Está en la página 1de 9

2.

Contexto de producción de su obra

Contexto historico

Sus trabajos se dividen de forma general en tres etapas importantes, estas etapas están
sumamente influenciadas en un principio por ideas de Marx y luego de Nietszche:

Arqueología: ¿Qué puedo saber?

Cuestión que Foucault intenta abordar a partir del análisis de los efectos y sistemas de verdad de
los discursos; etapa marcada por una decisión metodológica irreconciliable: partir de un
escepticismo sistemático y metódico hacia todos los universales antropológicos. Esta etapa
comprende los trabajos de 1961 a 1969.

Los años 60 en Francia - al igual que en el resto de occidente - fueron una época de acelerados
cambios culturales. La época estaba caracterizada por la aceleración del éxodo rural y el
surgimiento de la sociedad de consumo, cada vez más influida por los mass media que
generalizaban la cultura de masas.

Es además en los años 60 cuando los jóvenes se convierten en una categoría socio-cultural
logrando su reconocimiento como un actor social que establece procesos de adscripción y
diferenciación entre sus opciones y las de los adultos. Muchos de estos movimientos cuestionaron
y criticaron el estilo de vida plástico ofrecido por el mercado de consumo y la organización
capitalista de la posguerra.

Internacionalmente, la década de los 60 vivió una serie de cambios a nivel mundial que llevaron al
cuestionamiento del sistema de dominación europeo y, sobre todo, estadounidense sobre los
territorios coloniales o recientemente independizados de África, Asia y América Latina.
Especialmente la guerra de Vietnam generaron un amplio movimiento de solidaridad en gran
parte de Europa y de los propios Estados Unidos que canalizaron la oposición al imperialismo.

Genealogía: ¿Qué puedo hacer?;

Intenta así realizar un análisis de las relaciones de poder equivalente a un análisis del régimen
político de la verdad como facilitador de tipos específicos de normatividad. Este es el período que
abarca los años 1971 a 1976, algo importante es que desarrolla el primer volumen de la Historia
de la sexualidad.
El retorno con toda su fuerza de la ideología neoliberal acompañó la crisis económica de los
principales países capitalistas industrializados a partir de los años setenta.

El neoliberalismo hace referencia a una política económica que es considerada contraproducente


el excesivo intervencionismo estatal en materia social o en la economía y defiende el libre
mercado capitalista como mejor garante del equilibrio institucional y el crecimiento económico de
un país.

Michel Foucault dictó dos cursos en el Collège de France sobre la historia del nacimiento de la
biopolítica. Estos cursos en el Collège de France han demostrado ser fundamentales para la
comprensión del pensamiento foucaultiano, pues han abierto una nueva dimensión de su
pensamiento sobre el poder. En ellos Foucault identifica al liberalismo y al neoliberalismo
justamente como la racionalidad política que subyace a las nuevas formas de gobernar la conducta
de las personas a través del poder disciplinario y, aún más, a través del poder biopolítico que en
este contexto significa la tecnología política de control de la vida biológica de las poblaciones.

Ética: ¿Quién soy yo?

En esta etapa Foucault se interesa principalmente en una cuestión: la de la subjetividad, más


precisamente de las técnicas y tecnologías de la subjetividad. Es un intento de abordaje de la
relación del yo consigo mismo.

En esta época los pensadores como Foucault estaban sumamente influenciados por el
posmodernismo el cual en la psicología se caracteriza por el análisis del yo como una
fragmentación en la esencia del sujeto. En un ejemplo, es como si un espejo se rompiera y las
miles de imágenes resultantes fueran la imagen interna del ser.

Esta corriente niega la posibilidad de construir grandes relatos, es decir, niega el empirismo
histórico como base de sus paradigmas. Además, niega la posibilidad de reconstruir el pasado ya
que los documentos no son pruebas reales de lo sucedido sino discurso y representaciones.

En Foucault, el momento y la historia aparecen como un discontinuo, como una superposición de


enunciados. Habla de la ‘historia global’, pero no con una lógica que concilia sistema social,
pensamiento, tecnología, modas, sino como prácticas discontinuas que se entrecruzan en un
momento dado o que divergen. La historia no aparece ya como una sucesión de hechos
encadenados, sino como una recreación de lo discontinuo como sistema.
Foucault formula una visión de la historia nueva en sus obras, a partir de la organización y la
producción del saber a través del tiempo. Cómo evoluciona el binomio poder-saber y los valores
que representa y cómo se desintegra y cómo es mutado por otras formas emergentes

El pensamiento de Foucault

Para Foucault no hay verdades permanente, no hay historia continua, sino cambios en la
concepción del mundo y discontinuidad en la secuencia del acontecer. Analista del poder, en sus
últimos trabajos propone una salida del individuo de los ‘aparatos de encierro’ a los que le somete
las estructura de dominio a través de lo que llama el ‘b

El ‘a priori histórico' constituye una de las constantes en el pensamiento de Foucault. En él se


contienen los estratos empírico-históricos de cada secuencia temporal, la base arqueológica del
momento presente, del presente cambiante. El juego de reglas que permite a una cultura la
aparición y desaparición de enunciados, de propuestas, de iniciativas discursivas determinantes de
la acción, de la transformación, de la historia.

En Foucault, el momento y la historia aparecen como un discontinuo, como una superposición de


enunciados, como una entrecruzamiento dialéctico, no sujeto a una armonía unificadora o
reductora de la complejidad. Habla de la ‘historia global’, pero no con una lógica que concilia
sistema social, pensamiento, tecnología, modas..., sino como prácticas discontinuas que se
entrecruzan en un momento dado o que divergen. Una crónica de discontinuidades, de
afirmaciones y negaciones, de tensiones entre enunciados propositivos y las tensiones del poder.
La historia no aparece ya como una sucesión de hechos encadenados, sino como una recreación
de lo discontinuo como sistema.

Además del poder político del Estado, que tiene una dimensión coercitiva, existen micro-poderes
que alcanzan toda la actividad social. Una madeja de relaciones, organizada y jerarquizada, que
llega al último extremo de la dimensión social. Poder es saber, esto es, capacidad propositiva, de
discurso, de negociación, de acción.
Para Foucault, en la sociedad moderna, la burguesía y el
capitalismo crearon extensiones de control a través de los ‘aparatos de encierro’, que son
instituciones que describen la actividad a través del tiempo social.

Desde la escuela a la fábrica, desde la cárcel al manicomio. Los ‘aparatos de encierro’ marcan las
fases del tiempo social y, a la vez, definen y controlan al individuo por la posición que adopta en
esos espacios de estancia reglada.
El pensamiento de Foucault, en un tiempo donde
determinados ‘aparatos de encierro’ convencionales han perdido su protagonismo, permite hacer
una excursión hacia un nuevo escenario, el de los medios de comunicación, en especial el de la
televisión, que absorben y regulan el período de descanso y ocio, como nuevo ‘aparato de
encierro’. Desde esta óptica, la televisión aparece como una extensión del sistema productivo y
procreador y no tanto como un medio generador de conocimiento, diversión y entretenimiento, o,
aun siendo así, subordinado a una función reglada de control.

La televisión, pues, más que mostrar, permite ver, es un elemento más del sistema ‘panóptico’ que
describe Foucault, por ejemplo, cuando teoríza acerca de la estructura funcional de los recintos
carcelarios.
Los medios son asimismo extensiones institucionales del poder, ya que es el binomio
poder-saber el que produce discurso, el que tiene capacidad enunciativa.

Los medios aparecen como una institución libre, como un instrumento cuya credibilidad se asienta
en el valor de la independencia, pero la realidad de sus prácticas se halla determinada por las
proyecciones propositivas, que los convierten en instrumentos de regulación y control de la vida
social a través de la inducción de pensamiento políticamente correcto.

Los ‘aparatos de encierro’ de Foucault giran generalmente en torno al cuerpo, a la sumisión del
cuerpo (escuelas, cárceles, hospitales, lugares de trabajo...), mientras que los medios trascienden
el plano corporal de sometimiento a los espacios donde transcurre el tiempo social para incidir
sobre la dirección del pensamiento. El poder, que dirige el acontecer a través de la producción
dominante del discurso, penetra por las capilaridades que configuran su red de control social, en
el plano de los medios.

Porque justificamos nuestra elección

Foucault no es filósofo y no es estrictamente del palo filosófico, antes de filosof es sociólogo,


sicologo, hasta crítico de arte

Análisis de las mininas de velazques en las palabras y las cosas.

Sus primeras preocupaciones son la salud y la enfermedad

Historia de la locura

Foucault esta rodo el tiempo narrando casos, va a las fuentes para contruir, cuenta una historia

La contemporáneas—no están encandialdas por las luces del presente

Ver las luces y las sombras del presente- porque el presente esta iluminado pero arroja sombras,
pero solamente podemos ver las luces pero las sombras se nos escapan. Entonces la posibvlidad

tiene fija la mirada en su tiempo, para percibir no las luces, sino la oscuridad. Todos los tiempos
son, para quien lleva a cabo la contemporaneidad, oscuros. Contemporáneo es, precisamente,
aquel que sabe ver esta oscuridad, que está en grado de escribir entintando la lapicera en la
tiniebla del

En definitiva, una filosofía contemporánea no puede legitimar los valores hegemónicos de su


época – Derrida y Foucault. Aparece la misma lógica, necesidad de entrever cuales son las
sombras que provocan las luces.. Foucault va a hi, quienes son los que quedan afuera, los afuera
que no se ven, que damos por obvios, que ocupan un lugar merecido, legitimado por el saber, por
la política , por la ética, por la naturaleza. Esas sombras naturalmente justificadas. Si hay luz, hay
sombras, si hay normalidad, hay anormalidad sanos y locos

Porque se mueven los límites,

Giorgio Agamben, Desnudez

Solo podemos ver las luces

El mayo francés o mayo del 68

Sin embargo, sin embargo "Las palabras y las cosas" y la fórmula: "El hombre ha muerto", no tiene
fortuna inicialmente. Porque Foucault publica en 1966 su libro y en Mayo de 1968 ocurre el Mayo
Francés. Entonces, si el hombre ha muerto, ¿Cómo vamos a hacer el Mayo Francés? -dicen los
estudiantes- Y dicen una frase memorable, dirigida a los Estructuralistas: "Las estructuras no bajan
a la calle. Las estructuras no salen a la calle. Los que salen a la calle son los Sujetos". Y esto, ¿A
quién trae de vuelta al primer plano de la escena Folosófico-Política de Francia durante el Mayo
Frances? Al veterano Jean-Paul Sartre. Es decir, al Filósofo del Sujeto Libre que con su praxis hace
la Historia.

Entonces, en el Teatro Odeón, donde se concentran todos los estudiantes que están haciendo el
Mayo Francés, como gran honor, al único pensador al que llaman a hablar, es al ya veterano
Sartre. Que va muy gustoso. Se dispone a hablar y un estudiante le pasa un papelito. Y le dice así el
papelito: "Sartre, no nos des la lata que después tenemos que planificar lo que vamos a hacer
mañana". Bue, no sé cómo le habrá caído a Sartre que le dijeran "Sartre, no nos des la lata", pero
esto era todo lo que iban a aceptar los estudiantes franceses de parte de sus filósofos.

Los móviles del Mayo del 68 fueron los mismos que causaron las revueltas sociales de la época en
Estados Unidos: la discriminación racial y social, el descontento estudiantil y, sobre todo, la
voluntad de frenar al imperialismo norteamericano en Vietnam. Para el viejo Sartre aquello era el
comienzo de la “sociedad basada en la democracia plena, en la vinculación entre socialismo y
libertad”.
Todo empezó cuando estudiantes del campus de Nanterre (París) se movilizaron para conseguir la
entrada en las residencias del otro sexo. La intransigencia de las autoridades no hizo más que dar
la razón a quienes denunciaban la naturaleza represiva del sistema. El malestar desembocaría en
la creación del Movimiento del 22 de Marzo, dirigido paor Daniel Cohn-Bendit y de ideología
izquierdista, aunque más próximo a la tradición ácrata que al Partido Comunista Francés, del que
desconfiaba bastante. El Movimiento se basaba en el rechazo de la autoridad y el orden
establecido.

A principios de mayo la revuelta se convirtió en un verdadero problema de orden público. Se cerró


la Universidad de Nanterre y se ocupó La Sorbona. La posterior intervención policial desembocaría
en una batalla campal en el Barrio Latino la noche del 11 al 12. El carácter represivo se mostraba
de nuevo.

Entonces los sindicatos franceses hicieron un movimiento genial. Se incorporaron a la revuelta y


convocaron una huelga general que paralizó toda Francia. Lo que había empezado como una
simple protesta cada vez se parecía más a una revolución. Muy importante fue también la gran
repercusión mediática que los sucesos tuvieron en todo el mundo. La atención de los medios era
tal que una simple pintada en un callejón del Barrio Latino podía recorrer el mundo en pocas
horas, convirtiéndose en una consigna para cualquier movimiento contestatario (Prohibido
prohibir).

Mayo del 68Desgraciadamente, los hechos que se desarrollaron hacen muy difícil poder hablar de
revolución en el sentido marxista del concepto. El día 27, mediante la firma de los acuerdos de
Grenelle, los sindicatos se vendían al Gobierno a cambio de mejoras salariales. De Gaulle había
conseguido romper el frente revolucionario. El día 30 una multitudinaria manifestación recorría los
Campos Elíseos en apoyo al presidente, y el mismo día éste anunciaba elecciones anticipadas para
el mes de junio. A lo largo de ese mes la situación se fue normalizando, y se desalojaron los
últimos reductos del Movimiento, mientras que el gaullista RPR conseguía una victoria aplastante
en las presidenciales. La revuelta había fracasado.

Ni el movimiento obrero, atraído por los estudiantes pero receloso de su carácter pequeño-
burgués, ni los estudiantes, con una espontaneidad y una falta de organización desastrosas,
supieron convertir aquello en una revolución. Los líderes del Mayo del 68 (incluso el propio Cohn-
Bendit, que llegaría a ser diputado en el Parlamento Europeo) acabarían plenamente integrados
en la sociedad que quisieron transformar, demostrando que “escandalizar al burgués es
mrevolutionucho más fácil que acabar con él”.
EL PODER

Foucault concibe la resistencia como parte del poder, no como algo que se opone a éste. Para el
autor el poder no es una realidad inmutable y con existencia sólida. El poder es una dinámica
constante, una relación de fuerzas que sin detenerse se enfrenta en lo cotidiano en una guerra sin
pausa entre intereses y necesidades, en lo trivial y en lo trascendente. No es algo que tenga una
expresión horizontal, vertical, o viceversa, sino que atraviesa toda la sociedad, a la vez
constituyéndola y transformándola. Foucault no parte de la concepción tradicional del poder,
como poder solamente coercitivo y represor, sino que el poder también produce, las prácticas de
poder funcionan productivamente, gestan, entre otras cosas, al individuo, al sujeto.

A Foucault no le interesa quién lo ejerce, sino cómo se ejerce, le interesa su forma de


funcionamiento: cómo ejecuta el poder el padre sobre el hijo, el capataz sobre el obrero; el
médico sobre el paciente; el maestro sobre el alumno; el hombre sobre la mujer. Estas relaciones
aparecen en todos y cada uno de los ámbitos en los cuales nos movemos; en los espacios de
trabajo generando tensiones; en el espacio familiar, en las relaciones de pareja o de amistad.
Están presentes en cualquier ámbito, ya sea público o privado, son una presencia constante
siempre en juego, continuamente en movimiento.

Si el poder es una relación de fuerza, la fuerza puede ser observada desde una doble dimensión:
su capacidad de acción y su capacidad de reacción. La capacidad de afectar lleva implícita el
ejercicio del poder, en tanto que el ser afectado provoca la capacidad de resistencia. La resistencia
es la respuesta de los sujetos al ejercicio del poder sobre sus cuerpos, sus afectos y emociones,
sobre sus actos y acciones. La resistencia está siempre presente en la relación de poder, ejercicio
del poder y resistencia se encuentran indisolublemente unidos.

En su obra la resistencia aparece como la fuerza superior a todas las fuerzas implicadas, ya que -
como diría en una entrevista en 1982- "obliga, bajo su efecto, al cambio de las relaciones de poder
(...) La resistencia es la palabra clave de este proceso" (citado en Garcia Canal, 2001).

Para Foucault el poder sólo puede ejercitarse sobre quien tiene una cierta posibilidad de elegir. El
ejercicio del poder requiere un grado de libertad en los sujetos sometidos al mismo. De ahí se
deduce la existencia de dos posibilidades: una, la de la resistencia (o enfrentamiento); otra, la de
asumir las circunstancias que generan las relaciones de poder, tomar el poder por los cuernos o
dejarse llevar por él. El sujeto que las relaciones de poder constituyen es libre para resistirse a ese
sometimiento o para aceptarlo.
Por lo tanto, preguntarse por la Resistencia es preguntarse por el poder. En una entrevista que le
realiza Bernard Henry-Levy denominada “No al sexo rey”, Michel Foucault sostiene que la
resistencia es coextensiva al poder, rigurosamente contemporánea a él, no es su imagen invertida,
sino que es imagen de sí mismo (Foucault,1994:161)

Foucault desplaza en su periodo genealógico la concepción represiva y negativa de poder tal como
inhibidor, que esconde etc el cual plantea ya en la historia de la locura en la época clásica, la
cambia por una productiva y creativa del poder

Ademas, cambia su nocion de resistencia, no la concibe de manera negativa, sino como un proceso
de creacio y transformación permanente la resistencia no es una sustancia y no es anterior al
poder sino que es extensiva al poder, tan móvil y tan productiva como el

Esta preocupación de Foucault por el funcionamiento del poder comienza a partir de una serie de
experiencias iniciadas en 1968, a propósito de la psiquiatría, la delincuencia, la escolaridad, que
hicieron las veces de desbloqueo político y pusieron un campo de análisis nuevo a su disposición.
Los acontecimientos de Mayo del 68 mostraron a los intelectuales franceses que era posible una
crítica a la sociedad capitalista diferente a la realizada por las orientaciones marxistas
contemporáneas.

Diversos grupos que no estaban asociados con el «proletariado» detonaron el estallido de


protesta. Estudiantes, artesanos, trabajadores industriales, homosexuales, feministas, jóvenes
obreros fabriles recurrieron a nuevos métodos de acción a través de los cuales buscaban
fundamentalmente poner de manifiesto la debilidad del orden establecido (sin las pretensiones de
derribar al gobierno o de adueñarse del poder). Implantaron nuevas formas organizativas
democráticas como el Comité de Acción, rechazaban todas las formas no democráticas de
organización social, criticaban todos los sectores de la vida cotidiana y no sólo la fábrica,
reclamaban la autogestión y un papel creativo en toda la actividad socia

Después del mayo francés los temas del poder y de la dominación pasaron a primer plano

En Vigilar y castigar Foucault muestra cómo, a partir del siglo XVII y XVIII, existió un verdadero
desbloqueo tecnológico de la productividad del poder; las monarquías de la Época Clásica además
de grandes aparatos de Estado, como ejército, policía y administración fiscal, instauraron
procedimientos que permiten hacer circular los efectos de poder de forma a la vez continua,
ininterrumpida, individualizada por todo el cuerpo social (Foucault, 1984:36). El poder no se
posee, funciona; no es una propiedad, ni una cosa, por lo cual no se puede aprehender ni
conquistar; no se conquista, sino que es una estrategia. Tampoco es unívoco, ni es siempre igual ni
se ejerce siempre de la misma manera, ni tiene continuidad; el poder es una red imbricada de
relaciones estratégicas complejas, las cuales hay que seguir al detalle (microfísica

-El poder no está, pues, localizado, es un efecto de conjunto que invade todas las relaciones
sociales. El poder no se subordina a las estructuras económicas. No actúa por represión sino por
normalización, por lo cual no se limita a la exclusión ni a la prohibición, ni se expresa ni está
prioritariamente en la ley. El poder produce positivamente sujetos, discursos, saberes, verdades,
realidades que penetran todos los nexos sociales, razón por la cual no está localizado, sino en
multiplicidad de redes de poder en constante transformación, las cuales se conectan e
interrelacionan entre las diferentes estrategias.
Elegir el poder porque se tiene Foucault tiene una noción diferente

El poder político como una de las formas más significativas de relación humana

LA MICROFISICA DEL PODER.

Foucault no se pregunta que es el poder, sino que se pregunta cómo se ejerce y que efectos
produce

Poder como algo múltiple, es una red que atraviesa los sujetos, es del orden de la lucha,

Participación entre sujetos libres, relación de lucha y fuerzas, en donde se establecen múltiples
lazos de poder- relaciones de poder.

Hay redes que se influencias mutuamente,

Postulados:

Lo que es el poder transcurre entre dominados y dominantes o dominadores a traviesa a los


sujetos, los toca y sigue circulando.

El poder no es solo represivo, no es su característica primordial, sino que es productivo es: decir
que responde al cómo se producen sujetos sociales a través del poder que los atraviesa y guía su
accionar en tanto sujetos inmersos en relaciones de poder.

El poder no se posee, sino que se ejerce, es decir establece una relación de poder entre un
dominante y dominado, ese es el ejercicio donde se puede ver, no se posee porque es una red,
llevándonos al siguiente punto:

Hablando una microfísica del poder, volviendo al principio, por lo siguiente:

Foucault se propone un análisis ascendente del poder. Es decir verlo en sus efectos más
concreto, a lo más básico de la realidad cotidiana, en acciones concretas de los sujetos de como
el poder circula y va modelando su actuar

Ej: si una persona lleva un carnet o documento de identidad para circular por la calle, microsifica
del poder,

Una persona lleva su carnet porque su familia le dice que tiene que llevarlo porque lo pueden
llevar detenido, si esa persona un día no lo lleva y justo lo toman preso por no llevarlo para
hacer una averiguación por antecedentes. El poder desde la familia del sujeto, el cual le dijo que
lo llevara, hasta la figura del policía. Luego el sujeto internaliza las prácticas y modela su
conducta y accionar, y cuando no lleva el carnet, lo es que sucede es que lo pueden llevar
detenido ( aspecto represivo), sino que es productivo, se produce un sujeto en una práctica, es
decir llevar el carnet porque te pueden llevar preso

Esto se ve en prácticas concretas y microfísicas en la realidad