Está en la página 1de 3

CULTURA AZTECA

La cultura Azteca (llamados también Cultura Mexica), Los aztecas fueron una civilización precolombina de
la región de mesoamerica, que floreció entre los siglos XIV y XVI d.c., en el territorio correspondiente del
actual país de México. El idioma azteca era el Nahuatl. Los Aztecas se desarrollaron en la región cultural
de Mesoamerica desde los años 1325 hasta el año 1521 d.c , fecha de la conquista de México por parte
de los españoles, comadados por el conquistador Hernán Cortés, quienes derrotaron a los aztecas y
destruyeron su civilización.

En la sucesión de pueblos o culturas mesoamericanas que dieron origen a la Civilización Azteca, destacan
los Toltecas por sus logros culturales civilizadores, ellos florecieron entre el siglo X y XIII d.c. seguidos por los
Chichimecas.

Historia de la Cultura Azteca


Origen de los Aztecas: El control político del populoso y fértil valle de México fue confuso después del
año 1100 d.c. Gradualmente, los aztecas, una tribu del norte , asumirían el poder después del año
1200 d.c. Los aztecas eran un pueblo indígena de América del Norte, pertenecían al grupo nativo Nahuat. Los
aztecas también pueden ser llamados Mexicas (de ahí el termino México). El pueblo azteca migro hacia el valle
de México ( o Anahuac) en el principio del siglo XIII d.c. y se asentaron inicialmente en la isla mayor del lago
de Texcoco, siguiendo instrucciones de sus dioses para establecerse donde viesen una águila posada en un
cactus, devorando una cobra.

Imperio Azteca:A partir de esta base formaron una alianza con otras dos ciudades - Texcoco y Tlacopan
- contra otro pueblo llamado Atzcapotzalco, lo derrotaron y continuaron las conquistas a otras ciudades del
valle durante el siglo XV d.c., cuando controlaban todo el centro del valle de México formaron
una confederación o Imperio Azteca, cuya base económica-política era el modo de producción tributaria. A
principios del siglo XVI, sus dominios se extendían de costa a costa, teniendo al norte a los desiertos
norteamericanos y al sur al territorio de los Mayas.

Los aztecas, alcanzaron un alto grado de sofisticación tecnológica y cultural, eran gobernados por
una monarquía electiva, y se organizaron en diferentes clases sociales, tales como nobles, sacerdotes,
guerreros, comerciantes, agricultores y esclavos. Ademas de tener una escritura pictográfica y dos calendarios
(astronómico y litúrgico)

Al estudiar a la cultura Azteca, se debe prestar especial atención al contexto mesoamericano y a las
demás culturas de méxico, y a tres aspectos de su cultura: la religión, que demandaba sacrificios humanos en
gran escala, particularmente al dios de la Guerra Huitzilopochtli y para esto se empleaban continuamente
las Guerras Floridas para conseguir prisioneros ; la tecnología avanzada, como la utilización eficiente de
chinampas ( islas artificiales construidas en los lagos para la agricultura) y la vasta red de comercio y sistema
de administración tributaria.
Cultura maya
La civilización maya fue una civilización mesoamericana desarrollada por los pueblos mayas,
que destacó en América1 por su escritura jeroglífica, uno de los pocos sistemas de
escrituraplenamente desarrollados del continente americano precolombino, así como por
su arte, arquitectura y sistemas de matemática, astronomía y ecología.2 Se desarrolló en la
región que abarca el sureste de México, correspondiente a los estados
de Yucatán, Campeche, Tabasco, Quintana Roo y la zona oriental de Chiapas, así como en la
mayoría de Guatemala, Belice, la parte occidental de Honduras y de El Salvador. Esta región
se compone de las tierras bajas del norte que abarca la península de Yucatán, las tierras altas
de la Sierra Madre que se extiende por el estado mexicano de Chiapas, el sur de Guatemala
hasta El Salvador, y las tierras bajas del sur en la llanura litoral del Pacífico.
Durante el periodo formativo, antes de 2000 a. C., se inició el desarrollo de la agricultura y la
población se hizo sedentaria estableciéndose en las primeras aldeas. En el período Preclásico
(c. 2000 a. C. hasta 250 d. C.) se desarrollaron las primeras sociedades complejas y se
cultivaron los alimentos básicos de la dieta maya: el maíz, los frijoles, las calabazas y
los chiles. Las primeras ciudades mayas se desarrollaron en torno a 750 a. C. Alrededor de
500 a. C. estas ciudades poseían una arquitectura monumental, incluyendo grandes templos
con fachadas de estuco. La escritura glífica se utilizó desde el siglo III a. C. En el Preclásico
Tardío se desarrollaron grandes ciudades en la Cuenca del Petén, y Kaminaljuyú alcanzó
prominencia en el altiplano guatemalteco. Desde alrededor de 250 d. C., el período clásico se
define en gran medida por el levantamiento de monumentos esculpidos empleando las fechas
de Cuenta Larga. En este período se desarrolló un gran número de ciudades-
Estado vinculadas entre sí por una compleja red de comercio. En las tierras bajas mayas
surgieron dos grandes poderes rivales, Tikal y Calakmul. Se vio también la intervención
extranjera en la política dinástica maya de la ciudad de Teotihuacan del centro de México. En
el siglo IX, se produjo un colapso político general en la región central maya, que
originó guerras internas, el abandono de las ciudades, y un desplazamiento poblacional hacia
el norte. Durante el período Posclásico surgió Chichén Itzá en el norte, y se produjo la
expansión del reino quiché en el altiplano de Guatemala. En el siglo XVI el Imperio
español colonizó la región mesoamericana, y tras una larga serie de campañas militares la
última ciudad maya cayó en 1697.
Cultura de los Incas
Los incas fueron gobernantes que recopilaron y dieron gran extensión a una serie de costumbres que
ancestralmente existían en los Andes. Su valor no se halla tanto en su capacidad creativa, sino en su
habilidad para difundir, ordenar y administrar el sistema andino en un amplio territorio. La base de la cultura y
la organización andina se encuentra en el parentesco, es decir, en el ayllu, un conjunto de personas que se
consideran parientes pues creían descender de un antepasado común. Éstos están a su vez unidos por
vínculos de reciprocidad, es decir, están comprometidos a ayudarse mutuamente en las labores cotidianas; a
este tipo de trabajo se le conoce con el nombre de ayni. También tienen la obligación de trabajar juntos para
el beneficio de todo el ayllu: este trabajo se conoce como minca. Los miembros de un ayllu responden a
la autoridad de sus curacas (caciques), que son los encargados de regular las relaciones sociales, de ejecutar
las fiestas, de almacenar recursos, repartir las tierras entre su gente y disponer de la mano de obra.
La economía inca no conoció ni la moneda, ni el mercado, por lo tanto los intercambios y la fuerza laboral se
obtenían a través de lazos de parentesco o por reciprocidad. Entre parientes existía un intercambio de energía
constante, pero también se daba trabajo para la autoridad, conocido como mita. El inca pedía como tributo
exclusivamente mano de obra, que era enviada a trabajar sus tierras, a hacer cerámica, a construir andenes o
grandes obras arquitectónicas. A cambio, el inca devolvía estos servicios organizando rituales, manteniendo
los caminos, repartiendo bienes en caso de necesidad o en fiestas; esta relación por la cual el inca devolvía el
trabajo del ayllu se conoce como redistribución.

En el cenit de su poderío, los incas habían desarrollado un sistema político y administrativo no superado por
ningún otro pueblo nativo de América. El Imperio incaico era una teocracia basada en la agricultura y en el
sistema de ayllus, o grupos de parentesco, dominada por el inca, que era adorado como un dios viviente.
En la organización política inca llama la atención la existencia de un sistema de poder dual, donde todas las
autoridades aparecían siempre emparejadas: por ejemplo, en el caso del inca, se propone la existencia de dos
incas que gobiernan en simultáneo, un inca hanan (‘arriba’) y un inca hurin (‘abajo’). De igual forma, las
autoridades a nivel local eran también duales: a nivel de los ayllus, las máximas autoridades fueron los
curacas; todo ayllu tenía dos curacas, uno hanan y otro hurin. Por debajo de los incas, se encontraban las
familias de los antiguos incas, las cuales formaban grupos de parentesco conocidos
como panacas (‘familianoble’), quienes se encargaban de mantener el recuerdo del inca fallecido, de realizar
ceremonias en su nombre y de cuidar de sus bienes y alianzas hechas en vida. Las panacas tenían gran
influencia en la decisión del nombramiento de los sucesores al cargo de inca. Debajo de este sector se
encontraban los jefes de los pueblos conquistados por los incas, los cuales, en caso de no ser rebeldes,
recibían una educación cuzqueña y una serie de privilegios. El siguiente nivel de autoridad lo constituían los
curacas, jefes de los ayllus. La gente común estaba agrupada en la categoría de hatun runa, se trataba de
campesinos miembros de un ayllu, éstos tenían la obligación de ir a la mita (trabajo por turnos) para el
Estado inca. Algunos salían temporalmente de esta condición y eran movilizados fuera de su lugar de origen:
a estos se les conoce como mitimaes o mitmaqunas, población que era movilizada a distintas zonas con
diferentes objetivos, como obtener recursos o poblar regiones. Finalmente estaban los yanaconas, quienes
eran separados definitivamente de su ayllu y pasaban a depender directamente del inca, para quien
desempeñaban una labor especializada.