Está en la página 1de 2

¿Estas atravesando algun tipo de problema? ¿Tiene usted alguna dificultad o presión y no encuentra alguna salida?

Quiza
¿problemas economicos, desanimo, enfermedad e incluso la propia vejez? Hemos oido muchas veces que Jehová se interesa por
nosotros pero, a muchas personas les cuesta creer que el creador del universo te considera a ti, personalmente, como alguien
valioso entre los miles de millones de personas que existen en este planeta tierra. En este caso es muy importante recordar las
palabras que se registran en Mateo 10:29,30. LEER MATEO 10:29,30.

Muchisimas personas en este mundo piensan que a Dios no le importamos nada en absoluto. Claro, este razonamiento hace que
muchas personas no quieran saber nada de Jehová y que lo busquen solo cuando no ven otra solucion. Y con razon porque nadie
va a querer acercarse a un Dios que no quiere interesarse por ellos o porque le van a orar a alguien que probablemente no los
quiera escuchar.

Ahora bien, si pensamos todo lo contrario que Jehova si se interesa por nosotros, sin duda esto va hacer que queramos
conocerlo más, vamos a tener el deseo de querer ser sus amigos. Analicemos las palabras que leimos en Mateo 10:29,30.

En los dias de Jesucristo se usaban los gorriones como alimento, pero por la amenaza que representaban para las cosechas se les
concideraba mayormente como una plaga. Habian tantos y eran tan barato que un par de esos gorriones valian unos 20
centavos de dólar y si comprabas 4 te daban uno extra como si no tuviesen nigun valor.

Pensemos tambien en el tamaño de este pajaro tan común, en comparacion con muchas otras aves hasta un gorrion adulto es
bastante pequeño. Ademas la palabra griega que aquí se utiliza para gorriones la traduccion esta en diminitivo, es como si
dijeramos: gorrioncillos. Asi que Jesus queria hacer era que sus aposoles pensaran en el pajaro mas insignificante.

De este comparacion se duduce una impactante leccion y es que las que cosas para los hombres les son de poco valor para
Jehová son de mucho valor. Y Jesus recalco esto aún más esta verdad al decir que un gorrion no car a tierra sin que Jehova se
entere. La leccion es clara, si Jehová se fija en el pajaro mas pequeño e insignificante, cuanto mas se va a preocupar por el
sufimientos de los seres humanos los cuales le estan sirviendo, que estamos hechos a su imagen y semejanza.

Además, Jesucristo también dijo los mismísimos cabellos de la cabeza de ustedes están todos contados. Esta breve pero
profunda afirmación amplía esta idea qué estamos hablando de Los gorriones. Pensemos por un momento, la cabeza humana
tiene alrededor de unos 100000 cabellos, casi todos se parecen entre sí, y no uno solo se merece mayor atención. Sin embargo
Jehová Dios ve cada uno y cuenta cada uno de ellos. Entonces ¿cree usted que habrá algún detalle de nuestra vida que a Jehová
se le escape? ¿Cómo no se va a preocupar Jehová por cada uno de sus siervos personalmente? Y si cuenta todos nuestros
cabellos, ¿cómo se le va a escapar alguna de nuestras necesidades, nuestras luchas o nuestras preocupaciones diarias en
particular? Por supuesto que no Jehová se preocupa paricularmente por cada uno de nosotros. Pero quizá ahora nos pudiera
surgir una duda y es que si ¿debemos nosotros hacer algo para recibir esa atensión y este consuelo de parte de Jehová?

Por ejemplo, si queremos leer un libro, tenemos que tomarlo y abrirlo para así poder leerlo, es decir, requiere una acción de
nuestra parte.

LEER MATEO 11:28

Aquí Jesucristo nos está haciendo una invitación a cada uno de nosotros. Si estamos sobrecargados, si tenemos presiones,
tenemos que acercarnos Jesucristo y el nos asegura que nos va a refrescar. Esta palabra que aquí se utiliza traducida del griego
para refrescar también nos da la idea de descansar, ofrecer alivio para aquellos que trabajan duro para que puedan recuperar
sus fuerzas. Claro esto no significa que digamos que sea fácil llevar la carga que implica ser un discípulo de Jesucristo. Se
requiere un gran esfuerzo, sin duda mucho esfuerzo para poder mantenernos fieles. Tenemos que dedicar tiempo a nuestro
estudio personal, al estudio de familia, a la predicación y las reuniones.

Y claro si estamos agotados o bajo mucha presión por algunas circunstancias de nuestra vida, quizá pudiéramos llegar a pensar
que nos sentiríamos mejor si dejamos a un lado estas actividades espirituales y así en cierto modo pudiéramos encontrar un
poco más de alivio o tener menos estrés. Pero sin duda esto es un gravísimo error, es la peor decisión que podríamos tomar,
porque el participar en nuestra rutina espiritual es lo que no va a dar el espíritu santo de Dios y gracias a este espíritu santo de
Dios podemos sentirnos reconfortados y revitalizados.

Por poner un ejemplo, seguro que muchos nosotros nos ha ocurrido a la mayoría de lo que estamos acá. Hemos estado algún
día trabajando un día ocupado un día duro algún día que hayamos tenido mucha actividad y llega la hora de la reunión, sin duda
lo que nos pide el cuerpo es quedarnos en casa descansando. Pero sin embargo hacemos un esfuerzo y venimos a la reunión y
cuando termina, ¿como nos sentimos? ¿No es cierto que parece que hemos recobrado nuestras energías? ¿Que no hemos
recuperado y se ha ido el cansancio que teníamos? Estamos como si hubiésemos recargado las pilas espirituales y es que Jehová
puede darnos energía por medio de su espíritu.

Pero ¿por que aún así hay personas que todavía piensan que las actividades espirituales son agotadoras? ¿Acaso son difíciles de
seguir? LEER MATEO 11:29,30.

Así que Jesús aquí nos puso un ejemplo y nos aseguro que si le obedecemos y seguimos su dirección en nos va ayudar a
sobrellevar nuestras cargas. Como Jesucristo era carpintero de seguro sabía hacer yugos. Y quizá los revestir con tela para que
pueda ser más fácil llevarlo. Así que nosotros también cuando nos bautizamos, nos hicimos discípulo de Jesucristo y también
aceptamos llevar este yugo.

Entonces asumimos tareas y responsabilidades llenas de desafíos. Pero esto no significa que sean una carga, es todo lo
contrario, nos reconforta y nos traen muchas bendiciones. La Biblia está animando a todos los siervos de Dios a que se aseguren
de cuáles son las cosas más importantes. El apóstol Pablo comparó la vida del cristiano a una carrera de larga distancia y él dijo
en hebreos 12:1 “quitémonos nosotros también todo peso y corramos con aguante la carrera que está puesta delante de
nosotros”.

Así que lo que tenemos que hacer es evitar las cargas y evitar las actividades que sean innecesarias. Quizá el problema pudiera
ser que estamos intentando hacer muchas actividades en nuestra vida, entonces esto sin duda pudiera hacer que sintamos más
estrés o presión. Si esto ocurriera haríamos bien en detenernos y hacer un autoexamen y preguntarnos por ejemplo, ¿cuánto
tiempo y energías dedico al trabajo? o por ejemplo ¿con cuánta frecuencia hago viajes de placer? ¿Cuántas horas dedico en
deportes y otras actividades? Claro no estamos diciendo que está actividades sean malas, no es ese el punto, sino es el tiempo
que dedicamos a estas actividades. Tambien es importante preguntarse ¿como vemos nuestras actividades espirituales?
¿Sinceramente las estamos viendo como una carga? si es así, entonces algo falla y tenemos que atenderlo cuanto antes porque
está envuelta nuestra propia vida. Tenemos que acercarnos a Jehová y a Jesucristo y seguir aprendiendo, profundizando y
ampliando nuestro conocimiento de ellos porque de este modo vamos a poder ver cómo ellos nos consuelan y nos ayudan a
llevar nuestras cargas y las dificultades que tengamos que enfrentar en este sistema de cosas, hasta que venga ya el prometido
reino y toda esta dificultades y presiones al final sean cosa del pasado.