Está en la página 1de 1

Madera Sandoval Erick Armando

Reporte de lectura "The Chemical Adventures of Sherlock Holmes"

La lectura sobre una de las aventuras del detective más famoso del mundo es una
historia que me ha encantado, en especial por usar el tema de la electroquímica
como un recurso de gran utilidad para resolver el caso del escape de Mouse
Mathison.

La historia comienza con la visita del inolvidable y viejo amigo de Sherlock, el doctor
Dr. Watson, el cual fue con la intención de pasar tiempo de calidad con el ya retirado
detective, quien la mayoría del tiempo se la pasa solo en su casa atendiendo a sus
abejas y su jardín. Watson durante su visita le comenta a Sherlock acerca del
escape del criminal Mouse Mathison. Inmediatamente Sherlock se ve perturbado ya
que el atestiguo contra Mouse tiempo atrás.

Ambos detectives asisten a la prisión de Blackwater donde el guardia Gruner Hobbs


los dirige a la celda del criminal, Inmediatamente Sherlock detecta un olor a vinagre,
tras indagar dentro de las pertenencias del prófugo, encontró una cuchara de metal
desgastada, té, unos libros sobre mineralogía, química, la vida de Faraday y
peróxido de hidrogeno, este último traído por su hermano Sam, junto con un
pequeño foco que colgaba del techo de la celda. Estas fueron sus primeras pistas
que lo llevaron a concluir una primera idea lo que ocurrió, junto con los restos de
barras de hierro que quedaron en la ventana. No tarda mucho en concluir que todos
estos elementos tienen una íntima relación por lo que se dirige a su laboratorio junto
con Watson para revelarle su brillante hallazgo.

El detective Sherlock le muestra al Dr. Watson una serie de muestra cualitativas de


lo que sucedía al mezclar tiocianato de potacio con agua, que era de color verde, el
cual pasaba a ser de color rojo sangre al agregarle hidrogeno de potasio. Lo mismo
pasaba con el cloruro férrico y el peróxido.

Lo que Sherlok le demuestra es que gracias al conocimiento que Mouse adquirió en


los libros pudo realizar un hidrolisis, la cual ayudo a oxidar las barras de hierro de la
celda permitiendo su escape.