Está en la página 1de 707

im

Octubre 22 - Viernes - Santa Salomé

la argentina
'dad del atítor.
depósito qúe previene
ht^by Editorial Sud•
dád: Anónima, calle
f n o t A i r e s , 1946.
RAFAELALTAM IRA

MANUAL DE
HISTORIA DE ESPAÑA

29 edición
corregida y aumentada

E D I T O R I A L SU I) A M E R 1 C A N A
B i; i: n o s AIR e s
DESDE LOS ORÍGENES
H A S T A N U E S T R O S DÍAS
Í N D IC E S U M A R IO

P rólogo a esta S egunda e d ic ió n ...................................................................... 9


P rólogo de la P rimera e d ic ió n ...................................................................... 11
I. Novedad de este tex to ................................................................ 11
*1. Condiciones de este relato .......................................................... 15
III. Los lectores en quienes pienso ................................................... 21

P reliminares ............................................................................................................. 25
Condiciones geográficas de España y influencia en el hombre .. 25
La acción del hombre sobre la Naturaleza....................................... 26
El pueblo español ................................................................................ 27
i. T iempos pr eh istó rico s ................................................................................ 29
Los primeros pobladores de España ............................................... 29
Los hombres de Cromañón ............................................................ 30
Las pinturas de Altamira ........................................................... 30
Las pinturas del Este de España ..................................................... 32
La piedra pulimentada, la agricultura y la domesticación de ani­
males ........................................................................................... 35
Artes contemporáneas de la piedra pulimentada ......................... 36
Aparición de los objetos de c o b re ................................................. 37
Los dólmenes ........................... ! ...................................................... 38
La cerámica contemporánea del uso del cobre ............................. 40
La aparición del cob re .................................................................... 40
Tiempos prehistóricos y sus divisiones ......................................... 41
ii . L a época d e las colonizaciones o r ie n t a l e s .................................. 45
Las colonizaciones primitivas ...................................................... 45
Colonización fen icia ........................................................................ 45
Objetos de arte fen icio .................................................................... 46
La ciudad fenicia de Agadir ........ .................................................. 47
Colonización griega ........................................................................ 48
Influencia del arte griego ................................................................ 49
Cómo era la ciudad de Emporión y cómo se vivía en e lla .......... 50
592 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Noticias griegas sobre los pueblos españoles................................. 51


La cuestión histórica de los iberos ................................................ 52
Los celtas ......................................................................................... 53
Colonización y conquista cartaginesas.......................................... 55
La influencia civilizadora de los cartagineses............................. 56
La ciudad de Nueva Cartago ........................................................ 56
iii. L a d o m in a c ió n .................................................................
r o m a n a 59
Venida de los romanos a España .................................................... 59
Conquista de España por los romanos ..................................... 61
Carácter y división de los pueblos españoles............................... 61
La resistencia a la conquista romana ......................................... 65
Conducta de los generales romanos. El cónsul Escipión ............ 66
El general G alb a ............................................................................. 68
Viriato ............................................................................................... 68
La guerra de Numancia .................................................................. 69
Cómo guerreaban los celtiberos ................................................ 70
Toma y destrucción de Numancia ............................................ 70
Cántabros y astures.......................................................................... 71
Efectos de la dominación romana .................................................. 72
Gobierno de las ciudades................................................................ 73
Procedimientos de romanización ................................................ 73
Decadencia del municipio .............................................................. 75
Alcance de la romanización de España ......................................... 76
Partes que resisten a la romanización....................... .................. 76
Ejemplos de romanización intensa ................................................. 77
Intensidad de la romanización en los órdenes monumental, cien­
tífico y literario ........................................ ............................ 79
Aportación española a la cultura romana ..................................... 81
Corporaciones, oficios y profesiones . . . ........................................ 86
Las clases pobres ................................................................... 87
Las escuelas romanas .................................................................... 87
Los ejercicios físicos, los Circos y los Anfiteatros......................... 87
Los teatros ............................................ 88
Vida ciudadana ...................................... 88
Las casas romanas ................. 89
Las casas de campo y los balnearios.............................................. 90
Las civilizaciones indígenas y la dominación romana ........ 91
Organización política y social de los hispanos indígenas.......... 94
ÍNDICE SUMARIO 593

Religión y costumbres .................................................................... 97


E l C r is t ia n is m o ............................................................................................................................ 99
Predicación y difusión del Cristianismo....................................... 99
Organización de la Iglesia Cristiana............................................. 100
Cultura del clero español .............................................................. 102
El Cristianismo y las primeras costumbres de los cristianos 102
Las primeras iglesias........................................................................ 103
Las ^ ^ il turas y los s’mbolos cristianos......................................... 104
L a d o m in a c ió n v is ig o d a .......................................................................................................... 105
Las invasiones germanas ................................................................ 105
Conquista de España. E urico ........................................................ 106
El reino visigodo de España .......................................................... 109
La lucha religiosa de Hermenegildo y Leovigildo ..................... 110
Recaredo y la aproximación de las dos razas ............................. 111
El rey XVamba ................................................................................ 112
La decadencia visigoda y sus causas ............................................... 113
Los Concilios de T o le d o ................................................................ 114
Escritores de la época visigoda ...................................................... 115
Los judíos ......................................................................................... 117
Arte visigodo .................................................................................... 117
Costumbres y trajes de los visigodos............................................... 119
L a d o m in a c ió n m u su l m a n a (711 a 9 1 2 ) ...............
: E l E m ir a t o 121
Los nuevos invasores........................................................................ 121
La conquista de España por los musulmanes ......................... 123
El Emirato dependiente .................................................................. 125
El Emirato independiente .............................................................. 126
Mozárabes y renegados. El reino de Omar-bcn-Hafsum............ 127
Vida de los mozárabes...................................................................... 128
La tradición visigoda en tos mozárabes......................................... 129
Principios de la Reconquista .................................................... 130
Progresos de la Reconquista hasta comienzos del siglo X . . . . 131
Alfonso II y Composte l a ................................................................ 131
España y Carlomagno...................................................................... 133
El nuevo reino de L e ó n .................................................................. 136
Fundación del Califato de Córdoba .............................................. 137
Organización interior del reino de Asturias................................. 137
La repoblación y las cartas pueblas ............................................. 138
El gobierno del rey y los Señores .................................................. 139
594 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA
La sucesión de la Corona .............................................................. HO
La civilización española cristiana en este periodo ...................... 141
La dominación musulmana y su influencia en Europa .............. 142
vil. E l C alifato de C órdoba y la hegemonía musulmana .......... 145
Abderramán III y los reyes cristianos........................................... 145
Los sucesores de Abderramán. Almanzor ................................. 148
El reino de León durante el Califato de Córdoba ...................... 149
El nuevo reino de Castilla .............................................................. 150
Nacimiento y apogeo del reino de Navarra ................................. 152
La Marca Hispánica de los Francos ............................................. 153
Independencia de la Marca y sus progresos territoriales............ 154
Ramón Borrell y Berenguer Ramón I ......................................... 155
La cultura musulmana del Califato ............................................. 156
Las artes musulmanas .................................................................... 158
Riqueza musulmana....................................................................... 160
Prosperidad de la vida musulmana. Las grandes ciudades.......... 162
Los mozárabes y su influencia........................................................ 163
Los mudéjares ................................................................................. 164
Relaciones entre cristianos y musulmanes durante los primeros
siglos de la Reconquista ............................................................ 165
Población y cultivo de los territorios reconquistados.................. 167
Cómo se gobernaban las aldeas y ciudades ................................... 168
Los concilios o concejos .................................................................. 170
Cómo era una ciudad cristiana en el siglo X .......................... 171
VIII. L o s GRANDES AVANCES CRISTIANOS DEL SIGLO XI AL XIII Y EL CO­
MIENZO DE LAS CULTURAS PROPIAMENTE ESPAÑOLAS............................ 173
Caracteres generales del periodo ..................................................... 173
Iniciación de los nuevos avances territoriales............................. 175
Las conquistas de Alfonso VI .................................................... 176
Población y gobierno de T oled o .................................................. 177
La mezquita de Toledo y el arzobispo Bernardo ........................ 178
La catedral de T o led o .................................................................... 179
El misal mozárabe ............................................................................ 180
El Cid ............................................................... 181
El destierro del Cid y sus efectos .................................................... 183
Los almorávides y los almohades ................................................... 184
LA unipn de Aragón y Cataluña .................................................. 186
Las esquistos del reino de Aragón ............................................... 187
índice sumario r>95
Pedro It y la pérdida de la hegemonía cala lonnaragoti esa en el
S. E. de Francia ........................................................................ 1#9
Castilla. Alfonso V i l ........................................................................ 190
Alfonso VIII de Castilla, las Crinadas y la batalla de Las Navas J92
Las fronteras con Aragón (1179).................................................... 191
El reino de León de 1157 a 1230 .................................................... 191
La unión definitiva de Castilla y L e ó n ........................................ 195
El condado y el nuevo reino de Portugal..................................... 190
El reino de Navarra, de 1035 a fines del siglo X V ..................... 198
Incorporación a Castilla de las provincias xmcongados.............. 199
Las grandes conquistas del siglo XIII ......................................... 200
Conquistas de Femando I I I ................................. 200
Conquistas de Jaime I .................................................................... 202
Consecuencias de esas conquistas ................................................ 205
Los municipios y la clase media cristiana..................................... 200
Los Fueros municipales y la legislación feudal ..................... 208
Iniciación de los elementos de unificación legislativa................ 210
Las Hermandades ............................................................................ 212
Carácter privilegiado de los derechos forales y de clase ............ 213
La liberación de las clases serviles ................................................ 214
Situación de las clases sociales en Cataluña y en Aragón .......... 216
Valencia, Mallorca y Navarra ........................................................ 217
Las Cortes de León y Castilla ........................................................ 218
Las Cortes en Aragón y Cataluña................................................ 219
La administración de Justicia ........................................................ 221
La monarquía y el Im perio ............................................................ 224
Las poblaciones industriales ........................................................ 227
Los gremios y las cofradías ............................... , ............................. 228
Prosperidad e influencia fie los gremios ..................................... 229
Religiosidad del pueblo español .................................................. 230
La unificación eclesiástica española ............................................. 233
Las leyendas piadosas y los Santos españoles ......................... 233
Nuevas órdenes religiosas. La Inquisición ................................... 234
La civilización musulmana posterior al Califato y su influencia 235
El arzobispo Don R odrigo ............................................................ 237
Otras influencias de cultura .......................................................... 238
La producción intelectual netamente española ......................... 240
Las Bellas Artes. El románico .............................................. ...... 241
596 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

El estilo o arte ojival .................................................................. 245


Las artes menores ojivales ...................................................... • • • 246
El arte mudejar ........................................................................... 247
La caballería y los torneos .............................................................. 248
ix. E l R econquista y el comienzo de la unidad política
fin de la
de E spaña (1252 a 15 16 )................................................................ 251
Caracteres generales del periodo .................................................... 251
Alfonso X, de León y de Castilla..................... ............................. 252
Alfonso X y el Im perio ................................................................... 253
La cuestión de la sucesión a la Corona ........................................ 256
Alfonso X y la cultura .................................................................... 257
Los sucesores de Alfonso X, hasta Alfonso X I ............................. 258
Alfonso X I ....................................................................................... 260
De Pedro I a Enrique IV (1350 a 1474)......................................... 261
El rey y los nobles en la monarquía aragonesa......................... 262
Las conquistas exteriores de los reyes de Aragón. Pedro III . . . . 264
El nuevo reino de Sicilia ................................................................ 268
La expedición a Oriente de catalanes, aragoneses y navarros,
y el Ducado de Atenas .............................................................. 270
Conquista de Menorca y Cerdeña ................................................ 272
El reino de Mallorca ........................................................................ 272
De Pedro IV a Martín I ................................................................ 273
El compromiso de Caspe ................................................................ 275
Femando I y los fueros catalanes ................................................ 277
Fernando l y el Cisma de Occidente............................................... 279
Alfonso V y el reino de Nápoles .................................................... 279
Juan II y el principe de Viana ...................................................... 282
Los reyes die Aragón y de Castilla, consortes. Perspectivas de
este h ech o ................................................................................... 284
El periodo de los Reyes Católicos .................................................. 285
Las reformas politicos en Castilla. La diarquia ...................... 286
Las reformas políticas en Aragón y Cataluña............................. 288
Reformas de carácter social ............................................................ 288
Las clases serviles en Aragón y Cataluña ....................................... 290
El fin de la Reconquista ................................................................ 291
Incumplimiento de la capitulación de Granada ........................ 294
El peligro de Africa y los turcos .................................................... 294
La guerra de Ita lia ......................................................................... 296
ÍNDICE SUMARIO 597

El descubrimiento de América ...................................................... 298


Consecuencias internacionales del descubrimiento ................... 80-1
Consecuencias de ordnn jurídico interno ...................................... 305
La expulsión de los judíos y la Inquisición nueva ................... 307
Las alianzas dinásticas .................................................................... 310
Castilla y Aragón desde la muerte de Isabel I a la de Fernando II 311
La conquista de Naxmrra................................................................ 312
Nuevas guerras en Italia ................................................................ 314
Conquistas en Africa ..................................................................... 314
Muerte y herencia de Fernando el Católico ............................... 315
La civilización española del XIII a fines del XV. La época de
Alfonso X ................................................................................... 315
La época de Alfonso V de Aragón y Juan II de Castilla. F.l Re­
nacimiento ................................................................................. 317
La Corte literaria de Juan II de Castilla (1419-14$4).................. 320
La Corte renaciente de Alfonso V en Ñ apóles ......................... 322
La época cultural de los Reyes Católicos..................................... 324
Cambios en las clases sociales ........................................................ 32G
Decadencia de los Municipios y las Cortes ................................. 327
Las compilaciones y las leyes generales......................................... 330
El derecho canónico y el rom ano ................................................ 331
Las bellas artes y las artes industriales.......................................... 334
La iniciación de la arquitectura renaciente y el estilo isabelino 336
Último periodo de las artes musulmanas. Arquitectura.............. 337
Artes industriales ............................................................................ 338
La Edad Media española ................................................................ 339
E l p e r ío d o d e h e g e m o n ía y su f in a l (1516 a 1700) .............. 341
La Regencia de Cisneros y el comienzo del reinado de Carlos I 341
La unión “personal” de los reinos españoles ............................... 343
Cómo la Monarquía única resolvió la dualidad tradicional__ 347
Los primeros rozamientos con la opinión castellana.................. 352
Carlos I de España, Emperador de Alemania. Consecuencias de
este h ech o ................................................................................... 35.5
España y la vida internacional...................................................... 357
Las Cortes castellanas y el rey Carlos ........................................... 359
La sublevación de los Comuneros................................................ 360
Las Germanias de Valencia y Mallorca ....................................... 363
Guerras exteriores de Carlos l .................................................... 364
598 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Las guerras religiosas en Alemania y su repercusión en España 366


La Contrarreforma ......................................................................... 369
La intolerancia española y la Inquisición ................................... 372
Exploración y conquistas en América y Oceania ......................... 375
Las abdicaciones de Carlos 1 ........................................................ 378
Felipe II .......................................................................................... 379
La lucha con el protestantismo y sus consecuencias políticas . . . 383
El ejercito español ........................................................................... 38G
Episodios de las guerras ................................................................. 387
Felipe II, rey de Portugal............................................................... 388
La sublevación de los moriscos y la de Zaragoza......................... 390
Felipe II y el Principe Don Carlos ................................................ 392
Protección a la vida económica .................................................... 394
Protección a la cultura ................................................................. 396
Prosperidad industrial y riqueza nacional.................................... 398
El rápido proceso de la decadencia política interior e interna­
cional ........................................................................................... 401
La sublevación de Cataluña .......................................................... 403
La pérdida de Portugal................................................................. 405
El fin de la Casa de Austria española .......................................... 406
Nueva decadencia de las Cortes castellanas................................. 408
Las Cortes de las demás regiones .................................................. 409
Carácter del absolutismo regio en España. Su concepción jurí­
dica contemporánea ....................................................................... 410
El gobierno de América ................................................................. 414
Finalidades de España en América .............................................. 416
La colonización propiamente dicha ............................................ 418
La emigración a las In d ias ............................................. 420
La política cultural en América ................... 422
Cultura española durante la Casa de Austria. Los dos siglos
de oro ......................................................................................... 423
Influencia de la civilización española en el extranjero ........... 427
xi. El siglo xviii y la C asa
Bo r b ó n ............................................
de 431
La guerra de la Sucesión de España y sus consecuencias.......... 431
La política internacional borbónica después de la guerra de
Sucesión ..................................................................................... 433
La reforma administrativa y el despotismo ilustrado ................ 434
Carlos III e Inglaterra ................................................................... 435
ÍNDICE SUDARIO 599

El despotismo ilustrado de. Garlos III y sus ministros............... 436


Campomanes y la educación obrera ............................................ 437
La colonización agrícola en España .............................................. 438
Legislación industrial y social ...................................................... 439
El renacimiento español y su paralización ........................... . 489
La libertad del trabajo .................................................................... 441
Los mayorazgos y las acumulaciones de la propiedad territorial 442
La desamortización.......................................................................... 442
La reforma administrativa interna ............................................ 448
Modificaciones de la política colonial ......................................... 445
El regalismo y la tolerancia religiosa de los reyes Borbones .. 448
Renacimiento de la cultura ............................................................ 452
Las obras públicas............................................................................ 456
Las nuevas ideas liberales y la primera crisis de la monarquía
borbórica ................................................................................... 457
Carlos IV, Godoy y N apoleón ........................................................ 459
El 19 de marzo y sus consecuencias.............................................. 462
El 2 de mayo y la guerra de la Independencia ........................... 464
L a luch a p o r e l c o n s t it u c io n a l is m o y fl n u e v o r e n a c im ie n ­
to ECONÓMICO Y C U L T U R A L ............................................................................................... 467
1. De 1808 a 1874 ......................................................................... 467
Guerra de la Independencia .................................................... 467
José Bonaparte y lo Constitución de Bayona ....................... 469
El régimen constitucional en España. — Nuevo programa
político y social .................................................................... 471
La reacción contra el nuevo programa y la lucha por el cons­
titucionalismo .................................. 474
La pérdida de los dominios, españoles en la América conti­
nental ........................ 477
Isabel II y las guerras \civiles. ................ ................ .— ... • 481
Moderados y progresistas, ................... 482
Los caudillos militares í.;..... - ¿ ..................... 488
La revolución de 1868 y^sus consecuencias ..................- •* *. 4á4
Iniciación de un renacimiento en la economía y en laeutiúro
nacionales ................-j............................................ 485
Los inventos industrialek¡ faac4nicos ............................. ........ 486
Mejoras conseguidas hasta ¡868 ---- , ---------- . . . . . . . . . . . . 488
Mejoras en la cultura « • ♦ 4'4t* 4.« t 4*4 >***,f*,J 439
600 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Progresos realizados de 1868 a 1874 ........................................ 493


2. De 1875 a 1902 ......................................................................... 494
La política de la Restauración................................................ 494
La cuestión antillana ................................................................ 497
El autonomismo y las reformas................................................ 498
El desastre colonial ................................................................... 500
Nuevas posesiones en A frica .................................................... 503
El pesimismo de 1898 ................................................................ 503
La cuestión marroquí .............................................................. 504
La literatura espalda de fines del siglo x i x ........................ 506
Direcciones de la cultura científica ..................................... 507
Las bellas artes en el siglo x i x ................................................ 511
La vuelta a la tradición espiritual de España ...................... 511
El impulso educativo ................................................................ 513
La unificación legislativa.......................................................... 514
Las aspiraciones autonomistas................................................ 515
La legislación social .................................................................. 518
El problema de la tierra y su cultivo ....................................... 518
3. De 1902 a 1923 ........................................................................... 519
Los doce primeros años del reinado de Alfonso X I I I .......... 519
Desde la guerra universal a 1923 ............................................ 523
xiii. L a D ictadura R epú blica .......................................
y la secunda 525
El golpe de Estado de 1923 y el gobierno dictatorial.................... 525
Los últimos ministerios monárquicos........................................... 528
Elecciones del 12 de abril de 1931 y sus consecuencias políticas .. 530
El Gobierno provisional ................................................................ 532
Las Cortes Constituyentes.............................................................. 534
La estructura del Estado español republicano y la cuestión ca­
talana ................................................................................................. 538
La crisis política de 1933 a 1936 .................................................. 539
Origen y preparación de la guerra, de 1936 a 1939 .................... 541
La supuesta guerra civil de España .............................................. 544
El Renacimiento español en el siglo X X ..................................... 547
Las ciencias españolas contemporáneas ....................................... 551
La literatura del siglo X X ..................... 554
Las Artes plásticas y la Música ...................................................... 556
Las dos generaciones........................................................*............. 558
La universalidad actual de la verdadera España .......................... 561
ÍNDICE SUMARIO 601
A p é n d ic e

Fechas principales de la Historia de España ................................. 565


Cuadro I: Fechas de Historia política y so cia l....................... 565
Cuadro II: Fechas de inventos, acontecimientos, obras, hom­
bres notables en ciencias, letras y artes ............................. 575

índice de ilustraciones ................................................................ 585

M a p a s :
Dominios de Roma y Cartago al empezar la segunda guerra
púnica ......................................................................................... 60
Imperio Romano en tiempo de Marco Aurelio (180 d. de J. C.) 63
Reinos germánicos en 436 ................................................................ 108
Imperio de Carlom agno.................................................................. 134
España después de la toma de Toledo (fines del siglo x i ) ........ 174
Posesiones de la Corona de Aragón en tiempo de Alfonso V ... 281
Italia en 1494 ...................................................................................... 292
Primer viaje de C o ló n .................................................................... 302
Imperio de Carlos V en E u ro p a ..................................................... 354
América española (siglo x v i ) ............................................................ 377
Dominios españoles de América en 18 10 ....................................... 478
División interior en Intendencias del Virreinato de Nuestra Es­
paña (siglo xvin) ........................................................................ 449
Divisiones interiores en Intendencias de los Virreinatos del Perú
y Río de la Plata (siglo x v m ) ................................................ 451
Posesiones españolas ultramarinas perdidas en 1898 ...................... 502
PRÓLOGO A ESTA SEGUNDA EDICIÓN
La presente edición se caracteriza por la corrección escrupu­
losa de las erratas y trastueques de lineas de que adoleció la pri­
mera; por la adición de algunos pormenores que he considerado
indispensables para la buena comprensión de ciertos hechos y de
las novedades históricas más importantes posteriores a 1933; >’>en
fin, por la nueva redacción de varios párrafos y frases, hecha con
el objeto de alcanzar una mayar claridad de expresión que evite
equívocos posibles en el sentido del relato y de las apreciaciones
que le acompañan.
A l realizar todas estas mejoras, no he olvidado los limites de
materia y volumen que exige un Manual como el presente, y he
procurado no excederlos para no desvirtuar esa concepción. Quien
desee mayares noticias respecto de asuntos de su particular pre­
dilección, o encuentre aquí, según su personal juicio, vados que
le parezcan inadvertencias del autor, sepa que no son sino delibe­
radas abstenciones mías que no sólo responden al indicado con­
cepto del Manual, según se expresa en las páginas 12 y 13 del
Prólogo a la 19 edición, sino también el hecho de que todo lo de­
más que aqui falta, hállase ampliamente contenido, como ya dije,
en libros mios que van citados en el Prólogo a la primera edición.
E l texto que a continuación encontrarán los lectores quedó
terminado en abril de 1936 para una inmediata impresión. Los su­
cesos del mes de julio d el mismo año impidieron la realización de
ese propósito que, al fin , se comigue ahora con las consiguientes
adiciones de los hechos posteriores a la fecha anteriormente citada.
PRÓLOGO A LA PRIMERA EDICIÓN
I. NOVEDAD DE ESTE T E X T O

E l presente libro no es un puro resumen de mi Historia de Es­


paña y de la civilización española publicada de 1900 a 19 11, y cu­
yas sucesivas ediciones, hasta la tercera inclusive (pero no las que
siguieron a ésta), corregí y aumenté más o menos. Ya en el pró­
logo de la primera anuncié m i propósito de escribir el Compendio
de los dos volúmenes a que yo creía entonces que se contraería la
obra; pero ese Compendio era tan sólo, en mi pensamiento de 1899,
el correspondiente a la enseñanza primaria.
Ocupaciones oficiales y privadas que desde 19 11 variaron mu­
chísimo la dirección de mi vida intelectual, y que la siguen mante­
niendo desviada, en parte, del cauce antiguo, me impidieron cum­
plir aquel propósito. E l mismo impedimento tuve para publicar el
tomo V de la Historia» que había de contener la del siglo X IX es­
pañol. Pero contra esas dificultades de realizar lo proyectado, y
a medida que los cuatro volúmenes de mi obra iban difundiéndose
por España y por los centros docentes del extranjero, se produjo,
con insistencia cada vez más apremiante que llegaba hasta mi,
la petición de un resumen en un solo tomo, aplicable a la ense­
ñanza secundaria y a una parte de la universitaria.
Varias veces prometí escribir ese resumen; lo planeé algunas y,
por fin, comencé a escribirlo, no recuerdo exactamente en qué fe­
cha; pero, sin duda, antes de 1920. Cuando llegaba ya en su redac­
ción al siglo X III, nuevas derivaciones de mi vida profesional de­
tuvieron mi mano; y el manuscrito quedó archivado en espera de
ocasión más propicia. Pero ni las referidas peticiones cesaron, ni
desapareció la necesidad docente a que en el fondo responden y con
12 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

que se razonan. Prueba evidente de esto último es el caso de la


Historia de España que en 1918, y previo mi permiso, escribió y
publ'có e l profesor Chapman, de la Universidad de Berkeley. E l
texto de esa Historia (excepto en lo relativo al siglo X I X ) está
inspirado en los cuatro volúmenes de mi obra; y asi lo declara el
autor en la misma portada, de la suya (A History of Spain foun-
ded on the “ Historia de España y de la civilización española” , of
Rafael Altam ira. New York, 1918). Es decir, que el profesor Chap­
man compuso en inglés un libro semejante al que se me pedia en
castellano.
La ocasión propicia para que yo diese satisfacción a esas de­
mandas, se presentó no hace mucho; pero al planear nuevamente
el compendio, en vez de tomar como base de él la parte ya redac­
tada 1a qu e me referí antes, he prescindido de ella y he preferido
componer un texto nuevo. M e deciden en este sentido varias razo­
nes: una, el progreso alcanzado en estos últimos diez años por los
estudios históricos hispanistas, progreso que ha traído al campo
de la erudición gran número de novedades; otra, el cambio que
en ese mismo tiempo ha sufrido mi comprensión de algunos as­
pectos y periodos de nuestra historia; y, en fin, el hecho de haber
escrito yo mismo recientemente (en 1929) un nuevo texto de la
especial Historia de la civilización española que en un breve volu­
men publicó, muchos años hace, la biblioteca de “Manuales Soler”
y que siguió luego reimprimiéndose sin mi intervención, es decir,
sin que yo corrigiese el plan ni la redacción primitiva. Compren-
dia aquel manual la materia propia de su titulo hasta el final del
siglo X I X , a diferencia de la Historia de España de 1900-19x1,
que se detuvo en 1808. La nueva redacción de la Historia de la ci­
vilización española, hecha, como dije lineas antes, en 192 f , alcanza
hasta 1914. La existencia de este libro me pareció imponer, al
plan proyectado del Compendio o Manual en un volumen (ya fuese
en lengua española o en lengua extranjera), una variación impor­
tante respecto de como primeramente lo pensé, que era idéntico
al de la Historia de los cuatro volúmenes. Esa variante debería
consistir en llevar a segundo plano (sin suprimir ninguna de sus
PRÓLOGO A LA PRiMF.RA EDICIÓN 13
indicaciones fundamentales) el relato de la civilización española,
puesto que de rsta materia existe, dentro de mis obras, un libro es­
pecial. A la vez, me veía llevado, por sugestiones de diversa ín­
dole (y entre ellas la propia condición de todo manual breve), a
emplear un tono y una presentación general del asunto más fami­
liares o, por mejor decir, populares, que ios que caracterizan la
Historia extensa de 1900-1911.
Estas condiciones, que objetivamente me parecían racionales y
discretas, resultaron, además, acomodadas a la petición que la
“ Colección Armand C olin” me hizo, poco tiempo ha (por iniciati­
va e intermedio del profesor Hauser), para publicar en ella una
Historia general de España. Esa demanda fue la ocasión a que aludí
antes y que acabó de decidirme a emprender la ejecución de mi
proyecto, tantas veces remitida. H ice un esfuerzo; y, a pesar del
agobio de trabajo que me imponían mis ocupaciones oficiales, es­
cribí el texto que forma el presente volumen. Ese texto difiere
mucho, sin embargo, del que figura en la dicha “ Colección Ar­
mand Colin” , porque e l número infranqueable de páginas que se
conceden a los volúmenes de ella, me obligó a sacrificar entonces
muchas cuartillas del original español. A q u í doy ahora el texto in­
tegro, puesto que no me sale al paso ninguna limitación; pero, así
y todo, el lector advertirá que la parte correspondiente a lo que se
llama historia de la civilización (y particularmente la de las insti­
tuciones sociales y jurídicas) tiene menor amplitud proporcional
de la que le concedí en la Historia 1Q00-1911; y esto, por las razo­
nes que antes expuse. En cambio, proyecto para en breve una
Historia de la civilización nueva en cuanto a extensión, a conte­
nido y, con frecuencia, a criterio, donde podrá hallar quien lo
desee las ampliaciones pertinentes de lo que ahora doy en resu­
men; si es que el lector no quiere poner también a contribución
los cuatro volúmenes tantas veces citados, que contienen muchos
más pormenores, pero sólo hasta 1808l .
Por otra parte, y a pesar de las diferencias de contenido que
X Acerca de esa nueva Historia d e la civilización, ver lo que dice el segundo Pró­
logo (página 9 ).
14 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

existen entre esos varios libros míos, quienes conozcan el primero


y mus completo y me hayan seguido desde entonces a través de mis
varios trabajos históricos, quizá lleguen a la conclusión (que a mi
me parece exacta) de que, substancialmente, todos ellos responden
a la misma concepción orgánica de la historia humana, teóricamen­
te expuesta por primera vez en mi libro de metodología L a ense­
ñanza de la Historia (i$ edición, en 1891), En efecto, mi His­
toria de España y de la civilización española no fué sino el intento
de realizar en 1900 lo que nueve años antes había yo teorizado
acerca de la composición de los relatos históricos, universales o
nacionales. A mi parecer, el principal servicio que aquel libro pro­
dujo (si es que se le quiere reconocer alguno) no consistió, como
ha dicho un critico reciente, en recoger “ por primera vez” los re­
sultados de las modernas investigaciones monográficas de historia
española, sino en presentar un cuadro de clasificación conceptual,
un sistema de agrupación, y a veces de jerarquía, de los hechos; y,
también, una imagen integra y orgánica de la vida española, y no
sólo de su actividad política, como era uso corriente. T a l fu é, al
menos, m i aspiración; si la conseguí y hasta qué punto, no soy yo
quien puede decirlo con absoluta objetividad. L o único que puedo
afirmar es que he persistido en ella desde entonces, afinando cada
vez más, hasta donde he podido, el sentido orgánico de la historia
y la raíz psicológica, individual y colectiva, que, aparte la influen­
cia del m edio físico (en lo que le pertenece en cada momento y
cosa), tienen los hechos del proceso histórico de un pueblo y, sin­
gularmente, los que dejaron huella en la vida de éste o en la obra
general humana: únicos, en verdad, que merecen ser conocidos y
recordados.
L a importancia que sigo dándole a esta parte de la composición
historiográfica, responde al hecho, bien perceptible, de que la con­
densación de los resultados que ofrecen las nuevas investigaciones
en materia histórica lleva consigo, siempre, la posibilidad de ser
superada y aun contradicha, por ser tal la condición ineludible del
saber histórico hasta e l día de hoy; y quizá lo sea siem pic. En
cambio, la construcción orgánica del material de hechos, en fun­
PRÓLOGO A LA PRIMERA EDICIÓN 15
ción de conceptos y problemas de vida humana, puede perdurar
durante más tiempo (aparte de ser en todo caso necesaria) y servir
de guia incluso para quienes pretendan substituirla por otra d i­
ferente, merced a considerar el proceso y las finalidades humanas
desde un punto de vista distinto. Creo, sin embargo, que nuestro
actual conocimiento del sujeto histórico y de sus solicitaciones y
movimientos fundamentales ha logrado ya fijar elementos defini­
tivos, que son jalones insustituibles en la apreciación del conjunto
de la Historia humana. N o quiero perder la esperanza de decir
yo mismo en otro libro la opinión a que he llegado en ese respecto
y de que expuse algún avance a mis lecciones de 1923 en el Colegio
de Francia. Mis lectores hallarán también en el presente libro al­
gunas manifestaciones de esa opinión, expresadas en el modo de
exponer y de seleccionar los hechos referentes a la historia espa­
ñola. Juntamente (y en la medida que alcanza su volumen y con­
tenido) este Manual representa en gran parte el resultado a que
llega hoy mi esfuerzo de muchos años por comprender mejor y
más hondamente la historia de mi patria y, con ella, el pueblo que
la ha realizado: cosas ambas menos fáciles y claras de lo que al­
gunos suponen y otros creen firmemente, al parecer, si se juzga
por las generalizaciones categóricas que a veces formulan y cuyo
fundamento real buscaríamos en vano.

II. CONDICIONES DE ESTE RELA TO

Independientemente de lo que va dicho, he procurado aco­


modar el presente Manual a ciertas condiciones de exposición que
paso a puntualizar.
En primer término, la brevedad máxima posible, sin sacrificio
de lo que es esencial a juicio mío. Esta condición me hubiera pa­
recido siempre recomendable en un libro como el presente, aunque
no fuera más que como reacción contra el vicio contrario (tan fre­
cuente en los manuales y compendios españoles) del detalle exce­
sivo. En el presente caso, esa finalidad no ha sido primordial en
16 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

mi pensamiento, sino, más bien, el natural resultado del criterio


de selección de hechos que ante todo me ha guiado en la compo­
sición del Manual. L o que yo he querido escribir es un resumen
de Historia de España reducido a lo que, según mi leal saber y
entender, representa el mínimo de Historia que debe saber un
español, o un extranjero, de mediana cultura. Y cuando digo esto
de “ mediana cultura’ ’, pienso en los miles de hombres y de mu­
jeres que no pasan, en cuanto a su instrucción histórica, de la que
procura nuestra segunda enseñanza, y carecen en el resto de su
vida de ocasión y tiempo para completar las nociones entonces ad­
quiridas, Claro es que esta consideración se aplica todavía con más
fuerza a los millones de compatriotas que sólo han recibido la en­
señanza de la escuela primaria, aunque algunos de ellos lleguen
después a poseer una carrera liberal de las que todavía no exigen
como condición previa los estudios secundarios; o a formarse, por
vía autodidacta, una cultura general o profesional casi siempre
llena de vacíos por su propia condición.
La llamada Segunda enseñanza y especialmente la Primaria,
requieren otra medida, en razón de edad de los alumnos y del
tiempo de estudios. Esa medida, si substancialmente puede ser casi
igual a la presente, exige, en cuanto a pormenor y forma de expo­
sición, algo que pedagógicamente no debe consistir en un puro
recorte de lo que aquí se dice, sino en une reelaboración de la ma­
teria entera con arreglo a principios docentes que en otras oca­
siones h e expuesto y no es ahora ocasión de repetir. Espero que
llegará un día en que podré escribir uno o varios libritos de His­
toria de España con arreglo a ese criterio y medida, tal y como yo
entiendo que deben ser y sin preocuparme de la opinión ajena
a ese respecto. Pero ahora el propósito es otro.
Volviendo al criterio de selección de hechos en virtud del cual
h e llegado a determinar la materia de este Compendio, quiero to­
davía decir que la bien perceptible supresión en él de pormenores
referentes a la parte política de. la Historia (o sea a la historia del
Estado español y de sus representantes) no obedece al puro deseo
de la sobriedad, sino a una exigencia más alta, que se refiere a la
PRÓLOGO A LA PRIMERA EDICIÓN 17
importancia jerárquica de los hechos mismos, y en virtud de la cual
he sacrificado muy intencionadamente aquellos que nada represen­
tan para la formación de la imagen esencial del proceso histórico
español. En esa categoría se halla, por ejemplo, la mención de los
reyes que no dejaron huella alg&na útil; la enumeración de todas
las batallas; el relato de las intrigas palaciegas o nobiliarias (en
épocas en que estas últimas eran posibles) sin consecuencias subs­
tanciales para la marcha de la colectividad, etc.
Creo conveniente advertir, en ese punto, la diferencia que
existe entre el criterio que me guia y la preocupación pacifista o
antiguerrera que conduce a ocultar o desfigurar la realidad supri­
miendo de la Historia hechos que, los aprobemos o no, han carac­
terizado momentos importantes en la vida de los pueblos y, a
veces, han influido hondamente en el porvenir de éstos. Asi, aun­
que yo sea un pacifista convencido y militante, incluso en materia
de enseñanza histórica, no me considero como historiador autori­
zado ni para borrar de la actividad de los pueblos la parte guerrera,
puesto que ha existido y sigue existiendo, ni siquiera para ocultar
la importancia que le han atribuido los hombres en el pasado y
le siguen atribuyendo muchos en el presente. La Historia debe
decir “ la verdad y toda la verdad” de lo que la Humanidad ha
hecho, aunque quien la esa iba desee ardientemente que se modifi­
que en lo futuro: posiciones espirituales compatibles en un sujeto,
pero tan absolutamente incompatibles en el campo especial de la
ciencia histórica, como lo serian, en el de un observador de la Na­
turaleza, la comprobación más exacta posible de la realidad y su
opinión personal de cómo debería o hubiera convenido que fuese
esa realidad. Por todo lo dicho, yo he conservado rigurosamente,
en cada momento de nuestra historia y en cada personaje de ella
que he considerado preciso destacar, su propia fisor.omia; y de ese
fiel retrato nadie podrá inferir que a mi me parezca bien o mal
este hecho o el otro desde el punto de vista de mis convicciones
doctrinales que, en todo caso, repito, no me hubieran autorizado
a disfrazar o a callar lo realmente acontecido.
En otro orden de consideraciones, he procurado acentuar el
18 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

enlace de la historia española con la de otros pueblos, singular­


mente en sus momentos más importantes; no contentándome, pues,
con apuntar el hecho y confiar en que el lector lo completará con
su conocimiento de Historia universal que quizá no posee, sino
caracterizando y explicando el hecho ajeno para que pueda com­
prenderse en qué y con cuál dirección ha influido sobre los nues­
tros, contemporáneamente o a distancia. Sin duda, lo que a este
respecto encontrará el lector en el presente libro, es poco. N o
señala este Manual, en efecto, sino un ensayo de ejecución del pen­
samiento (que va abriéndose camino entre los historiadores) de
enseñar la historia patria como un elemento de la universal, y
aun de llegar a la redacción de un libro que enseñe a la vez ambas
historias en la proporción que el punto de mira nacional exige.
Pero esto últim o es todavía una pura aspiración que no ha encon­
trado, como vulgarmente se dice, la fórmula de realización, si es
que cabe realizarla.
Parte de ese enlace de la Historia de España con la de otros
pueblos consiste en la puntualización de las influencias reciprocas,
particularmente en materia de instituciones y de cultura: punto
de vista que ya cultivé en la Historia de 1900-1911 y sobre la que
he insistido en la de la Civilización española. En el presente com­
pendio he señalado los momentos culminantes de las influencias
extranjeras en España y las de España en el extranjero, añadiendo
algunas consideraciones acerca de la cualidad de asimilación que
parece caracterizarnos y que acaba por traducirse en creación ori­
ginal; así como el poder de absorción que el tipo español ha ejer­
cido sobre hombres de otros pueblos venidos a la Península. Tam­
bién he concedido atención a otra modalidad de ese fenómeno
de los enlaces de la historia patria con las ajenas, consistente en
las ocasiones en que la actividad española de orden político o de
otros órdenes, por unas causas u otras, entra en el cauce de la
Historia universal o de la europea y hace de nuestro país un
factor de vida internacional a diferencia de otros momentos en
que se aísla o reduce su vida a los problemas exclusivamente in­
teriores.
PRÓLOGO A I.A PRIMERA EDICIÓN l‘J
Todos esos aspectos de nuestra historia —sobriamente lrutados
aquí como lo exige la condición de este libro— se completan con
un cuadro en que puntualizo el sincronismo de aquélla con la de
otros países, para que el lector se dé cuenta de la relación que
existe entre nuestro ambiente y los actos característicos del sujeto
español en cada periodo, y lo realizado por los países extranjeros.
En ese cuadro he detallado, más aun que en el texto, algunos pedo-
dos o series de acontecimientos relevantes. Es sólo un ensayo, que
podrá mejorarse en ediciones sucesivas.
Otro aspecto de nuestra propia actividad que he procurado
poner de relieve por la importancia que supone para el progreso
o paralización de muchas direcciones fundamentales de la vida, es
el que se refiere a la modificación sistemática de nuestro medio
físico, para mejorarlo en el sentido de la mejor satisfacción de las
necesidades económicas.
Por último, he dedicado atención especial a las relaciones entre
los diferentes Estados españoles de la llamada Edad Media y a la
forma de producirse entre nosotros el proceso de unificación y de
vertebración (permítaseme por esta vez ese duro neologismo) a
partir del siglo X VI: uno de los problemas vitales de la historia es­
pañola que todavía no ha terminado de resolverse más que en
algunos de sus aspectos exteriores.
A l final del texto he añadido, también, unos cuadros cronoló­
gicos —materia poco atendida en nuestros manuales—, que servi­
rán al lector para encontrar fácilmente la situación, en razón de
tiempo, de hechos importantes y la correlación en que se han
producido.
Dos palabras ahora acerca de los grabados y, particularmente,
de los mapas. Para la selección de los primeros me ha guiado, de
una parte, el cuidado de incluir sólo los que responden a una
indicación del texto, por lo mismo que en éste he tenido que re­
ducir las citas de monumentos, obras de arte manuales, perso­
najes, etc., a objetos e individuos muy característicos; de otra parte,
el deseo (que sólo a veces puede satisfacerse, por razones que to­
do el mundo adivinará sin que sea necesario expresarlas) de re­
20 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

novar lo más posible las series de las ilustraciones que he utilizado


en mis libros anteriores y de dar algo nueve en este respecto, si
era posible. Con esto, mis lectores podrán conocer y utilizar, en el
conjunto de aquéllos y los del presente libro, una colección nu­
merosa de testimonios históricos gráficos.
Respecto de los mapas, he querido reducirlos a la mayor sen­
cillez posible (aparte la necesidad material de no multiplicarlos),
aun a riesgo de cierta imprecisión de pormenor; imprecisión in­
evitable en cuanto se atiende principalmente a las lineas generales.
Más pormenor, si lo desea, puede hallarlo todo lector en cualquier
buen Atlas general o nacional de Geografía histórica, que habrá
de ser extranjero, ya que aqui carecemos aún (por desgracia para
nosotros) de ese instrumento de trabajo, incluso en sus formas
elementales, y nos vemos reducidos a unos pocos mapas, muy es­
peciales, que adornan algunas obras históricas modernas. Pero yo
he buscado aqui la claridad ante todo: condición que, como es sa­
bido, se pierde a menudo cuando se incluye todo el detalle que
puede admitir el asunto.
Y ahora, antes de abordar el último punto que deseo tratar en
este prólogo, quiero explicar la razón de ciertas alusiones que se
encontrarán en este libro a hechos históricos de otros pueblos en
materias que se suelen discutir mucho. H e comparado, en efecto,
algunas veces, la conducta de los españoles o del Estado español
con la de otros grupos humanos o Estados. N o me ha guiado a ello
ningún torpe deseo de poner de relieve cosas que hoy no apro­
bamos desde el punto de vista del progreso moral adquirido, ni el
de censurarlas; menos aun el de sincerar a mi patria a cuenta de
la existencia del mismo pecado en otras. M i intención ha sido
puramente la de llamar la atención hacia la universalidad de cier­
tos hechos o ideas, para que se advierta mejor la dificultad que hay
en no participar de ellos y el deber que todos tenemos de ayudar
a su corrección, en vez de limitarnos a señalar con el dedo errores
o crueldades de los demás. Sólo asi podremos comenzar a mirar la
Historia desde un punto general humano y no desde el estrecho
ángulo de visión de las distintas nacionalidades.
PRÓLOGO A LA PRIMERA EDICIÓN 21
Volviendo a la condición esencial de este libro en cuanto re­
sumen, séame, en fin, permitido decir a mis lectores que el por­
menor que aqui deliberadamente suprimo lo encontrarán, sin salir
del circulo de mis publicaciones, en las citadas Historia de España
y de la civilización española e Historia de la civilización española;
en mi Felipe II y, muy particularmente, en la abundancia y no­
vedad de los datos y cuestiones que encierran, en punto a las artes
y otras manifestaciones de nuestra espiritualidad, los tomos que
forman el texto de la edición definitiva (aún inédita) de la
mencionada Historia de la civilización, a que me referí en la
nota de la página 9. Por lo que toca a la colonización de Am é­
rica, remito a la colección documental titulada Textos primi­
tivos de colonización española, que presenta, clasificadas y ex­
plicadas, las fuentes legislativas del periodo que podemos llamar
de “ establecimiento” del régimen de dominio, gobierno y explo­
tación económica de los territorios americanos y océanicos; y a la
serie de mis Estudios sobre las fuentes de conocimiento del De­
recho Indiano (16 volúmenes), en uno de cuyos Apéndices son
incluidos los citados T extos primitivos.
Si el lector prefiriese buscar en otros libros la ampliación del
presente o si quiere mayor especialización, consulte la bibliografía
clasificada que publiqué en mi Epítome de Historia de España
(Madrid, 1924) o en la edición inglesa (1930) de mi Historia de la
civilización española; y, particularmente en lo relativo a América,
la Bibliografía que acompaña a la 3* edición de mi Programa de
Historia de las instituciones políticas y civiles de América (Ma­
drid, 1932),

III. LOS LEC TO R ES EN QUIENES PIENSO

En varios párrafos precedentes he aludido, oe pasada, al pú­


blico en quien he pensado al escribir este libro. Deseo precisar
este punto.
Cuando empecé a escribir, antes de 1889, mi Historia de Es­
22 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

paña, me impulsaba a ello una intención docente propiamente


dicha; pero bien pronto la abandoné para dejarme llevar por el
solo interés de estudiar, todo a lo fondo que me era posible, el vas­
to campo de nuestro pasado y presente, sin pensar en que la obra
resultante pudiera servir para estos o los otros fines didácticos. D el
mismo modo, al pensar en el Compendio, como ya dije antes,
también me guiaba, al principio, la idea de ofrecer a la enseñanza
un libro breve y al día, que era lo que me pedían constantemente;
pero también la abandoné. Ignoro si este libro podrá ser aprove­
chado o no para satisfacer alguna de nuestras necesidades docentes.
Sea lo que fuere de esto, creo de mi deber decir que no he pen­
sado en ello directamente al componerlo tal como aquí lo verá
el lector. En cambio, si que he pensado en la enseñanza secun­
daria y en la universitaria (sobre todo en ésta) de otros países,
puesto que de allí principalmente emanan las peticiones y allí,
también, mi concepción y sentido de la Historia siguen siendo
aceptados y aplicados.
Pero todavía he pensado más —como anticipé páginas antes—
en el gran público, en ese público general de no especialistas y de
ciudadanos que desean, y necesitan, una cultura elemental de H is­
toria d e España -y no pueden disponer de mucho tiempo para
adquirirla. Ese público, al que me referí especialmente en mi dis­
curso d e ingreso en la Academia de la Historia, al hablar del Valor
social del conocimiento histórico, es precisamente el que, a mi
ju icio, importa más que salga de su actual ignorancia de nuestro
pasado y nuestro presente y, sobre todo, del conocimiento de
oídas, lleno de errores, tópicos vulgares y leyendas recibidas como
hechos ciertos, y que tantas veces ocupa el puesto de un saber só­
lido, fundamental (en e l recto sentido de la palabra qu e ya usó
Balmes para escribir una obra de Filosofía, d t poco volumen); y,
a la vez que fundamental, reducido a los limites que lo hacen ase­
qu ible a la masa y a una fácil lectura. Pensando en esto, repito,
he planeado y escrito este Manual tal como es. Creo, además, que
contiene todo lo que necesita saber un ciudadano español respecto
de la propia historia d e su pueblo, y también lo que convendría
PRÓLOGO A LA PRIM JIRA EDICIÓN 23
que supiesen los ciudadanos extranjeros que se interesan por Es­
paña. Si el conocimiento de este libro les aguijonea a extender y
profundizar lo que en él se dice, tanto mejor: quizá sería éste el
mayor de sus éxitos, como lo es para un profesor que sus alumnos
apetezcan saber más de lo que él puede enseñarles en el reducido
ámbito del año académico.

*9 3 3 -
PRELIM IN ARES

CONDICIONES GEOGRAFICAS DE ESPAÑA Y SU INFLUENCIA


EN E L HOM BRE

Las condiciones geográficas de un país tienen gran influencia


sobre su historia, porque unas veces facilitan y otras dificultan la
vida humana: tanto en lo que se refiere a la satisfacción de las ne­
cesidades corporales (alimentación, usos diferentes del agua, apro­
vechamiento del suelo, etc.), como a la relación entre los grupos de
habitantes, que unas veces puede ser estrecha y preparar la unión
rápida de todos, y otras veces tan difícil que fomente la separación.
Geográficamente, España se caracteriza por las siguientes no­
tas: país montuoso, dividido en grandes valles o cuencas aisladas
por cordilleras que atraviesan la Península de Este a Oeste; gran
desarrollo de las costas, por ser una península perfecta; poca ex­
tensión de las zonas marítimas de tierras bajas, cuyo limite está
constituido, a no muy grande distancia del mar, por montes y
terrenos elevados; gran altura de todo el centro sobre el nivel
marítimo (llanuras o mesetas de Castilla y la Mancha, que por
esto son de difícil comunicación con el resto del país); condiciones
pobres para la vida de una gran parte del territorio en el orden
agrícola (tan fundamental para todo pueblo, y todavía más en
los siglos pasados), por haber muchas comarcas de escasa lluvia y
de difícil riego artificial; inclinación general de toda la Península
hacia el Oeste (mar Atlántico), con pendiente larga y suave por
este lado, mientras que por el otro (el Mediterráneo) es corta y
rápida, asi como hacia el Cantábrico. E l mayor número de los ríos
y los de recorrido más largo van, como consecuencia de la dicha
inclinación, en dirección Este a Oeste y desembocan en el Atlán­
26 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

tico; a la vez que, por causa de los grandes desniveles de terreno


y de las cordilleras que encuentran en su recorrido, son torren-
dales en gran parte y de imposible o difícil navegación. Como
resultado de las mencionadas condiciones, España ofrece un fácil
acceso por el mar a los pueblos extraños, quienes hallaron siempre
en la zona marítima baja mejores condiciones de habitabilidad
que en el centro y en ella se fijaron principalmente, aparte el atrac­
tivo de las producciones mineras y agrícolas. D e aquí, en parte,
el hecho de que los habitantes de esas zonas se civilizasen mucho
antes que los del interior y que los de regiones montañosas. En
cambio, y por lo que se refiere a las regiones que acabamos de
mencionar (es decir, las montañosas y las del centro), sus condi­
ciones geográficas han producido la natural tendencia de sus res­
pectivos grupos de población a vivir independientemente y aislar­
se, puesto que halla impedida o muy dificultada la comunicación
de unos con otros.
Por último, y en lo que se refiere a las materias aprovechables
para la vida humana, el subsuelo de España ofrece una gran ri­
queza y variedad de minerales que cabe utilizar de dos modos:
vendiéndolos tal como salen de la tierra para que otros pueblos
más adelantados los transformen en objetos aplicables a las nece­
sidades de la vida, o produciendo esa transformación industrial
en la misma España.

LA ACCIÓN DEL H OM BRE SOBRE LA NATURALEZA

Pero si las condiciones del terreno y del clima influyen en la


vida humana a la manera que se acaba de indicar, impulsando o
paralizando más o menos el bienestar de los individuos, su civili­
zación, la formación de grandes naciones, etc., ese influjo no es
siempre invencible. E l hombre, con su inteligencia y el estudio
de las cosas y los hechos naturales, llega a dominar la Naturaleza
en gran medida, utilizando las fuerzas de ésta (aguas, vientos, elec­
tricidad, etc.) en beneficio propio y modificando las condiciones
PRELIMINARES 27
adversas. En gran parte, los pueblos más adelantados del mundo
moderno en el orden material de la civilización lo son por haber
sabido dominar, en mayor medida que otros, la Naturaleza y por
modificar o aprovechar mejor las condiciones del suelo y clima
en que habitan.
A los españoles les importa conocer, entre otras cosas de su
historia, cómo y hasta qué punto han sabido ellos servirse de las
condiciones geográficas del territorio en que viven, cueles son
las dificultades que han encontrado por razón de ellas en los dis­
tintos tiempos y en qué medida las han sabido y podido mejorar.
Pero los hombres no son todos iguales en su manera de apre­
ciar la vida, ni en la fuerza o en la modalidad dt su inteligencia.
Unos sirven más que otros para ciertas cosas: las comprenden
más rápidamente o las saben hacer mejor. Los hay diligentes y
trabajadores o apáticos; originales o simples imitadores. Esto, que
vemos todos los dios observando a nuestros amigos y conocidos,
ocurre igualmente en los grupos de hombres que forman los pue­
blos o naciones. La comprobación de las cualidades poseídas y
practicadas por los españoles a través de los tiempos, es otra de las
enseñanzas que procura su historia.

E L PUEBLO ESPAÑOL

Por otra parte, el pueblo español que hoy conocemos y del que
formamos parte, no es el mismo que fué en siglos pasados, ni cons­
tituye una raza pura: cosa que igualmente se da con todos los otros
pueblos actuales. E l nuestro se ha ido formando poco a poco y
por mezclas o substituciones de hombres de orígenes muy distin­
tos, hasta llegar a la composición que ahora tiene y en que se han
fundido todos los elementos étnicos. Fueron éstos muchos y muy
diversos; procedentes los unos de invasiones y colonizaciones que
se irán mencionando en los momentos oportunos; otros, de pene­
traciones pacificas, como la de los judíos (grupo de población que
ya en la época visigoda se revela importante) y las de los fran­
28 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

ceses e italianos que en la llamada Edad Media acuden por dife­


rentes motivos a España; la de los numerosos y heterogéneos ex­
tranjeros que intervienen en nuestra vida económica a partir del
descubrimiento de América, estableciéndose en la Península, etc.
A estas clases de aportaciones se unen los repetidos casos de remo­
ción de pobladores que cambian de residencia: ya violentamente,
por imposición de invasores victoriosos (como en el caso de los
desplazamientos y mezclas forzadas de tribus iberas que realizaron
los romanos), ya empujados por los movimientos de otros pue­
blos (como en las primeras invasiones germánicas), ya fugitivos
ante la amenaza de la guerra (los cristianos del Sur de España,
que huyeron al Norte al entrar los musulmanes; los pobladores
de la parte de Cataluña que abandonaron este territorio casi com­
pletamente por el mismo motivo), ya transportados por las nece­
sidades de la repoblación en la Reconquista (mozárabes; gentes
del N orte que pasan a poblar el Centro o el Sur), o por precau­
ciones de orden religioso y militar (cambios de residencia, por
masas, de los moriscos en el siglo X V I, etc.).
M erced a todos esos hechos, el pueblo español actual no es ni
ibero, ni celta, ni latino, ni árabe, ni judio, ni visigodo, y menos
aun de sofera inmediata y perceptible de ninguna raza prehistó­
rica. Somos, física e intelectualmente, como ya se ha dicho, el
resultado de la mezcla y las influencias cruzadas de todos los fac­
tores étnicos de nuestra historia: un producto nuevo que posee
originalidad y propia marca abundante en modalidades internas;
y qu e en lo espiritual se ha enriquecido y sigue enriqueciéndose
con la suma de las aportaciones universales que constituyen el
tejido de la civilización a través de sus diferentes etapas. Los he­
chos políticos o culturales que se han producido para que seamos
espiritualmente el pueblo que hoy somos, nos explicarán, cuando
los conozcamos bien, muchas particularidades de nuestra historia.
C apítulo I
T IE M P O S P R E H IS T Ó R IC O S

Los primeros pobladores de España

Probablemente vinieron de África. M uy ignorantes e inhá­


biles todavía, como lo fueron todos los hombres primitivos, no
emplearon más que palos y piedras (el pedernal sobre todo). A l
principio se sirvieron de estas últimas tal como las encontraban
en la Naturaleza. Más tarde las tallaron a golpes de unas contra
otras, lo que les procuró pedazos grandes en forma de almendra,
que hicieron oficio de hachas. Con esos medios tan imperfectos
se defendían y tal vez cazaban animales o desenterraban raíces
y tubérculos comestibles. Créese que iban desnudos y conocían el
fjuego. Vivieron aquí probablemente millares de años sin adelan­
tar gran cosa en su civilización. Se han encontrado restos suyos
(huesos humanos y piedras de las referidas antes) en varios pun­
tos de España, como el cerro de San Isidro (Madrid) y Torralba
(Soria).
Cuando esos hombres llegaron a la Península, el clima era
aquí caluroso. Por eso existían en ella animales que ahora sólo
se encuentran en África y Asia (elefantes, hipopótamos, leones,
rinocerontes) y otros que viven todavía en Europa, pero que en
aquellos remotísimos tiempos eran de tamaño mucho mayor que
ahora (osos, caballos, toros, ciervos).
30 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Los hombres de Cromañón

Posteriormente vinieron a la Península otros hombres, tal vez


procedentes de África, que introdujeron algunas perfecciones en
el tallado de las hachas e iniciaron el tipo de instrumentos peque­
ños y finos: hechos, todos ellos, que suponen el transcurso de
m ucho tiempo. Bastante después llegó otra raza o grupo de po­
blación que la ciencia moderna llama de Cromañón, por el sitio
de Francia donde primeramente se encontraron restos de ellos.
Eran mucho más robustos y mejor formados que sus predecesores
y sabían muchas más cosas que éstos. Fabricaban de piedra, de
huesos y de asta, sus instrumentos de caza, guerra y trabajo; pero
con la piedra hacían tan sólo piezas menudas y finas, de labor
m ucho más perfecta que las hachas y demás instrumentos de an­
tes. D e ellos nos han quedado cuchillos, puntas de flecha y de
lanza (de piedra y de hueso), arpones (de hueso), agujas (de hue­
so también) y una especie de bastones o cetros de asta con ador­
nos grabados (líneas y figuras de animales).
Los hombres de Cromañón conocieron el fuego y el vestido,
hecho, éste, de pieles de animales, y se adornaban con brazaletes
y collares compuestos de caracoles, conchas, dientes de animales y
otras materias. Vivieron en cuevas, de las que se han encontrado
muchas con restos de la industria de estas gentes en la costa can­
tábrica y en Cataluña, Valencia, región de M urcia, Andalucía y
en otros puntos. En la época de su establecimiento en España
.cam bió la temperatura, volviéndose sumamente fría, hasta el
punto de que se formaron muchos glaciares en las montañas. Por
esto mismo desaparecieron los animales característicos del pe­
ríodo anterior.

Las pinturas de Altamira

Estos hombres se distinguieron principalmente por su arte y,


dentro de él, por sus pinturas, de que dejaron muestras en varias
d e las cuevas del Norte que habitaron. La más notable de todas
TIEM POS PREHISTÓRICOS 31
es la llamada de Altainira, cerca de Santillana del Mar (Santan­
der), cuyos techos y paredes abundan en ligaras de bisontes, ca­
ballos, jabalíes y ciervos pintados de colores (rojo y negro), l.os
artistas aprovecharon muchas veces el relieve natural de las rocas
sobre las que pintaban, para acusar el bulto de los cuerpos, dán­
doles así mayor vida y expresión. Las pinturas de Altamira cons­
tituyen el tipo más perfecto del arte pictórico en el mundo de
entonces y aventajan en algunas de sus cualidades (realismo en
el dibujo de los cuerpos y movimiento en las actitudes de los
animales) a las de muchos siglos después, tamo en España como
fuera de ella. Se calcula que las pinturas de Altamira fueron he­
chas unos 15.000 años antes de Cristo, y ofrecen, dentro de su
tipo común, una riqueza interior de variedades técnicas, que seña­
lan distintos períodos en el desarrollo de esc arte, el cual duró
muchos siglos. En otras cuevas del Norte se han encontrado pintu­
ras de toros salvajes, mamuts, cabras monteses, rinocerontes, leo­
nes y osos de las cavernas, etc., así como de pájaros, peces y
serpientes, pero con poca frecuencia estas últimas.
De este mismo tipo se encontraron, hace tiempo, otras pin­
turas en la provincia de Málaga (cuevas de la Pilata y de Doña
Trinidad) y más recientemente muchas más en la provincia de
Guadalajara (cuevas de los Casares y de la Hoz), y en otros luga­
res de la península. Las de Casares y la Hoz son de figuras y esce­
nas desconocidas anteriormente. Tales descubrimientos, que pro­
bablemente no serán los últimos, parecen señalar la trayectoria
de expansión (o una de las trayectorias) seguida por ese arte
desde el N. al S. de la Península. En las citadas cuevas de Gua­
dalajara existen figuras antropomórficas (entre ellas, de hom­
bres pescando) y de animales diversos, grabadas profundamente.
El período a que corresponde la civilización caracterizada por
las pinturas de la cueva de Altamira, pertenece al tercer período
de la llamada Edad Paleolítica superior, o sea magdaleniense. En
los dos períodos anteriores a éste, la talla de la piedra, por la
misma raza de Gromañón y quizá otras análogas, presenta varian­
tes dentro del tipo dominante de piezas delgadas y finas.
32 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

En la parte occidental del Cantábrico, así como en el Sur y


e l Centro de la Península, floreció al mismo tiempo otra civili­
zación exclusivamente española, aunque, al parecer, procedente
de África, que se caracterizó por labrar trozos pequeños de piedra
en formas geométricas y placas del mismo material con grabados;
así como por pinturas de animales, ya realistas, ya (al final del
período) de trazos geométricos, como las encontradas en Sierra
Morena. A lgo después apareció, desde el M iño a la actual pro­
vincia de Gerona y principalmente en Asturias, otra cultura ca­
racterizada por los concheros o restos calcáreos de moluscos mari­
nos, y los cantos rodados aguzados, por talla, en uno de sus
extremos.
A l final de este período y de la civilización magdaleniense o
en su tránsito a la de la Piedra pulimentada (Neolítico), per­
tenecen unos signos de que hay ejemplos en las cuevas españo­
las y en sus análogas francesas, que parecen ser la iniciación de
la escritura ideográfica, tal vez creación de estos pueblos del occi­
dente europeo.

Las pinturas del Este de España

A l mismo tipo general de civilización perteneció otro pueblo


habitante en las comarcas del Este vecinas del M editerráneo (des­
de Lérida a Granada). Era ese pueblo artista com o el del Norte,
pero con una idea muy diferente del dibujo. Las pinturas que
de él conocemos están hechas, en su mayoría, sobre roca al aire
libre y, como las de Altamira, representan animales (ciervos, to­
ros, caballos y otros); pero ofrecen la novedad de añadir con pro­
fusión figuras humanas de ambos sexos. Los hombres aparecen
cazando, peleando o bailando. Van, por lo general, desnudos; rara
vez vestidos (al parecer, con una especie de calzones). Algunos
llevan plumas o penachos en la cabeza; otros empuñan o disparan
arcos con flechas. Las mujeres visten faldas largas y ceñidas a la
cintura. En la roca de Cogul (provincia de Lérida), hay un grupo
L á m i n a I. — Jabalí al galope. Pintura de la o ie \a de AUamira
tif .m ros i»r t.u is i ór ic.( >s 33
de mujeres en aciitud que puede ser de baile alrededor de un
hombre; y en la cueva de Araña de ilicorp (Valencia), el dibujo
de una mujer que se apodera de una colmena para utilizar la miel.
Las características de ese arte rupestre consisten en dibujar los
cuerpos de animales con el mismo realismo que los artistas de
Altamira, pero no las siluetas humanas, estilizadas casi siempre
en cuanto al bulto (a veces de una manera extremada con refe­
rencia a los hombres, como se ve en los guerreros de M ordía la
Vella), y con un género de expresión de la actitud y del gesto
dinámico que llega a la exageración. Por este motivo, los prehis-
toristas califican el arte rupestre, de “ expresivo” . (La palabra
expresionista que usan tal vez con justificación filológica los auto­
res extranjeros, es un galicismo, con relación al idioma castella­
no.) A estas cualidades reúne ese arte una inferioridad grande,
respecto del de Altam ira, en el uso de los colores. Las siluetas
femeninas recuerdan mejor las pinturas del Norte, como se puede
ver en la parte derecha del grabado de Cogul que, a la vez, pre­
senta un dibujo de un hombre (¿un hechicero?) no estilizado, y
en el grabado de la cueva de la Araña que muestra a una mujer
encaramada en un árbol para recoger miel.
Por todas estas diferencias y por otras razones, parece fundada
la opinión de que ese arte español mediterráneo no sólo debe
pertenecer a pueblos distintos de los de Altamira, sino también
que no guarda contemporaneidad con el arte de la zona cantá­
brica y sus expansiones al C . y al S. Únicas en Europa, el territo­
rio español en que han aparecido es el mismo que siglos después
fué llamado ibérico; lo cual lleva hoy a pensar si el pueblo que
las trazó fué el antepasado de los denominados iberos. Los ejem­
plares más importantes de esas pinturas son los de Cogul (Lé­
rida), Valltorta (Castellón).. Minatcda y Alpera (Albacete). Los es­
tudios más modernos de este arte, y en particular Minateda, han
planteado la hipótesis de una relación posible o de influencias
del arte de Altamira con el de las dichas regiones del Este español.
Pero las pinturas rupestres, si, como ya dije, son exclusivas
de España con relación al continente europeo, se han encontrado
34 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

también en África, con gran profusión. Entre los prehistoristas


modernos (alemanes y franceses, que han estudiado las regiones
africanas en que existen), uno de ellos, Obermaier, especializado
también en la prehistoria española, nos ofrece con sus investiga­
ciones un dato que remacha con gran fuerza la hipótesis de haber
sido pueblos de aquel origen, y más o menos emparentados, los
que inventaron y desarrollaron, en uno y otro continente, el arte
de que venimos hablando.
Llam o la atención sobre el hecho de haber calificado de “ ar­
tísticas" las pinturas del Norte y el Este de España de que tratan
los párrafos anteriores. Lo mismo expresan las frases de encomio
q u e con relación a ellas han escrito el abate B reuil y otros pre­
historistas contemporáneos. Esas calificaciones no invalidan la
opinión que esos mismos autores y otros modernos sostienen hoy,
de que las pinturas susodichas no fueron creadas con intención
artística, sino con finalidad mágica encaminada a obtener la segu­
ridad de cazar abundantemente los animales pintados; o bien,
en otros casos que presentan figuras de animales n o comestibles
(leones, hienas), éstas quizá representan ídolos guardianes. Y digo
qu e estas interpretaciones no inutilizan la cualidad artística de las
pinturas en cuestión (cualidad indiscutible), aunque la intención
de sus autores no fuese tenerlas por tales ni exponerlas a la admi­
ración de los hombres, puesto que si no podían contar con
público numeroso (ya que parecen haber estado a lo más a la
entrada de las cuevas dedicadas a los actos mágicos de finalidad
alimenticia, o a ciertas creencias que podrían ser expresivas de
sentimientos religiosos muy primitivos), es bien sabido que al
artista le basta con el hecho de crear su obra para sentir la emo­
ción estética, aparte de la mágica o la religiosa. N o son incom­
patibles ambos sentimientos ni las ideas que a cada uno corres­
ponden. Los artistas medievales, que con mucha frecuencia fueron
monjes, compartían el fervor religioso que les impulsaba a crear
pinturas, esculturas y edificios en loar a Dios y los Santos, con
la inspiración de sus respectivas artes y el afán de crear obras
perfectas. ¿Por qué.suponer que el hombre prehistórico careció
TIEM POS PREHISTÓRICOS 35
de la finalidad artística aunque fuese nacida de otras de muy
distinta intención? En todo caso, los autores de las pinturas ru­
pestres, al aire libre las más de las veces y, por tanto, capaces
de ser admiradas por la tribu entera, no tuvieron el impedimen­
to de la ocultación en que trabajaban los hombres del Norte: lo
que señala una nueva diferencia entre los dos estilos.
Por este tiempo aparecen también, pero muy escasamente, las
primeras esculturas; de las cuales se conserva una cabeza de cabra
montés tallada en asta de ciervo (Rascaño, en la provincia de
Santander).

La piedra pulimentada, la agricultura y la domesticación


de animales

Los hombres de Cromañón, u otros quizás nuevamente veni­


dos a la Península, no se sabe cuándo ni de dónde, introdujeron
aquí grandes novedades que mejoraron mucho la vida individual
y social.
A las clases de piedras que antes se empleaban, labrándolas
a golpes, añadieron otras (pórfido, pizarra, basalto y varias más)
que se prestan a ser pulimentadas y que, en efecto, los nuevos ha­
bitantes llegaron a pulimentar por medio del frotamiento. Esto
les permitió obtener armas y utensilios de trabajo más fuertes
y de más variadas aplicaciones que los conocidos antes. Aparecie­
ron también entonces la cerámica, representada por sencillos vasos
de barro cocido hechos a mano, pero sin adornos o con meras
incisiones hechas a uña, y el tejido de fibras vegetales. Más im­
portante todavía que los mencionados progresos fué el del cultivo
de la tierra con la siembra de semillas, no conocida por los pue­
blos anteriores. Las cosechas obtenidas de ese modo procuraron
al hombre una alimentación más variada y segura de la que antes
le proporcionaban la caza, la pesca y el aprovechamiento de los
frutos silvestres y las raíces. Un nuevo paso fué el de la domes-
ticación de ciertos animales: origen de los rebaños y, por tanto,
36 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

de la ganadería. El primero de los domesticados fue el perro, com­


pañero y defensor del hombre desde tiempos muy remotos. Los
primeros perros fueron lobos domesticados. De las más antiguas
semillas que cultivaron los hombres prehistóricos han sido ya
reconocidas las de cebada, trigo escanda, lino, mijo y guisantes.
El centeno y la avena se utilizaron más tarde (Edad del Bronce).
Con todo esto, el hombre se acostumbró a vivir permanentemente
en un sitio (vida sedentaria), donde estaba seguro de encontrar
a mano, mediante su trabajo, los elementos principales de su vida,
sin tener que buscarlos penosamente en expediciones de caza que
obligaban a cambiar de residencia (vida nómada).
Con la fijación en un sitio, y también por haberse dulcificado
la temperatura que antes era muy fría en nuestra Península, como
ya dijimos, el hombre construyó sus primeras casas al aire libre
en forma de chozas de palos, ramas y hojas de árboles. Sin em­
bargo, no abandonó totalmente las cuevas, ya como lugar de habi­
tación, ya para enterramientos, según lo demuestran muchas de
las encontradas en España en Andalucía, Cataluña, R ioja, Portu­
gal y otras varias regiones. En una de esas cuevas (la de los M ur­
ciélagos, de Albuñol) se ha encontrado una diadema lisa de oro
que adornaba la frente de uno de los cadáveres. Éste hallábase
rodeado de otros doce, m uy probablemente servidores o esclavos
suyos.
L a agrupación de unas cuantas chozas en un mismo sitio de­
fendido por rocas, por estacas ligadas entre sí o de otra manera
análoga, formó la primera ciudad o poblado. Restos de ellas se
han encontrado en diferentes localidades de las provincias de
Guadalajara, Alm ería, Barcelona y Tarragona.

Artes contemporáneas de la piedra pulimentada

Los hombres de la época de la piedra pulimentada fueron


también artistas en otros órdenes de las artes plásticas, pero con
una gran inferioridad respecto de las creaciones pictóricas de los
TIEM POS PREHISTÓRICOS 37
de Crornañón. En vez de copiar fielmente los cuerpos cpie la
realidad les presentaba, se limitaron a trazar simples contornos en
esquemas muy imperfectos. Son unos de simple grabado o inci­
sión, y otros, de color negro o rojo, y generalmente representan
hombres y mujeres; todo ello muy tosco. A esas formas acompa­
ñan a veces trazos de líneas quebradas, onduladas o redondas, que
quizá son signos de escritura. De esos dibujos y pinturas hay
muestras en la Cueva de la Graja, de Jimena (Jáen), en Peña
Escrita (Ciudad Pveal), en la Cueva de los Letreros (Vclez Blanco,
Almería) y en otros muchos puntos de la Península.
Tam bién produjeron los hombres de la piedra pulimentada
una especie de esculturas muy imperfectas sobre placas de piedra
(generalmente, pizarra) y cilindros igualmente de piedra, obte­
nidas mediante incisiones o grabados que, per lo común, tienen
figura humana muy incompleta y groseramente hecha. Las carac­
terísticas de esas figuras consisten en que siempre tienen ojos.
Se cree que pueden ser de carácter religioso, representando ídolos,
es decir, dioses de los que adoraban aquellas gentes. Se han en­
contrado sobre todo en Andalucía y en Portugal. Alguna vez
aparecen grabados en grandes piedras o en rocas.

Aparición de los objetos de cobre

Llevaba mucho tiem po el hombre en esta civilización de la


piedra pulimentada, cuando apareció el primer uso de uno de
ios metales que se prestan, por su abundancia y facilidad en ser
trabajados, para los usos de la vida corriente. Ese metal es el
cobre. La región española que primeramente lo conoció fué la
de Andalucía, y con él empezaron a construir los hombres que
allí habitaban las armas y los utensilios que antes hacían de pie­
dra o hueso. Esos hombres, que se cree fueron los antecesores de
los llamados tartesios, de que luego hablaremos, formaban —según
se desprende de los datos de su vida que poseemos hoy— un pue­
blo pacífico, dedicado a la agricultura y a la industria. Vivía en
38 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

aldeas cuyas habitaciones (cabañas) estaban rodeadas de cercas


defensivas. Conocían el molino de mano para m oler simientes,
los tejida > de esparto y lino y otros refinamientos.
Los tartesios propiamente dichos se cree que fueron poste­
riores e.x 1.200 a 1.500 años a la época de los dólmenes y demás
construcciones megaliticas (palabra que quiere decir gigantescas).

Los dólmenes

L a más notable aportación a la cultura de la Península en la


época a que pertenecen estos noticias, fueron, además del cobre,
las construcciones arquitectónicas de los sepulcros (dólmenes).
Fundándose en el hecho de que es en la región andaluza donde
se encuentran los más ricos y variados tipos de dólmenes, se ha
supuesto que esa arquitectura fué creación original del pueblo
andaluz del cobre; pero hoy se cree, con algún fundamento, que
apareció a fines de la Edad anterior en el Centro y Norte de
Portugal, de donde irradió hacia Andalucía, por un lado, y por
otro a G alicia y las regiones pirenaicas. Por otra parte, los dól­
menes se construyeron también en Europa, en Asia y en Egipto.
Pero si este hecho puede desvanecer la cualidad de invención a
favor de los hombres hispanos, queda a éstos la considerable im­
portancia que posee la forma especial de sus dólmenes, que se
destaca en las variedades que presentan respecto de los edificios de
otros países, que no siempre fueron contemporáneos de aquéllos.
En España se fabricaron los dólmenes con grandísimas losas hinca­
das verticalmente en tierra, o con manipostería de losas pequeñas
formando pared. Se cerraban por arriba con otras losas grandes
colocadas horizontalmente. Esta forma se ha llamado, principal­
m ente con referencia a la apertura de entrada o puerta, de dintel:
palabra que en castellano designa la parte superior o cierre de
las puertas, ventanas y otros huecos. Así construyó aquel pueblo
recintos (salas o cámaras), por lo ordinario redondos, a que se
llegaba por un corredor y que se cubrían luego, por encima de
TIEM POS PREHISTÓRICOS 39
Jas losas, con tierra y piedras, formando un montecillo. Dentro
de las cámaras se colocaban los cadáveres tendidos, enterrados o
simplemente cubiertos de tierra.
La localidad donde se encuentran los ejemplares más carac­
terísticos y grandiosos de esos sepulcros es la de Antequera (Má­
laga), cerca de la cual existe el más gigantesco y admirable de
ellos, llamado por el vulgo “ la cueva de Menga” . M ide 17 metros
su sala y 8 el corredor. Tam bién es muy importante el hallado
en Soto (Huelva), cuya longitud es de cerca de 21 metros y
muchas de cuyas losas están adornadas con grabados, que repre­
sentan formas humanas. E l de Matarrubilla (cerca de Sevilla)
ofrece la particularidad de que sus paredes son de manipostería
(losas delgadas y arcilla), y que en su cámara circular existe una
pila de mármol, ejemplar único, de probable uso funerario. Es
interesante observar que aquellas gentes empleasen más lujo y
arte en construir sus sepulcros que las habitaciones de los vivos,
cosa frecuente, sin embargo, en algunos pueblos antiguos.
Pero no todos los dólmenes hallados en España pertenecen al
tipo que se acaba de describir. Los hay también cuya cámara se­
pulcral, en vez de tener techumbre plana, la tienen en forma inci­
piente de cúpula. Así ocurre, entre otras, a las sepulturas de los
dólmenes y cuevas de M illares (Almería), Gor (Granada), El
Romeral (Antequera), Castilleja de Guzmán, etc. Esas cúpulas
son verosímilmente posteriores a las techumbres planas, pero, des­
de luego, muy antiguas, puesto que las armas y utensilios encon­
trados en ellas son de piedra y algunas de cobre. En todo caso,
son anteriores, pero de disposición idéntica en cuanto a la bóveda,
a las sepulturas griegas primitivas del tipo de la de Micenas
(hacia el 1400 a. de C.) Las cámaras con cúpula, pero más per­
fecta que las de Andalucía y Algarve, se encuentran en las cons­
trucciones dolménicas de Baleares llamadas talayots, a que luego
nos referiremos. En la zona vasca y en la catalana predominan
los dólmenes abiertos por uno de los lados (cislas) y de poco fondo,
cuya existencia también se ha comprobado en Aragón: dolmen
de Biescar (Jaca).
40 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

D e esta misma época, o próximas a ella, parecen ser las cons­


trucciones de murallas llamadas ciclópeas, análogas a las de las
ciudadelas o acrópolis griegas primitivas de Miccnas y T ilin to .
La más importante de todas en España, es la de Tarragona.

L a cerámica contemporánea del uso del cobre

Los pueblos españoles conocedores del cobre, lo mismo los


del Sur (que parecen haberlo descubierto o introducido aquí),
que los otros de la Península a quienes lo comunicaron, fueron
m uy probablemente los inventores de una cerámica qu e se carac­
teriza por dos notas principales: su decoración de trazos geomé­
tricos finos (líneas rectas formando fajas de rayas paralelas y otras
fajas de líneas en zigzag) y su forma de boca acampanada (campa­
niforme). A unque de los vasos o copas de estas condiciones se
han encontrado ejemplares en Francia, Inglaterra y otros países
de Europa, los mejores y más perfectos son los de España, de
donde tal vez debieron exportarse. Ejemplos característicos de
ellos son los vasos hallados en Ciempozuelos y el de la Cueva de
Tardaren (Cataluña).

La aparición del bronce

Sea como perfeccionamiento de esta civilización, o como crea­


ción particular de un pueblo diferente, aparecieron, tiempos des­
pués, en la región oriental de Andalucía, a partir de Granada,
y en la vecina del SE. peninsular (región de Murcia), novedades
m uy importantes para la vida humana. Fueron éstas el abandono
casi completo de la piedra como material para la construcción de
armas é instrumentos, substituido por el cobre, y por un nuevo
metal, el bronce, obtenido por mezcla (aleación) de cobre y estaño,
que da un producto muy superior en dureza al cobre y, a la vez,
flexible. Ese metal permitió la creación de nuevas formas; entre
TJF.MPOS PREHISTÓRICOS 41
ellas una especie de picas o alabardas y espadas, algunas de éstas
con puño cubierto de chapas de oro. Tam bién se descubrió en­
tonces la plata, de que hay un yacimiento importantísimo, el pri­
mero del mundo, en Cuevas de Vera (Almería), explotado desde
aquellos remotos tiempos.
Dado que el estaño, indispensable para obtener el bronce, es
un metal que sólo existe en Galicia y en alguna otra región de
Europa lejana de nuestra Península, se ha supuesto alguna vez
que también el bronce fué invención lograda en tierra española.
Aunque no parece posible aceptar esta opinión, puesto que se
cree hoy con fundamento que el bronce es de origen oriental
(asiático), cabe creer que en España alcanzó su industria un des­
arrollo especial. Así parece indicarlo el hecho de que algunas de
las formas típicas de armas y utensilios de bronce son especiales
de nuestra Península o difieren aquí de las que se conocen de
otros países.
El pueblo que fabricaba estas cosas ya no enterraba a sus
muertos en construcciones de tipo dolménico, sino en el suelo y
en cajas hechas con losas, o en tinajas de barro; y a veces, sim­
plemente, en hoyos blanqueados y cubiertos con losas. Tam bién
nos han quedado de ellos ruinas de casas y fortificaciones hechas
de piedra y barro (región de Cartagena y Almería). Las ruinas
más importantes son las de la localidad llamada El Argar.
Por aquel mismo tiempo, según se cree, los habitantes de las
islas Baleares (que fueron pobladas por españoles) edificaron los
sepulcros monumentales de sillería en forma de torres o conos
truncados, a que nos hemos referido antes, y que tal vez son
derivación de los dólmenes andaluces: los talayotes.

Tiempos prehistóricos y sus divisiones

A l conjunto de los siglos que comprenden lo relatado hasta


aquí y durante los cuales el hombre usó la piedra y el hueso y
llegó a conocer y emplear los primeros metales (cobre, bronce,
42 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

plata y oro), se ha llamado tiempos prehistóricos o Prehistoria.


L a razón de este nombre se halla en el hecho de que, según pa­
rece, a la vez que el hombre empezó a usar el hierro comenzó
también a escribir relatos de su vida; es decir, su Historia. En
este sentido de la palabra Historia, y sólo con relación a él, todo
lo que pasó antes y conocemos hoy únicamente por medio de
instrumentos, armas, sepulturas, habitaciones, pinturas, huesos
humanos, etc., se puede llamar, efectivamente, prehistórico. Por
lo mismo, a los tiempos que se siguieron desde q u e existen los
mencionados relatos de la vida de los hombres, se les conoce con
el apelativo de tiempos históricos.
Por lo que respecta a los prehistóricos, la enorme diferencia
q u e para la satisfacción de las necesidades humanas representaron
el descubrimiento de los metales y la construcción de los primeros
utensilios y armas metálicas, en comparación con los que antes
se usaban, justifica que se distinga en la historia del hombre
prim itivo dos períodos de tiempo, cada uno de los cuales com­
prende millares de años y, verosímilmente, muchísimos más el
prim ero que el segundo.
Cada uno de esos períodos está caracterizado p or el conoci­
m iento y empleo de una de las dos materias principales ya indi­
cadas: la piedra y el metal. P er esto se llama al prim ero de esos
períodos Edad de la piedra, y al segundo, Edad de los metales.
En esta segunda vivimos todavía, mientras que la de la piedra
ha desaparecido, salvo en algunas tribus atrasadísimas que aún
existen en países imperfectamente civilizados de Á frica, Am érica y
Oceanía; sin obstáculo, claro es, del empleo de la piedra que
sigue haciendo toda la humanidad en las construcciones, decora­
ciones y esculturas.
L a Edad de la piedra se subdivide en dos, correspondientes a
dos maneras fundamentales de trabajar esa materia. U na es la de
la piedra tallada, que también se ha llamado de la piedra antigua
o paleolítica (palabra griega que quiere decir lo mismo que las
dos españolas anteriores). L a otra se denomina de la piedra puli­
mentada o de la piedra nueva (neolítica). Dentro de cada una de
TIEM POS PREHISTÓRICOS 43
ellas, todavía se pueden distinguir períodos caracterizados por las
diíerentes formas dadas a los instrumentos y armas de piedra o
por alguna otra particularidad igualmente importante. Esta no­
menclatura no es la única que usan todos los prehistoristas actua­
les; pero en este libro no cabe descender a esos pormenores.
Conviene, sin embargo, decir que la separación entre la talla
y el pulimento de la piedra no fué tan absoluta que al aparecer
la segunda desapareciese por inútil la primera. Por el contrario, la
talla se siguió empleando a la vez que el pulimento, y aun des­
pués de descubierto el cobre. Se aplicó entonces a la obtención
de armas agudas e instrumentos cortantes, cuyos filos y puntas
se lograban mejor con las piedras susceptibles de talla (pedernal,
cristal de roca, etc.). En cambio, el pulimento fué ya conocido
de los hombres antes de que llegaran a emplearlo para la piedra.
Lo aplicaron primeramente al hueso.
Tam bién es necesario tener en cuenta que sólo conocemos
imperfectamente los tiempos prehistóricos, por los que pasó la
humanidad entera, aunque no en todas partes contemporánea­
mente. Hay muchos países en que todavía las exploraciones refe­
rentes a ellos son muy escasas; además, con relación a España,
ignoramos aún muchas cosas, y las conclusiones a que hemos
llegado respecto de otras son provisionales y quedan pendientes
de nuevos descubrimientos, algunos de los cuales pudieran hacer
cambiar la manera como hoy clasificamos y apreciamos varios de
los hechos conocidos.
En la Edad de los metales se comprenden lar épocas de» Cobre
y del Bronce y los comienzos de la del Hierro, como se verá en
el Cuadro cronológico del final de este libro. Pero, propiamente,
los tiempos históricos de España, en el sentido que he dicho antes,
parecen comenzar a la vez que el uso del hierro, según se indica a
continuación.
C apítulo II
L A É PO C A D E L A S C O L O N IZ A C IO N E S
O R IE N T A L E S

Las colonizaciones primitivas

En la situación que se describe al final del capítulo anterior,


se hallaban los distintos pueblos que conquistaron y habitaron
continuamente el territorio de la Península, cuando comenzaron
a sobrevenir invasiones de pueblos extraños y de especie muy
diferente. Las realizaron hombres que habían alcanzado ya por
entonces, en parajes diferentes de Asia y de Europa, grados de
civilización muy superiores a los que existían en España, y que
vinieron a nuestra Península, no con intento de habitarla per­
manentemente, sino de explotar sus riquezas en beneficio de sus
respectivas patrias. Esto es lo que se llama colonizar.

Colonización fenicia

El primer pueblo de cuya entrada y colonización en España


hay noticia cierta, es el fenicio. Procedía de las costas mediterrá­
neas del Asia (Siria), al norte de la Palestina. Dedicado al comer­
cio y a la navegación, era rico y próspero. Sus dos principales
ciudades fueron Sidón y T iro . Para aprovecharse de los produc­
tos de todos los países, habían ido los fenicios recorriendo las
costas todas del Mediterráneo; y así llegaron a Espam*, induda­
blemente atraídos por la fama de las riquezas que aquí existían.
Hallaron efectivamente, en las tierras y mares españoles, produc-
46 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

tos de gran valor en ganados, minerales, frutos y pesquerías, que


les proporcionaban buen mercado. Para explotarlos establecieron
factorías o centros comerciales, principalmente en la región occi­
dental de Andalucía, llamada por entonces Tarteso. L a más im­
portante de todas ellas fué la denominada Agadir, situada donde
está hoy Cádiz. Antiguas tradiciones dicen que esto ocurrió hacia
el siglo X I antes de Jesucristo.
Los fenicios enseñaron a los españoles del Sur y luego a los
de otras regiones a que extendieron su comercio, el uso de la
escritura, el laboreo perfeccionado de las minas y algunas artes
e industrias (salazón de pescados, extracción de la sal, etc.). N o
se sabe si fueron ellos mismos quienes introdujeron aq u í el hierro,
m etal que ya se conocía y empleaba en Oriente siglos antes, o si
lo conocieron los españoles por intermedio de gentes africanas.
L a escritura que de los fenicios aprendieron los tartesios, es
decir, los entonces habitantes de la región tartesia, y que es una
de las más antiguas en el Mediterráneo occidental, ha llegrdo a
nosotros en inscripciones o letreros grabados sobre plom o o pie­
dra; pero no la entendemos. De esa escritura parece que se ori­
ginó la que después usaron los pueblos españoles del Este.

Objetos de arte fenicio

Com o era natural, los fenicios importaron los productos de


su arte (arte de pura imitación de otros anteriores y coetáneos,
pero que llegó a crear algunas obras de positivo mérito) y, prin­
cipalmente, el de los pueblos orientales (asiáticos) y africanos del
Este (Egipto), con quienes comerciaban: tales como joyas de oro
y plata, objetos de m arfil (peines y otros) con grabados, huevos
de avestruz, vasos de vidrio policromado o de un solo color, for­
mas nuevas de enterramientos y esculturas (ídolos). D e los vidrios
es ejem plar magnífico el hallado en Aliseda (Cáceres), que es
verde y con una inscripción grabada en jeroglífico. D e las escul­
turas, la más importante es la de la tapa de sepulcro hallado en
LA ÉPOCA DE LAS COLONIZACIONES ORIENTALES Í7

Cádiz, que representa una figura humana con atavíos fenicios y


que recuerda mucho otra tapa hallada en territorio cartaginés,
conservada hoy en el Musco Lavigérie, de Cartago.
En Cádiz edificaron un templo que tuvo mucha fama por su
grandiosidad y riqueza. T am bién escribieron los fenicios algunos
relatos de viajes por las costas de España; los primeros de que
tenemos noticia, aunque no directa, sino por lo que de ellos co­
piaron o mencionaron escritores posteriores.

La ciudad fenicia de Agadir

La gran riqueza alcanzada por los fenicios se evidencia en las


descripciones que conocemos de la capital de sus colonias: Gadir
o Agadir. Desgraciadamente, son muy breves esas descripciones.
Nos hablan de un templo elevado allí al dios Baal-Melkarte o
Hércules de T iro, de que formaban parte dos altas columnas de
bronce en que estaba inscrita la noticia de los gastos producidos
por la construcción de aquel monumento. Los marinos fenicios,,
y después de ellos los cartagineses, seguramente tenían también
por costumbre, cuando volvían de sus viajes, visitar el templo,
rendir homenaje a las referidas columnas y celebrar actos religio­
sos en honor de Baal.
La prosperidad alcanzada por Gadir fué tan grande y sólida,,
que continuó en los tiempos de la dominación romana. Un es­
critor de fines del siglo I, antes de Jesucristo, dice que los barcos
con que los gaditanos hacían el comercio por el Mediterráneo
y el Atlántico eran los más numerosos y de mayor tonelaje de
todos. La ciudad misma se consideraba como la más poblada
de todo el imperio de Roma en aquel tiempo. La región de la
cuenca del Betis (Guadalquivir) era muy poblada, como lo prue­
ba, entre otros, el hecho de haber sido numerosas las ciudades
cuyas murallas fueron derribadas, más allá del río, por el general
romano Catón.
Otra ciudad fenicia del Sur, Malaca (Málaga), era también
48 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

importante desde el punto de vista comercial. A ' afluían prin­


cipalmente los africanos de la costa fronteriza (: ^rruecos), para
vender y comprar los respectivos productos.

Colonización griega

Unos cinco siglos después que los fenicios (si son ciertas las
tradiciones referentes a la fundación de Agadir), es decir, hacia
el siglo V I a. de J. C., llegaron a nuestra Península los griegos,
pueblo igualmente comercial y navegante, que habitaba en el lito­
ral mediterráneo del Asia Menor y en las islas y penínsulas que
constituyen el territorio llamado Grecia. Los griegos arribaron
primeramente, según parece, a la región de Tartesio, cuya fama
de riqueza seguramente habían difundido los fenicios. Su más
antigua colonia española parece haber sido la de Mainake o
Menaca, cerca de Málaga.
Rivales los griegos y los fenicios en punto al comercio y domi­
nación de las tierras del Mediterráneo, lucharon a m enudo por
establecerse en varios países. En España lo lograron aquéllos
principalm ente a lo largo de la costa oriental, a partir de la que
es hoy provincia de Gerona, hacia el Sur; aunque también esta­
blecieron colonias sueltas en otros puntos. Entre las ciudades que
fundaron descolló la llamada Emporion (que quiere decir “ mer-
cad o”), en cuyas ruinas, descubiertas modernamente, se han
hallado restos de habitaciones, columnas, estatuas, mosaicos, cerá­
mica, monedas y otros objetos de gran belleza artística. Tam bién
• fué importante la de Hemeros Kopeion, junto a la D enia actual.
Fué el pueblo griego el más adelantado y culto de todos los
del mundo en aquellos siglos. Su gran espiritualidad, expresada
particularmente en su filosofía (Sócrates, Platón, A ristó teles...) ,
en su arte (arquitectura y escultura) y en su literatura, alcanzó
desarrollos y perfecciones todavía no superados hoy en algunos
aspectos, incluso en el orden de la técnica y de las ciencias apli­
cadas. D e estas últimas son expresión sus notables obras de inge-
L ámina ill.— TtilavoW de Ciutadelia M e noria') .
LA ÉPOCA DE LAS COLONIZACIONES ORIENTALES 49
niería (acueductos, calzadas, alcantarillado, reloj de agua, etc.).
La cultura griega constituyó la base, aun viva e influyen le, de la
civilización llamada occidental o europea. La venida y estableci­
miento en España de los griegos debió ser, por consiguiente, de
importancia considerable para el adelanto de las poblaciones
peninsulares a que llegó su influencia; tanto más, cuanto que
corresponde al período principal de la cultura helénica de Atenas
(siglos V I y V) y su desarrollo posterior.

Influencia del arte griego

La influencia griega en España se señaló particularmente en el


terreno del arte, como se ve en la acuñación de monedas hechas
por ciudades ibéricas (Lérida y otras), según el tipo griego y,
sobre todo, por el florecimiento en la región Sudeste de una rica
y variada producción de esculturas en piedra y bronce; de cons­
trucciones (sepulturas y santuarios) en que la arquitectura griega,
esencialmente adintelada, encontró verosímilmente en la de los
dólmenes un punto de enlace que se prestaba a mayor perfección;
de alhajas; de sables de acero de un tipo especial (cortos y con
filo), llamados falcatas, y de cerámica.
Pero lo más notable de estas influencias fué el hecho de que
no se tradujesen en simples copias* sino en asimilaciones e inter­
pretaciones de los modelos griegos, particularmente de Jonia (una
de las partes asiáticas de Grecia), creadas por la fantasía y el
arte de los españoles, a quienes pertenecen así producciones origi­
nales y bellas, expresivas de la idiosincrasia indígena. La más per­
fecta de esas producciones llegadas hasta nosotros, es el busto lla­
mado la Dama de Elche, por haber sido encontrado en esta ciudad
de la provincia de Alicante. Un notable relieve encontrado tam­
bién en la región alicantina, cerca de la capital (excavaciones
de Albufereta), aunque de muy discutida atribución, parece poder
referirse a este grupo de influencias.
50 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Cómo era la ciudad de Emporion y cómo se vivía en ella

Mayores detalles que de Gadir, poseemos de una de las ciu­


dades o colonias fundadas por los griegos en España; la ya citada
de Emporion. U no de los escritores griegos que de ella nos habla,
dice que al principio los colonizadores no ocuparon sino la pe­
queña isla vecina de la costa; la cual, en el tiempo en que él vivía,
se llamaba la “ Ciudad V ieja” . Luego, su principal establecimiento
estuvo en tierra firme y comprendía dos ciudades distintas sepa­
radas por una muralla. La causa de esta división era que en las
cercanías de la ciudad de Emporion vivían algunas tribus ibéricas
llamadas de los Indigetes, las cuales, no obstante ser independien­
tes de los griegos, quisieron para su seguridad poseer un recinto
común con aquéllos. Ese recinto comprendía dos partes separadas
por ia muralla antes dicha. Así seguía en el año 195 antes de Jesu­
cristo, según dice un escritor romano; el cual añade qu e la parte
griega de la ciudad se extendía por el lado del mar, resguardada
por una muralla de 400 pasos (medida equivalente a 1000 pies).
La parte ibérica estaba a su vez rodeada y defendida por otra mu­
ralla de m ucho mayor circuito, puesto que contaba 3000 pasos.
Considerando que la ciudad griega se hallaba así expuesta a los
ataques por el lado del mar, como también a los de los indigetes.
nación bárbara y guerrera —sigue diciendo el autor griego—, ad­
m ira cómo podía vivir segura y conservar sü independencia. Sal­
vaguardia de ella era la vigilancia que diaria e incesantemente
ejercía respecto de su vecino más fuerte. La parte de m uralla que
daba al campo estaba bien fortificada y no tenía más que una
puerta, custodiada siempre por un funcionario o vigilante que
no abandonaba su puesto n i un momento siquiera. Durante la
noche, la tercera parte de los ciudadanos montaba la guardia; y
es de notar que se cumplía con gran rigor la orden de que los cen­
tinelas se sucediesen e hicieran las rondas. No consentían los
griegos que ningún español entrase en la ciudad colonizada, ni
tampoco salían extramuros por este lado sino con precaución;
LA ¿POCA DE LAS COLONIZACIONES ORIENTALES 51
pero por el lado del mar podían moverse libremente. Por la puerta
que daba a la ciudad ibérica, nunca salían los griegos sino en nú­
mero considerable; y de ordinario verificaban esta salida los que
habían estado de guardia la noche anterior. Forzábales a hacerlo
así el comercio que tenían con los iberos, quienes, inhábiles en el
arte de la navegación, se limitaban a tomar las mercancías que
los colonizadores traían por mar, para cambiarlas por los pro­
ductos de sus tierras: vínculo de mutuo interés que abrió a los
griegos la ciudad ibérica.
Esta situación de recelo, que revela bien cómo comenzaron
los colonizadores sus relaciones con los indígenas, terminó con los
años. Las dos ciudades se fundieron en una sola, y se rigieron
por una mezcla de leyes griegas y costumbres indigetes. Los em­
puritanos fueron muy hábiles en tejer el lino. De las tierras que
poseían en el interior, algunas eran muy fértiles; otras no pro­
ducían sino esparto o juncos de pantano, que es la clase de junco
menos a propósito para ser trabajado.
Los griegos cultivaron en Emporion y en las demás colonias
su arquitectura y sus obras de arte, así como las ciencias que po
seían. Construyeron teatros, donde se debieron de representar las
tragedias y comedias que sus grandes autores (Esquilo, Sófocles,
Eurípides, Aristófanes, etc.) escribían, y que son todavía hoy una
de las más grandes creaciones del arte teatral. Asimismo fundaron
escuelas y academias donde se leían y comentaban sus poetas, his­
toriadores y filósofos. Uno de los primeros, el gran Homero, pa­
rece que se refirió alguna vez a tierras de España en uno de sus
poemas (La Odisea).

Noticias griegas sobre los pueblos españoles

Son autores griegos (y viajeros historiadores) los que nos han


transmitido las primeras noticias escritas acerca de España y sus
habitantes, derivadas en parte de relatos anteriores fenicios, como
ya dijimos. Uno de los más antiguos de aquellos autores es quien
52 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

usa por primera vez (siglo V I ante de J. C.) el nombre de iberos


para designar los pueblos que habitaban, al este de la Península,
en la desembocadura del río Ebro y las comarcas costeras al norte
y al sur del río. Otros hablan de la región occidental tartesia, de sus
ciudades y sus reyes; y dan a la del sudeste (en que tanto influyó
luego, como acabamos de ver, la civilización griega) el nombre de
mastiena. Las noticias de esos autores primitivos (aumentadas po­
cos siglos después por otros, tanto griegos como de otras nacior es)
son las que nos ilustran acerca de la civilización q u e en aquellos
tiempos habían alcanzado los pueblos habitantes de la Península
después de haber experimentado el contacto con muchos otros.
L o que no sabemos exactamente es la relación de procedencia
q u e tuviesen esos tartesiost mastienos e iberos de q u e hablan los
escritores mencionados, con las gentes anteriores de los períodos
de la piedra, el cobre y el bronce. Debemos pensar que. por lo
menos algunos de aquéllos, pudieron ser los sucesores directos
de estos últimos.

La cuestión histórica de los iberos

N o se sabe, en realidad, cuándo y por dónde entraron los


iberos en España, ni su procedencia segura. La opinión más com­
partida hoy, es la de que procedían, mediatamente, quizá de la
Mesopotamia; e, inmediatamente, del Norte de África. Algunos
autores modernos creen que llegaron en los tiempos remotos del
neolítico (edad de los metales), como, por ejemplo, el prehisto-
rista Bosch Gimpera. De hecho, sólo cabe afirmar que en el siglo V I
antes de C. poblaban ya los iberos una parte del Este hispano
y buena porción del Sudeste de Francia. De su historia anterior,
no sabemos nada.
D e la zona francesa los arrojaron los galos (celtas, ligures) a
fines del siglo V o comienzos del IV a. de C. En el III se conocen
ya nombres de tribus ciertamente iberas en la zona mediterránea,
desde la región costera central que luego fué valenciana. Tam-
L á mi n a V. — H ércules de Alcalá la Real. (Madrid, Musco A iq u e o S - g k o Nacional.)
LA ÉPOCA DE LAS COLONIZACIONES ORIENTALES 53
bién parece que penetraron en la meseta central y que más tarde
se corrieron al centro del moderno Portugal.
Los autores clásicos de la época romana los pintan como hom­
bres de corta estatura, delgados y dolicocéfalos, en cuanto a la
parte física; y como de espíritu muy independiente (¿el indivi­
dualismo español?), noble, hospitalario y religioso, en lo moral;
pero también con defectos como la pereza y el orgullo.
T od o aparte, debe tenerse en cuenta el hecho de que el
nombre de iberos es de origen griego y de motivo geográfico
nada más. Ignoramos cuál fuese su nombre de raza. Sólo cono­
cemos, como dije antes, los que llevaban, en el siglo III, al­
gunas de sus tribus; pero no olvidemos que, frecuentemente, las
tribus antiguas cambiaban de nombre o, por lo menos, fueron
llamadas de manera diferente por los extranjeros que las conocían.
Quizá, también (como sabemos de tiempos posteriores), poseían
más de un nombre propio.

Los celtas

Durante algún tiempo, griegos y fenicios se dividieron la colo­


nización del litoral español y siguieron produciendo los efectos
múltiples de sus influencias civilizadoras distintas. Pero entretanto
había aumentado la población de la Península con una nueva
invasión de gentes extrañas: los celtas que, como los iberosf se fi­
jaron aquí definitivamente.
Habitaban por entonces los celtas el centro de Europa (región
del Rin y Norte de Francia). Parte de ellos entró en España por
el Este de la cordillera pirenaica hacia el año 1000 y ocupó la
zona catalana y la mayoría del valle del Ebro. Una segunda inva­
sión, más importante, se produjo en el siglo V I, entrando por el
Pirineo occidental y derramándose por casi toda la Península.
Guerreros y de escasa civilización, pero ya conocedores del hierro,
metal que usaban para fabricar sus lanzas y espadas, lucharon los
celtas con los iberos del Este y luego con las tribus de la meseta
54 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

castellana y del noroeste, disputándoles aquellos territorios. Sus


avances fueron detenidos por Sierra Morena en el Sur y los mon­
tes ibéricos que separan la zona mediterránea de la meseta central.
Los escritores griegos y otros que nos dan noticias de esas luchas,
dicen que al fin quedó repartida España (a excepción de Anda­
lucía y Levante y los puntos ocupados por los fenicios y griegos)
entre iberos y celtas; y que en parte de Aragón y de lo que se
llam ó mucho más tarde Castilla la Nueva, se mezclaron ambos
pueblos, formando uno m ixto que llamaron celtibero. Pero en
esta apelación, y en el hecho a que se refiere, hubo tal vez algo
de arbitrario, no siendo seguro que se produjera efectivamente la
mezcla en todas esas regiones. Algunos historiadores opinan que
celtibero quiso decir celta del Ebro. Desde luego, en las montañas
de Levante arraigó un pueblo celta, el de los beribraces. Las zonas
celtas por excelencia quedaron siendo, sin embargo, G alicia y
Portugal. Asturias y Vasconia no pueden considerarse como celtas,
aunque participaron de la civilización de éstos.
Los celtas, importadores en España de la cultura centroeuro-
pea llamada Hallstática, quemaban sus cadáveres (incineración
o reducción a cenizas), como los griegos y los iberos las más de
las veces, y a diferencia de los fenicios y de otros pueblos de Es­
paña que sepultaban los cadáveres (inhumación) en cámaras, cue­
vas, fosas, etc. Esta diferencia es de gran importancia en la his­
toria de la civilización. L a inmensa mayoría de las fortificaciones
(castros) y ciudades amuralladas (citanias), cuyas ruinas han lle­
gado hasta nosotros y siguen descubriéndose a menudo (en Ga­
licia, Portugal y otras regiones), fueron seguramente construidas
o habitadas por los celtas. En esos castros se han hallado restos
importantes de una modalidad de cultura probablemente iniciada
en el N . de Portugal y en Galicia hacia el siglo IV a. de C., e
importada luego a la región castellana del N . del D uero has­
ta la comarca de Ávila, rica en castros y necrópolis (Cogotas,
Osera, etc.), donde evolucionó, creando tipos nuevos de arte. A
esa cultura pertenecen los toros o verracos de piedra, tan abun­
dantes en Castilla; las espadas de antenas de varias formas, con
r *»
LA ÉPOCA DE LAS COLONIZACIONES ORIENTALES 03

sus ricos nielados de cobre y plata y magníficas vainas; las placas


de cinturón en bronce y damasquinadas, una cerámica a mano, de
color oscuro y con adornos grabados, y otros utensilios. Algunas
de esas obras de arte de los celtas españoles se expoi taron a Francia,
donde se han encontrado muchos ejemplares de ellas. El estudio
a fondo de esa modalidad cultural, comenzado no hace mucho,
guarda, posiblemente, algunas sorpresas interesantes.

Colonización y conquista cartaginesas

Asi las cosas, sobrevino un acontecimiento que complicó más


todavía la situación de España. Los fenicios de Agadir, atacados
(siglo VI) al parecer por tartesios, y no sintiéndose bastante fuertes
para resistirlos, pidieron auxilio a otro pueblo hermano, el car­
taginés, establecido en la costa del Norte de Africa (territorio
actual de Túnez). La capital de ese pueblo, Cartago, era una co­
lonia fundada allí siglos antes, por los fenicios de Sidón, y que
alcanzó pronto una gran importancia comercial y militar. Venidos
los cartagineses en auxilio de los de Agadir, se convirtieron des­
pués en dominadores, absorbiendo las antiguas colonias de su raza.
El régimen colonial cartaginés era más guerrero y duro que
el fenicio; pero, en general, parece que los cartagineses fueron
bien recibidos por los españoles de la región Sur. El centro de
la dominación de los nuevos colonizadores fué la ciudad que ellos
llamaron Nueva Cartago, y luego se cambió en Cartagena. En
el siglo III a. de C. varió la situación por intentar los generales
de la familia de los Barca, jefes del ejército y del partido militar
cartaginés entonces, la conquista violenta de toda la Península.
La consiguieron m gran parte, puesto que penetraron hasta la
meseta castellana y, por el lado mediterráneo, hasta el Ebro.
Muchas tribus españolas opusieron resistencia; otras se sometieron
y se aliaron con los conquistadores. Desde entonces, muchos in­
dígenas de la Península y de las Baleares (islas que en parte po­
seían también 1er cartagineses) figuraron en los ejércitos de éstos.
56 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

La influencia civilizadora de los cartagineses

L a influencia de los nuevos colonizadores fué, com o la de sus


afines los fenicios, principalmente comercial. D ieron gran im­
pulso a la acuñación de la moneda, que tomó formas y símbolos
de origen africano y, según se cree, introdujeron los sables de hoja
ondulada que, con otros objetos, se encuentran en las sepulturas.
L a intensidad de la influencia feniciocartaginesa en las costum­
bres y en el aspecto general de las poblaciones donde por más tiem­
po se ejerció, parece comprobada por el hecho de que un geógrafo
griego que escribía poco antes de comenzar la Era cristiana, cali­
ficó de fenicias las ciudades de la región entonces llamada Turde-
tania (la antigua Tartesia). Es notable el hecho de que, no obs­
tante, los turdetanos conservaron su sistema de sepulcros, muy
diferente del cartaginés, que unas veces fué de incineración y
otras de inhumación. Recientemente se han encontrado restos ar­
quitectónicos y de otros objetos artísticos cartagineses, en varios
puntos de la provincia de Alicante.

La ciudad de Nueva Cartago

E n el país de les mastienos, los cartagineses habían engrande­


cido la ciudad que ellos llamaron Nueva Cartago, haciéndola '¡¡
capital militar y marítima. Conocemos descripciones de ella corres­
pondientes a la fecha en que la conquistaron los romanos.
D e todas las ciudades de la comarca, era Nueva Cartago la
más poderosa. Su situación, m uy favorable para la defensa. E l
m uro admirablemente construido que la rodeaba, la proxim idad
de varios puertos, de un lago o estanque (el llamado M ar Menor)
y de ricas minas, constituían sus principales ventajas. Las minas
ocupaban vastos terrenos; tanto, que los romanos, al apoderarse
de ellas, emplearon allí hasta 40.000 trabajadores. T am b ién había
en sus alrededores muchos establecimientos de salazón de pescado.
LA ÉPOCA DE LAS COLONIZACIONES ORIENTALES 57
A la dudad acudían las gentes españolas del interior para
proveerse de los productos que llegaban por mar; y los merca­
deres extranjeros, para adquirir los productos traídos del interior
de nuestra Península. Era, además, Cartagena, el almacén del di­
nero y de los armamentos para el ejército cartaginés. En ella se
custodiaban las personas que los españoles daban en prenda o
rehén de que no atacarían a los cartagineses. Aparte las tropas
y las autoridades, la población de Cartagena estaba formada por
artesanos, menestrales, gentes de mar y comerciantes en gran nú­
mero. Su mejor edificio era un palacio levantado, según se cree,
para vivienda propia, por un general llamado Asdrúbal. M ilitar­
mente, la ciudad era tan fuerte, que los cartagineses consideraron
que los romanos no se atreverían a atacarla; y por esto descui­
daron su defensa. De ello se aprovechó hábilmente el general Es-
cipión para conquistarla en breve tiempo, como veremos.
C apítulo III

L A D O M IN A C IÓ N R O M A N A

Venida de los romanos a España

Los cartagineses fueron arrojados de España por otro pueblo,


el romano, establecido en el centro de Italia (región de Roma),
muy poderoso ya en el siglo IV , y que en el III (a. de J. C.) había
sostenido con Cartago una guerra, llamada Primera guerra pú­
nica (264 a 241 ), por la posesión de la isla de Sicilia. El ataque
de un general cartaginés llamado Aníbal (dotado de excepcio­
nales condiciones militares) a una población de la costa valenciana
llamada Sagunto (año 219 a. de C.), que los romanos pretendían
ser aliada de ellos, promovió nueva guerra entre Roma y Cartago
y motivó la entrada en España de tropas romanas. A esta nueva
guerra entre Roma y Cartago se le conoce con el nombre de Se­
gunda guerra púnica. La victoria fué aquí rápida, pues antes de
terminar el siglo III (en 206 ) habían destruido el poder de los
cartagineses en la Península, no obstante que Aníbal, quien había
invadido Italia para atacar en su propio territorio a los romanos,
obtuvo allí varias grandes victorias. Pero los romanos supieron
rehacerse; y después de vencer a los cartagineses, aumentaron su
poder y su dominación sobre el Occidente de Europa. También
Crecía fué totalmente dominada por ellos a mediados del siglo II
(año 146).
L ámina VII. — -Excavaciones de Ampurias.
L á m i n a , V i l i . — Vaso ibérico de la iircrAftolis (Ir Arche tin. (Barcelona
Musco Arqueológico.)
LA DOMINACIÓN ROMANA 61

Conquista de España por los romanos

Una vez conseguida la referida venia ja, los romanos, pueblo


esencialmente conquistador y que apetecía dominar en el mundo
entero, trataron de apoderarse del resto de España. Una gran
parte de las tribus españolas del centro y del norte defendieron
tenazmente su independencia contra el nuevo invasor. Esta guerra
duró cerca de dos siglos (desde comienzos del II, antes de Jesu­
cristo, a fines del I); y como ocurre siempre en tales casos, puso
de relieve muchas de las condiciones espirituales de los comba­
tientes indígenas: su resistencia, su abnegación, su lealtad, su he­
roísmo, su destreza para burlar al enemigo y para defender la
propia vida e intereses. Así, los hechos de los españoles en su
lucha con los romanos contienen enseñanzas muy interesantes
para completar lo que sabemos de nuestros antepasados de aque­
llos tiempos.

Carácter y división de los pueblos españoles

Recordemos que la población de España se había ido for­


mando mediante una serie de inmigraciones y de conquistas ex­
tranjeras. Aun prescindiendo de los fenicios, de los griegos y
luego de los cartagineses (pueblos que tenían su capital y su centro
de vida fuera de España, y para los cuales era ésta tan sólo lugar de
comercio, de explotación industrial, de establecimiento de colo­
nias y, a lo sumo, de dominio militar), la Península estaba habi­
tada en el siglo III (a. de J. C.) por elementos tan variados en
origen y en civilización como los llamados iberos, los tartesios,
con sus afines los masticnos, y los celtas; sin contar los restos que
pudieran quedar, en lugares apartados y agrestes, de otras pobla­
ciones más antiguas. Es verosímil pensar que estos diversos ele­
mentos no habrían llegado a fundirse sino en proporciones muy
pequeñas y entre grupos vecinos. L o que domitiaba en ellos era
62 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

la diversidad y la separación, incluso dentro de cada grupo o raza.


Por ello, las tribus vivían independientes las unas de las otras,
sin un jefe o rey común aun de todas las afines; mucho menos, de
toda la Península. Sólo en algunos casos, y por motivo de guerra
principalmente, se unían algunas tribus próximas en federación
temporal y, en general, poco consistente. Únicamente para aquel
efecto se regían por jefes comunes.
Para juzgar mejor esa variedad de elementos que componían
entonces la población indígena española, nada más útil que el CO'
nocimiento del cuadro general de los pueblos españoles (tribus
y federaciones), que se encuentra en la Geografía del escritor
griego del siglo I (a. de J. C.), Estrabón. Según él, los mayores
y más renombrados de aquéllos eran los siguientes: al N O ., los
galaicos o gallegos; a su continuación, los astures, quienes habi-
taban parte de la Asturias actual y de León; más al N E., los cán­
tabros, entre Villaviciosa y Castro Urdíales; en las Vascongadas,
Navarra y parte de lo que luego fué Aragón, los vascones; los ce-
rretanos, indigetes y otros, en Cataluña; en Valencia y SE. de A ra­
gón, los edetanos; los contéstanos, en Alicante y Murcia; los tur-
detanos, al S. de Extremadura y O. de Andalucía; los túrdulos,
al C. y E. de la misma; los lusitanos, en casi todo el Portugal
central y algo de Extremadura; los celtíberos, en las comarcas
antes citadas; los vacceos, en el N . de Castilla la Vieja; los ve-
tones, entre el Duero y el Guadiana, hacia el O.; los carpetanos,
en las regiones de Madrid y T oledo y parte de Guadalajara, y los
oretanos, en la de Ciudad Real. Este cuadro nos muestra también
cómo en el siglo 1 (y seguramente desde antes) habían sido reem ­
plazados los antiguos nombres de tartesios, mastienos, etc., por
otros, y cómo la prim itiva significación localizada del apelativo
ibero se había transformado en una muy general que abrazaba la
mayoría de las tribus y pueblos mencionados. Un erudito español
moderno cree ver, a través de esa variedad de tribus y en la zona
geográfica donde se encuentran las esculturas de toros y verracos,
un fondo racial único, deducido de la onomástica personal y de
dioses locales ó regionales, y que abrazaría los grupos denomi-
A L T A M I S A : M A N U A L DE H I ST O R I A DE E S P A Ñ A
64 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

nados vetones, lusitanos, galaicos, astures, cántabros, autrigones,


caristios, várdulos, vacceos y carpctanos. El supuesto se refiere
a la época de la romanización.
A q u ella división y el individualismo independiente de la ma­
yoría de los españoles, hicieron que, al presentarse conquistadores
o invasores del tipo de los fenicios y cartagineses, las tribus fi­
jadas ya en territorio español siguieran conductas m uy valias. N i
se unieron para oponerse a ios extranjeros, ni aceptaron única­
m ente la dominación de éstos a cambio de recibir las ventajas
de una civilización nueva y, en varios respectos, superior. Por el
contrario; mientras unas tribus luchaban tenazmente por su inde­
pendencia, otras cedían con facilidad a los halagos ajenos; y no
fué tampoco raro el caso de que una misma tribu variase de par­
tido, colocándose tan pronto en contra como en favor de los
invasores. A u n cuando se oponían a éstos, no solían ser muchas
las tribus que se concertaban para la oposición, sino que, por ló
general, luchaban aparte unas de otras. Por ello, y no obstante el
valor personal de los combatientes y las heroicidades de muchos,
los invasores tenían por segura a la postre la victoria, puesto que
ellos iban unidos y bien disciplinados, obedeciendo las órdenes
de sus jefes y reyes. Precisamente el período de dos siglos en que
se desarrolla la lucha de las tribus españolas por su independencia,
coincide con el mayor crecimiento del poderío romano quien,
desde una hum ilde monarquía de territorio reducido como fué
en sus orígenes, pasó a ser, ya en el siglo V (a. de J. C .), una Re­
pública importante, y concluyó por formar en el siglo I de Jesu­
cristo un imperio que domina toda Italia, Grecia, los actuales
territorios de Francia, Países Bajos, las islas Británicas, parte de
Alem ania y de los territorios danubianos y muchas comarcas
en Á frica del Norte y en el Asia occidental.
L ámi na IX. — Mosaico del Sacrificio de Ifigenia (Amplifias) .
L ámina X. — Pavimento de mosaico, de Itálica. (Sevilla, Colección Lebrija.)
1A DOM' NACIÓN ROMANA 65
La resistencia a la conquista romana

La conquista comenzada a principios del siglo II (a. de J. C.)


por los romanos, pareció producir un cambio en la mencionada
situación. Por lo menos, las noticias abundantes que nos han trans­
mitido los historiadores contemporáneos dan la impresión de que
la protesta y la resistencia a la dominación de esos nuevos extran­
jeros, fueron más generales y continuas que las producidas ante­
riormente. Pudo ser esto consecuencia de que se despertase, más
o menos confusamente, ante el peligro común, un sentimiento de
solidaridad que hasta entonces no había existido; quizá también
del hecho de que los romanos, decididos a conquistar toda la Pen­
ínsula, penetraron en territorios a que no habían llegado sus
predecesores y chocaron, por tanto, con tribus que hasta entonces
no habían tenido contacto con los extranjeros, o lo tuvieron
pasajeramente, y que eran las más bravias y celosas de su inde­
pendencia. Así lo reconoce un historiador griego de estas guerras.
Lo cierto es que durante doscientos años los romanos se vieron
obligados a guerrear casi de continuo en España, y que en ese
tiempo fué más frecuente que antes la asociación de grupos nu­
merosos de tribus que peleaban de acuerdo y con jefes comunes.
Tam bién menudearon los casos de grandes heroísmos, tanto de
individuos como de ciudades, en la lucha por la independencia.
Por otra parte, nunca tuvieron hasta entonces que pelear las
tribus de España con un poder militar tan fuerte como el de
Roma, ni con una voluntad tan persistente y decidida como la
de los romanos. Eran éstos, como ya se dijo, el pueblo más pode­
roso de Europa entonces; con la ventaja, en punto a los empeños
de dominación, de haber formado un sistema de gobierno muy
disciplinado que juntaba en una sola dirección todos los medios
y poderes e iba creciendo con la anexión continua de territorios y
gentes; mientras que los griegos (el otro g r a n pueblo de la his­
toria europea antigua) no consiguieron formar nunca una sola
monarquía o república. Divididos siempre y envueltos en guerras
66 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

fratricidas entre Atenas, Esparta y las demás capitalidades de sus


principales grupos políticos, sólo conocí u on (como les iba a su­
ceder a los españoles) la unidad Lajo ia dominación de reyes ex­
traños, esto es, los reyes de Macedonia, región al norte de la
Grecia propiamente dicha: Filipo, y más aun su hijo Alejandro
el Grande, el más famoso y afortunado conquistador de la anti­
güedad, cuyo imperio (336 a 332 a. de J. C.) abarcó todo el SE.
de Europa, el Asia Occidental hasta el Indo y Egipto. La pre­
matura muerte de Alejandro en 332 , dividió su Imperio en varias
monarquías, las principales de las cuales fueron la de Macedonia
(que incluía a Grecia), la de Siria y la de Egipto, en que Alejan­
dro fundó la célebre ciudad de Alejandría. Dos siglos después
(en 146 , como ya dijimos), los territorios griegos pasaron al do­
m inio de los romanos.
El encuentro en España de aquellas dos maneras tan opuestas
(la española y la romana) de concebir la vida social y la orga­
nización política, tenía que ser formidable y sangriento. N o nos
ofrece a nosotros ahora duda alguna de que tenían qu e vencer
los romanos. Esa victoria representó, para las gentes españolas,
la imposición, por vez primera, de un régimen de unidad y de
subordinación muy contrario a sus antiguas costumbres. Tam bién
desvió por completo el camino de la civilización indígena, susti­
tuyéndolo por la dirección romana, que, fuera de las materias de
gobierno y legislación, era, fundamentalmente, griega.

Conducta de los generales romanos. E l cónsul Escipión

Los generales romanos, cuyos títulos oficiales eran los de cón­


sules, procónsules o l e g a d e r , tuvieron una gran parte de culpa de
que la guerra fuese tan larga y cruenta.
A l principio, cuando todavía guerreaban con los cartagineses,
usaron temperamentos amables para atraerse a los españoles. Así
se condujo el cónsul Escipión (año 209 a. de J. C.) en T arra­
gona y en Cartagena. De Tarragona cuenta un historiador de
LA DOMINACIÓN POMANA 67
aquellos tiempos que, habiéndose presentado a Escipión el reye­
zuelo ibero Edecón, uno de los más poderosos de aquella*. comar­
cas, pidiéndole que le devolviese su mujer e hijos, que estaban
antes en poder de los cartagineses y luego habían pasado al del
cónsul, éste s*» los entregó; “ y cuando ya tuvo ganado, por varios
modos que la conversación misma le ofreció, el afecto del español
y hecho concebir a sus amigos magníficas esperanzas, los dejó
marchar para sus casas” . Divulgado el caso, “ todos los pueblos
del Ebro para acá que antes no favorecían a los romanos, de co­
mún sentimiento abrazaron su partido” .
En Cartagena procedió Escipión de igual modo, no sólo con
los españoles, sino también con todos los habitantes de la ciudad.
Respecto de éstos, que en calidad de prisioneros eran unos 10.000 ,
los hizo separar en dos grupos: uno formado por los pudientes,
sus mujeres y niños, y otro por los artesanos. “ Hecho esto —dice
el historiador referido—, exhortó a los primeros a que fuesen
afectos al pueblo romano y tuviesen presente el beneficio que les
hacía, y les despidió a todos a sus casas. Por lo que hace a los
artesanos, les dijo que ahora quedaban siervos públicos (escla­
vos) del pueblo romano; pero si mostraban amor e inclinación a
Roma, cada uno en su oficio, les prometía libertad. Este modo
de portarse con los prisioneros conquistó para él y para su pa­
tria la benevolencia y fidelidad de los ciudadanos e inspiró en los
artesanos grande ardor de servirle por la esperanza de la liber­
tad” . En cuanto a las familias de españoles que los cartagineses
tenían recluidas en prenda de la fidelidad de aquéllos, Escipión,
después de ordenar que le presentaran las 300 personas que es­
taban en esta situación, “ fué llamando y acariciando uno por uno
a los niños, prometiéndoles para su consuelo que dentro de poco
verían a sus padres. M andó a los demás tener buen ánimo y que
cada uno escribiese a su patria que estaban salvos, que lo pasa­
ban bien y que los romanos estaban prontos a devolverlos a
todos con seguridad a sus casas, con tal de que sus parientes hicie­
ran alianza con el pueblo romano. Cuando dijo esto ya tenía
preparadas aquellas alhajas del botín (ganado en el asalto de la
68 MANUAL DE i USTORI A DE ESPAÑA

ciudad) que más podían conducir a su designio, y las comenzó a


regalar a cada uno según su sexo y edad: a las niñas, retratos y
pulseras, y a los niños, puñales y espadas".

E l general Galba

Esta conducta tan humana no la imitaron sino rarísima vez


los generales que, después de arrojar a los cartagineses de España,
acometieron la conquista de la Península. Por el contrario, abun­
daron los casos de crueldad y de deslealtad en punto al cum­
plim iento de las promesas y de las paces hechas con los españoles.
Ejem plo típico de esa perfidia fué el del general Galba, quien
para vencer a los lusitanos fingió aceptar la paz con ellos, esperó
a qu e volviesen a las faenas del campo y a vivir en la llanura, de­
jando sus refugios de la montaña; les garantizó el disfrute tran­
q u ilo de las tierras; y cuando los halló indefensos, cayó sobre ellos
y los acuchilló sin piedad. Naturalmente, y como sucede m uy a
m enudo con los procedimientos de terror, el sangriento engaño
de Galba, en vez de poner fin a la lucha, la encendió con nuevos
bríos.

V ir i a to

Ejemplos típicos de la resistencia y la valentía de los españo­


les fueron entonces: entre los guerreros, Viriato, y entre las ciu­
dades, Numancia.
Era Viriato un jefe o caudillo de origen ibero o celta, quien,
según dicen los historiadores romanos, había sido antes pastor.
Dotado de grandes condiciones militares, reunió bajo su dirección
muchas tribus del centro y oeste, exasperadas por la cobarde
crueldad de Galba, y mantuvo con fortuna la guerra durante
muchos años, haciéndose temible a los enemigos. Éstos no logra­
ron desembarazarse de él sino mediante la traición de negociar
el asesinato de Viriato con unos amigos de éste, a quienes sonsacó
al efecto ei general romano Cepión (año 139).
LA DOMINACIÓN ROMANA 69

La guerra de Numancia

La guerra con las tribus cuya capitalidad fue la ciudad de


Numancia, situada a orillas del Duero, más arriba de Soria, duró
también mucho tiempo. Iniciada hacia el año 152 (a. de J. C.),
no terminó hasta el año 134 ó 132, después de sufrir los romanos
muchas derrotas y de tener que pactar varias veces paces vergon­
zosas para ellos. El solo nombre de Numancia llegó a inspirar
terror a los soldados de Roma, quienes repetidamente se negaron
a tomar parte en esta guerra. He aquí cómo pinta un historiador
contemporáneo de aquellos sucesos ese terror de los romanos:
“ Súpose en Roma (año 151 a. de J. C.) por Quinto Fulvio (un
general), y los soldados que a sus órdenes sirvieron en España el
año anterior, que casi constantemente se vieron obligados a estar
con las armas en la mano, siendo innumerables los combates, infi­
nidad los romanos muertos, y que los celtíberos eran invencibles,
temblando Marcelo (otro general romano) de que se le ordenara
proseguir la guerra. T ales noticias produjeron en la juventud
consternación tan grande, (pie los más ancianos declaraban no
haber visto nunca en Roma cosa semejante. En fin, la aversión
por el viaje a España creció hasta el punto de que, mientras en
otras ocasiones se encontraban más tribunos (jefes subalternos)
de los necesarios, ninguno solic itó entonces este cargo. Los anti­
guos jefes designados por los cónsules para marchar con el gene­
ral, se negaron a seguirle; y lo más deplorable fué que la juventud
romana, a pesar de ser citada, no quiso hacerse inscribir (para
el servicio militar), y para evitar el alistamiento valióse de pre­
textos que ni el honor permite examinar, ni la vergüenza expli­
car. La multitud de los culpados hacía imposible el castigo.”
70 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Cómo guerreaban los celtiberos

Este mismo historiador añade que a la guerra con los celtíbe­


ros le dieron los romanos el nombre de “ guerra de fuego” , y que
era de m uy distinto género que las de los germanos y los asiá­
ticos. Éstas “ terminan habitualmente con una sola batalla, rara
vez con dos, y casi todas ellas se deciden al primer choque y por
el ataque de todas las tropas. En la guerra a que nos referimos
sucedió de m uy distinto modo. De ordinario, la noche ponía tér­
mino al combate, pues los dos bandos resistían con valor, y por
fatigados que estuvieran negábanse a dar descanso a sus fuerzas
físicas. Com o pesarosos de que la noche interrumpiera la pelea,
al amanecer comenzaban de nuevo a pelear. Apenas lograron los
fríos del invierno poner término a esta guerra y a los combates
parciales” . Es evidente que en este párrafo el historiador se refiere
particularmente a la guerra de guerrillas, tan característica del
modo español de pelear y tan fatigosa y azarante para los ejér­
citos acostumbrados a los combates en formación y en grandes
masas, como lo era el romano.

Toma y destrucción de Numancia

Rom a encontró, sin embargo, el general que le hacía falta,


llam ado Escipión, como el que tomó a Cartagena. Sitiada N u­
mancia por él rigurosamente (año 134 a. de J. C.); faltos de
alimentos y de agua los numantinos; desamparados por las tribus
vecinas, que, menos heroicas, temieron colocarse frente al citado
general, vieron aquéllos que era imposible continuar la lucha.
A u n entonces, lejos de rendirse incendiaron la ciudad y decidie­
ron pelear hasta morir o suicidarse antes que caer vivos en poder
del enemigo. Escipión sólo pudo apoderarse de un montón de
ruinrs y de cadáveres. Recientemente, esas ruinas han sido des­
cubiertas y han revelado muchos datos interesantes de las cos­
tumbres y de las artes de los numantinos, como luego veremos.
LA DOMINACIÓN ROMANA 71
Cántabros y aslures

La caída de Numancia no puso término a la guerra de inde­


pendencia. Sus últimos chispazos, ya al final del siglo I (antes
de Jesucristo), se produjeron por la formidable resistencia de los
cántabros y los astures, no domeñada sino por el esfuerzo del
mejor general que tenían entonces los romanos y del mismo em­
perador de éstos, Augusto. La heroicidad de los astures y cánta­
bros llegó al extremo de no acobardarse por los terribles castigos
que impusieron los romanos a los prisioneros. Estos castigos con­
sistían en crucificar a los jóvenes más "alientes y vender como
esclavos a los demás; pero estos mismos esclavos se sublevaron y
volvieron a encender la guerra, que no terminó hasta el año 19
antes de Jesucristo, momento en que Roma pudo decir que do­
minaba plenamente toda la Península Ibérica.
Los citados ejemplos extraordinarios de bravura y de amor a
la libertad, respondían perfectamente a los sentimientos y carác­
ter de los cántabros, según nos los describen los autores de aque­
llos tiempos. “ Encontramos —dice uno de ellos— en los historia­
dores y los poetas muchos detalles, no diré sobre la bravura, sino
sobre la ferocidad, sobre la rabia bestial de los iberos, y en par­
ticular de los del Norte. Se cuenta, verbigracia, que en la guerra
de los cántabros hubo madres que mataron a sus hijos por que
no cayesen en manos de los romanos. U n muchacho, cuyos pa­
dres y hermanos hallábanse encadenados, los degolló a todos por
orden del padre, y una m ujer degolló también a todos sus com­
pañeros de cautividad. Se vió, en fin, a un prisionero, que algu­
nos soldados borrachos habían traído a su presencia, arrojarse
él mismo a las llamas de una hoguera. Cuéntase que varios pri­
sioneros de esa nación, crucificados (por los romanos), entonaron
su canto de victoria."
El mismo autor reconoce que, juntamente con esos rasgos de
duro valor, propios de la mayoría de los pueblos primitivos, nin­
guno excedía a los españoles en fidelidad para con los jefes a cuyo
72 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

servicio se colocaban; de tal modo, que llegaban hasta arrostrar la


muerte por ellos.

Efectos de la dominación romana

L a acción fundamental de la dominación romana y sus in­


fluencias principales sobre la población y la civilización españolas
fueron las siguientes: Unificación de mando en toda España bajo
la presión de un poder central (el gobierno imperial de Roma)
que cada vez se hizo más absorbente. Como consecuencia natural
e inmediata, subordinación y disciplina de las tribus, cuya inde­
pendencia y disgregación anteriores quebrantó por completo el
régim en romano. Como lógico reflejo de lo mismo, aproximación
prim ero, y luego unificación social de los diversos pueblos espa­
ñoles, mezclándolos, cambiando a muchos de residencia o pro­
vocando su reunión para diversos fines, entre ellos su concentra­
ción en ciudades. Unificación lingüistica, difundiendo e impo­
niendo como idioma oficial y común el latín, que era el hablado
por los romanos y cuyo arraigo fué aquí tan hondo, que de él
salieron tiempo después el bable, el castellano, el gallego, el ara­
gonés, el catalán y el valenciano. Unificación jurídica, sobrepo­
niendo a las leyes y costumbres de los iberos, celtas y demás pue­
blos peninsulares, las del Derecho romano; consiguiente, modi­
ficación sustancial de la familia, la propiedad, el derecho heredi­
tario, etc., q u é tomaron las formas romanas, abandonando en
gran parte las que antes existían en la Península. D ifusión de
todas las manifestaciones de civilización material (principalmen­
te caminos, edificaciones públicas, comercio, agricultura) y de la
cultura científica, literaria y artística (escuelas, bibliotecas, etc.)
de los romanos, así como de su traje y costumbres privadas.
Los romanos dieron indistintamente a toda la Península los
nombres de Iberia y de Hispania; pero, al fin, prevaleció este
segundo. Para gobernarla, la dividieron interiormente en pro­
vincias: primero dos (Citerior y Ulterior), y luego hasta cinco,
con gobernadores.
I A DOMINACIÓN ROMANA 73

Gobierno de las ciudades

La ciudad, centro de la vida romana, tenía organizado sabia­


mente su gobierno. A esa organización se ha llamado municipio,
nombre que se conserva hoy día. El municipio romano fué diri­
gido en un principio por la asamblea de vecinos, la cual elegía
cuatro funcionarios o autoridades, especie de alcaldes: dos llama­
dos duumviros, y dos, ediles. Sabemos hoy el nombre de muchos
municipios hispanorromanos de gran importancia; y de algunos
de ellos (Málaga, Salpensa, Osuna), han llegado hasta nuestros
días los textos de sus respectivos estatutos u ordenanzas grabados
en planchas de metal. Por esos textos, así como por otros que
contienen las reglas de organización de las poblaciones que se
formaban con motivo de las explotaciones mineras (Aljustrel y
otras), conocemos en gran parte, no sólo las líneas generales del
municipio romano, sino también las modalidades de sus diferen­
tes especies.

Procedimientos de romanización

El municipio ejerció una gran influencia en la educación


política de los españoles, y fué uno de los elementos que más in­
tensamente los convirtieron al tipo romano de vida y cultura. No
menos actuó en este sentido el hábil procedimiento conforme al
cual los gobernantes romanos, que al principio negaban a los
pueblos sometidos la participación en los derechos civiles y de
ciudadanía propios de los habitantes de Roma, muy ambiciona­
dos por los extranjeros, fueron poco a poco concediéndolos; hasta
que llegó un momento en que todos los que vivían en territorio
del Imperio romano poseyeron los mismos derechos y se pudie­
ron considerar como jurídicam ente iguales si eran hombres li­
bres. Uno de ¡os efectos de esa paulatina participación consistió
en que las poblaciones que por tolerancia, o mejor, por conve-
74 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

n ien cia política de los rom anos, habían más o menos conservado
en EsSpaña el tipo de organización indígena, lo abandonaran para
to m ar el de aquéllos.
U n procedimiento de transformación de la vida española muy
diferente del que acabamos de indicar, consistió, como ya de pasa­
da se dijo antes, en romper la unidad interior de las tribus,
apartarlas del terreno donde vivían y en que podían promover
y sostener rebeliones, y reducirlas a la vida pacífica y ciudadana,
transportando muy a menudo grandes grupos de población de
unas comarcas a otras. Así hicieron con algunas lusitanas que
de su propio territorio, al norte del Tajo, trasladaron al sur de
este río, comarca de los llamados Celtici; con parte de los que
guerrearon al mando de Viriato, sometidos después de la muerte
de este caudillo, y a quienes llevaron a la región de Valencia,
distribuyéndoles allí tierras; con los cántabros, cambiados, des­
pués de las primeras victorias de los romanos, a tierras llanas
alejadas de las de su nacimiento. Procuraron también los romanos
hacer abandonar a los españoles las montañas y la forma de po­
blación dispersa en que muchos vivían, para establecerlos en las
llanuras y acostumbrarlos a la vida urbana, es decir, de ciudad.
T am b ién fundaron ciudades nuevas o ampliaron y engrandecie­
ron antiguos poblados ibéricos sobre la base de gentes romanas:
ya soldados en activo (cuando se trataba de ciudades militares
o campamentos), ya licenciados del ejército, o bien hombres civi­
les. Estas nuevas ciudades llevaron comúnmente el apelativo de
colonias. Com o era natural, incluso cuando fueron puramente
militares, representaban un centro difusor de civilización y, desde
luego, de pacificación. Así, un geógrafo del siglo I antes de Jesu­
cristo dice que, habiendo el emperador T iberio enviado al país
de los cántabros y los vecinos de éstos, un cuerpo de ejército de
tres legiones (regimientos), “ la presencia de éstas ha hecho ya
m ucho, no sólo para pacificar, sino también para civilizar una
parte de esos pueblos” . Con esto y con la destrucción de todos
los fuertes y castillos que los españoles poseían, y a veces de ciu­
dades enteras si oponían gran resistencia a las tropas romanas,
LA DOMINACIÓN ROMANA 75
fueron imposibilitando a los indígenas para nuevas luchas y acos­
tumbrándoles a la convivencia con sus dominadores y a los há­
bitos de la paz y de la disciplina del Estado.
Aparte estos actos de política romanizante intencionada, in-
flu\ > en el proceso de romanización el hecho repetido de que las
guerras civiles que caracterizaron en Roma el tránsito de la Re­
pública al Imperio (siglo I a. de J. C.) se desarrollaron, en parte,
con intervención de elementos españoles y en territorio español.
Tales fueron las contiendas guerreras entre el general Sertorio
con el dictador Syla o Sulla y el general Pompeyo; y, poco des­
pués, las de éste y sus partidarios con el célebre general Cayo
Julio César (el prim er emperador romano de hecho). En ellas,
Sertorio y Pompeyo fueron apoyados por muchas tribus españo­
las, singularmente el primero, quien llegó a organizar en España
un Gobierno dividido en dos provincias y con un Senado. Aun­
que en este Gobierno no gozaron de participación los españoles
amigos de Sertorio, influyó poderosamente en la difusión entre
los indígenas de la cultura y las costumbres romanas. Sertorio
creó en Huesca (Osea), una de sus capitales, escuelas en las que
enseñaron maestros griegos y latinos y a las que concurrieron
hijos de las principales familias españolas.

Decadencia del municipio

Desde el siglo III de Jesucristo, el absolutismo de los empe­


radores romanos que ambicionaron reunir en sí todos los poderes,
anuló el antiguo carácter democrático del municipio y explotó a
las clases ricas y a los obreros con el fin principal de allegar re­
cursos mediante las contribuciones. Para asegurar el cobro de
éstas, hicieron responsables de ellas a los decuriones (concejales
de entonces) y convirtieron también en hereditario ese cargo de
padres a hijos, asegurando así los bienes de cada familia en bene­
ficio del emperador.
76 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Alcance de la romanización de España

El resultado fué que ya a comienzos de la Era cristiana, una


parte considerable de las antiguas poblaciones de España se había
romanizado. A esas poblaciones llamaban los romanos Togadas,
del nombre de una de las piezas características del vestido de
aquéllos (la toga, especie de capa sin esclavina y con mucho vue­
lo). Por ello, un historiador de aquel entonces dice qu e los celti­
beros, aunque reputados durante mucho tiempo como los más
feroces de los españoles, eran ya togati. De los turdetanos, y sin­
gularm ente de los ribereños del Betis, escribe que se “ habían
convertido enteramente a la manera de vivir de los romanos, hasta
renunciar al uso del idioma nacional; y como, además, muchos
de ellos habían sido recompensados con el derecho latino (una
de las formas de participación en la ciudadanía romana), y ha­
bían recibido en sus ciudades muchas veces colonias romanas, no
es extraño que hoy se hayan convertido en romanos ellos mismos.
L a existencia de colonias como Pax Augusta entre los celtíci,
Augusta Emérita (Mérida) entre los túrdulos, César Augusta
(Zaragoza) entre los celtíberos, y otras semejantes, muestra sufi­
cientemente el cambio que se ha producido en la constitución
del país".

Partes que resisten a la romanización

Pero n i en todas las poblaciones españolas se produjo el mis­


mo efecto, ni sería exacto pensar que la romanización suprimió
totalmente las manifestaciones características del grado de civi­
lización alcanzado por aquéllas.
Parte de los gallegos, astures y cántabros, todavía se mostraban
en el siglo I de Jesucristo poco penetrables a la influencia romana.
E l historiador antes citado atribuye esto a que algunas tribus
montañesas no gozaban de la paz tan completamente como las
otras, y eran menos visitadas por los romanos; y también a la
LA DOMINACIÓN ROMANA 77
aspereza del suelo que habitaban y al rigor del clima. Lo mismo
sucedía con los de otras regiones igualmente montuosas y aparta­
das de ios grandes centros de población.
Por otra parte, y especialmente durante los primeros siglos
de la dominación romana, los españoles siguieron usando sus idio­
mas para las inscripciones, especialmente sepulcrales (de las que
conocemos hoy muchas), y produciendo los objetos característicos
de su arte, muchos de los cuales han llegado a nosotros, según
veremos. Tam bién se conservaron algunas costumbres locales,
como la de los cordobeses referente ai matrimonio, que consta
en una ley de los romanos.

Ejem plos de romanización intensa

Donde la romanización fué intensa, produjo efectos magnífi­


cos que refieren los escritores contemporáneos. Citemos algunos.
La Turdetania contaba en el siglo I de Jesucristo con ciuda­
des romanizadas muy prósperas. Corduba (Córdoba), fundada
por el Cónsul Marcelo, era de las más renombradas por su co­
mercio, a que ayudaban la fertilidad y extensión de su territorio,
la situación a la margen del río y el hecho de que su vecindario
estuvo compuesto por romanos e indígenas, todos hombres esco­
gidos. Fué Córdoba la primera colonia que los romanos estable­
cieron en la región. Igualmente eran de primera importancia
Gades (anteriormente fenicia); Arido o Aridspi (¿Jerez?), que
había llegado a eclipsar la actividad comercial de Hispalis (Se­
villa), también colonia romana; Itálica, Ilipa, Astigis, Munda,
Urso (Osuna) y hasta siete más. En todas ellas, así como en las
de Lusitania, en las de Levante y en las de otras comarcas roma­
nizadas, los romanos habían introducido su edificación monu­
mental, sus artes y sus refinamientos. Entre éstos figuraban los
faros o luces de la costa para guiar a las embarcaciones, como el
construido en la desembocadura del Betis y llamado Torre de
Cepión.
78 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

T o d o el comercio turdetano se hacía con Italia, y especial­


m ente con Roma. Se exportaban trigo, vino en gran cantidad,
m ucho aceite, cera, miel, pimienta, grano de cochinilla (del que
se sacaba el tinte de grana) y cinabrio (mineral de mercurio).
Poseían y explotaban los turdetanos muchas salinas, de que se
surtían las industrias de salazón, muy estimadas por los romanos.
A u n más lo eran las lanas de los carneros del país, por lo que
un buen macho de ellos se pagaba muy caro en Roma, así como
los tejidos ligeros, en que era famosa la ciudad de Salacia. Igual­
mente eran apreciadísimos los mariscos y los peces de la costa
turdetana, entre los que descollaban por su tamaño las ostras,
almejas, caracoles, morenas, congrios y atunes. T am bién se ex­
portaban de allí minerales, entre ellos el de oro (en polvo y
en granos o pepitas).
Los buques, construidos por los turdetanos exclusivamente
con las maderas del país, eran los más importantes entre todos
los que concurrían a los puertos romanos. Para ponderar su nú­
mero, un escritor de entonces dice que no era inferior al de los
barcos que llegaban de L ibia (África), una de las regiones más
celebradas del Mediterráneo.
E n no menos escala se habían romanizado algunas comarcas
de lo que es hoy Extremadura, cuya principal ciudad fué Emé­
rita Augusta, la cual llegó a ocupar el décimo lugar entre las die­
cisiete más notables ciudades de la época romana. T am bién fué
intensa la romanización del Portugal central, llamado Lusitania.
En el este, los principales focos romanos de civilización fueron
Tatraco (Tarragona) y César Augusta (Zaragoza), a más de N ue­
va Cartago y de Sagunto. Esta últim a fué reedificada y gozó de
gran prosperidad bajo los romanos. En el oeste fueron ciudades
principales Astúrica (Astorga), Legio (León) y Lucus (Lugo).
LA DOMINACIÓN ROMANA 79

Intensidad de la romanización en los órdenes monumental,


científico y literario

Los romanos habían aprendido de los griegos lo más substan­


cial de la cultura de éstos en las ciencias, las letras y las artes, como
antes se dijo; de modo que cuando decayó aquélla, la romana
vino a representar el punto más alto de la cultura europea, que
fué comunicándose a los países conquistados por sus nacionales.
No obstante, se advierte en ella siempre el origen heleno, perpe­
tuado por la presencia continua de autores de nacionalidad griega
en la literatura, las artes y otras manifestaciones intelectuales clcl
mundo romano y por las muchas copias de objetos de arte, prin­
cipalmente de esculturas, que hicieron los romanos. Algunas de
esas copias son tan notables, que se han tenido durante muchos si­
glos como los propios originales griegos, y son hoy el único testi­
monio que nos queda de varias de las grandes creaciones de aquel
arte helénico.
Los romanos, grandes constructores de monumentos, llenaron
de ellos las ciudades españolas, no sólo las principales, sino tam­
bién muchas otras de menor importancia. Algunos de esos mo­
numentos (circos, anfiteatros, teatros, acueductos, templos, ter­
mas, arcos de triunfo, foros, murallas, puentes, enterramientos ri­
cos, casas particulares y otros varios) han llegado a nuestros días,
más o menos ruinosos; así como gran cantidad de estatuas, objetos
de cerámica, mosaicos, joyas, etc. Lo mismo hicieron en todos sus
dominios; y no sólo en Europa, sino también en Asia y en África,
donde se han encontrado ruinas de ciudades y de monumentos,
algunos de los cuales son de lo más grandioso que el arte romano
creó.
Los ejemplos más salientes son, en España: los circos de Sa-
gunto, Calahorra y Mérida, éste el mejor conservado de todos;
los anfiteatros de Itálica (uno de los mayores que se conocen),
Mérida (muy completo todavía) y un trozo del de Tarragona;
los teatros de Sagunto, Clunia (Coruña del Conde, Burgos), Ron-
80 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

da y el. magnífico de Mérida; los acueductos majestuosos de Sc-


govia y Mérida; los templos de Vich (Ausa), Evora, Alcántara
(en el puente), los cinco de Mérida y restos sueltos o de relativa
poca importancia en Tarragona, Barcelona, Am purias (Empo-
rion), Denia, Itálica, Belo (Bolonia, cerca de T arifa), Talavera
y otros; las termas o casas de baños de Mérida, L ugo y Alange
(Castrum Colubri); los arcos monumentales de Bará (el más her­
moso de todos los que subsisten), Martorell, M edinaceli, Alcán­
tara y Caparra ( Capera, Cáceres), de tipo análogo al de Caracalla
en Tebessa; los sepulcros de Tarragona (el llamado de los Esci-
piones), Fabara (el mejor de todos), Sádaba y los tres de la pro­
vincia de Gerona; las murallas de Lugo, Ampurias, Sevilla, Coria,
León y otras ciudades; los puentes de Mérida, Alcántara (Cáce­
res), Segura (Cáceres), Salamanca y Lérida; y los numerosos pero
incompletos restos de casas particulares de Ampurias, Numancia,
Itálica, Belo, Navatejera (León), Cuevas de Soria y muchas más.
L a enumeración, siquiera breve y seleccionada, de otros restos,
y especialmente de los objetos de arte, muebles, estatuas, etc.,
sería interminable. En muchos de los Museos provinciales y loca­
les y en el Arqueológico Nacional (Madrid) se encuentran los
mejores ejemplares de esas especies. Tam bién han quedado restos
de las grandes carreteras (vías romanas), empedradas o apisonadas,
]ue construyeron en la Península. La*contemplación de tan nu­
merosas y en muchas ocasiones grandiosas obras de arte, acabó
de educar el sentimiento artístico de los españoles, quienes cono­
cieron entonces, al lado de la antigua arquitectura adintelada,
el uso del arco y el de la cúpula que caracteriza las construcciones
romanas, a diferencia de las griegas; pero a la vez los desvió
completamente de la dirección original que, en materia artística
especialmente, habían producido las influencias anteriores, como
veremos. En compensación puede decirse nue las obras públicas
ejecutadas por los romanos en España en materia de vialidad y
de conducción de aguas (dos especialidades en que, como la del
alcantarillado y la de la calefacción, los romanos llegaron a per­
fecciones técnicas no excedidas en los tiempos modernos), repre-
L á m i n a X L -— Acueducto romano de Segavi,
LA DOMINACIÓN ROMANA 81
sentan la primera acción reflexiva e intensa para modificar el
medio geográfico en beneficio de las necesidades humanas.
Los romanos tomaron de los indígenas españoles una manera
de construcción de murallas y tapias que aquéllos no conocían y
que luego se hizo general en la arquitectura militar romana, así
como la fabricación excelente de las espadas celtibéricas de hierro
y acero y el tipo de la jabalina ibera, larga y delgada.

Aportación española a la cultura romana

N o ha llegado hasta nosotros nombre alguno de arquitecto,


escultor ni ningún otro artista de origen hispano en la época ro­
mana; lo cual permite suponer, juntamente con las pruebas ma­
teriales que suministra la arqueología, que el contacto del arte
romano no despertó en el espíritu español el impulso de creación
que produjo el arte griego; quizá porque el carácter absorbente
de la romanización mató las manifestaciones originales del alma
española en aquel orden de la cultura.
En cambio, desde hace dos siglos principalmente, se ha venido
diciendo que en el orden científico y literario existieron en Es­
paña, después de conseguida la romanización, cultivadores nota­
bles de la filosofía, la geografía, la agricultura, la poesía y la
oratoria; y se les ha supuesto de estirpe o raza indígena hispana.
Esa opinión, qu e todavía persiste en algunos historiadores x,
la rechazan hoy los latinistas más acreditados de los países que
antes insistieron en difundirla, principalmente porque, en mate­
ria literaria y oratoria (en el sentido romano de esta palabra),
hallaron motivo para criticar acerbamente aquella supuesta apor­
tación española, presentándola como una degeneración censura­
ble de la manera latina clásica. En ambas direcciones se trató de

i L a primera edición de este M anual, todavía reflejó esa tesis. Nuevos estudios de
ella y otras varias, hechos para preparar el texto definitivo de nü Historia de la Civili­
zación, han tenido por consecuencia rectificar lo dicho entonces en punto a la cuestión
de que ahora trato y alguna más.
82 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

un error histórico y de crítica literaria y gramatical. En lo his­


tórico, procedió el error de un equívoco que fué posible porque,
quienes lo mantenían, olvidaron la diferencia que en toda colo­
nización existe (y el dominio romano en España no fué más que
una colonización), entre los colonos venidos de la metrópoli y
sus sucesores directos, y el pueblo indígena colonizado y asimi­
lado más o menos a la civilización del conquistador. Como en
todos los dominios de ese carácter, en España se fué formando
una población netamente romana que, al perdurar en la Penín­
sula, produjo una masa de habitantes que, sin perder su condición
sustancial de latinos-romanos, se caracterizó poco a poco por va­
riantes de costumbres, de pensamiento y de lenguaje, que hicie­
ron de ella algo diferencial de la castiza Roma; como lo fueron
los criollos en las colonias españolas de la Edad Moderna, y en
N orte América los ingleses procedentes de la G ran Bretaña antes
de la separación. Nadie pretenderá negar, sin duda, la diferencia
entre estos grupos de población y los que siguieron viviendo en
las metrópolis. Así como nosotros llamábamos “ americanos” (y
los seguimos llamando hoy) a los que se establecen en América*
viven en ella muchos años o toda su vida, y adquieren las dife­
renciales que imponen las condiciones y necesidades de la madre
patria, otros pueblos colonizadores han llamado con ese nombre
y otros análogos a los hombres que constituyeron la masa pobla­
dora de origen metropolítico (Canadá, colonias inglesas al Sur
de las regiones canadienses, Sud África, Oriente, etc.) N o puede
extrañar, pues, que los romanos llamasen “ españoles” a sus pro­
pios colonizadores y compatriotas.
P or otra parte, no puede negarse tampoco que, lo mismo las
modalidades diferenciales provenientes de la diversidad de tie­
rras y de climas que operan a la vez sobre colonos e indígenas,
como el contacto y convivencia dilatada entre ambas especies de
hombres, tuvieron que influir a la larga sobre la tradición patria
que trajeron consigo los conquistadores y emigrantes. Esa influen­
cia tuvo que ser mayor en los pueblos que no rechazaron la socia­
bilidad y aun la mezeia con los indígenas, que en los que tuvie­
LA DOMINACIÓN ROMANA 83
ron a distancia a estos últimos. Un ejemplo de ello es la diferen­
cia del Canadá, colonizado por franceses, y las regiones orientales
de los que son hoy Estados Unidos, colonizadas por anglosajones
principalmente. Otro ejemplo, todavía más elocuente, y de ma­
yor desarrollo, fué el español en sus dominios americanos y oceá­
nicos.
El caso de la colonización de nuestra Península por los ro­
manos se distingue de los citados antes por el hecho de que una
gran mayoría de nuestros indígenas de comienzos de la Era cris­
tiana adoptó la civilización de sus conquistadores: lo que hizo
más íntimas las relaciones sociales entre ellos y frecuentes los
cruzamientos de razas. La consecuencia de este hecho, que no se
ha producido en las colonias anglosajonas, hace, no sólo verosí­
mil, sino lógicamente necesaria, la transmisión de factores espi­
rituales y de modos de practicar la vida los indígenas, a los latinos
que se establecieron en la Península. A la vez, también lógica­
mente, esas transmisiones debieron ser menores en número y me­
nos puras, a medida que la romanización se hizo más intensa. De
todos modos, la influencia española sobre la población de colonos
pudo verificarse, y algún ejem plo de ella va indicado en párrafos
anteriores; juntamente con el efecto contrario de perder los in­
dígenas muchas de sus costumbres, creeencias y sentidos de vida
individual y social.
Sobre la base de todas esas observaciones, el problema del su­
puesto hispanismo racial de varios grandes escritores latinos del si­
glo I y siguientes, se plantea fácilmente. Ante todo, es preciso decir
si aquellos (todos, o parte) fueron de nacionalidad y familia latinas
(es decir, de colonos), o de españoles indígenas. Digamos ya los
nombres que juegan en esta cuestión. Se trata de filósofos, cien­
tíficos, oradores y poetas; Marco A. Séneca, y su hijo el gran
moralista, ambos cordobeses; los dos Balb (tío y sobrino), ora­
dores gaditanos; los poetas Mateo A. Lucano, de Córdoba, y Mar­
cial, de Caiatayud; y el profesor Quintiiiano, natural de Cala­
horra y autor del mejor tratado de Retórica latina, que durante
muchos siglos fué el texto en que aprendían aquella materia los
84 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

latinistas de todos los países más otros literatos de menor cuan­


tía. Todos ellos, en diferente medida, llegaron a dominar el
gusto público de Roma y a ser los autores preferidos durante al­
gún tiempo, y trasmitieron a la capital metropolitana su énfasis,
su originalidad, que parecía rara a los romanos, y la libertad a
que propendían en cuanto a la aplicación de las reglas retóricas.
En otros órdenes de producción intelectual, figuraron también
en el pretendido grupo español varios cultivadores de materias
científicas; entre ellos, el gaditano Columela, considerado como
el agrónomo más sabio de la época romana, autor de una Agri­
cultura notable, y el geógrafo Pomponio M ela, de Tingentera
(ciudad que se cree española: costa del Estrecho de Gibraltar), a
quien se debe una Geografía escrita sobre base de un viaje. El
más grande y el más influyente de los latinos coloniales en aquel
período fué el ya citado moralista Séneca (Lucio Anneo Séneca),
cuyo sentido ético parecido al cristiano, no sólo influyó en Roma,
sino que también impregnó hondamente el alm a española y toda­
vía sirve hoy de guía a manifestaciones austeras y nobles del carác­
ter, la conducta y las doctrinas características de nuestro pueblo.
Sus Epístolas morales siguen siendo apreciadísimas y aprovechables
para la educación de la voluntad y la conducta.
Mas, por desgracia, los datos conocidos respecto de los pa­
dres y demás familia de esos autores, son m uy escasos o indecisos;
y cuando no, la sensación que producen es de hallarnos en plena
afirmación de su rom anism o1. El único que por propia y reite­
rada afirmación suya se nos presenta como indígena español (cel­
tibero o ibero, dice él), es Marcial; pero a la vez, él mismo declara
repetidamente que sus poesías son sustancialmente romanas y
no de inspiración y tono español. En el caso más favorable para
ver en Marcial, como artista, un celtíbero romanizado y que con­
serva notas características de la raza a que afirm a pertenecer, la
interpretación segura de sus palabras, es m uy dudosa. Aragone­
ses cultos de ahora insisten en considerarlo como un ejemplo evi-
l Los detalles de esta argumentación las hallará el lector en el Tom o I de la
Historia d e la Civilización española (Parte Segunda, IV , 4 y 5.)
LA DOMINACIÓN ROMANA 85
dente de baturrismo en lo más realista y violento de su condi­
ción. Claro es que se trata de un juicio que puede tener una
base de intuición retrospectiva, de “ voz de la sangre” a distan­
cia de muchos siglos, pero que carece de pruebas concretas.
Respecto de Lucio Anneo Séneca —el autor cuya reivindica­
ción racial más debe interesarnos— las noticias son pocas y va­
gas en cuanto a sus ascendentes. Unos autores dicen que su pa-
pre era “ un caballero rico, quizás funcionario del fisco” v su
madre Helvia, “ inteligente, bastante culta y de alta moralidad” .
Otros, más sobrios, se contentan con escribir que “ descendía de
una familia de caballeros” ; que su padre “ afectaba seguir la cos­
tumbre de los antiguos romanos” y que su madre era “ de me­
diana cultura” . Este últim o dato parece recibir confirmación en
la carta (Consolación, n? X V II) que el mismo Séneca dedicó a
su madre y en que atribuye las deficiencias de los conocimientos
que ella poseía a “ la severidad anticuada” del padre. En todo ca­
so, se desprende bien de esos informes que Séneca pertenecía a
una familia castizamente romana (itálica, por lo menos) y no
turdetana o de otro origen indígena. Si su madre lo hubiera sido,
no hubiese él olvidado añadir esa circunstancia para excusar la
falta de cultura a que se refiere la citada Consolación. Y toda la
vida privada y pública de Séneca, desde que se instaló en Roma,
expresó bien hondamente toda su psicología romana.
Hechos idénticos o análogos (y más decisivos por lo común,
por ser de menor peso) se presentan respecto de otros escritores
que Marcial incluye en un grupo de compatriotas hispanos, y al­
gunos más; así como los referentes a políticos militares y empe­
radores romanos nacidos en España o pertenecientes a familias
hispanorromanas: Trajano, Adriano, Marco Aurelio y Teodosio.
En conjunto cabe decir que la tesis hispanista a que vengo
refiriéndome queda reducida, por lo que toca a las modalidades
características del grupo de escritores citados, a un caso (que
no es único en la Historia) de intensa cultura en los romanos y
latinos que vinieron a colonizar o gobernar, más o menos modes­
tamente, la Península; cultura que creo ser una variante nueva
86 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

con relación a la doctrina clásica, y de gran valor intelectual en


sí misma. Un hecho análogo lo veremos, más adelante, en los
árabes que vivieron o que nacieron en España durante el extenso
período de su dominación.
Tam bién podría representar la existencia de una influencia
honda, intelectual y artística, del medio indígena hispano en co­
sas y direcciones que no llegó a borrar la romanización o que los
colonos hallaron ser de atractivo y fuerza penetrante en su cas­
ticismo latino. Este supuesto, difícil de probar por falta de da­
tos, pero tal vez posible, ha perdido gran parte de su peso desde
que latinistas autorizados de nuestros días han reducido muchí­
simo la vieja acusación de los “ modernismos” de entonces crea­
dos por los escritores “españoles” , demostrando que tenían mu­
chas raíces y precedentes en Roma m ism o1. N o caben en este
Manual mayores desarrollos de estas cuestiones. Basta consig­
nar, como acabo de hacerlo, su actual posición crítica.

Corporaciones, oficios y profesiones

Solían los trabajadores manuales romanos asociarse forman­


do corporaciones, generalmente llamadas colegios, en las cuales
se agrupaban todos los de un mismo oficio o empleo. Podían fi­
gurar en ellas no sólo los hombres libres, sino también los escla­
vos. Los comerciantes se asociaban del mismo modo. En España
se sabe que hubo colegios de broncistas, carpinteros, vendedores
de pescado, albañiles, zapateros, bomberos de incendios y comer­
ciantes de aceite.
Estos colegios, que en un principio eran de libre creación, se
hicieron luego obligatorios por imposiciones legales. Tam bién
se hizo hereditaria la profesión, de modo que, verbigracia, el
hijo del carpintero no podía tener otro oficio que el de su padre,
matando así las vocaciones y aficiones.
i Ver la exposición completa de esta cuestión, en la misma Historia que cita la
nota precedente.
LA DOMINACIÓN ROMANA 87
Las clases pobres

A la vez que se producían estos cambios tan perjudiciales,


las clases pobres y la clase media de escasa fortuna, cada vez más
oprimidas, iban perdiendo su libertad. La causa de esto fué que
para poder subsistir y defenderse de los atropellos de las auto­
ridades y de los hombres poderosos, los pobres tuvieron que cul­
tivar tierras ajenas en condiciones duras o que acudir a la pro­
tección de aquéllos a cambio de obligaciones pesadas. Los que
cultivaban campos ajenos sin posibilidad de abandonarlos, se
llamaban colonos.

Las escuelas romanas

Para difundir la cultura, los romanos organizaron un sistema


de instrucción que constaba de tres grados: la escuela primaria
para niños desde seis a siete años; la escuela que podríamos lla­
mar superior, de los doce a los catorce años, y las escuelas pro­
fesionales. Estas tres clases de enseñanzas eran sostenidas por los
municipios; pero también había colegios y profesores privados.
Las gentes ricas acostumbraban a tener maestros especiales
para sus hijos, como lo habían hecho antes los griegos. Eran esos
maestros, por lo general, esclavos o individuos que lo habían
sido, y se conocían con el nombre de pedagogos, es decir, educa­
dores. Entre ellos hubo algunos escritores notabilísimos, como el
famoso fabulista griego Esopo, cuyas fábulas todavía se leen hoy,
y que imitó otro escritor romano, Fedro, hijo de padre esclavo.

Los ejercicios físicos, los circos y los anfiteatros

Como los griegos, los romanos cultivaron mucho los ejerci­


cios físicos (carreras a pie, carreras de carro, lanzamiento de dis­
cos, etc.); pero concluyeron por dar preferencia a los juegos
88 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

sangrientos. Éstos eran ejecutados por profesionales, y consistían


principalmente en luchas de hombres armados (gladiadores) y
luchas de hombres con fieras. Unos y otros revestían gran cruel­
dad y se celebraron, de ordinario, en edificios distintos de los
circos, llamados anfiteatros.
E l circo era un espacio rectangular muy largo, con graderías
en los lados mayores y curvo en los menores. En ellos se verifica­
ban los juegos gimnásticos y las carreras de carros. El anfiteatro
era de planta elíptica (ovalada) con graderías y con sótano o
foso, donde se encerraban las fieras. Como castigo, muchos cris­
tianos fueron arrojados a los anfiteatros para que los destrozasen
los leones, leopardos, osos, toros y otros animales feroces.
En España se construyeron varios circos y anfiteatros impor­
tantes, de los que quedan ruinas en Mérida, Sagunto, Calahorra,
T o le d o y Tarragona. E l circo de Mérida es el q u e se conserva
m ejor, y en punto a anfiteatros, el de Itálica. E l más monumen­
tal de los anfiteatros íué el construido en Roma y se llam ó Coliseo.
Su estructura y masa todavía puede contemplarse en gran parte.

Los teatros

Tam bién fueron los romanos muy aficionados al teatro, co­


m o los griegos. Los edificios destinados a esta diversión no eran
cerrados como los actuales, sino descubiertos, a semejanza de los
circos. Restos de ellos se conservan en Sagunto, Ronda la V ieja
(Málaga), Mérida, Tarragona y otras localidades. E l de Mérida
estaba ricamente decorado con mármoles de colores y estatuas.
L a gradería del público era de piedra o de ladrillo y argamasa.

Vida ciudadana

En las ciudades, los hombres vivían la mayor parte del día fue­
ra de su casa, en la calle. El centro de reunión era la plaza
LA DOMINACIÓN ROMANA 89
pública, llamada foro, espacio público rodeado de edificios de
importancia como la basílica, el templo o templos y los merca­
dos. En el foro se celebraban las fiestas, se administraba justicia, se
concertaban los asuntos comerciales, se reunían los electores, se
pronunciaban discursos, etc. Por la tarde, lo general era encon­
trarse en los establecimientos de baños (termas), que los romanos
usaban diariamente y cuya apertura se anunciaba a toques de
campana. Las mujeres y los esclavos dirigían y desempeñaban
los quehaceres interiores de las casas. Aquéllas podían salir a la
calle, ir a los baños, a los teatros, etc. Los críticos modernos afir­
man que nunca, n i aun hoy, se han edificado termas tan gran­
diosas como las romanas ni dotadas de más acertado sistema de
calefacción.

Las casas romanas

Las casas eran edificios de una sola planta o piso unas veces,
y otras (especialmente en Roma y en las grandes ciudades), de
varios pisos, para alquiler. Las primeras no solían tener ventanas
ni balcones, como tienen las actuales. Su fachada era un muro
seguido, sin más apertura que la puerta de entrada; o bien tenía,
a derecha e izquierda de ésta, tiendas sin comunicación con el
interior. En éste, la habitación que se encontraba primeramente
al entrar, era el atrio, pieza rectangular (análoga al patio, carac­
terística de la casa andaluza y la castellana clásica), rodeada de
pórticos y con una claraboya en el techo. En ella se recibían las
visitas y se guardaban imágenes de los antepasados. Detrás del
pórtico venían lo que podríamos llamar despacho del dueño de
la casa, llamado tablium, y los comedores; en último término, las
habitaciones privadas de la familia: alcobas, capilla de los dioses
domésticos, etc., y otro patio con columnas, llamado peristilo. A ve­
ces, inmediatamente de pasado el atrio, había otros patios laterales.
Este tipo de casa se generalizó en España a compás de la ro­
manización, principalmente en las regiones del Sur y el Este y
en los pueblos construidos al margen de las carreteras públicas.
90 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Ruinas de ellos han aparecido en Ampurias (Emporion), Itálica


y Bele (Bolonia, cerca de Tarifa). En Mérida se han encontrado
las ruinas de la casa romana que se cree más antigua en España
y que luego se convirtió en iglesia cristiana.
Del tipo de casa indígena subsistente en otras regiones, se
conservan interesantes ejemplares en las ruinas de Numan-
cia. Es característica de esas casas iberas la existencia de sótanos
revestidos de sillarejos. Algunas tenían patios con columnas (vi­
sible influencia griega o romana) y piso alto, con el que comuni­
caban por escaleras de piedra que arrancaban del patio.

Las casas de campo y los balnearios

Los romanos gustaban del campo. Los ricos solían poseer casas
de recreo, llamadas villas, en medio de sus haciendas o propieda­
des rurales, de que se encuentran descripciones en las Cartas de
P lin io y otros escritos romanos. Estas villas eran cultivadas por
los esclavos y los colonos. Existen restos de algunas en Constanti
(Tarragona), Puig (Valencia), Nava la T ejera (León), Toledo
y Cuevas (Soria). En muchas de ellas, y en otros lugares que
fueron de habitación romana, se han encontrado, más o menos
completos, mosaicos con figuras geométricas o de hojas, frutas,
animales, personas y dioses, en colores. De este género de deco­
ración, empleado en el suelo y a veces en las paredes (como se
ve en los baños descubiertos en Constanti), gustaban mucho los
romanos. U n ejemplo de la riqueza de esa ornamentación que ha
perdurado durante siglos en España, es el mosaico policro­
mo descubierto recientemente en Portugal (lugar de Arrei-
vo, feligresía de Maceira, Concejo de Leivia). Protegió la cons­
trucción y difusión del mosaico el emperador Adriano, nacido
en España. E l nombre de villa se conservó en todo el orbe ro­
mano, durante siglos, para designar explotaciones rurales y aglo­
meraciones vecinales del campo.
Tam bién difundieron los romanos en España su ya citada
LA DOMINACIÓN ROMANA 91
costumbre de los baños, para los que, a veces, construían lujosos
edificios públicos con muchas salas, piscinas, pilas con agua ca­
liente y fría, pero de que también estaban dotadas las casas par­
ticulares de personas ricas. De los primeros se han encontrado
Testos en muchas localidades españolas (Tarragona, Mérida, Itá­
lica, Solsona, región maragata, etc.). De los segundos se ha com­
probado la existencia en las villas de Cuevas y Constanti. Las
aguas medicinales, calientes o no, fueron muy usadas por los ro­
manos. Muchos de los establecimientos actuales en España repo­
san en precedentes de aquella época, de que subsisten ruinas;
verbigracia, en Lugo. A unas aguas de este género se refiere el
plato (patera) de plata encontrado en Otañes (Santander) con
inscripción latina.

Las civilizaciones indígenas y la dominación romana

Lo dicho anteriormente no supone que las civilizaciones indí­


genas, ni los pueblos a ellas correspondientes (tartesio, mastieno,
ibérico, etc.), desaparecieran por completo. La romanización, y
sobre todo la centralización del gobierno romano, las fue apa­
gando poco a poco y paralizando su poder creador; pero aun con­
servaron durante algún tiempo, y claramente visible, su propio ca­
rácter y la diferencia de sus grados, de que nos dan noticias es­
critores del siglo I de la Era cristiana, es decir, posteriores a la
fecha en que los romanos terminaron su conquista militar de Es­
paña. Todavía entonces aparecen como las regiones más civili­
zadas y ricas las llamadas antes tartcsia y mastiena, ésta sobre
todo, y ambas con caracteres diferentes del romano. Seguía en
importancia la ibérica y celtibérica del centro, respecto de la cual
las excavaciones de las ruinas de Numancia han revelado muchos
signos de cultura y vida próspera; y por último, a gran distancia
de aquéllas en las artes y demás expresiones de civilización, los te­
rritorios del Noroeste ocupados por los celtas, donde la romani­
zación fué más lenta y débil.
92 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Esa diferencia procedía de los siglos anteriores a la domina­


ción romana y debió tener su causa principal en el desigual con ­
tacto de las varias regiones españolas con los colonizadores fenicios,
griegos y cartagineses, indudables educadores de los pueblos de
la Península en las corrientes de civilización que aquéllos repre­
sentaban, y avivadores de las facultades naturales de asimilación
y de reducción a modalidades propias que caracterizan la acti­
vidad española en todas las épocas.
En efecto, el cuadro, antes resumido, de los escritores del
siglo I de nuestra Era, se corresponde con los descubrimientos
arqueológicos modernos que evidencian estos dos hechos funda­
mentales: la presencia de objetos de arte expresivos de una cul­
tura ibérica a partir del siglo V antes de Jesucristo, es decir, poco
después de la colonización griega y el comienzo de la dominación
cartaginesa, y la clara distinción de cinco regiones de cultura
bien definidas, a saber: Andalucía; Murcia, Albacete y Alicante;
costas de Valencia y Cataluña; comarca del Ebro inferior, y Cen­
tro de España; a ellas parece poder añadirse una sexta región
en Portugal. Por encima de esta división se advierte, en les pri­
meros siglos, una diferencia clara entre la cultura de los territorios
costeros y próximos al mar (ibérica), y la del interior (céltica):
diferencia que más tarde (hacia el siglo III a. de J. C.) se amenguó
en parte por la aparición de la cultura celtibérica, cuyo núcleo
parece haber sido la región de Numancia (Soria).
D e todas ellas, como ya anticipamos sobre la base de los es­
critores del siglo I, las más adelantadas fueron la de Andalucía
y la de las comarcas del SE., es decir, de Murcia, Albacete y A li­
cante; pero esta segunda se muestra muy superior a la primera
en las manifestaciones de arte y especialmente en las esculturas
(piedra y bronce), en la cerámica (decorada con figuras anima­
les, motivos vegetales más o menos estilizados y adornos geomé­
tricos) y en las construcciones urbanas, como las de las ciudades,
hoy desaparecidas, de Meca y Minateda (Albacete) y la necró­
polis o cementerio de Archena (Murcia). Ejemplos salientes de
esculturas del SE. son, además de la Dama de Elche, antes men-
LA DOMINACIÓN ROMANA 93
donada, una estatua de guerrero, también hallada en Elche; las
esfinges de Agost (Alicante); las bichas y Icones de Balazote y
Bocairente; las figuras humanas del Cerro de los Santos y los
bronces de este último sitio y de Murcia (Santuario de la Luz,
El Palomar). Los tipos mejores de la cerámica son los de Elche,
Archena y Oliva.
Respecto de la región andaluza, se destacan hasta hoy los
leones de Baena y Córdoba, la esfinge de Villacarrillo, los relieves
de Osuna y Alcalá la Real, los bronces de los santuarios de Des-
peñaperros y Castellar; la cerámica de líneas onduladas y círculos
concéntricos y una figurilla de mujer, tallada en alabastro, ha­
llada en Galera.
La región de Valencia y Cataluña, así como las del Ebro y
la del Centro, son, en general, de mérito inferior a las dos indi­
cadas antes, como lo demuestra, entre otras cosas, su cerámica
con decoración en relieve y aun la misma pintada, muy intere­
sante (de Calacei*e¿, y svs bronces (como los de Castellón) y
relieves (Caspe). Excepción, hasta hoy día única, es la cerámica
encornada en Liria, superior a las de Elche y Archena. Dentro
de las indicadas regiones, como de la andaluza y la del SE., se dis­
tinguen núcleos distintos y períodos diversos que ofrecen va­
riantes de consideración. N o es de dudar que nuevos descubri­
mientos aclararán todavía más las diferencias, las evoluciones res­
pectivas y la cronología.
En la región del Ebro se destaca, sobre todo, la comarca de
Cabeza de Alcalá de Azaila que, aparte los restos de una ciudad
importante, muestra una cerámica con ornamentación geométrica
y de figuras humanas, animales y vegetales, sólo comparable en
riqueza artística con la del SE. Se cree hoy que esta cerámica
sea ya de la época romana (siglos II y I a. de J. C.), señalando una
de las supervivencias de los tipos indígenas dentro del proceso de
romanización.
La otra supervivencia bien conocida es la de Numancia y su
comarca, cuya cerámica típica, pintada, muestra un primer pe­
ríodo de ornamentación policroma y figuras humanas muy dife­
94 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

rentes de las del SE.; cerámica que puede derivar de fines del
siglo III y que, sustituida luego por la de pinturas en negro sobre
fondo rojizo, llega hasta la destrucción de la ciudad (año 133):
hecho muy representativo del triunfo del romanismo sobre el
hispanismo, cuyas civilizaciones quedan detenidas, como ya di­
jimos, para desviar por el nuevo camino que imponía Roma. De
la misma región, y recientemente descubiertos, son un poblado y
fortaleza iberos de la provincia de Ávila, anteriores a la romani­
zación, y el de Frías, en Albarracín.
U n punto de encuentro de ambos tipos (el indígena y el ro­
mano), en que respectivamente parecen influirse, es el de la nu­
mismática de época romana que representan las monedas llamadas
autónomas, o sea de las ciudades españolas que gozaron de cierta
autonomía durante algún tiempo, dentro de la dominación roma­
na. Estas monedas, muy abundantes, ostentan relieves de figuras
humanas, animales y vegetales.
La región portuguesa, todavía no conocida plenamente, re­
vela un período de cultura diferente de la ibérica (siglos V y IV
antes de Jesucristo); pero en la parte Central y Sur muestra in­
fluencias andaluzas. Tam bién parecen advertirse otras influen­
cias ibéricas, procedentes quizá de la meseta castellana, en el
Norte de Portugal.

Organización política y social de los hispanos indígenas

Los datos precedentes nos instruyen tan sólo de una parte de


la civilización indígena cuya fuente de conocimiento es pura­
mente arqueológica. Para los otros sectores de la vida hispana
en los siglos a que pertenece el relato actual, los documentos la­
tinos y griegos constituyen la fuente que completa los hechos
llegados a nosotros respecto de la historia de España. Sustancial­
mente, son los que siguen.
La vida social de los pueblos hispanos de entonces variaba
según su grado de civilización. La mayoría de ellos vivían agru­
LA DOMINACIÓN ROMANA 95
pados en ciudades y aldeas diseminadas por el campo; como, por
ejemplo, los celtici, que ocupaban el Sur de Portugal, los galaicos
y los astures. En el territorio de los turdelanos (sudeste de An­
dalucía) abundaban las grandes aglomeraciones urbanas, o sea,
las ciudades fortificadas. El mismo tipo presentaban algunas de las
poblaciones de que se han desenterrado ruinas considerables en
regiones del Centro y el Este: como Numancia y Calaceite. Los
habitantes de aldeas y de pequeñas ciudades se refugiaban, en
caso de guerra, en torres y otras fortificaciones análogas próximas
y comunes a varias agrupaciones tribales; o en las pertenecientes
a la capital de una tribu importante o de una región.
Entre los iberos y los celtas, el matrimonio era generalmente
monógamo, aunque, en algunas tribus, no faltaban casos de poli­
gamia. Las ceremonias con que se celebraban los casamientos di­
ferían según las localidades. Las de algunas tribus de lusitanos
eran (según los autores clásicos) parecidas a las usadas por los
griegos.
El jefe de la familia fué, por lo común, el padre; pero con
respecto a los cántabros se cree que era la madre o, por lo menos,
que ésta, y las demás mujeres de cada familia gozaban de una
intervención privilegiada en el gobierno familiar. Con esto pa­
rece que en España se conocieron entonces las dos formas de ré­
gimen: el “ patriarcal” y el “ matriarcal” , que durante siglos com­
partieron la organización doméstica de los pueblos antiguos en
varios puntos del mundo.
Pero no era la familia lo más saliente de la estructura social
en aquellos tiempos, sino la gentilidad. Llamábase así al grupo
formado por varias familias emparentadas propiamente entre sí
o que reconocían un tronco común. Cada gentilidad estaba di­
rigida por una asamblea o por un jefe o patriarca, poseedor de
autoridad sobre los gentiles, incluso en materia penal. Todos los
gentiles estaban mutuamente ligados por deberes y derechos. En
materia religiosa, cada gentilidad adoraba sus dioses particulares
que, probablemente, fueron en un principio los antepasados. A l
parecer, las familias que constituían una gentilidad, habitaban
96 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

exclusivamente una aldea y poseían un nombre propio. Además


de los gentiles propiamente dicho, formaban parte de las genti­
lidades personas extrañas a las familias agrupadas o adoptadas
por éstas (clientes), y esclavos hechos en las guerras o adquiridos
por compra y otras maneras diversas.
Entre los hombres libres existía la distinción de aristócratas
y plebeyos. Eran aristócratas los más ricos y fuertes y los que des­
empeñaban cargos públicos y militares. La mayoría de los clientes
parecen haber vivido en personal clientela con los nobles.
La reunión de varias gentilidades formaba una entidad social
superior llamada tribu, de carácter principalmente político. G o­
bernábanse, unas, por un rey o principe, ya electivo, ya heredi­
tario, y por asambleas', otras, por instituciones de estructura va­
riable: de dos magistrados; de una junta de diez individuos, etc.
Las asambleas solían ser dos: una aristocrática (Senado), formada
probablemente por los cabezas de las gentilidades que integraban
la tribu, o por personas pudientes; la otra, popular (Concilio).
Los nombres con que van designadas las referidas institucio­
nes sociales y políticas son los que sirvieron a los autores latinos
para singularizarlas. Ignoramos de qué otros nombres indígenas
fueron aquéllos traducción o equivalencia; pero tanto esas deno­
minaciones sustitutivas como el concepto de los grupos y enti­
dades, no expresan más que el punto de vista de los latinos para
darlas a conocer a su pueblo o la interpretación que su ideología
extranjera les sugería. Queda, pues, en el aire la exactitud de
todas o de una gran parte de las asimilaciones.
Las formas de propiedad eran muy variables entre los espa­
ñoles de entonces. En unas tribus se ve claramente la existencia
de la propiedad individual, por ejemplo, en los lusitanos; en
otras, la colectiva o comunal, incluso en las tierras de labor, po­
niendo luego en común las cosechas obtenidas (los vacceos).
L ámína X I I I . — Arco romano de Mcrfiiuiccli
L ámina XIV. — Sarcófago de la cripta de Santa Engracia (Zaragoza).
LA DOMINACIÓN ROMANA 97

Religión y costumbres

Aparte los dioses particulares de cada gentilidad, había otros,


ya especiales de las diferentes tribus, ya comunes a varias de éstas
y cuyo culto, por tan'o, extendíase a regiones de gran amplitud.
En algunas localidades parece que se adoraba a la Luna. Los lusi­
tanos sacrificaban en sus altares animales y hombres (prisioneros
de guerra), cuyas entrañas examinaban para educir augurios según
los movimientos que en ellas observaban. Estos sacrificios y ritos
los practicaban también los romanos, principalmente con anima­
les de varias especies. Los judíos antiguos conocieron igualmente
esas supersticiones, como se ve en diferentes libros del llamado
Antiguo Testamento.
Cuenta el geógrafo Estrabón que en las tribus del Norte y
Noroeste de España los hombres vestían de negro y usaban, como
armas defensivas, corazas de lino y malla, cascos de cuero con
tres cimeras; y como ofensivas, lanzas, puñales y cuchillos. Las
mujeres gustaban de los colores vivos. La alimentación general
de estas gentes consistía en pan de harina de bellotas, manteca y
una especie de cerveza o sidra. Los celtíberos comían principal­
mente carnes; vestían con más lujo y vivían con mayor comodidad
que los habitantes del N . y N O . Los lusitanos se untaban el
cuerpo con aceite y esencias, se dejaban crecer el cabello como las
mujeres y usaban una especie de mitra cuando entraban en
batalla.
Según el citado Estrabón y otros autores antiguos, las notas
psicológicas distintivas de los españoles eran en general, como
ya hemos apuntado antes: la resistencia física, el valor heroico, la
indisciplina y la fidelidad llevada hasta el sacrificio de la propia
vida. Su arrojo y sus excelentes condiciones militares hicieron de
ellos los mercenarios preferidos en aquellos tiempos; y así los
vemos figurar en las guerras que tuvieron por teatro la isla de
Sicilia, África, Grecia y, más tarde, Italia. En los santuarios iberos
de Sierra Morena se han encontrado exvotos que representan in­
MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

fantes armados con la espada falcata y casco, así como jinetes con
escudo y dos lanzas.
Párrafo aparte exigen los vascos, que si bien parecen incluidos
en el conjunto de las noticias relativas a los pueblos iberoceltas,
y no obstante el hecho de habérselos creído, durante algún tiempo,
pertenecientes al grupo de los primeros (los iberos), es históri­
camente incierto que así sea y, en rigor, ofrecen todavía un pro­
blema de origen aún pendiente de resolución. Es cierto que, tal
como nos los describen los autores clásicos, muestran algunos ca­
racteres ibéricos en civilización general y en las costumbres; pero
también conocemos de ellos otras particularidades que difieren
m ucho de aquéllos. Lo que, en efecto, parece más resaltar en los
vascos, es su diferencia con el resto de las poblaciones peninsulares.
T a l vez sean los únicos sobrevivientes de las tribus prehistóricas
que vivieron en las cavernas pirenaicas y que tantos restos de artes
y de técnica instrumental supieron crear.
Como habrá visto el lector, las noticias que nos han trans­
m itido los historiadores y geógrafos de la época grecolatina,
aunque m uy curiosas en sí mismas, sólo se refieren a unas pocas
comarcas de la Península y dejan muchos vacíos para el conoci­
m iento de los usos y costumbres de numerosas tribus y regiones
indígenas.
C apítulo IV
E L C R IS T IA N IS M O

Predicación y difusión del cristianismo

Casi a la vez que España se convertía en una colonia romana


(es decir, en tiempo del emperador Augusto), se producía en el
mundo un acontecimiento de la más grande trascendencia para
el porvenir de la Humanidad: el nacimiento de la religión cris­
tiana. Las tribus españolas profesaban religiones distintas, pro­
pias de los pueblos antigvios y, más particularmente, de las civi­
lizaciones primitivas. L a romanización propagó aquí la de los
romanos (paganismo), que admitía numerosos dioses, aunque bajo
la relativa superioridad de uno, llamado Júpiter.
Frente a ellas, el cristianismo apareció predicando la doctrina
de un solo Dios, creador del mundo y Padre de todos los hom­
bres, ante el cual todos son iguales, cualesquiera que sean su raza
o clase social a que pertenezcan. A la vez, el cristianismo erigía
en reglas de conducta la humildad, la caridad, el perdón de las
injurias y la condenación de la violencia. No podía darse mayor
contraste con el espectáculo de una sociedad como la romana,
en que ninguna de aquellas virtudes existía y en que la organi­
zación social tuvo como una de sus bases sociales y económicas
la esclavitud, que también lo había sido en las sociedades fenicia,
griega, cartaginesa y en las indígenas españolan.
El cristianismo comenzó a ser predicado en España bien
pronto, se cree que por San Pablo y varios discípulos suyos. En
el siglo II, y más aun en el II!, existían ya en la Península comu­
nidades cristianas. Sufrieron éstas, como en todas partes, los efec-
100 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

tos de las sangrientas persecuciones con que algunos emperadores


romanos trataron de contener la rápida y pujante difusión de la
religión nueva. Pero los cristianos, poseídos de una fe vivísima
y tenaz, no se arredraban ante los martirios y la muerte; y así
perecieron no pocos de ellos en Barcelona, Valencia, Toledo, Za­
ragoza y otras poblaciones. D e estas persecuciones, la más dura y
cruenta fué la realizada en tiempo del emperador Diocleciano
(año 284 al 305). Murieron entonces heroicamente muchos cris­
tianos españoles, algunos de ellos elevados a la categoría de santos,
com o San Vicente, en Valencia; Sania Eulalia, en Mérida; San
Severo, en Barcelona; Santa Leocadia, en Toledo, y Santa En­
gracia y los innumerables mártires de Zaragoza.
Las persecuciones no terminaron hasta comienzos del siglo IV
(año 311), gracias al emperador Galerio, quien firm ó una ley me­
diante la cual se toleraba la profesión de la fe cristiana y se reco­
nocía a la Iglesia la condición de sociedad permitida por las leyes.
Esta iniciativa fué completada por el emperador Constantino,
el cual dió en 312 otra ley (Constitución) que prohibía perseguir
a los cristianos; y poco después, una tercera, que concedió al cris­
tianismo los mismos derechos que a la religión pagana, hasta
entonces oficial en Roma, y ordenó que se devolviesen a la Iglesia
y a las corporaciones cristianas los bienes que se les habían con­
fiscado.

Organización de la Iglesia Cristiana

A consecuencia de estas leyes y del crecimiento grandísimo


de los fieles, cada día más numerosos, el cristianismo fué to­
mando rápidamente el carácter de religión oficial y privilegiada,
y la Iglesia pudo organizarse más fácilmente. D entro de ella, el
jefe supremo era el obispo de Roma, quien tomó el nombre de
Papa; hecho en que puede verse una vez más el in flujo enorme
q u e entonces ejercía la capitalidad del imperio que dominaba
una gran parte del mundo conocido. Inmediatamente del Papa
venían los obispos (jefes de provincias y territorios extensos) y,
El . CRISTIANISMO 101

por último, los presbíteros, jefes de territorios menores que com­


prendían un pueblo o varios y se llamaban parroquias, 'l odos
éstos, y los auxiliares (diáconos), constituyeron el clero de la Igle­
sia cristiana. Los cristianos que no formaban parte de él, se lla­
maban legos.
£1 clero se reunía en asambleas denominadas concilios, que
unas veces comprendían sólo a los clérigos de un obispado y otras
veces a los de varios de éstos. Los concilios deliberaban sobre los
asuntos interesantes para la Iglesia y dictaban órdenes (cánones)
que fijaban los deberes, derechos y reglas de conducta de los clé­
rigos y los legos. Los concilios celebrados en España durante la
dominación romana fueron tres: el de Iliberis o Elvira (cerca
de Granada), en 306; el de Zaragoza, en 380, y el I de Toledo, en
400. El de Iliberis fue célebre por haberse decidido en él que
los sacerdotes habían de ser obligatoriamente solteros; opinión
que contribuyó considerablemente a que se adoptase esa regla
como general a todo el clero. Tam bién se prohibió en ese con­
cilio el matrimonio entre cristianos y personas que no lo fuesen.
El de Toledo tuvo la grandísima importancia de haber adoptado
para España el credo católico proclamado en el concilio de Nicea;
de donde la Iglesia tomó el nombre de Católica, que quiere decir
universal.
No sólo intervenía el clero en los asuntos de la Iglesia. El res­
peto y la confianza que su celo y su amor al prójimo infundían
a todos los cristianos, hicieron que se le concediesen facultades
para intervenir en muchos asuntos de la vida de los legos. Así
se les dió el carácter de jueces para los pleitos que los interesados
les sometiesen voluntariamente; se les nombró con frecuencia
funcionarios municipales, encargados de vigilar la conducta pú­
blica de las autoridades y de los recaudadores de contribuciones
y de defender los derechos de los vecinos, sobre todo de los pobres.
Tam bién se les facultó para autorizar los actos con que algunos
dueños piadosos concedían la libertad a sus esclavos.
102 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Cultura del clero español

En el clero español de los primeros siglos (época romana)


hubo hombres de gran valer, aparte los mártires ya mencionados.
E l principal de esos hombres notables fué Osio, obispo de Cór­
doba, cuyos consejos influyeron mucho en la conversión del em­
perador Constantino al cristianismo. Osio fué el presidente del
Concilio de Nicea, y a él se debió en gran parte la proclamación
del Credo como profesión de fe cristiana. T am bién en este pe­
ríodo dió España a la Iglesia su primer Papa, que fué San Dá­
maso (siglo IV).
El cristianismo produjo en España oradores y poetas nota­
bles. Entre estos últimos débese recordar a Juvencio y Prudencio
(del siglo IV ambos), quienes escribieron hermosas poesías en
latín ensalzando los triunfos de la nueva religión y la fe y heroís­
mo de los mártires. Prudencio nació en Calahorra o en Zaragoza.

E l cristianismo y las primeras costumbres de los cristianos

E l cristianismo, que traía al mundo ideas y necesidades nuevas,


era lógico que crease ün tipo de vida y un arte de cualidades di­
ferentes a los romanos. A l principio, como era natural, utilizaron
los cristianos la técnica o manera de hacer romana.
Las persecuciones sufridas por los cristianos hasta comienzos
del «iglo IV no consintieron que la nueva religión diera entonces
gran desarrollo y apariencia exterior a los lugares en que se cele­
braba su culto. Por esto, los fieles se reunían generalmente en
casas particulares, en los oratorios privados de los fieles ricos y
en los cementerios o panteones de éstos, base y principio de los
cementerios cristianos.
E l cristianismo no aceptó la cremación de los cadáveres, cos­
tumbre dominante entre los romanos, sino que enterraba el cuer­
EL CRISTIANISM O 103
po entero o lo depositaba en cavidades abiertas en la pared, en
forma de nichos. A esa forma de enterramiento, que también lle­
garon a conocer los romanos, se llamó columbario. El crecimiento
del número de fieles obligó a extender mucho tales cementerios,
abriendo galerías por debajo de tierra, hasta el punto de consti­
tuir a veces como una población subterránea, con calles y plazo­
letas. A estos lugares se llamó catacumbas. Las más célebres exis­
tentes fueron las de Roma, que ocupaban una grandísima exten­
sión. Es muy probable que también las hubiera en España, a
juzgar por algunas noticias que dan escritores cristianos de en­
tonces y por las capillas y enterramientos subterráneos (criptas)
que existen en algunas iglesias antiguas.
Igualmente parece comprobada la existencia de una iglesia o
capilla en casa particular, por los restos de la hallada en Mé-
rida, contigua al teatro. Tam bién en Ampurias se encontró otra.
Ambas pertenecen al tipo de basílica.

Las primeras iglesias

Cuando los cristianos pudieron ya celebrar su culto pública­


mente, empezaron a levantar templos conforme al tipo del edificio
llamado por los romanos basílica, pero añadiendo elementos
nuevos tomados de las catacumbas. La entrada de esas primitivas
iglesias tenía la forma de un pórtico. Venía luego un patio o atrio,
con pórticos a los cuatro lados; en seguida, un vestíbulo o sala,
y a continuación la iglesia, dividida generalmente en tres partes
(naves) por medio de columnas. La de la derecha la ocupaban
los hombres, la de la izquierda las mujeres y la del centro el clero.
En el fondo estaba el altar, a veces sobre la sepultura de un mártir
cristiano. El techo de las basílicas era plano y con tejado, en al­
gunos casos a dos vertientes. Las paredes se adornaban con pin­
turas v mosaicos.
Existió otro tipo más modesto, que es el de iglesia de una sola
nave con o sin bóveda, de que es muestra la hallada en Ampurias.
MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Quizá también lo fueron ciertas criptas o capillas bajas existentes


en algunos templos antiguos de Asturias.

Las sepulturas y los símbolos cristianos

Las sepulturas cristianas solían cerrarse con una lápida de


piedra o mármol, donde se labraba una inscripción sencilla. En
los muros tenían pinturas o relieves. Los pintores cristianos im i­
taron a los romanos; pero introdujeron figuras nuevas que repre­
sentaban elementos de la religión (símbolos). Las más frecuentes
de esas figuras son la de Cristo en forma de un pastor que lleva un
cordero (el Buen Pastor), o el cordero sólo; la paloma, que sig­
nifica el alma; el pez, que representa el nom bre de Cristo con
las letras invertidas o cambiando su orden (anagrama).
L a figura del pez se grababa en las lam pan tas (lucernarias)
sepulcrales, ordinariamente de barro, que, a im itación de los pa­
ganos, usaron los cristianos; y en otros objetos.
E l distintivo que los fieles acostumbraban a llevar era un pe-
cecito de barro, m arfil u otra materia, a manera de escapulario.
Tam bién usaban medallas con alegorías o figuras de santos.
L a decoración fué aumentando y enriqueciéndose con el tiem­
po. Los sepulcros individuales de fines de la época romana lle­
garon a ser ricos en decoración esculpida de forma geométrica
(estrías onduladas) o de carácter simbólico, y de figuras que re­
presentan personajes de la Biblia. En España se han encontrado
unos 40: en Ampurias (éste, con la figura del Buen Pastor), T a ­
rragona, Layos (Toledo), Berja (Almería), Zaragoza, Gerona,
H ellín (Albacete), Valencia, Husillos (Palencia), Ecija, Puebla
N ueva (Toledo) y otros lugares. Su abundancia y dispersión es
una prueba más de lo extendido que se hallaba el cristianismo
entre los españoles.
C apítulo V

L A D O M IN A C IÓ N V ISIG O D A

Las invasiones germanas

En el último siglo del imperio decayeron la cultura, la pros­


peridad y la grandeza de la vida romana. La invasión de los pue­
blos llamados germanos (habitantes de las regiones escandinavas
y de lo que luego fué Alemania) en los territorios del Imperio
romano, acabó de deprimir aquellas tres ventajas; especialmente,
porque las guerras que sobrevinieron y, al final, la destrucción
del Gobierno de Roma, hicieron imposible o, en el mejor de los
casos, muy difícil, la continuación de las instituciones; echaron
abajo muchas organizaciones de las que sostenían el orden social, e
impidieron que los hombres siguieran dedicándose a tareas cien­
tíficas, literarias y de arte, a la vez que les privaban de comodi­
dades de vida antes gozadas.
Un historiador español contemporáneo de la primera invasión
de los germanos (la de los suevos, vándalos y alanos), describe del
siguiente modo las perturbaciones que causó: “ Los bárbaros que
habían penetrado en España lo llevaron todo a sangre y fuego.
La peste, por su parte, no hacía menores estragos. El hambre
llegó a tales extremos, que se vió a los hombres alimentarse con
carne humana, sirviendo a las mismas madres de alimento el
cuerpo de sus hijos, muertos y preparados por ellas. Las fieras,
acostumbradas a cebarse en los cadáveres hacinados por el ham­
bre; la guerra y las enfermedades, que hacían estrago aun en los
hombres más vigorosos, iban acabando con el género humano” .
A esta primera invasión (año 409) siguió la de los visigodos
106 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

(año 414); menos cruel que Jas anteriores. Habían éstos vivido
durante muchos años (desde el 270) en las provincias del Esie
del Imperio, en íntimo contacto con la civilización romana, que
influyó mucho sobre ellos. Su conversión al cristianismo a prin­
cipios del siglo IV, dulcificó aun más sus costumbres; y en d
mismo sentido actuó un obispo llamado Ulfilas, quien tradujo la
Biblia a lengua goda, como medio de educación. Los visigodos,
en un principio cristianos católicos, se convirtieron al arrianis-
mo a fines del siglo IV, por ser esta la condición que les impuso
el emperador de Constantinopla para consentir que ocuparan
tierras del Imperio al Sur del río Danubio. Y a veremos la in­
fluencia que esto tuvo después en España. T odavía aumentaron
los visigodos su romanización al trasladarse a las Galias y esta­
blecerse al Sur de ellas de manera definitiva como aliados del
emperador de Roma. Mientras tanto, otros pueblos germanos
iban ocupando diversas comarcas del Imperio romano y entraban
en Italia amenazando directamente la capital misma, de la que al
fin se apoderaron.
Con todo esto, las guerras se habían hecho continuas; y eran
por sí solas motivo de perturbación y de dureza de costumbres y
causa de despojos de bienes e inseguridad para las personas. Así
ocurrió, entre otros casos, cuando a mediados del siglo V , pe­
leando por la posesión de España un rey de los visigodos (Teo-
dorico) y otro de los suevos (Requiario), aquéllos, vencedores en
la contienda, se condujeron cruelmente con los habitantes de
raza romana, reduciendo a esclavitud a muchos de ellos, sin ex­
cluir a los sacerdotes, saqueando las iglesias, destruyendo los al­
tares y cometiendo otros horrores.

Conquista de España. Eurico

Los visigodos establecieron el centro de su reinado en la re­


gión de las Galias llamada Aquitania, y su capital en Tolosa, y
fueron desde allí conquistando tierras de España en sucesivas ex­
LA DOMINACIÓN VürfGODA 107
pediciones (años 414, 416-18, 45G y otros). Su primera entrada
la hicieron por el NE. (Cataluña). En la segunda mitad del siglo V
poseían ya toda la parte oriental (ios antiguos territorios de los
íberos), el SE. y algunas comarcas de la Bética. El resto de España
estaba en poder de los suevos.
El rey visigodo que completó esas conquistas se llamaba Euri-
$o (467-485), y no sólo era un guerrero, sino también hombre de
cultura y de talento y habilidad en el gobierno. En sus manos,
la monarquía visigoda fue la más influyente y poderosa de la
Europa occidental. A su corte acudían embajadores de otros rei­
mos, incluso los del Im perio de Bizancio, solicitando alianza; así
tomo enviados de los otros pueblos germánicos establecidos tam­
bién en varías de las antiguas posesiones romanas. Tales eran los
fraucos, los sajones, los hérulos, los borgoñones y los ostrogodos,
fjue habían ocupado las provincias de la región que luego fué
Francia y las de Italia.
En 475 se fortalece su situación política mediante el recono­
cimiento de la independencia del reino visigodo de las Calías,
hecha por el emperador Nepos, quien le cedió además la región
llamada Auvernia. U n año después fué destronado el último em­
perador romano de Occidente. No quedó en pie de aquel grande
Estado, dominador del mundo europeo y parte del asiático y del
africano, más que los territorios del Este, con los que se había
formado (para disminuir las luchas por el trono), comienzos
del siglo V i, un nuevo Im perio independiente del de Roma, lla­
mado de Oriente y con capitalidad en Bizancio o Constantinopla,
ciudad fundada por Constantino en 326.
A la iniciativa de Euricc se debió que los visigodos pusiesen
por escrito las costumbres de derecho referentes al gobierno, a
la familia, a la propiedad, etc., por las que se habían regido hasta
entonces, agrupándolas metódicamente en la forma que se llama
Código, juntamente con leyes de origen romano. Este Código,
conocido con el nombre del rey citado y también con el de Statuta
fegum, fué el primero que tuvo la población visigoda gobernada
por Eurico y sus sucesores, y a ella se aplicó exclusivamente. Los
AJLTAMiRA; MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA
LA DOMINACIÓN VISIGODA 109
galorromanos y los hispanorromanos seguían rigiéndose por las
leyes de los emperadores de Roma reunidas en otro Código (Ley
romana de los visigodos) en tiempo del rey Aiarico II (año 506).
Partidario Eurico de la unión social y política con los habitantes
romanos y romanizados de los países que dominaba, dió puestos
importantes en el gobierno y en la corte a ios más eminentes
de aquéllos.

E l reino visigodo de España

El reino visigodo de las Galias fué conquistado poco después


por los francos (pueblo germano como aquél), quienes habían
formado una monarquía al Norte de las Galias, y que llegaron
fcn el primer tercio del siglo V I a invadir las comarcas del Norte
rie España (Cantabria, Vasconia y la región de Zaragoza), de
donde fueron rechazados. Com o resultado de aquella conquista,
les quedaron a los visigodos muy pocas tierras en las Galias y
hubieron de trasladar a España el centro de su reino. Hasta me­
diados del siglo V I no tuvieron aquí la capitalidad fija. Por en­
tonces, la fijaron en T oledo, que así comenzó a ser una de las
ciudades principales en la historia de España y en la que han
ido dejando huellas de carácter artístico todos ios pueblos y mo­
narquías que se sucedieron en su dominio. De la dominación
Visigoda en Toledo han quedado restos, no siempre muy seguros,
en la iglesia del Cristo de la Luz y las murallas; en las cruces
y coronas halladas cerca de aquella ciudad (en Guarrazar) y en
algunos capiteles.
La fijación de la capitalidad en Toledo fué hecha por el rey
Atanagildo, quien, para ocupar el trono, arrojando de él al mo­
narca que lo ocupaba, llamado Agila, pidió tropas de auxilio al
bntonces emperador de Constantinopla, Justiniano (554). En este
hecho tuvo origen la dominación bizantina de la parte sur de la
Península; una de las causas de la influencia de la civilización
del Imperio de Oriente sobre el mundo visigodo. Precisamente la
época de Justiniano fué una de las más brillantes, si no la más,.
110 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

de aquella civilización; no sólo en la parte juiídica (de que más


adelante ha de hablarse), sino también en la artística y en la in­
dustrial. A ella pertenecen la gran iglesia de Santa Sofía (en
Constantinopla) y las magníficas basílicas de Ravena. Constan-
tinopla fué el principal centro del comercio mediterráneo en­
tonces, y arrebató a China el monopolio de la fabricación de los
tejidos de seda.
Atanagildo continuó la política de Eurico, atrayéndose a los
católicos españoles. Con él comienza el período más brillante de
la m onarquía visigoda en España. Su hermano y sucesor Leovi-
gildo (582-586), consolida y extiende la dominación de su pue­
blo en la Península, apoderándose del reino de los suevos y des­
truyéndolo; sometiendo varias comarcas del Centro y del Oeste
que vivían de hecho en independencia, y sujetando a los vascos
sublevados. Para vigilar a éstos hizo construir una fortaleza
avanzada que llamó Victoriano, origen de la moderna Vitoria.
Tam bién por el lado de la Alcarria estableció otro fuerte que
llamó Recópolis, y del que no queda apenas vestigio. Leovigildo
se rodeó de toda la pompa exterior que pudiese enaltecer su pres­
tigio como rey, y para ello adoptó el ceremonial de los empera­
dores de Constantinopla. Acuñó también moneda de oro con­
memorativa de su elección. D e esta clase de monedas hay todavía
inéditas algunas, que deben hallarse en el Museo Provincial de
Alicante.

L a lucha religiosa de Hermenegildo y Leovigildo

En su tiempo se produjo la más importante de las luchas re­


ligiosas de que fué teatro el reino visigodo. Uno de los hijos de
Leovigildo, llamado Hermenegildo, de religión arriana como
toda su fam ilia, se casó, con pleno consentimiento del monarca
(quien n o era, sin embargo, afecto a los católicos y les había
molestado varias veces), con la princesa católica Ingunza, de
nación franca. Poco después, Hermenegildo se convirtió al cato-
LA DOMINACIÓN VISIGODA 111

lirismo por la influencia y consejos de su mujer y los dei obispo


de Sevilla, San Leandro, uno de los más eminentes sacerdotes de
aquella época. Este hecho promovió un levantamiento general
de los católicos de Andalucía, quienes aclamaron como jefe a Her­
menegildo y le pusieron así en pugna abierta con su padre.
Leovigildo siguió al principio una conducta benévola con su
hijo, tratando de atraérselo, así como a los sublevados; pero,
aumentando en fuerza la rebelión y extendida cada vez a más
territorios, el rey decidió atacar directamente a Hermenegildo y
sus secuaces. Sitiado aquél en Córdoba, se indio al padre, quien
lo acogió benignamente en un principio, limitándose a despo­
jarle de los cargos ae gobierno que ocupaba y a desterrarle a Va­
lencia. Poco después, y sin que conozcamos hoy el motivo de este
cambio, Hermenegildo fué trasladado a Tarragona bajo la guar­
dia del duque Sisberto, quien le encerró en un calabozo y le
instó repetidas veces a que abjurase del catolicismo, volviendo
a la religión arriana. Hermenegildo, leal a su fe, se negó a la ab­
juración y fué asesinado, según se cree, por el mismo duque
(585). N o sabemos tampoco si éste obró o no medirme instruc­
ciones del rey, ni qué hizo éste cuando supo la muerte de su hijo.
Los historiadores que han estudiado mejor los documentos de
esta época, se inclinan a considerar a Leovigildo inocente de la
muerte de Hermenegildo. La Iglesia católica reputó a éste por
mártir de la religión y le elevó a la categoría de santo. La guerra
religiosa había durado seis años.

Recaredo y la aproximación de las dos razas

El otro hijo de Leovigildo, Recaredo, quien le sucedió en el


trono, completó la política de fusión con los españoles romani­
zados, tomando otro rum bo que el seguido por su padre. La
señal exterior de ese cambio fué la conversión al catolicismo del
rey y su corte (587), con lo que se acercó a los españoles católicos
como lo habían hecho antes los suevos dominados por Leovigildo.
112 MANUAL DF. HISTORIA DE ESPAÑA

Este hecho produjo, sin embargo, luchas entre la mayoría ca­


tólica del país y los visigodos que no habían querido convertirse
y seguían, por tanto, siendo arríanos; los cuales, para suscitar di­
ficultades a Recaredo, se apoyaron unas veces en los francos,
siempre dispuestos a disminuir el poder de los reyes visigodos,
y otras veces en nobles sublevados contra el monarca, y pertur­
baron así, durante algún tiempo, la paz interior.
Parece muy probable que Recaredo sea también el promotor
de la reforma de varias leyes visigodas en el sentido de mejorar
las relaciones entre la raza dominadora y la dominada (sobre todo
en lo tocante a la propiedad de la tierra) y de conceder ciertos pri­
vilegios al clero católico; aparte lo cual, promulgó una nueva redac­
ción del Código de Eurico, a la que dió valor de ley general.
Este movimiento de aproximación lo ampliaron otros dos re­
yes, Chindasvinto (642-653) y su hijo Recesvinto (653-672),
quienes promovieron la refundición de las leyes distintas de vi­
sigodos e hispanorromanos en un solo Código, haciendo desapa­
recer a la vez algunas que, al aplicarse rigurosamente, dificulta­
ban las relaciones cordiales entre ambas razas. T a l como se
escribió ese Código (en lengua latina) en tiempo de Recesvinto,
ha llegado a nosotros. Se le llamó Libro de los Juicios. Fué to­
davía enmendado en años posteriores. Su última redacción se pro­
m ulgó hacia 654, y aun se le agregaron otras leyes.

E l rey Wamba

E l últim o gran rey visigodo fué Wamba (672-680), cuyo rei­


nado se pasó en guerra continuas, la mayoría causadas por suble­
vaciones de nobles visigodos. En su tiempo intentó entrar en
España un pueblo de origen asiático, el pueblo árabe, que domi­
naba el norte de África. Fué entonces rechazado por las tropas
de W am ba; pero algunos años después había de renovar su tenta­
tiva con buen éxito. Wamba, conocedor de los defectos de que
padecía la monarquía y de los graves peligros que a cada paso
L á mi n a X V I . — Ermita de (¿uinlanilla de las Viñas. Arco toral.
I A DOMINACIÓN VISIGODA m
promovían las sublevaciones, procuró h.ui i líente a unos y a mías
en el orden militar Para ello reorganizó el ejercito c impuso,
najo severas penas, la obligación general de acudir a la guerra
cuando el rey convocaba. Rehizo también Wamba las murallas
de la ciudad de Toledo, empleando, según se cree, materiales lo­
mados del circo romano de esta ciudad.

La decadencia visigoda y sus causas

Pero ni el esplendor de los reinados anteriores ni la gran


energía de Wamba lograron mantener por mucho tiempo la mo­
narquía. La decadencia fué rápida y breve. Contribuyeron a ella
muchas causas; la principal de ellas, el continuo estado de rebelión
de los nobles.
La sucesión al trono era electiva, por costumbre visigoda, lo
cual daba a todos los nobles distinguidos y poderosos la posibili­
dad de ser elegidos reyes. De aquí luchas continuas para alcanzar
la elección. El carácter violento de los visigodos y la agudeza de
sus ambiciones hicieron que, muy frecuentemente, sin aguardar
a la elección, los ambiciosos se sublevasen para apoderarse de la
corona o asesinaran al poseedor de ella. La ferocidad de las pa­
siones de este género produjo el caso repetido de que esos ase­
sinatos ocurriesen entre hermanos. Por otra parte, todo rey que
lograba imponerse por su carácter o por sus victorias militares,
procuraba eludir la elección con respecto a sus hijos, o hacía pre­
sión para que recayera en éstos: trataba, en suma, de convertir
en hereditaria la corona, cosa que no lograron nunca en las leyes,
aunque algunos monarcas se vieron apoyados por la parte más
culta del clero, convencida de los grandes peligros que a cada
paso desataba el sistema de elección.
A estas luchas continuas se añadían las ya referidas entre
católicos y arríanos y la no terminada fusión de las dos razas visi­
goda e hispanorromana, no obstante lo mucho que en ese camino
se avanzó desde fines del siglo VI.
114 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Con todo esto, sólo mediaron treinta años desde el destrona­


m iento de W amba hasta que los árabes, en una nueva acometida,
venciesen al último rey (Rodrigo) y destruyesen la monarquía
visigoda.

Los concilios de Toledo

El período de esplendor político que ya hemos señalado (de


562 a 681), fué también el de la civilización visigoda. D e ella
constituyó elemento principal el clero católico, como ya sabemos.
Aparte las obras religiosas, científicas y literarias escritas por
miembros de él, se expresó su cultura en las leyes que inspiraron y
que constan en los códigos entes dichos. Esas leyes se confeccio­
naban en reuniones o asambleas llamadas Concilios que, por ce­
lebrarse casi siempre en la ciudad de Toledo, son también conoci­
dos con el nombre de Concilios de Toledo.
Los dos primeros, anteriores a la conversión de Recaredo,
fueron notables en el orden puramente religioso, y sus decisiones
influyeron en la disciplina de la Iglesia que estaba entonces for­
mándose. El III fué el de la conversión. En el IV , que presidió
San Isidoro (653), se establecieron las reglas para la elección del
rey, procurando rodearla de algunas garantías, ya que no era
posible cambiarla por el sistema hereditario. En el mismo asunto
insistieron el V , el V I y el V II, y singularmente en proteger a
la persona del monarca y a su familia y robustecer la autoridad
real: medidas necesarias ante la rebeldía y las faltas de respeto
continuas de los nobles y, especialmente, de los pretendientes a la
corona. En el texto de esas leyes se formularon algunos de los
principios más importantes que en materia de gobierno conoció
la humanidad de aquellos tiempos; los cuales continuaron siendo
norma ideal de la monarquía española durante algunos siglos.
Los Concilios de T oledo estaban formados por personas del
clero y de la nobleza, con lo cual se diferenciaron de los pura­
m ente religiosos en que sólo entraban sacerdotes; pero hasta 2l
V III no aparecen en sus actas las firmas de nobles, lo cual parece
LA DOMINACIÓN VISIGODA 115

indicar que el principal elemento de aquellas reuniones era el


clero, por lo menos hasta fines del siglo VII.
El rey consultaba al Concilio sobre los asuntos que creía ne­
cesario; y el Concilio, a su vez, hacía conocer al monarca aspi­
raciones o consejos emanados de sus dos elementos. El resul­
tado de esta colaboración fue que los Concilios se convirtieran,
de hecho, en el órgano consultivo de la monarquía visigoda en
materia legislativa. Sería, no obstante, equivocado creer que los
reyes quedaron sometidos a los Concilios en cuanto a su poder de
legislar, y menos aun de ejecutar actos de gobierno, aunque acep­
tasen las más de las veces, por pura fórmula, los principios y má­
ximas procedentes del clero. En rigor, los reyes procedieron según
sus conveniencias casi siempre, y a veces en contradicción palmaria
con lo que en los Concilios habían ordenado; como se vió en va­
rios casos de usurpaciones de la corona y en las persecuciones de
los judíos censuradas por los grandes prelados.

Escritores de la época visigoda

El más grande de los escritores de la época visigoda fue San


Isidoro, arzobispo de Sevilla, hermano de San Leandro, quien
influyó mucho en la conversión del príncipe Hermenegildo y en
la de Recaredo. Era San Isidoro de origen bizantino, hijo del go­
bernador de Cartagena, y nació a mitad del siglo VI. Su gran saber
y piedad le llevaron al cargo que hemos dicho, al morir San
Leandro en 596. Con igual celo que éste se dedicó aquél a la
propagación de la fe católica y destrucción del arrianismo, así
como al estudio de la ciencia y la literatura. Escribió varias obras
de historia y de otros géneros, entre las que descuella, por ser una
especie de enciclopedia o resumen del saber griego y latino, la
titulada Orígenes o Etimologías, que sirvió de base para los es­
tudios durante mucho tiempo; y no sólo en España, sino también
en otros países. A l m orir en 633, ordenó San Isidro que todos sus
bienes particulares fuesen distribuidos entre los pobres. Otro cié-
116 MANUAL DE HISTORIA DK ESPAÑA

rigo notable por su cultura fue Paulo Orosio (siglo V), natural de
Tarragona y autor de la primera Historia universal o de todos los
pueblos conocidos entonces, escrita con sentido apologético del
cristianismo. Esa Historia fué, durante siglos, el manual más di­
fundido en toda Europa. A l lado de ambos merecen figurar mu­
chos otros autores de libros sobre religión, moral e historia, y
también de poesías de materia religiosa. Los principales de esos
escritores son Idacio (historiador, como Orosio); San Leandro,
natural de la región de Cartagena y arzobispo de Sevilla, poeta y
moralista; Juan de Biclara, de origen visigótico e historiador del
reinado de Leovigildo; San Braulio, obispo de Zaragoza, poeta
místico y biógrafo de santos y mártires; San Ildefonso, visigodo,
arzobispo de Sevilla, y San Julián, arzobispo de T o le d o y autor
de libros de m uy diferentes clases, entre ellos una historia de
parte del reinado de Wamba.
D e personajes godos no clérigos notables por su cultura, sólo
conocemos a los reyes Chindasvinto, Recesvinto y Sisebuto, al du­
que Claudio y a los condes Bulgarano y Lorenzo, escritores algunos
de ellos o amantes de las Letras y poseedores de bibliotecas im­
portantes.
E l clero católico visigodo cultivó los idiomas hebreo, caldeo
y griego; pero todas las obras de entonces que conocemos están
escritas en latín. D e él, y principalmente de San Isidoro, proceden,
como ya se ha indicado antes, las más elevadas doctrinas jurídicas
y morales que se encuentran en el Libro de los Juicios; por ejem­
plo, la que subordina el poder real a los principios del Derecho
y se condensa en la frase que, arreglada al castellano, dice: “ Rey
serás si obras en justicia; y si no obras en justicia, no serás rey.“
Igual origen tiene la doctrina de la tolerancia y de la no violencia
para procurar la conversión; doctrina que, con respecto a los ju ­
díos, expusieron un Concilio (el IV de Toledo) y el mismo San Isi­
doro. L a importancia del movimiento científico y literario entonces
producido, se evidenció bien en las influencias de la escuela visigo­
da en otros países de Europa, especialmente Francia, después del
siglo V II; y más tarde, en la doctrina jurídica medieval.
LA DOMINACIÓN VISIGODA 117

Los judíos

Habitaban en España y en el sur de las Galias, desde tiempos


antiguos, muchos judíos. Distinguíanse por su laboriosidad en
trabajos manuales y en el comercio, y también algunos por su
cultura en materia de religión y otras. En general, vivieron res­
petados, gradas a la doctrina de la Iglesia española, defendida
por San Isidoro y los más ilustres prelados católicos, que aconsejaba
convertirlos solamente mediante la predicación y la persuasión
y que de ningún modo se les obligase por la fuerza a cambiar de
religión. Algunos reyes (Sisebuto, Chintila, Recesvinto y Egica)
procedieron en contra de esta doctrina, aunque no siempre por
motivos religiosos, sino, a veces, políticos, y fueron censurados o
contenidos en sus violencias por los obispos y por los Concilios
IV, V I y VII de Toledo. A l terminar la monarquía visigoda siguic
habiendo en la Península una población judía importante, inde­
pendientemente de los que en diferentes ocasiones se habían con­
vertido.

Arte visigodo

Sabemos ya que las artes visigodas tuvieron por base las de


los romanos, tan abundantemente representadas en España, más
la influencia bizantina. Pero, a juzgar por los escasos restos de
arquitectura y arte decorativo que har llegado a nosotros, los
artistas visigodos, aunque a menudo se valieron, según parece,
de materiales romanos y con frecuencia imitaron también a los
bizantinos, supieron imprim ir a sus obras ciertas modalidades
que inician como un estilo propio; el cual no tuvo, probable­
mente, tiempo de cum plir su total desarrollo. Desde luego, fué
entonces cuando se perfeccionó el tipo de iglesias (basílicas),
acentuando los caracteres que distinguen el arte cristiano del pa­
gano y que habían comenzado a manifestarse a partir del siglo IV.
118 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Entre los restos de arquitectura visigoda que hoy conocemos,


se hallan la iglesia de San Juan, de Baños, erigida por Recesvinto
en 661; algo de la del Cristo de la Luz, en Toledo, como ya se
dijo; la de San Román de la H ornija (muy desfigurada por refor­
mas posteriores) y las de Santa Comba de Bande (Orense), San
Pedro de la Nave (Zamora), Elche, San Félix de Játiva, Palencia
(cripta del siglo V II), Bamba y tal vez Santa María, de Palm a de
Mallorca. Algunas conservan todavía su planta de basílica. En
otra clase de construcciones, la puerta llamada de Sevilla, en
Córdoba, y uno de los muros de la actual catedral (que procede
de una basílica visigoda), así como otros restos arquitectónicos
recientemente aparecidos en el Patio de los Naranjos; varios vesti­
gios y ruinas de obras en Cabeza del Griego, Evora (del tiempo
del rey Sisebuto), Mérida, Alcaudete y Toledo (de W amba);
partes importantes de casas (en Nueva Carteia y en H errera del
Pisuerga) y cementerios (Carpió del T a jo y Nueva Carteia). En
este últim o (provincia de Córdoba) se ha encontrado un esque­
leto. T am b ién nos han dejado lápidas y ladrillos con relieves e
inscripciones, capiteles, sepulcros, tinajas, una fíbula en forma
de águila (de Calatayud), broches de cinturón hechos de dos
piezas y de influencia ostrogoda, mosaicos, cruces de bronce, mo­
nedas y, sobre todo, unas magníficas coronas y cruces de oro con
piedras preciosas y de tipo muy bizantino. De éstas algunas se
conservaron en la Arm ería Real de Madrid. La corona de Reces­
vinto y otras joyas, pertenecen a uno de los museos de París. Los
escritores visigodos hablan de otras muchas obras de arte de la
época, qu e luego han desaparecido o fueron destruidas. Histo­
riadores modernos de las Artes sugieren la idea de que la música
visigoda pudo tener importancia para la formación de la espa­
ñola de la Reconquista; y conceden valor a ciertas modalidades
de sus artes plásticas. En materia jurídica, ya veremos más ade­
lante la considerable aportación visigoda en los siglos posteriores
al V IL
I.A DOMINACIÓN VISIGODA 119

Costumbres y trajes de los visigodos

Las costumbres romanas sufrieron algunas modificaciones por


influencia de los visigodos. Éstos preferían la vida rural y pro­
dujeron una corriente que llevaba la población hacia el campo,
en vez de concentrarla en las ciudades. Puede decirse que el tipo
de la villa romana recibe un gran impulso de parte de los visi­
godos, singularmente de la nobleza, muchos de cuyos individuos
vivieron en sus haciendas o propiedades agrícolas rodeados de
numerosos colonos, siervos y protegidos, quienes formaban como
una corte y, a la vez, un pequeño ejército. La ocupación principal
de los visigodos fué la guerra. Los soldados vestían arnés y casco
de cuero, cota y escudo de metal, y llevaban muy largo el cabello,
i diferencia de los hispanorromanos. Semejante costumbre vino a
ser un signo de raza; de tal manera, que el hecho de cortarse el
pelo inhabilitaba para ejercer cargos públicos, especialmente el
de rey, que había de recaer siempre en un visigodo. En la vida de
Wamba se cuenta que quien le destronó le hizo cortar previa­
mente la melena, aprovechándose de que el monarca estaba dor­
mido por un narcótico.
Las armas de los soldados visigodos consistían en Hechas, lanza,
espada y puñal. Los toques militares los hacían sonando cuernos
o bocinas. Vestían una especie de sayo de lana o piel y un gran
calzón forrado. Los nobles y las gentes ciudadanas fueron aban­
donando el traje nacional, amoldándolo al tipo romano.
La seguridad personal era muy escasa, y los homicidios fre­
cuentes, a pesar de que los reyes trataron de reprimir los des­
órdenes y los vicios más comunes.
En materia de diversiones, cesaron los juegos y luchas de los
circos. En cambio, según se desprende de alguna noticia contem­
poránea, fueron frecuentes las corridas de toros.
C a pítu lo VI

L A D O M IN A C IÓ N M U SU LM A N A .
E L E M IR A T O (711 a 912)

Los nuevos invasores

Los musulmanes que a comienzos del siglo V III destruyeron


la monarquía visigoda, después de haber derrotado al ejército de
Don Rodrigo en la batalla de Guadaiete o de la laguna de la
Janda (julio de 711), han sido llamados también árabes. Pero
este nombre no corresponde en rigor más que a una parte de los
musulmanes; es decir, a los nacidos en la Arabia. En España llegó
a preponderar otro, el de moros, que designa propiamente a los
habitantes del Mogreb o Marruecos, quienes formaron la mayo­
ría de las tropas venidas a España. Tam bién fueron moros los
que, siglos después, repitieron las invasiones del V III, como ya
veremos (los almorávides y los almohades).
Pertenecía entonces el Mogreb a la monarquía asiática mu­
sulmana llamada Califato. Esa monarquía tuvo su origen en una
revolución política y religiosa de algunas tribus árabes, habitan­
tes de la península llamada arábiga.
Con anterioridad al siglo V II, vivían los árabes divididos en
tribus, sedentarias unas, nómadas otras, cada una con su jefe espe­
cial llamado jeque, independientes entre sí como las antiguas tri­
bus españolas, y en luchas continuas por celos y rivalidades. El
único lazo social que el árabe reconocía y respetaba era el de su
tribu: por ella y por los que a ella pertenecían, estaba dispuesto
a todo; pero con los demás nada tenía que ver.
De esta disgregación les sacó un hombre llamado Mahoma,
122 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

que era, a la vez, un fanático en religión y un ambicioso de poder


político. Sucedía esto a principios del siglo VII. Los árabes profe­
saban creencias religiosas, la mayoría de las cuales reconocían di­
ferentes dioses o ídolos que se veneraban en la M eca, ciudad
situada en la vertiente arábiga del Mar Rojo. T am bién había
entre ellos algunas tribus cristianas y judías. Mahoma empezó
a predicar una religión nueva, cuyas ideas estaban tomadas del
cristianismo y del judaismo, y que proclamaba la existencia de
un solo dios (Alah), la resurrección de los muertos, el juicio final
en virtud del que irían los buenos al cielo (Paraíso) y los malos
al infierno, y otras creencias. Prescribía a sus fieles la obligación
de rezar cinco veces al día, de ayunar un mes al año, de hacer
limosnas y de visitar, una vez al menos en la vida, el templo de
la Meca, que se consagró a la nueva religión (peregrinación a la
Meca). Todos estos preceptos se consignaron en un lib ro llamado
Alcorán.
L a rapidez con que estas predicaciones se difundieron en Ara­
bia, vino pronto a constituir un lazo religioso entre las tribus.
El espíritu guerrero de éstas lo propagó a otros pueblos de Asia
y de África conquistados por los sucesores de Mahoma, quienes
fundaron un gran imperio cuya primera capital, después de Me­
dina, fué Damasco, y luego Bagdad. Este imperio representó, por
entonces, el más grande poder militar del mundo. El doble lazo
com ún que produjo en los diversos pueblos dominados, trajo por
natural consecuencia un nombre también común a todas las gen­
tes subyugadas por los árabes. Ese nombre fué el de muslimes.
Los cristianos les dieron indistintamente los apelativos de maho­
metanos, musulmanes y también sarracenos. Su jefe ostentó los
títulos de Em ir y Califa.
E l imperio musulmán, en la época de su mayor expansión y
fuerza política, comprendió extensos territorios en Asia, África
y Europa. D e este últim o continente ocupó una parte de la Italia
del Sur, las islas Baleares, Sicilia, Cerdeña y toda la Península
española; y así duró hasta que en el siglo X comenzó a disgre­
garse, a la vez que los pueblos cristianos de España y de Italia
LA DOMINACIÓN MUSULMANA. F.L EMIRATO (7 1 1 A 9 1 2 ) 123

iban reduciendo los límites septentrionales de la dominación mu­


sulmana en sus respectivos territorios. Aunque el hecho de sepa­
rarse de la metrópoli de Damasco el emirato de España, debilitase
la potencia política del imperio desde el punto de vista etno­
lógico y de civilización, ese hecho fue de secundaria importancia,
puesto que España siguió siendo un dominio musulmán y, por
ello, una expansión europea de este carácter, y continuó ejer­
ciendo la consiguiente influencia de origen oriental como, desde
Sicilia e Italia, la ejercían los otros musulmanes.
Unos cincuenta años después de esa escisión política de los
mahometanos españoles, se formó en las Galias, al N. de los Piri­
neos, un imperio cristiano, el de Carlomagno, que vino a con­
trapesar en tierras europeas la fuerza que el musulmán poseía en
Asia y África; si bien, como ya veremos, tuvo escasa influencia
en la obra de limitar o rechazar la expansión de éste en el S. de
Europa.

La conquista de España por los musulmanes

Llegaron los musulmanes del Mogreb a España en el siglo


V III, como auxiliares de uno de los partidos que entonces se dis­
putaban la corona visigoda. Era ese partido el de los hijos de
W itiza, rey destronado por Rodrigo. Los witizanos pidieron ayuda
al gobernador árabe de Mogreb para derribar al rey. Pero, como
ya había ocurrido otras veces en la misma historia de España
y se había de repetir siglos después en varias formas, los musul­
manes venidos como auxiliares se convirtieron en dominadores.
En siete años se apoderaron de toda la Península, salvo algunas
pequeñas comarcas montuosas y de difícil acceso en el Norte.
La población española se dividió, como había ocurrido en
tiempo de los cartagineses y de los romanos. Parece que las cosas
ocurrieron del siguiente modo. A la noticia de las primeras derro­
tas de los ejércitos visigodos, la mayoría de las gentes de las ciu­
dades huyó a los montes y lugares de fácil defensa, y desde ellos
lucharon contra los invasores; aparte la enérgica resistencia sos­
124 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

tenida por algunos fuertes y por varios jefes y grupos de soldados


en diferentes comarcas. Por eso la marcha de los musulmanes ha­
cia el Norte pudo ser rápida, y relativamente fácil la entrada y
dominación en casi todas las ciudades principales. Pero, a la vez,
la guerra se prolongó; y en algunas regiones y localidades fué
m uy dura y sangrienta. A l cabo de los siete años ya dichos,
seguros los musulmanes de su poder, y deseosos de terminar
la resistencia de los visigodos e hispanorromanos que continuaban
luchando, procuraron apaciguarles y atraerles mediante la pro­
mesa de respetar su religión, idioma, leyes e incluso las autori­
dades con que se gobernaban, con tal de que reconociesen la
suprema del califa y del emir (gobernador), que en nombre de
éste había en España; cosa que, seguramente, hicieron también
durante la guerra, cuando la ocasión era propicia. Así se some­
tieron algunos condes visigodos (en Orihuela, Tarragona y otros
puntos) y se rindieron varias ciudades, como Mérida. El resul­
tado de este procedimiento fué que volviese gran parte de la
población española a vivir en el territorio conquistado por los
mahometanos o se quedase en él si no había huido previamente;
y por ello fué tan numerosa esta clase de cristianos españoles en
Andalucía y otras regiones, a los que se les designó con el nom­
bre especial de mozárabes. Por otro lado, teniendo en cuenta que
la conversión al mahometismo hacía libres a los esclavos cristia­
nos, y a quienes eran ya libres les eximía del tributo y de otras
cargas pesadas, hubo también muchos españoles qu e adoptaron
la religión musulmana. Estos convertidos se llamaron renegados.
Pero no toda la población cristiana que huyó de las ciudades
y los campos temerosa de las contingencias de la guerra, regresó
halagada o confiada por la política de transacción referida. Una
parte considerable de estos huidos, especialmente elementos del
clero católico, se icfugiaron al otro lado de los Pirineos (es decir,
en territorio franco), o en los extremos septentrionales de nuestra
Península. Así se produjo la despoblación de muchas ciudades y
de algunas comarcas españolas; como, por ejemplo, Cataluña, cuya
parte norte quedó desierta.
L ámina X X . — Caja de ¡as ágatas de Frítela II, en la Catedral de Oviedo.
LA DOMINACIÓN Ml'SL’I.MANA. 11. 1 M IRA R) ( 7 H A ÍML’) 12-í
El resultado político de la conquista musulmana fue que Es­
paña pasase a formar una provincia (Emirato) dependiente del
Califato musulmán y dirigida por un Emir.

E l Emirato dependiente

Esta situación de dependencia con respecto al Califato de Da­


masco, duró cincuenta años. En ellos vió el Emirato español per­
turbada su paz interior por las rivalidades entre las tribus árabes
y la pugna constante de éstas con los moros o berberiscos: riva­
lidades que produjeron frecuentes guerras civiles de más o me­
nos duración. A estos motivos de disturbios se unió, desde 740,
el originado por la llegada a España de un ejército de musulma­
nes de Siria, que complicó las divisiones ya existentes.
El emir más notable de este período fue Abderramán el Ga-
feki (730-732), quien dió un gran impulso a la conquista de las
Galias emprendida por los musulmanes en 716, cuando ya creían
segura su dominación sobre España. A l principio, la campaña de
las Galias fué, en conjunto, favorable a los invasores, quienes,
no obstante una derrota sufrida en Tolosa en 719, se fueron
apoderando de Narbona, Carcasona, Nimes, y luego (ya bajo el
mando de Abderramán), de Burdeos. Desde este punto, las tro­
pas del emir se dirigieron hacia Poitiers, donde se dió la memo­
rable batalla de este nombre (732) en que los musulmanes fueron
batidos completamente. A llí m urió el mismo Abderramán el
Gafeki. Esta victoria, conseguida por el jefe franco Carlos Martel,
detuvo el avance de los musulmanes y les obligó a contentarse
con las conquistas de la parte sur de Francia, donde sólo se man­
tuvieron durante algunos años. Con esto, la dominación maho­
metana en el occidente de Europa quedó reducida substancial-
mente a la Península Ibérica, donde ya por aquel tiempo había
comenzado, según veremos, la reconquista española. No obstante,
los musulmanes siguieron amenazando a Europa por Asia y por
África y constituyendo un peligro para la cristiandad europea
126 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

duiante siglos; hasta que en el X V la invadieron los turcos, mu­


sulmanes también, pero de otra raza que los árabes, por el lado
de Constantinopla.

E l Emirato independiente

En 756, un príncipe musulmán llamado Abderramán, de la


familia real de los Omeyas destronada en Damasco por su rival
la fam ilia de los Abassidas, llegó a España fugitivo de Oriente.
Apoyándose en los partidarios omeyas que había en España, en
uno de los partidos árabes (los yemenies) y en un buen contin­
gente de bereberes, atacó al emir de Córdoba y le venció en la
batalla de la Alameda (afueras de aquella ciudad). Abderram án
entró triunfante en la capital del emirato, prometió desde el
pulpito de la mezquita hacer justicia igual para todos, sin dis­
tinción de razas ni partidos, y fundó así una monarquía musul­
mana independiente del Califato abassida de Oriente. Esa mo­
narquía siguió llamándose Emirato durante la vida de Abderra­
mán I y de algunos de sus sucesores.
Pero la victoria de la Alameda y el pacto de concordia cele­
brado poco después en A rm illa (cerca de Córdoba) con e l emir
vencido, Jússef, y su general Somial, no procuraron a Abderra­
mán I u n reinado tranquilo. T u vo, por el contrario, que seguir
luchando contra las tropas del califa, quien durante algún tiempo
trató de reconquistar sus dominios de España, y contra los parti­
dos árabes y bereberes que seguían perturbando la paz pública.
Este peligro fué la principal preocupación de Abderramán y de
todos sus sucesores. Comprendió aquél que, para constituir un
poder político fuerte, era preciso reducir a unidad, o por lo me­
nos a disciplina, las divisiones que ensangrentaban a España; y
sobre todo, dominar el espíritu particularista de las tribus árabes
y bereberes y las diferencias de raza. E l conseguimiento de ese
ideal fué, en rigor, el principio dominante en la política interna
de los Omeyas españoles. Para conseguirlo, los nuevos jefes del
LA DOMINACIÓN MUSULMANA. EL EMIRATO (711 A 912) 127
Estado de Córdoba tuvieron que luchar, no sólo contra la pobla­
ción musulmana, sino también contra parte de la cristiana que se­
guía habitando el territorio.
Después de Abderramán I hubo otros seis emires, entre los
cuales descuellan, como urbanizadores y embellecedores de Cór­
doba, Hixem I (788-796), quien continuó las obras de la gran
mezquita, iniciadas por su padre (Abderramán I), y Abderramán
II; y como perseguidor de los cristianos mozárabes, Mohamed I
(852-866). Abderramán II se distinguió también por sus guerras
contra los núcleos cristianos de la Reconquista (cuyos hechos
referiremos después) y contra los normandos: gentes de las regio­
nes escandinavas llegadas por primera vez a España (Galicia) en
844. De allí se dirigieron los normandos al Sur, y entraron por
el T ajo y por el Guadalquivir hasta Sevilla, ciudad que saquea­
ron. Aunque Abderramán II los derrotó y pactó luego amistad
con ellos, todavía siguieron atacando las costas españolas (Alge-
ciras y el S. E.) y las Baleares; pero el peligro que representaban
no pasó de ahí y desapareció bien pronto.

Mozárabes y renegados. - E l reino de O mar-ben-Hafsu m

Los mozárabes y renegados jugaron gran papel muchas veces


en las luchas civiles del Emirato; y aun hubo ocasiones en que,
sublevados los segundos, llegaron a constituir un grave peligro
para los musulmanes. La sublevación más poderosa se produjo
a fines del siglo IX , siendo em ir Mohamed I. La dirigió un des­
cendiente de familia visigoda, cuyo nombre árabe era Omar-ben-
Hafsum, y que durante algunos años mantuvo una especie de reino
Independiente, cuyo centro estaba en la serranía de Málaga. Come­
tió Ornar la falta grave de no ponerse de acuerdo con los núcleos
cristianos de la Reconquista que se habían constituido en el Norte,
a pesar de que acabó por abjurar del mahometismo y hacerse
cristiano; pero al cabo le abandonaron ¿us partidarios musulma­
nes. Así terminó, en 917, el reino de Ornar, que pudo haber
128 MANUAL DE HISTORIA IVC ESPAÑA

sido una ocasión de quebrantar seriamente la dominación maho­


metana en España.

Vida de los mozárabes

Los mozárabes formaban como un mundo aparte en las ciuda­


des musulmanas, con sus iglesias y monasterios de monjes y mon­
jas, sus autoridades propias (condes), sus jueces, sus leyes (el
Código visigodo) y su idioma; pero esto no excluía el trato con
aquéllos en la vida diaria, con lo que mutuamente se influyeron.
En las relaciones interiores de su grupo, los mozárabes siguieron
usando el latín, pero ya adulterado. Poco a poco lo fueron aban­
donando; sobre todo en la escritura, que concluyeron por hacerla
«en árabe y con gran perfección, según lo demuestran los escritos
•que de ellos han quedado.
D e la importancia que adquirió entre ellos la influencia del
idioma árabe y de la cultura musulmana, nos da testimonio un
mozárabe, el cordobés Alvaro, al decir lo siguiente en uno de sus
escritos (mediados del siglo IX ): “ Muchos de mis correligiona­
rios leen las poesías y los cuentos de los árabes y estudian los
escritos de los filósofos y teólogos mahometanos, no para refu­
tarlos, sino para aprender cómo han de expresarse en lengua ará­
biga con más elegancia y corrección. Todos los jóvenes cristianos
que se hacen notables por su talento, sólo saben la lengua y la
literatura de los árabes; leen y estudian celosamente libros ará­
bigos; a costa de enormes sumas forman con ellos grandes biblio­
tecas, y por dondequiera proclaman en alta voz que es digna de
adm iración esa literatura.”
Este Alvaro fué decapitado en Córdoba, en tiempos de Ab-
dcrram án II, juntamente con un sacerdote llamado Eulogio y
dos jóvenes (Flora y María), por haber insultado a Mahoma y al
dios de los musulmanes: delito castigado por las leyes con la muer­
te. L a Iglesia los hizo santos en mérito de su martirio.
N o sólo entre los mozárabes se difundió el conocimiento del
L á mi na X X L — Iglesia de Santa María de Xa raneo, j u n i o a ()\ ietlo.
I.A D OM I NA C I ÓN MI S i l . M A N A . I! I MI U V I ' O (7 ! I A !M'J) I l!í)

idioma arábigo. 1.a frecuencia de las relaciones guerreras o ,ic pa/.


entre los musulmanes y los cristianos de! Norte, produjo el na­
tural efecto de que muchos de estos aprendiesen el idioma de
aquéllos, sobre todo en las legiones fronterizas. Se les llamó cris­
tianos algaraviados. En cambio, hubo también bastantes musul­
manes (moros latinados o ladinos) que sabían el latín hablado al
principio por los cristianos y que poco a poco fué transformándose
hasta dar lugar a los idiomas romances, como \n diremos. l\n de
contado, es de suponer que en el idioma árabe peninsular hubie­
ron de existir diferentes dialectos vulgares, de que parecen dar
testimonio los varios matices conocidos en la vocalización de las
palabras de aquel idioma en España.

La tradición visigoda en los mozárabes

Para resistir a lo que Alvaro de Cónloba dice en el párrafo


que antes hemos copiado, su amigo Eulogio procuró suscitar entre
los mozárabes un renacimiento de los estudios latinos de tra­
dición visigoda. Que logró en parle su propósito, lo demuestra
el florecimiento entre aquéllos de varios escritores cr. latín, prin­
cipalmente en materias religiosas, como el abad Speraindeo, Vi-
vencio o Vicente, Samuel, Sansón y los citados San Eulogio y San
Alvaro. T ip o característico de obispo mozárabe fué Hostogasis,
mencionado por el abad Sansón. De San Eulogio se sabe que
hizo un viaje al Norte de España y de él trajo a Córdoba libros
de religión y literatura latina y cristiana; lo cual no sólo prueba
cómo se conservaba la cultura de los tiempos anteriores, sino tam­
bién la libertad de entrar y salir en los territorios musulmanes
que gozaban los mozárabes, y la tolerancia de los mahometanos
de entonces. Algunos de los autores antes mencionados escribieron
poesías. Otros hechos demostrativos de esa cultura fueron la tra­
ducción de la Biblia y de la Colección canónica; la redacción de
la crónica llamada del Anónimo de Córdoba, que da muchas
noticias sobre los sucesos del siglo V il hasta 754, y otros escritos.
130 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Los mozárabes conservaron también la manera de rezar y decir


misa que se empleaba en los tiempos visigodos, y que de ellos
tomó el nombre de rito (regla) o misal mozárabe.

Principio de la Reconquista

La rápida conquista de España por los musulmanes y el forta­


lecim iento del Emirato de Córdoba a partir de Abderramán I,
no impidieron que los españoles enemigos de aceptar la domina­
ción musulmana, refugiados en los extremos pirenaicos y de la
cordillera cantábrica, reanudasen pronto la ofensiva y trataran de
rescatar el territorio patrio de manos de los invasores. A este pro­
pósito, continuado tenazmente durante ocho siglos, se ha llamado
la Reconquista.
L o inició en el mismo siglo V III un grupo de nobles y soldados
visigodos, ayudados por los naturales del país (astures) y parape­
tados en el macizo montuoso llamado Picos de Europa. Su jefe
fué un noble visigodo de nombre Pelayo. La primera victoria obte­
nida por ellos se produjo en Covadonga, al pie de Peña Santa
(uno de los Picos), y en fecha hoy muy discutida. D e esta victoria
salió la formación del pequeño reino de Asturias, cuya primera
capital fué Cangas de Onís; luego, Pravia, y, por últim o, Oviedo
(fines del siglo V III).
Hacia este tiempo aparecieron también otros núcleos de re­
conquistadores por la parte de Navarra y de los Pirineos arago­
neses; los cuales, menos fuertes que el de Asturias, tardaron más
en adquirir categoría de reinos. En cambio, por la parte oriental
(que luego había de llamarse Cataluña) atacaron a los mu­
sulmanes dueños de las principales ciudades de aquella comarca
(Gerona, Lérida, Barcelona, etc.), los francos, cuyo monarca era
entonces el poderoso emperador Carlomagno.
Intentó Carlomagno conquistar el Norte de España; pero fra­
casó por el lado de Pamplona y Zaragoza. No así por el de Cata­
luña, en que él y su hijo Ludovico se apoderaron en pocos años
LA DOMINACIÓN MUSULMANA. EL EMIRATO (711 A 012) 131
(78ú a 811) de casi todas las ciudades importantes y constituyeron
una provincia franca que llamaron Marca Hispánica, poniendo a
su frente un jefe superior con el título de marqués. Este rápido
avance quedó luego paralizado hasta la caída del Califato de
Córdoba.

Progresos de la Reconquista hasta comienzos del siglo X

Lo mismo le pasó al reino de Asturias que, no obstante las


frecuentes expediciones militares de algunos de sus reyes (Alfonso
I y Alfonso II), no pudo extenderse más allá de la cordillera hasta
mediados del siglo IX ; a excepción de dos comarcas que conquis­
taron: una al Oeste (Galicia) y otra, menor que ésta, en el límite
de la actual provincia de Santander, origen de Castilla. Hasta
después de 866, los reyes asturianos no avanzan su frontera a la
línea de T u y (sobre el Miño), Astorga, León y Amaya; pero tu­
vieron que seguir guerreando para sostenerse en ella. A fines del
siglo IX llegan a Burgos y Castrojeriz por la parte de Castilla, y
a Lancia, Zamora, T o ro y Simancas, por la de León; y sólo en los
comienzos del X (es decir, en los comienzos del reinado de Ab-
derramán III, de que hablaremos en seguida), afianzados ya los
cristianos en las comarcas leonesa y castellana, dominan la línea
del Duero y pueden llevar la guerra a los territorios situados ai
Sur de ese río.
Detallemos ahora ese proceso de avance.

Alfonso I I y Compostela

El reinado de Alfonso II de Asturias es muy significativo en


la historia de los comienzos de la Reconquista. Aparte las cam­
pañas de aquel rey, que llegaron hasta el T ajo y en las que obtuvo
algunas victorias, aunque sin poder conservar los territorios del
Sur en que éstas se produjeron, ocurren en su tiempo dos sucesos
132 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

capitales: uno, desde el punto de vista religioso, y el otro con


respecto a la formación de un espíritu español, que, aun en los
primeros tiempos de la Reconquista (en que eran muy débiles,
como sabemos, los núcleos cristianos y necesitaban ayuda de quien
pudiera prestársela), pugnaba por salvar su personalidad. Fué
aquel suceso el descubrimiento del cuerpo y el sepulcro del Após­
tol Santiago en un campo próximo a la ciudad que se llamaba
entonces Iria Flavia (hoy Padrón). T an importante novedad causó
gran regocijo entre los cristianos, y el rey mandó edificar en el
mismo pueblo del hallazgo una iglesia con residencia para el
obispo. Alrededor de ella se fueron construyendo habitaciones
que, al cabo, formaron una nueva ciudad llamada Compostela,
y también Santiago de Compostela.
Para visitar el sepulcro del Apóstol se organizaron peregrina­
ciones, cada vez más numerosas y frecuentes; y no sólo de espa­
ñoles, sino de extranjeros de las más remotas comarcas de Europa,
quienes venían a pie o a caballo desde sus respectivas patrias. Pro-
dújose así, durante varios siglos, una continua corriente de visi­
tantes y, a la vez, de influencias de civilización extranjera en G a­
licia y en muchos otros puntos de la España del Norte por los
q u e pasaban y en que se detenían los peregrinos, como Oviedo
y León. El camino seguido por éstos y que por tradición se fijó
de manera permanente, fué llamado “ el camino francés” , porque
la mayor cantidad de los peregrinos de otros países pasaban por
Francia para entrar en España. Ese camino comenzaba en Ron-
cesvalles (frontera navarra) y seguía hacia la R ioja (Nájera) y
luego hacia León y Asturias, y fué uno de los lazos de comunica­
ción de esta parte de España con el resto del m undo europeo.
Para remedio de los peregrinos se establecieron enfermerías y
hospederías en varias poblaciones. Fueron famosas las de Oviedo
y la de León (origen, ésta, del monasterio de San Marcos), y desde
luego la de Santiago, que fundó el rey Fernando I (1061). Es opi­
nión moderna que uno de los frutos espirituales de las peregrina­
ciones hubo de ser la serie de canciones y de leyendas juglarescas
referentes a Carlomagno y otros personajes contemporáneos del
l a d o m in a c ió n m u s u l m a n a , f x e m ir a t o (711 a 91 2) 133
emperador franco, así como también a varios españoles reales o
fantásticos.
Los peregrinos solían llevar como insignia una concha marina,
y dieron origen a la producción de reliquias y amuletos en me­
tales preciosos y en azabaches, de que han llegado a nosotros al­
gunos ejemplares de valor artístico, no sólo fabricados en los siglos
medios, sino también a comienzos de la llamada Edad Moderna;
los cuales, se difundieron por toda Europa.
La devoción española al Apóstol fue tan grande, que produjo
varias leyendas piadosas, entre ellas la de la aparición de aquél
a los ejércitos cristianos en lucha con los musulmanes en la batalla
de Clavijo (que se supuso dada en 844) y en otras ocasiones; de
donde se seguía la victoria. De ahí que se nombrase a Santiago
Patrón de España y en especial de la Caballería española, y que
se hiciese popular la frase de “ Santiago y cierra España", como
grito de ataque a los moros. Hacia el año 1170 se creó una milicia
de orden de Caballería, que se llamó de Santiago, y cuya insignia
es una cruz roja en forma de espada. Los caballeros de Santiago
tenían por principal misión defender a los peregrinos (entre quie­
nes se contaron con frecuencia nobles, príncipes y altos personajes
del clero de diferentes países) de los ataques de los moros y de
los bandidos, quienes muchas veces les asaltaban para robarles.

España y Carlomagno

El otro hecho importante del reinado de Alfonso II es el in­


tento de establecer una alianza con Carlomagno, y el fracaso, o
mejor dicho, la rectificación de ese intento. Sabemos ya que en
aquel entonces Carlomagno era el monarca más poderoso del Oc­
cidente de Europa. Esto hacía muy natural que acudiesen a él los
otros reyes necesitados de auxilio en sus guerras o en otros asuntos.
Por su parte, Carlomagno, según ya dijimos, penetró en España
varias veces con propósito de quebrantar el poder de los musul­
manes y dominar una parte de ella. En una de sus primeras expe-
LA DOMINACIÓN MUSULMANA. IX 1.MIRATO (711 A 912) 135
cliciones dirigidas hacia la plaza de Zaragoza, con cuyo gobernador
musulmán había Carlomagno celebrado tratos, fracasó el empera­
dor porque, al llegar su ejército a la vista de Zaragoza, ésta, en
vez de recibirle, cerró sus puertas y se dispuso a defenderse. De­
cidió entonces el emperador renunciar a su propósito y volver a
Francia. La retirada se verificó a través del puerto de Ronccsvalles,
en el Pirineo navarro, donde los naturales del país, o tal vez tropas
musulmanas, atacaron la retaguardia de los francos y la aniquila­
ron casi por completo (15 de agosto de 778). De este hecho se
formó la leyenda de Rolando, jefe militar franco que murió efec­
tivamente en la contienda. La leyenda nos es conocida hoy por
diferentes conductos; entre ellos, varios poemas franceses, de los
cuales el más importante es el llamado Canción de Rolando (com­
puesto, tal como lo conocemos hoy, un siglo después de la de­
rrota de Roncesvalles). Algunos romances castellanos muy poste­
riores conmemoran ese mismo hecho.
Esta derrota no im pidió que Carlomagno y su hijo Ludovico
lograsen poco después, como ya hemos dicho, conquistar los terri­
torios del Noreste de la Península que formaron la Marca Hispá­
nica. Tampoco fué obstáculo para que Alfonso II buscase la alian­
za del emperador y de Ludovico, hecho que llegó indudablemente
a un cierto estado de ejecución; pero, por causas que no nos son
bien conocidas, el rey asturiano cambió luego de parecer y rom­
pió el acuerdo.
Una leyenda célebre en Asturias y León, pero que está expre­
sada en un poema m uy posterior (siglo X III) a los tiempos de
Alfonso II, parece dar a entender, atribuyendo el hecho a un per­
sonaje imaginativo llamado Bernardo del Carpió, que el cambio
de opinión del rey Alfonso se debió a los recelos y resistencias de
los nobles del reino, quienes, en ese supuesto, representaran en­
tonces la repulsión de una influencia extranjera poderosa que
podía poner en peligro la independencia de la región asturiana
y gallega. Lo cierto es que la aproximación de Alfonso II a Car­
lomagno fracasó, y que la monarquía asturiana continuó con sus
solas fuerzas la reconquista que inició Pelayo. No obstante, la
136 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

civilización característica de la época del emperador franco influyó


durante algún tiempo en el reino asturiano, como influyó tam­
bién en la Marca Hispánica. Así lo revelan los monumentos ar­
quitectónicos de la época, la difusión de la moneda franca y algu­
nos hechos de carácter jurídico.

E l nuevo reino de León

U n momento importante del avance de la Reconquista astu­


riana fué el de la dominación de la meseta leonesa, al lado Sur
de la cordillera. Alfonso III el Magno (866-910) había ya prepa­
rado aquel hecho con sus conquistas; pero quien lo afirm ó de
modo definitivo, trasladando la corte de Oviedo a León, fué Or-
doño II (914-924), hijo de Alfonso. Ese traslado de capitalidad
expresa la confianza que tenía aquel rey en la segura posesión
de la marca leonesa. L a confirmó más aun con el restablecimiento,
en la ciudad de León, de la sede episcopal que antes existió allí.
Los dominios cristianos del Oeste comprendieron con esto las co­
marcas de Asturias, León, Galicia y, por el Este, Castilla, parte de
Vasconia y Navarra; pero, en rigor, estas dos últimas, como asi­
mismo G alicia, más nominal que efectivamente, porque los nobles
en ellas residentes desconocían a cada momento la autoridad de
los monarcas leoneses. Prescindiendo de este hecho, los referidos
dominios llegaban por el Sur hasta Dueñas y Simancas; por el
Este, D uero arriba, hasta más allá de San Esteban de Gormaz; y
por la parte castellana, al Norte, comprendían la comarca de Bur­
gos (cuya fundación como fortaleza se ha atribuido a Alfonso II),
hacia la Montaña. Por el Oeste, Zamora y Salamanca eran ya
plazas fuertes muy seguras contra los ataques de los moros. Sala­
manca fué repoblada en 941.
Se comprende, por el traslado de la capitalidad que hizo Or-
doño II, que suene entonces (es decir, en 944) por primera vez,
el título de “rey de León” atribuido a ese monarca.
LA DOMINACIÓN MUSULMANA. LL EMIRATO ( 7 11 A 9 1 2 ) 137

Fundación del Califato de Córdoba

El fin del reinado de Alfonso III de Asturias coincidió, casi


punto por punto, con la transformación en Califato del Emirato
independiente de Córdoba. Realizó este cambio el emir Abderra-
mán III, quien reinó de 912 a 961. Representa Abderramán III
el momento de mayor éxito en aquella empresa de paz y de reduc­
ción a la homogeneidad y a la disciplina social emprendida por
Abderramán I y seguida por sus sucesores, de quienes hemos ha­
blado antes. Consiguió Abderramán III dominar la anarquía, que
había llegado a convertir en independientes de hecho varias ciu­
dades y comarcas, como T oledo y Badajoz. Imponiéndose a los
revoltosos y ambiciosos, tomó el nombre de Califa, como para afir­
mar de la manera más solemne posible la unidad política y la
categoría, igual a la del Califato de Oriente, de la monarquía
fundada por Abderramán I. Así comienza el período de gran
esplendor del que desde entonces se llamaría, por más de un siglo,
Califato de Córdoba, cuya historia se verá en el próximo capítulo.

Organización interior del reino de Asturias

Tanto los reinos cristianos como los condados de la Marca,


tuvieron que luchar en sus primeros tiempos, no sólo militarmente
con los musulmanes, sino también en su interior para organizar
la vida de la población que iba acudiendo de varias partes, unifi­
car la acción de todos y combatir la tendencia de las clases supe­
riores a la anarquía.
Para ello, los reyes y los hombres de saber que los rodeaban
podían contar solamente con dos elementos aprovechables: el
ejemplo de la organización social y de gobierno que ofrecían los
recuerdos del reino visigodo, y las enseñanzas de la nueva vida de
guerra continua y de dificultades sin cuento. De esos dos elemen­
138 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

tos, el primero debía presentárseles como el naturalmente utiliza-


ble a título de experiencia y el más efectivo para aquel propósito.
Por ello, las primeras organizaciones que conocemos en el reino
de Asturias, punto central de origen, dominación y gobierno de
las otras comarcas del Norte y Noroeste, son sencillamente una
reposición de lo que existía antes de la invasión musulmana, pero
en la modesta medida en que lo necesitaba el pequeño círculo de
la monarquía nueva. Que ésta se considerase como continuación
de la del últim o rey godo, era lo humanamente lógico; y así lo
demuestran también los nombres que los documentos más o me­
nos contemporáneos dan a los reyes de Asturias, llamándoles a
menudo “ de España” , y, a veces, de “ los godos” . Por eso también,
la corte de Alfonso II en Oviedo remeda parcialmente en su orga­
nización a la de Toledo, y lo mismo pasa con las otras instituciones
de gobierno; pero es ya irdudable que en la organización de la
Corte real en tiempo de Alfonso II se adoptaron algunas reglas
de origen franco; manifestación en el orden administrativo de la
influencia carlovingia. Las leyes que en general se aplicaron en
Asturias, fueron las del Libro visigodo de los juicios, a las que
iban uniéndose las disposiciones nuevas que exigía la satisfacción
de las necesidades de repoblar y organizar la defensa del territorio.
A la vez resurgían las costumbres visigodas que el Código de
E urico y sus sucesores no habían querido reconocer, y se creaban
otras, hijas de las nuevas condiciones de entonces. Esac costumbres
antiguas y nuevas se fueron en parte consignando por escrito en
los documentos llamados cartas pueblas y fueros.

La repoblación y las cartas pueblas

Eran las cartas pueblas escrituras de concesión de tierras para


poblarlas y cultivarlas y para que sirviesen de m edio de allegar
recursos con que sostener la población que había de defender un
lugar determinado contra los ataques de las musulmanes. A sí fué
estableciéndose una gran parte de las gentes que iban constitu­
LA DOMINACIÓN MUSULMANA. EI. EMIRATO (711 A 91 2) 139
yendo la nueva sociedad española independiente de los musulma­
nes. De cuatro clases eran estas gentes: los españoles (visigodos o
hispanorromanos) que se agrupaban en la nueva monarquía: los
musulmanes vencidos en la guerra y no expulsados de los territo-
torios conquistados, y que unas veces quedaban como prisioneros
y caían en esclavitud, y otras veces quedaban en libertad (a
éstos se les llamó mudé jares)) los mozárabes que volvían a ingresar
en el mundo cristiano libertándose de la dominación musulmana;
y los judíos que por el avance de la Reconquista pasaban a vivir
en territorio de cristianos.
El atractivo principal que se ofrecía a los pobladores, de cual­
quier especie que fuesen, era el derecho de poseer las tierras y,
a veces, el de convertirlas en dominio propio si las roturaban y
cultivaban. A esto últim o se llamó, en determinados casos, presura
o adprisión.
Las dos necesidades, la de poblar y la de cultivar la tierra para
que produjese hierbas y frutos, lucharon a veces por dominarse
mutuamente. L a primera pedía hombres, y era natural que los
tomase de donde vinieran y que facilitase a éstos la agrupación
en aldeas, villas y ciudades. Por eso se ve el caso repetido de
declarar hombres libres a los siervos que se acogían a un poblado
nuevo, abandonando aquel donde servían. Por otra parte, siendo
los siervos quienes en primer término cultivaban la tierra, no con­
venía que se marchasen de ella; y de ahí las prohibiciones que fue­
ron estableciéndose para que no la abandonasen, privándoles de
la libertad de mudar de domicilio: prohibiciones que tenían su
precedente en los últimos tiempos romanos y en los visigodos.

E l gobierno del rey y los Señores

Con todo esto, el gobierno del reino de Asturias fué tomando


un aspecto diferente del de la monarquía visigoda. El rey seguía
siendo el jefe supremo y, como tal, también el señor de todo el
territorio; pero al lado suyo, y por las necesidades ya explicadas,
140 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

se fueron creando poderes que de hecho limitaban o segregaban


el del monarca, aunque éste procuró siempre conservar la potes­
tad superior, limitar o destruir la tendencia anárquica de los no­
bles y robustecer la autoridad real. Manifestación de esto fueron,
a más de lo dicho con respecto a los pueblos nuevos, el estableci­
miento regular, en todo el territorio ( y principalmente en las ciu­
dades), de autoridades delegadas del rey, tanto judiciales como gu­
bernativas, con el título general de condes.

La sucesión de la Corona

Otra ventaja adquirida por los reyes fué la rectificación de


hecho de la forma electiva de la monarquía, que era la ley según
el Libro de los juicios, para convertirla en hereditaria. La lucha
entre ambas formas había sido, como ya vimos, dura y constante
durante todo el tiempo de la dominación visigoda, y una de las
causas de la caída de aquel reino.
Costó mucho a los reyes asturianos y leoneses lograr que cam­
biase la ley visigoda, porque los nobles se resistían a ello. El pri­
m er paso para convertirla en hereditaria fué el de reducir la elec­
ción a los individuos de una familia (dinastía), quizá desde tiem­
pos de Ram iro I. Pero sólo a comienzos del siglo X I, reinando
Alfonso V , parece regularizarse la sucesión de padres a hijos por
asociación de éstos al gobierno, como habían hecho ya algunos
monarcas visigodos. L a reina Doña Sancha, hija también de A l­
fonso V , fué, según se cree, el primer caso de verdadera herencia
del reino (1037); pero la ley siguió siendo, hasta m ucho tiempo
después, la de la elección invocada siempre por los nobles, aunque
cada vez con menos eficacia.
El triunfo de la tendencia hereditaria en la práctica fué, sin
duda, favorable a la estabilidad de la monarquía y a la evitación
de luchas dinásticas; pero no las evitó totalmente, como ya vere­
mos con ejemplos repetidos. Además, dió base al sentido pa­
trim onial de los reyes, que tanto habría de in flu ir en la crea-
LA DOMINACIÓN MUSULMANA. I-I. I-'.MI RATO ( 7 1 1 A 9 1 2 ) 111
ción de las monarquías absolutas y modificó la teoría visigoda
del Líber.

La civilización española cristiana en este periodo

La pobreza y las guerras continuas en que vivían los incipien­


tes reinos cristianos en los siglos primeros (VIII y IX) de la Re­
conquista, fueron circunstancias poco favorables al desarrollo de
una cultura propia. A lo mismo contribuyó la influencia del gran
poder musulmán.
Sin embargo, hay hechos que revelan la existencia de focos
de cultura relativamente importantes, dados los casos que hoy
sabemos. Así por ejemplo, las iglesias cristianas construidas en el
siglo IX en la zona asturiana y en la santanderina, entre las que
se hallan las de Naranco (Oviedo), Santa Cristina de Lena, la
primitiva basílica de Santiago y las de Valdediós, Escalada, etc.,
así como el palacio real de Santa María de Naranco, convertido
luego en iglesia. En todas ellas se advierten las influencias del
período visigodo, con novedades importantes, al parecer de origen
franco, que aun habían de ser mayores en el siglo X, pero de pro­
cedencia distinta, es decir musulmana traída a la meseta castella­
na y leonesa, como veremos, por los mozárabes.
También la cultura española, tanto en lo que significaba per­
duración de la romana y visigoda, como en la ya más mezclada
de los mozárabes, produjo influencias fuera de España. Ejemplos
salientes de ellas fueron el español Teodulío, continuador de la
escuela de San Isidoro y uno de los educadores más prestigiosos
en la corte de Carlomagno (siglo VIII); San Prudencio, que fué
obispo de Troyes (murió en 861) y se distinguió por ser uno de
los prelados más sabios de su tiempo, a cuya ciencia acudían en
consulta de todas partes; y el obispo de Elvira, Recemundo, quien
sugirió a Luitprando (obispo de Cremona, en Italia, y consejero
del emperador Otón) la idea de la célebre obra de Historia titu­
lada Antapodion, en que se narran los sucesos más notables desde
142 MANUAL DE HISTORIA DF. ESPAÑA
886 a 950. Por otra parte, las doctrinas de San Isidoro, incluso su
materia jurídica, siguieron influyendo en toda la Edad llamada
M edia en los medios intelectuales europeos. De este modo, la
cultura española, a la vez que se enriquecía y fecundaba con apor­
taciones de otros países, empezaba también a contribuir, por medio
de hombres eminentes del período que historiamos ahora y por
tradiciones doctrinales de tiempos anteriores, al progreso intelec­
tual de otros países.

La dominación musulmana y su influencia en Europa

L a dominación musulmana en nuestra Península no significa


solamente un hecho de orden m ilitar y político, sino también de
orden cultural. Quiere decir esto que los destructores del reino
visigodo trajeron consigo una civilización cuyo núcleo se había
formado en Asia y que siguió irradiando sobre todos los territorios
del imperio de Damasco incluso cuando algunos de ellos, como
fu é el caso en España, se declaró políticamente independiente. El
período de 200 años que comprende, pues, el Em irato de Cór­
doba antes de convertirse en Califato, representa el primer mo­
m ento de la transmisión de esa cultura a tierras de España y de
su influencia sobre los habitantes cristianos: los españoles, pri­
mero, y luego, en la forma que más adelante se verá, los de otros
pueblos europeos.
Esa transmisión alcanzó, en la totalidad de su ejercicio (es de­
cir, desde el siglo V III al X V y, principalmente, hasta el X III), a
todos los órdenes de la civilización: desde la aportación a Europa
de fauna, flora y productos industriales desconocidos aquí, hasta
las cimas científicas y filosóficas de la especulación. E l radio de su
difusión a partir de los contactos directos (España e Italia), al­
canzó a toda Europa, pero principalmente a estos dos países y, en
especial y más intensamente, al nuestro. En el capítulo siguiente
se detallarán estos hechos, por ser el período del Califato el de
máxim o esplendor de la civilización musulmana en España; aun­
I..A DOMINACIÓN MUSULMANA. E l. EMIRATO (711 A 912) 143

que en lo que toca a su difusión en los cristianos de la Península,


el período siguiente (siglos X I a XV) haya sido tan fecundo como
aquél, y se conozca respecto de él mayor número de hechos con
fijación cronológica exacta. Pero no debe creerse por esto que los
200 años primeros fueron baldíos. Lo dicho respecto de los mozá­
rabes, es una buena prueba de ello.
C a i 'í t u l o V il

EL C A L IF A T O DE C Ó R D O B A Y L A H E G E M O N ÍA
M U SU LM AN A

Abderramán III y los reyes cristianos

La pujanza personal de Abderramán III y sus excepcionales


condiciones de hombre de gobierno, crearon al Califato una base
que bien pudo creerse entonces muy duradera. Su largo reinado
de cuarenta y nueve años le permitió asentar esa base y legar a
sus sucesores un Estado que durante mucho tiempo puede decirse
que vivió del empuje realizado por el primer califa. No sólo triun­
fó Abderramán de la anarquía interior del Emirato, sino que au­
mentó la fuerza de la monarquía musulmana de España aliándose
con varios jefes de tribus marroquíes. Procuró, mediante la
ayuda de éstos, convertir todo el Noroeste de África, hasta Argel,
en una dependencia de Córdoba; deseo que consiguió durante
algunos años. Comienzos felices de ese intento fueron la toma de
Ceuta en 939 y el reconocimiento de Abderramán como califa
por el jefe berberisco Abuyezid, quien se apoderó de Cairuan
(944) e hizo de esta plaza el centro de su dominación política.
Todos estos éxitos, aunque el relativo al Africa sólo duró hasta
947, dieron a Abderramán III una fama universal. Su marina fué
entonces ia más poderosa del Mediterráneo y su ejército el mejor
organizado y más fuerte de los occidentales. Siguiendo la tradición
de sus predecesores, mejoró la urbanización y grandeza de la ciu­
dad de Córdoba, que llegó a ser por esto una de las más admiradas
y visitadas por musulmanes y cristianos. A la vez hizo de la capital
del Califato centro de la vida económica e intelectual de la Es-
146 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA
paña musulmana, nuevo motivo de atracción para propios y
extraños.
Sin embargo de este esplendor, la obra de Abderramán III no
duró mucho. A la muerte de este califa, en fines del año 961 sólo
le quedaban al Califato setenta años de vida, de los cuales, cincuen­
ta y cinco fueron en realidad de decadencia para la autoridad itíal,
como veremos; bien que en una parte de ellos siguió manteniéndo­
se la preponderancia militar y política del Califato español.
Sería, no obstante, un error creer que durante los cuarenta y
nueve años del reinado de Abderramán III y los cincuenta y
cinco siguientes, los reinos cristianos de España vieron constan­
temente detenido el avance de la Reconquista y que sus ejércitos
sólo sufrieron derrotas. La realidad fué que el siglo X , con el
que casi comienza aquel reinado y casi también termina el caci­
cato militar de Almanzor, de que hablaremos en seguida, señala un
positivo fortalecimiento y un ensanche, a veces m uy apreciable,
de las fronteras cristianas; y que, durante ese tiempo también,
los reyes españoles consiguieron victorias notables, incluso sobre
Abderramán. Hubo, en rigor, cierto vaivén en la respectiva po­
sición territorial de las comarcas de frontera hasta 951; pero des­
de 1002 la balanza se muestra inclinada a favor de los cristianos.
L a aparente contradicción de estas afirmaciones por lo que toca
al poder m ilitar musulmán, se encuentra en dos hechos impor­
tantes: uno, el del citado aumento potencial que alcanzan los
Estados cristianos en su vida interior y en el espacio de su terri­
torio, normalmente resguardado por el frente del Sur; otro, el
qu e las campañas musulmanas, aun las más duras, solían perte­
necer a la especie de las razzias (zefas o aceifas): expediciones pa­
sajeras que sólo se dirigían a tener en jaque al enemigo, debilitar
sus fuerzas, apoderarse de botín y prisioneros y destruir las rique­
zas no transportables, pero sin incorporar al Califato el territorio
recorrido triunfalmente.
El ritmo y alcance del fortalecimiento de los reinos cristianos
se explicará y precisará en párrafos próximos. Baste deci. ahora
qu e el reinado de Abderramán coincidió, al principio (912-951),
F.L CALIFATO DE CÓRDOBA Y LA HEGEMONÍA MUSULMANA 147

con el de Ordoño II de León (de cuyas conquistas hemos habla­


do ya), y luego con el de Ramiro II y con el mando de Fernán
González de Castilla, famoso éste, como los monarcas citados, por
sus guerras contra los musulmanes. Pocos años después de muerto
Abderramán, Navarra se convertía, con Sancho Garcés III el
Mayor (1000-1035), en el más poderoso reino cristiano de España.
En cuanto al vaivén de las victorias y derrotas, lo evidencia
el hecho de que si las tropas de Abderramán vencieron (expedi­
ciones del año 916) en las dos batallas de Mutonia(918); en la
campaña de 920 y especialmente en la batalla de Valdt junquera;
en la de 924, que produjo el incendio de la catedral de Pamplo­
na y otros desastres en territorio navarro; en la de 934, durante
la cual Abderramán destruyó la ciudad de Burgos y se apoderó
del monasterio de Cardeña, y en la de 936, que origina la toma
de Calatayud y el degüello de su guarnición alavesa; no es me­
nos cierto que Ordoño II de León ilegó en 914 hasta Mérida;
que en 917 eran derrotados los musulmanes en San Esteban de
Gormaz; que poco después de la campaña de 920 son recobradas
Nájera y Viguera por las armas cristianas, y Ordoño II llega, se­
gún se cree, hasta cerca de Córdoba; que en 932, Ramiro II se
apodera de Madrid; que en 933, el mismo rey leonés vence a los
musulmanes cerca de Osma; que en 939 ocurre lo mismo en
Simancas y Alhandega, victoria esta última tan completa, que el
mismo Abderramán tuvo que escapar para no caer prisionero;
y que en 951 Ramiro II vencía de nuevo en Talavera. Pero la
hegemonía continuaba perteneciendo, en fin de todo, al Califato.
La minoridad del rey navarro García Sánchez, regido por su
madre Tota, pone este reino, desde 937, en dependencia tribu­
taria de Córdoba. La muerte de Ramiro II y las disensiones inte­
riores del reino entre leoneses y castellanos, dejan campo casi por
completo libre a las excursiones militares de Abderramán. Ante
el temor de ellas, Ordoño III pide y firma la paz; y su sucesor,
Sancho el Craso, solicita y obtiene el auxilio del califa para ser
repuesto en el trono de León (960), lo cual pone su reino a
merced del califa.
148 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Los sucesores de Abderramán. — Almanzor

La situación no mejoró substancialmentc durante el reinado


del inmediato sucesor de Abderramán, Alhaquem II (961-976),
quien consiguió repetidas victorias sobre los cristianos. Éstos apro­
vecharon, sin embargo, todas las ocasiones favorables para sacudir
la influencia y la presión política de Córdoba. Pero el Califato
siguió todavía siendo, no sólo el Estado más fuerte de España
q u e mantenía su prestigio universal, sino que, por la acción per­
sonal de Alhaquem , creció mucho el desarrollo de su cultura me­
diante una constante protección dada a los escritores y hombres
de ciencia y la fundación de bibliotecas y escuelas.
E l reinado de H ixem II, hijo de Alhaquem, hubiera tal vez
cambiado la situación, a no ser porque surgió entonces un extra­
ordinario general, A ^ a n z o r. Hixem era menor de edad al mo­
rir su padre, y el Califato estuvo regido al principio por la ma­
dre de aquél (que era de origen vasco) y por el prim er minis­
tro; pero bien pronto se sobrepuso a una y otro Alm anzor, pro­
tegido de la sultana, el cual fué, de hecho, jete del Estado mu­
sulmán.
A él se le debe la creación del primer ejército permanente
qu e tuvo el Califato, formado por mercenarios de distintas proce­
dencias (entre ellos, muchos cristianos españoles) y uno de cuyos
principales efectos consistió en relegar a segundo término las
milicias de las tribus, difíciles de manejar muchas veces por las
rivalidades entre aquéllas y el espíritu anárquico de los jeques.
C on ese ejército realizó Almanzor diferentes campañas, en las que
se apoderó de plazas cristianas tan lejanas como León, Astorga,
Santiago de Galicia y Barcelona; pero, no obstante los grandes
daños producidos a leoneses, gallegos y catalanes por esas victo­
rias, como Almanzor no estableció dominio permanente sobre
las ciudades conquistadas y sus comarcas, sino que se retiró luego
a las fronteras del Califato (uno de cuyos primeros centros mi­
litares era Medinaceli, Sur de la provincia de Soria, a 11 kiló-
EL CALIFATO DE CÓRDOBA V LA HEGEMONÍA MUSULMANA 119
metros al nordeste de Siguen/.a), el conde de Barcelona y el rey
de León recobraron y repoblaron bien pronto aquellas capitales.
Almanzor murió en Mcdinaccli en 1002, y bien pronto des­
apareció la hegemonía militar que él representaba, puesto que,
si su hijo Mudhafar la mantiene aun por seis años, después de
él sobreviene la anarquía en Córdoba; anarquía que terminé en
1031 con el destronamiento de Hixem III y el fraccionamiento
del Califato en varios reinos independientes conocidos con el
nombre de reinos de Taifas, palabra que significa bandería o
parcialidad.

E l reino de León durante el Califato de Córdoba

Queda dicho anteriormente lo principal de ios reinados de


Ordoño II y Ramiro II de León y la decadencia del reino frente
al poder musulmán por las guerras dinásticas y particularmente
por la sumisión de Sancho I el Craso a Abderramán, El caso se
repitió años después, al disputarse la corona Ramiro III y su
primo Bermudo II. Éste aceptó el apoyo de Almanzor a cambio
de una sumisión política que el mismo Bermudo trató en vano
de romper más tarde con sucesivas rebeldías, productoras de nue­
vas campañas victoriosas de Almanzor en 987-88 y 99J-97. En las
dos primeras fué cuando los musulmanes se apoderaron de León
y de Coimbra; en las dos segundas, cuando tomaron Astorga y
Santiago.
El hijo y sucesor en León de Bermudo II, Alfonso V (999-
1027), se encontró en mejores condiciones que aquél para reac­
cionar contra la tutela cordobesa. Dos años después de subir
Alfonso al trono moría Almanzor, y eso consintió al rey cristiano,
cuatro años después, repoblar y restaurar la ciudad de León,
donde volvió a instalar la corte. Alfonso V dió a León una ley
especial (fuero) reguladora, entre otras cosas, del gobierno inte­
rior de la ciudad y de su mercado. Fué adoptada esa ley en una
Junta de la Corte (Curia regia), celebrada el año 1020. Tam bién
150 MANUAL DF. HISTORIA DE FSPAÑA

reconquistó Alfonso V muchos pueblos por el lado de lo que sería


más tarde Portugal, y se preocupó de aumentar los pobladores
de su reino, como hizo antes Alfonso II, trayéndose mozárabes
de los territorios del Califato.

E l nuevo reino de Castilla

El nacimiento del reino de Castilla es uno de los hechos que


expresa el espíritu de independencia de los nobles de aquellos
siglos y, a la vez, probablemente, el sentido de particularidad
que se iba formando en las regiones. Créese hoy que la causa
substancial de esa particularidad en Castilla y de las diferencias
de espíritu entre esta región y la leonesa, provinieron del hecho
de su distinta población. Las tierras de León se repoblaron prin­
cipalmente con mozárabes; las de Castilla, con montañeses o
cántabros.
Dicho queda antes que los reyes de Asturias y León poseían
desde hacía muchos años los territorios de la comarca de Burgos
y las próximas a éstos hacia Navarra y las provincias Vascongadas.
L a primera capital (o sea la población más importante) de esos
territorios, fué la ciudad de Amaya, que se supone fundada en el
siglo IX por un conde llamado Rodrigo. Más tarde se fundó
Burgos, según dijimos. La región entera, llamada primitivamente
Bardulia, tomó luego el nombre de Castiella (Castilla) por los
numerosos fuertes o castillos que fué preciso edificar para su de­
fensa. Estaba dividida en pequeñas circunscripciones o condados
(Alava, Lauratón, Cerezo, Burgos, etc.), cuyos jefes o condes
nombraban los reyes.
Los condes gobernantes de Castilla, como casi todos los de los
otros territorios, eran muy inclinados a obrar por su cuenta y a
obedecer lo menos posible a los reyes. La distancia entre León
y Burgos, las dificultades de comunicación (aun. mayores por
las guerras continuas) y las luchas civiles que distraían y debili-
tában a los monarcas, contribuyeron quizá a que fuese más hace-
EL CALIFATO DE CORDURA Y LA HEGEMONÍA MUSULMANA 151

dera que en otros sitios del reino la independencia de hecho, si


no de derecho, de Castilla. La lograron al fin los castellanos ha­
cia mediados del siglo X (es decir, poco después de la muerte de
Ordoño II, rey de León), por las condiciones personales de un
conde llamado Fernán González, quien reunió bajo su solo man­
do todos los otros condados castellanos, engrandeció el territorio
de Castilla y vinculó en su familia la posesión hereditaria de la
región: hecho significativo de una casi total independencia, pues­
to que anulaba la facultad, propia del rey de León, de cambiar li­
bremente las autoridades castellanas. Por eso, si hasta 1032 no
recibe legalmente Castilla, como ya veremos, el título de reino,
prácticamente actuó como tal desde Fernán González.
La figura de Fernán González considerado como el campeón
de la independencia castellana y reputado como gran guerrero
contra los moros, fué sublimada y rodeada de noticias y heroici­
dades legendarias en un poema escrito en castellano y en el siglo
X III, probablemente por un monje del monasterio de Arlanza
(cerca de Burgos). Este poema, que recoge sin duda las leyendas
populares que corrían por Castilla, y tal vez las aumenta, califica
a Fernán González del siguiente modo:

Hubo nombre Fernando el conde de primero,


nunca fué en el mundo otro tal caballero,
éste fué de los moros un morial homicero,
decíanle por sus lides el buitre carnicero.
El nuevo reino, segregando su propio territorio del que hasta
entonces perteneció a León, dejó éste reducido a una extensión
todavía relativamente grande, q r e aproximadamente se puede
determinar así: comenzaba al Nordeste en el río Deva (límite
actual de Asturias y Santander); daba la vuelta hacia el O., por
la costa, de Galicia, hasta la desembocadura del Duero; seguía por
la orilla derecha de este río; bajaba luego hasta la llamada Peña
de Francia (al sur de Salamanca); volvía hacia el Nordeste por
tierras de Ávila y Segovia; cruzaba el Duero nuevamente a tra­
vés de la actual provincia de Valladolid; subía al Norte poco
152 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

más o menos por los límites de las actuales provincias de Falencia


y Burgos, y terminaba en la desembocado!a del indicado río Deva.
Pero el reino de Castilla, creado de hecho por Fernán Gon­
zález, mantuvo por pocos años su independencia, porque ya en
1028 (es decir, cincuenta y ocho años después de m orir su fun­
dador) se apoderó de él, y lo unió a su corona, el rey de Navarra
Sancho el Mayor.

Nacimiento y apogeo del reino de Navarra

Hasta comienzos del siglo X (905) no se tienen noticias cier­


tas de este reino, en parte de cuyos territorios del Oeste y en las
provincias Vascongadas dominaron, como ya se ha dicho, los
reyes de Asturias y León, aunque más de derecho que de hecho
por entonces. Ya en tiempos de Alfonso 111 de Asturias debía
tener Navarra cierta importancia, porque aquel rey casó con una
hija del que se supone entonces monarca navarro, García Iñiguez
(fines del X I). U n poco más tarde, otro rey navarro, Sancho Gar-
cés, concurre con el de León a la batalla de San Esteban de Gor-
maz, de que hablamos antes.
Este Sancho Garcés es el primer monarca de quien poseemos
datos ciertos (905-925). A él se le debió el ensanche del territo­
rio navarro hasta Nájera, T ud ela y Val tierra, es decir, al Sur del
Ebro; y aunque nuevas acometidas de los musulmanes (sobre
todo en tiempo de Almanzor) pusieron luego en peligro la in­
dependencia de Navarra (particularmente en tiem po de la reina
T o ta, como ya dijimos), a comienzos del siglo X I, y bajo el go­
bierno del rey Sancho Garcés III, llamado el Mayor (1000-1035),
Navarra llegó a ser el reino más importante y fuerte de los cris­
tianos españolas. Sus dominios se extendían entonces desde más
allá de los Pirineos (en territorio vascofrancés) hasta la frontera
Oeste de los condados catalanes, abarcando el antiguo territorio
de Sobrarbe, así como el de Ribagorza y Pallars en que desde fi­
nes del siglo V I I T dominaron los francos. Durante algún tiem-
EL CALIFATO DE CÓRDOBA Y LA HEGEMONÍA MUSULMANA 153
po, comprendió también Navarra el nuevo reino de Castilla,
según ya hemos dicho, y la comarca entre el Pisuerga y el Cea,
que fué antes de León. Esta comarca, así como las tierras de la
Rioja y Bureba, fronterizas a partir de aquel tiempo entre Cas­
tilla y Navarra, fueron objeto, por muchos años, de contiendas
entre ambos reinos, que se disputaron su posesión definitiva; y
de ello se siguieron guerras que también hubo entre Aragón y
Castilla por igual motivo; caso frecuente entre Estados vecinos.
A l morir Sancho el M ayor (1035), sus extensos dominios se
fraccionaron, porque aquel rey devolvió la independencia a Cas­
tilla, donándola como reino a su hijo Fernando; dió una parte
de los territorios del Este a su otro hijo, Ramiro, con el título
de rey de Aragón; otra parte (Sobrarbe y Ribagorza), a un tercer
hijo, llamado Gonzalo, pero sin concederle título de rey, sino sólo
de señor, y dejó la corona de Navarra a su primogénito García
(año 1035). Con esto (y aparte los condados de Cataluña), exis­
tían en el primer tercio del siglo X I los siguientes reinos cristia­
nos españoles: León (comprensivo también de Galicia y Astu­
rias), Castilla, Navarra y Aragón, y además, los señoríos citados
de Sobrarbe y Ribagorza.

La Marca Hispánica de los Francos

Después de la conquista de Barcelona (801) por los francos,


éstos continuaron el empeño de extender sus dominios en la Es­
paña del Noreste. En 811 hicieron tributaria a la ciudad mu­
sulmana de Tortosa. El h ijo de Carlomagno, Luis, anexionó las
tierras de España que le pertenecían (o sea la llamada Marca
Hispánica) a las de la comarca del otro lado del Pirineo denomi­
nada Septimania (parte del Rosellón, Narbona, Carcasona y has­
ta Nimes por el Noreste), dándole el nombre de marquesado de
Gotia, es decir, del país de los godos. El primer marqués de ese
título fué un conde de Barcelona llamado Besa. Dentro de la
parte española de la G otia siguió habiendo otros condados más
154 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA
q u e el de Barcelona, como los de Ampurias, Gerona, Urgel y los
de Pallars y Ribagorza, que ya hemos visto pertenecieron algún
tiempo a Navarra; pero luego volvieron a depender de los fran­
cos hasta que se hicieron independientes (al parecer, a finés del
siglo IX ), siendo conde Ramón I, cuñado de García Jiménez de
Navarra.
El marquesado duró hasta 865, en que quedó reducido a sólo
la Marca Hispánica, es decir, a las comarcas españolas o cispi-
renaicas.
Pocos años después era conde de Barcelona, y a la vez de U r­
gel, G uifré o W ilfredo, de apodo el Piloso o Peludo, quien tam­
bién unió a los anteriores condados el de Cerdeña y el de Gerona.
C on esto llegó a ser, a fines del siglo IX, el más poderoso de los
señores de la Marca. Pero a su muerte (898) volvió a dividir los
condados entre sus hijos.

Independencia de la Marca y sus progresos territoriales

A este G uifré se ha atribuido la leyenda de la independencia


de la Marca Hispánica con relación a los emperadores francos;
pero esa atribución es fabulosa. Realmente, y aprovechándose de
las luchas que había en Francia desde fines del siglo IX , entre los
sucesores de Carlomagno y la familia noble de Eudes, descen­
dientes de un conde de París (Roberto el Fuerte), los condes de
Barcelona iban acentuando su independencia de hecho; y aun­
q u e sin atreverse todavía a romper abiertamente con los reyes
francos, oponían una resistencia pasiva a las órdenes de éstos. A
la vez aprovechaban los condes barceloneses toda coyuntura pro­
pia para ir ensanchando sus dominios a costa de los musulmanes.
Con negarse el conde Borrell II (940[?]-992) a reconocer co­
m o soberano al rey franco H ugo Capeto (987), quien acababa
de subir al trono, afirmó de hecho su autonomía. Desde entonces,
y cada vez más plena y seguramente, el condado de Barcelona
y los otros de la Marca Hispánica procedieron con positiva in­
LL CALIFATO DE CÓRDOBA Y LA HEGEMONÍA MUSULMANA ] 55

dependencia, que los reyes francos no trataron de perturbar. A


la vez se iba acentuando la pujanza de los condes de Barcelona, y
un consecuente movimiento de subordinación respecto de ellos
por parte de los otros condes. A esto contribuyó también el he­
cho de que, por matrimonios y otras causas, los condes de Barce­
lona juntasen a su territorio propio el de varios condados, a la
vez que establecían relaciones de parentesco con algunos condes
francos del otro lado del Pirineo (el de Auvernia, el de Tolosa,
el de Carcasona y el de Gascuña).

Ramón Borrell y Berenguer Ramón I

Los dos condes barceloneses más importantes de este período,


por sus condiciones personales, sus empresas guerreras y sus actos
de gobierno y organización social, fueron Ramón Borrell (992-
1018) y su hijo Berenguei Ramón I (1018-1035). Ramón Borrell
sostuvo relaciones con la corte del califa de Córdoba y realizó dos
expediciones militares notables: una, para ayudar a un príncipe
musulmán que luchaba contra otro, empresa que terminó con la
sangrienta batalla de Acbatalbacar (1010), y otra, que llegó hasta
los ríos Segre y Ebro. La fama alcanzada por Ramón Borrell se
expresó singularmente en el canto fúnebre que a su muerte se
escribió (en latín) y que ha llegado hasta nosotros.
Berenguer Ramón I se caracteriza especialmente poi sus con­
tinuos trabajos para asegurar los dominios de su casa condal, or­
ganizando la defensa de las fronteras, y por las leyes que dió en
favor de los vecinos de Barcelona. En su tiempo (1032) fué inau­
gurada la Basílica de R ipoll. Casi a la vez, el conde de Cerdeña,
Guifredo, fundó el célebre monasterio de San Martín de Canigó,
cantado por el poeta moderno Verdagucr. Otro monasterio de la
Marca, muy célebre en el siglo X y comienzos del X I, fué el de
Guixá, en Cerdeña, regido durante algún tiempo por el abad
G uarí o Gari, y en el que profesaron muchos italianos notables,
como el dux de Venecia Pedro Urseolo (luego santo), Juan Gra-
156 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA
dénico, M arino y Juan Morosini y el que fué luego San Rom ual­
do; todos ellos procedentes de Venecia.
E l año en que m urió Berenguer Ramón I £ué también el del
destronamiento del últim o califa de Córdoba y el del nacimiento
del nuevo reino cristiano de Aragón, al que pronto habría de
unirse Cataluña.

La cultura musulmana del Califato

N o fué sólo grande por su poderío militar la monarquía de


Córdoba. E l pueblo musulmán era muy entusiasta del saber, y
se cuidó mucho de difundir la enseñanza. Prueba de ello fueron
las escuelas primarias creadas en España y cuyo programa com­
prendía la lectura y escritura del Alcorán, la poesía, ejemplos de
composición epistolar y la gramática. En las escuelas superiores,
que hoy diríamos universitarias, se estudiaban las tradiciones re­
ligiosas y el comentario del Alcorán, la gramática, la medicina,
la filosofía, la jurisprudencia o derecho y la literatura, que com­
prendía también la historia. Las bases del saber musulmán eran
los libros griegos y romanos, principalmente los gxiegos, que tra­
dujeron al árabe erudito« de Siria y de Persia, y también algunos
cristianos de la secta nesioriana; con lo que vinieron a ser los
mantenedores y trasmisores de la cultura clásica, la propiamente
helénica y la del helenismo alejandrino (siglo III a. de C.), en los
siglos V II a X III de nuestra era, particularmente: es decir cuan­
do en España se perdió el ejemplo de San Isidoro a e~e respecto
y los demás pueblos de Europa, empeñados en puros afanes de
política y conquistas, habían olvidado en gran parte la tradición
cultural del mundo romano que, a fines del Im perio, resumía la
cultura del E. y el C . del Mediterráneo. A la vez, incorporaron
los musulmanes a su cultura los elementos científico:; y artísticos
que encontraron en los pueblos del Asia occidental, en la India
y en China. N o se limitaron a repetir y asimilar lo ajeno, sino
que supieron, producir un movimiento científico y literario ori­
EL CALIFATO DF. CÓRDOBA Y LA HF.CFMONÍA MUSULMANA 157
ginal y poderoso. Así se convirtieron en el pueblo más culto de
Europa, en el doble sentido de ser, como va dicho, los conserva­
dores de la ciencia antigua e importadores de la oriental asiática,
y de aportar ideas y descubrimientos nuevos. Por eso, desde muy
temprano y de muchos de los pueblos cristianos de Europa, vi­
nieron a España gentes deseosas de estudiar en los circuios sabios
musulmanes lo que en otros sitios era entonces imposible encon­
trar. Ejemplo saliente de esos viajes lo ofrece, en los últimos
tiempos del Califato (mitad del siglo X), el del monje franco
Gerberto de Auvernia, quien vino a España acompañando ai
conde de Barcelona Borrell II y estuvo en aquella ciudad y en
Córdoba, donde estudió geometría, mecánica, astronomía y otras
ciencias. Se le atribuye, como resultado de lo que aprendió en
las escuelas musulmanas, la introducción en el N. E. de España y
Francia de las cifras o números llamados “ árabes", que todavía
empleamos hoy, y del reloj de balanza. Gerberto, ilustre por su
saber y su inteligencia, fué arzobispo de Ravena, y después Papa
con el nombre de Silvestre II (999-1003). De estas penetraciones
de ciencia musulmana en Europa, volveremos a tratar más ade­
lante. Añadiremos ahora que en ese siglo X y luego en el X I, el
monasterio de Ripoll fué centro divulgador de la ciencia árabe,
particularmente las matemáticas.
La biblioteca de los califas de Córdoba llegó a reunir 600.000
volúmenes, y en Andalucía se establecieron hasta 50 bibliotecas
públicas. El califa Alhaquem tuvo a sueldo agentes encargados de
comprar y de copiar libros antiguos y modernos en las principa­
les ciudades del mundo. Com o resultado de rodo e<fo Ja instruc­
ción era muy general y pequeño el número de anaihxoi-.^.
El idioma en que escribían los literatos y los sabios musulma­
nes sus obras, era el árabe; pero consta la existencia de un idioma
pulgar, es decir, hablado por el pueblo, que estaba muy mezclado
de palabras latinas y más tarde de palabras romances o neola­
tinas, y que se empleó incluso en documentos oficiales. Los mu-
Hulmanes españoles cultivaron la poesía popular. Las canciones
4e ésta, acomnañadas de música, como era corriente, y divulga­
158 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

das por los cantores populares en calles y plazas y en las aldeas y


campos, influyeron mucho en la poesía de igual género de los
países cristianos españoles y extranjeros; y no sólo en la parte
literaria o del verso, mas también en la musical.
Justo es decir que, si los musulmanes españoles aportaron,
en virtud de su cultura, una producción notabilísima a las cien­
cias y letras de su tiempo, no todo esto procedía de su propia
substancia. El mundo musulmán de Oriente era también, según
se dijo antes, un gran foco de cultura, y los españoles mantuvie­
ron contacto con él mediante frecuentes y numerosos viajes que
traían continuamente a la Península las influencias del Asia
oriental y de Egipto, enriqueciendo la propia aptitud y el poder
creador de los occidentales. Este poder llegó a producir, como
veremos en seguida, modalidades culturales propiamente hispá­
nicas que diferenciaron sensiblemente la literatura, las artes y
aun la filosofía occidentales de las orientales.
Tam bién los judíos de España, principalmente habitadores
por entonces de los territorios musulmanes, se distinguieron en
el cultivo de la poesía, la filosofía y la medicina. En la práctica
de esta ciencia gozaron de mucho prestigio y fueron buscados por
los mismos cristianos.

Las artes musulmanas

La gran cultura de los moros y árabes españoles se manifestó


igualmente de manera grandiosa en las artes. A u n qu e también
en éstas fueron discípulos de los pueblos asiáticos antiguos (cal­
deos, asirios, persas) y de los romanos bizantinos, supieron in­
ventar formas nuevas que caracterizan sobre todo su arquitectura
y sus artes de adorno. Así ha podido sostener con fundamento
u n recentísimo historiador del arte hispanomorisco, que éste
constituye, en su evolución, un algo original y separado del arte
musulmán de Oriente. Esa originalidad tuvo a España por punto
de partida, produjo una marcada derivación en los monumentos
F.l. CALIFATO DE CÓRDOBA Y LA HEGEMONÍA MUSULMANA 159

dei Norte de Africa c influyó, no sólo en los países españoles cris­


tianos, sino también en algunos de Francia.
El edificio capital de la arquitectura árabe o musulmana es
el dedicado al culto religioso (mezquita). Consta generalmente
de un patio de entrada; una o varias naves, divididas por co­
lumnas enlazadas con arcos de herradura, lo que podríamos lla­
mar altar, especie de hornacina o hueco en forma de arco, que
se abría en un muro y cuyo nombre árabe es mihrab, el cual, sin
contener imagen alguna, guarda siempre la condición de estar
orientado hacia la Meca, ciudad santa de los musulmanes; y, por
último, las torres (una o varias en cada mezquita), llamadas ai-
minares, y desde las cuales un funcionario especial llamado al­
muédano, anuncia en alta voz (los musulmanes no usaron las
campanas, propias de los templos cristianos) las horas de la ora­
ción. El techo de las mezquitas es abovedado, y en el centro sue­
len tener una cúpula. Ejem plo notable de mezquitas españolas
es la de Córdoba, construida entre los siglos V III y X y repre­
sentante en España de la primera época del arte musulmán. En
su construcción, los arquitectos árabes utilizaron muchos mate­
riales de anteriores edificios visigodos y romanos, especialmente
columnas y capiteles de éstos; pero a la vez aportaron novedades
constructivas muy importantes y de positiva influencia en la ar­
quitectura cristiana. Ejemplos sobresalientes de ellas son la re­
solución del problema del equilibrio y seguro sostén de grandes
masas arquitectónicas sobre soportes de escaso volumen, que a
veces son simples columnas; y el entrecruzamiento, no sólo bello,
sino también sabio, de ios arcos (de herradura, lobulados y apun­
tados) y las bóvedas de crucería, con que el arte árabe se adelantó
al ojival. Esas tres novedades se contemplan ,aún en el interior
de la mezquita y principalmente en algunas de sus partes: el mih­
rab, el lucernario y la maesura (recinto reservado en las mez­
quitas para el califa o el imán en las oraciones públicas, o para
contener el sepulcro de un personaje tenido en opinión de
santidad). Su invención parece debida a un arquitecto musul­
mán llamado por el califa cordobés Alhaquem II y que trabajó
160 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

allí de 961 a 969. En materia de torres, es modelo de gracia y


esbeltez la de Sevilla, llamada la Giralda; pero la parte árabe de
ésta fué construida después de la desaparición del Califato de
Córdoba, esto es, en el siglo X II.
En punto a decoración de los edificios, usaron los árabes prin­
cipalm ente loe llamados arabescos o placas de mármol y yeso la­
bradas en hueco, con dibujo de motivos geométricos y de follaje
sobre fondo rojo o azul y con el relieve dorado en las construc­
ciones de lujo; los mosaicos de vidrio, de que subsiste un buen
ejem plo en la antecámara del mihrab de Córdoba, y los azulejos
en relieve, que adornan los zócalos y de que han llegado a nues­
tros tiempos muchísimos ejemplares.
Com o edificios civiles de la época a que nos referimos ahora,
los más notables y ricos de que se conservan restos son los pala­
cios de M edina Azahara y Alamiria, ambos en las afueras de
Córdoba, construidos en tiempo de Abderramán III.
En las industrias artísticas de objetos sueltos, los musulma­
nes descollaron sobre todo por su cerámica (vajillas pintadas en
colores y de reflejos metálicos, vasos de diversos tamaños y usos
y los ya citados azulejos), su orfebrería (lámparas, puños y vainas
<ie espada, arcas para guardar joyas con placas de metales pre­
ciosos y de m arfil esculturadas, vasos y cántaros, etc.) y sus teji­
dos (telas de lana y seda, tapices, de que fueron centros princi­
pales Alm ería, Málaga, M urcia y otras ciudades). Entre los res­
tos dé tejidos de esta época llegados a nosotros, merece citarse un
tisú que lleva el nombre del califa Hixem (final del siglo X ). T o ­
das estas artes fueron imitadas por los cristianos y de ellas derivan
en gran parte las del mismo género que florecieron después en
lo s reinos españoles.

Riqueza musulmana

Este admirable desarrollo de la cultura científica, literaria y


artística de los musulmanes españoles, reposaba sobre una gran
base de prosperidad general. La agricultura estaba m uy adelan-
L á m i n a XXV. — Mezquita de Córdoba. Tableros de mármol c on atauriques..
en la p o r t a d a d e l m i l n a b .
EL CALIFATO 1)E CÓRDOBA V LA HEGEMONÍA MUSULMANA 161

tada y daba grandes rendimientos, gracias a la mejora de condi­


ción de la clase labradora (en su mayoría, mozárabe), a la intro­
ducción de nuevos cultivos (arroz, caña de azúcar, algodón) y
de árboles frutales (melocotonero, albaricoquero, higueras, pal­
meras, granadas, etc.) y a la ampliación y rcgularización de las
canalizaciones para aguas de riego.
Fomentaron también los moros la ganadería y la minería y
establecieron, o multiplicaron y engrandecieron, las industrias,
ya citadas, de tejidos de lana y seda; de papel de hilo en sustitu­
ción del pergamino que se usaba antes; de cuero liso y estam­
pado (los famosos cordobanes o guadameciles de Córdoba); de
marfil tallado; de vidrios y cristales y otras. El papel, industria
importada de China por los musulmanes del Asia occidental,
existía ya en Játiva en el siglo X; de Toledo consta que funciona­
ba en el X I, puesto que han llegado a nosotros documentos de
este siglo escritos sobre aquella materia, como el misal mozárabe
de Silos. Esta novedad de tan granae influencia en el desarrollo
de la cultura, fuá durante algunos siglos exclusiva de España en
la Europa occidental, puesto que sólo en el siglo X III se inició su
conocimiento en las regiones transpirenaicas, donde parece que
la llevaron hacia el 1.300 fabricantes españoles y del N. de Italia,
y a las cuales debió alcanzar antes la exportación de papel espa­
ñol, del mismo modo que el de Játiva se exportaba a Oriente.
En correlación con este movimiento industrial y el agrícola, el
comercio era activísimo, sobre todo en el Mediterráneo. La Ma­
rina musulmana fué la más numerosa de aquellos tiempos, y sus
puertos principales de carga y descaiga, Sevilla, Málaga y Alm e­
ría. E l comercio se hacía principalmente con el África del Norte
(Marruecos) y con Egipto, Constantinopla, las costas del mar
Negro (por las que se comunicaban los comerciantes con el Asia
Central y la India) y las del Asia occidental (Palestina, etc.). La
moneda corría abundantemente en la España musulmana. Entre
sus diferentes tipos de oro, plata y cobre, eran los más importan­
tes el diñar (de oro) y el dirhem (plata), imitados luego en los
reinos cristianos.
162 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Prosperidad de la vida musulmana. Las glandes ciudades

T o d a esta actividad y riqueza se reflejaban en las comodi­


dades de vida generales y en el lujo de los ricos. Córdoba fué,
naturalmente, la expresión superior de esa prosperidad. En su
mayor auge (siglos IX y X), llegó a tener 200.000 casas, 600 mez­
quitas y 900 casas de baños a que acudían todas las clases socia­
les, y fué entonces una de las ciudades más pobladas y ricas del
mundo. Sus calles estaban empedradas, y sus habitantes surtidos
de agua por medio de tuberías. Las casas, cuyos muros exterio­
res apenas mostraban alguna que otra ventana, expresaban su
preocupación de aseo con el enjabelgado o encalado, siempre
fresco porque se renovaba a menudo, como todavía se hace hoy
en Andalucía, en la huerta de Valencia y en alguna otra comarca.
Interiormente, las casas, con sus paredes también blancas, sus
fuentes, su patio central lleno de luz y su decorado alegre, ha­
cían grata la vida del hogar. Los palacios de los califas, de los
nobles y de los grandes propietarios y comerciantes, eran suntuo­
sos, así como las mezquitas. La principal de ellas, antes citada,
tenía 21 puertas y 1.200 columnas de mármol, jaspe y capiteles
dorados. El púlpito que en ella había era de marfil y maderas
preciosas, y la alumbraban cientos de lámparas, muchas de ellas
de plata.
E n menor escala que Córdoba, pero con igual expresión de
bienestar y pujanza de vida, se mostraban otras poblaciones mu­
sulmanas españolas, como Sevilla, Málaga, Granada, Alm ería, T o ­
ledo, M urcia y Zaragoza. L a nombradía de ellas y de la cultu­
ra musulmana atrajo numerosos viajeros, no sólo musulmanes de
Á frica y de Asia, sino también cristianos de Francia, de Italia, etc.,
y, por de contado, de los reinos españoles. El ejemplo de Gerberto,
ya se ha indicado antes. Merced a la tolerancia religiosa de que
hablamos ya, era frecuente ver en Córdoba monjes extranjeros
que se hospedaban en los varios monasterios de las cercanías.
T am bién viajaban por otros países de Europa ios clérigos y
EL CALIFATO T i: CÓRDOBA Y LA MI O) MOXÍA Ml'M'l.MANA 5i>3

monjes españoles. Ejemplo de ello fueron el obispo de Elvira, Re-


cesmundo, enviado por Abderramán como embajador a la corle
de Otón el Grande (Alemania), y algunos abades y monjes de la
Marca Hispánica que visitaron Italia repetidamente, sobre todo
en la época a que corresponde la vida de Gerberto, antes y des­
pués de ser Papa. Esos contactos de los cristianos españoles y ex­
tranjeros ccn el foco cordobés de cultura, como los que por Italia
se producían con otras poblaciones musulmanas, fueron (con las
peregrinaciones a Santiago, de que volveremos a ocuparnos luego)
los caminos por donde aquí, y en el resto de Europa, se fueron
difundiendo los inventos que conocían los árabes: la numeración
india, la brújula, los molinos de viento, la medicina griega y la
nueva musulmana, las otras ramas científicas, la literatura oriental
y todos los demás elementos de civilización no cristiana. Un ejem­
plo de la intensidad de estas asimilaciones fué la escuela médica
de Salerno (Italia) iniciada en el siglo X y que ya en el X I fué
un centro importantísimo de estudios y experiencias a base de tra­
ducciones de libros árabes. En España ya hemos señalado el centro
de Ripoll, del mismo siglo X.

Los mozárabes y su influencia

El medio principal de transmisión de esas influencias a la


España cristiana, fueron los mozárabes, quienes, por su convi­
vencia con los musulmanes, aprendieron y tomaron mucho de
éstos, y que por su libertad religiosa y jurídica y su ya mencio­
nada lealtad a la tradición de la época visigoda, conservaron no
pocos elementos de la cultura anterior, entre ellos el Libro de los
Juicios y el idioma latino. Representaron por ello un factor de
cultura, lo mismo en el interior del Califato que en los reinos
cristianos a que pasaron por las emigraciones mencionadas antes,
o por el avance mismo de la reconquista.
Expresiones de esa cultura las hallamos hoy, especialmente
por lo que se refiere a la parte central y occidental de la Ptn-
164 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA
ínsula, en los monumentos de arte que se construyeron en la
meseta del Duero y otras comarcas a partir del siglo X (San
M iguel de Escalada, San Baudel de Berlanga, Santa María de
M elque, Lebeña, Peñalba, Celanova, San Salvador de Palat,
Sahelices del R ío y otros), y que contrastan con la modestia de
los qu e antes se habían elevado en el reducido territorio prim i­
tivo del reino de Asturias. Esos monumentos mozárabes reflejan
e l arte musulmán del califato, incluso las novedades arquitectó­
nicas de la mezquita de Córdoba, y su estilo se propagó luego
hacia el Norte; a la vez que se reproducía en les territorios es­
pañoles de dominación mahometana e influía en los monumentos
contemporáneos y en los de los siglos posteriores, tanto en varias
comarcas de Italia como en el Oeste de Francia, en Inglaterra,
y en países musulmanes de África y Asia.
En el orden económico conviene saber que la moneda que
circulaba en estos tiempos por los reinos cristianos españoles fué,
en su mayor parte, musulmana; hecho que continuó durante
bastante tiempo después.

Los mudéjares

L a influencia musulmana fué también ejercida en los terri­


torios cristianos por las poblaciones mahometanas que se iban
sometiendo a medida que avanzaba la reconquista, y que, a dife­
rencia de los prisioneros de guerra, eran respetadas por los reyes
cristianos en punto a su libertad, religión y leyes especiales. Estos
musulmanes se llamaron mudéjares, y representaron en la Es­
paña cristiana el mismo principio de tolerante convivencia que
los mozárabes habían representado en el Califato. Los mudéjares
aumentaron principalmente a partir del siglo X I. El roce con unos
y otros hizo que entrasen en el uso común de los españoles
muchas palabras árabes, que aun existen actualmente. Por otra
parte, los viajes frecuentes de los cristianos —incluso muchos reyes
de Castilla y Aragón y condes de Barcelona— a Córdoba, y los
EL CALIFATO DE CÓRDOBA Y LA HEGEMONÍA MUSULMANA 165
matrimonios mixtos, considerados entonces como válidos entre
personas de las dos razas, reforzaban continuamente esas in­
fluencias.

Relaciones entre cristianos y musulmanes durante


los primeros siglos de la Reconquista

La guerra de la Reconquista tuvo, en aquellos siglos, un ca­


rácter muy especial. A unque duró ochocientos años, no fue con­
tinua. Ya hemos dicho que las expediciones militares se hacían
por lo general en ciertas épocas del año y luego cesaban. En los
períodos de paz, cristianos y musulmanes comunicaban entre sí,
y muchas veces se prestaban mutua ayuda. Por ello era frecuente
el caso de que los reyes moros (a partir de la desaparición del
Califato) llamasen en su auxilio, para las guerras entre ellos, a los
reyes cristianos, con quienes estaban aliados o en amistad, o a
capitanes españoles de gran prestigio. Por su parte, los reyes y
nobles cristianos buscaban también la ayuda de los musulmanes
para sus guerras civiles; y cuando tenían que huir por haber
sido desterrados o perseguidos, se refugiaban en ciudades musul­
manas, como lo hicieron, según se dijo ya, Sancho I de León y
su abuela Tota, y después Alfonso V I de Castilla y otros.
Los matrimonios mixtos eran frecuentes. Como es natural,
sólo se han conservado noticias de los de personas notables; pero
es verosímil que abundasen también entre las otras. De los pri­
meros son el de una hija del caudillo musulmán de Aragón, lla­
mado Muza, con un conde García; el de doña Sancha, hija del
conde aragonés Asnar Galindo, con el rey moro de Huesca; el
de Muza, hijo del anterior matrimonio, con una hija del rey na­
varro Jimén Garcés; el de una dama noble castellana con el prín­
cipe cordobés Abdallá (abuelos ambos de Abderramán III); el
del célebre general del Califato, Almanzor, con una princesa cris­
tiana, que se cree era hija del rey de Navarra, Sancho II; el de
Alfonso V I con Isabel (Zaida), hija del rey de Toledo, y otros
166 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

más. L o curioso de estas uniones es que, a pesar de que la mujer


cristiana no está obligada, según la ley alcoránica, a cambiar de
religión para casarse con un musulmán, algunas de aquéllas I d
hacían, como se sabe de la citada mujer de Almanzor.
Seguramente, esta cordialidad de relaciones que no se oponía
a que la lucha por la reconquista se reanudase en todo momento
oportuno, debió ser mucho mayor entre los cristianos que vivían
en territorio musulmán (los mozárabes) y sus dominadores. De
Córdoba sabemos que algunas fiestas cristianas, como la de San
Juan y la de primero de año, las celebraban juntos mozárabes y
musulmanes. En tiempo de Almanzor, las tropas (en que, como
se d ijo ya, figuraban muchos cristianos) tenían como día de fiesta
general los domingos. H ubo casos en que la mutua tolerancia
consintió que un mismo edificio sirviese a la vez de mezquita y
de iglesia cristiana, en partes separadas.
Naturalmente, estas costumbres cordiales fueron desapare­
ciendo a medida que disminuían los territorios sometidos a los
musulmanes; que los mozárabes entraban en los reinos cristianos,
y que éstqp aumentaban en fuerza y prestigio m ilitar. N o ex­
cluyeron tampoco (especialmente en los últimos siglos de la
Reconquista) que se ejerciese cálida y continuamente la labor
de proselitismo católico sobre las poblaciones musulmanas de los
territorios cristianos, así como las polémicas públicas de carácter
religioso con el mismo fin. Es decir, que la tolerancia fué más bien
una medida de carácter político; pero no se tradujo, a la larga
(aunque sí en los primeros siglos), en una indiferencia religiosa,
ni siquiera en un respeto social a las creencias ajenas, que es como
hoy la entendemos. L o mismo puede decirse con referencia a los
judíos, cuya estimación en los territorios cristianos pendía prin­
cipalmente de su cultura y sus condiciones de trabajo, sin obs­
táculo de las controversias religiosas que la predicación católica
suscitaba a menudo.
EL CALIFATO DE CORDOBA Y LA HEGEMONÍA MUSULMANA 1G7

Población y cultivo de los territorios reconquistados

Por otra parte, el lento avance de la Reconquista durante los


tres primeros siglos (comienzos del V III a comienzos del XI) no
se debió tan sólo a la superioridad militar y a la unidad de fuerzas
de los musulmanes. T en ían éstos a su favor también el hecho de
poseer las comarcas españolas más pobladas y mas ricas, que les
daban abundantemente recursos para su sostenimiento y prospe­
ridad Por el contrario, los grupos españoles que iniciaron la Re­
conquista estuvieron recluidos, durante mucho tiempo, en terri­
torios montuosos, pobres y de difícil cultivo. Cuando salieron de
ellos se encontraron en prim er término con comarcas despobladas
y tierras incultas: tal sucedió a los asturianos cuando bajaron a
la meseta leonesa, que desde poco después de la conquista musul­
mana del siglo V III quedó desierta hasta el río Duero, no se sabe
bien por qué causa. L o mismo ocurrió a los francos cuando pene­
traron en territorio español, igualmente desolado y falto de ha­
bitantes por el Norte de Cataluña, como ya se ha dicho.
En estas condiciones, la principal necesidad de los nuevos
reinos era, como ya vimos antes, poblar sus territorios y cultivar
la tierra para obtener medios con qué vivir. A esa doble tarea
encaminaron sus esfuerzos los reyes. Así, cuando realizaban expe­
diciones contra tierras de musulmanes que no podían conquistar
definitivamente, se llevaban consigo habitantes, unas veces mo­
zárabes que preferían volver a vivir entre cristianos, y otras mu­
sulmanes prisioneros, que se convertían en esclavos. A l mismo
fin ayudaron las emigraciones voluntarias de mozárabes que fue­
ron acudiendo al advertir los progresos realizados por la Re­
conquista.
En lo relativo a la roturación de las tierras que por su propio
interés iban realizando los nuevos pobladores, fueron de gran
auxilio y ejemplo los monjes, especialmente los de la orden de San
Benito, fundadores de muchos monasterios y dedicados a la agri­
cultura. Los principales monasterios, en estos siglos y más ade­
168 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA
lante, fueron los de Sahagún, Escalada, Mazóte, Castañeda y Vim e,
por la parte de León; todos ellos a base de religiosos procedentes
de tierras musulmanas, pero que preferían vivir entre cristianos,
y aparte de las fundaciones posteriores de otras órdenes, como las
de C lu n y y Císter; y por ei lado de Castilla, Silos, Oña, Arlanza,
y otros. D e los de Cataluña, ya di noticias antes.
P or estos diferentes medios se fueron repoblando muchas lo­
calidades de Galicia, Asturias, León, Aragón y la Marca Hispá­
nica. Cada nuevo aporte de pobladores y cada legua de tierra
productiva, aumentaban las fuerzas de los nuevos reinos y me­
joraban sus condiciones económicas y militares para proseguir
la reconquista. Cuando, a comienzos del siglo X I, el Califato dejó
de existir, la desaparición de un enemigo tan formidable coin­
cidió con el aumento ya logrado por los españoles en su riqueza
y en el número de los combatientes utilizables. El conjunto de
todas esas favorables condiciones hizo posible el importantísimo
avance realizado a partir de aquella fecha y de que trataremos
más adelante. Los términos del problema se invirtieron: los m u­
sulmanes, aunque seguían en posesión de las tierras más fértiles
(Andalucía, los valles de Aragón, el litoral mediterráneo de
M urcia a Tarragona), eran ya débiles militarmente porque estaban
divididos; los cristianos, en cambio, eran fuertes y pudieron apro­
vechar bien la división y las ambiciones que hicieron luchar a
unos reinos musulmanes con otros.

Cómo se gobernaban las aldeas y ciudades

Cuando se repoblaba una aldea o ciudad o se formaba una


nueva, los vecinos (aparte la autoridad del conde, representante
del rey o del señor particular) procuraron administrarse por si y
con acuerdo de todos sus intereses comunes, como siempre ha
hecho la Humanidad en casos tales. El título de “ conde", que
ya existía en los tiempos visigodos, se aplicó en los siglos que
ahora nos ocupan, y después, tanto a una parte de los nobles fun­
E L CALIFATO DE CÓRDOKA Y LA HEGEMONÍA MUSULMANA 169

cionarios que constituían la Corte del rey, corno a los goberna­


dores en quienes éste confiaba, según acabamos de decir, la
dirección de los distritos o partes de varia denominación (man-
dationes, condados, etc.) en que dividía su territorio. Cada con­
dado de éstos comprendía varias villas o aldeas. Un documento
muy curioso de fines del siglo X nos da la fórmula de concesión
de uno de aquéllos con las siguientes palabras: “ Alfonso, Rey
[era Alfonso IV]. A nuestro tío Don Gutierre. Por este nuestro
serenísimo precepto y mandato, os nombramos para que gober­
néis el condado de Carioca, Castelión, la mitad de Laura, Sali-
niano, Joserio y O rtigueiia, de tal modo que todos estos pueblos
os obedezcan para nuestra utilidad y cumplan y ejecuten inexcu­
sablemente cuanto por nosotros les sea mandado y ordenado. Y
a nadie permitimos ni toleramos que os perturbe lo más mínimo."
No eran iguales en extensión ni importancia todos estos con­
dados. Grandes y pequeños, su número debió ser mucho, a juzgar
por los nombres de ellos que conocemos. Por esos nombres se ve
también que unos condados tenían como centro una población
importante (León, Astorga, Lugo, Burgos), y otros, pueblos pe­
queños o distritos más o menos amplios (Liebana, Bureba, Deza,
Oca, Álava, Asturias de Santillana).
Tam bién había condes no gobernadores, es decir, que regían
distritos de su propiedad particular y tenían con los pobladoies
de ellos una relación de dueños de la tierra a qiv.cnes los cultiva­
dores pagaban los tributos en vez de pagarlos al rey; pero no
sabemos bien en qué relación de dependencia o de independencia
con el monarca se hallaban esos condados. Es verosímil que, en
los más de los casos normales, el conde pagase al rey un tributo
o ciertos servicios, a cambio de proceder libremente en todo
lo demás.
La condición moral dominante en la población de entonces
y la dependencia económica de la agricultura y la ganadería en
que se hallaban incluso las ciudades más importantes, producían
el hecho de que los intereses comunes del grupo de vecinos se
refiriesen principalmente a las tierras y a los ganados. Por esa
170 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

razón, las reuniones o juntas de aquéllos se ocupaban sólo de


asuntos relativos a esas cosas, como ya había ocurrido en las aldeas
del tiempo visigodo.

Los concilios o concejos

Esas juntas son llamadas en los documentos del siglo X con­


cilios, usando la palabra latina que significa toda especie de
asamblea, congreso o junta. De ella derivó luego la palabra cas­
tellana concejo, que todavía empleamos. Tam bién concilio signi­
fica, en aquellos tiempos, el T ribu n al o Asamblea judicial de cada
territorio (mandación o condado), que formaban los hombres li­
bres de él presididos por el conde, y a veces por el obispo, si le
había en la localidad; pero lo interesante para formarnos idea
de cómo vivían las gentes de las villas y aldeas, es el concilio no
ju d icial a que antes nos referimos.
Las materias con que se ocupaba ese concilio (o como antes
dijimos, los intereses generales de los vecinos) eran las tierras co­
munes de pastos y bosques que podían usar todos los hombres
del pueblo; las relaciones jurídicas entre propietarios para el
paso de ganados, caballerías y personas, o para la distribución y
uso del agua de riego, donde ésta existía; la venta de tierras, si
llegaba el caso; la fijación de precio de las labores del campo
y de las cosas que se llevaban al mercado del lugar, así romo el
uso y fidelidad en las pesas y medidas; en suma, los intereses
materiales de los vecinos, base de su vida y, por tanto, esenciales
según el natural juicio de aquéllos. Así aparece el concilio de las
aldeas próximas a León, a las que se fué extendiendo una gran
parte del fuero dado en 1020 a la ciudad.
Sin embargo, ,la diferencia entre la capital y las aldeas se ad­
vierte ya en los comienzos del siglo X I y produce más tarde una
distinción en las atribuciones del concilio de aquélla y de éstas.
Por otra parte, la dependencia de la ciudad respecto de la vida
labradora, a que ya hemos aludido antes, se sigue mostrando,
EL CAUFATO DE CÓRDOBA Y l.A HEGEMONÍA MUSULMANA 171
entre otras cosas, por la misma división del territorio que la
corresponde.

Cómo era una ciudad cristiana en el siglo X

La disposición general de una ciudad y su gobierno en aquel


tiempo, podemos figurárnosla sobre el ejemplo de la de León.
El término de lo que hoy llamamos el municipio (leonés u otro)
comprendía varios pueblos. Cada uno de éstos tenía su concilio;
y la capital, uno general a todo el territorio. La ciudad estaba
formada por los siguientes elementos: en el centro, el casco de
la población, constituido por el caserío, los huertos y los cercados
para el forraje; seguían luego, por fuera del casco, ias tierras
labrantías y los prados de propiedad particular, y más allá todavía
estaban los exiti o exidos (ejidos), praderas, dehesas y montes co­
munes. En pequeño, esto mismo era lo que existía en las aldeas.
La importancia mayor de la ciudad procedía de ser más po­
blada y más rica, poseer mejor caserío, vivir en ella las autoridades
y ser una plaza fuerte: es decir, estar rodeada de murallas y torres,
cosa que en aquellos tiempos de guerras continuas representaba
una gran ventaja. Esa ventaja no la podemos comprender hoy día,
por la gran seguridad de que goza la vida humana y la fuerte
protección de las autoridades, la policía, etc.; pero en los siglos
V III a X I, y aun después, era muy grande. La paz y la tranquilidad
han sido siempre bienes m uy apreciados por los hombres, aun en
las épocas de más continuas luchas militares. Los reyes y la Iglesia
católica se esforzaron por lograrlas en la mayor medida posible,
dada la condición turbulenta de las clases poderosas y las envi­
dias y codicias que a cada paso producían contiendas sangrientas.
El amurallamiento de una ciudad y las fortalezas sueltas (cas­
tillos) constituían un gran medio material para evitar algunos de
los inconvenientes de aquel estado de cosas.
En el orden moral se inventó otro medio, llamado “ la paz y
tregua de Dios” , iniciado, según se cree, a mediados del siglo X I
MANUAL DE HISTORIA DE E.‘ PAÑA

(1041) en el concilio de Toulonges (villa francesa próxima a


Perpignan, si es que se identifica con Tuluges) e introducido
luego en Cataluña, de donde probablemente se propagó a toda
España. Consistía la tregua en prohibir que en ciertos días de la
semana —del miércoles por la noche al lunes por la mañana—,
y en algunos de fiesta importante, se pudiese guerrear, no siendo
contra los musulmanes. Para hacer respetar la tregua se amenazó
a los nobles (que eran los principales causantes de las guerras
civiles, por las luchas entre unos y otros y los atropellos frecuentes
qu e cometían con los mercaderes y en las tierras, casas y riquezas
de los plebeyos labradores) con multas y con penas impuestas por
la Iglesia; las cuales eran entonces muy temidas por la gran fe
de las gentes. Tam bién se formaron tribunales que se llamaban
de la paz.
T o d o lo que va dicho antes, especialmente con referencia a
León y Castilla, responde en líneas generales a lo qu e ocurría en
los demás reinos cristianos. Las diferencias entre ellos son de por­
menor o de predominio, ya de uno ya de otro de los factores so­
ciales y políticos (el rey, la nobleza propietaria, el clero, los m u­
nicipios), y a veces de fecha, es decir, de prioridad en la aparición
de las instituciones o de los acontecimientos; pero los problemas
y las necesidades fundamentales fueron los mismos en todos lados.
C a p it u l o V III

LO S G R AN D ES A V A N C E S C R IS T IA N O S D E L SIG LO XI
A L X III Y E L C O M IE N Z O DE LAS C U L T U R A S
P R O P IA M E N T E E SPA Ñ O LAS

Caracteres generales del período

El período que va desde la caída del Califato de Córdoba a la


mitad próximamente del siglo X III, fué de una importancia ca­
pital en todos los aspectos de la historia de España. Tres grandes
hechos lo caracterizan: el notable avance de la reconquista cris­
tiana, que desde la línea del Duero, alcanzada en el siglo X , se
transporta a la del G uadalquivir por el Sur y al litoral mediterrá­
neo por el Sudeste (Valencia, Alicante, Murcia); la concentración
de los varios centros políticos constituidos a partir del siglo V III
(reinos de Asturias-León, Navarra, Castilla, Aragón, condados de
Cataluña absorbidos por el de Barcelona, Provincias Vascongadas),
en dos grandes unidades (reino de León y Castilla, con dos de
las regiones Vascongadas; reino de Aragón, con Cataluña), más
el pequeño reino de Navarra; aparición y desarrollo de las len­
guas romances (gallego, castellano, catalán y sus derivaciones,
etcétera) y, al compás de ellas, comienzo de las culturas respecti­
vas en que se mostraron ya las características propias del genio
español y de sus diferentes modalidades regionales.
A esos tres grandes hechos cuyo pormenor histórico sigue a con­
tinuación, se une, en sentido contrario del segundo de ellos, la des­
membración de la parte occidental de la Península, desde la línea
del Miño para abajo, que se afirma política y nacionalmente como
una entidad aparte de las otras entidades hispánicas.
LOS AVANCKS CRISTIANOS l)i l. .SIÍH.O XI Al. XIII 175

Iniciación de los nuevos avances territoriales

Cuatro años después (1035) de la caída del Califato, subió al


trono de Castilla Fernando I, hijo de Sancho el Mayor, de Na­
varra. Dos años más tarde (1037), victorioso Fernando en guerra
con el rey de León, Bermudo o Vermudo III, hijo y sucesor de
Alfonso V, unió ambos reinos bajo su mando único; y en otra
guerra posterior con su hermano García, rey de Navarra, rescató
el mismo Fernando los territorios de Rioja y Burcba, que Sancho
el Mayor había obtenido años antes por conquista. Merced a este
hecho, la frontera oriental de Castilla fué desde entonces, por
este lado, el río Ebro.
Femando I, guerrero de temperamento, sentía vivamente el
ideal de la reconquista. Se 1c ofrecían circunstancias propicias pa­
ra que lo pudiese realizar en gran parte, por la concurrencia de
la desmembración del Califato de Córdoba y el acrecentamiento
de los factores de población y riqueza que representaba la
unión de León y Castilla. Supo Fernando aprovecharlas dirigien­
do sus campañas principalmente hacia el Sur para buscar la lí­
nea del T ajo; y por el Oeste, acometiendo los territorios de la
región central de la antigua Lusitania, por debajo del Duero.
En la primera dirección, conquistó la parte Norte del reino
musulmán de Toledo (1062) y colocó así la frontera de Castilla
muy próxima al Tajo. En la segunda dirección se apoderó de
Viseo, Lamego y Coimbra, avanzando los linderos cristianos hasta
el río Mondego, un poco al Norte de la sierra de la Estrella
(1057-1064). Por la parte occidental de Soria tomó a San Estebrn
de Gormaz, sobre el Duero, al Sudoeste de Osuna; e hizo tam­
bién una incursión hacia Valencia que, por enfermedad del rey
(quien murió a poco), sólo dió por resultado una victoria obte­
nida sobre los musulmanes de Paterna.
Aparte las adquisiciones territoriales mencionadas, logró Fer­
nando, por el efecto moral de éstas y por su fama guerrera, que
los reyes de Taifas de Zaragoza, Badajoz, Sevilla y T oledo se
176 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

declarasen tributarios suyos; es decir, que le pagasen anualmente


una cantidad en dinero a título de reconocimiento de superio­
ridad; y, también, prácticamente, para no ser inquietados por
el monarca cristiano, sino protegidos y auxiliados por él en caso
preciso. A esa contribución se la conocía entonces con el nombre
de “ parias” ; pero tal sistema duró poco tiempo, porque los reyes
cristianos posteriores a Fernando I prefirieron, por lo general,
la posesión de nuevas tierras y fortalezas de los musulmanes.

Las conquistas de Alfonso VI

Con una falta de discreción frecuente en los reyes de aquellos


tiempos, inherente al sentido patrimonial de la monarquía y que
la experiencia política de Fernando I no fué bastante a evitar,
este monarca, en vez de mantener la unidad política alcanzada
por él, dividió su reino en tres (Castilla, León y Galicia) para
satisfacción de sus tres hijos. Pero las envidias y ambiciones de
éstos promovieron bien pronto luchas fratricidas que, tras varias
peripecias, terminaron con adueñarse uno de ellos, Alfonso, de
las tres coronas con todos sus territorios.
Dos expediciones guerreras a la región de Sevilla, cuyo rey
musulmán, Motamid, salvó de momento su trono pagando doble
tributo; una intervención en Toledo, donde Alfonso ayudó a
recobrar la corona al reyezuelo Cádir, tributario suyo y a quien
debía el monarca castellano favores personales, constituyeron el
preludio del hecho m ilitar principal realizado por Alfonso V I:
a saber, la toma de T oledo (1085), plaza fuerte de considerable
importancia estratégica por señorear la línea del T a jo y por su
misma topografía local. Representa por ello, esta conquista, uno
de los momentos decisivos en el cambio de las respectivas posi­
ciones del poder musulmán y el cristiano.
£1 ejército reunido por Alfonso V I para realizarla era nume­
roso y compuesto de gentes españolas de varias procedencias: cas­
tellanos, leoneses, gallegos, asturianos, vizcaínos, navarros y ara-
L ámina XXVII. — Arqueta árabe de la Catedral de Gerona.
I.OS AVANCES CRISMANOS Iil.J. MCI.O \I AI Mil 177

goncscs, mandados, estos últimos, por quien era su rey enton­


ces, Don Sancho. Concurrían también extranjeros, entre ellos
muchos franceses y algunos de Italia y Alemania: hecho que bien
pronto iba a tener consecuencias fundamentales para la política
peninsular. La población de Toledo estaba a su ve/, formada,
como muchas otras del antiguo califato, por mozárabes, musul­
manes (bastante de éstos, renegados) y judíos. A l rendirse la
ciudad, el rey Alfonso prometió a los musulmanes (pie quisieran
quedarse allí el respeto a su vida y hacienda: la conservación de
sus jueces y leyes; la no imposición de nuevos tributos y el uso
de la mezquita principal para seguir celebrando sus actos religio­
sos. Eran esas condiciones las que de costumbre se concedían a
los mudéjares. Con esto, aunque muchos musulmanes se marcha­
ron de Toledo siguiendo a su rey, a quien se dejó paso franco
para ir a Valencia, otros se quedaron allí. La importancia de
la pérdida de Toledo y de su situación estratégica, que domina
el valle del Tajo, impresionó fuertemente a los mahometanos y
produjo como consecuencia la reconquista de muchas ciudades
de aquella zona, desde Talavera al Oeste, hasta Uclés y Cuenca
al Este. También perm itió repoblar en firme otras ciudades y
distritos de retaguardia, como Salamanca, Avila, Arévalo, Olme­
do, Medina, Segovia y Cuéllar.

Población y gobierno de Toledo

El rey castellano, bien porque quisiera tener a los musulma­


nes vigilados y supeditados a una mayoría cristiana, bien porque
en conjunto la ciudad y sus alrededores no estuviesen suficien­
temente poblados, hizo publicar llamamientos a todos los hom­
bres que deseasen ir a Toledo, para que así lo hiciesen, y ofreció
a los nuevos pobladores casas y tierras. Hizo esto último también
con los extranjeros que le habían acompañado a la conquista y
con otros grupos de soldados auxiliadores; y como esto dió al
vecindario de Toledo una heterogeneidad grande, puesto que
178 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

resultó mezclado de gentes de varias naciones, a cada una de


ellas le dió ley o fuero especial. Hubo cuatro de esos fueros: uno
para los musulmanes, convertidos en mudejares; otro para los
judíos; un tercero para los extranjeros, principalmente franceses,
y qu e por esto eran llamados francos, y el cuarto para los caste­
llanos. Cada uno de estos grupos conservó sus jueces y jefes pro­
pios y su propia y diferente ley, incluso los que eran españoles
y cristianos, pero de otras comarcas. Así, los mozárabes pudieron
seguir rigiéndose por el Libro de los juicios visigodos que, al tra­
ducirse (siglo y medio después, aproximadamente) al romance
castellano, tomó el nombre de Fuero Juzgo; y los castellanos apli­
caron las leyes de su monarquía, distintas en muchas partes de las
del Fuero Juzgo. Para el gobierno general de la ciudad puso el
rey dos alcaldes, uno mozárabe y otro castellano; pero dió cierta
supremacía al primero.
Este caso de T oledo debe mirarse como un ejem plo de lo que
eran en aquella época las más de las poblaciones que se iban con­
quistando a los musulmanes y repoblando con cristianos.

La mezquita de Toledo y el arzobispo Bernardo

La reina Doña Constanza, segunda mujer de Alfonso V I, era


francesa de nación y, naturalmente, afecta a sus compatriotas.
Entre los franceses que habían acudido al sitio estaba un monje
de la orden de C luny y abad del Monasterio de Sahagún, llamado
Bernardo. A éste le hizo nombrar el rey arzobispo de Toledo;
y para que tuviese más autoridad y brillo el arzobispado, le hizo
donación de muchas villas y aldeas y de varios castillos, así como
de huertas, molinos, casas en gran número y tiendas o comer­
cios, para que, con las rentas de todos esos bienes, la catedral y
sus servicios quedasen bien dotados. Con esto y con la confir­
mación de la categoría de "primado de todas las Españas” , que
en octubre dió el papa Urbano II a favor del arzobispo, la mitra
de T oledo comenzó a ser una de las más ricas (si no la más) de
LOS AVANCKS CRIS MANOS ÜKL SIGLO X! A!. XIII 170

España, y su prelado la más alia persona del clero español. Ocu­


paron luego este puesto muchos de los sacerdotes que más han
ilustrado nuestra historia y que han influido en ella, no sólo
en el orden religioso, sino también en el político y el de la cultura.
El arzobispo don Bernardo, por su calidad de extranjero, no
conocía bien los sentimientos e ideas de los españoles, y verosí­
milmente no comprendió la convivencia tolerante que aquéllos
seguían con los mudéjares y los judíos. Fuese por esto o por las
ideas más rígidas que caracterizaron a los monjes de Cluny, el arzo­
bispo, sin respetar la concesión hecha por el rey, y de acuerdo
con la reina, hizo que un escuadrón de soldados se apoderase
por sorpresa de la mezquita mayor y la convirtió en iglesia cris­
tiana. Los mudéjares se alborotaron con ese atropello de su ley
y fuero; y el rey Alfonso, que se hallaba de viaje y a quien se dió
al punto noticia de lo ocurrido, volvió con gran prisa a Toledo
muy enojado y con ánimo de castigar al culpable y devolver la
mezquita a los moros. Éstos, o generosos o prudentes, sin duda
para no atraerse nuevos odios, pidieron al rey que perdonase el
agravio. Contestó el monarca que la ofensa no era sólo para ellos,
sino para él mismo, cuyas órdenes se habían desobedecido: cosa
grave, puesto que el rey era la primera autoridad y todos le de­
bían respeto y obediencia. Pero los moros insistieron, sobre todo
en el argumento de que, si se castigaba a los culpables, una vez
muerto el rey serían ellos los que sufriesen las consecuencias, por
la mala voluntad con que los mirarían. Pidieron, pues, nueva­
mente, que el rey perdonase a la reina y al arzobispo; y que, para
el porvenir se les asegurase el respeto de sus demás derechos. El
monarca acabó por convencerse, y con ello se evitó un día de
luto a la ciudad.

La catedral de Toledo

El edificio de la antigua mezquita, convertida así en catedral


católica, fué dos siglos después sustituida por el actual, de estilo
gótico. Su primera piedra se puso el 12 de agosto de 1227, siendo
180 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

rey de Castilla y León Fernando III y arzobispo toledano don


Rodrigo de Rada. Tardó más de dos siglos en acabarse, y poste­
riormente se le añadieron otras construcciones. Entre las escul­
turas que adornan el presbiterio o altar mayor figura la del moro
A b u W alid, alfaquí o doctor mudejar, que fue quien llevó la
voz de sus compatriotas cuando éstos pidieron al rey Alfonso V I
que no castigase el atropello de la mezquita.

E l misal mozárabe

Tam bién fué Toledo el lugar donde se produjo por entonces


otro episodio importante de la historia religiosa de España, ori­
ginado en gran parte, como el de la Catedral, por los cluniacenses.
Los mozárabes poseían en Toledo varias iglesias desde tiempo
de los musulmanes, donde conservaban sus rezos, misas y otras ce­
remonias del culto con las reglas que se habían establecido en tiem­
po de los visigodos, algunos de cuyos prelados contribuyeron per­
sonalmente a la formación de aquéllas. Pero en Rom a se habían
ido creando otras reglas y modos de decir la misa y las oraciones,
y llegó un momento en que los Papas, fuertemente apoyados por
los monjes de Cluny, pretendieron que las reglas romanas (rito
o misal romano) fuesen los únicos imperantes en la Iglesia cató­
lica. L o consiguieron en Aragón el año 1071, y de 1077 a 1078
en Castilla: novedad sancionada por el Concilio de Burgos en
1085, que abolió el rito o liturgia mozárabe para todo el reino.
Conquistada Toledo, se suscitó la misma cuestión con respecto
a las iglesias que allí tenían los mozárabes. Éstos se mostraron
reacios a perder lo que veneraban como gloriosa tradición de la
época de San Isidoro, e hicieron resistencia. Se convino al fin
decidir el asunto mediante la aplicación de ciertos actos que ex­
presaban las ideas de entonces respecto de la intervención divina
en determinados asuntos de justicia. Fueron dos esos actos: el
duelo judicial entre un partidario del misal mozárabe y otro del
romano y la llamada prueba del fuego. Consistía ésta en arrojar
L ámina X X I X .— Tapiz de la Creación. de la Catedral de Gerona
L ámina X X X . — Abside de Sa,Climent de Taiill. (Barcelona,
Museo de Arte y Arqueología.)
LOS AVANCES CRISTIANOS DEL MOLO XI AL XIII 181
a una hoguera la cosa que se disputaba; y, si no quemaba, era
tenida por inocente o poseedora del mejor derec ho. Encendióse,
pues, una gran hoguera y a ella se arrojaron un ejemplar del mi­
sal mozárabe y otro del romano. El gran gentío que presenciaba
la prueba oraba para que se produjese el milagro de salvar del
fuego el misal mozárabe. Así sucedió; y, en cambio, el otro se
quemó por entero. Tam bién el duelo judicial lué favorable ai
rito mozárabe. T a l es la tradición toledana, que dos siglos después
recogió un arzobispo de aquella ciudad, autor de una Historia
de Toledo. Se supone ocurrido el hecho en el año 1090.
N o obstante, el rey, movido por las presiones del Papa y de
los cluniacenses, hizo abolir también en Toledo el rito mozárabe;
pero concedió por privilegio especial que continuase en seis de
las iglesias que entonces existían en la ciudad. Los mozárabes
que seguían viviendo en territorio musulmán, lo conservaron tam­
bién. Por lo menos, sabemos que así era en Valencia cuando la
conquistó Jaime I en 1238.

El C id

Uno de los nobles del cortejo del rey Alfonso VI fué Ruy
Díaz de Vivar o el Cid campeador, nombre que le dieron los
musulmanes. Nacido en la ciudad de Burgos o en la aldea inme­
diata de Vivar, figuró ya de manera relevante en la corte del
rey Fernando I (1035-1065), y luego sirvió en el ejército de San­
cho II (1065-1077). Sitiando con éste la ciudad de Zamora, fué
asesinado el rey a traición realizada por un zamorano llamado, se­
gún la tradición, Bellido Dolfos. El Cid, que presenció el hecho
de lejos, no pudo acudir a tiempo para impedirlo o castigar al
asesino, por no calzar sus espuelas en aquel momento; circuns­
tancia que le im pidió impulsar a su caballo debidamente. De este
hecho, real o imaginario, salió uno de los muchos bellos roman­
ces que forman la leyenda poética del Cid; leyenda cuya expre­
sión más perfecta se halla en el Poema o Gesta del M ío Cid, es­
J82 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

crito a mediados del siglo X II, y a través del cual se ha visto


durante mucho tiempo la figura de aquel gran guerrero caste­
llano, prototipo de los capitanes españoles que cooperaron a la
Reconquista. El Poema no representa una biografía del Cid, ni
aun en lo que tiene de exacto. Por otros conductos y con otras
fuentes, se ha podido reconstruir hoy la historia de aquel per­
sonaje típicamente castellano.
El rey sucesor de Sancho II, Alfonso VI, tuvo en gran estima
a Rodrigo en los primeros años de su reinado y se lo testimonió
casándole con Jimena Díaz, hija del conde de O viedo y sobrina
del rey. Nueva prueba de ese afecto consistió en enviar al C id a
Sevilla para que, en nombre del rey Alfonso, cobrase el tributo
que debía pagar el monarca musulmán sevillano.
Esa comisión dió, según parece, motivo a que se produjera
una de las causas que más influyeron en la desavenencia que
poco después, y por largos años, separó al monarca y a Rodrigo.
E l origen es muy propio de aquellos tiempos. El rey de Sevilla
estaba en guerra con el de Granada, a quien apoyaban algunos
nobles castellanos, entre ellos el muy poderoso conde García Or-
dóñez; pero como a la vez el rey de Sevilla era aliado de Alfonso
V I, el C id se creyó en el deber de ayudarle, y en una batalla
venció a los soldados del de Granada y cogió prisioneros a sus
amigos castellanos. Desde entonces, el conde García Ordóñez fué
uno de los más acérrimos enemigos del C id y de los que más
trabajaron en el ánimo del rey para indisponer a éste con
Rodrigo.
La primera ocasión de desavenencia entre Alfonso V I y el
C id fué, sin embargo, el hecho de que éste atacó sin consenti­
m iento de aquél al rey musulmán de Toledo, quien, como el de
Sevilla, era aliado del monarca castellano. Irritado éste, desterró
al Cid; es decir, le hizo salir de Castilla (1081).
LOS AVANCES CRISTIANOS DEL SIGLO XI A!. XIII 18 3

E l destierro del Cid y sus efectos

El hecho del destierro rompía, entonces, entre el noble que


lo sufría y el rey, todo lazo de dependencia, y dejaba en libertad
al primero para ofrecer sus servicios como guerrero a quien le
pareciese conveniente. Así lo hizo el Cid con el rey moro de
Zaragoza, de quien fué muchos anos aliado y brazo militar más
fuerte que ningún otro; prueba del prestigio personal del Cid y
del poderío de la tropa que mandaba, formada por caballeros
castellanos parientes y amigos suyos. Guerreaba entonces el rey
de Zaragoza contra el de Lérida, también musulmán, pero ayu­
dado por el monarca cristiano de Aragón y por el conde de Bar­
celona. En consecuencia, el Cid tuvo que combatir en defensa
de un reino musulmán, no sólo contra soldados musulmanes de
Lérida, sino también contra aragoneses y catalanes. En esa cam­
paña venció e hizo prisionero al conde de Barcelona (1082). Este
hecho se repitió; dado que el Cid, desterrado nuevamente por
su monarca, en 1089, tuvo que volver a pelear como aliado del
rey de Zaragoza y contra el conde de Barcelona. En esta segunda
guerra, como en la anterior, demostró Rodrigo caballerosidad y
misericordia; cosas notables en tiempos en que no se solía tener
piedad del vencido.
El momento culminante de la gloria del Cid y de su inter­
vención personal en la Reconquista, fué el de la toma de la ciudad
de Valencia y de la mayoría del reino musulmán de este nombre
que, desde la toma de Toledo, se hallaba bajo la dependencia de
la corona de Castilla. Esta dependencia provenía de que Alfonso
V I hizo rey de Valencia a Cádir (1086), quien antes lo fue de
Toledo, como sabemos. Destronado Cádir y muerto en 1092 por
una sublevación de sus mismos súbditos, el Cid, deseando ven­
garle, puso sitio a Valencia y entró en ella, con virtiéndola en un
señorío cristiano que reconocía la soberanía del monarca de Cas­
tilla. A llí vivió el Cid, de hecho, como si fuese un rey, hasta su
muerte acaecida en 1109. Sus soldados le amaron siempre y fué
184 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

honrado por los reyes cristianos, no obstante la persistente mala


voluntad de Alfonso VI.
Sus hijas casaron con personas principales: María, con el
que fué conde de Barcelona Ramón Berenguer III; Cristina, con
el infante aragonés Ramiro. Su viuda, Jimena, se mantuvo fuerte
en Valencia, hasta que en 1102 tuvo que abaldonarla por conse­
jo del rey castellano, quien creía imposible seguir resistiendo los
ataques de los moros. Jimena llevó consigo el cuerpo del Cid, que
fué enterrado en San Pedro de Cardeña (Burgos). Rodrigo de
Vivar encarnó noblemente la más pura y elevada representación
de la nobleza guerrera de su tiempo, juntamente con el anhelo
general de la Reconquista.

Los almorávides y los almohades

Los reinos de Taifas constituidos al desaparecer el Califato,


fueron siete al principio: Sevilla, Granada, Murcia, T oledo, Ba­
dajoz, Zaragoza y Valencia. Su división y sus rivalidades no sólo
facilitaron a los reyes cristianos el avance de la Reconquista, sino
que impedían a los musulmanes la unión de fuerzas para resistir
aquel avance. Pero después de la conquista de T oledo y Valencia
y d? sus respectivas consecuencias políticas, temerosos los reyes
de T aifas que aún conservaban sus territorios, de perder también
éstos, llamaron en auxilio suyo a los moros de Marruecos llama­
dos almorávides, quienes habían fundado allí un im perio musul­
mán m uy poderoso.
E l emperador admorávide Yusuf-ben-Taxfin concedió el auxi­
lio pedido. Con tropas marroquíes entró en Andalucía y, junto
con las de los reyes de Sevilla, Granada, Málaga, Alm ería y Ba­
dajoz, se dirigió hacia T oledo para pelear con Alfonso V I, quien
por entonces hallábase sitiando a Zaragoza. El rey castellano, acre­
cido su ejército con soldados aragoneses, catalanes y gentes del
Sur de Francia, acudió prontamente. Los dos ejércitos, el musul­
mán y el cristiano, se encontraron en Sagrajas o Zalaca (Badajoz)
LOS AVANCES CRISTIANOS OKI. SIGLO XI AI. XIII 185
en octubre de 1086, y el segundo sufrió una derrota completa;
pero Yusuf no supo aprovecharla, pues regresó a Marruecos. Los
reyes de Taifas tampoco supieron ni pudieron lograr ventaja po­
sitiva alguna. Volvió Yusuf en 1090 y sitió el castillo de Aledo,
avanzada estratégica y fortísima de los cristianos, entre Murcia
y Lorca. N o lo pudo tomar; pero las fortificaciones quedaron
tan quebrantadas, que los castellanos las abandonaron, incen­
diándolas.
Yusuf pensaba en algo más que en combatir a los cristianos.
Repitiendo el hecho de 711, se convirtió de auxiliar en domina­
dor, y anexionó a su imperio los territorios de los reinos de T a i­
fas (1090-91). Pasó con esto la España musulmana a ser una de­
pendencia de los almorávides de Marruecos. Pero ninguno de los
sucesores de Yusuf, no obstante continuar sus ataques contra los
reinos de León, Castilla y Aragón, consiguieron hacer retro­
ceder las fronteras ganadas antes por éstos, no obstante la toma
de Valencia por los almorávides, la derrota de Uclés (1168) y
otros reveses. Por el contrario, la frontera de Aragón avanzó hacia
el Sur con la toma de Zaragoza (1118) por Alfonso I.
Una revolución de carácter principalmente religioso, promo­
vida por los montañeses del Atlas a consecuencia de las predi­
caciones del Mahdí Ben T um rut, fundador de la secta almohade,
destronó a los emperadores almorávides de Marruecos (1122).
Acudió a sofocarla con sus tropas el entonces jefe almorávide Alí-
ben-Yusuf, quien residía a la sazón en España, y los reyes de
Taifas aprovecharon la ocasión para declararse de nuevo inde­
pendientes. Vencedores en África los almohades después de vein­
ticinco años de lucha, vinieron a España (1146), adonde se había
extendido mucho la efervescencia popular religiosa contra los
almorávides; hecho que facilitó la victoria de los almohades. En
1172 eran éstos ya dueños de todos los territorios musulmanes
de la Península, a los que añadieron 1«. isla de Mallorca en los
primeros años del siglo X III.
No tuvieron igual fortuna los almohades con respecto a los
territorios cristianos, donde reinaba entonces Alfonso V II. En
186 MANUAL D£ HISTORIA DE ESPAÑA

la serie de campañas dirigidas contra Castilla y Aragón, entreve­


radas de victorias y derrotas, sólo consiguen un efím ero avance
después de la gran batalla de Alarcos (1195) que les permitió
ocupar plazas tan septentrionales, con relación a los dominios
mahometanos, como Madrid, Guadalajara y Uclés; pero las victo­
rias cristianas de las Navas de Tolosa (1212) y Fabraegen (1213)
les obligaron nuevamente a retirarse al sur de Sierra Morena. Con
ello perdieron para siempre las esperanzas de sobrepujar el po­
derío m ilitar de los reinos cristianos de España. Completaron el
fracaso almohade las sublevaciones de los musulmanes españoles
contra sus nuevos dominadores; hasta que, destronados éstos en
Marruecos, vuelve a producirse el fraccionamiento anterior de los
reinos de Taifas, quienes continuaron luchando entre sí hasta
que las grandes conquistas castellanas y aragonesas del siglo X III,
qu e luego detallaremos, dejaron reducido el territorio musulmán
al reino de Granada, fundado por Alhamar, de la fam ilia de los
Nazaritas. Ese reino de Granada, llamado así porque Alhamar
fijó su capitalidad en la ciudad de aquel nombre (1238), com­
prendió en su origen (a mediados del siglo X III) los territorios
de Granada, Málaga y Almería, la parte sur de Jaén y el sur
también de la provincia de Cádiz.

La unión de Aragón y Cataluña

La primera de las dos grandes concentraciones políticas a que


se aludió como uno de los hechos característicos de este período,
fué la del reino de Aragón con el que se llamó Principado de
Cataluña, es decir, los territorios pertenecientes en aquel tiempo
a la casa condal de Barcelona. Debióse este hecho, inicialmente,
al matrimonio celebrado en 1137 por la princesa aragonesa Pe­
tronila, hija única del rey Ramiro II, con el conde de Barcelona,
Ram ón Berenguer IV. De esta unión, que no tuvo por conse­
cuencia confundir los dos Estados, aunque Ram ón Berenguer,
com o varón, intervino mucho en la vida pública del reino de su
LOS AVANCES CRISTIANOS DEL SIGLO XI AL XIII 187
mujer, nació un hijo, llamado primeramente Ramón, y luego A l­
fonso (II de Aragón). Éste heredó los dominios de su madre y los
de su padre; y con ello comenzó la unión personal de Aragón y
Cataluña, quienes desde entonces formaron una sola monarquía.
Los condes de Barcelona, príncipes de Cataluña, aportaron
a ella las cuantiosas posesiones que habían ido adquiriendo, prin­
cipalmente por herencia, en el sur de Francia. Estas adquisiciones
dieron origen a rivalidades y guerras con los reyes franceses, pero
también crearon una grandeza política que había de producir
muy importantes consecuencias internacionales para España y pa­
ra Europa. Comprendían esas posesiones, en 1076, los condados
de Tolosa, Carcasona, Mancrbes, Narbona, Sabcrt y Foix, a los
cuales se unieron después, como veremos, los de Cerdeña y Pro­
venza. El territorio de este último llegaba, por el Este, a Niza.
En la parte española, los condes que median desde la muerte
de Berenguer Ramón I (1076) a Ramón Berenguer IV, a saber:
Berenguer Ramón II (1076-1096) y Ramón Berenguer III (1096-
1131), llamado el Grande, avanzaron poco. Se • rce que Berenguer
Ramón II conquistó Tarragona en 1091. En cuanto a Ramón
Berenguer III, se apoderó en 1106, unidamente con el conde de
Urgel, de la villa de Balaguer, al NE. de Lérida, que aún estaba
en poder de los musulmanes. Hizo además incursiones guerreras
por la parte de Tortosa y en territorio de Valencia; y con la
ayuda de marinos italianos (de Pisa), sujetó a tributo a las islas
de Mallorca e Ibiza. Por declarársele voluntariamente vasallo el
conde de Ampurias (1123), incorporó substancialmente este te­
rritorio al del Estado barcelonés.

Las conquistas del reino de Aragón

Por su parte, el reino de Aragón había logrado grandes en­


sanches de territorio desde su nacimiento en 1035. En esta fecha
comprendía un área exigua: la faja que se extiende desde el valle
del Roncal, al Oeste, hasta el de Gistain, al Este. Poco después
188 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

(1037) adquirió el rey, por herencia de su hermano Gonzalo, las


comarcas de Sobrarbe y Ribagorza, con lo que se ensanchó por
Levante. El segundo rey de Aragón, Sancho Ramírez (1064-1094),
dió el primer empuje de importancia a la reconquista de los te­
rritorios ocupados más al Sur por los musulmanes del reino de
Zaragoza. Fortificó su línea fronteriza del SO. (M arcuello, Loarre
y Alquezar), y desde allí atacó y tomó las plazas de Barbastro
(1065) y Monzón (1089) y llegó hasta Moniaragón (1091) y Hues­
ca. Sitiando esta plaza en 1094, fué muerto por una saeta.
Su sucesor, Pedro I (1094-1104), logró apoderarse de Huesca
(1096) y conquistó de nuevo a Barbastro (1101), que se había
perdido poco antes, más otros lugares y castillos. Alfonso I el
Batallador, que ocupó luego la corona (1104-1134), hizo avanzar
considerablemente las fronteras de Aragón con las conquistas de
Ejea (1110), Zaragoza (1118) [?], Tudela, Borja, Tarazona, Ca-
latayud (1120), Ariza y Daroca; es decir, la casi totalidad de las
actuales provincias de Huesca y Zaragoza. Con la toma de Mon-
real del Campo, al N. de la Sierra Palomera y S. de Calamocha,
se puso en contacto con la comarca inmediata a T eru el. A llí
fundó una rábida o instituto religioso-militar de caballeros fron­
teros, análogo al que en el reino de Castilla representaron Cala-
trava y Montesa. Últim o episodio de sus campañas fué la toma de
M equinenza (1133), al SE. de la provincia de Zaragoza. En al­
guna de esas empresas militares fué ayudado por caballeros gas­
cones y bearneses. Más adelante hablaremos de las conquistas de
Alfonso I en Castilla y León.
E n 1125 y 1126 realizó una expedición más brillante que efi­
caz por tierras de Valencia, M urcia y Andalucía, hasta llegar a
la costa de Salobreña (al S. de Motril); sin otro provecho que el
importante de traerse 14.000 mozárabes de las comarcas recorri­
das, con los que repobló parte de Aragón.
Después de un breve reinado de Ramiro II, gobernó el reino
el ya citado conde de Barcelona, Ramón Berenguer IV , marido
de Doña Petronila de Aragón, según va dicho antes. Sus adquisi­
ciones de territorio fueron considerables, puesto que tomó las
L ámina XXXI. — F ro n tal r o m á n ic o , procedente de Ripoll. (Vie, Museo.)
LOS AVANCKS CRISTIANOS 1)1 .1 . MCI.O XI AI. XIII J89
plazas de Tortosa (1148), lo cual significaba el dominio de la
desembocadura del Ebro y, por tanto, de la navegación río
arriba, Lérida (1149), Fraga y, luego, la comarca de la siena
de Prades, entre Tortosa y Tarragona.
El hijo mayor de Ramón Bcrenguer y Petronila (Alfonso II)
heredó de su padre el condado de Barcelona y de su madre el
reino de Aragón, según va dicho; y ya desde él, ambos Estados
tuvieron un mismo monarca, cuyo título predominante fué el de
rey de Aragón. Por herencia de un primo suyo, obtuvo también
Alfonso II el ducado de Provenza (116G), y luego el de Rosellón
(1172). Vasallos suyos fueron, con esto, los condes de Bearne y
Bizorna; mientras su hermano menor, Pedro, feudatario también
de Alfonso, mantenía (en representación de la familia condal de
Barcelona y por herencia del padre común, Ramón Berenguer
IV) el condado de Cerdeña, el señorío de Carcasona y los derechos
sobre Narbona. Con esto, el territorio efectivo y de influencia
del reino de Aragón se extendió considerablemente por ambos
lados del Pirineo.
Por el de España, lo aumentó Alfonso II con sus campañas
en la comarca de T eru el, cuya capital conquistó y pobló (1171),
haciendo de ella el punto avanzado contra el reino de Valencia.
Tres años después de la muerte del Cid, había recaído Valencia
en manos de los musulmanes (1102).

Pedro II y la pérdida de la hegemonía calalanoaragonesa


en el SE. de Francia

El hijo de Alfonso II, Pedro II, continuo la reconquista por


el lado de Valencia y proyectó una expedición a Mallorca, que
no hubo de realizarse. De aquélla le distrajeron los asuntos con­
cernientes a las posesiones del sur de Francia, entonces muy vi­
driosos por causa de la herejía de los a'bigcnscs difundida en
las clases altas y bajas clel condado de Tolosa y tierras próximas.
El peligro, no sólo religioso, sino también social, que represen-
190 MANUAL DE HISTORIA I)E ESPAÑA

taban los albigenses, a quienes trató de convertir el fraile español


Santo Domingo de Guzmán, hizo que el Papa levantase cruzada
contra ellos. Viéronse así amenazados directamente el conde de
Tolosa, cuñado de Pedro II, y el vizconde de Bézicrs y Carcasona,
vasallo de aquél. Componían la cruzada caballeros franceses man­
dados por el famoso Simón de Montfort. La represión de la he­
rejía, encomendada a ellos, tuvo episodios de gran crueldad en
los asaltos de las villas de Béziers y Carcasona (1209), hasta el
punto de motivar protestas del propio Santo Domingo. Simón
de M ontfort no se contentó con realizar la finalidad religiosa pu­
nitiva de la cruzada, sino que se posesionó de aquellas poblaciones
y sus comarcas; hecho que Pedro II se avino a reconocer. Pero
nuevos rigores de Simón de Montfort motivaron que, con toda
razón, el rey aragonés saliese en defensa de sus vasallos franceses.
T u v o en esto tan mala fortuna, que en la primer batalla (Muret,
1213) fué derrotado y muerto. Simón de Montfort recibió del Con­
cilio de Letrán (1215), en premio de sus victorias, casi todos los
bienes del conde de Tolosa, y trató de obtener otros en territorios
de Bizorna. L a corona de Aragón perdió, con todo ello, la hege­
monía que gozó hasta entonces en el sur de Francia.
Heredó la corona el hijo de Pedro II y María de Montpeller,
Jaim e I, quien era en 1213 todavía menor de edad. Sus extraor­
dinarias facultades naturales de carácter e inteligencia le hicieron
triunfar de la anarquía que se inició al morir su padre, y ser
acatado por todos sus súbditos. Con Fernando III de Castilla, fué
el héroe del más vigoroso avance de la Reconquista que carac­
teriza militarmente el siglo X III.

Castilla. Alfonso V il

Mientras ocurrían estos sucesos en Cataluña y Aragón, el


reino de Castilla, tras varias vicisitudes de vida política interior,
prosiguió sus luchas con los musulmanes; y, en lo posible, según
vereir os, sus avances de reconquista.
LOS AVANCES CRISTIANOS I»hl. MOLO XI Al . XIII 11)1

A l morir Alfonso V I en 1101), comenzó un período de guerras


civiles en León y Castilla, complicadas con las desavenencias ma­
trimoniales de la reina Urraca, heredera de aquél, con su segundo
marido, el rey de Aragón, Alfonso I; desavenencias productoras
de luchas entre ambos reinos. En ellas, la figura más caracterís­
tica fué la del obispo de Santiago de Compostela, don Diego Gel-
mírez, tipo de los prelados políticos y batalladores de aquellos
tiempos y representante ilustre de la influencia cluniacensc en
España.
Alfonso I aprovechó su posición ventajosa como rey consorte
y las veleidades de Doña Urraca, para apoderarse de toda Cas­
tilla y de casi todo León, así como de Toledo; con lo que, prácti­
camente, no quedó a la reina más territorio que Galicia, del cual
fué coronado rey, en 1 11 1 , el príncipe Alfonso (habido en matri­
monio con don Raimundo de Borgoña) y no sin resistencia de
Doña Urraca. Después de varias vicisitudes, reconciliados madre
e hijo (Alfonso VII) por influencia del obispo Gelmírcz, lucharon
ambos contra Alfonso I; en primer término, para recuperar los te­
rritorios de León, Castilla y Toledo. Así lo consiguió Alfonso, de
modo que pudo titularse bien pronto rey de León y de Castilla.
En tal calidad fué coronado rey en 112G. Pretendió también, a la
muerte de su padrastro, Alfonso I de Aragón, la corona de este
reino; propósito de que desistió después de haber invadido las
tierras de Aragón, reconquistado los territorios inmediatos a Ná-
jera que Alfonso I se había anexionado, y entrado en Zaragoza
(1134), de la que se tituló rey durante algún tiempo por cesión
del entonces monarca de Aragón, Ramiro I.
Importantes fueron las campañas de Alfonso V II contra los
musulmanes, por lo que contribuyeron a quebrantar el poder de
éstos y acrecentar el de las armas leonesas y castellanas; pero in­
eficaces en definitiva para el positivo ensanche del territorio.
Episodio característico de ellas fue el sitio y asalto de Alm ejía,
al que contribuyeron fuerzas de todos los reinos españoles y
barcos catalanes e italianos; pero la plaza sólo estuvo en poder
de Alfonso VII diez años (1147-1157). Lo mismo ocurrió con
192 MANUAL DE HISTORIA I»E ESPAÑA

Córdoba, conquistada en 1146 y perdida en 1149. Poco antes se


apoderó Alfonso V II de Coria, plaza importante.
En otro orden de cosas, a él se le debió la erección de Santiago
d e Compostela en arzobispado metropolitano, de que seguía
siendo prelado Gelmírez (1120) y del que vinieron a depender
las diócesis de Braga, Mérida, Salamanca y Coim bra.
A l morir Alfonso V II (once años después de la entrada de
los almohades en España) incurrió en el error, repetido varias
veces durante la Reconquista, de dividir sus Estados entre sus
dos hijos: Sancho III, a quien dió el reino de Castilla, y Fer­
nando II, a quien entregó el de León.

Alfonso V III de Castilla, las Cruzadas y la Batalla de las Navas

Sucesor de Sancho III, quien sólo reinó un año, fué su hijo


Alfonso V III. Después de una larga y turbulenta minoridad (A l­
fonso contaba sólo tres años cuando murió su padre), durante la
cu a l la rivalidad de dos grandes casas nobiliarias de Castilla, los
•Castros y los Laras, ensangrentó largamente el país, Alfonso V III
comenzó a reinar de hecho a los catorce años. Pronto se señaló
como uno de los monarcas cristianos más batalladores y decididos
3. impulsar la Reconquista. Victorias suyas fueron la toma de
Cuenca (1177), ciudad de gran importancia m ilitar, y la batalla
•de las Navas de Tolosa, ganada al califa almohade (1212).
L a campaña de 1212 tuvo carácter de Cruzada, nombre que se
daba entonces a las expediciones guerreras contra los pueblos lla­
mados infieles. Los reinos de Europa hallábanse en este tiempo
rodeados, por el Este y por el Sur, de pueblos y Estados musul­
manes, a saber: los de Siria y Egipto y los de España y el Noroeste
de África. Los primeros dominaban el territorio de Palestina, es
decir, la tierra llamada Santa por los cristianos, y otros varios en
Asia. Para arrebatarles aquella comarca y convertirlos al cristia­
nismo, si fuese posible, se iniciaron a fines del siglo X I las expe­
diciones militaros llamadas Cruzadas, que fueron ocho; las últimas
L ámi na X X X I I I . — Monasterio de Sant Clidal del l idies. Claustro.
4, Wb .«4

.,,. iC
\ ' ■^>"„. « ’WM

u \ * _ « 5 , jwWIM^igÄ^feftJglSS

L á mi n a X X X I V . — M o n a s ter io de Sant ( ’. iigat d el Vtdlès. 1r;tel i;i <! a .


LOS AVANCES CRISTIANOS DEL SIGLO XI AL XIII 1!)3
de ellas, ya en el siglo X II y dirigidas por San Luis (Luis IX),
rey de Francia. Tornaron parte en las Cruzadas reyes y naciones
diferentes: franceses, belgas, italianos, alemanes. Los españoles no
participaron en ellas porque, de hecho, se hallaban desde el
siglo V III en perpetua cruzada contra los musulmanes; pero las
campañas de nuestra reconquista no recibieron aquel nombre,
ni sus soldados llevaron el distintivo de la cruz colocada en el
hombro izquierdo, que distinguía a los cruzados. Por eso, cuando
en cierta ocasión pretendió alguien censurar a los españoles por
no concurrir a las Cruzadas de Oriente con los otros pueblos de
Europa, un rey castellano, que escuchaba la censura, pudo con­
testar con razón: “ Nosotros estamos siempre en Cruzada y cum­
plimos así la tarea que nos corresponde” .
Pero Alfonso V III quiso que la campaña de 1212, dirigida a
contener el avance de los almohades, tuviese carácter de Cruza­
da, con objeto de allegar un ejército muy numeroso. Para conse­
guirlo, envió a Roma al entonces arzobispo de Toledo, don Ro­
drigo Ximénez de Rada, con encargo de pedir al Papa que con­
cediese indulgencia a todos los que acudiesen a expensas propias
a gueirear contra los musulmanes y llevando la cruz distintiva.
Requirió también Alfonso a otros reyes españoles y al conde de
Portugal, ponderándoles la gravedad del caso, por ser inminente
el ataque de un fuerte ejército almohadc mandado por su propio
emperador. Por virtud de estas gestiones, se reunieron en Toledo
muchos españoles y extranjeros; pero éstos desertaron casi todos
bien pronto, tal vez agobiados por el calor y las incomodidades
del camino hacia Sierra Morena. Quedaron tan sólo el arzobispo
de Narbona, oriundo de Castilla, con sus tropas, y el noble Tco-
baldo de Poitiers con la suya. De parte de España estuvieron
presentes los reyes de Aragón y de Navarra.
Obtenida la victoria por los cristianos, como consecuencia
de ella cayeron en poder de Alfonso V III Úbcda, Baeza y otras
plazas del Norte de Andalucía. Poco después, la victoria de Fa-
braegen procuró también a los castellanos la posesión temporal
de plazas tan importantes como (laceres y Mérida, y más tarde
194 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

(1229), la ile Badajoz y otras que aseguraban el dominio de Ex­


tremadura.

Las fronteras con Aragón en 1179

Fué también notable el reinado de Alfonso V III, porque en


él se celebró un tratado (Cazorla, 1179), iniciador de la serie que
terminó en tiempo de Jaime I, y mediante el cual se fijaron los
límites de las conquistas respectivas de Castilla y Aragón en tierra
de moros. Por él, las de Aragón debían detenerse en una línea
que pasaba por el puerto de Biar (provincia actual de Alicante),
dejando para el reino castellano el resto de la región alicantina
y M urcia, con las de Albacete y Cuenca, conquistadas poco antes,
y el paso franco para reconquistar Andalucía.
De tiempo del mismo Alfonso V III es la fundación y construc­
ción del monasterio de las Huelgas (Burgos) y la del Estudio
general o Universidad de Palencia.

El reino de León de 1157 a 1230

L a nueva separación de León y Castilla, producida por el tes­


tamento de Alfonso V II, duró tan sólo setenta y tres años. En
ellos ocuparon el trono leonés dos reyes: Fernando II, h ijo de
Alfonso V II como sabemos, y Alfonso IX . El reino de León com­
prendía entonces su territorio tradicional con los de Asturias y
G alicia y las Extremaduras fronterizas de Portugal.
Fernando II se distinguió por sus campañas contra los musul­
manes, que le valieron las plazas de Jelves y Alcántara y la mo­
mentánea ocupación de Cáceres.
Alfonso I X se apoderó definitivamente de Cáceres y también
de M érida, Badajoz y Elvas, con lo que avanzó la frontera muy
al Sur. Enturbió estas ventajas relativas a la gran empresa de la
Reconquista, con guerras contra Castilla, para las que se alió con
los musulmanes de Extremadura, no sin que el Papa le amenazase
LOS AVANCES CRISTIANOS DEL SIGLO XI AL XIU 195

con la excomunión. Acabaron estas luchas de familia con el ma­


trimonio de Alfonso IX , de León (1197), con una hija de A l­
fonso V III, de Castilla, doña Bercngueia. De ese matrimonio
nació el que luego había de ser Fernando III.

La unión definitiva de Castilla y León

El mismo hecho hizo posible la unión definitiva de Castilla y


León en 1230. A la muerte de Alfonso V III (1214), heredó la co­
rona de Castilla su hijo Enrique I, de quien vino a ser tutora su
hermana menor, doña Berenguela, separada de su marido, A l­
fonso IX , por mandato del Papa y en razón de su parentesco pró­
ximo. La tutora guardó su cargo poco tiempo, pues lo hubo de
ceder a uno de los nobles castellanos de la familia de Lara; hecho
que encendió una nueva guerra civil análoga a las de las minori­
dades de Alfonso V III y otros reyes. Pero el nuevo monarca (En­
rique I), todavía niño, m urió prematuramente en 1217, con lo
que la corona pasó a doña Berenguela, quien la cedió a su hijo,
Fernando III. Alfonso IX de León se opuso a esto, no obstante
ser el padre, e invadió Castilla con ánimo de impedirlo; pero
salió derrotado. Su animosidad contra la rama de su familia rei­
nante en Castilla fué tal, que al morir en 1230 transmitió la co­
rona a las dos hijas habidas en su primer matrimonio, hermanas­
tras, por tanto, de Fernando III. Con esto, la separación entre
los dos reinos se hubiera quizá perpetuado; pero Fernando III
supo negociar el traspaso de la corona a favor suyo, cosa que acep­
taron sus medio hermanas a cambio de ser dotadas ricamente.
Así vinieron a unirse definitivamente los dos reinos escin­
didos por vez primera en el siglo X y enemigos en más de una
ocasión. Sus anteriores uniones habían sido efímeras por falta,
en algunos monarcas, del sentido político que otros tuvieron, de
aumentar la fuerza de sus Estados ensanchando el territorio y,
por tanto, la población y la riqueza, en vez de disminuirla con
repartos que, por lo general, sólo producían guerras de familia.
196 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

E l condado y el nuevo reino de Portugal

Entre los acontecimientos salientes del siglo X II figura la for­


mación de un nuevo reino en la Península: el reino de Portugal.
La importancia extraordinaria de ese acontecimiento estriba en
que, mediante él, la unidad geográfica de la Península Ibérica se
rompe en lo que aquélla puede y debe influir sobre la vida de
los pueblos. A la vez se rompió la unidad nacional que los romanos
habían adivinado y se esforzaron en realizar, considerando como
a un todo perfecto la Hispania. La creación, aparte de las otras
cristianas, de una monarquía portuguesa que siempre se resistió
a unirse con aquellas de que procedía, fué un hecho originado en
su principio por la simple ambición de un conde francés, una
infanta española y el hijo de este matrimonio; pero en vez de
resolverse como se resolvió el hecho de la creación de Castilla,
produjo un Estado que se apartó del resto de los de la Península,
se encerró en sí mismo y llegó a crear un pueblo y un espíritu
nacional, cada vez más original y fuerte, que se consideró distinto
de sus hermanos mayores, a saber: los gallegos, leoneses, etc., que
habían ido poblando una gran parte del territorio de la antigua
Lusitania a compás que lo iban conquistando los reyes de As­
turias y de León. El nuevo pueblo portugués así nacido, retuvo
el idioma gallego que hablaban sus primeros habitantes; y al sal­
varlo de la absorción del castellano y perfeccionarlo, dió naci­
miento a l idioma portugués, el cual, no obstante recordar su
origen, ha adquirido, en el transcurso de los tiempos, formas y
caracteres originales expresados en una literatura importante.
L a formación del reino de Portugal se produjo de la manera
siguiente. Agradecido Alfonso V I al auxilio que en la conquista
de T o le d o le habían prestado algunos nobles franceses, no sólo
casó a su hija mayor, Urraca, con Raimundo de Borgoña, sino
que hizo lo mismo con su otra hija Teresa, dándola por m ujer al
conde Enrique de Lorena. A la vez concedió a éste territorios
entre el M iño y el T a jo , con los que formó un condado que com­
LOS AVANCES CRISTIANOS DEL SIGLO XI AI. XIII 197
prendía las ciudades de Braga, Porto, Coimbra, Viseo y Lamego.
Este condado se llamó Pe ‘tucalcnse (de donde luego el nombre
de Porl gal), y lo recibir el conde de Lorena (don Enrique) a
título de vasallo del rey de Castilla y con obligación de pagar a éste
ciertas parias anuales y de concurrir a la guerra contra los moros
con 300 caballeros. Pero don Enrique era ambicioso, como todos
los hombres de su condición y época, y la anarquía en que se
encontraba entonces Castilla le ofreció ocasión de satisfacer sus
anhelos. Para ello reclutó en Francia soldados y se alió con la
reina Urraca (hija y sucesora de Alfonso VI), ayudando a ésta
en la guerra contra su marido, el rey de Aragón. Don Enrique
obtuvo en cambio, según se cree, la promesa de nuevos territorios
al Norte del Miño y, por el Este, hacia Valladolid.
Murió don Enrique de Lorena prematuramente en 1114;
pero su mujer, Teresa, continuó los propósitos ambiciosos de
aquél. Para lograrlos, unas veces se unía a la reina Urraca, otras
iba contra ella, aprovechando todas las ventajas que ofrecía el
estado anárquico en que Castilla se hallaba entonces. Así con­
siguió doña Teresa apoderarse de las comarcas de T ú y y Orense
(1119), hasta que, derrotadas sus tropas por las fuerzas combi­
nadas de Urraca y de su hijo, Alfonso VII, se concertó una paz
en que Teresa logró la confirmación de su condado Portucalense
con titulo de reino: reconocimiento hecho por Alfonso V II en
una conferencia con Alfonso Henríquez, hijo de Doña Teresa,
celebrada en Zamora (1143), añadiendo algunas tierras más en
la región Sur de León y en Castilla. T a l fué el remoto origen de
lo que más tarde constituyó el reino de Portugal, cuya primera
afirmación hizo, en fecha incierta, el citado Alfonso Henríquez,
no sin protesta del rey de Castilla. L o que puede afirmarse es que,
a partir del 10 de abril de 1140, Alfonso Henríquez se intituló
ya rey, adelantándose a la declaración dicha del rey de Castilla.
Los historiadores portugueses añaden para explicar su formación
nacional, un factor étnico que dió fuerza al político de los condes
de Lorena, procedente de la población Lusitana: doctrina que me­
rece estudiarse a fondo.
198 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

L a consolidación de la independencia se produjo más larde


al reconocerla oficialmente Alfonso V III de Castilla- Alfonso X
ratificó ese reconocimiento unos cien años después y fué ayudado
por el rey de Portugal para conquistar la comarca llamada Al-
garbe con las armas castellanas a los musulmanes, y que luego
llegó a ser portuguesa.

E l reino de Navarra de 10 35 a fines del siglo X V

L a división de los Estados pertenecientes a la corona hecha


por Sancho el Mayor, fué muy perjudicial a Navarra. Siguiérouse
de ella rivalidades entre los hijos de aquel monarca y una serie de
luchas entre los reyes navarros, de Castilla y de Aragón, por el do­
m inio de tierras fronterizas o por enemistades personales. El re­
sultado fué que Navarra perdiese las comarcas de R ioja y Bureba
y una parte de la tierra llana del territorio propiamente na­
varro, y que la política de sus reyes y señores oscilase entre la
alianza con Castilla contra Aragón o con Aragón contra Castilla.
L a m áxim a tendencia se produjo en favor de Aragón, pueblo y
tierra más afines a Navarra que los de Castilla; y de ahí que
los reinos navarro y aragonés estuviesen unidos durante algún
tiempo en la persona de un solo rey, por libre voluntad de los
navarros (1076-1134). Por otra parte, la proximidad a Francia
produjo, como había producido en la casa condal de Barcelona,
enlaces matrimoniales de la familia real navarra con familias no­
bles transpirenaicas; y al fin hizo bascular la vida política hacia el
lado de Francia. E l hecho decisivo en este sentido fué la subida
al trono de Teobaldo de Champaña (1234), hijo del conde de
Champaña, Teobaldo IV , y de doña Bhnca de Navarra, hermana
del últim o rey español de este período, Sancho el Fuerte.
Desde entonces, y por largos años —salvo una breve in­
terrupción en el siglo X V , en que fué rey consorte el de Aragón,
Juan II—, Navarra estuvo gobernada por reyes de procedencia
francesa y pertenecientes a las casas o dinastías de Cham-
LOS AVANCES CRISTIANOS DLL SIGLO XI AL XIII 199

pañi (1234-1305), Evreux (1328*1479) y Foix (1479-1512) y a Ja


propia Casa real de Francia (1307-1327). Esto la alejó de
la corriente central de la vida española durante todo ese tiempo,
no obstante la raigambre hispánica de su población tradicional.

Incorporación a Castilla de las provincias vascongadas

En el reinado de Alfonso V III de Castilla se incorporaron a la


corona de aquél las regiones o provincias de Álava y Guipúzcoa.
Álava aparece ligada políticamente al reino de Asturias desde
los primeros tiempos de la monarquía asturiana; pero no se sabe
bien con qué género de dependencia y con qué alcance político.
Más tarde se mencionan unos condes de Álava que, verosímilmente,
gobernaban más o menos el país. Pero la primera posición política
clara se manifiesta en el testamento de Sancho el Mayor de Nava­
rra, quien, considerando Álava dominio suyo, la incluye en el terri­
torio de aquel reino y, por tanto, en la herencia de su hijo García.
Alfonso V I de Castilla arrebató a Navarra el territorio alavés,
que de nuevo pasó, algunos años más tarde, al reino navarro.
Por último, Alfonso V III lo conquistó definitivamente (1200) y
lo incorporó a Castilla, pero respetando su organización interior
de gobierno. Consistía ese gobierno en una asamblea mixta de
nobles y eclesiásticos llamada Cofradía de Arriaga. La soberanía
del rey castellano la representaron gobernadores con el título de
condes primero, y de adelantados más tarde.
Guipúzcoa parece haber estado en un principio bajo la in­
fluencia política de Navarra y más o menos efectivamente so­
metida a los reyes de aquélla hasta fines del siglo X II, sin más
que un intervalo en el reinado de Alfonso V II de Castilla en
que se conoce la existencia de un gobernador o merino castellano
nombrado por aquel monarca. En 1200, y hallándose Alfonso V III
sitiando la capital de Álava, los guipuzcoanos se dirigieron a él
manifestándose dispuestos a separarse de Navarra y reconocer la
soberanía de la corona de Castilla; como así se hizo.
200 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

En cuanto a Vizcaya, donde se produjeron las mismas alter­


nadas influencias de Castilla y Navarra durante los primeros si­
glos de la Reconquista, no se incorporó al primero de aquellos
dos reinos hasta cerca de dos siglos más tarde (1379); pero desde
el X II, la vida política de los señores de Vizcaya se mezcla inten­
samente con la de la realeza castellana.
Por otra parte, la preponderancia de la influencia castellana
en las tres provincias vascongadas se evidencia singularmente en
la legislación vascongada de la Reconquista que, aparte un fondo
consuetudinario propio, se basa en la extensión a esas regiones
de algunos de los Fueros propiamente castellanos, mezclados a
otros de procedencia navarra.

Las grandes conquistas del siglo XIII

En el primer tercio del siglo X III, como hemos visto, vencido


el últim o empuje musulmán representado por la invasión almo-
hade y m uy ensanchadas las fronteras meridionales de Aragón y
Castilla, todo parecía preparado para la terminación láp ida de
la Reconquista. La coincidencia de contemporaneidad de un rey
de León y Castilla (Fernando III) y un rey de Aragón (Jaime I),
participantes ambos de aquel ideal y dotados de cualidades mi­
litares y de gobierno adecuadas a la empresa, hizo posible, si no
la terminación ansiada, un avance considerable cuyos pormenores
son los siguientes.

Conquistas de Fernando III

Comprendieron todo el norte y el oeste de Andalucía, sobre


la base de las dos grandes capitales, Córdoba (1236) y Sevilla
(1248), y la importante ciudad de Jaén (1246). La toma de Se­
villa se hizo tras asedio de más de un año, en que el rey castellano
empleó un fuerte ejército constituido por elementos de todas las
LOS AVANCES CRISTIANOS DEL SIGLO XI AL XIII 201
regiones de España y algunos extranjeros, y una escuadra im­
provisada con naves de las villas marítimas del Cantábrico y
otras construidas expresamente para el rey; la cual atacó por el
Guadalquivir. Mandaba esa escuadra, primer embrión de la ma­
rina de guerra castellana, don Ramón Bonifaz, burgalés de origen
y primer almirante de Castilla.
Cada una de esas conquistas trajo como consecuencia la po­
sesión de muchas villas y aldeas de ias respectivas comarcas. Par­
ticularmente la de Sevilla produjo la rendición de Jerez, Medi-
nasidonia, Lebrija, Rota, Sanlúcar y otras poblaciones. Poco antes,
en 1244, Fernando III se adueñó de Arjona y penetró en la vega
de Granada, lo cual obligó al rey musulmán de esta región a
declararse tributario del de Castilla y ayudarle en el asedio de
Sevilla.
Casi a la vez, ocuparon las tropas castellanas mandadas por
el hijo de Fernando III, don Alfonso (más tarde Alfonso el Sa­
bio), el reino musulmán de Murcia, que se había declarado va­
sallo de Castilla a cambio de ser protegido por el monarca cris­
tiano. Desde esta región avanzó don Alfonso hacia la de Alicante,
con objeto de anticiparse todo lo posible a las conquistas que,
bajando de Valencia, como ya diremos, iba haciendo Jaime I
de Aragón en la parte norte de la comarca alicantina. De esta
concurrencia no nació, afortunadamente, una guerra entre ambos
Estados, sino un tratado, el de Alm izra (26 mayo 1244). Con él
se cerró la serie de los que entre Castilla, Aragón y Cataluña
habían ido resolviendo por vía pacífica el problema de los lí­
mites de las reconquistas respectivas. El tratado de Almizra puso
la frontera entre el reino de Valencia, aragonés, y el de Murcia,
castellano, en una línea sinuosa que, partiendo de la confluencia
de los ríos Júcar y Cabriel (término del suroeste de la actual pro­
vincial de Valencia), pasaba por el puerto de Biar y, dejando
Alcoy al norte, venía, por encima de la huerta de Alicante, a
terminar en Denia.
202 MANUAL D£ HISTORIA DE ESPAÑA

Conquistas de Jaime I

Coetáneamente con Fernando III, como ya se dijo, emprendió


y realizó el rey de Aragón Jaime I dos grandes conquistas. Fue
prim era la de las Baleares, acometida con el concurso de tropas,
naves y dinero que aportaron varios señores laicos y eclesiásticos
de Cataluña y ciudades de esta región y del Mediodía de Francia.
L a conquista de Mallorca se realizó con rapidez en 1229, y en
ella estableció el monarca, mediante el repartimiento de tierras,
a los jefes y soldados que le ayudaron. Para el gobierno de la isla
nom bró a un funcionario con el nombre de Lugarteniente del
rey. E n 1232 fué sujeta a vasallaje Menorca, y en 1235 conquis­
taron varios señores a Ibiza. Con esto quedaron incorporadas las
Baleares a la corona de Aragón. La gran mayoría de la población
cristiana que acudió a ellas la formaron catalanes, especialmente
del Am purdán, los cuales difundieron allí su lengua, su cultura y
sus costumbres.
L a conquista del reino moro de Valencia, que siguió a la de
Baleares, la inició un noble aragonés llamado Blasco de Alagón;
pero Jaim e I se opuso a que llevase adelante la empresa, reivindi­
cándola exclusivamente para la corona. Así lo hizo el rey; y en
1238, después de haberse apoderado de los más importantes cas­
tillos y ciudades de la región, puso sitio a la capital. A este sitio
concurrieron muchos señores, ciudades y villas de Aragón y
Cataluña, predominando el elemento aragonés y el catalán del
Oeste. En setiembre de aquel mismo año se rindió la ciudad,
que volvió así, definitivamente, al poder de los cristianos, 144
años después que la conquistara el C id y 136 desde que la tuvo
que abandonar Jimena. L a entrega de Valencia la hicieron los
moros bajo la condición de que se dejaría salir librem ente al rey
musulmán, llamado Zaen, y a todos los que quisieran seguirle,
con las ropas y efectos que pudiesen llevar consigo.
Las victorias anteriores se consolidaron con la conquista, en
años siguientes, de ciudades y villas al sur de Valencia, algunas
LOS AVANCES CRISTIANOS DEL SIGLO XI AL XIII 203
muy importantes, como Xátiba (játiva), Alt ira y, más al sur aun,
en la actual provincia de Alicante, Aliar (1253). Las tierras de
Valencia y su comarca fueron repartidas, como se había hecho en
las Baleares, entre los señores que ayudaron a la conquista. En
ellas quedó mucha población musulmana; parte esclava y par­
te libre.
Como, a pesar de las conquistas de Alfonso en el reino de
Murcia, permanecían aún en posesión de los musulmanes (si bien
bajo vasallaje del rey castellano) algunas ciudades y villas de
aquella comarca, Jaim e I emprendió la conquista definitiva
de ellas, syudado por varios nobles aragoneses y catalanes. La co­
menzó apoderándose de Alicante y Elche y, a poco (1266), de la
misma ciudad de M urcia que entregó, según lo convenido, ai
que ya era entonces rey de Castilla, Alfonso X . El tratado de
Alm izra se cumplió también por lo referente a Elche y Alicante.
La concurrencia de elementos castellanos, aragoneses y catalanes
en estas conquistas se reflejó, entre otras cosas, en la heterogenei­
dad lingüística de aquellas comarcas, mezcla de romance castellano,
influencias alto aragonesas y un catalán dulcificado y semejante
al dialecto valenciano, pero menos puro que éste.

Consecuencias de esas conquistas

Dos grandes consecuencias produjeron las victorias de Jai­


me I y de Fernando III, aparte el grandísimo avance de la Re­
conquista que representaron por sí mismas. Fué una la de reducir
los dominios musulmanes al reino de Granada y algunos pequeños
territorios por el lado de Huelva. Habíase formado el reino de
Granada poco antes, sobre la base de la comarca de Arjona,
cuando estalló la sublevación contra la dominación almoliade. El
reyezuelo de Arjona, Alhamar, se apoderó en 1232 de Jaén, y
luego fué reconocido como jefe por las poblaciones de Baza,
G uadix y Granada. F ijó en esta última ciudad su corte (1238), y
fundó así el nuevo reino granadino, cuyo territorio comprendía
204 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

la cuenca de Sierra Nevada (norte y sur) y toda la costa desde


Alm ería a Gibraltar. A poco que hubieran continuado la política
de Fernando III los reyes sucesores de éste, la obra de la Recon­
quista se hubiera terminado muy pronto en el sur de España.
Pero, como veremos, no fué así. Por esto, aunque también por
la fragosidad de una parte de su territorio, el reino de Granada
pudo subsistir durante dos siglos y medio; y no sólo con sus fron­
teras iniciales, sino también ensanchándolas a veces (aunque por
poco tiempo), gracias al auxilio de los musulmanes africanos.
Fem ando III comprendió este últim o peligro, que andando el
tiempo también percibieron otros reyes españoles; y por ello pro­
yectó, después de la torna de Sevilla, una gran expedición al
África del Norte que no pudo verificar por sobrevenirle al rey
la m uerte (1252).
L a acendrada piedad y celo religioso de Fernando III moti­
varon qu e la Iglesia católica le canonizara. Por eso se le co­
noce con el apelativo de San Fernando rey de España.
La otra consecuencia de las dos referidas antes, fué la para­
lización de la actividad reconquistadora del reino aragonés. De
hecho, el gran empuje desarrollado en este sentido a partir del
siglo X I por los monarcas y los guerreros de Castilla, había ido re­
duciendo, por la fuerza misma de los hechos cumplidos, el área
de expansión disponible por el Principado de Cataluña y el reino
aragonés con relación a los territorios musulmanes. El tratado de
Cazorla es un reconocimiento leal de ese hecho, que las inicia­
tivas de Fernando III, con la colaboración de su hijo Alfonso,
acabaron de remachar en el siglo X III. Jaime I obró con nobleza
y discreción suma al no convertir en materia de guerra entre los
dos Estados el encuentro de ambos en Ir comarca oriental del
reino de Murcia. Castilla, por su parte, no ívocó derecho alguno
derivado de la pasada dominación de Valencia por el Cid, cuando
Jaime I renovó esa hazaña. N o eran frecuentes, en aquellos tiem­
pos de violencia, actitudes sensatas y pacíficas como éstas.
Pero el resultado fué, como hemos dicho, que A ’ agón dió
por terminada su obra reconquistadora en 1244. Lo que que­
LOS AVANCES CRISTIANOS DEL SIGLO XI AL XIII 205
daba a los musulmanes en España, ya no podía ser más que con­
quista de Castilla. Si Aragón llegara a pensar, más adelante, en
expansiones territoriales, tendría que buscarlas fuera de la Pen­
ínsula y donde ya las adquisiciones de la casa "onda! de Barcelona
marcaban una dirección bien clara, como quedó dicho más arriba,
lia de Italia se mostró más tarde. Sin embargo, hasta comienzos
del siglo X IV no cesó por completo la cooperación de los arago­
neses en campañas de conquista por el sur de España. No obs­
tante, Jaime I sentía el incentivo de la recuperación peninsular y,
más ampliamente, de la guerra contra los musulmanes. Ambas
cosas las demostró en sus dos últimos proyectos de empresas gue­
rreras, fracasados ambos por causas bien diferentes.
Fué el primero de ellos una cruzada contra los mahometanos
de Palestina. Reunió el rey tropas de Castilla, Aragón, Cataluña
y las Órdenes militares de Santiago y San Juan de Jerusalem;
pero una gran tormenta deshizo la escuadra que transportaba esas
fuerzas e inutilizó casi por completo el proyecto (1269). El se­
gundo fué una expedición contra los moros españoles, en unión
con Alfonso X de Castilla (1273); pero los nobles catalanes se
negaron a seguir a su rey, alegando que no estaban obligados a
servir al monarca castellano. Este hecho vino a subrayar el desis­
timiento de la lucha tradicional por parte de los pueblos espa­
ñoles que habían formado el gran núcleo político de Aragón-
Cataluña.
Otro hecho de singular importancia internacional realizado
por Jaime I, fué el Tratado de Corbeil (1258) con el rey de
Francia Luis IX (San Luis). Por ese tratado, el monarca francés
renunciaba a toda pretensión de soberanía que pudiera corres­
ponderle sobre a antigua Marca Hispánica, y Jaime I hacía lo
propio en cuanto a cualquier reclamación que se refiriese al con­
dado de Foix y al Languedoc, con excepción de Narbona; lo cual
disminuía mucho los antiguos derechos de la casa condal de Bar­
celona en el sur de Francia.
206 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Los municipios y la clase media cristiana

Sería un error creer que el gran avance de mediados del siglo


X III tuvo sólo por causa las condiciones personales y los senti­
mientos guerreros de los reyes y los nobles, unidos a la fuerza
militar adquirida por los reinos cristianos. Es cierto que estas
causas eran muy poderosas, sobre todo las de orden personal,
singularmente eficientes no sólo por la condición individual que
requiere todo acto aunque exprese un ideal colectivo (condición
tan esencial en los hechos procedentes de un poder público como
lo era la monarquía patrimonial), sino también por el género de
guerra que entonces se usaba, en que el cuerpo a cuerpo y el
valor individual eran elementos primordiales. Mas no puede des­
conocerse que la fuerza militar posible en aquellos tiempos de­
pendía, como siempre, de causas de orden social. T ales fueron
el aumento de la riqueza en los territorios cristianos, fru to del
crecimiento territorial y el de población, y la seguridad lograda
cada día más por las comarcas no fronterizas, cuya extensión iba
aumentando considerablemente el nacimiento y desarrollo de
nuevas clases sociales y de instituciones políticas expresivas de la
importancia de esas clases.
Por otra parte, la vida y prosperidad general de los pueblos
españoles no derivaba solamente de las victorias sobre los mu­
sulmanes y del avance de la Reconquista. T anto como estos he­
chos, les afectaban otras dos condiciones de género muy distinto:
el orden y la disciplina interior. Contra ambas, el principal ene­
migo era, según hemos ya dicho, la nobleza; tanto en Castilla
como en Aragón y en las diferentes regiones que abarcaban estas
dos monarquías. L a acción perturbadora de la nobleza no sólo
era de carácter político, por sus ingerencias ambiciosas en las cues­
tiones dinásticas, de minoridad y de captación del poder real,
sino también sociales, por los atropellos continuos que muchos
nobles ejercían sobre los plebeyos (labradores, comerciantes), in­
vadiendo sus fincas, exigiéndoles tributos o saqueando las carava-
LOS AVANCES CRISTIANOS DEL SIGLO XI AL XIII 207
ñas que ejercían el comercio de localidad en localidad. Todos los
reyes, y singularmente los de más carácter y empuje personal,
lucharon para dominar aquel elemento de desorden. En esa lucha
encontraron (más o menos sólidamente, según las regiones y los
tiempos) un auxiliar importante en los municipios y la clase media.
Iniciados ya en los primeros trabajos de repoblación y funda­
ción de ciudades y en las ventajas que a los pobladores daban las
Cartas-pueblas, se fueron fortaleciendo y extendiendo los muni­
cipios y la clase media conforme se extendía la Reconquista.
Aumentaban a la vez los habitantes de los territorios cristianos
y crecía la riqueza y el bienestar entre ellos. El primer efecto de
la importancia adquirida por las agrupaciones plebeyas (ya ciu­
dadanas, ya rurales) fué crear a su sombra, y por razón natu­
ral de sus condiciones de vida, una numerosa población libre, es
decir, de gentes que no eran siervas y que se iban enriqueciendo
con independencia de los señores, ya en la agricultura, ya en las
industrias y el comercio. Así, enfrente de la gran riqueza inmue­
ble de los señor ss y los monasterios e iglesias, poseedores de ex­
tensas tierras (de que son ejemplo en León y Castilla las casas
nobles de los Laras, Castros, Haros, el monasterio de Sahagún,
la iglesia de Santiago de Compostela, etc.), se iba formando y
creciendo otra riqueza originada principalmente por el trabajo
y el ahorro; y con ella, la clase llamada media o burguesa (de
burgo, torre o castillo, y también, primitivamente, población pe­
queña dependiente de otra mayor). La gran importancia que
adquirió así el comercio, se hizo patente cuando, en el siglo X I,
vinieron a reanudarse, para los países cristianos de Europa, las
relaciones libres con O riente por el Norte del Mediterráneo, que
hicieron posible el tráfico de exportación, antes monopolizado o
impedido por los musulmanes.
Ya hemos visto que los vecindarios de ciudades y del campo
se fueron organizando bajo la autoridad del rey y de los condes
gobernadores, y con funcionarios judiciales nombrados por aquél
directamente o a través de las juntas o asambleas judiciales pre­
sididas por el conde. Poco a poco los concejos adquirieron la fa-
208 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

cuitad concedida por la corona, y, a veces, por los señores terri­


toriales, de elegir jueces propios (aparte los del rey) para
dirim ir sus pleitos y resolver las cuestiones de interés general
del vecindario. Manifestaciones de esta novedad, no las encon­
tramos seguramente hasta el siglo X II en el reino de León y
Castilla; pero desde entonces fué aumentando. Ella dió a los
concejos o municipios un sentido más democrático que antes y
un sentimiento creciente de fuerza e importancia que fueron
extendiéndose paulatinamente. A la vez que esa facultad, iban
recibiendo los municipios otros privilegios y ventajas en cuanto a
los tributos y servicios debidos (como en las antiguas pueblas)
al rey o al señor, y también de legislación penal y otra materias.
Juntamente, se iban formulando en la legislación m unicipal los
principios fundamentales del derecho de las personas, a saber:
el reconocimiento de la inviolabilidad del domicilio, e l respeto
a la vida humana, la protección contra los poderosos que podían
abusar de su fuerza (y así lo hacían a menudo, incluso en la ad­
ministración de la justicia), las garantías procesales en caso de
delito, etc.

Los Fueros municipales y la legislación feudal

Los documentos en que todas estas novedades se fueron ex­


presando y que consiguientemente fijaron las normas de vida
social y mercantil de la clase media, son los Fueros, de cuya ini­
ciación hemos hablado antes, y ciertas leyes de carácter señorial
o feudal.
La base jurídica de los Fueros hállase, de una parte, en las
antiguas costumbres godas, mantenidas por tradición en las po­
blaciones españolas germanizadas; y, por otra parte, en las nuevas
formas de contratación emanadas dé las necesidades de la época,
aunque los reyes se esforzaban por implantar con carácter de
generalidad las leyes del antiguo Libro de los Juicios, luego lla­
mado Fuero Juzgo, según va dije. Esta apelación castellana deriva,
L á m i n a X X X V I . — Iglesia de San Pedro de Olite.
LOS AVANCES CRISTIANOS DEL SIGLO XI AL XIII 209
no del nombre latino del siglo V il (Líber judiciarum), sino de la
que siglos después aparece en copias de aquel manuscrito y lo
titula Líber Judicum; y también Forum Judicum.
El número de fueros municipales dados principalmente por
los reyes en este período de los siglos X I a X III, fué muy grande,
así en Castilla como en Aragón, en el Condado de Barcelona y
en los demás de Cataluña, antes de ser absorbidos por aquél. A l­
gunos de los fueros se destacan por la extensión de sus privilegios y
por las nuevas reglas que contienen, relativas a casi todos los asun­
tos que podían interesar a los municipios y a sus vecinos. Ejem­
plos son los de León, Logroño, Benavente, Toledo, Soria, Esca­
lona, Burgos, Cuenca, Jaca, Zaragoza, Tudela, Teruel, Agramunt,
Barcelona y Valencia; este último, resultado de la conquista de
Jaime I.
Los pueblos apreciaron tanto el valor de sus privilegios fo-
rales, que a menudo pidieron a los reyes que se los confirmasen
y ampliasen, constituyendo con ellos leyes exclusivas inalterables.
De igual modo velaron siempre por que se les cumpliese lo otor­
gado. Pero no siempre fué por medio normal y pacífico como lo­
graron los municipios que se les concediesen o ampliasen los
fueros. A veces (y sobre todo en los pueblos que dependían de
señores, tanto seglares como eclesiásticos), los privilegios forales
eran obtenidos por vía revolucionaria. Ejemplos salientes de ello
son las sublevaciones producidas en Santiago en tiempo del obispo
Gelmírez; en Sahagún, varias veces (entre ellas, en 1117), y en
otros señoríos episcopales, como Lugo y Orense.
La legislación de tipo feudal tuve 2U principal representación
en Cataluña. En León y Castilla pretendió implantarla la Orden
de los monjes de Cluny en los territorios y señoríos que le fueron
concedidos; pero esos intentos hallaron fuerte resistencia, de que
son ejemplo vivo algunas de las sublevaciones citadas antes, se­
guidas de reformas forales.
Los documentos en que se expresó la citada legislación cata­
lana fueron: primeramente, las leyes emanadas de los reyes fran­
cos en el período del Marquesado de Gotia (Capitulares francas)
210 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

y, ya en la mitad segunda del siglo X I, una recopilación de cos­


tumbres promulgada con el nombre expresivo de Usatici en
tiempo de Ramón Bercnguer I. Estos Usatici, cuyo texto primi­
tivo no conocemos, debieron ser aumentados poco después. Se Íes
conoce principalmente por su nombre catalán de Usatges. Otras
recopilaciones de costumbres fueron hechas igualmente en Ca­
taluña, pero ya en el siglo X III. Las de Lérida (1228) parecen ser
las más antiguas. Contienen una interesante enumeración de las
fuentes del Derecho catalán, que dicen ser: las donaciones y pri­
vilegios de los príncipes, las costumbres escritas y no escritas y
las leyes y usos góticos y romanos. Estos dos últimos elementos,
que en parte figuran ya en el Líber judiciorum o Fuero juzgo,
y que siguen mostrándose en los fueros municipales, plantearon
bien pronto, como veremos, una lucha jurídica de gran impor­
tancia en España.
Por ser la capitalidad de Cataluña, Barcelona gozó de una le­
gislación especial, importante en el orden público y en el privado.
Se inicia, en cierto modo, por la carta de población que en 1025
le dió el conde Berenguer Ramón, y que empieza por confirmar
franquezas y libertades anteriormente concedidas; pero su des­
arrollo principal corresponde al siglo X III, ya por medio de reco­
pilaciones de carácter privado, que más tarde obtuvieron sanción
oficial (como las Consuetudinem Cathaloniae o Commemoracio-
nes de Pedro A lbert y las Ordinacions de Sanctacilia), ya por co­
lecciones de privilegios y antiguas costumbres como la llamada
Privilegio de Recognoverunt proceres, presentada al rey por el
Ayuntam iento de Barcelona y aprobada en las Cortes de 1283.

Iniciación de los elementos de unificación legislativa

Las legislaciones forales o municipales, así como las feudales,


constituían un estado de diversidad legislativa. Cada localidad, y
también cada clase social, tenían en aquellos tiempos su ley propia,
cuyo valor jurídico indicaremos más adelante. Pero no obstante
LOS AVANCES CRISTIANOS DEL SIGLO XI AL XIII 2J1
la preponderancia de tal carácter de particularidad, dentro de ese
mismo sistema obraban causas de reducción, si no (todavía) a
unidad absoluta, por lo menos a disminución de la multiplicidad
de leyes especiales. Esas causas eran: de una parte, el prestigio
que seguía teniendo en todos los territorios españoles el Líber
judiciorum gótico, cuya vigencia consta en Asturias, León, ("as­
tilla, Aragón y Cataluña. Ya hemos visto que en la monarquía
asturianoleonesa jugó ese código el papel importantísimo de le­
gislación real que daba la norma en las apelaciones.
A l lado de ese elemento tradicional influyó otro de condición
psicológica naturalísima: fué el espíritu de imitación, o más bien
la aspiración humana a participar de lo más perfecto y ventajoso.
Así, cuando aparecía un fuero importante por la cuantía y cali­
dad de sus concesiones y normas, el resto de las ciudades y villas
procuraba su imitación o la extensión de sus leyes a un ámbito
geográfico cada vez más amplio. Con esto, aunque persistiese en
la forma individual de texto y de aplicación local, no siempre la
existencia de fueros diferentes supuso entonces la diferencia de
fondo legislativo. Por esas imitaciones y extensiones de aplicación
de las mejores leyes municipales, se fué creando un fondo de dis­
posiciones comunes a muchas localidades, que contrarrestaba la
particularidad absoluta de los primeros tiempos.
Este hecho se produjo en Cataluña singularmente con la apli­
cación a una gran parte, o a todo el territorio andando el tiempo,
de los privilegios y costumbres que comenzaron por ser especiales
de Barcelona. Tam bién lo que hoy llamamos ciudadanía, o sea
el conjunto de los derechos públicos y privados de que gozaban los
vecinos de Barcelona, se fué concediendo a otras ciudades y villas
y formó un nuevo núcleo de unificación.
De estos diferentes modos se fué preparando lo que los juris­
tas modernos llaman el movimiento de conversión de las leyes
municipales en leyes territoriales. Bien pronto (por lo que toca
a Castilla, en el reinado de Alfonso X) se vió reforzado ese movi­
miento por iniciativas enérgicas de la Corona, ya preludiadas en
tiempo de Fernando III y por los reiterados y persistentes inten-
212 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

tos de introducir la legislación romana de tipo bizantino, o sea


la de Justiniano. En Aragón y Cataluña ese movimiento ya es
claramente perceptible en tiempo de Jaime I. En Castilla, la repre­
sentación principal de esas novedades legislativas corresponde al
código (más bien enciclopedia jurídica) de Alfonso X , Las Siete
Partidas.

Las Hermandades

L a vida política municipal no se limitó a lo que expresan sus


fueros y al funcionamiento del concejo y de la justicia popular.
Los municipios apoyaron, puesto que concordaba con su interés,
la política antinobiliaria de los reyes; éstos, a su vez, favorecieron
en ese sentido a la clase media, sobre todo en los períodos de más
aguda lucha con la nobleza anárquica, y se aprovecharon de aque­
lla fuerza para ese efecto. Por su parte, los municipios adoptaron
formas propias de defensa, ya contra los nobles, ya para su segu­
ridad general, comprometida a menudo por los bandidos y los
aventureros que las guerras aportaban. Para ello formaron fede­
raciones, mancomunidades o Hermandades, de que conocemos
ejemplos en el siglo X II y en el X III. Base de acción de las Her­
mandades eran las milicias de los municipios, con qu e éstos con-
currían a la guerra cuando los reyes las convocaban.
Por otra parte, las Hermandades expresaban también una ne­
cesidad causada por la flaqueza de los medios de protección con
qu e muchas veces podían contar los reyes. Por ello hu bo Herman­
dades que no se limitaron a la reunión de fuerzas de la clase media
m unicipal contra los nobles, sino que comprendieron a todas las
clases sociales. Estos hechos demuestran la acepción am plia que
tuvo la palabra Hermandad, cuyas manifestaciones más poderosas
fueron por entonces las establecidas por las villas del. mar de la
costa del Cantábrico (de Bayona de Francia a Bayona de Galicia)
y principalm ente por las cuatro de Castro Urdíales, Santander,
Laredo y San Vicente de la Barquera. La autonomía de que gozó
esta Hermandad, cuyos privilegios reconoció Fernando III, se
LOS AVANCES CRISTIANOS DEL SIGLO XI AL XIII 213
evidencia en el hecho de que celebrara alianzas con reyes extranje­
ros y ayudase con su marina a los ingleses en las guerras de éstos
contra los reyes de Francia, de quienes conquistaron territorios
por la parte de Gascuña y otras. En Aragón, las Hermandades se
llamaron Comunidades. N o podían constituirse sino con permiso
del rey y mediante otras condiciones de orden político.

Carácter privilegiado de los derechos f orales


y de clase

Estas manifestaciones de solidaridad son especialmente intere­


santes porque expresan el nacimiento de sentimientos e ideas que,
en lo futuro, habían de cambiar el sentido y alcance de los dere­
chos logrados por la clase media y por la popular o bracera en
los municipios. Esos derechos tenían entonces, propiamente, la
significación y el sentido de privilegios, como ya dijimos. Cada
población los procuraba para sí y trataba de aumentarlos, sin
preocuparse de las otras y aun tratando de superarlas. Por eso el
fuero cubre a los vecinos para quienes se ha dado, pero no al
forastero. La idea moderna de la igualdad jurídica de todos los
hombres y del valor sustantivo de la persona humana, sea cual
fuere su nacimiento y procedencia, no existía entonces más que
de una manera teórica y puramente moral, que el cristianismo
había ido introduciendo en la ideología de la masa cristiana, pero
que no se traducía en leyes comunes, ni era, como idea, patrimo­
nio más que de algunas personas de gran cultura.
L o que sucedía con los municipios ocurría también con las
clases sociales. Cada una de ellas procuraba acumular privilegios,
pero no extenderlos a las otras, sino todo lo contrario, pugnando
porque los suyos fueran exclusivos. Claro es que esta misma pugna
conducía de hecho (por la extensión creciente de los privilegios
de cada municipio y de cada clase) a ir creando un fondo co­
mún de derechos personales de que cada vez participaba mayor
número de gentes; y así se fue preparando, muy despacio, el he-
214 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

cho de la igualdad humana ante la ley, cuya realización costó


muchos siglos de luchas. En ese mismo sentido de igualdad coope­
ró, juntamente con la acción de los municipios, la liberación pau­
latina de las clases serviles.

La liberación de las clases serviles

Desde los últimos tiempos del imperio romano, la tendencia


era a colocar a los cultivadores del campo, bien fuesen simples
peones o jornaleros, bien pequeños propietarios, bajo la depen­
dencia de los ricos y poseedores de grandes explotaciones agríco­
las. Lo mismo ocurrió cuando, comenzada la reconquista del terri­
torio español y a medida que avanzaba, surgió, como ya hemos
visto, la necesidad primordial de repoblar y cultivar la tierra.
Por ello, la población rural trabajadora del campo y algunos de
los menestrales o industriales de las ciudades, fueron durante si­
glos (aparte los esclavos musulmanes hechos en la guerra) gentes
que vivían en una servidumbre efectiva o, por lo menos, en una
dependencia personal muy estrecha respecto del propietario o se­
ñor de las tierras, y a veces de las tierras mismas, con las que
eran vendidos. A u n en el caso de que el señor hiciera libre al
siervo, éste quedaba sujeto al antiguo amo por obligaciones que
lim itaban mucho su libertad.
Con nombres distintos y con situaciones de mayor o menor
sujeción, en todos los reinos españoles vivieron así miles de hom­
bres cristianos. Semejante estado de cosas pasó en cada región por
varias vicisitudes, cuyo pormenor es imposible relatar aquí. Lo
sustancialmente interesante es saber que, desde el siglo X II en el
reino leonés-castellano (y en fechas diferentes en los otros), co­
menzó a producirse un alivio en la situación de aquellos siervos
y semisiervos y a prepararse su liberación definitiva, que los con­
vertiría más tarde en labradores libres con carácter, si no ju rí­
dicamente, de hecho análogo al de los arrendatarios de tierras, o
preludiándolo.
LOS AVANCES CRISTIANOS DEL SIGLO XI AL XIII 215
A esa liberación pulatina y no siempre uniforme en las va­
rias comarcas, contribuyeron causas distintas de orden político,
social y económico. Estas últimas fueron principalmente el des­
arrollo y mayor producción de la agricultura y la experiencia del
superior rendimiento que daba el trabajo de un hombre libre
comparado con el de un siervo. A veces, la liberación o la mejora
en las condiciones del trabajo y en la sujeción a los señores fué
el resultado de sublevaciones de los siervos mismos, en las ciu­
dades o señoríos donde era grande su número. Ejemplo saliente
de esas sublevaciones son las ya citadas de Sahagún (desde fi­
nes del siglo XI), donde los monjes poseían extensos terrenos y
el monopolio de ciertas industrias. Por unas y otras causas, al final
del siglo X II y en los territorios del reino leonés-castellano, los
siervos y colonos habían obtenido en general las siguientes ven­
tajas: fijación exacta de los trabajos que debían realizar a bene­
ficio de sus señores; abolición de la práctica de ser vendidos con
la tierra, contra la cual habíase ya declarado un concilio de co­
mienzos del siglo X I; y reconocimiento de la validez de sus ma­
trimonios aunque los celebrasen sin el consentimiento del señor.
En la obtención de estas importantes mejoras influyó mucho el
Papa Adriano IV (1154-59). La completó muy poco después una
ley dada en 1215 por Alfonso IX de León, a instancia del arzo­
bispo de Santiago, y según la cual los colonos llamados foreros o
júniores de heredad de las villas realengas, podrían de allí en
adelante cambiar de dom icilio sin perder las propiedades que po­
seían en el lugar de donde procedieran; si bien continuaban obli­
gados a pagar las rentas correspondientes a ellas. Esta ley, que
en un principio favoreció tan sólo (siguiendo en esto la condición
propia de los privilegios de entonces) a los foreros de las villas
de León y a los del señorío de Santiago, se fué extendiendo luego
a todos los demás de la misma clase.
En cambio, parece que hubo un retroceso o, mejor dicho, una
restricción en cuanto a la amplitud del derecho de asilo de los
siervos huidos en territorio municipal, y también un empeora­
miento en la condición de cierta clase de familias y grupos de
216 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

familias sujetos a un señor por una serie considerable de tributos


y servicios y que constituían las llamadas behetrías. El empeora­
miento parece haber consistido en el hecho de que la antigua
libertad que algunas de esas behetrías disfrutaban, consistente en
escoger libremente su señor, la perdieron (si no todas, la mayo­
ría), y se las obligó a elegirlo de una familia noble determinada.

Situación de las clases sociales en Cataluña y en Aragón

En Cataluña, la antigua nobleza, así como los señores alodiales


enriquecidos y los monasterios e iglesias, tenían en su mano casi
toda la propiedad territorial. Dependientes de esos señores hallá­
banse varias clases de hombres trabajadores del campo o de oficios,
cuyo grado inferior o menos libre era el de los colonos siervos
(llamados payeses), sobrecargados de tributos y servicios. Estos sier­
vos, como algunos de los leoneses y castellanos, tenían prohibido
abandonar las tierras salvo en el caso (que debió introducirse poco
a poco) de redimirse por dinero. De esa facultad les vino a los
colonos catalanes el nombre de payeses de remensa (es decir, de
redención), que ya figura en los documentos del siglo X II.
A la vez que así vivía la población de los campos, en las ciuda­
des catalanas se formaba con gran vigor la clase media, tanto más
importante y favorecida por privilegios cuanto mayor era su ri­
queza. Por esta razón, la clase media de Barcelona se muestra co­
m o la más fuerte y la más favorecida por la legislación, y Barce­
lona ejerce, por el desarrollo de su comercio y de sus industrias,
una positiva hegemonía económica y social en toda la tierra
catalana.
En Aragón, la nobleza aparece dividida en dos clases, siendo
poderosísima la primera de ellas, llamada de los ricos hombres.
Gozaban éstos de más autoridad en sus dominios que los señores
castellanos y catalanes en los suyos. Se cree hoy que, antes del
siglo X III, los siervos o colonos (vasallos de parada) podían cam­
biar de domicilio libremente; pero desde aquella fecha parece
LOS AVANCES CRISTIANOS DEL SIGLO XI AL XIII 217
haberse agravado su condición, llegando el derecho de sus señores,
según la fórmula legal consagrada, hasta "poderlos matar de ham­
bre, sed o frío". Así se declaró en las Cortes de Huesca de 1245;
es decir, en tiempo de Jaime I.
La clase media, menos importante en Aragón por entonces
que en Castilla y Cataluña, se agrupó también en los municipios
( Universidades) y acentuó la condición privilegiada de sus fueros
hasta hacer causa común muchas veces con los nobles contra los
reyes.

Valencia, Mallorca y Navarra

En Valencia (constituida por Jaime I en reino, cuyo titular


era el monarca de Aragón) no hubo clase servil cristiana de con­
dición labradora, pero sí esclavos y colonos musulmanes conce­
didos por el rey a los conquistadores favorecidos por donaciones
de tierra. Como éstos eran en su mayoría nobles aragoneses, la
vida rural valenciana aparece dominada por los señores y regu­
lada conforme a las leyes y costumbres de Aragón. En cambio, la
clase media y el elemento popular libre dominaron en las ciudades
y villas importantes y dieron a los municipios valencianos un mar­
cado carácter democrático, autorizado por el Fuero que Jaime I
dió a la capital y que es uno de los modelos de legislación muni­
cipal y social del siglo X III, imitado luego en Tarragona.
La historia de las clases sociales en Mallorca fué muy parecida
a la de Cataluña, con la diferencia de que el elemento señorial
estuvo allí representado, no por los nobles y clero, sino por los
burgueses o ciudadanos ricos de la capital, principales propieta­
rios de las tierras. L a explotación que los propietarios hicieron
de las gentes del campo (forenses), produjo un fermento de pro­
testa y rebeldía por parte de éstas, rebeldía que un siglo después
había de degenerar en sublevaciones sangrientas.
En Navarra la situación fué muy semejante a la de Aragón,
perpetuándose durante m ucho tiempo la desigualdad jurídica y
la servidumbre a beneficio de la nobleza y el clero.
218 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Las Cortes de León y Castilla

La gran novedad que el período del siglo X I al X III ofrece


en el orden político, es la aparición de una institución de go­
bierno no conocida en los siglos anteriores: la institución parla­
mentaria de las Cortes, que se inicia en España antes que en los
demás pueblos europeos.
Fueron las Cortes asambleas compuestas generalmente por ele­
mentos de las tres grandes clases sociales de la época: los nobles,
los eclesiásticos y la clase media, representada ésta por los m uni­
cipios. En Castilla, donde parece que ya funcionó una de estas
asambleas en 1188, lo esencial de ella era la presencia de diputa­
dos (personeros, procuradores) de los municipios. La reunión de
los nobles y eclesiásticos con el rey, no formaba Cortes; pero
este nombre fué común durante mucho tiempo a esa institución
parlamentaria y a las asambleas judiciales o de gobierno que el
monarca siguió reuniendo, según la costumbre antigua, con los
miembros más importantes de la nobleza (sobre todo, de la que
formaba el cortejo palatino) y del clero.
Debe entenderse que ninguno de los convocados a Cortes lo
era por derecho propio, sino por la voluntad del rey; de modo
que, durante algún tiempo, fueron variables las persones y los
concejos que concurrieron a las Cortes. Más tarde fué fijándose,
por lo que toca a los municipios, el privilegio de ser llamadas
siempre ciertas ciudades y villas.
La función característica de las Cortes era la votación de los
impuestos o contribuciones que pedía el rey para los gastos de
guerra y otros. Como, ordinariamente, la única clase social que
pagaba contribución, o la mayor parte de ésta, era el pueblo (clase
media y trabajadores agrícolas o industriales más o menos libres),
la presencia de las ciudades y villas era lógica y necesaria en las
Cortes. Pero éstas adquirieron indirectamente cierta facultad le­
gislativa mediante el derecho, que los reyes les otorgaron, de ha­
cer peticiones para que se adoptase una ley nueva, se reformase
LOS AVANCES CRISTIANOS DEL SICLO XI AL XIII 219
una antigua o se tomasen determinadas medidas de gobierno. Los
reyes accedían con frecuencia a esas peticiones: ya porque las
creían justas, ya obligados por la fuerza de las circunstancias que
hacían conveniente halagar o ceder a determinados elementos
sociales y políticos. Así, en los momentos en que los municipios
representaron para la corona una fuerza útil e importante en la
lucha contra la nobleza o para cualquier otro propósito público,
aquéllos obtuvieron leyes que les favorecían. Una de las más intere­
santes para la Historia parlamentaria fué la que otorgaron varios
monarcas en forma de promesa, de convocar las Cortes normal­
mente en períodos fijos todos los años o cada dos o tres; pero
estas promesas fueron siempre incumplidas.
Aparte las peticiones, las Cortes intervenían, bajo ciertas con­
diciones, en la ratificación de la transmisión de la corona por
herencia o por elección, si este caso llegaba; en la formación de
Consejos de regencia si el rey era menor de edad, y en algún
otro asunto político. A l tomar posesión del trono, el rey juraba
ante las Cortes el mantenimiento de las leyes y los fueros del país.
Aceptando la fecha de 1188 como correspondiente a la prime­
ra reunión de Cortes leonesas, resultaría que fué este reino el que
inauguró en España el régimen parlamentario de tipo medieval.
En Castilla, la primera reunión de que se tiene noticia exacta,
ocurrió hacia el fin del período que ahora historiamos (en 1250).

Las Cortes en Aragón y Cataluña

No se sabe exactamente cuándo comenzaron en Aragón. Creen


unos autores que fué en 1163 y otros que en 1274; es decir, dos
años antes de morir Jaime I. Q ue no ocurriese allí más pronto
este hecho, fué debido a la escasa importancia política que la masa
de los municipios tuvieron hasta entonces en Aragón. En Cata­
luña, la primera vez que los síndicos de los municipios acudieron
a Cortes fué en 1218, en Villafranca, bajo la presidencia de Jai­
me I; pero su perfecta constitución y función parlamentaria es un
220 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

poco posterior. En Navarra no parece que tuvieron existencia


segura hasta el período siguiente: muy a fines del X III o comien­
zos del X IV . No obstante pertenecer a un mismo reino Aragón
y el Principado de Barcelona, cada una de estas dos regiones
tuvieron siempre Cortes independientes, salvo casos excepcio­
nales.
Las atribuciones y funciones de las Cortes aragonesas y cata­
lanas, presentan la notable atribución de lo que se llamaba
greuges o agravios, es decir, la presentación de las quejas que te­
nían los municipios y los otros elementos sociales asistentes a las
asambleas, contra el rey o sus oficiales, por quebrantamiento de
las leyes. Tam bién gozaron, andando el tiempo, de alguna mayor
intervención que las de León y Castilla en la formación de las
leyes mismas. El origen de esta mayor facultad parece que no fué
anterior a 1263, ya en el reinado de Pedro III, sucesor de Jaime I.
Para la adopción de acuerdos era requerida la unanimidad;
siendo de notar que las ciudades principales disponían de varios
votos, mientras que las inferiores sólo tenían uno. Zaragoza y
Barcelona dispusieron de cinco votos.
Cuando por muerte del rey y extinción de la fam ilia en que
radicaba el derecho a heredar, había que elegir nuevo monarca,
las Cortes celebraban una reunión especial que tomaba el nombre
de Parlamento. Este nombre se aplicó también a otras especies de
asambleas o comisiones. Mientras estaban cerradas las Cortes, fun­
cionaba una Junta nombrada por ellas, que en Aragón se llama­
ba Diputación general y en Cataluña de manera análoga, o sea
Diputación del g e n e r a les decir, de las Cortes o Generalidad.
Pero la formal existencia de este organismo corresponde ya al
período siguiente y al siglo X IV . L o mismo gozaron después
Navarra y Valencia. L a función de esta Junta consistía en velar
por la observancia de las leyes y la inversión de los fondos
públicos.
LOS AVANCES CRISTIANOS DEL SIGLO XI AI. XIII 221

La administración de justicia

La gran desigualdad social, el régimen de privilegios (median­


te el que unas veces se trataba de disminuir aquélla, y otras, por
el contrario, de aumentarla), la indisciplina de la nobleza y. en
general, de todos los hombres poderosos, y los abusos de los mis­
mos funcionarios del Gobierno, producían la inseguridad de vi­
das y haciendas; principalmente, como es natural, en perjuicio de
los débiles. N i aun la situación de protegido de un poderoso en
que se colocaron muchas gentes, bastaba para evitar los atropellos,
porque las luchas continuas entre los señores y entre las jurisdic­
ciones distintas creadas por los privilegios, así como las extrali­
mitaciones de las autoridades, recaían en primer término sobre
los siervos y personas humildes, aunque estuviesen patrocinados.
Un solo remedio eficaz cabía para todo esto: la organización de
un severo sistema de justicia pública y la existencia, en las auto­
ridades encargadas de hacerlo respetar —y en primer término en
el rey—, de una fuerza y de un prestigio suficientes para imponer
a todos el derecho y hacer que cada cual respetase el de los demás.
Los hombres de aquel tiempo tuvieron la visión clara de la nece­
sidad de este medio.
Los más frecuentemente atropellados o en peligro de serlo a
toda hora, lo demostraron con sus quejas y peticiones. Los reyes
y las personas de clase noble que apoyaban la política de éstos,
significaron también repetidas veces su comprensión del camino
eficaz, preocupándose de la protección del débil por medio de
la buena administración de justicia. De hecho, la humanidad ha
comprendido siempre que la justicia, es decir, la aplicación del
derecho sin privilegios ni excepciones, es una de las bases substan­
ciales de la comunidad social y de la paz interna de los pueblos.
La administración de justicia comprendía, no sólo la sujeción
a los tribunales de todos los hombres, por altos y poderosos que
fueran, sino también la protección de los jueces mismos para que
no se les impidiese hacer justicia o para que no cediesen a la pre-
222 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

sión de los poderosos. Implicaba también la represión de los


abusos en que pudieran incurrir (y los cometían a menudo) las
autoridades delegadas del rey o los señores. Por eso se nota a cada
paso el esfuerzo de los monarcas y de los elementos sociales más
interesados en el orden y disciplina sociales, por robustecer y per­
feccionar la administración de la justicia.
A que así fuese se oponían, en primer término, las causas enu­
meradas ya, y también el mentado resurgimiento, por conse­
cuencia natural de la repoblación y los fueros, de ciertas costum­
bres germánicas según las cuales los delitos no eran, la mayoría
de las veces, cuestiones que se resolvieran mediante un proceso
ante autoridades judiciales, sino entre los mismos interesados,
ofensor y ofendido; bien mediante desafíos (pertenecientes a los
duelos judiciales o juicios de Dios de que ya se habló con motivo
del rito mozárabe), en que el reconocimiento de la razón o dere­
cho dependía del valor y destreza personal de quienes luchaban;
o bien por un sistema mixto de venganza privada, reconocida como
legítima, y de indemnizaciones en dinero o especie. Otras veces,
la decisión del asunto disputado o del daño producido se con­
fiaba a pruebas enteramente ajenas a todo sentido de derecho,
de que también hemos visto ejemplos al hablar de la reconquis­
ta de Toledo. Tales eran las pruebas del agua hirviendo y el hie­
rro candente, que consistían en someter la mano del acusado o
del acusador a los efectos de aquellos agentes y, según salía ilesa
o quemada, así se juzgaba de la acusación; la del agua fría, que
se practicaba arrojando a la persona en un gran recipiente, atada
de pies y manos, dándose por inocente o culpable según se hun­
diese o flotase; y la del fuego u hoguera aplicada a objetos mate­
riales, como libros, muebles, etc. Excusado es decir que ninguno
de estos procedimientos era propicio ni adecuado al supremo
interés de que triunfase la justicia.
Consecuencia de la fuerte preocupación por suprimir todos
esos defectos fué, no solamente la extensión cada vez mayor de los
jueces reales en todo el territorio de cada reino, con facultades
para que ante ellos se ventilasen las cuestiones litigiosas y hallasen
LOS AVANCES CRISTIANOS DEL SIGLO XI AL XIII 22 3
amparo los atropellados, sino también la creación de organismos
y sistemas que mejor acertasen con el remedio y, en mayor parte,
la sustitución del régimen penal anterior por el inquisitivo o de
justicia directa. Ejemplos de algunas de esas novedades, son los
siguientes:
E l mismo rey administraba justicia personalmente (a veces,
por medio de un representante suyo) en su tribunal (Corte o
Cort), que funcionaba en el palacio o dondequiera que el rey
residía temporalmente. Esta Cort intervenía, no sólo en los pleitos
y procesos corrientes, sino también en los que adoptaban las for­
mas consuetudinarias singulares de los duelos o de las pruebas
del agua, fuego, etc. Casos notables de esa forma de funcionar la
Cort real son: en el siglo X I, las pruebas ya citadas antes, del fuego
y el duelo judicial, usadas en Toledo poco después de la toma
de esta ciudad por Alfonso V I, para decidir si se mantendría
en las iglesias de España el misal de los mozárabes o el nuevo
romano, también dicho cluniacense; en el X II, el duelo entre los
infantes de Carrión y los partidarios del Cid, que, si bien es pura­
mente imaginado por el autor del Poema, se ajusta por completo,
en sus descripciones, al modo como estas ceremonias se realizaban.
La costumbre de pedir directamente justicia al rey aun las
más humildes gentes del pueblo, y de que aquél la administrase
personalmente, se mantuvo por muchos siglos. De ella hacen re­
curso dramático muchas veces los autores de comedias en el siglo
X V I y X V II, como se ve en las de Lope, Calderón, Tirso, y otros.
Todavía se creó, por encima de la Cort del rey, otra autoridad
judicial encargada de resolver algunas apelaciones o reclamacio­
nes contra las sentencias de aquel tribunal. Esa autoridad fué el
Juez del Libro (es decir, del Fuero Juzgo), cuyo origen descono­
cemos, pero de cuya existencia en León a mediados del siglo X
nos da testimonio un documento. En el siglo X III aún existía ese
Juez, cargo desempeñado por un canónigo de la catedral. El
lugar del juicio era el claustro de ésta o el palacio del obispo.
En la catedral de Oviedo queda todavía testimonio epigráfico de
la existencia de esa misma institución.
224 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

O tro juez especial fué el que aparece en Aragón, con cierta


seguridad a partir del reinado de Alfonso II, con el nombre gené­
rico de Justicia. Este juez lo nombraba el rey y estuvo encargado
d e fallar sobre la violación de los privilegios por cuatquiera per­
sona que fuese y sobre las quejas formuladas contra las autori­
dades por atropellos o desconocimientos del derecho que éstas
cometieran. Los nobles trataron de arrancar al rey la facultad de
nombrar el Justicia; y no consiguiéndolo, maniobraron para con­
vertir algunas de sus funciones, que eran todas delegadas del rey,
en privativas o exclusivas del Justicia. Así lo consiguieron de
Jaime 1 en 1265. Entre esas funciones estaba la de entender en
los pleitos entre los nobles y el mismo rey: atribución que ha he­
d ió creer, durante mucho tiempo, que el Justicia fué una especie
d e poder intermedio o moderador entre la nobleza y la realeza.
Más adelante veremos las vicisitudes de aquella autoridad judicial.
Finalmente, debe contarse entre las instituciones auxiliares y
complementarias de la administración de justicia, en su función
d e paz, la de la Tregua de Dios y Paz de Dios, de que ya hemos
hablado antes.

L a monarquía y el Imperio

Algunos reyes españoles, de la monarquía qu e fué primero


asturiana y luego leonesa, recibieron juntamente con su título
natural de reyes el de emperadores. Esta atribución consta desde
tiempos de Alfonso III hasta los de Alfonso V I, en documentos
historiográficos, pero no en títulos oficiales; excepto en el caso
d e Ram iro III, cuya condición de emperador aparece en un di­
ploma suyo: es decir, en un documento emanado de la cancillería
real y firmado por el rey. Igual apelación, aplicada a Fernando I,
.se encuentra no sólo en crónicas, sino en palabras emanadas de
•su contemporáneo y hermano el primer rey de Aragón. Con refe­
rencia al mismo Fernando I y a Ramiro III, se usó también el
título de Magnus basileus, usado antes por Carlomagno. Ninguno
d e los otros reyes cristianos de España, salvo Sancho el Mayor de
L á m i n a XXXVII. — Monasterio de I.as Huelgas. Sala Capitular.
L á m i n a XXXVIII. - - Catedral de Burgos. Fucila del Sarmeiual.
LOS AVANCES CRISTIANOS DEL S1CI.O XI Al. XIII LÍ1Í5

Navarra y Alfonso I de Aragón, se nombró a sí mismo o fué cali­


ficado por otros con ninguno de esos dos títulos. Respecto de
Sancho, consta en textos de historiadores y en moneda que el
acuñó. Alfonso I se adjudicó ese título cuando se apoderó de los
territorios de León y de esta misma capital. Tam bién de Alfonso
V I de Castilla se conocen muchos documentos suyos en que se
llama “emperador” o “ emperador de toda la España” , etc., y otros
documentos ajenos en que se le aplica ese título con variantes
como la de “ emperador de T oled o” y otras.
El primer rey leonés-castellano de quien consta el hecho de
haber sido coronado y reconocido oficialmente como emperador
por otros monarcas españoles, es Alfonso V II. Este hecho ocurrió
en León en 1135, y al acto de la coronación asistió, mostrando con
ello su conformidad, el rey García de Navarra. En las crónicas
contemporáneas se dice que eran también vasallos de Alfonso VII
los condes de Barcelona y Tolosa y otros de Gascuña y demás
comarcas meridionales de Francia, así como el reyezuelo musul­
mán Zafadola, señor de Rota. Recibió Alfonso V II la corona im­
perial de manos del arzobispo de Toledo; ciudad en que, según
parece, volvió a coronarse aquel rey, ratificando así su autoridad.
Cualesquiera que fuesen el motivo o razón por el que a reyes
asturianos y leoneses se les aplicara la categoría imperial, o ellos
mismos la ostentasen y emplearan, por ejemplo, la creencia en ser
los sucesores directos de la monarquía visigoda, dueña de toda Es­
paña; reacción de independencia contra las pretensiones de Carlo-
magno; intención de proclamar y ver reconocida su monarquía co­
mo la principal de las cristianas en España; reconocimiento explíci­
to de la finalidad común en todos los reinos cristianos con respecto
a la reconquista, lo cierto es que tuvo poca eficacia en la realidad
política de la Península. En el mismo caso de Alfonso V II se dió
el hecho de que, poco después de verificada la coronación, pro­
testasen de ella el rey de Navarra y el conde de Portugal. Ningún
otro monarca leonés o castellano volvió a usar el título de empe­
rador, si bien consta que Fernando III lo intentó, sin conseguirlo.
Por otra parte, si es verdad que los reyes leoneses o castellanos
226 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

ayudaron a veces a otros monarcas españoles en sus dificultades mi­


litares o políticas (cuyo hecho militar se ha interpretado moderna­
mente como un signo de tutela), no es menos verdad que también
fueron ayudados ellos mismos otras veces); y que si, en ocasiones,
la totalidad o la mayoría de los reyes cristianos se apercibieron del
peligro musulmán común y de la necesidad de oponerse juntos
a él (como en 1212), también fue frecuente el caso de que se
negaran a cooperar en momentos de apuro de la Reconquista.
La contradicción que entre esos diferentes hechos existe, ex­
plica la referida ineficacia de la pretensión unitaria expresada por
los reyes de León y de Castilla. A lo mismo concurre el hecho de
que, en fin de cuentas, no se llegase ni siquiera a la unión política
de la Península representada por una confederación o entidad mo­
ral de sus reinos cristianos bajo la dirección de un emperador tam­
bién español, a pesar de los vasallajes reconocidos en tiempo de
Alfonso V II. Faltó la condición esencial que para la práctica
de esa consecuencia era necesaria; pues, contra el reconocimiento
por algunos políticos de aquellos siglos, de la conveniencia que
habría en que aquel hecho se cumpliese, prevalecieron los celos
y rivalidades entre los reyes cristianos y la afirmación de los parti­
cularismos de cada monarquía o partes de ella. A u n dado que los
monarcas de Asturias y León poseyeran fuertemente el sentimien­
to de ser los sucesores de la monarquía visigoda y la ambición de
hacer de ese sentimiento una realidad política, restaurando la
unidad del Estado español, no se les podía ocultar, y cada día
menos, el hecho de existir otros Estados prontos a defender
su soberanía e independencia de un modo tenaz, sumamente difí­
cil de vencer, por lo menos.
D e todos modos, entre el imperio cristiano español tal como
fué intentado y como lógicamente se trató de realizarlo, y el im­
perio general europeo que ya en mitad del siglo X estaba en ma­
nos de reyes alemanes, existió una diferencia esencial de concep­
ción y de finalidad políticas. Así lo veremos al ocuparnos de
Alfonso X , quien por breve tiempo fué, legalmente (es decir, de
derecho y de hecho), emperador de Alemania.
LOS AVANCES CRISTIANOS DEL SIGLO XI AL XI¡I

En cuanto a la relación de las aspiraciones imperiales en los


reyes cristianos y leoneses, con la idea de la unidad española,
lo que hoy sabemos con precisión respecto de la existencia y el
contenido de esa idea después de la unidad romana, no nos auto­
riza a establecer conclusión histórica alguna. Es cierto que se ve
expresada por algunos hombres eminentes de la época visigoda
y de la Reconquista, como San Isidoro de Sevilla (en su elogio
de la “ madre España” : rnater Spania), el autor de la crónica Al-
beldense (siglo IX), Alfonso III de Oviedo, y quizá otros varios;
pero, independientemente del valor que las expresiones usadas
por ellos tuvieran en las respectivas mentalidades con relación al
motivo que las produjo, queda siempre el hecho de que la masa
de los hombres, y singularmente de los que intervenían e influían
entonces en la vida política de España (y no sólo de León y
Castilla), no parece haber participado de esa idea, sino más bien
de xa contraria. Que esto nos sea grato o no hoy día, y que con­
viniese o no al mayor provecho de España, son cuestiones que se
hallan fuera del dominio de la historia. La única unidad que se
logró fué, como ya veremos, la eclesiástica, cuya concepción tuvo
sin duda enlace ideal con las aspiraciones leonesas y castellanas de
orden político.

Las poblaciones industriales

El aumento de la riqueza colectiva y el desarrollo del poder


político de los reinos cristianos, promovieron un crecimiento de
la producción, tanto agrícola como manufactúrela, y de las artes
constructivas y decorativas. Estas últimas se aplicaron principal­
mente a los objetos de uso doméstico más común y dieron singu­
lar importancia, no sólo a los artistas más ilustres que en ellas se
destacaban, sino también a todos los trabajadores ocupados con
las tareas que, más o menos, suponen el influjo de las Bellas Artes.
A igual efecto contribuyeron hechos especiales, como la devoción
a ciertos santos o lugares religiosos. De ellos, el más importante
fué, por sus peregrinaciones durante varios siglos, Santiago de
228 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Compostela como, desde otro punto de vista, se dijo antes. Del


V III al X I singularmente, vino a ser esa ciudad la expresión su­
perior del comercio y la industria en el Noroeste de España. La
gran concurrencia de peregrinos de todas las clases sociales exigió
el establecimiento de hospederías o albergues, de tiendas para cam­
biar moneda y de oficios para la fabricación de conchas de metal
con las que se adornaban los trajes de peregrinación, de cruces,
medallas, azabaches y otros objetos de devoción.
Por el mismo tiempo, y en el Este de España, Barcelona empe­
zaba a ser un puerto de importancia merced al comercio que ha­
cían los catalanes por el Mediterráneo, y singularmente, en un
principio, con Italia. Luego lo extendieron hasta Berbería, Egip­
to y las costas de Palestina y Siria, aumentando m ucho con esto
su movimientr mercantil y su riqueza. Manifestaciones señaladas
de ambas cosas fueron la creación de representantes de comercio,
llamados cónsules, en varios puntos del extranjero. Los cónsules
se extendieron a las demás comarcas españolas qu e comerciaban
con otras naciones; como era el caso de Castilla, las Provincias
Vascongadas y Aragón, con Francia, Flandes y otros países del
Norte de Europa.
A unque reintegrada a la comunidad cristiana casi a fines del
período que ahora relatamos, Valencia subió rápidamente a la
categoría de población principal en orden a las industrias y el
comercio. L o mismo ocurrió con Mallorca, cuya importancia
comercial, principalmente con Italia, ha sido puesta de relieve por
investigaciones recientes.
Sevilla, que fué una gran capital en manos de los reyes de
Taifas, siguió ocupando un puesto considerable después de la
Reconquista, singularmente en el aspecto comercial e industrial.

Los gremios y las cofradías

Menestrales, comerciantes, marinos, obreros y aun los mismos


artistas, se reunían en corporaciones llamadas gremios. Así apa-
LOS AVANCES CRISMANOS DEL SIGLO XI Al. XIII 220

recen ya, en los primeros tiempos del desarrollo de Santiago de


Galicia, los gremios de zapateros, carpinteros, picapedreros, car­
niceros, curtidores, panaderos, mercaderes, aurifices (plateros) y
otros. L o mismo se fué haciendo en las otras ciudades de todos
los reinos cristianos, a medida que se repoblaban. Cada gremio
poseía una casa común o social, caja de caudales, sello, bandera
y patrón religioso (un santo). Dentro de cada gremio distinguían­
se tres grados: los aprendices, los oficiales y los maestros, deno­
minaciones que aún subsisten. El aprendizaje duraba más o me­
nos, según los casos, y generalmente el aprendiz pagaba más o
menos cantidad al maestro por la enseñanza :iue recibía. Con el
maestro vivían los oficiales como si constituyeran parte de su
familia, y en casa del maestro trabajaban. Los jornales eran pe­
queños, porque el lim itado desarrollo de aquella industria casera
no permitía otra cosa; pero, en cambio, los oficiales tenían segura
la comida y la habitación. Para pasar de oficial a maestro se cele­
braba un examen consistente, sobre todo, en la estimación de
los productos que fabricaba el oficial. A l obrero se le exigía
buena vida y costumbres honradas. Cada gremio nombraba una
especie de inspectores (alcaldes) para vigilar los talleres, no
permitir que se vendiesen malos productos, arreglar las diferen­
cias que pudiesen surgir entre los varios oficios y defenderlos si
les ponían pleitos. Era costumbre vivir agrupados en barrios o
calles los industriales de cada gremio u oficio; de donde vienen
los nombres de Plateros, Cerrajeros, Pelaires, Sederos, etc., que
aún conservan algunas calles en muchos pueblos de España.

Prosperidad e influencia de los gremios

Protegidos por los municipios y sus fueros y también por los


reyes, los gremios fueron creciendo en importancia y llegaron a
ser elementos sociales de gran influencia en la vida de las ciudades
españolas. Los menestrales solían formar también, aparte los gre­
mios, cofradías y hermandades creadas para fines benéficos, so-
230 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

ciales y religiosos, corno la asistencia y í.yuda a los enfermos, la


celebración de comidas y fiestas en días señalados, el culto a un
santo, etc. Desde el siglo X IV particularmente, los reyes dieron
leyes generales para reglamentar, no sólo la vida interna de los
gremios, sino también los jornales, la jornada de trabajo, las con*
diciones de los productos de cada oficio, etc. La tendencia de esa
legislación fué la de dar cada vez más importancia a los fines eco­
nómicos y profesionales, convertir en obligatorio el gremio y ge­
neralizar los exámenes; pero también contuvo un margen de
diferenciación respecto de horas de trabajo y jornales, que co­
rresponde a las particularidades de los oficios y a las comarcas.
Ese margen de diferenciación, que templaba la tendencia a la uni­
formidad de las leyes, fué adoptado posteriormente en otros
órdenes de reglamentación jurídica.
En varios Ayuntamientos españoles tuvieron representación
los gremios más importantes (Barcelona, Valencia y otros). El
sentido privilegiado o de monopolio que adquirieron cada vez
más los gremios y la prohibición de que fuera de ellos pudiese
trabajar en su oficio quien no fuese agremiado, promovió, andan­
do el tiempo y a medida que el crecimiento de la riqueza aumen­
taba la necesidad de la mano de obra, un movimiento antigremial
y en favor de la libertad de trabajo.
Los obreros del campo, mucho menos favorecidos que los de
la ciudad en algunas comarcas, como ya sabemos, formaron tam­
bién cofradías. Algunas de éstas eran propietarias de tierras que
cultivaban en común los cofrades y cuyos productos se destinaban
a gastos comunes, a repartos o a socorros y caridades.

Religiosidad del pueblo español

L a gran religiosidad del pueblo español de la Reconquista


se mostró entonces mediante tres hechos principales: la fundación
de numerosas iglesias y monasterios', la producción de muchas
leyendas piadosas y la abundancia y prest'gio de santos españoles.
LOS AVANCES CRISTIANOS DEL SIGLO XI AI. X III 231

Tanto la fundación de las iglesias (catedrales o de menor


categoría) como la de monasterios, iba acompañada de la dona­
ción de grandes extensiones de tierras. En el t aso de la iglesia de
Santiago, la donación se extendió a 24 millas, y en el del arzobis­
pado de Toledo, las propiedades que le concedió Alfonso VI com­
prendían muchas huertas, casas, tiendas y molinos en la ciudad y
los nueve pueblos próximos de Rodiles, Canales, Cabañas, Co­
neja, Barcides, Alcolea, Melgar, Almonacid y Alpobrega.
A los clérigos se concedió la inmunidad personal (derecho a
no ser juzgados por los Tribunales ordinarios del rey) y la real
o exención de los tributos fiscales. Ambas comenzaron por privi­
legios excepcionales y se fueron generalizando, a pesar de muchas
leyes y peticiones de Cortes que procuraron limitar la exención
de tributos.
La importancia especial de los monasterios no estribó tan sólo
en su condición religiosa (aunque ésta fuera muy principal), sino
también, como sabemos, en e! grandísimo concurso que prestaron
a la roturación de tierras, a la repoblación y, por consecuencia
de ambas cosas, a la riqueza del país. Estos mismos hechos expli­
can que los monasterios fuesen a menudo muy ricos, dado que
poseían terrenos extensos, casas, molinos, etc., como los grandes
propietarios; y, en no pocas ocasiones, mucho más. El cultivo de
esos terrenos, la ocupación de esas casas y la utilización de los
molinos, atraían a numerosos cultivadores y menestrales, creando
así una población que aumentaba el poder y la influencia so­
cial de los monasterios. U n número mayor o menor de los
obreros de los campos y de los servidores de los monjes, eran
siervos cristianos y moros, según las ideas y costumbres de
la época. Con todo esto, los monasterios constituyeron uno de los
elementos principales de la sociedad de entonces. Los más ricos
de ellos llegaron a disfrutar una posición social y facultades de
mando sobre las gentes que vivían en su territorio, iguales a las
que poseían los nobles en el suyo. Esas facultades fueron conce­
didas y ampliadas a menudo por los reyes con ánimo de contra­
rrestar el poder de la nobleza, naturalmente más turbulenta y
232 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

peligrosa para la tranquilidad pública que los monjes. En cam­


bio, los monasterios contraían el compromiso de acudir a la gue­
rra con sus gentes cuando el rey los llamase; y así lo hacían, unas
veces mandando los abades las tropas, compuestas de siervos, co­
lonos y protegidos, y otras veces encomendándolas a un jefe no
eclesiástico. De este modo, los monasterios fueron, juntamente,
elemento de repoblación y de prosperidad agrícola del país, ele­
mento de orden y de ayuda a la monarquía contra la nobleza, y
elemento guerrero para la Reconquista. Los mismos servicios
cumplieron, especialmente en los dos últimos conceptos, las gran­
des iglesias, y sobre todo las de obispados y arzobispados. Ejem­
plos salientes de éstas y de monasterios fueron; Santiago de Com-
postela, Lugo, Sahagún, Escalada, Mazóte, Castañeda, Vim e,
T oledo, en Galicia, León y Castilla; Gerona, Palafrugell, La Bis-
bal, U rgel y otros, en Cataluña. Otras veces, los monasterios eran
principalmente centros de cultura y de vida religiosa, como Ri-
poll, Roda y San Cugat, en Cataluña; Oña, Silos, Arlanza, Santa
M aría de Huerta (el monasterio cisterciense más importante en
España) y San M illán, en Castilla; San Juan de la Peña, entre
otros, en Aragón. Respecto de Navarra, debe mencionarse Leyre.
Tom ando en conjunto la institución monacal, cabe decir
que la sucesiva prosperidad de las comarcas cristianas se deduce
del número de monasterios existentes en cada una; y asi podría se­
guirse en un mapa de ellos, siglo tras siglo, el progreso de la Re­
conquista y el enriquecimiento de los diferentes reinos, tan
exactamente como guiándose por las fechas de las victorias y
conquistas cristianas. Comarcas españolas que perdieron su im­
portancia cuando el centro del poder y de la vida se fué co­
rriendo hacia el Centro de España y luego hacia el Sur, y que
hoy están oscurecidas por el brillo de las grandes ciudades moder­
nas, fueron así lugares importantes de civilización y de actividad
social y económica en los siglos primeros de la Reconquista; y la
más saliente prueba de ello es la abundancia y la fama de sus mo­
nasterios. Ejemplo de ello son; en los comienzos de la vida inde­
pendiente de Castilla, la región de Burgos y la oriental o de la
LOS AVANCL'S CRISTIANOS ULI. SIGLO XI AL XIII 233
Rioja; en los principios de la Marca Hispánica, el Norte de
Cataluña; en los primeros tiempos de la repoblación de Galicia,
las comarcas de Santiago y Lugo; en los tiempos iniciales de Na­
varra y de Aragón, su zona pirenaica.

La unificación eclesiástica española

A este período de los siglos X I a X III corresponde la reali­


zación de hechos importantes que produjeron la unificación de
la vida eclesiástica española, en el sentido de reconocer todos
los obispados de la Península la dependencia de un Metropolitano
común. Ya hemos referido antes algunos de esos hechos, a saber:
los relativos a la elevación de la jerarquía eclesiástica de Toledo
en tiempo de Alfonso V I y los pertenecientes a la sumisión de
los obispados del Noroeste al arzobispado de Santiago, en tiempo
de Alfonso VII. Añadiremos aquí la incorporación de los obispa­
dos catalanes (y luego de los aragoneses y navarros), que antes
dependían de Narbona en la Galia, a la antigua provincia ecle­
siástica de Tarragona (reinado de Sancho I, 956-966): incorpo­
ración negociada en la corte leonesa (959) y lograda a pesar de
la oposición de los prelados catalanes. Por entonces, el punto cen­
tral de atracción era Santiago de Compostela; por lo tanto, polí­
ticamente, el reino de León. Pero más tarde, como ya sabemos,
pudo más Toledo, al que Tarragona fué sometida. La posterior
segregación del condado de Porto, convertido en reino de Portu­
gal, separó de esa unidad peninsular las diócesis portuguesas.

Las leyendas piadosas y los Santos españoles

L a cultura de los monjes en aquellos tiempos —como la que


les caracterizó en la época visigoda, cuyo clero alto salió, las más
de las veces, de los monasterios—, los convirtió en recogedores y
difundidores de los hechos notables que ocurrían y de las leyen-
234 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

das que se iban formando; a veces también, verosímilmente, en


creadores de esas leyendas. Por eso, algunos de los poemas prim i­
tivos castellanos (región en que florece este género de literatura)
fueron escritos por monjes, hasta que invadieron el país los ju ­
glares y trovadores de origen extranjero y sus discípulos e imita­
dores españoles en los varios reinos.
El genio español fué tan fecundo en leyendas heroicas (de
reyes y héroes) como en leyendas religiosas correspondientes a
milagros de la Virgen y de Santos y a los hechos memorables de
la vida de éstos. Algunas de esas leyendas se pusieron en verso
(Santo Domingo, las Cantigas de la Virgen, etc.), y otras corrie­
ron en relatos e historias, muy bellas algunas y de gran senti­
miento.
A l desarrollo de esta literatura piadosa dió gran base la abun­
dancia de clérigos que, por su religiosidad, caridad u otras dotes
—•y en los países musulmanes, a veces, por su m artirio—, llegaron
a la categoría de santos. Algunos de ellos se destacan con celebri­
dad especial, como San Alvaro y San Eulogio de Córdoba, ya cita­
dos; Santo Domingo de Silos, Santo Domingo de la Calzada, Santo
Dom ingo de Guzmán, San Raimundo de Peñafort, San Oleguer
u Olegario, San Pedro Nolasco y, más tarde, San Vicente Ferrer.

Nuevas órdenes religiosas. La Inquisición

Por esta época también nacieron en otras naciones de Europa


o en España, y se propagaron por nuestra Península, aparte la
O rden francesa de los cluniacenses a que nos hemos referido an­
tes más de una vez, dos de las Órdenes religiosas más poderosas
e influyentes durante muchos siglos; la de los franciscanos, fun­
dación del monje italiano San Francisco de Asís (1215), una de
las más grandes figuras de la Iglesia Católica medieval, y la de
los predicadores o dominicos, creación de Santo Domingo de
Guzm án (1216), hijo de Calahorra. A esta últim a Orden va li­
gada la creación de un tribunal específico para la averiguación,
LOS AVANCES CRISTIANOS DEL SIGLO X I AL X III 235
procesamiento y castigo de los herejes, tribunal que bien pronto
alcanzó fama y acción universales: a saber, el T ribunal de la In­
quisición. Fruto de la gran inquietud que en ios fieles y en la
Iglesia habían producido algunas herejías importantes de aquel
tiempo, y de las gestiones de obispos y papas, principalmente Gre­
gorio IX , se concretó en las Bulas de éste (1233) y se constituyó
en el reino de Aragón la primera Inquisición española como tri­
bunal especial, independiente de los obispos. Se confió a la Orden
dominicana, establecida en Barcelona en 1219. La primera ins­
trucción de inquisidores para España, redactada por el monje
Raimundo de Peñafort (luego santo), fué publicada en 1235 por
el obispo de Tarragona. San Raimundo fué persona muy distin­
guida y escuchada por el papa Gregorio IX . Com piló las Decre­
tales de éste, o sea la colección de sus decisiones pontificias.

La civilización musulmana posterior al califato


y su influencia

Si en el orden político y militar la hegemonía pasó (en la


época de los reinos de Taifas, como hemos visto) de un Estado
musulmán a los Estados cristianos, no ocurrió lo mismo en el
orden de la civilización. En éste, la supremacía siguió pertene­
ciendo por algún tiempo al elemento mahometano, unidamente
con el judío en materia de ciencias y letras. En las artes, aunque
la influencia musulmana continuó también siendo grande, la ori­
ginalidad del espíritu español y la introducción de estilos proce­
dentes de otros países cristianos (Francia e Italia) produjeron una
notable desviación, singularmente en la arquitectura y la es­
cultura.
En efecto, la caída del Califato no disminuyó en conjunto la
prosperidad y la cultura del mundo musulmán español. Perju­
dicó a Córdoba y otras ciudades; pero, en cambio, favoreció a
Sevilla, Granada y algunas más. Por otra parte, las intransigen­
cias religiosas de los almorávides y almohades obligaron a muchos
236 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

sabios y artistas musulmanes y judíos, de los que brillaron en los


reinos de Taifas y en los imperios africanos de los siglos X I y
X II, a emigrar a los reinos cristianos, donde se les acogió muy
bien y fueron favorecidos por los reyes; especialmente por A l­
fonso V I, y luego por Alfonso V II. Toledo fué, en parte del siglo
X II y X III, lo que antes había sido Córdoba en el orden cien­
tífico: un centro al que acudían los hombres cultos de otros paí­
ses y en que se traducían los libros judíos y árabes, especialmente
de filosofía y ciencias. En Aragón y Cataluña también fueron al­
gunos musulmanes y judíos maestros influyentes en la cultura
de los naturales del país, desde tiempos anteriores a los mencio­
nados para Castilla, como ya hemos expuesto. Así, en Zaragoza,
y en los últimos tiempos de la dominación mora, florece el céle­
bre filósofo Avempace; en Barcelona, y entre otros muchos, el
poeta judío Isaac ben Reuben, los filósofos de la misma raza Juda
ben Barzilai y Hardai Cresques, el teólogo Salomón ben Adret
(la más alta autoridad religiosa de los judíos europeos a fines
del siglo X III) y el matemático Abraham-bar-Hiya. En Tortosa,
el sabio musulmán Ib u A b i Randaga. Barcelona representa, ade­
más, en los tiempos de Ramón Berenguer III, un centro de tra­
ducciones orientales análogo a los de Ripoll y T oledo, y princi­
palmente dedicado a las obras de astronomía y matemáticas.
Tom ando en conjunto los países cristianos y las influencias
árabes y judías en ellos, cabe decir que los escritores de esta pro­
cedencia que más nombradla gozaron y más se incorporaron a la
ciencia cristiana en la medida posible, fueron: en filosofía, Alga-
zel, Abenhazam, Averroes y el murciano Mohidin; en medicina,
Avicena, quien, si no fué español ni estuvo en España, alcanzó
aq uí su fama extraordinaria de médico y de filósofo. En este ú l­
tim o sentido le cita Abentofail.
En el orden de la arquitectura y las artes decorativas anejas
a ella, la influencia musulmana produjo un estilo nuevo llamado
mudéjar, el cual se propagó por casi toda la España cristiana. De
él trataremos luego. D e esta época son algunos monumentos
árabes de Andalucía, como la torre de la Giralda, de la mezquita
LOS AVANCES CRISTIANOS DEL SIGLO XI AL XIII 237
de Sevilla. A través de este arte mudejar, que aparece entonces y
que se entronca con el mozárabe del período anterior, la primitiva
influencia árabe emanada de la mezquita de Córdoba y los otros
monumentos del Califato siguió ejerciéndose en los territorios
cristianos y se evidenció en construcciones numerosas, religiosas y
civiles, de los siglos X I, X II y X III. Ya veremos luego que esa in­
fluencia continuó en los siglos posteriores.
Otra influencia de origen igualmente árabe fue la de los te­
jidos, industria que se perpetuó y desarrolló en los nuevos terri­
torios que iban conquistando los cristianos. Así, en el siglo xm,
Jaén contaba con muchos pueblos y aldeas en que se cultivaba la
seda para aquel efecto, y en Sevilla funcionaron hasta 6000 te­
lares. Los tipos de tisús y terciopelos musulmanes se siguieron
produciendo en los siglos X III y siguientes a las conquistas de An­
dalucía, Murcia y Valencia, en los nuevos dominios castellanos y
aragoneses.

E l arzobispo don Rodrigo

La figura representativa en Castilla por lo que toca a la cul­


tura fué, en este período de tan intensa y trascendente actividad
intelectual, el arzobispo de Toledo don Rodrigo Ximénez de
Rada (1170 ó 1180-1247). Mediante su protección y excitación
se tradujeron al romance castellano y al latín las más notables
obras griegas (Aristóteles, Euclides, Galeno, etc.), manejadas y
glosadas por los musulmanes, así como Jas producciones originales
del pensamiento árabe y judío. Los colaboradores más importan­
tes del arzobispo en esa obra de cultura fueron el canónigo Marco,
el arcediano Domingo González o Gundisalvo y Juan Hispalense.
Gundisalvo escribió además (en latín) varios libros originales de
filosofía, muy influidos por la ciencia oriental. Por otra parte, al­
gunos de los extranjeros que acudían a Toledo, como ya hemos
dicho, atraídos por aquel hogar de cultura, encargaron o hicieron
a su vez traducciones. Citemos de entre ellos, en primer térmi­
no, a Gerardo de Cremona, Adelardo de Bath, los dos Hermann
238 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

(el clálmata y el alemán), Miguel Scoto y Alberto de Retines.


Esta obra fué continuada en el siglo X III y siguientes, como ya ve­
remos, por otros traductores, principalmente judíos. Así, y a tra­
vés de la masa de estas traducciones producidas en aquella ciudad
e iniciadas por reyes y prelados españoles, se esparció por Europa
la influencia de la ciencia oriental, la propia o la derivada de los
griegos, en materia de Astronomía, Medicina, A lquim ia, Mate­
máticas, Física, Lógica, Moral, Política y otras.
E l arzobispo don Rodrigo fué también autor de un libro que
representa la primera historia general de España y la primera
también de esta especie en que se utilizaron, no sólo los cronistas
cristianos y las leyendas populares, sino, juntamente, los cronis­
tas árabes. Este libro, escrito primeramente en latín, fué tradu­
cido al castellano por su mismo autor, llamándolo Historia de
los godos, aunque, en realidad, comprende desde la creación del
m undo hasta el año 1243. Don Rodrigo, tipo representativo e
ilustre de los prelados de aquel tiempo, guerrero, político y hom­
bre de ciencia y letras, inaugura la serie memorable de los arzo­
bispos de T oledo que tanto habían de influir en la vida pública
española. A él se deben, aparte las iniciativas ya dichas, la de
fundar la primera Universidad o Estudio general de Castilla y
la de contribuir grandemente a promover la unión definitiva de
León y Castilla. Fué uno de los más decididos campeones de la
reducción de la nobleza a normas de disciplina y subordinación,
por lo que se le ha llamado precursor de Cisneros (otro de los
grandes arzobispos toledanos), y contribuyó también, largamente,
a la construcción de la catedral de Toledo, empezada en 1227.

Otras influencias de cultura

A la vez que las musulmanas y judías, se comenzaron a sentir


en los territorios cristianos españoles otras influencias proceden­
tes, como hemos dicho, de varios países europeos: primeramente,
francesas e italianas, y luego, flamencas. Los órganos de propaga-
LOS AVANCES CRISTIANOS DEL SIGLO XI AL X III 2 3 ')

don y ejecución de ellas fueron: de una parte, los monjes clu-


niacenses (de la congregación benedictina francesa de Cluny), ve
nidos en el siglo X I y que gozaron de gran poder, sobre todo en
León y Castilla; los del Cister (también Orden francesa de San
Bernardo) y otros benedictinos que en Silos y algunos monas­
terios más representaron centros de cultura importantes; de otra
parte, los aventureros que acudían a la guerra contra los moros y
a las guerras civiles de los cristianos, y, desde luego, los muchos
peregrinos que visitaban Santiago de Galicia. A la misma fina­
lidad contribuyeron, más específicamente, los poetas y cantores
ambulantes (juglares y trovadores), que venían de Francia y otros
países; los profesores extranjeros con quienes en parte fundaron
los reyes castellanos y aragoneses las primeras Universidades (si­
glos X II y X III; los estudiantes españoles que iban en gran número
a Italia y Francia, y los comerciantes, tanto catalanes y valencianos
como castellanos, que traficaban activamente: aquéllos, en el Me­
diterráneo y principalmente con Italia, como ya va dicho; éstos,
en el Atlántico, con Flandes.
Vivificado con todas estas influencias el espíritu español que
anteriormente había dado tantas muestras de su poder creador,
y enriquecida y cada vez más poderosa la vida social de los reinos
cristianos, la consecuencia fué un gran florecimiento de las cien­
cias, de las letras y las artes a partir, sobre todo, del siglo X I; a la
vez que crecía la formación, desarrollo y cultivo de los nuevos
idiomas romances.
Las dos formas en que se reveló esa actividad propiamente
española fueron la producción literaria y científica y el afán de
adquirir cultura, cuyas principales expresiones dentro de la Pen­
ínsula representan los centros traductores ya referidos y la crea­
ción de Universidades y de bibliotecas.
Ya hemos aludido a la fundación del Estudio general o U ni­
versidad de Patencia (1212 ó 1214). A ésta siguieron las de Sa­
lamanca y Valladolid. Se establecieron con el concurso de profe­
sores españoles y de otros traídos de Francia e Italia; y es de notar
que la Universidad de Salamanca, que pronto había de alcanzar
240 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

renombre europeo y que en un principio careció de Teología,


fué la primera del mundo en incorporar la música a sus ense­
ñanzas. Por su parte, los españoles estudiosos frecuentaban las
Universidades y escuelas extranjeras. Ejemplo de ello fué la es­
colaridad del arzobispo don Rodrigo en Bolonia y París.
A la vez aumentaban en riqueza de volúmenes las bibliotecas
conventuales, catedrales y reales ya fundadas anteriormente, y
crecía la afición a los libros, conservados y difundidos merced a
las abundantes copias a mano que de ellos se hacían; algunas muy
primorosas y realzadas por las preciosas iluminaciones (minia­
turas), cada vez más perfectas, que las ilustraban. Ejemplos sa­
lientes de estos manuscritos son el Libro de los Testamentos, de
Oviedo; las Biblias del monje Beato (San Beato de Liébana) y
su Comentario del Apocalipsis, de que quedaron ejemplares en
León; la de Ávila; la del monasterio de San Pedro de Roda y la
de la abadía de Farfán, que parece se hizo en R ipoll. Las m i­
niaturas de estos ejemplares y de otros análogos reflejan princi­
palmente la influencia carolingia (francesa); pero a la vez mues­
tran reflejos de arte musumán (en los manuscritos de Silos) y
de tradición visigoda en los de San Beato que, en su texto, acusan
positivamente esa tradición.
Por otra par.e, la cultura intelectual empieza a no ser patri­
monio exclusivo del clero, y ofrece ejemplos notables en la no­
bleza y en los palacios reales.

La producción intelectual netamente española

E l fruto de todo este movimiento de cultura se percibe en


todas las direcciones de la actividad intelectual, pero singular­
mente la literaria. Contribuyó a ello el hecho de qu e sea ésta
la época en que, abandonado el latín por la masa del pueblo y
en los usos diarios de la vida, aparecen los idiomas modernos de
España: el castellano, en el siglo X , y con gran pujanza ya en el
X II: al compás suyo, el gallego y el aragonés (este úlrtmo de es-
LOS AVANCES CRISTIANOS DEL SIGLO XI AL X III 241

casa vida independiente del castellano); el catalán, casi al mismo


tiempo, y el valenciano y mallorquín después de las conquistas
de Jaime I.
El primer poeta catalán de que existe mención pertenece ai
siglo X I (Ot de Moneada); y el primer texto literario conocido
corresponde a fines del siglo X II. De este mismo siglo es el poeta
Arnau de Mont, educado en la escuela del monasterio de Ripoll.
Tam bién en el X II produce Castilla sus primeras obras literarias,
principalmente poemas o Gestas heroicos y caballerescos, de que
es muestra superior el del Cid; los romances, poemitas cortos na­
rrativos, derivados en parte de aquéllos, y poesías religiosas, a las
que siguen otras de diferentes géneros. Los autores principales
cuyo nombre se conoce son Gonzalo de Berceo (nacido proba­
blemente a fines del siglo X II) y Juan Lorenzo de Segura. Se dis­
cute hoy mucho si, con anterioridad a la Crónica de Jaime I, es­
crita por este rey, existieron cantores épicos en lengua catalana.
N o es punto todavía bien dilucidado. L a influencia provenzal
arraigó poco en Castilla; algo más en Galicia, donde adoptó el
idioma regional. Pero en Aragón y en Cataluña logró mucho
auge. Sus principales poetas fueron el rey Alfonso II (el primer
trovador peninsular), Berenguer de Palol (1136-1170), Guillén
de Bergadá, Guerau de Cabrera, Vidal de Besalú y Cerverí de
Gerona. Éste fue el últim o de los trovadores y uno de los más
populares (1250-1280). L a prosa catalana (aparte los escritos de
carácter eclesiástico de fines del X II) está representada por la ci­
tada Crónica de Jaime I, y por una traducción de la Historia de
don Rodrigo Ximénez de Rada.

Las Bellas Artes. E l románico

La manifestación quizá más elocuente del progreso general en


los reinos cristianos, y también del crecimiento de la riqueza pú­
blica, se halla en las Bellas Artes, particularmente en la arqui­
tectura y sus anejos. Vense en ellas con gran claridad las dife-
242 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

rentes influencias extranjeras que concurrían en España y, a su


lado, las modificaciones y novedades que expresaban, a veces, la
invención de los artistas españoles.
Las construcciones, relativamente exiguas por lo general, de
los siglos anteriores, amplíanse desde el X I y se enriquecen en
todos sus elementos, edificándose grandes iglesias y palacios de­
corados con estatuas, relieves y pinturas. En ambas clases de edi­
ficios aparece un estilo nuevo, que tiempo antes había nacido en
sustitución de la arquitectura llamada carolingia porque tiene su
florecimiento en tiempo de Carlomagno y sus sucesores, y de cuya
influencia en España ya se trató en el capítulo anterior. Los focos
de creación de ese arte nuevo fueron Francia e Italia. En su in­
vención y difusión tuvieron gran parte los monjes benedictinos.
Se ha llamado a ese estilo románico, por igual razón que a las
lenguas nuevas se les denomina romances, puesto que el romá­
nico es, en el fondo, una nueva transformación de la arquitectura
romana, modelo inmediato perenne de los pueblos procedentes
del Imperio. En Francia, uno de los centros artísticos más im­
portantes del románico fué la Provenza, desde donde invadió a
España por influencia de los artistas de esa región. A q u í dejó nu­
merosas realizaciones de las dos modalidades que reflejan la di­
ferencia espiritual de las dos órdenes benedictinas: la de C lu n y y
la del Cister, no obstante su común origen. L a modalidad du -
niacense es rica en ornamentación. La cisterciense expresa, en su
sobriedad y sencillez, la más rígida austeridad de su espíritu. Y
en ambas, los artistas españoles que contribuyeron a la construc­
ción de los edificios, aportaron las huellas de su propia sensibi­
lidad y su técnica constructiva. Ésta se percibe bien en las obras
que, a prim era vista, se podrían calificar de expresiones puras del
románico francés o italiano.
E l monumento románico más importante de España, en el
que parece trabajaron artistas provenzales, es la Catedral de San­
tiago de Compostela, comenzada en el primer tercio del siglo X II.
La portada llamada de las Platerías fué ejecutada en su parte
escultórica de 1137 a 1143; el pórtico de la Gloria recibía sus din-
LOS AVANCFS CRISTIANOS I)KL. SIGLO XI AL X III 213
teles en 1188, y la iglesia, ya terminada, se consagró en 1211. Aná­
logas a ella, pero mucho menos grandiosas, son las de Lugo, Za­
mora y T ú y.
El románico se extendió por toda España, excepto Andalucía,
donde siguió predominando la influencia musulmana, si bien
tomando ciertas adaptaciones de que luego se hablará; pero los
tipos de iglesias que se edificaron en Castilla, Navarra, Aragón y
Cataluña no son iguales a los de Galicia, ni tampoco entre sí.
Cada región tuvo su particularidad. Así: en Castilla, las cúpulas
externas esféricas de que es ejemplo original la de la Catedral
vieja de Salamanca, llamada vulgarmente T orre del Gallo; en
Cataluña, las influencias lombardas (italianas), de que son mues­
tras, en lo puramente arquitectónico, la Catedral de Urgel, de la
primera mitad del X I, y en lo decorativo, la singular y profusa
riqueza de relieves que muestra la portada de la basílica de
Ripoll, panteón de los condes de Barcelona, consagrada en 1032.
La cita de monumentos sería larguísima si se hubieran de men­
cionar siquiera los principales de cada región. A las ya mencio­
nadas añadiremos tan sólo la portada y el panteón de los reyes
de San Isidoro, de León, donde Fernando I enterró los restos de
San Isidoro de Sevilla, traídos de esta ciudad, y él mismo yace; el
monasterio de Segre (Navarra); el de Poblet (ejemplo de la in­
fluencia cisterciense) y el de Silos; las catedrales de Lérida y T a ­
rragona; el palacio de Carracedo (casi desaparecido hoy), y mu­
chos claustros y portadas de Cataluña, Aragón y Valencia. Como
arquitectura militar de la época deben citarse las murallas de
Ávila, ciudad cuya catedral es el más acabado ejemplo español
de iglesia-fortaleza (siglo X I) en su ábside, así como lo fué poco
después, en su fachada y torres, la de Sigücnza; mezcla, ambas, de
lo religioso y militar, propia de aquellos tiempos tan turbados
por las guerras interiores.
En las demás artes, el tipo románico reflejó sus caracteres en
la escultura de piedra (decoración de iglesias e imágenes del cul­
to), de marfil y de madera, de que son admirables ejemplos el
crucifijo de Fernando I, de León; la Virgen del claustro de Sol-
244 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

sona; los capiteles y relieves de’, de Silos; los de la Catedral de


Tarragona, del pórtico de Com póstela y de la portada de Ripoll,
ya citados, y los de un arca df San Millán de la Cogolla.
L a orfebrería románica expresa en los cálices, cruces, co­
ronas y arcas-relicarios, y a »reces en imágenes. Ejemplos salientes
fueron el cáliz de San Isidoro, de León; el Arca Santa de Oviedo
y la arqueta de Santa Leocadia, de la misma catedral; y la Virgen
de la Vega, de Salamanca (plata esmaltada), quizá obra francesa
importada. En la talla de muebles también se revela el románico
con obras importantes, como la silla portátil de Roda.
D e todas estas artes, la que más expresa una nota original y
propiamente española es la escultura, que ya en el siglo X II tiene
una elevada representación en las citadas de Silos, la “ serie más
típica de toda España“ en aquel tiempo. Esta dirección original
se vió perturbada en el siglo X III por la influencia de la escul­
tura francesa.
En cuanto a la pintura, aparece, de una parte, en las pinturas
ai fresco de muchas iglesias leonesas, asturianas, castellanas, ara­
gonesas, catalanas y, desde el X III, las valencianas también; de
otra parte, en las miniaturas, de que ya hemos hecho mención, y
en tablas que constituían uno de los elementos de decoración del
altar, como los frontales (paramento de la mesa en la parte que
m ira al público), de que se han encontrado bastantes ejemplares
en Cataluña. Estas pinturas tienen un carácter muy indígena, que
las diferencia de las francesas.
Ejemplos salientes de estos diversos géneros son: las pinturas
de las iglesias de Pedret, Fenollar, San Miguel de la Seo, T ab u ll,
G igena, L iria y San Isidoro de León, y los frontales de V ich y
otros hallados en Cataluña. De las miniaturas, ya hemos hablado
anteriormente.
E n cuanto a los tejidos de esta época, son todos de tradición
y factura árabe y bizantina. Con gran frecuencia se envolvían en
ellos los cuerpos de los santos y las reliquias. D el arzobispo don
R odrigo Jiménez de Roda, antes nombrado, se sabe qu e fué en­
terrado envuelto en una tela de labor musulmana; d el rey Fer-
L ámi na XLI. — Puerta del Sol. Toledo.
L ámina X L !!. — Sinagoga de Santa María la Blanca, en Toledo. Interior.
LOS AVANCES CRISTIANOS DEL SIGLO X I AL X III 215

nando III, que usaba sedas y armas de igual procedencia; y en


el sepulcro de doña Leonor de Castro (Vidalcázar de Sirga) se
encontró una tela de seda y oro, también musulmana.

E l estilo o arte ojival

Pero ya en las construcciones románicas del siglo X III (verbi­


gracia, en las citadas de Santiago, Lérida, Tarragona, Santas Crcus
y Poblet) se advierten modificaciones que acusan el advenimiento
de un tipo nuevo. Éste es el arte o estilo llamado ojival (de la
forma del arco apuntado [ojiva], que lo caracteriza), aunque,
como sabemos, el origen de ese arco es muy anterior. Nació este
arte, según parece, en Francia, y desde allí irradió a España.
La época del ojival, también llamado gótico, es en España la
de la construcción de las grandes catedrales y de los castillos-
palacios de los reyes y ricos señores. En cambio, apenas existen
aquí las lujosas construcciones municipales (Casas Consistoriales
o Ayuntamientos), que tan profusamente se encuentran en Fran­
cia, Alemania y otras naciones. Las únicas manifestaciones de esta
especie se producen en el orden comercial (lonjas) y en el de
algún que otro edificio público como los palacios del Ayunta­
miento y la Generalidad (Barcelona) y el del obispo Gelmírez
en Santiago. Aparte éste, los modelos más notables del ojival son,
en cuanto a Iglesias, las catedrales de León, Cuenca, Burgos, T o ­
ledo, Barcelona y M allorca, aunque varias de éstas fueron cons­
truidas o terminadas en los siglos siguientes al X III. Los claustros
de algunas de las citadas y de otras más, así como los que se cons­
truyeron en los monasterios de Santas Creus y Poblet, son muy
bellos y característicos de aquel arte. Igual observación cabe hacer
en punto a las torres (León, Burgos y otras). En edificios civiles
merecen citarse: el palacio del Infantado, en Guadalajara; el de
Miraflores, en Burgos; las casas llamadas de los Picos (Segovia)
y de las Conchas (Salamanca); la Lonja de Barcelona; la Lon­
ja de Valencia (1482-1498); los castillos-palacios de Solivella,
246 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Palafolls, Peralada y Requeséns, de Cataluña, y el de Bellver,


de Mallorca.
Las catedrales, por ser los más importantes de todos los mo­
numentos en masa y riqueza y por haber tardado (como es con­
siguiente) muchos años en terminarse, muestran a menudo la
mezcla de los dos estilos, románico y ojival; y también, a veces,
de otros posteriores. Comenzadas algunas de ellas conforme al
estilo románico, se sobrepuso a éste el ojival, que dominó pronto
aunque sin borrar por completo las huellas de aquél, como se
observa en la catedral vieja de Salamanca, en las de Burgos y
Valencia, en los monasterios de Poblet y Santas Creus y en otros
muchos edificios. De ellos merecen señalarse, por la mezcla de
ambos estilos y su fábrica de ladrillo, las iglesias de Santa María
de la Mejorada (Olmedo) y la de Nuestra Señora de la Luga-
reja (Arévalo). Otras veces presentan las iglesias un estilo puro
(salvo algunos detalles o adiciones de época muy posterior a la
que ahora nos ocupa), como ocurre en las catedrales de Santiago
(parte primitiva) y León (aquélla, románica; ésta, ojival), en el
monasterio de Ripoil, etc.

Las artes menores ojivales

Com o es natural, el nuevo estilo se impuso no sólo en la ar­


quitectura, sino también en las otras artes que decoraron los edi­
ficios y las construcciones complementarias de éstos (altares, chi­
meneas monumentales, etc.) y en el moblaje. Así, la escultura
produjo hermosas obras en los adornos de las portadas, los sepul­
cros y los retablos. Tam bién en las cruces terminales que seña­
laban la entrada en el territorio de un Municipio, y en los llama­
dos rollos o columnas de justicia que solían figurar en las plazas
de los pueblos. L a orfebrería descolló en las custodias, de riqueza
extraordinaria a veces; en las cruces procesionales, las arquillas
de reliquias, los portapaces y otras piezas del culto que adquieren
importancia notable entonces; en las rejas de altares, capillas, etc.
LOS AVANCES CRISTIANOS DEL SIGLO XI AL X III 247

La talla en madera alcanza una gran perfección, especialmente


en las sillerías de coro y en algunos muebles de uso doméstico,
como los bargueños, tan típicamente castellanos. La eboraria o
arte del marfil crea obras admirables en imágenes y chapas de
arcas. La cerámica siguió influida preferentemente por el arte
musulmán, continuando sus tipos en varias localidades españolas
como Valencia (Manises, Paterna), Talavcra y otras. Pero la ma­
yoría de las obras notables de estos géneros son, en España, poste­
riores al período actual, como veremos.

E l arte mudejar

A la vez que las influencias artísticas extranjeras ya mencio­


nadas penetraban en la Península y difundían aquí el estilo ro­
mánico, y luego el ojival, seguía actuando, como ya hemos dicho,
la oriental o musulmana (que ya podría llamarse española, aun­
que su remoto origen sea extranjero), produciendo nuevas formas
por el contacto, cada vez más íntimo, de las dos civilizaciones.
Ahora fueron los mismos musulmanes (y no como siglos antes
los mozárabes) quienes crearon el tipo indígena llamado mudejar
por su procedencia, y de cuya aparición ya se hizo referencia an­
tes. Es fruto de un?, combinación de elementos árabes y ojivales,
que ofrece un aspecto original. Se caracteriza al exterior por eí
uso del ladrillo al descubierto, con el que se trazan adornos en
los muros; las arquerías, puramente decorativas y ciegas (es decir,
tapadas o rellenas); los parteluces de las ventan?.s, de barro es­
maltado (azulejos), y el empleo constructivo y decorativo de los
arcos de herradura. Ejemplos admirables de la arquitectura mu-
déjar se hallan en T o led o (puertas del Sol y vieja de Bisagra:
ésta, expresión del arte popular muy inmediato a la conquista;
sinagogas de Santa M aría la Blanca, el Tránsito y otros edificios),
en Tordesillas (palacio de Alfonso X I), en Burgos (las Huelgas),
en Sevilla (el Alcázar), en Zaragoza (torre Nueva e Inclinada), en
Calatayud (campanario de Santa María), en T eru el (torre de
248 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

San M artín), etc. El monumento más antiguo del románico es­


pañol penetrado de arte mudéjar, es la iglesia de San Lorenzo,
en Sahagún (fines del X II o comienzos del X III). El mudejarismo
se expresó también en los preciosos artesonados tallados y pin­
tados (Santa María la Blanca, catedral de Teruel, Audiencia de
Valencia y salón de la Lonja, casa de las Dueñas en Sevilla, etc.);
los zócalos y adornos de yeso y de azulejos; la cerámica, ya citada;
las encuademaciones (ornamentación geométrica tomada de la
decoración de los edificios y de los azulejos); algunas particula­
ridades de las estatuas sepulcrales y de los sepulcros mismos, y
las miniaturas antes de que dominase en este arte el estilo de la
época ojival.

La caballería y los torneos

Entre las costumbres características de aquellos tiempos en el


orden de ios ejercicios físicos a que hoy llamamos deportes, se
hallaban los pugilatos a caballo y a pie, con armas aderezadas
de modo que no pudieran causar la muerte. Esos pugilatos, pro­
pios de las clases altas, llamábanse justas y torneos. Los torneos,
desarrollados por influencia de los franceses que a fines del si­
glo X I acudieron a la Reconquista, sirvieron, aparte otras cosas,
para implantar en España las ideas y las costumbres de lo que
se llamaba entonces la caballería, institución típica de los siglos
llamados medievales.
E l caballero tenía como profesión esencial la de las armas, y
debía estar adornado de las siguientes virtudes: valor o valentía
indomables; lealtad en el trato con los hombres, incluso los ene­
migos; dignidad, por la que el caballero no puede perm itir que
nadie dude de su palabra, de su valentía, de la hermosura y hon­
radez de las damas que él defiende, y menos aun que se le infiera
injuria o golpe. En todos esos casos debe vengar su honor ofen­
dido y combatir con el que le hizo la ofensa, así como defender
a las personas desvalidas que le pidan amparo.
Estas ideas, que difundieron por el mundo algunos de los
LOS AVANCES CRISTIANOS DEL SIGLO X I AL X III 249

poemas de aquellos tiempos, principalmente los franceses y al­


guno italiano, dieron lugar después a historias o novelas que se
llamaron libros de caballería. D e esos eran los que leía con tanta
afición Don Quijote de la Mancha y los que le impulsaron a
hacerse él también caballero de aquella clase. El primer libro de
caballería español, Historia del caballero. . . Sifar, se escribió a
fines del siglo xiii; por lo tanto, en el período que sigue al que
ahora historiamos.
Nadie, aunque fuese de familia noble, podía ser considerado
caballero sin pasar por un período de aprendizaje, durante el
cual se le llamaba escudero. Term inado ese período, recibía de
manos de quien ya fuese caballero y mediante ceremonias espe­
ciales, las armas y la licencia para ostentar aquel título. A esa
ceremonia se llamaba armarse caballero.
Momento de gran auge de los torneos en Castilla fué el rei­
nado de Juan II, de que nos ocuparemos en el capítulo siguiente.
C a p ít u l o I X

E L FIN D E L A R E C O N Q U IS T A Y E L CO M IE N ZO
D E L A U N ID A D P O L Í T I C A D E ESPA Ñ A (1252 A 1516)

Caracteres generales del periodo

El período comprendido entre la segunda mitad del siglo X III


(Fernando III mucre en 1252; Jaime I, un poco más tarde, en
1276) y el comienzo del X V I, se caracteriza por los siguientes he­
chos generales: paralización de la Reconquista, que se reduce
a campañas episódicas después de 1349, hasta que los Reyes Ca­
tólicos emprenden la conquista de Granada; disminución de la
potencia militar del reino musulmán granadino, vecino molesto
unas veces, sumiso otras, pero que ya no representa un serio pe­
ligro, aunque sí una gran resistencia; agudización, en los reinos
cristianos, de las luchas civiles (dinásticas y de los bandos nobi­
liarios, o de clases sociales unas contra otras), con la consiguiente
anarquía; agravación de la contienda política entre el principio
unificador y de disciplina de la monarquía y el disgregador y
separatista de la nobleza: contienda que marca momentos de suma
humillación para los reyes, tanto en Aragón como en Castilla, y que
en ambos reinos termina, aunque no al mismo tiempo, con el
triunfo de la realeza y la consolidación de la monarquía patrimo­
nial y absoluta. Esto, en el orden de la vida política y social.
En el de la cultura, el presente período es el de la afirmación
cada vez más acentuada de la actividad creadora del pueblo es­
pañol con propia originalidad, no obstante el empuje constante
de muy diversas influencias extrañas; originalidad que dió firme
base al grandioso florecer de los dos siglos siguientes.
252 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Por condición esencial de la naturaleza humana, algunos de


los reinados del período, tanto en Castilla como en Aragón, son
juntamente expresión característica, tanto individual en los reyes
mismos (Alfonso X , Juan II, Alfonso V), como colectiva, de las
dos direcciones fundamentales antes señaladas: la política de las lu ­
chas civiles y de oposición entre la realeza y los nobles, y la
cultura.

Alfonso X , de León y de Castilla

Sucedió a Fernando III su hijo Alfonso X , cuyo reinado se


señala, en el orden político, por dos hechos principales: la ya re­
ferida lucha con la nobleza, continuamente rebelde, y las aspira­
ciones al trono im perial de Alem ania que estuvieron m uy cerca
de hallar satisfacción, anticipando así en tres siglos (aunque es
imposible decir si con análogas consecuencias, caso de haberse
cumplido) el acontecimiento principal del reinado de Carlos I
de España.
Para ambas cosas carecía el rey de un elemento substancial
en los éxitos de la vida: la firmeza de carácter. Más hom bre de
pensamiento que de acción (aunque valiente y guerrero), su obra
política, idealmente bien encaminada como muestran sus escritos
jurídicos y singularmente su gran libro de Las Partidas, de que
se habló antes, pecó de indecisión en momentos y cuestiones
capitales, y por ello comprometió el resultado de su ideología
gubernamental inspirada por el derecho ccsarista justinianeo,
de un lado, y la concepción patrimonial de la monarquía, de otro.
Ambas influencias hallábanse templadas en el espíritu de A l­
fonso X , pero sólo teóricamente, por la democrática doctrina de
la realeza, característica del pensamiento español desde la época
de los visigodos. Parece excusado advertir que la palabra “ de­
mocrática” aplicada a los tiempos aquellos, tiene una significa­
ción m uy diferente a la que ahora se le reconoce.
Manifestación del mencionado sentido personal y absolutista
de la autoridad real fueron varios hechos que, en el ambiente
L ámina X L ! ! ! . — E l cam fumario d e la Giralda
E L FIN I)E I A RECONQUISTA 253
receloso y poco subordinado de la nobleza habían de dar motivo
para que ésta desplegase de nuevo sus instintos de independen­
cia. La determinación de esos hechos parece críticamente acep­
table tan sólo por lo que toca a la renuncia de los derechos perte­
necientes a la corona castellana con respecto al ducado de Gas­
cuña (1254), recibido en dote por la mujer de Alfonso V l l l ,
abuelo de Alfonso X. No lo es en punto a la supuesta cesión del
Algarbe al rey de Portugal, leyenda cuya base cierta es el com­
promiso temporalmente contraído por el rey portugués Alfonso
III, de prestar su auxilio m ilitar para el apoderainiento de aquel
territorio.
Aparte este error, que debió explotarse entonces políticamen­
te, la nobleza juzgó estos dos hechos como abusos de autoridad
de* monarca y desató con ese pretexto una serie de sublevaciones
en que principalmente intervinieron los señores de Vizcaya, con­
des de Haro, y los infantes don Enrique y don Fadrique. El rey
trató de contener la guerra civil, ya mediante ia concesión de
grandes mercedes a los nobles, ya con la muerte de algunos de los
cabezas de motín; pero ambas cosas tuvieron escasa eficacia, y
ésa, sólo por breve tiempo.

Alfonso X y el Imperio

N o fué más afortunado Alfonso X en sus pretensiones a la


corona imperial de Alem ania. En pasajes anteriores hemos alu­
dido diferentes veces a esa dignidad imperial, distinta de la que
pretendieron y en parte gozaron, más de palabra que de hecho
efectivo, algunos reyes de Asturias, León y Castilla.
Procedía la institución imperial, como ya saben los lectores,
de la tradición romana, y se refería a la vida política general de
Europa. El prestigio de los emperadores romanos y de su domi­
nación en casi todos los países europeos y en algunos de Asia y
África, perduró aun después que los germanos invadieron las
provincias romanas, estableciéndose en muchas de ellas y pene-
254 MANUAL DE HISTORIA DE ESTAÑA

trando en Italia. A quel prestigio y la superioridad de la civili­


zación romana sobre la germana, motivó la adopción, por casi
todos los pueblos invasores, de las costumbres, las leyes y la es­
tructura política del Imperio en cuanto a la corte real y sus cere­
monias. A l ser destronado en 476 el último emperador romano,
Augústulo, el título de emperador desapareció en Occidente. Lo
continuaron usando los jefes del Estado romano oriental o bi­
zantino, quienes residían en Constantinopla; pero sin efectos so­
bre la parte occidental hasta que el emperador Justiniano (527-
565) conquistó una gran parte de Italia y de las antiguas, pro­
vincias romanas de África y unió el título de emperador de Roma
al de Constantinopla.
A u n qu e con menos extensión que en tiempo de Augusto, el
Imperio romano alcanzó entonces una restauración de poderío
político, reconocido por todos los reyes contemporáneos. Cons­
tantinopla fué considerada como la capital del mundo. Pero la
dependencia de la parte occidental de ese imperio respecto de
la oriental, no duró mucho, y, de hecho, quedó vacante la dig­
nidad im perial referida a esa parte del mundo romano. En el
año 800 se restauró en la persona del rey de los francos, Car-
lomagno, quien fué coronado como emperador en Roma. Heredó
ese título su hijo Ludovico o Luis el Pío. El Imperio se concebía
entonces como la suprema jefatura civil de Europa, indepen­
diente de la eclesiástica que pertenecía al Papa, pero aliada e
íntimamente unida con ésta, a quien el emperador debía pro­
teger con la fuerza de su poderío militar. El Imperio siguió vin­
culado en los sucesores de Carlomagno; pero habiéndose dividido
los territorios que les pertenecieron, a la muerte de Ludovico
pasó, de la rama que gobernaba en Francia, a la que había he­
redado los territorios de Alemania; y en monarcas de esta parte
de Europa continuó durante siglos. A comienzos del siglo X III
era emperador el duque de Suabia, Felipe, con cuya hija Beatriz
casó Fernando III de Castilla. Fué esta una de las consecuencias
del prestigio político de algunos reyes españoles de los siglos X II
y X III, en virtud del cual se habían establecido relaciones directas
E L FIN DE LA RECONQUISTA 255

entre ellos y los emperadores de Alemania. Ya antes había en­


troncado Alfonso V II con la casa imperial alemana por su casa­
miento con una sobrina riel emperador Barbarroja (1152?), casa­
do éste, a su vez, con ¿a heredera de la Casa de Borgoña que
siglos después volvería más directamente a intervenir en la his­
toria política de España.
Fruto del matrimonio de Fernando III con Beatriz de Suabia
fué Alfonso X; y de ahí la justificación de las referidas preten­
siones de éste que abrazaban, primeramente, el ducado de Suabia,
y luego, el Imperio. Esta última, en virtud de la iniciativa to­
mada por la República de Pisa de reconocerle como emperador
(1256). Frente a él se presentó también como candidato Ricardo
de Cornuailles, hermano del rey Enrique III de Inglaterra; pero
pronto logró Alfonso, mediante dinero (medio muy en uso en­
tonces en la política, y bien pudiera añadirse que siempre, y que
también usó Enrique), la adhesión de cuatro de los más influ­
yentes electores de la corona imperial, lo cual le aseguraba la
mayoría. La elección se verificó en 1? de abril de 1257 y fué
favorable al rey de Castilla, quien meses después recibió en Bur­
gos a la embajada alemana que venía a ofrecerle la corona im­
perial.
La opinión castellana no fué favorable a ese alto honor que
recibía su rey. Se sabe que una parte de esa oposición estribaba
en los cuantiosos gastos que Alfonso hizo para la elección y en
los agasajos a los embajadores, cosas ambas que contrastaban
con las dificultades financieras del momento. Eran éstas tales,
que habían llevado al rey a tomar, entre otras, la compromete­
dora medida de la alteración del valor de la moneda. Pero es
muy probable que influyera también en esa actitud la espontánea
repugnancia de los elementos que más pesaban entonces en la
política castellana, a toda aventura exterior. Quizá también faltó
entonces en Castilla el concepto claro de la importancia que el
Imperio representaba en la política general europea y que, siglos
después, había de comprender Carlos I y Felipe II, cada cual
a su modo.
256 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Esa oposición hizo vacilar al rey y proceder, algunas veces,


con peligrosa falta de franqueza en cuestiones relativas a su nueva
dignidad; pero si esto le perjudicó, mucho más lo hizo la viva
oposición, casi continua, de los Papas Alejandro IV, Clem ente
IV y sus sucesores hasta Gregorio X , todos los cuales, por causas
diferentes enlazadas con la política papal en Italia, apoyaron a
otros candidatos. Esa oposición de los Papas demoró innecesaria­
mente la resolución definitiva del pleito entre aquéllos, y tuvo
por resultado la renuncia de Alfonso X bajo la presión de Gre­
gorio X (1275). L a entrada de Castilla en la política general de
Europa y su posible influencia en ella, quedaba así fallida.

La cuestión de la sucesión a la Corona

En ese mismo año 1275 murió el hijo primogénito de A l­


fonso X , infante don Fernando de la Cerda. Esta m uerte planteó
al rey un nuevo conflicto y íué origen de nuevas y fatales inde­
cisiones. Alfonso, tan celoso en reducir a normas legislativas los
principios jurídicos, había establecido en una de sus leyes de
Partidas, y por primera vez en la legislación castellana, el orden
d e suceder a la corona según costumbre hereditaria ya franca­
mente victoriosa en Castilla, y conforme también con e l derecho
civ il romano de representación, en virtud del cual el h ijo mayor
transmitía a sus hijos su derecho hereditario. La aplicación de
esa ley exigía que, muerto el infante De la Cerda, se proclamase
heredero al primogénito de éste, don Fernando; pero se opuso
a ello el hijo segundo del monarca, llamado Sancho, y de aquí
se siguió una guerra civil y sucesivas mudanzas en el testamento
■ de A lfonso X . En aquélla hubo episodios tan vergonzosos como
e l hecho de que unas Cortes celebradas en Valladolid (1282)
por los partidarios de don Sancho, depusieran al rey Alfonso.
M u rió éste sin que la contienda dinástica quedase resuelta.
T ales fracasos de orden político sólo tuvieron como contraste
.algunas ventajas obtenidas por Alfonso X en la obra de la Re-
L á m in a X L V . — M in ia tu ra in ic ia l de las Cantigas de A lfo n so el Sabio, ton el retinto
de este monarca, ^¡'»uìlioicta uci r.scoiial.)
KL FJN Di: I .A RI.CONQl.'lSTA 257
conquista. Fueron éstas la conquista de la comarca de Cádiz (de
Morón a Medina Sidonia y Rota), la de Niebla y parte del Al-
garbe y la de la plaza de Cartagena; con lo cual estrechó más que
antes, por el oeste y el este, las fronteras del reino granadino
correspondientes a la costa.

Alfonso X y la cultura

El desdichado cuadro que, salvo las ventajas militares antes


consignadas, ofrece en lo político el reinado de Alfonso X, está
compensado por la importancia científica y literaria de la per­
sona del monarca y su considerable influencia en la cultura es­
pañola. Fué aquél un gran protector y difundidor de la ciencia de
entonces (como lo habían sido Alfonso VI y el V il), buscándola
donde entonces se encontraba principalmente, es decir, en los
musulmanes y judíos. Entre sus creaciones docentes se cuentan
los Estudios universitarios de Sevilla, en latín y árabe, y la Es­
cuela o Universidad mixta de Murcia con profesores de las tres
razas: la española cristiana, la española musulmana y la judía.
Trató igualmente de crear en Sevilla cátedras de Ciencias na­
turales para los físicos que venían del extranjero, a la vez que
establecía en Salamanca otras de medicina, cirugía, música y
canto llano. Contemporáneamente con él, el clero regular y se­
cular organizaba enseñanzas especiales para los sacerdotes y mon­
jes, como las de idioma y literatura árabes, gramática y lógica,
teología y Sagrada Escritura. Por impulso personal del rey se es­
cribió la ya citada y m uy completa enciclopedia jurídica Las
Siete Partidas. No fueron solamente Las Partidas un libro
de Derecho que resume el saber jurídico de su época y que in­
trodujo fuertemente en la práctica judicial (más tarde en la legis­
lación propiamente dicha) elementos importantes de Derecho
justinianeo, sino que constituye también uno de los monumentos
literarios de la lengua castellana. Va entonces había adquirido
ésta toda la fuerza de expresión y la riqueza de palabras que la
258 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

hicieron capaz de producir las grandes obr¿s literarias de algún


tiem po después. Las Partidas se difundieron rápidamente y fue­
ron traducidas a otros idiomas. Quedan fragmentos de las pro­
bablemente dos traducciones al portugués que se hicieron en
el siglo X I V o tal vez antes.
Los sabios que rodearon a don Alfonso escribieron también,
por mandato de éste, libros de cosmografía, astronomía y quí­
mica; corrigieron las tablas astronómicas que sirven para medir
el tiempo; redactaron la llamada Crónica general de España, que
termina en el reinado de Fernando III y cuyo texto original no
conocemos, sino otros posteriores (siglos X IV y X V ), e hicieron
otros trabajos científicos de importancia. £1 rey fué también
poeta, y de él nos ha quedado la mágica colección de canciones a
la Virgen, en lengua gallega, que se conoce con el nom bre de
Cantigas de Santa María, con su música; aparte otras poesías del
género satírico. Por todo esto, Alfonso fué llamado el Sabio.
A unque, según acabamos de decir, Alfonso cultivó como poe­
ta el idiom a gallego, en la prosa, no sólo científica, sino política
(documentos públicos), empleó o hizo emplear el castellano en
sustitución del latín, ayudando así grandemente al desarrollo y
extensión de la lengua romance del centro de España.

Los sucesores de Alfonso X , hasta Alfonso X I

£1 reinado de Sancho IV , quien salió al fin vencedor en la


contienda dinástica con los hijos del infante De la Cerda, ofrece
pocas novedades en el orden de la política interior. En cambio,
tuvo dos de positiva importancia en el orden internacional.
F u é una la paz hecha con Aragón, en tiempos de cuyo mo­
narca Alfonso III (1285-1291) tuvo aquel reino guerra con el
de Castilla por apoyar el aragonés a los infantes D e la Cerda
contra Sancho IV . M uerto Alfonso III, el monarca castellano
buscó la concordia con el sucesor, Jaime II, y obtuvo de éste la
firm a de un Tratado según el cual se dividían ambos reyes los
E L TIN DE LA RECONQUISTA 259
territorios del Norte de África, reservándose Castilla la parte oc­
cidental, desde el M uluya al Atlántico (es decir, propiamente
el sultanato de Marruecos), y Aragón la parte oriental, desde el
M uluya a Bujía y T únez, región esta última en que se ejercía
protectorado aragonés desde 1280. Comienzo de ejecución de
este convenio por parte de Castilla, fué la campaña dirigida con­
tra el extremo sur de la comarca de Cádiz, que tuvo por conse­
cuencia la conquista de la importante plaza de T arifa (1292).
La guarnecían tropas de los benimerines de Marruecos, sucesores
de los almohades y constantes aliados de los reyes de Granada.
Años después, y en uno de los episodios de la lucha dinástica,
Sancho IV tuvo que pelear de nuevo contra los benimerines, auxi­
liares entonces del infante don Juan, hermano del rey y preten­
diente al trono. En esta campaña, Sancho destrozó la escuadra
que los benimerines tenían preparada en T ánger para desem­
barcar en España; a la vez que el gobernador de Tarifa, Guzmán
el Bueno, defendía la fortaleza contra el ataque musulmán. La
posesión de esta plaza, que también ambicionaba el rey de Gra­
nada, ponía en manos de Castilla la llave militar del estrecho
contra las invasiones de África.
La minoridad del hijo y heredero de Sancho IV, Fernando
IV, produjo un nuevo período de anarquía como la de la mino­
ridad de Alfonso V III. Salvó la situación, muy particularmente,
la admirable conducta política y las grandes facultades personales
de la madre del rey niño, doña María de Molina. La cuestión
era tanto más apurada cuanto que no sólo había que luchar con­
tra los enemigos interiores, sino también contra Aragón, Por­
tugal, Granada y Francia, que trataban de utilizar la ocasión en
provecho propio. Salvada la crisis y llegado a la mayor edad Fer­
nando IV, hizo éste las paces con Portugal y Aragón, y se convino
con el rey de este últim o Estado para realizar conjuntamente una
campaña contra los moros de Granada y los benimerines de Ma­
rruecos, a cambio de cederle la comarca de Alm ería (acuerdo
de Alcalá, 1309).
Fernando sitió la plaza de Algeciras y Jaime II la de Almería,
260 MANUAL DE HISTORIA DE ESTAÑA

pero ninguno de estos dos objetivos se logró. En cambio, las fuer­


zas unidas de Castilla y Aragón lograron apoderarse de la plaza
de Gibraltar, suceso en que intervino principalmente Guzmán
el Bueno. Esta fué la vez última que Aragón participó en cam­
pañas de reconquista por la parte de Andalucía.

Alfonso X I

E l reinado de Alfonso X I (1312-1350), hijo y sucesor de Fer­


nando IV, fué singularmente notable desde el punto de vista de
la guerra con los musulmanes de España y de África. Después
de una minoridad más turbulenta y anárquica que la de Fer­
nando IV, agravada con derrotas sufridas en guerra con los gra­
nadinos, de donde se siguió la pérdida de varias plazas en la
frontera sudeste (entre ellas la de Baza, 1324), el nuevo rey,
declarado mayor de edad en 1325, mostró poseer extraordinarias
facultades para el mando y para la lucha contra los musulmanes.
D om inó la anarquía interior, castigando y sujetando a los nobles
rebeldes; favoreció las libertades y la fuerza política de los M u­
nicipios; mejoró la Hacienda pública y se esforzó por proteger
a los plebeyos y a los débiles contra los atropellos de los fuertes,
por medio de mejoras y garantías en la administración de justicia.
En la lucha contra los musulmanes mostró gran tesón y deci­
dido empeño en destruir el peligro constante de los benimerines.
A l principio, fué desgraciado en sus campañas. Se perdió G i­
braltar (1333), y la escuadra castellana fué derrotada en Algeci-
ras (1340) por los benimerines, quienes sitiaron nuevamente a
T arifa. Sin desanimarse, Alfonso X I acudió contra ellos, y en dos
batallas, la del Salado (1340) y la del río Palmones (1343), de­
rrotó a los marroquíes ayudado por los granadinos, y se apoderó
al fin de Algeciras (1344). En este último hecho de armas, A l­
fonso X I tuvo el concurso del rey de Navarra, Felipe de Evreux;
de tropas gasconas de los condados de Foix y Castielbon, y de ca­
balleros ingleses y alemanes.
F.L FIN I)F. LA RECONQUISTA 261
Cinco años más tarde (1349) reanudó Alfonso X I el intento
de recuperar Gibraltar. No lo logró, porque la peste (una de las
muchas que en la Edad Media asolaron los países europeos) causó
la muerte de aquel gran rey, gracias a cuyo valor y constancia
los benimerines dejaron de ser una amenaza para España y los
granadinos disminuyeron aun más en su importancia militar.
En razón de esto puede decirse que las batallas del Salado y Pal-
mones tienen, en la historia de la Reconquista, una significación
análoga a la que en 1212 tuvo la de las Navas con referencia a la
invasión almohade.

De Pedro I a Enrique IV ( 1 3 5 0 -1 4 J4 )

Los ciento veinticuatro años que van desde la subida al trono


de Pedro I, hijo de Alfonso X I, a la muerte de Enrique IV, cons­
tituyen una época triste y miserable para la vida política del reino
de León y Castilla; salvo paréntesis breves y sin eficacia para re­
mediar los graves males de que adolecía la constitución interna
de aquellos países.
Una lucha dinástica que llena casi todo el reinado de Pedro I
(1350-1369) y que termina con el asesinato de éste por su her­
mano bastardo, Enrique de Trastamara, quien se apodera del
trono; una pugna del nuevo rey con Portugal, Navarra, Aragón,
Inglaterra, Granada y los partidarios fieles a la memoria de Pe­
dro I y al derecho de los hijos de éste, pugna que el rey bastardo
terminó con gran esfuerzo militar y mediante concesiones pecu­
niarias (mercedes) a los nobles, las cuales mermaron gravemente
las rentas de la corona; un breve reinado del hijo de Enrique de
Trastamara, Juan I (1379-1390), cuyos dos hechos notables son:
el intento fracasado de unir bajo un solo rey las coronas de Cas­
tilla y Portugal, cosa a que se resistieron violentamente los portu­
gueses, y la reconciliación de la rama de Trastamara con los
herederos directos de Pedro I, hecha merced al matrimonio del
infante Enrique, hijo de Juan I, con una nieta de Pedro I, hija
262 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

del duque de Lancaster (primera vez que los herederos de la co­


rona toman el título de principe de Asturias); una nueva mino­
ridad con ese Enrique 111, tan anárquica como las anteriores,
anarquía que el rey, cuando fué mayor de edad (1399), dominó
castigando a varios nobles y revocando muchas de las mercedes
otorgadas por su abuelo y también por su padre: hechos que die­
ron momentáneamente a la corona un semblante de energía ex­
presada en el orden internacional por una expedición naval
contra T etuán, con destrucción de esta ciudad (1400), y por el
concurso que dió el rey castellano a la conquista de las islas Ca­
narias, empezada en 1402 por el español Rubín de Bracamonte
y el francés Juan de Bethencourt; otro reinado hum illante para
ia corona, el de Juan II (1406-1454), monarca carente de firmeza
de voluntad y poco atento a los deberes de gobierno, lo que hizo
retoñar con nuevas fuerzas la anarquía nobiliaria, sin que basta­
sen a detenerla la energía y la fortuna en las armas del ministro
y favorito del rey don Alvaro de Luna, víctima final del choque
entre el bando nobiliario y las intrigas de la corte; y por fin, el
epílogo de la debilidad real representado por el reinado de En­
rique IV (1454-1474), quien se ve depuesto de la corona por
los nobles y tolera la afrenta de reconocer implícitamente la ile­
galidad de su única hija, Juana (Juana la Beltraneja), aunque
luego la nombró heredera de la corona: tal es el cuadro substan­
cial de la vida política interna de Castilla desde mediados del siglo
X I V a los finales del X V .

E l rey y los nobles en la monarquía aragonesa

L a crisis política fué tan violenta y accidentada en Aragón


como la de Castilla; pero tuvo más rápido final allí con la victoria,
relativa tan sólo, de la monarquía.
Jaime I, como sabemos, hubo de recurrir a todo su valor y
energía para dominar a los nobles que se le insubordinaron varias
veces. Esto se repitió en tiempo de su hijo y sucesor Pedro III.
E L I1N I)E LA RECONQUISTA 263

La amenaza principal contra la corona procedía de una espe­


cie de asociación de nobles aragoneses llamada la Unión, a la
que se agregaron algunas ciudades y villas de sentido menos de­
mocrático y antinobiliario, pero también menos realista, que las
de León y Castilla. La Unión presentó en 1238 al rey una serie de
peticiones y quejas que Pedro 111 (agobiado en aquel momento
por otros cuidados políticos) tuvo que aceptar, pero no cumplió.
A l conjunto de los privilegios y promesas otorgados entonces por el
rey, se le llamó Privilegio general. Su contenido principal estaba
constituido por los fueros, privilegios y costumbres antiguas de
las clases nobles y la burguesía. En ese conjunto, si bien se ha­
llaba el reconocimiento de algunos derechos y garantías generales
contra los atropellos de los poderosos y los abusos de las autori­
dades, también se perpetuaban y acentuaban la excepcional si­
tuación de los nobles, m uy superior a las de las otras clases socia­
les, y su tendencia a soslayar la disciplina jurídica del Estado
cuya representación substancial pertenecía entonces ai rey.
El sucesor de Pedro III, Alfonso III, menos enérgico y deci­
dido que su padre, cedió más que éste y concedió a los nobles
y municipios coaligados un nuevo privilegio (1287) llamado de
la Unión, una de cuyas cláusulas facultaba a las Cortes para de­
poner al rey si dejaba de cum plir algunos de los privilegios con­
cedidos. La lucha estalló nuevamente, más aguda que nunca, en
el reinado de Pedro IV (1335). Era este monarca el hombre me­
nos a propósito para guardar contemplaciones con nadie. Aparte
su rígida opinión en cuanto a la superioridad de la realeza, era
Pedro IV de carácter imperativo y violento, terco y valiente en
toda circunstancia y poco escrupuloso en cuanto a los medios
necesarios para obtener lo que se proponía.
El conflicto estalló bien pronto. Le dió pretexto el intento
del rey, quien carecía de hijos varones, de hacer jurar heredera
a su hija Constanza en perjuicio (según la opinión de los nobles
aragoneses y valencianos) de Jaime, hermano de Pedro IV. Por
de pronto, el rey tuvo que someterse a las exigencias de aqué­
llos, porque sólo la nobleza catalana se mantuvo a su lado; pero
264 MANUAL DE HISTORIA DK ESI'AÑA

guardó el propósito de tomar el desquite tan pronto como pudie­


se. Intentó realizarlo contra los unionistas de Valencia, pero fra­
casó (1348). Un nuevo esfuerzo dirigido contra los aragoneses,
produjo tremenda derrota de éstos en Epila (1348). T riunfante
Pedro IV , entró en Zaragoza, abolió el Privilegio de la Unión y
castigó con la muerte a muchos de los i ^voltosos. Lo mismo hizo
en Valencia poco después.
Com o muestra de la ferocidad de las luchas de entonces, se
cita el hecho de que el rey hizo sufrir a varios de los unionistas
valencianos terribles tormentos, de los cuales fué uno hacerles
beber el metal fundido de la campana con la que se llamaba a las
Juntas de la Unión. Cuéntase también que Pedro IV rasgó con
su propio puñal el pergamino en que estaba escrito el Privilegio,
e hizo esto con tanta furia, que se hirió en una mano. De aquí
le provino el mote valenciano de “ En Pere del Punyalet” (Don
Pedro el del puñalito).
La abolición del Privilegio no traspasó los límites de las con­
cesiones obtenidas en él. Quedaron, pues, intactos los derechos
reconocidos en las leyes generales del reino a favor de la clase
nobiliaria y de los municipios; lo cual demuestra que Pedro IV
no procedió contra la organización política de Aragón y Valencia
en lo que tenía de fundamental, sino contra las exageraciones de
la nobleza y los municipios aliados con ella. Así terminó por
entonces la lucha entre los dos poderes, monarquía y aristocracia.

Las conquistas exteriores de los reyes de Aragón.


Pedro III

Continuando la tendencia patrimonial de los reyes españoles,


superior a su comprensión de los intereses generales del Estado y
a la fácil experiencia de que la fuerza de éstos (tal como en­
tonces, y por varios siglos todavía, se entendió esa fuerza) reside
en su cohesión y en su extensión territorial, base de recursos y
energías, Jaime I había dividido los países de su corona en dos
E l. FIN DK LA RECONQUISTA 265
reinos independientes entre sí: Aragón y Mallorca. Dió el de
Aragón, con Cataluña y Valencia (constituida en reino, pero
subordinado al aragonés), a su hijo primogénito Pedro III, de
quien ya hemos hablado a otro propósito. El de Mallorca, con
los condados del Rosellón y la Cerdeña y el señorío de Moni-
peller, a su segundogénito, Jaime. Éste se declaró feudatario de
su hermano en 1278; hecho que, si señala la superior importan­
cia del reino aragonés, produjo luego conflictos que al cabo die­
ron fin a la independencia del nuevo reino de Mallorca.
El citado error político de Jaime I halló cierta compensación
en el hecho de concertar el matrimonio de su hijo Pedro con
Constanza de Suabia, hija del rey de Sicilia, Manfrcdo. De este
matrimonio procedieron los derechos de los reyes de Aragón a
la parte meridional de Italia y la isla de Sicilia. Con el referido
matrimonio, Jaime I quiso también contrarrestar el peligro que pa­
ra la influencia tradicional de Cataluña y Aragón en Provenza re­
presentaba el reciente casamiento de la condesa de esa región con
Carlos de Anjou, de la Casa real francesa, competidora perenne, en
el sur de Francia, de los condes de Barcelona y los reyes de Aragón.
El primer acto de trascendencia internacional realizado por
Pedro III fué su intervención en Túnez. Jaime I había sido aliado
del rey musulmán de T únez, El-Mostansir, quien pagaba tributo
a la corona aragonesa. A l morir El-Mostansir, fue usurpado el
trono por uno de sus hijos, en perjuicio del legítimo heredero.
Pedro III aprovechó la ocasión y envió a T únez una expedición
militar (1280) al mando de un marino siciliano al servicio de
Aragón, Coral o Conrado de Llansa. El resultado fué establecer
en aquel reino musulmán una especie de protectorado aragonés,
cuyas ventajas para Pedro III fueron la de cobrar un tributo di­
recto y la mitad del que pesaba sobre el vino; la de establecer
cónsules en dos puntos tunecinos y la de poseer un alcalde (caba­
llero aragonés o catalán) para la protección de los cristianos allí
residentes. Así comenzó la influencia española en el Norte central
de África. Créese que Pedro III realizó este hecho principalmente
con mira a las contingencias posibles en el vecino reino de Sicilia.
266 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Pertenecía éste, por entonces, a la Casa imperial alemana, y


lo regía el suegro de Pedro III, Manfredo. Codiciaban los Papas
la comarca napolitana perteneciente al reino de este últim o, jun ­
tamente con la isla de Sicilia. Para llegar a poseer más o menos
directamente esos territorios, necesitaban los Papas quebrantar
el poder imperial contra el que venían luchando por la cuestión
de las investiduras (nombramiento de autoridades eclesiásticas
por el Emperador) y otras relacionadas con Italia. Le pareció al
Papa ser buen medio para conseguir su propósito el conceder
al francés Carlos de A njou el reino de Sicilia, a condición de
que lo rescatase del poder de los alemanes y se declarase feuda­
tario de la Iglesia. Aceptó Carlos (1264), quien en una breve cam­
paña se apoderó de aquella isla con muerte del rey M anfredo y
de su sobrino Conradino. Así comenzó en Sicilia y Nápoles la
dominación de la Casa angevina de Francia.
Pero n i la conquista ni la interesada donación del Papa po­
dían invalidar los derechos de la Casa de Suabia. Con la muerte
de Manfredo y de Conradino, quedaba representando esos dere­
chos Pedro III de Aragón y se convertía éste en la única espe­
ranza de los gibelinos sicilianos (partidarios del Imperio), perse­
guidos ahora más que nunca por los güelfos papales. A u n qu e no
se puede precisar en qué momento el rey aragonés comenzó a
interesarse directamente por la ocasión que se le ofrecía, podría
afirmarse que no tardó en entablar negociaciones con los gibeli­
nos, negociaciones llevadas por el caballero siciliano Juan de
Prócida o Próxida. E l propósito de esas negociaciones era la
de concertar una Liga contra Carlos de Anjou, la cual había de
formarse con los reyes de Aragón y de Castilla, el emperador
de Bizancio, muchos caballeros sicilianos y el mismo Papa (Nico­
lás III, entonces), de quien se supone que deseaba establecer en
Italia dos reinos (el de Lombardía y el de Toscana) para dos
sobrinos suyos, en la consecución de cuyo propósito le estorbaba
la dominación angevina. L a muerte de Nicolás III (1280) y la
elección del Papa francés M artín V (1281), hicieron fracasar la
proyectada Liga.
E L FIN DE LA RECONQUISTA 267
N o por esto abandonaron sus intenciones Pedro III ni los
gibelinos sicilianos. A q uél se preparó a la probable guerra, pro­
curando solucionar los conflictos interiores de su reino y buscan­
do la alianza de Sancho I V de Castilla, a la vez que hacía grandes
aprestos navales con el motivo aparente de realizar una expe­
dición a Constantina, cuyo bey había pedido a Pedro III auxi­
lio contra el sultán. La escuadra, fuerte de 140 buques y 15.000
hombres, partió, en efecto, hacia la costa berberisca (junio de
1282) donde las tropas aragonesas se apoderaron de la plaza
de Alcoyll. Poco tiempo antes (marzo) se produjo en Sicilia el
levantamiento contra los angevinos conocido con el nombre de
Vísperas sicilianas. El buen éxito de este movimiento motivó el
envío a Pedro III de una embajada siciliana, la cual ofreció al rey
aragonés la corona de Sicilia en calidad de representante de los
derechos de la Casa de Suabia. Aceptó Pedro III, no sin la oposi­
ción de muchos de los nobles que le acompañaban, y en 30 de
agosto llegó a Trapani con su escuadra y ejército. Su victoria
fué rápida y decisiva, lo mismo en el territorio insular que en la
comarca continental de Nápoles. En esa campaña se distinguió
principalmente el almirante del rey de Aragón, Roger de Lauria,
quien derrotó a la escuadra angevina en Malta y en Nápoles y
tomó prisionero al hijo de Carlos de Anjou, llamado Carlos el
Cojo (junio de 1284).
En enero de 1285 m urió Carlos de Anjou, dejando sin jefe
en Italia a la causa angevina; hecho que facilitó grandemente la
conquista aragonesa. Pero el Papa, Martín IV , había suscitado
a ésta un nuevo y grave obstáculo al excomulgar a Pedro III y
declararle privado de sus Estados, a la vez que los concedía a Carlos
de Valois, hijo tercero del rey de Francia (mayo de 1284). Para
legitimar estas decisiones, basábase el Papa en una infeudación
del reino aragonés hecha por Pedro II, padre de Jaime I, pero
que repetidamente habían negado este rey y Pedro III, aparte
de rechazarla unánimemente la opinión aragonesa.
Aquel acto del Papa motivó, de parte de Carlos de Valois y
de su padre, la invasión de los territorios de la Corona aragonesa
208 MANUAL 1»K HISTORIA DE ESPAÑA

con el carácter de Cruzada, que predicó la Santa Sede. Los inva­


sores fueron apoyados por el rey de Mallorca, hermano de Pe­
dro III y dueño del Rosellón; y cuando penetraron en Cataluña,
también hallaron cooperación en algunos nobles y eclesiásticos
catalanes y en varios municipios del Ampurdán. Llamado con
urgencia Roger de Lauria para contrarrestar las primeras victo­
rias de las tropas francesas que sitiaban a Gerona, una victoria
naval de aquél (batalla de las islas Formigas) decidió de la cam­
paña, en coincidencia con la epidemia que se desarrolló en el
ejército francés dirigido entonces por el mismo rey, Felipe el
Atrevido. Retrocedió Felipe a Francia, no sin sufrir sus tropas
una grave derrota en el puerto o coll de Panissars; pero la guerra
continuó por algún tiempo en el Rosellón, mientras se afirmaba
la dominación aragonesa en Sicilia y Nápoles.
El propósito de M artín IV estuvo, no obstante, a punto de
realizarse, porque Pedro III, poco antes de morir en 11 de no­
viembre de 1285, pidió al arzobispo de Tarragona la absolución
de las censuras eclesiásticas que le había infligido el Papa y decla­
ró que devolvía a la Santa Sede el reino de Sicilia.

E l nuevo reino de Sicilia

Esta voluntad de Pedro III no fué aceptada ni por su primo­


génito y sucesor de la corona de Aragón, Alfonso III, ni por su
segundo hijo, Jaime, jurado heredero de la corona de Sicilia en
Vida de su padre. De acuerdo ambos hermanos, Jaime se hizo
coronar rey de Sicilia en 1286; hecho que definía este reine como
independiente de Aragón, aunque bajo la misma dinastía, y que,
aun siendo opuesto en substancia a las pretensiones papales y a
las del rey francés, facilitó la transacción entre Alfonso III y sus
enemigos políticos. Se expresó esa transacción en la paz de Can-
franc (1288), cuyas principales condiciones con respecto a Sicilia
y Aragón fueron las siguientes: reconocimiento del reino siciliano
para Jaime; revocación de la investidura del de Aragón, hecha
j :l ri.N m; i .a rkconouista 2G9
por el Papa a favor de Carlos de Valois; reconodinicnto del seño­
río de los reyes aragoneses sobre Mallorca y el Roselión, territo­
rios de que se había apoderado Alfonso III en castigo a la des­
lealtad cometida por su tío Jaime, rey de Mallorca, al ayudar a
los franceses; libertad de Carlos el Cojo, quien seguía prisionero
desde junio de 1284, pero a cambio de indemnizaciones y nuevos
rehenes.
Una vez puesto en libertad Carlos el Cojo, ni el rey de Fran­
cia ni el Papa cumplieron lo pactado en Canfranc, y la guerra
continuó en Sicilia y Calabria. Una nueva paz firmada en Taras­
cón (1291), no fué más eficaz, aunque Alfonso III se obligaba
en ella a pagar a la Santa Sede el censo prometido por Pedro II
con todos sus atrasos, y a pedir a su hermano Jaime que ejecutase
la voluntad de Pedro III devolviendo al Papa el reino de Sicilia.
Pero el tratado de Tarascón no se iba a cumplir. A poco de fir­
marlo, murió el hijo primogénito de Pedro III, y heredó la coro­
na de Aragón, Cataluña y Valencia su hermano Jaime II, quien
abandonó Sicilia para recibir los nuevos Estados y dejó allí, en
calidad de soberano, a su hermano Fadrique, tercer hijo de Pe­
dro III. Este hecho no podía menos de suscitar nuevamente la
guerra con Francia. Jaime II supo detenerla negociando un ter­
cer Tratado, el de Agnani (5 de junio de 1295), que renovaba
el compromiso de Pedro III con respecto a Sicilia, aunque esta
vez a cambio de las islas de Córcega y Cerdeña, que el Papa cedió
al rey de Aragón a condición de que las conquistase por su
cuenta y pagase a la Santa Sede un censo.
Fadrique, siguiendo la misma conducta de su hermano Jaime
cuando el Tratado de Tarascón, no quiso reconocer el de Agnani,
ni tampoco se prestaba a ello la opinión siciliana. Se vió enton­
ces el singular espectáculo de luchar unidos el rey de Aragón y
el francés para arrebatar a un príncipe aragonés el dominio de
un reino conquistado por otro rey de Aragón. Pero la guerra
duró pocos años. En 1S02, y en un nuevo tratado de paz, Carlos
de Anjou reconoció por rey de Sicilia a don Fadrique, si bien
con la condición de que éste $e casara con doña Leonor, hija de
270 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Carlos, y que a la muerte de don Fadrique la corona siciliana


pasase a Francia. Pero tampoco se cumplió esta última cláusula,
sino qu e el reino de Sicilia continuó por mucho tiempo todavía
en poder de la familia real aragonesa.

La expedición a Oriente de catalanes, aragoneses


y navarros, y el Ducado de Atenas

L a terminación de la guerra de Sicilia produjo una conse­


cuencia inesperada, que se puede calificar (y así lo ha sido) de
gloriosa dentro de las costumbres militares y el espíritu aventu­
rero de la época.
C on la paz de 1302 quedaron en el territorio del reino de
Sicilia millares de hombres sin ocupación, dado que la suya era
tan sólo guerrera. Conocedor del peligro que esto representaba
para la paz interior de sus Estados, el rey Fadrique buscó la ma­
nera de librarse de él, y la encontró sugiriendo a uno de los jefes
de aquellos militares inactivos, llamado Roger de Flor de Brín-
disi, qu e acudiesen en auxilio del emperador de Constantinopla
Andrónico, en grave apuro entonces por los ataques de los turcos
(pueblo asiático m uy guerrero), que eran ya dueños de todas las
posesiones bizantinas del Asia Menor. Aceptada la sugestión por
Roger de Flor, embarcó (1303) en buques facilitados por Fadri­
que, con un ejército muy mezclado de 6.500 hombres (infante­
ría y caballería). E l emperador Andrónico los acogió gozoso; y
para demostrar el aprecio que de ellos hacía, concedió a Roger
el título de M egaduque y le casó con una hija del rey de Bul­
garia. Comenzada la campaña contra los turcos en Asia Menor,
Roger y sus compañeros consiguieron bien pronto grandes vic­
torias; a la noticia de las cuales y de los honores y provechos
obtenidos por Roger, acudieron nuevos aventureros catalanes,
aragoneses y navarros, quienes realizaron dos nuevas expedicio­
nes mandadas por Berenguer de Rocafort y Berenguer de Enten-
za. E l emperador de Bizancio, en recompensa del buen éxito de
EL FIN DE L.A RECONQUISTA 271
las campañas que, por de pronto, le libraron de los turcos, dió
a Roger de Flor el título de César y transmitió a Fntenza el de
Megaduque. Además les cedió toda la Anatolia para que la repar­
tiesen entre los caballeros de sus respectivas tropas (1805).
T a n grandes favores, aunque muy merecidos, excitaron la en­
vidia de los cortesanos imperiales y la del príncipe heredero M i­
guel. Consecuencia de ello fué un complot en que perecieron
asesinados durante un banquete Roger de Flor y muchos de sus
oficiales, con 1.300 de su comitiva. Esta matanza se repitió con
otros grupos de catalanes y aragoneses, en Constantinopla y Ga-
llípoli. Quedaron con esto las tropas expedicionarias reducidas a
unos 3.300 hombres de infantería y 200 caballos. Ardiendo en ira
y en sentimientos de venganza, esos sobrevivientes atacaron a su
vez a los bizantinos, los derrotaron en varios encuentros c incen­
diaron algunas poblaciones. Noticioso de lo que ocurría, el rey
de Sicilia envió al infante Fernando con poderes suficientes para
representarle y para investir la suprema autoridad en aquellos
momentos, de que podrían resultar consecuencias de gran impor­
tancia. Pero las divisiones que surgieron entre los jefes de las di­
versas compañías (cosa frecuente en masas heterogéneas y acos­
tumbradas a obrar con independencia), inutilizaron las obtenidas
ventajas y dieron nuevo giro a la actividad militar de los guerre­
ros catalanes, aragoneses y navarros.
M otivó ese giro el llamamiento que les hizo el duque de Ate­
nas, atacado a la sazón por enemigos políticos suyos, para que
le ayudasen en la contienda. Así lo hicieron, con gran éxito mili­
tar; y nuevamente la traición y la ingratitud se cebó en ellos.
Reaccionando de igual m odo que lo habían hecho tiempo antes
en Bizancio, asaltaron los combatientes españoles la ciudad de
Atenas y se establecieron en ella, colocándose bajo la protección
y soberanía del rey de Sicilia. Aceptó éste, y les envió como jefe
del nuevo Estado a su segundo hijo Manfredo. Así nació (1326)
el Ducado siciliano de Atenas (indirectamente, de la corona de
Aragón) que duró hasta 1387 u 88; y de este modo normal ter­
minaron las hazañas de aquellos aventureros que pasearon triun-
272 M A N U A L D K H IS T O R IA DK I .S l'A N A

falmente por el Asia Menor y la Grecia europea las enseñas ara­


gonesas y catalanas. Como siempre ocurre en casos tales, aquella
dominación política trajo por consecuench una influencia de
civilización hispánica en Oriente y particularmente en Grecia,
y q u e afectó también a la literatura caballeresca, como es notorio
en las obras de los poetas italianos del siglo X V y principios del
X V I, Bojardo y Ariosto.

Conquista de Menorca y Cerdeña

N o sólo se ensancharon por estos lugares los dominios de la


fam ilia real aragonesa al final del siglo X III y comienzos del X IV .
T am bién por el Mediterráneo occidental habían acrecido sus te­
rritorios: primeramente, con la conquista de la isla de Menorca
(1286), que desde Jaime I estaba sujeta a vasallaje, pero en po­
sesión de los musulmanes; y luego, con la de Cerdeña. Esta
últim a conquista la realizó (1323-24), siendo infante heredero de
la corona, el que luego fué Alfonso IV, hijo de Jaime II. Los
písanos, que la poseían antes, la defendieron con gran tenacidad,
hasta el punto de que la ocupación aragonesa tardó en ser segura
y estable. Tam bién en Cerdeña se ejerció una influencia de civi­
lización particularmente catalana.
Poco antes, y en virtud de una sentencia judicial (1312), se
resolvió el pleito pendiente con la corona de Francia respecto
del dom inio del valle pirenaico de Arán. La documentación pre­
sentada por la corona aragonesa demostró plenamente que de
derecho pertenecía Arán a la soberanía de Aragón.

E l reino de Mallor ca

Desde 1285 a 1295 el reino de Mallorca tuvo perdida su sobe­


ranía por haberlo incorporado al suyo la corona de Aragón, en
castigo de la deslealtad de Jaime II. Este hecho fué reconocido
L à mi n a X L Y I II Catedra l de B arcelo n a . Claustro.
EL FIN I)K LA RECONQUISTA 275
y sancionado, como ya sabemos, por el tratado de Canfranc. De­
vuelto a Jaime II aquel reino en 1295 a cambio de que se decla­
rase feudatario de Aragón, gozó de paz interior durante el rei­
nado de aquél y de su hijo Sancho; período aprovechado para el
progreso económico y cultural de la isla. De este tiempo son
el castillo de la Almudaina, el de Bellvcr y el convento de San
Francisco en Palma. A la muerte de Sancho (1324) sin hijos,
surgieron cuestiones de sucesión a la corona entre un sobrino
de aquél, Jaime III, y el rey de Aragón, Jaime II; cuestiones mo­
mentáneamente acalladas por el matrimonio del referido Jaime
III con una nieta de Jaime II de Aragón, hijo del que fué A l­
fonso IV. Nuevamente entonces (1329), el de Mallorca se declaró
feudatario de la corona aragonesa.
Pocos años después, el sucesor de Alfonso IV, Pedro IV, acabó
con la independencia de Mallorca conquistando esta isla y las
de Menorca e Ibiza (1343) y luego el Rosellón (1344), donde fué
mayor la resistencia de los partidarios de Jaime III. T rató éste
de recobrar su reino por la fuerza; pero sus tropas fueron venci­
das en Lluchmayor (Mallorca) en 1349. En esa batalla murió
el propio Jaime III. El hijo de éste, Jaime IV, rev de título
pero sin reino, intentó nuevamente un desquite (1374), que no
logró. Con su muerte acabaron las esperanzas de la efímera realeza
mallorquína, rama malograda del gran Jaime I de Aragón.

D e Pedro IV a Martin I

Sin detenernos en el breve reinado de Alfonso IV (1227-1336),


de escasa importancia, consideremos algunos aspectos del de su
sucesor Pedro IV, de quien ya hemos referido las luchas con la
Unión y la victoria conseguida sobre ésta.
Los primeros años del reinado de este monarca los llena la
guerra contra los benimerines y los moros de Granada y los de
Mallorca. De esta últim a y sus consecuencias hemos hablado en
el párrafo anterior. De la primera queda hecha mención al tra­
274 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

tar de las campañas de Alfonso X I de Castilla, con quien cola­


boró Pedro IV . No menos que las antenotes contiendas preocupó
a este rey la de Cerdeña, donde a la sazón fomentaba frecuentes
sublevaciones populares la República de Génova, de acuerdo con
la de Pisa y con otros elementos i italianos. Decidido a terminar
tal estado de cosas, Pedro IV se alió con la Señoría de Venecia,
aprovechando la constante enemiga, de los venecianos con G é­
nova, y declaró a ésta la guerra. Unidas las escuadras aragonesa
y veneciana, derrotaron por dos veces a la genovesa; pero no bas­
tando esto para apaciguar la isla de Cerdeña, Pedro IV desem­
barcó personalmente en ella con un fuerte ejército (1354) y se
apoderó de varias importantes poblaciones sardas. Aunque estas
victorias aseguraron algo más que antes la dominación arago­
nesa, no lograron suprimir por completo los levantamientos de
los siempre inquietos sardos.
Compensación de esta desagradable inquietud fué el hecho
del ofrecimiento del Ducado de Atenas hecho a Pedro IV en
1381 por los elementos catalanes y aragoneses, quienes hasta en­
tonces habían dependido de la corona de Sicilia. Aceptó Pedro
el ofrecimiento y, en correspondencia, otorgó a Atenas los privi­
legios ciudadanos de que gozaba Barcelona, m unicipio el más
autónomo y políticamente superior de toda Cataluña, como ya
sabemos.
Los dos reyes que sucedieron a Pedro IV, Juan I (1387-1395)
y Martín I (1396-1409), ambos hijos de aquél, son de escasa im­
portancia. En el período del primero, turbado por una subleva­
ción en Cerdeña y otra en Sicilia, perdió Aragón el ducado de
Atenas, que conquistó entonces el banquero florentino Nerio
Acciajuoli, señor de Corinto (1388). Aunque los catalanes, ara­
goneses y navarros allí residentes se defendieron con gran bravura,
la falta de auxilio por parte de Aragón les hizo rendirse. Los
navarros, de acuerdo con la República de Venecia, trataron de
reconquistar el Ducado y llegaron a tomar prisionero a Nerio
(1389). Tam bién el rey de Sicilia hizo esfuerzos por recuperar
aquel Estado; pero n i Sicilia ni los navarros alcanzaron un éxito
EL FIN DE LA RECONQUISTA 275
definitivo. Los turcos se apoderaron de parte de los territorios
de la zona de influencia española, y Atenas quedó en poder de
Venecia.
El rey Martín I, que lo era ya de Sicilia en tiempo de Juan I,
sucedió a éste, y de nuevo se juntaron en él las dos coronas (1409);
pero su muerte prematura y sin testamento aplicable, puesto que
el único que hizo instituía heredero a un hijo suyo muerto pocos
meses antes que el padre, planteó la cuestión de la herencia de
ambos reinos en condiciones embarazosas y difíciles.
En realidad, esas condiciones no eran una sorpresa en la his­
toria dinástica de Aragón. Se habían dado ya varias veces en
siglos anteriores. La promovida por la muerte de Martín I fue
causa de uno de los acontecimientos políticos más importantes
no sólo en la historia de España, sino de la de Europa. A ese
acontecimiento se le ha llamado el Compromiso de Caspe.

E l Compromiso de Caspe

Disputábanse la corona principalmente dos pretendientes; don


Fernando de Antequera, hijo de una hermana del fallecido rey
Martín I, y el conde de Urgel don Jaime, hijo de un primo de
aquel monarca y sobrino segundo de Pedro IV. La opinión pú­
blica estaba muy dividida en los dos reinos y en la región del
antiguo condado de Barcelona. El principal motivo que hacía
poco simpática la candidatura de Fernando de Antequera, prín­
cipe de la real casa castellana, a la mayoría de los catalanes y
valencianos y parte de los aragoneses, era el ser aquél un “ex­
tranjero”, es decir, persona que por su nacionalidad no pertenecía
a ninguna de las regiones gobernadas por el monarca de Aragón.
A l cabo de dos años de incertidumbres y luchas, las Cortes cata­
lanas tomaron la iniciativa de reunirse, convocadas por el gober­
nador de la región (1410), para tratar de resolver el conflicto en
forma legal y no por la violencia. Ante ellas se presentaron, para
alegar sus respectivos derechos a la herencia real, los procurado-
276 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

res de los dos pretendientes. Obtenida en 1412 la conformidad


de los aragoneses y los valencianos respecto de aquel procedi­
miento, se acordó nombrar una comisión mixta para que exami­
nase y decidiese la cuestión. No se contó con los representantes
de Mallorca, Sicilia y Cerdeña. Los comisionados fueron nueve:
tres por Aragón, tres por Cataluña y tres por Valencia. Entre los
primeros figuraban el predicador y después santo valenciano
Fray Vicente Ferrer, quien gozaba entonces de gran prestigio.
La Comisión, reunida en la villa de Caspe, actuó realmente como
un tribunal, examinando el caso desde el punto de vista del
derecho y considerándolo particularmente a la luz de las leyes
de herencia civil, adoptadas ya por Alfonso X en las Partidas
para regular la sucesión a la corona; es decir, como un pleito
entre parientes y no como un problema político que hubiera de
apreciarse, más bien que con arreglo al grado de parentesco, en
atención a las circunstancias del candidato y teniendo en cuenta
las tradiciones y simpatías generales. Pero es seguro que influ­
yeron también en la resolución esas últimas consideraciones y las
dotes personales de D. Fernando, quien se había distinguido en
Castilla por la nobleza y generosidad con qu e desempeñó la
regencia en la minoridad del rey Juan II y también por sus
triunfos militares contra los moros, a quienes arrebató varias pla­
zas, entre ellas la de Antequera.
L o cierto es que fué elegido el infante castellano por el voto
de San Vicente (motivado, según dice un historiador aragonés
antiguo, en “justicia, según Dios y en su conciencia”), el del
obispo de Huesca, el del Prior general de la Cartuja, los letrados
Bardaxi (aragonés) y Gualbes (catalán) y el aragonés Francés de
Aranda. El arzobispo de Tarragona opinó q u e era “ más ú til”
(es decir, más conveniente) la elección de don Fernando, aunque
creía preferente el derecho del conde de U rgel y del duque de
Gandía. A esa misma opinión se adhirió en definitiva el letrado
catalán Vallseca. Hecha solemnemente la declaración en actas no­
tariales (28 jun io 1412), fué bien recibida en Aragón, con algu­
nas reservas en Valencia y con muchas en Cataluña, donde la
EL FIN DE LA RECONQUISTA 277
mayoría de la opinión parecía afecta al conde de Urgel. Sin em­
bargo, el Parlamento catalán, reunido en Barcelona, envió una
embajada al rey electo, quien se encontraba entonces en Castilla,
para reconocerle y suplicarle una general amnistía, principalmen­
te aplicable al conde de Urgel, pero a condición de que éste res­
petase el fallo de Caspe.
De buen grado aceptó D. Fernando la súplica del Parlamento
catalán; y a tal punto la secundó, que propuso al conde (quien
envió sus procuradores al nuevo rey para ofrecerle obediencia
y razonar sus pretensiones) el matrimonio de la hija de éste con
el infante D. Enrique, maestre de Santiago y tercer hijo de don
Fernando, más la donación del ducado de Montblanch y de impor­
tantes cantidades en dinero. Pero el conde de Urgel, mal acon­
sejado por su madre y por D. Antonio de Luna, señor de Loarrc,
en lugar de avenirse y de aceptar la condición impuesta por el
Parlamento catalán, desató la guerra civil, ayudado por caballeros
y soldados ingleses, gascones y navarros y con la simpatía de un
hijo del rey de Inglaterra, el duque de Clarence. Don Fernando
obtuvo rápidamente la victoria con tropas aragonesas y castella­
nas venidas en su auxilio (1413). Se rindió el conde en Balaguer
(31 de octubre), a condición de que se le respetase la vida, lo
cual cumplió el rey. E l conde quedó detenido en el castillo de
Ureña (cerca de la Mota del Marqués, Valladolid), pero con
libertad de tener criados, recibir visitas y otras comodidades. Ren­
dido poco después el señor de Loarre y encerrada en un castillo
la madre del conde de Urgel por sospechas de conspiración, la
guerra civil quédó terminada.

Fernando I y los fueros catalanes

Una parte de la opinión catalana siguió, no obstante, siendo


hostil al nuevo rey, en quien suponía propósitos absolutistas de­
ducidos de su condición de castellano. La deducción era, eviden­
temente, poco fundada, puesto que los reyes aragoneses, y prin­
278 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

cipalmente los posteriores a la unión con Cataluña, no aspiraron


menos que los castellanos a fortalecer el prestigio y mando de la
corona, aspiración natural de todas las monarquías contemporá­
neas de Europa y más acentuada a medida que avanzaban los
tiempos.
Q uizá D. Fernando, tan discreto por lo general, no apreció
bien la ventaja de deshacer aquel prejuicio, extremando sus res­
petos a todo derecho y costumbre tradicional que no chocase di­
rectamente con la soberanía del rey, como había chocado tiempo
antes el Privilegio de la Unión, duramente abolido y castigado
por Pedro IV. La conjunción de aquella falta y de una extremada
rigidez por parte de algunos catalanes en el mantenimiento de
los fueros generales y locales, suscitaron a Fernando I varios roza­
mientos. Fué uno de ellos el ocurrido en las Cortes de Montblanch
(Tarragona) de 1414, las cuales negaron al rey el subsidio que
pedía y además le recriminaron por haber empleado como “ tra­
tadores” de Cortes a caballeros castellanos, considerados por el
derecho público de entonces como extranjeros. O tro de los roza­
mientos tuvo lugar en Barcelona. Negóse en aquella ocasión el
rey a pagar un impuesto general, alegando que el monarca debía
estar exento de esas obligaciones, doctrina que modernamente
había de triunfar en el derecho político; pero el consejero barce­
lonés Fivalier, a quien hizo llamar el rey para exponerle las razo­
nes de su negativa, le contestó que era preciso cum plir el fuero
de la ciudad y que estaban dispuestos los barceloneses a defen­
derlo con su sangre. L a opinión pública, en efecto, se había apa­
sionado por la cuestión. Sometióse el rey y pagó el impuesto.
Cerca de dos siglos después, Felipe II, más diplom ático que Fer­
nando I, o quizá escarmentado por hechos análogos, pidió condo­
nación de derechos de aduanas para tan liviana cosa como unas
gafas de uso personal que había encargado a Venecia, y lo obtuvo
de las autoridades forales aragonesas.
EL FIN DE LA RECONQUISTA 279

Fernando J y el Cisma de Occidente

Tramitábase con grandes dificultades, desde muchos años an­


tes (1378), la cuestión de la sucesión papal, que había dado lugar
al papado doble o Cisma de Occidente, por estimarse elegidos
con plena legalidad canónica dos candidatos distintos, uno de los
cuales vivía en Roma y el otro en Aviñón. Ocupaba entonces
la dignidad de Sumo Pontífice, en la serie de los papas de Avi­
ñón, Benedicto X III, a quien luego se llamó el antipapa Luna
(pertenecía a la familia aragonesa de los Luna). Benedicto X III
había favorecido la causa de Fernando I en la porfía por el trono
de Aragón; pero solicitado éste por el emperador de Alemania,
quien hallábase ya de acuerdo con los papas Juan X X II y Gre­
gorio X II para dar fin al cisma con la renuncia de aquéllos y la
elección de un Pontífice único, requirió insistentemente a Bene­
dicto X III para que también él facilitase la solución renunciando
a la tiara. En estas gestiones, Fernando I marchó de acuerdo con
San Vicente Ferrer. Benedicto X III se negó a renunciar, apo­
yando su actitud en razones canónicas que los autores modernos
se inclinan a estimar muy justificadas; pero tal vez el cisma no
podía ser ya resuelto conforme a principios de derecho, sino de
conveniencia general. Firme en su opinión, Benedicto X III se
encerró en su castillo de Peñíscola y continuó titulándose Papa
hasta 1423, año en que murió. Sin embargo, el Cisma de Occidente
no terminó, de hecho, hasta la muerte de Félix V (1449), último
antipapa; quedando entonces Papa único, de hecho y de derecho,
Nicolás V , elegido en 1447.

Alfonso V y el reino de Nápoles

A l subir al trono Fernando I, había enviado a Sicilia, como


lugarteniente suyo, a su h ijo Juan. Los sicilianos no satisfechos
con la anexión a la corona aragonesa, pretendían volver a crear
280 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

el reino independiente, y trataron de elegir monarca al mencio­


nado infante Juan. A l morir prematuramente Fernando (a los
treinta y siete años: 1416), su primogénito Alfonso V heredó los
reinos unidos de Aragón, Mallorca, Valencia y Sicilia. Temeroso
de los sicilianos, Alfonso hizo venir a España a su hermano Juan,
quien años después vino a ser rey consorte de Navarra por su
matrimonio (1419) con doña Blanca, hija del rey navarro Carlos
III (1387-1425).
Más tranquilo con referencia a Sicilia, Alfonso V se dirigió
contra los genoveses, para terminar, si le era posible, la larga y
enojosa cuestión de Cerdeña y Córcega, siempre disputadas por
aquéllos y los písanos. Hallándose ya en Cerdeña, recibió Alfonso
una embajada de la reina de Nápoles (que formaba entonces una
monarquía aparte de la de Sicilia), doña Juana. Pedía ésta al rey
de Aragón auxilio contra sus enemigos, que eran varios, prome­
tiéndole el título de duque de Calabria y prohijarlo como here­
dero del reino napolitano a la muerte de la reina. El trono napo­
litano había sido disputado años antes entre Luis II de Anjou
y Ladislao Dmras, hermano de Juana y a quien ésta sucedió. Las
pretensiones de Luis II las renovó en 1417 su hijo Luis III
de Anjou.
Aceptado el ofrecimiento de Juana por Alfonso V , envió éste
una escuadra que hizo huir a la le Anjou, y luego se personó
él mismo en Nápoles y se apoderó del castillo de la Cena, pró­
xim o a la ciudad. U n cambio de actitud de la reina Juana, quien,
faltando a la palabra dada, rompió el prohijam iento de Alfonso
para adoptar el del propio Luis III, encendió la guerra nueva­
mente entre la corona de Aragón y la Casa de A njou (1423).
Agravó las cosas la muerte (1435) de la reina de Nápoles, quien
dejó como sucesor a Renato de Anjou. Este hecho decidió el
ánimo de Alfonso V en favor de la conquista de aquel reino. La
campaña le fué al principio tan desfavorable, por haber socorrido
a Renato una escuadra genovesa, que cayeron prisioneros el rey
de Aragón, el de Navarra (su hermano) y muchos caballeros
(1435). Con la versatilidad de los políticos y ambiciosos de en-
III
^ ) t S v3
«Ms ............ ..
v f ' *^\ V ,v;
J
iwmm
282 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

tonces (y de casi todas las épocas)» Renato mismo dió libertad a


Alfonso V y se alió con él (1436). Renovada la guerra, terminó
pronto con la total victoria del aragonés, quien entró en Nápoles
(16 de febrero de 1443) remedando, según las aficiones renacen­
tistas de la época, las entradas triunfales de los emperadores ro­
manos. Esta victoria le facilitó el arreglo de las cuestiones pen­
dientes con el duque de Milán, quien le reconoció como heredero
de sus Estados.
Desde entonces, Alfonso V residió en Nápoles, desoyendo los
continuos llamamientos que para su regreso a España le hacían
su mujer, la reina doña María (gobernadora de Aragón en ausen­
cia del rey), y las personas influyentes del reino. Más interesado
en las cuestiones de Italia que en las de sus dominios españoles
y atraído por las aficiones del Renacimiento y el lustre que en
aquellos tiempos gozaban los príncipes protectores de las letras
y las artes, hizo Alfonso V de Nápoles una de las Cortes litera­
rias de la época, contemporánea de la castellana de Juan II. De
ambas nos ocuparemos más adelante.

Juan I I y el principe de Viana

A l morir (1458), Alfonso V distribuyó sus Estados en la for­


ma siguiente: los originarios de las coronas de Aragón y Mallorca,
con las islas de Sicilia y Cerdeña, a su hermano Juan, quien, como
sabemos, era ya rey de Navarra; el reino de Nápoles, a su hijo
natural, pero legitimado por el Papa, Fernando. Juan II había
quedado viudo de doña Blanca de Navarra en 1442. El heredero
de este trono era el hijo de ambos, Carlos, príncipe de Viana, a
quien su abuelo Carlos III había impuesto la condición de no
tomar el título de rey mientras viviese su padre.
Com o Juan II atendía más a los asuntos políticos de Castilla
(luchas entre la monarquía y la nobleza y en particular contra
D . Alvaro de Luna) y a los de Nápoles que a los de su monarquía
navarra, D . Carlos gobernó el reino varias veces en ausencia de
EL FIN DE LA RECONQUISTA 283
su padre y como lugarteniente de éste. Un nuevo casamiento
de Juan II (1447), esta vez con doña Juana Enríquez, hija del
almirante de Castilla (uno de los enemigos de D. Alvaro de Luna),
promovió la desavenencia entre padre e hijo, desavenencia que
bien pronto ensangrentó el reino.
Causa ocasional de ella fué la gestión realizada por el mismo
D. Alvaro de Luna con el príncipe de Viana para concertar paz y
alianza. Aceptó éste, mientras la opinión pública navarra se divi­
día en dos bandos, a través de cuyas respectivas doctrinas políticas
lucharon realmente las rivalidades nobiliarias y los sentimientos
anárquicos de las clases directoras del país. Los partidarios del
príncipe y de su política se llamaron bearneses, y los del rey (in­
clinado por su mujer a persistir en su antigua posición contraria
a D. Alvaro), agramonteses. Sobrevino la guerra civil, que fué
primeramente desfavorable para el príncipe, a quien su padre
Juan II proyectó desheredar en pacto celebrado con el conde
Gastón de Foix, casado con Leonor, hija del propio Juan II y,
por tanto, hermana del príncipe de Viana. Refugiado éste en Ita­
lia, halló simpatías para su causa, en lo tocante a la sucesión del
reino de Navarra, por parte del papa y del rey de Aragón, A l­
fonso V; pero la prematura muerte de éste, hecho que convirtió
a Juan II en monarca de ambos reinos, el aragonés y el navarro,
quitó las mayores posibilidades de triunfo al príncipe. No bien
regresado éste a España, fué preso por orden de su padre. La opi­
nión catalana pidió la libertad de don Carlos con tal energía, que
Juan II tuvo que acceder a ella y que firmar la llamada concordia
de Villafranca (21 de ju r io de 1461), por la que reconocía al
príncipe de Viana como heredero de la corona. Poco duró la ave­
nencia. Tres meses después m urió súbitamente don Carlos, y la
opinión popular atribuyó este hecho a envenenamiento, cuyo
autor o instigador era la madrastra del príncipe. Retoñó con esto
la guerra civil, principalmente sostenida por una parte de la opi­
nión catalana. Juan II y su m ujer doña Juana fueron declarados
enemigos de Cataluña por la Diputación General y expulsados
del territorio (1462). L a propia Diputación buscó nuevo rey que
284 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

le ayudara en su lucha con Juan II; y después de varias tentativas


infructuosas con Enrique IV de Castilla y con el condestable de
Portugal, los catalanes sublevados, olvidando las seculares que­
rellas con los reyes franceses y particularmente con la Casa de
A n jou, acogieron por cond® de Barcelona (hecho que significaba
la separación de la corona aragonesa) a Renato de Anjou.
T a n grave conflicto terminó en paz negociada amistosamente
por Juan II (1472), quien poco antes (1462) había cedido a
Francia el Rosellón, parte integrante, como sabemos, de la corona
de Mallorca reincorporada a la de Aragón por Pedro IV. Aunque
luego intentó Juan II recuperar esa región por medio de las ar­
mas, no vió conseguido su propósito. En cuanto al reino de N a­
varra, heredado por la hija de Juan II, doña Leonor, casada con
el conde de Foix (como ya hemos dicho), volvió a caer bajo la
influencia francesa que ya venía ejerciéndose, como sabemos,
desde 1234

Los reyes de Aragón y de Castilla, consortes. Perspectivas


de este hecho

M urió el rey Juan II en 19 de enero de 1479 y le sucedió


en el trono de Aragón, Cataluña, Valencia y M allorca, su hijo del
segundo matrimonio (es decir, del contraído con doña Juana En-
ríquez), Fernando II. Siendo todavía príncipe, D. Fernando se
había casado con la infanta Isabel de Castilla, hermana de En­
rique IV y reina desde 1474. Así, desde 1479, las dos grandes mo­
narquías de España estuvieron regidas por dos reyes consortes, a
quienes la Historia conoce con el apelativo de Reyes Católicos.
Este hecho hacía posible la futura reunión de ambas coronas en
una sola cabeza, resultado no previsto ni, al parecer, procurado
tampoco entonces, pero que lógicamente se había de imponer a
todos los deseos.
EL FIN DE I.A RECONQUISTA 285

E l periodo de los Reyes Católicos

Aunque las ya referidas vacilaciones de Enrique IV hicieron


penosa la sucesión a la corona, la guerra civil que se siguió a la
muerte de aquél entre los partidarios de la hija de Enrique IV
(Juana, legal heredera), y la hermana del monarca, Isabel, sólo
duró cinco años. Esta duración se debió al hecho de intervenir en
la guerra el rey de Portugal, Alfonso V, cuyo matrimonio con
Juana negociaron los nobles castellanos que defendían la causa
de ésta. Pero al lado de Isabel militaban muchos elementos impor­
tantes de León y Castilla y, además, la acusación de ilegalidad
de nacimiento que se había lanzado contra la princesa Juana (acu­
sación consentida implícitamente por Enrique IV, como ya vi­
mos) fué creída por el pueblo y robustecida con el hecho de que
el presunto amante de la madre de Juana, el mayordomo de Pa­
lacio don Beltrán de la Cueva, se adhirió al partido de Isabel I.
Dos victorias de las tropas isabelinas en T oro y Albuera, deci­
dieron la guerra y trajeron como consecuencia un tratado de paz,
firmado en T ru jillo en 1479, por el que Alfonso V, de Portugal,
renunció a la lucha dinástica, abandonó también sus pretensio­
nes al dominio de las islas Canarias y reconoció a Castilla el de­
recho a navegar por la costa occidental de África. Con esta última
concesión se afirmaban los propósitos castellanos respecto de Ma­
rruecos, iniciados en los tratados con Aragón.
Se le propuso a la princesa Juana la compensación de casarla
con el infante Don Juan, primogénito del matrimonio de Isabel
de Castilla con Fernando de Aragón; pero Juana prefirió reti­
rarse a un convento sin renunciar al uso del título de reina de
Castilla, que creyó siempre corresponderle.
Así, en un mismo año, el de 1479, se verificaba el doble hecho
de verse Isabel plena y pacíficamente reconocida como soberana
de Castilla y su marido Fernando elevado al trono de Aragón.
Comienza con esto el período propiamente dicho de los Reyes
Católicos, en el cual se resuelven algunas de las grandes cuestio­
286 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

nes políticas y sociales de Castilla y Aragón y se producen dos


hechos nuevos de inmensa importancia en la historia de España:
la terminación de la Reconquista y el descubrimiento de Am é­
rica, ambos en el mismo año de 1492.

Las reformas políticas en Castilla. L a diarquia

Las capitulaciones matrimoniales de Isabel y Fernando ha­


bían previsto la posible tendencia del príncipe aragonés a inter­
venir excesivamente en la gobernación de Castilla cuando Isabel
fuese reina; tendencia que podría agravarse el día en que Fer­
nando llegase a heredar el trono de Aragón. L a previsión no fué
inútil. Se vió bien su necesidad cuando, al m orir Enrique IV
(1474), Fernando, ayudado por la opinión aragonesa y por al­
gunos nobles castellanos, pretendió ser monarca de Castilla, a
título de descendiente varón más próximo de la dinastía de Tras-
tamara y conforme a la costumbre aragonesa que, si no excluía
formalmente a las hembras del trono, les anteponía de hecho el
marido; según ocurrió en el caso de doña Petronila. Los parti­
darios de Isabel rechazaron abiertamente aquella pretensión; y
así se llegó a un arreglo en virtud del cual se constituía propia­
mente en Castilla una diarquia, es decir un Gobierno conjunto
de dos reyes. En efecto, según las normas del arreglo propuesto
por los árbitros nombrados (el cardenal de España y el arzobispo
de Toledo), la justicia debería ser administrada por Isabel y Fer­
nando conjuntamente, si se hallaban reunidos, e individual e
independientemente si actuaban separados; las cartas reales irían
firmadas por ambos; la moneda llevaría el busto o figura de los
dos y los sellos reales ostentarían juntamente las armas de Aragón
y Castilla. Sólo la parte administrativa referente a Castilla que­
daría como privativa de Isabel.
A unque al principio se negó Fernando a consentir en esté
arreglo que le parecía disminuir su autoridad, acabó aceptándolo.
L a célebre fórmula: “ T anto monta (es decir, vale o significa),
EL FIN DE LA RECONQUISTA 287
monta tanto, Isabel como Fernando” , expresa la igualdad que en
términos generales existía entre ambos esposos por lo que toca
a la gobernación de la corona de Castilla. Esta coparticipación no
se reflejó lo más mínimo en el gobierno de Aragón, exclusivo
de Fernando.
El más grave problema político y social que Castilla ofrecía
era el de la anarquía de la nobleza, que tan agudamente se había
revelado en los anteriores reinados de Juan II y Enrique IV. Los
Reyes Católicos lo resolvieron empleando procedimientos violen­
tos de gran energía y anulando, mediante leyes en Cortes, las mer­
cedes imprudentemente concedidas a los nobles por reyes ante­
riores o arrancadas a la debilidad de algunos de éstos. A la vez,
los Reyes Católicos procuraron, y lo lograron en gran parte, con­
vertir a la nobleza en una clase cortesana cuya influencia política
dependiese únicamente del favor y buena voluntad del monarca.
Por varios medios la apartaron de la residencia de sus Estados y
fortalezas (primera forma del absentismo de la vida rural), hala­
gándola con el otorgamiento de puestos honoríficos en la Corte y
con el servicio en la guardia palatina, que se creó en 1512 con el
nombre de “ Cuerpo de gentiles hombres de la Casa y Guardia
del R ey” . Esos gentiles hombres (doscientos escogidos entre las
más aristocráticas familias de Castilla, Aragón y Sicilia), aparte
el honor que suponía su empleo y que fué muy codiciado, reci­
bían sueldo; con lo que se esbozó una primera forma del ejército
permanente que un poco más tarde había de perfeccionar el car­
denal Cisneros. Las Órdenes militares, dirigidas hasta entonces
por nobles, fueron incorporadas indirectamente a la Corona por
la atribución a los reyes de la administración de aquéllas (1487-
1494). Los nobles que no se trasladaron a la Corte o a otras ciu­
dades principales, continuaron viviendo cada vez más oscura­
mente en sus tierras patrimoniales, olvidados e impotentes para
alimentar sus revueltas por no participar de los cargos públicos.
Dominada la nobleza castellana en esa forma y halagada también
con las ventajas que ofrecía la guerra contra los moros y la de
Italia (a que luego nos referiremos), quedó desvanecido el peli­
288 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

gro que representó hasta entonces en el orden político. Para for­


talecer la seguridad personal y el orden público en todo el terri­
torio, crearon los monarcas la Santa Hermandad, primera forma
de gendarmería o m ilicia civil en Castilla.
A la vez procuraron los Reyes Católicos centralizar la vida po­
lítica local, interviniendo intensamente en los m unicipios por
m edio de corregidores, veedores de cuentas y otros representantes
de la Corona y disminuyendo las ocasiones de reunión de Cortes.
C on ellos principia también a plantearse la serie de Consejos
reales especializados que vendrían pronto a construir las piedras
angulares de la administración burocrática y que luego llevarían
a su mayor desarrollo Carlos I y Felipe II.

Las reformas politicos en Aragón y Cataluña

Esto últim o hizo también Fernando en Aragón, pero no se


atrevió a medidas directas de mayor entidad. Más importantes
fueron las aplicadas a Cataluña, donde intervino el rey violenta­
m ente en la organización del m unicipio barcelonés, reformándola
por propia iniciativa. Las reformas consistieron en el nombra­
m iento directo de concelleres por la corona (1490) y, luego, en
imposición del sistema de insaculación o sorteo para la elección de
cargos municipales. Tam bién reformó el Consejo de Ciento, au­
mentando en él la representación de la plutocracia barcelonesa
(1493). Con relación a las clases sociales, veremos luego las ven­
tajas obtenidas en favor de los trabajadores del campo por la in­
tervención personal del rey; pero sólo con relación a Cataluña.

Reformas de carácter social

L o que no se sabe bien es qué consecuencias positivas produjo


el cambio en la actuación política de los nobles a que nos hemos
referido antes, sobre el poder de éstos considerados como propie-
L á m i n a L. — Luis Dalmati: La Virgen de los Consellers. (Barcelona,
Museo de Arte y Arqueología.)
EL FIN DE LA RECONQUISTA 289
tarios de tierras, así como en lo tocante a la condición social de los
cultivadores del campo. La importancia económica (capitalista)
de la nobleza, no obstante la ya mencionada anulación o reduc­
ción de muchas mercedes, seguía siendo muy grande. Los datos
que hoy conocemos respecto de la riqueza de algunas de las casas
nobiliarias de Castilla y la extensión de sus posesiones territo­
riales, son buena prueba de ella. A l sancionar en las leyes lla­
madas de Toro, promulgadas en 1505 por los Reyes Católicos, la
institución de propiedad familiar vinculada que se conoce con
el nombre de mayorazgos (o sea, del hijo primogénito, por ser
éste, en general, quien estaba favorecido por la vinculación), se
facilitó la constitución y continuidad de los grandes patrimonios
aristocráticos, aunque también se abrió camino a los ricos de
la clase media. Por otra parte, son de notar dos hechos caracte­
rísticos del siglo X V en Castilla en lo tocante a la condición jurí-
dicoeconómica de las clases obreras del campo. Es uno el de la
falta de reglas generales obligatorias y aplicables en todo el terri­
torio por lo que toca a la liberación de la parte semiservil que
aún existía en aquellas clases. Es el otro la persistencia de muchos
abusos y extralimitaciones de los señores, de que dan testimonio
documentos varios, quejas y recursos formulados ante las Cortes.
Parece exacta, sin embargo, 1a existencia de un movimiento ge­
neral hacia la emancipación de los cultivadores y su conversión
en arrendatarios libres, en las varias formas que este régimen de
disfrute y explotación agrícola reviste. L o que ignoramos todavía
es por qué grados pasó la realización de esa tendencia y en qué
momento se puede afirmar que era ya esa emancipación un hecho
general en el reino castellano.
Los Reyes Católicos contribuyeron a acelerar y asegurar esa
evolución mediante una ley de 28 de octubre de 1480, por la que
se confirmó la aplicación extensiva del diploma de 1285 que con­
cedía a los cultivadores del reino de Castilla la facultad de cam­
biar de residencia (es decir, de salir de xin señorío) con todos
sus bienes, ganados y frutos. L a efectividad de cumplimiento de
esta ley no debió ser, sin embargo, muy completa, a juzgar por
290 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

los casos contrarios que conocemos; particularmente, claro es, en


las fincas de señorío. Por ello no cabe afirmar que todos los cul­
tivadores hubiesen alcanzado de hecho, a fines del siglo X V , una
situación comparable a la de los arrendatarios de tierras (si las
que cultivaban no eran suyas) o a la de propietarios que trabajan
las propias. E l hecho de que cada vez fueran menos en número las
sublevaciones de la clase rural, tan frecuentes en los siglos pa­
sados, y de que no se produjesen en Castilla, tanto en el siglo X V
como en el X V I, conflictos tan graves de esa especie como los que
ocurrieron en Aragón, Cataluña, Valencia y Mallorca, es, no obs­
tante, un indicio de gran fuerza para deducir que en los terri­
torios de la monarquía castellana la cuestión de la libertad de las
clases cultivadoras no tenía ya la agudeza que en los de la Corona
de Aragón; pero no cabe todavía una afirmación de mayor al­
cance. Por otra parte, la mudanza producida en casi toda Eu­
ropa en punto al respectivo valor de la riqueza inmueble y la
mueble y el valor comparativo del trabajo servil y el libre, im­
pulsaba, por puros motivos económicos, a la liberación de las
clases obreras, tan fuertemente o más que por razones jurídicas.
Tam poco desapareció la clase de los esclavos propiamente
dichos que subsiste confirmada en las leyes; si bien principal­
mente respecto de los moros prisioneros en las guerras, los cuales
se seguían comprando y vendiendo como mercancías y de cuyo
duro tratamiento dan testimonio varios fueros del período de
1252 a 1516. Esta condición de esclavos perduró durante algún
tiempo después de la época de los Reyes Católicos.

Las clases serviles en Aragón y Cataluña

En Aragón el problema era más grave, y lo evidencia el hecho


de ser frecuentes las sublevaciones rurales en los últimos años
del siglo X V y comienzos del X V I. Fernando el Católico trató de
poner rem edio a situación tan desagradable, mediante la lim ita­
ción de los derechos de los señores y, sobre todo, de los excesos en
EL FIN DE LA RECONQUISTA 291

tributación y servicios de las clases dependientes de aquéllos;


pero halló viva oposición en la nobleza y tuvo que desistir de su
propósito.
Por el contrario, en Cataluña, y después de una formidable
sublevación de los payeses de remensa que duró bastante tiempo
y produjo grandes desórdenes y derramamientos de sangre, fué
nombrado el rey árbitro para resolver la cuestión. Así lo hizo en
una sentencia que se llamó de Guadalupe, por el lugar donde
la dictó Fernando el Católico (el monasterio de la Virgen de
Guadalupe, en Extremadura). La sentencia fué favorable a los re­
mensas en cuanto a librarles de algunos de los tributos y servicios
que debían a los señores y que se conocían con el nombre de
malos usos. Una de esas ventajas fué la de obtener la libertad
mediante pago de una suma en dinero; cosa que hicieron muchos
y que apaciguó los ánimos. Como resultado de esto, se formó una
clase media rural o campesina que adquirió importancia social
en los siglos X V I y X V II.

E l fin de la Reconquista

N o menos bien orientados y tenaces los Reyes Católicos en la


política internacional que en la interna, se propusieron conquis­
tar el reino moro de Granada para dar fin a la Reconquista. La
situación era propicia. Poco antes, reinando todavía Enrique IV,
el rey de Granada, Ismail III, había entregado al de Castilla la
plaza de Gibraltar (que habían vuelto a poseer los moros), obli­
gándose además a pagar un tributo: hechos ambos que expresan
la decadencia militar del reino granadino y su temor del poderío
castellano. E l sucesor (1466) de Ismail, Abulhasan A lí, llamado
también Muley-Hacen, se negó a seguir pagando aquel tributo y
rompió hostilidades con el asalto, mediante sorpresa nocturna, del
castillo de Zahara (1481). Meses después, los castellanos contesta­
ron a esta agresión con el asalto de Alhama, lugar fuerte situado
a siete leguas al oeste de la capital. Con estos dos hechos de armas
EL FIN DF. LA RECONQUISTA 293

comenzó la guerra de Granada que había de durar once años y


dar abundante motivo a las heroicidades guerreras de cristianos y
musulmanes, recordadas en numerosas leyendas por los romances
llamados moriscos y de fronteras. La dificultad principal que las
armas cristianas españolas tuvieron que vencer en la contienda,
procedió de las condiciones militares de los moros granadinos y
en el ardiente patriotismo que sentían muchos de ellos. La ventaja
que para los castellanos contrarrestó esa doble dificultad, tuvo
origen en las divisiones producidas en el seno de la familia rei­
nante granadina, y especialmente entre Abulhasan y su hijo
Boabdil y éste y su tío A b u Adallah Mokámed, el Zagal. Los Re­
yes Católicos supieron aprovechar bien esas disensiones, causantes
de una guerra civil y dinástica entre los granadinos, y cuyas vicisi­
tudes no es necesario consignar aquí.
A fines de 1489, cuando las armas cristianas eran ya dueñas
de todas las ciudades y fortalezas importantes del último reino
musulmán de España, conquistadas unas por la fuerza de las
armas, entregadas otras (a consecuencia de la rendición de Baza,
que arrastró la de G uadix) por el Zagal, quien se confesó vencido
entonces, sólo quedaba a Boabdil la capital de su casi desapare­
cido reino. El sitio de Granada duró algunos meses; pero el re­
sultado final podía darse por descontado desde aquella fecha.
Mediante capitulación, entraron los Reyes Católicos en la Alham-
bra el 2 de enero de 1492. Las condiciones principales de esa ca­
pitulación, análoga a las de otras ciudades del reino granadino,
fueron la seguridad de personas y bienes de los musulmanes; la
libertad religiosa de éstos y la aplicación de su ley en los juicios;
la libertad de todos los moros para seguir en sus casas o emigrar
al África, llevándose sus alhajas y el importe de sus propiedades
territoriales, y la liberación de los cautivos. Por estas condiciones,
los granadinos quedaron, substancialmente, en la misma situación
jurídica y social que los mudéjares anteriores a la conquista de
Granada.
294 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Incumplimiento de la capitulación de Granada

Pero si la capitulación fué cumplida al principio por parte


de las autoridades cristianas (la Corona de Castilla, y no la de
Aragón, en virtud de los ya mencionados tratados del siglo X I 11),
a tal. punto que los cargos civiles principales de la ciudad fueron
concedidos a musulmanes, un exceso de celo por parte del car­
denal Cisneros para lograr la conversión al cristianismo de los
habitantes de Granada, vino a quebrantar bien pronto la prome­
tida tolerancia religiosa. Ese quebrantamiento del tratado de paz
originó una sublevación general de los moros de la ciudad y de
los distritos de la Alpujarra, Baza, Guadix, Ronda y sierra de Fi-
lambres. Fué como una segunda guerra de Granada, que duró
algunos años y costó muchas pérdidas de hombres; pero, en vez
de rectificar la política de conversión por la violencia que había
suscitado la sublevación, la victoria de las tropas cristianas acen­
tuó la intolerancia, cambiando en absoluto el eje de la conducta
secularmente seguida con los mudéjares. En efecto, una pragmá­
tica dada en 11 de febrero de 1502, impuso a todos los de Castilla
y León la abjuración del mahometismo o la salida de España, y
produjo repercusiones de violencia en las Provincias Vasconga­
das y en algunas comarcas de T eru el y de Valencia. En Aragón,
e l rey don Fem ando, a petición de los señores que poseían va­
sallos moros y de las Cortes, conservó en general los tradicionales
privilegios de los mudéjares y prohibió a la Inquisición que les
forzara a convertirse.

E l peligro de Africa y los turcos

E l empeño especial que Isabel 1 tuvo por conquistar el reino


de Granada no respondía sólo al afán de completar la Recon­
quista; es decir, de acabar en España con el dom inio de un
pueblo extranjero y no cristiano. Si así hubiese sido, con la con­
EL FIN DE LA RECONQUISTA 295

quista misma y el destronamiento del último rey moro hubiese


quedado satisfecho el empeño. Por el contrario, la reina sabía,
como la historia anterior de España le podía enseñar, que mien­
tras no se procurase impedir la venida de nuevas invasiones afri­
canas, la Península estaría en continuo peligro. Por ello procuró
que se dominase también la parte Norte de África, donde se ha­
bían refugiado muchos de los musulmanes salidos de Granada y
donde siempre había gentes dispuestas a repetir el intento de re­
cuperar las tierras españolas. T a n firme era la opinión de la reina
en este punto, que en su mismo testamento recomendó que no
se descuidase su realización. Así lo entendieron también el rey
Fernando y el cardenal Cisneros. Este último organizó y dirigió
poco después expediciones a Marruecos y Argelia, para lograr
posesiones que asegurasen la defensa de España.
Con igual propósito se celebraron (1480) tratados con los
portugueses, quienes desde algún tiempo antes habían intentado
lo mismo y querían para sí la parte occidental de África, en la
que guerrearon e hicieron descubrimientos de tierras mediante
navegaciones que costearon Marruecos y siguieron hacia el sur
y las islas Canarias. Esos tratados, que confirmaban y desarrolla­
ban el de 1478, tuvieron por objeto el señalar los límites entre
las conquistas de los portugueses y de los españoles, dejando a
éstos una zona al norte que sirviese para lograr el pensamiento
de la reina, y reconociendo su dominio sobre Canarias.
La plaza de M elilla fué conquistada para España por don
Pedro Estopiñán, con naves del duque de Medina Sidonia (1497).
Las Canarias fueron definitivamente dominadas —después de re­
nunciar sus derechos en beneficio de la Corona de Castilla
(1477), los últimos señores descendientes de los conquistadores
primitivos— por el capitán Pedro de Vera, don Alonso Fernán­
dez de Lugo y los reyezuelos (monceys) indígenas (guanches)
Guanarteme y Añaterve de Güim ar, ambos convertidos al cristia­
nismo y favorecidos por los reyes de España. La hispanización
de estas islas fué rápida y se hizo con el mismo espíritu de igual­
dad entre españoles y guanches y con un sincero anhelo de co­
296 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

municación completa de cultura y leyes, que con variantes muy


discretas y realistas había de caracterizar la norma oficial de la
colonización americana.
T o d a esta política africana era más exigida entonces que nun­
ca, porque a las necesidades de defensa de España, que venían
aconsejándola desde siglos antes, se unía la derivada del peligro
turco. Dueños los turcos, desde mucho antes, del antiguo C ali­
fato de Siria, no sólo habían llegado a dominar en el siglo X V
los territorios mahometanos del África del Norte, sino que habían
entrado en Europa, destruyendo el imperio bizantino (1453) y
amenazando a todas las monarquías cristianas. Por eso el peligro
turco fué una legítima preocupación de los reyes católicos poste­
riores a Isabel I y causa de muchas guerras que, por mar y por
tierra, sostuvieron los españoles en Europa y África, y de que
hablaremos más adelante.

La guerra de Italia

Fuera de este problema, doble en apariencia, único en rea­


lidad, de los moros africanos y los turcos, la corona de Castilla
no tenía, a fines del siglo X V , ninguna otra cuestión internacional
que le interesase, salvo la de América, que se iniciaba entonces.
Aragón sí las tenía, en el sur de Francia y en Italia, com o ya
sabemos; Unas y otras respondían políticamente a la antigua ri­
validad entre la casa real de Francia y la aragonesa; ésta, princi­
palmente como heredera, en ese concepto, de los derechos y
aspiraciones de los condes de Barcelona. Pudo creerse en 1493
que esa rivalidad quedaría apaciguada por el tratado que enton­
ces se firm ó, conforme al cual Carlos V III de Francia devolvía a
la corona de Aragón los territorios de Rosellón y Cerdaña, im­
prudentemente cedidos peco antes por Juan II de Aragón. Por
su parte, Fernando el Católico se obligó a no favorecer a los ene­
migos de la casa real francesa, con exclusión del Papa, y a no
enlazarse por matrimonio con las casas reales de Inglaterra y
EL FIN DE LA RECONQUISTA 297

Nápoles o la imperial de Habsburgo. Interpretó Carlos V III este


tratado en el sentido de que le dejaba las manos libres respecto
del reino de Nápoles, a cuya dominación, tan disputada desde el
siglo X III, no habían renunciado los monarcas franceses. Fernando
el Católico protestó de aquella interpretación, alegando que el
reino de Nápoles, por ser feudo del Papa, hallábase comprendido
en la excepción consignada en el referido tratado de Barcelona;
pero como Carlos V III no modificó su actitud y, apoderándose
por la fuerza de Nápoles, se hizo coronar allí (febrero de 1495),
el rey aragonés pactó alianza con el Papa (lo era entonces el es­
pañol Rodrigo de Borj?, Alejandro VI), con el destronado rey de
Nápoles (bisnieto bastardo de Alfonso V de Aragón) y con A le­
mania, el duque de M ilán y la Señoría de Venecia. A esta alianza
se le llamó la Liga Santa.
En dos campañas se desarrolló la guerra provocada por la
contienda de Nápoles. En la primera, las tropas de la Liga, cuyo
principal núcleo demostraron ser las tropas españolas (no sólo
aragonesas, sino en gran parte también castellanas), vencieron a
las francesas y reconquistaron Nápoles con la Calabria (1495-98).
Suspendidas las hostilidades y aprovechando la circunstancia de
haber muerto el rey de Nápoles (Fernando II), a quien sucedió
un tío suyo, Fadrique, Fernando el Católico negoció con Carlos
V III (y, muerto éste, con su sucesor Luis X II), la resolución de
las diferencias entre ambas monarquías mediante un tratado se­
creto (Granada, 1500) a base de destronar al rey Fadrique y re­
partirse el reino de Nápoles. En este reparto tocarían al rey es­
pañol la Apulia y Calabria; mientras que Nápoles, con los Abruz-
zos y la llamada T ierra de Labor, pasarían al dominio de Francia.
El Papá y Venecia dieron su aprobación al reparto.
La realización de este tratado provocó la segunda campaña
de Italia que, si en un principio se llevó conforme a lo convenido
en Granada y con buen éxito para las armas francesas y españolas,
bien pronto degeneró en nueva lucha entre los dos aliados. Fué
su motivo la disputa sobre la atribución de las comarcas llamadas
Capitanata, Basilicata y el Principado. Nuevamente las tropas es­
298 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

pañolas obtuvieron la ventaja definitiva después de las victorias


terrestres de Seminara, Ceriñola y Careliano y la naval de Otran-
to, las cuatro en 1503. El resultado fué que todo el reino de Ñ a­
póles pasara al dominio español.
El mayor prestigio militar de estas dos guerras fué el general
Gonzalo Fernández de Córdoba (1453-1515), que ya se había
distinguido en las de Granada y a quien los aliados de Fernando
el Católico dieron el conocido sobrenombre de Gran Capitán con
que fué conocido desde entonces. Distinguían a éste sus concep­
ciones estratégicas, principalmente señaladas en su diligente y
oportuna rapidez de movimientos con las fuerzas que mandaba,
la acertada y nueva combinación de las tres armas de los ejércitos
de entonces (Infantería, Caballería y Artillería) y muy principal­
mente de la Infantería, que entonces echó las raíces de su fama
universal durante siglo y medio. D el Gran Capitán fué también
alabado el acierto con que sabía escoger el campo de batalla. C o­
laboradores suyos fueron el general de Artillería Pedro Navarro,
Fernando de Andrade, García de Paredes, Zamurio, Villalba, don
Diego de Mendoza, Pizarra (padre del que conquistó el Perú)
y otros capitanes y soldados, veteranos unos de las guerras con
los moros y otros nuevos, que bien pronto se habían de señalar
en las guerras de Flandes o en las conquistas de América. Gon­
zalo de Córdoba fué, además de un extraordinario m ilitar, buen
organizador de las posesiones españolas del Sur de Italia.

E l descubrimiento de América

Mientras se afianzaba así en Ita lia .e l antiguo dom inio de


Aragón, base de próximos engrandecimientos territoriales, pero
también de nuevas guerras con Francia, los Papas y los señoríos
italianos, se cum plía el trascendental hecho del descubrimiento
de Am érica.
N o es necesario detenerse en la biografía de Cristóbal Colón,
realmente secundaria con respecto al hecho geográfico que hizo
EL FIN I)K I.A RECONQUISTA 299

célebre su nombre. Aceptada generalmente la nacionalidad ge-


novesa de Colón, afirmada por él mismo (prueba bastante, mien­
tras no aparezcan otras contrarias de mayor fuerza y de seguro
valor histórico), no cabe duda que este hecho, importante desde
el punto de vista personal de Colón y quizá también, aunque no
siempre es forzoso que así sea, desde el punto de vista de la for­
mación intelectual del descubridor, carece de importancia prin­
cipal en cuanto al descubrimiento mismo. Es, por lo menos, muy
probable que no hubiera sido Colón quien lo hubiese realizado
sin la atención concedida por la reina de Castilla y el rey de Ara­
gón a las solicitudes del marino genovés, quien había llamado
vana y repetidamente a las puertas de las cortes de Portugal, In­
glaterra y Francia; aparte de que él mismo no sospechaba la
existencia del doble continente que halló en su camino hacia
las islas del mar Océano y el Oriente de Asia.
El viaje de descubrimiento que Colón proponía, respondió
inicialmente a una base de necesidad comercial. El tráfico con
las Indias y China era entonces un interés económico de primer
orden para los europeos, porque de ellas se obtenían, entre otras
mercaderías., las especias (canela, clavo, pimienta, etc.) que en­
tonces se apreciaban mucho y se vendían muy caras; por lo tanto,
con grande ganancia para los comerciantes de Europa. Este trá­
fico había estado durante muchos años en poder de los italianos
(genoveses y otros) y se hacía enviando barcos a las costas de
Siria y Palestina, donde encontraban las mercancías que allí
aportaban tratantes musulmanes, quienes las obtenían, a su vez,
de la India y otras comarcas de Asia. Cuando los turcos se apo­
deraron del Asia occidental, impidieron ese comercio, que la
conquista de Constantinopla acabó de hacer imposible para los
europeos cristianos. Entonces fué cuando se pensó en buscarlo
por otro lado, sin encontrarse con los turcos. Los portugueses
creían poder lograr ese objeto navegando hacia el Sur del África
occidental, porque pensaban (y no se equivocaron) que llegarían
a un punto en que podrían dar la vuelta al Continente y subir de
nuevo al Norte por otro mar, para llegar a la India. A diferencia
300 MANUj.'. DE HISTORIA DE ESPAÑA

de ellos« algunos marinos y geógrafos europeos afirmaban que


también se podría hacer el mismo viaje sin dar esa vuelta al Á fri­
ca, sino navegando en línea recta hacia Poniente, puesto que si
la tierra era redonda, como se suponía, llegarían así también a las
Indias. Colón era uno de ellos; y además creía firmemente que
ese viaje sería mucho más corto que el proyectado por los por­
tugueses, por suponer que el diámetro de la tierra era menor de
lo que es realmente y por otras razones geográficas.
Desechadas en otros países sus proposiciones, como hemos
dicho, vino Colón a España para hablar de ellas a los Reyes Ca­
tólicos. Encontró aquí algunas personas del clero y de la nobleza
que creyeron en él y le ayudaron; y al fin logró que la reina
Isabel y el rey Fernando se interesasen por el proyecto. En de­
finitiva, y después de varias vacilaciones, los reyes y C olón fir­
maron un contrato, documento de grandísima importancia en la
historia del mundo, porque fué la causa de que se descubriese
entonces América. Ese documento se llama Capitulaciones de
Santa Fe y fué firmado el 17 de abril de 1491, unos ocho meses
y m edio antes de que se rindiese la ciudad de Granada. Santa Fe
era el nombre del campamento que los reyes habían hecho cons­
truir ju n to a la ciudad musulmana que tenían sitiada. Las per­
sonas que más ayudaron a Colón para que lograse su empeño
fueron Alonso de Quintanilla, contador de la reina; Fray Diego
Deza, Fray Antonio de Marchena, el piloto catalán Jaim e Ferrer
de Blanes, el duque de Medinaceli, Fray Juan Pérez (Prior del
monasterio de la Rábida), el piloto andaluz Martín Alonso Pin­
zón; e l camarero del rey Juan Cabrero y el escribano Luis de
Santángel, nombres todos que merecen ser recordados siempre
con gratitud. Los reyes ordenaron al alcalde del puerto de Palos
(Huelva) que pusiese a disposición de Colón dos barcos de la
dase que se llamaba entonces carabelas, y cuanto necesitase de
víveres,' madera, etc., a precios módicos y con exención de tri­
butos. Siendo esto m uy difícil de lograr, proporcionaron los bu­
ques, y quizá parte del dinero para el viaje, Martín y Vicente A lon ­
so Pinzón. E l resto no se sabe exactamente de dónde procedió.
EL FIN DE LA RECONQUISTA 301
Partió así Colón de Palos con tres carabelas, la Santa María,
la Pinta y la Niña, dirigidas por capitanes y pilotos españoles
(entre otros los dos ya citados, Martín Alonzo Pinzón y su her­
mano Vicente, y Juan de la Cosa, este último, propietario de
la Santa María), y con marineros también españoles. La salida se
hizo el 3 de agosto de 1 4 9 2 , fecha memorable; y después de un
viaje largo y azaroso, el 1 2 de octubre del mismo año llegaron
las naves a la primera tierra americana (la isla de Guanahani,
del archipiélago de las Lucayas o Bahamas), que Colón creyó
ser ya de las Indias. Descubrieron luego varias otras islas de las
Antillas, entre ellas la de Cuba (parte Norte) y la de Haití, que
llamaron la Española, y el 4 de enero de 1493 emprendieron el
viaje de regreso a España. En suma, y como se averiguó algún
tiempo después, C olón no había logrado llegar al Asia como se
proponía; pero, en cambio, había encontrado las islas situadas a
la entrada del golfo de M éjico y, por lo tanto, virtualmente, el
Continente americano. El descubrimiento efectivo de éste se ve­
rificó mediante tres nuevos viajes de Colón, el últim o de ellos
en 1502-1504, y los de otros marinos españoles.
En el segundo (1493-96) de sus viajes, descubrió Colón casi
tedas las Antillas menores y la isla de Borinquen (Puerto Rico).
En el tercero (1498-1500), aparte otros hallazgos de islas, tocó
en la costa Noreste del Continente, hacia el lado de la Gua-
yana, y recorrió el golfo de Paria (frente a la isla de la T rin i­
dad). En el cuarto, visitó varias Antillas, llegó al cabo de Hon­
duras y a los parajes llamados Portobelo» Nombre de Dios, Bas­
timento, Retrete y Belén, es decir, la costa Nordeste de la que
pronto fué llamada Castilla del Oro y, más tarde, América Cen­
tral. Pero ninguno de esos descubrimientos le llevó a pensar que
estaba frente a una nueva parte del mundo, a un continente
desconocido. Siguió creyendo siempre que había llegado al Asia
oriental (isla de Cipango o Japón y otros lugares próximos), y
obstinándose, al final, en encontrar un paso a la península de
Malaca, que los autores antiguos llamaban Quersoneso Áureo.
Fueron pilotos españoles (Juan de la Cosa y otros) o al ser-
PRIMER VIAJE DE CRISTOBAL COLON
EL FIN DE LA RECONQUISTA 303

vicio de España (el italiano Américo Vcspucci o Vcspucio) quie-


ncs acompañaron a Colón en algunos de sus viajes, realizaron
después otros independientemente y rectificaron así aquel error
haciendo saber a España y a Europa entera que se había
encontrado un continente nuevo al Occidente, entre Europa y
Asia. Con la primera de esas expediciones, hecha en 1499 (cuando
Colón había ya empezado su tercer viaje) por Alonso de Hojeda
con Juan de la Cosa y Am érico Vespucio, comenzó la serie de
descubrimientos geográficos más grandiosa en número, en resul­
tados y en despliegue de arrojo y valentía, que se ha producido
en la historia del mundo por obra de una sola nación. Mediante
ellos se descubrió casi todo el continente nuevo, el mar Pacífico y
sus islas, y se llegó al Asia por el Occidente, según Colón ha­
bía deseado.
Nada de esto sirvió para que las inmensas tierras así reve­
ladas a los hombres llevasen un nombre español. La narración
hecha por Vespucci de cuatro de sus viajes, narración publicada
en 1504 y que le atribuía al autor la primacía sobre Colón en el
descubrimiento del continente, obtuvo gran resonancia; y poco
después, en 1507, un geógrafo alemán, Waldscc M üller, propuso
que se diese a lo descubierto el nombre de América y no el de
Colombia u otro más directamente relacionado con los viajes es­
pañoles. La proposición hizo fortuna, y aquel nombre se popu­
larizó en Europa y ha persistido. En España se designaron sus
dominios americanos más bien con el apelativo de Indias, si­
guiendo así el pensamiento de Colón. No obstante, conviene sa­
ber que lo que propiamente descubrió Vespucci fué la mayor
parte atlántica del continente meridional americano (Brasil, has­
ta llegar quizá a las Malvinas o a Patagonia). Es verosímil que el
mencionado editor alemán se refiriese a esa parte de América, y no
a la del Norte; pero el nombre se extendió a una y otra
Contemporáneamente con el tercer viaje de Colón, los por­
tugueses (Vasco de Gama) doblaron el cabo de Buena Esperanza
y llegaron por el Este a las Indias (1497-99). En 1500 tomaban
posesión de la costa brasileña.
304 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Con el descubrimiento de América y los viajes por el Atlán­


tico y el Pacífico, comienza la edad clásica del barco velero, que
vino a substituir, perfeccionándose cada día más, al barco de re­
mos cuyo tipo superior fué la galera, todavía utilizada en las
guerras del siglo X V I.

Consecuencias internacionales del descubrimiento

Estos descubrimientos causaron gran emoción en Europa y


acentuaron muchísimo la importancia política de España, a quien
ya el m undo europeo comenzaba a considerar como unidad po­
lítica, no obstante la persistencia de las dos monarquías inde­
pendientes de Castilla y de Aragón hasta 1516. La causa de ese
concepto de unidad debe verse, ante todo, en la concertada ac­
ción ejercida por ambos monarcas Católicos y por elementos na­
cionales de ambas monarquías, en problemas especiales de uno
solo de los dos reinos: verbigracia, la conquista de Granada (ne­
gocio político de Castilla) y las guerras de Italia (asunto propia­
mente aragonés). N o menos debió influir la solidaridad de Isabel
y Fem ando en el Gobierno de Castilla conforme al arreglo con­
certado a la muerte de Enrique IV; y quizá fué también dato
de importancia en la formación de la imagen unitaria de España,
la preponderancia real alcanzada ya entonces en los territorios de
las dos monarquías por un solo idioma, el castellano, y por su
cultura.
B ien se comprende que la experiencia de la unión positiva de
las fuerzas con que contaban ambos monarcas para la resolución
de todas las cuestiones y conñictos políticos, había de ser factor
decisivo en la Valorización del poder internacional de ambos,
a ju icio de los demás Estados de Europa. La inesperada acreción
de todo lo que suponía América, aumentó, pues, de golpe, y muy
lógicamente, la estimación de aquel valor.
E l descubrimiento de Am érica produjo también otras conse­
cuencias. En el orden internacional, una pasajera pugna con
L á mi n a L U . — Ayuntamiento de Barcelona. I'adiada lateral.
EL FIN DE I.A RECONQUISTA 305

Portugal, cuyos marinos habían descubierto, a principios del si­


glo X IV , las islas Madera y después iniciaron, intensamente, fa­
vorecidos y dirigidos por sus reyes, una serie de expediciones
costeras del litoral Oeste de Africa en busca de la ya indicada
comunicaciór con las Indias, dando la vuelta a ese continente,
según queda dicho. El prim er viaje de Colón alarmó con motivo
a los portugueses, en cuanto al éxito de sus expediciones hacia
las Indias. La intervención del Papa Alejandro V I, a quien tam­
bién se habían dirigido los Reyes Católicos para aumentar la
autoridad de su inminente dominio en las tierras descubiertas en
1493 y las que se descubriesen luego, resolvió en principio la
pugna entre ambas monarquías mediante las famosas cuatro
Bulas, especialmente la primera de 4 de mayo de 1493, en que
el Papa señaló una linea de demarcación de un polo al otro,
entre los dominios presentes y futuros de España y Portugal. La
línea pasaba, idealmente, a una distancia de cien leguas al Oeste
de las islas Azores o Cabo Verde, de modo que todo lo situado al
Este de ella correspondiese a Portugal, y todo lo del Oeste a Es­
paña. La imprecisión de esa línea y las pretensiones del rey de
Portugal que aspiraba a más, crearon dificultades diplomáticas
que, por el pronto, se resolvieron mediante el Tratado de Tor-
desillas (7 julio 1494). L a línea fijada por este Tratado pasaba
a 370 leguas de las islas de Cabo Verde, para lo futuro, y a 250
leguas para todo lo descubierto por Castilla hasta el 20 del ci­
tado mes de junio.

Consecuencias de orden jurídico interno

En el orden interno del derecho castellano, el descubrimiento


de América planteó otros problemas. El más inmediato y de más
pronta aparición fué el relativo a la condición jurídica de los
indígenas de América (los amerindos, llamados equivocadamen­
te, desde el descubrimiento, indios).
Creíase entonces, en el mundo entero, que era justo hacer es­
306 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

clavos a los pueblos bárbaros o salvajes y que, además, no fuesen


cristianos. Esto habían hecho los portugueses con los negros en­
contrados en África, a los cuales vendían por esclavos en Europa.
Colón intentó hacer lo mismo con los indios; pero el gran co­
razón y el sentimiento de alta justicia que animaba a Isabel I,
im pidieron que así fuese. Sintió la reina escrúpulos de que aque­
llas gentes, cuya conversión al cristianismo constituyó desde el
prim er momento uno de sus más ardientes deseos, fueran hechas
esclavas por los blancos; y después de consultar el caso con per­
sonas respetables, quienes sin duda participaban del mismo es­
crúpulo, ordenó a Colón que pusiese en libertad a los indios que
había traído a España para venderlos. Esa orden fué dada en 20
de ju n io de 1500, fecha memorable para el mundo entero por­
que señala el primer reconocimiento del respeto debido a la dig­
nidad y libertad de todos los hombres, por incultos y primitivos
que sean: principio que hasta entonces no se había proclamado
en ninguna legislación, y mucho menos se había practicado en
ningún país. A quella disposición fué luego ratificada y ampliada
por otras, que se sucedieron de 1512 a 1542 y en las que se d e­
claró hom lres libres a todos los indios: base de una política de
protección a éstos que caracteriza de manera especial y única el
dom inio de España en América, y cuya gloriosa iniciadora fué
Isabel I. E l testamento de la reina insiste en recomendar que no
se abandone nunca la protección de los indios. Siete años después
de m orir Isabel I, comenzaba en América misma, con el P. A n ­
tonio Montesinos (1511) y Bartolomé de las Casas (1515), según
veremos, la noble campaña dirigida a impedir que los abusos de
algunos colonizadores españoles anulasen en la práctica los prin­
cipios consignados en la legislación.
Indirectamente, la libertad personal jurídicamente reconoci­
da a los indígenas de América impulsó la introducción en Am é­
rica de la esclavitud de los negros, ya utilizada por los portugue­
ses y admitida y explotada por los demás pueblos de Europa,
algunos de los cuales se disputaron la obtención del permiso para
llevar a las colonias españolas cargamentos de aquellos esclavos.
EL FIN DE LA RECONQUISTA 307
Tam bién hubo en España anticsclavistas con respecto a los ne­
gros (Avendaño, Albornoz, Cía ver, Sandoval); pero no lograron
vencer la opinión general esclavista.
El problema referente al título jurídico en virtud del cual
podían los reyes españoles ocupar los territorios hasta entonces
poseídos por los indígenas americanos, era más difícil de ser com­
prendido por los Poderes públicos de aquel tiempo, establecidos
a base del principio patrimonial y del libre derecho de conquista,
cuya aplicación dependía (lo mismo con respecto a los pueblos
inferiores que a los civilizados de Europa) de la superioridad de
las fuerzas y cualidades militares de cada Estado. Las Bulas de
Alejandro V I contenían la declaración, más o menos explícita,
de un título que las naciones cristianas respetaban (la concesión
papal), y que a los reyes era útil aceptar y ostentar en todo caso
que les conviniese. N o obstante lo cual, el fino espíritu de los
teólogos y juristas españoles de entonces, no satisfecho con las
doctrinas reinantes, planteó por primera vez en el mundo el pro­
blema de la legitimidad y levantó el escrúpulo respecto de él,
pocos años después de m orir Isabel I. Es de notar que para esos
teólogos juristas, la única base del título de ocupación era de
índole moral y humana, y que no estimaron suficiente la conce­
sión papal para justificar la conquista de América.

La expulsión de los judíos y la Inquisición nueva

Desde el siglo X IV , la tolerancia con los judíos expresada ju ­


rídicamente en leyes reales y en convenciones, se trocó en intole­
rancia, y en persecución violenta muchas veces. Ya hemos dicho
que esa tolerancia, lo mismo que la practicada con los musulmanes
mudéjares, no excluía la contienda religiosa contenida en el pro­
selitismo católico para convertir a unos y otros. Ejemplos elocuen­
tes de ese proselitismo fueron las controversias teológicas, muchas
veces públicas, entre los sacerdotes de las tres religiones. Ambas co­
sas aumentaron también desde el siglo X III. Parece exacto decir
308 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

que, particularmente, la convivencia de los judíos con los españoles


cristianos tuvo por razón principal, durante siglos, la convenien­
cia de utilizar su saber y su pericia industrial y comercial, más
bien que una laxitud de opinión hacia sus creencias o una simpatía
qu e es verosímil suponer con respecto a los mudéjares. Pero lo
cierto es que los judíos se beneficiaron legalmente de aquella acti­
tud y que las leyes los ampararon, sin que tuviesen que sufrir
atropellos hasta la citada fecha. Surgieron entonces la intoleran­
cia agresiva y la persecución violenta de las masas populares,
movidas por prejuicios de orden vulgar y por las predicaciones
de algunos clérigos católicos. Lo mismo ocurría en otros países
de Europa, aunque con modalidades variadas, pues en unos fué
más la muchedumbre que los clérigos exaltados quien ejerció la
persecución y el atropello de las casas y barrios de los judíos y,
a veces, en manifestaciones tan violentas, alocadas e inexplicables,
como el de las hordas francesas de los llamados pastores, que inva­
dieron las comarcas del Sur y fueron castigadas por las autorida­
des civiles y eclesiásticas horrorizadas de aquel furor asesino.
A unque los reyes españoles procuraron contener esta clase de
explosiones y, en términos generales, mantuvieron a los judíos
en el disfrute de las leyes de protección, la animosidad popular
fu é creciendo y la separación espiritual y social entre los hom­
bres de ambas religiones se hizo mayor aun que la existente entre
cristianos y musulmanes. Los Reyes Católicos sintieron honda­
m ente esa animosidad y los peligros que entrañaba. P or otra parte,
su ideal miraba hacia la unidad religiosa de España. Ambas dis­
posiciones del ánimo real tenían lógicamente que llegar a la con­
clusión que señalaron la orden de expulsar a los judíos de
A ndalucía y de Aragón (1483[?]-1486), que quedó incumplida,
y la de 31 de marzo de 1492 mediante la cual se obligó a los he­
breos habitantes en los territorios de las dos coronas a bautizarse
o, en caso negativo, a salir de España en el térm ino de cuatro
meses. N o sabemos exactamente el número de familias o personas
q u e rechazaron la conversión forzr^a y se expatriaron. Las cifras
dadas por historiadores más o menos próximos al suceso, oscilan
L ámina LIV. — D esem barco
de las tropas del cardenal Cisneros en las costas de Africa.
Pintura mural de la Capilla mozárabe de la Catedral de Toledo.
F.L FIN DE LA RECONQUISTA 309

entre 35.000 familias (a seis personas por familia, darían 210.000


personas) y 500.000 individuos; pero sea cual fuese su número,
fue suficiente para causar quebrantos de consideración en la vida
económica nacional. D e esos expulsados derivan los actuales ju ­
díos sefarditas del Este ue Europa y del Norte de África, quienes
conservan el antiguo idioma castellano y el amor a la tierra ibérica
de sus antepasados.
Otros judíos, en número también incierto, se bautizaron. Pero
esto no puso término al problema religioso en lo que a ellos se
refería. La opinión pública y el clero recelaban de los conversos
con la natural duda que va unida al hecho de conversiones for­
zadas, pocas veces hijas de una sincera convicción. La sospecha
se confirmó por el descubrimiento de algunos casos efectivos de
deslealtad religiosa por parte de los conversos, lo que constituía
un delito de herejía; pues sabido es que se llaman herejes a los
cristianos que cambian de religión o predican contra la suya, así
como se denominan infieles o paganos a los que profesan otras
creencias religiosas y no han sido nunca bautizados.
Con el fin principal de contener aquella herejía, los Reyes Ca­
tólicos establecieron en Castilla el Tribunal de la Inquisición, exis­
tente ya en la corona de Aragón desde el siglo X IIí, como dijimos,
pero desconocido en Castilla donde sólo actuaba en materia de de­
litos religiosos la jurisdicción ordinaria de los obispos secundada
por la legislación penal del Estado, bien terminante en las compi­
laciones españolas del citado siglo. La Inquisición así creada, pri­
mero por un acto real (en Sevilla en 1477) y luego por varias Bulas
del Papa Sixto IV (1478, 1480 y 1483), se llamó entonces, con
razón, nueva, porque difería de la aragonesa en ser totalmente
independiente de los obispos, en su más íntima relación con los
reyes y en su más perfecta y más rígida organización y reglamen­
tación. Los dos primeros inquisidores fueron nombrados por los
reyes. El tercero, Fr. Tom ás de Torquemada, por el Papa. En
1507 vino a serlo el cardenal Cisneros, cuya conducta en Granada
se ha referido antes. El Consejo Supremo de la Inquisición fué
creado en 1483, por Bula papal.
310 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

L a nueva Inquisición se implantó también en Aragón, no sin


alguna resistencia, en 1484; y con mayor oposición en Cataluña,
tres años más tarde, y en 1490, en Mallorca. Las primeras Instruc­
ciones generales que modificaron las primitivas ordenanzas de la
Inquisición, fueron redactadas por Torquemada y puestas en vi­
gor en 1488.

Las alianzas dinásticas

Cinco fueron los hijos habidos en el matrimonio de los Reyes


Católicos: un varón, Juan (el segundogénito), y cuatro hembras:
Isabel, Juana, María y Catalina. Fué política muy reflexiva de
aquellos monarcas el enlace de sus hijos con las casas reinantes
extranjeras que más pudieran servir a la seguridad internacional
de España y al futuro engrandecimiento de su dinastía. E l buen
éxito logrado en esas gestiones es nueva prueba del prestigio de
que gozaban las dos monarquías españolas, cuya unión definitiva,
más o menos pronta, preveían los otros reyes europeos. Sólo fraca­
saron las gestiones entabladas (por dos veces) con Navarra, estor­
badas siempre por la reina madre, condesa de Foix.
L a infanta primogénita, Isabel, casó sucesivamente con el in­
fante de Portugal, don Alfonso y (muerto éste) con el rey don
M anuel: con lo cual, no sólo se aseguró la amistad del tercer reino
peninsular, que tanto había perturbado con sus intervenciones
anteriores la política de Castilla, sino que se preparó la unidad
de los tres reinos. En efecto, el hijo único del segundo matrimo­
n io de Isabel, llamado M iguel, fué jurado heredero de las coronas
de Portugal, Castilla y Aragón, en 1498 y 1499. Los Reyes Cató­
licos hubieran preferido a esto que sus Estados los heredase el
príncipe don Juan, de cuya educación general y política cuidaron
esmeradamente, y a quien casaron con Margarita de Austria, hija
del emperador de Alemania, Maximiliano; pero la prematura
m uerte de don Juan (1497) cortó en flor aquella esperanza. T am ­
bién se frustró la fundada en el infante Miguel, quien m urió a los
dos años de edad. Con esto quedaron tan sólo las probabilidades
EL FIN DE LA RECONQUISTA 311
resultantes de los enlaces de las infantas Juana y Catalina. La
primera casó con el archiduque de Austria, Felipe el Hermoso,
hijo y natural sucesor del ya citado emperador de Alemania, y
duque de Borgoña. M axim iliano fué el fundador de la casa de
Austria, dinastía que durante siglos ocupó el Imperio. Por su
parte, la infanta Catalina contrajo matrimonio, primeramente, con
el príncipe heredero de la corona inglesa, Arturo, y luego con el
rey de Inglaterra, Enrique V III. N o fué este matrimonio, sino el
de Juana, el que decidió de los futuros destinos políticos de Es­
paña, inclinándolos hacia una solidaridad de destinos con las casas
de Borgoña y de Austria y con el Imperio; solidaridad que había
de ser fatal para la interna grandeza de la nación española, tan bien
preparada a fines del siglo X V .

Castilla y Aragón desde la muerte de Isabel I


a la de Fernando II

A fines de 1504 m urió la Reina Católica. Don Fernando vivió


todavía doce años, es decir, hasta 1516. Si durante ellos los acon­
tecimientos se hubiesen desarrollado normalmente, las dos coronas
hubieran continuado su vida diferencial en gran parte y quizá
por mucho tiempo, a reserva de la posibilidad de juntarse a la
muerte de don Fernando. Pero la desgracia que parecía perseguir
a los Reyes Católicos en las personas de sus hijos, continuó ac­
tuando en la de doña Juana, natural heredera del trono de Cas­
tilla. Manifiestamente tenía ya entonces doña Juana perturbadas
sus facultades mentales, circunstancia que requería una tutela
política en forma de regencia más o menos disfrazada. La Reina
Católica, previsora en este punto, había designado en su testa­
mento que esa regencia la ejercería don Fernando. Con tal carác­
ter lo reconocieron las Cortes de T o ro de 1505; pero el marido
de doña Juana, Felipe (a quien, como rey consorte, se le ha lla­
mado Felipe I de Castilla), ambicioso de mando y poco discreto
en cuanto a las tradiciones y costumbres españolas que desconocía
312 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

totalmente y con las cuales chocaban las costumbres e ideas de los


Borgoñeses, puso dificultades para la ejecución del testamento
de su suegra. Resolviéronse aparentemente esas dificultades me­
diante varios convenios entre Felipe y Fernando; pero el resultado
práctico fue que éste renunciase a la regencia y se retirase a terri­
torio de Aragón, y que se declarase la incapacidad de doña Juana
para gobernar. Con esto, Felipe I actuó de hecho como rey, pero
sólo por brevísimo tiempo, pues en el mismo año de su entrada
en España con doña Juana (1506), murió Felipe prematuramente.
Este hecho y la creciente locura de la reina, exasperada con la
muerte de su marido a quien amaba celosamente, exigieron el
inmediato nombramiento de una regencia provisional de nobles
castellanos, en la que entró el cardenal Cisneros; y aconsejaron
también la nueva regencia de don Fernando. Las antiguas bande­
rías y turbulencias nobiliarias retoñaron nuevamente. Don Fer­
nando les puso enérgico remedio, como en tiempos de Isabel I, y
ejerció la regencia desde 1507 hasta su muerte.
En ese período de diez años, los acontecimientos políticos im­
portantes fueron: la conquista de Navarra, las nuevas guerras en
Italia y las expediciones y conquistas en el Norte de África, con­
tinuación de las iniciadas en vida de Isabel I.

La conquista de Navarra

Fué consecuencia de la deslealtad de los reyes de aquella mo­


narquía, Catalina y Juan de Albret, quienes, por una parte, simu­
laban aliarse con Fernando y, por otra parte, pactaban con el rey de
Francia. El momento crítico de esa doble política estuvo repre­
sentado por el Tratado de Blois (julio de 1512), en que los reyes
de Navarra se obligaron con Luis X II de Francia, mediante
la promesa que éste les hizo de respetarles los dominios de Foix
y Bearne, a no perm itir el paso de tropas españolas por territorio
navarro; cosa que a Fernando le podría ser útil en su gü eñ a con
el monarca francés. E l de Aragón, conocedor de ese compromiso
EL FIN DE LA RECONQUISTA 313
de los de Navarra, provocó la cuestión pidiéndoles paso para el
ejército español. La negativa de aquéllos suscitó la guerra, termi­
nada en poco más de dos meses y en favor del monarca aragonés.
Juan de Albret huyó a Francia y desde allí se entregó por carta
a merced de Fernando, cuyo primer propósito fué el de ocupar
el reino mientras durase la guerra con el rey francés, y devolverlo
luego a sus anteriores soberanos. Añadió a esta proposición la de
casar al heredero de Navarra, príncipe de Viana, con una infanta
de la casa real española, a condición de que los de Navarra no
ayudasen al monarca francés; pero en lugar de acoger cortésmente
al embajador de Fernando, Catalina y Albret le prendieron y le
entregaron a los franceses. Este hecho decidió el ánimo de Fer­
nando a consolidar su ocupación de Navarra e incorporar este
reino al suyo español, haciéndolo entrar así nuevamente en la
sociedad política peninsular. Un intento de Luis X II y de Albret
para recuperar por las armas el territorio de Navarra, fracasó total­
mente. Fernando el Católico respetó íntegramente las leyes e ins­
tituciones especiales de Navarra, incluso las Cortes.
Previamente a la entrada de las tropas españolas en Navarra
(julio de 1512), el Papa Julio II había expedido una Bula (21
de aquel mes y año) en que excomulgaba y privaba de su reino,
bienes y dignidades, a los monarcas navarros, Catalina y Juan de
Albret. Una segunda Bula, de 18 de enero de 1513, ratifica la pri­
mera en cuanto a la desposesión del reino y reconoce la propiedad
de éste a favor de quien la conquistase; hecho ya realizado enton­
ces por parte de Fernando. Poco después y por encargo de éste,
escribía y publicaba el jurisconsulto salmantino Palacios Rubios
un opúsculo sobre “ L a justicia y el derecho de la adquisición y
retención del reino de Navarra” , cuya primera edición parece fué
hecha en Salamanca en 1514. Las razones en que se apoya Palacios
Rubios son casi exclusivamente de carácter religioso (cisma de
algunos cardenales apoyados por el rey de Francia contra el Papa,
Julio II); pero es evidente que las razones verdaderas que im­
pulsaron a Fernando fueron de orden político. Por declaración
hecha en las Cortes de Burgos, de 1515, el rey hizo donación de
314 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Navarra a su hija doña Juana y a su nieto Carlos y sus sucesores,


incorporándola así “en la corona de los dichos reynos de Castilla” .

Nuevas guerras en Italia

Esas razones corresponden, como ya hemos dicho, a un nuevo


episodio de la pugna secular entre la monarquía aragonesa y la
francesa. Por motivos de política general en Italia, el Papa Julio
II había formado en 1508 una nueva Liga que se llam ó Liga de
Cambray, con el concurso de Fernando el Católico, el rey de
Francia Luis X II, el emperador de Alemania, y otros monarcas
y señores. Esta Liga se dirigió contra la señoría de Vcnecia.
Pero como la pasión que principalmente jugaba en todas estas
cooperaciones políticas y en casi todas las guerras de entonces era
la de los celos y recelos entre los jefes de Estado (Papas, monar­
cas o señores de repúblicas), el Papa se sintió celoso de los éxitos
logrados por las tropas de Luis X II y provocó entonces otra Liga
Santa (15 11) en que, con la volubilidad y egoísmo dominantes en
aquellos tiempos, entró Venecia al lado del monarca aragonés y
de otros, mientras el emperador de Alemania se unía a Francia.
La campaña, favorable en un principio a las armas francesas, acabó
con una victoria de los coaligados, debida principalmente a las
fuerzas suizas, en Novara (1513). Por resultado de ella, Luis X II
tuvo que retirarse del Milanesado. L a doble consecuencia de este
h edió y de las divisiones reinantes entre los coaligados, fué que
la situación política de España en Italia se afirmase notablemente.
Luis X I I ajustó entonces con Fernando el Católico una tregua
relativa a las cuestiones italianas (diciembre del citado año).

Conquistas en Africa

El tercer grupo de los acontecimientos políticos importantes


dei período que ahora historiamos, es el de las conquistas en el
EL FIN DE LA RECONQUISTA 315

Norte de África. El alma de ellas fué el cardenal Cisncros, quien


no sólo incitó al rey para que las realizase, sino que personalmente
intervino en ellas y sufragó los gastos de una de las expediciones.
El resultado de todas las verificadas fué la toma del Peñón de
la Gomera (1508), la de Orán (1509), la de Bugía (1510) y la de
T ríp o li (1511), realizadas todas bajo la dirección militar del conde
Pedro Navarro. A la segunda estuvo presente Cisncros. La toma
de Bugía produjo la sumisión de Argel y el reconocimiento
de vasallaje a España por parte de los reyes de T únez y Treme-
cen.. Pero una tremenda derrota sufrida por las tropas españolas
(agosto de 1511) en la isla de los Gelbes, paralizó por bastantes
años las conquistas africanas.
La de Orán fué inmortalizada en el terreno del arte por las
pinturas de Juan de Borgoña que decoran uno de los muros in­
teriores de la capilla mozárabe de la Catedral de Toledo, de cuya
diócesis, como sabemos, era Cisneros arzobispo.

Muerte y herencia de Fernando el Católico

A comienzos del año 1516 m urió Fernando el Católico, quien


nombró sucesor de su reino de Aragón a Carlos de Gante (hijo
primogénito del matrimonio de Juana la Loca con Felipe el
Hermoso), y regente de Castilla, León, Granada y Navarra, al
cardenal Cisneros. Este segundo nombramiento, para el que ca­
recía de título don Fernando, era, no obstante, exigido por la
incapacidad de la reina Juana. El nuevo rey de Aragón, que pronto
lo sería de Castilla, aprobó el nombramiento de Cisneros. Pero
no tardaron las cosas en cambiar radicalmente.

La civilización española del X III a fines del X V .


La época de Alfonso X

El período de dos siglos y medio que acabamos de historiar,


no fué sólo de preparación y, a su final, de realización del poderío
516 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

político y la unidad monárquica de los Estados cristianos espa­


ñoles (a excepción de Portugal, que permanece reacio a toda
unión, salvo en tiempo del rey don Manuel), sino también de
florecimiento de la civilización, especialmente en los órdenes cien­
tífico, literario y artístico. En ese florecimiento, las dos notas cul­
minantes fueron la aparición neta de la originalidad del espíritu
español a través de las complejas y fuertes influencias extranjeras
que sobre él operaban, y la supremacía alcanzada por el idioma,
la literatura y el pensamiento de la región castellana, sobre todas
las demás. L a primera de esas dos notas no hace más que repetir
un hecho ya advertido al hablar de los iberos, y que parece ser
una de las características más constantes en nuestra psicología:
a saber, el de asimilar las influencias extrañas y fundirlas hasta
extraer de ellas creaciones originales. Esa cualidad no se mani­
fiesta tan sólo en la dirección que acabamos de indicar, sino tam­
bién en la inversa, o sea en el poder absorbente que han tenido
a menudo las creaciones y tendencias indígenas sobre los mismos
artistas que han venido a trabajar a España. Quizá la expresión
más alta de esa acción de espíritu español está representada por
el Greco, de quien hablaremos en el capítulo siguiente; pero
en el siglo X V , cuando España y tal vez, sobre todo, Castilla,
están invadidas por artistas extranjeros (Juan de Borgoña, Siloe,
Rodrigo Alem án, Copin, Mercad ante y muchos más), la arquitec­
tura y la escultura que aquí producen esos artistas ofrecen moda­
lidades qu e son claramente de tipo español. Un ejemplo saliente
lo da el interior de la iglesia de San Juan de los Reyes, edificada
en T o le d o en tiempos de los Reyes Católicos.
En cuanto a la segunda nota —supremacía del espíritu caste­
llano—, ya veremos más adelante en qué hechos se expresa.
M om ento culminante del proceso cultural indicado fué, al
comienzo del período que ahora historiamos, el reinado de Al-
fonzo X de Castilla, respecto del cual ya dimos las noticias princi­
pales ligadas a la actividad personal del rey mismo. Pero sería un
error creer que, aun entonces, la actividad literaria y científica de
España se lim itaba a la corte castellana y sus centros intelectuales.
L ámina L Y !. — R e t a b l o d e la Cart uja de Mirafiorrs (Burgos)
F.L FIN 1)F. LA RI.CONQl lSTA 317
En Europa entera fué la segunda mitad del siglo X III un
momento de gran producción filosófica, jurídica y de toda especie.
Eli la filosofía descollaron hombres tan representativos como el
italiano Santo Tomás de A quino (1227-1274), autor de la célebre
Suma teológica, enciclopedia de esta rama del saber que por mu­
chos siglos ha sido el texto directivo de la filosofía católica; y
el mallorquín Raimundo L ulio (1235-1315), filósofo y evangeli-
zador católico también, cuyas obras siguen siendo hoy admiradas
y leídas. Conviene saber que tanto el escritor italiano como el
mallorquín reflejan en sus obras influencias de origen árabe, lo
cual nada tiene de extraño si se recuerda la difusión que en
España y fuera de ella tuvieron entonces los grandes autores mu­
sulmanes. Bien conocido es el hecho de que todavía a fines del
siglo X V en las Universidades europeas se leían y comentaban
esos autores y se hacían nuevas ediciones de ellos. N o se reduce
a Raimundo Lulio la producción filosófica española de entonces,
muy extendida, tanto en el campo de la teología (que era el
preferido) como en el de la filosofía propiamente dicha y la moral,
y también en el de las ciencias matemáticas y físicas. En este
último orden conviene citar especialmente, por lo que influyeron
en los descubrimientos geográficos del siglo X V , los cosmógrafos
y cartógrafos mallorquines y catalanes, quienes, a la vez que los
italianos y portugueses, enriquecieron e hicieron progresar esos
estudios. Tam bién en esta materia influyeron los escritores árabes
del siglo X V , uno de los cuales, autor de unas célebres Instruc­
ciones náuticas (1489-1490), acompañó a Vasco de Gama en su
viaje a la India.

La época de Alfonso V de Aragón y Juan II


de Castilla. - E l Renacimiento

Otro momento culminante, y precisamente por el mismo mo­


tivo de la protección de los reyes a las ciencias y letras, es la
primera mitad del siglo X V en las cortes de Alfonso V de Ara­
318 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

gón (1343-58) y Juan II de Castilla (1419-1454). La diferencia


substancial entre Alfonso X y Alfonso V estriba en que aquél
trae a la cultura castellana, y desde ésta a las demás de la Penín­
sula, las influencias orientales y la del Derecho romano justinia-
neo; y éste constituye su corte de Nápoles en un centro de cultura
renacentista y fundamentalmente clásica.
Era entonces Italia uno de los países más cultos y de mayor
y más alta producción científica y literaria del mundo. En Italia
se inició el movimiento de ideas en punto a la literatura, el arte,
la filosofía y la vida en general, que se conoce con el nombre de
Renacimiento. Esa amplitud de contenido —que todavía se acre­
cienta más adelante por hechos nuevos y consecuencias directas
de los primitivos— hace m uy difícil precisar cuándo y dónde
comienza. L a realidad es que sus varios aspectos, lejos de nacer
contemporáneamente y en un solo país o núcleo de gentes, na­
cieron en momentos y lugares distintos. Por la misma razón de
su vario contenido, los hombres que mejor parecen representar
el Renacim iento no lo expresan íntegramente sino rara vez, no
obstante que una de las características del movimiento renacen­
tista fué el enciclopedismo, es decir, el ansia de saber de todo;
o sea la cultura general que hace de un individuo, si va acom­
pañada de otras condiciones, un cultivador de múltiples direccio­
nes del saber y, a veces también, un creador en varias de ellas:
caso frecuente en el siglo X V y en el X V I. Ejemplo de la frag­
mentaria participación en el Renacimiento fué el Dante (1265-
1321), quien én el orden literario es un renaciente, pero en su
ideología filosófica y religiosa está más cerca de Santo Tom ás de
A quino que de los otros escritores italianos del X IV y el X V , lo
mismo que en su concepto general de la vida y la conducta. En
cambio, otro italiano, Leonardo de Vincí, un po..o posterior al
Dante (1452-1519), fué expresión casi acabada del enciclopedismo.
Tom ando en conjunto a Italia, si es cierto que representa la
iniciación del Renacimiento en materia jurídica, literaria en la
erudición latina y griega, en las de artes plásticas y en el sentido
amplio de vida humana, no lo es menos que participó escasa­
EL FIN DE LA RECONQUISTA 319
mente en los descubrimientos geográficos del X V y X V I (con
la salvedad de Colón y Vespucio, ambos al servicio de España), y
menos aun en la reforma religiosa (protestantismo) y en la crítica
histórica y filosófica: cosas que principalmente se producen en
España y Portugal, en Alem ania y Holanda, en Inglaterra y
Francia.
Por otra parte, la palabra Renacimiento >•. refiere de manera
especialísima a la restauración de la lectura y el estudio directo
de los llamados autores clásicos (latinos y griegos), y a la con­
templación e imitación de los artistas de esos grandes pueblos
antiguos que durante varios siglos, después de la caída del imperio
romano, sólo de segunda mano (esto es, a través de los musul­
manes) conoció la Europa occidental. Excepción de esa regla
general fué el hecho de que algunos autores latinos no dejaron
de ser cultivados en los siglos que median entre las invasiones
germánicas y el X IV. Pero aquella acepción literaria y artística de
la palabra Renacimiento (más concretamente conocida con la de­
nominación de Humanismo) no cubre la rica complejidad que el
hecho mismo expresó históricamente y a la que hemos aludido
antes. Menos todavía supone que todos los que aceptaron esa
parte del movimiento y la cultivaron apasionada y continuamente,
aceptaran también el resto de las doctrinas y de los aspectos del
Renacimiento. Así, y por lo que toca a España, Cisneros es un
renacentista entusiasta en punto a las lenguas y literaturas clá­
sicas, como lo demuestra su fundación de la Universidad de A l­
calá, el Colegio bilingüe de ella y la edición poliglota de la Biblia
complutense, que se hizo por su encargo y bajo su dirección; pero
en todo lo demás fué antirrenacentista. L o mismo pasó, algunos
años después, a los jesuítas. Representación mucho más amplia
y comprensiva del Renacimiento y que no se detuvo en esa parte
meramente filológica y literaria fué, en el mismo siglo X V y co­
mienzos del X V I, nuestro gran filósofo Luis Vives. Otras dos
características de la cultura renaciente: la concepción del Estado
como una obra de arte y la sublimación (más o menos noble o
egoísta según los casos) del individuo como persona humana, fue­
320 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

ron ignoradas o no cultivadas por los españoles, particularmente


esta segunda; excepto por algunos literatos de fines del siglo X V ,
del X V I y de parte del X V II en que despunta en los novelistas,
incluso con la modalidad del goce de la vida que bien pronto ahogó
el ascetismo. El sentido moderno del Estado, que de cierto modo
se advierte en Felipe II, presenta otra dirección netamente diver­
gente de la de los príncipes y condottieri italianos.
La primera expansión del Renacimiento italiano en otros paí­
ses, fué la relativa a su literatura, al cultivo de los autores y
artistas clásicos y sus influencias respectivas. Dos de sus hombres
más representativos en el primer aspecto: Petrarca (1304-1374)
y Boccaccio (1313-1375), entran bien pronto en el saber de los
españoles cultos, como veremos; y el mismo fenómeno de la ge­
nerosa y entusiasta protección que al movimiento dan en Italia
las familias aristócratas dominantes en sus repúblicas (en Flo­
rencia, los Médicis, y entre ellos, Lorenzo el Magnífico: 1443-
1458) y los Papas, hallan su expresión entre nosotros en Juan II,
en Alfonso V y, luego, en los Reyes Católicos.

L a corte literaria de Juan I I de Castilla ( 1 4 1 9 -1 4 5 4 )

A n terior en algunos años a la de Alfonso V de Aragón, la corte


de Juan II fué principalmente literaria, y unió a este aspecto el
cu ltivo a e las fiestas y juegos de fuerza y destreza, característicos
d e la caballería. En ella, pues, se cultivó con preferencia la poesía,
por entonces en franca crisis entre la anterior dirección gallega
(cuyo momento culminante es el siglo X III) y la castellana; pero
penetrada ya de la influencia italiana, no sólo en la técnica y
gusto general, sino también, y singularmente, la de los grandes
autores más o menos contemporáneos como Dante, Petrarca y
Boccaccio, y la de los clásicos latinos, en especial V irgilio, mez­
cladas aún con los últimos latidos de la poesía provenzal. Ante­
riores a este reinado habían ya levantado a gran altura la poesía
española un artista tan original y personal como el Arcipreste de
L á m i n a L V I I . — Castillo de ('.oca.
L á m i n a L Y i n . — J'ista ¡/ano)antica de la Alhambra (Granada).
EL FIN DE LA RECONQUISTA 321
Hita (1283[?]-1350[?]); el infante don Juan Manuel, autor, entre
otras obras, de una edición de cuentos y apólogos titulada Libro
de Palronio o conde Lucanor, que antecede en trece años al Deca-
merón de Boccaccio y es la primera muestra de verdadero estilo
en prosa castellana; el canciller López de Ayala y el mismo rey
Alfonso X I. En algunos de estos autores es visible, muy princi­
palmente, ía influencia de las literaturas orientales, sobre todo
en materia de cuentos, leyendas y otras manifestaciones literarias
imaginativas.
De tiempo de Juan II son el llamado marqués de Villena
(1348-1434), traductor de obras latinas e italianas y autor de li­
bros morales y de otras materias; el poeta, historiador literario
y colector de refranes castellanos, marqués de Santillana; Juan
de Mena, también poeta; Juan Alfonso Baena, a quien se debe
el primer Cancionero o colección de poesías en castellano y ga­
llego, dedicado a Juan II y comprensivo de las obras de los poetas
que florecieron desde el reinado de Enrique II a la minoridad
de Juan II; el autor o autores de la excelente Crónica del rey que
acabamos de mencionar; el historiador biográfico de aquel rei­
nado y del de Enrique III, Fernán Pérez de Guzmán; Martínez
de Toledo (el arcipreste de Talavera), Alfonso de la Torre, el
novelista Juan Rodríguez de la Cámara y otros escritores ilustres.
Como representante directo de la influencia italiana figuró enton­
ces entre los poetas el genovés Francisco Imperial, difundidor en
Castilla y Andalucía de Dante y los otros renacentistas italianos.
Don Alvaro de Luna, quien también fué escritor, revela en una
de sus obras la influencia de Boccaccio. Adviértase que la pro­
ducción intelectual ya no es sólo de clérigos, sino de nobles y
reyes, hecho iniciado en el período anterior.
Este movimiento literario se continuó durante el reinado de
Enrique IV, así en el orden de los Cancioneros, de que se compu­
sieron varios entonces, como en el de la poesía lírica y satírica,
la prosa histórica y los libros morales. Los principales autores en
verso fueron Gómez M anrique; su sobrino Jorge Manrique (au­
tor de la admirable elegía a la muerte de su padre); Garci Sánchez
322 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

de Badajoz» Rodrigo Cota, Antón de Montoro, Juan Álvarez Gato


y otros, algunos de ellos, judíos convertidos. A la vez se desarrolló
una poesía satírica anónima de intención política y social y, por
lo común, acerba y realista, cuyas principales manifestaciones
fueron las llamadas coplas del Provincial y las de Mingo Revulgo.
En la prosa descollaron Diego de Valera, Fernández de Palen-
cia, Hernando del Pulgar, Enríquez del Castillo, Alm ella, casi
todos historiadores. Es de notar que al lado de éstos florecieron
otros, igualmente historiadores, que vuelven a escribir libros en
latín, sin duda por influencia del clasicismo renacentista. Igual­
mente florece entonces el género didáctico de carácter moral unas
veces, político otras, que había de prolongarse en los siglos X V I
y X V II y que, en gran parte (en el período que ahora nos ocupa),
refleja orígenes árabes de igual dirección, entre los cuales debe
citarse un libro, tal vez siriaco, que tradujo al latín en el siglo X II
Juan Hispalense y que se conoció en este idioma con el título de
Secretum Secretorum.
Este florecimiento literario empalma con el propio del reinado
de los Reyes Católicos.

L a corte renaciente de Alfonso V en Ñapóles

Era este rey, como Alfonso el Sabio, hombre de aficiones inte­


lectuales, y por ello le arrastró bien pronto, y hondamente, el
fuerte atractivo del gran fervor intelectual italiano. Así, su corte
napolitana (1443-1451) se constituyó (coincidiendo con los pri­
meros años de Lorenzo el Magnífico en Florencia) en centro de
reunión de los filósofos y literatos italianos, acompañados de otros
hombres cultos españoles como Juan García y Fernando de Cór­
doba. A llí se tradujeron al catalán y al castellano obras latinas
de gran importancia, entré ellas las del cordobés Séneca. El mismo
rey, cuyo palacio parecía una Academia o Universidad a que acu­
dían diariamente filósofos, médicos, jurisconsultos, teólogos, gra­
máticos, etc., intervino más de una vez personalmente en las
EL FIN DE I.A RECONQUISTA 323
discusiones científicas que se entablaban, demostrando su mucho
saber, sobre todo en materias de filosofía y religión. En las fiestas
de la corte figuraban también elementos españoles, como los bailes
con máscara introducidos por los castellanos, y las danzas moriscas.
Alfonso V fundó en Nápoles una escuela primaria gratuita y
una Biblioteca llamada Alfonsina, rica en libros que el rey hacía
traer de todas partes, y servida por numerosos empleados. Igual­
mente se ocupó de las obras públicas, ensanchando y mejorando
la ciudad y puerto de Nápoles y haciendo construir allí murallas,
torres, castillos, plazas, calles y edificios como la Aduana, una
parte del que se llamó Castillo nuevo (que era el palacio real)
y el arco de T riun fo anejo a él. En todas estas obras, algunas de
las cuales aún subsisten, trabajaron, juntamente con artistas de
Italia, otros españoles (arquitectos, escultores, carpinteros, etc.):
con lo que se introdujo en tierra napolitana una influencia de
origen hispánico, a la vez que Aragón y Cataluña recibían prin­
cipalmente las italianas en materia literaria y filosófica. De este
tiempo son los escritores catalanes Jordi de Sant Jordi, camarero
de Alfonso V; Andreu Febrer, traductor de la Divina Comedia;
Bernart Metje, Lorenzo M allol y el poeta petrarquista valenciano
Ausias March. En 1394 se estrenó en el Palacio Real de Valencia
un drama en valenciano, cuyo título es L ’ hom enamorat y la fem-
bra satisfeta, de que parece haber sido autor Domingo Mascó,
consejero de Juan I de Aragón. En la literatura religiosa se dis­
tinguió el predicador San Vicente Ferrer, cuyos sermones alcan­
zaron gran fama en varias naciones de Europa. De la misma época
es el polígrafo Eximenis.
Expresión del renacen tismo español y a la vez de penetración
hispana en Italia fué también, en este mismo siglo, la fundación
en Bolonia, por el cardenal Albornoz, del Colegio español (1364),
que todavía subsiste.
324 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

La época cultural de los B.eyes Católicos

Señala esta época la culminación de los anteriores procesos cul­


turales. Los monarcas mismos fueron personas cultas y conscientes
del valor individual y social de la cultura. Ambos procuraron
atraer a la corte a personas de gran ilustración, ya para aumentar
la suya propia (como fué el caso de doña Beatriz G alindo para
los estudios latinos de la reina), ya para la educación de sus hijos,
el príncipe don Juan y la princesa doña Juana. Para asegurar más
el buen éxito de esa educación, trajeron también a Castilla profe­
sores extranjeros. Lo mismo hicieron por su parte los nobles; y
así vinieron a España muchos buenos maestros y escritores que,
unidos a los naturales de España, dieron fama a nuestras U niver­
sidades. Para mayor acrecentamiento de la cultura, se dió en 1480
una ley que ordenaba la entrada libre (sin pagar derechos de
aduanas) de todos los libros necesarios para los estudios; exención
que pocos años después (1548) repitió para las Indias el empera­
dor D. Carlos, y que se ratificó en el Arancel de Alcabalas dado
paca los dominios americanos (1591).
A yu d ó m uy eficazmente a esos propósitos un descubrimiento
realizado algunos años antes, no se sabe bien por quién n i dónde,
y perfeccionado hacia 1439 por un alemán llamado Gutenberg:
el descubrimiento de la imprenta. Hasta entonces, los libros ha­
bían sido manuscritos, lo cual hacía difícil y costoso repetir copias,
sobre todo si se trataba de obras extensas. No obstante, el amor al
estudio había desarrollado mucho el arte de copiar, prim ero en
pergamino, luego en papel (que en España introdujeron los
árabes, como sabemos); y debido a esto se fué divulgando la cul­
tura. En España hubo excelentes copistas, de quienes nos han que­
dado manuscritos admirables. Muchos de éstos se adornaban con
orlas, letras decoradas y pinturas de miniaturas (de las que hemos
hablado), que son, m uy a menudo, de belleza grandísima y cons­
tituyeron un arte especial.
La imprenta vino a facilitar enormemente la difusión del libro
EL FIN DE LA RECONQUISTA 325
y lo abarató. La introdujeron en España alemanes e italianos, de
los que vivían en la Península dedicados al comercio. Se cree que
el primer libro impreso aquí lo fue en Valencia, en 1474, es de­
cir, el mismo año en que subió al trono Isabel la Católica. Esc
libro es una colección de poesías en elogio de la Virgen. Rápida­
mente se extendió la imprenta a casi todas las ciudades españolas
importantes y también a monasterios, como los de Miramar (Ma­
llorca) y Montserrat (Cataluña). Los reyes ayudaron a la difusión
de este nuevo arte, disponiendo que los impresores no pagasen
tributos. Uno y otro hecho demuestran el afán por la cultura que
entonces había en España.
Expresiones de ella fueron los escritos del gran filósofo y pe­
dagogo Juan Luis Vives, y los de Juan de Lucena, Alonso de
Palencia, Fr. Antonio Montesino, Juan del Encina (uno de
los iniciadores del teatro castellano), Rodrigo Cota, Diego de San
Pedro, Diego de Valera, Hernando del Pulgar, ya citado, Antonio
de Lebrixa o Lebrija, los anónimos redactores del texto castella­
no del Amadis de Gaula (el más célebre libro de caballería) y el
desconocido autor (¿Fernando de Rojas?) de La Celestina o Tra­
gicomedia de Calisto y M elibea: libro éste que significa, más que
ninguno, la profunda influencia renacentista en punto al concepto
de la vida humana, que ya se había anticipado a expresar, un siglo
antes, el Arcipreste de Hita. Por esa cualidad La Celestina es una
de las obras de sentido más universal que hasta entonces compuso
el cerebro español, y que preludia el género picaresco de la novela
española.
Casi todos los autores citados escribieron en castellano; pero
en Cataluña y los demás países españoles mediterráneos perduraba
aún, con el latín, el empleo de los idiomas regionales. Expresión
de esta boga fué la creación en Barcelona del Consistorio de la
Gaya Ciencia (1393) y la de los Juegos Florales, a imitación de
lo que se venía haciendo en Tolosa de Francia. Representantes
notables de esas literaturas en catalán y valenciano fueron Johan-
not Martorell y Johan de Galba, poetas; el autor desconocido de
la célebre novela caballeresca Tirant lo Blanch (1490); los his­
326 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

toriadores de Cataluña, Boades y Tom ich; los poetas valencianos


Joan R o ix de Corella (1430-1500) y Joan Roig (1400-1478), y
una especie de novela picaresca titulada E l Spill.

Cambios en las clases sociales

A la vez que así cambiaba y expresaba sus nuevos ideales la


intelectualidad española, iba también cambiando la estructura
social o, mejor dicho, la actuación y personalidad en la vida pú­
blica y privada de los varios elementos o clases sociales.
N o es esto decir que perdieran su lugar preeminente los nobles
y los eclesiásticos. Siguieron ocupándolo durante mucho tiempo,
sobre todo en la vida pública y por lo que respecta a los altos
cargos políticos y administrativos. Pero al lado de ellos comenza­
ron a participar de esas preeminencias los hombres de la clase
media, quienes, por otra parte, en el orden económico iban ele­
vándose merced al crecimiento de las industrias y el comercio; al
valor, cada vez más grande, que adquiría en el mundo la riqueza
mueble, procedente de aquellas actividades; y particularmente a
la am plitud que fué adquiriendo el tráfico mercantil, empezando
por el del dinero, que las nuevas posesiones indígenas aumentó
considerablemente desde el final de este período. N o obstante
tales novedades, durante bastante tiempo la nobleza siguió pose­
yendo grandes riquezas, como con respecto a Castilla lo atestiguan
las noticias que poseemos acerca de la fortuna y esplendor de vida
en las casas de M edina Sidonia, Mendoza, Haro y otras. L o mismo
cabe decir de algunos arzobispados, como el de Toledo, y de las
órdenes religiosas.
Por m otivo político enlazado con su imposición a la nobleza
de Castilla y apoyado en el valor que la cultura tenía en aquel
tiempo, los Reyes Católicos procuraron favorecer a la clase media
en la persona de los letrados, es decir, de los licenciados en Dere­
cho de las Universidades, que eran casi todos hombres de la bur­
guesía y de la pequeña nobleza. Con ellos llenaron, no sólo los
EL FIN DE LA RECONQUISTA 327
Tribunales de justicia —cosa bien natural de por sí—, mas también
los Consejos reales y las oficinas públicas, que poco a poco fueron
organizándose mediante la especialización, que antes no existía, de
las diferentes ramas administrativas. Los letrados y legistas se sin­
tieron, como era lógico, halagados por aquella distinción. Además,
la clase a que pertenecían era entonces generalmente realista por
oposición a la nobleza, según ya hemos visto. Por su parte, los
letrados recibían en las Universidades una cultura jurídica in­
fluida sobre todo por el Derecho romano bizantino o justinianeo,
que era muy cesarista; y con esto hallábanse dispuestos a secundar
la política real de nivelación y el robustecimiento de la autoridad
del monarca, centralizando en éste las facultades gubernativas
antes dispersas. Con semejante inclinación, los letrados satisfacían
directamente su sentido del Derecho, que les impelía a luchar
por que triunfasen la ley y el orden contra la arbitrariedad y la
indisciplina. Pero era lógico e inevitable, dados los términos en
que la anarquía nobiliaria había colocado la cuestión del orden
público, que con esto ayudasen también al establecimiento de un
régimen monárquico cada vez más absoluto. En este sentido si­
guieron desarrollándose y acentuándose las cosas, cada vez más,
en los reinados posteriores a los Reyes Católicos.

Decadencia de los M unicipios y las Cortes

Las ventajas logradas por los letrados del modo que va dicho,
e indirectamente por la clase a que pertenecían, no se tradujeron,
sin embargo, en ventajas correlativas para la institución munici­
pal en que se había formado y expresado la democracia, tal como
se entendía entonces. Ya hemos visto cómo fueron obteniendo los
Concejos la facultad de elegir sus jueces y alcaldes; pero esto no
significó, como ya dijimos, que esas autoridades excluyesen las de
los reyes, quienes conservaron el poder de nombrar jueces propios
y los utilizaron casi siempre. Así, en el siglo X IV , todas las ciu­
dades importantes del reino (Burgos, Sevilla, Córdoba, Jaén, M ur­
328 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

cia, Alicante, León, etc.) tenían alcaldes o jueces del rey, sin obs­
táculo de los del Concejo, y aquéllos eran casi siempre los que
convocaban y presidían las reuniones municipales. A esta regla
no interrumpida se juntó muchas veces la petición, emanada de
los mismos pueblos, de que el rey les enviase alcaldes mayores,
los cuales ya empiezan entonces a llamarse corregidores; de modo
que, apenas nacida la autarquía municipal en su manifestación
de elegir sus propias autoridades, quedó paralizada o neutralizada
por la mayor importancia dada a las que procedían de la Corona.
Una novedad que en documentos de la época de Alfonso X I
vemos comprobada por lo que se refiere a la comarca de León,
contribuyó a que el municipio no llega.se al máximo de su inde­
pendencia posible. Fué aquélla la de substituir la Asamblea gene­
ral de los cabezas de familia (Concejo abierto), que de las aldeas
se había comunicado a las ciudades, por una Comisión o Consejo
municipal (lo que luego se llamó el Ayuntamiento o Cabildo)
encargado de las funciones que antes fueron de la Asamblea. En
efecto, la desaparición de ésta (forzosamente, en gran parte, por
el aumento de población) y, por tanto, de la consiguiente inter­
vención de todos los vecinos en los asuntos públicos, ponía en
manos de unos pocos el poder municipal, hacía más posibles los
abusos de autoridad, y excitaba las ambiciones por conseguir los
puestos de que dependía la vida concejil.
Las frecuentes guerras civiles y los períodos de anarquía que
desde Alfonso X y todo a lo largo de los siglos X IV y X V se si­
guieron, eran hechos propicios a que aquellas ambiciones se des­
arrollasen: tanto en la forma de lucha entre las clases sociales de
cada m unicipio (simples plebeyos y personas nobles de las que
residían en las ciudades y grandes villas, o comerciantes y letra­
dos), como en la de lucha entre familias y personas o, en fin, la
de pueblos contra pueblos.
En los últim os años de Enrique IV y primeros de los Reyes
Católicos, abundaron las quejas de las Cortes y las de muchos
municipios por tal estado de cosas. Una ley de las Cortes de Ma­
drigal, celebradas en 1476, alude a las represalias que unos pueblos
EL FIN DE LA RECONQUISTA 329

ejercían contra otros, “ de que se seguían fuerzas y daños” , y a los


escándalos públicos que no eran bastantes a remediar “ las justi­
cias (alcaldes) de la localidad” . Otros testimonios de perturba­
ciones análogas en la vida interior de cada municipio, fueron
también frecuentes entonces. Los Reyes Católicos trataron de
remediar estos males mediante varios procedimientos, entre ellos
los siguientes: nombramiento frecuente de corregidores, pero suje­
tándolos al juicio llamado “ de residencia”, es decir, al examen de
su gestión para responder de los abusos que cometiesen; envío de
jueces especiales (pesquesidores) cuando los alcaldes del lugar no
podían resolver las cuestiones que se les presentaban, y de veedores
o inspectores para revisar las cuentas y el manejo de los bienes
municipales; supresión, en algunos municipios, de la forma elec­
tiva para la provisión de los cargos concejiles, con el fin de evitar
disturbios grandes como los ocurridos en Cáceres; y reglamenta­
ción del sistema electivo donde éste subsistía, generalizando la
exclusiva del derecho a ser elegidos los caballeros, grado secun­
dario de nobleza muy abundante en las ciudades y villas.
A estas medidas, motivadas por los referidos desórdenes y lu­
chas, juntaron los Reyes Católicos el ataque directo a las formas
más autonómicas que ofrecían algunos municipios o federaciones
(Hermandades) de éstos. T a l ocurrió con la “ Hermandad de las
villas del mar” , que desde entonces fué perdiendo su antiguo
poderío.
Con todo esto, la importancia política de la clase media pro­
piamente dicha, en su natural cendro de la vida municipal, se
quebrantó considerablemente; se cortó también la evolución del
régimen municipal hacia una mayor autonomía, y quedó este
poder, como el de la nobleza, estrechamente sujeto al del rey.
La misma institución de las Cortes, que tuvo su época de mayor
florecimiento desde fines del siglo X III a fines del X V , sufrió
con la victoria del principio monárquico. Una vez que los Reyes
Católicos se sirvieron de ellas para cumplir la reforma interior,
particularmente con respecto a la nobleza, cesaron de convocarlas,
no obstante los asuntos de extraordinaria importancia que surgie­
330 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

ron en la vida pública castellana. De 1482 a 1498, las Corles no


fueron convocadas; lo cual muestra cómo los Reyes Católicos no las
consideraban, o no querían reconocerlas, como elemento substan­
cial de gobierno. De 1498 a 1502 fueron convocadas cinco veces.
Las de los otros antiguos reinos siguieron celebrándose con
frecuencia; y con respecto a las Provincias Vascongadas, el mismo
don Fernando juró solemnemente el mantenimiento de sus fue­
ros consistentes, por lo general, en las especialidades de su ad­
ministración. De ellos fueron ejemplos salientes la Junta de
Guernica y otras entidades análogas.

Las compilaciones y las leyes generales

T am bién en este período se prosiguió y acentuó el m ovimien­


to (ya iniciado en el precedente) a favor de la unificación legal,
o, por lo menos, a la formación de un núcleo de leyes comunes a
todo el territorio de cada Estado.
C om e ya dijimos, la legislación general en el reino de León
y Castilla no estuvo representada, hasta la muerte de Fernando
III, más que por algunas leyes sobre puntos particulares dadas
por el monarca o derivadas de las peticiones de Cortes y por la
extensión territorial de algunos Fueros municipales y del mismo
L íber judiciorum t traducido al castellano.
P era ya el mismo Fernando III, a juzgar por las noticias que
han llegado hasta nuestros tiempos, parece que concibió la idea
de un código o compilación de leyes, con propósito de aplicarlo
en todos sus territorios; y aun se cree que entonces se comenzó
la redacción de ese código, llamándole Setenario porque estaba
dividido en siete partes. Semejante propósito no se cum plió en
aquel reinado. Poco después, Alfonso X dió un fuero general,
llamado Fuero Real, derivado del de Soria que, a su vez, se ba­
saba en el de Cuenca y en el Juzgo. El Fuero Real fué dado par­
ticularmente a varias ciudades, pero no se prom ulgó como
ley común.
EL FIN DE LA RECONQUISTA 331
Una tendencia parecida, pero de más limitado alcance que la
que se atribuye a Fernando III, se mostró en Aragón y en Cata­
luña. En Aragón, con la redacción, en 1247, de un llamado Fuero
general o Compilación de Huesca, que es realmente un conjunto
de costumbres generales del reino. Esta compilación no derogó
los fueros municipales, y se consideró tan sólo como ley supletoria
de éstos, aplicable en las apelaciones al Tribunal del rey. En el
reinado de Alfonso V se compuso otra compilación de costumbres
generales, titulado Observancias, dividido en nueve libros.
En otro orden de cosas, fué importante la compilación de
costumbres jurídicas marítimas conocida con el nombre de Libro
del Consulado de mar, es decir, del centro director de la vida
legal de los marinos y comerciantes por mar instituido en Va­
lencia en 1283, en M allorca en 1343 y en Barcelona en 1347.
Fué en esta última ciudad y en 1283, o muy poco antes, donde
se redactó el referido L ibro, que bien pronto se hizo célebre en
todo el litoral mediterráneo. La institución de los cónsules se ex­
tendió bien pronto a Castilla, Aragón y las Provincias vascas.
T od o esto demuestra el desarrollo adquirido por el comercio
en aquellos siglos y la importancia considerable que alcanzó cada
día más, gracias a las relaciones intensas con Italia y otras regiones
del sur de Europa, y a la actividad mercantil e industrial de las
grandes ciudades marítimas pertenecientes a la corona de Aragón,
singularmente Barcelona, Valencia y Mallorca. Esta última man­
tenía amplio comercio con Italia, de cuya nación había entonces
en Canarias, como en Valencia, numerosos mercaderes. Llegaron
a ser competidores de la capital catalana, como ya se dijo.

E l derecho canónico y el romano

A l lado de este desarrollo legislativo que, como se ve, estuvo


basado principalmente en los fueros y en las costumbres, fué
apareciendo ya en el siglo X II una tendencia a incorporar en la
legislación de los reinos cristianos principios del Derecho cañó-
332 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

nico (es decir, del dado por la Iglesia católica en sus Concilios
y por los Papas) y del romano justinianeo.
La tradición romanista, representada en parte por el Líber
judiciorum visigodo en todos los territorios en que siguió ri­
giendo éste (aunque en pugna con los fueros municipales y las
costumbres feudales), y en Cataluña por otros elementos, ad­
quirió nuevo vigor merced a la boga alcanzada en las primeras
Universidades europeas, especialmente las de Italia y del sur de
Francia, por el estudio de las leyes antiguas del Imperio romano
de Oriente, llamada legislación de Justiniano por haberse compi­
lado en tiempos del emperador de este nombre (siglo V I). Las
compilaciones de Justiniano, olvidadas en Occidente durante si­
glos, fueron descubiertas nuevamente y estudiadas en las refe­
ridas Universidades, a que acudían muchos españoles. Introdu­
jeron éstos en la Península las doctrinas de esc derecho justinia­
neo, en muchas cosas diferente del que expresaba la L e x roma­
na visigoda.
Pero las tentativas hechas en ese sentido se estrellaron, du­
rante algún tiempo, contra la oposición de los que preferían las
leyes y costumbres españolas nacidas durante la Reconquista o
contenidas en el Fuero Juzgo. Así se ve que, en tiempo de Jaime I,
las Cortes de Alcañiz, de 1250 y 1251 se oponen a que se aleguen
en los Tribunales de justicia leyes romanas, es decir, justinianeas;
y lo mismo ocurrió con las canónicas. Igual hecho se produjo
en las Cortes catalanas de 1243. Sin embargo, consta ya el hecho
de que a fines del siglo X II (año de 1173) se aplicaba el Derecho
romano en Cataluña a título supletorio. En algunos cuadernos o
compilaciones de ordenanzas y costumbres de ciertas localidades,
como Perpiñán (1175) y Lérida (1229), aparecen ya reglas de
aquel derecho. Pero la resistencia a generalizar esa adopción de
un derecho extranjero se prolongó por mucho tiempo todavía,
tanto en el reino de Aragón como en el de Castilla.
En este últim o reino, los romanistas hallaron en Alfonso X
un apoyo decidido. Su expresión fué el libro llamado de Las
Siete Partidas, a que ya nos hemos referido desde varios puntos de
r.L FIN DI-: LA RECONQUISTA 333

vista. Jurídicamente, Las Partidas, que es más una enciclo­


pedia que un código, no obstante la redacción en forma de
ley o precepto de mucha parte de su texto (dividido en aparta­
dos, que titula leyes), refleja en parte el derecho justiniano; y
siempre que lo refleja, transmite sus doctrinas sin modificarlas.
Por otra parte, es fácil advertir en Las Partidas las fuentes múl­
tiples en que se engendraron, y entre las cuales hay lucros y leyes
castellanas. La parte romanista es abundante, sin duda, y emana
tanto de las leyes justinianeas como de la opinión de los comen­
tadores de ellas (los glosadores) en las Universidades extranjeras;
pero, como hemos dicho, Las Partidas modificaron a veces la di­
rección justinianea, como, por ejemplo, en la concepción ccsa-
rista de la monarquía, m uy templada en la enciclopedia alfonsina.
Aunque Las Partidas no fueron promulgadas como ley, su
fama y su autoridad se extendieron por toda la Península e in­
fluyeron mucho en los jurisconsultos todos y en los tribunales
de justicia. En las Universidades, tanto de Castilla como de Ca­
taluña y Portugal, se las utilizó como texto de estudio. Alfonso
X I les dió valor de legislación general supletoria en 1348, y desde
entonces tuvieron más fácil camino para imponer sus novedades
y unificar, a través de ellas, buena parte del derecho. En ese
mismo siglo X IV ayudó a esta influencia el gran prestigio adqui­
rido en toda Europa por el comentarista del Derecho romano
Bartolo (1313[?]-1357), profesor en Bolonia, Pisa y Perusa, cuyas
doctrinas se abrieron paso en España y a veces (como en Por­
tugal) eran preferidas al texto mismo de los códigos o compila­
ciones de Justiniano. Los Reyes Católicos participaron de esa
estimación de Bartolo y la consagraron, así como la de otros co­
mentaristas extranjeros, en el grupo de leyes que promulgaron
en T oro (1505) y que introdujeron, en materia principalmente
de derecho civil, preceptos emanados del romano y del canónico.
De esta manera fué penetrando en España el aspecto del Re­
nacimiento que se refiere a la parte jurídica.
334 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Las bellas artes y las artes industriales

A l mismo tiempo que progresaba y creaba obras maestras la


producción intelectual de las varias regiones españolas, nuestros
artistas (arquitectos, escultores, pintores, etc.), educados en las
influencias más importantes (francesas, italianas, flamencas) van
revelando sus condiciones originales y afirmando la personalidad
del arte español, presente en las catedrales, iglesias, universidades
y palacios con obras admirables.
D e este tiempo son las catedrales de León (comenzada en el
siglo X II y continuada en el X III, X IV y X V , Cuenca y T oled o (la
de tipo más español entre todas: siglo X III), Burgos (siglos X IV y
X V ), Barcelona y Mallorca, y muchas más; así como los claustros
de m ultitud de iglesias y monasterios y los castillos y palacios
reales y señoriales que, en sus distintos ejemplos de ciudades y
campos, van señalando el tránsito del estilo ojival al del renaci­
miento, durante esta época y el comienzo del siglo X V I.
A la vez sigue brillando el arte original mudéjar, que no sólo
se manifiesta en los edificios públicos y privados de T oledo
(entre los privados de esta ciudad, la casa llamada de Mesa, con
su espléndido salón mudéjar; y entre los religiosos, el triforio de
la catedral, de que también ofrecen ejemplos salientes Zaragoza,
Sevilla y otras ciudades. L a misma grandeza y valor artístico se
halla en los castillos (Manzanares; galería superior del castilla de
Bellver, etc.), y en la cerámica, los artesonados, los adornos de ye­
sería, los azulejos, las encuadernaciones.
En escultura, la española, que ya en marfil y piedra había
superado en los siglos X I y X II a sus contemporáneas de los otros
países cristianos, se muestra en la segunda mitad del siglo X III
como la mejor después de la francesa, según se ve en las catedrales
de Burgos, León y T oledo y, más tarde (siglo X IV ), en la de Pam­
plona. Alguno de nuestros artistas es llamado al extranjero para
ejecutar obras originales, como ocurrió con el aragonés Juan de
la Huerta, quien concibió y construyó en Dijón (Francia) un
EL FIN DE LA RECONTE) VI'A 33S

sepulcro de reyes. En Cataluña, Pedro Juan de Vaillogona es­


culpe el San Jorge del palacio de la Diputación de Barcelona y
parte del retablo mayor de Tarragona.
El siglo X V produce una riquísima serie de escultores cuyos
grupos principales son el húrgales, el toledano, el sevillano y el
leonés, en que trabajan juntamente artistas españoles y extran­
jeros. De su inspiración y labor nacen obras admirables de esta­
tuaria religiosa, tanto de tipo ojival como renaciente, traído este
último por los italianos. Tam bién produjeron admirables por­
tadas y decoraciones de iglesias; sepulcros como el del Doncel,
de Sigüenza; el de don Alonso de Cartagena (Burgos), el de don
Alvaro de Luna y su m ujer (Toledo), los de don Juan II, la reina
Isabel y el infante don Alfonso (Miraílores), y el de los primeros
marqueses de Poza, en Palencia, quizá el mejor de todos los rena
centistas; retablos como los de las catedrales de Sevilla, Toledo*
la cartuja de Miraflores, las iglesias de San Nicolás, Santa Ana
y otras muchas.
En diversas aplicaciones de la escultura a los muebles, objetos
de uso religioso, etc., se crean obras como las sillerías de coro
(por ejemplo, la magnífica de la catedral de Toledo, que en
parte representa acciones de armas de la guerra de Granada),
los bargueños, las arquillas de reliquias, los portapaces (a veces
esmaltados); las admirables custodias de oro y de plata y las cru­
ces procesionales, también de metales ricos, como las que se ven
todavía en las catedrales de Toledo, Córdoba, Barcelona y en
muchas iglesias, y que pertenecen al siglG X V ; los azabaches com-
postelanos de este tiempo, etc.
Igualmente aparecen entonces algunas de las mejores obras
de rejería en hierro, y a veces en plata, que todavía admiramos
en Toledo, en Burgos, en Pamplona, así como otros muchos ob­
jetos de arte que representan una gran variedad y riqueza de
invenciones y hacen de España uno de los países más abundantes
en restos del arte de aquellos siglos anteriores al florecimiento
culminante de nuestra cultura a partir del X V I.
En cuanto a la pintura, conviene recordar que el Renací-
336 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

miento (siglos X IV y XV) promovió, en Italia principalmente, un


florecimiento de escuelas verdaderamente admirable y rico en
manifestaciones diversas. D e ese tiempo son los nombres ilustres
de G iotto, Orcagna, los Lippi, Massaccio, Botticelli, Signorelli,
Perugino, Mantegna, Leonardo de Vinci y Rafael: éste es ya de
fines del X V (1483-1520). Más o menos directamente, influyen
todos en España a la vez que los modelos franceses y flamencos;
y más inmediatamente, a través de los artistas de esas naciones
que vinieron a España y aquí trabajaron. Los pintores españoles
muestran, en las distintas regiones, preferencias diferentes res­
pecto de esos modelos, y a veces una mezcla feliz de dos de ellos,
como se advierte en el célebre cuadro del catalán Luis Dalmáu,
pintor de la corte de Alfonso V , La Virgen de ¡os Concelleres.
Merece también citarse la Virgen de la Piedad, del cordobés
Berm ejo, existente en la Sala Capitular de Barcelona. Bermejo
fué el prim er español que empleó la pintura al óleo, amplia, pero
no exclusivamente: novedad, esta última, que corresponde a Ve-
lázquez, un siglo más tarde. Antes se pintó al temple, como lo
hizo todavía Dalmáu, aunque ya el pintor flamenco V an Dyck,
cuyo arte influyó mucho en España, había con su ejem plo exten­
dido el uso de aquella otra manera de desleír los colores. Pero
el hecho de más importancia en este orden es la aparición, cada
día mayor, de artistas de pura cepa española, cuya originalidad
acierta a desligarse de las influencias extranjeras y brillar por sí
sola. T ales son, entre otros, el citado Bermejo (por otro nombre
Bartolomé de Cárdenas), el maestro Alfonso, el llamado Maestro
de la Sisla, Pedro Berruguete (el pintor más español de entonces,
en opinión de algunos críticos) y varios anónimos.

L a iniciación de la arquitectura renaciente


y el estilo isabelino

A u n qu e más tardía que la de la escultura, a fines del siglo X V


comienza a notarse en España la influencia de la arquitectura
L ámina LIX. — Salón de embajadores. Alhambra 'Granad
L ámina LX. — Jarrón de toza dorada y azul de ¡a Sala de las Dos Hermanas.
Alhambra ( Granada).
F.L FIN DE LA RECONQUISTA 337

renaciente, nacida en Italia sobre la base de la imitación de los


monumentos romanos y la aplicación de las reglas del arquitecto
del siglo I de J. C., Vitrubio.
La diametral diferencia entre el tipo arquitectural renaciente
y el ojival, tan arraigado en España juntamente con la influencia
oriental (mudejar), hizo que aquel tardase en sustituir plena­
mente al gótico. En cambio, la mezcla de éste y el arte del Rena­
cimiento introdujo una nueva forma llamada plateresca, porque
su exuberante decoración imitaba las afiligranadas obras de los
plateros. Del plateresco hubo ya producciones típicas y notables
en tiempo de los Reyes Católicos, corno son la fachada de San
Pablo, el colegio de San Gregorio, en Valladolid, y la fachada
de San Esteban en Salamanca. El plateresco siguió floreciendo
en la época de Carlos I.
A l lado de esta dirección, y confundiéndose a veces con ella,
aparece otra ae tipo más nacional, resultante de la fusión del
ojival, el renaciente y el mudéjar (este último con gran intensi­
dad), que los críticos modernos de arte llaman estilo isabelino, es
decir, de Isabel I. Expresión típica de él es la capilla de los Vélez,
en la catedral de Murcia; así como, en otra modalidad de fusión,
es muy típico de la época, dentro del grupo de iglesias que po­
dían llamarse “ de Cisneros” , el interior de San Juan de la Peni­
tencia (Toledo).

Último periodo de las artes musulmanas. Arquitectura

Para completar el panorama artístico del período, falta dar


noticias del arte musulmán durante él. Se distingue entonces la
arquitectura musulmana por la riqueza de la decoración, mayor
que la de los períodos precedentes y no superada por ningún pue­
blo ni arte. Los muros interiores de los edificios (mezquitas, pa­
lacios, etc.) se revisten de planchas de yeso labradas en relieve;
los arcos sor de formas variadas, unos de simple herradura, otros
de lóbulos riu y menudos, etc.; los capiteles de las columnas son
338 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

almohadillados y están cubiertos de adornos; las cúpulas se ador­


nan con magníficos colgantes o estalactitas; en los zócalos se usan
composiciones de colores con piezas pequeñas (mosaico-alicatado)
o grandes y cuadradas (azulejos). Tam bién abundan en la deco­
ración las figuras humanas y las esculturas de animales.
E l edificio, o mejor, conjunto de edificios llamado la Alham ­
bra (Granada), es no sólo el único casi completo que se conserva
de este tiempo, sino también el que muestra reunidos con mayor
riqueza y variedad los caracteres antes expresados.
En el exterior muestra la Alhambra el cinturón de murallas
y torres que la rodeaban y defendían y que es ejemplo m uy com­
pleto de las fortificaciones musulmanas de la época. En el interior
son de notar, por su estructura y la riqueza de su ornamentación,
el patio llamado de Los Leones, las salas (miradores) como el de
Lindaraja; las ventanas o agimeces, como el de la torre de la
Cautiva, y los jardinillos poblados de árboles y fuentes que co­
rresponden a las ventanas de cada cuerpo de edificación. L a mez­
quita de la Alhambra, luego desaparecida, era, según dice un
autor árabe del siglo X IV , un monumento grandioso “ por la ri­
queza de su ornamentación, lo grueso de sus pilares o columnas,
adornados con bases y capiteles de plata, y lo primoroso de sus
plantas“ . A unque alguno de estos detalles debemos creerlo exa­
gerado, el elogio revela en general la importancia de aquel edi­
ficio y la abundancia y riqueza de su ornamentación con dorados
y plateados.
Los jardines del Generalife, inmediatos a la Alham bra, son
también muestra m uy bella del arte granadino que irradió a va­
rios lugares del África, a la vez que el del Califato de Córdoba
seguía influyendo en varias naciones europeas.

Artes industriales

N o sólo brillaron los musulmanes españoles en la arquitec­


tura y la decoración de los edificios, sino también en la cerámica,
EL FIN DE I.A RECONQUISTA 339

de que son característicos y tipos de eterna belleza sus platos


(particularmente los de reflejos dorados); sus jarrones (de que
subsisten ejemplares magníficos de la época granadina); sus azu­
lejos o ladrillos esmaltados, en colores. De los metales, son ad­
mirables sus lámparas de plata, bronce y otras materias; sus puños
y vainas de espadas y puñales, trabajados finamente en oro y pla­
ta; sus collares, también de oro y plata, singularmente los de fili­
grana; sus arquetas para guardar joyas, revestidas de placas de me­
tales preciosos o de marfil, con grabados y esculturas. Igualmente
notables son sus tejidos de lana y seda (para vestidos y en forma
de tapices o alfombras); sus decoraciones en cuero (cordobanes o
guadamecíes) y sus incrustaciones de madera (taraceas) y metáli­
cas (damasquinado). Todas estas bellísimas creaciones fueron di­
fundidas entre los cristianos por los mudejares y se han perpetua­
do en algunas de nuestras artes características, como son la cerá­
mica (Manises), ciertas formas de la platería, etc.

La Edad Media española

Hace mucho tiempo que los historiadores de todos los países


vienen designando, al conjunto de siglos que median entre el V
(invasión de los germanos) y mediados del X V , con las denomina­
ciones de Edad Media o Tiem pos medievales.
Contra ellas vienen protestando, desde hace unos cincuenta
años, escritores extranjeros y españoles; pero se siguen empleando
y han trascendido al común saber de las gentes. Por eso conviene
conocerlas, pues de otro modo no cabría entender la casi tota­
lidad de los libros de Historia hoy existentes.
La evidente relatividad de esas denominaciones autoriza
a modificar un poco su aplicación a la historia particular de
cada pueblo; y así podríamos con algún fundamento decir que
la Edad Media española, si puede considerarse empezada en el
siglo V con las invasiones germánicas, ilega hasta el final del rei­
nado de los Reyes Católicos, momento en que se abre para Es­
MO MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

paña una vida política enteramente nueva. Parece también, a


primera vista que, si en vez de tomar como criterio este punto
de vista político, tomáramos el de las ideas, fijándonos en el gran
cambio que en este sentido significa en la vida europea la apa­
rición y triunfo del Renacimiento, el final de nuestra Edad M e­
dia podría igualmente coincidir con el dicho antes. Sin embargo,
hay q u e reconocer, puesto que los cambios de ideología en la
Humanidad (y más aun el de la conducta emanada de esos cam­
bios) no se producen nunca de golpe, sino lentamente y por par­
tes, que si por un lado cabe afirmar que a fines del siglo X V un
aspecto del Renacimiento influye ya y modifica la sociedad y el
pensamiento español, no es menos cierto que junto a ese hecho
nuevo perduran, y durante no poco tiempo, muchas caracterís­
ticas de la Edad Media. Esta observación es aplicable a la Historia
de toda Europa; y por ello ha podido escribir un autor moderno
la frase, a primera vista desconcertante, de que “ nadie puede decir
cuándo la Edad M edia fué substituida por el Renacimiento. Es
imposible fechar los límites de una era o edad con precisión” .
Sea de esto lo que quiera, podemos decir que en nuestra His­
toria cabe distinguir netamente dos grandes partes —aunque des­
iguales en duración— de la llamada Edad Media: una, qu e va del
siglo V al comienzo del V III y que corresponde a la dominación
visigoda, y otra, desde este últim o siglo a fines del X V , es uecir,
el período de la Reconquista. Respecto de este último, cabe igual­
mente decir con algún fundamento que representa el período
de elaboración de la España nueva, de la España que durante él
creó su territorio político, sus idiomas, su cultura y las facultades
todas q u e le permitieron ser luego un factor de prim er orden
en la obra de la civilización universal. Esa es nuestra verdadera
Edad M edia, si se quiere mantener esta clasificación ilógica en
nuestros días. El período del siglo V al V III no es más qu e el últi­
mo acto de la gran tragedia del Imperio romano disgregado en
manos de los germanos, pero todavía no desaparecido substan­
cialmente, y que cierra la llamada Edad Antigua.
C apítulo X

E L P E R ÍO D O DE H E G E M O N ÍA Y SU F IN A L (1516 A 1700)

La regencia de Cisneros y el comienzo del reinado


de Carlos I

Breve fué la regencia de Cisneros, comenzada en enero de


1516 y terminada en noviembre de 1517. Durante ella tuvo que
luchar con graves dificultades: la ausencia en Flandes del que, a
más de sucesor de Fernando II en Aragón, tenía que ser ya, de
hecho, rey de Castilla, a pesar de seguir viviendo la reina doña
Juana; los nuevos intentos de anárquica independencia produ­
cidos por algunos nobles castellanos, y hasta la pugna que du­
rante algún tiempo se dibujó entre los dos hijos de doña Juana
y Felipe el Hermoso, Carlos y Fernando.
Había nacido Carlos en 1500 y en Gante, donde se encontra­
ban entonces sus padres. Por deseo especial de su abuelo pater­
no, el emperador M axim iliano, y contra la opinión del materno,
Femando, se educó Carlos en Flandes; y, como resultado natural
de esto, la formación de su espíritu, singularmente en lo que
afecta a la concepción del poder, a las relaciones entre las clases
sociales y a las costumbres, fué substancialmente flamenca. En
cambio, Fernando, nacido en Alcalá, se educó en Castilla; por
lo cual, y creyéndolo lógicamente capacitado para gobernar Es­
paña, Fernando el Católico pensó en él para transmitirle las co­
ronas de Aragón y Castilla, pensamiento exteriorizado en un
primer testamento de 1515. Las gestiones de Carlos y de su Con­
sejo de Flandes, cuyo gobierno ejercía aquél desde enero de ese
mismo año, así como la opinión de algunos consejeros de Fer-
342 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

nando el Católico, hicieron variar a éste de conducta; y en un


nuevo testamento instituyó a Carlos heredero universal de los
Estados españoles. T a l decisión estuvo a punto de promover una
guerra civil, suscitada por los partidarios del infante Fernando;
pero la evitó Cisneros con su discreción y su energía. Quizá fué
éste el mayor error político cometido por el rey Fernando y
sus consejeros.
N o Supo responder Carlos de Gante al gran servicio que de
Cisneros había recibido. Empeñado en que se le proclamase,
desde luego, rey de Castilla, y codiciosos sus cortesanos ganteses
de intervenir y preponderar en la gobernación de España, ro­
dearon, aquél y éstos, al Cardenal, de un cortejo de embajadores
y espías flamencos que le creaban sin cesar dificultades. A ellas
ayudaban algunos nobles castellanos celosos de Cisneros. Pero
éste, im perturbable en su lealtad monárquica y en la buena di­
rección de los asuntos públicos, se esforzó por apartar todas las
oposiciones existentes en la opinión pública de Aragón y Cas­
tilla y satisfizo los deseos de Carlos haciéndole proclamar rey de
Castilla en unión de su madre doña Juana (que era como ha­
cerlo rey único efectivo): primero en Valladolid (abril 1516) y
luego en Madrid, al mes siguiente. Resuelto este punto y conju­
rada la guerra civil antes indicada, Cisneros se dedicó a dominar
con mano fuerte a los nobles, envalentonados por la ausencia del
monarca; y lo consiguió.
T a n to para hacer frente a estos peligros interiores como para
atender a las demás necesidades militares de España, Cisneros,
abundando en las mismas ideas que en tiempo de los Reyes Ca­
tólicos habían suscitado la formación inicial de un ejército per­
manente, creó la m ilicia nacional llamada gente de la Ordenan­
za, cuya pragmática fundacional se dió en 27 de mayo de 1516 y
que bien pronto constituyó un Cuerpo de ejército de más de 30.000
infantes.
Sabedor Cisneros, a mitad del 1517, de que Carlos se disponía
a venir a España, se preparó a recibirle y entregarle el gobierno.
Para ello inició su viaje al Norte, saliendo de M adrid en agosto
EL PERÍODO DE HEGEMONÍA V SU FINAL (1516 A 1700) 343
de aquel año. Carlos se embarcó en Flandes el 7 de setiembre
y llegó a Villa viciosa de Asturias el 17 con numeroso acompa-
ñamiento de señores flamencos. Conocedores éstos de que ya en­
tonces hallábase gravemente enfermo el Cardenal, procuraron re­
trasar la salida del rey al encuentro del regente, para evitar la
entrevista si era posible. La evitaron; pues habiendo decidido
Carlos trasladarse a Valladolid (contra el consejo de Cisneros,
quien le escribió varias cartas), m urió el regente en Roa, el 8
de noviembre, sin ver a su soberano. Quedaron así dueños de la
situación los flamencos y los que en Castilla habían sido enemigos
de Cisneros.

La unión “ personal” de los reinos españoles

Con la proclamación de 1516 quedó de derecho cumplida la


unión política de los antiguos reinos españoles en la persona de
Carlos I, ya que, prácticamente, la reina Juana carecía de efi­
cacia gubernamental. Por eso, y aunque legalmente pudo de­
cirse que hasta el 11 de abril de 1555 (fecha en que m urió doña
Juana) hubo dos reyes en Castilla y uno solo en Aragón y Na­
varra, realmente sólo Carlos actuaba en aquélla y en estas mo­
narquías.
Fué así cómo el ideal que se ha querido suponer implícito en
el título imperial de algunos reyes de León y Castilla se convir­
tió en hecho; pero en forma distinta de la que quiso suponer
aquella categoría política, puesto que Carlos I, siendo rey úni­
co, no se podía llamar “ emperador” de ningún otro rey español.
Aquella unidad del Estado español vino, pues, por caminos muy
diferentes a los de una inclinación natural de la opinión públi­
ca explícita, en los diferentes pueblos españoles, de un senti­
miento de unificación peninsular o de la conveniencia de juntar­
se los diferentes Estados nacidos durante la Reconquista, para
constituir una entidad fuerte, homogénea y con ideales comunes.
Nada de esto existía en España a la fecha en que Carlos se convirtió
344 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

en rey único por ley de herencia de una monarquía patrimonial,


por conveniencias de íamilia, y a una edad muy temprana.
L a Reconquista había operado, según ya sabemos, como fac­
tor de separación entre los diversos grupo, cristianos, por la cir­
cunstancia de haber nacido la lucha contra los musulmanes en
diferentes puntos de la Península alejados entre sí, habitados
por elementos de población distintos, y con poca diferencia de años.
Las condiciones geográficas de las regiones en que esos hechos
se produjeron, pesaron también fatalmente en el sentido de man­
tenerlas aisladas durante mucho tiempo. En el caso de la Marca
Hispánica, la interposición de un poder político extranjero (el
de los reyes francos de la dinastía carolingia) ayudó a la realiza­
ción del mismo fin.
Creadas las monarquías cristianas: primero, dos (la asturiana
y la navarra), más la Marca Hispánica; luego, cuatro (la astu­
riano-leonesa, la castellana, la navarra y la aragonesa, a más del
condado de Barcelona), estos hechos políticos tenían forzosamen­
te que dividir a los pueblos de cada uno de esos Estados, cuyos
jefes estuvieron en frecuente lucha por la posesión de territorios
fronterizos y, a veces, también por la misma posesión de la co­
rona, por la anexión total del reino vecino y por otros motivos
de discordia; aparte las pasiones políticas propias de esas altas
posiciones: la envidia, los celos, la> ambición y el orgullo. La
mencionada división de Estados (a que, conviene repetirlo, in­
clinaba naturalmente la orografía, y que la diversidad de razas
pobladoras de la Península en los primeros tiempos de nuestra
historia tal vez preparó) fué favorable a que, en cada uno de los
reinos así como en los territorios del condado barcelonés, se fue­
ran creando modalidades particulares de vida, gobierno, institu­
ciones y costumbres; y que, al transformarse el latín, ya muy va­
riado en el habla popular del siglo V III, la particularidad de
cada grupo español produjese los idiomas distintos antes citados,
así como támbién variantes de arte y literatura. Estas últimas
fueron expresión, en parte, del genio distinto de las regiones y de
la especial elaboración que en cada una iban recibiendo los ele­
EL PERÍODO DE HEGEMONÍA Y SU I INAL ( 1 5 1 6 A 1 7 0 0 ) 315

mentos étnicos; en parte, también, consecuencia de las influen­


cias extranjeras diferentes que sobre aquéllas se ejercieron o de
la varia intensidad que esas influencias alcanzaron. T a l fue la
raíz de la rica variedad con que la vida espiritual y social de
España se ha manifestado durante siglos y aun es visible a nues­
tra observación actual.
Por otra parte, la dominación mahometana y el esfuerzo por
rechazarla influyeron en otros aspectos de la vida española y en
el sentido, si no de la unidad, de la creación de un fondo
común de ideas y sentimientos. Por un lado, afirmaron más y
más la fe cristiana de los españoles por el natural contraste con
la religión de los enemigos políticos y por la animosidad que las
guerras producen siempre. De ahí emanó, con otras concausas,
el rico florecimiento de la literatura religiosa cristiana y de las
leyendas piadosas, de que ya se habló antes; a la vez que el lazo
religioso, sin obstáculo de la explicada tolerancia con los mu­
sulmanes y judíos, continuase sirviendo para acercar más y más
los elementos varios de la población española y crear entre ellos
sentimientos comunes. L a guerra de la Reconquista ayudó tam­
bién de otras maneras a ese acercamiento sentimental: en general,
porque los peligros y sufrimientos comunes acercan a los hom­
bres, así como la persecución de un mismo fin, que era entonces
el de arrojar a los invasores asiáticos y africanos, y esto a pesar
de lo frecuentemente que los reyes lo posponían a sus querellas
y envidias personales; particularmente, porque este efecto se pro­
dujo durante mucho tiempo y de un modo principal en las re­
giones montañosas del Norte, que hasta entonces habían sido las
más aisladas y, respectivamente a las del Centro y el Sur, las más re­
fractarias a la dominación romana y a la visigoda (los vascos estu­
vieron en continua sublevación del siglo V al V II); en consecuen­
cia, también las menos influidas por la cultura de ambas épocas.
A estos hechos acompañaron, en el mismo sentido, los que
a continuación expongo. L a posición política de los reyes entre
sí no trajo felizmente, ni la irreductible separación de los pue­
blos, ni la imposibilidad de que naciesen intereses generales.
346 MANUAL DE Hi TORIA DE ESPAÑA

La guerra de la Reconquista fué uno de ellos, y ya hemos visto


anteriormente varios ejemplos de acción común entre las dis­
tintas monarquías, encaminada a detener las nuevas acometidas
musulmanas o a progresar en el rescate del territorio. Aparte esos
casos de cooperación, es evidente que la sola idea de la guerra
contra los musulmanes hacía vibrar entonces al unísono todo
corazón español, ya fuese asturiano, leonés, gallego, cántabro, cas­
tellano, navarro, aragonés, catalán, etc. Por otro lado, los pro­
blemas de reorganización de la vida fueron idénticos en todas las
regiones al través de la reconquista y la repoblación, y tenían
que producir resoluciones que, aun diferenciándose en ciertos
pormenores o tendencias, iban dejando un fondo idéntico o muy
análogo de cosas substanciales.
Por su parte, las influencias de civilización musulmanas y
judías, así como las de los otros países europeos cristianos, se
ejercieron en conjunto sobre todas las regiones de la Península.
Las grandes cedientes y manifestaciones de las ciencias, las le­
tras y las artes que en el mundo europeo se produjeron desde
los siglos V III al X V , inundaron todo nuestro territorio y llegaron
a todos los grupos españoles. La cultura carolingia, el arte ro­
mánico, el ojival, el provenzalismo, la influencia italiana, la fla­
menca, el Renacimiento, con todo lo que expresan y significan
para la vida entera de un pueblo esas direcciones intelectuales,
se difundieron por toda España; y a pesar de las distintas maneras
de ser entendidas y aplicadas en las varias regiones (o, en otros
términos, de las facetas o aspectos particulares que esas influen­
cias adoptaron en cada una de las regiones), lo que en esencia
las caracterizó debió actuar igualmente en todas las comarcas a
que alcanzó su difusión, y marcar su huella propia en el alma
de las poblaciones españolas. Análoga función cumplieron los fac­
tores esenciales de la formación jurídica: a saber, las costumbres
visigodas (elemento germánico) y la no interrumpida influencia
del Derecho romano occidental, reforzada desde el X II por el re­
nacimiento del justinianeo, como ya sabemos, y por el nuevo
derecho mercantil y monetario, creación de la Edad Media.
EL PERÍODO I)E HEGEMONÍA Y SU FINAL ( 1 5 1 6 A 1 7 0 0 ) 347

De este modo, y a medida que avanzaban los siglos, se iban


produciendo paralelamente dos direcciones de la vida espiritual
española: una común y uniforme, de notas esenciales procedentes
de los hechos propios y de las influencias ajenas que actuaron
sobre todo el territorio; y otra particular y varia, nacida del dis­
tinto efecto que aquellas mismas influencias producían sobre la
originalidad y personalidad de cada grupo, de la fuerza y alcance
de esa personalidad y del sentimiento particularista (pie la exis­
tencia de Estados independientes trae consigo.

Cómo la Monarquía única resolvió la dualidad tradicional

La oposición entre esas dos direcciones, la de la unidad y


la de la variedad, se hubiera podido resolver por la presión ma­
yor de la una sobre la otra y el triunfo de la más poderosa. T e n ­
gase en cuenta que ese hecho de dualidad no fué especial de Es­
paña en los siglos de la llamada Edad Media. Participaron de él
todos los demás países, aunque en grado diferente y por más o
menos tiempo. No en todos se resolvió de la misma manera. En
Francia, por ejemplo, después de pasada la gran crisis de su
guerra de siglos (la guerra de los cien años) con Inglaterra
para conseguir rescatar muchos de sus territorios de manos de
los soberanos ingleses, el rey Luis X I (contemporáneo de los
Reyes Católicos) consiguió, con medios análogos a los empleados
por éstos en Castilla, dominar a la alta nobleza y construir una
monarquía robusta y de sentido político homogéneo, cada vez
más acentuada (1483). Por cierto que en esta labor política
Luis X I tuvo por precursora insigne y tenaz a su abuela, la reina
Yolanda de Anjou, de estirpe aragonesa (hija del rey Juan I),
cuya influencia sobre el delfín Carlos, en días amargos de la mo­
narquía nacional, fué capitalísima para los comienzos de la recons­
titución del Estado francés. La unidad y homogeneidad conse­
guidas por Luis X I fueron, en manos de Francisco I, contemporá­
neo de Carlos I, los factores de mayor resistencia de Francia en
348 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

momentos muy graves. En Italia, por el contrario, lo victorioso


fué la variedad, manteniéndose la división en varias repúblicas,
casi siempre gobernadas por oligarquías y en lucha constante
entre sí; debido a lo cual, en gran parte, Italia no se pudo con­
vertir hasta el siglo X IX en un gran Estado y nación.
En España, la oposición mencionada se resolvió de una ma­
nera que guarda el término medio entre los dos ejemplos citados.
En el orden de la cultura, la progresión hacia la supremacía del
factor castellano fué aumentando siglo tras siglo a partir del
X III, de manera espontánea y natural, sin que mediase en ello
violencia ninguna, ni imposición de orden político. A medida que
el idiom a castellano fué fortaleciéndose y perfeccionándose,
creando una literatura cada vez más vigorosa, absorbió y fué ha­
ciendo disminuir la importancia peninsular de los otros idiomas
afines que se habían iniciado en Asturias, Galicia, León, Aragón
y la parte no vasca de Navarra; aunque alguno de aquéllos, como
el gallego, disfrutó todavía durante algún tiempo de una vida
literaria intensa. A un en las Provincias Vascongadas penetró el
castellano y se impuso en parte de la población. El catalán, el va­
lenciano y el mallorquín resistieron más y tuvieron, hasta el
siglo X V , como ya se ha dicho, una rica manifestación en letras y
ciencias; pero el castellano se sobrepuso al fin a ellos como idio­
ma de la vida intelectual y como expresión de una ideología
propia.
O tro hecho de índole muy diferente al anterior contribuyó
a la preponderancia efectiva del elemento castellano en la vida
espiritual española. Castilla, el último de los reinos creados en
la región central y occidental de la Península, es el que adquiere
más vasto territorio en toda ella. Con Fernando I conquista una
gran parte de lo que luego sería de Portugal, e invade los reinos
musulmanes de T oledo y Sevilla; con Fernando III hace caste­
llana toda Andalucía central y occidental; con Isabel la Católica
desaloja de Granada a los moros. Aunque un verso célebre rela­
tivo al descubrimiento de América dijo “A Castilla y a León
— nuevo mundo dió Colón” , América fué considerada oficial­
EL PERÍODO DE HEGEMONÍA Y SU FINAL ( 1 5 IG A 1 7 0 0 ) 349

mente como conquista de la Corona de Castilla, suprimiendo la


cita de León.
En cuanto a las Provincias Vascongadas, después de haber obe­
decido la atracción de Navarra durante algún tiempo, entran
resueltamente en la esfera de influencia castellana; así, desde co­
mienzos del siglo X III, Álava y Guipúzcoa, y a fines del X IV Viz­
caya, vienen a formar parte de la corona de Castilla, según ya
dijimos. Aunque por las conquistas de Jaime I el reino de Ara­
gón (aparte el breve período en que Mallorca es independiente)
ocupa vastos territorios peninsulares y adyacentes, y por las de
Pedro III incorpora otros m uy importantes en Italia y más tarde
en Grecia, a fines del siglo X V la masa de los de Castilla es, dentro
de España, mayor que ninguna otra, y se percibe claramente
que pesa más la influencia del Centro y el Oeste que la del Este.
No obstante, cuando a comienzos del siglo X V i recae en una
sola persona la corona de los dos grandes reinos peninsulares y
de Navarra, la unión de gobierno que esto significa sirve, sin
duda, para reforzar la unificaciór espiritual lograda antes por el
espíritu castellano, que penetraba y dominaba a la vez que se
extendían su idioma y sus libros; pero no modificó esencialmente
la situación política interna de los Estados que heredó Carlos I.
Bajo la jefatura única de éste, persiste la peculiaridad de vida
social y administrativa que poseían los reinos y regiones dife­
rentes de Castilla a fines del siglo X V ; es decir, después de las re­
formas de Fernando el Católico. Aragón, Cataluña, Valencia, Ma­
llorca, Navarra y las Vascongadas, conservan sus leyes especiales;
el idioma propio (quienes lo tenían) sigue usándose en la vida
corriente y. alguna vez también en la literatura, y subsisten mu­
chas de sus instituciones políticas esenciales, entre ellas las Cor­
tes; y así continuó substancialmente durante todo el período de
la Casa de Austria. Hasta el siglo X IX , y con el régimen constitu­
cional, no hubo Cortes españolas, es decir, un solo Parlamento
para toda la monarquía española. Por otra parte, cada región
continuó con sus costumbres propias, su arte popular, sus trajes
típicos y el carácter inconfundible que aun las distingue hoy día.
350 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Esas peculiaridades se mantuvieron, no sólo en los reinos dife­


rentes del castellano, sino también en las distintas partes de éste.
Es por todo ello evidente que la superioridad de hecho alcanzada
por Castilla desde el X III a fines del X V y después, no fué pro­
ducto, n i de una imposición de fuerza, ni de un propósito reflexi­
vo de anular la personalidad de las otras regiones españolas: fué la
natural consecuencia de las condiciones especiales que posee el es­
píritu castellano y que por sí mismas se impusieron, y del empuje
de la cultura castellana, que dominó por su propio prestigio.
Por ello sería un supuesto ajeno a la realidad histórica creer
que Carlos I, una vez convertido en rey único de España, vió el
problema de la variedad política de los antiguos Estados penin­
sulares como ahora lo concebimos nosotros, y que, sobre la base
de esa visión, lo resolvió reflexivamente, como lo hizo. Ningún
dato contemporáneo nos permite, n i aun presumir que cualquiera
de los reyes de la Casa de Austria poseyera el concepto de ese
problema que los historiadores y políticos modernos perciben en
función de ideas también modernas. Aquellos monarcas se lim i­
taron a dejar las cosas conforme las encontraron, como algo na­
tural cuya modificación nadie pensaba que fuese necesario rea­
lizar. T a n sólo el conde-duque de Olivares, como luego veremos,
parece haber comprendido a la moderna la situación política
de unificación. El problema tangente a ese que planteó el sen­
tido centralizador de la monarquía absoluta, atacó la autonomía
regional desde otro punto de vista, aunque a la postre llegase por
ese camino a resultados contrarios a la diversidad política.
D e hecho, el ataque de la monarquía austríaca a las autono­
mías que escapaban a su sentido patrimonial y absoluto, se hizo,
no con el propósito de suprimir aquéllas en cuanto superviven­
cias de antiguas soberanías independientes, sino para reducir las
libertades políticas que la Edad Media fué creando; y por eso el
ataque no sólo alcanzó a la corona de Aragón, sino también, y más
fuertemente, porque era más accesible, a Castilla, la primera en
plegarse a la nueva concepción del Estado monárquico.
Cuestión distinta es la aplicación del sentido absoluto de los
EL PERÍODO de hegemonía y su FINAL ( 1 5 1 6 A 1 7 0 0 ) 351

reyes a la vida interior de cada país. Quien primeramente lo su­


frió en España con más intensidad fue Castilla, como veremos.
En cuanto a otros lazos de efectiva unificación política y de abo­
lición de fueros, corresponden, sin duda, al mismo programa y
mentalidad de la monarquía absoluta; pero son muy posteriores.
Fueron, por otra parte, hechos generales de toda Europa, e igual
que en España se produjeron en otros Estados. Son muy distintos
de los que constituyeron esencialmente la unificación espiritual
alcanzada en el siglo X V I sobre la base de un castellanismo pre­
ponderante. No son tampoco producto natural de la existencia
de un solo rey en toda España, sino de la orientación política del
mundo entero que, verosímilmente, se hubiera hecho sentir aquí,
como en todas partes, lo mismo con dos o tres reyes que con uno.
Por de pronto, la ordenación política de la unidad del Estado
tal como la representaron Carlos l y sus sucesores, no produjo
unificación constitucional, ni siquiera propiamente centralización
ahogadora del margen autonómico de los antiguos reinos. El he­
cho contrario fué más bien el que dominó en los siglos X V I y
X V II. Hubo tan sólo algunas reformas interiores en Aragón y
Cataluña, que ya detallaremos.
En efecto, los distintos reinos unidos en la persona de Carlos I
no se sintieron, por este solo hecho, como solidarios y fundidos
en una sola realidad política y nacional. El único grupo homo­
géneo que parece haber sentido la aspiración de esa solidaridad
peninsular, fué el castellano, comprensivo de los territorios que
pertenecieron a la reina Isabel I. El resto, aunque reconocía un
solo rey, estaba muy lejos de sentir aspiraciones nacionales o po­
líticas comunes con aquél, ni con ninguno de los demás. No sólo
seguían poseyendo Navarra, Aragón, Cataluña, Valencia y Ma­
llorca sus órganos de gobierno interior, como ya hemos dicho, sino
que mantenían el espíritu de separación propio de los siglos
anteriores. En menor escala que las regiones mencionadas (an­
tiguos Estados), las Provincias vascas gozaban de leyes y costum­
bres diferentes de las de Castilla en materias de derecho admi­
nistrativo y civil.
352 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

El espíritu de disociación antes dicho se traducía en la firme


voluntad de perpetuar los privilegios y fueros que contribuían a
imposibilitar la unión de todos. Eran los principales de esos fue­
ros, en el orden político, el de no admitir en sus territorios res­
pectivos tropas extranjeras (incluyendo en esa categoría a las
castellanas); el de no consentir funcionarios públicos que no fue­
ran de la misma región o reino (aragoneses en Aragón, catalanes
en Cataluña, etc.), y el de considerarse desligados de todo lo que
consideraban que no les afectaba directamente. Así, los arago­
neses no creían tener obligación de defender las fronteras de Cas­
tilla, aunque las atacasen tropas francesas o de otro país no pen­
insular, y por eso se resistieron mucho a prestar su ayuda contra
las invasiones francesas que se produjeron por Fuenterrabia. V a­
rios ejemplos análogos podrían citarse. Es indudable que esos dis­
tintos fueros dificultaban la gobernación y también la defensa
contra los enemigos comunes de toda España, y que se prestaban
a continuos conflictos, aun cuando se procuraba evitarlos; todavía
más cuando se carecía del tacto necesario para no herir impru­
dentemente aquellos sentimientos, aunque se considerasen per­
judiciales para la unidad de acción española.
Por otro lado, los sentimientos regionales expresaban incom­
prensión o indiferencia hacia la forma de proyección interna­
cional que tomó la política de la monarquía de los Austrias
(como todas las demás de Europa), aunque una parte de esa po­
lítica n o procediese n i de la herencia de la Casa de Borgoña, ni
d el Im perio, sino de la tradición de Cataluña y de los reyes ara­
goneses en punto a Francia y a Italia.
Veamos ahora las primeras consecuencias de la venida a Es­
paña de Carlos I.

L os primeros rozamientos con la opinión castellana

D e los flamencos procedieron los primeros choques del rey


con la opinión española. Carlos mismo carecía de preparación,
L ámi na L X I . — P atio de los Leones. Al hani hi a (Granada).
FX PERÍODO DE HEGEMONÍA Y SU FINAL ( Í 5 1 6 A 1 7 0 0 ) 353

como ya hemos dicho, para comprender por sí mismo la psicolo­


gía de la nación que iba a gobernar, y tardó en adquirir aquella
individualidad e independencia de carácter que hicieron de él,
años después, uno de los reyes más personales en el gobierno de
sus Estados. Ni siquiera hablaba entonces el castellano, que luego
llegó a elogiar y amar tanto.
Por otra parte, su principal consejero y amigo flamenco, G ui­
llermo de Croix, señor de Chèvres, procuraba por todos los me­
dios, y para mantener su influencia, aislar Carlos de la nobleza
y el alto clero españoles, naturales elementos de la Corte caste­
llana. Creyéndose en país conquistado y haciendo entender al
rey que podía disponer de los servicios públicos, se repartieron
los flamencos los cargos más lucrativos y de mayor representación,
incluso el arzobispado de Toledo, que se dió a un sobrino de
Chèvres, el cual ni siquiera vino a España para regentar su dió­
cesis. Carlos cometió hasta la indiscreción de entregar la presi­
dencia de las primeras Cortes castellanas que convocó (Valladolid,
1518), a uno de sus amigos flamencos; hecho que levantó justa­
mente ¡a indignación de la opinión pública. La dignidad y fran­
queza castellanas, no menores entonces que la de los catalanes
irreducibles ante la majestad de Fernando II, se mostró en aque­
llas Cortes con el arranque de expulsar del salón de sesiones a
los flamencos y la entereza con que varios procuradores, y en
especial el de Burgos, Zumel, pidieron a Carlos I que respetase
las leyes del reino, que no diese cargos a los extranjeros y que
aprendiese la lengua castellana, ‘‘a fin de que Vuestra Majestad
comprenda mejor a sus súbditos y sea mejor comprendido de
ellos” . Fué Carlos quien implantó en España la pompa y la es­
tructura de la corte borgoñona, cosa que disgustó también a los
castellanos y al propio príncipe Felipe; pero con esa innovación
vino a completarse la sumisión cortesana de la nobleza, iniciada
por la reina Católica.
ALTAMtRAi MANUAL OE HISTORIA OE ESPAÑA
EL PERÍODO DE HEGEMONÍA Y SU FINAL ( 1 5 1 6 A 1 7 0 0 ) 355

Carlos / de España, Emperador de Alemania.


Consecuencias de es fe hecho

Bien pronto un hecho, no por esperado menos importante,


y desde cierto punto de vista perturbador para España, vino a
empeorar las cosas. T a l fue la subida de Carlos de Gante al trono
imperial de Alemania, a la muerte de su abuelo paterno, Maxi­
miliano (enero de 1529). T u v o el rey de España por competido­
res en la elección imperial, al de Francia, Francisco I; al de In­
glaterra, Enrique V III y, hasta cierto punto, a Federico de
Sajonia. Elegido emperador este último, resignó sus derechos
en Carlos, quien había preparado ese éxito mediante las habi­
lidosas negociaciones de su favorito, ei :°ñor de Chcvres, y el
gasto de cuantiosas sumas. A l ser elevado a la categoría de empe­
rador, Carlos fué el V de este nombre, y por ello se le llama co­
múnmente Carlos I de España y V de Alemania; y como a la vez
heredó el Archiducado de Austria perteneciente a su abuelo pa­
terno, la familia o dinastía de aquel rey se conoce con el nombre
de Dinastía o Casa de Austria, aunque más propiamente se pudo
llamar de Borgoña, y m ejor aun de Habsburgo, familia a la que
pertenecía Maximiliano y en la cual perduró el Imperio por
mucho tiempo.
Pero en España, y especialmente en Castilla, aquella elección
fué mal recibida: de una parte, por el recelo que inspiraba, desde
el punto de vista de la independencia de los reinos peninsulares,
la concurrencia, en la persona del rey, de la condición de empe­
rador; de otra parte, porque la opinión española temía que la
atención y amor prestados a los asuntos exteriores disminuyesen
los debidos a los asuntos peninsulares. En este punto no se equi­
vocó la opinión.
A l reunir en su mano las herencias de los reinos españoles, de
los Estados de la Casa de Borgoña, del Imperio y del Archiducado
de Austria, Carlos I se convirtió en el monarca más poderoso de
Europa; pero también, consiguientemente, en el jefe y rector
356 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

de extensiones territoriales vastísimas, esparcidas por Europa,


Am érica y África y muy distantes entre sí muchas de ellas. Esto
im ponía forzosamente una dispersión de cuidados y de fuerzas.
Por otra parte, y en general, atrajeron más a Carlos los asuntos
de sus otros Estados de Europa, que los de España; cosa fácil de
comprender, porque aquéllos los conoció antes que los asuntos
españoles y constituían la preocupación tradicional de la familia
a que Carlos perteneció por parte de padre y en cuyo ambiente
se había criado; y, también, porque eran de mayor bulto y gra­
vedad. Por ello, la corona de España no significó para él, en un
principio, sino una ayuda, dado lo que aumentó su poder y sus
medios materiales, para mejor cumplir lo que era su finalidad
principal: esto es, la del Imperio, en cuya función creía actuar
—según él mismo decía— como representante o Vicario tempo­
ral de la Iglesia cristiana.
Esta inclinación predominante hacia los asuntos ajenos a Es­
paña, molestó con razón a los españoles, quienes no podían com­
prender, de primera intención, la importancia y aun la signifi­
cación misma del problema imperial europeo. Naturalm ente
también, eran más amigos de conservar y engrandecer lo propio
que de fomentar expansiones o preponderancias de lo extraño.
D urante algún tiempo, fué esa diferencia de miras un motivo
de desavenencia entre Carlos y sus gobernados (o, com o se decía
entonces, súbditos) españoles. Repetidas veces éstos —y singular­
mente los de la Corona de Castilla— pidieron a su rey que pu­
siese término a las guerras en Francia, Alemania e Italia y que
se dedicase únicamente a los asuntos de España. Manifestaciones
análogas, relativamente a la guerra con Francia, hicieron Vitoria
(1536), el condestable Pedro Fernández de Velasco y muchos
nobles. A l principio, Carlos no comprendió esas peticiones. Más
tarde, y dándose cuenta de la divergencia de intereses de las dos
partes de su monarquía, trató de conciliarios en una finalidad
común. Este empeño era, en el fondo, irrealizable, y constituyó
una de las amarguras de la vida del rey.
Buena parte de la sociedad española, en sus clases superiores,
EL PERÍODO DE HEGEMONÍA Y SU FINAL ( 1 5 1 6 A 1 7 0 0 ) 357
acabó, sin embargo, por comprender la finalidad imperial en
cuanto comunidad de los Estados cristianos dirigida por el Empe­
rador; idea que, con diferentes matices, se encuentra expresada
en muchos de los juristas de la época y del siglo X V II. En virtud
de esa comprensión, y quizá también del atractivo que la guerra
y la llamada gloria m ilitar ejercían entonces sobre aquella parte
de la comunidad española, ayudó ésta con entusiasmo la política
europea de Carlos I. Prácticamente, la consecuencia fué que,
desde el punto de vista de los intereses puramente españoles y el
empleo de las energías económicas y de sangre de los pueblos
peninsulares, España tuviese durante aquel reinado y los subsi­
guientes, hasta fines del siglo X V II, que gastar una gran parte
de sus recursos en hombres y dinero para resolver cuestiones y
sostener causas que, no obstante su importancia intrínseca, resta­
ban forzosamente medios a la resolución de los problemas inte­
riores y los paralizaban o retrasaban.
A estas causas de orden puramente político se unió bien pronto
otra de carácter religioso; la cual, si muy verosímilmente hubiese
arrastrado a los reyes españoles, con Imperio y sin él, entró más
pronto y más hondamente en el círculo de las atenciones subs­
tanciales de aquéllos (y primeramente, como era natural, de Car­
los I), por la superior importancia que ofreció el hecho de haberse
suscitado y de ofrecer su mayor gravedad en los territorios impe­
riales y de la Casa de Borgoña. Esa causa fué la aparición de la
revolución religiosa conocida generalmente con los nombres de
la Reforma o el Protestantismo (1517), de que trataremos luego.
Por ella se vió arrastrada España a guerras seculares que excedie­
ron de las que, por motivos políticos estrictos, hubieran verosí­
milmente sostenido, como así fué, los monarcas españoles y los
de otros países.

España y la vida internacional

A la vez, el Imperio, con todas sus consecuencias políticas y


religiosas y en cabeza de Carlos I, formó en España (y especial-
358 MANUAL VE HISTORIA DE ESPAÑA

mente en el período de su mayor fuerza militar) una clase direc­


tora espiritualmente incorporada a las grandes cuestiones euro­
peas. L a monarquía castellana había tenido, desde que nació
hasta el reinado de Isabel I, un horizonte político exclusivamente
Peninsular. L a misma lucha contra la invasión musulmana de
Europa tomó aquí carácter y límites de una lucha interior que
explica, como ya dijimos, la escasa concurrencia de fuerzas his­
panas a la gran empresa general de las Cruzadas. Las contiendas
territoriales entre la monarquía aragonesa y la francesa y la
pugna comercial en el Mediterráneo de catalanes y valencianos
con las repúblicas italianas, no excedían del campo común y
corriente de las disputas imperialistas entre Estados vecinos o las
de intereses encontrados; pero no constituían cuestiones huma­
nas de valor universal. La del Imperio y la de la Reforma reli­
giosa, con todas sus secuelas relativas a la libertad de conciencia,
a la relación entre el Estado y la Iglesia y otros puntos análogos,
sí lo eran. Automáticamente, y por el efecto de la universalidad
que así adquirió la política española, la cuestión musulmana,
virtualm ente agotada en la Península, tomó también carácter uni­
versal para nosotros, convirtiéndose en una cruzada exterior con­
tra ios turcos en el Mediterráneo y en las tierras de la Europa
oriental; cruzada que representó, en el reinado de Carlos I y el
de Felipe II, principalmente, uno de los motivos substancias de
la actividad m ilitar española.
A todas esas causas, yuxtapuestas a la anterior ideología espa­
ñola, se vino a unir, en el mismo sentido de universalizar la acción
política de la monarquía castellanoaragonesa, el descubrimiento,
conquista y colonización de América: hechos independientes del
Im perio y comprendidos desde el primer momento por los reyes
y los juristas españoles como cosas que trascendían de las puras
ocupaciones de territorios más o menos nullius, de su incorpora­
ción al Estado ocupante, o de uña ocasión inesperada propicia a
verter una corriente emigratoria que en España no existió antes.
T o d o lo relativo a la Am érica tomó, desde un principio, carácter
humano, jurídico y de cultura, con amplia y lógica trascendencia
EL PERÍODO DE HEGEMONÍA Y SU FINAL ( 1 5 1 0 A 1 7 0 0 ) 359

universal. Y es evidente que por estas causas y por otras de índole


geográfica, etnológica, económica, etc., la acción y reacción de
España en América alcanzó proporciones y consecuencias de obra
que sobrepujaba en mucho el límite de los intereses nacionales.
Pero la atención aplicada a las graves cuestiones de Europa per­
judicó a la orientación americana, impidiéndole desarrollar todo
el contenido de problemas universales que encerraba.
Pero si una parte de la opinión española (la mejor) entendió
pronto y del modo dicho la acción que debía desarrollarse en
América, no ocurrió lo mismo, como dijimos antes, con las proce­
dentes del Imperio y de los conflictos políticos que la Casa de
Borgoña tenía planteados en Europa desde antes de Carlos 1.
Veamos ahora cómo se produjo el choque más agudo entre la
ideología política del rey y la opinión nacional en Castilla.

Las Cortes castellanas y el rey Carlos

La falta de acuerdo entre los ideales del rey y de los castella­


nos; los errores cometidos personalmente por Carlos en virtud
de su inexperiencia en los asuntos de España, y los abusos de los
nobles flamencos, condujeron pronto a un violento choque. La
causa inicial fué la siguiente: Elegido emperador, el rey consideró
necesario marchar a Alem ania para su coronación; por otra parte,
la cuestión religiosa reclamaba particularmente su presencia allí.
Para los gastos del viaje y otros, necesitaba fondos, tanto más
cuanto que los de su elección ya le habían obligado a pedir prés­
tamos, concedidos por el célebre banquero alemán Fuegger, ape­
llido que los españoles castellanizaron en Fúcar. Para obtener de
Castilla el dinero necesario, convocó Cortes en Santiago de Gali­
cia (1520) y en ellas pidió un subsidio de 400.000 ducados, can­
tidad considerable entonces y correspondiente al subsidio que
cada dos años se concedía; pero aún no había terminado el período
concedido anteriormente. Algunos de los procuradores de ciuda­
des y villas que acudieron a las Cortes, se negaron a votar la
360 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

petición. El rey, a quien urgían el dinero y la marcha, acudió al


medio peligroso y poco noble de ganar a los procuradores con
mercedes; y así logró, después de trasladar las Cortes de Santiago
a La Coruña, que le concediesen lo pedido por un solo voto de
mayoría. L a opinión popular y la de los representantes en Cortes
vieron en este proceder del rey un atropello, agravado con la
nueva imprudencia de dejar por gobernador de Castilla durante
su ausencia, y contra el parecer bien explícito de las Cortes, no a
un español, sino al flamenco Adriano de Utrecht, deán de San
Pedro de Lovaina y preceptor en Gante de Carlos I.

La sublevación de los comuneros

Las consecuencias de estos hechos no se hicieron esperar. Pri­


mera de ellas fué la actitud de la ciudad de Toledo, en cuya opi­
nión pública se acumulaban, a la ofensa recibida con el nom bra­
miento de arzobispo en la persona del sobrino de Chèvres, los
motivos generales de descontento por la conducta del rey. Así,
en la carta que dirigieron los toledanos, el 7 de noviembre de
1519, a las demás ciudades de la corona castellana, con objeto
de prom over una acción conjunta, la petición que se proyectaba
dirigir al rey tenía por bases: que no se ausente de España el
monarca; que no se diesen cargos públicos a los extranjeros y que
no se sacase dinero del reino. Como se ve, todavía en esa peti­
ción no figuraban razones ligadas substancialmente con los fueros
municipales. Las alegadas se referían o a principios generales de
derecho practicados en todos los Estados españoles (como el de
la condición de nacionalidad para el ejercicio de los cargos pú­
blicos, laicos y religiosos), o a consideraciones de conveniencia
económica y política para el país, respecto de las cuales cabía
discusión. E l m otive central y culminante seguía siendo la re­
pugnancia de los castellanos a que su rey saliese de España, puesto
que de ello deducían un abandono nocivo a los intereses de la
monarquía en beneficio de los de otros Estados pertenecientes a
EL PERÍODO DE HEGEMONÍA Y SU FINAL ( 1 5 1 6 A 1 7 0 0 ) 361

Carlos I. La dirección del movimiento toledano radicaba en el


Ayuntamiento, y la llevaron en un principio personas de la alta
nobleza de la ciudad, particularmente Juan de Padilla. A ellas
se unió el cabildo catedral en febrero de 1520; y desde entonces
todo el clero, tanto regular como secular, hizo activa y ardiente
propaganda en que utilizó el pulpito contra el rey y en favor
de la actitud tomada por el Ayuntamiento. Parte de la nobleza
castellana simpatizaba también con el movimiento toledano. Per­
sonajes tan importantes como el condestable de Castilla y el car­
denal Adriano, gobernador del reino en nombre del rey, opinaron
que los sublevados tenían razón en varias cosas.
Poco tardó en correrse la rebelión a otras ciudades, principal­
mente después del desastroso final de las Cortes de Santiago-Co-
ruña. En julio de aquel año se reunieron en Ávila representantes
de las 15 ciudades y villas castellanas adheridas al movimiento,
en el cual ya habían entrado elementos plebeyos; y nombraron
una Junta llamada Santa, cuya presidencia se dio a Pedro Lasso
de la Vega. Los procedimientos de esta Junta fueron, desde un
principio, francamente revolucionarios en el sentido de resolver
por sí misma cuestiones que correspondían a la autoridad real o
a la de los delegados de ésta. Revocó la Junta nombramientos
hechos por el monarca; aprisionó a miembros del Consejo, y
dirigió al rey una carta en que, sin dejar de hacer protestas de
su adhesión a la Corona, form uló un amplio programa político.
Figuraban en él, al lado de novedades sin precedentes en los
fueros, privilegios y leyes generales, afirmaciones y garantías en
favor de las normas de gobierno central y municipal vigentes y
en contra de las arbitrariedades y escaso celo de algunos funcio­
narios. A esto se unían, por de contado, las reclamaciones inicia­
das contra el nombramiento de extranjeros y la extracción de
la moneda. Substancialmente, los otros documentos posterioras
(manifiestos, cartas, instrucciones) que la Junta y los munici­
pios redactaron y circularon con abundancia, repiten los motivos
del antes citado. Pero la favorable situación que en un principio
logró, por la fuerza de sus razones, el movimiento iniciado en
362 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

T oledo, empezó, a malograrse por los excesos que la excitación


de las pasiones produjo en varias ciudades, con muertes y des­
trucción de edificios particulares. Además, el prim itivo movi­
miento fué degenerando en una revolución de las clases inferio­
res, cada vez más incorporadas a él, contra los señores; es decir,
en una guerra social. La época era propicia a esta clase de luchas
en toda Europa. El efecto principal de los citados hechos fué
que se apartasen de la sublevación muchos municipios que antes
la apoyaban y que aumentase el partido del rey.
A l fin se declaró la guerra formalmente (31 de octubre de
1520) . Se la conoce con el nombre de guerra de las Comunidades,
tomando esta palabra en su acepción designativa de los “ munici-
pios” . Sus jefes la condujeron con escasa habilidad, uno de cuyos
signos fué el no aprovechar los principios del programa formu­
lado, que podían ser comunes y afectar a los intereses e ideas de
todas las clases sociales, para convertir así en nacional un levanta­
m iento originariamente municipal y de área casi reducida a una
comarca central de España; y evitar o sofocar, de este modo, la
lucha de clases que, como dije antes, se había iniciado. Se indis­
pusieron, pues, los comuneros con la alta nobleza de Castilla y
con otros elementos de la opinión castellana y cometieron otros
errores, en virtud de los cuales, la parte militar de la revolución
fué breve, desdichada y casi sin gloria, aparte las heroicidades
personales de algunos sublevados. Una sola batalla (Villalar, abril
1521) bastó para derrotar y dispersar el ejército de las Com uni­
dades. Algunos de los jefes de éstas, Padilla (Toledo), Juan Bravo
(Segovia) y Pedro Maldonado (Salamanca), fueron degollados al
día siguiente. Las ciudades sublevadas se sometieron fácilmente,
salvo T oledo, que resistió todavía algunos meses. A sí se inutili­
zó casi totalmente, y en daño general del país, la explosión de
protesta m uy justificada en sus motivos originales, contra los
desaciertos y el extranjerismo que caracterizaron los primeros
años de la conducta de Carlos I en sus reinos de España.
EL PERÍODO DE HEGEMONÍA Y SU FINAL ( 1 5 1 G A 1 7 0 0 ) 363

Las Gemianías de Valencia y Mallorca

Contemporáneamente con las Comunidades, se produjeron en


Valencia y Mallorca dos revoluciones, conocidas con el nombre
de Ger manías, es decir, Hermandades (de la palabra catalana y
valenciana germans: hermanos). Las Gemianías fueron, todavía
más que las Comunidades en su último tiempo, revoluciones so­
ciales del pueblo bajo :.ontra los noble? y burgueses. La oposición
entre las clases inferiores y las superiores era muy ¿guda en Va­
lencia. Hacíala más grave la general acusación contra la inmo­
ralidad de costumbres de las clases aiias y, sobre todo, contra la
administración de justicia, supeditada a las influencias Je !os
nobles y los ricos, según voz popular. La primera Germanía orga­
nizada en Valencia tuvo por jefe a l obrero cardador Juan l o ­
renzo, y por individuos de la Junta directiva, a G uillén Sorolla,
tejedor de lana; O n cfre Peris, alpargatero; Vicente Mocholi, la­
brador, y dos marineros. Esta Junta elevó ai rey un Memorial
de agravios contra los nobles, en el que se decía que éstos trata­
ban a los plebeyos como esclavos, atropellaban a sus familias y los
acuchillaban con cualquier pretexto. Pedían como remedio que
se concediese el nombramiento de dos jurados (uno de los cargos
del municipio) a la clase popular. E l rey no accedió a esta peti­
ción y estalló la lucha de clases, cada vez más extremada y con
mayor violencia de pasiones y odios. D u ró más de dos años (1520-
1522), y terminó con la derrota de los agermanados y la muerte
de sus principales caudillos.
La Germanía m allorquína fué organizada por los menestrales
de la capital de M allorca y por m otivo de tributos (febrero
1521); pero bien pronto se extendió a los campos y fué predomi­
nando en ella el mismo sentido social que se mezcló al movi­
miento de las Comunidades. Hasta marzo de 1523 no pudo ser
dominada, y lo fué con gran rigor, expresado singularmente en
ios procesos y castigos que siguieron a la derrota de los menes­
trales y payeses unidos.
364 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

L a Germanía valenciana tuvo además, por consecuencia, la


aplicación de una política muy restrictiva respecto de los mudé-
jares, colonos y siervos de la nobleza de aquel reino; la cual polí­
tica exasperó a esas clases sociales y produjo, al cabo, una revuelta
que costó mucho tiempo y mucha sangre dominar.
Estas guerras sociales no fueron exclusivas de España. Por los
mismos años hubo otras análogas y muy cruentas, en Alemania
del Sur y en Flandes.

Guerras exteriores de Carlos I

Las guerras exteriores de Carlos I pertenecen, en gran parte,


más a la historia general de Europa que a la nacional de España.
Substancialmente, pueden clasificarse en tres grupos: guerras reli­
giosas y políticas en Alemania; guerras de rivalidad con la mo­
narquía francesa y su rey, Francisco I, y cuyo campo principal
fué Italia; guerras con los turcos. Todas ellas, ofrecieron oca­
siones para aumentar el prestigio que las armas españolas habían
ya alcanzado en tiempo del Gran Capitán, y afirmaron y exten­
dieron las posesiones de Italia, pero no sirvieron directamente a los
intereses españoles, cuya raíz se hallaba en tierra española y, por
extensión, en las de América. Prescindiremos, pues, de los por­
menores que comúnmente suelen darse acerca de esas contiendas,
pormenores que en este libro nos parecen inútiles. Recordare­
mos tan sólo los hechos de mayor resonancia que todavía hoy se
citan y comentan.
A esta clase pertenece la batalla de Pavía (24 febrero 1525),
una de las mayores y más famosas de la historia moderna, ganada
por las tropas de Carlos I con prisión del rey de Francia, quien
fué conducido a Madrid, donde permaneció algún tiempo pri­
sionero. Este hecho, no frecuente en las guerras, satisfizo por un
momento el amor propio de los españoles y contribuyó a recon­
ciliar a algunos de éstos con los sacrificios que la política de Car­
los I imponía al país; pero no puso término a la rivalidad y
EL PERÍODO DE HEGEMONÍA V SU PIÑAL ( 1 5 1 6 A 1 7 0 0 ) 365

guerra entre ambos monarcas: guerra que, después de morir


Francisco I (1547), continuó con el hijo de éste, Enrique II.
Episodio de talla fué el sitio y asalto de Roma por uno de les
ejércitos de Carlos I, que mandaban Carlos de Montpensier, con­
destable de Borbón (personaje francés aliado entonces del empe­
rador), y el general alemán Frundesberg. El motivo de ese sitio
y asalto fué el hecho de haber entrado el Papa Clemente VII
en alianza con Francisco I para arrojar a los españoles del Norte
de Italia; repitiendo así hechos de pasados siglos. Ante la nega­
tiva del Papa a las gestiones de Carlos para que rompiese aquella
alianza, las tropas del emperador —cuya religiosidad sabía distin­
guir entre el acatamiento al Papa como jefe espiritual de la Igle­
sia y la política que como soberano temporal practicase aquél—
tomaron por asalto la capital de la Santa Sede y la saquearon
horriblemente, haciendo prisionero a Clemente V II. La casi to­
talidad de esas tropas era de mercenarios extranjeros, no de espa­
ñoles. El hecho fué desaprobado por el emperador.
Las guerras de Carlos I con los turcos tuvieron doble motivo:
de una parte, el ataque de los turcos a los territorios del Sudeste
del Imperio hasta las mismas puertas de Viena, hecho que im­
portaba directamente a Carlos como emperador y archiduque
de Austria; de otra parte, el mantenimiento en el Norte de África
de la política realizada antes por los Reyes Católicos y el cardenal
Cisneros. Amenazaban entonces las posesiones españolas en aque­
llos lugares —e indirectamente las costas de España— los turcos,
uno de cuyos generales, el célebre pirata Haradín (Barbarroja),
de acuerdo con el sultán de Constantinopla, se había apoderado de
Túnez y parte de Argelia. L a campaña más importante de Carlos
I, motivada por estos hechos, fué la dirigida contra Túnez, cam­
paña coronada con la toma del fuerte de la Goleta, situado a la
entrada del puerto de aquella ciudad y de esta misma (1535).
Unos soberbios tapices de la época han perpetuado artísticamente
ese hecho de armas.
366 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Las guerras religiosas en Alemania y su repercusión


en España

E l emperador tuvo dos momentos distintos con relación al


problema religioso y político planteado en Alemania por la Re­
forma, o sea por el movimiento religioso disidente de la Iglesia
católica que inició el monje agustino Lutero en octubre de 1517.
La causa ocasional de esa disidencia fué la protesta de Lutero
(quien representaba con ello un estado de opinión difuso en
Alem ania, y principalmente en sus humanistas) contra el abuso
de la venta de indulgencias hecha por el clero católico; pero
sus causas profundas eran más substanciales. Reposaban, de un
lado, en la impresión desagradable que sobre Lutero había pro­
ducido un viaje a Roma y el espectáculo, en ella, de vicios y defec­
tos m uy visibles de no pocos clérigos y de la misma corte papal.
Esos defectos habían sido percibidos ya por muchos católicos y
por lo más selecto y religioso del clero, quienes estimaban como
necesaria una reforma de la disciplina y costumbres de la Igle­
sia; reform a que ya había sido hecha en parte por Cisneros, en
relación con el clero castellano regular y secular. Pero, además,
Lutero, reflejando una tendencia muy señalada en el Renaci­
m iento tal como se entendió en Alemania, singularmente por
muchos de sus humanistas, llegó a diferencias bastante más esen­
ciales con la Iglesia católica. Tales fueron la doctrina de la gracia,
según la cual el cristiano no podía obtener su salvación por las
obras (de piedad, de culto externo, etc.) que realizase, sino tan
sólo por la fe; la negación de la eficacia de los sacramentos cató­
licos, excepto tres de ellos; la doctrina de que el cristiano no
necesita de otro intermediario con la divinidad que la lectura
y meditación de las Sagradas Escrituras (la Biblia), y otras de
menos importancia. Las tesis expresivas de esas diferencias, pre­
sentadas por Lutero en 1517, fueron condenadas por la Santa
Sede en jun io de 1520; pero Lutero, en vez de amedrentarse, que­
m ó públicamente, el 10 de diciembre de ese año, la B ula conde­
EL PERÍODO DE HEGEMONÍA Y SU FINAL (1010 A 1700) 3C7
natoria y una colección de las leyes canónicas, rompiendo así con
la Iglesia. A l lado de Lutero se colocaron, por diversos motivos
(unos, propiamente religiosos; otros, políticos o de codicia res­
pecto de los bienes eclesiásticos), muchos príncipes alemanes y
gran parte de la opinión pública germana. El conflicto era muy
grave, y a él tuvo que atender, desde luego, el Emperador. Así
lo hizo a partir de la primera Dicta o Asamblea imperial que
hubo de presidir en Worms (1521), y en cuyo programa de cues­
tiones figuraba la consideración de las medidas que procediese
tomar respecto de Lutero.
A l principio, Carlos quiso, e intentó, contemporizar. Luego,
en vista del creciente desarrollo del movimiento luterano y de
los peligros políticos que representaba para el Imperio, se colocó
resueltamente frente a él. Estalló con esto la guerra religiosa sos­
tenida por los partidarios de Lutero, a quienes se llamó protes-
tantes, y a su nueva doctrina (protestantismo y Reforma). De Ale­
mania trascendió ésta a otros países, primeramente a Suecia, cuyo
rey se hizo protestante, siguiéndole todo el pueblo (1529); luego,
a Francia, donde encontró gran oposición, pero adquirió muchos
prosélitos, por de pronto tolerados; y a Ginebra y su territorio,
donde el francés Calvino predicó e impuso una doctrina protes­
tante diferente de la de Lutero (el calvinismo), que se propagó
a Holanda y Escocia. En cuanto a Inglaterra, su entonces rey,
Enrique V III, no quiso aceptar la Reforma; pero, en virtud de
una desavenencia con el Papa, declaró en 1555 que se separaba
de la Iglesia de Roma, y que él sería el jefe de la de Inglaterra.
A esta Iglesia nacional se le llamó anglicana. Muerto Enrique
V III, muchos ingleses se convirtieron al protestantismo; lo que
fué origen de persecuciones y luchas interiores.
La guerra religiosa en Alem ania terminó en 1555, principal­
mente por la traición de uno de los generales del emperador,
Mauricio de Sajonia, ganado por el rey de Francia, Enrique II,
quien, por razones puramente políticas enlazadas con su pugna
con Carlos, apoyaba entonces a los protestantes. La paz llamada
de Augsburgo, que dió fin a la citada guerra, reconoció a los pro­
368 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

testantes la libertad religiosa con iguales derechos que a los cató­


licos, quienes siguieron siendo numerosos en Alemania no obs­
tante la gran difusión de la Reforma.
El protestantismo hizo prosélitos en España; no en gran can­
tidad, pero sí escogidos, como lo fueron algunos de los que logra­
ron escapar a las persecuciones de la Inquisición. En ese número
figuraron los dos hermanos Valdés (Alfonso y Juan), admirables
escritores y, el segundo, propagandista del protestantismo en Ná-
poles, donde llegó a reunir más de 3.000 prosélitos, germen de
difusión luterana en Italia; Francisco de Encinas, gran filólogo
y estilista y el más importante de los escritores españoles de reli­
gión protestante; Casiodoro de Reina, traductor de la B iblia en
castellano; Antonio del Corro, que fué profesor de la Universi­
dad de Oxford; y Cipriano de Valera, corrector de la B iblia de
R eina y traductor del Catecismo de Calvino. Impropio de la His­
toria es preguntarse qué extensión hubiese ido alcanzando el
protestantismo en España de no haber sido sofocado tan rápida
y rígidamente como lo fué; pero sí puede estimarse como verosímil
la suposición de que la masa española era demasiado profunda­
mente católica para que en ella pudiese entrar la Reform a tan
fácilmente como en otros países. Por otra parte, el Renacimiento
no siguió aquí la libre dirección filosófica y religiosa qu e en A le­
mania y otras naciones del Norte, sino tan sólo la literaria y clá­
sica (humanista), que también caracteriza aquel m ovim iento en
Italia juntam ente con la artística, según ya vimos.
E n cambio, es un hecho que tuvieron gran acogida en España
las ideas de uno de los más grandes humanistas de aquel tiempo,
el holandés Erasmo de Rotterdam, en hombres de ciencia y de
probada religiosidad como Luis Vives, el doctor N úñez Coronel,
el profesor de A lcalá Juan de Vergara y su hermano Francisco,
los arzobispos Fonseca y M anrique (éste, inquisidor general),
Francisco de Vitoria, Juan Maldonado (vicario general del arzo­
bispado de Burgos), Alfonso de Virués, benedictino y gran pre­
dicador, y otros muchos personajes de prestigio. C ierto es que
los más estimaban y leían a Erasmo (de quien ya conocieron
L á m i n a LXIÍI. — Alcázar de Sci’illa. Fachada principal.
EL PERÍODO DE HEGEMONÍA Y SU Í IN \L ( 1 5 1 6 A 1 7 0 0 ) 369

en 1520 traducciones españolas) por su indudable autoridad co­


mo humanista, filósofo y editor de textos religiosos, y que tam­
bién se le defendió en España por sus críticas de ciertas ideas
de Lutero; pero no es menos cierto que Erasino. a pesar de ia
independencia de su pensamiento, no era católico. Pregonaba
un cristianismo capa?, quizá de substituir al de Lutero y otros
protestantes y de evitar una mayor escisión religiosa y las luchas
sangrientas entre cristianos. Su independencia la expresó él mis­
mo diciendo: “ Busco la verdad y la hallo a veces en las propo­
siciones católicas, a veces en las de los protestantes” . En el fondo,
Erasino lo que predicaba era la reforma de los hombres por me­
dio de la educación, que destruiría la ignorancia, el peor de los
peligros para el espíritu. Después de varias tentativas infructuo­
sas de una parte del clero, los erasmistas españoles fueron perse­
guidos, y la Inquisición prohibió la lectura de los escritos de
Erasmo traducidos en España.

La Contrarreforma

N o se limitaron el rey Carlos y el clero español, asistidos en


esto por la opinión general del país, a defender en el Imperio a
la Iglesia católica y a perseguir en España a los protestantes. Es­
paña fué en rigor la cuna de la llamada Contrarreforma, es decir,
de la reacción ofensiva del catolicismo contra la disidencia que
dividía en dos grandes mitades la cristiandad. Expresiones fun­
damentales de esa ofensiva fueron el Concilio de T rento (1545-
1563) y la Compañía de Jesús (1536).
El Concilio de T rento, llamado así por el lugar en que cele­
bró sus sesiones, representa, de una parte, la ejecución de los de­
seos que alimentaban muchos buenos católicos de que se refor­
masen la disciplina y las costumbres del clero secular y regular
y se corrigiesen los abusos de la curia eclesiástica, principalmente
la romana; de otra parte, la defensa del dogma católico y la adop­
ción de reglas y medidas por las cuales se apretasen la homoge-
370 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

neidad y solidaridad de los elementos e intereses católicos y se


introdujesen, en la vida general de la Iglesia y de sus fieles, normas
conformes al sentido de la doctrina considerada como ortodoxa.
El más entusiasta y constante impulsor del Concilio, fué Carlos I.
A su lado estuvieron el cardenal Adriano, de Utrecht, luego Papa
(1522-1523); el cardenal decano Carvajal, español; el general de la
Orden agustina, Egidio de Viterbo, y otros ilastres prelados. Pa­
ciente y tozudo, el emperador fué venciendo la resistencia de
otra parte del clero y de algún Papa, a que se reuniese el Concilio
o a que continuase sus deliberaciones una vez comenzado; y ai
fin consiguió su propósito, eficazmente ayudado por los prelados
españoles presentes en aquél y por su embajador, Hurtado de
Mendoza. Los españoles fueren, en aquella magna asamblea de
la Iglesia católica, particularmente rígidos y francos en cuestiones
de disciplina y costumbres, como las relativas a la residencia de
los obispos, párrocos, etc., y a la corrección de los abusos de la
curia romana. Los cánones (leyes canónicas) aprobados en el Con­
cilio fueron, dos años más tarde (1565), adoptados en España con
algunas reservas, y vinieron a modificar ciertas partes de nuestra
legislación civil, como, por ejemplo, las relativas al matrimonio.
L a Compañía de Jesús fué una orden religiosa hija del pen­
samiento y la voluntad enérgica del caballero guipuzcoano Igna­
cio de Loyola (luego San Ignacio). Su fundación efectiva se pro­
dujo en 1539. La aprobó por Bula el Papa en 27 de setiembre
de 1540, confirmando el nombre de Compañía de Jesús que,
según se cree, le había dado en 1537 el mismo fundador, y to­
mándola bajo la protección de la Santa Sede. Varias novedades
presentó la nueva orden en relación con las anteriores a ella.
U na de las más salientes fué la sumisión absoluta (salvo caso de
pecado) al Papa, e, interinamente en la Compañía misma, de todos
sus miembros a los superiores de ella, “como si fuesen cadáveres
qu e se dejen llevar y traer adondequiera y tratar como quiera” .
La primera de estas sumisiones era de suma importancia y sig­
nificación en aquellos tiempos en que los protestantes combatían
al papado y la curia romana hallaba, según ya hemos dicho, entre
EL PERÍODO DE HEGEMONÍA Y SU FINAL ( 1 5 1 ( 5 A 1 7 0 0 ) 371

los mismos católicos, muchos contradictores y ganosos de su re­


forma y limitación de poder. No menos señalada y nueva fué la
concepción de la Compañía como una milicia, con caracteres de
fuerza de ataque, como hoy diríamos. El mismo fundador escribió
a este propósito que él no creía “ haber abandonado el servicio
militar, sino haberlo consagrado a Dios". La guerra que esta
milicia quiso emprender, y en efecto realizó, fué contra la here­
jía en todas sus formas y contra todos los enemigos del papado;
y como medida táctica encaminada a la eficacia de esa concepción
militar, Loyola, en vez de recluir a sus compañeros en los con­
ventos, los lanzó a la sociedad para que, mezclados con los demás
hombres, ganasen los espíritus empleando la insin ración psico­
lógica. Por todas estas condiciones, fué la Compañía el eje de la
Contrarreforma, singularmente en lo que ésta significaba contra­
rresto del protestantismo y oposición a que arraigase y se difun­
diese por toda Europa.
De esos modos contribuyó entonces, una parte considerable
del pensamiento español, a orientar la acción católica en el mun­
do; pero no igualmente a como siglos antes había contribuido a
la formación del dogma en Nicea y a la de ios cánones en los
primeros Concilios de Toledo.
Otra parte del espíritu español consideró compatible con estos
principios fundamentales una aspiración a proceder, en lo más
íntimo de su espíritu, de una manera que, enlazando con la
doctrina de las figuras más altas del clero católico visigodo, se
apartase de la violencia en la mayor proporción que hiciese
posible la atmósfera sustancialmente violenta de la Europa de
entonces. Así pudo escribir un español del siglo X IX , poco
conocido como cultivador de esta materia, los renglones si­
guientes: “ En el colmo de la grandeza que alcanzamos por en­
tonces, aquellos espíritus varoniles, gloria y prez del Catolicismo,
los Luises, las Teresas, los Carranza y Hernández de T ala vera, los
Hurtado de Mendoza, Sigüenzas, Nebrijas, Bracenses, Arias
Montanos y Marianas, los santos y los sabios, en suma, presin­
tieron la necesidad de unificar nuestro carácter, corrigiendo su
372 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

división y fundando una vida verdaderamente religiosa y cris­


tiana” . Y en otro párrafo vuelve a aquellos grandes espíritus que
‘‘prefirieron salvar a la humanidad por la caridad y la persua­
sión” ; citando también a “ San Ignacio de Loyola, cuyos no­
bles designios pusieron los cimientos de una vida religiosa más
conforme con la naturaleza humana y con sus varios fines, y sig­
nificaba entonces un ideal muy diferente y harto más sano, real
y levantado que el de los adeptos de aquella institución terrible”
(alude a la Inquisición).
Pero estas generosas aspiraciones fueron vencidas por el am­
biente dominante en el mundo y, algo también, por el lado
violento, intolerante y exagerado a que es propicio nuestro pueblo.

La intolerancia española y la Inquisición

L a Inquisición ayudó intensamente en la lucha religiosa de


aquellos tiempos, tanto en España como en los otros dominios eu­
ropeos y americanos de los reyes españoles, donde éstos la introdu­
jeron, aplicándola a todos los herejes y no sólo a los protestantes.
En la persecución y castigo de ellos, fué muy rígida, hasta el punto
de producir protestas de autoridades y particulares de significación
social. N o fué, sin embargo, institución exclusiva de España, como
no lo había sido tampoco en su origen, según ya sabemos; ni tam-
poso exclusiva del catolicismo español, la intolerancia para todo el
que no pertenecía a su Iglesia. Este sentimiento existió entonces
en todos los países cristianos, siendo común a todos los hombres
de la época, cualesquiera que fuesen sus creencias. L a intoleran­
cia como estado de espíritu, y como instrumento suyo la Inquisi­
ción u otras formas análogas de persecución v castigo, actuaron
substancialmente con el mismo rigor, aunque con modalidades
varias, contra todos los herejes; calificación cuyo sentido se había
ampliado, por la fuerza de las cosas, apropiándosela todas las Igle­
sias. Así, pues, tan hereje vino a ser el antiprotestante para quie­
nes profesaban esta nueva religión cristiana en las diferentes con­
fesiones o sectas en que se dividió, como lo era para los católicos
L ámina L X Y Catedral de Burgos.
EL PERÍODO DE HEGEMONÍA Y SU FINAL ( 1 5 1 6 A 1 7 0 0 ) 373

todo bautizado que se apartaba de la fe católica. El protestantismo


aplicó repetidamente, en los primeros tiempos, la misma intran­
sigencia que respecto de él ejercían los órganos de la Iglesia cató­
lica y los reyes de esta religión.
Por ello, en no pocos territorios de población luterana, calvi­
nista, anglicana, etc., fueron atropellados igualmente los católicos
y también quienes, no siéndolo, discutían o no aceptaban alguna
de las creencias nuevas triunfantes en cada lugar o comarca. Y
así, entre muchos más que podrían citarse (hombres distinguidos
y colectividades religiosas), fueron perseguidos, condenados y, a
veces, muertos en hoguera o por otros medios: en Italia, el gran
astrónomo y físico G alileo (1633) y el filósofo Giordano Bruno
(1600); en Francia, los protestantes de Provenza y el traductor
de Erasmo, Luis de Berquín, quemado vivo (1529) en tiempos
de Francisco I y, en el de Carlos IX , los hugonotes de París (ma­
tanza de la noche de San Bartolomé y sus consiguientes, en 1572
y 1676); en la de Ginebra calvinista, el médico español Miguel
Servet, que no era católico, y en Basilea, los católicos (1528); en
Holanda, los arminianos, secta protestante (1619), y otros adeptos
de análogas minorías, respecto de las dominantes allí; en Ingla­
terra, aparte los católicos, perseguidos por los protestantes, los
puritanos, los cuáqueros y otros disidentes del anglicanismo; y en
las colonias inglesas de América, donde se refugiaron algunos de
esos disidentes, ellos mismos persiguieron a los de otras confesio­
nes o les negaron el derecho de vivir en la colonia. M uy pocos
hombres, en aquellos siglos, predicaron y ejercieron la tolerancia
religiosa; entre ellos, los socinianos o unitarios italianos, los ana­
baptistas, los arminianos de Holanda y los católicos de la colonia
inglesa de Baltimore, en sus primeros tiempos. Tam bién antes
de la Reforma protestante hubo las mismas persecuciones, sin
que asomase, aislada o no, ninguna voz más que alguna defensa de
la tolerancia o, por lo menos, de la renuncia a la violencia para
la conversión, como habían predicado los obispos visigodos. Para
no citar más que algunos casos, recuérdense las matanzas de los
albigenses (siglo X III), la de los judíos de Provenza en 1487, la
374 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

ejecución de Savonarola en Florencia (1498), la de Juan Hus


en Constanza (1415) y las cruzadas contra sus partidarios en Bo­
hemia (1419-1431). La diferencia en la acción intransigente no
fué, por tanto, en la Europa de entonces, sino cuestión de más
o menos intensidad y persistencia del rigor, lo cual dependió,
a veces exclusivamente, de motivos políticos o del celo más o me­
nos exagerado de la autoridad encargada de la represión; pero
en todas partes abundó en episodios sangrientos y en limitacio­
nes de la libertad de pensar, no sólo religiosa, sino científica.
L a Inquisición española fué muy rígida y suspicaz en los siglos
X V I y X V II, hasta el punto de perseguir (o de molestar, por lo
menos), con motivos de poco fundamento, a personas de probada
fe religiosa como el obispo Carranza, el gran poeta Fr. Luis de
León, Fr. Luis de Granada, el venerable Juan de Ávila, Santa
Teresa de Jesús, sor María de Agreda, el P. Sigüenza, Arias Mon­
tano, Nebrija y el mismo Ignacio de Loyola.
Episodio importantísimo de la acción religiosa depuradora en
España fué la orden dada por Carlos I en 1526 para que se bauti­
zasen todos los mudéjares, so pena de expulsión. T a l medida fué
repetida en tiempos de Felipe II y completada ochenta y cuatro
años después, o sea en 1609, por Felipe III, con otra en que ex­
pulsaba de España a todos los moriscos (nombre dado, como ya
sabemos, a los mudéjares bautizados), de cuya fe y prácticas reli­
giosas se recelaba, no sin motivo real muchas veces. Conviene
decir que en la expulsión de los moriscos no influyó solamente
la razón religiosa (en orientación igual a la que produjo, ciento
diecisiete años antes, la de los judíos), sino también la razón polí­
tica, dado que aquéllos mostraron repetidamente inclinación a
secundar y favorecer los propósitos que acariciaron más de una
vez les musulmanes de África y los turcos, de recobrar el dominio
de España; aparte los perjuicios que a las poblaciones e intere­
ses de las comarcas marítimas españolas producían sus frecuentes
ataques y desembarcos, siempre que podían burlar la vigilancia
de las torres vigías de costas o de los barcos de guerra españoles.
KL l’KRÍODO DK ÍIKCF.MONÍA Y Si; FINAl. ( 15 K» A 1 7 0 0 ) 375

Exploración y conquistas en América y Oceania

A l evidenciarse por las exploraciones marítimas últimas de


Colón, contemporáneas de las de varios navegantes españoles y de
las de Américo Vespucci en las costas del continente meridional,
que lo encontrado no era el Asia oriental, sino una nueva parte
del mundo, los monarcas españoles y quienes les asesoraban en
este respecto, sin renunciar al primitivo designio (expresado en
el constante empeño de hallar un estrecho o paso para seguir al
Oeste), dirigieron su principal acción a descubrir y conquistar
en las tierras y los mares encontrados. Comparada esta orienta­
ción con la holandesa y la inglesa relativas al continente ameri­
cano y a las Indias orientales, se advierte en seguida que las de
aquellos dos pueblos tomaron, desde un principio, un carácter
predominantemente comercial, a base de compañías mercantiles
que pensaban en la explotación de riquezas ante todo y no en
conquistas; diferenciándose así del carácter político (dominio y
colonización oficial) y la acción individual que juntamente des­
tacan en el sistema español: esta última, en la forma que a con­
tinuación se explica.
La obra de conquista se realizó casi toda en tiempo de Car­
los I, y en ella se distinguieron, por sus condiciones militares,
Hernán Cortés, Pizarro, Almagro, Valdivia, Alvarado, Montejo
y algunos más de importancia inferior a éstos. Se ejerció la con­
quista propiamente dicha, sobre unos cuantos territorios de los
muchos que forman el doble e inmenso continente americano. La
razón de esto fué que los españoles hallaron reducidos núcleos
fuertes de resistencia en las poblaciones indígenas, constituidas, por
lo general, por tribus dispersas y débiles o de costumbres pacíficas
y organización rudimentaria. L o mismo les ocurrió a los primitivos
colonizadores ingleses y a los franceses en el Norte de América;
y eso hizo allí prácticamente inaplicable (aparte la orientación
mercantil ya dicha) la conquista militar a que obligó en Mé­
jico y Perú la oposición de Estados fuertes y organizados.
376 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Los únicos centros que poseían ambas condiciones eran en­


tonces, en la América explorada por los españoles, el imperio
azteca de M éjico y el incásico del Perú. Fué Hernán Cortés el
conquistador del primero (1519-1521); Pizarro y Alm agro, del
segundo (1532-1533). Valdivia completó esta conquista por la
parte de Chile. Alvarado realizó la de la región de Costa Rica
y Guatem ala (ai Sur de Méjico) y Montejo, la de Yucatán, co­
marca mejicana del Sudeste. La conquista de Chile tuvo una
segunda parte en las guerras con el pueblo araucano que habi­
taba una región de aquel país, y cuya valentía admirable cantó
un poeta español (vascongado), Alonso de Ercilla, en su poema
La Araucana. Resultado de la acción militar de Hernán Cortés
y Pizarro fué la desaparición absoluta de los dos citados imperios,
azteca e incásico, cuyas civilizaciones adelantadas en ciertos órde­
nes de la vida artística y social (esta última, singularmente en el
Perú), m uy incipiente y atrasada en otros, fué pronto absorbida
por la obra de asimilación de España; es decir, por la civilización
europea en su modalidad española, según veremos luego.
La obra de exploración y descubrimiento, desde luego mucho
más importante y vasta que la de conquista, fué también reali­
zada por españoles y por unos pocos extranjeros a las órdenes de
los reyes de España; pero siempre con barcos y tripulaciones espa­
ñoles. Entre los españoles merecen citarse especialmente Núñez
de Balboa, descubridor del mar Pacífico por el lado del istmo
panameño; Orellana, que halló y exploró el río Marañón; Men­
doza, quien, con Irala y Ayolas, penetró y dominó la región orien­
tal del Plata hasta el Paraguay; Núñez Cabeza de Vaca, que reco­
rrió estas mismas regiones y, antes, la costa Norte del golfo de
M éjico, desde Florida a California; Coronado, que llegó hasta el
río Colorado y el Misurí, y otros muchos.
A l reinado de Carlos I pertenece también la expedición de
Fernando de Magallanes (marino portugués al servicio de Es­
paña) y de los vascongados Elcano y Legazpi, quienes, buscando
por el Sur de Am érica el deseado paso al Oeste, hallaron el es­
trecho que se llam ó de Magallanes, desembocaron en el Océano
378 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Pacífico y descubrieron, entre otras islas oceánicas, las que lla­


maron Marianas y Filipinas, llegando así a los parajes cercanos
de las Indias orientales que buscaba Colón. En una de esas islas
fueron muertos por los indígenas varios de los expedicionarios,
entre ellos el mismo Magallanes. Elcano prosiguió con Legazpi
el viaje de regreso a España en la nave Victoria y, doblando el
Cabo de Buena Esperanza, fué el primer marino que dió la vuelta
al mundo. Poco después comenzaron las navegaciones españolas
por el Pacífico, que originaron muchos descubrimientos geográ­
ficos; pero España sólo ocupó las islas Filipinas y algunos pe­
queños archipiélagos próximos a ellas. Filipinas se convirtió pron­
to en un centro importante de comercio y de cultura española.

Las abdicaciones de Carlos I

Enfermo y fatigado moral y materialmente por las continuas


luchas y las infinitas preocupaciones que no le dieron punto de
reposo en los treinta y nueve años de su reinado, Carlos I abdicó
la corona de España (1556) en su hijo Felipe II, a quien adju­
dicó también el reino de Nápoles, el ducado de M ilán (proce­
dente de las posesiones del Imperio alemán en Italia), Flandes
(meridional y septentrional) con el Franco Condado y el Luxem-
burgo; o sea, los territorios pertenecientes a la Casa de Borgoña.
Esta últim a concesión y el matrimonio que el propio don Carlos
negoció entre Felipe II y la futura reina de Inglaterra, M aría
T u d o r (nieta de los Reyes Católicos por parte de madre) fueron
los dos últimos grandes errores que, desde el punto de vista de los
intereses nacionales de España, cometió aquel rey. Felipe hubiera
preferido heredar, con la corona de España, los dominios impe­
riales de Italia, que poseían una larga tradición española, a dife­
rencia de los de Borgoña, enteramente extraños a los intereses de
la corona Peninsular. H ubo, sin embargo, de resignarse a la fé­
rrea voluntad de su padre, quien también se le impuso en cuanto
a la alianza matrimonial con la dinastía inglesa.
FL PERÍODO DE HEGEMONÍA Y SU FINAL ( 1 5 1 0 A 1 7 0 0 ) ‘179

El primero de aquellos errores había de perpetuar y agravar


la carga que desde la muerte de Felipe el Hermoso representó
para España la incorporación a su monarquía de los Estados de
la casa de Borgoña y Austria, codiciados en parte por los reyes
franceses, y donde las diferencias religiosas iban pronto a suscitar
una guerra que, lógicamente, despertó el sentimiento nacional
de independencia en aquellos países. El segundo error produjo
poco después otra lucha, también de origen religioso, por haber
María Tudor, católica, perseguido a los protestantes: cosa que no
aprobó Felipe II, quien recomendó entonces el procedimiento
pacífico con los protestantes ingleses por medio de la predicación
y la persuasión. Esta táctica la sustituyó luego en Flandes por la
de violencia, como veremos en el lugar correspondiente.
Pero la ambición imperialista de Carlos I apreció las cosas de
otro modo. Desde su punto de vista, que era entonces común a
los monarcas europeos, el hecho tiene explicación en la ideología
política de la época; pero esto no alcanza a remediar ni a excusar
las consecuencias que trajo consigo para el futuro desarrollo in­
terior de España.
La sucesión de la corona imperial la resolvió Carlos a favor
de su hermano Fernando, a quien en marzo de 1558 reconocieron
como emperador los príncipes electores reunidos en la Dieta o
Asamblea de Francfort. Seis meses después moría en el monas­
terio de Yuste (Extremadura), a donde se había retirado en busca
de reposo físico e intelectual, el rey Carlos I de España y V de
Alemania.

Felipe II

Desde el punto de vista nacional, el rey más importante de la


Casa de Austria, y también el más español, fué Felipe II. El vo­
lumen e influencia de su acción de gobierno son tan grandes
en el siglo X VI, como lo fueron en el X V los de Isabel I y Fernan­
do. Pero los problemas principales que hubo de afrontar Felipe II
se diferenciaban de los que resolvieron aquéllos (y especialmente
380 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

la reina Católica), en haber sido, sustancialmente, problemas ex­


teriores a España y de relación o de pugna con otros países. A
que así fuese contribuyeron no poco los ataques y amenazas de
los reyes enemigos de la Casa de Austria y del poderío de ésta en
Europa. Contra ellos le fué preciso a Felipe II, más de una vez,
com batir incluso para salvar la independencia y los intereses par­
ticulares de España. Pero también influyó el hecho de que Fe­
lipe II, aunque no heredó el Imperio, se empeñó en continuar
realizando los fines característicos de esa institución, que él con­
sideraba como virtualmente transmitidos también a la corona
española. L a diferencia de su criterio imperialista con el de
Carlos I consistió en que éste sentía el Imperio como un Austria
y Habsburgo, y Felipe II como un católico, para quien la suprema
necesidad era salvar el mundo (no sólo España) de la herejía
triunfante en el Norte de Europa y en parte del Centro. Esa fué
quizá su mayor equivocación política con referencia a los inte­
reses españoles; no obstante el sentido general humano de aquel
propósito, dentro de la ideología de la época. Es lícito, sin embar­
go, preguntarse si Felipe II era capaz de comprender dónde estaba
(fuera de la razón religiosa y la de apoyo a la fam ilia imperial)
el interés del reino que, a través de su padre, heredó de Isabel
de Castilla y Fernando de Aragón. Los únicos aspectos en que
propiamente parece haber comprendido Felipe ese interés nacio­
nal, en lo que tenía de más íntimo, fueron el de las necesidades
económicas relacionadas con la mejora de las cualidades geográ­
ficas del territorio español, y el de la cultura. Su empeño en con­
certar lo que estimaba como sus obligaciones internacionales con
las qu e correspondían a un rey español de entonces, constituyó
su error político más grave y también su drama espiritual.
Felipe había sido cuidadosamente educado para el gobierno
por su padre, Carlos I, y por varias personas de cultura y expe­
riencia que le rodearon en su mocedad. Con objeto de completar
esa educación, y para que conociese por sí mismo los países de
Europa que pertenecían a su padre, éste le hizo visitar Italia,
Flandes y Alemania. Poco después, y por su ya citado matri-
L á m i n a LXVII. — Pintura mural de ¡a Sala Capitular. Catedral de Toledo. A la derecha: retrato del cardenal Cisne
EL PERÍODO DE HEGEMONÍA Y SU FINAL ( 1 5 1 0 A 1 7 0 0 ) 381

monio con María T u d or, Felipe residió algún tiempo en In­


glaterra.
Con todo esto, adquirió experiencia de los hombres y de las
cuestiones que entonces agitaban a Europa, y especialmente un
elevado sentido de su responsabilidad como rey, dentro de la
concepción absolutista. Este sentido se aplicó en dos formas (pie
caracterizan la manera de gobernar de Felipe II: es una su inter­
vención personal y directa en todas las cuestiones de administra­
ción; otra, la defensa tenaz de los intereses de la monarquía con­
tra todos los enemigos de ella, incluso el Papa, cuando éste se
mezclaba en asuntos que afectaban a los dominios de la corona
española o a la soberanía de ésta.
La intervención personal y directa, signo de independencia
de carácter y de celo por las funciones de rey, se expresó en el
hecho de que Felipe II nunca descargó la resolución de los asun­
tos en otras personas, aun las de mayor confianza (sus secretarios),
sino que los estudiaba y resolvía por sí mismo. Esta manera de
proceder, digna por un lado de elogio, tuvo también sus desven­
tajas. A l centralizar en sí mismo el gobierno hasta en sus m í­
nimos detalles, quitaba iniciativas a las autoridades inferiores al
rey y dejaba a éstas sin poder decidir por sí mismas en momentos
difíciles y que no admitían espera. Por otra parte, y dada la difi­
cultad de las comunicaciones que entonces se padecía, la necesidad
de aguardar instrucciones directas del rey hacía que éstas llegasen
muchas veces tarde y no causasen el efecto buscado. Añádase a
esto las vacilaciones y lentitud personales de Felipe, que, sea cual
fuere su explicación psicológica, constituyeron prácticamente una
inferioridad frente al dinamismo de que dieron muestra sus ene­
migos y, particularmente, la reina Isabel de Inglaterra y la re­
genta de Francia, Catalina de Médicis. La única excepción a esa
técnica burocrática seguida por el rey fué el sistema de autonomías
legislativas, muy amplias a veces, que se aplicó en las colonias
americanas y oceánicas: origen de una abundante legislación es­
crita y consuetudinaria que prácticamente modificó la dictada en
la metrópoli en no pocas cuestiones.
382 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

O tro rasgo característico de Felipe II, ya indicado de paso en


otro lugar, fué el sentido de responsabilidad jurídica referente a
la aplicación y el respeto de las leyes. A primera vista no es fácil
comprender esta buena calidad de aquel monarca, a cuya afir­
mación parecen oponerse hechos como el relativo al secretario
Antonio Pérez, los castigos de la sublevación de Zaragoza y otros
análogos que se expondrán más adelante. Pero si se confrontan
estas claudicaciones con otros actos de Felipe II, tales como el
respecto guardado al fuero aragonés en cuanto al nombramiento
de nuevo virrey; su negativa a que los moriscos vencidos fuesen
expulsados; su renuncia a la propiedad de una casa, que el rey
discutía por creerla suya, con una mujer del pueblo, preten­
sión que Felipe declinó en cuanto se hubo convencido de que
el derecho a ella no le correspondía; su aceptación del fuero de
aduanas aragonés, alegado respecto de una importación que in­
teresaba al monarca para uso propio, y otros sucesos análogos,
surge la duda de si lo característico en él era la alternativa que
hace a los hombres, muy a menudo, pecar, arrepentirse y hacer
méritos con la realización de una buena obra, sin perjuicio de
volver a pecar; o, por el contrario, esas contradicciones aparentes
no son contradicciones de doctrina, sino diferencias de criterio; y
por la condición distinta de los casos en punto al mantenimiento,
unas veces, del cumplimiento de la ley y, otras veces, del derecho
al castigo que como monarca le corresponde. La posibilidad de
esta explicación no encuentra obstáculo en las excepciones que
se apartan de ella, como el referente al asesinato de Acevedo, que
fué una verdadera injusticia imposible de toda atenuante.
O tro criterio exigen, para su comprensión dentro de la ética
política de la época (a que me referiré en otro párrafo), el rigor
y la impasibilidad con que actuó Felipe II en la materia reli­
giosa, en la de “ razón de Estado“ y en las que afectaban a su
soberanía personal: frente a los cuales no vaciló en envenenar al
presunto reo y en hallarse dispuesto a llevar por sí mismo el haz
de leña para la hoguera en que debería ser quemado un hereje,
aunque fuese su mismo hijo. Para Felipe II no había, en todo eso,
EL PERÍODO DE HEGEMONÍA Y SU FINAL ( 1 5 1G A 1 7 0 0 ) 383

más que la aplicación de la ley que a cada caso correspondía, en


pleno derecho. A esta especie de hechos corresponde también su
conducta en punto a la cuestión religiosa en Flandes y los Países
Bajos; conducta expresada en sus instrucciones a los gobernado­
res que allí se sucedieron, advirtiéndoles que podría cederse en
varias cosas, menos en lo que vaya “ en menoscabo de nuestra
Santa Fe Católica, porque jamás consentiré que en esto haya la
menor debilidad, aunque se pierdan esos dominios” .

La lucha con el protestantismo y sus consecuencias políticas

El decidido empeño de quebrantar el protestantismo que


caracteriza a Felipe II, le condujo a ponerse de acuerdo con los
partidos católicos de Francia, Inglaterra, Irlanda y Escocia, y ayu­
darles en sus luchas contra los reformistas de los respectivos países.
Para ello tuvo que sostener guerras más o menos relacionadas
con las de carácter político a que nos hemos referido antes, y que
influyeron mucho en éstas.
Así sucedió en los Países Bajos, heredados de la Casa de Bor-
goña. A Felipe II le interesaban poco esos territorios. Confió el
gobierno de ellos, primeramente, a su hermana natural, Marga­
rita, duquesa de Parma, ayudada por un Consejo del que for­
maban parte Guillermo de Orange-Nassau, llamado el Taciturno,
los condes de Egmont y de Horn y otros personajes del país.
Además de este Consejo, puso junto a Margarita, como primer
ministro, al cardenal Granvella, hombre docto pero poco con­
temporizador. Este nombramiento fué mal recibido por los fla­
mencos y los holandeses, por tratarse de un extranjero. (Gran­
vella era natural del Franco Condado.) Aum entó el malestar la
reforma de dos obispados que hizo Felipe II y que se creyó pre­
cursora de la Inquisición; de donde se suponía una agravación
en las persecuciones contra los calvinistas y otros protestantes.
Después de varias embajadas de la alta nobleza flamenca en de­
manda de reformas en el gobierno, accedió Felipe a separar a
384 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

Granvella; pero no se acomodó a cejar en su persecución a los


no católicos. En una carta del propio rey a su hermana, le dijo
que estaba dispuesto a quemar 60 ó 70.000 hombres, si fuera ne­
cesario para extirpar de Flandes la herejía.
Comenzó entonces la resistencia, que Margarita contuvo me­
diante la suspensión de los procesos contra los protestantes. El
mismo Felipe hizo algunas concesiones, como la de suprim ir la In­
quisición. Una parte de la opinión flamenca y holandesa consi­
deró insuficientes esas concesiones, y esa oposición originó un
m otín con saqueo de las iglesias católicas, no obstante la oposi­
ción que a estas violencias hicieron los luteranos y otras personas
calificadas. A ese ataque contestó Felipe con la implantac;ón
de un sistema de represión dura. Para ello envió al duque de A lba
con instrucciones, no sólo para reprimir la herejía, sino tam­
bién todo movimiento favorable a la autonomía tradicional de
aquellas comarcas o que meramente representase oposición al sen­
tido centralizador de la política real. Aplicó A lb a severamente
estas instrucciones, hasta excederse de lo ordenado por el rey; con
lo que se juntaron en el ánimo de los flamencos y holandeses los
dos motivos más sensibles que suelen tener los pueblos en sus
diferencias con los poderes públicos: el de la libertad nacional y
el religioso. Estalló la guerra, dirigida por Guillerm o de Orange-
Nassau y su hermano Luis (1568), y A lba condenó a muerte a los
condes de Egmont y H orn y otros personajes. Dominada la si­
tuación por el terror, volvió a retoñar la guerra en 1572, soste­
nida entonces por las provincias noroeste de los Países Bajos
(Holanda, Zelanda, Güldres, Overysel, Utrecht). D uró hasta
1597, tras muchas vicisitudes, victorias, derrotas y heroicidades
de uno y otro lado. Felipe II, próximo a morir y desalentado,
cedió los Países Bajos del Norte, pero bajo el protectorado de
España, al archiduque Alberto de Austria con quien casó a su
hija, la infanta Isabel Clara Eugenia. Pero si muriese uno de los
cónyuges sin dejar hijos, aquellos Estados revertirían a la corona
de España (agosto de 1597). Así creyó el rey desprenderse de
unos dominios que durante treinta años habían consumido las
L á m i n a L XX. — Hernán Corles (de un grabado ant igu o ) .
EL PERÍODO DE HEGEMONÍA Y Sl¡ FINAL ( 1 5 1 ( 3 A 1 7 0 0 ) 385

mejores fuerzas de España. Pero no consiguió su propósito, ¡jor­


que más tarde volvieron a pesar sobre éstas y se reanudó la lucha
que había de terminar con la independencia de los holandeses.
La única satisfacción que le quedó a Felipe 11 fué la de ver
que la región sur de Flandes (correspondiente en parte a lo que
luego fué Bélgica) permaneciese católica en su mayoría. Por lo
que toca a las luchas religiosas de Francia, también le fué de re­
lativa compensación que el rey Enrique IV (1591-1 (»10), aun­
que protestante de religión, tuviese que convertirse al catolicis­
mo para poder dominar la situación política y vencer a las fuerzas
unidas del rey de España y de los católicos franceses.
Las guerras con Inglaterra terminaron desgraciadamente para
España. Proyectada por Felipe II la invasión de las islas Bri­
tánicas para combatir en su propio terreno a los ingleses protes­
tantes y a su reina Isabel I, quien constantemente favorecía a los
holandeses sublevados y a los portugueses enemigos de Felipe II,
y que también atacaba las Indias, hizo preparar una escuadra nu­
merosa a la que se dió el nombre de Armada Invencible; pero
mal acondicionada, con mucho de su personal incompetente y
con un general (el duque de Medina Sidonia) que carecía de ex­
periencia en cosas marítimas, fué desbaratada por tempestades y
vencida luego por los buques ingleses (más veleros y mejor ar­
tillados que los españoles), no obstante la heroicidad de varios
de los capitanes hispanos (1588). Aunque poco después se obtu­
vieron algunas victorias sobre la marina inglesa, el intento de
invasión española no pudo cumplirse, y el efecto moral de la
destrucción de la Invencible no sólo pesó gravemente sobre el
ánimo de los españoles, sino que autorizó en la opinión extran­
jera, especialmente la inglesa, la idea de la debilidad militar de
España en la guerra marítima. En cuanto a Felipe II, recibió se­
renamente la noticia de aquel desastre y expresó su opinión (que
sólo alcanzaba a parte de la verdad) con estas palabras: “ Yo no
envié mis barcos a que luchasen contra las tempestades” .
386 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

E l ejército español

E n todas esas luchas consolidó su fama el ejército español,


cuya base principal estaba formada entonces por la infantería. De­
bíase la fuerza de aquél a su buena organización y a su manera
de pelear o táctica. La organización había comenzado, como ya
dijimos, en tiempo de los Reyes Católicos y la completó Gonzalo
de Córdoba.
E l ejército de entonces era muy diferente del actual. L o for­
maban voluntarios, penados (éstos principalmente para la ma­
rina, qu e se movía a remo y a vela), reclutas forzosos y algunas
tropas costeadas por los nobles ricos. Los voluntarios constituían
la parte principal y eran de dos clases: unos españoles y otros ex­
tranjeros, todos ellos a sueldo. Los voluntarios españoles fueron
m uy numerosos en el reinado de Felipe II, y de ellos se formaban
los soldados viejos o veteranos, que eran la parte m ejor y más
disciplinada de las tropas. Entre éstos abundaban los hijos de
nobles de últim a categoría (hidalgos), a quienes la carrera mi­
litar abría camino para mejorar su condición económica. En cam­
bio, los extranjeros (alemanes, italianos y de otros países), muy
necesarios porque las continuas y largas guerras exigían muchos
hombres, eran gente bulliciosa, que se sublevaba con frecuencia
y que cometió muchos desmanes en los asaltos de ciudades y en
otros casos en que las costumbres militares de entonces consen­
tían el saqueo o apoderamiento violento de los bienes privados.
E n vez de los regimientos, que se crearon más tarde, consti­
tuían el ejército los llamados tercios, compuestos de varias com­
pañías (de 12 a 15), con un total variable de soldados (de 3000
a 4500). Cada tercio era mandado por un Maestre de Campo,
y cada compañía por un Capitán. Este título existía ya en tiem­
po de los Reyes Católicos, cuyo ejército estaba dividido también
en Capitanías y Lanzas, siendo llamados Capitanes generales los
jefes de un arma (por ejemplo, infantería), y a veces de un te­
rritorio, verbigracia la frontera de Navarra.
EL PERÍODO DE HEGEMONÍA Y SU FINAL ( 1 5 1 6 A 1 7 0 0 ) 387

Las compañías llevaban banderas de colores diferentes. La


bandera real era roja, con escudos del monarca e imágenes sa­
gradas. Los soldados iban unos armados con picas, otros con ar­
mas de fuego (arcabuces y mosquetes). Estas últimas, cada vez más
perfeccionadas, concluyeron por dominar sobre las picas. Había
también caballería y artillería. Los cañones disparaban balas de
piedra y de hierro y eran de bronce. España fué el país que inició
el establecimiento de lazaretos para los soldados, institución ro­
mana que se había perdido en los siglos medievales.
Estas condiciones del ejército español, mandado entonces casi
siempre por generales de primer orden, unos nacionales y otros
extranjeros, halláronse m uy a menudo contrarrestadas por la ca­
rencia de dinero para pagar las tropas y para comprar los víveres,
municiones y demás medios materiales que la guerra requiere.
Esa falta de dinero produjo repetidas y graves sublevaciones de
los soldados (hecho a que antes hemos aludido), los cuales para­
lizaban la continuación de la lucha. Fué también más de una
vez la causa de que se llegase a la paz por imposibilidad de sos­
tener más tiempo el gasto que representaba la guerra: modo
indirecto de imponer el pacifismo a los belicosos reyes de enton­
ces. Las proporciones enormes de ese gasto justifican las peti­
ciones frecuentes de las Cortes para que se ahorrasen las guerras
y explican en gran parte el empobrecimiento del país que tenía
que sufragarlas.

Episodios de las guerras

Entre las muchas victorias memorables que las ai mas espa­


ñolas lograron en tiempo de Felipe II, se destacan las siguientes:
la batalla naval de Lepanto (7 octubre 1571), en que, aliados el
Papa, el rey de España y la República de Venecia, vencieron a los
turcos. Mandaba la expedición un general español, D. Juan de
Austria, hijo bastardo de Carlos I, y en ella iba como soldado
M iguel de Cervantes, quien quedó manco a consecuencia de una
herida. Con esa victoria y la conseguida poco antes (1565) en la
388 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

isla de Malta, sitiada por los turcos, éstos dejaron de ser un pe­
ligro inminente y grave para Italia y España. No menos célebres,
aunque nc de consecuencias tan importantes, fueron la batalla
de San Quintín (1557), ciudad francesa que tomaron las tropas
españolas, obteniendo así la posibilidad, no cumplida luego, de
apoderarse de París; y la de Gravelinas (1558), también contra
los franceses, que amenazaban a Bruselas. Episodio de esta guerra
contra Francia, terminada en 1559 por la paz de Cateau-Cam-
brésis, fué el ataque de las tropas españolas (1557), mandadas
por el duque de A lba, a los dominios del Papa Paulo IV , enemigo
de la supremacía española en Italia y que, en odio a ella, se había
aliado con el rey francés, Enrique II. Con esto demostró Felipe II
que, como su padre Carlos I, sabía concertar su fervorosa reli­
giosidad y adhesión al Papa con la defensa de sus intereses polí­
ticos, si contra ellos actuaba la Santa Sede en su calidad temporal
o de señorío italiano.
A la misma posición, fundamentalmente política, respondió
en la ideología d e los reyes absolutos españoles el llamado rega-
lismo, por el que recabaron y ejercieron intervención en asuntos
eclesiásticos, defendieron la supremacía de la jurisdicción civil
sobre la eclesiástica en varias cuestiones y se reservaron la conce­
sión del permiso (pase regio) para la publicación en España de
las bulas y breves papales. L a Inquisición también estuvo muy
intervenida aquí por la corona.

Felipe II, rey de Portugal

En lofc últimos años del reinado de Felipe II, los extensísimos


territorios de su monarquía se vieron acrecentados con los perte­
necientes a la corona de Portugal. Desde 1578 era soberano de
ésta el cardenal Enrique, sin sucesión directa. Com o siempre
había ocurrida y seguía ocurriendo en casos tales, acudieron di­
versos pretendientes a la herencia del reino, fundándose en los
títulos de parentesco. Quien los poseía mejores era Felipe II,
EL PERÍODO DE HEGEMONÍA Y SU FINAL (1 5 1 () A 1 7 0 0 ) 389

nieto legítimo del gran rey portugués Manuel I (1495-1521), de


quien procedían directamente los monarcas anteriores al carde­
nal Enrique. Esa superioridad en los títulos de parentesco fue
reconocida en las Cortes portuguesas de Alm eirin (1580), por
la nobleza y el clero que de ellas formaban parte. En conse­
cuencia, a Felipe II debía corresponder la sucesión en el trono,
una vez fallecido don Enrique.
Pero en el elemento popular portugués gozaba de gran pres­
tigio un nieto bastardo de Manuel I, el prior de Ocrato, don
Antonio. A l morir Enrique, los partidarios de don Antonio se
aprestaron a resistir con las armas la legítima subida al trono
de Felipe II. Expresaban aquéllos, con esa actitud, sentimien­
tos de independencia y de apartamiento de España (y singular­
mente de los reyes y el pueblo de León y Castilla) que desde
hacía siglos poseían y manifestaban los portugueses, no obstante
su primitivo origen español; sentimientos que tienen en su favor
todas las razones que nuestra ideología actual emplea para jus­
tificar los movimientos en pro de las independencias de grupos
nacionales y políticos definidos y arraigados. Pero no se pensaba
así en el siglo X V I, por lo general, ni podían comprender esa po­
sición las clases directoras ni los reyes. Felipe II procedió, pues,
legítima y lógicamente al defender el derecho que le habían re­
conocido las Cortes de Alm eirin. Nadie, fuera de los portugueses
partidarios de don Antonio, hubiera comprendido entonces en
Europa que Felipe II procediese de otro modo.
Para contrarrestar la oposición de los partidarios del Prior,
envió Felipe II a Portugal tropas mandadas por uno de sus me­
jores generales, el duque de Alba. Una breve campaña de tres
meses deshizo aquel obstáculo. Don Antonio huyó a Francia; y
aunque algunos de sus partidarios prolongaron la resistencia en
las islas Azores con la ayuda de los reyes de Inglaterra y Francia, la
escuadra española, mandada por uno de sus más ilustres almi­
rantes, el marqués de Santa Cruz, los venció, con derrota de la
escuadra francesa que había ido a ayudarles.
Felipe II fué reconocido como rey legítimo en las Cortes por-
390 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

tuguesas de Thom ar (abril de 1581), quienes ratificaron así el


dictamen de las de Alm eirin. El nuevo rey, con laudable pru­
dencia y delicadeza, procuró el mayor respeto a las instituciones
y leyes de Portugal; y llevó ese respeto hasta el hecho de no nom­
brar n i u n solo funcionario de nacionalidad española, rectifi­
cando así la conducta seguida en Castilla por su padre, Carlos I.
Durante la guerra misma, el duque de Alba, obedeciendo a las
órdenes q u e el rey le diera, castigó duramente los desmanes (im­
posibles de evitar, dadas las costumbres de la época y la compo­
sición de los •jércitos) que algunos soldados y oficiales cometieron
contra personas y cosas de paisanos portugueses en Montemor y
otras localidades, y contra los conventos de frailes adictos al pre­
tendiente don Antonio. Este rigor de castigo por tales desmanes
era, ciertamente, cosa desusada en aquel tiempo, y es buena
prueba del cuidado con que Felipe II quiso evitar todo m otivo
legítimo de descontento y protesta en Portugal.

L a sublevación de los moriscos y la de Zaragoza

En el orden político interior, dos perturb?' 'ones considera­


bles se produjeron durante el reinado de Felipe II.
La prim era en el tiempo, y la más grave, fué una nueva suble­
vación de los moriscos, promovida circunstancialmente por la p u ­
blicación en 1567 de un edicto en que se aumentaban las restric­
ciones de carácter religioso y social establecidas por el decreto
de 1526; pero los moriscos hallábanse ya disgustados y excitados
por la presión, cada vez mayor, que desde la época de Cisneros
se venía ejerciendo sobre ellos y por el acrecentamiento del rigor
inquisitorial. E l edicto de 1567 fué desaprobado por personas tan
importantes y libres de sospecha en materia religiosa como el mar­
qués de M ondéjar, Capitán general de Granada; el duque de
Alba; el comendador de Alcántara y otras. El mismo Pedro de De-
za, presidente de la Chancillería (Audiencia) de Granada, y
miembro del Consejo Supremo de la Inquisición, opinó qu e se
EL PERÍODO DE HEGEMONÍA V SU FINAL ( 1 5 1 6 A 1 7 0 0 ) 391

dulcificaran los términos de la nueva ley. Pudieron más las opi­


niones rigoristas de Diego de Espinosa, secretario de Felipe II,
y del arzobispo Guerrero, y el edicto se aplicó. La sublevación
no se hizo esperar. Sus primeros chispazos se produjeron en abril
de 1568. A l frente de ella se puso un descendiente de los califas
Omeyas, don Hernando de Córdoba y de Valor (Aben Humeya),
y más tarde el morisco Adalá Abenabó. Con varias vicisitudes en
que jugaron contradictoriamente la política de atracción y be­
nevolencia del Capitán general Mondéjar y la rigurosa de Deza,
la guerra duró hasta 1571, con grandes esfuerzos y abundante
derramamiento de sangre. Vencidos los sublevados, los moriscos
sobrevivientes, y aun los que no habían tomado parte en la gue­
rra, fueron deportados en masa y distribuidos en diferentes re­
giones de Extremadura, León, Galicia, Castilla y la provincia de
Sevilla. Anteriormente habían sido deportados los del Albaicín
(3500 hombres y muchas más mujeres). H ubo opiniones en fa­
vor de su expulsión, pero el rey se opuso a esto.
La sublevación de Zaragoza tuvo causas muy diferentes de la
de los moriscos. Uno de los secretarios del rey, Antonio Pérez,
había sido procesado, primeramente, por rencillas con otro secre­
tario, Vázquez, y luego por hechos de prevaricación, lujo excesi­
vo, relaciones deshonestas con la princesa de Éboli y, última­
mente, por sospechoso de haber inducido al asesinato de un
secretario de don Juan de Austria, Escobedo. Escapóse Antonio
Pérez de la cárcel en 1590 y marchó a Zaragoza, donde pidió
auxilio al Justicia Mayor, don Juan de Lanuza. Éste, aplicando
al caso uno de sus privilegios procesales, encerró a Pérez en la
cárcel llamada de los manifestados. Con este hecho quedaba el
secretario protegido para que no se le causara vejación alguna
durante el proceso; terminado el cual con la debida sentencia,
se le entregaría al juez competente para que se le aplicase el
fallo. Equivalía, pues, en sus efectos, y hasta cierto punto, al
derecho de asilo; prácticamente, substraía el acusado a la acción
directa de la jurisdicción real. Contestó el rey a esta habilidad
de su secretario, lanzando contra él sentencia de muerte. Pérez,
392 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

sin abandonar la cárcel que le protegía, escribió un Memorial


en que acusaba a Felipe II, con cartas de éste como prueba, de
que la orden de asesinar a Escobedo había partido del mismo
monarca. Este hecho complicó el asunto. Acusado de herejía A n ­
tonio Pérez, la Inquisición le sacó de la cárcel de manifestados
para llevarle a la de herejes. El pueblo de Zaragoza vió en esto
un acto que vulneraba uno de sus fueros, y se amotinó (1591):
circunstancia que Pérez y sus amigos aprovecharon para ligar la
suerte de aquél con la defensa de las libertades de Aragón. En­
vió Felipe tropas para dominar el alboroto; huyó a Francia A n ­
tonio Pérez y alentó a los franceses para que ayudaran a producir
un levantamiento general del reino aragonés; pero la opinión
dominante no le siguió en este camino. Zaragoza no opuso resis­
tencia al general de las tropas reales. Con promesas de clemencia,
obtuvo el rey que regresasen a Zaragoza el Justicia M ayor y al­
gunos nobles comprometidos en el motín y que habían huido;
pero así que los tuvo a mano, los procesó. El resultado fué que
el Justicia (Lanuza) fuese decapitado, que varios nobles muriesen
misteriosamente en la cárcel y que a 69 ciudadanos aragoneses
los condenase la Inquisición a la pena de hoguera, aunque sólo
la sufrieron seis dé ellos.
El asunto quedó terminado así en cuanto al orden público.
A ntonio Pérez, errante por varias cortes de Europa enemigas
dé Felipe II, trató varias veces de reconciliarse con el rey, sin
lograrlo; pero no perdonó ocasión de levantar contra Felipe acu­
saciones que las más de las veces eran falsas. La de la orden contra
Escobedo era exacta.

Felipe I I y el principe don Carlos

O tro episodio tristísimo, de índole familiar, turbó igualmente


la vida del rey. Fué protagonista de ese episodio su hijo primo­
génito, el príncipe don Carlos. Los hechos a él referentes han
sido no sólo exagerados, sino suplantados por otros que carecen
EL PERÍODO DE HEGEMONÍA Y SU IINAL ( 1 5 1 6 A 1 7 0 0 ) 393

de toda prueba histórica, o por hipótesis ligeras y maliciosamente


aceptadas. En principio, la sentimentalidad de Felipe II respecto
de sus hijos, como se sabe por su correspondencia, no autorizaría
nunca a suponer a priori una dureza espontánea e injustificada
respecto del príncipe Carlos.
Lo que puede afirmarse, dado el actual conocimiento de los
documentos auténticos que poseemos, es, de una parte, que don
Carlos tenía trastornada su inteligencia y que esa perturbación
fué acentuándose a medida que avanzaba en edad el príncipe. De
ella procedieron actos verdaderamente insensatos, de que era el
mismo primera víctima, y que a menudo afectaron al rey su
padre y a personas de gran importancia en la corte. No es aven­
turado creer que el mismo origen tuvo su intento de fugarse y
de ponerse al lado de los holandeses sublevados contra el dominio
del rey de España. Cualquiera que sea la justificación circunstan­
cial que una inclinación semejante pudiera tener desde el punto
de vista del juicio personal propio de los hombres modernos,
frente a ciertas aspiraciones y hechos que cabe apreciar con cri­
terios muy varios según el aspecto que en ellos se considere, de lo
que no cabe duda es que aquel designio del príncipe era total­
mente inconciliable, desde el punto de vista del Estado español,
con la condición de príncipe y heredero presunto de la corona.
En ninguna corte del mundo, ni en ninguna familia reinante, se
hubiera consentido entonces esa actitud; y de producirse, se hu­
biera procurado reprim irla severamente. Eso es lo que hizo Fe­
lipe II al mandar que el príncipe quedase detenido y recluido
en habitaciones del Palacio Real.
Aunque el documento en que el rey participó la prisión de
don Carlos oficialmente a varias corporaciones y entidades (entre
ellas, el Ayuntamiento de Madrid) no precisa las causas de aque­
lla determinación, dice con toda claridad y repetidamente, en ex­
presiones de forma variada, pero de sustancia única, que fueron
“ muy justas causas y consideraciones que conciernen al servicio
de Dios y beneficio público de estos reinos” y “ de justo funda­
mento y fin” .
394 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

A los seis meses de aquel acontecimiento, murió el príncipe


en Palacio a consecuencia de las imprudencias y dislates que su
enfermedad y carácter violento le hacían cometer. No conocemos
prueba alguna que dé fundamento al supuesto de que en esta
muerte tuvieran intervención el rey padre o la Inquisición.

Protección a la vida económica

Felipe II no fué sólo un rey guerrero por los motivos y a la


manera que ya hemos expuesto. Atendió con gran interés a la
cultura y a los intereses materiales de España; más a aquélla que
a éstos, porque los enormes gastos que, como ya hemos visto,
exigían las guerras, dejaban poco dinero sobrante para atender
a lo m ucho que requerían la agricultura, la industria, el comercio
y las obras públicas, especialmente los caminos. Es evidente, sin
embargo, que el rey y los hombres que le aconsejaban en estas
materias sintieron la necesidad de reaccionar contra las condi­
ciones desfavorables del medio geográfico y climatológico de Es­
paña, para mejorar, en la medida a que alcanzaba entonces la
acción del Estado, el bienestar de la población y la vida econó­
mica en general.
En este sentido se hicieron o mejoraron varios caminos y
muchos puentes (de 1592 a 1596 se planearon 300), algunos im ­
portantes, y se acometió la obra de hacer navegables los ríos
principales, proyecto presentado a Felipe II por el ingeniero
A ntonelli. D e ese proyecto se ejecutó el del T ajo, logrando que
durante algún tiempo los tejidos trabajados en T oledo y en T a-
lavera de la Reina, así como otras mercancías, se llevasen por
el río a Portugal, y que las desembarcadas en Lisboa subiesen en
barcos hasta Toledo, Aran juez y otros pueblos de Castilla. El
reinado de Felipe II fué así el primer momento, después de lo
hecho por los romanos muchos siglos antes, en que los poderes
públicos desarrollaron una política de modificación del medio
físico, aprovechando las condiciones buenas que éste ofrecía y
EL PERÍODO DE HEGEMONÍA Y SU FINAL ( 1 5 1 6 A 1 7 0 0 ) 395

reaccionando sistemáticamente contra las malas. Aunque redu­


cida a una particularidad, si bien importantísima, como es la de
las comunicaciones interiores del país, esa política era acertada y
beneficiosa. Justo es decir que, en materia de vialidad terrestre
(puentes y carreteras), cuya mejora pidieron repetidamente las
Cortes durante el siglo X V I, la iniciativa y la ejecución no corres­
pondieron a los poderes centrales sino en los casos de necesidad
militar o de viajes de la corte. En los demás, fueron los munici­
pios, y a veces los comerciantes, quienes proyectaron y ejecutaron.
Tam bién se hizo algo en materia de puertos, iniciando o me­
jorando los de Cartagena, Málaga, Bilbao, San Sebastián, Mo-
trico, Gijón, Mahón, Ceuta, Gibraltar, Valencia, Cádiz, Pasajes
y otros. El de Barcelona, dependiente del Consejo de Ciento y
de una Junta, obtuvo mejoras importantes. En punto a riegos,
necesidad aguda en muchas comarcas, hubo más proyectos que
realizaciones. Entre éstas, lo fué a medias el Canal Imperial de
Aragón, cuya acequia quedó detenida en el río Jalón (1538 ó
1540); y por completo, el de Colmenar, derivado del T ajo, y el
de Cherta, derivado del Ebro. De pantanos se hicieron varios,
entre ellos el de T ib i, para fertilizar los campos de la huerta de
Alicante, y se terminó el de Almansa. Las Cortes pidieron una
intensa acción en este orden; pero hallaron obstáculo en la ig­
norancia y los prejuicios de la masa rural, análogos al que poco
después hubo de oponerse contra una canalización del T a jo y el
Manzanares, porque “ si Dios hubiese querido que fuesen nave­
gables, con sólo un fíat lo hubiese realizado” .
Conexión con las medidas indicadas tienen los trabajos em­
prendidos en tiempo de Felipe II para poblar algunas comarcas
y para formar el censo de población. En cuanto a lo primero, la
empresa más considerable fué la de repoblar los lugares que
quedaron desiertos por la remoción de los moriscos del reino de
Granada. Este último hecho trajo aparejada la confiscación de los
bienes de los expulsados. L a confiscación se hizo a beneficio de
la Hacienda Real; pero la falr. de pobladores y, por tanto, de cul­
tivadores, en una extensa región, pedía remedio en bien de la
396 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑ*■

economía nacional. Se dió ese remedio en forma de reparto entre


los cristianos que habrían de venir a repoblar según un plan
muy bien estudiado y entendido (órdenes e instrucciones de
1571 a 1595). Desgraciadamente, y por falta de celo y buena
inteligencia en los encargados de aplicarlo, no produjo ese plan
todo el resultado previsto, aunque la repoblación se efectuó.
En cuanto al censo de población, se comenzó en 1574 me­
diante las llamadas “ Relaciones topográficas” , que son verda­
deras descripciones de los pueblos de España hechas conforme
a interrogatorios muy completos y meditados, cuya finalidad
era trazar un plano de España que empezó en 1566 el cosmó­
grafo Esquivel, empleando en él métodos muy adelantados para
la triangulación de la Península. A los interrogatorios contesta­
ron, según sabemos hoy, 636 pueblos, de los 13.000 a que se en­
viaron. Tomadas en conjunto, acusan despoblación o escasa den­
sidad en muchos parajes, cosa de que se lamentan varios
documentos contemporáneos. A ese mal no se rem edió con la
intensidad necesaria entonces, ni siquiera empleando los medios
indirectos convenientes para que se produjera por sí mismo hasta
donde esto es posible.

Protección a la cultura

L a protección de Felipe II a la cultura fué también grande


y se expresó, no sólo en el apoyo prestado a las Universidades y
a otros géneros de estudios que entonces tuvieron su m ejor época,
sino también en la fundación de bibliotecas y en la ayuda am­
pliamente concedida a los cultivadores de las ciencias, de las
artes plásticas y de la música. Creaciones docentes de Felipe II
fueron, entre otras, la Academia de Ciencias, que funcionaba en
el mismo Palacio Real y a la que asistían nobles y militares; la
Academ ia de Matemáticas, cuyo primer director fué el arquitecto
e ingeniero Herrera, autor de El Escorial, y en que se estudiaba
hidráulica, arquitectura, cosmografía, náutica, artillería y cons-
EL PERÍODO DE HEGEMONÍA Y SU FINAL ( 1 5 1 6 A 1 7 0 0 ) 397

trucción de murallas y fuertes; la Biblioteca especial de esta Aca­


demia, para la que se trajeron libros de toda Europa, y su co­
pioso gabinete de máquinas c instrumentos para las experiencias;
el Jardín Botánico de Aranjuez; la magnífica Biblioteca de El
Escorial; el Archivo español de Roma y el de Simancas; la expe­
dición científica a las Indias del doctor Francisco Hernández, do­
tada de los mejores medios y condiciones que para ese género
de empresas pueden apetecerse, y que, entre otros resultados,
produjo grandes descubrimientos de botánica y de farmacia; la
conservación y ordenación de las colecciones botánicas que ve­
nían de América, y que el rey encargó al doctor Antonio Nardo,
gran naturalista, etc. La importancia científica de las Academias
antes citadas, fué grande; entre otras razones, porque vinieron a
sustituir con ventaja a la ya deficiente enseñanza de las Univer­
sidades en materias estrictamente científicas. Así, y mientras
aquéllas decaían, particularmente en las disciplinas que el Rena­
cimiento estaba renovando, las Academias se mantuvieron más
al unísono con el progreso europeo. Algún historiador español
de las Academias opina que el cierre de alguna de ellas, aconte­
cido más tarde, fuese la causa principal de la decadencia que en
ciertos estudios acusa nuestro siglo X V II. En este mismo tiempo,
los ingleses crearon la llamada Sociedad Real Inglesa.
A Felipe II se debió también el pioyecto de monopolizar la
publicación de los libros religiosos, para lo cual obtuvo licencia
del Papa y subvencionó ricamente varias imprentas. De éstas
iu é la más importante la de Plantino (Plantín), en Amberes,
donde se imprimió, dirigida por el gran erudito español Arias
Montano, la Biblia Poliglota (es decir, en varios idiomas), edi­
ción monumental única en el mundo, aparte la Biblia complu­
tense, pero distinta- de ésta. Aún puede visitarse en aquella ciu­
dad la casa en que estuvo instalada la imprenta de Plantín.
De tiempo de Felipe II fueron algunos de los más notables
hombres de ciencia, literatos y artistas españoles que ilustraron
e l llamado Siglo de Oro y cuyas obras, muy celebradas entonces,
aun son hoy, en parte, apreciadas, leídas o aprovechadas.
398 MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA

C on su reinado y el de Carlos I coincide el período de es­


plendor de las Universidades de España, de que fué Salamanca
la más famosa entonces.
Añadamos la interesante noticia de que la m ultiplicidad de
asuntos que reclamaba la heterogénea actividad del rey y los
funcionarios públicos, impuso la necesidad de dictar muchas le­
yes y de pub