Está en la página 1de 7

Dungeon ni Deai wo Motomeru no wa Machigatteiru Darou ka

Prologo – Encuentro

Agudas y entrecortadas respiraciones resonaban.

El techo, las paredes y el piso de esta zona del laberinto eran de corteza de árbol.

El musgo cubría densamente sus superficies, iluminando el pasillo con una luz verde azulada. Daba la
impresión de que ningún alma había pisado nunca esta parte del Calabozo. Las reverberaciones de los aullidos
lejanos de los monstruos hacían temblar las hojas, provocando que cuentas de plata gotearan de la diversa y
fantástica flora.

En este laberinto de árboles gigantes que estaba completamente separado del mundo de arriba, una solitaria
sombra corría con toda la energía que podía reunir.

La figura tenía extremidades suaves y delicadas que se parecían mucho a los de una niña. Cabello azul plateado
resplandecía bajo la luz del musgo.

Además de sus largas y sedosas trenzas, el ser poseía una piel de color blanco azulado.

Las muchas escamas que cubrían sus hombros, espalda baja, y las largas orejas enmarcando su rostro,
estrechandose hasta puntos aún más finos que los de los Elfos, eran de color similar. Pero la característica más
notable por mucho era la resplandeciente joya carmesí incrustada en su frente.

La piel color blanco azulado y una joya carmesí eran sólo la primera de muchas características que demostraban
que esta criatura era un monstruo.

*¡Thump, thump, thump!*

El monstruo sostenía sus delgados brazos mientras recorría el Calabozo.

¿Por qué?

Estaba sangrando.

Garras, colmillos y espadas habían infligido muchas heridas en su cuerpo. Sangre color rojo oscuro goteaba de
las heridas abiertas con cada paso. Los ataques habían arrancado escamas enteras de sus hombros, tiñendo
completamente de rojo su piel azul claro.

¿Por qué?

Había terror en sus ojos. Confusión. Dolor.

Varias gotas de agua acompañaban a la sangre en su camino hacia el piso de abajo.

El transparente líquido fluia de los impresionantes ojos color ámbar del monstruo mientras su delgada garganta
comenzaba a temblar.

--¿Por qué…?

Kurosaki-Vizard Translation Página 3


Dungeon ni Deai wo Motomeru no wa Machigatteiru Darou ka

El sonido que escapo de sus pequeños labios no era el tosco aullido de un monstruo, sino una sola palabra ronca
y triste.

La voz era como la de un niño sollozante. Como si desdeñaran los sonidos que se unían para formar una
palabra, los rugidos de los monstruos que resonaban a través del laberíntico Calabozo se acercaban. El cabello
plateado azulado y los delgados hombros de la solitaria figura temblaban de miedo.

El dolor había distorsionado su rostro, que estaba fuera de lugar en un monstruo y era lo suficientemente
atractivo para dejar a una persona sin aliento.

El monstruo—la “chica” estaba llorando.

¿¡Por qué, por qué todos…!?

Estaba sola.

Solo era una recién nacida, recién liberada de las paredes del Calabozo, pero todo lo que había encontrado la
rechazo.

Tenía recuerdos de su nacimiento, de salir de la pared antes de caer al suelo. Aun incapaz de distinguir la
izquierda de la derecha, vagó por el Calabozo, tratando de darle sentido a su tenue entorno. Mientras estaba
ansiosa por no saber su ubicación, capto un aroma familiar—uno de su propia especie. Sus instintos la
impulsaron a seguirlo.

La condujo a un rincón diferente del Calabozo, donde una criatura mucho más grande que ella estaba parada.
Ella se acercó a preguntar: “¿Dónde estoy?”

La respuesta de la criatura fue un monstruoso rugido. Después de levantar la voz con ira, el monstruo la corto
con unas afiladas garras.

Con su piel desgarrada, ella huyó sin entender por qué.

Mientras la confusión se apoderaba de su cuerpo, la sangre roja que se filtraba de sus heridas y la primera
sensación de dolor inspiró terror en la recién nacida.

Desde entonces, había sido atacada una y otra vez. Los seres que compartían su aroma, sin importar su forma o
tamaño, amenazaron su vida. No hubo excepciones. Luchó desesperadamente para contener algo que
amenazaba con fluir de sus ojos mientras sus heridas continuaban aumentando.

Saliendo de las profundidades del Calabozo, la agotada “chica” encontró criaturas de una especie
completamente diferente.

Eran humanos equipados con espadas y arcos.

Acompañándolos había un macho y una hembra parecidos a hadas. La pareja de orejas largas se acurrucaron
juntos, protegiéndose uno al otro.

Se acercó a ellos, sin darse cuenta de que sus ojos delataban su envidia.

No queriendo asustar a los recién llegados, ocultó sus afiladas garras y abrió la boca para hablar.

Kurosaki-Vizard Translation Página 4


Dungeon ni Deai wo Motomeru no wa Machigatteiru Darou ka

--Ayúdenme.

En un instante, una espada abrió una nueva herida en su cuerpo.

El grupo parecía más confundido y agitado que ella, pero lo más evidente era su terror mientras la rechazaban.

Ante esta nueva animosidad, huyó una vez más. Los hombres se dispersaron mientras balanceaban sus espadas,
y las mujeres con el rostro pálido preparaban sus arcos con gritos ahogados.

Las flechas golpeaban su espalda mientras sus lágrimas finalmente se derramaban.

Dolor. Sufrimiento. Tristeza.

Las escamas de su espalda desviaron las puntas de las flechas, pero se agrietaban con cada impacto. Sus
hombros desgarrados y heridos se sentían como si estuvieran en llamas. El mundo la excluyó, la aparto y la
rechazó; la había calificado de marginada.

Se preguntaba una y otra vez.

¿Por qué? ¿Por qué?

Gritos de “estoy asustada, estoy muy asustada” se deslizaron de su boca.

Su llanto no se detenía.

¿¡Qué… soy yo…!?

Sin importar cuántas veces preguntó, el Calabozo, su madre, no respondió.

Huyó durante algún tiempo, pero al final sus perseguidores aparecieron otra vez.

Asombrados por su belleza, mostraron expresiones desconocidas mientras gritaban bruscamente: “¡Detente!”

Los cazadores, mojándose los labios y mirándola sádicamente, no tenían ninguna razón para detener su avance.
La locura en sus ojos mientras la acechaban era mucho más fea que cualquier cosa que ella había visto de sus
compañeros monstruos. Trató de escapar con sus delgadas piernas, ya que había aprendido a temer todo.

La razón por la que era considerada como una bestia estaba en el poder latente que utilizaba para deshacerse de
sus perseguidores, esquivar a otros monstruos en el Calabozo que seguían atacándola y correr solo por el
sendero arbolado. El solitario eco de sus pasos colgaba en el aire del aparentemente interminable Calabozo.

Lágrimas translúcidas se derramaron de sus ojos color ámbar otra vez.

--¡Aah!

Una pendiente descendente.

Perdió el equilibrio como un niño y cayó pesadamente por la colina entrelazada en las raíces de los árboles.
Después de caer al fondo, la “chica” notó que se había herido la pierna.

Kurosaki-Vizard Translation Página 5


Dungeon ni Deai wo Motomeru no wa Machigatteiru Darou ka

No podía estar de pie.

Los distantes aullidos de monstruos y las pisadas de personas provocaron un escalofrío en su cuerpo. Examinó
su entorno antes de partir, arrastrando su pierna inmóvil. Sus heridas ya habían coagulado lo suficiente como
para detener el flujo de sangre, lo que le permitió ocultar su rastro. En un rincón del Calabozo, encontró un solo
árbol y una abundancia de plantas. Utilizando las hojas como refugio, se escondió en el interior.

Con la espalda pegada a la pared, contuvo el aliento. Temblando, apretó fuertemente su cuerpo herido con
ambos brazos y luchó contra las interminables oleadas de terror.

Entonces se dio cuenta de que algo se acercaba.

Contuvo el aliento de nuevo.

Podía escuchar pasos acercándose cada vez más a cada momento.

El crescendo de pasos le hacía recordar el penetrante dolor de una espada, casi como si la memoria misma
irradiara calor, paralizándola con horror.

Su cuerpo temblaba incontrolablemente.

Sus mejillas aún estaban húmedas, otra oleada de terror cruzó su rostro.

Mirando la figura humana que se acercaba, la chica se abrazó con todas sus fuerzas.

Entonces.

Los llorosos ojos de la “chica” levantaron la vista cuando apareció el recién llegado.

--Un monstruo… ¿Un <Vouivre>?

Cabello blanco y ojos rojo rubí.

En un rincón oscuro del Calabozo, tuvo un fatídico encuentro con un chico.

Kurosaki-Vizard Translation Página 6

Intereses relacionados