Está en la página 1de 8

¿Cómo está constituida la rodilla?

La rodilla está formada por la unión de 2 importantes huesos, el fémur en su porción distal, y
la tibia en la porción proximal. Dispone asimismo de un pequeño hueso, llamado rótula,
que se articula con la porción anterior e inferior del fémur. Puede realizar principalmente
movimientos de flexión y extensión.
Está rodeada por una cápsula articular y varios ligamentos que le dan estabilidad. En sus
proximidades se insertan potentes músculos que hacen posible el movimiento de la
extremidad.
En el ser humano, la articulación de la rodilla es la articulación más grande del cuerpo y
una de las más complejas. Sirve de unión entre el muslo y la pierna. Soporta la mayor parte
del peso del cuerpo en posición de pie. Está compuesta por la acción conjunta de los
huesos fémur, tibia, rótula y dos discos fibrocartilaginosos que son los meniscos. Fémur y
tibia conforman el cuerpo principal de la articulación, mientras que la rótula actúa como
una polea y sirve de inserción al tendón del músculo cuadriceps y al tendón rotuliano cuya
función es transmitir la fuerza generada cuando se contrae el cuádriceps.
La rodilla está sustentada por fuertes ligamentos que impiden que sufra una luxación,
siendo los más importantes el ligamento lateral externo, el ligamento lateral interno,
el ligamento cruzado anterior y el ligamento cruzado posterior.
Es una articulación compuesta que está formada por dos articulaciones diferentes:

 Articulación femorotibial: Es la más importante y pone en contacto las superficies de los


cóndilos femorales con la tibia. Es una articulación bicondilea (con dos cóndilos).

 Articulación femoropatelar: Está formada por la tróclea femoral y la parte posterior de


la rótula. Es una diartrosis del género troclear.
El principal movimiento que realiza es de flexoextensión, aunque posee una pequeña
capacidad de rotación cuando se encuentra en flexión. En los humanos es vulnerable a
lesiones graves por traumatismos, muy frecuentemente ocurridos durante el desarrollo de
actividades deportivas. También es habitual la existencia de artrosis que puede ser muy
incapacitante y precisar una intervención quirúrgica
¿Cuáles son las posibilidades de movimiento de la rodilla?

La estabilidad de la rodilla está asegurada por los ligamentos cruzados anterior y posterior y
los colaterales interno (tibial) y externo (peroneo). El ligamento cruzado anterior (LCA) tiene
la función de evitar el desplazamiento hacia delante de la tibia respecto al fémur; el
cruzado posterior (LCP) evita el desplazamiento hacia detrás de la tibia en relación con
el fémur, que a 90º de flexión se verticaliza y tensa y por ello es el responsable del
deslizamiento hacia atrás de los cóndilos femorales sobre los platillos tibiales en el momento
de la flexión, lo cual proporciona estabilidad en los movimientos de extensión y flexión. 1, 7,
17

Los ligamentos laterales brindan una estabilidad adicional a la rodilla; así, el colateral
externo o peroneo (LLE), situado en el exterior de la rodilla, impide que esta se desvíe
hacia adentro, mientras que el colateral interno o tibial (LLI) se sitúa en el interior de la
articulación, de forma que impide la desviación hacia afuera, y su estabilidad depende
prácticamente de los ligamentos y los músculos asociados.

La articulación de la rodilla realiza fundamentalmente movimientos en 2 planos


perpendiculares entre sí: flexoextensión en el plano sagital (eje frontal) y rotación interna y
externa en el plano frontal (eje vertical).

Para los movimientos debe tenerse en cuenta que el espesor y volumen de un ligamento
son directamente proporcionales a su resistencia e inversamente proporcionales a sus
posibilidades de distensión. 4, 5

1. Movimientos de flexión y extensión: Se realizan alrededor de un eje frontal, bicondíleo,


que pasa los epicóndilos femorales.

La cara posterior de la pierna se aproxima a la cara posterior del muslo en el curso de la


flexión, pero sucede lo contrario durante el movimiento de extensión.

A partir de la posición 0º (posición de reposo: cuando el muslo y la pierna se prolongan


entre sí en línea recta, formando un ángulo de 180º), la flexión de la pierna alcanza por
término medio 130º; pero el límite máximo de la amplitud de ese movimiento no es este,
pues tomando el pie con una mano puede ampliarse.

La flexoextensión de la rodilla resulta de la suma de 2 movimientos parciales que ejecutan


los cóndilos femorales: un movimiento de rodado, similar al que realizan las ruedas de un
vehículo sobre el suelo y un movimiento de deslizamiento de aquellos sobre las cavidades
glenoideas; este último de mayor amplitud que el primero.

El movimiento de rotación o rodado tiene lugar en la cámara femoromeniscal; y la fase de


deslizamiento, en la meniscotibial. 8, 19

En los movimientos de flexiónextensión, la rótula se desplaza en un plano sagital. A partir de


su posición de extensión, retrocede y se desplaza a lo largo de un arco de circunferencia,
cuyo centro está situado a nivel de la tuberosidad anterior de la tibia y cuyo radio es igual
a la longitud del ligamento rotulando. Al mismo tiempo, se inclina alrededor de 35º sobre sí
misma, de tal manera que su cara posterior, que miraba hacia atrás, en la flexión máxima
está orientada hacia atrás y abajo; por tanto, experimenta un movimiento de traslación
circunferencial con respecto a la tibia

2. Movimientos de rotación de la rodilla: Consisten en la libre rotación de la pierna, o sea,


en que tanto la tibia como el peroné giran alrededor del eje longitudinal o vertical de
la primera, en sentido externo o interno.

La rodilla puede realizar solamente estos movimientos de rotación cuando se encuentra


en posición de semiflexión, pues se producen en la cámara distal de la articulación y
consisten en un movimiento rotatorio de las tuberosidades de la tibia, por debajo del
conjunto meniscos-cóndilos femorales.

3. Movimientos de abducción y adducción: Son más conocidos en semiología con el


nombre de movimientos de inclinación lateral y corresponden realmente más a un
juego mecánico de conjunto, que a una función que posea una utilidad definida. En la
posición de extensión, y fuera de todo proceso patológico, son prácticamente
inexistentes. Su amplitud es del orden de 2 a 3º y obedecen a uno de los caracteres del
cartílago articular, que es el de ser compresible y elástico.

4. Movimientos de la rótula: Generalmente se considera que los movimientos de la rótula


no influyen en los de la rodilla. La patela sufre un ascenso en la extensión y desciende
en la flexión.
¿Cómo se llaman las partes que conforman?

Está conformada por la acción conjunta de los huesos fémur, tibia, rótula y dos discos
fibrocartilaginosos que son los meniscos. Fémur y tibia conforman el cuerpo principal de la
articulación, mientras que la rótula actúa como una polea y sirve de inserción al tendón
del músculo cuadriceps y al tendón rotuliano cuya función es transmitir la fuerza generada
cuando se contrae el cuádriceps.
¿En qué momento se puede presentar una lesión?

Las lesiones de rodilla son comunes, especialmente al realizar algún deporte. Las más
comunes son las que se producen en los tejidos blandos, por ejemplo, en los ligamentos y
tendones. Sin embargo, también es posible que los huesos se dañen.

Las lesiones de rodilla más comunes son las siguientes:

esguince: uno o varios ligamentos se estiran demasiado a causa de una torcedura o un


tirón. Debido a ello, el ligamento se puede desgarrar o romper.

desgarro: un tendón o músculo se estira demasiado.

daño al cartílago de la rodilla: el cartílago es un disco en forma de media luna llamado


menisco, que funciona como "amortiguador" de la rodilla.

uso excesivo: esta lesión es muy común en las personas que corren.

Lesiones en los ligamentos de la rodilla


Los ligamentos conectan los huesos entre sí. Los que están por fuera de la articulación de
la rodilla se denominan ligamento lateral interno y ligamento lateral externo. Estos
sustentan la rodilla, proporcionando estabilidad y limitando el movimiento lateral.

El ligamento lateral interno está ubicado en la parte interna de la rodilla, y se tensa cuando
la pierna se estira. Este es un ligamento fuerte; sin embargo, puede sufrir un esguince o
romperse (desgarrarse) por completo si la pierna estirada se tuerce al mismo tiempo que
se mueve bruscamente hacia un lado: por ejemplo, en un tackle (una entrada) de rugby.

El ligamento lateral externo es una especie de cordón delgado y fuerte que recorre la
parte externa de la rodilla, y conecta la base del fémur a la cabeza del peroné (uno de los
huesos de la parte inferior de la pierna). En general, no se daña solo, pero es posible que
haya que repararlo si usted se ha dañado otros ligamentos.

Las lesiones de los ligamentos lateral interno y lateral externo pueden clasificarse de la
siguiente forma:

de primer grado: es un esguince sin desgarro del ligamento.

de segundo grado: es un desgarro parcial del ligamento.

de tercer grado: es un desgarro total del ligamento.

Los ligamentos que están en el ïnterior de la articulación de la rodilla se denominan


ligamento cruzado anterior y ligamento cruzado posterior. Se denominan “cruzados”
porque están en forma de cruz. El ligamento cruzado anterior cruza por delante del
ligamento cruzado posterior. Estos ligamentos proporcionan estabilidad a la rodilla en
diferentes posiciones, especialmente cuando la articulación de la rodilla se mueve hacia
adelante y hacia atrás.
Otras lesiones de los tejidos blandos
Los demás tejidos blandos que recubren la rodilla también pueden lesionarse. Se
denominan “blandos” todos aquellos tejidos del cuerpo que no son huesos.

Si usted practica algún deporte que implique hacer girar la parte superior de la pierna
mientras el pie queda fijo en el suelo, puede desgarrarse el cartílago de la rodilla. A
medida que la persona envejece, el cartílago se va desgastando (se degenera), lo cual
aumenta la probabilidad de desgarros, incluso con lesiones mucho menores.

El uso excesivo de la rodilla también puede dar lugar a que el tendón rotuliano se
desgarre. El tendón rotuliano conecta la rótula con los músculos del muslo.
¿Qué medidas preventivas se deben de tomar en cuenta para no sufrir una lesión?

1. Calienta durante diez a quince minutos antes de realizar el ejercicio de manera plena; el
calentamiento puede ser tan simple como correr (a modo de trote sin esforzarse realmente
tanto) alrededor de algún circuito, tan solo debes realizar una actividad leve que haga
entrar en calor la mayor musculatura posible, como la calistenia, además de realzar algún
tipo de estiramiento para brindar flexibilidad a los músculos a trabajar.

Al momento de calentar, puntualmente en el estiramiento, realiza estiramientos de todos


los músculos más importantes que trabajarás, comenzando desde abajo hacia arriba:
- Hacer círculos con los tobillos. Estiramientos de gemelos, bien con la pierna extendida, y
la punta del pie apoyada en un bordillo, dejando caer el talón. Primero un gemelo, y
después el otro.
- Cuádriceps. Nos cogemos el pie por detrás, de tal manera que la pierna queda flexionada.
Hacemos una pierna y otra.
- Abductores. Nos sentamos con las piernas flexionadas, y los talones tocando planta de
pie con planta de pie. Tratamos de tocar con las rodillas el suelo.
- Piernas. De pie, Con piernas extendidas, y abiertas, vamos a tocar el centro, luego a un
lado y a otro, tiene que quemarnos en la parte de detrás de las piernas, y ver como
notamos como se estira la espalda. (Aguantamos entre 10 y 30 segundos a un lado, a otro
y al centro, son 3 ejercicios distintos).
- De pie, con piernas abiertas y extendidas, flexionamos con cuidado una pierna y la otra la
mantenemos extendida y con la planta del pie apoyada..., mantenemos, y después la otra
pierna.
Igual pero ahora nos ponemos en posición se squat ( una pierna delante y otra detrás. La
que tenemos delante, la flexionamos, y la de atrás se queda extendida, tiene que tirarnos la
zona del cuádriceps de la pierna retrasada). Primero una pierna, y después la otra.
- Movilidad Brazos, hacemos circunducciones suaves, de brazos, 1)adelante, 2)atrás,
3)hacia los lados, 4) arriba y abajo.
- Estiramientos de hombros, pasamos el brazo por delante de nuestro cuerpo a la altura del
cuello, con el otro brazo, tiramos de ese hacia nosotros.
- Nos colocamos mirando a la verja, un brazo lo extendemos y nos agarramos de ella, de
ahí, giramos el cuerpo, hacia el lado contrario al brazo apoyado poniéndonos de espalda a
la verja (sin soltar el brazo que esta en la verja), hay estiraremos pectoral y hombro. Igual
pero con el otro brazo.

2. Bebe muchos líquidos antes, durante y después del ejercicio o juego a realizar, para
evitar calambres y entumecimientos.

3. Evitar realizar el ejercicio sobre superficies muy duras, para evitar los choques o
contactos fuertes y así evitar una lesión. Para prevenir lesiones en la parte inferior de la
espalda (al momento de correr o saltar); ya que si no se tiene remedio que practicar el
ejercicio o deporte en superficies duras, cuida que tu calzado dispongan de una buena
cámara en el tacón para absorber el golpe o qu este bien amortiguado.

4. Trata de realizar el ejercicio con ropa adecuada y aditamentos para el mismo como tenis,
short o pants, playeras deportivas o sudaderas y en el calzado utiliza unos calcetines. Lo
anterior para evitar alguna lesión por malas posturas o lesiones in-necesarias por no utilizar
este tipo de recomendación.
5. También evita sobre-entrenarte o realizar ejercicio sin medida alguna, ya qu debe haber
lapsos de recuperación para tu cuerpo. El descanso es el mejor remedio; pero también es
posible aliviar los síntomas utilizando apoyos para el arco del pie y el tobillo.

6. Un botiquín de primeros auxilios en la mochila es importante, al igual que saber utilizarlo.


Debe contener gasas, vendas y antisépticos.

7. Tras el ejercicio o deporte realizado dedica unos 10 minutos para un estiramiento


general de la musculatura del cuerpo, así evitarás contracturas.