Está en la página 1de 13

30/11/15

Trim y flaps, regular el asiento del


barco
El trim y los flaps son sistemas que permiten regular el asiento del barco en
función de las condiciones del mar, de la velocidad y de la carga. Un barco bien
reglado consume menos y es más confortable, dos razones de peso para usar
estos elementos. El trim está especialmente indicado para barcos con motor
fueraborda. En cuanto a los flaps, los encontramos en todo tipo de barcos con
propulsión intraborda. ALBERT BREL 

Qué es el trim
En potencias pequeñas, el ángulo del motor en relación al espejo de popa se regula
manualmente. A partir de cierta potencia, del orden de 25 Hp según las marcas y en los
Z-Drive, este reglaje se hace mediante un cilindro hidráulico: el trim. En la práctica el
trim es un corrector de asiento que debe regularse en función del estado de la mar
y de la velocidad. Cuando más se aprecia su efecto sobre el asiento es en el momento
en que el barco entra en planeo.

Cómo funciona
En motores equipados con trim, el cilindro hidráulico que permite inclinar el motor se
encuentra entre el árbol motor (eje) y el espejo de popa. Su uso es simple. Un botón
colocado en el mando del gas permite variar la inclinación del motor respecto al espejo.
Este cambio de posición comporta una desviación del flujo del agua que repercute en el
asiento del barco. Levantando el trim (botón UP) se separa el motor del espejo y la proa
del barco tendrá tendencia a levantarse; inversamente, cuando se baja el trim (botón
DOWN), la proa baja. Para conocer la posición del trim, la mayoría de consolas están
equipadas con un indicador de posición. El trim posee un ángulo de movimiento limitado.
No hay que confundirlo con el tilt, que es el mecanismo que permite levantar
completamente el motor, por ejemplo cuando varamos una semirrígida en la playa o al
sacarla del agua para transportarla.

Con una mano mantendremos el volante y con la otra actuaremos simultáneamente sobre la palanca del gas y sobre el trim con el
pulgar.

Cómo se usa
No hay un reglaje predefinido, todo depende del barco, de su motorización y del estado
de la mar. Sin embargo, hay algunas normas que ayudan a gestionarlo mejor. Al
arrancar, lo que interesa es que el barco entre rápidamente en planeo. Pero hay
inconvenientes, ya que en este momento el barco tiene tendencia a levantarse
rápidamente de proa y a hacerse incontrolable. Aquí el trim es sumamente útil.
Regulándolo en negativo, el barco se mantiene horizontal y planea rápidamente.
Enseguida habrá que regularlo en función del mar. Con mar en calma, es mejor colocar
el trim en positivo (la hélice está más cerca de la superficie del agua) para levantar la
proa del barco. El planeo del barco será bueno y el consumo reducido. Levantando la
proa se reduce la superficie mojada y, en consecuencia, el rozamiento por lo que
aumenta la velocidad. Sin embargo, atención, ya que si el valor es muy positivo (la hélice
muy levantada) el barco requiere un pilotaje preciso, ya que no solo puede hacerse
incómodo sino que existe el riesgo de cabecear demasiado y perder el control. Si la
situación se hace crítica, habrá que reducir la velocidad bajando el trim (DOWN).
Los botones del trim deben estar colocados en el interior de la palanca, como en esta motorización doble.

Hay que tener también en cuenta la dirección de las olas. Con mar de popa, un barco
tiene tendencia a pinchar, e incluso a encapillar una ola. En este caso hay que levantar la
proa colocando el trim en positivo (UP). Con mar de proa, el barco se hace incómodo. En
este caso, hay que bajar la proa poniendo el trim en negativo (DOWN) para acercar el
motor al espejo. Se evita así que el barco se apope excesivamente y de esta forma
pantoquea menos. Sin embargo, un trim muy negativo aumenta el riego de encapillar.
Con ola corta el reglaje que aporta un buen equilibrio entre velocidad y estabilidad es el
neutro. En esta posición, la placa anticavitación del extremo del eje estará paralela a la
carena.
Queda la virada. Con la mayor parte de motorizaciones, la hélice coge aire y pierde
eficacia. Hay que anticiparse pues a la virada y poner el trim en negativo (DOWN) para
hundir al máximo la hélice en el agua.
El trim actúa sobre la inclinación de los fueraborda mediante un cilindro
electrohidráulico situado entre ellos y el espejo.

Algunos consejos
Acabamos de dar las reglas generales. Para ponerlas en práctica, navegue primero con
mar llana y pruebe los diferentes reglajes del trim en planeo, a diferentes velocidades y
en las viradas cerradas. A continuación, pruébelo en diferentes condiciones de mar. Un
trim bien reglado no es solo una garantía de seguridad y de confort, sino también una
forma de optimizar el consumo de carburante.
Un motor bien reglado en inclinación permite reducir entre 200 y 400 rpm el régimen del
motor, manteniendo la velocidad.
En las viradas cerradas bajaremos el trim para mantener el barco plano.

Una opción útil


Con la práctica con el propio barco, se adquiere rápidamente el reflejo de regular el trim
en función de las diferentes condiciones (mar, viento, carga…). Este no es el caso
cuando se cede el volante a alguien que no conoce el barco. Aquí es donde más
agradeceremos la utilidad del indicador de trim, que muestra en un reloj, digital o
analógico, la posición del motor. Solo es un indicador, pero resulta útil.

No confundir flaps con tilt. Este último sirve para sacar del agua totalmente la cola del motor.

 
Lo que hay que memorizar
Condiciones de navegación Trim Posición del barco

Mar llana Positivo (UP) Apopado

Rizada Neutro Ligeramente apopado

Proa al mar Negativo (DOWN Plano

Popa al mar Positivo (UP) Apopado

Virada Negativo (DOWN) Plano

 
El trim con mar formada

Con viento de popa el barco tiene la tendencia natural a clavar la proa, por lo tanto hay
que contrarrestar este efecto subiéndolo (colocarlo en positivo), de este modo la proa se
levantará y evitará los rociones por delante.

Cuando el viento sopla por proa, se ha de realizar la operación contraria. Es decir meter
el trim (en posición negativa) con el fin de bajar la proa para que el barco mantenga su
asentamiento correcto sobre el agua. De este modo la navegación será más confortable,
sin pantoqueos.
 
La posición del trim

La posición del trim con respecto a la horizontal del barco ejerce una importante
influencia en el asentamiento del casco cuando éste navega.

Trim en posición negativa


Con el fin de sacar le barco del agua y hacerlo planear, siempre al arrancar meteremos
el trim en posición totalmente negativa. De este modo al acelerarla proa tiene tendencia
a bajar para compensar el levantamiento de la misma al principio de la aceleración.

Trim en posición neutra


Con el trim en posición neutra el barco mantiene el asentamiento horizontal con respecto
a la superficie del agua. Este posición se adoptará una vez el barco haya alcanzado el
planeo, para ajustarlo según convenga en función de la mar y la velocidad.

Trim en posición positiva


Una vez el barco está navegando en planeo el trim se puede ajustar en positivo para
ajustarlo con el fin de levantar un poco la proa en función del mar, y reducir el rozamiento
del casco con el agua. Se ganará en velocidad y se reducirá el consumo de combustible.

 
Secuencias del trim en la salida en planeo.

De arriba a abajo, 1. Trim negativo; para salir en planeo,


acelerado 2. Trim neutro; para planear sin oleaje 3. Trim
positivo, el barco se ajusta una vez planea 4.Tilt; la hélice
fuera del agua. En el amarre

Los flaps
Todavía hay quien los conoce como estabilizadores de asiento. Proporcionan una
mejoría real en términos de conducción, consumo y prestaciones. Aunque encontremos
este equipamiento en la mayoría de barcos con motor interior, lo cierto es que es todavía
un elemento opcional en algunos barcos de eslora mediana. Existen muchos modelos de
flaps que se adaptan a todo tipo de embarcaciones. A diferencia del trim, que actúa
sobre la inclinación del motor, los flaps están fijos en la prolongación del casco a cada
banda del espejo de popa. Son planchas inclinables en sentido vertical, de abajo a
arriba, que se controlan desde la consola de gobierno y que permiten modificar el asiento
longitudinal y lateral del barco. Actúan modificando los filetes de agua en la parte
posterior de la carena y pueden usarse simultánea o independientemente.
Los flaps nos permiten, en instalaciones intraborda, levantar o bajar la proa y lograr un buen asiento lateral.

La influencia sobre el asiento del barco


Dependiendo de su reglaje, podemos modificar el asiento longitudinal o lateral. En el
primer caso (longitudinal), hay que actuar sobre los flaps simultáneamente para que los
ángulos de inclinación sean idénticos. Por lo demás, su reglaje es parecido al del trim:
hay que adaptarlo a las condiciones del mar, del viento y de la carga. Sin embargo, su
efecto es sobre todo efectivo para bajar la proa del barco y poco relevante para
levantarla.
Para actuar sobre el asiento lateral, se actúa independientemente sobre los flaps, lo que
permite jugar con la escora. Esta posibilidad es la más útil. Permite compensar el efecto
del empuje lateral de la o las hélices y, sobre todo, compensar la escora navegando con
viento o la producida por las olas o el mar de fondo de través, logrando que el barco
navegue perfectamente equilibrado.
Para entrar en planeo saldremos con el trim negativo (DOWN) y al alcanzarlo corregiremos su posición levantándolo en función del mar
(UP).

Los flaps automáticos


El Auto Glide, que ofrece Lenco es actualmente el sistema automático más avanzado de
gestión de los flaps. Controla el barco desde el momento en que abandonamos el muelle
y para ello utiliza los datos que recibe del motor (NMEA 2000 o J 1939) y del GPS (NMEA
2000 o NMEA 0183) que son enviados a una centralita dotada con un giroscopio y un
acelerómetro, desde la que se dan las órdenes para que el barco esté en su asiento
óptimo, en base a una adquisición y almacenamiento de datos previa sobre el
comportamiento del barco que se efectúa en el momento de montarlos. El Auto Glide
actúa con extrema precisión, detectando incluso el desplazamiento de las personas de a
bordo.

El Auto Glide de Lenco es el sistema de gestión automática de


los flaps más avanzado en la actualidad.

El sistema de trimado de Volvo Penta 


La firma Volvo Penta dispone de un sistema distinto para trimar la emabracción. Se basa
en unas piezas que actúan a modo de interceptores, que actúan en modo automático, o
manual, de manera preciso y uniforme, y que realiza todos los ajustes de trimado. Las
palas del interceptor crean presión debajo del casco, en la popa de la embarcación.
La palas funcionan verticalmente y crean un gran efecto de elevación debajo del casco.
Esto cambia la posición de la embarcación y le ofrece una menor resistencia a las olas,
mayor velocidad y un menor consumo de combustible. Al tener menos superficie
húmeda, también se reduce la resistencia en comparación con las aletas de trimado
tradicionales.

Equiparse con flaps


No existe un modelo universal en kit, de manera que la elección hay que hacerla
teniendo en cuenta los datos específicos de cada barco. Hay que tener en cuenta el tipo
de carena (planeo, semiplaneo, desplazamiento), la motorización (fueraborda, Z-Drive,
intraborda, dentrofueraborda), la potencia y número de motores, la eslora y el peso del
barco, la velocidad de planeo, etc…