Está en la página 1de 127

JAVIER RivERA BLANCO

De varia restauratione

11111111
A 1 A D A EDITOfiES
JAVIER RIVERA BLANCO
De varia rest-auratlone
LECTURAS
Serie H' del Arte JAVIER RIVERA BLANCO
y de lo Arquitectura
~ J ~~ r J. M. HOIMUCIU LlOool De varia restauratione
TEORÍA E HISTORIA
DE LA RESTAURACIÓN ARQUITECTÓNICA

~~ r<Nio. &o. d~n<ho.. No M" pennltc "'fW'Odudr. alnuurl-'r


~n fliiC'"'._ ck r«upuwión d~ l• tn(onrudón ni tnrwnit lr •lrru
pntl" ck c••• publh.• dón, cua.lqu•n• 1"~ t~• t.l rn.cd~o ~rnplc:..do
-dcorudni<:t:~o. m.rnnito, (otocop••· r•hK•On. rtt..-. ' '" el penn!.o
pN"Oto dC' la.. 111ul.rr• d,. lo• drf'(c:hot de 1• propl«<~d lntc1cau•l•

ut~oc ._,. Pl f'Q• uoA I S. m• r.f.,n.. de Mtlqw• ("rl,l~lo),


((JI O dC'I 1\>IOf', 199?•

e J"v'u R•vu" l:h"'·"<:o. ·1oo8


(;. AIIIAOA t: orroar.5, S,L. , 'aOOR
Calle til'l (::O•>b,.rnador 18
280if Ma.drul
n •l. , 91 ...29 68R•¿
ru. ~·· ,~,9 7507
\oWW ,Ahllt!.cclho •~• ·wm

•n~ 971·1 • ·96ns ·~7 · s


.JcpOuto l~al M·'2f .5il·-:tool

fl""",.pru.6ft Out u n Au.l


t•p...-uó.. 1-A~VI t
PRÓLOGO A LA PRESENTE EDICIÓN

Agotada al año de snlir al publico. la publicación De Varia Rtstaurotione. Teoría e


Hútorio dt lo Restouroci6n An¡uitecl6nica (Editorial R&R) se reedita ahora por
ABADA Eo tTORHS con nlgunott lige1'0S cambios manteniendo su espíritu ini -
c.ial. servir de: instru1'nt nto o jóvenes estudiantes de restauración y arquitee-
lura, nsf como n proresionales que busquen una int.roducció n sencilla a este
6mbito que cndn vez concita m ayor interés. a la par que se extiende entre los
e11pai\oles la conciencia sobre la con servación del patrimonjo construido.
Los textos reúnen diversos ensuyos del autor y se actualizan con un capi-
tulo final que ofrece una breve bibliografía por temas. lnduye. al igual que
lo edición anterior. In importante «Carta de Cracovia ~ooo», aprobada
f"n esu ciudad tras la l"taliuci6n de dos decenas de congresos internaciona·
les en distint.u universidades. institucion es y eentro.s de investigación de
Europa, y la participación de dos centenares de expertos y técnicos en res-
touración arqwteCiónJca de mú de 40 paúes.
El elenco de fotografías permite •u lectura suce.oiva e independiente de
lo• textos pon aprehender una hútoria básica de la inte,..-ención y de la res-
touroeión arquitectónica o tnvés de los tiempos.
PRESENTACIÓN

El presente libro recupera algunos textos. notas y apuntes ya publicados


sobre teoría e historia de la restauración arquitectónica, una disdplina que
empieza a conocer en Espa_ñ a en la Ultima década un momento cle expan-
sión y a la que cada vez se dedican1nás profesion ales de la historia, la arqui-
tectura, las Bellas Artes. la estética y otras ramas del conocimiento y el estu-
d io del pasado y de la contemporaneidad, como de su conservación para
legar sus producciones materiales y espirituales al futuro.
El primer apartado recoge un trabajo p resentado en la Universidad
lntet·nacional Menéndez Pelayo en el año de 1998. en el que se planteo la
ex-plosión del concepto de patrimonio y las nuevas fronter·as q1.ae entonces
npl'eciaba el autOI' en el relacionado con el ántbito arquitectónico histórico.
La segunda parte la constituye e] Discurso del autor en su entrada en la
Real Academia de Bellas Artes de la Purísima Concepción de Valladolid en
d nño de 1989, entonces impreso en edición no venal. más 1-esumido y sin
n Oll.\5.
En el rercer aparrado se ofrece otro trabajo del autor redactado como
11puntes de estud io pot·a el MáStcr de Restauración y Rehab ilitación del
Pa,.lmonlq de la Universidad de Alcalá, del que el autor fue cofundador y
es codi t'CCtOt' desde su Origen (año de 1993). Se publicó en la obra de varios
•uto•·~s Ttori'<J< Hi1tori11 dr la Ro<laumci6n. 1. MRRP. Univmidad dt Alcalá, Editorial
Munllln• L..rlro, Mndrid. 1997, pp. 100- 170, con un a bibliografía sumaria
hurrnncíon"l ,li(')lu•c rl1 cmtaque aquí se suprime por t·uzo •'\es d~ espacio.
Ef'tO~ r•eud1(•~ t·to•l''"'" un rrrnrrldo por div("J'NO:t momcntort de la histo-
rl• ti• lo N'•t•uratlón arquh•Wlnira, ~n •l••¡¡undo l'f'l•tivo o !!<pollo, desde
8 DI 'YAIUA AI$TAVftATIONii

lo• orígenes haS<a el siglo XIX . En el tercero se aborda de manera sencilla y EL PATRIMONIO Y LA RESTAURACIÓN ARQUITECTÓNICA.
m u~ sumaria. ~igui~ndo los propu~sLas de Luda ni. Ceschi. Basile y Mar- NUEVOS CONCEPTOS Y FRONTERAS'
conJ Yo 1ros amores itaBanos. las teorins más importantes aparecidas sobre
la m.ateria.du~n~tc los siglos XIX y XX en Europa. recogiendo reflexiones y
b•bhograf•o baJJca •obre los movimiento• folo•óflcos má> destacables, de5de
Ja.s ~osiciones dt la • Resuuraeió n arqueológ-ica • surgida en Roma a a~ .. tM&f!jft ' " ~'-!1 ti !)'fr. - · oll'ft6. (lll ~orop& G(fl(io JtJ
comtenzos de la decimo nónica cent uria. pa_sando por la "*' Restauración !~""" ....... ..,.,JJ<,._"' ~ ..,.,.
E.."ilis1iea» que codific..'lro Vio llet· le- Duc. h.~1a la « Restauración critica» Jod Own:o.A ,. c ..u:n
y d pensamiento contemporáneo. S,~ ... o ... ,.. . . .. , « ~ ..tJtrJ.J. do IlOft....., «.:..&.. Silla ~ dt
El trabajo siguiente es un anleulo publicado con .J título de «La restau- ._................... , _ . _... ~J.J ,._..¡. ..... r.~
ración critica y la problemática IIC1ual•. Se Lnua de u na ponencia presen- ......, 1M,,..,._ Jtftt•• ~.No lOa~ Jlntnwu11 f'II~ O~fW'­
,__,..,,,.,._,,...,.rtto.....,b~ flt lol ,.-.,¡,_,..~!l.
tada en 1992 al 111 Simposi JObrf mlouroa6monumrntol celebrado en Barcelona y j oH:N Rou..... l.o ~ ,Jt lo..,.,.... t8-l 9
pubhcado en QuaJmu CitnlijicSI Ticnia, núm. 5· Barcelona, 1993. pp. 19-26.
El ú.l timo C$tudio "e presentó u la 1 Bienal de Restauración Arquitectó-
nka eelebrnda en L'Ho•pitoiet de Uobregat en el año 2000 por la Acade-
mJa del Pannl. Con díversa.s rerormos se presentó en el Cu rso de Invierno
de la Universidad de Valladolid en 2001.
Finalm~nte, se incluyen una bibliogrnfín b:bica por te mas y la «Carta INTRODUCCIÓN
de Crncov1n» , el documento in le rnociona l m::ís reciente sobre restaura-
c~ión nrquitectónica elubondo por p1·ofcsionales de más de 40 países d e Hoy estamos inmersos e n un n'IOmento de posvanguardia y dent.r o de una
Europn y América . culLura tecno· cie.nlífica en la que es necesario rep1antea.r·se el ma~o reót'icO
en el que se producen 1.. restauraciones arquitectónicas al fmal del siglo xx
y en los albores del siglo XXI , pero también de redefinición de lo q ue es
PATRI MONIO ARQ.UITEOTÓN lCO. de lo que es un Bien de Interés Cultural,
aegún In nomenclatura ndopuda en España por influencia italiana" así
como de las nuevas fronteras que en este ámbito se están produc.ie.n do con-
linuamente.
En los últimos veinte ai\os t.l concepto de « patrimonio arquitectónico'»
h• sufrido una profunda l"etonfideración incrementando de manera nota-
ble todo aquello que se considero herencia material y C5piritual de nuestros
ontcpaudos desde nuevos valores fllosóf'lco-c:ientificos. Si bien hay que
con,¡-tatar que en úpa t'\l\ e31A cooceptua.Huc.ión se e.ncuenu-a frente a otros
pal•es europeos en e.tado de gr•n debilidad. siendo necC!al'io influir con
rotundld•d en laJ autoridades y la oodedad para que asuman estos nuevos
J)~JUfJUt".IIOI.

1\mnw .. Jlf_,m....&. •" a. \fnn~n...Wintf''"-""Hul M~n#nd~• J\o:b)"'. 1\.¡~ ~nJ . Riw:ny


'"tt" """-'-. ...,..,,,.__,,_......,..11V,
""v.u..~.1..a ,.,..., , ,, •7
ln.tkutfJ l •t•l\old~ Arquhrtt..-.... Untw:h.~ott.d
JO 01 \IAIIIIA ..U TAUIU.TIOH! 11

Gran parte de nucscro pturimonio nrquitectónico se encuentra con las HI STO RIA DEL CONCEPTO DE ARQ.V ITEOTV RA PERDURABLE
defensas disminuidruo, no sólo por la forrnidahle cantidad del que poseemos
-argumtnl o siempre falaz-. sino 1ambi~n por la falta de a5un ción en el En la historia de la humnnidnd generalmente ha e>ristido una idea de la
pensamiento de nuestros dirigentes políticos, más preocupados por actua- búsqueda de la perdurabilidad para muc~as arqujtecturas. Los dólmene.s ,
ciones de impacto popular que por tutelar la v~rda.dera memoria de los pue- menhires y crómltrhs ton «memoria$~ de ra11ecidos. ;~1 igual que muchos
blos. Ello ohliga a los técnico• e intelectuales a desplegar sus mejores dotes enterramientos de todas las culturas hasta nuenros días, como los de los
de persuasión para lograr nuevas orientac.iones en la administración. en los egipcios. pueblos del Egeo y del Meditel'l'ineo, etc.
medios de comunicación y en los scctore> de reflexión del p;ti:s. Para ello es Otras arquitecturas biWn su perdurabilidad en proporcionar la seguri·
vital ~novar los instrumentos historiognif'icos. multiplicar las reun ione.s de dad continua de sus habitantes (fortalezas, autillos, ~cintos amuraUados).
especialistas e in Oui r en los sec:1ores preparados para que entre todos se carácter al que t1'11tan de añadir el de la inexpugnabilidad y la autarquía.
tran.smila.n e.stas nuevas preoc:upacíonea por salvar la • memoria colectiva». Desde tiempos remotC» el hombre: busca en $US construcciones la inten-
No se Lra1a de cacalogar por catalogar. ni de restaurar de forma ago- ción de la permanencio y la eternidad. por razones religiosas. económicas y
biame, sino de desarrollar una política cultural envolvente del hecho patri- eStéticas, también por propaganda personal y según su idea del poder. Lo.
monial parn preservar todos l.. •e"•• de identidad de los pueblos. y no sólo mesopouimicos. asirios. etc .• para atemotizar a. sus enemigos. los griegos
las que estén de moda o ya consolidudu hístórjcamente, mentalizando de para ensalzar a sus dioses y cree•1cin.s, los romanos para. rep~entar su ima -
ello tanto a los sectores d el Eotado, como del mundo privado. gen del modelo a imitar y celebrar a sus héroc:.s (arcos triunfales. teatros.
Además. es necesario desarrollar con má.s talento la idea de la conserva- villas, columna5 conmemorotivn.s. etc.) en u n sentido de la cultura que dis-
ción- restauració n. pues en multitud de ocusione.s se está interviniendo curre poo· todo el Renocimicnto ( Julio 11 , Segism undo Malatesta, Piccolo -
m asivamente destruyendo rnás que p 1·oregiendo los bie.ncs arquüectón icos. mini ... ) y llega ha" o nuestros dla.s (centro Beaubourg de Po mpido u , la
Hny que poner limhes y barreros o In ncción exagerada de la restauracíón en Pirámide del Louvo-e y In Biblioteca Nocional d e Mittcrrand., .).
España que bajo pl'esuput.stos co mo el d e la ncccsiclacl (le nuevas funciones Para gnrnntiznr l:.t « ideo», d se1· humano se ayuda e i.nvesúga incan.s.a.ble-
u o tros nrgumen10s .provoco n nccione:s verdrtdenHncnce itJ·eversibles y m ente el dominio y el con t1'ol de la 4; materia» , así, por ejemplo, la Roma
d~1ños irrtpH l'(lhl es. reducida a ruinns y fa·ngm c n tos e n In Ednd Media p e1·nlitió aquelle~ expre-
sión Romo quantafi¡¡'f iJJStl ruiM doctt (Lo ga·n ndc que fue Roma u na vez, todavía
se muestra incluso en lns ruinns) y es evid ente que otros grand es ed ificios
ARQ,UITEC1'VRA PERDURAU LE de esta cuhu.r n aún proclaman 8u sentido de la eternidad j un1 o a otros valo-
res, como el Acueducto de Segovin, el Panteón d e Roma o las Arenas de
E ntre las muchas d efiniciones que se podrían aludir a: lo que es Patrimonio Nimes por cita.r sólo algunos de sus muchos testimonios y que ta.n copiados
(véaseJ . - 1'. Babelon y A. Chostel, Lo notion depatrimoint, Liana Lcvi, Auvenas, fuei"'n por estéticas y perun.n·dentos filosófic·o s posleriore.s.
1994), nos interesa ahora destncar unn no hooitual , aquella que considera Pero j unto n esta concepción de lo pet-durable surge en el Renacimiento
arquitectura pat-rimonial la que por sus cualidndcs o significados debe per- la idea de la 4:;renovnción• . en la Roma que quiere. revivir el mundo clásico
durar para su fruición por las generaciones venideras. La acepción de lo paradójicamente, pero super,ndolo. Así el Papa julio 11 det:ide destruir la
perdurable. según la Real Academin Espn"ola. e• muy sencil·la. se t.rata de venerable basilieo de San Pedro que se comt ruyera en época de Constan-
aquello que dura mucho. que es eterno. sin fin , perpetuo , perenne. tino el Crande. construyendo un nuevo templo pa.r a rivalit.ar con Santa
Sería tanto la que se construye con la mt~nción de que permanttca y dure:. Sofía de Con.onantinoplo.
como aquella que se decide c.on.sut10r por sus valores .sobrevenidos por las En 1517, tres ••'o• después de fallecido Bramante, se publica en la deno-
diversaJ culturas que le han otorgado contenido•. nunada p reco.,.mente Ciudod Eterna un opúsculo titulado Simia en el que
En ambo.s casos afecta a la idea de Patrimonio con las concepciones del K a1ae" al ar(¡uurrlo • Rov1n1n1t>» (arruinador) de 1~ b~ilica paleocris-
mundo moderno~ legado de nuestros padres. de nuestros antecewl"6. tiana . f nllw narra u l\ll turu>.. anlrdota, oq¡ún la cual rl arquitecto allle-
12 01 Vü!AR:UTAUI.U10Nt n. , .fllMO HIOY U RtSTAURACiii H A"OúlllCTOHIU.

guardados como representación de la cultura y de los hombres libres, on


contraposición a los salvajes que los destrufan. De e.s1a manera se intent.Dba
detener las dc>lrucciones masiv.Js producida> en las algaradas que buscaban
aniquilar todos los signos euhu•-ales y arqttilettónícos del op•-esor «Ancien
Regime». con lo c¡ue se inaugurrtb;:a lA neccsidod ele crcnr u n invenLnrlo dr
monume n tos a seleccionar y el m étodo sobre cómo cons.crvilrl os. Surgil'fnn
d Catálogo Monumental (el Inventario) y l:o Tcorla dc In Rest~u ración.
Con el Romanticismo, durante: todo d síglo XtX, se tomó conciencia al
producirse los re$urgimien1os nadonales. el ncocristianismo y el raciona
lismo- de: la importancia de las arquitecturas medievales. momento de-
esplendor de la moyoria de los nuevo> Eswdos. Sin embargo. los añadido•
hjstóricos de épocns posteriores a la primitiva que rompían b unidad dr
es1i lo f"Ucron despt•tciados.
A fl n:olesdclsislo XIX, con Luca Beltraoni.Jo hn Ruskin. CamiUo Boilo y
A1qu1trt.'1um domklb v o:~gr:~ria. Mitlv-la·f'OI'(1,1!r.md3. sobre todo 1;0 f1 C ustnvo Ciovannoni se rue tnli'Od u ciendo la idea de lo lrn~
Del rt"fonot:imicnto rolec•No de 1M gruncks rnonumtnhh trndidMiiiO st ha ~)lUJo cendenda de pi'Oteger ln.s distintas apo1·wciones de lo historia, los elemento"
a la valoradón dt' IOIS ¡uqu•l<tluras m(ft(lf'tS (foto dtl :.utor. UUI:ll
añadidos pot lns distintas épocas d el periplo existencial del monumento y
también. el último. formuló ya la i.nporumci;.• dd entorno ambíental. deo lo~
gar al cielo se encuentra en la puerta a San Ped.ro. quien le echa en cara cascos histonco~ en su conjunto y de las ntquhec&uras menores que como
haber dt>struido .su iglesia que tenia grandes "-alo~ por su anaigüed:.d. Tras coleclivo edilicio se convenían en monumemo. vi¡iones que influyeron
una inleresante disputa y enfrenumiento entre ambos, d santo defen- poderosamente en la• suce•ivas Cartas de A1enas (1931) y Venecia (1964)
diendo los valores del pasado y el arq uitecto lo11o de 1(1 innovación, éste Ha sido necéSario c•perar a la Ca rta de Ámsterdam (1975), a las de Crll
decide abandonar el Ciclo y baja o· nl rei no de Pluló n, ni Infierno. para nada , Toledo y Ntd •·ob; , pnrn que la ciudad h istÓI'Í<:.ll haya sido con,.1de•·<H-I1•
J"econstnairlo enter o. ele mento primo •·din l de ln mem o1'iM y pot·o que se l'eco men darn of'iciul
A l mnl'gen d e sitm•cione.s fllosóficns y 1-e.ligiosas tfp ica.s del Re n aci miento mente su pr·ese•-voción Ucgándose poco de.spué~ n lns Oeclaraciooes Patt1
se lnUCStt"nn ya las d os p Ojtura.., q ue p r•evalt:ccrán h asUl Onales del siglo XVlll mon.io d e ln Hu m:midnd, pen.sam.icnto Olosófico que yn estaba imp~1m C"n
y comienzos del XIX: la valoración del pasado por unos y la necesidad de la las visiones deJohn Ru.•lún y William Morris }' la S. P.A.B. (Soat!JforiÓ< Pro
renovación c.orutantc por oc ros. lrctiOfl ofAnc"n Bu,/do"&'). La revitaiW.c.ión dc la ciudad hU.órica -segun •••n•
En la Cpoc.a del llum inbmo. la Hunrac:.ió n y el Neocbsicismo surgen nu~s documentos- debe verificarse ra~orecaendo a sus habitantes y pro
las 1eonas positivistas y ctc:nuOCHs. se producen los viajes. se desarrollan las moviendo el desarrollo cultural. económico y social de sus habitantes.
ciencins de la Historia. la HiStoria del Arte y la Arqueología, se descubre
Pornpeya, 1 lc:rcula no y la Mngnn Crecía. El ser hu rn:mo to mn co nciencia de
que ahora pertenece a un mundo nuevo. distinlo del nntcr·io •· y surge asi );a l..A REVOLUCI ÓN DE LOS ÚLT IMOS VEINTE AÑOS
necesidad d e conserva•· testimon ios d e algunas cultut'OS <1ue han pericli- EN EL CO NCEI'1'0 o e ARQU ITECTURA PE RDURAB LE:
tttdo. en esta ocasió n sólo de las el~siea.'S y algunas exót •ca.s: oriemales. pero lA CONDI CI ÓN DE M ONU MENTALIDAD
poco n poco se irá ampliando CJta concepción.
En daño de L794 se produjo la Oedaración de la Convención Nacional En hu dos uhomns décadas. primero en los polsct anglosajones. y p•ulatlna
de 1• República Francesa, en reaccion contra el Vllndoll•mo de los revolu- mente en lo' lM1tt1nJ. ha ido U'11nsfonnAndu"'c- rl concepto de o\rquurelui'"A
ctonarios y p,.oc:Jam6 que loaanonumentos dc>btr-n \rt procr~ltlo!C y a:.lva quf' dcht P" t tlut •• . cif'W\rrollando'f' nuru• '"'"'lultdlldrt p1u nmuntt~lu y
DEV.utlA llSt.WitAfiON~ U PAUIHONIO Y U JIES1AURACt0H A.lt0UillCT6H1CA 15

conc~ptos de la memoria. Sucesos como la des1rucci6n de Les Halles de


Pari.s de Victor Bahard en 1971 provocaron una reacción popular impor-
tan<e que salvó la Care o·orsay -luego convertida en Mweo del siglo XIX-
y de mucha.s arquitecturas de est~ cen1uria, asi como conmovió a numero-
sos grupos de mtelectuales y profesionales paro estudiar y proteger la que se
denominn1'll Arqueología Industrial.
Desde 1965 en Francia y también por el clamor de importontes grupos
de ciudadanos e intelectuales se empiel.nn n clnstficor y declarar como Arqu(ologla. VI.Jia
monumentos a proteger los ed ificios de Le Co rbusier, Perrcl, Ma11ct ..Sle- Adnana. Tivok
lo ruma ronsti'V~a
vcns. Snuvogc. Lods, Beaudouin. Prouvé y 0 11'08, incl uso de e_n Lidad en ~us valores
menor. int•·oduciéndosc así la valoración d e In arqui tectu•·n del Movimiento document.1lei
t: hislóncos.
Mocltmo y de la del llamado Estilo lnttmadonol. (Foto dt'l autor. 19981.
Junio a este proceso se desarrolla orro paralelo en e.l que las in\·estigacio-
nes de geógrafos, etnólogos. historiadores, arquitectos. aparejadores. inge ...
ArqUIIt'CCI.*r.l
ni~ ros y otros profesiona.Jes van induyendo las construcciones y la arqui- 1n t('t'N('iorol ~ 1ngm~
teclura rural que n::prescntan modos de vida ton vigor en España hasta los d<bDR<Yoluo6n
lndul<noi.C<nttO
años 60 en que se inic.ió la gran industrialitación y el inicio del masivo
- d< .. lndiAin>
exodo hacia. ln.s grandes ciudades. modos de vida que tremta ru\os despu~s y d< .. ltmi<a- Pari>.
yn hl\n d~saparecido en gran medida y que exigen proteger antes de su ~ ......
posgutrr3 ('1'1 b Ot((ft'5(,
nhsolum desaparición edificios como los palomares. In$ casas de campo de .sus Y3IQm romo bórYtda
dt~apoyosy
tienu y ludrillo. lt<S alhóndigas. etc.
su pm:ocidad lkn;:..
Más reciente aún es la necesldad de inventorinr, conocca· y u·atar de sal - convíttltn ~ cstJ (Oftr
vn•· nlguno,_ tr.st imon io$ de la n rquitccluru p•·c indusu ·inl de funciones obso ... ttu<:d6n tn un nhf'loo
slmbolo de 1.:. mfldc:rnldad
lecas. co mo Jos teje ras. los mol il\os. los CM\nles. etc.* y de los aWI'I(tS 'c:cnoló·
Pe1·o ln revolución que afecta al conCCJ>IO del J>nttimonio es implU'ílblc, 9100!. dtt siglo XX.
!foto dtl autnr, 1982).
po•·q ue. como escribió Malraux, la idea de In bellez:1 ha sido el mayor
enigmn del siglo XX ampliando sus sen timicncos hacia muchos factores
hPsla nhora insospechados. En toda Europa s~ incorpotrtn ya en los calálo-
gos de arquilectura perdurable -como cOil$ecuencia de la cuhura posün- truido en 1966 en Orsay o elemen1os navalc:J del patrimonio marítimo y
dustrial- l:u antiguas centrales hidrodéctrica.s, l:u siderurgias. las mjn.as. las lluvtal). En toda Europa el «Toro» de O.homt. por >US valores simbólicos,
fábrica.> también obl>oletas. los vertederos incon1rolado.s para su n:¡aaura- por su capacidad de c:omunicac:ión. por su exce.lente diseño. es un ohj~to
ción y nut-v:t vAloración con el paisaje. Y por supuesto han aparecido sen- tlrdorado que perteneee al acervo cultural de todos los pueblos y que ha
sibilidades nuevas hneia los objetos de In ciencia. la técniCA y la induslria .-lctan{::tdo Y.alor universal.
(elementos militares antiguos como los rnmosos carros de combate Otro termino nuevo (véase M .A. Si re. Lo Fro!1ct át Patrimoint. Callimard.
o(c;ti!,~s•. las máquinas del tren. coche.s y carros de tracción animal, ejem- 1«)<)6) son los « lugares de la memoria'». espncios, cons-trucciones. sitios en
plo singulor ya concebido como pat•·i morlinl e:s el occlel'ndor de iones coru- lu'i hon vivido personas re levantes o d onde bnn ocurrido $ituaciones
C.( UcJ
11 /t~cc ndentcs.
co mo los campos de exlt l' ln ¡nlo nuzi. 1-"li•·oshlmn, lo cnsu de:
Dr (;aulle en l .ílle. In de Bónnporte en AJncdo. In lmbhución de Van Co~h
2 Vi•llr lltltuf' f'•UI IIUIM•rt•m.., lf!m• cll" t. IJtc ¡uh~Hir~ ,,11111) l"''lwhhld•1 rl tuh•Jtt d4" 11,il'fl
( ouUiurti puhliudu ru ·"f•lfl~liff,. fo(M, n 1) 'l't, 14)¡¡0 '" Auvr•·¡¡r (drdu,·odu •" tg8¡). In 'Vtullrlnn•l• ho r11M11 dt Btnjom•n Frnn
t6 E"1. PATRIMONIO Y \.A RlSTAURACIÓN AJIOUUUlÓNIU

Id m en Filnddfia con unos s impl es maderos. el templo de Vejo con unas Jurgirá para intentar afrontar este:
e-structuras metálic..'l5, etc. Se bwc.a .s:alvaguardar ti espíritu. lo intangible. ric.sgo tran.snndonal en el que
las emociones de estos lugares, la atmó•fera especiol que se rcospira ~·dio.. personalidades eomo H abermas.
úta consideración se extiende a objetO$ c~pc:dficos como la carta abierta Beck. Ciddens y o ttos tratarán
de Zoln «J'ocr~M». publicada en Lilurort en 1878 paro defender a Drcyfus, de desarrollar mecanismos Clontra
que ha sido declnrada para que no salga de Frnncin . siendo después adqui - la sociedad de riesgo y a favor de la
ridn por In Dibliou:::ca NacionaJ frances.1. o l:•s marioncu\s ele Nohant. de.moernti:u~ción del planeta de.fen-
De igual forma se dM.cubrc en tiempos I"Cticnt e~ 1" necct;idad de prolegcr diendo sus valores. Otros muchos
los contextos en los que apa1-ecen o se lrt$ertan los objetos declarados y tam- a,spectos po!iitivos y negativos se
bié n el pnis:~jc. As f los yncimientos arqueológicos. lo8 s irios h istó ricos. poddun p1'C$Cntar a u n intenso y
m·quitectónicos y nat u•·nles. Pe. ro t;m1hié n d e b e tLnebt·sc la unidad de ele- cm'i pet·man~nte debate. pea·o éste
wnenws pnrdnle$ - una h.-bitación y su mobi liol'io- que clebe ser pr·o tcgida Toro dt O!lbornc. Carrttcras y campos de Extrema.. no es el mcunenLo.
dura. (foto dd autor. 1999). Oistllado por Manuc:l
ín tegro m ente - una botica y sus redomM-. - una bibliotccu con sus e.uante- Sí inter·esa tamizar ya las n.ueva.s
Pri<'to en 1957, ) t in~talart)n tn l.:1s orrtlcrn.s opa·
rfns, libros y mobiliario-. y por ello. sin discU$lón nlguna, una catedral con "ot» para prOm()(iQn~r un~ marca de: alrohot la fro ntems patri moniales para que se
todos sus objeto. muebles y liturgico• - • illeroa•. f.•cistol<>. ambones. púlpi- ley de s.upr"ión de: publtcidad par.1 tv~ tar d~lrac:· supcN:n los erro re& de la posvan ..
""""'rn tos condurtOI'<S rond.OO b ímog<n • des-
to.s. ropas. reju. etc. oparecer. S. produjtron rca«io<>cs d< b sOO<d>d guardia y lo insensibilidad tecno-
tn su ckfcnta. El p;arl;amrnto c:sp;.lklt apcob6 su ciemifica. en la que se redtacen las
Indulto y Sof roMttVaron sin la marf'a. Hoy ~
viaiones fragmentarias de la c.ons-
txt~m por algún otro país dr: Europ¡¡ y AmCnca
NUEVAS FRONTERAS PARA UN NUEVO MI LEN IO Central. El t.lto cid dis<ño prvvocó que b sodrdod Lrucción histó rica humana (Cianni
tnt'Ontrara en ntl» •torgs, un sig.no dt ickntidad y Vall imo) para considerar y propa-
dt' valor rot<'Ctivo p;rtñmonial
El pt•oceso de nc•·eccntamiento de lo que se eru Í('l'ade por tesor·os de los pue- gar el patrimonio um to e n su ver-
blos y lns culn.arns va a ser imparable apor'tnndo por un Indo la conciei'JCia de tiente ~ticn, como estética y téc ni ca; ésta citncíf'ic~. la o tra $ubjetiv-(l y la pri-
In impcu·umciu d e In memoria. de rcsc:ounr c:1 o lvid o . de utili~nr ln.s potencias mera mornl, que deben cam ina•· juntas e n In rmlvagum-dia d el acer'Vo cultUI'DI
d el Jthnn pn 1·n salvaguHrdn r aque11o que exüte, ¡')CI"' c1ue en In conciencia está de la colcct ividad.
nuscnt c p Ot'( IUe no se le ha dotado de valor ~~ún o n o .se hu te nido la senslbiJ i- Por ello el Pairimonio no es ya sólo lo histó t•ico y fís ico consolidado s ino
dnd sundente pal'a comprenderlo. Stn embargo. uunbién u-aerti g raves pro - <¡ue trnsvn.s..1 f1·onteras y e ntrn en el mundo de lo intnngiblc e. incluso. de lo
blem l•s . pues In muhipHcación de los objetos provocnrñ el debate .sobre los inmaterial y espiritual , que saha del monumento ni área ed ilicia o incluso
sujetos que deberán actuar sobre ellos par:• p•·otegerlo.s nctivn meote, sobre metropolitana pa ra internarse en el territorio y el paisaje. Cuando se cata-
quienr& y como se formarán los nuevos restauradores . .sobre cómo las admi- loga una mina aband onada o un ecosistema. una eañada. real, un .sendero
n istradone> serán capaces de entender estas nuevas demnndos y encauzarlas natuml o un itinenrio cultural (Camino de Santiago. ruta de los 'ikingos,
p•ra que AC>n valores culturales que dignifiquen el espíritu de los hombres y a ruta de los guaranies. legado andalu.t), se estj poniendo en valor toda una
la ve~ Objetos económicos que puedan potendar su felicidad material. Se •cric nueva de scnoibilidades dd ser humano para proteger un pasado que
incrementará el turismo cultural. racional. democr~hico y que otorga al ser preei¡nmcnte. cada vez es m enos extraño (parafrueando a.l contrario a David
humano una nueva dimens·i ón aJ hace1·le disfrUiar estéticamente de nuevos l.owhental).
valores. pero j unto a el aparecerá el turism o de m ns.'\S, dü·igido. sin criterio ni Desde o tros parámeLros, el comienzo del siglo XXI también se pregunta
formación, en muchos casos vandálico y que pondNI en&"'"'"' peligro el Pntri- .tiObre o l ras problemáticas del Patrimonio: e n e1 siSte ma o perativo sobre la
m o nío. ln glohnlización .se.rá otro peligro que bu.se1u'•' dtsminui•· las identidn- 110unci6n de cdterios después del conocimiento previo, dd desarrollo de
llts indivadlJnli1odns de los cultur;,s y CJUC octuurl\ lwttu·luwinmentc pnr.• un i- nwdt•rnas metoclologiu. del conocimiento pro fundo de la$ ontJguo< técni-
f._Hmn•·IM pt1 1 ru·u•nt'~t r con ó naJC"illl y nt"ort•l uult.lh.t•t~~, uunc1ur In rtnrri6n C"n\ y tlr lu lndual(u~ de In$ más 1nnovnd urH.II trruol ogfa~ con te nlJ)Or dntn!ll.
!\. PAfliUH OI\ItoY U RUl.\UIUoa6H MOUrn:CTCHtCA 19

AtqUfOIO!Jt:l • nMif~«~l
&rt' 0'0113:V P4rk.-
(Folo IUJICH, 1097).
ln saJvarlfu\ de C''>UI Cunjuntns u rbano~
estacl6n dt rcm;(~~ml, S..'tiiC'.a de: P:lt7c:uaro.
dts¡XIk etc- IJ puU:mtt'a Mt~IC'O. {fotoaulor,
d<StruMónck t998~ O ambitntt.
lt< 11>11<\. """"" ft tntOf'no ';' lo SONI
101 rons;~g,1fión C'Onform.-.n uro
de los v310fn dr 1:. •dc1U!dJd patnmontill
oarquHt'rlUm dt'l tuenll. dt lm putblos.

Arq...ulctlur.t dd
Movum('nlo Moderno..
Pabellón tlr Mrts..
8:t!fflonJ, Rrrun,.uu)do.
(rmo t. So!AJ ArtJu•t«:tura popubr.
Con b postmocl«oicl>d y Cala~ de La ~ndt'l~na
w tf'C'UpmKtÓn ck ~ mS.:.nuf'c
h:rstOn;l ll liiJUdtC'IUfit ck Bogou c-.
r.:ttKin.)l•\lol c:n1r6 a troto cklluCOt) La rttu·
penc:nrccr .1 un.1 r;asc: pc-rtc1ón sosten1bk de
de 1:1 hum:uudild lo~ C'llnjuntM cxpllt:o 1.1
<:onduidll v C"!l•m;¡¡d.a vnltlrtd dd todo v de:
como un cklo (VIlural 4.'01d:l un~ dt bs p:ltlts
C't'Trado J foc:'at21. mw ind~Selub!Udad,

l llt1tto~rlos Cul tl.lrJtc:J


Eur()pcos. El Camino
dt $:)nt•ago. SantuiUió
d" lJi Ptft'9ni'IOl.
P:u~~n "-'lur'•ks.. S.•agon lltón). (foto
Jade. hlas ~~u~ autOt, 19851 Un nurw
Esp;li\3 (Foto ...... p:unmonto nM'tg.t
1997). U mctho nalural t'04'I fucrlOJ. d unang•blc
pu~e S4!r m¡\' n •n.cnos e 1Mt3tcria1 que lnC'IuYt
virgrn, pr-11~ siempre el foldt~n.:. las 1dea~
ha H tado lniC'nKtuado (C."lmino j/K'Obc'o de
pot d hrYnbrt. (n la lntntamblo t\lhurJI)
xtu.alld..d ('Off( graves ( lndi.ISO ~ Sl1\
'IIC:I90S pot ft fUfi)IIIIO de
"'"~ ~ romo b\
~ 'ptnO . ,.., ~..
d~tr,t'(tllnf'\ (U!IUfilln
'"U'i .. w.rt o lo\
IU!JlU'\ dt 1.. • rflfl'l'fltl. -6•
20 11. PAIItlMONIO Y 1.A ltUTAUitAGIC) N A'10Ulllc:T0NICA 2J

Finalmente se llegan In preoeupoeión que tras<:iende al monumento y a


los conjuntos arquilectónicos. la de la teoría más actua1 con el debate sobre
'consrna~o rt-stourof y de qué snaneru y cuándo desarrollar ambos. porque
incide en todos los problemas hoy planteados' cl u•o sensato del patrimo-
Monumtntos
nio, la rehabi1itoc1ón pertinente. el completamiento de la~ carencias. el lladidon~b. Pa.IK'io
relleno de las lagunas, la opctón preservacionista y la que opta por la creaú- S¡>ada. - _ 1tali>- (foto
:~u;or, 1998}. Asurn..d~
vidad. é•t• bion dosde la contemporaneidad o bien desde el resurgir de los

;~§~llii~~~~~
rteo-estilos. Y aquí tendría cab1da tamb•én las ~construcciones por cat.U- ., dodc posiao¡)('S
C'l.lf'Otttltrislas. C'lltSIC)
trofes o por p~rdidns u olvidos. tocb'" <OI<'<lM<bd
JlO' pbncta
dd rtdama
En definitiva, la fllosona contemporiineá ante el Patrimonio Histórico romo mot'IUtntniOS
de 'as putbb C'diraos
Arquitectónico en Europa y en Espai\11 ,en la que están trabajando imponan-
OIJ MIH 01 la ddiniOOn
tes especiali.'«as, como Sir Bemard feilden y David Lowenthal (en lnglaterra), tofoft~lisGI pttdomin.ln-
IC' ha\ta f('(has tt<ttntrs.
Babelon, Cha•tel. Choay. Cutllaume (en Francia), Dezzi. Bclllni, Carbo-
nara. Miarelli. Cristinelli, Paolucci, Marco ni. etc. (.,n Italia) o"" España
cspcdalistasM"nsibiliudos en d Patrimonio y la recupe.rac.ión de la memoria.
Las tnmsformncione1 son de tal calado que ya d mismo Con sejo de
E u ropa dellende tu rccuperacion y la.s rc.n au_raciones de los Centros Histó-
ricos promoviendo 4:vivíendas socinlcs• en estos ámbitos de la ciudad al
darse cuentn de que existe un thnboli.smo ver·tic:al en edificios de valor his· Arquilec:tum del j~rdin.
tórico cuyos h nbitnntes los m nltrntan pot'C(Ue en su motrginaJ idad estfin ata- Vlll:. d .Óit. rrvoh. ll!lllll.
(folo :autor. 1999).
dos n lo infr·nhumnno y la historin misma se convie rte e n su símbolo de
Oc:sdc: l3 Cart3 de:
deterioro vive ncíol. V.:ll('(i.1 (1!1641 Se" in('luVt
el jan.lin lvrno
rs¡>acio rttonumc:nt.:ll a
pmu:ge:r: desde la dt
CrnrQvia (2000) se rd·
S I C LO X XI
vlnd10 ('! p31S.1je (l::tnlo
t i rur:tl como ti urbano).
En el nuevo milen io seremos tcs1igos de muchas transfo r maciones en la
coocic ncinc.ión de los se •·cs humanos hoc1a el Pacdmor~io. pues ya lodos
se habrán convcneido de que c.on~lhuye unn evide.nle plusvalia y su gestión se m a1·cado por In Cont:t'nC'IÓn drll,atrunon.o Mundial que, C-01110 i nstrumen lo de
verá invadida por los grondes operodo•·es del consumo. Será un pode,r que amereambio cuhul'al , es el doc.umt!nto r~ttificado po•· mayo r número de
provocará una lucha dificil y que obligará a los prof•sionales serios y a las Ji3 tses (155) en estos momen tos y que ha dado lugar a la creación de las
ad,ministracione$ a planificar la defensa del propio objeto patri monial drelnraciones dt Pat rimonio de J;,¡ 1 l umanidad.
conu·a esta.~ nuevas formas de co1oniz.ación que. ndernás, se apoderarán de la nueva valoración del Patrunonio llegatá a moviHz.ar grandes masas por
todos los beneficios. toda la tierra ansiosas de contemplor y disfrutar lo mismo obras de Picasso.
De igual forma seremos testigos de la •laicización• absoluta de las cul- virámides egipcias. lt-mplos japoneses, arte c.ontemporáneo. santuarios de
turas en las que cada Patrimonio aleanud grados de universalidad provo- Nub1a o. incluso, los ámbitos sin monumentos por los que discurrieron las
e,ando la propiedad común y la responsabiltdad eolectlva de su salvación aottododes del Sahel o los mdtos americanos buscando captar •spiritual-
por codu las comuntdAdti dtl plan~•• p1r• lranun•tlrlo al futuro. con "'tnle su euhun nlmntertAI, según h" dt"fC"ndido C~orga Zouain. DirKtor
tntll"(>("ntl .. nrtll tm•l deo C'lutrn pene• la• Uhtl•tlfl• tlr• t i " \lr(tdtn" t"ut ya Adjunto drl ( • '""'<Ir Poltrnnon•o Mut~<h•l dr l.o UNFSCO
01 YAJI.IA lt&lf.t,URAHOHt EL I'ATR!NO..IO 'f L.A UJTAURACt6N AltOUfl!CTÓHICA

Pa~jc rutur:.l y pa~JC­


l"grnlt:fia p1tindumtat
rnochfkado pcx t i hom~
úrlusas dt Ft óm ~la
bre. ~ Médubs. mlnas
Patrnlí.a C;lnal dt
dt: o-ro romal\a'\. ltón.
Ci)1,11J (rót o autbf.
lfoto dd auttK, t 97Bl
199S). U s rt"VCitutiOf\C'S
A poar dt habcf.s«J
•1\du\t.nalt< ~n rorwlr·
Un:.l modtfetattón dd
nitdo a las rvtu,r» agr.t·
hombrt p3ra expoliar a
1ias a su cks;)~f .nóf1
.., llffri $US nquua\,. 5u
Aún K" es1.t 1 lkmpo
5imbokl de: un tJttY1P0 y
d~ rnta1ar las .nt ~-
ck' unas rtawadts ob&ip
uunum c1t ff<Jodlol hoy a wklr.ior tStaS
V (()f't'IUn ic':K10nn. a1l
IC'ÓQnC$ como resuttMD
romo •~ mm.tJ\KtiOne"S ck un dts3frollo SON!.
y rirmcntos dt uso :ante-
[n d lado opu<siO d< b
rtCNTS fpo¡:1oftura. b-n~
«~h......... ;o!
ck•o... ~ chalO\, tgual qUC" Las Mtdu~ se:
\afinas.n~
h.ln d<dorado luc¡am
tl t.) p;:tr"J ~dt'r
P;ttrimOftio de b
nuestro p3SJdo..
Humanidad. cspaCIQ\. qut
t, memoria no qu ttt
olvidar para tvhát su
Hasta los "'' o• finales del •iglo XX lns ddlnícionts de PaLrimonjo a nwtl rrpttJc:lón, romo
H1roshim.1 o Au:)chwttL
mundial (Ca•·t:~s de Atenas. Venecin , Á1n.stcrdnm , cte.) han tenido un carác-
le r n etam ente eu i'O cen tristn co n esti m t'cion es d e lo valo~able desd e su
únicn óptlcn, por lo que:: hoy son c:omp lcuun c n te inex-actas paré' ser aprecia- No se trnlfl yn •6lo, co rno novedndes pnn• el siglo XX I. de incorporar
da~ y n.sumidns en lo mayoría d e las p nr1es del planeta excluyendo a g r an l ugnrcs e n los tlue hnyn i ntei'Ve niclo e l h o mb r·c, sino también aquellos en l os
nü nlero d e culturo.s d o nde no se accpcnb:m testimo nios vernacuJrt.I'CS, apoJ·- (tUe lncon scient enH!nl c ha creo do « pnisajes c u ltu •·aJcs de gran fuer7.a y
tncio nes d el siglo XX, rcJ\Iiz::-cion cs in mntc•·i:d es. rnotivo yo•· el que queda · vigot·»: es dccl t, t\demiís de los jaa·dincs es put r imonio bu man o también In
ban fu e1·a de cstu f't·ontero pnt rimo n ial buena pn rte d e A l"1·ica. Asia. A m é- modulAción l:tbo l'nl d el t c n ito rio. como las ter razas agdco1as para cr~nr lo11
d en, Ocenni" o . in clw:o . d e In 1n ism11 E.uropo. n th ivos, la invns ió n con nguu de la! tic•·ras parn d esaaTol1a r actividhdtll
Com o ha p •·obndoj e.fl n - Louís Luxer\, Sec•·ecario Ccne tall nternacio nal 1•nndcras y piscicolns. Mfts ;•llfl se encuentran los l ugares esculpidos y lah1•11
de lCOMOS. la mayol'fn de los mfos de 550 dcdaruciones actuales de Patri - d ot po•· la mismn naLur:,le1..H com o d Tcide. lns Mo ntanas Rocosas. hu cntn
monio de In Humnnidnd se h:u\ 1-ealiwdo con aquellos critc•·ios cw·o ccn- utas de lgun·tú o Niúgotn donde ho surgido un Patrimon io Nat u rnl yn
tl'istas y pertenecen n pni~es de Europa. provocando una clara fru$tración •••Jllodo por los dtft nsorc>s de In ecologia.
en cl o'C$tO del mundo. 1• n t odo~ lo.s l ug::u•t:s surgen nutvos conccpl05 q ue hay que estar prep1u 1\
De esu manr.rt\ es ne«-snrio inc.remcntar la conciencia sobrto los conteni - rl411para eitudiar y para tratarlos jurfditamentt d entro de alguna fo rn\ll dr
dos pat rimoniales. aspecto que r.Josófieamente Y" está desarrollando de forma """t("rinlidad que pennita en cajarlos en una idea de concreción. que Joa
autónoma el ser humano ajeno a las legi$lae.iones UJÚ\'e.rsa1es. El c.riterio 6 de lunhr , pero que Jlueden metamorfo•carsc de manera impensable para la
la Convt"nción del Patrimonio Mundial :J\'3.117..ó1 ya en este senúdo al incorpo- m.,ualodad del dio de hoy. Nadie podnl negar a África como lugares cspc-
rnr las en-encias, las religionca. la poesía. la literatura ... como nue"\'OS ámbitos r l•lr. dr <u hcJtori• los embarcaderos de los ,,.cla-•os para llevarlos a Ame-
que rebasan laJ fronteras marcadas y los Mpecialistas en Patrimonio deben rtc • el ~u ropa . lugares de dolorosa espiritualidad e inexcusable paLrimonia -
bu.sc..-r un nue\·o tnfoque que 1enga corno ba,e ma.s amplia fundamtntos lul.tl La ""'6n dr l• rnatua de la Lib<>nad de Nueva York es OLro símbolo
antropol6gocos )>ara InclUir • todM lll• ruhur•• h•••• .1hura d"-'P"'euodM drl y u n ,()lo ('an .. nuuoxr;ifico para rnilu dt seres que tn lot iunerario ..
.tmbnn dt" t.. prtHt"fC'tOn dt' "'" 1u-6duu u•u .. , iuauu u •• d , ..¡_. .,.- lMhrt tune •h•n ,. lf"•'"'t' dt' h•• rntguc•onc' nut-vaa: <''fH"i•nloU .
DI 't'AittA M:UIAUR.t.TtON[

Lugar~s especht.les est~n dotados de estos valores únicos. como los vados TEORIA E HISTORIA DE LA I NTERVENCIÓN
urbanos en los que durante •iglos se han cdehrado a.ctividadCJ mercantiles y EN MONUMENTOS ESPAÑOLES HASTA EL ROMANTICISMO'
eran e5pacios pata la convivencia. tanto en la cultura musulmana como en
la amerkana.Jerusalén no es sólo un lugar con un urbanismo extraordina-
rio y unos •nonumentos de magn itud universal; es, sobre todo. un lugar LA hislonow~JwnJprr.ttt,.
Luctb Fhvn
espiritual donde confluyen tres religiones que oe extienden por todo el pla-
neta. En San Millón de la Cogolla nació la lengua CJpanola que hablan más H'!1.,. tl.fot 8 ud.11111111 dr httmesdtl--..,
de 300 millones de personu y Sal<burgo es Mourt y el símbolo de la 0- .,.¡,""""""'................
olo~ .. ...,_,....,..~t;o<..,,...,._
dmilno
música clásica, dos ejemplos más de lot nue\'OS c:arninos o de Las fronteras
jOIUf R.:-liU W. •I.A limpua dd l"tt'\Krdo•.
por las que discurrirá el Patrimo nio a partir del año 2000. TlvS....'-toof"""""""'· Londra. ·~
Pero. en las nuevas concepcionCJ del Patrimonio. siempre ha de prevale-
cer la idea del interc>mbio cultural. la bWc¡ueda de las condiciones de pn que
puedan u.nir a lo• pueblos y no separarlos. el argumento que posibilite la
extensión internacional de la democracia donde se creen nuevas situaciones
para In convivcndn. de manera que no deben declararse -en mi opinión-
lugares símbolo• de guerras. de victoriu de unos contra otros. de caUistrofes
inferldns por unos seres humanos contra sus semejantes. de manera que INTRODUCCIÓN
Hiroshima y Auschwit.~ son, ciertamente. si mbolos de las mó• bárbaras agre-
sionc.• del siglo XX. por lo que para mi si han de recibir una declaración es la Después de ltnlin, Espniln es c.l pais europeo que mayor patrimonio hist6 -
d e «espacios de In c•·ueldnd • y n\lltCa lo de Patrimonio de la Humanidad. ric:o monumental posee y poc· esta cawa .se están reali~ando en la actualidad
enormes esfuenos pnrn restaurar y conservar este preciado tesoro. Por ello,
es de vi tu l impo 1·tnncin eluborur u·abajos cient íficos sobre la historia de
nuesu·os edifidos. sobre los moclo.s y comportamientos que a travCs de los
tieanpos han seguido los on}uitectos y m:~estros de' obras al enfrentarse"
consu·ucciones preexistente$ que debían concJ~i·, • restaurar, ampliar, nJLe-
rar, mejornr o reformnr por las cuus.as q ue fu~~!l y ~'!sc~ndo las fu nC-ione$
pertinentes o cadn circunstnncio y momento. ' .. "' _; .·.~.:.
El hecho de que lo « Histor·ia de la Arquitect\lr• f4P.•!)ola'i>, discipl.ina de
gran juventud, considerado respecto del desarr.;!Ío }list?r'ico ~roduc.ido en
otros paises. haya sido afrontada en muchos cas~s po'r incansable• y esforro-
dos investigadores desde lo necesidad de for mular primero una histo ria
udusiva.m enle posilivista. formallita y estilística, eom.o una historia de suce-
JOJ y retrocesiones estélic.u permanentes. dentro de esa obligada C\'olución

del trabajo eientífic.o. ha provocado que afortunadamente poseamos hoy ya


una amplísima documentación sobre lo.s avatares que han sufrido nuest.ros

fJ pt'HC':nft tr•to ~ t"Orrvporwk ton nun.tro tnb.jo li.ritrll_.....,_ . . ,u••,. _ .....


,_..,.. .... ti 1 • - . Dl.cuno dd Aod~mlco ..ktio r·n Lt ftul Ac.dt-mu ck fk:U._ An.-. t4t>
t. Purhlm.a t 'utt,..,.lólt .¡.. Vall.aohd. Vall•dohd l'...'t
TI!ORiA E HISTORIA Di! lA IHfU.\IfHCIÓH EH MOHUME:WTOS E5PAAoLES 27

Jos auto re.~,; que pe¡·mititn)n ~u exinenc.ia. así como cada uno de los facLO..
res adheridos a su periplo existencial aTrancando desde el entorno que
motlva cJ proceso p•·oyccLuaJ, contl nuando por el momen to en el que se
convit•tió en mate rla tangible y en espiritu simbólico. pasando por cuantos
la rei.nte rpretaron, para discurrir basta que Uegó a nuestro prese n te, a
nucsh·o mundo actual. Este proceso ,·est itutivo o recurre nte a la co nte m -
J. W, 6:1Ut'J. V11Ja
Borghcsc:. Roma,
plación sosegada de cada incidencia d e su existencia pe1·miti rá Uegar a com -
El ro!t'cd:Oflllimo v 1;, prende r In r ealidad h istó rica del monu m ento y 1a aute n t icidad d e cada
atrOtc<:ión por las J)iC"ras
hálito que se debe conservar, ini.crvenir. restaura1· o destruir ayudados por
cl.isiras surge t'n el
Renacimlc:nto. Ült' las técnicas artesanales y los a.._•ances tecnológicos contempot·áneo s . Sólo
Dliino ~t': ccmstfUyt p.1m entonces el :u·ct uiLecto , eJ hi~tod:.dor. el a t·queólogo y el pol ilico sel'á l'l
conttlu:t una dt' la!o más
grnndlos.1s ('tllrtC:ióncs ca_paces d e articuJaJ• un «criterio veraz. serio y científico para jntervenil· en
de l:t An¡lgO~d:.d. el pau·imonio arquitectón ico» .
En este sentido, el presenLe u·abajo se centra explicitamenLe en p1anLcar
monumentos. d e tnaocra que se pueda ir1llanteando una oueva disciplino. , algunas d e las actuaciones españolas producidas en la etapa prevü• a la con -
la de la « l-listoria de la intCJ"'VC:nción en los monumentos e$pañolcs». pues creción del concepto moderno de «resoau•-ación», y objeoo de Otl'O estudio
ya es posible anali1.a1· qué moúvadon es 1eór icas causaron los diversos fe1-.6 .. serian aquellas otras poste1·iores hasta el presente, así pues. se dividen ambas
menos que se p1·odujeron en el pasad o sobr·e las irucrn.1 pcioncs b1·uscas o las por una cesun• que cxpr·esa el « antes» y el « d e.'Jpués» d el mome1ilO en el
asunciones deliberadas d e deH: n ·n inadas o pciones, estilos o maneras arqui .. que se define la « 1·estauración arquitectónica» como ca1npo científico con-
tectónicas que parecían ir contra los tiem pos, las m o das o las reflexiones <U"etO y que. com o señ ¡•1an las teorías más d.ifuod ida.o; , se produjo e n sus
más cabales. y así se las ~podrá imcrpretar no sólo respecto d e ideas reJnLivas vAriantes teó t•kas primigen ias para la contempotalleidad por Pio VIl (Stern y
al p1·og reso o :.1conscrv¡ldurismo estétlcos. cvilando expulsa1' al mundo de Valadier e ntre ou·os) . Viollet- le- Duc (1814- 1879) y Ruskin (181 9-1900).
lo ncg-<H ivo o elevar a catego,ria d e genial al'qu itcctutns y a rq ui tectos que. que esrablec.ieron ya el criterio m o de1·no d e oolorocióny ttcup~rodón de un t.r!ffido
compl'enclidos d esd e la consustancialidad anl\guo por sus valores tstiticos e históricos a trot~J de la
de su mundo ope1·ativo co o tempo a·ánco y cu:lttod6n arquitectónico de loscoetóneosen .sus elemen-
personal, podnín cm·actel'izarse po 1· perte- tos con la intención de transmitirlo como legado paro el
necer· a ámbitos bien o puestos a como se les futuro, los italianos por m edio de sus nclua ..
ha considemdo dc$dC OLros pa •·ámetr os. donen Ct'l Ro ma a <:om ic r\zOS" del siglo XIX.
Sí algo ha apor·tado la ciencia mode1·n¡i el fra ncés n través de sus propias restauJ·a-
de la r estauración , es la considen1ció n d e cio ncs y por cscrilos. sobre to do a través de
q ue cada obnl es ·l1n ica en sí misma , y que su Diccionario r<ROnado dt la arquitectura franctsíl,
d ebe ser estudiada e l nt.crpt·ctad a d esd e su editado en 1854- 186 8 . y el inglés co n sus
prop ia singuh-.ridad )'realidad. anal izando prevenciones manife.s.1adas por medio de
sus origene~. 1M o •usas que la conciLaro n ,

Alcx,andrc koo•r (por l.csuc:ur) dt'l r-ntcndo a los •S.1 11S·C"Uiott~·


Joaqu•m Wintkdm:mn (1717· 1708] si!itrm;~ ti-z:~ t"' .Jitt: gritgo, -WndaiOl. StgUn lOS den6minó el abad OrnJOrlo m 1794· que
csc::rlbc la pnm~fíl .Ustorla dtl Aru: Arttigvo y st convierte en c:l qucrl~tn clcstruh los síntbOIDS del AnllguQ R~ ímt:n oprt:SOr
~d t t' cJC' C!Sig Cle!ndll J~llvbt\1, que, JU!,lO Cl(lf"' l:l ~rqutuk),gb (lumb.'t llc llil'; XII vAn¡¡ de 8rttnfl:a). r-tl«' ~1. Vcon la
y 'n' vi~JO UIM IU!)IU<1 1it 13 AnllyUed:ttJ, lrtld.:•r4 una nucv3 Ord:tfn(i.ón dc- 1:. CmM·nt'ión Rtpulllklln:. dct miYI'Io tn\o, la
f11Hf'1'P1'40u ílrln.-..••ir¡ •'f.,.l~) !h:mpo oorlffuldo o rc'-"P<rn• ~JrKKfiCffl (~ton.o~l w l« lt'vw dtl n;.trinwnlo
28

dos importantes obras, Tht S.wn Lnn>~>SofArchittclurt (1849) y TheSton<SofV.nia contemporáneo tambi~n debe retrasa.-,e al
(1851-1853). siglo xvm, como se puede probar al expo-
Pero debemos ndelantarya que con ser csle aserto rigurosamente cierto. ne•· las serias aportaciones producidas en
también '"verdad que en las úhimns d~cadas en Europa se han produddo este campo por Ventura Rodriguez.Juan
algunos importantes estudios que inda¡;ando en los orígenes del citado con- de Villanueva y otros grandes maestros
cepto lo retrasan aJ¡iglo anterior al demostrar que umco en Francia como en neoclásicos ~ ilustTadoa españoles. aspecto
Italia y otros paises se realizaban ya operaciones arquitectónicas restaurado- que ya hemos destacado en otro
ras en tal sentido. De hecho, algunos de los fundadores de la di.«:iplina de la momento •. Pero también debemos señ¡¡·
• H istoria de In RcslnLlración» investigon sobre Jos compo11.nmientos de las lnr que una ordenación juridica semejante
Administracionc!f de los estados europeos para descubrir Ol'dena_m ientos n ln francesa n o se pJ'oducirá hasta bien
jurídicos que reglamenten la salvngunrdin de los monumento• para legarlos entrado el siglo XIX. Navascués Palacio
a futuras generaciones por considerarse simples deposharios de estos bienes considera el año de 1840 como la fecha
cuhurales de la sociedad. De esta manera. León. Rucker, Ceschi y Luciani clave. pues en óste la Reina Gobernado ra
l.ron Bap lista Atbcfti. ~utor ck Dr rr-
sirúan eJ comienzo de esta conciend" en el Nuevo Régimen e n 1794. año 11 O<djfJCOtorío (<. I C 52~ Primu trotodo Doña María Cristina, publicó una Real
de la República Francesa, en el que la Convención Nacional. escandalizada rmact.ntist;, en d qut apattetn normas Orden en tal sentidos.
espedfica·s p:ua t i mántcnimícnto y
por las destrucciones de la Revolución, emitió un Decreto dirigido alas ad- ft$fau1"3Ción de edificios.
Lns actividades operndvas de restaura ·
ministracione.s clepDrtamentales, en el que -entre otra&proclnmaciones- ción y conservación de objetos arquitectó-
con.u aba la que constituye la primera cona ofkial por la que una administra- nicos y de otros elementos, en realidad, se han producido en todos los
ción mod<rna institucionalizo el interis público y el deber de la salvaguardia 1iempos, desde el origen de la propia orquitectura y. fundamentalmente ,
del patrimonío monumenu.l colect ivo:
«Vous n' etes que les depositaircs d ' un bien dont la gran famille a le
sfclos XIX)' pn m4!n m11ad del :OC.: .n1, ,.1 i mponante ~rtfculo de P. Nl"o'&KUtJ, •La Kf!lotun<IOn
droit de vous dcmander comptc . Le&barbares et les csdnves dCtestent l es
manunl4!1lllll C:OJIIO pr-oc'""" hbañriru¡ ~1 taJO e.tp..,llol. 1800· 1950•, ~ ti CWliOtk mftdl\icoyt«Mio·
sciencies et d6Lrui.sent les monument.s de l';u·t, les hommes libt·es les airnent &'ttdtMt td'{IOCIHI"'lrJt.l'l • COA~i. Madrid. 19 87, !JI'• 285w329. C'.On •bund1ntc ltibliogntt. ..obrt- el
et les conserven»'~. tuna. Exuu: u n fClJHU'lOrio bib1iogrifleo que rr.:oge lato.\' europru• (libro• y ~11fc.ulo•> y cApA
Aole.t (artle.aiQ!I y catli logo~) en A. llum•nu . Cr\lfriol Jt i'l'llt i'\'I'Mt.ÍI'I 1ft 1'1 ~fnfftO;tU0 4fr~ttJt<d6riKO. A¡wo·
En Espai\a, las invesLigaciones en este campo se están iniciando. y, eier· 11"morci6"o ui'ID lNbf~ 66Pco. Mi ninerlu de Cultu,.., Madrid. 1987, y en J. R1Yel"'l. •UibUografi'a
lamente. empiezan a publicarse ya trabajos serios y profundos referidos a la s.umari~ t ntcrnadonal• , t n f~r H~JU~notHio Rat.llf'OOI6tl. Madrid, MRRP, 1997. pp. 164-- 169.
Mttttr t.tpedal rn:unoa.mknto la t:nd\Ktió n al n 1N1ñol de la r~l'lf':nt .. obra d e D\l.CSP"' deupa ~
1eoría e historia de la rc.n auración hispana durante los &iglos XJX y xx 3 •
ruido)' adm1rwd0 •misD R. P.a.ne, Ao...,_4ttfori0ót .. ~. C..racü, tg67. Ououom~n ·
Como podremos apreciar más ndelonte. a España le compete un impor- d«H ~f': ntnck intc-ris..on l. Ordlctu. ll.,.,..Jt:"lntd..,.....M~m c..,.:ao (l 83$ · 1 936).
tante papel en el coneie"o europeo del desarrollo de eeorlas y aplicación Min i~• c-no de- C uhura. MWrid, 19951 (, Condlu- Varu lbJñ~r. Rttm:~aot~UIIWntolm Ítf'o&o
Mfltttl.ljoxn, C n legio COdal de Arquit ..C'lOI dc- l..cón, Ámbli O Ed icionc-•. v~n~dolid. 199 6¡
de técni cas restuurndoras, que en el sentido de la aparición del concep10 A. J. Mor•le-• .1\ltn'm~io hmóriro-orlis~JM, •Colloce:rtiAne*. Hi.-torill 16. ~bdf'ld , 1996¡]. Rt~·c rn
Bbnc:o . •lll.itortAde- la re~tau r11c:ió n. ' or lgcnes y d~•arrullo•, en 'ftOrío r Hill.oritu k (t; Rtsi.!Uimrid",
Milh~.r- de Rt.ttau.,..d6 n y RclubilitAción drl l'• trlmonlo de b Un lvl'l.,.hb tl de Ah;i'li, M11drld ,
'1 C . Caehi, ftOnf,,.l!rnOdtl Ratouro, Man o 6 ubor•l ~dtto re. Roma, 1970 )' K. L'-'u&ni, DRat1111!'0. 19971A. ~t . • M•c:arron :\tigud y A. ConrA14':' M<1-a. l.aC'OfiWt111111'16nJio ,w~ m d s¡foxx, Tffno•.
~ T,.,.;e. fft':IIWiw. ~· fntdli r.Jomh4 ~ho~. Roma, 1983, p. 2S. C!r. ~&mbiin F Rw· Madrld , 1998 ( mü dac.W do• lo• bi<tnt'l m u(.bJ~): l. Ordier.:•. Lo~~~tNn~Jxhdi;¡O I835•19J6.
l<r.úo"T""*"- •-•-.-'-'9"n .. li.w(J~ ..IIJ), Pari1.1913.r P. L..on.!. c:.,.,_ .._.fllllwot~~~«IIM~~ t.Cm m ..WJ,AiaJnJ, Comunid.wl dc M.dnd. 1999; l. Contlo·
.,..¡,_¡..,...-........ - · Ed. l'ocanl. Parit. '95'· lts• Vu-... c..um...,. dc lH..a~ Tnlf'N.l..,..Jin_,..J'IIOitllllh. Cite-dr-a. ~hdnd . 1 999 .
lmpon.ante umb1i n por el contenido 1 e:l matr:rial bibliogriflco n R. C&mpUlo C.rri¡ó•. Uttn-
3 NCHJt«rvoo-J..tot.tcwJnuc ttn bibllografla t t b1en ~•a~ al ropecto. l:.n la f«.h.., tlnium~:ftl<
pod~mo11 d~st• cu la l.nducdó n de un 1CX10 i mporta nt-: curopt:Q contcmporineo. la del gené- WnJ ri~Jtll'ufi'\I!W)IUO C~rol. Co1eu ión 1t b to r'a y PAtrimo nio, Edltori.tl KR, Madrid. 1998.
rico libr<t del gran e.spcd11lhta halhno C. Br~~ ml i , 'ú oM dtla RtJI4&lf'Ot l6n, Albnr..a Edito ria l. 4 J. River•• • Al¡uno• c:onceptol t.Obre kA I ~uradón e inte.rve n(l6n en mp,um~:ntot. aniÍ(UI»
M•drid. rg88. Sobrt' nue.•tr<u edit'idb• )' l.• lntervcndót\ hb tóriClll y actulll en E•pal\11 es in ter_.. de.. rroll-.do• flU Cutllb. )' Lc6.~ (u. XVI • XX) • . e.n lnform''"' ltl(lt ,, At fljl Íttrlo dt S.!l.f.D. vf"flltO
unu: d tf'•btJo de A. C• phc.l. MrtotftGtfosúJr moftl.ti!WnfosJfrorimdrla RU1tt111Vri6tl, Allanu Edilnrial, ROO.\(\''" v,u.,¡,,¡..t •qQq. rr· • 7 - ~8 .
Madrid. 1988. Ma.. amJ>li• «la b ibliopf'• drd luda • la• •G1u.r.lcmc• vrriOear.d,u du•·•m~ lo• 5 1•. N•'•"" "" •f ,¡; ..,_ ~3S 9~9·
30 OIV.u11A USTAUIU.Tlotll 3t

operación de «J"C>"lauro». Se podrá. en deftnitiva. formular una «Historia


española de la Renaurae.aón» cuando se pueda preeisar coordinadamente
qué elementos críticos. qué Leorias. han sido los motort".s técnico· cientificos
n trnvés de los cuales se han rtali~ado tales aclividode¡ de conservación . En
esencia, pues. i nte ntam os expo ner y dem o.strn•· ese p roceso y q ue con
anterio ridad al siglo XI X h un t:xistido entre nosm ros cri1 e rios más C(ue deter·
minndos para ¡,bordar ltt intcn<ención en edil1dos antiguos vnlorados hi:nó·
rica. estética. económica o funcionalmente. como merecedore:S de erectuar
San M1guel tk lo. en ellos cuantos esfuen.os fueran precisos para que ptr'm anecieran en pie y
mt>d> ll<ÓII~ s.glo X.
fes!~ por los ~ se posibilitara su permanencia con el fin de que rucran disrrutados por
hanos mo.t.:.itabo: ptO(f'-- generaciones futuras. As-imismo. pretendemos .se:ñalar la evolución y varia-
ckl'ltc:s dt Córdobil,
aptOY«h:ando rtost~ clones de estos métodos crhieos a través de la.s djuintos épocas•.
arquhmOnkos y d )!)lar
dt tdlflraC'Ion('S paganas
onteflorts ~MAE.).
lA APARI C IÓ N EN EL CAST ELLANO Y EN ES PAÑA
DEL VOCABLO Y DEL. CO NCE PTO DE RESTAURACIÓN DE EDIFIC IOS
por razones económicos. como por un senti m lenao ¡nnn1o d~ büsqucd;;t de
la perdurabilidad• . No debemos olvidar que las obros y los edificios han Debemos llamar la atención sobre el hecho de que el término «restaurar»
mado sujetos s-iemp~ a deterioros que han podido ser moaivados por infi- aparezca definido con valor relacionado con la conservación de edificios.
nidad de causas. por ejemplo. por agentes atmosf~ric:os. tambi~n por man- cualesquiera que fuere su cualidad. en la obra dd español Francisco
tenimientos defectuoso~ o ignorantes. o por razones ajenas~ la voluntad lot.ano Los Di~ Libros d• Arrh•t•rturo dtl.eon Boptisto A/btrlo. que según su propia
del ser h u m ano. como catástro fes tales como terremotos, incen dios, declaración u·adujo del latín al castellano. El titulo del capitu lo X dd Dt Rt
derrumbamientos. o . incluso. b uscados por su p1·opío in lerés, como los Ardiflrotoria. de Alherti (1404- 1472), se refiere a ln «ínstauraLio» de los cdi -
inferidos po r consecuencinS bélicas y simihu·es. Y en In mnyol'ia de las situn.. Oc.io.s («Opc•·um instouJ'Atio i nscr ibitw·» y ~operu m i nstaurat-io>>), q ue el
don es po r razones tan simples y necesarias com o la::~ exigidas po t· las tra_ru;- rspaño l interp.-eta en el nr\o de 1582 con el vocablo « re-Sl-llu ración ».
formaciones d e los cdincios provocadas por nuevos usos 7 • asi com o las Con toda probabilidad Lozano no utUizó la versión original lati na dd
adaptaciones a los cambios estéticos y del gusto. «"nové.s. la edición príncipe de esta obra editada yo fallecido el gran teórico
Habrá que distinguit (Uándo se ha verificado una ft(t.ividad de manteni- renacentista por Ni(o)O di Lorenzo Alemanno en Florencia en el año de
miento vulgar y ordinaria re:aliuda con eJ únko fin de mantener en pie un 1+85. y si. en cambio. la •egunda edición y primera en italiano oalida a la
edificio de aquella_otra efectuada con la suficiente capacidad critica para l u• en la misma ciudad en 1550. en la i mprenta de L. Torrentino, bajo el
producir el m ismo efecto pero sin aherar ni lAsustnncia ni las fo rmas por lit u lo de L'orthittfluro di l..tonbotista Alberli, tradotlo in lu>gua Fiortnfino da Cosimo Bar-
vnlo l'es estéticos, ap•·oxi mñndon os asi al co ncepto modern o de auténtica h¡/¡ , El h umanista Bar toli ( t503- 157'2) tr;~duce al toscon o el té rmino «ins-

•i V~~~~ este ~O n t'!!pt o dr.wrroiii11IO eo1l n u ~~l ro trnh ~j o •El Jlatrhllonl<• y l• o·u• ~unadó n •rqui•
lam·olio >> po r « •·cstnuJ"o», apareci endo por p r·imera vez tal vocablo ampa ..
IC!tl6niu. ~ u evo~o eonccpcOJ•, en l'utn'mo~tio. Rf.s!QuriKld".)NWt'OJ 1ítltr(ll•.rr•, PPU, lnnlluto & pa- ,.ndo co nceptos e ideas aplkables a la co nservación y m antenimie nto de
llol de Arqun«,ur.t, Unl\t"rtidad dt V~ l ladolid , Valladolid, 1999. pp. 17 28. • tli Ocios. y a.sí tamblén el texto de lozano lo vierte en igual dimensión en
? U n cj<:mplo ~up<lonal dr un «il fldo ~on Y6alción de purn111nend • '1 reutthudo por diVu
.OJ c:ulluru lo conJihuye- UJ An:n-... de N1me1. como anr'itC'atro romano puó ll'.n b Edad MW.&. • l ra .. tdlano. con lo que aparecería también aquí en el Renacimiento. aun-
a conwnirse ~n fortal~ cont«'RIC'ndo en su intuior 'l'iricntb.• y cómo ru.ndo .tut¡c t& con- qu~ todavía le falte enriquecerse com·enientemente hasta llegar al grado en
nrnca.a dr la ht"oria '1 la nKr•idJ>d dC' dr(~t_ndu "' rno nunlf'llln v rl"hahillt• . "" pcrdu _.u
ntndirión ori¡t1Ul. ¡w;ra !'umi,J¡,. lt'IIUOnn a»''lrrupo•llllh• • •••Mu la rl" ""' plau dr ton.. rn
la IW"h&alicbd
33

<4t R ESTAUJl¡U>), SI::OÚN W\ TltADJC I()Jrt V U T1Jll0lA C IUSTI.ANA


DE LA A.~ ·noOr. IM.O v u.. EoAo M I!UIA

Ex-isten muhiwd de documento&{e3critos. inseripcio n es epigráficas. etc.)


españoles de la Edad Media que u tilizan cualquiern de esuu palabras re fa-
r-iéndose a la construcción y reedificadón de edificios. si bien durAnte
todo t:.~tc tiempo su significación alud,.. o bien a un~ prlmera c.onstrucdón
O bien a una segunda sobre el mismo sol a r o ce•·can o n é l para rcto••d u r
u na ante d ol' c:lcsapa•·cc.icln o co mpl cta me rne atr·uinndn . D e h ech o en ln
liturgia c l'lsl iru 'U l desde l a A m igUcclnd ~ •·cstnura a· un ecli ftcio» 5ignific~•
recuperar In dignidad de un lugar que ha s ido profnnodo . Es dedr. ;e
trata de recuperar y dignifi car la rune-ión perdid:l o aban d o nada restitu-
yendo su s•gnificaci6n antigua: .se sacralha de nuevo el lugar. pero no se
procur~ ~cupe1·ar e n su ~lado pr¡mi1ivo el edif'i.c.io dcsa¡>arecido. ya que
de ello ni se tenia con cienci::1 ni se c ues1ionaba como elemento d e co nser-
Arucducto de Xgovi:. res:t~urad o e-n ~ vación pn l'rt o u·ns gen eracio nes.
fundón y tn !tU!t lorni!IS J)llf un monjr :uqultrctO
4

del Par1'.11, por mólnd>IIOde la Reina l.w~brlllt Por la I'Uz6n aludida. en el A le o Med ioevo. al de-snpru·ecer las raz.on e5
Católic;~;~ fini!lndcl sl~fo '1:1/. lfotoautor, 1 997~ ideológicas y religiosa• que valot·obnn los te mplos paganos desapareció In
causa que cxig1n &u permanencia y por ello se produjo $ U abandono y ruina
hasta la penlida incluso de la m emoria de su cxút~ncia. Pero en algunos
d que se d efine por Viollet y Ruskin que pervive en nuest.ros días. lnteN:sa casos 5e recupe ró d espado po •· m ed io de u na ~"crali7.nción que sus1ituí:t
pues, dado& nu e~t ros obj etivos. d ete1'm inar de qué: man ~nl np:lrect~ e~a r, (restaurab~,) el lu&rar d e los idoloJ por un nuevo espacio re fundado pr..ra el
vocablo e.n Espot)n, cómo es irte1·prc1odo a través de los dcmpos y cuándo OrJstianlsJnO. nsi ve•·emos cómo los visigodos. los astu1·inJ'IOS, mozá •·n,b cs.
alcanza sus dive1·sos conte n idos. tal como los entendemos hO)'· etc., uti lizan si n ningún pudo•· lo$ sola •·es o matel'inlcs de ed¡fidos antiguo~
El término «re:~tnurnci6n », vinculndo genéricamente 1' la construcció n para sus construccion e$ ya que éMos sólo reviNtcn pa1·o ellos el carácter de
aparece ya en d eaJtellano en la Alta Edad Media. Inequívocamente pro- meras ean teras proveedora.s. Asr se edificaron San Juan de Ba_ños. San
c~e del lat ín. del verbo trans-iti\.·o «re.stauro» (restaurar. reedificar, resta- Miguel de Escalada. San Cebri:in de Mazote y tanto• otros.
blecer). con acepciones matizadas por vincular se: o derivarse en muchas los Reyes . los nobles y los eclc•iásticos medievoles españoles de los
oc.a.sionM de « in.stouro» (~novar. repetir, reponer), d e «: r·Cbtituo» (res- 1iglos VIl al XVI ordenan escribi r con frecuencia e n sus t emplo~ o en sus
tablece•·· reparor, r·csl itui r), e. incluso de «struo>> y « rest1·uo» (constru1r. documentos frt,ses con estos vocnblos pa1·a h atcl' con stn r a In memoria su
trAmar y ¡·cedi t"icnr. reconstrui.r, t·establec:~t·P. fe y meccnntgo. Baste citar d C r o nicón del obispo Sebast iano que rellerc
cómo Don A lfonso r de As1urins «Bcuilicos plurtJ constrorit ti instaurovit»
(mediados del siglo vt ll). o cómo consta en una inscripción del mona5te-
rio de San Pedro de Montes. en el Bierzo leonés, este u~xto: • Insigne
mcritis beauu Fructuosus postquam 1 Complut~nse condidit coenobium
g Tinnino n:ladona.do c:on lo1t qu~k.~tei\11l1 n eto «nprluínar•. prott'deme driiAtin •p1U1inw•
.. • de ot ro• h cmpo••. y que"" dot'umenl• ( •pr-h.tino•) ~n c:utr lla.no y• "" el J,i'\o dt' 1483. nomine Sancti 1 Pe tri. bre:vi opere in hoc Joco recit orruori um. 1 Post
SignUie. • la. UJHI"Ctón c:u)'C) fin eto de"''I,·cr '"'' ~~~ uar-IISn •u·fJlUt ~u··nh:• d11t,.riHr.d11 y/o 1nuu... fiUC n1 non i mpnr meritis Vnleri us Snn ctus 1 Opere eccl es in e d ilatovh.
forrnantlo 11 ,t.U t'IIIHitJ fnrmal origin•rtu, ""l•onlt~n•lo u ff! l•"••ullll• "' ' n'""'"' y (lttaMn:l('ndtl
re-l..dOIIf'l 'uputllllrnenlt' on¡uwl_...... (J. o.u..,,, Moto/¡t .. lll~ot 4•t'• .... ¡,. tni~Hi r.ttlñ u r ff'h•hl
NoviMhn t C:r iiiUencliux / Rrstnurrwh crll OCCCCXXXIII . Po ntlfcx crrectull /
l•••nón •r\fullf'ttthl~t• •, 8.1\SA, S.m• Cnu dr ltou•rd• ...... 11 1990 p 11) A rund4Utu•n UI mAr,nc~. Ul cttrnhur. (IC~nuu 1 t-:rrsh. Non ú )rf''ilont" •ul&'·
TtORIA 1! HISTORI.A Ot LA IH 1(11l'VEN~0N lH MONUM E.NI OS lSPAÑOl.($ 35

No de~mos olvidar tampoco que las Porti&os del rq Alfonso x «el sabio•
se refieren en dh•ersas ocasiones a la oblibrac:ión que existia de conservo•· y
repar-••·los edificios antiguos. En conc•·cto la 111 (Ley 20 del Tit. XXXII) <tiiC
expresa : « Apostura é nobleza dd reino es mantener los castillos é los muros
d<las villas. é las otras fortalezas. e las cahadas, é la. pu<ntes. é los cailos las
villas: De manera que non se derriben, nin se desfrt!,rnn: é como quier qucl
pro de esto pertcn<zcn a todo•. es p•·o seilaladamcnt< la guarda : é la femen-
cia d< e<tas !abo= P"rtenesco al Rey. E por ende doue y poner onmes sena-
lados é entendidos en estas cosas é acuciosos que fagan lealmente el Repa1"H ·
miento que fuere rnenester», normativo que se respetaba esc,·upulosamente
todavía en la époa~ de los Rey<S Católicos. a finales del•iglo xv".
No mono• signiOeath·o fue el docreto do Pedro 111 Onnado en Urida el
11 de septiembre de< 1380 OJ"denando rwotege··la fortificnción cawlnno -
aragonesn ele Cetines (Acrópolis y Partenón de Atona•)'' -
~ltdr.ll dt' Burgos. El plano dfl cdifiC'IO góti<'O
ckls;glo XUt aUn SC' apr«\a Cf' W IOtafilbd. (1
{"(')nJlolftiO C'J tcdtatiOO fút Cf't<'i('fldo pOf IUNACIMtiNTO «vtiRsus» EoAI) M BO lA
vu)(tupostrifm dt' lorma ltfttucul•lt ron nucv:n
capillas kvantadas al (ln:.J de 1:. 6nja Ed-ad Mtdia
y dur.u'llt la Ed:ad ModcmJ, tod.a\ cUas :ou;t:;apiOidiK
1lffil Serán estos último~ monarca,s, y en esp~ch•lla reina Isabel. quienes provo -
11 1M nu(YI)S g¡.n.cm otfttcOS y titúrgtii(OS. carán entre nosotros un cambio sustandol respecto al significado del con-
ct:pto de conservación de monumentos nntiguos, sin duda yn por innue n-
sed largitate pretij. 1 Ec l!ludore fratuum hujus mona~tcl'ij . Consecratum 1 cia del Renacimiento italiano y su amor a l;~s obras de la AntigUednd. con
(. ..)" (Año 895)'•. cuya cultura es-taban intimamenle ligados. La Reina finnó infinidad de
Como excepción he localizado una referencia an tigua, uno.5 vc:rsO$ dt: cédulas para repn•-a•· ca minos. puentes. ucueductos, muralla.$, o bras púb1i -
Eugenio 111 arzobispo de Toledo . e n los que se refiel-e que en ucmpos del cas en defJnit1va. como se consuua en e l Archivo Ceneral de Simancas14 ;
rey godo Erv¡gio. éste ordenó a uno de sus gobernadores_que rcpltr~ra el rila tuvo también ~spedal empeño en qu~ t~ restaurara ~1 acueducto
puente romano de Alcántara. en Toledo. que esuba en ru.t nas en el ano de rom_a no de Segovia, que amenauba.grave ruina en 11-8J. par:\ lo que con •
686. de la siguiente manel'a que nu r\que con p1·evendont.s nos luce p.e.n$.¡"\1" c:edió un 111·hitrio pn~·n oblener fondos con este fin. L--.s obrasln.!!llevó a cubo
en una rescouracton· •
n 0 .,·o· to parn recuperar la funcl ún. sino. tambten la FnayJuan de Escobedo. monje del Parrnlsegovia.no. que según el P. Sigüenu
analogta de la.s forma.s primitivas: «Solveras antiquas ~otles rutnosa vetus· fue un buen arquitecto y g~ómetra. y que tenia conodmiento~ amplios de
ta• / Lapsum et senio ruptum pendebat opus: 1 Perdiderat usum suspensa 1 eometrin y mate máticas. Este religioso se trasladó a Sev illu, donde se
vin pc 1• amnem, 1 Et Hhe 1·um pontis casus negaba 1 lte•·· 1 .Nunc t.c rnpo re t"nconlrnba doña hnbel. para informarle de cómo iban las reparaciones.
potcnus · C etarum E rv•g•J - /~"~uod
• ·· rc:g•s '<.,:
deditas sibi praecep~t e.~coh

~erras
• •
1
Studuít magnanimus factis e.xtendere nomen 1 Vcterum et tituhs addi~t
Snlll' suum. 1 Nam postquam eximiis novavit. me nibus urbe m 1 Hoc "":a~as Hl U•guno ... Cdn. Jt/(fl•f'u•, a. 1, p. 11+· ~Uj lnrorm•dón e.n f'ulrlMonro AitrJtlro.ArrllitiOI.J M iitrol.
miraculu_m putrare non destitit. 1 Consu·uxh arcos;, penitus fundavu m Mlni.llt'riO d~Culu~r•. Mt~~drhl , 1978. pp. 1+ · 15r AlfortJOX. Tol~o. 1984 , f . Mirq,uu VIII•·
nu('n. n,,_.,.,wltriNI.J/M-. Mad t~el. Maprrc-. 1()9t. y F Waut-n~'l Cnct., •PJitnmonio
undis. 1 Et mirum auctoris imitans vicit opus 1 (. ..)» · cuhuN~I dt' C.1'11ll• r IA"ón•. ll•tl•lfWdt .,..,a-,,w,,
1 IV, luru• di" Ca"1UI11 'f l N'tn. Val111dolld.
lf~')f... ,1, .82.
11l 1\ (1,-.,¡,AI~"I '1 K l•; ""-111 "'Srol• •1,1(11•~ d"J'I,.. .,.,11\h •1..-l)!.llrimuulo •nlllllf'nt'Jnlc:o llrl C!111•
luA•• ,.,.,... ..,,,,, lhtnU.CU'ht U•uf'lou,. II•At
lf A t; \ l•r""' t;,.,.,l*IW.. ,thft ..., •I•H,........... &41......," •••u; (..-n t t 111\f ..
Dli VARIA USTAU itATIONE TlOIIiA E HlSTORIA 01 \.A IHUWftNCIÓN IH MONUM(NfOS ESI'AHOI.U 37

-.klqu•t•Ue Cótdob:l. En codo después del siglo VI hasla "ntonces) , como lo moderno que no'"' debe
ti "!))o X\11 nl<IOÓ ,.¡.,. aeguir ni imitar. Desarrollar toste punto nO$ llevaría a replantear el debate
)Wflf qut 1.¡ ck Sn•b
de lAS ideas de «modemHI<HI» y «progrtso,. en el Renacimienco. que ya ha sido
qut' '"" dnnHcb tn b
CtniUfloa ;.nt~. b tnuado por otros "-'tudiosos. como Maravall. Delvaillc. Bury. Gombrich.
~~~ tf'i$h~nllanóft
Roscmberg. etc.", a los que re:miti1nos.
d<l """'"'" .. '"""9""'
lriiM.IOfrt\:irldO ti tO IA.l·
rtle rn 10HC' d r f:Jrnpa- EL CONCEI'TO PE «ODII.A COMf'LtTA y ACAI'IAOA)))
na\ y cmbtJltt' l\d O Ul\il
!qln!a ('n l:tli navts dt Y LAfTI!.OilÍ.A.i Dt: t.A IU!STAUil.ACIÓN AkQ.UI'IP..CTÓ NICA
;~qu~ll.l, c:on lo I¡Ut' ~lv(l
ti tdllu;iv t..;l ~ m l('(), U1
opcw('lón 'IC' rr;¡l!tó cun En COI\secuencia, durante l:1 Edad Medin. nnte In nu~c nciu de conciencia
wmv cul1l:1tk1. n Ckm histórlca, In idea de obra completa . total y ucohndn, eN incl'inseca a I:J activi ..
Curl~ t¡u~ ptrmttló l;t
a«tón. ~gun I~K ('róm· dnd ar·q uit ectónica cotldiana fuerr• d e pnrámetros de origen. evo]udón,
~ w ancp•nl~ d()IIUh etc .. es dec:Lr. en correspondencia con In\ tdea.s religio1as del m omento.
111 aprtC:t.lf I.J •n:.gn.rwd
de" b ~rnJu1aucl;"ld m~t­
mientras que a panir del Renncimicnto. la <ttptrf«ct.Ón» es d resultado de un
rNn.<& lroto autor, 19861 prott$0 positivo de instancias cuhuralc& CNUtológic:as y biológicas que úe-
nen en la Antigüedad $U modelo a imitar. de manera que en Crccia y en
~xplicacion~s d~ las qut- ella quedó saüsfech:..''. E3o evi d e1\te que la sah•a- Roma esui «lo ~ttlod». ,·erdad que hay que recuperar y «rutouror~. o incluso
guarda dt e)le edificio se hiz.o valorando su fundonalidl'd y por razones y a partir de ella, $upcrar. corno defendía Alberti. Y éste será uno de los
t"tonó m icu. aunque ya no se puede: ne-gar que también por aprecio a su mayort':s empeños del Renacimi ento. Como se puede colegir. esc..as idcás
antigt-\e(hld, es dedr. por u n a apresa v~•IOI'iteión de 5\1 signiOcado clásico. tienen una dAra expresión a.l actuar los at-quil eccoA medievales y renacentis-
Aho ra b ien, desde utt punto d e vht:• teór&co f)Oclemos interpretar esta y trts en edificios dados: asi veremos cómo los monjes del monastel"io de
o 1ras hti CI'VC nriones conto obn1s de •·epnraci6n n,;ís o meno~ 1·e spetuosas, hc:ned ícllno~ de S;.n ta ~{aria de PiHSC.:it (en LiébnJHt, Cnn1nhria) que con -
pe•·o cl il'ítilmcntc de I'C:-ol<mraci,ó n . pues lo cieriO cli<(UC uan10 los comite n- cluye n en 1439 su co njunto monacal que fuern iniciado más d e 6oo uños
tes. como los tH<tuilecLos y mac~aros ele ohl'u.s q ue lu::. llevaban a cubo, c~u·e­ illll CS. orgullosos, inscribCt'l en UIUI )ápidn que COlocan en la [achndil
cíAii de ln vrd o•·:,ción his1óric·a y de la p1·ofundidntl nlosóficf' que eSlas ope- .-..Opera fuil perfecta 1 Era Domini ~L OCOCXXX I X:. 1 Pc·ior Dominus
l'~tcioncs alcnnznron en los siglos XVI II , XIX o en el XX. E..' más, c.recmo.s que Petrus. ( ... )» 11 , sin o tra COn$ideracíón. puesto <rue se tJ'ntaba de conc.:luir
aunque ya a finales del siglo xv y duran le lodo el XV 1 tomo luego veremos C'Omo fuera toda la abadia. en este c:.so por yuxwposiciones. en olros
apt'lrC!cc con el descubrimiento de 1a Anti~rüednd un concepto claro de demoliendo totalmente d edificio antiguo y lcvnntnndo el nuevo encima.
d~terminada condcnda de In hi$toria. éste es muy rcla1ivo y tendencioso. ahuacione¡ ambas de muchas de las catedr·a les espai\olas medievales que
pues se fund:amenut en el aprecio d~l cha.sici~mo. a to(la coMa. y en d des- prímero fueron románicas y luego se levantaron o conduyeron en gótico.
precao e ignorancia. deliberada de h.. Edad Media, que prt"dsamenle era una En cambio, vemos cómo en d Renac.hnicnto nuestros escritores y artis·
etapa históriCA definida, aunque. '"'gUn •u ¡>ropio decir. •IHíri>o"'.J'osturo». In\ 1iene.n una idea bien distinta de lo que es una obra acabada y perfecta.
Por e~o. nuestros He e ratos y artífices hablan de lo nntiguo como bueno y
m eritorio . y de lo moderno o lo tcdesco o barbar·o . como despreciable. tft 1A Man..-ali ,Anll~ r.!ltoctrma.. ~·...... cl!lohulonet.WW~t.m&orl lltlllllnii!WI'IIo, A1i•nu. U1úwr·
y entienden ¡>aralelamente lo griego y romano (lo chisico) como anliguo o tid•d. ~t.drld , 19861 Cillot./.oi...,..,¡ltdno.IIC'If'nl~l da~mJ.IWtl'l', Nancy, 191-f.c Ma.rgiou..a, ú
••,._.., ..,JIIIflftltfnrtwrtlitJnolldi'JllrlMfriO!dmw,, Uoma, S.A (1()5'1)1 R r . j(.nc:t.. Anoentsarwl Modrmts,
CO I'I'IO « n\levu moderr\.idad». y po r oposición el g61ico (ni que pertenece
w ".hlu.HH' Vnlv Slucu,.... NrwStrh··I..IIIII(\Uir ••HII hf' ..l lll(f', vol. VI, SIHm l .ouh, 19361
1\c•t hH.. i, 1),. ~~~~,1, trt 1\~tt•' r.t~JK~o~f\IIJ\Mrit , I .I'IJ"'C• 11)1 t 1 1 ti••¡,,, '""'"""~"'l.o!ruftunii•"J Rt'*'fltoltlllt>,
1 d (, 111 it 11, Ua11 •lllttll irtft 1. 1 1 "''' ,_.., u u1 r !t~h>~j•l k* ullrit tt "' t 4'1Jitr'o ,., "' tlf f( , Nhb~n. lltl
1'5 11• 1(\llll'l c:riln, •'ft 111 . l. 1 ,•• 124. ,.A, Mlmlit•f tl•II••·'U ,,,.., ,.,..... tl~io~III.'Wit..tt.llltfll fl .t.~~W~M &. .;.,_ .. , ~~~~~ f71l 1b•,•lw¡,, 11••11
A.tH f.,.;,,J, \, '+M, \'o~ l rnn• Jf)7'h Jl t'll 17 l l•f'UIII 1 t olll ..,. " 1 f 11)'\
TrORfA ( HISlOíhA OE U IN fUVl NCI6N lN MONUtol(lrfTOS UI'Aj¡OW 39
OEYAAiAMSl&UUfliONI

J<Sd< ¡u Rclaumción. considerando como talla époco de Felipe t t () uan Bautista


de Toledo yJuan de Herrera y oeguidore.)"1• aunque la obf'll profundice en
e:tapa.s ¡>rec.t"dentes prtti.samente para probar .su te:siJ.
la variación y enriquecimieolo de sus significados se producirá cuando
este t iglo Romántico descubra una conciencia plena de la his1oria y tam ·
bitn el valor histórico y estético de: otros e5ti los dhaintos que los clásicos:
los orien tales, los medieval es y sobre todo e l gótico y. entonces. Violle< y
otro& grandes 1c::óricos descubrU1tn que se puede I'CStftuJ•ar cualqu;er ed ificlo
parn oh1cnet su cosnplcumt ien Lo y perfección si se h~•cc de acuerdo a su
estilo. u :.u ca1·dcleJ·, a. su « u nidad f'Onn(d de o l'ig.:m », lo que provoca r:. el
nhdnlicnto del concepto de resLOUI';Jción modCI'nO, po rque cualquitr edifi -
cio es 1·cstnurable siguiendo ta.l c•·itcJ·io . y con ello el m éto do de la « rtsfou-
rodón t$hUstica», que dará como re.~ultado lo bú~quecln de la perfección de los
monumentos n partir de: la destrucción de sus impurem.s fo rmales.
c~ttdf011 dC' Sal;¡manca. Al ('(lnltilflO q~;~t: tn
Desde entonces y por medio de las reacciones de numerosos teó ricos.
1a m.J'f'(ICib ck licK ~ ruroptO\. b wst•li.K'tÓO literatos. arquittc'IOS y científicos hasta nuestros díM, elt~rmino « re.st.au-
no ~ :.plt<G "' S;atwnanc:a. la wifP Q!tdral ración41- ha ido ganando significado$ y enriqueciendo(c cOnlinuamen te.
1011\li'IIQ. va obwlk'la pa12 a!n'ldtr ¡ b 1
~~Ir dt la afo~Cbd uNYMoi~ hasta el gndo de que ho)• podemos d1.stinguir las inte:rvendones arquitec-
y a b nur-n hlur~Ji. w satY6 a1 k'viln1ar los sal-
tónicas. por ejemplo. según R. Luciani, 0 , de las siguientes maneras a par-
tnant tll()) 1¡ nuna r;~ttdr1i ('OftS('fV'Mtdo ~u(t~
tir de los critcl"ios y teoda.s aplicados por el restaurador: « Restauro
por ejemplo . .Juan de Arfe. que rclleo·e que « en la fabrica del templo de San arelteologico (basado en los metodos de Ra ffaclc Stern y Ciuseppe Vala-
Loo-en~o el Real que oy se edifica cerca de la villa dd E.<curoal. por oo-clen del dier). Roswuro stiliSiico (Viollet- le - Duc). Restnuo·o o·ománlico (John Rus-
odcroso. y C rttholico Rey Phelipe Sc:gundu sc1'1 0 I' n\U!SU ' O, se acabó. de kín). Rcst:ouo·o Storico (Luca Belti'Omí) . Rt,.tnu t·o modcmo (Camillo
~o ner en ,.;u p u niO (perfección) d at·tc de nrchi tectu t•n, por loan Büpu sta Boito). Rcswut·o scientiDco (C<u'h\ de Atenas y Custnvo Ciovtinn oui). Res-
natua·nl d e ..J"'oledo» '" 0 11 uest rO$ t ratadistns y II'(H.luctort5, como Sn.grcdo. llou o·o ncl dopogucn·a (Cario Cesdti y ou·o•) y Resuouro cl'itico ( Robe rto
Lozano, Urren, cte., que procur.an con sus ubrns « la riJ'.)IOUfíJri<in de lasarld» ' Pone y CcSllre Brandi)» .
para obtener s u perfección. que había desaparecido con los <~'bárooron» . Pe,·o to du5 e.slas leoria.s. que: han sido parcinlmente a.:~imiladas en España
De esta forma t3 ocepdón «rr.staururlaarquitttturu » se ~tepa.ra del concepto por nuestros arquhectos y nuestras administraciones (aunqu e: se sigue deba -
medic:vnl de a·ecupera.r exclusivamente una función . fueran cuale-s f"t¡ere_n los tiendo el artículo 11 de la Carta de Venccin). han avantado "" Eu.ropa.
lenguajes. y apare« la significación de que sólo se «mtoum"'. se llega a ~bte­ donde se platean nuC\'415 actitudes inlen•entora.s en monumentos y por causa
ntr e_l s."grado carácter de ~djetivadón que manuene. SI se alc3nza a '~"es de de los tremendos abusos que se han producido, algunos. como dicen los
un lenguaje artíuico definido. es decir. con una-' formu.s. proporé.lo~cs Y rranceses (Bruno Fouc.a n. por ejemplo)"• . «por r..u1énticos crime nts de
significados concretos y especificos: los d:i.sic.o s. Surge n.si .. pues. un ~nme~ amor», han multiplicado las medidas protector:~~. de forma que en algunos
criterio concre10 de restauración de ediflcao~. EliHt veruente conttn~ara rusos se habla yo de la dimtourolion, para col'lar los excesos de unos y de otros.
ha>t• entrado el siglo XIX; recordemos. por ejemplo. que e n 1793 se edua el J>J-occderemos a continuación a exponer, de~~ode nuestro punto de vista.
OI.!Cuoo ¡ob,../o Rntaumción de/as Btl/asArle;<n E.pa~o. de Isidoro BoSll"e· y en t 829 lo~ m étodos y conceptos de intervención en mor\umenLos preexistentes que
los vuliuncnes de Eugen io Llaguno y Amil·oh• y.J uan Agustín Ceán .Be•:-
4 llj l l•~u t lrt • Ch u , V,. r¡f,. 1. l. pp. XXXVI. y 1. IV, 1)• ' l!J-1).
mutle1 l l tu l r.d os ,_¡gnificntivnmente Notíciasclt~ loJ <lnJUitrdOS)!tJr<IUiftdurn de E..spono
~o ll R'•'tl""'• Rmn• , ••188.
~ 1 • l.,¡ tf' \ I ,.Ut•lliUtlll• Un tlll XXt til'rlto•, r n ,\fl"'h•""' lr~+'"''"'""'• 11\1111 lfH, l'),fJ, Jll'• 1 qtl

.a ---SSIItii'SO. ~'ill:t,IM~ytSI\'7
se siguieron en España desde el Renaci miento hasta los albores del siglo entendiendo com o Jl'ICa-ecedores de esta conside.-dción sólo n los d e ln Anti·
X I X, en q ue t~e verificaron lns npor taciones yn «contemporñ nens» d e los güeclad, pu es el mismo Pnpa, por med io ele su brran ar<¡ uitecto Rossel li no
roman os Stern y Valadier . del fo·ancés Víolleo- le- Duc y del ínglés j ohn d esu·uyó numerosos edificios m~dievales. entre ellos la iglesia r ománica de
Ruskin. Santa Maria, en su ciudad de Pienxa. para reestructurar la plau de la cate-
dral ..: Julio ll debe ser recordado en coos parámetros de desprecio hacia la
arquitectura tanto antigua com o medieval cuand o por medio de Bramante
LA I NT ERVENCIÓN ARQU ITECTÓN I C A EN LOS SIC LOS XVI AL XVIII : destruyó con Lotal i nd ife•·encia el pa1eoel'isti ano San Pcd ,·o del Va llcuno.
EL NAC I M I ENTO DE UNA I N I C IAL CONCI ENCIA DEL" H ISTOR IA Co nsideración tam bién parcial porque en m ueh:ws ocasiones los grandes
ar-quitectos del Rcn~cimiento. sin ningún pudor. destruían edificioJ
Habría que plantear en promer lugar el concepto de •<\oaloradón de la obra romanos y aprovechaban sus piedras si tenían la oportunidad de elevar
de ane. del edificio arqui1ec1ónico. según lo). distintos tiempos». A pan.ir otros nuevos. pues s-e autojustificaban por los cambios de fundonaJidades.
del Rc n acimien iO hemos asis1ido n cambios cual ilativos en la :ap•-eciación y El paso siguiente en In evolución j urispruden cia! de defensa d el pasado lo
o·echazo de los e<tilos y de las obras de deter mi nadas ewpas (como también produce d l'ap• León X, que llega a nombrnr a Raf.ocl. e n 15 15, Commosorio
de los :Jrtistns). c. incluso. h emos advertido cómo obras que eran celebra· dt//t Anlichita Ji Romo, y más larde Pablo l ll . en 1538. promulga otra Bula para
da.! durante un p~riodo en otro ernn odjadns y duprcdada.;. pura, a "' CCH. instigar 3 la defensa de los vie:jo.s edincios. pero siempre con la gran
llegar a ver cómo en otro ulterior de nuevo eran revalorizadas. E.i dKir. en con tradicción de continuar las destrucciones amparad:.s desde el mismo
In h uma1'1id11d hn existido una permanente muHttión de los v:.lorc~ critic:os poder, volga como ejemplo que dt>rante todo este tiem po el Coliseo con ti-
fre n te a la.s p rod uccio nes nr1 ís1icn.s de los ho mh 1·cs del pasndo según ha evo- nuó $h v iendo d e cante J•n p nra con.st•·u ir· Sn n Pedr o d e Romn-;3 .
luc-ionad o su conscie nd~a de la h istoria y su capacidad estéticn y cl'it ica. De cunlquler mane•~'• se abría paso yn un in icial re&peto n d eter minadas
Bastaría recordar cómo nuestros artistas dd RenRcimie•'ltO rtchaz.an lns etap.u del pasado que en cuanto a la arquitectura se complementaba con el
obras medievales y cómo &ta.s serán revalori:tadas por los arquitectos rom:in- intento de estudiar cienaif1camente sus productos. para alcanzar a conocer
ticos del XIX. o cómo los ilustrados neoclásicos jwgabao con extrt:mot dureza su.s reglas y normas. $Urgiendo paralelamente la nece~idad de inve.stigar
Jns arq uitecturas y retablos «churriguerescos» p:u·a llegar a nucsu·o siglo a dcfde un cierto punto de viS! a arqueológico idealí>.anoe (tnmbién habrá que
se r rcvttl ol"izndos po•· pe ru udo ••cs. histo •·iud OI'CS y teóricos como Eugen io espe rar nl siglo XV IIl y n Win~kelmann pnra que se empiece a fo l'mular el
D'O rs. Garcla y Bellido y Mno·tin Comálcz, por cita o· ejemplos pion eros eoncepto moderno de nrqueologia) sus restos y obra~ conservadas. Apore-
espa.ñ oles en campos diverso,.,. En consecuencia. la obra de ane existe s-i la ce.n a.si las descripciones. dibujos y reconstrucciones imaginarias e ideales.
cultura la interpreta como tal, otorgándole ,-alo~s y cargas simbólicas. ~tC­ de eotas piezas señalándose como el más antiguo el escrito en 1431 por Pog-
ticas e histó••icas. y cuantas más desee. Ello explicarla q ué productos son los gio Bracc.iolin i titulado Dtvurietaltfarlunt. que se interesa por Jas r u in as de
elegidos parn ser salvad os y curHes son ajenos a esta preocupación . Ro ma. Le siguió OII'O m uy sign ificativo. obo·!l de Flavio Biondo , fechado en
S i nos detenemos sosegado mente a_cot~ sidcrn r q ué son pa1·n cada con- 1445 y que <><presa en su 1ítulo la n ueva filosofía : Roma ínslouralo.
temporoneid~td obras ele arte susceptibles de •er salvaguardadas por medio De la.• colecciones de dibujos que entoncu se realb...aron contamos, con-
de su re:st~uratión. concluiremos f!n que 1M tales depend~n siempr~ de la.s ICrvada en España (en lo Biblioteca ele El Escorial), con la que es consíde -
m.i smas coordenadas crit ieas: la corteiencio dt dtttnmnoJo corwp'o clt lo hiStorio. y tal r•da, quh.á. ~omo la más importante de todo el Renacimiento. el llamado
aparece con diversos m adces por primera ve1. en el Ren;_-tcim iento.
El i nicio d e un muy pl'im itivo co ncepto tu.l m in ist rad ... o y leglslativo d e
'.1;~
Opt. nu., pp . 12 y 11 16, rc:•p«tinm c:nte, ·r.unbi4n M, Tyuk.iewir.:-towa, IHr~uJo Jl~tJMrl•no, Ro
conservación de bienes monumentales colectivos en la Edad Mode.rna tiene t1'ntU.. 1928 y E. C~~rll. '-~ luittdJr Pioll. Roma. 1967.
su.s remotos origen es en la bula Cum alma m -'"'m U,Wm promulgada por el •q C . C.Kho, .,. nl, p. 13oS. R.ty, ..,..,. ........... Roma llan, 197+• G. Moroll;, vW.Jw-J+
Papa humaniJta Pio 11 en 1462. en la que •r procuro lo tutda dr alguno•
.J{ttt~ ..,.,..,J~flt4,-.,..,....,............,..., ........,_,Al•n~ Edl tri«-. t1o
tTtM"ÜI l~t 1' t•tW •III •llf'molhlool f' rnt•ur t' tU • ntichllt" nrl Cm<luf'rrnto rornano•,
c:ci ificio~ JJITcxhtcnt ~-.. nunc1ut', como hhl' hft hu no t•r C':r•C"IH y l.ucaanl, rtn M\ V ,...,..,,. .. _,..,.,IIIWI'llf(lll,ioJvJ,U'•...-. ., Rqrn•, 11)"1· I'IJ '\1)7 .. ()'\,
no•iA E HtsTO.IU.t. DE U INTUVINCfÓN lN HONUMI;NTOS UPA.Aous

Codtr E.rorioltruis («As an•igualhas d' ltalia»), que compusiera el pinlor por-
•ugu~s Francisco de Holanda (1517-•584) con numerosas descripciones
dibujada< de edificios an1iguos de Italia. la admirad6n de los españoles
--.. . . ·------=--.. . .
r-~--- ~liEUOol -----,

..--,¡,

durante todo el siglo X"VJ por los re.sto.s romanos está sufidentemente pro-
bada, no sólo lilerariamenle (Col menare., Ambro•io de Morales. Hono-
- ··
r;llojuan. el Cardenal Silíceo. ele.). sino t>mbién por crón icas que refie- 1 1

ren las inquietudes de nuestros inte-lectuale-& y gobernante$. Así, el rni.smo


Carlos V nltcraba el itinerario de uno de sus vtnjes p:1r::1 conocer e:l sarcó-
li•go de la ubudía palenti na de Husillos'' . o su hijo Felipe 11 del c¡uc. además
ele su p Mión p o r Vi11·uvlo y los Lrat adi~lr\s, cl estncA1'émos In 1·e.levancia del
hecho lJUC protagonizó cuando la campaña de irwnsió n milica1· de Po rtug-dl.
pues encono·ó tiempo su ficiente para trasladarse n lo ci udnd de Mérida. en Plimto1 Ca l rdr:~l dC' león. U modC'IOh<~bilua l
tra la sus1huoón dd f'dilicio antiguo por uno
la que se in>tal6 del 4 al 17 de mayo de 1580 con el exdu•ivo fi n de ver sus nuevo y tnJis C':.p;¡l, ruando tos mtchos
restos d~ In nmigütdad romana acompañado de su gran arquitecto J uan de «''n0MM.'U). lo1 mulltplicil06n dt'mogr.irica,
la~ nucv;n modas tslitJcas y la rtnovaci6n
Herrera y. como dicen Uaguno y Ceán. «e.x:aminó lo.s edificios romanos 1IÚI'gK':t lo e u gb.n. M~o~Chos ('difK'ios IC'tlQics
que permanecen aún en aquella dudad. siendo los principales el gran
puente sobre Cuadiana. d del rio Albarregas y un orco Lriunral crui entero,
hu ruinn de una rortal~a y de varios templos: los ve-stígios del anfiteatro .
-..... ~~~" ~.aro que N:n t'OfliC)ÓCIO una ~~
Cl(Pl'fkftfia ~rurtW<l. ~ cstl att'dral g01.a
a~n tOlOS dt otm ,~kas. dd ~
-i•.O. el< los '<'I<S ...,_y el< ... t"'-
, ...,., lkl •glo t d.C. (D. dr lo> IOO!l.
del ciroo y de la naumaquia .... admirando sobre todo lo maravillosa cons-
trurción de un muro o dique de &Hieria, <¡ue hícicron desde el puente hasta
lnrgn dfstoncia para contener el río de la parte de ln ciudnd»y;_ Res-tos que
a buen seguro mandó dibujar parn estudü,r los clc:tcn idarnente. pero por fundomcntado en el descubrimiento de la Antigüedad mítica. el clasicismo.
d~sgrnciu 1'\0 lllC han conservado estos dibujos. de l c1ue extrae n m odelos . mé todos y lengunje. e 1't d efin i tiva normas que
Dc." pués de las pt·emisas citádas es evidente que hay c1uc r.dve1·llr que esa deben seguir y nplicar. y que tlln'lbi én pueden mejortu· y supera1· a pilrtil· de
conciencia de la his-toda era muy i.nteresacb' y limiwdt•, pues los a1·quücctos dios mismos. Ambos renómenos les obliga o·án o obtener un especillco
s iemp re que podían construir de nueva plnn1a destruían el ed H1cio ante- punto de vista de la histo ria , que como expresubR VRs.ari sera biológico para
rior. Jo sobrepon f;.n O lo SU.Sliluian fuer:. el que rucr-a y per-leneciera a fa lns artes (naci miento, plenitud y muerte).
caapa que fuese. La var-iac.i ón en aJgunos comportamientos se aprecia Junto a esta recuperación de) mundo dásico irá abriéndose camino con
fundamentalmente cuando tienen que operar limitados por integrar o lentitud la valoración de otros momentos del pasado más reciente de la
complclar una arquitectura p~exi.stentc a la que considcr-a.roín en diferente Edad Media. En España son bien conocida• las apreciaciones de Cris1óbal
medida. En este punto se encucntrn la clave de un primitivo ideal de «re-&- de Colmenar<,. sob re arquitecturas góticas (catedral de Sevilla. etc.) que
laurar-». pues C$tos arquitectos son conscientes de dos causas que confor-- rmpart!ja en calidad a las griegas y romanM. Desde el punto de vista de la
mnn su existcnda: 1. Que deben actuar sob~ un mundo }'U cOn$truido, un intervención en arquüec.turas existt'ntf:S de esa época también .surgen espo-
m undo real existente, la ciudad y los monumentos nntiguos y medievales ñdicamente actuaciones notable-s sobre edificios pan no a1terdr su sust.an ·
c1ue han llegado u SU.$ ma.n os y que limitan su nc:LUnción, y '2.. Otro mundo cin primitiva. Entre la.s m uchas que se. podrin.n cita r en el .siglo XVI español
me interc.sa mucho la oper-ación técnico rc:¡¡Jiudn po1· c1 frcmcés arquitecto
r lngenl<:ro Quin1o Píen-es Vedel que o•estnu •·ó lllo·ed edo r de t549 la Cole-
'.it+ J. IU"er•. • 1t'l'dlt l ó ~t y mo de t•n ld111d en l11 nq u it~ t aurll¡,• l l'l nlln• tle iQ,. f'mu l r •un, d"' la
l~d • d Mudt~l ••• • , J¡•mc¡d¡r; oto&t,.ftfloffiOtifftrtfltíJt'tl kr l'roa..!'M'..., eH Alifo¡, w, l'lll,.ntlll, IIJ 87, JlJl · 'll 3 8 .
glntn de Mo o'l• dr Rubielo$ c¡ue hnbin surrldo un g•·nve incendio en 15-} 6 y
Q'l Noiii•Jihthl-11.,1'fUI(t-of." f ~''lfliiM-fwiViltf.lfllt&~ , t. II. Jl• 1111 md• •lgniOt •!lvo oun •u 4' reJ~tnuo·or((ln • d• lo to o•o·r dr In igle•i• d e Snn
45

Martín de Teruel. Ésta amennaba con hundirse por problemos en su pie y Toda la tratadistica arquitectónica renacentista . determinada por la
cimenlación y por empujes de bóveda en su coslado. lo que le obligó a des- necesidad de tener que m antene-r la coherencia de loJ postulados clásicos.
montar. recahar y ~c:ompon~r aquéllos para consolidar el cuerpo inferior. se vio inclinada a desarrollar preceptos para defender la « u.nidad» y In
scbrún solución que permitió snlvnr la torre hasta avanzado clsig1o xx"·6 • '*pure~a» de la obra según la «cone:innit-as» antiguu. De est3 manera
Vitruvio defendii• «la cor·respondcncia tot3l del ed ifi cio>> ; Albcrti. que
QpnRAk S08k E U N MUNDO kRAL... UN M UN OO CONS'TRUIOO «todas las partes eslén en D1' 1llonia mutua; y están en nr·moni3 si conc uel'-
dan. de suer·tc que form en una belle~a ürticn. •·cspctto al tamaño. el
Una primera generación europcu de arquitectos re~t"urudores con con- género. el color y otr.u se mejnnoes cualidades». y Pnlladio, que « la beUe.a
ciencia de 1al relativamente dcfinidn surgirá segUn se vayan cstnbledendo las resultará de la forma y de la correspondencia del todo a las partes. y de las
bases del Humanismo y del Renadmicnto italiano y fundará. su teoría ini- partes entre ellas. y de.;.,.,. con eloodo. De manera que los edilicios para-
cio! en Vilruvio primero (I.m ditdibros Jr orquiltcluro) y. m4s ndelanle, en can un e.ntero y bien acabado cuerpo. e-n el cual un mif'mhro se corres-
Albcr1i (D~rtaedifl~otorio) y en ,;ucesivas operaciones arquitcc1ónicas. ponda con el otro y con todos los miembros que sean ne-cesarios a aquello
2
Su apa•·ición debemos situnrln inmersa en una postura eslética asumida que se qu.i ere hacer» ", ci tando sólo tres ejemplos ilustrnLÍ\'OS , pues ideas
de f01'1mt gen e rali7;nda desde el siglo xv a1 a•·ticular-sc cst' primern conciencia semejantes t'tC:ogen Om·ero. Sc•·lio, Viñola. Ddonnc. etc.
histórico que. llevaJ'á a los nr·qutt c:ctos al rechazo de las ar·quitectm·n!t bárbaras Sorprendente nl CIHt, la primen gran openu:ión de int egración ;u··
y tedescas que les habían precedido (las de la Edad Medio y en especial la quitectónic:.a del Renacimiento va a considc1·ar ya estas f(hmula.s. Nos l'efe-
gótica o te-desea) con la intención de reconstrulr el arte de lo Antigüedad rlmos a la conclu•ión por pn.-1c de Filippo Brundleschi de San la Maria de
reoornando ala naournlexn e inlerprelándolo desde In nuevo modernidad la la Flores de Florencia~.,. pues concibe su cúpula ~iguiendo el injdo de la
«antiea e buona manjcra moderna~. Üle re.nómeno se produce al recupe- rJiructura ocoogonal dejada por Arnolfo di Cambio. • parlir de la cual
rarse la teoria vitruvi.ana y al aplicarse en concreto los .seis principios o cate- desarrolla ocho nervios agudos eerrando la cimera con una lin1erna man·
gorías fundamentales que componen la (le: bella arquiteclura»: el orden. la leniendo todo el conjunto el espíritu gótico de 1~ Cltlcdral, aunque la réc-
disposición, la simettla, In euritmia, el decoro y la disu·ihución. Así se con- nica empleada ra c•·a renacentista dando a la bhtoria una lección $oberbia
vencionnli:taba la normlt chí.sicu y de entre. sus categorías destnc~trán dos. el de cómo integrtu· un edilicio.
uso cnrlónico de los órclene:s (toS(ano, dó •·ico. jónico. c:otinl io y cornpuesto) La realidad arquitectónica proyectada o constt•uidn dul'<ln Le los siglos xv
y);¡ utiliz.nclón de las relacione~ proporciooales (armónicas. geométricas y olxvm que sigue lo• prccepoos ...,alados ofrece todn clase de respuesoa• de
arilmétitlls). dos verdades que según ellos había desprecindo la « man.iera r.speto o de abandono de la noo·ma. Sin embargo. Alberoi había formulado
tede.sca.» y tenían que .ser respetadas sin contes1ación, 7, muy bien en los primeros capítulos de su Dt rt atd'.ficutoria e-l principio de
Pero est.- posición absoluta defendida a ultranza se encontrará rrontal- la •conformitil » o la «convenienza» (la <Sconcinnitas• • la !'decuadón. la
mente con grandes contradicciones de seguir .sus propias r~glas. las que coherencia total del edilicio) que alarqu.ile<to ortodoxo le obligaba a lomar
conllevaba el aplicar el principio clasicista de la « unidad de e11ilo» tam- una posición disc.iplinada al actuar en el edificio medic:vnl que queria res·
bi<!n invocado como la «pUl'C:UI anislica». que surgía cuando se le planteaba ••urar, aunque le causara r·ecllazo pues su condición de moderno antlte-
al urquitecto la opción de intervenir con ortodoxia en unn edificación de~co se lo cx_igia. Aho1·n h ien, .!ICbrún Albcrti (a través de In i_mel'pretación
medieval para conduirln, amp1inrln o res1aurarlft.

wK 1_. d~finidón que ufr«c Allu•rti de- tu conccpto de IKII~t:tJI no d~ lug.r 11 dud.u ; «b bdltla
~6 Card• Cuereu.. «Laa IQM"C:\ d~ Tcrucl•. JltculoJo\n¡u•tut!IJV, .Madl'hl, 19~5 . p. 97, y Sa.n- c•IA armonta entre todu lat PJIMH del conjunto. con(nrm~ • una norma dctcrrninac:La. dc
li,.go Seba1~iin. •Elu<¡ultttlo funcf:1 Qu1nto Pi(:rtn Vcdcl• . Archno bpañol de Ant. fhrma quc no .c-a po.lhle ft'Ciu~tt o c::amb.u- nacb, Jin que el todo k ~ucl~ rnlt.S unperfccto•
Madrhl, 196'2. n.0 1..0. pp. 2:&9-301. <V~. J. R.ftn, •tJ tr'llt..do o,,..•c!lfo•iockl~novb Lton R.ui\laAibertt•. ~n {.fOI'l!8oftute
2:7 E. Pano(.tl.:y. •La primu-a pJg1n.a del Libro de Ctorx;•o Vüaril Un ~.tuadto ..obne ~~ unlo
..erln,..,..., Al .. tua F'd110naJ,
""""* o,,...~. td Alal, Madrid. 199'2· p . 12 Ten l"ltrtlado t...h. VI. cap. n, tUl

..,,.
J6t•ro •lju~rd Rcnanmitnlo h•1iano•. en fl~.., btf'nj. Atn..u At~u ,.,..... . . ~~,.,_,,.....,_ AAntt, \fadnd t988, p. 119 )'u.)•
... r•r-.*n' (• " .... ~ .~wJ.r.h(llnlN"-"pNI......,..,!III'IIt•. c .mbrid¡c... M~W .• Iq¡o.
U ORlA E HlstOitl.t. DE U.INTIJI'fiMCIÓM tH KOHUM[WTOi ESPA.ÑOL[S 47

<~~tconformhñ » clásica difundida por los teóricos. En España. muchas veces


~=
-··- se siguió e¡te modo de operar sobre un mundo con~ruido siguiendo lns
tres teorias albe.n ianas '' .

MooELOS ot tS1~stYt:NCI6N ~N f.Pif'ICIOS ru.uasaunrs rs E~MÑA


DKSDfi t:L RuiACIWIENTD IIASTA ~L NI!.OCL.Asteuwo

Al centrna· nuestro objctívo en lo at·ticu.Jatión h istórica de lr&s formas ope ·


rati\•a$ de intervención nrquhectóniea que se llevaron a cabo en Espa"a
durante los ¡iglos que median entre las teorias de la tratadistica italiana y la
aparie.ión del concepto moderno de t•estauJ·a.eión en el siglo X! X, aprecia-
mos u·es siste rn:as ó modelos opc•·oth•o:J: t. La opuesta por· In modcrnidnd.
2. Ladefcn•• de la unídnd de estilo o pur= delns formns. y 3. El desarro-
llo de edecticismos y simbiosis lingUistic:os.

PI:.Juta dt• Roma con lO) edific-ios 1.4 opuesto por /u modernidad
y tuinas MliguO$. P~rro UgGfio. 15'10, Mapa
dt la (iutbd con bstd"i f~d~m
m.b lmpottanln_ ~ uno ck lo\ pritM:ros La llegada dd Reoacimíen10 como tul no supone su asunción generali•ada.
lnY(nbttOS dr mor'I Umc'nt~ Antes al conn·ario. lo que se pre te nde por parte de una pequeño elite cul-
tural dete1'minada y ello con CI'IOI"me len titud nl comienzo es adopta•· lns
de l'nnofsky)"0 lo obligación de cumplir lo «conformita» se podía resolvc•· nuev-.t.s fór-mulas ltalianns interpretoda.s desde aquí por diversos medios. lo
de tres manera~h l . Rec:ubl"itndo en su 101alidad. interior y exteriorment«:. que conllevara un desprecio del eslilo del cdíflcio sobre el que se actúa.
el edificio medieval con un;t epiderm is ~nacentisla . 2. ContinuArlo en el lnduso. con la contnd icción de produc:irse unn etapa iniciol en ln que lo
estilo m edievt,l Ol'igitul. y 3· Real17,.¡u· un eq uilibdo e n t re lo medieval y lo p•·irnero que se acoge es la decorución renacentista, que se np1icará indis-
renncentista. cnu·e lo viejo y lo moderno. criminadamente a estrucluras góticas. para poco a poco ir entrando los sis-
El primer moddo lo wó el mismo Alberti en Rímini, Vasari en Nápo- temas constructivos correspondiéndose con el nuevo ornumento .
1~. SerHo lo recomendaba en concreco en su Libro V tt , Pallndio lo aplicó Asi, es sabido que c_n nuestro pnis penetra el Renacimiento en la última
en el Palacio Co muna] d e Vicen1.a y Bo•·•·omini en la Basílica de Snn juan década del siglo xv. importado por el Ca rdenal Mendo<t• y aplicado po•· el
de Lctrán. El segun do m~todo lo eligie•·on Bramante y Fran<e$CO de Gior- ~nigmatico Loren<o Váu¡u~ de Segovia en la calle central de la fachada del
gio Martini en sus propuestas para el cimborrio de la Catedral de Milán. asi Colegio Mayor de Santa Cru~ de Valladolid. que se habla ooomenudo en
como varios de los a u lores de los proyee1os ofrecidos para la cons1rucción I(Óiico, t1dtmás de en otrns obras de nueva flibrica. Aquel edificio se con-
de In rachacln de San Petronio de Bolonia. El tei'CCI'O y último sistema fue duh~i aho 1•n en estilo renacenti&ta !in ninguna coordinación con lo p•·ece ·
adoptado por Alberti en Santa Maria Novella de Florencia y por Viñola en dtntc. lo que señala ya d m¿;todo favorito de conc.lu$ión. integración y rea-
su proyecto para el citado San Petronio. claptacíón de edificios que se adoptani generaliudamente en toda la
Es pa1ente que todos los nrqultectos itaHano.s AeñBl ados por su estilo y p<"nlnS\IIn1 J¡, auscn cil'l de toda coher•encia enu·e lo p ree,_dslente y lo nuevo.
algunos. incluso. por sus escritos, •·cchozaban el•·omllnko y el gótico . pero St'rAn, pues. ln yuxtnpotlci6n y In swnitución ln~t fórmulas más arnigndas
se vieron fonados a con.jid~rarlo en alguna ocAsión para cumplir con la

11 \t-1 wl tlh"t otl\lr•t..tlhftff"l""•wht#rf'•lllllfll(l"•l•inlfnf'Utlóll •·1' iljO,ttJ.• •I•••'~'"•UI"'


11111»-t llfl l• l t~4ttit.t ti• \'1U~tlullot,. \'•llliol•tflol H•'ti
01 \IAIIIIA "ISTAURATIONE l(OIItfA ti HISfOitiA Ol l A INfU\IlMCION f:N MONUMENTOS ESPAÑOLU 49

(otro ejemplo se ria C!l d e: la co n.strucd6n de la Librería en el monasterio de


San Isidoro c.ir: Le6n, o brn d c junn de Badajo1. el Mozo , q u e se rcaJiz.a
embutiéndol o on lo fábrica mediowl destruyendo el e&pacio que ocupaban
antiguas de penden cias). méto do que fue también muy seguido durante
todo el Barroco . y de manera común e n la Antiguedad y en la Edad Media.
Lo generaliu d o fre nt e a una actuación concreta era que. cu41ndo los
m edios econó micos lo p~rmitian. la r espuesta era la d em o licjó n to tal del
edificio viejo lcvnnuíndu~e o u·o de n.ur:va planta ( ej emplo d e ello son
lcon &3ptf\t¡¡ AJbtorb.
S;!nu Mana M la\ UOfa. numerOSAS cated rales. com o la gótica d e León so b re las r o mánica$. la d.e
SogloXVInlnacb b Palencia, sobre la visigótiea, etc.> o que . cuando esa situación fa\•orable era
('(lnSh'utt'tón (f'l
aólo parcinl. el u..~ com Un era la yuxtaposició n o el crecimiento tentacular.
gót.ro -rutftO\ runnilt~
d<' la ptttMn pl.tnta·. El ejemplo d~ In Cnt ~dral de El Burgo d e O&rna e• parad igmát ico" . y lo
t'l arqutlttto lf'llcgftl t i mismo se podr in d eci r d e g r an n ú m er o d e ed ificios. co mo la Catedral d e
pasado ron rl ptnfntt
,.n rt-nonc..:u a tM Burga&, o la de Snnto Oom111go d o l• Cal'"'da.
módut~ do.~ltkl~
En la Edad Mod erna se plant ea po r doc1uier la neces idad de dotar de
<'t.lmlg u•cndo " n;, obra
rtn:KttU•'§tJ s.n dnl ruir tr::dignidad » ni edificío nltgdndo.se. que IM fábricas antlguas son insanas.
b Pft'C'lll'll n'ICI;:) oscuros y faltos de runtio nolidad ni rnodir'icar.e determinada& liturgia& por

p m :w aa
'
..• ,_
- t. pompn barrocn y p o r lns nu evas exigencias r eligiosas emanadas de
Trento. El T•·• •p• •·e nte de N arciso Tom é de In Cated•·nl de To ledo. la
fachada del Olm>doi ro de C u•a• y Novoa e n Sanliago de Co mpostela. e
Infinidad de obro$ son bu en testim o nio de estas o pcion es barroc.:as que
olvidan y d cccsum « n pa·iol'i » el esti lo del edilicio en el que nctUan. Idén-
tico compo a·tnm iento ll ev:,rón a cabo los n r<luitectos ncocláJCicos en u1'1a
primera cwpn cuando se cnfr·cnl cn :1l co mpletarn ienc o de ed ificios anterio-
rts. sobre todo si son m edieva les o platea·e.scos, recordemos cómo se des ..
u·uye la iglesia de Snn to Do n•d ngo de Silos o cómo se :u:.túa en la citada
Cntedro l de El Burgo d e O s ma. En la • •·quitectu•·a civi l la construcción
antigua es símbolo de unn no blcw lcjunu, pero. a la vez. venida a me nos. y
drJ"rumbada econó micnmen1e. por lo que la image.n del poder se alía con
la de la nueva edifiatció n . J>ero las láminas de SerHo sobre cómo moderni-
u r una calle medi~al y hace•·la renacentis~a• son una muest ra concreta d e la
b u•quedo de la nueva image n ( Libro vu ). Es pues. la sustitución, cuando
••itte po sibilidad econ ó mi ca. la que prima para cOrfle r parejos con la
ostC"ntación y las investigacio n es ~télieas d e los nuevos úempos.
tron lbposta Albnt1. San fta~ ck' R•m•f'IL. S.,to '1:11 Mocltfn.ra d trmpiO de: r.taaattsU.. Desde la llegado del Renaci miento. el arropamiento teórico d e las dis-
)In ~ru••
tt nhrdo n'IC'd~ ~ un m«~!$1!10 ck PfoyKio tneubf+dof
dd td1f100 antiguo que m k9uido Offtlos ck wca doputs. JIOf rjcmplo. pot P.lbdto m b. 8.z!.lla Untas operacio ne• restaurad o r as se pi"'duti rá a part ir de varias ve.nientes:
... Vlttnla. pCif tor-·m "' Son ....,. *"".,_ pCif ca.as v- ..., s.n,_ ck c.,.,._m.
poco G.ibbrft ('ft ... tal('dn4 ck ~ pot los :Nqloltlft1~ drt- ....... PJ~ 11 f Chuto (o4 1 11~ 'lu•n !1,. Vdl.u mt'n ~n I.A ( • JJIII• df'l Vtntrablt P•bfoa y 1• unutu ck b
~1'10--~'i('ilf~ !.bt't'\ tn le» nt.hciiO\ cW t.f1'"' .. "'
.....,.
( '.tlt d r.l d4' f 1 t\•••c••1lt~ ( ) •m"' • ~""• · lf)ft, J'll 1tS f'-' , A C.plltl. M~J¡,...,_,
............. Jif' 111JM
50 OlVARt.\ . _(SlAURATIOH( f lOAlA E HISTORIA OlE lA INTtlii'IINCI6H I N MONUNI:NlO$ U,,¡¡OI.t.S 51

buscando la inspi ración en las colecciones de dibujos y grabados difundi- ~<ión de lru partes entre sí y de éstas con e.J todo. si bien deduce .su canon
do• por España y que consta que se localizaban en lu biblioteca• de nume- poco clasicista Felipe de Borgoila. pero. odem:is. después de citar los
rosos arquitec1os español~ segun se desprende del estudio de sus inventa- ld•~n•~ clásicos grecorTomanos, se ati~nde en defender otras maneras de
rios y u~su•men1os rt".aliudo por Martín Con1.ále1.. Cervera Vera O lcc'lumrlasdichas monSLruosas. candelero• y bolaustrcs ... que los antiguos
Rodrigue. C. de Ccballos (por cjcml>lo.JWin de llcrrcra.Juan lhuW.ta de haz.en menció n en sus libros~. que •se ponen ma.s por ata vio que por
Toledo. Juan del Ri bero Rada. etc.) 11• en los que •e citan grabados de IC<"ioladsin tener medida determinada » (fols. XILy L). que. aunque pre-
diversos edificios de lug;sres del mundo. sobre todo icnlianos, aunque c.ita- fundamentar en la andgüedad clósiea. p•·uebn su inconsistenda
do! d e formo wn parca que casi nunca se pued en idenlificar· con detalle (los lnnat:tva y la del momento en España, pues corno también aiJi se refiere
mds difundidos erom Los de Zoan Andrca, F'ray Antonio d1- Mont.a. Nito- eh• el taller de Andino y la nar·rnción se de.snnollo en Burgos. su patria).
IcHo dn Modenn y CtovM'ln i Antonio dn Bresciu) 1'. Pero In vla mi:ís impor- elemen1os e rnn ya normales en nuc$Lras nr'le.s.
tante In consth uía la tratndisticrt, en concreto l¡, difusión d e origimtlcs edita- E.an importante obJ·a, desde nuestra per.specliva de blísqueda ele opclones
dos en Italia. y. toda>-ia mñs in lluyente. las traduccio nes de estos dellatin y actuar en edificios preexistentes. representa la consagrnción del moddo
del toscano ni casu~ll:moy las elaboracionts personales de nuestros pensado- Dllole :reeco». un sistema que rechaza yn el gó1 ico nunque desde un deseo ·
res y nrt ífices u part lr de los tex-tos de aquéllos y de SU$ propio.s experiencias. llfl,mier>to profundo del clasicismo. entend iendo como talla « decora-
Del volor de e$lOS dos opciones se desprende fñcilmente que la oferta no 1a estructura de los edificios. Es. pues. una obra todavia confu.sa
gc:ncraliuda y. en consecuencia. la vía más aceptada era la estima de la tn1delnnidtt. p~ro comprometida con una l(tnueva manera» de ~ntenderla
modernidad. Durante el Renacimiento. la •anuca e buona maniera a panir. además, del principiÓ de la imit3dón («contraha~r»): es
moderM». expresada en la büsqueda del clllloicasmo. y durante el Barroco. aimple rt!penorio de elementos que atraerían el interés de nueS:Lros ani-
la modernidad corrc•l'ondicnte. ahora por el contrario desde la libertad y Y que e.ttos manipularían sin orden ni condeno al uriliT.arlos, pero que
olvido de la norma y el orden. En ambas vertientes. pues. siguiendo las adoptarlos revelarian ya una apuesta por};, modernidad especifica del
••porwcionts europeas y en concr·cto italiantiS de cslo:c periodos, y juniO a miento entendido de tan singulor manera. Su opo!iiición a la mru.tera
elh•s npO l'IUtio nts hispanas de iruerprer.a ción persono) o de •-ethaw directo. e.s cln.rn cuando ad viene: «E mira bien que no tenga.s presumpdon de
El prÍI'IICJ' texto arquitectón ico espailol (y cur•opco e.~cr·ito en romance) llel!Cirll' romano con moderno:& (fol. IV). aunque en no pocos casos el con ~
que nos vinculn co n lns nuevas'tco d as J'Cnnccntistos es lAobnl de Diego d e ¡rlbuyó n ello.
Sngl'cdo. M,.cNrla.s tltl romono, ed itado en Toledo. en IRimprenta de Rern ón [)c•de las décadas llnales del siglo XV hosln nnn les del prime1· cuarto del
de PetrAs. en 15~6:15 . Se tTata de una inlél"p1't :lación 5tsg;tda de los cánones XV I se produce una total «i nclefinldó n estilí11icn• 11). Las intervencio -
vitruvianos y nlgurtO$ aspectos de la teoría albert1ona. 1al como indica el rn edificios preexistentes se producen por medio de la a.plic.atión de
m ismo Sogredo, « las medidas que han de saber los oficiales que quieren ilt'•n•lci4>ntos renacentistas entendidas Fuero de In norma y proporción clá-
ymitar y contraha7.er los edificios romanos• (fol. 11 r.); en exceso autosu- Yaplicada$ a estructuras góticas. lndu)Q, en otras oca.siones. se llegan
ficiente. pue.o despues añade que «no ay m•s en el Romano de lo que aqui ut tlltar formas góticas intentando itaHani:carlas. lo que prueba que el
se contiene» (fol. IV v.). Sagredo. al igual que los tratadi>tas italianos. IDin o,c irnte,nto del clasicismo era muy parcial. Es una etapa en la que existen
defiende «que todo edificio bien ordenado y report ido es comparado al número de conclusione.s de edificios comenzados y construidos déca·
hombre bien dispuesto y proporcionado» (fol. v r.), con lo que. eviden- •ntes en e.nilo gótico y que ahora se ultiman de acuerdo a la nueva
temente. está recogiendo el convencionalismo de la proporcionalidad y •'"''"ra, toles como la fachada de la Unive•.. id•d de Salama.nca. las puertas
l• Cn1>illo del Condestable y de la Pellejerin de la Catedral de Burgos. la
33 J.J. M11rlhl Conri1N, •Bibliolc-C'U df:' artiJ-1•!11 Un• • ¡•lltadó11 dt'la ~\ladiuir.a•. ANdtm••· •d• ••lmantina de San Esteban. In del hospitnl de Sa nta Cru z de
nüm. G1, 1985. pp. 12+ y,.., l b lll'lln. algunos elementos decorativos de la Caso de lns Conchas. también
3+ S. SrbA.-114n, •FI Rt~nndm1cm t u•, llutl!fiUiftll\,ft ll••liij.,.tf••• 1 ti Alh~tml/1'11 , ~o l 111.
35 Edi('l•)llt'!l fllf'UII\IIc~a , Vtlle nru•. 1976 (c:on Nluillro IU11111hU h•l lu 1"" 1 ' (!,.l'~l'lrll)l Madrhl,

1 l!)IUJ (r•"• r1tudli! lntn~o~ lurlt;tl'hl,r., f . M•• •••) A lt~&•t~••••"••


52 TIOA(,t, [ IIISTORIA Ot l..t. lNf'IRVE'HCI0H ( N MONUMENTOS UPAÑOLI$
53

~l(drat dC' Jolt d:o. h~nspattf'IIC' Natet\0


Umvt"rsid~d ck': S;Jlarn.~nor~. [1 rdificio góllt'O lomt (~J V Oluw.l. St9'u XVIIL [1 .uqu•l('('fD
or;l rl n¡JJC'iu n\Odctnn d;¡f\ando lo mt"IIOS
t'\ 1(1ualiz3do ron b ~ ck utu factuda
ttlón sfmbOIMO:~ y Hknogr.ifa qut tatnblil t.. P0'blt l.1 ~ruC'luriJ an11gua pJról tC"SS)Otldc-t
pr!tl\'lll"t6" dt la totalidod (foto olMOt~. .. ~ ~ dnna~ lttil~ y nlt i .I('K

de Snlnmnncu. la fCicl'ladn de }n!f. Cndenns de la c:nedr:.l d(' Mu•·cin, vnria3 experiencia.; clásicn.s conu:mpor.inttu produc1dn, en halaa y rnmbién J)Or l:u
pie••• y In puena de la •ntigu• Libruia de la de Siguenw. la puerta del difundidas n u·ave) del mnnual de Sebn~dá n Sra·l•o 'l7 ofreci endc> el p 1·ime 1•
H ospital de Sa ntiago de Co mpq>telo . la• de la Lonja y de la Capilla Real de renacimiento español. El prim~r arquuecto-p•ntor tsp;:tñolmuestra comu
Granada. penada del Pal:ocio de Peñaranda de Bracamomc. etc .. etc. $C puede int er·venh· co n unn np <n-tnció n nu('va cotrtpletn y el stbtuntlo. cOrno
t::l caso de la fach:oda de In Univet-sidad de Salamanca es eJemplar en esta ctn aherar el plano de mic-es medicv;tl~s. en e.J ah...1do se tw:uua hacia ti
búsqueda de una nueva cxpn·Mó n. s in los recursos su ficient es parn clevat· nuevo C$tilo en &u obn:~ de Jo Cf1tt"'drn l :rndal uzí1.
un nuevo edJfacio . Los escasos medios no permiten alterar ni demoler el El ansia por la Jlerce:pción de la «nueva modernidad» t"~ ev-idente en
cdincio preexistente, de mu.nc 1·o <lue el proyecto npo r tfl 1a m odernidad nl ltctunciones ~nacent istas que «a prio•·i.-> se efectuaron con extremadn ..~io­
conMruir un pequeño lienzo vertical que S(' convierte en protagonisla y lencitt. Qubá el ejemplo más e.\cnndaloso , en su propio Liempo. fue In con-
hegemó nico de 1n co nsu·uc;.clón c.onccntrantJo toda lrt Mención perceptivA ·~rsión en catedral de la melquita de Cordoba por el cabildo andaluz con
en tL Con e.sta simple intervención Jc ha renovado ao da In imagen de lo • l upoyo de Cu ,·los V y con t•·a buena pan e del pueb lo y el nyu nwmie nto
ca~11 uoiversitarin. nhora renac<!rUista y no g6tíca. en una operacaón que cordobese• . Cuando m:i> tarde el Emperador vao lo que se estabo rcali -
tiene infinidad de antecedente.), como ¡>odria ser Ja rc.:novadón d e CasteJ .. 14mdo en su pl'imertt visitn n es~n c1udnd, cKdam6: «Si yo hubiera snbido lo
nuovo d e Napo les por Fernando de Aragón. con la con Jtrueción de la '1"'" era es1o. no hubiera pe.rmhido <1ur se lltgru-e." lo an1iguo: porqu~
nuevo portada en ln vieja tOniflcnción nnbrio lnn. h .. r~ .. lo <¡ue hoy <n otr>s muchn< P"""· y hnbe•s drshecho lo qu< er.o
Un paso más avnnudo comprendiendo la «orquitecturn Integral» pero
en In mismn direcció n &e C!mpe7.nba o dnr en nuesli'O pulA ~n at1ut'llos mi~
:17 1'""' IV, t•l n• 1~'1? (V;~_,, t., !iatn1tltt lu, •1 A 11111\HUI 1l• ,.h•U\Iilu Scthu• rMJ, .. I.\U•~• ,,.
mos ailos en que"' editó el Sagredo. I>Or mrdloción dr M•• hucu C) Si lor.
r'l '' '1'- .., ole ~1..~-4" ~. C "l•11u J 111 •l 1 \1•'"1••'•"'* t Art¡ltllf'fltol 1 f'l nht..
't"r rrp•·e-.NlU'W f"Ain ma\m" :.hcrnntlvn • .-honl y¡• can11KUh1,1• • p•rtu de hu ,f, 1\.llU
1 •:.~'"•'
DI VARIA RU fo\\IUl'IONI!
54 UORIA IH!STOIU' 01 U.I Nll!ntHCIO N I N MONUME.NJO$ tsPANOL(S 55

(Salnmanca , 16813) ha••• Agwtln Bruno Zaragoza y Ebrí. &cutludearquitec-


turv cu·•l (Vnlenda, 1738), cn todo• los cualc> el pumo de partida soo los LTa-
tados i1alianos clnsici"us )' manleris1ns del ~iglo XV J. pero en Jos que la
apue¡u. ~iempre co ncluye en la heterodoxia creando nuevos órdenes o per-
mitiendo que los clásicos s.e combinaran a capricho._'.
San M:.f'CO"o ck' león
Con=IO ck 1> O.d<n
ck Sao\I'>IJO. I< inon6
rn el \lgiO XV 1M" 1>
~ llúront< "" "910\ La «unidad de esulo» en bu><a de la pureza de formas y de la coherencia
XVI al XVIII w ronhnt.~6
d ptoy«IO •pblcff1CO• de la t01a1idad dd edirtcio - interna y extcrna--<:5 preconiuda y teoriuda,
at~ a b unliad
(On
fundamentalmente. por Albcni y lo< renaccnListas. como ya hemos seilala-
ck <SI•Io ck 1> tOUiod>d
df b fachaól dd edtft· do. Su recepcion en ~paña sera rapicla e implantt•da a partir de los arqui-
('M). troto autOf, 19761
tectos puramente clnsiC:tSta$ de fe:lipe 11. como .Juan Bautista de Toledo)'
Juan de H ertcra , que procurnn esa «conc:innjtas » desde las diferentes
único en el mundo .._"'~. El mi~nno C..:~.snr Carlo.s ordenó en 15'27 construir alu~rnativ;as en la.s inccrvenclone.s en lo~ ed ificios rcale. Pero el proceso de
un Palacio en In Alhaonbrn d e Crnnnda de ncuerdo" los más moder~os len- íntroducción e~ len10 y nuncn gc:ncral1zado. El primero sera p ionero tam -
guajes dn.sici~u,s. <JU~ su hiJO J;c.Jlpe 11 cont¡nuó 't'). Operaciones si~tlai'CS se blén de cómo restaurnr un edincío según sus condiciones or-iginales. en el
siguieron 1-eali7 ar,do du •·ntHe los siglos siguientes; a·ccordemos como. en palacete de In Cn.>:• de Campo de Mnd t·id "·
c:Hnhio. durante el Oarroco latt intervenciones de este :arñcter contaban En 1539 se public:o en Vnllndolid un impol"lanle libro , obra del huma-
con el apoyo gcnern1i 1.;,do. po•· ejemplo. en el caso de11 nmsp:.u-c:.ntc de la nista C.·istóbnl rlc Villnlón, lilulodo signifl,·:•tlva m eme fngtn íosa comparación
cutedntl de Toledo. obra de Nn •·ciso "lOmé. CJUC JH'Ovoc::ó el c r'ltuswsrno e n cntrr lt, nnlrJ.,'lt(). J lo /Jrl'~rtlí', que •·cpt•t:sc ntn l01 ott•a gr-an alternat iva de la at qui-
10
el ¡)ueblo to ledo no • • • •• • • •
tecturn esJ>niloln del siglo. El bnch iller Vi llal6n defiende wmbié.n a ultranza
~n igual se nt ido se cxpl't!:ttl ln ,,.,·ntud l:!it1Ca tle los s•glo~ XVII y~' 111. con su
1
la n uewa rn odc •·nkJud rc nntcndstn, J)tt'O dcjn abje1·ta unn am pl ia p uerta a la
abandono del onle n y de In normn. dcsdcjuon llnuusta de V,Jlnlpando Y. vn lo l'ac:ió n y respc10 de lo..; p rog•-esot. verificados en el g·ó lico, ofreciendo así
Jerón imo Pnt d o. con "iU In ~frh 1 tltm EJ·plmmli(HIC'J tl A¡;pnratus Urbu <re: Ter:lplt n trn tendc ncin posible de l:r tuodcn'lidnd. pues llega a ad núdr que si enlon-
' Hiuoso!yr•tihmi ( Romn. 159 6 ... ¡ 6 04) . tngu ' •cn ' d o cor· 1 ¡:,..•,)' Lo rcn~o de San c.c:s vivie•·tul «aquello$ nl\IY snhio~ nntiguos». se admiru,ríon al ver ed.ifidos
Nicol.is, ArtryusodrlaArrh•ltrturo (Mnddd, 1633). ySr¡,":nJaParttdtl U•oy~rttde gódcos y phuercsros e~p;u,o l e:~ incomparable~ como el Colegio de San
/aAr<hitrrturo (Madl"id. 1665). que es el mús sobcrb•o <Jemplar que poseamos Pablo de Vnlladolid, e l del Cardena l Mcncloza y los palacios de.l Conde de
en nueslrn corue:mpotaneidad p ru·a •·eslaut•ar Hrquitcelul't\5 bar1'ocas. com~ Benaveme y de Don FranciM:o de los Cobos en la misrna ciudad. el hospl ...
bien ha demostrado Mo •·tín Condlc>, Fray Junn Ricci. Brrvt trotado de An¡_UI- tnl de los Reyes Cntólico• en Sa ntingo tic Compo•u:la. las catedrales de
Itrlura artrta drl ardtn ;olomón•co tnttro (h. 1663). Juan Caramuel Lobkowlt~. ro ledo. Sevilln, León y Srdnmr.u'IC'U, etc .. en una metcla bien ecléctica n.
Arch•t<Ciura tu'd rtcluJoM•ruo (Vigcvano, 1678). el ya cilado Simón Carc1a f..sta vía permitirá que determimadas tipologüu. fundamentalmeme rcHgio·
••• (catedrnlcs. templo•. hospitales), puedan tener una justificación para
wr f'eSIAurad.u dt"sde el fililo gotico .sin con ello ir c.ontra la modernjdad y

41 1) \\r~t.O" ,._,.,.,.,t....._._...,...,,.. O.Aarmel.H.a. 1-lnm.a.a.n 81~ Madnd. 1g38.


,niNIJfliObt~ la mltrn• •j\l•n ft_.utht• dt' 1o1f'do f la C.... d~ umpo d~
t 'll \t.t•f> nUt'llth
\l~(rid• . rn~·¡.¿.,.. ,...,.....,..,..._..... Modnd.I'I'JI. pp.103 13(>
tduqruldr ~chrtn' !k"' Mtdri•l t•~ 1•~· 111: lh
57

el progreso . Se•·á como unu dedaradón del valor del Cai'Ótter y la ru.n - ficudolo>. Señ nln el edificio del Esco río l co mo In g••on obt·a a imitar pot·
t io nalidnd del ed ificio en ··elnción con el metodo de in •e•venció n. seguir los dictados de Vitruvio . En d m ismo sentido clnsicistn se conlpoa··
Aquí radica ya la aparición en España de un concepto radon•l y critico de tan o tros tratados y manuales escritos y u·aducidos por otros anificc-s. como
actuación en edificios encon1 rados que definiremos como la umdaJ ck tslJo en Ribero Rada con su Palladio (¡578), Eugenio Caxes con su Víi\ola (1593),
correspondencia con la 4<conformital!> definido por Vitruvio y Albcni. Los Francbco de l"rave• con $U Primero y Tercer Libros de Palladio, etc.
propios textos impresos o escritos en Españn durante el siglo XVI ampararán De igual maneri'l merece la pena chnl' nqui u.n intel'esante m"nuscrito, el
cSia opció n . ll crnán Rui• (h . t500 - t569) escribe un LibrodtArquíftcturu" d e Simón C arcio, Com~ndio de Arrhittrtun')'Simrtni• de/o.< ltmJ¡/o>eonformwlo Medie/o
entre 1558 y t560 en el que •·ecogelas teoriss de Vitruvio, Albcrti y Serlio, y dtl Cutrpa Humano ron alguna.< Dtmostrariont.r dt Crom•trío, fechado en r681 - 1683 " .
disena sobre los ó rdenes. las proporciones y demás principios clasicistas. En Lo más destacable nhora es que el an¡uitecto barroco )-::t lmantino incluye
1582 se cdita la traducción reali>.ada por Miguel dc Urrea del Al. Yd.-..io Poi/ion en su obra otro ltxlo (los seis primeros capitulos) que pertenecían a Juan
DrArchitecturo. Jw•áiJornJio,libros" . Más importonte, a nuestro juicio. cs la edi- (m. t526) y Rodrigo Cil de Hontni\ón (1500- t577). Versan sobre l:t com-
ción en el mismo ai\o <le Fmncisco Lo:r.ano de l..osdif¡; librosdt(lnJ~Jit~tetura,.6• que pos ición y m e didas d<> los templos a p:u·tir de « dos conceptos en principio
ofrece a nu<'!str·os a.r quhcctos una 1raducción q ue. aunque bastante defec- dispnres de las p1'opor-cion cs: la tu·itm ética de ba5c nnta·opomó..fic;• y In geo-
tuosa, tenderri al alcance de todos la filosofia de Alberti en nuellro idioma. m élrica». fund iendo así el método clr..sico vilruviano del cuerpo humnno y
libro que signif'ic-a.tivamenu~ ve: la lu'l. sin ilustraciones. lo que otorga para los el medieval dc Villord d'Honencourt . Mauhaus Rorit,cr y el C ..arinno
e.spañol~$ prio1·id.ad exclusiva a los concf!ptos y las teorías. Allí deJtacan lol geoméarico•t&. Nos intcrua deduc.ir cómo atos do..' maestros del góaico y eJ
capítulos para alcanzar la he1·mosul'tt , propol'ción, gracja, etc .. deducidos de segundo de la tronsición :1l re nacimiento en tendían In i ntervención e n
In «conclnnhns». Pero. odemñs. Alberti hnbia o ft·ecido en eJ décimo libro monumentos y la elección de d etC.I' m in ndo estilo al ttf1·omnrln.
dos capilulo$ en los que se c:.x1icnde sobre cómo realizar obras de manteni - Entendemos que la base ideológica por la que 1anto e.stos artislas corno
miento y conservación en los edificios a trav~- de los tiempos pQira evitar o sus comitentes optaron por el gótico ul plantear el inicio. y despues la con-
superar diverS..'\.S daS<$ de dcteríoro. capftuloJ que titula: <Et ••• dd reformar y clusión. de algunaJ catedrales como l•s de Salamanca y Segovia encuentran
emendar los vit:ios de las mi4lmtue paredes» y ~De n'lueJlas CO!.'l.S que n o se amplio8 factores teóricos dcrensivos pdmcro en la idea del canicter dell:d¡ ..
puede n fH'OUeel· si no despuc:r. rlc hechas cm endar c1ualcs son d e hcnchidu - ficio. pues la tip o logia de catedral co nsidea·an que clebe ser asumida ~egún
t•as. los cimien tos. columnas. los huesos de los te n'lplecilios. los los fundame ntos d(" su funció n y s imbo logía que hnhinn o bte nido éxi 10 y
trostornomientos. las pared.. y suelos» (fols. 338-31-3). pl ena de.finición en la Edad Media. por lo que serir• nbsurdo alterar el len
T rcs ai\os dcspues aporecc en Sevilla la obra del leonés Juan de Arfc guaje y la sintaxis al construir otras nuevas o acabar las ya iniciada,. y
Villafañe, Dt Vana CommtnsuruCion para la &cultura.JAn¡uittclura, en lo imp renta st-gundo, porque es1a postura tenia $eguro refrendo desde el mismo c.lns-r
de And1·cn Pe,5cioni yJuan de León, oh~• sumamente origin:tl y gr·an apor- dsmo. por un lado desde la «conformita» alberdann y por otro desde los
tación espn r'\olr. a la u-a1aclís1ku e uropea. Arfc defiende también ln unidad mism os pt·incipios \litt·uvianos de Ju c:ohca-e n da. C reemos que no puede ser
de estilo y pal'a mantener In ortodoxia rechn>ta el grutesco y lns esta mpas rn nada ajeno a enn po~tura el hec.ho de c¡ue en 152 1 Cesariano publíc:trn
fr-anc:eus y flamencas: • ... vana__s y de ningún momento (Jon) la¡ m enu- en Italia (Como) su edición del Vilruvio. en la que signif'icaLivamenl t se
dencias de resaltillos. estipite.s. mutilos. canelu y otras bur lerías. que por txtiende sobrc la discusión planteada en 1386 sobre la catedral de Milán .
verse en los papeles y estampas flamen cas y francesas. siguen los incon - Cr.sariano incluye ilu:nracione.s de ltt planta y sección transversal ((Ort~)
siderados y u1 rc:vidos artífices y n o mbr.-indolns invención, ndo•·nan, o po r •rgún trn.os gcomét rico$ g61icos y con•lde•·n que o t r;,ovcs de ellos se poclrn
m ejor decir. destruyen con c.llas sus obras sin g uat·dar propo t·ción ni signi-
., tllblfolt>U N.,.... n.l \h 3d1Jt, cdklonr-••lf! lflftfl. tt)il , lff'\f,.lft)*l Pd r.,.rnlil, l»tjol·
.... ManwrniU (:0 l. Ewuc:l.a TKnin Supuior- d~ ""'uh«iun d(' \(.drtd .-.tutl~Q t r·uMk.Go dhr(('t(m d•J """~"•· drl Colq10 dt" Att,\lll•·llll 1lt \•ll•rl•,l'-1 \'•ll•dohd. 1•)(}1 tOmt• 1\
por P. N•or•W'ut•. ~bdr1d , 1974 f:.l,u-Jt ,,....,...._ f '•utl'll•tw l,.onr•n f •n "'h"h ..• ,.,,,. ....., ...,¡¡,. d,.l\ lkm•t <=<•tU'IIIIf
t!) En l. '"'Jlrt•U• df> lu:.~ll Or.t4o111'1 , AJ~al• 1lfl lt•tl.t•u ((~tt•tnul \~tlrnlt~t t•t711) f r h~tuf••n & Umtot y ltanw• tf..-tbn fi'111'''1'''''" ,¡. t ..........
4C. Fri l•lmp~t• nt••l~ ~tr.d rtd tlr Alítnltl (MnH'f (ttd -~~ f• Uhttll. Val~n(l• 11•71t1 A Hoott..-t 1 " ' ' " .,. 1) ~it'twmo)n , J, .. ,.........,. • • ¡ L 1St , 111 llb
Dl VAinA ktStAUIATlONE
59

obtc-nt'r plenamente la «armonía*'. Este mismo método y conceptos apa- Es. pues. el tr.uado que acabamos de señalar, un Instrumento efic:ient~ dt-
recon en el texto de los G il de Hontat)ón. e. inclwo. en los citados de Col- ae:tuae:ió n proyectual y que explica uno de loJ temas má.~ apasionante-s de la
menores y de Arfe ( fo l. 12 v.). Además. creemos que este argumento se historia de la arquitectura tr.p;•ño1a no siemp1~ bic:n 'Y'"dlorado. d de la per-
puede potenciar al demosl rn•·se que s i ellengunje es gótico. el espacio . en vavcncia m edievnl en nuestn1s ca«ed.rales. y c:1ue n o debemos entender co m o
c:nmbio, ernpiez.a 3 se •· J'Cno.ce nti sln, com o se ha probado t•ecientemente4~. una simple :ICl itud COilRCI'VUdurista de nueSti"OS Cílbi Jd os y :li'((UÍlectOS. c~ne­
En consecue n cia. este u·ntndo csui proclamando la « unidod de estilo» y dra_les como las de Snlanumca, Segovia. Plascncin, A$10rga y otras se ÍI'IICntnn
In « m;•gnifice.ncia correspondiente»- como método de intervención. En. el acabar de acuet'(lo n esa 4' conform.idad»- e nu-c lo hecho y lo que falta po1•
mismo fol. 1 se indic:a al hablar de la composición de los templos que tal es hacer. V. Nieto ha insistido en e•te tema y ha llegado a probar basándose e n
« p•·opor~ion ... comodula~ion de las partes de todos los miembros. de la los estudios de Chueca en el mismo sentido. incluso cómo se producen er1
qual se saca la ra~on de todas las medidas,.. El mi•mo Simón Ca reía. reco- tica.s (1522. informe de Francisco de Colonia y Juan de Badajozsobre los
pilador y hombre práctico del barroco. es consciente. nvon>ado el siglo XVII destajos de la catedral de Salamanca)" . cuando se rompe esta «unidad~.
de que obras empe7.t~da.s en gólico deben ac.abane en el tni&mo sistema Los ejemplos de las cllted rales de Sala mane• y de /\.;otorga. por cita r solo
construclivo )' for·mal , nfinnándolo expr'C.sa m eJ'ttC en el capitulo XII. cuando dos enlre los innume roblt..'l existentes. son d e nltn signi nca.ción, porque no
de~t.nibc la catedral de Snln m1H\C¡) ~ ... djstribuicron, npl'obot·on , elijicron y sólo plantean este t cmn en el s iglo xvt, sino hnsta su coudusión avanzado el
lcbnncn•·o n la miu1d que oy se ve ncavada, y con la rni.smn disposicio 1\ se a tiglo XVJJI, .siendo muestr'ft J'Htlp3ble de que e&tn nlte 1·natava csLuvo vigente
mandado prosegu ir la o tra mitud del crucero a•·•·iva. <Juie •·u nuesLro Señor durante un largo periodo. La de Salamanca se plnnu.:a con la nprobació1\ de
Dios. concederle los m edios sufocien1es para su pt'<>secucion» (fol. 52) . los Reyes Cató licos, nunque el proyecto inicial no se empieza a formar
El Comptndio. al igual que Albc.rti. insiste en señalar m étodos de conser- hasta 1509 por los maestros de Sevilla y Toledo. Alonso Rodrigue% y Antón
vación y mantenimiento de edifocios llegando incluso • recl•ctn d capítulo 75 Egu. y la primera piedra •e coloca en 15t3 por d maestro mayor Juan Gil
1itulado asi: 4: En que st! pontn Vna.s condi~iones c~n~rales parn proseguir de H ontañón. Durante una primera etapa que llega basta t560 pasan por
Vn edifo ~i o aRuinado» (fol<. 1351137). Toma como ejemplo la restaura - la dirección de las obrn,.) numerosos artifice-s y con.stantc:m ente se debate t1
ción ele la entonces polémlcn 1on·c de la ca1 ed•·al d e Snl:unnnca e insiste en problema d e seg-uir lo~ t rabnjos d. e acuerdo o no u );, « unidad de esti lo •.
que se d ebe conseguh· que «c~l é dc~<:nte. fuerte, (H"Obcc.hosn. y bistosn. y En 1589 se inicia Otl'll fnsc . pues e l ed ific io esl:5 o 1:. illtun d el crucero y St'
paro que tenga el dccO I'O, y simctl'fa conhenienle n el cuerpo del te mplo>>. debate otra vez el có m o 8eguir lo que falta. El cl11si cistn junn de l Rlhrt•o
Propone d emoler )o arru inndo y reco nstruirlo «de vna misma materia. y Rada recibe el encru-go d e conti1'1ua r a lo gótico (éste nlte1·ará la giroln cOn
formo. co mpuesta. y fabrícadn a el pt·oposito. de la m esura . y pro por~ ion viniendo la eab rccra en •-cc:ta pero mante1'1iendo los sisu~mas construclh cn
del cuerpo dd templo». según «•e muesl"ra en la ora~•· la qual tra~a. sus medievales)••. Otro periodo se desarrolla desde t668 ha>1a medtndo< drl
miembros. y moldura.s ande ser medidos. y propor(IOnados. según sus 51 0,.. t'll•• PP· 93 Y~,.
jencro>. como lo trae Vitrubio. y Filandro, en el libro 3 y 4· y Plinio en el S2 Ju.n <k H~f"'t'c:'ra,j u.~n d~l M.UloC:r'U K.!by olror. ;11ntia<n Lnll'nff"nf'n -od.a uno por ,:u t.do- otrr
libro 36. cap. 23». Esto es. Ca reía d efiende la «un idad de e., ilo» . pero a C'it:ndo inroJm"-') ~uc-tonh p.tr. t.. C'("lrn;lu:"Jión de: la c:al~otcc:n d~ L. f'•t~ral nun-;1 e&,. $3Lun.arn"it
quf' • Cln o drl .tiKlO X\. 1 t< c:nc:u~ntrll c:n uu derto •impau~ • . put:• u.ncn d«-fi("ndc:n que MI finM
t ravés de un ac:ue.1·do cquilíb r;_•do entre el gótico y su época. método que lice,. lo góut>o - r--tif(, ""el que Jt couu:.nxó y ~'uh:a """~"·uid11 la m•yor panc de: c.l~y 0 11 '»
definilivamcnte llevó n cnbo en 1705 el arquitecto Pantol cón de Pontón propont>:n quf' -kl a lo ""IOI'tlltnu"", a lo ren;~ ce nl iJia • lgui«'ntln In, nut:YJ~~ tt.ndencuu.. ll('rf1!ra
0 c:n,lti6 u n f nformr mu y\11.0 y a mhigvo c:n 1589 q ue Í J\teq)r('I•IIHU t: n t!l n m i n o w.lhttrtlant)
Setién el"igiéndola ochrwadu. con nguj;ts y mediu narnnjo$ • ld\Dlada ya '1\1~ r«cHnicnda •que: k h•p u n a traul! gencm•l de: lodo t•\'lo (1-111 C"JIIed,..l), .r.obad11 y
Jtuena e-n lod•J.rf'ff'rdón de: l11 nt.aJu.•ra que loda no. f'briu dc:br quctbl'. 't b«h.r. á 1111 ~ IJtxlrií
ponc:.r po1' (<'n) c.bral.a p•ne Cf l.ltl d e dla miJ convt:ngt adJ. qu.nlo M" quit"' fabricar- • l..,o. por
que: si o.lo no M' lnte y M' c:m1nna •cora C'-1 cc:mJ,)O "'" t'"• -...
uvc:rul re.olutión , andando f'l
49 J. M. \lc:rino C..ttru. • Mtotroloci.• y lim.nn. de: .t. últtl"'\a c.at~ral CO''t• npthola • . A-" lkm¡10 "C h.,llana Nbrr taklo ~n m~o. )~rf'Ol·
·~ Un~nuUd dt> V•U..Iohd. num 3· lgc}l . pp 51,. f..n nuotn OJl•n~n \f'nWtl ~n ll('tf't>n una mlrr~wn d4" rQI~nNar lo h«:ho ron k. qu-r ~u •
50 ( ChU«•. ú~...,.J, W....W.. S.l.1nunc-. I'J'i1 yA Rod"(\1..-' (, ti,.' 4'b.lt·~•. •l..t h~r tnmoNilll4•nu•nl•. tf,. nunr... fiUI(' ~ nuntrt'l(• 1~ fOI ' ' 'IM•rulriKirot la mbl.(n con Jo flV' v
torrr clof' la c-•c«<u1 nuru d~ "'•1•m•nta • JWm,. .W ~• ....,.J. ( tl..,._
1tt ""k" ' \o'~ 1 hk'k,... .,,, •lt•tt•••~· t •ll•1 ilol).tt)k• v pu<lna r•m....,¡¡, •1-lr u1u "l.,....lf~. •unH!MI dt "'if...l•
\IIV ''•78. I•P 'lt1 '11(, f l t'11b1loln ti•••...... • WJUn llllf''l-''"'••noo ••• r•n-r• ,_.. .J.114~, ,.,\ ""~11 ~··•u•
6o Dl V.tAlA US1AUitAT~I! UOIIIIA 1 HISTORIA 0 1 U. IMTUVOK IÓN IN MONUNIHTO$ [SPAÑCIU.S

L.n de A5aorga conoce un proceso similar, aunque sus impurezas sean


m is num~rosas. Pero sorp~nde advertir en e lla su fachada del siglo XVII I
imitando la de la Catedral de León (con los arbotantes visibles entre las
tor~s. igual que e n San Severino de París), su portada abocinada con
columnas barrocas l~onesas n:medando loJ abocinamientos góticos y tantos
otros detnlle• que expresan bien a las claras la búsqu~da de la unidad a U'll-
v~s del compromiso yd equiJibrio entre lo med ieval y el arte contem po-
ráneo. E1 uboci namlen to ren acen tista de In de Tnrnz.ona es o tra ve rdade1·a
imnge n de nnnlogia forma l asombt·oso sin renunciar a su liem po . El cd ifi ..
clo de Snn Mar cos d e León , empe-wd o a prlme o·os del XV I y acabado m u y
en u·nclo el XV II I. es o.t ro gn1n capftu lo si rnilru· d e los n umerosos que se
~parten por toda la g~ografia nacional.
Cllltdrul d~ V;aUJdolid. fachada. priru.,,pal Como nenb;1mos de observar. también se rc"petó la <tc:únidad de estilol9'
lt1I(Mil;l pur Julln ck lttm:ra C'n 1582, C'R 1739
Albtt fo ck Chumgur-r:a ronsltl.l'rt d segundo
por grandes arquitectos del barroco. a pesar de las diatribas y de•precio•
tunpo \lgtllt'1'ldO t-f ptoyfCIO dr 3qo(t que ~cibicron por los arqu.itcctos de siglos posteriores. Un caso verdade-
m m t'UfUfiU~ gtnt'f3IO dt ptopo«t'~ ramente ejemplar es el ~pres~ntado po r Alberto d~ Churriguera al afron -
pf.bsu:.s '1 fulntk sin rmunc:Qf :¡¡f barroro
qUC" :19<Uctt tn ~ form)S Ofl\a~lato tar ~n 1729 ol remat~ dd imafronte de la Catedral d e Valladolid. que pod~­
y tn 1~ conc~ dri t•or*mto. EqUilibrio mos eSiudiar a través del plano o rig1nal conserv3do en el archivo del
cntn: ti ~\.alto v ti pmimtf' vn fK"933t ktr.
templo, aunque ru propuesta fue seguida con torpet.a por )U sobrino
siglo XVIII ~n qu~ maestros de la o bra rom o junn d~ Selión, Pantaleó n de Manud de Larra C hurrigucra y por lo• mnesl"os vallisoletanos que lo lleva-
Po n tó n , J onquin de C hurriguera y ou·os mu~cra n de nuevo la pcrsis1encia ron o In práctica (las oho·as ~•aban contlu idros el 13 de e nero d e 1733).
del dcbtHc y In l ucha permanente por concluir In c:ued r·:.l y en In mayoría de Algún historiador ha considerado esu~ proyecto co mo u 11 aten Lado conu·a
Jos cn~~oos s ig u ie ndo su esti lo origin ario . aunque no f'n he la preocupació n el de Herre1·a. Desd e u n p unt o de vista específico d e In m ctnmorroris de los
por renHzad o pOI' mc.~dio de u n ~omp1-om iso con su modentidltd , con1o por edi ficios, desde los criterios b a nocos de in Lerve nció r\ e 11 p 1·eexjs1encias,
ejemplo la Cl1pula q ue Fray Pedro Mí'lrtinel. disenó inspil'ti ndose e n el ci m · i ncluso desde el mism o concep to hel'l'eriano, /\lbel'to de C h url'ig uera se
borrio de lo cottdnol de Burgos. Al final se consigu ió un po·oducto gótico, muestra extremadamente cauto y I'Cspetuoso, incluso hastn el grado de asu -
en tl qut lógica mente In « pureza de cstilo;e. no poclrn ser ab-5oluw al pa.Ytr mir un fuerte compromiso entre lo hecho y lo que propone. Sin ser ajeno
por wnto.s incidentes durante tantos año.s. a su ~poca. porque su profunda p~l'$onalidnd so lo oxigia. ha '"'bido com -
prender el proyecto de Herrera hasta .sus últimas con secuencia.s. Podria
h•ber planteado una 4tpeineta» o una cre.s1eria mixtilínea tan d el gusto de
n., C'OtUtnuar t. obn •<omo ~t.S«J.Io h«ho. .11n qut> w u~ tlrllo t>n row.a.lpna• y k C';nca.~
1.. dt~ión ill j ..... n df'l Ríbtro. arti!ie"e" ~o~•cnl(' «k la l~ru afbtrh:u.., y. ~n r;t;prcial. dr la d.e- 1ua coetáneos. pero con sabia con1enc.ión se retrajo¡¡ cfcctuilr una decora-
Pall.t'itO. puf'A en IS181ubu.tradurido 1-Mnoo~toU..J,~ . R•bcro ucu•o b ohra rn ~ro
.tunql.lt> mtroduJO algun amh i(. " " b ca~ra y garola q~.t.c rn '""~ ck p~"t"nar ron pbntA poli- como lo• cb\a.trcK de S»n loilo. d-~ CanWn ck )o, Cund-. n E.kmr.t (Lf.ó"), y derr.lus ~un·
gvnall.t (h'f"~Ó onoron.aJ •a Jo f'O tn.ano•. Con r.IJo •dOJM.tba un f'rltc-no M'mf'Jintc al d:e b ler- botrio• y\IÓ\~ d~ S..n úuha.n de": Sabmanee o S..n tnnc:..a.~ de Mc:dina de RiolroCCO. aodo ello
(C r& J>C)\tut• llc- la •ronrorm11.a• albe-n ian• de comproml.o cniiT •m hu '""rl"ncu• m~ mc · m·ndo "' ...quhoteo d.ulea~ota nu• ~·u...du de lal'efiÓn.
n u•ndo la cutt1ea mc-ch~ll"n las form.u dd C'dindo. l~ro •A•difndolc ti <onCII'JliO de ~io C."' 11\1))' j»l'("C:Ido o el de Alomu d" iulu\lt, lujQ d" I~Jro ~ l•part'jlldordel úcorial. Fue.- \'I."C:·
cl..~icht• oblipdo por nwr de lo• nurvos licmpot. 1lCO:m~l'll rn 159'l r~ub• de 1ruerdo ron o:ta dor de lit& ohrM riel obi~do de ¡:•. JrncÚI r mao t n'l 11\lly(lr t~jf'( Uihf' dr l.u ........ . de Hc:~rlt e.n la
¡JMJ)Ut'llt• fJUI: '< 11("\'a.rfa a efct:to d unnle los do~o ~olgl(l~o • if11Jil•ntttll. r•tcdr-.1 dfl Vallll!doUd. En t., lt: l e...l•~ di! M f\ tl l',,._ d,. (!IHUJUJI, Munrntr11 y lblunA.t.at.1endc al
k lbtro !Udn mnvtit uye ~;uh unalmcntc U tul dt' Llll (~r~nalldtHi c• m b r.olwe ..lfent"" ~ nla r~oión, Jl rfl l)hmla 1ll'l 111 • U lllfluntt.J.I• ,.u,l'l1.llln • lut~l._.l nll'llllh e~ n t't¡f\ •lt r(I!Orlno~ llt't ~nn inindoaCI ~ltl l' l•
~ I n ,....~ ll,itÓI ' •hmuu r-luau·w. Sln OC:UpAmOJ aho... de•u IHI'I flllll llbl'll- r U'I'Ofdll t!IIU l• ..,.,\lnd• de •mam rt• U'il .. ,l • v •'ith11 ... "llf"'" ,1,. l• i un•U•Itv.,t•ll'lh 1111" 1111110 hllt'tt t'Ottineo J~ \U tjempo
111aAOiudonr-.- •ll~rtl~tnn. t•mblén t. 11pllct1 ..t..,.nllltuh•rlno lt'onl• 11 n val'li•• flf.-llltlf't 111"'' 1'11 • •ttullli 1'" ti rll• ... ;tlj,llntlo; .,, rwudl!ll'llw> 't' tl.th" ntllu f"UI)Iu • llt\11 ,¡., ¡.. ((H''~'tmnd,.nMII y
11-'11ru o t'U i t'n•tN\tiata (p•r• m •ntt-1\trl.t •¡~nli llltl •t.- "ullo• M'ltdn t"l u•u ) Ptnllnli• t)lttat IN'IIf''• .J., lo01 .......... .,..,.lu •m ~teu o) llllllof'9U
1

0[ VAJUA RfSl.WIIIAJfONI llOitl.t. l H.ISTORU DE. &.A INllRVIHCtÓfi iN MOHUHilHOS l$PAAOUS

ci6n ingrávida y ~té.rca m~dida a las superficic..s de lo.s paramentos pero sin
penetrar en lo) perfile.' su~riOr"e.$. mantuvo hu proporciones, conservó el
elemento dñ~ic::o dt"l frontón y repitió los alctoncs de unión. eso si. c.on la
iuavidad y 1:.. fluide7 de su estilo. pero mantcntendo c.-prcs..·u «las lineas
madi'C> dela traUl delierrera». como advirtió Cnrcla y tiellido. o como
se ilaln.·on Ch ueca y Martín Con<.ile• tratando de l legar m:is all:i que el
mismo 1 (erren\ al hncc r bebe•· su « idea') en el proyecto básico de ht
fuchnd:1 d e In iglesia del Escorial. con la intención de ubi c:u- cuatro Evange-
lhws C l"' clln . nunclu c luego Fuera n ;tltcn1dos po.r Pud t•es de la Iglesias.-..
Míis co ntur'lden te en e l segui n'l iento d e estn tesis nlo lógicn u n it a ria es la
co ntinuiclnd y conclusión en el siglo X\1111 del plntt~·esco Hosp ital d e San
Marco¡¡ de In O •·d en de Santiago e n la ciudnd de León, que mnntíene en la
fnchndo In unidad dw·onte Lres siglos seguidos.

CcltciiCtSmo>. DIJ>'f'JOnts.J nmbioru lingiijjfJCos. Rt<urrtntlas P.H:lnonfo dr b UnM"t"Wd.ld d~ AIQaá.


.JJltnltYnnru mrdirooles dioC76ni<os f$ln ck-t SIC)to tN. Ptdro Gumi<i y otros.
St (Qftptln (1\ su tonsVUt'riÓn
tod.t) ~ ~~ ar11S40S ~.aiutntft
Peto u:nnbi~n h oy c1ue consta1ar que paralchunence a los dos movimientos c-n b pc•td~ rntonc"fs. góh<'O, r~mtO'Ito
y mudf~f tOft lr<ldK"ttOCS toc~k'$.
ant•riore>, d de la unidad d e estilo""' ••te el que fuere y el de lo búsqueda
a cos1a de lo pre~xistence d~ las nuevas modcrn id:-•dcs. se produce n orros
ft:n6m~nos, con mt.Jchos sen tidos con t rarios y r'l<:"t,mdor-cs a los propugnados EvidentemenLc. ~ta ahern:tthoa d iscurre- e n el i nt CIIIO po t· integrar y recu-
p o r· l ;t.) tcol'ias sei\a ladn~ y aj CJ'\0!) uu\1() ;, ésua~t~ com o n In modc r·n idad q ue:: se J)rrnr elementos periclitados pc•·tenccici1 1('S :1 root·denadas t écn ica mente!
p r·od u rl' en rnd a pc•·iodo de n ucstnt m·quilccturn . Tn lcs se d an los consti- d csnpar-ecidas. pe •·o no necesariam en te• d esde In negución y recl1azo de b
tu i do~ po r· lo ( )UC det• o mi nar:emo.,. « r·ccu l·r·cncin~S cli ncJ"ónico~ts A In Ednd novedad y el p t'O,b'l'eso, con lo que los •-csu ltnclos so n ~uocl uctos eclécticos.
Med ia». Dur~m 1e bastante tiempo se p•·oclucen e n IM etnpas •-enacenti.~tasy P~ro. ndemñ~. con id énticos postulndos se puede producir el proceso con -
bnrTocu~ de la Edad Modc r·na a travC.s de exp resio nes estéticas singulares: t r;,rlo. el de integrar o no rechazar lo anler-iot· dc"dc b obra moderoa pat-a.
com o + ro rna nicis mos». «gotlci.sm os» y • mud~jnriSnl O$"», que d~sd~ • l trtnr ésta. provocar una tran.sformáción en n<lutHia. Buen ejemplo ele Jo
difcr<:ntt:s posturas d e opinión se han considerado como arcaísmos. pero •fgundo seria l=a c.::onvcrsión en cacólic:• de In me~quua d e Córdoba . por
que en numerosos casos pueden lnscr-ibu·~e ~n reOe:jos nctivos de d ebact-s m edio dd cmburimJento e n su interior de una cattdraJ y por otras opcra-
culturales recurffntes. Tradición y modernidad. do.s connantes enfrenta- C"IOnes marginales. ya que en general las inten-encioncs operadas e:n el cdifi ...
das en unos casos e interrclacionada.s en ocro1:; en deflnidva. la lucha rlo Islámico desde los Reyes Católicos hll5ta el Barroeo no trat• n de provo-
eterna entre l:l indefinu:ión y la r'60iuc1ón esuHsuca. en una etapa plena de rar i"U destrucción. rechazo o :theración tOtal. como podria haber se
contradicciones que se caracteriza fundamcnaalmente por plasmar en el ,J.:..f("ndido desde el cambio d e fundón. sino apro\'eehar ~tus generosas cuali -
arte la heterogeneidad de los componentes socioculturales de u n a nac::ió n ciat(lr,s: estét icas y composit iva'S para obtetler el nuevo producto. pe.ro n o sólo
d e pnises In espnñola de increíbles diverge ncias e n sus origenes y desarroUo. no ..p~tnndo en b uen nUmero de elemen1o.s de formns musulmanas por medio
en su~~> mnsn.s poblacio nales y en sus modO$ c u lt ul·nlt"', en co nsect.•encia., Acl el(" .~u conscrvnció n y d e ltt anitlogfa. si no 1n m bién di~ci pli nándose p or no
roll ejo de sus l'enlidncles. d t\h'I \Ji •• todn 1&1 rfw, po~tic:i ó n ntqui tcci ÓI'Iicn dd ediOcio cordobés . de
nuuw r~~ ( (lit' r l ul m lu ,u· n pc~nr dt~ conv('TI II 11r ru l'tlrl'to cl'l'llionu no dcju d~
M"t lu (1ur " ' ·• ltcual c1ur r l pttt lo. <p&r no llf"tc'' 111 t u n w•1 a~,.. . . ('H dtH.I~t r~. o lo~
ot V.AittA fiiUT.WitATIOHif

C:Jei de accesos y circuladones y las fachadas que mnntiencn su condición tado de Diego l.ópet de Arenas. ComJ><ncloo dtlu Cu'fimlena dtlo blancoy Trotado de
ong•nol l\ 1 • Alorifu. ..". y en t674 del Brn'< ComJ>tndooclt lo Corpinltna. de Rodrigo Álvara.
Mufilras dd primer caso. t"S dec.ir de la recurrene-ía estricta, son la pc:r- Otro método proycctua.l de intei"Vención con rec:urrcncias C5 el que no
si.stencia de algunos elementos antiguos. y que son rescatados deliberada- renuncia a ru presente formal. pero recorna al pn53do conceptual. Un buen
mente y con profunda conciencia de su signincación por arquitectos de ejemplo de ello nos lo parece la portada de In Cnt<dral de Torarono, donde
etapas avnntndas. co mo el clru;icistajuan del Ribero Rada que en alguna •e incorpora una porLada renacenli.sta. pero que busca expresar las que
obrtt clñ.sica recupe1·a alfices o realiza vetnanas crl esquina (palacios de Villa- tenían lns c:ntedraJes rom;in_icas y góticns. con su Apostolado exento en lns
sin la y de los Guz.mnnes. c.n León. t·espectlva_m enle). jomlms del llbocimtn\ ie nlo. con su id en tle las ;u·c¡ui,•oltns. etc.., ele.
Aleros, ;u·tesonndos. azult.:jcda, labo•-es de yeso. CIC., son algunos de estos
cl enunno.~ que se pueden apreciar en edif'icios nm plhtdos, •·e formados o
tonMnddo~ en ecnpns re nncent ista.s. clnsiclsHt) y bo••toeas, COI'nO tnmb ién EL NACIMIENTO DE U\ VALORACIÓN DE LOS DIFERENTES ESTILOS
c;ornposicioncs quebr·adas (zagu anes con huecos n o alineados) y pantallas DE LA HISTORIA Y DE LA ARQ.UEOLOCiA
(circuluciones internlmpidas) que se descubren en obra~ tnn heterogé neas y
cuahricndns como. po•· ejemplo. las pertenecientu al llamado estilo «Cisne- Los hombres de los
ro•» (Colegio Mnyor de San Udefonso en Alcalá de Hennre•. dependencias siglo' XVII y XVIII.
de hu catedrnlc. de Toledo y Sigúenw. cte.)~. el Monasterio de El Escorial. por lo general. se
en numerosos con\·~mos. en palacios ~ales como t-n el AIW..ar de ~iadrid y en habian lan7.3do a la
Valsa in. o en otros C-iviles de los siglos XVI al XVIII, muchM veces dentro de conquista di!! nue:vas
lo~ conceptos considerados por Chueca Coitia como + invariante:.s casli- formulas estéticas
zos» IJ'•. y en otras dentro de aulénticos códigos •·egionnles. com o el que el rompiendo en bue1'1a
mit-omo estudioso ha denominad<) como « mudéjnt plate•·esco sevillano» 57 o medida muchos Jazos
d que Camón definió como «-eslilo mo•·iscor·rem1cicnu:•..,.. con el pasndo. En el
E~ta vc •·•icnt e pc•·shairá hnsta su cx-ci n ción en el Bnrroco nva•lz.ado. tcn- último siglo, con el
dcncin •·n udcjnl'ista que ll·á paufalinamentt.: ~icndo reducida n aspectos ma_r- ndvenimiento del Ilu -
ginalcb, sobre todo decorativos y relacionados con lns cubícrMs intc1·iores Gotlht dilllog:uulo t'Orll.l Ar'lllgO('(I.:td ('1;\~t':l t'll Romí! J. H, W no,(hlltl.,,
minismo y la llusu·a -
de ed ifi cios. Signo de estas recurrendu:.. nunqut f!l'll el nrte más arcaico y h 1781 El dNUbrimtrnlu drl p:rs.1do cLiYt;o romo prnodo pc."fi('hlado ción. la sociedad des-
lurmufa un ncoocl.a~ctVno fn d qut' ~ fundoA~ la moclcnud.atL
po •· ello mismo transmitido casi siempre ornlmente n lrnvés de los oficios cubrió un nuevo
de la albañilel'in y In cnrpinteria. es la edíc.ión excepC-ional en 1633 de.ltra· modelo cultural fundado en los progresos científicos y positivistas. Se pro-
ducen entonc-es las grandes Uta'\'OiciOnts 31"<)Utologicns de Pompe')'a y Hercu-
lono en Nápoles. de Pae.nunl en Sicilia. y del Palatono y Volla Adriana en
St A. C:apt~r1 , Mff...,¡.w.. fllt nt.. PP· 53 T n.
Roma y Tivoli ~spe:c:tivamente:: lo.s arti.sta1, los pensadores y los viajeros de:
'ili M A c.. \11110 On!J• • t.. pf'O)e«U~n dd .n.. ··1•mt("O ("n •• a rqull~("IUra d~ nunuo rtn•- toda Europa orientan sus pasos hacia Italia. en la que sus monumentos y el
ttmiC':IIIO· C':l r•ulo Cimrro'•· .-n AM&,Jt41"'M..tlllh 1111llll•tt M..Jrol',~. XII , 198;, pp. 5S y u.
coleccionismo han alca:nudo renombre y donde todos creen enc:onLrar las
Vu.r .obrr ti mudC'jal'i$n\O rn gr.n('ral C . &r~. •la 1r-adlu on mudtJ•"' t'n Ef"P"gnr» , w
'· ,...,JoOI' ·~,,., RtiiOIM.W:f, r·.~n~ . Paru. 198:1. PP· Ss-88. y c . Oon·b, .. Fl mudtjar l'Omo rt'apuestas para una nueva estética: la nc:od:..sidsta. Allí Cocthc encucn1ra su
((lntUIUII" h htljriu•. ktaJ dd J Sr!Jt#W»IO lnlmturwrw~l J, Mwdtjflf1fmO, PP· '19 ...o. r V. 1\'ic.IO, I I!Yón f1>en1e a las escuh uras dásic:as. a la sombi'A del Coliseo.
AJVIIIItclu~ ikl R'IKM1'"*'"to rfl ~ilo. 14·88-1599· M•nual~ llf' Arif:l Clilrdr a, Madnd, 1989. PI•·
G5 y u .
5G f'. C l1ue('a Ooltla, ll\liOrionln t'mf~ J.t lo arqu•lrrliiN t'f!GIWu ' '"ol'tllllffl nntl (f;lt J, Ji1 41"9'1Jittf"ru
r
Un~ltl(l(llftfntt~nil, Morll[l#.l'" c,loAtNrmhn•. !)..nun•t lu IMidouc-•. S .A., Ou.llti•I•J•••· 1')71 '1•• lmprtt4lf'll Snlli•JH)r Lul\ EuuttiMn. Kt'tlllfl otnl'\ ~~~~ •• 17t71 Mllddd , 18871 Val~ud•,
')7 l . Ohiii"U 0flil r•• l\,..1-ltrl\iro~f Pf!q .~ VI Cnl • A•• ll l~ ¡ umlar• . 1'1'• ;t04< )' •• I'IKVi U11 uh1111o1 t un lfllrmh•c~:•On de 1 Nur,.-), "•''••, l• ll"r•lwf!Hn• d• lln JOnnuhn .n vfMtrt
'11\ J (:¡ut~o1~tAm•• · t,. ,;'tii'M:I\M,.,.tlfrw.._,,l, '4? •iaf l••t.~'Y~•tMI•"•~I.JIIf/t.. "'"' t .... f' V't \1 U A,cullo~• t ••" .. 1.. ,,..,t,"f.rf••
llloi!U~r '"'-.., 1 ~ ..t. M•l•c• 11iKi
66 Dl1 YARIA RfSf4UIUol10Wf rE oRlA E HISTORIA OE LA tNf[ftYl..CION [ N MONUM[NfOI UPA.AOt.t$ 67

t ir de: la escu ltura griega y romantll y desde~~ racionalismo. iniciando a.)i


una nueva cienda. la historiz.ac.ión del Ane antiguo. SuJ primeros araduc-
torc:' nrttMicos conlemporáneo¡ serán Antón Raf..,e:l Mengsn. que también
propagara el nuevo ideal en España. y Oavíd. que pi111aní en 1785 el «Jura-
mento de los l-lorados» .
F n :arquitectu ra el gran teor·hador r;tcional i~(n ncodásico será Fromce..<co
Mi li1.in. <¡uecn 1768 publico en Roma ÚltJtiOÚ<t/Jtitetltbn~trchitcttiáo ogninationr
t ltmpo . e n 1785 PrtnCtpi J, architetluro y en 1?86 L'ortcc/i L..á.rr ntllt btllt arli átl
Ji>rgno suomlo •Jmncipi cli Su/;¡ere di Mengs. en lo> que se po·ochm'" el dominio de
lil Rn•t ón y d e la C icnci:;1 e n co n tr·aposicló n al Scntim icnt(>. U rt paso ~de ..
Junt e en el proceso cientificisw .<e d ebe n Cn t·lo t.odo li. de quien e n .1 786
And l"eU Memmo edita en Roma un esLudio lilulndo Eltmftd;Jiurr..hifeUurolodo-
IIOI1a o.uru I'orlt J, fabbnrore con soliditO sotntifira t ron rlrgrm~ non cdpnccwsa ..1 .
Ouranoe la segunda mitad del siglo XVIII y comienzos del XIX.., produ-
cen ya numerosa~ rcMaur.u;ioncs en ltnl in "'• d~ acuerdo a Jos nuevos con -
Pit .ll'lnt. ~pty.a. Puma ck b antJgua ol.lllbd ~~- dr Brwb6tl hn.anN m lüp)ks c.er>cos racionalisto.s y neoclásicos. bien dOOc ch.v~ de recuperación del da-
b\ f~ de ~ y tk«vbno. los Vtlj(IOS V lo5. arq~ rttupt;;IJA los IUCJ;)ttS sidsmo tardo ~nacentista. caso de Ciacorno Quarenghi con c¡u
cbstros v O ÓhCOS ckl Mtdlln~ y dt Or~tc PtÓAWTlO.
revc:>timicnto del edificio gótico ele S.onto Scola.n ic• c:n Subiaco ( 1769), o
d e Pirnne'' con la u·ansformadón ele Snntn Mnrm del Prio rnw de In Orden
Ln rninna nrq uitcctut-a ro mana. d e los ai\o.s cu"rC!ntu. repre~ernudn por de ~h.lta ( 1765) o bien e n ci:Hrts de corrccc,, :tn :tStílo.sis. según u.n discur~o
dgorí'itn'l <'O nlO Fcrdi nando Fuga y Piran esi. junto co n la Acade mia de San proycctu,,l que incluía estudia•· ar<lucol ógicn mc:rHc el ed ificio pnra intuir
Luca, plnnt en un g a·;m dcb;•te c:ontr~1 el B:II' I'(JcO en d t JUC wmbié n intervle- $US fo1·m as pri •n igcn ios. d ibujtn•las idea lmente . >' desp ués d e In act uación
nc.>n lo~ t•nclon nlistas fra nceses pens ionitclos e n su Acndern ia Nadona.J de la grMien p1'ocede 1· a su recor\SII'u t.cic.ln en In l't'nliclnd rnnt cl'ittl d e su.s elem en-
Ciut.lnd l!te•·nn . El o bjetivo er a logn•r In esencinlitudón de la ar quítcclura . t OS tlcr,npntccidos o ar-ruinudos, com o po r· ejem p lo en los Fo ro s, en el
t•cc•ullct'ar su ttftlu•-ale',.a org-. inica, u:uuo en cornpo10ición como en Ot' t\amento. Coliseo)' e n los Ar'C.OS de T ito y Conslnndno en Ro rmt (con el COI'IC.u a·s o de
y In d iscusión lo redescubre en Jos p•·incipios d e la t raHH.Ii~tica vitruviana y en VGiadi cr, Stcm. Camporesi. etc.) o el apoyo (lue Na1>o lcón efectúo poro
lo) cli nOt'\C~ tardo•·renaccntistas. C.-'~pedalm~me en Vir.ola y e n Palladio . de uno conclusión en gótico d e la fachado de In Cutcdral de M ilti n y que abre
loo; que :\C conocen decenas de reedicioneli en el XVIII cu•-opeo t.o. la.s e.xcav;tc.ioncs de la ciud ad romAna ante.s de In p~rttcipacton d~ aquéllos
Pirancsi. por 5U parte. aportará un i mportnmc dnarrollo de la. idea de para Pío VI l )' 01 ros mecen M.
•monumento no concluido~ y de «los fragmentos» con sus desc.ubri- Paralelamente. se ha producido d rndonAhsmo franc~s. y la preocupa-
micntO'i de la ruina romántica al reproducir lo:\ ffSt<M antiguos dotados de eión por la .salvaguarda de los monumento ' comr:. Jo, excews revoluc.iona-
r:udn:.ntes ambiente$ y naturalezas (su inc.nnsnble trabajo editor dio a luz rios se 6presa por la Co n vención Nacional e n el Decreto de 1794 que ya
obras como VtJutt Ji Romaanlica t modtffla, Archtlnonfolt romanr de 1748. Dt Roma- he m o• citado"'. En Roma. el Pontífice ciwdo ( 1800- 1823) promulga
llOn;m magnifictnhu d ctrch,t«turo. d e 1761 . y Lt tJttlicluló romonr, d e 1784) 6 ' . Para-
lelamente Winckel mann efectúa sus d efinicio n <S d e lo « bello ideal » a par- (1:( J. N. de ka,., hlan!o Raforl M"Vf."- Sw• obtu1 pvbl•~wlo.,.fM:Jr O .. , M1drtd. 1780.
( ¡•¡ G. Si!llllmr•U, • 1 odoli y la c:ru il'.t nrquhec:tó nica •, R,, u~o~~t.IJt¡u ~,,,,,m, n\im. l'l4. ~·f adr'id,
,,,,, 67· 8•)
bo Vtul'l. Wirl.u•nao••· ''i' (H, h 1 <::. (1(''4'111, ~~~ 111 ' r M Jonuon , [., hiJtl J,,III<IIIIJIIN'IIII¡JJ~ " ' (' "' Htt+llt~ttl( lli.H'It J¡ *"'•'~t\l"'t!tfl b!'Jhthl lf
bl k Wiu ,., ... , •l*ttant'd •••rcl't' ...
~ t '.tr(.lll'llllfll• /l'lf"UJ ''' '"~ ..., ...... ,,. f!M1 oul 11, vr R,,,..., 1Jhm ~~ 1 'I IIWimo. 1t¡8b.
••7 V't"•., tJ l~tw"·" Smhh S.,Urct Mut~uu• ul ,o\, ¡ Nu,!lllitrll''u'' M•~~<ili• huu•tt• l•t'•l ft1 jt l f'U II ' _....,.,.. /lllfl~do f)r4r~<lh.,. JI, f oj¡1t •!)01111 1111 1111 l't111 l' lltfll
68 01 VAitiA USTAUIIAfiOHl TlOIIIAI HI$TOIIIA OC LAINTU'iiNCtóM IN MONUMlHTOS UPA.ÑOW 6g

ordenaciones juridicos similn•-es, mnnifiesra una gran preocupació n por la form. en refaisan ave'lla mCmc mntiért: les parties degradée.\ et les membres
co nservación de los vestigios ddsicos y po.sibilita que las nue..¡as teorías sean qui leur mnnquoicnt ... »t'' . En c...ue momento todo estará preparado para l.as
"plicaclas por los arquitccros; incluso nombra a Antonio Canova. el fa_mo.so d efl nicione& teóricas de Viollet- le- Duc y la creadón dd concepto moderno
es.cuhor. corno « 1nspector Cenera) de las Bellas Artes• para inventariar y de restntu"'lcíón a partir del mt!todo llamado «estilísúco».
vigilar d patrimonio romano recuperando aquel úrulo que ya ostentara en
d paJado R.orael Sanzio. EarAÑ'A : Etrii iUl LA lSUtat:NACÍA DIL C t.ASIC I$MO

De esta manera surge en Italia de forma ya definida durante los prime- Y LA llEC UPI:RAC JÓN Uf; LA HtSTOaiA

ros treinta años del siglo XI X el concepto de «Restauración arqueológica»


cuyo primer ¡nterés consistía en •completar• o «hacer legible• la obra Dc:&pues de 1750 en E.•p3ña $e produce como en toda Europa y a través del
monumental recomponi~ndola aprovechando los restos uistentes y aña ... nuevo pensamiento Ilustrado una nue"ra concepdón de la historia. de la
diendo materiales nue\'OS en los que s.c evidenciaba la diferencia de manera arqueología. de la ruina y de la ciudad que incidirá profundamente en los
que se pudieran dennlr arqueológicamente los ' 'eStigios verdaderos de los planteamientos cuaHtativo, de lo que se considera •antigüedad» y en con ._
incorporados ptora completar la rorma reprodudda. El Arco de Tito, cons- secuenc.ia del hecho arquitectónico restaurable. En las pi-ccursoras Roma ,
truido en la ciudad imperial el 71 d.C. para celebrar la \"Ícto ria de Tito y Francia y España nace la idea de la selección de los sujetos que se deben sal-
Vespasiano sobre los h ebreo< y la lonm dejerusal~n. fue reformado en vaguardar - los clásico>. los CJ<ólicos ... -. hay. pues. que elaborar el in\"enta-
tiempos d e Sixto IV ( 1471- 1484). siendo reproducido en varios grabados do o catálogo con las obra• valiosas. lo declarado. Este se verá obligado una
como el de Antonio u ort•cry de 1548: ll egó muy detel"iorado y con obun- ve~ identificados los objetivos a g~nerar e l cómo r esta urar. provocando el
d antes pnrtes pe 1·didns n comitn'los del XIX . en que se hicier o n excavac::io- nacimi ento de la d¡sciplinn, Jn teoría de la ~stauración (el m etodo, las téc-
ne.s ru·qutológicas en s u e nt o rno, se t•ecuperaron algunos restos y se re.s- nicas y los c.ríterios con los cu~Urs restaurar).
touró entre 1818 y 1822 por Stcrn y Valndier de acuerdo a este concepto de En la prim era rnitod del siglo ya Fray Pedro Martinc< de C ardeña y
reproducción d el m o nurn cnlo po t· m edio de anasl ilosis y rccupe 1·ando su Vic.ente To.sc.n habhm ulerlndo sobre ln.s exAgcr.. cio nes del ban·oco con cri -
forma. OJ"iginal con $i milnt·cs - n o igun lcs- nHH e rinlcs y si n iJwentar los te.rioil a veces s imil:u•es n los plnnteados po1· 1eó1·icos europeos como Davi·
detalles y relieves pct·d lrlos. tl~ja ndo vis ibles las partes !ttiadidns e incluso ler (Coursd"Arcltiltrlu,.. l'al"is. t691). Campbdl (Vitruvius Britonniru>. Londt·es.
1·edudcndo los ornamentos pot· abs1r·ncc ió n e n lo nñttdiclo. así las colum- 1717) y Blondcl (Coursd"Arthitrrlu,.. Pnris, 1675) . y después los debates sobt-e
nas nue"'ns seguían las existentes en s u disposidó rt , pt·oporciones y demás. los proyectos y co nstrucción del Pn lacio Real d e Madrid supusieron el
pero se dejaba su fuste sin esu·inr y los capitelu apen as esbozados~.,. reto1·no n cierto íd e:al clásico, pe1·o se rá con l;• generación de los jóvenes
A partir de h < pl'irnerl\S d~cndns del XIX tocln Euro pn retoma In deJen"" de arquitecto$ de lo Reol Academia de San Fernnndo (Diego de Villanueva,
sus antigüedades p O I' medio d e acciones jurídicas. d eclaraciones monume.n- VeotW'n Rodrigue•. J os~ de Hermosilla. etc) cuando realmente los españo-
tale$ y ,,plic.nción de pr·esupuestos pUblicos para restaurn.r los má.~ impoJ·tan- les se pongan a la o.h urn de los rigoristas i1alianos y de los racionaüstas fran ~
te.s m o numentos. Entonces el • historiciJmo». a finales de la Uustración. ceses. al plantear un h1.storicismo fundamentndo en supuesto.s orientalistas
alcan~nr:i yn una plen itud clennidn. n.l pln.ntearse racionalmente la idea d e y en el gusto clósíco .
« restauración.,., de manera que será yn formulada por Quatremere de Q.uincy Ento nces surge ansiedad por estudior las ruinas y edincios del pasado.
así: «On use plu$ fréquentement de ce mot (resu.urer) en rait de sculpture aunque desde dos posibles vertientes de un gran debate. una propugnada
qu lct•éga rd de l'architecture du mo¡ns en la prC!nante. non dans le sens por Ventura Rodrigue.: y sus seguidores. como por ejemplo Domingo l.oys
pu.rement mécanique , mais dan.s son rappon avec la ré¡mégration d'ouvra - de Moneeagudo. que escribe Lbto dt varios oJomos sococlos Jt IM mtjores fábricas Jt
ges et de monumenu nntiques. dégradés par le temps ou p3r les accideos de Romo. u · onl'&"lll como modtmos ( Madrid. 1757). y que conserva rimo ras del
tout genre nUJC(¡ucl~ ti~ son1 expo~~~ ~ rend re l'intégricé de lcur premiére
b1 Vtc....,~Ntao..,......~,_,..,.._.,.Atff.o~m..,.,, ,..,_,.,......,..._III!OII,...._.,,...._~~~ -

..,_..,,,?•t ' '- ..... hpntf,.,...f'P"·"·.. , ..... ... ,. p 171


70 Df VARIA llE$TA.UkATIONt TEORLt. ( HtSlOIUA Ot lA Ulf~UtY~JiC:tÓH t H MO+IUMCJillOS tsPAÑOLI:S

barroco cla,icista, y otra defenruda fundamemalmente por Diego de Villa- En esta etapa dieciochesca. llena de contradicciones sabias. se plantea,
nueva)' .Jos~ de Hermosilla que introducen en Espaí\a el -o: racionalismo» por u_n lado. 1a destrucción s•n contemplaciones de n:fe~das medievales
franc~s. las idea~ de la nueva Roma pirane.siana y las 1corías arqueológicas o barrocas. y 5~ sigue considerando •bárbaro• lo que no es chisit:o
de•arrollados en la corte napolilana (Pompeya y ~lerculano). el primero (Bosarte, también Campo•nanes en su Ducurso cnl•co-politiwmrt ti wodo dt lo
por n~ed io de do.s texto.t. DifortnfrJ ~nsomitntos unen dtlintuclosy otros inotntados y Littrotf.lro tn España). pero a la par y $CTUtmente en una segunda fase. se
Co~«c~6n rlt paptlts m1icos (Valencia) y po•· su colección de dibujos de ruinas empie'lan a respetar las d iversidades estilísticas, por ejemplo. cuando n
cgapc a o~ Y romanas, y el segundo c:on sus estudios del cla!iitism o rena cen- Onnles del xv rula Comisión de Arquíteeturo de lo Academ ia de San Fer-
tista •·om:1 no, su n ueva v-i!ión de El E~co•·inl. HU~ estud ios arq uitectón ico~ nnndo impide que se altere la fachndn prindpn l ele In Catedml d e Bu•-gos.
de los t•csto~ m usulman es d e G r nnacln y Córd ohn C(UC:, co mo señala Sam - denu·o de u n n co•·ricn te d e valor1\ción y defensu de los esti los no clñsicos
h drio , no sólo se lim ita n a leva m a r lo.s I'CSLOlt'. sino ln mbién a o f rece 1- u n co nsiden,dos nho ra «nrte naciomll» ( Rykwert) y q ue teór-icam en te e ncucn ·
«p •·oyccto ar'l ui tectónico d e lo que pudo hnbet· sí do el conju nto de los t1·n conte nidos en texlos to mo los clcl Mn•·qués d e U1·eiia ( Rejlv.íontssobrt la
pn lncios••~. con la in tención de •·cfren dn •· unu nueva me1odo logia de la orquittrturo. omllf<>.J músico del templo. Mndl'id. 1785), Luis de Lorenzana (/d"'
composición arquitectónica c.omo disciplina operan te. ttntntit"' poro uno ordtn tspañolo. acompañado dt uno subía Jisrrloción sobrt ti asunto. Ms.
Esut nueva postura es fundamental. po•-que no~ shüa ya en el momento S.H.M. 4 - 3- 9 -8). o el ciLado Isidoro Bosnr't< (Di~rlociónwbrttltstiloqutllo ­
en rl que el arctuitcr;l o no bu.sc.1 entender In antigucdad. i.dealiurla )' recre.arla ""'" gútico rn ¡., obi'O.I dt on¡uittcturo. Madrid, 1793)10 •
para su presente. sino. como defendía la Academia FrancHa, romper con Tambi~n en e~tc: sentido hay que ~cordar que en 1786 se c.onstjluye la
la utopul y en1rar en la reconstrucción posible y rcalt>ar;1 continuar los llamada Comi.sión dt" Arquitectura. n la cual comienzan a Uegar informes
proyoctos antiguos completándolos e integrándolos dc$dc la nueva SO<iedad sobre d estado de las distintas andgütdad~s existentes en España. simulta-
ele In ~••ón en la cíud.. d . neando enton e«:$ en la Academia de Son Fernando una ímponante labor
Se trato de: unt1 nueva concepción de la Historha con 1;, 1menci0n de n.su- d e ~studio y de análisis aJ plantear no solnmente una docencia). unas nor-
ll'lir tocio~ y cada uno de los su puestos del p n)nrlo del homb•·e. apa•·cce en m as sobre los m odelos a d esou-rollar, .sino fomentando tam bién una labor
cs1os m o m cnlos com o elemento detcr·m inau tc de la nueva cultura espa - de estud io y d e documentació n ¡m po•·ta-n tc sobre las •·u inns, conceb ida
i)o)¡~ , c1uc se explica en los d i.bujos d e Do m ingo d e Agu hTc - obelisco. puro Ida m ente ¡1 la q ue la prop in Acadcmin de la l--l istol'ia gene 1·a e o estos
cnmellos, etc.- sob 1•e Anmjucz, eo n elementos exóticos y p into•·escos. 0 en ai\os y d e In cual existe una impoi'Wn te docufncn tació n en sus at·chivos. A~f.
la rcfle>rión de Diego d e Villt1nueva sobre Vitruvio. se estudia la situ ación en q u e se e •.,c:u e m rn la 11:unndn 'l Orre de H ércules. el
L• c•·cación de la Real Acade mia de Sa n Fernando. primero. y de las Templo de Cobcza de Griego. los AnO teutro• UJldaluce$. o •e plam ea igual -
Acndemi:.s provincial es después (Valencia. Zn•·ngo>a. Valladolid. Cádi<. mente un tema no tratado hasta el momen to como es la reivindicación del
•~c.) e• fund~~lental en el nuevo giro valorndor de In< obr.. del pasado y no Oótico como género impoi"tance den1I"O de la Histoda de la Arquitectura,
solo rle las da.s•cas. Recordemos al efecto cómo en ln ftdta tan temprana de: tntendiéndo~ así que frente a la propuesta de un arquhecto Conzále~ de
1752:. AJ'16stcgui. en &u Oración leida en la instilución madrile:i'\a hace cons- Lam que propone modiOcar la fachada de la Catedral del Burgos. la reac-
tar conceptos cualit:.tivos cuando afirnu qut" In arquitectura habia dado a ción de la Comisión de Arquitecturn es terminante: debe entenderse el
E.pai'lo «el famoso templo de Hércules en Cádiz: los celebrado5 teatros de Córico como pant fund.ament.al de nuestra Histor-ia de la Arquitectu ra. no
Sag~nto. hd lica y 'l:,rr~gona; los acueductos y puentes de Segovia. Merida y pudíéndose cntooces retocar aquella obrn.
Alcantnra, nobles VC!I:IIgaos d e la gran deza romonn. Así se levantaron des - El histor-ki~o y las investigaciones (&rqueológico.s evol uc.ionan con rapi -
pu~s los célebres tem plos de Sevilla. Toledo, Córdobn. León , Bu rgos y clr• nln mparo de los p rogresos p roducidos po•· Winckdma.n n y su escue.la.
Sulnnumcn. Y asf se pa:;mó el m undo ni ver lu ocuwn m;u·:wHia del Renl Pa_la-
cio y Mo nn"c•·io de El E.<eorial»"".
h!) fu,.,.,,, ,.• t7S~ ()"*'¡¡M ,k-J\ró\r~(. p.~· Vr;ur llltn1¡illn 1, M A~tir• l e. • l..a vlllor11c:ión d~l ~ , ¡ .
''• f' t t 1• t,l¡illn tll"l "-lttltt XVIII •, (.\lí¡¡lfrnl •t dt (~ (!o¡¡,---.J/11 l*if-1, l()llb
7• (' .;;.tt!IIJ,IdH t'f1 4d f'· ?'~
y el estudio de las antiguedades se multiphca no •6lo para aumentar el
conocimiento y d sab~r tnc1dop~dico!1., sino umbien. y para los arqu.itt::c•
tos d~ forma preferente, pru·n ex• raer lecciones de arquil~ccurn viva e inte-
,&rradora en función de ln.s nuevas L ipologia~. En esta nueva con.dderación
del cs pl'cio y los elementos nrquitectón_icos dd pu~ltdo se producen los
dibujos de la Alh,m,hra de Cmnncln y de la Mcxquilll de Córdoba de José de
Hermosilla.Juan Pedro Arno l yJuan de Villanueva " , los romanos de Sil -
vc~trc Pérez y otros pe.tuiunttdos, los del teatro de Méridn de Fernando
Rodríguez (B.N.), lo> del de ltnlica (S. ILM .). los del puente romano de
Mnrtorell (Id.). del templo de Nim~ (de Rafael Alon.o. A.S.F.). del Tea-
tro de Sagunto (de OrtiT y Sant) o el ya mis avan>.ado de Caheu de Griego
en Cuenca (de Isidro Con>.ález Veluquez. B.N. 1830), que muescran las
nue,onslecturas de una anl lbrticclnd considerablemente rm1s nmplia. y cspe-
cinlme:nte el p1·oceso de rr"'tilUción aJ"qu.itectó nica de los edificios arqueo-
lógicos. ta.l como lo ent en clíu lu Acadcmio de Francia y Htmbi én la de San
f'e•·nando. desde intendor1e&cientific.~as''· Pantldame•·l tc se n'lultiplica n lo~
lrabajos erudüos sobre antib>'tledndcs españolas (BoSllrt<, Mórquez. Orú< y
Snnz, Verdejo. Ceán . etc.).
Ventura RodrigueL. entre la cnsiS del barroco y d desarrollo del neoda-
~ici .. m o. constituye un pand•gma cxtraordinano de la evolución de las
"'enmltdades que comaentan n pla.uearsl!': d tema d~ In ~s1auradón en la
orquttt".ctura. Sus II"'I Cr\'t'llCÍones en edificios pree~istentc.s muestran aher-
nmwas cont1-apuestas en los modos operr~ tivos, dc~dc::: Ir~ fach:adn de In Cate ·
clrn1 ele PamplonlJ. pn~a ndo por sus proptaestrul ele intervención en el
monasterio de Silos o en In CiHedrul de El Burgo de Ootm.n, continuando
por sus actuaciones e n la Cnteclrnl y en San<a Cru• de Valladolid. En la.<<res Cialcdr;lll dt Burgos. Antfi y Odpub
primeras obras con inJerenca;u violentas enmascarando la fachada medieval ck l.a\ retor m" dd pórt<O 11792~
U 1111tim0 ntOdJWt'1SI'!'IO. f'l )os Ji((t.QfO
navarra y sustituyendo con nueva1 f:ibricas los templos CMltllanos. Su apro .. que aun no t'OmKnun a ~ l.a {dad Monkil.
ximació n a la transformoción del Colegio Mayor de Santa Cru> de la ciu- dntr~ ti(''*"'10S pnma1fVM
pan modcrnll.:tt 1M tdift('IOS.
dad de Valladolid opera una 1rru15ición interesante. micntrtlS que concibe
ln aheraclón y orna1o de lo~ huecos en cla"e cl:a~ic•:.w para uniformar el -copia y su.sdtuye: las pi~us deterioradas, en unn renexión profunda auhl"f'
m o delo renocentista contrn l!l m emo1·ia gótica respondiendo a necesidades ~1 hecho arquitectónico que llcg-.a a n'lt.u'llfes1.1r lhcralmeme con la utlhr~t
higle•'listas. en cambio reconsidera las c:ornl.sns. In) ca·csterfas y lo$! Oororu:s clón e.n los dibujos y en los memorias del propio voc.nblo « rcscaurnr~ (l) Jl
en su fór mula origino! busca ndo un equilibrio co n ellenguraje adherido au acepción contemJ>Orñl'lea. Un paso tldcl:.mte, un cn mbio radical. I'('J'U"
•c:nta su concepción d~ la •·estnuración de lo ruinoso torre de la lglr•m
71 r. S~~ombricio. lA AN¡~t~ttdlorw t•JMiolv J, 14 lht.lror~o·~t, VP• 109 127. con fo, plan01 d< U
AJh..mbn Mayor vallisoletano parl't la que propone en 1761 no inten-enir. s•no con<~o
72 \'tia'<~ pc»'UR fnOC<JA CA loi UtaJozo.. ~ fro;GVH'hlltii •fltHirtlM#uitffllfo-r-n."CL~N«k. lod~rla por n>tdoo de la apltcación d~ nu~v•• t~cnologias. es de<ir, con
Napole. a98o r U u.,..,..,._ tt ""'·'""'... dt la nllr ,.....,, Varh , atta~ \it.a.w 1.am.h•in \\
r•uunehado\ dr tad<"na.J de hierro C''-tl•rulu t*II\Jar• en 1u• dcm~ntc:n
Dt"Kñhra ,.L.tniU~I artñrotoclqtH <t l'opui"~ u'f'h11Muralr- .tnn' f't fU• P'""""•
.. n 1\n""" nJr¡. Rorn.. tf)7A. PI' 'Jifl, ••" ~o~rquhrctonu na 1 n f'1 mil m o U'nlldu tlr 1up1uu HUl la ('lapa Anli"ltUt •t"
74 ttoaiA [ HIS'fORlA 01!. LA IN111WfHCIÓN I:N NONU MEHfOS UPA~OLU 75

1!.~
... ' :

.. .'• ,. 1' ~ ••1.)\&f\l).i.


,
•...• .. UtoiiiJ!ftSIOIID.
V~
•• ' .
'"BI)oti-'"

S4lvt'strt' Pi:n:L San tr:mrisro c:l Grande·. M.ldrid.


Pr()ytCIO dd lmtuhel·to a tt'nto il la cflfbCMtrtón
d~ltcmpJo y~ suu:habilitadól\ ~rn Cottf."S Giacomo Ollartnghl. ~ nt :t Esl:olao;rka
Gc:nrmlrs ( 1810}. con un.u ovffi mc:talidad dr Subiaro, 1761. R~tim trn tn dr 1:1 iglrsia
que vo~tora la prn:xistC'IItia. No fc;¡linuin. '------.:"!~:.:!~.;,;.._.;,_.u gólka parn h aCTtl<~ •cbi.VI."a• !!in deslruhla.

pl'o duce su l n f'o rm c de 1768. con propueslas pa1·a la conclusión d e esta Lo cscul·ialc n sc scnj una veta fecu nd a e n la que se investiga rá en pr·o fun-
catedra.l en claves pu•·ume nte conservacion istas de -« imet·és y •·espeto por la didacl desde el id eal histol'icista d e la llusuac.ió n española c1ue enconu·ó en
histo r ia», rmtnte niendo a u li•·a n za y s in va t·iadón alg u ru el proyecto de el Mo nasterio jerónimo un ejemplo panngom-tblc a las mejores obnts de la
Juan d e H e 1Tera, que c n caj ¡:m t.tn un nuevo concepto de J"CStaU J'ación>>n . Antigüed ad g r iega y 1·ornana . Co inddió c~ ntonces la celebra.dó n de su
Rocldguez, a1"quitecto banoco-clasici.sta, pr·e.s:entn dos mom entos claves Segundo Cem e naJ•io y en 1763 uno de los incendios más graves sufi·idos por
en la fonna J e ver los monume ntos e n España. U no p•·irnet•o ligad o a la el edificio filipino. C a•·los 111 e m.mlz<t su <tl'quitcc;tunt y lo.s Acadt!micos de
t radición de los siglos XVII y XVII I de absoluto desprecio hacia el edificio San Fernando la r·evalorizan, hasta el grado d e que José d e Castañeda of•·ece
encontr ado defendiendo la demo lkión y t·cco nst•·uc:ció n «ex novo» y un una vista general del conjunto e n el frontispicio de su traducción dd Vitmvio
segu ndo e n el q ue acusa las cdtica.s d e Jos jóvenes acad émicos. sufre el des- de Perrou/1 (r¡6r) y presenta fig.u·acivamenre a las Bellas Ac·ces entregando a la
tieno (176 0 ) y acepta consideracioJ\es racionalistas •·esil\Híndose e nu·e los Corona espai\ ola no e l libro de Vitruvio sino la plc:mta d e l Escorial com o
que estudian la historia. Su concepto del « histo ricismo>> se fu ndamenta en paradig m a clasicista. El ed ificio de la SieJTa del Guadarr amn scrín modelo
an álisis fornlales y lingUisticos . y sus m o d elos los e ncuent ra en e l pasado lingüístico y tipológico para nuestros arquitectos neoclJsicos ; recordemos
inm ed iato romano (barroco-cJasicista) y esp:lñol (lo escurialense). S u ACIÍ• cómo todavía en 1827 Ceán Bermúdez escl'ibe , «jóvenes espoñoles . seguid
tud al cantbiar de métodos ánte la catedra] de Herrera expresa la ¡•e flexión las pisadas que Toledo y HOJ·re.c·a. dej aron marcadas en esa gc·an fábrica del
sob r e una manera nueva d e intervenit· en el cmnplera.mJe JUO d e un editlcio Escorial, y ellas os señalar án los lim ites de saber en la arquitectur a>>, p reci-
dado. co n unos criterios modernos de recuperación y discusión de la refe- samence en su traducción del libro de F. Milizia. Anecle vertnlas BellosA.rle.<".
rencia histórica.
7i C . S~~ornbrirlo, pt. nt.• I' J)• 69 ...70 yA. l)f l(h,. • 1"'41 Orth yS:uu, Au111tllln y pulu; dt' u n 1 r11 ..
73 J. klvcr:., •AI8uncb éC)IIf~Jlll)!l tic I'C!' I•u,..cldl\ ._, urt, np t 1;,, (' i4f¡, «l.lt.t '"t4 ~UIO!tht u t-• J l"lll d uctcu· •, ~"~'' Mi\'fúl Yllt~o~fwo/'olf~• l.r.» Oiu i1br... J, \!~\lllltll.lt\1, V.d. A l.¡,¡, t.o• llf'I'I'OI'Aie. lid
e•tC"dr•l de Vall.~lc;~lid •, V•ll•d<~Hd, 1f)fJ2. IAr~tm•, 1'1' 1' 1~1 la ('¡11, 1lt' {"'.do (11\ t' ~IIJ
OE VAJtLA RHTAURAliOHf T(OIIIiA E HISTOIUA DI U INIUVIMCtóN (N MOKU"4tNIOS ESP.\AOUS 77

Hrrmosilla recibe ~n Ji6J d encargo de reali>.ar un conjunto de planos Re•pecto al primer grupo rormodo por aquellos individuos interesados
de San Loren•o. y otro gran arquitecto español de la segunda mitad del en la Arqueología. el autor ei1a.do de1taca al valenciano Pérez Bayer y a
XVtll.juan d~ Vmanueva. será eJ encargado de intervenir en eJ. la aCtua- Jose Ortiz y Sam.
ción d~ Villa nuevo en el Real Sitio d~l Escorialtraruformando la fachada De Onrz. y Sanz;i se podrían de.stacar algunos de sus textos como lastra-
norte y In zona dt palacio es de tal magnitud y c:oncientiación sobre el ducciones que reali~ó en Roma sobre Vhruvio. en 1781, que con su publi-
modelo preexistente7os que la refere:nda herrerinno por medio de la refle · cación p•·ovocó una importante polémica en la que .¡e vio obligado a con-
xión histódca se supeta a sí mismn . Juan ele Villnnueva, por med.io de su testar al padre lrineo. Pero más que su teoría sobre el clasicismo no.s
nctunción y en los términos iJu.suado~J y culturnles qut! se han sei'lnlado, será inu:rcsa dc.:~:Utcar ahora el proyecto que csbotó en 178871 para realizar un
capn1.. de convet·ti r un ejemplo antiguo. del pasado. en verdadera a.rqu itec - vinje ar·ctuhectónico ant icuario por Esp~u,a, con el fin de obtener y publi·
tur·n .noder•nu; y no o tr·a cosa es uambién f\u pa·op in scl'hu:ión de sus nuevos ca t• un catH logo de los monumentos nnt iguos existentes en el pais. A este
edificios cscu•·ialcnscs concebidos desde la Raz.ón integnmdo la ar·c1uitec- f1n. se dirigió al Minisu·o de Estado sol icitando unn ayuda. de costas, rcmi ..
tu.-a y el ul'b::anismo en las m ismas categorías conceplunlc:s. En los Premios tiendo un );:argo memoria] en e] que figurnb iHl los distintos lugares a visitar
de t802. se ....,blece que« ... de orden de junta Cener:.l se ordena que se (Archivo Histórico Nacional).
obtengan cort~IS y :.Izados del Monasterio para ~x¡>oncrlos en la Sala de Pérez Bayer. erudito vaJenc:iano. realb.ó una importantísima labor de
Arquitcctur~ de la Academia de San Fernando• . recopilación y estudio de monumentos antiguo¡ existentes en aquella "Zona.
De esta manera. en estos años se redactan impo11ante& memorias pal'a la y como const:cuencia de sus publicaciones podemos destacar cómo tanto
reparación de cdiflc:ios tales como el puente de Alcántara. las grutas de Pont como Rosarte iniciaron otra impon ante labor de descripción, no tan
Jaspe romanos cercanas a Torremolinos o el estudio de untigQedades en Car- erudita pero si concebida con la intención de dar a conocer a los españoles
tagena , que se convienen en tem;~ erudito que Vel1bquu. propone en 1750 la realidad del país.
como objeto de un viaje de estudios a la Academia bpañola de la Historia. En d grupo segundo. que igualmente •e desMrolla en lo• años linaJes
Al mism o tiNnpo. se valora junto a las ruin:ts de Córdoba y Gr-anada la del siglo. sus m iembros realizaron cleosc•·ipciones. viajes. historias locales y
n•·quitectu•·a. r enacentista er~ Úhedn y B;~c'ln, restos nrquitectónicos deJ en dcfi"itlva contribuyeron al phmtcnmíento d el pimoresquismo español.
Pcnncimicnto scvill:mo. cte . . todo lo cual llcvnl'á cn dcnnitívu n unn t•evisión Tuvic•'On gran importanc:in en In s.eg'Undn mitnd del siglo XV III ofr·ecicndo
nniliCti ct~ ele lo nrqu itectu•·a del r!:scor·ia1. vi.sionc$ c r udita:s o cu riosas d e cunnco le$ llumuba la atención. de las ciucla-
Junto n esto fenomenología que replnn te.n In visión~ considc,·ació n del dCJ. de los monu1nentos, de las costumbres, de lns obr as de a.rte, etc. De
posado. junto n la posición explícit" de Jos arquitectos que pueden enten - entre ellos destacan Antonio Ponz e lsido1·o Bosarte.
derlo desde ~u pt·orer.ión y opción operativa también .surge otra vertiente Antonio Ponz' 5 • natural de Valencia (1725). estudió en la Universidad
importante que desde el positivismo colaborará decididamente a la a.sun • de aquella ciudad. Uegado a Madrid en 1746. será alumno de la junta Pre-
ción de los nuevos presupuestos. Como h" destacado Sambricio. se trata paratoria de la Academia de San Fernando hasta 1751 en que se va a Roma.
dd trabajo realil.ado por los literatos. pensadores. viajeros. los ilustrados ciudad en la que se iniciará en el estudio de las antigüedades y ~n la
que analixan y rev-i$an la Historia de la Arquitectura Española y que Arqueologia. Scgtin Ceán Bermúd~z. siguiendo los p:uos de Pérez Bayer
desar,r ollarin en tres frentes sus inu~~: t. estudios arqueológicos. 2. los • ... se engolfó en d estudio de la• obras de lo antiguo. en las de los gran-
~Sludios locales reali .. dos por viajeros. y J. In redacción y publicación de
textos de noturnleu hi81órica en los cuales. como .señaló Tafuri. al hablar de 76 c. S•mbriC10. •la ti:Or'a arquitcctónJCA ornjof~ Ortlt rSant, ~1 Yllrub1.ano•. Rnu wckldftn
la «crítica op<: tativa .& lo que se establece es unn utilitaci6n de la H i$-to ria lJ~. num. 131. Madnd, PP• 65 92.
17 C. S•rnbrit:io. •Jo$e Onb. S•n1•. LoArqu1t«t111V rJfHJMM Jt 14 lhut~n . p. 387,
con intencione5 c.laramente proyectuales. 78 k. M~llda , IJcptdtD. AntomoA..~ 01o~J.olu~mKtJt$o"FcMIInclo). Mlildt'id. 19'251 F. Abbad,
-.An tQniu r'on~. (S~ I ctdóo dr)• , Rf'f!IJt¡t'f' ,,,,.,,. f¡f,lfir"'· T, V, 194·7· nUm, t?, PJ,· 89- 1'2+1 J.
d" la 11u""'" • $orw ... ,.,.MotJt /u 'tolldttdopo"iJJ~f" ~' 11'ª1'J tff Alll(l,.,tl AH•t. M"tlrid. tgGth,J. A. Caya
Nurw, Hut•'''" ih '-• ,.,,,ltO !k mtf' "' F.JIId~, ~huh itl, 1117'1. N ' · 1'N y "" y C. Saml•nno. 1.,(1
t
"'"~..w'''""'• ·"~·"'•!Wl!fJ/.,14,.floln , d ta,ln
78 f tOftiA lHIJfOIHAOILA IHJt~ IN Notft.Q4EHTOS Hr.t.ÑOUS 79

des m aestros del bue1-. tiempo y e.n la observación de La~ ru ina..~ y fJ·agmen-
los de In ont ibf(ledi•d. y en ~1"1 , en lrt invc.stignció n de todo lo t 1uc e•·u dibm o
de nnal i?.arsc .sin dejar de p intar, pues er a el l'ecurso que pa ra su manuten -
c ió n tenia y par-a compr ar cuamos Bbros de arte podía» . En 1759 visitó
l lcrculano. y permaneció. en 101al. casi diu ;¡i\o~ en lt.alia.
El viaje de l>on>. por Espoña lo redactó en 18 tomos. mas do> de fuera de
7
Esp nñ a '1; un a empresa que d llt'Ó d e 17 71 a 1791. L1 1l evó a c:•bo pc>r rcco -
rn endació n ele sus protecto res Cnmpomanes y Mengs pa.r.~ r<:bath· n un t•eJ¡ ..
gioso italiano llnm;odo pad re Norberto Caimo que había publicado en 1766
u n viaje por E.spa.ña en cuatro tOmO$ litulado l.nttn d'un U~g0 ltol•ono ad un.wo
omtto. De c:na rorma. e n sus t8 tomos. Po ru r·eco r rerá buen" paree de
España de In q ue co nt<trá. descr·1 birá ycrit iea rií ar·qu itectu ras. ciudad es.
Pwyeclo de Vk~t\1c Ga~ó para n:modct'lr tn cll)slro la cnlcdml de Vfllcr~tta, h. 1173,
o btas urtist ic;1s, to do lo e¡ u e tcn g n i ntcnSs pn1·n s u e.sph·itu ilustrado. 1\dhtte;nd:. de tlc'nu:nt o~ f4)rmalt'3 dd oukn t'(lfinlln par.~ ocuiU'Ir lc.i gf.IIIC'O\.
mu·rando un;a soeicd3d to cnl.nc nte de.scon ocl d n. 8uperando infi nidad d e
dificu ltades. sobre ti estado y conocimiento de antigi.acdndes en sus dbtintos territorios.
Su empeño fue compensado por la Academia de la H istoria que le hizo dato~ que introdujo ~n su obr a, en 1:. pane public.-da.
torrespondience e n 1773 y por la de San Fernnndo que le nomhraria en En el tercer g r·upo )tnA1ado po r Sa m b•·ieio. hahria q ue ind u i r hu o pi-
1776 Scc•·etnl'io de Ja i ns-titución . E L viaj e de Po nz es e n H'alid ud un PI'O- nio nc.s ele cril ica o pctnt ivn r·eal ito•d•• po r p:lrt e d e a1·qul tectos que uti1ilat"'1'1
yccto i.l u.st rndo e n el cunl $C plar\t cn la 1-l isto l'ia de la Arq ui tectu•·n co m o In 1-1is1otin c.on 1:• inte n ción d e (!valar o j uslifi ca r sus p r oyectos . A~~oi. la
pretexto porque su inten ción es más d escribir los proble mas de España y publicllción del libro de Peyre com o la de la obra de Varga• Machuco sobre
~xplicar la )atuación en la que .se encuentra el pah: que no e-Studiar uno a Pallad10 o la.s di~tinta~~¡ memorias manuscritas de arquitectos que pretendmn
uno los disuntos m onumentos. De est;• form;t cuando Ponz. lu,bla de <~íle con"cr1irse. a pani1· de 180'2. en maestros :.rqu itec.to~ (y pAn\ lo cu.al .\ece-
muestra u na prcocupacit}n socinl clar a que le llcwt n ligar lo económico con sitan ¡Hesent:u· un o·:•b••j o teórico) d c nHICSin\n cuál e ra In o ptn ión que. e n
lo estético . T'rJun de inOuil" e n lns sociedad es po t· h1 s que d1scura·c y muy los ú lli nH>S a ñ os del siglo, se Lenía sol.n·c In Arf~uiiCCtu1'n del pnsado .
~specialrnenl t' e n In po líticn de In Academi a de S an Fe rn ondo pur a q ue Fin almente n todo ti lo es necesar io u nir los esquernas que sob re la llis -
i mponga «d buen gusto•. Ataca fct·o'lment~ a todo lo que sale: fuero de los toria d¡fundiel'on lo~ 1>3rtidarios del nutvo gusto en la ~odedad esp~ñola.
par.i m etros que ~1 se h a con~lruido desde el da,s:idsmo y de manera rnuy Tales com o las obr as concebidas por Cnspor Melchor de Jo,·ellanos o los
especial a los excesos del barroco. Lexlos d e C ampo m nnes di rigid os a 1M Sociedad es de Amigos del PaiJi.. q ue
EJ ca rn i uo m ar·cado p o r Po nz lo continuó Is ido r o Bosn rl c ( 1747- podrinn moscrarn os cuñl fue la volunul(l d e recupe ra r el Gótico . o de
18 0 7)30 co n o tro vinje ••·tisr ico o •-ganiwdo d esde In Acade mi a de San Fer - e nte nder m ejor In posible herencia d c: Julln d e H el'l'c ra, o nnaliz.ar alg unos
nnndo . del que sólo ll egó n p u blícar el primer volum en V1ajt arlutr'ro a corios de los mas i mportante< edificios españoles. com o l:o Lonja de Sevilla o d
putblus<k Espo~a. ron tljuicioJrlm obro.Jr lmlraNoóln Artaqurenr//.,uUirn ( r8o.¡.) Ca$tillo de Belver en Palma de Mallorc.n. convirtiendo¡e estos trabajo~
y que trata de territorios de las ¡>rovincins de Segovia. Valladolid y Burgos, en to nces en paut.a.s fundu menta.Jes p;ara la Historia de ltt Arquitectura CS))A-
asi como d c:tootu dio d e las antigüedades existem es e n cl1as. Escribió n los •'oln. par a el caJnbio d e gusto q ue se gcnt 1"Ó ::1 partí •· del siglo XIX y. en co n-
arc1uitectos y o d iversas pcr son ulidades el e to du España (Vallndo lid . La sccuen cin. pant plRtUcarlossiste rn a.s o pc1·ntivos a la ho r·n de i ntervenir en
Coruña, Volerlc:.ia. Córdo ba . e Le.) ret¡uíri~ ndole'( i r'lform acionrs pumuules ed ificios del pa..,.do. pa o·n restaurarlo•.
Desde finales dcl<iglo XVII I e5las coordrnadas y lo< europeas.., exticn -
74) ,.., • c..,-.. ,. ,_.., ..... --... J. ..,_., ' A.r "'• 111 \bdrld dt-n poco a pota Jl<n tod" Esp:.i\A funclatur•ualmenlt" a J>R1"llr de 1:. Rl"~l
t]ib, \..,¡.r.~tl.,..... , MIH.Iritl , 17"1
Ao J \ c;41,. s,.l'lu ...,. ,., p J'i4 Aro•clr mtu {Ir Sít,, 1f'l nando. pr·irnr1t•.) 1lt 1••• ,\eadrm•""~~ J1 1 UVtnr11ll r~e, tlr'
8o

pués. como las de la Purisi ma de Val ladolid. San Luis de Zarogot.a o San ocasiones e na inevitable, sob~ toc.lo porque las inten·e.nc.ioncs se hacían nece-
Carlos d e Valendn. que a través de sus Comisiones d e Arquitectura inten - sar ias por d iversos motivos, blen porque los ed ific.ios se nrru inaban , dad;t ) U
tn ro r'l controlar· lo nctivi d ud edil icitl y restnuradoro y se e n cnr·gn•·on d e 'mtigüedad y el mPI estado de su.s rdbricns. bien porque n uevas modas estéti -
cl ifundi_r po r todo el te r r itorio los textos y tratado$ del mo men to. A C.'\S movian a los clérigos a modcrnb.arse p ara adecuar el templo a los n uevos
com ienzos dd siglo XIX, con la declnración de la Reina gober nndoo·a en tiempos. bien po•·que posibilidades económicas les permitían re plantear
1840 y la calillcadón de la Caoedral de León en 1844- como primer Monu- transformaciones espaciales y funcionale.s por nuevas necesidad~s litúrgicas
mt'nto Nadonal del Es1ado español. se inidari una etapa en la que se o completamientos de f-abricas por estar muchas dt- éstas inac:abadas11•
irlveliiligará profundo.mcnte e n el método restaurador que hoy denomina- La segunda mioad del siglo XV III se caracteri7.a porque la Academia puso
mos «estiUsti co». su ped itado y paralelo ni que desarrollaba por ento nces e n crLt~isln :kutoridnd estt:tica de l:u i nstitucio nes rclibriosas y po•·quc desde
en Francia Viollet- le - Duc. e l Estad o se lOmó conciencia ele o rde nal' dil'ectt·iccs pnt·n evitaJ· dcsastt·e.~
Pero antes de q ue su rgieran estas c.ol'l"iente.s ya se pr·oclucían inte rvencio- como i ncendios3 t. Tam bién se p usier·on en cr isis los sistcrnnstrad icion..,_Jes
nes consecuentes con In nueva conciencia de la historia. aquellas en las q ue de actividad arquitectónica en los ediflcios de aquellos rdigiosos. como en
;algunos arquitectos entt-ndian ya la precxi.st~nci3 como un valor a ~sentar y la autonomía de los Maestros Mayores de Obras supeditados ahora no ya a
s.1lvaguardar. Los proyectos de Ventura Rodríguez para el Coleg;o Mayor los gn:mios sino a las Academias. Enseitanza. form3ción. m~todos. autori -
de:: Santa C..-u1.-donde aparece por primen vez d vocablo 4..t"restnurar» con dad. etc. , muchns cosas ca m biaron ~n pocos años pt-ovoc.nndo tensiones y
su :tcepción actunJ y se ll eva a la prdct icn. d de inte r-veru:ión mínin"'a co n enfrentami entos, rnu cho·•s veces sím bolo de la rc.siste n cin de la tr adició n a In
nucvus teenologi:'s e n la to n e cntcdndic:ia vnllisoletana, st•lvadn nsi dura m e modem idad. pero también •·cfl ejo de una laicización de la sociedad . En el
un siglo. y por úhimo elsobe •·bio proyccoo de Silvest•·e Pérez rehnb ilítando o rden estético se p r oduj er on debntcs agrios y p 1·ofundos respecto de ln
lo iglesia de San Francisco d Grande de Mndrid para convertirla en Palacio a.sundón de las corr-ientes más innoV3doras, las del •buen gusto». el neo·
de la Con es con su hemicido. sin $.1Crificar el contenedor, $00 una clarn clasicismo. defendido por la Acndemío y sus miembro• (Ponz. Bosarle,
constatación de1 nu~ camino emprendido. etc.) pero en constantes contradicciones con 1~ estima cada ,.ez mayor del"
H istoria y deJ pnsudo y especialmente del Gótico, otra rrisis en la que tam-
LA AcADEM IA olt Bt:u.As A a1 u ut: SAN FuNANUO v t.A t N1' EttVtNCIÓ,tr.: b ié n inlcr"Vin ieron lo~ propicaa d os de cs•~•s construcdon e$ y la mis_ma ins ..
t:N l OS MQ N Vlol l!N1'0S t:!CMÑOU!S t N LA SBOVNOA MITAD l)fLSIOLO XVI II titució n y ~us m icmb•·os, co mo y~t se ha v·isto a-n te.riol'm cn te.
Prcci$:1mente, lns dos peJ•sonalidndes cit(ldas seílal:m en sus pro pias con -
li emos señalado nrriba en qué manera •e produce a lo largo de todo d viccione.s y como representantes dd pensam iento colegiado de l.a Academia
siglo xvtll una profunda transformación en la forma de entender d pasado en la que fueron secretarios. la evolución que a nivel teórico existió sobre
y la Historia de la Arquitectura española . .ui como la trMcendcncia que en el concepto de inte:n-ención en arquitecturas deJ pa~a.do y más especifica-
el proceso tuvieron a nivel teórico las Academias de San fernrt ndo y p ro- mente en las medievales. destacando enl re ellas las de e~tilo gótico. como
vin ciales, co mo sus m ie mbros. los vinje ros , aut o res d e crh iea o perativa . las catcdrnles12t.1••
eruditos. etc . Interesa destacar aho ra n1gu r\OS ejemplo$ C$ped0cos de aquel -Ponz~ n_l c·ealiz.nr su fa..moso Vi~'t' de EsfXJ,i a, man ifestó en d iversas oc:.sio1'1 e.S
fenóme no q ue .se prodigó especialmente en lo que se referfa" (¡,s inlerven- su postura ante el completa miento y m r a cJ ase de obra__s o realizar en estos
ciones que se pretendian hacer en los más importantes monumentos edilldos defendiendo siempre para obra nueva y reformos I• utilización del
esp:tñole¡. que entonces eran reconocidos por todos, especialmente las
8t A. Rodr~N df' ~11m.. «La n:'forou de 1.. .,.qutt«:~un r~Jl(ioM ~n ~~ R'tnado de C&rlo•lll.
catedrales del periodo gótico.
El n~luk1)mo t:Jp•ño1 y lb idu• J•nMnb••••· frcrwnrM. numt. l':l• l+, ~bd.rid. rg88. p¡).
Estas ac.tu;:tciones adquirían pa•·ticultu· an ttré.s porque e n In decisión y 115 ·1~7·
nu,nern d e hncerhtJ se plnn tr:_,ro n e r1ra"t"nl nmtc•rti O/C c ntr'C los lrgitimos p rop ie- 82 J,J. .Abrtln C(lndle:t, • Prohlrm. l l¡•atltl rl'l~ l • l u hiiJOC•rlo~ 111 •. '>'f.I81Mnii)S, nUnu. 12• 1+.
M1ul•·•d, tttiUS. PI'· 33- 43·
onrio> de los ed lOrlo•. lo• crobildo• y lo• ulll•l""• y 1• i\cndt•mlu que qucrln 8'01bi. ;\J tfl), llt'rtnW•n'" lat Act.t. , , CIJ'\('n'~ lt ,, ..,,,... '"'"'.,.'•f• ,, t.., Cv'~' tspuAIJI"" I.M &r,wo • M
{Oil l rol".- d • MU'tu C'4.lft•co•. 1,u t H\4 ,.. ,nn y •l dcob-tr t"n la m ayn r ili d r la' Jl,oUJ~W,.,.._., n .. lnhu• tlón O R.m.t1h' "'"'IUhl MwuN Ortwhr.,, ~00'4
82

artt' dftsico y «ex profeso~ la destrucción de añadido"' barrocos. Por ejem .. Bosane se plantea
plo. cuando visitó la catedral ele Cuenca••. de cuya fachada d<l siglo XVII el gran problema que
dtcia q ue era una «obra ~in gusto de a rctuitcctural!> y que •carece de aque .. preocupaba a todos
llos cuprjcho~os adol'nos de In mnntn• gótica. sin tener cc...,sa :.lg unn p eculiar los arquitectos cua11do
o In g•·iega, o ro man (l , co n lo cuál eslri dicho todo lo que ts» , p o 1· lo que se c nfl'e n taban n una
p1·opo nin destruirla y hacerlo nuevo d e acuc:: 1·do al m·te de su épocn. j usl.ifi- uctuación coo c.r cw :
cóndo la u•m bié n por<1u e ~pod rin se 1-vi r d e s ingular ndo •·no n la ci ud>td "> . «St quanclo h'!)' qu< oñodír
De esta m anera. se san cionnba negativam en te una c t npn del recien te obra u un tdificio Cótiw St
pa,ndo - el barroco-. se :tdm itt:t Otr-a como positiva aunque anticuada -el ho dt ,.,Wr J. tonformtdorl
g6tico- que debia conservarse. ~ro se consideraba superior a todas la con .. tn ti tJiílo. Í> ~ ho dt ha«r
temporánea -el neocla~ichmo-. que se dcbia utilitar lit"mprc qut" fuera oño<itrluro S<glin ti lw<n
prctiso ;rc, uar en los templo) medie,•alt"s, renacentistas. cte. A.or;i se o ao r-gaba gusto». Retornaba.
cm·u-t d e nat u rnle.z..1 a IOd it5 1a.s nctunc io rle.. barr oco-cl:tsici.stns y clnsicistas en p u es, al d ilema que
cxtcrio t·cs e in terio res pro pidnndo )' gencJ-a.l izando - co n algunn cx(·cpció n tnmhién se hahia p1an -
Vil\ola, Provrcto •gótirO• ,,,,m '·' f:-u;had:. flt ~n Pt-tmmo df Bnluu,;t
incvhnhle- tachadas com plcws. nueva~ p ue rtas de nc:cc.so que p o a· c.sa suprc· tcndo Ponz. y. co mo el
15-13. El h:lSliatln.anb.udu pttmltC' ;11••••¡ultr-rtn intenlar bu~n 13 .,mi·
mncin sust it uian o las anti~"\Hl.\ - i ncluso si e ran góticas - . teform as profun- dad d t' t'\IÍIU• par.t sa1va1 la •Jrmonl;t dt'ltodn v las parlO•. 4tllt ptOC'I:t ~
abnae. tampoco tiene
mabar'IIO\ prindpios d;;¡o¡lc:I'IIJ...,
tl:u en los interior~$ con n uevos 1 ra~eo ros. retablo.s. en marines . alia res. así dudas al re.specto.
como la co nstrucción de pitt-ns nuevas tales com o sacristiaJ, capillas y toda E.saahledó siete: prancipios para responder fi ID C:UC"'IIÍÓn. según seis de los
dose de dependenciM. cuales siempre debm_ +:-añadnsc:» en cl3sico siguiendo los órdenes y ador·
Y.1 a finales del siglo la posición de la Academia empieu a variar sustan · nos de la Antigúedad. porque e.l clasicismo era un estilo superior al gótico.
dnlmente en a-lgu nos co ncepto., relat h·os a la conservación de laor; obras d el m ucho m ;i$ elegante. experimentado y probado hiMOric~•menle e n );, :ulli-
J>fl.)rtdo y de m~mera muy da r{• en escasos años respecto ::,1 estilo Gótico. Dos güed ad y d esd e cl .\ ig lo XVJ n ento nces. a las luce) de 1;, cJ·il ica. La uliliu• ·
fllt)O~ con evo luc ió n e n crtd n u no de e llos se a dvie n e c nu-e 1798 y 1804-. y ció n del cla$ic is rno e n e di ficios góticos. po•· o t n 1 p n•·tc. nH~jo•·ab<~ y e nno-
nm1Jos •·c flejad os po 1· el uun biC n sccre tal'io d e In insti t ució n Is ido r o blccia estos edificios de mnne ru q ue c uan tns m ñs recibien • ((:jrá ttt~aciendo el
llOMI I' I t ll-• desde t79'2 y q ue. corno tal. se 1)\•eden e n tcn tlcr como colegia - tdi}i<io s.gtin el bu<n arlt.,.
dos. según ha estudiad o Ca reía Melero ••. El s~pti mo principio señala que «Parlo imlloCtón Jtl tstilogólico no h'!)' mas t'l®n
En el año d e 1798 p u blicó su DIJ<uN() sobr.Io Rtnauroción rlt /ru BtltOJ Arlrstn qutla con.formi<Jod con uno (0>0 malo. r ritnrlo tslo rr®n uníro)' tnd.blr. dtbtn pm:oltctr ,..,
E.s¡>om.. DU.rloriOit ,.,¡,,.,¡ tsf¡/o qut 1/omon&ótíco tn lasobrus<k orquttttluro"'. En él cri- Jútrltsqll~ hfmMdado contra uno flaco». De manera e¡u e ni aun por el p r incipio
ticó negaeivamenae el estilo gótico (>Or<¡uc atemaba contra la toralidad de q ue el clasicismo aceptaba de la «imilación» ~e debíA añadir en gótic·o .
los buenos p r incip ios establecidos por el mundo greco - romano y los pos- H asta este p u n to Bosnne apenas ha a\'Ot_n udo nada respeclo a Poru. si ~caso
tult~dos vitJ•uvianos; ca recia de eurit m ia, decoro. simeu·ia )' equilib1·io y era se muc~1ra .nás virulento contra el gól ieo que el vnlenciano. C u 01ndo si aporta
in ü ti1. des-proporcio n.ado . g iwmLista y llen o d e m enuden cias. cnp•·ichos y una importante noved ad e$ cuando se plantea la consideració n s iguien te:
nntoj os incie•·tos. «si las obnl$ Jucor~orntts dt Arquíftcluro corgodll$ dt adornas <Sirojolarios se han de"'"· o
piror.y quilorlts uqudlo co~in... »
83 A. Pom., V~ckCspuiia. Mafl nd, li72. 10nto 11.
S u contes1aci6n fue r otund o:
8--t J. t . Cud• Mele-ro. •Ru.IJ.udonc• •n1uhe-cu~n•cal1 d.c La Mg\lnd.a "'h•d dt'l •IJIO X.YIII cu
lo• lnlt'rtorn dl": W u.te-1lnle-, SUt•C'•_, co•~ftol..u• . (.¡p.n.. Tw·~ r..._lltt~oneflt4Am, UNED. ., (/a) Hutorio dr los 1\rlts drbt qut<lor dolotla.y lttnfo lo butno romo lo molo Jttrl<n«r ello
Madrid. 1989, pp. l:38 - 24-~ . - llulono r/rl Artr. todo roJO poro su fin. Un tdifino. ü <~nJ obru J./ Arlr.Jó lwlto ll<nr un cirrlo
as Op. "'. PP· .,a r " · dtrwhoo t.1UI1r 1"' tl)mft'tenn ylustnmtf'ndclt J,~,c;yn tttutlat no lfptrltnttm. Ntlaspm ·
86 \l.tdnd '"'P d4" l. \'el• d4' lb.r'f'a, t7•)11 (Nrr•l rn fwutn1I 1M11 t el hr"'"' .\..,¡.,,1 11)78.
um lmntei"4' "~" '1'"A l ll"'"'' 1\.;nthr,) fuNU \4' hort dt u f t"d'• ......... qut;l'f rl N4~U tu IP' U"f4'111'ff UtU' 'f' han df afl trtrf", I'OmO u/o.a
uo.-IA 1 141Sl0ftl.l 01 LA tNlt i'Yl NC-IÓM lN MONUMI.HlOS UP.úiOU!S

m<ntt •1uimn los profowm truditos». Incluso a~adili qur •ólo "'justifirobo lo destrucción Jt Como conclusión de su posturn concreta en e.se momento advierte de la
o(gunu P<Jrlt unt¡gua SI no qutda má1 rtmtdio M «ti cow Út nr<t~idad». ncc·e sidad de que «nun en hlJ continuaciones. suplementos e instaura.cio-
Sorpr~ndentcmente y con respecto n todos sus contemporáneos Basarte. nes de obras 3nliguns es •nent4.ter madurar el dictamen. y no precipitar el
aun admitiendo que 1:. cMsica ern superior a todas las demás alternativas ju.icio para resolver el partido que st: ha de tomar por más conveniente».
estilísticas. tiene conciencia de las aportaciones de cada momento de la Bo.. rte llega • plantear In• distinta• opciones q ue debe adoptar un arqui-
Historia como hechos constitutivos de la totalidad del piUlido y como tecto en tales casos ofredendo una verdadera teoría del proyecto de restau-
hecilos documentales de los edificios ( «t~sr imonios auténticos». dice). ración, que como se ha dicho no volveremos a ver has-ta fmales del siglo
condición de una modernidad que sólo se producirá en algunos románti- XJX : «En suma. la regla sana que en los c~os dudosos de conLinuación y
cos conKrvacionista.t dd siglo XIX y en los ~rquitectos ilalianos de finales de reparación de obras considerables puede tomarse e.s ésta: la obra vieja se
esta centuria, como Beltrami y Boito que lucharán por extender este con- debe conunuor según su estilo. La obra subsistente por si no e$tli $ujeta al
cepto que sólo el •iglo XX y despué• de la Carta de Atenas -.:on muchas estilo antiguo. La mewa y conrwíón de estilos es intolerable. y ninguna
excepcione•- aceptará. Dosane defiende que todo el pasado ~a del estilo obra vieja debe picarse ni ncomodarse a otro estilo opuesto•.,·
y calidad que fuere:- debe ser conservado como te.slimonio irreductible El secretario de la Academia de San Fernando ha sancionado asi varios
porque • •icne un cu~rto derecho a exlsrir* de forma que otra.'i etapas criterio~ importante' : primero. la legitimidad de 1odos los estiJos como
posterioJ"<!S carecen de C3J)UC:ídad p~rll enmendarlo pues ya constituye un documentos artísticos. por lo <1ue todos deben c::onservarseo segu1'1do. que
periodo de la HiS!orin del Arte. los complctamientos deben rcaliurse en el escila del edific::io primitivo)' no
ApreciHmO)o aqui. pues. un snho muy lmportantc cualitatjvamen te J'e$- en el contemporánto: 1erce ro. que la obra nueva contemporánea se puede
pccto a Pon:r.. Pero 1:. evolución de llosn11e continuó con rapidez. Como ha ~alizar en lo5 monumentos siempi"C y únicamente en partes autónomas e n
señalado Ci!rcÍt' Mclcro "7• des¡>ués de vinjnr en compañia dd conde de las que: no interfiera ~l resto del ediflcio y puede realizarse e n un estilo
Agui lar porTu.-ín y Vien" entl'e 1778 y 1786 y oener noticia de los debates ajeno u_l pdmhivo: cuorto. ln importnncin de la unidad de estilos y formas,
pJnntcados al respecto en Eu•'Opn y especiAlmente sobre )a continuación de debiéndose eviwr metdn1oo que .son íruo1erabl ~s. Y, po•· Ultimo. nos pan;:cc
las C'll ccJa·"lcs de M illin y Estmsbut·go • .-eneJtiO I\tt sob•·c estos ;,suntos y e n su importantísimo f'O l'c¡uc serd una 1·clvindicnción de In Ac"dcm ia de San .F er-
l ib•·o publicado en t8o,¡.. Viagt•llrtMi<ocllxtrios¡meblosdrEspa~o. con eljuiáodelas nando hacin el Estudo durante buena pnl'te d el siglo XIX que el viajero aca-
obros de lusr,.., Noblrs Art<J. qur.n •·/los t.ristrn.y iJ>o«u "que P•rlrnectn ... insiste e n sus dém ico fundomentn todo su teol"in en In concepció n de que los monumen-
posturas antcl'iol'C.S, ptH'O ~.,horn y¡• no le ofende el estilo gótico ni ve en el tos son «testimonios nuténticos de l-listc,ria del Arte», sean de la t:poca que
aquel los valo•·cs ncgmlvos c¡ue h1,bia l'esaltodo ~1ños ames. y. lo que es m ás fueren. y no e n el « vnlor de on ligüeclnd» que cm el c1ue movüt a·l Estado a
í.m portanle, n pcsnr de mnntencr In preeminenei:L de lo clásico defiende que defe.nder monumentos. como nntigücdnde$, sólo por su va_lor histórico y
éste: n o se puede adherir" cualquiet' pltrtc de los edincios antiguos. pues no por el artistico. rtl76n por la que d urante el siglo XVIII y buena pan e del
provocada c:ontnlste..s negativos, sino que - af'irm3- debe añadirse a «cuerpos siglo XIX será lu Atademiu de la HiSloria la encargada de velar por ellos y no
uislodosaultnltspo,.si», c.sto es. donde no interfiriera el estilo del edificio. la de San Fernnndo. cuyn misión será tutelar exclusivamente la obra nueva
Basarte actúa ahora ddantc de un caso práctíco: critica con dllt"eZa la des- que en ellos se reolice.
trucción de las arquivoh...... de l•• puenas de la rachada principal de la cate- De esta manera . Carlos IV todnvin en 1803 (sei• de julio) publicará uno
dral de Burgos para embutir allí otras tantas portadas neoclásicas e insiste Real Cédula con las lnllrucciontuobrt ti modo dr coiU<nrOr;J rtrogtr los monumentos
en que «lu)o adorno.s de estilo gótico no deben pieo\rsc ni nerse. pues con ont¡guos qut St dtlcubron rn ti Ryno. bo.ro lo rnsp.tcrón dtlo Rrul ilcodtmio dtlo Hilloria y
semejante operación se defrauda h la historia del ane de sus testimonios h!Uta 18.¡..¡.. con la cr-eación de la Comi\ÍÓn Central de Monumentos Hd-
auténticos. que son la existencia misma drl Cut'rf)() de •u• ohraJ+,

a,
88
O,hf . J'f' ~...•+•
~b•lr•d lrnJJ Jt,AI tAo•
A11 1 1 C••••1• M•t.u• •ll,.•llf-*filtllr'' •UifUl!Miootht.. • a t• \lil "tJ • •bt•nthu•lid.d 1
nt~t .. .,_..;..JIO,:u.J..__ __ __ ~---------
86 IIORiA l H.ISTOAIA O& !.A "'TIII'f(MCt6NIH MONUM(NTOS U,Ai!Ot..U

tóric:o Artístico.s dependiente de la Acndemia de San Fernando. no se valo- O<Urrrntts tn todm lm ~tsiosy sos altorts, mt<l1ontt coruulto a lo Acodtmw d• San femondo
rarán la!C características e-stéticas de los edificios y de las obras de n.tte• . que luego s~ría confirmada por Carlos lV en 1789 y. olro vez. en 1891. Por
Los coneep1os de la unidad de eslj)o y eon1inuidad en el cslilo primiLivo su parte, los obispos. prdados y demás jera.-quías eclesiásticas ad\•ertirán
se fundame-ntan e-n las teorías que ya entonces~ empezaban a desarrollar ea:tos documentos como injf!rencias de la polilica en la religión ~ por lo que
e-n Europn. cumo hemos visto en las catedrales de Milán y Estra.sburgo. y en muehos ~os tratarán de ocultar las nueva.s operaciones constructivas. Se
más con c:•·etumente c-n teóricos como Quatremere de Q..uincy y en los ita - negar~n a enviar paro •u aprobación por la Academia los proyectos y planos
lianoK que se shu11ban alrededor de las obra:. palrodnadrts por el Vaticano y de reformas y obra~ nuevas, nun cuando hnyon sido descubiertos iniciando
que p•·opicin•·nn las actividades de Stern, Valadter·. Camporcsi y otros que los 1rubnjos e n una actitud clal"'d de •-eto hacin lns nworid ades civiles.
te:intcgrttbíln Ctilcncialm ente los edificios. Como se puede oprcciul'. algunos
de lo• f'I'CcCplos de ViolleL-le- Dut , al igual que en Oll'o•lugarcs de Europa Los OltiT IUU OS U( l f'ITP.RVE NC I ÓN VT1 U1.Al)()S
se: estnhnn gesumdo también en Espaila, el fl'ancés se•·á quien sen .;.apaz de IW t.A $t!OUN I)A MITA O O E L S I GLO XXVIII

rcuni1·los, cocli ncurlo~ y co nvertirlo~ en un ~incmn opcrntivo proyectual.


El concepto de c:onst.r-uir en estllo contempor:íneo en lugnrcs autóno - En los capilulos anterio res hemos señnln<lo los criterios que se utili~aban
mos dd edificio, aunque está muy escasamente dcf1nido. podria -salvando durnnte la eanpa barroca. en su gran mayor pnrte tend entes hada la moder-
distancias- parangonarse con la '4restauradón creativa• en anexos a los n idad y con un c:.ui absolulo despruio hacia lns prccxislencias y los rcslos del
monumentos tan de actualidad a partir de los años SC)enaa del siglo XX. pasado. Pero junto a esta actitud generalitada hemos apreciado otras que
Incluso ¡>or su propia indefanidón con la uailiudón de los eclecticismos podríamos calificar como comprometidas con el edificio sobre d que 5.e
por los radonalistas del siglo XIX que. en definiliV",., utili1..aban en la mayo- opera. tratando en u_nos casos de mantener totalmente la corRSpondcncu
ría de los casos cuando restauraban . de las formas y la unidad entre lo viejo y lo nuevo. Recordcmo$ en este sen ·
La influencia de Basarte respecto al respeto conced ido ni arte gótico fue 1ido el caso de la conclusión del ala norte de lo fachada principal del con-
muy fuerte en lus déc.tdas siguientes. sobre todo en el ómbito académico en vento de Son Ma•-c05 de la Orden de S;mtingo en León -igual ocu r rió en su
el c¡ue se •·eali:au-on ens.ayos para .;ompa r;u· l;•.snrquileCIUI'ilS griega y gótica clau~ilro procesional- que reitera sin ca mb io nlguno In tnt til renacentjsta de
oon• idc,·nndolas po,·o lclas. como los debidos a C ustod io Teod01'0 Mo1-eno ma nera que sólo la dife,·enci~' Lécnica de los c~cultores barrocos delatot que
(t8 t1.). Miguel Amonio de Ma d chRhn· ( t8 t9). Pedro de ZcngoiLia Vengoa entre unn y o u-a pal'te hubo un v::tcfo d e cnsi den ni\os y toda u.na revolución
y Pét•ez (182t) y.Juan MarlOy l'a~·do {t83o)''. formaL f'ue una casuist icn muy extendicln y npli cnda en numel'osas obras
Un instrumcn10 l mport¡~ nte del que go:tntd In Acade m ia de San Fer- como ca~edralcs (Salamanca) y loda clase ele ed ificios.
nando y que asumirá con energia será la ca 1·ta ci t·culat• promulgada por Otra opción distinta uLilizada que creemos ncct5nrio recordar era la de
C•rlo• l ll e l 25 de noviembre de t777lituladn Cu-culornp.d,daporla uiaJ.I la búsqueda de un equi1ibrio o cohonesanción entre lo ant;guo re.speuin -
Estado a los Obupos. Cabollm>s.! Pr./ad01 por D. Cor/01 111 .oobrr ti modo dt mcutar /01 obras dolo y lo nuevo sin renu_nciar a l:a contemporuneidttd. Como paradigma
escogimos la intervención de Alberto de Churr iguera en el imafronte de la
catedral de Valladolid. c.n el que mantuvo una fuen~ deuda ton d proyecto
!)O (;on atHtrlond.d b R('i ~ Cofw.nudor.t.. d 3 dt m.t)O df' 18iO ....... JIULI;r...do r• una R~J herreriano aJ que no violentó a pesar de integrarle la estélica dinámica y
Onll"n f'"-" ' 1• qur •todotlo.-.;~(e-s pohutot rtmuan • t~u· Mm •,ttno nouru Gt lo• trmplo-
dt '"" •c*pcnh.• , ..nwinr.iat "" qur exinan \tpukros qur por \trio dr rq.t• o ¡w-:~n•jr_,c rvftnescente del barroco.
ttl)tbrt\, O por b, JxJitl& f m torito d C' n i tO nJin.I «' U) n , mtn:rcan t01Utn'af'K C'u ldadoutntn • Los criterios s~ñalados de «-correspondencia o unidad de las formas» y
tr ... • (1\ Na''~llC:Utl , •I.A ~•uur•ción monu.memal •.• • , ¡). ~!)~) .
(i equilibrio enu·e tradición y modcrnidnd» httbiamos visto que surgían en
tl1 5f' c ur\\l't"YIIII rn r l An.'.hhv de l11 Re~ l At:adt'nllll dt 0.011•- At'lt' de Su' l ( nl&lldo: C. Teodo ro
,._10tttno. /bNWittnJ.rr loCJrquttmuru~J JG ~~n~. M•dt•ltl, Ul 1 4 , 1\..~f.'¡t 3 ~ 11'J Y32+'3• M. A. In refunclnci61t de In nrquitccturn, en c1 Ren~cimicnto. cuando a1guno5
Ml*rlchahu•, 1\m.ii..Jit M lo O"J'I~NtlfiCIIf''tJ rolt lw h(1Jlltlfltlltil ¡:lf•ltJ, lull'ilfl, 161(), ASF ~76/31 f\, 'tl'quitcriOW dr ~~~~~u·l mo mento e mpi c~nn n tene r cicrtn c.o ndcnci3 de la
7.f' llj¡41hil• Vrn~;.<~ y
P.Ct'C't, l#MrlD(ÍÓtlc,.l¡~o~n,,.~,,l1,..,./\r'li''"''''"l'll(~ tl.l ~ltil•, M•tll'icl, 1~'.;1:1 1 A.~t·,
'tiO t i¡/~~ 1 ¡, M••w) 1"\u>clu, {}¡,,t«i&l e~ "'''f.IOJfWI,I,, ~~~,,. 4+ ''"~'"''''""'P.<'• r~iiUo'J, M•ulnrl, ASI . lll'ilttrlíl y d1• fl\1', o}•~"~I"Ahnn SO~JI"C IC."tl mtmlú~ Yll1iOHOS tid J'-HlStldO SObi'C los
'tiW , ,,,, (, ''""'"' 1)1'' 1 1 ,:•• d .. Mf'ltiU, .. u.. tllt .. Mlllflll • f' '" 1 ' ) c¡ur n u l'tuu .-lt1an pntyrtl~tr J'ill'íl "'U¡lt•t•n•lu,, •l nn ¡) t'oyrcaar pur.• Integrar
88 D€ VAitiA lt61AURATIOH:t! flOR fA E HtS1'0RIA 01 U tMTtlrYlNC·I~ ( N MONUMI N1'0S 15"AiiOl U 89

los en su tiempo. Albert i b.abia manejado esta idea del proyecto con su La büsqurJo Jeto modunicloJ J..Jrla «wht,.ntoo loto/~ del tdiflrio
act'pcaonal capad dad compositiva ofrec.tendo diversas alu~rnativas para
resolver la cuutión de actuar en una preexistencia. Su.s métodos. bien pro- En uta actitud de buscar la modernidad scrfa en la que se deteCLarian
venientes de él. bien por deducción personal. fueron seguidos por otro.s diversos métodos de actuación. bien «aggiornando• el edificio, esto cs.
notables maestros durante lodo d Renacim iento y el Barroco, como Ser- poniéndolo al día. rc:ronnándolo en sus elemento• aparenc:iales y percep-
1io. Vasari. Palladio, Bo rro mini, etc..., o hasta por el mismo « rovinante» tivos sin alt erar sus Jimites y su perím et ro, conservando su espacio, pero
Do nato Bramontc e n el tiburio de Milán. cambiando profundamente su esencia de mn.nern que desapare7,.c.a sin des·
En d efir-.hivn, se trata de la capacidad ccr ehrl'll de cndA arquitecto para tJ•u iJ•Io el edificio ametio1· y sea susli tuido po r o tro nuevo y disti nto.
C11frcnuu·se a su propi'' existencia de cara a ~u p•-ofcsió n. Ce nernlmente la O tro m étodo opuesto a éste serín el d e o pern1· sobre partes del ed ificio
muyorfn nr1·nnenban de cero sin considerar la p•·e~xistcn c ia , pe r·o ot•·os existente paru que éstas f"Ucran las r enovndo 1·ns de lo do la imagen como ele-
muchos. co rno hemos visto, eran capaces en unos casos de •·enunciar a su m e ntos do minantes en la composidón y. sobre co do. en los vol úmenes e
present e, en otros de conciliarlo con el pasad o y Lnmpoco fnhaban los que idcn del conjunto. o en lo m eramente visunl.
miroban sólo h;tcia el futuro pero sie mpre desde la co nside ración del Ambas opciones enmascaran las partes ant iguns sobre las que colisionan
objeto dado. El proyecto goticista de Palladio para San Petronio de Bolo- y lo operación no ofrece ninguno concesión a la ant igüedad pues ésta es
nio puede rererir el primer caso. el de Alberti paro la rachada de Santa borradu. desapa rece. aunque no se <lestruye. Son operadone.s concebidas
María Novella el segundo. El último caso cenaría plasmado en hu actuacio- en su momento -según parece- sin ninguna idea de reversibilidad . de
nes de lo.. Hernán Ruiz en la tone de la Giralda de Sevilla o en la catedral retorno en determinado momento del futuro. con lo exdu$iva intención
de la mc<e1uitn de Córdoba. obras también paradigmáticu. Son todos de hacer preponderar la obra nueva permanentemente pero realizada con
~stol, puc:s. los easo$ que atraen nuestra atención y. como vert:mos, durante tal su t il~za y respeto a la fábrica primitlva que en tiempos poster iore),
la segunda mitad del siglo XVIII continúan produci~ndose todos ellos. eunndo ~e ha querido, pudo ,,olverse ntrás y recuperar la imagen original.
algu no~C con pn•·ticulnr intensidad. otros decreciendo. Uno te•·cera o pció n seria 13 que buscn In mode•·nidad a través de una
Int entare mos t iplfica1·los y expon erlos, no sin ;m tes t•ecordar a.l go obvio inte1venció n m odcrnh.ado ra. pero q\•C dc~lruyc el obj eto an tiguo evitando
que sólo pr<:cisn un npunte. Q .u e en la evolución lógicn y constatada de los pnm siempre la I'Cversión.
estilos y den tro d e la lógica de lo's focos arli.sticos mds o me nos avanz..-'ldos. Los tres cri te dos se han taplicnd o d esde tie mpos rem o tos, aunque se
desde el bnr·roco. el rococó, el ban·oco ... clasicista hnstn el ncoclnsicismo y codificaron e n el Renacimiento y se continuo ron realizando hasta las pri-
precoces romandcismo.s. las tend encias a 1~ modernidad procurarán la m eras d écadas d el siglo XIX. El prime1·o se correspondería con ht actuación
innovnción desde esos pará.metros evolutivos. Dado <rue no es é.sta una H is- de Alberti en el templo Malate$tiono de Rímini o con ha de Bo rromini en
torio de los e.stílos como tampoco de la geograrro en In que se desarrollaron San .Juan de Letr:in de Roma : el segundo. eon la fachada del Obradoiro de
los mi.smOJ. evitamos tratar de descubrir nuestro objetivo que es -como se Sant iago de Compostela por Casas y Novoa o con la rachada de la catedral
ha insisudo- el de los criterios de intervención en prcc,xistencias. por lo de Pamplona por Ventura Rodríguez.: al tercero corresponderian todas
que aquella• tendencias modernizado ras serán las menos atrattivas para aquellas intervenciones que despuc.ian el monumento, como la.s reformas
nosotros sí sólo atienden a i nnovar y no a proyectar considerando d edifi- erigid.. en lu portadas occidentales de la catedral de Burgos. la fachada de
cio en el que se actúa. Aun así. somos consc.iente.s de que nuenra tesis ado- lo catedral de Lugo. las propuestas de Ventura Rodríguez para las catedra·
lece de una gran carencia, co mo es la de invc&tignr en una H istoria de la les de Toledo y El Burgo d e Osma. etc. En los dos primeros se respetó el
Composición Rl'quitectónic.'l que segurnmen1c hu:idlera en estos consid eran - edificio antiguo en mayor o m enor m edida de manera que sería posible
dos. si cier1nm entc existiea·a. recuperJ,rlos en parte si se d cstru ye•·a In t•cción modif'icndo ra: en el tti'Ctro.
t•n cnmhio. clt 1't:nlb.ar$e 1:. •·evea·slón ,"'f"!!'fH n rrt'SIU"Io :t<:.lu¡-,r de nuevo por-
ttue dt"ÑAJlAI'C't.~1tJ HHAimtntc el cd iflclo ''nt l.:uo.
90 Of YAJIU. lt.ST.WWIOHC

est~ticas. porque se habían construido ~n origen con d~rta pobrcu o por


que el e.s tilo origi nario desagradaban lW propietarios . Eran ope.racion~'
Este método con_sistia t:n moclificnr lo. totalidad o g•·an pnrae del edificio mucho más bru·ntas -con ~erl o poco- que destru ir y edificar de nueva
poniéndolo al di;• con In s imple rtCh r<tdó n ele n;vcstil·lc con ele m entos pla rua según el J;,"USfO estético buscad o. El proced imiento consistia en utili
decorntivo.s y n veces ta mbién c.'ltructuJ•nles q ue m od if1c;,bnn r nd icalmente la -u\r ig lesias bajo- medievales y con ve•·tii·IM en bn rr·ocas. rococós o ncocht~i
imngen haciendo desupu r·ecct - escondiéndolo- el cdlncio nntiguo, el cual ca.~ revist i éndola!'~ co n una epidermis d esar-rollada con ornamentos y formo~
no se demolia . No se rompían los limites, nl se aher.•ban los volúmenes ní estructurale8 en este enilo llegándose a ocuhnr In totalidad del templo inte
las ll'Ul.sas. y. en general. wmpoco se aheraba_n lo.s cs¡u.cios atanque si la per- rior y ex-tenormcnlt. en mayor o menor medida segU n los ca.s05. inclu
CIC!pción estética y la$ perspectivas de los mismos. All~na •agg-¡ornó» al da - yendo las bóvedtu npu1uadas bajo d e las cuale.t ~ construían hó'\•edas enea
sici.sm o r enacentista la iglesia gótica d e San Francisco de Rimini constru- monadas y se n"dt>roraban los huecot. capilhu. prt~ibiterios. ponadas. et('.
yéndole U tla epidermis exterior YdecOrandO C011 pila~traS, rrisos, gTUle:SCOS, dando la ~c:n~"tción de tnuarse de un ediflcio nb"olutam~nte nuC'\·o. aunflUt"
puui y oiros ornamentos renacentistas el interio1·. pero lodos los muros y c:l viejo p•-ec.\:i~1ic 1·a en su totalidad dc:b:1jo.
huecos o•·iginales .se mnntuvieron - nhor a redecorndos- . w m bién las c.a pi· Bér·chel. h jl est u dit,cJo los casos del levnmc y muy especialmente el d e In
llus interiOJ·es. La I'Cnovnción n o fue .0\ólo 1ingü islicn. pues, au nq ue el volu- cated ral ele Vn lcnc in'1' . Este sistem t1 de l'ecu bddoncs de 1:. totalidnr.l tlt'l
men extc•·lo r era e l mhnno. su dc nsiclrtd se lntensincó y .sus ntu•·os .se dobla· te mplo po•· n1cdio de lll u ros de lad ril lo. picdm . jo~es. estucos. bóvedns dt•
ron e hicieron m;í.s pes.'\dO~. en r l inte•·ior desapm""CCÍÓ lrt a."'censionalidad al medio cañón, refol'fnulando los pila 1-es en derredor. etc., se habia \Undo yo
fragmentarse las üneas dt los elementos portantes con los relieves renacen · en Valencia en el !ligio XVII y se aplicaba a igleJia.s góticas genernJmentt".
tiStas y la eallt c:amino o eJe longitudin~l de la nave tambit!n se modificó al Antecedentes en los que se realizó son la iglui:. gótica del convento de 1"
of~ur una focalidad m enos diu:univa. En definitiva. se varió toda la con- Trinidad en la misma ciudad. recubierta en torno a 1685-1686. la iglc.o""'
cepción esu~tica y estilistica. de San Martin d~l mismo lugar. la cat~dral d~ lhita , ~1 presbiterio y tron'
Sin ~mhargo. la actuación de Alber1i es••b• justificada d~sde la propia par~ me tle Concrn 1nina ( 1705- 1706). igle>ia vnlenciana de los Samo•Ju•
bi•squrda clasicisu.l de):, .-,·orrespondencia de las fo•·mos lo) y de la *'cohe- nes . interior y e~terionnente ( fi nales del siglo XVII), Pcd ralba (h. 1750).
··~ncia de las par1cs con el todo» como p•·incipios vit n iVilmos. En cambio . casos todos en los que se p •·od t•cc este recul)l·im iento. OUI'óliH e el U<"r.drrnl
cu nnd o Borrom in i h:•ce l:l tn isrna o pe•·ación en SanJunn ele Letrán , n o cism o se ap licó en la cn1ed•·ol de Valencia. en lo cn•c<kal d e Scgorue, e n lu•
busca ser dasidst:., .sino exdusivnmente moderniz::1r el teanplo ptu·a celebc-ar iglesias vnlenciamts, d e Portaceli y San AallchL en Al mansa. e ac.
el jubileo de 1650 de acuerdo n las nuevas aspiraciones religiosas y estéticas Otra ahernativ~ consistía en no aJterHr lns eMructuras sino e.n .. ¡,lu .u
barrocas de la Iglesia Católica. .sobre ell& los el~menlos decorativos nuevos. como la renovación roctH u tlr
lgualt::s mdodos de renovnción conceptual apreciaremos en España durante la iglesia de San Juan de la Cruz (h. 1750). Los arquit~ctos acuvos ~n "'"
el barroco y más eo concreto durante el siglo XVI11 ha~la muy avanudo. wna levanlína. como Aliprandi. Berte.si y Rudolf. extendjerotl d m Cldrlu
Aunque parece una operación poco r~lizada en España durante c.sta por Cat.aluña cuando se tr<t.s1adaron a Barcelon:t en 1700 aJ to.nr.t pttllt cltl
ccntlll·in. la localiz.ación de nbut\daJ'\tes casos lo dt.sl"'' \itmc. Significativo es Archiduqu~ Carlos. así en el pr~sbilerio d~ In catedral de Ceronn ( t7r,O)
el hecho de que la casuí.s1ic.a of1~ce dos particulnrid ndes: crue la mayor ia d e El m odelo es ext ensible a toda Am él'ico h ispa na, dond~ d espués d o ln. IIIJr
los ejemplos se sil üan e tl el lcvnnt.e y e n la~ islns e.spañola.s d el Med iler r:i- rnción, la büs:queda. de unA nuewt identidad p r·ovoc.ó que muc:.h~1.s cunMI'Ut'
neo. aunque tampoco foltnn en el interior, y que el m;.yt.u· núm e ro se clones coloniales se l'enovaran est~cicamentc ortadiendo o r·nntos ed~cllcl~
hicieron en estilo rococó y neoclásico. nv;uuncln Ir. mhnd del siglo, aunque tas ~ el•iglo XIX y comienzos del XX generando los estilos allñ llnm•do•
también (os hay en OtrQJ COmO ton barroc(~) f'U burroco daJ ICi.sta, Y nO ral-
lAn los rcaliz.ado~ en d &~glo XIX. f}2 J. O..rc:hr:r , I•,.._~~HWP~.&..,...,mwnr.--• ._ \ .... "' ..\....._(~ V•l('nn• . 1')8'1' ,,.,.
ff'T('t~•• lrtil)lUtH.Ia ..-n f"l AIV c:.wt tMw. a. totm_,.; ~ .1 ,_,_,. A.""-ot",..~r (:.JI 1'11
l•c una i nt("nrnruul fiUC' vcuill (lrllhUul•chtJMU l• n rrr,trlnd df" t•u•u·r al d'Atq\IIINh··· tft ( •t•l\fnl•• 1~'«"'"1(\n•. 1')111 Cito# l... , M•• ,-1.';1'"'«10 ('ll•d•t. H••l•'"
dt.- fnlu l f ll-.: lHliiKu ••· huulamrntnlmrntr tMN ....ptarla• • J-., nun•• macla• h1tu S Attt•u• '--O'a."'tt•*'f"!''''"'~;;·•;;•."....;.;\~o.;;lo;;-
;~lg¡.__ _ __
Of VARIA RUlAURAliOHI ffOiti.t. 1 MtUOttlA DE U IN,liRVI.MC16M IM MOHUMl HlOS lSII'AitOLU 93

«re:publicunos•, bien visibles en construcciones hispanas a.n tlgua$ de recon-ería complet.a In nave y la capilh1 mayor. a las vemana.s decorada~ con
Colomb••· Veneruela. <te. rocallas igual que los cuadros de los muros. a !odM la.s bóvedas, ~reos fajones
Toda.s esta~ actuacione-S modificaban radicalmente los edificios con una y la cúpula muy ornamentadas con yeserfas en relieve, molduras, floroncillos
operación completa qu~ produeia una unidad de u-tilo nueva. El caso más y EvangeliSias en la• pechinas de aquélla. El plano de las lraruformaciones
signillcolivo de lodos es el de la catedral de ValenCJa para la que su cabildo rocooóslo firmó An1olín Rodríguez en la fecha d1ada. La iglesia desapareció
q1tiere ni comienw del último cuarto del siglo XVII I una reforma lOtal de su posteriormente' ' . Otros ejemplos similares. de lo~t muchos que e.xi"'tieron ,
interior que transforme sus rormas góticas en academicistas según las nove- serian In conversión de la iglesia de Son Cebrián de Ma<Ole de mozárabe en
dades e ma nados d e la Academia de San Carlos. Yn con anterioridad. ent-re barroca. In iglesia del monasterio de Sigena en moderna, e(c. , etc.
1674 y t682.J uan Pér ez Casl iel h abia recubic•·to el presbiterio en estilo Igual s istema de recubrimiento con e.lernen tO$ ornamentales de acuerdo
b¡u-roco. ob1·ns q ue continuaron en los nños sigui(mtcs. a los nuevos g ustos estéticos se aplicó e n multitud de palados civiles. nobi-
El cab ildo convocó al respec1o un concu•·so de ideas en 1773 al q ue asis- linrios. municipales, e1c., que por m ed io de estn simple opernclón redefi-
licron Vie<nle Gaseó y Anlonio Cilnberl ganando éste. El p •·oyeclo del pri- nían la apariencia de estos ed ifi cios odapldndo los a las m o das de cada
mero ~e b;u:obn en la utili~ac.:ión del lenguaje chbico en claves se rliano · momento'r, ·
pal htdiana~ por medio de la reiteración de sus huecos compositivos de arco
de 1riunfo y orden corintio en la planta bajo. pilnstras corintias recu- Inttrwnciontl ditciocht:SCOS arotioos rons,Jtrondo 1l monumtnto porrKJltrWnlt
briendo los pilares. los lune1os recubienO.!. por ventanas con huecos terna-
do~ e ¡gual orden de columnas y rt:lieves en l:u enjutas de has pechinas. Otro gran número de anuadonesse verificaron en nuestros monumentos
bóvedas y arco s fajones igualmente ornados. durante todo el siglo XVI U de manera que el presupu~to de partida ~ra su
El de Ciloben llevado a la pníc1ica enlrc: 1774 y 1792 era mucho más aus- moderni7.llción de acuerdo a las nuevas corrienres C:$tt!tieas del Barroco y el
tero y sobrio; repetía los huecos scrliano- p~•1lndiano5. 1ambién recubria Neoclasicismo. Se actuaba en las preexiMench•s completando. renovando o
con piln1j;t1'M corintias los pilat"es, remarcal;o scncill:unente las ventanas y Ja ai\adiendo por medio de la apJicac ión de nuevos eMructuras adheridas a las
bóvtcln y Jos ll i'COS rnjones SC: d ecomban con sencillos nJetCS - nunquc nJ final untibruns y <1ue en es1os casos cornport:1bru'l In pn••cial d estrucción del lugar
se dcjnron lns gó• icns-. rodo reali7..údo e n lodl'i11 o. pieclwu¡, jaspes y estuco de encu entro entre la o bra antigua y la nueva. S in embargo. estas operacio-
jtllipcndo. E.I1'Csulwdo fi-nal fue ha.srante inco ne.Jto ni no producirse el reves- nes se 1·eulizabnn con una determinada co nside 1·nción. mtis o menos m ani -
thnicmo tOinl y ex¡,Jtá n do.se en demasía el co ntraste cnt•·c In$ n ueV".-s formas fieata, hac.ia el ed ificio sobre el que se reJ•Iiznhan.
ncndim icns y In~ visibles e..~t •·uctuJ'aS gór icas 91 • Se trataba tanto de operacio n es en los exteriores, co mo de iotervenclones
En nuestra opinión. se trató de operar sobre In tntcdrnl vnle nciana en en los interiores. Las primeras se rcali:r..aron funclnmentalmente para procu-
iguale.s circun.stanc.ia,\ como lo habla hecho Borromini en San Juan d~ rnr nuevas pen;pectiva!J urbani.stica.s. cíe.rre:s e.scenogr;íricos de las vías y plazas
Letr:in. ('On la intención de renovar estéticamente el edificio por medio de la urbanas y con la intención de dlgnificar los espacios desde lo.s nuevos con-
ror-mula más sencilla y económica. También se: realiuron es·t e tipo de ceptos de la transformación urbana veriflc.ados durante todo el siglo XVJJL
tr•nsformaciones en d imerior de la peninsula. En la ciudad de Valladolid.., Las segundas.., realU.ban para dotar de nue,·•• dependencias a complejos
produjo en 1766 la conversión de la anúgua iglesia de la cofndia de NucSlra rdigioJOs y civiles. tales como sacristías, capilla.s. claustros. patios. etc.
Señora de lo Misericordia adjunla a la iglesia de San Bias en un edificio góúco
al adherirse a toda,s sus estructuras y a sus elementos m-quitc:c:tónicos decora-
ción rococó que afeccaron al basam ent u y $OIItdo. :t lns: pi la~t rn1 con nuevas fl4 J Nfvt-r• y Olrtn. Tt'JD"'f Jt la RHt Clutnttl.ftña Jr \Mo«.f11L l't.l'!mJ J.b'9'» WSl'f"li«Unl, CatJlogu de=
l• ..:.-potlr.lón, IJik«idn Cc.ntoral t:le Ue>lla' Ane>t y Al'chl,-ot drl Minh.tt rio de CWu.~r••
repi.sas de luces y espejos y a. los capilelcs JÓ m r.o!i. n todu ti r ut nblnm cnto que V~t ll.afi QII ,I , IC)A8, l'll• U y 4-¡l'•
C)'5 vt.,r ,.1 • •• ((·uhl puhllcoaclu pvr V. Tol'llr Mllll-lill ,,,.H't' 1!111 l tll~ni'IIH! rOu6 C!U •• a rquilcclura
m•drllrn• ;l\uflntl'l 1• r••P• dt- C111 ltu 111 (duuh• •u• l• h•l~ll ...rt~fh~) . ltlb1lv~rllfl11 C"om 111f'l ll y
(n R..l'lf'lrllf"fnf,.!l" 1\l t~,•nrl ..... F~trr•uu y J•N Hilrlrl!o j ,u,,., • 114111~• •••h•••"'' 11111111 liml•ir.til t'••fl•l "''- r,f.f'lh'"' ~•• ( J Marn•lln A•., mi•, Ctvuul ? ·~luut ), '"Wf'lo.' H ft'm#lúrc.ti!Uf~O dr '-• Cru•lmtt•
r
di'."'"' liot l hiiiiH•IUIJt llr•Jt'll••lfm ('l)l llflt¡j,U\Iu. . ...., . . . . . . . . . . . . Mp•IIM
l l•fJI.tA..t.o l~.!ll..,,.,..,..,,.,,,....ultlut, ¡\hu•l• whllll~ ., .......
94 DE VA.RIA AE$TAURAnOrtt TtORiA t HISTORJAOf t..AIN'li!RVlHCIÓH DI MOHUMI!HTO!o G.SPAÑOI.ES 95

El g rado efe consideración hacia el e ncuenl ro con el edificio preexistente disei\ó el primer tramo imhanclo con una r épHca exacta el gótico del XIV
era muy \'J.iriab1e, pues en su concreclón influüm múltiples fe n ómei'IIOS. con siguiendo as i un<'l transición no traumálica entre do~ mund os, dos
pe.ro se pueden seña hu- como polos extre mos la ocultación totul d el mismo, tiempos y dos culturas,
aunque procuz·ando el mantenimiento en e.l inter io r de nlgunas d e .sus par- Un en$ayo en cierta mane1-a p;tr ecido -aunque más n:ccsivo- p recedió a
tes ~u·ropadas y a la vez magnificadas por la nueva construcción, hasta en el éste d e Pamplona, el p t·oyecto no J'eali~ado del 1nismo arquitecto pant la
l.ad o opuesto el claro intento de Lratar ele m ostrar en la obra nuc.."Va elemen - fachad a del Pe rdó n ele la cated•·al d e Toledo ••. en la que el en cuemro se
tos de la antigua que de alg unn m anera de nunci<~ra n la coexistencia de resolví;• con total prevale ncia de lo contemporáneo . aunque el gran roscló n
am bos lenguaj es y sistemas. d e ]a nave central se conservaba y pol'~ia en valor tras el nítido y transpa-
Ejemplos excepcionale~ d e ambos m éLOdos d e entcndc1· el proyecto rente hirna fro nte.
podrían ser respecto al primer caso la f"achada d el Ob.-adoiro d e la Catcdm l Int eresan te fue la actuación en el sen eido que venimos ad"'Írliendo de
d e Santiago d e Compostcla•JG• compuest.n po r Casas y Novoa con evident es diversos arquitectos de la segunda mitad del s ig lo XVII I en hts obras de
intenciones d e r·eno\fal" e l es-pacio exte1·ior· crea.ndo una típica escenografin ampliació n y reforma r e:slizad os e n la catedral d e El Burgo de Os ma
bar1·oca. cle a<;.uer·do al m omento, per·o que ofrece la corlsidet·áción y e.l res- (S(u·ia) . Previamente Ventura Rodtigue~ ¡·cAiizó un proyecto de sustitució n
pelo - r·clativo, por cuanto fue pa1·ciaJ- ele co nse rvar y mngnificar en e) del templo q u e fue rechazado . José d e He1·mosil1a prese1''1l'Ó o tt·o aceptado
encuentt'O con ll'l estructura vieja d el Pó 1·tico de la Glol'ia del maestro Mateo, en 1758 y en las obt·as intervinie ro n Juan de vmanueva y Francisco Saba-
e indu.'io. se aprecia bk manent en que el nuevo p1·oyecto protege las antiguas dni , connrvyé ndosc la sacr istía y la capill a Po.h1fox e n nuevos espacios y
torres COI'nO si de una r'Ccuh1·ició n ;1 la mHnem aJberliana se tratara. coor d inados con la fábrica gótica ad mirablem ente y en la q ue la gin>la se
Re lativo al segundo c,¡lso se podl'ia cita r el proyecto pa1·a la fachada de la con viet•te e n rótula de fusión e111re a m has éli'CJuitccturas. com o hun I'Csal-
Cated •·a l de Pamplona 97 •·ea li~a da por Ventu ''" Ro dríguez (¡783). d esde tado diversos estudiosos~9.
una alternativ<~ barroco- clasicista/acad emicista que ponderaba la exaltació n
del cemplo hacia e l caserío dotándo lo de una nuc...,. magnifice ncia y rc no - Aduanones «mc)t!Pni«S» con despret'io hada el rrwnumcnlo
vá.ndo lo vlsual y fo1' malmente d e acuerdo a los nut;vo~ 1i cmpos. Requirió
Ro dríguez que su ;u·quit cc~o en la ciudad na ..·a rra le levantara col't ¡•bsoluta Como ya hemo:o:¡ .scñ(tlndo con antel'ioridad. sO fl ésta.s hu; que menos intere-
exactitud la planta y el alzado del edificio gólico pa•·a eStudia•· el ensamblaj e san al objetivo de nuestro lt'<'t bajo po r plantear la inte t'VCJ'I ción s-in más prc ·
d e su telón de fondo. En los fi hi'OS procurad os en la p ~.·opot·cionnda ocupación que la d e adhel'it• a un ctl if ic io antiguo obra nueva, fuera de
fachada se conseJ•van y d enuncia ~-t.l cxlerior el in1 erior por m edio de la calidad o no. aspectos tamb ién que p erte necerían a un dis:cu •·so p r eocu -
conservación y exposición nitida d e dos r osetones góticos d e las naves late- pado por las precocidades y aciertos cslCLi cos d e cada etapa. o por el que se
rales y o u·o má.s d e la cenlrnl. Pe1'o el acu t:l'do enu·e la obra nueva y vieja funda e n la s ucesió n d e los estilos y sus c.rono logias.
Uegó m ás lejos. pues el citado Ochcmdátegui. al <:onstrui1· d enlace de la
fachadn con el edi ficio del s iglo XIV - ... iguiendo el mandato del maestro-,

98 1·. RcC',e. nt~mllituturrof\~~tlul'l.l ltoJ"I.'Uf'::.· Nui"Y.a York, 1~)]6¡ F, Ma l'tilll. •:V~tlhU·II Rodrigue.,
96 A. C~t¡Jitel , ¡\frlQift(lifOiiJdtmullum~nrosJ tHJdiJHI,I,tti'SIQUr.xkfn. !l.t11.tlrid. 19 88, pp. 11 1• 130. Nt'l llt ('n Toledo ( 1772:-1785)•, f.ttuJNu t~n- \~l'lllrfl,l Rr,>~.ltij,!vt{, Madrid. RC".11I Aenclr.min d t" Rc:ll.l& An e"\
hihliognafln p •'t'ct'dt:me. d~ San F'unandu, 1986. p p. 61- 95 : C-arda. Mele ro . • ~plrhu.aHdad ... lP, op ril., 1'· 6 11,
~¡ .J . Yarno~.\~nlunt R(Jf/rt¡;t.a 1 f4l 416.t11 tlt Nu~órra. ~1;ulrid, 19411¡ F. Chu \:élt Cohía, •VcoHirll 99 F". C hueu Goitill, • 1...11 lll't(Uit~c 1u1·a rcbgio~a e n d •i¡lo XVIII y lu obnu e1e El Uurgu ele
RodrfgueJ' y la ell..;;\•eb bnrroea romana• . Arr,uw E•f'aikll M Ant, n\un . l.l:.!. ~hdrhl, 1942. pp. O$ml&•, Arffl•tt(l Cspollof dt Are.-. Madrid . mil'n. 88. 19 49 , p¡), 2:87-315: F. Chuct-n Coitin,
185-210,; .) . Coñi Cauatubld r, •La fnt hJu:ln n~od"''D t.l"' f• e111~dN1I cl41. J'¡"nJIIon"'•· /Wnnpr • .J u.an de! VUhmuc,·a ('n la e;~p lllll dd VC"ncrAblt> Pnl11fox y la Sácr~IÍJI ele In Ca1eclrnl dC' El
rlr V'Nl.n(l, 1970. nullU. 118-1 19, PI'· 5• 6 .,,¡ r. R..l111f", lltfr Arr~lltdli!tll1 \}f\tu(Q Rq.¡l~t(.o N\JCVA Uurgo de O,.ma-.. A"ftllttet~rm. 1983, PI,· 35 ..37' 1'. M u león C Jivihtncli. lA o"lr1•trrluro tltJu(J" .k
York, 1976t F. Chu.:c:a Coltill. a t•t . ciuHio l)'ahlir.-(ltt th tH•~'~'tH 1\n JI ·u~1!11Hf,,l) \~"twr11 Rtld"ln''t Vtllu.n"'".n. Clp~wiltlJW:rfflo. M•dl'ld, 1988, 1' 1' · 3:lfi'"3~? * A. C~ophd . Mrlo!ftMj'ohtJ,mon:um~"­
(J¡r;.. t¡6s). M•cll"td , 1983. llP• " "1h Cllrtl• \l•d•t~• • 1 -••" llu•h•l~~t•l r f'Ht"tt\"11 ., •. IJI)• lo• y lwritr• 4t '-• ,...,,jJt~rilr••lft, 1!)88 , pp. 13J ¡ ,~4 . e f llmrn.,, y C. MtHUC!.ft, • f-rnn clM:o &illJitinl
flHt 6t'{oA U,IJin•ol , • 1 a ft~rh•11illtl,. 1!', ~~t1ttl t .. l ti' t•..., ....,,.. ll•l fM''-••nU•ulu n,na. 11 ,. ,.11 y 1,-~ nbr"" ,1, l l Jhu·111 •lt O• ma, l.,11 •mpli-t'lóu ti~ 111 (,!¡urd.-.J,I,. 1-'1 1\uriC., ti,. O~m a .... ~~lff
1• (lbra th• V!*iutur411 Noo•JtíjCUICI• , A,t.ulttf..~ \, *••IIMtlllll. .... 1qt¡4.1 1'1' 1~•7 r" ~A!'I"IJttU••u, 1 lnllf•rt'd•d ,¡,.. Va1l1uhoUd, f.'~' ~O j¡lt
96 CM! VAIUA RISTAURAIIOH E tlORIA. C HISfOMIA Ot LAI,.U.WINC.16N lN MONUMENTO$ fSPAÑOLES 97

Lu i ntervencion es de Ventura Rodríguez. en la iglesia del m ona.s teriu


de Santo Domingo de Silos. co m o .sus propue-Stas rechazadas para unn
nueVIl iglesia de la c•1edr~l de El Uurgo de Osma. se en marcan en aetuo
cion es que de~predan completa ment e el ed;ficio an tiguo y presupon<'n
su d e.upar1ca.ó n ••• .
La catedral de Burgos presenta de estos momentos otra actuadón que
conllevó en su• portadas de la fachada occidental la desaparición de su•
relieve¡ gótico~. &iendo Justituidos por tres puerlas clasicistas mezquina\
que levant aron las protestas huta de los seguidorcs de esta e.s.télic:a como
Pon1 y Bosarte. Se atribuyen a Juan de Sagarvinaga aunque sospcchamo•
sean de ConWiez de Lnra que por entonces intentó ac:tuar radicalmente cm
tOda la fachada. lo que no pudo hacer porque se lo impidió la propia J\ ca
demin de San Fernando. Ignacio H aon y su puena Uana de la catedral dr
Toledo ofrece o tra .-.;:alización similar como lo es la readaptación del re•ablo
de Riofrío pnra trascoro de la ca1edral de Scgovia, la nueva sacristía de l• ti•
faducb del Obl'íKIOitO. c~.w~· dC' S:uii~O Astorgn y tnntns otra!' obr-as re:ali:zada.s 102 por toda la geograña nacional.
d(' ComflO"'ld;t (;~u. y NOYO.llf"'••M
en rJ \iglo XVIII la b<'h.'ldJ rom;\nOC'J tn t...n«n
~lv:mdo y PfOitglotndo el Pórii(O de 1.;~ Gk>u;;~. La oclopc1ón d•l ~ ..tilo pn1111l01!0»: pmturm prrrromónl~ras
(fOtO liUIUf, 2000)

. N um éri.c nmertee sel'iun los ope•·"cio nes mas p•·acticadns y la ~egunda En otro g•·nn grupo de co nsu·uccioncs de l;a époct& y e nla7..o:Lndo c01\ c:u.n ntu
muncl del saglo XV III e~c(t llcnn de ella~. Se p 1·odujeron •~•-nto en los imerio · hnbinmos visto en el p:•sudo se ¡>1-oduccn actuaciones preocupc1das po t· rt•oli
res como en los cxrt•r·iorcs de los edlfidos y se cnracte•·iznn por· ser comple - Ull" lns re formnRy lo~ completnmicntos siguiendo el estilo p•·irnit.ivo y dom1
IMnente uul6 nornas et• el conjunto de los mísmos. nnntc: e n e l ed ificio con J:, m anifiesta intención de:. consegu ir la <.:un idud
Co n motivo del ru·r·l.d n¡,miento de Jn fnchad;r pri ncipal d e la catedrol de formal de e."nilos » , nct itud que muchos de los c;dtic:os e.spanoles ele Hh torh'
Lugo'qujulirin Srincltez.Uort•·eolizó un JHoyecto ban-oco - clasicista en 1769 del A 1·te suelen co nsidcnu· en la totalidad de los casos como posturn11 "
que supuso In dcsrn acción de In nncigua: la co nsu·ucción llevada n cabo por ¡nmovilisms» . «orcoieul't»'. « emdic:ionulistas» y «c.onservadoras». e:r1 ml't"'
Ot i'OS m aesi ros depur·ó lt: proyecto de nc¡ué1. pero en ambos casos se rom- Aelln oposición con h1 idea de p&·ogreso de las i'Jrtes. i nfluidos según nut•,.ut
pía radiealm cmt con cl1 ernplo medieval. 13mbién .lie rcaJiz.aron algun as entender por presu puesto~ sociológicos. dado que en no pocos at'iON ttfilii Í
obn1s en su ín1erior y en la segund::a mitad del siglo en conc.r'eLO en e.l pres- pos1una~ teninn m;b que ve1' cor'l los debMC$ esLablecidos sobre la sublimltlud
biterio y en la copilla de San Froilán, aquélla modernizada con un retablo de In obra a completnr que sobre lus d iferencias filológicas de los ~stol\>o, <1¡
neoclásico y ésla construida •ex novo» en 1780. tambitn dentro de la mnner3 que cunndo adoplahon ~;., continuidad en etapas daramentt dr,.w
esaécica de cs1e es1ilo. como algunos rc:t~blos neod:isicos por el templo que tadas hacia t.stilo~ modernit.adorc:s se tenia ¡)lena conc.ienc:.ia de que hu~;ab.u~
provocaron fricciones con la Aeadem_ia de San Fernando. al no ~querir los 1n •perf«:ción• y en no pocos casos la conseguían.
luoerues previamente la aprobación de: IM truA&. Más ar·r iba no5 hemos extendido M>hre las posiciones que Bosn.nc: 1•dupU
""el cambio de: biglo y cómo en un momento dado se preguot~ por la ¡JO'-•
100 L Va•q~t Sa((), l•~*l•. S.nt'-"' lf) .-~ ft "•u• ~·, f ' ~th-ou. ~-~·
\f.dn.l, a(}31. I'P 17·1 J C~•rrt.aAit.tfht'tu•tt- • .,...,.,_._¡, . ,.,_Gel-.• '""\\111,.\1\',
).ladtul tql(. 1 11 . 1' -¡t~1 M U \ 11.. J•lt• • N ·••• ..- 1 ;. l• •n•Uun-•1\u (1 .. 1,. f~h..d_. ,rln
t"tf)IJ df' l• t'IIU'Iir.t dr lUI'I• Mr.. 1 ............... ,,..,. J. "'w t ~
1 101 1 lit~~~r fl.r ..,..Mtm.•lf..¡\t"'-"'- 1~ Nwu• \.,,, •••1••
ot. \_.;1'11\fokl..,f d,.
IO'.t \ ~"•wr 111t r~•jH"du lnt •nlcu1o-' . ,..rl·M ,¡,C... t. M• t.••• ••••• ••CIII(f'n rnthtla t 7 ••uh1•1~ •IC''
'•U•·I~th•l •••"• 1'1' 1 11 tt• 1 ( ,.,, •• M• r Mxhtlft IIA t • •., . " p J 111 1\ut d,.._.,., ••t•.. ohlt
DE VARI.A RUTAUftATIO+Il TIORI.Io E HISTORIA Oi !,.A IHifltVfMCic)J+I t M MOMUM(HIOS lS..AÑOLU 99

buscnndo la •coherencia :o> con las formas adop1odas en la generalidad de


la f:!bnca. ~consiguió así una un;formidad que 1odavia hoy sorprende.
En la c:a1edral de Toledo se pn:1endió modemi1ar la fachada principaL
fochada que ya había recibido alguna ahcnción o comien~os del siglo XVII.
sobn: 1odo en su 1>ane aha. Ahora. en 1773 el Cardenal Lore.112ana y Ven-
lura Rodrigue• proponían la fachada que ya hemos cilado. pero el cabildo
cated ralicio e n reñida votación de doce co nl ra ocho t·echaza t·o n la pr o -
puesta porque« ... desea1·ian se conser'Vose e n la fnc hnda el gusto gótico».
Mud as hn int erpretado esta oposición en el &e n licio de que los canónigos
toledn n os lo que c¡uerfan c •·a que no se h icic rn nndn m ás pot· « u·adiciona-
lism o mós sentimental que estr·lcwmcn lc h ísto t·ic isto» 10 •1y. aunque ;:algo
hubicr·a de ello, es dificil entender· •u c01pncidad paro r·ed137.ar los deseos del
C:•rden al si no eJtistier·o n Ott·o~ argunu:ruo:s. suficien tes e historicistas.
pueMO que n o eran precisamente los econónucos ya que la realización
OttaUt tkl Pfoyt'('IO d(' V. Rodrtg~.~ pal'i1 la torrl'
dr la r.al('dr.tl ck' valbdoiKL. 176l. eSiaba asegurada por la munificencia de lo ca1cdral Primada y su prelado.
ll arqu•trcto clffM'ndt b ronstrvación dt b ton t" Hoy contamos afortunadamente con la fachada co1cdana y con d proyeclo
d.\11~ tft ~ l("f'l t'MOlO dt ~ ( 11~
y b (UMOIIcb por mtdio dt ~ sol'lado por Venlura Rodríguez.
t«n01o9'a; at JUnthar «W'' caeknas de' hfmo
roblonadas sus """~ \~niuroRodrigtt<g lml>n!J«lcn dt mlouro<rón hrston<rslas,
bilid(td de conlinuar el edificio e:n el esailo primilivo. •·es¡>ondiendo que ortuadón mtm·may uso dt les ftmologfas. ronttnuidad Jt f>slllo.
c1-a p lc:nn mcn tc justificDdo . aunque lo rec_har.tlbn desde In posición de que e1 rtstaurori6n hidtinm .. arqut>ológtco.
Clns icismo <ie mpa·e era superio r a cu~•lqul c•· ot t·o estilo. Pero tambi Cn
vimott como e n 180t(. llegabn a entender que era yo totalme nte necesa•·in Ja En c fcc·to. Vcn 1u1·a Roddguez. p erso nnje e ll pc t·m ~mcntc debate consigo
ccHllin uidad estilística pnra cOnseguir la unidnd . m icn lr:ls que e l clasi - mis mo y fre nte a lm; modifia•cíoncs d e ~u tie m po, renlizó o u·os Lres pJ·oyec -
cismo. nho1·n. y pesen continuat• siendo supe d o •· f)" t·u él. ~61o debí<~ usa rse tos verd:,derameme mocléHcos e11 el C.mbito d e In cons idemdón del monu -
cuonclo se proycctuntn piezas autónomas que no interfil'iet·nn en e1 con- m etuo nntigl-10· La conser.•ación de lu tOn'<! de l11 catedrol d e Valladolid p o r
junto de l ed ificio nntig-uo. Se u·ataba de una actitud J>le mam ente pre- m ed io del uso de las 1ecno logi•• m :i~ modernos de In época dasificable
ronu:m ticista que poco tiempo después se•·:i n.sum idn formalmente por la como actundón mínima o. incluso. como no intervención y sólo consoli-
mayorm. dación. Su proyecto para concluir l:a catedrt'l.l vallisoletaJ\a. para e:l que
En In segunda mi1ad del siglo XVIII no cabe duda de que exisoió es1e defendió como homenaje: a Herrc:ra .seguir .sus propios proyectos e.senc:ia-
debate en profundidad, como e~istió con los primeros durante todo el lit.ados. Y d lercer proyec1o rela1h·o al Palacio de San1a Cruz, lambien de la
Renacimiento y el Barroco. Ahora verc:rnos <JUC la defensa de la con - dudad casu~Uana , en cuya memorii'l y planos utilita d vocablo -«-restaurar•
).tcuc:ión de la + unid~d de estilo» tomó relieve e5"pecial en algunos lugares. con los mismos contenidos que eie:ne en la actualidad, proyecto en el que se
Señala remo~ sólo alguno de los mud1os ejemplo¡ existt'ntes. plrmteó ln rec.uperació n de elementos gótico; arruinados y la i-n clusión de
En In ci udad de Salamanca. durant e m:b dt do~drutoJI ni\os existió un In m o d tornid nd por medio de la n ecesaria nll t ració n de los huecos, apli -
dc:ba1c pea·nume nu: sobre cómo cont l ñuru· J¡, C:nc('CitJtl Nut'vu n alguno de C{ltl d 0 C 1 1'\U(•YO
. el M .ICI_$l
1e nguttJC . ;l ••••
cuyos mc:tn l(.•rHos no" hem os rc.!feridt; Cll n ''"'"' le.• hhHI. Nr,s ín1.eres:~
1', ~IJtr ''" . v~II4\U (1 f.tt'lod ,-lfC:Ur-1. ()11 ' f() l (!ílo ~ ( 117!l 11ft") • 1 r ~~oJtolf ti1lw .'fltfiltv ko.f1(\lf( (1717
nh o t·n cltHIIIC!iU' ~6 1 o cómo rn eslf1 t'IIUJH' ~·· t a.ut~lruy•\ lü tJH t1i"l '¡• de dic h o
10 1,
11/l'i). Nni A. ¡+ulrtttll\ ''" u,.u.~ 1\rlrt ,,,. ..... )o 14. l!arulu M•·lt l•t. I' J"rl ,. l •t)
!'tltfh 1•• ~ n ,.) ('•tilll J(Úflco un~innl + • un •lpnut cl•lall••ltaii'UC'08t pr••o IOt ~ ,¡ ,, .,. l;••l•••tn•.,....I•M 'f'Uf' ( ! . !i.mlo1lllto •\ru!tu•ll••iltt.,.,., "" \•ll•duflil t t lu(,,,uu•
100 U:O III.to E HISTORtll. DE l.A tNTU\'lltt.ON (N NONVN.UI10'S DPA;;tOI.tS 101

R~spec:to al prim~r proyec.to. la reparac:ión de la corre catedralicia. que cuerpo. La tercera •uncharia el astrdgalo de los del tercero y la cuarta los
e)taba en c:ondíciones de ruin;~. recordemos que con anterioridad a Rodri- del piso siguiente y ulLimo. Todo con ingenio tecnológico asombroso para
gu<-1 )"' Fray Pedro Martinez y Matia.• Machuca habían intentado atajar sus la Cpoca. del que no conocemos precedente y si el consecuente de la torre
males operando en la media naranja que la remataba. Eata intctvención no de la catedral de Salamanca.
&irvió ab.soluramente para nada y en 1755 la con.stru cción sufrió Jos temblo- El cntunchado fue llevado a cabo por Manuel Godoy. a,rquitecto cola-
res del fumo~o terremoto de Lisboa. de manera que en 1¡6r estaban tan borlldor de Rodl"iguez en los obras de Valladolid. y los trabajos duraron
extendidos que alarmantes hendiduras aparecínn por toda la torre :amena- desde abril de 1761 hasta octubre de 1764: su costo se elevó a la cantidad de
7.nndo con un inm itaente desplome de los tres \i lt imos cuerpos. Tal e,-a la 4.852.26 1 maravedíes.
grnvednd C(UC el cabi1do. temeroso de lo que pudiero ocurrir, se vio obli- A pesnr de Ja espectaculAridad de este encoc.lcnu mlen to , la solució n fue
gndo n t•ecnbnr In o p ini ó n de dos ga·a nd<:s expet·tos en el tema: Uamó al poslt lva sólo temporalmente pnn• cont rorr·e~uu· In debilidad de los cimien -
Pnd•·e Antonio de San José Pontones y a uno ele los mAs pr·e.stigiosos ;u·qui- tos y las radia mes de las eRI'!,'liS. pues el 11 de mat..,.o de 1788 se desprend ie-
tectos de In co1·te. a Ventu.rn Rodríguc1., que por entonces .se ocupaba en su ron de la cornisa sobre la q ue dcscunsab• el •·cloj dos piedras que rompie -
destierro vallisoJeuno de reaHur obra~ para los Padres FUi pinos. pa.r a el ron parle de la cornisa siguient~ y la torre volvió o ser visltada por expenos
Palacio Real de Valladolid y paro el Colegio Mayor de Santa Cruz. esta arquitectos que la reconocieron , tales como el maestro de obras Francisco
última auténticamente modélica de$de el punto de vista de: la •~staurnc.ión Javier de la Rodera. cl arquitecto y ac:nd<mico Froncisco Álvarcz Benavides
histórico- arqueológica>!>. segUn los conceptos que sobre c~ta diseiplina se y el profesor de Arquitecturojua.n de Urrechaga. quienes llegaron a la con-
dei:lrtotlaron en Europa cien años más1arde, por lo que es un precursor clusión de que los desLr<».os se habían debido a causas naturales y asegura -
muo en est~ materias que a.si debe ser reconocido. ban que no advertian problemas e.s truclurales. por lo que no había pe.ligro
Los do,s, maestros emjtieron sus informes y el cabildo eligió la solución de hundimjeoto al encontrarse en buen estndo lo-!1 enzunchados.
propuesu- por Ventura Rodrigue%. Éste habin e~tudindo co n deteni_m jento El cabildo asilo entendió. pe•·o más tarde volvió a alarmarse y en 1806
lo~ m ale~ de ha toa·re suroeste y consideró (1ue nt·qu eológicn m entc só lo se ruegn al Prior del Mo nasterio del E..codal que le• envíe al jet•ótllmo y arqu i-
podin.n dcte nc1· cn7.\.tnchan<lo la ton·e co n cunu·o g•·ucs:u~ cadenas q ue tecto dd •·ey Fra)' Cristóbal Tejed¡¡ « pn1·n que a·econozcca y rcpal'C la torre, yn
sednn e lcvuda.s poi' med io de dos ingen iosos andnmios con 101· n o sobre q ue uno de sus CO$t.:ldo.s está e n mal esu.do y nmenn1..a có\erse». Veri ficada In
plno,fo rmns t1ue se coloca da n ~ n el ten·,ero y en el cunz·to cuc•·pos. Dibu:.ió visita a 1:, to r re. realizada en compuñín del na·clu ÍICCio Ve ntura Conz.ñle~
un primoroso aiMtlo de 10da la IOJTe en el que con fecha de 12 de abr il del Sttn~. a m bos ta m poco encontr~u·on m otivos de preocupació n , aunq ue si
ni\o citndo explicaba la « Disposidon y modo qut St': debe p1·:1c1icar en la advercfntl algün de.'iniveJ en chapas exteriores. No obst:tnte. y aunque e n 1812
colocadon delns Cadenas de hierro que han de •~•gura•· la Torre de la Sto. las vigas del pi~o superior de la torre se hnbían partido, tampoco surgieron
Yglesia Cathedral de la Ciudad de Valladolid. y forma de los Andamios que dcavelos y la solue:ión pareda encontrarse en un:. simple bo\'edilla construida
a este finan de servi r lll' . U primera y la segund:t cadenas abrazarian el por debajo de las roturas. en lo que insiste también en 1820 Pedro Carcia
pedestal y el astrágalo de los capiteles. re>pe<tivamente. del segundo Conuil~z. arquitecto académico d~ mérito de las Reales Academias de San
Fernando y de la Purisima Concepción de Valladolid.
dt' l• C'.. lrdhll 7 &. tnru.fonruK:IÓn ncLul ck jU ~n~m • ~nto lmton<tlU•. pp. 17 ... ~h C . Tal como venía anunciando desde hacia ai\os. el31 de mayo de 1841, des-
r
R(II.L..n, • la l(lr n el(' la S. l. ~'«<ral ck \'¡¡Jladolld u tnJI'~ M'!Ón dt"l•«tu•ICC:IU o. Vc:,nturt.
pu~s de una violenta tormenta, a lns cinco de la tarde, 13 torre que tenia 270
Kodrifuu•. pp. 23 35. O. Villalobo$ Aton'fO. • F.l proycrto •1~: Vt'nl un Kuclriguel. fl"l-"' la
~rol'm• cid Colqtló M.,.or de S;~nU Cru. e-n v.u... tulídt ~· ÍIUC¡:O dt: un d('bAt~·. PP· 37-45 y pita de alt ura se desplomó originando unn detonación que se escuchó en
1. Ri\'(MI, •A1.{1lOI» c:unct:JlltH M:tbn- rataunctó n e tntcrv.:nc•(ln tn IIU.u •umcni.:.J a¡llic~LO$. ~~~ toda In ciudad. El estado en que q uedó puede ndvertirse en un gra bado
Ca..tllln y león (,igloe XVt-.XIX)•. pp. .J7•55· TOflm lo) ar!lculo• tn l n(ol'rn~ que hUu el
An¡ulte.:•o tlt S.M. O. V~ntul'l'l Rodl'f&'J ~1., en ..-1 Al\o tltt 17(,8, d.-1• S..ntll IMI'I'\i• d,. Valladolid, )JIIhlieado en el Stmanurio Pinto,.sco Espa~a/ '01 , y com prenderse que la demoli-
Cnl. il \" • • ,.t'.ltllldi~t•\ co\~t cl l.a no-~n~ell· , Cnlcglo ()fl¡ 1111tlr ArttU III"rll }~ '~'" Valbtdolid, ' · 11 ' t'ión de lo• t'CII<lS" lo que obligó u•·gente mente el Ayun t:un icn to, por su
V11111uJoHd, 1987.
S(lbf't' IQ• llf'O)'~tto~ nl~dn~lirtO\, ...~.,,. 1 Ulttt 4 • 1 •• tt 11 1 111•• UOIU'' ''"' l1 C ~tlltdtlll dt"
v.tt~th•lld•. RfiltJIIt•"'"'"'""'l"''"'(i.!Jt~IA. u ••• ~ .. ,.,,,_.. ... v. aw..l•d •.,.,.
102 103

Independientemente del a·esuhndo clclcn•unchndo que real izó Venlur'fi


Rodriguez. como de la valoración técnica que mere:t.c;• au solución. nos
parece de es:pedal relevancia resahar el concepto con el que este ma~tro M:..
aproximó a unn aut~ntica operación para eonsolidar );, torre, pues define
según conceptos co ntemp01·:ineos unn vel'dodcra accuuci ó n r·cstnuradOn)
consistente en protegeJ· el volo•· de una obra de arquitectura sin aher;1r su
condición existencial e histórica. sin aportar intervenC-iones que transfor-
maran su ~ncia. simplemence con la ayuda de la tc:c.nologfn avanuda de ~ u
época. que cuando menos salvó el monumento po•· un pc •·iodo de c:utl un.
.siglo. Habría <1uc Jll'eguntarse si en ese siglo que transcurdó desde emonces
la ciencia no nv:mz.ó lo suficiente como parn rt:cupe.rar por medios tt'!cnícos la
torre. de manera que la operación de las a.dcmas. que era plenamente ~-er­
sible. pudiera ~e•· sust ituida po r otros medios sin necesidad de tener que
recun·í •· a demolcrln. solució11 que evitó Rodr·iguez. con su ingenio.
Por Olrn p1wcc. la postura de •·espeto total n lo con.struh.lo históricament e
por el arquitecto c:ortt!Sano revda una conciencia de la his:to ria v~rdadern ­
mente revolucionaria en Esp:u'a y paralela a la~ 1cndencias más avan7..._'ldas de
In Ilustración y de la Aco-.demin en Europo. hiel'• dissintn de la manu~n idn
po•· el mismo m·<tuilccto pocos nños antes. cunndo con f'I'Ílerios bar·a·oc:tui -
tantes a.spi•·nhn únicamenu: o de,u·uir paa--;_• levnr\&;lr de nueva plantn. como
aprc.só respecto de Santo Do mingo de Silo< o de la Catedral de El Burgo
de O sma. en casos que ya hcmo~ referido.
Otro documcn1o de gran import~111ci:• en este p1·occso es el « Info r me
que á inslun cia del Cabi ldo de esta San111 Iglesia de Vnlladolid hito el
famoso Arquitecto de S.M. Do n Venturn Rodríguez. en tlni\o de 1768. en
que reconoció el e5tado e11 que se hallaba la fabrica d e este Templo• . Se
generó a •o licitud del cabi ldo. con el fin de poder evaluar los gastos ' l"•
supondl'ia concluir la Calc·(h·n·l, ~'sl co mo pnrn saber d e su opinión sobt·c
con que criterios proceder a In terminación. Aparte dt la estima en dos
millones de ducados de tal empresa. cnntid•cl que derrumbó las espera miL<
v.-n1t.u;a Rodrigl.t(7 ~eo pa~ d Cok-giO M~ya~ de' Sant-a Cru1 tk- VaUMSoltd. 11G1.
de los canónigos drcidiendo n o concJujrlaj3más. intel'63 estudiar los Lé•·-
Modt'rnir~ lill) osc1.m~ vtnl::tn;¡} por r:.1onn- de higirnr y l'll.'lndcl •C'OJII3t• minos en los qu~ el arquitcélO rnadrilc ilo rcdacló su 1nfo1·me.
~·n rll"\tllu original In~ l)iC"tll\ drt~rlorndw. dr 1:1 rnm~1 y dr Olr:t\ 1)3ft<'S lid t.•tUnclo. 1):11'3
marutntr su ( 3táth:l uugin31. ftur primctll vez rn un proyrrto "t.,,,,nl y t UtOp(O St' ullfi1a 1~
Rodríguez , inserto en un p•·o fundo clnsicismo , en pl'irner lugar eorn-
aC'fpdón •rtst.IUrilf• en el ~gnifGdo qut tcndr.\ durantt le» ~gltk\ $1gu1t ntn ha,ta hoy. l»rn In Catedrol de Valladolid con ' "" gr:md•• templo> antiguos que levan -
lnron los p.a.g;mos 3 SUS dios~,.. n0rmandQ qur t"O 1al )Cntido se erigió ~a
peligrosidad, corrió por pane d~ un ' 'oluntario prt~ que con.siguió n cam- nut$1 ro Dio• unn ca1-a dd n11h hrr1110"'U alit,O, c;lut- Jlrvie~e de modelo al
bio el ind ulo o. Los coMos tOiiales de Ira dcmollclon ..eondiornn ro 65.830 l'f)bwlit O I)C"rh n del GntóHco..,., '"'"tlh.! ••dll qut> h4~ 1lt~J+oN' ,1\ no J+oolo clnrlmi ..
reales de vellón. de lo< qu• el cnbilrlo '1""1lt'> "" 1'~'''"'" '" '111 '170. 1~1 ruho t ildo t' l ll t' C" 11,, '""l,.••uo!l:u.-: , <1ur vrn"'''''"'~• ~u ~•tuu\tta .~~lru• (lUC Ir ha el~
se r.nbnó en In C..tt•dr•l en enero rl• tlllll c-rlr1u "' JHtl ••n1ular col 4,,J,r • A n••u• nuerlon prt»ltnnr •1ur ha oht • •r
10f
~ominüe tal como la proy«tó el «celebrado• Juan de Herrera. por lo que debajo y encima de 0.-tas estartan «la Ubrerla. y otras oficinas muy propiU
~oleando los planos originales se o~upa de señalar en la ~opia en negro lo al decoro y gravedad de la fabrica». Esta tnterpretación úpológica re;ol•rrla
hecho y ••mentado y en rojo lo que falta por hacer. pues el todo es una 1.. dudas que varios historiadores han manirestodo respecto de la esca><t <l•
•hermosa idta. ó máquina deseada». depcndcndas auxiliares en d proyecto de Herrera y. por otra part~. AJ'I') •
Defiende que Herrera. con esta obra. destei"I'Ó la barbarie de los edifi· rfa nuestra <<si• de la capaddad escenogrnfica y poteneial de todo este .ectm.
cios gótico~. y que si se acabara. sólo la superaría San Pedro de Roma, ale- con la rachada este hacia el caserio medieval originario de In ciudad.
g¡•ndo que tal calidad lo prueban « dos partes ya concluMs de este Edifido. Más adel;mte insiSL~ en hts '«proporctonndns líneas. (que) compone rl
Es lo una ln fachada principal. que se ha ele admirar e n este C uerpo . ele todo de esta idea 'ti-, r ecogiendo el principio dá.sico d e 1~! «co rresponden
tnntn elevación y grandet.a>> . de manern que la considera más perfecta que cla» entre el todo y las pat·tcs y de éStns Cnl resí. mosu·ándose un profundo
In fudwda de los Reyes de El Escorial. para ensnlwr el orde n dórico y des· vha·uvi;mo y s•lbcrtiano. Lo que le Uamn lo n1ención e.s el gran groso•· d t In~
crihit·la con minucio.sidfid destacando que el nrco u·i u n fa1 de acceso excede pnr·edes peJ·imetrales «dest inada$. y erigid ns. co mo p~u·a sufrir el comi
n todos los «ct·igidos por la vanidad de los Romanos Empc •·adores». Al nuado peso de los siglos».
ocuparse del scogundo cuerpo. el realitado scogün proyecto de Albe110 C hun-i· Exalta el celo del cabildo por llcvat·lo n cabo diciendo que desde r¡og
gucrn. él que u~nia ddante las tra.z.as herrtril\nas escribe : «siguiendo la hasta en to nces había gas-tado 70.000 ducados para «<levantar las quau·o
misma contextura del orden Dórico. se diferencia del primero. con muy Capillas de la mano derecha (34). proseguir. y finalizar la ra~hada princi ·
cuidadoso estilo. guardando los macizos. y observando los perfiles y pa.l. y la una de las Torres. continuar la otra. con varios c;.:rc:cidos gastos•.
di,rninucione3. <JUt'. en conformidad del arte bwc:a la planta con dis1ribui · en retablos y otros ornamentos para el culto y amutblam_iento.
das pilMtrru. y retropilastrns de grande revelación lO. parn seguir deseribien- Concluye valorando lo que raha por hacer de •~"~ todo sin igual», sin ·
dolo en sentido sim ilar señalando las estatua! de los Doctores (no habla de tiéndase desanimado y desfallecido por Jo mucho que es. ya que «redu-
lo.1 Evange1istn.s). d e los que dice que «p<lrn su construcción fueron necesa- ciendo con la mayo r puntualidad los cuerpos cubico.s a sus respectivas
rius muchas pic:drns ele á c;i rro p•u•• supHr con lu gt"lmdc.ta lo q ue podia dis- dimensiones. apura ndo quanto parn este fin puede conduc ia· la aritme-
minuit·ln vista», deta.1Je, junto con o tros, que prucbn que v:tlo r·nba positiWl • thicn '$.>, como s i de una ann login formn l reduccionista hablara. encuenLra
mente In inte•·p•·ewtió n thurriguercsc.;- del proyecto he •·•·e•·iano . que fnltnn 4· 729. 090 pies cúbicos. lo que supond.-ía un costo de
l~t·s.nhn de nuevo el 4"eminente frontispicio ». 11 1 t¡uc uc.::omptnlan las dos ~-000.000 de ducados. pero a pesa.- de e lle> y de que. co mo dice. h nynn
t Ol'I'CS CJUC don nwjestad a toda la fachndn, señnlando <¡ue unn «está pe•·fec- p11$ado desde s u comienzo 238 años. f'inol i-.n «esperando al dichoso
tnmc:ntc concluida, y la otra levanta hasta e1 primer Cuerpo». para la que tiempo en que logre perfecta y consumndn a hura. pnra que en eUa se cifre y
ruebl1• se ••cabe pero. curiosamente (porque supone uno defen3-a definida de quede eternamente vinculado un claro ICKti monio de la devoción, plau,sl-
las apon11ciones histódca.s al proyecto). con- «igualutlorno». pues al deta· ble exemplo á la posteridad, y un merito acreedo•· del $uprcmo laurel :V.
llar la hecha entiende que está perfectamente distribuida y decorada. aun- Esta apelación del gran arquitecto español a la ayuda de los generosos para
que fuera obra barroca. No cita en ningún caso JUS males ni los enzuncha- concluir el «todo del prometido. ó dibUXlldO (por llerrera) Cuerpo». debió
dos de cadenas. inflamar de sentiment.ilismo al cabildo. que dispuso que todo el informe se
Comenta con detalle la planta de Hcrrern de.stacando que su.' dimensio- imprimiera. seguramente con d fin de haeer Uegar.,) texto a posibl~ donan·
nes son superiores a las de las catedrales de Toledo. Sevilla y Córdoba. seña- tes. autoridades y responsables de diversos sectores sociales. Con igual ioten·
lando que conduida se cubriría con cuarentn y cinco bóvcda.s. de: la~ que ción copiaron buena pane de él Uaguno y Ceán. Nolicias'... aunque aña-
están construidas vcíntiuna. Tras citar o trO$ nsprcto.! y detalles. indica que el diendo que a causa de tal cantidad «no es de esperar la conclusión de este
claustro en In traw he.rreriana se ubicarin ~ll(lbl•(< la C~!.''Utbn» y que lns rachu- edifido m icnta·as.$iga eJ reino en el estndo t'n que se h nJ ia» . De nuevo en
dns del cn1cc•·o •son unirormes y e n t(u:lu -"•• m'\Jin••t~ r1In pa·tncipnl ».
R t'SJWCtú 41rl r iRustro •·~fiel'<" tpu• r n ~l~~rot\h• Jllf'll~~~() llc a•••ern u•r.¡ Jliezn.s
.,.Arur"<u•tl•tl•. S.rrlatla y Sala Clt)lllulot •, pur lo qur rlmrihf' Y""I'Vnr l¡u•
106 107

18,~2. el SnnaMrio PrntomcoEs¡wñol"" copió a su va el informe de Uaguno Cán HACIA Lo\ RESTAU RACIÓN EN ESPAÑA EN ELSICI.O XIX
con el fin de resaltar su memo na y los objetivos por él perscguidos'...
LA a..emst..AcróN r sPAÑOI .A SOl'Ril coNSilllVACJÓ1'1 n~ wONlJMl!KTOS
lA St¡,'Vndo mitad Jd ~·XVIII, fronttra t ntrt los roncirncios S<cforialrr dt lo historio 1
Y LOS f'IUMtkOS II.RSTAU RA0 0 1U' 5 1)1;)

y tllustoricismo romcintiro
Desde finales del siglo XV II I In mayoría de los pnists eu ropeos habían alean·
Desputs de desarroUar los precedentes capítulos. r esu1 \.·a nicn mcnle señalar <tado una conciencia c:lnrn y definida sobre la defenM. de ~u patrlmon io
cómo durante la segunda muad del siglo XVIII también en In nrqunectura monumental y la necesidad de emprender medidas j urídicas y acciones
española. al igual que en In europea. se fueron formulnndo posturas prerro - e.narale:s para su snlv3guardia. En Francia la Revolución Francesa habria
mánticas que conducirían ¡nevitabltmente a los historidsmos del siglo XIX. pro••ocado la destrucción de edificios símbolos del Antiguo Régimen. pero
Ln defensa primero de las et:.pas elasic.istas anteriores. del gótico después y la Convendón Nadonal Republicana había detenido d «va ndalismo• •
poco a poco. y la concienciación lenHt pero inexorable de co nsen.·a r los tiempo nacionaUzando muchos monument os. Tnmhién d esde el siglo
monumenws en ~u eswclo pri mitivo . como de cont inunrlos y concluirlos ci t.fldo en Espa ila se hnbía indagado en esta p1-oblem:hica . en especia] a t n•·
rcspctun do de d ctenllint•dM nHin e nts has foib ricus o •·iginnlcs. y e l fina l del vés de la Real Academia de Bellas Artes de San f e mundo y de las Acade mias
pcl'iodo yr• de fo nnn ccó1'ica po r Bostu-te ea'\ el estilo p•·fmi tivo s ientan las provinciales. co mo IM d e San Luis d e Zarngoza. Son Ca1'los de Valenci~' o la
bases de la c1ue se constitui•·á con Viollet- le - Duc com o tcoeín del « 1-estauro Purísima de Valladolid . que po r meclio de sus Comis iones d e Arquitectura
estilí.stico» . intentaban controlar la ac1ividad ediBcia y restaurodora y se encargnban de
Se con.!nata 3$i que muduu de las postut"a.i historicistM que! M: sucedieron difundir por todo el territorio lo.s textos y tratado.s europeos m ás avantados
en E.paña durante los siglos XVII y XVIII. pas.,ndo por Caramuel. Ventura del momento.
Rodríguez hasta llegar a Bosarte. no se plameabnn desde el tradicionalismo Durante la segundo mitad dtl siglo XVIII y comitmo,os del siglo XIX se
~entimemalista como en nlgunos casos se ha defendido, sino que aspiraban producen numerosas rc.n~uracioncs e n Jt.alia d e acuct·do a los nuevos con -
a un11 « nueva modernidad • desde una m:is proful'ldra conciencia d e la 1-lis- ceptos racio m•listas y neoclásicos, bien d esde davts de recuperadón del cla-
IOI' in <l'·' e sus coetáneos, co nciencia d e In histori~1 que ltiun f':trñ d efinitiva• sicismo tal'do a·cnnce ntista. caso d e C. Q u;u-cnghi con su revcstimieniO d e
me m e en In segunda mitnd dcl'siglo XIX y <¡uc po ndrá muchos ele los pila - Santa Escolústic:o en S ubineo (1769), o de Ph·an esl co n la 1ransformación
I'<:.S d esde los cuales se sus1entn e n nuesu·os dias. de Santa Mad:o del Prior:~to de la O t·den de Malta ( 1765). o bien en claves de
Po1· ú ltimo. a todas aquellas figuras que desde e~itn sens¡bilid .. d actua ron correcta anastilosís. segUn un discurso proyectua l que i ncluia estudiar
en tiempos difidle:S por cuanto en su entorno pocos adivinaban el futuro arqueológieamtntt ti edificio para deducir sus formas primigenias. dibujar·
que les esperaba. resta hoy consid~rarlas en su justa medida -cuando las idealmente. y de.spues de la acauac.ión gráfica proceder a su reconstruc-
m~nos- para reconoc~r en t-11as a los precursores ~~pañolts ele la «conser- ción e n la r ealidad matC!rial de sus dementos desaparecidos o arruinados.
vación y res1au ración de monumentos». que seriin mucho m~jor com - como por ejemplo en lo• Foros. en el Colisto y en los Arcos de Tito y Con•
prendidos cuando se multipliquen las invesligaciont.S sobre estos a.speccos tantino en Roma (con el co ncurso de Valadier. Stern . Camporesi. etc.).
e n nuestro pais que, a buen 'egu i'O. descubrir<in o tras muthns <\Ctuaciones Pan.le.lamente se hn producido el racionalismo frn ncés. La p1-cocup11tión
similares reali:r.adas p o •· o u ·os ca ntos arqu.ltectos y ampo1·ndas ideológlc;¡, .. por la salvaguarda de lo.s 1n0 11umeruos conu·a los excesos rcvoludonru·lo" •('
mente desde postuhsdO$ teó ricos que obligaran a recupeJ•n•· n personas hoy e>rpresa por la Convención Nacional de la República en un DecJ·cto promul
injusrumente o lvidadas por la Historia. gndo en 1794 en el que se s.•nciona que los bárb.•ros destruyen lO$ monu •ntll
los y los hombt·es libres los aman y los COII-"'l'VOII , En Ro ma, Plo VIl ( 1800
107 M.drid. r&.t'l. num. l . PP· .. 5·
108 Como hom...,.Jt:••oclo.aoqu.rllot.~~"..-.h:~• .~~ ..., ... ,... '"'•••••t.tt .......... 1\.t•t"lolllf"l"'ot 1oq ~'H't "'rt.L. · '")l. rnl•~o~racilón t"n ., ..._.,.,. •f'l •1 ""~'"' llt\ ....... hl1~ .. ~t:nfy 1 ttMI• .,, t.,,, ...
t.....-.• ._
eh- V..JI.wlol.d ,~.u •<'..ok<...tJn ~ 1.-..... 11.... e ......'-""' 11 ,. ...... 1 .. _
108 Of. V.lRIA RU UUitUIOHE T(ORb. ( HI$TOiiltA Oli.A 1Hl UVIHCt6H fM MOHUM CNfO~ lS,AAOL!!i 109

1823) elccTe<a ordcnaciones jurídi- obrM artíSticas dd Esuelo Ponttfleoo. en 1841 se crea en Inglaterra la Comí·
c".) ~unihu·e" y nombra a Antonio ¡i6n Cenlml de Monumentos Hast6r1cos a ¡magen de la francesa. etc.
CanoY.I "' 1n5pcc<or General dc las Volviendo a España'". ser:\ tmportantc rccordnr quc el Estado (Secreta -
Bella> Ane>,. para vigilar la oonsu- ria de Dcspacho de Estado) había ordcnado ya en 22 dc julio dc 1800 a la
Yi'CÍon deiJ:>alrimonio monumen- Real Academia de la HiStoria la fonnación de unas ~ Instrucciones>> para la
tn.l y aní..stico romano. conservac:ión de «antigüedadc.s,.,, que se le vuelve n recla m ar al año
Quatl"elnCre de: Q.uin cy adelanta •ib'Uien oc y que por fin se publican en unn Rcal Codula de 6 de j ulio de
la del1nición de lo « idea de restau- 1803 Cin nada po •· Carlos JV e intiruladn lnstriJccionr.ssobrtelmododeconseroo':!
t•ndón cstilíslicA>> sobn! la que "fO§'' lo~ mom,mentos anl~tos que se deJCubran cm ti R!)1no. boro la uupetdón de la Rtolt\ ro-
basnt·:l poco despué$ Violle< -le-Duc Jcmia dr lu 1-Ustoria"'l. Entre sus pun tos princ ipnlc~ clestncnn el p rimero , que
( 18 14.- 1879) su famosa ocoria que sci\nln que dicha d efensa comprend e pief'.M y restos a•·q uitectónic:os
dcjru·ti maniliesta en sus obras >' pe•·tcnccicntcs o la,s etapas históricas que incluyen hnsta In Edad Meclh1 111 • y
escrita en S\& O;t(JOrtaflo r,l.tl)nado dt.l.o el séptimo . que orde.na q ue e.n el caso ele dichos cdil1cios «(los) Justicias ele
orqwltdurn Jroncn<J ( 1854- 1868) que todos los pueblos cuidarán de que nadie dcstruyn ni maltrate los monu -
tanto intluira en Espa.f\a uoQ. mentos dcscubit:rtos o que se de,cubl'ieren. pue' que tanto interesan al
En E~JW:tñ" lo" prlmcros inten - honor. antigüedad y nomb~ de los puciJios mismo.) ... Lo mismo practica-
tos csuualcs 1>ara c-onfigurar un r:\n cn los eeliflcios que hoy uisten en •lgunos pueblos y dcspoblados sin
«corpu"» proccc:tor de los edifi- permi1ir que se derriben nj toquen sus matcriale~ para ningún fin. antes
cios históricos se pt·oducen a bien cuidarán de que se conscr.-cn: y en el caso de amenazar próxima
comlcniOl'o rlel siglo XIX. Se deben ruma, la pondrán en noLie:ia de la Ac:adcmh• por medio de su secretario. n
a la Real A cndcmi•• de la H isto 1·in. efectos de que ésle tome las providencias ncccsnri:ts p::tr:. su conservación>>.
que ct·n In c:nca l'bffid:t de. p t o mo ,tet Se ll'íll nbn de «<hall!~r algU n m edio que J)llSiese 11 cubier lo las antigüedn-
infontl<:s solll"c los ed ificios d e dc.s q ue se d escubran en la Pen ínsul:l d e lu lg;n o •·nncin q u e suele destrul r las
i m portan cill h iSIÓI"iCl:l , dr\dO q ué e) co n d uOo d e los co n ocim ie nt os hi stóricO$, y de las Al·tes ... »"~. S i n
criterio que p•·omueve la co ncien- em bo1·go. desd e 1808 ha.·u a 18 111· ~e produce e n nucsu·o tc rrilo r io la Cuc-
cio de In conset'VíiCÍOn en a q uellos rrn de In Indep e n den cia que parali1:;.1 egu' y otrM in ic:iativa.s de protecc.ió n
momentos es el de la <$antigüe- del pat rimonio. y q u e además conllevo In destrucción y a-polio de ingentc.s
Ab.ldl;t lkn~d.r11n.1 dt Clunv ¡r,.,,,c~l St~ tJpol•a·
dad ». d v~•lor de vetustc-t. o reme- da y ab;lhd.l poto los "'-lf\S·<'Uiotrc-s- ~Q thm1n¡t 'os e importantisimas obras de arte y arquitectura. Esta e tapa de incendios.
morativo que llamará más tarde ~ del f<VdMMlo en l;a Rtwluaón friinm.a.
Am.1o1rQd¡. tn 11t0 w *",¡¡ ~o~na C11.t" pot ~M
Alois Ricgl. E01a actilud coincide sus n:avo. tn 1113 w ck~ el :ibsid~. Queda del 111 Sobre la lc-xubnón n~ñnb l"l"laUn .alJ.alnmonlo arqun«toni~O du.n.nt~ los SI~ XlX y
con otro'$ hechos similares produ· gran ('01\Junto un Jr.lmo dr uno dt lo\ C't1JC'nOS.
""· vnH'l 1~tl.flotión a.obn ~~ rHOro Anuutu d t- l'}WIA•. Oi~don ~eral el~ lkll.u
cidos en Europa en la misma Anr•• \t.dnd. 1957! r. Nava.M"ub •la rt-..IFUBCI6n m o numcnl.l como procQU hut6n
to... •, PJJ. 2!)0- :zgGo J. Hernando. A'lwttchoN "' f...41 1770-lgQO. ~bnual~ de Anr
eaapa: por ejemplo, en 18ro en Fr anela se ordena 3 los prefectos realizar
Catedn. ~bdnd , 1989. I'P · -:::86 6 :18~\; D lft"nlindrr Cil. •rroto¡o•, h:tt'MIOO!Wt ""tl
inventariO$ de Jos monumentos de )US dcparu1mentos llegnndo en 1830 ~ PainfiiOnletAtq~ilffdO!t.lto (J980 1985), ~hnu.lt'rio d~ C uhura, Madud, 1990. i'P· 7- l:l: y S.
crcJu-sc el ca rgo de Inspector Ccnc raJ de Monumcntolrl, m·ticulándose: ya en (;.,.•~• Cóm.-t de Olmedo, • l ntrodu«ltm•. Mlm••t• lo tlt> C uhura, Maclnd. pp. 9 - 21.

1837 la Com isió t\ ele Monume.ntos H isl6ricos. l~n la Sano a Srde el Cardenal
,,.¡ ..
~,,~ ,(lrliS.n ....... ,, rnol'l) ArlidKO w 6pc.11u. vol 1' M•d• j¡(, Uit('('('iÓU Cttnt.ral de Bdlat A• '''·
1'11)7, )' 1•. N.,.,,.«ur.t, •U r~tauraoth,l •• · •· Jl 'l'.lit, nut•• lrt y Hj
Dacca publicn on 1822 un ed icto para la drft•n•l• <Ir ttlllorln• h tHlórfeos y 111 •t'"lllu_.t., hu•11o1 y baJon'(lil!\'0, lt~mplo, , '"lluhtlll ~~~~~~u~ , ttUJ&Jt •l~ •n¡uhntur"~ .. )'
Clr\alnHIIllfl, 'ulilf"'lllllf'r• COIIJ • •In th'~'l) lluthl••· H p¡¡tollll•• 1"" 1111lllu._t, Yll ~"' pu nl1'11,,
ffHHIIII., tU t14h .. ~,_ lfHi~ ll~, •t•l l'~' )" flfllll ,,. . . . , j.¡(

111 11 Nau 1U • + of 1' ~!tO


llO OE VAJillA Rt:ST.WitATK)HI! Jll

dt~truccion~,. robos, etc .. empiez.-. a ~er batn conoc:ida en la historiogra- medio de otra Real Orden la ~Com•­
fía, por lo que remitimos a ella'JS. .si6n Central de Monumt:ntos Históri-
De I~'Ual manera. las suc.es-h·as Dcumortiz.aciones. desde la propiciada co< y Arusticos,. y las «Comisiones
por Jose de Bonaparte (18og). siguiendo por loo del Trienio Liberal Provinciales;+. cuy;t misión consistía en
(1800 - 1823). la de Mendiuibal (1835). la de Espar~ero (1840- 1843) h:ma clc"nr Informe~ doc:unte_ntado:l sobrt:
la de Mado' (1855). provocaron la pérdido y de<truceión de innumerables aquellos obje1os y edificios que debe-
monumtnto!J religiosos que desapareciel'on paro síempre. No nos clet~n ­ rían p•·otegersc de 1:. destrucción. Con
dt·emos uq u• e n recoge •· sus repe t·cuslo n c41 ni haber sido estudiadr.s ya en reeh• ti de nbdJ de 1845 se nnnubn
cic•·•n mcd idn"L. otrn Renl Oa·dc n por l:l <tue se p1·ohibia
"'rodn~r~ cslns ~lluu~ iones ndvcrsas pnm nucsu·o pau·hn o nio p•·ovocarán el l11 VCt\ tR de con ventos y mon asterios.
sut·gl tnicnto de eeacc.io nes importante~ pnt·u p•·omove•· n laA .sen~ibil idadcs Sin e mb•u·go . cst<~.s i.n slitucionC"\
plablicn~ y flt'ivnrlns pnra co nsegu ir m ayor pro teccionismo hacia el mismo. -que hnn ll cg(,dQ hasta nuestros dia"-
Lheratos. políticos, escritores. pcriodhws. intdeccural e), n umerosas per- .se re-vrlaron prácLicamentc inUt.iles por
sonnlid::tdc' levantaron la voz para evitar la c:onlinua .sangl'ia t'fectuada t'n dhcl-,.3$ rat..o n~.Sl por su carácter m era-
lo~ monumt'ntos t'~~pai\oles. N•waKués señala cómo en 184-0. cl3 de mayo. mcnt~ c::on!uhivo. por estar formada¡
una Real Orden de la Reina Cobernador:t Mar1o Cri.slu"Hl Intenta detener en muchos casos por notables loc.ales
el v;~ndah<mo c¡uc h:ob•a afectado al Panteon Renl de Poblet y a olros edifi- pero desconocedores del arte y de la
do.s con •·estos regaos dd pais añadiendo lll obligr.ctón de conservar estos historm. por ser los nombramientos.
ICMimonao) del pasado no ya sólo por su vnlor hutórlco. sino tarnbic!n hononf'icos y no t"Ct.-ibuidos. por ca~
• por la bellezn y merho de ~u con~t rucción ~. Ese o e~. tambicn por su valor c:er hs Conus1ones de infraestructurn
e~tctico )' rtru:u ico. por lo que pronto tetld.-ñ competencias en su defensa, ad,nini,t•·ntio.'n y de gc::$dón. lo que cnn
ndemsh de In Rt••al Acndcm ia de In Histol'ia - c1uc tu tdnbn el v;alor de an1i - vel'tln en vcl'dadet·as heroicidade"' la
güedod- . la de San Fe •·nando -irnp licn<:la e •i M I COI'ÚCicr de ac:•dc n1 ia rrnli~acióu y envio de los infoJ•meJ, JlOt
ettpccit•liznclt• cm lns Nohlt!S A1·tCs-. no poscca·sc ~ntonccs unft hj'
Co ...no coa1sccuN1cin de todos estos ~ucc'ios, u1U1 Rt::tl O rden. de 2 de 1Ol'iogrnfia m ínl mamente espcc.ihlttlull,.
abril de t844. demandaba o los jcJes polí1icos de lns l>l'ovincias que e nviasen por tent•·jurhdicción informntl\'ot , ••1••
al Mini\tt·•·io ele la Gobernación infor·m;tcion COnlJ) Itta de inveuLarios y ~obre ed•ficios de 1itularidad pul.lu •
cmálogos de <<los edificios. ntonuancnto" )' objeto.) urti~licos de cualquier por ~t"r de~t-oidu por los prolliC"'IIIIII 1c
c"'pecJc qur ful•r.m. que por la bellez.a de s-u construcción. su antigüedad. su prh•ados de monumentos •l r"ut 11
or1gen y el desuno que habian tenido. o los r«uerdo~ hiMóricos que ofre- amparado\ por la Lc:y. etc .• rh 1' ••
cian mcrctic-scn 3cr conservados))-. El 13 de juho sigu acnte se c-reaban por otra parte. tampoco exuua un u• 11l
O:Uit'dr.tl ck tron. Pnmn- Mortlitl'lmto ~
nt»l'lol Ottf.¡Qdo c:n 1844 Su estado obi!Cpf<J
grama claro de lo que prrtrnc-la' •l
1 )U rCS'.lUr.k'llln y pnm•br;i ;a los :arqutltciO\ Estado a\i de cómo qu~r(a muutrtt r
115 F. Rutt l'alomt:t¡\IC'. • Ord<n•<ión y lruu(onu.K•On~' urh•w•• 1.1~1 <•~ ""''fU" m•dnlcño ckl \11)10 XIX dotru r lodOS M 3/l:.didos h.stó-
dur•ntr ¡,_,, "~(¡;.,'\IX)' XX •, ¡\hdnd. tg¡G. fi('O\ ~r:t bt.JS(:!t lo;~ I,UfMl góttca. Anlts V dts--
cle,put• c1to~ edificios que se ""'lvllr·th
116 rodot lo• c.m.1dl.of. mouog1'áflt"o_. dccl1c.-dn\ • nurt.lrll' ruu.L.dt• dt'l a~glo \:IX lnbn f'lcc-nu P\~ tic atas intt'~t'ncv~CS.. [' r11 prrti!):O c•·c:ar «tcottl1 dr lt
con Cl('rU ant(JHtud. &rla •m~.-lblc: rrt.nir IHfUI •if!ul.-,j lu~ '"'" tlllpmll"''•' de <llot.
VI"'<• .-n <•unhi(l, f' llr11bajo d~J. A. C•r•Nuno. 1., ilt1f6llltffllfWt•f, ~",.. ,,,," ,. .....,."'·• ...... - Cü11'1fl \'IH' ifl n , pue" n o b:Hnlthu ruu
~ndn. , ~t.tlt'fd 1q(l1, 1¡ut- ••"'11111-.luflltuf' no ""tuuulh.wtPtU,. ••nl~t'f'll t\nltl••i• el<~ lm .-dh descor pr'Olt~~·· - concepto yo in'iu 1lrlrnt f'IIH' "' t llt't' pt ntlo poa· un nH nu..,•••
n('jO' dt:••f)Hf'l·l¡)n•tmr I'IUU de ln dhlllrt•\ dt ~ilh>l tll.o• llllll't A.tllltl fu 11t ltllllll ,,,,._, 1¡)111.'~
t.."'' • -t·
fnnmt) dr ' '""IHHt~•bi(!S de l11 t\,lmlnl•tt"' in1t Nu ttC:H,l\C'-ft'\H I'(Í nrtlruhu
, .,... ~¡, ...., t 1 t11h. ¡,.,.
lrrt' ¡wr•l" HIIH uli•• 1 "hn(m ~"JI.!.U''ll, Or ..;, ,.,.. M~i•hl llt•lilw~• el"
unn r111 1 tU htt ,, l•1if len CtJhcrC"IHr lut t• IH ltttt'IHIII,.I 'llj,tlu XX, llf"IU ).,1\ht
112 f10ftl4 t HlilOitiA 011 U INIU'IlNtM)N (N MONUMt NTOS ESPA.ÑOI.tS

mc:ntc se dnrán tímido!. pnsos. Como hit recogido Navascué:r.. uno de los que consiguiemn -despu6 de loA ptoeceptivos informes que lo justificaran-
prim~ros c:locumtnlos qu~ p lanten algunu Je c~lo~ problemas intenta resol- el c.ar áctc:r de «excepdonrtlt.~ pu•·n SCI' exceptuados de venta~ .
ver la desaparición de fachud;iS de monumentos y su alteración por culpa de Las Reales Aendemi•s de In 1-l i>Oorin y de Bellas Artes y las Comisiones
los nuevos alineamientos y reformas urh~•nislicas: 5e fecha en una Real Cenrral y Provincia le& asumie:ron t!Stos do.s instrumentos como los mejores
Orden, de 4 de ab.-il ele 1850. por la que se indica que "'•eniendo en con- -y en rnuclu.>) c.'\SOJ únicos- p:.ra poder presionar al Estado en su concien -
sideración S.M. que de no proceder en este asunto con todo detenimiento ciación hacia d patrimonio. L:u: declaraciones ntonumentales )'"d se: habían
desaparecerán en breve hasoa los má> bellos recuerdos de las Artes españo- iniciado mucho. años anoes. en d de 184-0. cuando •e produjo la primera
las, se ha dignado resolver. disponga V. que e n lo suce•ivo, anoes de demo- medidalegislaoiva españolo en <:>1<: ><:no ido al promulgar la Reina goberna-
ler. ~vacar o hacer obrns en los e<lincio& público.s~. sean consultados la dora Doña Marí:t Crosltna una Real Orden por la que el Estado español
Comisión de Monumenoos y la Ac:.•demia de San Fernando. det.nia •us con ee¡>IO> sobre los edit.cios que se dcbian salvaguardar como
A esta norma. qu e tampoco fue muy co nslderada. le siguieron otrM bienes colectivos por sus valores funcionales. hisLóriro.s y cstC:ticos por
mucho más i mportnnt e.t. como las emanadas de la Reales Órdenes de 14 de medio de l;ts rcsuaurAcion es que precisaran y con fondos pUbHcos, aunque
sepoiembre y 10 de ocoubre de 1850. por 1.. que se prohibían 1.. aheracio- en este caso se debía a la urgcncta y necesidad de medjos económicos para
nes. destrucciones y demás. en phmtas y en altado.s. en los edificios de evitar In ruina inminente del m onumento leonés.
« mérito arti5tico• y 4((Q.ue si por su s«!guridad rucse necCJario restaurar Pero 1o dns estns medid;·~ eran verdaderamente ucepcionales y afect;~ban
(las rach3dns). se ~spete el pensumiento primitivo . :acomodando las reno- de forma positi\'ól a un número realmente exíguo de monumentos. Además
vaciones ni ear<ic1er ele In f.íbricn, y procurando que las partes antiguas y las de que tnmpoco lnl ttutoridadcs c:ientiOc.as de la.s in.SLituciones académica~ y
mode1·mls se asemejen y pnrez.cnn de una rnismn época» " 7 • Estos conceptos provinciales tenían una info rmnción veraz. ni siquiera aproximpda . de la
son los primeros de alguna 1r:•sc.er\dencia le6ricn en Espaila porque con- enajen;ación de bienes m·tísticos y de la deslrucción d e inmuebles. no sólo
templn n. el primero la ideo de 1ocnl idad del m on umento . hasta tatltO sean poa· cart!cer de In inft'llCSir'u c.lur-a nece.$aria. sino también porque se ca recia
efect uadns lns: infornwcioncs pedcin les per-tinentes de In Com is ión de en absoluto de invt'ntn t·io~. cauHogos. estudios serios y ot ros ii'~.Strume.ntos
Monumentos, y el segundo im J>Iicn poslut·as leól'ic~•s muy d efinidos, por purn podet· estnb1ec:er C\mndo rncnos lns pdo tidades nüis UJ-gentes. Por eUo
ejc rn plo. lnjuscitlcnción d e l:ts « t·ecor•sll'uccioncs l!>, su realización e n d y aunque existiet•a n otros tlcca·etos que i.ntentarnn proteger piezas ;u•tisticns,
«csLilo>> del ed ificio pri mitivo.' In ideo d e « autenticid ad» si se reint egr a In como el Real Decreoo de 10 d.c nbl'il de 1866 que permitia el oráfico de
fo1·mn. Jn posibilidüc1 d e tt•nnsfO I'mtu· la « lt'latcrl;a» s i t•espetan los elemen • obras histch·icas y na·Lísticos de In iglcsh•. siempl'·e que t uvieran conocimie nto
tos lingOisticosn n•iguos. etc. d e ello h•s Renles Ac:ndemias. tampoco su1·tían el menor efecto, al no infor-
Ln Desnmot•ti:utción Ccneral de 1855 de M<~dot desanduvo mucho de lo m ar los vendcdot•es y compl'ndorcs como al ser ineficaz In oposición de los
avanzado. pues gt·an número d e los edi ficios protegidos hasta ento n ce.s académicos si les 11c&rabn tnl noticia.
c¡ucdaron de nuevo expuc&~os a su vt:ntrt y po~terior transformación y demo- Algunos in tentos de mejorar 1;, $itu1.1ción se produjeron durante cl Sexe-
lición por rt"ducirse la consideració n de los que eran importantes y de los nio liberal. según Hernando C;orr•sco"'. Así. el18 de sepoiembre de 1868.
que el E...tado sólo impedirín su exoneración cuando estimar(~ que concu- el Cobierno publicó unn circu lar - no un decreto- prácticamente
rrían « razones gr•ves» para ello. En 1857. la Ley Moya no volvió a dotar • rogando» para que no continuaran los derribos de edificios por la.sjun-
del carácter primigenio a lns Co misi o nes Provinciales de Monumentos. tas revolucionarias y los gobiernos municipales populares. En el se estable-
intentó que se reaeti\'arn la creación de inventar1os y cauilogos y articuló cían un• serie de criterios de valor sobre los que fue.ran estimables para el
j uridiumente la defen.sn de m o numentos bien po r su declaración eomo interés social: «No quiere el Cobierno que se con.senoen aquellos c-uya des-
Bienes del Esoado. eso o es. Monumentos Naclonalr<, o bien ¡)at-a oquellos ap:trición el interés público e.xija. pero sr con)idera necesario evitar que se

u3 1 llf'rn•nd .. e ...... o 1• a,. . Altn, ... lA• .._ J, ''M Chk"(lu tf}-1'7. ~ .¡ • ~''" fll
1.... 1 '""'' 1'1' tAfo •37
01! YAAIAitUTAUIII:.t.fiONI liOR1.t. ' HISlOitl.l Oli LA IN TtftVlNC I~ tN fr40N Ufr4ENfOS tsP.t.AOU:S 115

arruin~n lrnpr·c:medilndamente los <lut puetlcn ser utilizados de un modo Sin embargo. el p1-oblemn do In conservación delpa1rimonio carecía de
provechoso. o que cOn$t iluyon un monum ento de riqueUI artística o dt.< u.nn ley cspcC-ificu tp..u: lrntnl'a y determinara qué edificios debian .ser prote-
gloriosos •·ecuerdos históri cos. En el primer ca•o ... es deber suyo (dd gidos. así como la naturnleu de la intervención que debían recibir para evi-
Gobierno) convertir los t~tablecimientos de que se trate en establecimien- tarles 1n ruina . Durante 1o do el siglo. en los textos re::.lizados por arquit~c­
tos de interés gcnc•·al; en el segu ndo. no debe olvid..a.h.e un momento que tos . co mo en los j uddicos. e1c .. domin~ a la hora de inter\'enir en un
esos monumentos contribuy~n poderosamente a dar testimonio d~J brillo monutn~mo la condición de buscar la •unidad del estilo~ originario y que
de nuestras art~s. y de los grandiosos sucC50.s d~ nuestra historia». continuará hos1a la Ley del Pa1rimonio de 1933 en que se asuminlla posi-
En efecto, en dicho documento prim;.n segú n w1 orden de pr-ioridad C-ión antirre-.stauradora.
conceptos primero público3.. &egundo artislico.s y tercero hi.stóricos. pero El patrimo nio e•l'""ol del siglo XIX •ufrió también las consecuencias de
-d~sde nuestro punto <le visaa- no ~u ponen ningún progreso respecto al los •males'4> del siglo. l>or un lado. las de los avances cienúficos y huma-
pasado. si acaso una n:cc&ión al no ordenarse por medio de decreto. Ya la$ n ísticos. pue~ ~cordemo) que el estilo barroco no es 3$umido en España
leyes d esa morlizadoras relacionadas con Mendixábal ( 1835). en concre1o hos1a las publicaciones de Eu¡renio O"Ors y Carcia y Bellido y que aun hoy
los decre1os de 29 de febrero de 1836 y 29 de julio de 1837. exduian la en día cuento con mucho.s detractores. Los catálogos monumentales ini-
er)ajenución de todo' aquellcn m onasac:rio.s y edificios religio)OS que pudie- ch,dos en 1900 marginaban a toda.) las obra) de ;arte po.steriores a 1500.
ran udlizar$e par;• servic ios públícos. como los que tuvieran valores histó- inclui<los los redacmdos por don Mnnuel Cómez Moreno (León. Zamora,
ricos y nrtisticos. Por o tn' pr1rtt. uno y otro gobit-rno no hadan otra cosa Salamanca y Ávila).
que se¡ruir el modelo francé$ aplicndo por h. 1 Republica d espués de la O tro fnr.ctor muy irnportnnte que: influyó n~gatlvamente y que se inserta
Revolución y que có nviraió n buen nümero de monumentos en gendarme ... ~n la lógica scc:ulur es el car,icaer del Derecho ilustrado que: en cuanto al
ria~. p1·efccturas. :'yuntnmie nt05. chi"Cel e), cte. "'1 • patrímonio monumental y er\ todlt Europ:t pervivir-a hasta la declaración de
Por si fue1-a pc,c.o , ou·o gobierno rcvolucionnl'io del Sexenio e mitió un la Cartn de Atcnns (193 1) y que o1orgaba a la Administración un papel muy
dec•·e to con fecha '2 1 de! mnr·zo d e 187l por e) c¡ue sucO a vcnm públlca limhnclo ;:,l n o conside1·nr bienes colectivo:!' Jos monu mentos si éstos estaban
muchos ele lo:o cd itlcios que f'uci'Ot\ exclu idos por su intc1·és- ge neral, artís- en monos pl"ivndus poa· 1n considc,·nci6n sac1·a de )a propiedad privada. <tue ...
tico o h istórico cunndo In OcSIHnOI'dznción de M end i~tíbnl y que se destina - dando. pues, en la inicinth•n priv~1d:.1 J., co ncicndn y tesponsabUidad
•·on ni se 1-vicio público y nl.m·n :k tleiHOl(ll':'b" CJUe no habi<m cumptido su - inexistente cn lonccs- de Jos monumentos que posein. L"l Carta de AtenAs
misión o In cumplínn deficicmemente. Ello co mpcn·tó otJ•n oleada de des .. consignnrá )" prev:•lcncin del interés público sobre el pl'ivado.
trucc;iones Tmtsivu.s por un Indo y tlpnso de buen nü rne to de monumentos O tros hechos decisivos sobr•e el J)Mrimonio monumental ittbcl'entes ni
a manos privíldus con un fu tu1·o incit.I'IO. El vandalismo al c¡ue llega ron los siglo XIX y comienzos del XX fueron las •·cnovaciones uTbana.s. reformas
mism os ayuntamientos populnres obligó poco más t¡Hdc ;J) mismo Emilio interior-es, ensanches. dcsca·ucciones de muntUas y foa·tificaciones Oa «des-
Cos1elar. Pre,idenle del Gobierno de In Republica. o publicar un decreto el an ilital'ización d e 1~'~' ciud:ades». M:gün Carda de Enterria y PaJ•ejo). etc.,
16 de diciembre de 1873 por el que aeu;nba de lo, destrucciones a las mis- que tuvieron unn influencia ahamente negativa.
mas auooridndes populares y lraslodaba In responsabilidad de la vigilancia El concep10 m e rJun t:ntc arqueológico de los edificios constituyó oc ro
del patrimonio m o numental a los Gobernadores Chril~s Provinciales. desas1re paro muchos edificios. pues el Estado defendió en aquella etapa el
También facultó a la.~ Comisione• Provinciales de Monumentos. Academia de5arrollo dd colec:cionismo y lo creación de Museo> de litularidad provin-
de Bellas Artes. recrores de Universidades y directores d~ in.stitutos para cial o eotatal que se llenoron de pieus exentas que gradas a ello no desapa-
que pudieran emidr inrormet paraliwdores de derribo$ o de actuaciones re:c.ieron . pero que también engrosaron $U$ rondO$ COn muhJtud de ele-
atentatori.s contra los edif'iciostto. mentOS ar'"'neados de los mo numento&: upru.1mente para enviarlos a esta$
colecdon<e. ••pllclos románico• {J\gu•l•r dr Campoo). ~scuhuros (Saha-
IIC) Vr-.a~ P. ~n lu•fln,.,.WWf'llt;......-. , tt M gun) . e-tc .• rlf • fut"rnn drurra•go1dn di" ~u•ltaNil"~' el~ orig~n y lltvad.-.s: al
l20 J t-ffm&ndto +t ut , t' 21UJ MuJro Att au•uiO,&ru Nacional y a lu• t rc íln ,,....... , Mu,f"O.\ Provuuialtro
11 6 OC VAIUA "lS'tAUflATIOtriE

de Bellus Artes en un u·ayecto en el que dcs:op• •·edcron infinidad de ellas. CONCEPTOS, TEORÍA E HISTORIA
Quizá unn de h~s pñginns má.s notablts en este senLido fue la intervención OE LA RESTAURACIÓN ARQUITECTÓNICA.
1 1
de Ricardo Velátquex l3osc:o :t exc.nvando yacim ientos arqueológicos por DESDE SUS ORÍGENES HASTA NUESTROS DÍAS'
toda la provincia de León. ll evóndo•e para el Arqueológico Nacional mul-
litud de lápidas, et.telas. elementos mudéjr:tf'C5. roma_nos. románicos. góti-
cos, mouirabc.-s. ecc .. que enlonces le valieron d homenaje de sus colegas
madrileños y que hoy simboli•an la rapu'la del centralismo estatal.
Para comp~nder en coda .su plenitud la prQblemática dd patrimonio
arquile-ctónico espai\ol durante el siglo XIX. las interferencias ent~ la Igle-
sia y el Es1ado, IM teorías aplicadas a la restauración y la conservación. los
m etodos proycctun.l e.s y constructivos. el valor .social. cultural e innrum e n -
cal de los monumentos. la influencia de la política y de la economía. ~te: ••
etc .. en un Ytrdadero •~ummum• de todos los factores inheren~es a_l siglo.
po.5eemos el m ejor pandigma posible cOn$tituido por las restauracione$
que OCllecioron en In Cntcdrnl de León. edificio que discurrió por la mayo-
ría de la.s: ci rcun~tandn.s posibles y que se convirtió e n e llaboratodo espa -
ñol por excelendft de cMa.s expcr'icn cins ''"ll.
CONCEPTO YTI:ORÍA OE V. RESTAURAC IÓN ARQUITECTÓN ICA
COMO DI SCII'LINA AUTÓNOMA

El té rmino * restauración • t& un con cepto ambiguo y cambiante durante


los tiempott. desd e el pasado o nucst tos clias en que sus contenidos han ido
alcan1.ando definicio nes cnc;la vez mris explícitos. Genéricamente trata d e las
relacio nes produ cid os durnnte lns di stintas ép ocas entre! el concepto que
enda moment o tiene del tiempo y del pasndo desde el presente. Aelúa sobre
preell'istc ncins ntquitectónic::as. monum entos dados . a lo$ que es preciso
in• e r-venir fundnm t nlahncntc para conservarlos o para adecuarlos al pre-
sente. Se planu~n ya inicinlmenlc un cn cuenu·o entre el mundo figurativo Y
cuhun•l que pro dujo e n origen el monumento y lo tran sformó en el
tiempo con el conu:xto co ntemporáneo que ha de actuar sobre el represen-
tado por el arquit<eto contemporáneo y sus colabo rado=. y el mundo que
los c.ircunda y dec ermina.
De esta manera, rtsfaurororq-u•ttdura consi.stiria genéricamente en rtcuperor
un produdo orquiltdóniro. uno obro dt orlt o una ,.a/¡¡paón humana. por medio J, cualquier
mltrutnción po>ible. La elección del objeto • restaurar vendrá definida por él
valor que le haya otorgado la eultura <lu• actúa sobre él, de forma que lo

Apuntn n-tiMt.totkn ,.,,.. "1 Mw~,-d.- iWt.Uo\1(..-¡.~,,.' R••,.IHIII.,-...-..n dt a. Vn,n"nKI.t d~tAifill;


121 VeaN" M . A. O.lddlou• • ..,.. \~S...•. ~ •-'
Pub11o(•rl-,. rn Ant;;nk) f-f'rnindQ AJI,. kn•w•••• f.,tn 4owl,-t 1•\trf' lttn-N R.~n Ou,lf"l ,.,.,
~~~ V~illr\W ¡., tnOrH)Jrll0a\ wf.•la.d.n df'" J ltl\f'U ~ 1 t •••IIUI#J \ •••t ~ lot• 1• h•t4•ttt.t d#t \t,a- U'\ l..aurn (11 1,1 f tt.;.;hlc•• U• 1hin ¡\fiJ,. hlltootul M .. ttlll• l•uw "bd.-u.t 11~7 pp IOt Y"
._..u~tOnf'•
"-tul" ,,.1 ....1•• ... !.lllblmcufY ,~,~,..,., •• ¡.,,.,.._....arel ••P''"'j' fuul
n8 OC VARIA R:UfAUAAl10Kii 119

i1 1cant.ani cuand o esto cultu1"a her·ed ern le r·econozca méritos por los cuales mUo, conformnbn pru·a lol!t lati nos el significado de «ren ovar'»', «restable-
sea precisa ~u conse1-vnción ''1 eoncede•·le valo1-es espi rituales y cuhuraJes cer» , 4-reavivnr~. e5 decir. nc:tuor innovando para l'c:Vitalizar el objeto
para si y parn otrot. accuado. Desde esle vnlor de lo) orígenes del vocablo hasta d que adquiel''e
L, arquitrctur·a se dhtin!,rtJe en cu:mto a sus posibles valores intrinsecos en lo• ao\os final•• dtl siglo XX se h• producído una rica y compleja evolu-
de OIIVS objetofl, como un aulomóvil histórico o una pintura antigua. put':s ción del término y de los sign iflc.ados del concepto que conviene an.aliz.at,
eiJa obtiene '~'lores estéticos. artí.s.tico~. pero también funcionales. mientras junto con los agentes que provocaron dicha_s modificacione~ en cada
que el automóvil como producto induMri~l requiere interés para restable- momento da\e de la historia. ~te~- pues. uno de los objeúvos fundamcn-
cer SU runción Original'/ el CU3dro para C011).CJ"V3r SU carácter documen1al y talt':S de unil lltStonodt la Roto&.~rooon. Pero tambicn nos parece importante ade-
est<'tico. Es, pues. de las producciones humanas la ::arquitectura la que con - lanoar qu< en <<la disciplino >urgida a finales dd siglo XVIII. primeros dd
liene má" im~ntes suscep1iblc.s de iruenrcnción. pues en su mtauroriótt se siglo XIX, en un momento en d qu~ se han producido ya el positi"ismo, la
pueden bu.tcar sus valore) esttricos. históricos. documenrales o runciona- llu5trndón. la Edad de la Razón. y otros ~n-ametros que con\1.e.nen la disd-
'··· o lodos juniOs. Ademh, conlltva qu< la acluacíón sobre dla pued• pHna en su m¡,..mo origen en una actividad c:.ienLíflca comporta que su evo·
C':Star iluercS~Jd.n en const"""'r sus v;•lort') del pa\.3do desde la concienda pre- lución, la de su conr.tpto. la de los criterios que lo alteran y lo llenan de sig-
sente. pe:': ro 1 1.1mbi~n porque desde la misma conciencia sc puede recon - nificado•¡, no se puede .\cpnrar por l!tU propia cienúficidad de la evolución
vertir .su función t>arn In contemporaneidad y pnm el futuro, va.lo1'e.S que en paralela de h• Tton'u de la RtjlouracWn. de manera que '(( f-1 isloris.-• y «·reoria»
el rC":sto de los objetO$ qu~dnn ~MI'ingirlas a sus v:.lol'cs tc.stlmoniales que no son interdependicnu::. en 1~· conformación de los $lgnificantes ysignificados
.ser.ln alterados por g~ntraciones venideras. de la restauración pot• ~u pt·OpH1 conceptu3lidacl intrínsec~l.
Es en este caso d e In ~co ntinuidad » de la ob1·u arquitectónica en el que Por 1a:!o r·¡u,u ncs e:cp•·el!tndns •·coJittu-emos a concinuació n ul'l rápido t.r(Ur-
se p lan tenn 1nñs p•·oblcmn) n h1 so<:iednd t¡uc la protege como a los Actores su.rexpJic:utdo lu evo lución c1ur lt~//utúflíJ conjuntada con la TeortaclelaRestau ..
d e In res1nu•·nción, los I'Cstn ur·odoa·c:~. que se c ncontnu·¡in nntc un difici l roción lu111 ten ido de~dc el o1·igen del concepto hasto.• nuestros dias y
dile rn•t. el ele In tlinléclicu del pa"ndo co n d pl'cseme. U • cuestió n p •·iol'ita- ~¡gulendo lac; 1eol'i:as y mttodolo.brius itnlira ru•~ ebbo1·ad:ls en nuesu·o siglo.
da se ccn l l'arlí en c¡ué hn ce•·: ~¡ Ct)n,•H: 1·vru · In :ll' t istic h.IHd y car:icte r· docu - en cspccinl po 1· Ccsch i, l.uciHní, Panc. Maa'coni. Mj;¡relli.Jokilch1o. y Car -
mcnw l de la ohl'n o·"¡ lwciCnclo lo In r·ei nlcgr·:1n funt· ionalmc ntc a su con - bonnt·~\, en a•·e o u·oo;.
1emp o •·anc idnd pnm su mr:jOI' j:>rcscrvndón y ofrecim ie nlo com o legado al
fu1UJ'O . En e l prhne •• c••so se COI'I'C coll'ic:sgo de congelar la ~tl'qu itectura y en
el segundo se puede cncr· en In !fl'nve niLcr·~H;iún de la o h n, de ma n e •·a que su BtnuocRAti {A o A.stCA (lliOIHCI! 111 ·1IÍNMINO v 1.os nmDAMEro.'TOS)
nr1islicidud quede t;ncl'i ficnda un le h1 necesidad de su ad~•pi<•ción a la fun -
cionnlidnd exígicln en <-1 momen to ' luc ),, t"Cstau •·a. A"',. e>"'', A. , ,'(-''""'' fllü~ Jrl !!'!J11u1ü u rt,+trttMI(I1, ~h!.,,. llJ 1t..
Se podrí'• ndelnnHtt' yn que dic:hn idea de ha necesa r·ia «continuidad» B.-...-. ...... ,. 1~ •• • l,.¡o 4'C.lh•4"1'\llll fon.- \Id 1!+1111\lllH'IUl 1\c:'ll' vhlmo \(llttnnio•. Xuo.toaAIItj)Jot:Wf· abril.
1~82 .
viene ajus1incou· y legilimn a·lns operntionc~ 1woyeciuales de cada contem-
Bono, C., ,,...,,urottlri.
F1or'f'nri•. 1881.
pot-ancidnd. Per·o tumbién )urgen otros gr~l\·es pl'oblemas. porque si dkhas lloi~~IUI , R... Rf-tti i.IR) ••,.... ,,.uonlco•' Vot df' l.a{~"' v...l..,.,., ddArtr, Ven~-Ro m~ . ···(.~
ope1·acionts se encaminan rt restiluir la artisticidad de la arquitectu•·a. vol XI
desde la conciencia operante se lransforrtu• el objeto. y si por el contrario SuJo PI , c .. •11 roncbnlftiiO lf'OIWO dtllblfiUro•. &M;""".'""IA,~dt4R.nt,¡¡wv, ~m.a. lq~o
num. l .
la aclu:tción proycctualac1úa contr:. la mhma naturalet..a y flne.s de la época
-. Troria dt"l tutflui'O. Turin. 1961.
prcQCdente para satisf1.1cer las nuevu.) exigcncia.s. también provocará muta- C u-ow,o.•.A, C .. U~dN~. MQm.a 11)¡6
done$ y afinn:uoi nuevos valort"s. -. r,.,.,. ..
,.,...,.~. Tunn, a()C)6

Es por ello que el propio término de rr"nurotHJn «"' muhHUI" y .. .-nblguo. c ..nAMO• C ft,4~·-.. +• \l.&..e 1\l(lff'tUitoO. ~Jibtt. tft'le} 1 f IUiiU 1
(.;.¡.,,. 1\ \1o ,.,,.k • • ulh•t• t"l tn~•un,• , rn,..,.tHr\Ñ • - l•~t• n. 1(~'- f*"'" tU. "''lumrn 111
pues \U~ ~ignificad<K \'a rían .tU3tunc1Aimt"nlt- f),.,.J, 1.. l'n•h 1nn •1u.. ..- ac:loptc. fl.," .... ., \t o.m..._.,..,.,..,.,,_..,_.,"""--llfe\{ltiiM u ..l •l •••hu•·•t"~•• \h n~ IWft ,_....,..,."""'
Sin <mbargo, "'"' f>,...cow•~o\alor <too• rl .,,,.. n d. l. pel1lon, tltiiMan 1'1'>/ou· 11~7•
120 1'21

c l ()'i'A1i,.(> .. l, c •• • Rco,uuro ... V<Yttlt'l•lllt'lflo~l&clldl'ttl. koma.l936.


Lucia n i cita el caso ocur-rido en el segundo milenio antes de C ri.!ao en el
t.~~ro~cu • .R., • Ncuauru• , e n 1.. (.'nttOJ!t'Arlt, 1!)<1 o.
- . • Jl'robkmi lll lrn t un C' prublt n•l di t'r)nJ;f!rv.t.c.iunt"•. t'n Slolriu ~lftlt.041ru, M:íiAn, t97:t•
1emplo de Abu Simbcl. cunndo Seti 11 . faraón de la XI X dinastía egipcin
,JuJC.r u:nTO, J .• A ltül'I!JJ.rrlutt<rlurq 1COr'utn:CIIIIM, lbth, 1999· h izo colocar unos sopones para mantener alzado un g r un b r azo de unn
~lou~.t, W. yWu !Nr, Y•. ~- nUn1fin10de I..S.P.A. 8. <Soc•ety fordu~: Pr-olt'CIIOn of Ancit.nl estatua de Ramsés 11 a los que a_ñ adió una inscripción indicando la ac:tua·
Butldnw). l.on.drn. 1877.
ción con la concienci3 d:na y evidente de precisar la nect'-'id.-d de la inter-
r..-~t~ R .. •T~ri.a ddb conwn-.uu,nee del ro.u.uro dt'i mnnumenaa:+, ('n Ntwf,rbdrlr~IOIIhn't,
Florcntia, 196?. vención para conserv(lr integra la imagen , así c.omo la d e señ:llar a la poste·
-. • Per ~m l""'''lalt' t'l tmt<nflnm entv dril• 4'1U1a drl1~J1•uro ltuluma• , AII~~~JI.t&Jrlf'umtl~ml' ""1!,--o, Flo - ••idod quién la había renl i~ol(lo documenwnclo la actu1•ció n.
~ n d ... 19G7. Dur:tnte los tiempos de C recia. Ro m a y el Cristianis m o hnsta el final d e
Q_u.n u. wn t Ob Q.ut)fr;•. A. C •• •Rb tll\l rtrou n:stauntíon•. Vo1 dd Dw:otHtantdi~Jti\l'flwrl«ÑÑU,
P.am. 183'1.
la Edad Med ia se rutouro co nslantcmtnu~ arquitectura. si bien este c:on·
Rru;.t-A.. DnAo....,..dta..,._..,.., l.tt¡»ic. 1903 hntd •1 UJ&dla.no. Vt'C)r. M•dnd 1987). ccpto. como se ha dicho. significaba mtou,.,rloJOmJiiJodcltll"&"r, no la con•-
Rucan. G .. ltlet~td!lfttalmJMthkril•~t~f.oft. tl ~¡t1a, \ii1an, 1985. trucció n e n la que se 1-ealiuban actuaciones radicales que en la mayoría de
Runtuoi. J .. Loa s,.,,. Ldll'lfJOI'OJ dt lo Aryudttfwlil, l...cmd n:~. 18 ~9 ,
los casos comportaban su d esaparició n, sustitución. añndidos. cte.
Vuu a~;r• t..t - O uc:, f:.. •Re~tllu nulon•, Vv-,: dd D~taufM•~-~~~WAHiti4Atyllrttdu"'f,mWIO, I •ar(,, 186g.
Zn••. 8. , •Cc'tn tnl Of:: IH teorln •lcll'aml!icmlamc:mn!lo, An~Jitltilttt tmnlf(qtJi\)1'\Q, Rllma. 1!)6::¡, nu1n ,
Scrñ el Renaci n"'it nto, primera etapl:t de la historia occidenLal qué llene
118. conciencia de cierto pasado. el clásico exclusiva mente. d que adopte algu ·
nas medidas para intentar N!cupernr o conservar muestra.s de aquel tiempo.
Rr:vrSTA.s PRINCar.u.nsonttE IIISTOIIA DE LA R f.S"I'AUIACióH A.RQUITtCT<>NICA: A.d. en 1462 se cifra que la promulgació n de la bula Cum olbom noslram Urótm
constituye la m ás antigua let.rislac.ión al respecco . Se d ehió ul h u manista Pio 11 .
6olrrrt,MJ,.Jfl\!rtwf!• Cur.!fó(r~l Ro:"""'· 1-t•rnaa, 1950 y • •g·u u:nlt-t. El Pupa Piccolo m ini tiene ya conciencin de La impol'tn ncia d e las mucsU'11S:
r
HnluUI'fJ, Floi'C"nda. trl'71 Jiguiculf'3.
g r·eco- roman as e inte nta una primel'a op 1·oximución p:na su tute la .
Mon.u.,.t'.llilillt, Yor\., t:ran Unotaila, 1957 y \lgu ic-m C'~ .
~totW. Vtn«•a.tq3s r••!(U I<f'fllf\ Durante todo el Renacimiento se \"3 po tenciando este sentimiento. como el
.\!~ 11.....,.,.,.PuU., 1950 'f "IUH'nl~ e~tudio y el análisi~ d e los monumentos clásicos por medio de escrito-S .
~· l>rl•anatn("nto dr Compo\ire(m, 1- lof'uela Tiic:m<• $ufH':nor d .t Arq\.ntt"(hJU, \'all"nr..a, 199()) dibujo$. relieves. ele. Surgto también ento nces la q ue se podría con.!tiderar
dS'.u ent~~-
pril'n ern concienci:a a r c1ucológka d e i rwc!'ligació n pa•·a C5tu<liar aquell os
NG.R. RnWurondlt ~ NMubttiiBt'IÓrl. ~ta~l· •ti. 1 9~1-1< )' •ig u i<:nlcot.,
1'1/. JkN1(1l rJtf /rtrM/IoH\ncMJutdtl l'iJJnlf.llrl'lr" ~~~~141'Wol, 199+ )' •iJ(u irrU C': \ . mo numcn1os realizados por lo• griegos y loo •·o manos. De 1431 es el lib •·o
AlollUI!II'rtl~ fl.tl l\fO .,,.,.,,rol
Jt t.Jrfo-.v,t l'lllllloi!Witlo:., l .i~OO.. 1991 'flli(Uitmo , Dt vomlol•fortuna. obro de l'oggio Brncciolini y Flavio Biondo. que contiene
~--~1ft. Una.. ~N.Icbd ele: v.u...~olul, 1989-2000. el primer catálogo. in,•enlario y conceplualización de.scrip1iva de las ru_inu
~·a.~. VuoN. 200'1 f\Cptttuo.
de la ciudad de Ro m:.. En 1445 se escríbe Otro texto t rascendental, Romo 1m·
1,.¡.--.dt~tl'f.HN.nlt'rQI , Madnd • • 94-a 1 ••r-•.. n•~·
taurato. ul q ue se:gulrñn o tros com o el Codtx&urialtruls. el Coda Barbtnm. etc ..
que 1-cprcscntan en sus g•·áficos •·uinas to mnnus. e~duclios de mueslrns nnti ·
Los ORÍCENES DEL CO NCEPTO Y DE LA TeORÍA g ua$, con el fin d e aprehender sus s ig-n ificados para •·ec upera•·)o$ en su
DE LA RESTAU RACIÓN EN LA CU LTURA EUROPEA, DE LOS PR ECEDENTES ti empo. revalortzarlo5, y también para cons~n·ar los restos existentes.
HASTA LAS PRIMERAS FORMULACIONES DEL SIGLO XVIII Importante fue d nombramiento de Rafad como Comisario de la Antigua
Roma. mostrándose osí preocupación por lápidas y res1os escultóricos y
Desde e) Imperio r o m ano hnstu mediados dr l siglo XVIII n-sttwror una obra rn·qu itectón icos.
de arquit ecLUra, signific(tba gen eralmente ~•ctunr d e formu inno vndora en Pero rodavla no c.dstín una co nciendn definida arqueológica y preservo ..
ella según In diversa valoració n que cad."l tiempo ten in de In mi~tmn. Ern pues 1iV11 de legar aquello• objetos al futuro por la importandll c1ue tenían como
la memorio h,¡J6n(IJ la que le otorgnba los compoH~Uif"\ nrcre;:.rm' Actuar 1"'"' eeslimonío~ cuhuralrJ. de m anera que murhac vec~.s llt'.garon a se.r ~polia•
en dJa. Cicrt:unt'nte "~ puedt' hablar dr ,.,.,... u••• h•nf'• fhU ,.¡Un el«- con · d os para ('()11\ll ull J»tiDCIO$ o pararo.
m•• p~u'lr dt' IMJl l ltn("rn\ col ctCI()n("lt
<¡ei"Vttr oh• "' ••ulgu"' dr,dr d mi•mu u••a•n
dt la •f11uUertuta ma\Cma. dr lo" lttuuhrttt ruhoe. Fr"n objrtu" •rluhu ratlu•t-.cn •u•••gnl0C"hfln, '""¡
122 OIVA~ lo\ III(ITAVAA110Ht CO NCI PJO$, UOfliA 1 HIJI0..1A 011 U ltUUUR,t.CfÓH ,t.ltOU.IlfCTÓWICA 123

Basílica de Vicenw, de Bofl'onuni c11 SrmJunn de Lc1r:in. de Cilaber1 en la


aue(h·n1 d e Valencia. ~t e. l....a u•iln·.or\On y continuid ad del tstiloprimitivo se usó
mucho más que In oruer1or brutumdo ahora con citar a Bramante y a Fran-
cesco de Ciorg;o y •us pro~ecto< 1'""'
el cimborrio de la catedral de Milán o
las num~ros.:15 propuestas pa ..alu rochada de San Petronio de Bolonia, a Juan
del Ribero Roda y la conunuación de lo anedrol de Salamanca o a Bivero )'
Suinaga en la conchuoón de la fachada de San Marcos de León. Por último.
como tercera alternativa. el tqu1l1bno tntn lo onl'&lJOJ' lo ntlf'tv. dentro de una
dinléa ica de cohone,lación. se puede recordar el proyecto del citado Al be ni
para la fachodn de S;onl• María Novdla en Florencia. d de Vasari par.o San
l'ctronio de Bolonio. d rcolit.ado por Alberto Churnguera para la construc-
ción del imafronte de la cal<th'lll de Valladolid. ele.
Pero tnmbién es preciso recordar que Jos cdific::io.s roma. nos duranle e-l
Renacinucn•o y e1 Uarroco no eran testimonio.s a conservar arqueológica-
meme, sino como fuen1es de in~piraci6n proyecl\_Utl p-..ra rc:elabor.1r e1 cla -
sicismo. Asi, Miguel J\ngrl co twcr1 irá las Térrna.s ele Diodeciano de Roma
en lo iglesia ele Sanw ~·lnrío de lo) Ángeles con un intc•·csanlc proyecto de
P1ranC'\1 Dft,¡\lf dr- le~ r04Q\ dC' Jtom¡, UU•do tn quC' 'K' tntontmb.1n :.ntn (IC 1n1(13fSC: Lrnnsformnción parn propiciar 1:. tcu rili7.aclón. tcrt'la q ue volverá a recoger
lm WOlJiitn1íl'i ¡Jc rTCUpt'fii<Win lutiUfOUlCJIC'a dt COnllt:nlO\ del '1910 XIX.
en 1749 Vnn vit tiH pam reoctuoli'IOI' el templo. También durante el siglo XVI
se conSiruye elpolncio Savdli sobre in$ ruinns del TeH io·o de Marcello o el
gu o~ como el~ment o~ pa •·:a uno ;;:u pcrnción y co mo mitos del pasad o. no te rnplo ro rnnno de Min t 1-vn e o A'ís que se l'tutili7.a habilitando la celia.
(Ofn O docu men t o~ p tu'il el fullii 'O , E.:ua.-. re utiliMtcio n cs provocnnín mul,itud de proyectos d e rehabilitación
Ta mb ién en el l~enncim ic niU se producen o peracion es i mpo •·tam e$ t]ue de edilicios cl:'isicos dunmtc IoM .~dglos XVI al XV III . R~to1-dernos cómo Ber-
si J)J·esentn n yn dinlécticfls .sol)l't•'como tiCtlHU' e u ed indos p •·cexistentes. Será nini convierte el l)n nteón e n iglesln ~·1 nñndirle simplemente dos c:m1pan iles
Albe t•t i quie n ru ·t icu lt• un:• p•·i •n erl1 lCOrín de nctuación en rlich;,~ 1:n·eexis .. Oa.s popul:u-cs Ol't}li'Cic burru) o el tcl'nplo de Antuniuo y 17aust ina <tue se co rt-
tcncins segli n neccsicbclc:s fundn m en ltthnentc económicas. pero para las ve.-tl.-ii wmbién e n igl esi A, Snn Lot·en~o en Mil·ancla. en 1602.
que fue w.pu1.. de concchit• soluciones eMéticos desde el d:tsicismo. Como ha Jumo a el lo y csporfldicnmcnle empiezan lubores de simple consolida-
demostmdo Pnnofsky. Albcl'lÍ pluntc6 el pr·c•blcma de la intervención en ción , yo en la prime•·n m i tad del sigl o XVIII . que anuncian un próximo
edificios medi eva les desde el pr·indpio clrtsidsta de J., C'orrespondrncio de las cambio ele rn e l'unlldad . A~\i ocu1·rió con las col umnas de San Marco en
partes enu~ sí y de é~ta~ con el todo, lo que le condujo a 1res posibles ahe r· Romo ( 1744), la fnchnda del 400 de los Santos ApóStoles de la misma
nativas pn1·a mnmener· dichn torrrs¡H>ndtn,o. tontinu;u· el edificio en el estilo ciudnd (1702) . etc.
pri m ilivo. buS.C.."tr un equilibrio enlre el cMilo antiguo y la conternporanci - Será durnnte este siglo XVIII cunndo comien ce ~~almen•e:! plantearse
dad y optar· por ocuh:1r In esu·uctura y decoracion antiguas con una meJn- c:ieneíficnme:nte e l tema de la re'tauractón. ~iuchas cosas cambiaron con
brana moderna canto interior corno extcriormenu~. respecto a las etapas precedentes. Lo r-undamcnt¡~) ruc la aparición de una
Las tres soluciones ~erian utilbad:u por e:l mismo Albcni y durame todo nueva conciencio d~ Jo historia con ur1a conciencia c:ritjca y cie:ntifica que
el Renacimiemo. el BarToco y aun dur:mtt- rl NrMia\ttl\mo. Como t-jem- di\lingtull plr-namcnae d pasado del presenle. de manera. que aquél ya no
plos de IW'ubnnan 't' podrt:tn c_uar la\ I'C"tm1cuu,,. tlrl tnhtnu \1hrt 11 en San cm un proceso "bleno para conunuarlo cnmo en el Renac.imien1o. y tam-
Francuco dt J.tun•n• (ti rrntpln Mnl.ur llotnu) .¡, \ ..., ' "" rl N.. tf", t orao de poro p;trn ~upt>•arlo, M no que Jt" h&HI u u .. "'~1onc•ón e.xplieha de que er.&
~ápalc•. dr Srrhu rn ,u 1•1111' \ 11 pat.t nuul•r n•••r ....
-.de PaU.,hu en lA un rl(•ln rnnduulu) (('"tl••du. run t41tlo" 1." •rl.-.~nt'~ol( quc AC qun•enn
124 OIVAfUA IIUTAUIItATtONI! COHClftiOJ, liOJIIA 1 H" TOftiA OC U ltHfAUitA.tiÓN AAOI,IIU(:lÓHIC'A 12!1

p ara c~ar una 1"1uev11 mo dc •·nid;:•d e n él inspirada. pero cíclicamente con- formar ni rec•-ear, sino que todo operación que se le aplique debe sen ci1111
clusa y desaparecida co mo c:uhura. m ente 1endtr a su cons~I"VIlCi6n y u~;msmi.sión a otras generaciones. por lu
El dasieismo provoc.'lní como $isccmrt operativo profundos cambios. Por que )U ciclo vi\'tncial.serri exte:ndido en eJ tiempo cuartto sea posible grnc-iM
un lado uo eno rme interés dencífi co por loJ m o nume n tos antiguos y a dkhas operaciones.
orie nult:~. Se llevarán a c:.bo l:u primeras excavacion es arqueológic-as en
Pomp~a. H erculano. Pac•tum y por toda la Magna Crecía. BIHUOCilAFIA I.ÁSICA (HASTA I!:L$101.0 XVUI)!
Signifiauivo es • l h echo de que yo en 1732 apareciera en el Campidoglio Ct-'CHI, c .. r,_. .. lfiOnttlrf~. Mulo Uu.l,_oní F..dhort". Roma. 197·0.
el primer musco público de escultura. al que segujra en 1754 el Musco d e Co!ll'f1. A.) otro•. Sf,,.J,ñ,.,.,...., ..hlan, 1973.
Luxemburgo. En 1730 la c«ucla francesa propone )'"• la distinción concep - o.. AOJGtl .. o·o,..... .-, • Ror,uuro~ ~httcuun wllc p~«<lf' drvenamcntc nlu1a1c nd lempo•.
, . . . . :0.\'11, tg)8, num. ~.PI,· 51•b8.
tual de la pnhistono oomo ciclo cultural e histót·ico acotado en el pasado más
tA.wr.nu, P•• •lkrnolitlnnt ~ ·~~•un' ~1, anltC'hit• MI Cu.'l•f.IUKt'nto ronuno•. ~n M..W., Laor
remoto. \\linckelmann deJarrolla todas Su$ 1eorias y dc;Scubrimientos r_,_.,-.,,,.,.1111bnJA~f-. Roma. •,SS. PP· 35744-03·
siendo capaz de g•ncrar In idea de los 1'11,¡, y de dininguir distintas épocas y la-oto. P.,lawM~.-...,_.Dntrwf..,.,~. p.,..,_,, p,~rd. 1951.
J>C!riodos dent ro de esos mismos t 5tilos. En dcflnitiva. c·u lturaJ y científica- t...."C''..... R .• lfiNiltl~ S... rf'Oflla,. fM~Jt'w.~. f.Ntf:flt f"•lotr~.l:u EdHori, Ron:u. t988.
MorUCtl, C., •SuUatMnJI dd mottuntf'ntl•. RtlfWrv,nUQ, Vorn«-ia,tg8¡. num. ¡.
m ente se descubrió una nueva conciencia de la historia que diferenció
PAJo"t, R., llmll-"l•rÑitfm.t, Vrn.cNI, 1953·
metodológlcamence el po.rudo por mtdlo de la crítica artística dotándolo de Poa ro..-oru.ar, 1\, &w~ 1\.tf~tttr~ltii!Wb~. MU,n, 1967.
valo~s definitivos y con cretos. a In vc'l. que pt ridhudos. Jo'"'"'"'"""*",,. ~.~~w, t;p.JAJn l.mt.tti R-tftt!;I!IO, Valbdólid. 1989.
R1vu.4, J .. Ttun~tt tiNon~JJt
Respecto :;lln nrc1uitectura y In~ bellas artes. a los mo numentos. se llegó a - . •AJ_.-uno't Ctlr\C"C'plO' \ Ql,1co l't"•llftJr'".IC:Ión e l nl(rv('nf'iOn ('R mon ume nto\ o1 n1igvos d !!Arrolladu~
c:n Cut~lb y Y-cm (,¡«lo, XVI u)•.l~'fwh~;prtJb·q••d«foJ,S,M.O. \~llluru~'"''"l\odt
la capacidad de dnsific;u·los d e ntro de estil os con cronologías cientiflca.s J¡68. Jrl.lSolfllo (1,1-a ,.,. \~llluOOIJ. V.U~atl vhd, 1987.
opcn1dns a través d e d escuhrhnicntos posi livos ...IOdo lo preced e nte pro· -. lH \~no RtWu-"ft•tJIN', ~hldrul, ~001,
vocó la n eces ifhtU de ;u·t ¡culnr t xigc ndn.s de r esp eto hacia determinadas Srrn·, M.• P., nh'iid-llh.l '" cm#!cttftuta, Q¡.IWiro~j)tl("· lfn;r llbre.rlu • .Malán, ~001 .
SolA Mch......-•• 1.. 41 D.-1contraJoiU li ll'~u~cloxu••· J~JIIu~. Mil/in. 1985. n\un. ,J.G.
obras y estilos fi i'H Ígl.I OS. Cund;lm Cntn lm c nl e g riegos . I'Om~nós. egipci os.
musulmnncf\ y o •·ir•·un l<:s. Y lo q ue es l'l)ÓS importante pam nuesuo obje -
dvo, se clo1ú :~dichos objc.~tu~ d e valo i'CS couccptualc.." d e ontigiieJm/ y de tslt-
tim, po r lo que y:• In ndm irnci 6n que suscitnbnn o bligó a c1ue intelectua les. LA A I'AR IC IÓN OE LA l'RIM~RA TEORÍA CI ENTÍFICA
po lüicos y d ivcwsos scc·to •·es culturales se s intic nm en In obl igación d e san- 0 1! RESTAURAC IÓ N: EL « RESTAU RO AROHEOLOGICO »
ciomll' idc;ts d e rt1pt~ta urlÚitJ hada los mism os. Este 1·esp e1Q ~el ivo .sup o n e un
g ran paso co n re~pcct o al p nsndo. pues yn no se trata de objetos míticos Todos los estudi osos de ln teo•·i~ y de In historia de la l"eS1auración señalan
intocables o ••·nnsfo•·mnbles. sin o de o bjt"tos c u ltuntlcs que se deben pre- la fec.h n de f794· como la de los orlgenes jurisprudendales de la co nserva -
servar p o r medio ele la nctunció n humnnn. ción de los m o numentos. En este ailo. 11 d e la República Francesa. la Con-
Surge así el concrpto d e tut ela nlon ume n ut l. Fahotrá desarrollar. y no vención Nacional de este país pro mu lgó un decreto que declaraba el
tardará mucho en producirse. el có m o tutel,1r d ieh os monumentos . es siguiente principio:
d ecir, la 1eoria de la iniCI'\'enc.ión. la teoría de la Restauració n. En este «LM riudodon<n no10o más qlll!lo> dtposotonos dt un bttn dtl qu.lo comunidad titnt dtrt-
momento de la segund• mitad delsi.g lo XVIII podrialleg-•rse ya a plantearse clto o J><dtrin eutnl<n. LM bdrixlrosy los .s<lovos dttoton lo ritncioy dot"!)'tlllosobros de ant,
una definición de lo que' en c.s.c momento se entiende por mtaui'OC'ión y que losltombmlib,.s IOJ omo'!.flus "'""""" ».
según Miarelli podrín ser: «el conjunto de operaciones d~t inadas no a Elle docuntenlo, con,idcrado como la pl"ime:ra Carta oficial de un
actualiz.ar el monumenlo. ni tampoco a cnnqut"cerlo. ~moa conservarlo estado modrn,o. ~urgió de la.s autoridade~ francesa.!'~ para detener el vand3 ..
como tUtimonio dcl1>a~1do• . lismo surguln 1ru In Rc-\'Olucaón 1 r.tl1('("\tl qur hi10 d~s'-parcc:er snfinidnd
[)el J>'U() 1mpouante dt" 1,. concrp('túu flt •1ur rl munu m•Uh) ••í t JUa dr ohnu; rlf"' l'lt") d r mo numrnu¡, rn Wtl" h.ulfh•, 1" ab:.du. de: C luny. la
logodo "• concltmln •u rtdo fuo mul) , ................. , . . . l ron< r• tatrd••l •l• 1 ombr•l. lo il(lr"a dr S.o111t ll• n io, lo col rdoAI dr C ltonrr•. lo
011 VAl! lA R($1'AUitATIONC COHCf.P10S, liiOIIIIAI HIJfO.IA 0 1: L.A U.SlAUAACIÓN AROUITttTÓ HICA

Amt tk Tito RoMJ l~1~tnl('ft10 de' kn rott» ckf M\"0 v f't'CDM.If\I('(IÓft 16al1do ~n lo hipoklK'O
,.Jtn•.,' ..
Collvo. Aon\a ÚlJdo dft C'Cf fiC10 dnpl.,k d( t-. ~!do C~IC'I~ diH;tnrt ~
dt\l•ntn .,unq!Jt ck ('C)Iot INI'f p¡~ y mort'Nitfli. .1«fW•tCC1on~ Y tMNil"mtaics abstnc'tos y~ "''rldn t,;n fftwntr tC'f'ttmOto (n ti buldC' dt-1 rila t,krn.ho w rr~ló""" "'""'~" • •
patJ no.~, a tol'fu\i6n ""'" to or•IJ 1\14 v to ·~ tffit•"' lf'l ..,totJ f'rilc'Nndo lot hurm\ tuft b<hi41Q y (01"1\\r\l'r't'ftdO t,;n «lflt,.l\fff1r ron ct ~nnmo "'-'tl:'l
..,. .. COI'III'fvlri& dr !11d,.,.1,n f*IC\ c.w.gonak\. .. f\UIIIf"' y .. Ir~ dt 1m
i.k"Jitr..W\ f'ft Jut l6ñ ton lod.n M tiOIIIl"n ht\tlwl('l'\ Al~ w drjÓ "W'ffttOIQ . .tv'O<l'ltl
ft 1 tniMHMtóft dr f"k1 ~~ rn YN CfotrA lkl aul•)f)
128 t\111

igle•ia d~ Saino Jenn des Vign~• en Sobson. la Saintc- C hapdle d e Oijon. C'l'llerio que s~ ha venido a dcnomn"u
el 1>alncio de Versnlles. la foronkt.n deln B:utilln. etc., sufrieron los agresio- "'""""' arthrologiro.
nes incon1roladns de la muhilud que pignoraron de numero:,os bienes al La necesidad de creas· una teonn flr
pueblo fr-ances, bicne' que habtan penenecido a la Iglesia o a la monarquir~ la restaura.cion para responder a J.,
y la ari!.tocraeiu y que por vit•tud de la Revolución debmn transferirse y Ul"gentc conservación de los monu
cnnquecer a los CIUdadanoa. anen1os según el citado rt!Jtouro archtolo
De cualquier m;.ncra. lo que tnte~sa de.~tacar ahora es que gr;;.cias a este gm se ronnu1a en Italia. conueta.mentt
decrciO por primera \'('~en la hh1oriil de Occidente se definen varios e en Roma. durnnle el primer tercio dd
•mpor1ames conce-pto$. Cn primc,or lu~rar. se tiene: conciencia desde el siglo por lo• trabajos reali.ado• por
Estado dcltntcrts +puhl•co~ de los monumcruos. pero ademois 1ambién arquitectos corno Stern. Valadier.
de la neee<idnd y obligatoriedad de la ontel"encoón del Esoado para su oalva- Camporesi. Camuccini. Canina . ~te
guardia. fuen con rnetodos educath·os o coercitwos. De esta momera)' hasta Pero quien llcgn exponer por e.scnto
nuestros d•n.s quedo ~anc1onado o1ro importante: principio. d de locorutr- dicha teoria fue el Papa león XII t. qu~
rocoón dt los monumtnloJ dtl pasoc/o. segun Susana Mon elabora el primer
Desde un pumo de viliilíl meiOdológaco c..: claro que d concepto de res- tc«to conoetdo al respecto.
wuraclón surgir.-\ :lho•·o obligndo por carcunstancias .sodo-cuhurnles, pues león XIII (t823·t82g), al ordenar
establecida y l)ropugn><ln por el Estado y su; r c>ponsable• la obligación de lo reconstrucción de Snn Pedro de
con:.ervnr Jos monumentO-\, todO$ lo~ 11neresados e n cs1a labor deben:in Rom"· sancionó la m:aner:- o criterio
di.scur·•·ir sob1"c 1;, mnncrn ele hnccrlo • .\ob a·e el cómo consea-vnr. cómo re.s- expi"CM)S en que se debían tealizar
HtlH'J•r pn•·rt c.¡uc el monumenl o se put"dn lransmitir con gara ndas al fuw•·o. dicl1as opel'aciones:
Po1· ou·n p11r1c. h• di~Clt ,ión ~e c~1cndt'1'á a determinn r r1ué edi ficios son los ~JVangum1 innovación dtb4! mlroJudrsr na
conse rvnblc~ (cn:ociún del cn1fl logo o invcn lal'io de monumentos) y sohl'c tn lasJot'11111~ ru en lá~ prnporrtonts, m t l'l ltu
d método d e In •·onst"I'Vndón. En el ~cgundo sup\.lcS\0 d ehc •·:.in asum ir lr1s ornarratnlrJJ dd t!lifir10 rr.wltante, ~i nu es puru
dii"CCI a•iccs loS I'C,"ipO nsnbi~S d e )u COilSC.'I'VIICió n y y~- r~O pod1·án actuat libi"C- c.rclwr oqutllm t l11mrntm (/Uf'. t!n un Uempo po,,
mcniC los a •·qui t CClOS p u t's dado e l inte rés publico de :,u RCiuación. est;1 ltrior o m construcctón .fu<'ron mtrodoados por
d ehe l't1 csltu' snn cio r\odn desde~ el Estado. <(ll C cncnrgtar:l dicha misión á ins- ca¡mdtff Jr lu <poro ngwenl•»,
thucioncs o pea·sona~ prcp;u-adas nJ e recto. E.n Fr-ancia serán nc>mbrados E.\W impol'tar~te clcc1araci6n for
¡>Ara dcbat it· y des.:,rrollnr es1os c rilc•·ios pcr~onalidadc.lt como Vitet o Meri .. muln do) p•·incipios o conceptos fun
mée. en lulin el cscu lto•· Cn nova , en EspOiña Ponz. y Bosarte :duotirán da mentales de b forma de entendt"r
inicinlme•ue esta re,ponsnbilidJtd. en aquel momento la restauración
Es en el cambio del,lglo. o comien•os del XIX, cuando los debates reali- monumental. Por un lado. plantea In
zados en c...ada n:.ción conduc1r¡ln :t plan1ear al menos dos cri1erios de res- imposibihdad de efectuar operac1o
tauración di~IÍniO.!. que tendrán un ot·igen troncal comün en los principios ne.) c:onflguradoras o creadoras. no
dasicis1as ~C'ñal3dos. :~hora yn impregnados de prC!-romantici.s-mo o histori- rolo ~n lo) Mifldos. sino tambibt en
cism o. Francia y E.paña adoptaran el que se ha dado en llamar rtJiouro Jlo/rs- Coli1to. Roml. [n ri twwd<- tonHJuo 11 tnttr'llnt· ruonasaoqucologicas. Y por oc ro lado
hto. primero intuuivamcnte y más 1arde se:r;1 cod,ficado por Viollet· le- Ouc C'i6ft ~16 f'1" fc»~lott (i C'OnlrJf~tc tCpf· mn•uflt-\111 qur los monumento) son
IM'ndO ~ .t'fadft w~ ff""'- prto ('Of1 ~Nttu..a
que arucularn 1oda utta comp1tta ttona df' la lf"'huu.u .un y C.1llf" \'t~mos más df\CtrHn. ("Oft bdrihu y ,,,.,_,.. m.t\ 10\lr«t., r
ronc rtmh.n n.:tn\ld('t:ulo.t como UIH
,ulelante. En halla du~n•~ 1a l'nuu•11a n\u ... l ,1, 1 'll(lu '\1:\ pun de,l;ut< tr()•o .-. ;tUtDfl •l.ul.- • ""'l'lrhn r\ln r,. pcrr~(tM r
drra"an hntH1In JXHhUJ lr.;~mr ·• ,,. ,.(,.ntr••• lamb.-n UtiUih\.Ullfntt". f'1 uuuut ..t.lf"• 111 lu• 'l'lt' rlrl.H- uphr .. ,.,.r )¡,
COI\S~J-vació n que pued e Uegna· por la mi.smu cnusn de la p•·otecció n a demo- pnrodigrnatiCAs. El A•·co de Ti lo ··es!Rlll'ndo por Rafl'acl S tern y pOI (
le•· los ai"wdldos de otros tiempos. los cunlcs $011 arbitrarios. sepp e Vtt ludier conoció In cxcavació tl de su e ntorno l'CCu pe J·endo
Este 1exto. que podnn hnbtr s ido csc:rho por el m ismo Vio llet - le-D u c. ol'igin11les y la n:composkión del total. después de los pertinentes un11h011
en Roma vn •• generar unA tendencia a la unidad M tsb1o dísünla de la p ropug- comparados y de la anastilosis. por medio de la utiliz.ación de tr.t\~rtl nOI
nada en Fr... ncia. mucho mb re,.peauu:.a con el monumento 31 operar en distintos de los mármoles primitivos y la esencialiudón de los elem("utut
aq uel momento rundarnental m ente sobre ruinas y al estar limitadas las o t·n:•meru ales corn o ~n las colurnna.5 que se muesu-an sin estriar o ln.l ¡:~a.r
intelvcn ciones por la escasez de medios económicos. Aunque Minrc.ll i dudn tes dc1 frontón que se ofr'Ccen apenas insinuadas.
de lu vc:•·dndcru existencia d el rrstauro arrllrologt'co, precisamenlc por en u sas El o tro gran eje mplo de la época y e n el que intei"Yinicron an1bos arctul
económicas. otros imporHtntcs est udiosos del tema tales como Ce.schi. tcc1o.s arectó al Coliseo. el gran anfiteatro romano que habia serv1d(• tlr
Luciani. Torullo. M.a rconi. etc .. no dudan de $U realidad . cantera durante siglos y cuya conservación los papas de c:omient.as del >Ciglo
Por rt.Sfouro archeologtco entienden la opcrAdón re.aliz;ada p:n·•• completar o XIX defienden para legarlo al futu ro. Concibieron esto labor de come""
consolidnr los ed.ificios, u na vez est udiados científicamente. excavados y ción pl'imcro consolidando su s ani11os ex1e d o r cs cu yas estl'u CIUnJ$ de ~u'
dibujados co r·r·cctamcntc. pnr·n obtenel' la a·ecomposidó n del mo numento tentoció n se c ncont •·nhnn g t·aveJ"nCJHC arruin¡)das poi' cnu srt de los últi mo~
mediante el empleo de pnrtes o a·iginalC$ o no poniendo en sustancial clif'e - terremotos sucedidos en el entomo (R. Lu<iani, él Colos.o. Milan, 1993).
rencia .sus re:produccionc,. Para ello no d~srnontnron las pic:7.M ingrávidas a punto d~ hundirs~. sano
Como se puede advcrlir. rste método es de una modernidad MOmbrQ!r.a. que rellenaron los huecos con ladrillos aplantillados que mostraran en di>-
tanlO que en nuestros díns ser:i probabl emente 1~ altcrnntiva conceptual tinto CO)or )a Oper.ilción, CCIT.IH'"On de ror•ma abslrilttfl los espolones arrUÍ •
más pro pug n ada desde: lns instancias inlct'nncio nalcs especiralb,ndas en res .. nnde,)~ de. d ich os nni ll os para que no co n1inunran IoN lrnslndos de cnr·gos y
tau•·ació n . como el ICOMOS, ci iCCRO M. la escuela inglesa. y en Italia ma~ns de forma ostentosttmc nl e visib le. y realilaro n excavncioncs en In
las escuel;•.s de Milán y Venecia. asl como sectores de las de Roma. ele. aN!nD para recuperar piezas y c-onocimientos sob~ el conjunto del edincio.
Tiene como partes lmporlanles de su método el conoctmiento de la La r~stauración se pued~ consid~rar t;unbién de gran modernidad. putA
arqucoiOg-13• la excavac1ón c•en1iflc:a y s-htcrmilica. el estudio ~gional y local quedó reMringida a una acluación mí ni m.- de con~olidación. Ueg;mdo rLtnl
de los clcmeruos compan1doR )' 11 ega a In conclus-ión de mili1..nr In a naslilosis grado que congeló el edificio dcjnnclo ~us ro 1·m ns en CSU1do npa1·entcménlf:
(aprovcchn mi ento de pi ezn~ de l J'niS I'n C) m o numento) cunndo es posible b1estt1Uic ni mostrnt;' sus g r ietas nbíerws y clnvcs y d ovdns de.10plaz.ada~. pt•t'Q
pero tendiendo siempre u la consolidación del monumento en (¡, mayor h• sólo de fo•·ma pcrceptunl. ya que en In •·enlidad ac¡uéllns se cosieron y rell•·
de los cnJO'I )'a su mompo1k1ón cuando<':$ posible, pero con la advenenda de naron y las última_) se apuntalaron con lot. huecos rellenos de mattrutlr,
que c.n el segundo supuesto siempre dircrenciando su1ilmen1e las partes latcricios. Al igual que 1:. ac1uación tcaliuda en el Ateo de Tito. e& t:unhJt•n
nuevas d e las origi nales que se copiarán en materiales dist intos y con ele - c:r·iterio patrocinado por las in st ituciones señaladas. LA 1'Cstaur3c10n drl
mentos Ol' n nm e ntales m íl5 d ifumÍ J) ad os co n el fin de g'1\l.llñl i1.11r visualmenlc n1·co d e Constantino ( 1804) prescntn ig~,utles carnctcd sl icas.
las piules nulé nlica.s y de clocumcntnr In originalidad d e )a obn• p ara ofre •
cerla vi.sunlmen.te complc1a.
Se trata. pue.s. de la 5uma de conceptos inherentes a arquitectos cla.sicis ...
tas y a arqueólogos cienlificos. que fue defendida ya por Pío VIl ( 1800- Al"11 ,.,'N....,_._...,.~. Roma. 1825· 1836.
1823) y por León XIII ( t823- 1829). Al primer pontífice se debió elnom-
e.. M,Ut. M •• Cu!turu lkl RC'JfOitii'O ~ Cvltvru tkl kmrut J/¡IJPI(ti'IIIOwtk onfarhlhi ,, Sotlf.o M <Oflir__,;tl) Jdhl t'l~f&lfV MI
""u•rote~J'Ofl'tll. t7Gt$-·185t, Co,Crii.S .. I'alc,•mo. 1')31.
b•·amlenao de Antoni o C nn ovn como pl'imc t· lnspect.or• Oc::ne ra l de lns C.... HQ\'.A,l\,. f.lltrr#WmJ,I'ff~r(llti,IO«Culll(lw,tt 1810, 1~-A I'''' tli24··
BeUns Artes en d Estado Vutít~mo. C.omt 10, s..•tUpttul dt'll• tucda dd ~ni. cuhuf\till ndi'Ot!O«IHO t 11 rt•uu'tO di v.t..dltr ,~r
laJ obras más imponnntc~ realb.adM t"ll l• rlnl)a \f'l,~.th•do~ ('O Roma bajo I'Arco dt Tno•. "*-"· num. 5· 1973·

los presupuestos dd n"Jiauroottlwol~· furrnu 1., t'C'"•u•••


tu u .. \ prac'licada.s
'""''"''•• \1 l• ........ ......,...,...,atp ,,._.,....___.. .............. I.SOO·I&"J''.Afi•I•H
tlhlll Mn!l'•nl ll• cni \~ IH, ··~Of'olmo, tl)8h
e n lo_. finro,., t n la.c r ualr11 .ce puNint ••••••car dua tnt•n.nd'-Jnr~ co m o t.f., ,,.,M ~c.~ ...... 11.71
COHCVJOS. TtORi& [ HISJOII& DE U • fllAUJU.ClON AJtOutTr.tTÓHtu.
133

~h...t..V!'>I, P.,~\~. Roma, 1964.


, • Kqma 1So6·182g· un rnomf'niO cr\l"'v f)(' la fOrnuuone drll• m~oclo~ dd ruuuro arch1
truunlco•. RICYfflvJ.dun.ulrlré.rtt, num. 8. Ruma. 1978.... 1?79•
t<....,.
• Am , f'ltJ~o~rv Jrlru mlllllifttl$!nt dn IIMII'IIIbW'IIft. Ut Ronu -S:a ti. •934·
MAw<!UJ<¡I, 1--'. y ou•o:s, ~r:~ntri hu u prélg~tttullli •lt4'1na ddlllan-occdont" di m onumC'nl• llr~llrolog•d ~
s. .
........¡ dP II' I IHI Uina nH~IItU .o~lnlOtf<:rleu t I'Atco di c()~Umtrno. l'~rrra .telln Jt.. g,u. I'Afto di ui·
mio ~'1:r<,•. Rnl'fl!ll•t,SumoJtU'!.rf,., ltom11 . 198'2.
M11ano~o , 1- y I 1A\lf>.:, R. «Conll lbuti .. Ha .t .. nnitume dd 'RC'sta\lro •rcht"ologwu'l ~tu d i e rkcrchc
pt't'limlnari'+. ,\IIUfutmJ~Wt Ctut:lf'rTQUVnt Jtt CArltn.•lbfto Tmd~-' I11Mt~w. Alt l dd Ccuwt;gno di
StudJ. Un.t"t'n.-ll.a .ii l)adm--a•UIH~t'n.lli d• Vrnc-UI. s~.,..nonc . 1')8(), PP· 11 ~l.
MI-4MORIE~MII.Ir •llll..,..,bdir...r.drl..,.., Rol'N-. 18o4 1817
MrMON:It;. ,_.-a_,• ..-.,-.~rr&um. Ro"'"· 132-t--18'2:¡.
s.-,.,,. ,,._ ... L. •Grnvppt \'ala~h"r•. ~. Of'ddr. 191'l~
a,.,..,~
S•nl. M.• P .• n~""""'"-'Wift. ~hl"''· 2001.
VAI.o'DU.• •c ..
N~ ..rlntiN Jtlr.,.,.t •JittlWG M rofuumdtH'IW•dt r~. Ro m... 18rl2 •
• Rt~t(oh.uJdltprlun,y.,ttUfobbrvhfJIRu,,.,,urt.hn•t\wr.buc~"'f. Rom.a. 1810 18'1(.
, S••llJMmtnlvCJII'~ )"'!)! rJ,~ •lllf•rho ''' R(IMII, Rom... 184-3·

LA « RESTAURATION STY I.I STI Q.UE>>,


VIOLLET-LE- DUC Y EL RACIONALISMO ROMÁNTICO FR.\NCES

Producidos ~n Francia lo<t dba~Lrc:s posrevolucaonario' t1ue at~luaron gra


vcmenle contra el p;u.-imOI'\10 :•rctuite(tónico del ptti.), el Est~do :asumió su
defe nsa y vaJoracio1'1 inicinndo i mportantes c:anapnt, n,: t1c rc.)ta ut•ación d e
l o~ c•flincios ~ ~·t·u inado'> e> abandonados. Esta nuevn puluica se ni propicinclu
n t•omíc n zos del siglo XIX,·J csp ués de pn>dueidn In Rcstaurnción d e In
mon:H'quia, y en ella pn•·ticipor:ln min isn·o.!t co mo C u bvt, litenuos. e.s<Ti·
torcs e intelecluH I("~ com o Vi(lQJ' llugo o Etiennc ..J enn Dclécluze <lue
organi1.;arán desde el E~wdo la Inspección General de Monu men1os. cuyo~
primeros directores gcnerniC..\ será n Louis Vitet y Pró)pcro Merimée.
Estos dos personaJeS y Quaaremere de Quincy po,ibilhar.i.n el paso
d~sdc una e•apa empírica n otra doctrinal repre:.or¡entada por V•ollet-le- Duc.
QuacrcmCre est¡,blccetá ya un;1 d efi nición conc•·cw de 1:_, pa labra «~stau­
•·ar»: «O n use plus r,·équ cntc ment de ce mot ( l'estnurer) en fait de sculp·
tu re qu lcL'égard de l'n i'Chhcclure du moin..s en )¡, prenan tc. non dans le
sc ns puremc nt mécun iq ue. m:1is dans son rappo r1 avec lrl l' tH.nteg•·ntion
d' ouvrnges et de monum enlS nnti.qucs. clégradés Jll'r le temps ou par le'
uc.cidens de tout gen re auxquels ils spnt ~pO"'-éi; tl ~rc- lt"~ pítrlits degradées VioJkt·lr·Out. Arqutl•po d<" lil catt'd!ill
4)ÓIJtl idf•& AIIIC' b) bgunas o fim~iniiCtot't'\ 1)
et les membre$ qui leur manquo•ent ..• •. inltrwnc1t"'n tJtobC' f't"(UJX"m
En este momento ~e tiende: r n g("nt-• ..1" l~~t lt"ullr)Cut tht\ dtl f!'d•ficiQ. f'f nt141• ,,-..,,...,.\ l<'tu.~ndo tomO v turra I.H'I
AUi•l•lt' 1•1 tto .t.lV'"I• tplll(,1. ~
pero cxiJtcn much'" duda" ('O lo' •' ' f~un•at,lee d• lut ntu n umrnto.... Su ti ,,,...,,.,, • ..,,,~"'"'tflt"b\form;,tty
'"'"''""' ftlft...,.n dt l.t ""9"'n ~ ntufl l
•3+

V.olltt-14:·0ut. R~tfluración d~ S.tu'lr·SC'rntn dt> Tuuluu~.


Olminac.On de ~nndt.dos y ll>tlbrerlt:vMtnnes tn todo c:l rdll•tio y
ropla millltlic-;1d~ ~IC"m('nWs urn:unrnllllt'!l en cll.'mtl.ldo ~;u,

vés del conocimiento de: In historia del a rae. Pero ind~pe-ndientt" d~ eatl.)
dudas. en Vuet eslá ya el germen de los procedimientos que van a marcar el
siglo XL'\ y que cocliOcar•í ViolleL L1 ulilir~nc.-ión metodológica de ltt arqueo ..
VtOIIC't·fc·Ouc v J. B. l.1~Nt!l. Ptoyttto par;~ •cltnutl\r
1.1t':IIC'dtal dt' Nótte D<lrnt de P.:~rl~ Rc-suwdón dtlltldO su•
logia y la hist01'in del t~l'le c:.omo sistemn de deducció r1 p~r·a conocer en el
v prvpunta p.3r.:J 1~ agujJS dt 1as torrfi v P.•~"~ c-1 timbonin monumento las p:lrtes que le faltan. como las partes que deben recons ...
truirsc. Por ende tambatn se expresa 1;. conciencia de la tnacabahihdad de
fo•·mAdón ~ra clasacs)ta t!n un momcmo c:n que: se reavind1caba con futl'za la obra ~U'Illgu•a que se dr-bc lle&rar a pc•·ft"ccio nar con MI compleeamtcniO a
el a 1· t c J;Ól ÍCO c:o mo c~1 ilo de 1-. n ac•ón, del c•·istmnismo y de In raciooall - 1ravCs del mélodo co mp:.u-.ndo de los t:~cilos.
d::.d. Un tcsthnonio cont u ndc::' nt c d e esta situación e mplrícn y dubir:uivn lo En dcfin itivn. Vitet defiende la rc~tauradón como una opcrac.ion dt-
m~•niCic~Ul el primer lns-pecLor c~neral de ~·lonumentos. Ludovico Vitet. integracion e.stllisticOJ por medio de la c unl el a.r quitecco dcbera tt"ndcor _.
quien en 1830 escribe por un htdo: 4t~o se debe permitir la corrección de nlc:anur en el monumento la unidad c1ue coincida con $U esrado pnmUl\'U.
lo irregularidad. ni de las d<s.'Íacíont>. porque In irregularidad, las dewia- En 1835 !\USiituyó a CM e en el cargo Pró,pero Mcdm~e conviniéndoo;r "''
ciones y lo.!> tlefec:to~ d e s imetría son hecho~ hisrórícos lleno~ de ¡n terés. los en el segundo lnspetto 1· Cc ncnal de 1v1o l'\umcntos en Frnncitt. PcrsonnJc' dt
cu:d c:s n menudo col'"tituyen los cl'itc- •·ios arqueológicos pa•·a vcril1car una grnn cuhUI·a, .sobrino de Dtledu:z.e y muy influyente en el que será )U am1go.
~poca. una acucia o una idea simbólica&. Mienarn.s que por oaro lado y en Vlollct-1•-Duc, Merim.. profundiu en lo. posutlados addan1ados por Qua
)a m asma fecha ~ei\ala que ~el arc:1uilll!cto necesiaa tonocer todos los proce· tremére y Vitet y llega a afirm:t.r que «cunndo las trazas clel anriguo tdtficto
dim 1 ento~ del arte y In historia del or1e. de modo que sea capnz de recons- inic.ial han des:..pa.recido. Jo decisió n más juiciosa es q1.1c cleb~n copin~e n101f
u·uü- un eclil'icio 11 pnr-tia· de los l'CSIOH de éste, y no pcu· hipótesis o c.n pricho, vos análogos de un edificio de la mismn época e') de ltt misma provincinlll>,
sino por medio de unn $evera inducción». De CSU'l manera y antes de Bparec.. r lo li"(J:rUl \r!OIIrtmnn se ha anrmado
Ambo" asertos ~e: contradict"n en alguno.s puntos; .sob~ todo en d refe- otro importantc- principio <tut K" M"gu•r•• huh\Cuuhltmcnte por todo' lo\:
rente: a ln conservactón de la.s que denomino dtsUIJcrnnhotkjfffutclf llrfW"tnOcomn ~eguidorr' drl "•luumrtda$hro. No~ •~fr11mu ·• la nwdulhtlon dtl cuut'rplu
htcho! htslórico1. lo que comporto In d•frn<> dr lo "'"' llrl••l •l• h.. l'no.- con• ti~ outcnhru/u¡l rn l11 1 Clitrwrnci6t1 t.ptt' f'Htl tm' • \ ''" l fHl(u lo~ th'rHJH"'Ili lu1
tructtvns dt"l edl n clo, nt¡t ,,crns (lU" rn f"l uvuttdu JI"' ulu nU' dnmnnclo C0111tltultl•• l• ••"''"' 11ulu t< l., ttue ,,. '4U\tf'tU ''' t•u l•• l,., f,J,.,ufm• 1nt.IUtMiu
por 1:. aphtMIOrt dt· 1~ l'f'\lllt"1(UI Hlti tlr l1 unhle•I.Uinulu prtnutl\'tl ot tr• r •" P.u' 1•. , ltanr••.. , tlr l.t pnmrt • •ntuul tl• l •• lu \1\ •r ruu ..,. uht lo
01: YAIU4 RU l AUA.lliOHii CONC(PTOS. fEORfA ( HlSTO..... 01 LA titUlAUitACIÓN AIIOUUE"CIÓHIU 1'17

autendcid::ad al inte1-venir en lo~ monumentos cuando se deducían de sus


restos o de •us rasgos generales eJ tJiofo ongmol del edincio a partir de los
cuales y por analogía con los similares de la hi5toria del arte, de la arqueo-
logoa y de la ciencia positivista se podia reproducir y concluir llegando a
perfeccionarle. La .olución se halla.ba en el estudoo arqueológico para des-
cuiJr'ir la exaclitud de la época de In construcción, n~i como edificios de
igual CI'O n o logia y estiJo en la provincia o en la r·cgión.
Entn In técnica y lo linguistico l os que componnban el carácter de
au 1e n1icid ncl . de m a n ern que si se imitab:ul pcl'rcctnrn ent e no se Ate ntahtt
con u·•• nqu é l. l..n ml'l.lerin, en camb io, n o c •·n cscn cial .s iemp•·e que se atu-
víerl' :., nquéllos. U na •·atiJicaci ón de esto~ po~1uludo~ In ofn~ce en 1844
Lc6n dt' Mnllc•ville curmdo consww <1uc «el in lerés po•·IA super"Yivencia de
un monumento no coincide con In identidad de los m1ttcriales, sino en la
identidad de .sus formas y proporciones. Con.servn r un monumento es
con~erv:\r forma.< y proporciones. inchLSo en d«::trimento de la materia o de
In .SUJtnncia». Así. para aquel momento y p.ua los Dr<fUIIectos y pensadores
franceM~S una COI)ta hec.ha fielmente adqutrm el masmo valor c:onceptual
que un original. Cierlamente no gnrantiuba el \'alor de !.'nliguedad. pet"'
eSie hasta f'inal<":._ dd siglo y comjent.os del sigutente no ,)erá pdntordiaJ )'
sobre todo para b escuela italiana y la vi•nc-" ' (Ricgl).
Todo~ es1os phmteamientos prueb3n que yo en nqutl inst;u 11e ~e: (;O nsi ·
dc•·uban pi'Ofu ndumc nlc legilimos. en mor de h.t r.ow¡ccudón del tslllo uni- Vinlh:l·le·OUt'. CaslilkJ dt:
ttm'o, In!\ lihcr·aciones y demoliciones de ai'wdído~ r·~nllctnti~t A~. bar..-oco~ y 1\rutfonth.
Anlt"\ d(' In ll"Smuración y
neocllh icos en los m o numcnlOs a nlÍbTUOs y med ievales con el cxd ush•o fl n pr<r¡t:('IO t:jC:C"1.Jtt>dO 11858)
de r·ccOr"'st t'ttit· cstns partes en el e>tilo o r·iginnl. ~in distinción de lo antiguo 1r.uíwntundo
lnrrtiorts v «.1t'fHJrcs...
y lo nuevo. pues ambas partes también se conrc.·íun po r ellos de a ute ntici-
dad . El mhono Mnleov ille. dirigiéndose n la Cñonarn de los Diputados fran- libro escrito p:orte con el estilo de Rnbdah. pnrte con el e<tilo de Pnscal? En
ceses con ocasión de la a.probac.ión del proyecto de rcstuunción de Nótre las cana.s. corno e n la arquiteciUra, la ttnidad es la ¡>rimera condición de una
Dame declaró'" s.~ttisfacción porque paru d «&u,tituir una piedra que cede buena obr:t». SeJustincaba la destrucctón del texto ele Pascal en beneficio de
con una ptedr:t. que resiste. murar de nuC\0 una pared que el tiempo ha la unidad del de Rabelais. del escrito prirniti•·o. aunque el segundo
deshecho. reerigir una aguja que &e cae. reinformar una ventana que se desapareciera. Se concebía al monumento exclu.sivamentc como una obra de
abaren. ~produc.ir la ornamentación mu1ilada. no es profanar el monu- ane de determinada historia de Francia. no como un docum(!nto.
mento. es hacerlo ~vivir. El interés de su perpetuidad no re~;;ide en la iden- Tal como vimos en el texto de Uón XIII en Froncia .se propugnó durdnte
tidad de los materiales que sirvie r on para su construcción. sino en la 1n primera mitad del siglo Xl.X la intcgrnción eslil istica, a unque compor-
idcnddnd de su forma y su estru ctura». lttra la des1rucción de parres si ésws crnn :u"ladidos posteriores al estilo
Ln nccesidnd de la unodad ll$lolísloco toonbl~n h11• ,,¡, rnrlndn ro n fuena m ed ieva l. Ya en el primer terci o dt:l siglo esr ~bA prepnrado cJ adveni-
entonces. Dalyy.Jcnnru•d cscribiea·on en 18jb H·•u 111nd\H d t"t lit t'r•tn\11-rtCión mienlo d e lns teorías de Viollct- le - l)uc, quh•11 en l'enliclad no es el autor
de Snint Out•n flt• Runn 1 • ¿,Pon"~¡" qut u u h•tret111 ~ ,,.¡ •"du etu ,~1 ~unuci ­ odgl n nrio d~ In~ mismr-ts, uunque td 1~ t"nhr lit 1·npnddud pnr-u roecogerln~.
mlculo dr 1" leuf.tuh ff'nncr.Jn nn11gui\ y mmlttu .. IUI"'rtarl•l• lf'ltcttr•' dr un t'O(Uncn••IM y 11 1tlruli:arlns com o unn t('cl llu tnw tf't" . J'¡oro AÍ C'I'C!t•nos Impar·
DE VAMA USTI.UitATION I CONCEPTOS. TEORiA 1 tJISl OIIIA Olj U R(SUUftACtÓN AIIOUITttlÓHICA 119

tantc in.)i~tir e!O que buena parte


de Jus prancip•os están ya e.xpues ...
tos por Quatremere, VireL. ~fe:ri ­

.
:;¡¡'·
]J,~ ~ ...
·-<"~--
..

. "A-,',·i
-.


••

..
• -~
..
. ..:;_J.,~
• .
·_'
..,
• •_ ...... • .
•..
·-
1ebrndo de acuerdo al nacionaliSmO frnn tts. al criscionismo y a la conc•enc.m
h btórí<JI y artística de su tiempo. Su fo rmulación de la imegri<L>d esulisucn
se basar:í e n dar contenido al concepto de la rrJ>rulinoaón desarrollándolo 11
met-. ~noar. Chaumont, ele. ;"""' ~ :<ii 1'<t partir de dos innrumentos: 1. La historia de cado c!poc;l configuró un C>lolo
. l·
EJ 1:mris•no Viollet- le-Duc nació
.·~4· -;: . ' ~
que s< disoinguia por su repertoo·io lllo lógico y formal. lo que le. permite
en 1814 y fal leció en Lausana en
t8 79· Fue un brillante :'ITquitecto,
dl!!ocii:•do r . escr11 0r e historiador
irttluycndo clccis1vnmcntc en todo
- . ·~ ~-
:
~"tablt-cer después d e estudiarlos arqueológícamtnt e lo que dcnomin;:~r3 •los
n<g/ciSgtntrol., dtl r•l•lo», y 2 . Sigtoiendo el conod mienoo de los estilos de cada
épocn y planteándolos proyeclualm cn tc d e cm·u n In restauración d e m o nu-
m entos. le pennitirá establecer los critrrios cmoldgi<os del proyecto de inte rve n ..
el pc nsnmie •·Ho ocddenlnl e n d c.ión pnrn conscgulr el teprisLirlltrnic m o.
siglo XIX. Mnnifcstó su cultunt y Viollct entenderá la r·estaurnció n m·c1uitect6 r\ica como una discipl ina aut6 ..
teo rías eclecticistns por m edio de nomn y distinta del p•·oyecto de n•·quilcclu•·a nue va. Defiende <tue e l gótico
.sus obr as y a trí\v~s de numerosos debe 5er seguido con absoluta y arqueológica ridc1idud en las restauraciones .
cscrilos. Entre éstos d eswca el D~­ mientra'i que :tl¡>a·oyectar nuevm; r:tbricns. obra.s conternporáneas. el gótico
honno•rt ro110nni clt I'Arrluttdutt fronrn"". debe utilizarse arbitrariam ente h:ad:- In con'liecución de un e-.sLilo nuevo y
publicado entre 1854 y 1871 en el nacional d<"nCro de lo que serán los precepte» del eclcctici~mo. Este aspecto
que deOne sus ideas y conceptos nos pn~ce i m ponantc. pues podría plant~n,c a p.1nir de ¿J)a re.ladón que
sob~ restaur:u~ión. Como conse- en los ú h imos dos s;glos han 1enido am~ con cepciones p royectu.alcs. la apli-
cuencia de sus inves1igaciones y eedn a restauración y la usada para cdific.ac:ioncs conte mporáneas. Por caf't"n -
p~ocupnciones por el cono- c.ia de espacio. sólo apumaremos aqu.i que dC"spué.~ dd cdeet idsmo se rompió
ri m ien1 o clel pasado y pr'ra e nf1·en .. nqueJia nu1o nom ia acel'C..'indose nmbns conctl'doncs y difuminándo~e los
ID I'SC IH'(JUCOJQgi t:-l nl(: n i C a SU $ 1nter-e'ics d e una y otra. pa rn disocin.·.M: •·nditflhnemc con la llegnda d el Movi-
en en•·gos c.. ct'ihió Dirtionnoirt roi((lnni mient o Modcn•o que inte.otó postcrgm· n l:i a'cMuu •·ndó n e n su recha.,..o d e In
du mobili.~rfi'H11f(IIS~ ele l'rptx¡ue C(Jrloúin- hbtorin. A pnrli1· d e Jos anos sc:scntn p:u·ccc que vuelven n encontraa·se dcha-
u' ht Rt utlitumtt para redecorar
J,'fC'1111í! ti~ndo.se en estos momenlos In ncccsidud ele una nueva distinció n o no.
los int e l'i o t·cs nsi com o las nuevas Porn Violl et la ¡lc;ción de rcstotunu· oblig;:aba •• seguir el e..~tilo a t t"a\•és de una
iglc•íus cclécti<Jis. y e n 1849. el Interpretación filológica y den 1ifi.ca. a 1r.:1vts del conocimiento arqueológico
vnlio)i\imo lnstrvrlton pour la corutroo- de la historia del arte. Rechazaba hu interprecat-ionc~ libres . En esta ~rgu ..
Vtalkt·k-Our. C~r(')1()1'tJ Puctl:l N.:u~ dtstru.._,
IH.m. l'tntt'ftlfn tt fu rnluurolion tlt:s tel{Ka cb y ,rtom.trucC'tón •ck;al s.tg1-1n b tors ck loa crcsLlU- mentaeión se. b...'Uaba su racionalidad. C tl l:a necesidr.d de la forntación de una
rxwbn en alllo-. opinión critica culta y Lecnicamente preparada. Daba 1anta imponancia a la
dtoaso•ns ti porioru/..,.~nl cks Cathidrolts.
<te Euoi sur I'Gff'llitmurr mililaire ou his1oria como al conocimiento de las eStructuras: •En las estructur3S de la
¡\(~·.., Jlgt» . «lA nti clt Carrosonnt». «DtsmptHm du Cháttou clt P.tmfo..U» y « Dt.mp- ~d.'d Media. ca& pone de. la obra ...,aliu una función y posee una acción. El
hon ck Cllártau du Gong» son ensayos para aJron1ar C:Sl M teipKI h-as intervencio- a~rquit ecto debe documentarse para con ocer exactam ente d valor de ambo.s
nes en los c;ostillos. murallas y fortalezas. •n1es de comem.ar una obra. Debe p roceder como d cirujano hábil y experi-
Co ncuro·ió al concurso de la ó pe,ra d e l'orfs que ganó Cha.-le~~ Carnie.r y nu~ ntudo cruc n o toca u.n órgano si n hnber nmes to mado conciencia de: la
ron~tl'layó d e nuevn planta igl esias en puro t'-"lllft Jr¡tlljru r0 1110 Sn•ni -Ocm~ función y sin hnb~r (11'\t~s previsto lns COIUf"tu c n c.ins inmediatas y futuras de s u
d e 1' Esu·éc e n Snint - Denis y Saint Ci u {"r' 1"1\ ( :1u t l llii,IUH ,.,,('r:u:ión . Antrw df" ohrnrnl a1.llr, CB ll1t'j0 1' 11ft lmrrr• ••ndn . Mejo•· d cj¡•r n'IOI' il'
Vio lll·l tuvo In vlrH.HJ de dhth'lg\111' f'U f'lu, .. •.. ••tt•l
ti~ tlutlu <'XiStl'nt t'" al •"t1ft t' H H1 UHirt tf'll1 nlUIIlrlc>•, l\r.J11:'C' W C jU~ Htmhl~n mut!ll l"ff Jo l mpurltuH' Ifi
hu,:w l, nl h n t't\ u"lcln' "'lu~llhl qur ruu11mmluan " " •orp• l'ohrt·rm r y vr•• •tur Vl.,llt·t otut11IM• l• ruucio nuluhul y •• lw ••dun.Utlatl ro n"" u ct lvíl.
140 Oi VARtA RUTA.URATfONi CONC(PTOS, fi:OAIA L HtS"'O..IA Oli U RlSTAURACtÓN A.AOUI U:CfÓ Nitl.

estuvier a inacabndn . In actitud c.rhic.a y juiciosa $eria 1:-t d e r eco nstruir el


monumento co nlpleLándolo co m o habría podido se1· en o •·igc l'l. Expteso
mertte llegó o escribiJ· que « t-est.aur·ar un edificio significa restablece•·lo e n
un estado d e i m egridad que pudo no hnber existido j am ás» .
Pe n ) u unbi én aconsejaba prude ncia e insi Sli:l e n el conocimiento
como e n Ja ~•eLuació n despersonalizada. Lassus y él reStfltu·nron Nóln~
Dam e d e París y en 18:~3 escribie ron el s iguienLe texto exl remadamcntc
cauteiO$o que de fin e pulcril m ente su meLodologi<~, al m era o s en eJ plan()
teór ico : <<Tod a parte a i'tt:~.dida , d e cualquier época a la que pe1·tcne 7.r.n ,
d ebe. por· norma . ser conservada, c;o nso lidnda o restaurada en el esli lr.l
que le es pro pio. co n rel ig iosa discreció n y con compleLa abnegació o dr
C\tnlq u1 er opinión pe rsonal. El Arlisw debe eclipsane co mpletanH':I'He,
o lvid:u· h1 p•·opia tcndencin )'el propio instinto J>••ra estudiar los trabajo~
que debe desa,·a·oUa.·, par·a •·cen con tra•· y scguil' el pensam ien to ((UC hn
info rm ado ln ejecució n d e la obra que se inu:n tn r estaur ar. Para alcanznr
un tal res ultnclo, e ra ncccs~•rió d escifrar los textos. COI'\S u ha •· todos Jos
documentos existentes sobre la c::onst•·ucción d e este edificio. tanto des
c.riptivos co mo prácticos . estudia•· - sobre todo- la~ c.a r acte d st icas tu· -
queológicas del m on u men LQ y. finttlmcnte . re.coge 1· Ja u-adición C$CI'hn y
oral a 1ne nudo l ;:~n preciosa>">,
Se trawba d e alcanzar el ideal estilístico n partir d el a 1·gurnento d e l~a u ni ...
dad form:tl que conducía a la u nidad d e c.st il o. La idealidad del m o nu
mento pre.va1ecia sobn: cut& _lqu ic•· o tra co nsicleta.ció r'L La despcl·so nal11u
ción del 1·esta urado•· ante el edificio a inte 1-venil· la ex-plicaba asir • F t
necesari~ un a r·cligiosa d iscreció n, una ren unc::i.a completa d e to cln Jdtlt
pe rso na l, y e n los problemas nuevos. cuando se deb en ai\adit pnr1 es """
vas, incluso si no han exisLido arues. es necesn1·io ponei''.Se en e_l pue!.l() clt•1
urquitecto primitivo y supo n er que hada él si volviese a) m undo y ,¡ •r
e:ncQnlrase el mismo pro blemít>'> .
Violle t e nt endía el f'.sfUo ta l como Jo explicaba lii Academia. P(n•n til
Catedral de Ctllónia. Gr.~b:ldos dr 8wuirnrr. Rrl"Om.tru<'rión idral, sc:gim la •unidad de - según Lucia ni- •·ep•·esc nt.-ba In expresió n d e una epoca, p ero uunbió u
tllilo•. Estado en 1824 y en 18Go.
una fort'r'lélción lingü ística con leyes propias y vida autónoma , com o si f~.1 C I11
un catálogo o un re perto rio formaJ cuyos ele mentos podiat'l ser apl icudo8
Defendia que el arquitecto restau rador debía despojarse de nclitudes prescindiendo d e todas las exigenc ias <-'t u<: ltts arquitectu ras moscl'arnn ni
pe rso nalizadas y aplicar sólo Ja arqueología y la técnica. S u mclodoJogia se ucLuar ~l el1as , en. las q ue sólo se co nsidc•·ab n una única y genérica coJ•,.nm ..
basaba e n dos pr·inc.ipios: 1. En J¡, n ecesidnd de $uprtmir to dos los a iiad i- 1 w rstilístiru. Ello ll chror.in a pe.nni 1i d e n t'l y n ,;us r-eguidores que e n cstrt uct i

dos posteriores para conseguir llevar el mo •,unh"l\tf• u • u unldncl estillstic" lutl mim éoilen ll t'H"fii'Un ~ susdtuir p ie:tll ••·u~ plttttl ht..!!Ht llrgnr n convt.tn lr In
y
o riginal. 2. En plo nte!11r que s-i CSHII OfltW/H'11HIW. JHU u.~ ~uluru• hnu provu- ''cst,lurnc-h.n t f'U uw• ;mt~n l lt•n r o plit fl«•l rd \l11 IH IWI~Iltlr.
cndo un v¡oclo en In f~brirn. o bien •• 1>H huhl•••n ealolldo 1'"" 1,, r.lbrkn
t4'2 OC VAAtA Rl.ST.WIUJ10ME t 43

Los presupuestos formulados por Viollet. como J.us p roptas inu~rvencio· santuario de Satnt -Cermain-des- Pr~s. e tc.». Y> en t874 Leroy- Bauloeu
neto. fuero n tomados como axioma dutaJUe todo el siglo XIX prologándose aflrm aba q ue «un monumenao no es sólo u na obra de ane. es un docu
en algunos paises durante los com ienzos d el siglo x x. reapa reciendo des- mento. Se disculpa l::t falsincadó n de los mo n u m e nlos escritos? .. . L'l. cues
pués co n fuen.a en situaciones coyunturales concrc.tus, especialmente en los lió n no c!t hacerlo m ejo•·. ~in o respetar aquello que existe» .
pel'iodos de po~guen·<~ p:••·n I'C.Cupc t·or· edificios gr:wem ente d tu,ados.
El méto do viollctiano se extendió po1· toda Europn. _E n su cnso perso ntd B t nuOCRAFfA nA51CA (VI OI~J.Il.T~ J. r~ Duc Y RESTAVJI:AOIONI!S F'RANCFSAS DltL510LO XIX)
y e n el d e sus m ás f ieles segu ido 1·cs conlle~·ó en los pa 1·ó mc cros d e aquel
siglo la salvación d e in nu m ernblel\ m o n u m en tos. Si n embargo. q uien es AA. W., A Jg rrckrthtclrt V.oltrl-k · Dvc, Pi.err-e Matd:.g:.. 1\l"uklllls, 1!)80.
AA. VV. . VatJin~lt- Dwt , rl ®lll.lt'O &ti IID'flllllf'nt,. lllit!Wrv tfiiJtkJ'Ú[NO rn Rbtuuro.. t. 1x. 1980.
corecian de su capacidad arqueológica. de su sagacidad proycciUal. de sus
AtJ~. P.~M •• f~ \'iolltt• lt- Dut-. C2inc! ~atioJUilc dC"J Monum~nts HistonquC'~ ct dt\
conocimientos tecnic:os provocaron la falsifi.cadón de ingentes obras de Sitn. Pan~. •979·
arquitectura, sobre la mayorfa de la.s cuales la critica actual se las ve y se las CJvn-A. ~i . y VAuO,OII, C .• ldtnnid rS:Jc. Monumrnb. cdkl. ,..,".,. trv Ottcnllfotl{Ol'«'mmo. Can
ge.m i edho~. Rom1, 'lOOO.
desea para d.istingujr la obrn antigua dt" las apo rt.a cionu ~cibidas. S i Vio~
Onz.e· B.u .tH f<:tu, M. y otros. \';otlrl-lr ~Duc. L·arrlult<ltum Jrl Jt)lclrrm, Fa4:oltl\ di Arthiteuu••
llt t n wo un excepciona l tal e nto. mu chos d e sus seguid ores careci•m d e él y dd Po litcC'nieu tll MU~tno, Milá n , 1980.
su inO ue rtd a re$ultó nhnm erue negativa, pues su.s epígonos no só1o enrecian DoNZP.I . B.,. S nu 1 , C .. V'wlltl-lt< -DtK. Parill. 1980.
d e ~us dotes, sino de lo~ mínimos pan1 en tend el' su tcodo d e los est ilos Fu:,.:oo, C .. • l..11 eon~trv"'(i o nc: t! i1 •~&~:~uro ,leí monumetu i in F'ran dn n ella prima tn•·t~
del XIX $t'colo•. Rr,tmm>. 11 \l m . 5. 1973. PI'· 3· 76.
com o los m ismos estilos d e lns ob1·as que ¡·e.st;:tut·a r o n con vi rtiéndo las en
-. n dlt~-r. l.n p¡,~·6oJ., ,Jrl rttltJUm ttili,;Jtt> rwl!u rrlttt..ru J, .Jtt!t rcn• tmbltmut•n. CuC".rini :~tud i o. Mtlltn.
híbridos extraños e i ndnsificrtbles las más d e las veces. t9!H·
El m ia-mo Vio llet llevó D cabo restau raciones con gran habilidad aunque fusco. R. ot., tu .Jto dt ~v.~ttrlut'O. Hutono dt htmlitct JnJt \ 1.olltt k · Ow • Ptn..to. Cwtavo Cth.
muy creativas, tales como lA iglesia de Santa Maria de Ve-z.elay. en la que &n:dona . t97C..
CAt.t.tGO.! r. L . •Violl~t·I~· Ouc; La resu.un(tÓn arquucttoni~ f d rac•onalumu
reconstruyó la bóveda y el interior y reformó la fachad;~. o las muralla~ de
arqueológico On d~ ••glo•. RntoW"OOOnÑfp'JttdónltG, Valladohd. 1992. p. 'l9·
Cureasona, donde los compleMmientos fueron n'l;iS prudemes aunque los CoVT. J>,, \'iollrf... fr • Ow. ScHt onnn. JoOdodnnr. 191-4--
pinaculos de las torres excesivo m ente dom i nantes. En o ti'OS tn~o~. com o en LEOI'f, P.• Lo 1N' .lo Afu1111rr1rnh '''"'fOU. lk.strwtwn. RrJ.IItunJ/Hin, l'i.:••rd. ))ar-h:. 1951.
So inL Sc rn in de T o ulo usc . llegó " •·e inventa r p;u·te d el ed ifici o , co m o las Luov ... B I!.\llUI!U , A., • La rt'Aia u rAi itm dr n o11 m o uu rnenb h i:.toriques d t!-vnul l':.n 1'11
d ev.tnt le budgc:l •, HtliVI' dt) Oru.1M01tdes. p r-imero \lc:o dlci<'mlll'e, 1874-.
vc nu1nns arbiu·adas que cd gió Cn In nave de la Episto l:-. to d o lo cun1 ha lle- MurMir., P.• /.( m(tiQr'l;l(llff' di\rrlu'lldil!T Je Vialld· le Ow. Mon ite u r u n ÍV('t·sd . 30 dich~ • nhN".
vad o n los f1·ancc.ses po r m edio d el nrqu itccto Yves Bo iret n d es ... rcs-t:turur en 1854·
n uestros dias el co njun to monn.cnl ante Jos excesos ded monó nicos. En su R voKu, F.• LrHYtgUtD Jcl4 ffln.k'n\llrw't c!cmotJumtnb hbtonqt.~tHII Ftun« 1790· J830. r~ru. lC)I'J
S At$T'•PAU'L. A •• Y.olltt·l.t·Dvt. St.stntLuur-J'arl rt .wm!J'l(Ml urrW"K'ffli'• 1881 .
restauración de Nótre Dame. ademá.s de alterar radlcnlmente su silueta y
s.-...,vAo.:cn. VIOlltt ~lt· DwtttO'Jotv.tl"tdruuti. s.l.. 188o.
lntn\formar distintM parte$. colocó en su fachada c.scuhuras góticas expo~ Sf!lTl.,. Ma P.. llmt•a.rowterriNwnaora, Mitin. 2001.
lindos de la iglesia de igual <'t><><D de San Andrc's de Burdeos >egún una acti- STTn •so•.J.J.. A,.J,,,.,...,¡ R"'"""""" "'pnoo¡Jn...,J,_,... lond,...s. t877.
tud de despojar templos para \'es:ti r o tros muy seguida posteriorm ente. Tour:u.o. P., Rofcvn)orffl•~rltO«<KO. PoJn, ttont. lfl'lmd('IU, Fnnco Angdi, MiL'in. 1987.
VaoLUT"'u:• D uc. E. l:.. ,lntl'fif(tluuriGn-btJn:turr. A. Mo~l t i C. Edittun, Par~. ).IDCCC~ I If
Enu-e sus seguidor es fi'Df'ICC~cs, Dar cy r estauró la catedral de Evreux.. en
-. •En t~den C'l re•u.ur-n•ion d~s ~athtdral ~ 1.1~: Ft'ttJ\C'C' •, Rn!UI' Jt< litrdutrffv!T et cks1rot'lltU
la que eJe m o lió SUS ram OSO!~. y o r iginales 3J'COS nunpanlCS !!oUSt Ít.u yéndolos puhlia, t. IX. 1851.
po i' ot~·o.s de diversas clases . y Pnul Abndie r eal izó accuttcion es extremada- - . Voce5 • conJitr Uf'CÍón •• resut.urneión» r •estilo• dd Dltfk)lln(JIIY'tUOOillliddárduttdtll'í:fru/1
td114'. Parú. 186g.
me nte m iméticas en la abaclin de Snint- Croix. de Bu releo~. en el casüiJo y la
• Ludtidt Cam.I.UtHIM (A&~dt), Par-Ci, Lihtair-it de.\ lm p rimt"rltl Réu nh, 1888 (~~dhado tn
catedral d e Angulema y en o tros varios edifle.ioll. raa:rmil por fdíttOU.' lkH"iiOt', Niu. rg86).
las criticas a Vio lle t surgieron rápidamenle y no \óln dr cu t ulos litera- -. • ~l rr(mt<t- tf lh Monum~nl.lo HÍiiloriq:uo... Rm,.ilt 1\ttw, lt; d(' noviembre, 1895
rios e inteltocruale.s. Did rón escribió que ~con r l1u il\1 ip,rl rlr t'("po n :ar 1os
antiguo' edificios a su u nui:.d prtmhhtt'll, f'\hU I .. tHU\ uiii •K••Iu• • d~\l r-uir la
mitad d<l t><>nál dr Soont l)rom. lo ... -. <Ir l• , ...dttllde M•n• , rl rooo r rl
144 011'/A.fi:IA. RUUUJIAnONE
145

j O H N RUSKJN, WILLIMl M ORRIS


Y EL «ANT! - RP.ST'ORATION MOV EM ENT>>

Cuando Ruddn nace en 1819. Inglaterra ~e encuentra e n el cénit de su


poderío colonial. i ndu~u·htl . comcu:i•• l y politico conlJtituyéndose en la
máxima potencia que ex1s-u~ en d planeca. Educado en una familia de
comerdantes con grande~ medio~ económu:os. desde su inf3nda se aficiona a
rcalit.ar viajes por 1oda Europ.1: fr..tncía. Belg-ca. Alemania, Suiz.a, halia son
estudiadas ~n cunO\idad cienufica y cultural por el inglés q ue traslada a sus
cuartillas visiones rom~ntica~ de todoJ esto~ luga~. Falleceria. tr.tqornado en
1900. aunque do~ nt'o' ames hab1a ~altMdo .su ulthno viaje a ha1ia.
La natural.-.a y el arte provocaron en el el des.1rrollo de su sensibilidad
que se tradujo en escritos y poesias como Cottdro!tJ dt lolltrro. dedicado a las
cumbres de los Alpes. PaRo tn Cltomonu y Mo11t Blunc. com o reflejo de su
escancia en e~m caudnd rrancesn n los pies dd Molll Dlanc: convaleciente de
una enfermedod pulmonar, VioJt' al C'Orlhllttltf. etc .. denti'O de )as más ortodo-
xas COI'I'ientcs de la lherntu r·n I'Om n nf ICI.Sia coeaaneo.
H o mbn~ ele e x<¡u lsltn cuhur:~ . destnco com o escru or. c ritico de arte y
sociólogo. Se dedicó n opoynr c.HvtJ'"OS movi rn icntos iU·t ísti cos y u artistas,
corno el pn-· tvif¡lt.lisnlo o n Butn e-Jones. c.on el t )UC realizaría lru·go$ vittjes po r
ltalin ( r862 - 18 64), En '" 'quilcctuno dcf'cndin con pasión los estilos
medievales s igt.,¡endo el cMn¡ ,,o mnn:ado po •· l'ugir~ y In co nccbin gótica e
Íl'lrta·rsa en In nnlur•;¡Jczn. e n igwd cs Jl UI'IÍIIICtros que Wuhe r C l'an c, \Villiam
Morris, Bume~ J ones o Ceot·ge Edmund Stt-.:ct.
En Ru.skjn la vnlo r·nciórl - de In l\1'l1Uítcclui"U de ht 1listo r-ia de la Atqu ítee-
lura- se prQduce d c n1r-o del¡wobl<" lnn (le In mor·:, J. puesto que t"' arte alcanza
una clin'lensión que lo hnc:c neccsn1·io u lu común actividad hunüan a. De cstt
modo. 1a n1o e n Lru~if'tt l cimfHiroscltllJOrqUitrttura co m o en las Piedras de \ltnuia.
e ntiende estn posibilidnd , en el pdmel'o define lns puutas de una estética
rom::int iat d e Jn nrquitecnu-a y e n e l t.egund o esboza un ensayo sob~ 1üstoria
y Cl'ilic...1. de gr:u\ i ntcré~ por· cuan lo mil'l1ll ~u propia metodologi3. Ruskin San Mr.r"M de VtnC'\;:I,I~MIUf3 dt' J. Wh<trlton BunntY, MlCi'tg.¡;¡<b po¡· J. Rt.~skn'l.
Eslr IMr.ro ...rnhc olrOS• I:VIIÓ 1~ rtS1au~l1 •ttt n.lllo-• lk 1~ basfht~ ~n~. b A~dl~
ce m ra toda la ar¡¡um em:.dón de L¡, .,((, LfmJxJtw en el aforismo segundo de la dr S¡nt• Motria dr York, rnn'Jolld:lndo b ruu'l:t;, m~lr01 w~ t~ b•o!ógas.
introducción («todos lm lfJ<i proctorauoo, ol m~mo tormpo. mhcrrnttJ o los 1!1"" morolts») de 1(1) cd•fac» v 1.1 rfu\IIC)n de w ttstil'urxion..
en el ~mido de que cunlqu1er ncuv1dad humana no puede: prescindir de su.s
o r igt"n t$. y. por mode~to.s y limitados que é:)tOS sean. debe ser siemp~ ~du­ nn:1ui1ec:tura u e ncuentrAen fu nción de 10da dimensión hu.mana . que es
c:ida a la conciencia y a la dccción de t"~ta t-n la l»w- deo 'u prop13 gtnesis. Es de Hpitilu"l "drmAs de física. pero no meno) f""J.Sica que espiritual.
esta reAcxión de donde~ dcductr.>n la• lA mi""'" wln,. 1'' tlll<' no d ispone- Pero ~u,ltn f"m fundamentalmente- un pckln y un litera1o y para él las artes
mos de espacio parn com~ntarW quitd w•ln ""'' 1l~t1 '' "''"lA ptUta.~Y.. cir rllu. ron\lllUHU\ u u ""'l•ilo clr rn"'"YO •narlco<ttu•l '*<Jhrr la teo,..aa y la pntctu:;á, m ás
•lo lompom J../ wcnfic•n•, t.t an IC'Iá tu n 1. •''' maf •• n '•l•n lutu• 1) ti,. fl\lt" 11\ CiUf" uu' ,.. ,,,,., •hr•nu clr ;.umatUH\ (,rtu t•l nH"'nt" "~leo (..<placa comnpo
nién dolc a Vio ll ct· le- Duc como nuto1· de teol"ia~ Of)Ut.stas a las del f1·ancé.s La necesidad de re.spe1nr lo.s hálitos auti nticos de lo.5 tnonumtntu'
cuando rt!almence Ruskin oo cKribió nunca nada ni contra el restaurador de conseJVarlos tal como han llcg:ado a nosotros pues. si se ac1uara ~n t llut.
Nótre Dame ni contra sus restauracione,;, De hecho iUS dos textos fundamen - converririi\n en otros edificios distintos con o tros sentidos: ~ l..tJ ' JU'"
tal es sobt·e este asunto, 7lir Se"'" /..11mps ofJ\rchlltdurc (181.9) y Tht ''""" oJVenice constituye 1:. vida d el conjunto, el nlma que ~ólo puede d tu· los br:•'IO\) lu1
(1851 1853), son tu!le.-iorcs n los prindpalcs escritos d e Viollet y oob.-e todo ojos del nrtífic.e. no se puede jamás restituir. Otra época podría darle u u·•
alOic"""""" (1854 y ss.). Paul Leon vio ya hace mucho tiempo que la< criticas alma. maJ esto seria un nuevo edificio. No se evocará el espíritu del attl\h•
venidas por Ru.skin contra las inten·encio nes en monumentos se centraban m_uc•·to. no se le pod1·á hacer que d.irlja olr:.s manos y sentimientos». Rw~
en hl!l •-cnli7.adn!'l en el « pet·io do e mpírico p1'·ectd cn te de In Restaut'r,c ió n ». De kin at(l( (l los m éto d os anlueológicos y racio n nlis tas d e los l'estauJ"ndorc:~
esta forma. d ebe nd vcrti rsc previa m ente que la ex,p licación d e Ruskin debe considerándoles inseguros y falto• d e todo rigor cicnuflco : «En cuanto a In
plantellr&e oontr.~puesta pero diferend..da de la de Viollct. pura imitación ahsoluu.. es ma1crialmen1e imJ>Osible. ¿.Qué: imitación
TAmbién parece impo1·tante señalar que a p esar de la supueSU\ trascen - puede h nce•·se d e unns supe r ficies de las qu e ~H' desaparec ido una media
d encin q ue en el cnmpo d e la histo J'ia d e In a·cstaurac16 n se da hoy o In figura pulg>tdn d e espesor·? Todo lo acnbndo de la o br·n esraba e n In media pulg>~da
y cscl'itos de Ruskin. In verdad histórica debe señalar que ésta se p•-odujo en desaparecida; si intenuiis rc-st¡¡urar esto. no lo haréis &ino por .suposición;
el ~iglo XX como cnrnctcriscica de la e-.'Oiucion del ron~~cioni5mO monu- si copialS lo que qucd~. aun admitiendo la po•ibilidad de hacerlo fielmente
mcntnl. mientras que en !,U propio tiempo y siglo R\1.\kin era pr:i.ct icamente (y ¿c¡uc cuidado y vigi lancia nos lo garnn ti7a'?), ¿en qué el nuevo trabajo
un desco nocido conlo hn se l\{ilaclo Mit~rcll i. Su inllucn cia en In lnglnten·¡, Uevará ventnjn soh•·e el antiguo?».
victol'iona fue muy exigua. como lo manH'icsran las dislintas n~uniones de Ruskin peroigue In ca lidad arnbi~ntal del origina l como la de todo su
arquhec:tO$ y arcistas relacionados con la arquitectur'' en aquel m omento en ~ripio existencial. el valor anísuco y el valor de antigucdad y vetustez. pero
las qut" nunca está ni se ¡)roduc·c n referenc ias a él o ;t su o b•·a. Sol:urtent c: también el valor d ocu m ental: «En el an1iguo había vidn. habán la miste-
muy tll fil'tal dd siglo se IU\10 nlguna co nsid c n ción n In S. P.A. U. y sob1·e riosa $ugcstión ele lo que habít~ sido y de lo <JUC había l)ca·dido. d el cncnnto
todo fuera de 1nglatc rra. en co ncreto en Venecia y co n la inclu~ión de h• de las suav« l ineas. obra del >ol y de las lluvtn,. Nada de e<to pued~ haber
fue11e influencm marcada por \Villiam Morris. en la bru1nl durcu de l~t nueva escultura». Al comrarin qu~ los romnruici!.-
l)or todo ello se11\ necesario insistir eu q ue la grou'l t mscendencin que hoy tas matcrínlistas franceses. cJ'Iliende CJU C In mot eria o rigimwin es intn ngib le
se le co nced e a Ruskin y su~ npbrtacio n cs lo es fund u me n talmentc po•· la )' sustancinl defend iendo un r onm ntic iscno ldc:tlisla d e In C:O flse n •ación : ((El
cea·tca·a lnfluenci:' que si ha ejercido en la formación de l.:. sen!o,ibllidnd con- primer ~uhado d e una rcslnuración ( . .. bap1ís1crio de Pi,S."l. de la CM.-. de
t~mporánea. Oro de Venecia o d~ t., catedral de Usieux) e> d de rcducít· a l:r nada elt rn-
Los texto~ de Ruskin se insertan en los rnovimient05 !iterados desar ro- bajo antigu o. E l ~cgu ndo , p•·cM: n1a1· la copio rnoís vil y d es preciab le. o
u~,dos en lngf:H CI' 1"U a m ediados del siglo XI X, que clefcndla n el mnnteni- cuanto mtís, por cu idad osa y II"Hbnjada fJUe esté. una imitación fria. m od elo
mientO intactO de las obras del pasado cont ra las injerencias del p•~senu~. de las p:trtes que se pudieran modelar con a•'adidos hipo1é1icos.. . •. Dcfl -
Su obra m as important~. l.ol<imporudtlo,.,.moriaadtl rffU<rrio."" ín..,rta en nitivament~. la re>laur.u:ión para Ru.sl.tin es un «engaño• y tiene d mismo
este contexto. En el pu n to XV III de la rnistna desar•·olln sus conceptos sobre vnlor que una mnquetn reaJi2:.ad:. de un edificio. un n:~ fcl'tntc fict icio.
la tucdn d e lo.s mo numentos. C la ma p o •· su co n.se l'vndón y por evitar las No admitira la restnu•·ación (punto ;ux) n i siquiera en el caso de in m l-
resumraciones: «El vcrd3dero sentido de la palabra ' •-estauración' ... signi- neotc ruina denunciando que cu::mdo éstM se producen son por intel"'e'.Se:s de
fica 1n destrucción más c.ompleta que pueda sufrir un edifido. destruct.ión los ho mbres, de manera que para ¿Ita clave de ac:tuadón de los monu_memos
de )3 que no podró salvarse ninguna par cela, deJ~.tl"ut•ción ;u::o mpai\nda d e está en el mnntenimicnto de los mismo$ p ttt'fl no ncccsiuu· nunca se1· restau-
una fol~a descripeió t"l del mo numento d esu·uido•. P.u•o 61ttlli'"u'nt· s-igni- •·ados: « tened cuidado de vuestros mo numentos y no lcndr~i.s luego In nece-
fica fnlsificar y clestrulr. por lo que eMtt 1!4du;" lmrtHf' f'U rnt1•rn. dado qu~ •íd•d d~ "'f>•"•riC),+ , fn <ambio, coparudorlo de la consolidación cuando
«es imposible. u~n impo;ibl~ como 1 r•uf tt~~tf • l••• •uur rtu•. lf'\IIUr:t.r lo ~rtl prccu.t., fttnu •nclnln en lalJorr• ti,. ,. utet~rnhnif"nto f~<"1 ediOdo, pc:1·Q
que fue grnndr o hrllo en nrquhrrttll •' uunhttrt' "" •nterwnrhuu•• t¡ur ro nllft\c('.U c••J••tlo• mt~tn1h·u~. ¡vusthu(',c\n tic
•+8
cu bien.as, li m pie7;t de desaguaderos. etc .. llegando a admitir actu.ac.io nes de teclura y pnis:~jes baJo el titulo de « Lso poesía de la :trq uileciUra. o la •rt]ult«
concc ncio n estrucuar;)1 ~pHcadOts extern am ente aunque ofearan la o bra per- tu•·a d e las na cio nes c uro pens con sideradas en re lnción con las bcl lczM
miliendo el u.so d e « vigas e uaJ"1do se ind incr"'; no o s preo c upé i.!t de )a feal- natu•·alcs y co n el caráct e•· nocio nal• , e n los que r eflcjnba su visión mel:1n
dad del recurso ele q ue os valgáis: m ás vale u na muleta que la pérdida de un cólica . a mbi ental, paisaj isto de las campiñas itnlianns r eple tas tle rt'IUn
m iembro~. ar qu i tectónicos del pasado. e n la que un elcmen ao murario j u nto,. u u
Concibe al monumento biológicamente. de man era que cuando le IJc- cipr és o una enredadera encendían su espíritu romántico an te la ~Npc-'
gue su ú1lima hora y por los medio' anttriores citados no .se haya pod ido Liv-• de lu muene del edificio que oUi h u bo.
prolo ngar. debe dejtirse1e m orir '(Cabu:rta y fra n cam e nte. y q ue n inguna Esta conceptualización de la •·u i na sólo consolidndn y a la es_per.n dt le
i nstitució n de~hon1·osa y falsa vengn a privnrlo de los ho nores fú ncbr·es del mue rte del edi ficio del que pro venía pro vocó actuncio nes en rnonumenlt)l
r•ecucrdo >>. de g-r an beiiC"tJs , numerosísimos e n los paises citados. e n ltnlin se puede de•
L1 teor ía Ruski ni:m n. fatalista. ideil Hst n )' pasiva. d efine su concepció n tacar l::. ::1badiu de San C algn no en In campiña toscana , e n España la iglt~la
ofi rmando que. de n inguna ma n e r:l se puede intervCr\ir en los m o numen - d e Mo reruela en los prado.s zamoranos.
to~ porque «no tenemos d d erecho de tcxarlos. No nos penenecen. Per- Como parndojn de la posiUrn defendida por Ruslan. su libro •obre rl
tenecen en p a11c a los que lo.$ conMruyeron y en pa n e a la-" gcneracione.) gótico de Venecia provocó tanto en Italia com o en Inglaterra los efectos con
que han de ven lt· del rás:>'>. trarios q ue h:1bia perseguido. pues nl cnsab.a.r la~ ttrq uitec'tu ras mediev:~le.s df'
A~i pues. In tco rin c:le Ruskin no constiauye ning\J_n m étod o d e actuación. la ciudad lncustre surgió un IY'tJitiO' Ye ned •\nO que hizo <1ue decenas de edificio!\
re nuncia a eiHbOI'I\ 1'10 bfasándo~e e n pt·incip ios de ahsoluw religiosidad de se levantomn en r~mbos países o ianitució n d e los d csc:l'itos en In o bn" pero,
respeto a lo.s m o nu1n en tos manten ién dolos co mo han lJegnd o n cada uno. adem ti!, los violletianos ingleses e italianos to ma1-on sus dibujos com o de
E.o;: una anti-restauración por m edio de! h• no intervendón . ro mo ha dic.ho mento nnológico para mucha.s reintegraciones en monumentos dtl pa.sndo.
Luciani. con u n amor morboso que llega a consid erar idol:hricnmente la Sin e.mbargo. t:unbiéo en ~ta publicac:ión se encuentran Otros gérmenes dt
obra de arte. de manera que considrra manu misión ~acriltgn la acl uación la sc:nsibilidad conservadora del siglo X X de extraordinaria importancm
del ho m bre e n ello>. exprtS.11do~ a t ~vt.:-S de vistas inspi•·adas en CanaIcHo o por m edjo de fotog•·,. ..
Los set,"-ticlo rc~ de Ruskin abontl o nrti'O n en parle es•e liun lism o pasivo fia.~ d esd e disthuas an~·h•cionc~. Nos 1-eferimos no sólo n co r'lceptos co n'lo lor
admi lic ndo In ncccsid1'd impe i·iosa de m ltrlle ne•· y consolithu· po r diver sos de la pñtintl acumulada po r los IÍI!mpos o la de los colores 01·iginalc.s de Jo~
m edios y rechmw ndo su CI'Íterio de no intervenir para ver cu~ r en la d egra- cdificJos. ambo5 temas de gr:tn dcbtu e en nuestro.; díM. $ino tarn b ién " 1~
<h•ción y en la muerte la ar q uitec.tu ra. Pero n o reha.saron In actuación concepción dt:l monumen to como integrado en el paisnje y el'l d ambiente
mini m a po.sible. de manera q ue se pr~sentaron fron talmente contra los urbanos. formando par te de la e:structura viaria y de los voiUmcnc¡ del
completamientos. las i ntegraciones y. en general. los m Ctodos y concepto~ ento rno. paree d e la trama edilicia y urbana, aspectos que recogerán las Carlm
nplicad o5 po r );. teoriil vio lletiana. razón por la que s ie m¡n'C: )C ha ptesen - dtl 11!>1auro d el siglo XX y muy especialm ente la Uamada ,..,tauroddn mtrgrol.
tndo a Ruskin co m o contrapuesto n Vio llet. Más inmcclia[amcnte co n su cicmpo . si n Ruskin no es posible entender
Este concepto a·o mántico .. idcnJ de In nrquitcctu•·a m o nume ntnlllegó a la tl'íttca de Arqultec::tun.i que ~~ d csa n·olló en l nglnt e 1·ra en la segu nc.Jn
generar a final .. del siglo XIX y duran1e el siglo XX la convalidació n de lo mitad de aquel siglo. especi alme nt e el « Arts ancl Crnfts» y el socialism o
ru ina. T uvo ciertn in flue ncia en Lnglaterra. C recia y en los paíse$ n ó rdicos utó pi co de Morris.
y muy poca en halia. España o Franda. Der ivó hada la pi'Opia coruidera- Este ú lt imo. William Morri.s (1834- •896). si •• alineó personal m ente
ción de r u_ina com o m o numen to intrín.seco llegán dose a gene rar ruinas ( Ontra 1.. res1aur ado n es de Violl et-le- Duc despué• de haberlas con ocido
JU1ificiales dcntf'O del pintoresquism o carRet era~dc:o d t"" •u1uc:·llo• pni.sea. directnm entc:. Po lícico. crhico d e arte. filósofo. interesa aho ra d estacar sólo
Es evidente que el ruiuismo tuvo CI'\ 0 1'tnr ~~rp,.rrulllcln ttn lit mrntnlidnd de »U vc rtlrnh• 1·~lndonudn co n lu I'CSiau rad6n n In qu~ npo •·tó conceplo~ de
Rwkin . que .se puede ndvcrd..r en '\UIIi t r~lHfl llu-•••·h t• r ¡uu··~··· t (1111 0 po r t"~trru,H'dluiul" nuvculad . Según ~"ludió 1 uclnul , drdnf'Ó c¡ue <(lt:n)n u rqu i ~
ejemplo en los lll'liculo, quo publo«l "" iln"""twwl M pJN nlall•o• • Art)Ui ttctut~:t nu 1.. bMt• t'Qn rt~IAI" rn un .unhíl'lnl.,, ••nu CJUt ("11" ml!im" drht •t'r
150

ambiente:». aserto que ex1endió a la consideración de que debían tambi~n lizar en la f10choda de San Marco• de Venecia. según hnn esrudiado Bo•(•rlne
conservarse junto n los monume n tO$ sus ambientes históricos como siro- y Pcrlot. Conside1•aba que dichos ob1"llS u-an$formarfnn el ed ificio fal•lf•ra n
bolo de su l"éCUf)CI'nció n espiritual. A este erecto publicó UJ'\ 81'1Ículo - car ua dolo. 1>or lo que calificaron cl 1""oyecto realli.ado por el nrqui1ec1o Mc<lunt
tn cJ J)ai!JNtws. reclamando In atención de lns nutot"idndc<!! y los :ti'CJuitectos de t~Jio. A hos presiones de la S. P.A. B. se unieron Ruskin y ZorLi. conJIIIIIO
po•·lu~ e ntorn03 monumentales. aun cuundo sus componentei individua ... que susc:hó un rico debate sobre: lo conservación de los monumento~) 'lu•
les carec-ier an de valor. el cua.llo adquirían por s·u conjunto. provocó la anulación de los 1m bajos y la destitución de Meduna.
Respeclo a la con~ervación de lo.) monumentos. defiende -.al igual que La ll'3~ccndenci;t~ con la que Morris afrontó l;t~ restauración de San M,u
Ruskin- el manlenimiento permanente p;t11t evil;:tr lleg:tr ~la re1rauración cos rompió también moldes en nquel momento al t'.xtender el c:onccp1u ti~
que « pen'ierte Jos edificios» , pero. ~11legara el caso de lene•· (¡ue intetve- patrimonio rnon umeutal a tocln la civilización . pumo de8de el que r~dr.nw
nir, arirma r¡uc: clebc h nce rse a patlir· de u nn hozuada cl1stin ción entre lo re:sponsab ilidndcs a las autol"iclruJcs italia n as. Asi. 1•l inicio de los dcbntf'\
;:mtiguo y lo nuevo. Se con virtió en un verdadero m isionero difuso•· de dirigió una en1·t• ol Ministerio cle Trabajos Público> del gohiemo ele llnl••
estas ideas por todn lngl:uerra ¡wlcrn iz..'tndo ~n conferencia~!. debntes. artícu- en la que le indicaba que « los edificios de una n~•ción no son Unicame:nt('
los de prensa. etc .. con los violletianos brilánicos y con hu in.stitueione$ propied•d d~ aquella nación. sino que lo son del mundo ~mero. LA~ P"n:-
oc:adémicas. especialmente con Ox-ford. a cuyas instanc-ias acusó de d"truir des de oro de San Marcos. cuya e:dificadón ~ d resultado del encuentro
desde su concepto cu ltural más hi~1oria en treinta años que siglo$ ante$ d e entre Oric:me y Oceidcnte. son el simbolo de la c.uhurn•. Nacia asi el con-
abandono de ]u cnsei\nrw.A. cepto de Pntl"i rno n io Mundia l o de tod:. la Hum~mic.lad.
Fue muy activo en 1" reivi ndicación d el pntrimonio co mo valo r colectivo
y en la necesidad dt evitar las r estaurociones. p~u·a lo cunl fundó el 22 d e
81suoost.u '"' eAsiCA (Ru$KIN. Moaa1s. S. P.A. S.)
mano de 1877 en Londres la ••oci"dón S. P.A. B. (Som!JJorlhtProtrctionof
Anritnf Buíldmgs). t::n lo que impartiría numerosas conferencias denunciando Bnn. K. ll .• joA,. Rilflia;o~. Mttuch~n. N.J. Sc-:u'C'(row P'rTü. ag;6.
la desaparición de monumentos como los ac1ividades rt:inu~gradoras y 8orTO, C .. •1 n-.s•auri di San Maf'f'O•.I,.JtlumwAn~. \O). VI, 1879. pp. 701-7~1.
BoSGA .. IHV. S .. • 11 pnmo inlt"~nto ddl-a Srmb alr~•lt"ro il ptoblt<m" dd ~~t.a ur• dtlb
reprifitinado•·tt.S de l os restaurado~s. t'ncarolndose especialmcnlc con Sir t'
ba~llic::o~~
(11 $11n Marc(.ll+. t:"n Sut'f~Uill'tJJr~Mcmumtnh, Fr;¡n('o J\ugel1, Mil:in. 1985.
C ilbe.-t Scou y su in te rve nción en lo nbndín d<: Tcwkesbury. t'n Clouces- Cooac., E. T. y WtllPI!It~U kt~. A.. lhfl H{,rh(lfj(tltn RuJ..bn, 39 vul!~. ,, t.ond•·c11. Ctorge All('n ,
lhershi r-·e . El enfrcn tnmiento eón es1e ¡u-quilcclo provocó In l)ublícHción d e 1903-1912.
varios artículos por pa•·tc de Morris. f•·u1o de lo.'i cunlcs y de sus denuncias D• SnrA-"10, R., Jo~n Rw.iin. ln!trprrlrlldl'cll(~•tt'lluru e ckl rt.Stuuro, N:1poltli. 1983.
EvAws.J .. Joltn Rwlm. Cap4!. l.ondrc\. 1951 ·
fue la fundación de In organhación citada.
C.u.a.ac""'• K. O .• Rud"illD~~.~fltrlwr. ll¡¡t/.,~tartdmJiw«t, lñc Unhrrsüy o(WU<onlin
la S. P.A. !J.. d~ la que fue nombrado secretario honorario Morris. quien Pru.. M•duon. Wí.s.• 1973.
también redac_tó el Mamfltslo y su n:glamcnto. estaba dirigid:• por un comité MAJHt.lli-Et'"· M .. •v. Moms.A.rtftllrU..IV. fMJrnOio;,.. Larcru. San, 1963.

compuesto por 90 expt:r1os en arqui1ectur11 y se o torgó como mi1,\ión funda- -. \WIHJmMomArl"•~dtll'on"ll•lrliW'OmOOtrnq, I.<JtC'n::a, Bni, 1975 (rt"C"d. Ban;.r.lon11 , 1977
y 2001).
mental denuncia•· los atr·opellos y expolio11 que s"afria el :a_rtc y li\ al"qu itectum MoNJ!O v,.l,_U:IJ, R. y S•)u-M (IIt/ti.U Ru ~u), 1•• Apu11ftsrobrt /}ur"· RwA'II!J v,olftl-lr-Duc, ~:...Cuclh
ba·it¡ínlcos en uqudlos tie rnpos. Agrupó l' buen número de l iiCI'IIlos, rtl'quitcc- ·récnic::a Sup~riorde ArqnileChlrll c:l~! llru-c:rlc:m:.. MonogNfi:~.~ 1.1 7, 1975.
Los y poetas que se sentían de acuerdo con 1"~ tco rias de Mo •·l"is (por extensión f'~tncn-. C .. Vtnrotíu 'nsiOu rcrtu'. CC'niO,ólttl'nla nnnl di inttrvenl• di tefilauro sugli edi(ici
~nedani. Fran~ Ang~H. Mll~l"', 1978.
wmbién con las d e Ruskin) y que: dieron lugar al nacimiento representado
R•o'""· F. u LA, «Willi.am Morrh e l'Anrt · Rucor-11rion ~tCM:"mrnl•. Rntovro. nüm.t. 13
por la sociedad dtl Anh-Rtstorohon Mottmtnl. En poco tiempo •us idea. sobn: la 14. 1974, pp. 118-1~0.
conse.nación y cl mantenimiento de los •nonumentOS6e r.xtt!ndió por dher • •John Ru.tkin e Ir origini de la modt-rna reoria dd Rt':•••uro•. Rtstauro, núnu. 13- 14,
SO$ paises eur opeos y la misma S.J>.A. Il. r n "" )C,I(U nch I ('Umón gt.nent1 N'll¡>ohoo\, 197+·
declaró amplioJ' su.~ objc1os de escudio )' t111t"lh 11 t•"' upn y'' J\~ln,
ku~~·~ •.J •• IM~~wn 1411f1Jl'tcfArmrlrdllrr. Londre~o, 18+9 (vrrsione.. CIO C:Mtellano Ltn s.n, Um
pmm¡/tii!A!•IIIIffftum. V41lt<ud11, Erl. l'romf"lt''>• ,.a.¡ t'tf'd, r-~••mil Ed.Ahu· Fulla. Unr•
En ''iJ"tud d e estM nvevns prcocup1u lultt'• wrutcttih, ••· la S. P.A. Il. imt•r ""'Ion• .• ,.x, "'' ..
tun lntrhclu<eión C'l ,. 1 ••• s(~, Mu•AU \ IJi f.lliiiiO y rnduC(IOn 1
vino drástic,unrntr r>pQ ni~ndoll{' 1• hn ,.,,,•urwWI'Mifi'M' • pr.-t~nduu\ f(".. íHll lht• looi\U ... X &:... ... " C:t. ' · 1ftltltff ,,,.,.úl ¡J, ,.......,.fWftt. (!olr.ío onc-lll111r Ap·~
15'2 CO NCEPTOS. TEOiti.t. l HllfOIUA01! LA USTAURACIÓH AAOUifEtTÓNICA 153

~jadornyArquJ\«to~ 1 rcnicos d.t' MurcO. \AI('nn,., tg8g). •erá de gTan modernidad. pu••
-, TlwSt V~G~\(.ttttt, l.ond..rn. 1853 ( Lu¡..«<-,tuk \ (vna, \'alf"nd.a. ~000 con uurodutttón aUn M~ manti ene hoy en dia.
dr F. J .u .Ail"').
S• 1 1r , M 11 1-..• /1 tl'ltiMO •n flrÑ!ttttfuro. Milnn , '2001 . Ta mbién rcc.hnz.uha Behnnntln
'l o•'', 10 P. Rt111l!.ltO ardutrtt l n llftt.. PM.n. ln~~W. 1m~ll1, franco Angeli. \11l41o, 1987. re.~tauración 'aolleli.ann porque-
Zo u1. A. P •. ().,.. ~HrrlntmOII,...IIIn•"'t~,., rdn:tm..ltV. ~ ,. $.n¡\f4rt:o, Vrnt•tt.-. Ong;~­ ten día a la bú•qucda de modelo•
ma. 1877 ( tnn tntroducuon dcjohn R~o;,..lu~).
ide:,. Jes t' n los e~ui l os m ed i ~v&les.
El it:olinno defiende que debe
buM:ars~ la realidad histórico ori-
LUCA BELTRAMI Y EL« RfSTAURO STORICO• gi nt~ l de) mo nume nto y. por ou·n
p rH'Ie. nmpliu el con cepto de lo5-
Oürante las do) Uh inuas decadM del stglo XIX los arquuectos y los teórico~ con5en-ables a los renacentíscas
uahanos van a rt!accaonar contra lo.s e.xceso.s produ.:.dos por la c.scuela "io- por la ratón de que para tstos es.
lleouana en Cut·opn y c::n rl alia y con cra e l rmn lis.m o PASIVO dt· lo cscucht m ás fár'il halla t fuentes hi storio-
inglcMI propomen do ~1\ hen c;:in In conseJ-voc•ón . pCI'O buscando una dta- g~fic:h y documentales.
lecuca entre lo anuguo y lo nue\O cuando t>s inevnable la intervención . Los princip•os sob~ los <¡ue se
Como con.se:cuenci:. el(' e-sic debn.te, surg1ran en t$l0). mamemos dos ten ful'ub el n uevo m é to d o pnl'ecen
ciencias nuevns cle n o min:ula.s ratmmHtonrq y rtftfwro mod~rtl(t ('Ju;abctnd as cada sel'io.s y ragu ro.ros en e1 pl~ano teó-
una de ella.< por Luca lldorami y Ca millo lloíto. Ambas'" produe~rcln en rl rico: el entendimiento de que d
entorno m1lanes. que en aquello\ momemo' conoce una importa me ae:ti- m o&'1umento e~ u n documento
vidnd y u na l:.scueiAde: Arc1uilec1UI'n de grnn innuencan en lo::. :imb11 os a1· c uyas di ~l intas fnses con5l l' uctivas
<tunectón icos ital1anos. dehrn ser reconocidas como
Luc:a Bchrnmi. nacido en 1854 }' f31leetdo en 1933· "l)lic.ara '\U~ teona' hechu• doc:umcnttados. y por esta
dd rrstauroJtcmro fundruncn tnlmenLe en e.l rnstillo de lo~ Sfon.:• del l'llLStno caub-H I'C'S)'>etadas y c·onservodh1: In~
Milan. Su p royecto se fec hó c aí 1893 y phmtenba la re~tauración d e la for- opernciones ele restuur3ción. 1e:1n
taleza esfor-lt\CA. con In. intención de integrarla a su amagen origanari3 a integradoras o d'" ffCOns\rucctón,
l»nir de las tratas y dibujos de hlarete y de von .. de.cripdones y docu- deben bnsa~c en «pruebas obJe-
aru::n w~ :m tiguos, como de la an alogu• com pn rndn po a· medio del ejemplo de tivas» riel m is m o m onumento,
Vigevano. según Cario Ccsc.h i. Como con ~ecucncia de la actuación se en u•u verdad ele lo~ hechos
con.51ruyó la gran torre central . .:on sus volumenes escalon3dos. wbre uno!! comprobable y basada en el
s imples restob d el l,;,~n m ento que e ran lo u n ico rea lmente d ocu m entnl co noc nn icn to clucu mcn tstl. e n las
del edificio. Si n emb:wgo. In o peració n 1-e:.uhó a p lnudidn e n \'a•·ios &ecto - fue.nlt"' ap011ada~ por los arch1vos
re' del mundo italiano. intelectuales y populares. que pro,·ocó numerosa\ rdatl\0\ al edifi(IO. ~n lo~ graba-
tlCCtones snn1lare.s huta emrado el siglo XX. dos. pinuu·;1.s e h isto r iog-w·llfln, ns-1
.El méLOdo h1stónco J:H'Opuc$tO )>OJ' este a ••<tuil ecto h nlinno tr atn de luchue· c::om o en el arH1Iisis profu ndo d e
con u-n las a.rbitnt r-iedaclc"' d e los ttStaurodom tjtilúhcos en la concat"nc•o de qur la obra.
IUC"• tkllt'Jftlt ea,.ttlto Slon~ u a~ de b tor~
t'\tOs aplicaban para hu remtegr-dciones y ~Yt·un,truccm•u~• C'On\ldrrnc:aonet Como he m os ¡c.ña1ado. en
'"" rf fJf' ck la flK'h~ llf\'(l Al arqu1tH'IO 01 ind;;gar tft
ge-n érltáS de estilo: demand a. pot• <"l con11 111 w, In ut •lilltt'thn d .. e-riiN aON t.l\ lltth!WI, 'f dHtühfi! ~111 1""QY«'IO dt" ril<lfrtt', .iiUiilt tcorin d rr~tourostonro es un m c!to d o
drl f'dii~O. JrUrfll'"'"l''ll' tu~tJn~nlt qut ffA p.a1.1
t'~pecificos y u n ha r-ío' psu·n. cada t't"'lliiiWtal•luu •lr l• ... lt,.mlu tlu~· rnd u u m• nlc k••l tt 1 ,. h ''" •oft ~truyo\ Vr l.f MI iniC't 111
bu•n p lnn1 e::ulu , c:orno , .. ,,aln
pre~nc-;a~ un caso d"1&n 1o con un' '' o1111 nt 1 •h • 1 tr •ty:umr u tu ., l. .. , 1 1 U4 t.-u, uultuu tntf"fffln Pr ro
L---------~~--------
Ol VAíl tA IU.STAURAtlON t;
CONCEPTOS. liOitt\ 1 HIJfO't!A 01 LA ltUUUUCIÓH AltOUITEct01111C:A 155
154

~n In pr~klica fue w' desastre por- muy d.iversas cau.sn.s. fundamentalmente


porque no existía todavia la suf'icientc capacidad critica para inu:rpretar In~
fuentes. ele r'I'UHlea·a que:: se n11'1lentcndinn el't'Ó n e;.•me nte. udemM se dedu·
cían excesos incomprenstbles de los an.áli·ds documentales. T-"lmbitn &e
:.dmiLian vistos g•·:Hicn< (p inturrt~. dibujos. g•·¡•bados) que S(' habmn cont:C"
hielo idealizada mente. caprichosas o arbitrarias. $in ning"'""' c:on.sideracaón
cnttca influyendo de forma decisiva en las r·econ.stntccioncs y pa·ovocando
obt·ns rigu 1·osamente pcrsonnles e inex.act.a.:~.
Los arquitecto<- filólogos añadieron a su bngaje formativo al nplica1· t~W
visió n d e la t·csttlUrflció n un co ncepto d e restaus·ndore.s· histo t·i••dorcs
n•·chi\ri.sta.s. que en principio parecía posith·o. pero que llt'\'ó a in1erprc1n
cio nes y l'CS t ~\u•·:u~io nc.s nbsoluwrnente personalizadas y subjcti\'as.
Este tipo de restauración poco ortodoxa suscitó actuadonc~ c::omo la
comentada e n el castillo e_o¡fo t·:r.c~co. más pnlpia de l11 reconstrucción icltnl
preconi1.nda por un histol'i:tdor al manej:.r dibujo.s antiguos del propao
F'ilan:te para sus proyectos ideales de fortalcl.ilS\ pero al hplic:arlo al ed_¡fic.1o
o to •·gó n este utHI preo;encin f'u lsa. pue~ 1'\unca. ni por el mi•uno Filnrete fue
8:JÍ concebido. e ind03o en tal supue.(i"IO de que lo hubiera realizado nunt:.
se llegó n C(>nstt·uh·. po •· lo que se incurrió en un doble e t·ro r , moln inter
pt·etacion documental de un material hL\t6rico que no cl'a pata ene edtli·
cio y t·c¡_tl iu u:io l''l de una lorrc yuc nuncn se p1·oyectó, al rucnos en In fot·nm
en <tue :ce •·e~li,c).
Pero lo mas unpot·tnnte nos pan.•ce qu e:" es el sallo cu:-.lita livo de lU,
m étodo gen C:I'ico. como el e~tilistico. donde se buscabr. a uhranz;t l!i
reconstrucción de un modelo medic,•al idral y u1ópico, a un método cttpr
dnco que empic,.,:, a to nsidct'fi t· cadn rcstau t·nción como c:specifica y con ...
c.N:tn. con su p~rsonotl casui.~tica y ttoluciones. a p:trtir del es1ud10 del CMO
en si y después d e conocer In totaJidnd de su hislOrin, documentos. ft.aemei
gráficas. cte.
Por ello. no~01t'o.s imroducin'los en la feno menologi'a del rt.\1uurostonm ln.s
recons-tl'ucciones dclibe•-ad¡u ~rnm 'ero t dovfru». que producen co¡n·us exactas
VtnC'da. t';lmp;t.mlc de San M.ar«&. Rt'(onstrucc:llln •oomo trJ v doodc: C"it:aba• fn t9021C hunck: la
torrt ~ndo uA tmpnttatHc: debate sobtt \1 ~u•rla v. df hXTrlo. .
de objetos desaparecidos por diversas cau.MHl. pe..ro de los que se conocen la
rom~ (1'11 u t'n d c:shlo lit' la fpoc:'l. Pr('V.11N:ió aquel!:. ~tur.:. para rt<:UIX"-r.Jr los valorn C"moc.an.a1C'\. lOtal idnd de SUS CnntClCI'ÍSlicaS f>t·oyec1Uales, t'lrtislicaS, históricas, documen -
'>imbt\tl<:OS. urb:.nos y vi\ualo.. Vi\llt \In 1:1 tulfr y m:On)truc:C'Ión dr 1;¡ 1()9ta, po.r an~tda.ts
tales. etc .. para realizar la n!'produc:c1ón a trow6: de la con,uha y el estud10
(kl.a. foto dd ;h.ttof, l998l St ,nauguratg ~un niOCkJo q"" it~ ap&,(3do r«<Mi-~ cdrf~CJM
d c:tfiOhd~ por catMtrofe1o o pot otr;rs t'OJ!V~~ de los archivos. mate1·iules g•·áficos, histo•·iografía y cuan tos otros insti'U -
mento.s permitan la rcali23ción del proyecto c.opta.
Enmnrc:nnON c~tas oper"acione~ Nl In nunodo h lnfn p 1·opuéi1H1 por Ht11-
t rum i , po rqu., u• npont radtcalulcntr ~t lu vwll.-t l·llhl. qur rn un rMu \Uill

lar tt"IU:It·•• .. • 1. lf'c un\t r '*Cirión drl mn '"'"'""''' mrtn• tlllfln '"' •l,ft"c 1u'
OlE VA.RIA U$TAUIU.Tl0Ht CO NC:tPTOS, ltORlt. f, MIUOIIUAOf lA AUT.t.UitAC:IÓN AIIOUIII.ClÓHIU. 157

buscando la id•alidad d• su estilo. También •e opone • lo teorin rU!llúniann,


pues e~la con~ídcraria que el edificio ha muerto, por lo que: no s~ d~be
reconstruar. Los seguido~ dd mtauroslonco tratarlan de realizar delibera·
dame me: una copia exacta. sin la más mínima mutación. eon •guaJes signi-
ficado~ ~uubólu~'O.), a.11i~ticos y urbano~. cun lo~ mJ.) parecidos materiales
que se pudieren hallar. con iguales decoraciones y orn:u o.s. en ddlnitiva
una co¡,in cxnctn.
El cn~to m(is paradlgmático d e esut co ncepci o n que co noce mos es la
•·cconsu·uc:c•ón del counp:m ile de la p l.-ta dt! Snl'l Marcos de Venecia. 1-hm -
dido d 14 de julio de rgo2. CJucdó •·cduciclo totolm C' nt c u esco mbros . Un
g1·nn debat e - en el que pankipó h nstn Otto \Vng•1 e1'- se inició enLOnces.
prime 1·o ~ob re si r econ struir Otto ca mpruu lc: o clejilr d espacio vacao:
re~uclto elevar uno. el d ebate siguió sobre en qu~: numera realhar)o. Unos
dcfendmn c1ue ~e d ebía reconstrui r . otro~ CJUC la rccon"1 rucción fuera
cs~ncial i1..'1da y atendiendo sólo al volumen y la ~alueta. secto res tambu!n
numerosos defendian ha construcción de un campon ile en el t~hlodtloiJK.Ko.
entonces en Vcnee•a el Lbt'!r (Art NoutYou).
Vencao la conside:rac1on d e ejecutar una «copaa literal», el «com'trot
do~:'no» segUn la campaña 1riunfadora. Se u ulit..'1ron todos los m .. u~riales
cientft";cos. gráficos y demás que se pudieron reunir pnr:-• que dicha recon.!>- Vtnt'<'la. Clmpaneit de- S3n Mar("'()S. 1:1 r t ltuOI ftpll~ m•fnttQmconlt la tone OlntJgva de~ q\.11:
u·uc:rión COI'I'e~pondiera" ha mas cstricttt ~im•litucl con el modelo y el cam- k jl())ria rnm•1kt.1 in(ormac•t.n (n mlt11111 in1fudU('(' nm·vn\ 1n:ucoua~ pm f)ltmt' «<f1(}tniC'ól) y de.·
v
''cn\po, §.t stAalatt ~n mS('Iiptionr<; h lntcorwt\Nñ•' dOI\d(' c;ro r:~n·c•to dr- dJIIX
panil e 5e eng•ó reproyectaclo. permancc·icndo hoy alH. Pcnt si se ul iliZilrOn $e C)l)rtsrm lm c:ttmeniO'i funnaiC'., en ~:tb\trJC'to. (rf>w~ de-l .nulm, 19991-
anMI'Utnt:ntos co n1 cmponincos par;¡ In rccon~tr·uccilm qué concluyó el 25 d e
ndemás e~ n1uesu·a de un .sistcrnn de p cnsunl icnto ele comienzos del siglo XX
abl'il ele 19 12. po1· C'je.nplo. !\>e Utili'l.o Cc: J'nc,.- nl o Jo•mudo pHn• los c am ic ntos.
y de un l'noclo ele intervenh con rc~pcclo ''In nn ligucdnd y el prese1ue.
pu 1·o In estr·uchll'r& y p;:u-n 1a nueva cuspu:lc y se r·cvbt it> todo con rn ouer iales
lgul'l dcbntc que p osib ilita P~I$ÍullC\ ti ravOI' y C l\ C!01'1 ll'3 podría estable·
tl·adic•om,Je~; In nuev:a 1o a·r e alc::tn7.Ó clo:. mil tuncl:1d:" menos q ue l::1 nntig u a.
ce rse sob1-e o 1ras reconstrucciones rcnli ~nrln~ <!ll l'c ch a m tis •·ccie nu: . tt~lcs
Las nulondndes venecianas orredeJ'OI1 la r·econstruccío n nl mi\ntO Belt•·tami.
como el Pabellón de Alem.,nb de Mi<>"'" de•· Rohe. el del Spnl Nour•ou de
ttut ),, rt'Ch~7o porque seria vetado para trab,~ar en Venecia« ... be:n presto
Le Corbusier parisino e:n Bo lo nia. In ca~n dt Mackintosh o d de la Repú -
lo ~trumtnto e lo Limbello degll cr-rori e dellc ancert.eue che dominano il
blica d• úpaño en Poris. en d Val de ll cbrón l"u·cdoné>. Falsd'iroeiones.
Min1,1ero ... :+ con el que había luchado de.sde hacía 'euue ni\os.
copias. !1rsla. rec:ap1uraciones tangible~. cran,rormación <le la idea de hislo·
Plume.ar ahor.• la significación de dichn opc:T·atu>n ofrt'ce: resuhados tales
ria y m onume1\10 dd pasado en su c.. p~cadacl de recuperació n ...
como que ti ambieme se recuperó. el demenlo de cOJ'H~lo lón 'erucal entre
do.,. pla1..1'- horbonte~les también permanece. In rtfc:r·t-ncia maritimo desde los
cana I r~ ~i&"-•e cu mpliendo su mision . la rnls•flcac•on maternal por· la perfec-
ción de la reproducción continúa posib1l itnndu d conoci miento del objeto
AA.W. Jlr~tmporulrdrSan Mcr.n:o. Venecia, 199:t.
al que .susrhuy(·. uunbi én uno de los sut1hu l(:)\: dua•t~nlr •i)r(lt.lt, de In ciudnd U1c cuv1, 1 ., • l.11 f"OI\,~Cln>a'l.i~ nc d,.¡ monum('nllntll'uhlmo Vf'ntt'nnio•. Jt/utJluAnlol~o.
h:1gt1nnr conl inun pl'esente. etc .. eLe. Coul(.) dí!,. Ct>"I'IH, llltn))C)CO huy rnlsi vul XXX'VIII ¡¡lull, Ronuc,189':l.
ficució n porque los venecianos t'lO prt,-lf')(UIIH• r 1 tlulu •lu .,.,.,, ruu r:ug;:ai\nr n l(t•·•••·
, &tt1Jnt•III•H ¡ "t"' ••• "'''lf' ¡lfJ C:o•nparui•J•-Sitlt Afun~•. t\114 MIIMn, 1'}0:).
ltll~~ rht ~ "' l~tt«~lfri.lrnl•lU""rftP"M(!f-llttft#l ' ,¡,lf \J' .,,., \IJIII11, IClOr..
nndle-. Re"'"· put\. t1uc e l t:nmpluulr Hu • • .........,. tUtu uuHira1w, y c:¡ur
159

-. Vtnrv o, ú.co llfllromi. Rtlo:jaM dt~~rllmfnht!o dtllo (;,41nfa CJI Cotu~•o CmJtu~tolt. Venecu1. Carlu primera del XX. Se lnsena pue>. dentro de la búsqueda de una «arquitec-
fnrari. l903· tura nueva • aunque todavi_a determinada por la historia y en cuanto n los
& .... C .. •ll ump•n•le de San ~hrt'O ru:dlfiQtO• . e:n CoJt~.,~. 1912 .
Cuc:m , C .. Trono u tuna dtfrmovm. Mario Bul1onl EditoriC', Ro"'"· 1970. mortumentos de ntr'O de la problemática ita_ l iana de su eno rme cantidnd y
Oo,.n ut. 0 .. Lo riMn.liNUI>ru:" tlrl rt~mpomf, rl• S. Murcu ~ r(J Lt-'Mtt.o dfl Smuot•mo. Vr:ntdll. Callegari . nece,s:idnd de destino para su c.onse•-vac.ión.
1912. Boito man.i festó sus conocimientos, experiencia y teorías cm numerosos
- •• La ticQMnazion.- dd c~mp.amlr: di S. MaN'O. Vc~7.i.t•. nCeomok Jd Gt-NO c,.llt. núm.
=ri1os. Fundó y diri¡,-ió la ~•1• ArkitalioM dttorath;at inJustnolt (18g2 - 1893).
5'· 1913.
L0 ,, 1.-,-. 1, R .. 11 Rr~tauro. Srona. Tto"o. Tttnidtt. llrtJt~l'll.ltt, Fratdh Palombi Ed1to ri. Rom4\, Ypublicó obras como Omamenh dí tuttí¡1í stili (J 881). Praposto dí una riformo r~rg/1 •la-
· ~88. tuti del/a R. Accoclemia di Btlle Artl in Milano ( 1861). Sull'ouuiomtnla <ltllt ortí btllt in /tal••
e
p, • IOt. o o Vt ltt'.(,ICI 'rrsJuurota'. Ct.n/(J\ff/{lltfl} Ottl11 d. Ul lfrt'*"'' J, m :touro tlfiJ• tdifid tlfnt.Vuní . F10111( 0 (1864). Arrhitttturo Jtl Mtdiotro in /tolio (188o). 1/co<tt/lomrdrtoolt (188.¡.), QutJtiom
t\ng"li, MiUn, lg88.
s,c:u oon. N .. •11 nu0\' 0 (:anlfUiflile di S. Marco +. nMMII.Ot't' TttttKO. 20 de dtt~mbrt' y 30 prodichtJ•BtlltArli (1893) y numeroros an!eulos en revi51as especializadas.
dt drcicmbrcdr 1907. Boilo parte de considerar fa restauración co m_o un:- disciplina .seJ"ia )'
Srnr. ~(.ll P.. llrt,i.ltlllrt• it~arcllllf'!/111'11, Milin, 2001. nutó nomn en la que se debe conjugar la capacidad de cl'f1 íc11 con la p••ofe-
sionalidod: «U misurarc la be.lle7U'l rispeuo alln ''ecchiaia. e la vecchiaia ris ..
peno alla bellezza. e afTa re ddic.a to; e ci vogliono buoni occhi . buon crile-
CA MILLO BOITO Y t:L «RESTAU RO MOI>ERNO» rio , buona esperien?.a, buonn biluncia e moha buo nt' vc>lontil di pesnr
tullo, anche g li scrupoli. con animo spassiona1o e disinle•·essato. _La van ita
Paralelo al de...11'ro llo de la$ 1col'ias de Bchrnmi se produce en ltnlín In arti - e l'amb izione del restauratorc divtntano ¡anche pi U funeste al monumento
culación de otra teoría de la restaunción que tendrá mucha más rortuna y di qucllo ~he possono riusci~ l'avidita e l'avari7.ia~. Pero junto a este casi
t.ra.scendencia en toda EuropA. Será deflnidn por Cnmillo Boito. nacido en carácter de demiurgo del arquitecto r~s-taurador y a los al\tecedentcs seña-
Romn e n 1836 y fallecido en Milñn en 19 11.. ArquiiCCIO de ca •·rcrn meteó - lados do Violler y Ruskín. Bo ito ndvierlt en sus esc•·ilos q ue e l nbuelo
rica. estudió primero en A lc1n3n üa . Polonia. en In Academia de Venecia y («nonno »-) de la restauración fue.Ciuseppe Vnladier.
en la de ~ia1ematicas de Padua. Con •ó lo 19 ••'o• accede a la d1<dra d e Y es en es1a admiración por <.1 restaul"•dor cid Arco de Tilo y el Coliseo
Belln< Arte< de Venecia ocupnndo el1>ucsto de Pi c1ro Selvatico (180 3 - romanos donde se encue nu·a pnrn nosotros la clave de Jn explicación de la
t88o). un gnm 1eó rico del mh.<~l m ed ieval. Refugindo e n Milñn, en 1860 teoría boiticma, pues por un lado l'ecupec'á uno tradición iwliana scgndn por
<ucedc en la cii1edrn de arquitectura de In Academia de Brern a F. Sch midl. el r:iollth'<Jnismo y que Boho persigue desde. su condición nacionalista. )' por
que ocupará ha.)ta su fallecimiento. otro en.s.alta dos principios fundame.nt.ales de aquellas dos re:s-tauracíones
Como aficionado al mundo medieval admira a Viollet. pero r~chaza Ja.s que conver1irá en docu·ina de grnn J"especo. Pnn'' Boito . V:\lndier - la c r·icicn
l"í:Siaun,ciones de sus seguido•·es po1· co nsiclcnu· que In metodologta ya estabi• actual d esde Marco ni demostrará que fue Stern el creador de estos concep-
anticuada a finnle$ del siglo XIX. También se. e auu.sia.sma ante las teorías d e tos m_ientras que Vabdier sólo lo1 síguió a su muerte- fue un re:suaurador
Ruskin y coindde c::on su penSil miento y c:on d de Zoni en d famo)() debate t:tnti]iw capaz de actuar en aquellas obras con d mayor rigor respe1ando lo•
sob1-c la res-1aurnción de San Marcos de Venecia . Pcr'O Boito imm1,ru•-a una ' 'm restos materiales del rnonumen1o, por un Ind o, y siendo inteligente pnrn
nuevu:. medio cami no entre el inglés y e l francés. fu r\(lamentalmcntc poa·.. crear un m6todo sutlf. delicado y moderno pnra recoanpo nerlo y consoli -
que se halla irtmc::rso en preocupaciones distintas; por un lado. defiende la darlo. por oLro.
unificadón italiana. lo que le obligará a huir de la Venecia 1odav1a austriac.a; Boito encuentra aqui las daves de la nuevo. restauración: conseguir un
por o t•·o . se sien le discípulo de Selvático y de lo• mé1odo$ alemune•; y sobre criterio lfiuficientcmente hábil para dcrender In memorin históricn del
todo y de fot'ml.l muy tra.scendenle. po•"<lllt' ~e pl:uuru In a·ccuprr:.rión de lo11 monum ento y l i la ve¡ para recuperar Ja imttgt n antigua del mismo sin el
monumentos desde la necesidad dd rtuw. dr la uulllet{lt Hl. )' tlr;dc la críticot cinismo dt lo, víollrtlanos. ~ con.sigu~ cnmbat-n nsi que la restauración se3
de la :.rqui1ec1un contcrnporánc.- sicndn ~ nnw tr1U• ti• rt"UovartnnC" e-¡ uf" l•• arqucoiCJ~u ~) t•n•lurn proyectual mi~ ni t ,., '1"'" rn V1ollrt 1odo ril-eulaba
en 1oda Eu l'Opt• •• producrn Nll••r h11 ""' uiiiiMI dllelldu drl •IKIO X1X y la oh'<'d«IIH <Ir la Mpnd• y. cvmo ültlmu y'"'"
lmpununt c cmp~no. ••
16o 161

logra. una va producido l• operación dcsdr el J>"!J"dO modtrno, ~cuperar un re:aüce n ) mu~s1re n no ser ob~o\
edificio de u n -.. cuhura nluena p..'lra cum plir una ~necesidad» comernporá- an1ig.•• · sino ser ob ra de hoy». E.
n en. respo r1diendo e n d e rlniliva a la rie)tilución esté tico, h lst61·icn y esp irituaJ só lo en c~te m o rne m o últ imo
y tnmbié.n mate.-íal sin. ren u nciar al diñlogo ent re lo antiguo y lo presen te. cuando Boho orrecc sus famoso!li
Pero ccntránclono~ y~ en su método y criterios esp edflcoJ, es necesario o cho p rindpios de actuación pura
~eñalar que Ca mallo Oouo nunca defiende en prim er lugar la reitauradón. estas fábr1ca.s qu~ generalmente
a la que jarru~s considerO\ prioritaria. mostrándose así más próximo a R us- nu nca fueron comple1adas o que st"
kin. De esta m:mera IJega rá a ofrt:cer ~u discurso fa m o)O de que «cu:tndo debe n cambmr ele uso al aprove-
sea d em ostrado In nccesld ad d e restaua•ar U l'l edificio. debe sea· antes conso - char 1.. opernción . Esto es im por-
JiciArlo que l'tJ)fl r'Mio, nnt es a·cpn 1·ndo que rco¡tnur;•do. cvit:mdo •·cn ovncio n cs tan te . p OI'lluc bue n a pa rt e de In
y añadidos». ful p ue'l, en p1·incipio es u n nc~ndrado a.nt i-r~Maurndo•· que cn·ti ca de n uest ro/\ día5 fuera de
com o Ruski n endrnd~ c1ue la con.scrvndón de los m o n urne•uos se garan tiza llalia ha tomodo t \t OS p r incipios
por su entt~tenun•ento. por un.a lábor continuada de manutención. como reor1a. general dd italiano.
Tambitn e~ 1m portante! Rñalar que~ opone rndicalmc:nte a lu inu~gra­ t:uando en la ma~Jma ()('.upan lo que
tJones, como a los comp1etamiento~ de obra inacab:.das drnunc•ando las podriamos lln mnr el úiLimo lugar y
o ¡>e •·acion es vio llcH:ulfh clue «con admia·able cierlcia y ast u cirt h a•tCI'I p:u-e- sólo r elcv:mlC cunndo sus nn te.n o -
CCI' nn1ig uo lo l'l uevo. po ni éndom e en un A fe roz pc •·plcjidnd d e j u icio. •·es postuh•dos sea n con sidentdos
do nde el d eleite d e con1cmpl ar el m onumento desa¡>arecc . y estudia.·lo i naplicable~ por el grave d eterioro
conllev;¡ \Lnil fatign f:t.slidiosisima~. de la fáb r icn.
Para Boiro lo~ monumentos ~on (locumtnto) de la hlltoria de In huma - Estos ocho puntos o pr'inc1paos
nid3d y todas sus f.<t'I.C\ constructtvoas lo son de cada uno de lo, momemos de expuestos c:n el 111 Con grew de
l;, existencia del ml\mo. por lo que ~e deben rc!petar: otr:c:n un viejo monu · .A rqu itectos e Ingenieros Civilc.s d~
memo la parte :1i"iHd idtt, con tal q u e tcug¡• hnpo rt:1Jltia at·lt "'ilicn. arq ueoló - Roma. celeb•·ado en t•l nño de 1883.
g•c.- o h islói"Ícu. au nqu e secun·d;~ nn . t le b c se r co nservadu. nun t' cosw de so n el l'csuhndo d e ro da In expe-
ocu lta r algu.-H~ c·o'tn ·>. Asi, se oponía n la « 1·cp •·isti nacióu » y tll'rn o l ición de l'iencia ele Bono y en su con1pend io
añadidos de otrns Ctt\pas de los ''iolletinnos )' precoou.a ba una nueva con - con.stituycn urln enunci3ción de
Ciencia de la hh1orw y dd \-alor cMtiiCO d~ J¡¡_..,. obra~ de árquut'c1.ura y de ~u~ criterios que hoy en dia aun no $C
d1st1nta.S pan~: (¡1' No stemp~ la parte rná~ ant•gua. aunque se:\ la n'lis ,·ene- han superado y que primero el
t•ablc y más import:.n te, debe vence•· \Obre In parte añad •da. la cual puede Minisrerio deln Pública Instrucción
tenea· Ut\a bell e:r.a an t l'ii'ISeca y absolu w. En wl caso, belleza puede s upe rar a d e Italia y d espuCs 1o dn EUJ-op~ rndll
nm igüeducl ». o m enos rápidAme nte asumie•·o n
Pero también e~ nnl i ... r uskio ia J'I O en cun n to a los cortcepto~ que: t:ste y su.~ n nda mas ser fo rmulad os. Dichos
r
<eguídores exprc>Oban sobre la pasividad la actuación •acrolcga dd hombre p untos son lo_) )iguientcs:
ante los monumentos. Para Boito. b3JO ntngún pretexto ae puede dejar l. Diftrrnc•o Jt tsl1lo tnlrt lo uniJg~~O.J lo
morir un edtficto ; «Es necesario hacer' lo imposible. es necesarao hacer n~t~.

rnilagros para cons~rvilr el m o n um("ntfl y \U nnt•gun MIH'l'IO nn ístico y 2. DiftrtnrJO dr molmolr< <• sus f6briCOJ.
p intoresco». Por ello. llegndo el enso dr ' u t·vJtlni tt wutuhuut\lt" llt O. el cts$0 'Vmn-11. ....,.,in 1~v•ll l t IJ)JM'htlll. C.mtllu Un-Hu, ,1. SufJrt~I4JII Jr mottlt,m~y dtroraadrr t nlcu
,_,\;!lntttl y M11h~ ht!j rll!'l!iw! r l 6 hC'P y tC'\i"uMI r l
ele In a bsolu tu ntrc~lfl,,rt de restnu rll l u t•tuuplf"tlll liiiWtlu lu t ueuu lith•c•ó n tlhlicio Alilr 1• te 1111rr..,, nt ''"" y nt.uJu .tt tu ¡1 ¡•ortl'~ """.,."·
o la rtpuradón ._r,m mulll h. • ,¡ tu• · pttrtl 11 tU•• U u ••\udHIH\ c:1ur a(' (fQhl cf. ~ 1! 1 IU 1'/•"1' 1o1111ko/m /lll lll(t mc;llfiUi f• 'Jiit
hC!fOn sido tlrmmodcu en un l11g0r ront¡uo al monu-mtnto rrst.ourodo. -. Rtlll'J')M drlt'ardo. C. llomJ M J>ms<tlo d> ".Ju,o,..d.JI',.¡'""' d<l Poi- d.tlala,tgro •• 8"""'. o\ pollo
5· lr1e:is•'ón Jt! lu ficho dt> oduoaón o dt un JW"O tOm!fllCIOnal tn la parle nutua. nlo. 1lrc-'ei\\, r8g6.
6. Epígrofo descriptii!O de ln actuación fijado al nl(mumento. C ALP•••otr, E •. • JI restauro della c:hie113 flei $1U'III Mari:t e Oon1110" Mun no ~ il c:onctilmto
7· DescrifKi6r'.JJatogrofias dt las díiJ<!= fastJ J< los trabajas cltfJU$itaJas tn tlprnpia monu-
di c.. nlllo lloito•. Q..dun/ PAU, IX, t998-tggg,
Ce,., .. ,, C .. Ttono utot1a dtl I'Qtquro. llubonl Edito re. Roma. 1970.
mtnlo o rn un lugar fuiblico pró.nmo, o pubbwn6n cltloclo rllo.y Graui. L.• •L·Intui~ione: mod-erna ntl pf!ruie:ro di e~ mUlo Boilo•, Cac6rdlcr. núm. 208.
8. Notorinlod I!Uuol dt las aaiontt mll~rku ;>. t975·
Lue••w r. R .. 11 Rn.tolircJ. Ston~t. T<OilO. THtl~. ProtO§>ttitti, Fntdli P.lombi Edüor-1. Rorn•.
198 8 .
A partir de esta teoría de la consolidnción . reparación y restau ración
~~.a"'" : ¡.--, nc t.A: Rrstoumrt ororu.rn.-o,..UrrnstJV;.iol'lrlogtto~mrlOOolnrtaéktmtollroo!Tiutt'flolttt~l.
según ocho punlos y en la que se conservn•·ñn los valores histó •·icos del edi- Eduor< CI.EAN, Nópole,, t98-t.
ficio . como tambié n los espirituales y estéticos sin renuncitu· u) uso material Roc;m . C.. «C1unillo Boíto <" lt> pl'i mc: propo n e n o r m1u ive del rtMnuro•, Rtstuuro, ndlu
15· 1 97 1~·
po r la conte m po rane idad , se desa r rolló en to da Eu ropn u n d ebate en el
S.A...-ruao, l .. •11 contributo itali.;.no •llll dtf'ini~ione conce1uale t" m<'todologicu dd r"'
que las hip otéticas vanguardias de la restauración - paradójicamente las m:ís lauro•. RtPnw,... nU.m. 43. 1970.
conservacionb1u- plantearon la nece.ddad de cnfremane por medio de Srnr, M.• P.. lllftltt&~rofllotd.tdl~ru. Mil.in. ~001.
lq-cs y cuantos in.stromentos f'Ueran posibles contra las J"e-ilaur3ciones esti- To ... u.t.o, 1••• ll1f01110orr:IUtrltOI'IIt'O. P.,Jn, •totw.t1111~ni, fr,¡_nco Ancdi. Mitin. 1987.
líst icas q ue fabincuban 1os monumentos y engañaban o todos. y especia) ...
mente a las gcncr ocion e• futuras a l;os q ue h abía que legársclos. El mism o
gobierno itaUan o rcdnctó ln ley P01'0 la oo u,ftnx~eión de los mommtcr11tosy dt los objelf)S GUSTAVO Ü IOVAN NONI Y EL« RESTAURO SCI E N'fi FI OO»,
dt onligiiedod.Jorlt (núm . 185 . t2 de junio ele 19 02) sigui endo lns normas y v.s CARTA S DE A TENAS ( 193 1) y O P. LA RESTAU RAC I ÓN ITAUA NA (1931)

los consejos tslablec:idos por Ca millo Boilo. y jóvenes y valio.sos arquitectos


europeos recogieron las ideas del re$tourndor ha_li.ano iniciando verdaderas Giovannoní (1871-1947) forma parte de esa nueva gen<radón de ~tauro
cru1.adas par:. salvar y respe.tar el patrimonio anislko. histórico y monu- do r es europeos que trata de Jlevar a sus úl1imas consecuencias en perfrc:
mental e n sus respectivos paises. ción los postulndos de Boito. Se licenció en Roma en ingenierla civil. pera
Entre todos ell os y com o hn senn lado Miar eJli. deswcnr~l n e n Es pañ a desde el pr·i mer m o me.nto le i ntcres~u-on la H isto l'i11 de In A•·quitcctUI'll y lr1
Leopoldo To ro·cs Bnlbás , en Fra ncin Pnul Leó n, en Bélgica Le M aire , en Re$U1Uració n llegando e~ ocu pn 1· In cri.tedl'a de nl'quitectunl gene ral en lu
Creci11 Balnnos y en [aa1ia. qu.ien Ucvur:l ln.s teor ías: d el maesii'O n grados m ás Facultad de Inge ni er ía romo na en 1913, dedicindose el o·esto de su virlu u
altos de perfc:ceión. Cus&avo Ciovannoni . Todos ellos pertenecientes a una la d ocencia y la investigación y teniendo como ce.lo principal de su cx-'\trn
generación que se puede cifrar nacida en los alrededores del oño de 1870. cia la tutela de los monu mcntos.
y que l u,ricron en sus distin1os pai$C-5 grnn pl'e'dicamento e influencia. Pero Con el arquitecto romano Marct'llo Piaccntini fundó en 1921 la ~,, 1 ,1a
también sería justo señalar que la i m portancia de Boito aún no ha desapa- Architttturo.JArUdttOrativto en su h;,ber se en cuentra tanlbil! n la fundación ~n
•·ecido y que la muyor in de sus en\m cindos sig uen •·e$petándose hoy en dia. 1935 deJ Centro d i Studi dciJ'Architeuuo·a y en 1937 del Boll•ttinoAndrtal'al-
Será Ciovanno n i q u ie n tenga la enpocidacl pat·a a.ñ adi r nuevos concepto~ ladio. lnu·odujo la Historia en In F.1cultad de lngcnico·iro y l uego foo·m ó p:11·; c
que r eform uln_t·án lo teoría de su m~t estro. de los fundadores de la Facuhad de Arqu itectura de Roma, la primern de
Italia ( 1920), en cuyo plan de estudios consiguió implantar asignaturas
com o « relieve de monumenlo.A•, • Hb:t:oria de: la Arqullcc.tura». •los
l\JIUOCitAnA M.SICA (Borro Y «tt.:STAUlO MODI!.ItWO•)
estilos• y l1 e'• edra que il oe:up~r¡i • Re'(t"urn~16n dr monumentos,.. SerA
8(uTO, C .. 1mtouraton. f1orenci~. 183+. d i rector de t<tA y to mbii n llegnr:l o ••r ,, ,..,,;d r ntr dr In fnonosn Aendemln de
- . Q.ut'Siiom (>l"((tacht rl• Hllr olfi1 ft)1uuri. ttmtONr,l~t.h"f)•JAt, '~'fr'•"-"'• h•~•'"lt!lflll, IIClt'}lll, M ililn, Snn Lur~lll. cr~ Ko rnA.
t892.
-, 11 DliMJI) J,•t\Mun(J tt •llW'J:'II ptr la ,,VD fomr,u, tilA N7 #l,.ot~.., 1t lti.C"'rfW .,¡ Wl .....,II.WMy,.""'f1c6 dt f. &J Aul'lt¡ur i
1
11illh'uyó hlg utHUt QIH'O.ll 1Hit~11 l • tlr lu• ÁuJer lr " custod lca y ..1
,.,.rosl.,, T i¡o 1 M,,..¡,,, Molln, t88q pnlnrl., f 111 ~unl•, ambu ("n Hu tnu \u •l•dt,arlon prtnrtpal, curl u,• h~mtn
OE Yo\MA lt(SlAUjU,TIOtil COHC:(PlOS, TtOitiA [ MISIO.U. 011 U. RUIAUitACibH A..OutUCTÓHICA

hasta entonc.rs nu ,t
arrollada que pt "" •
a.gña.s poJimicaJ co n '''
lorhtdore:s dd ane: nun•
Adolfo Ventun y au
~scuela que. an.a.li.zahttn rl
nne exclusivamente d~rlf'
p r esupuestOS estétÍCOII t
es-tilisticos.
GraciAs a Ciovunnoru
y a sus estudios. a partir
de ello• se tendrá espet:illl
co nsideración a la.s
estructuras. a los muros,
a los espacios. a los volu-
mt>nes y 3 las téc.nic:a.s
constructivas. siempre
•po)'l'das en el aruilui$ de
G. G~anN"'ni talk' de Bru~ cm b tonr drt AyuniM'It'nto .., fondo. Dibujo v ~ado xtua..l
(Foto .U10t, l'OOI ~ Ocsilnolla t:l ~\ex dd <~mb~ntr urbo~no y dr 10) ('t'ntu)) ht'it6nt01o ~do qur Ion los materiales antiguo'
arqulltcl\H~ •mt'nDfo.t, en w cunj\ll'llO, son tan ln1PQf1.Jntn mmo kH. gr.andt'1 monumentO). gr:ificos y e n los levanta-
rnicncos arquitectónu::os
n~r.nltodo. rc.-nu"Ó e n la investigaci6n de lo histo t•ia de In nrquhectu ra y en
\l' nuevo&. Entre sus más
O. GIOVliMOn•, lrtn&o, lou.: dd Ágc,ula. La dt'\IHittl6•1 drl lt'Jido
lo fot•mt.d ncló n de teorías y m é tod os de rc:Mau •·:•ció n innuye ndo d ecisiva- 11llt'dt dm dr to~ rnonumrn tos dmtma un f~\'lor ~O·tulluml qut' irn lu;JI'tan tes in.novncio·
)1' h:~ Ido rQrnl30dO $•qlo il "9'0 y dl"\.IUJV(' lO) vulcnn dC' t\l'illll V
me n te e-n h1~ autoridades ro m~ na::. y e n el mundo lH'quitcctónico contem .. n es C 1"it íctts se encuentra
l••c>porclón tic: b;tQS alter.~ndo su stl\lido v ptrttpC'ión v•~ol
podineo rtlncionnclo con los monument os. En t rí' MIS numerosisima~ lu d e m o.stración de la
publicndOI"ICS dcstacnn las dedicad~ls o In nrquiu•ctura l'om ana en particular nu to r\Omm d el arte
e: ital mna e n genernl, tales c:omo LG t«n•cadflla C'O.\lru.tiont prrMn i romani (Roma. roman o f,·cnte al griego
Sin fecha), Soguullo archott!lura dtl nnasc•mrnlo ( 1931), La cupo/a d< S. Pr.tro (1942) como la trascend(:ncia tic:
y Alllonro Jo So~lloel Grm.'<lnt (1959. ya fallo<~do). lo.s modelos naliano~ ton
Su.s tcxto5 y C'\Crite» sobre: restauración se muluplic-'n ~·parti r de l913 , el Renacimiento y en el
fecha en la que se publica su p o nencia presentada c.-1 año anterior sobre Barroco a partir, funda-
+:L.-. lutda dt"'le opere d'arte: tn Italia ~ y después aparece:r;in co nstante- mentalm~nte. de la ,,..Jo-
monto en r<>•iStas como Copilalium. Roma. Quodm io. Nuovo Anlulqg;o. Bol/ttttno r3ción no sólo de 3o U'\
J'Artt, Rossrgno d'archrtftturo, L"arlf', t::t c •• y concluu•án con ru impon ante libro aspectos decoralivo.s como
/1 ,.1tauro dti monumtnh ( 1945). hadan los h i.scoriador~
Su npot,nción n la Historin de In Arquhr"C'WI'n t"(Ul\H' 1 illtel ru(<' fundnmen .. Vio~ dC' ID Cnn~"nl\n Romo. Musso.imi ordrn6 r~aluar nk tt'C'tiO d el nt·tc . s ino de .sus
t;,l y gencrnt·fn ln tnnyo•· parte d e lo• lunthuntulu~ rlr h u1 ht~t urlhcl ot·e-. del 11 1.1 Wi'WIIt01 eh" \.in l'tchu, 1 lo q1.1c ~ opu"' GIO"V;lnr~onl 1111•qur
t:$qu e mn.s pl,mo- volumé -
~II)U\(1 '"' tft'·•l'''''~ •1\.n •tri h lrt!O mt'dl<v.~:t dd 8blfiO v ta ¡l~ttlltl 1
segu ndo y ~et•ctr C:UtlliO del siglo lthllnnu• 1' a.lu 'IU IIIIIIUU 14~11 tf"r rll(ll y cien dr k" \l¡llllft\ 1 ~ "1'1 il• l11 "<"J~Ia 11 l¡¡ ffli\IIIIIPII! ti• tk-H!l,,j crl<·o~. e.s1 ructu rnles,
tfflrd , pudu 41rrth11Hr In vi"lón d~ IM u 'l''ll lut•• h••••~th ,., •lt \tlr u''" vi"lón 'f •f lrtllj1l11 1' 1 ul 1 t UH.\II""tlr ii\'Q' y ltit i1(NU
166 CONCCPTOS, lEOflb, f MISTO't:IA Otii.A IIIJTAUh CIÓN AROUIT(Cl0 KJCA

1nt~~sa ahora desuu::a.r su apor- o~ esta ~cnciiJa significación e ma-


taC-ión a la Restauración. Como ha nará toda su teoría conscn.-..cioni$ta
eS~udiodo Ce>ehi. desde el primer y científica. Supone: asumir de las
momento ~~ declara legitimo con - metodologías pn::ce:dentes ambos
tinuador de Ooho asumiendo sus vnlore>. el artístico y el histórico. en
posiUindos que desarrollara i nOu - In Rrf1uhectura monumental. lo qu<'"
ycndo notablemente en el pe nsa- le IIC"V':'ra necesarüuneotc a amplinr
mie nto e uro peo. Tnmb ién ser á el el conccplo de monumento no
responsl1ble d e la for mación de dos sólo :ol objeto. ; us cualidades artf>-
ge ncs·nciones de ,, ..qu ilcctO!t italin... lico~ m tis sus vicisi1 udes históricas.
nos educodos exp rcs:1mente en la s ino tomblén al contexto e n d q u e:
con se rvación tle monumentos a se ('ncue ntna , a !:1 tJ':lma u r bana y
t r:wts d t una prof-u nda prepara- cd il•cin que le informa d el c;:arácu~r
ción hit~órica y cie ntíOca . ténnino y le arraiga en 5us signos de: ident.i-
este úl timo del que emanará la d•d. Por to d o ello w>o de sus pri-
d enominadón que se otorgue a su mero~ principios es el de ((la ley
teorio y m étodos, RtJiauroscitnlifko. de In mínima intef'\·ención y del
En este sentido se le considera el mínimo ai\ ddido » recurriendo
mrl.s importante redacto r d e cuan- cxclu~i\•arnenle al manteoi_miento
tos intervinieron en la Conferen cin y co n.solidn ciOn de los edi ficio~.
de Atenu de 1931 para la fo rma- P~•·o t::1mbíé n propone «con-
ción cle lolhunnda Carto dtAit•uu. el s idtnu· dd estilo del monumento
pd mc r docu rn entc) intC I'nac~OI'tal In condi ci ó n amb iental más que
publi cnd<• pan1 cons iden~.a- co rno ln!o i nii'Ínsccam entc 'u·tisticas: •·es-
univc r·s11l el :.r1e d e los pueblos y p cw•· toda manifes tació n sobre -
pnrll co ncienciar a los gobien\os p uclil:l que leng-d carñcter' de ar1e e
hacia su protección y salvación . identiOcar ho ncsuunen 1e los aña-
Asimismo fue.'! el responsable y pro- didos no evuahlcs ... ».
m o tor de la llamada Corta dtJ rt.stauro O Giovanno•'- llouu....OO d< S. St<f>no dtgl• En tste f'e\Umen explicitado por
- Roma. V.tono. la ponuq""' drl pooufoa.
•laiNJIWl de 1931. c¡ue asume las dircc- tdQt"INCb 11"11tnor v ext('tlQfrntnlc m ftdQ ct'f'(;Jrg, Lucio Samoro se adviene la totali-
thou de Au~na.s y que.'! fue adoptad a fi.IC' Jibmcb dt ~ nifinos ~ y tn f'l ln1cnot

por d Consiglio Supcr iore perla


._loo <tStos pal<omst"nos ~ """"""'"-
dad del cosmos restaurador de
CioY.mnoni. Su aplicación dcpen-
Ant ichuñ e Belle Arti y por el G GtOYJnnoni Tf'Ofi~ dd •dtr.tebmc-ntot (rt IMC':Spa• d cr;i de In cl:a"iflc::ación frances;-,
M inistcrio italian o de Educación dos ur~nM hi'"ÓII('O",. Rom.1 y ~11. Contr.r; b ~ que n)um c de m o nume.nto$ vivos y nlonulntnto~ muertos que segü n esta
trutd~ dt b>tuiM hl\tbrko\ enteros el i11gmH!ro
Naci o n al e i mpuesto a todas las condició n c:Kigir.in diversas actuacio nes. Por mo numento.s mucJ'tos entiende
dtSArrulló 11 ltt~l.t dt ki~ • C'SI>OnJ~rnlcntOSt ck IM
Supe r·intenclenciM d el país. ml\lntf\ ti C't,tohr~!i.. , IU!l.!\,¡" v:.ku ll3ról ÓOiílt clt nqué:llos p r.ncnr.cientesa cul turas pe•·idiwclns )'cuyo uso o r-igi nal ha d esapa -
f'f1Ulfl•l!t11of'r\ht\ Hu~o~t"'"" 111 \U'\ ~cl n~ ten l~t~o !mil l'<'ddOI coul~H·rndcn los de ear:lctcr :u-queológico. l'f'.'!l_o s y rlli nas d e In :mti-
Co mo prind t>io básico C iovnn-
qrurt ,.l lltuh• ''""'*'"'!le"' l•ttiiH.'Irrtlrn1tl y 1;¡ tlirnl•
no nl clcOenf)c ~ rccunde1r d ei s(' u t! 1 1 11 il.r f1!M .... nill V~.. ._, 11\ lit 1•1.41.;1 tJf' Sat! Jr(Üt'dMI )' rtt~l i llu' y r, fl·rnle;w.s nn1 iguta'i y lll t'flic."vnl~s lJUC 1uv-h::1·o n excJ usivn
tldo <irl tul< r l ,rntldo h i, tó rt\'1> 11 ••ttt• t huu h1n lu·lu '' ~ ,, ,.,. Mlunol tn 1c<·rn tlr "' dlfllu-IJ H•Ítlir¿• · Pnr r l co ncr.1r1.,,
168 CONCEPTOS. TCOIÍA 11 HtS"TOAIA 01 U. AUlAUIIIACIÓH MtOUITlCTÓNICA

monumentos vivos son aquillos de etapas postertorts pertenecientes a la . Pero en t_odo lo expuesto hasla e•te momemo se podria decir que lo , .,.
1
misma cuhun cristiana y oc.cidt.ntal que mantienen sus funciones originales C•ovnnnom ha hecho ha .sido recoger de Boito su.s 1eorias y reflexionar ti•
o que pueden ser rcutiliudos: para otras pareddas. rat.ones por las que su nuc--o sobre ellas para perfeccionarLu. Donde realmente surge la modco no
adaptación se puede realiur con mini mas inten·cnciones. dnd en Ciovannoni es en su capacidad para def"inir con los criLerios actualr•
Para todos ellos Giovannoni establece cinco modelos de acctón opera- los problemas de la «defensa de los centros hioióricos» , la introducción del
liva de la resta uraeión: 1. Consolidación. 2. Recomposición, 3. Libera- concep1o de «respeto ambientaJ )Jio y la vnloración de las «arquileetu a.-~
ción, •\>. Completnmiento. y 5. lnnov;1ción. men.ores». Todos ellos problemas que de foo·mn premoni1oria formuló pnrn
A la primet·u la o to •¡a una gr<Hl importancia)' seflnln que n ser posible es ln.s CJudndes y poblacioneN históricas que see·ran g rave me n1e acosadas du•·ame
a la únicn. n ln que se debe recurrir. Se trntn de tii''HI int crvc·ncíó n exd usiva- ~.odo el siglo XX y sobre todo a pao·lir de los éxodos rurales y los crecirnicnlOo
mcnte de cn l'áCl<H' técnico pa na ga ra n ti1.ar la pc l'dua·abilidad del edificio: tncontro lndos ocurridos en el tel'cer cual'tO de ln centuria.
co nsidel'n que se puede realizar con los nuevos nuu e:riules. cspeci~llme nt e Surge esta clarividencia en el itrdinno ni ndve 1·1ir los efectos que la poli·
con el hormigón armado s iemp•·e que quede oculto. ticn urbana del siglo XIX había p o·ovocado en lu ciu dades al p lanlear Jos
'Tiunb ién ttd mite la rtcompcuidón. desde la anastilO.oiÍS. concepto que tam- nuevo~ ~~!anch~, ~e manera que el tr:uado de avenidas arrasaba conjun-
bién recogerán las Cartas de Atenas y del Rcs1auro. que consiste sencilla- tos edthcoos de dostmto valor. Tambié n afec1n n lo sonsibilidad de Ci 0 ,.,.n-
mente en ucogcr del entorno o de los muscos y recuperar por excavacio - noni las actuaciones iniciad.. por Violltl y luego seguidas en toda Europa
nes re.l!tOS del edificio a restau.r ar y retornarlos a su lugnr de origen . En para aular los monumentos de.struyendo y abati~ndo imponantes testimo-
relación con e1te punto se encuentran los c:o ml>lelamu!ntos, dado que n_ios del puado con el único fln de convenir en hito urbano a una catedral
generalmente la anastilosis no permite la ~cupernc:ión 101al del monu• u ou•o cdifldo. Por Uhimo, fue con.science de Jos movimientos migratorio.s
mento. Entonces permite completar pict:a.) desaparecidas ~iempre que su c~mo de la introducción de la arquitectura moderna y su.s «.,·e.ntajas fun ...
número no sea dominante con re.4ipeclo a las autenticas y siempre m tu·· CIOna_les• ocupando en grandes bloques los interiores de l o~ cascos histó-
cando notol'irtmentc su modernidad. EMas ;u::aunciones posibiliHnl la recu - ricos a cos1a de la arquitcctu1·a antigua y tradicional. Precisa mente esta
per:aci ó r\ tota l o pnrci;,) de la imugcn dd monumento y lo aplicación del posición Dnli - arquitectUJ'a moderna le pcl"lniliria descubr·i r el valor de las
t~onccplo de unidnc1 rormal sin falsificar. arquitecturas llamadas « m enor·esli>.
Sólo nd rnite In libentción de'monumcrnos cunndo el nñadido n clestrui•· En cuanto a la valoraciórt del amb iente y los ce m ros histó r·icos, es preciso
cnrC~(fl de toda clnsc de valores)' SU cleNaparición no a recte al edificio ni Je recoger primero su visión del monumento nJ cual lo entiende inserto en un
dej e descnrnndo. contexto urbano. asi afirrnará que ~en la concepción moderna no es tanto
finnJmente. r~chazn sie mpre efectuar lnnovaciorles. pero en caso de que la obra arquitectónica grandiosa que e~nablece un hito en la Historia de la
sea inevilnbl e. deben identificarse honesta y 1angiblemen1e por medio de arqui.tectura y de la Civilización.. . , sino cunlctuier c:on.strucc:ión del pMado.
unu fecha. deben realiwn;e sin recurrir a los e:st1los. con ma1eriales diver- Utmbot'n modesta ... que tenga valor de arte y de hiSiórico testimonio. Ade-
$0S de los originales. con molduras esquemáticas y escndalitando la arqui· más el carácter del monumento es no sólo intrínseco sino también extrin-
tec&ura añadida. todo con el fin de que resulte un t"fecto sintélico que no &eco ; es decir, la condición externa con.sthuye ~1 ambiente que! a vece& 5 e
permita concebir fal sificación alguna (como modelo vuelve a recoger el ••tiende a.l conjunto urbanístico de una calle, de una plaza. de un barrio».
ejemplo del Arco de Tito de Valadier y S1ern). Esta ímponancia de los valores de las condiciones internas y externas
Para Ciovannoni la restauración citnlí[rc(J consiste en intentar defender del edificio la babia form ulado ya Ciovannoni en la lejana feeha de 1 9 13
siempre la conse•-vación del monumento como docunumto histódc.o y como en un nrlículo publicado sobre las deste·uc:ciones realiudas e.n los centros
obra de nrte, razón por la que pt•escir\de c:lt Ínlt1t'\lro l r rn é!-1 erenti\•amenle. nntiguos en JluOI'(ttmtologia . Pero Clovstn noni nt) hnbln sólo del valor pin -
lo que tampoco <tuier·e decir que est ~ " '' c'nllll•' dt"'l '"l•rl.~~ttnrunlento, p~1·n torc"co o tlr- vrtulilf'Jr de un e1nto•·•'<l urb1m o, 11¡nu ttuc dn untt importtu 1cia
únicumcmc cuando se demuc:5Lrc lo t,.wulm'•hul tlf' ·~•• UJU"I'IIdón y que uu t~t phnl n In.-¡ \'nlüm~t\fli cp.1t se hnn gt-~uulu Nt n loa tltmpo,s en lu.!l c::nlles.
nfcc1n n lo• cli"intO< periodo• drl l'lll lh lo nll NI w1a- orhou ro¡¡. volumrnr' t uhre loe qur t mrrsl"'u y fu"l•n C'UR dt"rua t.'llft'ala~t l o• m u nu
CON'CV'TOS. Tto.IA f Htll OI:IA DC lA RUTAUIAC10 N AROUnlCTONIU
170

de Brujas en In q ue se aprecia l n vnlo rnc ió n vo lumé l r ico de In.. cftt~l••· •l


espucio d e la cuiJ e y cada elemento u rbano que ayudan a valorar ht 1u1 ' '
d el Ayu n tam ie nto d e 1n ciudad en e l fondo. el cuul. co n se r vcrdrulf'i •
tnente monum ental. no es el protagonísta.
En el ar ticulo citndo llegó u u ñrmnr que « (las co nd jciones arnbientul.-,)
tienen 1nnto valor, que el dañar l a perspectiva de un m onumen'-O puNit
cas i cqu ivale 1· n su d csu·ucc:ión completa» . Co m o hn ad vertido Ce..u·h•
estos concepto:. son de gran modernidad , de manera q ue fueron de:wrru
G Giowilnnorn. S Anchó ck OMc-ta. Uaclos po 1· C iova.tH\o ni a ntes ele que fuer an as umidos por la urbaní\llca.
Anuh.lrOlttón de'" rachada y de 13 tune. Apt•c.l •~
tt:orias d(' lJ D!ft;l <k Aten~ que entonces no era calificada como cie.n ein. Si bien e~ cier to que el 1cór-iro
R~ti\IY"" tt rtff'Utf' dC"1 ha$1rJI en m.11cn~ v nt~· itnl i:mo los co ncibe Jim itnd os todavía .a la existencia de un monumento en
lo d1stlntm.. s.;l\!llil 00r1 un l"lll'gr;¡fr la ;n•cll'lo V !lf1h-
u b , ••~~~ a rn& ~ hatb\k)S. el entorno.
El «X(tÓ!l v 1.1 'Vtnt:.na no kn •t<~br;» tn En su libi"O ti tulodo \'<-rchiecdtd tdtdili.da nuO«J hablarin d~ la.s arqu.itectur.u
; 11quHectu•'il raC"ionJIIUa pOIQUl" no la :u-.;pt;1b:a
('OMO ahlo ronu:mpor~ la ;l('C10r'l
m e non:~ q u e d esapm-ecin n e n los r,:c;m ros h istó ri cos ufccta nclo a sus U'lHñM
en w ~-un,unw n:~ m:.\ ptó~t.•ma a Violtrt qut" h~ o r igi na le." declarando que «para el conodmiento y 1:• V31orac:ión d~ la gran
pmYptos que tt mi'VI'IOddcnd•a
(Fmo autor, H$41 d ocumentación h iMól' ica traducida c r"\ piccil-a q1.1c se <•ncuc ntra en lo~ vie-
jo) cent ros. lo' pec¡ueño.s grupos de ca~as tienen d misrno valor que los
grnndes mo nu me n tos»-.
Como m~todo para la s.1lvación de lo, cen1ro:r. hist órico.~o que)<; encon-
u·nban e n co nd ic io n es d e insnl ubr iclad y a·u inn creó su teoria tld «J,rada-
mtnlo» en ve-.t del «)U'ntrumtnto• que consisti<'l en rcchrwar lns dem oUciones
m nslvHS sust huye ndo lo por el si.stf'ma propuesto de *'cla reamiento$»
(esponj:unientos. 'aciados parcinlcs, :igt&Je•·os) (' n 1" lr·am a de e~ tos viejo~
ban ios. Co n ello se lograban nuevas pla)'.a.s parn cumplir funcionh moder-
na.) y de \alu bridad , se .salvab a n brrttn n ú m cPo de call e~ y C!•.sns. se 1-estnura-
baJ'\ éstas e o .sus in t(riores y eJCteriore.s, s~ prohibian las sobrcdevac•On('"s.
a.ñ nd iclos y c.:•mbio~ de cub icidnd . ele., co nsig ui e ndo así co nser'V:u·los «en
condicione;\ próx1 mas a las origin ales. por que el viejo hábhal teni~ su
o rden • .su lógicn. su higiene . ~u deco ro . .>. Segü n esto.S ¡ll'oycctos. se p udie ...
ron salvar val iosos barrio' en Ital ia, corno el de BCrgnmo Aha . d del Rena-
cim ien to en Ro mn y el d r 13aJ·i Vecc::hiu (a ho ra seguidos y copiad os m uchos
a ñ os dt..spués en operaciones co m o la del o(< Ravah> de Ba••cclona, u p•·o-
Jluesto en la « Rondílla» de Vallad o lid) .
Ciov3n noni tuvo una vision rnoderníAimn c:n cunnto al suf1·imien to d e
mcntos. también habla del color y por ul timo de la jerarquía que .e otorga
·· , l•• v• loració n de In pc•·~¡lec üvtt clt-. ftt lué llos en t•·t las t:MOs cen 1•·os h í~tó ricos d e cara al d csnnolli.sm o de las ciudades y su m éto d o
n 1a percepc •o n e • ~ 1 111\H\ de l uchn 1 cor'l l r a In e.s-peculnción y ~1 s no bismo d e In m ode r n idad :
calles. entre el caserio. ~te. Son n\uy conuc•dui \U) cltbuj<»• moM~n~o a
' l· d 1·rento conf1·ootnntlo " "" vi'IU n H\ flNI'tcoñ M YtY1eudu • Q.ua.si \~mpt t" t ~...-vt-n uto f1nora che 1:. \('Ct'.h iA tlua. am phnta a dismasura
tor•·c d e l A qu • ·' e d 1 d:.t nunon qu1u11rt • ngglu ncl. sin 11m.;,111U ti I Hirl<"t) rcnt~·a l r c:lt·ll r. clt tit
'd 0 Otta tt'\ Ja t )Uf" .t)l Ut 1 r ,.¡,(~ttl• ~IU h l R*, don f" •
adher 1 u a su anco con l
m n d N "'' •h•.. nt•n•lu ti r un •r drll·atua .. lu • tul • u n\<f'l t,t:(" tlll\ft\-lm~ntn. co
*- libt'ln:•cion• lltg.r ,, rt' (H t g mu ' f.uul••r' n 1U tUlnq u tl•l• W.ur clf't 1 lrn r•
OfiYA"IA "UIAUUIIONI
CONCf,IITOS, 'I(OftfA 1 Hf$"10,U A 01 LA RUTAUIU.CIÓN MtOOif(CTÓH!CA
17,

maltra.sforntando.sJ nel cluartiere degli nff~ri. dei negoti. delle abita2.ioni di


lu.s.so. Q.uc.sto svlluppo ct:"ntripcto ~m fauo uume1uare enormemente il valore
dcllc: ar ee e delle costru.d oni e:d qu indi p•·odouo agglunte e rial·u me.nti di
vec:chi edH1c.i. u_n adden.S.'lntt r'IIO semp1·c maggiore ch e ha ancora peggiorato
le condizio ni. Allora non SI~ ti"'v:uo nh ro rimedio che nelle openazioni chi-
rurgiche. ed il piccone ha lnvorruo. qu:ui \empre inefficaeemente • .sacrifi-
cando spesso opere d'arte t turbando l'annonia ed il caranere. ma non rius--
ccndo a risulta<i rispondentl allo &eopo. Non cosi dovcva porsi il problema :
poiche il voler ac:uin! in modo insannbile il dhsidio u-a due ordini essenzi31 -
mente djfferenti. non risolverlo. La ,.¡n da seguire deve essere. quando e
possibile. un'altra , sfolla..., i1 vecchio nucleo ciuadino. impedendo che il
nuovo sviluppo edili•io ...,agendo su di esso ,·enga ad anribuirgli una fun-
z.ione cu.i t: totalmente inadau o•.
Todos estos prin ci¡>ios que conside raban. en resumen . los elementos
docu m entales má.s imporcan1es que lo.s formalt-s. com o ya se ha d icho, se
reprodujeron en lo Corto drAttnas de 1931 y en la Corto dtl R<ilauro Italiano del
mismo año.
La CA RTA D E ATENAS codifica n o rmos vdlidns para 1odas las n.a c.iones.
convirtié.ndo5e nsl c:n el ¡lrimcr d ocu m ento iruernacional sobr e restaura ...
ción a~uanido por todas lns delcgncion cs.
Enu"C sus puntos fu•1dnsnen~nles .se cncucntrrt: 1. Ln consideración de las
obn1s de arte y d e los monumen iO!' co m o ualor de ciuiliurción por lo que los
Estados deben colabor ar recíproc:mlc ntc n su snlvngual'din. 11. Recomienda
eJ mantc niJ"nleruo corn o lu m cdidn rmis cncaz pnra asegurar la dun•dón de
los edificios y <~vitru· ln.s •~esthuc.io ncs integr:•l cs; c uAndo sea inevitable la
intervención po •· In dcg•·ndnción del n~onurnent o, aconseja respetar 1odas
las etapi•S h is16ricas y aa·tfsticns d el pnsado si n proscdbi•· ninglu'l estilo .
También pone ebptcinl empeño en la n ecc.sidnd d e mantener el uso origi -
nal porn In cOtHinuicl~d vitn l o e l m~s parecido posibl e para re.spct:.r- el
carácter histórico y nrtístico.
El punto 111 sa ncio no por primera vez y co ntra la voluntad de laju.ris...
prudencia d ecimonónica perviviente rl Jtrtcho dt lo coltdir;idod contra los mttmt.S
prwodos en cua"nlo a In copotidad de los Es1ndos para 1o mar medidas urgemes
de con.sei'V'.tción de lo.s monumentO$. evitar su venta. transferi r su propie ...
dad. etc. El síguiente pun10 ( IV) siSJcrnoli7.a que •• debe actuar cuando se plano.s necesarios y volver a cubrirla. Se insiste en la colaborac1· 0• n · t -~ ·
trata de una ruino con el criter·i o de conu-n"adón ewrupul0$3 aconsejando · 1' d m erutS-
cap •na.r e arquitectos y arqueólogos en c.nos casos y en la totalidad de las
tam bién la onmt1losu si es posible. Fn t'ilt" nno lo' nlltttriAit"J nut>Vo.s usados •ntervencíonet. de forma que cuando haya que consoUdar 0 restaurar par-
serán siempre rc:conoc•ble.•. S• tt' 1r.uau elr \HUI • u uta •ll1U"<>t ldat en una cutlrn~nar len rqul(lOJ t'!l;tudien p~viatnt>ntf' h" pauologia.s: y los remedio'
c~~tcavatión y no \t' pudt trA con un,., ... unwJ• •••h••• l• huna dr dato• y COn lh fn·•ttu f'W 1 UJUtfU\Idnd.
174

El punto v abordad uso de m ateriales modernos para la consolidación Pr ohíbe la perdida de cualq Uier p• l'le y m omento histórico y artf$tico •n
a p•·ob;irt d ose ti tmplroJUkroso dt todos los rt(UfS(JS dt' la timica modtma.y mds ts~aal­ los mo n u men tos. como fálsc¿¡l'los con a.'adidos. nsi como conserv:u· el <''J'I
mcnle d~l cementa nrmQdo usándolos de foa·mn disi n'l ulada para que no uhcr·cn la r itu d e ln Ci udad. In siste en el mnntenimjcn Lo , en q ue sólo se r·csuttu P
i magen y el caráctcl' d e lo1 mo numentos. En el siguiente (vi) se insiste en ( «ripristin•») cuando sea inevitable y p.-ecisa que los <uhdidos de las annJtllu
In colaboración inten:lisciplinar dando entrada a representan te-S de las den - sis se realicen co n elcmenlos neutros que reprtscntcn el m ínimo nec·t-'-u Ht
eia.s rísicas. químicas y nal urales junto a los conservadores y los arquilectos. para intq,'l"Dr la línea y asegurar las condiciones de corucrvación. Copan hn
así como recomienda la difusión d e sus logros e ntre todos los Es1ados. indicaciones de Atenas para lo• usos de los edificio• y concreta que las /obmo
Rechaza los tr asl:tdos y e"por1 acion es de escultu ras monumen tales q ue c.onn sólo pueden real izarse de aquellos elem entos ~i n nin~;-ún "alor ni ha~l b
dcbrn ser con serv;Jdos en t:l lugar parn el que fueron c;t~ados. rico ni :n·t isl ico citando com o ejem plo los tabicmlo.s de vcm anas'Y d e in1c:a··
El núm ero VIl of'ro nu• el p r·o b le mn tic In d udnd h istó rica e n c uanto a la co l um n ios. p c a·o señalando ( f UC ind u.so en C$10S casos no es ,·cs¡>anst~bil íclnd
co nscl'vntió n del paisaje y el arnbieo te reco me ndando C:\'ila r nuevas con s- ún ic:a del a rq uitecto sino d e un equ ipo q\•e debe tinonarlo previamente.
t •·ucdon es q ue los nfecu~n tsJ1fciolmenlt t nlo proxrmidad dtlos monutllflllos anhg~os. Son impo a"'antes las pr<:ci\iones del p unto sexto que tanto interes-aron;~
poro /os cuales tlombotnlt cklo. '"objeto dt <>pt<KJI tu1dado. lguol ,.,..,o cklo. '"'""'por hu Ciovannoni; •Que junio por el respeto por el monumenlo y por .su~ varH\.\
/>t"f>«''lmJ>otf~<Uiormtnttpmtomros. Pide c•pecialproteeción paraiOJ plantacio- fases procede el de SU$ COndacionts tlmbien UtJcs. las cuales nO deben SC l
nes y los jardines de los n.miguos m onu1nen1os. Concluye con la necesidad alteradas por inopo rtu..nos ~•i.!•ltt mienaos. por con.st,·ucciones de nuevos edi ...
de su pri m i r elem entos que afec1en ::t los edi ficios co mo publicidad , po~Le.~ ficios pró xi mos. pertu r·bnd OI'C.'l r o ·· volumen . colo •· o C.ltiloli) . En cuanto n
e h ilos telegráficos. in d u stril.ts r·uidos:tN o molestas. los incvitnhle.'i atloc/idos. dcbcr'l red uci rse al n'lin i m o posible y con ._puNI
Entre sus co nc:lu!Jio n es generales emhidns e n e1 punto V I t 1 soli ci u1 a los simp1icidnd y de co rrespo ndencia co n el esqu e m a con.sl r u CIÍ\'O: y qu e sólo
Estados la formació n y publicación de inventarios con datos e imágenes -puede admitirse. en estilo similar. la conti n uación de lineas existente.~ en
fo1ográficas de su~ monumen1os. la creación de un Archivo de Monumen- lo$ casos en que se trate de exproiones geomé1rica.s prh-.,das de indh-idua)¡ ..
IOS. a.si com o de revistas de los Museos que difund;tn datos sob~ los meto- d ad dccorouiwp>. esto cs. por anl\logia de formas escncialit.ada.s. 1nsiste c.-n
dos de conservación de aquellos. etc. que s ie n'lpre sean rcconocihlcs y noto l"ios visual y nHttcrirtlme nte.
Los d os úh hno~ pun to~ co nlic ncn . el I X un::t fclic:.iuació n nl gobierno A~~une lnmbién la impo rla ncin d e los nuevos mo1 crin les y técnicas. P:1 ru
heleno por su s actlvid ncles co nsei-vndo r-mL y el x y ultimo una declnració n en las cxc:•vncio nes d e ma ndo <"JU C: se hngnn metó dic::o anc ncc con Or'g'. tnizacíón
1" q ue se d ice q u e « In Confer encia p r ofu n dnmenle convcncid n de que la de las •·uina.s y .~u manteniJn ient o ;, situase&· posib le. ··rnnto pnra estas como
mtjor garantía para co nservar los monumt:!ntos y las obras de ane viene del para la.J intervenciones en los monumentos exige In formación de un rorpu1
afecto y del respeto del pueblo y considerando que estos sentimientos pueden de diseño•. fotogrnfi,. y estudio< de la totalidad de IM fases.
ser bastante fa,·o~idos l)()r w \.3 acdón apropiada por los podea-es pUblico.s. F'inaJmenlc obliga a que el Consejo sea consultado previam en te a todo
tmhe el voto para que los educado res dedi<tutn to do cujdado n acostumbrar o p e r ac.aón por· los resp onsab les privados y p Ublicos. p r·o p o n e re:1 lh.ar un
a la i nfancia y l~• juvc ntud a abste nerse d e todo neto que pueda degradar los cong r·eso nnuul p:u·a i ntea·camllinr expe r iencias que .SCI'lin publicad as en el
m o n u m e n tos y lu indut.cnn a cntendct• el significndo y a ln tcr·estu·se. más en Bo leLin d e A r·t c del Min isterio. com o la recopilación y con sel'Vació n m etó
ge neral. por Jn protección de los te.scim o nlos de to d a civili1.l1tión» · dica d e los d iarios de r estauración y los exped ientes de lu11 mismas p<H'il su
La CARTA DEL. RESTAURO ITAUANA promovida por e1 mismo C iovan- archivo y publicación.
noni recoge todos Htos principios y en algunos casos Uega m{.., lejos. En su Como rt:~umen podemo.s ~cilalar que 1odavia en esta Carta. com o en la
p~ámbuJo considera al patrimonio itnlinno y .su consrrvación como una qu e le scguirA en 1964- pr odomnda en Venecia. la preocupación funda -
roesfión nacional e i n clu ye dentro del conc('pto clt" p:uramo ruo JlclC'm l.Ís de a las mental .se ron.+.~ huye por el m o r'l urllt-l\10 com o nhjrto y lus técnicas y m éto ·
o br as de arte. n lnH de ciencia y téc:ni~"· Sruu·i••m• l JU"Itu lhll IR• imt rvencio .. do! (JUf" ~.- '•pi! Nm procetl cn dt.·l ntu1Hlo nn 1Hrt1lt\glt·u y u1uscístico . Corn o
ncs debe n IHtCC!I'$e n fut~don(j de ortt y (tu~ f'\l lfn uh U11••Iu111 • flrJCu1r l"lti I'CC:O g•·r11H.lr' n .. ,,•d~tt lf'l.- ron rellpt•cto u l tHi o' I H~~: 11rm 1)()11. n ut rrior•c.¡ y qur ~t·
rncnd"caOn('t~~ d t la rn r Ul t ¡:tlliO IM 111 1111iltu lunft , ........ r o m u la' JH wcad""· pr·ohuull••t • n m•• ••rdt- "'' '' " lu, t utu •ttt••• d•l r nhu no clf' t.,~, m u nu
176 •77
mentas. así como el de:stino para usos adecuados. dos aspectos ya pura - contrafuertes, en los refuen.os e$tructurale.s del organismo. patcntr' u
merue arquitectónicos. Juridic.."'lme ru c el de con cepción del patrimonio escondidos. dando nueva cMal..iJidnd a los monumen1os ... » .
como oolorJe nvili~.tiCIÓr1 y la pree ntiuendn sob t·e él del derecho público res.. Pnradój¡co Ciovannonl que rue ext:rao1·dinn,·iamcnte modetntJ rn
peco o al p1·ivado. Mó< '"'·de se lleg<<rá" In concreción de oolorJt lu humanidad y cuanto n In conservación deJ pn1 r·imonio y tan decimonónico en la c:•poH'I
de t'(Jior universol por tncimo dt .sobtranias. dad d., apreh<nsión de la arquioecluru <onle.mporónca, qu" no capoó qu< <1
Resta en este capitulo dedicado a Clovannoni plantear la aver.sión que Movimiento Moderno se habra. impuesto c.n Italia y en todo d mundu
tuvo hacia la arquhec1ura moderna a aplicar en los completa mientas o en Acaso lo vio como una amcnaz.a contra la arquitectura del pasado y uun
los centros históricos. como las acusaciones de sus coetáneos que por un poco le debió de agradar qu< su manifieSio se fo,·mulara en 1933 '"' 1•
lado le consideraron un t'elrógrado pcu· no entré'r en el deb:uc :u·quitectó- misma Atenns en la que él dos ni'\os antes había sido el pr-ot.agonisca de 0 11 1•
nico con tempotónco y por t•cchaztu· ht twquhectura del rnom~nto, y por revolución que era tachada por Le Corbusier y loJ m o d ernos como la r·cnc·
o••·o le signillcat·on com o csc.asamc t1tc luch:•dor contra hu de.n rucciones de ción contra In nueva arquitectura. Dados sus d~biles y fulsos argumento&,
los mismos cenu·o.s hi51óricos o contrn el poder establecido. más parece una reacción visceral contra arquitectos de: las nuevas gcner.,
Oísc:ccionando ambas argumentaciones y respecto a In primera del dones (Terrot,rni. Persico. induso contra su amigo Piacentini. etc.) qur-
recha2.o de la arquuecaura modct"na. Ciovannoni upu~o con claridad sus una "'erdaden convicción élica y científica. Podría haberse C:$Cudado en unl\
opiniones. según ha es1udiado SantOI"' y l'ecogido Noguera : postura de imransigencia a favor exclusivamente del eonservacionismo. lo
«Más que una tcol'in •-egularmcnte enunciada con pn~cisos conceplos. es cual serír1mucho má~ c.rcíble, incluso justificable:, pe1·o olegar la ausencia de
todavía una tcndcncifi. Como a rncnudo en los pea·iodos pn~ndos, se com ... corr·espondenci n de la ac-(luil ecaura mode.·nn con su tiempo po1· no ser
pleme.ntaban los 1-nonumentos con el esti lo del tiempo y no con formas esaable rnue8tt'a una actilud p•·cvin.nente cerradn a entenderla cuando le
nrtlftc.iosamente im¡u•doras ele lo anaiguo , lUÍ parece que dcherín hacerse rodoaba ~n la cáoedra. en las r~visoas y en las ciudados por oodas panes.
también ahora en los añadidos externO$ e internos: de eK modo se tendria En cambio, la acu.sación de no luchar lo suficiente con era las des-'lrucc.ío·
una honesta d~\ignación de la fech:.. unft dircct:t panicip¡•ció n de nuestro nes que le tocó vivir ha sido desmontada por todos los estudiosos de 1a his ...
periodo en la obra colectiva. El concep10 esju~to. pe•·o fah;u·fa ht posibili · toria de In reJnauración col'r'l o Cesc.hi, Lucia ni. etc. Éstos han demostrado
dnd l'caJ de csaubilid1td nrtistica y de :11'm on;a requerid•• por un monu - su denodadn oposición al régimen fasc.i.$la -de cuya cuhul'a formó tambié n
mento. Después del Neoclasicisfuo de fine.~ del Sctcdcnto.s y p•·incipios del parte algún 1iernpo. pues fue restnurado1· del propio Mus..\olini- en v~1 1'1ns
Ochocientos. 110 se hn vuelto a tener un c~t ilo arquitectónico con esponlci- actuaciones que sabia que ten in perdidas de antemano . de entr·é las cualu
nca evolución y segura correspondencia con d tiempo. para poder ser ver- destaca su <ampaña comra la drslrucdón de la «Spina del Borgo• que se
daderamente repre5enta.tivo. como lo eran aquéllos de los pa.sados $iglos. &U$Iiluyó por la Vla de la Conciliación <n el ~je de la fadoada de San Pedro
por enc.ontrarse en armonía con las formas precedent6. como a menudo del Vaticano y la plaza de Bernini. obra realizada por empeño personal do
ocurría anteriormente. precisamente por la gradual p1'e.par.•c.ión estilistica Mussolin i.
y po•· asocia1·.se ni estilo locaJ con ¡1qucl general. .. Por lo uuH O, mientras es Pal'ece ser que se le considc1'Ó como person¡- hones1n e intachable y muy
necesario y justo que el c:uilo de 1'\ucSII'O tiempo compnrczcn, en forma no respetada por s.u.s propiO$ enemigos. pero s u inc.xplicoble cerrazón ante lu
nrrancada de In trndición. en los tema~ de la comú.n edlficnción. no puede arquitectura moderna fut- tambiér\ tangible. El mísmo Leopoldo Torres
tener todavia d derecho de dudadanú• en los monumentOJ en tanto que Balbás. menos capaz a pesar de su formación en ese campo para advertir sus
expre-sión anísticu del pasado. mientras no sea demostrado de manera esta- progresos en cuanto al urbanismo y d entorno ambiental. si le $Uperó c.n la
ble. y no como moda efimera. d representar verc.b.dernme:nle nuest..ro siglo. asunción de la arquitectura contemporánea. aunque las restauraciones en
y no haya adquirido oal du<lilidad de! <•po·e•ión par• ¡~roo lucir lll'monia y que participó. también es cie110. impidieron señalar has1a qué grado.
unidad. haciéndose ica liano reabso1'hi~1Hlo lo) fiH'IH trrf'!l rx6genos ...
Puede. po•· el co ntrnl'lo. nue.s-trn nr<lttltrnu• '' rumlrr n• ,.,,.,. IH"t"\rntc l"!n Jns:
farmn_s pln':tnl('lll(' C:OO~iltUC1iVU\"II\ ttH• nttótl Aftlltll'A, CIUUU piiU.1tlríU 0
R~• ,,.,, Aa1~4"'oan on.. C~~at4tOG~ Ed..wont KapJM Ron\1, 1982.
CI0\'-'"""0"''· C .. •1 rnuun dr-1 monumc-nts e- ,1 r«-tnlt congn»> •torico• •.41laclidtlle
'(II(W'to dttJt ·~ f Jrr!t ordnltfh ""'Jttm. 1903.
-. •11 1r:-"tuaro dtt monumr:nd •, Atbdd 1Gcm.~~~ l.ptt•~tt l>ftoran, Komill. 191'l .
• ·••Y.:cduc e tita ~d r:dt117ia nuo""· 11 qu:u-ciC"re drl rinurimr:nto • Ro ma •. NuoooAntofo·
&'a. Romft. 1913 ( Rtf'd. Tur Hl, 1995).
-, •dte,llluri di mnnnmtmi •. &lldh'loJ'arlr.. num. 2. 1913. p. '2 )'11,
, Q.t~t•Jtom dt rm·lutrlfurv """'~ ~onctf nrllo t•1lo. Sor!f'ld~ttnrt dórlt 1/fu..rrora. Roma, 1925.
- . • R~'ltt\11'0-.. \ 'Q t de 1!, f.nrtlloptdJU IIUJ¡.¡¡no, Roma. 1936.
, /ruiiCJ/1 /'o.llm'ltfilrtltt Rt~ttorotwlt(lj'¡\fonurm~rlb J932 ( « Not'll\(' l•('r íl rt'~olnuri drt mcmumenc i' b)'
1l1t Con••sl•() !'iu pr'I'H"II't" pt::t·lr J\ nur.hiti e leo: Udle Ana•, Vollrttm~~ei'Arlt, t'ncro. 1931.).
Cu••., 111, 1· ., l)olrt:Unum citl monuml'nhol m1uvro Jtl t~mlti'l'il), Chur, f1on-ntin. 1975.
s,\ ... fOIIIJ, (;,, .- 11 COn ldhuiO i1aJi11n0 allá clrf'in itiOilt' (0Ut'~ 1U3 I~ t nlC'COdetlOgtC.II deJ res-
laUro+, Rnl<lum. tHurl. ~~3· 1970.
S•nr.. M .1 l'., llrtrtu ..rcunurr.llltdtU~t.~. r-.lllan . 2:001.

PA..'IE, BONELLI Y BRANDI , EL « RESTAURO C RIIICO».


LAS CARTAS INTERNAC IONALES
DE RESTAURACIÓN Y CONSERVACIÓN DF.l. PAT RIMONIO

Luslcorias o crilerios precedentes (b .ct: Reswur:tc16 r1 Mode1·na >> )' la << Res-
tnu•·ación C iel'll íficn») ;,plicados tn Europu c:n to rno a lo~ ;u\o~ veirue y
u·c1nlfl cons1nunm método:; de'ta·abAJCJ ensayado~ . .:;eguros y que ofrecínn r~
la mnyo rín de los c l'iticos d e la t•eswu l·ncion gn rn11 1Ín~ su flcicnles pn ro con ·
se 1·vm· ti p:u l'imonio monu mcn wl. S in embargo. ec·an mé1o dos e¡ ue po1· sus
pa·ot:et lu n ieruos de la prop ia. .).alva.gua•·tlia. a nálhii~. leVilmnmi~ntos e inter-
venciOnes cuudandas hasta e.l más m1nimo dcH•IIc Cl';'n lento~) complejos )' San lor«tlO bu;JI"'turo!h Rom..1 l11 11 Gvtrta t.hmd :.t OC"a:Wnó 9.t:I'V«"S (bl\c).l.
por C.\ta\ r.a1.ones se convirtieron en ab.solutnrnt:nte inoperativos con l;1 al p;¡trimon.o Enmron ""<roo l;t; tt'Oti.:h CO'Inttd.tt. v w f(ól'l.lifron tn"Omlf"U('ftll)f'l('
,,..,Ñite:~S ck- urgcr..aa. qll( rt:~lftVtltl...-on rd·f~ ~n "~' {Fo1o autbr. 1999).
tclo~ion de In ~nda Cutrro Mundtol. que provoc:.ron su purali1;ación. y a
partir de 19+5· con la llegada de la P.,J&u<rro. en que gran pane de Europa dia del patrimonio un gran deba1e quto IU\'0 soluc iones tan d.rás1icas como hn
quedó aragaca mcnte- arrasada c.on ciudades totalrnenu· dc~lruidas. su s que cxigia.n los monumemos ~obre los que habm que operar. Se impustrron
monumentO!l p1-ofundamente heridos cuando n o totalmente arrutnados. ton la mayorin de estos c.ircu.lo.s argumcnaos de c:ar(tcu~r sentimenb.ll qut"
Ante la lógica de na uaciones de enrema ul'gencia pnr:-t :~frontar los grnvisi - dC"fend ,nn com o principio oper;ata\0 bá.slto la in,lauración de mc:Lodo~t dtc
mo" d c.:,.lbt re' bélicos. 1-ec.upern.r la actividrtd en los lCt'l'HOa·ios ya pacificados. u rgertcia bn~dos en lt1 "'*"•"'CcOIULI*Utd6n• O('! lo~ monume i''I IOS perdados.
pr·ovoc;~r b nc1ivida d econó mica y dar tr:tbajo n mil e• (le nll ••t:I"O,¡ y o p e rarios Oect'nn~ de cenn·os h is•ó r 1cOa y dr nwi'HIHI~nl th' g n wcomen.te dn a,rari (lJC y
sin n i n glJna posibi1idacl de super·vivenclfl. tod a' hu: iiH Hll'ldo(lrs e uropeas t" n 11••mtr cJ r nlhnluto d tiUJlh l iricu1 1 U t h ll lt'llfll untt uct ivhlf1t l f('!b nl y
pusiec·on e n dclib crnd n c1·isis l os m éiQdn"' lrJIIIIut 1UI111 t'll t.¡lfu•lo n ud o" com o ut•gfl ntr tlr 111.,,¡_." urc-ln nr~t • lgutn•llttlrotH , tuiuat1l l,•¡t• g1M'in11 11 l o run l ~r
m odéliCOH illU de 1939• s~ ubrl6 NI lulo 111 ulo oo , ..l " 'll .. lol .. tl~ l¡o¡o.oiYnj¡\13o• l r p tl.-lhu•tuu • •u f"litufl o dr IHiJ(t 11 ;uHu ..1. l111 t u l\ll .aH •·u·i••u 1Jf411nl
r8o
181
Génovn, Turln, Mll~n. N4polco, V~r¡ovia. Oolom•• llJ ""'"'• Brujtls, ele ..
etc., s:ufric'TOn estas itctuaciones (1uc ¡,ermitieron tcC'upc-r.n nu m erosos de en ellos mo nu.mentos o no, y ~•­
sus monumentos. vindica para los monum~ntos un
Pero también surg·ieron otros sb.temas para evitar d desplome de edifi- tratamiento puramente arquitec:tó
cios en ruinas o seriamente afectados por los bombardeos. incendios y otra nico proyectual y composit.h-o que
clase de daños. Uegó a plantearse en aquel debate extremo .sobre cómo rcdWld~ en su es1C:tica y en su fun ...
actuar un:l especie de <O cartilla de l:1 rt:.slauradónil> que señalaba la manera cionalidad, sin olvidar tampoco las
de actuar urgentemente en los monumentos. Así. se defendía que si los ra~ones hastóncas.

daños sufridos eran limitados.~ admuía el «npristino»; si los deterioros Se concibe a la arquitectura
eran notables. debía recurrirse a +:.una reconstrucción simplificada:». pero como ane y se manuene que cor»e-
si se tenían documentos <ul'iciont<s (planos. rotogn>fías. etc.)... podía lle- cucnte-mentc la 4obra arquitectó·
gar a la recons1rucción absoluta ~com'era e dov'era:+. En la ültima escala, nica• es una pura «obra de ane...
si los daños era total<5 y absoluto>. dependía de la importancia y De esta manera la masión del res
trascendencia del monum~nt.o. pudiéndose +:reconstruir». a.unque el taurador debe lendera c::umplir dos
consejo general era «renunciar-+ a toda clase de operación o intentar principios ine\'itables: r. EJ d~
«alguno close de anastilosis•. Conj untos corno el de la abadia de «identificar el valor del monu-
MonteeaS-'ino. In iglesia de Snnw Clara de Nápoles. los centros históricos mento* reconocienclo en él su c.aH-
de Varsovia y Bruselu..s, ttc., recibieron este tipo de i n tcn ·enciones. dad Hl'thtica. esto e-.s. realizar una
Sin embargo. entre los mismos • •'os de 1946 y 1948 empezaron a levan- neto crícico. un juicio del cr·i terio
tarse voces d e alg unos especin(¡_suu italianos y de otros paúes considerando pam iclentil"ic¡tr el valor artístico del
aberraciones CSl8S OClUOCÍOnes u 1•gente.f y CJ'iticando también el r e i O I' I'lO a monumento y reconocer en sus
las posiciones de In •·e&tnurnci6n en la etapn prebélica. es dec..ir. argumen- 0!-tpccto.,: fig u 1'31ivos ef gr:tdo de
ta ndo co nu·n•·iamcnte n la •·ei mpl tHUo c ió •' de los criterios de Boito, de impo•·tanciu y el va lor de la obro, 2.
Ciovanno ni y de la Ct~ r'tA de Atenas que d efe ndía algún sector también Rccupcr·a•·· restituyendo y librando,
contral'io n las labo•·cs •·econstrucco •·lt.S de posguerra. J¡, <.tob ,-o de nrte», es deciJ·. eJ total
Esta conc~stncí6n. dh·igida desde princi pios divtr nos pe r o a la larga c:o mplejo de ele mentos figu•·a1ivos
coi n cidentes. tstuvo CI'ICrtbe:tnda por Cesa re U1·andi y por Roberto Pane. C'jUC conMituycn la imagen)' ;1 1r·avés,
Bonclli y OI I'OS que en poco tiempo lleg:uian. rormular la llamada troña del de Jos cuales se r ea lila y expresa 1a
restauro cnl;M. Ln mayo•· crít ica a Ciova nno n; y a la Ca.rta de Atenas est1·ibaba p r·opia incli,•idualidad y esplr•ituali-
en el exceso de valor considerado A los lU'!,.tumtnlos hi~tóricos defendiendo dad de l:r. misma.
que sobre e llos p•·e"e~lecian ab~olu tamcnt e los artísticos y arqueo lógicos. Su conclusión consiste en que
Surgía así una de lns m:ís con temporáneas teorías fundada en la tstitico todn operación e intervención en
espintuatrsto de los monumentos. un m onumemo estará subordinada
Esta teoría, aün en \'igor. con~idera como tesis de partida que Ciovan- al objeto de rein1egrar y con servar
noni y Boito entendían los monumen1os como obJttOI de museo y su tra- el valor ex.prtsi"o de la obra. por-
tamiento como ohJCIOS al"queológicot y documf'Otllt>, d~ manern que la que la intervención debe lograr la
diferenciación de los oñodidos provor•h• l1 1""'"'" d~ grandes valores l•hernción de ~u verdadera forma.
t:sh~ticos en aqudlos f'daficaos. ¡_. nu.-u, ,.,.,h •••u•tt• una tmpor•ane.ia •~gun lo propia definición que
máxima a loutmbitntt4, COOJUniU rthlu ••• rnt• 1nu., •l uthAnh;mo. hay• H.m~lt. ha ••• ,, ..,do del .. restauro
e • ct u"- • u l.t 1ttuch•¡w,J,u UmNNOit
O( VAinA tlts1AURATMJNI CONCEPTO$ , T[ORI,l ( HISIOit!A Of lA .UTAUAACIÓN AJIOUtTI CTÓtri iCA

5· 1ntervenír siempre desde la


aut<ntidd•d y la honradez dejando
consta ncia absoluta de las inter·
veneiones reali1adas para garanti-
zar t.n todo mo mt.nto la autentici ·
dnd del m o numento primigenio.
6. Vnlo radón de la «estru c-
t urll »' de los monumeu tos en .su
sentido rn:\s omplio exi~tcnte, dado
que su" cu rnctel'ist icas pla no ~volu ­
rn éLI'icas. nna1·a rias, de sustenta-
mien to, tipológicas, compositivas.
etc. , eMtin interrelacionadas enu~
sí y ' on fruto de la concepción pri-
mera y auténtica de cada un.a de rus
f:t~5 c-ons:truttivas y proyectuales.
L On\t.J Rol.auracliOn flcloSpW MiN'Of M ••••~ Cofltn lb ~tl~U'iona qut" C. hndt (por fkuto GulttM. 1942L (n b ""~
fh,." IJ htUOuJ ~ b Ca4t.J dt ~m 1964, q~Jt r«bma (4 \ñO M m.iiiNQt.r\ y tshiOS diStintos crlffC'dón ~~ 9fa" t rOJK'O ttalaano dnarrolb pM«i- 7· Asunción de las nuevas le<:-
m I(K fOMpltPmttftiQ\, rl fopt'IO :a tocbs b\ tpl)('~ y b ~~~od~ Ck ~ a~idos- das poseu~ P3Q ~ tCSI~r.IC'tÓn ck las ~to . .In- nologías y mate riales a ;tplicar en
liS dt b OltqUllt'C'CYQ, drfrncfttndo la t(ogiblttdad dt'
Ln obr;ls de artr y ~tablmrndo un:.K norm.:K ge-ne.. los mo numentos .siempre y cua ndo
Todo ello llevaría o un n ítido final. al de lo práctica negnción de todo coo- r3tcs dt íntt"rvrnrión.. no dM,cn Jos valores reseñados en
c.eplo ge n cn•l d e re-.t¡¡ ur·ación e n cu:u'li O (JUé todn o bl'lt tiene va lo •· indivi - los punt o~ pl'ccedentes.
cluo l e ln t rfnseco evide.ldado e n cuanto tal. Sin e mb••·go. desde lo CARTA o ~ A M ST ERI>A M . coi ncide n~< con la l nm-
l..n C AM'rA l>ll V eNEC IA. finnada e n 1964., vc nt.ld:t a snncionflr Jos criLc - bl~n llnmndo Cmta Europea ti< la ll« ltJurtJéu¡,. (Amsltl'<lam. 1975). a todos estos con-
t•los lllt~yonwl'iamerue ··cconociGos com o más ap t•opindos e n •'l ucstros días y ceptos y sohre todos ellos se sobrepone n los d e la lleJtuunJción inttgral e il'l tcr -
que podi'Ínmos I'CSumi t• siguiendo a 0'0~\l.U y J'-m'lt en los Riguicn t.es puntOS: vendó n mt·nima, c1ue se ha n profundizad o pnl"n el pntdmon io arquitectónico
l . Vnlo t·oción de todos lo!'; «conce pt osi> exp t·esndOb e n lob m o numen - y las nctuncioncs en los centl·os histó t·lcos con o tros documentos com o h•
tos c1ue sernn d efinidos co n todos los medio..\ cicntificos e intel'clisc iplina- «Declarnción de Bolonj•». las Cartas de Crnnndn . Toledo. Washi ng ton y
re~ m :b: avam•;¡dos: a rqueo lógicos. so ndeos cstrntigrrificos. técnicas estáti - Machu Picchu , d e Florencia. d e Cn nberra. de Maltn. y o tr•s . que tratan
cas. procedlm¡entos magnéticos y cibernético~. técnica~ i nfo rmáticas. ti<" ermdiear todos los criterios de intervenció n s~gim las coyuntura.~ a favor
fo t0!,'1"3mNria . etc. d~ los de estricta conse.rvac-ión.
2. Recuperación. protección y rt:vitaliLació n del monumen10 en su Después de la ti Guerra Mundial pre,..leció la doctrina de la rruta~n del
a mbicn1e. incluyend o en 1al concepto a lo1 •cen t ro*' h istóricos». •sitios f~<~>ado histórico dandose e.ntro<b al di.scurso funnonol poro garantizar el uso de
ar<1ueolói,ricos». « lugares pinto resco!! y muurales•. etc. lm edif'icios del pasad o. Se trataba de ai\adir nuc\'OS usos para viejos edificios.
3. ln1 cn•enciones que propicien siempre la ~vcr:dbilidad, de manera Prro esta politiea apl icada a Jos monwnento) conllevó graves distoniones en
que en cm•lquicr momento el o h jeto sob•~ c1 qut> sr hu nctuad o se pucdn lu, m ismos. R~cordemos cómo en los ai'IOb ses.cntn Aldo Rossi recomendaba
d espoja r d e lo nctunción y volver aJ momf!nto •mlrt ltll n ' U l'(lal i'J.nr.ión , rn Arqt~~IN'Iutu dt lu tuulacl reali?.nJ' p•'Opue.st.as d t 1rnnsfo rmación de estationes d e
'"'· Respeto por todos los añad id o,, 111~ "'1'' ~ •1••~ tUt iH~tHf'll i nu·hlScco tr t t'()('llrt111t-1 1 ntU!iNh. hoS"piwle~ e n CC' I1t tiJ~ rrlut•ntivoN, m errndos en equipn -
tl'lc ntc como d oc-.uncnto hiMót·ico c:l,. '''" tll'!llnh•~ '"•"' pw lulll t1u~ h,, d b ml t,.ucu IU hlt n n,, t'h~ • • p c a•o fu t t'f) n p• U JHH'\111\ qut• n o di ero n l't:S1.lhndos
c: urrldo t"1 m n nu m rru (•. ~-~~~·· i\11),. r •• lt 1 rn•r•l. t'UU•() ~t fhl('tl~ 11114 , .• h t t , ., t . w., f() llltl lo~ c:lco lo Cu""
•84 CO.NCtPTOS. TlOfltlA f NISTQIUA OllA ltlSTAUitACtÓH AJI:OUIIlClÓNICA

d'Onay de Parí< o el Mercado del 11hura~ dcsoruido para habWuorlo como comedores de grandes grupos y
Sorno do Barcelona. lugares que poder cumplir así la función hostelera.
efec:ti,-amente no ~e destruyeron. Es c•~no que en aquellos tiempos estas operaciones J"e\•istieron verdade-
pe:ro qut" en su adaptación no con- ro• labora1orios de ensayo y experimenladón. y que gracias a ellas se salva-
'en-an snnguno de Jos rasgos Lipo- ron multitud de c:dificios. Y también es e•~ no que entonces intelectuales.
log>co< dt origen. :.rquuectos, hi.stonadores. etc .. defendieron eMe tipo de intervenciones
t¡ In etlitndón sit"Ye hoy para pr·ecisnnH! OIC pnrn alcanzar los fines se•'n ludos. Pero en la actualidad se
cstudin•· el modelo ferroviario tÍellt yn dnrn COll.Sil'lOCill de C(Ue SC- r·ctditUI~Il prOVOCando fue1·1es alter3ciO-
fnmCC!\, ni el mercado rccucnln en OCN, que e 1'll definitiva, no pn:.se1-vabnn la~ St l)n .. df' nutenticiclad de los edj-

rrtlmcra ulgun l\ su nntigua fu nción Oc ios. en b u enn medida por las ambiglicdndt•s ele In Ca1·ca d e Venecia. Sólo
y cau~rts <¡ue p•·ovocnron su exis- n In lll!torio tl.t Arle de/asJarnodru.J /m e>ltlru •noisfncon r1 y Mol isfacen clkhas opera-
tcncio. carnecer•scicas y demás. si ciones corno ::1 los no introduddo.s en lo conscrvac•ón del pasado. Pero no
b1en es derto que en los dos casos hay dudr~ hoy de que desaparecieron tipologu1\, estructuras . .,imbolo.s, cir-
la inten·ención es rcv~rsible y se culnrione&. iluminación. y tantas caracttrÍ\liCa\ yt~. Irrecuperables después
podr1a recupc:rn.r ¡¡, tipologta ori· do la> obras verilicadas.
gmal y o5to os muy no1ablc. Los fn los \Cmte últirnos años dt!.l.s•glo xx. c.-n Europ~ la mtauroaónmltgrol ha
cdolicoo\ como clllospnal del Rq• dc~Jcndido prechameme l.a co~~cion del conJUOIO de caracterlSticas este ...
de San11ago de Compos1cla o el ticas y .._rquht>ctón•cas de los monumentor. C\ltando aqut>llas tnterw!'nciones
con,·rnto d e San Ma•·cos de ~ón. ful!nes y radicales a las que únicamentt> St" puede: ret':urrir cuando sólo se
ambos convrrudo~ en paradores trate dr •·culilizar un edificio antiguo que can~1-ca de valore5 históricos y
nacaou;,)c:~ de Lu l'ismo. tampoco documenwles. que no h:J ~i do dastficodo como pnt.-imonjo monumental.
•·ep1·e:r.enHH\ yn ni lns 1ipo logias Desg•·ncinda ll"'entc. en Españn m uchas Jn~Htudone'l de In democrncia hbn
origi nniN~. ni .\US signHlc.ndos c~I­ in.!ltnlndo su~ ll!cdes en ed ificios hi.stóticos segu n unu ncción que eonsidem-
IUr:d t-11. y nrquitectónicos por la mos (:rrónea, J)O I'quc e n muchos de los casos nada lirncn que ver los monu·
rch::abilltnción p •·octicoda en ellos. memos escogido$ con las nueva$ funciones utO &\rncla~ ni caJ~c.'er Cstas de adt>-
Adt'mM. y;. t'i i111posible rtcuperar cunción n Jno¡ tipo logías prccx:istentes {convento~ en ayuntam ientos.
el c,luu;tro bfln·oco leonés de dos hospitales en facultades. palacios en centro de 1.alud, monasterios con sedes
administrn.uor.ts, c.a.~tillo con parlamento , etc.>. E~ cierto qut> la búsqueda
de una idt>ntidad en el pasado de estas ín.stitucioneslt>s ha llc"-ado a tratar de
u·asladar hacia si mismas -por el c:ontrarao JÓ'C"nes y dt' una democrac•a-
Ven~ f\ind.H"ion Oumnt Sl~fg_ Slgnif'icado~ históricos del pasado que no lts corresponden. y que en e:l
~tlu S,C....rpa (1961·1963) la ~n:p.Mtc1Ur.l
n un tkmfntn tufk.'IINI..I. qt.l(' 1~ ;dt•p m w p.1crimonio han pro"'ocado a1teraciona gravt>:s. hasta en mudlos de los edJ-
r" IJS rrst~ur.IC'W)fi.O. ck las otras
tr.Jt;)n'll('nllJ f'itios h;aeer desnpa~cer sus caracteristJcas rnonurn~ncales. Se trauria de lo
~riM.. ®JttCK \Ob~ tOdn m\M'ablts.
U Jp1lcariM dr la •tf'>l~urt~dlm ttllirn. Vck la que 8e" denom1nó en Europa en aqucdlos ni\ o\ de una JOdom~ci6n dt la hlitoriu.
clt'('('rón. j\lnto con l¡s ~d.nd6 druso puc• no <t' ro•uigue transf~o·ir los signo• delllnotndo al presente y a la par se
v toodrii)IIJC'i6n a la vlda de t~d:.
t:OrUtmpor.tn('ldatJ Urv;¡n .o lnuodu('ir
tt•rn unn C\tii Ht 1t fi•l11n n1 violen lar nqudlo"f r<idlrios 1>nrn que respondan for-
f.-rtOIC"t; dt- II¡C'lUilhdad p:.r1 rQ('iiHar la VIda '""~unrnu• ,. nH••" nt•('r'fidnd~,.
v rj-iu&ntltiH ti u-w. dr lo'» t.dlfl<'l&
Ollnrllf' '>t J\lmt(.l r" rl fMptiQ.itll!
l1• tt•t'""'h k'"'"'' .,,, ,t"Comicncl" u~u ¡,., f"tiHit'i• •• hl-t•\rlto' txrl us1votm~ntC"
1'1"'1\tl'nd¡e ti!IIO\It!.Unt 1~1'!1 1 Ullllth ' ' ' 11 /W'''""''w (rumpntlhllhhull r1H1r "" hu111ttll IIIIN&nnl ) J,,
t86 CONCI!PTO$. 'I!ORfAE HlllOitiA 01 LA JtUTAURA.C IÓH AROUil( CTÓNICA
t87

dem andada en el p t·esentt. Debe n toda costo evitarse en ellos distorsiones escocés lngvnl Muxwel l: los italianos Ciuseppc Cnstinelli, Tatiana Kir0 ,.,. ,
dado que tanto d pt·ecio hisoórico pagado como d rendi miento conseguido Mario Docci, Alexandra Mcl ueco: los d irigentes de ICOMOS. su presi-
no equilibran de ninguna forma las ventajas esperadas. la sobriedad , la pru- dente. el alem4n, M ichael Petzet. y su secreta rio general. d belga j ean
dencia y la honradez con d pasado y el presente corutituyen la norma más Louis Luxen: dirigentes dei iCCROM . como el canadiense He rb Stovel: d
dlcient< para evitar da,.,ar In fragilidad coyuntural de los monumentos en su belga André de Nacye•·: el holandés Robert dejong: claustriaeo Manfrcd
uso. La década de los ai\o$ noven la conoce un fantasma que recorre toda Wehdorm: el nnland<s y presidente de sección de ICOMOS y asesor de
Europa. t>l de los nacionalismos radicales. que en cuanto a los monumentos ICCROM jukkajokilduo: los polacos Andrcj Kadluccka. Z. KobyHnski.
-según los upertos europeos- puede J>ro\•oca r una de las etapas de mayor l. Pluska . M . Konolpn o K. Pawlowski : los hungaros Tamas Fejerdy y
destrucción y manipulación de los materiales históricos al tratar de forzar a Mihaly Zador: el maltósjoseph A. Cannataci. cte. Por pane española. Sal-
unos y a otros a conseguir a 1ravb de dios reve&lirse de su monumentalidad wdor Pé...-, Arroyo y el autor de la prcsente obra. Todos ellos en el Comité
degenerando in conscientemente en una cultura falsa y ahistórica. central de ~da(ción. Otro~ numeroso~ profeso~ y expe.n o.s paniciparon
En el año 2000 , dcspu61 de decenas de congresos y reuniones en d;s- en los diferentes congreso.s preparatorios.
tinto$ centrO$ de Ín\'Cstigación y universidades europeas y con la part.idpa-
ción de profesionnles de más de cua.renta pafses. se: redactó la CA RTA DE
C RACOVIA, el documento mb completo y más reciente publicado con BIBLIOC,_Afi'ÍA ft Á$1CA
carácter regionnl pnrn los europeos. fuera del contexto colon ialista en el (81.ANOI, f'ANE. V •a&STAUIO CkiTICO"+. CAMTAS INTERNACIONA.l.ES DE R:FSTAURAC IÓN)
que su rgie ro n sus dos nntecesoa·n3 , lns Cartas de Atenas y Venecia. La de
C rncovia (Vónse el capitulo dedicado • ella) actunlha las anterio res e intro- B<uu:a.u . R.. ScnttiJ.ul"''"''ro. Bon~igno•·c. Rom;,., 1995.
duce nuevos valo res del «p.-.oyecco de restou t nció n » ente ndido com o u n - . • 11 re!II3UrC) come ror rnll d~ (\lhur*'•· Ai't'ltlltlti#'IJf Rotouro. Vc ne:Ciil, 1959· PP· l3•29.
B ol'fUu, R. y D E AHIII' I · ~ o·o........ c .. Dwlt.';)mlldtrutUIJI'O, Roma, 1987.
proce.so continuo desde In idencificación d el o bjeto. pasando p o r sus estu - BaA~fll, C., Tr9ntJJIIRn.t(JIIffl, PI}E, ''ru l'in, 1917.
d ios pa-evios. diagn osis. rcswua·•,cló n. J)1'cvisió n d e fut u ros d años y m ante .. e" ...' " ~~~ ÁW~TI IIIIAt.l (.-cuTA IH Eull.r.'li'A ~ ), Counn/ oJFurvpt. Co"\\:"$)t)n tht Europ«tnArrluttcturuJ
nin\iCn to. Este d ocumc: nto se fu nd nmcnw e n u na nueva nodón d el con- Htntogco. Drrf~JmtionrmA'"tiudam. ~~ ~5 octub,•e, 1975.
C..u •" m1 An "'"!!· SMtt~ dtsNattrmJ.. RtrtJtlllti(Jn;/utimu dti'A,)tmbfit rlt I<J Somtr dn N rdic1m Adoptler lt
ce p to d e « m em a d a» , q ue ofcctn n 011·os d os d iversos: la i d entidad o or~,mn· ,93J .•. 1.. 1 93~ .
scm cjl'ln7..n y In nuc cn 1icic.lud . ttsPcc:•o supea·io t que es pteciso s~dvaguaa·dar a CAn'A Ul! Aul! ' lilAi lA, TJ~tAtul~lfiU ICOMOS Chorftrji.lrtht Coii.M'rt'Oiion tJ/PftKt1ofCuflurol Signiflrrm(t,
toda costa. Unft Eua·opo n u cvn, lude la unidud, e n un conte.xto djferenLe, el (•11u: lh u'l'll Chnl'tcJ••), llurrJI, c.go)IQ, 1979 ( t•tv-isad ll en 1981),
d el sig lo XX I . en el que .'le lHm pa·od ucido va t'ias l'évol ucio nes tecn o lógicas CA~t:rA P I: C::t:~1 11011 l l lli'fÓIIII!QII, ICOMOS OturttrJortlu~cQIIH'tt.'ÜIIOnoflluton( To-.·ru·o'ld UrbonAmrs.
ICOMOS. 1987.
que h o.n pa·ovocndo In oltc.a·ntión c:lc: los m eca n iM'I'I OS m etodo lógicos al inter-
CAkl'A DI!. ÜltAh'AnA, Coli'ICrl oJL'~ropt. C.,rwtlllmnfordtt Prolttt~ oftht ltrelu.t«<urol Hmt~ fJf&tropt,
venir ~n los monu m entos. Granada. 3 de oc:eubrc. 1985.
De igu;•l m;mer-u. la Cartn de C1·ncovia enti ende e n su acepció n que el CuTA u r H r.-.&t~ "''· ~l$for t'U'!)l'\( uut tltt rm~rnmrndotrom t{lht Jlthinb Confortft(t in thr fold oftltt
mismo concepto de mon\Jmento ha sufrido nolab1es alteraciones. E n los "'"""•'"'"•frui"'"''J>fof"'!l· Rorne, ICCROM. f<bruo. 19¡6.
C n TA nr M .\C:H V Pu:e u u, Ch,rlrroJM«IIuPI«<tll. ~behu P1cchu (Peru). 1977.
últimos años. su significado se ha an\plindo ostensiblemente intr oduciendo CAnA 01. Q\11"1'0, O.l'.A l.w M""cu Jt Qu,,._ lriformr_flngl rk t.t rrunl'f.n JOofNT ~rt..oo'OnJ UtJ¡¡:paort dt
no sólo los monumento& tradi cio nales por todos así considerados. sino Mo"'ll-""t111011J l~m <k lniN'h H1Jión<YJ,,1A.rtutn, Qu•lo. 29 de novíembre-2 de diciembn:.
también las arquit~ctunu y ar1es industriales y pre- industriales. los objetos 1967 ( publieac.fa en &ltftM J.rl Ct"trv rk lrultttf:OOOM Hi118nanJ fstfhcas, Unh·e"idad Ctn-
de la ciencia y de la técnica , Jos bienes inmateriales y espirit uales no t.a ngi- tn.l de v~nrzut:la. Faruhad d~ Arqult«Htra '1 Urbanbmo. C.r.aeaa, núm. t6. :agosto.
1973. pp. ~+9 ->66.
bles. d ja rdín con el paisaje y el territorio. el csptritu y los lugares de la C .uTA ur Vt•ru.ctA, • 11 r~111uro In lt.all• ~ l• C •ttl di Vfttr-.tJa·• . nume:ro monogrilieo
memoria y el recuerdo . 1oda una nuet.-a frnomcnoloKfa a la q ue: la Can a de ..ob~ d Con,~~:rr\0 dr 'l'••l~~tulo cdrbr•tlu rn Ra,rH~ (1977) e:n R~vro. númerot.
Venecia se manine$ta incapax de rontc;\UU 11-1 1. •·m
Cu t.- ur \', " " •• II•JI-ntlft~~ .¡IJ..~~,I<fllt \f.,..,..,,.,. llrt.-.....1 ,..¡ff'Oiwt~('T)w •\.,.
Entre los redaclores del documrntn 't f"'U \U"nt l • n raiM"rU)) e:n rc:.ilau ra·
<ión de dllotada • •l><rtrn<ta, '""""' • l IRJI" llleriNn Cantar uttno y • l ( """ • w '
,...._..............
..,....,..,,.,r ..,., ·····••nfm ~ .f, ,.,..,..,,.. • N•P"'tl.. ltt'tO
188

• S., Ft~oo. C. y ~ioawoJór , R. . RronlodtRoOmoPdrtt, Napoh Nobilbima. Nipole,, 199J . LA RESTAURACIÓNCRfTICIA


D a.. A."'onu o'OuAT, C., • Oannt d i g\llerra 1: ~..u. uro dci m o nume111 l•. All• tl~ vr..,.n~ Y LA PROBLEMÁTICA ACTUAL'
n~analt di Slor~u ckii'Artlurmuro, P~rugia. seplitmbrt:. 1948. pp. 13 · 28.
DnLI "' B .u OU<:III ' M'. Rl'llaUI'OI punto t Ja ((lp.i. rromltltnll' pu"no (fmpo.u•bllt) trono. l~d. FM~ntO
Angdi. Milan . 1991.
, LMdlntJt!J JJ Jtono Jtno tulturo dt.lro ro~"', t\lln~A, Florencia. 199 1.
- . M.. CAwPA'<ntLA. C. y PcrnlT, C .. Cunot«NJHtOfUtr'«Qemt&itrWJttrioluddlnl~mJ.tl~ol
~· :'\uova l1ahA ,Xi~ruif'ia. Roma. 1992.
Cunu.'u. f .. OGlmtow"'dn~olratourt)dtfJtmaono, Clu~r. Ao~nc••· 1975.
PAt-~t, R.• J\ll&ll(lldó tJ~frlhro4kl f'I'Stouro. AnroloSl• ~lt'Cc.ionada por ClvtTA, M •• Chteu. 1987.
- , • ll reslóluro dei m Oil\Hl\C"mi•. Arttum, l. 19+4·
, •di rc.slauro <lcl '" o numC'nti» , Arrf-lrlrllunu•111t}i}rtrtlltf'f', Vrn rci:1, 19tJ.8, JIP• 7-20.
- . Alluoltti'uMI'omb~nf¡• fmhftt, Nlii)Qics. 1967.
R1v nA BLA~co. J., « llbwn a d e J¡t rc.stauradón orígcnc:-\ y dt"San·ullo •, <'tl T~t Hi:srfJii,oJ,.
t41 RutourtJad". MuJJtr Jf RrJtOvro(l6n.J Rl'll~,.,lttiJtiÓ" dtl PcUfi!MIItO. Um\u~i<bd d e Alu la.
M•drid. 1997. pp. 10~ - 170 .
SnTt:. M•. P•• Pro'•"""'•"Otrlwlrlhlf'V. Mil.an. ~001

Formuladns lns g.-and es tcorias d e In res:1auració n durnnte el siglo XIX y la pti -


m ern mitad dc:!l XX parecería. apnr ente mente. q u e la $Cgunda parte de la
ce n turi3 se ha restringido a la proclamació n de diversas dedarac:ioncs
metodológica.¡ o de principios. co nocidas como Cortt.U J,l Rt.Siauro. incapaz. de
pla n tear nut'vu~ vías.
Es cicr·to c:1ue la aclitucl ut ó pi co in iciada e n ' " tn'tJul tecHu·a llamada d el
Movimien lO Mode 1·no a p;u·ti1· de s u apnrición y d e$U I"ro llo d c.sde los Hilo~
20 trMando de buscar un a g ramática universal para el nuevo proyecto
escindió en do.s bloque$ a los profe.sio nn.les de este mundo. de manera que
uno de ello) rt nunció y despl"t'ció la historia, m.i entras <JUt" el otro. redu -
cido y en p~rte c.co mplc:jado. se refugió en lo~ m onumen1os y en los for
mali$111os. pe•·o ambos enfrentados o . por mejo r d ecir. sin relacion es n i
vínculos, i¡,mot·ñ ndose mutuamc m e. Estas uc.:tiludcs com icn1.an a acercarse
• partir de los años 6o, y durante los 70 y los 8o se f'unden con 1:. osunció n
del Movi mi ento Moderno co mo parte (le la historm. e n una vittol'i o
inimaginable para el bloque que antaño fuera marginado.
Situación similar ha oe-urddo en España. en la que los parámetros han
sido indu.)Q más agudos al coincidir con d isti ntos .avatares político-social~

1).-)lh' IU l• ¡u••~ •"•••• •u• J\ur,.Jt,nl' ~" 1••9~ rn r l lll S•m/'O'fi~rr ~'''""KIIO"'Q"""'tltr.ol cclellrafi o
Pfll1.-•· 1 '""' ,.............,. (lw,llrnu Cll'ttf ~¡ (N,I/Ita, n\ltn. 5· U.rnton•, ll)C)'J pp . ll)-~{,
190

de todos conocidos. Sin embargo. en1re noso1ros. el proceio ha estado


carncteriudo Hunbien no sólo por lu rc~·cn;ión de los arqui 1 ccto~ hacia el
tnundo ele la h htol"in y de la r·es'taul'ación . en c uyo gén e i'O han p •·ob ado con
distinta suerte ha~tn los má:. consagrados represe ntantes de In At'<luitecturo
Moderna. sino que d u rante los año.s 80 se h" \erific.ado urHJ cxtn.. otdioaria
confusión y desoru~n1ación entre los profesionales. l.a. mayor111 de las ''ecc.s
por la llegada al <ampo de la a<tividad res10uradora de arqunO<tos jóvenes o
mnyores s1n form:tcion alguna al respecto. ignoran do lu rcalit.acion~
europeas. incluso las p1·opin.s. desconodendo 1eori<ss y metodos . si n educ.a-
ció n c un·ic u lnt n i e n h~ Escuel-. d e Atquitecro.t·a n i fuer:• tlt· elln . ten iendo
que re~urrir a In cscnsn bibHografú1 cxi,tcntc ul respecto o o simples int ui-
ciones. de manera que se ha produc1do c:n gr;1n medida lo que llamamos la
II ETE ROTROFlA OF U. RESTAURACIÓN ESPAÑOLA. O valode~ de <ualquier
camino . método o tendencia con un <'~ceso no1able de •nspiración en
revistas o libros mal emendidas o peor a)unilados. San l•rso de S3h..-¡gun (ltOn) lur~ Mc-ntndu P1d3l y JuM C. Totbtldo..
lhmdldll In totr(' de esta iglc:M<~ mlldt"JIH e-n 19S7, 1os arqult«tm aplican la!oo troria~
La raít de los tleb!l t e.t~ co ntempo ráneos producid:• en E~pnñ;• sobr e los mt~yor.tad;¡s en la ~fl()(';l ~n E,,,11n.:~ rk('(lnstruula en mctof ' "tilo•. dMm()IHar los dos
c 1·iterios a apliciH' Cl'l t'CSWuJ•ación th;· n c s u origen en d os \•Ín~r~ rle reflexión ;'ib~ldr'S V rrhJJ('CIIos y con!ltJulr df' nuevo el del f'IOtiC', lotmbl~" t"ll mudéJ¡¡r, que nun('a
planaeadas en la pt•nner;• mitad del siglo XX. Por un lad o. en lns propuestas habl;¡ C'.XIstido.la tom: t;tfl'lbl~n e-n tslllo. (foto autor, 1996)

elaborados por Camillo Boito' r que·~ ···titularon en lo CARTA DE ATE-


NAS, y. por otro lado, en la teoría du..,rrollada por Cwuavo Ciovt~nnona aunque no e' este el momento parn hacer un se-gua miento ni una histona
también durante la prlmet"a m•tad del s1glo XX) a partir del eMudio de su de esta fase. ¡>ero si el dt: re.)aJt;¡r que en ella tienen •·n igambrc determina-
propuesta conocida como <<n:st:.tu·o scientifico» y que cxpre«> en nume- dos com ¡)onnmientos actuales.
ro5os escritos. cspcrialm ente en Qursi!Ofll d'nrrhltPtlura, Ronm. 1924·· y tn 11 r~­ Ca millo Boho co n sagró el concepto ( « r'Cstauro m o d e rno») de conccp ..
éión d el m Ol'\u m enro como obro dun l. ~u·quitecl ó rdcn e histó l'ica a la 11ez.
1
tnuro tlei monume111i. Romn. (sin fecha) 1945 •
En Espa ña se recogie•·o n :1 m has propuestas fundiénclol:" en la Ley del d ebiendo po o• ello ser respetados nmbos valores. <On lo que se alejaba de la.
Patrimonio Hosoóríeo Español de 1933 c¡ue ha estado vogente hasta la posicione• de Vio llct-le -Duc (sólo valo r esúlisoico) o Rus!Un {sólo valor
re<tente Ley de 1985. Dicha Ley. elaborada bajo la influencia de notable> románttco h•slórico). De esta manerO\ debia con.se1varse el edificio j unto
seguidores español~~ de Boito y Ciovanno ni. como ~bnu~l Cómet. con .tus añ;.didos de ~tinLa.s epoc:as manteniendo incólume su aspecto o 1·i-
Moreno. Alejnndo·o Ferralll. el< .. y muy espe<ialment< por Leopoldo ginal. oa l <Omo habia l legado • >u tiem po . d e formn que sólo se podrían
..IO n ·cs Ba lbas. n51SICnt c n l a ··edncci6n de la c..
r w d e Ater\1\S )' OH'IC.S1ro de efeetun r aga·egados necesa rios poi' l't':t7,on es c.stática) o d e o tl'n nanlralew
to d a una gcntrlu;iól'l d e restauntd o •·cs qt.t<: con l.inuar o n sus tcor-ias en la sintila1· y los consoli daciones y repnrnciones que fu e1·ran nccesa•·ias nun cn
posgue.-ra español :o co m o lo> M.:néndet Pida! y o u·o;. Ella Ley ele 1931 d ebían ahe1·ar nquél y siemp1·e se 1-enlízar ía n con m:uerin les y téc.nica.s dis-
dejara honda huella en la acúvidad esp:n)ol;o desarrollada durante décadM. tintas pa_ra que existiera notoriedad VÍ'Oual de su aplic.1CÍÓn. Por su parte
Ciovannoni en su •restauro scienaif'ico» recoge la inviolabilidad de c-ada
apon•ción histórica y <on la CortodtAttnOJ insiste en la nO<esidad de mante-
., C. Bono. Q¡.c.rlf•"t$"'0fatlvdr&JL.Artr. \illan , 18«)3
ner los m onu mentos para e'ritna· In necesidad de re,.uaurru·.
~
CarlodfAttiiOi~ohrtMr.-~iCIV111fld~tfkJoílfWo!lv"''"''"• ,..,,,.. ,, 11l'tl l1 t •••hu••.. t,/""CMrttcl'it.tlwllt
P~n... •9·1•· Pe r·o tnAt4 lld t lnn le Ciovn nnon l continuu dtM'I1·1·o llnn do t. U!! teoriM d cfi-
El E.~uulo lhaHauo u umll) amb~ twr(IU fff'l•hm ~.l•t 1101• l\ulln •n •••u• I'IIIIHI' f4\l~l'n"l•n ,,,
obligadP rump1hnit"I111•1Wit•l•• hiii'IUfrtiiiU d• t •• ,Jtt -fll J oll¡ !loo oll l 1 tC Ull''•"• • !iUI~I iiiU' nicndn ru t t1tu lu•h'n'l un!"l m rt()dfJIOR t" ••i.~~, r mtttl rn• df" r~$lUY rnc ión
p«<tll" Antithlh ~ 1\4'11• Aui, C rtil J,-1 1 j,j 1 nphcuhlr 4 ltult~• lo11 monunu•ntn" )' '1'"' ,,..11!.• pu1 r n rlma clt" 10 d cu lu11
t92

valo res el documentnl h istórico po t encima d el tO,·m~tl de la oba,_, '1 y que en Art . 39.2: « En el C~ISO de bie.ne.s inmuebles, la~ :ac::ltwdun••
Ltalia se plusmó en los famosos once puntos d e In CARTA DEL. RESTAURO refiere el párraJo anterior irán encam.inadas a su con.sel'\'.. c&On
public:nda en t93t para todas las su perintendenci"" de la nación'. Este salto solidación y rehabilitoei6n y evitarán los imcnlos de rc•:o ol>tNII
cualitativo de Boito a Ciovanno ni va a $er nocogido en España por la ley del sa1vo cunndo se utilicen partes originales de los mismos y purda
Patri mo nio de 1933, cuyo an. l9 cxp•·csa la prohibició n de • tudu intento barse su nutenticidad . Si se añadiesen materiales o portes in<rl h•pt•
de 1·econstitución d e los monumentos. procurá ndose su consc•·vación y bies p:na su estabilidad o mantenimiento las adicione$ dt!btr•n
consot¡dación . limlrándo.s.e a r6taurar lo que. fuero absolutamente ind is- reconocibles y evitar laJ confusiones mime1ica.s,...
pensable y dejando siempre reconocibles las adiciones»· Art. 39·3' «Las re"aurociones de los bienes a que se refiere el ¡"'""'""
De esta manera. en España. los restauradores 1nás comprometidos y avan - aniculo l't:speaarán la, npol'taciones d e 1odas las épocas existentt'' 1..
7.ados osumian la m eto d o logía sistemática briov;,nnon ia n a. Util y nplicable eliminación d e ~·lgunn d e ellas sólo se a uto riu •ii con cn ráCler c:xctl)f ln
genéricumente a todos los edificio$, e rucncliendose subordinad o siernpre el nal y siempre que los elementos que traten d e suprim¡ rse supong.. n
valor artístico del monume_nto a lu oponacionc& que h abia sufrido cada una evid~nte degrndación del bien y su ~liminación fue~ nece.nrt•
arquitectura. a su evolución con exclu$ivo interCs docum~ntalista e histórico. para permitir una mejor inte.rpretaeí6n histórica del mismo. Las p:.r
a coslil de los valo res tipo lógicos y justificand o l:.ts ml\s de las vece$ In presen - tes suprimidas qucda1-ñn d~bidnrnenl c documcnrndns» .
cia d e uñndidos y o bjetos extraños ol mismo edificio. Y recalca m os que los
secto~ más comprometidos purque o tros. todavía más nu_merosos y oficia · Por el contrario. ya en los cuarenta y cincuenta en Italia habían surgido
Listas. siguieron re.alixando intervencionts puramente violl~tianas de reinte- voces autoritadas que defendían el « no- m~todo». la total impo$ibllidad
gración deJa unidad csti1istica o tepri!.tinamiemo m &s prorundo'. de la existéncia de un método u n iversaJ y ptrmanen le pnra la totalidad d e
En nuestra opinión n o se advil·tiet·o n generulizaclnm cn lc en Espar.a las los monument os d emostrando que ocunín precisame nte lo o puesto. c"d"
reacciones producidas en ltalin H las imposiciones d e Ciovannoni y d e la m onument o txígia en su trnwmiento un nH~todo especifico y unitario. no
Carta dtl Restauro de t93t. en concreto las surgida< en la postguerra curo- general sino individualiwdo. Surgía así lo que se ho dado en llamar la teo-
pea y enubtudas por personalidatles como Annoni. Brandi o Pane. tales ría del r estauro crlúco., cuyos principio~
como aquéllas del p•·i mcro citado que macó la m etodología sislcln;tlicat y el
~restauroscientiflw>> n cg:mdo la i"nfnwalo•·nció n de la nrtisticido1d del monu - <<d i ispil'nzion e tTodunn. si fonduno su lla idcnLiflcozione dei carat-
8
mento a su.s representaciones h istórkas o de evo lución arquhcctónica • teri di un·opera d•t•rte. ndla duplícr polarit!l estetic:o-storica.
Aquí •iguió vigente e inalterable la ley de 1933· pero. además. en la Ley de mediante un atto crilico che ne individui el grado di importanz.a e il
1985 tampoco se advirtieron las aponaciones y renovaciones producidas e.n valore specifico, e nelle operazioni di ricupero degl i c le m ent i fo•·-
EUI·oplt y especia1rnc nte en ltalln. Paro apreciarlo bnnarla citar el :trticulado mafi e.~senziali atu·avc.u.,;o In libernzionc delle agg iu n te e sovrnpposi-
de la ley de t985 que el<J'resam entc dice' zioni (anche dj nou:vole pregio artístico) che nc nherino l'intc:grhá
figurativa . Cli int~n·cntí di ricostruzione. tesi a int~grare mai :a sos-
Art. 39.1: l..osbicne•declaradosde interescuhurol no podrán
q. •••
tituire l'opera. so no legiuimi quando riprisüno, in modo stonea-
ser so metidos a tratamiento alguno sin autorización expresa de los menre ac::certato. l'un ith formaJe del monumento. Pcrahro non ven ...
0 •-gan.ismos competentes p:•rn l1,_ ejecució n de la Ley» . gono escluse oper azio ni r esponsnbili di attiv it a c•·ealiv¡• ch e.
M•r1.a Carl• Vt:rgtn <.;affar~lli. •Rc~tauro•. en Dt:JOIWirtO !llt.doptdKo.-Arclutdtu,g r Urk~tUtlr4f'.
5
darc.uo por Paolo Portow:hr.ti. luiuno bl,loral~t Rom.11n0. Ro"'"· 194)9, rol. V. PP· l+t--1-45
6 Vca_w: la noca-4-.
P•u una ~lullción tltt h• d"·eru.. attuuionu Jlrodurtll•• ,¡,,,-,n,f' t>'-~• J~rrloclo. wa}<r A. 'l Sob.... ~'u lf'(trill , 'fllltC SL P•ne. • ll f'eruluro del •nom•m~ml•. hmuoo. 1, 19+4:A. llillon. Dt-1
7
C 111"gu llulin. F. ii\i¡uc-t Almech •.J M dt> l'n~~o~·ur• r '''" J""'''
1 1'''"' St-uoU., J . M(:nrn rtdttv~1. l '.alo<l mu. lfJ')Oa O. f»n\lglllll , L, prr'f1114ll l(llfl ,1#1 Hlrm,,.IIJ(tJ,vmtiiiiJ''· M lllin , 11'. 55 1 C.
llét l'ltl.al, ... . Chu crc• c.,,..,., y .. ' ,¡
J .¡\ , li\•¡clll'i u~ lit, \,... •'1 ..... ~~. l~j.!IIOio''lt .~l•lf!W~IItill fll f.•p.:t.ltiJ Ul'ill\lll. •ll ~r"*"lll •, Ufuv. '.17. ,,,,.,,R. J'l$nt'. (,'.if~mdlí~t,JttfJ,~"""'IMW. N~tpolc,, 195•) 1 R.
CM!Iqcvt.klor t;.puo.it11611. Minhl t~no de Ld\lf 11; lliu N,. 1•••••• M••ltid lfl'l~ 1\(mf'lh .,.*' ¡,.....,.. ,,.,...,...
MI ~Jin ,,,.,.¡
1 e;,,.,.,¡ t 111rm n,-~..,.."'"'"'"""•· M•ltn, t<)bl~
t .. ~·-,......,,..., to8 H~t•t \ (fmh•ni ....._..._ , • ..,,...,.. .,..........,.. Mll_.u 11tt~ 1
8 /1. Annon&. &.n.,....J,.,., .IH ,~.,.,. ·-• t.ua... ••..
or:v~ usu.uu noHC

propone:ndosi come supera. me-nto dell'az.ione c.rhica in vista di u_na ción de actuaciones seleccionada.$ en eapitulos tales t:omo «1\r•<turu•IQII
rinnovata vitalit' cu.hu..rale: e artistic•, intervengano direuamente m onumental •, « Conjuntos monumentales», «Arquüectura I>O•IItlla•• ••
suJI'opern a proseguo e completamente derla valutAzione tesl imo· «Arquitectura mi litar», «Arquitectu ra civil». <.<: Obra.s de ingenltr 11•1
niale. N ella cultut·a attu:.le il resta_uro puO essere dunquc intesso «Arquitectura religio.sa:g.. y •Nuevos usos de los edificios monumc:ntaln•
come l'anivita capace di rcstituire auraverso un prot:esso crhic.o i bajo una ordenoción por géneros y tipologías y que dude plante.u ""l'hra
t:aralleri formali essenziali e vincolnnti del monumento e nella sua ciones teóricas mosca·ando con ello In diversidad d e opin iones y In cm•t~ ntla
acceUone piü. ampia come lo strurnento tapace di :ntualizore l'atto de un profundo debate 5ohre nuevas vías o l u cxistenaes en aqurlloe
c.reaüvo originatio trasformando un'e.spre:ssione Slorica in una unitá momentos. En esencia se seguía la •metodología sistemática*' propugnad•
cultu.ralmente operante» tO . por Ciow nnoni con !us distintos Lipos de iru enenció n (consoHd"cu\n,
reconlposic::ión y nnaslilosis, liberación de nñ••didos. completamlent<l!\ p
L.n. etapa de In transición .. la democracia e.tpañola hn estado dominada innovaC-ione.J) ' 1 •
en el campo de la restauración por una notable conrusión. Durante los Se habían incorporado ya al mundo español de la restauradón los cou
años 70 y 80 los esfuen.os cultura les del p~ís se hnn dirigido a cnmpos ceptos de la « rcSHiul'ación urbanistiCll » que también G uslnvo Ciovnnnoru
m enos espcdficos que lo!j de la teol'izadón ele la consct'Vllción y In interven - formu lara a comienzos del siglo xx'• y desarrollaron después pe•.,onalicla.-
ción del Patrimonio monumenta.l preocupoda como estaba la soc.íedad por d es como Lavedan o Ren. La necesidad de planificar la• dudade• y los
otros anhdo~ mas genéricos. y en el caso que nos ocupA. por la remisión territorios para su recupe,·nción histó rico- a•·tislica y funcional empezó a
del pa_sado histórico -cu·trstico. práctlcnm enle ubandonndo en su totnlidud . aplitnJ'se entre n osotl'os aunque con excesiva poca fe e itHet·és. Seria en la
no sólo por lo dirección autoritaria política sino también por e.l •duarro- kg~Jnda mitad del siglo cuando se ...,atizarían en Europa los mayo= inten-
llismo:P que sufrieron tu eiudades españolas". A este efecto la importante tos de ree1a.boración de una teo ría de la restaurAción d e lo¡ centros urbanos
Carta EUJ"'pta de la Restaur ación nrmada e n Á.mste1-dnm por el Co nsejo tratando de cJcLenct· las mas ivas d est•·ucclo ncs d el patrimonio ante los pro-
de Europa en 1975 pasó casi to talmente desapercibida en los medios cesos de desarrollo indiscriminado de las ciudades o de obando no de los
especializados españoles. sin ningún debate en las Escuelas de Arquitectura antiguo.s centros históri(os''.
e ignorada en l:1s Combiones Nac:.ional y Provinciales de Potrimonio. Sólo La Carta ita liana d el r estaur o (1972) provocó después In Carta E uro-
Luvo ciea·to ttflejo en niveles altOs y como consecuencin se celebl'6 en dicho pea d el Restauro d e 1975 que t rajo a E.paña a~os despué• el concepto d e
año. y dentro de la declaración de 1975 como «Año Europeo dd PnLrimo -
nio Arquitt(tónico» una importante expolición m ontada en e1 Palacio de 13 l.a1c-oria de Clov11nnonl fut I'C'1Ctua1ilad.a l>or C . P~rbgalli, Mo~tu"'fnllt~'~ti,..JiJa<OtonuffQilllt,
Cristal del Retiro de Madrid ", pero cuyo catñ logo oft·ece sólo una colee- Mllll n, 195·).·
1+ C . Ciol4nnoni, •V«rMc- c-1Hj¡ rrl tddJ.na nuuva•, NwhtA"tokJrr• l913
to MarU CariA Va~:;an C.rf.rf'lli, • R~tauro• • • nL. p. 146. 15 A. 8.t rbacd~ l.aM,.ckti!IM.......ntoe~~J"*-"'tolc.r..,Mt, Flon:ncu.. 19521 R.
11 En ~~n ~n l. probk:múka d~ blü ckud.u o JPO rffonoc~r el ~¡w:l ~ttano Jupdo por P.nc, •Ruca uro~ problrml d ·am1ucntc•. A!'f4;14'fl'lltV ~ Ca:l!"'"'r, 6, 19551 C. Mdogra11J. •)((:n-
Ju;, 1l n.~~¡ud.a None".U f'l\ lo• comarn LO\ deo Jot añtu. 70 írU(nlando r~flcjar ~n C..uluh• y t'.n tri ttori4"i» . 11 Cottlll"l/Jorc""n, 195'71 E. N . Nisrn:, « 11 problcnu• dd ro,l t'\lltl" ndle prcco-i-.um:~:c­
E\JW.ña mfluenc-la• d~ 111 C AliTA ne: Vt.KIICIA (1?64) • cuya firm:~ a)I.MII'I col dt.ado. JUÍ 4'~mo c:on l.t llmhie lltali•,/.'A.rtJui,lturo¡crun.k'~"''"nu· 'l~. 1957; l.lmolcra, •Vlccndc c-c:onomlco•toc:iali e
o~niptJ(I 1, dt' lO& •C~o~r\ln ll~ Cotl~I"Vlldón y Rwtuf'!ICIÓn de Monumc:ntm•y Atnhtemc:s• t1{' rnnu:rvuionl': dt:i centtlabit11l•. Ulhw, 27, 19$1; R. Panc, Cm~anbclw rJH'Jc:JG MIOCG. Napoln.
Jo, ~tualo lo«' publin.ton "l-006 tute.: UJ~dr ~) ~-~.1~ Dt t, •959· R. A\lffll~. •11 problc-m.t de• c¡varú~n tnl1du•, U~. 31. 19601 A. Cenit' na)' M.
,,._.,.,vol. 1, bcurt.1 «n~ SuJ)rnordt' Arqu11t't1u ... de U..r«knu, 197'2, y N.J VCwro.clt ~hnitrl Elia. • Orirnl•m<"nU critici ,~,~.lla ... tv.pudi.a dd c~mri nor¡n•. fJrbcrn.,r.;ro, 32. 1960;
Comrrn:ninJ R~lk M..,Uif'ltl!ltoi;.Jht!&itnrn. DtRt Jtdl)ul'l)lonct, vol. 11, Uni~id.ad Pol•lrauta dt> Vario• autor~s. S.lt~ordbo' nUtflll'~~trntodtrCfnfrufMitn-ol'fuf"", T ur-in. 1961 1 J.t. P•ne, • 'J'\uda ~
Bu_n:c1o 1u, I!)H-· J)~r<~~ d~U!I minada visión de lu i ntc:rwm;lonet produclrlu e n lm11nr•' 80. ,-,:." rr•lturo dc:t «mt•l ttorid•. ltnlt~tNmtru. 30. I!)G21 C . C. Ml'nsoli. U.rboMhnucOJl~J tdili.ci~.
¡\ , C•pitt'-1. Mfh~tlti!WIWIIWI"..!oiJkl'.oMrtJtlurr.dr.l~. AIU.nu ~·orn~, Madrtd, 1988. Un br~10 Mli.Cn. 19631 VniOUutoru, Uhttlittrritorio.JW"'Wt-.Jdl.aii\IIOCOdu•llf'•uicztwt:S. B-ri. 19-64; P. 1- Crr-
análisü .ubrt b, dn-e""' •h~oum.,... ckl per~ ~n nunno t....W.jo • Rt;.t• \lrK•tll'lot" an:au•lc<llt ~lhu 1 M. Millar-l. 1 W11tn$Nnn, FlorcnC'I•. t9i7; Fuoha d• Archlltttun. Poluccnico di
nJ<» '1 ckm0Cft6a en F..lfl"'ll••· &W. Itt.,...AI~. num .. VaJI•iohct lg.qc>. W 'l4 -<t2 M.tano, ,. ¡_. •)u,.MIQnor dt.i uruñ tcori~;:~ ~ dtl ~pc=.ra drl p.atrlmon1o edílido in Europa•.
1'2 l'ot,111o11 to ¡\foll"~o llll'nJor ck CJpo~. fJJIOftttO" ,....lw tll Nl'lt'niiiN toÍiil ~ ,,, .,,.,, ••t~•ll A~ f11,opro cltl f.,IOI!tllf!ltl Q..,..,,,.,...,,
('.,nfm •l• tLIC\I!Irll'nl~. M1lán, 19791 fl, Cet'·~llall. • La con M""t'YIItion (j fult-11 ~ toclal~
A•fJirlttdtiluw 1975• &rvido 1lr Puhllc:~tdUIIC'' tlf'l \1 lnh''"' ltt •l"' 1 •lu• •t lt,n y ()l•nd~~o, M lltll'ltl f.,,..,...
clfli t•1111l Ulll h i • l~t1KiolfiV1H111I111 Wfi•C'ttfd N~NrA1 fll 1 111IJ'uuu l'ltf'lllft•ni""IJ, ,\tt. Jtl Q.'""lftl'·

1976. b•Jo la d lrte'tc.16n y coon:HnM1ón l(f'll•t•l ••• ....... ¡,. ~.luw lf,"t• '-'•"' '1 1• ¡il•lnOorlótt &111..,.. NAif -..~mli.t t•l8'l• C..ffltt,_,..,. •.._.....,...., ..... ,_..,.,~ ~ltrlflll"rtdt-n-la
r d•~ct6R dl'l mont•Jor d4' Jo~ MI(Ufl ~t.,-. ... •'- ~.... P"'' 1 t\.hf o\tt . .llle a.....-tn fl¡ Moma, Rom• tltAt,
-----
196

la +. ff'.stauración integral • y que e:n nuestra histo nogr.1.fla no encontró eco


hMta los estudios de Alfon<ojionene• de comienzo• de los 80 ... Surgió asi y
a vtce5 mal entendid a una tO I' I'Iente de «consea-vncionlsmo a ultr'3n:ta:».
genea'ltltrtcnte defenclicln desde IM; Comi$iones Provu'lclnle& ele Patrimonio
y lus Comisarías Provincinle" ,~¡UI"gidn.s e n la ·n ueva m-dti'Utción juddícn esp::t-
i\oln de 1" u ·;,nsie:ión. De eo;wmoncra se situaba1'l fa·onwlmente dos a.lten·u t-
1ivnf1 opueslas. la defenso•·n de l11 conservación absoluta, pot• un lado.)' por
o t ro . 1:. defensora de la nceuuci6 n creativa. Fuera de ambas en la mayoria de
los caso~ y sln arúcularse debadarnente por desconocida se encontraba la
•rC!Sta\.u-ación c r ítica».
U n:_. c ncue;.na rea.lhada p or no!Cocro1: entre acepaados y supuestos arqui-
teclos e-specialistas en restnurnt"aon nrquite:ctónicn y que inquiría sobre la
ddlníción y caraclerí..ticns del concepto de « r~wua·¡u: ió'' ca·n icn» obtuvo
un go9{,. de J'espucst.ns ncgnlivns en cu~u1to a su conocimirmo. Las mismas
que l~non•bnn q\lc c~istiea·n en lta lin tnlteorita o coJTi<'lllé de restaun'lción
entendiendo d vocablo «crhitn» com o adjetivo y :1plicnble n los r·eslau.ta- A\llmtamk'nto d r l:tt3l011il. (t'mando ChuC't'a Golll:t t.:t :ap:.nd6n dC" ~nOO!t rnros
cio nes de todo tiempo y lug;u- y no como sustanti,·o. de arro rn IM ñqi.UI'Ib dr ltt ~u.nd.a pl3nlil prrlMió .;~1 ;uquittciD
t«rtar1<~ C'nrrr;, tn •pbtt~. d«ofándot.a ('Ofl mrd~1t0f'n ltl'l.attn~
La •ratauroci6nm11(1)» fue pll\nteoda por Cesare Brandi y Ró bcrto Pane' 7 •
dt un tnofUSfmo ttn:ana.. (foro aulor, 1994J
Sus pnncapios alteraban In (o: mcto d o logia .sistematica~ basada en los valo -
re<e documentales p:arn todos los monumentos propuesta por Cio\'a nnoni tu.ra $O~o a.rtc... t' quind. ropera piuorica. scuhort-a. architettonica sono
po r un -4: no-rnétodo» genérico lt nic:ndo en cspecinl con'\adcración la rea- opere darte, l•ndngu"'le priorirari3 del reSHlUI'óU OI~ sr1rá c¡uella volta a ris -
hclncl t"o anpl eta del ed ifici o. en especial sus v;alore\ OI'IIStico~ relegtulCio en contrare nelle opere la P~"tSc:nza d c lla piemt qun litfl ru·ti&eica» 2 0 •
nlg\Jtaa m edida Jos documenlf•~t.: ~~t. De est a maner·n In •·estau•·nc.ión , como Son, pues. los valo r·cs nrtl$ti.;os sobr·c cualcsqu•e•·n ott"'S del monument o
<.lil'in Robe t'LO Pane. se convic1'lc." e t\ vea·dadera y aUI~nt k~• ubru de al'lc en si los <ruc pre:vnleccu en el neto ele l;:r restau•·o1ción cdt ica y en cor•·espot~d ·
no son válJ.d os 1os mCtodoll>· gt.:ner cnc•n
mismn: <(il rcsu•u ,·o e esso stci\._,o opcm d'artc)>t3. U concre:ción de la teol'ia • al c.~.· smo
.· 11 ·
aque os p1U"ll<'utU'es que demnn-
fue rcaliada ~l 1975 por lo~ Al'f]uitectos italianos Renat o llonelli y Cio- dará :ad~ ohm &e:.&,"\)n 1iU..S propia\ caracteristic:a..; c¡ue siempr·e M!rán individua ..
\anni Carbonara. que conc1hen la restauración com o +"nuo critico» y. en ~~e lntnnsccas. El citado Renato Bonelli cxnre'it
. .,... dar~ m en1e e1 concepto:
condus•ó n. c()mo <itauo creauvo>>, e:$-10 es. -$ process:o cruaco e ano c:rea-
uvo~~~o'". O como expr~s..·uin Lucia ni : «se la pinura , la acuhura . l'architet . . « Se ra~chitcttura e nne. e di conseguen?a l'o pt-ra architenonica t
~pe.~ d Arte, il primo compito del rcstnur:uon: dovrl• c.uerc qudlo di
•ndwaduare il v:l iOI'C:: del monutnemo •"'""'cio ~~;' d 1· r ·tconoscere 1n
· csso 1a
u , Al(un.-'t> J tnu!nt:ll., Cttr1(HHI Rt'''"'ro ;2 (ltuJ~Jt.-.kl.flUmtllt.rnm) , Colr(lO (_)ndl!ll de ;\rquhe~tt o._.
s~, ill.a, 19Rl e id em ... Nou•• pllu Ut\M l t'• lrÚI inlegrud-lll d~ In te-uurACión d(' ltll)numtnto•• presen~a o m eno deUo qualitñ arti.'lticn. Mn questo f'iconoscimcnLo e
Cll<ldftf«tl!lt N~I\drurn~tn, núrn, ':,t, 11111)'0• lt)8:l.
mro crnico, glud izio sul tdterio c he idcnriflcn ncl valore arai.stico
~e ha ,,.due.•do •l
cam·ll ~no h••••l•
pe~iO negli nsp~ui figu.1·ali. il grado d'impo r·wn1..n e il valore !Hes~:
17 l .a teor•b fundasnen111l dt tlnntli n o publi(atJón de t1J
Trnno dt ro rntou-rar•Ó". AlluUII t'onna, ~hdrid . l988. wo ("\, ninttrinro "''")' lle•J•qb de qur
r
ulic-n ~n Rom•. Sobre e l qur ru ('U nUC'llf"' adrnlnt(ICI amlro mlf'tiM Roberto Panr deH open•: ~op1•rt di CS.\O i: basato il secondo compito; che é di recu-
( laf'(l\10, 18g7 .. Napol~. 1987) tud.t ltf' h. f'CIUado f'tt E•1·•A• ·.ahu •lrun•• •nOiarioncot p-un
p e.ra re:, resauucndo e llb~rando · l'opera d 'ttrtA al d. ¡··
• "'"' v e a 1re t nte:ro
tu•1«<• nuüt,... <•R~tM•uradonn arqult«l<h,l• • t •l'' '" • •t •• •n 1 •t••fb- rn &4.V &t..&.41
A,...mrvr. nu:m... 4 V•lladohd 1~•t 1'1' 1 t U) Se- 1 ,.... •u t r-u, l"''''tnthd.d . tc-•M" R COmpl~UO dt eJementi figuraúvi che C:OI!tituiscono rimmagine ed
Mor-m<>nf' ~,._ f,.,.,...,..,.,._...... lttiii!• f [_t1 •• Ntf'dt«'t aqA1.
111 M l\,n,. ,,..........,,~ •'lt 1
l•t M l\.-~r-.•llt yt. r. .. d ...,...,. , /,.,.~ ,. . .
•98 OI"VAJIIA MSIA-UitA IIOHit

auravtr'\o i quali essa realiz.xa ed espnmt la propia individualita ~


spmiUalítá. Ogni operazione dov.-:0 eo:~e..., >ubo':"m•ta allo_ ..:o~ do
reantegrnre e conserval"t': il valon! espreuwo dell opera. po1c.h! 1 tn-
tt-n.-rnco da rnggiungcre C )a libenuione dclll\ fUA \·era forma» •

Como ...,r.•..., Ciovanni Carbo-


nrtrn, lo « hiJ>ólr:Si8 critica» se fun-
dame noa e n el hecho de que cada
··~Htlll"ncíó n y cndn 1nonumento
constituyen un caso en sí 110 inser-
tnblc. e n cntcgorins"'J:. sin normas ni
dogmas previos. si no est:..bleciclos
pnrn el cuso y que serán denuncia-
do• por la propon obra una ve-z haya
sido eSludonda con sensibiüdad
S..n ~''" ck l!.blb tBa~J Antont Goot.tk; Contr.lno a bs a.ttJhlcks
hbtórico-crítica y conocimientos •h6l01f'Xo1Ras. ~trob;bs N,.LJ b (n:~ ('ft r,.u~ m b lr.lft'Oiri6n
tknicos.,, tfllf.:lft Olrao!. vtttilttlt~ de- b ~~ dt ti tf'\QUQtKin. (n M~lb !tt' tttupaa
b Oftt'fll~ onginal dd f'd¡fl('io dnpub ck rnlu~ mtrnws tstudtOt. ~
El m1smo Carbonara señalaba q~ dd;at.n b tJttr.tmc-¡ ant.g~ dt wn PfObilettn fNVtJf qur
hace cuatro años los peligros de la toJ dos ~m.da f"t•const f11Y(ndolo ron m•lcort:.lo •notor,amtnlt• d•tc:fr~
de los hrnórltO!.. En -..natogla fOfm~l· dt la rom~nN;a (Ott~ada
rtSIAYI'Adón rte:cual. Por un ludo.
t'n rl MLMD dt Vtdl !ot dr:kña IJIJ)(II~d.:. X tMIIJtr/:t iJ j)l~n1C'31 por w autor rl me todo
la 111epnraci6 n nbsoluta de los cri - dt> Ja tiCSt<lur.adón ob¡t'IIV,I• 11 OIIJ M 6;11dom.l)
tcnos d e In •·e~aauradón arquicec-
tó n icn de '"lllt'llos otros de la pi_n -
tur·lJ y 1" cscult,Ha ; :&fi t maba, poJ· lom· tiC' AIJUI!lll' \ IS.alamatlCit), krn.o1nclo P\¡lin. En C r·avt• es el p •·oblema de In bipoladcl~d de lus re ndc ncins d e la a·cstaura-
1974 liC q 1llt'ft' dtHAf dtl C&ll'ffiO d e remate :1 la lonc
01 ro pnrte. qut: no se habían supe- por t;~lUrl b df Vlucl.tl útll.ln<l ti1•1'0VC'cUr.t01 to rt'<lh- ción. por un lado la <<h istó rica*'. p ot o cr·o b "e~u:!licn'"> (ya plante:ada.s por
lo:J tn nutVOS m:.ttfiJ~ ron pn!dOmll'llO Ckl cnst;;~t. 13•·.- n <h y ndernás eje d e toclrt la ¡>rohlc m:hicn de la reMnuración m oderna).
rado t o cltlvín las b;&ses est é tico - Ser:. demOlidO y rt•htcho (n pltdr.J s.cgUn !.M tnk
filo..~fico• sobre las que~ funda la orKt.il)l..t~ (foto J R f4tc10) Seglin Carbon¡¡rn preva lec~ ahora la pnme-ra , dentro de nuevas cor-ricnt~8
*' l"estnur.-ción crhica». por lo que neopositlvistas. de manera que sólo merecen ~S~r ntcndidos aquellos monu-
no e.n ste otro ar"CO de ~nsam..iento que la5 JUStituyn. mentos que son testimonios historicos. Maentr~ que el <o.Jwc•o critico»)
de «calidad• es considerado ~ubjetho. rnudnble. tnútilsi no dañoso a los
fine) de la rcsrauración. El italiano an<litSie en que es t'n c.,le argumento
donde se instala la teoría de la •pu.ra c:cm stl'o:tción .. o •conser\'aclón inte-
gral~. que en den a medida se acerca al « r·rstauro sciemif'ico».
01ro~ problemas para el restaurador l rasnlpino lo~ r-eprese nmn deter-
m in adu pseudo teorías como la ele la ••·enl'> ropínción• de los bienes cul-
*
tlu'nles. tl('l ~ t'el'iso>) ( rehnbilitoción ) o de In •·ecupcraci6 n » pa1·n fines
sortnlrti dr 0\IH\C't·n que se co ndcn n tt los mO t'\uanentos r1 se r conteneclo •·es
t:r i n e• ••·" JUu·-· ar-..;¡J.,r•• dC"Oeit.'ncin~ d(" lu C
1
iuthul modcrnn, 'it."ll po1• ra?.o ne~
t•rc•tlumH "' ll•tlllh •n, auclnlt·~ u t•u ltut ¡llr ' lttfl•• ,..llu '1" t~t'\lt ••r ,.,,, lo t¡ur
200
. U. RESfAUIUaC)H CltllltA y LA ..ltOII.(HÁnCA .AC'TU&l

llaman otro~ propuestas de <((valorización.+ tu1~ist1ca o es.pec:ulalivn de los


.te.' t '
Bienes Cm!J!r•l~ ,_.
En res.f,!"t'iir.iJl~l'n Carbonara . por un lado «se propugna la idea de la
mas absoluta c:onscrv..ción», mientras que por e.l opuesto casi se Uega. más
o menos. nl «rep r istimamiento» . que se esconde tras la difuM pric.tica dcl IJNI\IERSI()I\0 \ f\
«•·i nnovOtcl~ntifico». Por todo ello propugnad •rcswuro c:riLico.» como
V~,.,.;..
el Uni co t lq d avit\ }'oy capaz y mode rno para satisfacer la r cstaur adón.
ltO I-ét icn m t nte convi n cente y operadvamcn tc: vfi1ido "-t. 8\IIU'"ITfJ. '
En Espm'n el debme teórico sobre b p•·oblcm óticn p lan tcndn durante los
ühimos vci n 1c a t\ os hn sido más bien escaso. Acost u mbnu:los nuestr os
arc1uitcctos y ;nhn in íslraciones a no exp1ic:u· por esct"ito en revistas, lib ros,
OtrJIIISil> Jk"fnAndtL 011. l~•r1p1o dt Oianot.
cntálogos y exposiC-iones las alterm•tiv:lS ndopwcla~. se h n yuguh-tdo un campo M ( u d.:l. ('\"t(' IHCIU11tt1C) ICndfá

explicito y muy t'a til e n o 1ros países parn dcsurrollnr es1e ñrnhito . Por oLra un.1 nOiabiC" ¡,,nucnd.:~ c:n los ~Ms scn:nta v
c:Ktltnta ln Mff'tda 'Stlttttona IQS rotos 11 C'Cit rw
parte. cau.s.'lverdadero estupor la esc.a~ dedicación de nuestros. re~aaurado­ -d p;ab<IO rtn:l((ntist;¡- y las columnas r'OITQj ,
tll!$ ala public:nción de sus rcflexion6 sobre lA problem:¡tica del patrimo ... Y <lpl-a b ...1~1~ mlmduomdc) ttsma,
[n San fkoftllo de Ak'jnr.¡ra ftt\1~ Sos tltnw11tU\
nio. fenómeno que e.uá ioterrdaciomulo co n la carencia que también do.J~~ con nut"VOS m.atNtaics v ntA:'I'il
)urramos de revistas especializadas. como del numero ínfimo existente de dc'1dr b •3tulogi~ (~t.,
tCQYih''C'tUfil
qur t•IC'ftdn.in PQf lodo ft tcmlono arqullt'('los,
cursos de especiaJi~ación. todo ello en rranca contradicción con la
<OmO ~"''"''.. dt bs c-..
C.pottl. t......-.._
demanda que ol respec'lO exiSie. etc.."" nla fpora. (Foto .autot, 1989}.
Las pubhc:aciones de1 mism o Mimslerao dt Culnu·a e5pañol. meritoria~ SóJo nlgu.nos casos excepcionalc.), genel'tll men le inducidos por determi ...
por l n apOI'Hl.ción in forrnati"a que producen. en cambio, se n•·ticulan con n ndos arqunec;:tos l"eSiauradores, ¡l fl'ontnn en a rt ículos o publ' .
cntcrio~ en unos casos de m c•·a ctttalog,a ción de actuncionc~'i indisc•·i rnina • C:O ilCI'CI 3S J d h . JC3CTOile5
. . ' , e m eto o que an ul i liz:•do c-.~ponlcndo a l;t op inió . .¡
clns. e n OI I'O:. con so •·pre nden tes c•·i1c ri os que •·cc uc rdan p1·ccis»mente la publicO~)' espcc inlizados In indavnció
• # o
l't h it.ló e·i ~r1 1 1 . . . n.r.Ju ac o
, t: • n 11 po1.ests CI'Iteca y In
« m eto dologíA sistem ática» d e 1a « Rc.stnuroció n cieniÍfic¡¡». A es1e respecto act u rtcto n cjc r·ci d n por el arquilccto Y su c quii>O. En l re los v· -· -
mucho f . 1 .tlao.s no
l.wstnl'li reC01'da 1· e l volumen JnterJ•tnriom:~ f !l tll'cllrimonio J\tilUlltctómco 1980 - . ~-- r•·o eSlo na es que •·ca lizan c·~tc anno y ex¡>uesto e ie rci · L .
c Hn r como . 1 c•o :utmu•
1985 <~1, en t: l que las di ..·crsas o bn•s real ua tl a~ se ngrupa n bujo ca pítu los
J
CJe mp o representalivo ~¡ :n·c¡uitectos com o j ose· lvna . L
so (• 1 · d S · ., .. CtO tnam-
como •lnte•-v~nciones estructurales>), « Rcpnraeiont'' y ••estau racíon es en ro •g esta e anta Cru7, de Medjn:• de Rioseco). Sal"-ndor PéraArro o
gener:. J;o). ~ Re._lituc.:iones y climJnacionc\ de- elemtntos degradantes» , S(Ousbana Mor~ (Monasterio de Carracedo) " y Antonio Fcrnánde-< Al~ !,
« 1ntll!rvenc•ones superficia les)))>. "1 ntroduccion de nuevos usos ) .
servator.o Ast r onomTco.
· · Jard an Botnnico. Reina Sofia de ~1adrid• Y
remodelaciones*. *Ampliaciones de monument os»- y «Acondiciona - el e~cta de Salamanca). e.ntre otros.
mu:nto de ruinas y yacimientos arqucológico)->, sin cstud•o~ que carac- h ~n~~ las ad~in.istraciones el espectro c.s nuh oscuro 10da"•ia. como ya se
ttrict:n la, OJ>ciones teoricas y los criterios mctodolog-co) adoptados por lo~ a '" •cado. y solo "erdader.~s excepcion:tlidadc-) se st~Jvan de este oscura o·
d1st antos restau•·adore.s, elud iendo ddiberadamtntt: cualquier plantea-
111 iento dd debate y de la problemática esp~crncn d~ la re>tauración.

~4 (,, l;ubon~r•, •lnt('n'l~l• 11.~. • • .e.n k.. I..AttiAnl, 11 11• ~ t •• 1'1' '11\ 'tb
~t; t•rologQ dr Ole-m hin l lr-m.andt''# Cll, lmrocluf• tuutl4' I\U11 ,, .. J lu1n""u'' 1\uu,¡n'lf"IHf• lm11
lulO dt' f .Ut1tf'n'Ml(m y klf'41•unw·u~n ,(, IUtu~ t ''h•u ' 'lhu ..•t\u ,j, t .ultur-!1 \t•drkt,
t•I•IO
202

Conw•llo pmnostr.~ltn-.t dr AIJu•&..r dt C;MnpCIO (t'>lrn<,.~-


•·
M>ri;J
--6nl'to\-1 GortiJ1<1 ~........... .,. C.-1~1 SaMdoo l'to\-1 ... ~y s.,,,....,
~l<n
Ó d ;anda $0Cblf1\c1\IC .._1 K'OJ"'.,.._,, la ruma n tt:at:.dil ~ la rtcuf)ft'a(tón d(' kiS apxios ron na~ ntt\ICiuras
l•Pcfldt).f' En 1:1 ltíJMICt n 5(: c:¡:b ht:.ct6n PhCllmpulsd l:a tfr.l(.Ón de:~~ qut> ptttcndtn pt~fl(ilr 1.;, d1vt'rstd:ld dr mat.:ri.lla htStóficcv.. y :actu!llt'\. l.J trvttsfbd•ctld
de tm lltC)numeutos :.bilndon;~dO\ Yw re ' • I<K ofl<lt"" dd watritnOI)iO lloC1lilll(n.. ~ pl;allttJ como .solut"'ih•l pruytf.'luni.IFoto auti)t, 190 1).
e de OHC'If» j):lnt ICVI I"U1ll3r •• ., .....
bcudíl~oA"utlat
131111"1 V r~~.,8 lO d·, V:.ll;~dohd !t prtstnll)tl 1<1"-j)l l fiU' ros c:mpd'IO'i.
v ><lfl rm • 1993)
" hoy ya dtfundltkx h;;~ta por An:lirlc;¡ (r-eno autor, •

1 ~ ita merec~n las publicncionc~ de la Dir~CCIOO c~ne· zadn..s po~iciones de la <c-rtMauración cric ica ». Su director. el arquitecto
ti~mo. Mcnc•tn\ exp •e: •
. . e . 1 d d Madrid con ~u colección
ll .,) el~ In ComUJll( A .r 1 ' Antoni Conzáln.junto t:on el equipo del Senoei. plantenn continuamente
r¡.J d e Patrnno n lo u ur. • r . 3C't' al1as ,·e~lizadus pot• el
C . 1 d'' l · •o•·ma muy C"l ... • • el cle b:nc <¡ue la •·e.:;;tnurnció n vie n e suscilrtndo desde los Ul1 imos diez. nñofl y
Madr-ill rtstmm• en , omunu o y e~ 1 Di . . . ~ de 1l • t'"o1ona que
• ( ' de :1 tnnt o en sus teol'ins C01no en sus intervenciones arquilcc:cóoicas se o frecr, n
Sc•-ve i d el Ptltl'im o ni Arqu lt C~t Hl i C rno d~ lo~ 'imposios
putltCIOl"' " .,_
• •
. 1 M de )US d iVCI"'\a.S actunclones. co .. nuesrro juicio. una vía compromctidrt co n la 1coria d el ~rt..stauro crltico•
documentar su~ N:stouraciones sino tamb•en
i ';'9
pubhcot 3$ tmnno ·¡ o • rhUJuración objcti\·a» como Amoni Couz.ale.z la d~nornina. pero con
que orgnnna . no so o para . ·r de Jo, cuales ha
b ir \iblícnmentc los cnttri03> a pant af)OI"fncione._' imponantc,, ya que asume la trascendencía que la opción lln
IJ;1ra plantenr y d e 31 P d 1 m 's ci'U"aS y avao ·
• ..• •
afrontndo c:•dn urw d e el 1ns. gc n caac.ame nte e1<'tUI'O e a " • ~ macla <<critica» con cede a In «estérica '9 y aJ « vodo1· ttriÍStico y e.spirítunJ de
la obm lll'CJuitcctónic~l del mo numento». pe •·o odemás no t"<:lcga la « n ecesi-
dacl d e IH con.se1vttción del documcn 1o h istó •·ieo». con lo t¡uc la « ,'C.,tnurn ...
dón ObJel iva » del catal:in se constitu id;• en una tercera vía equilibradora
entre el con.)tn'lldom~ano a ultrnn7..a y In actuación critica P.

3 1 A•uonl Ct)n(41l't, • l'nr UIU lll!'tudolug•• d e l1 11\l,.rv,.nciuu ,.n ,.¡ fl•11rnnonlu ¡¡rquit('clHnlf'f)
(1~1 11\C'IIIUHil'n!O e-como •l•)t Uttlt'n tn )' tO u\u fi iJ jt:l() •••t¡u.ttc~t•>nito)•, #r11gn1f lllíJh nu1n , (,,
~1adrtd. novlemb•·C". 19851111,, • Rc<:~I'C;II 1 dt\1oflny. 1::1 111(1nUmt"tll t'OIII • dn(Um«'nl h"torn i
rom. Objen(' arq\lu,.rmnlt \IU l..the!W1,P(t0n t ·11~~"0· RO«'a.rdt •nd nC',.l¡n•.
s.~aona. &n-~lon• • 1985. J.: .. RC'.-.. unr mnnumt'.tuo.\. Ul"'.t m.. todolor-a ~lp«<lru:;~~•,
,.(U) df' o.,. .
I...W...,.Ir&.~. num. 397. M.-drid 0<1Ubrt". 1988 e .J. . • \t. fltCUt'.a d,.la Rnta~o~BriO
Ob)f'C'IIU• r......,_,....,,.......... O'.J«to:w,...w,.. ~Jf, , ...,.,...... "' ........ ...,.,.,., ,\fr•'""'''~S
''~''· U ifiU..,¡.,.,. n..,..~ltm¡, R.l'\.dun.. l')t~()
u clave del m<uxlo p~comrodo desde los ~•ponsables de la irutltuo " 11
c.•talana M! encuentra preciSamente en esa f.'lha de dogmatismo al enfJTnt.u
• la problemática del paLrimoruo y al hecho de que las «hipótesis criuco ~
,..,;o)izar se efectúan después de un profundo y '·erdadero trabajo de todo u"
Tc::.tro ck 5..lgunto GIOO)Io tqUiJ>O interdiscipJinar capaz de aponnr COOOCimieOlOS y rcnexiont"$ deMJr
Oraw y u._nud PurtiX"t4• In fase de la invesúgaóón. d análhi> dd objeto documental. la valorddón d•l
U rum¡~IJmiCftiO estrit'to l'kl
proyrarn::t ck fl"('f('M objeto nrquj1ectót1ico y la definición final del p1·oyec:1o de re.suuración.
tn rontcmpor.mC'O un IC'illro
Nosolt·os, que, como historio:t dores tlHÍ8 que co mo critic:os. defcnd~mo!t
rom:1no impldr \.11vagu:mlar
ltJi rntn'l :tnlt!)UM :.ntc 1.:. po•· nn tono rnasia la u·:msmisión del monumento en sus valo1·es historlCOh,
hC1Jrmotd."l dr lo nuevo no podemos sen1 ir·nos aJenos ni n .su v:.lo t· n•·quitcctónico (ro•·mal. t.tipacial,
'"'"C'')Mtlo del valtlf'
do<·utn<11l:1l dr. lób ruin:.s. de uso. de significación, cte.) ni ~ilu(lrnos e r1 una hi.~tol'iof'iJia <¡ue propugnr
(IOI I') l\U10f. 1!)00), el mantenimiento del objeto congelado en el pnsado. S i aceptamos aquella
mó.xlmn de Lucién Febv•·e de (¡uc la '(f.],j,ro •·ia se escribe para el presente• en
igunl coherencia. sln hipocresaa.s ni cinism os, debemo< admitir quesera
lnurn para t:l prese:nte e. incluso. par•• un inmediato futuro. acep1ando en
COITt'.tpondencia los factores que cond•c•onan espucml y temporalmenle
cada rc.slauractón. Asi. deben ser alejados Jo, peligros que anoran en l:r
ac1ualidad a toda problematica del pa1rhnonio. Es necesario. por tanto.
hnrunfo dtla U~ct..d decidir enrre la necesaria p•"t'~rvactón de 1a mcmon::t del monurnento pero
<k AIQU lt.bdndl
Cifk» Ctemml<'. Enr•quc c·on l:t conciencia de su verdadera comp~n'iion nctur.tl. por lo que el «con ...
NV(lC' V OHCIS. ser'Vílcionismo a uhranUL y sin más>> c:onstituy(" un \'Cr-dudero tiesgo cuando
l.lrt"nlpc'fttC'ión dfl C'\pa'",
v dr 1~ C'ltm('niM \C' rcal•la C& necesnria la intervención. Igual pelig1·o representa b no distinción cnuca
'""lltl.tndil v.IIU!C"S t''iltiii."'S, Cl'lll'e apoa·taciones y e.'l:crecenci:•.~ htslóricns y en este cnso incluso aunque Jns
tu!il (uiro~ v doc,un~·ntuk.,
troto nutm, IU9S). 5tgu nd~ts no co mpor·Len r iesgos purn In eMfí l it·n del monumen to. no lo
degrnden o no dificulten su compl'en.sió n . Oc ro pdi1:,rro extt·em~tclan,entc
Los Cf'ilel'ios «objetivados>) que U "UUt de nvHcnr A. Col'u.•i.lez se podrían ncu,ndo so n la.s búsqued;~s de neo vei'IHitu l ísmos o neo - historicismos n o
1·cs-umi r de l;a sigu ie nu~ manera : J. En cunn to al vnlor de co n ser-vación ~ólo en los estilos. ya suficientemente condenadoa pero con permanencia~
como documento histórico dd 1·n onumento: proctdiendo a unn indaga- asomb1·osas, sino también en lo$ tipologías. en las estructuras. en Jo.¡
Ción de ,us can:tcle re.... de manera que l>C garantice ~iempre el manteni- amblentcs, en las decoraciones. cte . De tgual manera el hábil recurso de
maenlo l>arn el futuro de toda la informaca()n que propordona con- Olros afirmando que sus actuaciones son revcniblcs y por ende legitima)
JUntándolo con la necesidad de trasladar por medio de la conservación la aunque corutiluyan una auténtica abt-rr;tCión en el monumento.
comprcnsaon y significación del mhmo. para lo cual. si lleg;¡r-a a ser n~ce­ En dcfini1iva.. consider.uno .. que la problcmauca actual de la r'e$taura -
sarto. se tendrta incluso que transfor1nar el monumento (!.;.para hacer más eión debe asumir la ne-cesidad de con)enar t'l vn.lo1· histórico ~in olvid:tr.
ev•dtnte o comprensible» su mensaje. 2. En cuanto n su valor arquitectó- 1nclu:;oo prevalentemeJHc cuando fuere c;cig,ble. rl valor arquitectón icO del
nico; tr1Hnr de rnanteoer la herenda del c••cador del monume1uo c.omo de monumento 1-equüiendo la n ecc,..11"Í;t nc:tunctdn . l)e :tlguna manera se con
In soc aednd. en la que surgió y cuando st:•t ru:c<'•M aQ rrrcaunr rt>ndnpmcioncs stgu•rítt un rwuerdo o equiliba·io frwurt-rtdUJ llrl mntH&tl'ltnlo y de otu I"Ct-
n nuevo~ usos. 1n ~lección de los mvmHlN • tlrltr noultt••'r d<·~dt 1:. ópticn de t•tuJ·neldn f'tUr'C" lu~ dos ttndencln• I•C'II It!llt" ho~ ,Hft•t-rHlu;IJts, In •re~~'
lu r.cltcunclón tipOltigic.u, ptrO tntnhifln dt· U t ~•JilH ltl11d tlr" '"''"'h· J'Hll';~ mnn .. lJHtl udun 't ui••¡t •, trJU't'r.t·nuHIII Ul ¡l~&u pot t tftt\ull 1\l Cnrhcu'IIH'Ii rn n 11 u.-
H"IH"I vh·tJ rl munumcnto 'lut' t'• rlu1•l• rhu ptlnt •t••t «'ll:tt U lllhljil•l•thti\Mqll ttl'ttUIIIIo 1 t'l ttiiN'I\oMth1111MUtl,tUitt;IIWI • 1
206 DI VARIA ltlSlAURATtONI!

parámt>tro~ cuhurale$ de cada presente y d esde una intC"r¡u r


dicionada por cada condenda de la historb y nunca -por -.r.l,ocl•tN
posibilidad- desde la o r iginaria. La •restauración cntica • pf'u •u
también comporta determinados peligro~)' no wn falsas la¡ acuu•
~us detrae• o res de que lo que hoy parece «objetivo* mañana pur,t
set·lo, oomo el hecho de que la consideración nbsolu1o del valor •o"ti•UM•••
puede provocar· la desaparicion y d est•·ucción de valores histonru
I'CSJ)O nsnbilidad . pues. esta1·ia e n In capnciclnd de la llctuación <<critler• 11•
wndo de que su irue rpre Laci6n ge nc:rnl de Jn nr·c¡uitectura fuera lo su fu 1rn
te m c ntc sagn7. como par·a no dcsp1·ecin r ningu n a información . jndusu ptu ·•
cxigc n cws futuras. evitando i_nt c r·pr·ccucíoncs osndns del po.sndo. caprit"hn
$r\~ y nrbil .·a .. ins. La respuesta pnrece enco ntt·nrse e n la con.~ideración dr
que t.\Ul teoa·iu u ou·a intermedia (¿los co rnpo n ('ntes m etodológicos de l.tt
~ restauración objcLivada}!lo que propone ContáiC'Z•?) oto rgue mayor
importancia al valor histó rico t"quiparandolo ni arui tico y arq uitcctónaco
denaro de un verdadero diálogo entre el f>B"'do y el pn:sentc, entre loiW-
toria ~rectual com o objeto a SO"tlvar y d prO)'t'Cio como rt"spuesta contempo-
~tono MtronómK'O de- MDld Antoruo kfnil'ldrl AIN. la ('Of'lt~ ránea a 1" restauración.
dC' l.a inl('tW'noón ~ prodUtt dock 1• ~ dr tratat ron un td!II('IO LmtOO <" ••rrpct•bif.
, . . , _ • 501.-.c>lk proóltm.. tl<nlrol.

llcw lh: 8Jrn:lou.,


lgl'la\1'YII!l Mm~lt\. ~lt' f3 dt"fc-l'lsa dC' ~valores
fmOC.on:tl~ "ioC rC'C'On\~rtJVt m•mé:l•c:~mtntt
ti t<.1tro en 1~ :1\Pfi.IO\ dt' ol•c•ct, dot:lndolr
dt nu<v.h p¡ntur.l~ don<k- k hall•~
Lls dN~mld.K (1 ~lO Ót bs dtprndtnNS
w trr..nt)n C'n rontr"'pcnnro
PQita tumpt•• kK U\0\ C'A19tdM.. lfoto E.D.l.

.-..p resentado por Ame<leo Bellini o :.to reo Dcai Bardeschi con su Rtstauro: Ynl3 M¡ria dr MNquc (loJnfo~. P. Uti.Mrf y L C'.a'"M<l.lOS probf<:m3s ck
hurnt'd<ldo dtl ('lmbomo ~ lo1 .g~:a m'9Ó'-'CO*MW;Ito~br \f ~ltJciOn.iltt ron nut\tm.
¡.unto, Jo ro¡.o. Frommrnh pu una (im¡.oss•bJt) ltorw''. • .
m.atrr~:.'n;. O pt(l'ft'C11l induia d tr.lf:tmt~nto dft rrlltNno v d( todo .-1 (5J);c•o ambK"ntaL
El •con~ervacionismo radical "'> n o t~ c.on~ftt"l'llt' en a,us cxtgenclas d e (foto :~utor. 1999f.
uctu rtr com o nmicuarios- de la impo~d>tiHind d r er, tilua t rl J>n.S1tdo en su
nu t tn tu~idnd, rom o tampoco de qu(' r u1uutu lo IHtrull~ lu hPct- desde lo~

'i~ M uN• llf'nt lhllt'"'' hl, Rt•fdUI pw~tn 11 1 1 (


1,.,H"-\uc•h \tihn t•t•ll
NUEVAS TENDENCIAS DE LA RESTAURACIÓN MONU MENTAL
DE LA CARTA DE VENECIA A LA CARTA DE CRACOVIA'

I NTRODUCCIÓN : EL MARCO EUROPEO

En Europa. en los últ i mos d iez añ o.;; se pl~u'H Cn un r·w cvo ámbito u·ól'ico
pru·a co nservar· el pntr imonio . en el que de.scac~n las actividades par;- 1-ea.H-
z.ar la C ana de Cracovia '2000, la pro puesta ~n halia d e un nue"o m étodo.
com o el propuesto por Murio Manicri Elia (« 11 recu per·o del sen~ot>~). o
los m ov imient os 1·ea l11,;,do~ e n Fran ciu en e l Ministe r io ele Cu lt u ra y Ja
D irección General de Patrimonio (incluyendo en d programa de con.~er·
vación no sólo el Pat rimonio, sino también la arquitecturn en gencr·nl) por
dta r sólo algun o de los ~int omas que npred,amos.
En los años 60. después de las criJis de la posguerra rn undial en <1ue los
métodos de la « Restauración Cient1flca» y d e la Ca rta de Aaenas se pu.~ie­
r o n en tela d e j ui cio . así co m o se dieron por fí n ali1.n drts las pr.tclicas d e
em ergentin y mime$is reali~udas en lo~ p rin1c1·n décad a de lo reconstrucción
m onumental europea'. el debate se planteó en lo necesidad de responder a
Conft"rend• dirt•d• l."n d C\IHO de Jn~lf'I'AO de la Un i~ l"rlll da rJ dt v,.u.ctolid el cita J.. d r.
II UII'YO dt' ~QQ I ,
~ M. Man i('ri 1:'.11 •. 4 L.. ~~rd.u• d.- l lot'ruO (e cl •ur) 'l"("t'U~ro)• . Tt~ t ~ nl'ttttlpttOJtt H'IUII,
Fntt"lli P...Lombi, Rom.-. j uruo ~000. pp. 5• 1...
3 Vn w Andr<> d" "M)'f'r, • L.. ~Onstruclum dca .Mo nuntl"nn ct, de t llc- en 8f'1gique •flrQ t..
l'' (' ml t-r~au• ' " uHicidl•le• , f'n .lfq~~~ul!lfltt41f"', XX -XXI XXII. Uw.lilu. 1q82. pp. 167 .. 1 87. J~.,.
c•unuuu•r fltl l 1111, ''" 1• SC'jCUn tl• ÚU4!1'·1'.11 M\11Hi i•l lu\~ lt•m(in Sor~ll ll'(' Ulonrl. • Ut'\11'\11'•
dton tl r l jH•l •IIIIHt\IH lr•nC'I~ l"tl l.11 Cnm (iul"fU r11 . , .M•clrid 11 11 11 ll· 501 t11mbt#n y
llr'uu ;IJ.,''• ........... .o\ II,,.,.,..MW.,,.._,I ..... ..t U t líUJ M l't..nt • 1,.,..-, 1'-tth ltJtl'l)
210 OE VAAIA USTAU:IUoTIOHtl

lectura..\ ex-cesmunrnlrt
~arqueológtcn""• tlur
provocaban c:onru,lou
como dicen los franct:
ses de co-vis,bihdod. o
simpl e me nte dr ptr
ccpcion. E...to ll~·o J
mud\O~ lécnicos a tener
que dcb,; ,. enu-c uno~
restos y otro' par.~

poder mantener t.1en.1


Robn10 ~ (c-n 1981) ('Qft fi awt()r rUt' unidad en "'ucho~
ron GiuloiA VOlrQ!í, pnn('l•
p.al rtdartnr d(' 13 Carta 6t Vf:rn:c;l.l de 19&4, pC'ro, l i1mth~n eun
lllOHUillCiltOS (en F'rtlll •
Bon(lll v un grupo dC' llf(luhtcl<r.» ti.JII:inns cltfcn~u v prornolor dC' la
teori:l dt' b •rtstilura' 16n critica• cin. por ejemplo en
Saim U>icr. en Aritg<:.
ltM4••ta1 Mayi.H dr M1lin. L. Gr.J)Soi Rot;ur;)Ck> ~JUn b\ ft'('Mitnd;.(l()tlo dt l11 Clt1:J dr Vc.-tlf'ftil(196C) e n In cnp111a de Niurc Dume d e,. Ctu·anes dl' Nevillac en Mc;u·h ihon, o el
Cuntrnción dr IJ m1mC"\\S ~ ldr"H(u:llld6n de o'lrlllfJliO y nurvtt ti utc• autor).
famoso d ebate de los Mn)'ll de la Cated •·"l d e Nóore Dome ele Pnris o In llclua-
ción <¡ue ooda"• hoy se ha he<;ho en España en San Pedro de Roda. donde la
una nut:\'3 soc•edad y a unos nue-vos planteamientos de In consen'Dción del c.'ln11dad de reMO~ 1'10 pc•·mhe entender d rnona.\tc•;o).
PtH r·imooio c.onstruhlo y de lo~ b1ene.s •·n uebles. S u•·gieron e nt O I'\tC~ l~1 Com o señnln Mnrie-A nnc Si1·c. ¿ qué oc;ur·•·c con las rcstnu racio ncs? é.Ya
Cnrttt d e Ve 1H:cin de 1964.. e n cuyn rcdncción pna·Lici¡>nron personalidades son parte. historia. del ec:lincio? ¿Sa están mal o ~on perjudtc.ialcs 'e dejan?
como Roberto Panc. Paero Caz-z.ola. eac.. la nue"a teonn de la « Rcst_.u_ra · ¿l ndu~ si c;stt\n bien y hoy~ pueden quit.ar y volo.·er a como era de \t:nlad el
caOn C riticfl"), que tuvo en 13onclli )• Pane ~us ntáxirno'li defenso•-e~. y para edif'i('io po1· los :wn nccs léc n icos. ~e dimino.n o se .salv~m'? Po1· ejemplo. en
lns obras de a l' t t c1 m cto do t•esUJU t'MJ <u · pro puesto por Cé!uu-·e Urnndi. casos de Viollcl en la dudnd ele Cul'cMonn invcrund~ po•· él. se ha declnrndo
Cn todos t\tOS teÓI'ICO~ rcaparcc•a la necesidud de "olver a luchnr contra Patrimonio de In l·l umanid..,d. y p<>r el cont.r.tdo ~n Saim Sernin de Toulous.e
la' res1aurac:•ones en +"estilo» <1uc ~e hab.:•n impue.sto de nuevo dt!stru - se h an desrruido sus completanUenlos y se h a '"-'ell o :\l eswdo antcr·ior•.
ycndo los cd ificiO!i, ni de mole•· ~us nñ-adidos histó ricos y a) teiocegn"~rlos Y ln~ r u inns ¿,se pueden re h;.. billuu·'? ¿ Hay e¡u e rcspewrlas como C:H•i n .
o r·bit ..,-.,·iamcnlc. aunque peligren y tle.upnrt.tc:-an? Y cunndo en una phna mayor o típica . o
El documento de V~necia, en su.s pnntipios esenciales sanciona par<~ en un conjunto ur-bano. un incendto. un terremoto. )a ruina pot• (tban-
todo proyttiC) de restau r:tción: 1 In oblibr.~ciOn de l"C~J>Cmr todns Jns epoca~
o dono. ele., provocan l;~ pe1•d ida de una pal'lC, (,iiC reconM I' uye l:Wilf.JUC no
de In ed lf'ic;llción de un monurne nto: 2. di.stinguit Jos mnterialcs utilizados. se~1 con ele m c;!ntos o •·iginn1es? ¿Es nh o.-a un faho hiscórico?
3, legibilidad de la imervcnción. y l. revel'llibil idad de lo añad1do. Todos ~ran temas no resueltos por la Carta de Vt!neci;~ que ha habido
En efecto. esta norm:ttiva. que rue asum1da por numero~os paises) que nfronta r de muy divCI'$US maneras durante c:o.tos ú1tirnf,lS cuatcnta ;,ños.
o r·gnnizacionrl\ de 10 <10 el mundo. hizo posible actu uciones mas p1·udcntt'! Po1· e ll o la <.<- Restauración Cdticn"Jt~o se co nvi1·tic) en el in~u·u mento n1ú~ ú1il
y se•·ias sob1·e lo.s edificios. para lo~ arquhectos y lo$ técnicos.
No ob>tnmc. pronto •• ad,;rucron algunO\ dt(t<'t<>•) "" pocos ambigUc Pero tambu'n se han producido gr.-ndcs cambios c:n lns técnicos. en l a
ciad es no re-sueltas que." creaban roC"O$ clt' IC"UIIC:Hl )' tlt- 4f,·lullr . Pu r t ¡ernplo. •nvr~tigncltlt\ ti., l'lnlologios y de l11 h istoria. y, sobre todo. soc ia le~. con In
C U OI'\(IO üpnt•ecia n J't'S10~ <¡u~ fU:) purlinH t ltli\lllh jl1ttl11• l't''toliii~Cl u VoiiCH'f" ..

yu~taput'.JlO• que trf'abrtn ancomruulh&lhl .1, 'ulltt rlltu f llu llr,,t 4 rrrill

2 12 HUtYA.S I~HOlHC IA\ OC Q$l'AUIIACIÓH HONU11<4l Jiff.U.

en t re conservadorrs e mnovadore$ yo h~t si do .superado . pues el obj~t ivo


c.omún es inte rvenir· de la mnnet·n m ds ef'ic.az. pa1-a garomti.1..ar la salv-.-guardia
e:n su in•egridnd .
En este sen tido habna que hacer ya di:uincionc.s. en EurOJ)3 en aquellos
patses de menor t radición conservadora de monumentos: Portugal )'
&paña. por un lado. donde el debate antiguo todavía persiste en algunos
sectores. y los paues de Europa. donde por causa• emoctonales (Rus;a. Ale-
mama. Italia. etc.). tragedias belicas (Croacia. Bosnia. Yugoslavio) o catás-
c.,,. ck V<n«,. (19641. En "''l"""' P"'<'
como fritf'Wl:l C' llail<~ v f1\1tf'1610
tr-ofe~: n:uur:.les (Italia. F'r.tncia. Inglaterra ... por los movamien1os sism.icos
pnwno qur- W'ndo un docu~T~mto •mpon~•· o por mcendios como el delt>alacto de Wmdsor). ha renacido la necesidad
vmo prntn~ flt\t;Jblc'\ C"aRf'l<la\ del •ripristino• '•olletiano y de IM reconstrucciones al estilo ._com· era e
y mnfti(10S. (n hano¡_ J10f e~ 1 W\
~~ ¡e dnian) pot tl btxlo v pnt ~
dove era~;~ In manern <le Luc:a Behram1 y los rocaun•dore:s historic.isto\$-
orpr\IQ('I(II'k5 ínttii"J("'()na.,. romo UH!SCO
t tCOMOS P:unmnonto ck U Hum~nld.ld y
qcn'IP'ar 1.1 rt'\tJur.Kión d< Viollc-t k- ~ Out
dr: cam~sona. dondt toOO hiC' unJ .n..r-nt.lr~n l'tUNCIPIOS Y PROBI.PMAS TEÓRICOS ~UNOAMENTALES DEL DEBATE ACTUAL
y lo ""á) opij~tlt J ~ d•ctad•l'\.
Y en ct m~S~~Wl 1ug :u \t nntrn~
ddtlu.r 1:. tt'\t:.ura..:•M dd mt'\ftlO itUIU•ttth) En cualc¡uie•· cu.so, In problemát icn de l:t •·cswurnc.ión a•-quitcctónica discu•·rc.
en S:ln Saturnino de" IDJ~ tY 8o.,tl) una vez definido \U .. ujcto de r.ctuación. a 1r.1vés del desarrollo de todos los
elementos rundncionnle, d~ cun lquiCI" dbc•p lhua : In aplícación de las m cto-
introducción de IHitnt l•oRo~ elementos nuevos e•' lo c1ue se entie nde por d o logm.s má~ nclenmdn.s mn 1o pa1·o e l conocimiento d e l monu me n to e n sus
P:urimon io. d istin loo¡ vnlol'c.) como tl r ~u" ptttologías. el enntrol de las técnicas l rad icio-
Ln transro nnacio n clcl con cepto de « monunu:nto"> e~ el pdrner gnl n n a lcs y e l •nn n cjo o pot'1uno dt· lr11\ IHIC\'ll ~ tec n o l ogl:''~ y la naturaleza d e l
su ceso c¡u e t•omp~ lo:-. pl'inci¡>io~ c't"l~l ccados y olJlig;¡ a n~plant ea•· los !!Í)te- proycocto d e •·e~t n~u-nc· i ün , t:1n 1o e•, la nd o p cion d e los cl'it cl'ios. co m o e n la
mru; d esd e los qu e jli:e h nbin 1 rnbuj;1d0 é t1 l ol'i clo~ últi m os siglos. « Monu · r
J"'e solu c ic,ln d t l uso o¡ocjo .. c ulnu·nl l'u ncio nal d el ed ilicio.
mento» h;~ sido susth.uido po•· Oic n C u lt llt":tl o pOI' Pao·hno nio. que tienen
aec.tpc iOJ'\es cli~-t~intns, sujetO~~> much o m :ís nmpl1os y pu ntos d e pardd.a má~
diversos pnra afronttH" su ron~C IVIlción 5 .
Es. pue~. nec~sorio volver a •·edcfin ir cuál h el objeto de la 1-e.sta u ración
de la arquhe~tut·n. el monumento exph cuo. e l b1cn inmueble al que hay Cart.ot de' ~nt'na (1964)
0 111.) p1ob\tma
que añadu· el enclrwt. el lug1.1r y .su e rU O I"nO arnb aenta1. In edilicia que "!lt'" W';O.( Ó C1'l ('1

í.mplica 1ambi~n trMc~ndcncin C l'\ eltcrl"itotio y el paisaJe. 1raLim.~en to de las


ruinas arqucd6gtcas,
Si el objeti\'o fu nda mental de toda actuación >obre lo que >mpliamente pu~ dfbt;¡n l""OibOhdar-
entendemos ya como <"' monumento •. o simplemente de lo que Uamamos w \lmp!(~lt. Por
tOda [urop;~ '!tr tmcflo
arquitec 1ura. es •conservar la m~mor10 •. parecería que d gran dilemn de
c.n uonh~' ron t.r.tno a
los últimos cuarenta nt\os (desde lo Carto de Ven.c•• de 1964). d debate rriubtlt~ ('n los
~ C'SI~ nttt:Sa•
r-.M. con ndi o ~
- l,,.uu-•,1 l•n•u-.. 19'}6. pp. \11
S d-pO<qcmplo
"'M ·~•• 1' trcft\tillill "...:~I("IJ>nf"~p
t'l1 P,u.u AlmttJN.
_..,,.,..,..,. r lf 1 1 • 1 .... ,..... ''"'A ni'"'~
l\'K<nro lln.olrl {foto
.UI Jtl
En loda Eu r o pi' es necesnrio en t-elnció n con el p r oyecto supc•·ar los
equrvocos que las difel"e:ntes acepciones terminológicM provocan con nume ...
rosos errores que preo.san un lenguajt' común: restaunción. ~cuperación.
rehabili1adón. in novación. repri.s1ino, con.servnc•ón. revitaliz.ación. etc ..
sor'l algunos d e Jos té.rm lnos con fusos q ue se utili7,un en fu n ció n ele legi1irnar
cadaliJ)O de intervención. La Ca rta c:le Crnc;Q\•ia avanut notablen1enlC en este
~-pcclo al ofrecer deflnicion~ para el entendimiento común.
Otrn cJa,·e trascendente en la discus16n del comienzo del siglo la consti-
tuyen Jo, nuevo!; significados q ue hnn ndoptado fundamentos o principios
básicos del entcn di m ic nl o ele Jos cornpone ntcs del sujeto arq uilcctónico a
restaurar. 1nle.s co mo lo~ ideas q ue hoy se tiene segun los diferenu:s escudas
o po.,idones de partuld de valores corno autenticidad. idcntidad. materia,
forma. conservacion. rt-stauración y rtutiliu.cton. entre otros quit.á de
rner1or u-:t~cende nc.ia d u·ec1a.

CMu dt V."<to.> (1964) y ley d<l 1\it""""'"'


ll~>tóo.ro &p.iilol (193$) La pt(llt- - u
ck ~fu«<Itle'S Qho() ron C'~IO\ orig1Nlt;,. de ~btr SKfo ~.dJ •1 per dt_ b ltlta,
f.L MARCO ESPAÑOL• INTRODUCCION HISTÓRICA
hublfr.t df-pcto m!K'ho\ monumrnlus "" ruina!. o llcn<» dc añJcfldos dr1o0n.'U1IO ronlrmpor~ntm­
ln~nch<K, lt'HC'motos V otlos 'IJtntts dolturU.m'\ tgurrr..t;,, tU!.).llblli•«On p;rtrs
A finales del f1·an q uism o ~e c m p iclnu n rcgenc rnr' los cuerpos d e I'CMn u nt - lmport<~nlo d(' m0111m1tnl01. y de \'U.llhtdn. Ln d.oc-umruiJdón t'lCisknle pcrrt~l116 r('OOOStruh rr• mlnltS&l
au11quc fucr.1lllc'lto o ii~J:II, po1 C'J(mplo, 1.'1 eJ'IIIIIo d~ WI1KtSOt, A.\.1), OutJmvmk. St~llñ,
dores del patri monio mon u m c n tul en Esp<u'\a.Jove nes a •-qu iteCIOS, como n I;)S pla.t:tt;, mayorn n.patlolas. c:omo b dr V.JII~dolid. que" apcf\a\ curnQ
Antonio Almagro. Alh~rto Careta C•l. Merino de Cace res. i\lronsojimc- Yol ron mtd1.1 dotttQ dC' ((j,flltliOs OfiCJ•n.lle\. (foto autOf. 1998)

n&. José Sancho Roda. etc., u otros algo má!i m~duros como Dtonisio
Hc:n111ndt-l. Cil . Jott~t• Mnria Pc!rt"t, ConLále~ «Peridis?. Manuel de 1M Vio llet- lc .. Ouc, c·on arcluil cctos que reme mo l'aban untl h is1o l"ia «esplen-
Cas.a.s. ArH ó 1'1 Co n z•íle1 Cnpitel "y otr•os. com ic n'l.ól n n AS\Hll t r 1"t"Sponsabili- d o r osa» del pn<nd <> ( Picardo. Cárate. ele.).
dades en 1;, consea-vadón y restaur.H·ióu cld patdmon10 español desde ins- En aquello'J mome1'1 IOs sur-gen aJgunn._,, muy pocas y total mente ai.sladn$.
tancia.) oficrales o dC..)de la acdvidad prh-ada. reacciones a esta.s posturas. los jóvt:ne3t arquucctos depuran su~ tendencias
S1n embargo. los ctiterios que prcvi'lccian. marcados por la Otrección y se separan lenl amentc de los m aes1ros. en p::trte por las i nfluencias de la
Ccncr~l de:" Bellt~s A •·tts y por Jos !::'·nndes ar<luiccctos de Ju~ ~ictc zoon~ restau ración cl'itica iud iann. o p()r 1:• d e pc,·sonalid:ttlcs con cr etas como
(como Conzó.lez_ Vn lcárcel, los Aren illas. Ch\.ICCD Coi1i a. Ce•·vt l''~· Pl'ieto Cn rlo Scarpn o Fran co Albíni. Algunos. incl uso. como Fernando l>ulin.
Moreno .. . ), rcprc:s~niUban y entendian la rcstau1·ación como una recupe- rompen definitivamente con los V4!1ores ~uablec.1dos. Paradigm3uca de esta
ración dd ,entido del monumento en sus carnclcrlstic.as ori!:,~naria!o, bus- posic.ión. \·erdaderam ente f"...Xt'epcional en el pan orama español de la epoca,
ca ndo la pureU\ del cs1i1o y la recomposiciór'l de Ir.~ lngunas. en el C!litiJo ori .. es su inte r'Vc nción en la tor·re de Abro.n1es de SnJamanca. Como no pod ia
gi n~,l d e In part e a l n que se otorgnba m ayo r ví'101' h istód co. A veces. se r menos en nqucl ambi ente, fu e 10 talmen 1c sofocada.
incluso. 1nejorando y perfeccionando el edificio ~n t"tilo ha.ita d grado en El mod elo pred o m inante h3cia la tec:upe radóu de lo vernáculo lo
que nunca hubiera ~ído concebido an. pero quC" alc:tntab.• la rorma podría representar Cont.álc1 Valtir c.el en su restauración de la Unh·ersidad
«-ideal• dc1 mtsmo, 5-Ct,.'Un las teo.-íM fnnC'r~~" tlrl '•Jr:ln )(f' l•,tot. cooeep- de Alcalá (Pnun Trilingüe) y su Casa de Cerva nt es de la misma local ulod :
tos se t\:lendiarlu otro~ mi nisH:I~IO!t t llt.untull dr 1 tlt e u m pru•urh•,. en pru rt Fr•ncl;ro I•HK" " Almech, e n la suyn dol (: .. ,till o d e In Mo1n, o Fe rnnndo
monio, corno Qcurrl .. t'Q II 'Tu.•·iJ~U\11 y t¡ur 1tl 1 utu "" lu" t~,,, ~•ilnl'n Nnclo C huf'!cn tln1 11 11 ~ n l11~ 'l "~" rcnl l1ó, yo U.rthum r 1Hr rn r l nyunin m it f'\10 de
nalc• d ,.,u dC" un h l 4.ttltlt:l\n\u ~l"' •• ""l".,.t,,_ d nu4.mo fott.Unll r u ... ( •w tul\d rllr l\lo\ dr 11* Su· ir e lunu· m·.-. n rn •u• prttpUt'\hl\
1
NUEY.U li! NOE NCIAS Dl ltltl,t.URACIÓN MONUMENTAL

d~ destrucción de la copilla sepulcral del monalterio de Sigena para Eran momentos de aspiración colectiva por 1:\ defen¡a y prottCt'tón del
~construir d ábside rozná 1'\ito aU&ente. no reali7.ada. PoJiciOn e$ todas bien Prurimonio. Surg!•n nsocíociones desde finales de los años 70 parro d r or n•r
leja nos d e las ideas cxpre!Uldas en la Carta de Venecia d e 1961.. ind•~•o de la las mnslvas d esu·uccion es, para tratar de imped lr el fac.hadbmo, los ntat"YOe
de Atenas de 1931, aunque podritln entenderse -en cua.nto a lns rei ntegra· ayuntamiento¡ empezaban n organizar planu generales de eonservac•ón de
ciones afectaba al uso de la arquitectura castita e historicista para los com- los c~ntros históricos. rodo se inventariaba una y oLra ve1:, pue..~ ni si<J'Hf'rl
pletnmienoos- . desde la nrquitccourn oficinJison del Estado. N unen. d esde se conocía eJ potrimonio dt las distintas comu_nidudes ciudndanas 8 •
luego. en lo que se reOere a las reconstrucciones en el estilo primitivo y En 1985 se promuJga In ley d e Patrimonio Histórico Espailol. que en •u
5 iempre desde la oon•ideración y el respeto hocia el proresor D. Fernando anículo 39 (apartado• 1. 2 y 3) señala unas idens generales sobre cno.no,.
Chueca, como uno d e los mejores hisooriadores espailoi <S de la arquitec- de intervención. que, aunque con cie•·w ambigüedud, chocaban con la prn
tura de la segunda mitad del siglo X.X . sí no el mejor. x.is gcneralü:ada con ante•·ioridad. pu~s. &in Ja necesaria precisión . rcc:ogian
Los re:flejo.s de e.sta escuela pervivieron con fuen.a durante la primera parte de las normas al uso en Europa. especialmente de 1os paises latinos.
transición, u na vex.ya desapai"Kido el franquismo e iniciándo~ el camino más prcJervacioninas y prou:ctorc.s. que lo que $C: babtr~ praclicndo en
hacín la d em oerncia con las eleccion es d e 19?7· Prueba d e ello. por cita o· Espa1\u hasta lu fecha. Poco ex-plicito. en exceso inconc;: 1-tta. una ley defi-
sólo tres ejemplos que viví personn lmenoe en la ci udnd de León donde ciente en prottcdón , en cemros históricos. en relaC-ión con la ley del Suelo
entonces residía. fueron la r«on.strucc.ión de todo lo •ausente» del Pala- o con la de Contratos del E&utdo; u na 1~ sumnmf!nte incompleta.
c.io de los Cu'l.tna nes y Ja recon.su·ucción de la C11sa de lrt Cnrniccrfa, ambas La disruneión se produjo -en nuest.J"fl o p inión- soba·c.: todo por diversos
p OI' el arquítecto Mo re no Medo'llno. las dos desde el p o·oceso d eductivo his- factores de caa·rícter socio · cconómi co. corno lrt carene in de unu mínima
toricista para •recrear» la t ra.z a no conservada y sin dünínguir lo viejo de lo masa de profesionales preparados en restauración arquitcc;t ónica y urba.na
nuevo o la desoruccíón del ábside barroco de la igle.d o del Mercado para -como en e) resto de lo!C bienes muebles-. los exigen cias de nuevas sedes
6
descubri r el románico y «eliminn•·le impurc-rns» • pura In nueva administración surgida de In d cmoc·rncút, que nspiró a ocupar
En cambio . los pionero~ del nuevo entenclünic:nto del proyecto en res ... edificio5 históricos. artísticos y patrimoniale& abandonados 0 en desuso
tauración ,ci\alaban c3minos muy diver.sos. como Jo~é María Contilez. -por ejemplo. para sedes parlamentarios. como Casti lla y León. Cantabria.
<0-Peridis» en el convento de Aguilar de Cn mpoo. o Antoni Conzoilcz. La Riojn. Ca.<tilln- 1-' Manchn. Anda.lucla . Ar:ogó n. cte.- , y In l ibeo·tacl creil·
desd e el Se1'VCÍ d e Patrlmo ni d e' la Diputación de Barcelo na. tiva de In nrquitc•ctura espoñola que se refugió en el patrimonio para dar
En torno :o 1982- 1984 el nuevo Estado do las Autonomías conoció el salida a un esfueno profesional que no tenia medios económicos sul'icien-
trtu;paso de competencias en Patrimonio a los Comunidades Autónomas. tes en o tras áreas de la consrrucción (c•·i~is del peu·ólco). baj o la direct iva
siendo éstas b s que d esde sus nuev;Is oficinas y deparuunemos asumieron los del Ministerio de que la r estaur·adó n e 1·a un hecho nrqu.itcctónic:o gcntrnL
crilerios ele rcstnurac:ión . hasta esle momento fuertemente inf1u_ldos por In lo que es rigurosamente cierto. pc.ro no lo es menos que condicionado por
Sección corrcspondienoe de Bollos Anes del Mínistorlo do Educación con una preexistencia qut era oblig:tda constrvar y se precisaba la metodología
pco·sonalidades com o Dionisio liel'llónd~ Cil. Manuel de las Ca>As, Antón de cómo hacerlo. Aspcclos lod os éso os que h nbria que m ol izar, pues la
Cnpitel, e tc .. que e nl o:t.nban proyec:Lo con histo ria t!n las lagunos y en lns generalidad no fue total. pero que •c o\olan en elevada m edida algunos do
rf!'h;•bilitadones a travé-s de la lbmada •analogía formal*-. Proceso que JC!' los más graves problemas que conoció el patrimonio. y en concreto las acti-
,·erificó c.on notables estridencias. com o las habidas en el Teatro romano de vidades de restaur:'lción en ese os momentos. Junto n ello In demandt• de la.s
Sn&runto, en el que ni siquiera se l'tll1itó la m cto dologht d e conocer q ué cm
lo primit ivo y que lo procedente de las díve1'1!1U<~~ re5taUr$•ciunes' .
7 El ~udao "JUI'<*) -.e rnliJ.ó a)n pottcrior'id..cl.t l.t intt~r.OOn 1 no por So. autono. dt t. mi.lm..
q~ w ntron ,..,'lJ""n drdo. cu•ndo c:ondut.u w ohra porr la •a'•rición d.-"'"'"' a rquhM"IÓm cott
"iiiUnllt• ., lj\11' tf•l11111l)lln Ja• l•ropnft'(Onrll tlr! lo11 '"W""fl41 l ltllih!IIJO p1<vo(llutJ(I r\IC" l"tj¡lj,¡uJo riClr-
G t'IIQdMdeo l•" pc)"tiQIIf'l ¡,l,.olój(l(lló el" l1u p• lmr• .at •utut l;ltul"• ¡tH IHI!i>~~óm lt'"' ~~~ l'.tu·imu ,¡.
S,.I~-ilut I .Oiil¡j ' U -11 , .. ri!Ktun.l lt'tld•r putJ1it oUI.!IJM)f •• l lniH•t,Matl , .... v.lf'nt'b
nio, vtnbcllllrJnu'HI" •I~J•,I.u 1 •tlroitthl»olol• t lf' 1.. 't''' __.,.,. tft wn• tl•t11tlf• nu)41rtnlltlr t. \ fjj ' '111mtl C..tftt.lllt •1°t~ttlnlfU'HO lltttUII•t tllnto u df' tl ••fl.. ,..J•Ut" ... l"ntldH f'HmUn •
..-...-:..u~ t~n rlrl r-~ril"'''(;nl•l r-n C..•••ll• t 1 • '" (J\ '' . . . . . . . . . . '".tyH
lar, como el de poseer una metodologia estructurad:., así <tom o d(! rtt1ht•
con seriedad el conocimiento interdi•dplinar p•ra llegar a deducor In • • 1
te.rios precisos y adecuados.

HAC IA!-' C REAC IÓN DE UNA METOOOLOCÍA

Las primeras re:stauraciones de uma amplia etapa de la ya instaurada drnu1


cr·aciasc hiciero n <<po•· urgencia'». en por·te condícíon:tdo.s por la Ir) ,Jd
Suelo, por In Lq de Cono ratos del Estado y por o tros meCAnismos de <<>n
u·tHnción que s••cnba n a concu a·so In realil.l.lción de proyectos u otorgaban
Hbrememe su realitació n « a dedo» a dea erminaclos profcsionnles con h•
obligadó n de entre¡,rar su\ proye:cto.s de intervendón y de consel"'\-acion ''"
e1 minuno tiempo preciso parn uJm elabo •·~ción docu mcrttadrt y re.flC'lCIO
nada. Sin medios económicos para •·ealít.ar el •conoc.imicnto• ncce).anO
del edificio o el aren \u·bana, si n los nn:llisis pr·ccisos de ln conslntadón de
C•r1t ctt Ve:ncna y Ltv Esl)3l'tol3 dt Patnn.onlo dt 1085.. En algun~ c:dlfi~;tos r~ nt('(1.3rio rlirnh,~r lo.s nuevos mar eriales a aplic-ar. sin ni siquiera prever los posibles deteno·
all.3dldo$ t'tlst&;cos.. porQue- datrulan d c:ar.ktrr v ~ban dtttflOI~ dt ca~ctn tkn•co.
·~ ptrlt'~ .11 motrl('ntcn. dt t¡ vtda drl monl.lmt'I'IIO. Muqutl:t de Cótdob:a, dOnck hubO que ro¡¡ que Jn nclur•ció n con ll cvt•dn.
libcn11 piHI(' de: sut c:ub!C'.tUI' v rr~l('v;Jr cUpui3S par+~ su c:t>u etiO hJnrlon3rM:nto Junto a ello, de la rcleetura de lo Cana d e Venecia de 1964 y de las
R MoMa. Ruu C..btrm y Rridlo. troto aulót, 1999)
influencias ll egadas de Eu a·opn sobr·e la necesidad de •·eali~nr p ••ofundos y
nchnh'lisu·acionc:s, tanto regio nales co mo locales . para re-habilita•· espacios científicos estudio' previos antes dt' elaborar d proyecto de intervención,
históricos. sin !tiquiera posabilitar la compaubi1idnd d e los vrejos usos con o p •·ccis.a mente como parte integrante e ineludible d e su rcaliwció n . aurgta
los nuevO$. O el mal entend imiento el(• la época d e lo que erQ «rcsta ur,•r• el1cmor en Jos buenos profesio nal e.~, o la 1ranquiHdod mns peligros::' en los
y « re habilitar:)), que conduc.i~•l1 a cs1én les faC"hadhmos y B d e,.t ruccrones de que a'\O eran 1nles y In aventura 3e converua en el fln de! su acción. Personal
••• 9
las dpologans sin e 1 menor p•-eju•c•o . . mtonte 1,odria recordar cóm o muchos Planes Directores d e Catcdn.d c~ o el
Junto a este fenóm ci'~O mnsi\•O de ex igendn d e mUltiplcs im erv(':n caones del Acueducto de Segovia. por ejemplo. se rc:a_Hzaban sin los mas muumo.11
e n edificios históricO.\, lentnm~ntc ,.,.. surgiendo la n e:ce:ddad de mejorar la e.5tudioH hiscór·icos y arqueológico~ de los inJ'nuebles e n los que se opern.bo
formució n y 1::1 educació n de lo)~; profc.sion:_tlcs. la exigencia u las U J'\ivet·si - con celeridad y rapidez.
dadc.s y centro~ de c:ducac•ón de in.staurar prog1"amas de ~SJ>Cc:i~1h.ación. Aquellos. los pro fesionales vc •·doderomente pr·eocupado.s po r· mtJOrat
asunlidn.s tnmbién p or otras a.dmii'LÍ.MI'liCionc~ a lrnvés de cursos. sunposios. sus técnicas d e conocimiento inundaban los cursos y los ~máster» d e res-
reunione..s de verano o de toda clase e n las que se debataan los critenos fun- laurflción y up r ovcc hah:tn toda po:.ibiJ idnd de adctLlirir conodmientos.
1 damcn laln'\cnte. aunque fueran parciot.lcs.
A la par ~merge también la n ecesidad de modcrniz:.r las tecnologías pn n Pocus excepciones se pueden señalar de e s1e ámbito peligroso de la
In rest;1uración. de (l( cualizru· los conoci mientos y mejorar la 1+0 (lnvcsll- intervención en nurslJ'oS monumentos. U110 d e los más importrtrttcs y cua-
gac1on mas Desarrollo). así col'I'IO dt< rcflexion0r vct·dadcramente sob~e lificados fue el Scrvei de Patrirnoni Arquitectónic Local. de la Diputación
algunos de los criterios que lleg'lban d e Europ.' y no st ocob.ob;m de amno- de Barcelona. dtrigido por el nrquilc:ctoAnto ni Gon1Aiez Moreno i Navarro.
ln~thución cn n ulla larga trayec:toria en ("1 ámbh() de la const"rva~¡on d~l
Pntt' nltUilUl 1 ef'n lfiJimA CJUC: 't" •·cm ont:. ni M'ht df' IC}U ruondc, lu(" fund1,dn
llnr J("turu M•tlulf'll arquhrct o tn 1,. lthnuh• tlr ),. ('tria d.- \trul\. •r
220 Ol VAJUA USTAIIIlAliOHI! HVCYA' ri!HDCHCIAJ 01: fi E$ fAURACIÓN ~ ONU~f_NlAL 221

losarquiu~cl os « poM · modcrnos~ o <<post- Cu.ncionalcs», que torturaban y


destrui;tn ltts scí'os de iden1 idnd de la arquitectu•·:t histódca para convertirla
en úliJ del pre.sente ~in conceJión alguna a su origen. Comalcz en ca1nbío,
fue consciente, aca)O por sus n:dnciones co n el murt_do italiano. de la.
corrienlc cullural deanrroJladA en este paú que Jos historiador~ hemos
definido como ~ rc&tnurnción critica•. Vajordi Ambrós. refiriéndos~ a
-eso e profesional . ...,cord6 de Re nato 13oneW el siguieme oexto. para expli -
car d proee~ :.rquhcctomco cori"C!clo que aplica :
*··· processo criliCO ~ J>Oi atto Cl'(;:tlivo. l'uno come intrínseca premessa
dell'ahro; cosí resta ormai del'inito in restauro monumentalc. In tal modo
i1 re~tauro. considerato come atto critico. coincide conceuualmenLe e si
lden1if'ica con la Morin a rustica~ architctloniea. ne asume i prindpi ed i
metodi ene CO.§Iituiscc un eo~o p tu"liculare: queUo in cui l'axione critic:a se
prolungn neJI 'e;occu7ione rn:ucriale dci prowedimcnu diretti a rendere evi-
dente e complemln vah.nn:rione e cuJtura lm cnte opcr.mte la I)Octica del lin-
gu:tggio carnttcri7nto~ 10 •
En efecto, Conzrile7. 1ra?.o su m étod o. <Jll~ eH denomina <<La resLaura -
c:ión objetivn», 8 p:u-tir de C5COS p•·indpios ( j UC elabora ron pcrsonnJídade.s
como Rcn:uo Oonell i. Ro Ot'r'to PM1c y otros intportantes teóricos ilalianos
que s upcnu·on lA 4Eor·e'-!uurnci6 u t:icntif'icn» d e G ust¡wo Ciova nnoni. q ue
man;ó n Eur·op¡• du•·nntc mrít- de cr·cin to ::tños y q ue en E:tpañn sólo co noció
• 1o ' .·'b''lH 0 ~0 d e «conocimiento»,
) t·eocu 6 no sólo de cstnUicc~r un 11'1\!tQt . .. el periodo :.ugcslivo de los '"'ostic In Repüblicn con per·so nnlidndes com o
p . 1o «1MA
1el dc nommnc d t'CCM
dO o..;) •
de.
· J'CSWttt'adó n m o n u m e n lal», uunbJen
¿· Tor·r·c..-.llalbris y SU $ scguido r't·s . .J c roni Mm·to r'CII. el p rhn c r· Íñigu e-,o: Almech.
. do como <( Rc"t:tu a·nc iÓn o bJetiva>>. que clcsarroHó un pto~e ..' - FcrTnr\1. etc .
con oco d 1 1 • .· d. In del'illlcton
licn tn imcgntl de p1·oyecto que abtu-CJiba este a geneo¡as e . . .· .
11 1 . ,. n
d e l monume nto loen l. p;tstutc o po . 1 · m ;,lios Y profundos c:;tud l os
. pt CYIOS,
. .·
>ara llc(f" l' al pt·oyccto, !toigu iend o 1)01' ~;,interve nción. el ~~o Ylar; prev.l.SI~ - LA TIRANÍA llrL l.A80RATORIO
1ncs te r,,,u,·o
1 un .u u n ed 'mlO · Todo vcr·dadc~u-nentc mode)Jco. au n cu.,n 1 o
t:ll.al 'U1lQ~ Ca:\OS Jos tritt t•iC)S fl l o~ que 1Jcvaba el proceso. f~ei'OO en a ~·nO: El avance de la eitncin en d tímbito d~ Ir. invcstigacion eJl el patrimonio.
unt!s discutibles. Otro de los rotiOr<!S I'C!nlmenle pOSitl\'OS del.Servet d con el desarrollo. por eje mplo. de los meoodos de dcoección de patología.,
i>aori,;oni era y., publicnr todos los proyeroos. desde su génes•s ~asta su nue,•as máquinas. como el lrí,er. la termog•·afia. los sislemas de med ición
eJ:ecución ~n m~dios occesibi~J. u todo el p\•hlico y a tocios los prob eSl~na-
de ultrasonidos. humedades. vibraciones. la inform<itica aplic.ada a restau -
1es.. b' , medio de l ibo·os. anículos. tO
•~n por
r 11 etos. etc.. etc. Mostra a ast esto
.
ivenales e h•.s-
r
radón pnr:t lev;tninmientos parn .simult~ciones \'inual~s. los nuevos méto-
organiución la ~uperación de uno de: Jo, grand6 temores un dos de análisis Jtlicrobiologrcoi. y de: c:onoci nuento de los componeme.s
tó~cos de lo,) l"fitauradores e_)p3~ol~. que ~taban o rludiltn 6'presamente mic.roscópico~ de los mat~ria_le;. la elaboración de nue,•os productos como
la publiución de 'us occione,. . .
Antoni Cont.ále-,. dtO un ¡aho •u,taneh•l ru rlJH ,., ,. t' clr ctu~ndtmtt.nto
en Es i\a de In tnU·r"-rnrtétn ('ll lo' rdtfh lnt tlrl 1'"'-••lu tlu)'-' tlcltbernd~ fc·rd• \~lotO. • \, •• •U t:.mtAr, •n:JU.. MO ""''.. •U.lo!k•f' dr ""•nunt<:n10'•. R.n....u 0 \ , n ° 102.
mf"nt~l" IM ;U'IIIudr, ltluhhtna u:i\ht ~
10
clrl t ....... u ..tnu ••nln e umo dt' loü ( l•jA-1 1
222 ~ VAAIA lt'-STAUftATtONl HUlV.U ftNOfNCIAS DIJIUT.4UJI.ACI6N HONUMlNlAl.

la$ resinas epoxídius y de otros tipos. etc .. etc. , furron introduciendo en temporán eos en el entendimiento de que un edificio sin uso está abcxndo
Espolia lo que denominamos la dictadura de lo tecnología sobre los crite · u lo duLruceión por el abandono. Lo cual es cieno y verdadero. Pero de
r-ios. En gran manera. tanto desde la a.dmjnistración central como desde esta situación se ha pasado a dotar de funcionalidades cualesquier~ a los
muchaJ regionales. se entendió en eslos úh imos años que era más impor- inmuebles, las más de las vec.e5 con ab.soluta incompatibUidad. Ya sin entrnr
aante conooer los w udios previos que concluir en la elaboración de unos siquiera en el problema de la reversibilidad.
c.t·iter ios serios y rigurosos. La escasa formación de muchos de los arquitec- El caso de ayuntamientos que querían salones polivalentes y polifundo-
tos en tod11s estas óreas los hizo caer en n1an os de empresas r-spec_htliz.adas o nalcs. por ejemplo, las ruinas de San Francisco de Baeza, la iglcsio d~
de lnbornao r1os con tecnologias avanzadas . que CJ'tm quienes señalaban las l'Hospitalet de Ibiza. el Museo de Tnrazona o el Musco del Vino en el Ca•-
tco•·ías o nplicnr, convi rtiéndose no pocas veces Jos dil-eccivos facultativos en tillo de Peñafiel en Valladolid muestran perfectamente esta problemátkn
mca·os orgnni;o..ndores de la obra escapando de su co mpeLC~ncin el diagnóstico causada ya no por la n ecesidad de buscar uTgentes sedes a las nuevas ¡tdm a
y las solucio nes n nplicnr. nÍ$1.raciones de la democracia, sino imbuidos por e l afán de recupen1
Un p•·oblrma gravísimo-a mi entender- actual en E..llpnñn. del que tam .. P"trimonio y a la va dotar de infft\f::structurn~ a estas localidades d e las tlllf'
bién peco la Comisión Europea. en sus progrtlm:tt de invest igación y apoyo carecían en e.l régimen anterior.
económico n la cíe nda. e$ el de haber sacrali~ado In Tecnologia. en su Al margen de la intervenció n proyectuol. de su cualidad y de su carui
ímpetu por hacer avan.tar los programas científicos. de manera que hoy n o dad. resaltamos aquí la fuen.a del «poder•. del mecenas o patrocinador y
se entiende una buena rt"stauración ~¡ antes no se hnn gastado decenas de a la vez propietario del inmueble. que es capaz de cualquier tonura al edifi·
milla~$ de euros en estudios de laboratorio y en In u1Uiución de moder- c.io con tal de otorgule una función. por lejana y nefasta que sea pan sus
nas máquinas de limpieza o análisis. de manera que el juicio. la elección posibilidades reales.
critica. hoy en España esl3 deter-minada por la técnica y no por la reflexión.
lo que au¡,rura grave futuro para nueslros edificios .
AL Fl LO DEl. SIC LO XXJ

EL PO ORR DEL POD~R En los nna les de los años 90 el panornrnn de la restau ración en E.spru,o, yet
Ct"eo, ha mejondo notablemente en algunos nspectos, no en lodos dr11dr
0 1ro grnve pro blema ha sldo el de h1 direcció n hncin lus rehabili taciones luego. Muchos de nuestros adn1inisu·adorc.s no han alcanzado o 11l lcgr1n •r
p•·ovocndos por los ducnos de lo• inmuebles hiSióricos. El caso de la en la «Cultura de la conservació n ». oca! o problema mas d e estirpe g(lur
ampliación del Museo del Prado. prime •·o con el concurso m.,l planteado y racional que de educación.
fraco.sado. despu~s con la nominación de Rafael Moneo para realizar el Persiste. como antes señalaba. la tiranía dellaboritOrio y d e la 1ecnolu
proyecto y más larde con las sucesivas polémicas y las no menos extraordi- gfa. que abruma a los profesionales. fagocita sus presupuestos y encam o •
narias modificaciones del proyecto expresan el poder del poder. tanto de la los p.arocinadores y a las admini.straciones propietarias de los me:dio\, U
admini_stración cenlral como de los grupos de oposición a la ampliación y emp~ va a remolque y muehas veces es la que dicta los métodos y los era
la actuación panidis1a de los «mass m edial!>. la mayoría de los movimien- cerios.
tos ajeno5 a la idea del patrimo nio y de su protección y translación a las Pero j unto a esta clase de p r oblemas se puede constatar que se ha redu
generaciones fu1uras. 1a.n to de unos como de otros. e ido la labor de « restauración• en Espaila.. e n parte porque no quednn
Al marge n de la administración cen1ral o ~gío nnl, tnmbi~n las adrnjois- muchos grandes monumento¡ por re.stnurar o por intervenir. En parte
lrncion es locales han provocado importnntc,. t • rtu,rm 11U1r1anes, las m ás de porque In dirección social apun1n hncin Oti'M J>l'loridudes. Los dos nspecto~
la~ veces c:on usos inco mpntjbles pnra lo11 f'thtu hu tlrl p•••clu qur luvieron seí)nl1acJus c: uri o•omt:nt.e son ))Osilivo~ ))Arl~ crl ptu rimonio. A l nutrgt;<n 1 In
e n origen olrns funcio nes rndic,,Jmrtu" dl"1h1111 • l•• ••1tunlt"J. rormro CiÓI1 tlr ~~~~ 1>rore.iOtlf1l ~s. nrtlultrrt"'• .. lui!'OOpluridi•clplinnrro,
Se ho lrftllldO d~l debate 1le dOJt•• • lno •dlfltlel Muerto• ol• u•o• con tttc., h" anf'jureclo •ubat anchaltHtntr 4'n t•pafta. y• lnrluiiü l'on • • iR"n•turat
224 OC VAJillA l l.STAUJU.TlONE

t1pecafic1u en los Planes de e.studto de las carrera.s c.on tnter~s en este


campo. Cieno es tamh1en que la metodología o nla11era de acerc¡¡rsc al
~c:-onocimiento» de la arquit~c.tura histórica ha mejorado de forma
importnn te, bien qu e n co~to de experimentar direclamente sobre: los
enfermos y o tra parte a costo de C$tudin t y rnejorar ln infotm nció n .
ll oy la « guerro del pa11·imo n io» se ha u·asladaclo ni con sumo del
mi~mo. Parece q ue sociedad e n gene1·11 l y politicos en pat·aic ulnr son con$ ..
cu~ntes de la amportttncin de con)ervar la autentic1dnd de lo~ edificios del
p;ts.~do. De l3 trascendenCJa de con~rvar. para e"ilar restau~r. y de cuando
no queda más re.medio q ue reaHtar ésta. efectuarla con ln.s máximas garan-
tías de cal.dad y respeto, al menos en ideas general.,.. pues sigue habiendo,
cómo no, barbaridades de toda clase. El problema •• 11·oslada a la gestión,
disfnue y obtención d e b('ncncio~ clel pm1·hnonio. Si e• le&ritimo dentro de
In pl·io t·iclltd de que « Restnua·ar es un fin en~¡ mismo~>, desde nqui se pa~a
c.o n fr·ccuencia al uso y al nbuso del ¡>Au·imonio no y;) co mo prodt.tcto cul-
tural. sino como pro d'-1ClO industrial :uento P"'n' algu nos )tétO l'es sólo p;.ra
la explotación económica. la CArta de Crac:ovt.a 1000 Con~IC'r~rldo tos d:~fc-rC"ntn ~~ nu dOC"Umc•'UO d<" proh:saon¡¡tn
No obstante. la esperanta se fortalece para algunos d e nosotros al ver Y unMtsttar~ C'U:fOPC'OS y \19Uttndo mut'haS de' l;n; ltnc'~ PG""II"n\ dC' la Cw~:;~ ck Vt~
IDI~ dC' ófi«'Cf un t~rumtnto qut 3CHI111('(' IOi -40 ~«k d•l«~ 6t .lft'~ rtfkpndo los tnOf~
Llenn.s nues1ra.~ aula$ y estos cur"O.) de alumnos y profesionales que" quiert:n rambios produoclos m 'o futtdtC'Q, lo \OCUl. to ff'C':r'IOt6gM:O.im rMIOCfc)ioi)QS y 1m tnlt'~ p;agndo
•aprt:nderJP a conocer. no .solo nprender a ,·endcne. Que indagan sobre de' 1,¡ é-poc-a •ndl.ótnal m qur \C' rf'dXI6 aqtJtUa al dt b Europa untdlf ck'l n~ ~ktltO (lut' ckfi'Mik
bs singut:md~ ck- ws putbtos rontra ti globaht.<K"!Ón v q"" ttPtf•cu uru turop;a áóbrUo.
los nH~todos m as que solwc los re!l.uhodos. Que son conscientes de que ron m'9tt1C'10nn •ntcrn:t~~o •nm.qr:t~IOrlts Ulfilol"'nt•nrnMifto vunJ Cultufil nutv.t
o hlicnrn lo:. c;1·it er-ios una ve1 conocidt~ y dominado el oficio. d(l P.ltnmon•u fundadu tn la •mt'1norl;t• (unngc-n. rirmMin dci doturntrHO prc:~ratono
ck ('mcuvi.J ~l:~borndo tn Vall.:~dolid . rotu J 1~ Sola,,
E6pnña estará cndn dí" n11h Inserta en Eul'opn, pu~ un nuevo sisLe mn eco ...
nó m ico, el del « Eu ro». se vn a imponer trasladando pro rcsio noles por todn por imporuuu cs pc rso nnlidndes de más d e vcin1c unive•·sldade~. y o tnu
su gcogrnfia. acompa 1i ad os de sus té:cnlcas y co noci miento~. Ln expedencia pertenecientes a lcomos. lccro rn y Ja UE. Se firmó en el castillo d e Wawel
d e nuestros veci nO$ C.!i riquuimrt para todos n osoLro.s. La Cnrta de Venecia u d~ aqudla ciudad d dln 26 de octubre y consutuyc un texto constitucion al
}'a una nncia1\a d e casi 40 ni\os. rcfe1"Cnte de una soc1cdad que yu ha desapa- con Jos nue,•os c.r-uerios fundamentales para con servar y restaurar el patri
recido. Un nue\"O mundo se abre en el ámbito de la •~laurae•ón. la Carta m onio para 1odas la.s adrnininraciones y restauradores. Ha .sido refrendada
de Crnco\·ia e~. en cualqu1era de los ca~os. t:l albor de un nue\'0 tiempo. v por expertos de 5 1 paiSes de todo d mundo y por unwersidades y entid•de.
rc:prt"senta de fonna segura c:1 ca nto de cisne de un tiempo pMado. europeas de 31 estados y nnanciada su d•bor•ción por 1" Unión Europea.
El patrimonio h oy no pertenect: a la.s adm in "traciones. n1 A los rept't'- La an terior (t(Car'Ul de Veneci¡t de 1964» fue ~t:bruida en 1odo el mun do.
~cntantes po litices, ni siquie 1·n a su11 titulares ni a los J>ntl'ocinndores , e5 de m enos en España por h1s lin·litaciones del franquismo, lo que provocó c¡ut"
l1' gocieclnd . es de lns gentes que ven en él su identidad . m uc.hos de n ueM •·os m o nume n1os fue 1·an « invc:ntnd o.s» . La m.aevn Ca 1't:J
mnntieoe el sentido de nc1uélln y actua liuJ los c:rile rios ni Llempo prese nte
trns los ca.mb •os producido8 en cuar~nta años en Jo j urídico. cultural y tec-
CARTA DE C I\ACOVIA: RECUPEI\AR l"' M(MORIA nológtco p•r" mtjornr IIIS medida.• de $liiYOgu•rdia dd potrimonio.
Uno d'" In• ""lCO" qu~ «"n origtn d•fC'N"tu•uan • íul\ba_t ~· t1 hecho de que
La •Cann de Crn(OVIIl2000 ... .-.. rl•~•uh•·ln tlr t ' • " ' ' " 4U\n\ dr tr.iib•Jo y la ciC"' \..f"nrt t 1 r pi,UH4"ó (altl(UA) CfUf\ •u Pfltrt-r•ura) dC"'.\dr \t"OhMÍ("I110-'
d(" 2'i r('un1onr1 ton Ül\tl ,u,. l''"'r:a r:UI '1'• t AU'fll t•tlut 'trnut u·.uu.-ntr ('Ur"' • nt1 t tiM h M IA rlt••Htun-.u\lh •lr t•ultl riJ•I•nf'tll , rur\ una vl'-iOn r~r.-
MUIVAS J(MOIJK:W DIIUTAURACION MONU..(N'T&'-

sivamente occidentaliuda que no apreciaba matiz a_ l guno de diversas cultu- vúta architettonico. estctico e tecnologi<o.'sia per que! che riguarda comfort
ras con distintas voluntade• de Patrimonio e identidad con e,l pasado. Lt de e sicu.rt"2:Ut. Si parla in quesd casi di «restauro architc:ttonico» perché l'im-
Cracovia, al reves. consciente de que muchos aspe-ctos, como el de la auten- patto dei criteri dell'architettura é evidente. Se questo modo di interpretaa"e
ticidad, por sólo dtar uno y como renejo de la reunión de lCOMOS en gli edif'ici puo da un lato sembrare la naturale conseguenza dovuta all'evol -
Nor• (Japón) sobre este temn que dife...,nda a orientales de occidentales. es veJ·si dei tempi. d'ahro canto, la conservazione del nostro patrimonio
un dot!umento regiona l, circunscrito a Europa, que ya de por sí present3 dovrebbe cercare di prese rvare (e restaurare dovc e necessario e possibile)
grnndes variantes. y que. co mo mucho, se podría aplicar t1 determinado l'idenúta del documento storico e culturale, montenendola quanto piu
patrimonio construido en lu colonías. Es. pue.s. reflejo de una sociedad autentica possibile quanto piu a iungo possibile. Che atteggiamento mostro
bien distinta. Ahora se tiene condtnc.ia de un mundo nuevo. indepen- la 'con.servaz.ione, moderna di fronte a interpreta,z,ioni architeuoniche che
diente y lib.-.:. mientras que en 1964 medio planeta ..taba en manos de las speJso modificano considerevolme.nte l'idenlit~ degli c:difici? Fino a che
metrópolis imperialistas y su cl.lhura se imponia a estos pueblos. punto sono accettabili i moderni «re-styling• e «re-functioning»? La
Entre las novedades introducidas se valora la diversidad de culturas y •conservaz.ione dei beni arch.itettonici• e utiliz~ata come un vero sLru -
patrimon ios para ~u identificación y cuidado . los conceptos de autentici- mento perla creazione dl un ambiente migliore. oppure fa l'esdusivo inte -
dad e identidad, la nueva idea dinámica de «memoria:to que rcsc:aia del resse di pochi? Ln mode•·1'la pratica del restau.1·o dcve •·iuscire a dare una ris-
olvido y plantea el proyecto unitario de conservación, restournción y anan- posta che rappresenti la simesi delle vuluta•ioni e dellc esigcme d elle partí
tenimiento y un nuevo concepto de * tie.mpo» dd monumento como interd.is.ciplinari i_nte•·c:ssate formate da architetti. storlci, archeologi. tccnici
r"sultado de todos sus acontecimientos. Lt responsabilidad conjunta de e utenti finali. La conferenza ~ st.a ta occasione dí vivnci discussioni sull"ono-
ad_m inistradones, sociedad y rettauradore$. El paisaje como integrante de do.ssia del restauro e ha dámostrato come la CARTA Clt.ACOVlA 2000sia utile e
la ciudad hútórica y el territorio. Lt necesaria compatibilidad de lo• nue- necessaria e rapprescnti un fondamentale contributo alta conservazione e al
vos u.sos y evitar el «fachadismo». como prohjbir las mimtsis estilísúca,s: y restauro del patrimonio arehitettonico».
las reconstrucdones cuando son totales, pero per-mitiéndolas cuando .son En su .-.:dactión ha jurdo un papel impo11ante España. que lideró una
parcioles y están completamenoe documentadas. El rigor arqueológico. el reunión de expertos internacionales en Valladolid bajo la dirección del
•·espclo hacia lo hoy no comprensible. la salvaguardia de todos los añadidos Jnstltuto Español de Arqu it ectura de su unive¡·sidad, y en la que se duarro-
históricos y el uso de In arquiteciut·a y el a1·te contemporúnco para los añn - lloron los criterlos y metodologias aho1·a sancíor"'ados en Cracovia y que
dídos. a.si como el problema de los materiales tradicionale.s y modernos. han sido recogidos en un volumen editado por la Fundación de Patrimo -
El documento introduce. también. por primera vez. def"iniciones termi- nio Histórico de COJtilla y León. el Instituto Espailol de Arquitectura de
nológicas y hace hincapié en la nocesidad de la •educación• para ..lvar la Valladolid y la Unión Europea.
memoria. Un texto de importancia excepcional pan ganntizar la herencia
cultural a la• generadones futuras. André de Naeyer. d profesor belga que
tanta imponancia tu~o en la redacción del documento final. ha comentadot
«N ella prima,pprt~ della conferenza si e valutato criticamenle lo sviluppo
rapp...,sentato c¡~~rta Cracovia 2000 rispetto oJia Carta di Venezia. Nelln
seconda si etrattátO tlei Ptoblemi e delle opporrunitiJ del'ivontí dni nuovi usl
. . ' ,
e dell'imparto d.e)l'archilettua·a moderna suglí ediOe iAloo·ici. « All'epoc•
della «Carta di V'éiié'ii~j- 1!¡64• il probloma "'" piuno•to chioro. pokh~ i
monumenti ;~6.oónsidcnni edif'ic:i d'~hte. da rco'taurllrt' o con~rw~ r1_.
penando ~n~irñ~ne storica, e i cnmhuuurntl •1 rtducn-ann ad op~ntltOnt u,,,,, •..
moho limítate:. Ogii~a pane cc:ru t"(lttu 1 rcc•••orwh. 1h f'thfio tcor•d ven 11'""'
gono «interl'retou • rl•ptnando •••ntlord pUl . . .l'ftlllt ••• dall'unto dt
CARTA DE CRACOVIA 2000'
26-10-2000, 20:00 h.
PRINCIPIOS PARA LA CONSERVACIÓN
Y RESTAURACIÓN DEl PATRIMONIO CONSTRUIDO

~. .~.~- ,..,.~.~.... , - -'!"'· '"'' ,....


cvn:o th trn añoJ. """ portiripod.>~rt lo prtporoad~t Jc.,., Cottforrnoo lnlt,...
no(fonut lt:lbrt Ccuum taci&n « CwrQv•a 2000•Jf'n ~" &~idn Plt nQriU
«Pct/nmon.IO CuflvNI comofot~d(,lmtnto dtl IhwrrvUo Jdo Cw1l"\.flti6tl • .
/{-los~ .... ~,.,.,_,_¡ ..... c.......
tvn6n • Crcn,lllo 2000 •, ron)t'l(ltfo- ¿,. l01 profundos sip~ifirodO'S asotiQ •
Jos((111 fl potnmonío r¡¡f/~tral, jOit!tlrmos los J~rt~ irnln-priMiJmu o tm rts•
poruuWu dt pa:n.monao C'OliiO ww po41tú Jlcrm mJ~,./01 a/wntH IWtUOr10J
po.. ~lolo""-

PReÁMUUI.O

A ctuando e n el espíritu de la Carta d e Venecia, tomando no1a de las reco-


menda,cion<:s internacionales e impulsados por e1 proceso de unificación
Euro pea. a la entráda del nuevo mile nio, som o.s (Onscien tes de vivir denlro
de un marco . en el c:ual las identidades. en un conlexto cada vey, m ás
umplio, se person,Liitan y hacen más diversas.
La Europa actual se coracteriu por la diversidad cultural y por 1anto por
lo pluralidad de valo res fundame ntales relacionados con los bienes mue·
b ies, inmuebles y el putrimonio inlelcc!ual, con diferentes sig·n ificados
aso ciados con el.lo y consecuentemente también con conflicto s de i nte reses.
Eflo obliga • todos aquellos "esponsables de solvaguar·d.r el pa<rimonio
cuhural a p1·cstar cado vez m¡is atención a los pt·oblemas y lns ahe•·nnt1vns a
las que se e nfrentan para conseguir estos objetivos.
Cada co munidad. teniendo en cuenta su M EMOR.IA co lectiva y conscien-
tes de su pasado . es respon snble de la idemtficnción, así como de la gestión
de .su patrimonio . Lo.s elem entos individuales de e $tC PATRIMONIO son
PORTADORES de much os valores, los cuales pueden cambiar en d tiempo.
E•w vnl'inbllidnu de vnlores específicos en los elemenLos define la partieula-

Vf'níc'h\ • ·1111\nl• .&,lltu•hulu lt•l>4t\ot d r Arquhcdun (\Jnl'"(nld•d d rr Valladol id), JaYit'r


Mt'f"lll 1\l•hHI' 'kttttltu l14ift'l Att f))'O Mlrtmln'•ll d .. l C.HIIIt ~ dr R.. •l• r nl6n r .,,.,, t ;mnhf
4 :lf'tlllllou .a. le ·~"'"la f tllfltn••••1n11f ( , t~(olllal,tOC.')O•
ridad de cada patrimonio. A causa de eKte proceso de eambio. eada comu- de opciones técnicas apropiadas y preparadas en un proceso cognjtivo c¡ur
nidad desarrolla una conciencia y un conocimiento de la necesidad de cui- intego-e lo recogida de información y el conocimiento profundo del edilicio
dnr los valores propios de su patrimonio. y/o del emp1u7.amiento . Este proceso incluye el estudio estructural. anóli~i.,
Este patrimonio no puede ser definido de un modo unívoco y estable. gráficos y de magnitudes y la iden1ificación del $1gn i0 caclo histórico, onr.-
Sólo se puede indicar la dirección en la cual puede ser identificado. La tico y socioculturaL En d proyecto de l"e$1auración deben participar tod.'s I11J
pluralidad social implica una gran DIVERSIDAD en los conceptos de patri- disciplinas pertinentes y la coordinación deberá ser llevada a cabo por una
monio concebidos por la comunidad entera: al mismo tiempo los instru· persona cuaHfieada y bien formada en la conservac.ión y f'e5tauración.
mentos y métodos desarrollados para la preservación correcta deben ser +. Debe evitarse la RECONSTRUCCIÓN en «el estilo del edilicio» de par•
ndecuados a la situación cambiante actual. que es sujeto de un PROCESO DE tes enteras del mismo. La reconstrucción d e pnrtes muy Jimitadas con un
evOLUC IÓN CONTINUA. El contexto parlicular de elección de estos valores signil'icado arquitectónico pued e ser excepcionalmente aceptada a condi·
requiere la preparación de un PROYECTO OE CONSERVACI ÓN a trnvos de una ción de que ésta se base en documentación precis.a e indiscutible. Si¡~
serie de decisiones de elecdón critlca. Todo esto debería ser matcrla]iudo necesita. para el adecuado uso del edificio. la incorporación de pRr1t'
en un PROYECTO DE RESTAURACIÓN de acuerdo con unos criterios t~cnicos espaciales y funcionales más extensas. debe reflejarse en ellas .J lenguaje dr
y orgarúz.ativos. la arquitectura actual. La ~construcción de un edificio en su toralidad.
Conscientes de los profundos valores de la Carta de Venecia y 1rabajando dt:~Eruido por Un conruc.to armRdO O por desastres 118t'Urales. es sólo llC~p
hacia los mismO$ objetívos. proponemos para nuestros días lo$ siguientes table s¡ existen mo1ivos socin.les o culturales c:xcepcionalts que están rclncio·
principios para In conservación y l'estnurnción del plHri.nonio edificado. nados con In identidad de la com unidad entera.

OBJETIVOS y MÉTODOS DIFERENTES CLASES DE PATRJMONIO EDIFICADO

1.El pa1rirnonio arquile.c1ónico. urbano y paisajístico, así como los ele- 5. Cualquier intervención que nfec1e al PATRIMONIO ARQUEOLÓOICO,
mentos que lo componen, son el resulwdo de una identiflcoción con varios d ebido a su vu lnerabilidad, debe estHr estl'iccarnente re lacionada con ~u
momentos asociodos (t la historia y n SlUI contextos sociocuhul'ales. La con - entorno, lcrritorio y pai~mje. Los aspectos destruclivos de la extavnrfoo
servación de. este patrtmonio es nuestro objetlvo. La CONSE~VACIÓN puede deben reducirse tanto como sea posible. En cada excavación, el lrniMJU
ser ~atizada mediante diferente$ tipos de intervenc.ionu como son d con- arqueológico debe ser totalmente documentado.
trol medioambiental. mantenimiento. reparación. restauración. renova- Como en el resto de los casos, los trabajos de conservación de hallotgo•
ción y rehabi1itación. Cualquier inten•ención implica decisiones. seleccio- arqueológicos deben basar'$e en el principio de mínima inten·e.nciót'l . I~M O•
nes y responsabilidades relacionadas con e l patrimonio entero. 1.ambién deben ser o-ealizados por profesionales. y la metodología y las técnicas u'"
con aquellas p¡u•tes qu e no tienen un sign ificado especifico hoy. pero das deben ser co ntroladas esu·iclnmente.
podrían tenerlo en el futu ro . En la protección y preservnción püb1ica de Jo$ $itios a.·qucológicos deben
2. El MANTENIMIENTO Y la REPAAACIÓN son una parte fundamental d.J se.r promovidos el uso de mode••nas tecnologias. bancos de datos . .si&tem!l.s
proceso de conservación del patrimonio. Estas acc.iones tienen que ser de información y presentaciones virtuales.
organizadas con una investigación sistemática. inspecC-ión. control. segui- 6. La intención de la conserv1ción de EDifiCIOS HISTÓRICOS Y MONU-
miento y pruebas. Hay que informu y prever el posible deterioro, y tomar MENTOS. esten éstos en contextos rurales o urbanos. es mantener su
las adecuadas medida• preventiV'.u:. autenticidad e jnregridad. incluyendo los espacio& inte•·nos. m obiliArio y
3. La conservación del pa1rimonlu rdlfirnd!> ••ll•••d• • ctoho según d decoración de acuerdo con su con rormación o a·igi nnl. Scmej,mte con.ser-
I'ROYECTO DP. M ~STAU MACIÓN. IJIH' luf'luy<'lo POIUiflll ¡llln•u con•~rvad6n vAcíó n re(l llitn~ un np 1·opiado *p1·oyt'rto de rf'sHw•·ndón» que= dt"nuh lo•
n l•rgo plo-,o. hsr .. proyrclo dr rr\louooo16n• ... ll1rtllbua,.... •n unagomn nu!:todo, y lu" nhjrt¡vo11. En mudao• t"a•o~. f'IIU •dtm""' rrquacrt- un u•u
DE VA.RIA ltES JAUUTtOH! CAATA DC CUCOVIA
233

ime¡,rrndo. consistente en una amplia gama de 1nte:n·enciooes. la conseJVa -


ciün en el contexto urbano se: puede ocuJ»r de conjuntos de edificios y espa-
cios ab1e.nos. que son pa.nc de amplias áreas urbanas. o de pequeños a.~ta­
maento.s rurales o urbane». con otro.s valores intanbribles~ En ~e conte.no. la
interve.ndón consiste en referir siempre a la dudad en su conjunto morfoló-
gico. funcional y eslructural. como p;arte d~l ttrl'itorio. del m ed io ambiente
y d el p:lisnje drcundantc. Los ed irícios ' lue constituyen las ár eas histór1cas
pued en no tener ellos mismos un vnlo r :u·quitcctó n ico especial. pero deben
ser salvngu :udados co m o e.lem em os d el Gonj unto po r su unidud orgánica,
dime ns io nes particu lares y carnctcrft;ticns 1écnicas, espac.iales. d eco nuivns y
ce·ornt\ticus insustituibles en la unidad o r'g1S nic:a d e la c.iudad.
El proycclo de res1aurAcíó n del PUF. B~O O I..A C I UDAD H IST Ó RI C,\ debe
a nt icip a r la ges1ió n del cambio. odemás d e verificar la sostenibilid ad de las
opciones seleccion adas. co n ectando laJ cutstiones de patrim o nio con los
aspectos e:co nó micos y sociales. Ap11rte de obt ener conocimj~nto de la
ostructuro general. se exige lo necesidad del estudio de las fuerzas e inOuen-
Un ftUNO un"'t'OO tkl htniiiOniO. Oc:spun de' b ~~:s ck ~'-' w h¡ aUtt»o 1nduso
('1 ronc:tplo ck p.llflmtlft!O,Inttoduacndo vakwn tnloncn no t'M\Idr-r.tdCJo\.. ~~ ('1 j~bltn dtiJ»ftaJr' o cíns de cambio y las herram ientas necesaria.) parad p roceso de gestión. EJ
lo no ft\f('O ( •rH,•ng•btC' tiU(V.K ~~\U •flk'nltf~ y w •1~. nllfYUS conttpiOS dt p roycclo de resaauración para áreas his,óritas contempla los edificios de la
tffl(ftM.)fl;io rf'JM.l'r.td~ 't'Min dC'I tproyttiO dC' C'Of'IStfv.K"IMI• ~f' lll'lc1uyf C'l CKkJ C'ft((tO del ptU«))
y C'n ti r1uC' 1.¡ rt'\tdut:KM)n es unJ ~ru: romrfr:mC11lilri.l, «:1mn IJ pr('Vt\IÓn dt ~ cktcr•oros y el m.'ln!C'· C:$lfUClura urbana en $U doble runción: a) los demen tO$ q ue: d efinen los
ntmltntn limOIC_J(ft, mltUo dt WJwtl. e~ dondt ~ (ormtl f'l dti(Umf'nto hnat folo <JUtor, 2000l espucíos de la ciudad de nlro de su fo rmn urbana, y b) los valores espaciales
i nternos que son una p a rte esenci:al del ed ificio.
llJli'OpH•do. comp;Hible con el espnc10 y slgnlficr~do t"XÍMcnte. Ua:!~ ob ras en 9. Los J)A ISJ\f ~S com o p rttrin"'lo nio c:ultu•·,-1 son el resuhado y e1 re ncjo de
e<l ificio~histo•·icos deben p r-csuu· u n n ntc nció n 10 1nl a todos l os periodos una inte racció n ¡:u·o longacla e n di fe rt nl es socicdade.~C e nt •·e el hombl'e, In
hiNt ó••ko~ p••csc ntcs. · noturnle1.•a y el medio ambiente físico. Son cl lestimonio de la re htció n del
7. I..A ll~CO~AC I ON ARQUITECTÓNICA, r¡SCU~TU~AS Y ELEMENTOS d esarrollo d e comunidades, iJ'ldividuos y su medio nmbicnle. En este con
AflTIS'I'IC:os<tuc .son ttnn parte in tegrad<~ dci J)fll rimon10 construido deben texto su conservación , preservació n y des;1r ro llo se ce m r a e n los asp ec1os
~e•· p1"C~C'I""Vados
mediante un proyecto específico vincularlo con el proyecto human os y nat u1·ales. i n1 egr ando valo ••es m ate riales e i n ta ng ibles. Es
gener31. F..s10 'u pone que el res~aurador ti~nl" d conocunlento y la forma· i m por tante compre nder y ~spelttr el cnrác1cr d e: los pa isajes. y aplicu r las
ción ndecuoado~ además de la ~pacid3.d cuhur:.l. u:cnaca práctica para r adecuada.s leyes y normas para armomzar la funcionalidad 1e r ritorial con
anterp~tar lo) <hfcl"t'nu·s an.alisi.s de los campo~ arli'iticos ~pecificos. .El pro· los valorcs esencia.les. En muchas rociedode•. los paisajes están relacionados
yrcto de- ~~aauracaon debe garanti7.ar un acercamiento corf'C'cto a. la con.ser- e i nfluenciados históricam ente por los terrilorios u.rhanos p ró ximos.
vncaón del conjunto del entorno y ambiente. de la decoractón y de la escul- La íntegnació n de paisaj~s con volorcs cuhurnles. el desarrollo sostenible
tura. re~pttando los ofidos y artesanía tradicaonnlcs del cdiflcio y $u de regio nes y localidades con ac1ividaclcs ecológicas. a.si co m o d medio
nrrf""'ll'ia lntegracu>n como una parte sustoncml dtl ps.urimonio c:.onst.ru.ido. nmb ícnte natural. requiere: con ciencia y entendimiento d e las relacio nes en
8. lAS C IUDADES H ISTÓRICAS Y LOS PUfRI