Está en la página 1de 3

Acople Centro de Atención Psicosocial para personas afectadas por eventos

traumáticos y dolorosos a causa de la violencia

TÉCNICAS PARA TRABAJAR EN GRUPO

1. Técnica N°1: Pelota de papel


Con papel reciclado se realiza una bola de papel, se juega al tingo-tingo-
tango, a la persona que le caiga la bola en tango, debe llevar a cabo la
instrucción que el grupo le solicite. Esta técnica sirve para trabajar con
todos los grupos de edades (niños, adolescentes, adultos); tanto en
momentos iniciales del taller para generar disposición y motivación, como
para el final, se puede hacer una ronda de preguntas respecto al tema
trabajado.

Pelota alternativa: para relajar tu estrés, vamos a jugar con esta pelota de
papel. Yo cantaré y cuando me detenga, la pelota ha quedado en una
persona y la va a abrir, encontrará la pregunta de su turno, la arranca y
hace lo que ella pida o responde lo que se le pregunte, si no responde, el
grupo le pone una cómoda penitencia y así seguimos rotando la pelota
hasta que todos hayan participado. Este ejercicio nos permite romper el
hielo, hacer amigos, crear confianza en el grupo.

2. Técnica N°2: Títeres en bolsas de papel


Se realiza un títere empleando bolsas de papel, en la bolsa se dibuja un
rostro, un muñeco de cuerpo entero o dibujos alusivos al tema a trabajar.
Una vez realizados los títeres, se va construyendo un guión para trabajar el
tema elegido, dicho guión debe tener la participación de todos los títeres y
como en un cuento tener: inicio, nudo, desenlace y final. Esta técnica sirve
para trabajar con niños entre las edades de 6-12 años.

3. Técnica N°3: Cuento


Para esta técnica se utilizó el cuento de “Ramón preocupón”. Se contó el
cuento con el uso de palabras, gestos, tonalidades de la voz e ilustraciones.
Una vez leído el cuento, se realizaron algunas preguntas de reflexión. En
este caso específico se trabajó sobre “las cosas que más le preocupaban
en este momento”, se socializó en grupo y se realizó reflexión final. Esta
técnica sirve para trabajar con niños y adultos.

4. Técnica N°4: Canción


Se empleó el uso de la canción “yo tengo unas penas…”, a partir de la
escucha activa de la canción, de manera individual se eligen las frases que
más le gusten, las que menos le gusten; acto seguido se socializa en grupo
y juntos construyen un aprendizaje que puedan sacar de la canción. Esta
técnica sirve para trabajar con todos los grupos de edades (niños,
adolescentes, adultos).

5. Técnica N°5: Manualidad


Utilizando la misma temática de la angustia y ansiedad trabajada en el
cuento (técnica N°3), para esta actividad se plantean varias alternativas:
- Se realizan “muñecos quitapesares” con palos de paleta y retazos de
tela.
- Se cosen utilizando tela e hilo, según creatividad de cada participante.
Se contesta una guía de preguntas –previamente elaborada- para que se
resuelva de manera individual y posteriormente se compartan con el grupo

6. Técnica N°6: Lectura de reflexión


Se realizó la lectura de “la vaca”, a partir de esta se hizo una breve reflexión
sobre ¿Qué mensaje me deja la lectura?, a partir de lo dicho por cada uno
de los participantes, se procede a ampliar el tema sobre las tragedias
ocurridas en la vida de cada uno y las decisiones que implica ante la vida.

Lecturas de Reflexión

Tira la vaca al precipicio

Un maestro y su discípulo pasaron la noche en la casa de una humilde familia campesina,


quienes a pesar de sus pocos recursos supieron ser unos muy buenos anfitriones. A la
mañana siguiente, después del desayuno, cuando los visitantes se aprestaban a
despedirse, el maestro le preguntó al jefe del hogar cómo les estaba yendo, y éste le
respondió que aunque no eran ricos, él, su esposa y sus dos hijos, no habían perecido de
hambre gracias a una vaca que tenían. La leche que producía la vendía en el pueblo junto
con la mantequilla y el queso que también preparaban, y con el dinero que recibían
podían comprar las demás cosas que les eran necesarias.

Al despedirse de la familia y yendo por el camino el maestro le dijo al discípulo: ¿Te has
fijado en lo descuidada que está la casa, lo mal vestidos que están los niños, cómo la
hierba ha crecido y el campo está sin labrarse? Ahora mira esa vaca, es el único
sostenimiento que tienen. Tómala y tírala por el precipicio.

¡Pero maestro! No, por Dios, cómo vamos a hacerle eso, si esa vaca…No discutas, ve y
haz lo que te dicho.

Pasaron algunos años y un día el nuevo maestro pasó por el mismo lugar. Sólo que esta
vez notó que en lugar de la casucha fea y vieja ahora había una vivienda grande y muy
bonita, con varios autos estacionados afuera. Los campos estaban sembrados y había
muchos animales en los corrales. Se sintió peor que en todos los años anteriores cuando
recordaba que él había matado la única vaca de esos campesinos. Temiendo lo peor tocó
a la puerta para preguntar si sabían algo de los antiguos dueños. La sorpresa fue grande
cuando la misma familia lo recibió. No lo podía creer. ¿Qué había pasado?

Verá, cuando se murió nuestra vaquita mi esposa y yo decidimos buscar otros ingresos.
Yo me puse a cultivar la tierra y mi esposa a coser para la gente del pueblo. Hoy en día
ella es la dueña de una próspera fábrica de ropa y yo he hecho de esta tierra una
moderna y productiva hacienda con animales y maquinaria. Mis hijos fueron a la
universidad, se casaron y hoy nos están visitando con nuestros nietos. ¡Dios nos ha
bendecido! Después de la visita de ustedes, comenzamos a prosperar. Y todo se inició
con la muerte de la vaca.

No grites

No grites sino es para pedir auxilio, festejar un triunfo o evitar un accidente. En una
situación normal el grito no es una forma de comunicación aceptable, el que tiene la razón
no grita, no necesita hacerlo, se equivoca el que cree que el valor de lo que dice depende
del volumen de su voz, nada es mejor o más importante porque suena más fuerte.

El grito es una falta de respeto, solo hace bulla, ofende y humilla, grita el que pretende
imponer una autoridad que no tiene. El grito es un gesto de prepotencia, rebaja a el que lo
prefiere, las personas educadas jamás gritan. Grita el altanero, el que cree que gritando
todo lo puede, aquel que grita a un ser indefenso o subordinado es capaz de gritar a sus
seres queridos.

El grito es la confesión del miedo, grita el que tiene miedo a no ser tomado en cuenta o no
ser obedecido. Gritar por costumbre es una enfermedad muy triste pero sabemos que
tiene solución. En un conflicto serénate y si es posible guarda silencio, pero no grites, el
que lo hace está anunciando que ha perdido el control de la situación.

¡Las palabras más bellas se dicen en voz baja!

Canción
Pequeñita soy

I.
Pequeñito(a) soy durante el día, con tanto ruido y confusión, pero en el silencio de la
noche sé que Dios oye mi oración.

Coro
Si tu día fue largo y agitado y nadie te prestó atención. Dios de noche estará a mi lado
como cuida de cada gorrión.

II.
Cuando todo está muy tranquilo y todos se acostarán ya, sé que Dios sabe que estoy
solo(a) y su secreto me viene a contar.

III.
Y si siento que algo me asusta a Jesús yo comienzo a orar y le explico que no tengo
sueño, me imagino escucharme hablar.

IV.
Oye niño, tú que me oyes, mis consejos debes practicar, y veras que así duermes
tranquilo(a), Dios es fiel y te va a acompañar.