Está en la página 1de 2

Cómo parafrasear sin plagiar

Instrucciones

Lee el texto que deseas parafrasear y compréndelo a la perfección. Identifica si el texto


es literario o informativo. Cuando el texto es literario debes comprender las
características de cada personaje, la atmósfera, la acción y el planteamiento general de
la historia para que después escribas, en el procesador de texto, cambiando la forma
del escrito original, pero conservando la idea planteada por el autor.

En un texto informativo debes comprender qué es lo que plantea el autor, cuáles son las
ideas principales, las ideas secundarias y cuál es la relación que tienen entre ellas. Para
comprender esto te puede servir hacer un resumen del texto. La paráfrasis no es una
síntesis, pero sí te puedes basar en una síntesis para hacer tu paráfrasis.

Después de leer y comprender el primer párrafo del texto informativo, escribe el texto
cambiando el orden de las palabras y modificando la voz activa por la pasiva o
viceversa. Por ejemplo, si el texto original dice: El sistema solar está formado por ocho
planetas que giran alrededor del sol. Tu paráfrasis puede decir: Alrededor del sol giran
los ocho planetas que integran el sistema solar.

Usa sinónimos para decir lo mismo con diferentes palabras. Por ejemplo, si el texto del
autor que parafraseas dice "los aztecas tenían un sistema educativo que diferenciaba
entre las clases sociales", tu texto puede decir "el pueblo de Tenochtitlán basaba su
educación en un sistema que separaba a las distintas castas".

Si el texto que vas a parafrasear tiene datos numéricos, puedes expresar lo mismo
usando equivalencias en porcentajes o fracciones. Por ejemplo el texto original puede
decir "65 niñas de cada 100 en edad escolar, sufren de violencia de género". Tu texto
puede decir "El 65% de las niñas, con edades comprendidas entre los 6 y 12 años,
padecen violencia de género".

Para finalizar la paráfrasis sin cometer plagio debes mencionar al autor original en el
cual basaste tus ideas, ya sea citando su nombre dentro del texto o al pie de página en
donde lo citas. Para citar al autor debes escribir su apellido y entre paréntesis el año en
el que fue publicado el texto original.

La subjetividad en el lenguaje
En la lingüística se utilizan los conceptos de objetividad y subjetividad para referirse a la
intencionalidad con la que se emite un mensaje determinado. Así se puede distinguir entre
dos modalidades oracionales: los discursos objetivos son aquellos que tienen un
significado denotativo, que es común a todos los hablantes y que permite una comunicación
precisa y un entendimiento exacto (el discurso científico es una clara manifestación de un
discurso objetivo); por el contrario, los discursos subjetivos son aquellos que tienen un
significado connotativo, y que responde a experiencias emocionales (positivas o negativas) y
es sumamente dependiente del contexto en el que se emita el mensaje.

Hay ciertos rasgos que permiten reconocer a un mensaje como subjetivo. Entre ellos podemos
mencionar las modalidades oracionales, donde se utilizan principalmente oraciones
exclamativas, dubitativas, negativas, afirmativas o desiderativas; el léxico valorativo, donde
son sumamente comunes los vocablos afectivos (“lindo”, “odio”), los verbos imperativos (“no
debe ocurrir”) o de posibilidad (“puede que”) y las expresiones que revelan la posición
ideológica del hablante (“en mi opinión”); los recursos expresivos, que implican la utilización
de redundancias, de insultos, de hipérboles, de eufemismos, de metáforas y de expresiones
retóricas; y los signos de puntuación, especialmente los puntos suspensivos, los paréntesis y
las comillas.