Está en la página 1de 7

¿Qué es lo que quiero?

1_ Ingresar a la universidad a la UNI en el año 2018.


2_Ser el mejor ingeniero electrónico del mundo o sino del Perú.
3_Ser el mejor speedcuber a nivel ya sea nacional o mundial, o por lo menos ganar algún
tipo de competencia.
4_ Ser un gran artista dibujando lo que más me apasiona.
5_ Quiero poder ayudar a los demás, sobre todo a los niños ya que ellos no tienen la
culpa de haber nacido en este mundo tan cruel.
6_ Quiero hacer un buen anime que transmita más que un mensaje, quiero que transmita
emociones que puedan alegrar o por lo menos entretener a un gran grupo de personas.
7_ Quiero ser archimultimegamillonario (no sé si esa palabra existe), pero no me
importa.
8_ Quiero comprarme una casa, donde pueda vivir con mis padres y pueda tener todo el
segundo piso para mí solo.
9_ Quiero hacerle la vida imposible a los corruptos y hacerles ver que no valen nada ante
todo el dinero que puedan tener.
10_ Quiero ver mis 5 grandes sueños cumplidos, aunque talvez uno de ellos ya los
mencioné, así que en este caso serían los que restan (1. Que mis padres fallezcan después
de que vean todo lo que he conseguido y en la gran persona en la que me he convertido y
que fallezcan juntos de una forma tan rápida en la cual no puedan sentir ni una sola pizca
de dolor, de preferencia mientras duermen. 2. Fallecer junto a mi idónea justo después
de que hallamos recordado todo lo hermoso que hemos vivido juntos y después de darnos
nuestro último beso sin sentir ningún tipo de dolor, de una forma lenta viéndonos
mutuamente, pero reitero sin sentir dolor, simplemente desvanecernos en nuestros
recuerdos. 3.Que mis hijos también se vallan de una forma rápida y sin sentir dolor
junto a sus esposos, o si ya tomaron una decisión simplemente, le pediría a Dios que la
respete. 4. Crear mis dos grandes instituciones que ayuden a las personas, un
hospital y un orfanato y expandirnos rápidamente por todo el mundo. 5. Crear un
celular, o cualquier tipo de tecnología que innove en la industria de la tecnología, ya sea
solo o con mis amigos, porque solo con mis amigos de verdad, me sentiría igual de
satisfecho como si yo mismo lo hubiera hecho.)

No te olvides que aceptaste a Cristo en tu vida incontables veces y que le fallaste en


innumerables veces. Pero en esta fecha es donde mandaste al diablo todo lo que te oprimía
a tus recuerdos del pasado y decidiste cambiar para cumplir no solo tus metas, sino
también tus sueños a los cuales diste por inalcanzables o hasta por imposibles.

22/08/2017
¿Porque lo quiero?
1_ Porque es un gran reto para mí.
2_ Porque me gustaría romper mis propias expectativas.
3_ Porque quiero destacar en una de las cosas que me hizo olvidar de mi soledad.
4_ Porque puedo expresar como me siento sin miedo s ser juzgado o recriminado.
5_ Leer más abajo.
6_ Leer más abajo.
7_ Para poder disfrutar de las comodidades de la vida.
8_ Porque les quiero agradecer todo lo que hicieron por mí y me sentiría raro si vivo del
todo solo, aunque claro por eso remarco que el segundo piso será todo mío, ya que en lo
personal valoro mucho la soledad.
9_ Porque ya estoy harto de ver como se aprovechan de las personas y de sus esperanzas
por un mejor país, mayor seguridad para sus vidas y para sus seres queridos.
10_ Porque es lo único que me dará más felicidad que nada en este mundo y solo así me
sentiré satisfecho conmigo mismo y podre agradecerle a Dios por todo lo que hizo y sé qué
hará por mí.
5_ Porque de niño nunca pude hacer lo que quería, siempre estuve sometido a lo que los
demás pensaran o esperaban de mí. Mis propios padres se sentían orgullosos no de mí,
sino de lo bueno que decían los demás sobre mí y la forma en la que me felicitaban esas
personas por destacar sobre los demás. Sí, mi infancia no fue para nada buena, talvez
nadie lo sepa, pero la razón por la que no sonreía era porque tenía miedo, miedo a hacer o
decir algo que no le agradara a los demás, por esa misma razón era que no quería
juntarme con los demás, debido a que le podía causar daño a ellos o a mí mismo.

Claro esto sucedió en la mayor etapa de mi niñez y me acompaño un poco en la


adolescencia, aunque claro en el colegio era totalmente distinto ya que yo sentía que podía
ser libre y aunque a veces me molestaban o se burlaran de mí, decidí aferrarme a esa falsa
felicidad y seguir adelante, ja, ya se que todo esto parece muy deprimente o talvez pueda
so9nar un poco exagerado, pero era como me sentía, era la forma en la que yo veía el
mundo.

Cuando empecé a cursar la secundarla me canse de ser el patético niño temeroso, callado y
que no se valoraba como persona, así fue como mande todo al diablo y me aferre a lo único
que según yo me había protegido durante tantos años, sí, me estoy refiriendo a ese único
sentimiento al que cualquier persona impotente y cobarde se puede aferrar, el odio. Ya que
fue el mismo sentimiento que me protegió cuando era un niño y mis padres me
comparaban, el mismo sentimiento que me protegió y me lleno de esperanzas cuando mi
padre me golpeó con una correa, ese maldito sonido combinado con el dolor y el llanto que
sentí y libere aquel día fue algo que me marco por muchos años, el mismo sentimiento que
me enseño que no debía darme por vencido y seguir viviendo para algún día saldar cuentas
con esas malditas personas que según ellas mismas me amaban o me consideraban su
amigo y hacerles sentir el mismo infierno que yo sentí por muchos años por culpa de ellos
y de esos recuerdos que me atormentaban día y noche.

Aún recuerdo a una cierta chica llamada Ingrid que en mi niñez se había enamorado de
mi o por lo menos eso era lo que yo creía, digo que se enamoró de mi porque siempre me
seguía a donde iba, siempre me mostraba una sonrisa cuando hablaba conmigo y cuando
nadie quería jugar conmigo o me sentía solo, ella estaba a mi lado, pero….. , si, fui un
maldito bastardo y no correspondí a sus sentimientos y por si fuera aun peor, era yo el
primero en burlarme de ella y tratarla como la peor basura que pudo desechar la persona
más repugnante de este mundo, incontables veces la lastime y tiempo después ella se fue,
inclusive me invito a su fiesta de cumpleaños después de todo el calvario que le hice vivir,
pero aun así no fui, no porque me sintiera mal, sino porque no quería. La verdad hasta el
día de hoy no puedo entender lo que ella pudo ver en mí, ya que yo era un niño gordito,
serio, aburrido, tenía pocos amigos, los cuales solo algunos puedo calificar como amigos,
ya que los demás solo se me acercaban por conveniencia, yo no lo podía entender, porque
una chica tan linda y hermosa como ella se había fijado en mí y es mas no entendía porque
sentía tanto asco hacia ella, la verdad no lo podía entender y no fue hasta que se fue que
me comencé a sentir mal por todo lo que le hice pasar y que ya no podía hacer nada para
rectificarme. Me destrozo el saber que había tratado tan mal a una chila como ella que solo
me había ofrecido su total y hermosa amistad e inclusive su propio amor. Desde ese día
decidí que a pesar de todo yo no tendría el derecho a ser feliz, ni mucho menos a
enamorarme, fue cuando me cerré a cualquier sentimiento de felicidad para así poder
perdonarme por todo lo malo que le había hecho.

Continuando con lo de la secundaria, yo me había convertido en una persona que mando


al diablo sus valores y dejo de seguir a los demás, ya no me importaba nada y me empecé
a comportar de una forma orgullosa y creída, según yo me consideraba el más inteligente
del colegio, y en cierto modo lo era, pero aun así fui un tanto criticado por las persona que
antes me admiraban y por mis familiares que esperaban mucho de mí y que me veían como
un chico honrado, con valores y con un gran futuro por delante, pero ni por más que me
criticaran o me juzgaran yo iba a cambiar, ya que me había aferrado al mismo sentimiento
que en incontables ocasiones me había protegido y la verdad es que en cierta manera me
hacia sentir muy bien y me acobijaba con su suave calor, cambie radicalmente y poco a poco
empecé a cambiar cada vez más y más, olvidando cada vez mas quien era pero sintiéndome
cada vez más libre que nunca y eso me llenaba de tanta felicidad que por momentos me
olvidaba de mi propia soledad.

Tiempo después me comportaba tal y como era, dejándole ver a las personas la supuesta
imagen que se imaginaban de mí, en la iglesia mantenía un perfil bajo como un chico
honrado y callado, hasta inclusive me criticaban por ser tan callado e inclusive hubo un
tiempo en el que me consideraban una persona intachable y por la declaración de un
compañero hacia mí fue que quede tachado como un chico normal, que no tenía nada de
especial, en la iglesia me sentía siempre obligado ya que fue por influencia de mis tíos
hacia mis padres que yo termine ahí, hasta inclusive me veía obligado a asistir a ciertas
actividades que la iglesia organizaba y que en lo personal me aburrían a mas no poder,
como dije me criticaban por ser tan serio y callado, fue cuando también me aferre al odio y
decidí hablar estupideces con la cual ellos se reían y la verdad es que me avergonzaba el
como algo sin ningún sentido propio les podía causar tanta gracia y en cierto modo para
dejar de ser tan serio sonreía ocasionalmente cuando todos se reían y me reía solo para
complacer lo que ellos esperarían de cualquier persona normal, hasta inclusive fui juzgado
por mi forma de caminar, e inclusive me daba vergüenza caminar, también solía hablar
solo y cantar cuando así lo sentía, pero también deje de hacer eso y me sentí bastante raro.

No fue hasta que a la edad de 10 o talvez 11 años conocí a una chica llamada Azucena que
con una sola mirada había disipado por un momento la soledad que había en ,mi vida, ese
día jugamos en el segundo piso y cada vez que la veía jugábamos y me alegraba en verdad
el ver cómo me prestaba tanta atención y como en cierto modo podía entender todo lo que le
decía, sin recriminar ninguna de mis ideas, me sentía bien al estar con ella, sin embargo
dejo de ir tan seguido y luego no la volví a ver, siempre volvía a la iglesia solo aun sin la
compañía de mi madre, con el único motivo de volver a ver esa sonrisa, pero ella no volvió.
Después de 2 años la volví a ver en la iglesia y cada vez que trataba de hablarle me sentía
raro, ella dejo de ser la niña que solía ser y yo también deje de ser ese niño que podía
sonreír de verdad, me acuerdo que cada vez que me molestaban con ella me sentía bien,
pero cuando la veía a ella al parecer no sentía nada por mi e inclusive dijo que nunca se
enamoraría de mí. Ese día me sentí mal, aun cuando lo dijo solo para defenderse y no
quedar avergonzada frente a mí, me dolió y fue cuando me recordé de lo que le había hecho
a Ingrid y me volví a aferrar al mismo sentimiento que daba por muerto, el mismo odio
de siempre, y cada vez que la veía la miraba con indiferencia y ya no sonreía para
agradarle ni nada por el estilo, tiempo después no sé si habrá sido parte de mi
imaginación pero empecé a creer que varias chicas se enamoraron de mí, pero a mí eso
más que alegrarme me daba miedo y lo tomaba con indiferencia.

Tiempo después mi mejor amigo o mejor dicho un hermano para mí al que obviamente
consideraba más que mi mejor amigo, porque me acompañaba a todos lados y aunque no
pudiese hablar ni responder con claridad a lo que decía, siempre me acompaño y cuido de
mí, e inclusive me protegió en innumerable ocasiones, era el mejor ser que tenía a mi lado
ya que con una tierna mirada con la cual me veía me demostraba el gran afecto y amor que
el tenia hacia mí, y si para muchos no será más que un animal o mejor dicho no será más
que un perro, pero para mí ese simple perro era más de lo que su propio nombre lo podía
calificar. Pero cuando se enfermó y empezó a agonizar un gran miedo se apodero de mí y
pidiendo ayuda a distintas cosas o seres los cuales yo consideraba superiores que yo, no
hicieron nada al respecto nadie me escucho y muchos de las personas en cuales yo todavía
podía confiar me dieron la espalda y me dijeron que era un simple animal y que yo no
podía hacer nada al respecto, solo esperar lo peor. Yo no dormí durante esos días, cerraba
los ojos, pero solo pensaba en mi amigo Boby, el solo ver cómo me sonreía a pesar del
dolor que tenía que aguantar me partía el corazón y no podía evitar el llorar cada vez que lo
veía, aun cuando quise aferrarme al odio me termine dando cuenta que el mismo truco no
iba a funcionar, porque yo no lo odiaba y era tan grande el amor que sentía por el que mi
propio corazón se rehusó a aceptar al odio y lo escupió como simple escoria. Cundo mi
hermano falleció, una gran y temible impotencia se apodero de mí, yo no sabía qué hacer
en ese momento y partí en llanto, cada noche lloraba y luego de 2 meses pude recuperarme,
aunque claro no dejaba que nadie viera esta depresión en mí y sonreía más que antes para
que no vean el gran dolor que guardaba en mi corazón, cada vez que me acordaba de él me
ponía a llorar, pero cada vez era menos, a pesar de que todos digan que soy el único hijo
que tuvieron mis padres, les diré que tienen toda la razón, pero si dicen que no tengo
hermanos les diré que están muy equivocados, porque yo si tuve un hermano solo que se
fue a un lugar que talvez no pueda ir, ni mucho menos lo pueda volver , pero siempre diré
con mucho orgullo en mi corazón que yo ¡¡¡¡tuve un hermano!!!!!.
La verdad es que mi forma de ver el mundo cambio desde ese día, siempre paraba
cuestionando por qué el mundo no favorecía a las buenas personas justas y honestas,
siempre cuestionaba porque tanto este mundo como el mismo destino eran tan crueles con
las personas que daban su vida por los demás, Yo no podía creer como los padres
trataban tan mal a sus hijos y cada vez que veía ese tipo de situaciones me dolía el pecho,
siempre a donde iba escuchaba gritos, quejas, lamentos y sobre todo personas que
culpaban a otras por sus errores, yo no lo soportaba fue por tal motivo que le perdí todo
tipo de interés a la misma vida y no le encontraba el propio valor a mi vida, ya que como
había dicho antes mi corazón ya no permitía aferrarme al odio ni mucho menos sentir
amor, actuaba sin ningún tipo de ánimo y con una total indiferencia hacia los demás, e
inclusive en múltiples ocasiones me hacía como el interesante y así ocultar todo lo que
sentía hacia los demás y sobre todo hacia mi propia familia, la cual no veía más que como
simples personas de las cuales no podía depositar ni una pisca de mi confianza.

Es por esa misma razón que no quiero que ningún niño tenga que pasar por el mismo
infierno por el cual yo pase y que puedan ver la luz que yo pude ver después de mucho
tiempo, cuando en un momento de desesperación pensé en lanzar al tacho todo y vivir para
el mundo, pero fue cuando Dios me abrazo fuertemente y como entreburlamndose de mi me
dijo:
_Pensé que había creado a un ser humano, no a un simple muñeco de barro que se cree
humano.
Yo no entendí esas palabras en un comienzo, pero luego me di cuenta de lo que trato de
decirme, que yo había perdido cualquier tipo de valor hacia mí mismo y aunque era algo
que ya sabía, nunca lo había pensado tanto hasta que este supuesto Dios me lo dijo, sí, yo
dudaba de su mera existencia, pero luego de que me ofreció su amistad y su amor sin
pedirme nada a cambio, decidí darle una oportunidad, para luego aprovecharme de él. Pero
conforme iban pasando los días me di cuenta que sonreía de una forma tan natural de que
un gran peso se había desprendido de mí y no lo entendía, fue cuando le pregunté su
nombre y me dijo que yo ya lo sabía muy bien.
Fue entonces cuando decidí dedicarle mi vida plenamente a Dios, a Jehová y a su hijo
Jesucristo que había dado su propia vida por mí, un ser que en lo personal no tenía
ningún tipo de valor, fue cuando le deposite todas mis esperanzas y le pedí que me
cumpliera 5 sueños y que yo a cambio le pagaría con mi vida y con todo mi amor
incondicional.
6_ Porque al igual que el speedcubing o speedsolving, fue una de las más grandes cosas
que pudo llenar el vacío que sentía en mi vida, ya que me identificaba con la forma de ver
de los personajes protagonistas de la historia y me sentía identificado con el dolor que
sentían y en más de una ocasión deseaba ser el protagonista de esas historias y poder
tener una vida de ensueños, para mí fue más que un simple dibujito japonés, fue algo que
me lleno de mucha alegría ya que me transmitía los sentimientos de esa historia y llenaba
el vacío de mi corazón, me acompaño en mi soledad.

La verdad es que me gustaban al comienzo géneros como la acción y gore, pero después le
di la oportunidad a géneros como el ecchi y el harem, junto con un poco de comedia
romántica y la verdad es que no me arrepiento. En la mayoría de las veces deseaba tener
mi propia loli o mi harem o, aunque sea que una chica menor que yo me diga, onii-chan.

De la misma forma me gustaría poder transmitirles mis sentimientos a los demás


mediante este fabuloso mundo del anime y hacer a más de una persona feliz o por lo menos
apaciguar su soledad y motivarlos a que sigan sus sueños y nunca se rindan a pesar de
las pruebas que se puedan presentar en el camino.

¿Cómo me sentiré?
Si completo cualquiera de mis sueños me sentiré más que feliz y me sentiré yo
mismo en todos los sentidos.