Está en la página 1de 234

Metodología

de las
Ciencias Sociales

uned

LATEX
Índice general

I Temario 7

1 Observación, conceptualización y medición de las Ciencias Sociales 9


1.1. Primera aproximación al problema de la base empírica en la investigación
científica. El inductismo ingenuo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
1.2. La observación científica. Aproximación crítica . . . . . . . . . . . . . . . . 10
1.3. La conceptualización de los hechos de observación en la epistemología de
las Ciencias Sociales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
1.4. La dialéctica entre apariencia y realidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
1.5. La observación científica: Aproximación metodológica . . . . . . . . . . . . 15
1.6. Los conceptos científicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
1.7. La medición de las Ciencias Sociales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23

2 Aproximación histórico-crítica a la noción de explicación científica 27


2.1. Explicación: Aspectos semántico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
2.2. Las raíces históricas de la compleja semántica de la explicación . . . . . . 28

3 La explicación causal en el modelo nomológico-deductivo. Causas y


mecanismos 33
3.1. Sentido de las nociones de explicación y causa en la interpretación positi-
vista de D. Hume a J. S. Mill . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
3.2. Hempel y Oppenheim: la construcción del espacio epistemológico para el
debate acerca de la explicación científica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
3.3. Una concepción alternativa de la causalidad. La explicación a través de
mecanismos causales. El concepto de historia causal de un hecho . . . . . 42

4 La explicación funcional 45
4.1. Aspectos semánticos y formales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45
4.2. La explicación funcional en la Teoría Social y sus metáforas . . . . . . . . 50

5 La explicación desde la teoría de la acción social I: Las raíces histó-


ricas del individualismo metodológico. La disputa por el método y la
solución weberiana 63
5.1. La explicación desde la perspectiva de la acción . . . . . . . . . . . . . . . 63

3
Índice general

5.2. El individualismo metodológico. Raíces históricas e ideológicas . . . . . . 65


5.3. Explicación y comprensión: las dos estrategias metodológicas básicas para
dar cuenta de la acción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
5.4. Max Weber: La comprensión explicativa de la acción social . . . . . . . . 68

6 La explicación desde la teoría de la acción social II: El individualismo


metodológico: F. von Hayek y K. Popper 73
6.1. Aproximación fenomenológica a las teorías de la acción . . . . . . . . . . . 73
6.2. La explicación de la acción. Revisión de los principales modelos metodológicos 75

7 La explicación desde la teoría de la acción social III: La teoría de la


elección racional 81
7.1. El Homo œconomicus y el espacio discursivo de la economía neoclásica . . 81
7.2. El tratamiento de las creencias en el modelo estándar . . . . . . . . . . . . 87
7.3. El tratamiento de la racionalidad en el modelo estándar . . . . . . . . . . 87
7.4. Libertad, información y comportamiento estratégico . . . . . . . . . . . . 89
7.5. La teoría de juegos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89

8 Las leyes científicas 95


8.1. El concepto de ley . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
8.2. Características de las regularidades nómicas o leyes . . . . . . . . . . . . 97
8.3. El problema de la generalidad e irrestricción de los enunciados legaliformes 98
8.4. Las leyes probabilísticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99

9 Las Teorías Científicas 101


9.1. Aproximación histórico-crítica al concepto de representación . . . . . . . . 101
9.2. La teoría como representación isomórfica en la tradición del positivismo
lógico y la concepción heredada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106
9.3. El declinar de la concepción heredada y las nuevas epistemologías post-
popperianas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111
9.4. La reflexión epistemológica en el seno de las Ciencias Sociales . . . . . . . 118

II Preguntas 125

Preguntas del manual 127


Tema 1 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127
Tema 2 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 130
Tema 3 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 132
Tema 4 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 136
Tema 5 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 142
Tema 6 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144
Tema 7 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147
Tema 8 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 150
Tema 9 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154

Preguntas de examen 169

4
Índice general

III Apéndices 173

A Autores 175
A.1. Alfred Ayer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 175
A.2. Francis Bacon . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 175
A.3. Barry Barnes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 176
A.4. Jeremy Bentham . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 176
A.5. Peter Berger . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 177
A.6. David Bloor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 177
A.7. Pierre Bourdieu . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 178
A.8. Rudolf Carnap . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 178
A.9. Auguste Comte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 179
A.10. Arthur C. Danto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 179
A.11. William Dray . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 180
A.12. Émile Durkheim . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 180
A.13. Jon Elster . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 180
A.14. Paul Feyerabend . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 180
A.15. Anthony Giddens . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 181
A.16. Salvador Giner . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 181
A.17. Marvin Harris . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 182
A.18. Friedrich Hayek . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 182
A.19. Carl Hempel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 184
A.20. David Hume . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 184
A.21. William Jevons . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 185
A.22. Immanuel Kant . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 185
A.23. Thomas Kuhn . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 186
A.24. Imre Lakatos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 187
A.25. Larry Laudan . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 187
A.26. Tomaž Luckmann . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 187
A.27. Bronisław Malinowski . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 188
A.28. Thomas Malthus . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 188
A.29. Bernard Mandeville . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 188
A.30. Karl Marx . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 189
A.31. Robert Merton . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 190
A.32. Carl Menger . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 190
A.33. Robert Michels . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 190
A.34. John Stuart Mill . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 191
A.35. John Forbes Nash . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 191
A.36. Franz Oppenheimer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 192
A.37. Nicolas Oresme . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 192
A.38. Vilfredo Pareto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193
A.39. Talcott Parsons . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 194
A.40. Karl Popper . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 194
A.41. Alfred Radcliffe-Brown . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
A.42. Hans Reichenbach . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 196
A.43. David Ricardo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 196
A.44. George Ritzer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197

5
Índice general

A.45. Bertrand Russell . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197


A.46. Alfred Schütz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199
A.47. Adam Smith . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199
A.48. Herbert Spencer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 200
A.49. Julian Steward . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 201
A.50. León Walras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 201
A.51. Max Weber . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 201
A.52. Ludwig Wittgenstein . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 202
A.53. Leslie White . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 203

B Guía de la asignatura 205


B.1. Presentación de la asignatura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205
B.2. Contextualización en el plan de estudios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205
B.3. Requisitos previos requeridos para cursar la asignatura . . . . . . . . . . 206
B.4. Resultados de aprendizaje . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 206
B.5. Contenidos de la asignatura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 207
B.6. Equipo docente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 207
B.7. Metodología y actividades de aprendizaje . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 207
B.8. Evaluación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 208
B.9. Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 208
Básica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 208
Trabajo Práctico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 208
Complementaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 209
B.10. Recursos de apoyo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 209
B.11. Tutorización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 209
B.12. Guardias y atención a los estudiantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 210

Glosario 213

6
Parte I

Temario

7
Tema 1
Observación, conceptualización y medición de
las Ciencias Sociales

1.1. PRIMERA APROXIMACIÓN AL PROBLEMA DE LA BASE EMPÍRICA EN LA


INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA. EL INDUCTISMO INGENUO

concepción estrecha del inductismo científico (hempel)


Cap. 3
p. 89
Los autores inductivistas afirman que la actividad científica avanza por inducción
desde el registro de los hechos por observación a la formulación de generalizaciones y/o
hipótesis, de la que luego, por deducción, habrán de extraerse consecuencias deductivas
que confirmarán o no la hipótesis formulada. De este modo, la ciencia puede desarrollarse
en virtud de un progresivo incremento de la base empírica y de las consecuencias obtenidas
a través de rigurosos proceso de inferencia.
Esta imagen inductivista no solo tiene sus raíces en la literatura metodológica especiali-
zada, sino también en la percepción social más cotidiana, donde se intuye más claramente.
En ella el científico observa la realidad registrando cuantos hechos se producen en una
parcela determinada y, a través de ciertos procedimientos de recombinación, agregación y
análisis de datos, hace surgir conocimientos generalizables, primero como hipótesis y más
tarde, si se ven confirmados, como leyes.
Sin embargo, la realidad de la práctica científica se desenvuelve lejos de esta des-
cripción por motivos históricos, psicológicos, coyunturales y estructurales, de naturaleza
ontoepistemológica1 . Veamos los límites de esta concepción inductivista de la ciencia.

la propuesta de a. b. wolfe

Observación y registro de todos los hechos


Bajo ningún concepto y circunstancia es posible registrar todos los hechos, ya que estos p. 91
pueden referirse no solo a lo inmediatamente presente y dado a la experiencia, sino también
a los que se ha producido en el pasado o se producirá en el futuro, o se produce en cualquier
otro lugar.
Partiendo de esta premisa la relevancia que adquiere un hecho de observación nace
de una hipótesis científica. Son las hipótesis con las que abordamos un problema las que
1
Estudio de lo que ocurre y los métodos utilizados para ese estudio.

9
1. Observación, conceptualización y medición...

crean asimetrías en el campo de observación destacando ciertos hechos como datos de la


investigación y relegando otros, la mayoría, como irrelevantes. Es la propia actividad del
observador la que irrumpe en el campo de observación generando un orden e introduciendo
criterios de significación y pertenencia.
Las hipótesis, en cuanto intentos de respuestas, son necesarias para servir
de guía a la investigación científica. Esas hipótesis determinan, entre otras
cosas, cuál es el tipo de datos que se ha de reunir en un momento dado de una
investigación científica. (Hempel).

Análisis y clasificación de todos los hechos observados y registrados


Toda clasificación entraña un sistema categorial cuya génesis y pertinencia es de na-
turaleza teórica, no empírica. Los hechos de observación no presentan una tendencia al
orden espontáneamente. La organización de la experiencia es guiada siempre por inten-
ciones teóricas e intereses prácticos. Al modo kantiano, los datos de la experiencia sin las
categorías son ciegos, nada dicen porque, de hecho, podrían decirlo todo.

Derivación inductiva de generalizaciones a partir de ellos


Las hipótesis no son el resultado de la inducción sino la condición de posibilidad de la
misma actividad investigadora. La mirada del científico viene constituida por la presencia
de dichas hipótesis, a cuya existencia debe su capacidad discriminadora y sin cuya carga
teórica sería imposible orientarse en el mudo espacio de la experiencia.

Contrastación ulterior de las generalizaciones


El análisis inductivo de los datos carece de fórmulas algorítmicas que permitan la
producción de generalizaciones empíricas. Tales fórmulas algorítmicas, es decir, procedi-
mientos mecánicos constituidos por un número finito de pasos cuya recurrencia genera
descubrimientos derivados de la base empírica pero que van más allá de ella, no son reales.
En palabras de Hempel: «las hipótesis y teorías científicas no se derivan de los hechos
observados, sino que se inventan para dar cuenta de ellos. Son conjeturas relativas a las
conexiones que se pueden establecer entre los fenómenos que se están estudiando, a las
uniformidades y regularidades que subyacen a estos».

1.2. LA OBSERVACIÓN CIENTÍFICA. APROXIMACIÓN CRÍTICA

observación cotidiana y observación científica: su carácter planificado, sistemático y


crítico

p. 94 La operación de observar se presenta como antecedente temporal y epistemológico2


del resto de operaciones metodológicas y técnicas sobre las cuales habrá de construirse el
conocimiento científico. La observación sería, al mismo tiempo, la fuente y el procedimiento
de obtención de la base empírica, del apoyo material y sustantivo de la ciencia.
La observación es una actividad cotidiana de todo sujeto humano, derivada, en primera
instancia, de nuestra naturaleza biológica y nuestras características sensitivas. Entre la
observación cotidiana y la observación científica no existe una verdadera discontinuidad,
2
Epistemología: Rama de la filosofía cuyo objeto de estudio es el conocimiento.

10
1.2. La observación científica. Aproximación crítica

aunque pueda trazarse alguna diferencia relevante. La diferencia más evidente entre la
observación cotidiana o espontánea que realiza cualquier persona y la observación científica
radica en el carácter planificado, sistemático y crítico de esta última.

el problema de la base empírica en la epistemología de la concepción heredada

La observación científica puede ser definida como el proceso a través del cual el in- p. 97
vestigador se apropia de los datos que habrá de incorporar a su tarea investigadora. Por
observación se entiende cualquier procedimiento a través del cual el investigador hace
suyo alguna clase de material empírico, bien haciendo uso de sus sentidos para captar un
fenómeno cualquiera, bien a través del uso o aplicación de ciertas técnicas que permiten
acceder a hechos diversos inaccesibles a la percepción directa (cuestionarios, informes,
observación participante).
Por otra parte, en un sentido más restringido, dentro del discurso metodológico la
observación hace referencia a cierto tipo de técnicas a través de las cuales un investigador
puede obtener datos directos acerca de la conducta de un conjunto de sujetos haciendo uso
de sus sentidos y su presencia directa en la escena.
Lo más adecuado es situar el problema en su marco epistemológico. Sin comprender
adecuadamente esta dimensión del problema sería imposible planificar e implementar
un programa de observación razonablemente sólido. Han sido las corrientes empiristas,
positivistas e inductivistas quienes han hecho de la observación la piedra angular de
la investigación científica; defendiendo que la actividad científica requiere dos pilares
fundamentales; en primer término, sólidos y objetivos procedimientos de observación
que garanticen la formación de una nutrida y fiable base empírica que reúna los datos
necesarios para lanzar el proceso de conocimiento; y en segundo lugar, férreos y bien
fundados procedimientos lógicos —inductivo/deductivo— que formalicen la base empírica y
permitan construir conocimiento a partir de los ladrillos que la observación proporciona.

las doctrinas epistemológicas

Fenomenismo
Defendió que los hechos de observación no son otra cosa que fenómenos, en el sentido p. 98
kantiano; es decir, son pura apariencia externa de la realidad que se presenta como tal en
tanto que resultado de la actividad cognoscitiva del ser humano. El papel de la ciencia es
pues, proponer relaciones entre los hechos que ofrezcan explicaciones suficientes de los
mismos.

Neopositivismo lógico
En sus doctrinas concebía la observación como una constatación de lo dado en la ex-
periencia; así, los hechos de observación eran registrados haciendo uso de un lenguaje de
observación, de modo que cada hecho concreto quedaba representado en un enunciado
denominado protocolario. Estos enunciados protocolarios tenían, así, una dimensión origi-
naria, primitiva e inmediata. Los hechos y, como reflejo lingüístico suyo, los enunciados
protocolarios, constituían la más firme garantía de la ciencia.

11
1. Observación, conceptualización y medición...

Fisicalismo
Resultó una radicalización de las posiciones fenomenistas y neopositivista, los hechos de
observación, en tanto que fenómenos, no podían abandonar la dimensión subjetiva, por lo
que había de ser abandonada toda pretensión metafísica, por débil que fuera, para reducir
el hecho de observación a su expresión lingüística. Esta perspectiva conducía a posiciones
operacionalistas, para las que el significado de los términos del lenguaje descriptivo, a
su vez, debía ser precisamente definido en términos de operaciones reproducibles por
observadores ajenos.

Racionalismo Crítico (Popper)


La base empírica de la ciencia está constituida, según este autor, por el conjunto de
enunciados básicos que se refieren a hechos cuya existencia es necesaria para que la
teoría no se vea refutada3 . La base empírica de la ciencia se concibe como conjuntos de
datos selectivamente buscados por los investigadores. Popper modificó sustancialmente
la concepción de los llamados enunciados protocolarios; estos pasaron a ser denominados
enunciados básicos, y a ser concebidos como interpretaciones de la experiencia y no como
una mera constatación de lo dado en ella.

balance/conclusiones

p. 100 Lo expuesto apunta a la dependencia teórica de la observación. No existe, no es posible,


una observación exenta de presupuestos teóricos. La observación supone la acción organi-
zadora del sujeto investigador que introduce orden y asimetría en el campo de observación,
organizando lo real hasta hacerlo significativo. El objeto de investigación es, siempre, un
objeto construido.
El lenguaje como expresión de lo observado adquiere un papel central, trasladando, en
buena parte, el debate de los hechos al de los sistemas lingüísticos y de representación.
La preocupación por los lenguajes simbólicos, sus estructuras lógicas y su dimensión
semántica han ocupado, y siguen haciéndolo, buena parte de la discusión epistemológica
contemporánea.
El papel del observador y su incidencia en el objeto de observación se convierten en
una cuestión central. La objetividad del conocimiento científico debe ser problematizada,
no anulada, pero sí repensada. El sujeto investigador no podrá ser concebido como una
instancia ajena al proceso de investigación.
No puede haber estrategia metodológica ni instrumental técnico que no sea subsidiario
de un conjunto de presupuestos teóricos.

1.3. LA CONCEPTUALIZACIÓN DE LOS HECHOS DE OBSERVACIÓN EN LA


EPISTEMOLOGÍA DE LAS CIENCIAS SOCIALES

del apriorismo kantiano al marco multifactorial

p. 101 Observar la realidad significa, de un modo u otro, producir uno mismo lo observado.
En la tradición filosófica europea, se contaba con el marco elaborado por Kant, para
3
Contradecir con argumentos y razones lo que otros dicen.

12
1.3. La conceptualización de los hechos...

el que el conocimiento es siempre una construcción solidaria entre lo real y el propio


sujeto del conocimiento, dotado de ciertas estructuras cognoscitivas a priori que, a la
vez que son condición de un conocimiento objetivo, alejan el conocimiento de la mera
asimilación inmediata de la experiencia. Estas estructuras «a priori» las encuentra Kant4
en la sensibilidad, el entendimiento y la razón humana.
Este marco se ve ampliado por el desarrollo de las distintas disciplinas sociales —la
Sociología, la Antropología Social y Cultural, la Economía, etc.— exponiendo que la expe-
riencia humana, desde sus formas más inmediatas hasta sus formas más sofisticadas, se
ve constituida y limitada e incluso determinada por las formas culturales, materiales y
lingüística en esa experiencia se aprehende5 y se transmite. Este marco multifactorial fue
incorporado de distinta forma a la reflexión epistemológica y metodológica dando con ello
paso a una profunda reflexión acerca de la naturaleza de la observación científica.

autores y corrientes más importantes

El tratamiento de los hechos sociales como cosas (E. Durkheim)


Padre fundador del pensamiento sociológico. En su obra Las reglas del método sociológico, p. 102
declara la necesidad de tratar los hechos sociales como cosas. Es esta una propuesta con
vocación constituyente, de acuerdo con la cual lo social ha de construirse más allá de
la experiencia espontánea del hombre común, como también de la particular forma que
otras ciencias dan a sus objetos —especialmente la Psicología—. Es pues, un principio
metodológico y no una declaración de filosofía social.

Ciencia social y subjetividad (Max Weber)


Weber es plenamente consciente de que la ciencia social no puede hacerse cargo de la
realidad si no es introduciendo en su ecuación la subjetividad individual primero, porque
comprender lo social requiere hacerse cargo de los criterios e intenciones de la acción
individual, y segundo, porque el individuo que observa la realidad social es también
parte de ella y, como tal, es sujeto a valores. La observación de la realidad social supone
una ordenación de la experiencia sensible a partir de un complejo sistema de categorías,
intereses y valores. Es la pregunta del observador, que mira la realidad interesadamente
desde una determinada problemática, la que nos enfrenta al sentido de las cosas humanas.
Todo conocimiento arranca de la selección de una parcela de realidad contemplada desde
una determinada problemática. No tendremos forma de distinguir en ella lo esencial de lo
accidental si no es a la luz de nuestra propia perspectiva.

El camino de la ciencia: de la objetividad a la construcción social (K. Marx)


En Marx encontramos esfuerzo la misma conciencia del esfuerzo epistemológico que
exige la actividad científica. En Marx la separación entre la apariencia de las cosas y lo
real está en la base del quehacer del observador. El objeto científico exige una profunda
transformación de la conciencia inmediata de la experiencia que desenmascare el verdadero
ser, la verdadera naturaleza de lo social. Marx representa las relaciones sociales como
4
El idealismo trascendental de Kant siempre se ha mencionado como el pensamiento que ha permitido
crear una ciencia segura en virtud de los principios puros del entendimiento. Desde el punto de vista ético, se
ha considerado el formalismo kantiano como la teoría que sitúa definitivamente a la moral en el individuo
autónomo.
5
Asimilar inmediatamente. Llegar a entender.

13
1. Observación, conceptualización y medición...

productos derivados del modo de producción, en el que las relaciones sociales deben con-
templarse como lo que verdaderamente son, es decir, relaciones materiales entre personas
y relaciones sociales entre cosas. El camino de la ciencia es para Marx, un proceso que a
partir de lo dado va en busca de su autor y de la praxis que le dio origen.

el lenguaje como centro de la reflexión metodológica

p. 104 El siglo xx ha visto girar la reflexión epistemológica hacia posiciones que han hecho
del lenguaje su centro de atención. El lenguaje se nos presenta como un modo de objetiva-
ción, comunicación y reproducción de extraordinaria potencia. Se ha dicho, incluso, que el
lenguaje determina la visión del mundo hablante, construyendo a través de sus conceptos
y categorías, así como de su gramática, la verdadera ontología6 social. La investigación
empírica hace de la crítica semántica y pragmática un elemento esencial de su método.
Las ciencias sociales han incorporado a sus modelos y teorías la vigilancia de la media-
ción lingüística, hasta el punto de constituir, para algunas tendencias, el núcleo de sus
investigaciones.
El siglo xx ha sido también el marco de desarrollo del constructivismo7 , éste nos
sitúa ante el hecho de que la realidad social, las relaciones sociales y la misma acción
individual remiten a un universo de sentido que es creación de los actores sociales, además
de situar al actor social inserto en un mundo social que le antecede y constituye como
subjetividad construida. El actor es, así, una subjetividad objetivada a causa de los proceso
de objetivación social, reificación y socialización.
El científico es, asimismo, un sujeto social inserto en este mismo círculo de producción
y reproducción social. El lenguaje y otras formas de objetivación y legitimación ocupan
un lugar prevalente, pues define, la óptica desde la que el actor-investigador construye
su mundo y se interroga, desde su propia socialización en el seno de las comunidades
científicas y de los marcos paradigmáticos desde los que éstas actúan.
Otra óptica, se ha insistido en que la ciencia, solo puede surgir de una actitud de extraña-
miento respecto del conocimiento vulgar o común. El científico, el observador de la realidad
social, ha de romper con las prenociones científicas de sentido común construyendo sus
discursos contra la aparente transparencia de la vida social. Esta ruptura epistemológica
es la condición de posibilidad del nacimiento de la interrogación científica, que debe superar
el ámbito de lo dado en la experiencia en virtud de lo que Bachelard llamaba «principio de
la no conciencia», es decir, la búsqueda de las determinaciones de lo real más allá de las
experiencias conscientes y del sentido que los actores viven y atribuyen a las cosas.

1.4. LA DIALÉCTICA ENTRE APARIENCIA Y REALIDAD

p. 106 El asunto no es otro que la posibilidad de que la realidad se manifieste de tal modo que
su ser, su verdadero ser, no se muestre de modo directo al observador, de suerte que éste o
bien no pueda acceder en ningún caso más que a la apariencia de las cosa, o bien, necesite
6
Estudio o conocimiento de lo que son las cosas en sí mismas, algo opuesto al estudio de sus apariencias o
atributos.
7
Entregar al alumno herramientas que le permitan crear sus propios procedimientos para resolver una
situación problemática, lo cual implica que sus ideas se modifiquen y siga aprendiendo.

14
1.5. La observación científica: Aproximación metodológica

articular ciertos procedimientos de conocimiento determinados para penetrar más allá de


la apariencia y descubrir lo que ella oculta.
La comprensión de lo real requiere de un notable esfuerzo cognoscitivo que ordene lo
dado a la experiencia sensible y que, al mismo tiempo, permita ir más allá de ello.
Para una aproximación más sistemática al asunto, siguiendo a M. Beltrán intentando
aclarar el cómo la ciencia social debe afrontar la distinción entre realidad y apariencia de
la realidad, el autor afirma la existencia de tres posiciones.
1. Desde posiciones de cierta ontofilia, lo verdaderamente importante es la cosa en sí, de
modo que la apariencia debe ser superada para desenmascarar la auténtica realidad.
2. Desde una perspectiva fenomenalista, no hay más realidad que la que se nos da en la
representación, por lo que, desde el punto de vista epistemológico, no tiene sentido
distinguir entre realidad y apariencia; lo que existe es lo que parece existir. Lo real
es, pues, inaccesible al conocimiento y a la observación.
3. La tercera posición parte del hecho de que las cosas no siempre son lo que parecen
ser; es decir, acepta el juego del ocultamiento y desocultamiento de lo real por la
apariencia. Pero tanto lo real, como lo aparente, son igualmente reales, cuando menos
en sus efectos. Tanto lo que es como el modo en que lo real se presenta tienen estatuto
de realidad y, por ello, la ciencia social debe interesarse por ambas.

1.5. LA OBSERVACIÓN CIENTÍFICA: APROXIMACIÓN METODOLÓGICA

La observación es una operación de mucha relevancia teórico-práctica en la ciencia. A p. 108


través de la observación nuestras hipótesis y teorías cobran sustento, se enraízan en lo
real, se fortalecen o se evaporan.

la observación científica. concepto

Podemos definir la observación como el proceso a través del cual el investigador se


apropia de los datos empíricos pertinentes para sus objetivos de investigación, haciendo
uso de sus sentidos, habitualmente auxiliados por ciertos instrumentos, y de acuerdo con
ciertos procedimientos metodológicos y técnicos que suponen tomas de posición teórica.
Existen diversos criterios para definir y clasificar los distintos tipos de observación:
1. desde el punto de vista de su sistematicidad, se ha distinguido entre observación no
sistematizada y observación sistematizada.
2. desde el punto de vista de la relación entre el observador y el sistema observado se
ha distinguido entre observación participante y no participante.
Estas clasificaciones poseen un valor esencialmente analítico y académico, por lo que,
tomadas de forma mecánica y cerrada, podrían conducirnos a contradicciones. Así pues,
debemos retener de ellas su valor heurístico8 .
8
Heurística: es el arte de promover y estimular la investigación para aumentar el conocimiento.

15
1. Observación, conceptualización y medición...

los tipos de observación

Observación no sistemática (OnS)


p. 109 Puede entenderse de dos maneras; como aquella en la que el observador accede al
escenario de observación o se enfrenta al objeto sin una definida red conceptual o categorial
elaborada expresamente para guiar dicho proceso de observación. Esto ocurre en la práctica
científica por diferentes motivos, así, por ejemplo, cuando el proceso de observación se ha
desencadenado de forma imprevista, o bien, porque el observador se enfrenta a un fenómeno
suficientemente desconocido como para no poseer un sistema conceptual a priori adecuado
para su observación sistemática o, por último, cuando el observador desea minimizar su
actitud perjudicial o maximizar la espontaneidad y significación de sus categorías.
La principal ventaja de este tipo de observación es su capacidad heurística y suscitadora
de nuevas ideas, hipótesis o problemas, así como su flexibilidad, pues permite al obser-
vador adaptarse a situaciones muy variables. La «OnS» se presenta así como un recurso
metodológico muy útil en la implementación de estudios exploratorios, anteriores a una
investigación focalizada y metodológicamente más estructurada.
Por otra parte la investigación no sistemática puede ayudar a reducir el impacto del
observador sobre la realidad estudiada, violentándola menos. Desde el punto de vista
de las técnicas, se desarrollan instrumentos abiertos y poco estructurados, tales como
anecdotarios o los cuadernos de campo. Las dificultades teórico-metodológicas se pueden
resumir:
1. Se corre el peligro de adquirir la sensación de que sabemos más de lo que hemos visto,
en virtud de conclusiones no necesariamente bien fundadas y consistentes.
2. Se puede confundir la intensidad de la emociones del observador, muy implicado
habitualmente ante descubrimientos significativos para su trabajo, con la verdadera
extensión de su conocimiento.
3. La arbitrariedad de las observaciones puede hacer imposibles cualquier estrategia de
comparación de resultados.
4. Su asistematicidad dificulta la reiteración en las observaciones y las estrategias de
confirmación del material empírico.
Se puede entender, por otra parte, la OnS en el sentido de la ocasionalidad de su
aplicación. En este caso, el observador puede contar con una red conceptual y teórica bien
formulada y probada, de modo que la singularidad de la observación viene dada por la
imprevisibilidad del momento o lugar en que habrá de implementarse. Su especificidad
estriba en la imposibilidad de programar las condiciones espaciotemporales del trabajo de
campo.

Observación Sistematizada (OS)


Su naturaleza sistemática viene dada por su integración en un programa de investiga-
ción completo y por su dependencia teórica explícita de un marco teórico bien definido, de
unos objetivos cognoscitivos expresamente formulados y por la existencia de un conjunto
de hipótesis, relativas al objeto de estudio, cuya pertinencia se desea probar
La observación es el proceso por el cual el investigador recoge aquellos datos que
son teóricamente relevantes para sus propósitos, de acuerdo con el marco categorial que
sustenta la investigación.

16
1.5. La observación científica: Aproximación metodológica

La observación debe cumplir ciertos protocolos y exigencias imprescindibles para ga-


rantizar, tanto en lo sustantivo como en lo procedimental, su consistencia.
1. fuerte inversión metodológica que requiere la OS para garantizar la coherencia entre
el marco teórico y de hipótesis y los procesos concretos de observación.
2. la definición teórica y operativa de los observables es condición necesaria de cualquier
programa de investigación. Las definiciones operativas son aquellas que permiten el
registro directo de un dato, es decir, permiten identificar alguna entidad observable
como un dato de la investigación, y surgen de la desagregación de las diferentes
dimensiones que encierra un concepto teórico. Estas definiciones operativas deben
conducirnos hacia las manifestaciones observables del fenómeno o que estudiamos
y hacia el establecimiento de indicadores directamente observables, tanto si lo que
pretendemos es registrar meramente la presencia/ausencia del fenómeno como si lo
que pretendemos es establecer mediciones de otra naturaleza.
3. la selección y definición precisas de los procedimientos de observación y de los instru-
mentos que habrán de utilizarse.
4. el control riguroso del proceso de observación, tanto en lo relativo a lo observado como
al observador.
5. el diseño y selección de los instrumento y de las categorías de observación debe
haberse hecho de modo que los resultados ofrecidos puedan ser analizados de acuerdo
con las técnicas adecuadas a los objetivos de la investigación.

Observación Participante (OP)


En la observación participante el observador accede a los escenarios de observación de
modo que su presencia en ellos tiende a integrarse en la vida y las actividades del colectivo
humano observado o en el entramado interacccional del marco social e institucional que
es objeto de estudio. Admite diversos grados, que van desde la pasividad hasta la plena
integración.
La OP exige una actitud de apertura y flexibilidad metodológicas en virtud de la cual el
observador no suele hacer su trabajo de campo armado con instrumentos muy estructurados
o con protocolos de observación cerrados.
La OP exige poner en marcha complejos procesos de negociación y ajuste a través de los
cuales el observador consigue situarse adecuadamente en la escena, establece relaciones que
permiten la obtención de información y persigue una perspectiva holística9 del fenómeno
que investiga.
En todo caso la OP se muestra como la estrategia metodológica-técnica más valiosa
cuando se pretende acceder al mundo significativo de los actores sociales. Las singularidades
metodológicas de la OP —flexibilidad, indeterminación categorial, negociación permanente
del papel del observador y su punto de vista, la dialéctica entre perspectivas conceptuales
alternativas o el bajo nivel de estructuración de los instrumentos de observación— son
todas ellas características exigidas por la misma naturaleza de la OP, son las condiciones
de posibilidad del acceso a la realidad desde una perspectiva sensible al punto de vista del
actor social, desde una actitud hermenéutica.
La OP exige no solo largos procesos de investigación, dilatados en el tiempo, sino
también muy complejos conjuntos de decisiones metodológicas relativas al acceso al campo
9
Holística: del todo o relativo a él.

17
1. Observación, conceptualización y medición...

de observación y a la propia dialéctica entre observación y participación cuyo equilibrio


supone un objetivo metodológico fundamental.
En cuanto a los requerimientos técnicos en el trabajo de campo hacer notar que el
registro de la información exige la permanente elaboración de notas y pequeños informes
que den cuenta de lo observado, tanto a nivel descriptivo como interpretativo.

Observación no Participante (OnP)


Comparte con el anterior modelo la interrogación directa a los actores sociales de los
cuales se requiere la expresión de conductas u opiniones que habrán de ser registradas y
analizadas, trabajando pues de manera directa con las fuentes de información primaria.
Este tipo de observación se distingue por la posición del observador respecto de la
realidad manifestando la voluntad epistemológica de aislar la materia de observación del
observador, o viceversa. El observador registra conductas o expresiones, con la ayuda de
adecuados instrumentos y técnicas de observación.
Este tipo de observación, en consecuencia, permite un mayor grado de estructuración
y sistematicidad en el diseño metodológico y en el tipo de instrumento de recogida de
información o en la técnica empleada.
Una forma típica y muy relevante de la investigación social que responde a este modelo
es la encuesta. Ésta consiste en una investigación extensiva en la que la información
registrada procede de las respuestas que una muestra de individuos pertenecientes a una
población ofrece a un conjunto de preguntas contenidas en un cuestionario, preguntas
formuladas de antemano conforme a rigurosos procedimientos de redacción y enlace de
ideas. La encuesta es una técnica altamente estructurada que permite la observación
sistemática de un hecho social.
Existen ciertas técnicas de observación basadas expresamente en el registro de conduc-
tas directamente observables, registrando aspectos de la conducta de los individuos, para
su posterior análisis cuantitativo o cualitativo, señalando datos tales como la presencia o
ausencia de una conducta, su frecuencia, duración intensidad, etc.
Dentro de los modos de OnP podemos citar otras estrategias de investigación basadas
en el trabajo intensivo a través de entrevistas individuales en profundidad o grupos de
discusión.

principios a los que debe responder toda observación científica: validez y fiabilidad

Validez de la observación
p. 117 Toda observación debe garantizar que aquello que se observa y registra, permite hacer
conclusiones válidas acerca de aquellos fenómenos a los que dichas observaciones se refieren.
Esta condición, exige la completa coherencia entre el marco teórico y categorial de la
investigación, las decisiones metodológicas y la instrumentación técnica. Esta coherencia
debe entenderse de manera formal, analítica y en sentido sustantivo, como adecuación
entre los modelos teóricometodológicos de análisis, que imponen serias restricciones a la
realidad y la realidad empírica misma.
El principio de validez puede parecer una exigencia cuasi tautológica, pues aparente-
mente no demanda otra cosa más que la correspondencia entre lo observado y aquello que
se declara observar. Sin embargo, detrás de esa aparente tautología se esconden algunos
de los problemas de mayor calado de toda metodología.

18
1.6. Los conceptos científicos

Fiabilidad de la observación
La observación repetida en diferentes ocasiones por el mismo observador, o simultánea-
mente implementada por varios observadores en paralelo, atendiendo siempre al mismo
fenómeno, ofrezca siempre los mismos resultados.
Una investigación cuya base empírica pudiera variar, como efecto del tipo de instru-
mento diseñado, o del sujeto observador (y siempre bajo el supuesto de la constancia del
objeto de estudio), carecería de todo valor científico. Ahora bien, ha de hacerse notar que
ciertos objetos de estudio, pueden mostrarse sistemáticamente rebeldes hacia este tipo
de test. Ocurre así cuando el objeto de estudio es algún tipo de realidad cuya naturale-
za es difícilmente codificable, comportándose más bien como una realidad en proceso, o
cuando estamos ante objeto hiperreflexivos. En tales casos, nos encontramos ante un serio
problema, pues el objeto parece definirse por su inestabilidad.
A pesar de estas objeciones, que afectan de lleno a las ciencias sociales, es necesario
tomar en consideración las exigencias de la fiabilidad e incorporarlas de manera explícita
a los diseños de investigación.

1.6. LOS CONCEPTOS CIENTÍFICOS

noción de concepto

El papel central que atribuimos a los conceptos en la actividad científica tiene su p. 118
razón de ser en su capacidad representativa —su dimensión ontoepistemológica— y en
su funcionalidad metodológica, es decir, su estatus como engranaje de una construcción
modelo-teórica operativa.
El realismo ingenuo tiende a obviar las características de nuestro aparato cognitivo,
concibiendo el conocimiento como un registro especular de la realidad y la disparidad como
un error causado por diferentes factores en último término detectables y corregibles. Para
Platón los conceptos expresaban la esencia inmutable de las cosas, los eidos universales,
eternos y perfectos del cosmos noetos. Para Aristóteles los conceptos eran ciertas formas
universales en la mente del sujeto cognoscente, aunque dotados de un fundamento in re,
esto es, con una sólida base en la naturaleza ontológica de la realidad.
Por su parte, el constructivismo radical expone que cualquier concepto es una represen-
tación construida sobre dos tipos de condiciones que establecen una distancia insalvable
entre lo real y su representación: por una parte, las características y mecanismos psico-
biológicos que constituyen nuestro aparato cognitivo en tanto que especie y, por otra, la
radical dependencia que toda conceptualización manifiesta con relación al lenguaje, a las
condiciones sociales, a las consecuencias pragmáticas y preformativas que se derivan a los
intereses diversos a los que sirve y a las cargas simbólicas, connotativas y emocionales que
porta.
Podemos resumir que los conceptos son los ladrillos de nuestro pensamiento y, a la vez
instrumentos de nuestros juicios, a través de ellos representamos la realidad, la percibimos,
la moldeamos, la pensamos, nos comunicamos mensajes sobre ella y la manipulamos, y
todo ello con más o menos éxito de acuerdo con nuestros intereses pragmáticos.

19
1. Observación, conceptualización y medición...

conceptos, términos y referentes

p. 120 Los conceptos pueden disponerse ocupando uno de los vértices de un triángulo en los
que los siguientes vértices serían los términos del lenguaje en que se expresan los conceptos,
por una parte, y a los objetos o fenómenos representados, por otra.

Concepto

Término

Referente

Los conceptos son entidades abstractas culturalmente disponibles para cualquier sujeto
cognoscente, que no se deben confundir ni con los actos psíquicos de quienes las piensan,
ni con los términos lingüísticos que las expresan, ni con los objetos que representan.
Los conceptos se muestran, pues, como representaciones que debemos considerar al
margen de su presencia psíquica en la mente de un sujeto y de su expresión lingüística en
el seno de un enunciado, representaciones que actúan como categorías, moldes o etiquetas
que, de acuerdo con ciertas convenciones, utilizamos en nuestros intercambios comuni-
cativos para referir o denotar ciertas realidades que, si bien pueden tener un estatuto
ontológico individual y concreto, se presentan subsumidas bajo la representación universal
del concepto en virtud, precisamente, de la convención a la que hacíamos referencia.

los conceptos científicos

p. 121 La ciencia ha aspirado a construir conceptos y lenguajes en los que las relaciones signi-
ficativas entre los vértices del triángulo —término/concepto/referente— fuesen unívocas y
se encontraran perfectamente definidas y descargadas de ambigüedades, sesgos subjetivos,
dobles sentidos, polisemias, etc.
Lo cierto es que los conceptos son representaciones parciales de la realidad, necesaria-
mente cargados de intenciones teóricas que seleccionan algunos aspectos del objeto para
disponer de nuevos moldes con los que operar y construir la base empírica del conocimiento.
Pero lo cierto es que los conceptos son representaciones parciales de la realidad, necesa-
riamente cargados de intenciones teóricas que seleccionan algunos aspectos del objeto para
disponer de nuevos moldes con los que operar y construir la base empírica del conocimiento.
La ciencia ha asumido, con más o menos conciencia del problema, la búsqueda de
lenguajes y conceptos que pudieran servir mejor a los ideales de objetividad científica,
premiando ciertas características fundamentales en una buena representación: de una
parte se ha buscado la formulación de conceptos más precisos, menos equívocos y ambiguos,
es decir, conceptos que establezcan relaciones significativas convencionales explícitamente
formuladas entre lo representado y su representación; por otra parte, los conceptos de la
ciencia se han desarrollado para dotar a los lenguajes científicos de una mayor capacidad
discriminadora que permita establecer muy finas distinciones, al tiempo que pongan a su

20
1.6. Los conceptos científicos

disposición conceptos específicos para objetos que solo se muestran diferentes en aspectos
muy parciales; por último, la ciencia se ha orientado hacia la construcción de conceptos
generales que permitan describir con precisión conjunto de objetos bajo la enunciación de
alguna o algunas propiedades comunes bien definidas.

tipos de conceptos

Desde un punto de vista positivista, los conceptos científicos pueden distribuirse en dos p. 123
grupos:
1. Los términos de existencia son aquellos conceptos científicos que pueden ser vincula-
dos, directa o indirectamente, con un contenido empírico establecido.
2. Las idealizaciones son conceptos que no pueden ser vinculados con un contenido empí-
rico concreto pues se refieren a situaciones o estados extremos de ciertas magnitudes
o relaciones que no pueden darse empíricamente, pero que ponen de manifiesto casos
límite que pueden resultar de gran valor heurístico para la teoría.
Esta clasificación resulta controvertida cuando se desea aplicar a las ciencias sociales. La
presencia de términos de existencia es muy difícil de evaluar, pues depende fuertemente
de las distintas disciplinas y de los diferentes modos en que estas construyen sus conceptos.
No cabe duda de que en algunos casos los términos de existencia pueden ser determinados
con cierta precisión. Sin embargo otros muchos conceptos proceden y se han formado a
través de estrategias especulativas en las que la definición conceptual es mucho más vaga
e imprecisa; o abierta a interpretaciones no sistemáticas muy diferentes.
Las estrategias de construcción de los conceptos y de su dependencia teórica pueden
ser:
1. generalizaciones empíricas, descubiertas como resultados de estudios experimentales.
2. Estrategias analíticas, que deducen conceptos a partir de modelos teóricos.
3. Formulaciones especulativas, que proponen nuevos conceptos para representar fenó-
menos complejos fuertemente vinculados a grandes teorías marcadamente abstractas.
En ciencias sociales han predominado las estrategias analíticas y especulativas, por lo
que una buena parte de los conceptos presenta una difícil identificación empírica, mostrán-
dose llenos de ambigüedad, equivocidad o polisemia.
Una forma de plantar cara al problema consiste en las estrategias de operacionalización
de los conceptos, que consiste en la eliminación del concepto de todo aquello que pueda
introducir un sesgo subjetivo, reduciendo el concepto a la enumeración de ciertas operacio-
nes de medida que, supuestamente, pueden ser reproducidas experimentalmente de forma
objetiva por cualquier científico. La operacionalización se presenta como un arma de doble
filo, pues, si bien se hace necesaria para domesticar la inflación especulativa a la que tiende
el discurso teórico, grava con un fortísimo compromiso epistemológico la representación
del concepto.
Las idealizaciones pueden ofrecer interesantes rendimientos heurísticos cuando se
acompañan de marcos teóricos sólidos y se permite llevar los conceptos a sus valores
extremos. Cuando tales condiciones se dan, entonces las idealizaciones ofrecen un medio
adecuado para comparar la realidad con el modelo ideal y nos proveen de argumentos para
explicar en qué sentido y por qué la experiencia empírica se desvía de la representación
idealizada. Las idealizaciones son, además muy útiles para determinar el peso de ciertas

21
1. Observación, conceptualización y medición...

variables en la explicación de un fenómeno, contribuyendo a distinguir entre los factores


más determinantes y aquello otros que parecen desempeñar un papel menos decisivo. Las
idealizaciones pueden entrañar un factor riesgo muy peculiar, pues pueden inducir a una
confusión entre lo real y lo ideal.

conceptos clasificatorios, comparativos y métricos para hempel

Conceptos clasificatorios
p. 126 Permiten referirnos a un grupo determinado de objetos o fenómenos que tienen alguna
característica o propiedad común, también existen en ciencia y resultan de gran importancia
pues, permiten establecer, en un dominio empírico dado, ciertas clases o conjuntos de objetos
o fenómenos agrupados de acuerdo con la presencia o ausencia de alguna propiedad; dan
lugar a una partición en clases de equivalencia.
Los conceptos clasificatorios, pues, nos ofrecen complejas y muy precisas parrillas de
conceptos en los que poder situar cada objeto de experiencia de acuerdo con rigurosos
criterios de pertenencia y asignación. Los conjuntos formados por los conceptos clasificato-
rios se denominan clasificaciones. Algunas clasificaciones permiten establecer entre ellas
algunas clase de jerarquía taxonómica10 , es decir, de árboles o pirámides formadas por
la superposición de sucesivas clasificaciones, de modo que en cada nivel de la pirámide
tenemos una clasificación más fina que en el anterior.
Las condiciones a cumplir son:
1. las clasificaciones deben construirse sobre un dominio empírico de objetos bien de-
limitado, de modo que se siempre posible determinar si un objeto pertenece o no a
dicho dominio.
2. Asimismo, cada taxón o categoría debe tener asignado al menos un objeto del dominio.
3. Ningún individuo del dominio podrá ser categorizado bajo dos o más conceptos clasifi-
catorio distintos.
4. Todos los objetos del dominio deben poder ser categorizados de acuerdo con algún
concepto de la clasificación.

Conceptos comparativos
A la relación de pertenencia que subyace en toda clasificación se añade una relación de
precedencia respecto de esa misma característica o propiedad. Esa relación de precedencia
supone la posibilidad de determinar, una vez establecida para dos individuos su pertenencia
común a una clase, cuál de los dos objetos precede al otro en esa clase. Es decir, además de la
relación de equivalencia que subyace a toda clasificación, los conceptos comparativos añaden
una relación de orden en virtud de la cual se pueden comparar los distintos individuos de
un mismo taxón.
Las virtudes atribuidas a los conceptos comparativos son todas aquellas que podemos
determinar para los conceptos clasificatorios, más aquella que nos proporciona la relación
de orden y jerarquía.
En la formación de conceptos comparativos, resulta esencial el proceso de operacionali-
zación que hace posible definir la relación de orden de modo que tenga sentido tanto formal
como material, constituyendo este proceso un punto crucial de orden epistemológico.
10
Taxonomía: es la Ciencia que se ocupa de los principios, métodos y fines de la clasificación.

22
1.7. La medición de las Ciencias Sociales

Conceptos métricos
Creación expresa de los lenguajes científicos, parten con las potencialidades de los
conceptos clasificatorios y comparativos; pero además, nos permiten clasificar, comparar y
la posibilidad de medir fenómenos.
Al afirmar que los conceptos métricos pueden medir queremos decir que nos hacen
posible introducir ciertas operaciones matemáticas trascendentales con pleno sentido.
Los conceptos métricos, pues, asignan valores numéricos a ciertas propiedades o magni-
tudes de los objetos de un dominio empírico, y permiten operar matemáticamente con ellas
de modo que los resultados obtenidos como consecuencia de esas operaciones tienen un
significado empírico pleno y posibilitan establecer predicciones precisas sobre fenómenos
reales.
Un concepto métrico es un homomorfismo entre un sistema11 empírico y un sistema
numérico que debe satisfacer ciertos requisitos:
1. La definición de un sistema empírico
2. La formulación de axiomas o hipótesis que expresan ciertas características cualitati-
vas de ese sistema empírico
3. La prueba de un teorema de representación que afirma la existencia de un homomor-
fismo de ese sistema empírico en cierto sistema numérico
4. La prueba de un teorema de unicidad que indica hasta qué punto el homomorfis-
mo es unívoco, es decir, cuáles son las transformaciones del homomorfismo dado,
que también constituyen homomorfismos del mismo sistema empírico en el sistema
numérico.
La metrización12 de conceptos resulta muy compleja, especialmente en lo relativo a la
exportación de un concepto métrico definido en un determinado contexto de investigación a
otros y en lo relativo a la interpretación material del concepto.

1.7. LA MEDICIÓN DE LAS CIENCIAS SOCIALES

concepto de medición

Consiste en comparar una magnitud con otra de su misma especie que se toma como p. 129
unidad, o con otra magnitud adecuada al caso para conocer su extensión o cantidad, medir
es, pues, comparar una cierta magnitud con otra homogénea.
En el ámbito de las ciencias sociales se presentan dos problemas; puede resultar difícil
establecer la homogeneidad de las magnitudes que se desean comparar, tanto como, estable-
cer una unidad de medida; pues, puede resultar completamente arbitrario y materialmente
inconsciente la definición de una unidad.
Desde un punto de vista lógico, la medición supone un intento de conectar dos tipos de
realidades completamente heterogéneas: por una parte, el universo matemático de modelos
y entidades abstractas, expresado a través de símbolos sin contenido y regulados en sus
relaciones por estrictas leyes lógico-matemáticas de naturaleza universal y necesaria; por
11
Homomorfismo: Correspondencia no biunívoca entre dos estructuras algebraicas que conserva las opera-
ciones.
12
Convertir en variables medibles.

23
1. Observación, conceptualización y medición...

otra parte, el mundo real, natural o social, aprehendido por la observación del científi-
co social de acuerdo con ciertos supuestos teóricos, uno o varios sistemas conceptuales
y un aparato metodológico-técnico subsidiario, de los que dependerán enteramente las
mediciones que se realicen.
La medición intentará establecer entre estos dos mundos —el matemático y el empírico
aprehendido por observación— una relación que los empareje en tanto que sistemas dotados
de propiedades estructurales comunes; si tal relación logra establecerse, entonces podrían
asignarse ciertos números, valores o símbolos del sistema lógico-matemático a ciertos
objetos del dominio empírico.
Lo que conseguimos al establecer esta relación es proyectar o transferir las relaciones
y propiedades que se dan en el conjunto numérico-matemático al conjunto de los datos
empíricos a través de ciertas reglas de asignación previamente definidas, y suponer que
las relaciones que se dan entre los elementos del sistema matemático habrán de darse
también entre los elementos del sistema empírico.
El problema de la medida se sitúa, pues, en el plano estrictamente metodológico y, por
tanto, entre los compromisos teóricos y las determinaciones técnicas de la investigación.
El científico social deberá, por una parte, abordar el problema teórico que subyace a esta
operación y, por otra, la elaboración de los instrumentos de recogida de datos que habrán
de ser consistentes con las decisiones teóricometodológicas adoptadas.
En torno a la cuestión de la medida en ciencias sociales, se han mantenido posiciones
muy diversas, desde la negación tajante, a la profesión de fe positivista que pone en la
medición el futuro de la investigación social. La cuestión no está en afirmar o negar el
problema de la medida, sino en plantearlo cabalmente y permanentemente abierto a una
autorreflexión crítica.
Las limitaciones más evidentes que afectan a la medida en las ciencias sociales:
1. El mundo empírico social suele mostrarse fuertemente reactivo a las condiciones
ambientales, al paso del tiempo e incluso a la misma operación de medida.
2. Los procesos de medición interfieren en los resultados, transformando el objeto de
estudio, aunque sea parcialmente.
3. Los científicos recurren a definiciones operacionales de los conceptos en las que las
garantías de adecuación formal se cobran importantes precios en lo relativo al sentido
o significado material y social de dichos conceptos.
4. En el ámbito de los discursos, cuya naturaleza es difícilmente reductible a la política
de los hechos sociales, son estos difícilmente reductibles a unidades discretas. La
polisemia13 , la penetración de los significados ideológicos y de los fenómenos de
connotación hacen de las palabras y los discursos objetos poco o nada proclives a la
medición.
5. Los procesos sociales que solemos medir muestran propiedades reflexivas ligadas a
la propia reflexividad de las conciencias de los individuos.

tipos de escalas

p. 132 Al determinar una magnitud o variable que va ha ser medida, llamamos escala al
conjunto de valores o categoría que dicha variable o magnitud puede tomar.
13
Pluralidad de significados de una palabra.

24
1.7. La medición de las Ciencias Sociales

Escalas nominales
Las escalas nominales son instrumentos clasificatorios. Se basan en la idea de que un
conjunto de individuos de un dominio empírico tomados en relación con una determinada
propiedad, pueden ser adscritos a un número finito de categoría lógicas. Las categorías
que componen una escala nominal han de ser exhaustivas y mutuamente excluyentes.
Las escalas nominales redistribuyen los objetos de estudio en clases de equivalencia,
lo que permite establecer relaciones que asocian o separan los objetos en virtud de la
presencia o ausencia de la propiedad en cuestión. Las escalas nominales esconden notables
exigencia y algunos problemas:
1. Los derivados de la cuestión semántica, pues las categorías deben expresar de manera
clara y distinta aquello a lo que se refieren, sin ambigüedades o polisemias.
2. Los derivados de las exigencias formales, dan lugar a una partición en clases de
equivalencia dotadas de exhaustividad y sin solapamientos interclases.
3. Empíricamente, debe ser posible asignar, mediante procedimientos fiables y objetivos,
un determinado evento u objeto a una categoría.
4. No permiten cálculos aritméticos ni ordinales, sino meramente cálculos de frecuencias.

Escalas ordinales
Las escalas ordinales son aquellas en las que el sistema de categorías permite, además
de las operaciones que caracterizan a las escalas nominales, establecer relaciones del tipo
ser menos que o ser mayor que, etc.; este tipo de escalas no solo permite clasificar, sino
también ordenar respecto de una propiedad. El inconveniente se refleja en que podemos
conocer la relación ordinal, pero no la proporción cuantitativa que se da entre las distintas
categorías.

Escalas de intervalo
Las escalas de intervalo son aquellas en que la relación clasificatoria y ordinal incorpora,
además, la posibilidad de definir una unidad precisa que permite no solo calcular las
relaciones ordinales, sino también establecer la proporción en que éstas se presentan.
Estas escalas posibilitan además un tratamiento estadístico más complejo y eficiente.
La dificultad más reseñable se encuentra en la más que discutible reductibilidad de los
conceptos sociales a meras diferencias cuantitativas, presentando problemas derivados de
la necesidad de exigir a lo empírico las condiciones ideales de los modelos matemáticos.

Escalas de cociente o proporción


Las escalas de cociente o proporción incluyen todas las exigencias y características de
las anteriores pero, además, permiten establecer un valor absoluto cero en la escala, por lo
que permiten efectuar sobre ellas todas las operaciones aritméticas.

25
Tema 2
Aproximación histórico-crítica a la noción de
explicación científica

2.1. EXPLICACIÓN: ASPECTOS SEMÁNTICO

su sentido etimológico (polisemia acusada)


Cap. 4
p. 173
El verbo castellano explicar procede del término latino explicare y posee una etimología1
muy sugerente. El término «explicación» designa el proceso mediante el cual se desenvuelve
lo que estaba envuelto, se hace presente lo que estaba latente.
En todas las lenguas, la semántica del término remite a la misma imagen: desentrañar
la complejidad de algo para hacerlo más comprensible; aclarar, iluminar, esclarecer o dar
luz a algo para hacerlo más perceptible.
El término explicar puede ser utilizado con diferentes acepciones y usos, intentando
simplificar algo esta polisemia2 , podemos afirmar que este término denota, al menos, tres
sentidos diferentes:
1. Explicar cómo dar razones, haciendo inteligible lo que no lo es de forma directa;
en ciencias sociales, este significado está permanentemente presente en la actitud
hermenéutica3 que adoptan, al menos parcialmente, muchas disciplinas.
2. Explicación como clarificación conceptual; los conceptos son complejas condensaciones
lingüísticas cuyo contenido puede ser desplegado mostrando tanto sus relaciones
lógicas con otros conceptos, como sus compromisos ontológicos y lingüísticos. Los
problemas relativos a la semántica y los fenómenos de denotación y connotación no
son ajenos a la explicación, como tampoco lo son los cambiantes procesos semióticos y
sus anclajes psico-lingüísticos y sociales. La clarificación conceptual ha concentrado
buena parte de los esfuerzos de las ciencias sociales y de las disciplinas humanísticas
proponiendo teorías acerca del significado, del sentido y la referencia así como de la
formación y estructura de las lenguas y los sistemas conceptuales. Sin esta dimensión
difícilmente podríamos dar cuenta de los innumerables desarrollos de las distintas
disciplinas englobadas dentro de las llamadas ciencias sociales.
1
Origen, fuente, procedencia, raíz.
2
Polisemia: Pluralidad de significados de una palabra.
3
Es el arte de la interpretación y de la comprensión del sentido de un fenómeno cultural o social.

27
2. Aproximación histórico-crítica...

3. Explicar desde la noción de causalidad; históricamente se presenta la explicación


como la búsqueda de las causas del ser. Aristóteles consagró esta idea: explicar
un ente es determinar sus causas. Pero causalidad puede ser entendido como la
determinación del porqué de la cosa, su para qué, su cómo o su qué. La explicación
científica se ha identificado esencialmente con la acepción de dar a conocer la causa o
motivo de alguna cosa.
Para Hempel:
1. El objetivo central de toda ciencia es explicar la realidad.
2. Explicar algo es responder al porqué de esa cosa mediante el establecimiento de una
relación de causalidad.
3. La reflexión metacientífica debe proveernos de una teoría acerca de la explicación
que permita distinguir la buena y la mala praxis científica.

2.2. LAS RAÍCES HISTÓRICAS DE LA COMPLEJA SEMÁNTICA DE LA


EXPLICACIÓN

en la antigüedad: el cosmos como unidad ordenada, cuya estructura racional puede ser
desvelada

p. 176 Fueron los griegos en el origen de la reflexión filosófica y científica los que concibieron el
mundo como cosmos; es decir, como una unidad armoniosamente ordenada cuya estructura
racional podía ser desvelada. La actividad filosófica y científica se identificó desde un
principio con el esfuerzo de hacer inteligible aquello que es permanente y verdaderamente
cognoscible. Esta tarea, exigía la reducción de la complejidad de lo real a ciertos elementos,
estructuras y procesos básicos capaces de dar cuenta de la diversidad y del cambio. Encon-
tramos una pretensión o intención cognoscitiva orientada a mostrar la inteligibilidad de
un mundo que se nos muestra como interpretable.
Los primeros pensadores intentaron desvelar lo real, mostrando a través de la actividad
cognoscitiva humana, el verdadero ser de las cosas, su porqué, su cómo y su para qué. En
estos primero pensadores encontramos ya varios modelos de explicación, modelos que han
llegado hasta nosotros y han modelado la teoría y la praxis de la investigación científica en
las ciencias sociales.

El modelo biológico-organicista
Para este modelo la naturaleza —física y social— puede ser pensada como un gran
organismo, de suerte que cada ser particular, en tanto que órgano o parte de él, está
llamado a cumplir una función necesaria para el sostenimiento de la totalidad. Lo que
explica la existencia y el modo de ser de algo es el fin que le es propio. Esta concepción, que
encontramos incipientemente ya en la filosofía presocrática, será recogida por Aristóteles
y, más tarde, por el judeo-cristianismo.

El modelo matemático formalista


La explicación de lo real debe buscarse en las relaciones formales internas a las cosas;
el análisis de la realidad nos revela la existencia de proporciones, simetrías y estructuras
formalizables, ocultas tras la apariencia dispersa y diversa de las cosas. El hombre de

28
2.2. Las raíces históricas de la compleja semántica de la explicación

ciencia penetra más allá de la apariencia de éstas para descubrir el sistema de relaciones
que le es propio; de este modo, lo real se hace inteligible. En este modelo predomina lo
estructural sobre lo final, encontrando en él, con facilidad, las resonancias de los actuales
enfoques estructuralistas y logicistas.
El modelo mecanicista
Para el modelo mecanicista, lo real no es más que un agregado de partículas en movi-
miento, toda diferencia cualitativa es reductible a aspectos cuantitativos. El acontecer de los
eventos, se halla determinado por leyes formulables matemáticamente, cuyo conocimiento
es posible y esencial. El cosmos es un orden determinista sujeto a la causalidad.

aristóteles y su doctrina de las causas del ser

El objeto de estudio de los primeros pensadores griegos, estaba íntimamente ligado p. 178
a una compleja concepción de la causalidad, que incluía no solo la causalidad eficiente,
ligada a los procesos mecánico-deterministas, sino también otras formas de causalidad
como la final o la formal.
Aristóteles sistematizó estos modelos explicativos en el seno de su teoría acerca de las
causas del ser. Para Aristóteles, explicar algo exigía poder determinar hasta cuatro tipos
de causas:
La causa material, aquello de lo que está hecho el ser que debe ser explicado.
La causa formal, la esencia o naturaleza íntima del ser.
La causa eficiente, aquello que es principio del cambio o transformación del ser.
La causa final, aquello hacia lo que tiende el ser en cuestión.
Aristóteles otorgó una especial relevancia a la causalidad final, especialmente per-
ceptible en la lógica de los asuntos humanos, no solo en lo relativo a la acción individual,
sino también en la explicación de las formas sociales. No obstante, Aristóteles extendió
su concepción de la causalidad al cosmos en su totalidad, a lo natural en su conjunto, y no
solo a lo artificial o a lo intencional.
La contribución de Aristóteles ha sido determinante en el desarrollo del pensamiento
científico y filosófico, no solo por su sistematización de los procesos lógicos de inducción y
deducción, sino también por su concepción de la causalidad y su defensa del teleologismo4
como forma primordial, aunque no única, de la explicación científica.

la explicación científica y el nacimiento de la nueva ciencia

Los siglos xvi y xvii verán nacer una nueva ciencia y, con ella, el renacer de un modelo p. 179
explicativo que, aunque estaba presente en lo esencial durante la antigüedad, adquiere
entonces sus características modernas. Este nuevo enfoque dejará de contemplar el universo
como un conjunto de sustancia poseedoras de propiedades y poderes por naturaleza, para
verlo como un flujo de acontecimientos que suceden según leyes. La nueva concepción del
mundo ya no es tanto metafísica, cuanto funcional y mecanicista.
El período que comprende las publicaciones de Copérnico a las de Galileo (1534-
1638) es el que la nueva ciencia da lugar a un nuevo paradigma de la explicación científica;
4
Es la idea de que algo existe de un modo determinado, porque su existencia responde a un fin último, al
que tiende como ser, por su propia naturaleza.

29
2. Aproximación histórico-crítica...

recuperando la tradición pitagórico-platónica según la cual el mundo está escrito en lenguaje


matemático y, por ello, es el descubrimiento de las leyes matemáticas subyacentes lo que
nos proporciona el verdadero conocimiento del mundo físico. Explicar, pues, es situar un
evento o fenómeno bajo la ley, matemáticamente expresada que puede dar razón de él.
Estas leyes se presentarán como hipótesis causales cuya verdad ha de ser comprobada.

la ciencia positiva en el siglo xix: positivismo y organicismo. la reacción historicista y


hermenéutica

El positivismo y la explicación causalista


p. 180 El siglo xix verá afianzarse definitivamente el modelo explicativo iniciado en el Renaci-
miento y el Barroco de la mano del positivismo. Las bases del positivismo decimonónico
las podríamos resumir así:
1. Monismo metodológico: La diversidad fáctica de los objetos científicos es abordable a
partir de un único método que debe ser la guía para todo trabajo de la investigación
científica.
2. Las ciencias naturales como canon o modelo: el método positivista adopta como modelo
el método de las ciencias físico-matemáticas.
3. La ciencia busca la explicación causal de la realidad: la ciencia trata de responder
a la pregunta ¿por qué ha sucedido tal hecho?; es decir, intenta dar respuesta a la
pregunta por las causas de un hecho.
El positivismo científico pretenderá hacer ciencia social, histórica o económica siguiendo
los pasos de la física matemática newtoniana, acentuando la relevancia de las leyes genera-
les en la explicación científica e intentando subsumir bajo el mismo paraguas metodológico
a toda disciplina con pretensiones científicas.

La reacción historicista y hermenéutica


Frente a la filosofía positivista francesa y anglosajona, surgirá en el mundo germánico
una tendencia antipositivista protagonizada por hermeneutas, historicistas y neokantianos.
Estos, comparten un rechazo frontal a las pretensiones positivistas, especialmente al
monismo metodológico y al carácter canónico de las ciencias naturales.
Afirman que las obras humanas, su acción, su organización y su historia solo pueden
ser comprendidas a través de la incorporación del mundo interior del individuo, de sus
creencias e intenciones, a la explicación del orden socio-histórico. Los hermeneutas e histo-
ricistas hablarán de comprensión, como objeto cognoscitivo alternativo al de la explicación
positivista. En la obra de Weber conceptualiza la dificultad entre explicación y compren-
sión, reclamando para las ciencias sociales una explicación comprensiva capaz de articular
ambas operaciones.

El modelo organicista
En la segunda mitad del siglo xix debido al auge y desarrollo de las ciencias biológicas
y de la medicina, se encontraron nuevas metáforas o modelos. Especialmente reseñable es
el concepto de organismo, que permite representar una realidad compleja como un todo
que puede concebirse como algo más que la suma de sus partes. La nueva perspectiva
encontraría aplicación, también, en el campo de las ciencias sociales.

30
2.2. Las raíces históricas de la compleja semántica de la explicación

La metáfora organicista permitió concebir una realidad compleja como un agregado


de partes u órganos que, si bien poseen entidad propia y distinguible del resto, pueden
ser pensadas, al mismo tiempo, en función del todo al que pertenecen. De este modo, cada
parte puede ser objeto de dos análisis simultáneos:
La parte distinguible: invita al científico al estudio de su proceso interno y su morfo-
logía;
La parte del todo, orienta la investigación hacia el estudio de su contribución al
mantenimiento de la unidad orgánica a la que pertenece, de su integración y sus
relaciones sistemáticas con otras partes del organismo.
La perspectiva organicista elevó a categoría conceptos tales como función, integración y
equilibrio, recuperando al mismo tiempo, la concepción teleológica de la realidad, realmente
nunca abandonada del todo. Estos conceptos serán esenciales en el modo de representar la
realidad social.
Es entre mediados del siglo xix y mediados del siglo xx el período en el que los pensa-
dores organicistas, funcionalistas y estructuralistas dominaron la escena intelectual en
disciplinas tales como la antropología o la sociología.

La idea de evolución
El evolucionismo supone la idea de que la realidad ha transitado, a lo largo del tiempo,
desde un primitivo estado de indiferenciación hacia formas más diferenciadas. La noción
de evolución ha denotado básicamente dos significaciones:
1. El desenvolvimiento de lo previamente plegado, es decir, el despliegue de alguna reali-
dad preformada cuyo desarrollo está antológicamente determinado por su naturaleza
desde el origen.
2. El lento transformar de una realidad que, en virtud del paso del tiempo, las condi-
ciones internas del propio ser y la interacción con el entorno es origen de novedades
desconocidas y, en cierto modo, imprevisibles.
El evolucionismo conoció desarrollos paralelos en tres direcciones:
1. Como filosofía general que afirma la idea de una evolución universal del cosmos.
2. Como doctrina biológica.
3. Como evolucionismo historiológico y sociológico, modalidad ésta que dominó la pro-
ducción intelectual de las nacientes etnología y sociología en el siglo xix.

31
Tema 3
La explicación causal en el modelo
nomológico-deductivo. Causas y mecanismos
Cap. 5
p. 185
Descripción del modelo explicativo nomológico-deductivo, propuesto por Hempel y Op-
penheim que expone paradigmáticamente1 la concepción empírico-positiva de la noción de
causalidad.

3.1. SENTIDO DE LAS NOCIONES DE EXPLICACIÓN Y CAUSA EN LA


INTERPRETACIÓN POSITIVISTA DE D. HUME A J. S. MILL

El programa empirista adopta una interpretación mecanicista y eficiente de la causa-


lidad, cuyas raíces se hunden en las obras de G. Ockham, F. Bacon y D. Hume y ya en el
siglo xix, en la obra de J. S. Mill.
La obra de Mill, antecedente inmediato del planteamiento contemporáneo de la ex-
plicación científica en la Concepción Heredada, es la que sitúa la discusión acerca de la
explicación científica en su actual marco conceptual.

causalidad y explicación en j. s. mill

En su Sistema de la Lógica, Mill definió la explicación científica como la operación p. 186


cognoscitiva que consiste en identificar un suceso natural particular como un caso de una
regularidad nómica, es decir, de una ley de la naturaleza.
Mill maneja un concepto de la causalidad interesado en dotar a la ciencia de una
metodología sustentada en rigurosos procesos lógicos, Mill reducirá la causalidad a la
sucesión regular de acontecimientos.
En el pensamiento antiguo y medieval, la causalidad no era una mera relación entre
eventos, sino una determinación esencial de la sustancia. Para autores como Aristóteles o
Tomás de Aquino, la sustancia es el principio de toda transformación. La causalidad era,
en cierto sentido, un modo de ser de la sustancia.
Ya en la Edad Moderna, la causalidad verá trocar su significado y su centralidad
lógico-ontológica en diferentes direcciones:
1
Paradigma: Cada uno de los esquemas formales en que se organizan las palabras nominales y verbales
para sus respectivas flexiones.

33
3. La explicación causal...

La posición racionalista que equipara causa con razón; si A es causa de B, entonces


A es principio de B, y viceversa.
La posición empirista, representada en Hume, reduce la causalidad a la mera sucesión
regular de fenómenos, sin pretender establecer entre ellos ningún nexo necesario, y,
menos aún, aventurar una conexión ontológica. Para ellos la experiencia es el único
fundamento de toda relación entre causa y efecto, afirmando que A es causa de B,
cuando al suceso A le sigue regularmente el suceso B; la causalidad, así entendida,
no es sino efecto de la costumbre y la creencia, pero en modo alguno fruto de una
relación de necesidad lógica u ontológica.
La postura de la nueva ciencia, actuó prescindiendo de la noción de causalidad. En
todo caso, la representación de la causalidad que la ciencia (sobre todo de las ciencias
físicas) adoptó, fue la de la causalidad eficiente, dentro de una concepción mecanicista
del mundo. solo bajo ciertas formas y doctrinas organológicas,2 admitió la ciencia el
uso de la causalidad final.
Mill entendió que la ciencia tenía como misión el descubrimiento de las leyes de la
naturaleza y, a través de ellas, las regularidades cuya intervención permite al hombre de
ciencia explicar un acontecimiento.
La lógica inductiva, está en la base del descubrimiento de estas leyes; la validez de
las inferencias científicas se asienta en la suposición de que la naturaleza se manifiesta
como una realidad constante, regular, y que, de este modo, las regularidades nomológicas3
halladas pueden suponerse igualmente constantes.
De todas las leyes generales que pueden afirmarse, la más importante, pues sobre ella
descansa la misma posibilidad de la ciencia es la Ley de la Causalidad; para Mill la causa-
lidad se encuentra desprovista de resonancias ontológicas. La causalidad no afirma nada
de posibles vinculaciones entre causa y efecto. Mill define la causa de un fenómeno como el
antecedente o la concurrencia de antecedentes de los que es invariable e incondicionalmente
consecuencia.
A la ley de la causalidad no podemos aproximarnos si no es por inducción, a partir de la
experiencia de los sucesos causales particulares y del mismo postulado de la constancia de
la naturaleza; cada hecho particular quedará subsumido bajo el dominio de la ley general
que le corresponda. La ley de la causalidad es, fruto de la experiencia pasada y condición
de posibilidad del conocimiento de lo que habrá de ocurrir, es decir, del futuro acontecer de
las cosas.

el método de las ciencias morales

p. 189 Las llamadas ciencias morales comprendían para Mill aquellas disciplinas que, investi-
gando sobre la naturaleza humana, no seguían una orientación normativa o no podían ser
reducidas a saberes derivados de las ciencias físicas. Las ciencias morales comprendían
cierta parte de la psicología, la etología o ciencia de la formación del carácter, la sociología
y la historia, siendo esta última, realmente, una parte de la sociología.
Para Mill, las ciencias morales debían huir del descriptivismo empirista para orientarse
hacia la explicación causal. Estas ciencias debían buscar las leyes causales que pueden
2
Organología: Tratado de los órganos de los animales o de los vegetales.
3
Nomología: La ciencia de la ley o técnica de normar, crear legislaciones. En filosofía positivista, rama de
la ética que estudia las transformaciones históricas y geográficas de los ideales morales.

34
3.2. Hempel y Oppenheim...

explicar el comportamiento humano. La búsqueda de estas leyes resultaba del todo indis-
pensable para superar la mera descripción de una regularidad conductual, ya que solo la
ley puede demostrar la existencia de alguna clase de conexión causal, y, por tanto, explicar
verdaderamente el comportamiento humano. Mill siempre pensó en sus planteamientos
como en un ideal epistemológico que había de ser perseguido.
Mill concibió la ciencia social como el estudio del comportamiento tendencial de los
hombres considerados como masa, consciente de la imposibilidad de obviar la multicausali-
dad que impregna la acción. La ciencia social deberá estudiar, afirmó, las acciones de las
masas humanas colectivas y los distintos fenómenos que constituyen la vida social.
Mill defendió la búsqueda de regularidades empíricas a través del denominado método
inductivo inverso. El sociólogo habrá de partir de la experiencia para formular generali-
zaciones empíricas y, después, relacionarlas con los principios de la naturaleza humana.
Defendió el método deductivo directo basado en la explicación del comportamiento humano
como tendencia o probabilidad.
Mill sentó las bases del actual individualismo metodológico al considerar que toda
explicación de la realidad social debe comenzar por el individuo y sus voliciones. Consi-
deró siempre, esta disposición metodológica como un ideal y mantuvo siempre una lúcida
sensatez en relación al alcance de la explicación en las ciencias sociales.

3.2. HEMPEL Y OPPENHEIM: LA CONSTRUCCIÓN DEL ESPACIO


EPISTEMOLÓGICO PARA EL DEBATE ACERCA DE LA EXPLICACIÓN
CIENTÍFICA

En el siglo xix J. S. Mill había delimitado perfectamente la noción de explicación p. 190


dentro de la tradición positivista. El artículo de Hempel y Oppenheim, de apenas doce
páginas, proponía viejas ideas, esencialmente coincidentes con las de Mill, pero presenta-
das modélicamente para los intereses y formas canónicas4 de la tradición neopositivista,
dominante de la escena de la reflexión metacientífica: precisión en la demarcación del
problema, parsimonia, rigor lógico y alcance universal.
El texto se convirtió muy pronto en una referencia central para el debate en torno a la
explicación científica, referencia que aún hoy resulta indispensable.

marco conceptual del modelo hempeliano de la explicación científica

Se conoce habitualmente como Modelo de Ley de Cobertura o también como Modelo


Nomológico-Deductivo.
Las explicaciones son razones o argumentos que se ofrecen para dar cuenta de un
acontecimiento. Las explicaciones son argumentos que hacen comprensible el que un
evento tenga lugar.
Explanandum aquello que es explicado, es decir, alguna clase de acontecimiento que
requiere una explicación.
Explanans aquello que nos ofrece una explicación del explanandum.
4
Que se ajusta a las características de un canon de normalidad o perfección.

35
3. La explicación causal...

Toda explicación es alguna clase de argumentación que hace inteligible la presencia del
explanandum a partir del explanans.
Toda explicación trata de establecer un cierto tipo de relación entre el explanandum
y el explanans, una clase de inferencia, por lo que explicar es inferir el explanandum del
explanans. Esta inferencia5 supone admitir que, de algún modo, los hechos que establece
el explanans dan cuenta del explanandum porque éste está contenido o se desprende
lógicamente de ello.
La idea central del modelo hempeliano es relativamente sencilla: un evento particular
puede ser explicado presentándolo como una instanciación6 particular de una ley general.
El explanandum, es la versión estándar del modelo, que no única, se infiere por deducción
del explanans. La ley general o leyes del explanans ofrecen la cobertura lógica necesaria
para esa deducción, actuando como las premisas de un silogismo7 .
El modelo de Hempel permite abordar diferentes modelos explicativos. Así:
1. Si el explanandum es particular y las leyes del explanans son generales y no esta-
dístico-probabilísticas, estamos ante el modelo propiamente nomológico deductivo
particular.
2. Si el explanandum es una ley general no estadístico-probabilística y el explanans solo
contiene leyes estrictamente generales, estamos ante el modelo nomológico deductivo
particular.
3. Si el explanandum es una ley estadística y el explanans contiene al menos una
ley estadística esencial y distinta del explanandum, aunque pueda contener otras
generales, estamos ante el modelo de explicación deductivo estadístico.
4. Si el explanandum es un hecho particular y el explanans contiene esencialmente al
menos una ley estadística aunque pueda contener otras leyes generales, entonces
estamos ante el modelo de explicación inductivo-estadístico.
El modelo de Hempel exige dos condiciones más para que una explicación científica
pueda ser considerada genuinamente científica y válida:
1. El explanans debe poseer contenido empírico contrastable por observación y experi-
mentación.
2. Todas las proposiciones del explanans deben ser verdaderas.

formalización del modelo de explicación nomológico-deductiva particular

p. 191 Recordemos que consiste en la explicación de un hecho particular, a través de una


inferencia deductiva posibilitada por, al menos, una ley general esencial. Ejemplo que toma
Hempel:
Un individuo, propietario de un coche, descubre una mañana que el radiador
de su vehículo se ha reventado en plena noche. El individuo busca una explicación
a este hecho. Tal explicación podría consistir en la siguiente argumentación:
El radiador del coche se ha reventado a causa de las bajísimas temperaturas
de la noche.
5
Deducción de una cosa a partir de otra, conclusión.
6
Concreción.
7
Procedimiento lógico aristotélico por el que establecidas unas premisas, llegamos a una conclusión.

36
3.2. Hempel y Oppenheim...

Explicación aceptable al sentido común, pero ¿es científica?: En principio,


no parece observarse la conexión deductiva entre la rotura del radiador
(explanandum) y la bajada de temperaturas (explanans); y, sin embargo,
la repuesta es afirmativa. Bastará operar, por parte del analista, ciertas
transformaciones, y explicitar ciertos elementos ausentes, para que la
inferencia se manifieste.
La rotura del radiador (explanandum) es un hecho particular.
El explanans contiene dos clases de hecho:
• Ciertas condiciones antecedentes como:
◦ El coche se encontraba desprotegido frente al cambio de tempera-
turas durante la noche.
◦ Esta noche las temperaturas han bajado por debajo de los 0° C.
◦ El radiador contenía agua en su circuito, y no otra sustancia.
• Cierta clase de hecho generales, que incluye al menos una ley de la
naturaleza:
◦ Cuando la temperatura desciende por debajo de los 0° C, el agua
se congela.
◦ El agua, al congelarse, aumenta de volumen.
Expuesta de esta manera la argumentación, estamos en condiciones de ofrecer una
explicación válida del explanandum como inferencia derivada del explanans. Ahora sí
podemos derivar deductivamente el explanandum del explanans gracias a la cobertura que
ofrecen las leyes implicadas.
Los restantes modelos explicativos mantienen una estructura lógico-sintáctica muy
similar, variando tan solo en torno a:
El tipo de hecho que representa el explanandum: particular o general.
El tipo de hecho general esencial que contiene el explanans: estrictamente general o
estadístico probabilístico.
La relación inferencial: deductiva o inductiva.
La explicación probabilística reduce la fortaleza predictiva del modelo nomológico-
deductivo; el hecho explicado no se anticipa ahora como un hecho seguro, sino probable.
La explicación inductivo-estadística permite afirmar un suceso como altamente probable,
pero no necesario.

primera aproximación crítica: aspectos lógico-sintácticos

Las principales virtudes del modelo de explicación nomológico deductivo son, su sencillez, p. 197
su rigor lógico y su universalidad. Este modelo ofrece una formalización sumamente sencilla
de un problema muy complejo; el modelo de Hempel permitía subsumir bajo un mismo
esquema cualquier tipo de explicación, además proveía al epistemólogo y al científico
de un criterio claro para distinguir el grano de la paja en la formulación de hipótesis
científicas, es decir, formulaba un criterio demarcacionista muy eficaz, que, por otra parte,
venía a converger con las ideas centrales del neopositivismo lógico de los planteamientos
positivistas decimonónicos.

37
3. La explicación causal...

1.a Crítica: críticas relativas a la simetría entre explicación y predicción


Una de las consecuencias del modelo era considerar las explicaciones y las predicciones
como dos caras de un mismo tipo de operación cognoscitiva. Predecir un acontecimiento
futuro, mostrar que dicho acontecimiento es esperable en virtud de su dependencia de
ciertas circunstancias o de una o varias regularidades nómicas, es, desde un punto de vista
lógico, lo mismo que explicar retroactivamente un hecho pasado, formular una retrodicción.
En resumen, explicación y predicción son fenómenos simétricos y se refieren, realmente, a
un mismo tipo de operación cognoscitiva.
La simetría puede conducir a serios problemas, ya que se han deducido casos de expli-
caciones que no van acompañadas de predicciones y predicciones que no son, en absoluto,
explicaciones.

2.a Crítica: críticas de ciertas proposiciones o argumentaciones que satisfacen formalmente


el modelo, sin embargo, no son auténticas explicaciones, o lo son de manera falsa
Puede ocurrir que se construya una explicación de un fenómeno introduciendo una ley
de cobertura inesencial para el fenómeno en cuestión, y también puede inducir confusiones
originadas en el fenómeno de efectos de causa.
Otra forma de burlar el modelo es introducir expresiones generales en el explanans que
sean lógicamente dependientes del explanandum o combinaciones de él por algún medio.
En ese caso, estamos ante un caso de autoexplicación, pues el explanandum es explicado
por un explanans que no es sino el mismo explanandum disfrazado.

3.a Crítica: críticas en las que se enfrenta el modelo hempeliano desde presupuestos de
análisis pragmatistas y no estrictamente lógico-sintácticos
El enfoque pragmatista afirma que el análisis hempeliano sufre de un exceso de logicismo
que obstaculiza la posibilidad de llegar al fin que se propone, que no es otro que dar cuenta de
lo que hacen los científicos cuando explican algo. Hempel se deja llevar por un racionalismo
que desvincula la explicación de su praxis, hasta hacer de ella un modelo abstracto que,
para preservar su validez formal, se aleja completamente del ejercicio real y empírico de la
investigación científica.
Toda actividad científica, la explicación también, está fuertemente enraizada en el marco
cognoscitivo en que tiene lugar, en las circunstancias históricas en las que se presenta, en
factores psicológicos, tales como los intereses y deseos de los actores científicos, o en factores
sociales, tales como las expectativas que puede generar una pregunta, una investigación o
un descubrimiento, o la percepción social diversa de lo que es realmente relevante en un
momento dado para un grupo humano o una institución. Todos estos factores ayudan a
contextualizar la praxis científica y son indispensables para comprenderla. Esta revisión
pragmatista pretende hacer ver que los mismos modelos lógico-sintácticos se ven afectados
radicalmente por las circunstancias antedichas.
Toda pregunta depende sustantivamente del contexto pragmático, en que se expresa
o, lo que es lo mismo, en toda pregunta existe implícita o explícitamente un sistema de
expectativas de sentido que hacen que una respuesta, es decir una explicación, resulte
pertinente o no, relevante o irrelevante. Resulta inconsecuente desarraigar el problema de
la explicación del contexto de enunciación en que se produce.

38
3.2. Hempel y Oppenheim...

4.a Crítica: críticas procedentes del ámbito de las ciencias sociales


Se afirma desde esta posición que es posible elaborar explicaciones causales que no
recurran a ninguna ley para ser formuladas; afirma W. Dray, para quien la explicación
histórica es, esencialmente, un intento de hacer inteligible un acontecimiento desde un
punto de vista racional. Otro tanto ocurre en otras disciplinas como la sociología o la
antropología en las que se ha practicado una suerte de explicación funcional y teleológica.

segunda aproximación crítica: la limitada penetración real del modelo de cobertura legal
en las ciencias sociales

Hempel abrió una de las polémicas más interesantes en torno al papel de la explicación p. 202
y las leyes en la Historia y, por extensión, en las ciencias sociales. La polémica abierta a
propósito de la explicación científica en la Historia le enfrentará con W. Dray, defensor
de un tipo de explicación muy próxima a las propuestas hermenéuticas de la tradición
alemana de la Verstehen (entender).
La propuesta hempeliana para la explicación en la Historia no se distingue en nada
esencial de su propuesta para la explicación en las ciencias de la naturaleza. Se trata de
explicar un hecho particular a partir de un conjunto de hechos antecedentes y alguna clase
de hecho general, es decir, a partir de una ley.
Planteando objeciones, no habría nada de malo someter a un mismo hecho a dos clases
de escrutinio; por una parte, intentando situar ese hecho bajo una regularidad nómica; por
otra, haciendo inteligible, desde la óptica del actor y su contexto, el acontecimiento. Sin
embargo, ambas posiciones parecerán mostrarse como irreconciliables.
En primer lugar, los defensores del modelo hempeliano no se satisfacen mostrando
los entresijos lógicos de una argumentación explicativa; desean establecer que no existe
diferencia sustantiva ni metodológica entre las ciencias de la naturaleza y ciencias sociales.
En segundo lugar, los epistemólogos positivistas huyen de cualquier contaminación herme-
néutica, especialmente de aquella que procede de la tradición germana de la Verstehen;
esta tradición comporta la introducción de un subjetivismo inadmisible para estos.
En el campo de las ciencias sociales la propuesta hempeliana ha encontrado un eco muy
reducido, las razones son:
1. las ciencias sociales no cuentan en su haber con leyes asimilables a las del modelo
hempeliano, bien sea porque tales leyes no existen o porque no se han descubierto
todavía. Algunas disciplinas, como la economía o la sociología, elaboran modelos
teóricos que, bajo fuertes restricciones lógico-ontológicas y bajo cláusulas del tipo
ceteris paribus, proponen modelos explicativos causales bajo leyes que, si bien se
aproximan al modelo formal hempeliano, lo hacen a costa de distanciarse de una
realidad empírica difícilmente doblegable a las pretensiones del modelo nomológico-
deductivo.
2. La imposibilidad del programa de reducción fisicalista implicado en el modelo hempe-
liano.
Las ciencias sociales han dado lugar a elaboraciones teóricas y metodológicas que han
basado sus estudios con la idea de explicación predictiva y retrodictiva8 .
* * *

8
Utilizar información del presente para explicar el pasado.

39
3. La explicación causal...

Autores tales como Spencer o Comte propusieron modelos de evolución general de


la realidad, manifestando las tendencias subyacentes al progreso humano desde formas
iniciales de indiferenciación hacia formas complejas y muy diferenciadas, así como en
la Antropología surgieron varios modelos evolucionistas. Cualquiera de estos modelos
evolutivos resultaba del todo ineficaz tanto por su incapacidad predictiva como por su falta
de medios explicativos.
Las doctrinas materialistas han orientado su investigación teórica y empírica buscando
dotar a la historia de un perfil científico compatible con la determinación de leyes causales
de naturaleza evolutiva. El materialismo ha aportado en este sentido un paradigma de
interpretación del cambio social e histórico en el que la relación dialéctica entre fuerzas
productivas y relaciones de producción se presenta como clave de bóveda de una explicación
científica de la realidad.

El marxismo ha influido notablemente en el desarrollo de una historiografía compro-


metida con la cientificidad de las disciplinas históricas, llegando a afirmar que fue Marx
quien situó por primera vez a la Historia dentro de la ciencia.
El materialismo histórico y sus desarrollos y revisiones posteriores han utilizado una
cierta noción de causalidad vecina de las posiciones deterministas y causalistas, intentando
descubrir en el devenir histórico, leyes causales cuya intervención sería determinante en
la explicación del cambio social y superestructural.

La Antropología también tiene muy presente la estrategia materialista en los trabajos


de L. White o J. Steward. El punto de vista de White apuntaba a que analizando las
relaciones en el seno de un grupo humano entre producción energética, gasto energético
per capita y recurso tecnológicos, podían encontrarse las claves, verdaderos umbrales
cuantitativos, que explicarían las transformaciones culturales de los pueblos, a la vez que
podrían dar cuenta de las semejanzas y diferencias socioculturales entre diversos grupos.
J. Steward sentó las bases de la ecología cultural. Desde la perspectiva de Steward la
fuente de la explicación de las semejanzas y deferencias socioculturales habría que buscarla
en la interacción entre condiciones ambientales, infraestructura productiva y tecnológica y
formas culturales. La combinación de estos factores, interactuando adaptativamente, sería
el principio causal de la explicación científica.

M. Harris ha defendido posiciones conocidas como materialismo cultural. Esta estrate-


gia de investigación sostiene que la tarea central de la antropología es dar explicaciones
causales a las diferencias y semejanzas que se encuentran entre los grupos humanos en el
pensamiento y la conducta. Para poder hacerlo deben estudiar las condiciones materiales
de la vida, diferentes de las condiciones mentales o ideales, de modo que lo más probables
es que sean las primeras las causas responsables de la variación de las segundas.

En la economía también nos encontramos con modelos explicativos concebidos como


modelos causales que implican la intervención de leyes. Los modelos económicos han llegado
a constituir un poderoso edificio científico. El admirable desarrollo que se ha alcanzado

40
3.2. Hempel y Oppenheim...

se ha conseguido a través de introducir en la teoría económica un conjunto de conceptos


clasificatorios y métricos pensados para permitir su interpretación cuantitativa. Hacemos
referencia a condiciones metodológicas —y sus consecuencias epistémicas— de manera
que los modelos matemáticos de la ciencia económica funcionan bajo dos condiciones:
1. La aceptación de la interpretación conceptual y matemática de ciertas nociones que,
pretendidamente, describen la realidad de la vida económica de los individuos y los
grupos sociales.
2. El uso sistemático de cláusulas ceteris paribus que limitan el alcance de los enunciados
legaliformes9 que fundamentan las predicciones.

Objeciones que se plantean al modelo hempeliano desde el ámbito de las ciencias


sociales.
No existen en la vida social las leyes que el modelo nomológico-deductivo necesita.
Merton, en el seno de la tradición sociológica, afirma que se debe negar la posibilidad
de formular grandes teorías y optar por elaboraciones de alcance medio empíricamente
acotadas a fenómenos concretos. Aron argumenta que la praxis de la investigación
histórica está muy lejos del modelo explicativo de cobertura legal. La conducta humana
no se mueve en el terreno de la necesidad, por lo que resulta esencial a la ciencia no es
demostrar la necesidad de un comportamiento humano, sino hacer comprensible cómo
llegó a producirse, cuando, en cada caso, bien pudiera haber sido otro el resultado.
Desde la noción de causalidad que se maneja en el análisis de los fenómenos histórico-
sociales. La causalidad es comprendida como regularidad y predecibilidad en el
modelo hempeliano. La investigación histórica como social o económica han mostrado
la imposibilidad objetiva de reducir la explicación a estrategias monocausales. Si
la causalidad se entiende como el conjunto de todas las condiciones antecedentes,
entonces la noción de causa se disuelve y el esquema hempeliano se colapsa. Podría
simplificarse algo el problema reduciendo el número de causas y seleccionando un
conjunto de ellas como las más relevantes, pero el resultado obtenido no sería el
esperado ya que el conjunto de causas relevantes, aunque fuesen pensadas como
causas necesarias en modo alguno podrían presentarse como un conjunto de causas
suficientes, por lo que el explanadum seguiría sin ser explicado.
La propuesta hempeliana y, en general, la estrategia positivista sufre de un atomismo
empirista insostenible. En primer lugar, porque todo acontecimiento, toda acción,
es una reconstrucción teórica del acontecimiento tal y como se produjo y tal y como
fue vivido por los actores implicados. La distinción entre microacontecimiento y
macroacontecimiento se difumina. Tan impensable es captar la totalidad social como
el átomo social, por lo que la explicación científica se enfrenta a una indeterminación
lógico-ontológica contradictoria con las necesidades de determinación discreta de los
hechos implícitos en el modelo nomológico deductivo.
Concepción de la explicación que entraña la noción de esperabilidad de un acon-
tecimiento como componente esencial de la misma. Explicar algo que ha ocurrido
significa ofrecer las razones por las cuales dicho acontecimiento debe ser admitido
como el acontecimiento que cabía esperar, dadas ciertas condiciones y enunciados
legaliformes.
9
En lógica es una ley, como las leyes científicas.

41
3. La explicación causal...

3.3. UNA CONCEPCIÓN ALTERNATIVA DE LA CAUSALIDAD. LA EXPLICACIÓN A


TRAVÉS DE MECANISMOS CAUSALES. EL CONCEPTO DE HISTORIA CAUSAL
DE UN HECHO

p. 211 En última instancia, tanto las limitaciones lógicas como las otras de carácter epistémico
reposan sobre la debilidad del concepto de causa que se aplica en la propuesta de Hempel.
Algunos autores han señalado que, si se quieren mantener las expectativas creadas por
un tipo de interpretación de la explicación de la naturaleza que plantea Hempel, el único
modo de responder satisfactoriamente a estas dificultades es apelando directamente a
nociones causales, aunque esta recuperación de la noción de causa se ha planteado de
diversos modos, todos ellos comparten algunos elementos comunes:
1. La explicación científica de un hecho debe desvincularse de la noción de esperabilidad.
Hempel interpreta la explicación como un dar razón de la ocurrencia de un hecho
mostrándolo como suceso esperable, dadas ciertas circunstancias y proposiciones
generales de naturaleza nómica, la explicación de un hecho nada tiene que ver, stricto
sensu, con la probabilidad o certeza de su aparición, es decir, con su necesidad, sino
con la información causal que podamos proporcionar de él.
2. Proporcionar información causal de un hecho H significa poder reconstruir la historia
causal de ese hecho, es decir, proporcionar información acerca de otros hechos y
circunstancias anteriores a H en virtud de las cuales H sea inteligible.
3. La reconstrucción de la historia causal de un hecho, en todo caso, no exige la completa
determinación de todas las causas antecedentes de ese hecho, sino tan solo aquellas
que son causalmente relevantes.
4. Para poder emprender esta tarea habrán de resolverse dos tipos de problemas: por
una parte, demostrar la naturaleza causal de ciertos hechos en relación con otros
y, por otra, determinar su relevancia específica para seleccionar aquellos que hacen
inteligible al hecho explicado.
Hay que señalar que este enfoque causal mantiene una conexión con el sentido común
y la forma más tradicional y clásica de entender la causalidad que lo refuerza y habilita.
Por otra parte la lógica de la explicación a través de la reconstrucción de la historia
causal de un hecho no hace desaparecer realmente el problema derivado de la necesidad
de introducir proposiciones generales de naturaleza nómica, pues detrás de la formulación
de la relación causal entre hechos singulares late la cuestión del vínculo causal.
En tercer lugar, permanece abierta la cuestión de la determinación de la causas rele-
vantes entre el cuasi-infinito universo de las causas determinantes de un hecho o estado
de cosas.
La noción de mecanismo causal resulta muy interesante. La idea de Elster, no considera
posible la formulación de leyes generales como las que el modelo de ley de cobertura precisa;
lo que le queda a las ciencias sociales es la determinación, tan precisa como sea posible,
de los mecanismos causales que pueden dar razón de un hecho o estado de cosas. Tales
mecanismos causales necesitan de la determinación de hechos causalmente vinculados y
de la descripción del proceso a través del cual pueden vincularse.
La postura de Elster encuentra dificultades en lo relativo a la determinación del vínculo
causal entre dos hechos. Elster tiene razón al proponer que la distancia entre causa y
efecto debe ser reducida en lo posible, rellenando el espacio que los separa con un relato
causal en el que se identifiquen los mecanismos implicados. La propuesta de Elster está

42
3.3. Una concepción alternativa de la causalidad

llena de sensatez y es difícilmente discutible, aunque insuficiente para quien exija la mayor
determinación posible en la cuestión ontológica de la noción de causa.

43
Tema 4
La explicación funcional

4.1. ASPECTOS SEMÁNTICOS Y FORMALES Cap. 6


y7
p. 215
Exposición de las formas centrales de explicación funcional, también llamada, en
ocasiones, explicación teleológica1 .
La concepción finalista de la causalidad tiene una antigua historia, que arranca con el
mismo pensamiento filosófico y científico. La encontramos en Aristóteles, primer sistema-
tizador del problema de la causalidad y del concepto de explicación científica. Aristóteles,
además, atribuyó a la explicación por las causas finales una notable superioridad frente a
las otras posibilidades explicativas. Lo hizo, ante todo, por su personal concepción ontológi-
ca de la realidad, según la cual todo ser posee un telos o fin que le es propio per se y al que
tiende por naturaleza.
Su pensamiento pasó a formar parte de la tradición judeocristiana y sirvió al imaginario
medieval para dar cuenta de la creación como un todo dotado de funciones y sentidos
trascendentales, un producto de la voluntad divina.
A partir del siglo xviii, y particularmente en el xix, es cuando la causalidad final o
teleológica recupera la preeminencia de la que había gozado en la antigüedad, y que había
perdido bajo el poderoso influjo de las filosofía mecanicistas, empiristas y bajo la praxis de
la nueva ciencia.

funcionalidad y teleología. aclaración terminológica

Una explicación funcional es aquella que, para dar cuenta de la existencia o caracterís- p. 216
ticas de algo, apela a la función que ese algo realiza en relación con un cierto conjunto del
que forma parte o al que sirve.
La noción de teleología, en su significado filosófico más original, refiere a la idea de
que algo existe, y existe de un modo determinado, porque su existencia responde a un
fin último al que tiende como ser, por su propia naturaleza. Esta afirmación suele ir
acompañada de una cierta teoría más amplia que sitúa la teleología particular del hecho u
objeto en cuestión dentro de un principio regulativo que le daba cobertura, normalmente
de naturaleza ontológica.
1
Teleología: Es la idea de que algo existe de un modo determinado porque su existencia responde a un fin
último al que tiende, como ser, por su propia naturaleza.

45
4. La explicación funcional

Función y finalidad son nociones que se aproximan cuando ambas pueden ser abordadas
desde la idea de proyecto. Si dada una realidad determinada, puede predicársele una función
como propia y esa función puede ser explicada como el resultado de un diseño o proyecto,
entonces, las nociones de función y fin coinciden plenamente.
Dado un cierto objeto o fenómeno X, una explicación funcional de X exige:
1. Establecer la función F , realizada por X, su fin o su contribución que ha de ser
esencial para explicar X.
2. Determinar su conjunto, entidad, organismo o sistema S en cuyo seno X realice la
función F , que ha de ser esencial o necesaria para S;
3. Fijar cierto principio o relación en virtud del cual podamos afirmar que X existe en
virtud de su contribución o función en S. Es decir, un principio que permita establecer
la relación causal entre la existencia del fenómeno X y su función F .
El primer ámbito en el que una explicación finalista tiene perfecto sentido es en el
de los entes artificiales. Si bien sería problemático afirmar que todo artefacto posee una
finalidad explícita, al menos resulta plausible afirmar que en los productos humanos la
finalidad suele ser un dato de especial relevancia a la hora de explicar o dar cuenta de la
existencia, la morfología o el funcionamiento de una cosa. Es en el proyecto o diseño de
entes artificiales donde se nos permite, en última instancia, ligar explicativamente objeto,
función y sistema.
La singularidad de la explicación funcional parece residir, pues, en el hecho de que es
el estado de cosas buscado, algo que habitualmente llamaríamos efecto, el que da cuenta
de un hecho causalmente anterior. Esto no significa, en modo alguno, que baste declarar la
finalidad de un producto humano, para considerarlo completamente explicado.
Dentro de la disparidad de enfoques explicativos, una alternativa posible es la que
se refiere a la función última a la que el diseño del artefacto responde. Es más, podría
decirse que la determinación de la función o finalidad del artefacto resulta ser una precisión
esencial o, cuando menos indispensable si, preguntados por alguien que desconociera en
absoluto el objeto en cuestión, deseáramos dar cuenta de él de una manera comprensible.
La razón principal para afirmar esto guarda relación con las ideas de diseño y planificación.
Finalidad y diseño son esenciales cuando se pretende abordar una explicación funcional.
Esta singularidad de los resultados de la actividad productiva humana, pues, permite
admitir como argumentaciones explicativas válidas algunas afirmaciones funcionales.
Algo análogo ocurre cuando intentamos hacer inteligible la conducta humana. Cuando
un individuo realiza una acción podemos dar cuenta de ella intentando mostrar el fin
que dicha acción persigue. Cabe preguntarse también acerca del principio normativo que
permite vincular la acción del individuo y su finalidad. Este principio no es otro que la
conciencia intencional y reflexiva.
La conducta puede explicarse como el resultado de una causalidad eficiente, de un
estado de conciencia causalmente responsable de su conducta. En este caso, la acción no
se explica tanto por el fin o estado de cosas que se seguirá de su ejecución, cuanto por un
factor causal interior a la conciencia del sujeto y anterior a la conducta; la formación en la
conciencia del actor de un fin y de un plan, es decir, un proyecto de acción consistente en
un objetivo y ciertos medios, acompañados de un conjunto de creencias en virtud de las
cuales estos dos elementos guardan una cierta coherencia en la situación dada.
La noción de finalidad de la acción parece compatible con la idea de sujeto consciente y
reflexivo. No parece contradictorio, de este modo, admitir que, en lo relativo a la conducta

46
4.1. Aspectos semánticos y formales

humana, o al menos a una parte de ella, las cosas ocurren, dentro de un determinado
tiempo, como resultado de la búsqueda de ciertos fines, metas o estados de cosas futuros
cuya anticipación se presenta como causa.
Cuando mantenemos este razonamiento teleológico para explicar ciertos eventos o
estados de cosas que no dependen de la acción consciente e intencional de un individuo,
sino que afectan a hechos o estados de cosas que forman parte de realidades tales como
un organismo vivo o de una situación social. La mayor dificultad se encuentra en la
determinación del principio normativo que permita establecer la conexión causal entre el
hecho o estado de cosas que se desea explicar y su función en el conjunto del que forma
parte.
Una solución consistiría en dotar a esos sistemas u organismos de propiedades antropo-
mórficas2 , por ejemplo animistas3 , sostener teorías de concepción providencialistas, que
trasladase la responsabilidad del proyecto a un maestro de obras verdaderamente capaz.
La explicación funcional ha conocido un fuerte desarrollo en el último tercio del siglo
xx; en este camino se han encontrado con varias dificultades, aunque no cabe duda de que
la más importante es la que se refiere a la determinación del principio normativo capaz de
justificar la relación causal entre el fenómeno objeto de explicación y su función.
No es fácil aventurar un juicio tajante a propósito del tipo de argumentación carac-
terísticamente funcional. Algunos han pretendido liquidarla como si de un residuo de la
mentalidad organicista y metafísica más terco se tratara, especialmente desde la decli-
nación del funcionalismo y el ajuste de cuentas con el marxismo por las metodologías
(e ideologías) individualistas. Otros, por el contrario, han llevado su aplicación hasta la
caricatura, entraña singulares problemas, bien señalados por sus críticos; pero también ha
proyectado luz e inteligibilidad sobre muchos fenómenos sociales complejos.
Mas bien, lo que se puede rescatar de lo que plantea toda explicación funcional, es
la posible existencia de una relación causal entre un hecho o fenómeno y algunas de sus
consecuencias. Pero para poder establecer esa conexión causal, se reuniere una legitimación,
un vínculo y ciertos mecanismos que expliquen el feedback y salven la separación espacial
de lo lógico y ontológico que media entre causa y efecto. Sin la determinación de estos
mecanismos, en expresión de Elster, la explicación funcional, por lúcida que pudiera
parecer, nunca dejará de levantar sospechas.

balance crítico de la metodología funcionalista

Primera aproximación crítica desde el problema de la consistencia lógica de la explicación


funcional
La explicación funcional parece mostrar una estructura lógica irreconciliable con la p. 222
más habitual concepción de la causalidad, y más particularmente con la lógica de la
explicación tal y como se admite comúnmente por el modelo de cobertura legal. La objeción
de naturaleza lógica que amenaza a esta estrategia explicativa se refiere a la anómala
relación entre explanans y explanandum.
Hempel, a partir de su modelo de cobertura legal, intentó demostrar que las explicaciones
funcionales son falsas explicaciones, pues no son inferencias válidas; concluyó de su análisis
que las explicaciones funcionales no son tales, pues se apoyan en inferencias no válidas,
2
Tendencia a atribuir rasgos y cualidades humanos a las cosas.
3
Creencia que atribuye vida anímica y poderes a los objetos de la naturaleza.

47
4. La explicación funcional

requisito esencial para una explicación. Y que solo pueden ser utilizadas como instrumentos
heurísticos.
Negel, por el contrario, señala que la mera posibilidad lógica de que existan equivalentes
funcionales y que por tanto, la institución que se pretende explicar pierda su carácter de
condición suficiente pero no necesaria, no se ajusta al sentido que la explicación funcional
desempeña en la investigación empírica real, donde la mera posibilidad se resulte en la
presencia, real o no, de dichos equivalentes. Es decir, dadas ciertas circunstancias históricas
y epistemológicas, una explicación funcional puede ser admitida como inferencia válida
por motivos materiales y no formales.

El problema del Teleologismo


Otra de las objeciones se refiere al teleologismo que ocultamente parece deslizarse en
este tipo de argumentación.
Las explicaciones funcionales juegan con la idea de finalidad. Así, las instituciones
sociales, ciertas prácticas o determinados valores o creencias se presentan dotados de un
fin que, en la explicación funcional, adquiere, al menos aparentemente, la categoría de
causa; dos problemas implícitos en el uso del teleologismo:
El primero es el que se deriva de asignar finalidades, objetivo o metas a instituciones o,
más generalmente, a organismos sin capacidad intencional o, en otra modalidad, atribuir
finalidades inconscientes distintas de las declaradas públicamente.
J. Elster ha insistido en la tendencia del funcionalismo a pretender encontrar sentido en
cualquier fenómeno social, atribuyéndole propósitos, finalidades o intenciones, la mayoría
de las veces completamente alejada de las intenciones declaradas que explica, prima facie,
esos fenómenos.
En opinión de Elster, esta tendencia tiene sus raíces, por una parte, en la teología fun-
dada en principios de la razón de Leibniz, permanentemente dispuesta a atribuir sentido a
cualquier suceso, especialmente a los males morales o naturales, muy necesitados de él; por
otra parte, esta búsqueda del sentido se anclaría en la biología moderna, particularmente
en la teoría de la evolución de Darwin. No solo la teodicea leibniziana, sino todo el discurso
teológico rezuma esta ansia de sentido, heredera de la actitud de alerta hermenéutica del
pueblo de Israel, eternamente angustiado por captar los sutiles mensajes de su críptico
Dios. Actitud hermenéutica que, bajo la más diversas formas y mutaciones, aparece y
reaparece por doquier, ora bajo la forma de una analítica del da-sein, ora como inmersión
en las profundidades del inconsciente y sus hermenéuticas manifestaciones, etc. También
las ciencias biomédicas contribuyeron a elevar a categoría de la idea de función desde los
desarrollos de la fisiología vitalista o mecanicista.
Una segunda cuestión implicada en el teleologismo implícito en la explicación funcional
afecta al problema de la causalidad. El teleologismo funcionalista obliga, aparentemente,
a aceptar que explicación y causalidad circulan en sentidos contrario, ya que explicamos lo
que pasa en virtud de lo que habrá de pasar (es decir, el antecedente por el consecuente), a
la vez que afirmamos que el antecedente es causa del consecuente.
Cuando se trata de explicar conductas de agente intencionales no parece objetable
este procedimiento, la intencionalidad del agente, su conciencia y su proyecto ofrecen la
cobertura necesaria para esa relación causal sui generis.
Sin embargo, cuando el agente carece de esa intencionalidad, al menos en primera ins-
tancia, se hace necesaria la referencia a otra instancia distinta del agente que pueda ofrecer

48
4.1. Aspectos semánticos y formales

esa cobertura. En esos casos se hace indispensable un principio regulativo capaz de autori-
zar el bucle del que hemos hablado en varias ocasiones, conectando o retroalimentando el
agente y su función.
Las ciencias biológicas parecen ser el paradigma científico de la explicación funcional.
En ellas, la explicación funcional desempeña un papel esencial en el seno de la explicación
del proceso evolutivo. Sin embargo, la teoría de la evolución posee un principio normativo,
de naturaleza legaliforme, que cumple esa tarea. Se trata del principio de selección natural,
que actúa sobre organismos que, al tiempo que pueden variar por medio de las mutaciones
genéticas, conservan en sus genes aquellas variaciones que han mejorado su fitness, es
decir, su eficacia biológica, que no es otra que su capacidad reproductiva diferencial. El
principio de selección natural actúa, de este modo, como ley de cobertura que ampara los
razonamientos teleológicos en la biología evolucionista.
Sin embargo en ciencias sociales no parece existir un principio general de estas caracte-
rísticas.

Funcionalismo y consecuencias no intencionales de la acción


Observamos ahora el modo en que este tipo de estrategia explicativa maneja las conse-
cuencias no intencionales de la acción. El pensamiento de R. Merton puede ayudarnos a
plantear esta cuestión.
Merton criticó los llamados tres postulados del funcionalismo:
1. La unidad funcional de toda sociedad, difícilmente defendible, pues la integración no
alcanza las cotas que el modelo funcionalista exigía.
2. El funcionalismo universal, por el que todas las formas y estructuras sociales y
culturales estandarizadas cumplen funciones positivas, obviando toda evidencia a
favor de la existencia de fenómenos disfuncionales o afuncionales.
3. El principio de indispensabilidad, es decir, que todas las estructuras e institucio-
nes no solo son funcionalmente positivas, sino que también son, en cierto sentido,
indispensables o necesarias para el funcionamiento del sistema.
La revisión del funcionalismo obligó a Merton a introducir nuevas nociones, tales como
disfunción o no función. Las primeras son consecuencias negativas para el sistema creadas
por una institución, mientras que las segundas las llamadas no funciones, se definen como
consecuencia irrelevantes para el sistema social. La distinción más relevante es la que se
establece entre funciones latentes y funciones manifiestas. Estas últimas son funciones fruto
de una intención premeditada, mientras que las latentes no lo son. Las funciones latentes
son las responsables de la aparición de las denominadas consecuencias imprevistas.
Sin embargo, función latente y consecuencias imprevistas no deben identificarse, ya
que la primera es una clase de consecuencia no prevista de naturaleza funcional.
La principal crítica viene de la mano de Elster: «Cada vez que los fenómenos socia-
les tienen consecuencias beneficiosas, involuntarias y no reconocidas, también pueden
explicarse a través de dichas consecuencias».
La explicación funcional puede formularse como sigue según el esquema de Elster:
Un modelo X de institución o de conducta es explicado por su función Y para el grupo
Z si, y solo si:
1. Y es un efecto de X;
2. Y es beneficioso para Z;

49
4. La explicación funcional

3. Y no es intención de los actores que realizan X;


4. Y —o por lo menos la relación causal entre X e Y — no es reconocida por los actores
en Z;
5. Y mantiene a X por un giro de retroalimentación causal que pasa a través de Z.
Elster ha señalado que las dificultades asociadas a este tipo de explicaciones ajustadas
formalmente al esquema mertoniano radican en el paso número 5 del esquema, es decir,
en la cuestión de la retroalimentación causal. La crítica de Elster, bastante acertada, es
que este tipo de explicación postula la existencia de un mecanismo de retroalimentación
pero sin identificar el mecanismo objetivo a través del cual se produce, de suerte que, al
actuar así, el funcionalismo presenta una sospechosa tendencia hacia la teleología objetiva
de raíces idealistas.
En su opinión, la explicación funcional debe exigir la identificación de los mecanismos
responsables del feedback causal que ligan antecedente y consecuente. La teoría evolutiva
utiliza con carácter general el principio de selección natural con este fin. Sin embargo, en
las ciencias sociales no existe un principio de estas características.
Elster opina que a la espera de que tal principio pudiera formularse, la explicación
funcional ha de representar un papel subsidiario frente a una explicación causal. En todo
caso, cualquier explicación funcional debe investigar el mecanismo causal responsable de
la retroalimentación o bucle funcional, so pena de construir argumentos falsos.
A favor de la explicación funcionalista, Cohen, que ha elaborado una interesante reinter-
pretación del marxismo en clave funcionalista, cree que el desconocimiento del mecanismo
responsable de la conexión causal funcional no anula la validez de la argumentación, pues
bastaría apoyar la argumentación en ciertos principios legaliformes, denominados leyes de
consecuencia, para que sea admisible desde un punto de vista lógico.

Cap. 7 4.2. LA EXPLICACIÓN FUNCIONAL EN LA TEORÍA SOCIAL Y SUS METÁFORAS


p. 231

función y sistema: las tesis organicistas de spencer

Noción de funcionalidad en el modelo organicista


Cuestión metodológica de naturaleza sistémica, organicista y estructuralista cuyo
modelo encontró su desarrollo en una teoría de los sistemas a partir de la noción de
organismo como totalidad organizada, esto es, integrada por una serie de partes y procesos
en mutua interacción. Esta teoría general de los sistemas se aplicaría a las realidades
socioculturales en la medida en que éstas manifestarían una relación isomórfica respecto
de los sistemas vivos. Parten, pues, de la idea de que dichos sistemas se organizan en torno
a la regla de la conservación del sistema inseparablemente unida a su transformación
por aumento de la diferenciación y el orden. Su comportamiento solo podrá explicarse a
partir de la existencia de leyes naturales necesarias que definan un marco explicativo
determinista.
La noción de funcionalidad en el sistema cobra un protagonismo decisivo, predicada
de cada una de las distintas partes y procesos del mismo, de modo que se presenta como
funcional, y se define y explica como tal, todo lo que contribuye a la continuidad estructural
del sistema. Esta concepción funcionalista llegó a ser dominante en una buena parte de
la producción de las ciencias sociales, particularmente en el mundo anglosajón, y muy

50
4.2. La explicación funcional en la Teoría Social y sus metáforas

especialmente en ciertas disciplinas tales como la sociología, la antropología o la economía.


Su influencia llegó hasta el punto de llegar a afirmarse que toda ciencia social debía ser
concebida como una ciencia de los sistemas sociales.

El organicismo y los antecedentes del modelo sistémico


El organicismo es el antecedente remoto de la actual noción de sistema social, al menos
en el campo de la teoría sociológica, dentro de esta tradición, Spencer es la referencia
central, al menos en lo que a sus orígenes se refiere. Aunque también la filosofía positiva
de Comte constituye un antecedente del pensamiento funcionalista, como lo reconoció el
mismo Durkheim al afirmar que gracias a Comte la ciencia de lo social descubrió su objeto.
Spencer concibió la sociedad como un organismo, el organicismo nos invita a concebir
la sociedad como un organismo en evolución, en crecimiento y diferenciación progresiva.
La sociedad, el organismo, se piensa entonces como un todo que no es reductible a la mera
suma de sus partes.
El organismo como totalidad nos invita a pensar en cada una de sus partes como
contribuyentes solidarios a la permanencia y desarrollo del todo. Para que este fin general
del organismo, su permanencia y su evolución, se realicen plenamente, cada una de sus
partes debe desempeñar una función, de modo que el conjunto de relaciones sistémicas entre
partes y funciones constituye, la razón de ser del organismo y su condición de posibilidad.
La ley de la evolución es la ley que expresa el devenir de este cambio constante y
universal. Spencer nos dice que no existe el reposo absoluto o la permanencia absoluta,
y todos los objetos, así como el conjunto de todos los objetos, están sometidos en cada
momento a alguna mutación de su estado.

El concepto de función
Salvador Giner, resume acertadamente que lo que el organicismo afirma no es sino
la tesis de que la sociedad se encuentra constituida por la concurrencia de un conjunto
de actividades mutuamente dependientes, desarrolladas por individuo y grupos, a las
que podemos llamar funciones. El organicismo sostiene que entre las distintas partes del
cuerpo social existe una dependencia circular, análoga a lo que ocurre en el cuerpo vivo, en
el que cada órgano desempeña una función necesaria para la vida del organismo, al tiempo
que ésto no puede entenderse como la mera conjunción de dichos órganos, sino como un
todo con identidad y vida propias.
La ciencia social debe aproximarse a su objeto intentando desvelar, por una parte, en
qué medida un determinado proceso de cambio contribuye a la evolución general de universo,
postulada por Spencer, y, otra, en el sentido de descubrir la contribución funcional que cada
institución, práctica o grupo humano realiza para garantizar la estabilidad del conjunto.
El organicismo desplegó, pues, la mayor parte de los conceptos relacionados con la expli-
cación funcional. Estos conceptos incluyen, fundamentalmente, las nociones de organismo
(sistema), función y equilibrio. La idea de evolución no resulta consustancial a la estrategia
funcional. Sin embargo, en la filosofía de Spencer el postulado de la evolución general del
universo desempeñó un papel fundamental. Esta idea actuó como principio normativo en
virtud del cual se podía pensar la relación explicativa funcional.
Estas tesis organicistas supusieron una toma de posición contraria a las tesis del
individualismo utilitarista, a la vez que se enfrentaban a la perspectiva marxista, porque el
organicismo afrontaba la explicación de la conducta individual desde la primacía explicativa

51
4. La explicación funcional

y ontológica del todo, porque no admitía que se diera cuenta de la conducta individual
haciendo uso de hipótesis acerca de las intenciones o intereses individuales.
El organicismo se distanció de otras concepciones también holistas y colectivistas en su
interés por comprender y describir el funcionamiento normal del organismo, despreciando
la dimensión conflictiva como a una enfermedad.
Spencer, como en general buena parte del pensamiento funcionalista, alentó una visión
conservadora del status quo, proclive a la legitimación del orden fáctico. El conflicto, pues,
fue tratado más bien como patología, concibiendo la normalidad como un estado de equilibrio
y orden solo alterado por el necesario movimiento positivo de la evolución general.
La idea de función social en Spencer, al igual que en Durkheim, se vinculó a las
nociones de diferenciación social y evolución. Pensaba Spencer que las sociedades seguían
un creciente proceso de diferenciación y complejización inserto en el vasto proceso evolutivo.
Dicha diferenciación fraccionaba cada vez más el cuerpo social, especializando a individuos,
grupos e instituciones en tareas cada vez más precisas. Esta diferenciación propiciaba, a
su vez, un incremento notable de la interdependencia entre las distintas actividades, cada
vez menos capaces de subsistir por sí solas. Cada actividad, encarnada en un individuo,
grupo o institución, representaba una función necesaria aunque no suficiente para el
funcionamiento del gran organismo social.

la puesta de largo del funcionalismo: e. durkheim y la explicación funcional de los


hechos sociales

p. 235 La obra sociológica de Durkheim constituye uno de los pilares más sólidos sobre los
que se asienta la teoría sociológica, además del diseño de la estrategia explicativa de las
ciencias sociales. A continuación, exponemos sus ideas centrales.

El realismo social: los hechos sociales como cosas


Durkheim pensaba que el objeto de la ciencia social han de ser los hechos sociales. Éstos
deben ser tratados como cosas, es decir, como realidades externas al sujeto y dotadas de
facticidad (carácter contingente de algunos hechos) y poder de coacción sobre el individuo.
El realismo social de Durkheim no solo pretendía acreditar epistemológicamente la
nueva ciencia de la sociedad, sino que intentó hacerse un lugar entre los discursos científicos
de la época.
Los modelos económicos fundaban su cientificidad en imponer condiciones tan exigentes
a sus objetos que éstos terminaban por disolverse como entidades teóricas carentes de
toda significación empírica. Las leyes sociales, pues, no podían provenir de una estrategia
deductiva y apriorística, sino de una investigación empírica bien fundada en hechos.

La sociedad como organismo


La ciencia social necesitaba de un objeto y éste no podía ser el individuo aislado. Comte,
según el mismo Durkheim afirma, fue quien dio con la clave al señalar que el objeto de la
ciencia social no puede ser otro que la sociedad concebida como un organismo. La propuesta
comteana dotaba a la sociología de un objeto, que hacía posible la observación del científico
social.
Lo que Durkheim asimiló de Spencer fue su perspectiva orgánica que implicaba el
examen de las instituciones a la luz de sus funciones y la clasificación de las sociedades en
géneros y especies.

52
4.2. La explicación funcional en la Teoría Social y sus metáforas

La investigación sobre el suicidio es un ejemplo que muestra el trabajo empírico y diseño


metodológico en el que el objeto de estudio se construye desde la óptica sociológica como
hecho social, para buscar inmediatamente, dentro del ámbito de lo social, su explicación.
La metodología del suicidio no puede clasificarse de funcionalista. Más bien responde a un
modelo explicativo de tipo causal y eficiente. El acto más personal que puede pensarse (el
suicidio) se muestra cuando es observado como un hecho social, dotado de una estructura y
una estabilidad que solo puede derivarse de su dependencia de factores sociales.

La noción de la conciencia colectiva


La noción de conciencia colectiva hace referencia al sistema de representaciones que
comparte una sociedad en virtud de las cuales se definen los sistemas de relaciones mutuas
entre sus miembros. Este concepto había aparecido en la división social del trabajo para
dar cuenta de cómo, bajo dos formas diferentes de organización estructural, se habían
formado dos modos alternativos de gestionar la cooperación y dar consistencia al mundo
social, un mundo de relaciones sociales que exige un orden como condición de posibilidad
y un sistema normativo como cemento social, las llamadas por Durkheim, solidaridad
mecánica y solidaridad orgánica.

El orden y la cohesión social


La cohesión social representa la condición esencial de la vida colectiva. La vida social
requiere, tanto en sus formas más elementales como en sus instituciones más complejas,
normas y patrones de conducta que permitan una interacción ordenada, así como una
integración social sostenible. Pero estos patrones no surgen espontáneamente en cada
interacción, sino que preexisten cristalizados en sistemas normativos que constituyen la
conciencia colectiva de un pueblo.
La estrategia explicativa de Durkheim consistirá en buscar la explicación de un hecho
social en su contribución funcional a la integración del sistema social, o en términos del
propio Durkheim, de su contribución a la cohesión social.
La cohesión social (por Durkheim) es fin social por antonomasia, solo si esa cohesión
existe podrá existir el todo social. Esta hipótesis sistemática permite enfocar el análisis de
las instituciones y las prácticas sociales desde la óptica funcionalista.
No se debe reducir la contribución metodológica de Durkheim a esta estrategia funcio-
nalista. En las «reglas del método sociológico» afirma tajantemente, que la explicación de
los hechos sociales puede y debe discurrir, por la vía de la causalidad eficiente. Para dar
cuenta de un hecho social será necesario encontrar las razones o causas de su aparición,
los mecanismos históricos y estructurales que son responsables de su existencia. Ahora
bien, esta búsqueda deberá acompañarse, para poder tener de ese hecho una perspectiva
completa, de su contribución funcional al todo social.
Sus críticos han hecho ver cómo el acento metodológico de su obra deriva cada vez más
hacia la estrategia funcionalista, que tanto influiría después en la obra de los antropólogos,
en el estructuralismo o en los trabajos de los sociólogos del paradigma funcional estructural.
Los análisis causalistas se enfrentan siempre a las dificultades derivadas de la re-
construcción de los muy complejos procesos causales que explican la formación histórico-
estructural de los hechos sociales. Frente a esta estrategia, la perspectiva funcional sincróni-
ca ofrecía la posibilidad de cortar con el lastre de la historia y de los modelos evolucionistas
para formular juicios de valor instrumental acerca de un hecho definido como hecho social.

53
4. La explicación funcional

Sin duda esta diferente accesibilidad decantó los análisis de Durkheim hacia el programa
funcionalista.
En La división social del trabajo, Durkheim prestó atención al fenómeno del castigo en
la sociedad moderna; Durkheim, presenta el castigo como una institución social que nos
remite directamente al problema de la moralidad y la solidaridad social. El castigo y la
sanción se nos presentan por una parte, como la consecuencia de la desviación social; son la
moneda con la que la sociedad paga la rotura del orden social, el desafío que los individuos
plantean al orden moral y normativo. Durkheim nos ofrece la asociación delito-castigo como
una pieza esencial en la vida social; es el bucle causal que existe entre ellos y la solidaridad
social. El castigo, en su publicidad y su ritualismo, es consecuencia de la fractura del orden
social, pero al mismo tiempo, sirve como refuerzo de éste.
Además, el castigo tiene otra dimensión esencial por la cual adquiere la naturaleza de
causa o refuerzo del mismo orden social que lo provoca. El crimen y la reacción pública
y ritualizada aproxima las conciencias honradas y las concentra, es una ocasión para la
demostración y el refuerzo de la moralidad compartida. En el pensamiento de Durkheim
puede afirmarse que el orden social depende completamente de la sanción como convención
social.
Si bien Durkheim fue plenamente consciente de la necesidad de armonizar las estrate-
gias causalistas eficientes con las estrategias funcionales, estas últimas fueron ocupando
un papel central en su argumentación. No se afirma que, en un sentido genético, la función
de una institución social sea su causa, pero sí se afirma que su funcionalidad es la razón
de su pervivencia y de su estabilidad estructural. Esta circularidad tautológica, caracterís-
tica de toda estrategia funcionalista, intenta ampararse bajo la cobertura de un principio
regulativo que fundamente la legitimidad de la conexión causal retroactiva funcional. En
la sociología de Durkheim, ese principio se construye sobre los supuestos de la unidad
orgánica de lo social, unidad autorreferente, pues solo lo social puede explicar lo social, y
de la condición de posibilidad de un todo orgánico como ése: la existencia de un cemento
social, la solidaridad social, que pueda dar cuenta de la permanencia ordenada del todo.
La explicación funcional recorrerá permanentemente este circuito de los hechos sociales
a sus funciones y de éstas, de nuevo, a los hechos, bajo el paraguas de las necesidades
normativas del organismo social.

la interpretación psicologista del funcionalismo: la explicación funcional en la obra


de malinowsky

La moderna metodología etnográfica


p. 242 Suele asociarse el funcionalismo, no sin razón, a los desarrollos de la antropología
social británica iniciada a finales del xix. Fue en la obra de Durkheim en la que fecundó el
pensamiento antropológico funcionalista y estructuralista de la primera mitad del xx. No
toda la antropología funcionalista compartirá con Durkheim la pasión por los análisis en
términos de estructura social. La obra de Malinowski, pionero de los estudios antropológicos
e inventor de la moderna metodología etnográfica, presenta evidentes rasgos funcionalistas
que, sin embargo, no se ajustan al postulado pansociológico durkheimiano.
Los funcionalistas británicos propusieron la idea de que todo cuanto es posible y nece-
sario conocer de un fenómeno es el conjunto de relaciones sincrónicas que mantiene con
otros fenómenos; y, entre ellos, la función o funciones de las que dicho fenómeno y función
tienen lugar. La búsqueda de los orígenes históricos de un hecho social o cultural estaba

54
4.2. La explicación funcional en la Teoría Social y sus metáforas

condenada a la mera especulación, por lo que todo lo que cabe decir acerca de su origen es
contestar a la pregunta ¿qué función cumple este fenómeno?
Los funcionalistas británicos desarrollaron una gran tarea de acumulación de datos
empíricos apoyados en la posición colonial británica y en el interés (no solo académico) por
conocer las culturas y la estructura social de los pueblos sometidos por el Imperio británico.

Las culturas como todos o unidades en funcionamiento


En la Antropología, la explicación funcionalista nace de la mano de Malinowski en
1922, iniciando la revolución funcionalista.
El autor pretendía señalar que las culturas constituyen «todos», porque son unidades
en funcionamiento. Cada hábito o cada práctica cultural existen en la medida en que
satisfacen un propósito, que a su vez no puede desvincularse de la interacción con otros
fenómenos y sus particulares funciones. Las costumbres de una sociedad se presentan,
entonces, como los medios a través de los cuales los hombres satisfacen sus necesidades.
Esta naturaleza holística de la cultura hace imposible, al menos no recomendable, un
análisis atomista de los fenómenos culturales, solo a través de su consideración conjunta,
en tanto que participaciones del «todo orgánico», cabe aproximarse a ellos.

El concepto de necesidad
Malinowski expresó la prioridad del concepto de institución para el análisis antropoló-
gico. Las instituciones permiten organizar la totalidad de las estructuras, las conductas,
los hábitos o los símbolos. Nada puede identificarse en una cultura que no pueda ser puesto
en relación con una institución social.
Toda institución tiene como finalidad o función satisfacer alguna de las ne-
cesidades humanas. Por necesidad entiende el sistema de condiciones que se
manifiestan en el organismo humano, en el marco cultural y en la relación de am-
bos con el ambiente físico, y que es suficiente y necesario para la supervivencia
del grupo y del organismo.
Este fondo permitía constituir una ciencia antropológica como investigación acerca de
las leyes que explican la interacción entre el hombre y su medio a través de la cultura y las
instituciones sociales.
La unidad última de la naturaleza humana manifestada en las necesidades básicas
y el principio explicativo funcional que establece conexiones entre las instituciones (y
su función), y dichas necesidades. La satisfacción de estas necesidades requiere no so-
lo la participación del propio individuo en algún grado, sino el concurso de complejos
instrumentos colectivos, primarios y secundarios, directos e indirectos, bajo la forma de
instituciones y proyecciones, representaciones y defensas simbólicas. «La cultura humana
se basa fundamentalmente en las necesidades biológicas del hombre».
Malinowski distinguió siete tipos de necesidades, organizadas en dos clases: Las ne-
cesidades básicas, de naturaleza biológica, y las necesidades derivadas; las necesidades
derivadas exigen la previa satisfacción de las biológicas. Las siete necesidades son las
siguientes: nutrición, reproducción, los cuidados o bienestar corporal, la seguridad, el
movimiento, el crecimiento y la salud. Las necesidades derivadas han aparecido como
consecuencia de la capacidad de satisfacer por medio de formas culturales elaboradas las
necesidades básicas.
Con respecto a la magia y a diferencia de otros autores, Malinowski intentará descubrir
la funcionalidad de las prácticas mágicas. En esencia, la magia se nos presenta como una

55
4. La explicación funcional

práctica funcional en la medida en que alivia la ansiedad del individuo ante el futuro
incierto.
Otro de los temas que más trabajó Malinowski fue el de la familia. También ésta se
presenta, en lo esencial, como un instrumento funcional subordinado a las necesidades del
individuo. Su virtualidad consiste en su contribución a la gestión ordenada de la actividad
sexual y a la crianza de los hijos, la familia ofrece al hombre el marco en el que habría
de moldearse la personalidad del individuo y en el que habrían de cuajar los vínculos
emocionales primarios y las formas emocionales básicas a partir de las cuales se gestan los
vínculos sociales más complejos.
El nuevo significado sustantivo que este autor atribuye al concepto de función, desvincu-
lada ahora de sus resonancias sociales tras ser confinada en el ámbito de lo psicobiológico.
Esta diferencia con el modelo durkheniano nos permite abstraer con mayor facilidad lo ver-
daderamente característico de la estrategia funcionalista: la explicación funcional necesita
construir un principio normativo que se postula y se abstrae de la materia de discusión
empírica. Este principio expresa cómo el organismo individual para su supervivencia exige
la satisfacción de un conjunto de necesidades básica, en esta caso psicobiológicas. Sin la
satisfacción de éstas, la vida orgánica resulta imposible, por lo que si el mundo humano
se nos presenta dotado de cierta estabilidad, es porque de alguna manera, esas necesi-
dades están siendo satisfechas. Las instituciones sociales, afirmará Malinowski, son las
responsables de satisfacer esas necesidades.

funciones y estructuras: el funcionalismo estructural de radcliffe-brown. la


explicación funcional y la búsqueda de leyes estructurales

p. 242 Radcliffe-Brown representa un modo de funcionalismo más sutil y complejo, abierto a


una lectura sociológica. Fue el principal defensor e impulsor del funcionalismo estructural
que subordinará el bienestar de los individuos y sus prácticas al correcto funcionamiento
de una entidad supraindividual, el sistema social.
El autor comprendía que los esfuerzos etnográficos e interpretativos no debían dirigirse
hacia la especulación historicista o evolucionista, carente de fundamento fiable, sino hacia
el establecimiento del sistema de relaciones estructurales que da cuenta del funcionamiento
y la autorregulación del sistema social considerado como un todo.
En el autor se pueden apreciar dos influencias significativas; la sociología de Durkheim,
y la de Spencer, en la medida en que Radcliffe-Brown seguía pensando en las culturas y las
sociedades como en organismos que evolucionan en una creciente diversidad y complejidad.
A partir de 1910, su orientación intelectual tomará tierra, definitivamente en el te-
rreno sociológico; asumirá la representación de la facticidad4 social que había elaborado su
inspirador francés: los hechos sociales existen como facticidades objetivas que anteceden
al individuo, no solo cronológicamente, sino también en sentido esencial, constitutivo, y
gnoseológico. El conjunto de estos hechos sociales debe tratarse como un sistema autorrefe-
rente, en el que el escrutinio de lo social no envíe, permanentemente, a otro lugar de la
misma esfera social. El significado y la función de cada hecho social habrán de buscarse en
el conjunto total de los hechos sociales significativos.
«Un sistema social tiene cierto tipo de unidad, a la que podemos llamar unidad
funcional. Podemos definirla como una condición en la que todas las partes del
4
Fáctico: Perteneciente o relativo a hechos.

56
4.2. La explicación funcional en la Teoría Social y sus metáforas

sistema social trabajan juntas con un grado suficiente de armonía o consistencia


interna, es decir, sin que se produzcan conflictos persistentes que no puedan
ser resueltos ni regulados».
El objeto de estudio de la antropología no es otro que el proceso social. No son, pues,
las sociedades o las culturas lo que debe atraer la investigación antropológica, sino el
proceso de la vida social, pero en orden a descubrir en él ciertos elementos estables, cuya
consideración definirá el nuevo enfoque.
Frente a quienes concebían la antropología como un saber de la cultura, Radcliffe-
Brown hará valer la opinión de que la cultura no es sino una parte del proceso social que
no puede ser desgajada del resto.
Lo que interesa al científico social, al antropólogo, «más allá de la atención a los datos
empíricos, debe atender al estudio de la estructura social que subyace, pues en ella se da
la verdadera posibilidad de una ciencia.» Así pues, lo que el científico social debe estudiar,
es la forma estructural de la sociedad.
Cuando se opera de esta manera, la reconstrucción de las formas estructurales de
distintos grupos humanos permite la comparación de las estructuras. Esta operación
es posible en la medida en que las estructuras sociales se manifiestan como realidades
perdurables.
Todos los funcionalistas creen que la estabilidad del sistema social dependía de la
integración de las distintas partes del sistema, de que cada una de las partes realizara
adecuadamente las tareas que el sistema demanda de ellas. Cada una de esas tareas puede
ser llamada función.
Radcliffe-Brown utiliza la expresión «función social» para referirse a la interconexión
entre la estructura social y el proceso de la vida social. La función hace referencia a la
operación de coordinación y gestión de la interacción entre los distintos elementos del
proceso social, es decir, es un concepto relacional que refiere la interconexión estructural
entre las instituciones sociales que configuran la estructura social y el conjunto de los
procesos sociales.
La concepción sistemática y estructural del proceso social exige la noción de integración.
La respuesta a esta necesidad se encuentra en la cultura. Éste sería el subsistema al
que se encomienda la insustituible tarea de hacer posible el ajuste de intereses y la
cooperación necesaria por medio de la extensión e internalización de un conjunto de
conocimientos, habilidades, ideas, creencias, gustos y sentimientos, a través del contacto
entre personas socialmente legitimado y, a su vez, legitimadores del orden social. Tiene
este concepto de cultura, así entendida en sentido funcional comparable a la conciencia
colectiva durkheimniana.
Radcliffe-Brown mantuvo la pretensión de poder descubrir, bajo el amparo de su pro-
grama de investigación, las leyes estructurales que regulan la vida social. «La antropología
social, con sus generalizaciones inductivas, puede decirnos cómo y por qué, es decir, según
qué leyes, ocurren las cosas»
Harris plantea la crítica en los términos de: es admisible si se circunscriba a la aporta-
ción del funcionalismo como saber nomológico. Las contribuciones concretas en este sentido
no pasaron de ser enunciados muy generales, con muy poca capacidad explicativa en el
sentido que este término adquiere bajo las exigencias del modelo nomológico-deductivo.
El campo del parentesco, en el que Radcliffe-Brown brilló con especial fuerza, conoció

57
4. La explicación funcional

algunos de estos descubrimientos legaliformes. Sin embargo, éstos no pasaron de ser for-
mulaciones muy generales auspiciadas por una estrategia explicativa funcional carente de
poder predictivo o retrodictivo.
Radcliffe-Brown aborda especialmente el problema del totemismo; hace referencia a la
actitud ritual mágico-religiosa que manifiesta un grupo social hacia un objeto o una especie
natural (objeto totémico). En interpretación de Durkheim, se manifiesta una poderosa
relación de adhesión y subordinación del individuo al grupo, representado por el objeto
totémico. Así, a través de los rituales, que expresaban poderosos sentimiento de entrega
y adhesión, se producía un desplazamiento hacia el objeto totémico desde su auténtica
significación, que no es otra que la sacralización del grupo social, verdadero objeto de
adoración y adhesión.
Radcliffe-Brown asumió el punto de vista durkheimiano, ejemplarmente funcional,
pero para profundizarlo, en el sentido de poder explicar por qué motivo estos grupos solían
elegir especies animales como figuras totémicas. Lo que Radcliffe-Brown descubrió fue que
existía una relación entre la especie seleccionada y la vida social del grupo, que la especie
tenía algún significado afecto a la vida del grupo, representando de algún modo un rasgo
significativo relacionado con su identidad colectiva. El totemismo era una forma de enlazar
la vida social y el entorno natural o, dicho de otro modo, de incorporar el mundo natural al
orden social; de una parte simbolizaba al grupo produciendo solidaridad y cohesión, y de
otra, permitía una socialización del orden natural y la naturalización del orden social.
Estamos ante un ejercicio de explicación funcional. Se descubre la retroalimentación
entre la institución social (el totemismo como explanandum) y su función (la producción de
solidaridad social y la naturalización del orden social, como explanans). La singularidad
de la estrategia funcionalista estriba en que, considerados de una manera inmediata, el
explanans se nos presenta como aquello que siendo la razón de ser del explanandum, al
mismo tiempo se presenta como su efecto.
En el modelo funcional esta contradicción solo puede afrontarse de dos modos. O bien
proponiendo una ontología finalista o providencialista, o bien se recurre a un principio
normativo y regulativo que, postulado como ley trascendente a la propia coyuntura o
naturaleza empírica del sistema, permita hacer ver que la función de la institución es
seleccionada en tanto que beneficiosa por su contribución a alguno de los requisitos o
condiciones necesarias del sistema; ésta será la vía por la que optará el funcionalismo en
adelante.

la explosión funcionalista en la sociología: el funcionalismo estructural

p. 254 Dentro del ámbito de la teoría sociológica, también el funcionalismo estructural conoció
grandes desarrollos. Su máximo representante fue el sociólogo norteamericano Talcot
Parsons.
Parsons en La estructura de la acción social plantea como tesis que la teoría social
había iniciado un camino de convergencia hacia el concepto de acción social como categoría
central de la teoría social.
La acción humana se presentaba, simultáneamente, como el resultado del libre albedrío
y de la sujeción a normas. El concepto de acto unidad que pondría en juego Parsons
representaba, justamente, la integración de estas dos dimensiones.
En el acto unidad se distinguen los siguientes elementos: esfuerzo, finalidades o metas,
condiciones, medios y normas.

58
4.2. La explicación funcional en la Teoría Social y sus metáforas

La acción individual necesitaba del elemento normativo por una necesidad lógica: el
orden social parecía inexplicable desde el punto de vista individualista. La estructura de la
acción social supuso un intento de construir una teoría que coordinase simultáneamente el
voluntarismo de la acción y el estructuralismo normativo, es decir, el orden social fruto de
una cooptación (relleno de vacantes) socialmente dirigida.
Parsons no cumplió la expectativa suscitada. La simetría entre voluntarismo y estruc-
turalismo terminó cediendo a un enfoque cada vez más centrado en el problema del orden y
en la elaboración de un marco teórico idealista capaz de dar cuenta de las sociedades como
totalidades sistémicas en equilibrio. Parsons fue arrinconando al individuo o, para ser más
exacto, convirtió al individuo de carne y hueso en un conjunto de posiciones estructurales:
los roles sociales; patrones, estos, de conducta que nos hablan de reproducción social e
integración, y no de la acción social intencional.
En la segunda obra fundamental de Parsons El sistema social, la aportación freudiana,
le sirvió para incorporar a su modelo una explicación suficiente de los procesos a través de
los cuales el individuo incorpora en su conciencia las formas socializadas de los valores y
las normas; el sistema social se propone como la gran metáfora sociológica, una vez resuelto
el problema de los mecanismos de socialización.
Parsons siguió manteniendo como eje de su obra el concepto de acción pero para
determinar a través de él tres tipos de sistema: el sistema de la personalidad, el sistema
social y el sistema cultura.
El sistema de la personalidad se refiere a las necesidades de la persona individual,
la persona en tanto que individuo social, y por tanto penetrado radicalmente por lo
social.
El sistema social alude a la interacción entre diversas personalidades, es decir, la in-
terdependencia entre personalidades sociales, esto es, un sistema de roles integrados
en un todo funcional en el que las instituciones desempeñan el papel de facilitar y
gestionar los modos de integración necesarios para el sistema.
Por último, el sistema cultural, que se refiere a marcos amplios definidos por patrones
simbólicos de sentido y valor.
El papel de la cultura, otra parte esencial en el modelo parsoniano, era el de facilitar la
integración sistémica a través de un sistema compartido de valores morales, un corpus
simbólico capaz de conferir sentido a la acción, extendido socialmente e interiorizado hasta
hacer posible una armonía social básica.
El sistema social está atravesado por dos tipos de procesos básicos. Son los llamados
procesos de asignación y distribución.
Los procesos de asignación distribuyen disponibilidades, personal, recompensas. Los
de integración mantienen bajo control estos procesos distributivos; estos sistemas socia-
les; distribuyen bienes, materiales o no, y recursos, humanos y materiales, así como un
sistema de recompensas entendido, esencialmente, en términos de prestigio, y no solo
como recompensa material. Es evidente que en este proceso de asignación es la principal
fuente de conflicto social. Para el ideal de Parsons, el proceso de asignación, esencialmente
instrumental, debe verse compensado por un proceso de integración capaz de lubrificar
el sistema e integrar sus funciones de modo que el resultado sea el de equilibrio. Esta
integración se puede entender en un sentido instrumental de pura eficiencia, o en un
sentido sustantivo de justicia y equidad.

59
4. La explicación funcional

Este cinturón normativo, en términos ideales, funcionará como un compensador de los


conflictos resultantes de la asignación de bienes y recursos, por medio de un sistema de
asignación de recompensas emocionales o afectivas, como por ejemplo, las implicadas en la
noción de prestigio.
Una de las nociones esenciales afectas al concepto de sistema es la de requisito funcional
o necesidad sistémica. «Un requisito funcional puede ser definido como una condición
generalizada necesaria para el mantenimiento de un tipo de unidad considerado».
El concepto de requisito estructural, que vendría a significar la determinación de una
pauta o uniformidad de la acción o la interacción sociales necesaria para la continuidad
del tipo de unidad que se considere.
Cuando se determina una unidad sistémica u organísmica, podemos preguntarnos cuá-
les son las condiciones estructurales y funcionales que se nos presentan como condiciones
necesarias para que dicho sistema y organismo pueda existir de modo estable y perma-
nente, es decir, bajo ciertas condiciones de equilibrio. Si conseguimos determinar estas
condiciones esenciales, la estrategia analítico-explicativa será fácil de armar: consistirá,
en un primer momento, en el descubrimiento de formas institucionales de alguna clase,
esto es, regularidades extendidas en el tiempo y presentes en el grupo social, para después
intentar establecer la contribución funcional que dicha institución realiza en el conjunto
del sistema a través de la satisfacción de algunas de esas necesidades básicas.
Parsons redujo las condiciones sistémicas a cuatro:
Adaptación todo sistema debe adaptarse a su entorno y adaptar, simultáneamente, el
entorno a sus necesidades.
Capacidad para alcanzar metas todo sistema debe poder definir y alcanzar sus metas
principales.
Integración todo sistema debe regular las relaciones entre sus partes y entre los mismos
requisitos funcionales.
Latencia todo sistema debe proporcionar, mantener y renovar la motivación de los indivi-
duos y las pautas culturales que crean y mantienen la motivación.
El funcionalismo, dotado de este instrumental teórico metodológico (ampliado por
diferentes autores), está en condiciones de:
Ignorar todo aquello que por definición se demuestra inaccesible al enfoque del orden
social y su fundamentación.
Definir su tarea como una suerte de taxonomía social, un gran repertorio o muestrario
construido por medio de la identificación de patrones, roles e instituciones que esperan
ser colocadas, a continuación, sobre el casillero de las necesidades sistémicas.
La argumentación funcionalista en el contexto del análisis sociológico consiste en
afirmar que:
1. La manera adecuada de concebir la vida social consiste en tratar los procesos sociales
y las formas o patrones que en ello observamos como partes de un todo concebido
como sistema.
2. Todo sistema presupone un orden que no puede explicarse por medio del azar. Los
procesos sociales manifiestan una estructura dotada de cierta estabilidad y ponen
de manifiesto un complejo sistema de relaciones sistemáticas que obedecen a ciertas
regularidades que pueden ser tratadas como regularidades nómicas, en la medida en
que solo ellas pueden dar cuenta del propio sistema.

60
4.2. La explicación funcional en la Teoría Social y sus metáforas

3. De esta manera, puede derivarse un conjunto de prerrequisitos funcionales y estruc-


turales cuya presencia/ausencia es condición necesaria para la supervivencia del
sistema. Estos prerrequisitos expresan, de este modo, las condiciones de posibilidad
del sistema social y los principio explicativos en virtud de los cuales se habrá de dar
cuenta de cualquier fenómeno particular que se desee explicar.
4. Dado un hecho social, consideraremos que dicho hecho ha sido explicado cuando haya
podido establecerse su relación con alguna de las condiciones necesarias antedichas;
o cualesquiera otras que la finura intelectual del analista acierte a establecer deduc-
tivamente a partir de la misma noción de sistema social, o a partir de algún prejuicio
ideológico o etnocéntrico con el que podamos iluminar la escurridiza realidad.

61
Tema 5
La explicación desde la teoría de la acción
social I: Las raíces históricas del individualismo
metodológico. La disputa por el método y la
solución weberiana
Cap. 8
p. 263
Esta tradición se construye en torno a nociones tales como acción racional y acción
intencional, o a programas de investigación tales como los del individualismo metodológico.
Expresado de una forma aún más general, esta tradición gira en torno a las nociones de
individuo, acción y racionalidad.
Podemos distinguir, en el seno de la teoría social, entre:
Colectivistas consideran que ciertas entidades colectivas, como conjuntos de individuos,
instituciones o elementos culturales, es decir, todos o conjuntos, poseen un estatuto de
realidad que hace posible predicar de ellos no solo propiedades colectivas, reductibles o
no, a las propiedades de sus componentes, sino también intenciones, hasta convertirlos
en sujetos de una acción.
Individualistas afirman el primado ontológico y metodológico de los individuos. Esto
significa que cualquier otra entidad de naturaleza colectiva u holística solo puede ser
abordada desde la perspectiva de la conducta de los individuos implicados en ella o
partir de la referencia a sus estados.
Abordaremos aquellas propuestas metodológicas que se han adentrado en las posiciones
individualistas.

5.1. LA EXPLICACIÓN DESDE LA PERSPECTIVA DE LA ACCIÓN

sociologías del sistema social y sociologías de la acción

Podía afirmarse que la historia del concepto de acción social corre pareja a la del saber p. 264
sobre lo social y, más en general, sobre lo histórico; la acción social ha sido la preocupación
central de la teoría sociológica o epistemológica. La acción se sitúa en el límite de la
irresoluble polémica en torno a las relaciones entre individuo y sociedad. En la acción

63
5. La explicación desde la teoría...

social experimentamos la contradicción que marca la idiosincrasia del hombre moderno:


la oposición entre los intereses, los deseos y la creatividad individual, por una parte, y
el incesante desarrollo de una esfera social, autónoma respecto del individuo, por otra
(holismo vs. atomismo, mecanicismo vs. organicismo, colectivismo vs. Individualismo,
actitud conservadora vs. teoría crítica).
Para una sociología del sistema social, el individuo aparece como una instancia pasiva;
se ve determinado en sus formas materiales de existencia, como en sus relaciones sociales o,
incluso, en su misma identidad personal, por el sistema social. Es así debido a la poderosa
influencia de los sistemas normativos y valorativos, que se apoderan de la subjetividad
de los actores y garantizan, de este modo, la funcionalidad del conjunto. Los sujetos son,
esencialmente, criaturas manipulables en cuyas conciencias se imprimen los valores y
estímulos de conducta que habrán de dirigir su acción concretamente, aunque el propio
sujeto no lo viva de esta manera.
Afirma Dawe, las sociologías de la acción social conciben lo social como un derivado de
la acción individual y de la interacción entre los individuos. El mundo social es pensado,
entonces, como un producto humano y, en él, los sujetos de la acción cobran un perfil
distinto: se trata ahora de seres activos y creadores.
La interacción social va mucho más allá de una mecánica determinista para convertirse
en el espacio de producción de la emergente realidad social. El acento en la acción traslada
el problema de la naturaleza de lo social del plano de la exterioridad objetiva al plano de la
formación del sentido subjetivo que las realidades adquieren para los individuos.
Desde una perspectiva antropológica, las sociologías del sistema social participan de
una concepción pesimista del hombre, hobbesiana, en la que el egoísmo, la fuerza y la
voluntad de poder son las formas arquetípicas. La naturaleza humana, dejada a su libre
ejercicio, conduce necesariamente al caos y a la destrucción. La naturaleza humana exige,
pues, la imposición de un orden, el sometimiento a una autoridad que permita encauzarla
hacia una conducta personal y socialmente constructiva por la intervención de una realidad
externa y superior a él. El orden social no puede pensarse como el resultado espontáneo de
la convergencia de la conducta individual, el orden exigen restricción.
Las sociologías de la acción arrancan de una concepción antropológica optimista basada
en la idea de autonomía de la voluntad y en su capacidad de construir creativamente
formas de interacción social armoniosas. Lo social se concibe como la obra del hombre,
su creación y su responsabilidad, y emerge de la muy humana capacidad de proyectar e
interpretar el sentido subjetivo que atribuimos a las cosas e incorporarlo conscientemente
a su propia acción. El orden social se concibe, ahora sí, como el resultado de la convergencia
de la acción del hombre.
Como afirma Dawe, «tanto las sociologías del sistema como de la acción nacen de un
mismo momento histórico y de un mismo fenómeno, a saber, el nacimiento del individuo
moderno tras la quiebra del orden medieval, y, al mismo tiempo, de una misma preocupación:
dar repuesta a la ambigüedad de la acción individual». Así pues, ambas sociologías, tal
y como ha sido habitual interpretar, no se distinguen tanto por la alternancia de dos
problemas sociológicos distintos, el orden y la acción, sino por dos modos diferentes de
afrontar un único problema: el ascenso de la acción humana y su radical ambigüedad.

64
5.2. La perspectiva del individualismo...

5.2. LA PERSPECTIVA DEL INDIVIDUALISMO METODOLÓGICO. RAÍCES


HISTÓRICAS E IDEOLÓGICAS

El individualismo metodológico presupone el primado ontológico y gnoseológico del p. 267


individuo sobre cualquier otra entidad colectiva y holística. Como programa de investigación
formal, sus desarrollos más importantes se encuentran en la economía, pero a lo largo de
la segunda mitad del siglo xx y particularmente en las últimas décadas su radio de acción
se ha extendido a otros campos.

raíces en el pensamiento griego

Las doctrinas individualistas tienen en nuestra cultura profundas raíces que habría
que remontar a las de algunos pensadores griegos, defensores del primado de lo individual,
tanto en un sentido ontológico, como en sentido moral (Aristóteles).
La distancia histórica e ideológica con estas concepciones es tan fuerte que difícilmente
podrían servirnos hoy para pensar en el individualismo contemporáneo. Éste es, más bien, el
fruto de profundas transformaciones sociales y económicas, como de puras representaciones
ideológicas que han tenido su origen en la transición entre el mundo medieval y el nuevo
orden moderno.
El objetivo será mostrar cómo desde los postulados individualistas se han alumbrado
atrayentes modelos metodológicos que han cosechado importantes éxitos, al menos dentro
de la academia y de ciertas tradiciones en el seno de las ciencias sociales. Modelos estos
que nacieron y vivieron confinados, inicialmente, en el marco de la economía; sin embargo,
el desplome de los modelos teórico funcionalistas, marxistas y críticos en el último tercio
del siglo xx, han sacado a los individualistas metodológicos de su rincón hasta hacerles
aparecer como dueños de la teoría sociológica (s. xx y xxi).

el siglo xiv y la nueva ciencia

Un esbozo histórico de esta tradición debería recorrer, por una parte, los fenómenos p. 268
que acompañan la génesis del hombre moderno y configuran las nuevas representaciones
ideológica e imaginaria, incipiente ya en el siglo xiv en diferentes autores, o en el origen de
la nueva ciencia con Oresme, Buridano o Bacon. El nuevo imaginario individualista nacerá,
además, de la mano de las transformaciones económicas protocapitalistas de los siglos xvi
y xvii, del ascenso de la vida urbana, comercial y burguesa, de la Reforma protestante, así
como del posterior desarrollo de los ideales racionalistas e ilustrados del xviii.

la nueva economía política de adam smith

Esta filosofía de escuela escocesa promovió también las nuevas formas y doctrinas p. 268
individualistas, por razones ideológicas; pero también por su rentabilidad heurística y
teórica. A partir de ellas, los fundadores de la economía clásica consiguieron dar forma a
un paradigma económico capaz de imitar los desarrollos de la ciencia natural.

el utilitarismo inglés: j. bentham y j. s. mill

Los utilitaristas ingleses J. Bentham y J. S. Mill se encuentran entre los más radicales p. 269
defensores del individualismo, y sus ideas, tanto en lo relativo a las concepciones teóricas
65
5. La explicación desde la teoría...

como metodológicas, constituyen las bases de los desarrollos posteriores del individualismo
metodológico.
Tanto en la obra de uno como en la del otro, encontramos algunas de las intuiciones
teóricas más sobresalientes de esta corriente. Así, por ejemplo, Smith contribuyó eficaz-
mente al desarrollo de la noción abstracta de mercado, edificada sobre una concepción de
la naturaleza humana muy específica: la imagen de un hombre volcado en el intercam-
bio económico de bienes y servicios desde una posición de egoísmo utilitarista e interés
monetario.
El mercado, además, exigía una concepción atomista y mecanicista de la sociedad, que
daba rienda suelta a la utopía liberal. Dentro de este marco, el individualismo económico
produjo la figura del homo œconomicus, individuo que, guiado por su propio interés y
haciendo uso de su racionalidad, decide siempre eligiendo los mejores medios para satisfacer
sus fines.
Las teorizaciones individualistas han pivotado siempre sobre la idea de que la conducta
humana, aunque diversa, entraña un conjunto de regularidades psicológicas básicas. Este
sustrato psíquico ha servido a los individualistas para elaborar modelos universales del
comportamiento y la racionalidad.
Estos postulados permiten construir modelos de conducta del individuo en unas circuns-
tancias dadas a partir de leyes o tendencias del comportamiento. Estas leyes psicológicas
apriorísticas permitían no solo predecir el comportamiento individual sino también forma-
lizar y cuantificar las predicciones.
La racionalidad del homo œconomicus, verdadero átomo de la teoría individualista,
es una racionalidad concebida a la medida de las pretensiones economicistas, científicas
y liberales. El homo œconomicus, es un preferidor racional orientado a la satisfacción
individual, pero desvinculado de cualquier referencia sustantiva a la naturaleza de sus
fines o a cualesquiera valores éticos.
El individualismo, al depurar la realidad humana extirpando de sus análisis estas
dimensiones sustantivas, permitió construir un poderoso y parsimonioso edificio lógico-
matemático, pero soportado sobre un imaginario poco realista.
En cuanto a la explicación del orden social la concepción individualista ha afrontado
esta cuestión manteniendo una línea argumental estable desde la obra de los filósofos y
moralistas ingleses de los siglos xvii y xviii. La conocida Fábula de las abejas de Mandeville
nos presenta la línea argumental básica de esta tradición, contribuyendo decisivamente a
emancipar lo económico y lo moral, separación que queda ejemplarmente reflejada en la
tesis que afirma que las virtudes públicas proceden de los vicios privados. Es decir, que
el egoísmo individual, la búsqueda del interés personal y el propio enriquecimiento, es,
precisamente el origen de la bondad de lo público y lo colectivo, y que bastaría intervenir en
el espontáneo proceso natural de la interacción social para que el beneficio se resintiera, y
aun desapareciera. No es, pues, la sociabilidad natural del hombre la que explica el relleno
activo de los actores sociales, sino un misterioso principio, la mano invisible de la que
hablaba Smith, el que produce, por agregación de las conductas individuales, los resultados
por todos conocidos.
Los teóricos del equilibrio espontáneo cuentan con notables dificultades para explicar el
relleno social sin el recurso a la intervención autoritaria de instituciones supraindividuales
que introduzcan orden en el sistema económico y social, siempre que no estemos dispuestos
a admitir modelos matemáticos tan severamente restrictivos que demuestren su eficacia
explicativa de espaldas a la realidad.

66
5.3. Explicación y comprensión...

5.3. EXPLICACIÓN Y COMPRENSIÓN: LAS DOS ESTRATEGIAS METODOLÓGICAS


BÁSICAS PARA DAR CUENTA DE LA ACCIÓN

La teoría de la acción se ha desarrollado en las dos direcciones que han articulado el p. 271
desarrollo metodológico de las ciencias sociales: la concepción positivista, comprometida
con la explicación causal, y las concepciones historicista y hermenéutica, comprometidas
con la denominada comprensión.

la concepción positivista: explicación

Dos tesis básicas:


1. Que la metodología de las ciencias sociales ha de ser esencialmente la misma que la de
las de las ciencias de la naturaleza, por lo que si las ciencias sociales quieren elaborar
explicaciones científicas habrán de hacerlo de acuerdo con el mismo procedimiento
causalista que utilizan las otras.
2. La explicación de la acción debe afrontarse desde el descubrimiento de leyes del
comportamiento humano que puedan dar razón de ella.

las concepciones historicista y hermenéutica: comprensión

Esta tradición, volcada en la comprensión, entiende que la acción no puede ser explicada p. 272
causalmente; no es éste el fin de las ciencias sociales. La acción social debe ser reconstruida
hasta hacerla inteligible. Dicha inteligibilidad consiste, esencialmente, en mostrar el punto
de vista del actor y establecer sus razones. Como puede entenderse, este objetivo es muy
diferente al de la explicación causal, pues, para esta tradición, la acción no es el resultado
necesario de un principio nomológico, sino el resultado de una decisión individual adoptada
en un contexto determinado, pero últimamente contingente.
Al pretender explicar la acción individual de acuerdo con la reconstrucción de la sub-
jetividad individual y al recurrir a interpretaciones historicistas en las que el individuo
se ve apartado por fuerzas y cosmovisiones colectivas, populares, más que personales,
la interpretación comprensiva de la acción ha tendido a mantener, al mismo tiempo, su
atención en el individuo y en la cultura e historia.
La disputa por el método se abrió con el enfrentamiento entre Carl Menger, economista
defensor de la unidad del método en la ciencia, natural o social para el que las ciencias
sociales deben explicar los acontecimientos históricos y sociales a partir del descubrimiento
de la leyes que subyacen al comportamiento humano y no sobre la base de consideracio-
nes históricas, y Gustav Schmoller, de la escuela historicista alemana, para quien los
acontecimientos históricos, aquellos de los que se ocupan las ciencias sociales, son esen-
cialmente irrepetibles, ya que dependen fuertemente de las intenciones y preferencias de
los individuos, así como de circunstancias históricas también irrepetibles, de modo que
lo que procede hacer con ellos es restituir su inteligibilidad a través de la reconstrucción
psicológica e histórica de sus procesos.
Posteriormente, Dilthey distingue dos clases de ciencias: las ciencias de la naturaleza y
las ciencias del espíritu. Éstas, en tanto que ciencias hermenéuticas, esto es, interpretativas,
estaban llamadas a procurar la reconstrucción del mundo de significados en el que ha de
enmarcarse la acción individual. La comprensión adquiere un matiz psicológico a través de

67
5. La explicación desde la teoría...

la empatía que se sostiene en la identidad de objeto y sujeto del conocimiento. Comprender


es reactualizar la atmósfera espiritual de sentimiento, motivos, valores y pensamientos del
actor.
Otros, como Wildelband, mantienen que la diferencia entre unas y otras ciencias
es la que se da entre saberes nomotéticos, que buscan leyes y regularidades, y ciencias
ideográficas, volcadas en la singularidad e irrepetibilidad de los acontecimientos humanos.

5.4. MAX WEBER: LA COMPRENSIÓN EXPLICATIVA DE LA ACCIÓN SOCIAL

sentido subjetivo y significaciones sociales

p. 274 La preocupación esencial de la sociología weberiana es la de recuperar para la conducta


humana la esfera del sentido subjetivo y las significaciones sociales, amenazadas, por una
parte, por el positivismo mecanicista y, por otra, por las sociologías organicistas y holistas;
debido a que en ninguno de los dos casos había lugar para el actor social y su acción:
«La palabra sociología se usa en muchos sentidos diversos. En el que aquí se adopta,
sociología designa la ciencia cuyo objeto es interpretar el significado de la ación social así
como dar, en su virtud, una explicación del modo en que procede esa acción y de los efectos
que produce».

primacía metodológica de la acción social

p. 274 En Weber encontramos algunos de los principios metodológicos que hemos observado
en la tradición individualista. Estas tesis asienten que las ciencias sociales deben adoptar
como átomo social la acción del individuo con el propósito de explicarla. Weber afirmará
la primacía metodológica de la acción, aunque lo hará desde posiciones ontológicas e
ideológicas muy distintas a las de los utilitaristas. Weber no se sumará a la concepción
causalista de Mill, como tampoco al uso de la Verstehen en sentido estricto.
La noción de acción social de Weber (Economía y sociedad), sitúa a las ciencias sociales
ante el reto de tomar en consideración la subjetividad del actor, sin por ello renunciar a las
exigencias de objetividad de toda práctica científica:
«Se comprende por acción aquella conducta humana que su propio agente o agentes
entienden como subjetivamente significativa, y en la medida en que lo es. Tal conducta
puede ser interna o externa y puede consistir en que el agente haga algo, se abstenga de
hacerlo o permita que se lo hagan. Por acción social se entiende aquella conducta en la que
el significado que a ella atribuye el agente o agentes entraña una relación con respecto a
la conducta de otra y otras personas y en las que tal relación determina el modo en que
procede dicha acción».
La acción social dice, por una parte, del sentido subjetivo del actor, es decir, del sentido
que el actor atribuye a su hacer, y que deberá incorporarse a una adecuada comprensión de
la acción, y, por otra parte, dice de la acción como nodo relacional, es decir, como lugar en el
que convergen las expectativas del actor con relación a otros actores o instancias sociales, y
las expectativas e interpretaciones que los otros actores e instancias sociales tienen del
agente y su acción.
Ante la pregunta de: ¿qué puede hacer el científico social con la acción?; el positivismo
había elaborado un concepto de explicación científica que consistía, esencialmente, en la

68
5.4. Max Weber: La comprensión explicativa de la acción social

formulación inductiva de enunciados legaliformes, es decir, regularidades empíricas, bajo


las cuales pudiera presentarse la conducta individual como una particularización. Este
modelo había reducido la acción a conducta.
Mientras que las tradiciones historicistas y hermenéutica apoyaban su opción en la
capacidad del sujeto cognoscente para reconstruir esos proceso en la medida en que también
él participaba de ellos en su condición de actor y estaba dotado de las misma condiciones.
En eso consistía la Verstehen o comprensión de la acción como reconstrucción de un aconte-
cimiento irrepetible pero inteligible por medio de la intuición inmediata de la subjetividad
del otro.

dos dimensiones de la acción social: las condiciones internas del actor y el estudio de
forma empírica y contrastable

Weber adoptará una postura muy ambiciosa con relación a este debate. Por una parte, p. 276
el análisis científico de la acción debe ser capaz de reconstruir las condiciones internas
del actor, Weber propone que esta incorporación y su mundo se haga siempre de forma
empírica y contrastable.
La reconstrucción del sentido citado en la acción ha de hacerse de modo que su resultado,
es decir, la formulación de hipótesis interpretativas, pueda ser enfrentado a la contrastación
empírica que las ratifiquen o desmientan. Dicha reconstrucción ha de orientarse, en último
término, hacia un proceso de explicación causal.
Weber pretende reivindicar para la ciencia social esta doble fidelidad. Fidelidad al
actor y su sentido, y fidelidad al significado social de la acción interpretada por los actores
sociales.
Por otra parte, no cabe pensar las ciencias sociales al margen de la explicación causal.
El objetivo de éstas es, pues, la elaboración de hipótesis explicativas causales de la acción
individual, empíricamente contrastables, en las que intervienen como factores explicativos
centrales las intenciones de los actores y los sentidos proyectados por estos en el proceso
social.
La explicación weberiana es una reconstrucción causal de la acción; no es una mera
inteligibilidad, sino un intento de hacer inteligible la acción a partir de sus causas, sin por
ello pretender hacer de la acción el producto de una necesidad.
Weber no anula la posibilidad de admitir la existencia de proposiciones nomotéticas,
surgidas de la investigación empírica. Éstas, en la medida en que sean posibles, ayudarán
al conocimiento científico de la realidad. Sin embargo, no parece posible pensar que un
acontecimiento particular pueda encontrar una explicación completa a partir del simple
establecimiento de una relación causal.

la acción como átomo de la investigación histórico-social. la acción y los tipos ideales


(los tipos de acción)

Max Weber convirtió la acción en el átomo de la investigación histórico-social e identificó p. 278


cuatro tipos de acción social. La expresión «tipos de acción» hace referencia al conocido re-
curso metodológico weberiano, conocido como tipo ideal. Los tipos ideales son abstracciones
construidas a partir de un limitado conjunto de elementos que, aunque pueden encontrar-
se en la realidad rara vez se presentan de forma aislada y pura. En los tipos ideales se
acentúan ciertos rasgos de la realidad para obtener una imagen sintética y arquetípica,

69
5. La explicación desde la teoría...

aunque no coincida con la realidad empírica. «Los tipos ideales son construcciones mentales
abstractas de fenómenos concretos. La realidad específica puede entenderse desde ellos si
bien siempre se desvía de los modelos que construimos».
Los cuatro tipos de acción weberiana son:
Acción racional orientada a un fin.
Tipo de acción asimilada a la acción instrumental. Este tipo de acción es eminente-
mente racional y teleológica. Su rasgo más destacado es que en ella el actor adecúa
los medios disponibles al fin que persigue del modo más eficiente. La racionalidad de
la acción se interpreta como eficiencia, es decir, la maximización del beneficio y la
minimización del coste.
Acción racional valorativa.
Muestra un curso de acción orientada a fines en el que el actor elabora también de un
cierto cálculo, lo característico ahora no es la búsqueda de la eficiencia, sino la entrega
total del actor a un tipo determinado de fin supremo de carácter moral o religioso. Se
trata de una acción orientada a un fin, pero en la que el actor se encuentra decidido,
si es necesario, a utilizar cualquier medio sin reparar en los costes.
Acción afectiva o emocional.
No es de carácter racional y reflexivo, sino que viene motivada por pasiones y senti-
mientos.
Acción tradicional, o engendrada por el hábito y la costumbre.
Viene a coincidir con aquellos cursos de acción, sin duda muy frecuentes, en los que
el actor no actúa reflexivamente sino llevado por la rutina y por patrones de conducta
que él mismo no ha producido.
Estos tipos ideales no pretenden hacer una descripción empírica de la acción, en tanto
que tipos puros, son propuestos para poder abordar, gracias a su potencia heurística, la
realidad socio-histórica. Evalúan los acontecimientos y descubren en ellos formas típicas
de acción, así como las desviaciones que manifiesta el curso de los procesos históricos.
Lo más relevante es la apuesta metodológica que supone el planteamiento de Weber.
Una propuesta verdaderamente novedosa, tanto por su exigente ensamblaje de la expli-
cación causal y la comprensión del sentido de los actos humanos, como por la propuesta
decidida por la acción individual como átomo social.
Este rasgo de átomo social hace de Weber un antecedente de las modernas doctrinas
individualistas; al menos parcialmente. Las doctrinas individualistas, la ideología liberal
del pensamiento utilitarista y los desarrollos de la economía neoclásica hunden sus raíces
en Weber.
El primero de los tipos ideales de acción que propone Weber, el de la acción orientada
a fines, parece reproducir, en su esencia, el esquema de acción/decisión de la escuela de
economía política neoclásica. No cabe duda que este tipo se encuentra muy próximo del
homo œconomicus de Smith o de Jevons.
Un análisis más detenido manifiesta profundas diferencias. Para Weber, la acción
racional orientada a fines es un tipo ideal, el tipo es una construcción y una ficción, cuya
pertinencia se verá justificada por su productividad científica, mientras que el homo
œconomicus es una idealización, no es una ficción construida como recurso heurístico,
por el contrario, la idealización del homo œconomicus es el resultado de una reducción
de la complejidad en busca de un denominador común en la naturaleza humana. La

70
5.4. Max Weber: La comprensión explicativa de la acción social

diferencia esencial está en el empeño realista que subyace a la epistemología neoclásica. La


tradición que recorre la filosofía empirista y utilitarista, desde la Escuela Escocesa hasta
los autores neoclásicos, cree firmemente que la economía puede edificarse como ciencia
sobre la existencia de ciertas leyes del comportamiento humano ancladas en una hipotética
naturaleza humana.
«Los economistas neoclásicos trataron de elevar el nivel de su ciencia, por este camino,
siguiendo las enseñanzas metodológicas de las ciencias físico-matemáticas (...). Para ello
había, en primer lugar, que buscar esas categorías y principios elementales intuitivamente
obvios, que aportan una base sólida y universal a las construcciones deductivas subsiguien-
tes. Y, en segundo lugar, hacía falta que todas esas categorías a priori y principios más o
menos axiomáticos, pudieran expresarse en lenguaje matemático (...)».
A tales principios, el conocimiento puede llegar desde el análisis empírico de la con-
ducta humana, desde la auto observación. Tales principios se refieren a las fuerzas que
empujan al hombre en su actividad económica y, por extensión, en su vida social, hacia el
enriquecimiento, que, como el mismo Smith afirma, espoleaban a los individuos normales
desde la cuna hasta la tumba; o que en opinión de Mill, pueden reducirse a dos, a saber, la
tendencia a preferir una ganancia grande a una más pequeña y la propensión a buscar
la máxima cantidad de riqueza con un mínimo de trabajo y abnegación. Estos autores
intentan desvelar las leyes empíricamente demostradas del comportamiento humano.
La coincidencia entre la acción racional orientada a fines de Weber y la figura del homo
œconomicus, tan marcada prima facie, esconde tras de sí dos modelos epistemológicos y
metodológicos muy diferentes.
Aún podemos encontrar otras razones para distanciar la metodología de Weber del
marco del individualismo metodológico. Buena parte de la investigación empírica de Weber
difícilmente puede ser asimilada al individualismo metodológico por el uso permanente
que hace de nociones marcadamente holistas.
En La ética protestante y el espíritu del capitalismo, no fueron suficientes los fenómenos
económicos que paulatinamente transformaron los usos medievales para alumbrar el
sistema económico que conocemos como economía capitalista. Fue el encuentro, la afinidad,
entre algunos de estos procesos y ciertos valores morales y religiosos lo que, encarnado en
el ánimo y la obra de algunos hombres, hizo posible su formación.
La misma tendencia weberiana a tratar la investigación social desde la perspectiva
de la construcción de tipos ideales ya delata que su individualismo está lejos de poder
interpretarse en un sentido radical y empirista.
Tanto Weber como Parsons, ambos defensores entusiastas de la centralidad teórica de
la acción individual, desarrollaron vastas aportaciones a la teoría social, y en el caso de
Weber a la sociología empírica, que solo nominalmente considera la acción como mecanismo
explicativo real. El caso de Parsons; en la estructura de la acción social orienta su trabajo
hacia la elaboración de una teoría general del sistema social en la que no queda ni rastro
del individuo y su acción. El caso de Weber; en su investigación nunca dudó en utilizar
conceptos e interpretaciones que son irreductibles a la consideración de la realidad social,
política, económica o cultural como un mero agregado de acciones individuales.
¿Qué puede haber en la base de esa huida sistemática desde la acción a las estructuras,
a las instituciones y a las visones holistas de los procesos sociales?
En primer lugar, quizá la radical ambigüedad de la acción, el azar que la conducta
individual introduce en la realidad social resulte demasiado para la mirada científica.

71
5. La explicación desde la teoría...

Los intentos de atacar el problema de la acción individual sin referencia a la dimensión


normativa y estructural de los fenómenos sociales, por ejemplo, en el seno de individualismo
metodológico más radical, se han mostrado, impotentes para reconstruir los procesos socio-
históricos por agregación de los actos de voluntades monádicas. No parece posible acometer
tal tarea sin una referencia explícita a fuerzas, poderes e instancias supraindividuales que
introduzcan orden en la entrópica conducta individual.
Solo los incansables utilitaristas y los defensores de los modelos economicistas nacidos
del discurso de la economía política, y proyectados más tarde al resto de la reflexión
social, han aguantado, pretendidamente, el embate del individuo, resistiéndose a incluir
en sus modelos fuerzas reales distintas de las que operan en la conciencia del actor. Sin
embargo, la monádica figura del preferidor racional encierra en su interior la forma de
determinación más radical: la idea de una naturaleza humana universal que lo condena a
conducirse siempre y en todo lugar de acuerdo con los principios del egoísmo utilitarista de
la racionalidad instrumental, que somete al ser humano a las necesidades algorítmicas del
intercambio económico, convirtiendo su acción en una función matemática.
Weber intentó demostrar cómo las sociedades modernas han sufrido un proceso de
creciente racionalización y burocratización que debe abordarse desde la óptica de una
extensión paulatina de los criterios de eficacia y eficiencia de este tipo de racionalidad, en
todas las esferas de la vida, y muy particularmente en las formas organizadas y legítimas
de dominación. La racionalidad orientada a fines permite, de este modo, dar cuenta, al
mismo tiempo, del desarrollo de la ciencia desde Galileo o del nacimiento del capitalismo.

72
Tema 6
La explicación desde la teoría de la acción
social II: El individualismo metodológico:
F. von Hayek y K. Popper

6.1. APROXIMACIÓN FENOMENOLÓGICA A LAS TEORÍAS DE LA ACCIÓN

acción e individuo
Cap. 9
p. 287
Una teoría de la acción humana como acción social obliga a partir del individuo. Así
lo hizo el mismo Parsons en La estructura de la acción social, M. Weber declaró sus
principios accionalistas y sistematizó por vez primera los conceptos centrales de una
sociología comprensiva de la acción social.
La acción nos remite inmediatamente a la idea de actor y, éste, prima facie, no es otro
que el individuo; el individuo-actor es la condición de posibilidad de la acción social tanto en
un sentido ontológico (solo hay acción donde hay individuo), como gnoseológico (solo puede
ser pensada y explicada la acción desde una determina concepción de la individualidad).
Las realidades colectivas, los todos o los conjuntos, habrán de ser reconstruidos concep-
tualmente como agregados de individuos y acciones individuales, combinados y cosificados.

la acción como átomo social

La acción, como concepto, cobra un espesor y una profundidad irreductible a la idea p. 288
de conducta. La acción reclama una inmersión en los procesos internos al hacer humano,
social e histórico. La acción no puede pensarse como una ejecución mecánica, como el
resultado de una fuerza causal exterior al individuo o como el resultado de las necesidades
sistémicas de la cosa social. La acción reclama un análisis desde el actor y con el actor
entendido como autor. El nuevo átomo social muestra una red de conceptos tales:
1. La acción social necesita ser concebida como unidad discreta, discernible y separable
de la corriente de acontecimientos; el átomo social debe presentar una cierta entidad
que permita distinguir una acción social de otra, un curso de acción de otro, tanto de
lo realmente existente como de lo que se manifiesta solo como posible.
2. La acción reclama un actor-autor. Esta cuestión encierra, también, compromisos
ontológicos y epistémicos muy poderosos. El problema de la imputación emerge
73
6. El individualismo metodológico...

en virtud de dos cuestiones centrales: la pregunta por el quién de la acción y la


determinación de las condiciones de la autoría.
3. Un nuevo lenguaje se despliega al paso de la elaboración teórica de la acción social.
Es el lenguaje de las intenciones, los fines y las razones. Estos conceptos, nacidos con
el individuo moderno y con la formación del imaginario individualista constituyen
la trabazón categorial de las sociologías de la acción. Representan la exaltación de
la idea de proyecto, trasluce una semántica en la que la intencionalidad consciente
cobrará el papel protagonista en la explicación de la acción individual, al tiempo que su
estructura lógico-sintáctica permitirá una interpretación formalista y matematizable
que será explotada desde el punto de vista de la construcción de prometedores modelos
explicativos.
4. La acción social nos acerca al terreno de la subjetividad, es decir, a los territorios de la
conciencia, generan la expectativa de una reconstrucción de los procesos íntimos que
conducen al individuo a actuar de una determinada manera. Sin embargo, al mismo
tiempo prometen lo que la ciencia, la más ortodoxa ciencia positiva, había conseguido
eliminar trabajosamente de la explicación científica de la naturaleza, entendiendo
que una buena parte de su éxito procedía de esa depuración.

acción y racionalidad

p. 290 Si la intencionalidad se levanta como la categoría subjetiva central en la reconstrucción


causal de la acción, la racionalidad se ofrecerá como principio objetivo para su evaluación.
Por una parte, la racionalidad se puede entender como una cualidad de la acción
dependiente de la relación entre medios y fines. En este sentido, la acción manifiesta
su racionalidad en la medida en que esa relación sea adecuada: el actor ha elegido el
mejor medio para el fin que persigue, o al menos un buen medio. Esta interpretación de
la racionalidad ha articulado una de las tradiciones de pensamiento más importantes del
pensamiento económico y sociológico.
Por otra parte, la racionalidad de la acción puede interpretarse en un sentido semántico,
y no meramente lógico. Una teoría completa de la racionalidad como instancia evaluadora
de la acción exige ser capaz de pronunciarse acerca de los fines y los medios en sí mismos,
y no meramente en relación al proceso de asignación entre unos y otros. Se pretende juzgar
la racionalidad de los fines del actor y de los medios disponibles para decidir acerca de
su naturaleza. Esta dimensión semántica o sustantiva de la racionalidad acecha en los
límites de la teoría social recordando al hombre de ciencia la distancia ontológica, lógica y
axiológica entre los modelos científicos de la realidad y la realidad de los modelos científicos.
En última instancia, la teoría de la acción habrá de enfrentarse al problema de la
posible irracionalidad de la acción, en cualquiera de los dos sentidos anteriores.

la acción y sus consecuencias

p. 291 La elección de la acción como átomo de la teoría social nos enfrenta al problema de sus
resultados. En su sentido más elemental, una acción responde al esquema: el individuo A
pretende un determinado fin F ; en una situación dada, A realiza un determinado acto X,
el medio escogido, para obtener F como resultado de su buen hacer y su buen parecer, se
produce F , tal y como A esperaba.

74
6.2. La explicación de la acción

Toda acción supone por parte del actor una evaluación. Bien sea que tal evaluación se
produzca de manera explícita, reflexiva y consciente, bien sea resulta por la vía del hábito,
toda acción presupone, al menos teóricamente, el concurso de:
Las preferencias del actor, es decir, un conjunto de terminaciones que le permitan
establecer prioridades entre sus deseos, intereses, metas, etc.;
Las creencias del actor, es decir, un conjunto de saberes acerca del mundo, de sí
mismo, de la situación y de los demás actores; actúan al modo de teorías implícitas y
permiten al actor dar cuenta del mundo y actuar en él.
Preferencia y creencia se encuentran en el corazón de la teoría de la acción y de sus
desarrollos metodológicos. Sobre el concepto de preferencia y sobre sus propiedades ma-
tematizables descansa el modelo más ambicioso de explicación de la acción intencional,
desarrollado dentro del marco de la economía neoclásica y que más tarde se ha exportado
y ampliado al conjunto de las ciencias sociales.
La tarea de evaluación no concluye en el sistema de creencias y preferencias del actor.
Debe ampliarse hacia el entorno de la acción. Efectivamente, los actores no actúan en
el vacío. Un medio físico y social acoge siempre la acción, imponiendo restricciones. Las
restricciones más interesantes para la teoría y la metodología de las ciencias sociales son
aquellas que nacen de la naturaleza estratégica del medio social. Nos referimos a que la
acción de un individuo va siempre asociada a un medio social integrado por otros actores y
por instituciones, normas, costumbres, etc. Un medio así obliga al actor a considerar el
significado que cobrarán sus actos para otros actores, así como a evaluar el significado de
los actos de los demás.
Este tipo de situación define el marco denominado medio estratégico. Su análisis ha sido
desarrollado a partir de la denominada teoría de juegos, en la que se simulan situaciones
sencillas, con un número limitado de actores, en las que se analizan las consecuencias de
las distintas estrategias combinadas por parte de individuos para descubrir cuál o cuáles
son las estrategias o cursos de acción óptimos o más favorables.
También las instituciones pueden ser objeto de evaluación. Estas instituciones son
entidades sui generis que denotan formas pautadas de conducta, conjuntos normativos
establecidos, costumbres, etc., frecuentemente acompañados de sistemas de creencias
fuertemente arraigados en los actores. Este tipo de entidades desempeña un papel muy
relevante en el análisis de la acción.
Estas entidades plantean un serio reto a una teoría de la acción pues la hacen derivar
al terreno de la sociología del sistema social. Si la acción es esencialmente un proceso de
reproducción social, entonces el actor —y la acción— pierden algunos de sus rasgos más
sobresalientes y toda esa profundidad que venimos destacando.

6.2. LA EXPLICACIÓN DE LA ACCIÓN. REVISIÓN DE LOS PRINCIPALES


MODELOS METODOLÓGICOS

el postulado de la racionalidad como ley de cobertura en hempel

Perspectiva causalista y principio de racionalidad


El punto de vista de Hempel no es exactamente el del individualismo metodológico. p. 293
Hempel se sitúa dentro del proyecto de una ciencia unificada y entiende que la explicación

75
6. El individualismo metodológico...

de la acción individual debe abordarse desde la perspectiva causalista propia del modelo
de cobertura legal. Sin embargo, Hempel cree necesario incluir al actor y su subjetividad
dentro de la explicación. Frente a los reductivismos conductistas, la explicación de la acción
no puede hacerse al margen de los estados de conciencia del actor social. Es necesario
incorporar a la explicación nociones como las de intención o fin para poder dar cuenta de la
acción, al tiempo que no se puede renunciar al proyecto objetivista de la ciencia.
Al tratar de la explicación de la acción individual, Hempel ha propuesto el principio de
racionalidad como condición de posibilidad de la formulación de leyes empíricas que actúen
como leyes generales.
La idea central de la propuesta hempeliana es: se trata de considerar que todo actor
social debe ser tenido, en su conducta, como agente racional: «los hombres son racionales
porque adoptan medios que conducen a fines, si disponen de información y desean esos
fines».
Sea A un individuo. Supongamos que:
1. A estaba en una situación del tipo C;
2. A era un agente racional;
3. En una situación del tipo C, todo agente racional hará X;
4. Por lo tanto, A hizo X.
Este ejemplo demuestra el papel del principio de racionalidad como condición de posibi-
lidad de la explicación de una acción. Al suponer la racionalidad del agente, entendida como
la necesidad objetiva de procurar el curso de acción que permita obtener el fin perseguido
de la manera más adecuada en las circunstancias dadas, Hempel está en condiciones
de formular una proposición legaliforme (número 3 del esquema) que actuará como ley
empírica y que permitirá presentar la acción final como consecuencia necesaria o, cuando
menos, explicarla probabilísticamente.
Este tipo de argumentación presenta dos problemas fundamentales:
Su circularidad, cierta falla lógica en la estructura de la deducción. Es decir, se
produce circularidad al afirmar simultáneamente; si A es racional, A actuará de
determinada manera, si A actúa de determina manera, A es racional.
Referida al concepto de racionalidad; para Hempel, la acción de los individuos debe
entenderse como el resultado de un conjunto de disposiciones —de naturaleza psico-
lógica, cognitiva, actitudinal, etc.— empíricamente demostrables que, dados ciertos
fines, explican la conducta de un sujeto. Esas disposiciones, en la conciencia del sujeto,
actúan como una red de factores causales que, si bien no podemos establecer con
precisión, ni cualitativa ni relacionalmente, debemos suponer responsables de la
conducta; tal y como en las ciencias de la naturaleza, consideramos un conjunto de
variables empíricas causalmente responsables de un fenómeno.
Este tipo de disposiciones del actor tendrán que transformarse en un conjunto de
proposiciones generales que, como leyes empíricas, ajustadas al binomio actor-situación,
puedan dar cobertura a la deducción. La racionalidad en el modelo hempeliano desempeña
un papel meramente formal, sin interpretación semántica. Racional es, por definición, la
conducta de todo actor que elige el curso de acción más adecuado a los fines que persigue.
Si A es racional, A hará X; si A hace X, A es racional.
El concepto disposicional de racionalidad nos conduce a un terreno que nos aproxima al
fantasma hermenéutico, que con tanta dedicación ha intentado esquivar el positivismo.

76
6.2. La explicación de la acción

el individualismo metodológico

El individualismo metodológico es la doctrina que sostiene que todos los fenómenos p. 297
sociales —su estructura y sus cambios— son en principio explicables por elementos indivi-
duales, es decir por las propiedades de los individuos tales como sus metas, sus creencias
y sus acciones. Para lograr su propósito se ve obligado a realizar un poderoso esfuerzo
de reducción que permita expresar fenómenos de estructura social o cambio histórico por
medio de la acción individual de los actores sociales.
Este proceso de reducción exige la desagregación de los fenómenos colectivos y holísticos
hasta sus componentes accionalistas mínimos, los actos individuales, y un conjunto de
fórmulas relacionales a partir de las cuales se puedan explicar los complejos fenómenos de
agregación social.
A. C. Danto ha resumido las propuestas del individualismo metodológico, en torno a
estas tres tesis:
1. Los individuos sociales o colectivos son causalmente dependientes de las conductas
de los actores individuales, y no al revés.
2. Las explicaciones de la conducta de los colectivos no son nunca últimas y deben
explicarse, a su vez, mediante conductas individuales.
3. Las explicaciones de las conductas individuales jamás deben formularse en términos
relativos a la conducta de los colectivos.
Esta tradición es deudora de una ontología nominalista. Ésta vendría a afirmar que
solo los individuos son reales y que cualquier entidad colectiva, conjunto o todo tiene el
estatus de realidad construida, conceptualmente sostenida.
El individualismo metodológico puede, sin embargo, aceptar el uso de conceptos tales
como institución, rol, ideología, etc., siempre que se entiendan, en último término, como un
conjunto de representaciones mentales ancladas en las conciencias individuales y reificadas
por medio de la expresión lingüística.
La concepción individualista, ontológica y metodológica, se encuentra fuertemente
enraizada, por una parte, en la experiencia histórica de la génesis del individuo moderno y,
a través de ella, en la reflexión teórica de las ciencias sociales a partir del siglo xix.
Las ideas de Friedrich von Hayek y Karl Popper son las representantes del indivi-
dualismo metodológico. Ambos asumen posiciones causalistas, por tanto orientadas a la
explicación de la acción, aunque el primero lo haga desde la afirmación de la singularidad
metodológica de las ciencias sociales, mientras que el segundo se mantiene dentro de la
tradición positivista de la unidad del método científico.

El individualismo económico de Friedrich von Hayek


Hayek fue un economista liberal que podemos calificar de individualista radical, tanto
en su dimensión ontológica como metodológica. Se sitúa dentro de la tradición de la escuela
austríaca; su pensamiento, liberal a ultranza, entronca, por otra parte, con las intuiciones
esenciales de la economía política de A. Smith.
1. Todo fenómeno económico o social es, en último término, un fenómeno reductible
a las decisiones de los individuos, decisiones que afectan a la articulación entre
preferencias individuales, medios y fines.
2. El análisis de la conducta individual debe hacerse desde los postulados de la inten-
cionalidad y la racionalidad de la acción, de suerte que ésta pueda ser explicada

77
6. El individualismo metodológico...

por relación a los estados de conciencia del actor, es decir, sus creencias, opiniones y
percepciones.
3. La esfera de las estructuras o fenómenos sociales dotados de cierta estabilidad son
el resultado de la convergencia no planificada de las consecuencias no intencionales
de la acción; es decir, de una u otra manera, de la mano invisible de la que hablaba
A. Smith, inspirándose en Mandeville.
4. La existencia de una estructura psíquica en el género humano, es la condición de
posibilidad de que podamos aventurar interpretaciones acerca de ciertos actos básicos,
originados en ella. Esta estructura universal básica es la condición de posibilidad
de una ciencia explicativa mínima, basada en descubrimiento de los principios que
explican la acción a través de las representaciones de la realidad en las mentes de los
hombres.
5. Defenderá la singularidad de las ciencias sociales basada en la idea de que, frente
a las ciencias de la naturaleza, que trabajan con realidades complejas, las ciencias
sociales trabajan directamente con la estructura atómica de lo social; los individuos y
sus acciones.
6. Las ciencias sociales, a pesar de su singularidad, no pueden renunciar a la búsqueda
de regularidades que expliquen la acción individual; ahora bien, la explicación de la
acción no puede pretender la formulación de predicciones exactas, sino un tipo de
explicación aproximativa, que podemos denominar explicaciones por principios.
Las ciencias sociales tratan de la acción consciente y reflexiva propia del hombre, de
actos de los que una persona realiza en función de una elección entre varias alternativas
que se le presentan. Hayek se muestra dispuesto a incorporar a su ecuación explicativa la
esfera subjetiva del actor; solo incorporando la subjetividad individual puede darse cuenta
de la acción y, a través de ella, de la esfera social.
«La estructura de la mente humana, el principio común por el que las personas clasifican
los fenómenos externos, nos proporciona el conocimiento de los elementos recurrentes sobre
los que las diferentes estructuras sociales descansan, y solo en función de él podremos
describir y explicar esas estructuras».
El verdadero problema de las ciencias sociales es explicar el orden social como resul-
tado no intencional de la acción individual: «solo se presenta un problema que requiere
explicación teórica cuando surge una especie de orden no planeado como resultado de las
acciones individuales».
Hayek entiende que aquello que llamamos comúnmente lo social existe solo en tanto
que conceptos o representaciones en las mentes individuales; tales realidades no actúan
per se, sino en la medida en que los hombres, en su interacción, reproducen ciertas pautas
de conducta, de modo que aunque cada uno de ellos sea distinto a los otros, individualmente
considerado, su conducta, en ciertas circunstancias, pueda ser intercambiable.
La permanencia y estabilidad de lo social, afirma este autor, se debe a la acumulación
de innumerables consecuencias no intencionales.
La óptica colectivista se engaña permanentemente cuando introduce nociones antropo-
mórficas o teleológicas en el orden. Éste, considerado globalmente, no puede ser el resultado
de la previsión, materialmente imposible para una mente finita como la del ser humano.
Se engañan los constructivistas al afirmar que la instituciones humanas sean obra del
hombre, esto no quiere decir que sean el resultado de una planificación consciente.

78
6.2. La explicación de la acción

Con relación a la capacidad explicativa de las ciencias sociales, Hayek se mantiene fiel
a la estrategia explicativa, aunque matizada. Las limitaciones de la mente y la complejidad
del mundo humano, sus innumerables dimensiones y procesos, hacen imposible una ciencia
predictiva en sentido fuerte.

Karl Popper y la lógica situacional


Los puntos de vista de Popper distan mucho de encontrarse expuestos de manera
completa, sistemática y precisa.
Cree Popper, al igual que Weber, que las ciencias sociales han de poner su atención en
la acción social significativa, pues es la acción, por así decir, el verdadero átomo social. El
análisis de la acción individual ha de hacerse desde una estrategia metodológica objetivista
que permita una auténtica explicación causal de la acción. En esto, Popper se sitúa en la
tradición de la unidad metodológica de la ciencia, pues opina que no cabe otra cosa que
remitir la acción individual al marco situacional en que se produjo.
«Puede ser llamado método de la comprensión objetiva o lógica situacional. Una ciencia
social (de tal índole) puede desarrollarse independientemente de toda idea subjetiva o
psicológica. Su método consiste en analizar suficientemente la situación social de los
hombres actuantes para explicar la acción con la ayuda de la situación (. . . )».
La situación incluye un conjunto de elementos que podemos esquematizar tal que:
1. El mundo físico en que actúan los individuos, que incluye tanto objetos o capacidades
que son medios, como restricciones para la acción;
2. El entorno social, formado por otros seres humanos cuyas intenciones y metas cono-
cemos solo parcialmente;
3. Las instituciones sociales, que determinan la naturaleza social de la situación.
Por lógica de la situación ha de entenderse, pues, una determinada configuración de
estos elementos que influye en la acción de un agente.
Debemos procurar enlazar dos instancias: el actor social y sus intenciones, por una
parte, y la situación social, por otra, a la hora de analizar la acción individual. Tanto
una como otra instancia deben caracterizarse objetivamente, es decir, de acuerdo con la
descripción objetiva, empíricamente contrastable, de la situación y del actor en ella.
El análisis del científico social no se dirige al mundo del actor, sino a una configuración
precisa y objetiva del mundo; la denominada situación —en la que se incluye también el
actor y su mundo— es decir, al actor y, sus motivos, reconstruidos como fines objetivos a
partir de la lógica situacional.
«La comprensión objetiva consiste en percatarse de que la acción era apropiada a
la situación, se analiza la acción lo suficiente para que los elementos que inicialmente
aparecían como psicológicos, sean transformados en elementos de la situación».
La expresión comprensión objetiva nos remite al propósito popperiano de una explicación
que, incluyendo al actor y su mundo, pueda, al mismo tiempo, proporcionar un método
explicativo-causal contrastable.
Popper pretende defender un concepto de racionalidad objetiva: por tal se entiende la
adecuación objetiva de la acción al marco situacional. La racionalidad se presenta como un
producto de la situación cuya configuración objetiva define el curso adecuado de acción,
es decir, racional. Esa lógica de la situación incluye también al actor y sus motivos, que
consideramos como una variable más.

79
6. El individualismo metodológico...

El principio de racionalidad de la acción postula la conducta racional del actor, es decir,


que, en una situación dada, al actor se conducirá de la forma más adecuada a la consecución
de sus fines en un determinado escenario.
Su apuesta metodológica afirma que, si bien el binomio actor-situación es irrepetible, y
por tanto inasequible a una explicación bajo leyes de cobertura, la acción puede ser causal-
mente explicada por la situación en que se produce bajo el postulado de la racionalidad,
entendida al modo popperiano.

80
Tema 7
La explicación desde la teoría de la acción
social III: La teoría de la elección racional
Cap. 10
p. 309
Existe una línea de continuidad teórica que enlaza las reflexiones de la Escuela Es-
cocesa desde Mandeville o Smith hasta las más recientes versiones del individualismo
metodológico. Dentro de esta línea profundizaremos en los desarrollos que, dentro de las
ciencias sociales, han intentado ofrecer este tipo de propuestas.

7.1. EL HOMO ŒCONOMICUS Y EL ESPACIO DISCURSIVO DE LA ECONOMÍA


NEOCLÁSICA

La teoría de la elección racional desde el marco del discurso económico, su verdadera


matriz, tuvo en W. Stanley en Inglaterra, Carl Menger en Austria y León Walras en Suiza
los que propusieron simultánea e independientemente la conocida teoría de la utilidad
marginal.
Esta nueva teoría venía a afrontar dos aspectos esenciales para la economía:
1. Intentaba crear un nuevo marco teórico desde el que explicar la formación del valor
de las mercancías, los bienes y servicios que se intercambian entre los individuos en
el mercado.
2. Suministraba una explicación precisa y sencilla de los mecanismos de regulación del
mercado que conducían a estados de equilibrio general a partir de la agregación de
conductas individuales descentralizadas.
Ricardo había expuesto la tesis de que el valor de los bienes que se intercambian en
el mercado es, esencialmente, resultado del trabajo que como tales bienes incorporan. En
la interpretación ricardiana —y en general en toda la economía clásica— no había lugar
para la demanda como factor que interviene decisivamente en la formación del valor. Los
precios de los productos provenían de la cuantía del trabajo que había que invertir en su
producción. Ricardo, al igual que sus contemporáneos, había obviado la consideración de
la demanda, es decir, del consumidor.
Los economistas neoclásicos encontraron la manera de ofrecer una explicación del valor
que superaba las limitaciones del modelo ricardiano. La teoría de la utilidad marginal
abordó la formación del precio o valor de un bien desde el punto de vista, no de una utilidad

81
7. La explicación desde la teoría...

general del producto, sino de la utilidad que dicho bien presenta cuando se le considera
unidad a unidad y en combinación con la cantidad de producto circulante y la demanda del
mismo por parte del consumidor.
La formación del precio de un producto depende de su utilidad marginal. En general, se
entiende por utilidad la satisfacción o bienestar que proporciona un bien al ser consumido.
Los economistas neoclásicos denominaron utilidad marginal a este incremento de utilidad
producido por el consumo de cada nueva unidad. Además, observaron que la utilidad
marginal tiende a disminuir o decrecer con el aumento del número de unidades consumidas,
tendiendo a anularse, o incluso, en cierto sentido, a tomar un valor negativo.
La formación de precios no debía ser explicada por la noción de valor-trabajo incorporado
al bien, sino por la utilidad general del bien en cuestión. La relación inversa entre utilidad
marginal y cantidad de producto consumida se expresa a través de la denominada ley de la
utilidad decreciente.
La teoría de la utilidad marginal supuso la entrada del factor demanda en la explicación
de la formación de precios, tal y como hoy se entiende desde la perspectiva mixta de la
oferta y la demanda.
La noción de utilidad marginal aproximó la ciencia económica a la física newtoniana.
La posibilidad de expresar este concepto matemáticamente otorgó un nuevo estatuto a
la economía ya que la utilidad marginal podía ser representada a través del concepto
matemático de función.
La economía neoclásica logró incorporar al individuo/consumidor a sus modelos, ha-
ciendo de la decisión/acción del individuo, el punto de arranque de la ciencia económica, al
menos desde la perspectiva microeconómica, que es la perspectiva neoclásica.
Como modelo, la perspectiva microeconómica resultó muy atrayente por su simplicidad y
su inmediatez empírica, respaldada, por otra parte, por un conjunto de nociones que parecen
presentarse al entendimiento humano como dotadas de una inmediatez introspectiva
incuestionable.

la formalización matemática del homo œconomicus de la teoría neoclásica

p. 312 El individuo se entiende en el modelo dotado de:


1. Un sistema de creencias acerca del mundo basadas en la evidencia disponible y
expresable a través de juicios o proposiciones verificables acerca de los estados de
cosas reales o posibles.
2. Un sistema de preferencias o valores que permiten al individuo jerarquizar sus fines
(o motivos), de modo que sus decisiones se orienten siempre desde su capacidad
evaluativa y las expectativas acerca de las consecuencias de sus decisiones.
3. Un principio autorregulativo por el que el individuo tiende siempre a buscar su propio
interés, un egoísmo primario que determina indefectiblemente su conducta de acuerdo
con el proceder de la denominada racionalidad instrumental —maximizadora—.
Uno de los grandes avances de la economía neoclásica consistió en expresar matemáti-
camente esta escueta antropología:
1. Los sistemas de creencias, podían se expresados como una distribución de probabili-
dad; presentando cada creencia como un suceso al que le corresponde una probabili-
dad.

82
7.1. El Homo œconomicus y el espacio discursivo de la economía neoclásica

2. El sistema de preferencias, la piedra angular del sistema, encontró su expresión en


la noción matemática de función.
3. El egoísmo elemental de esta antropología de mínimos pudo interpretarse como el
interés por maximizar la conducta económica: esta maximización (obtener el mayor
bien con el menor esfuerzo o coste), encontró su expresión en el concepto de máximo
absoluto de una función.
Así pues, cada individuo, al actuar, se enfrenta a un conjunto factible de opciones cuyas
consecuencias suponemos puede anticipar.
En un contexto de medios escasos, condición esencial de todo el discurso económico, el
individuo distribuirá sus recurso de modo que, de acuerdo con sus preferencias, obtenga
aquellos bienes o servicios cuya combinación resulte óptima para el conjunto agregado de
las funciones de utilidad de cada uno de sus bienes.
Es éste el llamado homo œconomicus o preferidor racional, que aunque perfilado intui-
tivamente en A. Smith, fueron Jevons y los economistas neoclásicos los que supieron hacer
de él una herramienta explicativa fundamental tanto para la teoría económica como, más
recientemente, para otros ámbitos de las ciencias sociales.

la revisión del modelo. una primera dificultad: ¿son las preferencias individuales un
sistema constante?

La racionalidad weberiana respondía a un individualismo metodológico más bien cons- p. 314


tructivista, mientras que el homo œconomicus de la teoría económica mantenía una pre-
tensión realista fuertemente reductivista.
Se intentará mostrar las limitaciones del modelo y, a continuación, mostrar algunos
esfuerzos realizados por diferentes autores de esta tradición para dar respuesta a estos
problemas.
El origen de todas las limitaciones es la tensión esencial que se da entre todo modelo o
idealización y la realidad empírica representada.
Para que el tratamiento matemático de las preferencias a través de una función de
utilidad sea posible, ha de exigirse al conjunto de las preferencias de cada individuo ciertas
condiciones:
Que las preferencias no sean contradictorias, es decir, que un sujeto no prefiera
simultáneamente A y no-A;
Que la función de utilidad sea continua y derivable, es decir, que las preferencias
como sistema sean continuas y que la utilidad como concepto empírico pueda ser
derivable;
Que entre las preferencias se cumpla la relación transitiva: si A es preferible a B y B
es preferible a C, entonces A debe ser preferible a C;
Que el sistema de preferencias ha de ser completo, es decir, para cuales quiera dos
preferencias A y B dadas, entonces debe ocurrir: o A es preferible a B, o B es preferible
a A, o A y B son indiferentes.
Sin embargo ¿son las preferencias de un individuo un sistema consistente? El modelo,
en este sentido, exige de la realidad empírica un ajuste difícil de admitir, incluso adoptando
un enfoque meramente heurístico.

83
7. La explicación desde la teoría...

objeciones al modelo

Referidas al concepto de preferencia


p. 315 Por preferencia de un individuo se entiende, en un sentido restringido, aquello que es
fin, objeto o meta de las conductas de compra por parte de dicho individuo.
Ahora bien, esta noción de preferencia puede resultar tautológica; lo que el individuo
prefiere es aquello que consume, al mismo tiempo que lo que el individuo consume es
aquello que prefiere.
Por otro lado, cabe preguntarse si puede aceptarse sin más que la acción individual
se deriva siempre de preferencias conscientes, es decir, si en ocasiones cabe pensar en
conductas producidas por deseos inconscientes o preconscientes, difícilmente asumibles
por el modelo.
El problema nace de la supresión del contenido subjetivo del concepto de preferencia
como condición necesaria para su tratamiento objetivo.

Restricciones formales a las preferencias empíricas


Las preferencias no parecen constituir un sistema jerarquizable, tal y como lo exige
el modelo analítico, pues difícilmente los individuos empíricos están en condiciones
de establecer de manera adecuada una jerarquía explícita y en sentido fuerte para
todas y cada una de sus preferencias.
Las preferencias no constituyen un conjunto completo en el sentido lógico, pues no sin
dificultades, puede el sujeto empírico, desembarazar sus preferencias de conflictos
motivacionales difícilmente dirimibles, si quiera analizables en términos racionales y
conscientes.
No siempre las preferencias se muestran dotadas de la propiedad transitiva.
La derivabilidad del concepto de preferencia es una mera cuestión nominal, pues el
concepto empírico de preferencias, se defina como se defina, es incompatible a todas
luces con las exigencias de derivabilidad y continuidad.

Referidas a la génesis y el valor de las preferencias


En el modelo se contempla la figura de un individuo dotado de un conjunto de preferen-
cias pero sin lugar para consideraciones acerca de:
1. El valor sustantivo que pueda atribuirse a cada una de ellas
2. La referencia al proceso por el cual esas preferencias han llegado a ser las que son
para ese individuo.
El preferidor racional es, prima facie, causa sui, principio y origen de sus propias prefe-
rencias. Esta suposición, es evidente, no se sostiene empíricamente. No puede aceptarse,
en modo alguno, que las preferencias sean el resultado espontáneo de una subjetividad mo-
nádica abstraída del mundo social, histórico e imaginario en que se sitúa el individuo, como
tampoco puede aceptarse que las preferencias se originen siempre en procesos conscientes.
El individuo es indisociable de su génesis identitaria, de su mundo social, de ciertas
variables socioculturales, económicas e ideológicas, o, en palabras de Bourdieu, de su
habitus.

84
7.1. El Homo œconomicus y el espacio discursivo de la economía neoclásica

En síntesis, el homo œconomicus constituye una ficción cuya debilidad, en este sentido,
se asienta en dos opciones estratégicas de graves consecuencias:
1. La fuerte reducción a que somete los anclajes sociales, históricos, ideológico o cultura-
les, ausentes en el modelo y que obligan a concebirlo como mónada autoderterminada,
sujeto de intereses endógenos y causa sui, y
2. La sustitución de la representación sociohistórica de la génesis y construcción de la
identidad individual por una ficción psicologizante en la que el individuo se reduce
a un haz de regularidades conductuales y motivacionales que se presenta como
núcleo transhistórico y universal, empíricamente desconectado, capaz de afrontar la
explicación de cualquier comportamiento sea cual sea.
El modelo de homo œconomicus, en aras de su simplicidad teórica y de su fortaleza
analítica y explicativa, se muestra incapaz de dar razón de las diferencias conductales o
de los sistemas preferenciales alternativos, asumiendo como homogéneas desde el punto
de vista de su análisis un conjunto de prácticas que son histórica, social y culturalmente
completamente heterogéneas.
El preferidor racional resulta hipercompleto explicativamente, pues permite analizar la
conducta de cualquier sujeto en tanto que preferidor haciendo abstracción de cualesquiera
circunstancias histórico-sociales, culturales, lingüística, simbólicas, etc.
Aún nos queda por señalar una cuestión más que ha sido objeto prioritario de los
trabajos de J. Elster. Nos referimos a la existencia de ciertos mecanismos a través de los
cuales el hombre puede modificar sus preferencias adaptándolas al contexto en que se
producen. Este tipo de mecanismos muestra cómo el hombre puede intentar modificar su
sistema de preferencia trocando sus deseos a través de ciertas técnicas de autoengaño.
El rechazo de esta tesis se puede formular, a su vez, por dos caminos diferentes. Por una
parte, un rechazo ontológica y epistemológicamente fundado, motivado en la indisoluble
conexión entre el individuo y sus anclajes histórico-sociales, ideológicos, lingüísticos, etc.,
razón por la cual las preferencias del individuo le pertenecen siempre en un sentido que debe
ser matizado y reconstruido a través de un rodeo por la exterioridad social, interiorizada
y convertida en subjetividad individual socialmente construida. Por otra parte, se puede
abordar una crítica desde la perspectiva de la falta de voluntad crítica y desde la sospecha
ideológica que subyace a esta ficción.

Las tesis emancipatorias, típicamente ilustradas, entienden que es precisamente a


través del conocimiento en general y especialmente a través del conocimiento científco (en-
tendido como como conocimiento crítico y desocultador de la apariencia común y engañosa
de las cosas), como el hombre puede vencer aquellas formas de dominación enmascaradas
en la falsa conciencia, el autoengaño, la ideología, el prejuicio, etc.
La Ilustración representa el momento histórico en que, al fraguar algunos de los ci-
mientos de las incipientes ciencias sociales, el interés emancipatorio se incorporó al mismo
núcleo del pensamiento social. El proyecto ilustrado, racionalista y liberador, se desarrolló
en varias direcciones y encontró en los siglos xix y xx sus formulaciones más relevantes e
influyentes.
Este interés emancipatorio se manifestó a su vez en varias direcciones:
1. En primer lugar, como la búsqueda de la autodeterminación individual (la autonomía
de la que hablaba Kant frente a la heteronomía característica de los sistemas morales
religiosos y autoritarios de corte tradicionalista)
85
7. La explicación desde la teoría...

2. La liberación individual de las determinaciones inconscientes, es decir, el desocul-


tamiento de las fuerzas interiores que determinan nuestros actos más allá de la
conciencia del individuo (haciendo brotar el Yo donde antes solo existía el Ello)
3. La transformación del mundo social, económico y de las relaciones de poder y explota-
ción que liberen al hombre de las ataduras estructurales que lo subyugan allá donde
se encuentra.
Resulta patente que el modelo del homo œconomicus no presta atención a estas cuestio-
nes. En su presentación estándar, traiciona la dimensión emancipadora del conocimiento y,
por ello, no puede dar cuenta de la verdadera naturaleza humana.
Sus limitaciones, en este sentido, se muestran en que somete al individuo a una re-
ducción empíricamente inadmisible, cuyas potencialidades heurísticas se encuentran muy
por debajo de su potencia explicativa a la hora de dar cuenta de la diversidad humana,
cultural, ideológica, normativa, etc.,
El modelo de preferidor racional en su versión estándar, por una parte, parece incapaz
de pronunciarse de una u otra manera acerca de estas cuestiones, que, aunque normativas,
han sido parte esencial de la reflexión de las ciencias sociales desde sus orígenes, y por otra,
en la medida en que no cuestiona los diferentes sistemas de preferencias ni explora sus
orígenes o intereses, tiende a legitimar aquellos que resultan dominantes en una situación
histórica dada, naturalizándolos.
El preferidor racional resulta un instrumento de análisis no solo empobrecedor sino
peligroso, pues sus compromisos ontoespistemológicos no se alinean con el interés emanci-
pador, sino, antes bien, son un cierto modo característicamente ideológico de representar
la realidad y en ella la actividad humana; se presenta a un individuo ajustado a los intere-
ses ideológicos del individualismo burgués y (ultra)liberal, así como al imaginario de la
economía de mercado, gestado históricamente a partir del pensamiento de los moralistas
escoceses, el pensamiento empirista británico y la teoría económica clásica.
Quienes formulan esta crítica al modelo del preferidor racional no necesariamente re-
nuncian a la estrategia del individualismo metodológico. Elster, por ejemplo, ha defendido
la necesidad de superar las limitaciones teóricas e ideológicas del modelo estándar sin
renunciar por ello al programa individualista. El problema de la autonomía y la autodeter-
minación individual debe ser cuestión central dentro de la reflexión teórica y metodológica
de las ciencias sociales, en opinión de Elster.
El modelo no puede arrancar, pues, de la suposición de una conciencia autodeterminada,
sino de la evidencia empírica que atestigua tozudamente que tanto en sus preferencias,
como en sus creencias o en su pretendida racionalidad, el individuo es indisoluble de sus
marcos histórico-social, ideológico, normativo etc.
Desde la perspectiva emancipatoria heredera del proyecto ilustrado, el conocimiento
científico social debe proveer al individuo de los medios necesarios para transformar su
propia conducta en el sentido de una autodeterminación moral y conductual. Se trata, en
suma, de dirigir el progreso del conocimiento científico y social hacia la cuestión que hemos
visto surgir como pregunta central de toda teoría de la acción, a saber, si puede tomarse
al individuo como verdadera fuente de sus preferencias, creencias o intereses, o si, por el
contrario su conducta es una manifestación de otras fuerzas supraindividuales.

86
7.2. El tratamiento de las creencias en el modelo estándar

7.2. EL TRATAMIENTO DE LAS CREENCIAS EN EL MODELO ESTÁNDAR

Las creencias, tratadas por el modelo estándar como una distribución de probabilidades, p. 322
consisten en juicios acerca de estados de cosas pasados, presentes o futuros, efectivamente
realizados o meramente posibles. Se suponen siempre fundados empíricamente, y ajustados
a ciertas condiciones de racionalidad y coherencia interna.
La evidencia empírica indica que los sistemas de creencias:
1. No se construyen exclusivamente sobre la base de la evidencia disponible, sino que
se ven afectados en su mismo núcleo por costumbres, tradiciones, valores, hábitos,
prejuicios, aprendizajes previos, reacciones emocionales, etc., hasta el punto de poder
afirmar que las creencias no responden a las características de lo que denominamos
un saber crítico, contrastable y contrastado, sino que, antes bien, responden a un tipo
de saber esquemático, operativo, combinación simultánea de una herencia cognitiva
culturalmente transmitida y reforzada a través de cargas morales ligadas a sus
contenidos y de un aprendizaje inductivo lleno de generalizaciones parciales, las más
de las veces indebidamente inferidas.
2. Difícilmente pueden ser considerados un sistema consistente, pues suelen incurrir en
contradicciones y se muestran incompletas y carentes de una estructura lógica sólida
que permita decidir algorítmicamente, a través de procesos de inferencia deductiva
y/o empírica, acerca de la adquisición de nuevas creencias o la supresión de aquellas
que ya se poseen.
A pesar de estas observaciones críticas, el modelo estándar puede intentar obviar estos
obstáculos apelando a que los sistemas de creencias pueden no ser coherentes ni empírica-
mente fundados para un observador externo e independiente del contexto significativo del
individuo que los posee, y, sin embargo, resultar del todo coherentes para la percepción de
este último, y de este modo, para explicar su conducta.
Los sistemas de creencias, así contemplados, adquieren su relevancia teórica y metodo-
lógica por su capacidad para explicar la conducta de un individuo como consecuencia de
sus creencias. Dos objeciones parecen imponerse:
1. En primer lugar, la sombra de la tautologicidad reaparece: todo individuo actúa de
acuerdo con sus creencias, sea cual sea su conducta. Los sistemas de creencias, no
importa su naturaleza, se suponen en la base de la conducta humana; sin embargo, si
cualquier cosa es potencialmente una creencia, y éstas raramente suelen formularse
explícitamente, entonces la determinación de las creencias como condiciones de la
acción se disuelve en una tarea superflua.
2. Las ciencias sociales tienen un reto fundamental que no consiste en afirmar que toda
acción tiene tras de sí ciertas creencias, sino más bien en explicar por qué motivo
ciertas creencias son las que son y por qué determinados individuos o grupos sostienen
unas y otras en determinadas circunstancias, a la vez que se alumbran los mecanismos
a través de los cuales dichas creencias penetran y anidan en la subjetividad individual
y sirven a intereses propios o ajenos.

7.3. EL TRATAMIENTO DE LA RACIONALIDAD EN EL MODELO ESTÁNDAR

La racionalidad del homo œconomicus coincide esencialmente con la denominada ra- p. 324
cionalidad instrumental. Esta racionalidad presupone la maximización, a través de la
87
7. La explicación desde la teoría...

conducta, de la relación entre medios y fines. Se selecciona entre los medios disponibles
aquel o aquellos que permitan alcanzar dicho fin del mejor modo posible, es decir, minimi-
zando los costes de la operación y maximizando su beneficio.
Por otra parte, en el modelo estándar se aceptan algunas otras suposiciones acerca del
ejercicio de la racionalidad individual. Estos supuestos, vuelven a situar al modelo en una
posición ontoepistemológica muy comprometida, ya que:
1. El modelo acepta que el preferidor concurre en un contexto de interacción e inter-
cambio enteramente libre, en el que no hay más restricciones que las que impone
fácticamente el entorno o la propia capacidad del individuo.
2. El individuo concurre dotado de toda cuanta información relevante necesita para sus
procesos de interacción.
3. El individuo está en disposición de prever las conductas o reacciones de los demás
participantes, instancias sociales o actores individuales afectos a su propia decisión.
Resulta sencillo suponer que estos cuatro supuestos (maximización de la conducta
instrumental, libertad, información completa y conocimiento previo de los otros agentes)
se encuentran muy alejados, no solo de las circunstancias en que se desenvuelve la vida
cotidiana de la gente, sino también de las condiciones habituales de la actividad comercial
o de mercado.
La primera de las dificultades a las que se enfrenta la racionalidad maximizadora
constituye, en cierto modo, una enmienda a la totalidad. La noción de utilidad, importada
desde el discurso económico, permite interpretar matemáticamente la maximización en
tanto que concepto teórico a través de la noción de máximo absoluto de una función,
concretamente de la función de utilidad.
Esta interpretación matemática se enfrenta a muy serios problemas ya que el concepto
de utilidad de las preferencias no reúne, realmente, los rasgos de consistencia empírica
que necesita. Pero, además de esta dificultad de extrema importancia, se plantea otro
problema no menos relevante. Desde una perspectiva empírica, la evidencia que nos aportan
los estudios antropológicos, históricos, sociológicos o psicológicos apunta firmemente en
la dirección de una racionalidad humana multiforme, en modo alguno reductible a la
racionalidad instrumental.
Weber comprendió esta limitación, reconstruyendo éste el proceso histórico e ideológico
que subyace al triunfo de la racionalidad económica capitalista, mostrando, paradójicamen-
te, cómo la racionalidad instrumental, egoísta y maximizadora es hija, precisamente, de
un tipo de racionalidad no instrumental sino, más bien, valorativa y afectiva, mostrando
de este modo, a través de su génesis histórica, un hecho de verdadera trascendencia, a
saber, la insuficiencia lógico-ontológica y axiológica de la racionalidad instrumental para
fundarse a sí misma. El propio Weber señala la imposibilidad lógica y ontológica para
establecer la racionalidad instrumental como la forma más pura, primitiva y originaria de
racionalidad, y, por ende, hace imposible el programe metodológico que pretende derivar
las otras formas de racionalidad a partir de ésta.
Una teoría de la racionalidad maximizadora debe afrontar las graves objeciones de na-
turaleza lógico-metodológica de contrastación empírica y de tautologicidad e infalsabilidad.

88
7.4. Libertad, información y comportamiento estratégico

7.4. LIBERTAD, INFORMACIÓN Y COMPORTAMIENTO ESTRATÉGICO

La libertad de la conducta individual y la completa información que se atribuye al p. 327


preferidor componen las condiciones marco de los denominados escenarios de competencia
perfecta, que están en la base del modelo económico de la teoría neoclásica.
Esta idealización parece empíricamente irrealizable, mostrando una doble faz, a la vez
teórico metodológica, cuya función se refleja en las condiciones del modelo estándar, y otra
ideológica muy evidente, ligada al discurso ultraliberal y capitalista.
La acción individual desde el punto de vista de la información al alcance del individuo
muestra la perspectiva en la que el modelo estándar presenta al individuo como a un agente
dotado de cuanta información relevante pueda necesitar, es evidente que los individuos no
poseen tal información, la más de las veces escasamente distribuida, desconocida, oculta o
monopolizada por ciertos agentes o instituciones.
La mayor parte de las decisiones de nuestra vida se toma en contextos muy distintos,
escenarios de riesgo o incertidumbre. Con la expresión riesgo se hace referencia a aquellas
decisiones en las que, si bien no es posible determinar el resultado a priori, si pueden
estimarse la posibles consecuencias o resultados alternativos de la acción, así como sus
probabilidades relativas. Por el contrario, se habla de incertidumbre cuando no es posible
determinar con exactitud ni los resultados de las acciones, ni mucho menos asignarles una
probabilidad relativa.
La otra cuestión esencial se refiere a la capacidad de los individuos para anticipar las
decisiones de los demás o sus reacciones ante la conducta propia. En el modelo estándar, el
individuo que ha de tomar una decisión con relación a su acción parece estar en condiciones
de anticipar la conducta con la que los distintos actores corresponderán a su iniciativa.
Esa manera de concebir la conducta resulta una vez más muy insuficiente desde el punto
de vista empírico. Lo normal en la interacción social o económica es que cada agente pueda
elegir entre varios cursos de acción alternativos y/o sucesivos, cuya elección dependerá de
múltiples variables contextuales internas al sujeto.
Por otra parte, es difícil conocer con exactitud tales alternativas e incluirlas en el cálculo
personal del actor que debe tomar su decisión. La teoría de la elección racional denomina
medio paramétrico a aquel medio social en el que los valores de las variables intervinientes
pueden considerarse como dados e inamovibles para un individuo-actor que solo debe
adaptarse a él. Por el contrario, se denomina medio estratégico a aquel medio social en el
que, junto al individuo-actor cuya acción se analiza, se encuentran otros actores también
racionales, con sus mismas capacidades y posibilidades de interferir en su conducta.

7.5. LA TEORÍA DE JUEGOS

Esta teoría, es un sofisticado entramado matemático de análisis, de cierta clase de p. 329


situaciones que, metafóricamente, reciben la denominación de juegos. Los juegos, son
escenarios en los que surgen tanto estrategias de conflicto, como de cooperación o alianza,
por lo que, como modelos de análisis, resultan mucho más potentes que la versión estándar
limitada a situaciones paramétricas.
La teoría de juegos se aplica, hoy en día, en el análisis de múltiples situaciones de
muy diversa naturaleza: economía, política, comportamiento electoral, teoría sociológica,
etc., y ha rendido interesantes resultados en todos ellos. Para ello, la teoría de juegos

89
7. La explicación desde la teoría...

ha desarrollado potentes modelos matemáticos capaces de abordar complejas situaciones


estratégicas de muy diversa naturaleza.
Su principal virtud, es la de servir de laboratorio para las ciencias sociales. Pueden ser
utilizados como simulaciones, ya que permiten construir escenarios típico-ideales dónde
poner a prueba ciertos fenómenos de interés para la ciencia, estudiar la influencia relativa
de variables y anticipar respuestas. Ahora bien, al igual que otros modelos, los juegos no
son la realidad, por lo que su capacidad para describir y explicar el mundo ha de tomarse
con mucha precaución.
Los juegos manifiestan diferentes dimensiones, cada una de las cuales da lugar a
ramificaciones diversas en el planteamiento y análisis de múltiples variables.
Desde el punto de vista de cómo se distribuyen las ganancias y las pérdidas en el
juego:
• Juegos de suma cero: Lo que gana un jugador, lo pierde el otro.
• Juegos de suma no nula: Las ganancias y las pérdidas de los jugadores pueden
crecer o decrecer independientemente, según sus decisiones.
Según las condiciones que definen el intercambio entre jugadores:
• Juegos con transferencia de utilidad: Los jugadores pueden comunicarse entre
sí, y negociar sus decisiones.
• Juegos sin transferencia de utilidad: Los jugadores no pueden llegar a acuerdos
previos; cada jugador analizará racionalmente las posibles estrategias de su
competidor y escogerá la mejor opción.
Según las estrategias que pueden utilizar los jugadores:
Puras Los jugadores establecen su opinión de modo absoluto (siempre igual).
Mixtas La opción estratégica por la que se optará tiene asignada una probabilidad
determinada. (Van alternando).
Simples el jugador solo responde a su plan estratégico
Reactivas Una decisión, no responde solo al plan estratégico del jugador en cuestión,
sino que atiende a las decisiones estratégicas de los otros jugadores.
Las tipologías de los juegos son casi infinitas. Se presentan como ramificaciones o
familias de juegos que presentan escenarios alternativamente más simples o complejos. Su
principal virtud es la de crear modelos de análisis que mantengan una cierta semejanza con
la realidad de modo que sus conclusiones puedan proyectarse sobre situaciones empíricas.

la noción de equilibrio de nash (juegos con solución estable)

Un interesante fenómeno asociado a los juegos es el que se refiere a la aparición de situa-


ciones de equilibrio estable como resultado de las estrategias individuales de los jugadores.
Esta cuestión nos remite a uno de los objetivos esenciales del programa individualista,
el de poder dar cuenta de la aparición de escenarios sociales más o menos ordenados y
estables que sean fruto de la agregación de conductas individuales no centralizadas.
Recordemos que, desde el punto de vista del individualismo, el orden social y los
sistemas normativos o institucionales que lo soportan deben ser abordados desde lo que
Hayek denominaba el método compositivo. Se trata de suponer que la existencia de patrones
comunes que regulan la vida social no puede establecerse cabalmente más que como el

90
7.5. La teoría de juegos

resultado de la emergencia de un orden no dirigido por instancias supraindividuales, es


decir, como el resultado espontáneo de la interacción.
No cabe duda de que los modelos de la teoría de juegos se hallan muy lejos de re-
presentar en toda su complejidad las situaciones sociales o económicas reales, pero sus
descubrimientos son muy interesantes para la teoría social.
Los juegos pueden clasificarse según conduzcan a situaciones estables o inestables. La
solución estable o equilibrio de Nash es aquella en la que ningún jugador puede obtener
un resultado mejor haciendo otra cosa.
Supongamos dos jugadores A y B, cada uno de los cuales tiene tres alternativas de
juego, a1 , a2 y a3 , para el jugador A, y b1 , b2 y b3 , para el jugador B. Supongamos que A y B
pretenden repartirse ciertos recursos de acuerdo con ciertos criterios que, aunque aquí no
explicitaremos, suponemos conocidos por los jugadores y que, además, las distintas decisio-
nes que adopten A y B tienen consecuencias no sólo para cada jugador individualmente,
sino también para el otro.
Para hacer algo más real el ejemplo, podemos imaginar que A y B son dos centros
universitarios que optan al reparto de cierta subvención de la Administración por un valor
de 1 000 euros. Esta cantidad se repartirá de modo diferente de acuerdo con las peticiones
de cada centro —su cesta particular—, pero también en función de las peticiones que haya
presentado el otro. Supongamos, pues, que cada centro considera tres alternativas. El
cuadro 7.1 representa los pagos que recibiría cada centro en función de las alternativas
escogidas por cada uno, en cada celda se representan los pagos que recibirían A y B según
el par de estrategias que ambos jugadores hubieran elegido. Ambas cifras suman siempre
1 000 euros. La cifra a la izquierda de la barra representa el pago que recibirá A, mientras
que la cifra a la derecha representa el pago para B. Así, por ejemplo, si el centro A opta
por su alternativa a3 y el centro B por su alternativa b1 , el centro A recibirá 700 euros y el
centro B sólo recibirá 300. Si por el contrario A mantuviera a3 pero B eligiera b3 , entonces
el reparto sería de 300 euros para A y de 700 para B. Como puede observarse, éste es un
juego de suma cero, en el que cada jugador gana o pierde en la misma proporción que su
contrincante.
Estrategias del centro B
b1 b2 b3
a1 900/100 100/900 200/800
Estrategias
a2 600/400 500/500 400/600
del centro A
a3 700/300 800/200 300/700
Cuadro 7.1: Pagos en euros para cada centro en función de las opciones estratégicas
adoptadas

Si el juego se planteara en términos de estrategias con transferencia de utilidad, es


decir, con posibilidad para negociar y establecer consensos, alianzas, etc., entonces el
análisis debería dirigirse a estudiar cuáles de las opciones de reparto podría resultar más
adecuada para la negociación entre las partes. Si añadiéramos un tercer jugador en el
reparto, entonces, además, se abriría paso a la formación de alianzas entre jugadores
dentro de estrategias de conflicto —dos contra uno, por ejemplo— o de cooperación.
De acuerdo con nuestro cuadro 7.1, y en el caso de dos jugadores, éstos podrían pactar
el reparto de las estrategias a2 /b2 que distribuye por igual los pagos o, en caso de confiar el

91
7. La explicación desde la teoría...

uno en el otro, pactar soluciones alternativas de modo que en cada convocatoria de ayudas
se alternen soluciones del tipo a2 /b1 y a2 /b3 , por ejemplo.
Sin embargo, si el juego se plantea en términos de estrategias sin transferencia de
utilidad, entonces cada centro deberá elegir su estrategia estimando a priori cuál puede
ser la de su rival. Supongamos que los jugadores no se conocen y, por tanto, carecen
de elementos de juicio para estimar qué tipo de decisión tomará el otro basada en un
aprendizaje empírico previo que permita generar expectativas probabilísticas. Supongamos
además que el juego se juega una sola vez, aunque en un futuro pueda volver a repetirse. En
ese caso, la manera más habitual de conducirse es la de analizar cuáles son los resultados
propios y ajenos que pudieran derivarse de cada una de las posibles combinaciones de
estrategias con el propósito de descubrir los mínimos resultados que se siguen de cada una
de las estrategias que puede poner en marcha el jugador. Obsérvense el cuadro 7.2 y el
cuadro 7.3.
Máximo absoluto (óptimo) Mínimo absoluto
Para el jugador A 900 (a1 /b1 ) 100 (a1 /b2 )
Para el jugador B 900 (a1 /b2 ) 100 (a1 /b1 )
Cuadro 7.2: Máximo al que pueden aspirar los jugadores

Ya que cada jugador no sabe qué opción adoptará el otro, una manera racional de actuar
en consecuencia es considerar que cada centro escogerá la alternativa estratégica que le
garantice el mejor resultado de sus mínimos, es decir, que maximice sus mínimos. No cabe
duda que la solución óptima de A es elegir a1 y esperar que B elija b1 ; sin embargo, en
situación de riesgo esta opción entraña la posibilidad de que B escoja b2 o b3 que dejarían a
A muy mal parado. Por ello, A puede optar por una solución subóptima que denominamos
estrategia maximin —es decir, la maximización del mínimo pago— de modo que A adopte
la estrategia a2 que le garantiza un mínimo de 400 euros. Por su parte, B puede elegir
también su estrategia maximin, tomando la alternativa b3 , que le garantiza un pago de
600 euros.
¿Qué ocurre, entonces, si ambos adoptan su estrategia maximin?
En ese caso, el jugador A recibirá 400 euros y el jugador B 600. La estrategia maximin
les garantiza que han escogido el mejor de sus peores resultados, su mejor mínimo sea cual
sea la estrategia de su contrario. Es decir, una alternativa prudente y conservadora.
Si nos detenemos ahora a observar el resultado con más detalle podremos descubrir que
la solución maximin presenta en este caso, no siempre, una característica añadida. Si el
juego se repitiese en más ocasiones —y la decisión se produjera simultáneamente en ambos
jugadores, sin ventaja—, ninguno de los dos jugadores se sentiría tentado de cambiar
su estrategia —siempre en el supuesto de no desear correr riesgos o apostar asumiendo

Pagos mínimos para A Pagos mínimos para B


Si a1 : 100 Si b1 : 100
Si a2 : 200 Si b2 : 200
Si a3 : 300 Si b3 : 600
Cuadro 7.3: Pagos mínimos recibidos por cada jugador atendiendo sólo a su estrategia

92
7.5. La teoría de juegos

las posibles pérdidas—. B nunca podría mejorar su resultado si A se mantiene en a2 , e


igualmente A si B persiste en b3 .
Sin embargo, esto no es así siempre, pues la estrategia maximin combinada de ambos
jugadores puede tentar a uno de ellos para modificar su estrategia en sucesivas repeticiones,
pensando en que el otro mantenga su estrategia maximin. Obsérvese el cuadro 7.4, que
presenta una pequeña modificación con respecto al cuadro 7.1 en las casillas a2 /b2 y a2 /b3 .

Estrategias del centro B


b1 b2 b3
a1 900/100 100/900 200/800
Estrategias
a2 600/400 400/600 500/500
del centro A
a3 700/300 800/200 300/700
Cuadro 7.4: Nuevas estrategias sin punto de equilibrio

En este caso, las estrategias maximin de A y B siguen siendo, respectivamente, la a2


y la b3 , con unos pagos de 500 euros para A y B. Sin embargo, en este caso no estamos
ante una situación de equilibrio o con solución estable. Obsérvese que ahora, en caso de
repetirse el juego, B, que ha visto como A adopta a2 —su maximin— se sentirá tentado de
cambiar a b2 —para obtener un pago de 600 (a2 /b2 )—. Pero en ese caso, si B cambiase a b2 ,
entonces A buscará a3 para obtener 800 euros (a3 /b2 ). Este proceso de cambio conduciría a
un proceso infinito sin solución final, pues la matriz de pagos no contiene ninguna solución
estable o punto de equilibrio de Nash, nombre que recibe la solución estable en honor a
J. F. Nash, su descubridor. La solución estable o equilibrio de Nash es aquella en la que
ningún jugador puede obtener un resultado mejor haciendo otra cosa.

Los juegos de coordinación y juegos de conflicto


Los juegos de coordinación son aquellos en los que no se dan condiciones de conflicto
entre los intereses de los jugadores. Aunque los jugadores actúan guiados por el interés
propio y por su racionalidad, puede ocurrir que, dentro de un juego, los intereses de los
jugadores sean compatibles y solo sea necesaria una cierta coordinación para encontrar
soluciones estables.
La importancia de los juegos de coordinación se liga a la cuestión central sobre la posi-
bilidad de dar lugar a escenarios sociales ordenados, a partir de la agregación de acciones
individuales egoístamente orientadas. Quienes defienden el punto de vista individualista,
ven en los modelos de coordinación la prueba de que el intercambio entre sujetos egoís-
tas y racionales puede dar lugar a la formación de patrones de conducta ordenados y no
conflictivos.
No todos los juegos (ni las situaciones reales) se presentan como interacciones sin
conflicto. En muchos casos, los intereses individuales y egoístas, se solapan y pueden entrar
en colisión. En esos casos es preciso saber qué clase de estrategias resultan más adecuadas.
El juego más representativo en este sentido es el denominado «dilema del prisionero».
Este dilema demuestra cómo seguir la estrategia egoísta no siempre resulta mejor que
manifestar una tendencia a la cooperación. Cooperar, en determinadas circunstancias,
puede ser una opción estratégica más rentable, aunque no sea una solución estable para el
juego.

93
7. La explicación desde la teoría...

El trasfondo de esta discusión, no cabe duda, es el de la posibilidad de encontrar


fundamento en la teoría de los juegos para dar cuenta de la existencia de normas sociales
y patrones de conducta. Este tipo de dilemas ponen de manifiesto que:
La cooperación no es fácil de fundamentar desde la óptica del preferidor racional.
Las estrategias dominantes basadas en el conflicto pueden ser destructivas para la
convivencia y el orden social.

94
Tema 8
Las leyes científicas
Cap. 11
p. 343
El concepto de ley ha sido, en cierto modo, si se nos permite la imagen, el Santo Grial
de la investigación científica, y ello es así porque la ley de la naturaleza, en tanto que
tal, provee a la ciencia, a toda ella, pero muy especialmente a las ciencias sociales, de
una plusvalía cientificista que no se puede olvidar al tratar este asunto. La ley es, ante
todo, una promesa de dominio cognitivo y pragmático sobre la naturaleza, así como una
demostración evidente de nuestra capacidad para leer e interpretar correctamente el libro
de la naturaleza, en el que los hechos y acontecimientos se suceden de un modo armónico y
pautado conforme al nomos de un cosmos cuya razón de ser es puesta en evidencia por el
logos del hombre.

8.1. EL CONCEPTO DE LEY

Cuando dirigimos nuestra atención al lenguaje proposicional con el que la ciencia se


refiere a la realidad que nos rodea, observamos que los enunciados que utilizamos responden
a dos tipos elementales diferentes. Por una parte, utilizamos enunciados particulares a
través de los que hacemos afirmaciones sobre observaciones de acontecimiento o hechos
particulares (El precio del dólar es hoy de 0,85 €). Por otra parte, formulamos enunciados
generales que son confirmaciones sobre regularidades afectas a hechos, objetos, eventos o
propiedades (Todas las cebras son rayadas). Este grupo de confirmaciones está formado
por enunciados generales que expresan algún tipo de regularidad y que, intuitivamente,
vienen a coincidir con expresiones del tipo «siempre que A entonces B». Puede afirmarse
que las leyes son las confirmaciones mínimas de carácter general presentes en el discurso
científico. A través de tales enunciados expresamos ciertos fenómenos regulares de los
cuales tenemos alguna clase de constancia, bien sea por inferencia deductiva a partir de
otros enunciados generales, bien sea por observación o experimentación.
Según la clasificación propuesta por Díez y Moulines, existen:
Regularidades analíticas o conceptuales:
Este tipo de regularidades se establece en virtud del significado acordado para los
conceptos incorporados a los enunciados. Se corresponden con los denominados juicios
analíticos o relaciones entre ideas. Las regularidades analíticas son aquellas cuya
negación resulta contradictoria con nuestros conceptos (todos los triángulos tienen
tres lados). Algo similar ocurre cuando razonamos deductivamente a través de la
formulación de un silogismo:
95
8. Las leyes científicas

1. si todos los A son B;


2. si X es un A;
3. entonces X es un B.
El razonamiento silogístico puede ser considerado como la expresión lógico-deductiva
de una ley analítica. En él se hace más evidente, si cabe, que la afirmación contenida
en la conclusión se encontraba, de hecho, en la premisa.
Podría pensarse que las proposiciones analíticas carecen de valor para la ciencia em-
pírica, pero no es así. Las ciencias empíricas actúan muy habitualmente formulando
modelos teóricos de la realidad que estudia, para luego deducir, a partir de ellos,
ciertas propiedades que deberán ser objeto de nuevas investigaciones. Como tales
deducciones, tienen carácter analítico con relación al modelo, pero cumplen un papel
esencial en la elaboración teórica y en su contrastación empírica.
Regularidades empíricas.
Cuando el científico explora por vía de observación un determinado campo empírico,
en ocasiones encuentra que dentro de sus datos de observación aparecen registros que
ponen de manifiesto la existencia de ciertas regularidades. Estas regularidades surgen
por el análisis lógico-inductivo de los datos de la observación científica. Ejemplos:
1. L. White, uno de los más destacados antropólogos norteamericanos, ha creído
observar que el incremento de la productividad y eficiencia energética en los
grupos humanos va acompañados de una mayor complejidad social y política en
su organización.
2. V. Pareto, en su Curso de economía política, mostró un fenómeno muy singular,
descubierto como resultado de un concienzudo análisis de las estadísticas enton-
ces disponibles acerca de la distribución social de las rentas, en virtud del cual
éstas se distribuyen de manera homogénea en cualquier población, llegando a
mostrar sus hallazgo de forma cuantitativa.
3. La denominada ley de hierro de la oligarquía, propuesta por Robert Michels.
Esta ley, establecida a partir de un estudio empírico, afirma la tendencia de
cualquier organización social o política a concentrar el poder en algunas manos,
por muy democrática y liberal que pueda suponerse tal organización.
Regularidades accidentales y regularidades nómicas
Una regularidad fáctica o accidental, aunque tales enunciados puedan tener interés
puntual para la ciencia, en cuanto que describen estados de cosas virtualmente relevantes
para la comprensión de una determina realidad, no son leyes.
La noción de ley o regularidad nómica parece exigir que tal regularidad venga acompa-
ñada de la noción de necesidad, «pero, ¿qué clase de necesidad puede haber más allá de
ella?»
Un enunciado verdadero es necesario (en el sentido que demanda el concepto de ley)
si y solo si su negación contradice las actuales leyes naturales, eso es, si no hay modo de
describir (teniendo las palabras sus significados usuales) una situación en la que sea falso
y sigan cumpliéndose las leyes naturales que de hecho rigen en la naturaleza.
La manera de expresar la necesidad que entraña una ley natural es la de demostrar su
consistencia con el conjunto de la leyes naturales conocidas y, por tanto, transformar la
necesidad empírica en una cierta necesidad lógica. El problema que subyace a esta cuestión
es el de la causalidad.

96
8.2. Características de las regularidades nómicas o leyes

Las regularidades empíricas pueden manifestarse de tres modos diferentes:


1. Como meras regularidades accidentales, carentes de toda necesidad y por tanto
desvinculadas de la noción de ley.
2. Como correlaciones empíricas entre fenómenos dotadas de una forma débil de ne-
cesidad, aquella que proporciona la inducción sin interpretación o conocimiento del
vínculo causal.
3. Como relaciones entre fenómenos amparadas en vínculos causales establecidos más
allá de la definición humana de causa como mera sucesión regular, en virtud de los
cuales cabe atribuir a la regularidad algún tipo de necesidad en sentido fuerte.

8.2. CARACTERÍSTICAS DE LAS REGULARIDADES NÓMICAS O LEYES

Se hace necesario establecer algunos criterios que permitan distinguir las meras regu- p. 351
laridades accidentales de las regularidades nómicas o leyes.
Hempel vincula la noción de ley a varios requisitos que definen su naturaleza y permiten
distinguirlas de otros tipos de regularidades.
1. Las leyes cumplen un papel esencial en la explicación científica. Para Hempel las
leyes son parte esencial de la explicación científica. Explicar un fenómeno es, esen-
cialmente, demostrar que tal fenómeno es una instanciación particular de alguna ley
general. Por este motivo, las leyes científicas son enunciados que intervienen en la
explicación científica formando parte esencial del explanans, es decir, del conjunto de
enunciados que permiten dar razón del fenómeno que se explica —explanandum—.
Por el contrario, una mera regularidad accidental no puede cumplir este propósito.
2. Las leyes deben presentarse como enunciados universales en los que se afirma la
existencia de una conexión regular y uniforme entre diferentes fenómenos empíricos
o entre aspectos diferentes de un fenómeno. Efectivamente, las leyes son enunciados
de la forma: «en todos los casos en que están dadas unas condiciones de tipo F , se
dan también las condiciones de tipo G.
3. Una ley debe ser un tipo de enunciado en el que se afirma una vinculación sin restric-
ción entre dos clases de fenómenos que va mucho más allá de lo que la experiencia y
la observación puede proporcionarnos como evidencia.
4. Otro aspecto es el de la condición de veracidad de todo enunciado nómico. Un enunciado
que expresa una regularidad de la naturaleza solo puede ser considerado como ley si
se tiene por verdadero, al menos dadas las condiciones epistémicas que caracterizan
al modo de conocer humano y al estado del conocimiento en un momento dado.
5. Asociado a la cuestión de la veracidad de la ley se encuentra el problema de su
contrastabilidad. Una ley de la naturaleza debe expresar alguna clase de regularidad
cuya veracidad sea contrastable.
6. Otra particularidad a la hora de establecer las diferencias entre las leyes y las
meras regularidades accidentales. Las primeras se ven confirmadas parcialmente por
aquellos en los que la ley se cumple, a través de una instanciación particular, mientras
que con las segundas no ocurre lo mismo. No podemos confirmar una regularidad
accidental como ley hasta que no se hayan comprobado todas y cada una de sus
instanciaciones.

97
8. Las leyes científicas

7. Las leyes parecen reclamar para sí la condición de saber objetivo. Entendemos, en


principio, que la relación que expresa la ley es una relación real, objetiva, entre
los fenómenos a los que se refiere. Las leyes no son construcciones lingüísticas o
cognitivas sino descubrimientos.
Desde esta óptica «realista» podemos distinguir entre leyes de la naturaleza y leyes
científicas. La diferencia estriba en que las leyes de la naturaleza son regularidades
objetivas y antológicamente consideradas que se suponen anteriores e independientes
a nuestro conocimiento. Como tales leyes, consisten en universales relaciones invaria-
bles que expresamente existen en la naturaleza. Por su parte, las leyes científicas son
las leyes descubiertas por el hombre, dependientes de la estructura de la realidad y
del grado de desarrollo de nuestro saber en cada momento. Las leyes científicas no
serían sino hipótesis o postulados que se toman como creencias racionales basadas
en pruebas, y que, si se toman como verdaderas, entonces son la expresión de leyes
de la naturaleza. Las leyes científicas tendrían, en todo caso, una validez parcial
siempre, pues estarían condicionadas en su expresión al sistema conceptual que les
fuera propio.
Desde el punto de vista nominalista (empirista), esta distinción carece de sentido,
pues no se puede hablar de verdades universales reales.
8. Otra singularidad de la ley frente a la mera regularidad accidental se manifiesta en
una controvertida propiedad articulada sobre la noción de argumento contrafáctico.
Leyes y regularidades accidentales se distinguen en que las primeras sirven para jus-
tificar enunciados condicionales contrafácticos (si hace diez minutos hubiera lanzado
por la ventana al profesor de metodología, entonces se hubiese acelerado de acuerdo
con la ley de Galileo).
Dentro de la tradición de las ciencias sociales, el recurso a la argumentación contrafác-
tica se encuentra bastante extendido. Max Weber se ha referido al uso de argumentos
contrafácticos para argumentar a propósito de relaciones causales en los análisis
propios de las ciencias sociales e históricas. El enunciado contrafáctico se utilizaría
como indicador del alcance causal de ciertos hechos o variables en el seno de una
construcción explicativa bajo la supuesta cobertura de un enunciado nómico.

8.3. EL PROBLEMA DE LA GENERALIDAD E IRRESTRICCIÓN DE LOS


ENUNCIADOS LEGALIFORMES

p. 355 Las leyes generales pueden proceder, bien de una generalización empírica inductiva
basada en una vinculación causal, bien de una deducción a partir de otros enunciados
generales, es decir, de otras leyes, en cuyo caso la ley deducida contendrá el mismo grado
de generalidad que la premisa más débil a partir de la cual haya sido obtenida.
La generalidad de las leyes en todos los dominios empíricos, pero muy especialmente
en los de las ciencias sociales, presenta un problema al que debemos prestar más atención.
Todas las leyes científicas, y particularmente las leyes sociales, cuentan con numerosas
excepciones que, sin embargo, no anulan la naturaleza nómica de tales enunciados. Tales
excepciones se deben a lo que J. S. Mill llamaba causas perturbadoras. Estas causas
perturbadoras se refieren a ciertos factores que, al presentarse, distorsionan el vínculo
necesario que la ley postula, produciendo discrepancias entre la realidad y la predicción.

98
8.4. Las leyes probabilísticas

Las causas perturbadoras de las que habla Mill no son factores de azar o indetermina-
ciones naturales, sino ciertas causas que, a su vez, pueden ser estudiadas en términos de
regularidades nómicas. Lo que Mill plantea, por tanto, es que el conocimiento que debemos
adquirir a propósito de un determinado fenómeno social o económico, debe consistir en
una combinación sistemática de proposiciones nomológicas que expresen, a partir de cierta
ley general, un conjunto de escenarios posibles y alternativos en los que resulte factible
determinar, con la mayor precisión, las variaciones a que se ve sometida la regularidad
nómica original como consecuencia de la acción de los factores incidentales.
Las leyes que presentan excepciones pueden ser llamadas leyes no estrictas y su análisis
se puede abordar desde tres puntos de vista:
1. Se puede entender que las leyes no estrictas, es decir, las que presentan excepciones
debidas a interferencias de diversa naturaleza, son un caso especial de leyes gene-
rales, cuya singularidad se debe a nuestro incompleto conocimiento de la realidad,
admitiendo, en consecuencia que, dado un estado de conocimiento suficiente, lo que
ahora se presenta como excepción no lo sería, al quedar cubierto por una adecuada
expresión de la ley.
2. Consiste en suponer, por el contrario, que las leyes generales son una excepción o una
idealización, y que la norma la constituyen las leyes no estrictas, es decir, negar la
existencia real de vínculos universales.
3. Considerar que las leyes no estrictas son leyes probabilistas en las que el valor de
probabilidad es desconocido.
En la epistemología más reciente se ha utilizado la expresión ceteris paribus para referir
el carácter condicionado de una ley. Al expresar de este modo una ley, sin embargo, no
se pretende despreciar el resto de factores como desdeñables, sino presentar de un modo
general una ley básica dentro de un campo empírico. Tal reducción de la complejidad del
fenómeno que se estudia no puede tener otro alcance que el de la sencillez expositiva o
el de la parsimonia en la elaboración de modelos; pues en términos reales, el enunciado
expresado ceteris paribus resulta ineficaz para la explicación y predicción de los hechos
empíricos amparados por la ley.

8.4. LAS LEYES PROBABILÍSTICAS

Las leyes probabilísticas o estadísticas son aquellas que se expresan a través de enun- p. 357
ciados que contienen expresiones probabilísticas.
Al igual que ocurría antes, los enunciados de esta clase pueden expresar regularidades
accidentales (de los veinte niños que asistieron al cumpleaños, dieciocho tenían ocho años)
o nómicas (los fumadores tiene una mayor probabilidad de desarrollar cáncer de pulmón)
éste es un enunciado probabilístico que expresa una regularidad nómica en la que late un
tipo de vinculación causal necesaria entre los dos fenómenos conectados.
Hempel, en el seno de su modelo de explicación nomológico-deductivo, atribuyó gran
importancia a las leyes estadísticas, interpretando el concepto de explicación como espera-
bilidad de un fenómeno.
Una característica relevante que afecta a la naturaleza de las leyes probabilísticas
consiste en que en una ley de este tipo, puede afirmarse el antecedente sin por ello tener
que afirmar necesariamente el consecuente.

99
8. Las leyes científicas

Este hecho puede ponerse en relación con el problema de la interferibilidad de las leyes.
La existencia de leyes probabilísticas y la noción de interferibilidad no son sinónimas, pues
los factores que interfieren la conexión regular entre el antecedente y el consecuente no son
los responsables de que tal vínculo no se satisfaga en un caso dado, sino de la variación en el
valor de la probabilidad que expresa la ley. Así, el enunciado probabilístico «los fumadores
tienen una mayor probabilidad de desarrollar un cáncer de pulmón» puede verse interferido
por circunstancias tales como los antecedentes genéticos, su alimentación, otros hábitos,
etc. Pero cuando afirmamos tal cosa, lo que queremos decir es que la probabilidad que
vincula el antecedente y el consecuente varía, crece o disminuye, en virtud del conjunto
empírico concreto de esos factores, y no el hecho de que en un determinado caso se satisfaga
o no el vínculo causal que expresa la ley.
Así, para algunos autores las leyes probabilísticas no son más que leyes estrictas que,
por las condiciones cognitivas que poseemos como especie, no pueden ser establecidas con
el rigor necesario, quedando expresadas en términos probabilísticos a resultas de nuestras
limitaciones epistémicas.
Desde otro ángulo los acontecimientos del mundo no se encuentran determinados
absolutamente, por lo que su resultado es indeterminable a priori. Las leyes sociales serían,
de este modo, más bien leyes de tendencia o probabilísticas, habitualmente expresadas
ceteris paribus, que expresan una realidad abierta e indeterminada.

100
Tema 9
Las Teorías Científicas

9.1. APROXIMACIÓN HISTÓRICO-CRÍTICA AL CONCEPTO DE REPRESENTACIÓN

sobre el concepto de representación


Cap. 12
Causalidad, Ley y Representación en la filosofía moderna a 15
p. 363
Los siglos xvi y xvii acogieron un poderoso movimiento de rechazo a las formas filosóficas
de la tradición, especialmente del pensamiento escolástico y de las autoridades griegas.
Las referencias al desarrollo de las ciencias lo ponen en evidencia, pero también entre los
filósofos se vivió esta revuelta contra la autoridad y sus métodos.
Entre las filas de aquellos que se distanciaban de la Autoridad (con moderación), podían
percibirse dos bandos enfrentados: el empirismo inglés frente al racionalismo alemán y
francés.

El gran tema de la filosofía moderna: la ruptura de la identidad entre verdad y certeza.


El realismo, entendía la tarea del conocimiento como la búsqueda de la verdad. Ésta,
a su vez, se concebía como una relación objetiva entre el contenido de nuestra mente
y la realidad.
La certidumbre, hace referencia a una actitud subjetiva del cognoscente en relación a
su conocimiento. Sentirse cierto de algo es sinónimo de sentirse seguro de aquello
que se conoce. La certeza tiene que ver con el asentimiento que el sujeto otorga a su
conocimiento.
La filosofía moderna se presenta como superación del realismo clásico y medieval.
Superación, que no se produce de modo completo, hasta la crítica kantiana. La filosofía
de Kant, supone la asunción definitiva de la distancia entre el mundo objeto, en sí, y el
mundo tal y como es pensado por el hombre. Kant asume la renuncia al realismo, es decir,
al conocimiento de lo real en sí mismo, como condición de posibilidad de un conocimiento
universal y necesario, el de la ciencia newtoniana.
Pero el objeto que se adapta a nuestro conocimiento, aquel que se presenta a la ex-
periencia, ya no es «la cosa en sí», sino su manifestación fenoménica. Esto significa que
la separación entre certeza y verdad se ha consumado definitivamente, que la teoría del
conocimiento se ha abierto a un nuevo paradigma metacognitivo, que podríamos tildar
de constructivista. Ello significa aceptar que el conocimiento no es una mera copia de

101
9. Las Teorías Científicas

la realidad, sino el producto de la actividad cognitiva del ser humano y de sus anclajes
sociales y pragmáticos. La solución kantiana, aunque está lejos de estas posiciones, abrió el
pensamiento epistemológico a una concepción del conocimiento en la que el sujeto y ciertas
condiciones trascendentales afectas a éste, resultan indispensables para la reconstrucción
del saber.
La filosofía empirista se caracterizó por defender la primacía de la experiencia en el
conocimiento. Los seres humanos nacemos carentes de todo conocimiento. Nuestro saber es
el resultado del aprendizaje, que comienza por la experiencia sensible. Según el principio
empirista, la mente humana alberga dos clases de contenidos esenciales:
Las impresiones frescas, intensas y vivaces, que proceden de nuestros sentidos a
través de la percepción directa.
Las ideas que proceden de la introspección y que permiten formar ideas acerca de
operaciones tales como sentir, pensar, desear, etc.
Otra de las afirmaciones básicas del empirismo se refiere a cómo estas ideas o impre-
siones procedentes de la experiencia se combinan en la mente humana para formar ideas
complejas. Los empiristas, dedicaron gran interés a precisar qué clase de ideas son simples
y cuales complejas, así como a determinar los principios por los cuales lo simple se agrega
para formar lo complejo. Surgieron teorías asociacionistas y psicologistas.
Frente al realismo clásico, los empiristas defendieron una teoría representacionalista
del conocimiento. Esta teoría subraya la imposibilidad del conocimiento para ir más allá de
sus propias percepciones e ideas. Por otra parte, produce consecuencias muy importantes
para el posterior desarrollo de la teoría del conocimiento: encierra a la mente humana en
sus propios límites (el hombre tiene noticia tan solo de aquello que percibe por los sentidos,
internos y externos, y solo de ellos puede tener certeza).
La crítica empirista trasladó el problema de la causalidad del plano metafísico al plano
epistémico. No es posible conocer en sí, ninguna clase de nexo causal, en cuanto relación
necesaria y objetiva entre dos sucesos, derivable de su naturaleza ontológica. No cabe un
acceso a priori y deductivo a la causalidad. Esta es una relación cognoscitiva que establece
el sujeto entre dos sucesos, en virtud de cierta regularidad, fruto de la experiencia.

Principios y leyes: de la ontología de las causas a la epistemología de las regularidades


legaliformes
p. 368 Desde la óptica de la ontología clásica (particularmente aristotélica), la ciencia se concibe
como la búsqueda de las causas del ser. Aristóteles definió el marco del conocimiento
científico, a partir de algunas ideas básicas, que aguantaron durante toda la Edad Media:
1. Todo ser es el resultado de un proceso de causación que adquiere, en conjunto, la
estructura de la cadena causal que tiene su origen en una Primera Causa.
2. La constitución causal de la realidad, introduce una profunda carga ontológica en el
concepto de causa. Esta noción supone una vinculación ontológica necesaria entre
causa y efecto, que desde Aristóteles se despliega en 4 sentidos diferentes: eficiente,
material, formal y final.
3. El conocimiento siempre se orienta hacia lo universal, hacia el descubrimiento de la
esencia de la cosa, pero a esta solo se accede por medio de un proceso de inducción
empírica y abstracción.

102
9.1. Aproximación histórico-crítica al concepto de representación

4. Las categorías y los conceptos con que pensamos mantienen una relación natural
con lo real, combinando su naturaleza gnoseológica con un fundamento ontológico
suficiente como para garantizar la correspondencia entre el intelecto y la cosa.
5. Aunque en el conocimiento son muchas las circunstancias contingentes con que la
sensibilidad y la percepción se enfrentan, también hay espacio para la necesidad.
Ésta se encuentra esencialmente en dos ámbitos distintos:
a) En el plano de la necesidad ontológica de la relación causal, derivada de la
naturaleza íntima de los seres.
b) En el pensamiento, cuya lógica nos muestra la relación deductiva necesaria entre
ciertos principios o proposiciones y ciertas conclusiones derivadas según ciertas
formas de razonamiento válido.
Desde la óptica asumida por el racionalismo barroco, la filosofía y la ciencia se conciben
como una investigación acerca de los principios. Principios del ser, en el sentido ontológico
y más imaginario, pero también principios del conocer.
La filosofía moderna, rompe la identidad entre certidumbre y verdad. El sujeto del
conocimiento tiene conciencia de sus propias percepciones e ideas, pero, en la medida que
estas son representaciones de lo real, no puede estar seguro de que sean representaciones
adecuadas de la realidad.
El empirismo, que acepta este análisis del conocimiento, recorre el camino desde un
criticismo1 atenuado por la confianza en que las nociones residuales de causalidad y
sustancia son suficientes para suponer una coherencia esencial entre la realidad y la
representación, hasta un escepticismo solipsista2 , que acepta definitivamente la renuncia
al realismo objetivo aristotélico-escolástico.
Sin embargo, el racionalismo no renunciará a salvar el obstáculo. Si la experiencia no
puede fundar la epísteme (conocimiento universal, necesario, cierto y verdadero), se ha de
recurrir a otra fuente de conocimiento que pueda hacerlo. Esta fuente deberá consistir en
ciertos principios del saber, innatos en el individuo, puestos ahí por el creador. El innatismo
racionalista no es un mundo aparte de lo real, sino el puente que se tiende entre la mente
y sus representaciones, y la realidad exterior.
Sin embargo, desde el siglo xvi comenzará a producirse un cambio en la terminología
filosófico-científica acompañado de una profunda transformación semántica de gran tras-
cendencia. Se producirá en manos del pensamiento empirista y será fruto de la proyección
en el campo científico del lenguaje propio de la filosofía moral. La filosofía anglosajona y la
metodología científica, nacida de la nueva ciencia, incorporarán paulatinamente la noción
de «ley de la naturaleza». La carga metafísica de la noción de ley desaparecerá por completo,
para quedar definida en virtud de los conceptos de relación, regularidad y constancia. El
principio de legalidad interpreta la ley como una relación entre fenómenos caracterizada
por la regularidad y la constancia, aunque siempre contingente y fruto de un conocimiento
experimental e inductivo.
No obstante, hasta el siglo xix, las leyes seguirán interpretándose desde una óptica
ontoteológica. La reflexión metacientífica se orientará en el futuro a pensar la tarea de la
ciencia como la explicación, hasta desembocar en la epistemología contemporánea, en el
modelo nomológico-deductivo.
1
Criticismo: doctrina epistemológica que pretende establecer los límites del conocimiento cierto a través de
una investigación sistemática de las condiciones de posibilidad del pensamiento.
2
Solipsismo: lo único de lo que uno puede estar seguro es de la existencia de su propia mente, y la realidad
que aparentemente le rodea puede no ser más que parte de los estados mentales del propio yo.

103
9. Las Teorías Científicas

La colonización del pensamiento científico por la noción de ley y el principio de legalidad.


En el camino de la ciencia natural, la noción de ley fue entrando paulatinamente, de la
mano de la reflexión metodológica elaborada por los mismos hombres de ciencia, y a través
de la reflexión metacientífica, de la mano del empirismo y del positivismo.
En éste ámbito, había ido formándose un profundo convencimiento acerca de que el
ser humano estaba dotado de una naturaleza universal, que podía interpretarse como un
orden a la vez ontológico, psicológico, moral, social y jurídico.
Frente a la actitud apriorística y dogmática de los clásicos y escolásticos, los empiristas
construyeron su versión de la naturaleza humana a partir de la observación del hombre,
obteniendo como resultado un conjunto de tendencias extrapolables al género humano de
muy diversa índole:
En el plano psicológico, los empiristas creyeron encontrar ciertos modos generales y
universales de percibir y operar con los datos de la sensibilidad de acuerdo con ciertas
regularidades sensitivo-cognitivas. En este plano, también encontraron ciertos senti-
mientos básicos naturales en el hombre, y responsables de la sociabilidad humana
(como la simpatía o el egoísmo).
En el plano de la vida social y política, aprendieron a identificar y juzgar las institu-
ciones sociales y políticas según sus tendencias.

La apertura de la epistemología a las condiciones sociales de producción del conocimiento


p. 373 En el siglo xix nació una nueva disciplina que pretendía unir el trascendental reino del
conocimiento y la verdad con las condiciones sociales, económicas y políticas en que tal
conocimiento surge y opera, vinculando representaciones, intereses y grupos humanos de
un modo que hoy consideramos irrenunciable.
K. Marx, es la primera gran referencia para la reconstrucción de una sociología del
conocimiento. En su obra, Marx articuló el vínculo entre conocimiento y estructura social.
La ideología en Marx supera las formas del psicologismo (teoría del engaño), para dar
cuenta de un fenómeno mucho más complejo y fundamental: el engaño que penetra en
las condiciones de los hombres hasta dar lugar a una falsa realidad y una autoconciencia
deformada.
E. Durkheim también desarrolló una especial sensibilidad hacia los problemas del orden
y la dimensión normativa de la vida social. Por otra parte, exploró como objetivo secundario
de su trabajo, la formulación de una teoría sociológica del conocimiento cuya tesis central
afirma que los sistemas clasificatorios, a través de los que los grupos humanos organizan y
dan sentido a la realidad, tienen su origen en la organización social.
M. Weber también presenta la vinculación entre la esfera de la idea y la representación,
y lo social, especialmente a través del concepto de «afinidades electivas». Weber intentó
distanciarse de las posturas determinista-infraestructurales, para plantear la dinámica
de las relaciones entre las determinaciones sociales del conocimiento y la formación de
las representaciones. Este autor, enriqueció la sociología del conocimiento mostrando
las relaciones de ida y vuelta que tienen lugar entre las formas de organización social y
los modos de representación (lingüística, conceptual e imaginaria, racional e irracional),
disolviendo cualquier exceso reduccionista que intentara sobredimensionar alguno de los
dos vínculos.
La gran aportación de la fenomenología (iniciada por A. Schutz y continuada por
Berger y Luckmann), a la teoría sociológica, fue la de explorar un espacio de realidad, poco

104
9.1. Aproximación histórico-crítica al concepto de representación

o nada estudiado hasta entonces: la esfera de la vida cotidiana y el mundo del sentido
común. Realidad y apariencia se confunden hasta cierto punto, pues lo que algunos pueden
considerar real, carece de sentido para otros. La sociología del conocimiento, según estos
autores, debe ocuparse de investigar cualquier clase de conocimiento, sea cual sea su
validez, en tanto que conocimiento socialmente construido, instituido y compartido.
Berger y Luckmann adoptaron una interpretación dialéctica de las relaciones entre
conocimiento y realidad, intentando mostrar los vínculos entre los distintos procesos
de feedback que tienen lugar en el seno de la díada conocimiento–realidad social. Para
desentrañar este proceso, acuñaron tres conceptos centrales a su argumentación:
Externalización es el proceso a través del cual la actividad humana da lugar a la apari-
ción de procesos estrictamente sociales.
Objetivación comprende el conjunto de procesos por medio de los cuales se objetiva el
mundo social, que, habiendo sido producido por el hombre, se convierte en algo externo
y ajeno a él, pues le antecede y le limita.
Internalización comprende el conjunto de procesos que dan cuenta de la incorporación
de la realidad social a la esfera de la subjetividad.
Berger y Luckmann han puesto especial interés en el análisis de los procesos de
legitimación que permiten mantener el orden dialéctico que caracteriza las relaciones
entre conocimiento, individuo y sociedad. La legitimación ofrece sentido, explica y justifica
la realidad social, integrando el orden institucional y la realidad individual.
La teoría de la representación desde la teoría del lenguaje. La influencia del primer y
segundo Wittgenstein
A partir de los años 60’s, la denominada revolución cognitiva ha promovido la interpre- p. 378
tación de la actividad cognitiva en términos representacionales. Esto significa que, aceptar
que «conocer», es formar representaciones de las cosas, operando de un modo estructural
a través de la formación y aplicación de esquemas conceptuales, tanto en el ámbito del
sentido común como en el más sesudo de la investigación científica.
El modo más habitual de entender la representación consiste en suponer que ésta se
basa en la existencia de una relación de semejanza entre lo representado y la representación
(relación isomórfica), como puede ser un territorio y su mapa. Características de la relación
isomórfica:
Reconocimiento de que ambas instancias son de naturaleza diferente.
Existe una relación de semejanza entre ambas instancias.
Las operaciones o fenómenos que tienen lugar en la entidad representada, tienen su
correlato en la representación a través de sus elementos.
Las dificultades para admitir una relación de naturaleza isomórfica entre lo represen-
tado y la representación se agudizaron cuando la representación se problematizó como
resultado de las sospechas que recaían sobre el lenguaje y sus efectos sobre la repre-
sentación. Este es un problema esencialmente contemporáneo (siglo xx), aunque tenga
precedentes más antiguos. Desde entonces, se han desarrollado dos líneas diferentes de
pensamiento, y contrarias respecto al papel que desempeña el lenguaje como instrumento
de la representación:
Primer Wittgenstein el lenguaje ofrece una representación isomórfica de la realidad; la
relación entre lenguaje y realidad es algo dado, y es de naturaleza estructural. Lo
que tienen en común el lenguaje y lo real es su estructura lógica.

105
9. Las Teorías Científicas

Segundo Wittgenstein el lenguaje como instrumento de la representación, no es un


lenguaje neutro, sino más bien al contrario. La representación elaborada a través de
formas lingüísticas no es nunca un reflejo especular de la realidad.

9.2. LA TEORÍA COMO REPRESENTACIÓN ISOMÓRFICA EN LA TRADICIÓN DEL


Cap. 13 POSITIVISMO LÓGICO Y LA CONCEPCIÓN HEREDADA
p. 383

la epistemología del círculo de viena

El primer Círculo de Viena


Hacia 1922, en la universidad de Viena, se congregaron figuras de diversos campos para
formular una filosofía de la ciencia, que surgió como consecuencia de varios fenómenos:
Las profundas transformaciones operadas en la ciencia del siglo xix y principios del
xx, que reclamaban una nueva reflexión metacientífica que diera cuenta de los nuevos
saberes desde un punto de vista normativo.
El enorme desarrollo de las matemáticas y la lógica.
La nueva epistemología empirista del primer Wittgenstein, que presentaba una
alternativa a la reflexión metodológica y epistemológica alemana, y que admitía la
distinción entre las ciencias de la naturaleza y las ciencias sociales.
Los trabajos del Círculo de Viena, supusieron la puesta en marcha de un proyecto de
unificación de la ciencia bajo la idea de un único método y de la esencial identidad de todo
el conocimiento científico cuando se le considera desde la perspectiva metacientífica.
Las ideas defendidas por los principales representantes del Círculo de Viena fueron
muy criticadas desde muy pronto. Se ha denominado concepción heredada a esta tradición
de la filosofía de la ciencia que arranca con los trabajos del primer Círculo de Viena.
Caracterización de la concepción heredada
p. 384
1. Realismo: La ciencia aspira a elaborar un conocimiento acerca del mundo que no
renuncia a obtener la mejor descripción posible de este. Existe una aspiración objetiva
y realista en el conocimiento.
2. Demarcación: Gracias a su método y en virtud de ciertas propiedades ontoepistemo-
lógicas, la ciencia es un tipo de conocimiento distinguible de otros conocimientos no
científicos o pseudocientíficos.
3. La ciencia es acumulativa: El conocimiento científico crece como resultado de la
paulatina acumulación de nuevas observaciones y nuevos diseños experimentales,
que dan como resultado la formulación de nuevas teorías y el descubrimiento de
nuevas leyes.
4. Existe una distinción neta entre observación y teoría: la observación es independiente
de la teoría.
5. La base empírica de la teoría es el fundamento de la justificación de las hipótesis y
teorías.
6. Las teorías tienen una estructura deductiva: el fin último de las entidades teóricas es
la formalización deductiva de lo dado en la experiencia.

106
9.2. La teoría como representación isomórfica...

7. Los conceptos científicos son precisos y semánticamente unívocos.


8. Distinción entre el contexto de justificación y el contexto de descubrimiento.
9. El programa de la ciencia unificada: las ciencias naturales deben asumir su carác-
ter ejemplar con relación con la actividad científica de las ciencias sociales, pues
representan el canon metodológico.
El positivismo lógico constituye la primera de las concepciones contemporáneas acerca
de la naturaleza de las teorías científicas. Esta concepción descansa sobre dos supuestos:
La constatación de lo dado en la experiencia.
La formalización lógica aplicada a la base empírica.
El positivismo lógico concebía que el producto de la actividad científica era el descubri-
miento de leyes de la naturaleza, y la formulación de teorías científicas. Estas eran, para
el positivismo, el resultado de varios procesos:
1. Los hechos de observación constituyen la base empírica de la teoría.
2. Lo dado en la experiencia debe ser expresado lingüísticamente a través de ciertos
enunciados llamados enunciados protocolarios.
3. Los enunciados protocolarios deben ser permanentemente testados a través de un
proceso inductivo, esencial para la actividad científica.
4. Una vez que la ciencia dispone de una sólida base empírica, entonces la tarea consistirá
en una formalización lógica de lo dado en la experiencia. Entre la construcción teórica
y la realidad empírica habrá de existir una relación isomórfica.
5. La estructura lógica debe garantizar la consistencia interna de los enunciados teóricos,
y la vinculación entre conocimiento y realidad.
Así pues, entre la teoría científica y la realidad, existirán dos tipos de relaciones que
establecen el sentido de toda representación científica:
Una relación semántica garantizada por la adecuación empírica entre los hechos
atómicos y los enunciados protocolarios.
Una relación formal amparada en la común estructura lógica del mundo, y de los
enunciados teóricos y científicos; relación de naturaleza isomórfica.
De este modo, comprendieron el concepto de representación en la ciencia los primeros
pensadores del Círculo de Viena.

El segundo Carnap y los dos niveles de lenguaje


Carnap modificó su punto de vista fenomenalista y sensista y se alejó de sus planteamien- p. 387
tos iniciales acerca de la posibilidad de producir un conocimiento que fuese estrictamente
una constatación de lo dado en la experiencia. La razón para hacerlo fue el reconocimiento
del fuerte reduccionismo en el que había caído el Círculo al establecer su concepto de
enunciado protocolario como expresión lingüística de lo dado en la experiencia. Entonces,
Carnap defendió un modelo de representación basado en dos niveles de lenguaje: lengua-
je observacional y lenguaje teórico, renunciando así a una vinculación directa, como la
defendida en el Círculo de Viena, por una relación mediada lingüísticamente (lenguaje
observacional), pero seguía manteniendo viva la expectativa de poder construir un lenguaje
perfecto que garantizase las aspiraciones del realismo fenomenalista que se desprende de
todo el proyecto positivista.

107
9. Las Teorías Científicas

Lenguaje observacional. Aspiraba a constituir un lenguaje común e intersubjetivamente


válido para la ciencia, que salvase el problema de la base empírica. Para ello, pretendía:
1. Definir correctamente el estatuto ontológico de los hechos observables y de su expre-
sión lingüística.
2. Dotar a toda teoría de una base empírica suficiente que defina su interpretación
semántica, y sea su fundamento empírico-inductivo.
3. Producir un conjunto de enunciados de observación que puedan servir para contrastar
la teoría misma.

Lenguaje teórico. El neopositivismo concibió las teorías como conjuntos de enunciados


trabados lógicamente que resultaban de un proceso de formalización de la base empírica,
ligado a dos tipos de inferencia:
Las generalizaciones inductivas, que podrían dar a luz el descubrimiento y la formu-
lación de leyes de la naturaleza.
La actividad deductiva, orientada a la formulación de consecuencias lógicas empírica-
mente interpretables y contrastables.
La teoría científica es una entidad que combina dos tipos de enunciados:
Los enunciados protocolarios u observacionales, como contrastación de lo dado en la
experiencia.
Un conjunto de términos teóricos y un conjunto de axiomas, enteramente formales,
que constituyen el armazón lógico de la teoría.
La preocupación de Carnap, será la de construir sistemas lógicos y lenguajes formales
capaces de dar cabida dentro de sí, al mundo de las experiencias humanas, al mundo
empírico de la ciencia. Trataba de dotar a la ciencia de los instrumentos lógicos capaces de
formalizar adecuadamente la base empírica.

La concepción axiomática de las teorías


p. 390 El neopositivismo lógico entendía que las teorías funcionaban como totalidades, en las
que la consistencia lógica debía estar garantizada por su estructura axiomática. De este
modo, los enunciados teóricos no solo mantenían una vinculación empírica a través de la
conexión observacional, que garantizaba su valor semántico, empírico y su contrastabi-
lidad, sino que también debían pasar la prueba lógica de su sometimiento a las fuertes
restricciones que impone la estructura axiomática.
Una teoría axiomática (T ) es un conjunto de afirmaciones dentro del cual se ha esta-
blecido un subconjunto de ellas, denominadas axiomas de la teoría (A), de modo que se
satisfagan las siguientes condiciones:
Cualquier proposición de la teoría (T ) es una consecuencia lógica de uno o varios
axiomas contenidos en (A).
Cualquier proposición que sea una consecuencia lógica de uno o varios axiomas de
(A), es una proposición de (T ).
Solo en el campo matemático y lógico encontramos axiomatizaciones completas de una
teoría. Las ciencias empíricas se resisten a este tipo de tratamiento, aunque pueda resultar
útil su aplicación en determinados campos. Esta preocupación por la formalización lógica
de las teorías, proviene de las ideas expresadas por el primer Wittgenstein y Russell,

108
9.2. La teoría como representación isomórfica...

acerca del papel de la lógica en el conocimiento, como mediación estructural, que pone de
manifiesto la isomorfia entre la realidad y nuestro lenguaje acerca de ella.
Las teorías empíricas, resultaban ser dentro del programa neopositivista:
Un conjunto de afirmaciones sobre algún aspecto o porción de realidad que intentamos
captar mediante el uso de ciertos conceptos y un sistema de relaciones entre ellos, a
través del cual, intentamos representar su contenido empírico.
Desde el punto de vista de su estructura, un cálculo interpretado, dónde por cálculo
se entiende un cálculo lógico o una teoría axiomática.
Todas y cada una de las afirmaciones de la teoría, deben ser derivables deductivamente
a partir de los axiomas.
Estos axiomas deben satisfacer otras dos condiciones:
• Independencia: los axiomas no pueden derivarse de otros.
• Simplicidad: los axiomas deben darse en un número tan limitado como sea
posible.
La teoría axiomática debe ser decidible: la teoría debe disponer de un procedimiento
que permita establecer, mediante un número finito de pasos, si una determinada
afirmación es una consecuencia deducible de los axiomas, y por tanto, pertenece al
corpus teórico (teorema), o no.
Existen functores, que permiten establecer relaciones y sirven para conectar expre-
siones entre sí, posibilitando el proceso constructivo de la ciencia.
La axiomatización de las teorías empíricas se convirtió, de este modo, en un paradigma
de la reflexión metacientífica y una meta propuesta como horizonte del desarrollo científico.
En el campo de las ciencias sociales, la axiomatización resulta una opción apartada de la
práctica investigadora, y de la metacientífica.

la revisión de los principios del positivismo: el racionalismo crítico de k. popper y el


método hipotético-deductivo

La obra de K. Popper La lógica de la investigación científica, contribuyó a moldear p. 393


los excesos del empirismo lógico obligando a repensar sus propuestas filosóficas desde
sus mismos fundamentos, además de sentar las bases de las epistemologías críticas e
historicistas de los años 60’s y 70’s.

El racionalismo crítico y la revisión del pensamiento neopositivista


El racionalismo crítico, que es como se conoce la posición teórica mantenida por Popper, p. 395
entiende que el conocimiento científico, es siempre una interpretación de lo real, irreductible
a la mera constatación de lo dado a la experiencia. Como tal interpretación, la ciencia es
fruto de la creatividad de la razón humana que aventura ciertas hipótesis o conjeturas que
habrán de enfrentarse al tribunal de la crítica racional.
Popper se propuso a revisar a fondo los principios esenciales de la concepción neopositi-
vista del método científico. Éste atribuía un papel esencial a la inducción. La ciencia (al
modo de ver positivista), comienza con el registro concienzudo de los hechos de experiencia
que aprehendemos por observación y experimentación. Tales hechos, por su inmediatez,
no necesitan mayor refrendo que el que le ofrecen la vivacidad y evidencia de la sensi-
bilidad. A partir de ellos, la ciencia trabaja por establecer un conjunto de regularidades

109
9. Las Teorías Científicas

susceptibles de ser expresadas bajo la forma de enunciados legaliformes. A su vez, estos


enunciados nómicos, junto con otros derivados deductivamente, y el conjunto de enuncia-
dos de observación, constituyen los conjuntos proposicionales que denominamos teorías
científicas.
A juicio de Popper, la ciencia difícilmente puede comenzar en la mera observación
reforzada inductivamente, pues cualquier observación presupone una toma de contacto
teórica.
Observar la realidad, requiere introducir una profunda asimetría entre los hechos,
hasta hacer que algunos de ellos cobren el relieve y la significación necesarios para centrar
nuestra atención y convertirse en datos para la mirada científica. El giro copernicano
obrado por Popper propone, anteponer la teoría a los hechos y aceptar la radical naturaleza
interpretativa del conocimiento.
A partir de la afirmación de la naturaleza interpretativa del conocimiento, Popper
dará un nuevo significado a los principales conceptos de la epistemología positivista: la
justificación de los enunciados, la verificación, la demarcación entre conocimiento científico
y no científico, y la naturaleza constructiva del conocimiento.
La nueva concepción popperiana de la teoría, descansa en un uso de la razón más
liberal, creativo y crítico. Las teorías son redes de enunciados, hipótesis y leyes de diversa
naturaleza y alcance, que mantienen entre sí lazos de naturaleza lógica y epistémica. Sin
embargo, estos agregados no deben pensarse como conjuntos dinámicos, progresivos y
abiertos, en los que la dialéctica entre conjeturas y refutaciones y su revisión crítica, cobra
un protagonismo central.
El racionalismo crítico, sin rechazar las virtudes de la axiomatización, niega que este
procedimiento pueda convertirse en el control de calidad de la producción científica.
La perspectiva popperiana (defensora del carácter interpretativo del conocimiento),
adopta una posición de orientación eminentemente constructivista, en virtud de la cual,
hipótesis y teorías tienden a verse como partes integrantes de síntesis relacionales de
conocimiento de creciente envergadura. Lo esencial de la actividad científica radica, pues,
en la capacidad especulativa de la razón, y en nuestra capacidad para someter a crítica
rigurosa por medio del criterio de falsación, las hipótesis así formuladas.

Ruptura y continuidad con las tesis neopositivistas en el pensamiento de Popper


p. 401
1. La obra popperiana se sitúa en la tradición positivista que atribuye carácter normativo
a la reflexión epistemológica, pero dentro de una concepción liberal y creativa del
método.
2. La epistemología popperiana adopta una posición a medio camino entre el objetivismo
realista del positivismo y la naturaleza constructivista del conocimiento.
3. Aun modificando esencialmente la concepción del método, Popper mantiene la cen-
tralidad de la lógica en la arquitectura del conocimiento científico.
4. La epistemología popperiana mantiene la esencial unidad del método científico.
5. Aunque la ciencia no sigue un patrón de crecimiento acumulativo, puede hablarse de
progreso del conocimiento científico.
6. Popper, se mantiene en la línea de la reducción de la teoría del conocimiento a la
metodología de la ciencia.

110
9.3. El declinar de la concepción heredada

9.3. EL DECLINAR DE LA CONCEPCIÓN HEREDADA Y LAS NUEVAS


EPISTEMOLOGÍAS POSTPOPPERIANAS Cap. 14
p. 407

la nueva concepción de la ciencia en la obra de t. s. kuhn

La tesis central de Kuhn, contada en su obra más relevante La estructura de las


revoluciones científicas, presenta un novedoso enfoque acerca de la naturaleza de las teorías
científicas, así como del modo en que la ciencia cambia y se transforma en su historia.
La obra de Kuhn ha sido criticada desde diversos ámbitos:
La óptica analítica: le acusó de impreciso en el acuñamiento y uso de nuevos términos.
La concepción heredada: le acusó de introducir un relativismo negativo y disolvente
dentro del discurso metodológico.
De todos modos, si no tomamos en consideración su pensamiento, no podrían entenderse
los últimos desarrollos en las disciplinas metacientíficas. Sus conceptos más sugerentes,
los de paradigma y comunidad científica, debido a su ambigüedad, han permitido formular
lecturas en clave kuhniana de múltiples fenómenos históricos y epistemológicos, en las más
diversas disciplinas. Su capacidad heurística y su plasticidad se convirtieron en caldo de
cultivo para una interesante producción que habría de extenderse poco a poco a los campos
de la epistemología, la historia y la sociología de la ciencia.
La obra de Kuhn es el punto de inflexión de la crisis de la concepción heredada. La
novedad esencial del pensamiento de Kuhn estriba en su intento de superar la concepción
de las teorías científicas como sistemas lógico-formales de proposiciones empíricamente
fundadas.
La tesis central de Kuhn: La noción de paradigma
Kuhn mantiene la tesis de que la actividad científica no puede aislarse ni del contexto p. 409
sociohistórico en el que tiene lugar, ni de la teoría científica resultante.
Para demostrar esto, Kuhn hubo de oponerse a la tradicional concepción acumulativa
del conocimiento científico. Afirma que la ciencia avanza en su historia de una forma
discontinua, como a saltos cualitativos y no por incrementos cuantificables del saber.
Kuhn define el paradigma como el espacio de lo pensable y practicable en un momento
histórico determinado para una comunidad científica, a la vez que establece los modos en que
ha de investigarse y representarse la realidad a través de ciertos métodos colectivamente
sancionados.
El paradigma ofrece al conjunto de los investigadores de una disciplina los instrumentos
metodológicos y conceptuales necesarios para su trabajo, al tiempo que permite definir
los problemas científicos y los procedimientos de comprobación o falsación de hipótesis.
Además, actúa como límite cognitivo de la investigación científica a consecuencia de su
naturaleza normativa.
Los conceptos de comunidad científica y ciencia normal
Todo paradigma remite a una comunidad científica. El papel de la comunidad científica p. 411
resulta esencial en el planteamiento de Kuhn, pues permite ligar de manera efectiva la
dimensión lógico-empírica, y en último término su racionalidad, con la dimensión social y
pragmática de la investigación científica.
Teorías, métodos y protocolos adquieren carta de naturaleza científica cuando un cierto
grupo social, profesionalmente dedicado a la producción del conocimiento científico, los

111
9. Las Teorías Científicas

instituye como genuinos componentes de su saber. Es en la comunidad científica, en quien


recae la autoridad y el poder de sancionar o rechazar el producto y el desarrollo de la
actividad científica.
Las reflexiones de Kuhn alejaron definitivamente la reflexión epistemológica de aquella
posición logicista según la cual las teorías científicas solo rendían cuentas ante los tribuna-
les de la razón universal y de la experiencia, para introducir un relativismo cognitivo y
ontológico en el núcleo de la epistemología.
El periodo de ciencia normal es el desarrollo y acrecentación del saber que brota en
el seno del paradigma como resultado de la ortodoxa producción de los científicos que se
afanan en coordinar la teoría y la investigación empírica. Ahora bien, el desarrollo del
conocimiento científico tiene su verdadera prueba de fuego en ciertos momentos en los
que el paradigma que sustenta la actividad normal entra en crisis ante ciertas anomalías
para las que no existe respuesta y que, llegado el caso, ponen en cuestión los mismos
cimientos del paradigma. En este caso, el conocimiento científico se enfrenta a un periodo
de revolución científica, que dará lugar a la emergencia de un nuevo paradigma.

El cambio paradigmático: Discontinuidad e Inconmensurabilidad


p. 413 Los paradigmas científicos definen amplios espacios de investigación de acuerdo con
ciertas presuposiciones teóricas, metodológicas y normativas convencionales. En su seno
se desarrolla una vasta producción que afronta con relativo éxito y progreso el avance
científico. Sin embargo, tarde o temprano comienzan a presentarse ciertas anomalías
que el paradigma no puede resolver. Estas anomalías parecen contradecir, en aspectos
esenciales, sus presunciones básicas y su marco teórico. Cuando estas dificultades no pueden
interpretarse como resultado y/o cuando las hipótesis no pueden resolver el problema,
entonces la simbiosis comunidad-paradigma se pone en peligro y comienza un tiempo de
ciencia extraordinaria.
Durante los periodos de crisis y cambio, en los márgenes de la actividad científica,
comienzan a desarrollarse teorías heterodoxas3 que pueden llegar a construir una trama
teórico-metodológica alternativa a la que define el paradigma en vigor. Llegado el caso, esta
nueva trama puede llegar a constituirse en paradigma y ganar el favor de la comunidad
científica, hasta llegar a sustituir a la anterior. Cuando tal cosa ocurre, el periodo de
revolución científica ha terminado y comienza un nuevo tiempo de ciencia normal.

La evolución del concepto de paradigma


p. 413 Según Kuhn, la noción de paradigma toma tres sentidos fundamentales:
1. El paradigma como marco cognitivo y ontológico sobre el que se asientan diferentes
proposiciones teóricas, metodológicas, metafísicas y axiológicas.
2. El paradigma como producto de una comunidad científica, como convención instituyen-
te y, a la vez, límite de aquello que puede ser pensado e investigado científicamente.
3. El paradigma como conjunto de las realizaciones científicas que proporcionan modelos
y ejemplos de problemas y soluciones a la comunidad científica.

Matriz disciplinar. Kuhn propone la sustitución de paradigma por matriz disciplinar


como respuesta a las críticas que se le formulaban.
3
Disconforme con doctrinas o prácticas generalmente admitidas.

112
9.3. El declinar de la concepción heredada

Las matrices disciplinares hacen referencia a un saber común, socializado e instituciona-


lizado, que caracteriza a un grupo profesional. Los componentes de la matriz abarcan todos,
o casi todos, los objetos del compromiso de grupo, descritos como paradigmas. Identificamos
tres componentes:
Las generalizaciones simbólicas: son los elementos más formalizables y precisos de
las matrices disciplinares.
Los modelos: representan el conjunto de analogías preferidas en el seno del paradigma
y su defensa entraña la adopción de compromisos ontológicos.
Los ejemplares: son paradigmas en el sentido estricto, es decir, aplicaciones empíricas
del aparato formal que sirve de modelo para el trabajo de los investigadores.

el anarquismo metodológico de p. feyerabend

El anarquismo metodológico no supone la negación del método, sino más bien la denuncia p. 415
de las pretensiones normativas de la epistemología positiva y postpositiva, frente a la que
P. Feyerabend defenderá posiciones mucho más abiertas y libertarias.
A favor de su anarquismo, Feyerabend ofrecerá tanto argumentos fácticos (obtenidos a
partir de la historia de la ciencia) con los que pretende mostrar que nunca ha existido algo
que, en sentido universal y estricto, pueda ser tomado como el método de la ciencia.
Los trabajos de Feyerabend son una radicalización de algunas de las tesis que encon-
tramos en Popper y Kuhn:
1. Popper había demostrado la inconsistencia del enfoque neopositivista en lo relativo a
la constatación de lo dado en la experiencia. En el avance de la ciencia, el papel de la
imaginación científica resulta esencial.
2. Kuhn había demostrado que la escala y la estrategia adecuada para comprender la
lógica y el desarrollo de la investigación científica, exigen tomar en consideración,
unidades mayores que las hipótesis. La epistemología kuhniana abría el debate del
relativismo del conocimiento y la ilimitación de las teorías científicas.
El anarquismo metodológico no consiste en afirmar la inexistencia de métodos en la
ciencia, ni negar su interés puntual, sino más bien en romper con la ilusión de que el
progreso científico es el resultado mecánico y natural de la aplicación algorítmica de un
método. La propuesta epistemológica de Feyerabend puede sintetizarse en dos principios:
El principio de la contrainducción: Si la regla metodológica ortodoxa es la de considerar
que toda teoría o hipótesis adquiere consistencia en la medida en que se ajusta a
la evidencia empírica, entonces ha de proclamarse la necesidad de hacer avanzar
la ciencia por la vía de producir hipótesis o conjeturas que sean intencionalmente
contradictorias con dicha evidencia, pues solo ellas pueden romper con los prejuicios
ontoepistemológicos y metodológicos que cierran el paso a la más audaz investigación.
El principio de proliferación: De acuerdo con lo afirmado en el principio de contra-
inducción, la ciencia debe hacer un uso frecuente de dicha estrategia con el fin de
producir una evidencia empírica, capaz de crear las condiciones necesarias para una
eficaz confirmación o refutación de una teoría dada, pues no puede confiarse esta tarea
a la evidencia que la misma teoría produce de acuerdo con sus propios compromisos.

113
9. Las Teorías Científicas

el problema del relativismo introducido por la crítica historicista en la epistemología


de la concepción heredada: discontinuidad, inconmensurabilidad y factores no
racionales en el cambio científico

p. 417 Los trabajos de Kuhn y Feyerabend dieron lugar a una poderosa penetración de las
ideas relativistas dentro del cerrado mundo de la epistemología heredada. Dicho relativismo
venía a contradecir algunos de los ideales más depurados de dicha concepción:
Expresión eminentemente formal de las teorías.
Isomorfismo estructural entre teoría y realidad.
Vinculación empírica como constatación de lo dado a la experiencia.
Aislamiento del núcleo lógico-sintáctico y del problema de la justificación del contexto
de descubrimiento.

La noción de discontinuidad
La ciencia no avanza de manera lineal y acumulativa, sino discontinua, en virtud
de la sustitución de un paradigma por otro a través de un proceso revolucionario. La
discontinuidad se funda en dos condiciones irreductibles:
El cambio paradigmático supone una transformación social encarnada en una recons-
titución de la comunidad científica originaria, en sus métodos, en su enseñanza, en
sus medios de comunicación científica...
La diferencia ontológica, conceptual y metodológica que media entre ambos paradig-
mas.

El problema de la inconmensurabilidad de las teorías ancladas en paradigmas diferentes


El término inconmensurabilidad viene a denotar la imposibilidad práctica y teórica para
poner en contacto y resolver la diferencia entre paradigmas rivales. Supone, la imposibilidad
de la traducción: dado que cada paradigma asume posiciones teóricas, metodológicas y
axiológicas diferentes, no siempre resulta posible encontrar acomodo en uno de ellos a
observaciones o conceptos propios del otro. Los paradigmas se comportan como concepciones
alternativas de la realidad, de modo que dos científicos rivales, pueden no ver la misma
realidad, aún contemplando el mismo fenómeno.
Kuhn modificó sustancialmente sus puntos de vista para alejarse del excesivo rela-
tivismo que se desprendía de la noción de inconmensurabilidad estrictamente aplicada,
introduciendo para ello la noción de comunicabilidad interparadigmática.

Análisis de los factores de cambio científico


Kuhn subraya ciertos factores irracionales como condiciones del cambio paradigmático.
Reconoce la importancia de otros factores como:
La capacidad del nuevo paradigma para resolver los problemas pendientes del viejo
paradigma.
Factores no racionales que resultan determinantes para reconstruir el cambio cientí-
fico:
• La conversión: Proceso psicosocial que describe el «salto de fe» que supone en
la biografía del científico, y en la comunidad, la asunción de la nueva Gestalt;
supone un «tener ojos para ver lo que otros no ven».

114
9.3. El declinar de la concepción heredada

• La analogía política de la revolución científica: El cambio científico entendido


como revelación supone una analogía con el cambio que se opera en las institu-
ciones sociales y políticas, cuando éstas ya no satisfacen a los actores implicados
en ellas.

los programas de investigación de imre lakatos

Los textos de Lakatos constituyen referencias clásicas para una epistemología de la p. 419
ciencia postpopperiana y postkuhniana. Su carácter programático, nos deja situados ante
muy sugerentes conceptos y propuestas que, sin embargo, se encuentran insuficientemente
desarrolladas.
La mayor contribución de Lakatos gira en torno a la denominada metodología de los
programas de investigación.
Por una parte, Lakatos se sitúa en la tradición popperiana acerca de la naturareleza
interpretativa de la ciencia: toda teoría científica, supone la elaboración de una
interpretación de la realidad que no puede ser confundida con la realidad misma. La
ciencia, no solo maneja conjeturas, sino también teorías responsables de la producción
de los mismos hechos de observación.
Lakatos también afirmará, como Popper, que dentro de la producción científica existe
una continuidad esencial que hace posible la comparación entre teorías rivales y sus
aproximaciones a la verdad.
Lakatos mantuvo frente a Kuhn una postura menos polémica que la que sostuvo Pop-
per. Lakatos y Kuhn creían que la ciencia debe ser investigada desde una perspectiva
histórica en la que las unidades de análisis no pueden ser pequeñas teorías o hipótesis
aisladas de la Gestalt teórico-metodológica a la que pertenecen, sino unidades de
conocimiento de mayor envergadura.
Según Lakatos, un programa de investigación cuenta con los siguientes elementos:
1. Un núcleo duro: que contiene ciertas leyes y ciertos supuestos fundamentales que se
mantienen al margen de cualquier proceso de refutación.
2. Una heurística o conjunto de reglas metodológicas que orientan a los científicos a
propósito de las líneas de investigación que se deben seguir o se deben evitar.
3. Un conjunto de hipótesis auxiliares o cinturón protector, sometidas a revisión y sujetas
a contrastación empírica, que acompañan al núcleo y que actúan de acuerdo con las
orientaciones prescritas por decisión de la heurística del programa.
Además, Lakatos introdujo las nociones de:
Programa de investigación progresivo: produce en su seno teorías que entrañan un
avance en la capacidad explicativa con relación a otras teorías anteriores.
Programa de investigación regresivo o degenerativo: ha perdido su capacidad expli-
cativo-predictiva, y como mucho, ofrece explicaciones contradictorias a fenómenos o
hechos que resultan inesperados para el programa de investigación.

larry laudan: las tradiciones de investigación

Laudan entendía que la actividad científica e investigadora es inseparable de su desa- p. 424


rrollo, por lo que es en la historia de la ciencia, dónde podemos encontrar las claves para
comprender y sistematizar qué es esa cosa llamada ciencia.

115
9. Las Teorías Científicas

Laudan asume las aportaciones de Kuhn y Lakatos e intenta superar algunas de sus
limitaciones, acuñando un nuevo concepto, el de tradición de investigación.
Según Laudan, una teoría es una tentativa de resolución de un problema. Los problemas
científicos, constituyen el motor del desarrollo científico y, al mismo tiempo, la condición de
posibilidad de su evaluación. Una teoría se considerará más poderosa cuanto mayor sea su
capacidad para dar solución a los problemas científicos planteados en un momento dado.
Laudan asume muchos de los supuestos de Kuhn y Lakatos, entre otros:
Los cambios en las teorías científicas no pueden entenderse como acumulativos, pues
el cambio científico entraña cambios cualitativos irreductibles.
La adhesión a una teoría, ni se ve suspendida por la aparición de anomalías, ni se
sostiene en la confirmación empírica. En toda teoría anida un decisionismo que no
puede ser justificado racionalmente.
Muchos de los cambios teóricos se desarrollan en el ámbito de la disputa conceptual
y no empírica.
Los criterios de evaluación y comparación de teorías tienen carácter local.
La coexistencia de teorías rivales es más la norma que la excepción.
La tradición de investigación hace referencia a un conjunto poco preciso y definido de
doctrinas y principios generales, no siempre fáciles de corroborar, que dan unidad a un
entramado de teorías, leyes o hipótesis de más corto alcance, las cuales son más próximas
a la empiria y a la corroboración más factible. La tradición de investigación, posee, según
Laudan, los siguientes elementos:
1. Una ontología o conjunto de compromisos metafísicos.
2. Un conjunto de reglas metodológicas y epistémicas acerca de cómo investigar, cómo
orientar la observación, etc.
Sobre este conjunto de supuestos heurísticos y axiológicos, las tradiciones de investiga-
ción se presentan como una articulación de teorías específicas asociadas que las desarrollan.
El propósito esencial de una tradición de investigación es la resolución de problemas. En
opinión de Laudan, lo que define a una tradición de investigación es su orientación a la
resolución de problemas científicos, considerando como tales, aquellos que la propia teoría
define. Esta orientación pragmática, permitirá a Laudan establecer un criterio para de-
terminar la superioridad de una tradición de investigación frente a otra, en la medida en
que dicha tradición de investigación resulte más o menos eficaz a la hora de resolver los
problemas a los que se enfrenta, derivados de la aplicación de una teoría.

recapitulación

p. 425 Los llamados «nuevos filósofos de la ciencia», un grupo de pensadores que mezclaban
la reflexión epistemológica e histórica, produjeron a partir de los 60’s una verdadera
revolución en la filosofía de la ciencia, transformando de forma permanente el abordaje
de las cuestiones centrales de esta disciplina. Las obras de Kuhn, Feyerabend, Lakatos
y Laudan, constituyen en la actualidad parte de la literatura clásica en esta disciplina,
siendo sus aportaciones indiscutibles para comprender el actual estado de la discusión
metodológica. Podemos recapitular las aportaciones de estos autores en los siguientes
puntos:
1. Las teorías son entidades sumamente complejas y moldeables, susceptibles de evolu-
cionar en el tiempo sin perder completamente su identidad.
116
9.3. El declinar de la concepción heredada

2. Las teorías no son secuencias de enunciados que pueden ser juzgadas, propiamente,
en cuanto totalidades, como verdaderas o falsas, aunque a través de ellas se puedan
formular afirmaciones empíricamente verdaderas o falsas.
3. Las teorías contienen, al menos, dos elementos diferentes:
a) Formal: teorías e hipótesis.
b) Empírico: los sistemas a los que se pretenden aplicar.
4. Cierta parte de cada uno de estos sistemas se declara intocable por decisión metodo-
lógica, mientras que otras partes de la teoría, pueden sufrir modificaciones.
5. Presentan diversos modelos de empiricidad; parte de la teoría conceptualiza los
hechos, y parte los explica y se contrasta con ellos.
6. El núcleo central de la teoría tiende a presentarse como inaccesible a la crítica,
recayendo el trabajo de contrastación negativa sobre los aspectos más accidentales.
7. Llevan asociadas normas y valores, o simplemente indicaciones metodológicas, fuer-
temente dependientes del contexto sociohistórico.

las ciencias sociales a la luz de la concepción historicista de la actividad científica

Las nociones de paradigma, programa de investigación o tradición científica, tienen un p. 427


valor heurístico fundamental y han permitido repensar la naturaleza del conocimiento
científico a partir de un conjunto de intuiciones que transformaban el rígido modo positivista
de concebir la ciencia. Estos conceptos son suficientemente ricos y ambiguos como para
poder describir una realidad pluriforme como la de las ciencias sociales, reintroduciendo
al sujeto de la investigación, en el mismo corazón de la actividad científica, aceptando las
consecuencias de tal hecho para el conocimiento.

Las ciencias sociales como ciencias multiparadigmáticas


Un paradigma: p. 428
Es una Gestalt: una cosmovisión que incorpora compromisos ontológicos, teorico-me-
todológicos, y axiológicos, desde la que se define un campo empírico, un conjunto de
problemas y se marca un camino para el desarrollo de una disciplina.
Exige una comunidad científica: un grupo humano y profesional que asume el para-
digma (que lo produce, lo reproduce y lo transmite por los circuitos científicos).
Proclama la necesidad de asumir la distancia ontoepistemológica y axiológica que
separa las distintas aproximaciones teóricas que, en ocasiones, vemos enfrentarse o
coexistir en el seno de una disciplina.
Según Ritzer, existen tres paradigmas básicos dentro de la sociología:
El paradigma de los hechos sociales, basados en las ideas de Durkheim acerca de
la facticidad de la realidad social, es decir, de la existencia de hechos sociales con
capacidad restrictiva sobre los individuos. Quienes trabajan desde este paradigma,
se ocupan de mostrar cómo lo social influye en la conducta y el pensamiento de los
individuos.
El paradigma de la definición social, basado en las ideas de Weber, centra su atención
en la acción social, en la definición que de ella hacen los actores sociales y en los
consecuentes procesos de interacción.

117
9. Las Teorías Científicas

El paradigma de la conducta social centra su atención en la conducta irreflexiva de los


individuos, de acuerdo con los esquemas explicativos del aprendizaje de orientación
conductista.
Existe una tendencia a presentar esta naturaleza multiparadigmática de las ciencias
sociales como resultado de su inmadurez. Pero lo cierto es que la realidad social posee
algunas características propias que nos empujan a creer que lo social, difícilmente podrá
ser abordable de una manera única, o desde un único paradigma. Esto se debe a:
La difícil dialéctica entre realidad y apariencia.
La realidad social es inseparable del conocimiento que los hombres tenemos de ella.
Los compromisos morales que afectan a todo conocimiento.
La naturaleza histórica de lo social y del conocimiento.

9.4. LA REFLEXIÓN EPISTEMOLÓGICA EN EL SENO DE LAS CIENCIAS


Cap. 15 SOCIALES
p. 435

Dentro del campo de la reflexión epistemológica y metodológica, contamos con la tradi-


ción enraizada en el positivismo y el empirismo lógico, así como en su evolución a través de
la denominada concepción heredada. Esta tradición, ha dominado la escena de la reflexión
filosófica y metodológica durante 40 años, hasta principio de los años 60’s.
El neopositivismo evolucionó en sus objetivos, pero sin renunciar a las pretensiones de
una sólida fundamentación empírica del conocimiento científico, ni a la búsqueda de modelos
y formalismo lógico-sintácticos que expresasen las estructuras últimas del conocimiento
teórico.
Mientras tanto, en el ámbito de reflexión de las ciencias sociales, los siglos xix y xx cono-
cieron el desarrollo de notables aportaciones a la reflexión epistemológica y metodológica.
La revuelta historicista y hermenéutica a finales del siglo xix no frenó la penetración en
las ciencias sociales, incluso en aquellas que subrayaban la comprensión como vía de acceso
irrenunciable a la esfera sociocultural, de ciertas ideas que desde entonces se admiten
como principios regulativos del pensamiento y la actividad científicos. Estos principios
definen un modelo de ciencia social estándar en el que es posible encuadrar buena parte
de su producción. Pero también es cierto que este modelo deja fuera ciertos desarrollos
difícilmente reductibles a él.

el modelo estándar de las ciencias sociales

Principios epistemológicos de la versión estándar de las ciencias sociales


1. Realismo representacionalista: Las teorías y modelos científicos deben mantener una
relación representativa con lo real. Aún admitiendo la deformación obrada por el
conocimiento y el lenguaje en la comprensión de lo real, toda teoría constituye, en
algún grado, un reflejo de la realidad, captando aspectos esenciales de ésta, que nos
permiten describirla, comprenderla y explicarla. Esta pretensión representativa se
articula por medio de:
a) La clasificación de objetos y fenómenos de la realidad a través de términos
apropiados.

118
9.4. La reflexión epistemológica en el seno de las Ciencias Sociales

b) La medición de fenómenos a través de escalar ordinales o métricas.


c) El descubrimiento de regularidades empíricas y correlaciones diversas que pue-
dan dar lugar a la formulación de leyes del devenir histórico, social, económico o
psicológico.
d) El descubrimiento y la descripción de estructuras y sistemas dotados de cierta
permanencia y autonomía.
e) La elaboración de representaciones modelo-teóricas.
2. Fundamentación empírica: Las teorías deben velar por la empiricidad de sus con-
ceptos y elaboraciones modelo-teóricas, demostrando su capacidad para interpretar
eficazmente los dominios empíricos para los que han sido concebidas como represen-
taciones.
3. Objetividad: Las ciencias sociales deben buscar el máximo de objetividad en su
representación, desligando su saber de sesgos subjetivos.
4. El principio de causalidad: La realidad se presenta, en muchos aspectos, como un
enigma que debe ser desentrañado. El medio o proceso paradigmático en virtud del
cual esa inteligibilidad se alcanza, es el de la reducción de un fenómeno a sus causas.
5. A lo social por lo social: La comprensión de los fenómenos sociales ha de conseguirse
por medio de interpretaciones y explicaciones en las que tales fenómenos sociales se
pongan en relación con otros fenómenos de la misma naturaleza.
6. Normativismo: Elaboración de proyectos prescriptivos sobre epistemologías y metodo-
logías capaces de dar cuenta de la complicada naturaleza de lo social.
7. Neutralidad valorativa: Las ciencias sociales deben descargar su conocimiento de
compromisos valorativos. La ciencia aspira a explicar causalmente el mundo sin hacer
juicios de valor acerca de él.
Este modelo estándar no captura algunos de los desarrollos más sobresalientes de la
teoría social. Tres contribuciones esenciales permanecen fuera de sus fronteras:
El problema de la relación entre el conocimiento teórico y la transformación de la
realidad en el sentido moral.
El pensamiento constructivista más radical.
La hermenéutica como proyecto metodológico.

Los principios del positivismo en la sociología: La reflexión epistemológica en la obra de


Parsons
La obra de Parsons representa un caso paradigmático llamado realismo positivista, p. 441
donde se conjugan diversos elementos centrales del modelo estándar. Su obra teórica, se
empeña en formular una teoría general de los sistemas de acción, en especial del sistema
social, capaz de reconstruir en el plano de los conceptos y de sus relaciones, la estructura
fundamental de la esfera socio-cultural, tomando como punto de partida, la acción social,
el sistema, la integración o la estructura.
La obra de Parsons se sitúa dentro de la tradición positivista. El autor combina varias
posturas epistemológicas:
Realismo: Existe una realidad social independiente del individuo, que no puede
reducirse al orden ideal de la representación, sino que actúa como estímulo para ésta.

119
9. Las Teorías Científicas

Representacionalismo: Una teoría científica no es un reflejo especular y directo de la


realidad empírica, aunque mantiene con ella una relación representativa.
Isomorfía4 estructural-funcional: Entre teoría y realidad existe una relación repre-
sentativa isomórfica de naturaleza estructural y funcional.
Normativismo: la actividad científica y teórica debe hacer frente a sus compromisos
epistemológicos y ontológicos.

La sociología interpretativista de A. Giddens


p. 444 Divididas sus conclusiones en tres secciones, las nuevas reglas del método sociológi-
co apuntan en la dirección de una sociología hermenéutica, proponiendo una serie de
compromisos bajo la expresión de reglas.
Para este autor, el objeto central de la teoría social ha de ser el análisis de los procesos
de producción y reproducción sociales. Tal tarea ha de desarrollarse situando en el foco
de nuestro análisis el concepto de acción como praxis. El punto de arranque de la teoría
sociológica es la implicación práctica de los agentes, anterior a cualquier determinación
intencional o estructural.
Una característica esencial de la conciencia humana es la reflexividad. El hombre, por
medio de su conciencia, adquiere autoconciencia y capacidad de consecuencias impredecibles
y crecimiento exponencial (la capacidad de verse a sí mismo no solo como sujeto, sino
también como objeto de su propia percepción, pensamiento y juicio; así como la capacidad
de verse viéndose a sí mismo, o ver a los otros viéndole o viéndose).
Giddens denomina doble hermenéutica a un fenómeno derivado de la naturaleza refle-
xiva de la conciencia y del conocimiento humano.

Sobre la noción de la teoría social en la obra de Giddens. Éste toma una postura analítica
interpretativa. Para este autor, el conocimiento que pueden formular las ciencias sociales,
no puede presentarse ni como una tarea acabada, ni como una reproducción isomórfica de
la realidad social. Hay dos objeciones fundamentales para ello:
1. Una de naturaleza ontológica: la realidad social, no constituye un mundo de objetos
pre-dado al investigador social. El mundo social se halla en constante mutación. Por
consecuencia, cualquier descripción o explicación de lo real, tiene fecha de caducidad
y solo puede ser una aproximación local, en un aquí y ahora.
2. Otra de naturaleza epistemológica: toda aproximación a la dialéctica acción-estruc-
tura-conciencia, está necesariamente mediada por el lenguaje y por la competencia
discursiva y práctica de los actores. Las ciencias sociales se encuentran inmersas en
una tensión dialéctica entre la construcción de su objeto de estudio, y los efectos que
dicha construcción tienen sobre el objeto construido y sobre la comunidad científica
que lo elabora.

Metaciencia y Metateorización
p. 451 La metaciencia se presenta como una investigación sistemática y crítica acerca de
la ciencia, que puede recorrer diferentes caminos. En un sentido general, la expresión
metaciencia puede hacerse sinónima de otras como epistemología, filosofía de la ciencia o
metodología.
4
Comparte la misma estructura y una simetría entre procesos sociales y teóricos.

120
9.4. La reflexión epistemológica en el seno de las Ciencias Sociales

Metateorización viene a designar aquella parte de la reflexión metacientífica centrada


en el estudio de las teorías científicas, en la medida que estas se conciben como los productos
o resultados de la actividad científica.
La reflexión metacientífica se ha orientado a descubrir las estructuras subyacentes a la
producción teórica científica, es decir, al estudio de las teorías como corpus del conocimiento.
Esta reflexión, también se ha orientado a la descripción de las estrategias metodológicas
comunes o diferenciales de las distintas disciplinas, o a establecer las peculiaridades
apreciables en el seno de una sola disciplina entre paradigmas o tradiciones distintas.
La metateorización ha dirigido su atención hacia la dimensión sustantiva de la teoría
social, preocupándose entonces por determinar los temas cruciales de los que debe ocuparse
toda teoría social, así como sus ramificaciones. Ahora bien, también puede hablarse de una
metateoría descriptiva, y de otra prescriptiva o normativa.

Los problemas de integración macrosociológicas–microsociológicas. La perspectiva micro,


tiende a centrar su interés en los procesos de interacción social más elementales, poniendo
todo su énfasis en fenómenos tales como el intercambio lingüístico, la elaboración de pautas
de interacción, los procesos de comunicación, la construcción y proyección de la identidad
propia y ajena, la interpretación de la conducta significativa, etc. En estos casos, estudiamos
situaciones y escenarios sociales a pequeña escala.
La perspectiva macro centra su atención en los grandes procesos históricos, las ins-
tituciones sociales más fundamentales, los grandes escenarios sociales, los fenómenos
ideológicos e imaginarios que caracterizan las formaciones culturales y la acción de los
grandes sujetos colectivos.

La dialéctica entre acción y estructura. Los términos acción y estructura presentan una
fuerte polisemia asociada a las diferentes tradiciones de pensamiento de las que se nutren.
Desde ciertas perspectivas teóricas y metodológicas se ha insistido en la necesidad de
afrontar la construcción de las ciencias sociales desde el concepto de acción social. La tarea
de las ciencias sociales debe ser la de la reconstrucción del universo social, tan cargado de
facticidad y objetividad, como resultado de la acción individual.
Frente a la perspectiva de la acción, la historia de las ciencias sociales se halla pro-
fundamente marcada por un teorizar que enfatiza aquellos elementos y procesos objetivos
y reifiados que expresan la facticidad social y su poderosa presencia normativa frente al
individuo.
La palabra estructura, en este contexto, viene a señalar la existencia de cierto conjunto
de elementos de naturaleza social (instituciones sociales, grupos, roles...) que mantienen
relaciones estables, y configuran la invisible, pero muy presente, red o malla social.

Las disputas metodológicas. Para los más tradicionales, la palabra metodología, hace
referencia a ciertos procedimientos cuasi-algorítmicos que, debidamente implementados,
harán surgir la verdad como resultado del proceso investigador.
Los métodos se han concebido como procedimientos ordenados y sistemáticos, orientados
a un fin. El método científico es, pues, el proceder característico de la ciencia en la producción
del conocimiento científico. Existen posiciones desde el modelo metodológico único (el método
hipotético-deductivo), hasta el anarquismo metodológico, pudiendo hablar de categorías
tales como: método histórico, método comparativo, métodos cuantitativos o cualitativos,
etc. de lo que podemos deducir que dependiendo del contexto, utilizaremos un método u
otro, y siempre, existirá polémica.
121
9. Las Teorías Científicas

la gran transformación de la reflexión acerca de la ciencia: la revancha de la


sociología del conocimiento científico

La ciencia y su producción teórica desde la perspectiva de la sociología del conocimiento


científico
p. 456 La sociología de la ciencia de Merton. La sociología de la ciencia, nació como disciplina
en los años 40’s. Pretendía ser una parte de la sociología del conocimiento dedicada a un
tipo específico y singular de saber.
En sus primeros pasos, Merton se orientó hacia una reconstrucción histórico-social de
la génesis de la ciencia moderna, a partir de un modelo de investigación que presentaba
fuertes analogías con el trabajo de Weber a propósito del origen del capitalismo y sus
vínculos con la moral puritana, en la que buscó un difícil equilibrio entre las condiciones
externas e internas del desarrollo de la ciencia. Pero pronto sus trabajos se centraron en el
estudio de la ciencia como institución social.
El objeto central de la investigación mertoniana ha sido la identificación de los factores
característicos de la actividad científica por medio de los cuales la ciencia ha llegado a
convertirse en una institución social, y a mantenerse a lo largo del tiempo.
Para Merton, los valores que definen la actividad científica, en tanto que institución
social son:
El comunismo: Las aportaciones a la ciencia no pueden ser patrimonializadas.
El universalismo: cualquier proposición debe ser sometida a pruebas objetivas e
independientes, basadas en argumentaciones lógicas y pruebas empíricas.
El desinterés: el científico no debe buscar otro interés que el bien de la comunidad.
El escepticismo organizado: La ciencia no debe adoptar posiciones dogmáticas o
pretender blindar ciertas áreas o saberes frente a la crítica.
En los años 60’s, las investigaciones de Merton se orientaron a explorar las tesis
universalistas desde la óptica de la estratificación social y el reparto desigual de las
recompensas en el mundo científico, ya que, a partir de los años 50’s, Merton reconoce la
búsqueda de recompensas individuales como contraprestación a las aportaciones que cada
científico realiza al fondo común de la disciplina.

El Programa fuerte de la sociología del conocimiento. A principios de los años 70’s se


produjo una compleja configuración de factores que impulsaron una profunda renovación
en el campo:
1. El cansancio producido por la legitimación mertoniana, y su dominio exclusivo del
campo de la sociología de la ciencia y la insatisfactoria situación a la que había llegado
el funcionalismo.
2. La evidente insuficiencia del enfoque institucional de la sociología de la ciencia.
3. En el campo de la filosofía de la ciencia, habían entrado dos poderosas ideas: una
contra las tesis neopositivistas y otra que acrecentaba la certeza de que el conocimiento
científico era inseparable de su localización socio-histórica.
4. Convicción de que la teoría puede mantenerse contra la evidencia empírica, retocando
ciertas hipótesis auxiliares o formulando otras ad hoc de modo que el núcleo de la
teoría se salve, dentro de unos límites razonables.

122
9.4. La reflexión epistemológica en el seno de las Ciencias Sociales

En este contexto es donde nace el Programa Fuerte de la sociología del conocimiento.


Sus principios son los siguientes:
El principio de causalidad: ocuparse de las condiciones que dan lugar a las creencias
o a los estados de conocimiento; causas que no tienen por qué ser exclusivamente
sociales.
El principio de imparcialidad con respecto a la verdad y la falsedad, la racionalidad
y la irracionalidad, el éxito o el fracaso. Ambos términos de esta dualidad exigen
explicación.
El principio de simetría: La sociología debe ser simétrica en su estilo de explicación.
Los mismos tipos de causas deben explicar las creencias falsas y las verdaderas.
El principio de reflexividad: En principio, los patrones de explicación de la sociología
del conocimiento científico deberían ser aplicables a la sociología misma.

Los intereses del conocimiento. La principal aportación del Programa Fuerte afirma
que los grupos científicos manifiestan un variado cuadro interés. Tales intereses les perte-
necen en su condición de sujetos y grupos socialmente situados; como competidores en una
disciplina, como maximizadores de intereses económicos, como actores institucionales, etc.
Estos múltiples intereses, no pueden reducirse al interés general que desde la Teoría
Crítica se atribuyó al saber científico como saber ideológico y aparentemente neutral.

La sociología del conocimiento científico de la teoría del Actor-Red. Uno de los presupues-
tos básicos de esta nueva corriente es el de la generalización del principio de simetría.
Características de esta corriente:
1. Tratan la naturaleza y la actividad científica de acuerdo con su estrategia constructi-
vista, pero la instancia social, se muestra reificada. El constructivismo que define la
estrategia del Programa Fuerte se transforma en realismo a la hora de conceptuar la
esfera social.
2. El principio de simetría debe extenderse a otras posiciones no menos relevantes e
igualmente aceptadas de manera acrítica y preteórica; distinciones como: natural–
artificial, humano–no humano, sujeto–objeto.
3. Actores, sujetos, objetos, teorías, etc., no son más que efectos de red. Si deseamos
comprender la actividad científica, debemos representarla como una malla cuyo
esqueleto está definido por el conflicto y los juegos de poder, en los cuales los actores
de toda naturaleza adquieren identidades cambiantes.
4. Los actores individuales y colectivos producen representaciones del mundo natural, e
intentan imponerlas a los demás, bajo la forma de conflictos permanentes entre las
diversas instancias científicas y sociales implicadas.
5. Metodológicamente, la estrategia de la teoría del Actor-Red adopta las formas de una
semiótica de los intercambios discursivos, como plasmación de la lógica del campo
científico, a la vez que muestran cómo el carácter más permanente de la actividad
científica es su permanente e incesante transformación, su movimiento perpetuo muy
distante de cualquier interpretación pragmatista, finalista o teleológica de la ciencia.

123
Parte II

Preguntas

125
Preguntas del manual

TEMA 1

Explique el significado de la expresión inductivismo ingenuo, mostrando en qué sentido


resulta rechazable. Pág. 94 y 95
El inductivismo ingenuo nos transmite una concepción del proceso de investigación
científica basada en la objetividad. Objetividad que se manifiesta en el seguimiento de la
base empírica y al minucioso proceso de observación. La recolección de datos se aleja de
toda apreciación subjetiva. Los datos observacionales son recogidos y puestos a disposición
del aparato lógico, no menos objetivo en tanto que aparato formal, universal y apodíctico
para que, por medio de procesos de inferencia inductiva, surjan, con esa naturalidad y
espontaneidad de la que hace gala el más craso empirismo, las proposiciones generales con
pretensiones nomotéticas.
La naturaleza y el papel de la observación científica en las ciencias sociales. Si observar
la realidad no es una mera constatación de hechos, si toda observación nace de un interés
teórico y práctico, los datos de la observación han de ser seleccionados y aun construidos por
el investigador, resulta del todo imprescindible abordar las complejidades epistemológicas
que subyacen a todo debate metodológico o técnico acerca de la denominada base empírica
y la observación científica.

Proponga casos de observación científica que se ajusten a la definición proporcionada en el


texto y que muestren la diversidad de procedimientos que pueden englobarse bajo esa
expresión. Pág. 95 a 97
La observación científica puede ser definida como el proceso a través del cual el inves-
tigador se apropia de los datos que habrá de incorporar a su tarea de investigador. Es
la operación de observar la que se presenta como antecedente temporal y epistemológico
del resto de operaciones metodológicas y técnicas sobre las cuales habrá de construirse el
conocimiento científico. La observación sería, la fuente y el procedimiento de obtención de
la base empírica, del apoyo material y sustantivo de la ciencia. La observación científica es
lo que hace el físico en su laboratorio al registrar el comportamiento de ciertos metales
sometidos a fuertes cambios de temperatura. También el científico social realiza observa-
ción de múltiples modos; las que realizan los antropólogos y sociólogos que contemplan y
registran la conducta de un grupo humano, por ejemplo. Todos atribuyen tales operaciones

127
Preguntas del manual

la máxima importancia, pues, si bien la observación no es condición suficiente de la ciencia,


sí que es condición necesaria de ella.

Exponga las dificultades que subyacen a los intentos positivistas y operacionalistas por
resolver el problema de la base empírica. Pág. 98 a 100
A la concepción del papel de la observación y de su naturaleza dio lugar, a lo largo
del siglo xix y principios del xx, a intensos debates metodológicos acerca la verdadera
naturaleza de los hechos de observación; problemas que habían sido anticipados ya por
algunos empiristas. Dentro de las corrientes de esa época, surgieron diferentes alternativas
en torno a la conceptualización de los hechos de observación:
1. Fenomenisno, característico del positivismo del xix, defendió que los hechos de obser-
vación no son otra cosa que fenómenos, pura apariencia externa de la realidad que se
presenta como tal en tanto que resultado de la actividad cognoscitiva del ser humano.
2. Neopositivismo lógico, concebía la observación como una constatación de lo dado
en la experiencia. Los hechos de observación eran registrados haciendo uso de un
lenguaje de observación, cada hecho concreto quedaba representado en un enunciado
denominado protocolario, éstos constituían para esta tradición, la más firme garantía
de la ciencia.
3. Fisicalismo, los hechos de observación, como fenómenos, no podían abandonar la
dimensión subjetiva, habiendo que abandonar cualquier pretensión metafísica, para
reducir el hecho de observación a su expresión lingüística.
4. Racionalismo crítico, la base empírica de esta ciencia está constituida por el conjunto
de enunciados básicos que se refieren a hechos cuya existencia es necesaria para que
la teoría no se vea refutada.
La cuestión a debate era la de si la observación científica había de entenderse como un
proceso de apropiación de los hechos como algo dado inmediatamente a la experiencia o si,
por el contrario, observar la realidad significaba, de un modo u otro, en un grado u otro,
producir uno mismo lo observado.

Profundice en el tratamiento del problema de la observación y la construcción del objeto de


conocimiento en alguno de los autores citados dentro del marco de reflexión de las ciencias
sociales (Marx, Weber, Durkheim). Pág. 102 a 104
Durkheim. Durkheim declaraba la necesidad de tratar los hechos sociales como cosas;
pero en su voluntad no está la elaboración de una metafísica positiva, pues lo que afirmaba
es que la condición de fundar el conocimiento sociológico pasa por tratar los hechos como
cosas. Esta primera regla es un principio metodológico y no una declaración de filosofía
social.

Weber. Formuló la conciencia del hombre de ciencia ante la imposibilidad de un acceso


inmediato a lo real. Weber fue plenamente conciente de que la ciencia social no puede
hacerse cargo de la realidad si no es introduciendo en su ecuación la subjetividad individual,
en primer lugar, porque comprender lo social requiere hacerse cargo de los criterios e
intenciones de la acción individual, y en segundo lugar, porque el individuo que observa la
realidad social es también parte de ella. Weber insiste en que no se puede interrogar a la
totalidad de lo real.

128
Tema 1

Marx. En Marx la separación entre la apariencia de las cosas y lo real está en la base del
quehacer del observador. La realidad social se nos presenta de modo engañoso y confuso
porque así es su modo de presentarse, Marx nos invita a representar las relaciones sociales
como productos derivados de la producción, por tanto relaciones materiales entre personas
y relaciones sociales entre cosas.

Analice las ventajas y desventajas de los modos de observación participante y no


participante, proponiendo casos de investigación representativos de cada uno de esos tipos.
Pág. 109 y 113 a 117
La observación está lejos de ser un término unívoco, encerrando en su seno muy di-
ferentes procedimientos y fundamentos. Desde el punto de vista de la relación entre el
observador y el sistema observado se ha distinguido entre observación participante y no
participante:
1. En la observación participante el observador accede a los escenarios de observación
de modo que su presencia en ellos tiende a integrarse en la vida y las actividades
del colectivo humano observado. Esta observación exige una actitud de apertura y
flexibilidad metodológicas, donde el observador es capaz de interrogar a la realidad y
al mismo tiempo dejarse interpelar por ella. La OP exige poner en marcha complejos
procesos de negociación y ajuste a través de los cuales el observador consigue situarse
adecuadamente en la escena. La OP exige no solo largos procesos de investigación,
dilatados en el tiempo, sino también muy complejos conjuntos de decisiones meto-
dológicas relativas al acceso al campo de observación y a la propia dialéctica entre
observación y participación.
2. En la observación no participante, se trabaja de manera muy directa con las fuentes
de información primaria; los actores sociales. Este tipo de observación se distingue
por la posición del observador respecto de la realidad observada. El observador,
como espectador, registra, con la ayuda de adecuados instrumentos y técnicas de
observación, las conductas o la expresión de opiniones que, debidamente estimuladas,
comunican los individuos. La OnP intenta eliminar al sujeto de la investigación
del proceso investigador, concibiéndolo como instancia externa, pero no implicada,
como sujeto trascendental. La encuesta es el instrumento más utilizado, una técnica
altamente estructurada que permite la observación sistemática de un hecho social.

Exprese con concisión cuál es el problema ontoepistemológico que subyace a la formación de


conceptos científicos. Pág. 118 a 120
En gran medida el debate acerca de los conceptos y la conceptualización en la ciencia,
pasan por los más interesantes e intrincados problemas filosóficos y metodológicos. El papel
central de los conceptos en la actividad científica tiene su razón de ser en su capacidad
representativa (su dimensión ontoepistemológica), y en su funcionalidad metodológica. Si
evitamos posicionarnos ante el problema del conocimiento, emerge el realismo ingenuo vs.
constructivismo radical.
Los conceptos son los ladrillos de nuestro pensamiento y, a la vez, los instrumentos de
nuestro juicio. A través de ellos representamos la realidad, la percibimos, la moldeamos, la
pensamos, nos comunicamos mensajes sobre ella y la manipulamos, y todo ellos con más o
menos éxito de acuerdo con nuestros intereses pragmáticos.

129
Preguntas del manual

Proponga ejemplos de conceptos científicos que puedas encuadrarse en los distintos tipos
que se analizan en el texto, analizando sus limitaciones metodológicas. Pág. 123 y ss
Desde un punto de vista positivista, los conceptos científicos pueden distribuirse en dos
grupos:
1. Los términos de existencia, aquellos conceptos con un contenido empírico establecido.
La presencia de estos términos es muy difícil de evaluar, pues dependen fuertemen-
te de las distintas disciplinas y de los diferentes modos que estas construyen sus
conceptos.
2. Las idealizaciones son conceptos que no puedes ser vinculados con un contenido
empírico concreto. En las ciencias sociales encontramos un uso diverso y no siempre
bien planteado de la idealizaciones, pues éstas introducen un factor de riesgo muy
peculiar, pues pueden inducir a una confusión entre lo real y lo ideal.
Esta clasificación resulta controvertida cuando se desea aplicar a las ciencias sociales.
Es estas ciencias han predominado las estrategias analíticas y especulativas, por lo que una
buena parte de los conceptos presentan una difícil identificación empírica, mostrándose
con ambigüedad o polisemia.

TEMA 2

Exponga sintéticamente cuáles son los significados esenciales del término explicar, en la
semántica filosófica. Pág. 173 y 175 a 176
El término explicación designa el proceso mediante el cual se desenvuelve lo que estaba
envuelto, se hace presente lo que estaba latente. A continuación los tres sentidos diferentes
del término explicación:
1. Explicar apunta en el sentido de hacer inteligible lo que no lo es en primera instancia.
Explicar es dar razones, en un sentido muy general, que den cuenta de algo que
nuestro entendimiento no puede abordar a primera vista.
2. La explicación se orienta a la clarificación conceptual; los conceptos son, las más de
las veces, complejas condensaciones lingüísticas cuyo contenido puede ser desplegado
mostrando tanto sus relaciones lógicas con otros conceptos, como sus compromisos
ontológicos y lingüísticos.
3. Explicar nos aproxima a la noción de causalidad. Explicar consiste en responder a
cuestiones del tipo ¿Por qué ha ocurrido tal fenómeno?

Indique las diferencias entre la concepción causalista aristótelica y positivista:


(Mill/Hempel). Pág. 177 a 180
En el modelo biológico-organicista, lo que explica la existencia y el modo de ser algo es el
fin que le es propio, una concepción que será recogida por Aristóteles y, más tarde, por el
cristianismo. El objeto de estudio de los primeros pensadores griegos, estaba íntimamente
ligada a una compleja concepción de la causalidad. Fue Aristóteles quien sistematizó los
modelos explicativos en el seno de su teoría acerca de las causas del ser. Para Aristóteles
explicar algo exigía poder determinar hasta cuatro tipos de causas; la material, la formal,
la eficiente y la final, otorgándole a esta última, una especial relevancia a la causalidad
final, especialmente perceptible en la lógica de los asuntos humanos. La contribución de

130
Tema 2

Aristóteles ha sido determinante en el desarrollo científico y filosófico por su sistematiza-


ción de los procesos lógicos inductivos y deductivos, y por su concepción de la causalidad y
su defensa del teleologismo, como forma primordial de la explicación científica.
El positivismo conducirá, de la mano de la teoría metacientífica de pretensiones absolu-
tistas, al enfrentamiento del método entre aquellos que afirman la unidad metodológica de
toda ciencia, sea cual sea su objeto.

¿Cuáles fueron las razones de la reacción hermenéutica e historicista frente a la tradición


positivista? Pág. 181
La tendencia antipositivista tenderá a afirmar que las obras humanas, su acción, su
organización y su historia solo pueden ser comprendidas a través de la incorporación del
mundo interior del individuo, de sus creencias e intenciones, a la explicación del orden
sociohistórico; probablemente necesitados de una semántica propia. La disputa del método
es el resultado de la tensión entre formas distintas de concebir la tarea científica, eso sí,
impregnadas de luchas de poder en relación al nuevo espacio discursivo y disciplinar que
tiene lugar en ese tiempo.

Sintetice los rasgos centrales de la metáfora organiscista e identifique sus usos al servicio
de la estrategia de las ciencias sociales. Pág. 182 y 183
El organicismo derivó no pocas veces hacia el vitalismo, bien como metáfora, bien como
concepción ontológica radical. La metáfora organicista permitió concebir una realidad
compleja como un agregado de partes u órganos que, si bien poseen entidad propia y
distinguible del resto, pueden ser pensadas, al mismo tiempo, en función del todo al que
pertenecen. Cada parte puede ser objeto de dos análisis simultáneos: en tanto que parte
distinguible, invita al científico al estudio de su proceso interno y su morfología; en tanto que
parte del todo orienta la investigación hacia el estudio de su contribución al mantenimiento
de la unidad orgánica a la que pertenece, de su integración y sus relaciones sistemáticas
con otras partes del organismo. La perspectiva organicista elevó a categoría conceptos tales
como función, integración y equilibrio.

¿En qué consiste el intento de reducción semántica de la noción de explicación al que


conduce la tradición positivista? Pág. 174 a 176, 178 y 179
La semántica del término apunta en la dirección de una riqueza de matices difícilmente
reductible. Intentando simplificar algo esta polisemia, podemos afirmar que este término
denota, al menos tres sentidos diferentes:
1. Explicar cómo dar razones, haciendo inteligible lo que no lo es de forma directa.
2. Explicación como clarificación conceptual.
3. Explicar desde la noción de causalidad.
Los problemas relativos a la semántica y los fenómenos de denotación y connotación
no son ajenos a la explicación, como tampoco lo son los cambiantes procesos semióticos
y sus anclajes psicolingüísticos y sociales. La praxis de la investigación científica pone
de manifiesto que las ciencias sociales han utilizado los distintos sentidos del término
causalidad con profusión. Esta misma praxis se muestra difícilmente reductible al angosto
camino trazado por Hempel, sin duda el nombre de referencia en este debate.
La actividad científica encierra, desde sus orígenes, una pluralidad de enfoques difícil-
mente reductibles a un único modelo explicativo. Esta irreductibilidad, no parece deberse

131
Preguntas del manual

tan solo a la formación histórica de tradiciones diferentes, sino a una terquedad ostensible
de lo real a ser reducido a una única lógica. El debate en torno a la explicación científica
es una pugna entre los afanes reductivistas y canonistas de unos, frente al permanente
ensayo de formas alternativas de dar razón de lo real por parte de otros.

Analice las diferencias esenciales entre la explicación positivista y la comprensión


hermenéutica. Pág. 180 y 181
El positivismo científico pretenderá hacer ciencia social, histórica o económica siguiendo
los pasos de la física matemática newtoniana, acentuando la relevancia de las leyes gene-
rales en la explicación científica e intentando reunir metodológicamente a toda disciplina
con pretensiones científicas.
Los hermeneutas e historicistas hablarán de comprensión como objetivo cognoscitivo
alternativo al de la explicación positivista, reducida ya a la causalidad entendida como
explicación por leyes. La obra de Weber, el sistematizador más importante de esta tradición
de la comprensión, mostrará, sin embrago, la dificultad inherente a la delimitación con-
ceptual entre explicación y comprensión, una explicación comprensiva capaz de articular
ambas operaciones.

TEMA 3

Explique los elementos que componen la noción de causa en la tradición Hume-Mill. Pág.
186 a 188
Mill definió la explicación científica como la operación cognoscitiva que consiste en
identificar un suceso natural particular como un caso de una regularidad nómica, es decir,
de una ley de la naturaleza. Mill maneja un concepto de la causalidad desprovisto de
las resonancias ontológicas que había tenido en la Antigüedad y en la Edad Media, Mill
reducirá la causalidad a la sucesión regular de acontecimientos.
En la Edad Moderna la causalidad verá trocar su significado y su centralidad lógico-
ontológica desde por un lado, la posición racionalista, en Leibniz, la noción de causa
adquiere la doble condición de principio lógico y ontológico bajo la forma del principio de
razón suficiente y por otro lado, la posición empirista, que Hume representa en su versión
más escéptica, reducía la causalidad a la mera sucesión regular de fenómenos, sin pretender
establecer en ellos ningún nexo necesario y, menos aún, aventurar una conexión ontológica.
Esta concepción empirista supone afirmar que la relación causal ha des ser siempre de
naturaleza contingente, y no necesaria, pues éstas, las relaciones necesarias, solo se dan
entre las ideas.

Analice críticamente el punto de vista de J. S. Mill a propósito del método de las ciencias
sociales. Pág. 189 y 190
Mill dedicó se esforzó a profundizar en los métodos que debían guiar la investigación
acerca de la naturaleza humana. Las llamadas ciencias morales comprendían para Mill
aquellas disciplinas que, investigando sobre la naturaleza humana, no seguían una orienta-
ción normativa o no podían ser reducidas a saberes derivados de las ciencias físicas. Estas
ciencias debían buscar las leyes causales que pueden explicar el comportamiento humano.
Mill defendió la búsqueda de regularidades empíricas a través del denominado método
inductivo inverso. Mill defendió el método deductivo directo basado en la explicación del

132
Tema 3

comportamiento humano como tendencia o probabilidad. Mill sentó las bases del actual
individualismo metodológico al considerar que toda explicación de la realidad social debe
comenzar por el individuo y sus deseos/intenciones.

Sintetice el esquema lógico del modelo de ley de cobertura y propón ejemplos para su
aplicación. Piense en algunos de naturaleza social o económica y analice las limitaciones
del modelo en ellos. Pág. 195, 211 y 191 a 193
La causalidad de la que se habla dentro del modelo de ley de cobertura procede de la
interpretación que Hume y Mill consagraron de este concepto. En él, la causalidad no
indica otra cosa que una contrastada asociación experimental entre hechos que se suceden
regularmente en el tiempo, sin ninguna referencia al nexo causal.
El modelo propuesto por Hempel se conoce habitualmente como modelo de ley de cobertu-
ra o también modelo nomológico-deductivo. Las explicaciones son razones o argumentos que
se ofrecen para dar cuenta de un acontecimiento, son argumentos que hacen comprensible
el que un evento tenga lugar; hacen esperable el acontecimiento.
Hempel y Oppenheim ofrecieron una terminología específica para tratar acerca de este
asunto:
Propusieron denominar explanandum a aquello que es explicado, es decir, alguna
clase de acontecimiento que requiera una explicación.
Denominaron explanans a aquello que no ofrece una explicación de explanandum.
La idea central del modelo hempeliano es relativamente sencilla: un evento particular
puede ser explicado presentándolo como una instantación particular de una ley general. El
explanandum, en la versión estándar del modelo, que no única, se infiere por deducción del
explanans.
Supongamos que un individuo X, propietario de un automóvil, descubre una mañana
que el radiador de su vehículo se ha reventado en plena noche. Contrariado X, busca una
explicación de este hecho. Tal explicación podría consistir en que: El radiador del coche de
X se ha reventado a causa de las bajísimas temperaturas que se han registrado durante
esta noche. En principio, no parece observase la conexión inferencial, deductiva, entre la
rotura del radiador —explanandum— y la bajada de temperaturas —explanans—.
La rotura del radiador del coche de X —el explanandum— es un hecho particular.
El explanans contiene dos clases de hechos:
• Ciertas condiciones antecedentes tales como: El coche se encontraba desprotegido
frente al cambio de temperaturas, el radiador contenía agua y no otra sustancia,
etc.
• Cierta clase hechos generales, de naturaleza nómica; incluye al menos una ley
de la naturaleza: Cuando la temperatura desciende por debajo de cero grados, el
agua se congela, y ésta, al congelarse aumenta de volumen.
Estamos en condiciones de ofrecer una explicación válida del explanandum como infe-
rencia derivada del explanans. Ahora sí podemos derivar deductivamente el explanandum
del explanans gracias a la cobertura que ofrecen las leyes implicadas.
O, también, intentamos explicar el aumento de la inflación en la actual crisis económica
explanandum mediante el aumento del capital circulante en el mercado y ciertas relaciones
establecidas con carácter general entre ambos fenómenos explanans.

133
Preguntas del manual

¿En qué sentido se habla de simetría entre explicación y predicción?, ¿qué problemas lógicos
plantea este principio? Pág. 197 y 198, 204 a 207
Las ciencias sociales han dado lugar a elaboraciones teóricas y metodológicas que han
coqueteado con la idea de explicación predictiva y retrodictiva. Durante el siglo xix, las
doctrinas evolucionistas propusieron asertos de esta naturaleza, aunque de una generalidad
tan manifiesta que difícilmente podían explicar o predecir ningún acontecimiento particular.
Desde la Antropología surgieron varios modelos evolucionistas que intentaban recons-
truir el pasado mostrando una secuencia de desarrollo universal. Cualquiera de estos
modelos evolutivos resultaban del todo ineficaz tanto por su incapacidad predictiva como
por su indigencia explicativa.
Desde las doctrinas materialistas han orientado su investigación teórica y empírica
buscando dotar a la historia de un perfil científico compatible con la determinación de leyes
causales de naturaleza evolutiva. En el estudio de las condiciones materiales de la vida como
motor de la historia hizo concebir la posibilidad de elaborar una teoría sustantiva acerca
del desarrollo histórico con potencia suficiente para formular retrodicciones y predecir, al
menos hasta cierto punto, el horizonte histórico a medio y largo plazo.
También en la economía nos encontramos con modelos explicativos concebidos como
modelos causales que implican la intervención de leyes. El admirable desarrollo que se ha
alcanzado en la microeconomía, se ha conseguido a través de introducir la teoría económica
un conjunto de conceptos clasificatorios y métricos pensados para permitir su interre-
lación cuantitativa. Conceptos como demanda, oferta, equilibrio, utilidad o preferencias
han servido de base para el desarrollo de poderosos modelos matemáticos con capacidad
predictiva.
La crítica se dirige a sus expectativas de cientificidad al modo causalista y legaliforme.
En este sentido es en el que tales programas han fomentado excesos epistemológicos que
no han podido satisfacer en modo alguno.
Las críticas relativas a la simetría entre explicación y predicción, eran consecuencia del
modelos de considerar las explicaciones y las predicciones como dos caras de un mismo tipo
de operación cognoscitiva. Explicación y predicción son fenómenos simétricos y refieren,
realmente, un mismo tipo de operación cognoscitiva. La simetría puede conducir a serios
problemas por ejemplo, en la teoría de la evolución biológica, que nos provee de sólidas
explicaciones sin ofrecer predicciones.

Seleccione algunos ejemplos de sucesos de naturaleza social o histórica en los que se pueda
mostrar las diferentes nociones de explicación que maneja Dray y Hempel. Pág. 202 y 203
W. Dray afirma que es posible elaborar explicaciones causales que no recurran a ninguna
ley para ser formulada, Dray subraya que la explicación histórica es esencialmente, un
intento de hacer inteligible un acontecimiento desde un punto de vista racional.
Hempel abrió una de las polémicas más interesantes en torno al papel de la explicación
y las leyes en la Historia en las ciencias sociales. La polémica abierta a propósito de la
explicación científica en la historia le enfrentará con Dray, defensor de un tipo de explicación
racional sin ley de cobertura muy próxima a las propuestas hermenéuticas de la tradición
alemana de la Verstehen, a pesar de que Dray, autor de formación y vocación analítica,
omita completamente cualquier referencia a estas fuentes.
La propuesta hempeliana para la explicación en la Historia no se distingue en nada
esencial de su propuesta para la explicación en las ciencias de la naturaleza. Se trata de

134
Tema 3

explicar un hecho particular a partir de un conjunto de hechos antecedentes y alguna clase


de hecho general, a partir de una ley.
Dray puede poner como ejemplo las revueltas en el mundo árabe, esto es, nadie podía
prever estas revueltas, por muchos analistas y expertos que haya en el tema, ¿por
qué?, porque muchos fenómenos sociales no están sujetos a leyes estáticas e invaria-
bles, sino a todo lo contrario, sino a la espontaneidad, incertidumbre y compleja del
comportamientos social.
Hempel él si se basa en la lógica del comportamiento racional, presuponiendo la racio-
nalidad de la acción humana. Un proceso electoral podría ser un buen ejemplo, o la
conformación del «botellón» como fenómeno social. Es decir, el botellón es un fenómeno
social creado por una serie de circunstancias económicas, sociales, educativas, labora-
les, etc., concretas, que a nivel particular, componen un todo más general. En otras
palabras, según este autor hay una encadenación causal de variables particulares en
un hecho social general.

¿Qué nuevas perspectivas abre la interpretación pragmática de la explicación científica?


Proponga algún ejemplo. Pág. 199 a 201
Un grupo de críticas se enfrenta al modelo hempeliano, desde presupuestos de análisis
pragmatistas y no estrictamente lógico-sintácticos. Vienen a afirmar que explicar es una
operación irreductible al esqueleto lógico de una argumentación; la explicación es, un tipo
de praxis científica fuertemente contextualizada. Lo que el enfoque pragmatista afirma es
que el análisis hempeliano sufre un exceso de logicismo que obstaculiza la posibilidad de
llegar al fin que se propone, que no es otro que dar cuenta de lo que hacen los científicos
cuando explican algo.
Quienes proponen la revisión del concepto de explicación desde una perspectiva prag-
mática no pretenden adornar con erudición histórico-social o psicológica lo que los meta-
científicos como Hempel desarrollan desde una perspectiva formal. La revisión pragmatista
pretende hacer ver que los mismos modelos lógico-sintácticos se ven afectados radicalmente
por las circunstancias antedichas.
Si alguien pregunta por qué el canciller Bismarck, falsificó el despacho de Ems, puede
que cualquiera de las siguientes explicaciones se consideren válidas:
1. Bismark falsificó el despacho de Ems para provocar la guerra con Francia.
2. Porque quería unificar los Estados alemanes.
3. Porque no podía confiar esa tarea a otro sin compartir su estrategia. Etc.
El hecho de explicar es aparentemente, el mismo en todos los casos, sin embargo,
el sentido de la pregunta cambia en cada uno de ellos, por que cada cuestión depende
sustantivamente del contexto —pragmático— en que se expresa.

¿En qué sentido se aparta la búsqueda de la historia causal de un hecho del concepto de
causa empleado por Hempel? Pág. 208/9 211 a 213. Razone la respuesta
El modelo de Hempel requiere la subsunción de un evento o acto particular bajo el
paraguas explicativo de una o varias leyes generales. La causalidad es comprendida como
regularidad y predecibilidad. Tanto las limitaciones lógicas como las otras de carácter
epistémico reposan sobre la debilidad del concepto de causa que se aplica en la propuesta de
Hempel. Algunos autores han señalado que, si se quieren mantener las expectativas creadas
por un tipo de interpretación de la explicación de la naturaleza que plantea Hempel, el

135
Preguntas del manual

único modo de responder satisfactoriamente a estas dificultades es apelando directamente


a nociones causales.
Hempel ha interpretado la explicación como un dar razón de la ocurrencia de un hecho
mostrándolo como suceso esperable dadas ciertas circunstancias y proposiciones generales
de naturaleza nómica, es decir, como suceso cierto o probable dadas ciertas circunstancias.
Un hempeliano, en suma, siempre verá detrás de la noción de causa algún tipo de vínculo
nomológico.

TEMA 4

aspectos semánticos y formales

Explique, mediante ejemplos, los distintos sentidos de la noción de función, siguiendo la


elucidación conceptual que se propone en el texto. Pág. 216 a 222
La explicación funcional es aquella que, para dar cuenta de la existencia o características
de algo apela a la función que ese algo realiza en relación con un cierto conjunto del que se
forma parte o al que sirve. Función y fin son nociones que se aproximan cuando ambas
pueden ser abordadas desde la idea de proyecto. Si dada una realidad determinada, puede
predicársele una función como propia y esa función puede ser explicada como el resultado
de un diseño o proyecto, entonces, las nociones de función y fin coinciden plenamente.
Por ejemplo, la alarma de una vivienda cumple la función de detectar un peligro,
finalidad que resulta esencial para comprender su existencia. Otra concepción es la que se
refiere a la determinación del principio normativo capaz de justificar la relación causal entre
el fenómeno objeto de explicación y su función. Por ejemplo si alguien pretende explicar
por qué la esclavitud se perpetuó durante tanto tiempo en los estados norteamericanos
del sur. Puede señalarse el enorme beneficio que supuso la mano de obra de los esclavos
como fuerza productiva, también se puede explicar que la esclavitud produjo una mejora
en el estatus social de los blancos. Esta explicación es de naturaleza funcional. Intenta dar
cuenta de la esclavitud en virtud de cierto estado de cosas que siguió a este fenómeno.

Comente en qué consiste la acusación de teleologismo que amenaza la explicación funcional


en ciencias sociales. Pág. 224 a 226
Una de las objeciones que se formulan contra la explicación funcional se refiere al
teleologismo. Las explicaciones funcionales juegan con la idea de finalidad. Se puede
sistematizar dos problemas implícitos en el uso del teleologismo:
1. Es el que se deriva de asignar finalidades, objetivos o metas a instituciones o, más
generalmente, a organismos sin capacidad intencional o, atribuir finalidades incons-
cientes distintas de las declaradas públicamente.
2. Implicada en el teleologismo implícito en la explicación funcional afecta al problema
de causalidad. El teleologismo funcionalista obliga, aparentemente, a aceptar que
explicación y causalidad circulan en sentidos contrarios, ya que explicamos lo que
pasa en virtud de lo que habrá de pasar, a la vez que afirmamos que el antecedente
es causa del consecuente.

136
Tema 4

Analice críticamente la toma de postura de Hempel en relación con la explicación funcional.


Pág. 223
Hempel, a partir de su modelo de cobertura legal, intentó demostrar que las explicaciones
funcionales son falsas explicaciones, pues no son inferencias válidas. Hempel concluyó de
su análisis que las explicaciones funcionales no son tales, pues se apoyan en inferencias
no válidas, requisito esencial para una explicación. Y que solo pueden ser utilizadas como
instrumentos heurísticos.
Exponga por medio de algún ejemplo un razonamiento funcional apoyado en mecanismos
causales bien definidos
1. Parsons perseguía la construcción de una gran teoría, que fuera analítica, sistemática,
completa y elegante, en la que los fenómenos culturales tales como las ideas, ideales,
metas, normas y valores deben ser considerados como causalmente relevantes.
2. El acto unidad: La acción humana supone:
a) un actor
b) un fin
c) una situación (cosas que se pueden controlar: medios, y cosas que no se pueden
controlar: condiciones)
d) normas y valores (que ayudan a elegir los medios para obtener el fin)
La esclavitud en los EEUU reportó grandes beneficios (funcionales) para los hombres
blancos, y fue causante de serias disfunciones para los Estados del sur, excesivamente
dependientes de una economía agrícola. La esclavitud mostraba una evidente función
manifiesta, la de elevar la productividad económica del sur, e impulsó a la formación de
una infraclase que permitió elevar el status social de los sureños blancos.
El funcionalismo, desde esta perspectiva, defenderá que la esclavitud es necesaria, es
una «acción social funcional» para el sistema, pues incrementa el poder de la clase alta.
Esta es la lógica normativa a la que se refiere.
Como ejemplo de un razonamiento funcional apoyado en mecanismos causales, podría-
mos hacer referencia a la apertura de un nuevo centro comercial en la periferia de cualquier
capital del país:
1. Las funciones latentes serían por ejemplo que a la puesta en marcha de la instalación
de cámaras de seguridad en el exterior del edificio, la mera capacidad disuasoria de
éstas, aumentaría la seguridad alrededor del mismo, así como el valor del suelo de
la zona. Estos dos ejemplos citados serían los mecanismos causales, que no fueron
puestos en marcha originalmente para estos propósitos, pero dieron lugar a estos.
2. Las consecuencias imprevistas, pueden ser la apertura de centros de ocio y restaura-
ción alrededor del centro, pues el flujo de posibles consumidores es superior por el
efecto llamada del centro comercial. También puede ser el aumento del consumo de
alcohol por los jóvenes de la zona, por la apertura del los bares citados anteriormente.
¿Qué balance se podría hacer a propósito del valor de la explicación funcional en ciencias
sociales? Exponga su respuesta de forma razonada. Pág. 216
La presentación de los modos en que ha operado y aún se presenta la explicación
funcional en las ciencias sociales exige tres momentos diferenciados:
1. Una aproximación introductoria a la semántica funcionalista, a su forma argumenta-
tiva y a sus metáforas.
137
Preguntas del manual

2. Una revisión crítica de tales formas argumentativas, mostrando sus limitaciones


formales y las condiciones en que tales procedimientos argumentativos podrían
desarrollarse.
3. Un recorrido sumario por la teoría social sustantiva en la que la explicación funcional
se encarna.

la explicación funcional en la teoría social y sus metáforas

A la luz de los distintos planteamientos funcionalistas, elabore una tipología de formas o


metáforas organísmicas como elementos esenciales de esta clase de argumentación. Pág.
232 y 233
La metáfora organicista/funcionalista acompaña la reflexión filosófica desde muy anti-
guo. Dentro de esta tradición, Spencer es la referencia central, éste concibió la sociedad
como un organismo. El organicismo nos invita a concebir la sociedad como un organismo en
evolución, en crecimiento y diferenciación progresiva, La sociedad, el organismo, se piensa
entonces como un todo que no es reductible a la mera suma de las partes. El organismo
como totalidad nos invita a pensar en cada una de sus partes como contribuyentes soli-
darios a la permanencia y desarrollo del todo. Cada una de las partes debe desempeñar
una función, de modo que el conjunto de relaciones sistémicas entre partes y funciones
constituye, finalmente, la razón de ser del organismo y su condición de posibilidad.

Intente expresar en cada uno de los autores tratados la forma que adopta el mecanismo de
retroalimentación que hace posible la argumentación funcionalista. Pág. 234, 238, 242, 246,
253
La tesis de que la sociedad se encuentra constituida por la concurrencia de un conjunto
de actividades mutuamente dependientes, desarrolladas por individuos y grupos, a las que
podemos llamar funciones.
Durkheim se preocupó por el orden y la cohesión social, que esta representa la condición
esencial de la vida colectiva. La vida social requiere, tanto en sus formas más elementales
como en sus instituciones más complejas, normas y patrones de conducta que permitan
una interacción ordenada, así como una integración social sostenible. El marco cultural,
normativo y simbólico, constituye un todo funcional con la vida material, instituyéndola y
dándole sentido, al tiempo que también puede verse afectado por ella y renovado. Este bucle
que conecta circularmente los hechos sociales, con las formas de solidaridad y cohesión
social comprendidas en las representaciones de la conciencia colectiva, permitió a Durkheim
afrontar la explicación de la vida social.
La estrategia funcionalista, consiste en el establecimiento de una relación causal circu-
lar, un bucle, que liga el hecho social que se desea explicar y su función social. La explicación
causal recorrerá permanentemente este circuito de los hechos sociales a sus funciones y de
éstas, de nuevo, a los hechos sociales, bajo el paraguas de las necesidades normativas del
organismo social.
En la estrategia funcionalista de Malinowski reproduce sus aspectos formales más
característicos, donde podemos percibir el bucle causal entre las instituciones y la función.
Este refuerzo causal es coextensivo al pensamiento funcionalista. La explicación funcional
necesita construir un principio normativo que se postula y se abstrae de la materia de
discusión empírica. Ese principio es el que da cobertura al circuito causal.

138
Tema 4

En el caso de Radcliffe-Brown estamos ante un ejercicio ejemplar de explicación


funcional, donde volvemos a descubrir la retroalimentación entre la institución social y su
función. La singularidad de la estrategia funcionalista estriba en que, considerados de una
manera inmediata, el explanans se nos presenta como aquello que siendo la razón de ser
del explanandum, al mismo tiempo se presenta como su efecto.

Compare los modelos funcionalistas de Malinowski y Radcliffe-Brown, estableciendo sus


semejanzas y diferencias. Pág 243
Malinowski. La obra de Malinowski, pionero de los estudios antropológicos y auténtico
inventor de la moderna metodología etnográfica, presenta evidentes rasgos funcionalistas.
Todo cuanto es posible y necesario conocer de un fenómeno es el conjunto de relaciones
sincrónicas que mantiene con otros fenómenos psicobiológicos.
Malinowski pretendía señalar que las culturas son unidades en funcionamiento. Cada
hábito o cada práctica cultural existen en la medida en que satisfacen un propósito, que
a su vez no puede desvincularse de la interacción con otros fenómenos y sus particulares
funciones. Las costumbres de una sociedad se presentan como los medios a través de los
cuales los hombres satisfacen sus necesidades
Nada puede identificarse en una cultura que no pueda ser puesto en relación con una
institución social. Un concepto de necesidad que puede ser entendido como denotando de un
conjunto universal de condiciones de la vida psicobiológica y social del ser humano. Afirmaba
que la cultura humana se basa fundamentalmente en las necesidades biológicas del hombre.
Al satisfacer estas necesidades a través de los medios de la cultura, el hombre impone
nuevos determinantes a su comportamiento, es decir, desarrolla nuevas necesidades.

Radcliffe-Brown. El caso de Radcliffe-Brown, aunque presenta notables conexiones


con la obra de Malinowski, representa un modo de funcionalismo más sutil y complejo y
desvinculado de la interpretación de Malinowski en clave psicobiológica, Racdcliffe-Brown
afirmaba que todo cuanto es posible y necesario conocer de un fenómeno es el conjunto de
relaciones sincrónicas que mantiene con otros fenómenos sociales.
Fue el principal defensor e impulsor del funcionalismo estructural, donde a diferencia de
Malinowski que este subordinaba los elementos culturales y sociales al bienestar psicológico
y físico de los individuos, el funcionalismo estructural de Radcliffe-Brown, subordinará
el bienestar de los individuos y sus prácticas al correcto funcionamiento de una entidad
supraindividual, el sistema social.
Igual que Malinowski comprendía que los esfuerzos etnográficos e interpretativos debían
dirigirse hacia el establecimiento del sistema de relaciones estructurales que da cuenta del
funcionamiento y la homeostasis del sistema social considerado como un todo. Radcliffe-
Brown asumirá la representación de la facticidad social que había elaborado Durkheim;
los hechos sociales existen como facticidades objetivas que anteceden al individuo. Los
individuos abrazan las costumbres y las formas sociales en el proceso de su propia génesis
como tales individuos.
Radcliffe-Brown hará valer la opinión de que la cultura no es sino una parte del
proceso social que no puede ser desgajada del resto. Creía que las estabilidad del sistema
social dependía de la integración de las distintas partes del sistema, es decir, que cada una
de las partes realizara adecuadamente las tareas que el sistema demanda de ellas. Cada
una de las tareas puede ser llamada función. La función hace referencia a las operación de
coordinación y gestión de la interacción entre los distintos elementos del proceso social.

139
Preguntas del manual

Radcliffe-Brown mantuvo la pretensión de poder descubrir, bajo el amparo de su


programa de investigación, las leyes estructurales que regulan la vida social.
Reflexione acerca de la necesidad de combinar la explicación causal y la explicación
funcional a tenor de las opiniones de Durkheim. Proponga algún ejemplo de fenómeno
social que pueda observarse de ambas formas. Pág. 236 y 242
Los esfuerzos de Durkheim resultaron sobresalientes no solo en la construcción del
espacio teórico y en la definición de la singular mirada sociológica, sino también en el
diseño de la estrategia explicativa de las ciencias sociales.
Durkheim intentó dotar a las ciencia social de un objeto propio. Los hechos sociales
deben ser tratados como cosas, como realidades externas al sujeto y dotadas de facticidad
y poder de coacción sobre el individuo. Durkheim defenderá la explicación de los social
por lo social. Si bien Durkheim fue plenamente consciente de la necesidad de armonizar
las estrategias causalistas eficientes con las estrategias funcionales estas últimas fueron
ocupando un papel central en su argumentación. La estrategia funcionalista, consiste en
el establecimiento de una relación causal circular, un bucle, que liga el hecho social que se
desea explicar y su función social.
En cuanto a exponer un ejemplo de fenómeno social que pueda observarse de ambas for-
mas podemos referirnos al término «Autopoiesis», que refleja esta relación causal/funcional.
Los sistemas sociales contienen sus propios mecanismos de retroalimentación de cara a su
funcionamientos; pago de impuestos, escolarización obligatoria de los hijos, etc. Los produc-
tos sociales creados por nosotros condicionan nuestro desarrollo, evolución y personalidad:
La escuela es funcional porque contribuye al desarrollo del individuo pero al mismo
tiempo es causa de muchos efectos no deseados, como la sumisión de la autoridad, la
jerarquía, etc.
La causa de que una gran parte de la sociedad este pasivamente conformista es
producto del efecto social de instituciones como la escuela o los medios de comunicación
de masas; relación causal/funcional.
El hombre es un producto social, la sociedad es un producto humano. Somos producto
de lo que nosotros mismos hemos creado, y poco o nada podemos hacer para «luchar» contra
ello.
Defina qué se entiende por prerrequisito funcional de un sistema. Señale qué papel cumple
en la argumentación funcionalista estructural y qué peligros encierra esta noción. Pág. 257
a 261
Una de las nociones esenciales afectas al concepto de sistema es la de requisito funcio-
nal o necesidad sistémica. Esta noción hace referencia a múltiples condiciones que, con
carácter general o particular, pueden predicarse de cualquier clase de sistema empírico.
Un requisito funcional puede ser definido como una condición generalizada necesaria para
el mantenimiento de un tipo de unidad considerado.
Algo análogo ocurre con el concepto de requisito estructural, que vendría a significar la
determinación de una pauta o uniformidad de la acción o la interacción sociales necesaria
para la continuidad del tipo de unidad que se considere.
Puede ser útil presentar el grado de profusión al que llegó el funcionalismo estructural
a la hora de determinar este tipo de requisitos funcionales. Partiendo del modelo más
sencillo parsoniano, donde se redujo las condiciones sistémicas a cuatro, en su esquema
AGIL; adaptación, capacidad para alcanzar metas, integración y latencia.

140
Tema 4

Otros autores analizaron las condiciones básicas que todo sistema social debe satisfacer
para evitar el riesgo de desintegración y puede distribuirse en dos grupos: los prerrequisitos
negativos, es decir condiciones en las que no puede darse la estabilidad necesaria, y
prerrequisitos positivos, o condiciones positivamente necesarias.
Tanto el AGIL de Parsons como los grupos citados anteriormente, nos conduce a pensar
que estos grupos/esquemas podrían haber sido muchos más, pues la determinación de
las condiciones puede afinarse tanto como se quiera. Este hecho tiende a ensombrecer el
resultado del análisis, pues lo muestra como demasiado dependiente de las necesidades no
del sistema social, sino del sistema del sistema social.
La argumentación funcionalista en el contexto del análisis sociológico consiste, pues:
1. La manera adecuada de concebir la vida social consiste en tratar los procesos sociales
y las formas o patrones que en ellos observamos como partes de un todo concebido
como sistema.
2. Todo sistema presupone un orden que no puede explicarse por medio del azar.
3. Puede derivarse un conjunto de prerrequisitos funcionales y estructurales cuya
presencia/ausencia es condición necesaria para la supervivencia del sistema.
4. Dado un hecho social, lo consideraremos explicado cuando se haya podido establecerse
su relación con alguna de las condiciones necesarias antedichas.

Elabore una reflexión final acerca de la relevancia de la explicación funcional en la historia


de las ciencias sociales, señalando sus luces y sus sombras. Pág. 215 a 218, 220, 222, 232 a
234, 244, 247, 254 y 255
El positivismo ofreció dos modelos alternativos al desarrollo de las ciencias sociales.
La explicación funcional es también llamada en ocasiones, explicación teleológica, dos
expresiones que no son propiamente sinónimas, aunque puedan llegar a serlo en ciertas
circunstancias. La concepción finalista de la causalidad tiene una antigua historia, que
arranca con el mismo pensamiento filosófico y científico. Aristóteles atribuyó la explicación
por las causas finales una notable superioridad frente a las otras posibilidades explicativas
y lo hizo, por su personal concepción ontológica de la realidad, según la cual todo ser posee
un telos o fin que le es propio per se y al que tiende por naturaleza.
La presentación de los modos en que ha operado y aún se presenta la explicación
funcional en las ciencias sociales exige tres momentos diferenciados:
1. Una aproximación introductoria a la semántica funcionalista, a su forma argumenta-
tiva y a sus metáforas.
2. Una revisión crítica de tales formas argumentativas, mostrando sus limitaciones
formales y las condiciones en que tales procedimientos argumentativos podrían
desarrollarse.
3. Un recorrido sumario por la teoría social sustantiva en la que la explicación funcional
se encarna.
La singularidad de la explicación funcional parece residir en el hecho de que es el estado
de cosas buscado, algo que habitualmente llamaríamos efecto, el que da cuenta de un
hecho causalmente anterior. La explicación funcional ha conocido un fuerte desarrollo en el
último tercio del siglo xix y durante buena parte del siglo xx; y hoy mismo, se encuentran
defensores de esta estrategia. Lo que se puede rescatar de lo que plantea toda explicación
funcional es la posible existencia de una relación causal entre un hecho o fenómeno y

141
Preguntas del manual

algunas de sus consecuencias. La historia de la estrategia funcionalista es, la historia de


esa búsqueda y su elaboración teórica.
La explicación funcional parece mostrar una estructura lógica irreconciliable con la más
habitual concepción de la causalidad, y más particularmente con la lógica de la explicación
tal y como se admite comúnmente por el modelo de cobertura legal.
La concepción funcionalista, enmarcada en una teoría general de sistemas, llegó a ser
dominante en una buena parte de la producción de las ciencias sociales, especialmente en
la sociología, la antropología o la economía. Su influencia llegó hasta afirmarse que toda
ciencia social debía ser concebida como una ciencia de los sistemas sociales.
Después nos encontramos las tesis organicistas, que están emparentadas muy direc-
tamente con la estrategia funcionalista. El organicismo nos invita a concebir la sociedad
como un organismo en evolución, en crecimiento y diferenciación progresiva. La sociedad se
piensa como un todo que no es reductible a la mera suma de sus partes. El organicismo des-
plegó la mayor parte de los conceptos relacionados con la explicación funcional, conceptos
que incluyen fundamentalmente, las nociones de organismo, función y equilibrio.
También nos encontramos la interpretación psicologista del funcionalismo, en la obra de
Malinowski, que impulsó el nacimiento de la Antropología, la explicación funcionalista de
la mano de este autor con la obra Los argonautas del Pacífico occidental. Donde pretendió
señalar que las culturas constituyen todos porque son unidades en funcionamiento. Las
costumbres de una sociedad se presentan como los medios a través de los cuales los hombres
satisfacen sus necesidades. En el caso de Radcliffe-Brown, presenta conexiones con la
obra de Malinowski pero desvinculado de la interpretación psicobiológica. Fue el principal
defensor e impulsor del funcionalismo estructural, donde subordinará el bienestar de los
individuos y sus prácticas al correcto funcionamiento de una entidad supraindividual, el
sistema social.
Dentro del ámbito de la teoría sociológica, también el funcionalismo estructural conoció
grandes desarrollos, siendo su máximo representante Talcot Parsons: la teoría social en la
convergencia hacia el concepto de acción social como categoría central de la teoría social.
La acción social parsoniana permitía pensar al mismo tiempo, al individuo y su acción
intencional, de una parte, y afrontar el problema del orden desde unos nuevos presupuestos
que no fueran los del individualismo utilitarista. Parsons, al mando de la sociología de
Harvard, y Merton en Columbia, hicieron la transición hacia una teoría social idealista,
un tanto olvidada de la empiria y con cierta inflación teoría y conceptual.

TEMA 5

Resuma las diferencias que se siguen de la distinción entre sociologías del sistema social y
sociologías de la acción en relación con la noción de explicación científica. Pág. 265 a 267
Para la sociología del sistema social, el individuo aparece como una instancia pasiva; se
ve determinado en sus formas materiales de existencia, como en sus relaciones sociales o en
su misma libertad personal, por el sistema social. Los sujetos son criaturas manipulables en
cuyas conciencias se imprimen los valores y estímulos de conducta que habrán de dirigir su
acción concretadamente, aunque el propio sujeto no lo viva de esta manera. La naturaleza
humana exige, la imposición de un orden, el sometimiento a una autoridad que permita
encauzarla hacia una conducta personal y socialmente constructiva por la intervención de
una realidad externa y superior.

142
Tema 5

Para las sociologías de la acción social, conciben o social como un derivado de la acción
individual y de la interacción entre los individuos. El mundo social es como un producto
humano y, en él, los sujetos de la acción cobran un perfil distinto: se trata ahora de
seres activos y creadores. Lo social se concibe como la obra del hombre, su creación y su
responsabilidad donde emerge la humana capacidad de proyectar e interpretar el sentido
subjetivo que atribuimos a las cosas e incorporarlo conscientemente a su propia acción.
Ambas concepciones de la naturaleza humana son deudoras de un fenómeno de singular
importancia: el nacimiento del individuo moderno, fuera del sagrado orden de la sociedad
medieval. Ambos paradigmas sociológicos arrancan de la necesidad de dar respuesta a
los interrogantes que plantean el individuo y su acción. La sociología del sistema social,
respondiendo a la ambigüedad de la acción individual por la vía de la coerción externa,
mientras que la sociología de la acción imagina la cooperación como resultado, pretendido
o no, de la voluntad del hombre, verdadero origen del orden social.
Sintetice en qué sentido pueden encontrarse las raíces del individualismo metodológico en
las doctrinas del utilitarismo inglés. Pág. 269 a 271
Los utilitaristas ingleses J. Bentham y J. S. Mill se encuentran entre los más radicales
defensores del individualismo, y sus ideas, tanto en lo relativo a las concepciones teóricas
como metodológicas, constituyen las bases de los desarrollos posteriores del individualismo
metodológico. Smith contribuyó al desarrollo de la noción abstracta de mercado, la imagen
de un hombre volcado en el intercambio económico de bienes y servicios desde una posición
de egoísmo utilitarista e interés crematístico (del dinero o relativo a él).
El mercado exigía una concepción atomista y mecanicista de la sociedad; la utopía
liberal. Un marco que impulso la figura del homo œconomicus; un individuo guiado por
su propio interés y haciendo uso de su racionalidad, eligiendo los mejores medios para
satisfacer sus fines. El homo œconomicus como verdadero átomo de la teoría individualista,
es una racionalidad concebida a la medida de las pretensiones economicistas, cientificistas y
liberales, es un preferidos racional orientado a la satisfacción individual. El individualismo
permitió construir un poderoso y parsimonioso edificio lógico-matemático, pero soportado
sobre un imaginario poco realista.
La concepción individualista sobre las instituciones afirma que el egoísmo individual,
la búsqueda del interés personal y el propio enriquecimiento es, precisamente, el origen de
la bondad de lo público y lo colectivo.
Establezca las diferencias esenciales entre las estrategias de explicación y comprensión tal
como fueron elaboradas en el siglo xix durante la disputa del método. Pág. 272 y 273
La teoría de la acción se ha desarrollado en las dos direcciones que han articulado el
desarrollo metodológico de las ciencias sociales: la concepción positivista, comprometida
con la explicación causal, y las concepciones historicista y hermenéutica, comprometidas
con la denominada comprensión:
La concepción positivista: Explicación
Los defensores de la tradición positivista, dentro del marco de teoría unificada de la
ciencia, defendieron dos tesis básicas:
1. Que la metodología de las ciencias sociales ha de ser esencialmente la misma
que la de las de las ciencias de la naturaleza.
2. La explicación de la acción debe afrontarse desde el descubrimiento de leyes del
comportamiento humano que puedan dar la razón de ella.

143
Preguntas del manual

Esta tradición ha dado lugar a programas de investigación diferentes, como los que
representan el individualismo metodológico y la teoría de la elección racional.
Las concepciones historicista y hermenéutica: Compresión
En esta tradición volcada en la comprensión, entiende que la acción no puede ser
explicada causalmente. La acción social debe ser reconstruida hasta hacerla inteli-
gible; en mostrar el punto de vista del actor y establecer sus razones. La acción es
el resultado de una decisión individual adoptada en un contexto determinado, pero
últimamente contingente. La interpretación comprensiva de la acción ha tenido a
mantener, al mismo tiempo un interés en el individuo como en la cultura y en la
historia.

Explique en qué consiste el método weberiano de la comprensión explicativa. Pág. 274 y 275
La sociología weberiana centra su interés en la recuperación para la conducta humana
la esfera del sentido subjetivo y las significaciones sociales. La noción de acción social de
Weber, sitúa a las ciencias sociales ante el reto de tomar en consideración la subjetividad
del actor. La noción de acción social, que presenta Weber, sitúa a las ciencias sociales ante
el reto de tomar en consideración la subjetividad del actor. El concepto de explicación en su
obra adquiere un significado diferente a las concepciones causalista de Mill y de Hempel.
Así la acción social dice, por una parte, del sentido subjetivo del actor; del sentido que el
actor atribuye a su quehacer, y que deberá incorporarse a una adecuada comprensión de la
acción, y por otra parte, la acción como nodo relacional, como lugar en el que convergen las
expectativas del actor con relación a otros actores o instancias sociales, y las expectativas e
interpretaciones que los otros actores e instancias sociales tienen del agente y su acción.

Exponga en qué sentido puede considerarse a Weber como individualista metodológico.


Pág. 274 y 279 a 282
Weber había formulado en su Sistema de la lógica las tesis esenciales del posterior
individualismo metodológico. La perspectiva individualista, la del individualismo meto-
dológico, tiene sus raíces en Weber solo parcialmente, pues no sería comprensible si no
incorporásemos también a su historia la ideología liberal del pensamiento utilitarista y los
desarrollos de la teoría económica neoclásica. Así pues, ni el individualismo metodológico
es un mero desarrollo del pensamiento weberiano, ni Weber fue nunca un individualista
estricto.
Buena parte de la investigación empírica de Weber difícilmente puede ser asimilada al
individualismo metodológico por el uso permanente que hace de nociones marcadamente
holistas.

TEMA 6

Resuma el marco conceptual que despliega la explicación científica desde la teoría de la


acción. Pág. 287 a 293
La red conceptual que despliega el enfoque teórico-metodológico:
Acción e individuo, una teoría de la acción humana como acción social obliga a partir
del individuo. La acción nos remite inmediatamente a la idea de actor y, éste, no es
otro que el individuo, el punto de arranque de la reflexión histórica y social.

144
Tema 6

La acción como átomo social, es aceptar que aquello de lo que hemos de dar cuenta
es la propia acción. El acto no es más que un eslabón dentro de una cadena causal.
La acción reclama una inmersión en los procesos internos al hacer humano, social e
histórico, y un análisis desde el actor y con el actor entendido como autor:
1. La acción social necesita ser concebida como unidad discreta, discernible y
separable de la corriente de acontecimientos.
2. La acción reclama un actor-autor, el problema de la responsabilidad, ¿quién es
el autor de una acción?, ¿cómo ha de entenderse la autoría de la acción?
3. El nuevo lenguaje de las intenciones, los fines y las razones. Nacen para dar
cuenta de la nueva experiencia del hombre moderno, como darle expresión, la
convierten en hecho social e histórico.
4. La acción social nos acerca al terreno de la subjetividad, a los territorios de la
conciencia: intención, fin, interés, voluntad, creencia.
Acción y racionalidad, intencionalidad y racionalidad son las dos categorías centrales
de las metodologías de la acción social. Por una parte, la racionalidad entendida
como una cualidad de la acción dependiente de la relación entre medios y fines. Por
otra parte, la racionalidad de la acción interpretada en un sentido semántico, y no
meramente lógico.
La acción y sus consecuencias, nos enfrenta al problema de sus resultados. Toda acción
supone por parte del actor una evaluación. Preferencias y creencias se encuentran en
el corazón de la teoría de la acción y de sus desarrollos metodológicos:
1. Las preferencias del actor que le permitan establecer prioridades entre sus
deseos, intereses, metas, etc.
2. Las creencias del actor, un conjunto de saberes acerca del mundo, de sí mismo,
de la situación y de los demás actores. Permiten al actor dar cuenta del mundo y
actuar en él.
Los actores no actúan en el vacío, un medio físico y social acoge siempre la acción,
imponiendo restricciones, ya sea por su naturaleza física o a nuestras capacidades
personales. La acción de un individuo va siempre asociada a un medio social integrado
por otros actores y por instituciones, normas, costumbres. Un medio así obliga al
actor a considerar el significado que cobrarán sus actos para los otros actores, así
como evaluar el significado de los actos de los demás. La acción cotidiana discurre,
de la mano de patrones de conducta repetitivos, ofreciéndonos esquemas de acción y
conocimiento socialmente reconocidos y reconocibles.

Razone en qué consiste la estrategia del individualismo metodológico como paradigma de


la explicación científica. Pág. 297
El individualismo metodológico es la doctrina que sostiene que todos los fenómenos
sociales —su estructura y sus cambios— son en principio explicables por elementos indivi-
duales, es decir por las propiedades de los individuos tales como sus metas, sus creencias
y sus acciones. Un programa de investigación que se ve obligado a realizar un poderoso
esfuerzo de reducción, este exige la desagregación de los fenómenos colectivos u holísticos
hasta sus componentes accionalistas mínimos, los actos individuales, y un conjunto de
fórmulas relacionales a partir de las cuales se pueda explicar los complejos fenómenos de
agregación social.

145
Preguntas del manual

A. C. Danto ha resumido las propuestas del individualismo metodológico en torno a


estas tres tesis:
Los individuos sociales o colectivos son casualmente dependientes de las conductas
de los actores individuales, y no al revés.
Las explicaciones de la conducta de los colectivos no son últimas y deben explicarse,
a su vez, mediante conductas individuales.
Las explicaciones de las conductas individuales jamás deben formularse en términos
relativos a la conducta de los colectivos.

Exponga en qué se fundamenta la estrategia de explicación denominada lógica situacional.


Pág. 305 y 306
Popper desea alejarse completamente de una aproximación subjetivista: la acción no
puede ser explicada desde la particular percepción, psicológicamente fundada del actor.
El análisis del científico social no se dirige al mundo del actor, sino a una configuración
precisa y objetiva del mundo (situación) en la que se incluye también el actor y su mun-
do (motivos) reconstruidos como fines objetivos a partir de la lógica situacional. Popper
pretende defender un concepto de racionalidad objetiva: por tal se entiende la adecuación
objetiva de la acción al marco situacional. La acción puede ser causalmente explicada por
la situación en que se produce bajo el postulado de la racionalidad, entendida al modo
popperiano. Las explicaciones de la lógica situacional son reconstrucciones teóricas, ra-
cionales. Son simplificaciones, esquematizaciones, en general falsas aunque puedan ser
buenas aproximaciones a la verdad.

Establezca las principales diferencias entre la posición de Hayek y Popper. Pág. 299 a 306
Hayek y Popper, como representantes el individualismo metodológico, asumen posicio-
nes causalistas, orientadas a la explicación de la acción, aunque el primero lo haga desde
la afirmación de la singularidad metodológica de las ciencias sociales, mientras que el
segundo se mantiene dentro de la tradición positivita de la unidad del método científico:
Hayek y el Individualismo económico
Podemos calificar a Hayek de individualista radical, tanto en su dimensión ontológica
como metodológica. Su postura es manifiestamente individualista. solo los individuos
actúan, siempre y en todos los casos, actúan movidos por complejos sistemas de
creencias, opiniones y percepciones en virtud de los cuales podemos explicar su
particular modo de actuar. Desde la tradición del pensamiento de la economía política
liberal, individualista y utilitarista, donde se establece que la acción individual ha de
interpretarse en el sentido de una elección eficiente de acuerdo con las preferencias
de los actores y lod medios disponibles.
Popper y la lógica situacional
Popper si sitúa en el marco de análisis individualista, y cree que las ciencias sociales
han de poner su atención en la acción social significativa, pues es la acción, el verda-
dero átomo social. Popper se posiciona en la tradición de la unidad metodológica de
la ciencia, el positivismo. Su opinión apunta a remitir la acción individual al marco
situacional en que se produjo. A la hora de analizar la acción individual, se debe
enlazar al actor social y sus intenciones, por una parte, y la situación social, por otra.

146
Tema 7

Proponga algún ejemplo que pueda ilustrar la estrategia explicativa de Hempel, mostrando
a través de él sus limitaciones. Pág. 294
En palabras de Hempel «los hombres son racionales porque adoptan medios que condu-
cen a fines, si disponen de información y desean esos fines».
Desde un punto de vista lógico, la explicación se desarrolla del siguiente modo:
Sea A un individuo. Supongamos que:
1. A estaba en una situación del tipo C;
2. A era un agente racional;
3. En una situación del tipo C, todo agente racional hará X;
4. Por lo tanto, A hizo X.
Este tipo de argumentación presenta dos problemas fundamentales:
Su circularidad, cierta falla lógica en la estructura de la deducción. Es decir, se
produce circularidad al afirmar simultáneamente; si A es racional, A actuará de
determinada manera, si A actúa de determina manera, A es racional.
Referida al concepto de racionalidad; para Hempel, la acción de los individuos debe
entenderse como el resultado de un conjunto de disposiciones —de naturaleza psico-
lógica, cognitiva, actitudinal, etc.— empíricamente demostrables que, dados ciertos
fines, explican la conducta de un sujeto. Esas disposiciones, en la conciencia del sujeto,
actúan como una red de factores causales que, si bien no podemos establecer con
precisión, ni cualitativa ni relacionalmente, debemos suponer responsables de la
conducta; tal y como en las ciencias de la naturaleza, consideramos un conjunto de
variables empíricas causalmente responsables de un fenómeno.

Explique en qué estriba el denominado problema de las consecuencias no intencionales de


la acción. ¿Qué interrogantes plantea? Pág. 291 y 292
La elección de la acción como átomo de la teoría social nos enfrenta al problema de sus
resultados. En su sentido más elemental, una acción responde al esquema: el individuo A
pretende un determinado fin F ; en una situación dada, A realiza un determinado acto X,
el medio escogido, para obtener F como resultado de su buen hacer y su buen parecer, se
produce F , tal y como A esperaba.
Sin embargo, los resultados esperados por A, no se dan como esperaba, o aún obte-
niéndolo se produzcan otros resultados que A no había previsto, a su vez favorables o
desfavorables para la estrategia de A.

TEMA 7

Resuma cuáles son las principales dificultades que presenta el concepto de preferencia para
su tratamiento dentro del marco de la figura del preferidor racional. Pág. 314 a 322
El modelo elemental de la conducta del consumidor que presenta la teoría neoclásica,
es el llamado homo œconomicus o preferidor racional. ¿Son las preferencias individuales
un sistema constante?

147
Preguntas del manual

El origen de todas las limitaciones es la tensión esencial que se da entre todo modelo
o idealización y la realidad empírica representada. Para que el sistema de preferencias
individuales sea consistente se requiere que:
1. Las preferencias no sean contradictorias; que un sujeto no prefiera simultáneamente
A y no -A
2. La función de utilidad sea continua y derivable; que las preferencias como sistema
sean continuas y que la utilidad como concepto empírico pueda ser derivable
3. Entre las preferencias se cumpla la relación transitiva: si A es preferible a B y B es
preferible a C, entonces A debe ser preferible a C
4. El sistema de preferencias ha de ser completo; para cualesquiera dos preferencias A
y B dadas, entonces debe ocurrir: o A es preferible a B, o B es preferible a A, o A y B
son indiferentes.

Objeciones al Modelo. Referidas al concepto de preferencia. Por preferencia de un individuo


se entiende, en un sentido restringido, aquello que es fin, objeto o meta de las conductas
de compra por parte de dicho individuo. Esta definición se mueve en el plano puramente
conductal, sin referencias a la subjetividad del preferidor. Cualquier decisión de compra,
cualquier acción, puede ser interpretada como una acción preferencial y cualquier individuo
es, necesariamente, un preferidor, actúe como actúe. La noción de preferencia no permite
distinguir en la conducta individual aquellos actos en los que el fin perseguido es el fin
deseado, de aquellos otros en los que lo que se desea no se prefiere, o aun de aquellos en
que se prefiere lo que no se desea.

Objeciones al Modelo. Restricciones formales a las preferencias empíricas. Se refiere a las


restricciones formales que impone el modelo de preferencias consideradas empíricamente:
1. Las preferencias no parecen constituir un sistema jerarquizable.
2. Las preferencias no constituyen un conjunto completo en el sentido lógico.
3. No siempre las preferencias se muestran dotadas de la propiedad transitiva.
4. La derivabilidad del concepto de preferencia es una mera cuestión nominal.

Objeciones al Modelo. Referidas a la génesis y el valor de las preferencias. El modelo de


preferidor racional en su versión estándar omite por completo esta pregunta. El preferidor
racional es principio y origen de sus propias preferencias. No puede aceptarse que las
preferencias sean el resultado espontáneo de una subjetividad elemental abstraída del
mundo social, histórico e imaginario en que se sitúa el individuo, como tampoco puede
aceptarse que las preferencias se originen siempre en procesos conscientes. El individuo
es indisociable de su génesis identitaria, de su mundo social, de ciertas variables socio-
culturales, económicas e ideológicas. No resulta posible distinguir entre aquello que se
prefiere y desea, de aquello que se prefiere y no se desea, o aun de aquello que no se prefie-
re pero se desea. El preferidor racional resulta hipercompleto, pues permite analizar la
conducta de cualquier sujeto en tanto que preferidor haciendo abstracción de cualesquiera
circunstancias histórico-sociales, culturales, lingüísticas, simbólicas, etc.
Lo cierto es que el modelo de preferidor racional en su versión estándar, por una parte,
parece incapaz de pronunciarse de una u otra manera acerca de estas cuestiones, que,
aunque normativas, han sido parte esencial de la reflexión de las ciencias sociales desde sus

148
Tema 7

orígenes. El preferidor racional resulta un instrumento de análisis no sólo empobrecedor


sino peligroso, pues sus compromisos ontoepistemológicos no se alinean con el interés
emancipador. Ocultando su verdadera naturaleza presentando a un individuo ajustado a
los intereses ideológicos del individualismo burgués y ultraliberal, así como al imaginario
de la economía de mercado y su lógica de voracidad e intercambio posesiva.

Intente exponer las principales ventajas de la elaboración de modelos como el que


representa la idealización del homo œconomius. Pág. 312 a 314 y 327 y 328
Desde la perspectiva microeconómica el mercado puede entenderse como un agregado de
intercambios basados en decisiones individuales. Un individuo compra/vende; intercambia
productos en el mercado libre, en condiciones de competencia perfecta: información completa
y libre competencia.
El individuo, en la versión más elemental del modelo, se entiende dotado de:
1. Un sistema de creencias.
2. Un sistema de preferencias o valores.
3. Un principio autorregulativo; el egoísmo elemental, obtener el mayor bien con el
menor esfuerzo o coste.
El individuo distribuirá sus recursos de modo que, de acuerdo con sus preferencias,
obtenga aquellos bienes o servicios cuya combinación resulte óptima para el conjunto
agregado de las funciones de utilidad de cada uno de sus bienes.
Las condiciones de competencia perfecta constituyen un frente de discusión muy intere-
sante, una idealización que parece empíricamente irrealizable, mostrando una doble faz, a
la vez teórico metodológica, cuya función se refleja en las condiciones del modelo estándar,
y otra ideológica muy evidente, ligada al discurso ultraliberal y capitalista.

Exponga sintéticamente las dificultades que encierra el concepto de racionalidad


maximizadora como perspectiva de análisis empírico. Pág. 324
Esta racionalidad presupone la maximización, a través de la conducta, de la relación
entre medios y fines; minimizando los costes de la operación y maximizando su beneficio. La
primera de las dificultades a las que se enfrenta la racionalidad maximizadora constituye, en
cierto modo, una enmienda a la totalidad. La noción de utilidad, importada desde el discurso
económico, permite interpretar matemáticamente la maximización. Esta interpretación
matemática se enfrenta a serios problemas, ya que el concepto de utilidad de las preferencias
no reúne los rasgos de consistencia empírica que necesita.
Desde una perspectiva empírica, la evidencia que nos aportan los estudio antropológicos,
históricos, sociológicos o psicológicos apunta firmemente en la dirección de una racionalidad
humana multiforme, en modo alguno reductible a la racionalidad instrumental. La idea de
un individuo racionalizador y optimizador incansable, que actúa de oficio de acuerdo con
este patrón maximizador, es una reducción unilateral inadmisible.
Una teoría de la racionalidad maximizadota debe afrontar pues, las graves objeciones de
naturaleza lógico-metodológica de contrastación empírica y tautologicidad e infalsabilidad.

Sintetice las aportaciones más relevantes de la teoría de juegos al análisis social. Pág. 329
a 332
Es un sofisticado aparato matemático de análisis de cierta clase de situaciones que,
metafóricamente, reciben la denominación de juegos. Los juegos se caracterizan por la

149
Preguntas del manual

interacción de dos o más jugadores que persiguen diferentes fines y se conducen estratégi-
camente, como sujetos racionales en medios en los que los otros sujetos, también racionales,
persiguen igual que ellos fines que puedan entrar en conflicto.
Los juegos son escenarios como de cooperación o de alianza, por lo que, como modelos de
análisis, resultan mucho más potentes que la versión limitada a situaciones paramétricas.
La teoría de juegos se aplica hoy en el análisis de múltiples situaciones de muy diversa
naturaleza; en economía, política comportamiento electoral, teoría sociológica, estrategia
jurídica, etc.
Los juegos permiten seleccionar y estudiar grupos de variables que se consideran
centrales en un determinado contexto, mostrando su influencia en la conducta de los
actores y previendo tipos de respuesta ante determinados movimientos. Permiten construir
escenarios típicos-ideales donde poner aprueba ciertos fenómenos de interés para la ciencia,
estudiar la influencia relativa de variables y anticipar respuestas.
Desde el punto de vista de cómo se distribuyen las ganancias y las pérdidas en el juego,
se distingue entre juegos de suma cero y juegos de suma no nula. Aquellos juegos en los
que los jugadores pueden comunicarse entre sí y negociar sus decisiones se denominan
juegos con transferencia de utilidad, y aquellos otros en los que los jugadores no pueden
llegar a acuerdos previos, denominados juegos sin transferencia de utilidad. Las tipologías
de los juegos son casi infinitas. Su principal virtud es la de crear modelos de análisis que
mantengan una cierta semejanza con la realidad de modo que sus conclusiones puedan
proyectarse sobre situaciones empíricas.
¿Qué balance podría formular con relación a la posibilidad de dar cuenta de la cooperación
social desde la perspectiva de la racionalidad maximizadora? Pág. 340 y 341
La cooperación no es fácil de fundamentar desde la óptica del preferidor racional, y las
estrategias dominantes basadas en el conflicto pueden ser destructivas para la convivencia
y el orden social.
El preferidor racional ha de ser un individuo dotado no sólo de razón instrumental, sino
de otras variables, creencias, valores, normas, etc., puedan dar razón de por qué, en vez de
conducirse tozudamente como un maximizador, el individuo de carne y hueso se muestra
inclinado a la aceptación de los dictados normativos de naturaleza social que interioriza en
su socialización.
Otro problema puede encontrarse en la tentación de sustituir al homo œconomicus por
un homo sociologicus no menos discutible, pues ni la figura del preferidor racional tiene
visos de realidad, ni la existencia de un hombre socialmente determinado por significantes
sociales parece ser capaz representar una realidad sumamente compleja.

TEMA 8

Formule la diferencia entre las expresiones «ley de la naturaleza» y «ley científica». Pág. 343
a 345, 352 y 353, 354
La ley de la naturaleza provee a la ciencia, especialmente a las ciencias sociales de
una plusvalía cientificista que no se puede olvidar al tratar de este asunto. Ley se refiere
a la realidad que nos rodea sea ésta natural o social, para afirmar algo acerca de ella,
observamos que los enunciados que utilizamos responden a dos tipos elementales diferentes:
1. Utilizamos enunciados particulares a través de los que hacemos afirmaciones sobre
observaciones de acontecimientos o hechos particulares.
150
Tema 8

2. Formulamos enunciados generales que son aseveraciones sobre regularidades afectas


a hechos, objetos, eventos o propiedades.
Las leyes son las aseveraciones mínimas de carácter general presentes en el discurso
científico. A través de tales enunciados expresamos ciertos fenómenos regulares de los
cuales tenemos alguna clase de constancia, bien sea por inferencia deductiva a partir de
otros enunciados generales, bien sea por observación o experimentación.
Las leyes científicas son enunciados que intervienen en la explicación científica formando
parte esencial del explanans, es decir, del conjunto de enunciados que permiten dar razón
del fenómeno que se explica —explanandum—.
Una ley de la naturaleza debe expresar alguna clase de regularidad cuya veracidad sea
contrastable.
Desde la óptica realista podemos distinguir entre leyes de la naturaleza y leyes científi-
cas:
1. Las leyes de la naturaleza son las regularidades objetivas y antológicamente conside-
radas que se suponen anteriores e independientes a nuestro conocimiento.
2. Las leyes científicas son las leyes descubiertas por el hombre, dependientes de la
estructura de la realidad y del grado de desarrollo de nuestro saber en cada momento.

Tomando como referencia alguna disciplina concreta, formule tres ejemplos de leyes
científicas identificando en ellas los rasgos característicos del tipo de regularidad que
representan. Pág. 345 a 348
En la clasificación propuesta por Díez y Moulines a propósito de los diferentes tipos de
regularidades:
Hay un primer grupo de enunciados que se denominan regularidades analíticas o
conceptuales, que se establece en virtud del significado convenido para los conceptos
incorporados a los enunciados. Expresan verdades necesarias que descansan sobre la
consistencia o inconsistencia del lenguaje conceptual que empleamos. Lo decisivo de la
ley analítica es la relación convencional que se establece entre los conceptos empleados
en ella, con absoluta independencia del contenido empírico de que se trate. Por ejemplo,
en la llamada teoría de la elección racional utilizan el concepto de preferidor racional,
el homo œconomicos, actúan analíticamente. Defienden un modelo de idealización, es
decir, un concepto o conjunto de conceptos dotados de ciertas propiedades relacionales
a partir de las cuales se desprenden analíticamente determinadas consecuencias. Otro
ejemplo es la teoría sociológica del funcionalismo estructural de Parsons que mantiene
una estructura analítica muy poderosa y reconocida por todos. Sus modelos sistémicos
adquirieron un desarrollo analítico extraordinario que sin duda han ofrecido muy
sugerentes conceptualizaciones a la teoría social.
El segundo grupo se encuentran las realidades empíricas, cuando el científico explora
por vía de la observación un determinado campo empírico, en ocasiones encuentran
que dentro de sus datos de observación aparecen registros que ponen de manifiesto
la existencia de ciertas regularidades. Por ejemplo, L. White, ha creído observar que
el incremento de la productividad y eficiencia energética en los grupos humanos va
acompañado de una mayor complejidad social y política en su organización; Pareto
en su Curso de economía política, mostró un fenómenos muy similar, descubierto
como resultado de un concienzudo análisis de las estadísticas entonces disponibles
acerca de la distribución social de las rentas, en virtud del cual éstas se distribuyen de

151
Preguntas del manual

manera homogénea en cualquier población. Pareto presentó sus hallazgos de forma


cuantitativa. Este tipo de regularidades no surgen de un análisis conceptual, sino
surgen del análisis lógico-inductivo de los datos de la observación científica.

Esquematice los criterios en virtud de los cuales podemos distinguir entre regularidades
accidentales y regularidades nómicas. Pág. 348 a 351, 353, 354
Las regularidades fácticas o accidentales, son el tipo de regularidad que viene a expresar
cuestiones de hecho de las que no se sigue ninguna clase de necesidad, ni lógica ni fáctica.
Lo cierto que estas regularidades no son leyes.
La noción de ley o regularidad nómica parece exigir que tal regularidad venga acompa-
ñada de la noción de necesidad.
Las regularidades empíricas pueden manifestarse de tres modos diferentes:
1. Como meras regularidades accidentales, carentes de toda necesidad y desvinculadas
de la noción de ley;
2. Como correlaciones empíricas entre fenómenos dotadas de una forma débil de ne-
cesidad, aquella que proporciona la inducción sin interpretación o conocimiento del
vínculo causal; y
3. Como relaciones entre fenómenos amparadas en vínculos causales establecidos más
allá de la definición de causa como mera sucesión regular; atribuir a la regularidad
algún tipo de necesidad.

Proponga un ejemplo de ley científica y analice en él el problema de la irrestricción de la ley


y de la formulación de las claúsulas ceteris paribus. Pág. 355 y 356
El concepto de ley presenta serios problemas cuando la universalidad de ley no puede
ser probada para todos los casos, al tiempo que admitimos ciertos enunciados generales
como leyes, a pesar de que presentan algunas restricciones a su alcance, las que atañen a
las leyes científicas.
Las leyes generales pueden proceder, bien de una generalización empírica inductiva
basada en una vinculación causal, bien de una deducción a partir de otros enunciados gene-
rales, de otras leyes, en cuyo caso la ley deducida contendrá el mismo grado de generalidad
que la premisa más débil a partir de la cual haya sido obtenida. Todas las leyes científicas,
y particularmente las leyes sociales, cuentas con numerosas excepciones que, sin embrago,
no anulan la naturaleza nómica de tales enunciados.

Resuma el debate acerca de la existencia de leyes genuinas en las ciencias sociales. Pág. 357
Las leyes sociales vienen a expresar tendencias a las que hay que incorporar el conjunto
sistemático de interacciones provocadas por las causas perturbadoras, de modo que el
resultado final sea un conjunto sistemático de proposiciones capaz de proveer al científico
de útiles instrumentos predictivos.
Las leyes que presentan excepciones pueden ser llamadas leyes no estrictas y su análisis
se puede abordar desde tres puntos de vista:
1. Las leyes no estrictas son un caso especial de leyes generales, cuya singularidad se
debe a nuestro incompleto conocimiento de la realidad, admitiendo, en consecuencia,
que, dado un estado de conocimiento suficiente, lo que ahora se presenta como una
excepción no lo sería, al quedar cubierto por una adecuada expresión de la ley.

152
Tema 8

2. Que las leyes generales son una excepción o una idealización, y que la norma la consti-
tuyen las leyes no estrictas, es decir, negar la existencia real de vínculos universales.
3. Es la de considerar las leyes no estrictas son leyes probabilísticas en las que el valor
de probabilidad es desconocido.
¿Qué diferentes interpretaciones se formulan a propósito de las leyes probabilísticas? ¿Qué
relación hay entre la ley probabilística y cláusula ceteris paribus? Pág. 357 a 359
En la epistemología más reciente se ha utilizado la expresión ceteris paribus para referir
el carácter condicionado de una ley:
El aumento de la oferta produce, a igualdad de los restantes factores, una disminución
en el precio del producto, o
El aumento de la oferta produce, ceteris paribus, una disminución en el precio del
producto.
Al expresar de este modo una ley, sin embrago, no se pretende despreciar el resto de
factores como desdeñables, sino presentar de un modo general una ley básica dentro de un
campo empírico. El enunciado expresado ceteris paribus resulta ineficaz para la explicación
y predicción de los hechos empíricos amparados por la ley. En esta discusión subyace un
debate fundamental que puede extenderse desde la formulación de cláusulas ceteris paribus
al análisis de las relaciones entre la representación modelo-teórica y la realidad misma.
En general, cualquier representación teórica de la realidad incluye idealizaciones que,
implícita o explícitamente, suponen cláusulas de este tipo. Si estas afirmaciones son ciertas,
entonces, en último término, todas las layes son de una manera u otra, ceteris paribus.
El conocimiento de ciertos fenómenos puede permitir que una ley formulada ceteris
paribus se vea acompañada de un nutrido conjunto de especificaciones en virtud de las
cuales pueda calcularse con cierto grado de precisión la interferencia que una determinada
variable produce en la regularidad expresada por la ley.
Otra razón para dudar de la capacidad para mejorar nuestras leyes a través de la
especificación de cláusulas ceteris paribus se refiere al hecho de que ciertos factores que
parece determinantes en la explicación de fenómenos sociales resultan tener fecha de
caducidad, pues los factores sociales demuestran una naturaleza sometida al cambio
temporal que hace muy difícil la especificación.
Explique la relación que se establece en el modelo nomológico-deductivo entre ley y
explicación científica. Pág. 350, 359, 361
Todo el saber nomológico está amparado en un principio, el de la constatación de la
naturaleza, que a su vez es una ley empírica inductivamente construida. Para ir más allá
de esta posición se requeriría una noción de causalidad y de vínculo causal más ambiciosa,
en el sentido de incorporar al concepto de ley cierta capacidad explicativa.
Hempel, en el seno de su modelo de explicación nomológico-deductiva, atribuyó gran
importancia a las leyes estadísticas, interpretando el concepto de explicación como esperabi-
lidad de un fenómeno. Pero éstas no dan cuenta de la esperabilidad del fenómeno explicado,
por establecer para él una muy baja probabilidad. Una característica relevante que afecta
a la naturaleza de las leyes probabilísticas consiste en que en una ley de este tipo puede
afirmarse el antecedente sin por ello tener que afirmar necesariamente el consecuente.
Las proposiciones nomológicas sólo son posibles cuando se trata de fenómenos que
tienen cierto grado razonable de uniformidad. Algunos fenómenos sociales pueden ser tan
diversos que no es posible formular ninguna proposición nomológica.
153
Preguntas del manual

Formule las características que debe presentar una regularidad para ser tenida como
regularidad nómica. Pág. 351 a 354
Hempel vincula la noción de ley a varios requisitos que definen su naturaleza y permiten
distinguirlas de otros tipos de regularidades.
Las leyes cumplen un papel esencial en la explicación científica. Explicar un fenómeno
es demostrar que tal fenómeno es una particular de alguna ley general.
Las leyes o regularidades nómicas deben presentarse como enunciados universales
en los que se afirma la existencia de una conexión regular y uniforme entre diferentes
fenómenos empíricos o entre aspectos diferentes de un fenómeno.
Un enunciado que expresa una regularidad de la naturaleza sólo puede ser considerado
como ley si se tiene por verdadero, al menos dadas las condiciones epistémicos que
caracterizan al modo de conocer humano y al estado del conocimiento en un momento
dado.
Cuando expresamos un tipo de saber nomológico entendemos que la relación que
expresa la ley es una relación real, objetiva, entre los fenómenos a los que se refiere.
Las leyes no son construcciones lingüísticas o cognitivas sino descubrimientos.

TEMA 9

aproximación histórico-crítica al concepto de representación

¿Qué diferencias encuentra en el papel del lenguaje en la representación entre las opiniones
del primer y segundo Wittgenstein? Intente formular un ejemplo. Pág. 381 y 382.
La filosofía y la reflexión metacientífica pusieron sus ojos sobre el lenguaje de manera
definitiva a principios del siglo XXI. Desde entonces, se han desarrollado dos líneas de
pensamiento diferentes y contrarias respecto al papel que desempeña el lenguaje como
instrumento de la representación.
1. Para el primer Wittgenstein el lenguaje ofrece una representación isomórfica de
la realidad; la relación entre lenguaje y realidad es algo dado, y es de naturaleza
estructural. El hombre se forma imágenes de la realidad; estas imágenes de lo real son
modelos, en los que se da una relación entre el sentido de la imagen y la estructura de
los hechos de realidad. Lo que tienen en común el lenguaje y lo real es su estructura
lógica. El pensamiento del primer Wittgenstein encontró su desarrollo en las ideas
del Círculo de Viena.
Los significados sociales de los fenómenos y hechos sociales son arbitrarios, subjetivos
y cambiantes, lo común son las estrategias que usan los seres humanos para asociarles
significados, estas estrategias son las estructuras gramaticales existentes en cada
cultura (proposiciones, sintaxis, morfemas, lexemas, categorías gramaticales diversas,
etc.). Lo común son las estructuras no los significados, carentes de toda lógica y sentido
desde un punto de vista universal. Por ejemplo en los saludos, son lenguaje, lenguaje
no verbal, diferentes en cada sitio, pero transmisores del mismo significado, no tienen
lógica alguna.

154
Tema 9

2. El segundo Wittgenstein rompe con la concepción lógico semántica para dar paso a
una concepción semántico-pragmática, en la que el polo que se subraya es, precisa-
mente, el pragmático. Las proposiciones del lenguaje no deben ser vistas en relación
con intenciones o donaciones de sentido, ni como registros especulares de una realidad
atomizada en hechos. El lenguaje debe ser puesto en relación con la vida, con la acti-
vidad vital de los sujetos, pues el lenguaje es, ante todo una actividad. Wittgenstein
hablará de juegos de lenguaje.
El lenguaje ayuda a canalizar las experiencias y vivencias del grupo, por ejemplo, la
manera de referirse al atardecer, al anochecer, a la muerte o a los colores. El lenguaje
solo tiene sentido si es adaptativo y lo es en función de la cotidianidad de la vida de
la comunidad y/o grupo. Por ejemplo en las expresiones que se utilizan para describir
los estados emocionales de las personas en los rituales de las procesiones de Semana
Santa.

¿En qué sentido la epistemología tradicional se vio transformada por la incorporación de la


crítica social acerca de las condiciones sociales de la producción del conocimiento? Intente
formular un ejemplo que muestre este fenómeno. Pág. 366 a 368
El conocimiento no es una mera copia de la realidad, sino el producto de la actividad
cognitiva del ser humano y de sus anclajes sociales y pragmáticos. La filosofía de Kant
representa la bisagra sobre la que gira la epistemología moderna hacia la perspectiva
constructivista. La solución kantiana abrió definitivamente el pensamiento epistemológico
a una concepción del conocimiento en la que el sujeto y ciertas condiciones trascendentales
afectas a éste resultan indispensables para la reconstrucción del saber.
La filosofía empirista se caracterizó por defender la primacía de la experiencia en el
conocimiento. Nuestro saber es, el resultado del aprendizaje, que comienza siempre por
la experiencia sensible. Otra de las afirmaciones básicas del empirismo se refiere a cómo
estas ideas o impresiones procedentes de la experiencia se combinan en la mente humana
para formar ideas complejas. Éstas proceden de la combinación de ideas simples, como
ocurre, por ejemplo, con las ideas simples de sólido, blanco y dulce cuya composición da
lugar a la idea de azúcar.
La combinación del principio empirista y de las tesis asociacionistas hizo posible dirigir
la más poderosa crítica hasta entonces jamás formulada contra las nociones especulativas
de la metafísica. Las críticas a las nociones de sustancia, causalidad, identidad o los
esfuerzos probatorios de la existencia de Dios se sucedieron con destreza y eficacia.
El empirismo se aplicó con dureza a la crítica de las categorías metafísicas que verte-
braban la filosofía escolástica y platónico-aristotélica. La idea de causalidad fue una de
ellas. La crítica empirista trasladó el problema de la causalidad del plano metafísico al
plano epistémico.

¿En qué sentido la diferencia entre las epistemologías de la certeza y de la verdad marcan
la transición hacia posturas constructivistas, marcadamente menos realistas? ¿Qué
consecuencias ha tenido esta transformación? Pág. 364 a 366
La ruptura de la identidad entre certidumbre y verdad, significaba la ruptura de uno
de los supuestos esenciales de la filosofía antigua y medieval. El realismo entendía la tarea
del conocimiento como la búsqueda de la verdad; la relación objetiva entre el contenido de
nuestra mente y la realidad. Para el pensamiento clásico, el conocimiento humano accedía
a la verdad porque ésta estaba ahí fuera esperándole; la verdad se descubre, no se inventa.

155
Preguntas del manual

La certidumbre, por el contrario, hace referencia a una actitud subjetiva del cognoscente
en relación a su conocimiento. La certeza tiene que ver con el asentimiento que el sujeto
otorga a su conocimiento.
El mundo antiguo había establecido una esencial identidad entre verdad y certeza. El
conocimiento cierto y el conocimiento verdadero se identificaban, sin problematizar esta
relación. La filosofía moderna se presenta como superación del realismo clásico y medieval.
Descartes es el primero que comprende que la identidad entre verdad y certeza no se
puede suponer sin más, sino que debe ser demostrada en un contexto marcado por varias
circunstancias capitales.
La solución cartesiana, como las más elaboradas de Leibniz y su armonía preestablecida,
o la del panteísmo espinoziano, no conseguirán hacer desaparecer la ruptura entre verdad
y certeza.
La separación entre certeza y verdad se ha consumado definitivamente, por una parte, y,
por otra, que la teoría del conocimiento se ha abierto a un nuevo paradigma metacognitivo
que podíamos tildar de constructivista; el conocimiento no es una mera copia de la realidad,
sino el producto de la actividad cognitiva del ser humano y de sus anclajes sociales y
pragmáticos.

Analice las diferencias que encuentre entre las nociones de ley y principio. Pág. 369 a 371
Desde la óptica asumida por el racionalismo barroco, la filosofía y la ciencia se conciben
como una investigación acerca de los principios, El lenguaje de la ciencia y la filosofía fue el
de las causas y los principios. Principios del ser, en el sentido ontológico y más originario,
pero también principios del conocer. La investigación causal es sinónima de la investigación
acerca de los principios.
Los principios se conciben como el cimiento del conocimiento desde el que, por medio
de las reglas del pensamiento válido, poder alcanzar un conocimiento a la vez cierto y
verdadero. Dichos principios habrán de ser a la vez principios del conocimiento, habitantes
de la mente humana y garantes de su saber, y, por otra parte, principios de lo real, principios
del ser.
La filosofía anglosajona y la metodología científica incorporarán la noción del ley de
la naturaleza. La noción de ley colonizará el discurso de las ciencias que se orientarán al
descubrimiento de las leyes naturales en virtud de las cuales, el secreto de la naturaleza
puede ser desvelado, interpretado y subordinado a los intereses humanos,
La noción de ley vendrá a ocupar el lugar epistemológico de los principios, éstos tendían
el puente entre el conocimiento fenoménico, representativo, y la realidad misma.

Explique la génesis de la idea de ley como regularidad y trasládela a la moderna reflexión


epistemológica. Pág. 370 y 371
La noción de ley, cuya génesis puede rastrearse a los largo de los siglos xvii a xix, nada
tiene que ver con la causalidad ontológica o con la idea de principio. El principio de legalidad
interpretará la ley como una relación entre fenómenos caracterizada por la regularidad y la
constancia, aunque siempre contingente y fruto de un conocimiento experimental inductivo.
Las leyes son fruto de la observación y el experimento; son descubiertas por el intelecto
humano y expresan ciertas reglas que rigen el acontecer de las cosas.
La reflexión metacientífica se orientará en el futuro a pensar la tarea de la ciencia
como explicación, hasta desembocar en la epistemología contemporánea en el modelo
nomológico-deductivo.

156
Tema 9

la teoría como representación isomórfica en la tradición del positivismo lógico y la


concepción heredada

Explique la relación entre la base empírica y la teoría en las doctrinas del Círculo de Viena.
Pág. 384 y 385
Los trabajos del Círculo de Viena supusieron la puesta en marcha de un proyecto de
unificación de la ciencia bajo la idea de un único método y de la esencial identidad de todo
el conocimiento científico cuando se le considera desde la perspectiva metacientífica.
La relación entre la base empírica y la teoría en las doctrinas del Círculo de Viena
podemos identificarlas en la caracterización de la tradición de la concepción heredada
propuesta por Hacking en:
Demarcación, gracias a su método y en virtud de ciertas propiedades ontoepistemo-
lógicas, tales como la relación entre la empiria y la teoría, la ciencia es un tipo de
conocimiento distinguible de otros conocimientos no científicos.
La base empírica de la teoría, la obtenida por observación y experimentación, es el
fundamento de la justificación de las hipótesis y teorías, Los hechos de observación
son la interpretación semántica de la teoría.
Las teorías tienen una estructura deductiva, que se construyen como estructuras
formales conectadas con la base empírica.
Distinción entre el contexto de justificación y el contextos de descubrimiento, desde el
conjunto de relaciones lógico-empíricas que está en la base del desarrollo y justificación
de una teoría.
Los hechos de observación, obtenidos por medio de la experimentación o la observación
dirigida, constituyen la base empírica de la teoría y sobre ellos descansaba su adecuación
empírica y su interpretación semántica. Asumiendo posiciones fenomenistas y sensistas,
el primer Círculo de Viena pretendió definir el conocimiento como una constatación de lo
dado en la experiencia.

Comente el significado de las expresiones enunciados protocolarios y enunciados teóricos.


Pág. 386 y 387
Lo dado en la experiencia debe ser expresado lingüísticamente a través de ciertos
enunciados llamados enunciados protocolarios. Éstos no representan una transformación
de la experiencia, sino su mera expresión lingüística, desembarazada de sesgos teóricos.
Entre los hechos atómicos y los enunciados protocolarios existe una relación biunívoca. Esta
relación es la base para determinar el contenido empírico de una teoría y para descartar
cualquier clase de seudosaber científico.
Estos enunciados, deben ser permanentemente testados a través de un proceso inductivo,
esencial para la actividad científica, tal y como había defendido el positivismo de Mill.
La teoría debe garantizar la adecuada cadena lógica que conduce inductiva y deduc-
tivamente desde los enunciados protocolarios a los enunciados teóricos no directamente
vinculados con lo dado en la experiencia. La estructura lógica garantiza, de este modo, no
solo la consistencia interna de los enunciados teóricos, sino también la vinculación entre
conocimiento y realidad.
Una relación semántica garantizada por la adecuación empírica entre los hechos atómi-
cos y los enunciados protocolarios, y una relación formal amparada en la común estructura

157
Preguntas del manual

lógica del mundo y de los enunciados teóricos y científicos, relación de naturaleza isomórfi-
ca. De este modo comprendieron el concepto de representación en la ciencia los primeros
pensadores del Círculo de Viena.

Explique el problema al que responde el concepto de lenguaje observacional desarrollado


por Carnap. Pág. 387 y 388
Carnap modificó su punto de vista fenomenista y sensista y se alejó sensiblemente
de sus planteamientos iniciales acerca de la posibilidad de producir un conocimiento que
fuese estrictamente una constatación de los dado en la experiencia. Carnap defendió,
entonces, un modelo de representación basado en dos niveles de lenguaje: el llamado
lenguaje observacional y el denominado lenguaje teorético.
El lenguaje observacional ya no aspiraba a constatar lo dado en la experiencia de una
forma directa y objetiva, como registro de un fenómeno, sino a constituir un lenguaje común
e intersubjetivamente validado para la ciencia, que salvase el problema de la base empírica.
Éste problema se concretaba en tres dificultades:
1. Definir correctamente el estatuto ontológico de los observables y de su expresión
lingüística.
2. La necesidad de dotar a toda teoría de una base empírica suficiente que defina su
interpretación semántica y, al mismo tiempo, sea su fundamento empírico-inductivo.
3. La necesidad de contar con/producir un conjunto de enunciados de observación que
puedan servir para constatar la teoría misma.
El mismo Carnap y otros filósofos de su misma tradición aceptaron paulatinamente que
no puede haber una observación sin carga teórica; una de las críticas más poderosas que
Popper y Hanson formularían al modelo positivista.

Defina el concepto de teoría científica tal y como fue propuesto por en neopositivismo lógico.
Pág. 389 y 390
El neopositivismo concibió las teorías como conjuntos de enunciados trabados lógica-
mente que resultaban de un proceso de formalización de la base empírica, ligado a dos
tipos de inferencia: por una parte, las generalizaciones inductivas que podrían dar a luz el
descubrimiento y la formulación de leyes de la naturaleza y, por otra, la actividad deduc-
tiva orientada a la formulación de consecuencias lógicas empíricamente interpretables y
contrastables.
Una teoría científica es, una entidad que combina dos tipos de enunciados:
Los enunciados protocolarios como constatación de los dado en la experiencia o, más
tarde, los enunciados observacionales.
Un conjunto de términos teóricos y un conjunto de axiomas, enteramente formales,
que constituyen el armazón lógico de la teoría.
El neopositivismo lógico entendía que las teorías funcionaban como totalidades en
las que la consistencia lógica debía estar garantizada por su estructura axiomática. Los
enunciados teóricos no solo mantenían una vinculación empírica a través de la conexión
observacional que garantizaba su valor semántico y empírico y su contrastabilidad, sino
que también debían pasar la prueba lógica de su sometimiento a las fuertes restricciones
que impone la estructura axiomática.

158
Tema 9

Explique el significado de la expresión racionalismo crítico acuñado por Popper. Pág. 395
El racionalismo crítico entiende que el conocimiento científico, como cualquier otra
forma de conocimiento, es siempre una interpretación de los real, irreductible a la mera
constatación de los dado a la experiencia; como tal interpretación, la ciencia es fruto de la
creatividad de la razón humana que aventura, es su propósito de desvelar la naturaleza de
los real, ciertas hipótesis o conjeturas que habrán de enfrentarse al tribunal de la crítica
racional. La postura de Popper chocó frontalmente con la de los autores neopositivistas,
oponiendo a los conceptos de justificación y verificación una nueva y completa concepción
de la lógica de la ciencia. Popper se propuso revisar a fondo los principios esenciales de la
concepción neopositivista del método científico.

Razone en qué sentido Popper transformó el concepto de justificación propuesto por el


neopositivismo. Pág. 396, 397 y 398
A partir de la afirmación de la naturaleza interpretativa del conocimiento, Popper
conferirá un nuevo significado a los principales conceptos de la epistemología positivista: la
justificación de los enunciados, la verificación, la demarcación entre conocimiento científico
y no científico y la naturaleza constructiva del conocimiento.
La justificación de un enunciado general descansaba sobre la bondad del proceso in-
ductivo a partir del cual se había elaborado. La inducción aun siendo relevante desde el
punto de vista de la lógica del descubrimiento, carece de valor en relación con el problema
de la justificación. Ésta exige una nueva estrategia en la que la inducción no habrá de
desempeñar el papel relevante que el positivismo le había asignado.
El concepto de justificación positivista queda completamente rebasado y desvalorizado;
en su lugar cobra relieve la pregunta por la relevancia y la productividad de los enunciados
hipotéticos, cuyos desarrollos deductivos dan razón de su verdadera vigencia.

Explique qué condiciones debe satisfacer una teoría científica para ser considerada falsable.
Pág. 399, 402
Los enunciados teóricos no deben ser verificados retroactivamente, sino corroborados o
refutados a través de su proyección deductiva por medio de enunciados singulares empí-
ricamente contrastables. Lo que mantiene viva una teoría no es su pasado ni su génesis,
sino su fecundidad y su permanente contrastación empírica.
Todo enunciado verificable puede ser tenido como científico; por el contrario, todo
enunciado no verificable se aleja de los márgenes de la ciencia. Popper opondrá al criterio
de verificación positivista como criterio de demarcación científica, el criterio de falsación.
La importancia que Popper atribuye al modus tollens como estrategia de falsación
supone una transformación radical del punto de vista positivista. La falsación crea un
nuevo escenario alternativo al de la verificación, muy lejos de la preocupación por la génesis
lógica de los enunciados tan cara a la estrategia positivista.

Comente en qué consiste la crítica que Popper formuló al inductivismo defendido por el
empirismo lógico. Pág. 384, 394, 399 y 400
Popper formuló durísimas críticas a la lógica inductivista y verificacionista del primer
positivismo. En su obra La lógica de la investigación científica, contribuyó a moldear los
excesos del empirismo lógico, su incorregible inductivismo y su virulento afán demarcacio-
nista, obligando a esta tradición a repensar sus propuestas filosóficas desde sus mismos
fundamentos, tal y como haría, por ejemplo Carnap.

159
Preguntas del manual

El empirismo había mantenido una concepción formalista de la teoría científica. La


nueva concepción popperiana de la teoría descansa en su uso de la razón más liberal,
creativo y crítico. La perspectiva de Popper en tanto defensor del carácter interpretativo del
conocimiento, adopta una posición de orientación eminentemente constructivista, en virtud
de la cual hipótesis y teorías tienden a verse como partes integrantes de síntesis relacionales
de conocimiento de creciente envergadura, en síntesis que buscan, incesantemente, un
mayor alcance.

el declinar de la concepción heredada y las nuevas epistemologías postpopperianas

Explique el significado de las expresiones contexto de descubrimiento y contexto de


justificación. Pág. 408 y 409
En 1938, H. Reichenbach había acuñado una distinción crucial para los intereses de la
filosofía neopositivista y, por extensión, para la concepción heredada, en virtud de la cual,
al tratar de asuntos científicos, es posible distinguir entre los denominados contextos de
descubrimiento y de justificación. Esta distinción perduró durante décadas a pesar de las
críticas que la filosofía popperiana había formulado contra el concepto de justificación.
En la obra de Kuhn puede entenderse como un intento de superación de la distinción
entre contexto de descubrimiento y de justificación. Kuhn mantiene la tesis de que la
actividad científica no puede aislarse ni del contexto sociohistórico en el que tiene lugar,
ni de su resultad, es decir, la teoría científica resultante. La ciencia es no solo de manera
circunstancial o superficial, hija de su tiempo, sino que en su contenido más relevante, toda
ciencia es fruto de un tiempo, de unas tradiciones intelectuales y de ciertos intereses sin los
cuales no puede explicarse ni en su ejercicio, ni en sus resultados modeloteóricos. La ciencia
se resiste a una atomización como la que impone la epistemología neopositivista y nos invita
a una reconstrucción que incorpore simultáneamente los aspectos lógico-sintácticos, teórico-
observacionales, histórico-sociales e ideológicos cuya combinación empírica y concreta
alumbra en cada momento un saber diferente acerca del mundo.

¿En qué sentido modifica el concepto de paradigma la concepción de las teorías científicas
heredada del neopositivismo lógico? Pág. 408
La novedad esencial del pensamiento kuhniano estriba en su intento de superar la
concepción de la teorías científicas como sistemas lógicos-formales de proposiciones empíri-
camente fundadas. La concepción heredada mantenía, de una u otra forma, la necesidad
de segregar y estudiar aisladamente las teorías científicas, en tanto que corpus lingüís-
ticos y estructuras lógicos-sintácticas, de las condiciones histórico-sociales, psicológicas,
económicas o ideológicas en las que tales teorías habían surgido.

¿Qué papel desempeña la comunidad científica en el desarrollo de la ciencia? Pág. 408, 410,
411, 412
Los conceptos más sugerentes del pensamiento kuhniano son los de paradigma y
comunidad científica, debido a su irritante ambigüedad han permitido formular lecturas en
clave kuhniana de múltiples fenómenos históricos y epistemológicos, en las más diversas
disciplinas. Para dar razón de la discontinuidad esencial en la historia de la ciencia, Kuhn
acuñó algunos conceptos cuyo éxito, más allá de sus méritos y debilidades intrínsecos, es
indiscutible: paradigma, ciencia normal, revolución científica y comunidad científica.

160
Tema 9

Todo paradigma remite, ante todo, a una comunidad científica. El papel de la comunidad
científica resulta esencial en el planteamiento de Kuhn pues permite ligar de manera
efectiva la dimensión lógico-empírica, y en último término su racionalidad, con la dimensión
social y pragmática de la investigación científica.
Teorías, métodos y protocolos adquieren carta de naturaleza científica cuando un cierto
grupo social, profesionalmente dedicado a la producción de conocimiento científico, los
instituye como genuinos componentes de su saber. Es en la comunidad científica en quien
recae la autoridad y el poder de sancionar o rechazar el producto y el desarrollo de la
actividad científica.
La comunidad científica tiene un papel protagonista en el mantenimiento del paradigma
y en el desarrollo de la investigación científica dentro del período de ciencia normal. La
comunidad científica asume en tales circunstancias diversas funciones:
1. La acción educativa y formativa de las nuevas generaciones de científicos.
2. Y la definición de las líneas de desarrollo de la formación y carrera profesional de los
científicos, así como la producción de la literatura científica especializada.

Proponga un ejemplo de teoría científica en el marco de las ciencias sociales en el que pueda
aplicarse, al menos intuitivamente, los elementos que componen la noción de matriz
disciplinar. Pág. 414
Como respuesta a las críticas que se le formulaban, en 1974 Kuhn propondrá la sustitu-
ción de su noción de paradigma por la de matriz disciplinar. Las matrices disciplinares
hacen referencia, en tanto que disciplinares, a un saber común, socializado e instituciona-
lizado, que caracteriza a un grupo profesional; pero en tanto que matrices se componen
de elementos ordenados de diversa clase. Los componentes de la matriz abarcan todos, o
casi todos, los objetos del compromiso descritos en el libro como paradigmas. Se pueden
identificar tres de ellos, que pueden interesar a los filósofos de la ciencia:
1. Las generalizaciones simbólicas, son los elementos más formalizables y precisos de
las matrices disciplinares. Son expresiones matematizables o formalizables de forma
precisa, y su valor heurístico estriba en su aplicación empírica en distintos contextos.
2. Los modelos representan el conjunto de analogías preferidas en el seno del paradigma
y su defensa entraña la adopción de compromisos ontológicos.
3. Los ejemplares, son el elemento más importante de la matriz disciplinar. Un ejemplar
es un paradigma en sentido estricto, es decir, una aplicación empírica del aparato
formal que sirve de modelo para el trabajo de los investigadores.
Según Masterman, que es el autor que trabajó más el significado sociológico de paradig-
ma en Kuhn, la matriz disciplinar no es más que un conjunto de creencias por parte de la
comunidad científica:
Según Masterman la matriz disciplinar «representa la porción de compromisos de
alguna comunidad disciplinaria incluyendo creencias, valores, generalizaciones simbólicas
y una multitud de otros elementos».
En otras palabras, las comunidades científicas, los grupos de científicos tienen a su vez
diferentes subgrupos y subcomunidades científicas en base a la especialización o a la rama
de la ciencia en la que estén especializados.
Esta frase es textual de Kuhn:

161
Preguntas del manual

Una matriz disciplinar puede ser vista como una subcultura especial de los
profesionales de una especialidad científica. Resalta la importancia de la comu-
nidad como subgrupo de una especialidad: químicos orgánicos, químicos de las
proteínas, etc.
Como ejemplo las ramificaciones del marxismo, las diferentes paradigmas de la Psi-
cología (evolutiva, cognitiva, conductual, etc.), las ramas/especialidades de la Medicina,
los diferentes paradigmas de la Sociología (funcionalista, estructuralista, interaccionismo
simbólico, fenomenología, etc.)

Explique el significado de la expresión anarquismo metodológico y relaciónelo con las ideas


de Popper acerca del método científico. Pág. 415 a 417
El así llamado anarquismo metodológico constituye la aportación más significativa de
P. Feyerabend a la nueva epistemología de la segunda mitad del siglo xx. Un anarquismo
que no supone la negación del método, sino la denuncia de las pretensiones normativas de
la epistemología positivista y postpositivista, frente a la que este autor defenderá posiciones
mucho más abiertas e indeterministas, en cierto modo literarias.
En los trabajos de este autor intentó formular una sólida crítica a los principios del
neopositivismo en la dirección en que Popper había ensayado, es decir, mostrando la
imposibilidad de sostener una concepción de la ciencia como constatación y formalización
de lo dado en la experiencia. Los trabajos de Feyerabend son una radicalización de algunas
de las tesis que encontramos en Popper y Kuhn.
Popper había demostrado la inconsistencia del enfoque neopositivista en lo relativo a
la constatación de los dado por la experiencia. En el avance de la ciencia, el papel de la
imaginación científica resulta esencial.
El anarquismo metodológico consiste en afirmar la inexistencia de métodos en la ciencia,
ni siquiera en negar su interés puntual, sino más bien en romper con la ilusión de que
el progreso científico es el resultado mecánico y natural de la aplicación algorítmica de
un método. Como ya había visto Popper, la imaginación científica es la verdadera luz que
ilumina el progreso de la ciencia, mientras que el rigor normativo es más bien la excepción,
o en todo caso, una manifestación corporativa y filosófica de una retórica hipostasiada, al
menos a la luz del estudio de los más importantes avances de la historia del saber científico.
Los puntos de vista de Feyerabend se han radicalizado en los últimos años. Su lema
todo vale (anythig goes) es una invitación a una imaginación sin barreras que enriquezca
la tradición científica.

Defina la expresión inconmensurabilidad interparadigmática y explique sus consecuencias.


Pág. 418
La doble diferencia epistémica y sociológica pone sobre la mesa el segundo frente del
relativismo: el problema de la inconmensurabilidad de las teorías ancladas en paradigmas
diferentes. El término inconmensurabilidad viene a denotar la imposibilidad práctica y a
la vez teórica para poner en contacto y dirimir la diferencia entre paradigmas rivales.
El problema reside, tal como Kuhn hace ver, en que no existe un tercer reino, un lugar
común e independiente al que trasladar cada disputa y en el que dirimir las diferencias.
No existe un sistema de conocimiento así, ni un lenguaje que pueda determinarlo.
En la obra de Kuhn el problema de la inconmensurabilidad tomó dos formas:
1. Una más imprecisa, más abierta, en el que la inconmensurabilidad depende de la
naturaleza gestáltica y cosmovisional de los paradigmas.

162
Tema 9

2. Y en obras tardías de Kuhn reelaboró este concepto ofreciendo de él una interpretación


más lingüística, y haciendo ver cómo cada cambio revolucionario ha venido fundado
en un cambio en el lenguaje científico a través del cual representamos la naturaleza.

¿Cuál es la aportación más relevante de Imre Lakatos a propósito de la naturaleza y


estructura de las teorías científicas? Relacione esta aportación con el falsacionismo
popperiano. Pág. 420 a 423
Lakatos trabajó en la dirección de demostrar cómo el desarrollo de la matemática no
puede reconstruirse como un proceso de acumulación de contenido teorético deductivamente
trabado y tejido a partir de los sólidos pilares puestos en su historia interna.
Lakatos intentó demostrar cómo el desarrollo histórico de la matemática siguió un pro-
ceso vertebrado y jalonado por una constante confrontación entre conjeturas y refutaciones,
en el sentido en que Popper atribuía a estos conceptos domo motores del desarrollo del
conocimiento científico, contra la opinión de positivistas y formalistas.
La contribución que más proyección ha dado a la obra de Lakatos es la que gira en
torno a la denominada metodología de los programas de investigación. Lakatos se sitúa en
la tradición popperiana acerca de la naturaleza interpretativa de la ciencia. La ciencia es
una construcción teórica que no puede confundirse con un mero reflejo especular.
Lakatos afirmará como Popper, que dentro de la producción científica existe una
continuidad esencial que, más allá de las diferencias, hace posibles la comparación entre
teorías rivales y sus aproximaciones a la verdad, pues, aunque ésta se nos escape siempre en
último término, tanto desde una perspectiva histórica como sistemática es posible someter
a crítica las distintas aproximaciones teóricas y mantener criterios racionales para preferir
unas a otras.
Lakatos, como Kuhn, creía que la ciencia debe ser investigada desde una perspectiva
histórica en la que las unidades de análisis no pueden ser pequeñas teorías o hipótesis
aisladas de la Gestalt teórico-metodológica a la que pertenecen. La ciencia no avanza
confrontando pequeñas porciones de saber con los hechos, sino unidades de conocimiento
de mucha mayor envergadura, tanto en un sentido sincrónico como diacrónico.
Lakatos es muy consciente de que el falsacionismo popperiano y su lógica basada en la
permanente confrontación de conjeturas y refutaciones no pueden expresar la complejidad
real de la práctica investigadora, ni reconstruir de manera creíble la historia de la ciencia.
El racionalismo crítico popperiano, se mostraba un tanto inocente en sus conclusiones, por
lo que Lakatos no hizo otra cosa que dejar vía libre a sus consecuencias.

¿En qué medida los conceptos de paradigma, programa de investigación o tradición


científica pueden encontrar acomodo en la epistemología de las ciencias sociales? Elabore
su propia opinión. Pág. 427 y 428
El debate sobre las nociones de paradigma, programa de investigación o tradición
científica ha llegado a las ciencias sociales bajo la forma de la controversia acerca de su
adecuación para describir y dar cuenta del desarrollo de éstas.
Estas nociones han permitido repensar la naturaleza del conocimiento científico a
partir de un conjunto de intuiciones que transformaban el rígido modo positivista de
concebir la ciencia. Estos conceptos han permitido pasar factura, a la dictadura empirista
y neopositivista que no mano dura había marginado a las ciencias sociales etiquetándolas
como ciencias débiles, pobres y subdesarrolladas.

163
Preguntas del manual

No se trata de debatir acerca de si la sociología o la economía, por poner dos ejemplos muy
discutidos, son ciencias en las que es posible aislar uno o varios paradigmas o programas
de investigación, pues estos conceptos se muestran suficientemente ambiguos, como se
ha mostrado en el desarrollo de capítulos anteriores, como para que la cuestión a debate
resulte poco provechosa.
Las nociones de paradigma, programa de investigación o tradición científica proceden
de y producen un marco conceptual diferente al neopositivista, en el que los compromisos
ontoespitemológicos y axiológicos que han preocupado desde siempre al desarrollo de las
ciencias sociales encuentran fácil acomodo y no se ven obligados a convertirse en residuos
incómodos para la reflexión epistemológica. Estos conceptos reintroducen al sujeto de la
investigación en el mismo corazón de la actividad científica, aceptando las consecuencias
de tal hecho para el conocimiento.
Este componente de pluralidad de enfoques con el que opera por ejemplo la Sociología,
y las dificultades para el progreso de la teoría sociológica, se ha traducido en unas cuantas
ideas-base o teorías específicas, que gozan de un cierto grado de valoración positiva entre
la comunidad científica. Si las fronteras de la Sociología con otras ciencias sociales aún
no aparecen suficientemente delimitadas, si los métodos encuentran dificultades en su
aplicabilidad, si la determinación del objeto de esta disciplina da lugar a ambigüedad, se
comprende la dificultad en definirla a partir del propio trabajo concreto de los sociólogos. La
Sociología es una ciencia que aún está perfilando y delimitando sus objetos de estudio, en
sociedades muy dinámicas que están sometidas a crecientes procesos de transformaciones.
La mayoría de los sociólogos de nuestros días aceptan la consideración de la Sociología
como una disciplina que aspira a ser científica, con una discusión metodológica que aún
permanece abierta y animada por diversas consideraciones.

la reflexión epistemológica en el seno de las ciencias sociales

Relacione algunos de los principios del modelo estándar de las ciencias sociales con los
puntos de vista de Parsons y Giddens. Pág. 437 a 448
El modelo estándar de las ciencias sociales según T. Parsons y A. Giddens, representan
sendos desarrollos alternativos, el uno más positivista, el otro inclinado hacia posiciones
hermenéuticas, del modelo estándar.

Parsons. La obra de Parsons representa no solo una de las más poderosas e influyentes
aportaciones a la sociología del siglo xx, sino también es un caso paradigmático de lo que
hemos llamado realismo positivista en el que se conjugan diversos elementos centrales del
modelo estándar. Su obra teórica constituye un empeño titánico por formular una teoría
general de los sistemas de acción, en especial del sistema social, capaz de reconstruir
en el plano de los conceptos y de sus relaciones la estructura fundamental de la esfera
sociocultural, tomando como punto de partida nociones tales como acción social, sistema,
integración o estructura.
La obra de Parsons se sitúa dentro de la tradición positivista. El funcionalismo es-
tructura de Parsons se sitúa dentro de la tradición del positivismo organicista. Parsons
concibe la teoría como un cuerpo de conceptos generales de referencia empírica lógicamente
interconexionados. Afirmaba que un hecho científico no es un fenómeno en sí, sino un
enunciado sobre algún aspecto teóricamente relevante de ese fenómeno, o, que se acerca de
un mismo fenómeno cabe una pluralidad de hechos.

164
Tema 9

Parsons terminó desarrollando una teoría social que puede ser conceptualizada como
una gran taxonomía de conceptos y procesos sociales, de naturaleza típico-ideal, dominada
más por el afán de una formulación completa de sus relaciones teóricas que por su vin-
culación empírica con lo observable. Parsons creyó que la verdadera vinculación con lo
empírico no se garantiza con la vinculación empírica entendida como la constatación de lo
dado a la experiencia, sino a través de la buena forma lógica de la teoría, de su excelencia
conceptual y estructural y de su carácter sistemático.

Giddens. Giddens resumía de modo polémico sus puntos de vista a propósito de la natu-
raleza, el método y el alcance de la teoría sociológica en oposición a los que ochenta años
antes había expresado, con análogo propósito, Durkheim.
Según Giddens las tareas primarias del análisis sociológico son las siguientes:
1. La explicación y mediación hermenéuticas de las formas de vida divergentes dentro
de los metalenguajes descriptivos de las ciencias sociales.
2. La explicación de la producción y reproducción de la sociedad como resultado logrado
de la actividad humana.
Para Giddens, el objeto central de la teoría social ha de ser el análisis de los procesos
de producción y reproducción sociales. Frente al naturalismo objetivista y positivista
que adopta Parsons, la obra de Giddens parece tomar partido por una postura analítica
interpretativa. La diferencia fundamental es que para Giddens el conocimiento que pueden
formular las ciencias sociales no puede, en ningún caso, presentarse ni como una tarea
acabada ni como una reproducción isomórfica de la realidad social.
Las ciencias sociales se encuentran inmersas en una tensión dialéctica entre la cons-
trucción de su objeto de estudio y los efectos que dicha construcción tienen sobre el objeto
construid y sobre la comunidad científica que lo elabora. Giddens se desmarca de los
sociólogos estructuralistas, e insiste en que, más allá del posible descubrimiento de ge-
neralizaciones de esta clase (nómicas), las ciencias sociales deben afrontar una tarea
esencialmente hermenéutica, que se manifiesta de diversas maneras.
¿Qué diferencias pueden establecerse entre las posturas realistas y constructivistas? Pág.
440
El modelo estándar no captura algunos de los desarrollos más sobresalientes de la
teoría social, algunas contribuciones permanecen fuera de sus fronteras como:
El problema de la relación entre el conocimiento teórico y la transformación de
la realidad en sentido moral, expresan que las ciencias sociales son una forma de
conocimiento que no solo debe describir la realidad, sino también transformarla,
pues entre el saber y realidad existe una vinculación directísima responsable de
la búsqueda de formas de vida más sanas y justas. El conocimiento debe mostrar
los intereses que subyacen a cada tipo de conocimiento y las formas sociales de
organización vinculadas a ellos.
Por el pensamiento constructivista más radical, donde la idea de una representación
especular de la realidad es una quimera que la ciencia viene arrastrando desde muy
antiguo. Es una construcción aupada sobre ciertas condiciones que atraviesan de
punta a punta toda intención cognitiva del ser humano. Las ciencias sociales deben
abandonar la promesa del realismo positivista y sustituirla por un ejercicio crítico que
desvele las formas discursivas y las estrategias de poder que vertebran los discursos
de las distintas teorías.
165
Preguntas del manual

¿Qué significa la expresión doble hermenéutica empleada por Giddens? Coméntala. Pág.
446
Giddens denomina doble hermenéutica a un fenómeno derivado de la naturaleza refle-
xiva de la conciencia y del conocimiento humano:
Primer nivel hermenéutico: los actores sociales manejan a través del lenguaje y la
razón discursiva un mundo de significados con el que confieren sentido y dan cuenta
de su propia acción.
Segundo nivel hermenéutico: los científicos sociales son actores sociales que manifies-
tan una doble vinculación, con competencia como actores sociales y su competencia
como científicos, competencia lingüística y discursiva en virtud de la cual intentan
dar sentido al mundo de significados y acciones de los actores sociales.
Las ciencias sociales se encuentran instaladas en un doble juego hermenéutico en el
que el científico debe moverse con pies de plomo. En la medida en que las interpretaciones
y conceptos de los científicos sociales circulan por el medio comunicativo social más general
y común, pueden provocar reacciones y efectos en la realidad social que distorsionen su
validez.
¿Qué supone el principio de isomorfia estructural-funcional que subyace a la teoría social
de Parsons? Pág. 442 y 443
El principio de isomorfía estructural-funcional sitúa entre la teoría y realidad la exis-
tencia de una relación representativa isomórfica de naturaleza estructural y funcional.
La esfera sociocultural y la teoría, en tanto que entramado conceptual y proposicional,
comparten una misma estructura y una simetría entre procesos sociales y procesos teóricos.
Dicha isomorfía descansa, en último término, en la relación entre la estructura de la
realidad y la estructura del pensamiento.
¿Qué diferencia hay entre Sociología de la ciencia en tanto que institiución social y la
Sociología del conocimiento científico? Pág. 456 y 457
La sociología de la ciencia, como disciplina con proyección académica y producción
literaria propia, nació de la mano de Merton en los años cuarenta del pasado siglo. La obra
de Merton llegó a dar lugar a una auténtica escuela y propició el desarrollo de un completo
paradigma de investigación social que, casi en solitario, dominó la escena intelectual en
este campo hasta mediados de los años setenta.
En su sociología del conocimiento, Merton intentó sintetizar las tradiciones norteame-
ricana y europea, intentando desembarazarse de la pesada y paralizante carga ontoes-
pitemológica de la segunda, para intentar afrontar desde un punto de vista empírico los
esenciales asuntos que los continentales habían trabajado.
La sociología de la ciencia no debía ser sino una parte de la sociología del conocimiento
dedicada a un tipo específico y singular de saber. Merton propuso reorientar los estudios
que hasta entonces se habían realizado en torno a la influencia de la ciencia en la sociedad,
hacia las variables y recíprocas relaciones entre la ciencia como institución y la esfera
social.
Explique el significado del principio de simetría de acuerdo con las doctrinas del Programa
Fuerte de la sociología del conocimiento científico. Pág. 458 a 462
El panorama de la sociología de la ciencia fue dominado desde los años cuarenta hasta
mediados de los años setenta por la sociología mertoniana y los trabajos de la Escuela de
166
Tema 9

Columbia. En a década de los setenta nacerá una corriente de la sociología de la ciencia


conocida como el Programa Fuerte de la sociología del conocimiento. El PF engloba a
un nutrido grupo de autores, de diversas especialidades, aunque sus más destacados
expositores y defensores han sido Barnes y Bloor.
El principio de simetría: la sociología debe ser simétrica en su estilo de explicación.
Los mismos tipos de causas deben explicar, digamos, las creencias falsas y las verdaderas.
El principio de simetría viene a precisar lo planteado en los dos anteriores: los procesos
causales en virtud de los cuales se da cuenta de la actividad científica deben ser los mismos,
sean cuales las creencias, verdaderas o falsas, que se desean explicar.

¿En qué sentido la Teoría del Actor-red propone una generalización del principio de
simetría?, ¿qué consecuencias tiene? y realice un comentario sobre ella. Pág. 463 y 464
Los últimos años han conocido una profunda transformación en la sociología del cono-
cimiento científico (SCC) como resultado de la influencia del programa fuerte (PF). Han
surgido otras corrientes muy prometedoras en el campo de la SCC. Una de estas corrientes
es la que se conoce como teoría del Actor-Red. Uno de los presupuestos básicos de esta
nueva corriente es el de la generalización del principio de simetría.
Bloor afirmaba la exigencia de aplicar el principio de simetría al análisis del conoci-
miento científico, de modo que tanto el error como el acierto, la verdad y la falsedad, la
racionalidad o la irracionalidad, fuesen objeto de similares estudios causales, evitando el
sesgo en que habían incurrido las tradicionales disciplinas filosófico-sociales en su aná-
lisis del saber científico. Sin embargo, los autores encuadrados en esta nueva corriente
reprocharán a los fundadores del PF cierta timidez y limitación a la hora de sacar las
conclusiones de sus propias apuestas.

Exponga brevemente los problemas teóricos y metodológicos que subyacen a las oposiciones
acción-estructura y macro-micro niveles de análisis. Pág. 451 a 456
A lo largo de la historia del pensamiento sociológico se ha mantenido una tensión teórica
entre perspectiva microsociológicas y macrosociológicas:
La perspectiva micro, tiende a centrar su interés en los procesos de interacción social
más elementales, poniendo todo su interés en los fenómenos tales como el intercambio
lingüístico, la elaboración de pautas de interacción, los procesos de comunicación,
la construcción y proyección de la identidad propia y ajena, la interpretación de la
conducta significativa, etc. Se estudia situaciones y escenarios sociales a pequeña
escala y, por otra, se hace teniendo en cuenta la participación en ellos de actores
sociales en situaciones reguladas por significados socialmente construidos.
La perspectiva macro centra su atención en los grandes procesos históricos, de cambio
social o tecnológico, por ejemplo, las instituciones sociales, el Estado, lo fenómenos
ideológicos e imaginarios que caracterizan las formaciones culturales y la acción de
los grandes sujetos colectivos. Lo cierto es que los autores clásicos de la sociología
prestaron atención simultáneamente, cada uno a su manera y con distintos acentos,
a cuestiones micro y macro sociales.
La influencia del funcionalismo estructural, de la sociológica marxista o el estruc-
turalismo exacerbaron los enfoques macro y redujeron el espacio y la presencia de la
investigación micro, como de los trabajos empíricos a ambos niveles. Más recientemente,
los años ochenta y noventa han conocido un fuerte desarrollo de obras y autores decididos a

167
Preguntas del manual

reivindicar y recuperar el vínculo micro-macro, especialmente en el ámbito de la producción


norteamericana.
Los términos acción y estructura presentan una fuerte polisemia asociada a las dife-
rentes tradiciones de pensamiento de las que se nutren. Lo cierto es que desde ciertas
perspectivas teóricas y metodológicas se ha insistido en la necesidad de afrontar la cons-
trucción de las ciencias sociales desde el concepto de acción social. La acción social y la mera
conducta distinguen en que la primera entraña la existencia de un mundo de significados
socialmente construido y mantenido, que carga de sentido la acción y la orienta en el plano
social.
Frente a la perspectiva de la acción, la historia de las ciencias sociales se halla pro-
fundamente marcada por un teorizar que enfatiza aquellos elementos y procesos objetivos
y deificados que expresan la facticidad social y su poderosa presencia normativa frente
al individuo. La palabra estructura viene a señalar la existencia de cierto, conjunto de
elementos de naturaleza social, que mantienen relaciones estables y configuran la invisible,
pero muy presente, urdimbre social, esa malla imperceptible que, sin embrago, da forma al
conjunto de la acción individual.
La palabra metodología hace referencia a ciertos procedimientos cuasi-algorítmicos que
debidamente implementados harán surgir la verdad como resultado del proceso investigador.
Los métodos se han concebido como procedimientos ordenados y sistemáticos orientados a
un fin. El método científico es el proceder característico de la ciencia en la producción de
conocimiento científico.
La disputa entre métodos se ha sustanciado en la oposición entre metodologías cuantita-
tivas y cualitativas. Esta oposición entre metodologías se comprende mejor se las presenta
como estrategias metodológicas diversas que responden a compromisos ontoepistemológi-
cos y teóricos diferentes: la realidad social entendida como hecho discreto, discernible y
mensurable, concepción sobre la que descansa la metodología cuantitativa, o la realidad
social vista como discurso social, como un mundo de significados compartidos y articulados
lingüística e imaginariamente sobre la que descansa la investigación cualitativa.

168
Preguntas de examen

año 2010

Junio
1. ¿Cuáles son los principios a los que debe responder toda observación científica?
2. Procure diferenciar explicando lo que entiende por organicismo, formalismo y meca-
nicismo.
3. La construcción social de la realidad.
4. Breve explicación y crítica de la teoría de la utilidad marginal.

Septiembre
1. Exponga y analice críticamente las diversas significaciones de «explicar» en ciencias
sociales.
2. Exposición y crítica del homo œconomicus o preferidor racional.
3. ¿Dónde podemos situar el nacimiento de las sociologías del sistema y de la acción?
4. ¿Función y finalidad son la misma cosa?

año 2011

Junio
1. Crítica del planteamiento de Collins, desde la perspectiva de Potter.
2. El racionalismo crítico de Popper.
3. Objeción al modelo de Hempel: desde la noción de causalidad en el análisis de los
fenómenos historico-sociales.
4. La explicación de la acción: perspectivas causalistas y principio de racionalidad.

Septiembre
1. Resuma cuales son las prinvipales dificultades que presenta el concepto de preferencia
para su tratamiento dentro del marco de la figura del preferidor racional.
2. ¿Por qué, según Hempel, las explicaciones funcionales son falsas explicaciones, dado
que no son inferencias válidas?

169
Preguntas de examen

3. Un concepto métrico es un homomorfismo entre un sistema empírico y un sistema


numérico, ¿qué requisitos debe satisfacer?
4. ¿Función y finalidad son la misma cosa? Trate de razonar su respuesta.

año 2012

Junio
1. Problemas ontoepistemológicos en la formación de conceptos científicos.
2. Explicación de la acción: perspectivas causalistas y principio de racionalidad.
3. Trate de razonar si función y finalidad son la misma cosa.
4. Las nociones de ley y de principio, analice sus diferencias.

Septiembre
1. Explicación positivista y comprensión hermenéutica: diferencias esenciales.
2. Noción de causalidad en el análisis de los fenómenos histórico-sociales.
3. El concepto de preferencia, su tratamiento dentro del marco del preferidor racional.
4. Raíces del indivudualismo metodológico en el utilitarismo inglés.

año 2013

Junio
1. El problema del conocimiento: realismo y constructivismo.
2. Concepción causalista aristotélica y positivista.
3. Explique la génesis de la idea de ley como regularidad.
4. Prerrequisito funcional de un sistema, su papel en la argumentación funcionalista
estructural.

Septiembre
1. Significados esenciales del término explicar.
2. Condiciones esenciales de la explicación funcional.
3. Procure diferenciar entre leyes de la naturaleza y leyes científicas.
4. La estrategia funcionalista.

año 2014

Junio
1. Discusión crítica de los modelos explicativos biológico-organicista, matemático-forma-
lista y mecanicista.
2. El funcionalismo y las consecuencias no intencionadas de la acción.
3. Aproximación fenomenológica a las teorías de la acción.
4. El Círculo de Viena: exposición y discusión crítica.

170
Septiembre
1. El positivismo y la reacción historicista y hermenéutica
2. Durkheim y la explicación funcional de los hechos sociales: discusión crítica.
3. El individualismo metodológico de F. von Hayek y K. Popper: exposición y discusión
crítica.
4. K. Popper y el racionalismo crítico.

171
Parte III

Apéndices

173
Apéndice A
Autores

A.1. ALFRED AYER

Sir Alfred Jules Ayer (Londres, 29 de octubre de 1910 - ibid., 27 de junio de 1989). Pedagogo y filósofo
británico, padre del positivismo lógico. Divulgador en Inglaterra de la obra y de la filosofía del Círculo de
Viena. Su obra principal fue Lenguaje, Verdad y Lógica, editada en 1936, en ella defendió las tesis capitales
del Positivismo o empirismo lógicos, en particular la doctrina estricta de la verificación, la separación completa
entre enunciados lógicos (tautológicos) y enunciados empíricos, la imposibilidad de la metafísica por constituir
un conjunto de pseudoproposiciones, es decir, de enunciados que no pueden ser ni verificados empíricamente ni
incluidos dentro del cálculo lógico y, finalmente, la necesidad de reducir la filosofía al análisis. En la segunda
edición de la mencionada obra, Ayer sometió algunas de las citadas tesis a revisión. En particular sucedió esto
con el Principio de verificación, que admitió no solamente en un sentido «fuerte», sino también, y sobre todo, en
un sentido «débil», proporcionando, por consiguiente, un criterio más «liberal» del mismo. Sometió asimismo a
revisión su tesis de lo a priori como puramente analítico tautológico. Finalmente, insistió en los problemas
que plantea el conocimiento empírico. Estos últimos problemas le condujeron en su obra sobre las bases del
conocimiento empírico a un examen a fondo de los datos de los sentidos (sense data), con la conclusión de no se
trata de estados mentales, pero tampoco de modificaciones de ninguna substancia, física o biológica.
En su lección inaugural en Oxford sobre «filosofía y lenguaje», Ayer considera que la filosofía oxoniense del
«lenguaje corriente» no es, ni es deseable que sea, una pura «filosofía lingüística», sino un análisis del lenguaje
en tanto que describe hechos. De no ser tal, la filosofía lingüística se convertiría en un fin en sí misma o, mejor,
en un medio que pretendería pasar por fin. Pues la filosofía se debe interesar en las «fotografías» y no solo en
«el mecanismo de la cámara fotográfica». Por otro lado, la filosofía no debe ni tratar solo de hechos, ni solo de
teorías, sino de los «rasgos arquitectónicos de nuestro sistema conceptual» en tanto que este sistema pretende
describir o explicar hechos. Lo cual marca, como Ayer reconoce, un cierto «retorno a Kant», bien que a un Kant
sin ninguna «antropología a priori».

A.2. FRANCIS BACON

Francis Bacon (22 de enero de 1561 - 9 de abril de 1626), primer barón Verulam, vizconde de Saint Albans
y canciller de Inglaterra, fue un célebre filósofo, político, abogado y escritor.
Considerado uno de los padres del empirismo, sus obras y pensamientos ejercieron una influencia decisiva
en el desarrollo del método científico.
Era hijo menor de sir Nicholas Bacon, nombrado Guardián del Gran Sello por la reina Isabel I. Su madre,
Ann Cooke Bacon, segunda esposa de sir Nicholas, era sobrina de sir Anthony Cooke, hablaba cinco idiomas y
estaba considerada como una de las mujeres más ilustradas de su época.
Aunque no se haya establecido con seguridad, hay razones para creer que Bacon recibió tutorías en su
casa durante sus primeros años, y que su salud durante aquel período, al igual que con posterioridad, era
delicada. En 1573, a la edad de 13 años, ingresó en el Trinity College de Cambridge, institución en la que
cursó estudios hasta 1576, período que pasó en compañía de su hermano mayor, Anthony.
En Cambridge, sus estudios de las diversas ciencias le llevaron a la conclusión de que los métodos empleados
y los resultados obtenidos eran erróneos. Su reverencia por Aristóteles, de quien, a pesar de todo, no parecía

175
A. Autores

tener excesivo conocimiento, contrastaba con su desapego por la filosofía aristotélica. A su juicio, la filosofía
precisaba de un verdadero propósito y nuevos métodos para alcanzarlo. Con el primer germen de la idea que le
consagraría, Bacon abandonó la universidad.
El 27 de junio de 1576 ambos hermanos ingresaron en de societate magistrorum y unos meses más tarde
fueron destinados a Francia como agregados del embajador sir Amyas Paulet. La situación política y social en
la Francia de aquella época, durante el reinado de Enrique III, le proporcionó al joven Francis una valiosísima
experiencia política al verse en la necesidad de llevar a cabo algunas comisiones diplomáticas delicadas.
Aunque vivió en Poitiers, durante su estancia en el continente visitó París y las principales ciudades francesas,
además de recoger informes sobre los recursos y la situación política de los diferentes países europeos, informes
que se han venido publicando en sus obras bajo el título de Notes on the State of Christendom (Notas sobre el
estado de la cristiandad), a pesar de que como apuntara el historiador James Spedding, el trabajo parecía ser
autoría de uno de los ayudantes de su hermano Anthony.
En 1579, al conocer la muerte de su padre, Francis regresa a Inglaterra. La modestísima herencia que
le deja su padre, al no poder éste cumplir el deseo de dejarle a su hijo menor en posición acomodada por
sorprenderle la muerte repentinamente, obliga a Francis a adoptar una profesión que a la postre sería el
derecho.
Con sus estudios en derecho, literatura y diplomacia, Bacon aspira a conseguir un puesto político de
importancia. Esto lo logra cuando Jacobo I de Inglaterra asciende al trono en 1603, el cual lo designa procurador
general en 1613. Su carrera política avanza y es nombrado canciller de Inglaterra en 1618. Posteriormente,
Bacon se ve envuelto en intrigas políticas que lo acusan de desprestigiar al rey, y luego en 1621 fue acusado de
corrupción y maltrato a sus subordinados. Sin embargo, Bacon logra salir airoso de esta situación, acumulando
una fortuna durante el ejercicio de la labor pública, con la cual se retira para ocuparse de sus estudios en
filosofía y ciencias.
Murió en Londres en 1626, debido a una neumonía.

A.3. BARRY BARNES

Barry Barnes es un profesor de sociología en la Universidad de Exeter. También trabajó en la Unidad de


Estudios Científicos en la Universidad de Edimburgo con David Bloor en los años 80 e inicio de los años 90.

A.4. JEREMY BENTHAM

Jeremy Bentham (Londres, 15 de febrero (jul.) / 26 de febrero de 1748 (greg.) - Londres, 6 de junio de 1832)
fue un pensador inglés, padre del utilitarismo.
Jeremy Bentham nació en Londres, Gran Bretaña, en el seno de una familia de juristas. Fue reconocido
como niño prodigio por su padre al encontrarlo en su escritorio leyendo varios volúmenes de la Historia de
Inglaterra. A los tres años leía tratados, tocaba el violín a los cinco, estudiaba latín y francés. Hijo de una
familia acomodada, estudió primero en Westminster School y a los doce años ingresó en la Universidad de
Oxford, donde estudió Derecho, empezó a ejercer como abogado a los diecinueve años. Pero enseguida se mostró
crítico con la educación de su época y con la práctica jurídica, dedicándose por completo a tareas intelectuales.
Dotado de una fuerte personalidad, a lo largo de su vida escribió largos manuscritos donde proponía ambiciosas
ideas de reformas sociales.
Desde 1814 convirtió su casa en centro de intercambio intelectual y foco de un activo movimiento utilitarista.
Entre sus amigos y seguidores más cercanos se encontraba James Mill, el cual quiso hacer de su hijo, John
Stuart Mill, el heredero de Bentham al frente del movimiento. Ambos fueron editores de importantes obras
de Bentham, quien tenía la costumbre de escribir mucho, pero dejando la mayor parte de los textos inacabados
para que los completaran sus editores.
Sus trabajos iniciales atacando el sistema legal y judicial inglés le llevaron a la formulación de la doctrina
utilitarista, plasmada en su obra principal: Introducción a los principios de moral y legislación (1789). En
ella preconizaba que todo acto humano, norma o institución, deben ser juzgados según la utilidad que tienen,
esto es, según el placer o el sufrimiento que producen en las personas. A partir de esa simplificación de un
criterio tan antiguo como el mundo, proponía formalizar el análisis de las cuestiones políticas, sociales y
económicas, sobre la base de medir la utilidad de cada acción o decisión. Así se fundamentaría una nueva
ética, basada en el goce de la vida y no en el sacrificio ni el sufrimiento. El objetivo último de lograr «la

176
A.5. Peter Berger

mayor felicidad para el mayor número» le acercó a corrientes políticas progresistas y democráticas: la Francia
republicana surgida de la Revolución le honró con el título de «ciudadano honorario» (1792), si bien Bentham
discrepaba profundamente de Rousseau y consideraba absurdo el planteamiento iusnaturalista subyacente a
la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789. Negaba también la «religión natural», que
construía el concepto de Dios por analogía con los soberanos de la tierra, y defendía la «religión revelada». En
la teoría del conocimiento, era nominalista.
El utilitarismo ejerció su influencia sobre toda una generación de políticos británicos, representada por
Peel. Además Bentham influyó o intentó influir sobre los gobernantes y líderes de las nuevas repúblicas
latinoamericanas. Del mismo modo dejó fortalecido y apropiado el concepto de Deontología muy utilizado en
leyes y códigos del quehacer profesional que mira hacia el futuro. También puede señalarse la incidencia que
tendría, a la larga, sobre las doctrinas subjetivas del valor que se impusieron en la teoría económica occidental
a partir de la «revolución marginalista» (Walras, Pareto, etc.). Su principal obra fue El parlamento inglés.
También dedicó su atención al tema de la reforma penitenciaria, elaborando por encargo de Jorge III un
modelo de cárcel (el Panopticon) por el que ambos entraron en conflicto. Bentham ideó una cárcel en la cual
se vigilara todo desde un punto, sin ser visto. Bastaría una mirada que vigile, y cada uno, sintiéndola pesar
sobre sí, terminaría por interiorizarla hasta el punto de vigilarse a sí mismo. Bentham se dio cuenta de que
«el panóptico» era una gran invención no solo útil para una cárcel, sino también para las fábricas. Si bien el
modelo de Bentham fue criticado (aunque él lo consideraba una genialidad), de alguna forma todas las cárceles,
escuelas y fábricas a partir de aquella época se construyeron con el modelo panóptico de vigilancia. El modelo
del Panopticon fue analizado por Michel Foucault en Vigilar y castigar.
Por expreso deseo de él, su esqueleto, totalmente vestido y con una cabeza de cera (la auténtica fue
momificada), se guarda en una vitrina de cristal en el University College de Londres, en cuya fundación había
participado. Hasta la fecha, «sigue participando» en las reuniones del consejo académico.

A.5. PETER BERGER

Peter Ludwig Berger (Viena 17 de marzo de 1929) es un teólogo luterano y sociólogo estadounidense.
Ha sido Director, ahora investigador senior, del Instituto de Cultura, Religión y Asuntos Mundiales de la
Universidad de Boston.
Es muy conocido, sobre todo, por su obra La construcción social de la realidad: un tratado en la sociología
del conocimiento (New York, 1966) que escribió junto a Thomas Luckmann.
Berger nació en Viena y emigró a los Estados Unidos poco después de la segunda guerra mundial. En
1949 se graduó en el Wagner College con un bachillerato en artes. Continuó sus estudios en el New School for
Social Research en Nueva York (Master en 1950 y Doctorado en 1952).
Entre 1955 y 1956 trabajo en la Evangelische Akademie en Alemania. De 1956 a 1958 Berger fue un
profesor asistente en la Universidad de Carolina del Norte; entre 1958 y 1963 fue profesor asociado en el
Hartford Theological Seminary. Las siguientes etapas de su carrera fueron profesorados en el New School for
Social Research, la Universidad Rutgers, y el Boston College.
Desde 1981 Berger es profesor de sociología y teología en la Universidad de Boston, y desde 1985 es
también director del Instituto para el Estudio de la Cultura Económica, a la cual transformó, hace unos años,
en el Instituto de Cultura, Religión y Asuntos Mundiales.
Ha recibido títulos honorarios por varias universidades como Loyola University, Universidad de Notre
Dame, Universidad de Ginebra, Universidad de Múnich, Universidad de Sofía, Universidad Renmin de China.

A.6. DAVID BLOOR

David Bloor (Derby, 1942) es un catedrático y ex director de la Unidad de Estudios de la Ciencia de la


Universidad de Edimburgo, Escocia.
Comenzó su carrera académica en el estudio de la filosofía y psicología. En los años 1970, él y Barry
Barnes fueron las principales figuras del llamado «Programa fuerte en sociología de las ciencias» (también
traducido como «Programa radical en sociología de las ciencias»), que sustentaba posiciones contrarias al
positivismo en ciencia, atribuyendo esta posición a la «Escuela de Edimburgo». Su libro ‘Knowledge and Social
Imagery’ (Routledge, 1976) es uno de los marcos de referencia del programa fuerte.
Bloor escribió mucho sobre el debate Kuhn/Popper, y es una figura importante en la sociología de la
ciencia. En los años 1980, cuando teóricos franceses como Bruno Latour desarrollaron la teoría actor-red

177
A. Autores

(basada en parte en el programa fuerte), David Bloor mostró un fuerte desacuerdo con sus fundamentos,
argumentando ser un error tratar humanos y no-humanos como entes dotados igualmente de la facultad
de actuar como agentes en el mundo. Bloor llegó al punto de escribir un artículo llamado Anti-Latour, que
calentó el debate, ya de por sí agitado, entre las corrientes contemporáneas de la sociología de la ciencia.

A.7. PIERRE BOURDIEU

Pierre-Félix Bourdieu (Denguin, 1 de agosto de 1930 - París, 23 de enero de 2002) fue uno de los más
destacados representantes de la sociología de nuestro tiempo, el cual logra reflexionar sobre la sociedad,
introduciendo y/o rescatando una batería conceptual e investigando de manera sistemática sobre lo que desde
su ojo crítico a simple vista suele parecernos algo trivial, como parte de nuestra cotidianidad. Algunos conceptos
claves de la teoría de Bourdieu son habitus, campo social, capital simbólico, instituciones...
Pierre Bourdieu al final de su vida se convirtió, por su compromiso público, en uno de los principales
actores de la vida intelectual francesa. Su pensamiento ha ejercido una influencia considerable en la conciencia
humana y social, especialmente en la sociología francesa después de la guerra. Bourdieu mismo caracterizó su
modelo sociológico como «constructivismo estructuralista»; la problemática constructivista tiende a descifrar
las realidades sociales como construcciones históricas cotidianas de actores colectivos e individuales que se
sustraen del control de estos actores. Su sociología reveladora ha tenido muchos críticos que lo acusan de una
visión particularmente determinista de lo social.
Su obra está dominada por un análisis sociológico de los mecanismos de reproducción de jerarquías sociales.
Bourdieu hace hincapié en la importancia de la diversidad cultural y simbólica en esta reproducción y critica
la primacía otorgada a los factores económicos en las ideas marxistas. Él quiere hacer hincapié, en que la
capacidad de los agentes en posición dominante para imponer sus producciones culturales y simbólicas juega
un papel esencial en la reproducción de las relaciones sociales de dominación. Lo que Pierre Bourdieu llama
violencia simbólica, que él define como la capacidad de hacer caso omiso de la arbitrariedad de la producción
simbólica, y por lo tanto para ser aceptado como legítimo, es de gran importancia en su análisis sociológico.
El mundo social en las sociedades modernas, para Bourdieu, aparece dividido en lo que él llama campos.
Parece, en efecto, que la diferenciación de las actividades sociales condujo a la creación de «subespacios sociales»,
como el artístico o el campo político, que se especializan en el desempeño de una determinada actividad social.
Estos campos tienen una autonomía relativa en la sociedad en su conjunto. Ellos son jerárquicos y una
competencia dinámica proviene de las luchas sostenidas por los agentes sociales a ocupar las posiciones
dominantes. Por lo tanto, como en el análisis marxista, Bourdieu hace hincapié en la importancia de la lucha
y el conflicto en el funcionamiento de la sociedad. Pero para él, estos conflictos se llevan a cabo principalmente
en distintos ámbitos sociales, enraizados en sus respectivas jerarquías, y se basan en la oposición entre los
agentes dominantes y dominados. Para Bourdieu, el conflicto no se reduce únicamente a los conflictos entre
las clases sociales en que se centra en el análisis marxista.
Pierre Bourdieu también ha desarrollado una Teoría de acción, en torno al concepto de habitus, que
ha ejercido gran influencia en las ciencias sociales. Esta teoría trata de demostrar que los agentes sociales
desarrollan las estrategias, sobre la base de un pequeño número de disposiciones adquiridas por la socialización,
el bien y el inconsciente, se adaptan a las necesidades del mundo social.
El trabajo de Bourdieu está ordenado en torno a una serie de conceptos rectores, entre otros: el habitus
como principio de acción de los agentes, como el espacio de carreras de campo social y la violencia simbólica
como mecanismo fundamental de la primera imposición de las relaciones de dominación.

A.8. RUDOLF CARNAP

Rudolf Carnap (Ronsdorf, 18 de mayo de 1891 - Santa Mónica, California, 14 de septiembre de 1970) fue
un influyente filósofo nacido en Alemania que desarrolló su actividad académica en Centroeuropa hasta 1935 y,
a partir de esta fecha, en Estados Unidos. Destacado defensor del positivismo lógico, fue uno de los miembros
más destacados del Círculo de Viena.
Carnap nació en el seno de una familia germano-occidental que había sido humilde hasta la generación
de sus padres. Comenzó su educación formal en el Gymnasium Barmen. Desde 1910 hasta 1914, acudió a la
Universidad de Jena, intentando escribir una tesis de física. Pero también estudió cuidadosamente la Crítica
de la razón pura de Kant en un curso impartido por Bruno Bauch, y fue uno de los escasos estudiantes que

178
A.9. Auguste Comte

acudió a los cursos de Frege sobre lógica matemática. Después de servir en el ejército alemán durante la
Primera Guerra Mundial durante tres años, se le dio permiso para estudiar físicas en la Universidad de Berlín,
1917-18, donde Albert Einstein acababa de ser nombrado profesor. Carnap entonces acudió a la Universidad de
Jena, donde escribió una tesis estableciendo una teoría axiomática del espacio y del tiempo. El departamento
de física dijo que era demasiado filosófico, y Bruno Bauch del departamento de filosofía dijo que era pura física.
Carnap escribió entonces otra tesis, bajo la supervisión de Bauch, sobre la teoría del espacio desde un punto
de vista kantiano más ortodoxo, y lo publicó como Der Raum’ en un número suplementario de Kant-Studien
(1922).
En 1921, Carnap escribió una carta decisiva a Bertrand Russell, quien respondió copiando a mano largos
pasajes de su Principia Mathematica en beneficio de Carnap, pues ni Carnap ni Freiburg podían permitirse
una copia de este trabajo trascendental. En 1924 y 1925, acudió a seminarios impartidos por Edmund Husserl,
el fundador de la fenomenología, y siguió escribiendo sobre física desde una perspectiva positivista lógica.
Carnap descubrió un espíritu afín cuando conoció a Hans Reichenbach en una conferencia en 1923.
Reichenbach presentó a Carnap a Moritz Schlick, un profesor de la Universidad de Viena quien ofreció a
Carnap un puesto en su departamento, que Carnap aceptó en 1926. Carnap entonces se unió a un grupo
informal de intelectuales vieneses al que se acabaría llamando Círculo de Viena, guiado por Moritz Schlick y
que incluía a Hans Hahn, Friedrich Waismann, Otto Neurath, y Herbert Feigl, con apariciones ocasionales del
estudiante de Hahn, Kurt Gödel. Cuando Wittgenstein visitó Viena, Carnap se encontraría con él. Él (con
Hahn y Neurath) escribió el manifiesto del año 1929 del Círculo, y (con Hans Reichenbach) fundó el periódico
filosófico Erkenntnis.
Carnap fue autodidacta del esperanto cuando solo tenía catorce años, y siempre sintió simpatía hacia este
idioma (Carnap 1963). Más tarde acudió al Congreso Universal de Esperanto en 1908 y 1922, y empleaba el
idioma mientras viajaba.

A.9. AUGUSTE COMTE

Auguste Comte, nacido como Isidore Marie Auguste François Xavier Comte (Montpellier, 19 de enero de
1798-París, 5 de septiembre de 1857), es considerado el creador del positivismo y de la sociología, aunque hay
sociólogos que solo le atribuyen haberle puesto el nombre.
Junto con Augustin Thierry, fue secretario del conde Henri de Saint-Simon durante siete años y ambos se
separaron de él, debido a las muchas discrepancias que surgieron. Después de esta ruptura, Comte inició una
etapa que calificó de «higiene cerebral» para alejarse de la influencia de las ideas de Saint-Simon. Otra versión
menciona que Saint-Simon cedió los derechos de su avance (los Principios de la sociología) a Comte, con la
condición de que la mejorara y la diera a conocer al mundo entero, ya que Saint-Simon había dejado atrás o en
el olvido toda su investigación.
Creó la palabra altruismo (dar sin esperar nada a cambio), en función de lo cual vivió: dio clases gratis
de astronomía, escribió una enciclopedia de varios tomos él solo, todo para mejorar un mundo avaro en el
que él solo se empobreció. Su filosofía tuvo influencia tal que se fundaron países como Brasil en función de
su filosofía, país en cuya bandera se lee Orden y Progreso, parte de la triada filosófica de Comte (Altruismo,
Orden, Progreso). La influencia de su filosofía está tan entretejida en la vida de los países de los hombres
ilustrados que ya no la distinguimos: la forma de ver a la ciencia como una fuente de progreso, la forma en la
que organizamos las universidades, etc.

A.10. ARTHUR C. DANTO

Arthur Coleman Danto (Ann Arbor, Míchigan, 1 de enero de 1924 - 25 de octubre de 2013) fue un crítico
de arte y profesor de filosofía de los Estados Unidos.
Danto nació en Ann Arbor, Míchigan, en 1924, y creció en Detroit. Después de pasar dos años en la Armada,
Danto estudió arte e historia en la Wayne University (ahora Universidad Estatal Wayne) para luego seguir
sus estudios de graduación en filosofía, en la Universidad de Columbia. Desde 1949 a 1950, Danto estudió
en París con una beca Fulbright (Maurice Merleau-Ponty), y en 1951 regresó a enseñar en Columbia, donde
ejerció como Profesor Johnsonian Emérito de Filosofía.

179
A. Autores

A.11. WILLIAM DRAY

William Herbert Dray (Montreal, 23 de junio de 1921 - Toronto, 6 de agosto de 2009) fue un teórico de la
historia canadiense.
Después de servir en las Fuerzas Armadas de Canada en la Segunda Guerra Mundial, Dray estudió
historia en la Universidad de Toronto. Acabó su doctorado en 1956 en la Universidad de Oxford. De 1953 a
1968 impartió clases en la Universidad de Trent y, de 1976 a 1986 en la Universidad de Ottawa.
Las contribuciones más significativas de Dray se situan en el campo de la filosofía analítica de la historia
y de las ciencias sociales. Dray se destaco como un crítico de las tendencias positivistas, enfatizando que los
modelos explicativos de las ciencias naturales son insuficientes en las ciencias humanas.

A.12. ÉMILE DURKHEIM

Émile Durkheim (Épinal, Francia, 15 de abril 1858 - París, 15 de noviembre 1917) fue un sociólogo francés.
Estableció formalmente la disciplina académica y, junto con Karl Marx y Max Weber, es considerado uno de
los padres fundadores de dicha ciencia.
Durkheim creó el primer departamento de sociología en la Universidad de Bordeaux en 1895, publicando
Las reglas del método sociológico. En 1896 creó la primera revista dedicada a la sociología, L’Année Sociologique.
Su influyente monografía, El suicidio (1897), un estudio de los tipos de suicidios de acuerdo a las causas que lo
generan, fue pionera en la investigación social y sirvió para distinguir la ciencia social de la psicología y la
filosofía política. En su obra clásica, Las formas elementales de la vida religiosa (1912), comparó la dimensión
sociocultural de las vidas de las sociedades aborígenes y modernas, con lo que ganó aún más reputación.
Durkheim perfeccionó el positivismo que primero había ideado Augusto Comte, promoviendo el realismo
epistemológico y el método hipotético deductivo. Para él, la sociología era la ciencia de las instituciones, y su
meta era descubrir «hechos sociales» estructurales. Durkheim fue un mayor proponente del funcionalismo
estructuralista, una perspectiva fundacional tanto para la sociología como para la antropología. Según su
visión, las ciencias sociales debían ser puramente holísticas; esto es, la sociología debía estudiar los fenómenos
atribuidos a la sociedad en su totalidad, en lugar de centrarse en las acciones específicas de los individuos.

A.13. JON ELSTER

Jon Elster (nacido en 1940) es un teórico social y político noruego que ha publicado trabajos sobre filosofía
de las ciencias sociales y teoría de la elección racional. Es un miembro destacado del marxismo analítico y un
crítico de la economía neoclásica y de la teoría de la elección pública, basándose para ello en consideraciones
comportamentales y psicológicas.
Fue miembro del llamado Grupo septiembre (formado, entre otros, por G. A. Cohen, John Roemer, Adam
Przeworski, Erik Olin Wright, Philippe van Parijs y Robert-Jan van der Veen). Ha enseñado en la Universidad
de Oslo, en el departamento de historia, y obtuvo una cátedra en la Universidad de Chicago, donde enseñó en
los departamentos de filosofía y de ciencia política. Actualmente es Profesor Robert K. Merton de Ciencias
Sociales con especialidad en ciencia política y filosofía en la Universidad de Columbia, así como professeur
titulaire en el Colegio de Francia.
Elster obtuvo su doctorado en la Sorbonne en París con una tesis sobre Karl Marx bajo la dirección de
Raymond Aron en 1972. En 1975 obtuvo el cargo de profesor adjunto en la Universidad de Oslo, con una
designación conjunta para los departamentos de filosofía e historia. Durante el resto de la década participó
como profesor invitado en los departamentos de filosofía de Berkeley, de Stanford, y en el departamento
de ciencias políticas de la Universidad de Chicago. Finalmente, en 1984 se hizo cargo de una cátedra en
dicha Universidad. Además,en 2009 recibió el título de Doctor Honoris Causa por la Universidad Nacional de
Colombia y en 2010, recibió el Doctor Honoris Causa por la Universidad Torcuato Di Tella (Buenos Aires).

A.14. PAUL FEYERABEND

Paul Karl Feyerabend (Viena, 13 de enero de 1924 - Zúrich, 11 de febrero de 1994) fue un filósofo de la ciencia
que a lo largo de su vida experimentó una evolución constante en su pensamiento (popperiano, antirracionalista,

180
A.15. Anthony Giddens

empirista, antiempirista, antipositivista y relativista), siempre con un alto grado de anarquismo y sentido
crítico que lo llevaron a postular el anarquismo epistemológico. Es uno de los dos autores de la tesis de la
inconmensurabilidad.
En sus ensayos utilizó una comunicación clara y expresiva, distante del lenguaje frío y aséptico que es,
según Feyerabend, una de las carencias o defectos de forma de los que generalmente adolece la redacción
académica. Empleó con frecuencia citas de filósofos marxistas, entre otros Lenin, Mao Tse Tung y Rosa
Luxemburgo. Feyerabend se hizo famoso por su propuesta postura anarquista de la ciencia y su rechazo a la
existencia de reglas metodológicas universales. Las críticas negativas iniciales que recibió su libro Contra el
método le ocasionaron, como consta en su libro autobiográfico Matando el tiempo, una profunda depresión.

A.15. ANTHONY GIDDENS

Anthony Giddens (Londres, Inglaterra, 18 de enero de 1938) es un sociólogo inglés, reconocido por su teoría
de la estructuración y su mirada holística de las sociedades modernas. También adquirió gran reconocimiento
debido a su intento de renovación de la socialdemocracia a través de su teoría de la Tercera Vía. Es considerado
como uno de los más prominentes contribuyentes modernos en el campo de la Sociología, es autor de al menos
34 libros publicados en no menos de 29 idiomas —publicando en promedio más de un libro por año—. También
se lo ha descrito como el científico social inglés más conocido desde John Maynard Keynes.
Giddens nació en Edmonton, Londres, procedente de una famlia de clase media. Hijo de un empleado de
cuello blanco del London Passenger Transport Board (empresa encargada del transporte en todo Londres entre
1933 y 1948). Fue el primer miembro de su familia que acudió a la universidad y su primer título académico
lo obtuvo de la Universidad de Hull en 1959. Más tarde alcanzaría una Maestría en la London School of
Economics and Political Science, y, finalmente, un doctorado por la Universidad de Cambridge en 1974. En
1961 comienza a trabajar en la Universidad de Leicester enseñando Psicología Social. En Leicester, donde es
considerando uno de los precursores de la sociología británica, conoce a Norbert Elias y comienza a trabajar en
sus propios desarrollos teóricos. En 1969 obtuvo un cargo en la Universidad de Cambridge, desde donde más
tarde ayudó a crear el Comité de Ciencias Políticas y Sociales, una subunidad de la Facultad de Economía.
Giddens trabajó muchos años en Cambridge donde eventualmente fue promovido a Profesor Titutar en 1987.
Fue cofundador de la editorial Polity Press en 1985. Desde 1997 a 2003 fue director de London School of
Economics and Political Science y miembro del Consejo Académico del Instituto de Investigaciones de Políticas
Públicas (IPPR por sus siglas en inglés, Institute of Public Policy Research). Además, ha sido asesor del ex
primer ministro británico Tony Blair. Justamente, fueron los postulados de lo que Giddens denominó «Tercera
Vía» lo que inspiró las ideas políticas de Blair. Ha participado en los debates políticos británicos defendiendo
al Partido Laborista (de tendencia centro-izquierda) con apariciones en los medios masivos de comunicación
y escribiendo artículos (muchos de ellos publicados en el periódico New Statesman). Asimismo contribuye
regularmente los años 90 en las investigaciones y actividades del think-tank Policy Network.
Ha sido galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales en el año 2002 y en junio del
2004 le fue concedido el título de Barón Giddens de Southgate, en el London Borough de Enfield.

A.16. SALVADOR GINER

Salvador Giner de San Julián (Barcelona, 1934) es un sociólogo y jurista español que ha desarrollado su
actividad académica e investigadora fundamental en la última mitad del siglo xx. Destacan sus trabajos de
investigación sobre teoría e historia sociológica en relación con la sociedad industrial. Entre 2005 y 2013 fue
presidente del Instituto de Estudios Catalanes.
Salvador Giner nació en Barcelona, Cataluña (España), en 1934. Se doctoró en sociología por la Universidad
de Chicago (EE. UU.) y posteriormente realizó cursos de postgrado en Alemania, en la Universidad de Colonia.
Más tarde se licenció en Derecho por la Universidad de Barcelona. Después de acabar sus estudios de sociología
fue profesor, y jefe de departamento, la Universidad de Cambridge (King’s College), Reading, Lancaster y West
London (Brunel) entre 1965 y 1989.
Se incorporó a la Universidad de Barcelona en donde ostenta la cátedra de sociología, obtenida en el
año 1989. Fue fundador de la Federación Española de Sociología, que también ha presidido, y confundador
de la Europea. Fue director del Instituto de Estudios Sociales Avanzados del CSIC y editor de la Revista
Internacional de Sociología y director asociado del European Journal of Social Theory. Es presidente del
Institut d’Estudis Catalans (Instituto de Estudios Catalanes) desde el 2005.

181
A. Autores

Fue director y profesor de la Sección de Ciencias Sociales de la Universitat Catalana d’Estiu (Universidad
Catalana de Verano) entre 1969 y 1975.
Fue redactor y asesor de la Gran Enciclopedia Catalana y de otras muchas publicaciones nacionales e
internacionales.
Salvador Giner es uno de los relevantes sociólogos que introdujeron la materia en España cuando la
situación tanto política, social como cultura era adversa. Sus estudios, teóricos y empíricos, han aportado a la
comunidad científica mundial aportaciones importantes.
Los estudios sociológicos de Giner se complementan y usan herramientas de otras disciplinas como la
antropología, la filosofía o la ciencia política lo cual le permiten dar visiones más amplias e interesantes sobre
los diferentes temas sociales.
La Generalitat de Catalunya le otorgó en el año 1995 la Creu de Sant Jordi. El 2 de noviembre del 2006 el
CIS le otorgó el Premio Nacional de Sociología y Ciencia Política por la trayectoria seguida.
Salvador Giner propone el concepto de estructuras latentes que trata de agrupar teorías e investigaciones
diferentes, incluso desarrolladas en diferentes tiempos y espacios, para atajar el pluralismo teórico existente
en la sociología.
Entre 2005 y 2013 fue presidente del Instituto de Estudios Catalanes, siendo substituido por Joandomènec
Ros.

A.17. MARVIN HARRIS

Marvin Harris (Brooklyn 18 de agosto de 1927- Gainesville (Florida) 25 de octubre de 2001) fue un
antropólogo estadounidense conocido por ser el creador y figura principal del materialismo cultural, corriente
teórica que trata de explicar las diferencias y similitudes socioculturales dando prioridad a las condiciones
materiales de la existencia humana.
Después de la publicación de El desarrollo de teoría antropológica en 1968, Harris ayudó a centrar el
interés de los antropólogos en las relaciones entre cultura, ecología, tecnología y demografía y en la necesidad
de fundamentar la antropología en una base científica durante el resto de su carrera. Fue un prolífico escritor
y muchas de sus publicaciones obtuvieron una amplia difusión entre lectores legos.
A lo largo de su vida profesional, Harris tuvo un público fiel y numerosos críticos. Se convirtió en uno
de los fijos en las reuniones anuales de la American Anthropological Association (AAA), donde sometía a
los asistentes a intensos interrogatorios en la sala. Es considerado un generalista, que tenía interés por los
procesos globales que intervienen en los orígenes del ser humano y la evolución de las culturas humanas.
Marvin Harris nació y se crió en Brooklyn, Nueva York. Estudió en el Erasmus Hall High School donde
conoció a su esposa Madeline con la que tuvo una hija. Sirvió en el ejército de EE. UU. asignado a una unidad
anfibia entre 1945 y 1947. Estudió en la Universidad de Columbia donde dio clases entre 1953 y 1980, siendo
presidente de su departamento de antropología de 1966 a 1969. Realizó trabajos de campo en Brasil, Ecuador,
Mozambique, India y East Harlem, Nueva York.
En 1980 dejó la universidad de Columbia y su hogar en Leonia, New Jersey y se trasladó a Gainesville,
Florida. Allí siguió impartiendo clases, escribiendo libros y practicando sus habilidades en planificación
arquitectónica y carpintería. Durante muchos años Harris y su esposa Madeline veranearon en la costa de
Maine. Murió a los 74 años en Gainesville.

A.18. FRIEDRICH HAYEK

Friedrich August von Hayek (Viena, 8 de mayo de 1899 - Friburgo, 23 de marzo de 1992) fue un filósofo,
jurista y economista de la Escuela Austríaca, discípulo de Friedrich von Wieser y de Ludwig von Mises. Es
conocido principalmente por su defensa del liberalismo y por sus críticas a la economía planificada y socialista
que, como sostiene en Camino de servidumbre, considera un peligro para la libertad individual que conduce al
totalitarismo. Fue galardonado con el Premio Nobel de Economía en 1974.
Su obra, que comprende unos 130 artículos y 25 libros, no se limita únicamente a la ciencia económica,
sino que trata desde filosofía política hasta antropología jurídica o historia, y en general todo lo referente a las
ciencias sociales.
Friedrich Hayek nació en 1899 en una familia de intelectuales de Viena, entonces capital del Imperio
austrohúngaro. Participó en la Primera Guerra Mundial y al regresar comenzó los estudios de ciencias

182
A.18. Friedrich Hayek

jurídicas y sociales en la Universidad de Viena, cursó estudios en filosofía y economía. Según afirmó él mismo
la experiencia de la guerra fue la que le condujo a interesarse por las ciencias sociales, a pesar de que sus
influencias familiares le podrían haber conducido más fácilmente hacia las ciencias naturales. En 1921 y 1923
se doctoró en leyes y en política económica.
Durante aquellos años, Hayek, como la mayoría de sus compañeros, era un socialista fabiano que creía
en la intervención del Estado para mejorar el orden social y no le gustaban las posiciones antisocialistas y
liberales de su profesor Ludwig von Mises, destacado economista de la Escuela Austríaca. Pero precisamente
fue la lectura de un libro de von Mises, El socialismo, donde hacía una devastadora crítica a esta doctrina lo
que le hizo cambiar de posición y lo convirtió en discípulo suyo. Durante cinco años trabajó bajo su dirección en
la Abrechnungsamt (Oficina de Cuentas) encargada de desbloquear y cobrar cuentas que otros estados tenían
con el gobierno de la recién nacida Austria. En 1927 se convirtió en director del Instituto para el Análisis del
Ciclo Económico, creado por ellos dos mismos.
En 1931 (y hasta 1950), gracias a Lionel Robbins, también alumno de von Mises, se fue a Londres donde
ocupó una cátedra en la London School of Economics. Durante sus años en Londres tomó una gran notoriedad
y fama en el ámbito académico, tanto por sus publicaciones y estudios, como por su rivalidad con Keynes y la
beligerancia en contra de sus ideas. Pero durante los años 30, fueron las ideas de Keynes las que se impusieron
y también tras la Segunda Guerra Mundial triunfaron gobiernos socialdemócratas o socialistas, con lo que
Hayek perdió relevancia y mucha de la fama que había ganado de joven.
Su enfrentamiento comenzó cuando Hayek hizo un escrito desfavorable al libro de Keynes Tratado sobre
el dinero y Keynes le replicó. Después, Keynes tomó la iniciativa y pidió a Piero Sraffa que hiciera un informe
crítico de la obra Precios y producción de Hayek, que este replicó. Esta situación provocó que todos los más
importantes economistas del momento tomaran parte por uno de los dos bandos. Aunque la posición de Hayek
fue la que prevaleció, la controversia no acabó allí. En 1936, con la publicación de la Teoría general, Keynes
cambia de posición respecto a su anterior tratado y plantea una teoría completamente nueva. Con esto logró,
al menos momentáneamente, que sus tesis fueran las que se impusieran. En respuesta a esta obra Hayek
no hizo ninguna reseña, intentando evitar las duras controversias que había hecho surgir anteriormente y
suponiendo ante el cambio de forma de pensar de Keynes que su nueva posición no duraría. Obvió la nueva
idea keynesiana de los agregados económicos ya que partía de premisas radicalmente diferentes a las suyas.
Desarrolló entonces un esbozo de teoría austriaca del ciclo en una obra que se titularía La teoría pura del
capital. Dicha obra logró fundamentar la teoría austriaca sobre una completa teoría del capital, pero no
terminaba de desarrollar una teoría dinámica del ciclo. Frente a la creciente popularidad del keynesianismo,
Hayek confió en que las últimas objeciones de Keynes a su propia teoría influirían en sus herederos y en
que sus ideas no llevarían a políticas antiliberales por ser éste mismo social y políticamente liberal, dejando
así el problema del ciclo económico austríaco (que implicaría una revisión del paradigma macroeconómico
keynesiano) para ser resuelto por otros economistas, cosa que no sucedería durante su tiempo de vida y solo
comenzaría a plantearse mucho tiempo después (véase el intento de resolución ordinal de Roger Garrison y
Adrián Ravier).
Después de esto, Hayek dejó las cuestiones técnicas de la economía para dedicarse a temas más filosóficos
o sociales. También creó sociedades con tal de difundir sus ideas y oponerse al socialismo, como la Mont Pelerin
Society, en 1947.
En 1949 se divorció de su esposa para casarse con un antiguo amor de juventud, lo que motivó que muchos
de sus amigos ingleses, como Robbins, lo abandonaran (aunque años más tarde se reconciliaran). Este hecho
lo decidió a emigrar a los Estados Unidos, a la Universidad de Chicago, donde no tuvo una muy buena acogida
por parte del Departamento de Economía, debido a las grandes diferencias metodológicas de la Escuela
Anglosajona con la Escuela Austríaca de la que provenía. Durante estos años, comenzó a tener problemas de
salud, sordera y también depresiones que lo alejaron de la vida pública.
En 1962 volvió a Europa, a la Universidad de Friburgo, donde estaría hasta que, al jubilarse en 1969,
retornó a su Austria natal, a la Universidad de Salzburgo hasta que se retiró en 1977. En 1974 recibió el Premio
Nobel de Economía, compartido con Gunnar Myrdal, por sus trabajos en el campo de la teoría monetaria y las
fluctuaciones económicas y los análisis de la interdependencia de la economía, la sociedad y las instituciones.
A partir de entonces su salud mejoró y comenzó una gran actividad que lo llevaría a viajar por todo el mundo
exponiendo sus ideas.
Murió en 1992 en Friburgo, y fue enterrado en Viena.
Su popularidad actual ha ido creciendo, en particular desde el hundimiento del régimen comunista, del
cual, ya en los años treinta había previsto su inevitable degradación por razones económicas básicas. También
se opuso al paradigma neoclásico (también conocido como neoclásico-walrasiano), que todavía define hoy en
día el mainstream académico. Es contrario también a los economistas liberales partidarios de la teoría del
equilibrio general (TEG) como Debreu. Defendió la tesis según la cual un cálculo planificador era imposible sin

183
A. Autores

un mercado (que asigne los precios) y que un sistema económico que no se fundamente en el mercado libre y en
la libre concurrencia nunca será óptimo desde el punto de vista de la distribución de recursos. La Universidad
Francisco Marroquín lo honró en 1977 con un doctorado Honoris Causa por su aporte a la libertad individual.

A.19. CARL HEMPEL

Carl Gustav Hempel (Oranienburg, 1905-Princeton Township, Nueva Jersey, 1997) fue un filósofo empirista
lógico y epistemólogo. Se nacionalizó estadounidense. Fue el fundador del Modelo Nomológico Deductivo de las
ciencias. Destacado representante del círculo de Viena, emigró a EE UU (1937), donde ejerció como profesor
en diversas universidades. Es autor de La explicación científica (1965) y Mente y cosmos (en colaboración con
otros autores, 1966). Su última obra fue Fundamentos de la formación de conceptos en ciencia empírica (1988).
Carl Gustav Hempel es una figura clave en la epistemología del siglo xx, en la cual desarrolló diversos
conceptos esclarecedores sobre la naturaleza de la explicación científica que tuvo, en la primera mitad del
siglo, una fuerte hegemonía filosófica; es por esto considerado como una figura central del positivismo lógico,
corriente filosófica abocada al estudio del lenguaje científico y fervorosa crítica de todo tipo de metafísica.

A.20. DAVID HUME

David Hume (Edimburgo, 7 de mayo de 1711 - ibídem, 25 de agosto de 1776) fue un filósofo, economista,
sociólogo e historiador escocés y constituye una de las figuras más importantes de la filosofía occidental y de la
Ilustración escocesa.
Los historiadores consideran que la filosofía de Hume no es válida como una profundización en el escepti-
cismo, aunque esta visión ha sido discutida argumentando que el naturalismo tiene un peso comparable en su
pensamiento. El estudio de Hume ha oscilado entre los que enfatizan la vertiente escéptica de Hume (como es
el caso del positivismo lógico), y los que, en cambio, consideran más importante la vertiente naturalista (como
Don Garret, Norman Kemp Smith, Kerry Skinner, Barry Stroud y Galen Strawson).
Hume estuvo fuertemente influido por los empiristas John Locke y George Berkeley, así como por varios
escritores franceses como Pierre Bayle, y algunas figuras del panorama intelectual anglófono como Isaac
Newton, Samuel Clarke, Francis Hutcheson y Joseph Butler.
Hume afirma que todo conocimiento deriva, en última instancia, de la experiencia sensible, siendo ésta la
única fuente de conocimiento y sin ella no se lograría saber alguno.
En 1734, tras unos meses en Bristol, dejó el estudio autodidacta y se trasladó a La Flèche (Anjou, Francia).
Durante los cuatro años que permaneció allí, diseñó su plan de vida, como escribiría en De mi propia vida (1776),
decidiendo «hacer que una estricta frugalidad supla mi falta de fortuna, para mantener mi independencia
intacta, y para considerar todas las cosas prescindibles excepto la mejoría de mi talento para la literatura».
En La Fleche completó el Tratado de la naturaleza humana (1739) a la edad de veintiséis años. Aunque
hoy en día se considera al Tratado el trabajo más importante de Hume y uno de los libros más relevantes de la
historia de la filosofía, el público británico le dispensó una fría acogida. El mismo Hume describió la falta de
reacción popular ante la publicación de su Tratado en 1739-40 al escribir del libro que «Nació muerto desde
la imprenta, sin ni siquiera alcanzar la distinción necesaria para levantar un murmullo entre los fanáticos.
Pero, siendo de temperamento alegre y optimista, me recuperé pronto de la decepción y proseguí con ardor
mis estudios». Entonces escribiría Un resumen de un libro publicado recientemente; titulado, Tratado de la
naturaleza humana. Donde el argumento central del libro se ilustra y explica. Sin revelar su autoría, intentó
hacer su trabajo más inteligible acortándolo, pero incluso esta labor publicitaria erró en su propósito de
despertar el interés en el Tratado.
Tras la publicación de Ensayos de moral y política en 1744 solicitó una cátedra de ética y pneumática
(psicología) en la Universidad de Edimburgo, pero fue rechazado. Durante la Rebelión Jacobita de 1745
fue tutor del Marqués de Annandale. Fue entonces cuando comenzó su gran trabajo histórico, la Historia
de Inglaterra, obra publicada en seis volúmenes entre 1754 y 1762 que alcanzaría un éxito considerable, a
diferencia de lo que ocurrió con el Tratado.
Hume fue acusado de herejía, pero sus amigos le defendieron alegando que al ser ateo estaba fuera de
la jurisdicción de la Iglesia de Escocia. A pesar de resultar absuelto y posiblemente debido a la oposición de
Thomas Reid de Aberdeen, que durante ese año criticó su metafísica desde el cristianismo, le fue denegada la
cátedra de filosofía en la Universidad de Glasgow. En 1752, como relata en De mi propia vida, «La facultad de

184
A.21. William Jevons

derecho me eligió como bibliotecario, un empleo por el que recibía escasos o nulos emolumentos, pero que puso
bajo mi mando una gran biblioteca». Esta biblioteca le proporcionó las fuentes que le permitieron continuar
con las investigaciones históricas necesarias para la escritura de su Historia de Inglaterra.

A.21. WILLIAM JEVONS

William Stanley Jevons (Liverpool, 1 de septiembre de 1835 - Hastings, 13 de agosto de 1882) fue un
economista y filósofo inglés.
William Jevons nació en una familia de comerciantes de buena posición económica que se arruinó antes
de que pudiera terminar los estudios que realizó en el University College de Londres. Tras abandonar los
estudios en 1854, viajó a Sídney, Australia, donde trabajó en la Casa de la Moneda. Se interesó por la economía
política y los estudios de carácter social. Regresó a Londres en 1859 para escribir obras de contenido económico,
exponiendo, de forma contemporánea a Carl Menger, la teoría marginalista.
La teoría marginalista desechó la del valor-trabajo que heredó de la escuela clásica. Se enfoca —por medio
de la subjetividad— en la satisfacción del consumidor, concepto al que denominó utilidad marginal. Fue uno
de los primeros en introducir el rigor matemático en la economía.
En 1866 Jevons fue nombrado profesor de política económica del Owens College de Mánchester y desde
1876 del University College londinense.
A comienzo de la década de 1870, simultáneamente a otros trabajos de Walras y Menger, publica una
elaborada síntesis de las teorías del consumo, del intercambio y de la distribución, asentando así las bases
para la «revolución marginalista» que le siguió.
Considera que la utilidad solo puede ser medida en términos ordinales y que la utilidad proporcionada por
un bien es inversamente proporcional a la cantidad de ese bien previamente poseída. Establece claramente
la diferencia entre utilidad total y lo que llamó «grado final de utilidad», que después recibió el nombre de
utilidad marginal.
Afirmó que «el valor del trabajo debe determinarse a partir del valor del producto y no el valor del producto
a partir del valor del trabajo» contradiciendo así la teoría clásica de la tradición ricardiana y marxista.
Durante su vida en Inglaterra escribió varias obras de contenido económico, en las cuales expuso los prin-
cipios de la teoría marginalista, además de elaborar una hipótesis de la renta, del interés y de la productividad
del capital, entre los diversos temas que abordó.

A.22. IMMANUEL KANT

Immanuel Kant (Königsberg, Prusia, 22 de abril de 1724-ibídem, 12 de febrero de 1804) fue un filósofo
prusiano de la Ilustración. Es el primero y más importante representante del criticismo y precursor del
idealismo alemán y está considerado como uno de los pensadores más influyentes de la Europa moderna y de
la filosofía universal.
Entre sus escritos más destacados se encuentra la Crítica de la razón pura (Kritik der reinen Vernunft),
calificada generalmente como un punto de inflexión en la historia de la filosofía y el inicio de la filosofía
contemporánea. En ella se investiga la estructura misma de la razón. Así mismo se propone que la metafísica
tradicional puede ser reinterpretada a través de la epistemología, ya que podemos encarar problemas metafísi-
cos al entender la fuente y los límites del conocimiento. Sus otras obras principales son la Crítica de la razón
práctica, centrada en la ética; la Crítica del juicio, en la que investiga acerca de la estética y la teleología y La
metafísica de las costumbres que tiene dos partes, una centrada en la ética, la doctrina de la virtud, y la otra
centrada en el ius, la doctrina del derecho.
Kant adelantó importantes trabajos en los campos de la ciencia, el derecho, la moral, la religión y la
historia, inclusive creía haber logrado un compromiso entre el empirismo y el racionalismo. Aceptando que
todo nuestro conocimiento empieza con la experiencia, no todo procede de ésta, dando a entender que la razón
juega un papel importante. Kant argumentaba que la experiencia, los valores y el significado mismo de la vida
serían completamente subjetivos si no hubiesen sido subsumidos por la razón pura, y que usar la razón sin
aplicarla a la experiencia, nos llevaría inevitablemente a ilusiones teóricas.
El pensamiento kantiano fue muy influyente en la Alemania de su tiempo, llevando la filosofía más allá
del debate entre el empirismo y el racionalismo. Fichte, Schelling, Hegel y Schopenhauer se vieron a sí mismos
expandiendo y complementando el sistema kantiano de manera que justificaban el idealismo alemán. Hoy en
día, Kant continúa teniendo una gran influencia en la filosofía analítica y continental.

185
A. Autores

Todo aquel que se ocupe de filosofía moderna no puede dejar de lado a Kant; tal vez haya que decir lo
mismo de todo aquel que se ocupe de filosofía. Su obra es típicamente alemana, muy elaborada y un tanto
nebulosa. Encerrado en su gabinete, donde pasó su larga vida de casi 80 años, cuidaba poco el filósofo del
mundo banal, aun cuando lo frecuentaba con placer.
Encasillado en su subjetividad, a la manera de Descartes, da a sus teorías una dirección muy distinta a la
del filósofo francés. Descartes se adentra en su yo, pero ha de encontrar el camino para elevarse a Dios, y a un
tiempo, para dar «certidumbre» al mundo físico o de la res extensa. Kant, encerrado en un mundo fenoménico,
ha de descalificar la posibilidad de contactar a las cosas en sí mismas, sean las del mundo, la de Dios, o del
alma.
La filosofía de Kant no niega la existencia de Dios, ni un orden moral, ni la realidad pensable de un mundo
físico. Lo que niega —salvo en lo moral— es que la razón humana pueda trascender y llegar a esos entes en sí
mismos: sean el «mundo», «Dios» o el «alma». Además Kant constituyó la idea de que el mundo, el Sol y todos
los planetas son complementarios unos con otros.
Kant parte de la conciencia, de las representaciones fenoménicas del yo, sean provenientes del mundo
externo o interno. Se aboca, desde un principio, a la estética trascendental.
Kant entiende por sensación el efecto de un objeto sobre la facultad representativa, en cuanto somos
afectados por él. Se entiende que se prescinde por completo de la naturaleza del objeto afectante y que solamente
se presta atención al efecto que se produce en nosotros, en lo puramente subjetivo.
La intuición empírica es una percepción cualquiera que refleja a un objeto, y así el conocimiento es
considerado como un medio. La intuición empírica es la que se refiere a un objeto, pero por medio de la
sensación. El fenómeno es el objeto indeterminado de la intuición empírica. El árbol puede afectarnos y de él
tenemos una representación fenoménica. Nada podemos saber del árbol en sí. La realidad de la cosa, en ella
misma, es un noúmeno no alcanzable.

A.23. THOMAS KUHN

Thomas Samuel Kuhn (Cincinnati, 18 de julio de 1922 - Cambridge, 17 de junio de 1996) fue un historiador
y filósofo de la ciencia estadounidense, conocido por su contribución al cambio de orientación de la filosofía y la
sociología científica en la década de 1960.
Kuhn se doctoró en física, en la Universidad Harvard en 1949 y tuvo a su cargo un curso académico sobre
la Historia de la Ciencia en dicha universidad de 1948 a 1956. Luego de dejar el puesto, Kuhn dio clases en la
Universidad de California, Berkeley hasta 1964, en la Universidad de Princeton hasta 1979 y en el Instituto
Tecnológico de Massachusetts hasta 1991.
En 1962, Kuhn publicó The Structure of Scientific Revolutions (La estructura de las revoluciones científicas),
obra en la que expuso la evolución de las ciencias naturales básicas de un modo que se diferenciaba de forma
sustancial de la visión más generalizada entonces. Según Kuhn, las ciencias no progresan siguiendo un proceso
uniforme por la aplicación de un hipotético método científico. Se verifican, en cambio, dos fases diferentes
de desarrollo científico. En un primer momento, hay un amplio consenso en la comunidad científica sobre
cómo explotar los avances conseguidos en el pasado ante los problemas existentes, creándose así soluciones
universales que Kuhn llamaba «paradigma».
El término «paradigma» designa todos los compromisos compartidos por una comunidad de científicos. Por
un lado, los teóricos, ontológicos, y de creencias y, por otro, los que hacen referencia a la aplicación de la teoría y
a los modelos de soluciones de problemas. Los paradigmas son, por tanto, algo más que un conjunto de axiomas
(para aclarar su noción de paradigma Kuhn invoca a la noción wittgensteiniana de los «universos de discurso»).
Tuvo algunas diferencias con Herbert Blumer principalmente por cuestión de ciencia y metodologías. Kuhn
acepta el enfoque del interaccionismo simbólico sobre actores y sus pensamientos al igual que sus acciones.
La última etapa de su pensamiento está teñida por un marcado darwinismo. Abandona casi por completo
el discurso acerca de los paradigmas, y restringe el concepto de revolución científica al de un proceso de
especiación y especialización por el cual una disciplina científica va acotando los márgenes de su objeto
de estudio, alejándose de los horizontes de otras especialidades. En este último sentido, como una forma
de holismo restringido que afecta las distintas ramas del desarrollo científico, reaparece el concepto de
inconmensurabilidad teórica, el único que Kuhn parece haber mantenido incólume hasta el final de sus días.

186
A.24. Imre Lakatos

A.24. IMRE LAKATOS

Imre Lakatos, nacido Imre Lipschitz (Debrecen, Hungría, 1922 - Londres, 1974), fue un matemático y
filósofo de la ciencia húngaro de origen judío que logró salvarse de la persecución nazi cambiando su apellido.
En 1956 huyó a Viena escapándose de las autoridades rusas luego de la fallida revolución húngara abortada
por los soviéticos y posteriormente se estableció en Londres, donde colaboró en la London School of Economics.
En sus comienzos se adscribió a la escuela de Karl Popper. Lakatos, en lo que él denomina el falsacionismo
sofisticado reformula el falsacionismo para poder resolver el problema de la base empírica y el de escape a la
falsación que no resolvían las dos clases anteriores de falsacionismo que él llama falsacionismo dogmático y
falsacionismo ingenuo. Lakatos recoge ciertos aspectos de la teoría de Thomas Kuhn, entre ellos la importancia
de la historia de la ciencia para la filosofía de la ciencia. Lakatos cuestiona a Popper, pues la historia de la
ciencia muestra que los científicos no utilizan la falsación como criterio para descartar teorías enteras, como
Popper defendía, sino para hacer que éstas se desarrollen y perfeccionen. Y, por otra parte, la confirmación de
los supuestos científicos también es necesaria, según Lakatos, pues nos permite mantenerlos vigentes.

A.25. LARRY LAUDAN

Larry Laudan (n. Austin, Texas 1941) es un filósofo de la ciencia contemporáneo y epistemólogo. Ha
criticado fuertemente las tradiciones del positivismo, del realismo filosófico y del relativismo, y ha defendido
una visión de la ciencia como la de una institución privilegiada y progresiva ante los desafíos populares. El
punto de vista de Laudan de las «tradiciones investigadoras» es visto como una importante alternativa al
concepto de «programas de investigación» de Imre Lakatos.
Sus contribuciones más importantes a la filosofía de la ciencia se pueden encontrar en su libro El progreso
y sus problemas: Hacia una teoría del crecimiento científico (1977). Laudan acusa a los filósofos de la ciencia de
llenarse la boca cuando dicen que «la ciencia es fundamentalmente una actividad de resolución de problemas»
sin tomar en consideración la repercusión que ese punto de vista tiene para la historia de la ciencia y para su
filosofía y sin cuestionarse ciertos aspectos sobre la historiografía y la metodología de la ciencia. En contra del
empirismo que representaba Karl Popper y del «revolucionismo», representado por Thomas Kuhn, Laudan
mantiene en El progreso y sus problemas que la ciencia es un proceso evolutivo que va acumulando evidencias
validadas a la vez que va resolviendo anomalías conceptuales al mismo tiempo. La simple acumulación de
evidencias o de confirmaciones empíricas no constituyen por sí mismas un mecanismo de avance científico; la
resolución conceptual y la comparación de soluciones de anomalías, proporcionada por varias teorías, forman
una parte indispensable de la evolución de la ciencia.

A.26. TOMAŽ LUCKMANN

Nació como Tomaž Luckmann, el 14 de octubre de 1927, en Eslovenia, en la ciudad fronteriza industrial
de norte de Jesenice, entonces parte de Yugoslavia. Su padre era austriaco, industrial del norte, mientras
que su madre era una eslovena de Liubliana. Por el lado de la madre, él era primo del poeta esloveno Božo
Vodušek. Creció en un ambiente bilingüe. En la familia, hablaron ambos la lengua eslovena y la lengua
alemana, y frecuentaron escuelas eslovenas en Jesenice hasta 1941, y entonces alemanas. Después de Segunda
Guerra Mundial, la familia emigró a Austria. Luckmann estudió sociología en la Universidad de Viena y la
Universidad de Innsbruck. Se trasladó después a los Estados Unidos, en donde estudió en la Nueva escuela
para la investigación social en Nueva York. Ha trabajado como profesor de sociología en la Universidad de
Konstanz en Alemania. Desde 1994 es profesor emérito. Se casó y tuvo una hija.
Luckmann es un seguidor de la escuela fenomenológica de sociología, establecida por el erudito austríaco
Alfred Schütz. En sus trabajos, ha desarrollado una teoría, conocida como construccionismo social, que sostiene
que todo el conocimiento, incluyendo el conocimiento más básico del sentido común de la realidad diaria, se
deriva y es mantenido por interacciones sociales. Luckmann es probablemente más conocido por los libros La
construcción social de la realidad, escrito junto con Peter L. Berger editado en 1966 y Estructuras del Mundo
de la Vida, que escribió con Alfred Schütz en 1982. Luckmann es un miembro del Academia de Ciencias y de
las Artes eslovenos y tiene doctorados honorarios de las universidades de Linköping y Liubliana.

187
A. Autores

A.27. BRONISŁAW MALINOWSKI

Bronisław Kasper Malinowski (Imperio austrohúngaro, Cracovia, 7 de abril de 1884 - New Haven, Con-
necticut, 16 de mayo de 1942) fue el refundador de la antropología social británica a partir de su renovación
metodológica basada en la experiencia personal del trabajo de campo y en la consideración funcional de la
cultura.
Nació en el seno de una familia de clase media acomodada. Hijo de Lucjan Malinowski, un eslavista
especializado en el dialecto polaco de Silesia. Durante su niñez sufrió de los achaques de una salud frágil. En
1897 su madre viajó con él por los países del sur europeo, por cuestiones de salud. En 1903 comienza a estudiar
filosofía en la Universidad de Cracovia, doctorándose en 1908, especializándose en física y matemáticas. Se
traslada a Leipzig (Alemania) para profundizar sus conocimientos en psicología y economía bajo la dirección
de C. G. Seligman. La lectura de The Golden Bough (La rama dorada) de James Frazer volcó su interés hacia
la Antropología Social lo que le llevó a Inglaterra para formarse en esta disciplina, obteniendo su grado en la
London School of Economics en 1910. Fue profesor en esta Universidad desde 1913, y allí se doctoró en 1916.
En 1914 viajo a Papúa (actual Papúa Nueva Guinea), donde llevó adelante un trabajo de campo en Mailu
y en las islas Trobriand. Como súbdito del imperio austrohúngaro en territorio bajo jurisdiccicón británica,
la declaración de la Primera Guerra Mundial lo obligó a aceptar el destierro en las islas Trobriand hasta
que acabase la guerra. Aquí es donde realizó su trabajo de campo acerca del kula y comenzó a preconizar la
metodología llamada «de observador participante».
En 1922 obtuvo un doctorado en antropología en la London School of Economics, y se editó su obra maestra
Argonauts of the Western Pacific (Los argonautas del Pacífico Occidental) que le otorgó fama universal. En
Gran Bretaña trabajó también en la Universidad de Londres, y en Estados Unidos en las universidades de
Cornell, Harvard y Yale. En noviembre de 1929 llega a La Habana donde conoce al sabio cubano Fernando
Ortiz, con el cual intercambia ideas e información sobre los fenómenos sociales que son los cambios de cultura
y los impactos de las civilizaciones. En julio de 1940 se encontraba trabajando en la Universidad de Yale, donde
escribe la introducción al libro del Dr. Ortiz Contrapunteo Cubano del Tabaco y el Azúcar.
Murió en 1942 de un ataque cardíaco mientras se preparaba para dirigir un trabajo de campo en Oaxaca,
México, apenas cumplidos sus 58 años.

A.28. THOMAS MALTHUS

Thomas Robert Malthus (Surrey, 13 de febrero de 1766 - Bath, 29 de diciembre de 1834) fue un clérigo
anglicano y erudito británico con gran influencia en la economía política y la demografía.
Miembro, desde 1819, de la Royal Society. Popularizó la teoría de la renta económica y es célebre por la
publicación anónima en 1798 del libro Ensayo sobre el principio de la población (An Essay on the Principle of
Population).
Está considerado como uno de los primeros demógrafos. Anteriores a Malthus fueron Johann Peter
Süssmilch (1707-1767), a quien Malthus menciona en su libro, y John Graunt (1620-1674).
Nacido en Surrey el 13 de febrero de 1766, su principal estudio fue el Ensayo sobre el principio de la
población (1798), en el que afirmaba que la población tiende a crecer en progresión geométrica, mientras que los
alimentos solo aumentan en progresión aritmética, por lo que la población se encuentra siempre limitada por
los medios de subsistencia. Malthus fue educado según los principios pedagógicos de Jean-Jacques Rousseau,
de quien su padre era íntimo amigo. Completó sus estudios en el Jesus College de Cambridge. Después de
graduarse en filosofía y teología, fue ordenado pastor anglicano y estuvo durante un tiempo al frente de la
parroquia de Albury. En 1793 fue designado miembro del equipo de dirección del Jesus College, puesto al
que tuvo que renunciar en 1804 al contraer matrimonio. Por esas mismas fechas, la Compañía de las Indias
Orientales fundó Haileybury, una nueva institución universitaria destinada a formar a los funcionarios que
después servirían a Inglaterra en destinos de ultramar; allí ejerció Malthus como profesor de economía desde
1805 hasta su muerte.

A.29. BERNARD MANDEVILLE

Bernard Mandeville o Bernard de Mandeville (Rotterdam, Países Bajos, 15 de noviembre de 1670 -


Hackney, Inglaterra, 1733) fue un filósofo, médico, economista político, investigador y satírico. Aunque nació

188
A.30. Karl Marx

en los Países Bajos, vivió la mayor parte de su vida en Inglaterra y usó el inglés para la publicación de la
mayoría de sus trabajos. Famoso por su obra La fábula de las abejas.
Nació en Rotterdam, donde su padre practicaba la medicina. Al acabar los estudios en la Escuela Erasmiana
de su ciudad natal mostró sus habilidades literarias en un primer texto titulado Oratio scholastica de medicina
(1685). Estudió medicina y filosofía en la Universidad de Leiden, donde presentó una tesis, De brutorum
operationibus (1689), en la que defendía la teoría cartesiana del mecanicismo en los animales, y en 1691
consiguió el doctorado; de esta misma época es su ensayo, De chylosi vitiata.
En 1693 viajó a Inglaterra para aprender inglés, después de que ese mismo año su padre fuera desterrado de
Rotterdam por su participación en unos alborotos relacionados con los impuestos en Costerman. En Inglaterra
trabajó como médico, profesión en la que llegó a ser muy respetado. Su especialidad era el tratamiento de
enfermedades nerviosas y del estómago, y sobre ellas escribió un tratado (A Treatise of the hypochondriac and
hysteric passions, 1711). Sus habilidades sociales le ganaron la amistad de Macclesfield, quien fuera ministro
de Justicia entre 1710 y 1718, que le presentó a Joseph Addison, descrito por Mandeville como un «sacerdote
en una peluca». Sus trabajos literarios tuvieron notable éxito.
Habiéndose asentado algunos años más tarde en Inglaterra hasta su muerte (1733), se dedicó a la práctica
de la psiquiatría en Londres, que supo conjugar con la investigación de la naturaleza humana. Murió de una
fuerte gripe el 21 de enero de 1733 en Hackney. Hay pocos retratos de Mandeville y muchos detalles de su
vida son oscuros. El nombre Mandeville podría hacer pensar en un origen francés, pero sus antepasados
habían vivido en los Países Bajos desde al menos el siglo xvi. No hay ninguna conexión conocida entre él y
Juan de Mandeville.

A.30. KARL MARX

Karl Marx, conocido también en castellano como Carlos Marx (Tréveris, Reino de Prusia, 5 de mayo de
1818-Londres, Reino Unido, 14 de marzo de 1883), fue un filósofo, intelectual y militante comunista alemán
de origen judío. En su vasta e influyente obra, incursionó en los campos de la filosofía, la historia, la ciencia
política, la sociología y la economía; aunque no limitó su trabajo solamente al área intelectual, pues además
incursionó en el campo del periodismo y la política, proponiendo en su pensamiento la unión de la teoría y la
práctica. Junto a Friedrich Engels, es el padre del socialismo científico, del comunismo moderno, del marxismo
y del materialismo histórico. Sus escritos más conocidos son el Manifiesto del Partido Comunista (en coautoría
con Engels) y El Capital.
Marx es normalmente citado, junto a Émile Durkheim y a Max Weber, como uno de los tres principales
arquitectos de la ciencia social moderna, y ha sido descrito como una de las figuras más influyentes en la
historia humana, en 1999 una encuesta de la BBC fue votado como el «pensador del Milenio» por personas de
todo el mundo.
Nacido en una familia de clase media acomodada en Tréveris, Reino de Prusia, fue a estudiar en la
Universidad de Bonn y en la Universidad Humboldt de Berlín, donde se interesó en las ideas filosóficas de
los jóvenes hegelianos. En 1836, se comprometió con Jenny von Westphalen, casándose con ella en 1843.
Tras la finalización de sus estudios, escribió para un diario radical, la Gaceta Renana (Rheinische Zeitung),
donde comenzó a utilizar conceptos hegelianos de la dialéctica para influir en sus ideas sobre el socialismo. Se
trasladó a París en 1843 y comenzó a colaborar con otros periódicos radicales, como los Anales Franco-Alemanes
(Deutsch-französische Jahrbücher) y Vorwärts!, así como una serie de libros, algunos de ellos coescritos con
Engels. Fue exiliado a Bruselas en Bélgica en 1845, donde se convirtió en una figura importante de la Liga de
los Comunistas, antes de regresar a Colonia, donde fundó su propio periódico, la Nueva Gaceta Renana (Neue
Rheinische Zeitung). Se exilió una vez más, en 1849 se trasladó a Londres junto con su esposa Jenny y sus
hijos. En Londres, la familia se redujo a la pobreza, pero Marx siguió escribiendo y formulando sus teorías
sobre la naturaleza de la sociedad y cómo creía que podría mejorarse, así como una campaña por el socialismo
y convirtiéndose en una figura destacada de la Primera Internacional.
Las teorías de Marx sobre la sociedad, la economía y la política, que se conocen colectivamente como el
marxismo, sostienen que todas las sociedades avanzan a través de la dialéctica de la lucha de clases. Fue
muy crítico de la forma socioeconómica vigente de la sociedad, el capitalismo, al que llamó la «dictadura de la
burguesía», afirmando que se llevaba a cabo por las acaudaladas clases dueñas de los medios de producción,
para su propio beneficio. Y teorizó que, como los anteriores sistemas socioeconómicos, inevitablemente se
producirían tensiones internas, producidas por las leyes dialécticas, que lo llevarían a su reemplazo por un
nuevo sistema a cargo de una nueva clase social, el proletariado. Sostuvo que la sociedad bajo el socialismo,
sería regida por la clase obrera en lo que llamó la «dictadura del proletariado», el «Estado obrero» o «democracia
obrera».

189
A. Autores

Creía que el socialismo sería, a su vez, eventualmente reemplazado por una sociedad sin Estado y sin
clases llamada comunismo puro. Junto con la creencia en la inevitabilidad del socialismo y del comunismo,
Marx luchó activamente para la implementación del primero (el socialismo), argumentando que los teóricos
sociales y las personas desfavorecidas debían realizar una acción revolucionaria organizada para derrocar el
capitalismo y lograr un cambio socioeconómico.
Mientras que Marx se mantuvo como una figura relativamente desconocida durante su vida, sus ideas y
la ideología del marxismo comenzaron a ejercer una gran influencia sobre los movimientos socialistas poco
después de su muerte. Vladimir Ulianov (Lenin) fue el primer teórico-práctico que intentó desarrollar el
pensamiento de Marx en la práctica. Los llamados gobiernos revolucionarios socialistas, tomaron el poder
en una variedad de países a lo largo del siglo xx, llevando a la formación de Estados como la Unión Soviética
en 1922 y la República Popular China en 1949, con diversas variantes teóricas desarrolladas, tales como el
Leninismo y el Maoísmo.

A.31. ROBERT MERTON

Robert King Merton (Filadelfia, 4 de julio de 1910 - Nueva York, 23 de febrero de 2003) fue un sociólogo
estadounidense. Es padre del Premio Nobel de Economía Robert C. Merton.
Padre de la teoría de las funciones manifiestas y latentes, y autor de obras como El análisis estructural en
la Sociología (1975), Merton es uno de los clásicos de la escuela estadounidense de esta disciplina. También
fue importante su labor en el campo de la sociología de la Ciencia. Muchas frases acuñadas por él son hoy
utilizadas diariamente, dentro y fuera de la sociología.
Nacido en el seno de una familia judía emigrada del este de Europa, su nombre de nacimiento fue Meyer
Schkolnick. No estudió hasta los 16 años de edad.
En sus cursos de licenciatura fue Pitirim Sorokin quien le orientó hacia el pensamiento social europeo.
Durante los años treinta se dedicó casi de manera exclusiva a los contextos sociales de la ciencia y la tecnología,
especialmente en la Inglaterra del siglo xvii, para estudiar consecuencias imprevistas de la acción social
intencional. Durante los años cincuenta influenciado por Talcott Parsons, desarrolló la teoría sociológica
estructural-funcionalista, que privilegia un análisis macroscópico de la sociedad, analizando las partes que la
integran y la relación entre ellas. En 1957 fue nombrado presidente de la American Sociological Association.
Permanecería enseñando en la Universidad de Columbia hasta 1979. Murió en Nueva York, a los 92 años, en
2003.

A.32. CARL MENGER

Carl Menger (23 de febrero de 1840 - 26 de febrero de 1921) fue un economista austríaco y fundador de la
Escuela Austríaca de Economía.
Menger nació en Nowy Sacz, Galitzia, en el Imperio austríaco (en la actualidad Polonia). Era el hijo de
una familia de nobles acomodados y su padre era abogado. Después de acudir al instituto, estudió Derecho en
las universidades de Praga y Viena, y más tarde recibió un doctorado en jurisprudencia de la Universidad de
Cracovia.
En los años 60 del siglo xix Menger dejó los estudios y se dedicó al periodismo, escribiendo primero en el
Lemberger Zeitung en Leópolis y después en el Wiener Zeitung en Viena. Durante el transcurso de su trabajo
periodístico aparecieron discrepancias acerca de la determinación de los precios entre lo que decía la economía
clásica que él había aprendido y lo que creían los participantes en el mercado real.

A.33. ROBERT MICHELS

Robert Michels (n. 9 de enero de 1876, en Colonia; m. 2 de mayo de 1936, en Roma) fue un sociólogo y
politólogo alemán, especializado en el comportamiento político de las élites intelectuales. Es mejor conocido
por su libro Los partidos políticos, que contiene una descripción de su «ley de hierro de la oligarquía». Fue
estudiante de Max Weber.
Nacido en Alemania en el seno de una rica familia de mercaderes. Doctor universitario. Su militancia
socialista le impide ejercer el profesorado en Alemania, pero no en Italia, donde llegará a ser Doctor y
Catedrático en la Universidad de Perugia.

190
A.34. John Stuart Mill

En un primer momento, entra a formar parte del Partido Socialista Italiano (PSI), y lo representa en la II
Internacional. Siguiendo una línea que parece habitual en la época, como militante en partidos y sindicatos.
Así, entrará a formar parte del Partido Nacional Fascista italiano.
En lo científico, recibe influencias de los elitistas, de Max Weber, y claramente de Vilfredo Pareto. Escribirá
obras sobre los sistemas políticos de partidos, y desarrolla su ley de hierro de la oligarquía.

A.34. JOHN STUART MILL

John Stuart Mill (Londres, 20 de mayo de 1806 - Aviñón, Francia, 8 de mayo de 1873) fue un filósofo, político
y economista inglés representante de la escuela económica clásica y teórico del utilitarismo, planteamiento
ético propuesto por su padrino Jeremy Bentham, que sería recogido y difundido con profusión por Stuart Mill.
John Stuart Mill, el mayor de los hijos del filósofo, historiador y economista James Mill, nació en Londres
el 20 de mayo de 1806. Su precocidad era excepcional: a la edad de tres años le enseñaron el alfabeto griego
y largas listas de palabras griegas con sus correspondientes traducciones al inglés. Con unos ocho años ya
había leído las fábulas de Esopo, la Anábasis de Jenofonte y las Historias de Heródoto en su idioma original;
y también conocía ya a Luciano, Diógenes, Isócrates y seis diálogos de Platón. Para entonces ya había leído
mucha historia en inglés.
A la edad de ocho años empezó a estudiar latín y álgebra. Fue designado como profesor de los niños más
pequeños de su familia. Su principal lectura continuaba siendo la historia, pero estudió también a todos
los autores latinos y griegos comúnmente leídos en las escuelas y universidades de aquel entonces. No le
enseñaron a escribir en latín ni en griego y nunca fue exactamente un erudito; todo estaba orientado hacia el
fin por el cual le hacían leer. A la edad de diez años ya leía a Platón y Demóstenes con facilidad. La Historia
de la India de su padre fue publicada en 1818; inmediatamente después, a los doce años, John comenzó el
cuidadoso estudio de la lógica escolástica al tiempo que leía los tratados lógicos de Aristóteles en su lengua
original. Al año siguiente lo introdujeron en la economía política y el estudio de Adam Smith y David Ricardo,
este último amigo cercano de la familia Mill.
Pero a los 20 años, en 1826, sufrió una «crisis mental», descrita detalladamente en su Autobiografía (1873).
Se rebeló contra su estricta educación, contra el utilitarismo (aunque sin romper con él) y se abrió a nuevas
corrientes intelectuales, como el positivismo de Comte, al pensamiento romántico y al socialismo.
Mill trabajó para la Compañía Británica de las Indias Orientales y fue al mismo tiempo miembro del
Parlamento por el partido Liberal. Mill abogó por aligerar las cargas sobre Irlanda y básicamente trabajó
por lo que él consideró oportuno. En Consideraciones sobre el gobierno representativo, Mill propuso varias
reformas del Parlamento y del sistema electoral, especialmente trató las cuestiones de la representación
proporcional y la extensión del sufragio. En 1840 inició una fecunda amistad con el psicólogo y filósofo escocés
Alexander Bain.
En 1851 Mill se casó con Harriet Taylor tras 21 años de amistad. Taylor tuvo una importante influencia
sobre su trabajo e ideas, tanto durante su amistad como durante su matrimonio. La relación con Harriet Taylor
inspiró la defensa de los derechos de las mujeres por parte de Mill.
Aunque no fue profesor universitario, Mill cultivó casi todas las ramas de la filosofía, desde la lógica hasta
la teoría política pasando por la ética. En lógica, psicología y teoría del conocimiento Mill era empirista y
positivista. Consideraba que el conocimiento humano tenía su origen y su límite en la experiencia observable.
Todo conocimiento parte de las impresiones sensibles de los sujetos y los conceptos más abstractos se forman a
partir de las «asociaciones» de impresiones realizadas por la mente. Este es el llamado asociacionismo psíquico.
Según Mill, la inducción es el principio lógico que permite derivar conocimientos universales a partir de la
observación de fenómenos particulares. Después de haber observado muchos cisnes blancos particulares podría
inducirse el enunciado universal «todos los cisnes son blancos». Ahora bien, una gran cantidad no equivale
a la totalidad; muchos —por más que sean— no puede equipararse a todos. De manera que el conocimiento
científico es meramente probable, no necesario, como ya indicó en su momento David Hume, a quien Mill
sigue en este punto.

A.35. JOHN FORBES NASH

John Forbes Nash Jr. (Bluefield, 13 de junio de 1928) es un matemático estadounidense, especialista en
teoría de juegos, geometría diferencial y ecuaciones en derivadas parciales, que recibió el Premio Nobel de

191
A. Autores

Economía en 1994 por sus aportes a la teoría de juegos y los procesos de negociación, junto a Reinhard Selten
y John Harsanyi. La película Una mente brillante (2001) está basada en su vida.
En la Universidad de Princeton impartían clases Albert Einstein y John von Neumann, algo que motivó su
ansia por destacar y obtener cierto reconocimiento. Inventó un juego «matemáticamente perfecto» (en el cual se
basó posteriormente Hex) y en 1949 escribió un artículo titulado Puntos de equilibrio en juegos de n-personas,
en el que definía el equilibrio de Nash. Con 21 años se doctoró con una tesis de menos de treinta páginas sobre
juegos no cooperativos, bajo la dirección de Albert W. Tucker. Consiguió inmediatamente reconocimiento entre
el resto de los especialistas y poco después comenzó a trabajar para la RAND, una institución de la Fuerza
Aérea de los Estados Unidos dedicada a la investigación estratégica.
En el verano de 1954 fue arrestado durante una redada policial. Se casó en 1957 con una alumna suya del
MIT, la salvadoreña Alicia Lardé. Tras un año de matrimonio se le diagnosticó esquizofrenia y todo cambió.
Tras estar internado durante cincuenta días en el hospital McLean, viajó a Europa, donde intentó conseguir el
estatus de refugiado político. Creía que era perseguido por «criptocomunistas» (agentes comunistas infiltrados).
Estuvo hospitalizado en varias ocasiones por períodos de cinco a ocho meses en varios centros psiquiátricos de
Nueva Jersey y salió creyendo que se había curado, hasta que decidió suspender su tratamiento con fármacos,
lo que causó la reaparición de las alucinaciones. A punto de ser internado nuevamente, se dio cuenta de
que las alucinaciones no eran reales por lo que, usando la teoría de que todo problema tiene una solución,
decidió resolver por su cuenta su problema psiquiátrico y así, con el paso del tiempo, aprendió a vivir con sus
alucinaciones ignorándolas por completo.
Sus teorías han influido en las negociaciones comerciales globales, en los avances de la biología evolutiva y
en las relaciones laborales nacionales. Varios años después, Nash consiguió regresar a la universidad, donde
imparte clases de matemáticas.

A.36. FRANZ OPPENHEIMER

Franz Oppenheimer (Berlín, 30 de marzo de 1864 - Los Ángeles, 30 de septiembre de 1943) fue un sociólogo
y un economista político alemán, que publicó también en el ámbito de la sociología fundamental del Estado.
Tras estudiar Medicina en Friburgo de Brisgovia y Berlín, Oppenheimer practicó la medicina en Berlín
desde 1886 hasta 1895. Desde 1890 en adelante, se empezó a preocupar por cuestiones sociopolíticas y por la
economía de corte social. Dejada su actividad de médico, fue el editor jefe del magazín Welt am Morgen, donde
entró en contacto con Friedrich Naumann, quien en esa época trabajaba para varios diarios.
En 1909, Oppenheimer obtuvo un doctorado en Kiel con una tesis sobre el economista David Ricardo.
Desde 1909 y hasta 1917 Oppenheimer fue Privatdozent en Berlín, y luego por dos años Titularprofessor.
En 1919 aceptó la cátedra de Sociología y Economía política teórica en la Universidad Johann Wolfgang von
Goethe en Fráncfort del Meno. Era la primera cátedra dedicada a la sociología en Alemania y el único que la
tuvo antes de 1929.
Entre 1934 y 1935, Oppenheimer enseñó en Palestina. En 1936 le designaron miembro honorario de la
American Sociological Association. A partir de 1938, enseñó en la Universidad de Kōbe en Japón. Tras emigrar
a los Estados Unidos (1934), se convirtió en un miembro fundador del American Journal of Economics and
Sociology.

A.37. NICOLAS ORESME

Nicolás Oresme o Nicolás de Oresme (c. 1323 - 11 de julio de 1382) fue un genio intelectual perteneciente a
la escolástica tardía y probablemente el pensador más original del siglo xiv, por su actividad como economista,
matemático, físico, astrónomo, filósofo, psicólogo, y musicólogo. Fue también un teólogo reconocido y obispo de
Lisieux, además traductor y consejero del rey Carlos V de Francia.
Se le considera uno de los principales artífices de la renovación medieval, previa a la revolución científica
moderna, que es heredera de ese Renacimiento general que fue relanzado desde los siglos xv y xvi.
Nicole Oresme nació entre el 11 de julio de 1323 en un pueblo antes alemán, que hoy es Fleury-sur-Orne;
se halla cerca de Caen, en Normandía. No se sabe demasiado de su familia normanda, algunos suponen que
era de labradores, pero la verdad es que tres clérigos denominados Oresme pasaron por el París universitario.
De todos modos, Oresme fue becado por el Colegio de Navarra, institución para estudiantes que no podían
costear sus gastos en la Universidad de París.

192
A.38. Vilfredo Pareto

Se sabe que en 1348 estaba estudiando teología en París, y que en 1356 logró su doctorado. Su carrera
debió ser de calidad, pues ese mismo año, 1356, fue nombrado gran maestro (grand-maître) del Colegio de
Navarra. En 1364 ya era deán de la Catedral de Rouen.
Desde 1369 realizó un conjunto fundamental de traducciones de obras aristotélicas, a petición del rey
Carlos V de Francia (Charles V le Sage), quien le concedió una pensión en 1371. Logró, con apoyo real también,
un obispado en Lisieux (1377); allí moriría en 1382.
Como muchos de sus contemporáneos universitarios, Oresme escribió en principio en latín, pero su rey
sabio le indicó que escribiese asimismo en francés; de modo que dio versiones de sus propias obras y de ciertos
escritos de Aristóteles en esta lengua.
Fue el último gran intelectual europeo que creció antes del surgimiento de la Peste negra, evento que
afectó gravremente a su tiempo y que tuvo un impacto muy negativo en la innovación intelectual a finales de
la Edad Media. El pensamiento de Oresme por su variedad, extensión de intereses y reconocimiento de los
problemas de su tiempo (tan importantes o más que sus coetáneos Buridan u Ockham) anuncia, con todas las
precauciones, aspectos de la modernidad, si bien por supuesto no supuso una ruptura con Aristóteles, por
ejemplo.
Dado el desarrollo de los estudios medievales en Inglaterra y los Estados Unidos (y su discutida defensa de
una presunta continuidad entre Medievo y modernidad), Oresme ha sido más editado en países anglosajones
que en la propia Francia, en cuyo recuerdo eso sí destacó Pierre Duhem.

A.38. VILFREDO PARETO

Vilfredo Federico Damaso Pareto (nacido Wilfried Fritz Pareto) (París, 15 de julio de 1848 - Céligny, 19
de agosto de 1923) fue un sociólogo, economista y filósofo italiano.
El marqués Vilfredo Pareto, nació el 15 de julio de 1848 en París, donde su padre Raffaele Pareto, patriarca
genovés y partidista de Mazzini vivía un exilio voluntario. Vilfredo pasó los primeros años de su vida en Francia,
pero realizó todos sus estudios en Italia, a donde regresó en 1858 y donde obtuvo su doctorado en ingeniería
en 1869, en el Instituto Politécnico de Turín. Ejerció su profesión por, al menos, 20 años, fue administrador de
una compañía ferroviaria, y luego ocupó el puesto de superintendente de minas de hierro, las de San Giovanni
Valdarno y luego de las minas de hierro italianas. Era de la alta sociedad de Florencia, y la naturaleza de la
actividad que desempeñaba lo mantenía en un constante roce con la economía política y, particularmente,
con las tarifas proteccionistas. Por ser un consultor industrial, no centraba su atención solo en su profesión,
sino que valientemente se involucró hasta volverse un especialista en la doctrina librecambista y representó
a los que atacaban firmemente el proteccionismo. Más adelante, en la madurez de su etapa intelectual, y
disfrutando la tranquilidad de Céligny, abandonó formalmente su carácter polémico por el motivo de que su
perspectiva teórica había cambiado y el ángulo con el que juzgaba los hechos se había ampliado notablemente.
Habitaba todavía Florencia cuando el artículo Elementi di Economia Pura, de Maffeo Pantaleoni, llegó a
sus manos y lo atrajo a la especulación abstracta. Esto, al principio, fue solo un pasatiempo para Vilfredo, pero
esto luego alcanzó grados más importantes en su vida cotidiana, hasta que lo llevó a abandonar cualquier
otra actividad. Gracias a esto, contribuyó desde 1890 a 1905 con el Giornale degli Economisti y dio mucho
fundamento científico a la teoría de la Economía Matemática, concepto antes introducido por Jevons, Walras y
Cournot, lo que lo llevó a formar posteriormente una idea que se tradujo en su teoría del equilibrio económico.
Este gran descubrimiento llevó a que reciba una propuesta para mudarse a una localidad Valdense, Lausana,
para ocupar el asiento que dejó libre León Walras en 1893 como Profesor de Economía Política, la cuál aceptó
sin mucho recelo.
Vilfredo abandona la docencia en 1906, y se retira a Céligny en el cantón de Ginebra, a un tranquilo
poblado llamado Villa Angora donde dedicó el último período de su vida al estudio. Este período de su vida
fue, sin duda alguna, el más fructífero desde el punto de vista intelectual, durante el cuál publicó sus más
reconocidos trabajos: el Manuale di Economia Politica y el Trattato di Sociología. Continuó siguiendo la
economía y la política y los cambios que estos sufrían, y el estudio y la meditación lo llevaron a una actitud
espiritual, que denotaba una personalidad antitética a la que había tenido en los comienzos de su vida adulta,
el liberal que supo ser había sido conducido al radicalismo, y si no al socialismo, y lo llevó gradualmente a
convertirse en uno de los más profundos y vigorosos críticos del socialismo y la democracia.
Las cualidades mentales más importantes obtenidas durante la formación de Pareto fueron, sin dudas, el
conocimiento matemático y la cultura humanística. Era Ingeniero y además italiano, que escribía en francés
con estilo literario y leía con fluidez en inglés, latín y griego. Tradujo, por el mero placer de ejercitarse
lingüísticamente, la Antología Griega. Fue el creador del concepto eficiencia de Pareto, y contribuyó, con ideas
como la de las curvas de indiferencia, al desarrollo de la microeconomía.

193
A. Autores

A.39. TALCOTT PARSONS

Talcott Parsons (13 de diciembre de 1902 - 8 de mayo de 1979) fue un sociólogo estadounidense.
Cursó estudios en el Amherst College, la London School of Economics y la Universidad de Heidelberg
(Alemania). Dio clases de sociología en la Universidad Harvard de 1927 hasta 1974 como director del Departa-
mento de Sociología de dicha universidad (1944). Más tarde fue nombrado presidente del nuevo Departamento
de Relaciones Sociales 1946 y posteriormente presidente de la American Sociological Association en 1949.
Es uno de los mayores exponentes del funcionalismo estructural en Sociología. Dicha teoría social sostiene
que las sociedades tienden hacia la autorregulación, así como a la interconexión de sus diversos elementos
(valores, metas, funciones, etc.). La autosuficiencia de una sociedad está determinada por necesidades básicas,
entre las que se incluían la preservación del orden social, el abastecimiento de bienes y servicios, la educación
como socialización y la protección de la infancia.
Entre sus obras destacan La estructura de la acción social (1937) y El sistema social (1951).
Si bien ha sido considerado como uno de los sociólogos más eminentes del siglo xx, ha sido criticado por no
prestar suficiente atención al cambio social y a los conflictos asociados a él. Su obra es uno de los primeros
intentos de síntesis dentro del campo de la sociología donde revisa los escritos de Émile Durkheim y Max
Weber, así como de autores menores para la sociología como Vilfredo Pareto, y (en la obra de 1951) Sigmund
Freud. El papel de Marx en la teoría parsoniana es «asaz y escuálido» según la crítica que realiza Anthony
Giddens, e incluso se ha dicho que la obra de Parsons no es más que una teoría conservadora que pretendía
ignorar a Marx.

A.40. KARL POPPER

Karl Raimund Popper (Viena, 28 de julio de 1902 - Londres, 17 de septiembre de 1994) fue un filósofo y
teórico de la ciencia, de origen judío, nacido en Austria, aunque más tarde se convirtió en ciudadano británico.
Karl Popper, nacido en Viena, fue hijo del abogado protestante Simón Siegmund Carl Popper y de su esposa
protestante Jenny Schiff, siendo descendientes de familiares de religión judía. Popper mismo se caracterizaba
como agnóstico. De la familia Schiff provenían varias personalidades significativas de los siglos xix y xx tales
como el director de orquesta Bruno Walter. La familia de Popper se había convertido al protestantismo dos
generaciones antes de que él naciera en 1902. Su abuelo paterno tenía una formidable biblioteca en la que
él, desde niño, contraería la pasión de la lectura. Nunca se consoló de haber tenido que venderla cuando se
desplomaron las finanzas de su familia que, durante su infancia, había sido muy próspera.
En la Viena multicultural de principios del siglo xx, que vio nacer a Karl Raimund Popper, la situación
de los judíos era compleja. Por un lado, pertenecían a las capas medias y altas de la sociedad, ocupando
con frecuencia posiciones destacadas en la economía y la política, pero, por otra parte, eran habituales las
manifestaciones de antisemitismo. Popper se destacó pronto por un precoz rechazo a toda forma de nacionalismo
—la regresión a la tribu— lo que lo llevó a oponerse al sionismo y siempre pensó que la creación de Israel
fue «un trágico error». En el borrador de su Autobiografía escribió una frase durísima: «Inicialmente me
opuse al sionismo porque yo estaba contra toda forma de nacionalismo. Pero nunca creí que los sionistas se
volvieran racistas. Esto me hace sentir vergüenza de mi origen, pues me siento responsable de las acciones
de los nacionalistas israelíes». Pensaba entonces que los judíos debían integrarse a las sociedades en las que
vivían, como había hecho su familia, porque la idea del «pueblo elegido» le parecía peligrosa. Presagiaba, según
él, las visiones modernas de la «clase elegida» del marxismo o de la «raza elegida» del nazismo.
Cuando Karl Popper comenzó sus estudios universitarios, en la década del 1920, la escena política estaba
dominada efímeramente por la izquierda: florecía entonces la llamada Viena Roja. También Popper, interesado
principalmente en la pedagogía política, se implicó en este movimiento, ingresando en las juventudes socialistas.
Tras presentar en 1928 una tesis doctoral fuertemente matemática dirigida por el psicólogo y lingüista
Karl Bühler, Popper adquirió en 1929 la capacitación para dar lecciones universitarias de matemáticas y
física. En estos años tomó contacto con el llamado Círculo de Viena. No obstante su cercanía con este, Popper
cuestionó siempre algunos de los postulados más significativos de este grupo de pensadores, lo que dificultó
su integración en él. En cualquier caso, el Círculo se vio influido por la fundamentada crítica de Popper y,
de hecho, La lógica de la investigación científica (en alemán Logik der Forschung), principal contribución de
Popper a la teoría de la ciencia, apareció por primera vez en una serie de publicaciones del propio círculo
vienés, a pesar de que contenía una moderada crítica al positivismo de esta comunidad de filósofos. La obra
fue recibida como fruto de las discusiones del círculo, lo que llevó a muchos a calificar equivocadamente a
Popper como positivista.

194
A.41. Alfred Radcliffe-Brown

El ascenso del nacionalsocialismo en Austria llevó finalmente a la disolución del Círculo de Viena. En
1936 su fundador Moritz Schlick fue asesinado por un estudiante. En 1937, tras la toma del poder por los
partidarios de Hitler, Popper, ante la amenazante situación política se exilió en Nueva Zelanda, tras intentar
en vano emigrar a Estados Unidos y Gran Bretaña.
En el Canterbury College en Christchurch, Popper vivió aislado y hasta cierto punto desconectado de un
mundo que se precipitaba entonces en el torbellino de la Segunda Guerra Mundial. En este entorno Popper
redactó La sociedad abierta y sus enemigos (en alemán Die offene Gesellschaft und ihre Feinde). También de
aquella época data su amistad y colaboración con el neurobiólogo John C. Eccles, junto al que escribiría El Yo
y el cerebro en 1977.
Tras la guerra, en 1946, Popper ingresó como profesor de filosofía en la London School of Economics and
Political Science. El sociólogo y economista liberal Friedricht August von Hayek fue uno de los principales
valedores de Popper para la concesión de esa plaza. Sin embargo, la relación entre ambos pensadores es aún
controvertida. A pesar de que ambos mantenían posiciones metodológicas parecidas y de que Popper hizo suyos
algunos conceptos fundamentales de las obras de Hayek, tales como el principio del orden espontáneo, lo cierto
es que Popper desconfiaba de los mecanismos puros del libre mercado que abanderaba Hayek, predicando
más bien cierto intervencionismo pero que no desembocara, en cualquier caso, en el control o en la propiedad
estatal.
En 1969 se retiró de la vida académica activa, pasando a la categoría de profesor emérito, a pesar de lo
cual continuó publicando hasta su muerte, el 17 de septiembre de 1994 en East Croydon (Londres).
Los logros filosóficos de Karl Popper le valieron numerosos reconocimientos, tales como ser nombrado
caballero por la reina Isabel II del Reino Unido en 1969. Recibió la insignia de Compañero de Honor (Companion
of Honour) en 1982, el premio Lippincott de la Asociación Norteamericana de Ciencias Políticas y el premio
Sonning. Fue miembro de la Sociedad Mont Pelerin, una comunidad de estudios fundada por Hayek para
promover una agenda política liberal, así como de la Royal Society de Londres, con el rango de miembro, y de
la Academia Internacional de la Ciencia. Entre otras, cultivó la amistad del canciller alemán Helmut Schmidt.
Algunos conocidos discípulos de Popper fueron Hans Albert, Imre Lakatos, y Paul Feyerabend.

A.41. ALFRED RADCLIFFE-BROWN

Alfred Reginald Radcliffe-Brown (17 de enero de 1881 - 24 de octubre de 1955) fue un antropólogo inglés
a quien se debe el desarrollo del funcionalismo estructuralista, una de las corrientes más importantes de la
antropología. Este marco teórico incluye conceptos descriptivos de la estructura social de los pueblos primitivos.
Radcliffe-Brown nació en Sparkbrook, Birmingham, Inglaterra. Estudió en Cambridge, donde era apodado
por sus compañeros como «Anarchy Brown», debido a su inspiración en las ideas del científico anarquista ruso
Piotr Kropotkin. Algunas de las ideas que Radcliffe-Brown desarrolló a lo largo de su obra antropológica,
se encontraban de manera embrionaria en Mutual Aid, el principal trabajo de Kropotkin. Radcliffe-Brown
recibió influencia de la sociología francesa (notoriamente de Émile Durkheim) que contribuyó al desarrollo
de la antropología británica. Construyó una batería de conceptos rigurosos para dar un método científico
a la etnografía. Aunque generalmente lo rechazaba, Radcliffe-Brown estaba asociado con la sociología
estructuralista, y puede ser considerado el padre del funcionalismo estructuralista. Mientras Bronislaw
Malinowski es reputado como la persona que estableció los principios del trabajo de campo, Radcliffe-Brown
contribuyó con el poderoso marco teórico de la antropología estructural. Asimismo, contribuyó al desarrollo de
las teorías sobre los sistemas de parentesco, en una vertiente denominada en tiempos posteriores teoría de la
descendencia.
Luego de estudiar en el Trinity College, viajó a las islas Andamán, en el Golfo de Bengala, donde permaneció
dos años (1906-1908). Luego se trasladó a Australia Occidental, para realizar investigación de campo entre las
sociedades que habitaban la región. Estudia las relaciones de parentesco y el sistema de totemismo entre los
kariera. El material etnográfico recabado en esos viajes fue la base del libro The Andaman Islanders (1922) y
The Social Organization of Australian Tribes (1930).
En 1916 ocupó el cargo de director de educación en Tonga, y en 1920 se trasladó a Ciudad del Cabo para
impartir cátedra de antropología social en la School of African Life durante cinco años. Posteriormente ocupó
cargos de profesor en Sydney (1925), Chicago (1931), y Oxford (1937).
Influenciado profundamente por el trabajo de Émile Durkheim (al punto en que este sociólogo es considerado
como uno de los pioneros de la antropología), Radcliffe-Brown se dedicó principalmente al estudio de sociedades
primitivas, con el propósito de establecer generalidades sobre la estructura social. Por ejemplo, señalaba que
las instituciones son la base de la permanencia del orden social, de modo análogo a las funciones vitales de los

195
A. Autores

órganos del cuerpo. Sus estudios de la función social examinan el modo en que las costumbres de un pueblo
contribuyen a la estabilidad social de un grupo humano.
Mientras funda el Instituto de Antropología Social y Cultural de Oxford, de acuerdo a Rodney Needham
su ausencia del Instituto durante los años de guerra se frenaron sus teorías y así tuvieron regular influencia
en la Antropología en Oxford.
Radcliffe-Brown ha sido criticado por soslayar el efecto de los cambios sociales en las sociedades que
estudiaba, en particular los cambios originados por el colonialismo occidental. A pesar de ello, es considerado
con Malinowski, como uno de los padres de la antropología social moderna.
Se jubiló de su cátedra en Oxford en 1948, no obstante, siguió publicando. Reunió sus más importantes
artículos en Structure and Function in Primitive Society, en 1952. Se traslada a Sudáfrica, donde enseña
antropología social en la Universidad de Grahamstown. Regresa a Inglaterra en 1955 gravemente enfermo.
Murió en Londres.

A.42. HANS REICHENBACH

Hans Reichenbach (26 de septiembre de 1891, Hamburgo, - 9 de abril de 1953, Los Ángeles) fue físico,
lógico y uno de los más importantes filósofos de la ciencia del siglo xx. Hizo importantes contribuciones a la
teoría de la probabilidad y a las interpretaciones filosóficas de la relatividad, de la mecánica cuántica y de la
termodinámica. Fundó el Círculo de Berlín, cuyos miembros participaron de muchas de las discusiones del
Círculo de Viena, por lo que a veces se les considera como representantes del positivismo lógico.

A.43. DAVID RICARDO

David Ricardo (Londres, 18 de abril de 1772 - íbidem 11 de septiembre de 1823) fue un economista inglés
de origen judío sefardí-portugués, miembro de la corriente de pensamiento clásico económico, y uno de los
más influyentes junto a Adam Smith y Thomas Malthus. Continuó y profundizó el análisis del circuito de
producción de la república, cuyo origen se remonta a Quesnay y al fisiocratismo. Es considerado uno de los
pioneros de la macroeconomía moderna por su análisis de la relación entre beneficios y salarios, uno de los
iniciadores del razonamiento que daría lugar a la Ley de los rendimientos decrecientes y uno de los principales
fundadores de la Teoría cuantitativa del dinero. Es por ello que es invocado por familias de pensamiento
económico muy diferentes, desde los neoclásicos a los marxistas ingleses.
También fue un hombre de negocios, especulador exitoso, agente de cambio y diputado; logrando amasar
una considerable fortuna.
David Ricardo era el tercero de diecisiete hijos de una familia judía sefardí que emigró de Países Bajos
a Inglaterra antes de su nacimiento. Empezó a trabajar a los catorce años, en la London Stock Exchange
(Bolsa de Londres), como empleado de su padre. En 1793 se casó fuera de la fe judía y las relaciones con
su familia se volvieron más tirantes, por lo que Ricardo decidió establecerse por su cuenta. Se especializó
en la negociación de valores públicos, prosperó bastante deprisa y para 1815 había amasado una fortuna
considerable. Después de haber adquirido su fortuna en la Bolsa de Londres, se convirtió en terrateniente. En
1819 fue elegido miembro del Parlamento; retuvo el cargo hasta su muerte. En la Cámara de los Comunes sus
opiniones gozaban de autoridad, y se ha dicho de él que fue el primero en educar a la Cámara en el análisis
económico. Se retiró de los negocios lo que le permitió dedicarse a trabajos intelectuales desde muy joven. Su
interés por los problemas de la teoría económica se desarrolló hacia la mitad de su vida. Su primer contacto
con el tema parece datar de 1799, cuando leyó a Adam Smith. En 1809 aparecieron publicadas sus primeras
opiniones sobre economía en forma de cartas a la prensa firmadas por «R» en relación con la devaluación de la
moneda.
Su obra más importante, labor por la que sería reconocido como uno de los economistas más importantes
de la época, Principios de economía política y tributación, apareció en 1817, y constituye la exposición más
madura y precisa de la economía clásica; en el prefacio afirma que «el principal problema de la economía
política es determinar las leyes que regulan la distribución». Con ese fin desarrolló una teoría del valor-trabajo.
La teoría del valor-trabajo en la economía política clásica, la teoría del valor y una teoría de la distribución.
Escribió también gran número de ensayos, cartas y notas que contienen aportaciones de importancia. Sin
embargo, sus escritos resultan tan condensados y complejos que muchos lectores encuentran mejor expuestas
sus ideas en los trabajos de Juan-Bautista Say, Thomas Malthus y John Ramsay McCulloch.

196
A.44. George Ritzer

Este economista, cuya labor es particularmente importante por el lugar destacado en que colocó al problema
del valor, especialmente al poner de manifiesto con claridad que los problemas de la distribución dependen de
la teoría del valor, según la cual el precio o valor de los bienes depende de los costos de producción; defendió la
libre circulación de los productos agrícolas y enunció la ley de bronce de los salarios, según la cual «el salario
se reduce a lo estrictamente necesario que permita al obrero subsistir y reproducirse», si el salario sube más
de lo estrictamente necesario, la población aumentará y al haber mayor oferta de trabajo, los salarios bajarán,
por el contrario si los salarios son inferiores a lo estrictamente necesario la población disminuirá, provocando
con ello una escasez de mano de obra y por consiguiente un aumento en los salarios. Esta teoría influyó en
Marx para afirmar que el obrero nunca disfrutaría de los beneficios del capitalismo.

A.44. GEORGE RITZER

George Ritzer nació en 1940 en la ciudad de Nueva York, se graduó en sociología en la Escuela Superior
de Ciencia del Bronx en 1958.
En la actualidad es profesor de sociología de la Universidad de Maryland. Sus principales áreas de interés
son la Teoría Sociológica y la Sociología del Consumo. Fue director de las secciones de Teoría Sociológica
(1989-1990) y de Organizaciones y ocupaciones (1980-1981) de la Asociación Americana de Sociología. El
profesor Ritzer ha sido nombrado Profesor Distinguido de la Universidad de Maryland y ha recibido el galardón
de Teaching Excellence. Ha ocupado la cátedra de Teoría Social de la Unesco en la Academia Rusa de las
Ciencias y ha disfrutado de una beca Fulbright-Hays. Fue profesor visitante en el Instituto Holandés de
Estudios Avanzados y en el Colegio Sueco de Estudios Avanzados en Ciencias Sociales.
Los principales intereses teóricos del doctor Ritzer son la metateoría y la teoría social aplicada. Entre sus
principales obras sobre la aplicación de la teoría social, especialmente al consumo, destacan The McDonalization
of Society (Pine Forges Press, 1993, 1996), Expressing America: A critique of the Global Credit Card Society
(Pine Forges Press, 1995), The McDonalization Thesis (Sage, 1998) y Enchanting a Disenchanted World:
Revolutionizing the Means of Consumption (Pine Forges Press, 1999).

A.45. BERTRAND RUSSELL

Bertrand Arthur William Russell, 3.o conde de Russell, (Trellech, 18 de mayo de 1872 - Penrhyndeudraeth,
2 de febrero de 1970) fue un filósofo, matemático, lógico y escritor británico ganador del Premio Nobel de
Literatura y conocido por su influencia en la filosofía analítica, sus trabajos matemáticos y su activismo social.
Contrajo matrimonio cuatro veces y tuvo tres hijos.
Bertrand Russell fue hijo de John Russell, vizconde de Amberley y de Katrine Louisa Stanley. Su abuelo
paterno fue lord John Russell, primer conde de Russell, quien fue dos veces primer ministro con la reina
Victoria. Su abuelo materno fue Edward Stanley, 2.o barón Stanley de Alderley. Además, era ahijado de John
Stuart Mill, quien —aunque jamás conoció a Russell— ejerció una profunda influencia en su pensamiento
político a través de sus escritos.
Russell quedó huérfano a la edad de 6 años, tras la muerte de su hermana y su madre (de difteria), y
seguidamente su padre, quien no pudo recuperarse de la pérdida de su esposa e hija y finalmente se dejó
morir en 1878. Russell y su hermano Frank se mudaron a Pembroke Lodge, una residencia oficial de la
Corona donde por favor real vivían su abuelo lord John y su abuela lady Russell, quien sería la responsable
de educarlo. Pese a que sus padres habían sido liberales radicales, su abuela, aunque liberal en política, era
de ideas morales muy estrictas, convirtiéndose Russell en un niño tímido, retraído y solitario. Solía pasar
mucho tiempo en la biblioteca de su abuelo, en donde precozmente demostró un gran amor por la Literatura y
la Historia. Los jardines de la casa eran el lugar predilecto del pequeño Russell y muchos de los momentos
más felices de su infancia los pasó allí, meditando en soledad.
El ambiente represivo y conservador de Pembroke Lodge le produjo numerosos conflictos a Russell durante
su adolescencia. Al no poder expresar libremente su opinión con respecto a la religión (la existencia de Dios,
el libre albedrío, la inmortalidad del alma...) o el sexo, pues sus ideas al respecto habrían sido consideradas
escandalosas, escondía sus pensamientos de todos y llevaba una existencia solitaria, escribiendo sus reflexiones
en un cuaderno usando el alfabeto griego para hacerlas pasar por ejercicios escolares. No fue al colegio, sino que
fue educado por diversos tutores y preceptores, de los que aprendió, entre otras cosas, a dominar perfectamente
el francés y el alemán.

197
A. Autores

A la edad de once años Russell comenzó el estudio de la geometría euclidiana teniendo como profesor
a su hermano, pareciéndole tan maravilloso todo el asunto como el primer amor. El poder demostrar una
proposición le produjo a Russell una inmensa satisfacción, que sin embargo se vio frustrada cuando su
hermano le dijo que tendría que aceptar ciertos axiomas sin cuestionarlos o de otra manera no podrían seguir,
cosa que le decepcionó profundamente. Acabó admitiéndolos a regañadientes pero sus dudas sobre dichos
axiomas marcarían su obra.
En 1890, Russell ingresó al Trinity College de Cambridge para estudiar matemáticas. Su examinador
fue Alfred North Whitehead, con quien después fue coautor de tres libros conocidos bajo el título genérico
de Principia Mathematica. Whitehead quedó tan impresionado por el joven Russell que lo recomendó a la
sociedad de discusión intelectual Los Apóstoles, un grupo de jóvenes brillantes de Cambridge que se reunían
para discutir cualquier tema sin tabúes, en un ambiente intelectualmente estimulante y honesto. Finalmente,
después de muchos años de soledad, Russell pudo expresar sus opiniones e ideas a una serie de jóvenes
inteligentes que no lo miraban con sospecha. Poco a poco Bertrand perdió su rigidez y timidez y se empezó a
integrar entre los alumnos.
Russell concluyó sus estudios en matemáticas obteniendo un examen meritorio que lo colocó como séptimo
wrangler, una marca distintiva que era reconocida en el marco académico donde se movía. Durante su cuarto
año en Cambridge, en 1894, Russell estudió Ciencias Morales (el nombre por el cual se conocía a la Filosofía).
Para entonces Russell ya se había hecho amigo de George Edward Moore, un joven estudiante de clásicos a
quien Russell había persuadido de cambiarse a filosofía.
Por esa misma época, Russell había conocido y se había enamorado de Alys Pearsall Smith, una joven
culta perteneciente a una familia de cuáqueros estadounidenses. Ella, a pesar de ser varios años mayor que él,
lo había cautivado tanto por su belleza como por sus convicciones, ideas y formas de ver el mundo. Se casaron
el mismo año de la graduación de Russell.
En 1900 elabora Los principios de la matemática y poco después comenzaría su colaboración con A. N. Whi-
tehead para escribir los tres volúmenes de los Principia Mathematica, la que sería su obra cumbre y en la que
pretendía reducir la matemática a la lógica.
Las labores extraacadémicas de Russell le hicieron emprender numerosos viajes en los cuales el filósofo
observaba de primera mano la situación en diversos países y se entrevistaba con las personalidades relevantes
del momento. Así, viajó dos veces a Alemania con Alys en 1895, el año siguiente viajaría a Estados Unidos. Más
adelante, en 1920, junto con una delegación del Partido Laborista Británico, viajaría a Rusia y se entrevistaría
con Lenin, viaje que acabaría con las esperanzas que inicialmente tenía con respecto a los cambios que el
comunismo produciría. Poco después, junto con Dora Black, que en 1921 acabaría siendo su segunda esposa,
viajó a China y permaneció allí durante un año, para volver a Inglaterra a través de Japón y Estados Unidos
nuevamente. La estancia en China resultó muy provechosa, y Russell apreció en su cultura valores tales como
la tolerancia, la imperturbabilidad, la dignidad y, en general, una actitud que valoraba la vida, la belleza y el
placer de una manera distinta a la occidental que consideró valiosa. Todos estos viajes se tradujeron en libros,
artículos o conferencias.
Russell fue un conocido pacifista durante la Primera Guerra Mundial, lo que acabó llevándolo a la cárcel
durante seis meses por la publicación de artículos y panfletos.
Con su segunda esposa, Dora Black, estableció en Beacon Hill, Londres, de 1927 a 1932, una escuela
infantil inspirada en una pedagogía progresiva y despreocupada que pretendía estar libre de prejuicios. El
colegio reflejaba la idea de Russell de que los niños no debían ser forzados a seguir un currículo académico
estricto.
En 1936 celebró terceras nupcias con Patricia Spence, y en 1938 fue llamado a la Universidad de Chicago
para dar conferencias de Filosofía. Fue estando allí cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, pasando en
esta ocasión del pacifismo mostrado en la primera a un apoyo claro a las fuerzas aliadas contra el ejército nazi
alegando que un mundo en donde el fascismo fuera la ideología reinante sería un mundo en donde lo mejor de
la civilización habría muerto y no valdría la pena vivir.
En 1940 se le impidió impartir la asignatura de Matemáticas que tenía asignada en la universidad de
Nueva York y tuvo lugar una polémica extremadamente áspera que provocó apasionadas protestas en algunos
ambientes: se le reprochaba la exposición en forma singularmente cruda de sus opiniones acerca de la vida
sexual, lo que supuestamente tendría una nefasta influencia en sus alumnos.
Tras la Segunda Guerra Mundial, Russell se dedica plenamente a la tarea de evitar la guerra nuclear y
asegurar la paz mediante una adecuada organización internacional, iniciando una etapa de activismo político
que provocaría su segunda encarcelación a los 90 años.
En 1950 recibió el Premio Nobel de Literatura «en reconocimiento de sus variados y significativos escritos
en los que defiende ideales humanitarios y la libertad de pensamiento.»

198
A.46. Alfred Schütz

En 1952, a los ochenta años, se unió en cuartas nupcias a Edith Finch, en brazos de quien murió pacífica-
mente en 1970, con 97 años de edad.
Tras su muerte, el Trinity College de Cambridge, el que fue su segundo hogar, le rindió homenaje. Hoy se
puede leer en sus muros una placa conmemorativa en su memoria que reza:
El tercer conde Russell, O.M., profesor de este colegio, fue particularmente famoso como escritor
intérprete de la lógica matemática. Abrumado por la amargura humana, en edad avanzada,
pero con el entusiasmo de un joven, se dedicó enteramente a la preservación de la paz entre las
naciones, hasta que finalmente, distinguido con numerosos honores y con el respeto de todo el
mundo, encontró descanso a sus esfuerzos en 1970, a los 97 años de edad.

A.46. ALFRED SCHÜTZ

Alfred Schütz (13 de abril de 1899 - 20 de mayo de 1959) sociólogo y filósofo austriaco, de origen judío,
introductor de la fenomenología en las ciencias sociales. Nació en Viena, donde estudió leyes y economía con,
entre otros, Hayek y von Mises. Exiliado desde 1933, llegó en 1939 a Estados Unidos, donde pudo integrarse en
la Nueva Escuela de Investigación Social de Nueva York. Se inspiró, entre otros, en Henri Bergson, en la escuela
austríaca de economía y en el pensamiento de Edmund Husserl de quien fue discípulo directo. En 1932 publicó
su primera obra Der Sinnhafte Aufbau der sozialen Welt en la que pretendió dotar de fundamento filosófico a
la perspectiva metodológica y las categorías sociológicas básicas de Max Weber. Su pensamiento encontró
nuevas potencialidades a través de su diálogo intelectual con autores anteriores de orientación pragmatista
como George Herbert Mead o John Dewey. Su obra, poco conocida, ha impactado en la teoría sociológica
contemporánea a partir de los trabajos de Berger y Luckmann, así como del enfoque etnometodológico de
Garfinkel o Cicourel.

A.47. ADAM SMITH

Adam Smith (5 de junio (jul)./ 16 de junio de 1723 (greg.) - 6 de julio(jul.)/ 17 de julio de 1790(greg.)) fue un
economista y filósofo escocés, uno de los mayores exponentes de la economía clásica.
Adam Smith basaba su ideario en el sentido común. Frente al escepticismo, defendía el acceso cotidiano e
inmediato a un mundo exterior independiente de la conciencia. Este pensador escocés creía que el fundamento
de la acción moral no se basa en normas ni en ideas nacionales, sino en sentimientos universales, comunes y
propios de todos los seres humanos.
En 1776, publicó La riqueza de las naciones, sosteniendo que la riqueza procede del trabajo de la nación.
El libro fue esencialmente un estudio acerca del proceso de creación y acumulación de la riqueza, tema ya
abordado por los mercantilistas y fisiócratas, pero sin el carácter científico de la obra de Smith. Este trabajo
obtuvo para él el título de fundador de la economía porque fue el primer estudio completo y sistemático del
tema.
Adam Smith Douglas Jr. nació en Kirkcaldy (Escocia), el año 1723 (bautizado el día 16 de junio del mismo
año), hijo póstumo de Adam Smith Sr., oficial de aduanas, y Margaret Douglas. Poco se sabe de su infancia,
excepto que a la edad de 4 años fue raptado por una banda de gitanos, siendo rescatado gracias a la acción de
su tío. «Me temo que no hubiera sido un buen gitano», comentó John Rae, su principal biógrafo. Aparte de este
incidente, la vida de Smith fue singularmente tranquila, y su historia es esencialmente la de sus estudios y
sus libros.
En 1737, a la edad de 14 años, habiendo concluido su curso en la escuela local de Kirkcaldy, Smith ingresó
en la Universidad de Glasgow, donde fue influido por «el nunca olvidado» Francis Hutcheson, el famoso profesor
de filosofía moral, que a la postre le valdría ser influido por la escuela histórica escocesa. Es en esta asignatura,
en la que se dedicaba una parte a la moral práctica, en la cual Smith basaría gran parte de La riqueza de las
naciones. Luego de su graduación en 1740, Smith obtuvo una importante beca para Oxford, donde estudió por
seis años en Balliol College, una universidad en decadencia, como sostendría en La riqueza de las naciones.
Habiendo retornado a la casa de su madre en 1746, Smith se dedicó a buscar un empleo adecuado, a la vez
que continuaba sus estudios. De 1748 a 1751 fue profesor ayudante de las cátedras de retórica y literatura en
Edimburgo, bajo el mecenazgo de Lord Henry Kames, quien también le empleó como conferenciante sobre las
mismas materias. Durante este periodo estableció una estrecha amistad con el filósofo David Hume, amistad
que influyó mucho sobre las teorías económicas y éticas de Smith.

199
A. Autores

En 1751 fue llamado por su propia Universidad de Glasgow para ocupar primeramente la cátedra de
Lógica, y al año siguiente, la de Filosofía Moral. Este último cargo lo ejerció por 12 años, período que luego
describiría como «el más útil y por tanto el más feliz y honorable de mi vida». Su curso de filosofía moral estaba
dividido en cuatro partes: teología natural, ética, jurisprudencia, y economía política. En 1759 publicó su
primer libro, La Teoría de los Sentimientos Morales, que incorporaba la segunda porción de su curso, y que
casi inmediatamente estableció su reputación académica y literaria. Publicó un ensayo sobre «La Primera
Formación de los Idiomas», que fue incluido como apéndice en posteriores ediciones de los Sentimientos Morales
(se publicaron seis ediciones durante su vida).
En 1763 el poderoso aristócrata Charles Townshend ofreció a Smith una pensión vitalicia a cambio de que
sirviera como tutor de su hijastro, el III Duque de Buccleuch, durante un viaje de tres años por Suiza y Francia.
En este viaje conoció a los fisiócratas franceses (entre ellos, Quesnay y Turgot), que defendían la economía y
política basada en la primacía de la ley natural, la riqueza y el orden, y se encontró con su viejo amigo David
Hume. También conoció a otros pensadores ilustrados, como Voltaire, Benjamín Franklin, Diderot, D’Alembert
y Necker. En 1766 la repentina enfermedad y muerte de Hew Scott, el hermano del Duque, puso fin al viaje,
forzando un repentino retorno a Gran Bretaña.
Smith se inspiró en esencia en las ideas de François Quesnay y Anne Robert Jacques Turgot para construir
su propia teoría, que establecería diferencias respecto a la de estos autores.
Durante los siguientes siete años Smith vivió con su madre en Kirkcaldy, dedicando la mayor parte de su
tiempo a su siguiente libro, La Riqueza de las Naciones. Este período también lo describió como feliz («Quizá
nunca estuve (tan feliz) en toda mi vida»).
En 1779 viajó a Londres, llevándose su manuscrito consigo, y durante cinco años vivió en Londres, donde
su círculo de amigos incluía a Edward Gibbon y Edmund Burke. En esa época murió su amigo David Hume,
motivo que llevó a Adam a publicar la Carta a William Strahan a modo de obituario. Debido a sus libros
especialmente críticos a la religión, los elogios a Hume provocaban grandes protestas en todo el Reino Unido.
Smith habría de anotar después: «Una simple e inofensiva hoja de papel... me causó diez veces más vituperios
que el violento ataque que realicé en contra de todo el sistema comercial de la Gran Bretaña».
Fue nombrado director de Aduana de Edimburgo en 1778, puesto que desempeñó hasta su muerte el 17
de julio de 1790 a causa de una enfermedad, viviendo con su madre y su prima, Janet Douglas, en Edimburgo.
En 1787 fue nombrado Rector Honorífico de la Universidad de Glasgow, cargo que ocupó hasta 1789. Lleno de
honores, Adam Smith murió a la edad de 67 años.

A.48. HERBERT SPENCER

Herbert Spencer (Derby, 1820 - Brighton, 1903) fue un naturalista, filósofo, psicólogo, antropólogo y
sociólogo inglés.
Fue uno de los más ilustres positivistas de su país. Ingeniero civil y de formación autodidacta, se interesó
tanto por la ciencia como por las letras. Aunque se dice comúnmente que promovió el darwinismo social en
Gran Bretaña, esta afirmación ha sido historiográficamente cuestionada.
Desde el punto de vista sociológico cabe considerarle como el primer autor que utilizó de forma sistemática
los conceptos de estructura y función. Por otra parte, concibió la sociología como un instrumento dinámico al
servicio de la reforma social. Dedicó su vida a elaborar su sistema de filosofía evolucionista, en la que considera
la evolución natural como clave de toda la realidad, a partir de cuya ley mecánico-materialista cabe explicar
cualquier nivel progresivo: la materia, lo biológico, lo psíquico, lo social, etc.
En sus lecturas conoció la teoría de la evolución expuesta en el siglo xix por el naturalista Charles Darwin.
Su teoría fundacional para la biología moderna sostenía que los organismos biológicos evolucionan adquiriendo
nuevos rasgos por adaptación al medio ambiente que se hacen hereditarios. Las teorías de Lamarck sobre la
evolución influyeron profundamente en la obra de Spencer.
Si bien para Spencer la evolución natural conllevaría a la supervivencia del más fuerte, era preciso que los
demás seres humanos ayudaran a los más débiles. Así, el filósofo Roderick Long explica que «aunque Spencer
se oponía a los programas sociales financiados con impuestos, apoyaba fuertemente la caridad voluntaria y de
hecho dedica diez capítulos de sus Principios de ética a una explicación de la «beneficencia positiva».
Sin embargo, y a pesar de haber sido catalogado por algunos pensadores como «darwinista social», Spencer
no aceptaba la teoría de Darwin, proponiendo una versión del lamarquismo, de acuerdo a la cual los «órganos» se
desarrollan por su uso (o degeneran dado la falta de uso) y esos cambios se transmiten de una generación a otra.
Para Spencer, la sociedad es también un organismo, evolucionando hacia formas más complejas de acuerdo a
la «ley de la vida», es decir, de acuerdo al principio de la supervivencia del más fuerte, tanto a nivel individual

200
A.49. Julian Steward

como de sociedades. Consecuentemente, Spencer se oponía —radicalmente— a todas las manifestaciones


de «socialismo», tales como la educación pública generalizada u obligatoria, bibliotecas públicas, leyes de
seguridad industrial, y, en general, a toda legislación o proyecto social financiado coactivamente pues violaba
el principio de «igual libertad» sobre el cual regía su ética. Consecuentemente, fue un fuerte opositor del
colonialismo arguyendo que «además, el gobierno colonial, llamado apropiadamente así, no puede llevarse a
cabo sin transgredir los derechos de los colonos. Pues si, como generalmente ocurre, los colonos están dirigidos
por autoridades enviadas desde la metrópoli, entonces se vulnera la ley de igual libertad en sus personas,
tanto como en cualquier otro tipo de gobierno autocrático».
Desde el punto de vista sociologico, Spencer la define como «la historia natural de las sociedades», dicho
de otro modo: un orden entre los cambios estructurales y funcionales que experimentan las sociedades. La
sociología de Spencer se centra en los fenómenos macrosociales (agregados sociales) así como en sus funciones.
Varios autores criticaron el a veces extremado realismo de Spencer (por sus semejanzas con el mecanicismo);
entre ellos destacó el filósofo y psicólogo escocés Alexander Bain. A pesar de que Spencer no logró crear
escuela, su ambicioso intento de sistematizar todo el conocimiento dentro del marco de la ciencia moderna y
especialmente en términos de la evolución, le ha hecho merecedor de figurar entre los principales pensadores
de finales del siglo xix.

A.49. JULIAN STEWARD

Julian Haynes Steward (31 de enero de 1902 - 6 de febrero de 1972) fue un antropólogo y arqueólogo
estadounidense creador de lo que él mismo denominó el método de la ecología cultural.
Nacido en Washington, D.C., no mostró un interés especial por la antropología hasta que tuvo dieciséis
años e ingresó en el Deep Springs College de Sierra Nevada (Estados Unidos) entidad encargada de la formación
de nuevos políticos. En este ambiente entró en contacto con las tribus indígenas shoshone y paiute, las cuales
despertaron su interés por la antropología. Inició sus estudios en dicha disciplina en la Universidad de Berkeley
en 1925, graduándose en 1929 con un estudio sobre los payasos ceremoniales entre los indios americanos.
En 1935 Steward comenzó a participar en el Bureau of Indian Affairs desde el que consiguió importantes
reformas para esta comunidad y realizó trabajos arqueológicos tanto en Norteamérica como en Sudamérica.
Su principal aportación a la antropología la constituyen sus estudios de revisión de la teoría de la evolución
bajo el modelo de la ecología cultural y de la evolución multilineal presentados en su obra Theory of Culture
Change: The Methodology of Multilinear Evolution (1955).

A.50. LEÓN WALRAS

Marie-Ésprit-Léon Walras (Évreux, Francia, 16 de diciembre de 1834 - Montreux, Suiza, 5 de enero de


1910), fue un economista francés de la Escuela de Lausana.
Es considerado a menudo el fundador de la economía matemática. Walras fue el primero en analizar y
describir como un problema matemático el equilibrio general de la competencia perfecta, para explicar cómo
los precios se pueden determinar por las interacciones entre los mercados, para diversas mercancías.
Su teoría se basó en supuestos restringidos incluyendo la competencia perfecta y no explicó cómo los
precios se pueden determinar dada la existencia de mercancías del capital. No obstante, su trabajo proporcionó
los fundamentos para un trabajo más importante que amplió la teoría general del equilibrio; nos referimos a
las investigaciones de Kenneth Arrow y de Gerard Debreu.
León Walras también desarrolló la teoría marginal del valor con William Stanley Jevons y Carl Menger,
y ayudó a lanzar la escuela neoclásica en la economía.

A.51. MAX WEBER

Maximilian Carl Emil Weber (Erfurt, 21 de abril de 1864 - Múnich, 14 de junio de 1920) fue un filósofo,
economista, jurista, historiador, politólogo y sociólogo alemán, considerado uno de los fundadores del estudio
moderno de la sociología y la administración pública, con un marcado sentido antipositivista.
A pesar de ser reconocido como uno de los padres de la sociología, Weber nunca se vio a sí mismo como
sociólogo, sino como historiador; para él, la sociología y la historia eran dos empresas convergentes. Sin

201
A. Autores

embargo, sobre el final de su vida en 1920, escribió en una carta al economista Robert Liefmann: «Si me he
convertido finalmente en sociólogo (Porque tal es oficialmente mi profesión), es sobre todo para exorcizar el
fantasma todavía vivo de los conceptos colectivos(...)».
Sus trabajos más importantes se relacionan con la sociología de la religión y el gobierno, pero también
escribió mucho en el campo de la economía. Su obra más reconocida es el ensayo La ética protestante y el espíritu
del capitalismo, que fue el inicio de un trabajo sobre la sociología de la religión. Pero la gruesa recopilación
Economía y sociedad es una suma de ideas y conceptos del autor.
Weber argumentó que la religión fue uno de los aspectos más importantes que influyeron en el desarrollo
de las culturas occidental y oriental. En otra de sus obras famosas, La ciencia como vocación, la política como
vocación, Weber definió el Estado como una entidad que ostenta el monopolio de la violencia y los medios de
coacción, una definición que fue fundamental en el estudio de la ciencia política moderna en Occidente.
Max Weber nació en Erfurt, Turingia en Alemania, siendo el mayor de los siete hijos de Max Weber (padre),
jurista y político destacado del Partido Liberal Nacional en la época de Bismarck y funcionario protestante, y
de su esposa Helene, una calvinista moderada. Uno de sus hermanos, Alfred Weber, también fue sociólogo y
economista.
Debido a la vida pública de su padre, Weber creció en un ambiente familiar inmerso en la política, y su
hogar recibió la visita de prominentes académicos y figuras públicas. Al mismo tiempo, Weber demostró ser
intelectualmente precoz. El regalo de Navidad que le hizo a sus padres en 1876, cuando contaba con trece años,
resultó ser un par de ensayos históricos, titulados Sobre la maldición de la historia alemana, con referencias
especiales a la posición del emperador y el papa y Sobre el período del Imperio romano desde Constantino a
la migración de las naciones. Parecía ya claro entonces que Weber se dedicaría a las ciencias sociales. A la
edad de catorce años escribió cartas llenas de referencias a Homero, Virgilio, Cicerón y Tito Livio, y antes de
ingresar a la universidad ya poseía un extenso conocimiento sobre Goethe, Spinoza, Kant y Schopenhauer.

A.52. LUDWIG WITTGENSTEIN

Ludwig Josef Johann Wittgenstein (Viena, Austria, 26 de abril de 1889 - Cambridge, Reino Unido, 29
de abril de 1951) fue un filósofo, matemático, lingüista y lógico austríaco, y posteriormente nacionalizado
británico. Publicó el Tractatus logico-philosophicus, que influyó en gran medida a los positivistas lógicos
del Círculo de Viena, movimiento del que nunca se consideró miembro. Tiempo después, el Tractatus fue
severamente criticado por el propio Wittgenstein en Los cuadernos azul y marrón y en sus Investigaciones
filosóficas, ambas obras póstumas. Fue discípulo de Bertrand Russell en el Trinity College de la Universidad
de Cambridge, donde más tarde también él llegó a ser profesor.
Ludwig Wittgenstein nació en Viena el 26 de abril de 1889, de Karl y Leopoldine Wittgenstein. Fue el
más joven de ocho hijos, nacido en una de las familias más prominentes y ricas del Imperio austrohúngaro.
Sus abuelos paternos, Hermann Christian y Fanny Wittgenstein (que era una prima primera del famoso
violinista Joseph Joachim), eran ambos nacidos en familias judías pero más tarde convertidas al protestantismo,
y después de que se trasladaran de Sajonia a Viena en los años 1850, se asimilaron a las clases profesionales
protestantes vienesas.
El padre de Ludwig, Karl Wittgenstein, se convirtió en un industrial e hizo su fortuna con el hierro y el
acero. A finales de los años 1880, Karl controlaba un monopolio efectivo sobre los recursos del hierro y el acero
dentro del imperio y fue uno de los hombres más ricos del mundo. Finalmente, Karl transfirió mucho de su
capital a propiedades inmobiliarias, acciones de capital, metales preciosos y reservas de divisas extranjeras,
que estaba esparcido a través de Suiza, Austria, los Países Bajos y América del Norte. Por consiguiente, la
riqueza colosal de la familia fue aislada de las crisis de inflación que siguieron en los años posteriores.
La madre de Ludwig, Leopoldine Kalmus, nació de un padre judío y una madre católica, y era una tía del
ganador del premio Nobel Friedrich Hayek por parte materna. A pesar de la conversión al protestantismo de
sus abuelos paternos, los hijos de los Wittgenstein fueron bautizados como católicos romanos —la fe de su
abuela materna— y Ludwig recibió un entierro católico romano después de su muerte.
Ludwig creció en un hogar que proporcionaba un ambiente excepcionalmente intenso para la realización
artística e intelectual. Sus padres eran aficionados a la música y todos sus hijos tuvieron dotes intelectuales y
artísticas. El hermano mayor de Ludwig, Paul Wittgenstein se convirtió en un pianista concertista de fama
mundial quien continuó su carrera como concertista incluso tras perder el brazo derecho en la I Guerra
Mundial, motivando que Maurice Ravel compusiera para él en 1931 su famoso Concierto para piano para la
mano izquierda. La casa de los Wittgenstein atraía a gente culta, especialmente a músicos. La familia recibía
visitas frecuentes de artistas como Gustav Mahler. Toda la educación musical de Ludwig sería muy importante

202
A.53. Leslie White

para él. Incluso utilizó ejemplos musicales en sus escritos filosóficos. Otra no tan afortunada herencia que
pudo haber tenido fue la tendencia al suicidio: tres de sus cuatro hermanos varones se quitaron la vida.
Wittgenstein cursó sus estudios a principios del siglo xx en la escuela secundaria de Linz, la Realschule
Bundesrealgymnasium Fadingerstrasse. En esa misma escuela también estudiaba por entonces Adolf Hitler.
Existe una foto fechada en 1901 en la cual se puede apreciar a ambos, junto con el resto de los alumnos y uno
de sus profesores, posando para la foto escolar anual. Pertenece a un libro escrito por la australiana Kimberley
Cornish titulado The Jew of Linz: Wittgenstein, Hitler and Their Secret Battle for the Mind (1998). Según dicha
escritora, el joven Ludwig era el niño judío al que posteriormente se referirá Adolf Hitler en su obra Mein
Kampf (Mi Lucha), aunque esta teoría está en disputa.
El primer interés intelectual de Wittgenstein no fue la filosofía sino la ingeniería. Sus estudios lo llevaron,
en primer lugar, a Berlín y posteriormente a Inglaterra, a Manchester, donde se encontraba la vanguardia de
la ingeniería aeronáutica. Como resultado de su primer trabajo, presentó una patente para un motor a reacción
en 1911 que parece tuvo cierta influencia en el diseño futuro de los motores para helicópteros. Estando en
Inglaterra se interesó por la filosofía de las matemáticas y entró en contacto con Bertrand Russell con quien
comenzaría una tormentosa relación. Sin embargo este ambiente inglés es el que lanzó su carrera intelectual,
con amigos como George Moore o el economista John Maynard Keynes.
Ludwig Wittgenstein murió en Cambridge, en casa de su médico, el doctor Bevan, el 29 de abril de 1951,
tras negarse a recibir tratamiento médico contra el cáncer de próstata que sufría. Se encontraba trabajando en
un manuscrito que analizaba los supuestos y condiciones de la certeza, publicado de manera póstuma por la
heredera de sus trabajos, Elizabeth Anscombe, bajo el título Sobre la certeza. Se dice que sus últimas palabras
fueron: «Diles que mi vida fue maravillosa». Su última voluntad fue gozar de un funeral católico.

A.53. LESLIE WHITE

Leslie Alvin White (19 de enero de 1900, Salida, Colorado - 31 de marzo de 1975, Lone Pine, California) fue
un antropólogo estadounidense conocido por su defensa de las teorías de evolución sociocultural y especialmente
el neoevolucionismo, y por su papel en la creación del departamento de la antropología en la Universidad de
Michigan, Ann Arbor. Fue presidente de la Asociación Americana de Antropología (1964).
El padre de White fue un ingeniero civil sin residencia fija. White vivió primero en Kansas y después
en Luisiana. Se ofreció como voluntario para luchar en la Primera Guerra Mundial, pero solo vio el final de
la misma, pasando un año en la Marina de los EE.UU. antes de matricularse en la Universidad Estatal de
Louisiana en 1919.
En 1921, se trasladó a la Universidad de Columbia, donde estudió psicología, obteniendo una licenciatura
en 1923 y una maestría en 1924. Aunque White estudió en la misma universidad donde Franz Boas había dado
clases, la comprensión de la antropología por parte White era decididamente anti-boasiana. Sin embargo, sus
intereses, incluso en esta etapa de su carrera fueron diversos, y tomó clases en otras disciplinas e instituciones,
incluyendo filosofía en la UCLA, y psiquiatría clínica, antes de descubrir la antropología a través de los cursos
de Alexander Goldenweiser en la New School for Social Research. En 1925, White comenzó sus estudios de
doctorado en sociología / antropología en la Universidad de Chicago y tuvo la oportunidad de pasar unas
semanas con los indios Menominee y Winnebago en Wisconsin. Después de su propuesta de tesis inicial —una
tesis de biblioteca, que anunciaba su posterior trabajo teórico— realizó trabajo de campo en el Pueblo de Acoma,
Nuevo México. Con el doctorado en la mano, comenzó a enseñar en la Universidad de Buffalo en 1927, donde
comenzó a reconsiderar los puntos de vista antievolucionistas que su educación boasiana le había inculcado.
En 1930, se trasladó a Ann Arbor, donde permaneció por el resto de su carrera activa.
Como profesor en Ann Arbor, White formó a una generación de influyentes estudiantes. Mientras que
autores como Robert Carneiro, Dillingham Beth, y Dole Gertrude siguieron el programa de White en su forma
ortodoxa, otros estudiosos como Eric Wolf, Jelinek Arthur, Elman Service, y Marshall Sahlins se apartaron de
White para elaborar sus propias formas de antropología.

203
Apéndice B
Guía de la asignatura

B.1. PRESENTACIÓN DE LA ASIGNATURA

La asignatura pretende reflexionar en profundidad, —desde las propias ciencias sociales


y de una manera equidistante entre las técnicas de investigación empírica social y los
últimos desarrollos de la actual teoría de la ciencia—, sobre la constitución disciplinar de
las ciencias sociales y sus diversos modelos y estrategias de explicación de los fenómenos
sociales. Se estudiarán los principales patrones epistemológicos y metodológicos (causal,
funcional, intencional) de la explicación en ciencias sociales analizando sus semejanzas
y diferencias con las ciencias físico-naturales y muy especialmente —entre otros— los
siguientes problemas suscitados en los actuales —y ya históricos— debates metodológicos.
1. La explicación y la acción individual: holismo versus individualismo metodológico.
2. La explicación social y los valores: el papel social de las ciencias sociales.
3. Ciencias sociales y racionalidad: realismo, constructivismo y relativismo.
4. Ciencias (socio)biológicas y ciencias sociales: en torno al determinismo, la cultura y
la transmisión cultural.

B.2. CONTEXTUALIZACIÓN EN EL PLAN DE ESTUDIOS

Es una asignatura muy importante en el curriculum de cualquier científico social ya


que le enseña a comprender los problemas fundamentales —y las discusiones críticas
pertinentes entre los diferentes paradigmas y escuelas— a la hora de hacerse una idea de
la larga marcha de las ciencias sociales para su constitución como disciplinas académicas.
Las principales competencias especfícas de la asignatura son comunes a las de toda la
materia de métodos y técnicas:
Formular preguntas y argumentos de relevancia sociológica
Recopilar, ordenar, analizar, valorar y comunicar información sociológica de carácter
empírico
Relacionar la evidencia empírica con las cuestiones que estudia la teoría sociológica
Conocer y saber aplicar las principales metodologías y técnicas de investigación
sociológica y valorar la pertinencia de su uso

205
B. Guía de la asignatura

Analizar datos cuantitativos y cualitativos sobre distintos aspectos de la realidad


social
Plantear, diseñar y desarrollar investigaciones y estudios sociológicos
Comprender y dar cuenta de las implicaciones éticas de la investigación sociológica y
la intervención social
La asignatura ha de contribuir a desarrollar asimismo ciertas competencias genéricas,
como:
Iniciativa y motivación
Planificación y organización
Análisis y síntesis
Aplicación de los conocimientos a la práctica.
Resolución de problemas en entornos nuevos o poco conocidos
Pensamiento creativo
Razonamiento crítico
Comunicación y expresión escrita
Competencia en la búsqueda de la información relevante
Competencia en la gestión y organización de la información
Conocimiento y práctica de las reglas del trabajo académico
Compromiso ético y ética profesional.

B.3. REQUISITOS PREVIOS REQUERIDOS PARA CURSAR LA ASIGNATURA

Para enfrentarse con éxito a esta asignatura sería muy oportuno que los estudiantes
refrescasen sus conocimientos de las nociones básicas de Filosofía (Lógica y Epistemología)
estudiadas en el bachillerato. En todo caso —y aunque no sean objeto de examen—, se
recomienda, como iniciación a la disciplina, la lectura reposada de los primeros capítulos
del Manual de la asignatura.

B.4. RESULTADOS DE APRENDIZAJE

Con esta Asignatura se pretende que los estudiantes desarrollen las competencias
genéricas que llevan a los siguientes resultados:
Plantear los principales problemas de cualquier investigación sociológica.
Conocer los principales paradigmas, métodos y técnicas de investigación sociológica y
valorar la pertinencia de su uso.
Recopilar, ordenar, analizar, valorar y comunicar información sociológica de carácter
empírico.
Discutir y analizar la relevancia de los datos cuantitativos y cualitativos sobre distin-
tos aspectos de la realidad social.
Establecer relaciones entre la evidencia empírica y la argumentación sociológica.
Detectar y formular preguntas y argumentos de relevancia sociológica.

206
B.5. Contenidos de la asignatura

B.5. CONTENIDOS DE LA ASIGNATURA

Tema 1 Observación, conceptualización y medición en las ciencias sociales. (Manual Tecnos


Capítulo 3 (I)).
Tema 2 Aproximación histórico-crítica a la noción de Explicación científica. (Manual Tecnos
Capítulo 4)
Tema 3 La Explicación causal en el modelo nomológico-deductivo. Causas y mecanismos.
(Manual Tecnos Capítulo 5)
Tema 4 La Explicación funcional (I): aspectos semánticos y formales. (II): la Explicación
funcional en la teoría social y sus metáforas. (Manual Tecnos Capítulos 6 y 7)
Tema 5 La Explicación desde la teoría de la acción social (I): las raíces históricas del
individualismo metodológico. La disputa por el método y la solución weberiana.
(Manual Tecnos Capítulo 8)
Tema 6 La Explicación desde la teoría de la acción social (II): el individualismo metodoló-
gico: F. von Hayek y K. Popper. (Manual Tecnos Capítulo 9).
Tema 7 La Explicación desde la teoría de la acción social (III): La teoría de la elección
racional. (Manual Tecnos Capítulo 10)
Tema 8 Las leyes científicas. (Manual Tecnos Capítulo 11)
Tema 9 Las teorías científicas (Manual Tecnos Capítulos 12, 13, 14 y 15)

B.6. EQUIPO DOCENTE

Julian Morales Navarro

B.7. METODOLOGÍA Y ACTIVIDADES DE APRENDIZAJE

Se recomienda el estudio detenido del Manual de la asignatura, ejercitándose en la


esquematización de sus contenidos fundamentales, la lectura crítica de los textos seleccio-
nados y la realización de todos los ejercicios prácticos de cada capítulo. Asimismo, resulta
esencial la participación activa en las Tutorías y Foros de la asignatura y las consultas al
Equipo Docente para la realización, en su caso, del Trabajo Opcional
Además, son fundamentales, entre otras, las siguientes actividades de aprendizaje:
Lecturas y comentarios de fragmentos de investigaciones sociológicas ejemplares. Los
estudiantes, a partir de ejemplos de investigaciones en Ciencias Sociales, deberán
reconocer y comentar los aspectos metodológicos y técnicos concretos del proceso de
diseño de investigación y su realización;
Finalmente, —aunque se trate de una actividad opcional— se recomienda que los
estudiantes realicen un trabajo práctico con las características que se exponen en el
siguiente apartado dedicado a las modalides de Evaluación

207
B. Guía de la asignatura

B.8. EVALUACIÓN

Los alumnos —en el ámbito de una evaluación continua, tal como se describe en el
último apartado de esta Guía dedicado a la Tutorización—, podrán optar, por lo que respecta
a la prueba presencial, por dos tipos de evaluación y examen:
La primera (A) consistirá exclusivamente en la respuesta a 4 preguntas del Programa.
La segunda (B) consistirá en una parte teórica y otra práctica. Para superar la parte
teórica los estudiantes responderán el día del examen a 3 de las mismas 4 preguntas
(2.5 puntos por cada pregunta) y, para aprobar la parte práctica, habrán de presentar,
previamente, un trabajo —en torno a 2.500 palabras— sobre la Introducción y la Tercera
parte del libro ¿Quién teme a la naturaleza humana? Homo suadens y el bienestar en la
cultura: biología evolutiva, metafísica y ciencias sociales, Tecnos, 2008, de Laureano Castro
Nogueira et alia, por el que podrán obtener hasta 2,5 puntos de la nota final. Es decir: en
el mejor de los casos, si un estudiante ha realizado un excelente trabajo, el día del examen
podría contar ya (virtualmente) con 2,5 puntos de la nota final de la asignatura.
Los trabajos se enviarán por correo ordinario a la dirección que aparece infra antes del
comienzo de las pruebas presenciales y se ajustarán al siguiente esquema:
1. Breve resumen de la Introducción y la Tercera Parte.
2. Análisis de algunos conceptos clave.
3. Discusión crítica de las tesis principales poniendo en juego los conocimientos básicos
del Programa de la asignatura.
4. Conclusión
(Naturalmente, ante la evidencia de cualquier semejanza literal entre dos o más trabajos,
todos ellos serán considerados como no presentados y no serán evaluados).
La dirección postal para enviar los trabajos es:
Luis Castro Nogueira. Profesor Titular de Sociología. Departamento de Sociología I.
Facultad de Ciencias Políticas y Sociología. UNED. C/Obispo Trejo, s/n 28040, Madrid

B.9. BIBLIOGRAFÍA

BÁSICA

Nogueira, L.C., M.Á.C. Nogueira y J.M. Navarro. Metodología de las ciencias sociales: una
introducción crítica. Tecnos, 2005. isbn: 9788430943302.

TRABAJO PRÁCTICO

Nogueira, L.C., L.C. Nogueira y M.Á.C. Nogueira. ¿Quién teme a la naturaleza humana?:
Homo suadens y el bienestar en la cultura: biología evolutiva, metafísica y ciencias so-
ciales. Biblioteca universitaria de Editorial Tecnos. Tecnos, 2008. isbn: 9788430948253.

208
Complementaria

COMPLEMENTARIA

Álvarez, J.F.A., D.T. Serrano y J.P.Z. Bonilla. Filosofía de las ciencias sociales. Universidad
Nacional de Educación a Distancia, 2010.
Blaug, M. y A.M. Pujana. La metodología de la economía o cómo explican los economistas.
Alianza Universidad. Alianza, 1993. isbn: 9788420624242.
Bonilla, J.Z. Cuestión de protocolo: ensayos de metodología de la ciencia. Ensayos (Tecnos).
Tecnos, 2005. isbn: 9788430942091.
Elster, J. El cemento de la sociedad: las paradojas del orden social. CLA.DE.MA.: Sociología.
Gedisa, 1997. isbn: 9788474324020.
— Tuercas y tornillos. Una introducción a los conceptos básicos en las ciencias sociales.
Gedisa, 1999.
Gibson, Q. La Lógica de la investigación social. Estructura y función. Tecnos, 1974.
Marsh, D., G. Stoker y J.C. Menezo. Teoría y métodos de la ciencia política. Alianza
universidad textos. Alianza, 1997. isbn: 9788420681658.
Nogueira, L.C., L.C. Nogueira y M.Á.C. Nogueira. ¿Quién teme a la naturaleza humana?:
Homo suadens y el bienestar en la cultura: biología evolutiva, metafísica y ciencias so-
ciales. Biblioteca universitaria de Editorial Tecnos. Tecnos, 2008. isbn: 9788430948253.
Rodríguez, A.G. Filosofía y metodología de las ciencias sociales. El Libro Universitario -
Manuales. Alianza Editorial, 2005. isbn: 9788420635736.
Wright, G.H. von. Explicación y comprensión. Alianza Universidad. Alianza, 1987. isbn:
9788420622576.
Todos estos libros son de gran interés para el estudiante y deberían ser objeto de lectura
y análisis crítico a lo largo de su formación universitaria.

B.10. RECURSOS DE APOYO

Los alumnos pueden solicitar y organizar a través del profesor-tutor convivencias o


vídeo-conferencias. Todo ello se considera de gran utilidad. Asimismo insistimos en la
asistencia a las tutorías que el Centro programe, y estamos a su disposición en los horarios
de guardia y permanencias (ver más adelante).

B.11. TUTORIZACIÓN

Se realizarán dos pruebas de evaluación continua (primera quincena de marzo/primera


quincena de mayo), que tendrán como referencia básica las pruebas de autoevaluación
propuestas en cada tema del Manual de la asignatura. Serán diseñadas por el equipo
docente. Se enviarán por correo electrónico a todos los Tutores y Centros Asociados y,
asimismo, se colgarán para su implementación en el curso virtual. En un plazo máximo de
24 horas deberán remitirse simultáneamente al Tutor del Centro Asociado y al Equipo
Docente y serán corregidas por el Tutor. No serán válidas las recibidas fuera de este plazo.
La evaluación positiva de esta prueba podrá suponer un incremento de hasta 0,5 puntos
en la nota final, siempre que se haya aprobado la prueba presencial de junio.
El profesor tutor remitirá al equipo docente de la sede central las notas de las pruebas
de evaluación continua. Dichas notas deberán remitirse en las fechas de celebración de las

209
B. Guía de la asignatura

pruebas presenciales. Nunca más tarde. Para cualquier duda, comentario, sugerencia o
información coyuntural, y con el fin de homogeneizar criterios y acciones, en pos de una
eficiencia académica que redunde en beneficio del alumnado, el profesor tutor mantendrá
todos los contactos telefónicos que estime pertinentes, durante el semestre académico, con
el equipo docente.

B.12. GUARDIAS Y ATENCIÓN A LOS ESTUDIANTES

Horarios de atención al estudiante:


Julián Morales Navarro: Jueves de 16 a 20 horas. Correo electrónico: jmorales@poli.
uned.es. Teléfono: 91 3987060.
Daniel Guinea Martín: Viernes de 16 a 20 horas. Correo electrónico: daniel.guinea.
uned@gmail.com. Teléfono: 913989441.
Horario de permanencias del equipo docente:
Julián Morales Navarro: Martes y jueves de 8 a 12 horas.
Daniel Guinea Martín: Lunes de 9 a 15 horas, y Viernes de 14 a 16 horas.

210
B.12. Guardias y atención a los estudiantes

211
Glosario

A posteriori Se denomina juicios a posteriori a aquellos juicios que se fundamentan en la experiencia.


A priori Se denomina juicios a priori a aquellos juicios que no se fundamentan en la experiencia, pues se
apoyan en principios de la pura razón.
Abstracción Acción y efecto de separar conceptualmente algo de algo, poner alguna característica o propiedad
de un objeto real mentalmente aparte. Proceso por el que, una vez conocidos determinados objetos
concretos, se prescinde de sus elementos diferentes y se les unifica en aquello en lo que les une como
algo común. La finalidad es llegar a justificar la elaboración de conceptos universales estableciendo
diferentes grados en ese proceso abstractivo; por consiguiente, delimitando los campos científicos de
menor a mayor universalidad.
Acción racional Es aquella acción (A) que, a partir de un conjunto de creencias dado (C), maximiza la
satisfacción de un conjunto (consistente) de deseos (D); de tal manera que C y D explican conjunta y
causalmente A. La teoría de la acción racional plantea serios interrogantes sobre el significado de esa
causación, el poder predictivo de la misma y la consistencia y origen social de las creencias y los deseos.
Acción social Para Weber, la acción social es toda conducta que posee un significado o sentido no solo para
el que la ejecuta, sino también para aquellos a los que va dirigida. La mayoría de los clásicos identifican
acción con acción social, ya que la acción siempre se realiza frente a otros seres humanos, teniendo en
cuenta sus reacciones y estados de conciencia.
Actores sociales Concepción de los sujetos en los enfoques de corte hermenéutico (Geertz), etnometodológico
(Garfinkel), dramático (Goffman) o de juegos de lenguaje enmarcados en diferentes formas de vida
(Wittgenstein). La acción social se despliega en términos teatrales de representación de papeles.
Agentes racionales Denominación de los sujetos sociales en la Teoría de la acción racional y en los modelos
del homo œconomicus. Los agentes calculan para maximizar sus utilidades.
Algoritmo Conjunto de símbolos y de procedimientos de cálculo. El conjunto de reglas de las operaciones
simples en toda clase de cálculo.
Alienación (del latín, alienus, ajeno, otro). En castellano el término se aplica a la pérdida de uno mismo
(enajenación o locura) y a aquellos otros procesos a través de los cuales el sujeto ve transformada su
identidad o alguno de sus atributos como ser humano o ciudadano. A partir de Hegel y Feuerbach,
Marx introdujo el término en ciencias sociales para describir todos aquellos procesos socioeconómicos
capitalistas que despojan al trabajador del producto de su trabajo apropiado privadamente por el capital;
de la dignidad del mismo (convertido en una cosificadora rutina mecánica) y de la entera personalidad
del trabajador (de su creatividad y libertad) reducida a una simple mercancía con precio de mercado. La
palabra alemana que usa Marx (Veräusserung) mienta esa salida de sí mismo para devenir otro (cosa,
objeto, mercancía), mientras que Entfremdung apunta al extrañamiento (de uno mismo) que caracteriza
cualquier proceso de enajenación. Además de esta alienación fundamental, Marx detecta otros tipos de
alienación, como la ideológica (falsa conciencia), la religiosa (en forma de opio del pueblo) o la política
(democracia formal al servicio de la burguesía).
Altruismo Se dice de aquellas conductas o acciones sociales dirigidas a promover el bien común, aun a costa
de los intereses individuales. Aunque esta noción ha sido usada por los clásicos de la teoría sociológica

213
Glosario

(Comte y Durkheim), el interés actual de esta problemática gira en torno al origen mismo (filogénesis)
del fenómeno (sociobiología y psicología evolucionista) y, muy especialmente, a su significación teórica
en el marco de paradigmas como la teoría de la acción racional, la teoría de juegos y, en general, en
todos aquellos modelos de preferidores racionales o agentes egoístas maximizadores de utilidades.
Amnioestética Neologismo introducido en esta obra (de amnios: membrana que contiene el líquido amniótico;
aisthetos: apariencia visible/sensible, y ethos: carácter moral) que se aplica al estudio de todas aquellas
interacciones sociales dominadas por efectos de empatía, fascinación y hechizo en el seno de pequeños
grupos.
Análisis Separación o división de un todo en sus partes. Entre otras muchas acepciones, diferenciamos
entre análisis diacrónico (cuando se recurre a los antecedentes para dar cuenta de la situación actual),
funcional (se explican los fenómenos sociales por el papel o función que éstos aseguran en el sistema
social al que pertenecen), estructural (es un análisis que se realiza sobre objetos que solo son identificados
correctamente por sus relaciones en el interior de un sistema) y dialéctico (análisis que se aplica a las
relaciones de contradicción que aparecen en la realidad social).
Analítico En lógica, juicio analítico es aquel en el que el predicado está incluido en el sujeto, es decir, no añade
nada nuevo; por ejemplo, un triángulo tiene tres ángulos. Por ello se consideran juicios tautológicos.
Analogía Se dice de un término que se aplica a dos cosas en parte igual y en parte figurada.
Anomalía Es una dificultad empírica frente a una teoría: la teoría falla en sus predicciones, allí donde cabía
esperar su adecuación.
Anomia Ausencia de normas sociales. Situación del individuo incapaz de orientar su conducta, por carencia
de normas sociales adquiridas o incongruencia en ellas. El término se introduce en sociología por obra de
E. Durkheim (De la división del trabajo social) y adquiere posteriormente un enorme valor heurístico en
El suicidio. Merton reorientó esta noción y la situó más en un contexto de contradicciones normativas
que en uno de vacío regulativo. La anomia se expresa en cuatro tipos específicos de desviación social:
innovación, ritualismo, retraimiento y rebelión.
Antinomia Contradicción entre dos leyes o principios, en su aplicación práctica a un caso particular.
Apodíctico Se aplica al enunciado lógico necesario, por oposición al asertórico y al problemático.
Aporía Se dice de dos opiniones contrarias e igualmente razonadas frente a una misma cuestión.
Argumento Razonamiento destinado a probar o a refutar una proposición dada.
Assessor Según la hipótesis de Laureano Castro y Miguel Ángel Toro, Homo Assessor fue el primer homínido
capaz de aprobar y reprobar sistemáticamente la conducta de sus crías: rasgo que supuso la aparición
de las primeras categorías cognitivas en términos protomorales (bueno/malo).
Autómata lingüístico Módulos o procesadores neurológicos que permiten adquirir competencia lingüística.
Autopoiesis (de autos: uno mismo,y poiein: crear), Se consideran autopoiéticos (o autopoiésicos) todos aquellos
procesos biológicos mediante los cuales un organismo sintetiza, mantiene y reproduce sus estructuras
vitales. En ciencias sociales, Luhman y otros teóricos (ciber)sistémicos conciben (análogamente) lo social
como complejas redes de comunicación en términos autopoiésicos: creación/recreación de estructuras y
subsistemas sociales.
Axiología Análisis filosófico sobre el origen y la naturaleza de los valores morales.
Axioma Se considera como una proposición evidente en sí misma, y que no necesita fundamentación alguna.
En cálculo son proposiciones necesarias para demostrar las restantes proposiciones.
Azande (los) (en singular, zande). Pueblo africano estudiado por el antropólogo británico Evans-Pritchard.

Bien común Según la filosofía utilitarista, la acción propiamente ética es aquella orientada a proporcionar
la mayor felicidad al mayor número: la acción que maximiza el bien común.
Bifurcación En teoría del caos, cualquier momento en el que una deriva caótica se abre a una solución
imprevisible por el sistema.
Burbuja Término usado metafóricamente por P. Sloterdijk para referirse a los espacios de intimidad com-
partida creados por los seres humanos: madre/feto, parejas, amigos y, por extensión, pequeños grupos
saturados de fascinación mutua.

214
Glosario

Burocracia En ciencias sociales es un concepto elaborado por Weber, que constituye el punto de partida de
toda discusión al respecto. Para él es la forma moderna de las organizaciones, frente a otras formas no
modernas (administración de notables, prebendalismo, parasitismo, etc.). Este modelo, elaborado como
tipo ideal por Weber, trata de identificar un fenómeno nuevo que descansa en la forma de autoridad
legal-racional, en la que no se sacraliza la tradición ni se rinde culto a un dirigente por sus cualidades
excepcionales, sino que se obedece a las normas vigentes.

Calvinismo Doctrina religiosa protestante creada por Calvino y que constituye una de las ramas más
importantes de la reforma protestante. Sus doctrinas contribuyeron a la transformación de la estructura
social de varios países europeos clave en el advenimiento de la modernidad. Fue especial su contribución
al declive del absolutismo monárquico inglés (revolución de 1648 liderada por Oliver Cromwell).
Cambio social Referido a la estratificación, se entiende como la modificación esencial de la forma de estrati-
ficación social. Siendo el cambio un dato omnipresente de la vida social, el esfuerzo de la investigación se
ha centrado en fijar sus casos más sobresalientes e inclusivos, que pueden reducirse a tres: la evolución
social, la modernización y la revolución. Desde el punto de metodología de las ciencias sociales, los deba-
tes en torno a este término se han centrado, asimismo, en tres grandes líneas teóricas: el materialismo
histórico, la teoría de la diferenciación social que arranca de Durkheim y la teoría de la racionalización
esbozada en la obra de Weber.
Caos En la mitología griega, espacio informe anterior a toda creación, que pasa a la filosofía con el sentido
de desorden, estado primordial de la materia antes de ser modelada. Todas las teogonías coinciden en
describir el estado caótico del mundo antes de ser ordenado por los dioses y convertido en cosmos. Decir
caótico es referirse a algo confuso, ininteligible. Sin embargo, en la moderna teoría del caos, el término
significa todo lo contrario: patrones de orden subyacente bajo procesos aparentemente erráticos y
aleatorios, como aquellos que caracterizan ciertos fenómenos meteorológicos, epidemiológicos o sociales.
Capital Desde el siglo xviii este término alude a las condiciones que originan el crecimiento y bienestar
de las naciones. En la obra de A. Smith La riqueza de las naciones, aparece como condición para el
desarrollo de la división del trabajo y, por tanto, de la riqueza y prosperidad de las naciones. En esa
línea continúa D. Ricardo. En torno a este término construye Marx el elemento básico de su crítica
a la economía política clásica, definiendo (críticamente) las relaciones entre capital variable/capital
constante, el valor/trabajo, la plusvalía y la dinámica (contradictoria) de la acumulación y concentración
del capital. El sentido del término dentro de la concepción marginalista del valor no es otro que el de un
conjunto de bienes que se usan para producir otros.
Capitalismo industrial Es el denominado capitalismo racional, basado en el beneficio y el cálculo económico.
Capitalismo político Es el capitalismo irracional, basado en la conquista, la guerra y la colonización.
Categórico Para Aristóteles y Kant, los juicios categóricos (como juicios basados en la relación) se oponen a
los hipotéticos y disyuntivos.
Categoría Para Aristóteles son las divisiones en las que se pueden clasificar las manifestaciones del ser.
Para Kant son conceptos puros o a priori del entendimiento. Y, de forma más general, son conceptos
que sirven para ordenar los fenómenos de la experiencia.
Causa Aquello que justifica la presencia de un efecto, o justifica una determinada acción. Con relación a una
cosa o suceso, otra cosa u otro suceso que produce aquéllos. Como factor de conocimiento equivale a
razón; de ahí su función explicativa. Para que la relación causa-efecto sea tal debe haber algún grado
de necesidad, que suele entenderse como que entre ambos se da una conexión regular, invariable o
uniforme. La explicación causal de un hecho consiste en identificar y formular aquello que lo produjo.
De las formas posibles de explicación causal la nomológico-deductiva parece excluida en sociología, pues
en ciencias sociales no existen leyes universales en sentido estricto. La explicación más usual es la
probabilística, desde algún tipo de correlación estadística que, si bien no establece una conexión causal
propiamente dicha, puede servir como una ajustada aproximación.
Causalidad Principio que establece el enlace o sucesión entre causas y efectos. El concepto determinista y
unívoco de la causalidad fue alterado por la corriente empirista, limitándose a establecer una relación
regular entre objetos, en forma de probabilidad estadística.
Ceteris paribus Se denominan cláusulas ceteris paribus a ciertas condiciones que acompañan la formulación
de las leyes científicas y que establecen el alcance de la ley siempre que las condiciones establecidas en
dichas cláusulas se mantengan constantes.

215
Glosario

Cibersistémico Dícese de aquellos procesos biológicos o socioculturales capaces de algún tipo de autorre-
gulación mediante mecanismos o bucles de retroalimentación. Aunque con otra denominación, estos
mecanismos son indispensables en la concepción organicista de Spencer, el funcionalismo de Durkheim
y los requisitos funcional/estructurales de Parsons.
Ciencia Conjunto de saberes o conocimientos explícitos, relativamente formalizados en un sistema o conjunto
de proposiciones o enunciados, y que representa, modela o refleja un aspecto de la realidad. Las
diferentes concepciones de la ciencia se pueden distinguir conforme con la garantía de validez que se le
reconozca. Entendida como proceso de demostración, pretende garantizar la propia validez demostrando
sus afirmaciones, estructurándolas en un sistema unitario en el que cada una de ellas sea necesaria
y ninguna pueda ser dejada de lado, agregada o cambiada, tal sería el ideal clásico de ciencia. Una
concepción descriptiva de la ciencia se forma a partir de Bacon por obra de Newton y los filósofos de
la Ilustración, y se fundamenta en la distinción baconiana entre anticipación e interpretación de la
naturaleza. La ciencia se reduce a la observación de los hechos y a las inferencias y cálculos fundados en
los hechos. Como finalidad fundamental de la ciencia aparece la formulación de leyes, siendo necesario
comprender la naturaleza de las leyes científicas y el modo de establecerlas. Otra concepción de la
ciencia se establece desde el presupuesto del fabilismo que Peirce reconoció como inherente a todo el
conocimiento humano, entendiendo la ciencia como un sistema autocorrectivo. Popper indicó que el
armazón de la ciencia se dirige no tanto a la verificación como hacia la falsabilidad de las proposiciones
científicas, abandonando el ideal clásico de un tipo de conocimiento absolutamente cierto y demostrable.
Th. Kuhn entiende la ciencia como producto de las perspectivas de un grupo o comunidad científica
(paradigma), que muda su foco de atención de acuerdo con cambiantes intereses, no necesariamente
científicos, sin que pueda hablarse de un progreso lineal o una acumulación simple del conocimiento.
Ciencia positiva Ciencia que pretende fundamentarse en hechos o datos derivados directamente de la
experiencia, evitando cualquier especulación teórica.
Ciencias del espíritu Dilthey, en su Introducción a las ciencias del espíritu (1883), estableció la conocida
división entre ciencias de la naturaleza y ciencias del espíritu. Esta distinción se fundamentaba en la
existencia de dos objetos de conocimiento bien diferenciados: la naturaleza física y el espíritu humano.
Ciencias sociales Conjunto de las ciencias que tratan temas referentes al hombre y a la sociedad, englobando
a la sociología, a la antropología, la ciencia política, la economía, la psicología social y la geografía
humana o social. Según M. Weber, la tarea de las ciencias sociales no es descubrir leyes de alcance
universal, sino interpretar el sentido de la acción humana, dado que la explicación científica solo puede
hacerse a partir de la comprensión de las intenciones subjetivas. Planteamiento rechazado tanto por la
teoría de los hechos sociales (en la órbita de Durkheim) como por el neopositivismo lógico, al defender el
carácter científico y empírico de las ciencias sociales.
Cientificismo Término usado para calificar aquellas prácticas que conceden un papel crucial a la ciencia y la
tecnología como factor de resolución de problemas y estructuración de las relaciones sociales. Se trata
de destacar el decisivo papel que desempeñan la ciencia y la tecnología en las sociedades desarrolladas
contemporáneas. Según Feyerabend, la ciencia y la tecnología se han erigido en un mecanismo ideológico
que permite la hegemonía de un determinado tipo de conocimiento frente al resto de tradiciones.
Comprensión Bajo este término se ha cobijado una de las dos opciones fundamentales en ciencias sociales:
la tradición de la comprensión (Verstehen), opuesta al positivismo de la explicación (Erklären). En la
comprensión hay siempre cierta complicidad, simpatía o comunidad con el objeto; el conocimiento o
saber que nos da la comprensión es una perspicacia para entender y pensar las cosas; y comprender es
abrazar, incluir o ceñir totalmente una cosa. La comprensión weberiana se entiende como reconstrucción
racional del sentido (intersubjetivo) pretendido por los agentes, que nos permite interpretar y entender
la acción, esto es, conocerla objetivamente.
Comprensión-explicación Dilthey distinguía entre ciencias de la naturaleza y ciencias del espíritu. A las
primeras las considera ciencias de la explicación y a las segundas ciencias de la comprensión.
Concepto Representación intelectual y abstracta de un objeto.
Conciencia colectiva Considerada la llave maestra de la sociología de Durkheim, la define en De la división
del trabajo social como el conjunto de sentimientos y creencias comunes a los miembros de una sociedad
que, en razón de su carácter compartido, aparecen como trascendentes y adoptan una forma religiosa.
Sus contenidos son de orden cognitivo, afectivo y normativo. Es propia de las sociedades basadas
en la solidaridad mecánica y, por ello, ocupa un espacio marginal y problemático en las sociedades
contemporáneas. Posteriormente lleva este concepto a una teorización definitiva en la obra Las formas

216
Glosario

elementales de la vida religiosa, en donde afirma que la conciencia colectiva se genera en especiales
coyunturas sociales de efervescencia emocional, teniendo como función regular (normas) e integrar
(ideales) las sociedades de todo tipo.
Conclusión Proposición derivada de unas premisas.
Condiciones iniciales En teoría del caos, remite a la extraordinaria sensibilidad que presentan ciertos
fenómenos (meteorológicos, ecológicos o sociales) a sus parámetros iniciales. Algo que popularmente se
ha llegado a conocer como el efecto mariposa: el aleteo de una mariposa puede producir un maremoto en
Japón. Boudon y otros autores han señalado la alta sensibilidad a las condiciones iniciales de la propia
imaginación sociológica.
Conflicto social Es la lucha por valores o privilegios de estatus, por el poder y por recursos escasos, en la
medida en que los objetivos de las partes en litigio no implican solamente la consecución de los valores
deseados, sino también la neutralización, el daño o la eliminación de sus rivales.
Conglomerado Agrupación de personas que, aun hallándose en proximidad física entre sí, carecen de
comunicación recíproca y no existe entre ellos interacción mutua, lo cual impide la emergencia de una
organización estable y reconocible.
Conocimiento Entendido de forma activa, el conocimiento alude al proceso por el que se adquiere saber
y, por tanto, el conocimiento reenvía el método por el que discriminamos lo que sabemos de lo que
ignoramos, reenvía a la teoría del conocimiento como máquina de producción de nuevos saberes. En un
sentido pasivo, es el conjunto de saberes ya aceptados, almacenados.
Consecuencias no intencionadas La acción social es típicamente intencional, es decir, persigue realizar
objetivos. Pues bien, puede darse el caso de que los objetivos que consigue sean distintos de aquellos
que persigue el actor; hablamos entonces de consecuencias no intencionadas, no deseadas, o efectos
perversos. Y, cuando las acciones aparecen encadenadas unas a otras, cualquier acción puede producir
múltiples consecuencias no intencionadas. El tratamiento actual del tema deriva de un trabajo de R.
Merton, pero se trata de una temática clásica cuyos orígenes podemos encontrar en La fábula de las
abejas (1714) de F. Mandeville (en donde argumenta que los vicios privados producen virtudes públicas
y viceversa), tesis a la que no es ajena la teoría de la mano invisible de Adam Smith.
Contexto Distinción desarrollada por H. Reichenbach (refiriéndose a la oposición Contexto de Justifica-
ción/Contexto de Descubrimiento), que apunta a la fundamentación lógico-empírica del conocimiento
científico. Esta tarea se asignaba al denominado contexto de justificación, mientras que en el del descu-
brimiento se incluía todo aquello que intervenía en la generación de las teorías, algo más nebuloso que
escapaba al análisis lógico y empírico. Con Kuhn se comenzó a cuestionar la división absoluta en que
se había convertido tal distinción, y a proponer que la metodología científica no debe limitarse a una
reconstrucción racional, sino que ha de incorporar factores histórico-sociales en sus explicaciones sobre
el progreso científico.
Contexto paramétrico y estratégico Los contextos de interacción social o económica ponen en contacto
sujetos racionales. Los contextos paramétricos (de interacción) son una idealización: son aquellos en los
que el sujeto cuya acción se analiza puede considerar conocidas y previsibles las respuestas o acciones
del resto de actores sociales implicados. Por el contrario, en los contextos estratégicos el análisis de la
interacción se hace desde el supuesto de que todos los actores implicados pueden actuar teniendo en
cuenta las reacciones del resto de los actores, por lo que sus conductas no se encuentran predeterminadas
y no pueden ser previstas. Los contextos estratégicos asumen la reflexividad de los procesos sociales.
Contradicción En lógica formal se refiere a la afirmación y negación al mismo tiempo de una misma tesis.
Para Hegel y Marx, sin embargo, la contradicción no es una cuestión puramente lógica sino el motor
dialéctico de la realidad histórico-social.
Contrafáctico Un argumento contrafáctico es un argumento especulativo que propone un condicional referido
al pasado —algo que no ha ocurrido realmente— para establecer su consecuencia: ¿qué habría pasado
si los griegos hubiesen perdido la batalla de Maratón? Su importancia se liga a la reconstrucción de
procesos causales basados en (supuestas) leyes.
Contrato social A partir de la obra de Hobbes, esta expresión cobra sus rasgos distintivos. Para este autor el
estado de naturaleza es una situación de barbarie en la que el hombre es un lobo para el hombre: homo
homini lupus. El Estado (Leviatán) representa una suerte de contrato social mediante el cual todos
deciden someterse a una autoridad superior. En Rousseau, como es sabido, se describe una situación
hipotética muy diferente: un estado de naturaleza concebido como ausencia de poder coercitivo (el buen
salvaje). Ambas son ideas decisivas en la aparición del constitucionalismo moderno.

217
Glosario

Convención Resultado de un acuerdo general expreso o tácito.


Convencionalismo Doctrina que considera todos los principios como convenciones. El convencionalismo
aparece por vez primera con la distinción sofística entre Physis (Naturaleza) y Nomos (Ley).
Cooptación social El simple término «cooptación» se refiere a elegir a alguien como miembro de una corpo-
ración.
Crítica Es la actitud racional, no dogmática, que exige razonamientos, argumentos, pruebas y validez de los
enunciados.
Creencia Se entiende un estado de adhesión firme e indudable, una convicción que se funda no sobre un
saber lógico y sujeto a verificación, sino sobre un sentimiento que reconoce el carácter práctico de una
acción o el valor absoluto de unos principios. También como asentimiento perfecto que excluye la duda,
sin tener el carácter intelectual y lógicamente comunicable del saber.
Cultura La cultura constituye el marco de referencia a partir del cual se generan los grupos, se define la red
de relaciones sociales, y se establece qué papeles son relevantes en la vida de cada grupo.

Darwinismo Doctrina de la evolución biológica, sobre las bases que Darwin enunciara, fundada en dos
principios: la existencia de variaciones orgánicas que aparecen en los seres vivientes por influencia de
las condiciones ambientales, algunas de las cuales podrían ser biológicamente ventajosas; y la selección
natural, por la cual en la lucha por la vida sobrevivirían los individuos en los que se manifiestan las
variaciones orgánicas favorables.
Darwinismo social Se entiende la aplicación directa de las ideas de la teoría de la evolución, como puede ser
la lucha por la vida, a la sociedad humana. Entendiendo el éxito social como resultado de la supervivencia
de los más fuertes, al margen de los medios utilizados como resultado de un proceso natural.
Deber Referido a la contraposición ser–deber. La obligación moral considerada en sí misma, independiente-
mente de tal o cual regla de acción particular.
Deconstrucción Inspirado en Heidegger, Derrida ha propuesto una teoría de la interpretación como deriva
y deconstrucción. Basado en el principio de que no existe un verdadero sentido del texto porque jamás
alcanzaremos exhaustivamente el contexto que lo define. En el principio ya está la diferencia, es decir,
la interpretación.
Deducción Operación por la que concluye rigurosamente de una o varias proposiciones, una proposición que
es su consecuencia necesaria.
Deducción lógica Es la derivación en un procedimiento conclusivo, a partir de unos enunciados universales
(premisas), y llegando a unos enunciados finales denominados conclusiones. Es el procedimiento que va
de lo universal a lo particular.
Democracia Estado político en el que la soberanía pertenece a la totalidad de los ciudadanos, sin distinción.
Demografía Estudio científico de la población humana, su volumen y distribución, sus ritmos de crecimiento
y su influencia. Son las formas de organización social y de interacción con el medio.
Demostración Deducción destinada a probar la verdad de su conclusión, apoyándose en premisas reconocidas
como verdaderas.
Deriva amnioestética Hace referencia a las consecuencias imprevisibles de las interacciones amnioestéticas.
Deseo En el psicoanálisis clásico (Freud) se considera una pulsión dual: Eros, o instinto de la sexualidad y de
la vida, y Thanatos, instinto de muerte. Para Lacan, el deseo carece de estas connotaciones románticas
y naturalistas, ya que es el deseo del Otro, es decir, el deseo no se ancla en las profundidades de nuestra
animalidad, sino que es producto de la Ley, de la cultura, del tabú del incesto.
Desviación Apartamiento de una cosa de lo que es normal. Se puede hablar de desviación primaria cuando
un individuo ha cometido, por una sola vez, un acto que no está de acuerdo con las normas sociales
dominantes. Y secundaria cuando reitera dicha actuación y es etiquetado como desviado.
Desviación típica Referida a la medida estadística de la dispersión de los valores de una variable por
relación a su media.
Diacronía Desarrollo o sucesión de hechos en el tiempo, particularmente de los fenómenos lingüísticos.

218
Glosario

Dialéctica Se suele citar a Heráclito como padre de la dialéctica por la importancia que da a los conflictos,
pero fue en la Escuela de Elea (Parménides y Zenón) donde se usó por vez primera la argumentación
dialéctica. Más conocidas son la dialéctica socrática y la platónica, como confrontación entre posiciones
opuestas de las que surge el conocimiento verdadero. Como método de obtención de conocimiento
desempeña un papel importante en la filosofía de Hegel. Y desde aquí pasó a Marx. Se considera como
un método por el que se llega a una síntesis a partir de la oposición de dos contrarios, denominados
tesis y antítesis. En la teoría marxista la dialéctica se expresa (entre otras dimensiones) como radical
oposición entre capital y trabajo. Entre los pensadores marxistas que se han ocupado de forma crítica
de la dialéctica hay que destacar a J. P. Sartre y a T. Adorno.
Dilema del prisionero La estructura del juego es conocida: la policía detiene a dos conspiradores; inte-
rrogados por separado, cada uno de ellos debe escoger entre permanecer callado (cooperar con el otro
prisionero) o confesar inculpando al otro (no cooperar). Si ambos confiesan (no cooperan entre sí), ambos
serán condenados a cinco años de cárcel, pero, si ambos guardan silencio (cooperan), el máximo castigo
que pueden imponerles es el de un año en prisión. El problema surge cuando uno confiesa y el otro
no. En este caso, el primero quedará libre mientras que el segundo será condenado a diez años de
cárcel. Parece claro que lo mejor que puede hacer cada reo, cuando no sabe qué va a hacer el otro, es
confesar inculpando al otro, ya que, si éste permanece callado, él saldrá libre y, si su compañero también
confiesa, serán cinco años de cárcel para cada uno. La solución racional —que ambos jugadores elijan no
cooperar— es precisamente la solución que corresponde al equilibrio Nash. Se trata de una estrategia
que minimiza los daños para cada jugador suponiendo que cada uno de ellos piense que el otro intentará
beneficiarse a su costa. La paradoja es que, aunque lo racional es confesar, lo que más les beneficiaria a
ambos presos en conjunto sería permanecer callados. La solución cooperativa del dilema del prisionero
—esto es, que ninguno confiese a la policía— se conoce en teoría de juegos con el nombre de óptimo de
Pareto, en honor al economista italiano V. Pareto. Se dice que el resultado de un juego es un óptimo de
Pareto cuando ningún jugador puede mejorar su resultado sin que empeore el de algún contrincante. Se
trata de una estrategia que maximiza beneficios para cada jugador si cada uno de ellos elige cooperar
con el otro. La solución de Pareto es central en la rama de la teoría de juegos que estudia los juegos
cooperativos y, aunque la solución no es racional en sentido estricto, podría justificarse su adopción si
suponemos que los dos prisioneros pueden negociar y firmar un acuerdo ante una instancia superior
que vele por su cumplimiento.
Distancia social Es el espacio que existe entre dos realidades sociales. Es un tema de encuentro entre la
macrosociología y la microsociología. La primera considera a la sociedad como una pirámide, ocupando
cada uno su posición por adscripción o por logro. El rango de la posición indica su estatus. Es el tema de
la estratificación. Desde ahí se puede estudiar la distancia social. La justificación de la distancia social
esta vinculada al concepto de orden social.
Dualidad de la estructura La teoría de la estructuración es el eje principal de la producción científica
de A. Giddens. Con ella ha pretendido construir un punto arquimédico (como Bourdieu con el bino-
mio habitus/campo) con el que desplazar el tradicional dualismo de estructura (objetivismo) y acción
(subjetivismo), y sustituirlo por una mirada unitaria que, al concentrarse en la práctica social, con
su reflexividad y recursividad características, nos permita apreciar que la estructura solo existe en
virtud de la acción que la actualiza y ésta solo se articula en tanto que reproduce transformativamente
a aquélla. Se trata del proceso de estructuración de las prácticas sociales.

Ecología cultural La ecología cultural es una rama de la antropología que se encarga del estudio de los
procesos y los medios a través de los cuales los grupos humanos se adaptan el medio natural. Su iniciador
fue J. Steward.
Egoísta racional Sinónimo de agente racional en la teoría de la elección racional.
Elección racional (teoría de la) Procede de la aplicación del método característico de la ciencia económica
al objeto de las otras ciencias sociales, en particular de la ciencia política y de la sociología. Parte del
supuesto de que cada individuo persigue su propio interés, y bajo las condiciones de las instituciones
o reglas de juego, produce resultados colectivos que a menudo no responden a las intenciones de los
actores. Con frecuencia, individuos racionales producen una sociedad irracional. Entre las aplicaciones
más destacadas figuran los modelos espaciales del voto y la competencia electoral entre partidos.
Elucidación La elucidación conceptual es el proceso de clarificación de un concepto. Es un modo de explica-
ción.

219
Glosario

Empirismo Se considera así la corriente de pensamiento que defiende como única fuente de conocimiento
el basado en la experiencia. Sus principales representantes en la modernidad fueron los británicos J.
Locke y D. Hume. Como teoría del significado defiende que solo se pueden comprender los conceptos si
se conectan con fenómenos que se han experimentado o se pueden experimentar. Para los empiristas
todo conocimiento es inductivo y empírico. Posteriormente, ya en el siglo xx, surge el empirismo lógico,
que considera la verificación experimental como el criterio de demarcación entre ciencia y metafísica,
prestando una gran atención a la lógica y a la matemática. Tanto el empirismo como el positivismo han
sido atacados por los sociólogos hermenéuticos así como por la teoría crítica, al negar la tesis de que
puedan formularse leyes positivas en las ciencias sociales.
Enculturación Proceso por el que un grupo humano, dotado de una cultura propia, absorbe elementos
culturales procedentes de otra.
Entropía Segunda ley de la termodinámica o ley de Clausius: todo proceso físico, en condiciones de aislamiento
o cierre, implica una pérdida de energía (calor) que conduce a la degradación, desorden, equilibrio o
muerte térmica. Se llama neguentropía o entropía negativa a aquellos procesos biológicos de signo
opuesto, alejados del equilibrio, que implican un aumento de la complejidad y el orden.
Enunciado básico Se dice de aquel enunciado que expresa un dato experimental, y que por ello pretende
ser seguro. También se denominan enunciados de observación, enunciados protocolarios, enunciados de
base, etc. Son el punto de partida y el fundamento empírico de las teorías científicas.
Enunciado de valor Es un enunciado que hace referencia a lo que debe ser, es decir, con él se pretende dar
un sentido o significado al comportamiento del hombre.
Episteme Según Foucault, estructuras subyacentes de relación entre las palabras y las cosas que varían
en diferentes periodos históricos. La episteme foucaultiana de la Edad Clásica (siglo xvii) permite ver
formas similares de representación en diferentes dominios empíricos como las riquezas, el lenguaje o la
naturaleza. Foucault acuña este término para enfatizar el poder de las estructuras ontoepistemológicas
sobre los individuos.
Epistemología Es la parte de la filosofía que está referida al estudio del conocimiento científico en sí mismo.
Estudio de la naturaleza, origen, objeto y límites del conocimiento. Frente a la epistemología tradicional,
que no da cuenta de los procesos concretos mediante los cuales se construye e instituye el conocimiento
científico y tan solo ofrece descripciones normativas de la ciencia, en los actuales análisis sociológicos
del conocimiento científico se pone de manifiesto que la realidad es interpretable y representable de
múltiples formas, y se configura respondiendo a entramados de poder, intereses y decisiones sociales,
locales y contingentes.
Epistetos (de episteme: conocimiento, y ethos: carácter moral). Neologismo usado en esta obra para describir
el carácter radicalmente amniótico, estético y axiológico (es decir: a un tiempo, y de manera inextricable,
protector, fascinante y moral: amnioestético) de las racionalidades humanas.
Equilibrio de Nash En la teoría de juegos, se llama equilibrio de Nash —en honor a su descubridor el
matemático J. Nash— a cierta solución estable del juego, solución que ninguno de los jugadores deseará
cambiar pues cualquier otra ofrecería peor resultado. No todos los juegos poseen este punto o solución
de equilibrio.
Equilibrio social Este concepto pertenece al cuerpo conceptual de la física y la biología, pero encontró su
lugar también en el pensamiento sociológico de corte positivista, por ejemplo en Comte y Spencer.
Pareto le concedió un papel importante en la teoría sociológica al adoptarlo como instrumento de
carácter heurístico y de atribución causal. Define el equilibrio como un estado tal que si se introdujese
artificialmente en él una modificación cualquiera, distinta de aquella que el sistema sufre en realidad,
inmediatamente se produciría una reacción que tendería a conducirla de nuevo al estado real. Posterior-
mente, autores como G. Homans y T. Parsons hacen del concepto de sistema social y de la noción de
equilibrio dos pilares fundamentales del estructural funcionalismo.
Erklären Expresión alemana que se traduce por «explicación». En la disputa por el método, en el último
tercio del siglo xix, la Erklären o explicación se opuso como método a la Verstehen o comprensión.
Escuela de Chicago El núcleo dominante (W. I. Thomas, R. Park y E. W. Burgess) contó con Dewey y Mead
como figuras más influyentes. El pragmatismo ofrecía a los estudiosos de las ciencias sociales un
horizonte atractivo, como alternativa a perspectivas dualistas, en su proposición de que la experiencia
individual y la facticidad natural y social son tan solo fases de procesos dinámicos que median entre los
individuos y su entorno, en constante negociación de significados. La Escuela destacó la importancia de

220
Glosario

la integración social de las comunidades, con valores comunes compartidos y estables, convencidos de que
la desorganización social proviene del cambio urbano; estos elementos inspiran una de las características
seminales de la Escuela de Chicago: la atención a la distribución espacial de los fenómenos sociales. A
partir de la investigación de Thomas y Znaniecki se desplegó una preocupación reflexiva por el desarrollo
y refinamiento de las técnicas cualitativas de investigación. La observación participante, las entrevistas
en profundidad, el estudio de historias de vida, o la recogida de documentos personales se emplean con
rigurosa flexibilidad en un sinnúmero de monografías.
Escuela de Francfort Conjunto de autores que iniciaron su trabajo intelectual dentro del Instituto de
Investigación Social de la Universidad de Francfort, creado en 1923. Con la llegada de Hitler al poder,
los miembros de la Escuela se trasladaron a París y posteriormente a Nueva York. Al finalizar la
Segunda Guerra Mundial, varios regresaron a Alemania, mientras que otros permanecieron en Estados
Unidos. La segunda generación de la escuela está representada por J. Habermas, quien se inclinó hacia
posturas menos radicales, tanto en lo teórico como en lo político, en torno a la teoría comunicativa de la
sociedad. Las propuestas de la Escuela de Francfort pueden considerarse como un intento de síntesis
entre K. Marx, M. Weber y S. Freud. Del primero tomaron los conceptos de alienación y cosificación;
del segundo, el concepto de racionalización, y del tercero, el concepto de represión. El resultado fue una
critica global de la sociedad de Occidente, de la que se destaca una razón o Logos de fondo. Autoridad,
burocracia, disciplina laboral, mercado capitalista y represión sexual formarían el mosaico sobre el cual
se desplaza históricamente dicha razón, haciendo crisis en 1939. La obra emblemática de la Escuela
es la Dialéctica de la Ilustración de T. Adorno y M. Horkheimer (1947), en donde denuncian el sesgo
instrumental hacia el que camina la razón moderna.
Estatus Es el puesto que cada persona ocupa en la estructura social, tal como lo evalúa la propia sociedad.
Un estatus está conformado por las expectativas de derechos y obligaciones recíprocamente reconocidas
en relación con otras posiciones, así como por la función o propósito que cumple en la estructura social.
Como forma de identidad social el estatus va unido a uno o más roles, que definen la conducta esperada
de quien ocupa esa posición.
Estrategia tit for tat Para jugadas repetidas del dilema del prisionero es la estrategia que minimiza los
costes (de cualquier jugador) a corto plazo y maximiza sus beneficios a largo plazo. Se trata de empezar
el juego siempre cooperando y en los sucesivos movimientos reproducir la actitud adoptada por el
contrincante en el movimiento previo.
Estructura Conjunto coligado de las partes de un complejo que tiene por objeto garantizar la permanencia y
el funcionamiento del propio complejo.
Estructura demográfica La peculiar distribución de la población por edades (pirámide de edades) y sexos y,
a su vez, las características demográficas incluyen variables como el estado civil, el nivel de educación,
etc.
Estructura social El conjunto de grupos e instituciones que configuran una sociedad. Por consiguiente, la
estructura social está integrada por estatus y roles, instituciones, normas y valores, y colectividades o
grupos de personas. El término «estructura» aparece ya en el Espíritu de las leyes de Montesquieu y,
más claramente, en los Principios de Sociología de Spencer, según el cual la evolución de los organismos
(animales o sociales) se opera mediante una diversificación o integración creciente de partes, ergo
mediante una multiplicación de las estructuras (animales o sociales) y de las funciones (animales o
sociales). Desde la antropología funcionalista, Radcliffe-Brown define la estructura como la serie de
relaciones existentes en un momento dado, que ligan entre sí a ciertos seres humanos; o como una
ordenación de personas que mantienen entre sí relaciones institucionalmente controladas o definidas,
tales como las relaciones entre el rey y sus súbditos, o entre marido y mujer. El dominio de la estructura
social sobre el actor fue una idea común a los modelos marxistas y funcionalistas, para luego dar paso a
los modelos centrados en el actor como generador de estructuras: en el interaccionismo simbólico, en la
fenomenología y en la etnometodología.
Estructuralismo Corriente derivada del estructuralismo lingüístico de Saussure que alcanza gran éxito en
diversos campos de las ciencias sociales. Destacan como estructuralistas: C. Levi-Strauss, L. Althusser,
M. Foucault, J. Lacan, R. Barthes y J. Derrida. Su aportación principal es el concepto de estructura
extraído de la lingüística de Saussure, para quien el lenguaje puede construirse a partir de un conjunto
de reglas que controlan la combinación de sonidos con sentido. Diferenciaba entre el hecho social estable
del lenguaje como estructura profunda y los actos de habla cotidianos, argumentando que la lingüística
debería centrarse en lo primero. El estructuralismo tiende a postular la existencia de estructuras

221
Glosario

inconscientes que subyacen, por ejemplo, a las relaciones de parentesco (Levi-Strauss) o a las formas de
organización del saber de toda una época (Foucault). Al estructuralismo se le ha criticado su obsesión
por reducir lo social al lenguaje, por su fascinación algorítmica, formal y algebraica (presente en Levi-
Strauss y Lacan) y por un desprecio de lo empírico (subjetivo, físico y corporal) como irrelevante para
dar cuenta del orden social.
Etnometodología Término que designa globalmente la opción teórica del sociólogo norteamericano H. Gar-
finkel, interesado por el uso de métodos cualitativos en investigaciones sobre la vida cotidiana. Las
raíces de la etnometodología se hallan en la reacción ante el funcionalismo parsoniano protagonizado
por el interaccionismo simbólico, la Escuela de Chicago y la sociología fenomenológica. Incorpora la idea
de interacción, el método de la observación participante y la noción de epojé en tanto que indiferencia
etnometodológica (suspensión del juicio sobre versiones apriorísticas de la estructura y organización
social).
Evidencia Criterio epistemológico basado en la inmediatez de la experiencia o en la claridad y distinción
lógicas.
Evolucionismo Doctrina según la cual la ley general del desarrollo de los seres es la diferenciación acompa-
ñada de integración. Para el evolucionismo de Darwin los seres de cada generación son ligeramente
distintos, y aquellos que mejor se adaptan al medio ambiente pasan sus diferencias a la generación
siguiente. La evolución consiste en la transmisión diferencial de variantes genéticas y se produce por
una selección no dirigida voluntariamente sino por el azar y la necesidad de la selección natural. La
herencia de esos caracteres distintos no pudo ser descrita adecuadamente por Darwin, y hubo que
esperar a los trabajos de Mendel y de la genética contemporánea.
Experiencia Hablar de la experiencia como criterio o canon de validez del conocimiento es el rasgo caracte-
rístico del empirismo. No obstante, además del sentido de la experiencia como relación inmediata con el
objeto individual, existe un uso de la experiencia como método: considerando la experiencia como la
operación capaz de poner a prueba un conocimiento y de guiar su rectificación. Una teoría metodológica
de la experiencia debe llevar sus análisis hacia los procedimientos efectivos de comprobación y de examen
de que dispone el hombre, para así determinar las condiciones y límites de validez de los mismos. Desde
la metodología, la experiencia sería el conjunto de campos en los que demuestren ser eficaces las técnicas
de comprobación o examen de que el hombre dispone.
Explanandum/explanans Ambos términos significan (respectivamente) lo que hay que explicar y lo que
explica, y son los componentes estructurales de cualquier explicación. La forma lógica en que se
relacionan da lugar a una variada tipología: explicación nomológicodeductiva, estadístico-deductiva,
estadístico-inductiva, etc. El explanandum se refiere a un fenómeno o suceso, mientras el explanans
comprende el conocimiento disponible, más las condiciones iniciales o circunstancias empíricas relativas
al fenómeno.
Explicación Dar una determinación precisa a lo que era desconocido, vago u oscuro. Proceso mediante el
cual se desenvuelve lo que estaba envuelto, se hace presente lo que estaba latente. Dar razón de un
hecho, o de por qué ocurre. El prototipo ideal de explicación es el nomológico deductivo, en el que su
explanans contiene al menos una ley universal y el explanandum es consecuencia lógica necesaria de
él. Una variante de tal modelo es el probabilístico, donde la ley es estadística y la forma de derivación
inductiva.
Explicación científica Proceso por el que se da a conocer la causa o motivo de alguna cosa. Según J. S. Mill,
sería la operación cognoscitiva que consiste en identificar un suceso natural particular como un caso de
una regularidad nómica, es decir, de una ley de la naturaleza.

Falogocentrismo (de Phallus y Logos). Término usado por Derrida para referirse a la lógica patriarcal de la
cultura griega a la cultura que identifica la condición masculina con la razón.
Falsación Según Popper, una teoría es científica si es falsable, es decir, si tiene la posibilidad de ser con-
trastada por la evidencia empírica. En este sentido, también según Popper, las tesis del materialismo
histórico o del psicoanálisis no son científicas porque no son falsables: ante cualquier posible evidencia
en contra ambas teorías se protegen con todo tipo de hipótesis ad hoc que actúan como auténticos
blindajes.
Falsacionismo Concepción desarrollada por K. Popper en La lógica de la investigación científica y, pos-
teriormente, en Conjeturas y refutaciones, convertida en la clave de su propuesta epistemológica y
metodológica. Popper trató de fundamentar rigurosamente el progreso del conocimiento científico,

222
Glosario

y establecer el criterio de demarcación de la ciencia frente a otras formas de conocimiento. Popper


entiende la falsación como la permanente posibilidad de encontrar algún hecho empírico que contradiga
las proposiciones formuladas por una teoría. Su contrapartida conceptual es el concepto de corrobora-
ción, como la ausencia momentánea de alguna evidencia que refute la proposición formulada. A este
planteamiento de Popper se le denomina racionalismo crítico.
Fellatio ritual Práctica sexual de los sambia de Papúa-Nueva Guinea estudiada por el antropólogo G. Herdt.
Fenómeno Es la realidad tal como se nos aparece y manifiesta en la experiencia normal o científica.
Fenomenismo Doctrina según la cual no existen más que fenómenos, que no son sino realidades provenientes
del exterior pero organizadas mediante las categorías a priori que existen en el sujeto.
Fenomenología Término usado genéricamente para referirse a la simple descripción de los fenómenos en
sí mismos tal como nos aparecen. Su sentido principal hay que referirlo al movimiento filosófico que
arranca con Husserl. Para este autor, la fenomenología es un método de análisis de la vida consciente
que recurre a la epojé (abstención de juicio para concentrarse en las propiedades fenoménicas) y la
reducción eidética (eliminar lo accidental de una experiencia para quedarse con lo esencial), para aclarar
los procesos por los que se constituyen los objetos como producto de sentido; para elucidar cómo aparecen
en el mundo de la vida y para fundamentar la objetividad y la validez del conocimiento en la llamada
subjetividad trascendental. Desde aquí, y a través de la filosofía analítica inspirada en Wittgenstein, se
ha tenido en cuenta esta orientación en el tratamiento de tópicos como la intencionalidad de la mente,
la acción o el lenguaje. De esta rica tradición surgieron enfoques como los de Berger y Luckmann sobre
la construcción social de la realidad y los etnometodológicos de Garginkel. Además, la fenomenología
esta en el fondo de la hermenéutica y ha influido en algunas perspectivas posmodernistas. Ciertos
conceptos fenomenológicos han sido integrados en sus teorías por autores como Habermas y Luhmann.
Fiabilidad Denominado coeficiente de validez o fiabilidad. Porcentaje de correlación entre la medida de una
prueba y lo que pretende medir dicha prueba.
Filogénesis Véase el término ontogénesis.
Filosofía Definir este término es ya un problema filosófico en sí mismo pues existen tantas definiciones como
pensamientos filosóficos originales. Así, afirmaba Simmel que la filosofía es en los diversos sistemas
filosóficos el primero de sus problemas. No obstante, aparecen unos elementos comunes desde los que
se puede precisar el sentido más general admitido del término «filosofía». La filosofía, a diferencia de
la ciencia, trata de explicar la totalidad de lo real a partir de elementos que no se sitúan en el plano
fenoménico. Muchos positivistas lógicos y filósofos analíticos consideran la filosofía no como un saber
con contenidos, sino como un conjunto de actos; no seria un conocimiento, sino una actividad; sería una
aclaración del lenguaje para la elucidación y disolución de seudoproblemas.
Filosofía analítica El análisis clásico se remonta a filósofos como B. Russell, G. Moore y el primer Witt-
genstein, cuyos esfuerzos por un pensamiento riguroso (inseparable del análisis lógico formal) fueron
continuados por el Círculo de Viena (R. Carnap, M. Schlick) y el racionalismo critico de K. Popper.
La filosofía del lenguaje ordinario de las Escuelas de Oxford y Cambridge, derivadas del segundo
Wittgenstein, conciben como principal tarea filosófica el análisis del lenguaje ordinario para disolver
los hechizos del lenguaje en los que se halla atrapada la metafísica occidental.
Fisicalismo Doctrina del Circulor de Viena que considera el lenguaje de la física como el lenguaje ideal de
toda ciencia, tanto de las ciencias sociales, como de las naturales.
Fitness Criterio biológico para evaluar la adaptación de una especie a su entorno o medio ecológico.
Fluxus (flujos amnioestéticos). Relaciones de empatía y fascinación mutua entre aquellos que habitan en un
espacio común (burbuja amnioestética) de resonancia emocional y complicidad valorativa.
Fobia Miedo irracional ante algo (animal, objeto, situación) que no representa ningún peligro.
Formalismo Cualesquiera procedimientos algoritmicos, algebraicos o de cálculo de orden lógico o matemático.
Fractales Geometría desarrollada por B. Mandelbrot en los años setenta, capaz de formalizar y simular
(visualmente: en la pantalla de un ordenador) las propiedades de ciertos fenómenos naturales irregulares
como nubes, hojas de árboles, montañas o las lineas quebradas y recortadas de las costas. A diferencia
de las figuras ideales de Platón y Galileo, que parecían reprochar a la naturaleza su imperfección, la
matemática fractal parece reivindicar exactamente lo opuesto: descubre, en la aparente irregularidad
de ciertos seres naturales, ocultos patrones de un orden subyacente que revelan, simultáneamente,
rigor y belleza. Los objetos fractales (de fractus: roto) son autosimilares: cada parte (de una nube, de una

223
Glosario

coliflor, de un delta) reproduce las propiedades del todo. Las técnicas matemáticas para la producción
de objetos fractales se basan en la iteración de funciones muy sencillas, en las que el resultado de cada
operación se convierte en el nuevo valor de la variable de la función. Ejemplos de fractales matemáticos
son el famoso copo de nieve de Koch y el seto de Mandelbrot: una fascinante figura con aspecto de
tubérculo o microbio dotada de una formidable complejidad y belleza.
Función En general, significa interdependencia como regla de relación entre variables. En Spencer apunta
a una actividad u objetivo vital que explicada existencia y diferenciación de los órganos. En Durkheim
aparece como relación positiva de correspondencia con algunas necesidades del organismo social, pero
explicando más la permanencia que la aparición de un fenómeno. En Malinowski se define como
la contribución de los elementos culturales a la satisfacción de las necesidades biológicas, sociales y
simbólicas de los individuos. Radcliffe-Brown la entiende como unidad funcional para el mantenimiento
de la estructura social. En Parsons se refiere a los factores dinámicos del sistema. Merton la redefine
como una consecuencia objetiva de un elemento para otros elementos cualesquiera del sistema y
Luhmann la entiende como regulador entre varios equivalentes funcionales.
Función de utilidad Dentro de la teoría económica neoclásica se definió el concepto de utilidad como el
bienestar general que produce un bien a su poseedor. La utilidad fue definida de acuerdo con ciertas
restricciones que hacían posible su tratamiento matemático por medio del concepto de función. Así, la
representación de la utilidad como función matemática permitió definir el concepto de utilidad marginal
como la variación infinitesimal de la utilidad y, a través de ella, establecer el concepto de maximización
de la utilidad.
Funcionalidad Es un concepto esencial en la explicación funcional y la teoría de sistemas. El problema que
plantea demostrar la funcionalidad de una institución, práctica o creencia es que a menudo la prueba
de esa funcionalidad adquiere un carácter tautológico. Algo posee algún tipo de funcionalidad porque
forma parte de un sistema en equilibrio y forma parte de un sistema en equilibrio porque es funcional.
Funcionalismo Un hecho social queda explicado cuando se comprende la función que cumple de cara a
la cohesión del grupo. Es necesario comprender que la acción humana debe ser simultáneamente el
resultado del libre albedrío y de la sujeción a normas. Su significado reside en su condición de replica
teórica al utilitarismo, que explica la vida social desde la competición de actores racionales que persiguen
su propio interés individual. Al individualismo opone una concepción holística organicista.
Funcionalismo estructural Corriente de la teoría (y la praxis) sociológica dominante en la tradición aca-
démica norteamericana y cuyos orígenes se remontan a El sistema social de Parsons.

Genética Ciencia que estudia la naturaleza y transmisión de los genes. Los sociobiólogos (Wilson, Lumsden
y otros) han pretendido aplicar esta ciencia a la determinación de rasgos culturales.
Gestalt Término alemán que significa forma. La psicología de la Gestalt considera los fenómenos percepti-
vos(especialmente la experiencia óptica) no como una suma de elementos que se trata, ante todo, de
aislar y analizar, sino como conjuntos orgánicos que constituyen unidades autónomas, que manifiestan
una solidaridad interna y que tienen leyes propias.
Gorrón Término cuasitécnico en la teoría de la acción racional, que puede entenderse como parásito, o free
rider: el que se lo monta o viaja gratis. Es un concepto propuesto en 1965 por el economista M. Olson
para referirse al dilema que se le plantea a todo actor racional cuando tiene la oportunidad de participar
en alguna acción colectiva de la que se beneficiará, sumándose o no a ella. Técnicamente el dilema del
gorrón puede reformularse como un dilema del prisionero, que se juega entre el colectivo y cada uno de
sus miembros.
Grupo Un conjunto de personas se convierte en grupo, desde el momento en el que entre ellas surgen una
serie de lazos que confieren unidad y sentido al conjunto, es decir, en cuanto se establece una red de
interacciones mutuas, unos objetivos comunes y una vida afectiva común.
Grupo primario Colectivo integrado por un número reducido de personas, que permite que todos ellos se
conozcan personalmente a través de relaciones directas y personales. Son grupos establecidos sobre
la base de estrechos vínculos cara a cara, interviniendo activamente en la formación de la naturaleza
social de las personas. Son los primeros, desde el punto de vista cronológico, con los que el individuo se
relaciona desde el momento mismo de su nacimiento.
Grupo secundario Son grupos de mayor tamaño, escasa intimidad entre sus miembros, y fácilmente muda-
bles en su composición y estructura.

224
Glosario

Grupo social Los grupos representan esbozos de estructuras sociales con todos los niveles de profundidad de
lo social. El grupo es la forma de integración más concreta y universal; presupone un proceso relacional
colectivo de un conjunto de personas en interacción, relativamente duradera, con cierta conciencia
común y cohesión en la acción, fundada sobre el intercambio simbólico, con un mayor o menor grado de
interdependencia y de integración normativa.

Habitus Concepto esencial en el pensamiento de Bourdieu para explicar la socialización y el sentido práctico.
El habitus o los habitus son, según la definición de Bourdieu: sistemas de «disposiciones» duraderos y
transferibles, estructuras estructuradas predispuestas para funcionar como estructuras estructurantes,
es decir, como principios generadores y organizadores de prácticas y representaciones que pueden estar
objetivamente adaptadas a su fin, sin suponer la búsqueda consciente de fines y el dominio expreso de las
operaciones necesarias para alcanzarlos, objetivamente «reguladas» y «regulares», sin ser el producto de
la obediencia a reglas y, a la vez que todo esto, colectivamente orquestadas, sin ser producto de la acción
organizadora de un director de orquesta.
Habla Variedad lingüística referida y restringida a un área geográfica. En Saussure se opone (en tanto que
uso empírico que hace un hablante) a la Lengua concebida como el sistema de la‘ lengua: la estructura o
estructuras morfosintácticas y semánticas que hacen posibles las variantes del habla.
Hermenéutica Es el arte (y la técnica) de la interpretación y de la comprensión del sentido de un fenómeno
cultural o social. Las tendencias hermenéuticas en ciencias sociales aparecen desde los inicios mismos
de la reflexión sociológica (Weber) y en la actualidad existen varias escuelas inspiradas en autores como
Goffman, Geertz y Garfinkel.
Heurística Es el método que consiste en el arte de promover y estimular la investigación para aumentar el
conocimiento.
Hijra Modalidad cultural de sexualidad en la India concebida como un tercer sexo. Es la identidad sexual de
personas nacidas hombres pero que adoptan la vestimenta, el comportamiento y las ocupaciones de
las mujeres, y que no son ni varones ni hembras, ni hombres ni mujeres. El núcleo de su deficiencia se
centra en su impotencia sexual o incapacidad de procrear.
Hipótesis Aquella afirmación que no pretende ser válida de manera absoluta y definitiva, y en la que sus
consecuencias están abiertas a verificación o comprobación en el campo de la experiencia. Por la hipótesis
seleccionamos lo que será efectivamente observado. Las hipótesis científicas son conjeturas que tratan
de dar cuenta de hechos, y que para ser tales deben al menos basarse en reglas y conocimientos
científicos ya existentes; ser contrastables. Su desarrollo simplificado suele operar en las siguientes
etapas: formulación, inferencia y contrastación.
Hipotética(o) Es la afirmación que enuncia una relación de implicación entre dos proposiciones. (Véase
método hipotético-deductivo.)
Historicismo Corriente de pensamiento que hace de la historia y de la historicidad de los hechos sociales el
principio máximo de comprensión de los mismos. Para Popper el historicismo (especialmente el de Hegel
y Marx) es una ideología perniciosa que, infiltrada en la ciencia social, pretende descubrir (inexistentes)
leyes teleológicas.
Holismo (de holas: todo, en griego). El holismo es la posición onto/metodológica que defiende la totalidad
social como la única instancia desde la que se puede explicar la dinámica social, así como el papel de
cada una de sus partes. La corriente de pensamiento crítico de la tradición hegeliano-marxista y, muy
especialmente, la filosofía política de Lukács y la Escuela de Francfort apelan a la totalidad concreta de
signo dialéctico como piedra de toque que evita caer tanto en el idealismo como en el individualismo.
Homo œconomicus El homo œconomicus es una idealización elaborada en el seno de la teoría económica
neoclásica. Representa un individuo/consumidor racional y egoísta, dotado de consistentes sistemas
de preferencias y creencias que actúa de acuerdo con el principio de maximización de la ganancia o
bienestar y minimización del coste.
Homo homini lupus Expresión latina que recoge el pesimista dictamen de Thomas Hobbes según el cual el
hombre es un lobo para el hombre.
Homo sociologicus Término popularizado por Dahrendorf en 1959, que alude a una visión del ser humano
como simple interiorización de normas y valores que se imponen internamente mediante el sentimiento
de culpa, y exteriormente a través de refuerzos positivos (premios), o negativos (sanciones), dentro de un
orden cultural integrado y homogéneo; visión que brotaba, esencialmente, del funcionalismo estructural

225
Glosario

de Parsons. Dahrendorf explicaba que esta visión no era realista y era incapaz de explicar el cambio
social, la desviación y el conflicto colectivo. La sociología más reciente ha insistido en el carácter creativo
e innovador de la acción social, bien como resultado de la negociación entre actores (interaccionismo),
del sentido que el sujeto aporta (fenomenología) o de las interpretaciones que realiza (etnometodología).
Hybris Término griego que remite a la desmesurada arrogancia, ira y cólera que invade a los héroes de la
tragedia clásica, suscitando así el castigo de los dioses.

Idealismo Doctrina filosófica que consiste en reducir la realidad física y material de las cosas o entes al
entendimiento, el pensamiento o las ideas. Así, se habla de idealismo platónico, idealismo trascendental
en Kant, idealismo racionalista en Descartes o idealismo absoluto en Hegel.
Ideología La tradición sociológica sobre la ideología arranca de la propuesta polémica de Marx, al considerarla
una superestructura condicionada por los planteamientos económicos. La ideología es producción de falsa
conciencia que beneficia a los intereses de las clases dominantes. Tanto Marx como Weber dejan bien
patente la particularidad histórica y social de las ideologías y sistemas de valores, frente a su pretensión
de eternidad, naturalidad o universalidad. Según Mannheim, las ideologías son ideas que transcienden
una situación histórica, que nunca consiguen realizar de facto los contenidos que proyectaban, aunque
con frecuencia llegan a ser motivos bienintencionados en la conducta subjetiva del individuo.
Imaginación dialéctica Por antonomasia se aplica a los grandes pensadores de la primera generación de
la Escuela de Francfort: Th. Adorno, M. Horkheimer, W. Benjamín y H. Marcuse.
Imaginario Según C. Castoriadis, un imaginario (el imaginario capitalista, por ejemplo) es un producto
histórico de la imaginación radical, irreductible a cualquier determinismo socioeconómico, incluido el
del materialismo histórico. Los imaginarios son representaciones o significaciones sociales cargadas
de valores que poseen un carácter pragmático y no son ordenables axiomáticamente. Los imaginarios
delimitan y despejan el campo de lo pensable en un momento histórico o en un período cultural. Es una
noción emparentada con la episteme de Foucault, aunque no se puede reducir a ella. A diferencia de la
ideología (anclada en clases y grupos sociales), los imaginarios impregnan la totalidad de la estructura
e instituciones sociales.
Implicación Conclusión lógica de una razonamiento: si A implica B, significa que B se sigue lógicamente de
A.
Indicador observable Son los datos observables, mediante los cuales aprehendemos las diferentes dimen-
siones analizadas, constatando así la presencia o ausencia de tal o cual variable.
Individualismo metodológico Doctrina o tendencia que sostiene que todos los fenómenos y realidades
sociales, su estructura y sus cambios, son en principio explicables por elementos individuales, es decir,
por aquellas propiedades de la acción individual tales como preferencias, intenciones y creencias.
Inducción Es el proceso epistemológico por el que llegamos a unos principios o leyes generales a partir de
observaciones o experiencias particulares.
Inductivismo Desde F. Bacon y sus célebres tablas de ausencia/presencia, la inducción ha sido un método
esencial del conocimiento científico, y el inductivismo una popular filosofía de la ciencia. Un conoci-
miento que se inicia con el registro de hechos empíricos y que apunta a la formulación de hipótesis y
generalizaciones legaliformes, desde las que, posteriormente, por deducción, se extraerán consecuencias
que confirmarán o no aquéllas.
Inferencia Término sinónimo de razonamiento o argumentación. La inferencia consiste en derivar una
conclusión de unas premisas.
Infraestructura/superestructura Dicotomía procedente del marxismo que hace referencia a la separación
entre la esfera de los fenómenos económicos (infraestructurales) determinantes en última instancia
y la de los fenómenos culturales e ideológicos (supraestructurales) determinados por aquéllos. La
infraestructura o base económica de la sociedad es el fundamento real a partir del cual hay que explicar
la superestructura jurídico-política, así como las representaciones de la conciencia social, tales como la
religión, la filosofía o el arte.
Inmanente (inmanencia) (del verbo latino inmaneo: pertenecer a la naturaleza de algo). Se usa en sintag-
mas filosóficos del tipo propiedad inmanente para referirse a cualquier propiedad que por naturaleza
pertenece a cierto ente. Esfera ontológica que remite a las propiedades intrínsecas de algún ente.
Interdisciplinariedad Es la relación existente entre diferentes campos científicos en orden a una investiga-
ción común.

226
Glosario

Intersubjetividad Es la puesta en común o acuerdo entre varios sujetos.


Investigación cuantitativa y cualitativa La investigación cuantitativa es extensional y está enfocada al
tratamiento estadístico de los hechos (e indicadores) sociales. La investigación cualitativa es de tipo
intensional y atiende a los elementos simbólicos y a su interpretación, particularmente al lenguaje.

Juegos del lenguaje Según Wittgenstein, los términos lingüísticos solo significan propiamente en el seno
de ciertos juegos de lenguaje. Hay tanto juegos de lenguaje como formas de vida: así, puede hablarse de
juegos de lenguaje jurídicos, teológicos, artísticos, psicológicos, etc.
Juicios Establecimiento de la relación entre dos o más términos (sociales, morales, políticos, económicos,
etc.) El juicio de valor es una afirmación de que algo es bueno, o mejor que otra cosa. Los juicios de valor
expresan preferencias y plantean dos problemas a las ciencias sociales: el de si puede derivarse alguna
conclusión prescriptiva (debe) de un conocimiento descriptivo (es), y el de si se puede describir y explicar
la realidad social objetivamente, sin que nuestras preferencias o valores la deformen. La conclusión es
que, aunque el conocimiento es posible, la objetividad absoluta está fuera de su alcance, lo cual no obsta
al estatuto epistemológico de las ciencias sociales.

Laboratorio (estudios de) Se produjeron a partir de la necesidad de disponer de evidencia empírica de


la realidad del quehacer científico contemporáneo, aplicando el enfoque etnográfico a los laboratorios
científicos, a las instituciones en las que se gesta la parte esencial del conocimiento científico en las
sociedades contemporáneas. Se prestó especial atención al análisis del discurso de los científicos y
a los procesos mediante los cuales construyen sus enunciados. B. Latour y S. Woolgar muestran el
recorrido y las estrategias que desarrollan los científicos para crear una inscripción literaria que aspire
al marchamo de verdad desde las fases iniciales en las que solo se considera una conjetura especulativa.
Lógica Ciencia que tiene por objeto determinar, entre todas las operaciones que tienden al conocimiento de
lo verdadero, las que son formalmente válidas y las que no lo son.
Lógica de la ciencia Se trata del estudio de la estructura lógica tal como aparece en cada uno de los
momentos de la teorización científica.
Lógica situacional Expresión acuñada por Popper para referirse a lo que considera como método más fruc-
tífero en ciencias sociales. Un método que tiene en cuenta los intereses de las personas, su racionalidad
(de acuerdo con algún principio de la misma), sus conocimientos objetivos y el marco social en el que se
encuentran. Entraña la comprensión objetiva de la conducta a través de la situación en que se hallan
los actores. Ya hemos indicado que Popper no pudo encontrar ningún principio de racionalidad que
funcionase como una auténtica ley de cobertura en el sentido requerido por el método de la lógica
situacional y el propio concepto hempeliano de ley de cobertura.
Lengua Conjunto de formas de expresión que emplea para hablar cada nación (Diccionario de María Moliner).
Según F. Saussure, es el sistema abstracto (semántico y morfosintáctico) que hace posible la comunicación
lingüística hablada o escrita.
Lenguaje Fundamental medio de comunicación humana destinado tanto a la creación como a la expresión
del pensamiento en el sentido más amplio. El lenguaje es al mismo tiempo órgano del pensamiento y
medio de comunicación entre los hombres. Esta naturaleza dual del lenguaje tiene como consecuencia
que las explicaciones y teorías sobre el lenguaje hayan tendido a orientarse, en dos direcciones opuestas.
En la primera dirección se han insistido en la relación entre lenguaje y lógica, buscando en ese límite
una lengua universal capaz de expresar de forma unívoca la totalidad de la realidad conocida. Y, en la
otra dirección, partiendo de la naturaleza social del lenguaje, se destaca la relación entre la lengua y la
sociedad que la habla hasta llegarse a afirmar una correspondencia entre lengua y cultura.
Ley Término referido a regularidades fácticas cuya forma lógica sería: si a, entonces b. Con ese sentido
aparece en expresiones como leyes de la naturaleza o leyes sociales.
Ley de cobertura Se trata de la explicación dada por Hempel, cuando afirma que la acción individual debe
abordarse desde la perspectiva causalista propia del modelo de cobertura legal. En ciencias sociales las
leyes de cobertura implican algún principio de racionalidad que (como mostraron los intentos de Popper
resulta de formulación difícil, si no imposible.
Libertad En su nivel esencial o fundamental se entiende la libertad como ausencia de determinación en
el hombre, a partir de su capacidad de decidir y de crear. En la relación entre el comportamiento
animal y humano, se habla de la especie animal determinada por el medio ambiente y ajustada al

227
Glosario

mismo por su equipo de instintos, y en el hombre se habla de ausencia de determinación tanto biológica
como ambiental, por su capacidad de control de instintos y su capacidad de crearse su medio ambiente
adecuado. Desde la obra Dos concepciones de libertad de Isaiah Berlin, aparecida en 1958, se ha
distinguido entre libertad negativa entendida como ausencia de coerción, y libertad positiva, entendida
como el derecho del individuo a decidir su propia vida y ejercer sus propias responsabilidades.
Logocentrismo Relevancia central del Logos (Razón, Espíritu y Ley) en la filosofía griega y occidental. Rasgo
destacado (desde diversos enfoques) por Nietzsche, Heidegger y Derrida.
Logos En la filosofía griega suele emplearse con un doble sentido inseparable: como Razón (divina y subjetiva)
y, asimismo, como Ley que rige el devenir del Cosmos.

Método Es el procedimiento regular, formulado explícitamente para llegar a la consecución de algo. Estrategia
a seguir en la investigación científica. Conjunto de pasos que sigue el conocimiento para descubrir y
demostrar la verdad. En varios apartados diferenciamos métodos teóricos y explicativos orientados a
describir, explicar y valorar los hechos sociales. Método experimental. Proceso de investigación dirigido
a indagar relaciones causales entre una o varias variables independientes y una o varias variables
dependientes, todo ello en una situación controlada que permita descartar hipótesis alternativas. Es un
diseño en el que existe una manipulación o tratamiento de la realidad social por parte del investigador.
En el campo de la sociología se utiliza para el estudio de las organizaciones y de los pequeños grupos.
Método hipotético-deductivo Es el método que caracteriza a la ciencia moderna fundada por Kepler,
Galileo y Newton. Para explicar ciertos fenómenos de la experiencia se ensayan una o varias hipótesis,
que revisten la forma de proposiciones formuladas mediante un lenguaje claro y preciso (normalmente
matemático) acerca del comportamiento de unas determinadas variables, hipótesis que solo se dan por
buenas si resisten satisfactoriamente su contacto con los hechos y no son falsadas.
Mano invisible Metáfora utilizada por A. Smith para explicar que los individuos, en la búsqueda de su
propio provecho, promueven frecuentemente, y sin que exista propósito deliberado de ello, el bienestar
general de la sociedad. Mediante la mano invisible del mercado se conjugan los intereses personales e
individuales, y se fomenta el bienestar social.
Marginación Estado en el que un individuo o grupo social no es considerado (propiamente) parte de una
determinada sociedad. El hombre marginal es una persona condenada a vivir en dos sociedades y en
dos culturas no solo diferentes sino antagónicas.
Marxismo analítico En el último cuarto del siglo pasado, se gestó una corriente de orientación marxista,
nacida en Estados Unidos, Canadá e Inglaterra, en la que se intentó combinar algunos de los principios
más básicos de las preocupaciones marxistas con los avances de la teoría económica liberal, la teoría de
la elección racional y la teoría de juegos. Pertenecen a esta corriente, entre otros, G. Cohen y J. Elster.
Materialismo cultural Estrategia de investigación que trata de explicar las diferencias y semejanzas en el
pensamiento y comportamiento que hallamos en los grupos humanos mediante el estudio de las cons-
tricciones materiales a que están sujetos los mismos. Estas condiciones, según M. Harris, comprenden
la necesidad de producir comida, abrigo, útiles y máquinas, y de reproducir las poblaciones humanas
dentro de los límites fijados por la biología y el entorno.
Materialismo dialéctico Versión del materialismo histórico marxista aplicada a la naturaleza, desarrollado
por Engels y (posteriormente) por la escolástica soviética. El Diamat terminó convirtiéndose en un
pensamiento dogmático, muy ajeno a la viveza crítica de las ideas de K. Marx.
Materialismo histórico Filosofía marxista de la historia, según la cual el devenir de los hombres y socieda-
des humanas viene determinado por la lucha de clases y la sucesión de ciertos modos de producción.
Mecanicismo Suele denominarse mecanicismo a la doctrina filosófica según la cual toda la realidad, o al
menos la realidad natural, posee una estructura comparable a la de una máquina, de modo que puede
explicarse tomando a ésta como modelo. El mecanicismo reduce lo real a extensión y movimiento. Se
opone, tradicionalmente, a las posturas organicistas y vitalistas. La expresión máxima del mecanicismo
ha sido la fisica newtoniana, cuya influencia se extiende hasta mediados del siglo xix.
Memética Estudio de los memes (término acuñado, por R. Dawkins en El gen egoísta) y de su propagación
como replicadores culturales. Al modo de los genes, los memes serían unidades de información cultural
capaces de colonizar cerebros humanos.

228
Glosario

Metaciencia Discurso sobre la ciencia en el que tienen cabida todas las diferentes disciplinas que la estudian,
y en el que se establece una mediación superadora entre lo estrictamente descriptivo y lo puramente
apriorístico o normativo. La metaciencia ha de dotarse de todo el aparato conceptual, empírico e
institucional necesario para poder clarificar y entender los elementos fundamentales de la actividad, los
productos y las instituciones científicas; así como para constituir un marco de racionalidad que facilite
la comunicación, la orientación y la elección entre diferentes opciones.
Metafísica Saber que pretende conocer lo que está más allá de la experiencia inmediata. Según Aristóteles,
ciencia que estudia el ser en tanto ser, los primeros principios y las causas más elevadas.
Metodología Es el estudio lógico y sistemático de los principios que guían la investigación científica. Según
C. W. Mills, la metodología es el estudio de los métodos y, como tal, ofrece teorías acerca de lo que hacen
los científicos en sus investigaciones. De forma más compleja, Th. Parsons considera la metodología
como el campo fronterizo entre la ciencia, por un lado, y la lógica y la epistemología, por el otro, al
ocuparse de la consideración de los fundamentos generales de validez de las proposiciones científicas y
de sus sistemas.
Metonimia Figura retórica que consiste en tomar el efecto por la causa, el instrumento por el agente, el
signo por la cosa, o viceversa.
Microfísica del poder Término acuñado por M. Foucault para referirse a aquellos efectos de poder irre-
ductibles a los esquemas clásicos (Marx o Durkheim) que operan con violencia, imposición, dominio y
coacción. Para Foucault el poder no solo reprime, sino que produce, seduce, fascina y crea.
Modelo Término que no posee un significado único, ni siquiera en el dominio de las ciencias sociales. Si bien
no es necesario recurrir a las matemáticas para construir modelos y trabajar con ellos, el hecho es
que recientemente proliferan los modelos que utilizan las matemáticas con cierta profusión. Cuando
utilizamos un sistema matemático para simular la realidad social, recurrimos a los denominados
modelos matemáticos, si bien pueden existir muchas otras maneras de modelar dicha realidad.
Monismo Sistema filosófico que considera el conjunto de las cosas como reductible a la unidad.
Mut’a (matrimonio) Variante de emparejamiento en algunas culturas islámicas del Próximo Oriente. Un
contrato matrimonial mut’a se redacta especificando la duración del período de unión. Cuando termina
el período de unión, marido y esposa se separan para siempre.

Neodarwinismo Teoría sintética de la evolución que unifica las hipótesis de Darwin con los desarrollos y
descubrimientos genéticos (Dobzhansky, Simpson y Mayr) del pasado siglo.
Neopositivismo Conocido también como positivismo lógico y empirismo lógico, se trata de un movimiento
cuyo núcleo originario fue el Círculo de Viena. Caracterizado por su tendencia antimetafísica, sostiene
que las proposiciones metafísicas carecen de sentido. Movimiento orientado hacia la lógica y la mate-
matización del pensamiento. Un enunciado solo tiene sentido cognoscitivo si de él se puede decir que
es verdadero o falso: si es confirmable/refutable por la experiencia (en el caso de que sea factual), o
validable mediante la lógica (si es formal). De no entrar en ninguno de estos dos casos carece de sentido
o como mucho posee un uso estético o emotivo. A las tesis clásicas del positivismo y el empirismo, el
neopositivismo añade el nuevo papel de la lógica, que se concibe como un conjunto de reglas semánticas
y sintácticas esenciales para la formulación y clarificación del pensamiento.
Neurosis Según Freud, todas aquellas enfermedades mentales cuya etiología es de índole sexual.
Nominalismo Corriente que sostiene que los conceptos universales carecen de verdadero valor representativo
y no remiten a algo esencial o supraindividual. Frente a la posición nominalista, que considera a la
sociedad como suma de individuos, el realismo sociológico argumenta que la sociedad es una realidad
sui generis, un ente o cosa, que debe explicarse por sí misma y no por suma de los individuos que la
constituyen. El realismo sociológico lo formaliza por primera vez Durkheim al elaborar la teoría de los
hechos sociales.
Nomotético/idiográfico Designan distintos enfoques del conocimiento social. El nomotético busca establecer
leyes generales, y, por ello, su campo de estudio es lo constante y repetible; el idiográfico describe lo
especial, lo individual, es decir, se aplica a entender los hechos particulares, lo irrepetible. Y esta
distinción da lugar a dos tipos de ciencias: las legaliformes (nomotéticas) y las descriptivas (idiográficas),
que vendrían a responder a las ciencias naturales, y las humanas o histórico-sociales, respectivamente.

229
Glosario

Objetividad Remite a aquello que existe al margen de los sujetos. Es el mundo de las cosas tal como son en
sí mismas. No obstante, lo objetivo y/o subjetivo pertenecen al mismo campo de representación, que se
desarrolla en la conciencia del individuo. Lo objetivo siempre es resultado de un proceso que no tiene
como eje real sino su representación.
Observación Proceso a través del cual el investigador se apropia de los datos empíricos pertinentes para
sus objetivos de investigación, haciendo uso de sus sentidos, habitualmente auxiliados por ciertos
instrumentos, y de acuerdo con ciertos procedimientos metodológicos y técnicos que suponen tomas de
posición teórica. No existe observación sin teoría.
Observación participante/no participante Par terminológico utilizado para definir dos formas diferen-
ciadas de obtención de datos empíricos de acciones y fenómenos sociales, empleadas principalmente por
la antropología social y cultural, la etnografía y la sociología. La observación participante es la principal
técnica de investigación empleada para el conocimiento en profundidad de la cultura de grupos sociales
y la aprehensión de conductas de forma espontánea. Por observación no participante se entiende los
procedimientos de obtención de datos en los que el investigador no forma parte de la realidad que
estudia.
Ontogénesis Desarrollo del individuo, tanto mental como físico, desde su primera forma embrionaria hasta
el estado adulto, por oposición al desarrollo de la especie (filogénesis).
Ontología Estudio o conocimiento de lo que son las cosas en sí mismas, como sustancias, por oposición al
estudio de sus apariencias y atributos. En ciencias sociales puede hablarse al menos de tres grandes pers-
pectivas ontológicas, según la realidad considerada como fundamental: individualismo, estructuralismo
y teorías cibersistémicas.
Organicismo Es la consideración de la sociedad como un organismo (H. Spencer): un todo vivo y orgánico
que no es reductible a la mera suma de sus partes. Para el organicismo funcional, la sociedad está
constituida por la concurrencia de un conjunto de actividades mutuamente dependientes, desarrolladas
por individuos y grupos, a las que podemos llamar funciones.
Otium cum dignitate Ideal grecolatino de la buena vida: ocio creador dedicado a la vida política y los
placeres dignos de los hombres libres.

Paradigma Significa ejemplo o modelo. Son matrices sociales, epistémicas y tecnológicas compuestas por
varios tipos de elementos ordenados, compartidos por una comunidad especializada. Su uso en ciencias
sociales se popularizó con la obra La estructura de las revoluciones científicas de Thomas Kuhn, quien lo
emplea como un concepto para estudiar los procesos de cambio o revolución científica.
Paradoja Todo aquello que se enfrenta a lo que es dado por cierto e indudable. Hace referencia a un círculo
vicioso que conecta, y en el que se engendran mutuamente, dos enunciados contradictorios. Las paradojas
de la acción reconstruyen los círculos viciosos que se generan tanto en la fijación de las intenciones
como en las relaciones de éstas con los actos que las realizan, los resultados que las completan y las
consecuencias dimanantes. Son ejemplos las predicciones reflexivas o las consecuencias no intencionadas.
Las paradojas sistémicas muestran los círculos viciosos que, en razón de su carácter autopoiético y su
jerarquía enmarañada, singularizan a ciertos sistemas sociales.
Parsimonia Elegancia, claridad, inteligencia y orden en la aplicación de procedimientos y protocolos científi-
cos.
Patología social Término utilizado por la Escuela de Chicago para referirse a los efectos de cambios bruscos
en determinados medios de las grandes ciudades. Su manifestación más llamativa es la destrucción
de vínculos sociales propios de la sociedad tradicional, haciendo disminuir el control social sobre los
individuos, y favoreciendo la aparición de comportamientos desviados.
Phallus Según Lacan, el Phallus no debe identificarse con el miembro viril (pene) sino que (como falta y
castración simbólica) representa aquello que persigue cualquier sujeto hablante/deseante: es la esencia
misma (perdida) de los significantes tomados como un Todo. El que habla quiere recuperar (inútilmente)
el phallus perdido.
Physis Naturaleza, según la denominación de los primeros pensadores griegos.
Plusvalía Es el plus de valor que adquiere un producto al incorporar la fuerza de trabajo, y que no repercute
en el salario del trabajador, sino que se lo apropia el capital. Todas las mercancías poseen un valor de
cambio igual al de su coste de producción, pero solamente una (la fuerza de trabajo) crea una plusvalía
al ser usada (comprada) por el capitalista por un coste de producción (el mínimo para reproducir la
fuerza de trabajo) muy inferior al valor que produce. La plusvalía constituye un concepto esencial para
la comprensión de la explotación económica según K. Marx.

230
Glosario

Positivismo Teoría epistemológica que se niega a admitir otra realidad que no sean los hechos, y a investigar
otra cosa que no sean las relaciones entre los hechos. Doctrina y escuela fundada por Augusto Comte
que aplica estos criterios al análisis de los fenómenos sociales.
Pragmática Se refiere a la relación de los signos con el sujeto y se ocupa de todos aquellos fenómenos
psicológicos, biológicos y sociológicos que acontecen en el funcionamiento de los signos. En la actualidad,
el término designa un amplio campo de estudios en el que convergen la filosofía, la lingüística teórica,
la sociolingüística, la psicología social, la antropología cultural y las ciencias cognitivas.
Praxis Significa experiencia práctica o comportamiento. Queda referida a veces a las acciones del hombre
dirigidas a la transformación de la sociedad. Según K. Marx, la teoría debe servir para transformar
la realidad y no solo para explicarla. Actualmente, como resultado de la convergencia entre cierto
marxismo y las teorías de la elección racional y de juegos, la praxis puede entenderse como la estrategia
situacionalmente más racional para favorecer los intereses de los explotados frente a los explotadores.
Preferencias Noción que proviene de la economía neoclásica como medio explicativo de la acción social. Las
preferencias entrañan juicios de valor que estiman dos objetos como comparables y en relación de mayor
o menor deseabilidad. Las preferencias de los actores explican su conducta. El actor tiene una sola
motivación: maximizar la satisfacción de sus preferencias. En la interacción social, las preferencias
individuales conducen a menudo a dilemas de indecisión, cuando es preciso acordar intereses de varios
actores (Teoría de juegos).
Preferidor racional Véase homo œconomicus.
Principio de racionalidad Véase ley de cobertura.
Probabilidad El carácter del acontecimiento que es más razonable esperar. Es la medida de la frecuencia
con que tienen lugar diferentes resultados de un suceso. Este término en sociología es especialmente
importante en el muestreo, en las pruebas de significación estadística y en los procedimientos de
estimación de parámetros. La probabilidad asociada con la prueba de hipótesis se denomina nivel de
confianza o nivel de significación.
Proposición Los términos «proposición» y «enunciado» pueden tomarse como sinónimos; sin embargo, el
término «enunciado» hace referencia a la dimensión estrictamente lingüística de la expresión, mientras
que el término «proposición» incorpora la dimensión semántica de lo enunciado, mostrando un mayor
compromiso ontológico.
Psicologismo Aunque este término admite varios sentidos, el psicologismo representa la creencia de que
todo lo relativo al conocimiento, la conceptualización, el pensamiento, la racionalidad, la lógica, etc.,
puede ser reducido a leyes psicológicas básicas de carácter universal, por lo que la psicología como