Está en la página 1de 2

DÍA MUNDIAL DEL CONSUMIDOR

El 15 de marzo de 1962, el otrora presidente de los Estados Unidos, John F. Kennedy, mencionó
por primera vez en un discurso ofrecido al congreso de su país, los derechos de los
consumidores, en los que destacó cuatro derechos básicos, cuatro principios que fueron
utilizados en la posterior Declaración de Derechos del Consumidor. Las Naciones Unidas
ampliaron estos principios a ocho derechos y el 9 de abril de 1985, la Asamblea General
de Naciones Unidas adoptó las Directrices para la Protección de los Consumidores, quedando
estos derechos, elevados a una posición de reconocimiento y legitimidad. Finalmente el 15 de
marzo de 1983, más de veinte años después del discurso de Kennedy, se celebró por primera vez
este día, promovido por el movimiento de consumidores, Consumers International (CI).
Esta fecha supone una llamada de atención a todos los ciudadanos para asumir los derechos que
como consumidores les corresponden, a su vez, sirve como medio de concientización a las
empresas de servicio para que aseguren el respeto y protección a quienes cumplen el rol de
consumo de sus productos y servicios.
La defensa de los derechos del consumidor es el objetivo por el que trabajan tanto las
asociaciones de consumidores como los organismos públicos de consumo.
Un consumidor es todo aquel, persona natural o jurídica, que obtiene servicios o productos como
destinatarios finales, mediante el intercambio de dinero.
PRINCIPALES DERECHOS COMO CONSUMIDORES:
Ser informado: acceder a los datos necesarios para poder hacer elecciones informadas y ser
protegido/a contra publicidad y etiquetados deshonestos o engañosos.
Elegir: poder elegir entre un rango de productos y servicios, ofrecidos a precios competitivos con
la garantía de seguridad y buena calidad.
Recibir un trato equitativo y justo: Todo proveedor debe brindarle un trato equitativo y justo.
Recuerde que ningún consumidor puede ser discriminado por su origen, raza, sexo,
idioma, creencias religiosas, opinión, condición económica o de cualquier índole.
Que protejan su salud y le brinden seguridad: ser protegido/a contra productos, procesos de
producción y servicios peligrosos para la salud o la vida.
Derecho a la educación como consumidores: adquirir conocimientos y habilidades necesarias
para estar informados y hacer elecciones apropiadas sobre bienes y servicios y, al mismo tiempo,
estar conscientes de los derechos y responsabilidades básicas de los consumidores y saber
cómo actuar sobre ellos.
Derecho a un ambiente saludable: vivir y trabajar en un ambiente que no amenace el bienestar
de las generaciones presentes ni futuras.
Derecho a la reparación: recibir resoluciones justas por demandas justas, incluyendo la
compensación por bienes mal hechos o servicios insatisfactorios.
Derecho a la satisfacción de necesidades básicas: tener acceso a bienes y servicios básicos
esenciales; adecuados alimentos, ropa, vivienda, atención de salud, educación, servicios
públicos, agua y saneamiento.
Derecho a ser escuchados/as: los intereses de los consumidores deben estar representados en
la aplicación de políticas gubernamentales y en el desarrollo de productos y servicios.