Está en la página 1de 10

ESTRATEGIAS DIDÁCTICAS PARA ADULTOS

Pensando en los procesos de formación del adulto, vemos que es necesario tener en cuenta
en el diseño didáctico, varios elementos. Entre los principales :

* Los objetivos y capacidades

* Los contenidos

* Las estrategias didácticas

* Los recursos

* La evaluación

Iniciamos centrándonos en el tema de las ESTRATEGIAS DIDÁCTICAS. En ese sentido,


los llevo a considerar que para poder seleccionar, diseñar o rediseñar una estrategia, será
necesario primero tener en cuenta el OBJETIVO O CAPACIDAD de aprendizaje que se
desea lograr en el participante.

Nos vamos a concentrar en compartir y comentar sobre ESTRATEGIAS DIDÁCTICAS que


pueden ser utilizadas especialmente con adultos.

Técnicas y Estrategias didácticas en Educación de Personas


Adultas.

1. Metodología Didáctica diferenciada

1.1. Modelos Generales de Enseñanza.

Modelos cognitivos:

Modelos conductuales.

Modelos personales.

Modelos de interacción social.


1.2. Estilo Cognitivos del Ser humano Adulto.

Motivaciones intrínsecas:

Tipos de motivación:

Transferencia del conocimiento a la práctica:

El aprendizaje puede facilitar o interferir aprendizajes posteriores. Una transferencia es


positiva cuando un aprendizaje facilita otro posterior, y negativa en sentido contrario. Es
proactiva cuando actúa sobre aprendizajes subsiguientes, y retroactiva si lo hace sobre
aprendizajes previos.

Las transferencias se producen en aprendizajes intelectuales, emotivos y motores. La


transferencia es mayor si dos estímulos son semejantes y exigen respuestas análogas y
menor cuando a estímulos semejantes hay que dar respuestas diferentes.

Entre las transferencias se puede hablar de generalización de un estímulo y de


transposición.

Generalización: la transferencia provocada por un estímulo se provoca por una serie de


estímulos semejantes. La posibilidad de generalización se relaciona con el gradiente de
estímulos; gradiente de generalización es la diferencia que existe entre el estímulo con el
que se establece una respuesta y otros que reproducen la misma respuesta.

La generalización puede ser semántica, la respuesta a una palabra se generaliza a palabras


con significado análogo.

La generalización puede ser al estímulo o en la respuesta, un estímulo puede provocar una


amplia gama de respuestas o diferentes estímulos la misma respuesta. La generalización
es útil para la transferencia de aprendizajes y evitar bloqueos en las respuestas. En la
emisión de respuestas se produce una jerarquización, aparecen en un determinado orden,
de mayor probabilidad a menor.

Transposición: es un tipo de transferencia que implica no responder a un estímulo, sino a


la relación existente entre dos o más estímulos.

Experiencia previa:

En un grado mucho mayor que el niño, el adulto acude al aula con un caudal de experiencias
que facilitan el aprendizaje de todas las cuestiones que tengan relación con ella. Todo
planteamiento educativo con adultos debe saber aprovechar la experiencia de los
participantes y organizar el aprendizaje a partir de la misma.

Limitaciones de tiempo y espacio:

Los intervalos de tiempo tienden a ser considerados más conforme avanza la edad: un año
resulta más corto a un adulto de 45 años que a un niño de12. Como consecuencia de ello,
el adulto experimenta una sensación de urgencia respecto al aprendizaje, al darse cuenta
del poco tiempo de que dispone. Sin embargo, las diferencias personales y los variados
tipos de aprendizaje implican que los ritmos del proceso deben ser distintos, según las
ocasiones y según las personas. Un principio general de todo aprendizaje debe ser el de la
flexibilidad, para permitir que cada uno aprenda de la mejor manera.

Ritmo individual:

Las investigaciones más rigurosas sobre la capacidad de aprendizaje de los adultos han
puesto de manifiesto que a partir de los 20 ó 25 años se produce una ligera disminución en
la capacidad de aprendizaje, que se hace más rápida cuanto mayor es la edad. Por otra
parte, se ha demostrado que el aprendizaje es más lento; esta lentitud se basa en que el
proceso resulta en el adulto más largo y complicado que en el niño, ya que el primero
necesita integrar todo nuevo conocimiento en su bagaje anterior, confrontarlo con su
experiencia y prever las consecuencias prácticas y la utilidad que le va a reportar, mientras
que el niño va incorporando las nuevas adquisiciones sin plantearse tantos problemas.

La declinación en la capacidad de aprendizaje varía mucho de unos adultos a otros. E n


general, cuanto mayor sea la experiencia previa de aprendizaje y más elevado sean el nivel
cultural y la capacidad intelectual, menor y más lenta será la disminución en la capacidad
de aprendizaje.

1.3.Tratamiento didáctico con personas adultas:

Autoaprendizaje:

El autoaprendizaje es el proceso mediante el cual el alumno, tras una decisión libre,


determina sus propias metas, controla autónomamente su tiempo, estudia de acuerdo con
su ritmo personal de aprender y valora sus logros, se autoevalúa.

Como puede apreciarse lo sustancial del autoaprendizaje es la autorregulación, el control


por si mismo, la construcción por uno mismo.
El principio del autoaprendizaje nos lleva así al enfoque constructivista, la elaboración del
aprendizaje significativo que, como recoge la LOGSE, debe partir de las experiencias,
intereses y necesidades de los adultos( ley O.1/1990, de 3 de octubre, BOE, 4 de octubre:
51,5).

La intención está claramente expresada: se trata, como ya se ha apuntado en páginas


anteriores, de utilizar y aprovechar el caudal formativo, que potencialmente tienen los
propios alumnos adultos, y para ello nada más adecuado que promover el aprendizaje
poniendo en acción sus conocimientos previos. Obviamente, el verdadero conocimiento
siempre es intencional, significativo y adaptado ala edad y al medio en que cada uno se
encuentra inmerso. El autoaprendizaje tiende a desarrollar en el adulto sus propias
capacidades, para buscar los conocimientos necesarios para elegir las fuentes formativas
más convenientes.

Con esta perspectiva, al adulto en la Educación Secundaria Obligatoria se le presentan dos


dificultades:

*Carencia de técnicas de estudio y dificultades para aprender, debido a limitaciones


diversas: tiempo para estudiar, expresar sus conocimientos por escrito, destrezas
inadecuadas de lectura y comprensión de los materiales instruccionales.

*Los problemas personales que intervienen en su deseo de estudio y superación.

Es esencial que la actuación educativo-didáctica con los adultos gire entorno al desarrollo
de acciones que, partiendo de sus propia experiencia, constituyan conjuntos organizadores
de la actividad formativa.

El dominio de las técnicas de ayuda al autoaprendizaje permitirá al alumno:

*Economizar tiempo y esfuerzo, equilibrando la inversión de ambos factores con el


resultado esperado.

*Mejorar su rendimiento.

*Aumentar su satisfacción, merced a saberse más eficaz en el aprendizaje.

El alumno con adecuadas técnicas de estudio, obtiene, a través de la participación activa


en la construcción de sus nuevos conocimientos, una mejora del autoconcepto de sí mismo,
un aumento beneficioso de la propia imagen y, en consecuencia, mayores cotas de
seguridad y autoformación personal. La intervención del profesor, en el ámbito del
autoaprendizaje debe dirigirse a orientar al alumno para permitirle la adaptación del estudio
a su personalidad. Parece, por lo tanto, esencial facilitar y fomentar oportunidades de
autoaprendizaje que permitan desarrollar el aprendizaje autónomo.

El profesor, al intervenir con el alumno adulto, conviene que procure equilibrar la necesaria
autoindependencia de los alumnos con su propio papel intervencionista que, generalmente
suele adoptar.

Participación activa:

Las personas adultas deben ser partícipes de sus propios procesos de aprendizaje. Esta
participación, así como la de los educadores, debe hacerse efectiva en el proceso
educativo.

Las Administraciones Públicas promoverán y velarán para que las personas adultas y el
personal formador participen activamente en el gobierno, organización y gestión de los
centros autorizados a realizar acciones de Educación y Formación Permanente de
Personas Adultas. A tal efecto, el Gobierno de Canarias regulará la participación y el
ejercicio de los derechos y deberes de las personas adultas en las mismas.

El Gobierno de Canarias establecerá las medidas adecuadas para que los participantes
puedan asociarse. Asimismo se fomentará la creación de federaciones, confederaciones y
asociaciones de participantes con los mecanismos adecuados para favorecer sus
actividades.

Transferencia de conocimientos:

La transferencia y aprender a aprender:

Aprender a aprender es un fenómeno bastante estable, ya que continúa actuando tiempo


después de haber interrumpido la práctica. Supone el desarrollo de estrategias de
aprendizaje para la resolución de problemas. El abandono de estrategias no válidas se
incrementa con la verbalización interna y con procesos relacionados con la misma. Es
importante verbalizar la actuación mientras ocurre el aprendizaje.

En el proceso de aprendizaje se requiere del sujeto la verbalización que conduce a formular


o extraer un principio, otro aspecto de interés en el aprendizaje por transferencia es la
discriminación de características irrelevantes.
La transferencia debe ser tenida en cuenta a la hora de planificar aprendizajes, se debe
planificar analizando aprendizajes previos desde los que se pueda realizar transferencias y
justificarlas mediante destrezas, conocimientos y principios específicos.

Para que se den transferencias se deben:

*Realizar aprendizajes en profundidad.

*Proporcionar situaciones de aprendizajes en las que se presenten problemas que difieran


entre si.

*Entrenar a los sujetos en la flexibilidad de las tareas.

*Destacar los principios y aplicaciones.

*No reducirse a los hechos sin intentar llegar al principio que subyace en ellos.

*Aplicar los principios aprendidos a situaciones que presenten elementos irrelevantes para
que los sujetos alcancen flexibilidad en la discriminación.

*Proporcionar oportunidades de aplicar el aprendizaje a diferentes situaciones.

Cuando se aprende algo existe una tendencia a que las destrezas aprendidas se vinculen
al aprendizaje concreto, es necesario el entrenamiento que flexibilize la aplicación de
destrezas a otros aprendizajes diversos a los aprendidos.

Experiencia de éxito:

La capacidad de aprender del adulto viene condicionada por sus intereses, motivaciones y
experiencias, y no por la edad como podría pensarse. En consecuencia hay que ofrecerles:

*Aprendizajes que sean prácticos y que pueda utilizar en su vida social, familiar y laboral.

*Que lo que aprenda le ofrezca oportunidades para modificar su vida.

*Conocimientos prácticos. Huir, en la medida de lo posible, de abstracciones teóricas


desvinculadas de su realidad.

*Muchas oportunidades de trabajar en cooperación y colaboración con otros adultos.

Acomodación a proceso de desarrollo:

El ser humano adulto al tener pocos conocimientos se veía limitado, en muchos campos,
pero a medida que va adquiriendo conocimientos va avanzando y va acostumbrándose a
estos nuevos procesos de desarrollo, que le abren las puertas en muchos tipos de
actividades, por ejemplo para muchas personas adultas, el simple hecho de escribir una
carta era una tarea difícil, ya que desgraciadamente no tenían conocimiento ni de la
escritura y ni de la lectura, hoy en día, gracias a la educación de personas adultas han ido
adquiriendo esos conocimientos y acomodándose a ellos, por lo que el hecho de escribir
una carta para ellos, es una tarea bien fácil.

Aprovechamiento de la experiencia:

Las personas adultas tienen un buen campo de experiencia, esquemas consolidados,


actitudes definidas, en una palabra, una personalidad desarrollada con patrones de
conducta establecida.

Traen consigo un caudal de recursos muy variado, la mayor parte de ellos adquiridos a
través de la experiencia vivida.

Son portadores de la sabiduría popular, con sus ventajas de conocimientos y sus


inconvenientes de estereotipos, conceptos erróneos y actitudes negativas que conviene
modificar.

La experiencia en el adulto es un rasgo privilegiado, y fuente importante de motivaciones y


referencias para la elección de las estrategias metodológicas que se vayan a utilizar.

La experiencia del adulto es la causa que explica su forma de comprender y actuar. Sus
conocimientos deben ser la base que soporte las nuevas adquisiciones .Así que debe
tenerse en cuenta:

*Cualquier formación nueva, hay que apoyarla y vincularla en los conocimientos previos
que posee.

*Las resistencias que el adulto ofrece para lo nuevo, debido a los conocimientos que ya
tiene, pueden desaparecer si se hacen aflorar durante el proceso.

*Sus conocimientos pueden estar organizados, más por las experiencias vividas que por
los canones de la ciencia. Pueden no estar integrados, y sí yuxtapuestos, por ello es
necesario que lo nuevo que aprenda, además, le permita integrar y organizar los que ya
tiene.
Globalización:

La globalización debe describirse como un requisito fundamental del currículum, que


consiste en dotar al aprendizaje de sentido para el mismo alumno a través de la realización
de experiencias reales y satisfactorias.

1.4. Técnicas de estudios y factores de Éxito.

Condiciones físicas:

El ser humano adulto debe de encontrarse en unas condiciones físicas adecuadas, ante el
aprendizaje, ya que influye en este la situación en la que el individuo se encuentra, los
problema que le afecten, el clima familiar...y todos aquellos factores que influyen en el ser
humano, como también le influye el buen clima que pueda tener en la casa a la hora de
estudiar, no es lo mismo encontrarse en un buen ambiente donde ningún ruido molesta,
que encontrarte en un cuarto donde está la música, la televisión, por lo que no se pueden
concentrar en lo que están haciendo.

Objetivos definidos:

Los objetivos son más importantes que los contenidos. El logro de aprendizaje significativa
modifica la capacidad de aprender y no se reduce a ina simple acumulación de
conocimientos y saberes. Aprender significativamente es al forma más adecuada de
alcanzar los objetivos propios de la educación de adultos.

Los objetivos que propongamos, pues, no se deben formular en clave de contenido, sino
en términos de capacidades, sin perder de vista su adecuación a los principios en que se
fundamentan el NDC:

*Orientados fundamentalmente a mejorar las condiciones de vida de los adultos.

*Facilitar un tratamiento metodológico coherente en todos los ciclos.

*Satisfacer plenamente los intereses y necesidades de los adultos.

*Facilitar una formación integral.

*Aprovechar la experiencia de los participantes como punto de partida del proceso de


aprendizaje.

*Dar verdadera autonomía al grupo de aprendizaje.


Motivación:

La motivación consiste en la tendencia de un individuo hacia un fin que considera que puede
satisfacer sus necesidades de cualquier índole. Las motivaciones suelen ser más intensas
y variadas en el niño y el adolescente que en el adulto, ya que con la edad se debilita, a la
vez que se reduce el campo de los intereses y disminuye y la confianza en si mismo.

Entre las fuentes de motivación que impulsaran a los adultos a participar en actividades se
pueden destacar las siguientes:

*Promoción socio-profesional- la consecución de un status elevado en el plano social y


profesional sólo es factible con un nivel cultural y de información amplio y variado.

*La resolución de problemas concretos en los ámbitos personales, familiar o económico-


información sexual, educación de los hijos, realización de trámites oficiales etc.

*La competitividad.

*El deseo de comprender mejor el mundo.

*La sublimación de tendencias creativas.

*Necesidades de tipo psicológico- como la compensación de angustias y frustraciones


mediante la adquisición de un cierto poder.

En general, se puede afirmar que cualquier actividad de educación será tanto más
motivadores cuanto más claramente vea el adulto que responde a sus necesidades reales
y a los problemas concretos y prácticos de su vida cotidiana.

Materiales didácticos adecuados:

Cada área está compuesta por una guía para orientar el estudio, un libro de consulta y dos
cuadernos de actividades. Además, en las áreas de valenciano e idioma extranjero se
acompaña de una cinta de audiocassete.

- En la guía didáctica, dirigida a los destinatarios, se explica la estructura del material y se


dan orientaciones para su utilización.

- Cada libro de consulta consta de 8 temas (excepto los de valenciano que tienen 9), y para
facilitar su estudio, cada tema está dividido en diferentes apartados.
- El curso está dividido en 2 cuatrimestres y, por tanto, en cada área, hay 2 cuadernos de
actividades. Tras las actividades de cada tema hay un solucionario, a fin de que el
estudiante pueda comprobar y autoevaluar su proceso de autoaprendizaje.

Al final de cada cuaderno de actividades existe una prueba de evaluación cuyo objetivo es
orientar al estudiante sobre aquellos aspectos que son especialmente relevantes de los
temas estudiados.

La concepción pedagógica de estos cuadernos implica que, además de utilizarse para la


realización de las actividades y para comprobar el proceso de autoaprendizaje, sirvan para
completar y consolidar la información dada en el libro de consulta. En este sentido,
aparecen cuadros con textos que remarcan y ayudan a la comprensión de los temas
tratados.

Además, en las áreas de valenciano e idioma extranjero, completa el lote de material


didáctico una cinta de audiocassete con el fin de facilitar la comprensión auditiva y la
expresión oral y de posibilitar que el estudiante participe y pueda alcanzar los objetivos
comunicativos de estas materias.

Evaluación Continua:

¿Qué es la evaluación?

No es intención nuestra establecer una teoría de evaluación, función que corresponde a


otro tipo de trabajos, aunque si pretendemos enfocar la que nosotros hemos elegido.

Resultará conveniente que comencemos por adelantar-lo decimos para no llamar a engaño-
que, a decir verdad, ya es hora de abandonar esquemas tradicionales a los que hemos
aludidos anteriormente. Pero es preciso constatar que tal propósito es tanto más oportuno
cuanto que, hasta donde nos podemos acordar, somos muchos quienes lo han expresado
pero con distinta constancia y éxito. Porque la solución consiste no solo en contestar a las
clásicas interrogantes ¿qué es evaluar?¿qué evaluamos?¿para qué?¿cómo?...sino,
además y en primer lugar, adjudicar el lugar a la evaluación en el organigrama estructural
de la acción. Y remontando las palabras del principio recordamos que la acción se relaciona
en dialéctica con aquéllas y la planificación.