Está en la página 1de 5

La gente antes de Colón no creía que la

tierra era plana, pero aquí está el por


qué algunos piensan que sí
Por William DeLong

Colón y sus contemporáneos sabían que la Tierra era


redonda mucho antes de que zarpase.

Wikimedia Commons Cristóbal Colón, que sabía que la Tierra


era redonda.
Cristóbal Colón no se propuso probar que la Tierra era
redonda. Simplemente estaba tratando de encontrar una ruta
de envío más corta desde Europa a India y Japón.

De hecho, los europeos a finales de 1400 ya sabían que la


Tierra no era plana, entonces ¿por qué tanta gente siente hoy
como si Colón y su tripulación tuvieran miedo de caerse del
borde del planeta? La respuesta está en la lucha ancestral
entre religión y ciencia.

Los estudiosos señalan un período de tiempo entre 1870 y


1920 cuando floreció el mito de la Tierra plana. Todo
comenzó con una biografía popular de Columbus escrita por
Washington Irving, el mismo hombre que nos trajo "The
Legend of Sleepy Hollow" y "Rip Van Winkle".

En 1828, Irving publicó La vida y los viajes de Cristóbal


Colón . Irving ya era popular como escritor de ficción cuando
escribió su tratado sobre el intrépido explorador. El título del
libro puede darle la apariencia de una biografía, pero el
trabajo fue principalmente de ficción. Irving usó anécdotas
fantásticas para idealizar el viaje inicial de Colón en 1492.
Irving cuenta una historia en la que un miembro de la
comisión planteó objeciones al viaje. El miembro
supuestamente usó las escrituras cristianas para objetar la
teoría de la Tierra redonda, sugiriendo que los cristianos de la
época creían que la Tierra era plana.

Luego, el científico y filósofo John William Draper se apoyó en


el relato ficticio de Irving en su libro de 1874 Historia del
conflicto entre religión y ciencia , que buscaba exponer las
formas en que el pensamiento cristiano minó la razón
científica.

Draper también leyó La filosofía de las ciencias


inductivas de William Whewell, un sacerdote anglicano y
erudito de Cambridge a mediados del siglo XIX. Whewell
escribió sobre las enseñanzas de dos primeros conversos
cristianos que creían que la Tierra era plana. Estas primeras
enseñanzas fueron condenadas por la iglesia por sus ideas
radicales, pero a Whewell (y luego a Draper) no pareció
importarle y sugirió que la cristiandad primitiva creía en una
Tierra plana.

Wikimedia Commons - Flammarion, un corte de madera que


representa lo que podría parecer una Tierra plana.

Además, Andrew Dickson White, el primer presidente de la


Universidad de Cornell, también perpetuó el mito de que los
eruditos medievales pensaban que la Tierra era plana, incluso
en su libro Una historia de la guerra de la ciencia con la
teología en la cristiandad en 1896. Tanto White como Draper
eran científicos y ambos atacaron al cristianismo como
ignorantes de los hechos para sus propios logros.
Desafortunadamente, los materiales de origen para las
afirmaciones de White y Draper eran incorrectos y
extravagantes en lugar de históricamente exactos y la
comunidad científica no se molestó en verificar las
fuentes. Tanto Draper como White eran hombres muy
respetados y sus voces tenían mucho peso entre los
contemporáneos.

Luego, un tercer autor también ayudó al mito de la Tierra


plana. El autor francés Antoine-Jean Letronne , escribiendo
contra el clero católico a mediados del siglo XIX, insistió en
que los eruditos cristianos medievales pensaban que la Tierra
era plana. Su creencia popular se mantuvo durante décadas
a pesar de su falta de validez.
Wikimedia Commons - Un mapa del mundo del geógrafo
griego Claudio Tolomeo que muestra un planeta pequeño
pero redondo.

Dejando de lado tal información inexacta, Colón y sus


contemporáneos creían que la Tierra era plana. Su problema
no era la forma de la Tierra, sino su tamaño, y en este asunto,
Colón cometió un grave error.

Colón examinó las cartas y los mapas del mundo antes de


lanzar su viaje a los españoles. Pero subestimó la
circunferencia de la Tierra en un 25 por ciento y por lo tanto
subestimó la duración de su viaje. Esto le hizo insistir
incorrectamente que los tamaños de sus tres barcos para el
viaje eran adecuados para llegar a Asia, India y Japón,
cuando en realidad eran inadecuados. Si los barcos
realmente hubieran intentado llegar a Asia, los hombres se
habrían quedado sin suministros lamentablemente por debajo
de su objetivo, lo que casi sucedió de todos modos.

De hecho, cuando la tripulación de Columbus vio tierra el 12


de octubre de 1492, los hombres se estaban acercando a un
motín. Los tres barcos estaban casi sin comida y
agua. Afortunadamente para Columbus, los tres barcos
avistaron tierra justo a tiempo y los hombres pudieron
reabastecer sus barcos para un viaje de regreso a casa. Unos
días más sin ver tierra y el primer viaje de Colón podrían
haber fallado por completo.

A pesar de un mito en sentido contrario, Colón se dio cuenta


de su error cuando conoció a los nativos en el Nuevo
Mundo. Entonces el explorador vio esta nueva tierra como
algo que España podría explotar y conquistar.