Está en la página 1de 10

LA DESNUTRICIÓN

Alrededor del mundo existen muchas zonas donde la desnutrición se da de manera generalizada
por diversas causas que van desde la pobreza, hasta las condiciones de vida y la localización de
ciertas poblaciones. Sin embargo no deja de ser un problema de orden mundial y que debe ser
tratado de manera global, así como de manera local mediante los organismos pertinentes y los
gobiernos responsables. Los problemas económicos que sufre el mundo en la época actual
tienen que ver mucho con las desigualdades sociales que pueden ser brechas muy grandes,
incluso dentro de zonas muy pequeñas que hacen de las posibilidades de subsistencia se
disminuyan cuando se trata de poblaciones marginadas. Este hecho es muy preocupante y sirve
para agravar la situación de la desnutrición mundial, que al mismo tiempo que es una condición
fuera de la vista de muchas personas, es un problema de grandes proporciones que puede y debe
ser prevenido mediante programas y acciones tanto públicas como individuales.

La desnutrición es una enfermedad bastante común porque no se contrae por contagio, sino por
factores circunstanciales y la ya mencionada desigualdad económico-social. Esta enfermedad
tiene una directa relación con la alimentación y la dieta que se ingiere con una deficiencia de
calorías y proteínas que puede llevar a la persona a bajar mucho de peso y a generar otras
enfermedades pues al tener una dieta insuficiente, los mecanismos de defensa se ven mermados
dejando un acceso fácil a cualquier enfermedad de contagio o agravar otras condiciones
patológicas existentes. Y aunque las condiciones socioeconómicas sean un factor determinante,
existen también casos de desnutrición por decisión propia como en la anorexia y la bulimia, y
también por deficiencias metabólicas causadas por problemas congénitos.

Existen tres grados de desnutrición para tomar en cuenta, el primero es el grado I o desnutrición
leve en el cual el niño o la persona tienen un peso más bajo del normal, así como también la
talla, se debe tomar en cuenta que son ambos, peso y talla, los cuales se encuentran por debajo
de los niveles normales para esa persona; luego tenemos el grado II o desnutrición moderada
que es cuando un niño menor de un año tiene un peso muy bajo para su edad o un niño mayor
de un año y menor de 4, tiene peso y talla por debajo de los niveles normales; y el grado III o
desnutrición grave la cual se da cuando un niño menor de 1 año tiene una deficiencia mayor del
40% de su peso normal para su edad o si el niño que ha sobrepasado el año de vida tiene una
disminución de la tercera parte de la relación de peso y talla.

En el mundo la desnutrición alcanza niveles muy altos, logrando la muerte de aproximadamente


seis y medio millones de niños menores de 5 años en diferentes zonas de riesgo cada año.
Además afecta al desarrollo 178 millones de menores de edad alrededor del mundo y esta
situación no puede ser solventada puesto que las zonas donde viven personas que no pueden
solventar sus necesidades, incluso con cultivos y sembríos que son una fuente de alimentos
vegetales, pero es muy difícil la crianza de animales por los niveles extremadamente altos de
pobreza. En muchos países existen zonas donde la desnutrición es un problema grave, sin
embargo es en el sur de África, el Sahel que es una franja en una porción entre el centro y el
norte africano, y el sureste asiático donde más personas sufren de desnutrición. Ya
lastimosamente las cifras siguen en aumento, dado que son 20 millones de niños que hacia el
2009 estaban padeciendo de desnutrición aguda y tan solo el tres porciento logró recibir un
tratamiento adecuado.

La desnutrición es el resultado físico del hambre, una enfermedad devastadora de dimensiones


epidémicas, que padecen 52 millones de niños y niñas menores de cinco años en todo el
mundo. Es el resultado de la escasez de alimentos o de una dieta inadecuada. Al año causa la
muerte de más de 3,1 millones de niños y niñas. Estas muertes podrían evitarse con un
tratamiento nutricional adecuado.

Pero esta pandemia es a su vez un problema social: una pesada hipoteca que condiciona el
futuro los niños y niñas que la padecen. Afecta su desarrollo físico e intelectual y a su estado
de salud de por vida. Estos niños y niñas serán adultos frágiles a los que les resultará difícil
sacar adelante a su familia, perpetuando así el círculo vicioso entre la pobreza y el hambre. Se
estima que la pérdida de productividad de una persona que ha padecido desnutrición superará
el 10% de los ingresos que obtendría a lo largo de su vida y que un país puede perder hasta el
3% de su Producto Interior Bruto (PIB) a causa de la desnutrición.
Por eso creemos que, si la desnutrición supone una pesada carga para millones de niños y niñas
en el mundo, la nutrición puede ser una excelente inversión. La mejora del estado nutricional
de una población refuerza sus capacidades y estimula el proceso de desarrollo, lo que conduce
a una reducción de la pobreza.

La desnutrición en cifras
 3,1 millones de niños pierden la vida cada año por causas relacionadas con la
desnutrición (8.500 al día)
 La desnutrición está relacionada con el 45% de muertes de niños cada año
 Un tratamiento nutricional para salvar la vida de un niño basado en Alimentos
Terapéuticos Listos para Su Uso cuesta solo 40 euros
 Solo 1 de cada 10 niños desnutridos tiene acceso al tratamiento nutricional que podría
salvar su vida
 Se necesitarían 9.000 millones de euros anuales para aplicar el paquete básico nutricional
en los 15 países con mayor carga de desnutrición
 La factura de la desnutrición equivale al 3% del PIB mundial
pero:
 72 países han logrado alcanzar el Objetivo de Desarrollo del Milenio nº 1, lo que muestra
que con políticas adecuadas se puede hacer retroceder el hambre
 La desnutrición aguda se ha reducido un 8% en los últimos diez años.
 El número de niños menores de 5 años con retraso en el crecimiento ha disminuido un 40%
en los últimos años
 El porcentaje de niños que accede a tratamientos nutricionales es el doble que hace tres
años
 La distribución de alimentos terapéuticos listos para su uso se ha multiplicado por 5 en los
3 últimos años
 El porcentaje de niños que pierden la vida antes de los 5 años es casi la mitad que en 1990
 Acción contra el Hambre salvó la vida a 422.325 niños desnutridos solo en 2014

¿QUÉ HACEMOS PARA COMBATIR LA DESNUTRICIÓN?


Evaluar necesidades nutricionales
Para evaluar las causas originarias de la desnutrición, recopilamos datos nutricionales clave
como las capacidades y los recursos locales, las prácticas culturales, el acceso a infraestructuras
y la geografía. Estas encuestas son esenciales para la puesta en marcha de una respuesta eficaz.

Tratar la desnutrición aguda


Tratamos a los casos de desnutrición aguda severa a través de la atención hospitalaria (para
aquellos casos con complicaciones médicas) y con programas ambulatorios basados en las
comunidades. Sin el tratamiento adecuado, las mujeres y los niños desnutridos se enfrentan a
una muerte inminente.

Prevenir la desnutrición aguda


A través de todos nuestros ejes de intervención en seguridad alimentaria, atención primaria de
salud, acceso a agua, saneamiento e higiene, y prevención de desastres, trabajamos para
prevenir las causas que provocan desnutrición.

Construir la capacidad local


Fortalecemos los sistemas de salud pública locales para combatir la desnutrición e integramos
nuestros programas en las estructuras de salud existentes. Cuando las crisis desaparecen,
adaptamos nuestros programas para que puedan integrarse en los sistemas de salud y
transmitimos nuestra experiencia a organizaciones locales.

Investigar e innovar
Mejoramos continuamente la calidad y el impacto de nuestro trabajo a través de la investigación
en diferentes campos relacionados con la prevención y el tratamiento de la desnutrición.

Objetivo Principal, buscan prevenir la desnutrición de los grupos más vulnerables; tratar la
desnutrición aguda severa y moderada; apoyar las capacidades locales para el desarrollo de
políticas y planes de lucha contra la desnutrición; y facilitar formación a las familias sobre
hábitos alimentarios y prevención de la desnutrición.
Desnutrición y malnutrición
Suele confundirse el término desnutrición con el vocablo malnutrición, sin embargo, no son lo
mismo, la palabra desnutrición se refiere a la ausencia de ingesta de alimentos, por lo tanto,
ausencia de calorías y proteínas, mientras que malnutrición es asociada a la deficiencia, exceso
o desbalance en la ingesta de uno o varios nutrientes que requiere el organismo.

Causas de la desnutrición
La principal causa y la más común es la falta de ingesta de alimentos, lo que lleva a que el
cuerpo gaste mas energías de la comida que consume, sin embargo, existen circunstancias
ambientales, sociales y políticas que pueden incidir en la desnutrición de una persona, así como
patologías médicas que produzcan la no absorción, o absorción deficiente de los nutrientes
necesarios.
En el primer grupo podemos citar las hambrunas, guerras, conflictos armados, desplazamientos
de poblaciones, sequías, plagas, así como, la más relevante de todas, la pobreza, como se puede
observar específicamente en las países africanos, exceptuando África del Sur, y países en vías
de desarrollo de América Latina.
Dentro del segundo encontramos la anorexia, la bulimia, celiaquia, depresión, problemas
gastrointestinales. La desnutrición puede llegar a concluir en dos enfermedades: la
primera es kwashiorkor, que es causada por la insuficiencia de proteínas en la dieta y la segunda
marasmo, que genera una flaqueza exagerada a falta del consumo total de calorías en la dieta.
La desnutrición puede darse incluso en la gestación del feto lo que puede complicar el desarrollo
normal del embarazo, y que puede llegar a causar que el bebe nazca con muy bajo peso, sea un
niño enfermizo, muy propenso a infecciones, débiles y con problemas de desarrollo intelectual
y de aprendizaje.

Consecuencias de la desnutrición
La desnutrición puede conllevar a varios problemas de salud, dentro de los cuales podemos
nombrar, la afección del corazón de la persona, ya que este pierde músculos lo que lo hace tener
latidos débiles generando insuficiencia cardíaca que puede generar la muerte.
Afecta el sistema inmune, lo hace débil y lo hace propenso a la persona a sufrir de muchas
enfermedades, así como, infecciones, debido a la falta de glóbulos blancos en el organismo
producto de la falta de ingesta de alimentos, lo cual, hace que la persona sea enfermizo y que
las enfermedades sean difíciles de curar, así como afecta a la cicatrización ya que la hace mucho
mas lenta.
La persona puede sufrir problemas para el aprendizaje, retención de la memoria y en su
desarrollo intelectual adecuado. De igual manera se puede generar un cuadro anémico en la
persona, lo cual afecta directamente a la sangre de ésta.

Prevención de la desnutrición
La manera más fácil de prevenir la desnutrición es a través del consumo adecuando de los
alimentos y calorías que generen nutrientes y energía que necesita el cuerpo y el organismo
para su correcto funcionamiento y desarrollo. Es importante mantener una alimentación
adecuada y balanceada que permita aportar todo aquello que el cuerpo necesita, tanto las
calorías, energías y grasas para evitar una desnutrición.
En las mujeres embarazadas es importante comer todos los nutrientes necesarios, estar bien
alimentada, así como, la ingesta de vitaminas adicionales que puedan ser absorbidas por el bebe.
Los bebes, niños y adolescente deben ser bien alimentados, así como, gozar del servicio de un
pediatra que monitoree los valores de crecimiento, específicamente de talla y peso, para
verificar que el crecimiento se encuentra en los niveles normales para su edad. Todo esto debe
ser acompañado del consumo de leche en los más pequeños e ir mejorando su dieta y
alimentación dependiendo de su edad.
Mantener una alimentación adecuada, balanceada y en algunos casos dieta saludable, hace que
el organismo logre un equilibrio corporal que mejora la calidad de vida de las personas y evita
problemas y enfermedades como la desnutrición.

La receta para mejorar la nutrición en Guatemala


El problema nutricional básico de Guatemala no se trata de la cantidad de alimentos que
consume la población de menores ingresos sino de la calidad de la dieta y las prácticas
alimenticias. Esto permite entender la coexistencia de la baja talla por edad y la anemia en la
mitad de los niños y niñas menores de 5 años y el sobrepeso y obesidad que afectan la misma
proporción de mujeres en edad reproductiva.

El Dr. Reynaldo Martorell, experto internacional en nutrición de la Universidad de Emory,


explica: “La dieta del guatemalteco tiene un aporte excesivo de energía, particularmente por el
consumo de azúcar y otros carbohidratos simples, y está aumentando en grasas y aceites. Uno
de los mitos en el tema del hambre en Guatemala es que se necesita comer más. No se trata de
comer más de lo mismo, si no de comer mejor.” De hecho, la desnutrición aguda, cuya
prevalencia en menores de 5 años es de 1.1%, no es un problema de salud pública, contrario a
la percepción popular y presente en los medios de comunicación.
La desnutrición crónica infantil se produce durante la "ventana de los primeros 1,000 días”, que
incluye el embarazo y los primeros dos años de vida, y tiene importantes efectos negativos en
la morbilidad y mortalidad, la estatura, la capacidad para trabajar en la adultez, el desempeño
intelectual, la escolaridad y en los futuros ingresos. En Guatemala, la prevalencia de la
desnutrición crónica sigue siendo una de las más altas del mundo.

El ciclo de la desnutrición empieza en el embarazo, muchas veces de una mujer de baja estatura,
obesa y anémica, reflejo a su vez de la desnutrición crónica en su niñez. La talla materna
reducida puede limitar el crecimiento intrauterino y es un factor de riesgo de problemas
obstétricos al dar a luz y de bajo peso al nacer. Asimismo, el sobrepeso y la obesidad materna
exponen al feto a un metabolismo alterado con altos niveles de glucosa, aumentan el riesgo de
diabetes gestacional e inducen a una mayor deposición de tejido adiposo. De la misma manera,
la anemia materna puede producir retardo en crecimiento intrauterino, bajas reservas de hierro
en el recién nacido y una mayor morbilidad y mortalidad neonatal y materna.

Después del parto, los niños, particularmente los más pobres, están expuestos a prácticas muy
deficientes de lactancia y de alimentación complementaria. Las infecciones, especialmente las
diarreas resultantes de la falta de higiene y el consumo de agua contaminada, reducen tanto el
apetito como la absorción de nutrientes. Estos dos factores combinados, dieta inadecuada e
infecciones, son las causas principales de la desnutrición crónica infantil.

¿Qué se puede hacer?


Luz Lainfiesta, actual Ministra de Desarrollo Social, indica que la propuesta del nuevo
Gobierno de Guatemala para combatir a la desnutrición crónica se enfocará en la ventana de
oportunidad de los primeros 1,000 días con intervenciones que “aseguren que la madre y el
menor tengan lo necesario para una buena nutrición”.

Por su parte, el BID coincide con este enfoque y brindará apoyo al país en la adopción de
intervenciones principalmente a través del sector salud que incluyen: el pinzamiento tardío del
cordón umbilical; la promoción de buenas prácticas de lactancia y alimentación
complementaria; orientación sobre la higiene y preparación de alimentos; suplementación
prenatal de la madre con hierro y ácido fólico y del niño con vitamina A; inmunizaciones; el
uso de cinc y rehidratación oral en tratamientos de diarrea; y la distribución de alimentos
complementarios fortificados o polvos de micronutrientes a niños de 6-24 meses con
orientación a las madres.

A nivel organizacional, el BID brindará apoyo en la integración de un sistema de consejería a


la estrategia de atención integral al niño y la mujer a nivel comunitario con el objetivo de
mejorar la calidad de la alimentación. Asimismo, se propone incrementar no sólo la calidad y
disponibilidad de los servicios de salud, sino también la promoción de esfuerzos que aumenten
su demanda y utilización.

Junto a estas acciones que ayudarán a bajar la desnutrición y la anemia, se requerirán estrategias
adicionales para asegurar una mejora en los hábitos alimenticios en aras de controlar la
epidemia de obesidad, una de las causas principales del incremento de las enfermedades
crónicas en toda América Latina.

Clasificación clínica
Se manifiesta en 3 enfermedades:
Marasmo: déficit de proteínas y energía
Kwashiorkor: sólo falta de proteínas, aporte energético adecuado
Kwashiorkor marásmico: mixta
Características del Marasmo:
- Apariencia muy delgada, emaciada
- Debilitamiento muscular evidente y pérdida de grasa corporal
- Habitualmente se manifiesta en menores de 18 meses de edad
- Piel arrugada, caída del cabello, apatía
- Sin edemas
Características del Kwashiorkor :
Edema: "esconde" la importante emaciación de los tejidos subyacentes
Habitualmente se da entre los 2-4 años de edad
Descamación de la piel
Despigmentación del cabello
Abdomen distendido
Apatía

Sabias que:
La desnutricion infantil aparece generalmente a partir de los cuatro a seis meses de edad
Los signos físicos que siempre acompañan a la desnutrición son:
 Déficit del peso y de la estatura que se espera para la edad
 Atrofia muscular (se observa un desarrollo inadecuado de los músculos)
 Retardo en la pubertad
 Los signos psicológicos que siempre encontramos en la desnutrición son:
Alteración en el desarrollo del lenguaje, alteración en el desarrollo motor y alteración en el
desarrollo del comportamiento (irritabilidad, indiferencia u hostilidad)
 El médico también encuentra cambios en los exámenes sanguíneos y otros hallazgos que
indican la cronicidad de la desnutrición y que, en muchos casos, son muy llamativos:
 La piel estará seca, áspera y descamándose. Generalmente se observan fisuras en los
párpados, labios y en los pliegues de codos y rodillas. Pueden verse lesiones de tipo
pequeños hematomas en los casos que el déficit de vitamina C es importante. Si existe una
desnutrición severa el niño tendrá los dedos de las manos y los pies muy fríos y azulados
debidos a trastornos circulatorios. Generalmente estos niños tendrán lesiones en piel
sobreinfectada con bacterias u hongos.
 El cabello es seco, quebradizo, de color rojizo (o pajizo) y se desprende fácilmente. Es muy
frecuente observar que el cabello del niño tiene varios colores (negruzco en la punta, rojizo
en el medio y claro o amarillento en la base de éste) Igualmente, las uñas son muy delgadas
y frágiles.
 La falta de vitamina A conduce a úlcera en a córnea y puede llevar a la ceguera.
 Los niños, paradójicamente, tienen anorexia; crecimiento del hígado (hepatomegalia) y
alteración en el ritmo de las deposiciones fecales.
 La frecuencia cardíaca está acelerada (taquicardia) y son frecuentes las contínuas
infecciones respiratorias.
 El médico encuentra raquitismo, osteoporosis, escorbuto, debiidad muscular, anemia por
falta de hierro o vitamina B12, anemia por falta de ácido fólico, anemia por falta de vitamina
C o anemia por infecciones.
 Las condiciones de salud que ocasionan desnutrición por una inadecuada absorción o
utilización de los nutrientes pueden ser las enfermedades renales crónicas, las enfermedades
cardiopulmonares, las enfermedades digestivas, pancreáticas o hepáticas, el cáncer, los
errores del metabolismo, etc.
 Es muy frecuentes que los niños desnutridos tengan infecciones repetidamente; de hecho,
es la principal causa de mortalidad en ellos. Esto es debido a que el déficit de nutrientes
altera las barreas de inmunidad que protegen contra los gérmenes y éstos pueden invadir
fácilmente. Entre los gérmenes que más frecuentemente atacan a las personas desnutridas
están el virus del sarampión, del herpes, de la hepatitis, el bacilo de la tuberculosis y los
hongos.
Ademas sabias que ....?
· En Huancavelica considerada con el departamento más pobre...
* De cada 1,000 niños que nacieron en el departamento de Huancavelica durante 1986-1996,
109 niños murieron antes de cumplir su primer año de vida1.
* Un cincuenta por ciento (50%) de los niños menores de 5 años en Huancavelica adolecen de
desnutrición crónica1, y afecta con mayor intensidad a los niños del área rural (52%)1.
* No sabemos usar los recursos naturales y nutritivos de la región adecuados para luchar contra
el hambre y la pobreza.