Está en la página 1de 2

Ciudades y Arquitectura mesopotámicas

2ª recopilación para el Curso: Historia de la Arquitectura I


Arq. Gastón Becerra, Taller INTEGRAL de Arquitectura

Cerca de. 3.500 A.C. Los avances en la agricultura de la Baja


Mesopotamia, produce excedentes que son apropiados por los gobernadores
sumerios, permitiéndoles disponer de reservas ante posibles adversidades y una
espiritualidad, que contribuye al desarrollo cultural más allá de lo técnico. Se
desarrollan las primeras ciudades-estados construidas de adobe, posiblemente Ur o
Uruk. La prosperidad del país es posible a la irrigación del Tigris y el Eufrates y las
obras hidráulicas contribuyen a aumentar la superficie de tierras cultivables, el
desarrollo del comercio. Y la necesidad de documentos escritos impresos en cerámica,
previos al desarrollo de la escritura.
Existe una religión exigente, cuya fuerza se alía con la de los
soberanos absolutistas. A diferencia de Egipto, los jefes no son divinizados, invocan
a una divinidad como su madre nutricia, lo cual hace al mesopotámico menos seguro
del mañana, que sus contemporáneos del Nilo. El más allá parece más sombrío que
a los egipcios, quienes a partir de la 18° Dinastía pueden ser parte de la felicidad
eterna masivamente.

Materiales y sistemas constructivos. Como la madera de cedro y pino de Siria era


costosa, los mesopotámicos debieron resolver ámbitos relativamente estrechos,
cubiertos con estructuras planas de troncos de palmera, al igual que los egipcios, que,
sin embargo, disponían de canteras de piedra, material que les permitía erigir
columnas intermedias. Los mesopotámicos utilizaron ladrillos de arcilla cruda, o
adobe, en parte por la escasez de combustible. El adobe, material poco resistente,
obliga a la continua reparación de los muros y posibilita construcciones macizas, solo
resistentes por su peso y con aberturas pequeñas, con paneles ornamentales en sus
fachadas. La estructura de masas, permite el desarrollo de palacios y del tipo;
zigurat, o torre escalonada, con un pequeño templo en lo alto para recibir la divinidad
y un santuario más grande en la base, para las ceremonias.
Cuando Egipto llega al Imperio Antiguo con la III dinastía,
Mesopotamia entra en la época de las dinastías arcaicas. Mientras en Egipto se
desarrolla la V dinastía con sus faraones, constructores de las grandes pirámides,
comienza la verdadera historia con la primera dinastía de Ur en Sumer. Los
monarcas sumerios de la dinastía III de Ur (2328-2311 aproximadamente) consiguen
establecer su hegemonía y las ciudades sumerias, vuelven a ser prósperas,
desarrollando las artes y el comercio. Tal es el caso de Lagash bajo la dirección de su
patesi, Gudea.
Hasta el 2500 A.C. las ciudades de la Mesopotamia forman estados
independientes, que luchan entre sí para repartirse la llanura fértil. Quien domina,
forma un imperio estable, como el de Hamurabi. Ur, la vieja capital sumeria, que
había dominado la Mesopotamia durante tres siglos, es destruida por invasores
semitas llegados del Oeste. Príncipes de Larsa, Mari y Babilonia se reparten la
herencia, hasta que Hammurabi, rey de Babilonia, una ciudad secundaria, unifica la
Mesopotamia bajo su dominio. Babilonia su capital es un gran rectángulo de 2,5 x 1,5
km., dividido en dos mitades por el Éufrates. Toda la ciudad aparece trazada con
regularidad geométrica y está formada por una serie de recintos, los más exteriores
abiertos a todos, y los mas interiores reservados a sacerdotes y al rey. Las casa
privadas, reproducen en menor escala al forma de los templos y de los palacios, con
patios interiores y muros escalonados. Babilonia se convierte en la capital de un
estado, que se extiende hasta Siria y el Elam. Florecen la agricultura, el comercio, el
derecho y las artes, siendo la edad de oro de la civilización mesopotámica, que
tampoco dura mucho tiempo.
Sargón II y Khorsabad. Aproximadamente en el 1000 a. C. Pasa el poderío a
manos de un pueblo sometido, el asirio, cuya capital fueron sucesivamente Assur,
Nimrud y Nínive. Constituyen un gran imperio gracias a soberanos enérgicos como:
Sargon II (722-705) y Assurbanipal (668-626). Apoyados en ejércitos bien
organizados y modalidades muy crueles.
Sargón II, rey asirio. Manda a construir la actual Khorsabad –Dur
Sharrukin-. Ciudad con ciudadela para su corte y funcionarios y un palacio para él y
su familia. Todo sobre una plataforma cuadrangular de adobe con un área de 300
hectáreas, encerrada por una muralla con siete puertas. El palacio, enclavado en la
ciudadela junto a la muralla este es de 10 hectáreas, tiene 209 salas que se
desarrollan alrededor de una serie de patios. Entre los templos se destaca el ziggurat
de 7 niveles dedicado a Assur. Los edificios con sus gruesos muros de adobe y, más
raramente, de ladrillos cocidos, son también largos y estrechos, cubiertos por techos
planos sostenidos por vigas de palmeras. Los muros se levantan sobre terrazas de
adobe, para evitar los efectos de la humedad. Las casas, generalmente de una sola
planta, se desarrollaban en torno de un patio rectangular, con una sola puerta al
exterior. Los palacios se construían con la misma traza, pero de tamaño más
considerable, incluían varios patios y centenares de patios y capillas; como el palacio
de verano del rey Sargón II también en Khorsabad.
Cada ciudad mesopotámica estaba rodeada de murallas muy
regulares, sobretodo, en la época asiria y neo babilónica, reforzadas con torres
rectangulares y abiertas con puertas muy fortificadas. Los dominios asirios engloban,
además de Mesopotamia: Siria, Palestina, Chipre y Egipto, pero este poder acaba con
la rebelión de los persas y Babilonia, que toman Nínive el año 612.

Babilonia bajo Nabucodonosor II. Babilonios aliados con los medas conquistan
Nínive, capital de los asirios, ciudad que competía en poder e importancia con
Babilonia, así esta ciudad se impone con un poder aún poder mayor, especialmente
bajo Nabucodonosor II, quien reina desde el 605 al 563 A. C. En adelante la
Mesopotamia seguirá el destino del imperio persa.
Nabucodonosor II, reedifica Babilonia: la rodea de una doble muralla
reforzada por 350 torres, ubicadas cada 50 metros. Construye su palacio de tres
grandes patios, el último de los cuales sirve de acceso al salón del trono de 52 por 17
metros. En la esquina del palacio que da a la Puerta de Ishtar, y posiblemente anexo
al Eufrates, hace construir en piedra, los Jardines colgantes para su esposa Amyitis.
La avenida procesional, que atraviesa Babilonia hasta el gran
ziggurat, se inicia en la Puerta de Ishtar –diosa de la guerra, de la fecundidad y del
amor, e hija del dios An-, fortificación con muros de 12 metros de altura, flanqueados
por torres de planta cuadrada, todo revestido con ladrillos esmaltados color azul, ocre
y turqueza, decorados con figuras de leones, toros que simbolizan a Adad dios de la
tormenta y los elementos, y dragones que simbolizan a Marduk dios de Babilonia.
El gran ziggurat o Torre de Babel, es llamado E-temen-an-ki (casa de
los cimientos del cielo y de la tierra), tiene 7 niveles y la cima a 90 metros de altura y
de l Babilonia estaba adornada con jardines colgantes, que crecían en terrazas
escalonadas. La arquitectura funeraria estaba lejos de la calidad de la egipcia. Los
sepulcros eran construidos con bloques de piedra, como en las tumbas reales de Ur,
donde se encuentran intentos de bóvedas, sistema constructivo que persas sasánidas
y seleucídas desarrollan profusamente a partir de 605 A.C.