Está en la página 1de 1

HIMNO A CENTROAMERICA porque es libre el que sabe morir.

Letra: Rafael Arévalo Martínez


Música: R. A. Castillo IV
Nación eres por Dios elegida;
I nunca te alce un anhelo infecundo.
Den al viento las blondas espigas Colocado en el Centro del mundo
sacudiendo sus lanzas de oro, es tu suelo como un corazón.
den al viento las mieses en coro
la canción del trabajo y la paz. que recibe y difunde la vida,
rebosante en los patrios vergeles,
Y que juntas las manos amigas por la red arterial de tus rieles
y una ¡Oh patria! tus cinco naciones y las alas del raudo vapor.
sea insignia de sus nuevas legiones
el olivo fecundo no mas. Coro
Corazón de la tierra fecundo,
Coro eres numen de unión y de paz.
Suene el dulce vocablo de hermano, Dios te puso en el centro del mundo
bata el aíre una enseña de Unión, Y mañana su emporio serás.
cinco dedos formando una mano,
alto agiten un cetro de honor. V
Gloria al día en que pueblos hermanos
II al solar olvidado volvieron
Un altar a la vida y al arte, y de nuevo el hogar encendieron
Un altar a Minerva y a Ceres, que en un día fatal se extinguió.
y que sepan tejer tus mujeres,
y que sepan tus hombres sembrar. La sonrisa en los labios, las manos
enlazadas con nudos estrechos,
Y que tome el arado el dios Marte al calor del hogar en los pechos
mas que vele labrando la tierra, con mas fuerza latió el corazón.
y esté en paz pero pronto a la guerra,
a la guerra que impone la paz. Coro
Sonó el dulce vocablo de hermano,
Coro Batió el aire una enseña de unión;
El dios Marte que labra la tierra, cinco dedos formando una mano
vuelve arado la espada triunfal; agitaron un cetro de honor.
y esté en paz, pero pronto a la guerra, Adjuntos:
a la guerra que impone la paz.
III
Eres libre entre libres; cadenas
nadie puede soñar imponerte,
porque es libre entre libres el fuerte,
porque es libre el que sabe morir.

Coronando tus arduas almenas


bate el aire invencible estandarte,
y la unión es tu firme baluarte
y la lid del derecho tu lid.

Coro
Los grilletes infames de esclavo
de tus manos rodaron al fin,
porque es libre entre libres el bravo,