Está en la página 1de 7

Historia de Chinchero

Comparte:



Etimología
El significado original de su nombre se ha perdido, aunque hoy la tradición conoce a este pueblo
como la "tierra del arco iris" porque el K'uychi (arco iris) tiene frecuente presencia en la época de
lluvias.

Ubicación
Corresponde al distrito del mismo nombre en la provincia de Urubamba, a 30 Kms. al noroeste de la
ciudad del Qosqo; a una altura de 3780 m.s.n.m. y sobre una planicie alto-andina.

Descripción
Lamentablemente, como casi en la totalidad de los pueblos o templos cercanos al Qosqo, Chinchero
fue arrasado y modificado por los "extirpadores de idolatrías" (sacerdotes católicos).

Su destrucción empezó cuando Manco Inca luego de su campaña en el Qosqo decidió licenciar a
sus soldados para que volviesen a sus tierras y cuiden de sus familias, y se dirigió hacia
Ollantaytambo luego a Vilcabamba pasando por Chinchero que fue incendiado para que los
invasores que lo perseguían no tuviesen alimentos ni posada.
Posteriormente en 1572 el Virrey Toledo fundó la "doctrina de Nuestra Señora de Monserrat de
Chinchero" y ordenó la construcción de la actual iglesia católica que fue culminada a inicios del siglo
XVII.
La iglesia fue construida utilizando como cimientos los muros de piedra calcárea finamente labrada
que correspondieron a un gran palacio Inca; el interior de la fina construcción incásica fue rellenado
con tierra traída de otros sectores hasta la altura de su techo para servir a la construcción de la
iglesia.; ese palacio incásico debió ser muy importante porque en su fachada que da hacia la planicie
sur presenta vanos de triple jamba que por si solos indican su categoría.

En el extremo oriental de la iglesia está otra gran plaza que hoy cumple la función de Plaza Principal
del pueblo; en su extremo occidental tiene un muro que contiene nichos trapezoidales grandes que
muy bien pueden albergar a una persona parada, debieron utilizarse para guardar en su interior
momias de nobles e ídolos que presidían las ceremonias ancestrales; esa pared con nichos tiene
una cornisa de roca ígnea labrada. En medio de esa plaza se encuentra un busto a la memoria de
Mateo García Pumakawa Chiwant'ito quien nació en la casa situada delante del busto(con una
pequeña arquería y ventanas de medio punto en el segundo piso); Mateo Pumakawa fue Cacique
de Chinchero,
Oficial y Brigadier a sueldo del ejército español, luchó en contra de la Revolución de Tupaq Amaru II
coadyuvando a su derrota en 1781; en su vejez quiso resarcir su acción negativa ante su pueblo y
su raza uniéndose a los hermanos Angulo para luchar contra la corona española pero fue derrotado
y luego colgado en un arco de medio punto similar a los que se ven en Chinchero, en Sicuani en
1814.
Después de la derrota de Tupaq Amaru, Pumakawa mandó pintar su victoria en frescos encima de
la puerta de medio punto de la iglesia; al medio se encuentra la Virgen de Monserrat, a su derecha
la celebración por la victoria que coincide con la procesión de Acción de Gracias y la presencia de
San Pablo y San Pedro que lleva en sus manos las llaves del cielo; a la izquierda de la Virgen se
encuentra la batalla que representa el caos y el Bando de Tupaq Amaru.

Además, se observan iconos que representan a


Pumakawa simbolizado en forma de Pumas en actitud de lucha o erguidos y triunfantes; y otros
representando a Tupaq Amaru simbolizado por el Amaru (serpiente-dragón) como representación
del desorden y caos.
En Chinchero, cada domingo por la mañana se lleva a cabo el mercado indígena que es uno de los
más típicos y recomendables en la región; aún se aprecia el trueque practicado para proveerse de
bienes diversos y casi siempre se intercambian productos tropicales como frutas, hojas de coca, o
sal de Maras por productos de la zona como papas, habas, ollucos, etc. Debido a la afluencia turística
que tiene este pueblo se ha creado un mercado artesanal de tejidos, que a diferencia de otras ferias,
los productos que se venden son hechos por los propios comuneros que usan técnicas ancestrales
en el teñido de la lana.

Historia de Chinchero
Comparte:



Etimología
El significado original de su nombre se ha perdido, aunque hoy la tradición conoce a este pueblo
como la "tierra del arco iris" porque el K'uychi (arco iris) tiene frecuente presencia en la época de
lluvias.

Ubicación
Corresponde al distrito del mismo nombre en la provincia de Urubamba, a 30 Kms. al noroeste de la
ciudad del Qosqo; a una altura de 3780 m.s.n.m. y sobre una planicie alto-andina.

Descripción
Lamentablemente, como casi en la totalidad de los pueblos o templos cercanos al Qosqo, Chinchero
fue arrasado y modificado por los "extirpadores de idolatrías" (sacerdotes católicos).

Su destrucción empezó cuando Manco Inca luego de su campaña en el Qosqo decidió licenciar a
sus soldados para que volviesen a sus tierras y cuiden de sus familias, y se dirigió hacia
Ollantaytambo luego a Vilcabamba pasando por Chinchero que fue incendiado para que los
invasores que lo perseguían no tuviesen alimentos ni posada.
Posteriormente en 1572 el Virrey Toledo fundó la "doctrina de Nuestra Señora de Monserrat de
Chinchero" y ordenó la construcción de la actual iglesia católica que fue culminada a inicios del siglo
XVII.
La iglesia fue construida utilizando como cimientos los muros de piedra calcárea finamente labrada
que correspondieron a un gran palacio Inca; el interior de la fina construcción incásica fue rellenado
con tierra traída de otros sectores hasta la altura de su techo para servir a la construcción de la
iglesia.; ese palacio incásico debió ser muy importante porque en su fachada que da hacia la planicie
sur presenta vanos de triple jamba que por si solos indican su categoría.

En el extremo oriental de la iglesia está otra gran plaza que hoy cumple la función de Plaza Principal
del pueblo; en su extremo occidental tiene un muro que contiene nichos trapezoidales grandes que
muy bien pueden albergar a una persona parada, debieron utilizarse para guardar en su interior
momias de nobles e ídolos que presidían las ceremonias ancestrales; esa pared con nichos tiene
una cornisa de roca ígnea labrada. En medio de esa plaza se encuentra un busto a la memoria de
Mateo García Pumakawa Chiwant'ito quien nació en la casa situada delante del busto(con una
pequeña arquería y ventanas de medio punto en el segundo piso); Mateo Pumakawa fue Cacique
de Chinchero,
Oficial y Brigadier a sueldo del ejército español, luchó en contra de la Revolución de Tupaq Amaru II
coadyuvando a su derrota en 1781; en su vejez quiso resarcir su acción negativa ante su pueblo y
su raza uniéndose a los hermanos Angulo para luchar contra la corona española pero fue derrotado
y luego colgado en un arco de medio punto similar a los que se ven en Chinchero, en Sicuani en
1814.
Después de la derrota de Tupaq Amaru, Pumakawa mandó pintar su victoria en frescos encima de
la puerta de medio punto de la iglesia; al medio se encuentra la Virgen de Monserrat, a su derecha
la celebración por la victoria que coincide con la procesión de Acción de Gracias y la presencia de
San Pablo y San Pedro que lleva en sus manos las llaves del cielo; a la izquierda de la Virgen se
encuentra la batalla que representa el caos y el Bando de Tupaq Amaru.

Además, se observan iconos que representan a


Pumakawa simbolizado en forma de Pumas en actitud de lucha o erguidos y triunfantes; y otros
representando a Tupaq Amaru simbolizado por el Amaru (serpiente-dragón) como representación
del desorden y caos.
En Chinchero, cada domingo por la mañana se lleva a cabo el mercado indígena que es uno de los
más típicos y recomendables en la región; aún se aprecia el trueque practicado para proveerse de
bienes diversos y casi siempre se intercambian productos tropicales como frutas, hojas de coca, o
sal de Maras por productos de la zona como papas, habas, ollucos, etc. Debido a la afluencia turística
que tiene este pueblo se ha creado un mercado artesanal de tejidos, que a diferencia de otras ferias,
los productos que se venden son hechos por los propios comuneros que usan técnicas ancestrales
en el teñido de la lana.

Complejo Arqueológico y ciudad de


Chinchero en Chinchero
Chinchero posee un rico patrimonio monumental y
cultural. Es uno de los pocos lugares en el Cusco que
conserva de manera visible el trazo urbano inca.
Chinchero se fundó en medio de las más hermosas
campiñas con la finalidad de servir de lugar de descanso
al inca Túpac Yupanqui. Los restos del palacio inca, la
iglesia colonial erigida sobre basamentos de piedra, su
impecable andenería y una colorida feria dominical
constituyen sus principales atractivos.

CHINCHEROS
Introducción
(3,762 msnm) Chincheros
Atractivos en
Chincheros
Festividades en
Chincheros

A 30 Kms. al norte de la ciudad del Cusco, por una carretera asfaltada, llegamos
al poblado de Chincheros (3,762 m.s.n.m), poblado de origen incaico que recibe
la custodia del nevado Chicón y cuyo nombre se originaría en la voz quechua
sinchi, que significa "hombre valiente".

Ubicado estratégicamente en el cruce de tres caminos que conectan Cusco,


Yucay y Pumamarca, este pueblo era el paso obligado hacia Machu Picchu en la
época del Tahuantinsuyo. Esta ruta partía del barrio Carmenca (actual barrio de
Santa Ana, en el Cusco), seguía por las faldas del cerro Senca, pasaba cerca de
la laguna Piuray, y junto a Chinchero, continuaba hasta Maras.

En la actualidad Chinchero es un distrito de la provincia de Urubamba que cuenta


con una población que supera los 15 mil habitantes. Se compone de doce
comunidades indígenas que medianamente mantienen el sistema de organización
social de los ayllus, aunque ya no corresponden al sistema de organización
vigente antes de la conquista española. Estas comunidades, siguiendo con el
sistema de organización del Tahuantinsuyo, nombran directamente a su máxima
autoridad: el Varayoc. Por esto, Chinchero es uno de los pocos lugares en donde
se conserva la forma tradicional de comercio en los mercados denominada
trueque.

La principal actividad económica en Chinchero es la agricultura. El 55% de los


agricultores se dedica al cultivo de papa, el 15% a cereales, otro 15% a
tubérculos menores, el 10% a leguminosas y entre el 2 y 3% a otros cultivos. Hoy
como antaño, Chinchero es considerado el granero del Cusco. En sus tierras
destaca la producción de ovejas y el ganado vacuno, aunque se debe mencionar
a las llamas traídas de las punas. Sus toros son muy solicitados para arar la
tierra. La zona cuenta con recursos hídricos muy importantes como las lagunas
de Huaypo y Piuray.

Chinchero se fundó en medio de las más hermosas campiñas con la finalidad de


servir de lugar de descanso al inca Túpac Yupanqui. Allí ordenó erigir adoratorios,
baños, andenes y el gran palacio real en el año 1480. Las crónicas relatan que el
gobernante murió en oscuras circunstancias. Algunos creen que fue envenenado
por su princesa favorita, Chiqui Ocllo, aunque también pudo ser la propia coya
Mama Ocllo, quien resintió la preferencia del inca por el hijo de su concubina. En
la lucha por el poder fueron exterminados todos los partidarios de Chiqui Ocllo,
incluyendo a la princesa. El hijo del Inca, Cápac Huari, fue confinado de por vida
en la cárcel de Chinchero.

Hacia 1540, el rebelde Manco Inca, en su huida hacia Vilcabamba, incendió


Chinchero para evitar que sus enemigos pudieran abastecerse.

Chinchero posee un rico patrimonio monumental y cultural. Es uno de los pocos


lugares en el Cusco que conserva de manera visible el trazo urbano inca. Los
restos del palacio inca, la iglesia colonial erigida sobre basamento de piedra, su
impecable andenería y una colorida feria dominical constituyen sus principales
atractivos.

La Plaza de Armas ostenta un enorme muro inca decorado con diez grandes
nichos trapezoidales en perfecto estado de conservación, y una de las iglesias
coloniales más importantes de la región (posee altares barrocos y profusa pintura
mural). A la Plaza da también la que fue la casa de Mateo García Pumacahua,
caudillo de una rebelión anticolonial en el año 1814.

A pesar de ubicarse a casi 4,000 m.s.n.m el paisaje de Chinchero no corresponde


expresamente a la fría puna. En su amplia meseta, decorada por las lagunas
Piuray y Huaypo, se erigen imponentes los nevados Salcantay, Verónica y Soray,
en cuyas orillas habitan varias comunidades dedicadas al cultivo de la papa.
Según una de las leyendas locales, el dios Sol pidió a Manco Cápac que sus hijos
mellizos lo acompañaran en su ocaso. Cuando fueron a buscarlos, descubrieron
que el hijo que caminó más lejos se había convertido en la laguna Huaypo y la
hija en la laguna de Piuray.

La ciudad inca de Chinchero


El actual pueblo de Chinchero, al igual que Ollantaytambo, está construido
íntegramente sobre un asentamiento inca de extraordinaria extensión. Según los
estudios realizados por José Alcina Franch, el conjunto urbano de Chinchero lo
conforman una serie de edificaciones, generalmente de planta rectangular. Estas
se ven adosadas a las faldas de una colina, sobre plataformas, casi siempre muy
alargadas y de escasa profundidad, especialmente en dirección norte.

El conjunto de plataformas con edificaciones está ordenado en torno a dos


plazas. Una plaza principal o gran plaza -la actual explanada de Capellanpampa-
y la plaza del pueblo, ubicada a los pies de la iglesia. Franch sostiene, de manera
hipotética, que tal vez ésta última tuvo un carácter cívico-militar. En la gran plaza
(60 metros de ancho por 114 metros de largo) se hallan tres edificios alineados en
el lado sur y varias piedras finamente labradas de carácter ceremonial. Se trata
de huacas que quizá representarían a los ancestros míticos de los ayllus.

La plaza del pueblo tiene dos niveles: el más alto corresponde al atrio de la iglesia
y el inferior a la plaza propiamente dicha. El desnivel presenta un muro de
contención decorado por doce grandes hornacinas. En el sector este del pueblo
hay una gran extensión de andenes

Por estar el centro urbano ubicado sobre plataformas, los constructores de


Chinchero utilizaron escaleras y rampas para acceder de una plataforma a otra.
Por su parte, la circulación se realizó por calles y pasillos, con tierra apisonada
con piedras y canales de drenaje. Posiblemente, ambas plazas se comunicaron
en el punto donde hoy se halla un gran portal que permite el acceso a la plaza del
pueblo.

Sistema de drenaje
El sistema de evacuación de aguas de lluvia y residuales alcanzó -en opinión de
Alcina Franch- un alto nivel difícilmente imitable. La perfección en el trazado, así
como la solidez y estudiada graduación o pendiente de sus canales, da cuenta de
los elevados conocimientos de los arquitectos y urbanistas a los que Túpac
Yupanqui encomendó la tarea de construir su residencia de reposo.

Las hornacinas
En el sector donde hoy se encuentra la iglesia pueden verse formidables paredes
de poliedros ensamblados a la perfección que forman muros de contención que
dan forma a los andenes. Además, perduran grandes salas con ventanas. En la
plaza del pueblo puede apreciarse una pared inca formada por doce hornacinas.
Las hornacinas poseen un moderno alero lítico que las cubre y protege por
encima. Las estructuras construidas en estas terrazas han desaparecido en su
mayoría, pero una porción de los muros todavía forma parte de la amplia iglesia.

La vestimenta
Muchos de los habitantes de Chinchero visten a la usanza de sus antepasados.
No sólo durante la feria dominical, para llamar la atención de los turistas, sino de
manera cotidiana, preservando celosamente su tradición. El hombre adulto lleva
la típica montera, sobre todo los domingos y días de fiestas. Utiliza también los
ponchos nogales de lana de oveja, chalecos y pantalones de bayeta, así
como chullos multicolores. En los pies llevan las ancestrales sandalias (ojotas), ya
sea de cuero o de goma.

La mujer chincherina, por su parte, ha heredado por generaciones el arte del


hilado y del tejido de lana. Por esta razón, conserva orgullosa su tradicional
vestimenta. Se viste con llicllas (especie de mantas oscuras decoradas con
filigranas rojas y verdes y un prendedor a la altura del pecho), chalecos y polleras
de bayeta de color negro, sujetadas al cuerpo con fajas o chumpis. En sus
cabezas, decoradas por finas trenzas, usan coloridas monteras.