Está en la página 1de 2

EL PAGO DE REMUNERACIONES DEVENGADAS O

PAGO DE INDEMNIZACIÓN POR DAÑOS Y


PERJUICIOS
ÁREA: DERECHO LABORAL PRIVADO Y PÚBLICO.

Lo que se indicará en esta entrada es aplicable tanto a los


trabajadores del régimen laboral privado como a los trabajadores del
régimen laboral público. La pregunta es ¿cuándo se acredita un
despido arbitrario sufrido por el trabajador, el periodo que estuvo
desempleado implica el pago de remuneraciones devengadas? A la
fecha de realizada esta entrada contamos con dos jurisprudencias –
casaciones – de la Corte suprema que pueden responder a esta
pregunta:

Los fundamentos DUODÉCIMO y DÉCIMO TERCERO de la CAS. LAB.


2268-2010 LIMA (Lima, 01 de julio de 2011, publicada en “El Peruano”
el miércoles 02 de mayo de 2012 páginas 33981 y 33982) indican lo
siguiente: “Duodécimo.- Que, a mayor abundamiento, la Corte
Interamericana de Derechos Humanos en la sentencia de fecha
treinta y uno de enero de dos mil uno, en el caso de reposición de
magistrados del Tribunal Constitucional Peruano, no ordeno el pago
de remuneraciones devengadas, ya que dicha ejecutoria internacional
estableció que el Estado Peruano debía indemnizar a los magistrados
repuestos en sus labores, tomando como uno de los criterios para el
efectivo resarcimiento de salarios y prestaciones dejados de percibir,
sin perjuicio de todos los daños que se acrediten debidamente y que
tuvieran conexión con el hecho dañoso constituido por el ilegal cese;
sin ordenar el pago de remuneraciones devengadas. Décimo Tercero.-
Que, siendo así, es necesario puntualizar que no existe derecho
a remuneraciones por el período no laborado, interpretación que
también es concordante con el criterio del Tribunal Constitucional
respecto de este derecho constitucional, lo cual, obviamente, no
implica negar que efectivamente pueda existir clara
verosimilitud sobre la existencia de daños al impedirse el
ejercicio de os derechos del trabajador, los mismos que deben
ser evaluados e indemnizados, según los hechos de cada caso
concreto y ante el Juez y vía procedimental predeterminados por ley.”
(El subrayado y resaltado es nuestro)

Si bien esta sería la regla en el caso del pago de remuneraciones


devengadas existe una excepción en el caso del despido nulo como
se podrá verificar de la parte pertinente de la Casación que a
continuación se indica.

El fundamento sexto y séptimo de la CAS. LAB. 2504-2010 ANCASH


(Lima, 10 de junio de 2011, publicada en “El Peruano” el miércoles 02
de mayo de 2012 páginas 33990 y 33991) indican lo siguiente:
“Sexto.- (…) en dicho contexto, la pretensión de nulidad de despido
ha sido amparada por los órganos de mérito, luego de la compulsa de
los hechos del caso y de la prueba actuada, conforme a los
fundamentos fácticos y jurídicos que sustentan su decisión de
declarar nulo el despido del actor y ordenar su reposición; no
obstante, la Sala Superior revocó el extremo de pago de
remuneraciones devengadas, al entender que al no haber labor
efectiva no procede el pago de remuneraciones devengadas, extremo
que viene siendo cuestionado por el accionante. Sétimo.- En el
presente caso, en el proceso se ha establecido que el despido del
actor adolece de nulidad, entonces, la consecuencia jurídica no es
sólo la disposición de reposición al centro de trabajo, sino que
ello también involucra el pago de las remuneraciones
devengadas, en base a lo establecido en primer párrafo del
artículo 40 del Decreto Supremo 003-97-TR, que señala: “Al
declarar fundada la demanda de nulidad de despido, el Juez ordenará
el pago de remuneraciones dejadas de percibir desde la fecha en que
se produjo, con deducción de los períodos de inactividad procesal no
imputables a las partes”, por lo que en estricta aplicación de dicha
norma corresponde amparar el pretendido pago por imperio del
mandato legal contenido en la norma precitada; lo cual también
implica el pago de los intereses legales, conforme lo ha determinado
el A quo en la apelada.” (El resaltado y subrayado es nuestro)

De estas dos casaciones publicadas el mismo día podemos concluir


que en el Perú no procede el pago de remuneraciones devengadas
por el periodo que no se laboró de manera efectiva, salvo el caso del
despido nulo que por ley se indica que sí procede el pago. Lo
transcrito es fiel al original para su utilización pertinente (AUTORES:
ARMANDO FUENTES ARANGO y JOSÉ MARÍA PACORI CARI)