Está en la página 1de 3

El conocimiento no surge de la nada, la humanidad ha pasado

miles de años generando ideas para mejorar nuestra existencia.


Cuando un científico (ya sea de las ciencias naturales, exactas,
de la salud o sociales y humanas) realiza una investigación y la
escribe, siempre parte de las ideas de otros para sustentar las
propias.
Como estudiantes, al elaborar un trabajo académico haremos
uso de fuentes de información que reportan descubrimientos
científicos, ya sea en libros, artículos de revistas
especializadas, páginas web, etc., por lo que será importante
identificar al autor (o los autores) para evitar el plagio de ideas.
En este sentido, realizar citas es una forma de dar el
correspondiente reconocimiento y crédito a las ideas de los
autores. Citar es copiar o parafrasear información reconociendo
adecuadamente las fuentes de las cuales obtuvimos dichas
ideas. Al citar correctamente, mostramos respeto por el trabajo
de otras personas, siendo un elemento clave para elaborar
nuestros trabajos académicos.

Universidad de Alicante. (s. f.). Estilo APA. Material formativo [diagrama].


Recuperado de https://web.ua.es/es/eurle/documentos/trabajo-de-fin-de-grado/estilo-apa.pdf

Una vez que realizamos una cita, es importante reconocer la


fuente de donde copiamos o parafraseamos, es decir, debemos
identificar la referencia. Las referencias son el conjunto de
elementos que nos permiten conocer la fuente documental
(impresa o electrónica) de la que se extrae la información. Las
referencias son el complemento de las citas del texto y deben
aparecer al final nuestro trabajo académico, ordenadas
alfabéticamente. Para tener una mejor comprensión, veamos un
ejemplo de una cita y su correspondiente referencia:
El libro electrónico Derechos de autor en Internet es el resultado de una
investigación realizada con el objetivo de: “dar una respuesta a un
conflicto de intereses derivados de los cambios de la sociedad, de sus
paradigmas y de la evolución tecnológica, así como de las
transformaciones en las formas de comunicación y en la búsqueda y
acercamiento a la información”.

Los estilos
Para regular la forma en la que citamos y hacemos referencias, existen
normas internacionales. Es importante aclarar que no hay un único estilo
adoptado globalmente. De entre todos los estilos que existen, cada área
de conocimiento utiliza uno en particular; algunos e stilos son los
siguientes:
APA style (psicología y ciencias sociales)
ISO 690 (norma internacional-multidisciplinar)
MLA style (literatura y humanidades)
Estilo Vancouver (ciencias de la salud)
IEEE style (ingenierías)
Estilo Harvard (física, ciencias naturales y ciencias sociales)
Chicago style (multidisciplinar)
Turabian style (multidisciplinar)

1. Plagio directo: Se incurre en este tipo cuando: • Se omite la autoría y no se indica con comillas lo
tomado. • Se realizan cambios mínimos en el texto de otro (se modifica la estructura de la oración,
se sustituyen minúsculas por mayúsculas o viceversa, se usan sinónimos, etc.) y se presenta como
original. 2. Plagio por el uso inadecuado de la paráfrasis • Aunque se anota la autoría, el plagio se
presenta porque el texto original se reproduce con unos pocos cambios que no constituyen
paráfrasis. 3. Plagio complejo usando una referencia • Existe la referencia de autoría original, pero
se señalan con inexactitud las páginas de la fuente. • Parafraseo en que se resumen textos extensos,
pero con muy poca o ninguna indicación de que corresponden a paráfrasis. • Ausencia de comillas
en palabras y frases del texto original que se reproducen textualmente. 4. Plagio con comillas
sueltas • Se comete cuando se continúa reproduciendo una cita textual una vez que se han cerrado
comillas o cuando se omite que las frases anteriores corresponden a la misma cita.
5. El parafraseo como plagio Ocurre cuando: • Se parafrasea y no se anota la referencia de la fuente
original. • El parafraseo es continuo y extenso, no se añade material que permita interacción o
enriquezca la información, a pesar de que se menciona la fuente. • Los trabajos académicos –que
exigen pensamientos originales y reflexiones críticas sobre los puntos de vista de otras personas–
se convierten en textos que no superan la repetición. • No se identifican claramente, como tales,
los pasajes parafraseados. El parafraseo no se considera plagio cuando: • No domina por sobre el
trabajo de quien escribe. • Se utiliza para permitir al autor interactuar críticamente con los puntos
de vista de otra persona. • El argumento del texto original es re-escrito en palabras diferentes. 6. El
“auto-plagio” o fraude de reciclaje Se comete “auto-plagio” o fraude de reciclaje cuando: • Se le
cambia la apariencia a un trabajo y se presenta como si fuera otro distinto. • Se omite la indicación
de que el trabajo está siendo reciclado. 7. Citar el conocimiento de dominio público no es plagio
Lo que todo el mundo sabe no es plagio y no requiere cita de su fuente, pero sí resulta indispensable
cuidar que si ya está escrito, el documento que se elabora no coincida textualmente con el otro.
Difícilmente, cuando se produce el propio texto de manera independiente, se concuerde en
estructuras gramaticales y formas de desarrollo de las ideas.