Está en la página 1de 5

Una Sociedad

Libre de Valores
Valores del Ser

AGUSTÍN EMMANUEL RAMÍREZ RODRÍGUEZ


Preámbulo

¿Qué es un valor? ¿Qué papel juega este vocablo en el acontecer diario


de la raza humana? Son los valores, ¿realmente importantes?

No creo conocer la respuesta a estas cuestiones, pero puedo, al


menos, hacer una reflexión superficial de lo que sería un mundo sin la
existencia de ellos.
Un mundo sin valores

¿A qué nos referimos cuando hablamos de valores? Podría decirse que un valor es,
en términos generales, una variable que determina el modo en el que se comporta
un individuo. Es una cualidad abstracta que dicta la forma en la cual debemos
actuar en todo momento: si tengo como valor definido al respeto, entonces mis
acciones serán consecuentes a este valor.

Dicho esto, ¿podríamos pensar en la posibilidad de un mundo sin valores? Imaginar


a un mundo libre de valores sería imaginar a un mundo en el que las personas
carecen de una manera definida de actuar.

Hay personas para las cuales la amistad es algo muy importante. Si no poseen tal
valor, no se esforzarían por sus amigos.

Hay algunos para los que la perseverancia y el trabajo duro, son el motor que
impulsa sus vidas, sin este motor, posiblemente no harían algo por salir adelante.
Sin este aliciente, serían incapaces de soportar desvelos, derrotas y tristezas; no se
levantarían después de caer. Es por la perseverancia por lo que los sueños se hacen
realidad.

Hay otros para los que la humildad, la lealtad, la tolerancia y la prudencia son la
clave de sus vínculos afectivos. Gracias a estos valores, conducen sus actos de tal
modo que establecen lazos con personas que son importantes para ellos. Es por
estas variables por lo que actúan de uno u otro modo. Gracias a ello pueden dedicar
un suspiro de sus vidas en mejorar la vida de un tercero; son capaces de tener éxito,
lograr grandes cosas, y no olvidarse de que siguen siendo seres humanos como
todos los demás; son capaces de soportar cualquier como con tal de no traicionar a
un amigo o a un hermano; aprenden a respetar diferentes formas de pensamiento, a
reconocer que existen personas que visten, hablan, caminan y opinan diferente;
actúan con sensatez según lo amerite la situación en la que se encuentren y a
escuchar antes de hablar. Si no fuera por estos valores, nada de esto harían.

Los valores que rigen mi vida y que me llevan a actuar de la forma en la cual actúo,
son los siguientes: lealtad inquebrantable hacia aquellos que son importantes para
mí; perseverancia y trabajo duro con el afán de alcanzar mis sueños, nunca
rendirme ni arrodillarme ante los obstáculos, la decepción o el fracaso; y ser
auténtico, respetando a mi forma de pensar y de sentir.
Aunque no son los únicos, son los principales conductores de mi comportamiento.
Si en esta realidad no existieran dichos valores, no me esforzaría por aquellos que
son importantes para mí, hubiese abandonado a mis sueños desde hace ya largo
tiempo, y podría ignorar o abandonar a mi forma de pensar, así como a mis
sentimientos, quizás por miedo a represalias o algún tipo de consecuencias
desagradables.
Final

No me atrevo a decir que en un mundo en donde los valores no son


más que una simple idea o sueño efímero y fugaz, cuya existencia no
va más allá de nuestra imaginación, la vida dejaría de existir. No creo
ser tan radical.

Tal vez, en un mundo sin valores, lo que no existiría, serían las


personas. Un mundo plagado de animales es lo que quedaría.