Está en la página 1de 2

Extinción de pensión alimenticia

1. ¿En qué consiste la extinción de pensión


alimenticia?
De la misma manera que ciertos derechos surgen justificados por la naturaleza
de su propio objeto, otros tantos dejan de existir por la desaparición del objeto
o porque este ha sufrido una transformación que no genera por sí misma la
necesidad de protegerse. En esta línea, es al cese definitivo de la obligación
alimentaria al que se ha pasado a denominar extinción.
Mientras que a través de la exoneración, el cese temporal o definitivo se
efectúa sin que éste signifique la desaparición del derecho, en el caso de la
extinción no es sino la desaparición del derecho la que genera consecuente y
lógicamente la obligación correspondiente.

2. ¿Cuándo procede la extinción de pensión de


alimentos?

La extinción de pensión alimentaria procede únicamente en los casos de


muerte del alimentista beneficiario o por la muerte del deudor.
En el primero de los casos, siendo que la muerte pone fin a la existencia de la
persona, se extingue el derecho a recibir alimentos, puesto que estos se
encaminan al mantenimiento de la vida, siendo ilógico su preservación cuando
el objeto que lo justificó ha desaparecido. En caso de desaparición o ausencia,
conforme a la regulación del código civil, se producirán los efectos propios de la
exoneración de alimentos.

En lo que respecta al caso de extinción por muerte del obligado, la obligación


se extingue desde el momento de su muerte. En este caso, si bien el estado de
necesidad que generó la obligación puede subsistir, ésta deberá ser asumida
por otro obligado conforme a las reglas expuestas en el código civil.
De existir herencia que transmitir por parte del obligado, una vez muerto, la
porción disponible quedará gravada hasta un porcentaje que asegure el
cumplimiento cabal de la obligación.

3. ¿Cuáles son los requisitos para solicitar la


extinción de pensión alimenticia?
El requisito esencial para solicitar la extinción de la pensión de alimentos es el
certificado de defunción que acredite la muerte del alimentista beneficiario o la
muerte del deudor. En los caso de desaparición o ausencia se requerirá la
sentencia judicial firme que declara dicho estado.