Está en la página 1de 4

Nombre de Proyecto (estimado): METATEORIAY DECONSTRUCCION:

APROXIMACIONES A LA SOCLIOGIA DE LA SOSPECHA


FICHA LIBRO TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

Mientras el objeto de la reflexión de los teóricos es el mundo social, los


metateóncos se centran en el estudio sistemático de la estructura subyacente a
la teoría sociológica

Comenzamos por precisar que los sociólogos no son los únicos que hacen
metaanálisis, es decir, no son los únicos que estudian a conciencia su propia
disciplina. Entre los que lo hacen se cuentan los filósofos (Radnitzky, 1973), los
psicólogos (Gergen, 1973, 1986); Schmidt et al., 1984), los politólogos
(Connolly, 1973), algunos científicos sociales (varios ensayos de Fiske y
Shweder, 1986), y los historiadores (White, 1973).

Podemos agrupar los diversos tipos de metaanálisis sociológico bajo el


encabezamiento de «metasociologfa», que puede definirse como el estudio
profundo de la estructura subyacente a la sociología en general y sus diversos
componentes.

Hay tres variedades de metateorización, definidas en buena medida por las


diferencias que presentan los productos finales. El primer tipo, la
metateorización como medio para obtener una comprensión más profunda de
la teoría (Mu)' implica el estudio de la teoría para producir una teoría mejor,
una comprensión más profunda de la teoría existente; Mu se ocupa, más
específicamente, del estudio de las teorías, de los teóricos y las comunidades
de teóricos, así como de los contextos sociales e intelectuales de las teorías y
los teóricos. El segundo tipo, la metateorización como preludio al desarrollo de
la teoría (Mp) implica el estudio de las teorías existente para producir una
teoría sociológica nueva.
(En este segundo tipo de metateorización se solían centrar los teóricos
clásicos.)
y finalmente, existe un tercer tipo, la metateorización como fuente de las
perspectivas que sostienen toda la teoría sociológica (Mo)' que implica un
estudio de la teoría orientado hacia la meta de producir una perspectiva, por
ejemplo, una metateoría, que abarque cierta parte, o toda la teoría
sociológica.
El trabajo metateórico ha formado parte de la sociología desde sus inicios.
La mayoría de los primeros teóricos realizaron estudios metateóricos sobre los
intelectuales que les precedieron. Particularmente destacables son los
estudios de Marx sobre Hegel, los Jóvenes Hegelianos, los economistas
políticos y los socialistas utópicos. Parsons describe su obra The Structure of
Social Action (1937,1949) como un estudio «empírico» de la obra de sus
predecesores teóricos.
En los años cincuenta, Paul Furfey (195311965) presentó el primer,
aunque fallido, esfuerzo sistemático por definir el trabajo metateórico. Alvin
Gouldner intentó definir una sociología de la teoría sociológica en The Coming
Crisis of Western Sociology [La crisis de la sociología occidental] (1970); su
trabajo es un importante, aunque igualmente fallido, precedente de la
metateorización contemporánea. Un conjunto especifico de obras (Priedrichs,
1970; Ritzer, 1975a), basadas en el concepto de paradigma de Thomas Kuhn
(1962, 1970), también tuvo un papel importante en el desarrollo del trabajo
metateórica de la sociolog¡a

La metateorización sociológica ha llegado a su mayoría de edad en la década


de los años noventa (véase el Apéndice) y promete desempeñar un papel
central en la clarificación de las teorías sociológicas actuales, así como en el
desarrollo de nuevas teorías integradas y sintéticas.

Las tres variedades de metateorica son tipos ideales. En la realidad suele


darse un solapamiento considerable de los objetivos de los trabajos
metareóricoso. No obstante, los que hacen un tipo determinado de
metateorización tienden a interesarse menos por alcanzar los objetivos que
persiguen los otros dos tipos.

La responsabilidad distintiva de la metateorizazión (Mu) es aumentar el


nivel de comprensión de todas las teorias sociológicas. Mientras los sociólogos
leen teoria superficialmente, los metateóricos estudian sistemáticamente la
teoría y realizan análisis meticulosos (y con frecuencia, comparativos) de toda
una serie de teorías sociológicas. Los metareóricos tienen a su disposición un
arsenal de herramientas que les permiten descubrir muchas cosas acerca de la
teoría sociológica que no son visibles para el estudioso ordinario de teoría.
Además de facilitar una comprensión más profunda de la teoría, la
metateorización sistemática les permite evaluar más adecuadamente y
analizar criticamente las teorías existentes. En último, y tal vez más importante
lugar, los metateóricos tienen mayor capacidad para descubrir la manera de
mejorar ciertas teorías específicas, así como la teoría en general.
El uso de las herramientas de la Mu permite a los metateóricos descubrir
cosas interesantes, importantes y, a veces, sorprendentes acerca de las teorías
y los teóricos. Por ejemplo, las herramientas de la Mu que se utilizan en los
análisis comparados muestran que la teoría sociológica ha pasado por cuatro
periodos principales durante las cuatro últimas décadas (Ritzer, en prensa b).
El concepto de paradigma nos permite describir la década de los sesenta como
un periodo multiparadigmático, con divisiones teóricas y conflictos entre y
dentro de los paradigmas (Ritzer, 1975a, 1975b). La distinción micro-macro
caracteriza tanto el surgimiento de las teorias microsociológicas durante los
años setenta (Ritzer, 1985),como los esfuerzos teóricos invertidos en la síntesis
micro-macro de los años ochenta (Ritzer, 1990a).

La segunda gran aportación de la metateorización es la creación de una nueva


teoría. Mientras esta es la meta distintiva de la Mp, la creación de una teoría
también puede resultar de la Mu' La línea divisoria entre una teoría mejorada
y una nueva teoría suele ser confusa. Por ejemplo, hemos señalado que
Alexander, en parte a través del análisis ML·, se embarcó en un esfuerzo por
mejorar el funcionalismo estructural. Sin embargo, hay algunos (por
ejemplo, Turner y Maryanski, 1988) que aprecian tantas diferencias entre el
funcionalismo estructural tradicional y el neofuncionalismo que consideran
éste último como una nueva teoría.

También puede ocurrir que los trabajos en la línea M() conduzcan a la creación
de una nueva teoría. Perspectivas englobadoras tales como el positivismo,
el antipositivismo y el pospositivismo han contribuido a generar en el
transcurso del tiempo una amplia serie de teorías. Teorías tales como el
funcionalismo estructural y la tcoria del intercambio tienen raíces claras en el
positivismo, mientras muchas variedades de la teoría neomarxisra y la
fenomenología están más bien arraigadas en las perspectivas englobadoras
del antipositivismo. El pospositivisrno puede ser considerado la base del
posmodernismo, del posestructuralismo y tal vez incluso del
neofuncionalismo.

La creación de una nueva teoria constituye la función distintiva de la Mp.


La reflexión metatcorica sobre la obra de otros teóricos ha sido, continúa
siendo, y siempre debe ser una fuente importante para la creación de una
nueva teoría. Una de las funciones más importantes de la metateorización,
especialmente de la Mp, para la sociología es la producción constante y
continuada de nuevas teorías.

La tercera función de la metateorización es la producción de perspectivas


teóricas englobadoras. Mientras que este es el papel distintivo de la Mo' la Mu
y la M, pueden también servir a este fin. Por ejemplo, el trabajo de la Mu
{Ritzer, 1975a) sobre la estructura paradigmática de la sociología condujo a la
generación de una orientación trascendental, al paradigma sociológico
integrado
(Ritzer, 198Ia). Sin embargo, la Mo se dirige específicamente hacia la
generación
de perspectivas cnglobadoras. En una era que se caracteriza por el análisis
específico de síntesis de teorías y niveles de análisis, es importante (por muy
deseable que sea aquél trabajo) que al menos algunos sociólogos produzcan
estas perspectivas trascendentales (véase Antonio, 1990; Kellner, 1990). Estas
perspectivas englobadoras son esenciales para no perder de vista los
parámetros
de la disciplina.