Está en la página 1de 4

as relaciones de poder penetran en los

cuerpos, Michel Foucault


Publicado en 28 septiembre, 2013
Las relaciones de poder penetran en los cuerpos

(entrevista con Michel Foucault)

L. Finas

L. Finas: Michel, hay un texto que me parece realmente asombroso desde todos los puntos de
vista: el primer volumen de su Historia de la sexualidad, “La voluntad de saber”. La tesis que
usted defiende en él es inesperada y, a primera vista, simple, pero se hace progresivamente más
compleja. En resumen, digamos que entre el poder y el sexo no se establece una relación de
represión, sino todo lo contrario.

M. Foucault: Hasta cierto momento yo aceptaba la concepción tradicional del poder: el poder
como un mecanismo esencialmente jurídico. Lo que dicen las leyes, lo que niegan o prohíben,
con toda una letanía de efectos negativos: exclusión, rechazo, barreras, negaciones,
ocultaciones, etc. Pero ahora considero inadecuada esa concepción. Me serví de ella en la
Historia de la locura, ya que la locura es un caso privilegiado: sin duda, durante el periodo
clásico el poder se ejerció sobre la locura a través, prioritariamente, de la exclusión; se asiste
entonces a una gran reacción de rechazo en la que la locura se vio implicada. Para analizar este
hecho pude utilizar sin demasiados problemas esta concepción puramente negativa del poder,
pero a partir de cierto momento me pareció insuficiente. Esto ocurrió en el transcurso de una
experiencia concreta que tuve a partir de 1970-1972 en las prisiones. Me convencí de que el
análisis no debía hacerse en términos de derecho, sino en términos de tecnología, en términos
de táctica y de estrategia. Es esta sustitución del esquema jurídico negativo por otro técnico y
estratégico lo que he intentado elaborar en Vigilar y castigar, para utilizarlo luego en la Historia
de la sexualidad.

L. Finas: Quienes han leído su Historia de la locura en la época clásica, conservan la imagen de
la gran locura barroca encerrada y reducida al silencio. En toda Europa, hacia mediados del
siglo XVII, se construyen rápidamente los manicomios. ¿Diría usted que la historia moderna,
imponiendo el silencio a la locura desató la lengua del sexo? ¿O más bien que la misma
obsesión o preocupación por la locura y por el sexo desembocaron en resultados opuestos a
través del doble plano de los discursos y de los hechos? En ese caso, ¿por qué?

M. Foucault: Creo, en efecto, que entre la locura y la sexualidad existen una serie de relaciones
históricas que son realmente importantes, y que yo no había percibido cuando estaba
escribiendo la Historia de la locura. En aquel momento tenía la idea de hacer dos historias
paralelas: por un lado, la historia de la locura y de las clasificaciones que a partir de ella
tuvieron lugar; por otro, la historia de las limitaciones que se operaron en el campo de la
sexualidad (la permitida y la prohibida, la normal y la anormal, la femenina y la masculina, la
de los adultos y la de los niños) Pensaba en toda una serie de divisiones binarias que habían
impreso su sello particular a la división más global entre razón y sinrazón, que yo había
intentado discernir al estudiar la locura. Sin embargo, creo que es insuficiente: si la locura, al
menos durante un siglo, fue esencialmente objeto de operaciones negativas, la sexualidad por
su parte estaba desde esta época atravesada por intereses distintos y positivos.

Pero a partir del siglo XIX tuvo lugar un fenómeno absolutamente fundamental. Se trata del
engranaje, de la imbricación de dos grandes tecnologías del poder: la que tejía la sexualidad y
la que marginaba la locura. La tecnología concerniente a la locura pasó de la negatividad a la
positividad, y de binaria se convirtió en compleja y multiforme. Nace entonces una gran
tecnología de la psique que constituye uno de los rasgos fundamentales de nuestros siglos XIX
y XX; una tecnología que hace del sexo, al mismo tiempo, la verdad oculta de la conciencia
razonable y el sentido descifrable de la locura (su sentido común) y que por tanto permite
aprisionar a la una y a la otra según las mismas modalidades.
L. Finas: Su refutación de la hipótesis represiva no consiste, entonces, en un simple
desplazamiento de acento, ni en una constatación de la negación o de la ignorancia por parte del
poder. En el caso de la Inquisición, por ejemplo, en lugar de poner en evidencia la represión
que se impone al hereje, se podría poner el acento en la “voluntad de saber”.

M. Foucault: En efecto, he querido desplazar los acentos y hacer aparecer mecanismos


positivos allí donde generalmente se privilegian los mecanis-mos negativos.

Por ejemplo, en lo que concierne a la penitencia, se subraya siempre que el cristiano sanciona la
sexualidad, autorizando sólo algunas formas de ella y castigando todas las demás. Pero es
necesario señalar también, en mi opinión, que en el corazón de la penitencia cristiana existe la
confesión, y en consecuencia la declaración de las faltas, el examen de conciencia, y mediante
esto toda una producción de saber y de discursos sobre el sexo que tuvieron una serie de efectos
teóricos (el amplio análisis que se hizo de la concupiscencia en el siglo XVII) y efectos
prácticos (una pedagogía de la sexualidad que posteriormente sería laicalizada y medicalizada)

También he hablado de la forma en que diferentes instancias del poder se habían de algún
modo instaurado en el placer mismo de su ejercicio. Existe en la vigilancia, más exactamente
en la mirada de los que vigilan, algo que no es ajeno al placer de vigilar y al placer de vigilar el
placer. Igualmente, he insistido en los mecanismos de rebote. Por ejemplo, las explosiones de
histeria que se manifestaron en los hospitales psiquiátricos de la segunda mitad del siglo XIX
han sido un mecanismo de rebote, una respuesta al ejercicio mismo del poder psiquiátrico: los
psiquiatras recibieron el cuerpo histérico de sus enfermos en pleno rostro, sin quererlo e incluso
sin saber cómo es que ocurría esto.

Sin embargo, estos elementos no constituyen la parte esencial de mi libro. Me parece que hay
que comprenderlos a partir de la instauración de un poder que se ejerce sobre el cuerpo mismo.
Lo que intento mostrar es cómo las relaciones de poder pueden penetrar materialmente en el
espesor mismo de los cuerpos, sin tener incluso que ser sustituidos por la representación de los
sujetos. Si el poder hace blanco en el cuerpo no es porque haya sido con anterioridad
interiorizado en la conciencia de las gentes. Existe una red de bio-poder, de somato-poder que
es, al mismo tiempo, una red a partir de la cual nace la sexualidad como fenómeno histórico y
cultural, en el interior de la cual nos reconocemos y nos perdemos a la vez.
L. Finas: En La voluntad de saber usted distingue entre el poder como un conjunto de
instituciones y aparatos, y el poder como multiplicidad de relaciones de fuerza inmanentes al
dominio en el que se inscriben. Ese poder lo representa produciéndose continuamente, en todas
partes, en toda relación de un extremo a otro. ¿Es ese poder, si se entiende bien, el que no sería
exterior al sexo, sino todo lo contrario?

M. Foucault: Para mi, lo esencial del trabajo que he emprendido es la reelaboración de la teoría
del poder; no creo que el mero placer de escribir sobre la sexualidad fuese motivo suficiente
para comenzar esta serie de seis volúmenes, si no me sintiera motivado por la necesidad de
replantear esta cuestión del poder. Con demasiada frecuencia, según el modelo impuesto por el
pensamiento jurídico filosófico de los siglos XVI y XVII, el problema del poder se ha reducido
al concepto de soberanía. En contra de este privilegio del poder soberano, he intentado hacer un
análisis que iría en otra dirección.

Entre cada punto del cuerpo social, entre el hombre y la mujer, en la familia, entre el maestro y
su alumno, entre el que sabe y el que no sabe, transcurren relaciones de poder que no son la
pura y simple proyección del poder soberano sobre los individuos. La familia, incluso la actual,
no es una simple prolongación del poder estatal en relación a los niños; tampoco el macho es el
representante del Estado en relación a la mujer. Para que el Estado funcione como funciona se
hace necesario que entre el hombre y la mujer, entre el adulto y el niño, haya unas relaciones de
dominación muy específicas, que tienen su propia configuración y una relativa autonomía.

En mi opinión, hay que desconfiar de un modo de representar el poder que durante mucho
tiempo ha dificultado su análisis; me refiero a la idea de que las voluntades individuales son el
reflejo de una voluntad más general. Se dice constantemente que el padre, el marido, el jefe, el
adulto o el profesor representan el poder del Estado, y que el Estado, a su vez, representa los
intereses de una clase social. Pero esto no explica la complejidad de los mecanismos que entran
en juego.
Fuente: Les rapports de pouvoir passent á lìnterieur des corps. La Quinzaine Littéraire, nº 247
(1977)

Recuperado de https://redfilosoficadeluruguay.wordpress.com/2013/09/28/las-relaciones-de-
poder-penetran-en-los-cuerpos-michel-foucault/