Está en la página 1de 5

FEBVRE- Problema incredulidad.

Febvre, Lucien: El problema de la incredulidad en el siglo XVI. La religión de Rabelais. UTEHA, Mexico D.C., 1959
(primera edición en español)

Prólogo (Beer)
… Evitar el anacronismo, lograr la realidad de un tiempo y de un espacio
determinado, “comprender y hacer comprender”, su manera de querer, de
sentir, de pensar y de creer, es empeño particularmente difícil. P. VI

¿Cómo concebir exactamente la actitud del siglo XVI con respecto a la


religión? … Febvre se refiere de manera particular, por lo mismo que le
proporcionó el alerta de que surgió este libro, a la tesis de Abel Lefranc, para
quien desde 1532 Rabelais es un enemigo de Cristo, un ateo militante. P. VI

Febvre considera a Rabelais el mayor artista de la prosa que hubo en su época,


primero de los novelistas modernos… pero no se ocupa del escritor, sino del
hombre respecto al medio en que vivió. P. VII

La palabra ateo no tenía entonces el significado preciso que le damos: se


empleaba en el sentido que se quisiera darle de manera holgada y constituía la
mayor injuria que algunos polemistas de tendencia muy diversos se lanzaban
mutuamente. P. VII

Rabelais, siguiendo la costumbre de la Edad Media que, en lo absoluto de


su fe, se permitía anodinas familiaridades con las cosas y los seres de la
religión, salpica su novela a chispeantes burlas antiguas, de malicias de
Iglesia, que fuera falta de penetración psicológica tomar por ataques virulentos
y disimulados. P. VIII

Acentúa la bondad divina; ésta es la bondad que se invoca con la oración; y en


la novela rabelesiana se ora ampliamente, con toda solemnidad y
detenidamente. Veintenas de veces… aparece invocado, alegado, citado,
preconizado, honrado, cantado el Evangelio, y siempre con un acento de
conmovida sinceridad y de gravedad entusiasta. Religión, en suma, que quiere
un culto interior, ante todo una conciencia recta, indiferentes a las
constituciones humanas, enemigo de las prácticas, hostil a los curas y a los
frailes. La salvación es obra individual: afirmación plenamente moderna. P.
VIII
¿Reformista? ¿Se puede definir así a Rabelais? De la consideración de los
testigos de cargo, se había deducido que, hacia 1532, muy lejos de ocupar un
lugar en la cohorte de los libertinos, se consideraba más bien a Rabelais –entre
otros por Poisel- como un fautor ( Persona que favorece y ayuda a otra) de la herejía
reformada.. .. influencia erasmiana: la piedad de los gigantes está más cerca
de la religión erasmiana, interpretada holgadamente y sin exagerada
curiosidad, que de la religión reformada –más próxima, por su profunda
humanidad y por su optimismo; pero en cuanto a su entusiasmo y unción
se encuentra más cerca de Lutero que de Erasmo. Pp. VIII-IX.

El objeto esencial del libro, el estudio de psicología colectiva, que forma su


fondo y que responde a la principal tarea del historiador. Mientras se carezca
de los trabajos de psicología histórica, no habrá historia posible, declaraba
Febvre en una semana de Síntesis. No es posible comprender el siglo XVI
aislando al individuo del clima moral, de la atmósfera de época. para él el
problema consiste en saber de qué manera pudieron entender y comprender el
hombre de 1532 el Pantagruel y el Cymbalium Mundi, o mejor aún,
invirtiendo la frase, saber cómo los mismos hombres no pudieron, de manera
segura, entenderlos ni comprenderlos. En la última parte de su libro –los
límites de la incredulidad en las almas- prosigue un análisis psicológico que
constituye verdadero paradigma. Mentalidad y sensibilidad que había en
aquel siglo; su vida intelectual y su vida emocional: psicología completa de
aquella interesante época, tal es el fruto de una labor de dos lustros. Pp. XI-
XII.

…Desde hacía siglos el cristianismo penetra y satura los espíritus, se introduce


furtivamente por las costumbres en todos los actos y en todos los
pensamientos de los hombres; hasta el tiempo sigue el ritmo que le marca la
religión: es una conquista insidiosa, multiforme, universal. Y al llegar a esto,
nos da el autor algunas páginas, llenas de belleza y de erudición, sobre el
papel de la vida –vida sentimental, vida estética, vida profesional y vida
pública-; la iglesia, centro de todas las grandes emociones colectivas –
fiestas, ceremonias. Procesiones, regocijos-, lugar de reunión, refugio y asilo
en tiempos de guerra; la iglesia cuya campaña tañe lo mismo para el descanso
que para el trabajo, igual para la plegaria y la deliberación que para el
nacimiento y para la muerte. P. XII

…No tenemos historia del amor, ¡piénsese en esto! No tenemos historia de


la Muerte. No tenemos historia de la Piedad. No tenemos historia de la
Alegría, Gracias a las semanas de Síntesis poseemos un esbozo rápido de
historia del Miedo. P. XII, Nota 45

En contraste con el antiguo método dogmático, el diálogo, resurrección


debida al humanismo, el diálogo liberal y emancipador, marca un viraje
de la mentalidad. A lo largo de todo el libro insiste Febvre en la evolución
que flexibiliza, agiliza y dulcifica los espíritus…. P. XIII

… Demuestra Febvre de manera segura la religiosidad profunda del siglo.


Pero ¿concede aquí todo su valor creador al papel desempeñado por la
selección intelectual y pensadora y a la obra individual? P. XV

Concluyamos (Beer). El punto de arranque de Febvre –reacción contra la tesis


de que el siglo XVI haya sido ya un siglo de la ilustración, de las luces- le ha
conducido a acentuar la religiosidad de aquel período cristianísimo, en todo lo
que manifiesta la fe y la sensibilidad colectiva. P. XVIII

Cada época –dice Febvre- se elabora mentalmente su representación del


pasado. P. XIX

Introducción General
… No es una monografía rabelesiana. Se trata, tanto por la intención como por
su modesta ambición, de un ensayo sobre el sentido y el espíritu del siglo XVI
francés. P. 1

… historiador no es el que sabe, sino el que investiga, y por tanto, el que


discute las soluciones ya obtenidas y el que, cuando nace falta, revisa los
antiguos procesos. P. 1
… los historiadores debemos hablar sobre todo de la adaptación al tiempo.
Cada época se forja mentalmente su universo. No elabora únicamente con
todos los materiales de que dispone, con todos los hechos (verdaderos o
falsos) que heredó o que ha ido adquiriendo. Lo elabora con sus propias dotes,
con su ingenio específico, sus cualidades y sus inclinaciones, con todo lo que
la distingue de las épocas anteriores. Pp. 1-2

… El fin último que debe proponer toda historia … no es el de Saber, sino


el de comprender. P. 13

Libro Primero. Los testimonio contemporáneos.


… Todos los contemporáneos de Gargántua y de Pantagruel tenían un Dios en
la tierra al que rendían veneración, era el mismísimo Dios del Humanismo:
Erasmo…. P. 21

En el ámbito español y americano, aunque no con el radicalismo de Postel


(Lograr la unidad moral del universo; llevar a que se sientan hermanos, dentro del amplio seno de
una Iglesia plenamente ecuménica, a todos los hombres de todas las sectas,.. y obtener únicamente
por la fuerza de la persuasión y por imposición de evidencia de … tal fue la quimera de un
iluminismo cándido, la hermosa esperanza de Guillermo Postel, que venía a enriquecer el viejo
ideal unitario de la Edad Media) la razón, tuvo ese sueño renacentista (humanismo)
una proyección también extraordinaria. Dos años antes de que apareciera el
libro de Postel, se publicaba en Burgos (1541) los Opúsculos de Juan
Maldonado en donde aparece un retrato de intención muy semejante sobre los
indios americanos; en el que se exhorta: Conservad vuestras costrumbres…
rogadda a Dios Todopoderoso que os conserve intacta la simplicidad y la
pureza de corazón. En México, tanto Zumárraga como Vasco de Quiroga,
aquella empresa de renovación cristiana a base del estado de pureza natural de
los indígenas y llevaban como destreros (Diestro, experto, ejercitado en las armas) y
orientadores a Erasmo y a Tomás Moro…. El imperio espiritual apoyado en el
político, con la unidad de la fe y del remozamiento religioso, tuvieron facetas
casi mesiánicas desde los día de los Reyes Catpolicos y deCisneros y
culminaron durante el perimer período del reinado de Carlos V en ambas
orillas atlánticas. La bibliografía sobre este tema es copisa y ha sidoen su
mayor y más substancial parte recogida por M. Bataillon; por lo que hace
especialmente a América, pueden verse los siguientes estudios: Silvio Zavala,
La utopía de Tomás Moro en la Nueva España (1937); Zavala, El ideario de
Vasco de Quiroga (1941); Zavala Letras de Utopía. Carta a don Alfonso
Reyes; Américo Castro, El villano del Danubio (1945); José Almona, Rumbos
heterodoxos en México (1947); Almona Rumbos heterodoxos en México;
Almona, El erasmismo de Zumárraga (1948); Julio Jiménez Rueda, Historia
de la cultura en México. El Virreinato de México (1950); José María Gallegos
Rocafull, El pensamiento mexicano en los siglos XVI y XVII (1951); Robert T
Ricard, La conquete spirituelle du Mexique, 1933; Alfonso Reyes, La última
Tule, (1942); Pedro Henríquez Ureña, Erasmistas en el Nuevo Mundo. (1935);
Américo Castro, Los hisánico y el erasmismo, 1942. P. 90 nota: 19

… Ateo en el siglo XVI no siempre quería decir ateo; a lo sumo significaba


incrédulo. P. 112

Libro II Escándalo y agravios. Las travesuras de Rabelais


… Gargantúa que viene al mundo por la vena cava y el oído izquierdo? ….. a
partir de los finales del siglo IV, y por la opinión de San Ambrosio y de San
Agustín, comenzó a extenderse la doctrina del alumbramiento virginal. Cristo
es aquel que entre en el mundo por la puerta cerrada, sin romper el claustro…
p. 131

Triboulet bufón de Francisco I… p. 140

1560.- Hacia este año aproximadamente, dio comienzo una gran revolución
que iba a trasformar el comportamiento de nuestros antepasados respecto
a las cosas y a los lugares del culto. Pero en los días de Pantagruel aún
existía la antigua libertad. Febvre p. 141 ( El Concilio de Trento se realizó entre 1545-
1563. En 1564- Juramento del clero al Concilio de Trento. Institución del Índice de libros
prohibidos, a cargo del Santo Oficio).