Está en la página 1de 10

ARTÍCULO 35. UTILIDADES NO CAUSADAS.

Queda prohibida la distribución de


utilidades que no se hayan realmente obtenido conforme el balance general del
ejercicio.

Aparte de las utilidades del ejercicio social recién pasado, también se podrán
distribuir las utilidades acumuladas de ejercicios anteriores.

Los administradores que autoricen pagos en contravención de lo anterior y los


socios que los hubieren percibido, responderán solidariamente de su reintegro a la
sociedad, lo que podrá ser exigido por la propia sociedad, por sus acreedores y por
los otros socios.

INVESTIGADO
“Las reservas o fondos patrimoniales representan recursos retenidos por el ente
económico, tomados de sus utilidades o excedentes, con el fin de satisfacer
requerimientos legales, estatutarios u ocasionales

ARTÍCULO 36. RESERVA LEGAL. De las utilidades netas de cada ejercicio de


toda sociedad, deberá separarse anualmente el cinco por ciento (5%) como mínimo
para formar la reserva legal.

INVESTIGADO

El concepto de reserva legal puede utilizarse para nombrar a los activos que una
institución financiera debe depositar en el banco central como garantía de su pasivo.
El monto de dicha reserva varía según cada legislación, aunque suele tratarse de
un porcentaje aplicado a determinado concepto. Gracias a la reserva legal, los
clientes de los bancos cuentan con una mayor protección. Si un banco no puede
afrontar sus obligaciones debido a su pasivo, la reserva legal supone un
salvoconducto para que los usuarios bancarios puedan acceder a su dinero.

ARTÍCULO 37. LA RESERVA LEGAL PODRÁ CAPITALIZARSE. La reserva legal


no podrá ser distribuida en forma alguna entre los socios, sino hasta la liquidación
de la sociedad. Sin embargo, podrá capitalizarse cuando exceda del quince por
ciento (15%) del capital al cierre del ejercicio inmediato anterior, sin perjuicio de
seguir capitalizando el cinco por ciento (5%) anual a que se refiere el artículo
anterior.

Cualquier convenio, o disposición contrarios al presente artículo, será nulo y en


cuanto a las cantidades provenientes de la reserva legal que fueren indebidamente
repartidas, se estará a lo dispuesto en el artículo 35.
INVESTIGADO
Cualquier convenio, o disposición contrarios al presente artículo, será nulo y en
cuanto a las cantidades provenientes de la reserva legal que fueren indebidamente
repartidas, se estará a lo dispuesto en el artículo 35.

ARTÍCULO 38. DERECHOS DE LOS SOCIOS. Son derechos de los socios,


además de los consignados en otros preceptos de este código, lo siguiente:

1º. Examinar por sí o por medio de los delegados que designen, la contabilidad y
documentos de la sociedad, así como enterarse de la política económico-financiera
de la misma en la época que fije el contrato y, por lo menos, dentro de los quince
días anteriores a la fecha en que haya de celebrarse la junta general o asamblea
general anual.

Este derecho es irrenunciable.

En las sociedades accionadas, este derecho se ejercerá de conformidad con el


artículo 145 de este Código.

2º. Promover judicialmente ante el juez de Primera Instancia donde tenga su


domicilio la sociedad, la convocatoria a junta general o asamblea general anual de
la sociedad, si pasada la época en que debe celebrarse según el contrato o
transcurrido más de un año desde la última junta o asamblea general, los
administradores no la hubieren hecho. El juez resolverá el asunto en incidente, con
audiencia de los administradores.

3º. Exigir a la sociedad el reintegro de los gastos en que incurran por el desempeño
de sus obligaciones para con la misma.

4o. Reclamar contra la forma de distribución de las utilidades o pérdidas, dentro de


los tres meses siguientes a la junta general o asamblea general en que ella se
hubiere acordado. Sin embargo, carecerá de ese derecho el socio que la hubiere
aprobado con su voto o que hubiere empezado a cumplirla.

5º. Adquirir por el tanto la parte de capital del consocio facultado para enajenarla.
El término para hacer uso de tal derecho será de treinta días contados desde la
fecha en que se concedió la autorización. Este derecho no es aplicable a los
accionistas de sociedades por acciones.

6º. Los demás que determine la escritura social.


RESUMEN
La legislación mercantil le da al asociado automáticamente unos derechos, por
supuesto que dichos derechos pueden ser reglamentados a través de los Estatutos,
el cual es el gran acuerdo social que por supuesto no puede ir en contravía de la
Ley comercial, la constitución y las buenas costumbres así esté determinado por la
mayoría societaria. Dichos derechos se pueden dividir en dos: los patrimoniales y
los políticos.
ARTÍCULO 39. PROHIBICIONES A LOS SOCIOS. Se prohíbe a los socios:

1º. Usar del patrimonio o de la razón o denominación social para negocios ajenos a
la sociedad.

2º. Si tuvieren la calidad de industriales, ejercer la industria que aportan a la


sociedad, salvo en beneficio de ésta, o dedicarse a negociaciones que los distraigan
de sus obligaciones para con la sociedad, a menos que obtengan el consentimiento
de los demás socios o que haya pacto expreso en contrario.

3º. Ser socio de empresas análogas o competitivas o emprenderlas por su cuenta o


por cuenta de terceros, si no es con el consentimiento unánime de los demás socios.
Esta prohibición no es aplicable a los accionistas de sociedades por acciones.

4º. Ceder o gravar su aporte de capital en la sociedad sin el consentimiento previo


y unánime de los demás socios, salvo cuando se trate de sociedades accionadas.

ARTÍCULO 40. SANCIÓN A LOS SOCIOS. Los socios que violaren cuales quiera
de las prohibiciones contenidas en el artículo anterior, pueden ser excluidos de la
sociedad.

ARTÍCULO 41. RESOLUCIONES. En los asuntos que deban resolverse por los
socios y que conforme al contrato social o por disposición de esta ley, no requieran
una mayoría especial, decidirá el voto de la mayoría.

Constituirá mayoría la que se haya establecido en el contrato y a falta de


estipulación, la mitad más uno de los socios, o la mitad más una de las acciones
con derecho a votar en las sociedades por acciones.

RESUMEN
Una Resolución es una condición en la que se busca determinar la solución de una
determinada circunstancia. Una resolución de un caso, por lo general es el acto en
el que se concluye con un análisis final y definitivo el problema que busca desde
una instancia cuestionada y debatida ser resuelto. Las resoluciones son las
conclusiones con detalles y acuerdos llegados luego de debatido un determinado
asunto, las resoluciones administrativas en una organización definen los
procedimientos con los cuales se debe trabajar y emplear las herramientas con el
fin de lograr un producto bien logrado.

ARTÍCULO 42. ACREEDORES PARTICULARES. Los acreedores particulares de


un socio no podrán, mientras dura la sociedad, hacer efectivos sus derechos sino
sobre las utilidades, cuya repartición se haya acordado y sobre la parte que le
corresponda al ser liquidada la sociedad. Podrán, sin embargo, embargar esta
porción, y en las sociedades accionadas, embargar y hacer vender las acciones del
deudor.

RESUMEN
Al igual que ocurre con las empresas, los ciudadanos pueden optar a solicitar al
Juez del Juzgado de lo Mercantil entrar en concurso de acreedores. Pero no todos
los ciudadanos pueden solicitarlo. Por ejemplo, uno de los requisitos imprescindibles
es percibir alguna cantidad mensual con la que poder afrontar los pagos que se
acuerden en el convenio de acreedores. Esta sería la primera de las condiciones.
Por supuesto, como segunda condición, es imprescindible que haya una pluralidad
de acreedores. Y por supuesto como tercer condicionante, que sea una persona
física que posea plena capacidad de obrar y, en caso de menores o incapaces,
tendrían que estar representados por sus representantes legales o tutores.

ARTÍCULO 43. NUEVOS SOCIOS Y HEREDEROS. Salvo en el caso de las


sociedades accionadas, no podrán admitirse nuevos socios sin el consentimiento
unánime de los demás.

Podrá pactarse que a la muerte de cualquiera de los socios continúe la sociedad


con sus herederos Este aspecto no obliga a éstos a entrar en la sociedad, pero sí a
los demás socios a recibirlos.

INVETIGADO

“La sociedad continuará con uno o más de los herederos del socio difunto, salvo
estipulación en contrario. No obstante, en los estatutos podrá disponerse que dentro
del plazo allí señalado, uno o más de los socios sobrevivientes tendrán derecho de
adquirir las cuotas del fallecido, por el valor comercial a la fecha de su muerte. Si no
se llegare a un acuerdo respecto del precio y condiciones de pago, serán
determinados por peritos designados por las partes.

Si fueren varios los socios que quisieren adquirir las cuotas, se distribuirán entre
ellos a prorrata de las que posean en la sociedad”.
ARTÍCULO 44. ADMINISTRACIÓN. La administración de la sociedad estará a
cargo de uno o varios administradores o gerentes, quienes podrán ser o no socios
y tendrán la representación judicial.

Los administradores no podrán dedicarse por cuenta propia o ajena al mismo


género de negocios que constituyan el objeto de la sociedad, salvo pacto en
contrario.

INVESTIGAR
La administración es el proceso de planificar, organizar, dirigir y controlar el uso de
los recursos y las actividades de trabajo con el propósito de lograr los objetivos o
metas de la organización de manera eficiente y eficaz.

ARTÍCULO 45. NOMBRAMIENTO DE ADMINISTRADORES. Salvo pacto en


contrario, el nombramiento y la remoción de los administradores de hará por
resolución de los socios.

INVESTIGADO
Los administradores son nombrados mediante acuerdo de la Junta General, esta
competencia tiene carácter exclusivo y excluyente

ARTÍCULO 46. INAMOVILIDAD. En las sociedades no accionadas cuando el


administrador sea socio y en el contrato se pactare su inamovilidad, sólo podrá ser
removido judicialmente por dolo, culpa, incapacidad o incumplimiento de sus
obligaciones.

INVESTIGADO
(Derecho Administrativo) Garantía de su independencia reconocida a ciertos
magistrados y funcionarios, consistente, no en la imposibilidad jurídica de que se
ponga fin a sus funciones, sino en la obligación para la administración que pretenda
excluirlos del servicio público o trasladarlos a otro lugar, de acudir para ello a
procedimientos de protección que se salen del derecho común disciplinario.

ARTÍCULO 47. FACULTADES DE LOS ADMINISTRADORES. Los


administradores o gerentes tienen, por el hecho de su nombramiento, todas las
facultades para representar judicialmente a la sociedad, de conformidad con las
disposiciones de la Ley del Organismo Judicial.
Tendrán además las que se requieran para ejecutar los actos y celebrar los
contratos que sean del giro ordinario de la sociedad, según su naturaleza y objeto,
de los que de él se deriven y de los que con él se relacionan, inclusive la emisión
de títulos de crédito. Sin embargo, en la escritura social pueden limitarse tales
facultades.

Para negocios distintos de ese giro, necesitarán facultades especiales detalladas


en la escritura social, en acta o en mandato.

INVETIGADO
Los administradores tendrán a su cargo la gestión de los negocios sociales.
Representarán a la sociedad salvo que la ley o el contrato atribuyan las funciones
de representación a alguno o algunos de ellos o establezcan otro sistema para la
actuación frente a terceros.
Se entenderán comprendidos dentro de los actos de gestión el arrendamiento, el
gravamen y la enajenación de bienes sociales.
Los representantes de la sociedad la obligarán por todos los actos que no sean
notoriamente extraños al objeto social.
Las restricciones a las facultades de los administradores y representantes
establecidas en el contrato o en el acto de designación serán inoponibles a los
terceros, pero tendrán eficacia interna.
La sociedad quedará obligada, aun cuando los representantes actúen en infracción
de la organización plural, si se tratara de obligaciones contraídas mediante Títulos-
Valores, por contratos entre ausentes, de adhesión o concluidos mediante
formularios.
En los casos de los dos incisos anteriores la sociedad no quedará obligada cuando
el tercero tenga conocimiento de la infracción.

ARTÍCULO 48. DELEGACIÓN. A menos que la escritura social lo autorice, el


administrador no puede delegar en otro la administración o la representación, ni
nombrar sustituto sin el previo consentimiento unánime de los socios.

Podrán conferir poderes especiales y revocarlos si estuviere facultado.

INVESTIGADO
Delegación es la acción y efecto de delegar (dar a una persona o grupo las
facultades y poderes necesarios para representar a otra u otras). Aquel que
representa a otro se conoce como delegado: su cargo y su oficina reciben el nombre
de delegación.

ARTÍCULO 49. ADMINISTRACIÓN CONJUNTA. Cuando fueren dos


administradores y en la escritura social no se especifiquen las facultades y
atribuciones de cada uno, procederán conjuntamente y la oposición de uno de ellos
impedirá la realización de los actos o contratos.

INVESTIGACION
Un mecanismo aprobado por el tribunal, conforme al cual dos o más casos pueden
ser administrados en forma conjunta. (Suponiendo que no haya conflictos de
intereses, estos individuos o empresas independientes pueden compartir sus
recursos, emplear a los mismos profesionales, etc.)
ARTÍCULO 50. DAÑO GRAVE. Aunque la administración sea conjunta, podrá uno
solo de los administradores proceder bajo su responsabilidad, si de no hacerlo así
resultare daño grave o irreparable para la sociedad. El acto o contrato ejecutado en
estas condiciones surtirá sus efectos respecto de terceros de buena fe y el
administrador que lo hubiere celebrado responderá a la sociedad de los perjuicios
que a ésta se causaren.

INVESTIGADA

Para los efectos de esta Ley se entenderá por daño, salvo el concepto de daño
grave para medidas de salvaguarda:

I. Un daño material causado a una rama de producción nacional;


II. Una amenaza de daño a una rama de producción nacional; o
III. Un retraso en la creación de una rama de producción nacional.

ARTÍCULO 51. USO DE LA RAZÓN SOCIAL. Sólo a los administradores o al


mandatario facultado corresponde el uso de la razón o denominación social.

INVETIGADO
La razón social es la denominación por la cual se conoce colectivamente a una
empresa. Se trata de un nombre oficial y legal que aparece en la documentación
que permitió constituir a la persona jurídica en cuestión.

ARTÍCULO 52. RESPONSABILIDAD DE LOS ADMINISTRADORES. El


administrador es responsable ilimitadamente por los daños y perjuicios que
ocasione a la sociedad por dolo o culpa. Si fueren varios los administradores y
procedieren conjuntamente, su responsabilidad será solidaria.

Es nula toda estipulación que tienda a eximir a los administradores de esta


responsabilidad o bien a limitarla. Quedan exentos de responsabilidad los
administradores que hubieren hecho constar su voto disidente.

RESUMEN
"Los administradores de derecho o de hecho como tales, responderán frente a la
sociedad, frente a los socios y frente a los acreedores sociales, del daño que causen
por actos u omisiones contrarios a la ley o a los estatutos o por los realizados
incumpliendo los deberes inherentes al desempeño del cargo".