Está en la página 1de 7

Historia

La Historia es la ciencia que estudia y sistematiza los hechos más


importantes y transcendentales del pasado humano. Dichos sucesos son
analizados y examinados en función de sus antecedentes, causas y
consecuencias, y en la acción mutua de unos sobre otros, con el propósito de
comprender correctamente el presente y de preparar el futuro. Estudiar la Historia
no es un simple ejercicio memorístico, cargado de hechos, nombres, lugares y
fechas sin conexión alguna. La Historia es ante todo, la posibilidad que el ser
humano tiene para conocerse a si mismo. Es indagar en el pasado para
comprender el porque de nuestro presente, y sobretodo, ver el hombre en su
dimensión; sus aciertos, sus errores y la capacidad que la humanidad tiene para
ser una especie más perfecta, mejor organizada y más justa.

Las personas que se encargan de reconstruir y explicar los hechos del pasado,
han utilizado fuentes de información como ayuda. Entre ellas tenemos la historia
escrita, también conocida como historiografía, que comprende de relatos
escritos como memorias, cartas, literatura, archivos de tribunales, asambleas
legislativas, instituciones religiosas, etc; y la información no escrita que se obtiene
de los restos culturales o materiales de civilizaciones desaparecidas, tales
como los elementos arquitectónicos, pintura, artesanía, etc.

¿Cómo vivían los primeros grupos humanos que poblaron


México?
Los primeros pobladores vivían en grupos de menos de 100 integrantes, eran
nómadas, sus viviendas iban desde cuevas hasta refugios sencillos hechos con
hojas y ramas sostenidos por estacas de madera con techos de pieles, que
abandonaban al migrar a otro lugar; el trabajo era colectivo y se asignaba de
acuerdo a la edad y sexo (caza o recolección).
Evangelización en la Nueva España
Fresco de los doce apóstoles de México en la Sala de Profundis del convento de San Miguel Arcángel
de Huejotzingo.

La evangelización en la Nueva España, también llamada por Robert


Ricard conquista espiritual,[1] fue un proceso histórico que implicó mediante la
predicación, enseñanza e implantación de la fe católica en los territorios de
la Nueva España y la transmisión de la cultura occidental. La religión católica fue
un elemento clave en la expansión de la Monarquía hispánica y punto fundamental
en su desarrollo posterior al ser la Iglesia de Roma un aliado político de los
españoles y los conquistadores, quienes justificaron en todo momento sus
acciones expansivas en el derecho divino y la enseñanza de la fe católica para
los infieles.
México
Ukranian

De español e India produce mestizo

Actualmente, más de 110 grupos étnicos componen a la mayor parte de la


población mexicana. La población mestiza, a diferencia de los indígenas, no
constituye una etniapor sí mismos, ya que sus ancestros pueden proceder de
diferentes etnias y pueden no tener ningún rasgo fenotípico, lingüístico o cultural
exclusivo. En general, en México se aplica el término mestizo a personas con una
apariencia fenotípica intermedia entre los estereotipos europeos y estereotipos
indígenas.
El mestizaje en la Nueva España se caracteriza por ser el resultado de la mezcla
de diversos grupos étnicos, en los que sobresalen
principalmente europeos e indígenas; durante la época colonial se les llamaba
mestizos a toda aquella persona que había nacido de un español y un indígena, o
a su vez, que fuese de un indígena con un español, lo cual no era muy frecuente.
Dependiendo del físico predominante de los mestizos a veces se les tomaba como
españoles y otras veces como indígenas; sin embargo, nunca fueron realmente
aceptados por ambos grupos étnicos.[1]
El concepto de mestizo es cada vez más amplio, ya que los indígenas no tienen la
misma estructura social e ideológica. En el siglo XXI ya se hacen estudios sobre el
mestizaje dentro de la población catalogada como indígena; por ejemplo, el
mestizaje entre mixes y zapotecos, de mayas con nahuas,
de mazahuas con purépechas, etc.
Historia del Estado de Guerrero
La historia del Estado de Guerrero tiene gran riqueza, pues ha estado presente
en todos los movimientos de la historia de México.
Índice
Época colonialEditar

Retrato de Juan Ruiz de Alarcón.

Una vez que Tenochtitlán fue destruida y los mexicas sometidos, el Océano
Pacífico atrajo la atención de los conquistadores, esencialmente por motivos
económicos. En 1519Hernán Cortés ordenó que se explorara la provincia de
Zihuatlán o Zacatula, como la llamaron los conquistadores, para cerciorarse de la
existencia del Mar del Sur y de las riquezas en oro y perlas; la expedición estuvo a
cargo de Gonzalo de Umbría. A fines de 1520 el mismo Cortés mandó reconocer
la región taxqueña, con el objetivo de localizar metales para fundir piezas
de artillería. De esta manera, la penetración armada fue formalizando la conquista
del territorio sureño, que no opuso gran resistencia, debido al temor que había
despertado la noticia de la caída de Tenochtitlán.[1]
Al conformarse la primera división política de la Nueva España, en el segundo
tercio del siglo XVI, se estableció la Real Audiencia y se dividió el territorio de
la Nueva España en cinco provincias, dentro de las cuales se establecieron
Corregimientos y Alcaldías Mayores que tenían por objeto vigilar el orden de los
pueblos y regular las relaciones entre los españoles y las comunidades indígenas.
De esta manera se establecieron en el territorio sureño las alcaldías mayores de
Tlapa bajo la jurisdicción de la provincia
de Puebla; Taxco, Iguala, Chilapa y Acapulco de la de México y Zacatula bajo
provincia de Valladolid.[2]
Cultura de México
Estatuas vivientes disfrazadas de mariachisy representando a dos soldados de la Revolución
Mexicana en Ciudad de México, una muestra de la rica cultura del país.

La cultura de México refleja su realidad como crisol de culturas y en su relieve


natural. En lo que se ha dado en llamar lo mexicano influyen elementos culturales
de las más diversas índoles: ya sean los modernos, los antiguos y los reciclados.
La forma de vida en México incluye muchos aspectos de los pueblos
prehispánicos del período colonial. Otros aspectos importantes de su cultura son
los valores, la unidad familiar, el respeto, el trabajo duro y la solidaridad de la
comunidad.[1]
México ha cambiado rápidamente durante el siglo XIX. En varias formas, la vida
contemporánea en las ciudades, ha llegado a ser muy similar a la de las ciudades
en los Estados Unidos y Europa. En la primera encuesta nacional de cultura 2003
de la Universidad Nacional Autónoma de México, fue aplicada en viviendas a
4,050 personas de 15 años o más, en 27 estados del país, en diciembre de 2003.
En todos los casos, los resultados se presentan tanto a nivel nacional como
desagregados por las características sociodemográficos de la población –sexo,
edad, escolaridad, ingreso y ocupación –, así como por región, municipio por
tamaño de población y para el Distrito Federal, Monterrey, y Guadalajara. Los
resultados señalaron que el consumo y las prácticas culturales de los mexicanos
estaban altamente relacionados con los niveles de escolaridad y de ingresos. [2]
Sin embargo, la mayoría de los pueblos mexicanos siguen la forma de vida de sus
antepasados. Más del 90% de la población vive en ciudades de más de 200,000
habitantes. Las áreas urbanas más grandes son la Ciudad de
México, Guadalajara y Monterrey.[3]
Sedentarismo (antropología)
Problemas de la página

Del Nomadismo al Sedentarismo

Para otros usos de este término, véase sedentarismo (desambiguación).


Fragmento antiguo de un fresco encontrado en las ruinas de la antigua ciudad de Avaris, Egipto.

El sedentarismo es una forma de poblamiento por la cual una sociedad se


establece en un lugar determinado al que pasa a considerar como su hogar. Es la
antítesis del nomadismo. Se cree que el proceso por el cual los seres humanos
comenzaron a dejar de ser nómadas para convertirse en sedentarios comenzó con
el Neolítico, hace aproximadamente diez mil años en Oriente Medio.
Posteriormente se fue dando en todos los continentes, en unos casos por difusión
y en otros de manera espontánea, como en China, Nueva
Guinea, África o América (en esta última durante su periodo formativo). La
sedentarización se consolidó definitivamente con la fundación de las primeras
ciudades (Jericó tiene ya entidad poblacional hacia el 9 500 a. C.).
La ciudad representaría la culminación del proceso de sedentarización humano y
dicho proceso perdura todavía en la edad contemporánea

Orden religiosa de los


Agustinos
Orden religiosa de origen español fundada en el Siglo XVI. Llegaron a la Nueva
España en dos viajes: el primero en 1533 y el segundo en 1536. El grupo de
avanzada que desembarcó en la Nueva España lo integraron siete misioneros,
que se asentaron en las plazas dejadas por miembros de otras órdenes instaladas
con anterioridad en los estados de Guerrero y Michoacán; en el norte ocuparon la
zona otomí, comprendida entre Hidalgo y Puebla, de donde iniciaron su expansión
territorial.

En diversos lugares construyeron templos, conventos y capillas. Muchos de ellos


perduran, como los de Chilapa, Tlapa, Ocuituco, Pungarabato (hoy Ciudad
Altamirano), San Miguel Totolapan, Coyuca de Catalán, Zirándaro, Atoyac de
Álvarez, Yecapixtla, Zacualpan, Tiripetío, Yuririapúndaro, Cuitzeo, Salamanca,
Ocuila, Malinalco, Epazoyucan, Ixmiquilpan, Molango, Huauchinango, etc.
Fray Payo Enríquez de Rivera

En el Siglo XVII se dividieron en dos provincias que existen en la actualidad: la del


Santo Nombre de Jesús y la de San Nicolás Tolentino, ubicadas en los hoy
estados de México y Michoacán, respectivamente. Desplegaron su mayor
influencia en el Siglo XVII cuando contaban con más de 650 frailes y decenas de
recintos religiosos, que disminuyeron por sus problemas internos y los efectos del
movimiento de Reforma del Siglo XIX.

Fundaron colegios y hospitales; dominaron y escribieron algunas lenguas


indígenas; publicaron su historia y crónicas locales. En universidades se
distinguieron algunos de ellos, como fray Alonso de la Veracruz. A otros se les
consideró santos, como fray Juan Bautista, el apóstol de Tierra Caliente. Ocho
obispados fueron ocupados por agustinos –tres de los cuales nacieron en México–
y hubo un virrey de la orden: Payo Enríquez de Rivera.

Orden religiosa de origen español fundada en el Siglo XVI. Llegaron a la Nueva


España en dos viajes: el primero en 1533 y el segundo en 1536. El grupo de
avanzada que desembarcó en la Nueva España lo integraron siete misioneros,
que se asentaron en las plazas dejadas por miembros de otras órdenes instaladas
con anterioridad en los estados de Guerrero y Michoacán; en el norte ocuparon la
zona otomí, comprendida entre Hidalgo y Puebla, de donde iniciaron su expansión
territorial.

En diversos lugares construyeron templos, conventos y capillas. Muchos de ellos


perduran, como los de Chilapa, Tlapa, Ocuituco, Pungarabato (hoy Ciudad
Altamirano), San Miguel Totolapan, Coyuca de Catalán, Zirándaro, Atoyac de
Álvarez, Yecapixtla, Zacualpan, Tiripetío, Yuririapúndaro, Cuitzeo, Salamanca,
Ocuila, Malinalco, Epazoyucan, Ixmiquilpan, Molango, Huauchinango, etc.

Intereses relacionados