Está en la página 1de 3

Científicos impactados: La emoción

humana forma físicamente la realidad


Publicado el 7 Marzo, 2017 por Damian NT
Tres diferentes estudios, realizados por diferentes equipos de científicos demostraron algo
realmente extraordinario. Pero cuando una nueva investigación conectó estos 3
descubrimientos, algo impactante ocurrió, algo que se esconde a la vista. La emoción
humana forma literalmente el mundo que nos rodea.

No sólo nuestra percepción del mundo, sino la realidad misma. Los científicos concluyeron
que «la emoción humana produce efectos que desafían las leyes convencionales de la
física».

En el segundo experimento similar pero no relacionado, diferentes grupos de científicos


extrajeron leucocitos (glóbulos blancos) de donantes y los colocaron en cámaras para que
pudieran medir los cambios eléctricos.

En este experimento, el donante fue colocado en una habitación y sometido a «estimulación


emocional» consistente en videoclips, lo que generó diferentes emociones en el donante.
El ADN se colocó en una habitación diferente en el mismo edificio. Tanto el donante como
su ADN fueron monitoreados y como el donante exhibió picos o valles emocionales
(medidos por respuestas eléctricas), el ADN exhibió respuestas idénticas al mismo tiempo.

No hubo tiempo de retraso, ni tiempo de transmisión. Los niveles altos y bajos de ADN
coincidieron exactamente con los niveles altos y bajos del donante en el tiempo.

Los científicos querían ver qué tan lejos podían separar el donante de su ADN y aún
obtener este efecto. Detuvieron las pruebas después de separar el ADN y el donante a más
de 50 millas y continuaron teniendo el mismo resultado; sin tiempo de retraso y sin tiempo
de transmisión.El ADN y el donante tuvieron las mismas respuestas idénticas en el tiempo.

La conclusión fue que el donante y el ADN pueden comunicarse más allá del espacio y el
tiempo.

¡El tercer experimento resultó bastante impactante! Los científicos observaron el efecto del
ADN en nuestro mundo físico. Los fotones de luz, que conforman el mundo que nos rodea,
fueron observados dentro del vacío. Sus localizaciones naturales eran completamente al
azar.

El ADN humano se insertó entonces en el vacío. Sorprendentemente, los fotones ya no


actuaban de forma aleatoria. Siguieron con precisión la geometría del ADN. Los científicos
que estaban estudiando esto, describieron los fotones comportándose «sorprendentemente y
contra-intuitivamente».
Ellos continuaron diciendo: «¡Estamos obligados a aceptar la posibilidad de un nuevo
campo de energía!»

¡Concluyeron que el ADN humano forma literalmente el comportamiento de los fotones de


luz que conforman el mundo que nos rodea!

Así que cuando se hizo una nueva investigación, y todas estas 3 afirmaciones científicas se
conectaron entre sí, los científicos se sorprendieron. Llegaron a una realización
impresionante de que si nuestras emociones afectan a nuestro ADN y nuestro ADN forma
el mundo que nos rodea, nuestras emociones físicamente podrían cambiar el mundo que nos
rodea.

Y no sólo eso, estamos conectados con nuestro ADN más allá del espacio y el tiempo.
Creamos nuestra realidad eligiéndola con nuestros sentimientos.

La ciencia ya ha demostrado algunos hechos interesantes sobre el universo en el que


vivimos. Todo lo que tenemos que hacer es conectar los puntos.

Fuente: Bibliotecapleyades

Artículo publicado en CodigoOculto.com