Está en la página 1de 4

CUESTIONARIO LA LLAMA DOBLE.

“EROS Y PSIQUIS”
Álvaro Gómez Zúñiga

1. ¿Por qué se afirma que la transgresión, el castigo y la redención son elementos


constitutivos de la concepción occidental del amor? [p.31]

Transgresión, castigo y redención son un tópico fundamental dentro de la concepión


occidental del amor. Esto queda demostrado, como nos señala Octavio Paz, en algunas de
las más importantes creaciones literarias de nuestra cultura.
¿En qué consiste esta incompletitud del amor? El amor nos pierde pero también nos redime.
A qué se debe este carácter dual tan arraigado en nuestro concepto del amor?
La dualidad entre humanidad y divinidad representa una de las primeras características
esenciales de lo que se irá construyendo como concepción occidental del amor.
La muerte. Humanidad / Divinidad. Tragedia. Platonismo. Ascenso hacia la idea. Mundo dual.
Alma individual, amor es carencia. Es inclinación irresistible hacia la otredad.

2. ¿De qué trata el cuento “El asno de oro” de Apuleyo? [pp.30-31]

Se trata de la historia de amor entre Eros, un dios, y Psiquis, una mortal. Dicho amor, como
resalta Octavio Paz, es mutuo y corresponido. Lo interesante de esta historia, es que
tomando elementos del platonismo, de alguna manera el autor logra adelantar la forma en
que se concebiría el amor en occidente mil años después. La clave de esta afirmación, es
que, como plantea Paz, en dicho amor “ figura la atracción por el alma de la persona amada”.
Esta característica era mas bien extraña a la tradición grecorromana, fuertemente
influenciada por las ideas de Platón al respecto, en las que podemos identificar al amor mas
bien como un camino de elevación espiritual que se realiza en solitario, prescindiendo de la
persona amada, proponiendo inclusive, como una forma de ascenso en este camino de
elvación, la búsqueda de las virtudes de lo bueno y lo bello en varios amantes a la vez.
Un punto importante de esta historia, es que la joven Psiquis es castigada por su curiosidad,
y por ende debe buscar la redención através del descenso al reino de los muertos. Pasada la
prueba, Psiquis es redimida, regresa y puede reencontrarse con Eros, su amante.
Transgresión, castigo y redención, que se manifestarán también como tópico recurrente para
entender el amor en occidente.

3. ¿Cuál es la línea que señala la frontera entre el amor y el erotismo? [p.33]


Complementar con la definición que entrega Ortega y Gasset.

El amor es atracción hacia una única persona. A cuerpo y alma. El amor sobrepasa el
erotismo, en el sentido de que traspasa el cuerpo deseado, busca el alma en el cuerpo, y en
el alma, al propio cuerpo. Desde la perspectiva de Ortega y Gasset, se establece una
relación primera entre el amante y su objeto: lo amado. Dicha relación se establece también
en el erotismo, pero como afirma el filósofo, la diferencia estriba en la dirección que tal
estímulo toma. En el erotismo, el objeto viene hacia nosotros. La excitación da paso al
deseo, este es rasgo común entre el amor y el erotismo; pero en el amor, la dirección del
estímulo es centrífuga, camina en sentido inverso a la incitación y a todo deseo. Va desde el
amante al objeto amado. En ambas concepciones, podemos identificar la caracterización del
amor como un algo más que el erotismo, al colocar el impulso erótico, deseoso, corporal
como comienzo de toda relación. Pero cuando trasciende el mero estímulo, cuando vá mas
allá, cuando se adhiere al ser de la persona amada, es decir, lo afirma en su esencia en
búsqueda de su alma, es cuando el deseo deviene en amor.

4. Explique y comente la siguiente afirmación: “El territorio del amor es un espacio


imantado por el encuentro de dos personas.” [p.34]

El amor transforma el objeto del erotismo, y lo vuelve sujeto libre y único. En esta cualidad
reside el hecho de que no pueda haber amor prescindiendo del sujeto amado. En este
sentido, la idea del encuentro de los amantes presenta, como señala Octavio Paz, dos
condiciones contradictorias: La atracción que experimientan los amantes es involuntaria,
nace de un magnetismo secreto y todopoderoso; al mismo tiempo, es una elección. En este
carácter reside mucho de lo trágico que tiene nuestra concepción del amor. La idea de
encuentro arrastra al amor hacia el universo del desencuentro. Amamos al otro, y esta fatal
inclinación a la otredad nos revela a nosotros mismos incompletos. El fantasma de la
incompletitud, del desencuentro, de lo que escapa a nuestro control nos invade, e impide que
el amor pueda consumarse definitivamente. En la desgracia del amor, vivimos a la saga del
encuentro, la unión, la redención. En esta relación entre amor y redención, se encuentra la
clave de la profunda importancia del concepto de amor, como idea fuerza en algunas
religiones o ideologías políticas.

5. Distinción entre el sentimiento amoroso y la idea del amor adoptada por una sociedad y
una época. [pp.34-35]

El sentimiento amoroso pertenece a todos los tiempos y lugares. Se puede expresar de la


forma mas sencilla como la atracción pasional que sentimos por una persona entre muchas,
es decir, transformación del objeto erótico en sujeto libre y único.
Pero aveces la reflexión sobre el amor se convierte en la ideología de una sociedad;
entonces estamos frente a un modo de vida, un arte de vivir y morir. Ante una ética, una
estética y una etiqueta.

6. ¿Qué se entiende por el “fin’amors” [“amor purificado, refinado”] o “amor cortés”?


[pp.34-35]

El amor cortés es la manifestación de cómo la reflexión sobre el amor se vuelve ideología o


modo de vivr en nuestra cultura. Formas análogas florecieron en oriente, en la India, en el
mundo islámico, haciendo salvedad de sus diferencias. No está al alcance de todos. Es un
saber y una práctica. La cortesía es una escuela de sensibilidad y desinterés.

7. Comente esta afirmación-comparación: “… el sexo es la raíz, el erotismo es el tallo y el


amor la flor. ¿Y el fruto? Los frutos del amor son intangibles. Éste es uno de sus enigmas.”
[p.37]

En occidente, destino y libertad se atan para siempre en el camino del amor. ¿Quién nos
empuja a tomar dicho camino? En nuestro concepto, el amor es un destino libremente
escogido. ¿Hacia dónde nos lleva el camino del amor? Mas pareciera ser el camino del
amor un camino de desengaños, indisolublemente ligado a la muerte y a la desgracia de la
imposibilidad de su realización. ¿En qué radica esta desgracia? En el constante carencia de
que padecemos todos. Nuestra mortalidad. Por el otro lado, nuestro albedrío. La necesidad
de trascender y la inclinación centrífuga hacia el sujeto amado. Porque nuestra condena es la
incompletitud, buscamos amar y ser amados.

8. ¿Cuál es la diferencia entre las “ideologías de amor” en Oriente y Occidente?

En Oriente el amor fue pensado dentro de una tradición religiosa. No fue pensado
autónomamente, sino como derivación de ésta o aquella doctrina. En cambio en occidente,
desde el principio, la filosofía del amor fue pensada y concebida fuera de la religión oficial, y
aveces, frente a ella.

9. Comente esta afirmación: “La atracción erótica hacia una persona única es universal y
aparece en todas las sociedades; la idea o filosofía del amor es histórica y brota sólo allí
donde concurren ciertas circunstancias sociales, intelectuales y morales.” [p-46]

El erotismo es un rasgo inmanente de la cultura humana. Prueba de ello son las


manifestaciones de las más diversas cuturas a en la historia de la humanidad. Todas ellas,
dan cuenta en variados sentidos, una y otra vez del mismo fenómeno: erotismo, sexo
humanizado, culturalizado, escindido de su carácter reproductivo y puesto al servicio del ser
en toda su complejidad. La atracción erótica hacia una persona única es una de las tantas
formas en que se manifiesta el erotismo en la sociedad. Dicho tipo de atracción puede ser
objeto de reflexión especial y mas profunda, que lleva a la construcción de una idea o
filosofía, como sucede con nuestra idea o filosofía del amor por ejemplo, que toma dicho tipo
de atracción como base. A lo que Octavio Paz se refiere, es que este tipo de idea surge
producto de condiciones históricas, morales, intelectuales y sociales particulares en una
sociedad dada. A veces la reflexión sobre el amor se convierte en ideología de una
sociedad, es decir, un modo de vida, un arte de vivir y morir. Pero bien podría esto no ser así,
y este tipo de atracción, que como mencionamos mas arriba, constituye sólo una entre tantas
manifestaciónes del universo del erotismo en el ser humano, podría presentarse en forma
difusa como sentimiento. Para ilustrar este punto, Octavio Paz señala la antigua grecia, en
que la atracción erótica hacia una persona única no se transformó, filosofía y reflexión
mediante, en piedra angular para una idea de amor como la que conocemos en la actualidad,
y que surge hace casi mil años, sino que permaneció como difuso sentimiento amoroso.