Está en la página 1de 2

Meditación.

Astrológicamente el sol arranca en el signo de sagitario hoy coincidentemente con la luna


nueva. No hay luna apropiado para los nuevos comienzos. Que el cielo bendiga este
trabajo de luz que vamos a emprender ahora.

Relajación pies a cabeza.

Deseo conocer la naturaleza sagrada de mi cuerpo que es el templo de mi vida.


Tengo la responsabilidad de vigilar que mi cuerpo este bien, deseo cuidar mi cuerpo, mi
cuerpo está en plenitud y en paz. Lo amo y lo acepto, me gusta y lo disfruto. En mi habita
el poder creador de la vida, estoy en paz, estoy a salvo estoy en amor.

Visualiza tu útero, el mismo centro de tu vientre. Una hermosa raíz que se extiende por tus
piernas y se conecta a la tierra fuerte, estable, llena de vida. Esta raíz te conecta con la
madre tierra con mujer primordial la que tiene todo lo necesario para que sus hijas e hinas
esten bien. La tierra transforma y todo lo que toca cambia. La tierra cambia los cadaveres
en vida, estás conectada a ella. Con esta gran raíz te conectas al corazón de la tierra que
está lleno de nergía.
A través de esa raíz te despojas de todos los bloqueos de tu mente, de tu cuerpo, de tu
sexo, de tu limitación. Se lo dejas a la tierra para que lo reciba y transmute con amor.

Mi corazón de mujer es rociado con el dulce néctar de sanación que la Madre Cósmica me
entrega.
En este momento soy parte del Círculo Sagrado de Mujeres de Luz, y unida a mis
hermanas, activo mi fuerza espiritual para irradiar energía amorosa a través de mis manos
y mi conciencia.

Te pido Madre Cósmica que bendigas mis manos y las manos de mis hermanas en todo el
mundo para poder canalizar aquí y ahora tu Luz Sanadora hacia la Madre Tierra.

Te pido Madre Divina que hagas de nosotras un instrumento de tu paz.

Te pido Madre Divina que hagas de nosotras un instrumento de tu Luz.

Te pido Madre Divina que hagas de nosotras un instrumento de tu Amor.

Ayúdanos a despertarnos como Mujeres Sagradas, guerreras del Amor, defensoras de la


Vida.

Acompañada por la Fuerza espiritual de todas mis hermanas envuelvo a la Tierra en una
Luz intensamente Violeta y la limpio de todas las heridas.
Libero en este instante su dolor y sufrimiento y envuelvo a la Tierra en una serena Luz
Rosada, llenando de vibración amorosa cada rincón de este planeta.

El poder gestante de mi útero se une al poder gestante de los úteros de mis hermanas, y
entre todas formamos un círculo sagrado de protección para la Madre Tierra.

Estando juntas y conscientes de nuestro poder femenino unificado, nuestro Amor es un


arma concreta, más poderosa que cualquier arma de guerra.

Abro en mis circunstancias actuales canales hacia la Gracia Divina.

Me comprometo a Ser Guardiana de la Madre Naturaleza, amando y cuidando todo lo que


la Diosa ha creado en la Tierra.

Me comprometo a mantener viva esta oración día tras día, fortaleciendo el Círculo de
Mujeres de Luz.

A través de mis actos cotidianos me comprometo a sembrar Amor en la Tierra