Está en la página 1de 2

CANTOS DE LA EUCARISTIA

LLEGARÁ LA LIBERTAD SABER QUE VENDRÁS

Caminamos hacia el sol En este mundo que Cristo nos da

Esperando la verdad, hacemos la ofrenda del pan,

La mentira, la opresión el pan de nuestro trabajo sin fin

Cuando vengas cesarán. Y el vino de nuestro cantar.

/llegará con la luz traigo ante ti nuestra justa inquietud

La esperada libertad/ amar la justicia y la paz.

Construimos hoy la paz /Saber que vendrás, saber que estarás

En la lucha y el dolor, partiendo a los pobres tu pan/

Nuestro mundo surge ya SEÑOR MI DIOS

En la espera del Señor. Señor mi Dios, te entrego mi corazón

SEÑOR, TEN PIEDAD Señor mi Dios, tu pueblo se goza en tí

Señor, ten piedad de nosotros El vino y el pan te ofrezco Señor

Señor, ten piedad de nosotros y unidos con los demás

Porque hay amor que se vuelve palabra te entrego mi corazón.

Porque hay niños que están sin hogar, Acepta Señor, acepta mi amor

Porque los hombres se matan y mienten acepta todo mi ser

Porque se ciegan y olvidan de amar. Te entrego mi corazón.

EL SEÑOR ES MI FUERZA LA PAZ ESTE CON NOSOTROS

/El Señor es mi fuerza La paz esté con nosotros

Mi roca y salvación/ la paz esté con nosotros

Tú me guías por sendas de justicia la paz esté con nosotros,

Me enseñas la verdad, que con nosotros, siempre

Tú me das el valor para la lucha siempre esté la paz.

Sin miedo avanzaré. Pedimos paz para el mundo


Cantamos paz para el mundo muy cerca de ti, en tu corazón

Que reine siempre entre nosotros puedes adorar a tu Señor.

La paz que Cristo, Cristo, Cristo nos dejó. TE ACLAMAMOS OH MARIA

PESCADOR DE HOMBRES /Te aclamamos oh María

Tú has venido a la orilla Madre del pueblo de Dios/

No has buscado ni a sabios ni a ricos Oh María que aceptaste

Tan solo quieres que yo te siga. La palabra del Señor

Señor me has mirado a los ojos Tú eres madre de la iglesia

Sonriendo has dicho mi nombre Madre del pueblo de Dios.

En la arena he dejado mi barca Tú guardaste la palabra

Junto a ti otro mar buscaré. En el gozo y el dolor,

Tú sabes bien lo que tengo que nosotros respondamos

En mi barca no hay oro ni espadas con la misma fé y amor.

Tan solo redes y mi trabajo.

Tú necesitas mis manos

Mi cansancio que a otros descanse

Amor que quiera seguir amando.

TAN CERCA DE MI

Tan cerca de mi, tan cerca de mi,

Que hasta lo puedo tocar,

Jesús está aquí.

Le hablaré sin miedo al oído

Le contaré las cosas que hay en mi

Y que solo a el le interesarán

El es más que un mito para mi.

No busques a Cristo en lo alto

Ni lo busques en la obscuridad