Está en la página 1de 2

TENIS PADRE E HIJO

“Una manera para divertirse en familia”


Primera parte

“Que puede ser mas motivante para un niño que el poder jugar al tenis de igual a igual
y en conjunto con una persona mayor, y por otra parte lo enriquecedor para esa
persona el poder ayudar en el aprendizaje de un niño que esta en su mejor etapa para
absorber cualquier tipo de información que se le envíe, más aún, si es de una forma
entretenida.”

En los años que llevo desarrollando el


tenis en mi ciudad (Coyhaique-Chile), un
día me encontré con la necesidad de
pedirle a un papa que me ayudara a lanzar
pelotas ya que la cantidad de niños me
superaba, en la siguiente clase le pedí a
tres y en la siguiente encontré que cada
niño estaba adentro de la cancha con su
papá, algunos con su mamá, incluso con
sus abuelitas, haciendo exactamente las
mismas actividades, los vi tan
entusiasmados que dije: “esto es lo que
quiero desarrollar, un tenis en familia, donde la motivación este presente en todas las
personas que entran a una cancha de tenis, y aunque suene ridículo, gozando de igual
manera y dejando atrás la barrera de las edades.” El adulto se vuelve niño, pasa por un
estado casi de hipnotismo inconcientemente cambiando de ROL y cuando hay
competencia es aún más notorio. ¿Qué pasa con el niño? El niño sigue siendo niño
pero participa con un mayor estímulo, ¿Por qué?, sencillamente porque tiene en frente a
una figura, a un referente, o a un ídolo en la mayoría de los casos que siempre lo está
apoyando y que transversalmente se transforma en su profesor sin serlo.

No existe edad alguna que limite el poder llevar a cabo este programa en los clubes,
solo va a depender de las habilidades que tenga cada entrenador para encausar de mejor
manera sus actividades.
El programa tenis padre e hijo, lo he dividido en cuatro fases, donde la fase número
cuatro, se subdivide en otras dos.

PRIMERA FASE: “Mi padre es mi tutor”

En esta fase, el ROL del padre, madre, es casi el más importante, ya que ellos son los
encargados principales de mantener la motivación de sus hijos, al ser niños muy
pequeños, buscan siempre la aprobación luego de haber realizado alguna actividad, la
diferencia es que ya no van a estar mirando hacia fuera de la cancha buscándola, sino
que basta con levantar la vista y ya está, la tienen al frente.
Las actividades que se realizan en esta fase, son muy sencillas, de mucha coordinación y
tenis rodado como base, además las actividades deben ser primordialmente grupales y
de competencia.
SEGUNDA FASE: “Puedo jugar con mi papa”

Esta es la fase donde los hijos pueden pelotear con sus padres, jugando en canchas
reducidas y con pelotas de baja presión, aquí ya se encontraran con un tenis más real,
donde juegan puntos individuales, grupales, hijos versus padres, o para equiparar las
individualidades combinando parejas.

TERCERA FASE: “Partners”

Aquí nos encontramos con hijos principiantes donde las tareas son dadas a todos por
igual, o sea, incluimos a los padres al trabajo que realizamos semanalmente con sus
hijos. Los niveles de juego son muy parecidos el uno del otro pero no así la fuerza, así
que lo que hacemos es mezclar distintos tipos de presiones de pelotas para que los hijos
se den cuenta que aún no están a la altura de sus padres y tengan un estímulo mayor
para seguir entrenado. En esta fase se utilizan muchos juegos de dobles.

CUARTA FASE:

Esta es la fase que la subdividiremos en dos:

“De igual a igual”


Esta es la fase en que no existe diferencia alguna en el nivel de juego, son jugadores
avanzados, donde el adulto pasa a mimetizarse con el resto de los niños. Acá los
objetivos son exactamente los mismo, pasa a ser un grupo de escuela de tenis mas.
Pero, ¿Qué pasa si el nivel del hijo es superior a la del padre?
La respuesta es muy sencilla, el hijo pasa a ser el tutor del padre, haciendo un cambio en
los roles. Esta etapa puede ser muy complicada ya que los niños no son tan niños y
pierden la motivación al tener otros intereses, es lógico, quieren jugar con alguien de su
nivel o mejor. Entonces ahí entra la capacidad de cada entrenador para poder seguir con
la motivación del hijo como la han tenido durante las otras fases.
Esta fase la denominaremos “Soy el tutor”