Está en la página 1de 6

SALA LABORAL TRANSITORIA - SEDE CENTRAL

EXPEDIENTE : 00115-2014-0-2301-JR-LA-01
MATERIA : REPOSICIÓN LABORAL
RELATORA : MARQUEZ QUINTO, ROSALINA
DEMANDADO : ENTIDAD PRESTADORA DE SERVICIOS DE
SANEAMIENTO TACNA - EPS
DEMANDANTE : MARNGHITR ARAMBURU, MARÍA ELIZABETH

SENTENCIA DE VISTA

RESOLUCION No. 9
Tacna, veinte de agosto
Del dos mil catorce.-

VISTOS: Interviniendo como ponente el señor Juez Superior Ayca Gallegos en el


proceso Laboral en audiencia Pública seguido por María Elizabeth Marnghitr Aramburu
en contra de la Entidad Prestadora de Servicios de Saneamiento Tacna – EPS. Con
asistencia de la parte demandante y su abogado defensor a la audiencia de vista de la
causa oralizada.
Objeto del recurso.- Es materia de examen por Colegiado la sentencia contenida en
la resolución número cuatro de fecha diez de junio del año dos mil catorce que obra de
folios ochenta a noventa y cinco que resuelve declarar inadmisible la tacha formulada
por la demandante en contra del 4to) medio probatorio de la demanda. Declarar
fundada la demanda interpuesta por María Elizabeth Marnghitr Aramburu contra la
Entidad Prestadora De Servicios de Saneamiento Tacna S.A., con la pretensión
principal única de reposición laboral con el cargo de Técnico en atención al cliente en
la División de comercialización o en otro cargo similar o igual nivel; en consecuencia,
ordeno a la demandada, cumpla con reponer a la demandante en el cargo
desempeñado antes de su despido o en uno similar de igual nivel que gozaba.
Pretensión Impugnatoria y Expresión de Agravios.- Mediante recurso impugnatorio
obrante de folios ciento cinco y siguientes, la demandada EPS TACNA, interpone
recurso de apelación en contra de la sentencia antes referida, alegando que, la actora
desempeñó dos cargos (Asistente y Técnico en Atención al Cliente), y conforme al
MOF no realizó todas las funciones consignadas, muy por el contrario, su labor ha sido
para determinadas funciones, extremo que no ha sido acreditado por la accionante, no
demostrándose que efectuó labores, más aún que laboró mediante contrato de trabajo
por servicio específico. Que, no se valoró que el plazo del contrato de la actora no
supera el límite máximo, así como también laboró dos cargos en periodos distintos y
no hubo continuidad en el desempeño de sus labores, no pronunciándose el Aquo
sobre las interrupciones existentes. Por otro lado, las boletas de pago adjuntadas por
la actora, no acreditan las labores que efectuaba, sino, solamente probada que se le
abonaron sus remuneraciones; no pudiendo hablarse de un despido sin expresión de
causa, ya que la relación laboral culminó con el vencimiento del contrato suscrito entre
las partes.
FUNDAMENTOS:
Se encuentra en debate jurídico, si a la actora le corresponde ser repuesta en el cargo
de Técnico de Atención al cliente en la categoría remunerativa T-2 de la División de
Comercialización de la Gerencia Comercial, al estar sujeta a contratos de trabajo
modales por servicio específico, y si estos realmente se han desnaturalizado.
ANALISIS DE LA CONTROVERSIA Y MARCO NORMATIVO.
PRIMERO: (El derecho Constitucional al trabajo).- El derecho al trabajo es un
derecho constitucional reconocido en el artículo 22° de la Constitución Política del
Estado, el cual prescribe que, el trabajo es un deber y un derecho. Es base del
bienestar social y un medio de realización de la persona, siendo por su jerarquía
normativa de aplicación tanto en el ámbito del régimen laboral público (regulado por el
Decreto Legislativo 276) como en el del régimen laboral de la actividad privada,
(régimen laboral regulado por el Decreto Legislativo 728). El Tribunal Constitucional,
en la sentencia recaída en el expediente 1124-2001-AA/TC1, precisó que: “El derecho
al trabajo está reconocido por el artículo 22º de la Constitución. Este Tribunal estima
que el contenido esencial de este derecho constitucional implica dos aspectos. El de
acceder a un puesto de trabajo, por una parte y, por otra, el derecho a no ser
despedido sino por causa justa. (…) El segundo aspecto del derecho es el que resulta
relevante para resolver la causa. Se trata del derecho al trabajo entendido como
proscripción de ser despedido salvo por causa justa”. En materia laboral se impone la
función tuitiva por parte del Estado a favor de los derechos del trabajador a efecto de
compensar el desequilibrio derivado de la posición predominante de la relación por
parte del empleador y la necesidad económica del trabajador, situación que permite la
existencia de principios como el de la inversión de la carga probatoria, primacía de la
realidad, resolución de la duda a favor del trabajador, presunciones a su favor,
etcétera.
SEGUNDO: El demandante, pretende la reposición al trabajo en el cargo de Técnico
de Atención al Cliente con la categoría remunerativa T-2 de la División de

1
Sentencia del Tribunal Constitucional N° 1124-2001-AA/TC publicada en la web
www.tc.gob.pe
Comercialización de la Gerencia Comercial, sujeta a contratos de trabajo Modales por
Servicio Específico, al haber laborado desde el 05 de enero del 2012 hasta el 31 de
diciembre del 2013. Revisada la documentación obrante en autos, tenemos que la
demandada reconoce la fecha de ingreso y de cese (05.01.2012 hasta el 31.12.2013),
al igual que el último cargo ocupado (Técnico de Atención al Cliente) y que estuvo
vinculada por los contratos modales, tal como se aprecia de los contratos de trabajo
modales corrientes desde folios tres a folios once, de las boletas de pago de folios
doce a folios veintidós; de donde se advierte el cargo ocupado, el tiempo de servicios,
la última remuneración básica percibida (S/. 1,204.00). Existiendo discrepancia en
relación a la desvinculación laboral; por un lado, la actora argumenta que dichos
contratos modales se han desnaturalizado, en aplicación del Principio de la Realidad
se deben considerar de duración indeterminada; y por otro lado, la emplazada,
sustenta que la extinción del contrato de trabajo se debió al vencimiento del mismo,
según se aprecia del último contrato de trabajo; y que además no ha existido
continuidad laboral por dos, tres y cuatro días entre la celebración entre uno y otro
contrato.
TERCERO: (Contratos Modales).- Que, de acuerdo a lo señalado por el artículo 4º
del Texto Único Ordenado de la Ley de Productividad y Competitividad Laboral 2 la
regla general para el empleador que desea incorporar trabajadores es la contratación
a plazo indeterminado o indefinido, es decir, relaciones laborales que no tienen
preestablecida una fecha de término. La temporalidad es entonces, la excepción en la
contratación de trabajadores. Por tanto, los contratos de trabajo a plazo fijo proceden
únicamente en los supuestos taxativamente señalados en la ley, conforme a lo
siguiente: A) Contratos Temporales; B) Contratos accidentales; y C) Contratos de Obra
o Servicio. Es decir, que los contratos modales se rigen por el principio de causalidad
de la contratación, según el cual no se busca otra cosa que garantizar que el vínculo
laboral dure tanto como la fuente que le dio origen. Ello supone que la labor a
desarrollar sea temporal o limitada en el tiempo, de lo contrario deberá celebrarse un
contrato por tiempo indefinido o atenerse a las consecuencias del principio de
veracidad o primacía de la realidad contemplado en los artículos 4º y 77º del Decreto
Supremo Nº 003-97-TR; esto es, se considerará que existe un contrato de trabajo a
tiempo indeterminado con las consecuencias que ello conlleva.
CUARTO: (Del caso en concreto) En el presente caso, la entidad demandada se
desvincula de la actora en forma específica mediante el memorando N° 0592-2013 del
27 de diciembre del 2013, corriente a folios sesentidos, tal como lo señalaba también
el contrato de trabajo modal de folios once. Es decir, que aparentemente, la
2
D.S. Nº 003-97-TR.
emplazada daba por terminada la relación laboral temporal por vencimiento de
contrato. Pero revisados dichos contratos, tomando como ejemplo el último contrato de
trabajo modal de folios once, apreciamos que no se ha cumplido con la exigencia legal
de precisar en qué consiste, justamente, el servicio temporal para el cual fue
contratada la demandante. En efecto, si bien en la cláusula primera del contrato se
consigna: “La entidad se encuentra por la ley general de servicios de saneamiento N°
26338 que establece que los servicios de saneamiento deben ser prestados, entre
otros por entidades públicas; siendo la presente una entidad prestadora Municipal
Pública de derecho privado conforme al TUO del Reglamento de la Ley General de
Servicios de Saneamiento aprobado por Decreto Supremo N° 023-2005-Vivienda la
entidad está regida por la Ley del Sistema Nacional de Presupuesto N° 28411, a la ley
de responsabilidad y transparencia Fiscal N° 27245, las leyes anuales de Presupuesto
Público para el año Fiscal 2013 establece la prohibición de nombramiento de personal.
Por lo que la Entidad está facultada a suscribir contratos temporales los que no
pueden superar el presente ejercicio. Requiriendo cubrir la necesidad de recursos
humanos de personal de apoyo en gasto operativo”. Todo el contenido de la cláusula
objetiva es genérico y no especifica la causa determinante de la contratación. Lo que
implica que la emplazada no ha tomada en cuenta que los contratos de trabajo sujetos
a modalidad pueden celebrarse cuando así lo requieran las necesidades del mercado
o mayor producción de la empresa, así cuando lo exija la naturaleza temporal o
accidental del servicio que se va a prestar o de la obra que se ha ejecutar (Artículo N°
53 D.S. N° 003-97-TR); y para ello tiene que cumplir con requisitos formales para la
validez de los contratos, indicando las causales objetivas determinantes de la
contratación; y en este caso por ser un contrato por servicio específico, tenía que
plasmar expresamente las causas objetivas por el servicio específico temporal a
prestar de Técnico de Atención al Cliente; lo que no ha ocurrido en el presente caso
en concreto. Por tal motivo es de aplicación el artículo 77° inciso d) de la Ley de
Productividad y Competitividad Laboral; al haberse desnaturalizado el contrato de
trabajo modal, considerándose como de duración indeterminada, al demostrarse la
existencia de simulación o fraude a las normas establecidas en la presente ley. Por
consiguiente está inmersa en el artículo 4° del Decreto Supremo N° 003-97-TR.
También se debe tener en consideración; que, el último contrato modal se firma el
ONCE DE OCTUBRE DEL DOS MIL TRECE, habiéndose consignado su vigencia
desde el UNO DE OCTUBRE DEL DOS MIL TRECE hasta el treinta de diciembre del
mismo año. Es decir que, objetivamente, durante once días estuvo prestando servicios
sin haber suscrito contrato modal alguno (no debiendo perderse de vista que
solamente el contrato de trabajo indeterminado puede ser pactado verbalmente), lo
que evidencia con absoluta certeza la desnaturalización del contrato (no pudiendo
pretenderse corregir una situación irregular con la firma posterior del contrato, toda vez
que la voluntad de las partes no puede tener efecto derogatorio con respecto de la
ley). A mayor abundamiento, los demás contratos de trabajo se encuentran en las
mismas condiciones; razones que no resultan enervadas de modo alguno por la parte
recurrente, quien únicamente defendió la regularidad de la contratación modal cuando,
en realidad, según se ha constatado, a través de la apariencia de un contrato modal,
en realidad se celebró un contrato de trabajo a plazo indeterminado, debiendo
desestimarse la pretensión impugnatoria. Por consiguiente, también se ha
desnaturalizado en contrato de trabajo modal por servicio específico, debiendo
considerarse como de duración indeterminada, tal como lo contempla el artículo 77°
literal a) del Decreto Supremo N° 003-97-TR.
QUINTO: En tal sentido, al haberse acreditado la desnaturalización de los contratos de
trabajo modal por servicio específico, considerándose como de duración
indeterminado; solamente el demandante podía ser despedido por causa justa
relacionada con la capacidad o por su conducta; lo que no ha ocurrido en el presente
caso; por tanto, se ha vulnerado el derecho constitucional al trabajo al producirse un
despido incausado (ad nutum); tal como lo ha previsto el artículo 27° de la Constitución
Política del Estado, al otorgar al trabajador adecuada protección contra el despido
arbitrario.
SEXTO: (Costas y Costos) La sétima disposición final de la ley N° 29497 establece
que el Estado puede ser condenado al pago de costos; en el presente caso, la
emplazada ha participado activamente durante el desarrollo del proceso laboral
utilizando los medios procesales que la ley le franquea, y al ser la parte vencida debe
ser condenada al pago de costos; exonerándosele del pago de costas por ser del
Estado.
SETIMO: Consiguientemente, la sentencia de primer grado, ha sido expedida
arreglada a derecho; razón por la cual debe ser confirmada.
Por tanto, al amparo de las normas acotadas y en mérito de las consideraciones que
anteceden y de conformidad con el artículo 42° del Texto Único Ordenado de la Ley
Orgánica del Poder Judicial:

CONFIRMARON que resuelve 1. Declarar Inadmisible la tacha formulada por la


demandante en contra del 4) medio probatorio de la demandada. 2. Declarar fundada
la demanda que obra a fojas 38/51 interpuesta por María Elizabeth Marnghitr
Aramburu contra la entidad Prestadora de Servicios de Saneamiento Tacna S.A.
representada por su Gerente General Ingeniero Dino Arredondo Mamani, con la
pretensión principal única de REPOSICION LABORAL de la demandante a la entidad
demandada con el cargo de técnico en atención al cliente en la División de
Comercialización o en otro cargo de similar o igual nivel. 3. En consecuencia, Ordena
a la demandada Entidad Prestadora de Servicios de Saneamiento Tacna S.A. cumpla
con reponer a la demandante en el cargo desempeñado antes de su despido o en uno
similar de igual nivel que gozaba, una vez quede consentida o ejecutoriada la presente
resolución. 4. Con condena de costos del proceso. Y los devolvieron. Tómese Razón y
Hágase Saber.-

S. S.

ARMAZA GALDOS

BEGAZO DE LA CRUZ

AYCA GALLEGOS