Está en la página 1de 1

CHARLA DE SEGURIDAD INICIO DE TURNO

Tema: EFECTOS DE LA CORRIENTE ELECTRICA SOBRE EL ORGANISMO II Nro. 033

LA INTENSIDAD “Es la intensidad la que mata”


Recientemente, por medio de estudios experimentales, se han precisado los umbrales mínimos, es
decir, los niveles susceptibles de originar ciertas percepciones y trastornos en el organismo.

UMBRAL DE PERCEPCIÓN DE LA CORRIENTE.- A partir de una intensidad de 1,1 miliamperios con corriente
alterna, el 99% de las personas notan una sensación de cosquilleo al paso de la corriente,

UMBRAL DE CONTRACCIÓN MUSCULAR.- Por encima de una intensidad de nueve miliamperios, se produce
una contracción de los músculos que puede ocasionar la proyección del accidentado lejos del
conductor o, por el contrario, lo deja pegado al mismo, incapacitándolo para soltarse
espontáneamente. Esto puede ocasionar una contractura de los músculos respiratorios, que
produciría una asfixia en breves minutos.
La acción de la corriente eléctrica sobre los músculos se detiene cuando cesa el contacto con
conductor bajo tensión, no siendo probable ninguna perturbación grave si esta suspensión de la
respiración no se prolonga más allá del momento a partir del cual la víctima corra peligro de no poder
ser reanimada por medio de la respiración artificial. Las posibilidades de salvar al electrocutado son
máximas si se comienza la reanimación en los dos primeros minutos que siguen al accidente.

UMBRAL DE LAS CORRIENTES PELIGROSAS.- Se considera que a partir de 80 miliamperios una corriente
máxima alterna de 50 períodos es susceptible, si su trayecto ingresa la región cardiaca, de ocasionar
la muerte de la víctima por fibrilación ventricular, ya que este fenómeno es irreversible
espontáneamente en el hombre.

UMBRAL DE LAS CORRIENTES SUSCEPTIBLES DE DETERMINAR UNA DEPRESIÓN GRANDE DEL SISTEMA NERVIOSO.- La
determinan las intensidades superiores a 3 o 4 amperios.
Esta acción inhibidora de la corriente eléctrica sobre el sistema nervioso, al revés de lo que ocurre
cuando actúa sobre el sistema muscular (cesan los fenómenos al terminar el paso de la corriente),
persiste durante un tiempo más o menos largo después del paso de la corriente.
Por otra parte, mientras los fenómenos de fibrilación son en general, irreversibles los fenómenos de
inhibición nerviosa son temporales y entrañan un estado de muerte aparente.
Se han hecho muchas clasificaciones de las corrientes eléctricas según su intensidad y su acción sobre
el organismo. Vamos a señalar una de las más aceptadas, la de Koeppen.
- Categoría I: Intensidad inferiores a 25 mA. Aparición de contracciones musculares sin ninguna
influencia nociva sobre el corazón.
- Categoría II: Intensidad de 25 a 80 mA. Susceptibles de ocasionar parálisis temporales cardíacas y
respiratorias.
- Categoría III:
Intensidades de 80 mA. A 4 A. Es la zona de intensidad particularmente peligrosa, al producir la
fibrilación ventricular.
Categoría VI: intensidades superiores a 4 A. Producen parálisis cardíaca y respiratoria, así como graves
quemaduras.