Está en la página 1de 3

Comentario a “El límite del conocimiento en la filosofía de Spinoza”, de Juan Vázquez Abad.

Octavio Martínez López

I. Introducción

Los extractos que integran los párrafos en torno a los cuales elaboramos nuestros comentarios
forman parte del cuerpo del estudio titulado “El límite del conocimiento en la filosofía de
Spinoza”, de Juan Vázquez Abad.

El autor propone una interpretación del pensamiento filosófico de Baruch Spinoza. Clarificando el
propósito que persigue manifiesta que la interpretación que pretenderá proponer versará en
específico sobre la epistemología spinoziana y el límite del conocimiento manifiesto en ella.

Spinoza afirmó que Dios es plenamente cognoscible. Empero, en su filosofía se encuentra latente
un acercamiento a la tesis, relacionada al pensamiento moderno, de que la idea de Dios
representa el límite del pensar humano, sin embargo, es la idea que se constituye en fundamento
de la filosofía de todo conocimiento.

El texto se despliega en cuatro movimientos: En el primer movimiento (“En conexión […] del
pensar al ser.” :La tesis […] spinoziana”.), el autor presenta el sentido de la interpretación que
pretende proponer y realiza una primera formulación de la tesis que desarrolla el problema de
acceder a la existencia de Dios a partir del fundamento epistemológico spinoziano. El segundo
movimiento (“Porque una segunda […] docta ignorantia.” “Ya no se trata […] extensa y
pensante.”), resalta la imposibilidad de construir el concepto de “Dios”, aun cuando no puede ser
objeto de reflexión, es el garante de la objetivación de todo conocimiento filosófico. En el último
movimiento (“Podemos […] la teoría) el autor destaca dos rasgos principales que se han hecho
evidentes durante el curso de la discusión acerca de Dios en la filosofía spinoziana.

II. Explicación del texto

-Primera parte: De acuerdo con Spinoza, Dios puede ser conocido. Conocemos las cosas con
certeza e infalibilidad solo a través de la intuición, esto es posible porque la intuición es la forma
de conocimiento en que: o percibimos las cosas por su misma esencia, tratándose de objetos
creados. Dios es ‘causa de sí’; por lo tanto, en el plano epistemológico, “Dios” es un concepto que
se construye o genera de sí mismo. El problema de todo esto surge cuando Spinoza aprueba la
existencia de Dios por la noción de ‘causa de sí’.

Desde la filosofía spinoziana no es dable afirmar la existencia de Dios. Spinoza, como racionalista,
no acepta la tesis de adecuación “entre el entendimiento y la cosa como criterio de verdad”, sin
embargo precisa una garantía para todo conocimiento, ésta para él es Dios. Desde esta postura,
en definitiva, nos está vedado el acceso a la existencia de Dios.

-Segunda parte: Pensar al Dios de Spinoza se presenta ante nosotros con la magnitud de un
problema ingente. Dios es “infinitos atributos”. Al asumir el Dios spinoziano este carácter, que lo
define; Dios viene a ser la “coincidentia oppositorum” la coincidencia de las oposiciones, u
opuestos, porque los atributos que es Dios, no solo son infinitos, sino, en algunos casos, opuestos.
El problema se torna aún más grave cuando Spinoza afirma para Dios, que los atributos expresan
la esencia y que cada atributo debe concebirse por sí. ¿De qué manera pensar en Dios de Spinoza?
Si esto no es posible, concluye el autor, de Dio solo podemos tener la docta ignorantia.

Si nos es imposible, en nuestra condición de hombres que sólo pueden conocer de Dios dos
atributos (pensamiento y extensión), construir la idea de Dios por dos atributos que nos permiten
conocer a Dios y a la vez nos lo impiden en cuanto opuestos, ¿cuánto más si pretendiéramos
conocer a Dios a plenitud? Ciertamente cada atributo expresa la esencia de Dios, pero cada
esencia, en cuento expresa un atributo, debe ser concebida por sí ¿Dios es un cúmulo de esencias?
En el supuesto de que Dios es uno y el mismo.

-Tercera parte: Dios representa, entonces, el límite incognoscible del pensar y a la vez el
fundamento de todo conocimiento. Si a través de la intuición aprehendemos a Dios, y no podemos
aprehender de él sino solo dos atributos de los infinitos atributos que es, ¿qué lugar ocupa Dios en
la filosofía de Spinoza? El de fundamento. Dios es consolidad en el pensamiento spinoziano como
el ser garante de la objetivación de los conocimientos filosóficos.

-Cuarta parte: El autor descubre, entonces, que Dios no puede ser objeto de reflexión ni de
conocimiento, porque es claro que representa el límite incognoscible del pensar; y, por otra parte,
Dios es consolidado como fundamento de toda filosofía.

III. Análisis del texto

Los acercamientos del autor a los problemas que suscita el pensar a Dios y el conocer el ser de
Dios, dentro del pensamiento filosófico spinoziano, revelan que la tesis la idea de Dios es la
expresión del límite incognosible del pensar humano, pero a la vez constituye un postulado
necesario para el sistema, realmente se vincula, por una parte, con teoría que sostiene que el
“ente Dios”, por ser trascendente, no puede ser conocido por los hombres desde la inmanencia; y,
por otra, con la postura que defiende la plena cognoscibilidad de Dios y que conocerlo es
necesario para conocer el mundo.

IV. Conclusión

Las propuestas interpretativas del autos, así como el problema de que trata, y que expone al inicio
del estudio, no pretender ser inquisiciones hechas a la filosofía de Spinoza, que entre el tiempo de
este filósofo y el nuestro, median cerca de tres siglos y medio. No obstante lo anterior, las
propuestas interpretativas merecen se estimadas de ingeniosas e inteligentes que trazan
directrices para una nueva interpretación de la filosofía spinoziana y despertar inquietudes que
mueven a la búsqueda de una respuesta a la cuestión acerca de que el portar infinitos atributos es
la esencia de Dios.

También podría gustarte