Está en la página 1de 308

ARTE RUPESTRE

DE MÉXICO PARA EL MUNDO


Avances y nuevos enfoques de
la investigación, conservación
y difusión de la herencia
rupestre mexicana

Gustavo A. Ramírez Castilla / Francisco Mendiola Galván


William Breen Murray / Carlos Viramontes Anzures

Coordinadores
ARTE RUPESTRE DE MÉXICO
PARA EL MUNDO
AVANCES Y NUEVOS ENFOQUES DE LA INVESTIGACIÓN,
CONSERVACIÓN Y DIFUSIÓN DE LA HERENCIA RUPESTRE MEXICANA

Coordinadores:
Gustavo A. Ramírez Castilla
Francisco Mendiola Galván
William Breen Murray
Carlos Viramontes Anzures
En Memoria

José Antonio Lasheras Corruchaga


William Breen Murray
ARTE RUPESTRE DE MÉXICO PARA EL MUNDO
© Coordinadores:
Gustavo A. Ramírez Castilla
Francisco Mendiola Galván
William Breen Murray
Carlos Viramontes Anzures

Primera edición 2015

ISBN: 978-607-8222-94-0

Gobierno del Estado de Tamaulipas

Ing. Egidio Torre Cantú


Gobernador Constitucional del Estado de Tamaulipas

Mtra. Libertad García Cabriales


Directora General del
Instituto Tamaulipeco para la Cultura y las Artes

Diseño de portada: Alejandro Betancourt Alcocer

Derechos exclusivos de la presente edición


reservados para todo el mundo.

Instituto Tamaulipeco para la Cultura y las Artes (ITCA)


Calle Francisco I. Madero N° 225, Zona Centro
Ciudad Victoria, Tamaulipas (C.P. 87000)
Teléfono ITCA: (01-834) 1534312 Ext. 101

Ninguna parte de esta publicación, incluido el diseño de la portada, viñetas e iconografías, puede ser re-
producida, almacenada o transmitida de manera alguna ni por ningún medio, ya sea electrónico, químico,
mecánico, óptico, de grabación o de fotocopia, sin consentimiento por escrito del editor.
Presentación

Tamaulipas es un estado privilegiado en manifestaciones de arte rupestre. En nuestra


geografía, diversas son las regiones donde el misterio y el encuentro con lo extraordinario
se hacen presentes. Desde los inicios del siglo XX y muy especialmente en las décadas de
1950 a 1970, se han dado a conocer estos sitios que pasaron desapercibidos por mucho
tiempo.
En nuestro tiempo, el arte rupestre de Tamaulipas ha comenzado a destacar por la
gran cantidad, calidad y belleza de algunas de estas sorprendentes pinturas. Para destacar,
el hallazgo de casi cinco mil pinturas en la Sierra de San Carlos, municipio de Burgos, que
fue noticia mundial en el año 2013. Descubrimiento que reafirmó en grupos de investiga-
dores e instituciones la importancia de la riqueza patrimonial de Tamaulipas.
Conscientes de la necesidad de conservar y difundir esta herencia natural y cultural,
el Gobierno de Tamaulipas se unió a instituciones fundamentales para instrumentar el
Primer Encuentro Internacional de Arte Rupestre en el año 2014 en Tampico, Tamauli-
pas. Encuentro que nos permitió enlazar proyectos con distinguidos investigadores nacio-
nales e internacionales que enriquecieron con sus aportes el diálogo al respecto.
Los resultados del encuentro se plasmaron en este libro que ponemos a disposición
de los interesados; con premisas, imágenes y propuestas que sin duda serán aliento de la
reflexión y la toma de conciencia acerca de las pinturas rupestres en general. Una obra
que se constituye en una valiosa contribución al conocimiento antropológico de nuestra
entidad y de nuestro país.
Con enorme respeto por lo nuestro, presentamos Arte rupestre de México para el
mundo, convencidos que en sus páginas encontrarán ustedes motivos ciertos para el or-
gullo de ser tamaulipecos.

Egidio Torre Cantú


Gobernador Constitucional de Tamaulipas

7
Arte rupestre en Tamaulipas: vivir el asombro

Con el cielo dibujado de borreguitos, salimos rumbo a Burgos un domingo muy tem-
prano. El paisaje en la carretera fue otro de los regalos: flores amarillas a los costados y
la belleza de las sierras tamaulipecas enmarcando el camino. Llegamos al municipio de
Burgos dos horas después para reunirnos con el grupo de académicos, desayunar algo
y emprender una de las experiencias más asombrosas vividas en la geografía de nuestro
amado Tamaulipas: la visita a los abrigos rocosos de la Sierra de San Carlos que albergan
extraordinarias pinturas rupestres.
Mientras recorríamos el camino hacia los sitios, pensaba en el privilegio de asistir a
contemplar el arte rupestre en compañía de algunos de los más importantes investigado-
res del tema como José Antonio Lasheras, director de las emblemáticas Cuevas de Alta-
mira en España; María de la Luz Gutiérrez, delegada del Centro INAH en Baja California,
donde se encuentran pinturas rupestres declaradas como patrimonio mundial de la huma-
nidad; el conocedor William Murray y nuestro amigo Gustavo Ramírez del Centro INAH
Tamaulipas, entre otros compañeros. Después de concluir el Encuentro Internacional de
Arte Rupestre en Tampico, los investigadores nos habían pedido visitar las pinturas rupes-
tres con el propósito de observarlas y estudiarlas.
Toda una historia conlleva el estudio y la observación del arte rupestre en Tamau-
lipas. Pero primero habrá que reconocer a quienes se interesaron en estas extraordina-
rias manifestaciones artísticas. Entre ellos, los investigadores Richard Mag Neish, Guy
Stresser Pean y Joaquín Meade, así como Edmundo Castro Núñez con los exploradores
Esparta de la Escuela Normal, quienes en décadas pasadas observaron y estudiaron el
arte rupestre de Tamaulipas. Mención especial por sus aportes a mi amigo mantense Jean
Louis Lacaille, quien desde 1996 ha recorrido, estudiado y fotografiado los espacios con
arte rupestre, haciendo de ello una pasión de vida. Gracias también a Don Lalo Maldona-
do, personaje insustituible en el conocimiento de la geografía tamaulipeca.
Otro acontecimiento que posicionó internacionalmente nuestro arte rupestre fue la
investigación de la Arqlga. Martha García Sánchez, quien hace dos años subrayó la impor-
tancia de casi cinco mil pinturas rupestres en cuevas y cañadas de la Sierra de San Carlos
en Burgos. Con base en todo lo anterior, se realizó el Encuentro Internacional de Arte
Rupestre en Tampico coordinado por el Gobierno de Tamaulipas a través del Instituto
Tamaulipeco para la Cultura y las Artes y la ahora Secretaría de Cultura en colaboración
del Instituto Nacional de Antropología e Historia, además del valioso apoyo de la Red
Mexicana de Arqueología.
Un encuentro en el que agradecemos profundamente la colaboración fundamental
de Gustavo Ramírez, uno de los arqueólogos con mayor trayectoria y visión en Tamauli-
pas. Con más de 30 ponencias y la participación de especialistas de todo México, Estados

9
Unidos y España, el encuentro arrojó resultados sorprendentes en la aportación de nuevos
enfoques para la interpretación, difusión y conservación del arte rupestre en el mundo.
Escuchar algunas de las ponencias fue realmente interesante, pero nada se compara
con tener las pinturas frente a los ojos, algo que fue posible también gracias a Mario Gon-
zález Treviño, nuestro guía local. En la excursión, fue fundamental tener las referencias de
los investigadores, pero la experiencia solo se completó cuando vimos lo extraordinario.
Llegar a la Cueva de los Indios fue toda una aventura. Escalar 315 metros entre flores,
cadillos y pinolillos para llegar y encontrar en la cumbre las asombrosas imágenes.
Lo primero fue el escalofrió ante el prodigio. Dicen los que saben que las pinturas
fueron realizadas por diversos grupos de cazadores recolectores de la región. Y aunque
fechar y conocer las formas de vida de estos grupos es muy complejo, se habla de miles
de años en las figuras con animales, plantas, instrumentos para caza, astronomía y formas
que aluden a la cosmovisión de los grupos, a sus creencias y miedos, al erotismo, a su
forma de ver el mundo. Pero más allá de las dudas que le quedan a uno después de apre-
ciar el arte rupestre, nos queda la conciencia de lo humano, el reconocernos en el infinito
misterio de vivir.
En suma, la experiencia en la Sierra de San Carlos fue única porque además nos rea-
firma la grandeza de Tamaulipas, la incuestionable fuerza de natura y cultura en esta ama-
da tierra que siempre nos sorprende. Tiene razón Jean Louis Lacaille al citar a Hambleton:
“pocas experiencias son comparables a la de contemplar de cerca la obra de misteriosos
artistas que plasmaron, sobre la roca viva, un mensaje lleno de vigor y de incógnitas”.
Meses después del significativo Encuentro Internacional de Arte Rupestre en Tam-
pico, nos complace mucho presentar este libro que muestra las reflexiones allí vertidas.
Con Arte rupestre de México para el mundo, ustedes podrán conocer lo extraordinario
y reconocer en sus imágenes y análisis no solo el valor de nuestra tierra y las maravillas
que contiene, sino también el resultado de investigaciones de reconocidos especialistas en
torno al arte rupestre en el mundo.
Celebramos la llegada de esta publicación, seguros que será aliento para reafirmar
nuestro conocimiento del Tamaulipas que todos queremos.

Libertad García Cabriales


Directora General del Instituto Tamaulipeco para la Cultura y las Artes

10
Prólogo

Hace casi 33 000 años, un individuo caminó drían llegar a tener 75 000 años o más. Con
por un acantilado de caliza sobre el antiguo todo, el arte rupestre no se define por su anti-
cauce del río Ardèche, ubicado al sur de Fran- güedad o por ser una práctica exclusiva de un
cia, hasta la entrada de una gran caverna que tipo de sociedad en una región en particular,
ahora conocemos como Chauvet; con las pal- pues fue común a muchas sociedades antiguas
mas de sus manos embadurnadas con un co- e incluso modernas. Aunque los ejemplos más
lorante ocre, dejó plasmadas para la posteridad conocidos se encuentran en el viejo continen-
las primeras improntas de manos y los más an- te, en casi todo el mundo existen innumera-
tiguos motivos rupestres fechados hasta el día bles cuevas, abrigos, frentes o afloramientos
de hoy. ¿cuáles fueron sus intenciones? ¿cuál rocosos con pintura o petrograbado que re-
su sexo y su edad? ¿qué le impulsó a hacerlo? velan que fue una actividad común del género
¿por qué el empleo del color rojo? ¿tenía con- humano, desde el Paleolítico hasta tiempos re-
ciencia de la perdurabilidad de sus acciones y lativamente recientes.
esperaba de esta manera trascender su tiempo? Se trata de un conjunto de técnicas a
Estas y otras preguntas han sido planteadas través de las cuales se altera la superficie de
a lo largo de muchos años por arqueólogos, la roca siempre y cuando esta se encuentre in
historiadores del arte, antropólogos e incluso situ, es decir, en su emplazamiento original, e
diletantes en torno a los enigmáticos motivos incorpora tres procesos básicos de elabora-
que se encuentran pintados o grabados en ción: pintura rupestre (delineado, tinta plana,
cuevas, frentes, afloramientos o abrigos roco- impresiones en positivo, negativo, etcétera),
sos a lo largo y ancho del mundo y en lugares petrograbado (por abrasión, desgaste y per-
tan distantes entre sí como Huashan (China), cusión) y geoglifos (acumulación de rocas o
las montañas de Drakensberg (Sudáfrica), Ar- limpieza de grandes áreas para formar diseños
nhem (Australia), Piauí (Brasil) o la Sierra de generalmente de dimensiones considerables).
San Francisco (México), por mencionar sólo Mientras que los motivos pintados o grabados
unos cuantos. En estos lugares y en muchos pueden alcanzar desde dos o tres centímetros
otros encontramos ejemplos paradigmáticos hasta unos cuantos metros, dependiendo de la
del pensamiento complejo y la expresión sim- superficie y la motivación particular, los geo-
bólica del hombre antiguo quedando inmor- glifos llegan a medir varias decenas de metros
talizados en lo que actualmente se denomina y suelen ser visibles solo desde el aire.
arte rupestre. Pero, ¿qué llevó a hombres y mujeres
Sin lugar a dudas, el arte rupestre –o ma- de diferentes tiempos, espacios y contextos
nifestaciones gráficas rupestres como también culturales a pintar o grabar en las rocas sus
se le designa en México–, es una de las prime- preocupaciones y necesidades, sus temores o
ras expresiones plásticas de la especie humana esperanzas, su necesidad de contactarse con
y pudo tener su antecedente más cercano en el las deidades y los muertos, su forma de pen-
arte mobiliar, cuyos primeros ejemplares po- sar y entender el mundo y su lugar en él, entre

11
otras muchas posibilidades? Eso es algo difícil reclamado su lugar en la arqueología nacional
de establecer; afortunadamente hoy día hay y actualmente observamos con gran satisfac-
muchos investigadores dedicados a develar las ción a una buena cantidad de investigadores
incógnitas que nos plantean estas manifesta- que dedican su tiempo y esfuerzo a compren-
ciones culturales. Dada la gran cantidad de in- der esta faceta del quehacer humano. Las tesis
formación que hemos perdido a lo largo de los de licenciatura y posgrado presentadas en di-
siglos desde que los motivos rupestres fueron versas universidades y centros de investigación
plasmados, tal vez ya no sea posible encontrar superior, los libros, los artículos y las reuniones
respuestas concluyentes y definitivas, pero por científicas cuyo objetivo es intercambiar ideas,
lo menos sí es posible realizar propuestas ge- propuestas y experiencias en torno al arte ru-
nerales sobre su significado y finalidad. pestre se han multiplicado en los últimos años.
Y es que el arte rupestre tiene múltiples Un gratificante ejemplo de lo anterior fue la
motivaciones que pueden derivarse de una reunión que convocó a jóvenes estudiantes, in-
gran cantidad de experiencias diferentes; pue- vestigadores y público en general, al Encuen-
de ser el resultado de ceremonias de fertilidad tro Internacional de Arte Rupestre celebrado
o terapéuticas, reflejo de eventos históricos o en Tampico, Tamaulipas en octubre de 2014
acontecimientos astronómicos significativos, y que acercó a más de cuarenta ponentes que
se le pudo haber empleado como marcador presentaron los resultados de sus investigacio-
territorial o para llevar la cuenta del ciclo si- nes en diferentes estados del país y que ahora
nódico de la luna, entre otras muchas posibi- se integran conjuntadas en este volumen.
lidades. Los trabajos abarcan una amplia gama
En México se han registrado oficialmen- de temáticas, formaciones sociales, tiempos y
te más de 3000 sitios arqueológicos de mani- espacios, donde quedan de manifiesto los dife-
festaciones rupestres y en todo el mundo la rentes contextos culturales que dieron origen a
cifra, seguramente, rebasa las decenas de miles; múltiples formas de expresión rupestre: desde
sin embargo, mientras que en otras latitudes aquéllos vinculados con sociedades de caza-
del globo, como en Europa, la investigación dores recolectores nómadas y seminómadas,
formal del arte rupestre inició hace casi 150 hasta los plasmados por sociedades cacicales y
años, en México el estudio sistemático de esta estatales de corte agrícola mesoamericano de
particular expresión plástica comenzó apenas la época prehispánica. Asimismo, una caracte-
en el último tercio del siglo pasado, con nota- rística del arte rupestre mexicano fue que en
bles excepciones antes de ese tiempo. algunas regiones se continuó elaborando du-
Esto fue una consecuencia desafortuna- rante la época colonial y el siglo xix, y en un
da tanto del desarrollo propio de la arqueolo- extremo hasta el presente con la graficación en
gía mexicana –que privilegió la investigación, superficies rocosas del medio rural mexicano,
conservación y difusión de las culturas agríco- realizada por integrantes de pueblos indígenas
las mesoamericanas–, como de las condicio- y mestizos, lo que convierte a esta práctica en
nes socioeconómicas y políticas que vivió el una de las expresiones plásticas con mayor
país desde el siglo xix y hasta mediados del profundidad temporal y persistencia.
xx, donde se impulsó una arqueología ligada El volumen está dividido en tres grandes
de diferentes formas con el nacionalismo y, de apartados, donde el primero de ellos está dedi-
manera no tan infrecuente, con el turismo, una cado a reseñar la manera en que se han enfren-
de las principales fuentes de divisas del país. tado los diferentes retos que se presentan en
Afortunadamente, desde la década de la investigación y conservación del patrimonio
1980, pero con mayor intensidad en los últi- rupestre y las soluciones propuestas. Destacan
mos veinte años, el arte rupestre mexicano ha aquí los casos de la Cueva de Altamira, de José

12
Antonio Lasheras y la Sierra de San Francisco, ción del arte rupestre frente a los desarrollos
de María de la Luz Gutiérrez, quienes ofrecen, mineros, la construcción de infraestructura y
cada uno por su lado, dos de los casos más sig- el crecimiento de la mancha urbana.
nificativos en la investigación, conservación y El segundo apartado del volumen está
gestión del arte rupestre de España y México. dedicado a los diferentes enfoques teóricos y
Tanto Lasheras como Gutiérrez han dedicado metodológicos, así como a experiencias y pro-
buena parte de su vida a entender los procesos puestas para la divulgación; en primer lugar,
que dieron origen a las excepcionales pinturas destaca la aportación de William Breen Mu-
de Altamira y de la Sierra de San Francisco así rray, que aboga por dejar de lado la expresión
como a elaborar mecanismos de gestión pa- manifestaciones gráficas rupestres (MGR´s)
trimonial que han permitidó la salvaguarda y para retornar a la más general y aceptada que
disfrute de estos ejemplos representativos de es la de arte rupestre. Asimismo, desde un
arte rupestre incluidos en la lista de patrimo- acercamiento filosófico, Francisco Mendiola
nio cultural de la humanidad de la UNESCO. reflexiona en torno al arte rupestre bajo una
Dada la gran complejidad del estudio del nueva dimensión más allá de sus asociacio-
arte rupestre, ha sido necesario apelar a dife- nes culturales, temporales y espaciales. Como
rentes herramientas técnicas, situación que no muestra de la capacidad de abstracción de la
es del todo ajena a la práctica arqueológica; así, especie humana esta forma cultural delata co-
tanto María del Pilar Casado, Mariana Pinto y nexiones universales que se recrean a través
Rafael Alcocer, como Chessil Dohvehnain y de la noosfera o red de pensamiento, mientras
Carlos Viramontes presentan los resultados que Alma Vega explora los diferentes enfo-
de la aplicación de los Sistemas de Informa- ques teórico-metodológicos que han intenta-
ción Geográfica al estudio del arte rupestre de do explicar el fenómeno rupestre.
Guanajuato y Querétaro, mientras que Daniel Por su parte, otros autores ofrecen pro-
Herrera y Ana Laura Chacón, por un lado, y puestas explicativas sobre sitios y lugares par-
Rosa María Ortiz, Héctor Cabadas, Cristina ticulares como Carlos Viramontes, Fernando
Sandoval y José Luis Punzo, por el otro, explo- Salinas y Magdalena García, quienes dan a
ran las posibilidades del empleo de instrumen- conocer las singulares representaciones en mi-
tos portátiles, particularmente el microscopio niatura localizadas en Guanajuato y elaboran
digital, buscando responder preguntas de in- propuestas sobre la posible función del sitio
vestigación y conservación específicas enfoca- arqueológico donde se encuentran; en el mis-
das a clarificar las técnicas de producción del mo tenor, para la reconstrucción del uso de
arte rupestre, los instrumentos empleados o la las expresiones pictóricas y su posible relación
aplicación de los tintes, entre otros. con las áreas en las que se encuentran, Sandra
En el ámbito de la conservación y la Ramírez apela al escenario geográfico, históri-
gestión, Sandra Cruz nos ofrece ejemplos de co y etnohistórico. Finalmente, Sahira Rincón
casos exitosos donde se conjunta la conserva- ofrece una visión actualizada de los ritos de
ción integral con la participación comunitaria fertilidad expresado mediante los petrograba-
gracias a un programa institucional diseñado dos en forma de vulva, símbolo antropológi-
exprofeso, mientras que Gustavo Ramírez co universal en el arte rupestre que sintetiza la
propone acciones específicas que podrían esencia del ser femenino; por su lado, Francis-
coadyuvar a conocer, conservar y valorar el co Rodríguez y Rodrigo Esparza dan a cono-
abundante y diverso patrimonio rupestre ta- cer un conjunto sugestivo de petrograbados
maulipeco. Por su parte, Marco Sánchez, en tipo “pecked cross” (cruces punteadas) localiza-
Guanajuato, presenta un panorama general dos recientemente en el estado de Jalisco.
sobre los problemas que enfrenta la conserva-

13
Adicionalmente se presenta una expe- que Lourdes Hernández y Manuel Moreno
riencia de divulgación a cargo de Magdalena exponen ejemplos de dos posibles represen-
García, Adrián Colchado y Carlos Viramon- taciones de juegos de pelota procedentes de
tes, donde la finalidad es dar a conocer el rico la Cueva de Palancares, Veracruz y lo vinculan
patrimonio arqueológico guanajuatense entre con la cosmovisión ligada a este juego ritual.
niños y jóvenes, al tiempo que, mediante acti- Cierra el libro el artículo de Josuhé Lozada que
vidades lúdicas, se recrea la memoria colectiva trata del arte rupestre inmediato a la laguna de
y se concientiza a los participantes en torno Metzabok, en la Selva Lacandona; señala nue-
a la necesidad de proteger y conservar el arte vos datos acerca de la temporalidad de varios
rupestre en un conjunto de talleres denomina- sitios rupestres y presenta los primeros regis-
dos “Vámonos de pinta”. tros sistemáticos de los paneles localizados en
Finalmente, el tercer y último apartado los riscos alrededor de la laguna.
del libro está dedicado a estudios de caso; Mucho tiempo ha pasado desde que don
abren esta sección tres textos dedicados al arte Alfredo Chavero consideró que el arte rupes-
rupestre tamaulipeco; en el primero de ellos, tre era figurativo por necesidad y que no era
Jean Lacaille Louis presenta el resultado de la otra cosa que “ideas vulgares y necesarias, que
documentación fotográfica de 55 sitios ubi- no podían representarse materialmente”. Si
cados en 13 municipios de la entidad, en tan- bien es cierto que durante casi todo el siglo
to que Francisco Mendoza realiza una breve pasado las investigaciones sobre el tema fue-
reseña del estado del conocimiento del tema ron por demás escasas, esta tendencia empezó
en la entidad y Víctor Valdovinos analiza dos a revertirse poco a poco hacia finales de esa
localidades con pintura y petrograbado de las centuria. Como mencionamos al principio,
cuales se carecía de noticias; después de ana- en las décadas de 1980 y 1990, el estudio del
lizar sus características iconográficas y dispo- arte rupestre –que la arqueología mexicana
sición espacial, propone que podrían ser el había dejado de lado durante mucho tiempo–,
resultado de rituales de caza y chamanismo empezó a ganar impulso y en los albores del
practicados por diferentes grupos entre el 700 nuevo siglo, hace escasos quince años, encon-
y 1600 d.C. tramos que muchos especialistas se han suma-
También en el norte de México, en el do a la difícil tarea de desentrañar los elusivos
estado de Sonora, Beatriz Méndez y colabo- significados de los símbolos plasmados en las
radores dan cuenta del trabajo realizado en rocas; ejemplo de lo anterior es este libro, que
la localización y registro de diez nuevos sitios conjunta trabajos que abordan temáticas y re-
vinculados con la tradición Trincheras, entre giones diversas.
los que destaca El Tigre, del que exponen sus Algo que ha contribuido a potenciar los
características iconográficas generales; más estudios sobre el tema tiene que ver con la
al sur, en el estado de Sinaloa, José Rodrigo imposibilidad de desligar los procesos socioe-
Vivero y María de los Ángeles Heredia hacen conómicos y políticos mesoamericanos, así
lo propio con relación al sitio arqueológico El como los diversos procesos de poblamiento y
Salto. despoblamiento del dilatado norte mexicano
José Eduardo Cruz y María Isabel Go- (vinculado con el sur de los Estados Unidos,
dínez Rodríguez presentan también sus antes norte novohispano) con las diferentes
consideraciones en torno a la interacción de sociedades que habitaron ancestralmente el
cazadores recolectores chichimecas y agricul- septentrión del país y con quienes usualmente
tores otomíes de Hidalgo y algunos rituales se vincula casi de forma exclusiva –de manera
con significados astronómicos donde resalta equívoca–, al arte rupestre. El reconocimien-
la representación del sol y la luna, mientras to del relevante papel que jugaron las socie-

14
dades norteñas durante la época prehispánica puesto, el vandalismo, hacen que el arte rupes-
ha propiciado una importante apertura de las tre mexicano se ubique como un patrimonio
escuelas y universidades que forman arqueó- cultural en constante riesgo.
logos al abrir nuevas líneas de investigación Es importante tomar conciencia que el
que involucran, de diferentes maneras, al arte arte rupestre es frágil; cada sitio, cada motivo,
rupestre, motivando el interés de alumnos, encierra una historia que solo puede ser conta-
maestros e investigadores en ese espacio que da una vez y su destrucción acarrea la pérdida
alguna vez fue llamado Gran Chichimeca. de esa historia en particular y de la memoria
A la par del incremento del interés en los colectiva en general. Cuando un sitio de arte
temas que tienen que ver con el arte rupestre rupestre se destruye, lo que lamentablemente
se ha presentado el mejoramiento de las téc- sucede cada vez con mayor frecuencia, desa-
nicas de registro, así como de poderosas he- parece una pieza del complejo mosaico que
rramientas informáticas que facilitan en gran conforma la historia prehispánica o colonial y
medida el procesamiento de la información; con ello se rompe una más de las frágiles lí-
de igual manera, una visión más antropológica neas de conexión del pensamiento. Los mo-
ha permitido incorporar diferentes disciplinas, tivos pintados o grabados en cuevas, abrigos,
incrementando con ello la cantidad y calidad afloramientos o frentes rocosos son vestigios
de las investigaciones. culturales únicos e irrepetibles que nos hablan
Sin embargo, todavía falta mucho por de un pasado rico en sus expresiones plásticas,
hacer, particularmente en lo que se refiere a la en su diversidad y en su persistencia. Respe-
protección y conservación del patrimonio ru- tarlos y preservarlos para el futuro es nuestra
pestre. El acelerado proceso de desarrollo del responsabilidad. Son, por derecho propio,
país, la construcción masiva de infraestructura, parte fundamental del patrimonio cultural de
el crecimiento de pueblos y ciudades y, por su- México y el mundo.

Carlos Viramontes Anzures


Gustavo A. Ramírez Castilla
Francisco Mediola Galván
William Breen Murray

15
PRIMERA PARTE

Problemas de investigación y conservación.


Nuevas aproximaciones técnicas y de estudio
La cueva de Altamira: de primer arte a patrimonio
mundial en la actualidad

José Antonio Lasheras Corruchaga*

Es preciso agradecer al Gobierno de Tamau- la cueva, la llamada Neocueva de Altamira, un


lipas y al Instituto Tamaulipeco para la Cultu- instrumento de información y conocimiento,
ra y las Artes (ITCA) la organización de este de accesibilidad intelectual para todos.
encuentro y el habernos reunido aquí, lo que
nos ha permitido actualizar y compartir el co-
nocimiento del arte rupestre de México. Han La cueva y su paisaje paleolítico y actual
sido unas jornadas de gran interés científico, y
muy gratas. Era necesario algo así y sería lógico Altamira se halla al norte de España, en la costa
que fuera el germen o el punto cero de unos del mar Cantábrico, en el municipio de Santilla-
congresos nacionales de arte rupestre en años na del Mar. La villa está formada por una im-
sucesivos, en Tamaulipas o en otros estados presionante colegiata románica del siglo XII y
que tomen el relevo en su organización. por las casas, torres y palacios que agrupa a su
Parafraseando a Voltaire podemos decir alrededor, cuya nobleza pregonan los escudos
que para aburrir a alguien basta con contárselo todo, de sus fachadas. Es un conjunto monumental
idea que tengo presente en la divulgación cien- interesante y atractivo que ha llegado en buen
tífica –una parte de mi trabajo museístico–, y estado de conservación hasta nuestros días. La
también cuando debo hablar en público de cueva se halla en lo alto de una de las suaves
Altamira. Evitaré “contarlo todo” e intentaré colinas que lo rodean, cuyo subsuelo está for-
centrarme en cuestiones relevantes o singu- mado por estratos horizontales de calcarenitas.
lares. Abordaré alguno de los valores origina- La oquedad presenta techos planos y seccio-
les: qué fue Altamira durante la Prehistoria, nes trapezoidales mostrando unas formas que
lo que conocemos a través de la investigación no se deben a la disolución de la caliza por el
científica; pasaremos por el siglo XIX y XX, agua, sino a hundimientos gravitacionales, con-
por los valores historiográficos a partir de su secuencia, a su vez, de los provocados por la
descubrimiento y de cómo se produjo este, y actividad kárstica y el nivel freático en capas
nos asomaremos a la idea de arte y a sus ac- profundas. La única boca se abre a 156 me-
tuales valores de patrimonio cultural, valores tros sobre el nivel del mar, a dos kilómetros del
que capitaliza el museo creado en 1979 para río Saja y a cinco de la línea de costa. La cueva
la gestión integral de la cueva, o lo que es lo tiene casi 300 metros de longitud; en general,
mismo, para su conocimiento o investigación, su altura oscila entre dos y doce metros y su
conservación, divulgación y accesibilidad o anchura entre seis y veinte. La galería final es
uso. El actual museo fue inaugurado en 2001 un estrecho corredor de 50 metros de largo y
y en él se incluye la reproducción facsímil de apenas un metro y medio de anchura y altura.

* Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira.

19
Toda la cueva está salpicada de figuras y signos
grabados o dibujados que se concentran en el
techo de los policromos, próximo a la entrada,
y en la galería final (figura 1).
El marco actual de Altamira está defi-
nido por el clima templado y húmedo de la
fachada atlántica europea y por un paisaje ab-
solutamente humanizado fruto de la ganadería
tradicional. El resultado es un mosaico verde
de pequeños prados de siega separados por
seto vivo y salpicado de arbolado disperso o
residual. Todo era muy diferente durante el Pa-
leolítico superior, entre hace 40 000 y 10 000
años, a finales del Pleistoceno. El clima de todo
este tiempo era más frío y húmedo que en el
presente, y en el periodo del máximo glacial –
hace 23 000 años– la temperatura bajó hasta
diez grados de media respecto a la actual. En
consecuencia la franja costera durante la época
de Altamira presentaba un paisaje caracteriza-
do por una extensa pradera con bosquetes y
arbolado disperso en función del relieve y los
accidentes del terreno. En los valles, el bos-
que se desarrolló en las laderas en razón de su Figura 1. Plano general de la cueva de Altamira.
orientación y altura, y los bosques de galería © Museo de Altamira – Gimgeomatics.
señalarían el curso de los ríos. Esta vegetación
sustentaba especies de fauna que aún se con-
servan en la región como el ciervo y el rebeco, desprendimientos del techo del vestíbulo en
otras que perviven, pero en regiones muy ale- el siglo XIX, entre las visitas de su descubri-
jadas (renos y bisontes), y algunas que se extin- dor; otro se produjo en la misma zona durante
guieron como el uro y el mamut. Clima, relieve, las excavaciones de 1924; y el último de cierta
flora y fauna formaban un territorio de gran magnitud ocurrió hacia 1935, en un tramo in-
diversidad biológica, adecuado para aquellos termedio mientras estaba siendo visitada por
grupos humanos que se alimentaban cazando, turistas. La cueva tiene zonas del techo con
recolectando o mariscando en la cercana línea aspecto inestable, el temor a que algún desplo-
de costa. me afectara a las pinturas hizo que, entre 1905
La forma de la cueva es también muy y 1965, se construyeran pilares de refuerzo y
diferente a como era durante las ocupaciones muros de sustentación tan hábilmente camu-
paleolíticas. Hace 15 000 años, poco después flados que los visitantes no notan su existencia.
de que fueran dibujados con carbón unos También se introdujeron toneladas de grava
bisontes en la cueva, el desplome de los pri- para nivelar el suelo y crear un cómodo camino
meros cinco metros cerró la gran boca que que recorre toda la cueva, realizando escaleras
daba paso a un luminoso vestíbulo donde los de mampostería para salvar algún fuerte des-
grupos humanos habían hecho su vida diaria. nivel. Todo esto alteró notablemente la forma
Tras el derrumbe, la cueva quedó cerrada has- natural de la cueva y el techo de los bisontes
ta su moderno descubrimiento. Hubo nuevos policromos quedó encerrado en una sala, casi

20
aislado del resto, lo que se consideró adecuado (Sanz de Sautuola, 1880). Describió los útiles
a su mejor conservación. de piedra y hueso (reprodujo algunos con ex-
La cueva cambió en el fondo y en la for- celentes dibujos en dos láminas), los coloran-
ma. Se convirtió en un monumento atractivo y tes minerales y los huesos de los animales que
cómodo para la visita, para el turismo, gracias analizó como restos de la alimentación de los
a escaleras y luces artificiales; y apenas recuer- primitivos habitantes de la cueva. En una lámi-
da a la caverna habitada durante el Paleolítico, na reprodujo fielmente el conjunto de las figu-
cuando la luz natural definía el amplio espacio ras del gran techo y en otra, algunos animales y
de lo cotidiano más allá del cual, a partir de la signos que encontró por toda la cueva, pues la
penumbra, estaban densas y superpuestas las recorrió atentamente hasta el último rincón. Al
figuras de animales y signos, el arte, en el espa- analizar las pinturas identificó al extinto bisonte
cio para conmemorar los mitos y celebrar los y dio al conjunto y a sus autores un gran mérito
ritos. artístico. Relacionó los objetos arqueológicos
con los que había conocido expuestos en París,
asoció los pigmentos minerales que halló en la
El descubrimiento del arte rupestre. La excavación con los colores de las figuras y a es-
polémica sobre Altamira tas, con las de animales grabados sobre huesos
paleolíticos de reciente hallazgo y publicación
El descubrimiento de Altamira y del arte ru- en Francia. Para Sautuola no había duda: las
pestre paleolítico resulta muy interesante y pinturas de Altamira eran del Paleolítico, de los
atractivo pues fue fruto de la investigación con primeros tiempos de la humanidad, y eran arte.
algún toque de casualidad. Hacia 1876 un pai- Sus propias palabras fueron precisas y
sano encontró una grieta por la que se accedía elocuentes. Comparó los útiles paleolíticos que
a una cueva y se la mostró a Marcelino Sanz de halló con los que “usan aún hoy algunas tribus
Sautuola, persona notable que tenía una caso- muy atrasadas en el camino de la civilización”;
na en el pueblo cercano de Puente San Miguel. de las pinturas afirmó que “su autor estaba
Era licenciado en Derecho, pero su curiosidad práctico en hacerlas […] cada rasgo se hizo de
científica lo llevó a la Arqueología, la Prehisto- un golpe”, y que “su autor no carecía de ins-
ria y la Historia. En 1878 fue a La Exposición tinto artístico”. Relacionó las pinturas con los
Universal de París, donde visitó la exposición objetos de hueso paleolíticos y animales graba-
de objetos prehistóricos recién descubiertos en dos publicados en 1865 por J. Lubbock para
las cuevas de Francia y decidió buscar lo mis- afirmar que “no será aventurado admitir que si
mo en su región. Lo encontró en otra cueva en aquella época se hacían reproducciones tan
y en la de Altamira. Durante las excavaciones, perfectas, grabándolas sobre cuerpos duros, no
fue su hija de siete años la primera en ver las fi- hay motivo fundado para negar en absoluto
guras pintadas en el techo: ¡Papá, bueyes!, fueron que las pinturas de que se trata [las de Altamira]
exactamente sus palabras, según nos especificó tengan también una procedencia tan antigua
su hijo en 1992. Sautuola quedó sorprendido: […] pertenecen sin género alguno de duda a
allí había más de veinte grandes figuras y otros la época denominada con el nombre de Paleo-
muchos dibujos y grabados. Aunque no se co- lítica” (Sautuola, 1880:23). Para los expertos y
nocía nada igual, previó el impacto y la tras- demás personas interesadas tardó mucho en
cendencia que tendría su descubrimiento y las ser así (figura 2).
dificultades para que fuera aceptado. Sautuola invitó a Juan Vilanova y Piera,
En 1880 publicó los hallazgos en Altami- geólogo y prehistoriador, catedrático de la Uni-
ra en un librito que tituló Breves apuntes sobre al- versidad de Madrid, para valorar Altamira an-
gunos objetos prehistóricos de la provincia de Santander tes de darla a conocer. Este asumió presentar el

21
Figura 2 El techo de Altamira publicado por Marcelino Sanz de Sautuola en los Breves apuntes.
Dibujo de Sautuola.

descubrimiento y el libro en distintos congresos año Darwin publicó On the Origin of Species, y
y reuniones de Prehistoria en Portugal, Alema- en 1871 The Descent of Man, and Selection in Re-
nia, Francia y España, pero tan sorprendente lation to Sex. Había un intenso debate cientí-
hallazgo y aporte científico fue desestimado, fico e ideológico y la Prehistoria empezaba a
condenado al ostracismo. En Francia, donde tener su propio lugar entre las ciencias, apor-
se concentraban los más reputados prehistoria- tando datos que se sumaban con la convul-
dores, la reacción osciló entre la prudencia y el sión darwiniana. Pensemos que en 1880 aún
desprecio. ¿Por qué sucedió esto? Todo pareció no se había establecido una precisa secuencia
difícil de asumir de golpe, resultaba excesivo: cronológica de la evolución en relación con la
la antigüedad, la calidad y espectacularidad de Geología, la Paleontología y la Prehistoria, y en
aquellas pinturas, su “frescura” y buen estado esa ebullición científica apareció Altamira. En
de conservación, su hallazgo en España por un pocos años debió aceptarse la existencia de un
aficionado, por un “desconocido”. Todo influ- hombre antediluviano; hubo que asumir el co-
yó en el rechazo. Sucedió demasiado pronto: nocimiento científico frente al relato bíblico, la
nadie –casi nadie– estaba preparado para algo evolución biológica frente a la creación divina;
así, no estaba previsto, y en consecuencia el pri- reconocer los animales grabados sobre hueso
mer arte de la humanidad fue ignorado durante de la “Edad del Reno” hallados en Francia y
veinte años. añadir a su remota antigüedad la de una gran
Para entender mejor el rechazo hacia Al- obra de arte como Altamira, lo que fue ya im-
tamira es interesante recordar la secuencia de posible. Considerar que aquellas figuras únicas,
algunos hitos del nacimiento de la Prehistoria rotundas y extrañas eran arte y eran paleolíticas
como ciencia. En 1849 Boucher de Perthes sorprendió a todos: resultó inaceptable porque
publicó el primer tratado de prehistoria: Anti- no se conocía nada comparable. Por una parte,
quités Celtiques et Antédiluviennes; en 1856 se des- la antigüedad paleolítica deducida por Sautuola
cubrieron los restos de Neandertal; en 1859 se era difícil de aceptar, difícil de atribuir a los pri-
excavó en Saint-Acheul (Francia); ese mismo meros humanos y, por otra, calificarlas de arte

22
parecía una provocación, algo comprensible si una maniobra de los conservadores, clericales
consideramos la pintura dominante entonces, cristianos y creacionistas españoles; escribió a
rígida y acartonada, de un academicismo con- Sautuola en relación con los objetos paleolíti-
trario a la novedad (recordemos que los impre- cos hallados en Altamira, pero sin referirse a
sionistas tuvieron una generalizada repulsa de las pinturas, a las que ignoró en su libro Les âges
público y crítica). préhistoriques de l’Espagne et du Portugal, publicado
Los evolucionistas –y la mayoría de los en 1886. Hubo dudas y prudencia en estas acti-
prehistoriadores lo eran– atribuían entonces a tudes, y algo de soberbia en tanta desconfianza
la humanidad paleolítica un grado o nivel de hacia Sautuola y su hallazgo.
evolución que no creían compatible con la La situación cambió por completo al des-
creación artística, pues se trataba de los hom- cubrirse en Francia varias cavernas con pinturas
bres más antiguos que se conocían entonces; y grabados cuya cronología paleolítica era indu-
además, la idea de arte se negaba aún a casi dable; el hallazgo en 1901 de las cuevas de Les
todo lo no europeo (un detalle más de la ideo- Combarelles y Font-de-Gaume, con bisontes
logía que sustentaba el colonialismo imperan- similares a los de Altamira, que demostraban
te). Por otra parte, para los creacionistas, que sin margen de duda el error generalizado res-
la humanidad más remota hiciera arte de tal pecto a nuestra cueva (Sanz de Sautuola, 1880;
magnitud confirmaba que Dios hizo al hom- Lasheras y Heras, 2004; Lasheras, 2009:6).
bre completo, con todas sus capacidades desde Respecto a América, antes del reconoci-
el primer instante de la creación. El conflic- miento de Altamira, León Diguet ya había pu-
to entre evolución y creación, entre ciencia y blicado en la revista L´Antropologie, en 1895, el
creencia, entre tradición y progreso en todo el monumental arte rupestre de la Sierra de San
orden social y político era generalizado en Eu- Francisco (Baja California, México), uno de los
ropa y particularmente intenso en España. Lo primeros estudios publicados sobre arte ru-
encontramos ejemplificado en lo que Gabriel pestre. Destacamos que en este artículo no se
de Mortillet escribió sobre las pinturas de Al- usó ni una sola vez la palabra arte, quizá por no
tamira a su también prestigioso colega Emile parecer adecuada al autor para algo que tenía
de Cartailhac: “una farsa; una simple carica- interés antropológico como “obra de indios”,
tura. Han sido hechas y mostradas al mundo pero no la categoría de arte (Diguet, 1895:160-
para que todos se rieran de los crédulos pa- 175). Mucho antes había habido referencias a
leontólogos y prehistoriadores” (Carta de G. pinturas y grabados dadas por los colonizado-
de Mortillet a E. de Cartailhac, de fecha 19 de res de América del Sur, por los jesuitas en par-
mayo de 1881, carta conservada en el Institut ticular, y el naturalista Francisco P. Moreno, en
de Paléontologie Humaine de Paris) pues a los 1879, en su exploración de la Patagonia había
integristas cristianos y creacionistas convenía mencionado una roca con figuras grabadas1.
que el hombre mas antiguo fuera, por así de- Estas anotaciones son el lejano precedente del
cir, perfecto, capaz incluso de hacer una obra estudio del arte rupestre de los primeros ameri-
de arte monumental como la de Altamira. A canos, que se generalizó en el último tercio del
Emile de Cartailhac le influyó que pudiera ser siglo pasado.

1
El naturalista argentino Francisco Pascasio Moreno –conocido como perito Moreno– en su Viaje a la Patagonia
septentrional. 1876-1877. (La Plata, 1879) dice: “Subiendo la travesía del Chalcúm se encuentra un walichu o piedra
que puede llamarse sagrada. Consiste en una arenisca amarillenta con figuras quizá dibujadas por alguno de los que
componían la expedición de Villarino. Lo único que distinguí con claridad fue una cruz, aunque los indios creen ver
allí rastros de avestruz o impresiones de pies humanos y de león.” Así describió una roca con grabados e informó
de la interpretación que hicieron los indígenas que le acompañaban. En 1957 Osvaldo Menghuin, clasificó esos
grabados en lo que llamó estilo de pisadas, del Arcaico reciente.

23
Altamira hizo que la Prehistoria trascen- niense entre 15 300 y 19 100 años; dos niveles
diera del estudio de los objetos arqueológicos del Solutrense entre 20 500 y 23 900 años, y un
al de los grupos humanos que los crearon y nivel con dos dataciones de 26 400 y 25 900 de
usaron. Además, ha sido fundamental en las finales del Gravetiense. Es un tiempo muy lar-
tesis generales sobre el arte paleolítico de H. go en el que la cueva estuvo habitada en distin-
Breuil (1952), A. Laming-Emperaire (1962) y tas ocasiones por distintos grupos de personas.
A. Leroi-Gourhan (1961), así como en el suge- El descubrimiento reciente de este último nivel
rente artículo de Max Raphael (1986), y ocupa ha permitido atribuirle una serie de figuras ro-
un lugar destacado en la Historia del Arte. Res- jas que hasta ahora vinculábamos al Solutrense
pecto a M. Sanz de Sautuola, en la bibliografía por ser este el periodo más antiguo conocido
se empaña con frecuencia su mérito científi- en la estratigrafía. A esto se suma la reciente
co comentando que en Francia se conocían datación por series de uranio en 35 600 años
de un gran signo rojo correspondiente al Auri-
otras cuevas con pinturas y grabados, aunque
ñaciense, periodo que no está presente en esta.
no fueran reconocidas como paleolíticas hasta
Hay por tanto una notable correlación entre la
mucho después de que Sanz de Sautuola publi-
estratigrafía arqueológica y la secuencia artística
cara Altamira. Una valoración historiográfica
en el techo de Altamira; queda sin apoyo estra-
inexacta perdura aún en alguna obra reciente, tigráfico –de momento– la fecha de más de 35
negando que Sautuola asignara al Paleolítico su 000 años para ese signo, pero procedentes del
importante hallazgo (Groenen, 1994:318). interior de la cueva, hay en el Museo Arqueo-
lógico Nacional de Madrid unos hendedores
de cuarcita, de tipología antigua, que podrían
Los tiempos de Altamira atribuirse incluso a un momento anterior al
Auriñaciense. Ni la arqueología ni la cronolo-
En las inmediaciones de la cueva se han halla- gía de Altamira son un capítulo cerrado para
do casualmente numerosos bifaces pesados, la investigación que hace el equipo del museo
grandes, propios del Paleolítico inferior y me- (figura 3).
dio, pero Altamira es un hito del Paleolítico su-
perior, el tiempo que se inicia hace cuarenta mil
años con la llegada a Europa de nuestra espe- Un apunte sobre algunos objetos
cie, Homo sapiens, y que concluye hace diez mil (cultura material)
años coincidiendo con el paso del Pleistoceno
al Holoceno. Ese tiempo está presente en Al- Durante los tiempos de Altamira se crearon
tamira en los estratos arqueológicos y en el arte y desarrollaron algunos objetos que han sido
rupestre correspondientes a diferentes ocupa- del mayor éxito en toda la historia, útiles que
ciones de la cueva, marcado todo por treinta han estado vigentes durante más tiempo que
dataciones absolutas de los niveles (Heras y ningún otro, que han sido usados por el mayor
Lasheras, 2014:615-627) número de generaciones y que seguimos usan-
Fruto de las excavaciones realizadas se do con “ligeros” cambios. Nos referimos, por
conserva una estratigrafía de cuatro metros de ejemplo, a la talla laminar del silex y al retoque
longitud y uno de espesor. La revisión arqueo- plano, desarrollados íntegramente en el Solu-
lógica realizada por el museo ha diferenciado trense y en uso sobre la obsidiana en las culturas
ocho niveles, con una columna de dataciones prehispánicas hasta el siglo XVI; al propulsor
por 14C AMS que permite establecer la si- –atlatl en náhuatl– aún utilizado por cazadores
guiente secuencia crono-cultural: un periodo aborígenes de Oceanía en el siglo XX; al ar-
de distintas ocupaciones durante el Magdale- pón para capturar peces, cuyo diseño de punta

24
Figura 3 Estratigrafía y dataciones absolutas obtenidas en el actual proyecto de investigación ar-
queológica. © Museo de Altamira.

barbada es una creación magdaleniense o a las Un marco general para el arte rupestre
agujas con la que cosemos nuestros vestidos,
en las que solo hemos cambiado el hueso ori- En los últimos años parece que el uso del tér-
ginal de las agujas magdalenienses por el acero mino arte aplicado al arte rupestre está en re-
actual de las nuestras. Este objeto en concre- troceso en nuestra jerga, incluso en la primera
to nos facilita por sí mismo crear la imagen de sesión de este encuentro, esto ha sido objeto
aquellas personas: vestidas con pieles suaves y de atención e interesante tema de diálogo y
blandas, bien curtidas, con formas ajustadas al disparidad en el que nosotros argumentamos
cuerpo, a los brazos y a las piernas como cono- la idoneidad del término arte para las figu-
cemos por alguna imagen del arte paleolítico, ras hechas sobre las rocas por comunidades
por lo visto en las tumbas de Sungir (Rusia) y, ágrafas arcaicas o prehistóricas. Parece que se
por analogía, por las vestimentas hechas con considera inadecuado aplicar a la más remota
tecnología similar por los aborígenes del norte prehistoria el concepto moderno de arte algo
de América y Asia antes de que conocieran y que, por otra parte, hacemos constantemente
usaran el metal llevado por los colonos euro- al aplicar conceptos actuales al pasado, como
peos. En suma, nuestra distancia cronológica, cuando se habla de “economía del paleolítico”
y se usan tantos conceptos recientes, o que se
técnica y de todo tipo con los protagonistas de
prefiere aludir a las pinturas y grabados como
los tiempos de Altamira es muy relativa y fácil “expresión gráfica” o “grafismo rupestre”, que
de superar en su mayor parte hasta poder sen- lo son. Sin embargo, la palabra arte –entre su
tir su cercanía en muchos detalles y cuestiones amplia y creciente polisemia– mantiene un sen-
materiales, y reconocernos iguales en capaci- tido de uso que parece más adecuado al arte
dad neurobiológica y raciocinio. rupestre.

25
La música, la literatura y el cine son expre- zación de toda una sociedad, de todo un país!
siones, pero además son arte, calificación que Estas representaciones y las creadas por tantos
no damos a las señales acústicas, a los textos otros artistas son arte, son creaciones plásticas
burocráticos ni a las imágenes de los noticia- y simbólicas respecto a ideas, discursos y pen-
rios por mucho que también expresen alarma, samientos importantes, trascendentes para la
actos administrativos o información. comunidad.
Arte es, desde el siglo pasado, y partiendo Antes de que cualquier sociedad creara
de Dino di Formaggio, lo que algunos dicen la escritura –un código de símbolos gráficos–,
que es arte o lo que hacen los artistas. Pero todas crearon un mundo de narraciones ora-
podemos ir al origen. La palabra y la idea de les que ordenaban la comprensión del mundo
arte surgen en la Grecia arcaica (arte: areté, en y el lugar en él de la humanidad. En Europa
griego) donde la areté era la excelencia, lo mejor y durante el Paleolítico superior estos relatos
y los mejores (aristós) y, por ende, también el –mitos, diríamos– debieron tener elementos
pensamiento de los mejores: los aristócratas, comunes pues se crearon imágenes similares
los gobernantes, los jefes militares, los sacerdo- asociados a ellos desde hace más de 30 000
tes. Así, la misma palabra areté /arte acabó por años, como la imagen tipo de mujer (las venus
denominar las imágenes –pinturas, relieves, paleolíticas), y las de ciertos animales esculpi-
esculturas– que ilustraban, acompañaban, re- dos en diversas cuevas de Alemania o pintados
cordaban y representaban el discurso de la areté en la de Chauvet (Francia) que se reiteraron du-
desde las fachadas de los templos o en los espa- rante diez, veinte o treinta mil años. En esos re-
cios públicos, y desde entonces, con ese mismo latos el pensamiento animista debía reconocer
sentido, arte ha sido lo mismo a lo largo de la personalidad y voluntad en los demás seres que
historia, incluso ahora. Antes de la posmoder- habitaban la Naturaleza junto a los humanos y
nidad del siglo XX –y aún ahora– podríamos así, hasta los presocráticos de la cultura clásica
convenir que arte es creación, plástica, simbólica, en europea, se pensaron e imaginaron explicacio-
relación con lo excelente y transcendente de la cultura o nes insensatas, pero no fantásticas para la vida
con su representación, una definición más fácil de y los fenómenos naturales, que se dotaron y
aplicar o reconocer en la pintura y la escultura. acompañaron de imágenes. Entonces, duran-
Si no es creación no es arte y si no es simbó- te el Paleolítico, lo más esencial se concretó en
lico tampoco. Nuestras señales de tráfico son algunos animales: ciervos, bisontes y caballos
símbolos, pero solo el modelo original fue una en cualquier momento y lugar; quizá leones al
creación, pero no son “plásticas” puesto que principio o solo en alguna comunidad (otros
deben ser forzosamente de una determinada animales escasamente representados parecen
forma, material y medidas. Las señales de cir- de poca relevancia en el conjunto de la tradición
culación tienen en común con los objetos de oral paleolítica). Eran imágenes de las narracio-
arte que también representan algo que no son, nes que trataban de explicar y comprender el
pues por convención expresan información de Mundo y de ordenarlo, que relacionaban a los
las normas de circulación: un discurso concre- humanos con los demás seres, con el resto de
to y cotidiano ajeno la excelencia o la trascen- la Naturaleza –el Mundo– que tranquilizarían
dencia social. En otro extremo igual de obvio, a la comunidad explicando su propio lugar en
son arte el Guernica de Picasso y los murales de ella y que reflejarían también el orden social y
Rivera y Siqueiros porque expresan, ilustran las practicas importantes y adecuadas a aque-
o acompañan ideas importantes: el horror, llas sociedades. El arte de Altamira, el de las
la barbarie y el sufrimiento de la guerra, y los cavernas de Europa, sugiere un códice o un
nuevos valores resultado de la revolución. ¡Qué libro miniado medieval del que se conservaran
más importante o trascendente que la organi- los iconos e imágenes, pero del que se hubiera

26
perdido el código es decir, las palabras que per- En el mismo periodo, en varias cuevas de Ale-
mitían entenderlas por completo. mania se tallaban figuras en marfil de mamut y
El arte rupestre es un hecho universal en sonaba la música de flautas –de al menos cinco
el tiempo y en el espacio: siempre sobre rocas, agujeros– hechas con huesos de ave; o se pin-
siempre animales; ciertos signos comunes que taban leones, rinocerontes, mamuts y renos en
parecen universales, el omnipresente color la cueva Chauvet (Francia) y en Sulawesi (In-
rojo. Pero también es cierto que cada arte ru- donesia) se habían pintado animales, manos y
pestre es un artefacto distinto, de comunida- signos rojos: el arte más antiguo que conoce-
des distintas que tienen sus propios procesos mos se manifiesta con gran diversidad técnica,
de cambio y desarrollo a lo largo de cientos o temática, estilística y conceptual. Hace años se
miles de años. En un extremo temporal se ha- proponía para el primer arte una evolución des-
llan las fechas recientemente publicadas de más de formas supuestamente básicas o elementa-
de 40 000 años para unas figuras abstractas y les –líneas y puntos, formas geométricas– hasta
de animales en Sulawesi (Indonesia) y en Ar- lo que se consideraba el máximo desarrollo
nhem (Australia) el arte rupestre puede tener plástico naturalista: las figuras policromas de
una antigüedad similar; puede tratarse de un Altamira y otras análogas. Ahora, los hallazgos
fenómeno paralelo al de Europa, cuyas fechas comentados muestran que esto era un error
más antiguas son similares, o quizá obligue a o que si el arte pasó por un proceso inicial de
pensar en un precedente común y anterior, du- invención, desarrollo e innovación desde sen-
rante los primeros cincuenta mil años de nues- cillos trazos arbitrarios hasta la creación de for-
tra especie en África, aunque no se conserve o mas identificables con algo real o material no
hayan encontrado suficientes evidencias. En el lo conocemos; y en todo caso el arte paleolítico
otro extremo del arco temporal, podría decirse no responde a ese esquema evolutivo. Si el arte
que se sigue haciendo arte rupestre recordando paleolítico tuvo un momento formativo hasta
alguna comunidad aborigen en Níger, Austra- su generalización o hasta dar lugar a lo más an-
lia o Malawi, o haciendo analogía con el graffiti tiguo que ahora conocemos en Europa y Asia,
que marca y se apropia del paisaje urbano o, no se han conservado indicios suficientes del
como ejemplo histórico, recordando los Budas mismo o no los hemos hallado. No es posible
de Bamiyan (Afganistán) o mirando al monte considerar que las formas abstractas, concep-
Rushmore, pero por una sensata convención tuales podríamos decir, son más sencillas y ele-
dejamos el término arte rupestre para las pintu- mentales en términos artísticos o intelectuales,
ras y grabados realizados sobre la roca natural en cue- y que deben ser anteriores a la figuración y a
vas, abrigos o al aire libre por sociedades ágrafas. la representación naturalista, más bien al con-
trario: parece más fácil, lógico y previo asociar
cualquier idea o pensamiento a una imagen
El arte rupestre de Altamira fácilmente reconocible –a una representación
naturalista– que generar el acuerdo respecto a
Altamira conserva obras de entre hace 35 000 lo que pueda representar una imagen aleatoria,
y 15 000 años, una muestra representativa de arbitraria o abstracta. No es imprescindible un
buena parte del arte paleolítico respecto a los periodo formativo del arte o que algo así fuera
temas, las técnicas y los estilos. dilatado en el tiempo ni que fuera un suceso
Hace más de 35 000 años alguien se aden- único; no puede darse por supuesto que la no
tró en la penumbra provisto de ocre y agua figuración preceda a la figuración, o que el de-
–¿en qué recipiente la llevaría?–, y con los de- tallismo naturalista sea el culmen del arte pa-
dos realizó varios trazos curvos paralelos que leolítico (ni de ningún otro arte), algo que es un
conforman un signo de sesenta centímetros. error, una falsa lógica propuesta en las síntesis

27
sobre el arte paleolítico del siglo XX o deduci-
da de ellas (figura 4).
Después de ese signo y de algunos
grabados, en el periodo Gravetiense o a
comienzos del Solutrense, se pintaron en el
techo de Altamira manos y series de puntos
realizados con los dedos y se pobló de caballos
rojos pintados con tinta plana, o contorneados
por gruesos trazos como si hubieran sido
realizados con un tampón, varios levantados de
manos sobre las patas traseras, dos enfrentados
entre sí como machos en celo disputando la
yeguada (figura 5).
Durante el Magdaleniense, el último pe-
riodo de uso de la cueva, toda ella se llenó de
grabados de cabezas de ciervas y de ciervos
(no resultan visibles mediante fotografía) que
presentan el lagrimal destacado, lucen cuernas
Figura 4. Signo del techo de Altamira, datado de muchas puntas, tienen la cabeza levantada y
en más de 35 600 años. © Museo de Altamira. la boca abierta: están en berrea, es otoño y el
tema es el celo de los ciervos y las ciervas.
Antes de que colapsara la entrada de la
cueva el techo fue ocupado por los famosos
bisontes “policromos”. Varios están creados
a partir de grandes bultos del relieve natural
del techo, que se incorporan a la figura dando
volumen a todo su cuerpo o a parte de él (el
pecho o la cabeza). Fueron pintados en rojo y
negro con trozos de ocre y carbón a modo de
tiza o lápices, o haciéndolos polvo y diluyén-
dolo en agua. La pintura roja cubre la roca por
completo excepto en alguna reserva de color a
modo de línea, donde la roca es visible y separa
y distingue las patas del cuerpo y, en general,
diferencia la anatomía para dar profundidad
y volumen a las figuras. Y junto a lo hecho
hace milenios, las filtraciones y condensación
de vapor de agua sobre la pintura a lo largo de
milenios han disuelto y quitado pigmento ha-
ciéndolo caer al suelo y dando lugar a matices,
veladuras y trasparencias del rojo sobre el color
de la roca, pero no son la obra de quien pintó
las figuras, sino el resultado, en este caso, del
Figura 5. Caballos rojos, manos en negativo y
positivo y cabra en el techo de los policromos. deterioro natural que adopta la apariencia de
© Museo de Altamira y P. Saura. una técnica artística en la pintura. Se trata de
bisontes que están parados o recostados en el

28
Figura 6. Vista general de techo de los policromos. © Museo de Altamira y P. Saura.

suelo, rumiando o dormitando, o revolcándose grisallas renacentistas y barrocas como las de


y volteando la cabeza, machos y hembras adul- numerosos claustros e iglesias barrocas de Mé-
tos, juntos. ¿Es una manada? ¿Es una escena? xico. También con negro y grises se pintó en la
El bisonte europeo, que aún se conserva en cueva Chauvet mucho antes. Desde las pintu-
bosques de Polonia y Rusia, al igual que el cier- ras más antiguas el arte se manifiesta con ple-
vo, solo se reúne en manadas para el celo y la nitud de temas, técnicas y estilos, sin que pueda
reproducción. ¿Es la fecundidad el tema repre- hablarse de evolución. Joan Miró se refería a
sentado? Junto a estos bisontes, realizados con esto cuando dijo en 1924 que desde Altamira todo
la misma técnica bícroma se representaron dos es decadencia, aludiendo a su calidad artística y a
caballos y una cierva en la que se hizo coincidir la intemporalidad del arte de cualquier época,
un bulto natural del techo con su vientre, como algo que sugirió también S. Giedion al titular
si estuviera preñada. ¿El mismo tema otra vez? su libro sobre el arte paleolítico, El presente eterno
(figura 6 y 7). (2003) –en su edición de 1964 The eternal pre-
Los últimos bisontes fueron hechos con sent–.
carbón, dibujados, apretando hasta lograr lí- Aquellas personas usaron su destreza téc-
neas negras en el contorno y en las patas o en nica para representar fielmente a los animales
algún detalle como los ojos y el hocico y exten- en sus formas y actitudes por lo que es ade-
diendo el negro para crear tonos grises en el cuado calificar como naturalista el arte paleo-
pecho y la grupa para dar volumen a la figura lítico, aunque pueda haber alguna duda al ver
(figura 8). Se trata de una técnica de carbon- los bisontes de Altamira, de color rojo y negro.
cillo que se usó en Altamira y en otras cuevas ¿Son realmente bícromos los bisontes? Sí, a
y que después fue olvidada y no recuperada condición de que el bisonte representado haya
hasta los bocetos y dibujos de los pintores del estado antes rumiando, echado sobre el barro
renacimiento italiano, hasta los esbozos de sus fresco del verano o sobre el embarrado suelo
pinturas o, por analogía con el efecto, hasta las del invierno y muestre, húmeda o embarrada,

29
más oscura la zona de su cuerpo que ha estado ¿Por qué?
en contacto con el suelo, desde el arranque del
rabo hasta la axila (del mismo modo, muchas En este mismo encuentro se ha comentado
de las llamadas convenciones gráficas del arte que en los museos arqueológicos el visitante
paleolítico son una verosímil representación suele preguntarse para qué servían los artefac-
natural del modelo y no un artificio conven- tos que se exhiben y busca esa información en
cional). Y junto a las figuras naturalistas están las guías, en los paneles de texto o en las car-
los signos abstractos, aislados o superpuestos, telas; por el contrario, en un museo de Bellas
para los que debemos suponer el acuerdo de Artes o en una pinacoteca llena de pinturas de
aquellas comunidades respecto a lo que repre- cualquier época pasada (medievales, barrocas,
sentaban. o de las vanguardias del siglo XX) el visitante
No se representó la Naturaleza ni siquiera no suele preguntarse eso –a lo peor no se pre-
la fauna, sino solo una selección de animales: gunta nada–, pero ante el arte rupestre siempre
ciervos o renos, bisontes o toros, caballos y ca- surge por qué o para qué, como si fuera obvio
bras que, en suma, son más del 90 por ciento que estas pinturas, que este arte más que nin-
de lo representado en todo al arte paleolítico. gún otro tiene una motivación intelectual o cul-
Y junto a ellos, en alguna cueva encontraremos tural, una intención y un fin social trascendente
una rapaz nocturna, algún pez, un mustélido, y nada que ver con el adorno o la decoración.
un córvido y otro pájaro, un par de salmo- A comienzos del siglo XX se creyó que
nes, un zorro, un insecto, un buey almizclero, estas figuras de animales eran parte de una ma-
mamuts y rinocerontes en varias cuevas, y nu- gia simpática, que fueran imágenes propiciato-
merosos leones en la cueva Chauvet. ¿Qué sig- rias para la caza, que fueran la representación
nifica todo esto? ¿Para qué sirve pintar ciervos, de lo que se quería cazar y comer. Sin embargo,
caballos, bisontes o leones? desde hace años se sabe la distinta o contra-

Figura 7. Ortofotografía del techo de los policromos. © Museo de Altamira - Gimgeomatics.

30
puesta proporción de las especies que aparecen
representadas en el arte y en los restos de caza
que se hallan en cada cueva (Altuna, 1994:303-
312). Así por ejemplo, en la cueva de Ekain
la relación entre fauna representada y fauna
consumida es inversamente proporcional: el
caballo está mayoritariamente representado en
las paredes y no hay huesos de caballo en el
yacimiento (y ocurre lo inverso con la cabra),
y en Lascaux predominan casi absolutamente
los huesos de reno y, sin embargo, no hay ni
un solo reno pintado o grabado entre las más
de mil figuras de la cueva: no hay una relación Figura 8. Bisonte dibujado al carboncillo. ©
Museo de Altamira y P. Saura.
directa entre el arte de las cavernas y la alimen-
tación. Es muy probable que la caza influye-
ra en el orden social y en el sistema simbólico
de los grupos paleolíticos, pero no es posible
entender el arte paleolítico al servicio de la ali-
mentación: esto nunca ha sido tema de ningún
arte. Arcimboldo no pinta el postre cuando
construye un rostro con diversas frutas ni los
bodegones de cualquier época son la cesta de
la compra. No hay motivo para interpretar así
el arte de las cavernas para banalizarlo.
En Altamira encontramos varias alusio-
nes al celo de los animales: los ciervos, en el
techo de los policromos y en las galerías II, III
y X, están en celo junto a las ciervas con las
que han de aparearse; dos caballos levantados
sobre las patas traseras, parecen pelear como
consecuencia del celo. La manada de bison-
tes ha reunido a machos y hembras para la
Figura 9 Bisonte con la cabeza vuelta hacia
reproducción, la cierva policroma muestra la atrás. © Museo de Altamira y P. Saura.
preñez, el fruto de la fecundidad, en su abul-
tado vientre (un relieve natural). Lo trascen-
dente de todo esto no puede ser más que la especies. La idea de fecundidad, no la de tal o
idea de fecundidad. Todos los animales tienen cual animal, sino asociada a la perpetuación del
genéticamente marcado como objetivo vital grupo humano –quizá como principio univer-
su perpetuación, nada es más importante para sal– parece celebrarse en el techo de Altamira
cualquier especie, incluso para la nuestra. Homo como también ocurre en otras cuevas. Y entre
sapiens es el único animal que ha reforzado la nosotros: seguimos celebrando ritos de fecun-
orden genética con un mandato divino: Creced didad, de tránsito de la adolescencia –adolecer,
y multiplicaos; llenad la Tierra (Génesis, I-28), el carecer de algo– a la plenitud de deberes y de-
único ser que ha transformado mediante la cul- rechos, incluso el derecho a la procreación o al
tura –las culturas– la reproducción sexual- en sexo: bodas sagradas o profanas, fiestas de los
erotismo, lo que nos diferencia de las demás quince años o puestas de largo, etc., han sido o

31
la naturaleza y la creación artística, simbólica,
cuyo paradigma lo encontramos en los relieves
y grietas del techo integrados en los bisontes
de Altamira, creados sobre formas naturales de
gran tamaño y usando grietas como líneas de
contorno. Quizá el más interesante sea el bi-
sonte que se revuelca (figura 9), cuya postura
fue concebida al incorporar el saliente rocoso
sobre el que se pintó la cabeza, vuelta hacia
atrás. También es un claro ejemplo de esto el
Figura10. Ciervo grabado a partir de la silueta que se encuentra en el techo de la galería X,
natural preexistente en la roca. © Museo de Al- donde un sinuoso resalte de un par de milíme-
tamira y P. Saura. tros se convierte en la línea cérvico-dorsal de
un ciervo que se hace presente ante el obser-
vador cuando alguien adjuntó a ese gesto natu-
ral las líneas grabadas que dibujan el pecho, el
vientre y las patas (figura 10).
Es lógico ver en lo anterior una simbio-
sis entre la vida real que representan y la roca
inerte, entre las figuras creadas y su soporte na-
tural, entre arte y Naturaleza, en relación con
el animismo que caracteriza el pensamiento
de las sociedades de cazadores-recolectores
como imágenes de la relación entre el valor
atribuido a lo representado y la comunidad, y
ver en quienes creaban estas imágenes y des-
cubrían a esos seres en la roca a los individuos
mejor dotados, reconocidos para el diálogo:
personas con capacidad de influir, respetadas,
intercesores o mediadores entre la comuni-
Figura 11. Bisonte macho magdaleniense en el dad y los otros seres, tal como son como los
gran techo. © Museo de Altamira y P. Saura.
sacerdotes de ahora y de antes; similares a los
tekoaruvicha de los pay tavytera de Paraguay
son ritos seculares de tránsito y fecundidad que (Lasheras et al, 2012); con algo en común –por
podríamos suponer reflejados de algún modo ejemplo– con los chamanes de las comunida-
en varios de los momentos del gran techo de des de Siberia (Clottes y Lewis-Williams, 1996),
Altamira, en ese palimpsesto cultural. personas con capacidad y reconocimiento para
El uso premeditado, reiterado, sutil o el liderazgo social, ético o moral por su actitud
evidente que se hace de la roca soporte, de su y sabiduría; soportes del pensamiento mítico
forma, relieve y grietas es más que un detalle y prefilosófico y de aquellas comunidades. El
técnico característico del arte paleolítico –nada arte, frente al conocimiento racional o científi-
que ver con el truvismo, l´objet trouve o ready-made co, es una forma de conocimiento emocional
de los surrealistas–. Se trata de algo que ocurre y de comunicación social usado por aquellos
frecuentemente en las figuras magdalenienses, oficiantes o intercesores quizá para relacionar
pero que podemos ver en épocas anteriores; o mediar entre la sociedad y distintos planos de
es un gesto premeditado que une íntimamente la realidad, para relacionarse y convencer a los

32
Figura 12 Boca original de la cueva recreada en Figura 13 El techo de los policromos recrea-
el facsímil, la Neocueva, del Museo de Altami- do en la Neocueva en el Museo de Altamira. ©
ra. © Museo de Altamira y P. Saura. Museo de Altamira y P. Saura.

espíritus que lo animan todo, para intentar in- el arte de las cavernas y lo relegó al olvido. Y las
fluir en la realidad aparente, la que nos rodea: lo cuevas de la Europa paleolítica dejaron de ser
que vemos. Sería el oficiante-artista quien des- morada y lugar simbólico de aquellos grupos
cubriría en los relieves del techo los bisontes, humanos y volvieron a ser solo cuevas.
quien representaría los ciervos y los caballos de A diferencia quizá de algún arte rupestre
Altamira que la comunidad necesitaba que se de América o de otras regiones, el arte de las
representaran, quien se relacionaría con lo que cavernas de Europa no responde a la memoria
ellos simbolizaban. El arte paleolítico tiene un de ninguna sociedad actual, no hay un hilo cul-
bestiario concreto ligado a una tradición oral, tural en el presente que pueda unirse a las ideas
a determinados relatos comunes –mitos– que que acompañaban esas imágenes en su origen.
explican su coherencia y presencia en el vasto Altamira es hoy Patrimonio de la Humanidad,
paisaje europeo a lo largo de milenios (figura inscrito en la Lista en 1985 por su excepcional
11). valor social: les espero, será un placer recibirles
Hace diez mil años, coincidiendo con el allí y corresponder a sus atenciones en Tamau-
tránsito al Holoceno, un cambio cultural gene- lipas (figura 12 y 13).
ralizado, un cambio de pensamiento, hizo inútil

33
Bibliografía

Altuna Etxabe, J. (1994). La relación fauna con- Lasheras, J. A. (2009). The cave of Altamira. 22
sumida-fauna representada en el Paleo- 000 years of history. Revista Adoranten,
lítico superior cantábrico. Complutum, Suecia, 2009, p.6.
Madrid, Nº 5, pp. 303-312.
Lasheras, J. A. y Heras Martín, C. (2004). El
Breuil, H. (1952). Quatre cents siècles d’art pariétal. descubrimiento del Arte. Comentario
Les cavernes ornées de l’âge du renne. Mon- sobre los Breves apuntes… de Marceli-
tignac: Centre d’Études et de Docu- no Sanz de Sautuola. En M. Sanz de
mentation Préhistoriques. Sautuola, Breves apuntes sobre algunos obje-
Breuil, H., y Obermaier, H. (1935). La Cueva de tos prehistóricos de la Provincia de Santander
Altamira en Santillana del Mar. Madrid: [edición facsimilar] (pp. 11-36). Madrid:
Tipografía de archivos. Turner.

Clottes, J., y Lewis-Williams, D. (1996). Les cha- Lasheras, J. A., Fatás, P. y Allen, F. (2012). El
manes de la Préhistoire. Paris: Seuil. Libro de Piedra: Arte Rupestre en Paraguay.
Asunción, Paraguay: Ed. Fotosíntesis.
Diguet, L. (1895). Note sur la pictographie de la
Basse-Californie. L’Anthropologie, París, Leroi-Gourhan, A. (1971). La Préhistoire de l’art
VI, pp. 160-175. occidental. Paris: Mazenod.

Giedion, S. (2003). El presente eterno. Los comien- Lubbock, J. (1865). Prehistoric Times. Londres:
zos del arte. España: Alianza. Williams and Norgate.

Groenen, M. (1994). Pour une histoire de la Préhis- Moreno F., P. (1879). Viaje a la Patagonia Austral.
toire. Grenoble: Edit. J.Millon. 1876-1877. Buenos Aires: Imprenta de
La Nación. (Pascasio Moreno F. (1879)
Heras, C. y Lasheras, J. A. (2014). La cueva de Viaje a la Patagonia septentrional. 1876-
Altamira. En E. Carbonell, J. M. Ber- 1877.
múdez de Castro, J. L. Arsuaga (coor-
dinadores), Los cazadores recolectores del Raphael, M. (1986). La composition de la ba-
Pleistoceno y del Holoceno en Iberia y el estre- taille magique d’Altamira, En Trois essais
cho de Gibraltar: estado actual del conocimien- sur la signification de l’art pariétal paléolithi-
to del registro arqueológico (pp. 615-627). que (pp. 79-107). Paris: Kronos.
Burgos: Libro editado para el congreso Sanz de Sautuola, M. (1880). Breves apuntes sobre
de la UISPP. algunos objetos prehistóricos de la Provincia de
Laming-Emperaire, A. (1962). La signification de Santander. Santander: Imp. y Lit. de Te-
l’art rupestre paléolithique: méthodes et appli- lesforo Martínez.
cations. Paris: Picard.

34
Paisajes ancestrales. Identidad, memoria y arte
rupestre en las cordilleras centrales de la península de
Baja California, México

María de la Luz Gutiérrez Martínez*

En el ámbito de la investigación arqueológica Por tratarse de tan excepcional tema de


del país, la península de Baja California perma- estudio, en 1980 el Instituto Nacional de An-
neció durante décadas como una región inex- tropología e Historia inició en la región una
plorada. Este desinterés es paradójico porque investigación arqueológica de largo plazo. En
durante años se presentó en proporción inver- 1997 concluyó la primera fase de dicha inves-
sa a la importancia y riqueza de su arqueología, tigación, la cual tuvo como escenario la Sierra
su historia y su extraordinario arte rupestre, el de San Francisco y amplios sectores aledaños.
cual es considerado una de las manifestaciones Este proceso contribuyó sustancialmente a re-
culturales más representativas de esta región. solver asuntos y prioridades de la arqueología
Con frecuencia, los paisajes peninsulares se regional, posibilitó un análisis más enfocado
encuentran matizados por imaginería pintada y productivo del arte rupestre, sentó las bases
o grabada y su abundancia y complejidad es, para el planteamiento de investigaciones futu-
en ocasiones, abrumadora. En ciertas regiones ras y aportó la información necesaria para di-
es omnipresente, marca, rubrica, se integra al señar una estrategia de protección de tan vasto
paisaje con persistencia, lo inscribe simbólica- e importante patrimonio cultural (Gutiérrez y
mente y le otorga un significado cultural mos- Hyland, 2002).
trándonos con claridad el fluido movimiento En diciembre de 1993 la Sierra de San
de los pueblos que lo crearon, testigos y pro- Francisco fue inscrita en la Lista de Patrimo-
tagonistas del ir y venir. En este sentido, uno nio Mundial de la UNESCO; este evento in-
de los principales valores de esta región es el crementó el número de visitantes a los sitios
propio paisaje, entendido como el extenso rupestres y detonó la necesidad de diseñar un
espacio social en el cual se originó, funcionó plan de manejo para la protección del bien
y trascendió el arte rupestre de estas antiguas patrimonial. Las medidas tomadas a lo largo
sociedades. de estos años han demostrado ser exitosas
Es en las cordilleras centrales de la penín- lográndose la preservación no solo de las pin-
sula donde se concentra uno de los repertorios turas rupestres, los petroglifos y demás sitios
de arte rupestre más extraordinarios de Nor- arqueológicos e históricos, sino de un altísimo
teamérica; este se manifiesta en tradiciones de porcentaje del paisaje del cual forman parte
pintura rupestre tan reconocidas como el Gran (Gutiérrez et al, 1996).
Mural y otras que apenas empiezan a definirse,
así como en abundantes yacimientos de petro-
glifos.

*Centro INAH Baja California Sur.

35
Los estilos rupestres peninsulares y la
tradición Gran Mural

La imaginería peninsular presenta una pronun-


ciada diversidad, especialmente a lo largo de su
eje longitudinal (figura 1). En términos muy
generales parecería que hacia los extremos pre-
dominan los estilos abstractos, mientras que en
la parte central dominan los realistas; sin em-
bargo, esta situación es mucho más compleja
de lo que parece. Hasta el momento se han
identificado seis macroestilos, no obstante, la
gran mayoría de estas grandes agrupaciones
han sido definidas con base en la observación
de pocos sitios y, dada la dimensión que al-
canza este fenómeno, es difícil llegar a conclu-
siones apropiadas, con excepción de algunos
casos. Uno de estos casos se relaciona con la
tradición pictórica de los grandes murales, los
cuales se manifiestan densamente en las cor-
dilleras centrales del macizo peninsular (figura
2). El término Gran Mural fue acuñado por
Harry Crosby en la década de 1970 (Crosby,
1984), tomando en cuenta una característica Figura 1. Estilos rupestres peninsulares. La
destacada de algunos de los paneles: su gran imaginería peninsular presenta una pronuncia-
da diversidad, especialmente a lo largo de su eje
tamaño. De hecho está considerado como uno longitudinal (Según Ritter, 1991 y Gutiérrez y
de los estilos de mayor escala en el mundo. Mu- Hyland, 2002). Dibujo: Gutiérrez y Hyland.
chos de los sitios exhiben paneles pintados con
cientos e incluso miles de figuras y motivos1,
algunos de los cuales están plasmados en par- El área de distribución del estilo Gran
tes muy elevadas de los recintos, lo que acentúa Mural incluye las sierras de San Borja, San
todavía más su monumentalidad. Sin embargo, Juan, San Francisco y Guadalupe; en este enor-
aun cuando esta tradición amerita su designa- me territorio Crosby identificó y definió cinco
ción como monumental, es importante enfati- subestilos: Rojo sobre granito, San Francisco,
zar que el rango de medidas de las imágenes y San Borjitas, La Trinidad y los Semi-abstrac-
de la altura a la que fueron ejecutadas es muy tos meridionales (Crosby, 1984). Hasta el mo-
variable. Muchos motivos que exhiben las con- mento las sierras más investigadas son las de
venciones de este estilo son miniaturas y están San Francisco y Guadalupe en las cuales se
colocados en lugares accesibles de los sitios o han registrado cerca de 1150 sitios rupestres,
coexistiendo con enormes imágenes. incluyendo sitios pintados, grabados y mixtos

1
“…el elemento básico de toda descripción de un panel de arte rupestre es un icono equiparable a la representación
mental de un referente real o construido […].Como primer paso, y aunque complica ligeramente la terminología,
abogaríamos por hacer una diferencia entre la figura y el motivo. Una figura sería el icono individual, que pasaría a
ser un motivo una vez identificado" (Berrocal, 2002:94, citado en Gutiérrez, 2013).

36
Figura 2. La tradición pictórica de los Grandes Murales se manifiesta densamente en las cordilleras
centrales de la península de Baja California, México. Dibujo: Gutiérrez y Hyland.

(Gutiérrez y García, 1992; Gutiérrez y Hyland, San Francisco está inscrita en la lista del Pa-
2002; Gutiérrez, 2013) (figura 2). El cuantio- trimonio Mundial. Se trata de una pequeña
so material gráfico, fotográfico y videográfico cordillera volcánica que presenta altas mesas
acumulado requerirá un proceso de análisis seccionadas por una serie de profundos caño-
que llevará décadas y, seguramente nuevas ver- nes que se despliegan en un patrón radial. Al-
tientes de estudio surgirán durante ese lapso. canza una elevación máxima de 1590 m y tiene
Por ahora, la observación de miles de imágenes un área aproximada de 3600 km². Su vertiente
pintadas y grabadas en cientos de paneles ru- occidental desciende gradualmente hacia las
pestres, la identificación de motivos recurren- vastas planicies del Desierto del Vizcaíno y los
tes, sus asociaciones y su relación con cierto sistemas lagunares del Pacífico. Hacia el este,
tipo de emplazamientos, permiten una visión las montañas se encuentran de manera abrupta
panorámica de la imaginería, de su complejidad con el Golfo de California. La Sierra de Gua-
y de su trascendencia como un metalenguaje a dalupe es mucho más extensa que la Sierra de
través del cual los indígenas se reconocieron, San Francisco y contiene cientos de sitios Gran
reconocieron a los otros y se interrelacionaron Mural, algunos trascendentales para el estudio
de formas diversas durante su largo y complejo de esta tradición pictórica, como se verá más
proceso de morar-el-mundo. adelante.
Aunque las cuatro cordilleras centrales En términos generales, estas montañas
contienen sitios Gran Mural, solo la Sierra de presentan un clima seco y cálido, por lo que

37
XVII. Utilizando la amplia variedad de am-
bientes costeros, de planicie y serranos, la po-
blación siguió un intenso patrón de movilidad
en la búsqueda de alimento, materias primas y
agua. La gran profundidad temporal de la ocu-
pación humana y la intensidad que muestran
los patrones de movilidad indígena produjeron
a lo largo de milenios abundantes y diversos si-
tios arqueológicos. (Gutiérrez y Hyland, 2002).
Las pinturas rupestres fueron realiza-
das en las paredes de abrigos rocosos, cuevas
y respaldos, localizados a lo largo de las már-
genes de los cañones intermontanos. El siste-
ma hidrológico de la Sierra de San Francisco
está compuesto por 12 arroyos, mientras que
el de la Sierra de Guadalupe por cerca de 30;
la mayoría de estos arroyos son de naturaleza
intermitente y algunos de ellos han excavado
profundos y angostos cañones (figura 3). En
la Sierra de Guadalupe existen además, amplias
cañadas y extensos valles, esto se debe a dife-
rencias en la formación geológica y a un régi-
men de lluvias mucho más intenso, lo que ha
originado una aguda erosión y un paisaje geo-
lógico muy diverso y diferente al encontrado
Figura 3. Cañón de Santa Teresa, Arroyo de en la Sierra de San Francisco (Gutiérrez, 2011).
San Pablo, Sierra de San Francisco. Algunos Además de coexistir con pinturas rupes-
de los arroyos de estas montañas han excavado
profundos y angostos cañones. Foto: María de tres en algunos paneles pintados o en enormes
la Luz Gutiérrez Martínez. bloques de piedra al interior de cuevas y abri-
gos rocosos, los petroglifos también fueron
las fuentes de agua superficial son pocas, es- realizados sobre cantiles o paredones a lo largo
tando confinadas a escasos arroyos perennes de las cañadas, en los malpaíses que se localizan
y tinajas, oquedades naturales en la roca madre en las laderas de los cerros y sobre las abun-
que concentran el agua de las lluvias. En tér- dantes mesas que se alzan flanqueando caño-
minos de la vegetación, en la sierras ocurren nes y valles. Con frecuencia, los petroglifos se
algunas de las más espectaculares comunidades encuentran asociados a tinajas, las cuales eran
del Desierto de Sonora, mientras que hábitats muy apreciadas por los indígenas para abaste-
ribereños relativamente frondosos se encuen- cerse de este escaso y muy preciado recurso y
tran a lo largo de los arroyos mejor irrigados. jugaron un papel importante en los patrones
Aun cuando está considerado como uno de los de movilidad y asentamiento, cuando los gru-
ambientes más marginales de la tierra, el De- pos se disgregaban en pequeñas unidades fa-
sierto Central de Baja California proporcionó miliares para obtener los recursos en amplios
condiciones adecuadas para el establecimiento territorios de explotación (figura 4).
de grupos cazadores-recolectores-pescadores, Como hemos visto, las cordilleras cen-
desde el Pleistoceno terminal, hasta el arribo trales poseen una extraordinaria riqueza ar-
de los misioneros jesuitas a finales del siglo queológica y natural. Las montañas y planicies

38
desérticas nos presentan dramáticas visiones
de una tierra aparentemente áspera e inhóspita,
donde las evidencias del pasado se presentan
con una vehemencia a veces abrumadora y
donde el paisaje fue embebido de simbolismo
a través del artilugio de pintar o grabar sobre la
roca. Describir los valores que esta región tiene
como un patrimonio cultural reconocido, lleva
a la reflexión obligada acerca de cómo ha cam-
biado el concepto que hasta hace poco se tenía
de los pueblos cazadores-recolectores y su cul-
tura simbólica, que en el caso que nos ocupa se
manifiesta de manera tan espectacular en los Figura 4. Con frecuencia, los petroglifos se
encuentran asociados a tinajas, las cuales eran
paneles Gran Mural. muy apreciadas por los indígenas para abaste-
cerse de este escaso y muy preciado recurso y
jugaron un papel importante en los patrones
de movilidad y asentamiento. Foto: María de la
Características que definen la tradición Luz Gutiérrez Martínez.
pictórica Gran Mural

El repertorio de esta tradición pictórica es muy


variado y mucho análisis adicional se requerirá
para categorizar todas las formas y comple-
mentarlo. Aunque algunos paneles incluyen
figuras abstractas, el estilo es predominante-
mente realista y está dominado por antropo-
morfos, femeninos y masculinos, venados,
borregos cimarrones y diversas especies de
peces; en menor proporción encontramos be-
rrendos, liebres y conejos, aves, pumas, lobos
marinos, coyotes, tortugas marinas y ribereñas,
mantarrayas, serpientes, langostas e incluso
delfines. En casos aislados se han observado
representaciones de una planta denominada
saya, cuyo tubérculo era consumido por los Figura 5. Ejemplos de figuras humanas fe-
meninas: a y b, Cueva Pintada, Sierra de San
indígenas y abunda en la región (Gutiérrez, Francisco; c y d, Cuesta Palmarito, Sierra de
2013). San Francisco; e y f, Cueva San Borjitas, Sierra
Los antropomorfos femeninos se distin- de Guadalupe; g y h, Los Monos de San Juan,
Sierra de Guadalupe. Dibujo: María de la Luz
guen, ya sea, por la presencia de senos, geni- Gutiérrez Martínez.
tales, o ambos atributos e incluso, en algunos
casos, lo femenino se enfatiza por la sugeren- te y simplemente no lo diseñaron (Gutiérrez,
cia de un estado de gravidez; (figura 5) en los 2013), (figura 6).
masculinos, el sexo se identifica por la ausencia Sin duda la Sierra de San Francisco es el
de senos o bien por el diseño de los genitales, área nuclear del extendido y homogéneo sub-
aunque no debe descartarse la posibilidad de estilo del mismo nombre y es muy significati-
que, en ciertos contextos y circunstancias, el vo como este se “diluye” conforme se avanza
diseño de atributos sexuales no era importan- hacia el norte o el sur. Por el contrario, la ima-

39
ginería de la Sierra de Guadalupe es la que ex-
hibe la mayor diversidad dentro de la región
investigada. Sus paneles rupestres integran un
intrincado mosaico que aglutina un abundante
repertorio de motivos con pronunciadas va-
riantes estilísticas, coexistiendo sin un orden
aparente (Gutiérrez, 2013). Dadas las similitu-
des que presenta con la Sierra de San Francisco,
respecto a su arqueología en general, el análisis
de la imaginería de la Sierra de Guadalupe ha
sido fundamental para la comprensión del sis-
tema simbólico Gran Mural a nivel regional y
panregional.
Figura 6. Ejemplos de figuras humanas mas- La figura 7 muestra una versión actuali-
culinas. a y b, Cueva Pintada, Sierra de San
Francisco; c y d, Cuesta Palmarito, Sierra de zada de la distribución de los subestilos Gran
San Francisco; e y f, Cueva San Borjitas, Sierra Mural propuestos por Harry Crosby (1984).
de Guadalupe; g y h, Los Monos de San Juan, Además de actualizar la distribución de estas
Sierra de Guadalupe. Dibujo: María de la Luz
Gutiérrez Martínez. tendencias de representación visual, fue posible
la identificación de dos subestilos más al sur de
la Sierra de Guadalupe. Asimismo plasma una
propuesta hipotética de los motivos que carac-
terizan cada subestilo. En la imagen se puede
observar lo que se mencionó anteriormente:
el subestilo Sierra de San Francisco es relativa-
mente homogéneo, mientras que en la Sierra
de Guadalupe, la imaginería es heterogénea y
la distribución de los subestilos pictóricos es,
francamente, caótica.
El elemento antropomórfico del reper-
torio Gran Mural se agrupa en masculinos,
femeninos e indefinidos. Existe una enorme
diversidad de patrones cromáticos y tocados
que lucen estos personajes, así como combi-
naciones de ambos atributos. Cabe señalar
que los patrones cromáticos se han interpre-
tado como diseños de pintura corporal y fa-
cial, práctica que era muy común entre estos
pueblos. Especialmente, los tocados presentan
Figura 7. Versión actualizada de la distribución una amplia gama; su categorización ha sido un
de los subestilos Gran Mural con algunos ejem-
plos de mujeres, hombres, vendos y borregos ejercicio muy interesante, sobre todo en aque-
cimarrón. Se incluyen los subestilos La Matan- llos casos en los que se ha podido identificar
za y Guajademí, recientemente identificados y claramente su distribución espacio-temporal
descritos (según Gutiérrez, 2013: 203).
en amplios territorios; esto nos lleva a la posi-
bilidad de definir la presencia y predominio de
ciertos grupos o linajes en localizados sectores
de las montañas o bien en sitios distantes de las

40
áreas nucleares donde predominan (Gutiérrez, Bajo estas circunstancias se planteó la ne-
2013). cesidad de recrear un modelo de ese remoto
La posibilidad de identificar ciertos li- mundo, a partir de la deconstrucción de los pa-
najes y sus áreas de influencias nos permite neles rupestres, en los cuales, las asociaciones
reflexionar acerca de la dimensión social del aparentemente “caóticas” de las figuras y mo-
paisaje simbólico, pero trascendiendo el nivel tivos que los componen, encubren gran parte
local para visualizarlo en el ámbito regional y de su sentido y significado. Intuíamos que el
panregional y así tratar de dilucidar muchas análisis detallado de la sobreposición de las fi-
de las interrogantes que se relacionan con las guras que componen estos paneles, constituía
enormes divergencias que existen entre la ima- un recurso analítico de un gran potencial dado
ginería rupestre de estas montañas y la posible que, dicha sobreposición, documentó, capa
demarcación de territorios sociales. por capa, la continua interacción de las per-
Por cuestiones de espacio, se ha presenta- sonas con las imágenes pintadas, generación
do tan solo una pequeña muestra de la enorme tras generación. Fragmentar, aislar, ordenar,
riqueza que manifiesta el repertorio de la imagi- detectar rasgos compartidos o excepcionales y
nería Gran Mural en esta región. Dicho univer- luego reconstruir sus secuencias, ha permitido
so simbólico representa un potencial enorme una visión detallada y, al final, una panorámica
para profundizar en la cosmovisión y la memo- general de los conjuntos de imágenes (Gutié-
ria colectiva de estas antiguas sociedades, pero rrez, 2013).
a la vez su complejidad es tal que significa un Sin embargo, “hacer sentido” de estas
enorme reto, sobre todo porque la estrategia emblemáticas pinturas requiere tomar cierta
requiere integrar diversos elementos del paisa-
distancia de ellas y voltear la mirada hacia los
je a través de una aproximación regional. Los
entornos inmediatos, mediatos y remotos de
paneles rupestres de un área se interrelacionan
los lugares que las contienen, deconstruir el
entre sí a nivel iconográfico y estas áreas, a la
vez, se entrelazan con otras áreas, compartien- paisaje, detectar patrones y así descifrar, en la
do entre ellas algunos rasgos simbólicos y tras- medida de lo posible, el sistema de símbolos
cendiendo el espacio hasta alcanzar niveles de que colma los territorios y que en ocasiones se
vinculación e integración muy significativos. manifiesta, incluso, en los horizontes distantes.
Por circunstancias obvias, lo anterior se Este proceso constituyó un reto que conside-
debe a la intensa movilidad desarrollada por ró, entre otras cosas, visualizar las trayectorias
estos pueblos originarios, quienes ocuparon la que seguían las personas en su constante cami-
región por lo menos desde los finales del Pleis- nar, pero también, averiguar los motivos que
toceno (12 000 años AP); bajo estas circuns- tenían para recorrerlas. En este sentido, pien-
tancias, el constante “ir y venir” dejó rastros so que la acción de transitar el mundo, precisó
profundos. La suma de estos rastros conforma de estos caminantes una participación relacional
un entramado de evidencias materiales e inma- con un entorno habitual, el cual tenía un pro-
teriales, restos de la estructura resultante de la fundo significado simbólico con el que desa-
práctica social desarrollada por estos pueblos rrollaron una estrecha comunión (Gutiérrez,
y que incluyen actividades cotidianas o excep- 2013). Ahora bien, es momento de que demos
cionales derivadas de su manera de morar-el la vuelta y giremos la vista, salgamos de la cueva
-mundo. En ocasiones estas huellas de natu- y transitemos un poco por ese mundo antiguo
raleza simbólica-mnémica pueden ser muy para poder incorporar otros elementos de aná-
evidentes, perfilarse sutilmente o bien, ser in- lisis que son esenciales para la reconstrucción,
visibles ante nuestras disminuidas capacidades al menos hipotética, de la realidad indígena que
sensoriales (Gutiérrez, 2013). tanto me interesa descubrir y mostrar.

41
Figura 8. Los Volcanes Tres Vírgenes: La Virgen, El Azufre y El Viejo, significativos rasgos del
paisaje en el área central peninsular. Foto: María de la Luz Gutiérrez Martínez.

Los volcanes Tres Vírgenes, agentes del proceso de su reproducción social (Gutié-
sociales en el proceso de culturización del rrez, 2013).
paisaje de Baja California central La Virgen, El Azufre y El Viejo, se loca-
lizan en el “ombligo” de la península. En sus
El sistema volcánico Tres Vírgenes, es por dominios se ubican algunos lugares arqueoló-
mucho, el rasgo fisiográfico más prominente gicos y naturales de singular importancia. Los
en Baja California central (figura 8). Su impo- “lugares naturales” se definen como lugares
nente elevación y la manifestación de antiguos de culto que se vinculan a rasgos del entorno
eventos eruptivos pudieron haber sido razón ambiental, presentan escaso o nulo registro
suficiente para que los antiguos habitantes de arqueológico y en ellos predomina el elemen-
estas tierras les asignaran un significado espe- to natural (Bradley, 2002). En estos términos,
cial. Sin embargo, existe evidencia adicional un lugar natural no puede ser considerado un
que enfatiza la importancia de estas montañas; monumento pues no es resultado de la acción
hacia sus estribaciones occidentales se locali- humana, entonces, en ocasiones, su origen es
zan ciertos rasgos excepcionales: yacimientos explicado en términos mitológicos: “estos lu-
de obsidiana y pigmentos minerales así como gares pudieron haber sido creados por los an-
un manantial de aguas termales vinculado a cestros o por fuerzas sobrenaturales” y “tienen
un abrigo rocoso que exhibe un arte rupestre una arqueología porque alcanzaron un signifi-
insólito (Gutiérrez, 2009) (figura 9). ¿Cómo cado para las personas del pasado”.
fueron percibidos estos lugares en el pasado? Los volcanes ocupan un espacio prístino
¿Fueron objeto de una veneración especial? que se ha mantenido casi inalterado a lo largo
¿Constituyeron “centros de actividad corporal, de milenios y aquí se postula que su importan-
significado humano y accesorio emocional”? cia simbólica en el “mundo de la vida” indíge-
(Tilley, 1994). En tiempos recientes he tratado na no solo derivó de su prominente ubicación
de demostrar que los Volcanes y sus productos en este paisaje semidesértico, sino también de
eruptivos detentaron un profundo simbolismo los significados particulares que fueron asigna-
en la cosmovisión de los artífices de los gran- dos a los lugares arqueológicos y naturales que
des murales y actuaron como agentes sociales alberga y articula a través de diversos contex-
en la formación y reafirmación de sus identi- tos situacionales. A continuación se describirán
dades personales y grupales y en la integración brevemente algunos de estos lugares y parajes:

42
El yacimiento de obsidiana Valle del
Azufre

Esta peculiar veta de vidrio volcánico se lo-


caliza al norte del volcán El Viejo . Sabemos
que tuvo una explotación intensiva desde por
lo menos hace 10 000 años, tal y como lo de-
muestra una punta Clovis realizada en obsi-
diana proveniente de esta fuente. El lugar que
ocupa es excepcional debido a sus abundantes
fosas mineras y a la gran cantidad de residuos
y desechos de talla que concentra, derivados de
las actividades de extracción y preparación de
tan apreciada materia prima, para su traslado a
otros lugares (Gutiérrez y Hyland, 2002).

El yacimiento de pigmentos del Cañón del Figura 9. Lugares articulados bajo los dominios
Azufre. del Cañón del Azufre, en el Sistema Volcánico
Tres Vírgenes. Dibujo: María de la Luz Gutié-
Localizado entre los volcanes El Azufre y El rrez Martínez.
Viejo, este cañón contiene los yacimientos de
óxido de hierro rojos más abundantes de la re- Cañón del Azufre. Las figuras y motivos plas-
gión, también contiene óxidos de hierro ama- mados en su panel son totalmente atípicos si se
rillo y, en menor proporción, yeso (figura 10). comparan con los estilos que predominan en
La abundancia de estos minerales es de suma la región (figura 11). No obstante, a pesar de su
importancia dado que sabemos que el color de contenido inusual, en el conjunto se destaca un
las pinturas rupestres de la región se obtuvo a motivo que es recurrente en muchos de los pa-
partir de estos pigmentos minerales. La ubica- neles rupestres de las sierras de San Francisco y
ción de un sitio con pintura rupestre en éste ca- Guadalupe; lo que en otros lugares ha sido de-
ñón, asociado a los pigmentos y a un manantial nominado “bastón ceremonial-símbolo fálico”
de aguas termales, es un claro indicio de que (Gutiérrez, 2007; 2009; 2013). La profusa re-
este lugar constituyó un capital simbólico de presentación de este motivo en el panel, otor-
trascendental importancia en la cosmovisión ga al lugar un poderoso simbolismo que nos
de estas sociedades (Gutiérrez, 2013). permite “conectarlo” con las montañas aleda-
ñas, donde los indígenas estructuraron otras
actividades, entre las que destaca la producción
“El Viejo” del Cañón del Azufre de las pinturas rupestres Gran Mural. En esta
intrigante escena solo aparecen dos motivos
Este pequeño abrigo rocoso con pintura ru- compuestos2 conformados cada uno por tres
pestre se sitúa casi en la desembocadura del antropomorfos muy estilizados tomados de las
2
"Hay algunos ejemplos de claras asociaciones espaciales entre dos o mas motivos, es lo que llamamos un motivo
compuesto; [...] Los motivos compuestos se distinguen por lo siguiente:
a) su interrelación espacial ordenada, b) semejanzas muy obvias en la forma, el color y el trazo y c) su estado de
conservación similar. Por todo esto se asume que este tipo de motivos fueron pintados durante un mismo evento
e incluso, por la misma mano". (Gutiérrez, 2013:314).

43
Figura 10. Pigmentos rojo y amarillo (óxidos de hierro) y blanco (yeso) en el yacimiento del Cañón
del Azufre. Foto: María de la Luz Gutiérrez Martínez.

manos. La otra figura humana está aislada y hayan percibido en este peculiar manantial un
luce un tipo de “capa”: figuras similares con simbolismo inherente a su excepcionalidad.
“capas” han sido observadas en muchos sitios Strang señala que “en paisajes áridos la rareza
rupestres de la región (Gutiérrez, 2013), (figu- de las fuentes de agua les otorga una particular
ra 12). y poderosa influencia”; esta autora considera
La importancia de este lugar es innegable, también que el agua proporciona “un vasto
no solo porque se ubica adyacente a la fuente potencial imaginativo para expresar significa-
de pigmentos, sino también por estar justo dos culturales” (2008:124). Agua caliente bro-
frente a un manantial de aguas termales. Cabe tando de la piedra, olor a azufre y pequeñas
destacar que hacia el extremo este del abrigo columnas de vapor. Fuente inagotable de vida
rocoso fue diseñado un motivo compuesto en un constante fluir y, además, abrevadero del
por círculos concéntricos rojos; algunas tinajas borrego cimarrón (Gutiérrez, 2013).
de las sierras aledañas contienen petrograba- Existe un creciente empeño por conside-
dos con motivos similares. Este signo podría rar que rasgos topográficos y fisiográficos fue-
estar relacionado con el agua, vinculando sim- ron fuente de inspiración y proporcionaron
bólicamente el sitio rupestre con el manantial. temas para la generación de símbolos, siendo
en ocasiones vinculados a los seres ancestra-
les (Knapp y Aschmore, 1999). En algunas
El manantial de aguas termales sociedades, estas entidades actuaron como
mediadores en la selección, uso, modificación,
Además de lo útil que resultó esta fuente de veneración o evasión de lugares particulares.
agua para saciar la sed durante el acopio de Entonces, estos lugares constituyen un siste-
los pigmentos, es posible que los indígenas ma mnemónico que permite crear, recrear y

44
recordar historias y eventos mitológicos y, a la
vez, un sistema relacional fundamental en el
que la conciencia individual del mundo y las
identidades sociales son construidas y conso-
lidadas (Tilley, 1994).
Si como se ha argumentado, los volcanes
representaron un importante rasgo en medio
de un paisaje cuyo origen pudo haber sido ex-
plicado en términos mitológicos, los significa-
dos asignados a ciertos lugares naturales con
productos volcánicos, proporcionaron valores
simbólicos adicionales a este espacio excep-
cional. Los volcanes entonces, actuaron como
Figura 11. “El Viejo” del Cañón del Azufre,
agentes sociales, desde el momento en que las panel rupestre donde fue enfatizado por los
personas los invistieron de poderes míticos y, indígenas el motivo “bastón ceremonial-sím-
por lo tanto, fueron capaces de “actuar”, “in- bolo fálico” (Realce obtenido con DStretch de
fluir” e “integrar” a la sociedad. Jon Harman). Foto: María de la Luz Gutiérrez
Martínez.
Las redes de intercambio fueron también
una parte integral de la vida social (Torrence,
2008:339). En el caso de la obsidiana del Valle
del Azufre, a pesar de la alta calidad del vidrio
y la evidencia de explotación masiva, su distri-
bución está restringida a un radio de 200 km a
partir de la fuente. Esto sugiere que la interac-
ción e intercambio de materias primas en cier-
tas regiones de la península, ocurría en áreas
relativamente circunscritas, enfocadas y orien-
tadas principalmente de costa a costa, más que
de norte a sur (Gutierrez y Hyland, 2002).
A pesar de que aún no se ha identificado
el origen de los pigmentos en sitios rupestres
alejados de la fuente del Cañón del Azufre, se
propone que muchos de ellos fueron pintados
con pigmentos provenientes de este yacimien-
to. Llama mucho la atención que a medida
que los sitios pictóricos se alejan hacia el sur
del yacimiento, los motivos pintados exhiben
menos cantidad de pintura y muchos de ellos Figura 12. Arriba: Personajes con capas. Iz-
solo fueron bosquejados. Tal vez la lejanía de quierda, Sierra de Guadalupe; derecha, El Viejo
del Cañón del Azufre; abajo, círculos concén-
la fuente provocó que los grupos que vivían tricos en ocasiones asociados a fuentes de agua.
en el retirado sur no pudieran abastecerse con Izquierda, Cañón del Azufre, derecha, Sierra de
regularidad de esta sustancia, por lo que el pig- San Francisco (Realce obtenido con DStretch,
mento debió ser utilizado con racionalidad y de Jon Harman). Fotos: María de la Luz Gutié-
rrez Martínez.
austeridad (figura 13).
En este sentido, es muy posible que la ob-
sidiana y los pigmentos fueran materias primas

45
Figura 13. Ejemplos de sitios alejados del Cañón del Azufre con poca pintura o sólo bosquejados.
a) El Dipugón, b) El Chavalito, c) El Pilo, d) Agua Fría. Fotos: cortesía de Jon Harman.

muy apreciadas debido a su escasez y excepcio- “El Viejo” del Cañón del Azufre, está
nalidad, así como a su relación simbólica con marcando y significando el lugar y su panel
el posible origen mítico de los volcanes. En el posiblemente fue creado para “conmemorar
caso de los pigmentos, considero que su uso o fijar” un evento legendario que se vincula a
tuvo un poderoso significado ya que permitía la fuente de los pigmentos y al manantial de
a los nativos vincularse con este impresionante aguas termales. Siguiendo esta línea, se propo-
lugar, a través de la práctica de pintar sus cue- ne que el acopio de los pigmentos tuvo un ca-
vas y decorar sus cuerpos. En algunas culturas rácter ritual (Gutiérrez, 2013).
el ocre es considerado un poderoso símbolo El manantial de aguas termales comple-
asociado a la sangre de la creación ancestral, la menta y perfecciona esta serie de lugares na-
vida y el renacimiento; por ello, es interesan- turales sobresalientes que coinciden en este
te considerar que la proximidad a una fuente grandioso espacio identitario. Strange (2008:
puede ser el factor menos importante en la 124) puntualiza que:
elección de las materias primas, más valoradas
fueron las relaciones sociales creadas a través La conciencia de que el agua es la ‘sus-
del intercambio (Torrence, 2008) o, en este tancia’ más vital de uno mismo y que fo-
caso, el valor simbólico de forjar los artefactos menta las asociaciones entre el bienestar
de obsidiana o preparar la fórmula para plas- espiritual, social y físico, proporciona me-
mar las pinturas rupestres y corporales, con táforas poderosas acerca de la identidad
materias primas originarias de este dominio humana. Un importante aspecto del hu-
sagrado (Gutiérrez, 2013). mano ‘estar en el mundo’ es el sentido de
uno mismo como un ser físico, compues-

46
to de sustancias particulares que tiene una
identidad definible [...]
En abril de 2009 ascendí al volcán La Vir-
gen, el más alto del sistema. Casi al llegar a la
cumbre encontré dos artefactos de obsidiana:
una lasca con retoque y una punta de proyectil.
Esto indica que los nativos también visitaban
estos elevados parajes, quizá para la cacería del
borrego cimarrón, muy abundante en estas
abruptas montañas. En la cosmogonía de los
kiliwa de Baja California, grupos hablantes de
yumano emparentados con los indígenas que
habitaron la península central, el borrego cima-
rrón es un ser protagónico en el mito creacio-
nal (Gutiérrez, 2013; Ochoa Zazueta, 1978); en
este orden de ideas, algunos de los borregos ci-
marrones trazados en los paneles rupestres po-
drían estar representando deidades, ancestros
mitológicos o cabezas de linaje. En las pinturas
rupestres de toda la región es uno de los ani-
males más recurrentes (figura 14).
Ascender a la cumbre del volcán y ob-
servar los mares, desiertos y montañas que lo
rodean, me permitió experimentar el paisaje
desde otra perspectiva. Antes solo había ob-
servado la panorámica de los Volcanes y sus
Figura 14. Algunos ejemplos de cabezas de bo-
confines desde el sentido opuesto: las cumbres rrego cimarrón representados en el arte rupes-
elevadas de las sierras circundantes. Pero des- tre Gran Mural. Fotos: María de la Luz Gutié-
de aquí, tuve la sensación de estar en el centro rrez Martínez.
de una organizada aunque enigmática tierra
antigua, donde cada lugar “natural”, localidad sagrado, tal vez el destino final de peregrina-
arqueológica y panel rupestre conformaron ciones periódicas; quizás aquí, tuvieron lugar
diversas narrativas que, desafortunadamente, actos de veneración hacia las fuerzas naturales
aún no es posible desentrañar del todo, pero o “divinas” que se manifestaban de manera
que si se distinguen, aunque vagamente. El pai- recurrente: temblores frecuentes, géiseres, fó-
saje entonces se dinamiza y se reconoce como siles marinos, aguas termales, el borrego cima-
la entidad que estructuró las prácticas sociales rrón, la obsidiana y los apreciados pigmentos.
y al mismo tiempo, fue estructurado por la ac- Especialmente estos últimos debieron haber
ción humana de morar el mundo (Gutiérrez, ocupado un importante lugar en el mundo-de
2013). -la-vida indígena, pues fueron esenciales para
Los dominios de los volcanes eran visi- desarrollar la práctica de la pintura corporal y la
tados periódicamente por los indígenas para producción de las abundantes pinturas rupes-
abastecerse de obsidiana y pigmentos, y es muy tres de la región central peninsular (Gutiérrez,
probable que estas fuentes entrañaran signifi- 2013).
cados mitológicos. El abrigo rocoso con pin- Actualmente sabemos que los pueblos
turas rupestres puede ser considerado un lugar que aquí vivieron promovieron la producción

47
masiva de imaginería rupestre desde tiempos este caso, las pinturas del pequeño abrigo ro-
muy remotos. Esto indica que sus artífices coso, el cual pudo haber sido considerado un
encontraron en la práctica de pintar y grabar centro de peregrinaje y fue esencial en la cons-
un importantísimo medio de expresión ritua- trucción cultural del paisaje.
lizada y en el arte rupestre resultante, un ex- Sin duda, las dinámicas de este proceso
traordinario instrumento de comunicación, podrán ser comprendidas más claramente a
persistente, consistente y de amplia distribu- través de un enfoque que permita descifrar el
ción. De este modo la simbología expresada papel que como agentes sociales pudieron ha-
en el arte rupestre es un elemento esencial que ber jugado estos prominentes rasgos del paisa-
contribuyó en la construcción, permanencia y je y al igual que la creencia de los indígenas en
reafirmación de sus identidades sociales a lo los seres físicos y espirituales que los moraban:
largo de milenios (Gutiérrez, 2007). Ellos, los volcanes, “forzaron” la realización
Sin embargo, como se ha enfatizado, de peregrinaciones hacia sus dominios, “per-
existe evidencia adicional que demuestra la mitieron el acceso a sus dones” y las personas
importancia que tuvieron los volcanes en la retornaban simbólicamente a sus orígenes.
formación de estas identidades, especialmente Entonces, los nativos pudieron pintar sus cue-
con respecto a la elaboración de las pinturas vas y sus cuerpos con los pigmentos, “sustan-
rupestres: el origen “mítico” de los pigmen- cia dadora de vida de sus ancestros” que bien
tos, la “sangre de los ancestros”. Atribuirle pudo haber sido considerada una reliquia (Gu-
poderes a las montañas y sus lugares sagrados tiérrez, 2013).
demandaron el uso de objetos simbólicos, en

Bibliografía

Berrocal, M. C. (2004). Paisaje y arte rupestre: Gutiérrez M., M. (2007). Simbología de géne-
ensayo de contextualización arqueológica y ro: Algunas lecturas sobre iconografía
geográfica de la pintura levantina. (Tesis femenina y masculina en el arte rupes-
doctoral). Facultad de Geografía e His- tre de la Sierra de Guadalupe, B. C. S.
toria, Universidad Complutense. Ma- En C. García y E. Villalpando (edito-
drid. ras), Memoria del Seminario de Arqueología
del Norte de México (pp. 206-221). Sono-
Bradley, R. (2000). An Archaeology of Natural
ra, Hermosillo: CONACULTA INAH.
Places. London: Routledge.
Gutiérrez M., M. (2011). Avances en la inves-
Crosby, H. W. (1984). The Cave Paintings of Baja
tigación del arte rupestre de Baja Cali-
California. La Jolla, California: Ed. Co-
fornia Central: un estudio regional. En
pley Books.
P. Fournier y W. Wiesheu (coordinado-
Gutiérrez M., M. (2009). Las Vírgenes Volca- ras), Perspectivas en la investigación arqueoló-
noes: Social Agents in the process of gica, Volumen 5. México, D.F.: ENAH,
Landscape enculturation in Central INAH, CONACYT, CONACULTA.
Baja California, México. En Symposium Gutiérrez M., M. (2013). Paisajes ancestrales.
Landscape Landmarks as Social Agents. Identidad, memoria y arte rupestre en las cor-
75th Annual Meeting of Society for dilleras centrales de la península de Baja Cali-
American Archaeology. Saint Louis, fornia. (Tesis doctoral). ENAH. México
Missouri, USA. D.F.

48
Gutiérrez M., M. y García-Uranga, B.L. (1990). Lanscape. Contemporary Perspectives (pp.
Análisis contextual de pintura rupestre: Un 1-30). Malden, Oxford: Blackwell.
caso de estudio en la Baja California. (Tesis Ochoa Zazueta, J. A. (1978). Los kiliwa y el mun-
de licenciatura). ENAH. México. do se hizo así. México: INI.
Gutiérrez M., M. y Hyland, J.R. (2002). Ar- Strang, V. (2008). The Social Construction of
queología de la Sierra de San Francisco: Dos Water. En B. David y J. Thomas (edito-
décadas de investigación del fenómeno Gran res), Handbook of Landscape Archaeology
Mural. México: INAH. (Colección (pp. 123-130). Walnut Creek, Califor-
Científica 433). nia: Left Coast Press Inc.
Gutiérrez, M., Hambleton, E., Hyland, J.R., y Tilley, C. (1994). A phenomenology of landscape.
Stanley, N. (1996). The Management Places, paths and monuments. London:
of Word Heritage sites in remote areas. Berg.
Conservation and Management of Archaeolo-
gical Sites, London, 1(4):209-225. Torrence, R. (2008) Punctuated Landscapes:
Creating Cultural Places in Volcanically
Knapp, B., y Ashmore, W. (1999). Archaeolo- Active Environments. En B. David y J.
gical Landscape: Constructed, Concep- Thomas. (editores), Handbook of Lands-
tualized and Ideational. En W. Ashmore cape Archaeology (pp. 333-343). Walnut
y B. Knapp (editores), Archaeologies of Creek, California: Left Coast Press Inc.

49
El registro, fase inicial de la investigación
en el arte rupestre.
Herramienta de detección de sitios

María del Pilar Casado López*


Mariana Pinto Morales*
Rafael Alcocer Negrete*

El concepto de gráfica rupestre no solo se ha estructura de representación específicas y úti-


enmarcado en las coordenadas del tiempo y les como expresión de su cosmovisión. Los
el espacio, sino que se ha ido perfilando y po- cambios dados por el uso de determinado
niendo en relación con la propia esencia y na- soporte, la tipología y el modo de represen-
turaleza humana. El arte rupestre, en cualquier tar nos indican que estamos ante elementos
punto del país y con desarrollos diversos, es un identificables como pertenecientes al mundo
fenómeno ligado al pensamiento y al proce- mesoamericano (figura 1).
so mental humano, a la evolución intelectiva, A lo largo de la época colonial, en sitios
emocional y social del ser. Una visión general donde existió gráfica rupestre de mayor anti-
del arte rupestre nos ilustra sobre repeticiones güedad, se volvieron a depositar nuevas pintu-
y constantes en distintas culturas y espacios, así ras o grabados en la misma tradición del arte
como en los factores diferenciales; analizando rupestre, con formas propias de la parafer-
ambos nos ayudarán a comprender mejor la nalia religiosa que los misioneros predicaron,
carga simbólica y la intención de sus autores. además de las relativas a nuevas costumbres
Es un elemento más entre los muchos que e indumentaria europeas, con lo que conlleva
forman parte del desarrollo de la inteligencia de elección de lugar o bien para soterrar lo
operativa, social y simbólica en la construcción representado o de reúso del lugar. Las mani-
del ser humano como hoy lo conocemos. festaciones rupestres siguen vigentes a lo largo
La dispersión a lo largo y ancho del te- de siglos posteriores hasta llegar al XIX y XX,
rritorio nacional de sitios con manifestaciones con ejemplos gráficos de muy diversa índole
gráfico-rupestres nos muestra que fue un ele- y variaciones según las regiones y la distinta
mento presente desde tiempos ancestrales y conceptualización del fenómeno. Sin obviar
recurrente para otras épocas. Asociado a mo- las figuras, nombres y fechas más recientes e
dos diversos de vida, de forma sistemática a incluso la huella del vandalismo que se incre-
grupos cazadores-recolectores, posteriormen- menta cada día en la medida que los sitios que-
te a grupos seminómadas de cierto grado de dan expuestos a vías nuevas de comunicación
sedentarismo estacional o permanente según o a la proximidad de asentamientos humanos,
momento y región que, sin duda y de algún afectando de modo preocupante algunos si-
modo, estuvieron en la base. Además, fue tios (Casado, 1990; 2005).
gráfica conocida por los grupos que inicial- El sujeto de estudio, es decir, las mani-
mente conformaron el desarrollo cultural me- festaciones gráficas rupestres, son pinturas o
soamericano y que, evidentemente, cambiaron grabados realizados mediante técnica, color y
y sustituyeron por otras formas, simbología y formas dispuestas sobre las paredes de cavi-

*Dirección de Planeación, Evaluación y Coordinación de Proyectos del INAH.

51
52
Figura 1. Presencia de sitios con arte rupestre en México. Elaboró María del Pilar Casado López.
dades rocosas, oquedades o reparos, en muy La diversidad de sitios con arte rupestre
pocas ocasiones responden al patrón de cue- y de las distintas formalidades sumada a la in-
vas obscuras (aquellas de amplia planimetría a teracción con el paisaje y su propio contenido
cuyo interior no llega la luz del día, como las nos inducen a establecer algunas diferencias
existentes en Yucatán que contienen pinturas) en la definición de sitio, que podrían concluir
o bloques pétreos formando parte de farallo- en mayor precisión al momento de su identi-
nes o en bloques sueltos, en áreas de montaña, ficación y en la elaboración de bases de datos
cauces de ríos o en zonas próximas al litoral. más certeros que hoy queda reducida al consi-
Tienen una amplia vigencia temporal desde derar una sola denominación genérica.
los grupos cazadores-recolectores o agriculto- Proponemos contemplar la figura de
res, los asociados a culturas mesoamericanas “sitio puntual” es decir la oquedad, pared o
e incluso posteriores; con una intención en la reparo, en general, con pintura; o los bloques
ejecución inseparable del entorno físico y del o crestería con grabados, lo que generalmente
desarrollo cultural, social y ritual de sus ejecu- hoy consideramos como sitio con manifesta-
tores. El sitio y la gráfica tienen un carácter ciones gráfico-rupestres.
funcional o ritual, sin ser excluyentes, en de- Para la segunda categoría introducimos
finitiva, evidencia de la actividad humana que el término de “sitio extendido”, es decir, el
se trasmite y suele pervivir hasta momentos conjunto de farallones o pequeñas oquedades
recientes (Turpin, 2007). consecutivos en su disposición o la profusión
El sitio con representaciones gráfico-ru- de bloques esparcidos en un amplio territorio
pestres es un todo, compuesto del continente y con una o ambas técnicas y que ya algunos au-
lo contenido, y no simplemente una yuxtaposi-
tores, para su investigación, los enmarcan en
ción aleatoria de imágenes. Cada sitio y gráfica
un solo sitio, por ejemplo, la gran extensión de
debe ser considerado como un elemento orga-
bloques grabados en Boca de Potrerillo, Nue-
nizado en disposición espacial, forma, región
y entorno específicos. El soporte es esencial, vo León (2 km de extensión, 4000 bloques
la forma natural, la disposición, conformación de grabados) o en Arroyo Seco, Guanajuato
y orientación de la roca se analizan, pueden (varias oquedades y fisuras situadas a lo largo
ser elementos sugeridores para el hombre, lo de las paredes que forman los laterales de una
mismo que otros efectos visuales y espaciales, zona aluvial y en el promontorio central con
incluso los relativos al campo manual y visual numerosas figuras pintadas), en ambos casos,
o al entorno más lejano con carácter paisajís- como en muchos otros, la disposición respon-
tico, por lo que podemos afirmar que estas de a la misma dinámica distributiva, formas
manifestaciones rupestres tienen una desta- representadas e intención de los autores a las
cada relación con la concepción que el grupo que los investigadores, como comentamos, ya
tiene del universo. Ante esta concepción de agrupan en un solo sitio (Viramontes y Cres-
sitio tendremos presente siempre, no solo lo po, 1999; Viramontes, 2012-2014).
que vemos, sino lo que advertimos, median- En tercer lugar mencionamos la catego-
te el análisis de las particularidades, de aquello ría de “sitio nuclear”, que estaría más en fun-
que el hombre de la antigüedad quiso plasmar. ción del contenido y de la categoría presencial
En general, las manifestaciones rupestres res- que ejerce sobre otros, que en la dispersión y
ponden a un acto volitivo de elección o de se- situación topográfica o geográfica, valor que
lección del emplazamiento y formalidad con creemos pudo ser otorgado por los propios
carácter funcional o ritual, sin ser excluyentes, autores, no solo en un momento determinado,
que suele pervivir hasta momentos históricos sino en la pervivencia de grupos diferentes al
e incluso recientes. inicial, como regidor de otros sitos.

53
Entre las muchas preguntas que los in- de las oquedades con manifestaciones grá-
vestigadores se han vuelto a hacer en las últi- fico-rupestres como un sitio, por otra parte,
mas décadas ante la gráfica rupestre, y una de hay investigadores que registran sitios que son
las más complejas de responder, es la relativa a considerados como solo uno y se extienden a
la razón de ser de los sitios y las figuras en su lo largo de varios kilómetros con numerosas
peculiar contexto, a la simbiosis de la gráfica rocas con grabados, como el caso mencio-
con el ejecutor o el grupo ejecutor. Podemos nado de Boca de Potrerillo en Nuevo León
identificar a priori lo que representan y técni- o Arroyo Seco en Guanajuato, donde varias
camente como se han realizado, sin embargo, oquedades dispuestas a lo largo de un arroyo
es realmente complejo penetrar en el simbolis- y afloramientos centrales presentan pinturas y
mo, creencia y cosmovisión de cada uno de los de igual modo es considerado como un sitio.
grupos creadores. Estos desfases numéricos nos llevan a propo-
Para visualizar algunos comportamientos ner a los investigadores dedicados al tema a
del arte rupestre nos apoyamos en la numera- considerar la definición de sitio con arte ru-
lia producto del análisis de sitios y proyectos pestre (Murray, 2007; Turpin y Eling, 2003).
arqueológicos que tiene como punto focal la Para otros estados, la escasez de sitios
investigación de la gráfica rupestre. con gráfica rupestre puede considerarse hasta
El relativo al porcentaje de sitios arqueo- cierto punto natural, nos referimos a los esta-
lógicos con evidencia de manifestaciones grá- dos de Tabasco y Campeche, los últimos en la
fico-rupestres nos manifiesta que en el año gráfica. Evidentemente la presencia de sitios
2006 se tenían registrados 2856 sitios arqueo- con gráfica rupestre es escasa, la explicación se
lógicos con este tipo de evidencia, a junio de debe a la geomorfología de la región; una bue-
2014 la cifra asciende a 3791 registros, es decir, na parte de los estados ocupa tierras bajas y no
en ocho años el registro de sitios rupestres se es la apropiada para este tipo de sitios. Aun así,
ha incrementado en un 24 por ciento, con un se señala la existencia de elementos arqueoló-
promedio de 115 nuevos registros al año. gicos gráficos que corresponde a temporalida-
Si analizamos el promedio de registro de des fuera de lo que normalmente asociamos
sitios con gráfica rupestre por área cultural, con la gráfica rupestre, a la que no podemos
hallamos la siguiente distribución, de 2006 al asignar el adjetivo de rupestre, características
presente año, el aumento de registros en área que pueden verse repetidas (figura 3).
cultural Aridoamérica se ha incrementado en En la gráfica se pueden observar otros
un 59.30 por ciento, mientras que el Occiden- hechos notables, muestra son aquellos esta-
te de México 12.57 y en el Altiplano Central dos en los que debería existir una presencia
7.61, el resto de las áreas culturales se encuen- de sitios hasta cierto punto notoria y no se ve
tran muy por debajo del 5 por ciento. Toma- reflejada. Nos referimos específicamente al
mos el año 2006 por el ser año en el que se estado de San Luis Potosí, región en la que la
inicia un registro más sistemático de datos, aun topografía y geomorfología podrían conside-
teniendo algunas deficiencias (figura 2). rarse como idóneas, a lo que hay que sumar
La densidad por estado, y según la gráfi- el hecho comprobado de la riqueza evidente
ca, nos aporta el siguiente comportamiento: la en áreas similares circunvecinas. Indudable-
mayor concentración de registros se encuen- mente, para este tipo de casos, la razón es la
tra en el estado de Baja California Sur (683); falta de investigación aplicada al tema, siendo
que corresponde al 18 por ciento del global de prioritario generar proyectos que completen
evidencias, sin embargo, queremos señalar que esta ausencia.
ha sido considerado este número porque los Pero las cifras no miden el hecho de que
investigadores han registrado todas y cada una los creadores plasman imágenes en relación a

54
Figura 2. Distribución de registros de sitios con arte rupestre por área cultural. Elaboró María del
Pilar Casado López.

Figura 3. Densidad de sitios con arte rupestre por estado. Elaboró María del Pilar Casado López.

55
creencias y un mundo simbólico con los que hecha del deterioro natural o antrópico de la
establecen vínculos de identidad y arraigo, que gráfica rupestre.
a su vez generan interacción vinculada al grupo Una vez establecido el contacto visual
o como referencia de otros grupos lejanos. El con la gráfica rupestre, el primer paso en el
paisaje y, en general, los espacios en los que se ejercicio del estudio del arte rupestre es el re-
deposita la gráfica rupestre o con los que está gistro de sitio e imaginería, paso inicial en el
relacionado por proximidad y presencia, la to- proceso de trabajo. Las nuevas tecnologías
pografía, geomorfología, presencia de agua, ca- aplicadas al registro tienen un presente y futu-
minos o formas naturales constituyen un nexo ro prometedor que facilitan el estudio, además
de interacción con los habitantes del mismo suponen un reto de la mano de las innovacio-
entorno, con la casi certeza de que, para cada nes tecnológicas y la aplicación de los sistemas
uno de ellos, posiblemente con connotaciones de información geográfica que analizaremos a
diferentes, dependiendo de los momentos de continuación.
ocupación, la percepción pudo ser diferen- En los últimos años la percepción del
te por y para la construcción de los procesos investigador se ha ido completando con la in-
simbólicos, emocionales o de cualquier otra ín- troducción de procesos técnicos que aportan
dole. El significado del paisaje para cada quien datos de interés al manifestarnos una visión
y en cada momento responde a unos códigos más próxima a la realidad de lo que encontra-
simbólicos que los identifica. mos dibujado. De la forma convencional, aun
Todas las conceptualizaciones sobre la siendo básica e insustituible, el registro ha su-
gráfica rupestre están basadas en el elemento frido una importante evolución, del tradicional
material e inmanente de la misma, nos referi- modo descriptivo de formas, técnicas y datos
mos a lo representado per se. Los patrones cro- identificativos de localización del sitio y conte-
máticos, o el modo de representar, conforman nido general que el investigador necesita para
la visual que percibió el hombre en el momen- los análisis de su trabajo y para cumplir con la
to de la realización y posteriores, misma que cédula del Registro Público de Monumentos y
hoy podemos también observar con excepción Zonas Arqueológicos, se pasa a considerar as-

MANIFESTACIONES GRÁFICO RUPESTRES,


PATRÓN DE INDICADORES
CERÁMICA, LÍTICA, ARQUITECTURA, ÉTC...
DISTRIBUCIÓN ARQUEOLÓGICOS:

SITIOS
ARQUEOLÓGICOS
ANÁLISIS CUALITATIVO: ELEMENTOS DEL PAISAJE,
PERCEPCIÓN Y ACTIVIDAD SOCIAL

ANÁLISIS CUANTITATIVO: DISTRIBUCIÓN ESPACIAL


Y ANÁLISIS ESTADÍSTICO

PROPUESTA DE ANÁLISIS:
MODELOS SISTEMAS DE INFORMACIÓN VARIABLES DE DISTRIBUCIÓN
(ESPACIALES)
PREDICTIVOS CONDICIONALES GEOGRAFICA (SIG)
EQUIPARABLES

Figura 4. Diagrama en la aplicación de parámetros para modelos predictivos en arqueología. Ela-


boró María del Pilar Casado López, Mariana Pinto Morales y Rafael Alcocer Negrete.

56
Figura 5. Curvas de Nivel a cada 10 m, cuenca hidrográfica del río Victoria. Modelo LIDAR cla-
ve 1:10 000 F14C46B1. Elaboró María del Pilar Casado López, Mariana Pinto Morales y Rafael
Alcocer Negrete.

Figura 6. Distribución de evidencias de pintura rupestre, clave 1:10 000 F14C46B1. Elaboró María
del Pilar Casado López, Mariana Pinto Morales y Rafael Alcocer Negrete.

57
Figura 7. Presencia de concentraciones gráfico rupestres en pendientes de 50 – 70°. Elaboró Ma-
ría del Pilar Casado López, Mariana Pinto Morales y Rafael Alcocer Negrete.

Figura 8. Imagen satelital (Google Earth, 2014) identificación de afloramientos rocosos con pre-
sencia de gráficos rupestres. Elaboró María del Pilar Casado López, Mariana Pinto Morales y
Rafael Alcocer Negrete.

58
Figura 9. Planificación de recorrido de superficie utilizando rutas de menor coste (pendiente sua-
ve, vegetación abierta, librando cuerpos de aguas) sobre MDE LIDAR. Elaboró María del Pilar
Casado López, Mariana Pinto Morales y Rafael Alcocer Negrete.

pectos que acentúan otros factores en función guras, comportamientos formales, disposicio-
y directriz del planteamiento teórico general nes específicas y constantes, repeticiones y su
que el investigador proyecta para el análisis del interacción con el soporte.
sitio o área. Sin embargo, será el aporte tecnológico el
El análisis atiende la situación y posicio- que tenga mayor alcance en la tarea del regis-
namiento de las figuras en la relación espacial tro, las nuevas tecnologías hacen que el regis-
del entorno inmediato (panel en la oquedad o tro sea más efectivo sin perder la objetividad
cara del bloque pétreo), el espacio próximo o del estudio. La aplicación del programa ImageJ
entorno en el que se sitúa el sitio y el espacio y D-Stretch es apoyo esencial que permite una
lejano, es decir, en la interacción con el paisaje. visión más definida y clara de las figuras, realza
Se establece una relación física y simbólica de el color y la definición de las líneas, apoyando
la gráfica rupestre y el entorno natural: formas la identificación de partes de la figura u otros
naturales del paisaje, presencia de caminos, elementos en ella que, por el natural deterioro
puntos de agua o pasos naturales entre otros. ambiental, estaban desleídas y difícilmente visi-
Las formas topográficas, la visual y los bles, recuperando información perdida con el
accidentes naturales se analizan como elemen- tiempo, pero existente y plasmada por el hom-
tos que constatan la idea, desde hace tiempo bre.
expuesta, de la intencionalidad en la elección Actualmente también se utilizan para el
del lugar, el sitio, el panel y lo representado. La análisis y reproducción de las figuras los barri-
localización y elección del punto para depositar dos con microscopios sencillos o con micros-
la gráfica rupestre no es aleatorio. Así mismo, copios electrónicos de barrido, obteniendo
se establecen relaciones asociativas entre las fi- fotografías microscópicas. Las nuevas tecno-

59
logías no solo ayudan a tener un registro más tema de Información Geográfica, sin conside-
detallado, sino que permiten la reproducción rar una tecnología LIDAR o teledetección de
de las figuras con un alto grado de resolución imágenes satelitales que aquí aplicamos.
y resalte de los colores que influye en el estu- En esta fase experimental desarrollamos
dio general, a lo que se suma la generación de el modelo y lo aplicamos a una zona de la que
herramientas nuevas de detección de sitios con sabemos, por bibliografía y por la investigación
arte rupestre. reciente, existen cavidades con arte rupestre
En el seno de la Dirección de Planeación, modelo aplicado a áreas circunvecinas con re-
Evaluación y Coordinación de Proyectos de sultados positivos. Los esquemas que presen-
la Coordinación Nacional de Arqueología se tamos muestran el desarrollo del trabajo en las
desarrolla un modelo denominado: “Modelo distintas fases (figura 4).
de predicción para registro de sitios con arte Se puede observar mediante estas gráficas
rupestre”, por el momento en fase experimen- la definición de patrones de comportamien-
tal, para predicción de localización de sitios con to geológico y geomorfológico identificados
arte rupestre que facilitará el trabajo de búsque- con presencia de puntos con gráfica rupestre
da y recorridos en áreas específicas y a los in- y con base en él, se realiza la trasportación del
vestigadores que trabajen en generar corpus y modelo de predicción a zonas similares y de
estudiar el arte rupestre. potencial de existencia de sitios nuevos. La
Se desarrolla un modelo que trabaja con comprobación llevada a cabo en este caso ha
cierto número de variables como: tenido un carácter positivo, hallando sitios con
Altimetría: altitud, pendiente, orientación, inso- gráfica rupestre en los puntos donde se tras-
lación. portó el modelo.
Hidrografía: sistema fluvial, corrientes de agua, Esta herramienta se aplica en áreas con
recursos naturales, fuentes de agua. caracteres geológicos, geomorfológicos o na-
Vegetación: tipo de vegetación, vegetación po- turales similares, por tanto útil para trabajos y
tencial. recorridos en zonas específicas y para proyec-
Geología: geomorfología, litología. tos regionales. La aplicación en lugares distan-
Recursos naturales: fuentes de aprovisiona- tes aun con semejanza de comportamientos
miento de materias primas o rocas. geológico y geomorfológico no ha tenido re-
Rutas naturales de comunicación. sultados muy positivos (figuras 6 y 7).
Distancia de coste a zonas con arte rupestre. Por tanto consideramos que es una he-
Amplitud de cuencas visuales, entre otras, que rramienta útil en los proyectos que trabajen
conforman un modelo aplicable a las regiones regionalmente los sitios con arte rupestre y en
susceptibles de investigación (figuras 5 y 8). específico para la etapa de localización de nue-
Se trata de un modelo de terreno genera- vos sitios o confirmación de menciones y citas
do mediante tecnología LIDAR y procesado a con datos endebles para la localización y por
través de Sistemas de Información Geográfica tanto para el trabajo de registro de sitios.
(SIG), aprovechando el material y los produc- Asimismo, mediante modelos tridi-
tos cartográficos del INEGI disponibles a la mensionales, establecer viabilidad de rutas,
investigación. señalando recorridos más cortos y menos des-
El objetivo es la identificación de sitios de gastantes, reduciendo distancias de coste a zo-
manifestaciones rupestres en un SIG por me- nas con sitios de arte rupestre (figura 9).
dio de factores geográficos. El modelo, por el Además trabajan la amplitud de cuencas
momento, no conocemos que se haya aplicado visuales, se analizan áreas que ponen en rela-
de forma extensiva para estudios sobre grupos ción el sitio y la visibilidad de su entorno natu-
de cazadores-recolectores ni para detección de ral, las vías de comunicación y la relación visual
sitios con arte rupestre; existen investigaciones con otros sitios o con elementos naturales que
que ocupan el procesamiento de datos del Sis- construyeron el paisaje.

60
La ampliación de datos sobre la existencia de muy diversa índole que a su vez aportarán
de sitios con gráfica rupestre en el país irá cu- datos que nos lleven a confirmar tendencias y
briendo zonas que hoy están realmente poco a una comprensión mayor del arte rupestre en
exploradas y por tanto manifestaciones gráficas las distintas regiones del país.

Bibliografía

Casado López, M. P. (compiladora), Mirambell lectores en el centro-oeste de Chubut.


L. (coordinadora), (1990). El arte rupes- Geografía y Sistemas de Información
tre en México. México: INAH. (Serie Ar- Geográfica (GEOSIG). Revista digital del
queología). Grupo de Estudios sobre Geografía y Análisis
Espacial con Sistemas de Información Geográ-
Casado López, M. P. (compiladora), Mirambe-
fica, año 3(3), pp. 183-200.
ll L. (coordinadora) (2005) Arte rupestre
en México. Ensayos 1990-2004. México: Murray, W. B. (2007). Arte rupestre del Noreste.
INAH. (Obra Diversa). Monterrey, Nuevo León, México: Fon-
do Editorial de Nuevo León.
Casado López, M. P. (2005). Una década en la
investigación del arte rupestre en Mé- Turpin, S. A. (2007). La nucleación cíclica y el
xico. En L. Mirambell, (coordinadora), espacio sagrado. En W. B. Murray (edi-
Arte rupestre en México. Ensayos 1990- tor), Arte rupestre del Noreste (pp. 177-
2004 (pp. 25-72). México D.F.: INAH. 194). Monterrey, Nuevo León, México:
(Obra diversa). Fondo Editorial de Nuevo León.
Casado López, M. P. (2009). Registro y con- Turpin, S. A. y Eling, H. Jr, (2003). More Mo-
servación del arte rupestre. En S. Mesa biliary Art from Northern Mexico: The
Dávila (editora), Memoria del registro ar- Pelillal Collection. Plains Anthropologist,
queológico en México. Treinta años (pp. 143- N°. 48, pp. 255-261.
155). México D.F.: INAH. (Colección Viramontes, C. (2012-2014). Arte rupestre en la
Científica). cuenca del río Victoria. (Informe final de
Magnin, L. A. (2013). ¿Dónde pintar? un aná- temporada años: 2012, 2013 y 2014).
lisis comparativo mediante SIG como Archivo Técnico. Coordinación Nacio-
aproximación a las decisiones humanas. nal de Arqueología. INAH. México.
Magallania, 41(1), pp. 193-210. Viramontes C. y Crespo A. M. (1999). Expresión
Matteucci, S. D., Scheinsohn, V. G., Rizzo, F., y y memoria. Pintura rupestre y petrograbado en
Leonardt, S. (2011). Rutas de comunica- las sociedades del norte de México. México:
ción trasandina de los cazadores reco- INAH. (Colección Científica).

61
La conservación de sitios con patrimonio
gráfico-rupestre en México: acciones
desde una perspectiva integral

Sandra Cruz Flores*

El reto de la conservación de sitios arqueoló- Finalmente, se concluye explicando


gicos con manifestaciones gráfico-rupestres cómo el programa institucional, generado
en México, trátese de pintura rupestre, pe- específicamente para la atención en conser-
trograbados o geoglifos, implica abordar su vación, contribuye al estudio, conservación
entendimiento como sitios patrimoniales con integral y manejo de los sitios con patrimonio
significados y valores diversos en los cuales las gráfico-rupestre en México a través de accio-
dimensiones cultural y natural integran unida- nes planificadas de documentación, infor-
des indisociables cuyo sentido es dado a través mación, investigación aplicada, diagnóstico y
de los vínculos sociales. atención de las problemáticas de conservación
Así, para dar atención desde una pers- y restauración presentes en diferentes regiones
pectiva integral a los sitios rupestres, la Coor- del país, bajo el marco propio de la interdisci-
dinación Nacional de Conservación del plina, la interinstitucionalidad y la correspon-
Patrimonio Cultural del INAH, instancia nor- sabilidad social.
mativa en la materia, ha reunido la experiencia
desarrollada a través de décadas generando el
“Programa de conservación de manifestacio- Los retos de la conservación
nes gráfico-rupestres” que desarrolla acciones
desde diversos ámbitos encaminados a refor- México cuenta en su extensión territorial de 1
zar el enfoque de la conservación integral y de 959 248 km² con un vasto patrimonio gráfi-
la participación comunitaria como elementos co-rupestre integrado por sitios con pinturas,
fundamentales en la construcción de una co- petrograbados y geoglifos que dan cuenta de
rresponsabilidad social ante la conservación actividades de los grupos humanos del pasado
de este singular legado. tanto en la esfera ritual, como en la doméstica
Para ejemplificar los distintos niveles y y la productiva.
alcances de la atención a este tipo de patrimonio Este extenso patrimonio se encuentra
se presentan los resultados obtenidos en en proceso constante de exploración, registro
proyectos de conservación que se desarrollan y protección. Hasta el momento se han regis-
en diferentes regiones de México, destacando trado en el catálogo de sitios arqueológicos
los correspondientes a los sitios de: Oxtotitlán de la Dirección General de Registro Público
en el estado de Guerrero, La Pintada en el de Monumentos y Zonas Arqueológicos del
estado de Sonora, El Ocote en el estado de Instituto Nacional de Antropología e Histo-
Aguascalientes y El Vallecito en el estado de ria (INAH) casi 3800 sitios rupestres (se con-
Baja California, entre otros. taba con el número exacto de 3791 registros

Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural del INAH.

63
hasta el mes de junio de 2014 de acuerdo con poblaciones, el aumento de industrias, la so-
los datos proporcionados por la Coordinación breexplotación de terrenos y de recursos natu-
Nacional de Arqueología del INAH). Si bien, rales han ido minando el contexto de los sitios
se estima que cada año aumenta este registro quedando muchos de ellos inmersos dentro de
aproximadamente en un centenar más de sitios las manchas urbanas sufriendo en ocasiones
como resultado de los trabajos arqueológicos. daños irreversibles. También se multiplican en
Tan vasto como es el patrimonio rupes- todo el país las afectaciones por el desarrollo
tre, son los retos ante los que nos enfrentamos de obras de infraestructura como son la cons-
actualmente para su conservación en México trucción o ampliación de presas, puentes y ca-
debido a su propia complejidad, al estatus in- minos, entre otros.
disociable de la relación entre el patrimonio Finalmente, debemos mencionar que
rupestre y su contexto y a las múltiples diná- otro reto ante el que nos enfrentamos para la
micas que se verifican en su alteración (Cruz, conservación de los sitios rupestres es poder
2009a:118). llegar a estos, ya que muchos se encuentran en
Entre ellos, destaca el impacto de las parajes remotos y de difícil acceso. Incluso la
condiciones geoclimáticas y contextuales que distribución espacial de los paneles con diseños
son por demás variadas a lo largo de nuestro rupestres conlleva complicaciones para adecuar
país y que afectan en diversos grados tanto a las áreas o frentes de trabajo para el desarrollo
la materialidad como a la integridad de los si- de las intervenciones directas. Ello implica en
tios rupestres. También son determinantes los numerosos casos la necesidad de implementar
materiales constitutivos y las técnicas de factura sistemas de travesía y seguridad complejos para
empleados en el nivel de estabilidad y posibili- garantizar la integridad del personal que realiza
dades de conservación. A ello se agregan las las actividades de conservación y restauración.
afectaciones por desastres y contingencias na- Así, la magnitud creciente del universo
turales como son los huracanes y las tormentas rupestre por atender y los distintos retos para
tropicales que impactan sobre todo a sitios lo- su salvaguarda exigen hoy a las instituciones
calizados en zonas costeras y peninsulares. culturales y a los diferentes agentes sociales
A los deterioros ocasionados por las sumar esfuerzos y coordinarse para brindar
causas naturales se suma contundentemen- la atención más extensiva y oportuna posible
te la acción antrópica negativa, ya sea fortuita a los sitios con manifestaciones gráfico-rupes-
o intencional, que ha llegado a provocar en tres para asegurar su protección y conservación
sitios de este tipo daños mucho más severos no solo a corto, sino a mediano y largo plazo.
que los estragos acumulativos generados por Ello, implica abordar su entendimiento
el paso del tiempo, incluso por siglos o mile- no solo como sitios patrimoniales con signifi-
nios. Así, en México, un grave problema es el cados y diversos valores coexistentes (estético,
vandalismo que se manifiesta sobre todo como histórico, científico, social, espiritual y funcio-
grafiti, saqueos y otras perturbaciones en los nal, entre otros), sino redimensionarlos como
yacimientos y su contexto que afectan a nume- elementos fundamentales de paisajes culturales
rosos sitios rupestres. Junto con ello el impac- que forman parte de relaciones sistémicas de-
to por incendios, muchas veces provocados, finidas por dinámicas no solo locales sino re-
causa severos daños en este patrimonio sobre gionales en donde el patrimonio cultural y el
todo durante los periodos de sequía. natural, como unidad indisociable, se recrean
Otro reto consiste en frenar los embates en la propia territorialidad cobrando sentido a
del desarrollo industrial y de los crecimientos través de los vínculos que la sociedad establece
urbanos que afectan la integridad de los em- actualmente con estos sitios (Cruz, 2009a:124-
plazamientos rupestres: la expansión de las 127).

64
Acciones desde una perspectiva integral

Así, para dar atención desde una perspectiva


integral a los sitios rupestres, la Coordinación
Nacional de Conservación del Patrimonio Cul-
tural (CNCPC) del INAH, instancia normati-
va en la materia, ha reunido la experiencia de
décadas generando el “Programa de conser-
vación de manifestaciones gráfico-rupestres”
que desarrolla acciones encaminadas a reforzar
el enfoque de la conservación integral y de la
participación comunitaria como fundamentos
en la construcción de una corresponsabilidad Figura 1. Detalle de una pintura rupestre bicro-
social ante la conservación de este singular le- ma del Panel 4, Gruta Norte. Oxtotitlán, Gue-
gado. Esta perspectiva se basa en la convicción rrero. Fototeca de la CNCPC del INAH.
de que el patrimonio cultural cobra sentido
co-rupestre en México a través de acciones
solo dentro del tejido social para el cual tiene
significado, de tal forma que la conservación planificadas de documentación, información,
constituye un derecho a la vez que una respon- investigación aplicada, diagnóstico y atención
sabilidad social (Cruz 2003:384). de las problemáticas de conservación y restau-
ración presentes en estos sitios en las diferentes
Ello, busca estrechar los vínculos sociales,
regiones del país, bajo el marco propio de la
el reforzamiento identitario y el desarrollo hu-
mano integral, basándose en procesos de re- interdisciplina, la interinstitucionalidad y la co-
apropiación, revaloración y puesta en uso del rresponsabilidad social.
patrimonio rupestre; promoviendo la partici- La atención que se brinda a los sitios ru-
pación comunitaria activa en la conservación pestres parte de prioridades establecidas en
como una necesidad propia de fortalecimiento forma conjunta entre el INAH, las comunida-
de grupo y de avance hacia el mejoramiento des y los distintos niveles de autoridad y abarca
de la calidad de vida comunitaria (Convenio actualmente diversos ámbitos:
Andrés Bello, 1999; INAH, 2006; UNESCO, a) El registro y la documentación. En donde
1997). destaca el desarrollo de metodologías, ins-
Así, la conservación trasciende la aten- trumentos y bases de datos que sistemati-
ción meramente técnica del patrimonio rupes- zan y optimizan la información sobre los
tre en su aspecto tangible y es entendida desde sitios, sus problemáticas de conservación y
una perspectiva integral en donde la cultura, el seguimiento de su evolución.
la sociedad y la naturaleza son indisociables b) La investigación aplicada a la conservación.
(Cruz, 2009b:29). Cuyo énfasis está puesto en la caracteriza-
ción de las manifestaciones gráfico-rupes-
tres (materiales constitutivos y técnicas de
Experiencias y logros elaboración), en los estudios sobre causas,
mecanismos y procesos de alteración, ade-
El “Programa de conservación de manifes- más del desarrollo y evaluación de alterna-
taciones gráfico-rupestres” ha venido desa- tivas de intervención para la atención de
rrollando sus actividades con el objetivo de las necesidades de conservación priorita-
contribuir a la conservación integral, estudio rias en el país. Junto con ello, se desarro-
y manejo de los sitios con patrimonio gráfi- llan proyectos de investigación específicos

65
servación del patrimonio que están dirigi-
das a diversos sectores y grupos sociales.
e) La planificación para el manejo de sitios ru-
pestres. Que abarca la generación de linea-
mientos y normas para la conservación, así
como la colaboración en el desarrollo de
planes de apertura, de manejo y operativos,
entre otros.
f) La vinculación, gestión y colaboraciones
para la conservación de los sitios rupes-
tres. Ello implica la generación de acciones
y acuerdos interdisciplinarios e interins-
titucionales, así como la promoción de la
organización y gestión comunitarias para
la protección, conservación y difusión de
estos sitios.
g) La difusión y socialización de la informa-
ción generada por el programa. Esto se
realiza tanto en ámbitos académicos y es-
pecializados, como a través del aprovecha-
miento de diversos medios de divulgación
Figura 2. Trabajos de conservación y restau-
ración en el Panel 4, Gruta Norte. Oxtotitlán, dirigidos a la sociedad en general.
Guerrero. Fototeca de la CNCPC del INAH.
Para ejemplificar algunas experiencias y
vinculados con las experiencias in situ que logros del programa se destacan a continua-
aportan soluciones a problemáticas con- ción cuatro proyectos con enfoque social en
cretas. los que hemos desarrollado diferentes estrate-
c) La atención en conservación y restaura- gias de participación para la conservación:
ción. Este es el eje del programa y se basa El “Proyecto de conservación integral
en niveles de prioridad, desarrollándose del sitio de pinturas rupestres de Oxtotitlán”,
entre otras acciones: asesorías y supervi- municipio de Chilapa de Álvarez en Guerrero,
siones, diagnósticos, implementación de constituye una de las experiencias de conser-
medidas de conservación preventiva y vación más amplias desarrollada en coordina-
mantenimiento, desarrollo de proyectos ción entre especialistas de diversas disciplinas
específicos de conservación integral, pro- del INAH y una comunidad indígena tradi-
gramas de conservación en sitios rupes- cional. En este proyecto, que finalizó reciente-
tres, así como seguimiento y evaluación de mente en el año 2014, se ha realizado por 12
la evolución de estos. años consecutivos un trabajo conjunto con la
d) La capacitación a personal comunitario y comunidad nahua de Acatlán vinculada con
la especialización de profesionales. Ello in- este sitio arqueológico y ritual que se encontra-
cluye el diseño y realización de eventos de ba en el año 2002 afectado fuertemente tanto
capacitación y actualización dirigido al per- por el intemperismo físico y químico como
sonal directamente vinculado con la pro- por el vandalismo, principalmente manifestado
tección, mantenimiento y conservación de como grafiti y saqueo (Cruz, 2002; 2003). En
los sitios rupestres, así como desarrollo de este sitio, cuyas pinturas rupestres más antiguas
actividades de educación social para la con- se han atribuido a grupos de filiación olmeca

66
Figura 3. Jornada de trabajos comunitarios para la protección del sitio Oxtotitlán, Guerrero. Fo-
toteca de la CNCPC del INAH.

Figura 4. Grupo infantil que desarrolla actividades vinculadas con el patrimonio cultural y natural
del sitio Oxtotitlán, Guerrero. Fototeca de la CNCPC del INAH.

67
correspondiendo en temporalidad al periodo
Preclásico medio (Grove, 1970), entre otras
muchas actividades realizadas, se conservaron
y restauraron los 10 paneles con pinturas dis-
tribuidos en las dos grutas que integran a la
cueva y un frente rocoso asociado (figuras 1
y 2), se generó un jardín etnobotánico como
medio de conservación y difusión del patrimo-
nio natural del sitio, se delimitó este y se le dotó
de protección e infraestructura para la visita
Figura 5. Detalle de uno de los diseños rupes- (figura 3), se estableció un programa de con-
tres más significativo del panel principal (Ele- servación y mantenimiento, se trabajó con la
mento G), se observan los múltiples deterioros comunidad en actividades de educación social
que presenta. La Pintada, Sonora. Fototeca de
la CNCPC del INAH. para la conservación tanto en espacios educa-
tivos formales como informales (figura 4); y se
creó y consolidó un organismo comunitario
coadyuvante del INAH formado y validado
en asamblea comunitaria y reconocido por el
instituto. Este organismo participa actualmen-
te de forma decisiva en la vigilancia, el manejo
y la conservación de Oxtotitlán, sitio que ahora
ha sido redignificado y en el que actualmente
se está impulsando el proceso para su apertura
formal a la visita pública.
Otra experiencia en desarrollo es el “Pro-
yecto de conservación del sitio rupestre La
Pintada”, municipio de Hermosillo en Sonora
en donde los especialistas en restauración están
trabajando en conjunto con voluntarios de la
sociedad que han recibido capacitación especí-
fica para sumarse como apoyo en las acciones
de conservación que ya por ocho años se han
venido realizando en este sitio enclavado en la
Sierra Libre y que cuenta con cerca de 2000
diseños rupestres tanto prehispánicos como
históricos plasmados a lo largo de las paredes y
rocas de un imponente cañón (Contreras, et al,
2009). Los trabajos en este sitio se centraron
los primeros años en resarcir las afectaciones
por grafiti en extensas áreas de los elementos
con pinturas rupestres y en estabilizar la mate-
Figura 6. Trabajos de conservación y restau- rialidad de los mismos. Actualmente se está tra-
ración en el panel principal (Elemento G). La bajando en revertir los deterioros ocasionados
Pintada, Sonora. Fototeca de la CNCPC del por agentes naturales y por el paso del tiempo
INAH. (figuras 5 y 6), así como en contribuir al desa-
rrollo de instrumentos de planeación y manejo

68
como parte del proceso encaminado a la aper-
tura oficial a la visita pública (Cruz, 2006).
Por otra parte, el “Proyecto de conser-
vación del sitio rupestre El Ocote”, munici-
pio de Aguascalientes en Aguascalientes, está
abocado a la atención de un sitio arqueológico
cuya ocupación principal corresponde al perio-
do comprendido entre finales del Clásico y el
Epiclásico (600 d.C.-900 d.C.) (Pelz y Jiménez,
2011:111) y en el que destacan numerosas es- Figura 7. Pinturas rupestres en el elemento de-
tructuras, plataformas y frentes con pinturas nominado la Pared Poniente. El Ocote, Aguas-
calientes. Fototeca de la CNCPC del INAH.
rupestres (figura 7). En este proyecto se han
sumado, junto con los especialistas, tanto es-
tudiantes de restauración como miembros de
la comunidad vinculada con el sitio en el desa-
rrollo de las acciones para su protección y con-
servación, ya que actualmente no se encuentra
abierto a la visita (figura 8). Se ha trabajado tam-
bién en actividades de educación social para la
conservación y de divulgación sobre la impor-
tancia del sitio y de su salvaguarda. Ello está
favoreciendo que los miembros de la comuni-
dad refuercen sus lazos identitarios, además de
que se han generado fuentes de empleo, si bien
temporales, en torno a la protección y mante-
nimiento del sitio (Cruz et al, 2013).
Finalmente, se desea destacar el “Proyec-
to de conservación del sitio rupestre El Valle-
cito”, municipio de Tecate en Baja California a
solo ocho kilómetros al sur de la línea fronteri-
za México-Estados Unidos. Este sitio presenta
una larga historia cultural, siendo su ocupación
más representativa la atribuida a la etnia de los
Kumiai y es relevante por ser el ejemplo más
característico del estilo pictórico conocido
como La Rumorosa (figura 9), así como por Figura 8. Estudio de microscopía digital en las
contar con 23 resguardos y bloques pétreos pinturas rupestres como complemento de la
documentación para la conservación. El Oco-
exentos que ostentan manifestaciones gráfi- te, Aguascalientes. Fototeca de la CNCPC del
co-rupestres dispersos en toda la extensión INAH.
de un pequeño valle (Porcayo y Moranchel,
2014). El Vallecito es la única zona arqueoló- tanto al personal que directamente labora en
gica abierta a la visita pública en el estado de el sitio como a los habitantes de la localidad y
Baja California y en este caso se ha enfocado la región, a la valoración de su patrimonio cultu-
estrategia de inclusión social, sobre todo, al tra- ral y natural, promoviendo la puesta en práctica
bajo con los custodios, ejidatarios y diferentes de diferentes aspectos de protección, conser-
centros educativos con la finalidad de acercar vación preventiva y mantenimiento en los que

69
Figura 9. Detalle de una pintura rupestre del estilo La Rumorosa en el Panel 1 del resguardo Cueva
del Indio. El Vallecito, Baja California. Fototeca de la CNCPC del INAH.

pueden participar los miembros de la sociedad dido anteriormente y también ha favorecido el


con orientación de los especialistas del INAH. crecimiento de acciones en aspectos como: do-
A la par, el equipo de restauradores profesiona- cumentación, información, generación de ban-
les desarrolla trabajos de investigación aplicada co de materiales, creación de bases de datos,
y las intervenciones directas de conservación atención directa en conservación y restaura-
y restauración del patrimonio rupestre en las ción, investigación aplicada a la conservación,
áreas prioritarias con manifestaciones gráfi- asesoría, capacitación, manejo de sitios, vincu-
co-rupestres para la salvaguarda de este impor- lación y gestión social, entre otros.
tante sitio altamente significativo en el paisaje Junto con ello, el programa aporta una
cultural de esta región norteña del país (Cruz
atención bajo la perspectiva integral y de co-
et al, 2012).
rresponsabilidad social en diversos sitios del
país tomando en cuenta sus dimensiones cul-
Consideraciones finales tural, natural y social, así como sus significados
y valores coexistentes comprendidos como
La atención en materia de conservación que parte de los paisajes culturales de las diferen-
actualmente se brinda a través del “Progra- tes regiones. Además, promueve el desarrollo
ma de conservación de manifestaciones grá- de una forma de atención congruente, actual
fico-rupestres” de la CNCPC del INAH ha y amplia que pueda constituirse como modelo
permitido desarrollar un trabajo más amplio, a nivel nacional para la conservación del signi-
alcanzando a regiones que no se habían aten- ficativo patrimonio gráfico-rupestre mexicano.

70
Bibliografía

Contreras Barragán, B. E., Graniel Téllez, M. y un sitio arqueológico y ritual en la mon-


Blanquel García, D. E. (2009). La Pinta- taña baja de Guerrero. En R. Schneider
da, Sonora. Voces en el viento, señales (coordinadora), La conservación-restaura-
en tierra y roca. Revista Arqueología Mexi- ción en el INAH. El debate teórico (pp. 117-
cana, México, Vol. XVII, 97, pp. 62-65. 134). México: INAH. (Obra Diversa).
Convenio Andrés Bello (1999). Somos patrimo- Cruz Flores, S. (2009b). Oxtotitlán, Guerrero:
nio. 91 Experiencias de apropiación social del la conservación de un sitio de patrimo-
patrimonio cultural y natural. Santa Fe de nio rupestre. En L. F. Guerrero Baca
Bogotá, Colombia: Convenio Andrés (coordinador), Conservación de bienes cultu-
Bello. rales: acciones y reflexiones (pp.23-43). Mé-
Cruz Flores, S. (2002). Dictamen del estado ac- xico: INAH. (Divulgación).
tual y propuesta para la conservación de las Cruz Flores, S., Bourillón Moreno, A., y Por-
pinturas rupestres de la zona arqueológica de tocarrero Navarro, J. (2012). Proyecto de
Oxtotitlán, municipio de Chilapa, Guerrero. conservación del sitio rupestre El Vallecito,
(Reporte técnico). Archivo Técnico. Baja California. Programa de Conservación
Coordinación Nacional de Conserva- de Manifestaciones Gráfico-Rupestres. (In-
ción del Patrimonio Cultural. INAH. forme técnico). Archivo Técnico. Coor-
México. dinación Nacional de Conservación del
Cruz Flores, S. (2003a). Las comunidades y su Patrimonio Cultural. INAH. México.
patrimonio religioso: un compromiso Cruz Flores, S. (2013). Proyecto de conservación de
conjunto para la conservación. En Re- las pinturas rupestres y estructuras de la zona
tablos, su restauración, estudio y conservación. arqueológica El Ocote, municipio de Aguasca-
8º Coloquio del Seminario de Estudio del Pa- lientes, Aguascalientes. Programa de Conser-
trimonio Artístico. Conservación, restauración vación de Manifestaciones Gráfico-Rupestres.
y defensa (pp. 381-388). México: IIE- (Informe técnico). Archivo Técnico.
UNAM. Coordinación Nacional de Conserva-
Cruz Flores, S. (2003b). Proyecto de conservación ción del Patrimonio Cultural. INAH.
de las pinturas rupestres del sitio arqueológico México.
de Oxtotitlán, municipio de Chilapa, Guerre- Grove, D. C. (1970). Los murales de la cueva de
ro. (Informe técnico) Archivo Técnico. Oxtotitlán, Acatlán, Guerrero. Informe so-
Coordinación Nacional de Conserva- bre las investigaciones arqueológicas en Chila-
ción del Patrimonio Cultural). INAH. pa, Guerrero, noviembre de 1968. México:
México. INAH.
Cruz Flores, S. (2006). Proyecto de conservación del Instituto Nacional de Antropología e Historia
sitio rupestre La Pintada, municipio de Her- (2006). Gestión del patrimonio y participación
mosillo, Sonora. (Informe técnico). Archi- social. México: INAH.
vo Técnico. Coordinación Nacional de
Pelz Marín, A., y Jiménez Meza, J. L. (2011).
Conservación del Patrimonio Cultural.
Presencia humana y transformación de
INAH. México.
recursos en un sitio del Clásico Tardío
Cruz Flores, S. (2009a). Oxtotitlán: considera- en Aguascalientes. En M. L. Herrasti
ciones teóricas sobre la conservación de Maciá (coordinadora), El hombre y su me-

71
dio en el norte y el occidente de México desde fornia. Arqueología: Diálogos con el Pasado.
la formación del paisaje hasta el año 900 d.C. México: INAH.
(pp. 103-118) México: Universidad Au- UNESCO (1997). Nuestra diversidad creativa. In-
tónoma de Aguascalientes. forme de la comisión mundial de cultura y de-
Porcayo Michelini, A., y Moranchel Mondra- sarrollo. México: Ediciones UNESCO/
gón, E. (2014). El Vallecito. Baja Cali- Correo de la UNESCO.

72
Sistemas de Información Geográfica aplicados al
análisis de los sitios de manifestaciones rupestres del
nororiente de Guanajuato

J. Chessil Dohvehnain Martínez *


Carlos Viramontes Anzures**

La investigación en torno a las manifestacio- Los Sistemas de Información Geográfica


nes rupestres en la región semidesértica de como herramientas de análisis
la Sierra Gorda guanajuatense ha llenado un
vacío de conocimiento en esta parte del sep- El empleo de los Sistemas de Información
tentrión mesoamericano; el trabajo de locali- Geográfica para el análisis de la gráfica rupes-
zación, registro y documentación de 54 sitios tre es una práctica reciente pero cada vez más
de arte rupestre sugiere que hay una relación socorrida. Como lo han demostrado algunos
significativa entre los soportes y el paisaje en investigadores en España, Estados Unidos
el que fueron dispuestos. El uso de los Siste- o Australia, ha resultado ser un ejercicio útil
mas de Información Geográfica (SIG) para el que contribuye a revelar diversos aspectos de
análisis de la distribución espacial, captación los enclaves en los que se encuentran los so-
de recursos naturales, costos de movilidad en- portes pintados o grabados con arte rupestre
tre sitios, rutas de recorrido y cuencas de visi- que de otra manera no sería posible apreciar
bilidad, nos han permitido profundizar en la (Villanueva, 2013; Russel, 2013; Hernández y
compleja dinámica ritual de esta región. En el Marchante, 2011; Benz, 2012).
presente trabajo daremos a conocer los alcan- En los casos citados se utiliza esta herra-
ces de la aplicación del SIG en el análisis del mienta como verificadora de hipótesis sobre
arte rupestre del semidesierto; se trata de un el uso de los enclaves con manifestaciones
primer acercamiento que pretende dar cuen- rupestres y concretan propuestas en torno a
ta de la importancia de esta herramienta en la la distribución espacial de los sitios en su re-
investigación del arte rupestre y de su contri- lación con el medio geográfico (Villanueva,
bución en la interpretación arqueológica. Sin 2013); la ubicación de los espacios de manifes-
duda una cosa es segura hasta ahora: esta he- tación rupestre con respecto a campamentos
rramienta informática nos ha ayudado a ver estacionarios antiguos o a sitios arqueológicos
con nuevos ojos las manifestaciones rupestres o comunidades permite elaborar hipótesis en
de la Sierra Gorda, ampliando nuestro campo torno a los probables autores de los motivos
de investigación futuro. (Rusell, 2013). De igual manera, se emplean
técnicas de registro espacial en ámbitos regio-

* Facultad de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí.


** Centro INAH Querétaro.

73
Figura 1. En el marco del “Proyecto arte rupestre en la cuenca del río Victoria”, a la fecha se han
localizado, registrado y documentado 54 de sitios de arte rupestre, la mayor parte de ubicados en
las estribaciones occidentales y semidesérticas de la Sierra Gorda de Guanajuato. Elaboró Chessil
Dohvehnain con información proporcionada por el “Proyecto arte rupestre en la cuenca del río
Victoria”.

nales, como es el caso del estudio realizado en Para llevar a buen término el ejercicio, se
España por Hernández y Marchante (2011), o utilizaron archivos vectoriales descargados del
con relación a teorías explicativas sobre su fun- INEGI, modelos digitales de elevación y cartas
ción y significado cultural, tal como se presenta de uso de suelo y vegetación a escalas de 1:250
en el análisis del arte rupestre estilo Río Pecos 000. Después de obtener el material base, fue
en Texas, Estados Unidos (Benz, 2012). cargado en el programa ArcGis 10.2. Los análi-
En nuestro caso, pretendemos realizar un sis realizados fueron los siguientes:
análisis geoespacial aplicado a 54 sitios arqueo- 1) Análisis de campo de visibilidad de
lógicos de manifestaciones rupestres; esta es la cada sitio y en conjuntos. Este estudio permite
primera fase de un trabajo de investigación en la contrastación de la hipótesis que plantea que
una región que ha mostrado contener la mayor los abrigos y frentes pintados fueron seleccio-
cantidad de sitios de arte rupestre en Guana- nados por factores significativos, como el del
juato. Los sitios fueron registrados en el marco control visual del entorno mediato e inmedia-
del “Proyecto arte rupestre en la cuenca del río to. Esto permite definir con mayor precisión
Victoria” y están ubicados tanto en la franja el postulado anterior estableciendo rangos de
occidental y semidesértica de la Sierra Gorda territorio visibles, a partir de un punto dado en
del nororiente de Guanajuato como en la Mesa el espacio y un valor z determinado.
Central (figura 1; tabla 1) (Viramontes y Flores, 2) Análisis de movilidad humana en un
2007; 2012). área determinada, a partir de una región. Pudi-

74
SITIO SITIO
mos elaborar rutas entre sitios de arte rupestre
que permiten el establecimiento de caminos
hipotéticos entre ellos. Lo anterior permiti-
rá contrastar la hipótesis en torno al control
visual o de alto rango, con accesos múltiples,
variables o restringidos, así como plantear una
ruta interregional entre los sitios para futuras
investigaciones.
3) Análisis geoespacial de referencia con
uso de suelo potencial y vegetación. Se pre-
tende usar la ubicación espacial de los sitios en
la búsqueda de áreas de posible captación de
recursos. Esto podría darnos una idea de los
alcances territoriales de los enclaves arqueoló-
gicos, reforzando las hipótesis secundarias de-
rivadas del enfoque del paisaje ritual aplicadas
para los espacios con representación rupestre
atribuidos a las sociedades intermedias de ca-
zadores-recolectores y cultivadores que habita-
ron la región (Viramontes, 2005).
Así, los análisis mencionados buscan
cumplir con los siguientes objetivos:
Tabla 1. Sitios de arte rupestre registrados porde arte rupestre registr
Tabla 1. Sitios
a) Conocer la distribución espacial de los el proyecto hasta diciembre de 2013.
sitios en la Mesa Central y el noroeste de
la Sierra Gorda guanajuatense.
b) Conocer el campo visual que cada sitio
pudo tener con relación al entorno cir-
cundante.
c) Evaluar el área de movilidad humana
que cada sitio tuvo con respecto de los
demás en zonas específicas. Tabla 2. Clasificación de los sitios de arte ru-
pestre en función
Tabla 2. Clasificación de su
de los sitios ubicación
de arte rupestreen
enel área de
función de su ubicación en
d) Comprender la relación de los sitios con estudio. de estudio
el potencial uso de suelo y la vegetación
de la región estudiada a partir de la inte- distribución en el área de estudio (tabla 2). Los
gración de los análisis anteriores. resultados son presentados a continuación.
Todos los archivos fueron referen-
ciados mediante un sistema de coordenadas Descripción de resultados
común. Se delimitó el área de estudio y, una
vez revisada la proyección de los archivos y la Análisis de cuencas visuales
estabilidad de la información, se procedió con
el análisis. Para facilitar lo anterior, se estable- Para el éxito del análisis es necesario un archivo
cieron cuatro grupos de sitios en función de su tipo raster1 que cubra información de terreno
1
Los archivos ráster representan información geográfica en píxeles que de otra manera no sería posible representar
con vectores –líneas, puntos y polígonos-, como las diferencias de relieve, el uso del suelo y la vegetación.

75
Figura 2. Cuenca visual de Choro de Cabras. Elaboró Chessil Dohvehnain con información pro-
porcionada por el “Proyecto arte rupestre en la cuenca del río Victoria”.

y cobertura vegetal, así como un archivo en Grupo Noroeste: Ubicado en la Sierra


formato shape2 que indique la ubicación de del Cubo y la Mesa del Centro, en los lími-
un punto en el espacio determinado, especifi- tes septentrionales al noroeste del estado y se
cando así mismo un valor z a partir del cual se compone de tres sitios principales. Es noto-
elabora un mapa que muestra las áreas visibles rio que todos se encuentran ubicados en pro-
desde dicho punto, a una altura determinada. minentes elevaciones de las sierras del norte
Así obtuvimos un total de 52 mapas de cuen- guanajuatense; dos presentan un gran alcance
cas visuales para los sitios registrados, arregla- visual (40 km al suroeste para Cueva de Indios
dos en 12 mapas generales que conjuntaron la (figura 3) y más de 60 km al suroeste para Ce-
información anterior. rro Redondo). Cerro Redondo se convierte así
Grupo Sur: En el extremo sureste de en el punto con más alcance visual de todo el
la Mesa Central guanajuatense se encuentra noroeste del estado.
el Grupo Sur integrado por cuatro sitios: La Grupo Noreste: Ubicado al oriente del
Fragua, Peña del Meco, Chorro de Cabras y estado de Guanajuato, se compone de los si-
Huerto de los Cuecillos. Presentan capacida- guientes sitios divididos en dos subgrupos: el
des visuales de más de 32 km hacia el este, y compuesto por Mesa de Moreno, Toma de
entre los 20 y los 18 km de amplitud. Bajo su Xichú, Higueras y El Copudo, y aquel confor-
control quedan áreas caracterizadas por valles mado por La Garza, el Tambor, Los Letreros,
y lomeríos, la parte norte del Eje Neovolcánico Peña de los Monos y El Mono. El primer sub-
Transversal, el noroccidente guanajuatense y grupo se ubica en las estribaciones occidentales
áreas urbanas vecinas (figura 2).
2
Los archivos tipo shape representan información en vectores –líneas, puntos y polígonos–, como puntos en el
espacio, ciudades, caminos y curvas de nivel.

76
de la Sierra Gorda, mientras que el segundo se trabajos propusimos que esta concepción del
ubica en el extremo septentrional de la misma. Zamorano como montaña sagrada inició con
De estos, Peña de los Monos (con una los grupos cazadores recolectores que mero-
cuenca visual de 24 km hacia el suroeste y 25 deaban en la región (Viramontes, 2001).
km en dirección noroeste-sureste), Mesa de Grupo Este: Aquí es donde se encuentra
Moreno (con una cuenca visual de 36 km hacia la mayor concentración de sitios de manifesta-
el sureste y 16 km en dirección suroeste-nores- ciones rupestres de Guanajuato. Con un total
te) e Higueras (con una cuenca visual de 16 km de 36 enclaves distribuidos en el extremo occi-
hacia el noreste) presentan los mayores rangos dental de la Sierra Gorda, para fines analíticos
de visibilidad, aunque el grupo en su totalidad dividimos tres subconjuntos (A, B y C). Todos
tiene alcances bien definidos con áreas que los enclaves del primer subgrupo presentan un
sobrepasan en su mayoría los 15 km a partir alcance visual de entre 5 y 12 km hacia el no-
de sus posiciones. Dentro de su cuenca visual, reste, respetando esta orientación los sitios más
Mesa de Moreno tiene una vista privilegiada inmediatos a la población de Victoria, ubicada
del Pinal del Zamorano, elevación de más de en el valle intermontano del mismo nombre.
3400 msnm y considerada actualmente como Del segundo subgrupo, cuatro presentan
una montaña sagrada entre las sociedades oto- una orientación visual hacia el noreste, ejercien-
mí-chichimecas del semidesierto queretano do controles visuales de más de 10 km a partir
(Mendoza y Vázquez, 2008). En anteriores de su posición. Por otro lado, el conjunto de La

Figura 3. Cuenca visual de Cueva de Indios. Elaboró Chessil Dohvehnain con información pro-
porcionada por el “Proyecto arte rupestre en la cuenca del río Victoria”.

77
Figura 4. Cuenca de visibilidad del Grupo E-C1; en la imagen es posible apreciar el alcance de El
Tepozán hacia el Sur, con una vista privilegiada de las cumbres del Pinal del Zamorano. Elaboró
Chessil Dohvehnain con información proporcionada por el Proyecto Arte rupestre en la cuenca
del río Victoria.

Zorra (una de las elevaciones que componen el sobre las elevaciones prominentes, los valles,
importante sitio de Arroyo Seco), presenta una laderas, promontorios y barrancas que carac-
orientación visual hacia el noroeste. Su control terizan la región, cubriendo un área de más de
visual se observa a partir de su cuenca orienta- 20 km cuadrados.
da en sentido noreste-suroeste de casi 8 km de Del subgrupo C, los primeros tres pre-
longitud. sentan una cuenca visual orientada hacia el
Los cinco sitios restantes presentan ca- sureste, con amplitudes de 30 km, 16 km, y
racterísticas diferentes a los subconjuntos ya 15 km. El sitio de El Tepozán, presenta una
mencionados. La orientación de sus cuencas orientación hacia el suroeste, ejerciendo un sig-
visuales es primordialmente hacia el suroeste y nificativo control visual de más de 15 km hacia
la extensión de su alcance va poco más allá de el sur de su posición (figura 4). Particularmente
los 8 km hacia el suroeste y poco más de los 5 relevante es la visión que se tiene del Pinal del
km en dirección noroeste-sureste. Zamorano, que se encuentra en una orienta-
Cabe resaltar aquí la interconexión de las ción exacta norte-sur con relación a este sitio.
cuencas visuales de este subgrupo B en su to- El resto de sitios ostentan cuencas visua-
talidad, así como la gran concentración de abri- les oscilantes entre los 4 km y los 20 km en
gos y frentes rocosos con presencia de pintura dirección noroeste-sureste, suroeste-noreste,
rupestre, volviéndolo el subgrupo más signifi- o también se presentan orientaciones nor-
cativo en virtud del control visual que ejerce te-sur de entre los 2 km y los 8 km. Incluso

78
se aprecian rangos amplios de más de 50 km visual, presenta una conexión de movilidad hi-
al noroeste, pero con coberturas de visibilidad potética de forma romboidal. Los cuatro sitios
limitadas, de entre 2 y 6 km (figura 5). se comunican entre sí formando un polígono
alrededor del área inmediata que circunscriben,
compuesta por elevaciones, cañones y unos
Análisis de rutas de movilidad pequeños valles en el extremo sur de la Mesa
del Centro.
Para el análisis de las rutas hipotéticas de mo- Grupo Noroeste: Aquí, Cueva de Indios
vilidad utilizamos una herramienta de análisis se comunica con Peña Alta, y Peña Alta con
espacial de superficie, que permitió la elabora- Cerro Redondo. A su vez, Cueva de Indios se
ción de mapas que, a partir de la discriminación comunica también con Cerro Redondo, aun-
del terreno, producen rutas de uso humano que no necesariamente hace un puente con la
plausibles entre dos puntos en el espacio. Ob- ruta que pasa de este mismo sitio hacia Peña
tuvimos un total de 123 rutas hipotéticas, agru- Alta, sino que se cruza con la ruta de este sitio
pándolas en un conjunto de 8 mapas. en un punto distante, como si a causa de las ca-
Grupo Sur: El primer grupo, compuesto racterísticas fisiográficas se planteara una ruta
por los cuatro sitios mencionados en el análisis distinta y necesaria.

Figura 5. El campo visual de los sitios ubicados en el valle intermontano de Victoria no presentan
alcances significativos, aunque sí una amplitud visual considerable. Elaboró Chessil Dohvehnain
con información proporcionada por el “Proyecto arte rupestre en la cuenca del río Victoria”.

79
Grupo Noreste: El primer subgrupo del son de poco más de 2 km en dirección noroes-
conjunto nororiental exhibe una intercomuni- te-sureste, llegando a convertirse incluso en
cación similar a la del grupo noroccidental. Los rutas de solo cientos de metros. El grupo que
sitios se comunican por rutas casi rectas entre rodea La Zorra presenta una configuración
ellos, que van desde los 4 km de largo a los 16 romboidal con una intricada red de rutas po-
km en dirección noroeste-sureste. El segundo sibles de comunicación, evidenciando sitios sa-
subgrupo del conjunto, exhibe un eje de co- télites reunidos alrededor de varios ejes o sitios
municación orientado en lo general de oeste a centrales que articulan más de tres rutas. La red
este. Los trayectos van desde los 16 km lineales se teje mediante rutas que oscilan desde los 60
hasta los trazos de 5 y 2 km que comunican m hasta los 700 m, y que alcanzan el kilómetro
rutas entre sí. y medio en el centro y en la periferia del con-
Grupo Este: Presentan una red de co- junto. Las rutas siguen una orientación nor-
municación de forma poligonal que atraviesa te-sur y este-oeste y a la inversa hacia el centro,
la cabecera municipal de Victoria, Guanajuato, mientras que las rutas periféricas que se conec-
y más allá hasta alcanzar los límites septentrio- tan con los sitios centrales siguen un rumbo de
nales y surorientales del estado. Los trayectos sureste-noroeste, y de suroeste-noreste.

Figura 6. En la actualidad hay al menos seis rutas de peregrinación a la cumbre del Pinal de Zamo-
rano, y aunque ya no se detienen en los sitios de arte rupestre, resulta significativo que algunas de
ellas pasan muy cerca de los sitios más importantes. Elaboró Chessil Dohvehnain con informa-
ción proporcionada por el “Proyecto arte rupestre en la cuenca del río Victoria”.

80
Figura 7. Conexión hipotética de los Grupos. Elaboró Chessil Dohvehnain con información pro-
porcionada por el “Proyecto arte rupestre en la cuenca del río Victoria”.

Los sitios al extremo suroriental presen-


áreas potenciales, una de más de 40 km de diá-
tan una red de comunicación más extensa en metro y otra de 15 km. En el Grupo Noreste,
términos de la distancia cubierta. Parece haber
el primer subgrupo presenta un área de 20 km,
un eje central que permite la comunicación y un radio de 12 km para el segundo subgrupo
con los extremos surorientales y noroccidenta-
del conjunto. Finalmente, los subgrupos del
les de este subgrupo (figura 6). Sus rutas abar-
Grupo Este presentan áreas que oscilan entre
can longitudes de 16 km hasta de 250 m en los 12 y los más de 20 km de radio dejando
direcciones este-oeste y viceversa, de noroeste
bajo su control, en todos los casos, zonas de
a sureste, y de noreste a suroccidente (figura 7).
vegetación secundaria, zonas aptas para la agri-
cultura de riego y de temporal, así como zonas
de bosque de pino-encino y extensas áreas de
Análisis de captación de recursos y uso de matorral crasicaule (figuras 8 y 9).
suelo potencial

Para este ejercicio se aislaron las áreas de mo-


vilidad potencial de cada grupo de sitios con el Consideraciones finales
objetivo de concretar las áreas potenciales de
captación de recursos, usando como base los Como se mencionó en los primeros párrafos
dos análisis descritos con anterioridad. de este trabajo, nuestra intención fue realizar
Así, el Grupo Sur presenta un área radial una primera aproximación al análisis de la dis-
de 20 km; el Grupo Noroeste presenta dos tribución de los sitios de manifestaciones ru-

81
Figura 8. Captación de recursos y uso potencial del suelo. Grupos Noreste y Este. Elaboró Chessil
Dohvehnain con información proporcionada por el Proyecto Arte rupestre en la cuenca del río
Victoria.

pestres mediante el SIG. Nuestro trabajo se siete para los grupos con sitios, y uno general
enmarca en el enfoque metodológico que he- que muestra la interconexión regional de los
mos impulsado desde hace tiempo y mediante conjuntos mencionados. Por último, se elabo-
el cual esperamos comprender mejor las carac- raron cuatro mapas más que muestran la ex-
terísticas del fenómeno de gráfico rupestre que tensión de zonas de captación de recursos en la
encontramos principalmente en las estribacio- región, dividiéndolos en tres específicos y uno
nes occidentales y semidesérticas de la Sierra general.
Gorda queretana y guanajuatense (Viramontes, Resulta significativo el dominio visual de
2005). la mayoría de los sitios de arte rupestre docu-
Para ello, se elaboraron un total de 77 ma- mentados en la región. Obtuvimos varios cam-
pas base; de estos, se generó un mapa con la pos de visibilidad que abarcan desde los pocos
distribución de todos los sitios empleados para kilómetros de extensión, hasta zonas de más
el análisis así como otros 12 en los que agru- de 40 km aproximadamente, donde resalta el
pamos 52 mapas individuales referentes a los control visual que tienen algunos de estos en-
análisis de visibilidad. Asimismo, se procesaron claves sobre áreas y elevaciones prominentes,
ocho mapas que incluyeron los resultados de como del Pinal del Zamorano (tabla 3). Así
los análisis de movilidad potencial, apartando fue posible realizar una jerarquización de sitios

82
con un amplio rango de control visual, que nos
permite contrastar hipótesis con relación al en-
foque metodológico propuesto.
Derivado de la clasificación anterior, dis-
criminamos los sitios con un rango de visibili-
dad menor a los 15 km, es decir, aquellos que
presentan visibilidades en un ángulo amplio,
pero de alcance visual restringido. Los sitios con
un gran control visual se encuentran en con-
diciones sugerentes de aislamiento; de los 13
sitios cuyas cuencas visuales son más amplias,
8 tienen en el horizonte al importante macizo
rocoso del Pinal del Zamorano. En contraste,
están aquellos con cuencas visuales de alcan-
ce menor a los 15 km y concentrados en su
mayoría en el valle intermontano de Victoria. Tabla 3.Sitios
Tabla 3. Sitios con visuales
con rangos rangos visuales
mayores a los 15mayores
kilómetros. a

Estos sitios cuyo rango visual oscila entre los 2 los 15 kilómetros.

Figura 9. Mapa general de captación de recursos y uso potencial del suelo. Elaboró Chessil Do-
hvehnain con información proporcionada por el “Proyecto arte rupestre en la cuenca del río
Victoria”.

83
y los 15 km, nos hacen pensar en la necesidad que un criterio para elegir el lugar podría estar
de buscar un control visual de corto alcance; en función de varios factores, desde las cualida-
es posible que este factor fuese determinante des asignadas a espacios específicos en el mar-
para la elección de los soportes que contienen co del sistema de creencias particular hasta el
los espacios pintados. Resulta significativo que tipo de ritual a que estaría destinado el espacio
es en este valle donde tenemos la mayor con- en cuestión; así, mientras algunos sitios fueron
centración de sitios de manifestaciones rupes- plasmados en lugares públicos de fácil acceso
tres en la región de estudio. En conclusión, es y visibles (por ejemplo, los del valle intermon-
probable que en este pequeño valle, más que tano de Victoria), para otros se habrían elegido
buscar la amplitud visual, se buscaba la intervi- parajes ocultos o de difícil acceso, como El Te-
sibilidad entre los sitios (figura 10). pozán o La Fragua. Así, la vocación de un sitio
De tal forma, mientras que algunos sitios de arte rupestre se encuentra en función de su
aislados presentan cuencas visuales amplias, los visibilidad, accesibilidad, topografía, y por su-
que están concentrados tienen rangos mucho puesto, una iconografía distintiva; el resultado
menores; esto podría obedecer al carácter últi- del análisis parece confirmar tal presunción
mo de los rituales de los que derivaba el arte ru- (Viramontes, 2014).
pestre en la oposición visible/oculto, público/ Otra hipótesis que estamos manejan-
privado. En otros trabajos hemos postulado do es la posibilidad de que existieran rutas

Figura 10. Parece claro que los sitios dispuestos en el valle intermontano buscaban la intervisibi-
lidad, más que un gran alcance visual. En este sentido, La Sobrepiedra, junto con Arroyo Seco,
ocupan un lugar central. Cuenca visual de La Sobrepiedra. Elaboró Chessil Dohvehnain con in-
formación proporcionada por el “Proyecto arte rupestre en la cuenca del río Victoria”.

84
de peregrinación ritual entre varios sitios de ya no hacen escala en los sitios arqueológicos.
manifestaciones rupestres con características Resulta significativo cómo las rutas convergen
particulares; lo anterior se deriva de los regis- en Arroyo Seco (La Zorra). Por otro lado, las
tros de historia oral recopilados por Ana María peregrinaciones hacia la cumbre del Pinal del
Crespo (1981), donde los informantes de tradi- Zamorano que realizan diferentes grupos in-
ción indígena de la región afirmaron que, por dígenas de tradición otomí a fines de abril y
lo menos hasta hace cuarenta o cincuenta años, principios de mayo, siguen una ruta que desde
las rutas de peregrinación hacia un importante Arroyo Seco conecta varios: La Mojonera, Tie-
santuario que se encuentra en la población de rra Blanca y Cueva de las Manitas.
Los Remedios/Cerro Grande, en el munici- Esta es una primera aproximación –a tra-
pio de Victoria, Guanajuato, hacían escalas y vés de un SIG–, a la geografía sagrada del no-
velaciones en varios sitios de manifestaciones roriente de Guanajuato, pero esperamos más;
rupestres del nororiente de Guanajuato. El nuestra intención es alimentar el SIG con la
santuario de referencia se encuentra a escasos información iconográfica contenida en la base
500 metros de uno de los más importantes si- de datos dinámica y relacional que hemos de-
tios de manifestaciones rupestres de la región: sarrollado, con el objetivo de establecer recu-
Arroyo Seco, situación que no parece fortuita. rrencias significativas vinculadas con el paisaje,
El análisis de movilidad indica rutas que desde de forma que un análisis más fino –en el que
Xichú y San Luis de la Paz bajan para conectar juguemos con nuevas variables–, podría apor-
con Arroyo Seco a través de varios sitios, como tar nuevas respuestas y por supuesto, nuevas
Higueras y Mesa de Moreno; estas son todavía interrogantes.
las rutas tradicionales de peregrinación, aunque

Bibliografía

Benz, L. D. (2012). A geospatial analysis of Pe- ca-otomíes del semidesierto queretano.


cos River Rock Art from Val Verde County, En C. Viramontes Anzures (coordina-
Texas. USA: University of Arizona. dor), Tiempo y región. Estudios históricos y
sociales. Ana María Crespo Oviedo In Memo-
Crespo, A. M. (1981). Informe de actividades del
riam Volumen II (pp. 409-429). México:
Proyecto Atlas de Pintura Rupestre en el es-
INAH, Universidad Autónoma de Que-
tado de Guanajuato. (Informe técnico).
rétaro, Archivo Histórico Municipal.
Archivo Técnico. Centro INAH Gua-
najuato. Guanajuato. Rusell, T. (2013). The position of rock art: a
consideration of how GIS can contri-
Hernández Palomino, D. y Marchante Ortega,
bute to the understanding of age and
D. (2011). El arte rupestre en la Meseta
authorship of rock art. En B. Smith, D.
Sur: Nuevos métodos de registro y nue-
Morris, y K. Helskog (editores), Working
vos enfoques de investigación. Estrat-
with rock art (pp. 36-45).  Johannesburgo,
Critic5, España, vol. 1, pp. 12-21.
Sudáfrica: Wits University Press.
Mendoza Rico, M., y Vázquez Estrada, E. Viramontes Anzures, C. (2001) El Pinal del Za-
(2008). Territorios etéreos. El papel morano en la cosmovisión de los chichimecas y
de los antepasados en la construcción otomíes. En la montaña en el paisaje ritual.
del paisaje sagrado entre los chichime- México: UAP, UNAM, INAH.

85
(2002) Los paisajes rituales de los recolectores-cazado- Archivo Técnico. Consejo de Arqueolo-
res. Un estudio de la gráfica rupestre de Que- gía. INAH. México.
rétaro prehispánico. (Tesis de doctorado).
(2012) Proyecto arte rupestre en la cuenca del río Vic-
ENAH. México.
toria. (Informe final, Temporada 2011).
(2005) Gráfica rupestre y paisaje ritual. La cosmovi- Archivo Técnico. Consejo de Arqueolo-
sión de los recolectores-cazadores de Querétaro. gía. INAH. México.
México: INAH. (Obra Diversa).
Villanueva Ortiz, M. P. (2013) Herramientas
(2014) Rock Art of Sierra Gorda, Guanajua- SIG y arte rupestre. Andalucía Occiden-
to, México. Ponencia presentada en el tal como caso de estudio. En Tejedor
XVII International Congress Of Pehistoric Martínez  et al,  (coordinadores), Cuartas
And Protohistoric Science, Burgos, España, Jornadas de Jóvenes Investigadores de la Uni-
1-7 de septiembre de 2014. versidad de Alcalá (pp. 409-418). España:
Universidad de Alcalá.
Viramontes Anzures, C. y Flores Morales, L. M.
(2007) Proyecto arte rupestre en la cuenca del
río Victoria. (Segundo informe parcial).

86
Análisis de las técnicas pictóricas rupestres a partir de
su registro con el microscopio digital Celestron. El
caso del sitio El Rincón del Canal, Cañón de Molino,
Durango

Daniel Herrera Maldonado*


Ana Laura Chacón Rosas**

El estudio de los procedimientos de ejecución Un poco de geografía


de las pinturas rupestres ha sido un tema mar-
ginal en las investigaciones que versan sobre El área que es actualmente objeto de nuestro
estas manifestaciones en México. El desarro- estudio se inserta geográfica y culturalmente
llo de nuevas tecnologías portátiles y digitales en la extensa región de los llanos de Guati-
nos permite dar respuesta a preguntas cada mapé ubicada en la porción central del estado
vez más puntuales sobre sus técnicas, instru- de Durango en el flanco oriental de la Sierra
mentos y sistemas de aplicación del colorante. Madre Occidental (figura 1). Esta se encuentra
Ante tales posibilidades exploramos las venta- conformada como una enorme cuenca lacus-
jas que nos otorga el uso del microscopio digi- tre en cuyo centro aún es posible apreciar, a
tal Celestron para adentrarnos en el complejo pesar de las continuas sequías que azotan pe-
proceso de creación de las expresiones del si- riódicamente la región, a la imponente Laguna
tio Rincón del Canal. de Santiaguillo (Berrojalbiz y Hers ,2014:247).
Tal emplazamiento se ubica al interior Al oriente la zona lacustre se encuentra
del Cañón de Molino sobre el flanco orien- delimitada por la Sierra del Promontorio y de
tal de la Sierra Madre Occidental de Durango. San Francisco, punto más allá del cual se pe-
En sus imágenes reconocemos al menos dos netra en una zona mucha más árida fuera del
grandes tradiciones. La primera de ellas fue alcance de las lluvias que proceden del Pacífi-
creada por las poblaciones mesoamericanas
co. Esto la convertía en un área inhóspita para
chalchihuiteñas que se asentaron en esta re-
las poblaciones dependientes de la practica
gión entre el 600 y el 1250 d.C. Antes de ellos
grupos nómadas plasmaron un complejo arte de la agricultura, pero accesible a los pueblos
abstracto que denominamos como “tradición nómadas con un alto grado de adaptabilidad
pictórica del Arcaico”. (Berrojalbiz y Hers, 2014:247-248; Tsukada,
El registro sistemático de las expresio- 2006:46).
nes de este sitio nos ha llevado al análisis de Por otra parte, son varios los afluentes
su técnica de elaboración como uno de los perennes que bajan del parteaguas norte-sur
elementos más importantes en la definición que representa la Sierra del Ulama y del Epa-
y diferenciación de las tradiciones pictóricas zote en el extremo occidental de la cuenca,
presentes. En este ensayo presentamos los alimentando con sus aguas a la laguna. Entre
primeros resultados de tal análisis a partir del ellos se encuentra el río Molino, que bordea-
apoyo del microscopio digital Celestron. do por dos grandes mesas paralelas con una

* Posgrado en Historia del Arte, Universidad Nacional Autónoma de México.


** Escuela Nacional de Antropología e Historia INAH.

87
Figura 1. Valle de Guatimapé. La flecha señala la ubicación del Cañón de Molino. Elaboró Ana
Laura Chacón Rosas.

elevación en promedio de 200 m, atraviesa en medida que nos dirigimos a la boca del ca-
dirección noreste a suroeste esta estribación de ñón y hacia las llanuras (Berrojalbiz y Hers,
la Sierra Madre Occidental, convirtiendo al ca- 2014:251; Tsukada, 2006:46,48).
ñón, de igual nombre que el afluente, en una Dada la variedad, permanencia y abun-
ruta natural para aquellos que desean acceder dancia de recursos tanto lacustres como serra-
a la cuenca del río Santiago Papasquiaro al po- nos se explica la continua ocupación de grupos
niente, y más allá hasta la costa, tras traspasar humanos a lo largo de toda su historia prehis-
ese otro mundo que sintetiza la sierra a través pánica como lo vemos atestiguado en las nu-
de la Mesa de Tlahuitoles (Berrojalbiz y Hers, merosas evidencias arqueológicas que se han
2014:249; Tsukada, 2006:46). registrado y que seguimos documentando en
Sin duda que una de las características el cañón, entre ellas se encuentran las cientos
que hizo tan atrayente al Cañón de Molino de imágenes de arte rupestre que constituyen
ante sociedades con modos de vida tan dis- también un fiel testimonio de su presencia en
tintos se encuentra en sus condiciones am- estas tierras.
bientales excepcionales (figura 2). Dadas las
diferencias de altura tan marcadas que ofrece
el cañón en una distancia relativamente corta Un mismo cañón, distintos paisajes
de un kilómetro se origina una gran diversi- culturales contrastados
dad ecológica que pone a disposición recur-
sos muy variados sin la necesidad de realizar La historia de la Sierra Madre Occidental de
grandes traslados. Además, consideremos la Durango ha sido escenario de sucesivas migra-
ventaja que traía la permanencia de las aguas ciones y colonizaciones que se ven reflejadas
del río Molino junto al cual se concentran en la manera en la que sus ocupantes emplea-
numerosas tierras de cultivo sobre todo a ron diferentes estrategias de apropiación de los

88
Figura 2. Panorámica del interior del Cañón de Molino. Foto: Daniel Herrera Maldonado.

nuevos territorios, dando significado al entorno entornos naturales implicó su profunda trans-
natural en función de su respectiva cosmovi- formación, los antiguos pobladores del Arcai-
sión y de su manera de crear memoria (Berro- co que habitaron la región, previo a la llegada
jalbiz y Hers, 2012:93). En esta construcción de estos en el siglo VII, parecen haber adopta-
de los nuevos paisajes culturales la creación do una estrategia de mayor adaptación y fusión
del arte rupestre tiene un papel importantísi- con el paisaje dejándonos pocas huellas visibles
mo como lo apreciamos en el caso del Valle de de su presencia a excepción de las dispersas
Guatimapé (Berrojalbiz y Hers, 2012:99-101). concentraciones de material lítico propias de su
En términos generales podemos recono- talla, o de las maravillosas imágenes de su arte
cer tres grandes aproximaciones a los nuevos rupestre (Berrojalbiz y Hers, 2012:95, 114).
territorios, en correspondencia con las etapas Es este último lenguaje, la fuente más im-
de la historia de la sierra que vemos documen- portante para el conocimiento de su cultura,
tadas en las imágenes rupestres plasmadas a lo siendo conocida como tradición pictórica del
largo del Cañón de Molino. Nos referimos so- Arcaico. Son varios los emplazamientos atri-
bretodo al periodo de los antiguos pobladores buidos a esta tradición que se han localizado en
del Arcaico, al de los colonizadores mesoame- el cañón y en general en el Valle de Guatimapé.
ricanos conocidos como la cultura chalchihui- Entre ellos uno de los más relevantes por su
teña, y finalmente al de los grupos tepehuanes abundancia de imágenes y mejores condiciones
pueblos que conocieron los primeros españo- de conservación es el Rincón del Canal, foco
les que arribaron a la región. de interés de una investigación más amplia que
actualmente estamos desarrollando respecto a
A diferencia de los colonizadores mesoa-
esta tradición en la Sierra Madre Occidental.
mericanos de los cuales contamos con abun-
Para contextualizarla claramente retomemos
dantes vestigios en el cañón, testimoniando la en principio lo que sabemos de sus autores y
manera en que su introducción a estos nuevos así definamos sus principales características.

89
Figura 3. Composición de la tradición pictórica del Arcaico, sitio Mesa del Comal, cuenca del río
Zape-Sextín. Foto: Marie-Areti Hers.

De la tradición pictórica del Arcaico y sus chaba de la variedad de nichos ecológicos que
autores en una corta distancia les ofrecía la cordillera
(Berrojalbiz et al, 2014:153).
Si bien es cierto que contamos con pocos da- A pesar de que su población era segura-
tos sobre estos pueblos no-mesoamericanos, mente escasa y dispersa, su arte rupestre de-
lo que ha quedado claro a partir de las inves- nota como esta se encontraba en constante
tigaciones arqueológicas ha sido precisamente comunicación. En este caso los espacios de
su profundo contraste con la cultura chalchi- arte rupestre jugarían un papel vital en la redes
huiteña. Inicialmente se les ha situado crono- de contacto e intercambio a través de los valles
lógicamente entre el 1000 a.C. y el 600 d.C. y la sierra, en los cuales se afianzaban alianzas
(Berrojalbiz y Hers, 2012:96). Buena parte de y circulaban bienes, saberes, noticias y practicas
los datos arqueológicos provienen de contex- rituales hacia regiones mucho más allá de los
tos de la Sierra Alta en los que se ha podido propios límites de esta cordillera1 (Berrojalbiz
documentar un modo de vida dedicado esen- et al, 2014:155).
cialmente a la caza y la recolección que aprove-

1
Su amplia red de relaciones se ve claramente evidenciada si consideramos la manera en la que los sitios de Durango
se inscriben en lo que se ha llamado como el Chihuahuan Polychrome Abstract Style cuyo campo de distribución
abarca regiones de Chihuahua, Texas, Nuevo México y Utah (Berrojalbiz et al, 2014:162-163; Mendiola, 2002:51-
52, foto 9; Schaafsma, 1980:49-55).

90
La distribución de su tradición rupestre
abarca la parte norte de la Sierra Madre de Du-
rango, tanto en el flanco oriental de la cordille-
ra como en las tierras altas (Berrojalbiz y Hers,
2012:96; Berrojalbiz et al, 2014:155). No obs-
tante las implícitas variaciones entre cada uno
de los sitios se ha documentado una fuerte uni-
dad de esta tradición reconocible en criterios
como el orden de composición, la técnica y las
temáticas plasmadas. Profundicemos a conti-
nuación en estos.
Uno de los atributos que distinguen más
claramente a esta tradición es la manera en la
que se organizan sus imágenes (figura 3). En
su estructura vemos como domina un eje esen-
cialmente horizontal formado a partir de una o
varias líneas que recorren toda la pared lo que
establece en principio una división del espa-
cio en un arriba y abajo. Estas líneas pueden
ser de forma recta, ondulada o zigzagueante.
A partir de ellas y a todo su largo, sobre todo
en su parte superior, se disponen perpendi-
cularmente distintos elementos verticales que
incluyen trazos rectos, ondulantes y en zigzag, Figura 4. Series de trazos verticales e hileras de
conjuntos de puntos, manchas y digitaciones, digitaciones, tradición pictórica del Arcaico, si-
o hileras de círculos, que por su alternancia o tio Rincón del Canal, Cañón de Molino. Foto:
repetición en forma, color, altura y grosor de Daniel Herrera Maldonado.
trazo le otorgan una expresa estructura rítmica
a la composición (Berrojalbiz et al, 2014:156- que difieren en color y forma con las líneas
159; Forcano, 2000). verticales. Nuevamente aquí observamos una
Otra forma de composición en estrecha alternancia o repetición expresamente rítmica
cercanía con la anterior la constituyen las ban- en color, forma, altura y grosor de trazo.
das horizontales integradas por largas series de Por las descripciones hechas hasta ahora
trazos verticales de un largo que va de apenas el lector dará cuenta que el segundo criterio que
unos cuantos centímetros hasta casi medio define a esta unidad estilística es la predomi-
metro (Berrojalbiz et al, 2014:156,160-161). nancia de expresiones no figurativas, estamos
Esta organización general suele ser frecuente tratando esencialmente con una tradición de
en el caso de las imágenes de Rincón del Canal, elementos geométricos de carácter abstracto.
la integran combinaciones de líneas rectas, cur- Entre los pocos motivos figurativos que reco-
vilíneas o quebradas, pero también elementos nocemos se encuentran los diseños astrales o
verticales formados a partir de hileras de pun- soliformes, así lo vemos en uno de los paneles
tos, círculos y digitaciones (figura 4). Su eje do- principales del Rincón del Canal (figura 5), o
minante es el vertical pues llegan a ser bastante las grandes puntas de proyectil como las pinta-
largos y se trata generalmente de conjuntos de das en Mesa del Comal.
unas cuantas líneas. Estas en ocasiones se in- En cuanto a la técnica de elaboración
terseccionan con pequeños trazos horizontales es característico el uso de la policromía con

91
Figura 5. En el sector inferior izquierdo de la imagen se aprecian los restos de un cuadrilátero o
escudo en rojo que fue sobrepuesto a la par de líneas zigzagueantes negras que integran esta gran
composición de la tradición pictórica del Arcaico. Nótese también los motivos astrales en el área
central. Sitio Rincón del Canal, Cañón de Molino. Foto: Daniel Herrera Maldonado.

colores como el negro, amarillo, anaranjado este caso a la cuenca lacustre, representó una
y varios tonos de rojo; previo a la realización irrupción cultural y un rompimiento temporal.
de ciertas composiciones suele extenderse una Efectivamente hacia el 600 d.C. se produ-
preparación de color rojo o rosáceo (figura 4) jo un gran movimiento migratorio que amplió
(Berrojalbiz et al, 2014:156,158). En la ejecu- considerablemente el territorio de la cultura
ción general de los conjuntos se atestigua un chalchihuiteña tanto al interior de la Sierra Ma-
uso reiterado de estos espacios con continuos dre Occidental como a su flanco oriental en la
repintes y sobreposiciones, lo que ha permiti- porción de lo que hoy es el estado de Durango.
do una identificación de varias etapas de plas- El punto de origen de esta colonización fueron
mación (Berrojalbiz et al, 2014:156,157-158). los actuales estados de Zacatecas y Jalisco en
donde los chalchihuiteños habitaron por cerca
de cinco siglos teniendo como límite septen-
Un nuevo paisaje en construcción: el arribo trional el gran malpaís de La Breña que se ex-
de los colonizadores mesoamericanos tiende al sur de Durango (Hers, 2014).
En el caso del Cañón de Molino la po-
Buena parte de estos sitios del Arcaico en Du- blación además de distribuirse en pequeñas
rango presentan manifestaciones de épocas rancherías junto a las tierras de cultivo, se
posteriores y Rincón del Canal no es la excep- concentraba en dos asentamientos principales
ción. Este nuevo momento de plasmación re- ubicados en la boca del cañón sobre la ribera
fleja la manera en la que la llegada de los nuevos izquierda del río: la Mesa de los Indios en la
pobladores mesoamericanos a Durango, y en cima y el Cementerio de los Indios en el talud

92
Figura 6. Venado esquemático de cinco trazos, emblema territorial chalchihuiteño. Sitio Rincón
del Canal, Cañón de Molino. Foto: Daniel Herrera Maldonado.

de abajo (Tsukada, 2006:48). En su conjunto Hers, 2012:97-98; Berrojalbiz et al, 2014:164).


el asentamiento alcanzaba cerca de cincuenta La presencia recurrente y única de este motivo
hectáreas que, aunado a su ubicación domi- a lo largo de los varios sitios de arte rupestre
nante y larga ocupación, hacían de este un im- localizados en la cuenca del alto Nazas y del
portante centro rector de una unidad política alto Florido han llevado a determinar su pa-
que controlaba además del cañón, una buena pel como emblema de identidad territorial y
porción de la Sierra del Epazote y los llanos sociopolítica para las comunidades que habi-
que comprenden la Laguna de Santiaguillo taban esta provincia septentrional de la cultu-
(Berrojalbiz y Hers, 2014:251-252). ra chalchihuiteña que han denominado como
No obstante que desconocemos si para la Comarca del Venado (Berrojalbiz y Hers,
cuando los colonizadores mesoamericanos 2012:97; Berrojalbiz et al, 2014:158; Herrera,
arribaron a la región los antiguos pobladores 2012:193-223).
del Arcaico todavía permanecían ahí, estos En Rincón del Canal la incorporación de
fueron plenamente consientes de su antigua estos espacios y los nuevos territorios parece
presencia a partir de las imágenes dejadas a lo haberse dado a través de la sobreposición del
largo del cañón. Ante ellas los chalchihuiteños tema de los cuadriláteros o escudos, como lo
adoptaron diferentes actitudes o estrategias de vemos en una de las composiciones del Arcai-
apropiación y resignificación. En algunos luga- co más representativas de este sitio (figura 5).
res vemos así la intención de enfatizar su do- No olvidemos que este tipo de motivos atri-
minio sobre las nuevas tierras sobreponiendo buibles a los chalchihuiteños servían también
a las antiguas pinturas la imagen muy particular como marcadores sociales y territoriales (Be-
como marca territorial de un venado realizado rrojalbiz y Hers, 2014:260).
a partir de cinco trazos (figura 6) (Berrojalbiz y

93
Figura 7. Felino de creación chalchihuiteña. Rincón del Canal, Cañón de Molino. Foto: Daniel
Herrera Maldonado.
En otros casos vemos una estrategia de vado a distinguir también las diferentes fases
plena resignificación y reutilización de estos implicadas en el proceso de ejecución de las
antiguos espacios sagrados. Para ello, como en composiciones más allá del reconocimiento de
Rincón del Canal, añadieron, al lado y no en- estos dos grandes momentos de creación de
cima de los motivos del Arcaico, un complejo claro contraste estilístico.
discurso visual que gira en torno de temas muy Dentro de este registro hemos plantea-
propios de su cultura como son el de la vulva, do preguntas muy concretas que se refieren
del venado de cinco trazos, del escudo, de las en general a los sistemas de aplicación de las
figuras humanas y animales entre otros (figura pinturas, tratando de indagar si el colorante fue
7) (Berrojalbiz y Hers, 2012:97-99; Berrojalbiz empleado en seco o diluido en algún líquido;
et al, 2014:164). sobre la posibilidad de uso de instrumentos
intermedios para su aplicación; de las técnicas
propiamente dichas hemos explorado la viabi-
El estudio de las técnicas artísticas en lidad de reconocer las distintas modalidades de
Rincón del Canal trazo en el dibujo (líneas simples y finas que
contornean un sujeto), y en la ejecución de la
El registro de la técnica ha sido un atributo pintura (superficie más o menos coloreada)
relevante a la hora de profundizar en la defi- consideramos su clasificación en términos de
nición de las tradiciones presentes en Rincón sus procesos de ejecución, densidades y núme-
del Canal. En muchos casos se ha convertido ro de colores manejados.
en un criterio de identificación de aquellos mo- Sobra decir que los resultados de uno u
tivos con los cuales tenemos dudas sobre su otro sistema-técnica nos ofrecen cualidades y
atribución a alguna de las dos tradiciones más texturas muy variables de las obras cuya ob-
representativas del sitio. Su análisis nos ha lle- servación y caracterización solo podía hacerse

94
hasta hace muy poco a través de la observa- españoles que se enfocan al estudio del arte
ción directa en el sitio. Es a partir del uso de rupestre prehistórico de la península ibérica
herramientas como los microscopios portátiles (Hernanz et al, 2010). En su trabajo, además
y digitales que nos es posible profundizar con de exponer la utilidad de los microscopios Ra-
mayor detalle en su definición, para ejemplifi- man, apoyados por otras técnicas microscópi-
car esa posibilidad consideremos en principio a cas auxiliares, que permiten profundizar sobre
que tipo de instrumento nos estamos refirien- los componentes principales de los diferentes
do cuando hablamos del microscopio digital pigmentos, se plantea el uso de microscopios
Celestron, cuál es su modo de empleo, y qué ópticos in situ como herramientas de informa-
tipo de ventajas y desventajas nos trae esta he- ción sobre el proceso de elaboración de cada
rramienta indispensable de ahora en adelante figura a partir del estudio de las marcas de los
en el estudio del arte rupestre. instrumentos empleados para pintar (Hernanz
et al, 2010:86,90). Sin embargo, los microsco-
pios ópticos usados por ellos, en el aún cercano
El microscopio digital Celestron: 2010, mantenían las desventajas de su gran ta-
características y formas de empleo maño, no obstante de ser considerados portá-
tiles, y la necesidad de ser conectados a cámaras
Los análisis de microscopía suelen ser frecuen- digitales especiales, inconvenientes que serán
tes en el estudio de la materialidad del arte superados a partir del surgimiento de los mi-
moderno y contemporáneo, el tipo de micros- croscopios digitales que aunado a su bajo costo
copios utilizados incluye a los ópticos, electró- y fácil manejo, los hacen accesibles a todo tipo
nicos, digitales y a los espectroscopios. En el de público.
caso de estos últimos ha sido posible inclusive En referencia concreta al empleo de
adentrarse en la determinación de la composi- los microscopios digitales consideramos im-
ción química de los materiales que están siendo portante mencionar los trabajos del centro
utilizados en las obras. de investigación arqueológica Shumla (2013)
Respecto al arte rupestre, el trabajo de encabezados por la investigadora Carolyn E.
Marvin W. Rowe (2001) nos refiere al uso que Boyd. En los estudios que han emprendido
se le ha dado a los microscopios ópticos como de la tradición pictográfica del Río Pecos rea-
una herramienta de identificación, en una pri- lizaron observaciones con microscópio digital
mera fase, de los componentes de las pintu- Dinolite, recopilando datos del proceso de
ras, teniendo en consideración que el objetivo plasmación de las pinturas.
principal de alguna de estas investigaciones es Con base en el análisis comparativo entre
obtener muestras para su posible fechamiento. los sitios Halo Shelter y White Shaman busca-
Por otra parte el uso de los microscopios ron esclarecer si las diferentes sobreposiciones
ópticos y electrónicos ha demostrado su rele- correspondían a episodios relativamente cerca-
vancia en la identificación y caracterización de nos entre sí o a un proceso de elaboración de
los agentes intempéricos a los que los soportes larga duración. Como resultado de sus obser-
han sido expuestos, no solo para acotar los cri- vaciones encontraron un patrón recurrente en
terios de las muestras sujetas a datación, sino la secuencia cromática de ambos sitios lo que
también para la generación de estrategias de les llevó a inferir que su elaboración se realizó
preservación, como lo presentan en su estudio en un lapso breve.
de caso Tratebas et al, (2004). El microscopio digital Celestron 44306
Otra de las ventajas del uso de los mi- que nosotros empleamos resultó ser una he-
croscopios ópticos se ven precisadas en la in- rramienta sumamente portátil, ya que su tama-
vestigación de un equipo multidisciplinario de ño se encuentra alrededor de los 8.9 cm y pesa

95
Figura 8. Antropomorfo chalchihuiteño, Rincón del Canal. Imágenes con Celestron: (a) borde del
trazo; (b) centro del trazo. Fotos: Daniel Herrera Maldonado.

aproximadamente 85 g. Cuenta con un cable avance de un estudio mucho más amplio que
USB y una cámara 2.0 MP. Se maneja manual- actualmente se encuentra en proceso sobre
mente para regular el aumento adecuado, los las técnicas artísticas en Rincón del Canal.
cuales van de los 4x a 8x y 50x para su uso Teniendo en consideración lo anterior, refi-
óptico, y de 20x a 40x y 200x cuando se utiliza rámonos en principio a la importancia de la
de manera digital. identificación de las características de la roca
Para capturar la imagen se necesita de que fue empleada como soporte, ya que los
una computadora portátil que debe contar procedimientos de aplicación del colorante
con puertos USB además de un programa están sujetos a estas. En el caso del sitio es-
para tomar las fotografías. El cable con el que tudiado se trata de una toba de tipo ácida que
cuenta el microscopio suele ser bastante corto presenta una textura lisa a ligeramente rugo-
por lo que podría ser necesario el uso de una sa, llegando a tener coloraciones blancuzcas,
extensión como lo fue en el caso del registro amarillentas y grisáceas.
que realizamos. El aumento del microscopio En cuanto a los sistemas de aplicación
se regula a partir de dos perillas una próxima a del colorante, estos suelen dividirse en térmi-
la lente y la otra en su eje mayor. nos generales en el arte rupestre en dos gran-
des variantes, en seco o diluido. En la primera
de estas, la aplicación se realiza en estado de
Ejercicio de análisis de las imágenes bloque o polvo, para ello fragmentos de ocres
capturadas a partir del Celestron y tizones de madera o hueso quemado sir-
ven como lápices para dibujar (Cantalejo et
En primer lugar tómese en cuenta que las si- al, 2006:148-151; Sanchidrián, 2001:204). Se
guientes observaciones constituyen un primer habla de estos como sistemas de aplicación

96
Figura 9. Composición de líneas del Arcaico, Rincón del Canal. Imágenes con Celestron: (a) cen-
tro del trazo rojo; (b) centro del trazo naranja; (c) centro del trazo negro. Fotos: Daniel Herrera
Maldonado.

directos pues entre el soporte y el colorante el empleo de instrumentos intermedios que


no intermedia nada (Sanchidrián, 2001:57). En van desde la utilización de la yema de los
Rincón del Canal no contamos con ejemplos dedos hasta utensilios más elaborados como
de este sistema, y es entendible, pues la ausen- las espátulas, los pinceles, las muñequillas y los
cia de algún tipo de aglutinante o adhesivo dis- tubos aerográficos (Cantalejo et al, 2006:148-
minuye notablemente el tiempo de fijación del 152; Sanchidrián, 2001:57, 204). Veamos
pigmento a la roca, por lo cual es poco proba- algunos ejemplos de la identificación de
ble que después de más de mil cuatrocientos instrumentos en Rincón del Canal.
años de constaste erosión se conserven imáge- Una de las características que distingue
nes realizadas a través de este procedimiento. a la tradición pictórica del Arcaico es el uso
En la segunda variante, el pigmento es frecuente de los dedos para pintar, esto puede
diluido en algún líquido, generalmente agua. ser reconocido si apreciamos cuidadosamente
Buena parte de las expresiones en el sitio las particularidades del trazo (figura 9). Este se
emplean este sistema, tal vez los ejemplos distingue por su falta de uniformidad general,
más claros los apreciamos en los motivos es decir a su interior se observan frecuentes
chalchihuiteños en los que, como en el caso intervalos sin pintura, pues los dedos no
del antropomorfo de la figura 8, el pigmento se alcanzan a distribuir homogéneamente el
encontraba suficientemente diluido como para colorante sobre todo cuando se trata de
penetrar en las más pequeñas imperfecciones superficies que presentan una ligera rugosidad;
de la superficie rocosa, dejando una textura la falta de un control preciso y definido de
homogénea de apariencia lustrosa. En este la pintura origina que los bordes del trazo se
último procedimiento, se hace indispensable presenten interrumpidos y con salpicaduras;

97
Figura 10. Antropomorfo chalchihuiteño, Rincón del Canal. Imágenes con Celestron: (a) vista ge-
neral del trazo; (b) vista general del trazo; (c) borde del motivo. Fotos: Daniel Herrera Maldonado.

por lo mismo el grosor del trazo es muy Un caso interesante es el que nos presen-
variable aunque en promedio es de 1.5 cm. ta el diseño de una mano en negativo median-
El uso del pincel suele ser frecuente te la técnica del estarcido (figura 12). Guiados
en ambas tradiciones no obstante que llega por la literatura arqueológica es frecuente asu-
a tener diferencias muy notables entre cada mir que la realización de estas imágenes es el
motivo. Seguramente esto se origina de la resultado de la proyección del pigmento con
utilización de pinceles con distintos tamaños, la boca (Sanchidrián, 2001:207-208, figura 75).
tipo de cerdas (animal o vegetal), forma de la Sin embargo, por la dispersión del pigmento
punta, etc., para ilustrar esta heterogeneidad relativamente controlado en el caso del ejem-
comparemos dos casos. En la figura 10 se plo de Rincón del Canal nos hace suponer que
aprecia el trazo de un pequeño antropomorfo fue necesario el empleo de algún tipo de tubo
chalchihuiteño que fue elaborado con delga- o un objeto empapado de colorante (Sanchi-
das líneas de tan solo 0.2-0.3 cm, a su interior drián, 2001:204-205, 215). En la imagen toma-
este presenta algunos huecos y sin que llegue a da con el Celestron se distingue notoriamente
ser continuo, de manera que si lo comparamos las gotas de pintura producidas por la técnica
con el siguiente ejemplo podemos distinguir aerográfica (figura 12).
su menor uniformidad. El segundo caso se re- Otra de las técnicas constantemente
fiere a una composición de líneas zigzaguean- empleadas en la elaboración de las expresio-
tes del Arcaico con un grosor en promedio nes de este emplazamiento es la técnica del
de 0.4-0.5 cm (figura 11), la elaboración del dibujo a través de la modalidad de trazo úni-
trazo es claramente más fluida y homogénea co o continuo. Implica, como lo vemos en la
con bordes prácticamente rectos sin ningún figura 13, la ejecución del motivo por medio
tipo de salpicadura, es indudable que un factor de líneas continuas y uniformes (Sanchidrián,
muy importante que también está entrando en 2001:206-207, figura 75), en el caso específico
juego aquí es el tipo de pintura utilizada, pues del motivo en cuestión a través de un pincel.
la receta empleada está permitiendo un mejor Para el relleno o coloreado interno de las
control y distribución de la misma. figuras, reconocemos el uso de la tinta plana,

98
Figura 11. Composición de líneas zigzagueantes del Arcaico, Rincón del Canal. Imágenes con Ce-
lestron: (a) vista general del trazo rojo; (b) vista general del trazo rojo; (c) borde del trazo amarillo;
(d) centro del trazo amarillo. Fotos: Daniel Herrera Maldonado.

Figura 12. Mano al negativo elaborada mediante la técnica del estarcido, Rincón del Canal. Imá-
genes con Celestron: (a) gotas del estarcido; (b) gotas del estarcido. Fotos: Daniel Herrera Mal-
donado.

99
Figura 13. Líneas ondulantes de la tradición pictórica el Arcaico, Rincón del Canal. Imágenes con
Celestron: (a) vista general del trazo; (b) vista general del trazo. Fotos: Daniel Herrera Maldonado.

que no es más que aquella superficie coloreada La primera esta relacionada con la elaboración
de manera uniforme (Sanchidrián, 2001:208, del elemento zigzagueante de color negro; la
figura 75). Si como en el antropomorfo de la segunda con el diseño de los trazos amarillos;
figura 14 este presenta una superficie homo- y por ultimo vemos como en todos los casos
génea de color en la que las puntuaciones o los trazos rojos que integran predominante-
las huellas del instrumento utilizado ya no se mente la composición se sobreponen tanto a
distinguen, se habla de un enlucido (Sanchi- los motivos en negro como en amarillo (figura
drián, 2001:207). Los bordes del motivo son 15b-d). En estas tres etapas reconocemos, por
en general bastante homogéneos, rectos y sin las características del trazo con frecuentes es-
salpicaduras, indicio de la utilización de algún pacios a su interior sin pintura y con bordes
tipo de pincel. Otro ejemplo del uso de la tinta irregulares y abundantes salpicaduras, el em-
plana a través del pincel se registra en el antro- pleo de los dedos en la distribución del colo-
pomorfo en color rojo de la figura 8. rante en estado bastante líquido que, como ya
Finalmente, el Celestron ha sido de ayu- sabemos, es frecuente en las imágenes perte-
da en la identificación del orden de secuencia necientes a esta tradición.
de las sobreposiciones y, por consiguiente,
en el reconocimiento de las diferentes etapas
que están implicadas en la elaboración de la Conclusiones
obra, tomemos como ejemplo la siguiente
composición del Arcaico (figura 15). En ella Entre las tareas pendientes de investigación,
reconocemos al menos tres fases de ejecución importantes para la confirmación o descarte
con constantes sobreposiciones lo cual nos de las propuestas hasta ahora realizadas, se en-
permite establecer claramente su secuencia. cuentran el concluir con el análisis del resto de

100
Figura 14. Antropomorfo chalchihuiteño, Rincón del Canal. Imágenes con Celestron: (a) centro
del trazo; (b) borde del trazo. Fotos: Daniel Herrera Maldonado.

Figura 15. Composición polícroma del Arcaico, Rincón del Canal. Imágenes con Celestron: (a)
vista general del trazo rojo; (b) sobreposición rojo sobre negro; (c) sobreposición rojo sobre ama-
rillo; (d) sobreposición rojo sobre amarillo. Fotos: Daniel Herrera Maldonado.

101
imágenes que hemos tomado con el Celestron, lestron y llevándonos a contrastarlas con los
además parece necesario seguir incrementando ejemplos arqueológicos.
el corpus de registro con esta herramienta en el En resumen, la portabilidad, facilidad
resto de sitios del cañón de Molino, de manera en su uso y bajo costo hacen de este tipo de
que logremos obtener un margen de compa- microscopios digitales una herramienta im-
ración mayor. En este último aspecto se hace prescindible para el estudioso del arte rupes-
necesario el realizar reproducciones experi- tre interesado en el análisis tecnológico de las
mentales hechas en el mismo tipo de roca con pinturas. No existen más excusas acerca de la
diferentes mezclas de pinturas e instrumentos, imposibilidad de conocer como es que se ela-
registrándolas de la misma manera con el Ce- boraron estas expresiones.

Bibliografía

Berrojalbiz, F., y Hers, M. (2012). Memoria y pai- ff (pp. 489-509). México: IIA, IIE, IIH,
saje cultural: diversas estrategias de la UNAM.
apropiación del arte en la Sierra Madre
Occidental de Durango. En O, Sáenz Hernanz, A., Ruiz-López, J. F., Gavira-Vallejo,
(editadora), Apropiarse del arte: impulsos y J. M., Gavrilenko E., y Fernández S. M.
pasiones, XXXII Coloquio Internacional de (2010). Raman, Ir, Optical and SEM/
Historia del Arte (pp. 93-115). México: EDX Microscopy of Prehistoric Rock
IIE UNAM. Paintings. En B. Macías y F. Guajardo,
Rock Chemistry (pp. 81-102). New York,
Berrojalbiz, F., y Hers, M. (2014). La ocupación Estados Unidos: Nova Science Publi-
chalchihuiteña en el Valle de Guati- shers.
mapé. En J. L Punzo Díaz y M. Hers
(editores), Historia de Durango, Tomo I, Herrera Maldonado, D. (2012). Estudio del si-
Época Antigua (pp. 246-270). México: tio de arte rupestre “La Cantera”, valle del
IIH UJED. río Tepehuanes, Durango. Una aproximación
a la representación del cosmos chalchihuiteño.
Berrojalbiz, F., Hers, M. y Punzo Díaz, J. L. (Tesis de licenciatura). México: ENAH.
(2014) Arte rupestre arcaico. En J. L
Punzo Díaz y M. Hers (editores), Histo- Hers, M. (2014). El occidente durangueño: los
ria de Durango, Tomo I, Época Antigua (pp. chalchihuiteños. La presencia mesoa-
152-165). México: IIH UJED. mericana en Durango: origen y desa-
rrollo. En J. L Punzo Díaz y M. Hers
Cantalejo, P., Maura, R., y Becerra, M. (2006). (editores), Historia de Durango, Tomo I,
Arte rupestre prehistórico en la Serranía de Época Antigua (pp. 166-190). México:
Ronda. Valles del Guadiaro, Turón y Gua- IIH UJED.
dalteba. Andalucía, España: Editorial La
Serranía. Mendiola Galván, F. (2002). El arte rupestre en
Chihuahua. México: INAH, Instituto
Forcano, M. (2000). Las pinturas rupestres de Chihuahuense de la Cultura.
Potrero de Cháidez, Durango. En M.
Hers, J. L. Mirafuentes, M. Soto y M. Rowe, M. W. (2001). Physical and Chemical
Vallebueno. Nómadas y sedentarios en el Analysis. En D. S. Whitley (editor),
norte de México. Homenaje a Beatriz Brani- Handbook of Rock Art Research, (pp. 190-
220). Estados Unidos: AltaMira Press.

102
Sanchidrián, J. L. (2001). Manual de arte prehistó- Tratebas, A. M., Villa Cerveny, N., y Dorn,
rico. Barcelona, España: Editorial Ariel. R. (2004). The effects of fire on rock
art: microscopic evidence reveals the
Schaafsma, P. (1980). Indian Rock Art of the Sou-
importance of weathering rinds. Phy-
thwest. Estados Unidos: School of Ame-
sical Geography, 25, 4, pp. 313–333.
rican Research.
Tsukada, Y. (2006). Grandes asentamientos
Shumla (2013). Pecos River Style art is rule go-
chalchihuiteños de la Sierra Madre
verned. Documento recuperado el 28
durangueña: estudio comparativo en-
de septiembre de 2014 https://www.
tre Cañón de Molino y Hervideros.
facebook.com/media/set=a5965 7575
En C. Cramaussel y S. Ortelli, La
737772.1073741848.13051962033895
sierra tepehuana. Asentamientos y movi-
0&type=1.
mientos de población (pp. 45-55). México:
COLMICH, UJED.

103
La pintura rupestre del sitio arqueológico El Indio:
un esfuerzo conjunto por conservar la historia de
Durango
Rosa María Ortiz Barrera*
Héctor Víctor Cabadas Báez**
Cindy Cristina Sandoval Mora*
José Luis Punzo Díaz***

El Indio es un sitio arqueológico con pintura Las pinturas rupestres del sitio El Indio
rupestre ubicado en el municipio El Oro, en el como objeto de estudio
estado de Durango. Se encuentra actualmente
en riesgo de afectación dado que se ubica en En 2011 se denunció en el municipio El Oro
las inmediaciones de una obra minera desti- (cercano al ejido de Casas Blancas a 160 km
nada a la extracción de plata. Por esta razón al norte-noroeste de la ciudad de Durango)
se ha planteado el diseño de una estrategia de la existencia de pinturas rupestres, las cuales
conservación, en que es esencial el estudio del fueron halladas a partir de la prospección del
panel, su estado de alteración y los factores de área por parte de la empresa Silver Standard
estabilidad que inciden en la pintura y su so- Resources Inc. Durango S.A. de C.V. (que
porte pétreo. realizaba estudios de factibilidad para iniciar el
Se elaboró un registro inicial detallado y “Proyecto minero Pitarrilla” y el cual plantea la
el estudio de materiales constitutivos que se construcción de una mina a cielo abierto para
fundamentó en la composición química, física la extracción de plata, plomo y zinc).
y mineralógica de los posibles pigmentos de la El sitio arqueológico con manifestacio-
pintura y su soporte rocoso. La caracterización nes rupestres llamado El Indio por sus cer-
de pigmentos se enfocó en su micro estratigra- canías con el arroyo del mismo nombre, se
fía y composición elemental, mediante el uso encuentra como parte de una zona que cubre
de microscopía óptica y electrónica de barrido 500 000 m2, en donde se ha fijado el almacena-
(SEM) con espectroscopía de energía disper- miento de materiales rocosos y suelo producto
siva acoplada (EDS). La caracterización de de la extracción minera (tepetatera) (figura 1a).
soporte pétreo tuvo como objetivo conocer Al ser el sitio catalogado con riesgo de
las particularidades y componentes minerales afectación, ha sido necesario el diseño de una
presentes en la roca, así como su estado de in- estrategia de conservación, para lo cual es
temperismo, para lo cual se utilizó el estudio esencial elaborar, como primer paso, el estu-
de secciones delgadas observadas con el mi- dio detallado del panel con manifestaciones
croscopio de polarización. rupestres y conocer su estado de alteración, así

* Centro INAH Durango.


**Facultad de Geografía, Universidad Autónoma del Estado de México.
***Centro INAH Michoacán.

105
Figura 1. Elaboró Rosa María Ortiz Barrera.
a) Ubicación geográfica del sitio arqueológico El Indio, dentro de la zona del proyecto minero
Pitarrilla.
b) Frente rocoso, ubicación del panel de pintura rupestre.
c) Esquema de diseños presentes en el panel con pintura rupestre y áreas de toma de muestras
para estudio de soporte y capa pictórica.

como los factores de estabilidad que inciden en Al oeste, y hasta las estribaciones de la Sierra
la pintura y su soporte pétreo. Madre Occidental, se encuentra el área nuclear
Uno de los valores que le confieren im- de la tradición arqueológica Chalchihuita en su
portancia al sitio es su ubicación geográfica, ya llamada “Rama Guadiana”, la cual es una de las
que se encuentra en el límite de dos tradicio- expresiones más septentrionales de Mesoamé-
nes arqueológicas que existieron en el estado rica; y al este, comienza el terreno marcado por
de Durango y cuya frontera es el Río Nazas. grupos de cazadores-recolectores que se aden-

106
traron al desierto chihuahuense (Punzo Díaz ambientales (tipo de roca, debilidades estructu-
2012). El estudio aportará información sobre rales de la misma, exposición a los agentes de
esta área poco investigada de la arqueología del intemperismo, entre otros). De esta manera, y
norte de México y marca la posibilidad, por su al contar con el conocimiento de las caracte-
mezcla de elementos iconográficos, de llegar rísticas físicas y mecánicas de los materiales, se
a asociarlo con las tradiciones arqueológicas puede contar con un diagnóstico inicial a partir
mencionadas e inclusive su posible reutiliza- del cual se podrá monitorear y prever el com-
ción por otros grupos indígenas habitantes de portamiento de la pintura ante modificaciones
la zona durante la Colonia. y deterioros causados por las actividades mi-
Las pinturas están plasmadas sobre un neras.
frente rocoso orientado hacia el este y cubre
una superficie aproximada de 18 m2, sobre una
pendiente en una zona elevada del terreno (fi- Área de estudio
gura 1b).
Se compone de 37 diseños, con elemen- El sitio El Indio se encuentra en un área de la
tos de morfología naturalista: zoomorfos y Sierra Madre Occidental al norte del estado,
antropomorfos, así como elementos de mor- donde los tipos de clima que prevalecen son
fología abstracta: figuras geométricas rectilí- BS1kw semiárido templado, según la clasifi-
neas y curvilíneas. Predomina el color rojo y cación climática de Köppen, con temperatura
únicamente dos de los elementos son de color media anual entre los 12 y los 18° C, tempera-
negro. Los diseños están delineados en tinta tura mínima de -3°C y temperatura máxima de
plana, y si bien predomina la elaboración dacti- 22° C; lluvias de verano del 5 al 10.2 por ciento
lar, también se distingue el uso de herramientas anual entre los meses de julio y septiembre.
en la aplicación de algunos trazos, posiblemen- La flora del lugar es escasa, sin embargo,
te con pincel o brocha. la diversidad de origen de los suelos contribuye
a la formación de los pastizales y matorrales.
Algunos ejemplos de las especies más comu-
El estado de conservación nes encontradas en la zona son: pino piñonero
mexicano, mezquite, huizache, zacate banderi-
Entre los diversos factores de deterioro que ta, ocotillo, táscate, zacate rosado, nopal, entre
afronta un bien patrimonial, como es el arte ru- otros (Silver Standard Resources, 2012).
pestre, los riesgos a corto plazo se deben tomar La zona también cuenta con una vasta
en consideración para proporcionar soluciones fauna, entre cuyas especies se encuentran in-
inmediatas de conservación preventiva. El de- sectos himenópteros que depositan avisperos
sarrollo industrial y urbano ocupa uno de los en los resquicios de las formaciones rocosas.
primeros lugares en ocasionar la modificación
del entorno, es una de las causas principales de
este tipo de deterioro, ya que generan procesos Metodología
acelerados de alteración resultando en daños
irreversibles, incluso la pérdida inmediata total Registro del sitio
o parcial (Gallego y Panizza, 2005).
El presente estudio se enfocó en el aná- Debido a que no existen estudios previos del
lisis de la composición química, física y mi- sitio, fue necesario elaborar un registro detalla-
neralógica de los posibles pigmentos y su do de obra, el cual consistió en la elaboración
soporte rocoso, con el fin de describir el estado de un soporte documental y visual.
de conservación, en el cual inciden los factores

107
Figura 2. Elaboró Rosa María Ortiz Barrera.
a) Estudio de la imagen mediante fotografía de alta resolución, manejo de Dstretch ImageJ diseñado
por Jon Harmman y Adobe PhotoShop para elaboración de esquema digital fiel a la imagen original.
b) Alteración del panel de pintura rupestre. Patrón de fracturamiento general, diagonal.
c) Recubrimiento de sales minerales depositadas sobre los diseños de pintura rupestre, proporcio-
nando aspecto blanquecino traslúcido.
d) Alteración visual de las pinturas rupestres, aspecto rayado vertical sobre los diseños.
e) Material limo-arcilloso depositado en áreas de avisperos sobre los diseños rupestres.

108
Con base en la fotografía digital de alta y café rojizo de “fondo”. Se tienen tres tipos
resolución (1.024 x 1.536 pixeles)1, se procedió de moteados o manchas en forma de escurri-
al análisis de imagen mediante el programa Ds- mientos: negras, blancas y rojas.
tretch Image J2 y con ello la elaboración de calcos 1. Se observa un patrón de fractura ge-
digitales. Éstos permitieron la comprensión de neral diagonal (figura 2b). Las grietas
los diseños representados y elaboración de es- y fisuras de cada área son diferentes
quemas, facilitando la lectura de los elemen- en extensión, inclinación y dirección,
tos de forma confiable y evitando el contacto lo cual afecta el comportamiento de
directo con la capa pictórica para evitar dete- cada panel en lo particular (algunas
rioro (figura 2a). Los esquemas de los diseños fisuras se encuentran rellenas con
fueron un elemento esencial para plantear el material arcilloso y con vetillas de
muestreo analítico, así como la distribución y un milímetro de grosor asociadas a
tipo de deterioros presentes (figura 1c). sílice microcristalino). Una dirección
preferente puede notarse en el cen-
tro del panel de NE 12° (rumbo) y
Rasgos de alteración del panel 75°.
2. De manera general, se aprecia un
Para establecer un estado de conservación, fue velo blanquecino que cubre los di-
necesario dividir el panel en cuatro áreas con el seños, el cual se atribuye a sales
fin de realizar una descripción puntual de cada minerales depositadas debido a es-
una. Esto se debe a que las alteraciones pre- currimientos pluviales (figura 2c).
sentes, tanto en el soporte rocoso como en la 3. Llama la atención el aspecto “raya-
capa pictórica son irregulares de acuerdo a su do” de todo el panel sobre el que
ubicación dentro del panel y a nivel de expo- se plasmaron los diseños, ya que a
sición a diferentes elementos de la intemperie. pesar de su apariencia general, la
Al mismo tiempo, se realizó una numeración superficie al tacto es alisada. Dicha
de los diseños en grupos, lo que facilitó la des- característica visual es específica solo
cripción del estado de conservación de la capa para el área de las pinturas, diferen-
pictórica. ciándose del resto del bloque rocoso
Los factores de alteración que han afec- (figura 2d).
tado el panel de pintura rupestre han generado 4. Se tiene también un área de pérdida
deterioros a largo plazo por causas naturales, natural de roca, donde fue posible
debido tanto a la composición y característi- observar parte del interior donde se
cas de formación de la roca, como al intem- almacena un material arcilloso, hú-
perismo al que se encuentra expuesto. Para la medo y maleable.
comprensión de los deterioros y su factor de 5. En varias zonas se tienen lajas super-
causa, fue necesario elaborar un primer reco- ficiales parecidas a material de sílice y
nocimiento visual de cada alteración presente: formación de lascas muy angulosas
La superficie rocosa presenta diversos con la parte externa en color pardo
contrastes de coloración, destacando gris, ocre o gris claro.

1
La toma fotográfica fue realizada por secciones, con iluminación artificial LED y durante la noche, con el fin de
conseguir una imagen fidedigna y homogénea de las partes, sin cambios en la iluminación.
Hubo muestras que no fueron incluidas en resina, por lo cual fueron analizadas directamente con SEM-EDS en
sus regiones anterior y posterior.
2
Diseñado por Jon Harman para el estudio de pintura rupestre.

109
Figura 3. Elaboró Rosa María Ortiz Barrera.
a) Estudio de la imagen mediante fotografía de Estudio de soporte pétreo. Fotomicrografía de
sección delgada. Zonas de alteración hidrotermal representadas por la presencia de vetillas de
cuarzo microcristalino y minerales de arcilla rellenando microfracturamientos. Nótese los mine-
rales de Fe diseminado y concentrado en algunas zonas “pseudobrechoides” de la roca. Observa-
ción con Nicoles Cruzados en microscopio petrográfico.
b) Estudio de soporte pétreo. Fotomicrografía de sección delgada. Fenocristal de feldepato potá-
sico con alteración hidrotermal de sericita (dicho mineral secundario se genera como parte de la
formación del yacimiento mineral a lo largo de su historia geológica). Observación con Nicoles
Cruzados en microscopio petrográfico.
c) Estudio de capa pictórica. Fotomicrografía de “laja” desprendida por intemperismo. Nótese el
recubrimiento rojizo sobre el soporte pétreo (el cual posee textura porfírica y óxidos de Fe dise-
minados). Observación con microscopio estereoscópico.
d) Estudio de capa pictórico. Fotomicrografía de “laja” desprendida por intemperismo (acerca-
miento de Figura 3c). Nótese lo heterogéneo del recubrimiento rojizo, donde los colores más cla-
ros, indican la presencia de elementos densos como el Fe, Ti e incluso Pt, asociados al yacimiento
mineral. Observación con microscopio electrónico de barrido.

110
6. En cuanto a la capa pictórica, el pig- diferencias en la composición química y reali-
mento rojo se observa estable aun- zar análisis puntuales de cada microestrato.
que ligeramente “desvanecido”. El
pigmento negro se presenta más vi-
sible, sin embargo, es posible obser- Resultados y discusión
var escamaciones finas y pequeñas
estrías o estructuras dendríticas blan- La mayoría de las alteraciones presentes en la
quecinas parecidas a un craquelado. roca son parte del sistema de mineralización
7. Se tienen también restos de avisperos natural del yacimiento. Se percibe sobre todo
que han sido sustituidos por material alteración hidrotermal, manifiesta con la pre-
limo-arcilloso perteneciente a insec- sencia de material arcilloso y cuarzo micro-
tos himenópteros, depositado sobre cristalino. Es posible observar en las secciones
la capa pictórica del diseño (figura delgadas la manera en la que dicho material se
2e). ha almacenado en antiguos fracturamientos,
La interpretación de la descripción sobre sellándolos y evitando la circulación de fluidos
las características de alteración de cada área de- (figura 3a).
bió ser cotejada con el resultado de los análisis El proceso de formación y alteración de
microscópicos con el fin de elaborar un diag- la roca desde sus inicios es un complejo pro-
nóstico concluyente del cual se desprende la ducto del emplazamiento del yacimiento mine-
propuesta final de intervención. ral. La alteración de sericita en los feldespatos
potásicos conforman parte de dicho sistema
de formación (figura 3b).
Análisis de materiales El sistema de fracturas de la roca provo-
ca el fenómeno de desprendimiento de mate-
Para el estudio del soporte se tomaron diez rial en forma de “lajas”, esto es producto de
muestras procedentes de zonas significativas la historia geológica más reciente en la que se
para la identificación del tipo de roca (figura vincula la actividad tectónica del área, lo cual
1c), sus características en diversas áreas del pa- genera deformación y tensión del material
nel, alteraciones y composición elemental. Se que evoluciona en fallas. Se puede suponer,
llevaron a cabo estudios con microscopia ópti- por ende, que la superficie lisa donde fueron
ca (petrografía) y de barrido (MEB). plasmados los diseños rupestres fue producto
En cuanto a capa pictórica se tomaron del desplazamiento natural de dichas fallas que
cinco muestras procedentes de zonas significa- finalmente desprendieron una parte del blo-
tivas para la identificación de pigmentos: dos que rocoso, dejando expuesta un área alisada
muestras de rojo en tonalidades diferentes, dos posteriormente aprovechada para plasmar los
muestras de negro con diferentes grados de diseños. Las estrías de falla son el resultado de
alteración y una muestra del área de sobreposi- dicho desprendimiento, provocando el efecto
ción de color rojo/negro (figura 1c). “rayado” en la superficie, registrado durante el
Se realizaron cortes transversales en cada análisis macroscópico de las alteraciones, y las
muestra y se observaron en microscopio ópti- cuales se encuentran subyacentes a la policro-
co con cámara de alta resolución para identifi- mía.
car la secuencia microestratigráfica, cantidad y Uno de los factores de deterioro más gra-
medida de las capas (figura 3c). Posteriormente ves presentes en el panel es la presencia de es-
se analizaron con un microscopio electrónico currimientos que brotan en zonas de fractura y
de barrido (SEM) con espectroscopía de ener- los cuales arrastran y depositan material orgáni-
gía dispersiva acoplada (EDS), para reconocer co sobre la capa pictórica, junto con su poste-

111
rior evaporación y precipitación. Esto también del intemperismo, protegiendo la capa pictó-
ha ocasionado la presencia de manchas, arras- rica, encapsulando y fijando los pigmentos al
tre y deslave de pigmentos y formación de muro, permitiendo así su conservación.
velos salinos compuestos principalmente por Como conclusión, más allá de las condiciones
carbonatos (figura 3c), lo cual afecta la visi- de intemperismo a las que están sujetas las
bilidad y comprensión de los elementos. Sin pinturas y las zonas de debilidad naturales de
embargo, no todos los materiales que han sido la roca, el mayor factor de riesgo actualmente
depositados han presentado efectos negativos se debe a la proximidad de las actividades mi-
en las pinturas. Algunos materiales minerales neras y el riesgo de pérdida a corto plazo de
han servido como aislante de otros agentes la información que el estudio del sitio puede
aportar.

Bibliografía

Berrojalbiz, F. (2010). Imágenes tepehuanas de Rupestre. El sistema serrano de Ventania


la conquista. En UJED. Historia de Du- (provincia de Buenos Aires, Argentina) como
rango: Tomo I (pp. 474-492). Durango: caso de estudio. Buenos Aires: Escuela de
IIH de la UJED. Antropología de la Facultad de Huma-
Berrojalbiz, F., Hers, M.A., y Punzo Díaz, nidades y Artes de la Universidad Na-
J. (2010). Arte rupestre arcaico. En cional de Rosario.
UJED. Historia de Durango: Tomo I (pp. Insurralde Caballero, M., y Sánchez, E. (2012).
152-165). Durango: IIH de la UJED. Análisis de muestras de pintura rupestre pro-
Cárdenas Pérez, J. (2013). Estudio del impacto de cedentes del sitio El Indio, proyecto arqueológi-
las condiciones ambientales y de los mecanis- co La Pitarrilla. Michoacán: Laboratorio
mos de la alteración físico-química en el soporte de Análisis y Diagnóstico del Patrimo-
pétreo de pinturas rupestres. Estudio de caso: nio (LADIPA), El Colegio de Michoa-
Panel G. Sitio rupestre La Pintada, Sonora. cán.
Guadalajara: Escuela de Conservación
Montero Ruiz, I., Rodríguez Alcalde, Á. L., Vi-
y Restauración de Occidente.
cent García, J. M., y Cruz Berrocal, M.
Casado López, M., y Mirambell, L. (2005). El (1998). Técnicas digitales para la elabo-
Arte Rupestre en México: Ensayos 1990- ración de calcos de arte rupestre. Tra-
2004. México: Instituto Nacional de bajos de prehistoria, vol. 55, 1 pp.155-169.
Antropología e Historia.
Gallego, M., y Panizza, M. (2005). Aproxima-
ciones a los problemas de deterioro del Arte

112
El arte rupestre de Tamaulipas. Problemática y retos
para su estudio, conservación y puesta en valor
Gustavo A. Ramírez Castilla*

Tamaulipas cuenta con un numeroso y varia- Breves antecedentes


do conjunto de sitios de arte rupestre (SARP),
mismos que han sido explorados desde me- El reporte más antiguo sobre SARP en el es-
diados del siglo XX, pero que no han tenido tado corresponde al de Javier Romero y Juan
la repercusión académica ni la continuidad en Valenzuela (1954), investigadores del Museo
investigación que los haya puesto en la consi- Nacional, quienes en 1935 exploraron el Ca-
deración de los especialistas a la hora de tra- ñón del Infiernillo, municipio de Ocampo, a
tar el tema a nivel nacional. Es por ello que, raíz de una denuncia sobre el hallazgo de unas
generalmente, pasan desapercibidos en las pu- cuevas con material arqueológico. En su repor-
blicaciones especializadas. En un informe de te, los investigadores mencionan la presencia
la UNESCO sobre el estado del arte rupestre de figuras antropomorfas en color rojo. Des-
en América Latina y el Caribe (Murray y Vi- afortunadamente no las ilustran en su trabajo.
ramontes, 2006), México reporta una fuerte Un registro más amplio sobre nuestro
presencia de SARP para los estados norteños tema se lo debemos a las diferentes incursio-
excepto Sonora y Tamaulipas que no aparecen nes del Club Esparta, constituido por un pe-
mencionados ni siquiera con un sitio. Esto sin queño grupo de ocho estudiantes aficionados
duda es lamentable. No obstante que en años a la arqueología, encabezados por el profesor
recientes Sonora ha remontado esa situación y de educación física Edmundo Castro Núñez,
en Tamaulipas se han localizado varios de ellos, originario de Ciudad Victoria. El club concen-
e incluso se han publicado. Pero aún estamos tró sus actividades principalmente en la Sierra
lejos de resolver tal carencia que implica mu- de Tamaulipas, entre los municipios de Gon-
chos años de trabajo, esfuerzo e inversión. El zález, Villa de Casas, Soto la Marina y Aldama;
presente análisis pretende abordar la situación en donde localizaron numerosos sitios arqueo-
y presentar propuestas para solventar el retraso lógicos y cuevas con pintura rupestre que fue-
acumulado; a la vez que señalar posibles alter- ron reportados mediante oficios a la Dirección
nativas de abordaje, sin pasar por alto las limi- de Monumentos Prehispánicos del INAH en
taciones y obstáculos que deben vencerse para la Ciudad de México. Entre los sitios mencio-
alcanzar una meta realista en el mediano y largo nados se encuentran las cuevas del Cañón del
plazo. Diablo, las del Cañón del Yucate y las ruinas

*Centro INAH Tamaulipas.

113
Figura 1. Mapa de localización con las cinco zonas de arte rupestre conocidas en el estado de
Tamaulipas. Dibujo: Gustavo A. Ramírez Castilla, 2014.

del Pueblito y Guadalupe (Castro, et al, 2012). para orientar al renombrado investigador (Cas-
Calcas de las diferentes pinturas encontradas tro et al, 2012:67). En las cuevas del Cañón del
fueron remitidas al INAH (Castro, 1949), tal Diablo se encontró información no solo de
como da cuenta el arqueólogo Eduardo No- agricultura, sino también sobre una secuencia
guera, director de Monumentos Prehispánicos ocupacional que se remonta a 12 mil años de
del INAH, en oficio fechado el 8 de febrero de antigüedad. De igual manera se registraron 23
1949 (Castro et al, 2012). localidades de pintura rupestre de este y otros
El Club Esparta realizó sus excursiones abrigos rocosos que en un principio no iden-
entre los años 1940 y 1942. La valiosa infor- tificó el Club Esparta; pero MacNeish no dio
mación recuperada sirvió de base a las inves- en sus escritos mucha importancia a las pintu-
tigaciones que, años más tarde, entre 1946 y ras rupestres y solo se mencionan de paso o
1954, realizaría el arqueólogo norteamericano de forma poco detallada en su obra Preliminary
Richard S. MacNeish en la misma sierra. Mac- Archaeological Investigations in the Sierra de Tamauli-
Neish centró sus esfuerzos en el estudio del sur- pas, Mexico (MacNeish, 1958).
gimiento de la agricultura. El mismo profesor Nueva información fue agregada poste-
Castro Núñez fue comisionado por el INAH riormente gracias a las investigaciones de Guy

114
Stresser-Péan, quien fundó la Misión Arqueo- grado identificar nuevos sitios, o documentar y
lógica Francesa. El Dr. Stresser-Péan localizó registrar científicamente algunos ya conocidos.
y reportó detalladamente las pinturas rupestres Recientemente, entre 2006 y 2010, se lo-
del llamado Risco de los Monos, explorado en calizaron y estudiaron 11 abrigos rocosos con
1968, cuya característica sobresaliente es que pintura rupestre en el municipio de Burgos,
representan jinetes a caballo, por lo que posi- cuyo estilo peculiar reactivó el interés por el
blemente pertenezcan a los siglos XVI al XVI- arte rupestre en la entidad (Radillo, 2009; Gar-
II, época en que los españoles colonizaron la cía, 2012).
región (Stresser-Péan, 1970; 2000). Así las cosas, hasta ahora se tienen iden-
Después de estas campañas científicas no tificadas cinco zonas con concentraciones de
se volvieron a explorar sitios de pintura rupes- arte rupestre, no solo pintura sino también pe-
tre en la entidad por parte de arqueólogos; su trograbados que merecen ser reconocidas, es-
lugar fue tomado por personas preparadas en tudiadas, preservadas y difundidas de la mejor
otras disciplinas, aficionados a la espeleología y manera posible.
la arqueología y simples curiosos que no siem- De norte a sur, las zonas mencionadas
pre dejaron registro de sus incursiones. Con corresponden a las que a continuación se men-
respecto a estos hay que hacer notar al profe- cionan, mismas que se ubican en el mapa de la
sor Ángel Pérez Sánchez, un apasionado de la figura 1.
historia quien con la ayuda de sus alumnos de Zona 1. El Sauz, municipio de Guerrero (Val-
bachillerato exploró la Sierra de Tamaulipas; dovinos 2009), figura 2.
localizando así varias pinturas, zonas arqueoló- Zona 2. Sierra Chiquita o de San Carlos, mu-
gicas, monumentos y documentos históricos. nicipios de Burgos, San Nicolás, San Carlos
Sus excursiones e ideas sobre aquellas ruinas y Méndez (Ramírez et al, 2006; Radillo, 2009;
las publicó en la revista Tamaholipa patrocinada García, 2012), figura 3.
por él mismo y en un libro de su autoría (Pérez
Sánchez, 2004).
Otro importante explorador es el ingenie-
ro Jean Louis Lacaille, originario de El Mante,
quien además de espeleólogo es también fotó-
grafo. Durante más de tres décadas, Lacaille ha
recorrido y fotografiado decenas de sitios de
arte rupestre a lo largo y ancho de la entidad,
así como de los estados vecinos.
No descartamos a don Eduardo Martí-
nez, conocido en la región como “don Lalo”,
quien a pesar de carecer de una formación aca-
démica ha tenido la sensibilidad para promo-
ver el estudio y conservación de los numerosos
sitios arqueológicos y pinturas rupestres que
ha descubierto en sus largas caminatas por la
sierra durante gran parte de su vida.
Con la fundación del Centro INAH Ta- Figura 2. Pinturas rupestres del sitio el Sauz,
maulipas en 1995, comenzó a recabarse infor- Mpio. de Guerrero, Tams. Representa a un gru-
po de cazadores con arcos, flechas y una lanza
mación de manera sistemática sobre los SARP. que persiguen a un búfalo. Foto: Salvamento
A raíz de salvamentos arqueológicos, inspec- Arqueológico Corindón – Reno Sur 3D, Víctor
ciones, denuncias e investigaciones se han lo- H. Valdovinos Pérez, 2006.

115
Figura 3. Pinturas rupestres del estilo Mono- Figura 4. Pintura rupestre bicroma, cueva de
cromo Lineal, el más frecuente en la Sierra La Peñita, Mpio. de Gómez Farías, Tams. Foto:
Chiquita o de San Carlos. Sitio Santa Olaya 2. Gustavo A. Ramírez Castilla, 2009.
Mpio. de Burgos, Tams. Foto: Gustavo A. Ra-
mírez Castilla, 2014.

Figura 6. Petrograbados en la lápida de Dos La-


Figura 5. Risco de los Monos, Mpio. de Gon- gartos, Sierrita de la Palma, Mpio. de Altamira,
zález, Tams. Representación de jinetes sobre Tams. Petrograbado sobre roca caliza, que re-
caballos. Foto: cortesía de Jean Louis Lacaille, presenta dos cabezas de lagarto en perfil. Posi-
1985. blemente creación de huastecos del posclásico
tardío. Foto: Proyecto Asentamientos Prehis-
pánicos de la Cuenca Lacustre Tamesí-Pánuco.
Gustavo A. Ramírez Castilla, 2008.

Zona 3. Sierra Madre Oriental, municipios de González. Sobresalen las pinturas del Cañón
Antiguo y Nuevo Morelos, Bustamante, Pal- del Diablo y Risco de los Monos (MacNeish,
millas, Tula, Miquihuana, Jaumave, Victoria, 1954; Stresser-Péan, 1970; 2000), figura 5.
Llera, Gómez Farías y Ocampo. Destacan las Zona 5. Sierra de la Palma, municipio de Al-
pinturas del Mural de Manos y La Peñita, (Ra- tamira. Petrograbados de Dos Lagartos (Ra-
mírez, 2007), figura 4. mírez, 2007), figura 6.
Zona 4. Sierra de Tamaulipas, municipios En síntesis, la pintura rupestre se ubica
de Villa de Casas, Soto la Marina, Aldama, y principalmente en zonas montañosas, particu-

116
larmente en abrigos rocosos formados en los pel, espeleología y primeros auxilios, así como
cañones de la sierra, con excepción de la Zona en las técnicas especiales y modernas para el
1, en donde la morfología es diferente, pues se registro y estudio del arte rupestre. Hay que to-
presenta en un lomerío. mar en cuenta que en algunos casos no habrá
Todas las pinturas mencionadas parecen oportunidad de regresar a algunos sitios por
ser obra de grupos cazadores-recolectores, segunda vez.
comparten estilo y técnicas de manufactura si-
milares, con excepción de las de Burgos que Acciones básicas
presentan características propias y algunas de
La Peñita y Dos Lagartos. Estas dos últimas 1. Hay una serie de medidas que deberán
podrían ser más recientes, y quizá pintadas por realizarse institucionalmente para abatir el
los sedentarios huastecos. rezago. En orden de prioridades mencio-
no las siguientes:
2. Implementación de un programa de loca-
Limitantes en el estudio del arte rupestre lización y registro de sitios de arte rupestre
tamaulipeco en la entidad. Este tendría por objetivo
emprender la búsqueda sistemática de
Antes de proponer una serie de acciones para los sitios que tienen tanto pinturas como
solventar el rezago en el estudio del arte rupes- petrograbados, realizar la documentación
tre de la entidad, es necesario entender cuáles básica como levantamiento topográfico,
han sido las limitantes con objeto de buscar es- registro fotográfico o dibujos, descripción
trategias para superarlas. del entorno, muestreo de materiales en
En primer lugar habría que mencionar su caso y llenado de la cédula oficial para
que la delegación en Tamaulipas del Instituto su incorporación al Registro Público de
Nacional de Antropología e Historia (INAH), Monumentos y Zonas Arqueológicas del
institución responsable a nivel nacional de la INAH.
investigación y protección de los monumentos 3. Para lograr lo anterior, es necesaria la con-
arqueológicos e históricos se estableció apenas formación de una brigada multidiscipli-
en la primera mitad de la década de los noven- naria, formada principalmente por gente
ta, en Ciudad Victoria, capital del estado. Así joven en buena condición física, capaci-
también en el año 2000, se obtuvo la prime- tada en técnicas de espeleología y mon-
ra plaza para arqueólogo y a la fecha solo hay tañismo, de rescate y primeros auxilios,
dos arqueólogos de base para atender todos de manejo de tecnología de punta como
los aspectos relacionados con el patrimonio el levantamiento topográfico con equipo
arqueológico del estado. Si bien se ha contra- láser, fotografía y video digital HD, GPS y
tado a más especialistas, son eventuales por lo SIG, manejo de drones, etc. Ello implica,
que no pueden hacerse cargo de proyectos de obviamente, la adquisición de dicho equi-
investigación. po.
Los sitios hasta ahora conocidos o publi- 4. Emprender proyectos de investigación. A
cados, alrededor de unos veinte, solo represen- partir del avance logrado en el registro será
tan un pequeño porcentaje de los que deben mucho más fácil para los investigadores
existir. Estos se encuentran generalmente en proponer proyectos específicos de inves-
montañas y cañones de difícil acceso, que re- tigación ya sea por tema, sitio o zona, que
quieren la instalación de campamentos tempo- permitan llegar a niveles teóricos o de in-
rales, así como de personal con una condición terpretación con la consecuente difusión
física adecuada y capacitada en técnicas de ra- social de los resultados.

117
5. Como parte integral de las acciones pro- pueda alterar los valores consignados a efecto
puestas, debe considerarse el delicado de mantener la integridad del sitio declarado.
tema de la protección de los sitios, pues el De acuerdo a las leyes vigentes, existen
registro oficial es apenas el nivel más bási- dos tipos de declaratoria a las que se puede in-
co. Pero siendo un tema mucho más com- vocar para nuestro caso; la estatal y la federal.
plejo, le dedicaremos un apartado especial. Declaratoria estatal. La entidad estatal
promulgó en 1977 la Ley de Patrimonio His-
tórico y Cultural del Estado de Tamaulipas.
Acciones de protección de los sitios de arte En su capítulo quinto, la ley contempla cuatro
rupestre tipos de declaratorias: zonas históricas, zonas
de resguardo patrimonial, zonas típicas y zonas
Gracias a su ubicación, casi inaccesible, la gran pintorescas.
mayoría de los sitios de arte rupestre en el esta- Adicionalmente, el artículo 21 establece
do se encuentran naturalmente protegidos del que:
vandalismo. No obstante, aquellos que están
más al alcance deben, por supuesto, proteger- Para la expedición de declaratorias de zonas
se, lo cual no resulta ser fácil y requiere diferen- protegidas o de bienes muebles o inmue-
tes niveles de atención. bles, se considerarán los construidos o ela-
Generación de una base social compro- borados a partir de la fundación del Estado
metida. Es literalmente imposible para las ins- y que contengan los valores que impliquen
tancias oficiales tener un grupo de guardianes testimonio histórico o destacadas cualidades
en cada sitio arqueológico del país. Pero sí es arquitectónicas, urbanísticas, artísticas o cul-
posible contar con personas o grupos civiles turales para el Estado (Congreso de Tamau-
interesados en su cuidado y vigilancia. Para ello lipas, 1977).
es necesario trabajar en las comunidades en
donde existen SARP u otro tipo de monumen- Es decir, a partir de este criterio existe
tos para integrar esos recursos a su patrimonio una limitante para declarar como bienes pro-
cultural. En la medida en que las comunidades tegidos los monumentos anteriores a la funda-
sean conscientes de su valor, de su utilidad es- ción del Estado, y no deja claro si se refiere a
tarán más dispuestas a cuidarlos. Es a través de 1748 cuando se inicia la colonización española
cursos, talleres, conferencias u otros medios y el establecimiento de la Provincia del Nuevo
que se puede lograr su participación. De al- Santander o a 1821 cuando se constituye ofi-
canzarse esta meta, se contaría con una red de cialmente el Estado de Tamaulipas. Cualquiera
aliados comprometidos que apoyarían las ac- que sea el caso, debe realizarse una reforma a
ciones de las instancias oficiales para garantizar este artículo para que se puedan incluir los bie-
la conservación de los SARP. nes culturales anteriores a la fundación o sin
Declaratorias de área protegida. Un si- contravenir las disposiciones federales. De lo
guiente nivel de protección es el establecimien- contrario, por ahora, ningún SARP o sitio ar-
to de declaratorias que delimiten un territorio queológico puede declararse como zona o bien
específico que debe ser respetado en sus va- protegido por el Estado.
lores geológicos, topográficos, ecológicos y Declaratoria federal. En su capítulo IV,
culturales dado cierto nivel de excepcionali- la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas
dad, ya sea por su relevancia estética, histórica Arqueológicos, Artísticos e Históricos, (1972),
o ambas. En este grado, la declaratoria regula establece las declaratorias de zonas de mo-
cualquier tipo de obra pública o privada que numentos arqueológicos, mismas que solo

118
pueden ser decretadas por el Presidente de establecido por el INAH, así que no explicaré
la República. Dichas declaratorias establecen cómo, sino que señalaré cuáles sitios podrían
que las zonas declaradas como tales “estarán en un tiempo prudente llegar a esa posición:
sujetas a la jurisdicción de los poderes federa- 1. Pinturas rupestres de la Sierra de San Car-
les en los términos prescritos por esta ley y su los.
reglamento” (artículo 38). Asimismo regula las 2. Mural de Manos, municipio de Victoria.
construcciones públicas o privadas las cuales 3. Pinturas rupestres de La Peñita, municipio
deberán sujetarse a los permisos y condiciones de Gómez Farías.
que establezca el INAH (artículo 39) (INAH, 4. Lápida de Dos Lagartos, municipio de Al-
1972). tamira.
En este caso, la zona que pretenda ser Lo anterior permitiría, entre otras cosas,
declarada como tal deberá contar con un ex- generar una infraestructura que de paso a la vi-
pediente que sintetice su área y características sita pública simultáneamente a la protección de
principales. dichos sitios, y que se encuentran amenazados
actualmente por el vandalismo y el deterioro
natural. Esto significa contar con caminos,
Expectativas a largo plazo protecciones físicas, andadores, guardias, se-
ñalización, guías. Lo anterior no solo implica
Todo lo anteriormente expuesto es apenas el inversión, sino oferta de empleo y oportunida-
principio de lo que se esperaría que a mediano des de negocio para la población local de esas
y largo plazo se logre, es decir, el uso y disfrute zonas.
de los SARP. Por uso, nos referimos a la uti-
lidad que proporcionan a la sociedad que es,
principalmente, el conocimiento del pasado, Declaratoria de patrimonio mundial
de la gente que los creó y su significado. Esto
se alcanzará a través de la investigación. Por A la fecha, el estado de Tamaulipas no cuenta
disfrute me refiero al gozo y satisfacción que con ningún bien inscrito en la lista indicativa
proporciona su contemplación, su recorrido y de patrimonio mundial de la UNESCO. Pero
la aventura a la que invitan. Ello requiere, por ello no significa que no haya bienes que reúnan
supuesto, de la generación de las condiciones e las características de excepcionalidad que di-
infraestructura para su recorrido, con la conse- cha categoría demanda; sino que simplemente
cuente planeación e inversión necesaria. no se había planteado su inclusión. Por ahora
En cuanto a la investigación, no profun- centraré mi argumentación únicamente en los
dizaré mucho, pues estará motivada tanto por SARP y cuevas prehistóricas; sin descartar que
los proyectos institucionales, como por el inte- existan otra clase de monumentos que podrían
rés que se vaya despertando entre arqueólogos reclamar esta categoría en la entidad.
y otros especialistas interesados a lo largo de La declaratoria que propongo encuentra
los años. su fundamento en los objetivos del programa
Por cuanto hace al uso y disfrute de los Human Evolution: Adaptation, Dispersal and
sitios de arte rupestre, sí es necesario proyectar Social Developments (HEADS) (http://whc.
un horizonte que deberá irse alcanzando por unesco.org/en/heads/), de la UNESCO, que
etapas, dentro de un programa de gobierno busca incrementar el número de sitios de patri-
bien diseñado. monio mundial relacionados con la evolución
El objetivo más inmediato sería el poder humana, la migración, adaptación y el desa-
abrir algunos de estos sitios a la visita del públi- rrollo social, de los cuales tiene pocos la lista
co. Ello conlleva todo un proceso que ya está indicativa actual. En su reunión realizada en la

119
Figura 7. Estilo Monocromo Figurativo, Sierra de San Carlos. Sitio Cueva del Indio, Mpio. de
Burgos, Tams. Representación de símbolos abstractos y armamento. Foto: Gustavo A. Ramírez
Castilla, 2009.

Figura 8. Estilo Monocromo Figurativo, Sierra de San Carlos. Sitio Santa Olaya I. Posible repre-
sentación de evento astronómico, el paso de un cometa sobre las montañas y el cielo estrellado.
Foto: Gustavo A. Ramírez Castilla, 2014.

120
ciudad de Puebla en agosto de 2013, el progra- arte rupestre y un sitio con estructuras de pie-
ma HEADS buscó la integración de nuevos si- dra, localizados en los cañones de la sierra, la
tios de estas categorías en México, quedando ya mayoría dentro del municipio de Burgos. Estas
iniciadas las acciones requeridas para integrar el pinturas tienen algunas características que las
expediente de la Biosfera Tehuacán-Cuicatlán, diferencian de las del resto del estado.
estado de Puebla, con miras a conseguir la de- En primer lugar, pueden identificarse al
claratoria de patrimonio mundial. menos tres estilos diferentes, siendo el pre-
En la Biósfera de Tehuacán, el principal dominante al que llamaré Monocromo lineal,
argumento de orden cultural que se esgrime definido por líneas delgadas ondulantes, en
para obtener la declaratoria es que en las cue- zigzag, formando rombos o rayas paralelas, es-
vas de Texcal, Richard MacNeish descubrió caleras, etc. Generalmente fueron pintadas con
los vestigios más antiguos del cultivo de maíz el dedo o algún tipo de pincel en color rojo
en América, con 7000 años de antigüedad. Las quemado, negro y raramente en ocre (figura 1).
investigaciones que llevaron a MacNeish a ese Un segundo estilo, al que he llamado
notable hallazgo iniciaron, sin embargo, justa- Monocromo figurativo, representa figuras
mente en Tamaulipas veinte años antes que en más o menos identificables antropomorfas,
Tehuacán en las cuevas del Cañón del Diablo zoomorfas, geométricas, armas, símbolos o
en Villa de Casas y en el Cañón del Infiernillo composición de escenas que representan acon-
en Ocampo, en donde el renombrado inves- tecimientos o escenas como campamentos,
tigador descubrió primeramente los vestigios reuniones grupales o eventos astronómicos,
más antiguos del cultivo de maíz con 5000 etc. Estas formas fueron pintadas con colores
años de antigüedad. Guilá Naquitz en Oaxa- predominantemente rojos, amarillos, en menor
ca, en dónde se han descubierto evidencias del grado en negro, pintado ya sea con el dedo,
consumo de teocintle, ancestro del maíz, con pincel o algún tipo de plumilla e incluso alguna
una antigüedad de entre 8000 a 6500 años, fue piedra roja a manera de gis (figuras 7 y 8).
declarada patrimonio mundial el año 2010. Un tercer estilo, al que llamaré Dicromo,
Considero por lo tanto, y sin necesidad de pro- está presente en pocos sitios, pero es mucho
fundizar en los argumentos, que por situarse en más complejo en su diseño de formas abs-
el mismo nivel de importancia y por ser uno de tractas que representan cruces, peines, zigzags
y formas muy estilizadas que recuerdan a los
los tres lugares del país que ostenta la evidencia
logotipos y grafitis modernos. Está pintado en
de las distintas etapas de domesticación y cul-
combinación de colores que incluyen el rojo, el
tivo de plantas alimenticias, que fueron la base
amarillo y en menor grado blanco y también
del desarrollo de la civilización mesoamericana, negro. Al parecer se utilizó algún tipo de pincel
las cuevas prehistóricas del Cañón del Diablo y o brocha para delinear la forma, que luego se
Cañón de Infiernillo que ostentan además pin- rellenó en un color distinto, ya sea rojo o ama-
turas rupestres, pueden ser declaradas también rillo. Las pinturas de este tipo son sumamente
patrimonio mundial. atractivas, de una gran calidad artística y de un
Otro sitio que a mi parecer guarda las tamaño mayor que el resto, por lo mismo han
características necesarias para ocupar esta cate- sido víctimas de un mayor saqueo (figuras 9 y
goría es el de las pinturas rupestres de la Sierra 10).
Chiquita o de San Carlos. Aunque conocidas Otro tipo de arte rupestre, presente en al
desde hace mucho tiempo atrás; es apenas en menos un sitio, es el petrograbado, que con-
el año 2006 que se inició un seguimiento por siste en la realización de pequeñas y medianas
parte del Centro INAH Tamaulipas que derivó formas abstractas grabadas sobre la pared ro-
en la localización de diez abrigos rocosos con

121
cizo montañoso. Adicionalmente, el entorno
natural guarda características únicas que han
permanecido inalteradas por siglos, en donde
aún se conservan un gran número de especies
endémicas vegetales y animales.

Comentarios finales

El vasto territorio tamaulipeco oculta en sus en-


Figura 9. Estilo Dicromo, Sierra de San Car- trañas enclaves de evidencia material sustancial
los. Sitio Santa Olaya I. Escena abstracta. Foto: para comprender los procesos de poblamiento
Gustavo A. Ramírez Castilla, 2014. y desarrollo social y cultural de los pueblos an-
cestrales del noreste. Su identificación, registro
y estudio son fundamentales para conformar el
corpus arqueológico del estado y la región, con
miras a ofrecer a los investigadores referencias
para emprender nuevos proyectos. Para la so-
ciedad son repositorios de evidencias históricas
de gran relevancia para la comprensión del pa-
sado histórico, por lo que debe asegurarse su
conservación y, eventualmente, disponerlos de
forma segura para que puedan ser visitados y
disfrutados por numerosas personas deseosas
que hacer contacto o experimentar una viven-
cia con las creaciones del pasado.
Figura 10. Estilo Dicromo, Sierra de San Car- En ese sentido, las instancias oficiales
los. Sitio Santa Olaya I. Representación de cru- como el INAH o el CONACULTA a través
ces con un punto al centro. Foto: Gustavo A. de sus representaciones locales, tienen la obli-
Ramírez Castilla, 2014.
gación de invertir recursos humanos y finan-
cosa por la técnica de picoteo o percusión. Son cieros para alcanzar estas metas. Pero también
escasos y difíciles de ver. la sociedad civil tiene el derecho de exigir que
De acuerdo a la opinión emitida por algu- se atiendan, es por ello que los invitamos a re-
nos expertos con los que he recorrido los sitios clamar la intervención de dichas instituciones.
de la Sierra Chiquita, los tres estilos guardan ca- Considero que si nos lo proponemos,
racterísticas particulares que no se comparten en pocos años, Tamaulipas ocupará un lugar
con otros sitios de la zona colindante; por lo primordial en los estudios sobre arte rupestre,
que podría decirse que constituyen un grupo como un laboratorio en el que aún está todo
de estilos originales que merece ser amplia- por hacer y en donde se pueden poner en prác-
mente estudiado y preservado para las futuras tica las metodologías y técnicas más innovado-
generaciones. ras en su conservación, estudio y divulgación a
Por ahora se puede afirmar que se han re- través de congresos nacionales e internaciona-
gistrado unos pocos sitios de la Sierra Chiquita, les como el Encuentro Internacional de Arte
de los cientos que deben existir; ya que tan solo Rupestre Tamaulipas, llevado a cabo en Tam-
hay más de noventa cañones alrededor del ma- pico en octubre del 2014.

122
Bibliografía

Castro Medina, J. I. y Castro Galván A. I. Stresser Péan, G. (1970). San Antonio Nogalar.
(2012). Edmundo Castro Núñez. Pinturas México: Misión Arqueológica y Etnoló-
Rupestres. Sierra de Tamaulipas. Ciudad gica Francesa en México (CEMCA).
Victoria, México: UAT. Stresser Péan, G. (2000). San Antonio Nogalar:
Castro Núñez, E. (1949). Informe de pictográfi- La Sierra de Tamaulipas y la frontera nores-
cos existentes en las cuevas números 1,2 y 3 te de Mesoamérica. (Traducción de J. A.
del Cañón de Diablo, la no. 4 del Cañón de Padin Videla). México: CIESAS, COL-
Guadalupe, Tamaulipas. Archivo Técnico. SAN, UAT, CEMSA.
INAH. México.
Radillo Rolón, D. P. (2009). Tatuajes en las ro-
Ley de Patrimonio Histórico y Cultural del Es- cas: el lenguaje rupestre chiquihuitillos
tado de Tamaulipas (1977). Congreso en la región de Burgos, Tamaulipas. En
del Estado de Tamaulipas. R.E. Arboleydas, J.B. Hawthorne, G.
ICOMOS (2006). Rock art of America Latina & Lara y G.A. Ramírez (coordinadores),
the Caribbean. Thematic Study. Paris: ICO- People, Places and Conflicts in Northeastern
MOS World Heritage Convention. Mexico and Texas (pp.179–196). Browns-
ville, Tx.: UTB-TSC-UAT-INAH.
Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Ar-
queológicos, Artísticos e Históricos Ramírez Castilla, G. A. (1998). Informe técnico del
(1972). INAH. Rescate arqueológico Rumbo Nuevo, Tamauli-
pas. (Informe técnico). Archivo Técni-
García Sánchez, M. (2012). La presencia del arte
co. INAH. México.
rupestre en Burgos, Tamaulipas. (Tesis de
licenciatura). Unidad Académica de An- Ramírez Castilla, G. A. (2007). Panorama ar-
tropología de la Universidad Autónoma queológico de Tamaulipas. Cd. Victoria,
de Zacatecas. Zacatecas, México. Tamaulipas: Programa de Estímulos a
MacNeish, R. S. (1958). Preliminary Archaeologi- Creadores, ITCA.
cal Investigations in the Sierra de Tamaulipas, Ramírez Castilla, G. A., Radillo Rolón D. P. y
Mexico. Transactions of the American Pérez Silva, C. V. (2006). Informe de la
Philosophical Society, New Series Vol. inspección realizada a las pinturas de Santa
48, Parte 6. Philadelphia. Olaya, Municipio de Burgos, Tamaulipas.
Murray, W. B. (2007). Arte rupestre del Noreste. (Informe técnico). Archivo Técnico.
Monterrey, Nuevo León, México: Fon- Centro INAH Tamaulipas. México.
do Editorial de Nuevo León.
Romero, J. y Valenzuela, J. (1954). Expedición
Murray, W. B. y Viramontes C. (2006). Zona a la Sierra Azul, Ocampo, Tamaulipas.
1: Mexico (including Baja California) Anales del INAH, tomo I, 1939- 1940,
and Central. En ICOMOS, Rock art of México, pp. 7-15.
America Latina & the Caribbean. Thematic
Study (pp. 3-42). Paris: ICOMOS World Valdovinos Pérez, V. H. (2009). Una pintura
Heritage Convention. rupestre del periodo Prehistórico tardío
(700-1600) en el norte de Tamaulipas.
Pérez Sánchez, A. (2004). González. Corazón de Arqueología, México, segunda época,
la Huasteca Tamaulipeca. Ciudad Victoria, enero-abril, pp. 38-56.
Tamaulipas, México: IIH UAT.

123
El Cerro del Sombrero: los riesgos del patrimonio
arqueológico de Guanajuato
Marco Alejandro Sánchez Velázquez*

El Cerro del Sombrero, ubicado en el estado El Cerro del Sombrero: los riesgos del
de Guanajuato, es un sitio arqueológico con patrimonio arqueológico de Guanajuato
evidencias de ocupaciones prehispánicas tanto
por grupos de cazadores-recolectores como
por grupos sedentarios. En este sitio encon- El Cerro del Sombrero es un sitio arqueológico
tramos vestigios que van desde instrumental que se encuentra ubicado a 17.6 km al sureste
lítico, manifestaciones gráfico-rupestres (pe- de la capital del estado de Guanajuato. Geo-
trograbado), conjuntos arquitectónicos, ce- lógicamente el cerro es una formación rocosa
rámica y enterramientos. La mayor parte del que emerge de un valle que va de un terreno
asentamiento fue inundado para construir una plano a un terreno ligeramente montuoso en
presa en el año 1978 que sirviera de protec- la confluencia de los ríos Guanajuato y Chapín
ción contra inundaciones a los municipios de o Chapulín, tiene una elevación de 16° por el
Guanajuato e Irapuato. En relación con esto, el lado este y 54° por el lado oeste (el cual es el
Instituto Nacional de Antropología e Historia más alto con paredes casi verticales), el punto
(INAH) implementó un programa de salva- más alto es de 1954 m (figura 1).
mento arqueológico que contó con el apoyo de Con el objetivo de determinar el tipo de
la Misión Arqueológica y Etnológica Francesa roca del que estaba formado el cerro se tomó
en México, actualmente el Centro de Estudios una muestra para analizarla en laboratorio. El
Mexicanos y Centroamericanos (CEMCA), estudio petrográfico lo llevó a cabo la maes-
con el objetivo de que se pudieran recuperar tra María de Jesús Puy Alquiza, investigadora
materiales arqueológicos que ahora se encuen- del Departamento de Ingeniería en Minas,
tran bajo resguardo del INAH. Sin embargo, a Metalurgia y Geología de la Universidad de
pesar de que se llevó a cabo este programa de Guanajuato. Gracias a este estudio, se estipuló
salvamento arqueológico, el sitio aún no está que la roca era basalto compuesto de piroxeno,
protegido como la zona arqueológica que es y plagioclasa y cuarzo. Esto no había sido com-
los vestigios que se encuentran aquí han queda- probado, en las fuentes consultadas, los autores
do expuestos al daño que causan factores tanto afirmaban que la roca era riolita.
naturales como sociales o culturales causados El medio ambiente del Cerro del Som-
por el hombre. brero y el valle que lo rodea es un relicto de

*Departamento de Historia, Universidad de Guanajuato.

125
Figura 1. Vista general del Cerro del Sombrero y el sitio Pr.3. Foto: Marco Alejandro Sánchez
Velázquez

selva baja caducifolia, por lo tanto el clima es así como en los trabajos sobre arte rupestre
más cálido y más húmedo que en el centro de realizados por Claire Cera.
la ciudad o en las zonas altas de la capital gua- Este sitio se compone por 12 asenta-
najuatense. mientos menores diseminados por el valle:
A finales de los años setenta del siglo Pr1 Campo de Juan Patlán, Pr2 Cerro del
veinte, se llevó a cabo un programa de salva- Sombrero, Pr3 Norte de El Sombrero, Pr4 La
mento arqueológico en el lugar por parte de Ciénega (ubicado al noreste de la comunidad
la Dirección de Salvamento Arqueológico del de Cajones), Pr5 Ranchería Francisco Mesa,
Instituto Nacional de Antropología e Historia Pr6 Rancho las Galeras, Pr7 Cajones, Pr8 El
(INAH) que contó con el apoyo de la entonces Cerrito, Pr9 Las Plataformas, Pr10 El Zanga-
Misión Arqueológica y Etnológica Francesa rro, Pr11 El Zangarrito, y Pr12 Rancho Viejo.
en México; actualmente, el Centro de Estu- Entre estos destacan por su mayor tamaño e
dios Mexicanos y Centroamericanos (CEM- importancia el Cerro del Sombrero (Pr2) y el
CA), debido a que en el lugar se dio inicio a las norte del mismo (Pr3). En estos asentamien-
obras de construcción de la presa de La Pu- tos se han encontrado evidencias, datadas de la
rísima. La presa cuenta con una extensión de época prehispánica de arquitectura, cerámica,
30 kilómetros cuadrados y con una capacidad lítica y manifestaciones gráfico-rupestres.
de almacenaje de 195 070 millones de metros
cúbicos de agua. La construcción de esta obra
tuvo como resultado que la mayor parte de los Arquitectura
asentamientos prehispánicos quedaran bajo las
aguas; sin embargo, paradójicamente, también La arquitectura de estos asentamientos se com-
esto hizo que el sitio se conociera y se investi- pone principalmente por montículos, conjun-
gara de manera parcial. tos habitacionales, terrazas y nivelaciones, así
Los resultados de estas investigaciones como de alineamientos de piedra que sirvieron
se encuentran publicados en los reportes de como soporte a construcciones de material pe-
campo de los arqueólogos María José Con recedero, lo más probable, el bajareque.
Uribe, Francois Rodríguez Loubet, Eric Tala- De acuerdo con María José Con Uribe
doire, Sergio Sánchez Correa, Hilda Caicedo, los asentamientos Pr2 y Pr3 serían uno mismo

126
y en estos se localizaron cinco terrazas artificia-
les, una de ellas (la más grande) delimitada por
tres muros de contención “hechos con piedras
burdas y mezcla” (Con Uribe, 1978:29) (figura
2); esta a su vez se divide en tres plazas cua-
drangulares, una en el centro, “cerrada por una
serie de montículos […] y una plaza abierta de
cada lado de esta última” (Loubet, 1978:15).
Todavía hoy, se puede observar esta pla-
za, aunque ha sido dañada severamente. En
primer término, se observan daños causados
a las estructuras debido a la vegetación que Figura 2. Detalle de muro. Foto: Marco Alejan-
dro Sánchez Velázquez
crece sobre las mismas y que contribuye a su
derrumbe, ya sea de manera parcial o total. En
segundo término, están los daños debidos a
factores sociales, como el saqueo, que fueron
documentados en el momento en que se in-
tervino el sitio.
Además de esto, actualmente se nive-
ló de nuevo el terreno con retroexcavadoras
y maquinaria pesada para la construcción de
una estación de bombeo y la correspondiente
colocación de tuberías para la extracción del
líquido vital.
Afortunadamente, esta obra fue reporta-
da a la delegación del INAH Guanajuato y se
logró detener la construcción, aunque se ob- Figura 3. Vista de los daños causados a la ta-
serva claramente el daño que se causó a dicha rraza 1 cuando se pensó construir una estación
plaza (figura 3). de bombeo. Foto: Marco Alejandro Sánchez
Pero al llevarse a cabo los trabajos de Velázquez
excavación para la estación de bombeo se
encontraron varias evidencias arqueológicas;
entre las más importantes, ya documentadas,
se puede mencionar: manos de metates, ties-
tos de cerámica naranja, así como una piedra
barrenada, cubierta de una pátina color blanco.
El asentamiento Pr3, Norte de El Som-
brero, es una elevación menor localizada a po-
cos metros al norte del Cerro del Sombrero y
de menor tamaño que el Pr2. En este asenta-
miento se encontraron alineamientos de piedra
(rectangulares, ovalados y cuadrados) de posi-
ble uso habitacional; así como plazas abiertas
más chicas y plazas cerradas por montículos Figura 4. Construcción de casa en las inme-
alargados. diaciones del asentamiento Pr.3. Foto: Marco
Alejandro Sánchez Velázquez

127
Figura 5. Vasija trípode con decoración mono- Figura 6. Vasija zoomorfa. Tomado de Con
croma. Tomado de Con Uribe, 1978. Uribe, 1978.

Además de que los montículos, al mo- Lítica


mento de su exploración, contaban con pozos
de saqueo; actualmente, se está construyendo El utillaje lítico del sitio se ve determinado por
una casa habitación en las inmediaciones de el tipo de recursos geológicos que prevalecen
este asentamiento (figura 4). en el lugar: el basalto y la riolita principalmente.
Los demás sitios que presentaron arqui- Sin embargo, se han encontrado piezas manu-
tectura son Pr6, Pr7, Pr9 y Pr10; aunque al- facturadas en obsidiana; dicho material es alóc-
gunos de los conjuntos que se encuentran en tono en el sitio por lo cual se infiere que llegó
estos sitios, más bien, parecen ser de rancherías por intercambio comercial.
de la época colonial o del siglo veinte. Las piezas que componen la industria lí-
tica del sitio son los metates, morteros, manos
y bolas (agentes activos), piezas bifaciales pu-
Cerámica lidas (hachas), lajas de basalto, ornamentos de
piedra pulida, piezas bifaciales talladas, puntas
Los estudios realizados sobre la cerámica del de proyectil, percutores, núcleos, navajas pris-
sitio se reducen a meras descripciones de ha- máticas, raederas, buriles, tajadores, raspadores
llazgos fortuitos hechos por los lugareños y y perforadores; así como una gran cantidad de
solo algunas piezas (la mayoría incompletas) lascas que presentan un uso antrópico.
fueron recuperadas en excavaciones. Estos es-
tudios fueron elaborados principalmente por
María José Con Uribe y Francois Rodríguez, Manifestaciones gráfico-rupestres
ellos recibieron el reporte de dichos hallazgos
y decidieron dibujarlos y fotografiarlos. Los estudios sobre manifestaciones gráfico-ru-
Las piezas que se reportaron en los infor- pestres en Guanajuato se han enfocado princi-
mes del proyecto son las siguientes palmente hacia la pintura rupestre. Varios son
a) Cinco cajetes. los trabajos que hacen referencia a este tipo de
b) Una vasija trípode (figura 5). manifestaciones, sin embargo, el petrograbado
c) Una vasija de doble cuerpo con motivos ha sido poco abordado y son escasas las pu-
zoomorfos (figura 6). blicaciones que aborden dicho tema en el es-
d) Una tapa de incensario. tado. Las pocas publicaciones que lo abordan
e) Varios fragmentos de vasijas y ollas, que son informes técnicos, así como trabajos de
resultaron incompletas después de su re- descripción y una minoría aborda el tema de la
construcción. interpretación.

128
Figura 7. Cuadrado punteado con parte faltante. Foto: Marco Alejandro Sánchez Velázquez.

Sin embargo, es gracias a estos pocos Los investigadores mencionan un total


trabajos que se tiene conocimiento de que en de 23 conjuntos diseminados por la cima del
dicho estado existen este tipo de manifestacio- cerro y sin orientación geográfica específica.
nes gráfico-rupestres. Debido a ellos sabemos Desgraciadamente, el saqueo y la erosión han
que se han localizado, en esta entidad, sitios reducido el número de estos conjuntos, ahora
que presentan este tipo de expresiones; tal es quedan completos solo cuatro, los demás están
el caso de las zonas arqueológicas de Plazuelas, incompletos, porque los diseños han sido ex-
en el municipio de Pénjamo; Cañada de la Vir- traídos (figura 7) o se encuentran muy desgas-
gen, en el municipio de San Miguel de Allen- tados al grado de que son casi imperceptibles.
de; y El Cóporo, en el municipio de Ocampo. Los motivos que se representaron son:
Todas ellas zonas arqueológicas protegidas y “pocitos” (oquedades en la roca), espirales sen-
abiertas al público, así como en zonas que aún cillas, espirales dobles directas, espirales dobles
no están protegidas, como es el caso de El Ce- indirectas, círculos concéntricos, grecas, líneas
rro del Chivo, en el municipio de Acámbaro y punteadas, cuadrados punteados, espirales
El Cerro del Sombrero, en la capital del estado, asociadas a cuadrados. Por último, y a reserva
sitio sobre el cual trata el presente trabajo. de otra interpretación, una piedra presenta un
Las manifestaciones gráfico-rupestres motivo antropomorfo que consta de un diseño
localizadas en el Cerro del Sombrero son pe- que se asemeja a una silueta humana que pa-
trograbados realizados sobre grandes bloques rece estar saltando con las manos extendidas.
de basalto que fueron preparados para sopor- Este tipo de diseño se ha registrado en petro-
tar tales diseños, es decir, en la superficie de la grabados de Sinaloa y Jalisco, además se le ha
roca se puede observar un pulimento previo a relacionado con ritos chamánicos de renova-
la realización del diseño. ción (figura 8). La técnica empleada en la ela-

129
Figura 8. Posible representación antropomor- Figura 9. Petrograbado remarcado con objeto
fa en un petrograbado. Foto: Marco Alejandro punzo cortante. Foto: Marco Alejandro Sán-
Sánchez Velázquez chez Velázquez

boración de estos grabados fue la delineación de símbolos de carácter calendárico, numérico


previa del diseño, el grabado y el punteado por y astronómico (Manzanilla López y Talavera
piqueteo constante, de acuerdo al motivo que González, 2008:33). De acuerdo con una in-
se fuera a representar. terpretación realizada por el Dr. William Breen
Aunque resulta difícil proponer una in- Murray, a partir de una fotografía, estos marca-
terpretación acerca de las espirales y grecas, dores concuerdan con una cuenta sinódica, sin
generalmente se les ha relacionado con re- embargo, esta hipótesis está por confirmarse.
presentaciones de corrientes acuáticas. Se les Cabe señalar que este tipo de marcadores es
ha relacionado también con representaciones raro encontrarlos con esta forma, ya que, regu-
de volutas o nubes y, más recientemente, con larmente presentan una forma circular con una
representaciones abstractas del dios Tláloc. cruz al centro.
De acuerdo con Fiorella Fenoglio Limón, Las fechas sugeridas para la elaboración
las sociedades del Epiclásico “optaron por de estas manifestaciones, de acuerdo al análisis
una representación más abstracta tratando de iconográfico que realizó Eric Taladoire, van de
romper con la tradición realista teotihuacana e fines del Clásico tardío a inicios del Posclásico.
impregnar su ideología de nuevos conceptos” Se trata del periodo conocido como Epiclási-
(Fenoglio, 2008:184). co que va de 600/650-900 d.C. Estas fechas
Los cuadrados punteados en un primer coincidirían con la época en que “Guanajuato
análisis fueron interpretados como “represen- presentó la mayor densidad poblacional” (Cas-
taciones de alacranes” (Taladoire, 1999:140), tañeda, 2007:21). Sin embargo, el hallazgo de
pero estudios recientes proponen que se trata las representaciones de grecas en algunos con-

130
juntos sugiere que fueron tallados hacia 1250
d.C., dentro de lo que sería la última ocupación
del sitio.

Daños al patrimonio cultural del Cerro del


Sombrero

Los daños a los que se ha visto expuesta duran-


te años la cultura material del sitio debido a su
falta de protección se pueden agrupar dentro
de dos categorías: los de carácter natural y los Figura 10. Petrograbado con nombres Foto:
de carácter social o cultural. Marco Alejandro Sánchez Velázquez.
Dentro de la primera categoría se encuen-
tra la erosión que daña principalmente a los pe-
trograbados; la lluvia disuelve componentes de
la roca, el viento, por su parte, se encarga de ir
tallando lentamente la superficie de la misma,
contribuyendo a la desaparición de los moti-
vos representados en la piedra. También se
encuentra la acción que produce la fuerza de
gravedad que, con el paso del tiempo, daña las
estructuras. Aunado a esto, la lluvia va desla-
vando el material con el cual se unen las rocas
que componen tales estructuras.
Entre los daños de carácter social o cul-
tural se encuentran, principalmente, el saqueo
y el vandalismo. El primero es uno de los que
más afectan al sitio. De hecho, si hoy día se
llevaran a cabo investigaciones en el sitio, los Figura 11. El mismo petrograbado cuando fue
contextos estarían bastante alterados dado el dibujado por los participantes del proyecto de
saqueo sufrido. salvamento arqueológico. Tomado de Taladoi-
re, 1999.
El vandalismo también afecta a los con-
juntos de petrograbado, la gente que visita el
lugar quiere dejar huella de que estuvo ahí y historia prehispánica de la capital de Guana-
con algún objeto punzo-cortante remarca los juato porque representa una parte de la misma
motivos y les añade nombre propio (figura 9) que no ha sido estudiada a fondo, al menos en
y el de su pareja (figura 10 y 11). A manera de la localidad. Por este motivo se requiere que se
conclusión podemos decir que el Cerro del investigue y se proteja para salvaguardar el pa-
Sombrero es un sitio muy importante para la trimonio arqueológico que representa.

131
Bibliografía

Cárdenas García, E., Castañeda López, C., Rodríguez Loubet, F. (1980). Las tradiciones líticas
Torreblanca Padilla, C. A., y Zepeda en las zonas de La Gavia y de La Purísima,
García Moreno, G. (2007). Zonas arqueo- Guanajuato. México: Misión Arqueológi-
lógicas en Guanajuato. Cuatro casos: Plazue- ca y Etnológica Francesa en México.
las, Cañada de la Virgen, Peralta y el Cóporo.
Schiffer, M. B. (1988) The structure of archaeolo-
Guanajuato, México: Editorial La Rana.
gical theory. Recuperado el 8 de julio de
Cera, C. (1977). Peintures rupestres prehispaniques 2011 de: http://www.jstor.org/stable/.
au Mexique. Francia: Université de Paris.
Taladoire, E. (1999). Los petroglifos del cerro
Con Uribe, M. J. (1978). Proyecto Guanajuato. In- del Sombrero, Guanajuato. En C. Vi-
forme preliminar. Salvamento Arqueológico. ramontes, y A. Ma. Crespo (Coords.),
(Informe técnico). Misión Arqueoló- Expresión y Memoria, pintura rupestre y peto-
gica y Etnológica Francesa en México. grabados en las sociedades del norte de México.
México. México: INAH.
Manzanilla López, R. y Talavera González, A. Viramontes Anzures, C. (coordinador) (2014).
(2008). Las manifestaciones gráfico rupestres Tiempo y región. Estudios históricos y sociales.
en los sitios arqueológicos de Acapulco. Méxi- Ensayos sobre cultura material entre las socie-
co: INAH. dades prehispánicas del centro-norte y occiden-
Rodríguez Loubet, F. (1978). Participación de la te de México. Vol. VII. México: INAH/
Misión Arqueológica y Etnológica Francesa UAQ.
en México, en el proyecto del Departamento de Viramontes Anzures, C. y Crespo, A. M. (coor-
Salvamento Arqueológico del INAH en Gua- dinandores) (1999). Expresión y memoria.
najuato (Gto.). (Informe técnico). Misión Pintura rupestre y petrograbado en las socie-
Arqueológica y Etnológica Francesa en dades del norte de México. México: INAH.
México. México.

132
SEGUNDA PARTE

Definiciones y nuevos enfoques de


interpretación y divulgación
Arte rupestre o manifestaciones gráficas rupestres:
una coyuntura crítica en los estudios rupestres
mexicanos

William Breen Murray*

En años recientes, el término manifestaciones diosos muy respetados argumentaron que no


gráficas rupestres (MGRs) ha reemplazado a podrían ser tan antiguos porque mostraban un
menudo la etiqueta “arte rupestre” en los estu- valor artístico demasiado sofisticado para las
dios mexicanos de las pinturas y los petrograba- capacidades de hombres tan primitivos. Por
dos. Dicha tendencia difiere de la terminología eso tenían que ser de alguna época histórica
empleada en el resto de América Latina y el más reciente. Al final, cuando otros descubri-
mundo, ocultando así una añeja orientación mientos arqueológicos confirmaron la anti-
nacionalista que niega la posibilidad de que güedad de las pinturas, aun los más escépticos
pueblos no-civilizados al norte de la “frontera tuvieron que admitir su error en una famosa
mesoamericana” pudieran haber creado arte. mea culpa (Bahn y Vertut, 1988: 20-25). Desde
A la vez, separa tajantemente el arte mesoame- entonces, la historia del arte empieza –no con
ricano de las “manifestaciones gráficas rupes- el arte de las civilizaciones clásicas de la histo-
tres” de los pueblos de cazadores-recolectores ria–, sino con las notables pinturas rupestres
anteriores, resucitando las controversias de fi- del Paleolítico superior, ahora fechados entre
nales del siglo XIX que rodearon las primeras 30 y 40 000 años de antigüedad (Clottes, 2001).
evidencias del arte paleolítico franco-cantábri- El valor estético del arte paleolítico sigue
co. Abogamos por la renuncia de estas distor- sorprendiendo y su caracterización como arte
siones introducidas y el reconocimiento del
se justifica con cada nuevo descubrimiento.
arte rupestre mexicano como arte.
Ahora sabemos que su técnica demuestra un
Hasta hace poco, los petrograbados, pin-
conocimiento bastante sofisticado de la loca-
turas rupestres y geoglifos que estudiamos eran
conocidos en todo el mundo como arte rupes- lización y preparación de los pigmentos natu-
tre. El término tiene su propia historia. Aunque rales y un dominio de su uso en las superficies
se escribe exactamente igual en castellano (e rocosas. Al mismo tiempo, dentro de las mis-
italiano), probablemente proviene del francés mas cuevas, se han encontrado ejemplos de
art rupestre. Fue acuñado a principios del siglo esculturas que aprovechan las superficies natu-
XX dentro de un acalorado debate científico rales para representar las figuras de animales en
sobre la autoría de las pinturas rupestres recién tres dimensiones, muy probablemente hechas
descubiertas en la cueva de Altamira y otros por la misma gente. La pintura y la escultura
sitios de la región franco-cantábrica. Desde el nacieron al mismo tiempo en los albores de la
principio, sus descubridores afirmaron la gran humanidad. En reconocimiento de este hecho,
antigüedad de las pinturas, pero otros estu- se inventó el término “arte rupestre” para ca-

* Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de Monterrey.

135
racterizar las diversas imágenes plasmadas en no ha encontrado eco alguno en el resto del
superficies rocosas naturales. mundo. Sigue siendo una particularidad mexi-
El término fue usado así en la arqueo- cana. Por eso, planteamos las preguntas: ¿qué
logía mexicana como en el resto del mundo está pasando?, ¿de qué estamos hablando?, ¿se-
hasta años muy recientes. Testimonio de esto ñala un error conceptual que exige un replan-
lo encontramos en las publicaciones de la épo- teamiento del campo de estudios rupestres o
ca, incluyendo la obra pionera El arte rupestre refleja meramente una idiosincrasia mexicana?.
en México (Casado y Mirambell, 1990), ahora No voy a comentar en este trabajo so-
entrando en su tercera edición, entre otras. En bre el efecto de la nueva terminología en la
ese tiempo, el arte rupestre mexicano había re- comunicación de información arqueológica al
cibido poca atención en la comunidad arqueo- público en general. Si el arte rupestre es poco
lógica nacional, tal vez porque la mayoría de reconocido entre los mexicanos, al denomi-
los sitios rupestres se encuentran más allá de narlo con el término técnico manifestaciones
la frontera mesoamericana en las tierras chichi- gráficas rupestres es casi seguro que quedará
mecas, pero en la década de 1980 los proyec- exclusivamente en el vocabulario de los erudi-
tos de registro a nivel nacional y la apertura de tos especialistas en el tema. Tampoco quiero
oficinas regionales en el norte impulsaron los enfatizar la dificultad de traducir el término a
estudios rupestres. En manos de arqueólogos otros idiomas: la traducción al inglés, por ejem-
profesionales, dentro de poco tiempo, el arte plo, graphic rock manifestations, literalmente no
rupestre mexicano dejó de ser arte y se trans- tiene sentido. Más bien, quiero enfocar más a
formó terminológicamente en algo diferente al fondo en el término como una manifestación
resto del mundo: manifestaciones gráficas ru- del contexto arqueológico nacional para con-
pestres, o MGRs para los que no quieren pro- testar la pregunta: ¿por qué surgió el cambio?
nunciar su etiqueta completa. Tal vez el asunto no tendría mucha trascenden-
Los proponentes del cambio promovie- cia si fuera solamente un debate terminológico,
ron la nueva etiqueta porque la consideraban pero en este caso, me parece que esta particu-
más apropiada. El término se limita a identi- laridad puede tener efectos negativos sobre los
ficar las imágenes rupestres exclusivamente estudios rupestres en México a futuro. Así que
como un objeto/artefacto. Así pretende evi- pido la palabra para exponer los argumentos
tar de antemano la atribución de una función en contra del término manifestaciones gráficas
o intención estética. La propuesta parte de la rupestres en la literatura arqueológica nacional
noción de que la evidencia arqueológica nunca y promover un regreso rápido y consciente al
permite saber con plena confianza cuáles eran término original: arte rupestre (orgullosamente
las intenciones de sus creadores y mucho me- mexicano).
nos si fueron estéticas o decorativas. Propone Por cierto, no estoy proponiendo que
que la investigación de las enigmáticas imá- todo el arte rupestre es bello o que realmen-
genes del arte rupestre debe empezar con un te podemos saber a través de la evidencia ar-
borrón y cuenta nueva, un término puramen- queológica si sus creadores tenían intenciones
te descriptivo y más preciso: manifestaciones estéticas. No sabemos si un sitio rupestre es en
gráficas rupestres. De allí en adelante, en los verdad un paisaje decorado o una simple acu-
estudios rupestres mexicanos, el término “arte mulación de imágenes en un lugar indistinto.
rupestre” es reemplazado por razones “teóri- Sin embargo, al excluir los criterios estéticos,
cas”. el término manifestaciones gráficas rupestres
No obstante, el término arte rupestre implica lo opuesto. Si no podemos juzgar su
resiste morir porque, hasta el momento, el de belleza, necesariamente se excluye la posibili-
manifestaciones gráficas rupestres (MGRs) dad de identificar las imágenes rupestres como

136
arte. Queda en una categoría más amplia, di- y otras expresiones culturales que bien pueden
fusa y a la vez ambigua, tal vez comunicación haber acompañado su creación.
visual, que admite una gama de contextos que En segundo lugar, el cambio terminoló-
no implican una percepción estética alguna del gico implica una discontinuidad cronológica
objeto. Así se esquivan conjeturas y juicios sub- entre la prehistoria y la historia, limitando así
jetivos al mantener abiertas todas las opciones. la comparación iconográfica en la dimensión
Con esta postura se supone que la etique- temporal. En este aspecto, nos acercamos más
ta “arte rupestre” requiere una valoración que a la particularidad mexicana, porque para los
comprueba las intenciones estéticas del autor investigadores mexicanos, esta ruptura cro-
de la obra, pero la arqueología no se enfoca nológica genera otras preguntas más a fondo:
en el valor estético de los objetos, sino en su ¿en qué momento los objetos de estudio dejan
uso y contexto como artefacto. Para acercarse de ser manifestaciones gráficas rupestres y se
a los significados y las funciones sociales de los convierten en “arte mesoamericano”? ¿cuá-
objetos en la prehistoria, dichos criterios nunca les son las características o bajo qué criterios
toman las tradiciones del arte occidental como podemos separar uno del otro?. Es imposible
modelo exclusivo. Más bien, la antropología del negar que haya obras de arte mesoamericano
arte abre el campo para incluir toda una gama (y hasta bien cotizados en el mercado). Hubo
de manifestaciones artísticas que nunca existie- un desarrollo artístico notable en la Mesoamé-
ron en la tradición occidental. Como muchos rica antigua utilizando una gama muy grande
otros valores, a la luz de la perspectiva antro- de técnicas y materiales que fueron creados
pológica, lo bello se convierte en algo muy re- por artesanos y artistas especializadas en cada
lativo y asienta una percepción del arte que va medio. Entonces, ¿cómo podemos distinguir
más allá de su belleza. En efecto, no importa entre una obra de arte mesoamericano y una
si percibimos una pintura o un petrograbado mera manifestación gráfica rupestre?
como bello, pero esto no borra necesariamen- La respuesta nos lleva a reconocer que
te la huella expresiva que puede comunicar la la arqueología mexicana siempre ha tenido
imagen rupestre a través de la selección de su una fuerte orientación evolucionista y este
entorno y el trazo de su diseño. paradigma ha enmarcado los estudios rupes-
Más a fondo, la postura de que el arte ru- tres también. Dentro de este modelo, el arte
pestre no es arte contradice dos hechos funda- rupestre corresponde a las sociedades primi-
mentales. En primer lugar, ignora el hecho de tivas de cazadores-recolectores, mientras que
que la pintura rupestre utiliza los mismos pig- el arte se limita a las sociedades agrícolas se-
mentos para el mismo efecto (forma y color) dentarias mesoamericanas. Por eso, al abordar
que cualquier otra obra pintada en el mundo y el arte rupestre, vuelve a aparecer la frontera
el petrograbado utiliza la misma materia prima mesoamericana como rasgo definitivo del dis-
y técnicas de modificar la roca que cualquier curso arqueológico. Por lo mismo, los estados
escultor, antiguo o moderno. Como conse- del norte, donde encontramos dos tercios de
cuencia, hay una desvinculación que rompe la los sitios rupestres según las estadísticas más
conexión entre la evidencia material del arte ru- recientes (Viramontes et al, 2010), cumplen
pestre (pigmentos y huellas de trabajo) y el mis- el modelo evolucionista a la perfección. Los
mo material y técnicas utilizados en otros tipos escasos vestigios de cultura material que deja-
de artefactos que sí son considerados “artísti- ron los chichimecas bárbaros aunada a la poca
cos”, sea cerámica, escultura u otros tipos de investigación arqueológica que ha recibido el
objetos. Esta barrera limita así las posibilidades territorio norteño refuerzan la postura de que
de establecer una cronología relativa y una rela- no sabemos nada sobre estas manifestaciones
ción iconográfica entre las imágenes rupestres gráficas rupestres y necesitamos iniciar con un

137
mero catálogo. Pero si aceptamos estas condi- yaqui, pimas, entre otros, incluyendo la decora-
ciones, el análisis e interpretación de la eviden- ción de sus artefactos rituales y la pintura cor-
cia rupestre difícilmente llegará más allá de un poral que acompaña sus ritos.
nivel descriptivo. Su significado en la prehisto- Las justificaciones para separar las ma-
ria quedará siempre a oscuras porque excluye nifestaciones gráficas rupestres y el arte tam-
precisamente la evidencia más importante para balean aún más cuando las investigaciones de
su interpretación. campo en los últimos años empiezan a revelar
Hay que admitir que los estudios rupes- el otro tercio del acervo rupestre mexicano: los
tres mexicanos no cuentan con una piedra de sitios rupestres importantes ubicados al sur de
roseta para descifrar sus claves. Hoy en día, la frontera mesoamericana. Habían quedado a
ninguna etnia indígena produce arte rupestre la sombra de las obras monumentales, pero su
como parte de su cultura tradicional, aunque presencia proporciona un nuevo marco com-
en algunos casos reconocen simbólicamente parativo más amplio para el acervo rupestre
su valor. Además, para el norte de México, los prehistórico a nivel nacional. Algunos motivos
datos etnohistóricos y etnográficos son muy de amplia distribución probablemente corres-
limitados a comparación con el centro y sur, ponden a la etapa pre-agrícola que antecede a
y muchos de las culturas amerindias se extin- todas las civilizaciones mesoamericanas y tal
guieron completamente hace siglos. Aun así, vez pueden remontar al poblamiento inicial del
sabemos algunas cosas relevantes sobre el arte continente. Pero hay otras que son evidente-
rupestre gracias a la investigación arqueológi- mente contemporáneas a las culturas sedenta-
ca y las analogías etnográficas proporcionadas rias que abarcan desde el período Preclásico y
por las huellas culturales que perduran en los continúan durante toda la historia precolombi-
grupos indígenas actuales. na. Representan un rasgo cultural que perdura
Esta información etnográfica y etnohis- y se transforma paulatinamente en elementos
tórica es un marco imprescindible que nos de la civilización mesoamericana.
orienta a varios aspectos de la imaginería ru- Estos hallazgos rupestres incluyen imáge-
pestre. Por ejemplo, el danzante yaqui con su nes tempranas bien reconocidas en el arte me-
tocado de venado parece estar representado soamericano, como el famoso “rey” entronado
en la pintura rupestre de un sitio del norte de en el petrograbado olmeca de Chalcatzingo
Chihuahua donde se aparecía un personaje (Grove, 1984). El mismo panel incorpora en
portando el mismo tipo de tocado (Murray, su diseño símbolos de agua del arte rupestre
2014a). De igual manera, aunque sean escasos, norteño (Murray, 2014b). La separación entre
hay artefactos arqueológicos ilustrados en el re- “arte mesoamericano” y “manifestaciones grá-
pertorio iconográfico rupestre, como el yahual ficas rupestres” se reduce aún más cuando los
de fibra hallado en la Cueva de La Candela- encontramos juntos, como el caso de la cue-
ria (Coahuila) y los petrograbados del mismo va de Loltún, Yucatán. En la entrada de esta
artefacto en el Cerro Bola, cerca de Paredón, se localiza una obra monumental de escultura
Coahuila (Murray, 2012). En ambos casos, los maya, en la que se reconocen detalles iconográ-
datos etnográficos y arqueológicos establecen ficos, e incluso un texto calendárico; mientras
un marco de referencia relevante al contexto que la parte interior se adorna con pinturas de
y la iconografía rupestre. Tal vez las analogías manos en positivo y monocromo rojo, eviden-
etnográficas en el norte no son tan claras y cia, que además, que nos permite remontar a
abundantes como en el centro y sur de México, una ocupación humana inicial de hace 9000
pero las hay y a veces nos permiten relacionar años para esta espectacular gruta (Strecker &
las imágenes rupestres con el arte de grupos Stone, 2003). Con ejemplos como el anterior,
étnicos como huicholes, tepehuanes, raramuri, ya no es posible atribuir las imágenes rupestres

138
solamente a los grupos cazadores-recolecto- lógica acumulada, pero la iconografía rupestre
res. Hay muchos sitios mesoamericanos que en sí ya demuestra similitudes inconfundibles.
demuestran continuidad cultural, tanto en el La integración de la evidencia rupestre será un
espacio como el tiempo, entre las imágenes paso crítico en el reconocimiento del contac-
rupestres y las representaciones artísticas e to que existía en ambas direcciones sobre una
iconográficas clásicas. La idea de abordar las frontera que no es ninguna barrera natural,
imágenes rupestres sin referencia a las culturas sino una zona de interacción cultural entre dos
posteriores conduce a un callejón sin salida y modos de subsistencia.
resulta indefensible ante la misma evidencia Al reconocer y reconstruir esta continui-
acumulada. dad entre el arte mesoamericano y arte rupes-
Cuando el arqueólogo mexicano excava, tre, nos damos cuenta que igual que sucedió
es cierto que a veces encuentra objetos consi- en el caso del arte paleolítico europeo, muchos
derados como obras de arte, pero predomina elementos culturales mesoamericanos, muy
una separación disciplinaria e intelectual entre probablemente, tienen una antigüedad insospe-
el arte y la arqueología por razones históricas chada. Este hecho ilustra una regla primordial
que refleja la oposición entre las humanida- en los estudios rupestres: los símbolos icónicos
des y la ciencia. No es de sorprender entonces tienden a ser muy conservadores y traspasan a
que el arte rupestre no pueda ser parte de la los medios. Más aun, el entendimiento del íco-
arqueología científica hasta que sea transfor- no no depende de la técnica o la escala de su
mado en algo que lo separa del arte: manifesta- representación sino de una relación semiótica.
ciones gráficas rupestres. Pero esta separación No depende de una relación con la lengua ha-
se convierte en una barrera distorsionante blada o escrita, sino una relación semasiográfi-
cuando lo llevamos a campo porque descarta ca entre imagen y concepto que puede perdurar
precisamente la evidencia crítica para abordar por milenios. Para mencionar un solo ejemplo,
la temática y el significado de la iconografía la distancia cronológica entre una cruz en cír-
rupestre. Me atrevo a decir que si no recono- culo en un códice posclásico y el mismo icono
cemos la continuidad cultural evidente entre el en un petrograbado arcaico no necesariamente
arte rupestre mexicano y sus manifestaciones rompe la conexión con el concepto de las di-
posteriores, quedarán ocultos para siempre los recciones cardinales, una relación que se puede
orígenes del arte mesoamericano y las escritu- observar en cualquier noche despejada por el
ras ideográficas mesoamericanas. mismo movimiento de las estrellas alrededor
Igualmente, el arte rupestre es una forma del polo norte del cielo (Murray, 2006). Tan-
de comunicación visual que rompe las barreras to el cazador-recolector como el agricultor se
lingüísticas entre poblaciones pequeñas y ais- orientan así en el espacio y el tiempo.
ladas de cazadores-recolectores móviles. En la En resumen, propongo que en el con-
etapa pre-agrícola, no existe una frontera me- texto cultural mesoamericano, la expresión
soamericana. Probablemente es un accidente “manifestaciones gráficas rupestres” echa una
fortuito de preservación el que haya más sitios cortina de humo sobre la misma evidencia que
rupestres en el norte que en el centro y sur de necesitamos examinar. La barrera arbitraria en-
México. Tal vez el arte rupestre constituye la tre arte y no-arte consigna las imágenes rupes-
mejor evidencia de que en las etapas tempranas tres a una categoría apartada que las condena
del poblamiento americano, existía una conti- a una procedencia desconocida y un contexto
nuidad cultural que cubre todo el territorio na- arqueológico permanentemente ambiguo. La
cional. Quedamos en espera de una cronología timidez ante la designación del arte rupestre
más precisa del arte rupestre mexicano para como “arte” asegura una pureza interpretativa
confirmar su relación con la evidencia arqueo- al evitar cuestiones estéticas, pero ignora el he-

139
cho de que en muchos casos, el arte rupestre Europa del Paleolítico (como cualquier otro
probablemente sí estaba hecho con un valor lugar en el mundo), el arte existía en México
estético implícito. Evade la determinación de mucho antes de lo que pensábamos. Existía
su contexto y función, pero borra toda vin- antes que hubiese un México o siquiera una
culación con el resto del acervo arqueológico Mesoamérica. Tiene una antigüedad insospe-
mesoamericano y todo lo que sabemos de sus chada hasta ahora que va mucho más allá del
culturas. Precisamente allí se inserta una dis- arte mesoamericano, atestiguada en parte por
torsión que lo descontextualiza en absoluto y lo que se llama (por conveniencia) arte rupestre
descarrila cualquier intento de explicar la evi- mexicano. Así podemos reconocer que el tér-
dencia rupestre más allá del nivel meramente mino “arte rupestre” abre la puerta al discurso
descriptivo. interpretativo, pero también no deja de ser un
En vez de esto, propongo que abramos mero convencionalismo que no excluye otros
los ojos y reconozcamos que igual que en la contextos más allá de lo estético.

Bibliografía

Bahn, P., y Vertut, J. (1988). Images of the Ice Age. Nueva Murray, W.B. (2014a). Deer: Sacred and Profane.
York/Oxford: Facts on File. En: D. Gillette, M. Greer, M. Hayward
y W. B. Murray (editores), Rock Art and
Casado, M. P., y Mirambell, L. (coordinadores)(1990).
Sacred Landscapes (pp. 195-206). New York/
El arte rupestre en México. México: INAH.
Heidelberg: Springer.
Clottes, J. (2001). La Grotte Chauvet: L’Art des Origines.
Murray, W.B. (2014b). Simbolismo natural: relaciones
Paris: Éditions du Seuil.
entre el agua y el arte rupestre en el Noreste
Grove, D. C. (1984). Chalcatzingo. London: Thames & Mexicano. En Ponencia presentada en la
Hudson. 30a Mesa Redonda de la Sociedad Mexicana de
Murray, W. B. (2006). The Cross-in-Circle Motif at Antropología. Querétaro, Qro.
Boca de Potrerillos, N.L., México: Cardinal Strecker, M., y Stone, A. (2003). Arte rupestre de
Directional Symbolism in Rock Art? En: Yucatan y Campeche. En: M. Künne y M.
T. W. Bostwick y B. Bates (coordinadores), Strecker (coords.), Arte rupestre de México
Viewing the Sky Through Past and Present Cultures Oriental y Centro América (pp. 53-78). Berlin:
(pp. 225-236). Phoenix: City of Phoenix Gebr. Mann Verlag.
Parks and Recreation Department (Pueblo
Viramontes, C., Gutiérrez M. L., Mendiola F., y
Grande Museum Anthropological Papers,
Murray, W.B. (2010). Continuing Progress in
No. 15).
Mexican Rock Art Research, 2005-2009. En
Murray, W.B. (2012). Una aproximación teórica P. Bahn, N. Franklin y M. Strecker (editores),
al arte rupestre geométrico. Conferencia Rock Art Studies: News of the World IV (pp. 264-
Magistral. En Tercer Simposio Internacional de 287). Oxford (UK): Oxbow Books.
Arte Rupestre. La Habana, Cuba (publicado en
Rupestreweb).

140
El arte rupestre entre la biósfera y la noósfera.
Acercamiento inicial a través del pensamiento de
Vladimir Vernadsky y Pierre Teilhard de Chardin
Francisco Mendiola Galván*

Es hora de corregir el rumbo en el camino de nuestra aventura


y ese cambio de rumbo es mudarnos a un nuevo paradigma,
tan solo una expansión del viejo, solo dice que el universo es
más grande de lo que creíamos en nuestro modelo y siempre
es mayor de lo que creemos que es.

William Tiller 2005

El arte rupestre en una dimensión nueva y medio de la graficación del manto pétreo, in-
diferente bajo la reflexión cuidadosa de raison terdependencia entre biósfera y noósfera, ar-
d'être (la razón de ser) y la comprensión de monizada y expresada por el arte rupestre.
esta forma cultural. Establecimiento dinámi- Ha sido sorpresivo y motivo de asombro
co de interconexiones más allá de sus asocia- descubrir nueva información y relaciones en
ciones culturales, espaciales y temporales. Son cuanto al estudio del arte rupestre se refiere.
los primeros elementos para un acercamiento Información y relaciones que se hallan
general, el que no deja de lado la rigurosidad ubicadas en el camino de la “sincronicidad”, la
de su tratamiento filosófico. La interdepen- que remite al espacio de la presencia consciente
dencia refleja un complejo mecanismo que se de que los dibujos en piedra son una de las
sustenta a través de Vernadsky y Teilhard de expresiones universales del pensamiento, la
Chardin: biósfera-noósfera, elementos teóricos inteligencia y la conciencia de más larga data
en los que el arte rupestre se convierte en el que se registra en el devenir de la humanidad1.
eje, o mejor dicho, en el punto de unión entre Lo que aquí voy a abordar se hace de manera
ambos, el cual, por serlo, se legitima en tanto humilde y respetuosa, y reconozco a su
que se muestra como una de las primeras ma- vez que el temor y la cautela hacen acto de
nifestaciones de la capacidad de abstracción presencia, no solo por ser algo nuevo que
del homo sapiens sapiens: pensamiento, conciencia trasciende los límites de lo conocido, con lo
y reflexión: esfera de pensamiento (noósfera) que podría pensarse se violentarían las maneras
que sobre la biósfera (capa de los seres vivos) tradicionales de estudio del material cultural
tiene lugar. El germen de la virtud de aislar la rupestre, sino también, porque lanzarse al
realidad se halla en las pinturas del Paleolítico conocimiento de nuevos escenarios implica
superior y se reproduce hasta nuestros días por ya una fuerte tensión, propia de la expectativa

* Centro INAH Puebla.


1
Sincronicidad: “Coincidencia significativa que porta un mensaje de renacimiento” (Toledo, 2011:11).

141
que la exposición conlleva. Sin embargo, esta provoquen en algunos de ustedes desazón,
actitud destierra sin miramientos y desde un rechazo, oposición, desánimo, desencanto,
inicio la descalificación de lo que hasta ahora decepción y hasta una hipercrítica y, en otros,
ha precedido a la propuesta. Arribar a ella, en franca apertura sensible, la sensación de que
por supuesto, ha significado conocer y valorar este enfoque podría llevar a reconsiderar una
los esfuerzos sistemáticos de investigación y nueva dimensión de la comprensión del arte
conservación del arte rupestre universal; dicho rupestre universal. En latín bien se resume mi
en otras palabras, sin los antecedentes de esos posición: Non nova, sed nove (no cosas nuevas,
ámbitos, no hubiera sido posible elaborar y sino de una manera nueva).2
traer hasta aquí esta nueva, aunque todavía La constante y profunda reflexión, que
incipiente, manera de aproximarse al material por más de una década he manifestado bajo
cultural rupestre. Por otra parte, el sentido de proposiciones hipotéticas y postulados y que
este trabajo no es otro que el de contribuir en en su mayoría han visto la luz pública en rela-
el marco mismo de la investigación científica, ción con la dicotomía arte rupestre-estética y su
no obstante de que lo que aquí expongo podría importancia en términos de la experiencia sen-
generar reacciones que contraargumentaran sible, producida al contacto con el material ru-
mis ideas. Se posee ese derecho y es bueno que pestre (observación-sensibilización), se suma al
así sea, además de que no busco aprobación amplio bagaje de lecturas, cuya información me
alguna, pero aun es mejor reconocer que no ha permitido llegar a un lugar distinto fuera de
hay punto de retorno: es la necesidad imperiosa los marcos tradicionales y de los mismos temas
de exponer esta nueva visión, lleve o no hacia hipotéticos en torno a líneas de investigación
la generación de una conciencia montada desarrollados bajo metodologías y modelos
sobre un prístino andamiaje paradigmático teórico-interpretativos (pasados y presentes),
hasta ahora desconocido. Esto ha merecido el en relación con las formas específicas, sus sig-
despojarme de prenociones y prejuicios que en nificados originales y sus contextos culturales y
cierto momento podrían considerarse como naturales con lo que se ha dado en llamar “esti-
elementos contaminantes de la esencia de un lo” (Viramontes, 1999:27-42)3. Al arribar a ese
futuro modelo, cuyo esquema formal de pie nuevo espacio pregunto: ¿cuál es el resultado
posiblemente a un marco teórico o a teorías general después de recorrer ya un largo camino
determinadas. Concretamente me refiero a de estudio del arte rupestre en el mundo? Este
aquellos que, como la especulación, conjetura, cuestionamiento no precisamente hace alusión
esoterismo, New Age o lo que se ha dado en a las más avanzadas tecnologías de prospec-
llamar antropología gnóstica, no harían más ción, registro y análisis (lo cuantitativo), sino,
que ubicar en el plano descalificador cualquier más que todo, a la duda esencial de que si su
nueva intención de tratamiento como es el tratamiento nos ha llevado a un mejor espacio
caso que aquí expongo. Parto entonces de que de bienestar social, como así lo ha pretendido
esta primera entrada general se ha dado sobre la ciencia occidental, que se ufana de estar “al
la base de conexiones que, en su conjunción y servicio de la humanidad”; en otras palabras:
convergencia, se hacen acompañar de elementos ¿somos mejores como seres humanos después
transcendentes, independientemente de que de haber generado un corpus gráfico-rupestre

2
“En este mar infinito de potenciales que existe alrededor de nosotros, ¿cómo es posible que sigamos creando las
mismas realidades?” (Dispenza, 2005).
3
De las disciplinas afines a la arqueología, tales como la astronomía, etnohistoria, etnología, geografía y la misma
biología, se desprenden, en relación con la interpretación del arte rupestre, temas hipotéticos como son los de
fertilidad, petición de lluvia, curación, ritos de paso o iniciación, registro de eventos astronómicos, propiciamiento
de animales de caza, señalamiento territorial y de sentido y contenido estéticos (Viramontes, 1999:36).

142
monumental en los sentidos de registro, análisis halla articulada desde los inicios por el mismo
e interpretación? ¿Nos ha llevado el quehacer arte rupestre.
investigativo y de conservación de lo rupestre
a un espacio edificante y por lo tanto digno,
que contribuya con el abatimiento de la des- Biósfera-Noósfera
igualdad y de las injusticias sociales? ¿es posible
obtener a través del contacto con el arte rupes- Biósfera
tre satisfactores emocionales y espirituales que
apunten a la generación de una mayor y mejor Qué es el planeta Tierra sino esa idea de rocas,
consciencia? Vale la pena hacer un alto en el tierra, agua (geósfera –litósfera–4 e hidrosfera)
camino y situar al arte rupestre en una dimen- y aire (atmósfera) sobre los que se desarrollan
sión diferente y desde la particular perspectiva los seres vivos. Esto, en resumidas cuentas, po-
del estudioso y del mismo observador. No hay dría pensarse que es la biósfera (capa del pla-
duda que esto es oxígeno puro para la reflexión neta Tierra en la que tiene lugar el desarrollo
en cuanto que la razón de ser y la comprensión de la vida). Vladimir Vernadsky nos dice que
de esta forma cultural requieren del estableci- el concepto de “biósfera”, entendido como el
miento dinámico de interconexiones más allá “área de la vida”, fue propuesto al interior de
de sus asociaciones e interpretaciones cultu- la biología por Lamarck (1744-1829)5. Para el
rales, espaciales y temporales. Por ello es que mismo Vernadsky la materia viva sólo existe en
se plantean con rigurosidad ciertos elementos la biósfera, en la que se incluye la tropósfera at-
de un abordaje cuyo tratamiento teórico-filo- mosférica, los océanos y la capa delgada de las
sófico se recrea como parte de un complejo zonas continentales de no más de tres kilóme-
mecanismo que se sustenta, en principio, a tros de espesor. Es el campo de la vida: “Todos
través de las ideas del científico ruso Vladimir los objetos de estudio de la biósfera tienen que
Ivanovich Vernadsky (1863-1945) y de las del contemplarse como ‘cuerpos naturales’ de la
geólogo y paleoantropólogo francés Pierre biósfera y pueden ser de diferente complejidad,
Teilhard de Chardin (1881-1955), relacionadas inertes, vivos, o bioinertes, como sucede en el
con los conceptos de biósfera y noósfera, las caso de la tierra o del agua de los lagos” (Ver-
que, desde mi posición, proporcionan al arte nadsky, 1945:205). Por otra parte, afirma que la
rupestre la cualidad de ser eje y punto de unión biósfera adquiere, en pleno siglo XX, un nuevo
entre ambos, condición que se legitima en tan- significado al demostrarse como un ‘fenóme-
to que este es una de las primeras manifesta- no planetario’ de carácter cósmico (Vernadsky,
ciones de la capacidad de abstracción del homo 1945:209)6.
sapiens sapiens y, por ende, de su pensamiento, A estas alturas me pregunto el lugar que
inteligencia y conciencia. El germen emble- ocupa la cultura material que se asienta sobre
mático se encuentra claramente expresado en la materia inerte (en el suelo, tierra, estratos y
las pinturas del Paleolítico superior europeo rocas con las que se soporta y alberga arqui-
(30 000 a.P.). La gráfica rupestre universal re- tectura, entierros, lítica, basura, arte rupestre,
fleja el portentoso sendero de luz en el que la cerámica, metal, cestería, madera y concha, en-
interdependencia entre biósfera y noósfera se tre otros) o aquella que lleva la materia viviente

4
Litósfera: núcleo, manto y corteza (superficie) (Argüelles, 2012:37).
5
“Envoltura viva”.
6
Nos dice Vernadsky que el científico holandés Christian Huygens (1629-1895) propuso en su obra Cosmotheoros la
generalización científica de que “la vida es un fenómeno cósmico en cierto modo claramente distinto de la materia
inerte” (Vernadsky, 1945:209-210).

143
(principalmente el cuerpo humano: indumen- cia). Fue el matemático francés Le Roy quien
taria –vestidos [textiles y pieles] y adornos–, introdujo en 1927 el concepto de la noósfera
maquillaje, pintura corporal, escarificación, de- y lo hizo con la ayuda de Pierre Teilhard de
formaciones intencionales, etcétera), esto aún Chardin. Pero fue Vernadsky (1945:216)8 quien
cuando Vernadsky afirma que: “El concepto afirmó que:
de ‘vida’ excede siempre los límites del de ‘ma-
teria viva’; pertenece al reino de la filosofía, el La noósfera constituye un nuevo fenóme-
folklore, la religión y las artes. Todos esto se no geológico en nuestro planeta. En él, y
encuentra excluido de la noción de “materia por primera vez, el hombre deviene una
viva” (Vernadsky, 1945:212), sin embargo, no ‘fuerza geológica de enorme magnitud’.
lo propone precisamente en términos de la cul- Puede y debe reconstruir su campo vital
tura tangible o material, aunque da pie a que por medio de su trabajo y de su inteligen-
esos que llama reinos se “conecten” con lo que cia, debe de reconstruirlo de forma radical
posteriormente se desarrolla bajo el concepto en comparación con el pasado. Ante él se
de la noósfera. De cualquier manera, la cultura abren posibilidades creativas cada vez más
material en conjunto con las modificaciones amplias.
que las sociedades realizan en el entorno natu-
ral o biósfera y geósfera es el resultado de sus No obstante, el artífice del concepto de
relaciones. noósfera es Teilhard de Chardin, jesuita y cien-
Finalmente, Vernadsky reconoce que tífico ejemplar que buscó unir la religión con la
la humanidad –él dice el “hombre”– ya en ciencia, además de haber sido el primer católi-
el siglo XX, y por primera vez en la historia co cristiano en aceptar y aportar una original y
de la Tierra, conoce y ocupa la totalidad de la muy personal visión de la evolución. La Com-
biósfera, sin dejar ningún lugar sin haber esta- pañía de Jesús no le permitió en vida publicar
do en él: “La humanidad se ha convertido en sus libros, aun así, no renunció a ella y menos a
una sola totalidad en la vida de la Tierra”7. Es su fe. Ante la magnificencia y monumentalidad
la “era antropogénica” a la que alude Vernadsky ade su obra es imposible hacer aquí una síntesis
través de A. P. Pavlov (1854-1929) (Vernadsky, decorosa de la misma, por lo que me concen-
1945:214). tro exclusivamente en el concepto de noósfera
que este ser humano ejemplar nos obsequia en
el marco luminoso de su pensamiento.
Noósfera José Argüelles (2012) afirma que Teilhard
de Chardin desarrolló principalmente el con-
Para Vernadsky, la reconstrucción de la biósfe- cepto de la noósfera en sus obras El fenómeno
ra en el sentido del interés que posee la huma- humano (Le Phenoméne Humain, 1955) y El lugar
nidad en su libre pensamiento totalizador, lleva del hombre en la naturaleza (La Place de l´Homme
a la misma biósfera a un nuevo estado, el cual Dans la Nature, 1963). Esta última lleva también
no es otra situación de aproximación a la noós- otro título que es el de El grupo zoológico humano
fera (o conjunto de seres vivos con inteligen- (Le Groupe Zoologique Humain, 1957)9. En esta

7
El subrayado es de Vernadsky.
8
Noósfera, del griego noos, inteligencia, y esfera, es el “Conjunto de seres vivos dotados de inteligencia” (Wikipedia, consulta,
septiembre, 2014). Diversos autores contemporáneos, como Luz Lazo de Conover (1968), atribuyen a Teilhard de
Chardin la creación del término Noósfera “para designar la capa ´pensante´ de la Tierra” (Vernadsky, 1945:251).
9
Según la bibliografía considerada por Luz Lazo de Conover (Lazo, 1968:258).

144
última Teilhard de Chardin (1962:97) propone do el vínculo biósfera-noósfera, el cual unifica
aspectos que son verdaderamente reveladores: lo étnico-social desde el punto evolutivo. El es-
tablecimiento histórico de la noosfera plantea
[…] la Noósfera, última y suprema, pro- para este nuestro autor la revisión de los oríge-
duce en el Hombre fuerzas de ligazón nes hasta llegar a nuestros días en cuanto a la
sociales y solo adquiere un sentido pleno socialización de expansión que culmina en la
y definitivo a condición de que sea consi- socialización de comprensión, es decir:
derada, en su totalidad global, como for-
mando un único e inmenso corpúsculo, en […] en el interior de la Noósfera en vías
el que termina al cabo de más seiscientos de comprensión, se dibujaría una nueva
millones de años el esfuerzo biósférico de cadena, especialmente central y directa: la
cerebralización. cerebralización (efecto superior y paráme-
tro del enrollamiento cósmico) cerrándose
Antes ya indicaba que: sobre sí misma en un proceso de auto-per-
feccionamiento; una autocerebralización
El Hombre, aparecido como una simple de la Humanidad que se convierte en la
especie; pero gradualmente elevado, por expresión más concentrada del rebote re-
el juego de una unificación étnico-social, a flexivo de la Evolución (Teilhard de Char-
la situación de envolvente específicamente din, 1962:131).
nueva en la Tierra. Más que un injerto, más
que incluso un reino: ni más ni menos que Esto es relevante porque la noósfera pro-
una ‘esfera’, la noósfera (o esfera pensan- longa la biósfera en el sentido de que la primera
te) superimpuesta coextensivamente (¡pero es el nacimiento de la inteligencia reflexiva o
mucho más ligada y homogénea todavía antropogénesis (o nacimiento de lo evolutivo
que ella!) a la biósfera (Teilhard de Chardin, de la especie humana que da paso a la apari-
1962:96). ción de la reflexión. Dentro de un proceso más
complejo, el desarrollo de la conciencia lleva a
La interacción social y su resultado no la reflexión, es decir, psicogénesis); la segunda
son más que cultura, esto es con sus distintas –la biósfera– está alineada a la antropogénesis
formas de lo tangible e intangible. Tienen lu- en términos de la biogénesis: origen de la vida.
gar también en el pensamiento y en la propia (Luz de Conover, 1968:86-87, 248 y 252). Así
inteligencia, siendo que ambas se decantan en entonces, Teilhard de Chardin en La Vision du
la conciencia. Por otra parte, la cerebralización Passé (1957:263), resume que la capa pensante,
de la biósfera genera la capa o esfera pensan- la noósfera, es la capa de la reflexión10.
te de la Tierra (noósfera), que se desarrolla en Posteriores consideraciones, por cierto
la primera, por lo que propongo aquí que la muy actuales y vanguardistas sobre la noosfera,
psicogénesis de igual manera se expande –así plantean que esta
lo afirma Luz de Conover– como parte del
proceso evolutivo que lleva al desarrollo de la […] no está restringida a una racionalidad
conciencia y de esta a la reflexión (Teilhard de limitada o a un significado lineal de ´esto
Chardin, 1962:252). o aquello´. Al contrario, una vez que nos
Pero volvamos a la noósfera de Teilhard alineemos con la noósfera, percibiremos
de Chardin con la idea de continuar fortalecien- y conoceremos de un modo radial. Expe-

10
Citado por Luz de Conover 1968:123.

145
rimentaremos todo como múltiples con- ra, con lo que adquieren sentido las conexiones
juntos de correspondencia que conectan que se establecen a partir de él. Esto sucedió
con todo lo demás, en un universo multi- desde las primeras expresiones rupestres cono-
dimensional sincrónicamente armonizado cidas del periodo del Paleolítico superior y se
(Argüelles, 2012:29). ha continuado a lo largo del desarrollo social.
Ahora, me centro fundamentalmente
Con esto entramos a la propuesta central: en la correspondencia noósfera-arte rupestre
el arte rupestre es un vínculo trascendente para a través de varios elementos que expongo de
la biósfera y la noósfera. manera sucinta. En esta incipiente aproxima-
ción, la búsqueda de información que tratara
la relación arte rupestre-noósfera no ha dado
El arte rupestre: eje y punto de unión entre muchos frutos todavía. Las escuetas mencio-
la biósfera y la noósfera. nes a dicho vínculo no son directas. Por ejem-
plo, Edgar Morin, cuando hace referencia al
El arte rupestre (grabados y pigmentos) se lenguaje, señala que este cumple su rol capital
halla depositado sobre materia inerte: matriz en la organización social (antroposociósfera),
rocosa que forma parte de la geósfera-litós- asimismo, cuando coorganiza los mitos e ideas
fera (geomorfología específica: bloques ro- como maquinaria universal de la antropo-so-
cosos, frentes, paredes de cuevas y abrigos) cio-noósfera (Morin, 1992:167-168) (citado
que son albergados en paisajes determinados. por Rozo Gauta, 2005). Otro ejemplo es el
Pero también esta forma cultural refleja lo que Maggie Dodda, quien al tratar al arte rupestre
le corresponde a la vida misma, sea pasada o andino, indica, sin relacionarlo directamente
presente en el contexto mismo que es el de la con él, que la noósfera es
biósfera. De igual manera, el arte rupestre es la
expresión de lo étnico-social. La creación gra- […] la capa pensante humana que integra
ficada, además de ser el resultado del proceso la tierra, envoltura energética formada por
de abstracción –y que se comprende como el toda la actividad espiritual de los hom-
aislamiento de una parte de la realidad, la que bres: vasta trama psíquica cuya aparición
sea, categorialmente se explica a través de la re- se remonta a los primeros humanos, en
presentación y el concepto–11, es el receptáculo la aurora del pensamiento reflexivo, cuya
que contiene y proyecta al mismo tiempo pen- densidad no hace más que crecer en fun-
samiento, inteligencia, conciencia y reflexión, ción del número de hombres y la calidad
es decir, noósfera. El postulado central es que de su pensamiento (Dodda, s.f.).
el arte rupestre une a ambas: biósfera-noósfe-

11
Antes es importante hacer referencia al hecho de que las habilidades cognitivas, en las que intervienen procesos
de percepción, memoria, intencionalidad y abstracción, refieren la capacidad de representación, comprendida
ésta como un medio para la estructuración de procesos cognitivos que, a su vez, son generadores de memoria.
Dicho proceso de abstracción-graficación-representación del hombre primitivo, está ligado a factores biológico-
evolutivos y culturales en términos de adaptación y capacidad de representación gráfica. Estas ideas, que pertenecen
a Margarita Báez (1993:107-108), se conectan directamente con la observación y con la manera de graficar (abstraer)
partes de la realidad y de esa experiencia de interrelación entre el medio ambiente natural o los paisajes y de lo
que de ellos mismos se obtiene. La representación es el mundo aparente y detrás de él se halla el mundo real del
fenómeno, es decir, la esencia (Kosik, 1976: 32-33). El concepto es en sí la herramienta cognoscitiva que separa lo
sustancial y abstrae lo individual de lo particular (Blauberg, 1985:53).

146
Es importante que enfatice su origen o noosférica presente. La noósfera es “nuestro
aparición en términos del pensamiento reflexi- panel de control […] siguiendo una medida
vo12. común de tiempo universal que nos unifica en
La idea general que prevalece entre Ver- una mente única” (Argüelles, 2012:21). De ahí
nadsky y Teilhard de Chardin es que la noós- venimos y en ella estamos. Por eso me parece
fera es un fenómeno claramente presente de la tan relevante que las metáforas emergidas de la
era moderna13. A mi parecer se fortalece aún experiencia de observación y estudio del arte
más –aunque no sea necesario del todo, con rupestre se consideren no solo como medios
la tecnología–, por ejemplo, con los medios de sensibilización, sino también como puertas
de difusión de la información (el internet sería de entrada a la noósfera, con lo que podemos
la expresión tecnificada de la noósfera, aun- mirar de una manera distinta esta expresión cul-
que más bien entendido como la ciberesfera tural14. Y si las metáforas permiten pasar a un
o noósfera artificial o virtual de la que habla nivel de conciencia más profundo, entonces no
Argüelles –2012:52–, la cual, para él mismo, estamos más que legitimando la interconexión
sería parte de la tecnósfera). El origen remoto que tiene lugar en el ámbito de la noósfera. Ya
de la noósfera, al ser comprendida como una intuía lo anterior al haber afirmado hace más
red de pensamiento, ideas, inteligencia, men- de siete años que:
te y consciencia, se encuentra en las primeras
manifestaciones plásticas y pictóricas de la hu- El arte rupestre es un espejo de piedra que
manidad. El arte rupestre universal es eso, la refleja lo que hemos sido, en consecuencia
expresión primigenia de la noósfera, que en el nos permite vislumbrar lo que ahora so-
lejano tiempo de la creación pictórica, su red mos al vernos proyectados por el mismo
se tonificó con el “quehacer graficador del medio […]. Es ver también dentro del es-
universo”. Cuando se observan las pinturas ru- pejo mismo hacia afuera y así comprender-
pestres del Paleolítico superior y de posteriores nos un poco más como seres en interrelación,
dibujos en roca a ese periodo, la conexión es condicionados por el mundo social y natural, fundi-
inmediata, no exclusivamente con ese pasado, dos como uno solo (Mendiola, 2007:195)15.
sino también con nuestra misma condición

12
Por otra parte hubiera querido encontrar el planteamiento de correspondencias universales a través de la
concepción de la noósfera y su vinculación con la representación en distintos lugares del mundo con figuras de
constancia universal tales como las espirales, círculos concéntricos, soles, estrellas, antropomorfos y zoomorfos,
sin embargo, ya se estará planteando en este momento y en otro espacio gracias a la sincronicidad que hace acto
de presencia cuando menos se le espera.
13
Junto con Huxley, Teilhard comparte su aproximación teórica al decir que el punto de partida de la evolución
humana no es lo biológico (selección física o mutación), sino cuando aparece la “noósfera: conciencia de sí mismo,
conocimiento intelectual, control y comunicación, que empiezan a dominar y a sobrepasar el desarrollo físico,
teniendo como resultado una enorme extensión de las capacidades vitales y la apertura de enormes posibilidades.
Pocos podrán disputar su testimonio en una época que se señala por el emerger del hombre y el efecto de su genio
analítico e inventivo” (en Luz de Conover,1968:40).
14
Como ya lo he señalado anteriormente (Mendiola, 2007), las metáforas ayudan a “pasar al otro lado del espejo”,
así que cuando preguntamos: ¿qué significan las pinturas y grabados rupestres? estamos tratando precisamente de
“pasar al otro lado del espejo”. “Pasar al otro lado del espejo” es una idea que propone Dominique Simonnet,
quien considera que los seres humanos del Paleolítico superior europeo pasaron al otro lado del espejo y lo hicieron
“[…] al decorar las paredes de sus cavernas [con lo que] trataban de comunicarse con los espíritus, [esto es]
pasar al otro lado del espejo” (Simonnet, 1999:11). La metáfora es un recurso literario y psicológico que establece
relaciones inéditas entre las palabras, así también, colabora con el descubrimiento de atributos insospechados de las
mismas, con lo que se busca lograr un cambio interno. Esto significa pasar a un nivel de conciencia más profundo
(Wikipedia, 2008).
15
Subrayado es mío.

147
Últimas palabras arte rupestre nos conecta sensiblemente con
la consciencia planetaria, lo sabemos, aunque
La noósfera, en su concepción actual, hace alu- no se haya asumido con esa humildad y res-
sión a una cultura noosférica de la Tierra, inclu- ponsabilidad que amerita la propia compleji-
so a una nueva especie nuestra: homo noosféricus, dad de nuestra era. Apelar a la sincronicidad y
y lo es en el sentido de la paz creativa y de la ser perceptivos y sensibles a ella, nos permitirá
armonía del orbe que tanta falta hacen en estos actuar en unidad. Se vislumbra otro camino.
tiempos aciagos por los que pasa la humanidad Dar la oportunidad a nuestro intelecto y más
y nuestro planeta. Que sean los valores huma- a nuestro sentir, significa abrir el canal más
nistas los que predominen es el deseo de las sensible del ser. El arte rupestre se convierte
sociedades sensibles (Argüelles, 2012:30-31). en el catalizador por antonomasia, al ser una
Condición que, fuera toda intención milenaris- de las expresiones universales que más nos
ta de carácter alternativo o New Age, no puede unifica, conectándonos de manera directa con
dejarse de lado que las concepciones y accio- el pasado más remoto y con nuestro presente
nes de orden artístico y estético sean las más más presente (bajo la presencia consciente) y, a
sensibles: llevan, siguiendo de nuevo a Argüe- su vez, con todos los seres sintientes que pue-
lles, a la evolución de la conciencia, así como blan la biósfera. La capa pensante o noósfera
a una espiritualidad acorde con la naturaleza y se observa a través del arte rupestre, el cual, al
el universo, ya que “el arte posee una gran im- extender su manto unificador de inteligencia
portancia en la escala de valores de la noósfera, y consciencia milenarias, legitima el vínculo
aún más cuando se considera que la estética co- biósfera-noósfera, articulado por el espejo de
mún unifica el arte de los pueblos” (Argüelles, piedra en el que el graficador pinta la sonrisa
2012:166-167). En este importante ejercicio, el del universo.

Bibliografía

Argüelles, J. (2012). Manifiesto por la noósfera. La Dodda, M. (S. f.). Arte rupestre andino. En: www.
siguiente etapa en la evolución de la consciencia maggiedodda.com.ar/te_rup_sp.h
humana. España: EDAF.
Kosik, K. (1976). Dialéctica de lo concreto. Teoría y
Báez García Mariscal, E. M. (1993). La Revo- praxis. México: Ed. Grijalbo.
lución Abstracta: el significado evolutivo de
Lazo de Conover, L. (1968). El universo de Teil-
las manifestaciones gráficas rupestres. Una
hard de Chardin. México: Editorial Citlal-
aproximación paleoantropológica. (Tesis de
tépetl.
licenciatura en antropología física). Es-
cuela Nacional de Antropología e His- Mendiola Galván, F. (2007). Del espejo de pie-
toria. México. dra a la interpretación simbólica: el arte
rupestre en Chihuahua. En C. García
Blauberg, I. (1985). Diccionario marxista de filoso-
y E. Villalpando (editores), Memoria del
fía. México: Ediciones de Cultura Popu-
Seminario de Arqueología del Norte de Méxi-
lar.
co (pp. 192-205). México: Coordinación
Dispenza, J. (2005). Y tú qué sabes. El libro original Nacional de Arqueología INAH-CO-
de la película. México: Academia de Cien- NACULTA-Amigos del Centro INAH
cia y Artes Cinematográficas. Sonora-Centro INAH-Sonora, (publi-
cada en CD).

148
Morin, E. (1992). El método IV. Su hábitat, su Toledo, V. (2011). La poesía y las hadas. Catá-
vida, sus costumbres, su organización. Ma- basis poética del reino vegetal. México: Be-
drid: Cátedra. nemérita Universidad Autónoma de
Puebla-Ediciones EON.
Rozo Gauta, J. (2005). Insinuaciones teórico-meto-
dológicas para el estudio del arte rupestre. Ru- Vernadsky, V. I. (1945). La biosfera y la noos-
pestreweb. fera. American Scientist. 33, (1), pp. 205-
218.
Simonnet, D., Langaney, A., Clottes, J., y Gui-
laine, J. (1999). La historia más bella del Viramontes, C. (1999). Las manifestaciones
hombre. Cómo la tierra se hizo humana. Bar- gráficas rupestres. Una búsqueda me-
celona: Anagrama. todológica. En C. Viramontes y A. M.
Crespo Oviedo (coordinadores), Ex-
Teilhard de Chardin, P. (1957). La vision du passé.
presión y memoria. Pintura rupestre y petro-
Paris: Editions du Seuil.
grabado en las sociedades del norte de México
Teilhard de Chardin, P. (1962). El grupo zoológico (pp. 27-42). México: Instituto Nacional
humano. Madrid: Taurus. de Antropología e Historia. (Colección
Científica 385).

149
Redibujando el pasado.
Enfoques de interpretación para la pintura rupestre
Alma Nohemí Vega Barbosa*

El presente análisis pretende explorar algunos tan los motivos rupestres de cuevas, cañones
aspectos de esta problemática, aproximando el y abrigos rocosos del mundo. Creer que pode-
análisis filosófico a los diferentes enfoques teó- mos llegar a conocer su significado, ha sido el
ricos y metodológicos que se han usado para motor de una histórica competencia por cons-
la interpretación de las pinturas rupestres. Pro- truir marcos teóricos que aborden su natura-
ponemos una revisión general de los distintos leza y función. Para plantear un acercamiento
modelos de interpretación del arte rupestre, a tales procesos de creación, debemos aceptar
mediante la identificación y caracterización de que existen distintos horizontes de interpretación
distintos tipos de aproximación y niveles de referencia, los cuales son planteados en este trabajo como
los cuales señalamos como ejes centrales en tipos de aproximación y niveles de referencia
el diseño y aplicación de cada enfoque inter- del mundo. El sitio elegido como caso ejem-
pretativo, tomando como punto de partida de plar para esta investigación es la Cueva de Al-
este trabajo la trilogía de la interpretación de la tamira, uno de los hitos en la pintura rupestre
pintura: el autor, la obra y el intérprete, ¿cuáles o parietal, cuyo descubrimiento se dio en la
son sus relaciones e implicaciones? Además de provincia de Cantabria en 1868. Son los dife-
exponer algunas de las ventajas y desventajas rentes puntos de vista con los que se ha abor-
de la discrecionalidad de los enfoques para la dado históricamente en su caracterización –y
aproximación a la obra rupestre. En esta pro- no directamente las pinturas– el punto central
puesta de trabajo, también se reconoce el papel de nuestro trabajo el cual se plantea desde la
protagónico que ha tenido el sitio de Altamira siguiente premisa: en esas diversas lecturas se
para la elaboración de teorías interpretativas y han usado diferentes tipos de aproximación y
un ejercicio de revaloración del contexto histó- niveles de referencia que no dan cuenta, por
rico que acompañó el desarrollo de cada una separado, de la comprensión cabal de la obra
de las distintas miradas que han intentado ima- pictórica, lo que habría ocasionado un estu-
ginar los secretos del mundo simbólico en el dio discrecional del arte parietal del sitio. En
Paleolítico. este análisis nos referiremos a las pinturas de
Altamira como obra de arte, como objeto ar-
queológico y como expresión simbólica de las
Representar al mundo en dos dimensiones sociedades que las crearon.
El punto de partida de este trabajo es
Uno de los problemas centrales de la prehis- que toda obra pictórica en cualquiera de estas
toria ha sido pretender descifrar qué represen- tres caracterizaciones, tiene varios niveles de

*Programa en Filosofía de la Ciencia del Instituto de Investigaciones Filosóficas en la Universidad Nacional


Autónoma de México.

151
significación o referencia, donde los distintos de dudas que pongan en cuestionamiento su
enfoques de aproximación a la obra pictórica hipótesis. En cambio, el intérprete inexperto
han privilegiado diferentes niveles de referen- lanzará sus hipótesis más desde un plano me-
cia. Sin caer en decepciones, debemos enfren- tafísico en el cual, si bien cabe la equivocación,
tar la idea de que nunca sabremos realmente esta no tendrá repercusiones de consideración,
qué representaban las pinturas rupestres para debido a que no tiene como objetivo la contras-
sus autores, pero sí hemos elaborado diversas tación con cualquiera de los aspectos de una
hipótesis que expresan qué representan para obra en el acto de interpretación. No tenemos
nosotros, los intérpretes actuales. No conoce- acceso a las explicaciones de los fenómenos
mos los códigos de referencia originales de es- naturales por medio de un esquema explicativo
tas manifestaciones gráficas y por ende, hemos causal. Si bien, la distancia en el tiempo entre
echado mano de diversas herramientas teóri- dos periodos alejados de la historia establece
co-metodológicas para imaginar de la manera para cada uno un paradigma histórico distin-
más plausible cuál es su significado. to, la intersubjetividad es un proceso que dista
mucho de ser estático. Lo intersubjetivo cam-
bia con el tiempo de modo que lo que quiere
Dos tipos de intérpretes decir algo para alguien en un momento signi-
ficará otra cosa en otro momento. De manera
Proponemos que existen dos tipos de intérpre- que la comprensión del mundo es instantánea
tes: inexperto y experto. Esta división está ba- e irrepetible.
sada en la carga teórica de la observación, pues
apoyamos la hipótesis de que la información
con la que cuenta el intérprete influirá sobre el Tipos de aproximación y niveles de
ejercicio de interpretación que realice sobre una referencia
obra, en este caso la pintura rupestre. De ma-
nera general, el intérprete inexperto, es aquella Las pinturas rupestres encontradas en diversos
persona que no cuenta con información espe- sitios del mundo han sido objeto de estudio
cífica o precisa acerca de la intención del autor desde hace casi 150 años y para ello se han usa-
o del contexto estético o simbólico de la obra, do diversos enfoques teóricos, todos, estrecha-
mientras que el intérprete experto, es aquel es- mente relacionados con su contexto histórico
pecialista o persona con información acerca particular. Esta pluralidad teórica ha condicio-
del sentido estético o simbólico de la obra, su nado el conocimiento del arte rupestre, desde
autor o su contexto. Un factor común entre el puntos de vista particulares y lo ha impulsado
intérprete experto y el inexperto es que ambos hacia diferentes direcciones, ponderando así,
se encuentran inmersos, de hecho son parte de distintos objetivos. Consideramos que estos
este, en un contexto histórico particular desde parámetros son los principales aspectos a to-
el cual harán sus interpretaciones. Dicho con- mar en cuenta al momento de abordar alguno
texto los ha formado como intérpretes dotán- de los enfoques de interpretación aplicados a
dolos de la herencia categorial que usaran para una obra rupestre. Se puede observar de ma-
encarar a la obra pictórica. Sin embargo, hay nera general que la correlación de estos enfo-
otro factor que no comparten ambos intér- ques ha creado una especie de escala de lectura
pretes, se trata de la capacidad de corrección. para acercarse a la obra pictórica rupestre de
El intérprete experto estará pendiente en todo acuerdo a la combinación de un tipo de apro-
momento de efectuar sus interpretaciones de ximación y nivel de referencia específicos. Am-
un modo certero y lo más acabado posible, bas entidades teóricas se entrecruzan a modo
evitando fugas de información o filtraciones de filtro por medio del cual interpretamos una

152
manera determinada la obra gráfico-rupestre, can en distintos enfoques; arqueológico, este-
dependiendo de las múltiples combinaciones ticista, simbólico y de contexto de integración
que se obtengan entre estas, la obra en estudio (motivo y escena).
adquiere un significado particular en un mo-
mento particular. La obra rupestre es un punto
de encuentro entre el tipo de aproximación y el Niveles de referencia
nivel de referencia del intérprete y su contexto.
Proponemos que el estudio de la pintu- En cuanto a los niveles referencia o significa-
ra rupestre se ha dirigido principalmente ha- ción, proponemos que en una división general
cia cinco tipos de aproximación a la obra que existen tres niveles principalmente: el nivel es-
denominaremos: incomprensión, descripción, tético, el nivel de objeto arqueológico y el nivel
interpretación, explicación y comprensión. Es- simbólico.
tos niveles refieren a la manera en la que nos Estético. El nivel estético considera a las
acercamos a la obra, a la intencionalidad que pinturas rupestres como una expresión del ser
asumimos, como ya explicamos, consciente- humano más allá del tiempo, en una visión es-
mente o no, como intérpretes. Las variacio- tética atemporal donde se exalta la idea de “el
nes en esta escala de aproximación a la obra arte por el arte” y en donde es admitida como
están vinculadas con el contexto histórico del una entidad que no es exclusiva del estudio de
cual devienen y de acuerdo a nuestro análisis, la arqueología y es asequible al estudio de otras
no muestran un avance lineal consecutivo ni disciplinas que se interesan por esta desde sus
tampoco responden a un desarrollo de carác- marcos disciplinares. En el nivel de referencia
ter evolutivo particular. Observamos que tam- estético el uso y función del objeto se refiere
poco se encuentran separadas, en vez de ello, a la obra rupestre como objeto artístico. Los
se repiten y se traslapan una sobre otra en el aspectos simbólicos de la obra se fusionan con
proceso de aproximación histórica de las obras. las particularidades estéticas, el contenido cul-
Encontramos algunas similitudes con el tural pasa a ser contenido estético visual.
análisis que hace Panofsky para el estudio del Las primeras interpretaciones sobre el
arte, pues lo que él define como descripción arte prehistórico tienden a considerarse como
pre-iconográfica, corresponde al tipo de apro- el resultado de un deseo de expresión puramen-
ximación que definiremos como descripción para te estética. El origen de esta teoría es anterior al
todos los niveles de referencia, el análisis icono- descubrimiento del arte rupestre en Altamira,
gráfico que refiere este autor corresponderá de apoyándose por tanto en los primeros hallaz-
manera genérica a la explicación desde nuestro gos de objetos de arte mobiliar (Subdirección
esquema y lo que él denomina interpretación General de Arqueología, 1979). Esta hipótesis
iconológica corresponderá de manera general estaba apoyada en la teoría del ocio, es decir,
al tipo de aproximación que llamamos interpre- se pensaba que el hombre prehistórico dividía
tación. su tiempo entre dos momentos de actividad, el
Queremos señalar que la descripción se primero dedicado a la subsistencia, el cual, aun-
utiliza más a la manera de una herramienta que que le exigía mayor gasto de energía cuando los
siempre está presente en todos los tipos de recursos eran suficientes o estaban a la mano,
aproximación y que, de hecho, se parte de esta le quedaba tiempo libre que podía dedicar a ac-
para proyectar. tividades derivadas de la contemplación, como
Estos cinco niveles trabajan en cada uno la creación, el arte. La crítica a esta hipótesis
de los niveles de referencia, a veces uno a la es que con el avance de la etnografía compa-
vez, a veces varios al mismo tiempo. Tanto la rativa de los pueblos primitivos en el siglo XX,
interpretación como la explicación se ramifi- se demostró que la abundancia de recursos o

153
la facilidad para obtenerlos no se pueden con- de los historiadores consideran las represen-
siderar la causa directa del desarrollo del arte taciones parietales como símbolos totémicos
(Subdirección General de Arqueología, 1979). (Subdirección General de Arqueología, 1979).
Simbólico. Sin duda el nivel de referen- Objeto arqueológico. Una definición
cia que conlleva más dificultades para su estu- simple de objeto arqueológico es que se tra-
dio. La capacidad simbólica del ser humano ta de un objeto del pasado fabricado o trans-
lo ha definido tanto en la complejidad de sus formado por un ser humano. Si bien en este
pensamientos como en la infinita diversidad de trabajo no es nuestra intención abordar a la
expresiones materiales en torno a cada una de conceptualización de esta noción, queremos
las manifestaciones de la cultura. Las pinturas resaltar que la condición de objeto arqueoló-
rupestres se enmarcan en el nivel del mito la gico de la pintura rupestre le dio a esta tam-
explicación sin predicción, de manera que su bién el rango de imagen científica, ya que con
lectura es más integral desde la comprensión el reconocimiento del arte paleolítico las pin-
pues esta no pretende ser prescriptiva. Uno se turas rupestres no solo obtuvieron el estatus
explica el mundo de distinta manera, el relato de antigüedad de la humanidad sino de objeto
no es reducible a un silogismo, sino que es un de estudio científico. Los objetos arqueológi-
relato inacabado. Para autores como el prehis- cos poseen la cualidad intrínseca de ser motivo
toriador francés Jean Clottes, se debe resaltar de atención y este efecto está estrechamen-
particularmente importante el reconocimiento te vinculado con la antigüedad del objeto en
por parte de la comunidad, verse a sí mismos cuestión. En el caso de las pinturas rupestres
ahí, reconocer las formas y las intenciones este hecho se magnifica pues si bien la arqueo-
(Clottes, 2010). El conocimiento cada vez más logía se pregunta acerca del uso y función de
profundo de los pueblos cuyo desarrollo cul- estas, la referencia más elocuente gira en torno
tural aún no ha descubierto la escritura y los a los aspectos de interpretación los cuales se
tratados sobre magia y religión primitiva de relacionan popularmente por el intérprete con
Frazer y Tylor, fueron la base de las interpre- aquellos que conciernen a los planos simbóli-
taciones del arte paleolítico partir de paralelos co-rituales que tanta expectativa crean en los
etnográficos. Para Frazer la magia partía de dos investigadores y en los intérpretes no especia-
principios: “la ley de semejanza” –para con- listas. En primer lugar debido a la dificultad de
seguir un efecto basta con imitarlo– y la “ley hacer inferencias contundentes en este sentido
de contacto”, según la cual dos cosas que han y en segundo término debido a la problemáti-
permanecido unidas continúan siempre en re- ca que se ha generado al pensar que el mundo
lación mágica. Salomón Reinach aplicó parte simbólico de los grupos humanos del Paleo-
de estos conceptos al arte paleolítico afirman- lítico tenía un halo místico del cual es difícil
do que respondía prácticas asociadas con la separarnos al momento de aproximarnos a la
“magia de caza” y de “fertilidad” (Subdirección obra rupestre.
General de Arqueología, 1919). Reinach pos- La obra pictórica como objeto arqueoló-
tulaba que los animales representados en las gico es el resultado de su extracción desde el
cuevas eran las presas de caza codiciadas por horizonte temporal del pasado lo cual la recon-
los hombres paleolíticos (Ripoll Perelló, 1986). figura como una pieza de museo para su análi-
Las existencia de una magia de caza refleja en sis. Análisis en el sentido de una investigación
que las representaciones de animales o las más fragmentadora, en donde lo más importante es
frecuentes, y que muchos de ellos aparecen he- establecer su antigüedad, funcionalidad y de
ridos. La de fertilidad vendría apoyada por la manera secundaria, sus posibles interpretacio-
presencia animales grávidos, hembras seguidas nes.
de machos y esculturas femeninas. Un sector

154
El intérprete inexperto estará repre- del arte rupestre, al asociar las pinturas de las
sentado por aquellas personas que si bien no cuevas integrándolas en un todo al que se le
cuentan con un entrenamiento profesional en denominaría por primera vez “santuario”. Esta
alguna universidad o grupo académico en ar- asociación, es más que la disolución entre las
queología, tienen interés acerca del pasado y su fronteras de los motivos vistos anteriormente
aproximación al arte rupestre estriba principal- como objetos aislados o más que la creación
mente en la antigüedad, uso y función de las de puentes de vinculación entre las figuras. En
representaciones pictóricas, la significación de una sola frase, dotó de dinamismo a las imáge-
los ámbitos estético y simbólico quedarán en nes. El giro pictórico “del motivo a la escena”,
un segundo término. El observador experto debe considerarse como el gran salto en la in-
generalmente será el arqueólogo, el prehisto- terpretación de las imágenes de la prehistoria,
riador o el paleoantropólogo, pero debemos con esto, el color vertido sobre la roca deja de
reconocer la escala de diversos niveles de espe- ser un pasado solidificado y da paso a la idea
cialización y de áreas temáticas incluso dentro de un pasado vivo. El siguiente reto para los
de los especialistas. Por ejemplo un historiador investigadores sería comprender cuál era la na-
del arte antiguo será un especialista y represen- turaleza de esos nuevos espacios de expresión
ta a un intérprete experto sin necesidad de ser de las sociedades prehistóricas.
arqueólogo.
Del motivo a la escena. Entre las apor-
taciones más novedosas de la segunda mitad del Proyección sobre la pintura rupestre de
siglo XX, destacan los trabajos del prehistoria- Altamira
dor y arqueólogo francés, André Leroi-Gour-
han. Este investigador concibió las cuevas La elección de la Cueva de Altamira como caso
decoradas como santuarios organizados de ejemplar en este trabajo, si bien responde en
acuerdo con una distribución sistemática de los primer lugar al lugar protagónico que posee
temas. Notó que los distintos temas, animales este sitio en el estudio del periodo Paleolítico,
y signos, aparecían regularmente asociados en nos interesa destacar el desarrollo de numero-
dos grandes conjuntos que simbolizaban, se- sas y constantes investigaciones a lo largo de
gún su punto de vista, la contraposición de dos más de un siglo para la construcción de con-
principios: la asociación caballo-bisonte ocupa- ceptos teóricos de la prehistoria y el plantea-
ba una posición central en los grandes paneles, miento de problemas en la interpretación de la
a la que se superponían otras representaciones pintura rupestre en general. El papel protagó-
secundarias y complementarias. Leroi-Gour- nico de la Cueva de Altamira es visto en este
han pasó de interpretar estos principios como proyecto de manera positiva, pues creemos
la contraposición de dos sexos a considerarlos que a través de los estudios de sus pinturas se
como dos fuerzas abstractas. Así fue como du- han podido valorar y proyectar no solo otros
rante la década de los setenta se dio un paso sitios con arte rupestre, sino la propia teoría ar-
atrás, no en un sentido de retroceso, sino para queológica de la prehistoria. Al primer enfoque
poder mirar a los motivos rupestres no solo lo hemos caracterizado como un periodo de
de manera aislada, sino comprender el cuadro desestimación, debido a que, como ahondaremos
completo, la asociación que guardaban entre más adelante, hacia la segunda mitad del siglo
sí, qué papel jugaban dentro de un diseño más XIX, los primeros hallazgos de arte rupestre,
amplio: la escena. de mayor relevancia, los de la Cueva de Altami-
Las teorías de Leroi-Gourhan, Reinach y ra, en primera instancia no fueron considera-
Clottes entre otros, plantearon una nueva di- dos antiguos y, por consiguiente, se pensó que
mensión de posibilidades para la interpretación no habían podido ser realizados por el hombre

155
prehistórico. El siguiente punto de vista teóri- minaron “magia simpática y totémica”, y “ma-
co es el que se ha denominado la concepción gia de caza y fertilidad”. La más reciente visión
el “arte por el arte”, en el cual exclusivamente en esta línea de tiempo se encuentra permeada
se ponderaba el plano artístico y se considera- por la postura cientificista del siglo XX y nos
ba una actividad de tiempo libre del hombre remitiremos a él precisamente como la “visión
prehistórico. Las dos perspectivas que siguen científica”. El último enfoque que presentare-
en esta línea de tiempo, son los que atañen al mos, y al que llamaremos “enfoque compren-
universo del pensamiento simbólico, se deno- sivo”, es una propuesta de esta investigación

ENFOQUE TESIS AÑO EXPONENTES CARACTERÍSTICAS CRÍTICA

—El hombre prehistórico no


En 1902 se reconoce
tenía la habilidad cognitiva y
el arte rupestre
técnica de realizarlas.
paleolítico, en
— Incapacidad de desarrollar
respuesta al
un marco simbólico,
Émil Cartailhac debilitamiento de la
Desestimación 1864-1902 conceptos mágico-religiosos.
Las PR no son Gabriel de teoría evolucionista y
— Incompatibilidad de lo
antiguas Mortillet a una mayor
artístico con lo primitivo-sal-
consciencia de la
vaje.
complejidad de las
— Hipótesis regida bajo un
sociedades
rígido esquema evolucionis-
primitivas.
ta.

Émil Cartailhac
— La obra artística no tenía
Benjamin Constant
un objetivo funcional especial
Thomas Wilson Refutada por las
El arte por el arte Las PR son más allá del decorativo.
Henri Breuil prácticas etnográficas.
1903 - 1950 —Era una actividad ociosa
exclusivamente Annette
derivada de un ambiente
decorativas Laming-Emperaire
‘lujoso’.
Jean Clottes

Magia simpática y
totemismo. Los paralelismos
Las PR comparten — Paralelismo etnográfico. etnográficos deben
elementos vitales con — Predominio de animales hacerse en lo general y
los animales sobre figuras humanas. no en lo particular.Los
representados. Salomon Reinach — División de animales en datos de fechamiento
Las PR simbolizan Henri Breuil alimento potencial y especies son escasos para
Pensamiento tótems. Begouen peligrosas. realizar una cronología
1907-1960 Hugo Obermaier — Representaciones de comparación
Simbólico
Jean Clottes individuales (brujo X, caballo etnográfica.El
Las PR como ritual
Y, oso Z). totemismo y la
para propiciar la caza
representación artística
y fertilidad. Magia de
no se implican
caza y fertilidad.
necesariamente.

Las PR serán — Niegan el paralelismo


explicadas etnográfico. El análisis de la PR
contrastándolas con Leroi-Gourhan — Estudiar la obra rupestre continúa siendo
1960-1986 ‘en sí misma’, evitando
datos estadísticos:- Annette discrecional y privilegia
Visión científica Frecuencia y Laming-Emperaire generalizaciones. un tipo de aproxima-
distribución espacial —Análisis sistemáticos de ción y/o nivel de
de los animales en distribución. referencia específico.
las cuevas. Análisis —Relación entre contenido y
de los signos en el contexto.
AR

— Prescindir del estudio


Las PR pueden ser discrecional de la obra,
Comprensivo comprendidas evitando privilegiar tipos de
2014 Vega –Pacho
integralmente aproximación o niveles de
referencia particulares.

Tabla 1. Breve historiografía de los enfoques interpretativos para la pintura rupestre.

156
Tipos de aproximación
Niveles de
referencia Incomprensión Descripción Interpretación Explicación Comprensión

Estético Incomprensión Descripción Interpretación Explicación Comprensión


Estética Estética Estética Estética Estética

Incomprensió Descripción Interpretación Explicación Comprensión


Simbólico Simbólica Simbólica Simbólica Simbólica Simbólica

Incomprensión Descripción Interpretación Explicación Comprensión


Arqueológico Arqueológica Arqueológica Arqueológica Arqueológica Arqueológica

Tabla 2. Cuadro llave de relación entre tipos de aproximación y niveles de referencia.

y como su nombre lo sugiere, propone un un espacio multifuncional y multidimensional.


acercamiento a las pinturas rupestres desde la Un espacio donde se reúnen las necesidades
comprensión como una manera de aproxima- sobrevivencia, la necesidad de crear y la nece-
ción. Para esquematizar los distintos enfoques sidad de tener creencias. Alimentar el cuerpo,
que desarrollaremos, presentamos a continua- la mente y el espíritu y poder representarlo en
ción un cuadro (tabla 1) con la síntesis de la imágenes. La búsqueda de la identidad indivi-
información. Para la visualización general de dual y colectiva. La perpetuación del sentido
esta propuesta de estudio, presentamos esque- de la vida sobre la roca inerte. El objetivo de
máticamente un cuadro (tabla 2 y 3) donde se esta investigación es distinguir el carácter poli-
verán reunidos los enfoques de interpretación sémico de la obra de arte y los diferentes tipos
del arte rupestre en relación con los tipos de o estrategias de interpretación-aproximación a
aproximación y niveles de referencia que pro- la obra, de lo que se desprende que privilegiar
ponemos como perspectiva de análisis. un solo tipo, como hemos mostrado en la re-
¿Qué nos queda después de considerar la visión historiográfica expuesta, necesariamen-
polireferencia y discrecionalidad de posiciones te restringe las posibilidades de interpretación
teóricas en el arte rupestre? Para Lasheras solo o sobrevalora innecesariamente alguna de ella.
queda disfrutar de ello como un legado: A partir de esto, proponemos que dar una in-
terpretación-explicación holista es una forma
[…] os queda disfrutar del arte. Hace mile- de garantizar la protección interpretativa de la
nios un grupo, una banda de cazadores-re- obra. En lugar de tratar de establecer las di-
colectores tuvo la necesidad de expresar ferencias entre estos dos diferentes mundos,
sus creencias y mitos, así como de celebrar cabría encontrar las singularidades que cada
sus ritos mediante la representación de uno posee. El arte es anterior al concepto, el
unos bisontes. Alguien (chamán, oficiante, símbolo es previo a la captura del objeto. Ante
intercesor…), que a su condición de caza- la imposibilidad de la explicación nos queda la
dor unía la de artista, nos legó un presente comprensión de la singularidad de los motivos
eterno (Lasheras, 2003). y las escenas. El sentido original de las pinturas
rupestres está perdido. La obra rupestre no es
Habitación o santuario, pero también el solo un vehículo de comunicación, cada ima-
estudio del pintor. La Cueva de Altamira es gen es el concepto en sí misma.

157
TIPOS DE NIVELES DE
ENFOQUE DESCRIPCIÓN
APROXIMACIÓN REFERENCIA

Caracteriza a la PR como una


Incomprensión anomalía que no puede ser explicada
Desestimación
o considerada dentro de las teorías
vigentes, tales como el evolucionismo
o las concepciones del arte para esa
época.

Enfatiza las características


morfoestilísticas de la obra. Se remite a
El arte por el arte Descripción Estético la descripción de la forma, tamaño,
proporción, color, diseño. Considera a
la PR como obra de arte. Hay una
separación entre arte parietal y arte
mobiliar, visto este como artesanía.

Considera que la obra rupestre


Magia ‘encierra’ aspectos simbólicos.
simpática y Aquellas características del pensa-
totemismo miento mágico-religioso que quedan
Pensamiento Interpretación Mágico-religioso representadas por medio de la obra
Simbólico gráfica. Resalta las relaciones
Magia de etnográficas y culturales a través del
caza y tiempo. Interpreta la PR como una
fertilidad manifestación simbólica que guarda
sincretismos atemporales.

Prepondera la información estadística


Objeto para dar una explicación de tipo causal.
Explicación arqueológico Toma en cuenta tanto el contenido
Visión científica
como el contexto de la obra. Observa a
la PR como un objeto de estudio
científico.
Estético-Artístico Correlación entre todos los niveles de
Simbólico referencia, sin fronteras entre ellos,
Comprensivo Comprensión evitando la progresión, jerarquización,
Mágico-religioso
Objeto arqueoló- subordinación o exclusión de alguno de
gico ellos.

Tabla 3. Enfoques interpretativos del arte rupestre en relación a su tipo de aproximación y nivel
de referencia

Bibliografía

Beltrán Martínez, A. (1989). Ensayo sobre el origen Coolidge, F., y Wynn, T. (2009). Homo heidel-
y significación del arte prehistórico. Zaragoza: bergensis and the beginnings of mo-
Universidad de Zaragoza. dern thinking. En C. F. Wynn, The Rise
of Homo sapiens. The Evolution of Modern
Breuil, E., & Obermaier, H. (1984). La Cueva Thinking (p. 172). Wiley-Blackwell.
de Altamira en Santillana del Mar. Madrid:
El Viso. Galván Salgado, M. (2012). Seminario de Herme-
neútica. México: UNAM.
Clottes, J. (2010). Los chamanes de la prehistoria.
Barcelona: Ariel prehistoria. González Morales, M., y Moro Abadía, Ó.
(2005). "El Arte por el Arte": Revisión

158
de una teoría historiográfica. MUNIBE Panofsky, E. (2004). El significado de las artes vi-
Antropología - Arkeología Homenaje a Jesús suales. Madrid: Alianza Forma.
Altuna, 57, pp. 179-188.
Ponce de León, A. (2005). Arqueología filosofía
Jamin, P. Consultado el 8 de agosto de 2014 en: de la ciencia presapiens. Una aproximación
http://archive.org/stream/cataloguei- al caso Oldowan. México: Centro de Es-
llustr1903soci#page/166/mode/2up tudios Filosóficos Vicente Lombardo
Toledano.
Jordá, F. (1981). El gran techo de Altamira y
sus santuarios superpuestos. Symposium Ripoll Perelló, E. (1986). Orígenes y significado del
Internacional sobre arte prehistórico (pp. 277- arte paleolítico. (Vol. Serie Signos). Ma-
288). Madrid-Asturias. drid: Silex Ediciones.
Kühn, H. (1971). El arte de la época glacial. Méxi- Romero, A., y Giménez, M. (2005). Iconografía
co: Fondo de Cultura Económica. e iconología. En A. Romero, De artes y
pasiones. Buenos Aires: DNDA.
Lasheras, J. A. (2003). El arte paleolítico de Altami-
ra. Madrid: Turner. Sanz de Sautuola, M. (1880). Breves apuntes sobre
algunos objetos prehistóricos de la Provincia de
Moro Abadía, Ó. (2013). Thinking about the
Santander. (Facsimilar ed.). Santander:
concept of archive: Reflections on the
Telésforo Martínez.
historiography of Altamira. Complutum,
24(2), pp. 145-152. Subdirección General de Arqueología, (1979).
100 años del descubrimiento de Altamira.
Moro Abadía, O., y González Morales, M. R.
Madrid: Dirección General del Patri-
(2004). 1864-1902: El reconocimiento
monio Artístico, Archivos y Museos.
del arte paelolítico. Zephyrus (57), pp.
Ministerio de Cultura.
119-135.
Ucko, P., y Rosenfeld, A. (1967). Arte paleolítico
Museo Nacional y Centro de Investigación de
/ Paeolithic Cave Art. (J. M. Gómez-Ta-
Altamira. (2002). Re-pintar Altamira, Un
banera, Trad.) Madrid: Biblioteca para el
viaje al Paleolítico Superior. Galicia: Xunta
Hombre Actual Ediciones Guadarrama.
de Galicia.

159
¡Vámonos de pinta! Una propuesta para acercar a los
niños al arte rupestre
María Magdalena García Espino*
Adrián Colchado Rico*
Carlos Viramontes Anzures*

El arte rupestre es una de las más antiguas ex- El arte rupestre de la franja occidental y
presiones plásticas de los grupos humanos de semidesértica de la Sierra Gorda
todos los tiempos y de la mayor parte del mun-
do. Mediante esta actividad, diferentes socieda- La franja semidesértica de la Sierra Gorda
des dejaron plasmada parte de su manera de queretana y guanajuatense fue una región de
entender el medio que los rodeaba y su lugar habitación y refugio de sociedades de cazado-
en él, es decir, su cosmovisión (Broda, 1991). res-recolectores, por lo menos desde el 7000
Estas manifestaciones plásticas han perma- a.C. hasta mediados del siglo XVIII; en esta
necido hasta nuestros días a pesar de que en región encontramos una de las mayores con-
muchas ocasiones se encuentran expuestas a la centraciones de sitios de manifestaciones ru-
intemperie o al vandalismo; por ello, su conser- pestres vinculadas con esta ancestral forma de
vación está en riesgo constante, por lo que es vida en el centro norte de México. Esta prácti-
imperativo generar los mecanismos adecuados ca no se restringió a la época prehispánica, sino
para que la sociedad actual valore este impor- que continuó durante el virreinato e incluso
tante testimonio histórico (García y Viramon- el siglo diecinueve y los albores del veinte. En
tes, 2014). los últimos años, hemos localizado, registra-
En el siguiente trabajo presentaremos do y documentado poco más de 120 sitios de
una primera experiencia derivada de un ejerci- esta naturaleza, lo que nos ha permitido tener
cio piloto denominado “Vámonos de pinta”, un acercamiento de primera mano a la rique-
cuyo objetivo principal fue acercar a niños y za iconográfica de las antiguas sociedades de
jóvenes a eso que llamamos “arte rupestre”; la cazadores recolectores que habitaron la Sierra
intención fue que, a través de diversas activida- Gorda (Viramontes, 2005; Viramontes y Flo-
des, los participantes en el taller conocieran la res, 2014).
forma de vida de los antiguos cazadores-reco- Sin embargo, a lo largo de los años, he-
lectores del semidesierto de Querétaro y Gua- mos asistido a la destrucción paulatina de va-
najuato, así como las diversas actividades que rios sitios, que si bien han resistido con mayor
involucraron la producción de arte rupestre y o menor éxito la exposición a los elementos
sus posibles significados, todo ello para generar naturales, no han resistido las afectaciones
un mayor interés en torno a la fragilidad de es- derivadas de la acción antrópica, en virtud de
tas manifestaciones plásticas y la necesidad de que muchos de ellos son muy accesibles; asi-
conservarlo.

*Centro INAH Querétaro.

161
Figura 1. Prototipos empleados para el diseño Figura 2. Proceso de producción de materiales.
del módulo y para la caracterización de los per- Elaboró María Magdalena García Espino, Ar-
sonajes. Elaboró Adrián Colchado Rico. chivo Difusión INAH Querétaro-.

mismo, son considerados “de facto” como si- de la Exposición de la Ciencia y Tecnología de
tios arqueológicos abiertos al público, que no Querétaro y lo denominamos “Vámonos de
requieren investigaciones previas o excavacio- pinta”.
nes para ser visitados, por lo que en ocasiones
las autoridades locales promueven su visita y
empresarios locales generan rutas de “turismo ¿Qué se quiere hacer?
cultural” en las que incluyen los sitios de arte
rupestre que no cuentan con las medidas de El enfoque que dimos al taller fue la educación
protección necesarias. patrimonial, entendida como el proceso edu-
En este sentido, consideramos imprescin- cativo continuo y metódico que tiene como eje
dible generar mecanismos para que la participa- central el patrimonio cultural (Horta, 1999); a
ción de la sociedad civil coadyuve a una mejor través de este mecanismo se pueden generar
protección de estos espacios de representación procesos de sociabilización para transmitir la
rupestre, donde la toma de conciencia de la im- riqueza material de las sociedades antiguas a
portancia y fragilidad de los mismos es solo un las nuevas generaciones. La intención es que el
primer paso. En este sentido, a principios de reconocimiento de estos bienes contribuya a la
2012, iniciamos los preparativos de un ejercicio conservación y formación de ciudadanos res-
piloto que acercaría a niños y jóvenes al arte ponsables que se apropien de su cultura.
rupestre; la culminación de este ejercicio piloto Para ello es necesario desarrollar estrate-
se dio en octubre del mismo año en el marco gias de vinculación social que permitan trans-

162
mitir el conocimiento científico generado que,
en el caso que nos ocupa es el arte rupestre. En
este sentido, se requiere de un instructor que
dialogue con la comunidad –utilizando un len-
guaje coloquial y estrategias didácticas– para lo-
grar una transmisión eficaz del conocimiento.
Lo anterior le permitirá a la gente comprender
y valorar el significado de este patrimonio, lo-
grando así que cada localidad forje sus propias
definiciones de patrimonio, sus propios víncu-
los con este y en consecuencia, se propiciará
una actuación efectiva a favor de la sostenibili-
dad, conservación y protección del patrimonio.
Sin embargo, ¿cómo lograr que la socie-
dad se interese por el arte rupestre y lo con-
sidere parte de su patrimonio? Partimos de la
premisa de que solo se puede conservar lo que
la sociedad conoce y considera como propio
(Giménez, 2014). Por lo tanto, solo mediante
un proceso de reconocimiento de valores y
apropiación del arte rupestre por parte de la
población se podrá integrar este bien a la vida Figura 3. Se emplearon materiales de la región
con un referente directo en la vida cotidiana de
cultural de las comunidades. los recolectores cazadores de Querétaro y Gua-
De lo anterior se desprende la necesidad najuato; en todos los casos se utilizaron réplicas
de impulsar y propiciar acciones de difusión con el objetivo de que los participantes tuvieran
contacto directo con los diversos objetos. Ela-
y divulgación mediante las cuales se socialice boró Adrián Colchado Rico.
con las comunidades la información sobre este
patrimonio para que puedan estar en condicio-
nes de conocer, comprender y apropiarse de
los significados sociales, culturales y simbólicos trimonio cultural es herencia de todos y, por lo
de este bien patrimonial. En resumen, es nece- tanto, responsabilidad de todos lograr su pro-
sario orientar nuestros esfuerzos hacia la crea- tección y conservación.
ción de una conciencia en torno a la necesidad
de proteger el arte rupestre y hacia la reflexión
social para lograr el disfrute y la conservación ¿Por qué se hizo?
del mismo.
Consideramos entonces que el primer ob- El trabajo realizado en los últimos años en el
jetivo de los programas sustentados en la edu- marco del “Proyecto arte rupestre en la cuenca
cación patrimonial para la valoración del arte del río Victoria”, ha permitido confirmar que
rupestre es despertar el interés de las personas en el nororiente de Guanajuato, en general, y
en su relación con los distintos elementos del el valle intermontano de Victoria, en particular,
pasado; en este sentido, el esparcimiento y la se encuentra una de las mayores concentracio-
recreación pueden ser un camino lúdico hacia nes de sitios de manifestaciones rupestres del
el aprendizaje. A través de este mecanismo es- estado. Solo en este valle y sus inmediaciones
peramos lograr los participantes en el ejercicio hemos localizado y documentado 46 sitios de
comprendan y compartan la idea de que el pa- pintura rupestre, entre los que se encuentra

163
yo Seco”, un subprograma del “Proyecto arte
rupestre en la cuenca del río Victoria” (Vira-
montes y Flores, 2004).
Toda vez que en la región abundan los
sitios arqueológicos de esta naturaleza, consi-
deramos que un paso paralelo a la puesta en
valor de Arroyo Seco es generar la convicción
entre las comunidades aledañas al sitio arqueo-
lógico en torno a la necesidad de conservar el
patrimonio rupestre regional; es importante
mencionar que hasta hace muy poco tiempo,
solo un sector minoritario de los pobladores
del municipio de Victoria tenían conocimiento
de la existencia de sitios de arte rupestre y ape-
nas una pequeña fracción de ellos consideraba
importante su salvaguarda.
Derivado del interés de quienes partici-
pan en el “Proyecto arte rupestre en la cuenca
del río Victoria” por seguir promoviendo el
conocimiento del arte rupestre de la región,
se inició una línea de trabajo dirigida hacia el
Figura 4. Arriba, Arroyo Seco, uno de los si-
tios más importantes del semidesierto guana- público infantil y juvenil, ya que en ellos recae-
juatense; abajo, Modulo interpretativo. Elaboró rá la responsabilidad de seguir protegiendo y
Adrián Colchado Rico. conservando las diferentes manifestaciones
culturales de su pasado. La oportunidad de
continuar con esta línea fue a través de la vigé-
Arroyo Seco, quizá uno de las más importantes sima sexta edición de la “Exposición de Cien-
y significativos de la región. cia y Tecnología del Estado de Querétaro”
Esta situación llamó la atención de las (EXPOCYTEQ 2012), que tuvo como sede el
autoridades del Instituto Estatal de la Cultura Centro Educativo y Cultural “Manuel Gómez
quienes a mediados de 2010 propusieron inte- Morín” en la ciudad de Querétaro; en esta ex-
grar Arroyo Seco al “Modelo Guanajuato” de posición se concentraron participantes de 30
gestión patrimonial; gracias a este esquema, en instituciones de educación superior y centros
el que se prevé la participación de los tres ni- de investigación cuya pretensión, al igual que
veles de gobierno (federal, estatal y municipal), nosotros, fue comunicar a los asistentes que la
así como de la sociedad civil, en los últimos ciencia también es divertida.
años ha sido posible realizar la investigación, El objetivo principal del proyecto
conservación y puesta en valor de los sitios ar- “Vámonos de pinta” fue difundir los
queológicos de Plazuelas, Peralta, Cañada de la resultados de la investigación realizada a lo
Virgen y El Cóporo (Castañeda et al, 2007); ac- largo de más de 15 años en torno a los grupos
tualmente están en proceso de apertura al pú- humanos que fueron los autores de las pinturas
blico Los Remedios y Arroyo Seco, este último que encontramos en afloramientos, abrigos y
el único sitio de manifestaciones rupestres que frentes rocosos de la región. Dado que existe
contará con la infraestructura necesaria para su una gran cantidad de información científica
conservación y puesta en valor; los trabajos se generada durante este tiempo, fue necesario
enmarcan en el “Proyecto arqueológico Arro- desarrollar materiales didácticos específicos

164
Figura 5. La Etapa 1 consistió en mostrar de manera interactiva a los participantes algunas facetas
de la vida de los recolectores cazadores de la región. Elaboró María Magdalena García Espino,
Archivo Difusión INAH Querétaro-.

que estimularán el interés por conocer y que la pintura rupestre mediante la apropiación
conservar el arte rupestre; estos materiales y generación de valores locales actuales; en este
permitirían a los niños y adolescentes acercarse sentido, esperamos que la reconstrucción de
a la vida cotidiana de los antiguos cazadores y la memoria colectiva reafirme la identidad, la
recolectores chichimecas de manera didáctica, pertenencia y la integración social, y propicie el
divertida y de fácil comprensión. A partir disfrute responsable de su herencia y, como en
de estas acciones –que implicarían no solo el caso de Arroyo Seco, se impulse el desarrollo
el acercamiento a este tipo de patrimonio local.
cultural, sino, sobre todo, a la comprensión de Para lograr lo anterior se concibió “Vá-
su importancia y valor– se pretendía disminuir monos de pinta” bajo el objetivo principal de
el grado de afectación antropogénica hacia lograr que diversos sectores sociales conocie-
este bien patrimonial y propiciar una visión de ran –a través de la presentación de un módu-
sostenibilidad comunitaria. lo de interpretación temático– los distintos
Al impulsar esta visión de sostenibilidad aspectos que involucraron la producción del
en la gestión patrimonial del arte rupestre, bus- arte rupestre, particularmente en la modalidad
camos un enfoque comunitario que resignifi- técnica de “pintura rupestre”, entendiéndola

165
Figura 6. En la Etapa 2, se realizaron diferentes actividades lúdicas como refuerzo. Elaboró María
Magdalena García Espino, Archivo Difusión INAH Querétaro-.

como un sistema de comunicación entre los a. Permitir que los asistentes compren-
cazadores recolectores y una práctica propia dieran, conocieran e interpretaran las distintas
de estas sociedades. Esta unidad didáctica se actividades que realizaban los cazadores-reco-
planteó como una herramienta pedagógica di- lectores dentro de su vida cotidiana.
rigida a despertar la curiosidad y la sensibilidad b. Que el público lograse experimentar
sobre la pintura rupestre en particular y sobre vívidamente el entorno bajo el cual se desarro-
el contexto que la originó, fomentando así su llaron estas sociedades y que son prioritarias
comprensión y la importancia de su estudio, para conocer el contexto bajo el que se realiza-
conservación y protección como patrimonio ron las pinturas rupestres.
cultural arqueológico. c. Propiciar a través de estas actividades
Para lograrlo, fue necesario enfocar nues- una actitud positiva hacia la importancia de la
tros esfuerzos hacia directrices claramente de- conservación y protección de este tipo de pa-
finidas: trimonio cultural.

166
Métodos y técnicas fase las áreas de comunicación y educación del
Museo Regional de Querétaro colaboraron
Si bien la información que esperábamos apor- conjuntamente en el desarrollo creativo de
tar al público al que esperábamos acceder esta- los contenidos, siempre asesorados por los ar-
ba sustentada en la investigación científica, esta queólogos del proyecto.
tenía que ser traducida no solo a un lenguaje Para su desarrollo, nos basamos en los
comprensible, sino a través de formas atracti- fundamentos de la interpretación temática que
vas; en este sentido, buscamos la forma de co- plantea que esta es un instrumento de comu-
municar ideas y emociones, es decir, entablar nicación que ayuda a difundir información
un proceso de comunicación que –con la ayu- científica a diversos públicos. La interpretación
da de técnicas como la interpretación temática temática considera que un punto nodal para el
y otras herramientas didácticas– proporcio- desarrollo de la comunicación es el cómo se
naran un contexto histórico comprensible y transmite la información, pues la forma en
otorgaran un valor simbólico a lo observado a que se lleve a cabo, influirá en la apreciación y
partir de una serie de procesos vinculados con reflexión que se genere en el público (Torres,
la creación de significados a través de distintos 2010:59). De tal manera, la interpretación hace
medios que permitieran el diálogo con la au- referencia a técnicas específicas de comunica-
diencia así como su participación activa. ción, cuya aplicación tiene por misión revelar
Para ello –y partiendo de la idea de pro- el significado del patrimonio, en el sentido de
porcionar a los niños una experiencia recrea- analizar sus componentes, estructura y fun-
tiva y educativa sobre la pintura rupestre– se ción.
establecieron diferentes fases de trabajo que Para que la transmisión de la informa-
incluyen la investigación, la concepción, la pla- ción resultase efectiva a través del módulo in-
nificación y la ejecución. terpretativo “Vámonos de pinta”, retomamos
La fase de la investigación incluyó la re- y readaptamos los planteamientos de Tilden
copilación de toda la información de los re- (2006:36-37) quien sugiere una serie de prin-
sultados de los distintos proyectos que hemos cipios básicos para generar herramientas de
ejecutado en el área; esto nos permitió contar comunicación:
con los datos, detalles y respuestas sobre los 1) La interpretación debe provocar aten-
procesos sociales, ideológicos y culturales que ción, curiosidad e interés en los visitantes del
se encuentran detrás de la producción del arte módulo, mas no instruir.
rupestre. En ese sentido, la investigación fun- 2) El discurso debe estar relacionado con
ge como el eje central que le dará coherencia la vida cotidiana del público, de lo contrario re-
y sentido a las siguientes fases. Para centrar la sultaría una experiencia estéril.
información, fue necesario elaborar un temario 3) La información por sí sola no es in-
con las preguntas base, dentro de las que se in- terpretación, así que debe revelar la esencia del
cluían: ¿qué es patrimonio arqueológico?, ¿qué significado del lugar u objeto. En este caso,
es la pintura rupestre?, ¿en dónde se encuen- debe focalizarse en la vida cotidiana de los gru-
tra?, ¿cuándo se realizó?, ¿cómo se realizó?, pos cazadores-recolectores y el vínculo que hay
¿para qué se realizó?, ¿qué puede significar?, con la pintura rupestre.
¿cómo se conserva?, ¿cómo se estudia?, entre 4) La interpretación es un arte que conju-
otras. ga muchas artes, y cualquier arte combina otras
Una vez determinado lo que se quería muchas artes. De este punto deriva la participa-
decir, se continuó con la siguiente etapa, es ción de diversas disciplinas que colaboraron en
decir, materializar el cómo decirlo, o dicho de la construcción del módulo.
otra manera, la concepción de la idea. En esta

167
5) La interpretación debe unir las partes y res-recolectores– una recreación de la forma
presentar un todo, no presentar solo una parte en que vivían, de la forma en que usaban sus
y tiene que intentar ir más allá del mero hecho herramientas, creaban sus espacios domésticos
de la visita o experiencia. Todo esto contribuye y experimentaban los momentos significativos
a la prevención de afectación al patrimonio en y simbólicos que los llevaban al uso de la pin-
general, provocando un efecto positivo en el tura rupestre como forma de comunicación
público. ideológica.
En resumen, el fin de la interpretación es Así, los visitantes fueron partícipes –por
crear herramientas de comunicación prácticas unos momentos– de lo que significaba ser un
que permitan a la ciencia y a los científicos in- cazador recolector al interrelacionarse con los
formar a la sociedad sobre el patrimonio cultu- actores y con el ambiente recreado durante
ral y natural, de tal forma que la sociedad tenga la presentación. La participación activa de los
acceso a los instrumentos y medios para co- visitantes fue el centro de la experiencia lúdi-
nocer y usar su patrimonio (Torres, 2010:62). ca, involucrando el conocimiento y la emo-
Estos cinco principios fueron los que guiaron ción para darle un significado al contexto de
la construcción tanto del discurso como de la la pintura rupestre. Así mismo, se diseñó una
actividad lúdica fundamental de este ejercicio. actividad que ayudó a reforzar y evaluar la
La fase de planificación estuvo enfocada comprensión de las representaciones y consis-
en obtener los recursos necesarios para llevar a tía en un pequeño taller donde los niños y ado-
cabo el proyecto. De esta manera, se considera- lescentes reproducían una pintura relacionada
ron tres campos de especialización: el arqueo- con lo previamente aprendido; de esta forma
lógico (aportando los contenidos temáticos del se cerraba la experiencia interpretativa.
módulo interpretativo), el educativo (que guió El módulo estaba dividido en dos etapas:
el proceso de enseñanza) y el de la comunica- Etapa 1. En esta etapa se les mostró a
ción (proporcionando las técnicas y modelos los participantes –integrados por grupos de
para la transmisión del mensaje). En esta fase 30 niños o jóvenes como máximo–, la vida
se examinaron varias opciones que cumplieran de los nómadas y seminómadas chichimecas;
los objetivos y metas planteadas, así como la dicha etapa tenía como propósito brindarles
factibilidad del proyecto en cuanto a los recur- información relevante acerca de los grupos
sos humanos, materiales y financieros y que se humanos que se asentaron en esta región, sen-
ejecutara dentro del tiempo establecido. sibilizándolos acerca de la forma de vida de los
Finalmente, la fase de ejecución se en- antiguos pobladores.
focó en implementar la estrategia para lograr La actividad consistía en que los niños se
la transmisión de los contenidos básicos de sentaran sobre petates teniendo de fondo un
la pintura rupestre que implicaba, en primera escenario que contextualizaba el medio am-
instancia, captar la atención inmediata de los biente donde vivían los cazadores-recolecto-
visitantes y despertar el interés por el módulo. res (imagen del semidesierto de Querétaro y
Por ello, se determinó que la información no Guanajuato), una pequeña choza simulando su
sería proporcionada a manera de demostra- casa-habitación, un fogón (simulando fuego);
ción, sino que el visitante disfrutaría –en una alimentos que consumían (mezquite, pitayas,
dimensión comunicativa y de enriquecimiento jitomates, tunas, nopales, chiles, etc.) las herra-
en un sentido educativo– la vida cotidiana de mientas que utilizaban (flechas, arcos, muelas,
los cazadores recolectores y su relación con la lanzas, hachas, antorchas, hondas, guajes, etc.)
pintura rupestre. De tal manera, los asistentes y objetos suntuarios y recreativos de su vida
pudieron presenciar –mediante una escenifi- cotidiana (flautas, conchas, collares, etc.) y la
cación con actores representando a cazado- reproducción de un abrigo con pintura rupes-

168
Figura 7. En el Taller se elaboraron plantillas y sellos; el diseño de las actividades también incluyó
los prototipos de algunos productos a manera de juegos. Elaboró Adrián Colchado Rico.

tre y pigmentos. Una vez que los niños estaban dad manual complementaria. En este espacio
frente a este escenario, los personajes caracteri- el público asistente reprodujo, por medio de
zados recreaban una escena del pasado durante plantillas y sellos (diseñados para niños de di-
20 minutos. La idea principal se enfocó en que ferentes edades tomando en consideración sus
los niños y adolescentes experimentaran en qué habilidades), una pintura rupestre o incluso po-
consistía la práctica de pintar sobre la roca, qué drían inventar sus propias imágenes en folders
se expresaba a través de ella, por qué pintaban y separadores.
seres humanos, animales, plantas y una gran Es importante mencionar que mientras
variedad de diseños geométricos; incluso qué un grupo presenciaba la escenificación, otro
comían, cómo vestían o que herramientas uti- conjunto de niños se encontraba en el taller,
lizaban (para ello en la representación se trató manteniendo así la actividad constante. A su
de utilizar todos los sentidos del ser humano). vez el equipo de actores caracterizados recorría
Etapa 2. Una vez concluida la primera todo el espacio de la exposición para despertar
etapa, los participantes eran conducidos a un el interés y mantener la presencia del módulo
área de talleres en donde realizaban una activi- en todo momento.

169
Consideraciones finales la importancia que su investigación, conserva-
ción y protección develan.
La elaboración del discurso interpretativo re- Es importante mencionar que la meta
presentó la parte primordial de esta propuesta planteada –2000 visitantes– se duplicó a más
de divulgación, ya que permitió encaminar las de 4000 niños y jóvenes gracias al interés que
actividades del taller hacia los objetivos plan- despertó el módulo; la participación de estos
teados previamente. Uno de los principales 4000 niños y jóvenes en esta experiencia piloto
elementos por considerar fue que la realización fue a través de 60 representaciones escénicas
del módulo debía ser factible en términos eco- continuas y la atención permanente del taller
nómicos, además de ser interesante y atractivo complementario. Esta cifra se logró gracias a
para la audiencia. Debido a que el módulo fue que se atendieron diversos públicos ya que el
creado de manera particular para niños y jóve- módulo –por sus características– permitía su
nes se consideró la necesidad de implementar adaptación independientemente del tipo de
un “vehículo” narrativo como estrategia para audiencia (niños, adolescentes o adultos).
transmitir al público la información del pa- El proyecto “Vámonos de pinta” fue
trimonio rupestre como una herramienta de realizado gracias a más de 50 entusiastas co-
comunicación que permitió hacer más ameno laboradores, entre arqueólogos, educadores,
un tema referente al contexto de un ambiente, comunicólogos, diseñadores, artistas plásticos,
escena o situación distante en el tiempo (Ham, actores, voluntarios y miembros de la comu-
1992:10-11). nidad de Los Remedios, población cercana a
En el caso del módulo “Vámonos de Arroyo Seco; el taller fortaleció la recreación lú-
pinta” el “vehículo” elegido para conocer el dica, yendo más allá de la experiencia, buscan-
patrimonio rupestre fue la creación de varios do un significado que, consideramos, provocó
personajes de cazadores recolectores. El re- un efecto positivo en los participantes. De igual
curso de los personajes permitió crear un es- modo, el tipo de presentación, la escenificación
cenario donde la audiencia se identificara con y el taller resultaron sumamente atractivos para
elementos y objetos de su vida cotidiana de todos. Por ello, fue necesario adaptar el mó-
manera divertida y amena. dulo y el discurso dependiendo del público
Como instrumento de verificación se rea- presente, demostrando que la estructura inter-
lizó una evaluación que permitiera conocer la pretativa no era rígida y permitiendo su aplica-
efectividad del módulo y el impacto provocado ción general para provocar nuevas experiencias
en el público. Se aplicó una encuesta aleatoria en el público (estudiantes, padres y maestros).
a niños, adolescentes, padres y maestros para Reiteramos que uno de los principales re-
retroalimentar el desarrollo de las actividades. sultados del módulo interpretativo fue que con-
Como resultado de la encuesta pudimos obser- tribuyó a que el público conociera la existencia
var que el módulo –su ejecución y planeación– de esta manifestación cultural en Querétaro y
tuvo una gran aceptación. Entre los principales Guanajuato y que generara una vinculación
resultados obtuvimos que la población que con la pintura rupestre y su vida cotidiana. Este
asistió a la Exposición de Ciencia y Tecnología lazo permitirá fomentar el respeto y cuidado
experimentó e interiorizó –gracias al módulo hacia los vestigios de estas culturas antiguas y
“Vámonos de pinta”– conceptos como qué sumar esfuerzos para la conservación y protec-
era un cazador recolector, sus costumbres y ción de los sitios arqueológicos.
creencias, qué es el Instituto Nacional de An- Consideramos que mediante este tipo de
tropología e Historia y sus funciones, así como programas se puede fomentar el sentimiento
el conocimiento sobre la existencia de sitios de de apropiación del patrimonio cultural y fo-
pintura rupestre en Querétaro y Guanajuato y mentar el cuidado y conservación de sitios con

170
pintura rupestre como parte de nuestro patri- Estamos seguros que para que la ciudada-
monio cultural arqueológico. De igual modo, nía haga suyo y conserve el patrimonio rupes-
permite generar estrategias que refuerzan la tre, será necesario un trabajo en conjunto con
pertenencia local, la identidad y enriquecen los las instituciones que le faciliten el acceso a su
valores históricos, estéticos, científicos, artísti- historia y fomenten la integración de ella a su
cos, económicos y sociales de las antiguas cul- vida cultural, asegurando así la preservación de
turas de Querétaro y Guanajuato. la herencia cultural.

Bibliografía

Broda, J. (1991). Cosmovisión y observación de Ham, S. (1992). Interpretación ambiental. Una


la naturaleza: el ejemplo del culto a los guía práctica para gente con grandes ideas y
cerros. En Arqueoastronomía y etnoastrono- presupuestos pequeños. C. Charpienter y J.
mía en Mesoamérica. México: Universidad Enríquez (traductores). EUA: North
Nacional Autónoma de México. American Press Editor Fulcrum.
Castañeda, C., Zepeda, G., Cárdenas, E., y To- Horta Parreiras, M. de L., Farías, P., Grunberg
rreblanca C. A. (2007). Zonas Arqueoló- E., y Queiroz Monteiro, A. (1999).
gicas en Guanajuato: cuatro casos: Plazuelas, Guia Básico de Educação Patrimonial. Bra-
Cañada de la Virgen, Peralta y El Cóporo. sília, IPHAN/Museu Imperial 1ª edição.
Guanuajuato: Fideicosimo de Adminis- S.Teixeira (traduc). Brasilia: Educación
tración e Inversión para la Realización Patrimonial: Alfabetización Cultural
de las Actividades de Rescate y Con- para la Ciudadanía.
servación de Sitios Arqueológicos en el Tilden, F. (2006). Interpretación de nuestro patrimo-
Estado de Guanajuato (FIARCA), Edi- nio. P. Salas Rojas (traductor). España:
torial La Rana. Asociación para la interpretación del
García Espino, M. M. y Viramontes Anzures C. Patrimonio.
(2014). Arte rupestre y patrimonio. Los Torres Ruíz, T. O. (2010). La conservación del pa-
petrograbados del Pinal del Zamorano. trimonio cultural arqueológico a través de su di-
El tlacuache. Suplemento cultural de La Jor- fusión. “Arqueología para niños”, propuesta de
nada Morelos, 632 (27 de julio). Morelos: un taller interpretativo temático, Museo Na-
Delegación INAH. cional de Antropología. (Tesis de Licencia-
Giménez Montiel, G. (2014). Teoría y gestión tura en Arqueología). ENAH. México.
del patrimonio cultural en tiempos de Viramontes Anzures, C. (2005). Gráfica rupestre y
globalización. Coloquio INAH y Sociedad. paisaje ritual. La cosmovisión de los recolecto-
75 y 30 años protegiendo e investigando el pa- res-cazadores de Querétaro. México: INAH.
trimonio cultural. (Conferencia magistral) (Colección Obra Diversa).
Centro de las Artes de Querétaro, Santa
Rosa de Viterbo, 12 de agosto. Queréta- Viramontes Anzures, C., y Flores, L. M. (2004).
ro, México. Proyecto arte rupestre en la cuenca del río Vic-
toria. Archivo Técnico del Consejo de

171
Arqueología. Instituto Nacional de An- najuato. En P. Casado y L. Mirambell
tropología e Historia. México. (coordinadores), El arte rupestre en Méxi-
co. México, en prensa: Instituto Nacio-
Viramontes Anzures, C., y Flores, L. M. (2014).
nal de Antropología e Historia.
Repertorio temático del arte rupestre
esquemático del nororiente de Gua-

172
Paisaje, cosmovisión e identidad.
Las representaciones miniatura
en el arte rupestre de Guanajuato
Carlos Viramontes Anzures*
Fernando Salinas Hernández*
María Magdalena García Espino*

Por lo menos desde el 7000 a.C. hasta el últi- el otro sitio de arte rupestre, conocido como
mo tercio del siglo XVIII, el semidesierto de Arroyo Seco, solo hemos registrado siete mo-
Querétaro y Guanajuato fue un territorio de tivos pictóricos de estas características (Vira-
habitación y refugio de sociedades de cazado- montes y Flores 2013, 2014a). La finalidad de
res y recolectores nómadas y seminómadas; este trabajo es ofrecer un primer acercamiento
entre estos grupos fue común la práctica del iconográfico a estos diseños pictóricos únicos
arte rupestre en abrigos y frentes rocosos. En en su tipo, al menos en la Sierra Gorda guana-
el verano de 2013 registramos y documenta- juatense, así como proponer algunas posibles
mos El Tepozán, un sitio de manifestaciones vías de interpretación.
rupestres dispuesto en una cañada de difícil ac-
ceso denominada como Cañada de los Murcié-
lagos; tanto por la calidad técnica empleada en El arte rupestre del nororiente de
la ejecución de los grafismos como por la gran Guanajuato
abundancia de los mismos, este sitio se perfila
como uno de los más importantes y significati- En el municipio de Victoria, Guanajuato, se
vos del nororiente guanajuatense. encuentra una de las concentraciones de sitios
En la imaginería rupestre del sitio des- de manifestaciones rupestres más importan-
tacan ciertos motivos pictóricos de reducidas tes del centro norte de México (figura 1); en
dimensiones que podrían considerarse como el pequeño valle intermontano donde se ubi-
representaciones “miniatura”: figuras antropo- ca la cabecera municipal, hemos localizado 46
morfas, zoomorfas y geométricas de menos de sitios arqueológicos de esta naturaleza en cu-
siete centímetros de longitud y plasmadas de- yos frentes rocosos se expresó, a través de la
licadamente con un “pincel” sumamente fino. pintura rupestre, parte de la cosmovisión de
Este tipo de motivos pictóricos únicamente las sociedades de recolectores cazadores que
los hemos observado en otros dos sitios de vivieron en la franja occidental y semidesértica
arte rupestre; el primero de ellos, denominado de la Sierra Gorda. El arte rupestre que carac-
como Cueva del Cuervo (Viramontes y Flo- teriza esta región comparte las particularidades
res, 2007), está localizado a poco más de un ki- básicas de una tradición mayor denominada
lómetro de El Tepozán y en la misma Cañada por Faugère (1997) como “Tradición pintada
de los Murciélagos y, al igual que El Tepozán, México semiárido”; se trata de una iconogra-
presenta en sus soportes pintados una impor- fía esquemática propia de los grupos de caza
tante concentración de motivos diversos. En y recolección que se enseñorearon del centro
norte de México entre el 1000 y el 1500 d.C.

*Centro INAH Querétaro.

173
Figura 1. La franja occidental y semidesértica de la Sierra Gorda de Querétaro y Guanajuato fue
territorio de habitación y refugio de sociedades de cazadores y recolectores al menos desde el 7000
a.C. En esta región hemos localizado, registrado y documentado más de 120 sitios de arte rupestre.
Fotos: "Proyecto arte rupestre en la cuenca del río Victoria".

Hasta hace un par de décadas, el nororien- naces, mientras que los guamares, guachichiles,
te de Guanajuato era una región prácticamente guaxabanes y copuces ocupaban el resto del
desconocida para la arqueología regional y su estado de Guanajuato, el Altiplano Potosino e
historia fue elaborada a partir de diversas fuen- incluso llegaban más al norte (Jiménez, 1977).
tes documentales de la época colonial; cuando Entre estos grupos, el arte rupestre fue
los españoles llegaron a México en el siglo die- una práctica común, pero fue en las inmedia-
ciséis, el extenso territorio ubicado al norte de ciones del pequeño valle intermontano de Vic-
los ríos San Juan (Querétaro) y Lerma (Gua- toria, en el nororiente guanajuatense, donde
najuato) estaba habitado por diversos grupos esta práctica se dio con una intensidad y sin-
de cazadores y recolectores nómadas y semi- gularidad pocas veces vista en otros lugares del
nómadas a quienes se denominó simplemente centro norte de México. Cuando Guillermo de
como “chichimecas”. Esta denominación de- Santa María describió los límites del extenso
signaba a sociedades nómadas y seminómadas territorio ocupado por los pames, escribió so-
con diferente lengua, filiación étnica, costum- bre un paraje cercano a Xichú al que denominó
bres y nivel de integración política y social, lo simplemente como las “Cuevas pintadas”. Si
que ha generado confusión al momento de es- bien no se sabe a qué lugar específicamente se
tablecer las características particulares de cada estaba refiriendo el cronista, en otros trabajos
grupo. hemos argumentado que bien podría tratarse
En el último tercio del siglo dieciséis, en de San Juan Bautista Xichú de Indios, hoy Vic-
el documento conocido como Guerra de los chi- toria (Viramontes y Flores, 2014b).
chimecas, el fraile agustino Guillermo de Santa En los últimos años hemos documenta-
María describió las características generales de do de manera exhaustiva más de 60 sitios de
estos grupos, entre los que destacan los pames, estas características en el nororiente de Guana-
guamares, guachichiles y copuces (de Santa juato, de los cuales 46 se encuentran en el valle
María, 2003); la Sierra Gorda guanajuatense es- intermontano de Victoria y sus inmediaciones
taba habitada principalmente por pames y jo- (figura 2); ello convierte a este pequeño valle

174
en uno de los lugares con mayor concentra-
ción de sitios de arte rupestre en todo el esta-
do de Guanajuato. La imaginería rupestre que
encontramos en este valle es principalmente
esquemática, donde predomina la representa-
ción de la figura humana arquetípica, delineada
de frente, en disposición estática y plasmada a
partir de sus rasgos más elementales. Un lu-
gar secundario lo ocupan las representaciones
zoomorfas, fitomorfas y los motivos geométri-
cos, principalmente círculos sencillos (figura 3). Figura 2. En el valle intermontano de Victo-
El mayor porcentaje de grafismos fue ria y sus inmediaciones se encuentra la mayor
delineado en diferentes tonalidades de rojo, concentración de sitios de arte rupestre; en vir-
tud de su ubicación, es posible observar que
amarillo y combinaciones de ambos colores se agrupan en dos áreas diferentes, en el valle
mientras que las dimensiones promedio fluc- (en el pie de monte y la ladera baja) y al sureste
tuan entre los 15 y 25 centímetros de largo, del valle en la Cañada de los Murciélagos (en la
base de escarpes rocosos). Foto: "Proyecto arte
con contadas excepciones. Los grafismos ne- rupestre en la cuenca del río Victoria".
gros son casi inexistentes y los blancos suelen
corresponder a la época colonial, dado que en
esta región, la práctica del arte rupestre se pro-
longó hasta principios del siglo veinte. En el va-
lle, los soportes pintados fueron dispuestos en
lugares amplios y fácilmente accesibles, a pie de
monte o en la ladera media baja de los cerros
que lo circundan, particularmente en el sector
sur o bien en pequeñas elevaciones aisladas y
empleando en muchas ocasiones las singula-
res formaciones rocosas que lo caracterízan.
Esta disposición podría evidenciar la práctica
de un ritual en donde todos los miembros del
grupo podrían participar (no necesariamente
pintando) y donde los códigos simbólicos que
se estaban plasmando eran del conocimiento
público, aunque tal vez de forma limitada; es
posible observar también un principio de in-
tervisibilidad entre los sitios (Viramontes y
Flores, 2008).
Sin embargo, un pequeño conjunto de si- Figura 3. Los motivos pictóricos que encon-
tramos en abrigos, frentes y columnas de roca
tios de manifestaciones rupestres escapan a esta pertenecen a la Tradición pintada México se-
regla; se trata de los localizados en la Cañada de miárido (Faugère, 1997); se trata de una tradi-
los Murciélagos, localizada a pocos kilómetros ción esquemática que en Victoria se manifiesta
por una predilección en la representación de la
al sureste de Victoria (Viramontes, 2014a). A figura humana por sobre otro tipo de motivos,
diferencia de los sitios del valle, fueron dis- como zoomorfos o geométricos plasmados en
puestos en parajes de dificil acceso, ocultos a tintes rojos, amarillos y la combinación de am-
la vista y en escarpes cercanos a la cima de los bos colores; los tintes negros son prácticamen-
te inexistentes. Fotos: "Proyecto arte rupestre
cerros que delimitan la cañada y son conocidos en la cuenca del río Victoria".

175
Los sitios dispuestos en la Cañada de los
Murciélagos comparten las características bási-
cas de la iconografía rupestre del valle descrita
anteriormente; sin embargo, a diferencia de es-
tos, los de la cañada ostentan una iconografía
más abundante y concentrada en unos cuantos
soportes rocosos; se trata de motivos mono-
cromos en rojo, aunque también abundan los
grafismos negros y bicromos en rojo y negro.
A diferencia de los sitios del valle, los tonos
amarillos son sumamente escasos, tal vez me-
nos de cinco en un universo de varios miles de
grafismos.
Al parecer existió una clara intencionali-
dad en mostrar de manera explícita el sexo de
las figuras masculinas, pues ostentan los geni-
tales claramente delineados; asimismo, solo en
la Cueva del Cuervo hemos registrado diseños
a manera de vulvas, símbolo casi universal que
sintetiza la esencia del ser femenino (Vira-
montes, 2014b). Abundan también los antro-
pomorfos en disposiciones anatómicamente
imposibles y las improntas de manos; entre los
Figura 4. Entre algunas de las características motivos zoomorfos destacan las aves, proba-
principales de la iconografía rupestre que en- blemente águilas plasmadas de frente con las
contramos en la Cañada de los Murciélagos
está el empleo de tintes rojos, negros y bi- alas extendidas (figura 4).
cromos rojo y negro; los tintes amarillos son Si bien los círculos también son usuales
prácticamente inexistentes. También abundan en el arte rupestre regional, en estos sitios son
las representaciones relativas a la sexualidad, significativos por su abundancia, calidad de
como las vulvas o las figuras masculinas con
los genitales bien delineados, antropomorfos elaboración y su complejo diseño; en su ma-
en disposición anatómica imposible, improntas yoría son monocromos rojos o bicromos en
de manos al positivo, representaciones de aves combinaciones de rojo y negro, y siempre en
y figuras ecuestres de la época del contacto en-
tre otros motivos exclusivos de la cañada. Fo- asociación espacial con figuras antropomorfas
tosFotos: "Proyecto arte rupestre en la cuenca o zoomorfas.
del río Victoria".: "Proyecto arte rupestre en la Dada la persistencia de la práctica del arte
cuenca del río Victoria".
rupestre en la franja semidesértica de la Sierra
localmente como El Derrumbadero I y II, El Gorda, hemos registrado motivos plasmados
Camposanto, Cueva del Cuervo y El Tepozán, con una técnica claramente indígena, pero ela-
todos cercanos y visibles entre sí (figura 2). La borados probablemente durante las primeras
imaginería rupestre de cada uno de estos sitios décadas del contacto con los españoles: altares,
merece una análisis particular; sin embargo, escenas de caza, representaciones ecuestres,
solo nos vamos a detener brevemente en al- cuadrúpedos, aves de perfil y motivos a mane-
gunas características generales de la iconografía ra de teriantropos en disposiciones dinámicas e
rupestre que es exclusiva de estos sitios y que incluso formando escenas (Viramontes y Sali-
marcaría una clara diferencia con la que encon- nas, 2014).
tramos en el valle.

176
tos en una profunda cañada de difíciil acceso.
Una característica que comparten ambos sitios
es la abundancia de motivos pictóricos, pues
la cantidad de grafismos registrados en ambos
probablemente rebasa los dos mil grafismos, lo
que representaría casi el 20 por ciento del total
de motivos registrados en los más de sesenta
sitios localizados hasta la fecha en el nororien-
te de Guanajuato. Lo anterior es un indicador
sugerente sobre la importancia que revistió la
cañada en general y estos sitios en particular
para las sociedades de recolectores cazadores
que elaboraron las manifestaciones rupestres.
Regresando a las particularidades de lo
que hemos denominado como motivos “mi-
niatura”, estos se caracterízan evidentemente
por sus reducidas dimensiones, de entre dos y
siete centímetros de longitud, ejecutados con
un trazo sumamente fino y delicado. La gama
cromática señala varias tonalidades de rojo,
Figura 5. Los antropomorfos miniatura fueron aunque hay algunos ejemplares negros. Los
delineados con un fino pincel y generalmente
se encuentran rodeadas de otros antropomor- diseños antropomorfos fueron plasmados em-
fos de mayor tamaño. Foto: "Proyecto arte ru- pleando los rasgos más significativos del cuer-
pestre en la cuenca del río Victoria". po humano: una línea vertical que representa el
tronco y otro par en disposición horizontal y
En este universo iconográfico, solo en en ángulo recto para formar las extremidades
dos de los sitios –El Tepozán y Cueva del superiores e inferiores; no presentan detalles
Cuervo–, los antiguos cazadores y recolecto- como dedos en los pies o las manos, atributos
res plasmaron los singulares motivos que son sexuales o algún otro rasgo distintivo, como to-
el interés primordial de este trabajo y que he- cado, faldellín, arcos y flechas, etcétera. Mien-
mos denominado como “miniaturas”, es decir tras algunos fueron dispuestos en disposición
diseños pictóricos antropomorfos, zoomorfos, estática, otros indican cierto dinamismo al
círculos y otros grafismos geométricos de en- mostrar las extremidades superiores hacia arri-
tre dos y siete centímetros de largo, delineados ba o hacia abajo (figura 5).
en rojo o negro con un pincel sumamente fino Además de presentar algunas de las ca-
y con una factura muy cuidada. racterísticas anteriores, algunos de los antro-
pomorfos miniatura de El Tepozán ofrecen
ciertas particularidades significativas: la línea
Contexto e iconografía específica de las vertical que forma el tronco puede ser tan larga
representaciones miniatura que asemeja la cola de un reptil mientras que
otros ejemplares fueron plasmados de perfil
Como mencionamos anteriormente, de los con el tronco más grueso en relación con las
cinco sitios registrados y documentados en extremidades; los brazos se colocaron hacia
la Cañada de los Murciélagos, solo en dos de arriba con elementos similares a tres dedos en
ellos –El Tepozán y Cueva del Cuervo–, en- cada brazo (las manos no están delineadas). En
contramos los motivos en miniatura dispues- uno de los paneles pintados se muestran dos

177
necen los motivos zoomorfos, como por ejem-
plo en el caso de los cuadrúpedos, ya que no se
identificaron astas u otros elementos significa-
tivos que podrían vincularlos con algún tipo de
cérvido. En este sentido, es posible que se trate
principalmente de cánidos, lo que se refuerza
por la posición dimensiones de la cola, general-
mente curva y dispuesta hacia arriba. Las aves
se muestran de frente con las alas extendidas
y las plumas están indicadas por una sucesión
de líneas verticales hacia abajo; ocasionalmen-
te es posible advertir el pico, pues la cabeza se
Figura 6. En ocasiones, las representaciones plasmó de perfil. Cabe señalar que en virtud de
humanas en miniatura fueron acompañadas su abundancia, en la Cueva del Cuervo las aves
de otras equivalentes; las sobreposiciones que ocupan un lugar destacado (figura 7).
encontramos en algunos casos podrían indicar
un rechazo al discurso simbólico expresado por Por último, los motivos geométricos son
los pequeños motivos pictóricos, como sería el principalmente círculos radiados y concéntri-
caso de los que encontramos en el sector iz- cos, algunos con diseños muy elaborados; al
quierdo de la imagen. Foto: "Proyecto arte ru-
pestre en la cuenca del río Victoria". igual que los anteriores, las dimensiones son
menores a los siete centímetros y la gama cro-
mática empleada consiste en varias tonalida-
antropomorfos con un tocado a manera de un des de rojo; otro motivo geométrico que solo
par de orejas de “liebre”. Finalmente, algunos hemos registrado en El Tepozán consiste en
motivos se plasmaron en disposición estática un elemento formado por el agrupamiento
mientras que algunos ostentan cierto dinamis- de varias líneas curvas, algunas enconchadas,
mo sugerido por su disposición en el panel. que les otorgan una apariencia semicircular,
Las representaciones de la figura humana en diseño que se completa con pequeñas líneas
miniatura no se plasmaron de manera aislada rectas. Los antropomorfos miniatura, tanto en
sino en asociación con otros antropomorfos El Tepozán como en la Cueva del Cuervo, se
de las mismas características, en algunos casos encuentran asociados espacialmente con estas
formando parejas, al grado de ser grafismos complejas formas circulares no solo miniatura
casi idénticos (figura 6). sino con otras de mayores dimensiones o bien,
Asimismo, mientras en Cueva del Cuer- con representaciones de aves e improntas de
vo en ocasiones están asociados espacialmente manos al positivo (figura 8).
con diseños de vulvas, en El Tepozán, en uno
de los soportes rocosos que alberga el mayor
número de cuadrúpedos y antropomorfos mi- Paisaje, comsovisión e identidad
nituras, se representó un antropomorfo mas-
culino sexuado con los genitales plasmados de Las sociedades de recolectores cazadores y
manera explícita. Las dimensiones promedio cultivadores de filiación pame que habitaron
de este tipo de motivos pictóricos oscilan en la región semidesértica de Guanajuato están
los cuatro y siete centímetros. vinculadas de diferentes maneras con las so-
Por otro lado y en virtud del esquematis- ciedades agrícolas y sedentarias de corte me-
mo del arte rupestre regional, es prácticamente soamericano; en virtud de haberse encontrado
imposible establecer la especie a la que perte- en situación de frontera con estas sociedades

178
Figura 7. Los zoomorfos más representados fueron los cuadrúpedos y las aves, probablemente
águilas plasmadas de frente y con las alas extendidas; en ocasiones, el trazo fue tan fino que po-
drían pasar desapercibidas, como la que se encuentra en la imagen de la derecha, a la derecha de la
figura antropomorfa. Fotos: "Proyecto arte rupestre en la cuenca del río Victoria".
durante al menos dos milenios, el intercambio [...] la cultura de los pames [...] en tiempos
de bienes e ideas seguramente fue una constan- históricos se asemeja a la de los agriculto-
te; asimismo, los pames pertenecen al mismo res sedentarios en el aspecto social, aunque
tronco lingüístico que sus vecinos otomíes de su economía refleja limitaciones impuestas
Hidalgo y, como sociedades intermedias, tam- por la aridez del ambiente; aunque depen-
bién practicaban el cultivo. dían para su sustento de la recolección y
En este sentido, algunos autores postu- de la caza, practicaban también el cultivo,
laron que los cazadores recolectores pames había entre ellos estratificación social y te-
presentaban, en el nivel superestructural, al- nían […] ceremonias de siembra y cosecha
gunas características más mesoamericanas que y otros rasgos de la alta cultura mesoameri-
norteñas ya sea adquiridas por aculturación cana (Armillas, 1991:218).
(Kirchhoff, 1943) o quizá como una transcul-
turación reciente derivada del abandono del De tal forma, si bien las pequeñas repre-
territorio norteño por parte de los agriculto- sentaciones de la figura humana podrían estar
res mesoamericanos en los albores del segun- vinculadas con ritos enfocados en la fertilidad
do milenio de la era (Armillas, 1991). En este humana por su aparente asociación espacial
sentido, estos grupos habrían intervenido de con vulvas y antropomorfos sexualmente ex-
manera activa en los diferentes procesos de plícitos, también cabe la posibilidad que se
poblamiento y reacomodo que caracterizaron encuentren asociadas a la fertilidad en general;
la región norteña de Mesoamérica entre el Clá- aquí es importante destacar que entre las socie-
sico y el Postclásico temprano. dades agrícolas mesoamericanas, algunos pe-
De acuerdo Armillas, queños seres desempeñaban un papel esencial
en la reproducción del discurso mítico y ritual.

179
estrechamente asociados con rituales de ferti-
lidad agrícola en el marco de una práctica posi-
blemente pan-mesoamericana. Por mencionar
solo un ejemplo, entre diversos grupos mayas
también se concebían a los seres de tamaño re-
ducido como la manifestación del espíritu de
las montañas, de los volcanes y la fertilidad, al
tiempo que estaban asociados al origen de los
linajes (Tedlock, 1983); estos pequeños seres
vivían en cuevas, colinas y montes y también
eran auxiliares de las deidades de la lluvia. En el
caso de los mayas, fueron plasmados en vasos
que relatan eventos míticos, relacionados con
ofrendas, al servicio de una vieja divinidad y en
escenas de danzas que podrían remitir a sesio-
nes del especialista ritual, como lo señaló de la
Garza (1984).
Si bien estamos conscientes de la diferen-
cia estructural entre las formaciones agrícolas
sedentarias y sociedades de recolectores caza-
dores seminómadas, es posible pensar, dadas
las características particulares de los grupos
pames, que esta es una posibilidad plausible y
que en el uso y función de las figuras antropo-
morfas miniaturas hubo un discurso compar-
tido en términos de los sistemas de creencias y
la cosmovisión.
De cualquier forma, la capacidad discur-
Figura 8. Encontramos también una gran can-
tidad de pequeños círculos generalmente dis- siva de las representaciones antropomorfas
puestos en asociación espacial con otros mo- miniatura continúa vigente en sociedades in-
tivos antropomorfos, zoomorfos y círculos de dígenas; en este sentido, entre los chichimeca
mayores dimensiones. Fotos: "Proyecto arte
rupestre en la cuenca del río Victoria". otomí del semidesierto queretano, el papel de
los ancestros en la construcción del paisaje sa-
Según Broda (1997), el empleo como ofrendas grado es fundamental, pues cerros, montañas,
de figuras humanas en miniatura tanto en el cuevas y ciertas formaciones del paisaje, son
ámbito mesoamericano –como sucedía entre consideradas la residencia de los ancestros a
los mexicas–, como en el área andina, son pro- los que se ofrendan pequeñas figuras antropo-
pias del culto a los ancestros y de las deidades morfas de maíz para recibir protección, salud,
que habitan los cerros; estos cultos estaban fertilidad y lluvia (Mendoza y Vázquez, 2008).

1
La persona humana se constituye por su interacción y relación con otras personas humanas y no humanas. Posee
un cuerpo, facultades emocionales y cognitivas. Así, una persona no humana es aquella a la que son atribuidas
disposiciones y comportamientos humanos como a plantas y animales. Inclusive tales disposiciones se expanden
hacia el reino que, desde una ontología occidental, son organismos no vivientes, por ejemplo, objetos, topografías,
minerales o cualquier otra entidad dotada de propiedades que la definan: alma, conciencia, mortalidad, la capacidad
para crecer, comunicarse, una conducta social y un código moral (Descola 2001).

180
Figura 9. Tanto en Cueva del Cuervo como en El Tepozán, los paneles elegidos para pintar se
encuentran en la parte superior de oquedades ubicadas en la base de los escarpes a manera de
pequeñas cuevas. Foto: "Proyecto arte rupestre en la cuenca del río Victoria".

Considerando la importancia del paisaje, de lagarto; esta situación podría ser equivalen-
el papel de los ancestros u otras entidades ya te también a la metonimia narrativa empleada
sean humanas o no humanas1 y la identidad entre algunas sociedades de recolectores caza-
relacional indígena2 –es decir, cómo concep- dores y cultivadores del occidente de México
tualiza y se relacionan las sociedades indígenas donde las vinculan con los antepasados, la llu-
con el entorno como un espacio cultural, no via, el fuego y el tiempo mítico de la creación,
natural del que se derivan las orientaciones in- cuando los seres humanos eran lagartos (Faba,
dividuales y colectivas, según observa Howe- 2001).
ll, (2001) en la cosmovisión indígena–,
cobran relevancia cuevas y cerros que
son morada y lugar de emergencia de los Consideraciones finales
ancestros.
De tal forma, tanto en Cueva del Cuervo Nos parece claro que en la Cañada de los Mur-
como en El Tepozán, observamos la presencia ciélagos existió un uso diferencial del espacio
de numerosas oquedades en la base del escarpe con relación a los sitios de arte rupestre locali-
a manera de pequeños abrigos no habitables, lo zados en el valle intermontano de Victoria. Su
que resulta significativo pues los motivos pic- disposición espacial en parajes de difícil acceso
tóricos fueron dispuestos inmediatamente jus- y ocultos a la vista sugiere que probablemente
to por encima de estas oquedades que podrían en El Tepozán y la Cueva del Cuervo se reali-
representar la entrada al inframundo (figura zaban rituales específicos que podrían vincular-
9). Por otro lado, en El Tepozán se plasma- se no solo a la fertilidad. Por las características
ron antropomorfos miniatura con un tronco o propias de estos sitios, consideramos que solo
apéndice muy largo que les otorga apariencia eran visitados por los implicados directamente

2
En una ontología relacional la dividualidad se refiere a la constitución de la persona a partir de relaciones no
solamente con los integrantes del grupo social, sino con los demás especies del entorno, sean humanos o no
humanos. Dividuar, estrechamente ligado a la condición de persona –personhood–, significa vivir en un entorno
donde se producen y reproducen las relaciones sociales entre humanos y no humanos por compartir un mismo
entorno (Bird-David 1999).

181
Figura 10. Desde El Tepozán se tiene una vista privilegiada del Pinal del Zamorano (resaltado en
el recuadro central), montaña sagrada de los antiguos cazadores recolectores. Foto: "Proyecto arte
rupestre en la cuenca del río Victoria".

en los diferentes rituales y que estaban restrin- en un complejo sistema de creencias que vin-
gidos a unos cuantos iniciados, a diferencia de culaba los muertos, los ancestros y la fertilidad.
los sitios de arte rupestre del valle en virtud de En otros trabajos propusimos que cier-
su fácil acceso y disposición cerca de los pies de tos sitios del valle tenían un carácter público al
monte, que los colocaba al alcance de la comu- funcionar como espacios colectivos de reunión
nidad, insinuando así un uso público. (Viramontes y Flores, 2008) y que parte de la
La intervisibilidad no solo entre los si- gráfica rupestre, como los antropomorfos aso-
tios de la cañada, sino también con la ancestral ciados a diseños circulares, fueron plasmados
montaña sagrada del Pinal del Zamorano (fi- en calidad de ofrendas (Salinas, 2012); proba-
gura 10) remite también a este uso específico blemente, las representaciones miniatura, es-
y diferenciado del espacio, donde los paisajes pecíficamente los antropomorfos plasmados
naturales fueron transformados en el imagi- en la Cañada de Murciélagos, aluden a este
nario colectivo en paisajes sagrados marcados mismo discurso relacional, donde de acuerdo
ritualmente por la pintura rupestre con una con Giménez (2002) este tipo de representa-
iconografía singular (Viramontes, 2014b). ciones formaban parte de la identidad étnica
Las distintas sociedades indígenas de la que remitía a contextos socialmente específi-
región, pretéritas y actuales, tenían una estre- cos, difiriendo en cuanto a su composición y
cha relación con el paisaje, y el uso y función significados según los procesos que las origi-
de las representaciones miniatura plasmadas en naron; de ahí la permanente reivindicación del
la Cañada de Murciélagos podrían enmarcarse territorio ancestral como lugar de anclaje de la
memoria colectiva y como referente y contene-
dor simbólico de la identidad de los recolecto-
res cazadores del semidesierto.

182
Bibliografía

Armillas, P. (1991). Condiciones ambientales y derno de Estudios Michoacanos, Cen-


movimientos de pueblos en la frontera tre Francaise D’Etudes Mexicaines et
septentrional de Mesoamérica. En T. Centraméricaines.
Rojas Rabiela (editora), Pedro Armillas,
Garza, M. (1984). El universo sagrado de la ser-
vida y obra, Tomo II, (pp. 207-232). Mé-
piente entre los mayas, México: Centro de
xico: INAH-CIESAS.
Estudios Mayas, Universidad Nacional
Bird-David, N. (1999). Animism Revisited: Autónoma de México.
Personhood, Environment, and relatio-
Giménez Montiel, G. (2002). Paradigmas
nal Epistemology. Current Anthropology,
de identidad. En A. Chihu Amparán
Supplement February, The University
(coord.), Sociología de la identidad (pp. 35-
of Chicago press, The Wenner-Green
62). México, Universidad Autónoma de
Foundation for Anthropological Re-
Metropolitana, Miguel Ángel Porrúa.
search, Vol. 40, pp. 67-91.
Howell, S. (2001). ¿Naturaleza en la cultura
Broda, J, (1997). Lenguaje visual del paisaje ri-
o cultura en la naturaleza? Las ideas
tual de la Cuenca de México. En S. Rue-
chewong sobre los humanos y otras
da, C. Vega y R. Martínez Baracs (eds.),
especies. En P. Descola y G. Pálsson
Códices y documentos sobre México, Segundo
(Coords.), S. Mastrangelo (trad.), Natu-
Simposio, Vol. II, (pp. 129-162). México:
raleza y sociedad. Perspectivas antropológicas
INAH. (Colección Científica 356).
(pp. 149-168). México: Siglo XXI Edi-
De Santa María, Fr. G. (2003). Guerra de los tores.
chichimecas, (México 1575 - Zirosto 1580).
Jiménez Moreno, W. (1977). Historia antigua de
(2da ed.) A. Carrillo Cázares (estudio
la Ciudad de León. Colmena Universitaria,
introductorio, paleografía y notas).
núm. 38. Edición especial dedicada a la
Zamora, Michoacán: El Colegio de
XV Mesa Redonda de la Sociedad Mexi-
Michoacán, A.C., Universidad de Gua-
cana de Antropología, México.
dalajara, El Colegio de San Luis. (Colec-
ción Fuentes). Kirchhoff, P. (1943). Los recolectores cazado-
res del Norte de México. El norte de
Descola, P. (2001). Construyendo naturalezas.
México y el sur de Estados Unidos. En
Ecología simbólica y práctica social. En
III Mesa redonda, Sociedad Mexicana de An-
P. Descola, y G. Pálsson (Coords.), S.
tropología (pp. 133-144). México.
Mastrangelo (trad.) Naturaleza y sociedad.
Perspectivas antropológicas (pp. 101-121). Mendoza Rico, M. y Vázquez Estrada, A.
México: Siglo XXI Editores. (2008). Territorios etéreos. El papel
de los antepasados en la construcción
Faba Zuleta, P. (2001). El simbolismo de algunos
del paisaje sagrado entre los chichime-
petrograbados de Nayarit y Jalisco a la luz de
ca-otomíes del semidesierto queretano.
la mitología huichola. (Tesis de licenciatura
En C. Viramontes Anzures (coord.),
en Antropología Social). Escuela Nacio-
Tiempo y región. Estudios históricos y socia-
nal de Antropología e Historia. México.
les. Ana María Crespo Oviedo In Memoriam,
Faugère, B. (1997). Las representaciones rupestres Volumen II, (pp. 409-429). México:
del centro norte de Michoacán. México: Cua- Instituto Nacional de Antropología e

183
Historia, Universidad Autónoma de del nororiente de Guanajuato. En C.
Querétaro, Archivo Histórico Munici- Viramontes Anzures (Coord.), Tiempo
pal. y región vol. II, Estudios Históricos y Socia-
les. Ana María Crespo, In memoriam (pp.
Salinas Hernández, F. (2012). Danzar para curar.
303-334). México: Instituto Nacional de
Las representaciones antropomorfas rupestres
Antropología e Historia, Universidad
del semidesierto guanajuatense y su función
Autónoma de Querétaro, Archivo His-
terapéutica. (Tesis de licenciatura en Ar-
tórico Municipal.
queología). Facultad de Antropología
de la Universidad Veracruzana. México. Viramontes Anzures, C. y Flores Morales L. M.
(2013). Proyecto Arte rupestre en la cuenca
Tedlock, B. (1983). El C’oxol: un símbolo de
del río Victoria, Subprograma Proyecto Ar-
resistencia quiché a la conquista espiri-
queológico Arroyo Seco, Informe final, tempo-
tual. En R. Carmack, y F. Morales (eds.),
rada 2012. (Informe técnico). Archivo
Nuevas perspectivas sobre el Popol Vuh (pp.
Técnico del Consejo de Arqueología,
343-357). Guatemala: Editorial Piedra
Instituto Nacional de Antropología e
Santa.
Historia. México.
Viramontes Anzures, C. (2014a). Rock Art of
Viramontes Anzures, C. y Flores Morales L. M.
Sierra Gorda, Guanajuato, México. Po-
(2014). Proyecto Arte rupestre en la cuenca
nencia presentada en el XVII Internatio-
del río Victoria, Subprograma Proyecto Ar-
nal Congress Of Pehistoric And Protohistoric
queológico Arroyo Seco, Informe final, tempo-
Science, Burgos, España, 1-7 de septiem-
rada 2013. (Informe técnico). Archivo
bre.
Técnico del Consejo de Arqueología,
Viramontes Anzures, C. (2014b). Hombre, mu- Instituto Nacional de Antropología e
jer o quimera. Antropomorfismo y dife- Historia. México.
renciación sexual en el arte rupestre de
Viramontes Anzures, C. y Flores Morales, L.
Guanajuato. En L. Somohano (coord.),
M. (En prensa). Repertorio temático del
Tiempo y región. Estudios históricos y sociales,
arte rupestre esquemático del nororien-
Vol. VIII. México: Instituto Nacional
te de Guanajuato. En P. Casado y Lore-
de Antropología e Historia, Universi-
na Mirambell (coord.), El arte rupestre en
dad Autónoma de Querétaro, Archivo
México. México: Instituto Nacional de
Histórico Municipal.
Antropología e Historia.
Viramontes Anzures, C. y Flores Morales L. M.
Viramontes Anzures, C. y Salinas Hernández,
(2007). Proyecto Arte Rupestre en la cuen-
F. (2014). Cruces, altares y glosas. El
ca del río Victoria. Segundo Informe Parcial.
avance evangelizador en el arte rupes-
(Informe técnico). Archivo Técnico del
tre de Guanajuato. Ponencia presentada
Consejo de Arqueología, México, Insti-
en Diálogos multidisciplinarios en el estudio
tuto Nacional de Antropología e Histo-
de la gráfica rupestre, Universidad Nacio-
ria. México.
nal Autónoma de México-Universidad
Viramontes Anzures, C. y Flores Morales L. M. Veracruzana, Xalapa, Veracruz 7-11 de
(2008). Paisaje y expresión rupestre en abril.
La Sobrepiedra, un sitio arqueológico

184
El arte rupestre como memoria visual en Cerro Dade,
Oaxaca. Espacios para la expresión cultural
Sandra Liliana Ramírez Barrera*

Una de las manifestaciones culturales con alto tible de identificarse materialmente, como por
grado de complejidad visual lo constituyen las ejemplo en los sitios prehispánicos ubicados en
pinturas rupestres. Para abordar estas imáge- la cima de los cerros. En ellos se logra mani-
nes plasmadas en lienzos pétreos es necesa- festar dominio e importancia social y religiosa.
rio considerar, además del aspecto histórico y Se trata de lugares señalados con el fin de evi-
etnográfico, el espacio en que se encuentran. denciarse con respecto a su misma sociedad y
Lo anterior a fin de intentar reconstruir el uso hacia otros grupos.
dado a las expresiones rupestres y su probable Existen otros vestigios materiales como
relación con las áreas donde se encuentran. la pintura rupestre que, a diferencia de los antes
En el presente abordo algunas de las mencionados, pueden contar con accesibilidad
pinturas rupestres que están en Cerro Dade, visual o bien mantenerse ocultos. Dada estas
localizado en el municipio de San Miguel Te- circunstancias, se hace necesario reflexionar
quixtepec, Oaxaca. Las temáticas de estas con respecto a estos espacios.
pinturas cambian en función con los diversos Gilberto Giménez señala que entre las
sectores de Dade, por lo que relaciono ciertas necesidades de los grupos humanos está la
imágenes con el espacio donde están plasma- apropiación del espacio, lo que constituye una
das a fin de obtener un acercamiento al propó- delimitación de fronteras o de control que
sito de su creación. puede ser utilitaria y funcional o bien simbóli-
Los resultados de este primer acerca- co-cultural, esta última manifestada en el paisa-
miento sugieren que Cerro Dade es un espacio je natural (Giménez, 2005). Un paisaje natural
receptor de manifestaciones visuales que están con cierta carga cultural añadida representa un
estrechamente relacionadas con los contextos paisaje cultural, un espacio donde la cultura es
ambientales que existen en cada área de esta un agente, el área natural el medio y el paisaje
elevación natural. El presente constituye el pri- cultural el resultado (Carl Sauer citado por Ga-
mer estudio en materia de pintura rupestre en llaga, 2010).
este lugar, donde mixtecos, chocholtecos e ix- Desafortunadamente esas conceptualiza-
catecos han confluido por siglos. ciones de los paisajes por parte de los antiguos
habitantes son alteradas en gran medida por la
visión occidental actual, aunado a la pérdida del
El paisaje cultural y la pintura rupestre mensaje inserto. Un mismo paisaje puede ser
un lugar distinto para dos personas diferentes,
El ser humano se caracteriza por utilizar los principalmente por las diversas tradiciones cul-
espacios naturales como un medio de sub- turales (Thomas, 2010).
sistencia, a la vez que les otorga significados El área donde se localiza Cerro Dade es
culturales bajo cierto matiz simbólico suscep- un lugar donde el arraigo de tradiciones es dis-

*Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Nacional Autónoma de México.

185
Figura 1. Ubicación del lugar de estudio. Dibujo: Parmentel, 1982, modificado por Sandra Liliana
Ramírez Barrera.

perso debido a que se trata de una zona de cru- último se caracteriza por abarcar dentro de su
ce de diversas etnias. Ante esta problemática de territorio político actual dos elevaciones natu-
fuentes de información, un medio de aproxi- rales con importancia cultural, uno es el “Cerro
mación consiste en abordar a las pinturas ru- del Caracol Grande” o “Jna Niingui” en cho-
pestres con respecto a sus patrones espaciales cholteco, y que está representado en el Lienzo
y culturales involucrados, como se verá a con- Tequixtepec del siglo XVI. La segunda elevación
tinuación con algunos de los parajes existentes es Cerro Dade, del que aparentemente no exis-
en Dade. te registro histórico como tal, pero que alberga
las pinturas rupestres de este estudio.

El paisaje cultural en Cerro Dade El espacio en Cerro Dade

Contexto geográfico y cultural Cerro Dade o Ndadë, que en chocholteco sig-


nifica “mercado” de acuerdo con el señor Juan
Cerro Dade está en el municipio de San Mi- Cruz, cronista de Tequixtepec, es una elevación
guel Tequixtepec localizado al norte del estado natural que no sobrepasa los 400 metros de al-
de Oaxaca y en el distrito de San Juan Bautista tura y que se localiza en medio de una zona de
Coixtlahuaca (figura 1), este último habitado planicie rodeada al norte y al sur por cadenas
por mixtecos, ixcatecos y chocholtecos, grupos montañosas de más de 2200 metros de altura
que pertenecen a la familia lingüística otoman- sobre el nivel del mar. Al oeste destaca el Cerro
gue. De ellos, los chocholtecos son un grupo del Gran Caracol y al este existe una serie de
compacto que habita actualmente los pueblos elevaciones que presentan diversas alturas (fi-
de Santa María Nativitas, San Pedro Buenavista, gura 2).
San José Monte Verde, Santa Catarina Ocotlán, La corriente principal se llama Río Gran-
Santiago Teotongo y San Miguel Tulancingo de o de Tequixtepec, que atraviesa al municipio
(Barabas, 1999) además de Tequixtepec. Este en sentido sur a norte, incluyendo la zona oes-

186
Figura 2. Vista general del actual asentamiento de San Miguel Tequixtepec junto al “Cerro del
Gran Caracol.” Hacia el NE se observa la ubicación de Cerro Dade. Imagen: Google Earth, mo-
dificado por Sandra Liliana Ramírez Barrera.
te de Cerro Dade. Al sur, fuera del municipio, mientras que los colores rojos, negros y blan-
este río pasa por una zona llamada Cerro Ver- cos están únicamente en Peña de la Santa Cruz.
de o Nudo Mixteco que está contiguo a Na- Por lo regular las líneas, que son gruesas, abar-
tivitas y Coixtlahuaca y que se caracteriza por can uno a dos centímetros, aunque también
una alta precipitación pluvial que contribuye a las hay menores de un centímetro de grosor.
la alimentación natural de este río. Sobre algunas de las pinturas rupestres elabo-
radas en pigmento rojo hay líneas más delgadas
menores a dos milímetros de grosor en colores
Las pinturas rupestres en Cerro Dade

Contextos generales

En Cerro Dade existen cinco áreas con pintu-


ras rupestres conocidas como Peña de la Cruz,
Peña Amarilla, Río Pirul, Peña de la Iglesia y
Moralillo, que se localizan en el lado oeste de
esta elevación (figura 3). Haciendo una com-
paración general entre todas ellas, se observan
diferenciaciones en sus temáticas. Por ejemplo,
en Peña de la Santa Cruz predominan las fi-
guras zoomorfas de cuadrúpedos mientras
que los antropomorfos son comunes en Peña
Amarilla.
En la mayor parte de las pinturas el tono Figura 3. Localización de los sitios rupestres
de pigmento utilizado es rojo, en ocasiones registrados hasta el momento. Carta Topogra-
fíca INEGI, modificada por Sandra Liliana Ra-
con variaciones sutiles en matices anaranjados, mírez Barrera.

187
Figura 4. Vista del río Grande de San Miguel Figura 5. Algunas de las pinturas rupestres de
en su segmento correspondiente a Peña de la escudos que se encuentran en Peña Amarilla.
Cruz. Este lugar se caracteriza por presentar Foto: Sandra Liliana Ramírez Barrera.
abundante vegetación. Foto: Sandra Liliana Ra-
mírez Barrera.

rojo, negro, amarillo y anaranjado. Algunas de con atributos similares a un numen del que se
ellas son figuras geométricas y otras son líneas hablará más adelante.
rectas u onduladas. Por su parte, las pinturas en Peña Ama-
Ante esta variación de trazos de líneas, rilla se caracterizan por tratarse de figuras de
tonos y sobreposiciones se argumentaría la guerreros que portan escudos, aunque algunos
presencia de distintos momentos de creación, de estos objetos también están representados
varios artistas o bien la revaloración o recha- de forma individual. La característica princi-
zo de algunas de las imágenes sobrepuestas en pal de los escudos es que todos ellos tienen
función a los cambios sociales (Ramírez ,2014). un diseño interior único dividido por un par
Las áreas con pintura rupestre están por de líneas cruzadas que ocasionan una división
lo regular a escasos 50 metros de distancia del cuadripartita. Dos de estas secciones están re-
Río Grande de San Miguel. Algunas son de fá- llenas de color, lo que les otorga una apariencia
cil visibilidad a cierta distancia como en Peña ajedrezada (figuras 5- 6, 7 a-b).
de los Guerreros, pero otras más están en áreas Tanto los escudos como los guerreros
discretas y que resultan poco evidentes a sim- fueron pintados en las zonas altas de las pare-
ple vista, como en Peña de la Cruz. des rocosas que son lisas, esto es en áreas que
El espacio intervenido en Peña de la Cruz se encuentran a más de tres metros de altura y
abarca por lo menos un kilómetro de recorri- que son fácilmente visibles desde lejos (figura
do, siguiendo la sinuosa vega del río. Las pintu- 8). A mediados de año la zona se encuentra ex-
ras rupestres que existen en esta zona ocupan puesta al sol la mayor parte del día, por lo que
la mayor parte de las paredes de roca, que es- la vegetación, que es menor a dos metros de
tán en forma de grandes prismas que llegan a altura, corresponde a un clima semiárido (figu-
medir hasta 10 metros de altura aproximada. A ra 9).
pesar de la monumentalidad de esta área, estas
pinturas son visibles únicamente caminando
en este espacio, que está en una hondonada Guerreros, escudos y mitos compartidos
con abundante vegetación (figura 4). Allí exis-
ten figuras geométricas, antropomorfas y zoo- La representación de escudos y guerreros en
morfas, pero entre ellas se observa una imagen el México prehispánico se encuentra en diver-

188
sas manifestaciones materiales como piezas de
cerámica, murales, códices y lienzos. En ellos
se observan ciertos patrones comunes en los
diseños interiores como son medias lunas que
se combinan con líneas semicirculares grecas,
figuras triangulares y círculos concéntricos, en-
tre otros más. Por su parte, los personajes que
portan estos objetos muestran una variedad de
posiciones dependiendo del contenido visual
de las escenas; por ejemplo, el escudo puede
estar representado a la ofensiva o a la defensiva
o bien simplemente estar sostenido en escenas Figura 6. Detalle de uno de los escudos de Peña
de procesión o camino hacia un evento bélico, Amarilla. En él se aprecia la división cuadripar-
entre otros. tita que se repite en todos los demás que existen
Ross Hassig menciona que los escudos en el área. Foto: Sandra Liliana Ramírez Barre-
ra.
prehispánicos eran quizá utilizados “[…] como
símbolos de poder más que como armadura rupestres sugieren a los escudos como objetos
funcional” (Hassig, 1992:95). Otras referencias portadores de mensajes para identificar grupos
relacionadas directamente con manifestaciones sociales, propiedad o pertenencia social, como

Figuras 7 a y 7 b.- Ejemplo de uno de los guerreros que existen en Peña Amarilla y que porta un
escudo con el diseño cuadripartita. A la segunda figura se le aplicó el filtro “_ybk” del programa
Dstrech para mejor visibilidad de detalles. Fotos: Sandra Liliana Ramírez Barrera.

189
es el caso de Durango en escudos rectangula-
res que muestran diversos trazos geométricos
en su interior (Hers, 2004). Por otra parte, se
ha propuesto que los diseños interiores de es-
cudos representados en un panel de pintura ru-
pestre que se localiza en el valle del Mezquital
en Hidalgo fueron utilizados como identifica-
dores de comunidades o barrios (Vite, 2012).
Además de lo anterior la figura de los
escudos, también llamados rodelas, ha sido
asociada como indicador de lugar como es el
caso del glifo de Chimaltenango, en el Lienzo de
Quauhquechollan (Asselberg, 2004).
La característica principal de todos estos
ejemplos es que existe una amplia diversidad
en los elementos visuales interiores, esto es
que ninguno de sus diseños es idéntico pero
se mantienen dentro de los cánones comunes
mencionados con anterioridad, esto es medias
lunas o líneas semicirculares, salvo los que es-
tán en Durango que exhiben en su interior lí-
neas rectas, en zigzag o semicirculares.
Figura 8. Paneles con escudos que se encuen- Los escudos en Peña Amarilla muestran
tran a una altura de 3.40 m de altura aproxima- una sola idea que probablemente va más allá de
da. Foto: Sandra Liliana Ramírez Barrera. su uso como arma defensiva. En la concepción
prehispánica los “cuatro puntos” confinan una
amplia gama de ideas que dependen del con-
texto donde fue generado. Entre ellas existen
algunas imágenes cuadripartitas como en el
topónimo de Pochtlán representado en la Ma-
trícula de Huexotzinco y que ha sido identificado
como una variante incluida en los glifos para
indicar tianquiztli (López y Olmedo, 2010).
Hasta el momento no se tiene certeza del
significado interior de los escudos de Tequix-
tepec, pero cabría la posibilidad de que se trate
de una forma de expresión visual utilizada para
la designación de Dade como un glifo de lugar,
por ejemplo, o bien un grupo o linaje de gue-
rreros. Esta posible solución puede tener otras
Figura 9. Vista general de Peña Amarilla, tam- vertientes que involucran no solo el diseño in-
bién conocida como Peña de los Guerreros. terior, sino también las figuras que portan los
Algunos de los paneles con escudos y guerre- escudos.
ros se encuentran a una altura aproximada de
tres metros mientras que los escudos unitarios Los guerreros de Dade, representados de
se encuentran en la zona alta, esto es a más de frente, sostienen sus armas con una mano en
siete metros de altura. Foto: Sandra Liliana Ra- alto y muestran cierto movimiento en los pies.
mírez Barrera.

190
Este gesto podría traducirse como una acción
de desplazamiento físico ya sea por cambio de
lugar o una acción semejante a una danza. A
la vez empuñan las armas con un ademán de
mostrarlas como advertencia, dominio, poder
o mando (figura 10).
Se reconoce que resulta complicado es-
tablecer alguna definición explícita del diseño
interior único de los escudos en Dade. Sin
embargo, su localización en las zonas altas de
las paredes rocosas sugiere que fueron hechos
para exhibirlos junto con los guerreros, acom- Figura 10. Guerrero con escudo cuadripartita.
pañándose a la vez con una marca unitaria de Al igual que el guerrero de la figura siete, se ob-
los escudos a fin de que otras personas los ob- serva dinamismo en los elementos que porta.
Foto: Sandra Liliana Ramírez Barrera.
servaran fácilmente al transitar por el lugar, el
cual no muestra ningún tipo de obstáculo geo-
gráfico para su acceso (figura 11).
Dade destaca de entre las elevaciones cir-
cundantes debido a su tamaño pequeño, por lo
que representa un buen elemento natural para
su uso como marcador territorial o de fronte-
ra, esto es como parte del paisaje construido
culturalmente.
El propósito de hacer visibles las imáge-
nes de las pinturas de escudos y guerreros de
Peña Amarilla encuentra su opuesto en otras
áreas con pinturas rupestres que se localizan en
sitios de difícil visibilidad y acceso.
Figura 11. Panorámica desde el área donde se
Un ejemplo de lo anterior se encuentra en encuentran los escudos de Peña Amarilla. Aba-
el área de Peña de la Santa Cruz. En este lugar jo el río Grande. Foto: Sandra Liliana Ramírez
impera un exceso de humedad debido a que Barrera.
el río se encuentra a escasos cinco metros de
distancia, lo que ocasiona que exista abundante
vegetación.
De entre un nutrido número de paneles
de pintura rupestre que existe en esta zona, se
observa una figura que se compone de una
línea horizontal de unos 15 centímetros de
longitud cuyo extremo izquierdo remata en
un triángulo obtuso. En la parte inferior de la
línea hay doce líneas verticales, paralelas entre
sí. Esta imagen comparte atributos con la des-
cripción de una “serpiente cornuda” en la que
el extremo izquierdo correspondería a la cabe-
za con cuerno, la línea horizontal es el cuerpo Figura 12. Detalle de la “serpiente cornuda” lo-
calizada en el área de Peña de la Cruz, en Cerro
Dade. Foto: Sandra Liliana Ramírez Barrera.

191
Figura 13. Vista sur desde Cerro Dade. Al fondo se observa Cerro Verde, sitio con alto grado de
captación de humedad en la zona y lugar de los mitos chocholtecos. Foto: Sandra Liliana Ramírez
Barrera.

gado como producto de los antiguos chochol-


y las líneas cortas inferiores representarían a la
lluvia que cae de la serpiente (figura 12). tecos, representa un hilo conductor hacia el
La serpiente cornuda representa un nu- uso cultural de los espacios naturales.
men de agua que, con ciertas variantes, forma Para Dade resalta el hecho de que los an-
parte del repertorio mítico de varios pueblos tecedentes históricos sugieren a Coixtlahuaca
en Oaxaca. En Monte Verde hay mitos donde como un centro receptor de etnias que solían
se menciona que este numen es el causante de converger. Aunado a ello, Dade destaca para
llevarse la humedad de la región en su paso a su uso como parte del paisaje cultural por su
la Costa y es en este lugar chocholteco donde situación geográfica. En él, algunas zonas re-
dejó su huella. En otros, la serpiente se enfren-sultan evidentes al transitar por el lugar, como
ta con otros seres que le dan muerte (Barabas, es el caso de Peña Amarilla y sus escudos,
2003). mientras que otras como Peña de la Santa Cruz
Este reptil está en contracorriente al Río se mantienen ocultas por tratarse de espacios
Grande que emana de Monte Verde, sitio que naturales con características climáticas que po-
capta la lluvia, por lo que cabe la posibilidad drían guardar relación con el numen de agua.
de que exista una relación con este monte que Se reconoce que aún faltan elementos
nutre de humedad a Dade, en especial en su por investigar en este y otros aspectos más,
extremo norte, área donde se encuentra esta sin embargo, este estudio constituye el primer
serpiente (figura 13). paso que intenta resolver paulatinamente parte
de la historia visual de esta área oaxaqueña.
Consideraciones finales Lo que sí se puede asegurar es que al igual
que otros lugares en Oaxaca, Cerro Dade re-
En la actualidad, el grupo chocholteco no presenta un ser vivo. La tradición oral en Oa-
cuenta con amplios estudios particulares, lo xaca menciona que los cerros tienen su propia
que complica de sobremanera su diferencia- piel que es la tierra, su vestido es la vegetación
ción cuando se trata de la cultura material. Sin y su cabeza es la cima. En este caso Dade es un
embargo, a través de las imágenes es posible ente, un señor que tiene en sus “huesos” hue-
comenzar a definir un probable estilo regional llas de una memoria narrada visualmente en las
que, aunque no esté terminantemente catalo- pinturas rupestres que exhibe.

192
Bibliografía

Asselbergs, F. (2014). Conquered conquistadors. The Hers, M. A. (2004). Arqueología de Durango,


lienzo of Quauhquechollan: a nahua visión of destellos en el olvido. En B. Braniff
the conquest of Guatemala. Leiden Univer- (coordinadora), Introducción a la arqueolo-
sity, University Press of Colorado. gía del Occidente de México (pp. 525-549).
México: Universidad de Colima.
Barabas, A. (1999). Renunciando al pasado.
Migración, cultura e identidad entre los López Luján L., y Olmedo B. (2010). Los mo-
chochos. En A. Barabas y M. Bartolo- nolitos del mercado y el glifo tianquiztli.
mé (editores), La pluralidad en peligro (pp. Arqueología Mexicana, No.101, pp.18-21.
129-163). México: INAH.
Parmenter, R. (1982). Four Lienzos of the Coixt-
Barabas, A. (2003). Etnoterritorialidad sagrada lahuaca. Valley, Whashington, D. C.:
en Oaxaca. En A. Barabas (coordinado- Harvard University Press,
ra), Diálogos con el territorio. Simbolizacio-
Ramírez Barrera, S. L. (2014). La pintura rupes-
nes sobre el espacio en las culturas indígenas
tre en San Miguel Tequixtepec, Oaxaca. Me-
de México, Vol. 1, (pp. 37-124). México:
moria visual en la Mixteca Alta. (Tesis de
INAH.
maestría). UNAM. Mexico.
Gallaga, E. (2010). El paisaje cultural del valle
Thomas, J. (2010). Understanding past lands-
de Onavas, Sonora. En VI Coloquio Pe-
capes: experience, memory and mate-
dro Bosch Gimpera. Instituto de Investi-
riality. VI Coloquio Pedro Bosch Gimpera.
gaciones Antropológicas. Universidad
Instituto de Investigaciones Antropo-
Nacional Autónoma de México (Docu-
lógicas. UNAM (Documento electróni-
mento electrónico).
co).
Giménez, G. (2005). Territorio e identidad. Breve in-
Vite Hernández, A. (2012). El mecate de los tiem-
troducción a la geografía cultural. Consultado
pos. Continuidad en una comunidad hñähñü
el 5 de abril de 2014 en: http://www.re-
del Valle de Mezquital. (Tesis de licencia-
dalyc.org/articulo.oa?id=60722197004
tura). UNAM. México.
Hassig, R. (1992). War and society in Ancient Me-
soamerica. Berkeley: University of Cali-
fornia Press.

193
Los pecked cross del sitio Presa de la Luz, municipio
de Jesús María, Jalisco: un acercamiento a su posible
interpretación
Francisco Manuel Rodríguez Mota*
Rodrigo Esparza López**

Las manifestaciones gráficas rupestres en Mé- interpretativa de los elementos simbólicos que
xico han tenido una importante presencia en lo se estudian. Si bien, una primera aproximación
que a investigaciones se refiere, partiendo desde se da entre el objeto (pensamiento simbólico)
la simple y llana descripción de sitios y motivos y el sujeto (ejecutor), a través del ordenamien-
hasta el abordaje de su técnica de manufactu- to de las ideas para plasmarlas en la roca (de
ra, posible filiación cultural y, en muchas de las manera naturalista o abstracta), una segunda
ocasiones, posibilidades interpretativas con- aproximación se presenta entre el objeto II (re-
siderando las características del entorno que presentación rupestre) y el sujeto II (investiga-
las acoge. No siempre, sin embargo, se cuenta dor), en donde se asigna –arbitrariamente si se
con los medios para lograr una adecuada in- quiere– una primera interpretación del motivo
terpretación de los motivos que se tienen bajo que se piensa que está representado; la tercera
investigación, debido mayormente a que las aproximación se manifiesta en intentar ofrecer
manifestaciones gráficas rupestres (en sus téc- una explicación del probable significado de
nicas de pintura, petrograbado o geoglifo) son dicho motivo considerando múltiples facto-
materiales arqueológicos sumamente difíciles res (sociales, naturales e ideológicos) que den
de interpretar por ser imágenes abstractas en cuenta de la importancia de haber plasmado
la roca plasmadas por sociedades del pasado. determinados motivos en determinados luga-
Es decir, un fragmento de cerámica o de lítica res y soportes para que cualquier otra sociedad
o una construcción arquitectónica tienen ma- del pasado (quizás del presente también) pu-
yores posibilidades de explicación frente a un diera entender qué significado tuvo dicho mo-
petrograbado o pintura, ya que en los estudios tivo pintado o grabado en la roca.
rupestres entra en juego como mayor factor la El sitio que abordaremos en este trabajo,
ideología de quien llevó a cabo la representa- se encuentra en la región de los Altos de Jalis-
ción (esquemática o indeterminada) en la roca. co, contiene una importante cantidad de petro-
Considerando la idea anterior, el estudio grabados de motivos abstractos, en su mayoría
de las manifestaciones gráficas rupestres se en- geométricos, y asociados con al menos dos
cuentra lejos de ser exclusivamente una mera sitios arqueológicos con presencia de monu-
fuente descriptiva, ya que va mucho más allá de mentalidad arquitectónica. El sitio nos parece
la descripción del simple trazo. Sin embargo, excepcional porque es, hasta el momento, el
también es cierto que en muchas de las ocasio- único sitio reportado en México que concen-
nes nos enfrentamos a problemas de diversa tra la mayor cantidad de elementos conocidos
índole que impiden llevar a cabo una propuesta

* Colegio de Michoacán.
** Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social Occidente.

195
Figura 1. Ubicación del municipio de Jesús María dentro de la zona de los Altos y la Presa de la
Luz, Jalisco. Imagen tomada de http://www.unionjalisco.mx, modificado por los autores.

como pecked cross fuera del área urbana de Teo- Ubicación


tihuacán (Aveni, 2000).
No se pretende ofrecer una serie de ex- Los Altos de Jalisco constituyen un conjunto
plicaciones del por qué existen en este sitio de tierras altas; una gran meseta que se eleva,
determinadas figuras grabadas. Los objetivos de manera más o menos uniforme. El paisa-
son dar a conocer la importancia que reviste je está formado por lomeríos y sinuosidades,
al sitio de “Presa de la Luz” del municipio de también por pequeñas “joyas”. En sí, la región
Jesús María, Jalisco, una descripción general de la forma un altiplano que da lugar a una serie
los hallazgos rupestres y, aunque pueda resul- de serranías, prominencias, laderas, llanadas y
tar un tanto aventurado en estos momentos, se ondulaciones interrumpidas que van desde
ofrecerá una posible y tentativa interpretación 1700 hasta 2500 metros sobre el nivel del mar.
de los mismos, basada principalmente en otros Tiene pocos ríos y arroyos, y el agua es escasa,
estudios que se han llevado a cabo y de las ca- aunque suficiente para los menesteres de los
racterísticas del paisaje. pobladores (Fábregas, 1986).

196
Destacan dos sierras en la región, la de grupos sedentarios que, aunque tenían algunos
Tepatitlán o de los Altos, que separa la cuenca rasgos que los relacionaban con los del centro
de los ríos Zula y Verde; y la sierra de Coman- y sur de Mesoamérica, desarrollaron culturas
ja, en los límites con el estado de Guanajuato con características propias como la llamada
que permite algunas entradas hacia el Bajío. En Cultura Alteña (Porcayo, 2002), aunque esta no
la primera se ubica la más alta prominencia, el se ha definido formalmente, ha habido inten-
Cerro Gordo, con 2500 metros sobre el nivel tos para conformar y reconocer su origen, da-
del mar; en la de Comanja encontramos el Ce- tación y rasgos característicos (Bell, 1974; Piña
rro San Gregorio de aproximadamente 2000, Chan, 1976; López Mestas, 1994; Araiza 2000;
el resto de las elevaciones son menores. (Fá- Porcayo, 2002).
bregas, 1986; López Mestas et al. 1994; Macías, Al parecer esta zona alteña también sirvió
2009). La figura 1 muestra en color rojo la ubi- como frontera cultural entre los grupos caza-
cación del Municipio de Jesús María. dores-recolectores norteños y los sedentarios
mesoamericanos. Al sur de la zona, se sabe de
ciertas incursiones de sociedades bien estable-
Características fisiográficas del Municipio cidas como la Tradición Teuchitlán, construc-
de Jesús María tora de guachimontones y tumbas de tiro para
principios de la era cristiana, hasta posibles in-
Jesús María es un municipio de los Altos de Ja- cursiones tarascas en el siglo XV (Weigand y
lisco, situado a 157 kilómetros al oriente de la García, 1999).
capital del estado. Más del 75 por ciento de su Los trabajos realizados en distintos mu-
terreno son planicies y menos del 5 por ciento nicipios concuerdan que lo encontrado en la
son zonas accidentadas. Las elevaciones alcan- región de los Altos proviene significativamen-
zan entre los 1500 a 2100 metros sobre el nivel te de la zona del bajío guanajuatense. Donde,
mar, estos terrenos se ubican en el área oriente unos siglos antes de Cristo, se desarrollaron
del municipio, denominada el Cerro Grande, culturas como la Chupícuaro y Morales (500
donde inicia la Sierra Madre Occidental, tiene a.C.-100 d.C.), las cuales “colonizaron” los
además al noroeste y suroeste algunos lugares Altos de Jalisco. Lo anterior se infiere ya que
que alcanzan más de los 2400 metros sobre el algunas formas cerámicas con su iconografía
nivel del mar. y sus formas son más antiguas en la región del
El territorio está conformado por terre- bajío guanajuatense que las ubicadas en la re-
nos que pertenecen al período cuaternario. gión alteña.
Está constituido por rocas ígneas extrusivas, Otra cuestión importante que se ve refle-
conglomeradas y rocas sedentarias, hay algu- jada es que la región fue habitada por grupos
nos lugares con basalto y cerros de toba (Are- sedentarios al menos durante 900 años, sin
llano s.f.). embargo, para el siglo XI d.C. la región sufrió
un repentino abandono y subsecuentemente
se empezó a despoblar los alrededores tras ser
Antecedentes de investigación destruidos sus asentamientos principales.
Investigadores que han estudiado la re-
A la llegada de los españoles, Mesoamérica (al gión suponen que el abandono fue por cam-
norte del río Lerma en el estado de Jalisco) esta- bios medioambientales y que los grupos
ba habitada por grupos cazadores recolectores sedentarios, al no poder lograr cultivar el su-
como los tecuexes o caxcanes. Siglos antes, en ficiente sustento para su población por la falta
esta región que actualmente conocemos como de lluvia, abandonan la región replegándose
Altos de Jalisco, se desarrollaron y habitaron hacia el sur del río Lerma. Sin embargo, lo úni-

197
Autor Sitio o Región Fechamiento

Betty Bell (1974) Teocaltiche 100-250 d.C.


Fase I: 500-750 d.C.
Román Piña Chan (1976) El Cuarenta en Lagos de Moreno
Fase II: 750-1000 d.C.

Beatriz Barba y Román Piña Chan (1980) El Cerrito en el Valle de Guadalupe 600-650 a 1100-1150 d.C.

San Juan de los Lagos, Unión de Fase I: 200 a.C.-300 d.C.


Jorge Ramos y Lorenza López (1992)
San Antonio y Lagos de Moreno Fase II. 300-900 d.C.

Blas Castellón Huerta (1993) Atotonilco-Arandas 100-900 d.C.

Alfonso Araiza (2000) Lagos de Moreno Fase Lagos 350-400 a 700-800 d.C.

Fase I: 802-950 d.C.


Antonio Porcayo (2002) Lagos de Moreno
Fase II: 950-1028 d.C.

Tabla 1. Fechamientos para los Altos de Jalisco (tomado de Porcayo, 2002).

co claro en el repliegue fronterizo es que desde partes de los Altos de Jalisco, por medio de la
Zacatecas hasta los Altos de Jalisco los sitios cerámica encontrada por Betty Bell (1974) en
más importantes fueron destruidos intencio- sus excavaciones de Teocaltiche y por Blas Cas-
nalmente. tellón (1993) en la zona de Atotonilco-Aran-
Siglos después de este repliegue, los gru- das. A partir de estos materiales es claro que la
pos nómadas, mejor conocidos como chichi- colonización de los Altos provenía del sur de
mecas, ocuparon de nuevo la región llevando esta región.
consigo un modo de vida distinto al de los
antiguos habitantes. En los Altos, los guachi- Algunos antecedentes sobre los pecked cross
chiles y tuxcuecos subsistieron explotando los
recursos del medio ambiente dejados por los Los llamados pecked cross o “cruces de puntos”
sedentarios e incluso en algunos lugares ten- son petrograbados emblemáticos de este si-
dieron campamentos sobre los asentamientos tio arqueológico. Cabe hacer la mención que
abandonados; a pesar de esto, la evidencia ar- este tipo de imágenes se encuentran muy bien
queológica muestra que los guachichiles nunca representadas en diversos sitios del centro,
tuvieron la misma densidad poblacional que occidente y norte del país. Así, por ejemplo y
los antiguos alteños y, de hecho, en la mayoría considerando algunas variantes en sus repre-
de los casos habitaban en los lugares más inac- sentaciones (completamente circulares o cua-
cesibles del valle hasta que su espíritu indómito dradas) Rivas (1998) estudia un petrograbado
fue sometido por los españoles. Algunos de los con posible significado astronómico en Otan-
fechamientos registrados por especialistas para calpulco, Naucalpan, en el estado de México.
la región de los Altos se muestran en la tabla 1. Dicho autor analiza estas manifestaciones grá-
En el caso del Municipio de Jesús María, ficas rupestres como posibles indicadores de
se han registrado algunos sitios arqueológicos observación astronómica y ritual en ese sitio en
como los de Las Pilas, San Agustín, Cerros del particular. Se maneja un enfoque antropológi-
Pandillo, El Farfán y Presa de la Luz. La mayo- co e histórico contextual a nivel de sitio. Hace
ría de estos sitios no han sido explorados por una confrontación de datos tanto arqueológi-
lo que es difícil establecer alguna época de su cos como etnohistóricos e iconográficos para
asentamiento. Es más factible llegar a ciertas acercarse a su significado cultural.
conjeturas con los trabajos realizados en otras

198
Aveni en el año 2000 realizó una publi- ‘Cruz del Sur’ y el estelimorfo a un posible
cación sobre el tiempo, la astronomía y las evento arqueoastrónomico (eclipse o su-
ciudades del México antiguo. En su investiga- pernova 1054), sin descartar la posible re-
ción muestra un pecked cross muy similar a los lación simbólica del ‘ojo...’ con Venus y su
que tenemos en la Presa de la Luz. Sobre dicha ciclo sinódico. Este punto de observación,
imagen refiere que “estos diseños calendáricos de fuerte implicación ritual está contextua-
están labrados en pisos de estuco de Teoti- lizado con otros sitios y posiblemente sus
huacán y en piedras de las montañas cercanas. autores sean los mismos habitantes de la
En este, procedente de la Ciudadela, se pue- margen del río Lerma emplazados en el
den contar 20 marcas sobre cada eje” (Aveni, sitio del clásico medio en el ‘Cerro de los
2000:24). Chichimecas’ próximo a La Piedad de Ca-
Al respecto, Nicolau et al. (2003) comenta badas, Michoacán (Nicolau, Cárdenas y
sobre el pecked cross localizado en las cercanías Rétiz, 2003).
del poblado de Quiringüicharo, Michoacán
que: Faugère (2005) hace referencia a obras en
petrograbado que podrían remitirnos a prácti-
El rasgo simbólico fundamental de este cas astronómicas. Su existencia había sido de-
sitio lo constituye el llamado ‘marcador mostrada por A. F. Aveni y H. Hartung (1982)
solar’, un magnífico petroglifo trabajado en un sitio vecino, situado cerca del pueblo
sobre una pequeña superficie rocosa co- de Purépero, donde los grabados representan
lindante con el afallamiento, a manera de círculos piqueteados parecidos a los de Teo-
mirador podría decirse. Su trazo está logra-tihuacán. Motivos semejantes se encuentran
do a partir de la técnica de percusión con también en Yurécuaro y en La Palma, cerca de
cincel, horadando una serie de pequeños Cojumatlán (Faugère, 2005:478).
pozos de muy poca profundidad y tamaño En las cercanías del poblado de Momax,
(.03 x 1 cm aprox), en otras palabras, no Zacatecas, en el cerro San Miguel existe un pe-
tenemos un trazo continuo, sino el tipo de trograbado muy similar a los pecked cross aquí
las llamadas ‘pecked cross’ teotihuacanas descritos y del que no se ha hecho un estudio
(Aveni, 2000) (Nicolau, Cárdenas y Rétiz, aún en profundidad. Rodríguez llevó a cabo un
2003). levantamiento preliminar del petrograbado en
cuanto a su registro fotográfico, toma de me-
De acuerdo con las investigaciones reali- didas y orientaciones, al igual que su ubicación
zadas los anteriores arqueólogos llegaron a la mediante el uso de GPS. El petrograbado se
conclusión de que: encuentra asociado con una serie de pocitos
de más o menos dimensiones similares entre sí
[…] la simbología a nivel conjunto sí está aso- (Rodríguez Mota, 2011 y 2013).
ciada efectivamente a ciertos ciclos del Rétiz (2014) considera, en una investiga-
orto heliaco y no se encuentra relacionada ción realizada bajo la arqueoastronomía de los
a ninguna estructura o estructuras como pecked cross en el estado de Michoacán, que las
se presenta en el Altiplano o en el Norte investigaciones deben de ser realizadas por ex-
de Mesoamérica. La erosión ha impedido pertos en astronomía asesorados por arqueó-
hacer un conteo preciso de los puntos del logos o bien por arqueólogos especializados en
marcador (241 horadaciones), sin embargo astronomía para evitar la sobreinterpretación
los cuatro puntos nos pueden remitir a la o la subestimación de los datos recabados en
campo (Rétiz, 2014:365).

199
Figura 2. Fotografía de las MGR conocido Figuras 3. Primer pecked cross ubicado en las in-
como el “Planchón principal” registrado por mediaciones de la presa con orientación hacia
primera vez por Galván en el 2005, donde se el “observatorio” del sitio. Foto: Francisco Ro-
puede apreciar uno de los pecked cross al frente. dríguez Mota.
Foto: Rodigo Esparza López.

que sus ejecutores plasmaron en la roca con


un detalle preciso, en el sentido de que la gran
mayoría de ellos se encuentran alineados con
respecto al norte magnético.

Los pecked cross de la Presa de la Luz

La palabra petroglifo proviene de los tér-


minos griegos petros (piedra) y glyphein (tallar),
en su origen fue acuñada en francés como
pétroglyphe. Los petroglifos son representacio-
nes gráficas labradas en piedras y rocas. Estos
petroglifos son una forma de comunicación
simbólica que representan diferentes ritos,
principalmente de fertilización o cuestiones ca-
lendáricas de los pueblos prehispánicos. Los di-
ferentes sitios arqueológicos donde existe esta
antigua gráfica constituyen un legado sobre la
Figura 4. Dibujo: primer pecked cross. Dibujo de
cosmogonía y cultura ancestral de nuestros an-
Rodrigo Esparza López, Francisco Rodríguez tepasados (Esparza y Rodríguez, 2013b:802).
Mota y Mario Rétiz García. Un sitio arqueológico que resalta en este
aspecto se encuentra en la Presa de la Luz. En
este lugar en el año de 2006, durante trabajos
En síntesis, la presencia de estos pecked agrícolas realizados junto a la presa se hallaron
cross o marcadores solares (como se les cono- un conjunto de petroglifos hechos sobre la
ce también en la arqueología) estarían hacien- roca madre que configuran un espacio mayor a
do la representación de brújulas prehispánicas los diez metros cuadrados.

200
Estos primeros hallazgos fueron regis- lado de cualquier otra representación rupestre
trados por Javier Galván del Centro INAH de petrograbados. No se descarta la posibilidad
Jalisco, quien menciona que estos petroglifos de que pudiera encontrarse asociado con algún
fueron hechos hacia el 500 d.C. (figura 2). Pos- otro elemento que aún se encuentre debajo de
teriormente en el año de 2008, el arqueólogo la capa de pastizales que abundan en la zona.
Eduardo Ladrón de Guevara (comunicación Está orientado hacia el eje norte-sur con una
personal 2012) también realizó un estudio de desviación de 11º. Sus medidas generales son:
superficie y registro de los petrograbados antes 102 cm de ancho por 110 cm de longitud. En
mencionados y de otros aislados en la zona este promedio, cada horadación se encuentra a 2
de la presa (Esparza y Rodríguez, 2013b:803). cm de distancia entre sí. Cada una de ellas mide
En la zona también se registró otro pecked cross 1.5 cm de diámetro y 0.5 cm de profundidad.
por Ladrón de Guevara (2008) y otras manifes- Este petrograbado en particular se encuentra
taciones rupestres aisladas. en buenas condiciones de conservación (figu-
Por último, los trabajos llevados a cabo en ras 3 y 4).
la Presa de la Luz iniciaron en mayo de 2012 y Un segundo pecked cross se localiza a es-
finalizaron hasta enero de 2014, dos tempora- casos metros de la zona de petrograbados
das de investigaciones. Se registraron un total conocida como el “Observatorio”. Tiene una
de 600 petrograbados y el levantamiento topo- desviación de 11º al poniente del norte. Con
gráfico de dos sitios arqueológicos con arqui- respecto al trazo de la espiral presenta un an-
tectura monumental asociados a los mismos cho de 2 cm por 0.5 cm de profundidad. La
petrograbados (Esparza et al, 2012; Esparza y misma característica presenta el marcador solar
Rodríguez, 2013a). Para los objetivos de este en cuanto a su trazo con una separación entre
artículo solo nos enfocaremos en nueve pecked cada horadación de 4 cm. En lo particular este
cross localizados en esta área. pecked cross se encuentra en muy buenas condi-
El primer pecked cross se ubica en la parte ciones de conservación, por lo que es posible
norte de la presa, resulta importante mencionar llevar a cabo un puntual conteo de sus horada-
que este elemento se sitúa completamente ais- ciones (figura 5 y 6).

Figura 6. Pecked cross 2. Dibujo: Rodrigo Espar-


Figuras 5. Segundo pecked cross asociado a una za López, Francisco Rodríguez Mota y Mario
espiral compleja. Foto: Francisco Rodríguez Rétiz García.
Mota.

201
Figura 7. Los pecked cross tercero y cuarto en Figuras 8. Dibujo del pecked cross cinco. Dibujo:
el conjunto conocido como el “Planchón Prin- Rodrigo Esparza López, Mario Rétiz e Ignacio
cipal”. Dibujo: Rodrigo Esparza López, Mario Macías Quintero.
Rétiz e Ignacio Macías Quintero.

Los pecked cross número 3 y 4 se hallan


en el denominado “Planchón principal”; un
área de aproximadamente 13.5 m x 9.8 m que
contiene una importante cantidad de petrogra-
bados, también a unos cuantos metros de dis-
tancia de la orilla de la presa. El grosor de los
trazos varía en dos porciones, uno delgado de
2 cm y otro más grueso que alcanza los 3.5 cm.
Lo interesante del tercer pecked cross radi-
ca en que en uno de sus cuadrantes aparecen
algunos elementos extras del conjunto, como
una espiral y algunos pequeños “pocitos”. A
escasos metros de distancia del pecked cross an-
terior se encuentra el cuarto marcador y de
igual manera está asociado a un sinnúmero de
elementos abstractos, destacando las espirales.
Otra característica interesante de estos dos úl-
timos es el hecho de que se orientan hacia el
norte con una desviación de 11º norte con res-
pecto al norte magnético terrestre.
El principal conjunto de petrograbados,
al parecer, representa de una forma simbólica
Figura 9. Pecked cross cinco. Foto: Rodrigo Es-
un calendario cósmico, primordialmente, por parza López y Francisco Rodríguez Mota.
un círculo de puntos con una cruz que la atra-

202
viesa. Este tipo de círculos ha sido registrado en agua desemboca, después de algunos cientos
varias culturas mesoamericanas, principalmen- de metros, en la Presa de la Luz. Uno de ellos
te en la cultura teotihuacana, aunque, su uso se se encuentra altamente destruido debido al
extendió hasta el Posclásico tardío (1500 d.C.). uso de maquinaria pesada para labrar la tierra.
Este círculo o K´uilich o pecked cross es una repre- Recordemos que, en toda la zona en donde se
sentación de los puntos cardinales, del centro encuentran los petrograbados, la tierra es uti-
de este calendario se desprenden varios símbo- lizada tanto para la agricultura como para la
los en forma de aves, flores y figuras geomé- ganadería. Son lamentables las condiciones en
tricas. Tal parece que este lugar representa el que se encuentra el séptimo, ya que muchas de
desplazamiento solar y de otros astros durante sus horadaciones se perdieron. La prueba del
el año y marca los cambios estacionales como uso de este tipo de maquinaria quedó grabada
el equinoccio y los solsticios de verano e invier- incluso encima del diseño de este petrograba-
no (Worthy y Dickens, 1986), (figura 7). do (figura 10).
El quinto pecked cross se descubrió durante El octavo pecked cross se encuentra asocia-
la segunda temporada de investigaciones en la do a otros elementos geométricos, pero este
zona suroeste de la presa; asociado a espirales, diseño en particular rompe con los esquemas
pocitos y un extraño petrograbado que podría hasta ahora reportados en un pecked cross en
tratarse de una representación fitomorfa o, vi- México, ya que el diseño presenta trazos inter-
sualizándolo más allá de la simple descripción, nos que asemejan a espirales y algunos motivos
de un fenómeno de la bóveda celeste (figuras geométricos. Este es el primer diseño repor-
8 y 9). tado, hasta donde se tiene conocimiento, en
Los pecked cross número 6 y 7 fueron todo el territorio nacional. Resultó imposible
descubiertos y registrados también durante la definir las dimensiones del soporte en donde
ejecución de la segunda temporada de inves- se encuentra, ya que existe mucho sedimento
tigaciones. Se encuentran ubicados en la par- y vegetación que ha crecido hacia los lados de
te alta de una elevación cuya escorrentía de estos elementos (figuras 11 y 12).

Figura 10. Conjunto de los pecked cross seis y siete. Dibujo: Rodrigo Esparza López, Mario Rétiz
e Ignacio Macías Quintero.

203
Figura 12. Dibujo: octavo pecked cross. Dibujo de Rodrigo Esparza López, Francisco Rodríguez
Mota y Mario Rétiz García.

la erosión del soporte que lo contiene. A con-


tinuación se presenta el plano de ubicación de
los pecked cross registrados. Es importante men-
cionar, como se aprecia en la figura 13, todos
ellos se encuentran en una misma línea E-O
y relacionados con el sitio arqueológico Los
Agaves.

Conclusiones

Como investigadores de la producción artísti-


ca de las sociedades del pasado, consideramos
que se requirió de mucho tiempo de observa-
Figura 11. Octavo pecked cross y espirales asocia-
ción por parte de los ejecutores de los motivos
das. Foto: Francisco Rodríguez Mota. rupestres con respecto a los fenómenos del
firmamento para traducir, mediante puntos,
espirales y otros motivos, todos aquellos fenó-
Todo parecía indicar que tendríamos al menos celestes que observaron y que les pudo
final en este sitio la presencia (inusual) de ocho permitir establecer con alto grado de precisión
pecked cross, sin embargo, en recientes fechas los momentos adecuados para llevar a cabo
después de acudir al sitio para monitorear el es- sus actividades cotidianas, como son la cacería,
tado de conservación en que se encuentran los la siembra, la recolección; también les habría
petrograbados, apareció, a escasos dos metros permitido estimar en qué momentos vendrían
de distancia del último pecked cross, uno nuevo, las temporadas de lluvia y cuáles serían las de
cerrando los registros en nueve para un solo sequía. Tampoco se descarta la posibilidad de
sitio arqueológico. que en estos pecked cross también quedaran re-
El noveno se encuentra ubicado a escasos flejados eventos astronómicos, tales como la
dos metros de distancia con respecto al pecked explosión de una supernova o el paso de es-
cross con rasgos internos. Lamentablemente trellas fugaces o la alineación de planetas con
se encuentra sumamente deteriorado debido a respecto al sol, la luna y las estrellas.

204
Figura 13. Presa de la Luz, con un embalse de 2 km en línea recta. Los puntos en rojo señalan la
ubicación de cada uno de los 9 pecked cross del sitio. Imagen: Google earth, modificada por Rodrigo
Esparza López.

Lo que resulta por demás excepcional en rísticas, hasta donde se tiene conocimiento, en
este sitio en particular, es la concentración de todo el territorio nacional.
pecked cross distribuidos alrededor de la Presa de Este es un primer paso para la com-
la Luz. Esto habla, evidentemente, de la gran prensión de estos elementos arqueológicos,
importancia que revistió para las sociedades del se requerirá de mayores y profundos estudios
pasado que ahí se asentaron, el registrar todos apoyados, significativamente, en la arqueoas-
los fenómenos anteriormente mencionados tronomía y la arqueología del paisaje, ya que no
desde diferentes ángulos y alturas en el sitio es posible tratar de entender este fenómeno sin
con respecto a la mayor fuente de agua del pa- considerar todos los posibles vínculos de estos
sado (río) que ahora es el centro de la presa. No motivos rupestres con el paisaje en el que se
solo ello: de entre los nueve pecked cross regis- encuentran inmersos. Sentimos que aún que-
trados tenemos uno en particular que rompe da mucho por explicar sobre los pecked cross, sin
totalmente con el esquema de representación. embargo, por la evidencia, podemos enunciar
Se trata de uno en cuyo interior se puede apre- que fueron un sistema calendárico que distin-
ciar el “esqueleto” del mismo, la elaboración de tas sociedades del pasado (geográficamente
espirales y elementos geométricos que se co- hablando) conocieron en detalle, puesto que se
nectan entre sí dando la impresión de que se han encontrado este tipo de representaciones
trata de un laberinto. Este es el primer diseño con rasgos en común en el centro, occidente y
de pecked cross reportado con estas caracte- norte de México.

205
Bibliografía

Arellano Hernández, J. A. (s/f). Jesús María, Ja- Faugère, B. (2005). Las representaciones ru-
lisco. Municipio de Jesús María. México. pestres del centro-norte de Michoacán.
En M.P. Casado López (compiladora),
Araiza Gutiérrez, J. A. (2000). Estudio Arqueoló-
L. Mirambell Silva (coordinadora). Arte
gico del Valle del río de Lagos, Jalisco. (Tesis
Rupestre en México. Ensayos 1990-2004
de licenciatura). ENAH. México.
(pp. 413-508). México: INAH.
Aveni, A. F. (2000). Tiempo, astronomía y ciu-
López Mestas, L., Ramos de la Vega, J. y Santos
dades del México antiguo. Arqueología
Rodríguez, C. (1994). Sitios y materiales:
mexicana, No. 41(VII), pp. 22-25.
avances del proyecto arqueológico Al-
Bell, B. (1974). Excavation at Cerro Encantado, tos de Jalisco. En E. Williams (editor).
Jalisco. The Archaeology of West México Contribuciones a la arqueología y etnohistoria
(pp. 147-167). Ajijic, México: Sociedad del occidente de México (pp. 245-267). Méxi-
de Estudios Avanzados del Occidente co: El Colegio de Michoacán.
de México.
Macías Quintero, J. I. (2009). Fortificaciones pre-
Esparza López R., Rodríguez Mota, F., Macías, hispánicas en la cuenca norte del río Verde-San
I., y Rétiz, M. (2012) Proyecto Arqueoló- Pedro. Una evaluación desde la arqueología del
gico Presa de la Luz. Temporada I. Informe Paisaje. (Tesis de Maestría en Arqueolo-
técnico presentado al Consejo de Arqueología. gía). Centro de Estudios Arqueológicos
El Colegio de Michoacán, A.C. Centro La Piedad, Michoacán. El Colegio de
de Estudios Arqueológicos, La Piedad, Michoacán. México.
Michoacán.
Nicolau Romero, A., Cárdenas García, E. y Ré-
Esparza López, R., y Rodríguez Mota, F. tiz G., M. (2003). Un "Marcador solar"
(2013a) Proyecto Arqueológico Presa de la en Quiringüicharo, Michoacán. Docu-
Luz. Temporada II. Informe técnico presen- mento electrónico accesado el 24 de
tado al Consejo de Arqueología. El Colegio enero de 2015, en: http://www.rupes-
de Michoacán, A.C.-Centro de Estudios treweb.info/solar.html.
Arqueológicos y Municipio de Jesús
Porcayo, A. (2002). Testimonio de una coloniza-
María, Jalisco.
ción efímera. Historia prechichimeca de Lagos
Esparza López, R., y Rodríguez Mota, F. de Moreno, Jalisco. México: Conaculta,
(2013b). Un santuario rupestre en los INAH, Archivo Histórico Municipal de
Altos de Jalisco, México. IFRAO Proce- Lagos de Moreno.
edings American Indian Rock Art, 40, 797-
Rétiz García, M. (2014). Avances y perspectivas
824.
de la arqueoastronomía en Michoacán.
Esparza López, R., y Rodríguez Mota, F. (2014). En C. Espejel Carbajal (editora). La in-
Los petrograbados de la Presa de la Luz en el vestigación arqueológica en Michoacán. Avan-
Municipio de Jesús María, Jalisco. (En pren- ces, problemas y perspectivas (pp. 351-366).
sa). México: El Colegio de Michoacán.
Fábregas Puig, A. (1986). La formación histórica Rodríguez, F. (2003). Abstracción Somática: Una
de una región: Los Altos de Jalisco. México: aproximación a la interpretación de la im-
CIESAS-México. portancia del cuerpo humano en un grupo de
pinturas rupestres de Nacozari de García,

206
Sonora. (Tesis de Licenciatura en Antro- peñón de Chiquihuitillo y su contexto
pología). Escuela Nacional de Antro- regional. En E. Williams y P. C. Wei-
pología e Historia. México. gand, (editores). Arqueología y etnohis-
toria, la región del Lerma (pp. 269-285).
Rodríguez, F. (2011). Representaciones rupestres
México: El Colegio de Michoacán, CI-
como posibles indicadores del paisaje cultural
MAT.
en el Municipio de La Piedad, Michoacán:
Una propuesta. (Tesis de Maestría en Ar- Worthy, M. y Dickens, R. (1983). The Mesoa-
queología). El Colegio de Michoacán. merican Pecked Cross as a Calendarical
La Piedad, Michoacán, México. Device. American Antiquity, No. 48, pp.
573-576.
Weigand, P. y García de Weigand, A. (1999).
Arqueología de los Altos de Jalisco, El

207
Imágenes femeninas en el Valle del Guadiana
Sahira Rincón Montero*

Desde hace tiempo se tiene la idea de que las tanto, proponemos que es por demás relevante
imágenes femeninas dentro de la gráfica ru- y también necesario establecer una tipología
pestre presentan un significado fuertemente entre este tipo de representaciones femeninas
vinculado con la fertilidad, sin embargo no ya que sostenemos que en algunos casos estas
se ha tratado de ir más allá de esta mera inter- nos remiten a diferentes perspectivas de la mis-
pretación. En este estudio se procura ofrecer ma vulva.
una aproximación al simbolismo erótico de las
representaciones vulvares, así como el aspecto
lúdico y al mismo tiempo formal de la sexuali- Algunas generalidades de la cultura
dad que fuera reflejado a través de este tipo de Chalchihuites
gráfica rupestre. Para ello, se analizan los mo-
tivos vulvares localizados en tres sitios arqueo- La cultura Chalchihuite, cuyo desarrollo se llevó a
lógicos con ocupación Chalchihuite ubicados cabo durante el Postclásico, abarcó una extensa
en las inmediaciones del Valle de la Guadiana, área que comprendía desde la Sierra Huichola
Durango. El registro de estos vestigios arqueo- hasta el suroeste de los Estados Unidos, por lo
lógicos se realizó en el marco del “Proyecto que gran parte de los asentamientos de la Rama
de investigación arqueológica del Centro-Oes- Guadiana se encuentran en el actual estado de
te de Durango”, a cargo del arqueólogo José Durango, llegando su influencia e intercambio
Luis Punzo Díaz. Para el análisis partimos de cultural e ideológico a pobladores en el estado
la premisa que señala que dentro de la discipli- de Jalisco, Zacatecas (Rama Suchil) y Sinaloa
na de la arqueología, las manifestaciones gráfi- (corredor Aztatlán). Es en buena medida su
cas rupestres adoptan la categoría de artefacto ubicación estratégica, fue lo que dio pie a que
arqueológico como producto ideológico y de los chalchihuiteños integraran creencias prove-
trabajo simbólico. nientes de Mesoamérica con aquellas recibidas
Se ofrece una propuesta interpretativa de desde el suroeste de los Estados Unidos. En
dichos motivos tomando en cuenta su técnica, esta ocasión nos limitaremos al análisis de las
orientación y entorno en donde se encuentran representaciones gráficas rupestres registradas
representados ya que creemos que además de en tres diferentes sitios chalchihuites ubicados en
sugerirnos el discurso agrícola asociado a la las inmediaciones del Valle del Guadiana los
fertilidad, estas representaciones femeninas cuales presentan una clara ocupación hacia las
presentan una carga iconográfica que está fuer- fases Ayala y Joyas (600 a 850 y 850 a 1000 d.C.,
temente vinculada al paisaje y a una clara inten- respectivamente), (Punzo, 2008:4 y 5).
ción de dotar de erotismo a su entorno. Por lo

*Centro INAH Durango.

209
Figura 1. Vista noreste de la pirámide principal del Sitio arqueológico de la Ferrería. Foto: Sahira
Rincón Montero.

Las evidencias rupestres de los sitios ar- del Río Tunal (figura 1). En este sitio se tienen
queológicos que a continuación se describen, registrados seis paneles grabados, uno pintado
se encuentran asociadas a espacios con ocupa- y un conjunto de imágenes vulvares. La mayor
ción Chalchihuita continua, las cuales presentanparte de estas manifestaciones rupestres se ubi-
can en la parte norte del sitio.
características similares entre ellas en relación a
su entorno o paisaje. Los motivos vulvares aquí registrados se
concentran en dos grupos localizados al su-
roeste y al noroeste de la pirámide principal, a
Los motivos vulvares por sitio y panel aproximadamente 40 y 20 metros, respectiva-
mente. El primer conjunto se encuentra sobre
Algunas de las representaciones vulvares se un bloque rocoso en el cual se aprecian cin-
encuentran asociadas a otros grabados por co vulvas circulares. El segundo conjunto está
compartir la misma superficie pétrea en la que compuesto por 18 vulvas distribuidas en cinco
fueron plasmados, se intenta en estos casos en- soportes ígneos, se ubica a 10 metros al norte
contrar la relación de dichos motivos con las del Juego de Pelota, dentro de un espacio cívi-
manifestaciones femeninas tomándolos todos co-ceremonial bien delimitado. De estos cinco
como conjuntos significativos. soportes, uno está en planta orientado al este y
los otros cuatro soportes están dispuestos en
El sitio de la Ferrería diferentes puntos cardinales: dos al oeste, uno
al norte y otro al este, siendo el último el que
Presenta arquitectura monumental, también más grabados vulvares registra.
conocido como sitio Schroeder, se localiza a El Soporte 1 corresponde la roca norte
nueve kilómetros al sur de la capital de Duran- donde se identifica una vulva cuadrada. Ha-
go sobre una gran meseta ígnea justo al margen cia el oeste encontramos dos bloques rocosos

210
con grabados: el Soporte 2 y el 3. El primero
presenta tres depresiones cóncavas1 en la parte
superior y en su arista este se aprecia una vulva
triangular (figura 2) con un rombo asociado, el
cual pudiera referirse a una esquematización
femenina2. Mientras que el Soporte 3 se en-
cuentra justo al sur del bloque anterior, y está
otro decorado en tres de sus aristas con mo-
tivos sexuales. En la arista orientada al norte
se distinguen un par de esquematizaciones de
chalchihuitl y una vulva circular. Cabe señalar
que el último grafismo pareciera unirse justo
en la parte angulosa de la roca a otras dos re-
presentaciones vulvares que se localizan en las
otras aristas grabadas. En el lado este de la roca,
se distinguen dos trazos lineales en forma de
“L”3 asociados a dos vulvas circulares y a una
cuadrada. Esta última vulva se une a la vulva
circular de la arista norte, ya descrita, y en plan-
ta con otra vulva ovalada (figura 3).
El Soporte 4, un bloque ubicado al este, Figura 2. Vulva triangular ubicada en el segundo
presenta tres de sus aristas decoradas con los bloque del primer conjunto vulvar en La Ferre-
motivos vulvares más realistas que hemos re- ría. Dibujo: Sahira Rincón Montero.
gistrado hasta ahora. En el lado norte se apre-
cian dos vulvas circulares mientras que en el
lado oeste se presentan cuatro vulvas ovaladas
y otras dos circulares (figura 4). En la planta de
esta roca se aprecia cierto desgaste en forma
rectangular en el soporte asociado a la repre-
sentación de un motivo circular con una hendi-
dura en su centro, acaso una esquematización
de vulva o un chalchihuitl, haciendo alusión
a lo precioso4. El último motivo femenino de
este conjunto se localiza a un par de metros
de la última roca descrita y se aprecia sobre
el afloramiento rocoso una vulva triangular
orientada hacia el este. Finalmente el Soporte
4 corresponde a planta, en él se registran solo Figura 3. Tercer conjunto vulvar asociada a po-
sibles falos esquemáticos en La Ferrería. Dibu-
jo: Sahira Rincón Montero.
1
También conocidos como pozos, cuenquitos o morteros fijos.
2
Ver número 2 en Tabla de equivalencias fosfénicas y diseños de arte tucano (Alcina, 1982:32).
3
A reserva de encontrar un patrón regional, podemos sugerir que se intenta graficar un momento de acoplamiento
ritual, tomando a los motivos en “L” como falos esquemáticos.
4
“La virginidad de la mujer era muy estimada, y metafóricamente se equiparaba el himen íntegro a una joya. Nota
al pie: Específicamente, a un chalchihuite. Se llamaba a la mujer virgen oc chalchihuitl, (la que es aún una piedra
verde)”. (López, 1989:345).

211
dos vulvas, una primera ya descrita y otra más
de forma circular.

El sitio de Puerta de la Cantera

Se localiza a 14 kilómetros al sureste de la capi-


tal de Durango, rumbo al poblado de Santiago
Bayacora. Los grabados se localizan justo en
el cauce intermitente en donde desembocan
Figura 4. Cuarto conjunto vulvar en el Sitio ar- los desagües del poblado que le da su nombre
queológico de La Ferrería. Dibujo: Sahira Rin- al sitio. Este cuenta con nueve paneles y seis
cón Montero. motivos aislados (figura 5). De los 27 motivos
vulvares registrados aquí, uno se localiza al oes-
te del sitio como grafía aislada y los restantes se
encuentran distribuidos en cinco paneles ubi-
cados en la parte central del sitio.
En algunos casos las vulvas se encuentran
asociadas a motivos antropomorfos, lineales,
geométricos o morteros fijos, entre otros. En
los paneles I y IV encontramos algunos antro-
pomorfos sexuados de variadas dimensiones,
tanto masculinos como femeninos, siendo
estos últimos los más representados. Los mo-
tivos muestran similitudes en su técnica y eje-
cución, acaso su única diferencia evidente es el
trazo curvo o recto de sus extremidades. En el
caso del Panel I, además de los tres personajes
claramente femeninos, encontramos una vulva
triangular íntimamente asociada a numerosos
cuencos o morteros fijos interconectados por
acanaladuras que, al llenarse de agua en tem-
porada de lluvias, nos transmite la idea de agua
corriente, de humedad perene (figura 6).
Siguiendo con las vulvas asociadas a ca-
vidades artificiales (una de las redundantes ca-
racterísticas en el sitio)5, encontramos el caso
de una vulva triangular representada en planta
sobre el Panel III. Esta se encuentra asociada a
un par de cuencos o morteros fijos de forma
ovalada que los separan dos trazos abstractos
Figura 5. Vista Este del Sitio arqueológico de constituidos por una línea unida a un círculo
Puerta La Cantera. Foto: Sahira Rincón Mon- por uno de sus extremos6; en planta se aprecian
tero.
5
“[…] uno de los motivos dominantes de la gráfica rupestre chalchihuites son las vulvas acompañadas de pequeños
pozos y de canales que evocan y reproducen, a pequeña escala, el correr del agua”. (Aedo, 2003:51).

212
también dos trazos lineales que suben desde la
otra arista grabada del macizo los cuales co-
rresponden a largas estilizaciones de colas de
dos de los zoomorfos graficados en una de las
otra de las caras el bloque. En el panel IV se
aprecian cuatro antropomorfos en actitud di-
námica, dos de ellos sexuados con una vulva
circular.
El panel V está conformado por 26 re-
presentaciones femeninas cuadradas, ovala-
das y mayormente circulares, asociadas a un
insecto7 con nueve extremidades y un par de
antenas curvas. Malotki identifica diferentes
advocaciones del flautista8 o Mahuu relaciona-
das con cierto insecto alado y que en muchas
ocasiones se hace acompañar de motivos vul-
vares. Siguiendo con la descripción del panel,
en su parte superior se aprecia cierto trazo li-
Figura 6. Vulva triangular en parte media del
Panel I en Puerta La Cantera. Foto: Sahira Rin- neal asociado a numerosos cuencos, pocitos o
cón Montero. morteros fijos de diferentes profundidades y

Figura 7. Panel V y VI en el Sitio Puerta La Cantera. Dibujo: Sahira Rincón Montero.

6
Ver número 7 en Tabla de equivalencias fosfénicas y diseños de arte tucano. (Alcina, 1982:32).
7
Puede tratase de la representación de una chinche o pulga, en los relatos que traduce Malotki, estos insectos
succionaban las vaginas de la mujeres hopis. (Ver Malotki, 1997:49, 57, 237-239).
8
Personaje mítico de origen Hopi. “[…] ahora queda más claro lo que recibieron del Suroeste los mesoamericanos
chalchihuites y purépechas. La muestra más elocuente al respecto es la multifacética y seductora imagen del flautista
Kokopelli. Héroe, mago, cazador, sacerdote de la lluvia, trovador errante o mercader, […]. Seductor astuto y de
notables hazañas sexuales, carga en un bulto sobre la espalda o en su joroba los bienes que promete a las doncellas:
nubes, niños, canciones, cobijas semillas.” (Hers, 2001:64).

213
Figura 8. Vista este del Sitio arqueológico Los Solares. Foto: Sahira Rincón Montero.

dimensiones, interconectados todos a una tina- del motivo aislado ubicado en la parte central
ja natural que se ubica en la parte central. Uno del sitio (figura 8).
de nuestros elementos aislados corresponde La vulva aislada y el primer panel a descri-
al último motivo vulvar a describir, se localiza bir se ubican en la parte oeste del sitio. El ele-
en la porción oeste del sitio y se asemeja a una mento aislado de apenas 10 centímetros tiene
“U” invertida (figura 7). Otra pequeña vulva una forma triangular y está orientado al nores-
triangular que encontramos grabada en planta te. Al oeste está el primer conjunto compuesto
se encuentra en el panel VII asociada a dos por 8 vulvas, la mayoría triangulares (una con
cuencos o morteros fijos y al tocado del per- su acanaladura), y solo dos de ellas redondea-
sonaje representado en otra de las aristas del das (figura 9). Seis de ellas se encuentran orien-
panel. Cabe mencionar que este sitio se localiza tadas hacia el noroeste y las dos restantes al
a 730 metros al noroeste del sitio arqueológico noreste.
Cerro del Chiquihuitillo. A 26 metros al noreste está el segundo
panel con cuatro grabados, los cuales se en-
cuentran distribuidos por parejas en los límites
El sitio de los Solares superior e inferior del soporte. Los del extremo
inferior presentan una tipología cuadrada uno
Se localiza a 21.5 kilómetros al norte de la ca- junto al otro orientados al noroeste, en tanto
pital de Durango sobre una amplia planicie que los otros dos son triangulares y además de
rocosa en donde confluyen escurrimientos de orientarse al suroeste y noreste, se encuentran
temporal provenientes del La Trilla y El Chana- separados por 20 cm.
te desde el noreste. En este sitio se registraron Justo a 10 cm de la última vulva descri-
motivos rupestres en tres paneles y dos moti- ta del anel II comienza el desplante del aflo-
vos aislados en afloramientos de roca ígnea, en ramiento rocoso en donde está el tercer panel
todos ellos encontramos vulvas con excepción que contiene 14 motivos femeninos; de los

214
cuales, cinco corresponden a la tipología trian-
gular, otros cinco son ovalados en forma de
gota inversa y las cuatro restantes son ovaladas
simétricas. Doce de los motivos se encuentran
orientados hacia el norte siguiendo la forma
natural de la superficie, en tanto que en la par-
te suroeste se aprecian dos vulvas, una de las
triangulares y otra ovalada, orientadas al su-
reste. Cabe mencionar que dos de estas vulvas
tienen grabado su clítoris, otra tiene un canalito
asociado y la vulva central presenta un hoyito
de 3.5 cm de diámetro por 5 cm de profundi-
dad, representando el ano (figura 10). Dichos
grabados se ubican a dos kilómetros al norte Figura 9. Primer conjunto vulvar en Los Sola-
del sitio arqueológico La Maroma. res. Foto: Sahira Rincón Montero.

Las representaciones vulvares como


posibles motivos rituales

Con base a la evidencia etnográfica, la reali-


zación de grafismos se vincula en algunos de
los casos a tiempos de sacralidad asociados al
pasado mítico. La gráfica rupestre obedece a
diversas motivaciones, las cuales se agrupan en
tres tipos principales y pudieran poseer conno-
taciones rituales9. Hacia finales del siglo XIX
se barajaban diversas propuestas metodológi-
cas con posibilidades interpretativas en donde
se vincula a las manifestaciones gráficas con el
chamanismo, tomando al “chaman”10 como
“sujeto social”11 generador de una parte de la Figura 10. Tercer conjunto vulvar en Los Sola-
res. Foto: Sahira Rincón Montero.
gráfica rupestre.
Una hipótesis relacionada con el paisaje
ritual que ha sido propuesta por varios autores, movimientos rítmicos o privación sensorial,
considera al chaman como el principal sujeto experimenta imágenes alucinatorias similares a
social generador de artefactos ideológicos, en los diseños fosfénicos12. Se cuentan con tablas
este caso de petrograbados; quien, bajo efec- fosfénicas elaboradas por neuropsicólogos con
tos psicotrópicos, de ayuno, abstinencia, vigilia, las que se pueden hacer comparaciones de los

9
Rituales, como marcadores o escritura (Viramontes, 2002: 44 y 63).
10
“Un chamán es un hombre que mantiene relaciones concretas, inmediatas, con el mundo de los dioses y de los
espíritus. […] el vocablo chamán proviene del ruso, del tuguso shaman”. (Eliade, 1986:88, 378).
11
“[…] individuos cuya actividad se avoca a la producción de un artefacto ideológico, en este caso, pinturas y
petrograbados”. (González, 1987:43).
12
“Los fosfenos son imágenes son imágenes subjetivas independientes de toda fuente luminosa externa, que son
consecuencia de la auto iluminación del sentido de la vista”. (Oster citado por Alcina, 1982:31 y 33).

215
Tabla 1. Equivalencias fosfénicas. (A) y diseños
de arte tukano, Colombia (B), en dode cada
uno representa:
1 El órgano viril por la carne gelatinosa del
fruto o látex del árbol de hule cuya conno-
tación seminal se asocia al mito de árbol
macho.
2 Órgano femenino como punto central
asociado a la fecundación.
3 De varios colores asociado a “la canoa”;
anaconda del mito de la creación.
4 Grupo exogámico; punto rojo: nuestra
gente, punto azul: otra gente.
5 Relación recíproca entre dos o más uni-
dades exogámicas; línea de descendencia,
fecundidad y continuidad social.
6 El incesto y las mujeres que no se pueden
tomar como esposas; concha de caracol y
signo del yusuparí.
7 La exogamia. Dos órganos femeninos “de-
voradores” nasas, vistos desde arriba; los
peces que entran en ellas son elementos
masculinos.
8 La Vía Láctea.
9 El Arco iris; en algunos contextos mitoló-
gicos se relaciona con la vagina celestial.
10 El Sol. Si hay varios círculos concéntricos
o los rayos van hacia adentro se asocia al
órgano femenino.
11 “El pensamiento del padre Sol”, comuni-
can la idea de procreación.
12 Taburetes de madera de los hombres pin-
tados de rayas rojas, simbolizan estabilidad
y buen juicio.
13 El útero femenino.
14 Una puerta o entrada al útero, la protube-
rancia superior representa el clítoris; los
cielos, la transmisión de un estado de con-
ciencia a otro en el proceso alucinógeno.
15 Gotas de semen, la descendencia o la vida
misma.
16 Caja de ornamentos plumarios; en otros
casos se asocia a elementos femeninos o
uterinos.
17 El maíz o la vegetación en general.
18 Maracas de calabaza.
19 Porta cigarros de madera utilizados du-
rante los rituales en donde se reafirman
las alanzas entre unidades exogámicas.
(Reichel-Dolmatoff citado por Alcina,
1982:32).

216
diseños de aproximadamente veinte elementos eran castigados mediante la pérdida del tonalli
recurrentes como: cuadrículas, embudos, túne- y de los limitados líquidos vitales masculinos15.
les, puntos, líneas onduladas, espirales, rombos, En la cultura huichola, estos excesos en la vida
etcétera (Reichel-Dolmatoff citado por Alci- sexual de cada varón también tenían que ser
na, 1982:32, tabla 1). saldados al momento de su muerte16.
Algunos de los viajes extáticos a los que
Mircea Eliade hace referencia, se dan a través
de los sueños. En estos sueños simbólicos son La importancia de los rasgos tipológicos
comunes las apariciones de animales represen-
tativos como caballos, serpientes y leopardos, La clasificación de estos motivos vulvares den-
entre otros (Eliade, 1986:59-62). tro de una tipología nos puede ofrecer en cier-
Aunado a esto, no debemos dejar de lado tos casos la perspectiva con la que quisieron ser
la dicotomía en la cosmovisión mesoameri- representados a partir de técnicas de percusión
cana ampliamente difundida, que influyó en indirecta y abrasión del soporte rocoso.
buena parte a la Cultura Chalchihuites.13 Esta El tipo de representaciones femeninas
cosmovisión dualista confronta lo masculino, que hasta el momento hemos registrado es
lo caliente, el fuego, el cielo, el trabajo, la ira, la comúnmente realizada con un trazo circular,
luz, el supramundo; con lo femenino, lo frío, lo ovalado, cuadrado o semejando también a
húmedo, lo terrenal, el descanso, la vergüenza, triángulos púbicos, como abstracción máxima
la oscuridad, el inframundo, que suponemos del órgano sexual femenino (tabla 2).
es a lo que nos refieren los grafismos vulvares. Las vulvas circulares u ovaladas se repre-
Esta percepción dualista también se presenta sentan dilatadas, esto nos pudiera referir al mo-
en algunas tradiciones del suroeste de los Esta- mento de alumbramiento o postcoital, por lo
dos Unidos los cuales se ven reflejados en sus que además de mostrar el lado erótico, estos
relatos14. grafismos sexuales presentan una carga asocia-
Consideremos que en aquel entonces, las da a la fertilidad.
sociedades concebían al placer sexual como un En el caso de las representaciones vulva-
don divino, como la risa o el sueño, como un res triangulares y algunas ovaladas (forma de
excelente remedio para disminuir las tensiones gota inversa) proponemos que la perspectiva
sociales tales como la miseria y la fatiga. Pero que se desea mostrar, es la de una mujer de pie,
su práctica debía manejarse siempre dentro de ya que al tener dicha posición, sus labios mayo-
un equilibrio en su disfrute ya que los excesos

13
Sobre la creencia de la Triple División de los Cosmos, López Austin pone como ejemplo a los grupos nahuas de
Durango, que Preuss investiga en 1955. (Véase López, 1989:399 y 398).
14
“For most American Indian groups, sexuality represented cosmic balance, the union of masculine elements associated with the sky and
female forces connected with earth”.(Slifer, 2000:36).
15
“Su líquido viril es limitado, y mientras más tardía es la iniciación del varón en los placeres carnales, a más
avanzada edad llegará su potencia. La mujer, en cambio, no arroja al exterior su supuesta emanación seminal, y
por lo tanto es insaciable […]” (López, 1989:334) (Para leer más véase López, 1989:275-283; 323-335; 351-355).
16
“Entonces, si soy enamoradizo de las mujeres, me harán bajar por ahí. Pero en ese lugar estará un salate. A ese
lugar me harán bajar […] a ese lugar bajaré cargando […] esas vaginas con las que hemos tenido relaciones. Allí
bajaré […] Ya estando ahí (me dirá Paristika);”Aquí vas a dejar las vaginas, pero tienes demasiadas faltas. Pues ya
tira”. Les voy a tirar a las frutas, y se van a caer. Otra vez. No sólo va a pasar eso. Van a alistar las frutas para que
las cargue. Allí voy a dejar las vaginas. Me cargaran las frutas.” (Traducción de Leal Carretero y García Muñoz,
1997:47).

217
Sitio Ovaladas Circulares Cuadradas Triangulares Totales
La Ferrería 5 14 2 2 23
Puerta La Cantera 7 16 1 3 27
Los Solares 9 2 2 14 27
Totales 21 32 5 19 77

Tabla 2. Tipología de motivos vulvares.

res se encuentran paralelos al suelo y por tanto


ligeramente ocultos a un primer plano (tabla 2). Tomando en cuenta el contexto social y su in-
serción en el paisaje donde se encuentran es-
tas evidencias de ocupación, podemos asumir
Una aproximación de su análisis con que el testimonio no fue azaroso, sino que al
respecto al paisaje contrario, representa una fuerte carga erótica
en sus prácticas y creencias presente en sus es-
Tomando en cuenta que tanto en el sitio Puerta pacios públicos, que a su vez forman parte de
de la Cantera como en Los Solares, los moti- un discurso cotidiano vinculado a su vida ínti-
vos vulvares se encuentran en contacto directo ma. Estamos frente a conjuntos significativos
con el agua en temporada de lluvias; y que en el conscientes y específicos dotados de simbolis-
caso de La Ferrería, aunque no se encuentren mo, erotismo y placer, que al estar asociados a
directamente sobre el cauce perene del Río Tu- fuentes de agua nos transmiten la dicotomía de
nal, se encuentran próximas a una fuente de los opuestos como herencia mesoamericana, y
agua permanente, asociamos las representacio- a su vez lo amalgaman con elementos icono-
nes femeninas como manifestaciones acuáticas gráficos ampliamente utilizados en el suroeste
que al mismo tiempo nos remiten a la dualidad de los Estados Unidos. En el registro gráfico
antes referida, por tanto proponemos que ade- rupestre que venimos realizando a nivel re-
más del carácter fecundador, fértil y húmedo gional, se contempla un análisis comparativo
del grafismo también se dota de erotismo al del estilo de su trazo, así como de la tipología
paisaje en donde se encuentra inserto. representada a través de diferentes niveles de
abstracción dentro de la gráfica rupestre.

A manera de conclusión

Bibliografía

Aedo, A. (2003). Imágenes de la sexualidad y Antropología (pp. 21-41). México: Alian-


potencias de la naturaleza: el caso de za Forma Editorial.
las esculturas fálicas chalchihuiteñas de Eliade, M., (1986). El chamanismo y las técnicas ar-
Molino, Durango. Anales del IIH de la caicas del éxtasis. México: Fondo de Cul-
UNAM, México, Primavera, Vol. XXV, tura Económica
Núm. 82, pp. 47-71.
González Arratia, L. (1987). Teoría y método
Alcina Franch, J. (1982). Arte occidental, arte en el registro de las manifestaciones
«primitivo» y arte «prehistórico». Arte y gráficas rupestres. Cuaderno de Trabajo

218
No. 35, Departamento de Prehistória ver&dq=The+bedbugs+night+dan-
INAH México. ce+and+other+hopi+tales&ei=0B_
JS6GJLJXmzATZ6836Bw&cd=1#-
Hers, M. (2001). Durango en el Clásico. Revista
v=onepage&q&f=false.
Arqueología Mexicana, México, Vol. IX,
No. 49, mayo-junio, pp. 62-67. Malotki, E. (2000). Kokopelli, the Making of an
Icon. Estados Unidos: The University
Leal Carretero, S., y García Muñoz, P. (1997).
of Nebraska Press.
Una versión del mito de la ruta de los
muertos. Tlalocan. Revista de Fuentes Punzo Díaz, J. L. y Ramírez Luna, A. (2008).
para el Conocimiento de las Culturas de Mé- The Chalchihuites cronology revisited. The
xico, México, No. 12, pp. 27-70. Guadiana Branch. Presentado en 73 rd
Annual Meeting of the Society for
Lopéz Austin, A. (1989). Cuerpo Humano e
Amercan Archeology. Vancouver, Ca-
Ideología. Las concepciones de los antiguos
nada.
nahuas, Tomos I y II. México: IIA de la
UNAM. (Serie Antropológica No. 39, Slifer, D. (2000). The serpent and the sacred fire.
Etnología/Historia) Fertility images on southwest rock art. Santa
Fe: Museum of New Mexico Press.
Malotki, E. (1997). The Bedbug´s Night Dance
and Other Hopi Tales of Sexual Encounter. Viramontes Anzures, C. (2002). Los paisajes ri-
Consultado en línea en abril del 2010 en tuales de los recolectores cazadores, un estudio
http://books.google.com.mx/books?i- de la gráfica rupestre de Querétaro prehispá-
d=DslVWitBiwC&printsec=frontco- nico. (Tesis doctoral). ENAH. México.

219
TERCERA PARTE

Estudios de caso:
avances locales y regionales
Arte rupestre de Tamaulipas

Jean Louis Lacaille Múzquiz*

El proyecto “Arte rupestre de Tamaulipas” Arte rupestre de Tamaulipas


se llevó a cabo en el año de 1998 y consistió
en realizar visitas de campo a diversos sitios Mi inquietud por investigar esta antigua ma-
de arte rupestre del estado de Tamaulipas do- nifestación cultural surgió al conocer en 1996
cumentando fotográficamente las manifes- dos sitios de arte rupestre durante mis excur-
taciones rupestres existentes en ellos. Como siones en el suroeste de Tamaulipas, al darme
resultado de este proyecto se visitaron 55 sitios cuenta de que había un gran vacío en la investi-
en 13 municipios de la entidad, identificándose gación de los pueblos indígenas que habitaron
La Barranca de los Indios, en el Cañón de San- nuestro territorio en la más remota antigüedad
ta Olaya, La Cueva Pintada y La Cueva de Pe- y que el arte rupestre era una valiosa fuente de
ñitas I y II como los tres sitios más importantes información para tratar de entender el pen-
del estado por su gran número y diversidad de samiento y la visión del mundo que animaba
símbolos rupestres. Se identificaron diferencias estos antiguos grupos humanos, que además
en los estilos de diseño y manufactura de los nos permitía identificar semejanzas de estilos
símbolos rupestres, lo que permite, hasta cierto y proponer posibles relaciones con el arte ru-
punto, definir o delimitar diferentes tradiciones pestre de otras áreas cercanas como San Luis
culturales dentro del estado, o bien, estable- Potosí, Nuevo León, Coahuila y Texas. Razón
cer semejanzas con el arte rupestre de otras por la cual, el objetivo inicial de este trabajo fue
regiones de los estados vecinos; encontrando brindar una visión de conjunto del arte rupes-
también, al menos, diez estilos diferentes de tre de Tamaulipas, suscitar el interés del públi-
improntas de manos en el contexto del terri- co y autoridades e incorporar a nuestro estado
torio estatal. Otros objetivos logrados en este en el gran panorama del arte rupestre nacional.
proyecto fueron brindar al público en general Para abordar este complicado reto, pri-
una visión de conjunto del arte rupestre del es- mero consulté los trabajos de renombrados in-
tado y suscitar el interés de las autoridades e vestigadores y los escasos informes y reportes
instituciones por estudiar esta antigua forma de impresos de distinguidos aficionados como:
expresión cultural e incorporar a Tamaulipas, • Richard S. MacNeish
de manera muy relevante, al gran panorama del • Guy Stresser-Pean
arte rupestre nacional. • Joaquín Meade

* Centro de Interpretación Ecológica (CIE) de la Reserva de la Biósfera El Cielo, Gómez Farías, Tamaulipas.

223
• Artículos de la Association for Mexican Cave
Studies (AMCS).
• Edmundo Castro Núñez del cuerpo de ex-
ploradores “Esparta” de la Escuela Secundaria,
Normal y Preparatoria de Tamaulipas.
• Francisco de la Fuente del Instituto de Inves-
tigaciones Históricas de la UAT.
• Vidal E. Covián Martínez, cronista de Ciudad
Victoria.
Siendo finalmente posible este trabajo
Figura 1. La Barranca de los Indios en el Cañón
gracias al apoyo de muchos amigos entraña-
de Santa Olaya, Sierra de San Carlos. Foto: Jean bles, compañeros y guías de las comunidades
Louis Lacaille Múzquiz. rurales, siendo dignamente representados to-
dos ellos por don Eduardo Martínez Maldo-
nado, quien compartió desinteresadamente
conmigo todo su conocimiento y experiencia,
y me ayudó incansablemente durante las más
difíciles visitas de campo.
En este proyecto visitamos 55 sitios de
arte rupestre en 13 municipios de la entidad
que se localizan principalmente en la Sierra
Madre Oriental, Sierra de San Carlos y Sierra
de Tamaulipas; recorriendo desde los más pe-
queños y más impresionantes abrigos rocosos,
paredes y acantilados de cañones, aleros roco-
sos hasta los salones y pasajes más oscuros de
las cuevas y grutas del sur de la Sierra Madre
Figura 2. La Cueva Pintada en el Cañón de Tre-
Oriental en nuestro estado.
jo, Sierra Madre Oriental. Foto: Jean Louis La- Fuimos a los sitios más cercanos y de fácil
caille Múzquiz. acceso, emprendimos pesadas y largas camina-
tas a los sitios más remotos y realizamos algu-
nas expediciones de mayor estadía con mejor
logística. A continuación menciono algunas
conclusiones y aspectos interesantes de este
trabajo de investigación:
Identificamos tres sitios como los más
importantes por la variedad y abundancia de
sus motivos y símbolos rupestres, y que de
norte a sur son los siguientes:
• Barranca de los Indios en el Cañón de Santa
Olaya (figura 1).
• La Cueva Pintada en el corazón de la Sierra
Madre Oriental (figura 2).
• Cuevas de Peñitas al pie de la Sierra de Cu-
Figura 3. Cueva de Peñitas I, Sierra de Cucha-
ras, municipio de Gómez Farías. Foto: Jean charas (figuras 3 y 4).
Louis Lacaille Múzquiz.

224
Es importante recalcar que notamos en
sitios como el de la Barranca de los Indios
en la Sierra de San Carlos que conforme nos
alejamos hacia las zonas más áridas del norte
del estado, los sitios de arte rupestre son más
abundantes y los motivos son más complejos
y elaborados, encontrando cierta similitud con
los símbolos rupestres de algunos sitios de los
estados de Nuevo León, Coahuila y Texas.
En el sitio de Cueva Pintada predominan
los motivos curvilineares, rejillas, parrillas, fi-
guras humanas, representaciones de recuas o Figura 4. Cueva de Peñitas II, Sierra de Cu-
pastores arreando ganado con un estilo muy charas, municipio de Gómez Farías. Foto: Jean
propio de la zona centro de la Sierra Madre Louis Lacaille Múzquiz.
Oriental.
En los sitios de Cueva de Peñitas I y II,
posiblemente asociados a la cultura huasteca,
comparando la recurrencia de manos nega-
tivas, el uso de dedos y puño para “dibujar”
otro tipo de motivos en negativo, la presencia
de petroglifos, la modificación artificial y el uso
de relieves y formaciones calcáreas (figura 5),
la ubicación de motivos rupestres en las zonas
más oscuras de las grutas y la gran similitud
de estilos y diseños entre el arte rupestre de
las cuevas del suroeste de Tamaulipas y el de
las cuevas de la península de Yucatán nos hace
especular sobre la posible relación, quizá muy Figura 5. Modificación artificial en relieve en la
Cueva de Peñitas I, Sierra de Cucharas, munici-
temprana, entre las culturas de ambas regiones. pio de Gómez Farías. Foto: Jean Louis Lacaille
La mano humana es un signo muy co- Múzquiz.
mún y recurrente en el arte rupestre de todo
el mundo, tanto en impronta positiva como
negativa. Pero observamos que en Tamaulipas
es más común encontrar murales de manos
positivas (figura 6), aunque pudimos identificar
al menos diez estilos diferentes de impresión
de manos.
Las representaciones de chamanes son
un indicio del uso ritual de algunos sitios de
arte rupestre (figura 7) o de su calidad de luga-
res sagrados limitados al uso exclusivo de es-
tos personajes, muchas veces acompañados de
motivos o símbolos asociados a la celebración
de ritos y ceremonias indígenas y a la ingesta de Figura 6. Mural en la Cueva de las Pinturas de
plantas alucinógenas con fines rituales (figura las Manos de los Indios en la Sierra de Cucha-
ras, Reserva de la Biosfera El Cielo. Foto: Jean
8). Louis Lacaille Múzquiz.

225
Figura 7. Chamán en el Barranco de las Narici- Figura 8. Motivo en Cueva No. 3 (Club Es-
tas en el Cañón de Agua de Lumbre, Sierra de parta) o Tm c 85 (MacNeish) en el Cañón del
San Carlos. Foto: Jean Louis Lacaille Múzquiz. Diablo, Sierra de Tamaulipas. Foto: Jean Louis
Lacaille Múzquiz.

Figura 9. Jinetes en el Risco de los Monos, Figura 10. Petroglifos en el Cañón de las Pile-
Arroyo del Cojo, Sierra de Tamaulipas. Foto: tas, Sierra de San Carlos. Foto: Jean Louis La-
Jean Louis Lacaille Múzquiz. caille Múzquiz.

Figura 11. Petroglifos de Gómez Farías al pie Figura 12. Vista desde la Cueva de las Manos,
de la Sierra de Cucharas, Reserva de la Biosfera Sierra Madre Oriental, municipio de Miquihua-
El Cielo. Foto: Jean Louis Lacaille Múzquiz. na. Foto: Jean Louis Lacaille Múzquiz.

226
La edad de las pinturas rupestres es en En resumen, visitar un sitio de arte ru-
la gran mayoría de los casos muy difícil de de- pestre es una experiencia vivencial única (fi-
terminar, sin embargo, en ocasiones, algunas gura 12) que quiero resumir en una reflexión
pinturas nos revelan la época en que fueron de Enrique Hambleton, prestigiado fotógrafo
hechas como las representaciones de jinetes y explorador mexicano desde los años setenta:
(figura 9) y de fenómenos estelares.
Nos extrañó mucho haber encontrado “Considero que pocas experiencias son
muy pocos sitios con petroglifos en el estado comparables a la de contemplar, de cerca
(figuras 10 y 11), a pesar de la relativa cerca- y en medio de la más abrupta desolación,
nía de importantes sitios de petroglifos en los la obra de unos misteriosos artistas que
estados vecinos. Otro detalle que nos llamó la plasmaron, sobre la roca viva, un mensaje
atención fue la ubicación de algunas pinturas pictórico lleno de vigor y de incógnitas...”
en paredes verticales de difícil acceso a varios (Enrique Hambleton von Borstel, 1972).
metros de altura sobre el suelo.

Bibliografía

Castro, E. (1949). Informe de pictógrafos existentes Potosí, México. Association for Mexican
en las cuevas números 1, 2 y 3 del Cañón del Cave Studies Newsletter, 5, pp. 23-30.
Diablo y número 4 del Cañón de Guadalupe, Greer, J. W. (1977). Archeological Notes on
Tamaulipas. (Informe técnico). Archivo Cueva de El Abra, Sierra de El Abra,
de Monumentos Prehispánicos, tomo S.L.P. Association for Mexican Cave Studies
108 (Tamaulipas). INAH. México. Newsletter, 5, pp. 74-75.
Covián Martínez, V. E. (1973). Pinturas rupes- Herrera Pérez, O. (1989). Historia gráfica de Ta-
tres cerca de Ciudad Victoria. Crónicas, maulipas. Cd. Victoria, Tamaulipas: Ins-
1,12-13. Victoria, Tamaulipas. tituto Tamaulipeco de Cultura.
Covián Martínez, V. E. (1980, julio). Identifican MacNeish, R. S. (1958). Preliminary Archaeo-
Pinturas Indígenas en el Municipio de logical Investigations in the Sierra de
Jaumave. El Mercurio. Cd. Victoria, Ta- Tamaulipas, México. Transactions of the
maulipas, México. American Philosophical Society, 48 (6). Phi-
García Mora, C. (1988). La antropología en el norte ladelphia.
de México. En C. García Mora (coordinador), Meade, J. (1978). La Huasteca Tamaulipeca (Tomo
La Antropología en México: Panorama histó- I). México: Instituto de Investigaciones
rico Vol. 12. México: INAH. Históricas, Universidad Autónoma de
Greer, J. W. (1974). Aboriginally occupied caves Tamaulipas, Editorial Jus.
in the Sierra de El Abra, San Luis Poto- Möller, H. (1980). Los Petroglifos de Linares,
sí and Tamaulipas. Association for Mexican N. L. México Desconocido, 40, 13. México:
Cave Studies Newsletter, 4, pp. 126-128. Editorial Harry Möller.
Greer, J. W. (1974). Petroglyphs at Sótano de Pilar Casado, M. (compiladora) y Mirambell, L.
Los Monos, Sierra de El Abra, San Luis (coordinadora). (1990). El arte rupestre en

227
México. México: INAH. (Serie Arqueo- blioteca Nacional de Antropología e
logía). Historia, INAH. (Cuaderno No. 59).
Pompa y Pompa, A., y Valencia Cruz, D. J. Stresser-Péan, G. (1977). San Antonio Nogalar La
(1985). Bibliografía para el estudio del tes- Sierra de Tamaulipas et la Frontière Nord-
timonio rupestre en México. México: Bi- Est de la Mésoamérique. México: Mission
Archeologique et Ethnologique Fran-
caise au Mexique.

228
Breve dictamen sobre la representación
rupestre en Tamaulipas

Francisco Mendoza Pérez*

Como arqueólogo tamaulipeco, es para mí un e incluso indígenas tlaxcaltecas, pames, oto-


compromiso y un orgullo participar por mi míes y otros es continuar con su misma forma
tierra, el conocer la región desde niño y ser de pensar en su espacio y su tiempo.
oriundo de Xicoténcatl, volver a la patria chica Tamaulipas es una región rica en historia
e interesarme por nuestro propio patrimonio arqueológica, la gran cantidad de alimentos na-
cultural local y regional. Enfrentar conceptos turales: flora, fauna, permitieron que diversos
como Mesoamérica o Aridoamérica y que en grupos indígenas ocuparan los abrigos roco-
esta última, la forma de vida fuera diferente, sos, cañones y cuevas de las diversas sierras
nómada o seminómada, considerada por mu- del estado y es así como nos heredan un rico
chos como región chichimeca, sinónimo de patrimonio cultural rupestre, además en Ta-
“baja cultura” o incluso también se comenta maulipas siempre se ha tenido la idea de que
“cultura del desierto”, en donde no hay nada, los grupos indígenas, por muchos cientos de
pero hoy nos damos cuenta que es mucho más. años, prefirieron vivir en cuevas y en muchas
Simplemente conociendo el medio ambien- de estas encontramos representaciones rupes-
te de las feraces sierras tamaulipecas se podrá tres sin hablar de alimentos, restos mortuorios,
pensar diferente; además, la cercanía con el etcétera.
mar ofrecía al cazador-recolector moverse en El estado se ubica entre dos grandes zo-
estos territorios de manera cíclica, conociendo nas climáticas, la tropical y la neotropical, entre
el espacio, buscaron los lugares idóneos para Mesoamérica y Aridoamérica, con una región
vivir y celebrar sus fiestas acorde al paisaje geo- transicional entre ambas o con las regiones
gráfico. En algunos lugares sagrados en donde culturales conocidas como: serrana al centro,
realizaron sus ritos, pintaron en las paredes o huasteca al sur y de cazadores-recolectores nó-
piedras y nos heredaron la huella de su insi- madas en el norte.
piente cultura y religión. La rica geografía del estado permitió que
Este ha sido uno de los más grandes diversos grupos habitaran sus territorios. En
errores de la arqueología, dejar en el olvido la Sierra Madre Oriental, la Sierra de Tamau-
esta gran área cultural, que a fin de cuentas es lipas y la Sierra de San Carlos sus pobladores
mayor que Mesoamérica; si nos detenemos un encontraron los lugares idóneos para la reali-
poco, a pensar de ninguna manera hay razón zación de sus pinturas como: cañones y caña-
para olvidarnos de ella. Confiar en las fuentes das, bocas y lomas, abrigos y cantiles, puertos y
escritas por cronistas, conquistadores, nuevos aguajes, cuchillas y ahiladeros, así en pequeñas
pobladores tanto españoles, criollos, mestizos planicies, mesas y riscos, etc. Contando con

*Museo Regional de Historia de Tamaulipas.

229
presencia de estas en más de 17 municipios de las cartas que incluyen en su libro están firma-
43 que conforman el estado. Precisamente su das por Eduardo Noguera y Luis Aveleyra en
geografía admiró a los primeros españoles que sus tiempos de los personajes más importantes
le vieron, refiriéndolas como sierras feraces. del INAH, abordando temas como agradeci-
Posteriormente, Juan Fidel Zorrilla denomina miento por los informes y pictogramas que
a Tamaulipas como: “Fértil planicie entre sierra envió, solicitan el apoyo para el Dr. Richard
y laguna”. S. MacNeish, quien no otorgó el debido re-
Sobre las investigaciones de representa- conocimiento al profesor. Además de ser el
ción rupestre, grosso modo, es poco con lo que primero en solicitar un museo para Ciudad
se cuenta, lo comentado por el profesor Ed- Victoria y por supuesto para Tamaulipas, fun-
mundo Castro Núñez, quien llevo a MacNeish dado como Museo de Antropología e Historia
a la Sierra de Tamaulipas, el plano que presenta de la UAT. Ahora, el Museo Regional de His-
el profesor Núñez es la base de las exploracio- toria de Tamaulipas, en 2012, otorgó merecido
nes del científico, además las investigaciones reconocimiento por sus investigaciones base
que realiza en la Sierra Madre tamaulipeca en de la representación rupestre, la museogra-
Ocampo en Las Bayas también son acordes fía y la arqueología en el estado. Retornando
a las investigaciones del profesor Edmundo nuevamente a Saldívar, una de las fuentes más
Castro Núñez que realizó entre 1940 y 1949, importantes sobre los indios de Tamaulipas y,
por este rumbo conocido como la Sierra Azul aunque criticadas, sí tomadas en cuenta por in-
en donde años anteriores ubican momias; rea- vestigadores de la talla de Kirchoff por esos
lizando el reporte Javier Romero y Juan Valen- tiempos.
zuela, después estará por aquí Ángel García Guy Stresser Pean, no podemos dudar
Cook, quien estuvo en Xicoténcatl y Ocampo de la fortaleza de este francés etno-arqueólo-
en el “Proyecto Huasteca”; ya muy reciente- go, abre el camino a la investigación sobre una
mente Hanselka (en 2008) investiga la región región intermedia que algunos investigadores,
mencionando algunos lugares con representa- como Moisés Valadez, han denominado tran-
ción rupestre. sicional. Stresser Pean escribe San Antonio No-
Joaquín Meade, quien muestra valiosa galar, tal vez la publicación más importante por
información de la arqueología de la huasteca la cuál es conocido Tamaulipas. En ella incluye
tamaulipeca y del estado, nos da una idea de la información significativa de grupos indígenas
distribución de sitios a nivel general y, aunque y de la representación rupestre del Risco de los
menciona casi solo sitios cerámicos, incluye la Monos. González Salas retomó la información
Cueva Pintada entre Los San Pedro y Trejo en y la publicó en la revista Tamaholipa de don Án-
Güémez o las cuevas del Palmar en la Sierra de gel Pérez Sánchez.
Tamaulipas, regiones casi desconocidas o in- El ingeniero Jean Louis Lacaille, ha se-
vestigadas, o la otra Cueva Pintada que refiere guido investigando y ubicando mas sitios,
Lacaille en Jaumave. dándonos sustento a nuestras averiguaciones.
Gabriel Saldívar nos menciona el Cañón El Centro INAH Tamaulipas ha incentivado
del Diablo en la Sierra de Tamaulipas incluye la investigación sobre la representación rupes-
una serie de siete pictogramas del profesor Ed- tre en Burgos, por una parte se encuentran los
mundo Castro que tal vez le entregó por 1945, aportes de Diana Radillo Rolón, por otra la
este ilustre tampiqueño que con su “Grupo investigación de Martha García Sánchez, apo-
Esparta” investigó y dio paso a las investiga- yada por Gustavo Ramírez Castilla, que derivó
ciones de MacNeish. Su información es ya un en un video y la noticia del descubrimiento de
importante patrimonio para la investigación de 5000 pinturas rupestres en el Cañon de los In-
la representación rupestre del estado, además

230
dios o Santa Olalla que trascendió a nivel inter- perdiera, contaríamos en el futuro con un ca-
nacional. tálogo y con información para realizar nuevas
Un merecido reconocimiento para don proposiciones.
Eduardo Martínez Maldonado, por el conoci- La República Mexicana cuenta aproxima-
miento que aún me transmite. Don Eduardo, damente con 1 964 375 km2 de extensión terri-
arqueólogo autodidacta, que desde los cin- torial. De estos corresponden a Mesoamérica
cuentas del siglo pasado ha recorrido el estado 768 mil km2, y a Aridoamérica 1 197 000 km2.
con estos fines y tal vez uno de los personajes Tamaulipas cuenta con una extensión de casi
que conocen más sobre la ubicación de sitios 80 000 km2, Coahuila con 151 595 km2, Nuevo
rupestres en el estado. Fungiendo desde muy León 64 156 km2, es decir, sin contar la parte
joven como arriero, conoció esas brechas, que del territorio texano que corresponde a lo que
hoy están pavimentadas, después acompañó a Kirchoff ha denominado como Aridoamé-
la mayoría de los arqueólogos que han llegado rica, en el que incluimos el noreste mexicano,
a Tamaulipas como: MacNeish, Narez, More- hablamos de 295 751 km2 en el noreste. Así
los, etc., en la realización de sus investigaciones Tamaulipas cuenta con 80 mil km2, estos los
y con quienes trabajó recopilando sus datos de podemos dividir entre las planicies y las sierras,
campo de los sitios de representación rupestre además de mencionar la gran cantidad de arro-
y en general del estado. Incluso a sus 87 años yos, ojos de agua e incluso una precipitación
de edad salimos a campo a visitar algunos sitios pluvial más alta que en muchas regiones de
de representación rupestre. Coahuila o Monterrey por su cercanía con la
En el archivo de arqueología del INAH costa como la Sierra de Tamaulipas o la de San
debe estar el informe de las representaciones Carlos, incluso la Sierra Madre con más flora y
rupestres de su servidor del kilómetro tres de fauna para el mantenimiento de los indios en
la carretera vieja Victoria-Tula, en el camino ese tiempo. Tomando como punto de partida
Porfiriano de 1903 a unos pasos de la capital. la capital Ciudad Victoria y no por capitalidad,
Además de un artículo denominado: “El mito- sino por ubicación. Desde aquí se puede uno
te en el noreste”, publicado en el Primer Con- dirigir a la mayoría de las sierras y cañones. En
greso de Estudiantes de Posgrado de Ciencias dónde se encuentra el arte rupestre en Tamau-
Sociales y Humanidades de la Región Noreste lipas
de México, por quien suscribe en el Colegio Tamaulipas es un estado, orográfica-
de Tamaulipas, así de la propia actividad so- mente hablando, muy grande, por su costado
bre este tema que hemos llevado a cabo en el oriental, corre de sur a norte y noroeste rumbo
Museo Regional de Historia de Tamaulipas en a Nuevo León, la Sierra Madre Oriental; ob-
2012, en donde después de 26 años vuelven a servándose estas manifestaciones en los mu-
compartir una conferencia el ingeniero Jean nicipios de Antiguo Morelos, Nuevo Morelos,
Louis y Don Lalo, como le decimos de cariño. Mante, Tula, Ocampo, Miquihuana, Jaumave,
Dada la gran cantidad de sitios con re- Bustamante, Palmillas, Llera, Gómez Farías,
presentación rupestre en el estado, es urgen- Victoria, Güémez e Hidalgo. En la Sierra de
te investigar, registrar, catalogar y sobre todo Tamaulipas en San Carlos, Burgos, San Nicolás
difundir este patrimonio, así como buscar y Cruillas, además en Guerrero y otros posible-
rescatar lo poco del discurso indígena con mente como Jiménez.
que contamos. También crear interés en los En el sur-centro, el arte rupestre se pre-
propios pobladores locales hacia su cuidado senta la Sierra de Tamaulipas en los municipios
y uso sustentable, ya que este patrimonio se de Casas, Soto la Marina, González, Aldama,
encuentra en peligro, deteriorándose día a día corre hacia el norte la sierrita de San José de las
por acciones del hombre y la naturaleza. Si se Rucias por los municipios de Jiménez y Aba-

231
solo, municipios también con mucha probabi- cuentran, instruir a nivel municipal a guías y
lidad de poseer. lugareños para que protejan y conserven este
En estos municipios se dan las condicio- patrimonio que, de cualquier forma, la lluvia el
nes orográficas, incluso en lomas y mesas, para viento, los derrumbes y otros factores natura-
la realización de pintura rupestre, o bien, con- les los destruyen, así, al obtener algo a cambio,
tamos con información de presencia. las difundan y protejan. Además de evitar la
Es decir, en más de 15 municipios, en ma- destrucción humana que producen los grafitis
yor o menor grado, esto es un indicador de lo contemporáneos y otros como el saqueo que
importante que es este tema para el estado y hemos observado.
hacia la cantidad de población que beneficiaría En conclusión, es urgente realizar un ca-
el saber de la pintura rupestre de Tamaulipas, tálogo de la pintura rupestre del estado para,
conocerlo e investigarlo, incluso, ¿por qué no?, registrar, conocer e investigar más la etnogra-
explotarlo con fines turísticos. Sobre todo para fía regional, su vida diaria y social, economía
Santa Olalla, realizar una declaratoria de sitio y política, el parentesco o sus diversas celebra-
arqueológico del patrimonio cultural ya que ciones, materiales arqueológicos que nos per-
Tamaulipas no cuenta con ningún sitio así de- mitan no solo tener ese catálogo, sino también
clarado. tener información que nos permita, para inter-
Los sitios de Burgos y de la Sierra de Ta- pretar esa historia de los vencidos que, como
maulipas son muy importantes, otro objetivo dijo Diana Radillo, están tatuadas en las rocas
es lograr que sean protegidos por la propia de las sierras de Tamaulipas.
comunidad de los terrenos en donde se en-

Bibliografía

Castro Medina, J. I., y Castro Galván, A. I. Lacaille Muzquiz, J. L. (1988). Pintura Rupestre
(2012). Edmundo Castro Núñez Pinturas en Tamaulipas. Sintaxis, Mante, Tamau-
Rupestres Sierra de Tamaulipas, México. lipas, . 5, p. 49.
Ciudad Victoria: Departamento de Fo-
Lacaille Muzquiz, J. L. (1999). El Cañón del
mento Editorial Universidad Autónoma
Diablo. Una ventana a la prehistoria del
de Tamaulipas.
noreste mexicano. En: Sintaxis, Mante,
García Cook, A., y Merino, L. (1987). Proyec- Tamaulipas, 6, p. 55.
to Arqueológico Huasteca. Arqueología,
MacNeish, R. S. (1958). Preliminary Archaeo-
México, 1, pp. 31-88.
logical Investigations in the Sierra de
García Sánchez, M., Juárez, V. (2011). Burgos, Tamaulipas México. The American Philo-
México: FONCA, CONACULTA, sophical Society. Philadelphia New Series,
INAH-Tamaulipas. [Video]. 48, p. 6.
Hanselka, J. K. (2008). Las cuevas de Ocampo en Meade, J. (1977). La Huasteca Tamaulipeca. Cd.
contexto: Investigación sobre el desarrollo del Victoria, Tamaulipas: Universidad Au-
cultivo de plantas en el suroeste de Tamauli- tónoma de Tamaulipas. Instituto de In-
pas. Los resultados de campo 2005. (Infor- vestigaciones Históricas.
me técnico). Consejo de Arqueología.
Mendoza Pérez, F. (2013). El mitote en el no-
INAH. México.
reste y en Tamaulipas. En M. Canales

232
González, M. A. Navarro Leal y R. Vera University of Texas in Brownsville
Vásquez (coordinadores), Nuevas Voces. and Texas Southmost College. México.
Primer Congreso de Estudiantes de Posgrado INAH-CONACULTA, Instituto de In-
en Ciencias Sociales y Humanidades de la Re- vestigaciones Históricas de la Universi-
gión Noreste de México. Red Noreste de Inves- dad Autónoma de Tamaulipas.
tigaciones en Ciencias Sociales. El Colegio de
Ramírez Castilla, G. A. (2007). Panorama arqueo-
Tamaulipas.
lógico de Tamaulipas. México: ITCA.
Mendoza Pérez, F. (2000). Análisis de las puntas
Saldívar, G. (2010). Historia compendiada de Ta-
de proyectil de la colección Almanza en Xico-
maulipas. México:. Gobierno del Estado
téncatl, Tamaulipas. (Tesis de Licenciatu-
de Tamaulipas. (Colección Centenarios
ra). ENAH. México.
35).
Radillo Rolón, D. (2009) Tatuajes en las rocas.
Stresser Pean, G. (2000). San Antonio Nogalar.
El lenguaje rupestre Chiquihuitillos en
La Sierra de Tamaulipas y la frontera noreste
la región de Burgos Tamaulipas. En R.
de Mesoamérica. CIESAS, COLSAN, UA-
E. Arboleyda Castro, J. B. Hawthorne,
T,CEMCA.
G. Lara Cisneros y G. A. Ramírez Cas-
tilla (coordinadores), Espacios poblamien- Zorrilla, J. F. (1997) Tamaulipas fértil planicie entre
to y conflicto en el noreste mexicano y Texas. sierra y laguna. México: SEP.

233
Manifestaciones gráfico-rupestres en el bajo Río
Bravo, Tamaulipas

Víctor Hugo Valdovinos Pérez*

La arqueología en el bajo Río Bravo hace refe- elementos para su interpretación y ubicación
rencia a grupos recolectores-cazadores a par- cronológica en la historia de los grupos re-
tir de una amplia evidencia de campamentos colectores-cazadores del área. El hallazgo de
y materiales líticos distribuidos en sus riveras. estas manifestaciones se da en el marco del
En 2006 se descubrieron, registraron y ex- Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur
ploraron dos localidades con manifestaciones 3D, Guerrero, Tamaulipas, en 2006; compren-
gráfico-rupestres (pinturas y petrograbados), dió el reconocimiento de superficie de un área
manifestación cultural de la cual no se tenía no- de 518 km2, abarcando la confluencia del Río
ticia a partir de trabajos científicos. Los sitios se Bravo con el Río Salado. Desde el punto de
ubican muy cerca de la confluencia de los ríos vista cultural, el territorio estudiado se inser-
Salado y Bravo, los motivos fueron grabados ta dentro de los Focos Falcón y Mier (Suhm,
y pintados al interior de pequeñas cuevas que Krieger y Jelks, 1954).
representaron un rasgo geomorfológico signi- Para Leticia González (1986:12) las ma-
ficativo dentro del paisaje. La categorización nifestaciones gráfico-rupestres pertenecen a
de las evidencias es, en el caso de los grabados, la categoría de artefactos ya que, como otros
predominantemente de elementos no figura- objetos, fueron producidas y utilizadas por una
tivos, geométricos, de formas básicas como sociedad humana; en el proyecto Corindón,
líneas y puntos. En la pintura, se reconocen estas expresiones culturales se encontraron
motivos figurativos, antropomorfos, zoomor- en dos localidades cercanas entre sí: La Palma
fos y objetos, así como no figurativos, consis- y El Sauz (figura 1). El valle del Río Bravo se
tentes en rombos y líneas. La comparación de compone de una amplia llanura que es atrave-
estas manifestaciones localizadas en Guerrero, sada por el referido afluente, en cuyo margen
Tamaulipas, con otras conocidas para la Sie- poniente (entre Mier, Tamaulipas y Guerrero,
rra Madre Oriental, la Sierra de San Carlos y Coahuila) corre una serie de barras costeras del
Sierra de Tamaulipas, permite reconocer que Paleoceno superior y Eoceno inferior (Echa-
son distintas. Considerando la información ar- nove 1986). En ellas afloran estratos de arenis-
queológica, gráfica y etnohistórica, se propone cas, lutitas y calizas, rocas en las que diversos
que fueron elaboradas entre el 700 y 1600 d.C. procesos erosivos fueron modelando algunos
espacios sobresalientes dentro del paisaje, dan-
Manifestaciones gráfico-rupestres en el do forma a pequeñas cuevas que coronan la
bajo Río Bravo, Tamaulipas parte alta de dichas barras, punto desde el cual
se tiene un amplio dominio del entorno a su
Este trabajo busca dar a conocer el tipo de ma- alrededor. En el interior de algunas de estas
nifestaciones gráfico-rupestres que se cono- oquedades se identificaron y registraron distin-
cen para el área del bajo Río Bravo, aportando tos motivos, tanto grabados como pintados.

*Escuela Nacional de Antropología e Historia del INAH.

235
Figura 1. Localización de sitios con manifestaciones gráfico rupestre, Guerrero, Tamaulipas.
Fotos: Víctor Hugo Valdovinos Pérez.

La gráfica rupestre en La Palma contexto geomorfológico, las cuevas en este


caso.
La Palma es un campamento-taller cuya fun- De las cinco cuevas registradas, tres de
ción esencial fue la habitacional de acuerdo ellas fueron utilizadas para plasmar las mani-
con el tipo elementos que definen a este tipo festaciones gráfico-rupestres en su interior. La
de sitios (Ramírez 2008). Entre los elementos boca de la cueva 1 está hacia el lado poniente,
distinguibles al interior del campamento, hay tiene 3.80 m de ancho, 4 m de profundidad y
varias concentraciones de materiales líticos y 1.5 m de altura. En la entrada, que es el punto
fogones al pie de las antiguas barras de costa, de mayor altura, tiene 2.5 m de ancho, la cavi-
en cuya cima hay cinco pequeñas cuevas. La dad se amplía hacia el lado norte formando una
estrecha relación que hay entre los elementos pequeña cámara. Los elementos gráfico-rupes-
y materiales arqueológicos con respecto a las tres se distribuyen de la siguiente forma: en la
cuevas da la pauta para proponer que el espa- pared norte, junto a la entrada, hay una serie
cio habitacional y el ritual (representado por las de cinco líneas de puntos grabados, estas líneas
cuevas con pinturas y grabados), pueden for- son paralelas y se dispusieron horizontalmen-
mar un solo sitio, integrando de esta manera te (petrograbado 1). Separadas por algunos
dos áreas de actividad distintas: 1) uno de tipo centímetros y casi a la misma altura, se aprecia
habitacional, el cual contiene áreas generales de una pintura de diseño antropomorfo (pintura
actividades diferenciables –las distintas áreas 1). En el techo se localizan dos motivos más
de actividad no están definidas espacialmente asociados entre sí, pero separados claramente
debido a las alteraciones en el contexto–, y 2) de otros, ambos son series de rombos (pintura
un área ritual delimitada por la naturaleza del 2); junto a estos, hay una serie de líneas rectas

236
verticales y horizontales, algunas que se inter- Los motivos antropomorfos y los geomé-
sectan, pero cuya morfología general no es de- tricos están intercalados y es notable que su
terminada (pintura 3). Hacia la pared este, hay distribución fue planeada, abarcando desde la
dos figuras antropomorfas (pintura 4) y hacia parte media de la cueva, hacia el fondo y la bó-
la pared sur, una línea en zigzag dispuesta hori- veda (figura 3).
zontalmente, que está cortada por el centro de Los petrograbados, tras su categoriza-
su longitud mediante una línea vertical (pintura ción, se componen por motivos no figurativos,
5). En la pared sur, junto a la entrada, hay tres subcategoría geométricos, habiendo: a) formas
puntos grabados dispuestos horizontalmente básicas, consistentes en puntos alineados. Es-
(petrograbado 2) (figura 2). tos se presentan como cinco líneas horizon-
La cueva 2 tiene la misma orientación que tales, de arriba hacia abajo las líneas tienen:
la anterior, mide 1.75 m de ancho, 4 m de pro- 12, 10, 9, 35 y 28 puntos respectivamente (88
fundidad y una altura máxima de 1.37 m. Su puntos en total). Una sexta línea, no agrupada
entrada, de forma más o menos circular, tiene a las anteriores, cuenta con tres puntos alinea-
0.85 m de diámetro, siendo la luz en su interior, dos y se ubica en la pared sur. La distribución
muy escasa, salvo en la puesta del sol cuando de los petrograbados se dio en ambos lados de
la luz es rasante. En corte, la cavidad tiene una la entrada, en el lado norte está la serie de 88
forma general oval. En su pared este se halló puntos, en tanto en el lado sur, la de tres. Por
un par de pinturas monocromas; junto a la en- otro lado, también se reconocieron: b) líneas,
trada, en la pared oeste hay algunos petrogra- mostrando variantes tales como: línea vertical
bados (figura 2). sencilla, sencilla horizontal, paralelas verticales,
La cueva 5 está ubicada hacia el lado paralelas cruzadas y asterisco.
oriente de las anteriores y su “boca” da hacia Con respecto a los petrograbados de la
ese mismo punto cardinal; mide 2.50 m de an- cueva 2, hay diferencias que puede relacionar-
cho, 1.40 m de profundidad y 0.70 m de altura, se con una concepción histórica de acuerdo
sobre su bóveda se encentran dos pinturas que con González (2000); algunos diseños están
consisten en un par de líneas rectas paralelas y en una superficie de la roca más “fresca”, en
un motivo no determinado. tanto otros lo están en otra que se presenta un
La categorización de los motivos pintados en tipo de “córtex” o capa laminar muy erosio-
La Palma es la siguiente: nada que ha ido desprendiéndose, es probable
a) Motivos figurativos. Solo se identi- que estas diferencias estén relacionadas con el
ficó la subcategoría biomorfos, en la cual los “tiempo” en que se realizaron unos diseños de
antropomorfos esquemáticos son los únicos otros. Esto indica dos aspectos: primero, en
representados, habiendo tres casos con trazo términos relativos, permite apreciar una pro-
distinto. En su elaboración se utilizaron las téc- bable secesión temporal en la construcción de
nicas del pincel y tiza, empleando el color rojo. la gráfica rupestre; segundo, los motivos más
b) Motivos no figurativos. Corresponden difusos están claramente incompletos debido a
a la subcategoría geométricos, representando: los desprendimientos del córtex (figuras 4 y 5).
1) formas básicas como rombos agrupados
y rombos cruzados; 2) líneas, estas son rectas
paralelas, en zigzag y anidadas, finalmente hay Las manifestaciones gráfico-rupestres en
dos diseños no determinados. Los motivos El Sauz
fueron realizados con las mismas técnicas que
los antropomorfos, en color rojo, con variantes El Sauz es un espacio de carácter ceremonial
en el tono. de acuerdo con la presencia de los elemen-

237
238
Figura 2. Sitio La Palma. Vista frontal, planta y distribución de los petrograbados en la Cueva 1 y 2.
Dibujos: Víctor Hugo Valdovinos Pérez.
Figura 3. La Palma. Motivos geométricos, antropomorfo (arriba) y distribución espacial de pintu-
ras y petrograbados en la Cueva 1 (abajo). Fotos y Dibujo: Víctor Hugo Valdovinos Pérez.

tos que definen a este tipo de sitios (Ramírez, conjunto forman una escena de cacería (Valdo-
2008). En sus cercanías se registraron algunas vinos, 2009a), estos motivos fueron realizados
concentraciones de materiales líticos, pero a di- mediante la técnica de la tiza, empleando el co-
ferencia de La Palma, la relación espacial no es lor rojo en su elaboración. En la subcategoría
inmediata, en parte, porque la topografía del te- objetos hay un diseño que recuerda una punta
rreno es menos propicia para el establecimien- de proyectil y tres “cruces”, estas últimas sin
to de un campamento, siendo concordante homologarse con grafismos católicos. En es-
con el planteamiento de Domínguez (2009). tos casos se utilizaron las técnicas del pincel y
La cueva tiene 5.5 m de ancho, 2.2 m de de la tiza (figura 6).
profundidad y una altura máxima de 2.0 m, su En cuanto a los petrograbados, estos se
entrada se ubica hacia el lado poniente. Pese distribuyen en cuatro grupos y un elemento
a ser de mayores dimensiones que las cuevas aislado, tras su categorización se han identifica-
de La Palma, en El Sauz se destinaron como do únicamente motivos no figurativos, geomé-
panel la pared este (fondo de la cueva) y una tricos, como: a) formas básicas, consistentes en
parte de la bóveda. Frente a la entrada, tapando series de cuadrados formando una rejilla y b)
parcialmente la misma, hay una gran roca que lineales, bajo las variantes de líneas rectas per-
corresponde en parte a la misma cavidad de la pendiculares y verticales paralelas, además de
cueva. Esta roca presenta en su cara este y nor- un diseño no determinado (figura 5).
te algunos petrograbados. La distribución espacial de los motivos
La categorización de los motivos son to- rupestres deja ver con claridad qué oquedad de
dos de tipo figurativo. Se identifican diseños en la cueva estuvo destinada a la pintura, en tanto
la subcategoría biomorfos, tres en clase antro- los grabados se agruparon en un solo soporte
pomorfos y uno en la de zoomorfos, que en pétreo frente al acceso de la cueva.

239
Figura 4. Petrograbados: a) Puntos (La Palma, cueva 1), b) Líneas, c) Rejilla (El Sauz), d) y e) Lí-
neas (La Palma, cueva 2). Fotos: Víctor Hugo Valdovinos Pérez.

Algunos elementos para la interpretación sitios de Coahuila, González (1999:69) cons-


truyó varias hipótesis, entre las cuales están:
Aceptando que la gráfica rupestre de La Pal- a) Toda figura humana aislada presente
ma y El Sauz es de carácter ceremonial (cuan- en las pictografías (y petroglifos) estará repre-
do menos, varios de los motivos) dado el tipo sentando a un chamán.
de representaciones y los espacios en que se b) El trance se compone de diferentes
plasmaron, es decir, figuras humanas y diseños momentos desde que se inicia, cuando el cha-
geométricos predominantemente, no a la vista mán entra en una especie de estado catatónico,
de todos y en lugares privilegiados dentro del hasta que culmina con la separación del alma
paisaje, es que se ve la necesidad de retomar del cuerpo. Mi proposición sería que en los
algunas hipótesis y premisas sobre la figura del sitios con representaciones gráficas rupestres
chamán, quien constituye el vínculo entre la estén representados uno o varios de estos es-
sociedad, el paisaje ritual y la gráfica rupestre. tadios.
En este sentido “El chamán fue el ejecutor, en Para llegar al trance o estado alterado de
el pasado prehispánico, de las manifestaciones conciencia (EAC), la ingesta de alucinógenos
gráficas rupestres, y el tema del trance, uno de es sabida y documentada por las fuentes et-
los más reiterativos” (González, 1999:68), la nohistóricas para el noreste y otras regiones
base de tal premisa se fundamenta en datos del norte de México (Valadez, 1999; Saldívar,
etnográficos y etnohistóricos (Viramontes, 1988). A través de los alucinógenos es como el
2005). Con base en el tipo de figuras repre- chamán accede al mundo de los espíritus en un
sentadas y de su distribución en los paneles en estado alterado de conciencia. Sus recuerdos se

240
Figura 5. Categorización de motivos gráfico-rupestres en el área de estudio.

presentan mediante formas geométricas y abs- el estudio de las sociedades: tiempo, espacio y
tractas y los lugares donde se lleva a cabo esta cultura. En un esfuerzo por brindar algunos
experiencia, tales como cuevas y frentes roco- elementos que permitan contextualizar y apro-
sos, constituyen los puntos de contacto con el ximarse a una interpretación sobre la gráfica
pasado mítico (Viramontes, 2005). rupestre del bajo Río Bravo, estas tres dimen-
En La Gualdria, Coahuila, González siones se puntualizan a continuación.
(1999) ha observado que las figuras antropo- El espacio está delimitado por la ubica-
morfas (chamanes) están asociadas a figuras ción geográfica del contexto natural en que
geométricas, las cuales simbolizan algún mo- confluyen los ríos Bravo y Salado, acercándo-
mento del trance, entre estas figuras están: hi- nos a un rasgo geomorfológico atípico en el
leras de triángulos, líneas sencillas, en zigzag, entorno: la presencia de cuevas, en cuyas pare-
rombos (atravesados o no por líneas), cruces des se pintaron y grabaron distintos motivos.
de diferentes tipos, óvalos o cuadrados con Para una aproximación a la dimensión
retículas interiores, círculos de diferentes tipos, cultural es necesario señalar que la evidencia
así como figuras “formatizadas”, entre otros. arqueológica refiere a una sociedad organiza-
Los elementos anteriores, que definen da en grupos de recolectores-cazadores, cuya
tanto las representaciones de chamanes como cultura material no perecedera es predomi-
de sus estados alterados de conciencia, son nantemente de origen lítico. La etnohistoria y
reconocibles en La Palma, donde cada figura las crónicas que hay para el noreste mexicano,
antropomorfa fue hecha de forma distinta. Por reiteran en primera instancia la existencia de
otro lado, la escena de cacería y la presencia de este tipo de sociedades hasta el siglo XVIII,
motivos geométricos en El Sauz, pueden rela- señalando la coexistencia de grupos locales
cionarse también con la actividad chamánica. con grupos que migraron tanto del noreste de
Nuevo León como de varios puntos del estado
de Texas e incluso otras regiones. La presencia
Breve discusión de borrados (nombre que dieron los españoles
a varios grupos), carrizos (grupo occidental,
La arqueología como ciencia social, trabaja con ubicado en el área del actual Guerrero y Mier),
tres dimensiones que son fundamentales para carvios, caurames, chinitos, cueros quemados,

241
Figura 6. El Sauz, vista general de la cueva, motivo en forma de cruz y de objeto (arriba), escena
de cacería de bisonte (abajo). Fotos: Víctor Hugo Valdovinos Pérez.

garzas, guapes, malnombre, majaritos, pelones, d.C., para el primer tipo, y entre 1200 a 1500
pistispiagueles, tareguanos, apaches, coman- d.C., para el segundo, de acuerdo con Turner y
ches y lipanes (Saldívar, 1988; Salinas, 2012; Hester (1999).
Velasco, 2000) refleja una amplia variabilidad En el área de confluencia de los ríos Bravo
étnica y cultural que debió ser igualmente rica y Salado, es durante el Prehistórico tardío (700-
desde tiempos anteriores a la colonización del 1600 d.C.) cuando se presenta la mayor varia-
noreste mexicano. bilidad tipológica de puntas de proyectil, cuyos
La dimensión temporal es muy amplia; lugares de procedencia son varias regiones
la evidencia arqueológica permite ubicar por de Texas (noreste, centro, centro-norte, este,
comparación que el área estuvo habitada por oeste, costa, sureste, sur y bajo Pecos) y el no-
grupos cazadores-recolectores desde cuando reste de México (Valdovinos, 2009b). Adicio-
menos el 9200 a.C., hasta el 1700 d.C. Por otro nalmente se suma como elemento cronológico
lado, considerando únicamente los materiales la representación de un arco con flecha en El
recuperados en La Palma y El Sauz, la tempo- Sauz, artefactos que de acuerdo con Aveleyra
ralidad se acorta entre 2500 a.C., a 1700 d.C., (1956) y Turner y Hester (1999) aparecieron en
no obstante; retomando la dimensión espacial América entre el 500 a 1000 d.C., llegando has-
y los materiales recuperados directamente al ta la primera mitad del siglo XVIII.
interior de las cuevas, tanto de superficie como Concediendo que existió una diversidad
de excavaciones sistemáticamente controladas cultural en el área durante el Prehistórico tardío
(Valdovinos, 2011), se tiene la presencia de dos y que hay elementos materiales y simbólicos
puntas de proyectil del tipo Starr y una del tipo que reiteran dicha cronología, cabe entonces
Perdiz, comprendiendo entre el 700 a 1600 preguntar: ¿fueron las manifestaciones gráfi-

242
co-rupestres del bajo Río Bravo, elaboración identificar un estilo; en ese sentido, afirmar con
de chamanes distintos de un mismo grupo?, base en lo anterior que la diversidad percibida
¿representan estas diferencias en la figuras de en los tipos de figuras antropomorfas es resul-
chamanes a grupos sociales diferentes? Extra- tado de diferentes grupos sociales (por lo tanto
polando a las pinturas rupestres la premisa que de chamanes distintos) resultaría precipitado,
ha enunciado González (2000) para la produc- lo que es claro es que las manifestaciones del
ción de los petrograbados, habría pocas dudas bajo Río Bravo son distintas a otras registradas
de que la respuesta más viable sería sí a la se- en el Noreste Mexicano, particularmente de la
gunda pregunta. Dicha premisa dice que “[...] Sierra Madre Oriental, Sierra de Tamaulipas y
las figuras aisladas y los conjuntos de figuras Sierra de San Carlos (Stresser-Pean, 1990; Ra-
que aparecen grabadas, fueron establecidas dillo, 2009; Ramírez, 2007; Ramírez et al, 2006).
por la tradición comunitaria del grupo huma- Las manifestaciones gráfico-rupestres del
no que los trabajó [...]” (González, 2000:47), bajo Río Bravo comprenden hasta ahora dos
dejando claro que: temáticas distintas: la cacería y el fenómeno del
chamanismo. La evidente cercanía que ambos
[...] el individuo o los individuos que reali- sitios guardan, la relación temporal (relativa)
zaron las figuras en las rocas siguieron una que existe entre ellos, en cuanto comparten
convención establecida, y el resultado no materiales arqueológicos del mismo tipo, pero
debe considerarse como representativo del con algunas diferencias en la construcción
individuo que los elaboró sino de la socie- técnica de algunos motivos pictóricos, sugiere
dad que generó la necesidad de su repro- que las manifestaciones gráfico-rupestres de
ducción” (González, 2000:47). La Palma y El Sauz, puedan ser resultado de
más de un grupo social. Al respecto se plan-
Lo anterior, como ocurre efectivamente tea como hipótesis que: las diferencias en las
en muchos sitios del noreste de México con representaciones antropomorfas, técnicas de
gráfica rupestre, implica la “estandarización” elaboración y formas, en un número reducido
de motivos en tipos afines, aun cuando en un de motivos rupestres, puede ser resultado de la
mismo sitio se presenten una o más etapas pic- intervención de más de un grupo social; la no
tóricas, es decir, motivos gráficos en dos o más estandarización podría relacionarse con la eje-
etapas de superposición y en yuxtaposición – cución de chamanes de distintos grupos, cuya
situación que se identifica durante el registro–, existencia se fundamenta con base en datos
cuestión que hace referencia a distintas tem- arqueológicos, documentos etnohistóricos y
poralidades e incluso a culturas diferentes. De crónicas (Cabeza de Vaca, 2003; Salinas, 2012).
acuerdo con Mendiola (1999), es en el cuarto Retomando los elementos temporales antes
nivel de conocimiento de la realidad gráfica ru- expuestos, se propone que, cuando menos,
pestre donde se definen y establecen los estilos una parte de la gráfica rupestre del área estu-
gráfico-rupestres, siendo estos “[...] modelos o diada, debió realizarse durante el Prehistórico
patrones recurrentes de la morfología general tardío (700 a 1600 d.C.) y quizá el Histórico
rupestre en relación con los diversos espacios, (1600-1700 d.C.).
tiempos y culturas”. Uno de los ejemplos más Pese a que hay poca evidencia gráfi-
claros se presenta en el bajo Pecos, Texas, al co-rupestre en el bajo Río Bravo, su estudio
confluir el “estilo Pecos” junto a otro estilo representa una oportunidad invaluable para
posterior (Turpin, 2002). acercarse al conocimiento de un aspecto que
El número de motivos gráfico-rupestres ha sido poco abordado en la arqueología del
de La Palma y El Sauz no permite definir o estado.

243
Bibliografía

Aveleyra Arroyo de Anda, L. (1956). Los ma- Viramontes y A. Ma. Crespo Oviedo
teriales de piedra de la Cueva de la (coordinadores), Expresión y memoria.
Candelaria y otros sitios en el Bolsón Pintura rupestre y petrograbado en las socie-
de las Delicias, Coahuila. En Cueva de la dades del norte de México. México: INAH.
Candelaria, Vol. 1, (pp. 57-107). México: ( Colección Científica 385).Galván
INAH. (Memorias del INAH).
González Arratia, L. (2000). El estudio de los
Cabeza de Vaca, A. N. (2003). Naufragios y co- petroglifos: un enfoque arqueológico.
mentarios. Madrid, España: DASTIN En Arqueología, historia y antropología. In
Historia, Promo Libro. (Crónicas de memoriam José Luis Lorenzo Bautista (pp.
América). 45-56). México: INAH.
Domínguez Rodríguez, I. R. (2009). Permanen- Mendiola Galván, F. (1999). El arte rupestre:
cia de grupos cazadores-recolectores una realidad gráfica del pasado en el
en respuesta a condiciones topográ- presente. En: C. Viramontes y A. Ma.
ficas. En R. Arboleyda, J. Hawthorne, Crespo Oviedo (coordinadores), Ex-
G. Lara y G. Ramírez (coordinadores), presión y memoria. Pintura rupestre y petro-
Espacios, poblamiento y conflicto en el Noreste grabado en las sociedades del norte de México
Mexicano y Texas. University of Texas in (pp. 19-26). México: INAH.
Brownsville and Texas Southmost Co-
Ramírez Castilla, G. A. (2007). Panorama arqueo-
llege. México. INAH-CONACULTA,
lógico de Tamaulipas. México: Instituto
Instituto de Investigaciones Históricas
Tamaulipeco para la Cultura y las Artes.
de la Universidad Autónoma de Ta-
maulipas. Ramírez Castilla, G. A. (2008). Una propuesta ti-
pológica de sitios arqueológicos para el noreste
Echanove Echanove, O. (1986). Geología pe-
de México. (Ponencia). En: 1er. Coloquio
trolera de la cuenca de Burgos (Parte I).
sobre el Noreste de México y Texas.
Consideraciones geológico-petroleras.
Saltillo, Coahuila, México: Universidad
Boletín de la Asociación Mexicana de Geolo-
Autónoma de Coahuila,
gía Petrolera, 38 (1), pp. 3-39.
Ramírez Castilla, G., Marchegay, S., Pérez C.
González Arratia, L. (1986). Teoría y método en
V., y Radillo D. (2007). Nuevos aportes
el registro de las manifestaciones gráfico ru-
y perspectivas de la arqueología tamau-
pestres. México: SEP-INAH. (Cuaderno
lipeca. En C. García M. y E. Villalpan-
de Trabajo 35).
do, (editores), Memoria del Seminario de
González Arratia, L. (1997). La construcción Arqueología del Norte de México (pp. 361-
de los petroglifos como concepción 375) (1ª ed. Digital). México: Conacul-
histórica del tiempo. Revista Mexicana de ta/INAH/Centro INAH Sonora.
Estudios Antropológicos, México: Socie-
Radillo Rolón. D. P. (2009). Tatuajes en las
dad Mexicana de Antropología, 43, pp.
rocas. El lenguaje rupestre Chiquihui-
163-178.
tillos en la región de Burgos, Tamau-
González Arratia, L. (1999). El chamanismo lipas. En R. Arboleyda, J. Hawthorne,
y sus manifestaciones en la gráfica G. Lara y G. Ramírez (Coordinadores),
rupestre del norte de México. En: C. Espacios, poblamiento y conflicto en el Noreste
Mexicano y Texas. University of Texas in

244
Brownsville and Texas Southmost Co- Valadez Moreno, M. (1999). La arqueología de
llege. México: INAH-CONACULTA, Nuevo León y el Noreste. México: Univer-
Instituto de Investigaciones Históricas sidad Autónoma de Nuevo León.
de la Universidad Autónoma de Ta-
Valdovinos Pérez, V. H. (2009a). Una pintu-
maulipas.
ra rupestre del periodo Prehistórico
Saldivar, G. (1988). Historia compendiada de Ta- Tardío en el norte de Tamaulipas. Ar-
maulipas. Ciudad Victoria, México: queología, Revista de la Coordinación
Gobierno del Estado de Tamaulipas, Nacional de Arqueología del Instituto
Dirección General de Educación y Nacional de Antropología e Historia,
Cultura Segunda Época, 40. México.
Salinas Rivera, M. (2012). Indígenas del Delta del Valdovinos Pérez, V. H. (2009b). ¿Semiseden-
Río Bravo. Su papel en la historia del sur de tarismo o nomadismo? Los recolectores-ca-
Texas y el noreste de México. Ciudad Vic- zadores de la confluencia de los ríos Salado y
toria, Tamaulipas, México: Universidad Bravo. (Tesis de licenciatura). ENAH/
Autónoma de Tamaulipas, Instituto de INAH/SEP, México.
Investigaciones Históricas.
Valdovinos Pérez, V. H. (2011). Excavación en
Stresser-Péan, G. (1990). Pinturas rupestres del Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur
Risco de los Monos. Situación del acan- 3D, Guerrero, Tamaulipas. Informe Técnico
tilado. San Antonio Nogalar. En M. del Recorrido de superficie y excavación. (Infor-
P. Casado (compiladora), El arte rupestre me ténico). Archivo Técnico, Centro
en México (pp. 587-610). Antologías, Se- INAH Tamaulipas. Ciudad Victoria,
rie Arqueología. México: INAH. Tamaulipas, México.
Suhm, D. A., Krieger A. D., y Jelks E. B. (1954). Velasco Ávila, C. (2000). Nuestros obstinados
An introduction handbook of Texas Archeo- enemigos: ideas e imágenes de los in-
logy. Abeline, Texas: Texas Archeologi- dios nómadas en la frontera noreste
cal and Paleontological Society. mexicana 1821-1840. En M.-A. Hers,
J. L. Mirafuentes, M. de los D. Soto y
Turner, E. S., y Hester. T. R. (1999). Field Guide
M. Villabueno (editores), Nómadas y
to Stone Artefacts of Texas Indians. Hous-
sedentarios en el norte de México. Homenaje
ton, Texas: Texas Monthly Field Guide,
a Beatriz Braniff (pp. 441-460). México:
Thirtd Edition, Gulf Publishing.
IIA-IIE-IIH, UNAM.
Turpin, S. A. (2002). La nucleación cíclica y el
Viramontes Anzures, C. (2005). Gráfica rupestre
espacio sagrado: la evidencia del arte
y paisaje ritual. La cosmovisión de los reco-
rupestre. En Relaciones, Vol. XXIII, No.
lectores-cazadores de Querétaro. México:
92, 29-46 (en: http://www.coahuilense.
INAH.
com).

245
Los grabados rupestres de El Tigre y su contexto
crono-cultural (El Arenoso, Caborca, Sonora, México)

Beatriz Menéndez Iglesias**


Ana Laura Chacón Rosas*
Ramón Viñas Vallverdú**
Alejandro Terrazas Mata*
Martha Elena Benavente Sanvicente*
Albert Rubio Mora***

El estado de Sonora contiene una de las áreas cuya periodización puede situarse entre el 800
con mayor registro de manifestaciones rupes- y el 1400 a.C.
tres de México. Al noroeste del estado se en-
cuentra la región de El Arenoso, próxima a las
grandes concentraciones rupestres de los ce- Inicio de las investigaciones arqueológicas
rros de La Proveedora y La Calera en Caborca, en la región de El Arenoso
así como el principal sitio arqueológico de la
cultura Trincheras, en el desierto sonorense. La región de El Arenoso, situada a unos 45
En el año 2005 el Instituto de Investiga- kilómetros al noreste de la ciudad de Cabor-
ciones Antropológicas de la Universidad Na- ca (Sonora, México), comenzó a investigarse,
cional Autónoma de México (IIA-UNAM) dentro del proyecto “Poblamiento temprano
inició el proyecto “Poblamiento temprano del noroeste de Sonora”, llevado a cabo por el
en el noroeste de Sonora” (PTNOS), que se Área de Prehistoria del IIA-UNAM (México),
desarrolla en esta región. Desde el año 2008 (Terrazas, 2005). Posteriormente el registro de
el Institut Català de Paleoecologia Humana i los grabados rupestres o petrograbados se rea-
Evolució Social de Tarragona (IPHES) cola- lizó en colaboración con el IPHES (España),
bora con el IIA-UNAM en el registro y docu- quienes se encargó de su estudio.
mentación de las manifestaciones rupestres del
citado proyecto.
En las diferentes campañas se han docu- Localización y descripción del área de
mentado un total de diez sitios con grabados estudio
rupestres, entre los que se encuentra el conjun-
to de El Tigre. El municipio de Caborca limita al norte con el
Hasta el momento, los elementos regis- de Altar y con Arizona (EUA), al noroeste con
trados podrían adscribirse a la cultura de tra- los municipios de Sonoyta y Puerto Peñasco, al
dición Trincheras. No obstante su tipología se suroeste con el Golfo de California y al sureste
asocia al denominado Gila Petroglyphs Style ads- con el municipio de Pitiquito, como se muestra
crito a los grupos Hohokam pre-hispánicos y en la figura 1.

*Instituto de Investigaciones Antropologicas de la UNAM.


** Institut Catalá de Paleoecologia Humana, Evolució Social.
*** Seminari d´Estudis i Recerques Prehistóriques de la Universidad de Barcelona.

247
Por su parte, la zona de El Arenoso limita
al norte con las sierras del Humo, al fondo de
la figura 2, y San Manuel; al noroeste con la sie-
rra de El Cobre, la Salada y la sierra San Juan; al
este, con la sierra La Salada y el paraje El Llano;
y al suroeste con las sierras El Cubo, El Álamo
y La Gloria.

Las manifestaciones rupestres en la región


de El Arenoso
Figura 1. Mapa de El Arenoso en el noroeste
de Sonora. Elaborado a partir de Google earth.
Se han localizado diez sitios con manifestacio-
nes rupestres en toda el área de estudio, como
se puede observar en la figura 3. Durante la
campaña de 2008 se registraron El Peñasco,
El Solo y La Bandera, ubicados sobre cerros y
en algunos casos asociados a estructuras de la
cultura Trincheras. En 2011 se documentaron:
Las Abejas, El Arroyo y La Salada, situados en
arroyos, El Puerto en planicie y El Tigre en el
cerro del mismo nombre (Menéndez y Viñas,
2013).
El objetivo es elaborar una base de datos
de las manifestaciones rupestres a partir de
los recorridos y la documentación in situ. Para
ello, la metodología del registro parte de una
Figura 2. El Arenoso y la Sierra del Humo al topografía de cada sitio y se numeran las rocas
fondo. Foto: Ana Laura Chacón. con los petrograbados y sus coordenadas GPS,
anotando, además, los datos para su posterior
estudio: medidas, orientaciones, número de
figuras, tipología, técnica de grabado, asocia-
ciones y pátina, lo cual nos permite hacer una
valoración de las características y establecer
una cronología relativa del sitio.
El trabajo de campo se completa con la
documentación fotográfica que apoya la poste-
rior elaboración de calcos digitales, procesados
a partir de software de tratamiento de imágenes,
como el plug-in DStrecht para Image-J (Harman,
2005) y Adobe Photoshop.

Figura 3. Sitios con manifestaciones rupestres


registrados en el proyecto PTNOS. Elaborado
a partir de Google earth.

248
Figuras 4 y 5. Planicie y cerro de El Tigre. Foto: Proyecto PTNOS/Beatriz Ménendez Iglesias.

Figuras 6 y 7. Estructuras en las terrazas del cerro de El Tigre. Foto: Proyecto PTNOS/Beatriz
Ménendez Iglesias.

El sitio de El Tigre traron numerosas lascas –algunas retocadas–,


Contexto arqueológico raspadores, núcleos, bifaciales, concentracio-
nes de piedras y una importante agrupación de
El Tigre se caracteriza por una planicie y un restos de talla producto del proceso de artefac-
cerro, como se muestran en las figuras 4 y 5. tos líticos. En menor cantidad se localizó lítica
La planicie es de origen aluvial, se compone pulida, manos y metates. Respecto a los restos
por sedimentos de arena-limo (carta geológica de cerámica se observan decoraciones tipo
H12-1 Puerto Peñasco) y es atravesada de no- púrpura sobre rojo (Terrazas, 2013).
reste a suroeste por un arroyo intermitente, al En la cima del cerro, constituido por ro-
este del cerro. En ella se encontraron materia- cas de andesita-basalto del Terciario, se localizó
les arqueológicos en superficie, principalmente lítica pulida y rocas con petrograbados. En la
en la parte sureste donde se registró abundante ladera oeste se registraron pequeñas estructu-
lítica tallada y pulida, un taller o área de trabajo, ras y “trincheras”, como las que se observan en
así como concentraciones de piedras, cerámica las figuras 6 y 7, con escasa lítica tallada.
y algún fragmento de concha. Además, se regis-

249
Gráfico 1. Categorías tipológicas y porcentajes.

Descripción del conjunto de ples como con apéndices) y un zigzag, entre


manifestaciones rupestres otros. Algunos ejemplos se indican en las figu-
ras 8 a 11. No se han observado motivos zoo-
El conjunto de grabados rupestres de El Tigre, morfos ni figuras humanas (Ballereau, 1988;
está integrado por 15 rocas afectadas por la os- 1991; Menéndez et al, 2014).
cilación térmica. Las rocas grabadas se sitúan
próximas a la cima del cerro, que se eleva unos
110 metros sobre la planicie, distribuyéndose Propuesta crono-cultural de El Tigre
en 4 agrupaciones. La mayor parte de las rocas
tienen una orientación N-S o NE-SW, excepto Los sitios arqueológicos de El Arenoso co-
las rocas nº 12 y nº 13 que presentan una orien- rresponden a diferentes periodos, desde el Pa-
tación E-W. leoindio hasta las ocupaciones de la tradición
En relación con otros conjuntos rupes- Trincheras. Cabe aclarar que los materiales
tres de El Arenoso, El Tigre contiene una analizados en El Tigre fueron registrados en
mayor concentración de grabados en menos superficie.
rocas. Se han contabilizado un total de 57 mo- En base a los vestigios registrados, princi-
tivos o unidades gráficas, cuyas categorías se palmente estructuras (en las terrazas del cerro),
muestran en el gráfico 1. La técnica observada algunos restos cerámicos y puntas de tamaño
para todas las representaciones es el piqueteo, reducido, nos indican que se trata de un sitio
característico del norte de México y Suroeste de asociado a la tradición Trincheras. Según algu-
EUA. nos autores, esta tradición se desarrolló desde
Los tipos más representativos corres- el año 800 a.C., en la ribera de los ríos Magdale-
ponden a motivos geométricos, una cenefa, na, Altar y Asunción. Los sitios más significati-
y un instrumento (dardo o flecha). Entre los vos corresponden al mismo Cerro Trincheras,
geométricos se han registrado un semicírculo, La Playa (momento más temprano de esta
una esfera, varias espirales, trazos (tanto sim- tradición) y La Proveedora (Villalpando 1997;

250
Figuras 8-11. Grabados de El Tigre. Fotos: Ana Laura Chacón Rosas/Beatriz Menéndez Iglesias.

Sánchez y Carpenter, 2003). Estos grupos A mediados del siglo XV muchas aldeas
iniciaron la agricultura desde el año 200 a.C., fueron abandonadas y la tradición Trincheras
fecha en la que aparece la cerámica. Posterior- desapareció. Este hecho hace suponer las es-
mente, entre los siglos XIV y XV estos grupos trechas relaciones entre el norte de México y
mercadearon con el sitio de Paquimé (Casas Suroeste de Estados Unidos y de aquí las simi-
Grandes), con conchas y caracoles a cambio litudes entre los motivos grabados.
de cerámica de gran colorido, utilizada por los Por el momento, no se dispone de data-
grupos Trincheras para depositar las cenizas de ciones directas de los grabados, sin embargo la
sus muertos. analogía que se establece entre los elementos

251
representados –en diferentes sitios de Sonora recurrir a la etnografía y a la etnohistoria rela-
y Arizona– permiten enmarcar el sitio de El cionada con los pápagos, considerados descen-
Tigre dentro del denominado Gila Petroglyphs dientes de los antiguos grupos Hohokam.
Style (Schaafsma, 1980), característico del área Por otro lado, y para acercarnos a la filia-
de influencia Hohokam (N de Sonora y SO de ción crono-cultural de El Tigre, consideramos
Arizona) y vinculado a la tradición Trincheras. los restos materiales, las estructuras tipo “trin-
cheras” y la tipología de los petrograbados. Sin
Conclusión embargo, ciertas similitudes con los grabados
del norte de México y el Suroeste de EUA, pa-
Entre las principales problemáticas del estudio recen señalar otros vínculos con Gila Petroglyphs
del arte rupestre prevalece siempre la filiación Style adscritos a los grupos Hohokam del su-
crono-cultural y su significado. En nuestro caso roeste de Arizona y norte de Sonora. Un pe-
y para intentar comprender el contenido de los ríodo que se desarrollaría entre el 200-500 a.C.,
motivos representados en el Tigre, podemos y el siglo XV.

Bibliografía

Ballereau, D. (1988). El arte rupestre en Sono- Menéndez, B., Viñas, R., Benavente, M. E., Te-
ra: petroglifos en Caborca. Trace 14, pp. rrazas, A., y Rubio A. (2014). The set of
5-72. México, D.F.: Centro de Estudios the Arroyo de las Flechas’ rock art en-
Mexicanos y Centroamericanos. gravings: symbolic associations in Sierra
Ballereau, D. (1991). Discovery of a Petroglyph el Alamo (Caborca, Sonora, Mexico).
Panel in a Valley of the Sierra El Alamo, Expression, 6, pp. 109-120. UISPP-CI-
Sonora, Mexico. Rock Art Papers, vol. 8, SENP. Emmanuel Anati y Lysa Ho-
San Diego Museum Papers 27. chroth, edit. Información extra.

Braniff, B. (1992). La Frontera Protohistórica Pi- Sánchez, G., y Carpenter, J. (2003). La Ocu-
ma-Opata en Sonora, México: Proposicio- pación del Pleistoceno terminal y el
nes Arqueológicas Preliminares. México: Holoceno temprano en Sonora. Revista
INAH. [Published versión of Braniff Noroeste de México, 14, 27-34. INAH-So-
1975]. nora.

Harman, J. (2005). Using Decorrelation Stretch to Schaafsma, P. (1980). Indian Rock Art of the Sou-
Enhance Rock Art Images. Society for Ca- thwest. School of American Research. Santa
lifornia Archaeology, Chico, California, Fe, Albuquerque: University of New
http://www.dstretch.com/. Mexico.

Menéndez, B., y Viñas, R. (2013). Las manifesta- Terrazas Mata, A. (2005). Proyecto poblamiento
ciones rupestres de El Arenoso (Sonora, Mé- temprano en el noroeste de Sonora. Región
xico). Primeros análisis de la documentación. ElArenoso-El Sásabe. (Manuscrito).IIA-
(Cartel). En el I Congreso Internacio- UNAM. México.
nal Carl Lumholtz en Creel. Chihuahua, Terrazas Mata, A. (2013). Proyecto poblamiento
México. temprano en el noroeste de Sonora. (Infor-
me final). Registro General del Instituto

252
Nacional de Antropología e Historia. Recent Research in the Archaeology of Nor-
México. thern Mexico and the Southern Southwest
(pp. 95–112). Arizona State Museum
Villalpando, E. (1997). La tradición Trincheras
Archaeological Series No. 186. Tucson:
y los grupos costeros del desierto So-
University of Arizona.
norense. En J. Carpenter y G. Sanchez
(editores.), Prehistory of the Borderlands:

253
Sitio arqueológico con representaciones gráfico-
rupestres: El salto, Cosalá, Sinaloa

José Rodrigo Vivero Miranda*


María de los Ángeles Heredia Zavala**

La ejecución de proyectos de salvamento ar- este sitio se diferencie en gran medida a todos
queológico en el noroeste de México ha re- los otros sitios registrados. La ejecución de
presentado desde ya hace algunas décadas una los motivos geométricos, figuras zoomorfas
oportunidad importante para la localización y antropomorfas generan cuestionamientos e
de sitios arqueológicos e históricos que a la hipótesis acerca de las actividades que allí se
luz de los investigadores han pasado desaper- realizaron así como el significado que estos
cibidos hasta el día de hoy; de esta manera el tengan.
presente estudio surge a partir de un proyecto
de salvamento arqueológico en la zona serrana
de Cosalá en el sur de Sinaloa, cuyos objetivos Sitio arqueológico "El Salto", con
principales son el registro, conservación y di- representaciones gráfico-rupestres
vulgación de sitios históricos y arqueológicos
en el estado, así, mediante trabajos como este, Descripción técnica
se actúa de manera directa y puntual sobre las
áreas que se encuentran en peligro de afecta- Se trata de un sitio arqueológico con mani-
ción por actividades mineras. festaciones gráfico-rupestres donde petrogra-
Este proyecto ha generado información bados y pintura rupestre se combinan para
importante acerca de sitios arqueológicos en la resaltar los motivos representados. Este sitio
región, cabe señalar que se han categorizado se localiza al sur del estado de Sinaloa, en el
dos clases de sitios hasta este punto de la in- municipio de Cosalá (figura 1), en las coorde-
vestigación los cuales son a) Con cerámica y nadas UTM 337552mE y 2702950mN con
lítica en superficie y b) Con representaciones datum WGS84. Se encuentra a unos 10 km
gráfico-rupestres. En lo que respecta a los si- en dirección NE de Cosalá y a 2 km al NW
tios con representaciones gráfico-rupestres es del poblado Santa Ana (figura 2). Geográfica-
necesario mencionar que dentro del total de mente se ubica en la ladera suroeste del cerro
sitios localizados de este tipo, la mayoría com- Colorado en donde la pendiente se inclina ha-
parten un patrón de asentamiento claramente cia el sur para formar ángulos cercanos a los
definible, a excepción del sitio denominado 45° el cual sirve como drenaje natural para
"El Salto" ya que este rompe con el patrón, la escorrentías y escurrimientos de temporal que
homogeneidad y naturaleza que los configura. confluyen al río Habitas, que tiene su cauce al
De igual manera la combinación entre este del sitio. Alrededor se configura un en-
petrograbados y pinturas rupestres hace que torno de sierra formado por lomeríos que en

* Centro INAH Sinaloa.


** Proyecto de prospección arqueológica en las concesiones mineras de las empresas Minera Platte River Gold, S.
de R.L. de C.V. y Minera Cosalá, S.A. de C.V.

255
Figura 2.- Ubicación general de sitio arqueo-
lógico El Salto. Foto satelital Google Earth,
2014.

Figura 1. Mapa de localización del municipio


de Cosalá. Ilustración: José Rodrigo Vivero
Miranda.

Figura 3. Vista en perspectiva del emplaza-


miento del sitio El Salto. Foto satelital Google
Earth, 2014. Figura 4. Relación de sitios con petrograbados
y sitios arqueológicos con cerámica y lítica.
Foto satelital Google Earth, 2014.

conjunto forman el pie de monte de cerros El clima donde se localiza este sitio ar-
de mayor tamaño, donde algunos arroyos y queológico corresponde a la selva baja ca-
barrancas rompen con el continuo de las se- ducifolia y selva baja perenifolia, es decir, se
rranías, y de manera intermitente los arroyos y encuentra en un ecotono y por ende la variabi-
ríos amplían su cauce para dar lugar a algunos lidad de especies de flora y fauna son conside-
valles intermontanos (figura 3). rables (figura 9).
Los petrograbados se encuentran en un En cuanto a materiales arqueológicos en
afloramiento de calcita el cual forma un blo- superficie, existen algunos cuerpos cerámicos
que homogéneo y compacto de 17 m de largo fragmentados, monócromos, alisados en su
por 10 de ancho y en donde su parte SW se superficie y sin diseños aparentes. No se loca-
localiza un abrigo rocoso donde se localizan lizaron restos de lítica. Es necesario mencionar
las representaciones del arte rupestre (figuras que se observó que dentro del abrigo rocoso
6 y 7). La pared del abrigo rocoso donde están actualmente se han realizado algunas activida-
los petrograbados tiene una superficie de 10 des por pobladores de la región debido a que
m2 de los cuales solo la mitad cuenta con una se encuentran objetos plásticos variados, de tal
superficie plana (figura 8). manera que es un contexto que ha sido alte-
rado.

256
Figura 5. Panorámica de abrigo rocoso. Foto: José Rodrigo Vivero Miranda.

Las representaciones se agruparon en 3


conjuntos (figura 10), el primero: asocia ele-
mentos y motivos de pintura rupestre elabo-
radas mediante la técnica de tinta plana, en
colores negro, rojo y blanco, además se ob-
servan otros elementos realizados mediantes
la técnica de delineado en color negro que
corresponden a figuras antropomorfas (figu-
ra 12). Las figuras plasmadas corresponden a
dos series de líneas verticales alternadas de 10
cm de altura por 2 cm de grosor cada una, los
colores de las formas geométricas son negras
y blancas (figura 13), por último se observa un
petrograbado cuya forma es una espiral con- Figura 6. Vista general de abrigo rocoso. Foto:
vergente que desciende elaborado mediante la José Rodrigo Vivero Miranda.
técnica de picoteo (figura 14). En el conjunto
2 se encuentra un petrograbado compuesto 12 cm de alto por 18 de ancho, la cual tiene pa-
por dos rectángulos a función de cartuchos de recido a algún mamífero de la región, la figura
20 cm de largo por 14 cm de ancho donde se se observa de perfil, con la cola enrollada hacia
pueden observar líneas verticales, elaboradas arriba y con lo que parece el hocico abierto
mediante desgaste por un abrasivo (figura 15), (figura 17).
otro elemento que compone este conjunto es En cuanto al estado de conservación de
lo que se observa como una especie de "herra- la pintura rupestre y los petrograbados es re-
dura" de 18 por 18 cm (figura 16), que fue pin- gular debido a que existen factores que ace-
tada mediante la técnica de tinta plana en color leran el proceso de deterioro del sitio, por un
rojo. El último conjunto se conforma por un lado el tipo de roca donde fueron plasmados
sólo motivo, debido a que aparentemente no dichos motivos tiende a erosionarse fácilmen-
hay relación o asociación con los otros con- te ya que es una roca sedimentaria, por otro
juntos por la distancia entre los mismos; el lado los materiales orgánicos con los que se
motivo corresponde a una figura zoomorfa de elaboraron las pinturas tienden a desaparecer

257
Figura 8. Perspectiva de abrigo rocoso, donde
se muestran las manifestaciones gráfico rupes-
tre. Dibujo: José Rodrigo Vivero Miranda.

Figura 7. Planta y perfil del abrigo rocoso, don-


de se muestran la ubicación de las manifesta- Figura 9. Ecosistema en sitio El Salto. Foto:
ciones grafico rupestres. Dibujo: José Rodrigo José Rodrigo Vivero Miranda.
Vivero Miranda.

con facilidad en ambientes donde la humedad mas, etcétera. De esta forma, las fuentes de
y la temperatura varían drásticamente. agua siempre han sido vistas como lugares de
donde la vida surge, como símbolo de fertili-
Análisis dad, de donde todo converge y también ha-
cia donde todo va. Así, bajo esta premisa y al
Tratar de dar un significado a un conjunto de observar la distribución de los sitios arqueoló-
símbolos no es tarea fácil para un investiga- gicos con representaciones gráfico-rupestres
dor, es necesario analizar objetivamente y de que hasta el momento tenemos registrados,
manera deductiva todos los elementos que sea genera una especie de excepción a la regla que
posible utilizar para llegar a una interpretación. exista un sitio arqueológico de esta naturaleza
Desde mi punto de vista, el medio ambiente que no cumple con el patrón definido, donde
es uno de las condicionantes más importantes el total de los sitios se localiza dentro del cauce
para las sociedades, rige desde sus actividades de los arroyos y ríos (figura 3). De igual forma,
diarias hasta para la cosmovisión que cada otra de las diferencias importantes a mencio-
grupo construye, la generación de tecnología nar son los elementos que componen al sitio,
como un satisfactor para solución de proble- la combinación de petrograbados con pintura

258
Figura 10. Pertrograbados por agrupamiento. Figura 11. Representación gráfica de los moti-
Foto: José Rodrigo Vivero Miranda. vos identificados. Dibujo: José Rodrigo Vivero
Miranda.

Figura 12. Conjunto 1, figuras antropomorfas. Figura 13. Conjunto 1, líneas blancas y negras.
Foto: José Rodrigo Vivero Miranda. Foto: José Rodrigo Vivero Miranda.

rupestres en un mismo sitio genera un nuevo por petrograbados y cuyos motivos se pueden
panorama para la investigación arqueológica interpretar de la siguiente manera: figuras an-
enfocada a estos temas e implica nuevos cues- tropomorfas, que bien podrían ser danzantes
tionamientos. durante la celebración de un ritual asociado a
Los diseños encontrados en El Salto han las lluvias, esto debido a que el motivo se en-
sido registrados en otras áreas al sur del esta- cuentra asociado al espiral; figuras zoomorfas,
do durante proyectos de salvamento arqueo- tal vez como ícono representativo de un clan
lógico, rescates e inspecciones, aunque lo que o asociado al chamanismo; espirales, que se ha
hace de este sitio diferente a todos los demás interpretado siempre en asociación con fuen-
de la zona es la combinación entre técnicas tes de agua, aunque existen casos donde se
de elaboración, es claro que la utilización de asocia con el sol, de esta forma en áreas donde
pinturas sobre los petrograbados genera un no hay aparente relación con fuentes de agua
contraste y una perspectiva diferente a los de es posible que esté relacionada a celebracio-
sitios registrados. Este sitio está compuesto nes para la buena temporada de lluvias y su

259
Figura 14. Conjunto 1. Petrograbado de espi-
ral. Foto: José Rodrigo Vivero Miranda.
Figura 16. Conjunto 2, diseño similar a herra-
dura (anteojeras Tláloc estilizadas). Foto : José
Rodrigo Vivero Miranda.

Figura 15. Conjunto 2, líneas realizadas me- Figura 17. Conjunto 3, figura zoomorfa por
diante desgaste en interior de cartucho. Foto: técnica de picoteo. Foto: José Rodrigo Vivero
José Rodrigo Vivero Miranda. Miranda.
permanencia durante la mayor parte del año cionó arriba, el mal estado de conservación
(Durand 2004). Posteriormente se encuentra impide relacionar todos los elementos entre sí.
lo que parece ser un herradura, la cual puede Todas estos motivos fueron divididos
ser vista como un elemento representativo a en tres grupos debido a que de esta forma
las anteojeras estilizadas de Tláloc, es posible se agrupan en la pared del abrigo rocoso, es
argumentar esto debido a que se asocian los posible que en algún momento todos estos
espirales y los danzantes, ambos elementos elementos hayan estado asociados, pero es im-
asociados a fertilidad, este elemento se repite, posible determinar eso debido a que el mal es-
tanto en petrograbado como en pintura ru- tado de conservación impide ver más detalles
pestre. Por último se encuentran dos motivos y saber si existe alguna relación entre sí; al igual
de que están compuestos por líneas verticales que es imposible saber o asegurar que todos
paralelas, los cuales es imposible determinar los grabados y pinturas fueron realizados en
qué signifiquen debido a que, como se men- un mismo momento.

260
Hablar de fechamiento para petrograba- Este sitio significa un hallazgo impor-
dos es algo complejo debido a que establecer tante en la región, pues rompe con esquemas
cronología para estos sitios mediante estilos en establecidos y abre la oportunidad de plantear
los motivos y su evolución es un poco aventu- nuevas hipótesis acerca de los procesos socia-
rado, aunque es posible utilizar asociación con les que se llevaron a cabo en esta microregión
materiales arqueológicos para establecer fe- cultural que escasamente conocemos. Por
chamientos tentativos, lo cual, desde mi pun- otro lado, es necesario aprovechar coyuntu-
to de vista, es lo ideal, aunque no soluciona el ras como los salvamentos arqueológicos para
problema. generar información útil y de calidad al cono-
Así bien, es posible que los petrogra- cimiento de los grupos humanos que se desa-
bados de El Salto estén relacionados con la rrollaron en estos lugares.
fertilidad y celebración de rituales para pedir La poca información que hasta el día de
por buenos temporadas de lluvias. Esto sim- hoy existe acerca de sitios arqueológicos en
plemente es una hipótesis basada en una inter- Sinaloa hace de éste un área cultural muy im-
pretación de acuerdo a lo observado. Es claro portante y sirve como herramienta fundamen-
entre más datos se aporten para comprobar tal para entender otras áreas culturales que se
una hipótesis, mayores serán las probabilida- encuentran al norte, al sur y al este del estado.
des de estar en lo correcto. A falta de la monumentalidad de arquitectura
que encontramos en los sitios arqueológicos
del centro y sur de México, Sinaloa cuenta con
Conclusiones sitios de petrograbados cuya naturaleza los
hace únicos y una fuente inagotable de inter-
Es importante mencionar que arqueoló- pretaciones para las expresiones que fueron
gicamente esta área del país se encuentra plasmadas en diferentes zonas del estado. De
prácticamente virgen en cuanto a estudios ar- esta forma, los sitios con petrograbados son
queológicos e históricos, por lo tanto se des- la materialización de procesos cognitivos que
conocen gran cantidad de datos relevantes no deben de ser menospreciados por ningún
anteriores a la época del contacto español. El motivo.
desconocimiento cultural de esta área geográ- Es necesario redirigir nuestras miradas
fica de México recae en una serie de factores hacia áreas del país que se encuentran poco
cuyos responsables somos todas aquellas per- exploradas arqueológicamente hablando y
sonas e instituciones involucradas en el estu- generar estrategias sistemáticas de trabajo que
dio de las sociedades presentes y pasadas, ya permitan integren a las comunidades que se
sea por falta de presupuesto o por la falta de encuentran a sus alrededores. Esto a partir de
interés, aunada a la nula monumentalidad de los proyectos de salvamento arqueológico, ya
los sitios arqueológicos que hay en la región, y que cada vez son más las oportunidades de ha-
lo que, a su vez, genera una disminución en el cer investigación antropológica a través de este
interés por conocer la realidad de las socieda- tipo de proyectos.
des que aquí habitaron.

261
Bibliografía

Breen Murray, W. (2009). El mundo simbólico sional). Escuela Nacional de Antropo-


de los chichimecas del norte de México. logía e Historia. México D.F.
(Conferencia Magistral). 1er Simposio In- Grave Tirado, L. A. (2013) Aproximaciones desde
ternacional de Arte Rupestre. (28-30 de oc- la arqueología, la etnohistoria y la etnografía a
tubre de 2009). Bogotá, Colombia. los petrograbados del sur de Sinaloa. México.
Durand, G. (2004) Las estructuras antropológicas Porcayo Michelini, A. (2006). Proyecto y rescate de
del imaginario. Introducción a la arquetipolo- sitios arqueológicos de Baja California. Fase
gía general. V. Goldstein, (trad.) México: municipio de Mexicali. INAH-Baja Cali-
Fondo de Cultura Económica (sección fornia.
de Oras Antropología).
Mendiola Galván, F. (1994). Petroglifos y pinturas
rupestres en el norte de Sinaloa. (Tesis profe-

262
La pintura rupestre en la Sierra Alta del estado de
Hidalgo, México. Arte pictórico asociado al Señorío de
Metztitlán
José Eduardo Cruz Beltrán*

Este trabajo examina las condiciones bajo las Pintura rupestre en la Sierra Alta
cuales aparecen ejemplos de arte rupestre en
la región de la Sierra Alta localizada en el cen- La Sierra Alta es una porción de la Sierra Ma-
tro-norte del estado de Hidalgo y su relación dre Oriental que cruza de oeste a este el estado
con el señorío de Metztitlán, así como sus pro- de Hidalgo. El término Sierra Alta proviene del
yecciones a la llegada de los evangelizadores a periodo colonial al nombrar así a esta región
la zona. Las pinturas rupestres de esta región por encontrarse más hacia el norte. Los regis-
están dentro de una zona de transición e in- tros con arte rupestre se encuentran en cinco
teracción entre recolectores cazadores de ori- municipios: Eloxochitlán, Xochicoatlán, Juárez
gen pame-chichimeca con sociedades agrícolas Hidalgo, Tlahuiltepa y Molango y se tienen
otomíes quienes encontraron en Metztitlán el noticias de dos sitios más en Tianguistengo y
acomodo adecuado para fundar una de las es- Zacualtipán.
tructuras sociopolíticas de Mesoamérica nunca En Juárez Hidalgo, se encuentran en el
conquistadas por la hegemonía mexica. paraje Las Ajuntas. Existen figuras que repre-
En los registros rupestres puede adver- sentan una luna, un sol con rayos, manos de
tirse un significado ritual-astronómico mani- adolescente y manos de infante. Los animales
festado en la presencia del sol y la luna juntos. son serpientes ondulantes, un venado y un ar-
Esto posiblemente como consecuencia del madillo. Junto a ellas se encuentra una cueva
culto a dichos astros, considerados por los oto- cuya entrada es por la parte de abajo y tiene
míes como los creadores de la vida. Asimismo, una salida junto al sol con rayos. En Tlahuilte-
el ciclo lunar era motivo de festividades en la pa las pinturas están dentro de la comunidad
región: Metztitlán significa “lugar de la luna”. Tlaxcantitla sobre la cañada Arroyo Grande.
En las pinturas aparece en la fase menguante al En una de las paredes de la cueva se encuentra
estar relacionada con la producción pulquera. un panel con figuras zoomorfas como vena-
De igual manera se aprecian escenas de caza dos y serpientes. Aparecen figuras humanas
donde señalan el carácter nómada de los pa- con escudos, arcos y flechas, así como algunos
mes-chichimecas, plasmadas todas ellas en los soles. También se aprecian formas geométricas
abrigos rocosos de la serranía hidalguense. y manos impresas.

* Centro Estatal de Lenguas y Culturas Indígenas de la Secretaría de Educación Pública del Estado de Hidalgo.

263
En la comunidad de Almolón, muncipio El arte rupestre de la Sierra Alta y el
de Eloxochitlán, la pared rocosa donde se lo- señorío de Metztitlán
calizan las pinturas forman parte de una casa.
Los dueños construyeron frente a ella una De acuerdo con los estudios realizados por
pileta para criar truchas y al momento de su Lorenzo (1995) y Acevedo et al. (2001), las
construcción, bajo dicha pared, encontraron pinturas rupestres del estado de Hidalgo se
entierros humanos así como restos de cerámi- encuentran en zonas otomíes. El Valle del
ca y de obsidiana. Aquí se perciben principal- Mezquital, el Valle de Tulancingo y Metztit-
mente soles en muy pequeñas proporciones y lán fueron asentamientos de esta cultura. Más
manos de adulto. En Xochicoatlán, camino de al norte, en Sierra Alta, existieron chichime-
Tianguistengo, se hallan sobre una peña al ba- cas-pames quienes rendían tributo al señorío
jar una ladera pronunciada y completamente de Metztitlán. Esto, como producto de un in-
llena de vegetación. Sobresalen tres venados, tercambio ideológico y un corredor comercial
soles con rostros humanos y dos lunas. Esta existente entre dichas regiones. (Cruz, 2013:8;
localidad fue paso de Metztitlán a Yahuali- Lameiras, 1969:125-126). Posteriormente, a la
ca, donde el señorío tenía su frontera con la caída de Tula, los grupos dirigidos por el chi-
Huasteca. Junto a estas pinturas se observa chimeca Xólotl llegaron al Valle de México y
una serie de puntos, los cuales posiblemente al tener contacto con otomíes y nahuas se fa-
indiquen constelaciones. cilitó su incorporación a la vida sedentaria. Por
El petrograbado, donde se observa una otra parte, la frontera chichimeca se encontra-
serpiente enroscada, está en Molango a unos ba justo entre la Sierra Alta y la Sierra Gorda;
pasos del panteón municipal. Esta población por ello los otomíes tendrían influencia chichi-
fue la más importante después de Metztitlán. meca en su cultura.
En la tradición mesoamericana las serpientes Los otomíes, por su situación fronteriza,
representadas en piedra pudieron asociarse siempre estuvieron expuestos a influencias
con las corrientes de agua, el ciclo de lluvias, el de los cazadores y en estas ocasiones, no sólo
tiempo, la vida y también con el dios del vien- aceptarían elementos culturales sino núcleos
to Ehécatl (Sánchez, 2007:80). Para la crónica enteros de población que al civilizarse adopta-
local esta roca formó parte del adoratorio a un rían la lengua y cultura otomíes, aunque dejan-
ídolo llamado Mola, señor dador del alimen- do huella en ellas. La cultura otomí muestra,
to y de donde proviene el nombre nahua de en efecto, muchos rasgos de origen chichime-
Molango (“lugar de mole” o “lugar de abas- ca (Carrasco, 1950: 297).
tecimiento”). Mola fue “traído de Metztitlán, De la descendencia de Xólotl, provie-
tutelar de todas aquellas sierras, príncipe y ca- nen los habitantes de Xaltocán, los cuales al
beza de todos los demás ídolos” (De Grijal- ser dominados por los tepanecas de Azcapot-
va, 1985:90 [1624]). Al llegar el fraile agustino zalco, huyeron a la sierra de Metztitlán donde
Antonio de Roa en 1539, construyó sobre el fundaron un nuevo señorío. Por ello, Loren-
adoratorio la primera capilla de la Sierra Alta. zo (1995:184) sitúa las pinturas en la etapa
Mola, quizá, es el nombre dado a Tezcatlipoca, del Posclásico tardío, entre 1250 y 1519. Aun
“el nombre del más principal ídolo”, a quien así, los chichimecas, a su llegada a Metztitlán
adoraban en Metztitlán (De Chávez, 1986:62 no abandonaron su costumbre de refugiarse
[1579]). Hay un petrograbado similar, empo- en abrigos rocosos y plasmar ahí sus ideas en
trado en los muros del convento agustino de torno a la vida cotidiana y a la astronomía.
dicha localidad construido en 1546. Metztitlán fue considerado un centro ceremo-
nial dedicado a la luna, cuya adoración esta-

264
Figura 1. Conjunción de representaciones zoo- Figura 2. La presencia del sol y la luna es recu-
morfas y celestes dentro de un escarpado abri- rrente en los sitios rupestres cercanos a Metz-
go rocoso. Las Ajuntas, Juárez Hidalgo. Foto: titlán. Xochicoatlán. Foto: José Eduardo Cruz
José Eduardo Cruz Beltrán. Beltrán.

ba relacionada con actividades agrícolas, así Ya en el siglo XVI, precisamente en esta


como con la elaboración del pulque, el cual zona de transición entre tierra de chichimecas
se fermentaba cuando la luna estaba en fase y otomíes del antiguo señorío de Metztitlán,
menguante como las que aparecen en Xochi- la Sierra Alta y la Sierra Gorda, fue donde se
coatlán y Juárez Hidalgo (figuras 1 y 2). construyeron conventos agustinos diseñados
Los otomíes tenían dos dioses principa- arquitectónicamente para evitar los ataques
les: el Padre Viejo y la Madre Vieja. A ella, tam- chichimecas como ocurrió en Tlahuiltepa y
bién conocida como diosa de la Tierra y de Molango. Las dificultades de la lengua y el te-
la Luna, le hacían ofrendas y sacrificios, era la rreno obligan al evangelizador fray Antonio de
creadora de todas las cosas. En la cosmovisión Roa a desistir de la empresa, pues a su llegada
mesoamericana existía una relación dual: el pa- en 1536 pasó un año sin tener éxito alguno y
dre y la madre se conjugan para conformar un decidió regresar a su natal Burgos, no obstan-
origen, representado con el sol y la luna. Las te, en tanto se disponía de una embarcación,
pinturas de Xochicoatlán y Juárez por ejem- aprendió la lengua en Totolapan, Morelos y
plo, y en general en gran parte de los sitios ru- su labor evangelizadora comienza a partir de
pestres de Hidalgo, es constante la presencia 1538 en la Sierra Alta y como centro principal
de estos astros juntos. Las manos representan la población de Molango, a donde había que
una forma de plegaria al estar presente un sol destruir a una deidad principal ahí adorada.
como en Eloxochitlán (figura 3).

265
pudiese hacer aquella pintura (Gabriel de
Chávez, 1986: 61[1579]).

Tanto Gabriel de Chávez como el cro-


nista agustino Juan de Grijalva, hacen quizá
las primeras referencias a las pinturas de la re-
gión. De esta forma, el arte rupestre no solo
refleja una necesidad de expresar contenidos
tales como ideas y sentimientos, sino también
aspectos de la vida cotidiana, así lo refleja la
actitud de caza. Los petrograbados están más
relacionados con sitios arqueológicos como el
caso de Molango al existir ahí un adoratorio
sobre el cual se construyó un templo cristiano.
La perpetuación de los grupos, su integridad
y subsistencia explican en cierto modo cómo
las pinturas se encuentran en zonas de refugio,
alejadas de las poblaciones actuales. Las cuevas
de la Sierra Alta donde se ubican las pinturas se
asocian a la matriz, el lugar de creación de los
dioses y de los seres humanos.
Además, existe una relación hombre-na-
Figura 3. La asociación de motivos rupestres turaleza por buscar la cercanía del agua como
como manos y soles refiere un significado ritual fuente de sustento. Claro ejemplo son las pintu-
y astronómico como esta pintura en Almolón, ras cerca de arroyos como Juárez y Tlahuiltepa;
Eloxochitlán. Foto: José Eduardo Cruz Beltrán. en Almolón, junto a una fértil vega; Xochicoat-
lán, con una panorámica hacia la serranía y a
Las crónicas indican que a la llegada del las cañadas con veneros de agua, mientras en
fraile Antonio de Roa a la Sierra Alta, este pasó Molango la vista se dirige a la Laguna de Atez-
por Metztitlán y encontró en lo alto una gran ca. Por ello, estos sitios rupestres funcionaron
luna pintada. Es extraordinario, dice, porque como un lugar de ceremonias para la fertilidad
estaba arriba de un peñasco y no cree ha- de la tierra o bien para actividades de caza.
yan sido humanos sus autores (De Grijalva,
1985:77-78 [1624]). En esta provincia, señala Comentarios finales
Gabriel de Chávez, alcalde mayor de Metztitlán
en 1579, los pobladores tenían por costumbre Es posible que los significados astronómico y
hacer la guerra en las noches con luna, de ahí ritual se manifiesten en las pinturas rupestres
el significado de Metztitlán: “lugar de la luna”. de la Sierra Alta, esto ante la idea de que el sol
y la luna son los creadores de la vida al interior
El nombre de Meztitlán tuvo origen de del pensamiento social y religioso otomí. La
una luna pintada que está en un cerro al- luna, especialmente por ser la madre, que está
tísimo y agudo, y, por la parte del norte, asociada al pulque y también en el contexto
está de peña tajada. Y, en la misma peña, de que Metztitlán es un centro ceremonial en
está un escudo con cinco pintas a manera donde el ciclo lunar era motivo de realización
de dados, que parece cosa imposible que de festividades. La actitud de caza por otra par-
hombre humano, ni con ningún artificio, te, muestra el carácter nómada propio de los

266
chichimecas, quienes recorrieron la parte norte explica la gran similitud de estas pinturas entre
del señorío y en tiempo de guerra le rendían sí.
tributo. La Sierra Alta ofreció entre su acciden- Finalmente, es necesario señalar la impor-
tada geografía un espacio para el asentamiento tancia de estudiar las particularidades históricas
de la cultura otopame, lugar de convivencia en- de la sociedad y sus relaciones con el paisaje
tre cazadores-recolectores y un pueblo con un circundante, en este caso, la Sierra Alta y el se-
buen orden político y económico al grado de ñorío de Metztitlán, y observar cómo es que la
no ser vencidos por las huestes mexicas. ubicación del arte rupestre no fue producto de
Aun cuando la región de la Sierra Alta la casualidad, sino de plena conciencia en la se-
estuvo poblada por diversos grupos humanos, lección de sitios de culto, como cerros y mon-
mayoritariamente otomíes, cabe la posibilidad tañas, cuya presencia influyó en el imaginario
que en las pinturas rupestres hayan interve- otomí sin descartar una carga simbólica pro-
nido los pames y los chichimecas de carácter cedente de los chichimecas por sus constantes
seminómada. Asimismo, el contacto con los incursiones en esta región serrana, esto es, que
otomíes del Valle del Mezquital principalmente el arte rupestre fue el resultado de sociedades
y en menor medida con las del Valle de Tu- multiétnicas que compartieron un código co-
lancingo, al sur del actual estado de Hidalgo, mún de significados, posiblemente, de carácter
propiciaron un gran intercambio no solo co- astronómico y ritual.
mercial sino también ideológico y social, lo cual

Bibliografía

Acevedo, O. A., Morales, M. A., y Valencia S. B. De Grijalva, J. (1985 [1624]). Crónica de la Orden
(2002). Pintura rupestre del estado de Hidal- de Nuestro Padre San Agustín en las provin-
go. Pachuca: Universidad Autónoma del cias de la Nueva España. México: Porrúa.
Estado de Hidalgo.
Lameiras, J. (1969). Metztitlán. Notas para su et-
Carrasco, P. (1950). Los otomíes. Cultura e historia nohistoria. (Tesis de maestría). Escuela
prehispánica de los pueblos mesoamericanos de Nacional de Antropología e Historia,
habla otomiana. México: Universidad Na- México.
cional Autónoma de México, Instituto
Lorenzo, C. (1995). Las pinturas rupestres del
Nacional de Antropología e Historia.
estado de Hidalgo. Una comparación.
Cruz, E. (2013). La cultura otomí en la Sierra En Nava (editor), Otopames. Memoria del
Alta de Hidalgo. Ponencia presentada Primer Congreso. Querétaro (pp. 181-185).
en el II Encuentro de Pueblos y Culturas In- México: Universidad Nacional Autóno-
dígenas del Estado de Hidalgo. Lolotla. ma de México, Instituto de Investiga-
ciones Antropológicas.
De Chávez, G. (1986 [1579]). Relación de la
alcaldía mayor de Meztitlan y su jurisi- Sánchez Vázquez, S. (2007). Los petroglifos de
dicción. En Acuña (editor), Relaciones Xihuingo, nuevas ideas para su interpre-
geográficas del siglo XVI, Vol. 11, No. 2, tación. En A. Morales (editor), Estudios
(pp. 49-75). México: Universidad Na- sobre representaciones rupestres en Hidalgo
cional Autónoma de México.

267
(pp. 69-89). México: Universidad Autó- y Ana María Crespo Oviedo (editores),
noma del Estado de Hidalgo. Expresión y memoria. Pintura rupestre en las
sociedades del norte de México (pp. 27-42).
Viramontes Anzures, C. (1999). Las manifesta-
México: Instituto Nacional de Antropo-
ciones gráficas rupestres. Una búsqueda
logía e Historia.
metodológica. En Viramontes Anzures

268
Luces y movimiento en la cueva de la Malinche
Yerbabuena, Metzquititlan, Hidalgo
María Isabel Godínez Rodríguez*

Se realizaron observaciones solares en esta área Metzquititlán, Hidalgo, derivado del "Proyecto
con evidencia de ocupación humana y picto- arqueológico Vega de Metztitlán", que dirigió
grafías de las épocas de inicios del Holoceno Gianfranco Cassiano Verde. Después de haber
hasta la Colonia y actuales. Se analizaron distin- obtenido algunos resultados preliminares en
tos puntos de la salida del sol, la proyección de 2009, se ha continuado con las observaciones
luz sobre las pinturas, su trayecto por la cueva solares en diferentes épocas del año en la cueva
y se observó que hay una relación de las repre- de La Malinche por ser el área más importante
sentaciones más importantes con estas, mismas en el ámbito ideológico ritual de las sociedades
que corresponden al inicio del Holoceno-Ho- que utilizaron este espacio y en la que se en-
loceno medio. Los elementos que sobresalen cuentran representaciones pictóricas desde esa
del borde superior de la cueva coinciden con época hasta la Colonia y actuales. Esto con el
el curso del sol al mediodía en las actuales fe- propósito de observar si los grupos prehistóri-
chas astronómicas importantes y es probable cos pudieron haber escogido este lugar desde
que desde la época prehistórica se tuviera co- un ámbito físico-astronómico, al igual que lo
nocimiento de estos fenómenos. Se observó la hicieron los antiguos pobladores prehispánicos
conformación de un espacio simbólico con un con sus ciudades urbanas, y proponer enton-
sistema de paisaje cultural que las sociedades ces que desde tiempo inmemorial, el hombre
actuales refieren así y que se configura sobre ya era observador de fenómenos celestes que
la zona epigea. Se observaron las fechas de la se concretizan posteriormente en la elección
orientación teotihuacana y los horarios están de sus asentamientos con base en este cono-
considerados al meridiano de 90º. Con esto cimiento.
pretendo plantear que probablemente el hom-
bre podía seleccionar sus asentamientos con
un sentido astronómico desde finales del Pleis- Marco ambiental
toceno e inicios del Holoceno, y por lo tanto la
cueva no era solamente un sitio de culto, sino La cueva de La Malinche, ubicada en la comuni-
también un sitio astronómico. dad de Yerbabuena, en Metzquititlán, Hidalgo,
Este trabajo forma parte de mi proto- con Oyapa, sitio Clovis en Metztitlán y Atopix-
colo de tesis: Cambios en el patrón de asentamien- co, zona de minas de la obsidiana Zacualtipán,
to de sociedades cazadoras recolectoras de finales del conforman nuestras áreas de estudio (figura
Pleistoceno-Holoceno medio (11500-6000 a.P.) en 1). Sus características geológicas, geomorfoló-

* Escuela Nacional de Antropología e Historia, Licenciatura en Antropología.

269
gicas, edafológicas y climáticas, mantienen una es NE-SW, 36º-216º az, 9.50 m de largo, 10 m
diversidad ecológica con un gradiente altitudi- de altura y 3 m de fondo. El borde superior
nal que va del matorral espinoso al bosque de del abrigo mayor presenta una serie de salientes
pino y distintas áreas ecotonales. Cabe men- por donde pasa el sol en las fechas relevantes
cionar que estos municipios están dentro de la actuales y fueron determinantes para plantear
delimitación de la Reserva de la Biósfera de la una propuesta astronómica.
Barranca de Metztitlán (CONANP, 2003). El material arqueológico lítico indica que
Aunque para el área no hay un estudio hubo ocupación temprana: puntas de proyec-
paleoambiental, es importante considerar que til con tecnología Plainview, Flacco, Gower,
a estos grupos les tocó vivir el cambio climá- indirectamente fechan el sitio. Se considera
tico del Pleistoceno al Holoceno, después de que estas áreas fueron utilizadas desde finales
un período más frío y húmedo hace 11 500 del Pleistoceno por la evidencia de tecnología
años. Este óptimo climático se registra en todo Clovis, aunque no se puede aseverar la misma
el orbe hacia el 8000 a. P., inicio del Holoceno, temporalidad para las pinturas más antiguas;
en el que hay un abrupto cambio de clima y sin embargo, por su estilística, pudieran estar
en menos de 1000 años aumentó la tempera- dentro de este rango. Hay herramientas como
tura cerca de 7º C, alcanzando valores incluso raspadores, navajillas prismáticas, núcleos de
superiores a los actuales y con un proceso de navajillas y lascas de talla en obsidiana, pedernal
formación de suelos (Lauer, 1979). y basalto con fuerte pátina de intemperismo,
que atestiguan que la cueva fue ocupada duran-
te diferentes épocas (Cassiano, 1998).
Área de estudio

Para acceder a la cueva, primero se desciende Pintura rupestre


por un escarpe y se continúa por un sendero
enmarcado por un matorral espinoso muy El abrigo principal de la cueva de La Malin-
denso. En perfil, el área se conforma por la che tiene la mayor cantidad y variedad de pic-
mesa, una pared vertical basáltica de 15 a 18 tografías de diferente temporalidad y estilo,
metros creada por la erosión diferencial que distribuidas por toda la pared hasta el techo,
sufre toda el área, una zona de contacto de ba- algunas presentan superposición de uno o va-
salto con brecha volcánica y de toba en el es- rios rasgos iguales o diferentes y están pinta-
trato inferior, el cual dio origen a la formación das en color rojo, blanco y negro, además de
de abrigos, cuevas y covachas; una zona epigea algunos petrograbados. Otros sitios no menos
con sedimentos finos, detritos y grandes blo- importantes que presentan pinturas rupestres
ques rocosos y, finalmente, un talud muy pro- y se ubican sobre la propia ladera son El Mi-
nunciado que llega al valle inferior (Cassiano y tote, el Abrigo Derrumbado y Los Arcos, en
Godínez, 2003). la ladera opuesta el sitio de Aguatlán y sobre la
La cueva, que en realidad es un abrigo ro- mesa el de La Media Luna. Por su color se ha
coso a 1882 msnm, N2269417-E14Q0542172, propuesto que las temporalidades van desde el
consta de dos abrigos rocosos, una cueva y dos Holoceno a la Colonia. Del Holoceno-Holo-
covachas. En 1973 fue reportada por Lorenzo ceno medio probablemente correspondan un
Ochoa y en 1998 Gianfranco Cassiano reali- disco y representaciones antropomorfas es-
zó estudios sistemáticos. La orientación del quemáticas en color rojo dispersas por el abri-
abrigo principal es NE-SW, 43º-223º azimut, go y recurrentes a lo largo del escarpe y, en el
mide 16.87 m de largo, 16 m de altura y 6.80 abrigo menor, la figura interpretada como de
m de fondo. La orientación del abrigo menor un chamán tambien en rojo (figuras 2 y 3).

270
En blanco hay antropomorfos, zoomor-
fos e insectos de diversas especies, una luna
menguante y manos al positivo; en rojo hay so-
les, formas geométricas y otros sin identificar; y
en rojo, blanco y negro, diversos antropomor-
fos. En el abrigo menor hay un jaguar estilo có-
dice color negro casi borrado y que, de acuerdo
con Ochoa, se relaciona con Tepeyolohtli. En
blanco está otro chamán con lunas menguan-
tes a su derecha; en rojo hay símbolos del agua,
de una nube, círculos concéntricos y diversos
antropomorfos, mismos que corresponden
al Epiclásico y Postclásico, ya que su temática Figura 1. Área de estudio. Tomado de Cassiano
y Godínez, 2003.
es similar a las que se localizan en Metztitlán
y Metzquititlán y que han sido asociadas con
grupos otomíes. De la Colonia hay cruces en
color rojo. (Lorenzo, 1992; 1993; 2004: figuras
4-6). Cabe señalar que las pinturas han sido se-
riamente dañadas principalmente por la acción
antropogénica y está en grave riesgo la perma-
nencia física de la cueva debido a la erosión di-
ferencial que sufre el área, por lo que requiere
de una intervención urgente para estabilizarla.
Para los fines de este trabajo solo se conside-
ran las representaciones del disco, el jaguar y el
chamán rojo.

Figura 2. Disco y antropomorfos esquemáticos


Paisaje cultural en color rojo y blanco en el abrigo mayor. Foto:
M. Isabel Godínez Rodríguez.
La cueva está inmersa en un sistema de paisaje
cultural rodeada por diversas fuentes de agua,
cerros y montañas sagradas en las que aún se
realizan ceremonias como la petición de lluvia
el 3 de mayo, día de la Santa Cruz en el Ce-
rro del Toro. Otros son el Cerro Alto a 2310
msnm y 6.7 km NE del abrigo, la cima más alta
e importante de las comunidades que la circun-
dan por sus escurrimientos y manantiales que
abastecen de agua a estas zonas semiáridas, y
refieren una serie de sortilegios, mitos y trans-
formaciones que suceden en este, en el Cerro
del Toro y en la propia cueva. Su cima delínea
un perfil que tiene una connotación especial Figura 3. Chamán prehistórico en color rojo,
con relación a la sombra que proyecta el borde otro en blanco y figuras antropomorfas en rojo
en el abrigo menor. Foto: M. Isabel Godínez
del abrigo los días de cenit en la zona epigea, ya Rodríguez.

271
que el contorno tiene similitud con la cima de
Cerro Alto que visto en la lejanía parece un ave
de frente. El sol surge de su cúspide en el sols-
ticio de verano aunque visto desde la mesa, y
es un referente cronológico, además de algunas
constelaciones como la Cruz del Sur conocida
por los pobladores como la “Crucita de Mayo”.
En prospección, he observado fragmentos de
puntas de proyectil y lascas de talla. También
importante es el Cerro del Guajolote, a 2820
Figura 4. Diversos antropomorfos, zoomorfos, msnm y 6.5 km de distancia en línea recta NE
un xicalcoliuhqui, formas geométricas entre
otros, en color blanco, superpuestos a motivos del abrigo, el sol emerge sobre su cúspide en el
en color rojo, en la pared SW del abrigo mayor. solsticio de verano y para estas comunidades
Foto: M. Isabel Godínez Rodríguez. junio es el mes en que preparan la tierra para
su siembra y llevan ofrendas a su cumbre. En
el calendario mexica es el mes Etzalcualiztli,
el acompañante del mes es Tláloc (Sahagún,
1979) y el huexolotl –guajolote– su heraldo, el
que con su danza anuncia la llegada de “La be-
bida de la Tierra”.
Otro aspecto importante, es que aquí no
se adecuó la cueva a una orientación de las sa-
lidas del sol por el horizonte o de algún astro,
sino que esta es una formación natural en la
que hay una sincronicidad entre los elementos
del borde superior de la cueva y el paisaje cul-
tural, los cuales coinciden con el paso del sol
Figura 5. Manos al positivo en color blanco su- al mediodía en las fechas astronómicas actua-
perpuestas a figura antropomorfa en color ne- les y tal vez fueron consideradas en la época
gro; xicalcoliuhqui y figura zoomorfa también prehispánica; en cuanto a nuestras sociedades
en blanco, en la parte inferior de la pared SW cazadoras recolectoras probablemente tuvie-
del abrigo mayor. Foto: M. Isabel Godínez Ro-
dríguez. ron conocimiento de estos fenómenos, porque
algo tan relevante a simple vista no podía pasar
desapercibido, aunque las salidas del sol de es-
tas fechas pudieron haber sido en otros puntos
del horizonte. Está pendiente el cálculo de la
posición del sol al 8000 a.P., ya que por condi-
ciones climáticas no se han obtenido algunos
registros.

Metodología

Se ha continuado con el trabajo de campo


Figura 6. Luna en creciente junto con un moti- para corroborar los pasos cenitales, solsticios
vo que probablemente represente otro astro, a
la entrada de la cueva. Foto: M. Isabel Godínez y equinoccios, dado los resultados del 2009, así
Rodríguez.
272
como las fechas de la orientación teotihuacana
realizadas a petición del doctor Daniel Flores
del Instituto de Astronomía de la UNAM, esto
para considerar si tuvieron alguna relación con
las sociedades prehistóricas. Se siguen utilizan-
do la tablilla de madera de 38.5 por 27.5 cm en
la que se trazó un eje cartesiano para marcar el
paso de la sombra proyectada por un clavo de
18 cm que se empleó como eje, una cinta mé-
trica para alinear la tablilla con la sombra que
proyecta la orientación del abrigo, niveles para
rectificar la horizontal de la tabla, brújula, GPS, Figura 7. Salientes del borde superior de la cue-
clisímetro y cámara fotográfica. El trabajo con- va por donde pasa el Sol en: (a) solsticio de in-
vierno, (b) equinoccios, (c) 30 de abril y 13 de
siste en imprimir imágenes de la salida del sol agosto, (d) cenits y (e) solsticio de verano. Foto:
y la proyección de luz sobre los íconos, señalar M. Isabel Godínez Rodríguez.
los grados azimut y horarios, así como altitud y
distancia de las pinturas con relación al punto
de observación; la consecución fotográfica es
de cada cinco minutos. El registro en la tablilla
inicia antes de mediodía para señalar el curso
del sol sobre esta y hacia el abrigo, con imáge-
nes de ambos también cada cinco minutos y
todas las horas medidas son referidas al meri-
diano de 90º. Por espacio se darán los mínimos
datos.

Resultados y discusión Figura 8. Paso del Sol casi en cenit el 20 de


mayo. Foto: M. Isabel Godínez Rodríguez.
Se corroboró el paso del sol por el cenit de las
observaciones de mayo y julio de 2009 con las
realizadas posteriormente a las 12:36 horas so-
bre el vértice principal del abrigo. Se observó
que el sol pasa en las diversas salientes del bor-
de superior de la cueva y la sombra de estas
se proyecta en diferentes horarios después de
mediodía en la zona epigea, por lo que, con la
observación repetida y sistemática de estos fe-
nómenos, posiblemente se podría haber dado
un patrón para el desarrollo de una cuenta ca-
lendárica incipiente (figura 7).
En solsticio de invierno el sol sale a las
7:31 h, 114º az, la luz ilumina los abrigos y no
hay proyección de sombra sobre las pinturas.
A las 12:23 h se perfila la sombra del vértice
de la cueva en la línea de goteo y se interpreta Figura 9. Chamán con haz de luz el 13 de agos-
to. Foto: M. Isabel Godínez Rodríguez.
273
Figura 10. Estado actual Jaguar pintado en color negro. Foto: M. Isabel Godínez Rodríguez.

como un área en donde pudieron haber reali-


zado transformaciones rituales. A las 14:20 h el
sol pasa por la saliente y a las 14:26 h el sol se
oculta detrás del abrigo.
En equinoccios de primavera y otoño, el
sol sale a las 6:49 h, 90º az, y la sombra se pro-
yecta en unas pinturas blancas no identificadas.
A las 12.10 h se delinea la sombra del vértice
de la cueva en la línea de goteo, a las 14:04 h el
sol pasa por la saliente y se oculta en esta a las
14:10 h.
En cuanto a los días del cenit, mayo y
julio 20, el sol surge a las 6:31 y 6:27 h, 71º
az; la proyección de luz sobre la pared incide
a la misma hora en una pequeña oquedad; a
las 6:35 h pasa en el disco rojo de 20 cm de
diámetro y más significativo del abrigo y des-
ciende hacia diversas pinturas; a las 11:34 h se
perfila en la zona epígea la sombra del vértice
por donde pasará el sol; a las 12:36 h el sol está
Figura 11. Jaguar tomado de Lorenzo Ochoa, en cenit y la sombra del contorno del abrigo se
1973 (retocada digitalmente). observa plenamente sobre esta área y tiene si-

274
militud a las cimas de Cerro Alto, por lo que se de Cerro Alto, la gran montaña que llega a la
infiere que la gran montaña llega a la cueva en cueva en los ritos de paso en sincronía con el
los ritos de paso y los personajes quedan bajo paso del sol en cenit, y la valoración tan impor-
la protección de este símbolo; al final el sol se tante que aún tiene la población de esta per-
oculta a las 13:08 h detrás del abrigo (figura 8). cepción. De la pictografía del disco rojo que
En solsticio de verano el sol sale a las se ha interpretado como un sol y, si data del
6:19 h, 67º az, la luz incide a las 6:19 h entre Holoceno-Holoceno medio, considero que
algunos antropomorfos esquemáticos rojos detenta todo un simbolismo en la cohesión de
muy borrados y desciende hacia otros más. Al los grupos que ante la transición del cambio
paso del tiempo hay un juego de luz y sombras climático probablemente tuvieron que redefi-
que concluye al mediodía; a las 12:38 h. el sol nir su posición ideológica y religiosa respecto
pasa por la saliente y se oculta detrás de ésta a al entorno, así como la reestructuración de su
las 12:44 h. modo de producción y modos de relación, ya
Asimismo, se realizaron observaciones que en esta época se da uno de los procesos
en las fechas de la orientación teotihuacana históricos determinantes: la domesticación de
a petición del doctor Daniel Flores. Por las plantas que dan origen a la agricultura.
condiciones climáticas solo se han podido co- En cuanto al jaguar, es una representa-
rroborar las del 29 de abril y 13 de agosto. El ción de Tepeyolohtli, Corazón de la Montaña, la
sol sale a las 6:34 h, 74º az, la luz incide en un montaña generadora de lluvia y contenedora
antropomorfo esquemático en color rojo. En del agua subterránea donde viven los tlaloques
el abrigo menor a las 6:37 h se proyecta un haz dentro de la cosmovisión prehispánica; es el
de luz con forma de luna creciente del lado de- acompañante del mes Tepeilhuitl (fiesta de las
recho del chamán en color rojo, esta desciende montañas) del calendario mexica –en el gre-
y se disipa a las 6:48 h (figura 9). goriano es octubre y en este mes el día 29 es
Los registros y la orientación del jaguar un paso del sol de la orientación teotihuaca-
fueron comprobados en campo por el doctor na–. Tepeyolohtli es la advocación de Tezcatlipoca,
Daniel Flores, quien señaló que la pictografía acompañante del mes Tóxcatl (la sequedad)
del chamán fue orientada hacia el solsticio de del mes de mayo, primer paso del sol por el
invierno y que probablemente desde épocas cenit, celebración el día tres de la Santa Cruz
prehistóricas se considere la fecha del 13 de para la petición de lluvia, mes de fiesta de “ves-
agosto significativa en la orientación de las tir a los manantiales” que celebran nuestras
urbes prehispánicas. En cuanto al jaguar es comunidades y, días antes, el 29 de abril, otro
probable que tenga relación con el solsticio paso del sol de la orientación teotihuacana.
de verano (figuras 10 y 11). Cabe señalar que
cuando el Doctor Flores visitó el abrigo, yo
aún no contaba con la información del Cerro Conclusiones
del Guajolote y su proyección en el paisaje
cultural que da significado a la presencia del Podemos observar que la elección de la cueva
jaguar en esta área. de La Malinche connota un sistema de formas
Las pinturas del chamán, el disco rojo perceptivas que están ligadas a la estructura de
y el jaguar en el fondo del abrigo menor, nos la explicación del mundo de cada sociedad: el
permiten inferir y llegar al ámbito de la repro- paisaje cultural que la circunda, la sincronici-
ducción ideológica, dado que estos contienen dad de los elementos del borde superior del
un sistema de formas perceptivas que posible- abrigo por donde traza el sol su paso en las
mente estuvieron ligadas a la estructura de la fechas relevantes y, sus propias pinturas, las
cosmovisión de estos grupos, como el perfil cuales, posiblemente desde la época de las pri-

275
meras sociedades prehistóricas que pueblan Finalmente, esta formación natural tie-
este sitio hasta las prehispánicas y actuales, ne propiedades calendáricas, ya que contiene
transforman esta área dentro de un contexto puntos explícitos en los que pasan los cenit,
histórico cultural de la cosmovisión de cada solsticios, equinoccios y dos fechas de la orien-
sociedad. tación teotihuacana que son significantes en el
Del chamán, conllevará hacer un replan- calendario prehispánico y pudieron haber sido
teamiento hacia la prehistoria como lo señaló importantes para las sociedades de finales del
el doctor Daniel Flores, ya que probablemente Pleistoceno-Holoceno medio. Es por esto que
desde esa época se considere la data del 13 de me atrevería a plantear que este es un mar-
agosto significativa para la orientación y pro- cador natural en donde podría haberse dado
yección de las urbes prehispánicas. el inicio de una cuenta incipiente y tiene los
Del jaguar en esta área, representación elementos básicos para conformar un sistema
de Tepeyolohtli (el corazón de la montaña), calendárico que posteriormente se manifesta-
es un punto del cosmos; son las montañas, rá en un sistema de notaciones que se encuen-
las piedras de jade, lleva el símbolo del espejo tran desde el Formativo, por lo que, la cueva
como Tezcatlipoca, camina, gira, escucha del de La Malinche no solo era un área de culto,
lado izquierdo y nuestro jaguar está del lado sino también un sitio astronómico.
izquierdo al fondo del abrigo, porque también
es el fuego interno de la Tierra.

Bibliografía

(2009). Anuario del Observatorio Astronomico Na- Lorenzo Monterrubio, C. (1992/1993). Las
cional. México:Instituto de Astronomía, pinturas rupestres en el estado de Hidalgo,
UNAM. Tomos I y II. México: Instituto Hidal-
guense de la Cultura, Gobierno del Es-
(2010). Anuario del Observatorio Astronomico Na- tado de Hidalgo.
cional. México: Instituto de Astrono-
mía, UNAM. Lorenzo Monterrubio, C. (2004). Las pintu-
ras rupestres del estado de Hidalgo.
Cassiano, G., y Godínez, I. (2003). El proyec- Una Comparación. Otopames. En E.
to arqueológico Vega de Metztitlán y F. Nava L. (compilador), Memoria del
sus aportaciones al conocimiento de Primer Coloquio. Querétaro 1995. (pp 181-
la prehistoria de México. Primer Foro de 185). (2ª. Ed). México: IIA, UNAM.
Investigación Científica en la ENAH, Serie
ENAH, Fortalecimiento Institucional Ochoa, L. (1973). Las pinturas rupestres en la
2000-2003. Cueva de la Malinche, Boletín del INAH
4:3-4, México.
Comisión Nacional de Areas Protegidas (CO-
NANP). (2003). Programa de Manejo de la Sahagún, B. (1979) Historia general de la Nueva
Reserva de la Biosfera Barranca de Metztit- España. México: Ed. Porrúa. (Col. Se-
lan, México. pan Cuantos No. 300).

Lauer, W. (1984). Medio ambiente y desarrollo cultu-


ral en la región de Puebla-Tlaxcala. México:
Serie Antologia de Tlaxcala.

276
Las cuevas y su arte en el sistema cárstico del
Uxpanapa, sur de Veracruz

María de Lourdes Hernández Jiménez*


Manuel Moreno Díaz*

Las cuevas registradas en el área de elevaciones Las cuevas y su arte en el sistema cárstico
cársticas, tierra adentro de la llanura costera del del Uxpanapa.
sur de Veracruz, contienen pinturas y grabados
en sus paredes y materiales arqueológicos que Desde el 2009 se han realizado recorridos sis-
evidencian actividades humanas de fuerte car- temáticos en la región sur del estado de Vera-
ga simbólica para quienes poblaron la región cruz en México como parte de la supervisión
desde el Preclásico (1200-400 a.C.) hasta el a obras de infraestructura petrolera que el
Posclásico (900-1521 d.C.). Instituto Nacional de Antropología e Historia
Este artículo trata de los hallazgos en estas (INAH) Delegación Veracruz efectúa con el
cuevas, sugiriendo su utilización como lugares propósito de la protección patrimonial.
permanentes de actividad humana en ámbitos La localización de sitios con asentamiento
relativos a la cosmovisión y la identificación de arqueológico ha permitido entender la dinámi-
los posibles grupos autores con base en estilos ca sociocultural que se desarrolló en la región
iconográficos y cerámicos. Enfatizando la co- que comprende la llanura costera y los sistemas
rrespondencia de los íconos que representan el de lomeríos, incluyendo el sistema cárstico que
juego de pelota en la Cueva de Palancares con existe tierra adentro de la costa, en las limitacio-
los asentamientos arqueológicos próximos, nes de los estados de Oaxaca y Chiapas.
que presenta la arquitectura relativa al juego, de De las diversas líneas de investigación que
los sitios registrados a la fecha. han resultado de los recorridos, sobresalen las
En el ámbito de su protección actual, de patrón de asentamiento, manejo hidráulico,
existen graves riesgos que corren estos espa- caminos y rutas prehispánicas, técnicas y sis-
cios arqueológicos dado que todos ellos ocu- temas constructivos, espacios sagrados, entre
pan un lugar dentro del imaginario social de otros. Destacan aquí los espacios sagrados na-
las comunidades actuales, lo cual puede derivar turales representados por las cuevas y abrigos
tanto en una situación de daño, fomentado por rocosos donde se hallan elementos de la para-
la ignorancia, como en la posible autoprotec- fernalia ceremonial y ritual.
ción que significaría identificarlos como ri- Varias son las cuevas y abrigos que se han
queza patrimonial, caso último propuesto por documentado en la zona cárstica que compone
actividades de difusión y conocimiento comu- la llamada Sierra Atravesada; dicha Sierra divi-
nitarios aplicados en algunos aquí expuestos. de el istmo, al norte, en territorio veracruzano
y al sur, en territorio oaxaqueño.

* Centro INAH Veracruz.

277
Figura 1. Distribución de los sitios con arquitectura de tierra (puntos rojos), al sureste veracruzano, región de
llanuras costeras y lomeríos, localización de la cueva de Palancares (estrella amarilla). Registro INAH Veracruz.
Elaboró Lourdes Hernández Jiménez, 2015.

El registro de varios sitios prehispáni- Hallazgos


cos con arquitectura de tierra y yacimientos
cerámicos y líticos en el área complementa el En el verano del 2010, durante el recorrido ar-
contexto prehispánico regional. La ubicación queológico que se realizó en el área de lome-
de los sitios arqueológicos configura la posi- ríos y elevaciones que descienden de la Sierra
ble ruta y caminos que los interconectaban, así Atravesada, se dio el hallazgo de varias cuevas y
como el contexto poblacional con el que contó cavernas con evidencia de uso ritual prehispá-
la cueva de Palancares, de la que se abundará a nico. El registro de una serie de asentamientos
continuación (figura 1). prehispánicos enclavados sobre las cimas de
Se observa una interesante relación de los las lomas, conectadas a través de terraplenes,
asentamientos arqueológicos con los cerros, crean posibles rutas que alcanzaron los maci-
vistos como un ente sagrado desde el Preclá- zos montañosos del Uxpanapa, donde nacen
sico, con los olmecas de San Lorenzo Teno- los ríos con caudal suficiente para navegar y
chtitlán, Veracruz (1200-900 a.C.) y La Venta, complementan las rutas terrestres.
Tabasco (900-400 a.C.), hasta las sociedades Las cuevas y abrigos rocosos documen-
zapotecas del istmo oaxaqueño durante el Clá- tados están localizadas en el extremo norte
sico tardío (600-900/1000 d.C.) y Posclásico del macizo cárstico. Varias de ellas contenían
(900-1521 d.C.). La evidencia de este hecho se cantidades enormes de cerámica y lítica pulida
propone por la presencia de cerámica diagnós- de los periodos Clásico tardío (600-900/1000
tica, simbología y estilos iconográficos, carac- d.C.) y Posclásico (900-1521 d.C.). Sobresalen
terísticas de ambas culturas, estos últimos son las cuevas de 24 de febrero y Palancares.
reconocibles en las manifestaciones plásticas En la primera, a orillas del río Chalchija-
de las cuevas. pan, se encuentran huellas de pies y patas de

278
felino talladas en una de las rocas, parecen cíficas, muy cerca del acceso principal. La ma-
marcar la ruta de un lugar más exclusivo en yoría de los motivos fueron ejecutados en el
la parte superior, donde se localizó una ofren- techo, otras en las paredes y en las estalactitas
da alterada que contenía vasijas de pasta gris y pequeñas. Todas fueron realizadas con pintura
naranja con pintura naranja pulida, todas muy roja, probable hematita especular.
fragmentadas. Existe una variedad de dibujos com-
La segunda, la de Palancares, muy próxi- puestos de figuras abstractas, de animales es-
ma al río Uxpanapa, presenta mayor riqueza tilizados entre los que podemos identificar a
en su contenido cultural: materiales arqueoló- un jaguar y una serpiente, manos al negativo
gicos, pintura rupestre y grabados en las rocas. en diferentes posiciones, un rostro humano,
La Cueva de Palancares se localiza en posibles numerales y, lo más sobresaliente, un
la parte noreste del Área Nacional Protegida panel con glifos organizados en tres columnas.
(ANP) de la Selva Zoque Uxpanapa. Este sitio Algunos de los glifos están acompañados con
multicomponente fue conocido y registrado un numeral en punto y barra.
en 1989 por Lorenzo Ochoa, investigador de Este conjunto, al parecer, lo inicia un
la Universidad Nacional Autónoma de Méxi- bulto de un personaje ricamente ataviado, co-
co (UNAM) y Rebeca Perales del Museo An- locado en la margen inferior izquierda de la
tropológico de Villahermosa, Tabasco. Más columna derecha; sobre él, está el símbolo del
tarde, Lorenzo Ochoa y Olaf Jaime volvieron año de donde brota una especie de pluma o
al lugar para realizar el registro fotográfico de humo, en asociación se representó un juego
los glifos, pero no existe reporte o publicación de pelota; en secuencia tenemos un glifo de
alguna de esos trabajos (Olaf Jaime Riverón y venado; arriba de este hay dos figuras geomé-
Jacobo Mugarte Moo, comunicación personal tricas y remata con otro glifo acompañado por
2011) el numeral 5, representado por una barra.
Es una cavidad natural amplia y extensa, En la columna central se observan varios
cuyo acceso principal mira hacia el noroeste glifos con numerales: la cabeza estilizada de un
y es bastante grande e iluminada. Al norte de reptil (¿Cocijo?), la figura de un 8 horizontal,
esta sala hay otra entrada secundaria, al interior la cabeza de un tlacuache, entre otras. En la
existen dos galerías amplias. En esos espacios columna tercera se representan: una figura hu-
se recuperaron restos de cerámica, diagnósti- mana sin cabeza, otro glifo del 8 horizontal,
cos del Preclásico temprano (1200-900 a.C.) y un glifo de eslabón o nudo con el numeral 5,
del Clásico tardío (600-900/1000 d.C.) la cabeza de un ave con el numeral 2, un glifo
Algunos ejemplos conservan su acabado de agua corriente (río, arroyo) (Marcus, 1992)
de superficie, siendo posible notar los dise- con el número 5; un torso humano y cierra
ños característicos de la cerámica diagnóstica esta columna un glifo no identificado.
olmeca: Calzadas Excavado, Limón Inciso,
Tatagapa rojo, tecomates del tipo Camaño y
Macaya burdos con impresión de dedos, de El glifo Juego de Pelota en la Cueva de
pasta fina con diseño de corchetes, entre otros Palancares
tipos (Coe y Dielh, 1980). Del Clásico, los tipos
frecuentes son de pasta fina naranja compacta La localización del grupo principal de picto-
con engobe blanco y pintura naranja incisos. grafías se denomina conjunto 1, el cual se en-
Además de los materiales arqueológicos cuentra a unos cuantos metros de la entrada
en esta cueva, existen pinturas rupestres re- principal, al lado izquierdo (figura 2), en un
lativamente bien conservadas. La mayoría de nivel superior constituido por una elevación
estas pinturas se encuentran en tres áreas espe- del suelo, a manera de terraza levantada, muy

279
Figura 2. Plano de levantamiento de la Cueva de Palancares. Elaboró Lourdes Hernández Jiménez y Enrique
Méndez, 2010.

Figura 3. Conjunto principal de glifos, nótese glifos


1 y 2, Cueva de Palancares. Foto: Manuel Moreno
Díaz, 2015.

280
próxima al cielo raso de la cueva, en la que se
pueden observar los más complejos diseños
en color rojo principalmente.
Dentro del conjunto gráfico principal de
la Cueva de Palancares, llaman la atención dos
glifos en particular, mismos que serán tratados
independientemente de los trabajos de inter-
pretación que se están realizando en estos mo-
mentos, con los cuales se espera colaborar un
poco para su mejor conocimiento. Se trata de
los glifos marcados para esta publicación con
los números uno y dos (figura 3).
Su forma resulta sugerente, especialmen-
te cuando se le compara con iconografía me-
soamericana relativa a textos que involucran
el tema del juego de pelota, especialmente en
códices conocidos (figura 4).
La forma geométrica de los glifos en la
Cueva de Palancares es básicamente idéntica,
resaltando quizás que en estos últimos se pue- Figura 4. Representación del juego de pelota, Códice
den ver las representaciones de los cuerpos Borgia y Códice Selden, Mixteca Alta.
laterales que suelen acompañar a este tipo de
edificios. De esta manera la cancha es la úni-
ca que de manera convencional se representa
con la típica forma de letra “I” (figuras 5 y 6).
Resulta importante destacar que la repre-
sentación del juego implica una consideración
especial del mismo en la cultura, ejemplo de
un hecho trascendental por excelencia, inne-
gable en los registros gráficos del poder.
Más notable es para este caso que la
plástica del juego de pelota en la cueva, tome
la forma de representación de los juegos de Figura 5. Detalles del glifo 1 en típica forma en I. Foto:
un grupo plástico iconográfico definido para Manuel Moreno Díaz, 2015.
la zona mixteco-zapoteca, en épocas tardías,
como los identificados en los códices del gru-
po Borgia y mixtecos.
A manera de comparación, es útil para
sugerir un enlace cultural de las iconografías
de Palancares con estos grupos étnicos pre-
colombinos, destacar que otras áreas mesoa-
mericanas contaban con su propia definición
plástica acerca del juego, como puede verse en
muchas representaciones mayas, por ejemplo
(figuras 7).
Figura 6. Detalle del glifo 2 en típica forma en I. Foto:
Manuel Moreno Díaz, 2015.

281
Figura 7. Escalones de la escalinata 33 de la
Estructura 2 en Yaxchilán, por L. Schele
Escalinata del juego. Fotografía ©Justin Kerr
photographic roll-out No. 7694, tomado de
www.famsi.org, en Torres, 2011.

Los motivos del juego de pelota en los El glifo dos, a diferencia del primero, no
glifos de la cueva presentan algunos detalles cuenta con tal detalle gráfico, sin embargo,
que valen la pena señalar a la luz del complejo acompaña a un glifo mayor que sí cuenta con
simbólico astral que tuvo la práctica ceremo- el idéntico detalle en forma de pluma, en este
nial, en especial con relación al sol. caso, inclinada hacia la derecha (figura 8).
El glifo uno cuenta con un diseño exten- Sugerimos que estos diseños a manera
dido en su parte superior que parece surgir del de plumas son representaciones de volutas de
eje central de la cancha, desde el cabezal. Es humo, propias de la celebración de fuego rela-
similar a una pluma y se inclina hacia la izquier- tivo a ceremonias solares, específicamente en
da (figura 5). los eventos de solsticios anuales. Es este último

282
glifo de juego de pelota el que resume de me-
jor manera la idea planteada, ya que, como se
puede observar, el glifo mayor que le acompa-
ña es reconocido como el glifo del año, xihuitl
en náhuatl, comúnmente encontrado en múl-
tiples expresiones artísticas mesoamericanas,
especialmente tardías y de la región oaxaqueña
(figura 9).
Dicho glifo está involucrado en textos
manufacturados sobre roca, papel y pinturas
murales o, como en este caso, rupestres, que
tiene que ver con la indicación de ciclos ca-
lendáricos señalados específicamente por los
movimientos solares.
Un ejemplo en particular se encuentra en Figura 8. Detalle del glifo dos, acompaña al glifo del
un dibujo del Códice Vindobonense, el cual ilustra año-ciclo, el cual porta una voluta pluma inclinada a
la derecha, que emerge de su costado. Foto: Manuel
la marcha del sol desde el centro de un jue- Moreno Díaz, 2015.
go de pelota, que se abre en ángulo por uno
de sus cuerpos, en el que aparece una bola de
caucho ardiente que se identifica con el dis-
co solar y dos huellas de pie que indican la
dirección del astro solar; por lo que es de su-
ponerse que se trate del costado oriental, es
decir, naciente (figura 10).
La relación con el glifo de Palancares
puede sugerirse dado el vínculo del diseño de
la cancha con el glifo del año-ciclo, así como
de la voluta conmemorativa que parece sur-
gir de este. Otro detalle interesante es que,
en el dibujo del Códice Vindobonense, los trazos
geométricos parecen sugerir la parte superior
del glifo del año-ciclo mencionado en la cueva
(figura 11).
Además, es de notar que entre todos los
glifos del texto principal, a pesar de estar muy
juntos, sea solo este par de glifos (juego de pe-
lota dos y glifo de año-ciclo) los que parecen
estar tocándose en un punto preciso del jue-
go de pelota, especificamente en una esquina
inferior en uno de los cuerpos, por lo que es
posible que señale directamente una dirección
cardinal en particular, relacionada con los mo-
vimientos del sol (figura 8).
La relación del juego de pelota con los
eventos solares y su importancia simbólica Figura 9. Glifos portadores del año en Oaxaca, tomados
de Urcid, 1992.
social no es ajena a la arqueología mesoameri-

283
Figura 10. Figura en el Códice Vindobonense, un juego de
pelota con la pelota-astro rey y volutas, emergiendo de
un cuerpo lateral o larguero. Tomado de Urcid, 1992.
Figura 11. Comparación de los detalles que sugieren
el glifo de año-ciclo: Códice Vindobonense (tomado de
Urcid, 1992) y Cueva de Palancares, Veracruz Foto:
Manuel Moreno Díaz, 2015.

cana. Es muy probable que el juego haya par- En este caso, los argumentos genealó-
ticipado en actividades sociales de gran carga gicos del Popol Vuh, en donde los dioses del
simbólica relacionada con eventos astronó- inframundo crean a las barrancas y las cuevas
micos específicos, tales como la sucesión de mediante un mítico juego de pelota descomu-
constelaciones divinas, las diversas marcacio- nal, hacen que su relación parece formar par-
nes del sol a lo largo del año solar y todo ello te del argumento religioso-fundacional de las
empleado para calibrar sus planes agrícolas, culturas tropicales mesoamericanas, extendido
festivos, ceremoniales públicos y privados (fi- a todos sus rincones con el tiempo (figura 13).
gura 12). También existen casos de juegos de pe-
Que se haya relacionado mediante la lota relacionados con cuevas, para sitios en el
plástica iconográfica a dos conceptos espa- Altiplano mexicano, como el evidenciado en
cio-suceso de gran peso simbólico como lo el mapa de Cuauhtinchán, en el que se refie-
fueron la cueva y el juego de pelota resulta re una cancha al lado de una cueva que pudo
muy interesante pues existen legados ideológi- estar en uso hasta los inicios de la Época Co-
cos propios del desarrollo precolombino que lonial (figura 14).
avalan dicha relación, tal y como lo sugieren Por todo lo anterior, se sugiere la inter-
los trabajos de Martínez para la zona maya, en vención simbólica del juego de pelota dentro
la que se identifica una correspondencia sim- del significado textual del conjunto glífico de
bólica de la cancha con el camino a Xibalba y Palancares, cosa que no creemos sea irrelevan-
las cuevas con las zonas terminales en forma te dada la cantidad de canchas localizadas en la
de “T” . región y los demás elementos alusivos disper-
sos entre los sitios.

284
Figuras 12. Representaciones de juegos de pelota, relacionados con eventos astronómicos, como el paso de
constelaciones y posiciones relevantes del sol, códices Nuttall y Borgia.

Figura 14. Cueva del Pájaro, costado oriental del Pico


de Orizaba. Sección B8 del Mapa de Cuauhtinchan,
tomado de Keiko Yoneda, 1991.

tiva astronómica más amplia que quizás pueda


emplearse para el desciframiento de los demás
Figura 13. Planta del juego de pelota y correspondencia elementos pictóricos, como si de una imitación
simbólica-genealógica universal en la mitología maya, del cielo real se tratase, en este caso quizás, em-
según Martínez, 2008. pleado de lienzo para la legitimación del poder
Por otro lado, dado que los elementos de algún gobernante en particular o quizás un
pictóricos de la cueva se encuentran en el cie- evento relevante de su mandato (figura 15).
lo rocoso, la sugerencia de una señalización de La importancia de la representación del
eventos astronómicos, vía el juego de pelota, juego de pelota lo es en tanto que la cueva for-
abre la posibilidad de abordar al resto de las ma parte integral de una región reconocida por
imágenes pintadas en rojo como relacionadas la gran variedad de sitios con arquitectura mo-
con eventos, direcciones o astros celestes en numental, mayormente de tierra, las cuales pre-
posible conjugación dentro del discurso plás- sentan complejidades notables: plazas de gran
tico deseado. Es decir, se sugiere una perspec- tamaño, algunas con más de 200 m de largo,

285
ellos registrados dentro del proyecto de salva-
mento Tepetate NW-El Plan- Los Soldados
3D, del Centro INAH Veracruz, a cargo de la
arqueóloga Lourdes Hernández Jiménez, en el
2011.
Resulta muy importante señalar que este
sitio se encuentra sobre una ruta que comunica
a los ya mencionados con la cueva de Palanca-
res, atravesando el río Siete Cabezas e iniciando
la cuesta arriba al interior de “La Roquera”, de-
nominación local del paisaje cárstico, por entre
la selva nativa y sus afiladas rocas.
Las conmemorativas pinturas con sus gli-
fos y diseños varios seguramente fueron elabo-
rados por quienes habitaron en alguno de los
sitios en el valle, los cuales vieron en la magna
Figura 15. Posición del texto glífico principal y demás obra de la naturaleza un templo de celebración
pictografías próximas en el cielo de la cueva a manera ritual y eje significativo, siendo un punto de re-
de un lienzo celeste. Foto: Manuel Moreno Díaz, 2015. ferencia esencial para entender algo más de los
sitios con arquitectura y en sí de quienes habi-
patios cuadrangulares rodeados de estructuras taron estas regiones tropicales.
de hasta 5 m de altura, y por supuesto varias Hasta el momento es la única pintura ru-
canchas para el juego de pelota prehispánico pestre en la región, nos es significativo que se
(figura 16). haya expresado de manera explícita al juego de
Es de hecho la gran cantidad de juegos de pelota, en un texto glífico además.
pelota lo que hace relevante la incorporación Ello agrega una consideración especial
de su posible representación gráfica, por ende por parte de los antiguos moradores de los si-
simbólica, en el arte rupestre local. tios locales quienes vieron en la cueva el espa-
De hecho, el sitio más próximo a la cue- cio idóneo para la celebración de ceremonias
va, denominado 409 TPS Isabel Morales, dista relevantes hacia la práctica del juego de pelota,
1296 m al sur, en el que se encuentra también quizás del tipo ulama, en eventos conmemo-
un definido juego de pelota formado al sur por rativos relativos al calendario, como veremos
la estructura mayor de 2 m de alto fungiendo más adelante.
como el larguero sur de la cancha, al norte otra Lo anterior se suma a la existencia de otro
de 0.5 m de alto, misma que desde el interior se tipo de representaciones de juegos de pelota,
le ve más elevada ya que yace sobre una terraza en este caso en petrograbados, en el sitio de
de nivelación del patio superior. Una más, de San Miguel de Allende, al sur del municipio de
medio metro de alto, funge como cabezal de Las Choapas, Veracruz; en el que se encuentran
levante aunque se le encuentra un poco alejada al menos tres piedras grabadas con profundos
de los otros dos edificios; al extremo contra- bajos relieves que sugieren la representación en
rio del juego no existe estructura alguna, resul- maquetas de canchas de juego, entre otro tipo
tando una cancha abierta en esa dirección que de motivos arquitectónicos (figura13).
mide 27 por 4 m en forma típica de “I” latina, Es notable que las mencionadas ma-
orientada a 81° NW. quetas de juegos de pelota se suman a otras
Aparentemente se trata de un sitio de co- representaciones arquitectónicas tales como
nexión entre los sitios de más al norte, todos terrazas y caminos excavados en la misma pie-

286
Figura b Figura c

Figura a

Figura e
Figura g

Figura f

Figura d
Figura h

Figura i

Figura 16. Levantamientos de sitios que contienen estructuras de tierra o roca, cuya forma y proporciones recuerdan
a las canchas de juego de pelota. a: sitio 026 TPS-N San Miguel Allende, dista 38.6 km al este de la cueva; b: sitio 040
TPS Doña Gregoria, dista 36.4 km al este de la cueva; c: sitio 041 TPS Los Callejas, dista 31.7 km al este de la cueva;
d: sitio 052 TPS-N Lomas Guayacan, dista 28.9 km al este de la cueva; e: sitio 144 TPS La Comarca II, dista 25.4
km al noreste de la cueva; f: sitio 145 TPS La Comarca III, dista 25.6 km al noreste de la cueva; g y h: sitio 158 TPS
El Chichón, dista 34.7 km al noreste de la cueva; i: sitio 435 TPS El Meño, dista 17.4 mal noreste de la cueva. La
nomenclatura utilizada proviene del proyecto de salvamento que registró por primera vez los sitios mencionados:
Tepetate NW- El Plan-Los Soldados 3D. Elaboró Manuel Moreno Díaz, 2015.

287
Figura 17. Juegos de pelota grabados en rocas del sitio 026 TPS-N San Miguel Allende. Fotos: Manuel Moreno
Díaz, 2015.

dra, acompañando horadaciones a manera de Estrategias de protección


cuencos, que suelen interpretarse como na-
cimientos de agua, lo cual pudiera sugerir un A raíz del noticia del redescubrimiento de la
complejo simbólico existente en la realidad Cueva de Palancares se han intensificado las
arquitectónica de la región. En la que hemos visitas al lugar, en particular por la presencia
identificado efectivamente juegos de pelota en de pinturas, lo que ha implicado severas afec-
las cumbres y escarpadas laderas, apareciendo taciones a las mismas ya que se han mutilado
entre terrazas y pasos elevados para el acceso, algunas pinturas por grafitis contemporáneos.
al lado de vestigios de nacimientos de agua y Ante ello, hemos implementado estrate-
algunos de ellos vivos aún. gias de protección y conservación del sitio me-
Siendo esto motivo de otra presentación, diante pláticas informativas a los pobladores
lo registrado al momento pudiera sugerir un cercanos para que coadyuven en el tema, ade-
incremento en las actividades simbólicas del más de sensibilizarlos en el valor histórico que
juego de pelota en la que se anexaron advo- representa; también se han capacitado a las
caciones acuáticas, quizás relativas a las lluvias autoridades y personas interesadas en guiar a
estacionales, considerando que el juego está los visitantes proporcionándoles información
estrechamente vinculado al calendario solar. y normas de seguridad tanto personal como
para los elementos arqueológicos y el contexto
en general.
A la par se han colocado letreros infor-
mativos relativos a las leyes y sanciones que
existen en la materia, subrayando la relevancia
del sitio.

288
Bibliografía

Coe, M., y Diehl, R. (1980). In the land of the ol- Técnico, Instituto Nacional de Antro-
mec. The Archaeology of San Lorenzo Teno- pología e Historia. México, D. F.
chtitla. Austin, Texas, EUA: University Hernández Jiménez, L., Moreno, M., Trujillo,
of Texas Press. I., Chávez, I. D., Mejía, E., García, J.,
Cyphers, A. (2004). Escultura Olmeca de San Ibáñez, A., Vargas, A., Quiroz, J., Ba-
Lorenzo Tenochtitlán. México, D.F.: Ins- rragán, G. M., Galván, J., Solano, A.,
tituto de Investigaciones Antropológi- y Ruíz, E. (2011). Supervisión arqueoló-
cas-Universidad Nacional Autónoma gica Tepetate-El Plan-Los Soldados 3D.
de México. (Informe Técnico). Archivo Técnico,
Instituto Nacional de Antropología e
Drucker P. (1943). La Venta, Tabasco: A study of