historia de las matemáticas. Riemann
verificó que los números pares negativos hacen  a la función,
es decir, z(–n) = , y conjeturó que aparte de estas soluciones,
si un número complejo z = x + yi es tal que z(z) =  y y ≠ ,
entonces la parte real debe cumplir que x = /. A esta conjetu-
ra se le conoce como hipótesis de Riemann. A diferencia de
otras conjeturas famosas de las matemáticas, ésta no es fácil
de entender por alguien que no esté entrenado en la disciplina.

—¡Ya lo decía yo! —suspiró Sarando, aliviado—. Esta tal función de


Riemann es de lo más extraña e incomprensible.

La hipótesis de Riemann sigue siendo una de las grandes


preguntas abiertas de las matemáticas; en palabras afirma: To-

37
dos los ceros no triviales de la función zeta deben tener su parte
real igual a un medio.
Esta conjetura, junto con la de Goldbach (que se presume
podría ser demostrada a partir de la hipótesis de Riemann), la
conjetura de los primos gemelos y su generalización para los
primos k-gemelos, así como el último teorema de Fermat (pro-
bado por A. Wiles apenas en ), han intrigado a los mate-
máticos durante siglos.

Sarando, fascinado por todos los maravillosos descubrimientos que


sobre los números primos y la extraña función zeta de Riemann había
hecho, deseaba saber quiénes fueron los personajes de su aventura. Re-
currió al libro Biografías de matemáticos famosos para averiguar sobre la
vida de los protagonistas de esta fascinante historia.

Eratóstenes de Cirene

Nació en  a.C., en Cirene, África del Norte (ahora Shahhat,


Libia), y murió en  a.C., en Alejandría, Egipto. Entre sus
maestros se encontraron el erudito Lisanias de Cirene y el filó-
sofo Aristón de Quíos, quien había estudiado con Zenón, el
fundador de la escuela estoica de filosofía. Eratóstenes también
estudió con Calímaco, quien también era originario de Cirene,
y pasó algunos años estudiando en Atenas.
Fue Ptolomeo I Sotero quien planeó la biblioteca de Alejan-
dría, y su hijo, Ptolomeo II Filadelfo (el que ama a su hermana),
quien la construyó. La base de aquel proyecto fueron copias de
obras pertenecientes a la biblioteca de Aristóteles, quien, por
cierto, era el mentor de Alejandro Magno. Ptolomeo II designó
a uno de los maestros de Eratóstenes, Calímaco, como segundo
bibliotecario. Cuando Ptolomeo III Evergetes (el Benefactor)
sucedió a su padre en  a.C., persuadió a Eratóstenes para

9
Véase Carlos Prieto, op. cit.

38
que fuese a Alejandría como tutor de su hijo Filopátor. A la
muerte de Calímaco alrededor de  a.C., Eratóstenes se con-
virtió en el tercer bibliotecario en Alejandría, en la biblioteca
ubicada en el templo de las musas, llamado Museion (o Museo
de Alejandría).
Una de las obras importantes de Eratóstenes fue Platoni-
cus, que trataba de las matemáticas que subyacen a la filosofía
de Platón. Esta obra fue usada sustancialmente por Teón de
Esmirna, cuando escribió Expositio rerum mathematicarum
[Tratado de las ciencias de la matemática], y aunque el Plato-
nicus ahora está perdido, Teón de Esmirna nos cuenta que la
obra de Eratóstenes abordaba las definiciones básicas de la geo-
metría y la aritmética, así como también trataba temas como
la música.
Algunos detalles de lo que escribió Eratóstenes en Platoni-
cus los da Teón de Esmirna. En particular, ahí describió la his-
toria del problema de duplicar el cubo. Cuenta que cuando el
dios proclamó a los delianos, a través del oráculo, que para des-
hacerse de una plaga debían construir un altar que duplicara el
tamaño del que ya existía, sus artesanos no supieron cómo ha-
cer un cubo sólido del doble de volumen; por lo tanto, fueron a
consultar a Platón, quien respondió que lo que el oráculo quiso
decir no fue que el dios quisiera un altar del doble de tamaño,
sino que lo que deseaba al asignarles la tarea era avergonzar a
los griegos por su desprecio por las matemáticas y su desdén
por la geometría.
Eratóstenes también trabajó con números primos. Se le
recuerda por su criba de números primos, la “criba de Era-
tóstenes” que, modificada, sigue siendo una importante he-
rramienta en la investigación de la teoría de los números.
Dicha criba aparece en la Introducción a la aritmética de
Nicomedes.

10
Véase la “Novena aventura: dibujando con regla y compás”, más adelante en
esta obra.

39
Explorar, conocer y divertirse es el propósito de todo buen viaje
que nos lleve a descubrir lugares fascinantes a los que es inevitable
volver, pues cada visita nos revela nuevos mundos
que parecen inagotables. El duende Sarando ha encontrado un lugar
como éste en las matemáticas y por eso ha partido en busca
de más aventuras. Acompañado —como suele hacerlo— de papel,
lápiz y su libro de biografías de matemáticos famosos,
Sarando, junto con el lector, conocerá en esta ocasión las preguntas
aún no respondidas sobre los números primos; aprenderá
cómo Dido, la reina de Cartago, echó mano de las matemáticas
para fundar su grandiosa ciudad-Estado y entenderá
los teoremas que explican la decoración de mosaicos de la Alhambra;
por último, hará un viaje que lo ayudará a comprender los distintos
infinitos que abordan los matemáticos.

Carlos Prieto de Castro obtuvo su maestría en matemáticas en la unam


y es doctor en esta disciplina por la Universidad de Heidelberg, Alemania.
Es miembro de la Academia Mexicana de Ciencias y de la Sociedad Matemática
Mexicana, así como profesor del Colegio Alemán. En 2009 recibió el Premio Universidad
Nacional en Docencia en Ciencias Exactas.

LA
CIENCIA
PARA
TODOS
www.fondodeculturaeconomica.com

233