Está en la página 1de 1

CHARLA DE SEGURIDAD INICIO DE TURNO

Tema: PROTECCION MANOS II Nro. 0049

Raras veces una persona se lesiona la primera vez por quebrantar una norma de prevención de
accidentes.
Quizás sea debido a que sabe que está quebrantando esa norma y tiene cuidado en evitar el peligro.
Se puede quebrantar una norma de prevención de accidentes una vez, dos o incluso cien veces y
esquivar el peligro cada vez.
Pero pronto el quebrantar esta norma se convierte en un hábito y el exceso de confianza conduce al
descuido.
Es a esa altura cuando la ley de los promedios dice que se ha quebrantado una norma demasiadas
veces y el peligro no tardará en aparecer.
Cada mano está compuesta de veintisiete huesos diferentes. Cada hueso tiene una función definida.
Bien sea que se esté levantando una caja o manejando una herramienta pesada, estos huesos
responden a las órdenes mentales.
La pérdida de cualquiera de estos huesos crearía problemas en muchas actividades, ya que en esas
actividades es necesario el uso de las manos.
Las lesiones en las manos y los dedos, lo podemos diferencias en tres categorías principales:
máquinas en movimiento, objetos pesados y atajos.
Las máquinas en movimiento dan cuenta de muchas amputaciones en las manos y los dedos. Para
evitar esta clase de accidentes, el trabajador tiene que haber sido entrenado para que no opere o
repare un equipo o una máquina en movimiento.
Para mover los objetos pesados se usan equipos mecánicos generalmente. A veces es fácil olvidarse
del peso real de un objeto, ya que los equipos mecánicos los manejan sencillamente. El olvidarse de
este detalle puede tener un efecto demoledor cuando los dedos o las manos son aprisionados entre
un objeto pesado y otro objeto fijo.
Es una buena idea tratar de encontrar un método mejor o un atajo para realizar una operación. Pero
cualquier atajo que se considere para acelerar los procedimientos de operación establecidos, debe
ser discutido con el operador, el Supervisor y SySO para asegurarse de que no haya puntos peligrosos.
Un medio conveniente de evitar cualquier tipo de accidentes en los dedos o en las manos cuando se
está manipulando algún objeto o maquinaria, es hacerse esta pregunta:

¿Podría lesionarme un dedo o la mano si este equipo empezara a moverse en forma repentina?