Está en la página 1de 1

Patakies de Ika Wori

PATAKI
Oshun y Ogún vivían juntos y un día Ogún regresó temprano de su trabajo y al
ver la casa le dijo a Oshun: ¿Quién estuvo aquí, pues yo no deje la cama así?
Oshun le respondió: Aquí no ha estado nadie.

A los pocos días Ogún volvió a notar lo mismo, pero no dijo nada y podo
después volvió a notarlo y se fue a casa de Orunmila, quien le vio este Ifá y le
marcó rogación con un perrito, Eran Malu y demás ingredientes. Después de
hecho el Ebo, Orunmila le dijo: Durante cuatro días seguidos, tienes que venir a
mi casa a traerle comida al perrito. Ogún así lo estaba haciendo pero no podía
sorprender a Oshun, porque esta tenia una Codorniz que le avisaba cuando
Ogún se acercaba a la casa, y esto le daba tiempo a Oshun para sacar el
hombre.

Llegó el cuarto día y Ogún fue casa de Orunmila y cuando llegó este le dijo:
Bueno, hoy el perrito va contigo. Poco después salieron de la casa de
Orunmila, Ogún con su perrito.
En la distancia, la codorniz no distinguía bien, y decía: Aquello que viene en la
distancia se parece a un perro, pero me parece grande, ahora me luce más
chiquito, ahora lo veo más grande y en este divagar, la codorniz se entretuvo y
cuando vino a darse cuenta, ya el perrito estaba encima de ella ladrándole y la
codorniz huye para la monte donde se escondió y Ogún entro en su casa y vio
a Oshun y al hombre que salían por una ventana.

Y así Ogún descubrió lo que quería saber y Oshun renuncio a la codorniz


porque la vendió.

Pataki
El Murciélago no tenía alas, y la gente lo pisaba y lo maltrataba diciendo: Mira
un ratón. Cuando el murciélago fue a ver a Orunmila, le vió este Ifá, le mandó
hacer Ebo con: Akuko, Eyele Meji, y Sabana, que son las que le sirven ahora
de alas, cosa que hizo.

Pero como el murciélago no siguió visitando la casa de Orula y quedo sin saber
distinguir, por no haber terminado la obra. Por eso, lo mismo da que le pongan
en la boca una cosa que otra, le toco vivir en la oscuridad, y vivir de cabeza.