Está en la página 1de 3

CONSEJOS PROFESIONALES

10 errores que pueden dañar la relación con tu


jefe
06/07/2015

Comenter alguna de estas faltas puede devenir en un ambiente laboral tenso y perjudicar
tu crecimiento profesional, ¡ten cuidado!

El vínculo con el jefe o superior se debe


cuidar con especial esmero, para
favorecer el crecimiento profesional y
evitar pasar malos ratos en la
oficina. Esto no significa caer en la
adulación o en atenciones excesivas,
sino mantener un trato de respeto y no
sobrepasar los límites saludables para
un ambiente laboral óptimo. Para ello,
Universia Brasil consultó a expertos en
la materia para identificar los errores más comunes que pueden resentir la relación con el jefe. A
continuación, te los compartimos:

Lee también
» La clave para convertirte en un buen vendedor
» Entrevista de trabajo: 10 consejos para impresionar al reclutador en menos de 30
segundos
» 3 maneras efectivas de tener éxito en el trabajo

1. Mentir
La confianza en el otro es un elemento esencial para un buen ambiente de trabajo. Por lo tanto, si
mientes, el riesgo de que lo descubra tu jefe es demasiado grande, y puede ser fatal. Decir que
irás a una parte y luego ir a otra, afirmar que harás cierta tarea y luego hacer lo contrario
evidencia una falta de profesionalismo y puede manchar tu imagen para siempre.

2. Quedarse callado
Si tienes una opinión que pueda generar valor en una discusión laboral, es importante que no te
las guardes, siempre y cuando analices tus palabras antes de exponer tu punto de vista. A veces,
lo más recomendable es pedir una reunión personal con tu jefe y compartirle tu opinión sobre el
asunto. Encontrar el momento oportuno es la clave.

3. Olvidar los límites


Realizar chistes inapropiados o dirigirte de manera informal puede generar una situación

Copyright © 2015 Universia Colombia. Todos los derechos reservados. Página 1 de 3


incómoda sin tu jefe no lo recibe con agrado. Aunque tu superior se presente como una persona
accesible y extrovertida, nunca olvides que al fin y al cabo, sigue siendo una persona de mayor
jerarquía.

4. Desatender los plazos


No cumplir con las fechas límite puede mostrarte como una persona desorganizada e
irresponsable, así como constituye una falta de respeto hacia tus colegas. En caso de que
realmente te sea imposible cumplir con una entrega, debes conversarlo con tu jefe con la debida
anticipación, sin dejar el aviso para último momento.

5. Aceptar todo sin reparos


Querer cuidar la relación con las autoridades no quiere decir soportar comportamientos injustos o
actitudes groseras. Callarte todo contribuye a un clima de trabajo tenso. Plantear las
disconformidades, siempre que sea de forma respetuosa, madura y oportuna mejorará la
convivencia, mostrará profesionalismo y contribuirá a tu crecimiento en la empresa.

6. Quejarse demasiado
Las personas pesimistas, que huyen a los cambios y ven cada encargo como una molestia
resienten el buen clima laboral y pueden empañar la motivación del grupo. Estos individuos
suelen recibir menos responsabilidades y por lo tanto menos oportunidades de crecimiento. Tener
una buena disposición ante los desafíos y ver el lado positivo de las cosas es una actitud muy
valorada por los superiores.

7. Faltar sin previo aviso


Esta conducta es casi imperdonable en el ámbito laboral, ya que puede perjudicar al resto de los
colegas. A menos que sea por una circunstancia inesperada y de fuerza mayor, procura avisar
con anticipación siempre que te sea imprescindible faltar al trabajo. A su vez, preocúpate por
dejar pronta toda tarea que tengas pendiente, de manera que no deba recaer en tus compañeros.

8. No respetar las jerarquías


Las empresas y organizaciones, en su mayoría, poseen una cadena de mando establecida, y no
respetarla puede traerte grandes problemas. Tratar temas que le conciernen a tu supervisor
inmediato con empleados de otro sector antes que con él puede ser visto como una falta de
respeto a su autoridad.

9. Ser impulsivo
Considera esta situación: te encuentras con muchísimo trabajo y de repente te llega un pedido
grande desde la directiva de la empresa. ¿Qué harías? Antes de negarte o reaccionar con una
actitud negativa, debes reflexionar sobre las posibles alternativas a la situación. Antes de
responder con un “no” rotundo, muéstrate dispuesto a realizar la tarea, busca negociar los plazos
y encontrar la solución adecuada.

10. Querer ascender demasiado rápido


Es una actitud muy común, sobre todo en los jóvenes, la de querer aprender mucho en poco

Copyright © 2015 Universia Colombia. Todos los derechos reservados. Página 2 de 3


tiempo. Pretender alcanzar un cargo de liderazgo al poco tiempo de estar en la empresa es un
error grave. Ten paciencia y trata de atenuar tu ansiedad.

Fuentes: Universia Colombia

Copyright © 2015 Universia Colombia. Todos los derechos reservados. Página 3 de 3

Intereses relacionados