Está en la página 1de 20

PERCEPCIÓN Y EMOCIONALIDAD QUE MANIFIESTAN LOS

CIUDADANOS PERUANOS QUE VISITAN EL MORRO DE ARICA

Néstor David Valenzuela Aranda, María Soledad Buch Valderrama & Katherine Rita

Stumptner Tapia.

Universidad de Tarapacá

Arica.

Néstor David Valenzuela Aranda

Facultad de Ciencias Sociales

Universidad de Tarapacá,

18 de Septiembre #2222

nestorvalenzuelaaranda@gmail.com
PERCEPCIÓN Y EMOCIONALIDAD QUE MANIFIESTAN LOS
CIUDADANOS PERUANOS QUE VISITAN EL MORRO DE ARICA.

______________________________________________________________________

RESUMEN

El propósito de este artículo es entregar un análisis vivencial in situ sobre la percepción


y emocionalidad que describen los ciudadanos peruanos que visitan el Morro de Arica,
articulado alrededor de las representaciones sociales colectivas, señalando cómo se
proyecta en ellos, los conceptos de emocionalidad, percepción, representaciones
colectivas y anclaje psicológico, promoviendo una visibilización selectiva de las
convenciones sociales de los visitantes al histórico peñón. A continuación, detallaremos
los usos metodológicos que desde nuestro punto de vista realzan el sentir de la gente
peruana que recorre este entorno natural.

Palabras claves: Percepción, emocionalidad, anclaje psicológico, representaciones


sociales colectivas, psicología social.
______________________________________________________________________

ABSTRACT

The purpose of this article is to present a situational analysis on the perception and
emotionality described by the Peruvian citizens who visit the Morro de Arica,
articulated around the collective social representations, indicating how they are
projected in them the concepts of emotionality, perception, Collective representations
and psychological anchorage, promoting a selective visualization of the social
conventions of the visitors to the historic rock. Next, we will detail the methodological
uses that from our point of view enhance the feeling of the Peruvian people who travel
through this natural environment.

Keywords: Perception, emotionality, psychological anchoring, collective social


representations, social psychology.

1
PERCEPCIÓN Y EMOCIONALIDAD QUE MANIFIESTAN LOS
CIUDADANOS PERUANOS QUE VISITAN EL MORRO DE ARICA

La forma en que reaccionamos o interpretamos nuestro entorno, la forma en que


inconscientemente sentimos y palpamos la realidad es una manifestación de la
emocionalidad humana, dice la nota: "Casi todo el mundo piensa que sabe qué es una
emoción hasta que intenta definirla. En ese momento prácticamente nadie afirma poder
entenderla" (Wenger, Jones y Jones, 1962, pág. 3).

Debemos entender que cualquier proceso psicológico conlleva una experiencia


emocional de mayor o menor intensidad y de diferente cualidad. Podemos convenir que
la reacción emocional es algo omnipresente a todo proceso psicológico (Choliz, 2005,
pág. 4).

Cabe señalar que, todas las emociones, por desagradables o agradables que sean,
tienen alguna función que les confiere utilidad y permite que el sujeto ejecute con
eficacia las reacciones conductuales apropiadas y ello con independencia de la cualidad
hedónica que generen. Además de servir como mecanismo de adaptación social y ajuste
personal, esto según la percepción o lectura activa del entorno situacional.

Ahora bien, los constantes procesos de cambio que viven las ciudades en el
contexto de las migraciones es estudiado por algunos autores como Artigas y
Chabalgoity (2002), que centran su interés en las diversas modificaciones socio-
territoriales de ciudades metropolitanas como Montevideo, dando cuenta del marcado
fortalecimiento de las relaciones inter ciudades a nivel global, predominando los modos
y las relaciones de producción capitalista. Con ello, las ciudades se ven inmersas en una
serie de procesos, siendo protagonistas de un nuevo escenario mundial. Por tanto, el
capital, el trabajo y las personas son cada vez más dinámicos y móviles (Muñoz, 2002).
Esto implica que las personas cada vez más deben adaptarse a diferentes entornos,
realidades, costumbres y que en alguna forma son manejadas desde la capacidad
emocional de cada individuo.

2
En el caso particular de Chile, sus ciudades tampoco están ajenas al
avecindamiento de extranjeros, tanto dentro de un proceso migratorio o solo como de
población flotante o de paso. Según datos oficiales del Departamento de Extranjería y
Migración del Gobierno de Chile (2014), existen alrededor de 800.000 chilenos
viviendo fuera del territorio nacional y aproximadamente 410.988 inmigrantes
extranjeros residiendo en el país. Estas cifras dan cuenta, a modo general, del fenómeno
predominante en Chile, la emigración (INE, 2014).

Las cifras entregadas por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), muestran


que el número de inmigrantes se ha acrecentado mayoritariamente, predominando el
tema laboral como el más atrayente. En lo que respecta a los peruanos, ellos conforman
el 28% (139.361 residentes) de la masa global de inmigrantes a nivel nacional. En lo
que respecta a la XV Región de Arica y Parinacota, ésta representa el 5,8% (8.083
habitantes) de ciudadanos del vecino país avecindados en nuestra ciudad.

Uno de los conceptos utilizados para comprender las re identificación personal según el
lugar donde se vive, asumiendo las actitudes y percepciones del entorno que se
desarrollan durante la experiencia migratoria, es el de hibridación (Canclini, 1990), que
en términos amplios consiste en el proceso sociocultural mediante el cual emergen
nuevas estructuras y prácticas producto de la combinación con aquellas ya existentes.
Sin embargo, sostendremos que los procesos de anclajes multisituados, entendiendo
como Anclaje, a la representación en lo social, que corresponde al segundo proceso, está
referida al enraizamiento social de la representación y de su objeto. Lo social es el
significado, de un nuevo pensamiento e información sobre un objeto con un
pensamiento ya existente y sus trasformaciones’’ ya no se trata como en el caso de la
objetivación, de la constitución formal de un conocimiento, sino de su inserción
orgánica dentro de un pensamiento constituido, esto se une a la pertenencia simultánea
que se produce a partir de la fractura que introduce la experiencia migratoria, no queda
resuelta necesariamente a través de este concepto. En la vida de los y las migrantes no
siempre se produce una síntesis entre ambos mundos —de origen y destino—, sino que
muchas veces la escisión termina siendo parte de la experiencia migratoria, generando
distintas formas de pertenecer que se reconstruyen en la cotidianeidad. En este sentido,
los conceptos de “tercer espacio” o “in-betweenness” de Bhabha (1996), permiten
aproximarnos a la comprensión de la experiencia migratoria, ya que plantea la

3
potencialidad de ambas culturas de contenerse, a la vez que permite develar las fronteras
que las separan. El concepto alude a la experiencia de aquellos migrantes que viven en
este tercer espacio, en un estar aquí y allá, sin pertenecer completamente a ningún lugar.
Y es esa escisión la que intentan conciliar cotidianamente a través de múltiples arraigos
que ejemplifican su-estar-entre ambos mundos, y que define las formas que adquiere la
inserción en las sociedades de destino.

Por otro lado, los pensamientos que forman parte de nuestras costumbres,
tradiciones, creencias, el actuar de la vida, son como cadenas del pasado que en
ocasiones limitan, construyendo interpretaciones sociales colectivas de consecuencias
emocionales y conductuales, de símbolos existentes en realidades pasadas, que hoy en
día son símbolos arcaicos que se observan por historias inherentemente holísticas.

De esta manera, es que es necesario revisar e indagar sobre los sentimientos de


memoria colectiva de los ciudadanos peruanos al tiempo contemporáneo, que llevan a
una significancia de las interpretaciones colectivas, que son transmitidas a otras
generaciones. Cuál es su percepción y emocionalidad al visitar las aposentadurías del
Morro de Arica es la interrogante que se debe examinar para determinar los anterior.

Coincidiendo que, “Hablamos de lo colectivo como una ideología que se impone con un
poder coercitivo a los hombres desde la sociedad y sin ella es imposible que exista y
una sociedad no existe sin el individuo” Habermas (1992, pág., 10), observó que el
orden y clasificación varia de una sociedad a otra. En Efecto, “Es el individuo quien
nace de la sociedad y no la sociedad de los individuos’’ (Durkheim, 2000). Aron (1996.
pág.,30) afirma que la vida colectiva al igual que la mental está hecha de
representaciones, pero de distinto tipo. Las representaciones sociales colectivas son un
conjunto de individuos y no en forma particular, que tienen un pensamiento en común y
nacen de las conciencias individuales para ser asociadas en cosas exteriores a las
conciencias.

Por lo tanto, el objetivo de este trabajo es caracterizar la percepción y


emocionalidad que manifiestan los visitantes peruanos con especial enfoque en su visita
al Morro de Arica, identificando las diferentes percepciones y emociones que se
desarrollan situando en un contexto histórico, político y social.

4
Marco Teórico

Dado que el presente estudio versa sobre las emociones y percepciones que
manifiestan los visitantes peruanos, tanto los avecindados en la ciudad como los
visitantes en calidad de turistas, se hace necesario referenciar estudios que buscan
definir la emocionalidad y la percepción del individuo.

Emocionalidad

En este contexto diremos que se definen a las emociones como reacciones


psicofisiológicas organizadas que se producen en el sujeto ante informaciones del
ambiente que son relevantes para él (Lazaras, 1991).

A la vez, estudios señalan como componentes de estas emociones a elementos


conductuales, no-verbales, motivacionales, fisiológicos, experimentales y cognitivos
(Scherer, 1984). Otros componentes que deben ser incluidos en el análisis de emociones
son algunos eventos no observables tales como la experiencia subjetiva y los procesos
de evitación y afrontamiento (Lazaras, 1991), así también son considerados los
componentes motores y las tendencias de acción que los acompañan. (Zajonc, 1984)
(Frijda, 1986).

Ya que lo anterior nos permite contextualizar a las emociones como una forma de
reacción de cada sujeto ante un estímulo, debemos agregar que estas también tienen una
función determinada según su naturaleza. A saber Reeve (1994) propone 3 funciones
básicas de las emociones; función Adaptativa, función Social y función Motivacional.

Reconocemos la Función Adaptativa como una de las funciones más importantes de la


emoción dado que es la que tiene como razón preparar al organismo para que ejecute
eficazmente la conducta requerida por las condiciones ambientales. Para ello moviliza la
energía necesaria en el organismo y redirige la conducta permitiendo el acercamiento o
lejanía hacia un objetivo o situación determinado. Entre estas emociones se mencionan
las ocho destacadas por Plutchik (1980), a saber miedo, ira, alegría, tristeza, confianza,
asco, anticipación y sorpresa.

Darwin (1809- 1882) expuso que las emociones son relevantes como mecanismo
adaptativo, y que sirven para facilitar la conducta apropiada, con ello le asigna un papel
preponderante en los procesos de adaptación.

5
Respecto a la Función Social de las emociones diremos que facilita a las personas
interactuar entre ellos, permite predecir o estimar el comportamiento asociado con
grupos sociales y favorece procesos de relación interpersonal. Izard (1989) destaca
varias funciones sociales de las emociones, como son las de facilitar la interacción
social, controlar la conducta de los demás, permitir la comunicación de los estados
afectivos, o promover la conducta prosocial (facilitadora de la unión social). Manifiesta
además, que así como la expresión de las emociones facilita la interrelación social,
también es cierto que la represión de estas emociones es una función social. De lo
anterior se manifiesta la función de adaptación característica de las emociones a fin de
mantener las relaciones sociales. No obstante es sabido que, en algunos casos, la
expresión de las emociones puede inducir en los demás altruismo y conducta prosocial,
mientras que la inhibición de otras puede producir malos entendidos y reacciones
indeseables que no se hubieran producido en el caso de que los demás hubieran
conocido el estado emocional en el que se encontraba (Pennebaker, 1993).

Por último, en la Función Motivadora, según lo expuesto por Reeve (1984), aparece una
relación más íntima entre los componentes emoción / motivación. La emoción energiza
la conducta motivada, y eso promueve una conducta más vigorosa. La relación entre
motivación y emoción no se limitan al hecho de que en toda conducta motivada se
producen reacciones emocionales, sino que una emoción puede determinar la aparición
de la propia conducta motivada, dirigirla hacia determinado objetivo y hacer que se
ejecute con intensidad. Podemos decir que toda conducta motivada produce una
reacción emocional y a su vez la emoción facilita la aparición de unas conductas
motivadas y no otras. (Choliz, 2005).

En el estudio de la psicología de las emociones, Bernard Rimé (1995) puso en


evidencia cómo los eventos traumáticos (guerras) y eventos negativos de importancia en
la vida colectiva e individual son capaces de producir en el individuo reminiscencias
mentales denominadas bajo el nombre de “rumiación”. Estudios afirman que las
experiencias traumáticas además de tener un efecto intrapersonal tienen un rol en el
ámbito interpersonal. De esta forma, sin haber vivido una experiencia emotiva
importante, y por el solo hecho de experimentar emociones ante una representación de
esta, el individuo tenderá a compartir y discutir sus sensaciones con otro, dando paso al
compartir social.

6
Para de Rivera y Grinkis (1986), es posible comprobar que existen emociones en
los planos colectivos como en los planos personales, debido a que es permitido entender
a las emociones no solo como sentimientos individuales, sino como relaciones
colectivas.

Los componentes colectivos de las emociones, como son la atmósfera y clima


emocional, se asumen como procesos psicológicos específicos definidos por:
a) Su contenido sociotrópico, (están compuestos de creencias, emociones y conductas
referidas a grupos e instituciones sociales);
b) Su origen, ya que tienen causas sociales;
c) porque son compartidos y se distribuyen en colectivos sociales;
d) Sus funciones, ya que sus efectos son adaptativos en el ámbito social y no sólo en el
personal (Páez et al., 1996).

El indicador del clima emocional que tiene funcionalidad de regulador social está
constituido un conjunto de funciones básicas distribuidas socialmente y está unida a
representaciones sociales sobre el entorno y el futuro social. Lo anterior, es dado por
que las emociones conformantes no solo son vivencias experimentadas por el sujeto,
sino que aquellas que el sujeto percibe predominantes en su entorno.

Páez et al. (1997) define el clima emocional como un estado de ánimo colectivo o
grupal, relativamente estable que se caracteriza por el predominio de ciertas emociones,
una representación social sobre el entorno en que se está y el futuro, y ciertas tendencias
de acción asociadas a las emociones presentes en las interacciones.

Análisis Dimensional de las Emociones1

Existen ciertos patrones expuestos por diversos autores, mencionados en cada


dimensión, que analizan y describen a las emociones. Conforme al estudio realizado se
caracterizarán las dimensiones de 2 emociones presentes en este.

1
Extraído de Mariano Choliz, 2005, pág. 7

7
IRA

La ira es el componente emocional del complejo AHI


(Agresividad- Hostilidad-Ira). La hostilidad hace referencia al
Características componente cognitivo y la agresividad al conductual. Dicho
síndrome está relacionado con trastornos psicofisiológicos,
especialmente las alteraciones cardiovasculares (Fdez-Abascal y
Martín, 1994a,b).

-Estimulación aversiva, tanto física o sensorial, como cognitiva


(Berkowitz, 1990)
Instigadores -Condiciones que generan frustración (Miller, 1941), interrupción
de una conducta motivada, situaciones injustas (Izard, 1991), o
atentados contra valores morales (Berkowitz, 1990).
-Extinción de la operante, especialmente en programas de

-Elevada actividad neuronal y muscular (Tomkins, 1963).


Actividad -Reactividad cardiovascular intensa (elevación en los índices de
Fisiológica frecuencia cardiaca, presión sistólica y diastólica) (Cacioppo y
cols.,1993).

-Focalización de la atención en los obstáculos externos que


Procesos impiden la consecución del objetivo o son responsables de la
cognitivos frustración (Stein y Jewett, 1986).
implicados -Obnubilación, incapacidad o dificultad para la ejecución eficaz de
procesos cognitivos.

-Movilización de energía para las reacciones de autodefensa o de


ataque (Averill, 1982).
-Eliminación de los obstáculos que impiden la consecución de los
Función objetivos deseados y generan frustración. Si bien la ira no siempre
concluye en agresión (Lemerise y Dodge, 1993), al menos sirve
para inhibir las reacciones indeseables de otros sujetos e incluso
evitar una situación de confrontación.

-Sensación de energía e impulsividad, necesidad de actuar de


Experiencia forma intensa e inmediata (física o verbalmente) para solucionar
Subjetiva de forma activa la situación problemática.
-Se experimenta como una experiencia aversiva, desagradable e
intensa. Relacionada con impaciencia.

8
TRISTEZA

-Aunque se considera tradicionalmente como una de las


Características emociones displacenteras, no siempre es negativa (Stearns,
1993).

-Separación física o psicológica, pérdida o fracaso (Camras y


Allison, 1989)
-Decepción, especialmente si se han desvanecido esperanzas
Instigadores puestas en algo.
-Situaciones de indefensión, ausencia de predicción y control.
Según Seligman (1975) la tristeza aparece después de una
experiencia en la que se genera miedo debido a que la tristeza es
el proceso oponente del pánico y actividad frenética.

Actividad -Actividad neurológica elevada y sostenida (Reeve, 1994).


Fisiológica -Ligero aumento en frecuencia cardiaca, presión sanguínea y
resistencia eléctrica de la piel (Sinha, Lovallo y Parsons, 1992).

-Valoración de pérdida o daño que no puede ser reparado (Stein y


Levine, 1990).
-Focalización de la atención en las consecuencias a nivel interno
Procesos de la situación (Stein y Jewett, 1986).
cognitivos -La tristeza puede inducir a un proceso cognitivo característico
implicados de
depresión (tríada cognitiva, esquemas depresivos y errores en el
procesamiento de la información), que son, según Beck, los
factores principales en el desarrollo de dicho trastorno emocional
(Beck, 1983)

-Cohesión con otras personas, especialmente con aquéllos que se


encuentran en la misma situación (Averill, 1979).
-Disminución en el ritmo de actividad. Valoración de otros
aspectos de la vida que antes de la pérdida no se les prestaba
atención (Izard, 1991).
Función -Comunicación a los demás que no se encuentra bien y ello
puede
generar ayuda de otras personas (Tomkins, 1963), así como
apaciguamiento de reacciones de agresión por parte de los demás
(Savitsky y Sim, 1974), empatía, o comportamientos altruistas
(Huebner e Izard, 1988).

Experiencia -Desánimo, melancolía, desaliento.


Subjetiva -Pérdida de energía

9
Percepción

Según Carterette y Friedman (1982), es una parte esencial de la conciencia, es la


parte que consta de hechos intratables y, por tanto, constituye la realidad como es
experimentada. Esta función de la percepción depende de la actividad de receptores que
son afectados por procesos provenientes del mundo físico. La percepción puede
entonces definirse como el resultado del procesamiento de información que consta de
estimulaciones a receptores en condiciones que en cada caso se deben parcialmente a la
propia actividad del sujeto.

Por otro lado, la percepción según Barthey (1982) no se usa solo en la psicología,
sino que también es una palabra cuyos diversos significados son moneda corriente en el
lenguaje común. Dice Barthey que según el diccionario 1. "La percepción es cualquier
acto o proceso de conocimiento de objetos, hechos o verdades, ya sea mediante la
experiencia sensorial o por el pensamiento; es una conciencia de los objetos, un
conocimiento 2. "La referencia que una sensación hace a un objeto externo". 3. "Un
conocimiento inmediato o intuitivo, o juicio; un discernimiento análogo a la percepción
sensorial con respecto a su inmediatez y al sentimiento de certidumbre que lo
acompaña, frecuentemente implica una observación agradable o una discriminación
sutil "(1982).

Al modo de ver de Barthey, en estas definiciones hay varios significados


diferentes del término. La percepción, así, es tanto una forma de pensamiento como una
conducta inmediata. Esta definición convierte a la percepción en un sinónimo de la
conciencia. La segunda definición hace de la percepción un problema sensorial,
teniendo la sensación una naturaleza psíquica y siendo una especie de proceso de copia
de la realidad externa. La tercera definición equipara la percepción a un juicio, que se da
no solo a partir de los datos sensoriales, sino como una pura intuición. La percepción
comprende fundamentalmente dos procesos (Bruner y cols. 1958 citados por Moya,
1999) primero, la remodificación o selección del enorme caudal de datos que nos llegan
del exterior, reduciendo su complejidad y facilitando su almacenamiento y recuperación
en la memoria, segundo, un intento de ir más allá de la información obtenida, con el fin
de predecir acontecimientos futuros y de ese modo, evitar o reducir la sorpresa.

10
Por otra parte, entre varias aproximaciones propuestas en el estudio de las
emociones en la antropología, las siguientes tres son las que nos gustaría rescatar. En
primer lugar, a pesar de que han existido una serie de tensiones dicotómicas en la
definición de emoción, podemos considerar la emoción como construcción social. Las
emociones se construyen en un contexto social e histórico dado, y se experimentan por
individuos y/o grupos a consecuencia de algún proceso social y como resultado de sus
interacciones con el entorno social. En segundo lugar, las emociones tienen fuerzas
motivacionales que estimulan y sustentan en individuos algunas acciones y prácticas;
por lo tanto, impactan en el comportamiento, la organización y la vida social.

Por último, incorporar el enfoque en las emociones a la etnografía permite


describir lo "profundo" del proceso sociocultural y entender el fenómeno estudiado
desde las visiones internas del grupo social (Hirai, 2012).

A pesar de que la dimensión emocional es un "vacío" que se ha dejado en los


estudios de migración internacional, con la excepción de algunos trabajos (Besserer,
2000; Hirai, 2009; López Castro, 2007; Roca, 2007), el enfoque en las emociones es un
punto de partida sumamente sugerente, tanto para la antropología como para los
estudios de la migración transnacional. En éstos han sido objetos principales de estudio
las redes de relaciones sociales, los flujos de personas, objetos, dinero, símbolos, las
organizaciones políticas, las prácticas económicas, las instituciones y otras acciones de
los migrantes, los cuales han sido vistos por los investigadores como actividades y
elementos fundamentales para analizar el vínculo entre el país receptor y el país de
origen de los migrantes, y para plantear nuevos modelos de espacio social. Sin embargo,
como lo señala Besserer (1999), los trabajos que se enfocan solamente en estos objetos
de estudio que se pueden observar de manera objetiva han marginado el punto de vista
privilegiado de aquellos sujetos que viven sus vidas desde la transnacionalidad. Por lo
tanto, cómo describir los procesos transnacionales en forma "émica" ha sido una de las
tareas más importantes para estos estudios.

11
Representaciones sociales.

Según León (2002), las representaciones sociales cumplen diferentes funciones


que se hacen evidentes cuando comprendemos su naturaleza social. Basada en
investigaciones explica algunas de estas funciones, entre ellas:
• Hacer convencionales los objetos, personas y eventos que se encuentran en la
vida cotidiana; otorgándole una forma definitiva, localizándolo en una categoría
y establecerlo como modelo de cierto tipo, distinto y compartido por un grupo de
personas; es decir, convertir una realidad extraña en una realidad familiar.
• Propiciar la comunicación entre las personas, comunicación que implica tantos
puntos de vista compartidos como divergentes sobre diversas cuestiones.
• Promueve el pensamiento colectivo y la reflexividad de los grupos siendo estos
requisitos fundamentales para lo que se denomina identidad social; es decir, el
conocimiento del grupo al que se pertenece.
• Justifica las decisiones y conductas que se dan en las interacciones sociales.

Las representaciones son sociales por su carácter compartido, su génesis en la


interacción y sus funciones. Según Jodelet (Ob. Cit.), lo social interviene de diversas
maneras: por el contexto concreto en el cual están situadas personas y grupos, por la
comunicación que se establece entre ellos, por los cuadros de aprehensión que les
proporciona su bagaje (conjunto de conocimientos) cultural; por los códigos, valores e
ideologías ligados a las posiciones o pertenencias sociales específicas.

12
Metodología

a. Diseño
El presente estudio utiliza un diseño ex - post facto, dado que analiza información de
hechos ya ocurridos, y en donde no se realiza control alguno en las variables, además
posee un alcance Descriptivo / Comparativo

b. Participantes
La muestra estuvo constituida por 100 personas que visitaron el Morro de Arica entre el
01 y el 30 de mayo de 2017.
Los sujetos participantes son de nacionalidad peruana (100%), cuyas edades fluctuaron
entre los 18 y 61 años. Esta muestra está compuesta por 71% hombres (N=71) y 29%
mujeres (N=29).

c. Instrumento
Para la investigación se desarrolló un instrumento basado en 20 preguntas validadas por
criterio de jueces, las cuales tenían respuestas opcionales es una escala ordenada tipo
Likert, con puntajes que van desde 1 (Muy de acuerdo) a 5 (Muy en desacuerdo).

d. Procedimiento
Para poder obtener los datos se debió instalar un módulo de entrevista de los visitantes
al Morro de Arica. Antes de comenzar la entrevista se les consultó la nacionalidad y
explico el carácter investigativo de esta actividad. Los participantes una vez
identificados como ciudadanos peruanos y con disposición a contestar fueron
consultados sobre cada una de las preguntas contenidas en el instrumento de
investigación. Las respuestas fueron marcadas en cada hoja y separadas para su
posterior análisis.
Cabe señalar que cada entrevista tomó entre 25 y 35 minutos por lo que esta actividad
debió repetirse en diversas oportunidades, y se tuvo el cuidado de no repetirla a
personas ya entrevistadas. El registro de participación se realizó por separado del
cuestionario a fin de garantizar confidencialidad de las opiniones y comentarios.

13
e. Análisis de Datos
El análisis de los datos recogidos se realizó utilizando métodos descriptivos como tablas
de contingencia, en donde se resumen los datos comparando las variables estudiadas.
Para el análisis de los datos se utilizó el paquete estadístico IBM Statistical Package
Social Sciences (SPSS) versión 20.

f. Análisis Descriptivo
El muestreo fue realizado a un grupo de personas que visitan el Morro de Arica,
provenientes principalmente de la ciudad de Tacna, Perú.

El universo de personas consultadas para esta investigación, corresponde a cien (100)


entrevistados. Los resultados son presentados en 2 categorías a fin de facilitar su
entendimiento, para explicar la investigación de campo, evidenciando un análisis e
interpretación de los resultados obtenidos, utilizando Tablas para mostrar de manera
más clara la información.

Estructura de la Muestra

Según la muestra de género se observa que los entrevistados fueron en su mayoría


de naturaleza masculina (71 personas), consultándoles aleatoriamente a los visitantes
peruanos, teniendo como contraparte al sexo femenino (29 personas).

Porcentaje Porcentaje
Frecuencia Porcentaje
válido acumulado
Hombre 71 71,0 71,0 71,0
Válidos Mujer 29 29,0 29,0 100,0
Total 100 100,0 100,0

14
El cuestionario posee una estructura considerando la variable de avecinamiento,
que sobresale preponderantemente, los que se concentran principalmente de la ciudad
de Tacna (67%), a diferencia de otros residentes peruanos (16%) llegados de otras
ciudades del país limítrofe (17%).

Frecuencia Porcentaje Porcentaje Porcentaje


válido acumulado
Perú 17 17,0 17,0 17,0
Tacna 67 67,0 67,0 84,0
Válidos
Residente Peruano 16 16,0 16,0 100,0
Total 100 100,0 100,0

Para explicar la variable de Percepción evidenciada como el Conflicto Ajeno,


evidenciamos con las siguientes preguntas:

1. ¿El Morro de Arica crea un conflicto entre Chile y Perú?


2. ¿Tendrían que estar las dos banderas, tanto la Chilena, como la Peruana en el
Morro?
3. ¿La administración del Morro y su museo debe ser entre Chile y Perú?
4. ¿Es significativo para usted lo que representa el Morro de Arica?
5. ¿Es el Morro de Arica un símbolo de pérdida para el Perú?
6. ¿Perú nunca tuvo que participar en la Guerra entre Chile Y Bolivia?
7. ¿Fue imprudente el Perú al ingresar a una Guerra que no era la suya?

Estas siete preguntas, corresponden a la variable de Percepción, la cual está ligada


a la mirada holística de una memoria emotiva e histórica para los ciudadanos peruanos,
ya que para ellos la carga de simbolismo es mayor. Por la diferencia que surge en el
efecto de la derrota, que le da a estas celebraciones peruanas un aire de rescate de la
dignidad, antes que resaltar un heroísmo épico, por consiguiente, es una gesta que
terminó en fracaso.

Esta representación colectiva netamente transmitida por sus antepasados, genera


un conflicto ajeno en el presente, qué está ligado a decisiones externas por sus otrora

15
gobernantes, que históricamente fue representado en esa época en forma arbitraria. Hoy
en día, las nuevas generaciones exteriorizan que sólo fueron desventajas y pérdida para
su país.

A continuación, las siguientes preguntas muestran la variable de Emocionalidad,


la que se representa en un Sentimiento de Pérdida.

1. ¿Me causa tristeza el Morro, por lo que significa?


2. ¿Siento ira cuando pienso en el Morro?
3. ¿Cuándo me acuerdo del Morro me da frustración?
4. ¿El Morro, por lo que significa, me causa ansiedad?
5. ¿El Morro es como un dedo en la herida para los peruanos?

Las cinco preguntas corresponden a la variable de Emoción, tales como tristeza,


ira, frustración, ansiedad, herida, indiferencia, daño, las que representan para los
peruanos el Morro de Arica, como un símbolo de derrota y al mismo tiempo, un
afrentoso emblema natural de tristeza.

Hallazgos

1. En relación a la Percepción
Conflicto: 51% opinan demuestra tendencia a no percibir como un conflicto.
36% dicen que crea un conflicto.
13% neutro
En relación a la puesta de ambas banderas en la cima del Morro de Arica,
67% opina que sí deberían estar ambos pabellones, y 28% no está de acuerdo con esa
aseveración.
Adicionalmente, la administración del Museo considera que el 60% si está
de acuerdo en compartir su administración, y el 32% no le interesa la dualidad.
En el Sentimiento de pérdida un 63% aduce sentir menoscabo y un 25% no
lo recepciona de esa forma.

16
Las variables independientes explican cómo perciben el símbolo (Morro de Arica),
mirado desde una perspectiva de conflicto que no existe como tal, entre ellas,
ejemplificadas como lo son El Morro de Arica, la inclusión de las dos banderas, los
símbolos de paz (Cristo), la misma administración del museo, los cuales son vistos de
una manera poco equitativa y justa, porque fueron los peruanos también como
copartícipes de la Guerra del Pacífico, donde no se les preguntó, sino más bien se le
impuso en aquella época por los gobernantes ya existentes, las emociones de tristeza,
ira, frustración, ansiedad, orgullo, sentimiento de pérdida, daño y significancia, cuyas
opiniones son emitidas por los encuestados.

2. En Relación a la Emocionalidad

Ira: 62% aduce no concebir esa sensación negativa, y 22% si siente irritación.

Tristeza: 47% declara no considerar mayor nostalgia, y 41% si experimenta

desconsuelo.

Frustración: 64% manifiesta no sentir infortunio, en cambio, 22% si siente desengaño.

Ansiedad: 62% exterioriza no sentir preocupación y 23% si siente angustia.

17
Conclusiones

En conclusión debemos mencionar que el objetivo de este trabajo es caracterizar

la percepción emocional sobre los visitantes y turistas Peruanos referente a la situación

de turismo y paseo a Chile, y en especial el enfoque en su visita al Morro de Arica, las

representaciones sociales colectivas. Se manifiestan en las más diferentes emociones,

formando un anclaje dentro de un contexto histórico, político y social, como base del

sustento teórico demostrado.

Efectivamente hemos logrado identificar la Percepción como funcionamiento

psicológico y social de las masas, y se señala que los encuestados presenten una

positiva percepción hacia la visita a nuestro país. Cabe señalar que dichos resultados

tienen relación con los aspectos asociados a visualizar al país Chile, como un lugar

donde ellos identifican comodidad, espacios de recreación, valorización cultural y

seguridad.

Sin embargo, concluimos que en la muestra, aún existen componentes

emocionales, no vistos en su totalidad y que al ser desarrollados por otros grupos,

servirán como base de un estudio posterior a este modelo. Adicionalmente, se estima la

necesidad de realizar un estudio transaccional con mayor muestra que permita la

generalización significativa de estos datos, permitiendo observar mayores variables, así

como la aplicación de instrumentos validados previamente fiables para evaluar las

diversas conceptualizaciones y paradigmas teóricos.

Finalmente, podemos concluir que los visitantes de origen peruano, mantiene una

carga emocional negativa, transmitida, no elegida por ellos ,sino más bien por sus

18
gobernantes, la que atribuyen no al fracaso, de una guerra, sino más bien, a una pérdida

de su dignidad. El simbólico Morro es un recordatorio que está presente en la memoria

colectiva y pasa hacer un fenómeno de la representación social.

Concluimos fehacientemente, que nuestra muestra ha sido muy interesante en los

aspectos emocionales y perceptivos, frente a un símbolo, como lo es el Morro de Arica,

acompañados de los visitantes que nos entregaron su particular visión y sentimientos

que objetivamente manifetaron.

19