Está en la página 1de 99

Mente

cerebro O
Nº 5/2003
6,5€

· Gómez Pereira

· Reparación del sistema nervioso central

· Redes de la memoria

· Zumbido de oídos

· Ver a ciegas

Pensamiento
00005

y lenguaje
4o trimestre 2003

9 771695 088703
SUMARIO Octubre de 2003
Nº 5

AKG BERLIN / MAERTEN VAN VALCKENBORCH


Pensamiento
y lenguaje
18 Pensar y hablar
Ludwig Jäger
¿Hemos de “pensar primero y luego hablar”? Así reza un viejo consejo.
Pero sólo en el proceso de la comunicación surge nuestra concepción del mundo
y se configura la estructura de los procesos mentales.

26 Procesamiento cerebral del lenguaje


Angela D. Friederici
¿Dónde procesa nuestro cerebro los elementos del lenguaje hablado? Las últimas
investigaciones hablan de la activación secuencial de distintas regiones cerebrales,
con una pauta temporal muy precisa.

10 Reparación de las lesiones 70 Zumbido de oídos


del sistema nervioso central G. Langner y E. Wallhäusser-Franke
Manuel Nieto Sampedro El fenómeno de los zumbidos de oídos
Las lesiones producidas en el sistema representa una tortura casi insoportable
nervioso central son la causa principal para muchas personas.
de la discapacidad funcional permanente.
78 Las cicatrices de la infancia
51 Las redes de la memoria Katharina Braun y Jörg Bock
Guillén Fernández y Bern Weber Vivencias traumáticas y falta de cariño en
El cerebro decide muy rápido qué sucesos los primeros años de vida pueden alterar
retiene de la fugaz corriente de la vida. las conexiones en el cerebro.

58 Agudeza visual de las focas 82 Ver a ciegas


Hermann Englert Petra Stoerig
Ciegos, observadores de las estrellas Aunque un ataque de apoplejía pueda
y sibaritas. De todo hallamos entre los cegar, en la mayoría de los casos siguen
ejemplares del acuario de Bochum. llegando informaciones, si bien
inconscientemente, de los ojos al cerebro.
64 Reflexión en grupo
Wolfgang Stroebe y Bernard Nijstad 87 Neurobiología del trance
“Cuatro cabezas son más creativas que Rüdiger Braun
una sola”, se dice mientras convoca una ¿Funciona la hipnosis? ¿Tiene efectos
reunión en busca de ideas nuevas. curativos el estado de trance?
30 Antes de saber hablar, los niños pueden pensar
Sabina Pauen
Es raro que los niños hablen antes del primer año. Pero sí pueden pensar. Mucho
antes de que digan “mamá” aprenden a ordenar sus experiencias.

36 Procesamiento inconsciente de la información


Bettina Rolke
Nuestro cerebro evalúa sin cesar una multitud de informaciones procedentes de
nuestros sentidos. Lo hace de forma inconsciente. Pero, ¿quién podría pensar que se
pueden leer palabras e incluso “comprender” su significado sin que nos demos
cuenta?

39 Mentiras
Ulrich Kraft
Con la verdad se llega lejos; la mentira, en cambio, tiene las patas muy cortas.
¿Es cierta esa contraposición? Psicólogos, antropólogos y neurobiólogos sostienen
que mentir constituye un componente esencial de nuestra inteligencia social.

44 Instituto Max Planck de Psicolingüística de Nimega


Annette Lessmöllmann
En ese centro lingüistas, psicólogos, etnólogos, neurobiólogos y
médicos investigan sobre las relaciones entre pensamiento y lenguaje.

SECCIONES
ENCEFALOSCOPIO MENTE, CEREBRO Y SOCIEDAD

5
Los beneficios de la siesta. Memoria animal. De-
sarrollo de las espinas. ¿Era autista Newton? Modi-
ficación de la orientación. Dolor y microglía. Infeccio-
47 Robots dialógicos. Los pesimistas. Los neurodirec-
tivos.

nes y aspirina. Menos suicidios en Europa. Tasa de


mortalidad. Paro, depresión y genética
SYLLABUS

RETROSPECTIVA 92 Sincronización y aprendizaje


Donald Hebb, famoso psicólogo canadiense, des-
cribió, hace más de medio siglo, la autoorganiza-
ción de las células nerviosas. Dio así los primeros

8 Gómez Pereira
(1500- post 1563)
pasos hacia el descubrimiento de las bases cere-
brales del aprendizaje.

LIBROS
PUNTO DE MIRA

46
Libres, pese a todo
Con personas que niegan la existencia del libre
94 Neurofilosofía

albedrío tiene suficiente experiencia cualquier psi-


quiatra requerido por el juez. Durante los últimos
veinte años se ha venido repitiendo en medios ENSAYO FILOSÓFICO
penalistas y psquiátricos que no es responsable el
delincuente, sino “la sociedad”. Ahora el lugar de
ésta lo ocupa “el cerebro”. 96 Conocimiento
e innovación
DIRECTOR GENERAL COLABORADORES DE ESTE NUMERO
José M.ª Valderas Gallardo ASESORAMIENTO Y TRADUCCIÓN:
DIRECTORA FINANCIERA
JUAN AYUSO: Pensar y hablar, Procesamiento cerebral del lenguaje,
Pilar Bronchal Garfella
Mentiras, Punto de mira, Robots dialógicos, Los pesimistas y
EDICIONES Neurobiología del trance; I. NADAL: Antes de saber hablar, los niños
Juan Pedro Campos Gómez pueden pensar, Los neurodirectivos, Las redes de la memoria, Las ci-
catrices de la infancia y Ver a ciegas ; A LEX S ANTATALA : Pro-
PRODUCCIÓN
cesamiento inconsciente de la información; FRANCESC ASENSI: Instituto
M.a Cruz Iglesias Capón
Max Planck de Psicolingüística de Nimega y Agudeza visual de las fo-
Bernat Peso Infante cas; IGNACIO NAVASCUÉS: Reflexión en grupo y Zumbido de oídos;
SECRETARÍA STEPHAN POHL: Syllabus.
Purificación Mayoral Martínez
ADMINISTRACIÓN
Victoria Andrés Laiglesia
SUSCRIPCIONES
Concepción Orenes Delgado
Olga Blanco Romero

EDITA
Prensa Científica, S. A. Muntaner, 339 pral. 1.a
08021 Barcelona (España)
Teléfono 934 143 344 Telefax 934 145 413
www.investigacionyciencia.es

Gehirn & Geist


CHEFREDAKTEUR:
Dr. habil. Reinhard Breuer (v.i.S.d.P.)
STELLV. CHEFREDAKTEUR/LEITER PRODUKTENTWICKLUNG:
Dr. Carsten Könneker
Portada: PICTURE PRESS
REDAKTION: Dr. Katja Gaschler,
Dr. Hartwig Hanser (freiber.)
STANDIGER MITARBEITER:
Hermann Englert DISTRIBUCION PUBLICIDAD
SCHLUSSREDAKTION: para España: GM Publicidad
Christina Peiberg, Katharina Werle Edificio Eurobuilding
LOGISTA, S. A. Juan Ramón Jiménez, 8, 1.a planta
BILDREDAKTION:
Aragoneses, 18 28036 Madrid
Alice Krüßmann (Pol. Ind. Alcobendas) Tel. 912 776 400 - Fax 914 097 046
ART DIRECTOR/LAYOUT: 28108 Alcobendas (Madrid)
Karsten Kramarczik Tel. 914 843 900 Cataluña:
REDAKTIONSASSISTENZ: para los restantes países: QUERALTO COMUNICACION
Eva Kahlmann, Ursula Wessels Julián Queraltó
Prensa Científica, S. A. Sant Antoni M.ª Claret, 281 4.º 3.a
Muntaner, 339 pral. 1.a 08041 Barcelona
GESCHÄFTSLEITUNG: 08021 Barcelona Tel. y fax 933 524 532
Dean Sanderson, Markus Bossle Teléfono 934 143 344 Móvil 629 555 703

Copyright © 2003 Spektrum der Wissenschaft Verlagsgesellschaft mbH, D-69126 Heidelberg


Copyright © 2003 Prensa Científica S. A. Muntaner, 339 pral. 1.a 08021 Barcelona (España)
Reservados todos los derechos. Prohibida la reproducción en todo o en parte por ningún medio mecánico, fotográfico
o electrónico, así como cualquier clase de copia, reproducción, registro o transmisión para uso público o privado,
sin la previa autorización escrita del editor de la revista.
ISSN 1695-0887 Dep. legal: B. 39.017 – 2002
Imprime Rotocayfo-Quebecor, S. A. Ctra. de Caldes, km 3 - 08130 Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona)
Printed in Spain - Impreso en España
ENCEFALOSCOPIO
a b
Los beneficios de la siesta
ientras dormimos, la conciencia se desvanece, pero el
M cerebro sigue activo. Emite éste ondas eléctricas lentas
durante el sueño profundo, en que los músculos se hallan rela-
jados, y ondas irregulares durante el sueño paradójico, en
que movemos los ojos bajo las párpados y se acelera nues-
tro ritmo cardíaco. Si el sueño profundo regenera el cuerpo y
redistribuye la energía en los músculos, el sueño paradójico
consolida determinados recuerdos de la jornada. Investiga-
ciones recientes han descubierto que una siesta de una hora
c d
cumple ese papel de consolidación.
Podemos despertarnos de la siesta con una mayor capa-
cidad para reconocer mejor ciertas formas geométricas. Sarah
Mednick, de la Universidad de Massachusetts, mostró a un
grupo de voluntarios ciertos patrones de barras horizontales
muy finas y apretadas.Tras las barras horizontales había ban-
das oblicuas, en dos configuraciones (véase la figura). Los
participantes debían, en fracción de segundo, determinar la
configuración de las barras oblicuas que había detrás de las
barras horizontales. A una parte del grupo, Mednick mandó
echarse una siesta de una hora, mediado el día de entrena- Los tests de discriminación visual consisten en decir,
miento. Los individuos que habían dormido la siesta obtuvie- en una fracción de segundo, cuál era la alineación seguida
ron mejores resultados que los que se dedicaron a otra ocu-
por las barras oblicuas que se hallan detrás.
pación. Lo que era más. Sus resultados, tras la siesta, mejoraban
el rendimiento alcanzado en el momento más acertado de la Antes de la siesta, la discriminación parece difícil (a y b).
mañana: aprendieron durmiendo. Después, el sistema visual mejoró mucho (c y d).

Memoria animal mayor prueba en contra, parecía que se trataba de una doble
facultad exclusiva de las personas.Hasta que se ha decido some-
os humanos miramos hacia atrás para recuperar la viven- ter a prueba en las aves que guardan su alimentación; las hay
L cia de acontecimientos pasados (memoria episódica) y
hacia delante para anticiparnos a necesidades previsibles. Sin
que, en efecto, forman recuerdos integrados y flexibles de lo
que habían escondido, dónde lo habían guardado y cuándo.

Desarrollo de las espinas


a comunicación entre neuronas se produce a través de la sinapsis. Estas
L estructuras residen, en determinados tipos de neuronas, en unos salien-
tes celulares que reciben la denominación de protrusiones espinosas.
Según parece, el desarrollo de las espinas puede venir inducido por neu-
ronas estimuladoras, lo que significaría que los cambios operados en la
densidad de espinas reflejaría cambios en la actividad sináptica. Se acaba
de descubrir que el responsable directo del crecimiento de las espinas es
una proteína. Dicho polipéptido, GluR2, forma parte de un canal iónico res-
ponsable de la transmisión de señales entre neuronas.

Mente y cerebro 05/2003 5


¿Era autista Newton?
¿E s posible que uno de los mayores genios de todos los
tiempos, Isaac Newton, tuviera un serio problema men-
tal? Eso creen, al menos, el psicólogo Simon Baron-Cohen, de
la Universidad de Cambridge, y el matemático Ioan James, de
la de Oxford. Habría padecido el síndrome de Asperger, una
forma particular de autismo. El autismo puede presentarse en
diversos grados de gravedad e ir asociado a capacidades insó-
litas. Por lo demás, el síndrome de Asperger no comporta pro-
blemas de desarrollo intelectual. Según Baron-Cohen, presen-
taba el cuadro típico de dicho síndrome. Genio absoluto en el
campo de la matemática, se mostraba obsesivo en el trabajo,
hasta el punto de olvidarse de comer cuando se hallaba absorto
en los cálculos.

Modificación de la orientación
l cerebro construye la noción de derecha e izquierda gracias
E a neuronas especializadas. Ciertas neuronas sólo reaccio-
nan cuando vemos un objeto moverse hacia la derecha, en tanto
que otras se excitan si vemos el movimiento de un objeto hacia
la izquierda. En un ensayo realizado con simios se ha demostrado
recientemente que esta noción puede manipularse mediante
corrientes eléctricas. En el experimento, realizado por Jochen
Ditterich, de la Universidad de Washington, consistía en implan-
tar un electrodo en neuronas de simios, neuronas específica-
mente sensibles a los movimientos hacia la derecha. El simio
debe reparar en una pantalla qué objetos se desplazan hacia la
derecha. Si se le retira el electrodo, no comete ningún error, pero
en cuanto el electrodo emite una leve corriente, el mono confunde
la orientación de los objetos.

Dolor y microglía
l dolor nos alerta del peligro, en particular si el daño está escondido.
E El dolor neuropático, crónico, acostumbra aparecer cuando han que-
dado dañado un nervio por intervención quirúrgica, presión de los hue-
sos, diabetes o una infección. Se trata de una afección importante, que
afecta a millones de personas en todo el mundo. En algunos casos no
pueden paliarlo los analgésicos al uso. Acontece así con la alodinia tác-
til. Quien la padece llega a sufrir un dolor intenso ante estímulos que MICROGLIA
por lo común son indoloros. En experimentos con ratas a las que se
había provocado alodinia táctil mediante lesión del nervio se ha com-
probado que la inhibición farmacológica de los receptores P2X4 sitos en
las células de la microglía, bloqueaban la sensación dolorosa. Los recep-
tores P2X intervienen en la neurotransmisión sináptica. Que en la alo-
dinia táctil se requiere la activación de los receptores P2X, quedó de NERVIO
manifiesto cuando se observó que las células de la microglía en las que PERIFERICO
se había inducido receptores P2X4 replicaban los signos de la alodinia.
Ahora bien, la microglía hiperactiva participa en la patogénesis de las
enfermedades neurodegenerativas y en el accidente cerebrovascular; NERVIO DE
por consiguiente, si aumenta la concentración microglial de receptores LA ESPINA
P2X4 en dichas condiciones, tales receptores podrían constituir un obje- DORSAL
tivo terapéutico determinante en las alteraciones del sistema nervioso
central y en la hipersensibilidad ante las lesiones nerviosas.

Trayectoria que sigue el dolor. Las células nerviosas de la periferia


del organismo sienten el dolor y envían la información
a neuronas espinales (recuadro), desde donde cursa hasta el cerebro.
Si se corta el nervio periférico, se congregan
las células gliales y producen receptores P2X4.

6 Mente y cerebro 05/2003


Infecciones y aspirina
n un número reciente del Journal of Clinical Investigation
E se exponían los resultados de un estudio sobre la virtud
de la aspirina para combatir las infecciones. El ácido salicíli-
co, metabolito principal de la aspirina, puede regular dos genes
de Staphilococcus aureus y reducir la capacidad de la bacte-
ria para adherirse a las células del cuerpo.

Menos suicidios en Europa tasa tradicionalmente baja, no han registrado cambios sig-
nificativos en el último decenio. Sin embargo, por vez primera,
n los últimos veinte años la mortalidad por suicidio en la se ha experimentado una mejoría en el Este europeo y
E Unión Europea ha caído en un 15 por ciento en el caso
de los varones y casi un 30 por ciento en el de las mujeres.
Hungría, que tenían la tasa de mortalidad más alta del mundo;
en esos países ha caído un 26 por ciento en los varones y
Se trata, empero de un avance desigual. En efecto, para las un 46 por ciento en las mujeres. (En cambio, la tasa sigue
mujeres la disminución afecta a todos los países de la Unión siendo altísima en Rusia, donde los suicidios superan los falle-
Europea, para los varones concierne sobre todo a Europa cimientos por enfermedades cardiovasculares de sus coe-
septentrional y central. España e Italia, dos naciones con una táneos de la Unión Europea.)

Tasa de mortalidad
urante más de un siglo y medio, exactamente desde 1825 hasta 1992, se admi-
D tía que la mortalidad de los organismos de larga vida aumentaba de una forma
exponencial. La tesis la propuso Benjamin Gompertz en un trabajo publicado por
las Philosophical Transactions de la Regia Sociedad de Londres. Pese a que esa
idea parecía confirmarse en numerosos ejemplos, la rebatieron en un artículo apa-
recido en Science James R. Carey y otros. No hay tal crecimiento exponencial, si-
no que se produce una meseta cuando se alcanza determinada edad, muy elevada.
Lo que no se sabe todavía con certeza es la razón de dicha planicie. Las opciones
se reducen a dos principales: la hipótesis de la heterogeneidad y la hipótesis selec-
tiva. De acuerdo con la primera, a lo largo del tiempo los individuos de baja tasa
de mortalidad formarían una sola cohorte, porque los demás habrían fallecido,
razón por la cual se nivelaría la tasa de mortalidad en edad avanzada. Para la hipó-
tesis selectiva, las tasas de mortalidad están moldeadas por la selección natural,
selección que termina por dar lugar a una nivelación de las tasas de mortalidad a
edad avanzada. (En esta segunda pues, no se requiere ninguna heterogeneidad
en la población).

Paro, depresión y genética cos con escenas de estrés —fracasos amorosos, privacio-
nes, enfermedad y crisis laborales— que acontecieron entre
a depresión constituye una de las cinco causas principa- la edad de 21 y 26 años. Se les preguntó también a los volun-
L les de incapacidad del mundo. A la depresión puede lle-
garse por la pérdida del trabajo. Pero no todos los que están
tarios de 26 años si se habían sentido deprimidos en el año
anterior. Los investigadores contrastaron la respuesta con un
en paro caen en ésta. En un estudio de un grupo extenso de segundo test de ratificación a los amigos sobre los síntomas
adultos jóvenes de Nueva Zelanda, se ha demostrado que los de depresión de los voluntarios. En total, el 17 % de los par-
más proclives a la depresión portan una variante alélica pe- ticipantes en el estudio informaron de un episodio de de-
culiar del gen que determina al transportador de serotonina, presión grave en el año anterior y un 3 % declararon haber
una proteína que controla los niveles de este neurotransmi- especulado con el suicidio. Entre los voluntarios que dijeron
sor en las sinapsis cerebrales. El estudio avala la tesis de que no haber sufrido situaciones angustiantes graves, la proba-
las enfermedades mentales y otras patologías complejas no bilidad de depresión era la misma, con independencia de sus
pueden explicarse sólo por factores genéticos o sólo por fac- alelos 5-HTT. Pero los efectos negativos de experiencias
tores ambientales, sino que surgen de la interacción entre adversas eran más intensos entre las personas con un alelo
ambos. El gen en cuestión cifra la síntesis de 5-HTT, un trans- s y, mayor incluso, si portaban dos alelos s. Para las perso-
portador químico que ajusta la transmisión de la serotonina. nas con dos alelos s (17 % del grupo), la probabilidad de una
El gen se presenta en dos versiones comunes: el alelo largo episodio depresivo grave se elevó hasta un 43 % entre las
(l) y el alelo corto (s, por “short”). personas que habían sufrido cuatro o más episodios angus-
El estudio se basa en una muestra de 847 voluntarios, a tiantes. Retrotrayéndose a los registros de abusos infantiles,
los que se ha seguido a lo largo de más de dos decenios, la investigación descubrió un vínculo adicional entre gen de
desde la edad de 3 años. Se computaron episodios biográfi- 5-HTT y la depresión.

Mente y cerebro 05/2003 7


RETROSPECTIVA
Gómez Pereira
(1500- post 1563)
La psicología de los animales

José María López Piñero nista. Tras graduarse volvió a Medina, Publicó únicamente dos libros, ambos
donde permaneció el resto de su vida resultado, al parecer, de una preparación

G
ómez Pereira nació en Medina dedicado al ejercicio de su profesión y durante varias décadas. El primero, que
del Campo y era hijo del comer- a los negocios familiares. Llegó a tener tituló Antoniana Margarita (1554) en
ciante Antonio Pereira, quizá de gran prestigio como clínico, como lo honor de sus padres, es una de las obras
origen judeoconverso, y de Margarita de demuestra el hecho de que fuera llamado más famosas de la historia del pensa-
Medina, también de una familia de mer- a la Corte para asistir al príncipe don miento científico español. Su tema cen-
caderes. En la Universidad de Salamanca Carlos, aunque no llegó a desempeñar tral es la insensibilidad de los animales
fue discípulo de Juan Martínez Silíceo, ningún puesto en la casa real. Fue, por (bruta sensu carent), que fue el primero
del que aprendió la filosofía natural de el contrario, el prototipo de médico e en defender. Con un razonamiento seme-
orientación nominalista, y estudió medi- intelectual plenamente integrado en el jante al de la estatua de Condillac, afirma
cina de acuerdo con los supuestos del estamento burgués de Medina, durante que si los animales sintiesen, tendrían
galenismo arabizado anterior al huma- los años de florecimiento económico de capacidad de juzgar y no se diferencia-
la ciudad. Ello influyó en el carácter de rían de los seres humanos: “Si los ani-
su obra científica, que no puede equi- males ejerciesen los actos de los senti-
pararse a la procedente de las universi- dos exteriores como el ser humano, un
1. Portada de la primera edición de dades de la época. perro o un caballo al ver a su dueño con-
Antoniana Margarita (1554) de Gómez cebiría lo mismo que concibe un ser
Pereira. humano cuando ve a su señor y afirmaría
mentalmente que aquél era su amo... lue-
go habría que concederle la distinción,
que es la más importante de las operacio-
nes racionales... Si los animales sienten
como nosotros y juzgan, componen y
distinguen... ¿Dónde queda la diferen-
cia específica del ser humano? ¿Por qué
le llamamos animal racional?”. Aunque
no utiliza la palabra “autómata”, concluye
que los animales “se determinan a obrar
y a moverse mediante ciertas cualidades
transmitidas por los objetos extrínsecos
a los órganos de los sentidos”. Esta teo-
ría, que le lleva a estudiar el comporta-
miento animal con gran detalle, supone
una determinada filosofía natural. En su
rigurosa tesis (1975), José Bernia demos-
tró que era falso el atomismo y el meca-
nicismo que Menéndez Pelayo y otros
autores le habían atribuido arbitraria-
mente. Su física continúa siendo la tra-
dicional, aunque sustituya la materia
prima aristotélica por los cuatro ele-
mentos considerados en su conjunto, de
donde procederían las cualidades pri-
marias. Fundamentalmente, es la filoso-
fía natural nominalista que había apren-
dido de un seguidor de los calculatores
bajomedievales como Martínez Silíceo.
También la anatomía y la fisiología del
sistema nervioso en la que se basa es la
del galenismo arabizado que había estu-

8 Mente y cerebro 05/2003


veces para los centros docentes de su Dictionnaire Historique et Critique
jesuitas, y el médico portugués (1695-1697).
Isaac Cardoso, exiliado en Durante el siglo XVIII , médicos tan
Venecia por judaizante, en su importantes como el suizo Albrecht von
Philosophia libera (1673). El Haller, el aragonés Andrés Piquer y el
propio Descartes, en una carta francés Théophile Bordeu se ocuparon de
de 1641 a una personalidad tan la teoría de Gómez Pereira. Una reedición
significativa como Marin Mer- de sus dos libros se publicó en Madrid
senne, dijo que no conocía An- (1749) y no se han localizado ejemplares
toniana Margarita y que no le de otra muy anterior en Frankfurt (1610),
interesaba. Sin embargo, a par- que cita Nicolás Antonio. Lo convirtie-
tir de esta época se relacionó de ron en uno de los tópicos de la apología
modo habitual con su obra, aun- de la ciencia española Feijoo y más tarde
que sus adversarios lo hicieron Juan Pablo Forner y el italiano Carlo
para cuestionar su originalidad, Denina, funcionario en la corte prusiana.
como ya a finales del siglo hizo El enfoque nacionalista se acentuó en la
2. Perro (Canis familiaris). Pintura del
el obispo Pierre Daniel Huet en segunda fase de la llamada “polémica
códice de historia natural de Jaime su Censura philosophiae cartesianae sobre la ciencia española”, durante la cual
Honorato Pomar (ca. 1590). La especie (1689). La teoría de Gómez Pereira fue Marcelino Menéndez Pelayo escribió su
zoológica cuyo comportamiento más en también tenida en cuenta por otras figu- famoso artículo sobre Antoniana Marga-
detalle estudió Gómez Pereira. ras clave en la configuración de las imá- rita (1878-79).
genes modernas del organismo animal. La condición de mero debate ideoló-
En su tratado De anima brutorum (1672), gico de esta polémica y el obstáculo que
diado en Salamanca. Su rebelión frente el médico inglés Thomas Willis lo citó ha significado para la investigación his-
a la autoridad de Aristóteles y Galeno es como el primer autor que había defen- tórica se refleja, una vez más, en la ausen-
muy distinta a la surgida en el seno del dido que los animales carecen de sensa- cia de estudios rigurosos sobre Pereira
movimiento humanista. Afirma que ción. Utilizando la expresión “les bêtes hasta fechas muy tardías. Apesar del inte-
Erasmo de Rotterdam y los demás auto- sont des machines” y planteando su posi- rés por su obra que el gran historiador de
res de su mentalidad se limitaban a una ble influencia sobre Descartes, algo pare- la medicina Max Neuburger dio a cono-
mera discusión terminológica, en lugar cido hizo Pierre Bayle en un comenta- cer en 1936, la tesis de Bernia, desgra-
de interesarse por el discernimiento de rio publicado en su revista Nouvelles de ciadamente inédita, continúa siendo el
la realidad. Considera que ha consegui- la Republique des Lettres (1684), que único acerca de su teoría de la psicología
do romper la “fascinación” de los clási- amplió en el artículo dedicado a Pereira animal y solamente José Jiménez Girona
cos, actitud que puede servir de ejemplo (1966-67) ha analizado en detalle su
a los “que, como yo, se esfuercen en segundo libro, fundamentalmente dedi-
investigar la verdad”. De todas formas, cado a las fiebres: Nova veraque medici-
recomienda cautela en la crítica de las na experimentis et evidentibus rationi-
doctrinas antiguas, que reserva para la bus comprobata (1558). A pesar de su
edad madura tras una vida dedicada al arrogante título se enfrenta con la pire-
estudio. tología tradicional con un método pura-
El libro de Gómez Pereira motivó dos mente escolástico que, lo mismo que
críticas inmediatas. Miguel de Palacios, Antoniana Margarita, utiliza ampliamente
catedrático de teología en Salamanca, la argumentación ad absurdum. Los
lo atacó desde la ortodoxia académica supuestos básicos son los que ya hemos
en sus Objectiones... adversus nonnulla expuesto. Afirma que el calor patológico
ex multiplicibus paradoxis Antonianae no se distingue del natural más que por
Margaritae (1555). Francisco de Sosa, su cantidad. Define la fiebre como un
vecino de la propia Medina, defendió “calor inmoderado... engendrado en todo
“que los brutos sienten y por sí se mue- el cuerpo por la naturaleza, que se esfuerza
ven”, en su Endecálogo contra Antoniana en producirlo”, enunciando así un aspecto
Margarita (1551), sátira destinada a lec- básico de la concepción moderna de fie-
tores burgueses. Más tarde, la teoría de bre como un proceso reactivo. Ofrece
Gómez Pereira acerca de la insensibili- además una nueva interpretación de su
dad de los animales fue expuesta y cri- mecanismo de producción, basada en la
ticada por el médico Francisco Valles en taquicardia como fenómeno primario de
De sacra philosophia (1587) y por la respuesta del organismo. Por lo demás,
Francisco Suárez en De anima (1621), acepta la clasificación galénica de las fie-
obras ambas de gran difusión en toda 3. Mono capuchino (Cebus capucinus). bres, a las que solamente pone objecio-
Europa. Otra pintura del códice de Pomar (ca. 1590). nes de importancia secundaria.
Como pensador antiaristotélico se refi- Debido a que su hábitat coincide con Hasta la publicación por Nicolás García
rieron a Gómez Pereira dos simpatizan- Tapia de patentes españolas del Renaci-
una de las zonas más tempranas del
tes del atomismo del siglo XVII: el rio- miento (1990), se desconocía que Gómez
jano Rodrigo de Arriaga, que era profesor asentamiento colonial en América, era el Pereira inventó unos molinos que podían
de la Universidad de Praga, en un Cursus platirrino más conocido y difundido en funcionar sin presas. Otro ejemplo de la
philosophicus (1632) reeditado siete cautividad en la época de Gómez Pereira. esterilidad de la citada polémica.

Mente y cerebro 05/2003 9


Reparación
de las lesiones
del sistema
nervioso central
En los países desarrollados, las lesiones producidas en el sistema nervioso central
son la causa principal de la discapacidad funcional permanente y muerte de niños
y adultos jóvenes, sólo superada por las enfermedades cardíacas y el cáncer

Manuel Nieto Sampedro lesiones abiertas, provocadas por agen- diatamente después de una contusión,
tes mecánicos. Destruyen la frontera se observan anormalidades electrofisio-

E
l sistema nervioso central (SNC) entre el SNC y el resto del organismo (la lógicas y estructurales en los axones de
puede sufrir agresiones de ín- glia limitans), así como la barrera he- las sustancias gris y blanca. En un inter-
dole muy diversa. Cada tipo de matoencefálica local. Tras una lesión de valo de 8-24 horas se aprecia necrosis y
daño induce, puede presumirse, este tipo, la destrucción de vasos san- degeneración de la mielina de estos axo-
una respuesta fisiológica específica. El guíneos y el espasmo vascular causan nes. La acumulación de fagocitos de ori-
neuropatólogo J. G. Greenfield reducía, isquemia y sus asociados anoxia e hi- gen sanguíneo (que eliminan la mielina
sin embargo, las lesiones a dos grupos poglucemia. Las células sanguíneas y degenerada y otros residuos celulares)
generales, atendiendo a sus efectos mor- proteínas del suero invaden entonces el ocurre unas 48 horas postlesión. La lla-
fológicos. Las dividió en isomórficas y área lesionada. Veinticuatro horas des- mada muerte neuronal secundaria, o re-
anisomórficas. Hoy sabemos que estos pués de la lesión se manifiesta con cla- trasada, comienza 1 o 2 días tras la le-
dos tipos de lesión también difieren, y ridad el edema, resultante de la acumu- sión. Grupos de neuronas cercanas al
bastante, en el plano celular y en el mo- lación de fluido extracelular y de la área lesionada, o conectadas con ella,
lecular. inflamación de los astrocitos. mueren pocos días después del trauma.
Las lesiones anisomórficas alteran la La sucesión de los acontecimientos El número de neuronas perdidas como
morfología del SNC de forma obvia. Son sigue un proceso bien conocido. Inme- consecuencia de la muerte neuronal

10 Mente y cerebro 05/2003


secundaria es bastante mayor que el per-

MANUEL NIETO SAMPEDRO


dido inmediatamente tras la lesión
(muerte neuronal primaria). Por último,
a las lesiones secundarias se atribuye la
pérdida de función en muchos de los
traumas del SNC.
En las lesiones anisomórficas, mien-
tras los macrófagos sanguíneos fagoci-
tan los restos celulares y progresa la
muerte neuronal secundaria, los astro-
citos próximos a la zona lesionada pro-
liferan. Sus prolongaciones agrandadas
y fibrosas forman una trama que se ase-
meja a la glia limitans, pues separa del
resto del organismo la nueva superficie
creada por la lesión. Los fibroblastos del
tejido conjuntivo adyacente se dividen
y se disponen sobre la capa de astroci-
tos reactivos, fibrosos, depositando colá-
geno y completando la formación de la
nueva frontera del SNC, constituida aho-
ra en “cicatriz glial”.
Las lesiones isomórficas no dañan
directamente la glia limitans. Pertene-
cen a esta clase las causadas por neuro-
toxinas, la degeneración walleriana y los
tumores. La iniciativa en la respuesta a
las lesiones isomórficas la lleva princi-
palmente la microglía, que prolifera abun-
dantemente durante los 3 a 5 días que
siguen a la lesión y se diferencia en
microglía reactiva y macrófagos. Después
de la respuesta microglial inicial, apa-
recen astrocitos reactivos, que evitan a
la microglía reactiva y se disponen a su
alrededor.

Remodelaciones
En el sistema nervioso periférico, la plas-
ticidad neural permite las remodelacio-
nes continuas que el desgaste de la vida 1. LA DESAFERENTACION DEL HIPOCAMPO por lesión de la corteza entorrinal
cotidiana exige. Parte de este desgaste convierte los astrocitos normales en astrocitos reactivos hipertróficos, con filamentos
son lesiones leves, mecánicas por lo co- intermedios asociados y aspecto fibroso.
mún y casi nunca incapacitantes. Los
individuos lesionados tienen tiempo y
oportunidad de reproducirse. Por ello, el
proceso evolutivo ha conservado meca- sinaptogénesis reactiva permiten, como ros terminan por inhibir, en vez de poten-
nismos de plasticidad neural que per- mucho, la reparación de pequeñas lesio- ciar, el crecimiento axonal.
miten la reparación de esas lesiones. La nes, secuelas por ejemplo de la ruptura
presencia de lámina basal con sus pro- u oclusión de algún capilar sanguíneo, Daño neuronal, glía reactiva
teínas neuritogénicas y la interacción de restañable con ayuda de brotes termi- y plasticidad neural
los brotes axonales con las células de nales y los mecanismos que operan en Podemos resumir en dos los problemas
Schwann y la mielina periférica estimu- la renovación sináptica. fundamentales que se presentan con una
lan la regeneración de los axones perifé- Cuando las lesiones alcanzan grave- lesión: daño o muerte incluso de algu-
ricos dañados. dad incapacitante y si, caso improbable, nas neuronas y conversión en reactiva
La plasticidad del sistema nervioso de el individuo lesionado sobrevive, su posi- de una proporción de la glía. El inter-
los mamíferos tiene funciones fisioló- bilidad de reproducirse es prácticamente cambio continuo de información entre
gicas muy amplias e importantes. Sus nula. Eso significa que las mutaciones neuronas y glía que tiene lugar en cir-
posibilidades, sin embargo, alcanzan un conducentes a una reparación efectiva cunstancias normales, se altera cuando
límite. En el SNC de los mamíferos, la de lesiones en el SNC no carecen de po- la glía se torna reactiva. La plasticidad
plasticidad neural parece dirigida fun- sibilidad de seleccionarse y conservarse. neural es una propiedad de los conjun-
damentalmente a potenciar procesos de De ahí que no ocurra la reparación espon- tos neurona-glía, con la glía normal.
aprendizaje y memoria [véase “Plasti- tánea de lesiones en el SNC de los mamí- En situación de normalidad, los astro-
cidad neural”, de Manuel Nieto, Mente feros. Las propiedades de la macroglía citos y la microglía cumplen funciones
y cerebro, 3, 2003]. Los mecanismos de convencional del SNC de los mamífe- múltiples: contribuyen a la implantación

Mente y cerebro 05/2003 11


de la barrera hematoen- intracelular, con interven-

MANUEL NIETO SAMPEDRO


cefálica, captan y meta- ción destacada de los as-
bolizan neurotransmisores, trocitos, que aumentan de
suministran metabolitos a volumen. Los astrocitos
las neuronas y controlan la reactivos edematosos ven
composición iónica del mermada su capacidad de
medio extracelular. Ese aba- inactivación de excitotoxi-
nico de tareas se modifica nas y de homeostasis de
para enfocarse en una res- iones; pero muestran tam-
puesta efectiva ante una bién aspectos clínicos bene-
lesión. Además de contro- ficiosos. Esas dos caras de
lar el edema, de desconec- la moneda se deben a la con-
tar sinapsis, la glía se ocupa tradicción entre la necesidad
ahora de fagocitar restos de restituir la glia limitans
celulares, de relacionarse y la necesidad de restituir las
con el sistema inmunita- funciones perdidas.
rio, de producir cantidades Desde el punto de vista de
extra de factores de creci- la restitución de funciones,
miento, de restituir la glia parecería razonable la inhi-
limitans y la barrera hema- bición completa de la for-
toencefálica, etcétera. En mación de una nueva glia
esta situación comprome- limitans, ahora cicatriz glial.
tida, las células gliales se Aunque los astrocitos que
hallan sometidas a deman- tejen la cicatriz glial son
das mucho más exigentes. fuente de factores de creci-
Las células disponibles in- miento, la cicatriz constitu-
tentan cubrirlas mediante ye uno de los mayores obs-
varias reacciones plásticas. táculos para la regeneración
Una es la hipertrofia; si es de los axones lesionados.
preciso, la división también. La situación óptima para fa-
La perturbación ante la vorecer el proceso de re-
que reacciona la glía reacti- 2. EN LA CORTEZA, los astrocitos que se dividen en respuesta paración sería la inhibición
va entraña siempre grave- a la lesión tienen aspecto y propiedades similares a los astroblastos controlada de la formación
dad; por ejemplo, un episo- en cultivo (C). de la cicatriz, durante las
dio epiléptico o una lesión. ventanas temporales ade-
En efecto, puesto que hay cuadas para permitir el pa-
muchas clases de perturbaciones y dos permanece estacionario en el adulto, los so de axones en regeneración.
tipos de lesiones, la respuesta de la glía astrocitos conservan la potencialidad de La proliferación astroglial viene modu-
es variopinta. El uso de una misma expre- dividirse; lo hacen en respuesta a una le- lada por dos tipos de moléculas: los mitó-
sión, “glía reactiva”, para fenómenos tan sión anisomórfica. Los astrocitos capa- genos, cuya presencia en el cerebro es
dispares genera confusión y obstaculiza ces de proliferar (capaces de astrocito- bien conocida, y los inhibidores de la pro-
el planteamiento claro del problema que sis) son llamados también astrocitos liferación, antimitóticos, cuya presen-
presenta la reactividad glial. En su acep- reactivos, aunque son más parecidos en cia en el cerebro de rata y estructura han
ción común, “glía reactiva”, indica célu- todas sus propiedades a los astroblastos descrito Nieto Sampedro y su grupo, del
las de mayor tamaño que la forma en que a los astrocitos en reposo o a los Instituto Cajal. El inhibidor natural de
reposo y que expresan más filamentos reactivos fibrosos. la división de astrocitos lo sintetizan las
intermedios, lo que les confiere el aspecto Importa dejar claro que los astrocitos neuronas centrales, que regulan así la
‘fibroso’ que les da su nombre alterna- pueden tornarse fibrosos sin proliferar generación de astrocitos.
tivo. (como en el caso de las lesiones iso-
Comparados con los normales, los mórficas). Pero se ignora si los astroci- Microglía
astrocitos próximos a una zona lesio- tos que proliferan eran previamente astro- Consideraciones similares a las expues-
nada adquieren apariencia mucho más citos maduros en reposo, astroblastos tas a propósito de los astrocitos pueden
fibrosa, con prolongaciones agrandadas. precursores o células madre neurales que hacerse sobre el número, tipo y reacti-
Los filamentos intermedios se asocian; se diferencian en astroblastos. Tampoco vidad de la microglía. Pero entrañan ma-
aumenta así la expresión de su consti- sabemos en qué proporción los astroci- yor complejidad. Les viene ésta, por una
tuyente principal, la proteína fibrilar tos que proliferan, se tornan a conti- parte, de su origen mieloide y su poste-
ácida glial (GFAP, de “glial fibrillary aci- nuación astrocitos fibrosos. Estas áreas rior migración embrionaria al tubo neu-
dic protein”). de investigación tal vez no han recibido ral; por otra, deben tal complejidad a la
Esta descripción de la astrogliosis y suficiente atención. posible permanencia o migración de pre-
del elemento celular característico de la En cualquier caso, las lesiones graves cursores mieloides en el SNC adulto. La
“cicatriz glial” puede considerarse la superan las capacidades de la glía y per- microglía es, a buen seguro, el tipo peor
definición morfológica de un astrocito turban la homeostasis tisular, colocando conocido de célula neural.
reactivo. Pero muchos de los astrocitos a las neuronas en una situación de alto En lesiones anisomórficas, en las que
reactivos provienen de nueva prolifera- riesgo. El edema en el SNC, consecuencia la sangre invade el tejido neural, las célu-
ción. Aunque el número de astrocitos inmediata de una lesión, es de carácter las acumuladas durante los primeros días

12 Mente y cerebro 05/2003


postlesión son fundamentalmente mono- ronas adultas no se dividen y se halla inhi- tes axonales y les proporcionan una super-
citos/macrófagos de origen sanguíneo. bida la regeneración axonal. Por lo que ficie promotora del crecimiento; sin
Más cuestionable es la naturaleza de la concierne al primero, no sabemos guiar embargo, suministran a los brotes direc-
respuesta microglial a lesiones isomór- a las células madre para sustituir a las ciones de crecimiento equivocadas, ale-
ficas. En este caso, la microglía acumu- neuronas muertas por sus equivalentes. jándoles de sus blancos originales.
lada en el sitio de la lesión puede origi- En lo que respecta a la inhibición de Sin un blanco neuronal, los brotes
narse por división de microglía o sus la regeneración axonal, hemos de tener regenerativos se atrofian; el contacto con
precursores presentes en el SNC, o por en cuenta que la inhibición no se debe a un blanco incorrecto puede producir dis-
migración y división de precursores la incapacidad de las neuronas centrales funciones.
hematopoyéticos. Como quiera que sea, de producir brotes axonales, ni a que Los astrocitos reactivos fibrosos, el
se observan dos tipos muy diferentes de éstos alcancen una longitud limitada en tipo celular más característico del tejido
microglía reactiva: i) microglía mode- su crecimiento. Se trata de una conse- gliótico formado tras lesiones isomórfi-
radamente reactiva, que conserva la mor- cuencia de las propiedades de la glía cas, es responsable de la producción de
fología estrellada de la microglía en reactiva. La “cicatriz glial” en las lesio- proteoglicanos inhibidores del creci-
reposo, con prolongaciones menos abun- nes anisomórficas separa, a menudo, miento neurítico y, por ende, de la rege-
dantes y más gruesas; ii) microglía muy neuronas que antes de la lesión estaban neración axonal. Estos proteoglicanos
activada, macrófagos ameboides, que conectadas; impide así el restableci- inhiben la iniciación de brotes neuríti-
fagocitan activamente restos celulares e miento de nuevas conexiones. Las neu- cos y repelen o provocan el desplome de
incluso células aún vivas. Señalemos, ronas que han perdido su inervación ori- los conos de crecimiento iniciados en su
por fin, que nos hallamos muy lejos de ginal son inervadas por brotes axonales ausencia.
conocer los mecanismos moleculares de de neuronas cercanas ilesas, lo que no En los oligodendrocitos y en la vaina
las relaciones entre microglía reactiva y conduce a la recuperación de la función de mielina del SNC normal, existen ade-
astroglía reactiva. primitiva. más varias glicoproteínas que bloquean
Los astrocitos reactivos fibrosos inhi- la neuritogénesis y la regeneración axo-
Promotores e inhibidores gliales ben la regeneración, al impedir la ini- nal. El papel fisiológico de estos in-
de la supervivencia neuronal ciación de brotes axonales o al provocar hibidores estriba, probablemente, en el
y de la neuritogénesis el colapso de los conos de crecimiento establecimiento de fronteras entre terri-
Los astrocitos reactivos producen, pode- ya formados. Los astroblastos, por el torios neuronales, tanto axonales como
mos admitir, niveles más elevados de fac- contrario, potencian la formación de bro- dendríticos. La inhibición de la regene-
tores neurotróficos que su forma en
reposo. La síntesis de tales factores limita
la extensión de la muerte neuronal secun-
daria. No se ha estudiado todavía la espe- 3. EL TEJIDO GLIOTICO formado tras una lesión inhibe la restauración de las
cificidad de los factores tróficos produ- conexiones sinápticas originales por dos mecanismos distintos: por adhesión preferente
cidos tras una lesión. Es probable que los (signos + en el esquema) de los conos de crecimiento a los astroblastos del tejido gliótico
factores liberados por la glía en respuesta anisomórfico, que suministra direcciones de crecimiento erróneas (a) y por repulsión
a las lesiones sean factores de especifi-
y atrofia de los brotes axonales (signos – en el esquema) causada por los proteoglicanos
cidad amplia, dirigidos a familias de neu-
ronas, más que a tipos neuronales úni- expresados por los astrocitos reactivos (b). Los astrocitos fueron inmunoteñidos (c) con
cos. Todavía no disponemos de suficientes anticuerpos contra GFAP (verde), proteoglicano inhibidor (rojo) o ambos (amarillo).
datos para una afirmación general, ni
podemos excluir que las lesiones selec- a
tivas de un tipo neuronal causen la pro- + +
ducción preferente de factores de creci- + +
miento exclusivos de esas neuronas. + +
+ +
Otra cuestión importante concierne a + +
los factores neuritogénicos que inducen + +
los brotes axonales reactivos y regene-
rativos. Los mecanismos de crecimiento b
de brotes en axones no dañados no pare- – –
cen ser los mismos que causan la apari- – –
ción de brotes regenerativos en los axo- – –
nes lesionados. Los brotes axonales – –
– –
colaterales y regenerativos parecen indu- – –
cidos por factores derivados de la glía,
como la proteína S-100 y los FGF ácido
y básico, solos o unidos a laminina y c
proteoglicanos tipo heparán sulfato.
La pérdida funcional provocada por
la interrupción de circuitos neurales en
MANUEL NIETO SAMPEDRO

las lesiones del SNC se debe fundamen-


talmente a la muerte neuronal y a la des-
trucción de axones. Los problemas para
la reparación funcional de esas lesiones
son esencialmente de dos tipos: las neu-

Mente y cerebro 05/2003 13


4. TRASPLANTE para la reparación del SNC lesionado. Se crea una

MANUEL NIETO SAMPEDRO


a
CAVIDAD ENTORRINAL
cavidad en el SNC de un animal como lesión anisomórfica, cavidad que será SEPTUM IMPLANTE
receptora del trasplante (a). La supervivencia e integración de trasplantes de
tejido cerebral introducidos en una cavidad del cerebro huésped mejora
notablemente si entre la formación de la cavidad y la colocación en ella del
trasplante transcurre un intervalo de tiempo. Durante ese intervalo, el tejido
cerebral del huésped produce cantidades crecientes de mitógenos y de
factores neurotróficos y neuritogénicos. La supervivencia de los trasplantes
depende del intervalo postlesión y presenta una estrecha correlación con el
contenido de factores neurotróficos en el tejido que forma las paredes de la
cavidad y con el número de células gliales en esas paredes. Sin embargo, no
se observa correlación con el número de capilares sanguíneos o con la HIPOCAMPO
concentración de neurotoxinas en la cavidad (b).

ACTIVIDAD NEUROTROFICA /mm3


3 600 38
3,0 NTF

CELULAS/40 µm CICATRIZ
LOS TRANSPLANTES ( )

TEJIDO NO
CAPILARES/1600 µm2

8 500
SUPERVIVENCIA DE

LESIONADO 2,5

NTF (% DE BASAL)
DE TEJIDO ( )
2 400 24
2,0 6

1,5 300
TEJIDO 4
LESIONADO 12
1 1,0 200
CELULAS EN
2 LA CICATRIZ
0,5 100

0 0 0 0 0
0 10 20 30 0 5 10 15 20 0 5 10 15 20
DIAS POSTLESION DIAS POSTLESION DIAS POSTLESION

ración parece ser un desafortunado efecto supervivencia es variable, dependiendo Durante el lapso de tiempo entre la
secundario de una respuesta destinada a de la edad y tipo del tejido donador. Las creación de la cavidad y la colocación
evitar la formación de circuitos disfun- neuronas embrionarias corticales, en en ella del trasplante, se acumula en
cionales. general, sobreviven bien; otras neuronas, dicha cavidad una actividad trófica ele-
como las de los núcleos del rafe o sep- vada, cuyo máximo coincide con el inter-
Plasticidad neural tum, muestran una supervivencia medio- valo óptimo para la supervivencia e inte-
y trasplantes en el SNC cre, y las neuronas del cuerpo estriado gración de los trasplantes.
El trasplante de tejido nervioso en un no sobreviven en absoluto. La supervi- La integración del trasplante con el
SNC adulto constituye, por sí mismo, la vencia y el crecimiento de los trasplan- tejido huésped requiere la formación de
prueba más difícil a que se puede some- tes se pueden asegurar en todos los casos conexiones neuronales recíprocas entre
ter la plasticidad de éste. ¿Posee el SNC si el tejido donador se coloca en la ca- ambos. Lo que, a su vez, necesita la ini-
adulto capacidad para integrar células vidad del huésped con un lapso de 8 a ciación y crecimiento de axones, origi-
gliales nuevas, o nuevos grupos de neu- 15 días después de crear esta cavidad nados tanto en las neuronas del huésped
ronas, y formar con ellas conexiones fun- receptora. como en las del tejido implantado. Los
cionales? La respuesta es un “sí” con- La vascularización de los trasplantes trasplantes que han tenido más éxito
dicional. Se ha ensayado la potencialidad —el suministro de nutrientes y oxígeno hasta el momento han utilizado SNC
terapéutica de trasplantes en el SNC, y la eliminación de metabolitos tóxi- embrionario como tejido donador. La
particularmente en casos de pérdida de cos—resulta indispensable para su super- observación experimental es que los axo-
neuronas a consecuencia de neuroto- vivencia. Ahora bien, la vascularización, nes originados en las neuronas embrio-
xinas, enfermedad degenerativa o de- por si sola, no explica la variabilidad en narias implantadas son capaces de cre-
fectos genéticos. Los trasplantes de glía la supervivencia de las distintas regio- cer y extenderse largas distancias en el
se hacen con la idea de potenciar la res- nes del SNC, ni la existencia de un inter- SNC adulto hasta alcanzar las células
puesta neurotrófica, de guiar a los bro- valo óptimo más allá del cual la super- del huésped que les sirven de diana.
tes neuríticos regenerativos y de prote- vivencia de los trasplantes disminuye de En este dominio, varios milímetros
gerlos de la influencia deletérea de la glía nuevo. La razón reside en otra causa: en pueden considerarse distancias largas en
reactiva. la cavidad receptora del trasplante (una el cerebro de una rata. Los axones no sólo
El uso efectivo de trasplantes como ins- lesión en el tejido huésped) se induce la alcanzan las células apropiadas, sino
trumento clínico o de investigación producción local de factores neurotró- que, además, se proyectan con alta espe-
requiere la supervivencia óptima del ficos y neuritogénicos, esenciales para cificidad hasta el lugar correcto del soma
tejido trasplantado. Cuando las neuro- la supervivencia y formación de brotes o la arborización dendrítica. Así, los tras-
nas se trasplantan en una cavidad crea- axonales en las neuronas trasplantadas plantes de septum embrionario envían sus
da en la sustancia gris del huésped, su y en el huésped. axones a las neuronas granulares del giro

14 Mente y cerebro 05/2003


dentado. Allí, se proyectan sólo por la micras. A este respecto, los trasplantes ria para intentar corregir los síntomas de
capa inmediatamente encima del soma de tejido nervioso central embrionario la enfermedad de Parkinson. De mo-
y la parte externa del árbol dendrítico; se comportan de forma muy parecida a mento, tales trasplantes tienen un com-
dejan, en cambio, vacante la zona inter- los de nervio periférico. Puesto que el portamiento paralelo a la dopamina o
media entre estas dos capas. crecimiento de los axones depende de agonistas de la dopamina suministrados
Estas observaciones indican que el señales que las neuronas intercambian exógenamente. Como no restauran los
SNC del huésped adulto es un “terreno” con su entorno inmediato, la aparición circuitos originalmente presentes, logran
apropiado para el crecimiento dirigido de glía reactiva y las nuevas propieda- mejores resultados en capacidad neuro-
de los axones procedentes de neuronas des de la interacción neurona-glía reac- moduladora que conectiva. Los efectos
embrionarias trasplantadas. ¿Puede de- tiva frustran la integración de los tras- que estos trasplantes producen tempo-
cirse lo mismo de los brotes reactivos o plantes. Los axones de las neuronas ralmente en algunos casos, suministran
regenerativos procedentes de los axo- embrionarias pueden navegar en el SNC información sobre los requerimientos
nes adultos del huésped? adulto. Los axones adultos, sin embargo, mínimos necesarios para la recupera-
En general, la respuesta es negativa. sólo son capaces de progresar en un ción de funciones.
Los trasplantes no reciben todas las pro- entorno favorable que les proporcionan
yecciones del huésped. Espontánea- los trasplantes de nervio periférico o los Trasplantes de astrocitos
mente, los brotes mielinizados de las de SNC embrionario. Los astrocitos pueden cultivarse a par-
neuronas adultas crecen sólo unas pocas Los trasplantes de SNC embrionario tir de tejido cerebral perinatal. Las célu-
micras; a partir de ahí, degeneran o for- se revelan eficaces sólo en la restaura- las astrocíticas así cultivadas consisten,
man sinapsis locales. Las neuronas adul- ción de algunos tipos de función. Los défi- mayoritariamente, en astroblastos, unas
tas presentan un problema intrínseco: su cits cognoscitivos que aparecen a con- células capaces de producir factores neu-
escaso crecimiento a distancias largas. secuencia de las lesiones en la sustancia rotróficos, unir e inactivar excitotoxi-
Además, el SNC adulto no constituye gris cortical o en las fibras nerviosas que nas y cuya membrana posee laminina y
un ambiente propicio para el crecimiento, viajan en el haz denominado fimbria- proteoglicanos neuritogénicos. Son, pues,
como pone en evidencia el hecho de que fornix, así como los asociados con la células que favorecen la reparación de
los brotes axonales centrales sólo crez- vejez, pueden ser parcialmente restau- lesiones en el SNC, como mostraron en
can distancias largas, incluso muy supe- rados mediante trasplantes de SNC 1986 Nieto Sampedro y colaboradores.
riores a las normales, envueltos en la embrionario. El trasplante de astroblastos purifica-
vaina de mielina de un nervio periférico. Los trasplantes de neuronas secreto- dos aceleraba la reparación de las con-
En ratas se han empleado trasplantes ras de hormonas pueden también compen- secuencias conductuales de la ablación
de nervio periférico para conectar los sar defectos específicos, ya sean genéti- experimental de la corteza frontal de la
muñones separados de la médula espi- cos o experimentalmente inducidos. Los rata. Los astroblastos trasplantados pro-
nal seccionada; para conectar zonas del trasplantes de neuronas dopaminérgicas bablemente actuaban ayudando a los
cerebro con áreas muy distantes de la o incluso de médula adrenal, en anima- astrocitos del huésped a soportar la carga
médula espinal y, más recientemente, les de experimentación, reducen los tras- adicional impuesta por la lesión; de ese
para inducir la regeneración de los axo- tornos motores que ocurren en la vejez modo, la composición del microambiente
nes del nervio óptico. Las fibras ner- o derivan de lesiones que destruyen el neuronal retornaba a valores dentro de
viosas que crecen en estas condiciones núcleo de la substantia nigra. las capacidades tamponadoras de las
conducen impulsos nerviosos de un modo En humanos se ha recurrido a tras- células gliales disponibles. Pese al inte-
normal. plantes de médula adrenal y, más recien- rés prometedor de tales experimentos, no
Sin embargo, cuando estas fibras salen temente, de substantia nigra embriona- se ha avanzado en esa línea.
de la vaina de mielina periférica, se mues-
tran incapaces de penetrar en el tejido
del SNC más allá de unas decenas de
SEPTUM CORTEZA SEPTUM CORTEZA
LC, RD ASOCIACIONAL RD ASOCIACIONAL

5. LA INTEGRACION DE LOS
TALAMO TALAMO
SUB. SUB.
TRASPLANTES en el cerebro de un
huésped adulto es incompleta. Los AMIGDALA AMIGDALA
trasplantes de corteza entorrinal
PrS PrS
embrionaria envían axones a las dianas
correctas del cerebro huésped y forman
allí conexiones específicas. Sin embargo,
sólo reciben del huésped dos de los siete
aferentes que normalmente llegan a esta
área de la corteza, los provenientes del
septum y el rafe dorsal (RD). Los aferentes
provenientes del locus coeruleus (LC),
MANUEL NIETO SAMPEDRO

subículo (Sub.) pre y prosubículo (PrS),


amígdala (Amig.) y corteza asociacional,
no consiguen inervar el trasplante
cortical.

Mente y cerebro 05/2003 15


6.
MANUEL NIETO SAMPEDRO

a GLIA ENVOLVENTE purificada del bulbo olfatorio de la rata adulta (arriba). La glía
envolvente, inmunopurificada a partir de cultivos primarios de bulbo olfatorio de rata
adulta, puede guiar (b) y rodear axones de neuronas de ganglio raquídeo (c) en
co-cultivos de ambos. La glía envolvente mostró inmunorreactividad específica con el
receptor de neurotrofinas de baja afinidad (a), la proteína S-100 (b) y el antígeno O1 (c),
cuando envuelve individualmente los axones sensoriales (fluorescencia verde). El anticuerpo
secundario que permite la visualización de neurofilamentos axonales presenta
fluorescencia roja. Las estructuras doblemente marcadas muestran fluorescencia amarillo
oro (b) o verde claro, blanquecino (c). En (c) los núcleos celulares fueron marcados con
DAPI (azul-violeta).

c Para todas las edades combinadas, el


número de muertes por accidente sólo
se ve superado por las enfermedades car-
díacas y el cáncer.
Además, si examinamos el número de
años potenciales de vida (y trabajo) per-
didos, las lesiones superan a los restan-
tes problemas juntos, porque ocurren
sobre todo a personas de edad inferior a
los 45 años. En el pasado, las lesiones
graves del SNC solían ser mortales a
corto plazo. Actualmente, los trata-
y puede migrar e integrarse en el SNC, mientos de estas lesiones han avanzado
Trasplantes de glía envolvente lo mismo que los astrocitos. lo suficiente para poder salvar la vida a
de bulbo olfatorio Merced a su capacidad de envolver muchas de sus víctimas, pero no para
La migración de las células de Schwann axones y aislarlos del microambiente, curarlas. Las consecuencias finales
en el SNC se encuentra sometida a fuer- pudo en 1994 el grupo de Nieto Sampedro dependen del área del SNC dañada y de
tes restricciones. Sin embargo, existe en aplicar trasplantes de este tipo de glía la gravedad de la lesión.
el bulbo olfatorio un tipo de macroglía para promover la regeneración de axo- Hasta el momento no hay ningún tra-
especial, la llamada glía envolvente, que nes sensoriales y su crecimiento en la tamiento efectivo; las máximas aspira-
está presente en los componentes perifé- médula espinal a través de capas de glía ciones de las terapias actuales son el tra-
rico y central del sistema olfativo. Las pro- reactiva. Las células envolventes tras- tamiento del edema agudo, el alivio de
piedades de esta glía se parecen muy poco plantadas parecen comportarse como lo los síntomas y la rehabilitación, para
a las de microglía u oligodendrocitos, hacen en el sistema olfatorio durante el enseñar a los pacientes a adaptarse y
pero poseen características fenotípicas desarrollo. En la actualidad estamos exa- vivir lo mejor posible con lo inevitable.
intermedias entre astrocitos y células de minando la posible utilidad general de Con estas premisas, no debe sorpren-
Schwann, aunque difieren de ambas por los trasplantes de este tipo de glía o glía dernos que el interés de muchos inves-
su origen embriológico y otras propie- similar en promoción de la regeneración tigadores se centre en la reparación fun-
dades. axonal en el SNC. cional de las lesiones de cerebro y médula
La glía envolvente acompaña a los espinal. Mi hipótesis de trabajo es que
axones olfatorios en su complejo camino Reparación de lesiones: el conocimiento de los mecanismos que
desde la mucosa olfatoria (sistema ner- extensión experimental gobiernan la plasticidad neural hará posi-
vioso periférico) hasta el bulbo olfato- de la plasticidad neural ble la reparación de lesiones en el sis-
rio (SNC). Es, probablemente, respon- Las lesiones del cerebro y médula espi- tema nervioso central de los mamíferos.
sable en gran medida de la capacidad nal han adquirido una enorme impor- En efecto, si conocemos las posibilida-
regenerativa de los axones olfatorios. tancia social y económica. Los acci- des de respuesta natural del SNC a las
Tiene propiedades promotoras de la neu- dentes constituyen la causa principal de perturbaciones externas (una de ellas, las
ritogénesis, como las células de Schwann la muerte de niños y adultos jóvenes. lesiones), podremos utilizar esta infor-

16 Mente y cerebro 05/2003


mación para intervenir en dicha reacción,
reforzándola o inhibiéndola, consi-
guiendo la reparación del tejido lesio-
nado.
Para ello hemos de tener en cuenta
algunos principios generales: 1) De-
bemos utilizar hasta donde sea posible
la respuesta espontánea de reparación
del SNC. 2) Como esa respuesta cam-
bia en el tiempo después del trauma, el
tipo de intervención necesaria cambiará
con el tiempo postlesión y las inter-
venciones se dirigirán a manipular la
expresión temporal de la respuesta de
autorreparación. 3) Puesto que el tipo
de daño causado por la lesión cambia
también con el tiempo, el tratamiento
de las lesiones requerirá muy probable-
mente intervenciones múltiples. 4) De-
bemos usar, hasta donde sea posible, los
mismos compuestos y células que usa
el sistema nervioso.
Una parte importante del proceso de
reparación funcional es la navegación
dirigida de los axones en regeneración
hasta sus dianas sinápticas. Dado el
número y complejidad de los paquetes
de fibras en el SNC, resulta hoy harto
difícil incluso concebir cómo guiar indi-
vidualmente cada fibra y cada paquete
de fibras hasta sus blancos. La repara-
ción funcional sólo será posible si los
axones, cuando se les da la oportunidad
de crecer, saben a dónde dirigirse. O si
la actividad nerviosa es capaz de modu-
lar la conectividad neural, adecuándola
a la función necesaria. En el estado actual
de nuestro conocimiento, semejante
planteamiento tiene, obviamente, todas
las características de una declaración de
fe y esperanza: los axones sabrán a dón-
de ir, si les damos la oportunidad.
Los estudios experimentales no han
posibilitado aún la reparación de lesio-
nes, aunque nos permiten encarar el
futuro con un optimismo precavido.
Creemos saber, a grandes rasgos, qué es
lo que hay que hacer para tratar las lesio-
nes del SNC. Queda el trabajo de hacerlo
y, dada la complejidad del problema,
puede ser empresa larga y ardua.

MANUEL NIETO SAMPEDRO es profesor


de investigación del Consejo Superior de
Investigaciones Científicas, en el departa-
mento de plasticidad neural del Instituto Cajal
de Madrid. Licenciado en ciencias químicas
por la Universidad de Madrid, se doctoró
en bioquímica y microbiología en el National
Institute for Medical Research de Londres
en 1971. Su interés en la reparación de lesio-
nes de cerebro y médula espinal le ha con-
ducido al estudio de los procesos responsa-
bles de la plasticidad del sistema nervioso.

Mente y cerebro 05/2003 17


Pensar
y hablar
¿Hemos de “pensar primero y luego hablar”? Así reza un viejo consejo.
Pero sólo en el proceso de la comunicación surge nuestra concepción del mundo
y se configura la estructura de los procesos mentales

Ludwig Jäger En el bando contrario militan el filó- Existe algo, por lo menos, que indica
sofo Daniel C. Dennett, el psicólogo Lew que los infantes pueden categorizar cosas

E
n el supuesto de que nos hubiéra- D. Wygotski y el psicolingüista Stephen antes de romper a hablar, algo que se
mos criado sin hablar —recuér- C. Levinson. Para éstos, nuestro pen- podría deber a que ya disponen de un “len-
dense “El salvaje de Aveyron” o samiento se sostiene en el lenguaje; el guaje de la mente”. Se trataría de un
Kaspar Hauser—, ¿podríamos lenguaje materno influye de un modo fenómeno independiente de las lenguas
pensar? ¿Qué clase de humanos sería- decisivo en nuestra forma de pensar. singulares y de las experiencias cultu-
mos? ¿Podríamos recordar nuestro Repercute, pues, en el desarrollo del pen- rales. Ese germen de lenguaje consta,
pasado o hacer proyectos para el futuro? samiento si un “niño salvaje” no aprende según una hipótesis lingüística, de las
Las cuestiones de ese tenor nos llevan ninguna lengua o si se pierde total o par- características o componentes elemen-
directamente a la frontera de un debate cialmente la capacidad de lenguaje. tales de significado con los que trabaja
crucial en lingüística. Peter Carruthers y la lingüista Jill nuestro pensamiento: “masculino” o “fe-
Para Jerry A. Fodor, filósofo de la Uni- Boucher llaman comunicativa o cogniti- menino”, “animado” o “inanimado”.
versidad Rutgers, y los lingüistas Noam va, respectivamente, a esas concepcio- Para los niños, la adquisición de vo-
Chomsky y Steven Pinker, del Instituto nes divergentes en torno al lenguaje. Los cabulario consistiría en encontrar eti-
de Tecnología de Massachusetts, el len- partidarios de la primera posición se apo- quetas para las combinaciones de tales
guaje y el pensamiento constituyen dos yan en estudios con afásicos. Si se somete características. Así, “soltero” sería anima-
funciones mentales separadas. El len- a prueba el rendimiento mental de estas do, masculino, no casado. George P. La-
guaje no ejerce ningún efecto en los pro- personas con capacidad lingüística mer- koff, de la Universidad de California en
cesos cognitivos: sólo sirve para remitir mada, los resultados no son esencial- Berkeley, y otros lingüistas opinan que
“envíos postales mentales”, recíprocos, mente peores que los de probandos sanos. la mente trabaja con metáforas uni-
entre humanos. Si desaparece el lenguaje Pero como los afásicos investigados ya versales; por ejemplo, “más es alto” o
—como sucede parcial o totalmente en habían aprendido una lengua antes de su “grande es importante”. Tales metáfo-
el caso de los “niños salvajes”—, no se patología, no queda claro si su capaci- ras se reconocen después en las lenguas
verían afectadas las capacidades men- dad mental se hubiera desarrollado igual singulares: Die Preise steigen, the pri-
tales superiores. sin esa circunstancia. ces go up, los precios suben. O: Morgen

18 Mente y cerebro 05/2003


ist ein grosser Tag, a big day, un gran
día.

Influjo aristotélico
Uno de los puntales más sólidos de la
concepción cognitiva del lenguaje se
basa en el desarrollo paralelo, durante
los primeros años, del lenguaje y otras
facultades mentales. Además, algunos
psicólogos, neurocientíficos y lingüis-
tas han venido recogiendo, de un tiempo
a esta parte, nuevas pruebas que apun-
tan a lo siguiente: el lenguaje influye en
muchos tipos de procesos cognitivos, si
es que éstos no son, a la postre, impen-
sables sin aquél.
La concepción comunicativa del len-
guaje, que predominó hasta finales del
siglo XVIII, debido fundamentalmente al
peso de la tradición de Aristóteles (384-
322 a.C.), puede caracterizarse por las
siguientes líneas principales:

• La realidad existe con independencia


de los logros cognitivos del hombre (rea-
lismo epistemológico).
• Cada persona se basta a sí misma en el
proceso de conocer; no se requiere, pues,
el intercambio con los demás (solip-
sismo).
• El lenguaje humano representa un medio
introducido, “conforme a un acuerdo”,
para describir contenidos mentales.
• El hombre se forma conceptos de las
cosas sin necesidad del lenguaje.

En el seno de esta tradición los signos


lingüísticos se limitaban a ser recursos
para el recuerdo. Para Kant, constitui-
rían meros “vigilantes del concepto”.
El conflicto entre las concepciones
comunicativa y cognitiva del lenguaje
se desencadenó en las postrimerías del
siglo XVIII. Johann Georg Hamann (1730-
1788), Johann Gottfried Herder (1744-
1803) y Wilhelm von Humboldt (1767-
1835) llegaron a la conclusión de que el
lenguaje no representa únicamente —en
palabras del último— un “instrumento
en sí indiferente hasta cierto punto” del
pensamiento.

Humboldt
Tras haber investigado numerosas len-
guas, incluidas algunas de los indios
americanos, Humboldt llegó a la con-
clusión de “que la diversidad de las len-

1. LA ESTELA DE HAMMURABI. El famoso rey del


siglo XVIII a.C. fijó las leyes de su tiempo en escritura
cuneiforme. Los lingüistas se preguntan hasta qué
AKG BERLIN

punto el lenguaje escrito configura nuestro


pensamiento.

Mente y cerebro 05/2003 19


AKG BERLIN ( izquierda); ULLSTEINBILD (derecha)

2. PRECURSORES DE SU TIEMPO.
Aristóteles (a la izquierda) y Wilhelm von Sapir (1884-1939) y Benjamin Lee Whorf rosas formas temporales porque había
Humboldt se ocuparon del fenómeno del (1897-1941), entre otros, defendieron la abordado sus estudios con las expecta-
lenguaje y llegaron a resultados diferentes. tesis de que el vocabulario y la estruc- tivas de un hablante europeo.
tura de cada lengua repercuten en el pen-
samiento. Posición a la que, andando el Así opera el lenguaje
tiempo, se la conocería por principio de Asistimos a un pujante renacimiento de
guas no consiste tanto en una mera diver- relatividad lingüística o hipótesis de la tesis que defiende la influencia de las
sidad de signos cuanto en que las pala- Sapir y Whorf. estructuras lingüísticas en las mentales.
bras y las construcciones sintácticas for- En la tradición de Humboldt, Whorf El grupo liderado por Stephen C. Levin-
man y determinan los conceptos al mismo analizó las lenguas de los indios norte- son, del Instituto Max Planck de Psi-
tiempo, y en que... cada lengua repre- americanos. Las comparó con las del colingüística en Nimega, ha demostrado
senta una visión del mundo”. No existe ámbito europeo. En su estudio de la len- con experimentos muy sencillos que la
un mundo prefijado de antemano, ni con- gua de los hopis de Arizona creyó com- estructura del lenguaje determina la forma
ceptos independientes de la cultura. El probar que dicha lengua apenas permite de resolver los problemas espaciales.
lenguaje, prosigue, no sirve sólo para el expresar relaciones temporales. Así, los Alinearon tres figuras de animales ante
intercambio de conceptos, sino también verbos no contaban con formas de pasado los voluntarios del ensayo. Debían éstos
para la formación de los mismos. Aquí y brillaban por su ausencia las metáfo- girar 180 grados y colocar las figuras tal
la comunicación lingüística desempeña ras lingüísticas que relacionan espacio y conforme estaban ordenadas anterior-
un papel importante. En breve, “el len- con tiempo. Esa peculiaridad de la len- mente. Los europeos agrupaban los ani-
guaje es el órgano constituyente del pen- gua ha repercutido decisivamente en el males de derecha a izquierda, mientras
samiento”. pensamiento de los indios: a ella se debe que los aborígenes australianos las re-
Los seguidores de Humboldt distin- su imagen atemporal del mundo. partían siempre en las direcciones de los
guen en la concepción lingüística cog- Pero hoy día ya se da por rebatida esta puntos cardinales. Los probandos se-
nitiva tres planos en los que el lenguaje tesis de la atemporalidad de la lengua de guían, pues, en su comportamiento la
ejerce su influencia: los hopi. Ekkehart Malotki ha presentado descripción espacial de su respectiva
en su obra Hopi Time los matices con los lengua: referida a la propia persona o en
• Mediante la forma de clasificar el mundo que esta lengua describe el tiempo. Los relación con los puntos cardinales.
una determinada lengua (“la estructura hopi cuentan con más de doscientas También los experimentos de Mingyu
del léxico”), así como por su gramática, expresiones para determinar el tiempo: Zheng y de Susan Goldwin-Meadow, de
• A través de la presentación física, la desde adverbios temporales (ayer, hoy, la Universidad de Chicago, indican que
“materialidad” del lenguaje: oral, escrito, temprano o tarde), pasando por horas del la lengua materna conforma las estruc-
gestual, etc., día, meses, estaciones del año, hasta un turas mentales. Examinaron a niños sor-
• A través de las propiedades generales sistema diferenciado de sufijos verbales dos y a niños con audición normal de
del lenguaje; se trata, sobre todo, de que permiten una precisa narración del EE.UU. y de China. Los normales apren-
determinar si el lenguaje sólo representa curso temporal. Lo curioso es que Whorf, dían inglés o chino mandarín, mientras
o también configura la realidad. con su visión errónea de la lengua hopi, que los sordos no tenían prácticamente
suministró paradójicamente la mejor ningún conocimiento de un lenguaje de
En los años veinte y treinta del siglo demostración de su propia hipótesis. sonidos o de señas. Se mostró que los
pasado Franz Boas (1858-1942), Edward Probablemente no descubrió las nume- niños sordos de los dos países emplea-

20 Mente y cerebro 05/2003


ban los mismos gestos para describir el sivamente con el paso del lenguaje oral ruso había realizado estudios compara-
movimiento de los objetos. En cambio, al de los signos escritos. tivos en Usbekistán y Kirguisia entre
los niños que aprendían una lengua personas con diferente dominio de la
materna expresaban los sucesos rela- El color del oso escritura. Llegó a la conclusión de que
cionados con el movimiento de manera Sylvia Scribner y Michael Cole, exper- la capacidad de leer y escribir palabras
distinta, en función de la lengua propia. tos en psicología cognitiva, investiga- sencillas transforma notablemente los
Pero, en opinión de los partidarios de ron en 1973 los efectos de la escritura procesos mentales y posibilita las deduc-
la concepción cognitiva del lenguaje, en los vai. Esta tribu de Liberia utiliza ciones lógicas.
éste no sólo actúa sobre el léxico res- tres formas distintas: la escritura vai (si- Luria sometió a los sujetos del ensayo
pectivo, que analiza y divide el mundo lábica), la árabe alfabética y la inglesa. que no sabían escribir a una prueba de
en conceptos, y además sobre la corres- Se sirven de ellas según la ocasión. Los razonamiento silogístico. “En el norte,
pondiente gramática; también el hecho investigadores demostraron así que los donde nieva, los osos son blancos. Novaja
de si los signos lingüísticos se presen- efectos del lenguaje escrito en el pensa- Zemlja está muy al norte y allí siempre
tan oralmente, por escrito o por señas pro- miento lógico, en la abstracción y en la hay nieve. ¿De qué color son los osos en
duce un efecto distinto en las estructu- memoria sólo se hacían patentes en el Novaja Zemlja?” Las respuestas mayo-
ras y en los procesos mentales de los inglés escrito, pero no en las otras dos ritarias fueron: “No lo sé. Yo vi un oso
usuarios del lenguaje. manifestaciones de escritura. La razón negro y no conozco otros”. O bien: “Se
Walter Ong, catedrático de retórica de de que no tuviesen tal repercusión ni la reconoce el color de un oso cuando uno
la Universidad de San Luis, mantuvo escritura vai ni la árabe alfabética estri- lo ve”. Unicamente el presidente de una
durante mucho tiempo la tesis de que la baba en que no se enseñan como lenguas explotación agraria colectivizada y que
“literalización” de las lenguas ha trans- de cultura en las escuelas. tenía conocimientos básicos de escritura
formado el pensamiento humano, desde Con el trasfondo de estos resultados respondió en el segundo intento: “Si me
las estructuras míticas y prelógicas hacia se analizan de forma novedosa y crítica guío por sus palabras, tienen que ser
las racionales y lógicas. Pero la tesis de los famosos trabajos de Alexander R. blancos”. Tampoco hay aquí absoluta
Ong en esa forma tan radical se consi- Luria. En 1931 y 1932 este neurólogo seguridad de que las transformaciones
dera hoy superada. Muchos de los logros
cognitivos, que se atribuían a esa litera-
lización, o ya existen en las culturas ora-
les o al menos no tienen que ver exclu- 3. ¡VAMOS POR AQUI! En el guugu yimithirr de Australia no existen palabras para
derecha e izquierda. Los aborígenes se orientan por los puntos cardinales.

CORBIS
de la mente sean atribuibles sólo a la de dos de los distritos. Los mitos se mo- jo discursivo, comentarlas, parafrasear-
capacidad de escribir. Es muy probable dificaron: narraban ahora la vida de los las y, si es necesario, sustituirlas por
que los cambios radicales operados por cinco hijos de Ndewura Japka. Y ya no expresiones más adecuadas. Un ejemplo
entonces llevaran a la gente a adoptar nue- se volvió a hablar más de los otros dos de la investigación reciente nos lo ofre-
vos esquemas mentales. Después de la distritos. ce el lenguaje de señas en el ámbito ale-
Revolución de Octubre se crearon allí Sin embargo, también las culturas ora- mán; aunque no dispone de la escritura
escuelas y la población fue instruida en les disponen de métodos para transmitir utiliza, sin embargo, tales “estrategias
nuevos métodos agrícolas. sus tradiciones de generación en gene- discursivas”.
ración. En tribus de Ruanda y Burundi, El lenguaje escrito no ejerce en exclu-
Tesis de Ong por ejemplo, todos los textos importan- siva el influjo determinante sobre las
Además, muchas de las facultades cog- tes “orales” pertenecen a uno de los tres prestaciones mentales que le concedían
nitivas, que presuntamente se deben al géneros siguientes: poesía, historia o los antropólogos culturales. Ello no
pensamiento literal, se encuentran ya en preceptos legales. Hay “expertos” en ca- empece que Jack Goody y Sybille Krämer
las culturas orales. Ong, antropólogo da uno de estos apartados y la transmi- partan del supuesto de que al menos algu-
cultural, suponía que la memoria cultu- sión se ajusta a reglas y ceremonias fijas. nas operaciones lógicas o algorítmicas
ral de las sociedades ágrafas era ahistó- Cuando un experto comete algún error, sólo han sido posibles con el invento de
rico-homeoestática. En otras palabras, los los especialistas en textos lo sancionan formas especiales de notación escritas.
individuos adecuan siempre el pasado al severamente. De esta forma se transmi- Nuestra lengua cotidiana contiene re-
presente, un fenómeno que efectivamente ten incluso comentarios a los textos lega- ferencias lógicas; por ejemplo, en forma
tiene lugar. Así, Jack Goody y Ian Watts les, una capacidad que se suponía exclu- de partículas modales como “en tanto
describen un caso de amnesia colectiva siva de las culturas escritas. que”, “es decir” o conjunciones como
en la tribu de los gondsha en Gana. De Los representantes de la concepción “porque”. Pero sólo los llamados textos
acuerdo con las tradiciones orales de la cognitiva del lenguaje se han visto for- escritos operacionales, como la lógica
tribu, en la transición al siglo XX el fun- zados a abandonar la tesis de que sólo formal, permiten realizar operaciones
dador del estado de Gondsha, Ndewura la escritura permite distanciarse de la más complejas que lo que podríamos lle-
Japka, había tenido siete hijos; cada uno lengua, haciendo así viable una refle- var a cabo de memoria. Nos apoyan en
dominaba uno de los distritos del país. xión sobre ella. Pero tampoco las len- nuestra función de máquinas pensantes
Sesenta años más tarde, el desarrollo po- guas basadas en la escritura disponen de fundamentadas en símbolos. Si se trata
lítico había promovido la desaparición estrategias para aislar palabras del flu- de demostraciones matemáticas, sole-
mos captar un paso, no el proceso entero.

Manzanas y peras
Hasta ahora la cuestión capital era las
consecuencias para la mente de un len-
guaje plasmado en expresión escrita.
Pero hay que preguntarse también por
otras formas materiales de presentación
del lenguaje. En el instituto de investi-
gación sobre medios y comunicación
cultural de la Universidad de Colonia,
hemos abordado los efectos de la forma
visual-gesticular del lenguaje de señas
en las estructuras mentales de los comu-
nicantes. Se pusieron de manifiesto las
diferencias evidentes entre las redes con-
ceptuales de los hablantes del lenguaje
oral y las correspondientes a las del len-
guaje de señas. Medimos el tiempo que
requerían los probandos para valorar la
proximidad de significado de dos con-
ceptos y comprobamos que, en los usua-
rios del lenguaje oral, el concepto “man-
zana” se encuadraba más cerca de la
categoría general “fruta” o de la adjunta
“pera” que en los usuarios del lenguaje
de señas. Visto desde el ángulo contra-

4. INDIOS INFRAVALORADOS.
Partiendo de sus propios esquemas
mentales, los antropólogos europeos
no se percataron de la mayoría de las
expresiones temporales en el lenguaje
CORBIS

hopi.

22 Mente y cerebro 05/2003


impulso en el desarrollo fue desencade-

ZEFA
5. HABLAR ENSEÑA A PENSAR. nado por una de las principales con-
Los niños se acompañan a veces en sus quistas de nuestros antepasados: la adop-
actividades de una descripción verbal. ción de la postura erecta. Gracias a ello,
Evidentemente es algo que les ayuda no sólo liberaron las manos; el cráneo
a resolver problemas. cambió su geometría: del prognatismo
que prolongaba horizontalmente el eje
corporal a la configuración típica de las
Si Piaget veía una atrofia de la for- especies que caminan erguidas. Dentro
ma egocéntrica del lenguaje en la tran- de ese nuevo espacio craneal se ubica-
sición a una configuración social, Lew ron, en la corteza cerebral, nuevas regio-
Demjonovitsch Wygotski defendía una nes que alojan una serie de funciones
tesis completamente distinta en su mentales superiores, la del lenguaje
Pensamiento y lenguaje, publicado en incluida. Los elementos más destacados
1934. Este psicólogo ruso había obser- en esta zona de la corteza cerebral aumen-
vado que los niños incrementaban el uso tada de tamaño son el área de Broca (para
del tipo de lenguaje egocéntrico cuando la producción del lenguaje) y el área de
debían resolver problemas. En su opi- Wernicke (para la comprensión del len-
nión, el lenguaje egocéntrico se separaba guaje).
del externo social para constituirse, como En esa fase, el cerebro debió de haber
lenguaje interno, en estructura básica desarrollado sin duda una de sus facul-
del pensamiento. Evidentemente no se tades fundamentales: representar los
trata de un lenguaje silencioso, sino de objetos del entorno de una forma nueva,
un proceso interiorizado de orden lin- con lo que surgió un tipo más avanzado
güístico-cognitivo para solucionar pro- de conceptos.
blemas. Muchos especialistas tornan No sólo el hombre. Los primates dis-
de nuevo la mirada hacia las tesis de Wy- ponen, al menos en un nivel elemental,
rio, los usuarios del lenguaje de señas gotski. Peter Carruthers sostiene que de la facultad de construir conceptos.
asociaban el concepto “manzana” más determinadas formas del pensamiento Pueden diferenciar o “discriminar” obje-
estrechamente a una actividad como —la deducción causal, entre ellas— ne- tos de su entorno, asignarles un signifi-
“comer” o a un atributo como “redondo”. cesitan el apoyo de un lenguaje natural cado y reaccionar ante ellos. Además,
Se trata, según el término que acuña- interiorizado. poseen un concepto primitivo de sí mis-
mos, de una incorporación. Es decir, los De la relación entre lenguaje y pen- mos, de su propia identidad. Si en un
usuarios del lenguaje de señas pueden samiento no se han ocupado sólo lin- experimento se le pinta a un primate un
fundir en un gesto nombre y verbo (“el güistas y filósofos. Muchos profesiona- punto rojo en la nariz y él se lo ve en el
pez nada”), o también verbo y adverbio les de la biología evolutiva sospechan espejo, intenta borrárselo por todos los
(“corre rápidamente”). Los resultados que el lenguaje, la cognición y la con- medios.
de nuestras investigaciones apuntan a la ciencia surgieron paralelamente en la Pero las capacidades cognitivas de los
influencia efectiva de la materialidad del filogénesis humana. André Leroi-Gour- simios están muy por detrás de las del
lenguaje (visual-gesticular o vocal-audi- han, paleoantropólogo, piensa que este hombre; de esta clase de concepto sólo
tiva) en la estructura del pensamiento.
Un tercer grupo de representantes de
la concepción cognitiva del lenguaje
tematiza la relación epistemológica entre 6. EVOLUCION DE LA MENTE. En un cráneo de mayor tamaño se podían alojar
lenguaje y pensamiento. Se refiere, pues, regiones cerebrales con funciones superiores. Los campos coloreados sirven para el
a los efectos generales del lenguaje, con control motor. El lenguaje está localizado en el área de Broca y en la de Wernicke.
independencia de cuáles sean las len-
guas singulares y su instrumentación lin- 70o
güística. Según una de las hipótesis, 10o 20o 40o
nuestro pensamiento se basa en una suerte
de “lenguaje interior” desarrollado en la
niñez más temprana. En la onda del psi-
cólogo ginebrino Jean Piaget, los niños
—en su progreso del uso del lenguaje—
atraviesan primero una fase autista, luego PERRO LULU MONO COLOBO GORILA HOMO SAPIENS
otra egocéntrica y, por fin, una tercera
THOMAS BRAUN / BASADO EN LEROI-GOURHAN

social. En la fase egocéntrica, el niño 70o 105o


65o
comenta su actuación: “Ahora saco las
piezas, ahora construyo una casa. Si así
no sale bien, lo tengo que hacer de esta
otra manera”. Más adelante, sus decla-
raciones se dirigen de un modo creciente
a los demás; el lenguaje, que antes estaba GATO MACACO CHIMPANCE HOMO SAPIENS
centrado en el yo, se transforma en len-
guaje social. AREA DE BROCA AREA DE WERNICKE

Mente y cerebro 05/2003 23


HOMO SAPIENS
7. COMPARACION CON LOS
MONO MONOS. La ubicación de las regiones del
lenguaje en el cerebro humano estimula a
los expertos a proponer novedosas teorías
sobre el origen del lenguaje.

ras y sensoriales; forman un “sistema de


encaje-observación-ejecución”. Las neu-
ronas F5 revisten particular interés para
el lingüista. Al procesar las caracterís-
AREA DE BROCA AREA F5 REGION STS ticas de los objetos y, partiendo de ahí,
CISURA DE SILVIO prefigurar así para la mano la forma de
CISURA DE SILVIO
AREA DE WERNICKE agarre, “clasifican” los objetos en fun-
PLIEGUE TEMPORAL ción del significado para el sujeto en
PLIEGUE TEMPORAL SUPERIOR acción. Dicho de otro modo, estas neu-
ronas sirven de soporte a un primer con-
cepto elemental.
disponen en presencia del objeto corres- • Accedemos a la capacidad de la “repre- Pero había algo más. Cierto día, cuando
pondiente. En el mundo de los ordena- sentación dual”. De ese modo, perma- un macaco observaba a uno de los cien-
dores se diría que el pensamiento tiene necen en la conciencia separados entre tíficos en el momento en que éste exten-
que presentarse on line. Los expertos en sí los contenidos percibidos on line (el día la mano para recoger unos cacahue-
ciencia cognitiva hablan, a este respecto, recorrido del paseo) y la representación tes, el instrumento de medición registró
de conceptos de primer orden. A veces, off line (el trabajo pendiente en casa). una excitación de las neuronas F5 del ani-
basta la información de un solo canal • La separación de la conciencia off line mal. Los neurofisiólogos estudiaron el
sensorial para movilizar el concepto; por de la on line posibilita la conciencia del fenómeno a fondo y descubrieron un
ejemplo, en el caso de los felinos, que yo. Sólo en el “ámbito off line” se puede nuevo tipo de neuronas: unas células que
reconocen su presa sólo por el olor. En identificar el yo como fuente de su pen- no sólo se disparaban cuando los anima-
otros casos el concepto se sustenta en samiento y de sus acciones. les del experimento movían sus manos
varios tipos de informaciones simultá- • La capacidad de prestaciones de los dirigidas por lo que contemplaban ellos
neas: olor, color y movimiento. conceptos aumenta drásticamente cuando mismos, sino también cuando veían mo-
éstos se integran en la red de los signos vimientos análogos en los experimenta-
Aparición de nuevos conceptos lingüísticos. De este forma, las personas dores. Rizzolatti y sus colaboradores las
A diferencia de felinos y simios, el hom- que oyen la palabra gato no sólo se ima- denominaron “neuronas de espejo”,
bre no está limitado a dicho tipo senso- ginan el animal, sino que pueden expli- puesto que proyectan la acción de un
rial de conceptos. Puede reflexionar sobre car lo que es un gato, es decir, parafra- individuo en el cerebro de otro. Más
objetos que no ve, ni oye ni huele en ese sear el concepto y asociar el término a tarde, se demostró este sistema de espejo
momento; puede realizar, si se me per- un campo semántico complejo: ojos de en humanos.
mite la expresión, un procesamiento off gato, gato hidráulico, paso felino, etcé- Los movimientos intencionados es-
line. Además no sólo discrimina entre tera. Para Derek Bickerton, lingüista timulan, pues, las neuronas en el cere-
objetos, sino que los clasifica también docente en la Universidad de Hawai, el bro del que está en mi entorno próximo.
en grupos de categoría superior. Estas lenguaje representa un lugar mental en A esto se añade la tesis de los paleoan-
nuevas prestaciones son posibles gra- donde existe todo el “saber sobre el gato” tropólogos de que la comunicación en la
cias a que los conceptos sensoriales están suministrado por el lenguaje y deposi- evolución de los homínidos surgió como
ligados a significados de signos lin- tado allí como un concepto general y no un lenguaje de señas que, más adelante,
güísticos y, con ello, integrados en las referido a una situación especial. Según dejó paso al lenguaje oral. Rizzolatti
redes conceptuales del lenguaje. A estos Bickerton, la creación del signo lin- adapta la formulación anterior a la “hipó-
conceptos se les denomina conceptos de güístico “gato” genera ese lugar. tesis del sistema del espejo en la evolu-
segundo orden. ción del lenguaje”, según la cual el len-
Para nuestros antepasados ofrecía Los cacahuetes excitan guaje se ha desarrollado como “un uso
muchas ventajas la aparición de los nue- Hace unos años Giacomo Rizzolatti des- recíproco de gestos”.
vos conceptos basados en el lenguaje; no cubrió, por casualidad, un fenómeno que Desde el inicio de la filosofía, ha inte-
sólo porque podían así pensar en obje- proporciona un fundamento neurobio- resado el significado exacto de “enten-
tos que no tenían a la vista: lógico a las teorías sobre el origen del der”. ¿Cómo sé yo, con mi entendimiento,
lenguaje y a su interpretación cognitiva. lo que otro quiere decir con sus palabras
• El procesamiento off line no está aco- En el equipo de Rizzolatti, de la Uni- y sus gestos? La respuesta podría ser que
plado a reacciones motoras inmediatas, versidad de Parma, estudiaron las neu- yo entiendo algo cuando se activan en
sino que se apoya en representaciones ronas del área F5 del cerebro de ma- mi cabeza las neuronas de espejo, es de-
lingüísticas desconectadas de la situación cacos, células que intervienen en la cir, cuando yo observo que alguien ini-
del momento. traducción a movimientos manuales de cia una acción. Entonces se activa en mí
• Las escenas imaginadas pueden tener las informaciones visuales sobre los obje- el mismo programa motor que en el otro
un índice temporal. En correspondencia, tos. Merced a ello, los simios agarran con —reprimiendo la acción propiamente
sólo así se pueden caracterizar y poste- seguridad el objeto deseado. Las neuro- dicha— y yo puedo acabar dicha acción
riormente analizar los recuerdos. nas F5 tienen, pues, propiedades moto- en mi cerebro.

24 Mente y cerebro 05/2003


Rizzolatti aventura la tesis de que la
primera comunicación entre dos sujetos
pudo ser “un accidente motor”: un indivi-
duo ejecutó un movimiento y en un obser-
vador no se produjo durante un breve ins-
tante la inhibición total de los programas
motores. Nosotros tendemos también a
tales movimientos involuntarios cuando
algún acontecimiento nos absorbe. La
persona observada deducía que el obser-
vador le había “entendido” por el arran-
que del movimiento reflejado.
Hasta aquí nos movemos en el plano
de la conciencia on line. El paso al modo
off line se da en el mismo instante en que
un individuo inicia intencionadamen-
te un movimiento con la voluntad de
movilizar el concepto correspondiente
en la mente del otro: el gesto se trans-
forma en signo y el concepto corres-
pondiente ya está disponible en cual-
quier momento determinado.
A favor de la hipótesis de Rizzolatti
sobre el origen del lenguaje tenemos el
hecho de que la zona F5 del cerebro del
macaco se corresponde con el área de
Broca del cerebro humano; es decir, exac-
tamente con la región responsable de la
producción del lenguaje. Pero también
en lo concerniente a la comprensión de
lenguaje encontramos paralelismos: en
cada interacción mano-objeto partici-
pan, además de las neuronas F5, células
cerebrales del surco temporal superior.
La investigación neurológica ha com-
probado que algunos primates constru-
yen conceptos de primer orden en esa
región. Además se trata de una zona que
halla su correspondiente en el área de
Wernicke del cerebro humano, donde se
interpreta el significado de los signos
lingüísticos recibidos.
Si la hipótesis del espejo no anda de-
sencaminada, los conceptos surgirían de
la comunicación entre los hombres. Un
elemento central de nuestra mente se
desarrollaría a partir del uso del len-
guaje. A Humboldt le alegraría oírlo.

LUDWIG JÄGER es catedrático de filología


alemana en la Escuela Técnica Superior de
Aquisgrán. Investiga los efectos de la mate-
rialidad del lenguaje en la mente.

Bibliografía complementaria
DIE SPRACHE ALS MEDIUM DES GEISTES. L. Jä-
ger en Gibt es eine Sprache hinter dem Sprechen?,
dirigido por E. König y S. Krämer. Suhr-
kamp; Frankfurt del Main, 2002.
INDISKRETE SEMANTIK. E. Linz. Fink; Munich,
2002.

Mente y cerebro 05/2003 25


Procesamiento
cerebral del
lenguaje
¿Dónde procesa nuestro cerebro los elementos del lenguaje hablado?
Las últimas investigaciones hablan de la activación secuencial de distintas regiones cerebrales,
con una pauta temporal muy precisa

Angela D. Friederici bral izquierdo, a la altura de la tercera temporal izquierdo. Desde entonces a
circunvolución del prosencéfalo. Ante esa esta región cerebral se le atribuyeron las

“T
an” era la única sílaba que observación, el neurólogo y antropólogo funciones de comprensión del habla.
aquel hombre sabía pro- francés consideró dicha zona la sede Durante mucho tiempo, se aceptó con
nunciar cuando Paul Bro- cerebral de la producción del lenguaje. carácter general esta distribución de las
ca (1824-1880) le exami- En su honor, llamamos área de Broca a funciones lingüísticas en las regiones de
nó, hace casi un siglo y medio. “Monsieur esa región. Broca y de Wernicke, respectivamente.
Tan” estaba todavía en condiciones de Andando el tiempo, en 1874, Carl Wer- Sin dejar de advertir que, en casi todos
comprender preguntas sencillas. A ellas nicke (1848-1905), neurólogo de Breslau, los diestros y más o menos en dos ter-
respondía acentuando, de manera diferen- describió una patología de signo inverso; cios de los zurdos, sólo interviene el
te en cada caso, sus “tans”. A su muerte, se trataba de enfermos que hablaban, hemisferio cerebral izquierdo en el de-
dos años después de su relación con pese a no entender el lenguaje verbal. Los sempeño de las funciones mencionadas.
Broca, la autopsia reveló una grave lesión pacientes afectados presentaban dañada Más tarde, algunos investigadores co-
de la parte inferior del hemisferio cere- la circunvolución superior del lóbulo menzaron a cuestionar semejante plan-
teamiento, apoyados en estudios de
pacientes con trastornos del lenguaje
causados por daños cerebrales. También
contradecían tal concepción admitida
Glosario ciertos experimentos en los que la esti-
mulación eléctrica provocada en dife-
Area de Broca: Parte inferior de la de la frase— que pueden modificar rentes regiones de la corteza cerebral se
tercera circunvolución del lóbulo el significado literal de las palabras. traducía en trastornos muy específicos
frontal izquierdo de la corteza cere- Puede caracterizar el texto hablado: del lenguaje. Poco a poco se hizo patente
bral; participa en la producción del discriminando, por ejemplo, si se trata que el esquema de las dos áreas pecaba
lenguaje. de una frase enunciativa,de una interro- de una simplicidad excesiva.
Area de Wernicke: Circunvolución gación o de si el hablante está en esos Los neurolingüistas empezaron a di-
superior del lóbulo temporal iz- momentos triste o alegre. señar un nuevo modelo. A tenor del
quierdo que participa en la com- Semántica: Los significados ligados a mismo, las funciones del lenguaje no se
prensión del lenguaje. palabras y frases. reducen a unos zonas restringidas, sino
Léxico: Conjunto de las palabras de Sintaxis: Todas las combinaciones ad- que se ubican en una parte considerable
una lengua. misibles de las palabras que forman de la corteza. Para tales funciones pare-
Prosodia: Patrones de acentuación y de giros o frases, es decir, lo que co- cen incluso revestir especial relevancia
escalas de entonación —la melodía múnmente se entiende por gramática. regiones subcorticales; por ejemplo, el
tálamo posterior izquierdo. Cabe la posi-

26 Mente y cerebro 05/2003


ZEFA

bilidad de que se activen redes neuro- gada de una información acústica hasta Dispone de una buena resolución espa-
nales complejas del cerebro, lo mismo la interpretación de la expresión oída. cial de aproximadamente dos milíme-
en la producción que en la comprensión En nuestros experimentos nos intere- tros, pero es una técnica bastante impre-
del habla. Dichos módulos individuales saban sobre todo dos cuestiones: cisa en la dimensión temporal. En
están en parte especializados en deter- nuestros experimentos medimos la acti-
minadas tareas; verbigracia, en la for- • ¿Qué áreas cerebrales procesan la sin- vidad cerebral de los probandos mien-
mación de verbos o en la captación de taxis, la semántica y la prosodia (es decir, tras oían tres tipos de frases:
textos escritos. la construcción de una oración, el sig-
El desarrollo vertiginoso de las téc- nificado de las palabras y la melodía de • Frases correctas (por ejemplo: Dimos
nicas de formación de imágenes permite la frase) del lenguaje hablado? de comer al ganso),
hoy rastrear la actividad cerebral durante • ¿Cómo se armonizan en el tiempo los • Frases con errores semánticos, es decir,
la ejecución de un acto cognitivo. Con diferentes procesos parciales? que contenían un significado de palabra
ayuda de estas nuevas técnicas hemos incorrecto (Alimentamos la regla de
venido investigando, en el Instituto Max Comenzamos por la ubicación cere- medir), o
Planck de Leipzig, los puntos donde el bral del procesamiento de la sintaxis y • Frases con un error sintáctico —grama-
cerebro procesa el lenguaje y el modo del relativo a la semántica. Recurrimos tical (Alimentamos a la vaca en).
de participación de las distintas zonas en a la resonancia magnética funcional, un
dichas tareas. Ahora estamos en condicio- método que permite registrar la activi- Para averiguar cuáles son las regio-
nes de presentar un modelo que describe dad neuronal durante los cambios de con- nes cerebrales que procesan informa-
lo que sucede en el cerebro desde la lle- centración de oxígeno en la sangre. ciones semánticas, expusimos a los pro-

Mente y cerebro 05/2003 27


bandos, en forma secuencial, frases con la estructura de la frase, mientras que la cuyo efecto constituyen una suerte de
sintaxis y prosodia constantes y donde parte central se ocupa de los significados minirretícula. El lóbulo frontal se activa
sólo cambiaba la semántica. La palabra de las palabras. Y la parte posterior, en sólo cuando aumenta el nivel de exi-
“ganso” la transformamos en “regla de fin, parece tener competencias por igual gencia, es decir, en casos de frases más
medir”. Si se altera la actividad neuro- en ambas funciones; puede que colabore complejas que los ejemplos menciona-
nal en una determinada región cerebral en la armonización del significado de dos más arriba.
posiblemente sea ésa competente en sig- las palabras con su concatenación gra- Abordamos, por último, la separación
nificados de palabras; el resto de los matical. Sólo por este procedimiento de la información prosódica de la semán-
aspectos sigue al fin y al cabo inalte- puede originarse una interpretación del tica. Con ese propósito, filtramos el de-
rado. texto hablado. sarrollo de la altura de tono de una frase
Pero el procesamiento del lenguaje no hablada con normalidad; para los pro-
Retículas especializadas se limita al área de Wernicke. Intervienen bandos sometidos a examen mediante la
De esta manera estudiamos si el cerebro también, de forma muy activa, zonas técnica de resonancia magnética fun-
reacciona ante informaciones semán- adyacentes situadas en el lóbulo frontal cional, reprodujimos la melodía aislada
ticas de forma distinta de su comporta- izquierdo. Las informaciones sintácti- de la frase como escala de sonidos. Al
miento ante informaciones sintácticas. cas, por ejemplo, están activadas por el mismo tiempo, les hacíamos oír frases
Obtuvimos el resultado siguiente: frases opérculo frontal, una zona que abarca el habladas normalmente en las que, sin em-
distintas activan, sin excepción, el área área de Broca por la superficie, si bien bargo, sólo se podía reconocer una es-
de Wernicke sobre todo, aunque en pro- penetra unos dos centímetros en el inte- tructura sintáctica, pero ningún conteni-
porciones totalmente diferentes en las rior encefálico. Determinada zona del do, puesto que se trataba de seudopalabras
secciones anterior, media y posterior res- lóbulo temporal y otra del frontal, res- carentes de sentido. Los experimentos
pectivamente. La circunvolución de la pectivamente, procesan siempre con- arrojaron el siguiente resultado: a dife-
parte anterior procesa preferentemente juntamente la semántica o la sintaxis, a rencia de lo que sucede con la sintaxis

Procesamiento en la cadena de montaje: un modelo nuevo


Al oír una expresión, nuestro sistema cerebral de recono- prosódicas sobre la escala de la entonación (la melodía de
cimiento del habla intenta en primer lugar registrar las uni- la frase). Esta última se procesa en un segundo canal, prin-
dades fónicas individuales: ejecuta un análisis acústico-foné- cipalmente en el hemisferio derecho. Pero todo esto sucede
tico. Después, filtra las informaciones posteriores por dos vertiginosamente: el sistema precisa para todos estos pro-
vías: los tipos de palabras son analizadas conjuntamente por cesos un máximo de 600 milisegundos por palabra.
secciones superficiales del lóbulo temporal en el hemisfe-
rio izquierdo y por regiones más profundas del lóbulo fron-
tal ( en la imagen, a la izquierda). El sistema de reconoci- UNA COSA DETRAS DE LA OTRA. La corteza auditiva (azul)
miento del habla decide, por ejemplo, si está ante un analiza la composición fonética del texto oído. La sintaxis (rojo)
sustantivo o un verbo y capta de esta manera la estructura y la semántica (naranja) se analizan en el hemisferio cerebral
sintáctica. izquierdo; el procesamiento prosódico tiene lugar
Posteriormente, llega el turno, en este canal de proce-
fundamentalmente en el hemisferio cerebral derecho (verde).
samiento, de las informaciones semánticas o de significa-
dos. Se plantea la decisión de quién hace algo a quién. Se ilustra un corte transversal a unos dos centímetros de
Además, el lenguaje hablado contiene las informaciones profundidad tras la vista exterior de los dos hemisferios,
en la parte anterior de la imagen.

HEMISFERIO HEMISFERIO
IZQUIERDO DERECHO

PROSODICO

SINTACTICO

SEMANTICO
A. FRIEDERICI

AUDITIVO/FONOLOGICO

28 Mente y cerebro 05/2003


y con la semántica, aquí es ante todo el

A. FRIEDERICI
AREA DE BROCA CORTEZA AUDITIVA
hemisferio derecho el que procesa la pro- PRODUCCION DEL LENGUAJE PRIMARIA
sodia, es decir, la región cerebral espe-
cializada, de preferencia, en las infor-
maciones emocionales. Para procesar el
lenguaje hablado tienen, pues, que cola-
borar estrechamente el hemisferio
izquierdo y el derecho.
¿Cuál es el decurso temporal de estos
procesos? Para investigarlo, utilizamos
un procedimiento más preciso, desde la LOBULO
FRONTAL
óptica temporal, que la tomografía de
espín nuclear. Registramos con el elec-
troencefalógrafo (EEG) los potenciales
cerebrales en correlación con aconteci-
mientos. Este método suministra muchas
mediciones aisladas de electroencefaló- LOBULO
grafo; se visualizan así algunas oscila- TEMPORAL
ciones típicas en la curva de la corriente
cerebral (alteraciones no reconocibles AREA DE WERNICKE
en un electroencefalograma individual COMPRENSION DEL LENGUAJE
a causa de la fuerte actividad de fondo).
El trazado de la curva se modifica de DISTRIBUCION DE FUNCIONES. Según el modelo clásico, de las funciones de lenguaje
forma característica en el momento en se encargarían sólo dos centros ubicados en el hemisferio cerebral izquierdo. El área de
que una frase oída contiene una palabra
Broca produce palabras y frases, mientras que el área de Wernicke recibe informaciones
errónea.
Pero no hay que obviar que el cerebro de la corteza auditiva primaria a través del lenguaje percibido acústicamente, para su
reacciona a su vez, de forma muy dife- posterior procesamiento.
rente, ante fallos semánticos y sintácti-
cos. Cuando un concepto erróneo es difí-
cil de procesar semánticamente, la curva dos tras el estímulo, a valores positivos. iban respectivamente acentuadas ade-
del potencial cerebral se desvía 400 mili- Este componente P600 revela que el cere- cuada o inadecuadamente, es decir, según
segundos después del estímulo hacia bro vuelve a analizar lo oído a la búsque- el caso positiva o negativamente. A dife-
valores más negativos. Esta caracterís- da de una interpretación adecuada. rencia de los demás ensayos, nos topa-
tica oscilación de la curva —la llamada Ahora bien, ¿qué sucede con la pro- mos aquí con el dato de la diferencia de
componente N400— aparece en todos los sodia? Cuando la melodía de la frase no sexo: las mujeres reaccionan mucho antes
procesos de elaboración semánticos; lo se ajusta a la semántica o a la sintaxis, que los varones ante las informaciones
hace con tanta mayor intensidad cuanto otra fuerte oscilación N400 vuelve a emocionales de la prosodia: a los 200 mi-
más complicada se presenta la integra- revelar que hay un problema de inter- lisegundos, frente a los cerca de 750 de
ción de una palabra en el contexto de una pretación. Así, por ejemplo, en la falsa los varones. Es probable que éstos, al con-
frase. Por su parte, un fallo sintáctico pro- entonación de la frase (aquí marcada por trario que las mujeres, procesen prime-
voca ya al cabo de 160 milisegundos una la coma) “Peter promete, trabajar Anna”. ramente por separado el significado de
típica respuesta cerebral en la parte ante- En este caso viene después un compo- la palabra y la melodía de la frase, para
rior izquierda del encéfalo: el llamado nente P600; una señal de que el cerebro establecer luego la relación entre ambas.
componente NTAI (negatividad tem- arranca con un nuevo intento de inter- Parece, en cambio, que, para las muje-
prana anterior izquierda). pretación: “Peter promete a Anna que va res, adquiere mayor importancia la pro-
a trabajar”. sodia que la semántica; en caso de duda,
Las mujeres hablan Partiendo de los resultados de nues- dominaría la primera. ¿Hubiera podido
más deprisa tros experimentos, elaboramos un modelo monsieur Tan hacerse comprender mejor
Nuestro cerebro procesa primero la gra- “de cadena de montaje” del procesa- ante las mujeres que ante los hombres?
mática y posteriormente el contenido miento lingüístico (véase el recuadro Tal vez.
semántico de una frase. Posiblemente una “Procesamiento lingüístico en la cadena
de las retículas entre los lóbulos fronta- de montaje: Un modelo nuevo”). El cere-
les y temporales constituye, en primer bro se propone abordar los aspectos indi-
lugar, rápida y automáticamente, una viduales, en parte secuencialmente, en
estructura sintáctica del texto oído, que parte en paralelo; e intenta formar una
se refleja en una señal NTAI. Después, interpretación libre de contradicciones, ANGELA FRIEDERICI dirige el Instituto Max
otra retícula demanda contenidos semán- como es lógico, a partir de los resulta- Planck de Investigación Neurofisiológica de
ticos que confluyan con las informacio- dos individuales e incluso si fuera nece- Leipzig.
nes sintácticas (oscilaciones N400). sario probando una y otra vez.
Pero si el mensaje no se puede inter- En una serie de nuevos experimentos, Bibliografía complementaria
pretar inmediatamente —debido, por les hicimos oír a nuestros probandos fra-
NEUROKOGNITION DER SPRACHE. G. Fleming,
ejemplo a fallos gramaticales— se des- ses con palabras matizadas emocional-
G. Rickheit y H. M. Müller. Stauffenburg
vía de nuevo la curva de corriente cere- mente de forma positiva o negativa; por
Verlag; Tubinga, 2002.
bral, aproximadamente 600 milisegun- ejemplo, “querido” u “odiado”. Estas

Mente y cerebro 05/2003 29


Antes de saber
hablar, los niños
pueden pensar
Es raro que los niños hablen antes del primer año.
Pero sí pueden pensar. Mucho antes de que digan “mamá”
aprenden a ordenar sus experiencias

Sabina Pauen que los pequeños no empezaban a inte- Y esto es muy necesario, pues la plé-
resarse por las causas de los sucesos tora de nuevas impresiones que, desde

“G
uau-guau” balbucea Lam- antes de los dos años, ni atribuirlas a el entorno, bombardean constantemente
bertín. “Mi pequeño ha- determinadas cosas. Creían incluso que a los retoños amenaza con exigir dema-
bla”, piensa la madre se iniciaba cuando los infantes empeza- siado al nuevo cerebro. Para ordenar las
extasiada. Desde ahora ban a hablar. Pero los científicos estu- sensaciones, su cerebro agrupa las cosas
no sólo tiene un bebé, sino también un dian ahora las capacidades de los críos en categorías, las clasifica en una suerte
interlocutor. Cuando empiezan a hablar, desde el día de su nacimiento. ¿A qué de cajones mentales. Así, el niño no nece-
la relación entre padres y bebés se re- resultado han llegado? Dicho en breve: sita volver a aprender cada vez todas las
fuerza enormemente. A los científicos les los lactantes de pocos meses aprenden a propiedades de cada uno de los objetos,
resulta entonces más fácil ocuparse de recordar cosas y a comparar sus propie- sino que puede trasladar las experiencias
la vida mental de los pequeños. Estudian, dades; de ese modo ponen orden en su con un objeto a otros que aún le son des-
por ejemplo, a todo lo que un bebé de- entorno. conocidos. Por ejemplo, tan pronto como
signa con “guau-guau”. ¿Sólo al caniche
del vecino? ¿A todos los cuadrúpedos?
¿También a una mariposa? ¿Y a un arma-
rio? De esa forma, los psicólogos evolu-
tivos tratan de descubrir qué cosas los
pequeños consideran pertenecientes a la
misma clase, elementos de un mismo
grupo o categoría.
Pero, ¿qué ocurre con los críos que
todavía no pueden hablar? ¿Qué pasa
por la cabeza de un lactante? ¿Pueden
pensar antes que hablar? Hasta la década
de 1960 se admitía que los bebés apenas
eran capaces de recordar lo visto y oído
y, menos aún, de pensar sobre ello. Se
les suponía hojas en blanco que, en los
primeros meses de vida, hacían poco más
que recibir, sin filtrar, informaciones por
los órganos de los sentidos.
Por eso, hasta hace poco, los psicólo-
gos evolutivos estaban convencidos de

30 Mente y cerebro 05/2003


CORBIS

Lambertín se ha formado la categoría En las imágenes aparecen ejemplares que no han pasado por la fase de fami-
“silla”, reconoce de inmediato, incluso distintos de una misma categoría, por liarización dedican por igual el mismo
en un domicilio ajeno, el mueble en el ejemplo, gatos. Al verlos, el bebé debe- tiempo a las dos imágenes).
que el papá y la mamá se pueden sentar. ría familiarizarse con esa categoría. El Con niños algo mayores —desde los
psicólogo detecta que el crío se ha fami- seis meses— el test suele ser diferente.
Perro desconocido liarizado porque dedica ahora tanto Se les ofrece para que jueguen modelos
Los estudiosos que se disponen a inves- menos tiempo a contemplar una imagen pequeños de los objetos del test; por
tigar con algo más de precisión cómo se cuantos más pares de esa misma cate- ejemplo, gatitos de plástico de diferen-
origina este tipo de conocimiento, se goría se le han presentado. tes razas. Se les da primero, uno tras
topan pronto con un problema: ¿cómo Se le muestra luego un par de imáge- otro, diversos modelos de una catego-
pueden saber de qué logros mentales son nes, en una de las cuales aparece un repre- ría y, luego, un ejemplar de la otra cate-
realmente capaces los infantes menores sentante de otra categoría; por ejemplo, goría. Sabremos que puede ya distin-
de un año? ¡No se lo pueden preguntar! un perro. El crío tampoco ha visto antes guir las categorías porque cada vez juega
Para superar este obstáculo los psicólo- el gato concreto de la segunda imagen; menos con las figuras, hasta que apa-
gos evolutivos recurren a un dato: la le es, pues, también extraña. Sin embargo, rece la nueva categoría; en cuyo ins-
especial atención que prestan a lo des- si se detiene más tiempo en el perro, sig- tante comienza a ocuparse del postrer
conocido. nifica que le resulta más insólito que el juguete más tiempo.
Existe un experimento clásico que se desconocido gato. De esa conducta los Varios grupos de investigadores han
aplica con lactantes a partir de los dos psicólogos concluyen que la criatura realizado tests de este tipo en distintos
meses. El psicólogo les va enseñando asigna el perro a una nueva categoría países. Los resultados con lactantes de
varios pares de imágenes, consecutivos. (teniendo en cuenta que otros lactantes menos de seis meses son contradicto-

Mente y cerebro 05/2003 31


El cerebro de un recién nacido no es una tabula rasa
Además de los psicólogos evolutivos, los investigadores del

THOMAS BRAUN
cerebro abordan también con qué capacidades vienen al

NUMERO DE SINAPSIS ( × 1011 / cm3 )


mundo los bebés. Mediante técnicas de formación de imá-
genes han establecido, por ejemplo, que partes del cerebro 5
diversas procesan, ya en los recién nacidos, tipos de infor-
mación distintos. Así el lóbulo temporal izquierdo de la cor-
teza cerebral de los lactantes reacciona ante las palabras. La
lateralidad —la concentración del hemisferio cerebral izquierdo
o derecho en determinadas funciones— empieza ya antes del 3
nacimiento: los que después serán zurdos suelen chuparse el
pulgar izquierdo en el vientre de la madre, y a la inversa.
Desde el punto de vista de su morfología externa, el cere-
bro de un recién nacido se asemeja al de un adulto. Tiene
1 DIAS MESES AÑOS
todas las estructuras importantes y el número de neuronas
no aumentará. No obstante, al cerebro le falta mucho hasta NACIMIENTO
su plena madurez. Hacia los cinco años habrá triplicado su
peso y seguirá aumentando hasta que cumpla los dieciocho 28 6 15 2 4 811 19 3 5 1113 26 71
años. En este período de maduración se hacen más tupidas SEMANAS DESPUES EDAD
las redes neuronales. Crecen las prolongaciones nerviosas y DE LA CONCEPCION
los lugares de contacto entre neuronas, las llamadas sinap-
sis. De ese modo se amplía el cerebro del niño con el correr
del tiempo, aunque no aumente el número de neuronas. tinguen ya los aspectos esenciales de su entorno y coor-
Pero el cerebro va eliminando sinapsis ya desde la más tierna dinan en su cerebro las informaciones visuales procedentes
infancia. Si en una determinada área crecen desmesurada- de los dos ojos. Probablemente aumentan con rapidez las
mente, durante un tiempo, las conexiones nerviosas, éstas conexiones sinápticas hasta alrededor del sexto mes, pues
se reducen por lo general de inmediato en esa zona. Es decir, a esa edad se alcanza la plena agudeza visual.
al principio el cerebro produce un excedente de contactos
y, después, establece qué conexiones deben persistir. Por El niño ya puede sentarse recto y empieza a descubrir su
eso crecen, desde el segundo mes de vida, las conexiones vasto entorno. El cambio es especialmente drástico en las
sinápticas en el córtex visual. A los seis meses, las neuro- culturas occidentales en las que los bebés permanecen, en
nas en esa área están tan estrechamente conectadas como los primeros meses, mucho tiempo en casa y, cuando salen,
no lo volverán a estar después, ya que a partir de ese lo hacen tumbados y resguardados en cochecitos protegi-
momento se reducen los lugares de contacto. De todas mane- dos; ahora se les abre, en los paseos por la ciudad y los par-
ras, al final del proceso quedan todavía más sinapsis que al ques, una nueva perspectiva: los peques se asombran ante
inicio de la pubertad ( véase la figura ). los coches que pasan cerca, observan a personas y anima-
les y escrutan la variedad de productos en los escaparates.
El momento de este cambio depende de lo que sucede en Lo que un niño llega a ver a esa edad depende en gran
cada una de las fases del desarrollo. Los recién nacidos ape- medida de la cultura en la que crece. Un niño esquimal ve
nas si pueden ver los objetos clara y distintamente, pues ni a diario cosas totalmente distintas de las que percibe otro
el cristalino ni las conexiones nerviosas del ojo a la corteza que crece en una selva africana o en una gran ciudad.
cerebral han acabado de madurar. Y no sólo esto; como la Así pues, las conexiones en el córtex visual se seleccionan
cabeza del crío crece muchísimo el primer año, cambia con- después, cuando el crío empieza a percibir con detalle su
tinuamente la distancia entre el centro de los ojos. Además, entorno. El cerebro se guía por el principio elemental del
no posee todavía pleno control de los músculos oculares. “úsalo o déjalo”. A diferencia del incremento de las sinap-
Por eso, los recién nacidos perciben contrastes fuertes y sis, que depende de la maduración, el cerebro suprime des-
estímulos en movimiento, pero apenas si distinguen peque- pués los nexos sobrantes teniendo en cuenta ante todo las
ñas diferencias entre objetos, ni tonalidades de color o gra- experiencias de aprendizaje. Sólo se consolidan las cone-
dos de claridad. La agudeza visual mejora constantemente xiones que se utilizan con frecuencia; el cerebro puede, así,
durante los primeros meses y, a los seis, alcanza el nivel de procesar informaciones eficientes y adecuadas a las condi-
los adultos. Pero hacia el final del cuarto mes los bebés dis- ciones vitales del niño.

rios. Así, de acuerdo con varios estudios en nuestras series de pruebas, se entre- o siete meses, de clasificar objetos en
estadounidenses, a esa edad los bebés tenían notablemente más tiempo con los cajones mentales (véase el recuadro “El
pueden distinguir categorías; sin em- juguetes de la categoría que acababa de cerebro de un recién nacido no es una
bargo, las pruebas que nosotros hemos aparecer; ahora sí son capaces de dife- tabula rasa”).
realizado en el Instituto de Psicología de renciar clases distintas de objetos. ¿De qué categorías se apropian prime-
Magdeburg nos mostraron lo contrario: La investigación sobre la maduración ro los niños? ¿Cómo evolucionan? Pues-
en los primeros meses de su vida los lac- cerebral en los primeros meses de vida to que la categorización se inicia preci-
tantes no están aún en condiciones de y sobre el desarrollo del sentido de la samente en la fase de desarrollo en la que
categorizar objetos. Pero muy otro es el vista respalda también la hipótesis de los bebés alcanzan su plena agudeza
resultado con niños de siete meses: éstos, que los lactantes son capaces, a los seis visual, diríase que atienden, de modo

32 Mente y cerebro 05/2003


SABINA PAUEN

1. PELIGRO DE CONFUSION. Pruebas con juguetes de animales y muebles, fieles unos


preferente, al aspecto exterior de los a la naturaleza (arriba) y otros ajustados en su aspecto externo (abajo), muestran que los
objetos. Si esto fuera así, los primeros lactantes no elaboran categorías atendiendo sólo a las semejanzas externas.
objetos que podrían agrupar serían los
que se parecen y que, a su vez, mostra-
ran una diferenciación manifiesta de
otros objetos, es decir, clases de objetos Ojos que no ven, esa edad la captación de la “permanen-
como gatos, perros, sillas o mesas. Este corazón que no siente cia del objeto”, es decir, saber que algo
tipo de objetos formarían las categorías ¿Qué puede, pues, regir la categoriza- sigue existiendo aunque no se le pueda
básicas; por el contrario, les sería menos ción? ¿Intervienen quizá los conoci- ver. Según Piaget, esta capacidad empieza
fácil organizar categorías globales como mientos y sensaciones previas? En ese a manifestarse hacia el final del primer
animales, muebles o vehículos, pues caso, los juguetes de animales les recor- año. Pues es a esa edad cuando los críos,
agrupan objetos que difieren mucho en darían a los pequeños en fase de fami- puestos en situaciones semejantes, empie-
su aspecto exterior. Sin embargo, nues- liarización a los animales reales. Avala zan a rebuscar por todas partes las cosas
tras pruebas nos han llevado a la con- esta hipótesis el dato siguiente: los niños repentinamente desaparecidas.
clusión contraria: se diferencian antes las de nueve meses que han crecido con un Se trata, empero, de una impresión
categorías globales que las básicas. gato o con un perro, pueden distinguir engañosa. Estudios algo más recientes
Por consiguiente, no es sólo ni fun- entre estas dos especies, siendo así que, —por ejemplo, con ayuda de la llamada
damentalmente el parecido exterior el sin esta experiencia, suelen fallar incluso
que determina la partición en categorías. a los once meses.
Así, niños de once meses distinguen Independientemente del criterio en
SABINA PAUEN

juguetes de animales y muebles que es- que se funde el retoño para categorizar,
tán dotados de una apariencia externa debe poder poner los objetos delante del
similar con la misma perfección que dis- ojo mental. A ese hecho los psicólogos
tinguen juguetes que mostraban todas evolutivos lo denominan formación de
las diferencias naturales entre estas dos representaciones mentales estables. Pero,
clases de objetos. Los lactantes algo más ¿están en disposición de hacerlo bebés
crecidos configuran, pues, nuevas ca- de seis meses? A primera vista parece que
tegorías no sólo por la abstracción visual no. Si les quitamos algo con lo que esta-
de la apariencia externa. Pues, de no ban jugando entusiasmados y lo escon-
haber sido así, deberían haber catego- demos, bajo una toalla por ejemplo, no
rizado mejor los juguetes cuyo aspecto lo buscan. Al parecer rige aquí el dicho
externo difería mucho de los que se “ojos que no ven, corazón que no siente”.
habían igualado en sus apariencias ex- Apoyado en tales observaciones, Jean
ternas. Piaget (1896-1980) negó a los niños de

2. ¿QUIEN TIENE LA INICIATIVA? Hasta los lactantes creen que es el animal


de peluche y no la pelota el causante del movimiento. En el paradigma animal-pelota,
si el animal y la pelota, después de haber rodado juntos (arriba), reposan inmóviles
en rincones distintos (abajo), los lactantes de siete meses miran expectantes al animal
y esperan que pronto se volverá a mover.

Mente y cerebro 05/2003 33


puede sorprender de esta imposibilidad que se mueve atrae mágicamente la
THOMAS BRAUN
a
física, si aún se acuerda del objeto tapado; mirada de los recién nacidos. Y, a partir
pues ¡la lámina debería chocar con el de los tres o cuatro meses, los lactantes
objeto! El resultado es muy ilustrativo: dirigen la mirada hacia donde se encon-
los bebés de tan sólo seis meses con- trará en los segundos siguientes un obje-
templan más rato la lámina “imposible- to móvil.
mente” extendida 180 o, pese a serles Según esto, los bebés deberían tam-
conocida en virtud de los ejercicios de bién interesarse por todo lo que participa
familiarización. Parece, pues, que cuen- en los movimientos: piernas, brazos, alas
tan con una representación del objeto y o ruedas. Sin embargo, para deducir
b que se preguntan dónde ha quedado el movimientos por estas propiedades está-
objeto que era visible. Por lo tanto, exis- ticas del objeto, los lactantes deben poder
ten ya en esta fase de desarrollo las con- relacionar entre sí dos tipos diferentes
diciones mentales previas para agrupar de conocimientos: uno sobre el aspecto
los conocimientos sobre objetos y for- exterior del objeto y otro sobre su com-
mar unos primeros conceptos, aun antes portamiento. Si los lactantes lo consi-
de poder hablar. guieran, los psicólogos podrían expli-
Otras observaciones permiten sospe- car por qué los bebés ordenan bajo una
char que los lactantes recuerdan objetos misma categoría a los juguetes de es-
y personas concretas y que estructuran pecies animales distintas, a pesar de las
c mentalmente tales recuerdos, mucho diferencias de sus aspectos externos.
antes de que empiecen a hablar. Fijé- Todos los juguetes de animales acti-
monos en el llamado miedo al extraño, varían, pues, el mismo conocimiento
que comienza a manifestarse alrededor previo; por ejemplo, cómo se mueven.
de los siete meses: a esta edad, no les Pero, ¿pueden los lactantes asociar ya,
gusta que ningún extraño les tome en en realidad, la imagen de su incipiente
sus brazos, sino que prefieren a las per- automovimiento con la vista de los jugue-
sonas allegadas. Significa ello que dis- tes de mamíferos?
tinguen entre personas de su confianza
y personas desconocidas; llegan incluso Un armario no es un “guau-guau”
3. MAGIA. En la prueba del puente a reconocer a su madre en fotografías. A la pregunta anterior puede contestarse
giratorio el crío se halla sentado en una Identifican a las personas más allá de su con el “paradigma del animal y la pelota”
aspecto exterior y recurren a sus expe- (véase figura 2). Los bebés sujetos del
mesa, en la que una lámina rectangular
riencias anteriores para interpretar lo experimento contemplan cómo un ani-
puede plegarse hacia el niño o desplegarse que acaban de percibir. mal imaginario en forma de gusano y
alejándose del mismo (a). Un objeto que Con todo, esto no explica por qué los una pelota dan vueltas uno alrededor del
está detrás detiene la lámina al desplegarse lactantes configuran categorías globa- otro. Ambos cambian con frecuencia la
hacia atrás (b). Pero si la lámina acaba les. ¿Qué les lleva, por ejemplo, a di- velocidad y la dirección, es decir, mani-
su despliegue (c), los críos se sorprenden ferenciar entre seres vivos y seres iner- fiestan movimientos que son caracterís-
ante tal imposibilidad física. tes? La teoría de la evolución puede ticos de los seres vivos. ¿Consideran los
ayudarnos a entenderlo. Para bebés inde- bebés del experimento que el causante
fensos, animales y hombres representan del movimiento es la pelota o lo atribu-
un peligro o una preocupación. Por eso yen al “desconocido” animal?
prueba del puente giratorio (véase figu- les conviene observar con más atención Nuestras pruebas dan como resultado
ra 3)— permiten concluir que los lac- a los organismos que a los objetos y, por que, desde el parvulario, se halla fijada
tantes recuerdan objetos que han dejado consiguiente, deben poder distinguir la interpretación de esta escena: “el ani-
de percibir. En este experimento, el unos de otros. mal juega con la pelota”, “el animal em-
pequeño está sentado en una mesa, a la Es posible que intervengan en esto puja la pelota” o “el animal quiere comer-
que se ha fijado, con una bisagra, una esquemas innatos de percepción. Los re- se la pelota”. Los participantes en la
lámina rectangular. Esta lámina puede cién nacidos ya muestran un especial prueba atribuyen inequívocamente la cau-
desplegarse o recogerse acercándose o interés por las caras y las miran con pre- sa del movimiento al animal, pues han
alejándose del niño. Después que el crío ferencia a otros objetos de complejidad aprendido a asociar los movimientos
se ha acostumbrado al proceso de que la análoga. El interés innato por todo lo imprevisibles con animales, no con obje-
lámina se despliegue y se cierre, el expe- que se mueve en su campo de visión tos inanimados. Identifican como viviente
rimentador coloca, bien visible, un objeto ayuda también al lactante a distinguir al animal imaginario, a causa de su apa-
sobre la mesa. Si vuelve a desplegar la pronto entre seres vivos y cosas inani- riencia externa, y a la pelota como objeto
lámina de adelante a atrás, primero el crío madas. De esa manera aprenden, desde inanimado; después, aplican su saber
ve que la pierde de vista y luego que la los primeros meses de vida, que muchos sobre las características del movimiento
lámina topa con el objeto y no alcanza objetos se pueden mover por sí mismos, en estas dos categorías globales.
los 180o. Como no está habituado a esa mientras que otros necesitan una fuerza Pero, ¿qué pasa con los niños algo
percepción, debería prestarle una aten- exterior. Quizá son estos criterios aún más menores? Por ejemplo, lactantes de siete
ción más duradera. decisorios que los rasgos de la cara y otras meses, ¿atribuyen el movimiento al ani-
Pero si el experimentador provoca, cualidades “estáticas” para formarse mal y no a la pelota? Los científicos pue-
con un truco, que la lámina acabe el giro representaciones mentales, antes de que den volver a valerse de las preferencias
de 180o de costumbre, el bebé sólo se empiecen a hablar. Por último, todo lo de los bebés. Los lactantes miran con

34 Mente y cerebro 05/2003


particular interés y agrado los objetos que
se mueven o que deberían moverse. Si
los experimentadores les muestran una Cuanto antes, ¿mejor?
escena en que animal y pelota, después
de dar vueltas juntos, permanecen inmó- El cariño favorece más el aprendizaje
viles cada uno en un rincón, los bebés infantil que el entrenamiento prematuro
dirigen sus ojos curiosos al animal, quizá
porque se sorprenden de su inmovilidad
y esperan que, de un momento a otro,
vuelva a moverse. Así pues, a esa edad Muchos conatos de algunos padres por enseñar a sus retoños lo máximo posi-
ya han captado no sólo las característi- ble lo antes posible producen situaciones harto grotescas. En Japón, son habi-
cas externas, sino también los aspectos tuales las clases de inglés prenatales a partir del sexto mes de embarazo, pen-
sadas como una de las muchas formas de mejorar la preparación del temido
típicos del movimiento de los seres vivos
“juken”, la prueba de admisión, para críos de dos años, en las guarderías de
y de los objetos. Pero si al animal ima-
elite. Pero este método de aprendizaje tiene el mismo éxito que la enseñanza
ginario le falta la cara o el pelaje, no se de los números a un embrión dando golpes en el vientre de la madre: nulo.
desencadena la reacción de los infantes. Lise Eliot, neurobióloga del Instituto médico de Chicago, desenmascaró estas
Al parecer, no reconocen al juguete como prácticas como estimulaciones adicionales totalmente inútiles, que no dejan
animal sin estos rasgos externos carac- ninguna huella en el cerebro en desarrollo.
terísticos y, por tanto, no esperan que se
mueva. Algo parecido sucede con las expectativas ilusorias, repetidas una y otra vez,
Una variante de la prueba confirma de que los niños aprovecharían más si se les instruyera desde muy pronto en
nuestra interpretación. Una mano coge materias escolares regladas. Clases de lenguas extranjeras y matemáticas en los
animal y pelota a la vez y los mueve parvularios, ejercicios de lectura y escritura, en muchos casos ligadas de inme-
como en la prueba original. En este caso, diato con una edad de admisión precoz y con un estándar educativo obliga-
los lactantes atribuyen el movimiento a torio como fondo. No faltan, pues, propuestas de exigencias tempranas a los
la mano y no al animal, pues miran por críos.
igual a ambos juguetes tan pronto como
acaba la representación y los dos jugue- Sólo que, por desgracia, no hay ningún indicio de la eficacia de un adiestra-
tes yacen inmóviles en su rincón. Es miento prematuro en el estudio; al contrario. Hace ya unos diez años que
decir, a partir de la segunda mitad del Robert Rescorla y sus colaboradores, de la Universidad de Pennsylvania, reco-
primer año de vida, los infantes no sólo gieron experiencias de todas las zonas de EE.UU. sobre la educación formal a
se preguntan qué causa el movimiento, edades tempranas. El resultado fue que los niños sometidos a tales “exigen-
cias” tenían tendencia a iniciar su propio curso escolar con una creatividad
sino que ya saben la respuesta recurrien-
frenada, con más temor y con una incorporación negativa.
do a los conocimientos adquiridos sobre
las categorías globales. Pero si los supuestos trucos mágicos son tan inútiles como los programas de
Aunque, al nacer, los lactantes no pue- empollar antes de la escolarización, ¿cómo pueden los educadores responsa-
den hablar, sí pueden pensar bastante bles promover la capacidad de aprender de un retoño? Patricia Kuhl, Andrew
bien. Recuerdan cosas, comparan ras- Meltzoff y Alison Gopnik sostienen, en su libro Forschergeist in Windeln
gos y, de esa manera, tratan de ordenar (Espíritu investigador en pañales), que se trata de un fin posible, aunque por
su entorno (por lo demás caótico) con vía indirecta. En primer lugar, los neonatos deben poder estructurar, para lograr
sus impresiones en continuo cambio. un aprendizaje tosco, una relación segura con sus allegados, por lo general los
Esto aclara, pues, por qué Lambertín padres. Después empiezan, casi inmediatamente, a percibir su entorno y a obser-
llama “guau-guau” tanto al caniche del var los cambios; captan también las relaciones y aprenden a influir en los acon-
vecino como a la mariposa, es decir, a tecimientos.
todos los animales. Pero difícilmente
designará así a un armario, a no ser que Conviene entonces encauzar, por todos los medios, la atención del retoño a
esté cubierto de pelos y se le haya pin- personas, objetos y acontecimientos. Esto activa su innata disposición explo-
tado una cara. ratoria que, a su vez, fomenta el desarrollo cognitivo. Para fomentar el habla,
la capacidad expresiva emocional y la autoconciencia de los pequeños y para
otorgar a su mundo una estructura, los educadores no deben proceder con
premura, sino sonsacarles con habilidad preguntas y, luego, no dejar ninguna
sin respuesta.
SABINA PAUEN es profesora de psicología
evolutiva en la Universidad de Heidelberg.
Antes de que un pequeño rompa a hablar, inquiere en su entorno. Si algo des-
pierta su curiosidad, trata de obtener más información. Pero después les toca
el turno a los adultos; sus reacciones son decisivas para el éxito del aprendi-
Bibliografía complementaria zaje. Sólo cuando los educadores permiten la fantasía y la creatividad de los
WAS GEHT DA DRINNEN VOR ? D IE críos, pueden los incipientes científicos proseguir sin trabas sus ansias de
GEHIRNENTWICKLUNG IN DER ERSTEN FÜNF aprender y comenzar así a comprender conexiones.
LEBENSJAHREN . L. Eliot. Berlin Verlag; Ber-
lín, 2001.
B EEINFLUSST S PRACHE DIE O BJEKTKATEGO -
Gabriele Haug-Schnabel
RISIERUNG IN DER FRÜHEN KINDHEIT? S. Pauen
Bióloga del comportamiento y profesora titular
en Sprache und Kognition, vol. 19, pág. 3;
en la Universidad de Friburgo.
2001.

Mente y cerebro 05/2003 35


Procesamiento
inconsciente
de la información
Nuestro cerebro evalúa sin cesar una multitud de informaciones procedentes de nuestros sentidos.
Lo hace de forma inconsciente. Pero, ¿quién podría pensar que se pueden leer palabras e incluso
“comprender” su significado sin que nos demos cuenta?

Bettina Rolke éstos recordar las palabras, que habían al final de la prueba. De esta manera apa-
ido apareciendo en rápida secuencia. No recieron en el monitor dos caracteres en

“M
antenga la distancia nos interesaba sólo por qué alguien color blanco intercalados en una suce-
de seguridad”, acon- “pasaba por alto” una palabra, sino, sobre sión de caracteres en negro.
seja el indicador lu- todo, comprobar la hipótesis de que nues- Se produjo un fenómeno inesperado.
minoso de la auto- tro cerebro, pese a no prestar atención a Si la segunda letra blanca seguía a la pri-
pista. Queda enseguida atrás, lo mismo las palabras, sí las evalúa; lo hace, por mera, tras un intervalo de 200 a 500 mili-
que otros indicadores, situados en el tanto, de forma inconsciente. segundos, los voluntarios no podían recor-
lateral: “Placas de hielo” —“ Infopista, ¿Cuándo se nos queda realmente fijada darla. Incluso afirmaban no haber visto
F.M.”—“Zona de descanso” —“ Logro- una información en la memoria? Los ninguna segunda letra blanca. Se les pidió
ño” — “Salida a 250 metros”. De repente expertos en psicología cognitiva opinan luego que ignorasen la primera letra
el deslumbrante destello de un radar. que advertimos todos aquellos detalles blanca y atendiesen sólo a la segunda.
¿Me afecta? ¡Imposible! Tenía la vista hacia los que nos dirigimos de forma Sorprendentemente, ahora no tenían nin-
concentrada en la carretera; cualquier consciente. Através de este “foco de aten- guna dificultad en recordar las últimas.
disco de limitación de la velocidad, estoy ción” quizá se fije la representación efí- Por lo que parece, nuestro cerebro
seguro, me habría llamado la atención. mera de un estímulo en el cerebro. Hacia necesita una suerte de “tiempo de refle-
Reflexiono sobre lo observado en los qué polaricemos nuestra atención, depen- xión” para introducir estímulos cons-
últimos minutos. Pero las imágenes de derá, en buena medida, de cuán impor- cientes en la memoria. Durante ese inter-
mi memoria visual son incompletas, pla- tante nos parezca. El conductor que busca valo temporal —también denominado
gadas de puntos en blanco. la salida correcta de la autopista se con- “parpadeo de la atención”— los proban-
Lo experimentamos a diario, Aunque centrará en los carteles azules; dejará en dos no podían prestar atención a la se-
nuestro entorno nos parezca, en todo segundo plano los de otros colores. gunda letra blanca, aun cuando se es-
momento, continuo en el espacio y el Podemos poner máximo empeño en forzasen en ello.
tiempo, transcurrido cierto intervalo sólo atender a todos los detalles importantes. ¿Significa eso que todas las informa-
recordamos retazos de la escena. ¿De- Muy pronto, sin embargo, nuestra aten- ciones que no percibimos consciente-
jamos acaso de percibir, de forma cons- ción llega al límite de su capacidad. Lo mente se pierden sin remisión? Para res-
ciente, muchos detalles, un indicador de demostraron con un experimento senci- ponder a esta cuestión le presentamos a
la carretera por ejemplo? ¿Cómo consi- llo Jane Raymond, Kimron Shapiro y nuestros participantes una ristra de pala-
gue, entonces, el cerebro representarnos Karen Arnell, del Centro de Neurocien- bras en rápida sucesión, siempre en la
imágenes completas y con sentido? cias Cognitivas de Bangor (Gales). El misma zona del monitor. Les solicitamos
En el marco de una disertación del ensayo, a grandes rasgos, consistió en que se fijasen en tres palabras blancas
grupo de trabajo de psicología general lo siguiente: presentaron a los volunta- (“palabras objetivo”) dentro de una serie
y fisiológica de la Universidad de rios muchas letras diferentes en rápida de palabras en negro, para indicarlas des-
Marburg abordé los límites del proce- sucesión en un mismo punto de la pan- pués. Nos apoyábamos en lo que ya sa-
samiento consciente de estímulos visua- talla del monitor de un ordenador. Los bíamos sobre el procesamiento de estí-
les. Para ello, colocamos ante una pan- probandos debían fijarse en dos letras con mulos atendidos y les presentamos la
talla a un grupo de voluntarios. Debían un color diferente del resto e indicarlas segunda palabra blanca 250 milisegun-

36 Mente y cerebro 05/2003


RED DE LA MEMORIA. Al oír o leer

THOMAS BRAUN
una palabra, nuestro cerebro activa el CUERDA
correspondiente “concepto”, esto es, BARCO HILO
su significado. La activación se extiende ROCIO
LANA
de forma inconsciente a conceptos
LAMPARA
emparentados. ALFOMBRA

SILLA

SOFA
dos tras la primera palabra objetivo. TORTA
MESA
ROJO
Resultado: los probandos sólo podían HORNO

recordar aproximadamente la mitad de GALLETAS PASTEL


MARRON AMARILLO VERDE

las segundas palabras ofrecidas.


BIZCOCHO JIRAFA
Nuestro objetivo era, no obstante, ave- PAN MADERA
RANA
riguar si el cerebro procesa las palabras ABEJA
MANTEQUILLA
no atendidas; es decir, inconscientes. ABEDUL TIGRE
GATO
Vino aquí en nuestra ayuda una obser- SAUCE
HAYA
vación conocida desde hace muchos años: OSO POLAR

una palabra escrita es más fácil de captar GINKGO


PAJARO ALCE
y pronunciar si aparece en un contexto CARPINTERO
propio. Por ejemplo es mucho más sen-
cillo leer la palabra “pastel” si sigue a la
palabra “torta” que si aparece a conti-
nuación de “cuerda”. Se trata de un ejem-
plo de asociación semántica. Así la pala-
bra “torta” facilita manifiestamente el
reconocimiento y pronunciación de la
palabra “pastel” debido a su similitud de
significado (semántica).

El efecto de la asociación
semántica
Merece la pena detenerse en la asociación
semántica. Podemos ilustrar dicho efecto
si nos imaginamos nuestra “memoria de
significados” como una red cerebral de nu- ban la segunda palabra objetivo prece- en una evolución particular del gráfi-
merosos nodos enlazados entre sí. Cada dente (cuerda o torta). Pero si la segunda co de EEG, la denominada N400: la lí-
nodo representa un concepto léxico, es palabra era captada, durante el parpadeo nea del EEG varía aproximadamente
decir, el significado abstraído a partir de de la atención, de manera incompleta y 400 milisegundos tras la presentación
una palabra concreta. Por ello, los concep- no se recordaba, entonces la afinidad de una palabra en una forma caracterís-
tos afines se encuentran más próximos o semántica entre la segunda y la tercera tica: cuanto menos encaje una palabra
establecen una conexión más fuerte en- palabra objetivo no incidía en la cuota en el contexto significativo de una frase,
tre sí que los conceptos de significado de recuerdo. De lo que se infería con tanto más negativos serán los valores
dispar. Al leer la palabra “torta” se activa toda claridad que el significado de las tomados por la gráfica del EEG. Inves-
en el cerebro el concepto léxico “torta”; palabras que no hemos procesado de tigadores del habla se basan en la medi-
con ello, la activación se extiende a otros forma atenta se pierde. da del encarrilamiento semántico, que se
nodos conceptuales enlazados. Puesto Ahora bien, durante nuestros experi- corresponde con la evolución de la N400.
que los nodos de “torta” y “pastel” yacen mentos registrábamos la actividad elec- En nuestro estudio se dio dicho efecto
próximos, se activa “pastel” a través de troencefalográfica. Gracias a ello pudi- N400: cuanto más divergían la segunda
“torta”; por eso, “pastel” tiene cierta ven- mos rebatir tal deducción. Para obtener y tercera palabras objetivo, tanto más
taja cuando aparece ante los ojos. el encefalograma (EEG) se aplican elec- pronunciada era la evolución negativa
En el experimento se varió a conti- trodos sobre la cabeza. Los potenciales del EEG. Para nuestra sorpresa, también
nuación la proximidad semántica de dos eléctricos medidos reflejan la suma de variaba el N400 de forma similar cuando
palabras objetivo. Se hizo entre la la actividad neuronal de una zona deter- una persona no podía recordar el texto
segunda y la tercera. Los voluntarios minada del cerebro; puede establecerse de la segunda palabra objetivo.
reconocían mejor la tercera palabra obje- una correlación, temporal y precisa, de Podemos, pues, comprender el signi-
tivo cuando ésta iba precedida de otra los mismos con sucesos; por ejemplo, con ficado de palabras aun cuando no les
palabra objetivo de significado afín. la aparición de una palabra blanca en la prestemos ninguna atención, no tenga-
Podían así identificar la palabra “pastel” pantalla. A diferencia del comporta- mos experiencia consciente, ni logremos
con mayor corrección y frecuencia miento, que es la consecuencia de eta- recordarlas. En nuestro cerebro se acti-
cuando seguía a “torta” que cuando apa- pas de procesamiento ya transcurridas, van conceptos asociados a palabras sin
recía tras “cuerda”. Era evidente que nos el EEG informa casi en directo de la acti- que nosotros seamos conscientes de ello;
hallábamos ante un caso típico de aso- vidad cerebral. en nuestra memoria semántica se alte-
ciación semántica. Con todo, el efecto El procesamiento del significado de ran estados, aunque no nos hayamos per-
se producía sólo si los sujetos recorda- las palabras se puede leer especialmente catado de una palabra.

Mente y cerebro 05/2003 37


Operación inconsciente de las palabras
A través de un experimento con palabras y la medición menos afines, semánticamente hablando, ambas palabras, tanto
simultánea de corrientes eléctricas se demuestra que pro- más “negativamente” procederá el curso de la curva en la
cesamos las palabras también de manera inconsciente. Los franja N400. (Por convención, los valores negativos se refle-
voluntarios deben descubrir palabras blancas intercaladas jan en la parte superior del diagrama; los positivos, en la
en una hilera de palabras negras en rápida sucesión (12 por parte inferior.) La razón de ello es muy simple: cuando dos
segundo), para indicarlas luego. Mientras el sujeto se halla palabras son afines se hallan más próximas en nuestra memo-
ocupado en procesar de forma atenta la primera palabra ria semántica. La desviación del N400 aparece menos nega-
objetivo, se le escapa a menudo la segunda. En algunos casos, tiva porque la palabra ya había sido “preactivada” por la
ni siquiera recuerda haberla visto. anterior.
Pero el cerebro analiza, de modo inconsciente, el significado Asombrosamente este efecto se mantenía —aunque algo
de la “palabra perdida”. Nos lo indica el electroencefalo- debilitado— cuando el participante no había percibido de
grama: la evolución del potencial ( diagrama A ) se produce forma consciente la palabra precedente (diagrama B). Nuestro
cuando la persona percibe de forma consciente la segunda cerebro puede, pues, reconocer de forma inconsciente el
y tercera palabras objetivo y además las recuerda. Cuanto significado de una palabra.

A
******* –1
SALTO 0

MICROVOLT
ONDINA
MOMENTO
CARAMELO
COLA
ENANO 1. PALABRA OBJETIVO +5
SALTO
COLADOR
PAN 2. PALABRA OBJETIVO
FALLO
ESPALDA B
TESTIGO –1
SUELDO 0
SARTEN

MICROVOLT
AFINIDAD DE TRAICION
PASTEL 3. PALABRA OBJETIVO
SIGNIFICADO ENTRE CAIDA
CUERDA – PASTEL NINGUNA POSTE
INQUILINO
PIEL +5
PAN – PASTEL DEBIL GASOLINA
CHISTE
PASTEL
TORTA – PASTEL FUERTE MESA
1. PALABRA

2. PALABRA

3. PALABRA

N400
OBJETIVO

OBJETIVO

OBJETIVO

2 2,5 3
MEDICION SEGUNDOS
REGISTRO EEG DE N400

THOMAS BRAUN
CUERDA – PASTEL
0,5 1 1,5 2 2,5 3 PAN – PASTEL
SEGUNDOS TORTA – PASTEL

Así las cosas, alguien podría sentirse mos ser inducidos a cometer acciones
incómodo. ¿Estamos indefensos y a mer- mediante estímulos percibidos de forma BETTINA ROLKE, bióloga, recibió en 2001
ced de estas percepciones inconscien- inconsciente. La activación de signifi- el premio de jóvenes científicos de la Sociedad
Alemana de Psicofisiología y su Aplicación
tes? ¿Podríamos hallarnos inducidos a cado de breve duración podría explicar,
(DGPA) por sus experimentos sobre el pro-
la compra de determinados productos a sin embargo, por qué nos parece con-
cesamiento inconsciente de la información.
través de astutos mensajes publicitarios sistente nuestro entorno. Pese a que no
no percibidos e intercalados en las pelí- seamos conscientes de un sinfín de deta-
culas? Llegados a este punto, debería- lles simultáneos, podemos orientarnos Bibliografía complementaria
mos considerar que el significado de los con presteza en nuestro entorno com- FLEETING MEMORIES: COGNITION OF BRIEF
“estímulos perdidos” se desintegra pro- plejo. VISUAL STIMULI. Dirigido por V. Coltheart.
bablemente de forma inmediata en el Una respuesta que no resuelve, por The MIT Press; Cambridge, 1999.
cerebro. En nuestro estudio, el análisis supuesto, el problema. La guardia civil M ISSED P RIME W ORDS WITHIN THE
inconsciente del significado sólo se de tráfico nunca admitirá como excusa ATTENTIONAL B LINK E VOKE AN N400
plasma sensiblemente en el EEG, pero que hicimos caso omiso de una señal S EMANTIC PRIMING EFFECT. B. Rolke et al.,
no en la tasa de éxito de los recuerdos. porque coincidió con un lapso de falta en Psychophysiology, vol. 38, pág. 165; 2001.
Resulta, pues, poco probable que poda- de atención.

38 Mente y cerebro 05/2003


Mentiras
Con la verdad se llega lejos; la mentira, en cambio, tiene las patas muy cortas.
¿Es cierta esa contraposición? Psicólogos, antropólogos y neurobiólogos sostienen
que mentir constituye un componente esencial de nuestra inteligencia social

Ulrich Kraft tado fue para los amantes de la verdad contactos sociales: vendedores, enfer-
consternador: desde el punto de vista meras, abogados, psicólogos y perio-

“N
o mentirás”, ordena el estadístico incluso los participantes más distas.
octavo mandamiento. sinceros habían mentido una vez cada Desde que se sabe cuánto le cuesta a la
Pero lo que una vez se ocho minutos. “Muchas veces —anota especie humana atravesar la jungla de la
esculpió en piedra di- Jellison— son pequeñas mentiras, pero mentira se empieza a interesar la cien-
ríase que no vale hoy día ni siquiera el mentiras a fin de cuentas.” cia por esta característica tan típica del
papel en el que está escrito. Lo que es ¿Qué nos impulsa a ese comporta- Homo sapiens. Paul Eckmann, director
más: se le ignora y desprecia. Los psi- miento munchhausenano? (El barón de del laboratorio de interacción humana de
cólogos y los sociólogos coinciden en Münchhausen es un personaje literario la Universidad de San Francisco y uno
que, desde la primera mentira contada alemán, arquetipo del mentiroso com- de los pioneros en la investigación sobre
por Adán y Eva en el paraíso, la especie pulsivo.) La tesis de Jellison es que se la mentira, asegura que el engaño cons-
humana no ha dejado de faltar a la pala- trata de nuestra constante búsqueda de tituye un componente central de la vida;
bra. Todo el mundo hace trampas, miente disculpas por conductas que los demás por ello, la comprensión del fenómeno
y engaña, de forma habitual, voluntaria, podrían considerar inadecuadas. Así, el reviste un interés capital para casi todos
astuta y calculada. moderno barón mentiroso inventa un los asuntos humanos.
Científicamente está demostrado que atasco de tráfico como pretexto de su Al objeto de llegar al fondo de la natu-
nos desenvolvemos entre engaños y tram- retraso, aunque él, poniendo su mano en raleza de la mentira, los neurólogos hacen
pas. Gerald Jellison, de la Universidad el pecho, nunca había tenido el propó- a sus probandos contar mentiras en el
de California en Los Angeles, registró sito de llegar puntualmente a la cita. Hay laboratorio, al tiempo que miden la acti-
las conversaciones cotidianas de veinte que reseñar que los mayores fanfarrones vidad cerebral. Los psicólogos, por su
voluntarios y analizó después las false- en la investigación de Jellison eran con- parte, analizan señales delatoras en la
dades grabadas en las cintas. El resul- secuentemente los probandos con más mímica y gesticulación del embustero;

Mente y cerebro 05/2003 39


DEFD-MOVIES

1. MENTIR TODOS A UNA. En la película irlandesa “¡Larga vida a Ned Devine!”,


muere de un fallo cardíaco una persona que se había hecho millonaria con el primer sus propios intereses. Algo aplicable
premio de la lotería. Sus paisanos no quieren renunciar a sus ganancias y encubren su especialmente a los varones, según el
fallecimiento presentando como Ned Devine a Michael O’Sullivan (David Kelly, a la estudio de Robert Feldmann, psicólogo
izquierda) ante el representante de la sociedad de loterías.
de la Universidad de Massachusetts en
Armherst. Los componentes femeninos
de su ensayo, en el que participaron en
conjunto 242 estudiantes, deslizaban
investigan además nuestra capacidad de tra vecina fomenta la convivencia pací- mentiras en sus conversaciones con una
detectar los engaños y tratan de descu- fica más que la verdad desnuda. Y al persona desconocida fundamentalmen-
brir cuándo y cómo aprenden a mentir igual que este pequeño embuste, la mayo- te para elevar la sensación de bienestar
los niños. ría de nuestras mentiras provienen fun- en su interlocutor. A sus compañeros
damentalmente del deseo de contentar a masculinos, por el contrario, les intere-
Tendencia al mal nuestros semejantes, de no desemasca- saba dar la mejor imagen posible de sí
Los resultados de la investigación van rarlos ni ofenderlos. mismos.
arrebatando progresivamente a la men- Pero con esto no hemos rehabilitado Para los expertos en evolución bio-
tira su aureola negativa. Muchos antro- del todo al barón de Münchhausen, pues lógica, la vida social con todas sus je-
pólogos opinan que no es tan lamenta- las investigaciones en este campo tam- rarquías y entramado de relaciones ha
ble que el hombre tenga semejante talento bién nos demuestran que la mentira reper- traído al mundo este fenómeno del frau-
para las tretas sutiles y los engaños refi- cute ante todo en beneficio propio y la de y la mentira. La mentira intenciona-
nados. Y que esta característica no deriva usamos para aprovecharnos de otros. El da sólo se podía desarrollar en el seno
de una tendencia al mal, sino que repre- ser humano simula hábilmente hechos de grupos complejos. También los chim-
senta un componente esencial de nues- falsos, finge con astucia y se presenta pancés que viven en bandas son maes-
tra inteligencia social. con una bien ensayada amabilidad para tros en simulación: mediante trucos, en-
Una mentira inocente sobre el nuevo aparecer en primera línea de la mejor gaños y gesticulación teatral luchan en
peinado que tan poco favorece a nues- manera posible y conseguir llevar a cabo coaliciones cambiantes por el rango, el

40 Mente y cerebro 05/2003


alimento y las parejas sexuales. Y no se resulte convincente. Justamente uno de donde un programa de ordenador le iba
pierda de vista el riesgo implícito para los logros cognitivos característicos del mostrando, naipe a naipe, el mazo entero
estos primates, pues existe la amenaza ser humano consiste en poder imaginarse de la baraja, planteando sucesivamente
de degradación social si se descubre la cómo la persona engañada le ve a uno el interrogante de si en cada caso concre-
trampa. mismo en el acto de mentir, una activi- to se trataba del naipe en cuestión.
Partiendo de la base de que la verdad dad que consiste en algo así como en Con anterioridad Langleben les había
es un bien escaso en nuestra sociedad, darle la vuelta al pensamiento. exhortado expresamente a mentir. Incluso
no basta con que uno mismo sea un per- Con las técnicas de la tomografía de cuando en el monitor apareciese el naipe
fecto tramposo. Quien no quiera ser enga- resonancia magnética funcional (TRMf), verdadero y la respuesta verídica hubiera
ñado en cada paso, ha de poder descu- Daniel Langleben, de la Facultad de tenido que ser positiva, los probandos
brir la simulación ajena. Según los Medicina de Pennsylvania, investiga la deberían negar la coincidencia. Con lo
antropólogos, habría que atribuir a esa zona de ubicación cerebral del proceso que se tenía la certeza de que exactamente
suerte de carrera armamentística entre embaucador. Este método permite reco- una de las 36 respuestas negativas de
el desenmascaramiento y el refinamien- nocer un aumento de la actividad cere- cada uno de los participantes era men-
to de la mentira, el desarrollo filogené- bral por la mayor afluencia de riego san- tira y precisamente ese “no” es el que
tico de la inteligencia social. Quizá trajo guíneo en las regiones correspondientes. querían estudiar los investigadores con
incluso el lenguaje. Algunos sostienen Langleben disponía que sus probandos ayuda de las imágenes de la TRMf.
incluso que el aumento de tamaño del mintiesen intencionadamente: cada uno
cerebro humano se debe, en último tér- de ellos debía contar una mentira, de la Declaración de culpabilidad
mino, a la presión evolutiva de tener que que él solo podía saber que era efecti- en el laboratorio
mentir de forma progresivamente más vamente una mentira. A cada uno de los Los científicos descubrieron cada men-
refinada. participantes se le entregaba un naipe en tira. En determinadas regiones cerebra-
Abona esta hipótesis el hecho de que un sobre cerrado; nadie, ni siquiera el les aumentaba la actividad de manera
toda mentira intencionada implica una director del experimento, sabía de qué significativa, siempre que los proban-
brillante actuación intelectual: ocultar naipe se trataba en cada uno de los casos dos recurrían al engaño. Y era especial-
la verdad y sustituirla por una historia concretos. Una vez que cada voluntario mente llamativo este aumento de acti-
irrefutable exige no sólo enorme creati- había visto su carta a escondidas, se le vidad en dos zonas: en el giro cingular
vidad sino que presupone la capacidad colocaba en la cabina del tomógrafo, anterior y en la corteza prefrontal.
de trasladarse al interior de las mentes
ajenas. El mentiroso tiene que contem-
plar esta puesta en escena teatral propia
desde la perspectiva de la persona enga- 2. NOTICIAS FALSAS LIBERADORAS. En la novela de Jurek Becker “Jacobo el
ñada; así sabrá qué directrices deberá mentiroso” (llevada al cine en 1999, con Robin Williams) las noticias completamente
marcarse para que la representación inventadas sobre la aproximación de las tropas aliadas fortalecen la voluntad de
supervivencia en el ghetto de Varsovia.
CINETEXT

Mente y cerebro 05/2003 41


CINETEXT

3. ¿LOBO CON PIEL DE CORDERO?


El padre de la novia (Robert de Niro, a la
izquierda) comprueba con diferentes tests
de un detector de mentiras en la película
“Mi novia, su padre y yo” (EE.UU., 2000)
si el novio y futuro esposo de su hija es
realmente una persona honrada.

narse” apretaban el botón correspon-


diente con mucha más rapidez.
Aunque Langleben se centra en des-
cifrar los procesos neurobiológicos del
acto de mentir, no ignora las posibilida-
des de sus experimentos. Por el hecho
de medir inmediatamente la actividad
cerebral, la TRMf es superior al detec-
tor de mentiras usual.
Desde hace una veintena de años, Paul
Ekman se ocupa de estudiar las señales
corporales que delatan a los mentirosos.
En uno de sus experimentos más cono-
cidos este investigador de las emocio-
nes mostraba a un grupo de aspirantes a
enfermeras un vídeo con imágenes de per-
sonas a las que tuvieron que amputarles
sus extremidades. La tarea consistía en
convencer a un entrevistador, que no
veía la cinta, de que precisamente esta-
ban contemplando en ese momento una
bella película de la naturaleza con pai-
sajes agradables.
Para motivar a estas mentirosas por
encargo se remitía a que, en su práctica
profesional diaria, tendrían que ocultar
frecuentemente ante sus pacientes emo-
ciones como consternación y repugnan-
cia; y que la simulación bien dominada
era por tanto una propiedad importante
de su gremio. Como control se utilizaba
una segunda película con un paisaje de
costa bonito y que las probandas podían
Ambas regiones son corresponsables que impedir en primer término que se describir honradamente como tal.
de los contenidos de memoria que lle- diga la verdad. Ekman grabó a las estudiantes de enfer-
gan a nuestra conciencia. El giro cingu- Un trabajo de un equipo de psicólo- mería en un vídeo y analizó su mímica
lar controla la atención y los impulsos. gos de la Universidad de Michigan con- y su expresión corporal. Y descubrió
En la corteza prefrontal reside la ins- firma también que el embuste y la men- algo muy interesante: incluso las men-
tancia inhibidora del cerebro. Aquí se tira ponen a prueba las células de la tirosas más convencidas no podían ocul-
rechazan episodios mentales irrelevan- sustancia gris. En el ensayo se preguntó tar por completo sus verdaderas reac-
tes en ese momento y que no deben apa- a los voluntarios si conocían a determi- ciones internas, aunque sólo por un
recer ante el ojo cerebral; por ejemplo, nadas personas y ciertas circunstancias brevísimo instante. Menos de un cuarto
los hechos verdaderos, pues para men- de algunos sucesos, al mismo tiempo de segundo se mantienen esas llamadas
tir hay que reprimir algo y ese algo es la que medían los correspondientes inter- “microexpresiones faciales” —fugaces
verdad. valos de reacción. El resultado fue el momentos en los que cae la máscara y
Había otro dato interesante. Si no se siguiente: cuando los probandos reco- la cara revela las emociones sinceras,
obligaba a mentir a los probandos, no nocían sinceramente que no tenían ni como la repugnancia o el apuro— hasta
aparecían cambios en la actividad cere- idea de lo que se les preguntaba apreta- que una sonrisa las vuelve a ocultar. Para
bral. Lo que lleva a la hipótesis de que ban la tecla del “no” lo más tarde al cabo Ekman, no pensamos si antes no senti-
la sinceridad es por así decirlo el estado de medio segundo; si respondían min- mos. Si un sentimiento no es totalmente
cognitivo normal. O dicho en otros tér- tiendo, el tiempo de reacción duraba más consciente, ya aparece la correspondiente
minos: toda violación del octavo man- de un segundo. Ni siquiera después de expresión en la cara.
damiento exige de las neuronas un ser puestos al corriente del trasfondo del Los investigadores también encon-
esfuerzo superior, pues el cerebro tiene estudio y de tener ocasión de “entre- traron “microgestos” delatores como cor-

42 Mente y cerebro 05/2003


tas sacudidas de cabeza o rápidos enco- Es posible que, tras esta ceguera, se
gimientos de hombros. Sin embargo, oculte también una estrategia de super-
tales movimientos, mínimamente insi- vivencia. Quien se proponga vivir con
nuados, sólo se podían reconocer en la verdad por delante en una sociedad tan
cámara lenta. Es posible que ésa sea la mentirosa corre el peligro de quedar mar-
razón por la que cuesta tanto reconocer ginado. Bella DePaolo llevó a cabo una
el embuste sufrido. investigación en colegios americanos
con un resultado curioso: aquellos mucha-
Alternativa: chos que percibían con extraordinaria
echar una moneda al aire sensibilidad los engaños y las fanfarro-
Bella DePaolo, de la Universidad de Vir- nadas y no disimulaban su postura eran
ginia, tras examinar un centenar de es- valorados como poco competentes social-
tudios sobre el desenmascaramiento de mente tanto por los compañeros como
la mentira, llegó a la conclusión de que la por los profesores. En contraposición,
probabilidad de averiguarlo no supera según un estudio de Robert Feldmann,
el puro azar: el promedio de aciertos, de los adolescentes que saben mentir con
poco más del cincuenta por ciento, es sólo mucha convicción y que raramente son
ligeramente más alto que la tasa de pro- pillados en sus trampas, gozan de espe-
babilidades. cial reconocimiento y éxito en sus gru-
Pero hay un grupo de personas que pos respectivos.
detecta y descubre a los tramposos con Ya por su parte el Papa Paulo IV (1476-
mucha más seguridad. Se trata de los afá- 1559) reconoció cuán humano era vio-
sicos, personas que como consecuencia lar el octavo mandamiento: “El mundo
de una lesión del hemisferio cerebral quiere ser engañado, por tanto es enga-
izquierdo pueden entender el sentido de ñado”, declaraba en su día. Los investi-
palabras sueltas, pero no el de frases com- gadores de la mentira van incluso más
pletas. En cierta ocasión un grupo de afá- allá al afirmar que detrás de todos los
sicos estalló en carcajadas en un discurso pequeños engaños y mentiras se dan en
de Ronald Reagan, porque percibieron sus su opinión toda una serie de procesos cog-
palabras como mentiras. Más tarde se nitivos complejos sin los que quizá no
comprobó que el político efectivamente sería posible la convivencia humana.
no había dicho la verdad. Junto con Pero, ¿qué sucede con los engaños
Eckman, Nancy Etcoff, del Hospital Ge- premeditados con intenciones crimina-
neral de Massachusetts en Boston, some- les? ¿Deben contar con nuestra absolu-
tió a prueba esta observación y les pro- ción sólo porque ahora se sabe que la
yectó a diez afásicos los vídeos con el mentira es un signo de inteligencia social?
experimento de las estudiantes de enfer- Evidentemente no, pues al fin y al cabo
mería. Aunque ellos no podían com- no se trata de peccata minuta sino de
prender el texto, a la hora de diferenciar delitos en toda regla. Pese a la tomo-
entre mentira y verdad llegaron a acer- grafía de resonancia magnética la cien-
tar en el sesenta por ciento de los casos. cia no nos puede eximir de la condena
moral del mentiroso. Así como tampoco
El hombre como detector resolverá nunca la paradoja del cretense
de mentiras mendaz, aquel que afirmaba que todos
Para Etcoff, los afásicos sienten una los cretenses mentían.
suerte de experiencia “¡ajá!” cuando
detectan una mentira. Al sustraer de las
películas, concentrados pues en la expre-
sión facial, los afásicos elevaron su ren-
dimiento a casi el 75 por ciento. Tal vez Bibliografía complementaria
el lenguaje oculte otras capacidades DIE LÜGE, DAS SALZ DES LEBENS. P. Stiegnitz.
comunicativas de las personas; solemos Edition Va bene; Viena, 1997.
escuchar sin atender a signos no verba-
les, como la expresión del rostro. Sin LOB DER HALBWAHRHEIT:WARUM WIR SO MAN-
CHES VERSCHWEIGEN . D. Nyberg. Fischer
llegar al extremo de Charles Maurice de
Taschenbuch; Frankfurt del Main, 1999.
Tayllerand, ministro de Asuntos Ex-
teriores de Napoleón, quien afirmó en TELLING LIES. CLUES TO DECEIT THE MAR-
cierta ocasión que “el lenguaje le fue KETPLACE ,
POLITICS AND MARRIAGE . P. Eck-
dado al hombre para ocultar sus pensa- man. W. W. & Company; Norton, 2001.
mientos”. Lo cierto es que las personas B RAIN ACTIVITY DURING S IMULATED D E -
sanas tienen dificultades para interpre- CEPTION . A N E VENT-R ELATED F UNCTIONAL
tar las señales en el rostro del mentiroso; MAGNETIC RESONANCE STUDY. D. D. Lang-
en el estudio de Etcoff los no afásicos leben y otros en NeuroImage, vol. 15, n. o 3,
no obtuvieron mejores resultados cuando pág. 727; 2002.
se quitó el sonido a las películas.

Mente y cerebro 05/2003 43


Instituto Max
Planck de
Psicolingüística
de Nimega
En ese centro lingüistas, psicólogos, etnólogos, neurobiólogos y
médicos investigan sobre las relaciones entre pensamiento y lenguaje

Annette Lessmöllmann Instituto de Psicología. No quería aban- biológicas, presentaban trastornos del
donar su ciudad. La Sociedad Max Planck lenguaje. Hoy, gracias al progreso de las
“Der Fauper der die Lüspeln febbt transigió. técnicas de formación de imágenes, pode-
tekken das Baktor”. Desde su fundación son muchos los mos investigar las áreas de procesamiento
investigadores que han acudido a del lenguaje también en personas sanas.

C
on esta exótica frase se trabaja Nimega, una ciudad de 150.000 habi- El Instituto de Psicolingüística creó en
en el Instituto Max Planck de tantes, cuyo precioso casco antiguo fue octubre de 2002 un centro especial dedi-
Psicolingüística de Nimega. destruido por los bombardeos de los alia- cado a la formación de imágenes neu-
Pese a lo que parece, no per- dos. El Instituto ha adquirido renombre rológicas, en el que participan cuatro
tenece a ningún dialecto holandés. Lo- internacional. universidades holandesas y cuenta con
cución tan “absurda” sirve sólo para con- La psicolingüística estudia la com- instalaciones de resonancia magnética y
seguir nuevas perspectivas en el estudio prensión del lenguaje, su producción y tomografía de emisión de positrones,
del procesamiento del lenguaje por el aprendizaje, con particular detenimiento entre otras.
cerebro. en los mecanismos procesadores del Con estos métodos se localizan, por
Junto a la Biblioteca Hertziana de mismo. Se caracteriza el Instituto de ejemplo, las áreas del cerebro que se
Roma y el Instituto de Historia del Arte Nimega por la fluida interrelación entre activan cuando se realiza el análisis sin-
en Florencia, el Instituto Max Planck de los diversos proyectos. Lingüistas, psi- táctico de una frase. Se examina así la
Psicolingüística forma un trío de centros cólogos, etnólogos, neurobiólogos y actividad cerebral de las personas que
de investigación alemanes fuera de sus médicos trabajan hombro con hombro y se someten voluntariamente a la explo-
fronteras. La razón de tan curioso exi- aportan sus modernos métodos de inves- ración cuando leen y corrigen frases sin
lio tiene un nombre: Willem Levelt. tigación. Podemos ejemplificarlo en las significado, si bien resultan perfecta-
Cuando en 1975 la Sociedad Max Planck investigaciones cerebrales desarrolladas mente reconocibles desde el punto de
decidió crear un grupo para la investi- en los últimos diez años. Abordan el exa- vista estructural. Un ejemplo de ello es
gación del lenguaje pensó en este renom- men cerebral de nuestra capacidad lin- la frase “Der Fauper der die Lüspeln
brado psicólogo holandés para dirigirlo. güística. febbt tecken das Baktor”, en la que no
Reunía las condiciones requeridas: un La investigación del lenguaje tropieza debiera decirse “tecken” sino “teckt”
absoluto dominio de los métodos expe- con una grave dificultad. No puede estu- (*”Tecken” sería un verbo en plural y no
rimentales de psicología y un conoci- diarse en modelos animales de experi- concordaría con “Der Fauper”, que sería
miento cabal de los postulados teóricos mentación. Durante años, hubo que el sujeto en singular. N. del T.) En un
más avanzados de la lingüística. Pero basarse en el estudio de pacientes que, paso siguiente se les presentan a los
Levelt había fundado ya en Nimega un como consecuencia de lesiones neuro- voluntarios palabras sin ningún sentido

44 Mente y cerebro 05/2003


PENSANDO AL REVES. Después de un giro de 180o se han de ordenar las figuras
de animales exactamente igual que estaban antes. Son alineadas de nuevo de derecha la mesa tres figuras de animales. De dere-
a izquierda. En términos absolutos la vaca y el gato permutan sus posiciones. cha a izquierda se suceden una vaca, un
pollo y un gato. La persona ha de rete-
ner el orden y luego se le hace dar un
giro de 180o. Se le ponen las tres figu-
en un listado, no en una concatenación gua materna sólo puede explicarse ad- ras en la mano y se le solicita que las
de frases. A pesar de que el trabajo de mitiendo que desde el nacimiento dis- ordene como las acaba de ver. Si el volun-
lectura sigue siendo el mismo, el cere- ponemos de unos conocimientos gra- tario es europeo, dispondrá las figuras
bro no realiza ahora ningún tipo de aná- maticales, por supuesto sumamente de la misma manera en que las observó:
lisis sintáctico. Los investigadores com- abstractos. a la izquierda el gato, en el centro el
paran los patrones de actividad en ambos La conveniencia de no limitarse a len- pollo y a la derecha la vaca. Ahora bien,
casos y demuestran que hay una región guas indoeuropeas fue subrayada ya por en términos absolutos se ha alterado el
de la corteza frontal del hemisferio Wilhelm Wundt. Alrededor de 1900 pro- orden de los animales. En efecto, al girar
izquierdo que resulta indispensable para movió el estudio de lenguas desconoci- esta persona ha incluido su propio sis-
el procesamiento sintáctico. das mediante métodos antropológicos. tema de referencia derecha-izquierda,
Era la vía adecuada para comprobar la por lo que el gato y la vaca han inter-
Yélî dnye y guugu yimithirr influencia que ejerce la cultura peculiar cambiado las posiciones.
Junto a los experimentos de laboratorio, de una sociedad determinada sobre su Un hablante del idioma guugu-yimi-
en Nimega se desarrollan trabajos de idioma. Por eso se ponen en tela de jui- thirr obrará de un modo completamente
campo. Stephen Levinson acaba de retor- cio muchos aspectos que, basándose en diferente. Coloca los animales exacta-
nar de una estancia de tres meses en el análisis de los idiomas germánicos, se mente igual que estaban antes. Ninguna
Papua Nueva Guinea, donde investigó reputaban componentes del funciona- figura cambia de lugar ya que —de
el yélî dnye, idioma con el que se comu- miento general del lenguaje. acuerdo con las conclusiones a que lle-
nican unas 4000 personas. Para los lin- Muchos idiomas recurren a las palabras gan los investigadores de Nimega— el
güistas, no merece menos atención que “derecha” e “izquierda” para situar obje- aborigen australiano no se incluye a sí
cualquier otro de los 6000 idiomas que tos en relación con el propio cuerpo o con mismo en la referencia, sino que se ali-
se hablan hoy en el mundo. Sólo quien otros objetos. Pero eso no significa, ni nea en unas coordenadas geográficas;
conoce la diversidad puede formular mucho menos, que todos los idiomas dis- puesto que éstas no cambian, persiste
hipótesis coherentes sobre estructuras pongan de este tipo de localización. también inalterado el orden de los ani-
innatas; en éstas reside la principal misión El guugu yimithirr, idioma hablado males.
de la psicolingüística: buscar los meca- en Australia, utiliza el sistema absoluto Estos resultados evocan la tesis del
nismos congénitos de que disponen todas de referencia, apoyado en una fijación lingüista y antropólogo Benjamin Lee
las personas gracias a los cuales pueden geográfica: “este” y “oeste”, por ejem- Whorf. Postulaba éste que la lengua
aprender su lengua materna con una cele- plo. Es decir, no dicen “la vaca está a la poseía una influencia determinante sobre
ridad y perfección que los adultos sólo izquierda del caballo”, sino “la vaca está el pensamiento; quien no dispone de una
pueden soñar cuando estudian otro al oeste del caballo”. Los investigado- palabra para decir “izquierda” tampoco
idioma. res del Instituto Max Planck demostra- sabe lo que es “izquierda”. En el Instituto
En Nimega han comenzado a aflorar ron que estas personas también se orien- se ha establecido un “moderado neo-
algunas objeciones contra la doctrina de tan de forma diferente en ámbitos no whorfianismo”. Aunque todavía no se
las “ideas innatas” formulada por Noam lingüísticos. sabe si el idioma actúa sobre el pensa-
Chomsky. Según este teórico norteame- Gunter Senft lo aclara mediante un miento o por el contrario es el pensamien-
ricano, el rápido aprendizaje de la len- experimento. Un voluntario tiene sobre to el que actúa sobre el idioma.

Mente y cerebro 05/2003 45


PUNTO DE MIRA
Libres, pese a todo
Hans-Ludwig Kröber que un visitante recién llegado a un edi- vela: que pese a todo es, pongamos por
ficio tome el ascensor, pero sin saber caso, posible reprimir conscientemente

C
on personas que niegan la exis- explicar la opción alternativa de su invi- y con determinación visiones sexuales
tencia del libre albedrío tiene tado si éste sube por las escaleras para cautivadoras. En tomografías cerebrales
suficiente experiencia cualquier fortalecer el corazón. No se puede con- se aprecia que la decisión de la volun-
psiquiatra requerido por el juez. Abogan cluir ni de lejos, a partir de la frecuen- tad de los probandos casi “desconecta”
aquéllas por una sentencia de “inocente”, cia de movimientos automatizados, que las zonas cerebrales activadas por los
al asegurar que no son responsables de nuestras decisiones bien meditadas se estímulos sexuales.
sus acciones. Durante los últimos veinte producen inconscientemente y sólo son En la vida cotidiana una decisión se
años se ha venido repitiendo en medios presuntamente “nuestras”. toma generalmente contra algo, en con-
penalistas y psquiátricos que no es res- Pero lo más interesante de todo es la creto contra un automatismo. Así, po-
ponsable el delincuente, sino “la socie- posición dominante en los debates sobre dríamos replicar a Wegner: una persona
dad”. Ahora el lugar de ésta lo ocupa “el estas cuestiones en Alemania. (Dicho sea que, guiada por su corteza cerebral, se
cerebro”. de paso, hay que felicitarse de que por apoya en su experiencia vital emocio-
Con harta frecuencia se han instru- fin vuelvan a discutir sobre estos temas nal, almacenada en su sistema límbico,
mentado demasiado al pie de la letra los neurobiólogos, psicólogos, psiquiatras y y que se decide por no usar el ascensor,
resultados de los experimentos de filósofos.) Así, Gerhard Roth comparte toma naturalmente esa decisión con ple-
Benjamin Libet: antes de que un pro- también la opinión de que la voluntad libre na libertad.
bando decida levantar casualmente su no es otra cosa, por muy práctica que sea,
brazo izquierdo o derecho, las regiones que una ilusión: el órgano de la decisión
Los argumentos actuales en contra
cerebrales motoras correspondientes han sería, en su opinión, el sistema límbico,
encauzado la operación. Al hilo de ello, mientras que a la corteza cerebral —res- del libre albedrío se fundamentan en
muchos han extraído la conclusión de que ponsable de funciones intelectuales supe- interpretaciones sesgadas de experimentos
la alternativa “izquierda o derecha” no riores—le reservaría el papel de mero aislados
se decide libremente, sino que ya está instrumento asesor.
cuasideterminada por el cerebro. Pero lo Según Roth, el sistema límbico es el
que tal interpretación oculta es la difi- prototipo de las experiencias emocio-
cultad de muchas personas para tomar nales de la persona acumuladas durante
esas decisiones casuales. Ahora bien, las toda la vida. Estas dominan las decisio-
decisiones donde está en juego la libre nes importantes. Pero lo único indiscu-
voluntad no son casuales, ni mucho tible es que estas emociones se refieren
menos incondicionales: sólo podemos a vivencias reales que la persona en cues-
tomar decisiones en el marco de las posi- tión de todas formas puede recordar. Sus
bilidades existentes y sólo lo podemos reflexiones y en último término sus deci-
hacer con libertad justamente porque siones se basan en esas experiencias pro-
existen esas posibilidades. cedentes de sus vivencias.
Las investigaciones, por ejemplo, de Ahora bien, no se puede utilizar como
Daniel Wegner sobre procesos automa- argumento contra la libertad de decisión
tizados muestran que completamos per- subrayar que aquí lo más importante es
cepciones actuales con conocimientos el contenido emocional de las vivencias.
previos, lo que, con las instrucciones A no ser que se definieran escuetamente
experimentales adecuadas, lleva al auto- como “libres” sólo las decisiones que se
engaño. Pero no se trata de algo nove- tomaran al margen de las emociones. La
doso. El hombre no podría sobrevivir en óptica de Roth es compatible con con-
absoluto si no echase mano de sus esque- ceptos psicopatológicos muy asentados,
mas automatizados en relación con la según los cuales el contenido emocio-
mayoría de sus funciones motoras y tam- nal de las experiencias determina su
bién de sus congniciones. grado de penetración en el campo de la HANS-LUDWIG KRÖBER es catedrático de psi-
Sea por caso la decisión de tomar o conciencia y la dificultad para volver a quiatría forense en el Instituto Clínico
no tomar el ascensor. Wegner puede, qui- desterrarlas de ahí. Algunos experimentos Benjamin Franklin de la Universidad Libre
zás, explicar como reacción inconsciente demuestran lo que la introspección re- de Berlín.

46 Mente y cerebro 05/2003


MENTE, CEREBRO Y SOCIEDAD
Robots dialógicos
Los robots lingüísticos asesoran y ejecutan ventas por Internet,
sin que evidencien el menor rastro de inteligencia

Hanno Charisius mática mínima. Con ello, los creadores Desde que Joseph Weizenbaum, del
de los robots dialógicos se aproximan a Instituto de Tecnología de Massachu-

E
xtraídos de un diálogo en la Red. dos cuestiones fundamentales en la inves- setts, desarrolló el programa “Eliza”
Invitado: “¿Puedes explicar qué tigación sobre la inteligencia artificial apenas si ha cambiado el principio fun-
es eso de tener 18 años?”. Elbot: (IA), a saber: ¿cómo funciona el len- cional: los autómatas reaccionan ante
“Tengo cien mil sensaciones por se- guaje? y ¿de qué hablan las personas? las entradas de datos del usuario. Wei-
gundo”. Elbot: “Exacto”. Los robots no
pasan por los problemas de la pubertad,
pero, como el autómata Elbot del ejem-
plo, pueden hacer como si estuvieran
perfectamente informados del tema tra-
tado. Elbot es un robot dialógico (“chat-
bot”), un programa informático que
simula conversaciones en la pantalla.
¿Cuál es la máxima aspiración de esos
programas robot, mejor dicho, de sus
creadores? Superar el test de Turing, un
juego de preguntas y respuestas ideado
hace ya más de cincuenta años por Alan
Turing para comprobar la similitud de
las máquinas con el ser humano. El par-
ticipante tiene que decidir, en un diá-
logo tecleado, si un interlocutor desco-
nocido es de carne y hueso o de plástico
y silicio. Hasta ahora, ninguna máquina
ha conseguido disfrazar por completo
su naturaleza.
Desde hace unos años, sin embargo,
se están dando pasos hacia la simula-
ción de la capacidad de diálogo. Se requie-
ren dos componentes: un programa y un
léxico, que esté archivado en un “fichero
de comprensión” o “base de conocimien-
tos”. Al robot programa le corresponden
tres funciones: identificar las palabras
clave en el texto del interlocutor, anali-
BUNDESREGIERUNG

zar su relación con las restantes entra-


das de datos y seleccionar en la base de
conocimientos una respuesta adecuada
según las reglas de una suerte de gra-

Mente y cerebro 05/2003 47


zenbaum desarrolló entre 1964 y 1966 su proximidad con la IA, los robots dia- reglas para manipular dichos signos.
un programa de interlocución que re- lógicos carecen del menor rastro de inte- Después se introducen caracteres chi-
medaba la conversación entre un psi- ligencia. Andy Richardson, de la empresa nos en la habitación a través de una
quiatra y su paciente. El principio es de francesa Cybion, subraya que tales pro- ranura. La persona en cuestión consulta
una sencillez aplastante: Eliza devuelve gramas comerciales no entienden lo que en su libro qué tiene que hacer con los
en el diálogo las declaraciones del usua- dice el ser humano; tienen sólo sentido signos y devuelve los signos al exterior
rio planteadas en forma interrogativa. cuando están hechos a medida de un siguiendo las instrucciones.
Se trata de un recurso tradicional entre ámbito especial, pero cuando abando- Para eso no tiene por qué entender que
terapeutas del lenguaje para reflejar en nan ese terreno restringido, surge la frus- los signos entrantes representan pre-
el paciente sus propios estados de áni- tración del usuario, porque los autóma- guntas, a las que los caracteres salien-
mo y sentimientos. A estos efectos Eli- tas no son capaces de hacer frente a las tes dan respuesta. Searle explica que “si
za busca determinados patrones léxi- preguntas. las instrucciones del libro son buenas,
cos en las entradas de datos del usuario Pero en el supuesto de que se supe- salen las respuestas adecuadas”. Y con-
y reacciona conforme a una tabla de rase algún día el test de Turing, ¿sería la cluye que “sólo con la implantación de
correspondencias (a la entrada “a” le prueba real de la inteligencia de los robots un programa no hay ni de lejos garantía
corresponde la salida “x”), dando una dialógicos? El famoso argumento de la de comprensión”. Por lo que la supera-
respuesta prefabricada. Para sorpresa estancia china, del filósofo John Searle, ción de un test de Turing lo máximo que
de Weizenbaum muchos pacientes mos- rebate tal hipótesis. En el experimento puede acreditar a un robot dialógico es
traron su satisfacción con el psiquiatra se encierra a una persona en una habi- su capacidad para engañar a los exami-
electrónico. tación llena de caracteres escritos chi- nadores. Pero lo que no se puede atesti-
Hoy día numerosas casas comerciales nos, que simbolizan la base de conoci- guar con el test de conversación es la inte-
desarrollan en todo el mundo programas mientos. Como no domina esta lengua, ligencia —indiferentemente de que ésta
robot como asesores de ventas. Pese a le entregan el programa, un libro con las sea artificial o biológica.

Los pesimistas
Los psicoterapeutas que sólo perciben la parte vulnerable
y débil del hombre hacen un flaco servicio a la sociedad

Rolf Degen estos problemas. Hay un pesimismo exa- No opinan del mismo modo los psi-
gerado, muy propio de este gremio, que cólogos de extracción empírica. A su

“C
on sucesos como el atentado alimenta en buena medida este alarmismo parecer los sucesos traumáticos suelen
al World Trade Center o la frente al alma frágil de las víctimas de comportar incluso consecuencias mucho
masacre de Erfurt se con- traumas. menos negativas de las que la gente
mueve la confianza primigenia de mucha
gente.” Así resumía la prensa diaria hace
poco la inquietud de los participantes en
el simposio de psicoterapeutas de Pots-
dam. Por su parte los psicoterapeutas
norteamericanos también habían lanzado
similares advertencias catastrofistas muy
poco después de la caída de las torres
neoyorquinas. El Instituto Psiquiátrico
del estado de Nueva York descargó su
pesar en los medios de comunicación con
la frase de que “los sucesos traumáticos
ocasionan todavía más daños psíquicos
de lo que se podía esperar”.
Si los fabricantes de tapones para el
oído extendieran el mensaje de que el
ruido provoca todavía más daño del que
se podría esperar, serían denunciados
públicamente como negociantes hipó-
critas. Sin embargo, los psicoterapeutas
que insisten en la necesidad de trata-
miento especializado de la gente apare-
cen ante la sociedad como humanistas
honradamente preocupados por todos

48 Mente y cerebro 05/2003


espera. Así, por ejemplo, Daniel T. Gilbert, nismos de defensa son para el espíritu siado negativos los pronósticos de los psi-
psicólogo en Harvard, preguntó a más lo que el sistema inmunitario es para el coterapeutas.
de mil probandos cuánto dolor sentirían cuerpo”. Lamentablemente este pesimismo pro-
por la pérdida de un ser querido o la pér- Parece manifiesto que el hombre ha fesional rige de forma creciente como
dida repentina de trabajo. Y contrastó desarrollado estas autodefensas. Si el norma obligatoria. Ejemplo de ello es que
sus pronósticos con las declaraciones de shock causado al hombre primitivo al algunos jóvenes norteamericanos a su
personas que habían sufrido realmente huir del tigre de diente de sable o el pro- cuarto desordenado le dan sarcástica-
el trauma mencionado líneas arriba. ducido por el ataque de un clan enemigo mente el nombre de “zona cero”, es decir,
Un resultado inequívoco: los pro- le hubiera paralizado todos sus miem- el nombre de la plaza del derruido World
nósticos sobre las consecuencias de los bros durante varios meses, la evolución Trade Center. Y los pedagogos no cele-
infortunios eran demasiado sombríos. le habría eliminado como un ser fraca- bran la estabilidad mental de los ado-
Los entrevistados creían que tendrían sado. lescentes traumatizados, que han con-
que soportar las consecuencias de las Todo indica que los psicoterapeutas no seguido distanciarse, con mucha rapidez,
desgracias durante más tiempo y más creen a menudo mucho en este sistema de aquellos terribles sucesos; muy por
duramente que lo hicieron las víctimas inmunitario psicológico, aunque debe- el contrario se lamentan de que los jóve-
auténticas de esos sucesos. No caemos rían alegrarse de que la naturaleza les nes han perdido todo sentimiento de pie-
en la cuenta de que nuestra psique dis- apoye en sus esfuerzos por tranquilizar dad al confrontarse con el atentado terro-
pone de mecanismos de defensa extraor- anímicamente al hombre. En un estudio rista. En todo caso los psicoterapeutas
dinariamente eficaces para aliviar las norteamericano a largo plazo en el que tienen un as en la manga: siempre podrán
amargas experiencias originadas por los se trataba de predecir el desarrollo aní- declarar como síntoma la ausencia de
horrores. Gilbert opina que “estos meca- mico de los probandos, resultaban dema- síntomas.

Los neurodirectivos
Toda gran empresa está sometida a diario a un fuego cruzado ininterrumpido de informaciones.
Para reaccionar con éxito, deben reestructurarse con la mayor eficacia posible.
Pero, ¿cómo? La respuesta podría hallarse en el ejemplo del cerebro humano

Christoph Schönhofer teóricamente se debería captar, evaluar enviarlas a un receptor de más que de
y comparar entre sí todos esos datos, con menos. El resultado: se comunica dema-

P
ara empezar, se da una analogía el fin de tomar después decisiones estra- siado y las informaciones importantes
sencilla. El ser humano se halla tégicas. Ahora bien, eso es prácticamente se pierden a menudo en la jungla de
permanentemente en medio de un imposible. Un método así agotaría casi datos.
gigantesco flujo de información. Sin in- indefinidamente todos los recursos, sobre En el cerebro hay una instancia que,
terrupción llegan al cerebro datos de los todo el del tiempo. sobre la base de experiencias anteriores
sentidos; con ellos se mezclan recuer- ¿Por qué, pues, no inspirarse en el ce- y de su interés, analiza todas las infor-
dos, a los que nosotros recurrimos cons- rebro humano? Esta es la pregunta que maciones antes de que se abran paso
ciente o inconscientemente. Con todo, se hicieron cinco jóvenes asesores de hasta la conciencia y las filtra después
para que podamos sobrevivir, nuestra empresa. El planteamiento de la Mana- según el objetivo. Se trata del hipocampo,
central rectora interna debe interpretar, gement Manufaktur de Sarnen convence una unidad de control perteneciente al
condensar y evaluar sin cesar una infi- por su sencillez: detectar los puntos débi- sistema límbico. Este controla, en pri-
nidad de datos; en gran medida, también les en la gestión científica de una empresa mera línea, nuestro comportamiento afec-
suprimirlos sin más. En este sentido no- y desarrollar soluciones a los problemas tivo, pero también interviene en el apren-
sotros nunca tomamos nuestras decisio- por analogías entre los procesos cere- dizaje de nuevos contenidos de la
nes sobre la base de nuestro pleno saber. brales y los desarrollos organizativos memoria y de nuevas formas de con-
Y sin embargo, gobernamos nuestra vida empresariales —si se quiere, el plan de ducta. Ayuda, además, a distribuir los
—en cualquier caso, de una u otra for- asesoramiento con la carga cierta de la datos aferentes a los otros centros cere-
ma—, gracias a esa enorme y eficiente neurobiología. brales pertinentes. En otras palabras: no
maquinaria de elaboración. En las macroorganizaciones, el pro- todos los lugares de elaboración reci-
Apenas si es otra la situación en una blema esencial en torno al manejo de ben todos los datos que les son relevan-
organización compleja. De continuo en- información estriba en la división y cla- tes. A eso se llama eficacia. La naturale-
tran nuevos correos electrónicos; ofer- sificación de los datos en relevantes e za nos da un ejemplo.
tas, estadísticas de mercado y quejas, irrelevantes. En nuestra época de tráfico “Al igual que el sistema límbico adopta
por correo ordinario y fax; encuestas por electrónico de datos, la cantidad de datos en el cerebro la función del administra-
teléfono a los clientes; a ello hay que aña- que entran y salen se ha multiplicado de dor central del conocimiento, una em-
dir la experiencia de los empleados, que una forma casi exponencial. Nadie debe presa necesita un oficial jefe de conoci-
una y otra vez ilumina la situación. Para ser excluido de las informaciones; por miento”, explica Stefan Scheurer, socio
dirigir de forma óptima una empresa, eso, al distribuirlas, siempre preferimos del Management Manufaktur. En 2001

Mente y cerebro 05/2003 49


IMAGEBANK

Y TODAVIA UN DOCUMENTO MAS.


Muchas empresas se ahogan en la
corriente de datos.

En una empresa, el análogo a la con-


ciencia es la dirección, que debe verse
descargada al máximo de los asuntos coti-
dianos. Una buena dirección se reconoce
en que el jefe no se inmiscuye en todos
los detalles. El negocio marcha también
sin él, en cualquier departamento. Si es
esto lo que sucede, el director puede dedi-
carse a su verdadero cometido: la plani-
ficación estratégica. Sólo cuando se pre-
sentan sucesos extraordinarios debe
intervenir en procesos concretos.
Nuestro cerebro no sabe de departa-
mentos aislados, sino sólo de racimos de
neuronas que, por razón de la elabora-
ción de condiciones parecidas de proble-
mas, establecen estrechas conexiones
entre sí. ¿Podría funcionar una empresa
sin estructura departamental? “No sería
productivo”, dice Scheurer. “Claro que
los baluartes locales del saber deberían
arrinconar el lema ‘lo principal es que
nuestro departamento funcione bien’ en
favor de un pensamiento común de los
procesos.” Esto significa que cada em-
pleado se considere parte de un proceso
global; por ejemplo, en el caso de un fa-
bricante, desde la planificación y desarro-
llo de un producto hasta su comercia-
lización.
El mejor requisito para lograrlo está
representado por un modelo ideal de
empresa transparente y sostenida por
todos los empleados. “Un modelo ideal
de este tipo no se puede imponer. Debe
desarrollarse en la interacción entre todos
los implicados.” Si cada empleado halla
un vínculo personal con el objetivo
él y sus colegas reestructuraron, con ese nada unas de otras, son puestas en con- común y reconoce sus intereses perso-
propósito, el departamento de investiga- tacto entre sí y animadas a un intercam- nales en los objetivos de la empresa,
ción de una gran asesoría empresarial de bio regular de conocimientos. entonces se puede identificar con ella y
ámbito internacional. Desde entonces, las Pero volvamos al cerebro. Para evitar hace un mejor trabajo. El interés máximo:
informaciones que se eligen y se trans- una sobrecarga de la conciencia, nues- sobrevivir con éxito, es decir, como en
miten están mejor encaminadas a un fin. tro órgano de pensamiento automatiza el cerebro.
Condición importante del transporte sin el máximo posible de procesos; por ejem-
tropiezos: cada paquete de información plo, conducir. A un alumno de autoescue-
está ligado a un único contenido, defini- la le resulta aún bastante oneroso simul-
do con nitidez. Además, se envuelven los tanear la atención a la carretera, introducir Bibliografía complementaria
“bocadillos” de manera que muestren la marcha adecuada, utilizar correcta-
siempre una estructura definida y, por mente el embrague, el freno y el acele- JUDO STRATEGIE: EINE LEKTION ZUR WETT-
BEWERBSDYNAMIK IN Z EITEN DES I NTERNET .
tanto, puedan ser recibidos y clasifica- rador, y, además, seguir las indicaciones
dos por el receptor sin dilación. “Cada del profesor. Todo esto lo hace automáti- D. B. Yoffie, M. A. Consumano en Harvard
Business Manager, vol. 5, pág. 72; 1999.
departamento debe también operar ac- camente un conductor experimentado; por
tivamente por sí mismo y suscribir de- ejemplo, puede concentrarse por com- P RINZIPIEN DYNAMISCHER O RGANISATION .
terminadas categorías de conocimiento pleto en una conversación o en una trans- M. Lambertz et al. en Zeitschrift für Betrieb-
o incluso anularlas”, dice Scheurer. Pero misión de radio y llegar a su destino sin swirtschaftslehre, vol. 9, pág. 959; 2000.
la tarea del director general va más allá. sentirse agotado. Sólo cuando en el ca- T INK L IMBIC . H.-G. Häusel. 2. a edición.
Unidades empresariales, que reciben in- mino pasa algo inusual, concentra toda Haufe; Friburgo, 2002.
formaciones similares, pero que no saben su atención en la circulación.

50 Mente y cerebro 05/2003


Las redes
de la memoria
Nuestro cerebro decide rapidísimamente
qué sucesos retiene de la fugaz corriente de la vida

Guillén Fernández Hace sólo unos veinte años, todavía que lo que se creía. Porque la memoria
y Bern Weber se asociaba el cerebro a una suerte de no presenta, en modo alguno, un sistema

¿H
ordenador biológico que grabara sin dis- unitario. Antes bien, diríase que hay espe-
a leído el periódico esta criminación cuanta información le lle- cializadas en tareas concretas de la memo-
mañana? Recordará se- gara. De entonces acá hemos ido apren- ria diferentes áreas cerebrales.
guro el accidente de avia- diendo que el cerebro es, ante todo, un En el aprendizaje del desarrollo de los
ción. Pero, ¿qué noveda- maestro en desechar lo superfluo de la movimientos participa preferentemente
des había en la sección financiera? No corriente de datos. A la manera de una la memoria procedimental o no-decla-
se preocupe, usted no se halla en estado red de malla amplia, se ocupa sólo de rativa. Una vez hemos aprendido a mon-
senil, aun cuando, antes de acabar de retener los peces grandes. Pero, ¿cómo tar en bicicleta, en cuanto nos volvemos
leer este artículo, se pregunte por el título reconoce que se trata de un pez grande? a sentar en el sillín sabemos automáti-
del mismo. De la infinidad de informacio- A lo largo de ese intervalo temporal camente qué músculos mover. El cere-
nes desordenadas que recibimos cada se ha multiplicado el conocimiento de bro recuerda y convoca al programa
día, sólo una fracción minúscula queda la forma en que trabaja la memoria. La “montar en bicicleta” sin que su dueño
anclada en la memoria. No se trata de electroencefalografía (EEG), la tomo- sea consciente de ello. En las conductas
ninguna debilidad mental, sino de una grafía de resonancia magnética funcio- aprendidas también se almacenan tales
absoluta necesidad. Pues almacenar uno nal (TRMf) y otras técnicas de seme- programas en la memoria no-declara-
a uno en el “disco duro” la ingente canti- jante tenor posibilitan poco menos que tiva.
dad de datos llevaría, en un brevísimo contemplar cómo retiene, recuerda y Pero en los recuerdos conscientes,
plazo de tiempo, a nuestro cerebro al olvida el cerebro. Y, como sucede con piénsese en el accidente de aviación leído
borde de su capacidad. frecuencia, todo resulta más complicado en el periódico de la mañana, la respon-

Mente y cerebro 05/2003 51


THOMAS BRAUN

52 Mente y cerebro 05/2003


sable es la memoria declarativa. Aquí bles, una y otra vez, a la conciencia rior revelaría que se había visto afec-
no sólo cuenta el conocimiento apren- cuando recordamos. tada, sobre todo, la memoria declarati-
dido de hechos, sino también la propia va. Henry no podía recordar nunca haber
historia vital, es decir, las vivencias y Sin memoria visto un juego de habilidad que él prac-
experiencias que la persona ha tenido En 1957 se recabaron ya unos indicios ticaba a diario. A pesar de ello, resolvía
hasta ese momento. Sólo la memoria decisivos sobre qué estructuras cere- la tarea cada día más rápidamente. El de-
declarativa posibilita un acceso cons- brales podrían participar en el almace- sarrollo de los movimientos requeridos
ciente a sucesos del pasado. Es, por así namiento mnemónico. Los obtuvieron se grababa en su memoria no-declarati-
decir, la pantalla sobre la que se repre- William Scoville y Brenda Milner. Ela- va, sin que pudiera recordar consciente-
senta al ojo interno lo recordable. Qué boraron un informe de su paciente Hen- mente el proceso de aprendizaje.
“film” se proyecte depende de hacia ry M. que, con 27 años, hubo de someter- Resulta, pues, patente que hay que
dónde se encamine la conciencia. se a una operación neuroquirúrgica buscar la llave de la formación de la
Para que podamos recordar, más tarde, debido a graves ataques epilépticos. Se memoria declarativa en el lóbulo tem-
una experiencia, el cerebro debe alma- le extirparon grandes fragmentos del poral medio. Pero esta área cerebral,
cenarla, mientras dura, en la memoria a lóbulo temporal medio de ambos hemis- unos pocos centímetros abajo y detrás
corto plazo, la memoria operativa del ferios. La intervención fue un fracaso: de la sien, aloja en cada uno de los hemis-
cerebro. Retiene por un momento infor- Henry sufrió, después de la interven- ferios estructuras diversas, delimitables
maciones y sensaciones, mientras deja ción, una pérdida selectiva de memoria. unas de otras. Como ahora sabemos, cada
que siga fluyendo la constante corriente Podía recordar hechos y sucesos que una desempeña una tarea definida. Desde
de las vivencias conscientes. No obs- habían ocurrido tiempo atrás, pero no un punto de vista neuroanatómico, el
tante, tales contenidos efímeros de la los recientes. lóbulo temporal medio consta del hipo-
memoria se perderán irremediablemente, Sabía el día de su cumpleaños, pero campo, que está rodeado del córtex para-
si no se trasladan a la memoria a largo no cuántos años cumplía. Al parecer, hipocámpico, y del córtex rinal. Pero la
plazo. Si falta este paso, la experiencia todo lo que vivió después de la opera- amígdala, que desempeña una función
se olvida con tanta rapidez como la infor- ción no encontraba camino en su memo- central en la elaboración de emociones
mación financiera del ejemplo con que ria. La consecuencia del daño en el lóbulo y vivencias, también forma parte del
hemos iniciado este artículo. Por el con- temporal fue, pues, una anterogradia, es lóbulo temporal medio (véase figura 1).
trario, los contenidos almacenados en la decir, una amnesia hacia el futuro. La Merced a las observaciones en pacien-
memoria a largo plazo se hacen accesi- investigación neuropsicológica poste- tes con lesiones cerebrales, como Hen-
ry M., nos es posible avanzar afirmacio-
nes aproximadas sobre la localización de
la formación de la memoria declarativa;
1. EN MITAD DEL CEREBRO. Hasta el lóbulo temporal medio llegan los electrodos que no nos permiten, sin embargo, acotar los
los cirujanos implantan en los epilépticos antes de extirpar el foco del ataque. Los diez procesos y su desarrollo en el tiempo.
Para ello, se requiere medir la actividad
contactos de los electrodos miden, en distintos lugares, casi en tiempo real la actividad
cerebral de personas que retienen y
en el córtex rinal y en el hipocampo. Ambas áreas cerebrales desempeñan una función recuerdan con normalidad. En 1980,
importante en el almacenamiento de recuerdos. La figura de la izquierda muestra el Thomas Sanquist y sus colaboradores,
cerebro desde arriba (falta casi por entero un hemisferio cerebral); la imagen de la de la Universidad de California en Los
derecha muestra un corte transversal del cerebro.

CEREBRO

AMIGDALA

ELECTRODOS ELECTRODOS
CABLE

AMIGDALA
ELECTRODOS

LOBULO
TEMPORAL
MEDIO CORTEX
PARAHIPOCAMPICO
THOMAS BRAUN

CEREBELO
CORTEX RINAL HIPOCAMPO CABLE CABLE

Mente y cerebro 05/2003 53


tiempo real, pero ofrece informaciones
muy toscas sobre la localización de los
Neuronas sensibilizadas sucesos. Se debe a que los electrodos
eferentes se aplican en el cráneo, lejos,
El premio Nobel de medicina de por tanto, de la fuente de actividad eléc-

DPA
2001 se concedió a tres científicos trica. Lo ideal sería introducir directa-
que habían hecho grandes aporta- mente en las regiones interesadas unos
ciones en el campo de la investi- electrodos adecuados. Mas, aparte de las
gación del cerebro. Eric Kandel, uno consideraciones éticas, no parece que
de los galardonados, se ha ocupa- nadie se preste a semejante manipulación.
do de los fundamentos celulares de Ocasionalmente se han colocado estos
la memoria. Descubrió que se altera electrodos en personas con epilepsia
la conexión célula-célula entre neu- aguda. Si no tiene éxito tratar el sufri-
ronas muy activadas en repetidas miento con medicamentos, la extirpa-
ocasiones. Si una célula nerviosa ción quirúrgica de la región cerebral
recibe, vía hendidura sináptica, un afectada ofrece hoy una buena oportu-
input sincrónico de dos o más neu- nidad para prevenir futuros ataques, con
ronas diferentes que se disparan efectos colaterales limitados. Para loca-
exactamente al mismo tiempo, no lizar con precisión la zona afectada, los
tarda en reaccionar, susceptible, al médicos implantan finos electrodos, tan
input más débil. Incluso llega a que próximos como es posible al presunto
la célula subordinada, después de
foco del ataque. En cuanto los pacien-
unos cuantos acoplamientos de este
tipo, transmite también una señal
tes sufren un ataque epiléptico, se intenta
atinada que es tan débil que en cir- delimitar con precisión el área cerebral
cunstancias normales sería igno- interesada. En última instancia, esto posi-
rada. A este efecto se le designa bilita tratar con cuidado, en la opera-
como potenciación a largo plazo. ción, el tejido cerebral sano.
En el año 2000 Heinz Beck y sus
colaboradores, de la Universidad ¿Retenido u olvidado?
de Bonn, demostraron que había En uno de nuestros experimentos de-
células del hipocampo humano que poseían también tal plasticidad sináptica. sarrollados en la clínica de epileptolo-
La quetamina bloquea los receptores implicados en esta versatilidad e inhibe gía de Bonn, utilizamos el test de memo-
en los humanos la formación de la memoria. (La consecuencia es una amnesia ria de palabras de Sanquist. El epiléptico
a corto plazo.) La plasticidad sináptica parece, pues, desempeñar una función está sentado en una habitación, oscura e
decisiva en la formación de la memoria declarativa. insonorizada, aislado del mundo exterior.
Mira a una pantalla negra, donde, cada
tres segundos, aparece en blanco una
palabra. El ejercicio consiste en retener
el máximo posible de los doce concep-
Angeles, crearon un test de memoria sen- ria declarativa. Habían llegado a un resul- tos presentados.
cillo, pero elegante. Los sujetos del expe- tado coincidente: cuanto más intensa es En el lóbulo temporal de los sujetos
rimento debían retener palabras que iban la actividad del córtex parahipocámpico se han implantado unos electrodos que
apareciendo, una tras otra, en una pan- en el procesamiento de una vivencia, registran sin interrupción los potencia-
talla, mientras los investigadores seguían mayor es la probabilidad de que el sujeto les eléctricos y sus cambios en el tiempo.
simultáneamente en la electroencefalo- la recuerde después. Con ello confir- Fuera de la habitación, un ordenador
grafía la actividad cerebral. Sanquist maron también el rol decisivo del lóbulo anota el curso del potencial y retiene
descubrió que el EEG distinguía ya en temporal medio en el almacenamiento cuál de las palabras se ha mostrado en
los primeros segundos, según el caso, si en la memoria declarativa. Por lo visto, ese intervalo de tiempo. Después de que
grabamos o no una palabra vista en la todas las informaciones que son accesi- ha visto todas las palabras, y durante
pantalla. bles al recuerdo consciente deben pasar medio minuto, el sujeto debe contar hacia
A mediados de 1990 se consiguió, por por este cuello de botella. atrás, de tres en tres, partiendo de un
medio de la tomografía de resonancia Sin embargo, la tomografía de reso- número entre 81 y 99. Este ejercicio le
magnética funcional (TRMf), tener datos nancia magnética funcional roza el límite impide ir repasando mentalmente los
algo más precisos sobre la localización de su capacidad cuando se trata de inves- doce conceptos. Después de este ejerci-
y naturaleza de este primer paso en el tigar el proceso en un orden de magni- cio intermedio, sólo puede nombrar aque-
proceso de retención. Por alteraciones tud de segundos: a su favor cuenta que llas palabras que realmente ha archivado
del flujo sanguíneo en el cerebro, el pro- muestra, con precisión de milímetros, en la memoria.
cedimiento crea después una imagen, en en qué zona del cerebro se desarrollan Por lo general, el sujeto ha retenido
la que se hacen visibles las áreas cere- determinados procesos. Ahora bien, con algunas palabras, pero no puede recor-
brales especialmente activas. una precisión temporal de sólo pocos dar otras. Y esta diferencia nos interesa
En el año 1998, James Brewer, de la segundos el procedimiento va a remol- especialmente. En la evaluación del expe-
Universidad de Stanford, y Anthony que de los rapidísimos impulsos y de los rimento comparamos la actividad cere-
Wagner, de la de Harvard, publicaron si- cambios de actividad neuronal. bral en el momento de la presentación
multáneamente los primeros estudios de La electroencefalografía, por el con- de las palabras, de las que se acuerda el
la TRMf sobre la formación de la memo- trario, mide la actividad cerebral casi en sujeto, con los patrones de actividad de

54 Mente y cerebro 05/2003


Se graba una palabra
En los dos primeros segundos se decide ya si el sujeto del un potencial negativo algo más intenso. Tras 500 milise-
experimento podrá o no recordar después la palabra pre- gundos responde el hipocampo ( imagen derecha ); también
sentada. Al grabar se incrementa (entre 300 y 600 milise- aquí se observa un incremento de la actividad, si se retiene
gundos después de la presentación de la palabra) la activi- la palabra —en este caso, invertido, medible como un poten-
dad eléctrica, analizada por electroencefalografía (EEG), en cial eléctrico positivo algo más alto ( línea verde )—. El efecto
el córtex rinal ( imagen izquierda, línea verde ), visible como dura casi 1500 milisegundos.

–60 –60
CORTEX RINAL HIPOCAMPO
–40 –40

–20 –20

20 20

THOMAS BRAUN
400 800 1200 1600 2000 400 800 1200 1600 2000

40 MILISEGUNDOS 40 MILISEGUNDOS
MICROVOLT MICROVOLT
PALABRAS OLVIDADAS DESPUES PALABRAS RECORDADAS DESPUES

las que no recuerda. Merced a este aná- raba en el test de memoria (véase recua- segundos, ahora en el hipocampo. Y tam-
lisis podemos determinar con gran exac- dro “Se graba una palabra”). bién aquí dependía del grado de activi-
titud cuándo y qué áreas intervienen en Cuantas más neuronas del córtex rinal dad neuronal el que una palabra se gra-
la grabación certera. participan, en el primer medio segundo bara en el cerebro.
Los resultados globales dieron como del procesamiento de un suceso, mayor El hipocampo y el córtex rinal cons-
resultado el cuadro siguiente: la primera es, por lo visto, la probabilidad de que tituyen la puerta de la memoria. Sólo las
estación de todas las palabras es el cór- uno recuerde más tarde lo vivido. informaciones que la franquean pueden
tex visual primario. Con un electrodo La diferencia de actividad entre rete- almacenarse en las redes neuronales.
adicional medimos, unos 100 milise- ner y olvidar se volvía a presentar en Dado que estas dos áreas tienen una cons-
gundos después de la presentación, una nuestros sujetos, pasados unos 200 mili- titución anatómica muy distinta, resulta
actividad alta en el córtex visual. Unos
210 milisegundos después llega la infor-
mación al córtex rinal en el lóbulo tem-
poral. Aquí comenzaron a aparecer dife- 48
rencias apreciables. La actividad eléctrica
de las neuronas era notablemente más 46
acentuada en las palabras de las que podía
acordarse el sujeto que en las que igno- 44
FRECUENCIA (HERTZ)

42

2. EXCITACION SINCRONICA EN EL 40
CEREBRO. Entre 100 y 300 milisegundos
después de que el sujeto del experimento 38
ha observado la palabra en la pantalla, sus
neuronas se activan en el hipocampo y en 36
el córtex rinal exactamente al mismo
tiempo (rojo). La sincronización posibilita 34
la transferencia de la información entre
NATURE PUBLISHING GROUP

las regiones cerebrales implicadas en la 32


0 500 1000 1500
memoria. Una intensa desincronización, TIEMPO (MILISEGUNDOS)
tras unos 800 milisegundos, finaliza la
DESINCRONIZACION SINCRONIZACION
transmisión (azul).

Mente y cerebro 05/2003 55


3.
G. FERNANDEZ

REBANADA POR REBANADA. En


contraposición a las mediciones de los
electrodos, la tomografía de resonancia
magnética funcional permite, durante una
prueba de memoria, escanear todo el
cerebro (aquí de atrás hacia adelante) en los
cambios de actividad. Además del lóbulo
temporal medio (flechas rojas), en la
formación de la memoria participan
también las áreas del córtex en transición
entre los lóbulos temporal y el occipital
(flechas azules) y del lóbulo frontal (flechas
verdes).

los cambios operados en el plano celu-


lar. Las sinapsis existentes se refuerzan
y se establecen nuevas conexiones en-
tre neuronas. Cuanto más se repite una
vivencia, tanto más firmemente se suel-
da la correspondiente red neuronal: la
información nueva se graba en el cere-
difícil que sean responsables de la misma de cuentas, como un todo, sino en com- bro (véase el recuadro “Neuronas sen-
tarea. Así pues, ¿qué sucede en estas dos ponentes parciales en zonas del cerebro sibilizadas”).
estructuras del lóbulo temporal medio? totalmente distintas. Así, un caballo no Aunque pudimos comprobar, sólo unos
Modificamos ligeramente la “viven- es simplemente un caballo, sino una mez- 310 milisegundos después, una intensa
cia” del experimento con palabras. Los cla de cuadrúpedo, olor a establo, “Bo- actividad neuronal en el córtex rinal en
sujetos recibían ahora unas listas con nanza” y muchos más. Si de nuevo apa- relación con una palabra presentada, la
dos clases diferentes de palabras: en una, rece el caballo en la conciencia, se excitación sincrónica se puede observar
conceptos muy frecuentes en la vida co- vinculan los aspectos parciales hasta tras 200 milisegundos. ¿Se ponen de
tidiana y en la otra, palabras que no se integrar un todo al conectarse en una red acuerdo las estructuras entre sí, incluso
suelen utilizar. Por ejemplo, la palabra las asociaciones neuronales implicadas. antes de que la información alcance el
“casa” le es más familiar al sujeto del Según se sabe, las células nerviosas se lóbulo temporal medio? Para explicar
experimento que el cultismo “catafalco” disparan sincrónicamente con una fre- este fenómeno podemos acudir a los efec-
y, por tanto, le suscita más asociaciones. cuencia de 40 hertz. Estas oscilaciones tos de atención: al parecer, las estructu-
De nuestros resultados se desprende que gamma agrupan el “conjunto neuronal” ras indispensables del cerebro de los
esto tiene repercusiones en los procesos para generar un “caballo”. sujetos adoptan una especie de expecta-
de almacenamiento. Durante nuestras pruebas con el test tiva; por así decir, se preparan para la
En el procesamiento de las palabras de la memoria con palabras pudimos información que se va a presentar.
poco utilizadas se mostró que la diferen- encontrar, además, junto a una alta acti- Podemos distinguir dos clases de aten-
cia de actividad entre palabras recorda- vidad en el caso de las palabras recor- ción. Por una parte, nos inclinamos por
das y no recordadas se presentaba sólo en dadas después, esas oscilaciones gamma acontecimientos que destacan de entre
el hipocampo. Al parecer, y con ayuda de (fruto de un análisis especial) también la cantidad de información y son quizás
un análisis del significado, el córtex rinal al retener. Si las palabras se transmitían, importantes para la supervivencia. Lo
trata de integrar las palabras en frases con éxito, a la memoria declarativa, comprobamos ante un pastel de olor
enteras o de establecer enlaces. Se logra muchos miles de neuronas empezaban, seductor: todos, hartos o hambrientos,
bastante bien en la grabación de “casa” unos 200 milisegundos después de la dirigimos hacia él nuestra atención. No
—como evidencia la alta actividad en el presentación de una palabra, a excitarse, tenemos ningún influjo consciente en
córtex rinal—, pero no en el caso de “cata- exactamente al mismo ritmo, en el hipo- estos procesos de abajo arriba. Presu-
falco”. Tal vez al córtex rinal le facilita campo y en el córtex rinal. miblemente son fruto de un desarrollo
la retención el poder conectar la vivencia biológico muy antiguo y garantizan que
con informaciones ya almacenadas. Excitación unificadora el ser humano perciba rápidamente cam-
El hipocampo, por el contrario, parece La fugaz sincronización “transmite” la in- bios importantes en su entorno.
que se las arregla sin dichas asociacio- formación del córtex rinal al hipocampo, De otra manera sucede en la forma de
nes de significado. Pues mientras el cór- pero la modificación en la actividad glo- arriba abajo. Activamos esta atención y
tex rinal puede influir positivamente en bal de las regiones cerebrales que ello la dirigimos a un fin; por ejemplo, mien-
la formación de la memoria, el hipo- comporta resulta inapreciable. Se conclu- tras lee ahora este artículo. En los pro-
campo lleva a cabo la retención en sen- ye todo el proceso unos 800 milisegun- cesos de arriba abajo parecen participar
tido estricto. dos después con una fuerte desincroniza- muchas áreas cerebrales, sobre todo de
Cabe preguntarse si el córtex rinal “se ción —impulsos descoordinados— de la los lóbulos frontal y parietal. Posibilitan
entiende” con el hipocampo, y en qué asociación de neuronas (véase figura 2). encaminar una gran parte de la capaci-
forma. Desde hace bastante tiempo se Las rápidas y rítmicas descargas se dad mental hacia tareas concretas. Aquí
sabe que un recuerdo no se archiva, a fin ocupan, presumiblemente, también de intervienen los conocimientos previos:

56 Mente y cerebro 05/2003


Un plano de la ciudad en el hipocampo
Algunos científicos abordan la investigación de la
SENTA BERGER EN “DIE SCHNELLE GERDI”, BRD 2002, CINETEXT

memoria con mucho ingenio. Eleanor Maguire, del


University College de Londres, ha investigado el cere-
bro de un grupo de población especialmente “capaz de
retener”: los taxistas de Londres. Deben grabar muchí-
simos itinerarios y rutas para trasladar a sus pasajeros,
entre la maraña de calles, por el camino más corto posi-
ble desde A a B; un entrenamiento ideal para la memo-
ria espacial. Pero a Maguire le interesaba saber si el
cerebro experimentaba en razón de ello cambios mor-
fológicos. Así ocurría. En comparación con el de los
conductores corrientes, el hipocampo de los taxistas
era bastante mayor. También en la comparación entre
ellos halló un resultado sorprendente: cuanta más expe-
riencia profesional tenían, tanto más evidente era el
efecto. Por consiguiente, el hipocampo crece en el
transcurso del tiempo y con el aprendizaje. Se ignora
si esto sólo es válido para la capacidad de retención
espacial o lo es también para otros logros de nuestra
memoria declarativa. Pero algo hay que apunta a lo
segundo. Diversos déficits de memoria en enfermos de
Alzheimer o de otras demencias ligadas a la edad van
acompañados en alto grado de una reducción del área
del hipocampo.

cuanto a más mallas está ligada la red La imagen de la forma de trabajo del (quizás hemos reservado ya las próximas
de informaciones y vivencias, más fácil sistema de memoria declarativa se ha vacaciones). Las informaciones bursá-
es pescar un pez vivencial. Quien se va- agudizado. Las informaciones se diri- tiles, por el contrario, nos llegan sin nin-
le de reglas mnemotécnicas como ayuda gen, a través de las áreas sensoriales del guna relevancia personal, salvo que ten-
de aprendizaje, construye activamente córtex, al lóbulo temporal medio y pasan, gamos dinero invertido en acciones.
asociaciones entre la información recién una tras otra, a las estructuras que par-
aprendida y la ya conocida ticipan en el procesamiento de la viven-
Por último, los sentimientos contri- cia. La jerarquía se inicia en el córtex
GUILLEN FERNANDEZ dirige el grupo inves-
buyen también a la formación de la rinal. Intenta encajar una información
tigador de neurología cognitiva y de la memo-
memoria. Todos sabemos que las expe- en un contexto de significado y la trans-
ria en el Centro F.C. Donders de Formación
riencias con contenido emocional se mite por la sincronización gamma al de Imágenes Cerebrales de Nimega. Lidera
asientan mejor en la memoria que lo ruti- hipocampo, que almacena el contenido también un equipo de trabajo de neurofi-
nario y trivial con lo que no tenemos de la memoria. siología cognitiva y producción de imágenes
ninguna relación especial. Nadie ha olvi- El hipocampo, como el córtex para- en la clínica de epileptología de Bonn, al que
dado el terrible atentado contra el World hipocámpico, posibilita al ser humano se halla adscrito BERND WEBER.
Trade Center del 11 de septiembre de grabar una nueva vivencia. Además,
2001. Según el mecanismo de abajo diversas estructuras cerebrales, que están Bibliografía complementaria
arriba, el cerebro ha elaborado esta expe- fuera de los sistemas propios de la memo-
riencia con gran atención; se constituye ria, influyen en el procesamiento: por una R EAL -T IME T RACKING OF M EMORY F OR -
MATION IN THE H UMAN R HINAL C ORTEX AND
así en un “pez grande” en la red de los parte, la amígdala, que evalúa emocio-
HIPPOCAMPUS. G. Fernández et al. en Scien-
recuerdos. Pero si se daña, por un ata- nalmente lo vivido; por otra, el área que
ce, vol. 285, pág. 1582; 1999.
que de apoplejía, la amígdala (compe- gobierna la atención en los lóbulos parie-
tente en los estados emocionales), el tal y frontal. Las informaciones que lle- H UMAN M EMORY F ORMATION IS ACCOM -
cerebro no almacena mejor imágenes gan recorren muy rápidas las estaciones PANIED BY R HINAL -H IPPOCAMPAL C OUPLING

convulsas de horribles accidentes que hasta almacenarse en el hipocampo. AND D ECUPLING . J Fell et al. en Nature

imágenes de muestras aburridas o de flo- Pasados uno o dos segundos, está claro Neuroscience, vol. 4, pág. 1259; 2001.
reros. si recordaremos el título de un artículo B IOPSYCHOLOGIE . J. Pinel, W. Boucsein.
La estrecha cercanía anatómica induce del periódico. Spektrum Akademischer Verlag; Heidel-
a suponer que las neuronas de la amíg- Probablemente el accidente de avia- berg, 2001.
dala influyen en la elaboración de la ción queda tan bien grabado en la memo- O BSERVING THE T RANSFORMATION OF
información en el hipocampo y en el cór- ria, porque lo relacionamos con otras EXPERIENCE INTO MEMORY . K. A. Paller et
tex rinal. Posiblemente allanan el camino catástrofes y la nueva lectura de la muerte al. en Trends in Cognitive Sciences, vol. 6, pág.
a la memoria a un suceso cargado de de seres humanos suscita emociones. 93; 2002.
emoción. Además, este suceso podría afectarnos

Mente y cerebro 05/2003 57


Agudeza visual
de las focas
Cazadores ciegos, observadores de las estrellas y sibaritas. De todo hallamos entre los ejemplares
del acuario de Bochum investigados por Guido Dehnhardt, empeñado en desentrañar los mecanismos
de orientación de los mamíferos marinos. ¿Cómo logran guiarse cuando a su alrededor no hay más
que un mar ilimitado?

Hermann Englert el acierto: “Muy bien”. Eso significa el de que ciertas opiniones muy difundidas
pitido, me explica Michael Weifen, del sobre la capacidad visual de los anima-

S
e le ve impaciente, con la panza equipo investigador de mamíferos mari- les carecen de base. El ha centrado su
apoyado en una suerte de casi- nos de Bochum dirigido por Guido trabajo en las capacidades sensoriales
lla de tiro subacuática. Gira, ner- Dehnhardt. Weifen anota la hazaña de de los mamíferos marinos. Puesto que
vioso, la cabeza a un lado y otro. Bill en una tablilla. las focas no disponen de ningún sistema
El ejercicio va a empezar. Tras chapo- Puede pasarse a otra sesión. Se eva- de ecolocación, deberían de orientarse
tear un rato, ha llegado el momento. En lúa así la agudeza visual de las focas en mediante el sentido de la vista. No parece,
la cabecera del armazón distinguimos el acuario. El ejercicio consiste en dis- repone Dehnhardt. A menudo los ani-
dos tablillas de plástico con franjas blan- tinguir entre tablillas de franjas vertica- males cazan en aguas costeras o muy
cas y negras; en una tablilla las franjas les y tablillas de franjas horizontales. profundas, medios turbios u obscuros;
son horizontales y en la otra verticales. Las franjas se van estrechando cada vez si dependieran de su vista, se hallarían
Sin titubear Bill, una foca macho, se más hasta que el número de aciertos en en graves aprietos. Recuerda el caso de
dirige hacia la tablilla de rayas hori- la distinción se confunde con los origi- cierta foca, lampiña, que dormitaba en
zontales; como asegurándose, echa una nados por el azar. el enorme estanque de osos polares del
última mirada hacia delante y, por fin, Dehnhardt, catedrático de zoología zoológico de Colonia; aunque ciego,
mueve con su hocico un pestillo. Se oye general y neurobiología de la Universidad podía orientarse y nadar sin la menor
el pitido agudo de un silbato, que aplaude del Ruhr en Bochum, comparte la idea dificultad.

58 Mente y cerebro 05/2003


CORNELIA DÖRR

Con el mencionado Bill y con otro lla- las focas deben fiar cada vez menos en hoy conviven en armonía. Y colaboran
mado Sam, Dehnhardt abordó la influen- su agudeza. El medio donde se desen- en los ensayos.
cia de la turbidez del agua, un parámetro vuelven alcanza en ocasiones tal grado Bill ha realizado su ejercicio: por
ecológico, sobre la capacidad sensorial de turbidez por partículas en suspensión, treinta veces ha mirado y presionado la
de los animales. Los zoólogos aprove- que estos piscívoros no ven más allá de barra. Hacia el final del proceso, cuan-
chan el crecimiento de las algas en el un metro. do las franjas se hallan muy juntas, du-
acuario de las focas y estudian su capa- da; la probabilidad de acertar es la del
cidad visual durante varios días en aguas Economía masculina puro azar.
cada vez menos transparentes. El grupo de focas que constituyen el ¿Cómo se orientan los mamíferos ma-
En el estado actual de la investigación equipo sujeto a investigación lo integran rinos en su medio natural? Para nosotros
puede afirmarse que, en condiciones de siete machos. ¿No constituye un riesgo el mar viene a ser una masa enorme y
normalidad, las focas presentan una agu- que haya sólo machos? La esperada agre- uniforme de agua. Para ellos, sin em-
deza visual similar a la de un gato. Bill sividad se produjo el primer año, durante bargo, ofrece numerosos indicadores y
distingue dos puntos separados por un la época de celo de mayo y junio, pero estructuras que se escapan a nuestra per-
ángulo visual de cinco minutos de arco;
Sam, mucho más viejo, sólo llega a nueve
minutos. Por mor de comparación: la
persona humana es capaz de reconocer
en su campo visual estructuras separa-
das por un ángulo de un minuto. Resulta
“Los océanos esconden muchas estructuras
evidente que, al empeorar la visibilidad, que no percibimos los humanos”
Mente y cerebro 05/2003 59
Focas en perfecta formación
Disciplina y motivación son las condiciones que definen a
una foca que participe en un programa de investigación.
“Para que un animal esté en plena forma ha de aprender
desde pequeño a concentrarse para un ejercicio”, dice Guido
Dehnhardt, estudioso de los mecanismos de orientación en
los animales. Deben empezar por advertir que la presencia
del investigador no sólo no es hostil, sino que puede resul-
tar divertida. Bill, Sam y Marco llegaron hace apenas dos
años al acuario de Colonia. Procedían de un estanque de
Holanda, donde no habían recibido entrenamiento alguno;
al cabo de tan sólo seis semanas descansaban ya en el regazo
del investigador. El primer paso en el adiestramiento es el
de habituación: los animales aprenden a acercar su hocico
a una pelota de plástico cuando se les hace una señal. Una
vez dominan ese ejercicio, siguiendo la trayectoria de la pelota,
se les puede llevar a cualquier lugar.
En el trabajo diario, cada miembro del grupo, tras recibir
la orden oportuna, nada hasta una señal de plástico negro
que cuelga de una cuerda sobre la superficie del agua. De
ese modo se logran dos objetivos: mantener un orden en
el grupo y ejercitar la disciplina. HOCICO EN LA BOLA. La “habituación” forma parte del
En el adiestramiento desempeña una función importante adiestramiento básico de las focas.
el “refuerzo secundario”. Al principio, después de realizar
una acción acorde con lo deseado, los animales reciben
un trozo de pescado, arenque en particular. Mientras les El pescado no es la única recompensa utilizada en el adies-
ofrece la comida, el educador toca el silbato: un pitido tramiento. El interés por la prueba y el deseo de recono-
breve. Al cabo de un tiempo, los animales asocian la in- cimiento constituyen unos poderosos incentivos para los
gesta con el silbato; al final es sólo el silbato lo que se animales. Se manifiesta en su participación espontánea en
toma como recompensa. Hay una gama amplia de pitidos un ejercicio, lo que no ocurre siempre. Median, en efec-
con distinta significación. Uno solo, breve, indica que el to, diferencias entre unos ejemplares y otros: los hay curio-
ejercicio es correcto; otro largo y potente significa que sos, vanidosos, amables, celosos, dominantes o derrotis-
la ejecución ha sido espléndida. tas. Henry, una de las dos estrellas del experimento con el
minisubmarino, reclama el centro de atención. Si cree que
se le posterga, se muestra contrariado y puede morder, celoso,
TODOS PARTICIPANTES MASCULINOS. Estas focas no a un compañero.
juegan, sino que están trabajando.
CORNELIA DÖRR

60 Mente y cerebro 05/2003


1.

CORNELIA DÖRR
EN PLENO EJERCICIO. Con el hocico
empuja la corredera del lado de las
franjas horizontales.

cepción sensorial. ¿Cuáles? Existen gra-


dientes en la concentración de sal y di-
ferencias de temperatura, así como sus-
tancias químicas que dan al aire y al agua
un olor y un sabor característicos de un
lugar y una situación concretos. Por ejem-
plo, en los frentes térmicos o de salini-
dad, en las zonas con corrientes ascen-
dentes y en otras regiones donde un agua
rica en nutrientes llega a las capas supe-
riores y penetra la luz, de repente cre-
cen cantidades ingentes de fitoplancton.
Se trata de organismos minúsculos que
viven de la fotosíntesis. De ellos se apro-
vecha el zooplancton, otro eslabón de la
cadena trófica. En estas zonas de inten-
sa actividad de depredadores y de-
predados el fitoplancton libera una sus-
tancia, el ácido dimetilsulfúrico, cuyo
olor, perfectamente perceptible, pudiera
servir de guía a las focas. Sabido es que
las aves experimentan atracción por este
aroma.
Una referencia para la orientación
durante la natación pudiera ser la
corriente óptica: la impresión visual
móvil que capta una foca cuando se des-
plaza junto a una corriente de partículas
suspendidas en el agua. El flujo óptico
puede informarle sobre la dirección de
su movimiento y la distancia recorrida.
Pero los zoólogos apuntan a otra señal
clave: en su navegación, los animales se
guiarían por las estrellas. “Si se tiene en
cuenta que algunas focas árticas se des-
plazan más de 1500 kilómetros en direc-
ción sur hasta Terranova o Nueva Escocia,
fuera del alcance visual de la costa, lo
normal es que cuenten con un sistema
de orientación de este tipo”, aduce
Dehnhardt. No serían los únicos: las aves
se orientan por los astros.
En el nuevo campo de la ecología
sensorial, como Dehnhard ha denomi-
nado su ámbito de investigación, la cues-
tión de partida concierne a las infor-
maciones disponibles en el medio para
la orientación. De éstas, unas son ocea-
nográficas. En la desembocadura de los
ríos, el agua dulce no se mezcla inme-
diatamente con la salada del mar, sino
que se forman enormes frentes, que
separan aguas con grandes diferencias
de salinidad. Aunque estas masas de
agua no son estacionales, terminan por
describir, con los años, patrones de dis-
tribución característicos. De ellos pue-
den servirse los animales para su des-
plazamiento.

Mente y cerebro 05/2003 61


GUIDO DEHNHARDT / UNIVERSIDAD DE BOCHUM

2. VIBRISAS. Las tonalidades amarillas


y rojas indican zonas particularmente
calientes: ojos, orificios nasales y vibrisas.

tración de presas, con el consiguiente


ahorro de inversión energética en la bús-
queda.

A la caza del submarino


El centenar de vibrisas que posee la fo-
ca constituyen unos receptores táctiles
de finísima sensibilidad; cada vibrisa
está inervada por unas 1600 fibras ner-
viosas, unas diez veces más que los bigo-
tes del gato. Para que las vibrisas con-
serven su sensibilidad incluso en aguas
frías, la sangre debe irrigar los folículos
pilosos, consiguiendo así mantenerse a
elevada temperatura. En las imágenes
obtenidas con rayos infrarrojos se observa
que la región de las vibrisas en torno al
hocico, al igual que los ojos, irradia
mucho calor. Cuando una foca sumer-
gida se acerca a un objeto, puede iden-
tificarlo sirviéndose de tales pelos tác-
tiles, a la manera en que el hombre se
vale de la mano en la obscuridad.
Los peces dejan, en su avance, hue-
Importa entonces dilucidar si los ani- frentes marinos y utilizarla en la na- llas hidrodinámicas, una suerte de esca-
males captan la información física a tra- vegación. leras de cuerda características formadas
vés de algún canal sensorial peculiar. Por Entra dentro de lo probable que tal por cadenas de remolinos en sentidos
lo que respecta al contenido salino, el finura de percepción gustativa les sirva opuestos. Durante unos minutos, el agua
equipo de Dehnhardt ofrece ya una res- también para saber a qué profundidad se fluye por estas huellas más veloz que
puesta afirmativa taxativa. En un estu- encuentran, pues la salinidad del medio por su alrededor. Cuando en el acuario
dio sobre el sentido del gusto, Juliane presenta una distribución estratificada. se sumergieron los animales en las pro-
Sticken midió las concentraciones de sal Apoyados en ese indicio, podrían orien- ximidades de una esfera vibrante, per-
distinguibles por las focas. Con ese obje- tarse hacia las zonas de mayor concen- cibieron con sus vibrisas movimientos
tivo, entrenó a dos ejemplares, Schorsch
y Henry, para que mantuvieran en su
hocico una suerte de boquilla, lo mismo
en el suelo que bajo del agua. A través
de la cánula en cuestión recibían en su
cavidad bucal dos soluciones salinas,
distanciadas un breve intervalo tempo-
ral. Debían indicar si las dos soluciones
tenían o no la misma concentración de
sal. Para comunicar su decisión, basta-
ba que soltaran la boquilla si diferían
las concentraciones de sal. De acuer-
do con los resultados obtenidos por la
bióloga, en el rango de concentracio-
nes salinas del mar, los animales podían
distinguir unas diferencias menores
del uno por mil, es decir, una diferen-
cia de un gramo de sal por litro de agua.
De ello infieren que tal sensibilidad
podría ser suficiente para reconocer los

3.
CORNELIA DÖRR

SENSIBLES A LAS CARICIAS. Guido


Dehnhardt, de la Universidad de Bochum,
con un ejemplar de foca.

62 Mente y cerebro 05/2003


CORNELIA DÖRR
4. AGRUPADO EN ANILLO. Cuando están distendidos, los animales se entregan
del agua inferiores a una milésima de a los juegos.
milímetro. ¿Se apoyan en tales huellas
delatoras para la depredación?
Para comprobarlo, se pergeñó el expe-
rimento siguiente: provocar su reacción por la vista directamente hacia el sub- sin titubear peces en la oscuridad o con
ante un minisubmarino. Participaron las marino. poca luz. “Posiblemente hayan desarro-
focas Nick y Henry. Se les colocó una Hasta veinte segundos después de dejar llado mecanismos para compensar su
máscara (para taparles los ojos). Se les de funcionar la hélice, las focas eran ca- escasa visión”, indica Björn Mauck, cola-
incorporaron auriculares que sólo les paces de reconocer el rastro del subma- borador de Dehnhardt. La córnea del o-
permitían oír murmullo blanco (formado rino, lo que representaba un alejamiento jo de la foca da lugar en el aire a una
por sonidos de todas las frecuencias), teórico de cuarenta metros. El rastro de serie de deformaciones de la imagen que
para impedir cualquier estímulo acús- un pez, con su estructura articulada y son todavía más notables de noche,
tico. Los investigadores sumergieron un compleja, permanece mucho más tiempo. cuando la pupila se dilata. Sin embargo,
minisubmarino propulsado por hélice Ante esos resultados, los investigadores es probable que se activen mecanismos
que dejaba una huella de torbellinos, infieren que una foca pueda captar la hasta ahora desconocidos —por ejem-
similar a la generada por un pez. Luego, huella de un arenque situado impruden- plo en la estructura íntima de la córnea—
se desconectó el submarino, se les qui- temente a 180 metros distancia. que compensen este inconveniente. De
taron los auriculares a los animales y momento, Mauk ha demostrado que, a
éstos se pusieron a buscar. En un prin- Focas en la noche pesar de su supuesta pobreza visual, reco-
cipio, nadaron sin rumbo, pero en cuanto ¿Qué decir de la astronavegación? De noce puntos luminosos aislados que si-
se cruzaron con la estela del submarino acuerdo con la concepción dominante mulan la luz que llega desde las estre-
enfilaron en la dirección correcta, hacia durante largo tiempo, tal método de orien- llas lejanas.
el artefacto. Unicamente en tres ocasio- tación no estaría al alcance de las focas,
nes de cada cien perdieron la pista en dada su supuesta limitada capacidad
medio de las agitadas aguas. Pero cuando visual fuera del agua, sobre todo con
se les libró de la máscara se orientaron poca luz. Pero lo cierto es que depredan HANS ENGLERT es biólogo.

Mente y cerebro 05/2003 63


Reflexión
en grupo
“Cuatro cabezas son más creativas que una sola”, se dice el presidente de la agencia de publicidad
mientras convoca a los directivos a una reunión en busca de ideas nuevas.
Pero no es oro todo lo que reluce en las hoy tan ponderadas reflexiones conjuntas

Wolfgang Stroebe y Bernard Nijstad consulta en Internet con el buscador pensamiento analítico se instaura con
“Google”, aparecerían 230.000 res- demasiada precocidad, puede cortar de

T
odo empezó en el año 1953 cuan- puestas para este concepto. Por otra parte, raíz el genio creador.
do Alex Osborn, copropieta- muchos asesores de organizaciones no
rio de una de las mayores cesan de recomendar esas reflexiones en Prohibida la crítica
agencias de publicidad en aquel grupo como panacea contra la pereza El “aplazamiento de la crítica” era una
momento (Batten, Barston, Durstine & intelectual. Por eso, puede sonar casi de las dos condiciones imprescindibles,
Osborn, Inc.), publicó el libro Applied herético cuestionarse en este artículo si en la opinión de Osborn, para una reu-
Imagination. El objeto preciso de esta las reuniones colectivas de este tenor nión satisfactoria de reflexión conjunta.
obra era exponer los principios y los aumentan la creatividad. La crítica temprana comporta el riesgo
métodos del pensamiento creativo. Para Osborn estaba convencido de que las de derribo, por culpa de la censura pro-
ello, el autor proponía, en las 10 últimas personas reciben una inspiración recí- pia o ajena, de ideas especialmente ori-
páginas, un método con el que supues- proca a la hora de buscar ideas: la pro- ginales. La segunda premisa rezaba: “la
tamente se podía más que duplicar las puesta de uno alienta a los demás a encon- cantidad genera calidad”. Esta se basaba
ideas innovadoras de un grupo: “la tor- trar una idea afín y mejor y un tercero en la hipótesis de Osborn de que un gran
menta de ideas”. La expresión inglesa asocia, a veces, dos ocurrencias para for- número de ideas suponía automática-
brainstorming (tormenta o tempestad mular una proposición genial. Por otra mente muchas ideas buenas. A partir de
cerebral) provenía de sus colaborado- parte, Osborn partía de que las ideas pro- estas consideraciones, el autor extrajo las
res, con quienes había ensayado el mé- vienen siempre, en última instancia, de cuatro reglas de oro para su tormenta de
todo; a Osborn le convenció porque los la experiencia de los procesos ideato- ideas:
participantes tenían que hacer uso del rios individuales. De aquí que la mayo-
cerebro (brain) para resolver de forma ría de los capítulos de su obra se dedi- 1. Se prohíbe todo tipo de crítica.
imaginativa un problema. cara a la estimulación de la creatividad 2. La cantidad es bienvenida.
El método en cuestión cobró en seguida individual. En este sentido, distinguía 3. La asociación libre es saludable.
una enorme popularidad —lo mismo en dos tipos de procesos: el “pensamiento 4. Merece la pena reflexionar sobre las
medios industriales que burocráticos— analítico”, encargado del análisis, la eva- ideas ajenas.
y adquirió de inmediato carácter de cul- luación, la comparación y la selección;
tura general. Muy pronto apareció como y el “pensamiento creativo”, que repre- La tercera regla estimula la manifes-
palabra clave en el venerable dicciona- sentaba, es decir, que ofrecía “visiones”. tación de ideas sin ningún tipo de refle-
rio Webster de la lengua inglesa y pocos En tanto en cuanto estos dos procesos xión y sustrae, en consecuencia, cualquier
años más tarde lo hizo en el diccionario discurren separados, se observa una esti- fundamento a la posible crítica. Hay que
alemán Duden. Si hoy se efectuara una mulación recíproca. Sin embargo, si el anotar todas las propuestas, por dispa-

64 Mente y cerebro 05/2003


1.SESION CREATIVA. Las ideas fluyen mejor dentro de un grupo, al menos eso cree la
ratadas que parezcan. La evolución y mayoría de las personas.
la selección tienen lugar en una sesión
posterior. Si se respetan estas reglas, una
persona puede generar, por término me- 12 minutos, bien de manera individual Pero Osborn acertó en que la cantidad
dio, el doble de ideas que si estuviera sola, o en grupos de cuatro. Para su compa- genera calidad; lo hemos podido com-
eso al menos escribía Osborn en 1957, ración, reunieron las propuestas de las probar una y otra vez en nuestros pro-
en la segunda edición de su obra. cuatro personas que trabajaron de forma pios experimentos. La estabilidad de esta
Espoleadas por la declaración de Os- independiente, contando sólo una vez relación es tal, que nos ha permitido
born se acometieron numerosas investi- las mismas ocurrencias. El rendimiento renunciar a la calidad de las ideas como
gaciones internacionales. Pero ya a los se midió tanto por la cantidad de las pro- parámetro del rendimiento.
cinco años de la publicación de Applied puestas como por su calidad evaluada por A partir de estos estudios cabe pre-
Imagination, Donald W. Taylor, Paul C. los peritos. guntarse la razón de la popularidad de
Berry y Clifford H. Block, psicólogos de El resultado fue que cuatro personas esas reflexiones conjuntas. ¿Acaso en la
la Universidad de Stanford, dieron a la producían, por separado y en el mismo vida real cuentan otros aspectos más que
imprenta un estudio experimental de tiempo, no sólo muchas más ideas que la cantidad y la calidad de los resulta-
1958, donde se contradecía la eficacia el cuarteto, sino también ideas de mucha dos? Quizá la respuesta radique en la
del método de Osborn. Estos investiga- mayor calidad. A idéntica conclusión se motivación: probablemente, las tor-
dores dejaron que los probandos re- llegó en otros estudios, con indepen- mentas de ideas generadas en el círculo
solvieran, según las reglas de la “tor- dencia de que los probandos fueran estu- de los colegas sean mucho más diverti-
menta de ideas”, un problema durante diantes o trabajadores de una empresa. das que en soledad. Nuestros probandos

Mente y cerebro 05/2003 65


han admitido de forma casi unánime que los participantes solitarios les hicimos menos de lo que lo harían “en solitario”.
el trabajo en grupo depara bastante más creer que serían observados mientras Se trata del fenómeno del “remolón”: si
satisfacción. Pero también creen que las lanzaban sus ideas por el micrófono. Para los demás trabajan mucho, puedo con-
tormentas colectivas de ideas son más ello, instalamos unas cámaras de vídeo fiar en el rendimiento colectivo sin com-
eficaces. Así, más del 80 % de los pro- en las salas y explicamos a los proban- prometer, con mi actitud pasiva, el resul-
bandos estadounidenses, alemanes u dos que grabaríamos en una cinta la tado final. De hecho, algunos aspectos
holandeses encuestados consideraban sesión entera para su exhibición poste- de la situación grupal estimulan a los
que el grupo potenciaba la creatividad. rior, con fines didácticos, en las aulas. remolones. Resulta más difícil recono-
¿Cómo se explica esta concepción des- Por eso, debíamos contar con su con- cer la aportación individual durante una
figurada de la realidad? sentimiento firmado. El engaño funcionó, tormenta colectiva de ideas y, por otro
Lo abordamos en un programa de pues una parte de los voluntarios expresó lado, todos sabemos que las ideas no se
investigación ambicioso. Deseábamos, su deseo de retirar el consentimiento des- evalúan de manera individual, sino colec-
ante todo, conocer los factores que alte- pués de la sesión. tiva. Los miembros de un grupo, que
raban las tormentas colectivas de ideas Así pues, podemos suponer que el consideran estar menos informados sobre
y, si era posible, eliminarlos. miedo al ridículo en estas sesiones indi- el tema de reflexión, pueden retraerse al
Al principio, sospechamos que la causa viduales era, por lo menos, tan grande pensar que los demás aportarán mejores
del menor rendimiento grupal residía en como en las reuniones de grupo. Como ideas.
el temor a la crítica: quizá los partici- cabía esperar, los probandos sometidos
pantes con propuestas atrevidas temían a vigilancia a través del vídeo genera- La carga de los remolones
hacer el ridículo ante sus compañeros, ron, lógicamente, menos ideas que quie- Para aclarar la importancia de los remo-
pese a que la primera regla de Osborn nes trabajaron en solitario sin ser moles- lones expusimos a personas aisladas y
prohíbe la crítica. Para someterlo a tados. No obstante, la diferencia entre también a varios cuartetos a las sesio-
prueba, invitamos (Wolfgang Stroebe y ellos era mucho menor que la derivada nes de tempestad de ideas. Se comunicó
Michael Diehl) a unos estudiantes de de la comparación entre grupos e indi- a la mitad de los grupos que, una vez con-
psicología de Tubinga a participar en viduos. En otras palabras, el temor a la cluida la sesión, se evaluarían por sepa-
unas tormentas individuales o colectivas crítica ajena sólo podría justificar una rado las ideas de cada participante. Y se
de ideas sobre el tema “¿Qué podemos fracción insignificante del menor ren- indicó a la mitad de los probandos que
hacer para mejorar la relación entre los dimiento del grupo. trabajaron solos que, antes de la eva-
trabajadores extranjeros y los alema- Otra posibilidad, bastante clara, es que luación, se reunirían sus ideas con las de
nes?” durante 15 minutos. A la mitad de algunas personas del grupo se esfuercen los otros tres pensadores solitarios para
que nadie pudiera reconocer el rendi-
miento personal. Así pues, los proban-
dos participaron por separado o en grupo
2. MEJOR SOLO. Un grupo genera, en un mismo tiempo, menos ideas que cada una y abrigaban la esperanza de recibir una
de las personas por separado (izquierda). Si se hace creer a cada miembro del grupo que evaluación individual o colectiva (véase
su rendimiento se evaluará por separado, la creatividad aumenta (columnas azules). Los la figura 2, izquierda).
Los voluntarios aportaron más y mejo-
inconvenientes del grupo derivados del bloqueo recíproco se demuestran en el
res ideas cuando pensaban que iban a ser
experimento siguiente (derecha). Cuatro probandos se sientan, en cabinas aisladas con evaluados de forma individual. Sin
una luz, a modo de semáforo, que se pone roja en cuanto alguno de los cuatro empieza embargo, este efecto resultó mucho
a hablar y condena a los demás al silencio. El rendimiento aditivo de los pensadores menor que la archiconocida repercusión
solitarios disminuye de forma espectacular, incluso por debajo del rendimiento de un negativa del grupo. Con independencia
cuarteto reunido para una reflexión interactiva.

100 100
90
90
80 80
70 70
No DE IDEAS

60
No DE IDEAS

60
50 50
40 40
30 30
20 20
10 10
0 0
GRUPOS PERSONAS AISLADAS GRUPO PERSONAS AISLADAS
THOMAS BRAUN

VALORACION INDIVIDUAL CON UN DISPOSITIVO DE "SEMAFORO"


VALORACION DE GRUPO ENCENDIDO APAGADO

66 Mente y cerebro 05/2003


colectivas brinda el mismo número de
BATTEN, BARSTON, DURSTINE & OSBORN

3. EL NORTEAMERICANO ALEX OSBORN ideas que las tormentas individuales.


popularizó, en los años cincuenta del siglo
Con todo, la técnica informática no
pasado, la búsqueda colectiva de ideas con aumentó la creatividad.
la publicación de Applied Imagination. La ausencia de estimulación recíproca
se debe posiblemente a que los usuarios
del ordenador apenas contemplan las
recoger y presentar ideas en cuanto par- propuestas de los demás durante la refle-
padeaba la luz verde? No puede tratarse xión participada. Cuando Paul Paulus y
de una distracción por las ideas de los su grupo, de la Universidad de Texas,
otros, pues, en el experimento de la tem- modificaron esta tarea, de forma que los
pestad de ideas con el semáforo, nadie probandos tuvieran que reproducir las
podía escuchar a los demás. De ahí saca- ideas de los demás después del experi-
mos otras dos conclusiones: en primer mento, observaron efectos claramente
lugar, un participante no quiere arries- sinérgicos.
garse a olvidar su idea durante el perío- Este tipo de tormentas colectivas plan-
do de espera y, por este motivo, repite tea, sin embargo, muchos problemas téc-
constantemente su pensamiento, lo que nicos y administrativos. Quien quiera
le impide, como es natural, tener nuevas ahorrarse los gastos y las contingencias
ocurrencias. Además, es evidente que de los programas y de los ordenadores,
del tipo de evaluación esperada, los gru- esperar hasta que la luz se ponga verde puede obtener el mismo efecto de una
pos no llegaron siquiera a la mitad de las genera estrés. Se trata de una experien- manera muy sencilla con la técnica del
propuestas de los pensadores solitarios. cia común: quien no aproveche de inme- brainwriting (tormentas de ideas por
De lo que se infiere que en todo grupo diato las pequeñas pausas que se produ- escrito) que ha expuesto con detalle
hay remolones, pero no reside en ello la cen en un debate candente, no llega nunca Arthur B. VanGundy, experto en comu-
razón de la caída espectacular de su ren- a tomar la palabra. nicaciones de la Universidad de Okla-
dimiento. homa: los miembros del grupo escriben
Como última posibilidad quedaba un Sólo puede hablar una persona sus ideas en unas fichas, que luego se
factor mucho más difícil de manipular. Para eliminar este efecto negativo, deci- intercambian.
Osborn suponía que, en las reflexiones dimos regular el tiempo de espera a tra- Si se considera que las tormentas colec-
conjuntas, las ideas de unos inspiraban vés de una lista de oradores; cualquiera tivas fueron cuestionadas ya desde su
las de otros, en un flujo recíproco. Pero, podía incorporarse a la misma apretando introducción y declaradas ineficaces por
¿no podría suceder justamente lo con- un botón. Las personas, instaladas en los científicos, merecería la pena buscar
trario, es decir, un bloqueo mutuo? En cabinas individuales, se valieron de un otras explicaciones para justificar su éxito
primer lugar, se encuentra el efecto del dispositivo de comunicación con auri- ininterrumpido. ¿Puede la diversión resul-
tiempo: como en un momento dado sólo culares que les permitía inspirarse en las tar tan determinante? Robert Sutton y
una persona puede tomar la palabra, todos ideas de los demás. En un monitor con- Andrew Hargadon, de la Universidad de
los demás deben aguardar con sus ideas. templaban la lista de oradores. De forma Stanford, señalan que el número y la cali-
En segundo lugar, cada miembro se ocupa sorprendente, esta lista no tuvo ninguna dad de las ideas sólo representan dos de
obligatoriamente de la idea que acaba de repercusión positiva, sino, por el con- los numerosos criterios de efectividad. Por
exponerse e interrumpe su propio pen- trario, muy negativa: si durante un cuarto eso, han propuesto a las empresas que uti-
samiento. Tanto la distracción como la de hora cuatro personas, pensando por licen las reflexiones en grupo para mo-
espera forzosa (o ambas) podrían expli- separado, emitían 68 propuestas, la cifra, tivar a sus directivos, impresionar a los
car el rendimiento menor del grupo. al incluir la lista, bajó a 28. Al parecer, clientes o aumentar los ingresos (siem-
Por esta razón, introdujimos en las el seguimiento de la lista de oradores pre y cuando el cliente esté dispuesto a
cabinas insonorizadas, en las que traba- bloqueaba considerables recursos cog- pagar los costes de la sesión). No obs-
jaban por separado cuatro probandos, nitivos que no podían utilizarse para la tante, aunque estas razones podrían ex-
una especie de semáforo con tres luces detección de ideas. plicar por qué las empresas están dis-
rojas y una verde. Cada participante podía En los años ochenta, Jay F. Nunamaker puestas a afrontar estas pérdidas de
expresar su idea por el micrófono sólo y su equipo, de la Universidad de Arizona, productividad, sigue resultando un mis-
cuando su luz estaba verde. Al principio desarrollaron un método más eficaz para terio que, todavía hoy, se dé por sentado
del experimento, la luz de los cuatro solucionar los efectos del bloqueo en las que tales reuniones de intercambio de
voluntarios parpadeaba en verde, pero reflexiones conjuntas. Se sirvieron del ideas estimulan la creatividad.
en cuanto uno tomaba la palabra, la luz ordenador. Los miembros del grupo intro- ¿Es posible que nuestros experimen-
de los demás se ponía en rojo. De esta ducen sus ideas en un ordenador comu- tos supervaloren la menor capacidad del
manera, se bloqueaba a los probandos que nicado en red con los de los demás. La grupo? Podría ser que un colectivo com-
pensaban en solitario, como si estuvie- imagen aparece en las pantallas dividida pensara las carencias de ideas mediante
sen en un grupo de cuatro. en dos mitades por una línea horizontal. una mayor selección de las mismas.
El resultado fue desolador: los pro- Cada vez que alguien efectúa una pro- Decidirse, al final, por una solución útil
bandos del experimento del semáforo, puesta, en la mitad superior se repre- es, en última instancia, un criterio impor-
al igual que los de los grupos “norma- senta una muestra aleatoria de las ideas tante de éxito práctico. Y nada pueden
les”, produjeron la mitad de las ideas de del resto de los voluntarios, mientras que decir contra este argumento los estudios
los pensadores solitarios. ¿Por qué los la idea propia se lee en la mitad inferior. realizados hasta la fecha.
participantes bloqueados no aprovecha- Como han demostrado los estudios Para cribarlo, nuestro equipo de la
ron el tiempo de espera para elaborar, estadounidenses, este tipo de tormentas Universidad de Amsterdam, con Eric

Mente y cerebro 05/2003 67


Rietzschel, investigó en esa dirección. mos precisamente que los grupos de Apropiación posterior de las ideas
Solicitamos a los estudiantes de psico- tamaño creciente dedicaban de forma La fe inquebrantable en las tormentas
logía propuestas para mejorar las cla- voluntaria más tiempo a la tempestad de colectivas de ideas se basa probable-
ses; para ello, les reunimos en grupos de ideas. Así, los sextetos trabajaban casi mente en esta creencia: dentro del grupo
cuatro o en grupos individuales para de- 15 minutos más que los pensadores soli- afloran más y mejores ideas que en la
sencadenar tormentas de ideas según las tarios, que sólo resistían media hora. De soledad. Nosotros hemos comprobado
normas de Osborn. Luego, determinamos este modo, los grupos compensaban una y otra vez que la mayoría de los par-
cuáles eran las mejores propuestas. Para parte de la merma de su rendimiento, pese ticipantes en los experimentos colecti-
nuestra decepción, los estudiantes que a continuar muy retrasados con respecto vos e individuales también están con-
trabajaron en solitario ofrecieron un a los imaginativos solitarios (véase la vencidos de ello, pese a que, visto de una
elenco bastante más original de ideas figura 4). manera objetiva, el resultado sea el con-
que el grupo. De aquí no se puede ne- Por último, las compañías recurren, en trario.
cesariamente inferir que los grupos eli- ocasiones, a “guías” o “formadores” de ¿En qué se sustenta tamaña ilusión? La
jan, por norma, peor. En realidad, se ven grupo, que no hemos utilizado en nues- mayoría de las personas no ha tenido la
perjudicados al reunir menos propues- tros experimentos. Se ocupan de que se oportunidad de comparar la productivi-
tas. Sin embargo, los grupos no logran respeten las normas de la reflexión in- dad real de los grupos frente a la de los
compensar esta deficiencia con una mejor teractiva, estimulan a los lacónicos para individuos. Por regla general, sólo com-
selección final de las ideas. que aporten sus ocurrencias, vigilan la paran las ideas generadas en el grupo con
generación continua de ideas y propo- las que ellos mismos llevaban antes de
En el fragor de la batalla nen nuevas líneas de pensamiento. Los asistir a la reunión. Como es lógico, el
Otra diferencia entre el laboratorio y la guías preparados reducen, sin duda, la resultado del grupo es mejor, pues —co-
práctica podría residir en la duración de pérdida del rendimiento, pero represen- mo se dice tan a menudo— cuatro cabe-
las sesiones de tempestad de ideas, que tan, por otra parte, un coste considera- zas piensan más que una. Sin embargo, el
se vio muy limitada en nuestros expe- ble. Es muy probable que se pueda renun- problema es otro: ¿acaso cuatro cabezas,
rimentos y que resultó exactamente igual ciar a esta figura, si se administran a que se reúnen para tratar un problema,
para ambas partes. También en las empre- todos los miembros reglas adicionales piensan mejor que cuatro cabezas por
sas vale el aforismo “el tiempo es oro”, para tales reuniones. Así, Paulus y su separado? La respuesta, como ya hemos
pero quizá debería darse una actitud más grupo demostraron que las orientacio- comentado, es negativa.
flexible. Si los grupos trabajan durante nes del tipo de “concéntrate en la tarea” Además, los participantes en sesiones
más tiempo, pueden generar, como es o “no explayes tus ideas” aumentan la prolongadas de grupo tienen dificultades
natural, más ideas. En colaboración con productividad no sólo de los grupos, sino para separar, de forma retrospectiva, las
Hein Lodewijkx, de Utrecht, observa- también de los pensadores solitarios. ideas propias de las ajenas. Enseguida se
olvidan quién propuso una idea determi-
nada. El peligro es grande, pues uno se
atribuye ideas que, en realidad, proceden
4. ¿FANTASIA ALADA? En las sesiones electrónicas de tempestad de ideas, el de otra persona. Lo demostramos en un
ordenador de cada miembro del grupo está unido en red con los demás (grupos estudio de Tubinga. Una semana después
interactivos). Se produce una estimulación recíproca que sólo se percibe cuando cada
de los experimentos preguntamos a cada
participante qué ideas, entre todas las pro-
miembro se obliga, de acuerdo con las instrucciones, a considerar las propuestas ajenas
puestas, eran propias. Todos los encues-
(grupo interactivo 2, izquierda). Cuantas más personas se reúnen para debatir en torno a tados sobrevaloraron su aportación indi-
la solución de un problema, tanto peores son, en proporción, los resultados con respecto vidual. Sin embargo, los que trabajaron
al trabajo de cada uno de ellos por separado, aun cuando los grupos estén dispuestos a en sesiones de grupo exageraron más que
prolongar de forma voluntaria la tempestad de ideas (derecha).
(FRENTE AL No DE LOS PENSADORES SOLITARIOS)

100 0
90 –10
80 –20
70 –30
No DE IDEAS
No DE IDEAS

60 – 40

50 –50

40 – 60

30 –70

20 –80
10 – 90
THOMAS BRAUN

0 –100
INDIVIDUOS GRUPO GRUPO DOS CUATRO SEIS
INTERACTIVO 1 INTERACTIVO 2 TAMAÑO DEL GRUPO (PERSONAS)

68 Mente y cerebro 05/2003


los que lo hicieron en solitario. De hecho, Los efectos estimuladores sólo se
cada miembro de un cuarteto se apropió, ponen de manifiesto cuando los partici-
por término medio, del 61 % de todas las pantes pueden intercambiar sus ideas sin
ocurrencias argumentando que las habían ningún tipo de bloqueos ni distraccio-
mencionado o que, al menos, también nes. Así sucede con la tormenta electró-
había pensado en ellas. nica de ideas. Quien desee la inspiración
Por último, las tormentas colectivas recíproca entre los miembros del grupo,
de grupo evitan una posible sensación de sin necesidad de costosos programas de
frustración. Cuando se trata de una bús- ordenador, debería trabajar primero en
queda individual de ideas, cada sujeto solitario y anotarse todas las ideas. Acon-
es responsable de los resultados obteni- tinuación, se intercambian las propues-
dos. Si se queda bloqueado durante mu- tas de todos asegurándose de que cada
cho tiempo, quizá viva la experiencia uno lee y reflexiona detenidamente sobre
como un fracaso personal. En cambio, las ideas ajenas. Luego, se procede a una
en una reflexión interactiva, la respon- nueva tormenta individual de ideas. Las
sabilidad se reparte entre los miembros. personas con una mayor inclinación
Las pausas ideatorias de unos no llaman social que necesiten expresar ideas en
la atención porque la monopolización equipo, deberían hacerlo en grupos redu-
de la reunión no resulta deseable. Así, no cidos. De hecho, es más divertido siem-
debe extrañar que —como expusimos pre trabajar con otra persona; además,
en nuestro estudio de Utrecht— los indi- la merma de creatividad resulta mínima.
viduos dedicados a la búsqueda de ideas
refieran muchos más fracasos, por lo
común, que los que intervienen en sesio-
nes de grupo.
WOLFGANG STROEBE es catedrático de
En multitud de estudios se ha demos-
psicología social en la Universidad de Utrecht.
trado la falsedad de la declaración de
BERNARD NIJSTAD investiga y enseña en el
Osborn sobre la eficacia de las tormen- departamento de psicología organizativa de
tas colectivas. La inspiración recíproca, la Universidad de Amsterdam.
presumida por Osborn, se contrapesa
con los efectos negativos establecidos
Bibliografía complementaria
por la interrupción del proceso ideato-
rio propio al escuchar a los demás. El APPLIED IMAGINATION . A. F. Osborn. Scrib-
rendimiento de los grupos no sólo es ner; Nueva York, 1953.
menor que el de un mismo número de BRAINSTORMING . M. Diehl y W. Stroebe en
individuos que trabaje en solitario, sino Handwörterbuch der Angewandten Psychologie,
que a medida que crece el grupo, los dirigido por A. Schorr. Deutscher Psycho-
resultados empeoran progresivamente. logen Verlag; Bonn, 1993.
En cambio, así como los dúos son ca- WHY ARE GROUPS LESS EFFECTIVE THAN THEIR
paces de obtener un rendimiento casi MEMBERS. W. Stroebe y M. Diehl en Euro-
equivalente al de dos pensadores solita- pean Review of Social Psychology, dirigido por
rios, los cuartetos sólo alcanzan, de ordi- W. Stroebe y M. Hewstone, vol. 5, pág. 271.
nario, la mitad de las ideas de cuatro pro- Wiley; Chichester, 1994.
bandos que piensen en soledad.

Mente y cerebro 05/2003 69


Zumbido
de oídos
El fenómeno de los zumbidos de oídos o acúfenos, del que informaba ya Platón, representa una tortura
casi insoportable para muchas personas. La percepción acústica enervante nace en el propio cerebro del
enfermo y a ella contribuye sobremanera el estrés

Gerald Langner El trastorno que produce estos ruidos música que en ese momento escucho en
y Elisabeth Wallhäusser-Franke ubicuos depende del sujeto. Algunas per- mi interior. Muchas veces no tengo más
sonas los encuentran molestos e incluso remedio que interrumpir mi trabajo”.

V
oces de espíritus y dioses. Eso desagradables; para otras, apenas influ- Los egipcios formulaban ya propues-
creían, en la antigüedad, que yen en sus percepciones y rendimiento. tas detalladas para controlar los zumbi-
eran los acúfenos. Tales rui- No obstante, la pérdida del silencio con- dos de oídos. Por desgracia, todos los tra-
dos fantasma, percibidos sólo lleva una sobrecarga física y psíquica tamientos elaborados hasta la fecha han
por los afectados, escapan a cualquier insoportable para una cuarta parte de los dado muy pocos frutos. Todavía hoy, los
medición física. Platón hablaba ya de afectados, que casi nunca logran con- zumbidos permanentes de oídos repre-
una “música cósmica” que le acompaña- centrarse y sufren trastornos del sueño, sentan un problema médico. El que no
ba día y noche. depresiones y estados de angustia. Así se disponga de ningún alivio para los
Los acúfenos repercuten en la vida escribía Bedrich Smetana, compositor acúfenos obedece a una razón sencilla:
cotidiana de millones de personas. La checo, en carta a un amigo: “Lo que más pese a que la alteración permanente del
gama de ruidos es variadísima: desde me tortura es el estruendo interior, prác- silencio es conocida desde hace tres
zumbidos, siseo y silbidos hasta tinti- ticamente ininterrumpido, que retumba milenios y medio, y pese a que los inves-
neo, pitidos y cantos, pasando por cre- en mi cabeza y que, en ocasiones, se tigadores han propuesto una serie de hi-
pitaciones, percusión y rechinamiento. acentúa hasta alcanzar un estrépito tor- pótesis acerca de los mecanismos pato-
Tanto el tono como la intensidad del mentoso. Este ruido infernal se mezcla génicos, persiste el debate sobre sus
ruido pueden modificarse en el trans- con el sonido de trompetas y otros ins- causas reales. En condiciones normales,
curso de la enfermedad. trumentos desafinados acallando la todas las sensaciones acústicas, bien sean

70 Mente y cerebro 05/2003


SUPERBILD

1. ESTRUENDO EN LA CORTEZA AUDITIVA. Ni tapándose los oídos desaparecen los


las manifestaciones de nuestros interlo- acúfenos, esos zumbidos enervantes procedentes del cerebro.
cutores, el ruido de un tren al pasar, las
bocinas de los coches o la música, se
originan en una señal exterior. Las ondas Sin embargo, el número de personas dos con ellos sobre el origen de los acú-
sonoras llegan al oído, se transforman con acúfenos subjetivos es mucho mayor. fenos podrían guiar la búsqueda de tra-
en impulsos nerviosos dentro del oído En este caso, el ruido fantasma sólo lo tamientos y explicar los resultados pre-
interno y son conducidas, por la vía acús- perciben ellas, por cuyo motivo resulta liminares satisfactorios de los nuevos
tica, hasta la corteza cerebral. Sin em- casi inaccesible a la investigación cien- métodos curativos.
bargo, en los acúfenos no interviene nin- tífica. Aunque se ha progresado. Me- Muchos tratamientos se basan en la
gún estímulo sonoro exterior. El ruido diante la tomografía por emisión de po- suposición de que los zumbidos se ori-
para el afectado es, no obstante, total- sitrones y otras técnicas de formación ginan en el oído interno. Esta parte del
mente real y, a menudo, extraordinaria- de imágenes se ha demostrado que la cor- sistema auditivo opera a la manera de un
mente molesto. teza auditiva de los pacientes con zum- transformador acústico; convierte las
bidos se activa de modo patológico. Su oscilaciones sonoras en impulsos ner-
Búsqueda de la fuente actividad se corresponde con la sensa- viosos que, a través de distintas esta-
emisora anómala ción acústica subjetiva del afectado. ciones de relevo, excitan la corteza audi-
Sobre las causas del denominado acú- ¿Cuáles son, entonces, los mecanismos tiva, es decir, la región de la corteza
fenos objetivo se ha avanzado bastante. neuronales responsables? ¿Dónde exac- cerebral encargada de procesar los estí-
La sensación acústica surge a través de tamente se origina la actividad nerviosa mulos acústicos.
fuentes endógenas; por ejemplo, vasos anómala? La onda sonora llega, en principio,
sanguíneos estrechados o contracciones Hemos intentado dar respuesta, apli- por el conducto auditivo, el tímpano y
musculares. Estos producen un sonido cando diversos métodos, en nuestro los huesecillos del oído hasta la ventana
real que excita las células sensoriales grupo, constituido por biólogos y físicos, oval situada detrás del estribo. Luego,
del oído interno, sonido que puede me- de la Universidad Técnica de Darmstadt. las oscilaciones del caracol, o cóclea,
dirse colocando micrófonos hipersensi- Por modelo animal escogimos jerbos de del oído interno alcanzan la membrana
bles dentro del oído. Mongolia. Los conocimientos adquiri- basilar que descompone cada señal acús-

Mente y cerebro 05/2003 71


Así pues, los acúfenos surgen en algún
THOMAS BRAUN

MARTILLO
lugar situado en las estaciones de relevo
YUNQUE HUESECILLOS DEL OIDO
del sistema auditivo después de la cóclea,
ESTRIBO es decir, los núcleos cocleares del tronco
del encéfalo, el tubérculo cuadrigémino
inferior del mesencéfalo, el cuerpo geni-
COCLEA culado interno o la corteza auditiva.

La corteza cerebral,
fuente del estruendo
Para descubrir la fuente de estos ruidos
anómalos examinamos a jerbos con acú-
fenos. Mediante dos procedimientos de
TIMPANO
marcado investigamos las regiones cere-
MEMBRANA TECTORIA
brales de la vía auditiva con una activa-
ción patológica.
De manera sorprendente, los centros
ESTEREOCILIOS auditivos del tronco encefálico de los
animales de experimentación apenas se
CELULAS
CILIADAS excitaron; no hubo ni la más remota hipe-
CELULAS
CILIADAS EXTERNAS ractividad como cabría esperar de una
INTERNAS fuente de ruidos fantasma. En principio,
este hallazgo prueba, una vez más, que
los acúfenos no se originan en las célu-
las ciliadas; en caso contrario, debería-
MEMBRANA BASILAR mos haber hallado una estimulación
ascendente por el tronco del encéfalo. Por
otra parte, las células sensoriales esta-
2. TRANSFORMADOR ACUSTICO. El sonido se transmite, a través de vibraciones, a ban claramente dañadas por un trauma-
la membrana basilar de la cóclea. Las fuerzas de cizalla que actúan sobre la membrana tismo acústico o la administración de
tectoria doblan los cilios y estimulan las células ciliadas. salicilato sódico. Las mediciones del
umbral auditivo confirmaron la pérdida
auditiva de los roedores.
tica en sus distintas frecuencias. Las un camino inverso al de la señal acús- El mesencéfalo también queda des-
células sensoriales situadas a lo largo de tica normal y alcanzan, a través de la cartado como lugar de origen de los
la membrana basilar, las denominadas ventana oval y de la cadena de hueseci- acúfenos. En nuestros estudios de mar-
células ciliadas internas, recogen estas llos, el tímpano. Desde ahí son disper- cado, no se apreció ningún aumento de
oscilaciones y envían los impulsos ner- sadas; en ocasiones, el tono es tan alto, la actividad en estas regiones auditivas
viosos correspondientes al cerebro. Co- que las personas más próximas perciben que pudiera indicar algún suceso pato-
mo es natural, las distintas frecuencias el pitido; se habla entonces de “emisio- lógico.
de las que se compone la señal determi- nes otoacústicas”. Sólo tuvimos éxito en los centros audi-
nan qué células ciliadas —y, en conse- ¿Podrían ocasionar acúfenos estas acti- tivos de la corteza cerebral. Estos deben
cuencia, qué neuronas—se excitan. Esta vaciones espontáneas de las células cilia- activarse siempre en los acúfenos, pues
ordenación, basada en la frecuencia — das? Eso pensaban, al principio, muchos sólo así aparece la percepción acústica,
tonotopia—, se continúa a lo largo de toda investigadores. A diferencia de los acú- ya sea por una fuente sonora real o por
la vía auditiva. Con ayuda de métodos fenos, que suelen cursar con lesiones un ruido fantasma. De forma análoga a
varios se ha demostrado que la audición auditivas, las emisiones otoacústicas sólo la estimulación permanente de las regio-
de distintos tonos activa regiones dife- provienen de células ciliadas sanas. nes auditivas más altas entre los enfer-
rentes de la corteza auditiva. Además, el pitido originado por las emi- mos de acúfenos, los jerbos afectados pre-
El oído sano es un órgano extraordi- siones se oye sólo al principio. Pro- sentaban, en las regiones acústicas, una
nariamente capaz. La finura de su sen- bablemente, al poco rato, los mecanis- actividad muy superior a la de los ani-
sibilidad le viene, sobre todo, de las célu- mos inhibidores reguladores extinguen males de referencia.
las ciliadas externas, distribuidas en tres el ruido a lo largo de la vía auditiva. Una Se sabe, por otro lado, que, en el hom-
hileras, que actúan como amplificador. de las modalidades de tratamiento de los bre, la aspirina induce un tipo especial
Sus “cilios”, dispuestos como los tubos acúfenos ha descartado definitivamente de acúfenos; a menudo, se limita a un
de órgano, vibran activamente con la fre- que el oído interno cause estos ruidos tan solo tono. Si se administra salicilato
cuencia de oscilación sonora de la cóclea molestos: después de la sección quirúr- sódico, compuesto relacionado con la
y procuran una mayor inflexión de las gica del nervio acústico de pacientes sor- aspirina, a los animales de experimen-
células ciliadas internas. De este modo, dos con acúfenos y, en consecuencia, tación, sucede algo parecido: se observa
la señal llega a multiplicarse mil veces. tras la interrupción de la comunicación un patrón estriado en las imágenes de acti-
La elevada sensibilidad del amplifica- entre las células ciliadas y los centros vación de la corteza cerebral; estas
dor coclear puede incluso generar piti- auditivos del tronco del encéfalo, los “estrías de actividad”, que detectamos
dos retroactivos, que recuerdan los de un zumbidos subjetivos y desagradables en nuestro laboratorio y que seguían una
equipo de altavoces. Las oscilaciones de continúan haciendo estragos entre los ordenación tonotópica en la corteza cere-
las células ciliadas, así originadas, siguen afectados. bral, corresponden a ruidos de una banda

72 Mente y cerebro 05/2003


3. ALBOROTO ENFERMIZO.

DPA
Los acúfenos suelen iniciarse con un
traumatismo acústico; por ejemplo, tras
escuchar una música estruendosa o con
las tracas de los festejos.

estrecha, como pueda ser un silbido


monótono.
Así pues, estos ruidos misteriosos de
los oídos pueden inducirse empírica-
mente en un modelo animal, para su aná-
lisis ulterior. La segunda conclusión
tiene, sin embargo, mucha más impor-
tancia: los acúfenos parten, en realidad,
de una lesión de las células ciliadas del
oído interno, pero la actividad neuronal
que corresponde al ruido fantasma nace
en la corteza auditiva y no en el oído. La
ausencia de relación entre la lesión audi-
tiva primaria y la actividad de los acú-
fenos en la corteza podría explicar, asi-
mismo, por qué esa sensación permanente
de ruido, que tienen muchos enfermos,
persiste largo tiempo después de haber
recuperado la audición. mecanismos facilitan la adaptación no sólo apagan los ruidos ambientales
¿Cuál es, entonces, el mecanismo cau- ambiental más eficiente posible de la intranscendentes, como el tic-tac del
sante de los zumbidos? Nosotros cree- función auditiva. Los circuitos de retro- reloj, sino que amplifican también seña-
mos que, en este caso, operan mecanis- alimentación extinguen los estímulos les esenciales.
mos de compensación y control del insignificantes procedentes del aflujo Los ruidos de la naturaleza represen-
sistema auditivo. Normalmente, estos constante de percepciones. Sin embargo, tan, a menudo, el primer aviso de un peli-
gro; el crujido de una rama puede dela-
tar al enemigo escondido entre la noche
y la niebla o detrás de un arbusto. La audi-
CORTEZA CEREBRAL ción posee, pues, un importante papel
CORTEZA filogenético como sistema primitivo de
AUDITIVA alarma; por ello, la vía auditiva se comu-
nica con las regiones del cerebro que
TALAMO gobiernan la atención, por ejemplo, con
CUERPO el locus coeruleus o la formación re-
GENICULADO ticular del tronco del encéfalo. Asimismo,
existen contactos con el sistema límbico
TUBERCULO
prosencefálico, responsable de las emo-
CUADRIGEMINO ciones, en particular con los núcleos
MESENCEFALO amigdalinos, esenciales para las reac-
ciones de estrés y de angustia. Para ilus-
NUCLEO trar la relación íntima entre los sistemas
DEL LEMNISCO
LATERAL
TRONCO DEL ENCEFALO
4. DEL OIDO A LA CORTEZA
AUDITIVA. Hasta que los impulsos
nerviosos de las células ciliadas de la
NUCLEO cóclea alcanzan la corteza auditiva del
COCLEAR NUCLEOS DE cerebro, son filtrados y modificados en
LA OLIVA BULBAR distintas estaciones de relevo. Las flechas
rojas indican el camino seguido desde el
oído izquierdo hasta el cerebro; las azules,
las vías nerviosas descendentes que regulan
THOMAS BRAUN

las aferencias. Los núcleos de la oliva


COCLEA
bulbar ayudan a la orientación acústica,
pero no intervienen en los acúfenos.

Mente y cerebro 05/2003 73


límbico y auditivo pensemos en el efecto espontánea habitual con una determi- samiento de la vía auditiva ordenadas
emocional de la música: sin la conexión nada franja de frecuencias. El mesencé- por franjas de frecuencia según el prin-
neuronal con los centros de la afectivi- falo trata entonces de amplificar la sin- cipio de la tonotopia. En el plano más
dad, un aria de ópera no podría deparar, tonía, pues las neuronas mesencefálicas bajo —el oído interno— se suprimió, en
por ejemplo, ese agradable escalofrío a que responden a las frecuencias vecinas principio, la actividad espontánea de las
los melómanos. se inhiben recíprocamente. Las neuro- “células ciliadas virtuales” de una deter-
Con toda probabilidad, el sistema lím- nas más activas se acaban imponiendo, minada franja. Esta supresión se corres-
bico y las regiones encargadas de la vigi- mientras que las células dañadas envían pondía, por así decir, con la lesión audi-
lia refuerzan, en el caso de los acúfenos, menos señales. Este mecanismo audi- tiva. El siguiente plano jerárquico
la retroalimentación positiva entre las tivo se ha descrito [véase “Sistema acús- —ilustrativo de los núcleos auditivos
regiones auditivas del tálamo y la cor- tico de orientación”, por Manfred Kössl del mesencéfalo— amplificaba la sin-
teza auditiva. Así se desprende también y Marianne Vater, M ENTE Y CEREBRO , tonía de frecuencia mediante una inhi-
de la relación conocida entre la actividad n.o 4, 2003], entre otros, para los mur- bición lateral. El tercer plano, talámico,
cortical de los acúfenos y la actividad ciélagos, pero también para la visión de y el cuarto, cortical, se hallaban unidos
neuronal del locus coeruleus y de los los animales y humanos: una superficie mediante retroalimentación positiva.
núcleos amigdalinos de los animales de gris aparece más clara sobre un borde La intensidad de la retroalimentación
experimentación. negro. De manera análoga, en el caso de —influida, en el cerebro, por el estrés y
los acúfenos, el mecanismo en cuestión la vigilia— se reguló mediante estimu-
Ilusión cerebral amplifica ligeramente las señales de las lación “informática”.
A partir de estos hallazgos hemos ela- frecuencias situadas en las lindes del El resultado confirmó nuestro modelo.
borado un modelo neuronal sobre la gé- daño auditivo. En el plano inferior de este sistema audi-
nesis de los acúfenos. Se parte de la ine- Estos “picos” del espectro de fre- tivo electrónico, la actividad aumentó
xistencia del silencio neurobiológico cuencia llegan hasta el tálamo auditivo; mínimamente en la frecuencia fronte-
absoluto. Aun cuando no llegue ningún desde allí se dirigen a la corteza audi- riza con el daño auditivo. Cuando se
ruido al oído, por la vía auditiva circu- tiva. Si se intensifica la retroalimenta- conectó el circuito de retroalimentación
lan en todo momento señales caóticas y ción entre ambas instancias controladas positiva entre el tálamo estimulado y la
espontáneas. El cerebro ha aprendido a por los centros de las emociones o las corteza cerebral, el tono alcanzó ense-
interpretar estas descargas como “silen- propias regiones responsables de la vi- guida valores extremos en la corteza
cio”. Se trata de un fenómeno corrobora- gilia, estos componentes anómalos se auditiva. De hecho, incluso con un daño
do en un experimento neuroacústico del amplifican de forma exagerada. Así apa- auditivo leve —es decir, una disminu-
año 1953: la mayoría de las personas, com- recen, en concreto, los acúfenos, por ción ligera de la “actividad de las célu-
pletamente sanas, acaban percibiendo, excitación del sistema auditivo sin que las ciliadas”—, el ordenador desencade-
al cabo de un rato, un ruido, incluso den- llegue ningún ruido al oído. nó una activación local, limitada, de su
tro de una cámara insonorizada. A través de una simulación informá- corteza auditiva. Era como si escuchara
La lesión auditiva explica que las célu- tica hemos comprobado la verosimilitud un silbido.
las ciliadas de la cóclea, el nervio audi- de esta hipótesis. Para ello, representa- Así pues, la lesión auditiva aislada no
tivo y también los centros de la vía audi- mos con el ordenador 100 neuronas de origina los acúfenos. Estos aparecen sólo
tiva ascendente no se activen de la forma cada uno de los cuatro planos de proce- cuando el cerebro trata de compensar las
señales aferentes neuronales omitidas;
el ruido fantasma y enervante se percibe
tanto más alto cuanto más se activa la
retroalimentación positiva entre el tálamo
ACUFENOS y la corteza auditiva. En última instan-
AMPLITUD

CORTEZA cia, nuestra vida afectiva desempeña una


CEREBRAL misión primordial en la génesis de estos
EMOCION
SISTEMA Y CONTROL
FRECUENCIA LIMBICO CENTRAL
CUERPO
GENICULADO
5. COMIENZO INOFENSIVO. A raíz de
una lesión auditiva, el oído interno deja
TUBERCULO FORMACION ATENCION de procesar determinadas frecuencias
CUADRIGEMINO RETICULAR
(segundo trazado, empezando desde abajo). Los
diversos mecanismos de amplificación
NUCLEO y filtro, como por ejemplo la inhibición
COCLEAR lateral, producen picos de frecuencia
(tercer y cuarto trazado, desde abajo). Si la
OIDO INTERNO CON persona afectada dirige su atención
DEFICIT AUDITIVO
y manifiesta una actitud negativa hacia
esta alteración, se excita un bucle de
THOMAS BRAUN

SEÑAL DE ENTRADA POR EL OIDO retroalimentación entre la corteza auditiva


y los cuerpos geniculados; se produce
entonces una resonancia catastrófica.

74 Mente y cerebro 05/2003


A la caza del sonido fantasma
Para conocer a fondo los mecanismos neurobiológicos taban agresividad. Después de administrar el salicilato sódico,
desencadenantes de los acúfenos tuvimos que investigar parecían encontrarse mucho mejor, pese a continuar alojados
simultáneamente la actividad de todas las regiones del encé- en un entorno silencioso. Por consiguiente, algo debían de
falo que participan en la vía auditiva. A tal fin elegimos la oír y sólo podía tratarse de un ruido fantasma.
técnica de la 14C-2-desoxiglucosa (técnica 2-DG). Este El segundo método para desencadenar los acúfenos en el
método se basa en que la glucosa satisface casi en exclu- experimento se basa en el traumatismo acústico producido
siva los requerimientos energéticos de las neuronas. Cuando por una pistola de juguete. Si bien la audición puede prote-
se sustituye esta glucosa por su variante radiactiva 2-DG, gerse frente a tonos altos y constantes, reduciendo la sensi-
los productos de degradación se acumulan dentro de las bilidad, semejante adaptación no sirve para un estímulo acús-
neuronas. Si se colocan, por último, cortes finos del encé- tico repentino. Este último provoca una pérdida acústica, en
falo de los animales de experimentación sobre una película parte,reversible pero,a menudo,induce acúfenos permanentes.
radiológica, su oscurecimiento revela la can-
tidad de glucosa consumida por las dis-
tintas regiones del encéfalo y, en conse-
cuencia, su grado de actividad. DETECCION DE LOS ACUFENOS DE LA VIA AUDITIVA
Otro método neuroanatómico se basa en SALICILATO CONTROL TRAUMATISMO TONO
el análisis de la actividad neuronal a tra- ACUSTICO SINUSOIDAL
vés de determinadas proteínas. Una de
ellas es la c-fos. Cuando se excita de forma
constante una neurona, se estimula la sín-
tesis de esta proteína dentro de su núcleo;
la neurona se puede visualizar en los cor-
tes encefálicos con la ayuda de anticuer-
pos. El marcado de c-fos resulta particu-
larmente intenso si el sistema nervioso
afronta lo desconocido, por ejemplo, los
acúfenos recientes. En este caso, el encé-
falo modifica el patrón de sus contactos
CORTEZA AUDITIVA

neuronales, mitigando algunas de las sinap-


sis existentes y reforzando o creando otras
nuevas. El marcado de c-fos permite ras-
trear estos procesos.
Otro requisito de los experimentos para
100 %
elaborar un modelo de esta enfermedad
fantasma consiste en inducir acúfenos a
los animales de experimentación. Duran-
REGION AUDITIVA DEL TRONCO DEL ENCEFALO 5 mm 50 %
te los años ochenta, Pawel Jastreboff, de
la Universidad de Emory de Atlanta, des-
cubrió que el salicilato sódico causaba
acúfenos a las ratas. Se trata de una sus- 10 %

LANGNER
tancia emparentada con el ácido acetilsa- 0,5 mm
licílico, más conocido como aspirina. Es
probable que los salicilatos lesionen las REPRESENTACION DE LOS ACUFENOS. Los campos rojos y amarillos denotan una
células ciliadas externas. gran actividad metabólica y, en consecuencia, una experiencia auditiva. Estas imágenes
Ahora bien, ¿cómo puede un animal de ex- se han representado con el método de 2-DG. Cada capa de las columnas corresponde
perimentación expresar que padece acúfe- a un corte horizontal dado de la corteza auditiva. La visión de la región cerebral es,
nos? Jastreboff y su grupo resolvieron el en consecuencia, lateral. El control procede de un animal sano, instalado en un
problema con un elegante truco: acondi-
cionaron a los roedores a mostrar aversión ambiente normal; la última columna es el registro después de emitir un sonido
frente al silencio absoluto; sin el ruido de sinusoidal. Los cortes del tronco del encéfalo revelan la activación simultánea de una
fondo, los animales se agitaban y manifes- estación de relevo de la vía auditiva, el tubérculo cuadrigémino inferior.

ruidos patológicos: el sistema límbico los zumbidos de oídos en las épocas de cerebral. Las señales originadas a partir
gira el regulador del volumen. estrés. El silbido o zumbido inacabable de la lesión auditiva y de su compensa-
La importancia que tiene oír susurros supone una presión más y, en conse- ción se perciben como un aviso muy
sospechosos en el monte puede resul- cuencia, el sistema límbico acentúa la importante y desencadenan los meca-
tar fatal, incluso para el hombre mo- retroalimentación entre el tálamo y la nismos de amplificación emocional.
derno: se ha demostrado en diversos corteza auditiva, con lo que se cierra el Luego, cuando se ha recuperado toda la
estudios que el estrés contribuye de círculo vicioso. capacidad auditiva, estos zumbidos sub-
forma capital a la génesis de los acúfe- Al principio, los acúfenos represen- jetivos debieran desaparecer, pero no
nos. Muchos pacientes empiezan con tan una especie de sobreinterpretación suele suceder así. Al parecer, la percep-

Mente y cerebro 05/2003 75


ULLSTEIN BILD

6. RUIDOS, PRESION, BARULLO.


La vida cotidiana puede estresar hasta
tal punto a las personas que induzca
acúfenos.

tica supone un giro de 180 grados, pues


los médicos sospechaban desde hace
tiempo que la fuente emisora anómala
se situaba en el oído interno, incluso des-
pués de recuperar la función auditiva y,
por esta razón, trataban de suprimir de
forma yatrógena la actividad de las célu-
las ciliadas. Desde el punto de vista neu-
robiológico, es como si se llamara a
Belcebú para exorcizar al diablo, pues
cuantas menos señales emiten las neu-
ronas del oído interno, tanto más los
mecanismos de retroalimentación acti-
van el regulador, es decir, acentúan los
acúfenos, según nuestro modelo.
El estado de alerta extrema excita toda-
vía más los circuitos de retroalimenta-
ción. Preocuparse en exceso de los acú-
fenos puede acentuarlos; sería preferible
ignorar ese ruido molesto para alejarlo
o incluso para mantenerlo por debajo del
umbral sensorial. No obstante, el con-
trol se halla en manos del sistema lím-
bico, y estas regiones encefálicas, filo-
genéticamente antiquísimas, escapan a
la regulación consciente; de ello podría
dar fe cualquiera que haya sufrido penas
de amor. Así pues, es imposible repri-
mir, sólo con la voluntad, los poderosos
bucles neuronales de retroalimentación
que perpetúan los acúfenos.
No obstante, se puede influir por otras
vías en el sistema límbico, aunque se
requiera un proceso laborioso de apren-
dizaje y cambios de hábitos. Son cada
vez más los tratamientos que persiguen
desacoplar de las sensaciones negativas
los zumbidos de oídos y dirigir la aten-
ción hacia sonidos reales. Los respon-
ción del ruido se acaba independizando ¿Qué repercusión tiene todo esto para sables de la terapia conductual trans-
cuando perdura el tiempo suficiente. el tratamiento de los zumbidos de oídos? miten, durante meses, estrategias que
Por desgracia, las tentativas terapéuti- ayudan al paciente a afrontar mejor esa
Aprendizaje lleno de dificultades cas apenas se han visto coronadas por el alteración constante del silencio y sus
De la misma manera que la repetición éxito. Nuestro modelo neuronal podría secuelas: angustia, trastornos del sueño
ayuda a fijar los conceptos en la memo- resultar útil. Sin duda, los acúfenos obe- y depresiones. Los pacientes portan,
ria, los ruidos fantasma requieren, al decen, al principio, a una lesión del oído durante algunas de estas terapias, un
menos, un “aprendizaje” parcial. Así se interno, por pequeña que parezca. Cuanto enmascarador. Por su aspecto externo
desprende de la síntesis intensiva de la antes se trate la lesión, más difícil resulta recuerda a un audífono; el dispositivo
proteína c-fos que apareció en nuestros que el ruido fantasma se asiente en el cere- emite un sonido análogo al rumor leja-
animales de experimentación; esta pro- bro a través de los mecanismos de apren- no del mar. Este sonido permanente ocul-
teína delata la conversión y nueva for- dizaje. Muchas veces, los acúfenos son ta o “enmascara” el ruido fantasma. No
mación de contactos neuronales perma- consecuencia de una sordera repentina, obstante, el propósito final del trata-
nentes. Las técnicas de imagen señalan cuyo origen reside en una lesión del oído miento de los acúfenos es percibir la
que la corteza auditiva humana también interno. Para estos casos se han utili- audición como algo hermoso. Si la aten-
puede sufrir una transformación duradera. zado medicamentos que propician la per- ción acústica se desvía hacia estímulos
Según parece, las regiones corticales res- fusión y el metabolismo de las células que inducen emociones positivas, bien
ponsables de la frecuencia de los ruidos ciliadas, al propio tiempo que combaten una música armoniosa o el sonido rela-
fantasma se amplían. los acúfenos. Esta aplicación terapéu- jante de la naturaleza, se logra alejar

76 Mente y cerebro 05/2003


Cómo combatir los acúfenos con sonidos
A la neuropsicóloga Herta Flor le interesaba, en realidad, el dolor fantasma,
propio de las personas que han sufrido la amputación de un miembro. Descubrió
que el fenómeno se debía a una nueva organización de la corteza cerebral. Se
preguntó entonces: ¿Podría explicarse la sensación fantasma de los acúfenos
por un cambio análogo en la estructuración cerebral?
Para verificar esta hipótesis, el grupo de investigación de Flor, de la Universi-
dad de Heldelberg, comenzó por examinar las frecuencias de los acúfenos de
10 pacientes.Todos sufrían los denominados acúfenos zonales, un ruido de ban-
da estrecha análogo a un silbido. A continuación, Flor y sus colaboradores
presentaron a los pacientes, a través de unos auriculares, el sonido de los acú-
fenos y otras tres frecuencias más; como referencia, repitieron este experi-
mento con 15 personas sanas. Entre tanto, los investigadores se valieron de la
resonancia magnética funcional, método que visualiza la actividad de las regio-
nes encefálicas, para conocer en qué lugar de la corteza cerebral se procesa-
ban estas señales.
Resultado: las zonas excitadas de los probandos sanos se ordenaban sobre una
línea según la frecuencia, a la manera de las cuentas de un rosario. Los pacien-
tes con zumbidos de oídos mostraban un cuadro completamente diferente.
La región responsable de la elaboración de la frecuencia de los acúfenos no
sólo se había ensanchado a expensas de las frecuencias vecinas, sino que ocu-
paba incluso territorios situados fuera de la corteza auditiva. La región de los
acúfenos abarcaba un espacio mayor cuanto más insoportable era el ruido fan-
tasma para el paciente. Se sabe por los pianistas que esta enorme fuerza expan-
siva de la corteza no es inusitada, ni necesariamente patológica. Cuando un
pianista se ejercita asiduamente, al cabo de los años se agrandan las regiones
de la corteza motora responsables del movimiento de las manos. De esta manera
mejora la movilidad digital. En el caso de los acúfenos y también en el del
dolor fantasma, tal “fortalecimiento neuronal” tiene una clara repercusión
negativa.
¿Por qué no dar la vuelta a estos argumentos? Los investigadores de Heidelber
se preguntaron: ¿Si se reduce una frecuencia, tendrán las otras que retroceder?
El nuevo tratamiento de los acúfenos en Heidelberg consiste en exponer a los
pacientes durante dos horas diarias a tonos situados en la vecindad inmediata
del ruido fantasma, que son procesados por las regiones cerebrales vecinas. Si
la hipótesis es correcta, estas regiones vuelven a detectar las frecuencias ori-
ginales y la reorganización cortical patológica remite, con lo que debería de-
saparecer la alteración enervante del silencio. Los primeros resultados de estos
experimentos se muestran sumamente alentadores: después de cuatro sema-
nas de tratamiento han remitido los acúfenos de un tercio de los probandos.

U LRICH K RAFT

cada vez más el zumbido. Según nues- sobre todo si no se controla definitiva-
tro modelo, debiérase con ello mitigar mente la lesión auditiva, es decir, la
los circuitos de retroalimentación con- causa primaria del trastorno. Hoy como
trolados por la atención y las emociones ayer, el campanilleo de los oídos es una
y reducir la percepción de los acúfenos. señal de aviso del sistema auditivo. Esta
Estos métodos, relativamente nuevos, señal advierte del peligro del estrés y de
requieren aún tiempo, pero dan mejores la necesidad de descanso. No hay mal
resultados que los tratamientos farma- que por bien no venga, incluso en los
cológicos. Muchos pacientes logran una acúfenos.
mejoría de su calidad de vida o incluso
la desaparición completa de los zumbi-
dos después de estas terapias.
La respuesta terapéutica no significa
en absoluto que las alteraciones plásti- GERALD LANGNER enseña zoología e inves-
cas del sistema auditivo secundarias a tiga en la Universidad Técnica de Darmstadt.
los acúfenos desaparezcan por completo; ELISABETH WALLHÄUSSER-FRANKE se ha
un paciente que se haya curado corre ocupado del apartado metodológico de la
siempre el peligro de sufrir una recaída, investigación sobre acúfenos aquí descrita.

Mente y cerebro 05/2003 77


Las cicatrices
de la infancia
Vivencias traumáticas y falta de cariño en los primeros años de vida
pueden alterar las conexiones en el cerebro.
¿Reside ahí una de las causas de los trastornos psíquicos?

Katharina Braun y Jörg Bock santes de sentimientos (por ejemplo, el mates de la Universidad de Wisconsin,
vínculo emocional entre el recién nacido qué ocurría cuando las crías perdían a

H
iperactividad, falta de aten- y sus padres), dirigen el desarrollo espi- sus padres a temprana edad. El resultado
ción, autismo, trastornos en ritual y mental del retoño. René Spitz confirmó las observaciones de los estu-
los hábitos alimentarios, es- (1887-1974), del Instituto psicoanalí- dios con los niños del orfanato: crías de
quizofrenia, ansiedad y depre- tico de Nueva York, investigó en los años simios que crecieron sin madre estaban
siones forman un rosario de alteracio- cuarenta del siglo pasado con cientos de trastornadas en períodos posteriores de
nes que solían silenciarse en público. lactantes que habían nacido en un orfa- su vida y apenas si jugaban. Además, los
Hoy ocupan un lugar destacado en los nato. Comprobó que alrededor de un diez
medios de comunicación. Se han venido por ciento de estos bebés se retraían,
atribuyendo a la pérdida de los padres, después, de su entorno: no prestaban
KATHARINA BRAUN

a su separación y otras vivencias trau- atención a las otras personas, a menudo


máticas en la primera infancia. Tal afir- se estiraban pasivos en sus camas y mos-
mación carecía de apoyatura científica traban un retraso en su desarrollo psíqui-
suficiente. co general.
Pero ahora se están dando pasos fir- Para determinar qué produce estos
mes, aunque lentos, en la identificación trastornos, proyectó Spitz un estudio a
de las causas: las experiencias traumáti- largo plazo con los niños de la inclusa.
cas influyen, de forma determinante, en Descubrió que les faltaba, además de
las conexiones neuronales del cerebro apetencias intelectuales, sobre todo
infantil y en el equilibrio de los neuro- cariño emocional. Estas primeras in-
transmisores. Estos cambios profundos vestigaciones ofrecieron indicios de que
deberían incrementar, en grado notable, los niños adaptan su comportamiento
la predisposición a trastornos psíquicos al entorno, al tiempo que experimentan
ulteriores. sus primeras emociones después del naci-
Tiempo atrás, se suponía que el de- miento.
sarrollo y funcionamiento del cerebro En los decenios siguientes, de 1950 y
se hallaban genéticamente fijados. Sin 1960, el matrimonio Harlow investigó
embargo, los estudios de los últimos años con animales, en el laboratorio de pri-
apuntan en otra dirección: la variedad de
los influjos del entorno determina la for-
mación de redes nerviosas en el cerebro.
En los primeros meses y años de vida, 1. FILIGRANA. Micrografía lasérica
estos influjos proceden, en los humanos confocal de una neurona de un polluelo,
y en muchos animales, preferentemente sometida a un proceso previo de tinción
de los padres. (arriba). En la imagen de un corte de
Hace ya algunos decenios que las
dendrita, tomada con gran aumento,
observaciones del comportamiento indu-
cían a sospechar que los procesos de se distinguen con nitidez las sinapsis
aprendizaje de la primera infancia, rebo- espinosas (abajo).

78 Mente y cerebro 05/2003


CHRISTIAN EHRLICH

2. ACOGEDOR. Los degús (Octodon degus) constituyen un modelo animal idóneo para
monos sin madre eran mucho más pusi- investigar la influencia del contacto con los padres en el desarrollo cerebral de las crías.
lánimes y menos exploradores que sus
congéneres criados en circunstancias
normales. Muy pocas de estas hembras gallina clueca y les dejamos una gallina mediante impulsos eléctricos más inten-
tuvieron hijos y, si parieron, no sabían disecada para que se acurrucaran (los pri- sos —más sensibles— ante el estímulo
qué hacer con ellos: los ignoraban o meros estímulos agradables con los que de la impronta. ¿Cómo se opera tal cam-
incluso los maltrataban. se encuentran los polluelos en su vida). bio? Posiblemente se reorganizan las
¿Qué fallaba? ¿Cómo pueden unas Terminaron por asociar el estímulo acús- sinapsis, es decir, los contactos trans-
experiencias emocionales o su ausencia tico, hasta ese momento irrelevante (la misores de información entre las neuro-
acarrear estas alteraciones drásticas del voz artificial de la “madre”), con la situa- nas. En los primeros noventa minutos des-
comportamiento? Para encontrar una res- ción emocional y quedaban marcados pués del inicio de la impronta filial se
puesta, los expertos en neurobiología por la impronta del ruido: los polluelos incrementan los contactos sinápticos
animal han empezado, en los últimos distinguían de otros estímulos acústicos en un área del cerebro del polluelo que, en
años, a investigar cómo afectan al cere- los sonidos de la clueca y salían corriendo los mamíferos, corresponde a la parte
bro los tempranos procesos emociona- hacia ella, tan pronto como los oían. frontal del córtex cingular, un sector del
les y de aprendizaje. Era ya conocido ¿Qué pasa en el cerebro de los anima- sistema límbico que está detrás de la
que las neuronas de algunas zonas de la les cuando se configura la impronta? frente. El incipiente cerebro produce la
corteza cerebral (por ejemplo, del cór- Hallamos que las propiedades de las célu- impresión de querer captar y retener en
tex visual) pueden establecer conexio- las nerviosas de algunas partes del pro- el máximo posible de canales los nue-
nes distintas, si, durante determinadas sencéfalo cambiaban mucho. Estas áreas vos impulsos que encierran interés para
fases del desarrollo, faltan los estímu- cerebrales se ocupan de reconocer el es- su supervivencia.
los adecuados del entorno. Ahora se tímulo de la impronta y, probablemente,
invoca la intervención de otro sistema de valorarlo también emocionalmente. Escardar en el cerebro del pollo
cerebral: el “sistema límbico”, que de- Corresponden a las llamadas zonas aso- En el curso de este proceso van desapa-
sempeña una función destacada, a tra- ciativas de la corteza cerebral de los reciendo algunas sinapsis; se asiste a una
vés de los sentimientos, en el control del mamíferos. En estas áreas convergen “selección de sinapsis”. Los polluelos de
comportamiento, en el aprendizaje y en señales procedentes de diversas partes una semana dotados de impronta pre-
la configuración de la memoria. del cerebro. El sonido aprendido activa sentan, en las zonas asociativas del pro-
El equipo encabezado por Henning mucho más esas zonas del cerebro en los sencéfalo, menos sinapsis “espinosas”
Scheich, de la Politécnica de Darmstadt, polluelos que han configurado la im- que los animales sin impronta. Por espi-
y nuestro grupo del Instituto Leibniz de pronta que en los animales de control sin nosas hemos de entender cierto tipo de
Neurobiología y de la Universidad Otto la madre artificial sustituta; el metabo- sinapsis, en su mayoría muy excitado-
von Guericke de Magdeburg, estudia- lismo y el consumo de energía de las ras; en ellas las protrusiones de otras
mos la formación de la relación emo- células nerviosas son en aquéllos más células nerviosas, en forma de tapones
cional entre un recién nacido y sus padres. altos que en polluelos que oyen por pri- espinosos, se acoplan a las terminacio-
A ese fenómeno los psicólogos y etólo- mera vez en su vida el estímulo acústico nes nerviosas que reciben las señales
gos lo denominan “impronta filial”. y que no tiene, por tanto, para ellos nin- (véase la figura 1). En el transcurso de
En nuestro experimento, les presenta- guna referencia emocional. esta selección, de entre un exceso de
mos a polluelos recién nacidos los rui- Además, en los animales con impron- ofertas de conexiones sinápticas ines-
dos, artificialmente producidos, de una ta estas células nerviosas reaccionan pecíficas, permanecerán al final activas

Mente y cerebro 05/2003 79


Fijación sólida
Los fenómenos de la impronta se distinguen de otros pro-

ZEFA
cesos de aprendizaje en varios aspectos característicos.
Tienen lugar dentro de determinadas “fases sensibles” de la
vida; basta un breve contacto con el estímulo u objeto a
conectar o con la situación, para que quede fijado perma-
nentemente en la memoria. El fenómeno de la impronta se
presenta tanto en los mamíferos como en los humanos. Las
crías, a los pocos días de nacer, reconocen la voz de su madre
de entre un gran número de otras voces. Por otra parte, las
crías de madres depresivas parecen estar emocionalmente
desamparadas por la falta de manifestaciones afectivas en
el registro plano de su madre. Los retoños pueden, además,
distinguir el olor del pecho de su madre de otros olores y
del olor de otras mujeres; los niños criados con biberón
no muestran ninguna preferencia por el olor de su propia
madre.

sólo las procesadoras del impulso emo- artificial, no se dan esos cambios sináp- gir la selección de sinapsis, pues los
cional importante. Tales conexiones que- ticos en los polluelos. Por otro lado, bas- mamíferos conforman, asimismo, sinap-
dan fijadas en la red neuronal; con el tan unos treinta minutos de reclamo acús- sis en el cerebro para adaptarse a su
tiempo se consolidan incluso más. Pero tico y la presencia de la madre artificial entorno. Desde su nacimiento, los pri-
el cerebro eliminará las conexiones, in- para que se ponga en marcha la selec- mates establecen nuevas conexiones en
númeras, que no se requieren para el ción. Las vivencias emocionales tem- diversas áreas cerebrales (nosotros hemos
impulso. Gracias a ese proceder, podrá pranas codeterminan, pues, los patrones estudiado las formadas en el sistema lím-
reaccionar de un modo más encauzado, básicos de las conexiones neuronales en bico); y, a su vez, desmantelan sinapsis.
ante los impulsos significativos. el sistema límbico, durante los primerí- Mas esta capacidad de adaptación del
Ahora bien, la selección de sinapsis simos estadios del desarrollo. Lazos que cerebro de las crías de los primates tiene
referida no se da en los polluelos que cre- persisten sean cuales sean los logros en su lado oscuro: se amolda con idéntica
cen sin ningún contacto social; en con- conducta y aprendizaje posteriores. eficacia a las condiciones desfavorables
secuencia, tampoco pueden optimizar En la impronta filial se altera también del medio (por ejemplo, a la falta de
sus circuitos límbicos. Lo mismo el incre- la bioquímica de las células nerviosas. cariño) o graba en la memoria vivencias
mento de las conexiones que su subsi- Afecta en particular a los neurotrans- traumáticas. De ello podrían resultar
guiente desmantelamiento sólo tienen misores, el glutamato por ejemplo. En conexiones indebidas en el sistema lím-
lugar cuando el animal puede relacionar los animales que han fijado la impronta bico, que podrían producir trastornos del
el estímulo acústico de la impronta con del reclamo de gallina, el estímulo acús- comportamiento en humanos y anima-
la situación emocional positiva. Un es- tico implicado en aquélla insta la sínte- les y quizá también determinadas enfer-
tímulo emocionalmente neutro no pro- sis de más neurotransmisores en el pro- medades psíquicas.
duce nada; si al sonido de la clueca no sencéfalo que cuando se trata de polluelos Para verificar estas conjeturas, estu-
le acompaña la presencia de la gallina sin la impronta; para éstos el sonido diamos en nuestro laboratorio a crías de
carece de sentido. degú (Octodon degus), un roedor que
A su vez, el neurotransmisor activa constituye el modelo animal idóneo para
los receptores NMDA, un tipo de anclaje investigar el influjo de la interacción
en las células nerviosas. Al parecer, el cría-padres en el desarrollo del cerebro
cerebro traba la relación emocional en- de los mamíferos:
tre el recién nacido y sus padres con
ayuda del glutamato y de los receptores • A diferencia de las ratas o ratones, ha-
NMDA. Si, durante el proceso de apren- bituales en los trabajos de laboratorio,
dizaje, el glutamato no puede acoplarse estas crías perciben con todos los senti-
con los receptores NMDA (supongamos dos desde el nacimiento.
que los hemos bloqueado adrede), ni, • Los degús “hablan” entre ellos de una
por tanto, activar las células nerviosas, forma bastante compleja. Su comunica-
los polluelos no asociarán el sonido de ción por sonidos cumple una función
la impronta y la situación emocional. En importante en el comportamiento social,
ese caso los animalitos no podrán fijar dentro de la familia y de la colonia.
impronta alguna. • El padre participa activamente en el
cuidado de las crías.
Progenitores solícitos
También en los humanos los procesos de Separamos a crías degú de sus padres
percepción y aprendizaje deberían diri- y hermanos, durante distintas fases del

80 Mente y cerebro 05/2003


desarrollo; unas veces por corto tiempo

JÖRG BOCK
y otras por tiempo más largo. La segre-
3. EFECTO FAMILIAR. El metabolismo
en el cerebro frontal de una cría de degú
gación constituye para ellas una viven-
cia emocional muy negativa, a menudo es más activo cuando está con la familia
ligada a estrés y miedo. Al medir el con- (arriba) que cuando se le ha separado de
sumo energético en el cerebro de las crías ella (abajo). La parte izquierda de ambas
separadas, observamos que el sistema imágenes ofrece el diagrama original; la
límbico, en particular, operaba a medio derecha, las coloraciones respectivas
gas (véase la figura 3). en las que se puede apreciar la actividad
Por razones éticas obvias no pueden
metabólica (en una escala creciente desde el
repetirse esos experimentos en huma-
nos. Pero, tras la caída del telón de acero, rojo, pasando por el amarillo, verde y azul, hasta
pudo estudiarse la situación de huérfa- el violeta).
nos rumanos que habían vivido en con-
diciones de abandono. Se corroboró en
ellos una similar falta de actividad en el A primera vista estas alteraciones del
sistema límbico frontal. Muestran tam- comportamiento se asemejan asombro-
bién un déficit equivalente pacientes que samente a los síntomas de los niños que
sufren trastornos de atención, esquizo- padecen hiperactividad y falta de aten-
frenia y violencia enfermiza. ción. ¿Podría este comportamiento excén-
Igual que habíamos hecho con los trico en los humanos tener también la
polluelos, abordamos en los degús los misma causa, es decir, la segregación
cambios operados en las sinapsis en el del núcleo familiar? Sería posible. Al fin
curso del tiempo. Si las crías se de- y al cabo, las vivencias emocionales
sarrollan en el seno familiar, junto a sus deberían influir en el desarrollo del cere-
padres y hermanos, al principio se incre- bro de los neonatos humanos igual que
mentan en el córtex cingular frontal las Tales alternativas sinápticas pueden lo hace en los animales. También en ellos
sinapsis espinosas, cuyo número va luego tener resultados muy distintos según la los cambios sinápticos en los circuitos
disminuyendo paulatinamente. Si, por región del cerebro. A largo plazo, el equi- emocionales límbicos perturban las car-
el contrario, a las crías se las separa unas librio entre las regiones límbicas del gas psíquicas.
pocas horas de sus padres en la primera cerebro puede alterarse radicalmente con Consecuencia dramática de estas cone-
semana, tienen después en esa región del consecuencias imprevisibles para la esta- xiones erróneas en el cerebro: una red
cerebro casi una vez y media más de bilidad psíquica posterior. neuronal conectada en falso que puede
tales sinapsis. La situación recuerda la Además, se desnivela la concentra- provocar desde trastornos comporta-
de los polluelos sin posibilidad de ción de neurotransmisores, en especial mentales y de aprendizaje hasta enfer-
impronta filial. También en este caso dopamina y serotonina. Estas dos sus- medades psíquicas. Ahora bien, en la
parece, pues, que la experiencia desa- tancias regulan el procesamiento cerebral medida en que estas relaciones se vayan
gradable ha bloqueado la escarda de de las emociones. En muchos trastornos aclarando, podrán quizá los científicos
sinapsis o, al menos, la ha retrasado en psíquicos de humanos se encuentran de- valerse de la capacidad de adaptación del
el tiempo. sestabilizados tales neurotransmisores. cerebro para corregir los desarrollos erró-
Pero la privación emocional no só- De acuerdo con nuestros resultados entre neos. Llegado ese momento, los medios
lo acarrea una sobreabundancia de si- los degús con carencias emocionales, se de comunicación no sólo informarían de
napsis. El córtex cingular frontal de los alteran tanto la cantidad de fibras ner- los trastornos psíquicos, sino también
animales con carencias emocionales viosas que producen dopamina o sero- de nuevos métodos de ayudar a los afec-
presenta muchas menos sinapsis de ca- tonina como también la densidad de las tados.
ña. Se trata de un tipo de conexiones si- moléculas receptoras pertinentes. A los
nápticas que se fijan directamente en las tres días sólo después de unas pocas y
prolongaciones nerviosas que reciben la cortas separaciones aumentan, en partes
señal y que, a diferencia de las espino- del sistema límbico, los receptores de
sas (casi exclusivamente excitadoras), dopamina y serotonina.
pueden ejercer también un efecto in- Todos estos cambios biológicos en el KATHARINA BRAUN y JÖRG BOCK inves-
hibidor. Así pues, por la separación de cerebro deberían repercutir de un modo tigan en el instituto de Neurobiología de la
facultad de ciencias de la Universidad Otto
los padres se aplaza el equilibrio entre directo en la conducta social y en el
von Guericke de Magdeburg.
los tipos de sinapsis y las conexiones aprendizaje posteriores y originar, tal
excitadoras. vez, trastornos psíquicos. A tenor de los
Otras partes del sistema límbico cam- primeros resultados obtenidos en inves- Bibliografía complementaria
bian también en función de la experien- tigaciones que se están llevando a cabo VOM S ÄUGLING ZUM K LEINKIND. NATUR -
cia emocional. Mencionemos: sobre el comportamiento de los degús y GESCHICHTE DER M UTTER -K IND -B EZIEHUNGEN
ratas de laboratorio privados del con- IM ERSTEN L EBENSJAHR . R. A. Spitz. Klett-
• el nucleus accumbens, que interviene tacto paterno, se confirmaría dicha hipó- Cotta; Stuttgart, 1996.
en la génesis de las pasiones; tesis. Cuando los animalitos aterrizan en KLINISCHE BILDUNGSFORSCHUNG -THEORIEN
• la amígdala, que es el centro del miedo un entorno extraño, empiezan a explo- -M ETHODEN -E RGEBNISSE . Dirigido por B.
y la agresión; rarlo con una actividad corporal febril. Strauss, A. Buchheim, H. Kächele.
• el hipocampo, o puerta de entrada de Su reacción al reclamo materno es, ade- Schattauer; Stuttgart, 2002.
informaciones en la memoria. más, mucho menor.

Mente y cerebro 05/2003 81


Ver a ciegas
Aunque un ataque de apoplejía pueda cegar, en la mayoría de los casos siguen
llegando informaciones, si bien inconscientemente, de los ojos al cerebro.
Y un día las imágenes quizá logran encontrar el camino de la conciencia

Petra Stoerig los afectados, encauzados, ejerciten esa Aunque no tenían conciencia de ver la
capacidad. Más aún: tras un entrena- señal, y sólo podían barruntar algo de su

D
e repente, Juanito ha desapa- miento oportuno, podría incluso resta- visión, muchos resolvieron correcta-
recido del bar. Estaba ahí, sen- blecerse, en parte, la capacidad de ver mente la tarea. No perdían la capacidad
tado en el taburete de al lado. conscientemente. de percepción visual, sino la vivencia
Tampoco aparecen ni el ta- Los logros visuales en las zonas “cie- consciente de la misma. Weiskrantz y
burete, ni la lámpara que colgaba sobre gas corticales” del campo visual se des- sus colaboradores bautizaron este fenó-
el mismo. Pero no es cierto. Juanito si- cubrieron a través de experimentos con meno como “ver a ciegas”.
gue ahí, sentado en su taburete. ¿Qué ha monos y otros animales. Los simios,
ocurrido? Simplemente que ha cambiado incluso tras la extirpación quirúrgica del Los monos no cazan ratones
el campo de visión del observador; de córtex visual, pueden aprender a volver En cualquier ensayo, adivinar es algo
pronto, ha perdido la mitad del campo a agarrar objetos. Parece, pues, que las que a los voluntarios suele incomodar.
de visión. informaciones ópticas siguen llegando Andando el tiempo, se han ideado otros
De estos síntomas suele ser responsa- al sistema visual; al fin y al cabo, los ojos procedimientos indirectos que, en parte,
ble un ataque de apoplejía, una interrup- y los nervios ópticos no dejan de fun- han resultado incluso más sutiles. Con
ción del riego sanguíneo hacia una zona cionar pese a la ceguera del córtex. El uno de estos sistemas, Silke Jörgens ha
del cerebro. Si el ataque afecta al córtex nervio óptico lleva las señales desde el hallado, en nuestro laboratorio de la
visual primario, los pacientes lo experi- ojo hasta una decena de grupos distin- Universidad de Düsseldorf, que los cie-
mentan exactamente igual que una tos de células nerviosas de regiones cere- gos laterales pueden establecer una co-
ceguera por pérdida o lesión de los ojos. brales profundas, el llamado sistema nexión de contenidos de los objetos pre-
Aquí, sin embargo, los ojos siguen fun- óptico subcortical. Desde ahí las seña- sentados en el campo ciego con los vistos
cionando. Puesto que la mitad izquierda les llegan no sólo al córtex visual, sino conscientemente.
y la mitad derecha del campo visual se también a otras zonas de destino, del Jörgens se valió del efecto impronta:
tratan, una independiente de la otra, en interior de la corteza y por debajo de la reconocemos con mayor rapidez las cosas
el hemisferio cerebral opuesto, respec- misma. si poco antes nos hemos encontrado con
tivamente, en un ataque de apoplejía que Hace unos treinta años Ernst Pöppel, objetos similares. A los voluntarios, la
afecte a un solo lado desaparece una hoy en la Universidad de Múnich, y psicóloga les presentaba, en el campo de
mitad del campo visual: se origina lo Lawrence Weiskrantz, de Oxford, ini- visión sano, dibujos de animales y de ali-
que llamamos ceguera lateral (véase el ciaron la investigación en humanos. mentos, para que los clasificaran en cate-
recuadro “¿Por qué es “ciega” la visión ¿Podían éstos emplear tales caminos gorías coherentes. Con breve antelación
a ciegas”). suplementarios de información? Rogaron les había ofrecido, en el campo dañado,
Por sorprendente que parezca, tales a los pacientes con ceguera lateral que otro estímulo; a saber, o bien el mismo
pacientes pueden recibir estímulos en el reaccionaran en su campo ciego ante es- dibujo (otro objeto de una de las dos
campo visual ciego, aunque de foma tímulos luminosos. Debían señalar con categorías) o un garabato no figurativo.
inconsciente. El progreso de la investi- la mano dónde sospechaban que estaba la Algunos pacientes categorizaron con
gación reciente abre la esperanza a que señal o dirigir la mirada hacia ella. más rapidez los objetos visibles para

82 Mente y cerebro 05/2003


CORBIS
1. UNA MIRADA CINEMASCOPICA AMENAZADA. Por un ataque de apoplejía en el
ellos, si antes se les había mostrado, en hemisferio izquierdo se pierde la visión consciente de los objetos situados en el campo
el campo ciego, el mismo objeto u otro de visión derecho; por ejemplo, no veríamos al hombre con el anorak amarillo.
que guardaba una estrecha relación de
contenido con él. Por ejemplo, si al sujeto
se le presentaba en el campo ciego un
ratón, elegía rápidamente como animal ferio ciego “dinero” o “parque”. Por tan- raba los aciertos: subía de un cincuenta
al gato que se le había presentado en el to, el cerebro no sólo puede hospedar por ciento (que es el porcentaje de acierto
campo sano; pues todos sabemos que los inconscientemente informaciones, sino aleatorio) al ochenta por ciento.
gatos cazan ratones. Por el contrario, el que las puede procesar con sentido. Parece, además, que las competencias
modelo abstracto o una imagen sin rela- Con todo, este “ver a ciegas” no surge aprendidas en este ejercicio pueden tras-
ción de contenido con el objeto a clasi- automáticamente tan pronto como la ladarse a otras tareas similares. Los suje-
ficar no suscitaban el efecto impronta. lesión cerebral ha destruido la visión tos distinguían mejor, en una prueba
Así, un ratón presentado en el campo consciente. Si fuera así, todos los pacien- siguiente, entre una espiral parada y otra
ciego no influía en la velocidad de reac- tes investigados deberían poseer tal capa- que giraba sobre su eje. Por regla gene-
ción al categorizar un mono. cidad. Pero no ocurre así. La visión ral, rige que el coeficiente de aciertos
Tony Marcel, de la Universidad de inconsciente se ha de aprender. Y hay un crece tanto más lentamente cuanto más
Cambridge, obtuvo resultados simila- experimento que muestra la curva de difícil es la nueva tarea. Aunque se ignora
res. Halló que se interpretaba de distinta aprendizaje. El paciente había de decir si se da, en principio, un límite de difi-
manera una palabra ambigua presentada si en su campo de visión ciego se le aca- cultad a partir del cual ya no es posible
en el hemisferio sano —por ejemplo, baba de mostrar una espiral azulgrana o resolver las tareas sin la participación de
“banco”— según apareciera en el hemis- no. Después de más cien pasadas mejo- la visión consciente.

Mente y cerebro 05/2003 83


Las observaciones de la conducta de “visión a ciegas” espacial. Pese a la ce- hacen visible la actividad cerebral durante
monos ciegos corticales demuestran hasta guera cortical en ambos hemisferios, era la resolución de tareas mentales y per-
qué punto puede aprenderse la “visión a capaz de rodear los obstáculos y reco- ceptivas. Así, la tomografía de resonan-
ciegas”. Sirvan de prueba las investiga- ger la comida. Se requería, sin embargo cia magnética funcional (TRMf) apro-
ciones que viene realizando desde los que los objetos fueran opacos (véase la vecha la circunstancia de que el contenido
años setenta Nicholas Humphrey, en la figura 3); por ello, Helen no pudo evi- de oxígeno en la sangre aumenta allí
Universidad de Cambridge. A diferen- tar una pared de plexiglás. Al parecer se donde las células cerebrales están más
cia de otros etólogos, Humphrey observó orientaba visualmente, a pesar de su activas.
durante muchos años a Helen, una mona; ceguera. Por las mediciones se aprecia que el
no sólo en las situaciones típicas de los ¿Qué pasa en el cerebro con la “visión paciente con ceguera lateral recibe estí-
laboratorios, sino también en un ambiente a ciegas”? Para tratar de aclarar esta mulos visuales tanto en el campo visual
natural. Esta ampliación de su mundo per- cuestión, se recurre cada vez más a las normal como en el ciego, mientras se
mitió a Helen desarrollar una buena técnicas de formación de imágenes. Estas fija en un punto intermedio. En las tomo-

Por el cruce al córtex visual


En condiciones normales, el campo de visión del ser humano cierto, en ambos ojos. Su imagen normal de gran angular
suele alcanzar, en horizontal, al menos 180 grados. A partir se ve reducida a la mitad, y la mitad que falta desaparece.
del cruce de los nervios ópticos, el hemisferio cerebral Además, las fibras nerviosas cursan desde el ojo hasta deter-
izquierdo procesa la luz que incide en el campo de visión minadas zonas por debajo de la corteza cerebral que, por
derecho de ambos ojos y, a la inversa, el hemisferio cere- su parte, directamente o a través de otros puntos de con-
bral derecho procesa todo lo que se encuentra a la izquierda trol, envían señales de entrada desde la retina a las áreas
del eje de fijación. La mayoría de las fibras nerviosas se diri- superiores del córtex visual. Pero en el caso de los ciegos
gen al cuerpo geniculado y, desde aquí, al córtex visual pri- corticales, estas regiones cerebrales no sólo reciben des-
mario en el lóbulo occipital. Si un ataque de apoplejía des- pués informaciones, si los segmentos anteriores de las vías
conecta la parte que está tras el cruce de nervios ópticos ópticas aún siguen intactos, es decir, si el ataque de apo-
de la vía óptica, el afectado pierde de repente la visión en plejía ha excluido directamente el propio córtex visual pri-
la mitad de su campo de visión del lado opuesto y, por mario o una zona cerebral.

CUERPO CRUCE DEL


GENICULADO NERVIO OPTICO
CORTEX VISUAL NERVIO
PRIMARIO OPTICO

THOMAS BRAUN

84 Mente y cerebro 05/2003


¿Por qué es “ciega” la visión a ciegas?
A la pregunta de por qué la visión a ciegas es, después de las zonas cerebrales superiores necesitan señales aferen-
todo, ciega, es decir, inconsciente, los investigadores tien- tes desde el córtex visual primario. Una posible razón sería
den a responder con dos posibles razones que presumible- que debe preprocesar estas informaciones procedentes de
mente son complementarias: la carencia de señales aferen- la retina. Bien es verdad que las zonas superiores del cór-
tes y la falta de proyecciones de retorno. tex visual reciben señales marginales de áreas cerebrales
La última consideración tiene su origen en el hecho de que profundas subcorticales. Pero según la segunda hipótesis,
las zonas superiores del córtex visual deben devolver, tras éstas no pueden reemplazar del todo a las informaciones
procesarlas, las informaciones que reciben del córtex visual procedentes del área primaria, en particular porque, tras
primario, otra vez al córtex visual primario para posibilitar el ataque del córtex visual primario, llegan muchas menos
una reproducción consciente. En el sistema óptico se han señales de entrada a las zonas corticales superiores. En el
encontrado muchas conexiones nerviosas que vuelven hacia caso de que la visión consciente dependa del número e
atrás. Con todo, todavía está poco claro para qué sirven intensidad de las señales que entran en las zonas supe-
estos retornos de las conexiones nerviosas. Su tarea esen- riores del córtex visual, una excitación suficientemente
cial podría consistir en hacer conscientes las impresiones fuerte de estas zonas debería poder reestablecerla. Que
visuales, siendo el córtex visual primario la “pantalla” donde inmediatamente después de un ataque de apoplejía pue-
se proyectan. Pero, según nuestros experimentos, puede vol- den presentarse alucinaciones en los campos de visión de
ver a ser posible una visión consciente sin el córtex visual una ceguera cortical indica que es posible una visión cons-
primario. Mas, dado que en estos casos las retroproyeccio- ciente, si bien irreal, incluso sin córtex visual primario.
nes ya no pueden llegar al dañado córtex visual primario, Todo ello, como también nuestro primer éxito en la recu-
la hipótesis no puede explicar todos los diagnósticos. peración del campo de visión en casos de ceguera corti-
Cabe otra explicación: para formar una imagen consciente cal, habla en favor de esta consideración.

grafías se distinguen, con bastante cla- mir Zeki (University College de Londres) del éxito alcanzado en ello. Así, en viden-
ridad, los patrones de activación de- también en los humanos— un fenóme- tes a ciegas experimentados apenas si se
sarrollados por el hemisferio sano y los no sorprendente: en contraposición al cór- diferencia la actividad de su hMT+ en
del hemisferio dañado. El estímulo, por tex visual primario, las zonas superio- la mitad cerebral dañada de la parte
ejemplo, activa, en la mitad normal del res reaccionan en el hemisferio cerebral opuesta (véase el recuadro “Efecto acu-
campo de visión, el córtex visual pri- dañado (si bien la mayoría de las veces, ñado de aprendizaje”). Si un paciente
mario (abreviado, V1) del hemisferio poco) ante un estímulo en el campo visual aprende a “ver a ciegas”, cambia el
cerebral sano; esa zona deja de reaccio- defectuoso. Se descubrió en el área cere- modelo de activación en el hemisferio
nar en la parte dañada. bral hMT+, que analiza los movimien- dañado: las señales aferentes, que rodean
Con la ayuda de la TRMf, los inves- tos. Al parecer, las informaciones visua- el córtex visual primario, se vuelven más
tigadores pueden acercarse más a las les no sólo cursan por el córtex visual vigorosas.
capas superiores del córtex visual, las primario dañado, sino que pueden ro- Les interesa a los propios afectados
zonas que elaboran las informaciones dearlo y alcanzar las regiones cerebra- conocer las posibilidades de recupe-
que parten del córtex visual primario. les superiores. Según el tipo de estímulo, ración de la visión consciente. La me-
Estas áreas de distribución, que rodean reaccionan también las otras zonas del jor oportunidad la tiene el paciente que
en la región occipital al V1 por todas córtex visual conectadas; por ejemplo, ingrese en la clínica en cuanto advier-
partes y desde allí se extienden hacia las que elaboran colores y formas. ta una merma del campo de visión. Si
adelante, se ocupan de diversos aspec- se le atiende con rapidez adecuada-
tos relacionados con la visión: movi- Estación de destino: mente, puede recuperar el tejido dañado.
mientos, profundidad, color o forma. rehabilitación Con ello retorna también la visión cons-
Hace ya unos diez años Hilary Rodman Cuán activas sean estas áreas depende ciente.
y Charles Gross, de Princeton, descu- del tiempo durante el cual han ejerci- Sin embargo, los pacientes no suelen
brieron en monos —y poco después Se- tado los pacientes la “visión a ciegas” y reaccionar con la rapidez requerida, por-

2. LENTA RECUPERACION. A lo largo


de unos veinte años la ceguera cortical
absoluta del campo de visión derecho
(negro) de este paciente ha ido
disminuyendo de forma paulatina. Los
distintos tonos de grises indican cómo
mejora la competencia visual desde una
THOMAS BRAUN

zona relativamente ciega (en la parte


superior y en la inferior) hasta casi alcanzar
una visión normal. 1983 2001

Mente y cerebro 05/2003 85


que desconocen la causa de la pérdida Con nuestro enfoque, intentamos entre-

NICHOLAS HUMPHREY
de visión de un lado y la atribuyen al nar, de una forma sistemática, en la
repentino deterioro de un ojo. Si el ictus “visión ciega” a los pacientes ciegos cor-
se descubre demasiado tarde, el tejido ticales. En el programa de ejercicios
cerebral ya está muerto. A estos pacien- aprenden a reaccionar en el campo de
tes sólo les queda la rehabilitación. En visión ciego ante diversos estímulos, a
ella aprenden, en la mayoría de los casos, descubrirlos, a distinguirlos y a dar con
a compensar la limitación del campo de ellos con la mano. Después de algunas
visión con movimientos de cabeza o de sesiones de entrenamiento, la vida coti-
ojos hacia la parte ciega. De esta manera diana de los afectados se beneficia tam-
reducen al menos el peligro de chocar. bién de los progresos en el aprendizaje:
Pero el campo de visión afectado sigue la mayoría de los pacientes se mueve
ciego; así al menos lo sostiene la orto- con una creciente seguridad y hay incluso
doxia actual. quien se arriesga a volver a montar en
En los últimos años, nuevos enfoques bicicleta.
terapéuticos han dado un primer paso en 3. BIEN ORIENTADA. La mona Helen,
otra dirección. Erich Kasten y sus cola- Vuelta a la visión consciente ciega cortical total, era capaz de moverse
boradores, de Magdeburg, se proponen Pero lo más sorprendente es que en algu-
sin problemas en el campo de pruebas,
reducir el área ciega con una estimula- nos de nuestros pacientes, que se han
ción dirigida en las zonas limítrofes del entrenado con intensidad desde hace años después de que había recopilado las
campo de visión afectado. Por este medio en la “visión ciega”, retorna paulatina- experiencias de la visión a ciegas en el
consiguen, al menos en algunos pacien- mente la percepción consciente. Como mundo tridimensional. La foto procede
tes, que la parte del campo de visión primer indicio pueden, la mayoría de las de una histórica grabación en vídeo.
capaz de ver se amplíe angularmente en veces, volver a reconocer en muchos
varios grados. Parece que el entrena- lugares del campo ciego estímulos lumi-
miento alienta a las células nerviosas nosos llamativos; si bien a menudo mucho
que se hallan en la zona gris entre los menores y más oscuros que en el campo Esta ceguera cortical “relativa” puede
tejidos que son capaces de funcionar y normal. Posiblemente se encuentre, en reducirse más adelante. Uno de nuestros
los destruidos y, por tanto, afectados, la base de este fenómeno, una reorgani- pacientes sufrió en 1980, en un accidente
pero que aún no están muertos. Con todo, zación ardua del sistema óptico. Sólo de bicicleta, un traumatismo cráneo-
la máxima mejora posible depende de porque pudimos estudiar durante muchos encefálico grave, que le provocó una ce-
cuán amplia sea esta zona de transición. años a los mismos pacientes, estábamos guera lateral. Desde entonces ha en-
Si la necrosis del córtex visual primario en condiciones de descubrir la mejoría trenado incansable su capacidad visual
es total, la terapia no da resultado. de la visión. y, hoy, de la merma absoluta de su campo
de visión de entonces sólo queda una
franja horizontal comparativamente
menor. Por encima y debajo de ella tiene
una visión casi normal y puede distin-
Efecto acuñado de aprendizaje guir colores y formas (véase figura 2).
Con mucha paciencia y práctica los cie-
gos corticales pueden, pues, volver a
En el sistema visual de un paciente ejercitado en la visión a ciegas, una espi- aprender la visión consciente. Si se logra
ral azulgrana que gira provoca un modelo característico de activación. Mientras hallar en la rehabilitación nuevos cami-
el córtex visual primario sólo reacciona en el hemisferio derecho sano, el área
nos de fomentar esta reorganización y
hMT+, competente en los movimientos, reacciona también en el hemisferio
izquierdo dañado. Zonas que están activas, por estimulación, en el campo de
de sacar un provecho óptico de la capa-
visión izquierdo sano, aparecen coloreadas de verde; de rojo, las del campo cidad de adaptación del cerebro, quizá
derecho de ceguera cortical; y de amarillo, las que reaccionan ante estímulos podrían un día todas las personas con ese
de ambos hemisferios del campo de visión. La imagen cerebral TRMf se ha tipo de ceguera volver a ver el mundo
“hinchado” para que se aprecien mejor las zonas de la corteza cerebral que en cinemascope.
están en los surcos.

PETRA STOERIG enseña psicobiología expe-


I D rimental en la Universidad Heinrich-Heine
de Düsseldorf.

Bibliografía complementaria
hMT/V5 BLINDSIGHT:A CASE STUDY AND IMPLICATIONS.
L. Weiskrantz. Clarendon Press; Oxford;
1986.
RAINER GOEBEL

B LINDSEHEN . P. Stoerig en Klinische Neu-


roophthalmologie, dirigido por A. Huber y
D. Kömpf. Thieme; Stuttgart; 1998.

86 Mente y cerebro 05/2003


Neurobiología
del trance
¿Funciona la hipnosis? ¿Tiene efectos curativos el estado de trance?
Esos fenómenos, aceradamente criticados, comienzan a atraer
la atención de la neurobiología

Rüdiger Braun esperan encontrar en ese lugar consuelo, Unos decenios atrás, ningún científico
sanación o la fusión con una fuerza supe- riguroso se hubiera jugado su prestigio

A
sí describe una participante rior. en esas cuestiones. Pero el criterio ha ido
de una de las tantas ceremo- Erika Bourguignon, de la Universidad cambiando con el paso de los años. Un
nias de vudú haitianas: “El estatal de Ohio, analizó, en los años se- estudio de la Organización Mundial de
compás, que hasta entonces senta del pasado siglo, la bibliografía la Salud acreditaba a las técnicas de
había requerido una atención insoporta- especializada sobre 488 culturas dife- trance etnomédicas aplicadas a enfer-
ble, se había ralentizado en un grado rentes. En más del noventa por ciento de medades psicosomáticas tanto éxito cura-
más, con un ritmo de movimiento como los casos encontró rituales ampliamente tivo como a la moderna medicina aca-
de cámara lenta, de manera que mi con- extendidos, cuya finalidad consistía en démica. Wielant Machleidt, catedrático
ciencia tenía ahora tiempo de vagar de alcanzar estados de conciencia simila- de psiquiatría social en Hannover, ve in-
un sitio para otro. Qué maravilloso redo- res al trance. El espectro, muy variado, cluso el origen de la las psicoterapia en
blar de tambores, dirigirse hacia ellos y, va desde diferentes prácticas de medi- los ritos de trance de los chamanes.
todo eso, sin esfuerzo alguno.” Lo que tación, pasando por la hipnosis y el arre- De la hipnosis, una técnica de trance
había experimentado era un momento bato, hasta los cultos con ayuda de la muy difundida, se valen numerosos psi-
de trance, una situación entre la vigilia droga o el trance de la posesión, situa- coterapeutas. Liberado del cariz de lo
y el sueño, entre la actividad y la rela- ción ésta en la que aparentemente un oculto y de la imagen de atracción de
jación; una condición en la que se des- espíritu extraño se apodera de un dan- feria, el tratamiento con hipnosis consi-
dibuja la percepción corporal y parece zante. gue a menudo progresos más rápidos que
dilatarse el tiempo. Espíritus, danzas salvajes, tambores los métodos del psicoanálisis clásico.
Llámense curanderos, chamanes, bru- atronadores, drogas alucinógenas, ¿cómo Incluso hay dentistas que se sirven de la
jos o gurús, no hay apenas sociedad pueden originar una acción sanadora? hipnosis para tratar sin anestesia a pacien-
humana que no cuente con algunos exper- No extraña que durante mucho tiempo tes alérgicos o proclives a la ansiedad.
tos capaces de sumergirse en esos cam- la ciencia valorase estas ceremonias de En un estado de trance profundo se pue-
pos misteriosos del extramundo. Se sir- trance como un vulgar engañabobos. Se den soportar imperturbablemente incluso
ven de los trances para deslizarse en un trataba de algo carente de racionalidad, dolores muy fuertes.
presunto universo de una dimensión des- inaccesible a una criba analítica, esoté- A través de una red internacional, se
conocida. Estos expertos del arrebato rico o en el mejor de los casos exótico. pretende ahora aplicar los métodos de la

Mente y cerebro 05/2003 87


AG. FOCUS

1. DESINHIBICION ABSOLUTA.
Participante de una ceremonia de vudú en Haití. habitual mundo cotidiano y ver las cosas
con otros ojos. Los indios mexicanos uti-
psicología, la fisiología y la neurobio- biantes: cuando una música rítmica nos lizan con este fin mezcalina, un alucinó-
logía modernas para descubrir el tras- abstrae y nos hace olvidar el tiempo; geno que se obtiene del peyote. En Africa
fondo enigmático del trance. Dieter Vaitl, cuando ejecutamos mecánicamente acti- se provoca el trance con música y danzas
director del instituto de psicobiología y vidades rutinarias (conducir el automó- rítmicas. Los monjes tibetanos, por el
de medicina de la conducta de la Uni- vil) o cuando nos hallamos sumergidos contrario, se sumergen en el silencio y en
versidad de Giessen, quien coordina, en la lectura de una novela fascinante ais- la inmovilidad: se concentran en repetir
además, ese proyecto internacional, cree lados por completo del entorno. Las alu- monótonamente unas palabras y practi-
que la capacidad de llegar al estado de cinaciones antes de dormirse no son nada can técnicas de respiración que dismi-
trance es una manera de reaccionar en tan extraño: uno cree que tropieza aun- nuyen el contenido de dióxido de car-
el hombre tan normal como pudiera ser- que esté dormitando en el sofá, y reac- bono en la sangre, lo que puede llevar
lo el sueño, ya que la conciencia no es ciona sacudiendo involuntariamente las desde estados similares a la ebriedad has-
algo físicamente delimitado, sino un pro- piernas. O bien cree oír voces y se des- ta el desvanecimiento. Nuestra sociedad
ceso dinámico. Entre la atención concen- pierta, pero no encuentra a nadie en la occidental, marcada por la racionalidad,
trada y el sueño profundo hay toda una habitación. prefiere la hipnosis terapéuticamente con-
serie de situaciones de conciencia en cu- Muchas culturas aprovechan tales esta- trolada como instrumento del trance.
yo campo de acción oscila la persona mu- dos especiales de conciencia y los trans- Aunque se trate de métodos muy dis-
chas veces a lo largo de un mismo día. forman en un verdadero arte. El hombre tintos pueden producir percepciones y
Casi todo el mundo ha experimentado ha desarrollado estimulantes físicos, psi- efectos similares en el cuerpo, efectos y
en alguna ocasión esos estados cam- cológicos o farmacológicos para salir del percepciones que pueden tener caracte-

88 Mente y cerebro 05/2003


2. EN EL COLUMPIO. Con este balancín

DIETER VAITL
controlado por un mecanismo
electrónico, Dieter Vaitl y Ulrich Ott se
proponen descubrir el modo en que los
movimientos rítmicos corporales actúan
sobre el cerebro. Y para ello miden no
sólo la actividad eléctrica cerebral de los
voluntarios, sino también la dilatación
de sus pupilas, el ritmo cardíaco
y la frecuencia respiratoria.

rísticas muy diferentes según la hondura


del ensimismamiento. La experiencia
del trance va casi siempre unida a una
profunda relajación, a un sentimiento
del dejarse llevar. El pensamiento se
transforma; se acentúan los sentimien-
tos. Casi siempre predomina un deter-
minado aspecto de la percepción, mien-
tras que los demás quedan desconectados.
Vaitl explica que, con las técnicas de los voluntarios se balanceaban con deter- piertas con los ojos abiertos predomina
autorrelajación, la mera concentración minadas frecuencias. la actividad eléctrica a una frecuencia de
en una mano, por ejemplo, puede pro- Se trataba de conocer el efecto ejer- entre 14 y 32 hertz —las llamadas ondas
vocar la sensación de que la extremidad cido en el cerebro por un movimiento cor- beta— en los probandos subidos al balan-
crece en relación con el cuerpo o se sepa- poral rítmico, muy sencillo. Se instruyó cín las oscilaciones eléctricas caían a
ra de él. a los voluntarios que se relajasen, aun- una frecuencia de 3 a 7 hertz. Estas ondas
que despiertos y con los ojos abiertos. theta se hacen presentes generalmente
Trance en el balancín Mientras los participantes se columpia- en el momento de conciliar el sueño y
También es muy característica la sensa- ban en el balancín, se registraba su acti- revelan la disminución de la atención.
ción de perder el control sobre sí mismo. vidad cerebral en electroencefalogramas Muchos voluntarios informaban que les
Cambia la imagen que uno tiene de su (EEG), se medía con una cámara de vídeo resultaba bastante difícil quedarse des-
propia persona. A mayor profundidad el diámetro de sus pupilas y se contro- piertos: se deslizaban a situaciones agra-
del trance se difuminan los límites entre laba su ritmo cardiaco y frecuencia res- dables y casi olvidaban dónde se encon-
el sujeto y el objeto, entre lo interior y piratoria. traban.
lo exterior, entre el yo y el mundo circun- Ya al cabo de pocos minutos, cam- John Gruzelier, del Colegio Imperial
dante. Sujetos experimentados en situa- biaba de manera llamativa la actividad de Medicina, cosechó resultados seme-
ciones de trance informan de esa sensa- cerebral de la mayoría de los partici- jantes con mediciones de EEG en volun-
ción de extenderse y de fundirse con el pantes. Mientras que en las personas des- tarios hipnotizados. Además, observó
medio. Ocasionalmente percibían tam-
bién en ese estado colores y sonidos
intensos o escenas complejas
Vaitl y Ulrich Ott se centran en los efec-
tos de las técnicas de trance rítmicas, es
decir, los efectos en el cuerpo de las dan-
zas de trance y del sonido de los tam-
bores. De entrada, hay que obtener datos
de laboratorio comparables, pues cada
uno baila de manera individual y muy
diferente. (Un problema nada fácil.) Para
estimular rítmicamente los cuerpos de
diferentes probandos en la medida más
semejante posible, Vaitl y Ott desarrolla-
ron una tumbona basculante, controlada
por un mecanismo electrónico. En ella
AG. FOCUS / PASCAL MAITRE

3. MEDICINAS ALTERNATIVAS.
En muchos ámbitos culturales, como por
ejemplo aquí en Nepal, se tratan las
enfermedades con rituales de chamanes.

Mente y cerebro 05/2003 89


una disminución drástica de la actividad una perfecta sincronización entre el cere-

AG. FOCUS
cerebral en el lóbulo frontal izquierdo, bro y los golpes de tambor.
es decir, en el área responsable de la pla-
nificación de la acción y del control lin- El cerebro entre dos luces
güístico. Muchos psicólogos y neuro- Pero, ¿cómo puede influir un movimien-
biólogos consideran esta área la sede de to rítmico como el balanceo o la danza
la conciencia del yo. en el estado de actividad del cerebro? Para
Por el contrario, el hemisferio cere- Vaitl y Ott, la clave se escondería en lo
bral derecho, encargado de la imagina- siguiente: los movimientos oscilatorios
ción y de los procesos creativos, estaba desplazan la sangre en el cuerpo de sus
más activado que en los momentos pre- probandos, fenómeno que a su vez activa
cedentes. Lo que explica, según Gruze- los receptores barométricos, encargados
lier, que las personas hipnotizadas ten- de regular, a través del pulso, el abas-
gan dificultades en la fluidez de la tecimiento sanguíneo del cerebro. En la
expresión verbal, a la hora de tomar deci- posición con la cabeza hacia abajo dis-
siones o de manifestar sus críticas. minuye el ritmo cardíaco; en la postura 4. HIPNOTIZADO. En las culturas
En las series experimentales de Giessen contraria, aumenta. Eso significa que occidentales el trance les ayuda a los
se desplazó en los probandos el modelo existe una sincronización del ritmo car- niños a quitarles el miedo de la temida
de ondas cerebrales, sobre todo con una díaco con el ritmo del balanceo. Después, visita al dentista.
frecuencia de oscilación de 0,1 hertz: la respiración se acompasa al tacto y se
seis ciclos de balanceo por minuto. Los hace más profunda y regular. En último
movimientos de balanceo más rápidos o término, esa sincronización del orga-
más lentos producían efectos más dé- nismo a través de los receptores baro- se corresponde más o menos con el de
biles. Lo que quiere decir que determi- métricos sumergiría al cerebro en una los probandos del balancín o los del gol-
nados ritmos están especialmente in- especie de estado crepuscular. pear hipnótico del tambor. Y en medio
dicados para desencadenar cambios de Pudiera ser que con la danza el meca- del baile se profundiza todavía más en
conciencia. Por lo que no sorprende que, nismo funcionase de manera similar, con ese estado de trance.
en el caso de los ritos de danza y de tam- la salvedad de que el danzante puede Se busca respaldo también en moder-
bores, existan en todo el mundo especia- influir con sus movimientos en la esti- nos sistemas de formación de imágenes
les ritmos de trance muy similares. mulación de sus receptores barométri- para investigar los procesos cerebrales
Melinda Maxfiel, de la Fundación cos. Para corroborar su hipótesis, el durante el estado de trance provocado rít-
Arrien en Los Angeles, descubrió que un equipo de Giessen estudia actualmente micamente. Abrieron esa senda David
sonido de tambor monótono, uniforme, a danzantes de la escena tecno con ayuda Spiegel y su grupo, de la Universidad de
de cuatro golpes y medio por segundo, de un sistema de medición portátil y con Harvard. Hace cuatro años estudiaron a
promueve el tránsito del cerebro desde mando a distancia, que les permite reco- pacientes hipnotizados con ayuda del to-
las ondas beta hacia las theta. Estos datos ger datos sobre frecuencia respiratoria, mógrafo de emisión de positrones (TEP).
no sólo corresponden exactamente al presión sanguínea y actividad cerebral. Con esta técnica se puede detectar casi
ritmo con el que muchos chamanes ini- Algunos resultados provisionales indu- al milímetro un aumento de la circula-
cian sus viajes de trance, sino que son cen a pensar que los bailarines, ya desde ción sanguínea en determinadas áreas y
las ondas cerebrales las que se despla- el principio de un festival de música y establecer así qué regiones del cerebro
zan también en el estado theta con esa baile tecno, se encuentran, sin tomar dro- muestran particular actividad durante la
frecuencia. Parece que en este caso hay gas, en un estado parecido al trance, que hipnosis.
El equipo de Harvard se sirvió de un re-
finado experimento para esclarecer si las
personas hipnotizadas se encontraban
realmente en otro estado de conciencia o
si quizá sólo simulaban esta vivencia. Al
fin y al cabo, no todo el mundo es hipno-
tizable. Las personas dotadas para fanta-
sear y que pueden desplegar sin esfuerzo
imágenes en su interior llegan con más
facilidad al estado de trance que las que
se relajan con dificultad por miedo a per-
der el autocontrol. A los probandos se les
dio la instrucción, durante la hipnosis, de
percibir imágenes de colores solamente
en tonos grises. Donde se había conse-
guido la hipnosis total, las regiones cere-
brales responsables de percibir los colo-
res aparecían menos irrigadas. Pero si no
cambiaba la actividad cerebral allí, esa
persona fingía ver tonos grises aunque en
realidad los percibía de colores.
Catherine Bushnell y Pierre Rainville,
de la Universidad McGill de Montreal,

90 Mente y cerebro 05/2003


5. PASO ACOMPASADO EN LA

AG. FOCUS
MUSICA BEAT. En las fiestas tecno, la
forma hasta hora más moderna del rito
del trance, bailan generalmente los
jóvenes, con ayuda de drogas o sin ellas,
hasta caer en trance.

avanzaron un paso más. Se propusieron


averiguar cómo se puede influir en la
sensación de dolor de alguien en estado
de hipnosis. Mientras controlaban las
mediciones con el TEP ordenaban a los
probandos hipnotizados sumergir la mano
en una palangana con agua hirviendo, y
les sugerían después que el líquido tenía
una temperatura agradable. Los pro-
bandos, impasibles, dejaban su mano
dentro del agua, pese a que, despiertos,
la hubiesen retirado enseguida. Unica-
mente cuando les dijeron que el líquido
estaba a una temperatura insoportable-
mente caliente reaccionaban en conse-
cuencia.
Los datos de las mediciones arrojaban derecho, responsable de la percepción se sienten asaltados por multitud de imá-
los mismos resultados en todos los par- del movimiento así como de la orienta- genes y visiones o experimentan la pre-
ticipantes. La transformación sugestiva ción en el tiempo y en el espacio. Según sencia de un poder invisible. El hecho
influía decisivamente en la actividad de Newberg, el lóbulo parietal es también de que el lóbulo temporal esté implicado
la parte anterior del giro cingular, zona la región cerebral en la que el hombre pro- en estados de transformación de la con-
del cerebro que enlaza las percepciones yecta la imagen de sí mismo. ciencia avala y completa los resultados
con las sensaciones y controla la inten- de investigadores del trance como Gru-
sidad de los sentimientos. Cuanto, debido Espíritu puro, incorpóreo zelier. Pues esta zona cerebral no sólo
a la sugestión del hipnotizador, más alta Con ello el investigador había retratado cumple la misión de entender el len-
se sentía la temperatura y, por ende, era con fidelidad las experiencias de las que guaje; también reconoce objetos, figu-
más intenso el dolor, tanto más activa le informaban sus voluntarias: estar total- ras y rostros y relaciona todo ello en
era esa región cerebral. mente despiertas y concentradas y sen- escenas plásticas. Podrían surgir visio-
Algunos neuroteólogos creen haber tir al mismo tiempo que el cuerpo se di- nes a partir de la conjunción errónea de
dado con las causas de las vivencias reli- lata y se hace uno con el cosmos. Newberg elementos visuales.
giosas asociadas a un estado de trance especula que si la actividad del lóbulo Es posible que se tengan que activar
profundo. Pretenden, en efecto, explicar parietal disminuye durante el estado de simultáneamente varias regiones cere-
hasta el último detalle las bases neuro- trance, se pierde el acceso a la percep- brales para que se produzca el trance. Ya
nales de la religiosidad con métodos pro- ción del cuerpo, con lo que el meditante se han identificado algunas de las regio-
pios de las ciencias experimentales. tiene la vivencia de ser un puro espíritu nes implicadas. Pero ahora la investiga-
Andrew Newberg, de la Universidad de incorpóreo. Además, la meditación des- ción se enfrenta a un gran reto: saber
Pennsylvania, investigó, con ayuda de plaza también la actividad en el sistema cómo encajan las piezas del mosaico.
la tomografía computarizada de emisión límbico, área cerebral que enlaza per- Cuando se logre, entenderemos qué es
de un solo fotón (TCEF), a monjas cla- cepciones y pensamientos con sensa- lo que pasa realmente en una ceremonia
risas y a budistas, que contaban con una ciones. Y Newberg concluye que ésa de vudú o una sesión de hipnosis.
experiencia meditativa de decenios. puede ser la explicación de las fuertes
A las voluntarias, conectadas con el emociones vividas durante los arroba-
tomógrafo por ordenador, se les había mientos extáticos y representa quizá tam-
indicado que tirasen de una pequeña bién el estímulo para buscar tales si-
cuerda en cuanto notasen que llegaban tuaciones. Bibliografía complementaria
al trance o que se alteraban sus sensa- Michael Persinger, de la Universidad Z EN AND THE B RAIN . TOWARD AN U N -
ciones de tiempo y espacio. Después de Laurentina de Sudbury, supone que al- DERSTANDING OF M EDITATION AND C ON -
poner en marcha las mediciones con TCEF gunas transformaciones en los lóbulos CIOUSNESS . J. H. Austin. MIT Press; Cam-
llegaron al siguiente resultado: durante temporales del cerebro pueden ser el ori- bridge, 1999.
las vivencias de trance está más activo gen de vivencias extáticas. En sus expe- T RÄUME , T RANCE UND K REATIVITÄT . G.
que en otras circunstancias el lóbulo fron- rimentos reclama la intervención exte- Schütz. Junfermann; Paderborn, 1999.
tal, zona cerebral que tiene entre otras rior de intensos campos magnéticos sobre
T RANCE , S CHARLATANE UND S CHAMANEN .
la función de dirigir la concentración y la las correspondientes zonas craneales de D IE P SYCHOLOGIE AUSSERGEWÖHNLICHER
planificación de la acción. Por el contrario, los probandos para así desencadenar en B EWUSSTSEINSZUSTÄNDE . J. Büttner. BoD
la actividad de las neuronas quedaba fuer- ellos vivencias de trance. Algunos tie- GmbH.; Norderstedt, 2001.
temente reducida en el lóbulo parietal nen la sensación de estar flotando, otros

Mente y cerebro 05/2003 91


SYLLABUS
Sincronización y aprendizaje
Donald Hebb, famoso psicólogo canadiense, describió, hace más de medio siglo,
la autoorganización de las células nerviosas. Dio así los primeros pasos
hacia el descubrimiento de las bases cerebrales del aprendizaje

Christian W. Eurich bro de la lechuza durante la caza noc- tes. Expuesto con mayor generalidad:
turna de ratones? ¿Por qué le permiten ¿en qué consiste el proceso cerebral del

E
n la noche cerrada del bosque se localizar la presa de forma tan precisa aprendizaje?
oye un murmullo de hojas. Presto, sin recurrir a la vista? Pero no sólo les Ya en 1949, Donald O. Hebb, psicó-
un corto batir de alas y un grito de atrae lo que ocurre, en ese momento, en logo canadiense, ofreció una respuesta
muerte. La lechuza ha descubierto a un los circuitos de conmutación nerviosos. pionera al proponer que, cuando una neu-
ratón. Tras un raudo vuelo en picado le Puesto que las estructuras cerebrales que rona activa, de un modo reiterado, a otra,
ha dado caza. El lance se ha desarrollado participan en este proceso son dema- se refuerza la influencia de la primera
en la más absoluta oscuridad. La rapaz siado complejas, resulta inverosímil que sobre la segunda; se establecen, por ejem-
se ha valido sólo de su oído. A lo largo se hereden por entero. Tales estructuras plo, nuevos puntos de contacto entre
de la evolución, estas aves han llevado deben responder, en parte al menos, a un ambas, de suerte que, en la siguiente oca-
su capacidad de orientación acústica a proceso de aprendizaje. Surge, inme- sión, la primera neurona excitará a la
una perfección refinadísima. diata, una cuestión apasionante: de qué segunda con mayor intensidad. De esta
Tal capacidad de identificación ha des- modo en este tipo de procesos de apren- forma, las células nerviosas podrían
pertado el interés de los neurólogos. dizaje las neuronas involucradas se vin- modificar su sensibilidad de una manera
¿Qué procesos se desarrollan en el cere- culan en redes especializadas y eficien- flexible y con ello contribuir a que un
sistema nervioso adquiera capacidad de
adaptación y de aprendizaje. En el apren-
dizaje de Hebb, los cambios operados en
1. COMPENSACION. Señales provenientes del oído izquierdo y derecho recorren el tejido nervioso sólo dependen de las
trayectos de retardo de diferente longitud y excitan determinadas neuronas del actividades de las células participantes;
se trata, por ende, de un aprendizaje auto-
mesencéfalo (representado por un círculo en el dibujo). Si un ruido proviene de la derecha,
organizado.
llega antes al oído derecho que al izquierdo (a). Este lapso viene compensado por dos Cierto es que la propuesta de Hebbs
trayectos de retardo neuronales distintos, de modo que sólo en la célula nerviosa no iba más allá de una de una interesante
marcada en rojo se encuentran las señales de izquierda y derecha al mismo tiempo. reflexión teórica. Pero en los años setenta
Se activa así la neurona que indica el lugar del origen de la onda. Un ruido que se quedó demostrado que por lo menos el
produzca en el medio, excitará la otra célula nerviosa (b).

a b
CAMPO
CAMPO
AUDITIVO
AUDITIVO

TRAYECTOS DE RETARDO TRAYECTOS DE RETARDO


DEL OIDO DEL OIDO DEL OIDO DEL OIDO
IZQUIERDO DERECHO IZQUIERDO DERECHO
THOMAS BRAUN

TRAYECTOS DE RETARDO TRAYECTOS DE RETARDO

92 Mente y cerebro 05/2003


hipocampo —región del cerebro a la que 2.

OKAPIA
DEPREDADOR NOCTURNO. La
llegan las informaciones para la memo-
lechuza caza al ratón en la obscuridad
ria de largo plazo— funcionaba de
acuerdo con ese principio. A grandes ras- más absoluta. Lo consigue merced a un
gos, el experimento consistió en lo oído extraordinario y a un refinado
siguiente: dos células nerviosas de esa procesamiento de la señal en el cerebro.
zona, enlazadas entre sí, recibieron al
mismo tiempo una descarga eléctrica
mediante electrodos que emitían un pulso
eléctrico, un potencial de acción. una de cada oído. Sin embargo, en el ca-
La primera célula se hallaba acoplada mino hacia ellas, el impulso proveniente
o asociada de antemano a la segunda; por de un oído se demora determinado lap-
tanto, ésta recibió el potencial de acción so de tiempo, diferente para cada una de
de la primera de forma adicional, me- las células, con respecto a la señal que
diante un estímulo externo. La segunda llega del otro oído. En ello intervienen
dobló, en consecuencia, su excitación. las conexiones nerviosas, que retienen
En lo sucesivo, la primera podía activar durante un intervalo breve la señal de uno
a la segunda célula mucho más fácil- de los lados. Se las denomina trayectos
mente: la ligazón entre ambas se reforzó. de retardo.
Se trataba del fenómeno conocido por Los impulsos nerviosos de ambos oídos
“potenciación a largo plazo” (PLP). A ve- llegan exactamente al mismo tiempo a
ces, no obstante, la descarga sobre dos la célula localizadora; ésta compensa el
neuronas asociadas relaja el nexo vin- retardo unilateral implicado en la diferen-
culante. Se habla entonces de “depre- te arribada de las ondas a los oídos de la
sión a largo plazo” (DLP). rapaz. De esta forma, la célula se excita nas segundas siempre fueron alcanza-
Durante bastante tiempo no quedó y señala de dónde viene el ruido. Las de- das por los estímulos externos que tenían
claro si la activación simultánea de las más células permanecen mudas. esa temporización exacta, como en el
neuronas comportaba una PLP o produ- ¿Cómo se originan en el cerebro de la caso de las células localizadoras de la
cía una DLP. Hace escasos años, sin lechuza estas complejas conexiones ner- lechuza.
embargo, se descubrió que el resultado viosas con los trayectos de retardo afi- En mi instituto de la Universidad de
dependía de la prioridad temporal de la nados en su temporización? Wulfram Bremen, en colaboración con investiga-
excitación. Porque, aun cuando parezca Gerstner lo atribuye a un aprendizaje de dores de Chicago, logramos crear la regla
que dos células se activen a la vez, el Hebb, con sus ventanas de aprendizaje de aprendizaje de Hebb en el modelo de
impulso recibido por una precede en mi- temporales. Para demostrarlo, simuló simulación; reconocimos series especí-
lisegundos al recibido por la otra. Si la des- con sus colaboradores, en 1995 y median- ficas de potenciales de acción. En esto
carga llega antes a la primera célula, la te una red neuronal artificial, cómo se se mostró el sistema muy flexible: cuando
asociación se refuerza: se produce poten- producía la conexión de las células loca- se modificaron los plazos de tiempo de
ciación a largo plazo. Si la secuencia lizadoras en el sistema auditivo de la la señal en los trayectos de retardo, la
sigue el camino inverso (la segunda neu- lechuza en los trayectos de retardo. Por simulación produjo una red artificial de
rona se excita independientemente del modelo de neuronas reales se sirvieron neuronas conectadas correcta. Mediante
pulso sobre la primera), nos encontra- del sistema “neurona de integración y dis- esta variación, la conexión que retrasa
remos ante una depresión a largo plazo. paro”, un esquema idóneo para repre- una señal unos milisegundos demás, no
Con otras palabras, la excitación tiene sentar el aprendizaje de Hebb se elimina, sino que su tiempo de retar-
que ver con el momento temporal. A ese Al principio de cada simulación, una do se reduce lo necesario para coincidir
lapso entre impulsos se le denomina misma “neurona de integración y dispa- con la duración apropiada.
“ventana de aprendizaje”. ro” se halla conectada con muchas neu- No sabemos si las lechuzas utilizan
ronas preconectadas a lo largo de dife- exactamente este principio de organiza-
Ventana temporal rentes trayectos de retardo paralelos. Si ción para estructurar su cerebro. Pero
en el cerebro de la lechuza estas neuronas reciben, todas al mismo contamos al menos con una imagen de
Pero, ¿qué relación guarda esto con la tiempo, una señal exterior, el potencial la forma en que las lechuzas pueden
caza de ratones por la lechuza? De de acción llega en instantes distintos a aprender a ubicar su presa en la oscuri-
entrada, la temporización precisa de- la “neurona de integración y disparo”, dad y cazarla.
sempeña un papel primordial. Para ubi- debido a los diferentes retardos.
car con exactitud a su presa, la rapaz Entra ahora en juego la regla de apren-
parte del ruido del ratón, que llega a su dizaje de Hebb. La segunda neurona de
oído más cercano a dicha fuente sonora. un dúo asociado reúne los impulsos y
Si, desde la situación del ave, el roedor emite un tren de descargas secuenciales CHRISTIAN W. EURICH, doctor en física, tra-
hace ruido más a la derecha, la onda llega a un determinado valor de onda. Entonces baja en el instituto de neurofísica teórica ads-
antes al oído derecho de la lechuza que sólo se refuerzan los trayectos de retardo crito a la Universidad de Bremen.
al izquierdo. cuyos potenciales de acción llegan poco
Tales diferencias mínimas de tiempo antes de ese instante; todos los demás se Bibliografía complementaria
son detectadas por determinadas neuro- debilitan. Después de algunas iteracio- DONALD O. HEBB TEÓRICO DE LA MENTE. Peter
nas del mesencéfalo de la rapaz. En nes, la simulación se ha autoorganizado. M. Milner en Investigación y Ciencia, págs.
efecto, cada una de estas “células loca- Sólo permanecen los conductores con 62-67; marzo 1993.
lizadoras” recibe dos señales nerviosas, tiempos similares de retardo; las neuro-

Mente y cerebro 05/2003 93


LIBROS
Neurofilosofía
B RAIN -W ISE . S TUDIES IN N EUROPHI - les líneas de su pensamiento en Neu- minar qué fenómenos deben explicarse.
LOSOPHY , por Patricia Smith Church- rophilosophy: Towards a Unified Un- Ciencia cognitiva cuyos contenidos, a la
land. The MIT Press; Cambridge, 2002. derstanding of the Mind-Brain, apare- postre, pertenecen sólo a la neurología.
MODERN PHYSICS AND ANCIENT FAITH, cido en 1986. La neurofilosofía trata de Por último, para comprender la natura-
por Stephen M. Barr. University of Notre los mecanismos cerebrales de las facul- leza de la mente nos basta con entender
Dame Press; Notre Dame, 2003. tades superiores (inteligencia y libre la constitución y funcionamiento del cere-
albedrío, entre otras). En última instan- bro, desde el plano neuronal hasta el nivel

A
l socaire de la neurología han flo- cia busca la explicación neurológica de de su organización.
recido numerosos neologismos. la mente, la conciencia y el sentido de A diferencia de la genética molecular,
El de neurofilosofía va asociado la propia individualidad. cuyos principios fundamentales parecen
a Patricia Smith Churchland, docente de Construye el libro sobre tres hipótesis ya bien asentados, reconoce que la neu-
esa nueva disciplina en la Universidad básicas. Afirma la primera que la activi- rofilosofía tiene todavía un largo camino
de California, que con su última obra dad cerebral es exclusivamente una acti- por recorrer en su búsqueda de tales basa-
(Brain-Wise) nos propone un manual vidad cerebral y, en cuanto tal, sujeta a mentos. Por lo que, aunque esto no lo
escolar. Había trazado ya las principa- investigación mediante los métodos pro- confiesa, sus declaraciones caen en el
pios de las ciencias empíricas. De acuerdo terreno de lo especulativo. El mismo en
con la segunda hipótesis la neurociencia que se mueven sus adversarios segui-
Espectros de la absorción de cuatro necesita de la ciencia cognitiva para deter- dores del funcionalismo, J. A. Fodor en
fotopigmentos de la retina humana particular, que conciben la mente como
una suerte de programa de ordenador,
independiente del mecanismo físico en
419 496 531 559 nm que se ejecute. A éstos les llama, con
palmaria injusticia, “brain-averse philo-
sophers”, En general, Churchland no se
muestra generosa con los discrepantes.
O desfigura su pensamiento hasta el ri-
dículo o los silencia. (En una reseña re-
ciente aparecida en Science, Ned Block
criticaba con dureza la obra, subrayando
ABSORBANCIA RELATIVA

su omisión de la epistemología contem-


poránea afín a la defendida por ella y las
aportaciones, en otra línea, de Saul Kripke
y David Chalmers.)
Si todo proceso mental, sea el reco-
nocimiento de nuestra propia identidad,
la toma de decisiones o la resolución de
una paradoja matemática, es cerebral,
tendremos que dejar de lado la intros-
pección y los métodos de estudio del
BASTONES comportamiento ajenos a un enfoque
químico o físico. En esa concatenación
CONOS
de postulados declarativos de Church-
land, el autocontrol que creíamos deri-
vado de una voluntad cultivada procede,
por el contrario, de determinadas redes
neuronales y neuroquímicas; el yo es un
400 450 500 550 600 650
constructo cerebral puro. Cualquier otro
LONGITUD DE ONDA (nm) planteamiento, cuando no resulta inane,

94 Mente y cerebro 05/2003


Cambios de conducta producidos por
lesiones de estructuras límbicas.

“appears highly doubtful”, en tanto que


su tesis ofrece “all probability”.
Recursos retóricos aparte, Churchland
enseña al alumno de filosofía las nocio-
nes básicas que debe dominar para poder
abordar con rigor los temas, más allá de
lo que ofrecen los textos de historia de COMPORTAMIENTO AGRESIVO
la epistemología, la psicología o la ética. PLACIDEZ
En muchos niveles, la investigación cere-
bral arroja luz sobre los estados de la
mente, cambios de conducta y disfun-
ciones cognoscitivas o lingüísticas.
¿Cuáles son esos niveles del sistema ner-
vioso que conviene que el discente
conozca con rigor? De entrada, las estruc-
turas espaciales, desde la molécula (1
nanómetro) hasta el sistema nervioso
central (1 metro), pasando por la sinap-
sis (1µm), neurona (100µm), red (1mm), PLACIDEZ
mapa (1cm) y sistema (10cm), Bueno COMPORTAMIENTO ORAL
sería que el alumno se adentrara, luego, COMPORTAMIENTO HIPERSEXUAL
en los niveles funcionales.
La función primaria de las neuronas
reside en la emisión y recepción de seña- Para afianzar sus conocimientos bási- nuestra facultad de entender la física cuán-
les. En ese cometido, el factor principal cos, el alumno de filosofía debe estar tica y otra muy distinta la física cuántica
lo constituye el movimiento de iones, familiarizado con las técnicas de for- propiamente dicha. Mezcla credulidad
como el de sodio Na+, a través de la mem- mación de imágenes y su interpretación con creencia, superstición con adscripción
brana celular. Conceptos estructurales cartográfica; importa que sepa valorar religiosa, apoyada en tópicos decimonó-
fundamentales son saber que el soma de en su justa medida las posibilidades rea- nicos que hablan de la retirada de la reli-
la neurona contiene el núcleo y otros les de las mismas. Con dos en particu- gión a medida que avanza la ciencia.
orgánulos implicados en la respiración lar deberá desenvolverse, la resonancia Los neurocientíficos que son a la par
celular y en la síntesis de proteínas. La magnética funcional (RMf) y la tomo- creyentes no sólo admiten sino que inves-
integración de las señales ocurre a lo grafía de emisión de positrones (TEP). tigan los mecanismos cerebrales rela-
largo de las dendritas y el soma. Si la inte- Se apoya la primera en la variación de cionados con la conciencia, el yo, el pen-
gración de las señales resulta en una des- la concentración de oxígeno en sangre samiento, el lenguaje, las emociones, la
polarización intensa, se generará una en función de la actividad neuronal (ma- razón y la voluntad. Aunque ha sido en
espiga, que se propagará a lo largo del yor actividad requiere más oxígeno y la arena la física donde ha prendido con
axón. Cuando una espiga alcanza el ter- más glucosa). El adjetivo “funcional” le mayor fuerza ese debate entre ciencia y
minal axónico, se libera el neurotrans- viene de su operación: cartografía la religión, que tiene a la mente por punto
misor en la hendidura sináptica. Importa actividad, mientras que la resonancia de encuentro o de confrontación (Modern
enmarcar esos rudimentos en el contexto magnética cartografía sólo la estructura. Physics and Ancient Faith).
histórico reciente, que permitan percibir Por su parte, la TEP define también la Stephen M. Barr, profesor de física en
el avance de las bases neurológicas; por actividad, si bien recurriendo a un emi- el Instituto Bartol de la Universidad de
ejemplo, a propósito del aprendizaje y la sor de positrones. La detección del posi- Delaware, desmonta el aparente enfren-
memoria, seguir la senda recorrida desde trón emitido permite determinar la dis- tamiento entre conocimiento científico
el nivel de sistema, a mediados del siglo tribución del emisor en el cerebro a lo y creencia para reducirlo a un claro anta-
pasado, hasta los actuales estudios quí- largo de un tiempo dado, unos 40 segun- gonismo entre la visión materialista del
micos, pasando por el descubrimiento dos. No debe, empero, confundirse hombre y la visión no materialista. Tras
de la plasticidad neuronal. aumento de actividad en una región con una exposición sumaria de los tipos de
También, conjugar lo sabido con lo especialización de ésta en una tarea con- materialismo (del romo al llamado cien-
mucho que queda por conocer sobre la creta. tífico) y un breve repaso de las aporta-
forma en que opera el sistema nervioso. Con el funcionalismo, otra obsesión ciones al progreso científico por figuras
Se ignora algo tan crucial como la rela- de Churchland es la religión. Aunque la cuya fe era pública, expone cinco des-
ción que existe entre la actividad de cada alusión es permanente a lo largo de la cubrimientos fundamentales del siglo XX
neurona y la actividad de las redes. O la obra, le dedica la última parte. Se trata de (teoría de la gran explosión, teorías uni-
integración coherente entre redes. Se una toma de partido, la opción materia- ficadas de campos, coincidencias antró-
desconoce incluso qué es lo que consti- lista, ajena a la neurofilosofía en sentido picas, teorema de Gödel y teoría cuán-
tuye una red, habida cuenta de que cual- estricto. No parece que tenga mucho que tica) para defender su tesis de la no
quier neurona puede establecer cone- ver el proceso cognoscitivo con el con- beligerancia.
xiones con redes distintas. tenido del conocimiento. Una cosa es LUIS ALONSO

Mente y cerebro 05/2003 95


ENSAYO FILOSÓFICO
Conocimiento e innovación
L
a ciencia ha desarrollado a lo largo 1. La primera consiste en delimitar los nes a lo largo de la fase de análisis y, por
de su historia diversos métodos requisitos de cualquier noción que use- otra, en la producción de invenciones
para lograr nuevos descubri- mos, es decir, definirla, precisando sus útiles en la fase de síntesis. La síntesis
mientos partiendo de un conocimiento propiedades específicas. Dada una idea ha de justificar combinatoria y deducti-
científico previo. Algunos filósofos del cualquiera, hay que definirla mediante vamente lo ya conocido; además, ha de
siglo XX (Carnap, Popper, Hempel, etc.) otros términos, contrastando las diver- suministrar nuevos teoremas, nuevos
hablaron incluso de una lógica del des- sas definiciones que tengamos de una hechos o nuevos artefactos. Para saber
cubrimiento científico, que podía ser de- misma noción. Así se logra que las ideas si una definición es buena o mala existe
ductiva, inductiva y probabilitaria. La me- sean distintas, al estar definidas por medio un primer criterio: que sea constructiva,
todología es un requisito indispensable de notas. es decir, que muestre en la definición
para avanzar en el conocimiento. Sin 2. A su vez, esas notas son definibles. misma la posibilidad de lo definido.
embargo, la ciencia ha cambiado mucho Hay que aplicar la regla 1 a todos y cada Salvando las distancias, esta metodo-
a lo largo de esa centuria, vinculándose uno de los términos que hayan aparecido logía para la invención de conceptos
con la tecnología. Ya no basta con des- en cada una de las definiciones de par- puede ser ampliada a las innovaciones.
cubrir nuevos hechos, nuevas leyes y tida. La constructibilidad de los artefactos
nuevas teorías. Es preciso, además, que 3. El proceso se repite para las sucesi- inventables es el criterio básico para
los descubrimientos científicos generen vas definiciones que van surgiendo, de seleccionar entre todos los inventos posi-
innovaciones técnicas. Se plantea enton- modo que todas las ideas que manejemos bles aquellos que pueden llegar a ser
ces la cuestión de si existe una lógica de tengan su correspondiente definición. En efectivos. En el caso de las innovacio-
la innovación, es decir, un conjunto de ese árbol de definiciones aparecen térmi- nes técnicas, la combinación de nocio-
métodos que conduzcan al logro de nue- nos comunes a ideas aparentemente hete- nes se traduce en integración de com-
vos artefactos partiendo de técnicas pre- rogéneas. Esos vínculos conceptuales son ponentes de diferentes artefactos y el
existentes. la clave del arte de inventar leibniciano, hallazgo de las nociones más simples
Al respecto, conviene recordar las pro- porque permiten proponer nuevas defini- equivale a la determinación de las com-
puestas que hizo Leibniz sobre el Arte de ciones, que agrupan bajo notas comunes ponentes elementales de un aparato. Más
Inventar y los métodos combinatorios a nociones inicialmente inconexas. interesante todavía es la regla que pos-
para desarrollarlo. Como buen raciona- 4. Este proceso de análisis por medio tula recopilar las diversas definiciones
lista, Leibniz reflexionó a fondo sobre el de definiciones tiene un límite: tarde o disponibles de la noción investigada
Ars Inveniendi y propugnó un conjunto temprano llegamos a términos que ya no antes de iniciar el análisis de las mismas
de reglas para favorecer la invención. Sus podemos definir, por ser máximamente y la ulterior síntesis combinatoria. En el
propuestas se orientaron, sobre todo, a la generales o inteligibles por sí mismos caso de la invención técnica, ello equi-
innovación conceptual, pero también se (tautologías). Estas ideas descubiertas a valdría a recopilar las tentativas previas
ocupó de las invenciones técnicas, a las lo largo del proceso de análisis de con- de otros inventores, analizarlas, redu-
que concedía una gran importancia para ceptos serán los términos primitivos a cirlas a sus componentes elementales y,
el progreso humano y social. Su objetivo partir de los cuales hay que sintetizar las a continuación, combinar esas compo-
era muy ambicioso. No sólo se trata de ideas iniciales, procediendo de manera nentes de todas las maneras posibles.
inventar, sino de hacerlo racionalmente, inversa a la fase de análisis. Muchas de esas combinaciones serán
es decir, conforme a un método inven- 5. El resultado último del análisis es inviables técnicamente, pero otras no.
tivo. Dicho método se basa en la teoría la obtención de los requisitos más sim- Estas son las que hay que poner a prue-
leibniciana del conocimiento, según la ples y generales o, al menos, aquellos que ba según su mayor o menor funciona-
cual todos los seres humanos tenemos podemos considerar como más simples. lidad, utilidad, coste, etc. Así como las
ideas claras y oscuras, distintas y confu- 6. Partiendo de esta colección de requi- innovaciones conceptuales de Leibniz
sas, adecuadas e inadecuadas, que son sitos cuasi-simples, el método de sínte- estaban orientadas a generar nuevas ver-
mejorables tanto por medio de la expe- sis consiste en combinarlos unos con dades, el método inventivo leibniciano,
riencia como por el análisis racional. otros de las diversas maneras posibles, aplicado a otros ámbitos del saber, ha de
Partiendo de nuestras propias ideas y apli- lo cual generará algunas de las nociones tener como criterio de selección el incre-
cando el método leibniciano sería posi- previamente existentes, pero también mento del grado de satisfacción de otros
ble lograr que nuestras ideas fueran más dará lugar a problemas y nociones nue- valores (eficiencia, utilidad, elegancia,
claras, más distintas y más adecuadas. vas. En la medida en que el análisis haya belleza, aplicabilidad, rendimiento, coste,
¿Cómo proceder? Leibniz propuso un ido más lejos, la síntesis combinatoria etc.), y no ya del valor epistémico ‘ver-
conjunto de reglas para mejorar la cali- podrá ser más o menos inventiva. dad’ (o ‘verosimilitud’).
dad de nuestras ideas, entendidas éstas
como herramientas que nos permiten La marca distintiva de un buen uso
conocer mejor o peor el mundo, así como del Ars Inveniendi radica, por una par- JAVIER ECHEVERRÍA
intervenir en él. te, en el hallazgo de buenas definicio- Instituto de Filosofía, CSIC

96 Mente y cerebro 05/2003